P. 1
LAS UVAS DE LA IRA

LAS UVAS DE LA IRA

|Views: 37|Likes:
Publicado porSamuel Garcia

More info:

Published by: Samuel Garcia on Feb 15, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/15/2011

pdf

text

original

STEINBECK, John: Las uvas de la ira Ediciones . Cátedra, S. A. Madrid, 1992. Traducción de María Coy.

Novela publicada en 1939, quizá la más famosa del escritor norteamericano. Muley, uno de los agricultores que componen esta novela coral de los Estados Unidos de la Gran Depresión, se resiste a dejar sus tierras y emigrar al Oeste. Los tiempos cambian, y un puñado de rostros anónimos deciden el ocaso de un mundo humilde pero auténtico, pegado a una tierra tan trabajosa como necesaria. “Desde sus escritorios nos partieron en dos buscando una utilidad”. La inmensa mayoría no quieren acabar convertidos en rastrojos humanos como Muley— perseguido por los sicarios de los poderosos – y deciden viajar en busca del “vellocino de oro del Oeste”, de donde llegan promesas de trabajo y prosperidad. Steinbeck elige a los Joad para narrar la peripecia de las miles de familias que, a bordo de vetustos coches convertidos en casas ambulantes, tomaron la carrera 66. Una multitud de desheredados alienta el rumor, apagado pero constante, de la épica de los humildes. Steinbeck, en su papel de cronista de la gesta de los que no tienen voz, abre el punto de vista hacia la multitud sin rostro o lo cierra hacia individuos de una personalidad arrolladora, como Tom Joad o Jim Casy. El sufrimiento que nace de la precariedad y la grandeza de la dignidad mantenida a toda costa confluyen en la belleza sublime de la solidaridad entre los que sólo pueden compartir miseria. Tras un sinfín de penalidades, los Joad llegan a la tierra prometida y se topan con la avaricia insaciable de los terratenientes, que se aprovechan de la miseria de los recién llegados y contratan a los inmigrantes hambrientos por sueldos ridículos. El sentimiento de la injusticia se inclina hacia un tono apocalíptico, en el que fermenta una rabia imparable. Tomado de, De Miguel, Pedro y Ángel Peña: Guía de lecturas contemporáneas . Ediciones Rialp S. A. Madrid, 1999. Pág. 204 Público: General. Aficionado a la literatura.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->