P. 1
Semiología. Conceptos. CBC

Semiología. Conceptos. CBC

|Views: 128|Likes:
Publicado porMaría Luz D' Amico

More info:

Published by: María Luz D' Amico on Feb 16, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/21/2012

pdf

text

original

La materia de la lingüística Está constituida por todas las manifestaciones del lenguaje humano (hecho social).

Se deben tener en cuenta los textos escritos para conocer idiomas pasados o distantes. Unas de las funciones de la lingüística son: delimitarse y definirse en ella misma, hacer la descripción y la historia de todas las lenguas. Todo es psicológico en la lengua, incluidas sus manifestaciones materiales y mecánicas como los cambios fonéticos. Lejos de proceder el objeto de la lingüística al punto de vista, se diría que es el punto de vista el que crea al objeto. El fenómeno lingüístico Las sílabas que se articulan son impresiones acústicas percibidas por el oído, pero los sonidos no existirían sin los órganos vocales; el sonido no es más que el instrumento del pensamiento y no existe por sí mismo. El lenguaje tiene un lado social y un lado individual; en cada momento es una institución actual y un producto del pasado. Es multiforme y heteróclito, pertenece al dominio individual y social. El ejercicio del lenguaje se apoya en una facultad que nos da la naturaleza, mientras que la lengua es cosa adquirida y convencional. La lengua no es más que una determinada parte del lenguaje, aunque esencial. Constituye un conjunto de convenciones adoptadas por un cuerpo social. Función del lenguaje Para el lingüista americano Whitney, la lengua es una convención y la naturaleza del signo en que se conviene es indiferente. La cuestión del aparato vocal es secundaria. Broca ha descubierto que la facultad de hablar está localizada en la tercera circunvolución frontal izquierda: también sobre esto se han apoyado algunos para atribuir carácter natural al lenguaje. Todo nos lleva a creer que por debajo del funcionamiento de los diversos órganos existe una facultad más gral., la que gobierna los signos: la facultad lingüística por excelencia. Nuestro pensamiento no es más que una masa amorfa e indistinta; sin la ayuda de los signos seríamos incapaces de distinguir dos ideas de manera clara y constante. Circuito de la palabra Un concepto dado desencadena en el cerebro una imagen acústica correspondiente (fenómeno psíquico seguido de un proceso fisiológico: el cerebro transmite a los órganos de la fonación un impulso correlativo); luego las ondas sonoras se propagan de la boca de A al oído de B (proceso físico). Y viceversa. El circuito se divide en una parte externa (vibración de los sonidos) e interna; en una psíquica y una no psíquica; y en una activa (del centro de asociación de A al oído de B) y una pasiva (lo que va del oído de B a su centro). La lengua es comparable a una hoja de papel: no se puede cortar el anverso sin cortar el reverso; no se puede aislar el sonido del pensamiento. Lengua y habla La lengua no es una función del sujeto hablante, es el producto que el individuo registra pasivamente: no supone premeditación. Es un objeto bien definido en el conjunto heteróclito de los hechos del lenguje y se puede estudiar separadamente. Es un sistema de signos en el que sólo es esencial la unión del sentido y de la imagen acústica, y donde las partes del signo son psíquicas. Los signos de la lengua son en cierto modo “tangibles”. El habla es un acto individual de voluntad e inteligencia. El signo lingüístico Une un concepto (significado) con una imagen acústica (significante), (huella psíquica). Es una entidad psíquica de dos caras (signo). El lazo que los une es arbitrario, es inmotivado, es decir, arbitrario con relación al significado, con el cual no guarda en realidad ningún lazo natural.

sino por su composición. No son creados por nosotros. Clasificación Los géneros discursivos primarios son más simples que los secundarios. En su aspecto material. Los secundarios (novelas.Se podría una apoyar en las onomatopeyas para decir que la elección del significante no siempre es arbitraria. Absorben y reelaboran diversos géneros primarios. El valor tomado en su aspecto conceptual. investigaciones científicas) surgen de la comunicación cultural más compleja. El tiempo que asegura la continuidad de la lengua posee otro efecto: el de alterar más o menos rápidamente los signos lingüísticos (mutabilidad). El signo en su totalidad es positivo. Valor del signo Uno de los aspectos es el de representar una idea. un relato. A la lengua materna la conocemos por enunciados concretos que escuchamos y reproducimos. el medio de producción del signo es totalmente indiferente. es un elemento de la significación. El carácter y las formas de sus usos son tal multiformes como las inagotables esferas de la actividad humana. El significante por ser de naturaleza auditiva se desenvuelve en el tiempo (linealidad). Pero éstas nunca son elementos orgánicos de un sistema lingüístico. Nos expresamos mediante determinados géneros discursivos: enunciados con formas típicas. El valor de un término puede modificarse sin tocar su sentido ni sus sonidos. El signo está en condiciones de alterarse porque se continúa. solicitudes). La lengua aparece siempre como una herencia de la época precedente. Como así también en las exclamaciones. los valores de la escritura no funcionan más que por su oposición recíproca. La masa social no es consultada y el significante escogido por la lengua no podría ser reemplazado por otro (inmutabilidad). La estilística Todo enunciado puede poseer un estilo individual. una carta. que se pueden comparar con esa cosa en sí misma. sino que nos los son dados. representa una extensión que es mesurable en una sola dimensión (línea). La diversidad funcional convierte los rasgos comunes de estos géneros en algo abstracto y vacío de significación. relativamente estables. se detecta una extrema heterogeneidad de estos géneros. . Hay desplazamiento de la relación entre la idea y el signo. Los valores parecen regidos por: una cosa desemejante susceptible de ser trocada por otra y cosas similares. Las condiciones menos favorecedoras para el reflejo de lo individual en el lenguaje existen en aquellos géneros discursivos que requieren formas estandarizadas (ficha de salud. Ejemplos: diálogo cotidiano. en forma de cadena. El uso de la lengua se lleva a cabo en forma de enunciados. Hay un rico repertorio de géneros orales y escritos. Sus elementos se presentan uno tras otro. Los géneros y estilos íntimos se basan en una máxima proximidad interior entre el hablante y el destinatario del discurso (lazo de profunda confianza). La colectividad es necesaria para establecer valores para el uso y consenso generales. Los géneros discursivos Son tipos relativamente estables de enunciados. Si la parte conceptual del valor está constituida únicamente por sus conexiones y diferencias con los otros términos de la lengua. los signos de la escritura son arbitrarios. Reflejan referencias de las respectivas esferas no sólo por su contenido y estilo verbal. otro tanto se puede decir de su parte material. el valor de las letras es puramente negativo y diferencial. una orden militar.

Define al estilo individual del enunciado. Un signo importante del enunciado es si orientación. La oración posee cierta entonación gramatical. La lengua como sistema dispone de una arsenal de recursos lingüísticos absolutamente neutros. Así.A los géneros les corresponden diferentes estilos. Polifonía Cada enunciado está lleno de ecos y reflejos de otros enunciados. Es donde los géneros discursivos tienen un carácter estandarizado y donde está ausente el momento creativo. Toda comprensión de un discurso vivo. Los enunciados tienen fronteras bien definidas determinadas por el cambio de los sujetos discursivos (alternación de los hablantes). posee una conclusividad del significado y de la forma gramatical. La expresividad del enunciado está determinado por los enunciados ajenos. toda comprensión está preñada de respuesta y de una u otra manera la genera: el oyente se convierte en hablante. además del objeto y el sentido. de un enunciado viviente. que es muy diferente en diversas esferas. el momento expresivo. La oración es una idea relativamente concluida: el hablante hace una pausa para luego ir a otra idea suya (discurso de un mismo sujeto). no tiene autor. conclusividad específica (abarca la posibilidad de ser contestado). La misma selección de una forma gramatical determinada por el hablante es un acto de estilística (estos elementos deben combinarse orgánicamente). situación concreta. Diferencias Los límites de una oración no están dados por el cambio de los sujetos discursivos. Rasgos constitutivos del enunciado: cambio de los sujetos discursivos. y no provoca respuesta. a través de la especificidad. El discurso ajeno posee expresividad doble: la original (ajena) y la nueva expresividad. intención discursiva). tiene un carácter de respuesta. Los cambios históricos en los estilos de la lengua están indisolublemente vinculados a los cambios de los géneros discursivos. provoca reacciones (heterogéneas) que tienen diferentes formas: introducidos directamente al contexto de un enunciado o pueden introducirse sólo palabras. consideraciones temáticas. Existen a partir de tres aspectos: la palabra neutra. El estilo está vinculado a determinadas unidades temáticas y composicionales. La frontera entre gramática y estilística casi se borra. No existe una clasificación generalmente reconocida de los estilos de la lengua. La entonación expresiva es un rasgo constitutivo. adquieren un matiz expresivo únicamente en el enunciado. El uso de las palabras depende de un contexto particular. sus límites. . tanto como a un enunciado separado como a toda una serie de ellos. La vaga palabra “discurso” puede designar tanto a la lengua como al proceso o discurso. No es un todo. es decir. Al igual que la palabra. El momento expresivo posee un significado y un peso (Actitud evaluadora del hombre). El enunciado Es la unidad real de la comunicación discursiva: el discurso puede existir en la realidad tan sólo en forma de enunciados concretos pertenecientes a los hablantes o sujetos del discurso. la ajena y la propia. al habla. La intención discursiva (la elección del objeto. por las formas genéricas estables del enunciado (elección de un género discursivo determinado. no son propias de la palabra. No posee plenitud del sentido. la expresividad. La totalidad conclusa se determina por: La capacidad de agotar el sentido del objeto el enunciado. Sólo adquieren una valoración real en un enunciado concreto. sus formas genéricas). Cada uno posee un principio y un final absolutos (termina con el hecho de cederle la palabra al otro). la emotividad.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->