Está en la página 1de 5

SOCIOLOGIA AMBIENTAL

Todos los días, como parte de la experiencia cotidiana, la población mundial sufre
las consecuencias negativas de la destrucción de la naturaleza. Situación que el
colectivo de la gente no repara en términos del impacto que esto tiene en la salud,
la biodiversidad, las actividades productivas locales, la movilidad social y la
valoración cultural de los recursos naturales.

Además, es un hecho que la construcción de sociedades sustentables no puede


darse a costa de la destrucción de las condiciones ambientales (geográficas,
naturales y culturales) en las que éstas gestan su expansión.

La apuesta en favor del progreso económico, la expansión de las metrópolis y el


avance tecnológico, pone en riesgo no sólo los ecosistemas, sino las formas de
vida y los saberes tradicionales que allí existen.1

1. Definición

Tradicionalmente se concibe a la sociología como la ciencia encargada de estudiar


las estructuras y sistemas sociales, y la forma en que interactúan con el individuo
y los grupos sociales.

Por definición parece ser excluyente de la naturaleza, debido a que la evolución de


ésta no depende de las actividades humanas, por lo que seria un proceso asocial.
Sin embargo, esto no significa ignorar que la naturaleza es permanentemente
afectada por procesos antrópicos, como el consumo de materia y energía.

Entonces, la sociología, como ciencia que estudia la producción y reproducción


de lo social y de la sociedad, suele considerar al ambiente como sinónimo de
naturaleza y a ésta como parte del entorno donde las personas realizan sus
actividades. 2

Es así que a mediados de los años 70 surge el término sociología ambiental,


cuyos fundadores son Riley Dunlap y William Canton.

2. Objetivos

La intención de la sociología ambiental es el estudio de las complejas y variadas


interacciones que se dan entre sociedad y medio ambiente utilizando para ello el
concepto de "complejo ecológico":
1
Castro Herrera, Guillermo; “Naturaleza y Sociedad en la Historia de America Latina” (Panamá, 1996)
Pág. 351.
2
Aledo Tur, Antonio y Domínguez Gómez, José; “Sociología Ambiental” (España, 2001) Pág.462.
Este se desarrolla alrededor de las siguientes ideas:

 El entorno construido por los seres humanos, su impacto social y


psicológico.

 Las respuestas de la industria, las administraciones gubernamentales y las


burocracias ante la crisis ecológica, así como la creciente sensibilización
ciudadana respecto de los riesgos ambientales.

 El impacto ambiental, es decir, los efectos socioeconómicos y


medioambientales de los programas industriales, infraestructurales y
gubernamentales (como por ejemplo la construcción de autopistas, la
minería a cielo abierto, los vertederos de residuos domésticos e
industriales, etc.)

 La dimensión internacional y global de la problemática energética.

Los enfoques sociológicos solamente tienen en cuenta los factores relativos a las
cualidades sociales de las personas e ignorar aquellos otros que se refieren a las
cualidades individuales. Este último aspecto constituye el objeto de estudio de la
sociología ambiental, cuyo desarrollo definitivo ha sido posible gracias a la
relevancia social y política que en los últimos veinte años ha tenido la
preocupación por la calidad de vida.3

3. Separación de Naturaleza y Sociedad

La separación de Sociedad y naturaleza participa del viejo sueño de que los


hombres podrían llegar a controlar y dominar la naturaleza. Entendemos que la
idea de separar lo social de lo natural fue un paso previo a los procesos de
dominación y conquista de la naturaleza.

Pero al igual que resulta imposible separar la mente del cuerpo, también lo es
extraer la sociedad de la naturaleza, de la cual forma parte.

La Ecología ha donado al resto de las ciencias el concepto de ecosistema,


enseñándonos que todos formamos parte de un sistema más amplio, cuyos
elementos se encuentran necesaria y funcionalmente interrelacionados.

Es una de las labores de la sociología ambiental subrayar los errores que tal
división supone, tanto a nivel de construcción teórica como en sus últimas
consecuencias prácticas.

3
Leff, Enrique; “Ciencia Sociales y Formación Ambiental” (España, 1994) Pág. 321.
En realidad, la mencionada separación ni siquiera sugiere una división igualitaria y
equivalente en términos de predominancia, sino que, por contra, se plantea como
superposición del elemento social sobre el natural.

4. El Medio Ambiente como Objeto de Estudio de la Sociología

Dada la obviedad de las relaciones recíprocas que venimos comentando, y que se


producen entre la naturaleza y la sociedad, podría resultar redundante volver a
manifestar el interés sociológico en las cuestiones medioambientales.

No obstante, la sociología, hasta hace pocos años, basaba su desarrollo, como las
demás ciencias, en la consideración de lo social como una variable independiente
del resto del entorno.

En otras palabras, la tradición sociológica había obviado, en términos generales,


los factores ambientales como elementos explicativos de los procesos y
fenómenos sociales.

El desarrollo de una sociología ambiental se argumentaría por medio de tres


razones básicas:

 El medio ambiente es sólo evidente si incluimos la historia de la población


humana que lo habita. El impacto de la acción antrópica sobre los
ecosistemas no se ha dado a velocidad constante sino que, en las últimas
décadas, dicho impacto se ha acelerado, motivando el interés de los
sociólogos por la problemática ambiental.

 Del mismo modo, la historia humana tampoco puede ser entendida sin
incluir los factores ambientales que han ejercido una poderosa influencia en
la dinámica social.

 Por último, las influencias entre sociedad y medioambiente son


bidireccionales, pues al igual que la acción antrópica modifica o altera los
ecosistemas naturales, del mismo modo los fenómenos y procesos sociales
se ven influidos por los factores ambientales en un proceso continuo de
retroalimentación.4

5. Problemas Socio Ambientales5


4
Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades, Universidad Nacional Autónoma
de México, “La Complejidad Ambiental” ( Mexico, 2000) Pag. 314.
5
Lemkow, Louis; “Sociologia Ambiental, Pensamiento Socioambiental y Ecologia Social de Riesgo”
(España, 2002) Pag. 231.
El principal factor que ha ocasionado la aparición de la sociología ambiental ha
sido la propia crisis ecológica. La generalización de los efectos nocivos, generados
por el modo de producción industrial, ha estimulado el acercamiento de los
sociólogos y demás científicos sociales al estudio de la relación entre sociedad y
medio ambiente.

Como se afirma en diversos informes la crisis ambiental, junto con la pobreza, son
los retos más importantes a los que se va a enfrentar la humanidad en los
próximos decenios.

Ante este desafío, una parte importante del trabajo de los sociólogos ambientales
se ha dedicado a reflexionar sobre las causas últimas generadoras de los
problemas del medio ambiente.

Estos problemas no surgen de un "malfuncionamiento" de los sistemas ecológicos


sino que son resultado de la errónea intervención antrópica sobre los mismos.

Este proceso de degradación ambiental que afecta a todo el planeta se conoce


como ecocrisis. No obstante, creemos que esta denominación no se ajusta al
verdadero carácter del problema y se ha propuesto substituirlo por el de crisis
socioambiental.

Porque mientras que el concepto de ecocrisis parece referirse a un mal


funcionamiento del ecosistema, la expresión crisis socioambiental enfatiza más los
factores antrópicos subyacentes al problema ambiental.

De esta manera, el empleo del término crisis socioambiental ayuda a comprender


que: primero, las causas generadoras de los problemas ambientales son siempre
sociales; y segundo, que las consecuencias de los mismos también recaerán
sobre la sociedad.

Los grandes problemas ambientales de carácter global como son el cambio


climático, la disminución del ozono en las capas altas de la atmósfera, la lluvia
ácida, la reducción de la biodiversidad, la deforestación o el avance de la
desertificación tienen causas antropogénicas relacionadas con un modelo
económico-industrial basado en la energía fosilizada del carbono, en una sociedad
hiperconsumista y en un crecimiento demográfico que aumenta las demandas
sobre un planeta limitado.

A su vez, las consecuencias de la crisis ambiental también son sufridas por las
sociedades que las han generado.

 Tecnología, Población y Medio Ambiente


Unas de las causas sociológicas generadoras de la crisis ambiental serian las
relaciones entre población, tecnología, entorno y organización.

Unos han visto el crecimiento demográfico como principal causante de la crisis,


mientras que otros han señalado que la clave del problema no reside tanto en el
aumento demográfico sino en la pobreza de los países en desarrollo y el exceso
de consumo de las sociedades avanzadas.

En un segundo caso, tenemos las complejas relaciones que se dan entre medio
ambiente y tecnología: una relación que podríamos caracterizar como bicéfala ya
que si, por un lado, el desarrollo tecnológico es el causante directo de buena parte
de los problemas ecológicos que afectan al ecosistema, también en la ciencia y la
tecnología podemos encontrar el conocimiento y las soluciones prácticas para un
nuevo modelo de desarrollo sostenible.

6. Eco-utopías

Las eco-utopías que se han formulado como propuestas para nuevas formas de
organizarse la población con el objetivo de conseguir una relación armónica entre
sociedad y naturaleza.

Sus propuestas hacen referencia a un cambio social; es decir, a nuevas formas


sociales que implican nuevas formas de relacionarnos con los otros. A nuevas
formas de organización económica y política, nuevas formas de pensar.

Los ecologismos son las nuevas ideologías. Como ideologías legitiman una serie
de acciones y prácticas que nos llevarían a esa nueva sociedad ecológicamente
sostenible. Por ello también son utopías, porque proponen futuros mejores o
peores; futuros diferentes no sólo para la naturaleza sino también para los seres
humanos en sociedad.

Sabemos que es función de las ciencias sociales analizar las causas y contextos
de las ideologías, problematizar los discursos, cuestionar las propuestas,
profundizar en las palabras. Las ideologías y utopías no sólo sirven para legitimar
posteriores acciones sino que ayudan a construir la realidad social.

Detrás de algunos de los discursos de estas eco-utopías, subyacen modelos de


sociedad injustos e insolidarios. Otros, por el contrario, entienden que la
sostenibilidad ambiental es imposible sin mayores niveles de justicia social y que
en el origen de la crisis ambiental reside una perversa organización del poder.

Todas las eco-utopías deben ser cuestionadas y sólo a partir de la reflexión y el


debate podremos ir consensuando modelos sociales sostenibles y equitativos.