P. 1
El estilo de vida de un conquistador

El estilo de vida de un conquistador

4.6

|Views: 2.270|Likes:
Publicado porAlberto Rodas
Es una guia de como debe ser un guerrero de DIOS, basado en las escrituras.
Es una guia de como debe ser un guerrero de DIOS, basado en las escrituras.

More info:

Published by: Alberto Rodas on Aug 20, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/07/2011

pdf

text

original

El estilo de vida de un conquistador

Salmo 144:1
Bendito sea Jehová, mi roca, quien adiestra mis manos para la batalla, Y mis dedos para la guerra. Aquí hallamos a un salmista diciendo: “Es Dios quien me prepara para la batalla”. Si te das cuenta, hay una batalla que se está librando en todo el mundo. Por el corazón de esta generación y la fuerza de las tinieblas, está teniendo más impacto, porque está utilizando la tecnología, a través de los juegos de video, la letra espantosa de algunas canciones o los programas televisivos, pero la Biblia dice que donde el pecado abundó, la gracia fue mayor. Vamos hablar sobre el estilo de vida de un seguidor de Cristo, porque sabemos que tenemos que ser conquistadores.

Primero: Debes ser un guerrero
La batalla está a nuestro alrededor, pero es muy fácil consumirnos en otras cosas, como a dónde vamos a ir a comer, a pasear o qué vestiremos. Si eres un verdadero soldado y estás en medio de una guerra, lo único que consume tu mente es lo que está ocurriendo en la batalla. He visto a gente que ha estado en la guerra, ya ni tienen una pierna y les preguntan qué piensan, y ellos dicen que quieren regresar porque ahí están sus amigos, porque esa es la mentalidad de un guerrero. Hay personas que están siendo consumidas por el enemigo, porque creen que por mutilar su cuerpo con un cuchillo, van a agradar a sus dioses. Un grupo de jóvenes en la India estaban enterrando a una niña de 4 años, porque no querían una niña sino a un niño; hacían una procesión para luego matarla, pero un grupo de jóvenes les rogaban para que no lo hicieran. Finalmente, al último momento decidieron ya no matarla; esta niña estaba en medio de una batalla. Hay religiones en las que no creen que existe un Dios amoroso que los pueda amar; gente que vive atemorizada por espíritus, ellos tienen que saber de Jesús. Hay toda clase de batallas en este mundo y si tú quieres ser un conquistador, es necesario que mantengas tu mirada en la guerra. Hay gente en tu colegio o universidad que está bebiendo, que es drogadicta, que está en pecado, luchando con el mismo diablo por sus almas. Tú puedes asistir a tu iglesia, a tu discipulado, iglesia, y eso está bien, pero si vas a ser un seguidor, todos los días tienes que estar buscando la batalla para involucrarte y ganarla para Cristo. Piensa en dónde te quiere utilizar Cristo. Hay lugares donde tú puedes ir, sueña en grande en dónde será que Dios anhela usarte. Un verdadero soldado siempre anda buscando la batalla. Hay algunos que tienen la idea que esta guerra espiritual es algo simbólico o que es un juego. Pero un soldado, un conquistador verdadero, no; un seguidor de Cristo que lo busca apasionadamente, no se queda viendo todo lo que hace el diablo con la gente que los rodea, sino que actúa.

Segundo: Un soldado vive conforme el código
Cuando tú entras a un entrenamiento, se apoderan de tu vida, te visten igual, te cortan el pelo. Todo ejército tiene un código, tiene un parámetro de vida, y cuando te inscribes en él, estás aceptando ese estilo de vida, te conviertes en

un conquistador de Cristo, el también te entrega un manual de vida (la Biblia). Pero algunos creen que es como una sugerencia de Dios y de vez en cuando cumplen lo que dice, y otras, no lo hacen porque no la entienden. Dios anda buscando soldados que le obedezcan aunque no entiendan el porqué. Dios nos da toda clase de órdenes y mandamientos en la Biblia. Podemos preguntar por qué, y Dios nos dará las razones, pero tal vez no las entendamos, hasta que lleguemos al cielo. En vez de dar excusas por no hacerlo, cuando tenemos alguna actitud que no le agrada a Dios, hay que pedirle que nos cambie, porque no significa que somos perfectos, sino que cada vez que hay algo malo en mi vida, yo me arrepiento.

Tercero: Un verdadero soldado, rinde su vida
La rendición tiene un significado más profundo que sólo seguir a Cristo. En realidad, no puedes unirte al ejército simplemente, sino que te tienes que inscribir y firmar, ahí dejas de ser tuyo. 1 Corintios 6:20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios. He sido adquirido por un precio, y mi viejo ser ya no dispone de mi manera de actuar. Dios tiene toda mi vida, mi tiempo libre, mi carrera, mi futuro, porque cuando tú te inscribes, alguien más se adueña de ti las 24 horas al día y los siete días de la semana, no sólo los domingos. Así como fuimos inscritos, ahora recibiremos las órdenes de nuestro jefe, y como soldados, ponemos todas nuestras fuerzas y nuestro enfoque para ganar la batalla, el enfoque es apartarnos lo más posible de toda malicia.

Cuarto: No deja de crecer
Cuando te inscribes por primera vez en un ejército, entras en la clase más baja, y tú eres la persona indicada que van a elegir para ir al frente y te maten, pero si vas creyendo que tu enfoque es crecer al momento que te inscribes, no vas a querer que te manden para que te maten. Hay mucha gente que vive 20 años en el mismo lugar, pero Dios mide tu nivel de obediencia, tu madurez es confirmada por ese nivel. Hay personas que viven en la iglesia años y no han pasado de ser bebés llenos de canas. Continúan en lo mismo durante mucho tiempo, se ensucian a sí mismos, y le dicen al Señor que los perdone, porque no lo han podido vencer. Como conquistadores anhelamos crecer en carácter, madurez, en el camino que Dios nos ha encomendado, y los que éramos débiles queremos ser fuertes ahora. Tú tienes que establecer una visión, prepararte para crecer. Lees la Biblia, escuchas grabaciones, tomas notas, tienes mentores, tienes discipuladores que te ayudan a crecer; dado que un conquistador ha decidido de una vez por todas que tú crezcas.

Quinto: Un conquistador anda buscando su asignación
El Señor prepara nuestras manos, y nos pone una armadura para poder pelear. Hay muchas imágenes de la milicia. Jamás he conocido a nadie que se haya inscrito en el ejército para hacer nuevos amigos, ¡no! El te pone ahí para

pelear, tienes que pedirle tu asignación, que te diga lo que quiere que hagas ahora, no cuando seas viejo. Tal vez sea en tu colegio, tu iglesia, en otro pueblo; pregúntale cuál es tu asignación. Esa es una actitud normal si eres un guerrero, pero no lo es para aquellos que sólo calientan las bancas, porque creen que sólo es para los súper espirituales. Esa no es la mentalidad de un guerrero. Conforme le pides al Señor que te muestre tu asignación, sueña en grande. El Señor te quiere para que provoques una revolución en tu colegio o universidad, o para que traigas a mucha gente a sus pies, para fundar una banda que viaje por todo el mundo, para escribir libros que millones de gente leerán. Empieza a soñar, porque el Señor está viendo algo mayor dentro de ti. Me invitaron a una convención y estaba firmando unos libros. Una señorita me pidió que le firmara uno de mis libros, y luego me mostró uno que ella escribió, y sólo tenía 12 años, y ya era su tercer libro. ¡Pídele al Señor que te dé esa asignación!

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->