P. 1
Tesis - “Determinación del stock de biomasa y carbono en las sucesiones secundarias de bolaina en la cuenca...

Tesis - “Determinación del stock de biomasa y carbono en las sucesiones secundarias de bolaina en la cuenca...

|Views: 2.225|Likes:
Publicado porNeyser Villalobos

More info:

Categories:Types, Research, Science
Published by: Neyser Villalobos on Feb 16, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/12/2014

pdf

text

original

UNIVERSIDAD NACIONAL DE UCAYALI

FACULTAD DE CIENCIAS FORESTALES Y AMBIENTALES
ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA FORESTAL

“Determinación del stock de biomasa y carbono en las sucesiones secundarias de bolaina en la cuenca media del río Aguaytía, Ucayali, Perú”

TESIS PARA OPTAR EL TÍTULO DE: INGENIERO FORESTAL
AUTOR:

Karen Araceli Lino Zevallos

Pucallpa – Perú 2009

DEDICATORIA

A Dios por acompañarme en este proceso de aprendizaje y por todas y cada una de las bendiciones que me ha dado. A mis adorados padres Mirla y Lindor que con su apoyo moral, afectivo, económico y su comprensión, me dieron la fuerza necesaria para cristalizar mi anhelo.

A mis queridos hermanos Niltón, Martín y Aarón a quienes agradezco su apoyo moral y su gran cariño; a mis queridos tíos y en especial a mis amigos que de alguna u otra manera me apoyaron en cada momento de mi formación profesional.

ii

AGRADECIMIENTO El autor desea otorgar los sinceros agradecimientos a las siguientes instituciones y personas.

Al Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana (IIAP) con sede en Ucayali. Por haberme dado la oportunidad de realizar este trabajo de investigación, que contó con el del apoyo financiero en todas las fases del proyecto de tesis.

A la Universidad Nacional de Ucayali (UNU) por permitirme utilizar sus equipos, de los laboratorios de suelos y de transformación química de la madera. De una manera muy especial a mi Asesor(1) al Ing. M.Sc, Manuel Antonio Soudre Zambrano por el apoyo decidido, la confianza, por sus sabios consejos y aportes en el desarrollo y redacción de la tesis desde el inicio hasta el final. Igualmente de manera muy especial al Ing. M.Sc, Roly Baldoceda Astete Asesor(2) de la tesis por su orientación y confianza brindada en el desarrollo de la presente tesis.

Al personal técnico: Levi Fasabi, Américo Gonzáles, Wilmer Tarazona, Asunción Noa y Oliver Ríos por el apoyo en la fase de campo de esta investigación. A Juan Huaycama y Rony Ríos por el apoyo brindado en la fase de secado de las muestras en los laboratorios.

A los propietarios de los 8 bolainales que permitieron realizar dicha investigación en sus propiedades.

A todas las personas que de una u otra manera han colaborado en la ejecución de la presente investigación.

iii

INDICE GENERAL Página DEDICATORIA ............................................................................................................. ii AGRADECIMIENTO .................................................................................................... iii INDICE GENERAL ....................................................................................................... iv INDICE DE CUADROS .............................................................................................. viii INDICE DE FIGURAS .................................................................................................. ix RESUMEN .................................................................................................................. xi ABSTRACT ................................................................................................................ xii INTRODUCCIÓN .......................................................................................................... 1 CAPITULO I .................................................................................................................. 2 1. Marco teórico ....................................................................................................... 2 1.1 Descripción de bolaina blanca .......................................................................... 2 1.1.1 Clasificación taxonómica ........................................................................ 2 1.1.1 Características ecológicas ...................................................................... 2 1.2 El efecto invernadero ........................................................................................ 4 1.3 Biomasa y carbono en bosques........................................................................ 5 1.3.1 Biomasa vegetal ..................................................................................... 5 1.3.2 Fijación de CO2 ....................................................................................... 5 1.3.3 Generalidades del carbono en los bosques ............................................ 7 1.3.4 Estudios de biomasa y carbono en bosques secundarios ...................... 8 1.3.5 Estudios sobre carbono y biomasa en bosques maduros ..................... 12 1.3.6 Estudios sobre biomasa en árboles individuales .................................. 13 1.3.7 Modelos alométricos para la predicción de variables de biomasa ....... 14 1.4 Generalidades de la sucesión secundaria ...................................................... 14 1.5 Definición de términos básicos ....................................................................... 16 CAPITULO II ............................................................................................................... 18

iv

2. Metodología ........................................................................................................ 18 2.1 Descripción del área de estudio...................................................................... 18 2.1.1 Localización geográfica, política del área de estudio ............................ 18 2.1.2 Clima..................................................................................................... 20 2.1.3 Fisiografía ............................................................................................. 21 2.1.4 Suelo ..................................................................................................... 21 2.1.5 Hidrografía ............................................................................................ 22 2.1.6 Zona de vida y vegetación .................................................................... 22 2.1.7 Accesibilidad ......................................................................................... 22 2.2 Metodología .................................................................................................... 23 2.2.1 Método de investigación ....................................................................... 23 2.2.2 Población y muestra ............................................................................. 23 2.2.3 Selección de los sitios ........................................................................... 24 2.2.4 Tipos de bosques para el estudio ......................................................... 24 2.2.5 Componentes en estudio ...................................................................... 24 2.2.6 Análisis de regresión ............................................................................. 25 2.3 Materiales de datos ........................................................................................ 25 2.3.1 Materiales ............................................................................................. 25 2.3.2 Equipos ................................................................................................. 26 2.4 Procedimiento para el levantamiento de la información ................................. 26 2.4.1 Evaluación de la vegetación ................................................................. 26 2.4.2 Evaluación de la biomasa ..................................................................... 27 2.4.2.1 Ecuaciones alométricas para el árbol de bolaina blanca .......... 27 2.4.2.2 Evaluación de la biomasa aérea total de los bolainales ............ 32 2.4.2.3 Incremento de la biomasa aérea total de los bolainales ........... 34 2.4.3 Estimación del carbono almacenado .................................................... 35 2.4.3.1 Tasa de secuestro de carbono aéreo ........................................ 35 2.4.4 Estimación del carbono en el suelo de los bolainales ........................... 35 CAPITULO III .............................................................................................................. 37 3. Resultados y discusión ........................................................................................ 37

v

3.1 Análisis estructural de los bosques secundarios ........................................... 37 3.2 Estimación de la biomasa aérea seca total de árboles de bolaina blanca por categoría diamétrica. ..................................................................................... 38 3.3 Estimación de la ecuación alométrica para determinar la biomasa aérea seca total de los árboles de bolaina blanca ................................................... 38 3.4 Estimación de la biomasa radicular seca total de árboles de bolaina blanca por categoría diamétrica. ............................................................................... 39 3.5 Estimación de la ecuación alométrica para determinar la biomasa radicular seca total de los árboles de bolaina blanca ................................................... 40 3.6 Estimación de la biomasa seca total de árboles de bolaina blanca ............... 40 3.7 Estimación de la producción de biomasa en bolainales ................................ 41 3.8 Contenido de carbono en árboles de bolaina blanca ................................... 44 3.9 Contenido de carbono en los componentes de los bolainales ...................... 44 CAPITULO IV.............................................................................................................. 49 4. Conclusiones y recomendaciones ...................................................................... 49 4.1 Conclusiones ....................................................................................................... 49 4.2 Recomendaciones ............................................................................................... 50 CAPITULO V............................................................................................................... 51 5 Bibliografía.............................................................................................................. 51 ANEXO........................................................................................................................ 56 Anexo 1. Encuestas georeferenciada para propietarios de bosques secundarios en el sector aluvial de Aguaytía (Guerra, 2008) ............................................ 57 Anexo 2. Composición florística de los bolainales por edad ..................................... 59 Anexo 3. Abundancia de los bolainales por edad ..................................................... 60 Anexo 4. Biomasa aérea por componente del árbol de Bolaina blanca ................... 63 Anexo 5. Biomasa radicular del árbol de Bolaina blanca .......................................... 63

vi

Anexo 6. Análisis de variancia de la regresión entre la biomasa aérea seca total de árboles de Bolaina blanca y dap .............................................................. 63 Anexo 7. Análisis de variancia de la regresión entre la biomasa radicular seca total de árboles de Bolaina blanca y dap ......................................................... 64 Anexo 8. Análisis de variancia de la regresión entre la biomasa aérea seca total de los bolainales y la edad ............................................................................ 64 Anexo 9. Análisis de las características físicos y químicas de los suelos de los ocho bolainales ................................................................................................ 65 Anexo 10. Densidad aparente y análisis de carbono orgánico de los suelos de los bolainales ................................................................................................ 65 Anexo 11. Iconografía de la fase de evaluación del árbol de Bolaina blanca ........... 66 Anexo 12. Iconografía de la fase de evaluación de los bolainales ........................... 67 Anexo 13. Iconografía del pre secado y embolsado de las submuestras ................. 69 Anexo 14. Iconografía del secado y pesado de las submuestras ............................. 70

vii

INDICE DE CUADROS Página Cuadro 1. Tasa de secuestro de carbono en bosques secundarios del área de influencia de la zona Neshuya-Curimana, Pucallpa, Perú .......................... 8 Cuadro 2. Secuestro de carbono en diferentes tipos de bosques del área de influencia de la carretera Iquitos-Nauta ...................................................... 9 Cuadro 3. Carbono almacenado y tasa de secuestro de carbono en diferentes sistemas de uso de la tierra en Yurimaguas, Perú ..................................... 9 Cuadro 4. Carbono almacenado y tasa de secuestro de carbono en diferentes sistemas de uso de la tierra en Sarita Colonia, Pucallpa, Perú ................ 10 Cuadro 5. Cantidad de biomasa y carbono en diferentes sistemas de uso del suelo, Campo Verde, Pucallpa, Perú .................................................................. 11 Cuadro 6. Síntesis de las tasas promedio de secuestro de carbono en bosques secundarios juveniles en el Perú .............................................................. 11 Cuadro 7. Incremento de la biomasa en bosques secundarios menores de 10 años, en el mundo.............................................................................................. 12 Cuadro 8. Ubicación geográfica de los bolainales seleccionados para el estudio .... 18 Cuadro 9. Resumen de datos climáticos de la estación de San Jorge promedios mensuales ................................................................................................ 20 Cuadro 10. Abundancia, área basal, coeficientes de mezcla de los bolainales por edad ......................................................................................................... 37 Cuadro 11. Biomasa seca total promedio de árboles de Bolaina blanca ................. 40 Cuadro 12. Biomasa aérea seca total por componente en bolainales de cinco edades, del sector medio de la cuenca del río Aguaytía .......................... 42 Cuadro 13. Contenido de carbono por componente en bolainales de cinco edades, de la cuenca del río Aguaytía ................................................................... 45

viii

INDICE DE FIGURAS Página Figura 1. Ubicación de los bolainales seleccionadas para el estudio ....................... 19 Figura 2. Diagrama bioclimático de la estación de climatológica de San Jorge, Pucallpa ................................................................................................... 21 Figura 3. Flujograma para la determinación de biomasa y carbono en el estudio ... 27 Figura 4. Diseño de parcelas para la evaluación de los diferentes componentes de la biomasa vegetal ................................................................................... 32 Figura 5. Promedio de biomasa aérea seca total de árboles de Bolaina blanca por categoría diamétrica… ............................................................................. 38 Figura 6. Relación entre la biomasa aérea seca total de Bolaina blanca y el dap ... 39 Figura 7. Promedio de biomasa radicular seca total de árboles de Bolaina blanca por categoría diamétrica ........................................................................... 39 Figura 8. Relación entre la biomasa radicular seca total de Bolaina blanca y el dap 40 Figura 9. Distribución porcentual de los componentes de la biomasa total del árbol de Bolaina blanca, sector medio de la cuenca del río Aguaytía ............... 41 Figura 10. Relación entre la biomasa aérea seca total de los bolainales y su edad 43 Figura 11. Incremento promedio anual de la biomasa aérea seca total de las sucesiones secundarias (bolainal). .......................................................... 44 Figura 12. Almacenamiento de carbono por componentes del bolainal y la edad .. 46 Figura 13. Almacenamiento de carbono aéreo y carbono en el suelo en bolainales de cinco edades del sector medio de la cuenca del río Aguaytía ............. 47 Figura 14. Tasa de secuestro de carbono aéreo en bolainales del sector medio de la cuenca del río Aguaytía ........................................................................ 48 Figura 15. Muestreo destructivo de bolaina blanca y pesado de las muestras......... 66 Figura 16. Corte y pesado de la sub muestra (rodajas) del tuco .............................. 66

ix

Figura 17. Recolección y pesado de hojas y ramas del árbol de Bolaina blanca ..... 66 Figura 18. Remoción de raíces de Bolaina blanca para muestreo ........................... 67 Figura 19. Lavado, corte y pesado de la raíz de Bolaina blanca .............................. 67 Figura 20. Parcela de evaluación (4 m x 25 m) de árboles mayores (2.5 hasta 30 cm de dap) ............................................................................................... 67 Figura 21. Parcela d evaluación (1m x 1m) de arbustos/herbacea (< de 2.5 cm de dap ........................................................................................................... 68 Figura 22. Pesado y corte de muestras frescas de arbustos/herbácea (< de 2.5 cm de dap ...................................................................................................... 68 Figura 23. Recolección y pesado de muestras de hojarasca en parcelas de 0.5 m x 0.5 m ..................................................................................................... 68 Figura 24. Recolección de muestras de suelo de dos profundidades de (0-10 y 1030 cm) ...................................................................................................... 69 Figura 25. Pre secado de las muestras en un secador solar artesanal ................... 69 Figura 26. Secado (105 ° y pesado de las muestras de suelo p ara densidad C) aparente ................................................................................................... 70 Figura 27. Secado (105 ° y pesado de las sub muestras de los componentes del C) árbol de bolaina blanca y de los bolainales .............................................. 70

x

RESUMEN El objetivo del estudio, fue determinar el nivel de almacenamiento de biomasa y carbono, tanto en árboles de bolaina blanca, como en las sucesiones secundarias de bolaina blanca (bolainales) y en el propio suelo, en ocho bolainales de 3, 4, 5, 6 y 7 años, en el sector medio de la cuenca del río Aguaytía, en Ucayali. Se evaluó la biomasa aérea seca total (BAST) de 15 árboles de bolaina blanca y de estos se seleccionaron 4 individuos para evaluaciones de biomasa radicular seca total (BRST), en ambos casos los árboles correspondieron a 5 categorías diamétricas; también se evaluó la biomasa aérea seca total del bolainal usando parcelas temporales (100 m2) donde se midió el dap, altura total y longitud, tanto en árboles vivos, muertos en pie y muertos caídos; dentro de las parcelas de 100 m2 se establecieron cuadrantes al azar para cuantificar la biomasa arbustiva/herbácea y hojarasca, a partir de esta información se determinó el carbono aéreo total (CAT) almacenado. Las muestras de suelo se obtuvieron de dos profundidades (0-10 y 1030 cm) para determinar carbono en el suelo (CS). El fuste del árbol de bolaina blanca representa el 72.1 % de la biomasa total del árbol, seguido por las ramas (11.9 %), las raíces (11.7%) y finalmente las hojas (4.3 %) La curva con mejor ajuste para estimar la biomasa aérea seca total en árboles de bolaina blanca fue: Y = 0.042394(dap)2.650085 (R2 = 0.99; p<0.05), y la ecuación generada para estimar la biomasa radicular seca total en árboles de bolaina blanca fue: Y = 0.201459e0.277154(dap) (R2 = 0.99; p<0.05). Los bolainales de 3 años almacenaron 61.73 t/ha-1 de biomasa aérea seca total, 27.77 t/ha-1 de carbono aéreo y 33.63 t/ha1

de carbono en el suelo; en contraste con el bolainal de 7 años que almacenaron

90.19 t/ha-1 de biomasa aérea seca total, 40.59 t/ha-1 de carbono aéreo y 30.94 t/ha-1 de carbono en el suelo. Para estimar la biomasa aérea seca total en bolainales de manera confiable (R2 = 0.84 y p<0.05) se puede usar la ecuación potencial: Y = 37.943456(edad)0.472663. Palabras claves: acumulación de carbono, biomasa aérea, biomasa radicular, sumidero de carbono, ecuación alométrica, bolaina, sucesión secundaria, muestreo destructivo, fracción de carbono.

xi

SUMMARY The aim of the study was to determine the level of biomass and carbon storage, both in trees bolaina white, as in the secondary succession of white bolaina (bolainales) and on the ground in eight bolainales 3, 4, 5, 6 and 7 years, in the middle of the river Aguaytía in Ucayali. We evaluated the total dry biomass (BAST), 15 trees bolaina white and 4 of these individuals were selected for evaluation of total dry root biomass (BRST), in both cases the trees were 5 categories diameter was also assessed biomass Air dry the bolainal using temporary plots (100 m2) which was measured dbh, total height and length, both in living trees, dead standing and fallen dead, inside the plots of 100 m2 quadrats were randomly assigned to quantify the biomass shrub / grass and litter, using this information determined the total carbon air (CAT) in storage. Soil samples were collected from two depths (0-10 and 10-30 cm) to determine carbon in soil (CS). The tree bole bolaina white represents 72.1% of the total biomass of the tree, followed by branches (11.9%), roots (11.7%) and leaves (4.3%) with best fit curve to estimate the biomass Air dry on trees bolaina white was: Y = 0.042394(dbh)2.650085 (R2 = 0.99, p <0.05), and the equation generated to estimate the total dry root biomass of trees bolaina white was: Y = 0.201459e0.
277154(dbh)

(R2 = 0.99, p <0.05). The 3 years of bolainales stored 61.73 t/ha-1 of dry

biomass, 27.77 t/ha-1 carbon air and 33.63 t/ha-1 carbon in the soil, in contrast to 7 years of bolainal storing 90.19 t/ha-1 of biomass Air dry, 40.59 t/ha-1 carbon air and 30.94 t/ha-1 of carbon in the soil. To estimate the total dry biomass bolainales so reliable (R2 = 0.84 and p <0.05) may be potential to use the equation: Y = 37.943456(old)0.472663. Keywords: accumulation of carbon, biomass, root biomass, carbon sink, allometric equation, bolaina, secondary succession, destructive sampling, fraction of carbon.

xii

INTRODUCCIÓN. En las últimas décadas se han realizado esfuerzos por buscar soluciones al problema del cambio climático global. El cambio climático, es el cambio distorsionado del clima a nivel del planeta, debido principalmente al aumento en la atmósfera de gases de efecto invernadero, siendo el dióxido de carbono (CO2) el principal causante. El aumento de CO2 en la atmósfera se da por dos razones principales, la quema de combustibles fósiles y el cambio de uso de la tierra de bosques a áreas agrícolas y urbanas (deforestación).

No obstante en la Región Amazónica del Perú, especialmente en el sector aluvial de la cuenca del río Aguaytía, se presentan sucesiones secundarias que son dominadas por bolaina blanca, a los que se les denomina “bolainales”. Bolaina blanca es una especie de rápido crecimiento y de gran facilidad de regeneración natural, que tienen la capacidad de almacenar o secuestrar CO2 de la atmósfera, basado en el hecho de que los árboles mediante la fotosíntesis absorben el CO2, que luego utilizan para generar el alimento necesario para su crecimiento; de ahí la importancia de los bosques tropicales secundarios en el ciclo global del carbono y de su papel en su participación en las medidas orientadas a mitigar los cambios climáticos.

En la actualidad el ámbito de Aguaytía ha sido designado por el IIAP, como área de investigación prioritaria y actualmente se viene realizando estudios que servirán de base para la formulación de los lineamientos del manejo forestal de los bolainales; con el fin de tomar medidas que permitan su conservación y sin descuidar la producción continua, para ello se deben generar los conocimientos que permitan proyectar de una manera confiable la capacidad de almacenamiento de biomasa y carbono de los bosques secundarios denominados “bolainales”, proponiendo así la retribución o compensación económica al propietario del

bosque por la cantidad y calidad del servicio ambiental generado un su propiedad.

1

Considerando esta realidad y con la finalidad de contribuir a generar conocimientos en el ámbito de captura de carbono se desarrollo el presente estudio, que tiene como:

Objetivo general: a) Determinar el nivel de almacenamiento de biomasa y carbono, de las sucesiones secundarias de bolainales de diferentes edades en la cuenca media del río Aguaytía.

Objetivos específicos: a) Cuantificar la biomasa aérea, subterranea y el carbono en árboles de

Bolaina blanca que se encuentran en las sucesiones secundarias de diferentes edades. b) Determinar la biomasa aérea y la cantidad de carbono aéreo de los bolainales de diferentes edades. c) Determinar el contenido de carbono orgánico en el suelo de los bolainales de diferentes edades.

Hipótesis. • Las diferentes edades de las sucesiones secundarias presentan distintos niveles de almacenamiento de biomasa total, y por lo tanto diferentes niveles de fijación de carbono.

2

CAPITULO I MARCO TEÓRICO
1.1 DESCRIPCIÓN DE BOLAINA BLANCA.

1.1.1 Clasificación taxonomía Taquire (1987), menciona que esta especie se clasifica como sigue: Reyno Sub-Reyno División Clase Sub-Clase Orden Familia Género Especie : : : : : : : : : Plantae Fanerógamas Angiospermae Dicotyledoneae Archychlamydeae Malvales Sterculiaceae Guazuma Plum. Guazuma crinita Mart.

1.1.2 Características ecológicas. a) Distribución geográfica. Braco & Zarucchi (1993) manifiesta que Bolaina blanca, se encuentra distribuida en los siguientes departamentos de la Amazonía peruana: Amazonas, Huanuco, Junín, Loreto, Madre de Dios, Pasco, San Martín y Ucayali, en bosques bajos inundables y no inundables (ribera de los ríos y quebradas, respectivamente). De la misma manera INIA (1996) indica la misma distribución en estos departamentos, agregando que es una especie de bosque secundario y que se le encuentra a orilla de los ríos y quebradas; a veces formando bosques naturales casi homogéneos.

b) Descripción dendrológica de la especie. Baldoceda et al. (1991) afirman que el árbol alcanza aproximadamente 30 m de alto, en su madurez alcanza diámetros de 25 a 50 cm, con 3

pequeñas aletas basales, fuste de superficie lisa y agrietada en los árboles de mayor edad, su tronco es recto, ahusado, de ramificación monopodial, presenta ritidoma suberoso, corteza fibrosa, madera suave y blanquecina; tiene poda natural, hojas simples, alternas, borde dentado, base cordada, forma aovada, con siete nervaduras que nacen de la base foliar; sus frutos son seco dehiscentes de forma esférica (0.64 cm) provistos de pubescencias.

c) Condiciones Eco fisiográficas. Arostegui (1974) reporta que Bolaina blanca, se ubica dentro de las zonas ecológicas bosque húmedo pre montano (bh - PM) y bosque muy húmedo sub tropical (bmh – ST); sin embargo, Baldoceda et al. (1991), señala que se ubica en bosque húmedo pre montano tropical, bosque tropical seco y bosque sub tropical muy húmedo. El rango ecológico se caracteriza por tener una precipitación anual de 1800 a 2500 mm, temperatura media anual de 25°C (Aróstegui, 1974). Se ubica en altitu des de 1000 msnm, en terrenos planos y ondulados con pendientes suaves (Encarnación, 1983). Se encuentran en purmas y en bosques secundarios, formando rodales puros o mánchales a orillas de los ríos o zonas inundables; preferentemente en suelos arcillosos y mal drenados con las

características generales de suelos Gleysols y Cambisols (Baldoceda 1991).

1.2 EL EFECTO INVERNADERO. Nuestro planeta está rodeado por una delgada capa de gases denominada atmósfera, compuesta por nitrógeno (78.3%), oxígeno (21.0%), argón (0.3%), bióxido de carbono (0.03%) y otros gases en cantidades menores como helio, neón y xenón (Salati 1990). Estos gases permiten que la mayor parte de la radiación solar incidente penetre hasta la superficie del planeta, mientras que se absorbe y reemite parte de la radiación infrarroja que el planeta regresa al espacio exterior. Cuanto mayor es la concentración de los gases de

4

invernadero, menor es la cantidad de radiación infrarroja que el planeta remite libremente al espacio exterior. De esta manera, al aumentar la concentración de gases de invernadero, se incrementa la cantidad de calor atrapado en la atmósfera, dando origen a que se eleve la temperatura superficial del planeta (Ordóñez 1999).

1.3 BIOMASA Y CARBONO EN BOSQUES.

1.3.1 Biomasa vegetal. La biomasa de las comunidades vegetales es la cantidad de material vegetal o la suma total de la materia viva que se encuentra en un ecosistema en un período determinado, expresado en peso de materia seca (toneladas) por unidad de área (Brown 1997). La biomasa de la vegetación leñosa es un deposito importante de los gases de efecto invernadero (GEI) y contribuye al almacenamiento de carbono en el suelo a través de la acumulación de la materia orgánica (FAO 1995, citado por Baldoceda 2001).

La biomasa se puede cuantificar de forma directa e indirecta. La forma indirecta implica recolectar datos de campo en inventarios para su posterior utilización en ecuaciones y modelos matemáticos calculados por medio de análisis de regresión. La forma directa consiste en el apeo y pesado del árbol y determinar su peso seco (Brown 1997). 1.3.2 Fijación de CO2. El principal almacén de carbono lo constituye la atmósfera, que está asociado al oxígeno formando el CO2 (como producto de la respiración y/o de algún proceso de combustión), el cual es incorporado a través de los estomas al interior de las hojas de las plantas, por medio de un proceso fotoquímico conocido como fotosíntesis.

5

Mediante la fotosíntesis, los árboles toman CO2 del aire, lo combinan con hidrógeno que obtienen del agua del suelo utilizando la energía almacenada en los cloroplastos y, a partir de estos, se sintetizan los carbohidratos básicos que, al combinarse con otros elementos minerales del suelo, pueden ser utilizados para aumentar el tamaño de los órganos vegetales y de esta forma satisfacer las necesidades reproductivas, por lo que la función biológica de las plantas es tomar los factores de crecimiento disponibles sobre una área determinada y transformarlos en compuestos orgánicos de diversas composiciones (Harold, 1984, citado por Montoya et al. (1995).

Montoya et al. (1995) y Ordóñez (1999) describen que con el manejo forestal es posible compensar las crecientes emisiones de CO2 en dos formas:

1 Creando

nuevos

reservorios

de

dióxido

de

carbono.

Restaurando las áreas degradadas por medio de plantaciones y/o regeneración natural, y por la extracción de madera. En ambos casos se pretende almacenar el carbono a través del crecimiento de árboles, y al extraer la madera convertirla en productos durables.

2 Protección de bosques y suelos. Con la destrucción del bosque se pueden liberar a la atmósfera de 50 a 400 toneladas de carbono por hectárea. Mencionan que “Mientras la protección de un área forestal puede inducir a la presión de otra, el manejo integrado de recursos enriquecido con esquemas de evaluación de proyectos son requeridos para validar dicha protección“

6

1.3.3 Generalidades del carbono en los bosques. El carbono real se refiere al carbono almacenado considerando las condiciones actuales de cobertura en cuanto al área y el estado sucesional: bosque primario y bosque secundario. El carbono fijado se refiere al flujo de carbono de la atmósfera a la tierra producto de la

recuperación de zonas (regeneración) previamente deforestadas, desde pastizales, bosques secundarios hasta llegar a bosque clímax. El cálculo, por lo tanto, está definido por el crecimiento de la biomasa convertida a carbono (Alpízar 1996, citado por Freitas et al. 2006)

Los bosques secundarios funcionan como sumideros de carbono en la vegetación, en los suelos y en productos madereros duraderos, con impacto en los balances de gases de efecto invernadero y en consecuencia sobre el cambio climático global (Brown y Lugo, 1982; Lee et al. 1996; Ortiz et al. 1998; Hughes et al. 1999; Rhoades et al. 2000). En este sentido, Brown (1996) considera como puntos claves para evaluar la factibilidad de una estrategia de mitigación, conocer i) la disponibilidad de tierras aptas, ii) la cantidad de carbono que puede ser secuestrado y conservado en la vegetación y el suelo por unidad de área, y iii) el período de tiempo en el cual este carbono puede ser almacenado.

El incremento de la concentración de CO2 en la atmósfera y su incidencia en el cambio climático, promovió el interés en la fijación biológica de carbono como un medio para reducir dicha concentración (Houghton 1996; Krankina et al. 1996). Los bosques tropicales secundarios podrían resultar apropiados a ese fin debido a que combinan altas tasas de fijación de carbono con una gran superficie disponible (Moura 1996; Ortiz et al. 1998).

Las estimaciones de la cantidad de carbono almacenado por diversos tipos de bosques naturales, bosques secundarios y plantaciones 7

forestales en su mayoría asumen el valor de la fracción de carbono en materia seca en un 50% para todas las especies en general, basado en un estudio realizado por Brown y Lugo (1984). En cambio Arévalo et al. (2003) utilizó para los diferentes escenarios naturales 0.45 como fracción de carbono en materia seca.

1.3.4 Estudios de biomasa y carbono en bosques secundarios. El proyecto BIOFOR realizó diversos trabajos sobre captura de carbono utilizando la metodología de Brown (1996), con la finalidad de generar instrumentos de política vía estudios de valoración económica. Baldoceda (2001) en el área de influencia de la carretera desde Neshuya a Curimaná, Ucayali,
1

determinó que la tasa promedio de secuestro de

carbono aéreo para bosques secundarios de 2 a 10 años es de 9.26 t/ha/año-1 como se muestra en el cuadro 1.

Cuadro 1.

Tasa de secuestro de carbono en bosques secundarios del área de influencia de la zona Neshuya - Curimaná, Pucallpa, Perú.

Edad del bosque (años) 2 4 6 8 10 Promedio general
Fuente: Baldoceda (2001).

Carbono aéreo (t/ha-1) 10.85 23.14 48.68 79.50 92.61 50.96

Tasa de secuestro de carbono aéreo (t/ha-1/año-1) 5.42 6.15 12.77 15.40 6.56 9.26

Siguiendo con las investigaciones de BIOFOR, Malca (2001) determinó la tasa de secuestro de carbono en diferentes tipos de bosque del área de influencia de la carretera Iquitos - Nauta, tal como se muestra en el cuadro siguiente.

8

Cuadro 2. Secuestro de carbono en diferentes tipos de bosques del área de influencia de la carretera Iquitos-Nauta.
Tipo de Bosque Sistema agroforestal Reforestación Purma enriquecida
Fuente: Malca (2001).

Incremento de biomasa (t/ha-1/año) 10.04 12.40 17.61

Tasa de secuestro de carbono (t/ha-1/año-1) 4.82 5.95 8.45

ICRAF (1998) determinó la cantidad de carbono almacenado por la biomasa vegetal en diferentes sistemas de uso de la tierra de los bosques de Yurimaguas, en el cuadro 3 se muestra que la tasa promedio de secuestro de carbono aéreo es de 5.9 t/ha-1/año-1 en bosques secundarios de 3 y 5 años.

Cuadro 3.

Carbono almacenado y tasa de secuestro de carbono en diferentes sistemas de uso de la tierra en Yurimaguas, Perú.

Sistema de uso de la tierra Bosque mas de 40 años con ligera extracción de madera Bosque secundario 15 años Bosque secundario 5 años Bosque secundario 3 años Área recientemente quemada Cultivo anual (arroz) Pastura degradada (30 años) quemada anualmente Pastura mejorada con B. Decumbens (15 años) Plantación de pijuayo de 16 años Plantación de multiestrato (Bactris/Cedrelinga/columbrina)
Fuente: ICRAF (1998). (*) Carbono total = Carbono aéreo + Carbono en suelo.

Carbono Tasa de secuestro total (*) de carbono aéreo (t/ha-1) (t/ha-1/año-1) 356.4 235.8 94.1 50.9 133.1 83.9 57.9 75.3 146.6 108.2 12.6 9.4 2.4 0.2 0.1 6.7 -

Además la tasa de secuestro de carbono aéreo es de 7.0 t/ha-1/año-1 en bosques secundarios de 3 años, en el ámbito de Pucallpa (ICRAF 1998) (Cuadro 4). 9

Cuadro 4.

Carbono almacenado y tasa de secuestro de carbono en diferentes sistemas de uso de la tierra en Sarita Colonia, Pucallpa, Perú.

Sistema de uso de la tierra Bosque primario no tocado Bosque primario extraído de madera Bosque secundario 15 años Bosque secundario 3 años Área recién generada Cultivo anual (maíz) Cultivo anual (yuca) Cultivo bi-anual (plátano) Pastura degradada Plantación de 30 años con hevea Plantación de palma aceitera
Fuente: ICRAF (1998). (*) Carbono total = Carbono aéreo + Carbono en suelo.

Carbono total (*) (t/ha-1) 402.8 169.8 310.8 40.5 98.0 30.2 37.6 55.4 152.8 152.3 98.5

Tasa de secuestro de carbono aéreo (t/ha-1/año-1) 12.4 7.0 2.5 -

Estudios realizados por Barbarán (2000), en el distrito de Campo Verde, determinó la biomasa y carbono almacenado en distintos sistemas de cultivo, habiendo encontrado que los sistemas que almacenan menor cantidad de carbono son los denominados cultivos anuales y los pastos. Se puede observar que los valores de secuestro de carbono aéreo son de 6.6 y 7.3 t/ha-1/año-1 en bosques secundarios de 3 y 15 años (cuadro 5).

Cuadro 5:

Cantidad de biomasa y carbono en los diferentes sistemas de uso del suelo, Sarita Colonia, Pucallpa, Perú.

Sistemas de cultivo Pastos Yuca Maíz Plátano Bosque secundario de 3 años Área recientemente quemada Bosque primario intervenido Bosque secundario de 15 años
Fuente: Barbarán (2000). (*) Carbono total = Carbono aéreo + Carbono en suelo.

Biomasa (t/ha-1) 11.57 15.5 11.7 42.4 44.1 121.1 258.4 243.8

Carbono total (*) (t/ha-1) 43.8 36.2 35.2 55.0 48.3 96.1 155.6 153.3

Tasa de secuestro de carbono aéreo (t/ha-1/año-1) 6.6 7.3

10

Las tasas promedios de secuestro de carbono en bosques secundarios juveniles varia según el sitio, esto se debe a las condiciones que presenta un determinado lugar (suelo, fisiografía, clima entre otros) (cuadro 6).

Cuadro 6.

Síntesis de las tasas promedios de secuestro de carbono en bosques secundarios juveniles en el Perú.

Edad del bosque (años) 2-10 3-5 3 3

Sitio Neshuya-Curimana Ucayali Iquitos-Nauta - Loreto Yurimaguas – San Martín Pucallpa - Ucayali Sarita coloniaPucallpa - Ucayali

Tasa de secuestro carbono aéreo (t/ha-1/año-1) 9.3 8.5 7.0 2.4 6.6

Autor

Baldoceda, 2001 Malca, 2001 ICRAF, 1998 ICRAF, 1998 Barbaran, 2000

Fuente: Elaboración propia.

El bosque secundario representa, por su crecimiento rápido y la acumulación de biomasa que va a la par, un factor importante en la fijación de CO2. La tasa de incremento de biomasa en bosques

secundarios varia según el lugar de ubicación, como reporta Katola et al. (1997), citado por Baldoceda (2001). La tasa de incremento de biomasa promedio general es 9.6 t/ha-1/año-1 y que el incremento de biomasa supera los 15.5 t/ha/año-1 en el mejor de los casos, y no necesariamente la tasa de incremento de biomasa correlaciona positivamente con la edad del bosque secundario, posiblemente debido a un estancamiento en el crecimiento de los árboles por sus elevadas densidades iniciales (cuadro 7).

11

Cuadro 7:

Incremento de la biomasa en bosques secundarios menores de 10 años, en el mundo.

Autor Salas, 1973

Sitio Carare-OpónColombia

Edad (años) 2 5 2 4 6 2 5 8 2 5 5 9 5 10 2-10

Biomasa (t/ha-1) 18.7 63.7 24.4 38.0 42.6 15.3 77.6 121.7 7.2 17.6 52.8 73.1 9.8 134.9 51.2

Incremento de biomasa (t/ha-1/año-1) 9.4 12.7 12.2 9.5 7.1 7.7 15.5 15.2 3.6 3.5 10.6 8.1 6.0 13.5 9.6

Golley et al., Darien – Panamá 1978 Bathalomew, 1953 Snadaker, 1970 Fearnside et al, 1996 Niño, 1988 Seijas, 2001 Congo

Guatemala Brasil Colombia Pucallpa - Perú

Promedio general
Fuente: Baldoceda (2001).

1.3.5 Estudios sobre carbono y biomasa en bosques maduros. Según un estudio realizado en bosques maduros de la Amazonía, el incremento de la biomasa es equivalente a una captación neta de 0.62 ± 0.37 t/ha-1/año-1 de carbono (Houghton 1991, citado por López 1998; Phillips 1998, citado por Segura 1997).

En la Amazonía Brasileña se evaluaron bosques tropicales de clima húmedo y se encontró que la biomasa representa 315 t/ha-1, mientras que en Ecuador, Perú y Bolivia se registraron valores de 182 t/ha-1, 210 t/ha-1 y 230 t/ha-1, respectivamente, para la biomasa sobre la superficie (Brown 1997).

Un estudio sobre evaluación de carbono en la cuenca del río Nanay se evaluó bosques sin intervenir y se reportaron valores que oscilan entre

12

208.32 t/ha-1 en varillales y 452.38 t/ha-1 en Aguajales, para la biomasa sobre la superficie y para carbono 104.03 t/ha-1 en varillales y 226.19 t/ha1

en Aguajales (IIAP 2002).

Dado al mayor volumen de biomasa de los bosques tropicales, destacamos su especial aptitud como sumidero de carbono, pues los bosques amazónicos mantienen entre 155 y 187 t/ha-1; 34 veces más en promedio, que las tierras dedicadas a la agricultura (Brown 1998, citado por Cairns y Meganck 1994).

1.3.6 Estudios sobre biomasa en árboles individuales. En términos porcentuales el fuste del árbol concentra la mayor cantidad de biomasa aérea, representando entre 55 y 77 % del total; luego están las ramas, de 5 y 37 %; y por ultimo las hojas y la corteza de fuste entre 1 a 15 % y 5 a 16 %, respectivamente (Gómez, 1976; Madgwiick, 1977, citado por Gayoso et al. 2002). La contribución porcentual de los diferentes componentes (fuste, corteza, rama, hojas y raíces) en la biomasa total de un árbol varía considerablemente dependiendo de la especie, edad, sitio y tratamiento silvicultural (Pardé 1980, citado por Gayoso et al, 2002).

Respecto a la biomasa de las raíces, esta varía mucho dependiendo de las características del clima, suelo y especie. La biomasa de las raíces se expresa comúnmente en relación a la biomasa aérea, como la razón raíz/tallo (R/T). Las estimaciones, no son consistentes respecto a la profundidad de muestreo, como tampoco si se incluyen raíces gruesas (Sanford y Cuevas 1996, citado por Gayoso et al, 2002).

Determinar la biomasa bajo el suelo o biomasa radicular, es un proceso muy costoso (alrededor de 120 dólares por cada sistema radicular), algunos investigadores realizaron estimaciones de biomasa radicular

13

encontrando el 15 % de biomasa radicular con respecto a la biomasa aérea, lo cual es una estimación conservadora (MacDicken 1997). Por ejemplo Cairns et al. (1997) encontró valores de razón R/T (raíz/tallo), para distintos lugares del mundo entre 20 y 30 % de biomasa radicular con respecto a la biomasa aérea.

1.3.7 Modelos alométricos para la predicción de variables de biomasa. Un modelo alométrico es una relación matemática entre una variable independiente y una dependiente. La primera puede ser estimada a partir de métodos destructivos (peso de componentes de individuos) o a partir de parámetros biométricos estimados en campo directamente (dap y altura). A partir de estos datos, se puede establecer el grado de relación entre ésta y alguna variable derivada como biomasa (Chacín 1998, Nelson et al 1999).

Segura y Kanninen (2001) proponen el uso de metodologías destructivas (muestreos para la estimación en campo mediante la tumba de individuos) siguiendo criterios estadísticos y la generación de los modelos alométricos que incluyen la variables dap y biomasa aérea total principalmente. Su aplicación en Nicaragua y Guatemala son estimaciones reales que han servido de base para la estimación del carbono almacenado en la biomasa aérea total.

Para determinar la biomasa, es muy frecuente el uso de ecuaciones alométricas cuando se ha obtenido el peso por componente o árbol total el cual se relacionan con algunas variables del árbol, siendo la variable más usada el dap tanto para biomasa aérea y de raíces. La mayoría de estudios utilizan la forma del modelo siguiente: Y= a*Xb (Wang 1999, citado por Gayoso et al. 2002)

14

1.4 GENERALIDADES DE LA SUCESIÓN SECUNDARIA. El concepto de bosque secundario se utiliza en la nomenclatura científica a partir de los años cincuenta. Si bien el concepto de bosque secundario se emplea más a menudo en tiempos recientes, en muchos países el uso no es muy común. Katola et al. (1997), citado por Baldoceda (2001) propone que un bosque secundario debe ser aquel que está en sucesión, el cual (i) se desarrolló después de una destrucción antropógena total (más de un 90%) de la vegetación del bosque primario, (ii) crece en un área tan amplia que, por el cambio del microclima y las condiciones de regeneración distintas, muestra una dinámica diferente a la del rodal original y (iii) todavía no ha alcanzado su estado original (o sea, que se distingue claramente del rodal original).

La sucesión se da en sitios libres de la vegetación original y ocurren en tres etapas de sucesión: la primera está dominada por herbáceas y arbustivas, siendo de muy corta duración; la segunda esta dominada por árboles de especies heliófitas efímeras, y la tercera etapa por heliófitas durables. A menudo, especies de los tres grupos ecológicos ya están presentes desde el inicio de la sucesión, pero su dominación no ocurre simultáneamente por diferencias en crecimiento y tamaño (Louman et al. 2001).

En la región Amazónica del Perú, especialmente en el sector aluvial, emergen sucesiones secundarias, definidas como el proceso de desarrollo de vegetación leñosa en tierras que son abandonadas o dejadas en descanso, en sitios donde la vegetación original es destruida por la actividad humana y se regeneran vegetación de segundo crecimiento (Finegan 1992).

En una investigación reciente en el sector medio de la cuenca del río Aguaytía, en bosques secundarios con dominancia de Bolaina blanca (Guazuma crinta), Guerra (2008) caracterizó los bosques tipificándolos en dos grandes grupos (bolainal y bolashal), basados en la composición florística, a partir de una matriz que relaciona el índice de valor de

15

importancia ecológica de especies versus cada uno de los bosques. El bosque tipo “bolainal” esta representado por la especie indicadora G. crinita (especie que tuvo el más alto valor indicador (Vi), y el tipo de bosque “bolashal”, como al bosque más diverso, representado principalmente por Phytelephas macropcarpa, (yarina) y sheleea sp (shapaja), que presentaron el más alto (Vi), y con una asociación menos marcada, aunque estadísticamente significativa para las especies Astrocaqum sp (huicungo), Brosimun utile sp. (leche caspi), y Inga sp. (shimbillo).

1.5 DEFINICIÓN DE TÉRMINOS BÁSICOS. Almacenamiento: Acción y efecto de almacenar (guardar, poner, depositar en algún almacén). Biomasa: peso (o estimación equivalente) de la materia orgánica, por encima y por debajo del suelo. Bolainales: Tipo de bosque secundario que tiene como especie indicadora a Bolaina blanca (Guazuma crinita). Bosques: ecosistema compuesto predominantemente por árboles y otra vegetación leñosa que crecen juntos de manera más o menos densa. Bosques secundarios: Vegetación boscosa que ha vuelto a crecer en tierra que fuera desmontada de la vegetación forestal original, es decir, que tiene menos de la cubierta forestal original. Estos bosques secundarios también pueden ser el resultado de la regeneración del bosque natural después de catástrofes naturales como incendios, deslizamientos de tierras e

inundaciones. Carbono: elemento químico sólido y no metálico que se encuentra en todos los compuestos orgánicos y en algunos inorgánicos. En su estado puro se presenta como diamante o grafito. Su símbolo es C y su número atómico 6. El carbono permanentemente ingresa en la atmósfera en la forma de dióxido de carbono, metano y otros gases. Dióxido de carbono (CO2): es uno de los gases más abundantes en la atmósfera, juega un papel importante en los procesos vitales de plantas y

16

animales, tales como fotosíntesis y respiración. El dióxido de carbono es una molécula con la fórmula molecular CO2. Esta molécula linear está formada por un átomo de carbono que está ligado a dos átomos de oxígeno, O = C = O. Es un gas inodoro e incoloro, ligeramente ácido y no inflamable. Gases de efecto invernadero (GEI): aquellos gases de la atmósfera, tales como el co2, el vapor de agua, el metano, los óxidos nitrosos y el ozono, que son transparentes a la radiación solar pero opacos a las radiaciones de onda larga, es decir que tienen la particularidad de absorber calor que emite la tierra y evitar que se pierda gran parte dichas radiaciones hacia el espacio. Secuestro o fijación de carbono: es un proceso bioquímico mediante el cual el CO2 atmosférico es absorbido y fijado por la biomasa vegetal como resultado de la fotosíntesis. Sucesión: proceso de revegetación natural de áreas perturbadas en forma natural o por acciones antropogénicas (deforestación, incendios forestales, etc.), que pasa por diferentes estadios sucesionales en búsqueda de encontrar su equilibrio al transformarse con el tiempo nuevamente en bosques primarios, los cuales pueden ser ecosistemas similares al original o bien conformar otro nuevo ecosistema, dependiendo de variables como dispersión de semilla, cambio en la composición física y química del suelo, fauna silvestre y actividades humanas. Sumidero: se entiende cualquier proceso, actividad o mecanismo que absorbe un GEI o un aerosol de un GEI de la atmósfera. Tacarpo: es una herramienta agrícola tradicional de la amazonía peruana, de aproximadamente 2 m de largo y 4 cm. de diámetro, es hecho de tronco o de la rama de un árbol de madera dura y uno de sus extremos está cortado en forma de punta.

17

CAPITULO II. METODOLOGÍA
2.1. DESCRIPCIÓN DEL AREA DE ESTUDIO.

2.1.1 Localización geográfica, política del área de estudio. El estudio se desarrolló en el ámbito del sector medio de la cuenca del río Aguaytía, desde el caserío “Nuevo Piura y Las Palmeras”, distrito de Campo Verde hasta “Los Ángeles”, distrito de Nueva Requena, provincia de Coronel Portillo, región de Ucayali (Figura 1). Geográficamente ubicada a 08º 24' 30" de latitud sur y 74º 50' 57" de longitud oeste.

En Nuevo Piura se evaluó 3 bolainales, ubicados a una altitud entre 161173, en las Palmeras se evaluó 3 bolainales a una altitud entre 151-176, en los Ángeles se evaluó 2 bolainales a una altitud entre 159-160, estos datos se presentan en el cuadro 8.

Cuadro 8. Ubicación geográfica de los bolainales seleccionados para el estudio.
Edad Código del Nº del bosque Bosque (años) 1 CR (*) 3 (*) 2 RG 4 3 AN (*) 4 4 AS (*) 5 5 FCH (*) 5 6 RG (*) 6 7 JR (*) 6 8 RG (*) 7
(*)

Altitud (msnm) 161 176 164 173 160 166 159 151

Nombre del caserío Nuevo Piura Las Palmeras Nuevo Piura Nuevo Piura Los Ángeles Las Palmeras Los Ángeles Las Palmeras

Coordenadas UTM (X) 500715 506377 501384 500619 501979 506440 501687 506582 (Y) 9074774 9075582 9074906 9075926 9077272 9075745 9077060 9075816

Área Relieve (ha) 1.00 8.00 4.00 7.00 3.00 2.00 1.00 3.00 Plano Plano Plano Plano Plano Plano Plano Plano

Fuente: Elaboración propia Primer nombre y apellido del propietario del bolainal.

18

N

SAN JUAN DE SHESHEA #

CURIM ANA

$ $ $ $ $

NUEVA REQUENA PUCALLPA CA MPO VERDE

ZONA DE ESTUDIO

A GUA YTÍA CUENCA DEL RÍO AGUAYTÍA

#

LIBERTAD

COTO ISLA #

LOS ANGELES #
FCH_5

NUEVO LIBERTAD #

tía guay Río A

R o A ayt í gu ía

$
o Rí

yt ua Ag

ía

A NDRES A CACERES #

$ JR_6
NUEVO PIURA # ZANJA SECA #

# JUVENTUD

$ AS_5

Ca rr e ter a

RG_6 $ RG_4

$ RG_7 $
#

LEYENDA
&D UR VH fl

$

AN_4 CR_3

$

$

ERRA BLANCA #

Figura 1. Mapa de ubicación de los bolainales seleccionadas para el estudio.

19

2.1.2 Clima. De acuerdo a la información proveniente de la Estación Meteorológica Principal de San Jorge (Km. 54 C.F.B), se reporta para la zona una temperatura (T) media anual de 25 ° La precipitac ión pluvial (PPT) C. promedio total anual es de 1752.8 mm. La evapotranspiración (ETP) promedio total anual es de 1261.4 mm. La humedad relativa promedio es de 77%, (cuadro 9). Cuadro 9. Resumen de datos climáticos de la estación de San Jorge promedios mensuales (*)
Meses Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Setiembre Octubre Noviembre Diciembre Promedio Total
(*)

Temperatura (ºC) 25.8 25.5 25.5 25.2 24.7 24.4 23.6 24.9 24.4 25.4 25.4 25.6 25.0

Humedad Precipitación Evapotranspiración relativa (mm) (mm) (%) 79.0 155.5 110.4 82.0 215.7 103.2 78.0 217.9 93.6 78.0 158.2 102.0 76.0 118.9 106.9 74.0 60.5 105.6 75.0 76.5 97.0 74.0 81.0 125.6 77.0 119.7 108.9 79.0 187.4 94.6 77.0 189.9 102.9 76.0 171.6 110.7 77.0 1752.8 1261.4

Fuente: Polo y Muñoz (1982), citado por Baldoceda (2001). Promedio de 25 años (1954 – 1978).

La zona presenta dos periodos muy marcados (figura 2), el primero que abarca aproximadamente nueve meses, iniciándose en el mes de setiembre y culmina en el mes de mayo, periodo caracterizado por la excesiva humedad, debido a la alta precipitación que es mucho mayor que la evapotranspiración, resalta las precipitaciones del mes de febrero y marzo que son superiores a los 200 mm. El segundo periodo abarca aproximadamente tres meses, se inicia el mes de junio y culmina en agosto, se caracteriza por que la precipitación es mucho menor que la evapotranspiración, esta brecha se acentúas en el mes de junio, que se puede considera un mes muy seco. 20

Precip. (m m ) 400.0

ETP (m m )

Tem p (ºC) 30.0

350.0

300.0

Precip y ETP (mm)

20.0 250.0

200.0

150.0 10.0 100.0

50.0

0.0
En ero Fe b re ro n io yo lio ril os to St i em b re Oc tu b re No vie mb re D ic ien bre r zo Ab Ma Ma Ju Ju

0.0

Meses

Figura 2.

Diagrama bioclimático de la estación de climatológica de San Jorge, Pucallpa

2.1.3 Fisiografía. La zona de estudio se encuentra en un gran paisaje fisiográfico: llanura fluvial de la sub-cuenca del río Aguaytía y Ucayali, esta conformado por terrazas de orillares, se caracteriza por presentar un relieve plano a ligeramente ondulado (0-2%) (IIAP, 2003).

2.1.4 Suelos. El ámbito de estudio corresponde a la Asociación Capirona-GramaloteÑejilla, estos suelos en su gran mayoría son Entisols. Son suelos profundos que pueden variar de textura media a fina (arcillosos a arcillo limosos en la superficie), de reacción moderadamente ácida a ligeramente alcalina (pH 5.1- 7.5), estos suelos son de fertilidad media (IIAP, 2003). 21

Ag

Temp (ºC)

Presentan un nivel bajo de potasio; medio en contenido de materia orgánica y fósforo; y un nivel alto en calcio, capacidad de intercambio catiónico efectivo y saturación de aluminio (ver anexo 9).

2.1.5 Hidrografía. El río Aguaytía nace en el flanco oriental de los Andes, en la provincia de Padre Abad de la región Ucayali. Este río tiene un recorrido primario O-E hasta cerca de la unión de la quebrada guayabal, desde donde el recorrido se orienta al eje S-N hasta la unión del río Pintoyacu. A partir de esta unión, el recorrido del río Aguaytía tiene una orientación general SONE hasta su desembocadura en el río Ucayali. La zona de estudio se encuentra en el sector medio de la cuenca del río Aguaytía y se caracteriza por la escasez de cuerpos de agua del tipo lénticos; asimismo, es característica del río Aguaytía la presencia de pequeños meandros en su curso medio (IIAP, 2003).

2.1.6 Zona de vida y vegetación. La ecología de la zona de estudio pertenece a la zona de vida bosque húmedo-premontano tropical (IIAP, 2003). La vegetación incluye a las comunidades sucesionales típicas de complejos de orillares. Los bosques de esta zona, se encuentran como parches de extensiones medianas entre chacras y purmas. Las especies que crecen son “cetico” Cecropia sp., “huamansamana” Jacaranda copaia, y con mayor dominancia la entre otras; con un sotobosque

“bolaina blanca”, Guazuma crinita,

conformado por Heliconia sp., Costus sp., y otras especies (IIAP, 2003).

2.1.7 Accesibilidad. La zona de estudio es accesible por tierra a través de la carretera Nuevo Piura (trocha carrozable afirmada) la cual intercepta a la carretera Nueva Requena en la altura del Km. 11, también es accesible por vía fluvial

22

desde el puerto la Hoyada de Nueva Requena, surcando por el río Aguaytía hasta el caserío las Palmeras, los Ángeles y Nuevo Piura.

2.2

METODOLOGIA.

2.2.1 Método de investigación. En el estudio se empleo el método experimental, el cual consistió en observar y medir parámetros biométricos, y a partir de ellos determinar la biomasa total y carbono almacenado en las diferentes edades de las sucesiones secundarias de bolaina.

2.2.2 Población y muestra. La población estuvo constituida por la totalidad de bosques secundarios “bolainales”, de edades desde 3 a 7 años, existentes en la cuenca media del río Aguaytía. Para la muestra se seleccionó ocho bolainales, donde cada una es considerada una unidad experimental. En cada bosque se estableció 5 parcelas temporales (4 m x 25 m) de forma aleatoria, cuyo porcentaje de muestreo fue el 10 %.

Con la finalidad de determinar el número de muestras en cada bosque secundario se utilizo la siguiente fórmula: N = [(CV2 * t2)/E2]
Donde: N= Numero de parcelas requeridas. CV= Coeficiente de Variación (11.5 %) t= Valor tabular de la distribución de t al 95% de probabilidad es igual a 2 de acuerdo a la tabla. E= Error de muestreo (10 %)

Antes de la evaluación propiamente dicha se realizó un recorrido dentro de los bolainales con el fin de estratificar, de manera visual áreas con diferentes tipos de crecimiento. Las parcelas temporales fueron

distribuidas completamente al azar en los diferentes estratos de los bolainales.

23

2.2.3 Selección de los sitios. Los sitios a evaluar, tanto para el estudio de la vegetación y determinación de la biomasa, se utilizo información cartográfica (mapa fisiográfico y de suelo), con la finalidad de homogenizar los bolainales que se encuentran en el área de estudio de los cuales los 8 bolainales se encuentran dentro de una fisiografía de complejos de orillares y un tipo de suelo asociación capirona (IIAP 2003). Los sitios a evaluar, tanto para el estudio de la vegetación y determinación de biomasa, fueron ubicados tomando como criterios de selección los siguientes factores: • •

Bosques del tipo bolainal (Guerra, 2008). La edad del bolainal.

Para conocer la edad del bolainal se entrevistó a los propietarios de dicho bolainal, el formato de encuesta fue probado y validado por Guerra (2008).

2.2.4 Tipos de bosques para el estudio (Variable independiente). Se determino 8 tipos de bosques secundarios (bolainales). B1 = Bosque secundario de 3 años de edad (1). B2 = Bosque secundario de 4 años de edad (2). B3 = Bosque secundario de 5 años de edad (2). B4 = Bosque secundario de 6 años de edad (2). B5 = Bosque secundario de 7 años de edad (1). 2.2.5. Componentes en estudio (Variables dependientes). • • Biomasa aérea seca total de los bolainales (t/ha-1). Cantidad de carbono aéreo y en el suelo de los bolainales (t/ha-1).

24

2.2.6 Análisis de regresión. Se realizó un análisis de regresión múltiple donde se exploraron las relaciones funcionales entre el dap, la BAST y la BRST de Bolaina blanca, de igual manera se exploraron las relaciones funcionales entre la edad y la BAST de los bolainales. Para medir la eficacia de la capacidad predictiva de los modelos propuestos se uso R2 y p<.0.05.

2.3

MATERIALES DE DATOS.

2.3.1 Materiales • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Soga nylon de 30 m Wincha de 50 m Wincha de 3m 4 galones de gasolina lubricada 2 litros de aceite para cadena Cinta métrica Tijera de podar Rastrillo pequeño Pala recta Pico Machete Cilindro UHLAND Rafia Plumón indeleble Lima de motosierra Lima de machete Bolsa de plástico (1 kg y 5 kg). Bolsa de papel ( 5 kg) Sobre de Manila Costales de polietileno (50 kg)

25

• • • • • • • •

Marco o bastidor de 1 m x 1 m Marco o bastidor de 50 cm. x 50 cm. Lápiz Borrador Tajador Formato de evaluación Tablero de campo Libreta de campo

2.3.2 Equipos. • • • • • • • 2.4 GPS Brújula clinómetro Balanzas de 1, 5, 10 y 50 kg. de capacidad Estufa eléctrica Cámara digital Motosierra STHIL 0.25 cc.

PROCEDIMIENTO PARA EL LEVANTAMIENTO DE LA INFORMACIÓN.

2.4.1 Evaluación de la vegetación. Para evaluar la estructura y composición florística de la vegetación se trabajo con la metodología desarrollada por el ICRAF (Arévalo 2003), se clasificó en dos evaluaciones. • • et al.

Vegetación con dap menor de 2.5 cm (se cosecho en parcelas de 1 m x 1 m). Vegetación con dap mayor o igual a 2.5 cm y con dap menor de 30 cm (parcelas de 4 m x 25 m), como se muestra en la figura 4.

26

Figura 3. Flujograma para la determinación de biomasa y carbono en el estudio. 2.4.2 Evaluación de la biomasa.

2.4.2.1 Ecuaciones alométricas para el árbol de Bolaina blanca. Es muy común usar ecuaciones de regresión para estimar la biomasa de un árbol usando el dap como la variable medida. Para desarrollar una nueva ecuación de regresión de biomasa

específicamente para Bolaina blanca, es necesario muestrear árboles (componente aéreo y radicular) de acuerdo a la metodología propuesta por Schlegel et al. (2000).

27

a) Medición de la biomasa aérea total del árbol de Bolaina blanca.

a.1 Selección del árbol muestra de Bolaina blanca. Debido a que no se puede utilizar todos los árboles para un análisis de biomasa por el alto costo que esto significa, se eligió una muestra de árboles. Primero consistió en establecer el espectro diamétrico de la población, distribuyendo éste en 5 categorías

diamétricas: • • • • •

Cat 1 = 0-5 cm Cat 2 = 5-10 cm Cat 3 = 10-15 cm Cat 4 = 15-20cm Cat 5 = 20-25 cm

Para cada categoría diamétrica se determinó una muestra de 03 árboles representativos (se midió el dap y se evaluó el buen estado físico y biológico del árbol). Los árboles seleccionados fueron cosechados, en una fase

denominada, “etapa destructiva”.

a.2 Medición de los árboles. Una vez elegidos los árboles seleccionados, se realizo 2 tipos de mediciones, la primera con el árbol en pie, y la segunda una vez talado. Antes de talar el árbol se limpio el lugar del tumbado y pesado de los componentes del árbol, luego se procedió: •

A ubicar al personal en lugar seguro.

28

A cortar el árbol lo más cerca al suelo a una altura de 25 cm, dándole una dirección de caída, lo más conveniente posible para que el árbol no se “enganche” en las ramas de algún otro árbol cercano.

Después de la tala del árbol: •

Se midieron algunas variables como altura total, altura de comienzo de copa.

Luego se comenzó a desramar el árbol con una motosierra, para separar los diferentes

componentes (fuste, ramas y hojas). •

Con la ayuda de una soga y balanza se registro el peso fresco total de cada componente del árbol (fuste, ramas y hojas).

De cada componente del árbol se extrajo una sub muestra y se determino su peso fresco, en el caso del fuste las sub-muestras fueron rodajas de 5 cm. de espesor por cada tuco de 1 m de longitud, las cuales se empacaron en bolsas plásticas

debidamente codificadas, de igual manera se continuo con los otros componentes del árbol. •

Las

sub-muestras

fueran

secadas

en

estufa

eléctrica (105 ºC), hasta obtener un peso seco constante.

29

b) Medición de la biomasa radicular total del árbol de bolaina blanca.

b.1 Selección del árbol muestra de Bolaina blanca. Primero consistió en establecer el espectro diamétrico de la población, distribuyendo éste en 4 categorías

diamétricas: • • • •

Cat 1 = 0-5 cm Cat 2 = 5-10 cm Cat 3 = 10-15 cm Cat 4 = 15-20cm

Para cada categoría diamétrica se determinó una muestra de 01 árbol representativos (se midió el dap y se evaluó el buen estado físico y biológico del árbol). El árbol

seleccionado fue cosechado, en una fase denominado, “etapa destructiva”.

b.2 Medición de las raíces. • Se identifico la aérea de remoción del suelo, el cual consistió en identificar la zona de influencia de las raíces (ZIR), sobre la cual se trabajo removiendo el suelo. •

Se

ejecuto

la

excavación

donde

se

utilizo

herramientas como “tacarpo”, zapapicos, machetes y palas. Donde se procedió a cavar un hoyo, el cual vario de acuerdo a la profundidad de las raíces.

30

Se extrajo las raíces incluyendo suelo adherido a ésta.

Se lavo toda la raíz extraída con la finalidad de limpiar el suelo adherido para su posterior pesado.

Se realizó una serie de mediciones de longitud de raíces hasta diámetros predeterminados de 10, 5, 2, 0.5 cm de espesor y la raíz principal. Para el trozado se procedió a separar las raíces de los

diferentes diámetros y la raíz principal; luego se pesaron por separado y se registró el peso fresco total por cada diámetro de raíz. •

Se recolectaron sub-muestras de cada grosor de raíz, que fueron colocadas en bolsas de plástico debidamente codificadas. Las sub muestras fueron secadas en estufas eléctricas (105 ºC) hasta

obtener un peso seco constante.

c) Procesamiento de las muestras de la biomasa aérea y radicular del árbol de Bolaina blanca. Para determinar la materia seca (MS) se utilizó la siguiente fórmula: MS = (pssm/pfsm)*pft.
Donde: MS = Materia seca total (kg) pssm = Peso seco de la sub muestra pfsm = Peso fresco de la sub muestra pft = Peso fresco total

31

d) Estimación de la ecuación alométrica para la biomasa aérea seca total (BAST) y la biomasa radicular seca total (BRST) de Bolaina blanca. Con los valores obtenidos se probó 5 modelos matemáticos de regresión (lineal, exponencial, logarítmica, cuadrática y

potencial) de BAST y BRST versus categorías diamétricas. Las ecuaciones fueron elaboradas con ayuda del software SPSS versión 13, eligiendo el modelo con mayor valor de coeficiente R2.

2.4.2.2 Evaluación de la biomasa aérea total de los bolainales. Se empleo la metodología de evaluación desarrollada por el ICRAF siguiendo los procedimientos del Manual de determinación de las reservas totales de carbono en los diferentes sistemas de uso de la tierra (Arévalo et al. 2003).

Para evaluación de biomasa herbácea-arbustiva y hojarasca. Figura 4. Diseño de parcelas para la evaluación de los diferentes componentes de la biomasa vegetal.

La biomasa aérea seca total de cada bolainal fue obtenida de la adición de los diferentes componentes evaluados. Todos los árboles de cada

32

parcela y de cada edad del bolainal fue totalizada y expresados en toneladas por hectárea (t/ha-1). BAST = Bav + Bamp + Bacm + Bah + Bh
Donde: BAST = Biomasa aérea seca total (t/ha-1). Bav = Biomasa de árboles vivos (t/ha-1). -1 Bamp = Biomasa de árboles muerto en pie (t/ha ). Bacm = Biomasa de árboles caídos muertos (t/ha-1). Bah = Biomasa arbustiva/herbácea (t/ha-1). Bh = Biomasa de la hojarasca (t/ha-1).

a) Biomasa árboles vivos (Bav) y árboles muertos en pie (Bamp). En cada edad del bosque se establecieron al azar
2

5 parcelas

temporales de 100 m (4 m x 25 m), midiendo el dap (diámetro a la altura del pecho), desde 2.5 cm hasta 30 cm y la altura total (figura 4). Se estimó la biomasa de otras especies con la ecuación: Y = 0.1184 dap2.53 (Brown 1997), y para la biomasa de árboles de bolaina blanca se uso: Y = 0.042394 dap2.650085.
Donde: Y = Biomasa del árbol (kg/árbol) dap = diámetro a la altura del pecho (cm).

b) Biomasa de los árboles caídos muertos (Bacm). Dentro de la parcela de 4 m x 25 m también se evaluó la biomasa de los árboles caídos quemados y no quemados, midiendo 2.5 cm hasta 30 cm de dap (figura 4). Se determino la biomasa de bolaina blanca con la ecuación: Bacm = -0.070+1.83 LN (D) + 0.674 LN (L) (Guerra 2007) y para la biomasa de otras especies:
Donde: Bacm = Biomasa de árboles caídos muertos D= Diámetro promedio (cm) L= Longitud (m).

Bacm = 0.4* D* L* 0.25 *π (Arévalo et al. 2003).

c) Biomasa arbustiva/herbácea (Bah). Se colocó dos cuadrantes de 1 m x 1m, que fueron distribuidos al azar dentro de cada parcelas de 4 m x 25 m, cosechando toda la biomasa crecida sobre el suelo, incluyendo árboles menores de 2.5

33

cm de dap (figura 4). Se pesó el total de la muestra fresca recolectada en el campo de cada cuadrante (1m2), de esta se obtuvo una sub-muestra que fue colocada en bolsas plásticas debidamente codificadas (edad del bosque, número de muestra y número de cuadrante). Se determinó la biomasa arbustiva/herbácea a través del su peso seco de la sub-muestra secadas en estufa eléctrica hasta obtener peso constante, con ayuda de una estufa (105 ºC).

d) Biomasa de la hojarasca (Bh). Se colectó la hojarasca de la superficie del suelo en cuadrantes de 0.5 m x 0.5 m, que fueron colocados dentro de cada unos de los cuadrantes de 1 m x 1 m (figura 4). Se pesó el total de la muestra fresca recolectada en el campo de cada cuadrante (0.25m2), de esta se obtuvo una sub-muestra, que fue colocada en bolsas plásticas debidamente codificadas (edad del bosque, número de muestra y número de cuadrante). Se determinó la biomasa de la hojarasca a través del su peso seco de la sub-muestra secadas en estufa eléctrica hasta obtener peso constante, con ayuda de una estufa (105 ºC). Para determinar la materia seca (MS) se utilizó la siguiente fórmula: MS = (pssm/pfsm)*pft.
Donde: MS = Materia seca total (kg/m2) pssm = Peso seco de la sub muestra pfsm = Peso fresco de la sub muestra pft = Peso fresco total

2.4.2.3 Incremento de la biomasa aérea total de los bolainales. El incremento de la biomasa aérea (de las distintas edades), se obtuvo de la división de la biomasa aérea acumulada en cada bolainal entre la edad.

34

INBA= BAST/E
Donde: INBA = Incremento de la biomasa aérea (t/ha-1/año-1) BAST = Biomasa aérea seca total (t/ha-1) E = Edad (años)

2.4.3 Estimación del carbono aéreo almacenado. La cantidad de carbono aéreo total (CAT), se determinó empleando la metodología desarrollada por el ICRAF (Arévalo et al. 2003). Luego de medir la BAST (incluyendo árboles) se procedió a multiplicar a cada uno de los componentes de la biomasa total por la fracción de 0.45 para la obtención del carbono. CA = BAST x 0.45
Donde CA = Carbono aéreo almacenado por bosque (t/ha-1). BAST= Biomasa aérea seca total de cada bosque (t/ha-1). 0.45= Factor de conversión de biomasa seca a carbono.

2.4.3.1 Tasa de secuestro de carbono aéreo. Para la estimación de la tasa de secuestro de carbono (de las distintas edades), se obtuvo de la división del carbono aéreo acumulado en cada bolainal entre la edad. TSCA= CA/E
Donde: TSCA = Tasa de secuestro de carbono aéreo (t/ha-1/año-1) CA = Carbono aéreo (t/ha-1) E = Edad (años)

2.4.4 Estimación del carbono en el suelo (CS) de los bolainales. Para determinar el CS de los bolainales se realizo el siguiente procedimiento.

a) Medición de la densidad aparente de los suelos de los bolainales. Dentro de los cuadrantes de 1m x 1m se realizaron micro-calicatas de 30 x 30 x 30 cm, se tomaron muestras a dos profundidades (0-10 cm y 10-30 cm) posteriormente se determinó la densidad aparente (g/cm3).

35

Las determinaciones de densidad aparente se realizaron en el laboratorio de suelos de la Universidad Nacional de Ucayali (UNU). Se utilizó el método del “cilindro de volumen conocido”, las muestras de suelo fueron secadas en estufa (105 ºC) hasta alcanzar un peso constante, finalmente el resultado obtenido fue procesado con la siguiente fórmula: DA = PSSC / VC
Donde: DA = Densidad aparente (g/cm3). PSSC = Peso seco del suelo dentro del cilindro. VC = Volumen del cilindro.

b) Análisis de carbono orgánico (%) de los bolainales. Una muestra compuesta fue obtenida de cada profundidad (0-10 cm y 10-30 cm) de cada bosque evaluado, las muestras fueron secadas bajo sombra, molidas por separado y tamizadas. El análisis de

carbono orgánico (%) se realizó en el laboratorio de suelos INIA. Para determinar el carbono orgánico (%), se utilizó el método de Nelson & Sommers.

c) Carbono en el suelo almacenado en los bosques. Se calculo el carbono en el suelo empleando la siguiente fórmula: CS = CC x DA x P
Donde: CS =Carbono en el suelo (t/ha-1). CC = Contenido de carbono (%). DA = Densidad aparente (g/cm3). P = Profundidad de muestreo (cm).

36

CAPITULO III. RESULTADOS Y DISCUSIÓN
3.1 ANÁLISIS ESTRUCTURAL DE LOS BOSQUES SECUNDARIOS. El número total de especies mayores de 2.5 cm de dap encontrados en los bolainales de distintas edades aumentaron hasta cierta edad. El bolainal de 3 años se encontró 18 especies teniendo una abundancia de 6190 árboles/ha, una área basal de 17.41 m2/ha, el bolainal de 4 años se

encontró 44 especies teniendo una abundancia de 16773 árboles/ha, una área basal de 21.84 m2/ha, el bolainal de 5 años se encontró 32 especies teniendo una abundancia de 15207 árboles/ha, una área basal de 23.42 m2/ha, el bolainal de 6 años se encontró 24 especies teniendo una abundancia de 9103 árboles/ha, una área basal de 22.86 m2/ha, el bolainal de 7 años se encontró 15 especies que tiene una abundancia de 6282 árboles/ha, una área basal de 24.48 m2/ha, Son 3 las especies más abundantes en este tipo de bosques secundarios teniendo en primer orden de importancia a la bolaina blanca, bolaina negra y capirona; en cuanto al coeficiente de mezcla nos indica que los 5 bolainales son relativamente heterogéneos, estos datos son similares a lo reportado por Baldoceda

(2001), como se puede observar en el cuadro 10. Cuadro 10. Abundancia, Área basal, coeficiente de mezcla de los bolainales por edad.
Abundancia Coeficiente Nº de Nº de de mezcla especies árboles /ha 18 6190 1/13 44 16773 1/13 32 15207 1/19 24 9103 1/14 15 6282 1/16 Área basal (m2/ha) 17,41 21,84 23,42 22,86 24,48

Nº 1 2 3 4 5

Edad del bolainal (años) 3 4 5 6 7

37

3.2

ESTIMACIÓN DE LA BIOMASA AEREA SECA TOTAL (BAST) DE ÁRBOLES DE BOLAINA BLANCA POR CATEGORIA DIAMÉTRICA. Los promedios de los componentes de los árboles de Bolaina blanca mostró una correlación significativa y positiva entre la BAST y las categorías diamétricas (p<0.05). El fuste es el que concentra la mayor cantidad de BAST a comparación de otros componentes del árbol, así como reporta Goméz 1976; Madgwiick 1977, citado por Gayoso et al. 2002, como se observa en la figura 5.

160.0

Biomasa aérea seca total (Kg/árbol)

140.0 120.0 100.0 80.0 60.0 40.0 20.0 0.0 5 10 15 20 25 Fuste con corteza Ram as Hojas

Categoría diamétrica (cm)

Figura 5.

Promedio de BAST de árboles de Bolaina blanca por categoría diamétrica

3.3

ESTIMACIÓN DE LA ECUACIÓN ALOMÉTRICA PARA DETERMINAR LA BIOMASA AEREA SECA TOTAL DE ÁRBOLES DE BOLAINA BLANCA. La prueba estadística demuestra que la curva con mejor ajuste fue del tipo potencial Y = 0.042394(dap)2.650085; (R2 = 0.9908; p<0.05). Este modelo es similar a lo encontrado por Wang (1999), citado por Gayoso et al. (2002). Esto se puede visualizar en la figura 6. El promedio de la BAST de 15 árboles de Bolaina blanca fue 59.1 kg/árbol.

38

250.0

Biomasa aérea seca total (Kg/árbol)

200.0 y = 0.042394x2.650085 R2 = 0.9908 150.0

100.0

50.0

0.0 0.0 5.0 10.0 15.0 20.0 25.0 30.0

dap (cm)

Figura 6. Relación entre la biomasa aérea seca total de Bolaina blanca y el dap. 3.4 ESTIMACIÓN DE LA BIOMASA RADICULAR SECA TOTAL (BRST) DE ÁRBOLES DE BOLAINA BLANCA POR CATEGORIA DIAMÉTRICA. Los diferentes diámetros de las raíces de los árboles de Bolaina blanca mostró una correlación significativa y positiva entre la BRST y las categorías diamétricas (p<0.05), como se observa en la figura 7.

18.0

Raízprinc Diam (>10 cm ) Diam (5-10 cm ) Diam (2- 5 cm ) Diam ( 0.5- 2 cm ) Diam (< 0.5 cm )

Biomasa radicular seca total (kg/árbol)

16.0 14.0 12.0 10.0 8.0 6.0 4.0 2.0 0.0 5.0 10.0 15.0 20.0

Categoria diamétrica (cm)

Figura 7.

Promedio de BRST de árboles de Bolaina blanca por categoría diamétrica 39

3.5

ESTIMACIÓN DE LA ECUACIÓN ALOMÉTRICA PARA DETERMINAR LA BIOMASA RADICULAR SECA TOTAL DE ÁRBOLES DE BOLAINA BLANCA. La prueba estadística demuestra que la curva con mejor ajuste fue del tipo exponencial Y = 0.201459e0.277154(dap); (R2 = 0.9886; p<0.05). Esto se puede visualizar en la figura 8. El promedio de la BRST de 4 árboles de Bolaina blanca es 7.8 kg/árbol.
Biomasa radicular seca total (kg/árbol)
21.0 18.0 15.0 12.0 9.0 6.0 3.0 0.0 0.0 5.0 10.0 15.0 20.0 y = 0.201459e 0.277154x R2 = 0.9886

dap (cm)

Figura 8: Relación entre la biomasa radicular seca total de Bolaina blanca y dap.

3.6

ESTIMACIÓN DE LA BIOMASA SECA TOTAL DE ÁRBOLES DE BOLAINA BLANCA. Cuadro 11. Biomasa seca total promedio de árboles de Bolaina blanca.
Nº Componente Promedio de biomasa por edades (kg/árbol) 3 años 1.6 0.3 0.5 0.3 2.7 4 años 9.6 1.2 3.4 0.7 15.0 5 años 49.5 8.1 13.6 3.3 74.5 7 años 131.8 24.6 7.0 163.3 Promedio de biomasa total (kg/árbol) 48.2 8.0 7.8 2.9 66.9 (%) 72.1 11.9 11.7 4.3 100

1 Fuste con corteza 2 Ramas 3 Raíz 4 Hojas Total

40

En el cuadro 11 y la figura 9 muestra que el fuste del árbol de Bolaina blanca concentra la mayor cantidad de BAST representando el 72.1 % del total; seguido por las ramas con 11.9 %, raíces con 11.7 %, y las hojas con 4.3 %, respectivamente. Los valores se encuentran entre los rangos considerados por varios autores (Goméz 1976; Madgwiick 1977, citado por Gayoso et al. 2002). Esto confirma lo dicho por Pardé 1980, citado por Gayoso et al. 2002, que la contribución porcentual de los diferentes componentes en la biomasa total de un árbol varia dependiendo de la especie, edad, sitio y tratamiento silvicultural. En cuanto a la biomasa radicular el valor es menor a lo registrado por Cairns et al. 1997 (25 %) y MacDicken, 1997 (15 %).

Raiz 11.7%

Hojas 4.3%

Ramas 11.9%

Fuste 72.1%

Figura 9.

Distribución porcentual de los componentes de la biomasa total del árbol de Bolaina blanca, sector medio de la cuenca del río Aguaytía.

3.7

ESTIMACIÓN DE LA PRODUCCIÓN DE BIOMASA EN BOLAINALES. En el cuadro 12 se observa que los bolainales de 3 años almacenan 61.73 t/ha-1, siendo 57 % mayor a lo reportado por Barbarán (2000), el bolainal de 4 años tiene acumulado 73.78 t/ha-1, siendo 66 % mayor a lo mencionado por Golley et al. 1978, citado por Baldoceda 2001, el de 5 años tiene 84.44 t/ha-1, siendo 25.9 % mayor a lo reportado por Salas 1973, Bathalomew 1953, Snadaker 1970, Seijas 2001, citado por Baldoceda, 2001 y Fearnside

41

et al. 1996. El de 6 años tiene acumulado 86.09 t/ha-1, siendo 66.9 % mayor a lo registrado por Golley et al. 1978, citado por Baldoceda, 2001; y finalmente el bolainal de 7 años almacenó 90.19 t/ha-1.

Cuadro 12. Biomasa aérea seca por componente en bolainales de cinco edades, del sector medio de la cuenca del río Aguaytía.
Edad Bolainal (años) 3 4 5 6 7 Prom.
(*)

Biomasa aérea seca (t/ha-1) por componente A.V
(*)

Arbust/Herb A.M.P
(**) (***)

H
(****)

A.C.M
(*****)

Biomasa aérea seca total (t/ha-1) 61.73 73.78 84.44 86.09 90.19 79.25

43.98 56.95 68.04 71.64 75.15 63.15
(***)

3.16 3.72 2.63 1.68 2.15 2.67

0.16 0.31 0.15 0.18 0.23 0.21
(****)

11.25 9.10 10.59 9.23 8.19 9.67
Hojarasca,
(****)

3.18 3.72 3.04 3.38 4.47 3.56
Árboles caídos muertos.

Árboles vivos, (**),Arbusto/Herbácea,

Árboles muertos en pie,

Realizando el análisis de regresión de la BAST de los bolainales respecto a la edad se determino que la curva con mejor ajuste fue del tipo potencial Y
= 37.943456(edad)0.472663; (R
2

= 0.84097; P<0.05 y S=0.56), como se

representa en la figura 10.

42

100.0

Biomasa aérea seca total (t/ha-1)

y = 37.943456x0.472663 R2 = 0.84097 90.0

80.0

70.0

60.0 2 3 4 5 6 7 8

Edad (años)

Figura 10.

Relación entre la biomasa aérea seca total de los bolainales y su edad.

En figura 11 se observa que el bosque de 3 años tiene un incremento de biomasa de 20.6 t/ha-1/año-1, mayor a lo reportado por Barbarán (2000) quien menciona un incremento de 14.7 t/ha-1/año-1; el de 4 años tiene 18.4 t/ha-1/año-1, mayor a lo mencionado por Golley et al. 1978, citado por Baldoceda 2001, quien indica un incremento de 9.5 t/ha-1/año-1; el de 5 años tiene 16.9 t/ha-1/año-1, mayor a lo reportado por Salas 1973, Bathalomew 1953, Snadaker 1970, Seijas 2001, citado por Baldoceda, 2001 y Fearnside et al. 1996, quienes mencionan un incremento de 9.7 t/ha-1/año-1. El de 6 años tiene 14.3 t/ha-1/año-1, mayor a lo registrado por Golley et al. 1978, citado por Baldoceda, 2001, quien menciona un incremento de 7.1 t/ha-1/año-1; y finalmente el bosque de 7 años tiene 12.9 t/ha-1/año-1. El incremento promedio anual de la BAST es de 16.6 t/ha-1/año1

43

25.0

Incremento de biomasa aérea seca total (t/ha -1/año-1)

20.6 20.0 18.4 16.9 14.3 15.0 12.9 16.6

10.0

5.0

0.0 3 4 5 6 7 Prom edio general

Edad de bosque (años)

Figura 11.

Incremento promedio anual de la biomasa aérea seca total de las sucesiones secundarias (bolainal).

3.8

CONTENIDO DE CARBONO EN ÁRBOLES DE BOLAINA BLANCA. El fuste del árbol de Bolaina concentra la mayor cantidad de Carbono

aéreo total (CAT) representando el 21.7 kg/árbol (72.1 %) del total; seguido por las ramas con 3.6 kg/árbol (11.9 %), las raíces con 3.5 kg/árbol (11.7 %), y finalmente las hojas con 1.3 kg/árbol (4.3 %), respectivamente.

Teniendo un promedio total de carbono almacenado en el árbol de Bolaina blanca de 30.1 kg/árbol. 3.9 CONTENIDO DE CARBONO EN LOS COMPONENTES DE LOS BOLAINALES. En el cuadro 13 se observa que los bolainales de 3 años almacenan 27.77 t/ha-1 de carbono aéreo (CA) y 33.63 t/ha-1 de carbono en el suelo (CS), siendo 28 % mayor a lo reportado por el ICRAF (1998) y Barbarán (2000); el de 4 años tiene almacenado 33.13 t/ha-1 de CA y 30.99 t/ha-1 de CS, respectivamente siendo 58.9 % mayor a lo registrado por Baldoceda 2001; el de 5 años tiene 38.00 t/ha-1 de CA y 33.15 t/ha-1 de CS, siendo 42 %

44

menor a lo reportado por el ICRAF (1998); el de 6 años tiene almacenado 38.74 t/ha-1 de CA y 31.94 t/ha-1 de CS, siendo 44.3 % menor a lo reportado por Baldoceda (2001) y finalmente el bolainal de 7 años tiene almacenado 40.59 t/ha-1 de CA y 30.94 t/ha-1 de CS. Además, tanto el carbono de árboles vivos (AV), como de carbono aéreo total (CAT) mostraron una correlación positiva significativa con la edad (p<0.05).

Cuadro 13. Contenido de carbono por componente en bolainales de cinco edades de la cuenca del río Aguaytía.
Edad bolainal (años) 3 4 5 6 7 Prom.
(*)

Carbono aéreo (t/ha-1) por componente CA CS (t/ha-1) (t/ha-1) Arbust A.V A.M.P H A.C.M (******) (*******) /Herb (*) (***) (****) (*****)
(**)

Carbono total (t/ha-1) 61.41 64.13 71.15 70.68 71.53 67.78

19.79 25.63 30.62 32.24 33.82 28.42

1.42 1.68 1.18 0.76 0.97 1.20
(***)

0.07 0.07 0.07 0.08 0.10 0.08

5.06 4.09 4.77 4.15 3.69 4.35

1.43 1.67 1.37 1.52 2.01 1.60
(****)

27.77 33.13 38.00 38.74 40.59 35.65
(****)

33.63 30.99 33.15 31.94 30.94 32.13

Árboles vivos, (**) Arbusto/Herbácea, (*******) aéreo Carbono en el suelo

Árboles muertos en pie,

Hojarasca,

Árboles caídos muertos (******) Carbono

El componente de árboles vivo mostró una correlación positiva significativa entre la cantidad de carbono almacenado y la edad del bosque (p<0.05), mientras que en el componentes arbustivo/herbáceo mostró una correlación negativa significativa respecto a la edad, la misma tendencia se observa en la hojarasca, árboles caídos muertos (A.C.M) y árboles muertos en pie (A.M.P). El carbono de los suelo de los bolainales también mostró una correlación negativa significativa respecto a la edad (figura 12).

45

35.00 30.00 3 años 4 años 5 años 6 años 7 años 15.00 10.00 5.00 0.00 Suelo Arboles Vivos Hojarasca Arbust/Herb A.C.M A.M.P

Carbono total (t/ha -1 )

25.00 20.00

Componentes de la sucesion secundaria (Bolainal)

Figura 12.

Almacenamiento de carbono por componentes de la sucesión secundaria por edades.

La figura 13 muestra la cronosecuencia completa de carbono en bolainales donde el bosque de 3 años, almacenó 27.77 t/ha-1 de CA y 33.63 t/ha-1 de CS, teniendo un total de carbono almacenado de 61.41 t/ha-1, siendo 29.7 % mayor a lo registrado por ICRAF (1998) y Barbarán (2000); en contraste con el bosque de 7 años que almacenó 40.59 t/ha-1 de CA y 30.94 t/ha-1 de CS almacenando un total de carbono de 71.53 t/ha-1. Además en los bolainales, casi la mitad del carbono promedio almacenado corresponde al componente aéreo, es decir 35.65 t/ha-1 (52.6 %) y el porcentaje restante (47.4 %) al carbono almacenado en el suelo (32.13 t/ha-1)

46

45.0 40.0 38.0 33.6 27.8 33.1 31.0 33.1 38.7 31.9

40.6 Carbono aeréo (t/ha-1) Carbono Suelo (t/ha-1)

Carbono total (t/ha-1)

35.0 30.0 25.0 20.0 15.0 10.0 5.0 0.0 3

30.9

4

5

6

7

Edad del Bolainal (años)

Figura 13.

Almacenamiento de CA y CS en bolainales de cinco edades del sector medio de la cuenca del río Aguaytía.

En la figura 14 se observa que el bolainal de 3 años tiene una tasa de secuestro de 9.3 t/ha-1/año-1, siendo mayor a lo reportado por el ICRAF (1998) y Barbarán (2000) quienes mencionan una tasa de 5.3 t/ha-1/año-1; el de 4 años tiene 8.3 t/ha-1/año-1, siendo mayor a lo registrado por Baldoceda 2001, quien indica una tasa de 6.15 t/ha-1/año-1; el de 5 años tiene 7.6 t/ha1

/año-1, siendo menor a lo reportado por el ICRAF (1998), quien indica una

tasa de 9.4 t/ha-1/año-1; el de 6 años tiene 6.5 t/ha-1/año-1, siendo menor a lo reportado por Baldoceda (2001), quien menciona una tasa de 12.8 t/ha1

/año-1 y finalmente el bolainal de 7 años tiene 5.8 t/ha-1/año-1. La tasa

promedio anual de carbono aéreo es 7.5 t/ha-1/año-1. Conforme el bolainal avanza en edad (3 a 7 años), la tasa neta anual de carbono aéreo disminuye, esta correlación negativa significativa (p>0.05), esto

posiblemente se deba al estancamiento temporal en el crecimiento diamétrico de las especies más dominantes que componen el bolainal, por falta de raleos o intervenciones, como lo confirma IIAP (2007).

47

Tasa de secuestro del Carbono Aereo (t/ha -1/año-1)

10.0 9.0 8.0 7.0 6.0 5.0 4.0 3.0 2.0 1.0 0.0 3

9.3 8.3 7.6 6.5 5.8 7.5

4

5

6

7

Prom edio general

Edad del bolainal (años)

Figura 14:

Tasa de secuestro de carbono aéreo en bolainales del sector medio de la cuenca del río Aguaytía.

48

CAPITULO IV. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES 4.1

CONCLUSIONES.

La biomasa aérea seca total (BAST) promedio de 15 árboles de Bolaina blanca es de 59.1 kg/árbol y su carbono almacenado es 26.6 kg/árbol. La ecuación que estima de manera confiable la BAST de árboles de Bolaina blanca es Y = 0.042394(dap)2.650085, (R2 = 0.9908).

La biomasa radicular seca total (BRST) promedio en árboles de Bolaina blanca es 7.8 kg/árbol y su carbono almacenado de 3.5 kg/árbol. La ecuación que estima de manera confiable la BRST de árboles de Bolaina blanca es Y= 0.201459e0.277154(dap), (R2 = 0.9886).

La presencia de árboles en los bolainales ayudan significativamente a la acumulación de biomasa, encontrando que el bolainal de 3 años acumuló 61.73 t/ha-1, y el bolainal de 7 años acumuló 90.19 t/ha-1. El incremento anual promedio de biomasa aérea en bolainales es 16.6 t/ha-1/año-1. La ecuación que predice de forma confiable la BAST en un bolainal es Y =
37.943456(edad)0.472663, (R2 = 0.84097).

La reserva de carbono aéreo en bolainal de 3 años fue de 27.77 t/ha-1, en contraste con el bolainal de 7 años que almacenó 40.59 t/ha-1 de carbono aéreo. En este tipo de bosque secundario y en el rango de edades estudiados el promedio de carbono aéreo almacenado fue 35.65 t/ha-1 representando un 52.6 % y el porcentaje restante corresponde al carbono almacenado en el suelo (47.4 %) 32.13 t/ha-1. En tanto, la tasa anual promedio de almacenamiento de carbono aéreo en bolainales juveniles es de 7.5 t/ha-1/año-1.

49

Los 5 bolainales evaluados son ligeramente heterogéneos, determinando que la especie más abundante es Bolaina blanca. Son bosques que presentan una buena productividad con una área basal promedio de 22.0 m2/ha.

4.2

RECOMENDACIONES
Monitorear el incremento de biomasa y la captura de carbono tanto en sucesiones secundarias, como en plantaciones de bolaina blanca así como otras especies, desarrollando las fórmulas alométricas correspondientes.

Para estimar la biomasa aérea seca total de bolaina blanca en árboles de dap ≥ 24.8 cm, se podría emplear la ecuación lineal (Y = 8.5632 (dap) – 52.251); y para estimar la biomasa radicular de bolaina blanca en árboles de dap ≥ 16.2 cm, se podría emplear la ecuación lineal (Y = 1.251(dap) – 5.948).

En futuras estimaciones de biomasa total en bolainales se recomienda utilizar el modelo matemático que esta en función del dap, debido a que es una variable relativamente fácil y económica de obtener. Finalmente, se debería evaluar la producción de biomasa y carbono en bosques secundarios de diferentes regiones y ecosistemas de la Amazonía.

50

CAPITULO V. BIBLIOGRAFIA
AREVALO, L; ALEGRE, J y PALM, C. 2003. Manual determinación de las reservas totales de carbono en los diferentes sistemas de uso de la tierra en Perú. ICRAF. 24p.

AROSTEGUI, A. (1974). Estudio tecnológico de maderas del Perú (Zona Pucallpa). Vol. I. Características tecnológicas y usos de la madera de 145 Especies del País. Lima, Perú. 483p.

BALDOCEDA, R. 1991. Silvicultura de la Bolaina blanca (Guazuma crinita Mill). Temas forestales. Pucallpa. 9p.

BALDOCEDA, R y MERCADO, G. 2001. “Valoración económica del servicio ambiental de secuestro de carbono en la zona de Neshuya-Curimaná (Pucallpa)”. En: Valoración económica de la biodiversidad biológica y servicios ambientales en el Perú. Proyecto INRENA – BIOFOR.

BARBARAN J. 2000. Determinación de la Biomasa y carbono en los principales sistemas de uso de la tierra en la zona de campo verde. Tesis para optar el titulo de Ingeniero Agrónomo. Facultad de Ciencias Agropecuarias. Universidad nacional de Ucayali. Pucallpa. Perú. 54p.

BRACKO, L. Y ZARUCCHI, J. 1993. Catalogo de las Angiospermas y Gimnospermas del Perú. USA, Missori Botanical Carden. 1244p.

BROWN, S. AND A LUGO, A. 1982. The storage and production of organic matter in tropical forests and their role in the global carbon cycle. Biotropica. 14: 161-187p.

51

BROWN S. AND A. LUGO 1984. Biomass of tropical forests: A new estimate based on forest volumens. Science 223: 1290-1293p.

BROWN, S. 1996. A primer for estimating biomasa and chance in tropical forest. FAO.120p.

BROWN, S. 1997. Estimating biomass and biomass change of tropical forests. Departament of Natural Resources and Enviromental Sciences Univesity of Illinois. Illinois USA. 100p

CAIRNS, M.; BROWN, S; HELMER, E; BAUMGARDNER, G. 1997. Root biomass allocation in the world's upland forest. Oecologia 1-11p.

CHACÍN, F. 1998. Análisis de regresión y superficie de respuesta. Comisión de biblioteca, información, documentación y publicaciones. Universidad Central de Venezuela, Facultad de Agronomía. Maracay, VE. 279p.

ENCARNACIÓN, F. 1983. Nomenclatura de las especies forestales comunes en el Perú. Proyecto PNUD/FAO/81/002. Trabajo Nº 7. Lima, Perú. 149p.

FINEGAN, B. 1992. El potencial de manejo de los bosques húmedos secundarios neotropicales de tierras bajas. Centro Agronómico de Investigación y Enseñanza, CATIE, Turrialba, Costa Rica. 27p.

FREITAS, L.; OTAROLA, E.; CASTILLO, D.; LINARES, C.; MARTINEZ, P.; MALCA, G.; 2006. Servicios ambientales de almacenamiento y secuestro de carbono del ecosistema aguajal en la reserva nacional pacaya samiria. Documento. Técnico Nº 29 Loreto – Perú. 62p.

52

GAYOSO, J; GUERRA, J y ALARCON, D. 2002. Contenido de carbono y funciones de biomasa en especies nativas y exoticas. Proyecto FONDEF. Universidad Austral de chile. Valdivia. 154p.

GUERRA, H. 2008. Factores Históricos y ecológicos que influyen en la productividad de las sucesiones de Guazuma crinita Mart. (Bolaina blanca) en la cuenca media del río Aguaytía, Ucayali, Perú. Tesis para optar el titulo de Ingeniero Forestal. Facultad de Ciencias Forestales. Universidad nacional de Ucayali. Pucallpa. Perú. 65p.

HUGHES RF, KAUFFMAN JB, JARAMILLO VJ (1999) Biomass, carbon, and nutrient dynamic of secondary forests in a humid tropical region of Mexico. Ecology 80:1892-1907p.

HOUGHTON, A (1996) Converting terrestial ecosystems from sources to sinks of carbon. Ambio 25: 267-272p.

IIAP. 2002. Estudio de línea de base de secuestro de carbono en la cuenca del río Nanay. Iquitos-Perú. 281p

IIAP. 2003. Propuesta de zonificación ecológica y económica de la cuenca del río Aguaytía. Pucallpa, Perú. 125p. ICRAF. 1998. Respuesta a nuevas demandas tecnológicas, fortalecimiento de la investigación en agroindustria y el manejo de recursos naturales. Informe final Convenio BID-ICRAF ATN/SF – 5209. 215p.

INIA, 1996. Manual de identificación de especies forestales de la Sub-Región Andina, INIA – OIMT. PD 150/91. Lima, Perú. 489p.

KRANKINA, N.; HARMON, E.; WINJUM, K. (1996) Carbon storage and sequestration in Russian Forest Sector. Ambio 25: 284-288p.

53

LEE, H.; ZHOU, D.; JUNG, Y.; WISNIEWSKI, J.; SATHAYE J. (1996) Greenhouse gas emissions inventory and mitigation strategies for asian and pacific countries: Summary of workshop presentations and working group discussions. Ambio 25: 220-228p.

MACDICKEN, K. 1997. A Guide to monitoring carbon storage in forestry and agroforestry projects. Arlington, VA: Winrock International Institute for Agricultural Development. 260p

MALCA, G. 2001. Estimación de la capacidad de captura de captura de carbono en bosques secundarios del trópico amazónico como indicador de valoración económica. Loreto – Perú. En: Valoración económica de la biodiversidad biológica y servicios ambientales en el Perú. Proyecto INRENA – BIOFOR. 250p

MONTOYA, G., L. SOTO, BEN DE JONG, K. NELSON, P. FARIAS, PAJAL YAKAC TIC, J. TAYLOR Y R. TIPPER. 1995. Desarrollo Forestal Sustentable: Captura de Carbono en las Zona Tzeltal y Tojolabal del Estado de Chiapas. Instituto Nacional de Ecología, Cuadernos de Trabajo 4. México, D.F. 292p.

MOURA, P (1996) Tropical forestry practices for carbon sequestration: A review and case study from Southeast Asia. 283p.

NELSON, B; MESQUITA, R; PEREIRA, J; AQUINO, S; TEIXEIRA, G; BOVINO, L. 1999. Allometric regressions for improved estmate of sedondary forest biomasa in the central Amazon. Forest Ecology and Management 117: 149167p.

ORDÓÑEZ, A. 1999. Estimación de la Captura de Carbono en un Estudio de Caso. Instituto Nacional de Ecología, SEMARNAP. México DF. 72p.

54

ORTIZ R.; RAMIREZ O. AND B FINEGAN 1998. CO2 Mitigation service of Costa Rica secondary forests as economic alternativa for joint implementation initiatives. 80p.

RHOADES CHC, ECKERT GE, COLEMAN DC. 2000 Soil carbon differences among forest, agriculture and secondary vegetation in Lower Montane Ecuador. Ecol. Applic. 505p.

SALATI, E. 1990. Los Posible Cambios Climáticos en América Latina y el Caribe y sus Consecuencias. Report # 90-7-1223, Naciones Unidas and Comisión Económica para América Latina y el Caribe-CEPAL. Santiago de Chile, 1214 de Septiembre, 45 p.

SCHLEGEL, B; GAYOSO, J y GUERRA, J. 2000. Manual de procedimientos muestreos de biomasa forestal. Proyecto FONDEF D98I1076. Universidad Austral de chile. Valdivia. 24p.

SEGURA, M. 1997. Almacenamiento y Fijación de carbono en Quercus costaricensis, en un bosque de altura en la cordillera de Salamanca, Costa Rica. Tesis licenciatura. Costa rica, Heredia. 147p.

SEGURA M; KANNINEN, M. 2001. Inventario para estimar carbono en ecosistemas tropicales en América central. CATIE. Serie Técnica Manual Técnico Nº 50. 264p.

TAQUIRE, A. 1987. Variación de las propiedades físicas y comportamientos al cepillado, molduras, taladrados y lijado de Guazuma crinita Mart. En Pucallpa. CENFOR XII. Proyecto de Capacitación y Divulgación Forestal. Doc. De trabajo. Nº 4. Pucallpa –Perú 64p.

55

ANEXO

56

Anexo 1. Encuesta georeferenciada para propietarios secundarios en el sector aluvial de Aguaytía (Guerra, 2008).

de

bosques

Nº Encuesta: ................................... Encuestador: .................................... Fecha: ............................................... I. • • • • II. • • Datos de la Parcela: Nombre del propietario:.............................................................................. Caserío:............................... Referencia de ubicación:............................... ................................................................................................................... Distrito:....................................................................................................... Coordenadas de ubicación del bosque (GPS): .......................................................Y.......................................................... Datos del bosque secundario: Superficie total del bolainal (ha o m2):....................................................... Edad……………………………………………………………………………...

III. Características del sitio del bosque. • • • Topografía: Plana: ____; Ondulada: ____; Quebrada____; Otros ____Pendiente:_____(%). Tipo de suelo que predomina: - Color:..................................................... - Textura:.................................................. Cuales son las especies que más abundan en el “bolainal”………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………. ……………………………………………………………………………………. ……………………………………………………………………………………. Cuanto tiempo piensa conservar su bolainal………………………………............................................................ …………………………………………………………………………………… …………………………………………………………………………………… Has escuchado hablar sobre el secuestro de carbono………………………………………………………………………….. ……………………………………………………………………………………. ……………………………………………………………………………………. Estarías interesado en conservar al menos una área de tu bolainal, y no sea tumbado, con la finalidad que puedan servir como almacenamiento de carbono? Si______ No______ Porque………………………………………………………………………….. …………………………………………………………………………………… 57

• • • • • •

Hay presencia de incendios en el bolainal: Si ______ No ______ A veces _______ Cuantas veces……………………………………………………………… Si hubo actividad agrícola y/o forestal…………………………………… Hace cuanto Tiempo………………………………………………………. Tipo de Cultivos……………………………………………………………. Observaciones:…………………………………………………………….. …..…..……………………………………………………………………..... ………………………………………………………………………………. Elabore un croquis de ubicación del “bolainal”

¡Muchas Gracias!

58

Anexo 2. Composición florística de los bolainales por edad.
Nº 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 Bolainal de 3 años Azúcar Huayo Bolaina blanca Bolaina negra Bombonaje Caucho Caucho masha Cetico Gallinazo sacha Guabilla Huicungo Ishanga Leche caspi Ocuera Shapaja Siucahuito Ubos Yarina Zapote renaco Bolainal de 4 años Añallu caspi Atadijo Ayahuma Bolaina blanca Bolaina negra Bombonaje Canilla de vieja Capirona Caucho Caucho masha Cetico Charichuelo Chiricsanango Copal Fapina Gallinazo sacha Guabilla Hualaja Huicungo Icoja Icoja blanco Icoja negra Leche caspi Llausaquiro Maria buena Moena Moena blanca Ñejilla Ocuera Oje Pashaco Peine de mono Pichirina Poroto shimbillo Quillobordon amarillo Shapaja Shimbillo Ubos Varilla Yacushapana Yanavarilla Yarina Yumanasi Zapotillo Bolainal de 5 años Ayahuma Azúcar huayo Bolaina blanca Bolaina negra Capirona Caucho masha Cetico Chiricsanango Fapina Guabilla Guayabilla Huayruro Icoja Leche caspi Loro micuna Machete vaina Mashonaste Matarro Matico Mauba Moena Moena blanca Ocuera Oje Pashaco Renaco Requia Shapaja Shimbillo Ubos Yacushapana Yarina Bolainal de 6 años Azúcar huayo Bolaina blanca Bolaina negra Capirona Caucho masha Cedrillo Cedro pashaca Chiricsanango Espintana Lagarto sanango Leche caspi Lupuna Manchinga Matarro Matico Pashaco Pichirina Shapaja Shimbillo Tangarana Timareo Ubos Yacushapana Yarina Bolainal de 7 años Añallu caspi Azúcar huayo Bolaina blanca Bolaina negra Capirona Cetico Limón casha Mashonaste Moena blanca Shimbillo Ubos Uvilla Yacushapana Yanavarilla Yarina

59

Anexo 3. Abundancia de los bolainales por edad.
Edad del Nº Nombre común bosque (años) 1 Bolaina blanca 2 Bolaina negra 3 Ocuera 4 Siucahuito 5 Guabilla 6 Cetico 7 Caucho masha 8 Bombonaje 9 Ishanga 3 10 Shapaja 11 Yarina 12 Caucho 13 Azúcar Huayo 14 Gallinazo sacha 15 Huicungo 16 Leche caspi 17 Ubos 18 Zapote renaco Total 1 Bolaina blanca 2 Bolaina negra 3 Llausaquiro 4 Ocuera 5 Shimbillo 6 Bombonaje 7 Leche caspi 8 Moena blanca 9 Yarina 10 Cetico 11 Yanavarilla 12 Capirona 4 13 Ubos 14 Varilla 15 Huicungo 16 Añallu caspi 17 Caucho 18 Gallinazo sacha 19 Maria buena 20 Oje Quillobordon 21 amarillo 22 Hualaja 23 Icoja blanco 24 Moena Abundancia Nombre Científico Guazuma crinita Mart Guazuma ulmifolia Lam. Vernonia patens Solanum grandiflorum Inga ingoides (Rich.) Willd. Cecropia spp. Sapium marmieri Huber Carludovica palmata Laportea aestuans. Sheelea sp. Phytelephas macrocarpa Ruiz & Pavon Hevea guianensis Aublet var. Hymenaea oblongifolia Huber NN1 Astrocaqum sp. Brosimum utile ssp. ovatifolium Spondias mombin L. NN2 Guazuma crinita Mart Guazuma ulmifolia Lam. Heliocarpus popayanensis Vernonia patens Inga densiflora (Rich.) Willd. Carludovica palmata Brosimum utile ssp. ovatifolium Ocotea sp Phytelephas macrocarpa Ruiz & Pavon Cecropia spp. NN5 Calycophyllum spruceanum Benth Spondias mombin L. Gouania lopuloides Astrocaqum sp. Cordia ucayalensis (I. M. Johnst.) I.M Hevea guianensis Aublet var. NN1 Pterocarpus ulei Harms. Ficus insipida Aspidosperma marcgravianum Zanthoxylum juniperinum Poeppig NN4 Aniba canelilla (kunt) Mez. Abs. 2180 650 567 425 350 340 300 200 167 167 125 120 100 100 100 100 100 100 6190 7300 933 500 467 425 400 400 400 400 380 333 300 300 300 250 200 200 200 200 200 200 150 150 150 Relat. (%) 35,22 10,50 9,15 6,87 5,65 5,49 4,85 3,23 2,69 2,69 2,02 1,94 1,62 1,62 1,62 1,62 1,62 1,62 100,00 43,52 5,56 2,98 2,78 2,53 2,38 2,38 2,38 2,38 2,27 1,99 1,79 1,79 1,79 1,49 1,19 1,19 1,19 1,19 1,19 1,19 0,89 0,89 0,89

60

5

25 Yumanasi 26 Shapaja 27 Atadijo 28 Ayahuma 29 Canilla de vieja 30 Charichuelo 31 Chiricsanango 32 Copal 33 Fapina 34 Guabilla 35 Icoja 36 Icoja negra 37 Ñejilla 38 Pashaco 39 Peine de mono 40 Pichirina 41 Poroto shimbillo 42 Yacushapana 43 Zapotillo 44 Caucho masha Total 1 Bolaina blanca 2 Capirona 3 Bolaina negra 4 Guabilla 5 Leche caspi 6 Shimbillo 7 Huayruro 8 Loro micuna 9 Caucho masha 10 Cetico 11 Fapina 12 Guayabilla 13 Azúcar huayo 14 Icoja 15 Mashonaste 16 Mauba 17 Oje 18 Requia 19 Ubos 20 Yarina 21 Chiricsanango 22 Ayahuma 23 Machete vaina 24 Matarro 25 Matico 26 Moena 27 Moena blanca 28 Ocuera

NN6 Sheelea sp. Trema micrantha Couropita sp Didymocistus chrysadenuis Kuhlm Garcinia madruno (Kunth) Hammel Brumfelsia grandiflora Protium ferruginium (Rose) Engl. NN3 Inga ingoides (Rich.) Willd. Unonopsis floribunda Diles Unonopsis sp Bactris acanthocarpoides. Bar. Rodr. Macrolobium acaciafolium Apeiba membranacea S. Vismia spp. Inga brachyrliachis Terminalia oblonga (Ruiz & Pav) Matisia ochrocalyx K. Schum Sapium marmieri Huber Guazuma crinita Mart Calycophyllum spruceanum Benth Guazuma ulmifolia Lam. Inga ingoides (Rich.) Willd. Brosimum utile ssp. ovatifolium Inga densiflora (Rich.) Willd. Ormosia paraensis Ducke Ouratea sp Sapium marmieri Huber Cecropia spp. NN3 Psidium guianensis Swartz. Hymenaea oblongifolia Huber Unonopsis floribunda Diles Clarisia racemosa Ruiz & Pav. Vochysia venulosa Ficus insipida Guarea guidonia (L.) Sleumer Spondias mombin L. Phytelephas macrocarpa Ruiz & Pavon Brumfelsia grandiflora Couropita sp NN7 Senna latifolia Piper sp. Aniba canelilla (kunt) Mez. Ocotea sp Vernonia patens

150 125 100 100 100 100 100 100 100 100 100 100 100 100 100 100 100 100 100 60 16773 6380 1250 1233 500 500 460 400 400 367 333 300 300 200 200 200 200 200 200 200 150 133 100 100 100 100 100 100 100

0,89 0,75 0,60 0,60 0,60 0,60 0,60 0,60 0,60 0,60 0,60 0,60 0,60 0,60 0,60 0,60 0,60 0,60 0,60 0,36 100,00 41,95 8,22 8,11 3,29 3,29 3,02 2,63 2,63 2,41 2,19 1,97 1,97 1,32 1,32 1,32 1,32 1,32 1,32 1,32 0,99 0,88 0,66 0,66 0,66 0,66 0,66 0,66 0,66

61

6

7

29 Pashaco 30 Renaco 31 Shapaja 32 Yacushapana Total 1 Bolaina blanca 2 Capirona 3 Bolaina negra 4 Yarina 5 Chiricsanango 6 Manchinga 7 Matico 8 Pichirina 9 Shimbillo 10 Matarro 11 Azúcar huayo 12 Cedrillo 13 Pashaco 14 Ubos 15 Yacushapana 16 Caucho masha 17 Cedro pashaca 18 Espintana 19 Lagarto sanango 20 Leche caspi 21 Lupuna 22 Shapaja 23 Tangarana 24 Timareo Total 1 Bolaina blanca 2 Mashonaste 3 Cetico 4 Yacushapana 5 Bolaina negra 6 Yanavarilla 7 Moena blanca 8 Capirona 9 Shimbillo 10 Ubos 11 Añallu caspi 12 Azúcar huayo 13 Limón casha 14 Uvilla 15 Yarina Total

Macrolobium acaciafolium Ficus guianensis Desv. Ex Ham. Sheelea sp. Terminalia oblonga (Ruiz & Pav) Guazuma crinita Mart Calycophyllum spruceanum Benth Guazuma ulmifolia Lam. Phytelephas macrocarpa Ruiz & Pavon Brumfelsia grandiflora Brosimum alicastrum Sw. Piper sp. Vismia spp. Inga densiflora (Rich.) Willd. Senna latifolia Hymenaea oblongifolia Huber Vochysia vismiifolia Spruce ex Warming Macrolobium acaciafolium Spondias mombin L. Terminalia oblonga (Ruiz & Pav) Sapium marmieri Huber NN8 Xylopia frutescens Aublet NN9 Brosimum utile ssp. ovatifolium Chorisia Insignis HBK Sheelea sp. Triplaris americana L. Laetia sp Guazuma crinita Mart Clarisia racemosa Ruiz & Pav. Cecropia spp. Terminalia oblonga (Ruiz & Pav) Guazuma ulmifolia Lam. NN5 Ocotea sp Calycophyllum spruceanum Benth Inga densiflora (Rich.) Willd. Spondias mombin L. Cordia ucayalensis (I. M. Johnst.) I.M Hymenaea oblongifolia Huber NN10 Pourouma cecropiaefolia Martius Phytelephas macrocarpa Ruiz & Pavon

100 100 100 100 15207 4260 460 433 400 300 300 300 300 300 250 200 200 200 150 150 100 100 100 100 100 100 100 100 100 9103 2740 700 400 400 333 333 300 275 150 150 100 100 100 100 100 6282

0,66 0,66 0,66 0,66 100,00 46,80 5,05 4,76 4,39 3,30 3,30 3,30 3,30 3,30 2,75 2,20 2,20 2,20 1,65 1,65 1,10 1,10 1,10 1,10 1,10 1,10 1,10 1,10 1,10 100,00 43,62 11,14 6,37 6,37 5,31 5,31 4,78 4,38 2,39 2,39 1,59 1,59 1,59 1,59 1,59 99,99

62

Anexo 4. Biomasa aérea por componente del árbol de Bolaina blanca (n=15)
Biomasa aérea seca total ( kg/árbol) dap Nº (cm) 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 3.8 4.5 4.9 5.1 8.8 9.5 11.8 14.3 14.9 16.2 16.6 17.5 20.4 22.0 24.8 Fuste con corteza Ramas Hojas 0.15 0.21 0.42 0.46 0.94 0.58 2.08 1.28 4.46 3.86 4.73 3.44 4.94 8.17 7.77 Total 1.44 1.81 2.60 4.79 14.39 15.11 24.32 51.45 53.97 71.48 73.74 87.37 126.67 176.26 180.65 59.07

1.02 0.27 1.38 0.22 1.67 0.51 3.67 0.65 11.11 2.34 13.80 0.74 18.72 3.52 46.19 3.98 40.83 8.69 58.91 8.71 56.61 12.41 73.90 10.04 107.63 14.10 142.08 26.01 145.26 27.62 Promedio

Fuente: Elaboración propia

Anexo 5. Biomasa radicular del árbol de Bolaina blanca (n=4)
Nº dap (cm) Biomasa radicular seca total (kg/árbol) 0.5 3.4 10.0 17.2 7.8

1 3.8 2 9.5 3 14.3 4 16.2 Promedio
Fuente: Elaboración propia

Anexo 6. Análisis de variancia de la regresión entre la BAST de árboles de Bolaina blanca y dap.
F. V Regresión Residual Total G.L 1 13 14 Suma Cuadrados 38.3959 0.3321 38.728 Cuadrado Medio 38.3959 0.0255 F 1503.1823 Sig.F 0.0001*

63

Anexo 7. Análisis de variancia de la regresión entre la BRST de árboles de Bolaina blanca y dap.
F. V Regresión Residual Total G.L 1 2 3 Suma Cuadrados 7.0675696 0.0541806 7.1217502 Cuadrado Medio 7.0675696 0.0270903 F 260.88914 Sig.F 0.0038

Anexo 8. Análisis de variancia de la regresión entre la BAST bolainales y la edad.
F. V Regresión Residual Total G.L 1 6 7 Suma Cuadrados 0.11886176 0.01875936 0.13762112 Cuadrado Medio 0.11886176 0.00312656 F 38.01678 Sig.F

de los

0.0008

64

Anexo 9. Análisis de las características físicos y químicas de los suelos de los ocho bolainales.
Código Prof. RG_7 RG_6 JR_6 AS_5 FCH_5 RG_4 AN_4 CR_3 0-30 0-30 0-30 0-30 0-30 0-30 0-30 0-30 Arcilla (%) 80.32 50.32 50.32 56.32 58.32 54.32 56.32 64.32 Limo (%) 10.72 22.72 48.72 36.72 38.72 32.72 28.72 34.72 Arena (%) 8.96 26.96 0.96 6.96 2.96 12.96 14.96 0.96 Clase textural Arcilla Arcilla Arcillo Limoso Arcilla Arcilla Arcilla Arcilla Arcilla pH H2O 6.89 6.22 6.78 7.57 6.60 6.46 7.01 7.52 P ppm 3.42 3.93 17.51 11.42 6.09 3.30 15.73 16.24 Acidez 0.30 0.30 0.30 0.20 0.30 0.30 0.20 0.30 K 0.18 0.19 0.25 0.25 0.23 0.23 0.24 0.24 Ca Cmol(+)/Lt 28.78 28.86 29.58 31.74 29.46 30.22 28.38 28.86 Mg 1.38 1.38 1.91 1.25 2.04 1.58 2.30 2.24 CICE 30.65 30.73 31.04 33.43 32.03 32.32 31.12 31.64 Sat. Al (%) 0.98 0.98 0.94 0.60 0.95 0.93 0.64 0.95 Sat. De Bases (%) 99.02 99.02 99.06 99.44 99.06 99.07 99.36 99.05 N (%) 0.12 0.11 0.10 0.14 0.12 0.11 0.14 0.07

Anexo 10: Densidad aparente y análisis de carbono orgánico de los suelos de los bolainales.
Edad del bolainal (años) Profundidad Densidad aparente (cm) (gr/cm3) 0-10 10-30 Promedio 0-10 10-30 Promedio 0-10 5 10-30 Promedio 0-10 10-30 Promedio 0-10 10-30 Promedio 1.19 1.40 1.11 1.30 1.07 1.23 1.08 1.28 1.02 1.16 Carbono Orgánico (%) 2.60 1.30 2.64 1.27 2.62 1.56 2.67 1.38 2.09 1.74 Carbono suelo -1 (t/ha ) 30.89 36.38 33.63 29.19 32.80 30.99 28.09 38.20 33.15 28.70 35.17 31.94 21.40 40.47 30.94

3

4

6

7

65

Anexo 11. Iconografía de la fase de evaluación del árbol de Bolaina blanca.

Figura 15.

Muestreo destructivo de Bolaina blanca y pesado de las muestras.

Figura 16.

Corte y pesado de la sub muestra (rodajas) del tuco.

Figura 17.

Recolección y pesado de hojas y ramas del árbol de Bolaina blanca.

66

Figura 18.

Remoción de raíces de Bolaina blanca para muestreo.

Figura 19. Anexo 12.

Lavado, corte y pesado de la raíz de Bolaina blanca. Iconografía de la fase de evaluación de los bolainales.

Figura 20.

Parcela de evaluación (4 m x 25 m) de árboles mayores (2.5 hasta 30 cm de dap). 67

Figura 21.

Parcela de evaluación (1 m x 1 m) de arbustos y herbácea (< de 2.5 cm de dap).

Figura 22. Pesado y corte de muestras frescas de arbustos/herbácea (< de 2.5 cm de dap).

Figura 23. Recolección y pesado de muestras de hojarasca en parcelas de 0.5 m x 0.5 m.

68

Figura 24. Recolección de muestras de suelo de dos profundidades de (0-10 y 10-30 cm).

Anexo 13. Iconografía del pre secado y embolsado de las submuestras.

Figura 25. Pre secado de la muestras en un secador solar artesanal.

69

Anexo 14. Iconografía del secado y pesado de las submuestras.

Figura 26.

Secado (105 ° y pesado de las muestras de suelo para densidad C) aparente

Figura 27.

Secado (105 ° y pesado de las sub muestras de l os componentes C) del árbol de Bolaina blanca y de los bolainales.

70

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->