Está en la página 1de 3

c 



c 
  


 
 
{  
     

    
       


î î  î
   î


La búsqueda de un mejor rendimiento en las operaciones gubernamentales ha llevado a


un estudio profundo de las directrices planteadas por el paradigma burocrático y ello al
planteamiento de nuevos conceptos y visiones al respecto que hoy en día conocemos
como paradigma posburocrático.

Para entender dicho paradigma Barzelay nos propone usar metafóricamente la idea de
que dicho paradigma es una familia ampliada de ideas; donde el paradigma burocrático es
la generación anterior a la actual, y por ende se vio influenciada por su espacio y su
tiempo y respondía a las circunstancias que en su momento vivió, los nuevos conceptos
planteados guardarían estrecha relación con sus antecesores, o bien aquellos ³primo´
tendrán cierta interconexión. Así la nueva familia se adapta a sus circunstancias y
responde a las problemáticas de la actualidad del mismo modo en que mejora las
condiciones anteriormente impuestas. La generación de ideas más joven ha evolucionado
a partir del paradigma burocrático.

El propósito de las reformas burocráticas era permitir al gobierno ponerse al servicio del
interés público. El gobierno serviría al interés público si era honrado y eficiente. Con todo
esto se logro delinear la idea de interés público, ya que el principal fin era servir los
intereses de la población. La premisa se cimentaba en el reclutamiento de expertos en las
áreas de contabilidad ingeniería y trabajo social. Dichos expertos basaban su trabajo en la
experiencia y habilidad en sus campos de estudio, con ello se orientaban mediante sus
premisas básicas de lo que para ellos era la solución a determinado problema,
enfrentándose después a la evaluación ciudadana, quien constantemente estaba
insatisfecha ante su trabajo.

Por su parte el paradigma posburocrático propone sustituir la idea de ³interés público´ por
³los resultados que valoran los ciudadanos´ evocando con esto la red de ideas acerca de
organizaciones enfocadas en el cliente, subraya los resultados sobre los insumos y
procesos.

La evolución anteriormente mencionada del paradigma burocrático al posburocrático trae


consigo el paso de la eficiencia a la calidad y el valor. El burocrático daba prioridad a la
optimización de recursos en la búsqueda de resultados, y se justificaba dicha eficiencia
mediante la reducción de costos, al dejar de lado el concepto de producto no se lograba
mejora alguna en el mismo y se asignaban bajos presupuestos en función de tal idea sin
resultados de calidad. Por dicha razón el paradigma posburocrático propone usar los
conceptos de calidad y valor así como producto o servicio, y la perspectiva apropiada para
dichos conceptos sería la del cliente.

También se da una transición de las ideas de administración a la producción, para la


primera su principal finalidad era dar solución a los problemas públicos aplicando
eficientemente las leyes. De tal suerte que los servidores no pueden explicar su función ni
la importancia de la misma. Ante esto la transición hacia el concepto de producción
supone la prestación de servicios a través de la identificación y mejoramiento de procesos
propuesta por el movimiento de administración conocido como calidad total. Con esto el
servidor podrá tener mayor incidencia en el proceso y la toma de decisiones.

Del control a la consecución del apego a las normas

En el paradigma burocrático la misma idea de administración eficiente implicaba la


supremacía de la idea de control con la finalidad de reducir el ejercicio de
discrecionalidad, asegurando que alguien estaba a cargo, dando orden, racionalidad,
administración impersonal, eficiencia y rendición de cuentas políticas, instituyendo
sistemas de reglas controlados desde el centro. Dichos conceptos no son propiamente
sustituidos sino que se sugieren como alternativas a ellos delegación, descentralización,
simplificación, incentivos, y cumplimiento voluntario. ³Sea cual fuere el termino que venga
a estructurar el pensamiento posburocrático, el concepto debe servir para: 1) destacar
otros medios distintos de las reglas, como los principios , a fin de enmarcar y comunicar
las normas a las que deben apegarse las dependencias; 2) Reconocer la complejidad y la
ambigüedad de las situaciones especiales que enfrentan las dependencias sujetas al
cumplimiento, y 3) subrayar el papel que las recompensas y las relaciones de trabajo
positivas pueden desempeñar en la motivación de las dependencias sujetas a
cumplimiento a tomar buenas decisiones´.
El pensamiento burocrático puntualiza a las organizaciones mediante los conceptos de
función asignada, autoridad delegada a dicha función, y la estructura formal. Para el
pensamiento posburocrático las organizaciones deben encausar las energías humanas
hacia el desempeño de su trabajo consientes de su utilidad y participación; para dicho fin
los conceptos propuestos son misión, servicios, clientes y resultados.

El paradigma burocrático planteaba que los administradores debían usar su autoridad


para imponer la responsabilidad a sus subordinados, dicho formalismo no consideraba las
emociones de los empleados y daba la sensación de retrospección así como de
descubrimiento de defectos; en función de esto los reformadores posburocrático opinan
que se debe hacer sentir responsables a los servidores, que ellos sientan la importancia
que tienen, y en este punto será de suma importancia las relaciones tanto de trabajo
como con el ³cliente´. En la rendición de cuentas ante los clientes y otras personas se
debe tener muy en cuenta aquellos elementos de las relaciones que funcionan
convenientemente: comprensión del propósito y carácter de la relación, resultados,
retroalimentación, y la reconsideración de la relación.

En tanto a costos, se da una transición de lo que anteriormente era justificar costos a


través de los presupuestos elaborados anualmente por los administradores en pos de la
eficiencia y de los problemas que se debían atender con mayor urgencia, en la actualidad
los defensores del paradigma posburocrático opinan que el ciudadano espera mayor
calidad y ante esto no considera tanto el valor de los servicios por su costo si no
precisamente por dicha calidad.

³Los argumentos presentados como premisas con apoyo en los procedimientos vigentes
se deben contrarrestar instigando a la deliberación sobre el modo en que el mejoramiento
de los procesos puede elevar a la vez la calidad y el valor de los servicios´.

Todo lo propuesto por el paradigma burocrático debe evolucionar constantemente a


través del análisis y la innovación acumulativa. Es un hecho que el estudio debe irse
adaptando constantemente y de la mejor forma a las nuevas problemáticas sociales, las
nuevas tecnologías, corrientes de estudio, y circunstancias en general que pueden afectar
directa o indirectamente el trabajo gubernamental para con ello lograr la satisfacción de
las necesidades de la población.