Está en la página 1de 36
& : =| 3 a 3 5 a Sj 5 S| >| ‘JARDINERIA F 5 Tu Libro de JARDINERIA por CYRIL COWELL Ilustrado por el autor SEGUNDA EDICION EDITORIAL SINTES Les Fonts de Terrassa BARCELONA. Titulo de In obra original YOUR GARDENING BOOK, ublicads por Faber and Faber de Londres Traductor: Carlos Lehmkuhl © CYRIL COWELL, 1960 © EDITORIAL SINTES, S. A. 1980 para la edicién en lengua castellana Depésito Legal, B.17314-1980 ISBN 84.302.0273.0 Impreso en Espaia Printed in Spain HOSPITALET. INDICE Introduccién La Tierra Los Aperos El Cavado La Preparacién de la Tierra El Montén de Abono Las Fogatas EI Abono La Cal El Cultivo de las Plantas La Forma de las Plantas Los Enemigos del Jardin Las Plagas del Suelo Los Amigos del Jardin Cémo son las Flores Los Semilleros Los Rodrigones La Parte Sombria Manera de Hacer un Roquedal Los Bulbos Verduras Ficiles de Cultivar Plantas Herbéceas La Chayotera Tomates de Exterior Jardines en Miniatura ‘Artimafias de Jardineria Lo que Tienes que Hacer Cada Mes Ultimos consejos pagina 7 8 INTRODUCCION A casi todos nosotros nos gusta hacer cosas. Cuando has construido un modelo de embarcacién, un avién, 0 cualquier otro objeto de interés particular, sientes una viva satisfac cién; pero la ilusién que en principio experimentas cuando haces alguna cosa, tiende a desvanecerse con el tiempo. Esto no tiene aplicacién al que da forma a un jardin. Tanto si es grande como pequefia la parcela de terreno de que dispongas, es una fuente de placeres durante todas las estaciones, que est, como éstas, cambiando siempre. Guando una mafiana veas que salen las primeras hojitas de una planta que has sembrado, empujando a través de la tierra, experimentarés un sentimiento de admiracién y de sorpresa feliz. El seguir el proceso de transformacién de estas diminutas semillas en plantas sanas y robustas, ¢s realmente una experiencia que emociona, EI éxito raras veces se consigue sin un trabajo afanoso, y la jardineria no es una excepcidn. En tus esfuerzos por conseguir buenos resultados, tendris que afrontar muchas Gificultades y recibir muchos desengafios. Puede que este libro te ayude a evitar algunas de las difi- cultades y a vencer otras. LA TIERRA Vamos a suponer que has tenido la suerte suficiente para poder disponer a tu capricho de un trozo del jardin de tu casa. En primer lugar, hazte cargo de lo que es la tierra. ¢Has pensado alguna vez cémo la tierra Ilegé a ser tierra? En su origen, nuestro planeta fue una masa fundida que, con el transcurso de las épocas, se enfrié gradualmente y acabé por tomar la forma sélida. Durante el proceso de enfriamiento, Ja humedad resultante dio lugar a Ja formacién de vapores de agua, que, al cabo de muchos miles de afios, convirtieron los valles en lagos y rios. La corteza de Ia Tierra, constituida por rocas, se formé. Por sucesivos helamientos y dechielos, las rocas se escindieron Y se fragmentaron en trozos. Estos trozos, bajo la influencia del sol, la uvia, el viento y otros agentes, acabaron por con- vertirse en las pequefias particulas cuyo conjunto forman lo que lamamos tierra. La tierra est4 formada por diferentes sustancias: arena, marga, arcilla y humus. Muy poca vegetacidn se desarrollard si sdlo esta presente una de las tres primeras; pero si la tierra esté formada por la mezcla de una o mds de éstas, y humus, se pueden esperar buenas cosechas, siempre y cuando sean favorables las condiciones de orientacién, temperatura y cli- ma para una cosecha determinada, 8 La Vierra Quizé no hayas ofdo hablar nunca del humus, Es uno de los vocablos més importantes en relacién con la jardine- ria. Sin humus, la calidad de la tierra se hace pronto muy pobre, Cava un hoyo en el jardin. Probablemente encontraris que el primer pie de tierra es de color oscuro, lo que es debido a que su mayor parte est formada por residuos de plantas, tallos y raices en descomposicién y por desechos fer- mentados. Esta materia en descomposicién, 0 humus, alimenta a la tierra, contribuye a que se conserve caliente, retiene la hu- medad y la convierte en fértil para producir cosechas buenas. Por debajo de esta tierra mds oscura de la superficie, alcan- zards una capa que seguramente serd de color mis claro, lo que se debe a que el subsuelo no contiene humus; compa- rada’con la del suelo, esta tierra es de calidad pobre. Por esta razdn, debes procurar que la tierra del subsuelo no pase a la superficie. El subsuelo debe removerse bien al preparar la tierra. Mezcla con él un poco de estiércol antes de volver a echar encima la tierra de la superficie. La tierra arenosa es muy pobre en humus. Es poco con- sistente y de color claro. No retiene la humedad y carece de alimentos para las plantas. Estas desventajas se pueden enmendar echando abundante cantidad de estiércol maduro, residuos vegetales y hojas en descomposicién. Con este trata- miento, se convertiré en una tierra itil, que se calienta pron- to y muy propicia para levantar cosechas tempranas, La tierra arcillosa es de color azulado, blanco amarillento © pardo rojizo. Es adherente al tacto y se conserva mojada durante el tiempo htimedo. Por esta razén, la preparacién 9 La Tierra del terreno después de las Huvias de invierno tiene que re- trasarse, por lo que las cosechas, aunque mayores que las reco- gidas en terreno arenoso, tardarin més en madurar, Las des. Ventajas, en este caso, se pueden vencer afiadiendo a la tierra abundante cantidad de humus, arena para hacerla porosa ¥ cal para separar las particulas aglomeradas. La tierra margosa generalmente tiene inconvenientes pa- recidos a las arenosas y arcillosas. Es poco profunda, carece de humus, se hace pegajosa con la Iuvia y, en otras condicio- nes, se seca rapidamente. La capa de tierra por encima de Ia marga es probable que sea de muy poco espesor, por lo que se debe mezclar con bastante cantidad de estiércol. Las tierras margosas tam. bién producen cosechas tempranas, por lo que Ja siembra o la plantacién deben hacerse pronto. Se LOS APEROS Necesitards unas cuantas herramientas. En primer lugar, tuna horca que sea ligera, es decir, con las pitas planas, no redondas, para levantar y mezclar Ja tierra. Una pala de {amafio apropiado a tu estatura. Una horquilla de mano con las ptias planas. Un transplantador de media luna. Un ras. trillo para igualar la superficie de la tierra cuando esté pre- Parada para la siembra. Haz marcas en el mango del rastrillo en longitudes de de 15 cm.; te pueden servir de guia cuando midas distancias entre las ringleras. Un plantador para abrit |a tierra en el sitio donde han de colocarse las plantitas. Fsta 10. Los Aperos herramienta la puedes hacer tt: mismo aprovechando un tro- 20 del mango de una escoba vieja — haciéndole punta en uno de los extremos. Una navaja bien afilada, Unas tijeras, cuer- da y algunos rodrigones. Un inyector de insecticidas y una paleta también scran muy iitiles, Procura conservar las herramientas bien limpias y afila- das, Lava las partes de acero después de usadas, y sécalas con un trapo aceitado. Si dispones de un cobertizo, cuélgalas en Ja pared. Las herramientas bien cuidadas facilitan el trabajo Y, por supuesto, duran més. Hay otras muchas herramientas que puedes comprar, pero éstas pueden satisfacer tus nece- sidades. EL CAVADO ‘Vamos a ocuparnos ahora del primer trabajo que tienes que realizar en el jardin: cavar, A menos de que tu parcela esté bien cavada, no puedes esperar que las plantas se des- arrollen con un grado de perfeccién. Hay una manera buena y otra mala de cavar. $i metes la pala o la horea en direccién oblicua, con la mano izquierda demasiado arriba del mango, el trabajo sera mucho més duro de hacer; malgastaris ener- gia, te expones a dolores de espalda y, al final, acabaris tan cansado que puedes llegar a arrepentirte de haber empezado tus pricticas de jardineria y sentir ganas de sentarte en una butaca para poner en orden tu coleccién de sellos. Asi es como tienes que cavar: Coge el mango de la he- tramienta con la mano derecha; después, poniendo la pala © la horca en direccién vertical, introdiicela en la tierra con 12 El Cavado la ayuda de la presién del pie izquierdo. Al mismo tiempo, desliza la mano izquierda hasta bien abajo del mango. Al sacar la tierra, échala hacia delante, dando la vuelta a Ia pala u horca con la muffeca izquierda. Procura no sacar mucha tierra de una sola vez, ee, ee PREPARACION DE LA TIERRA Vamos a suponer que tu parcela estd vacia, es decir, que no se cultivan en ella ni flores ni hortalizas. Divide la par- cela en dos mitades valiéndote de un par de estaquillas uni- das por una cuerda. Seftala bandas de 30 cm. de anchura a través de cada mitad. Permaneciendo sobre un tablén, re- mueve la tierra de la primera banda hasta una profundidad de la hoja de la pala. Saca esta tierra y ponla junto al mismo extremo de la otra mitad de la parcela. Ahora remueve la tierra del fondo de la zanja que has cavado, y echa sobre ella un poco de estiércol maduro © residuos vegetales en descomposicién. Echa el tablén hacia atris para dejar al descubierto la segun. da banda que has marcado, y Mena la zanja con la tierra de Ja parte superior de la zanja que vas a hacer. Haz lo mismo con ésta y cada una de las demés zanjas. Cuando hayas Megado al extremo de la primera mitad de la Parcela, contintia en sentido descendente — haciendo lo mis- mo con Ia otra mitad y Henando la diltima zanja con la tierra que sacaste de la primera. Si no tienes materia vegetal en descomposicién al empezar a trabajar en el jardin, procirate un poco de hipulo fermentado y utilizalo en su lugar. 14 rede junto a M=Abone PPARACION DE LA TIERRA EL MONTON DE ABONO Lo mismo que todos los seres vivientes, las plantas nece- sitan alimento, y la materia vegetal en descomposicién con- tribuye a satisfacer su necesidad. Puedes preparar tu propio depésito de alimentos para las plantas para cuando sea necesario echar mano de él. A este depésito se le da el nombre de montén de abono, EI mejor sitio para establecerlo es un rincén poco utili- zado del jardin. Haz una base firme, de un metro y medio en cuadro, aproximadamente. Sobre esta base apila todos los desechos blandos del jar- din y de la casa, como hojas de verdura, peladuras, césped cortado, hierbajos, basura de las conejeras, etc. Cuando el montén tenga 15cm. de altura, apisénalo con fuerza, espolvoréalo con dos onzas de sulfato aménico, rocialo con 5 litros de agua y cibrelo cn una capa de tierra, Repite el mismo proceso cada vez que aiiadas una capa de 15 cm. de desperdicios. Procura que el montén se conserve himedo. Cuando tenga 60 cm. de altura, rocialo con 120 ramos de cal apagada, en lugar de sulfato aménico. Continia for- méndolo hasta que tenga 1,20 m. de altura, y cibrelo con tierra. Al hacer el montén, es una buena idea el removerlo de vez en cuando, poniendo lo de dentro fuera, y manzenerlo tapado con sacos viejos. Al cabo de unos pocos meses, el abono habra fermentado y estar listo para su uso en forma de una capa superficial, en verano, o para ser ahondado en la tierra, en otoiio. ‘Todos los desperdicios destinados a fermentar son de clase 16 tA Focata La Preparacion de la Tierra blanda; los residuos duros o lefiosos, como ramas de arbol, deben quemarse. Las cenizas de la madera que quedan en el fondo de la fogata también son utiles, Contienen potasa. Las plantas faltas de potasa no se des- arrollan hasta su altura plena, y los bordes de las hojas se vuelven pardos. Tamiza las cenizas y consérvalas en un lugar seco, hasta que las necesites. Echalas por alrededor de las Plantas; gradualmente irin penetrando en la tierra y propor- cionarén alimento para las faices. Asi, como ves, todo lo que podemos llamar basura del jardin tiene su utilidad y no se debe desperdiciar. er ier Thee 0c wee LAS FOGATAS No esperes hasta que tengas un gran montén de desechos lefiosos para quemarlo. Si dejas que se humedezca demasiado, tendris dificultades en conseguir un buen fuego, y, cuanto mis tiempo pase sin quemarlo, tanto mayor ser4 la posibili- dad de que se desarrollen plagas entre la basura. Asi, debes Procurat que los desechos lefiosos del jardin estén todo lo Secos que puedas y hacer una hoguera lo mas a menudo po- sible, Inicia la fogata con unos cuantos palos secos y papel, sin echar encima el desperdicio htimedo hasta que el fuego esté bien declarado; puedes ponerlos alrededor de la fogata para que se sequen antes de echarlos encima. Mantén el centro de la pila lo suficientemente flojo para 18 Las Fogutus facilitar el tiro del aire que ayuda a que la fogata contintie ardiendo de forma sostenida. Procura elegir un rato en que el viento no eve el humo hacia tu casa ni hacia la de tu vecino EL ABONO Hay dos clases principales de abonos: el orginico, como el estiércol que se recoge en los corrales de las granjas, el formado por desechos vegetales, etc., y el inorginico; éstos son fertilizantes quimicos que se emplean como una ayuda adicional o ténico para las plantas. Hay tres alimentos que son necesarios para las plantas: nitratos, potasa y fosfatos. Los tres se encuentran en el estiér- col de los establos, pero como no ¢s probable que haya sufi- ciente cantidad de éste para satisfacer las exigencias de todas las plantas, también tienes que suministrarles abono artificial bajo la forma de fertilizantes. Puedes comprar un fertilizante que contenga los tres elementos, en la proporcién correcta, 0 puedes prepararlo ti mismo: Nitratos, en forma de sulfato aménico, una parte; Potasa, en forma de sulfato potisico, dos partes; Fosfatos, en forma de superfosfato, cuatro partes. Utiliza la mezcla a razén de una o dos onzas por yarda cuadrada. 19 El Abono Procura que el abono no caiga sobre las hojas; si te su- cede esto, livalas en seguida No lo apliques si no est4 perfectamente triturado. No eches fertilizantes liquidos a menos de que la tierra ya esté hiimeda. No utilices fertilizantes en las plantitas de semillero. No dejes que el abono orginicé se ponga en contacto con hortalizas de raiz, como la zanahoria. Ello dificulta su desarrollo y hace que tomen forma de horquilla. El abono tiene que estar bien por debajo de la capa superior de la tierra No mezcles diferentes clases de abonos a menos de que tengas la seguridad de que se puede hacer la mezcla, pues podrias perjudicar a las plantas. come et sulfate "pot foo les cenizes LA CAL. ; JLFATO AMONICO: La cal es un alimento de las plantas, pero también evita oe que la tierra se haga agria. Mejora Ja calidad de la tierra y Ja hace més facil de trabajar. No dejes que profundice en la tierra; déjala sobre la superficie cuando la esparzas; el agua de Iuvia se encargard de hacerla bajar. No la mezcles con ninguna clase de abono; echa primero éstos, removiendo con la horca, y extiende después la cal por la superficie, a raz6n de unos 200 gramos por metro cuadrado. SULFATO POTASICO: supcrrosraro. Pore emplear en primavera, @ roxon de 2 onser por verde cvadrada. ESCORIA BASICA: de 204 onsos por yerde wae so invier fear en prime raton de 3 onzas seedvede MARINA DE HUESOS:.. NOTAL1 yaads = 0915 meron 20 EL CULTIVO DE LAS PLANTAS Las plantas se pueden cultivar o multiplicar por diferen- tes procedimientos. Sembrando semillas. Para sembrar semillas, las condi- ciones tienen que ser muy favorables. Elige un dia en calma, sino quieres que las semillas vuelen por lo alto antes de que puedas taparlas con tierra. El suelo tiene que rastrillarse has ta un grado muy fino; si esté demasiado seco, riégalo, pre- feriblemente la noche anterior; pero si tienes que sembrar en estas condiciones, haz los surcos mis profundos de lo nece- sario, riega y vuelve a tapar. Después de un corto intervalo, afirmala, pasa el rastrillo y haz los surcos de la profundidad requerida por la clase de semilla que vas a sembrar. De esta forma hards que la tierra adquiera la cantidad correcta de humedad sin que se transforme en barro pegajoso. Si vas a sembrar en ringleras, como hards en el caso de hortalizas, te serdn de utilidad las marcas que hiciste en el mango del rastrillo para medir las distancias entre ellas. Si las ringleras van a ser cortas, el mango del rastrillo tiene tam- bién otra utilidad. En el sitio donde vayas a sembrar la pri- mera ringla, deja el rastrillo en el suelo, con los dientes hacia arriba y coincidiendo con el borde de la parcela. El Angulo recto formado por el peine del rastrillo y el mango te asegurard que las ringleras queden paralelas. Con un lapiz traza un surquito siguiendo la direccién del mango. Si los surcos han de ser més largos que el mango del rastrillo, utiliza una cuerda atada a una estaquilla fija en cada extre- mo. Guando traces surcos poco profundos, ponte de pie sobre Rellanalo al cabo de un rato, Recendote firme con wes de la pela. Tee rence Gl sonra firven para medir ta sepe~ Saton Sane Ga ingles eine del rosiilo ayy do's trator porceles tot vliline el'iegon iS alin aoe, Harum El Cultivo de las Plantas la cuerda con objeto de que se conserve recta, Para surcos mis profundos, utiliza el legén, sirviéndote también de la cuerda. Siembra las semillas en pequefias cantidades, solamente unas pocas por pulgada, operacién que se facilita si, previa- mente, mezclas las semillas con arena, La siembra moderada evitaré que tengas que prescindir de muchas plantitas cuan- do Ilegue el tiempo de seleccionar el plantel. Las semillas mas grandes se siembran de una en una, 0 a pares, separadas por la distancia correcta. Haciéndolo ast también es menor el ntimero de plantitas de las que hay que prescindir; solamente se deja la més vigorosa; las otras se arrancan. En algunos casos, las que has arrancado las puedes trasplantar a cualquier otro sitio. Esquejes tiernos. Un esqueje tierno se prepara cortan- do un brote ‘joven que no haya florecido. Quita las hojas mis inferiores; corta el tallo justamente por debajo de un nudo, y, si es posible dejar un trozo de rama de la que ha sido cor- tado el esqueje, en forma de «taldn», las raices aparecerin con més facilidad. Planta los esquejes en tiestos limpios. En el fondo de ellos coloca unos cuantos trozos de tiestos rotos, los «cascotes». Ls tiestos se Henan con tierra de hojas que sea fina, arcilla y arena. Pon también una capa de arena en la superficie, con objeto de que, cuando hagas los agujeros para plantar el es- queje, lo que debe hacerse alrededor del borde del tiesto, penetre algo de arena por cllos. La arena del fondo del agujero evitari que el esqueje se pudra debido a un exceso de humedad. Los tiestos, con los esquejes, se colocan bajo cristales, que 24 Alombre pore svjetor lor eristoles El Cultivo de las Plantas deben quitarse y secarse todos los dias. Al cabo de unas pocas semanas, se habran formado raices. Entonces se podran qui- tar los cristales, lo que harés progresivamente, de forma que las plantas queden expuestas al ambiente durante mas tiempo cada dia, hasta que los esquejes queden definitivamente sin proteccidn, Ahora los puedes poner por separado en macetas pequefias. Esquejes lefiosos. Estos se cogen de brotes lefiosos de Arboles, arbustos y matas, en otofio. Son ‘més largos que los ‘esquejes tiernos, y se ponen, separados por una distancia de seis pulgadas, en una zanja estrecha, con arena en el fondo. 15 cm., en una zanja estrecha, con arena en el fondo. La zanja se rellena, haciendo que la tierra quede apreiada en Ja base. Cuando hayan echado raices, se trasplantan a los Esquejes de raices. Estos son trozos de ratz, de unas pocos centimetros de longitud, separados de la planta. Ponlos en cajones, bajo una capa de aproximadamente 3 centimetros de tierra, manteniéndola hiimeda. Coloca los cajones en un cobertizo o invernadero. E] Rabano Picante, la Hierbabuena (Menta), la Miosotis, Ia Peonia y la Anémona Japonesa pue- den tratarse de esta manera, Cuando aparezcan las hojas, pon los esquejes en tiestos, por separado, y plantalos en primavera. Esquejes de hojas. Algunas plantas de invernadero, como la Gloxinia y la Begonia Rex, se pueden reproducit con las hojas. Se hacen incisiones en la vena principal de la cara inferior de la hoja. Las hojas se sujetan planas sobre una superficie de tierra de hojas, arcilla y arena, puesta en cajones o recipientes cubiertos con un cristal. Deben conser- varse hiimedas y protegidas del sol fuerte. Se desarrollaran plantitas en las incisiones que se hicie- 26 ml } i Zanie ried Ht} hi il i ESQUEJES LENOSOS {7 fos venas principales eee een EsQUEJEs OF HOJAS Clavel El Cultivo de las Plantas ron en las hojas. Se arrancan cuando echen raices, y se ponen en tiestos, por separado, Elacodo. El acodo se practica de varias formas para re- producir algunas plantas y drboles. La més sencilla es la que se emplea para las Zarzas. Las puntas de las ramas se doblan y se fijan dentro de la tierra, donde se forman raices y se desarrollan plantas nuevas. Las serpas de las Fresas se clavan a tierra justamente por detris de las diminutas plantitas que producen, generalmente en tiestos pequefios, con arcilla are- nosa, en la que no tardan en echar raices. Entonces se sepa- tan del tallo a que pertenecen y se trasplantan, Los brotes del Clavel Doble son desprovistos de sus hojas inferiores; se hace un corte en el tallo de forma que siga por su centro hasta que pase por un nudo. Por medio de una horquilla o clavija, se fija en tierra, a la que se afiade arena, la parte del tallo que tiene el corte abierto. El extremo del tallo se mantiene derecho por medio de una estaquilla. Botones. Estos son bulbos muy pequefios que se encuen- tran pegados a los bulbos viejos, como sucede en los Gladio- los. Se pueden guardar para ser plantados en primavera. A las Pequefias rosetas que produce la Siempreviva también se les da el nombre de botones. Divisién. Algunas plantas de flor, como las Margaritas de San Miguel, se pueden multiplicar por divisién. Los gru- Pos viejos se arrancan y se dividen en partes que tengan raices. Las més vigorosas son las que han salido tltimamente por el exterior, que son las que deben seleccionarse para trasplantar seguidamente — desechiindose las partes viejas del interior del grupo. Estos se pueden dividir con la pala o cla- vando dos horcas, revés con revés. y haciendo fuerza hacia 28 [AGUATURMA (PATACA) NOTA. pulands = TUBERCULOS DE DALIA El Cultivo de las Plantas afuera sobre las empufiaduras. El mismo resultado se puede obtener con dos paletas, o con una paleta y una horquilla, si los grupos son pequeiios. Acodo e injerto de escudete. Estos métodos se emplean para multiplicar roséceas y arboles frutales. Son especialida- des de jardineros experimentados y no entran en las ense- fianzas que nos hemos propuesto en este libro. Tubérculos. Los tubérculos, como los de la Patata y la Aguaturma (Pataca), son abultamientos de los tallos subterré- neos que empiezan en las axilas de las hojas, cerca de la base de la planta. En realidad, el «ojo» de la patata es una espe- cie de botén que Ieva hojas en su axila, Cualquier parte de un tubérculo de patata puede dar lugar a una planta mueva, aunque sea una «peladuray, siempre y cuando esa parte con- tenga un «ojo». Los tubérculos de raiz, como las Dalias, no tienen boto- nes, pero se pueden utilizar para multiplicar la planta si se corta un trozo que tenga la base de un tallo viejo, que es la parte que lleva botones. El desarrollo de los tubérculos se inicia bajo cristales. Cuando los primeros brotes tengan unas pocas pulgadas de longitud, se separan los tubérculos de for- ma que cada uno tenga un brote antes de ser plantado. LA FORMA DE LAS PLANTAS Las plantas se componen de raices, tallos, hojas y, mu- chas veces, flores. Las raices proporcionan soporte al tallo, sostienen a la planta, absorben las sustancias nutritivas y son el medio por el que el agua pasa de la tierra a la planta, Hay dos clases 30 (ravaia) (URIS) Tipot de tollos. subterraneos. NARCISO SALVIA. NASTURCIA Diterentes clases de Holos La Forma de las Plantas de raices, las fasciculadas y las napiformes. Las raices fascicu- ladas parten de la base del tallo y se dividen en numerosas raicillas semejantes a hilos, algo asi como si se tratara de un mapa con sus rios y afluentes. Las raices napiformes penetran profundamente en la tierra con una rafz principal, de la que salen las raices laterales — como en la chirivia. Los tallos son el sostén de las hojas. Algunas plantas no tienen mas que uno; los girasoles, y una variedad de frijol, son plantas de un solo tallo. Otras, como la Hortensia, tienen tallos ramificados. El tallo facilita el paso del agua de la tierra a las hojas. En los dos casos, las hojas estin dispuestas de forma que exponen a Ia luz la mayor cantidad posible de superficie. Las hojas actitan como la fabrica de alimentos de la plan- ta. La materia colorante, de color verde, de las hojas recibe el nombre de clorofila, que es una mezcla de cuatro pigmen- tos. Es una combinacién quimica. Por su intervencién, las plantas pueden capturar la energia de la luz solar y transfor- marla en alimentos para la planta. El color verde no aparece cuando la planta se mantiene en la oscuridad. Algunas veces se procede asi para favorecer la ramificacién, como en el apio. Las patatas se enticrran para impedir que se forme clorofila en los tubérculos. Si se deja que las patatas queden expuestas a la luz durante el crecimiento, se vuelven verdes. E] color rojizo de algunas hojas, como las de la haya co- briza, se debe a que uno de los cuatro pigmentos, el naranja- rojo, se disuelve en la savia de las células de la piel — ocul- tando el verde. Hay muchas diferencias en la forma de las hojas, algunas de las cuales mostramos en estas paginas. 32 DIENTE DE LEON ILENRAMNA ENEMIGOS DEL JARDIN __Una de las primeras wpegasy que encontraris en la pric: tica de la jardinerfa es la que te plantea el convidado sin invitacién; mejor dicho, los convidados, pues habra muchos. Estos convidados cou entrada libre los forman las plantas que no quieres y los bichos, que harin todo lo posible por darse un banquete con tus mejores plantas. Los primeros son las malas hierbas; los segundos, tas plagas de insectos, Hay diferentes clases de hierbas malas: Cizaiia Rastrera, como la Ortiga, el Satico y el Trébol. Las raices poco profundas de esta clase se extienden por de- bajo del suelo, y, a menos de que las arranques en su tota- lidad y las quemes, pronto invadiran el jardin, Cizafia de Raices Profundas, como la Centinodia, la Cola de Caballo y el Cardo, de las que tnicamente te puedes librar sacdndolas de raiz. No dejes ninguna parte dentro, ni sobre la tierra, si no quieres ver cémo las plantas que has dejado vuelven a formar plantas nuevas. Echalas todas a la fogata. _ Cizafia Anual. Esta clase es mis facil de destruir. No tienes mds que tirar de ellas cuando son jévenes, o hacer una labor de escardado si estin muy arraigadas. A este tipo per- tenecen la Hierbabuena, la Pamplina y la Verénica, Cizafia del Césped, como la Margarita de los Prados, el Liantén, el Trébol, el Diente de Leén y la Milenrama. Arrin- calas con una ctichilla vieja, incluso las rafces, 0 echa sobre ellas un poco de arena para césped, que se vende ya pre- parada, Lo mismo que hay muchas clases de cizafia, también hay en la tierra muchas clases de plagas 34 LAS PLAGAS DEL SUELO Solamente nos podemos ocupar aqui de unas cuantas en- tre las mds corrientes y mas molestas, pero, si las mantienes a raya, te ahorrards un sinfin de contrariedades. Orugas. Casi todas pertenecen a la variedad de la mari- posa blanca de la col. Producen pequefios agujeros en los bordes y en el centro de las hojas. Si no se las combate, puc- den legar a destruir las plantas. Rocfa las hojas, por ambas superficies, con un preparado especial que puedes adquirir en la floristeria. Destruye sus huevos amarillos, si los encuen- tas en el envés de las hojas. Miridpodos, Sus cuerpos, alargados y parduscos, tienen dos pares de patas en cada segmento. Se desplazan con rapi- dez y se enroscan cuando se les molesta. Se alimentan de raices de hortalizas y de bulbos. Captiralos con nabos hue- cos atravesados por palos y enterrados justamente por debajo de la superficie del suelo. La cal y la naftalina Jos ahuyentan. Babosas y Garacoles. Se alimentan de hojas de lechuga y de otras plantas. Espolvorea un anillo de cal alrededor de dichas plantas, o captiralos valiéndote de la piel de media naranja u hollejos de uva, con un mordisquito en el borde. Ponlos boca abajo y examinalos todas las mafianas. Gorgojos. Se alimentan de zanahorias, patatas, etc. Pre- para cepos con trozos de zanahoria atravesados por palos y enterrados justamente por debajo de la superficie del suelo. Cochinillas. Captitralas de Ja misma manera, con man- zanas huecas, No dejes montones de desperdicios en las pro- ximidades; son un albergue ideal para las cochinillas. El Pulgén Verde y el Pulgén Negro. Estas plagas hacen 35 CTR... (ORUGA DE LA MARIPOSA, BLANCA DE LA COL caRacot cocINILLA, TIPULA YSU LARVA, ‘mintarono Putcon Las Plagas del Suelo que las hojas se enrosquen, ademas de producir otros dafios. Riega bien el follaje con el insecticida especialmente prepa- rado. Aprieta con los dedos los vértices de las vainas abiertas con objeto de aplastar a los pulgones negros (brugos). Tijeretas. Estos insectos destruyen los bulbos de los cri- santemos y de las dalias. Atrapalas llenando macetas peque- fias con heno o papel suave. Pon las macetas boca abajo, sobre estaquillas, cerca de las plantas. Larvas de Tipula. Son de color pardo y tienen aproxi- madamente tres centimetros de longitud. Se alimentan de toda clase de raices vegetales. Emplea ¢l mismo tratamiento que el indicado para las babosas. Si pulverizas naftalina o cal apagada a lo largo de las hileras de tn joven plantacién, o las rocias con un insecticida especialmente preparado —que puedes adquirir tanto en pol- vo como en forma liquida—, mantendrds alejadas a muchas de las plagas dafiinas. LOS AMIGOS DEL JARDIN En el jardin se encuentran algunos otros animales que hacen un gran bien al destruir las plagas que tanto dafio ha- cen a las plantas. Escarabajos. Hay muchas especies que viven en los jar- dines, alimenténdose de pequefios insectos daitinos y de ba- osas. Algunos lo hacen durante el dia; otros, por la noche. La conocida Tijereta Negra, que vuelve hacia arriba la parte 37 THVERETA INEGRA ESCARABALO AVISPON Y LARVA, ICHNEUMON Y LARVA maniqurta Vitaava Tos Amigos del Jardin posterior del cuerpo cuando es molestada, destruye un ni- mero enorme de plagas. Mariquitas. Estos pequefios escarabajos, con sus puntos rojos, amarillos o negros, y sus larvas se alimentan de pulgo- nes verdes. Las larvas tienen el cuerpo alargado y de color oscuro, algunas veces también marcado con puntos. Avispones. Estos insectos, con sus bandas amarillas, pa- recen avispas pequefias, pero son sus larvas 0 cresas las que prestan un gran beneficio al alimentarse de pulgones verdes. Tchneumones. Estos insectos ponen los huevos en el interior de las orugas. Las larvas, desprovistas de patas, se abren el camino comiendo, y tejen capullos alrededor del insecto muerto. COMO SON LAS FLORES Tu interés por las flores que cultivas en el jardin aumen- tard si conoces algo acerca de su constitucién. Imaginate que has cortado una flor por la mitad, de for- ma que puedas ver una seccién de ella, lo mismo que si divi- dieras una manzana en dos partes corténdola por el centro. Los Sépalos son las hojas verdes 0 coloreadas que prote- gen a los pétalos. El conjunto de esta envoltura externa de Ia flor recibe el nombre de Géliz. Los Pétalos también son hojas modificadas. Protegen las partes interiores de la flor. Cuando los pétalos son coloreados, guian a los insects hacia la flor, y, cuando son aromaticos, ‘el olor los atrae todavia mds. 39 Estambre Potato, SECCIONES OE DOs TIPOS DE ORES Las CUATRO PARTES FoR Cémo son las Flores EL conjunto formado por los pétalos recibe el nombre de Corola. Los Estambres sirven de soporte a las Anteras, en las que se alojan los granos de polen. El Estilo leva el Estigma para recibir en su vértice los granos de polen. EI Ovario contiene los Ovulos, donde las células son fe- cundadas y en los que tienen lugar las primeras fases para Ja formacién de una nueva planta. El conjunto formado por el estilo, el estigma y el ovario recibe el nombre de pistilo. La disposicién de las diferentes partes que forman la flor varia mucho de unas especies a otras. LOS SEMILLEROS Plantas Anuales. Son plantas que se desarrollan de se- millas sembradas al exterior y que florecen al cabo de un afio, Después de que las flores se han secado, y se han for- mado las semillas, las plantas mueren. Siémbralas en agosto con objeto de que florezcan de mayo a julio; 0 en marzo 0 abril si quieres que den flores de julio a septiembre. Prepara la tierra, en la forma ya indicada, todo lo antes posible a la siembra — apisdnala y pasa el rastrillo ligera- mente con objeto de reducir.a un grado fino las particulas de tierra. Las semillas muy pequefias se pueden mezclar con cinco veces la cantidad de arena para asegurarse de que la siembra 4 vivaces Los Semilleros ¢s espaciada. Después de la siembra, echa un poco de tierra fina sobre el cuadro, y apisona la superficie con el revés de la pala. Un buen sistema para sembrar ¢5 trazar lineas perpen- diculares entre si y separadas por la distancia conveniente para cada clase de flor. Siembra unas pocas semillas en los puntos donde se cortan las lineas. En su dia, las plantitas se aclaran arrancando en cada cruce todas menos una. Flores propias de esta clase son: la Nigelia (Arafuela), Jos Azulejos (Centaurea), la Amapola de California, la Clar- kia, la Godetia (Azalea de verano) y la Espuela de Caballero. Plantas Bienales. Son plantas que florecen un afio des- pués de haber sido sembrada la semilla. El tiempo de siem- bra es de mayo a julio, y, lo mismo que las anuales, mueren después de haber florecido. ‘Tipos apropiados son: el Clavel de Poeta, la Dedalera (Digital), 12 Nomeolvides y el Alheli Dorado. Estas plantas es mejor sembrarlas antes en semillero. Mez- cla con la parte superior del suelo cien gramos de harina de huesos y tres onzas de cal, por cada metro cuadrado, Haz que la tierra del cuadro quede firmemente compacta, y rastrillala ligeramente hasta que quede tan fina como granos de trigo. ‘Traa surcos separados por quince centimetros, y un centime- tro y medio de profundidad. Siembra con mucho clareo. Cuando las plantitas sean lo suficientemente grandes. trasli- dalas al sitio definitivo sin dejar que sc desprenda Ia tierra que llevan en las raices. Plantas Vivaces. Estas son plantas que viven un afio tras otro. Las hojas y la parte superior mueren en cada ciclo, pero, a la legada de cada primavera, aparecen brotes nue- 43 Roma eta, pera soporte pa Tiras de cvero evita al race del ‘Ata une cverda al fearigan. y rodea ol tellos Los Semilleros vos. En otoiio, los tallos se cortan hast una longitud de quin- ce centimetros. Se pueden cultivar sembrando semillas en surcos, por es- quejes de raiz 0 por divisién de matas, de lo que ya hemos tratado. Después de la siembra, pasa el rastrillo con suavidad, en la misma direccién de los surcos con objeto de evitar que las semillas se escampen. Plantas apropiadas son: 1a Gallarda, la Ancusa (Miosotis de verano), la Espuela de Caballero (Consélida Real), el Lu- pino, la Campanula, el Flox, la Escabiosa y el Doronico. Algunas especies estén siempre verdes, continuando todos los afios el crecimiento hacia arriba, Entre éstas estin: el Gladiolo, el Bonete, ‘0s Claveles, la Armeria y los Claveles Dobles. LOS RODRIGONES DE SOPORTE A no ser que las plantas tengan la sujecién debida, es muy probable que, después de vientos y de Muvia intensa, encuentres muchas tiradas por el suelo. Para todas las plan- tas, excepto las que son altas y de tallos fuertes, los mejores soportes son tallos ramificados y secos, que se pueden colocar cn Ios sitios precisos antes de que la planta sea muy alta. EI feo contraste desaparece pronto, pues el follaje no tar- dara en ocultarlos. Las plantas que los necesiten, como la Espuela de Caba- ero y los Girasoles, deben sujetarse con caiias largas antes de que haya peligro de dafios, Haz varias ataduras, a diferen- 45 Los Rodrigones tes alturas, con objeto de que los tallos se mantengan de- rechos. Las plantas de constitucién matosa se pueden proteger con tres 0 cuatro rodrigones clavados alrededor de ellas, su- jetando también los tallos con cuerda — pero sin apretar de- ‘masiado el conjunto. Las matas grandes se pueden proteger rodeando Ia base con un trozo de tela metilica, de la empleada en los galli- neros. Algunas plantas, como los Claveles, se pueden mantener derechos por medio de un alambre doblado en forma de lazo en la parte superior, a través del cual pasa el tallo, LA PARTE SOMBRIA Puede que hayas oido decir que no se puede cultivar nada en las partes del jardin con demasiada sombra. Hay muchas plantas a las que la sombra no les perjudica de hecho, prefieren estar en estas condiciones que expuestas al sol. A continuacién citamos algunas plantas que se desarro- Man bien en la sombra, siempre y cuando el suelo no esté castigado por raices de arboles: Espirea, Anémona Japonesa, Aguilefia, Campanela, Muguet o Lirio de los Valies, Deda- lera (Digital), Doronico, Flox y Sello de Salmén. * ‘Algunos bulbos que puedes plantar con toda seguridad en sitios sombrios son: Gloria de las Nieves, Campanillas Blancas, Narcisos, Campanilla Azul y Acénito de Invierno. 46 MANERA DE HACER UN PEQUENO ROQUEDAL Un montén de tierra, con algunos trozos de cemento, de adoquines o de ladrillos rotos incrustados en ella, no forman tun roquedal. Estos elementos solamente los debes emplear en los casos en que han de quedar cubiertos de tierra, Para for- mar un roquedal proctirate algunos trozos de roca natural. Marca la linea de la base de tu jardincito de rocas, pro- curando que su trazado sea irregular, Quita Ja tierra hasta la profundidad de cerca de go cm., y Ilénalo con cascotes para facilitar el drenaje, Cibrelo con tierra, arena, trocitos de mortero y tierra vegetal. Empezando por la base, incrusta en Ia tierra algunos tro- 70s de roca, de forma que, por lo menos, quede bajo tierra la mitad de cada uno. Al ir dando forma al montén, con tierra y trozos de roca, procura que las piedras formen de- clive desde fuera hacia dentro. Si tienes un trozo de roca con una superficie plana, ponla con esa parte hacia arriba, Para afirmar los trozos de roca, echa un poco de arena, trocitos de piedra y apisona la tierra, Deja espacios lo suficientemente amplio, «bolsillos», para poder colocar las plantas, y mezcla con su tierra un poco de turba, tierra de hojas y arena. Has de hacer todo lo posible para que tu pequeiio roque- dal tenga apariencia natural, lo mismo que si fuera un troz0 arrancado de la ladera de una colina o de cualquier otro lugar agreste. ‘Tan pronto como. lo hayas terminado, estaris deseando ver cémo crecen las plantas en él, Tres plantas que cubren 47 SECCION Mol tstema de construir un ‘roquedet Cristel Soporte I r de foora @ dentre Nivel det ost Manera de Hacer un Roquedal los espacios con rapidez son la Arabis, la Aubrecia y la Iberis, pero vigila su desarrollo, con objeto de evitar que ocupen espacios destinados a otras plantas. Cuando plantes, asegirate de que la tierra queda bien firme alrededor de las plantas, teniendo en cuenta, ademis, que la mayor parte de las plantas de roquedal tienen prefe- encia por los sitios soleados. Procura que no se desarrollen malas hierbas. Con la hor- quilla de mano remueve la tierra de vez en cuando. Quita las flores y los tallos secos. Para que las plantas més tiernas puedan pasar mejor el invierno, ctibrelas con trocitos de cris- tal sostenidos por soportes de alambre. Los bulbos de desarrollo lento, como los Crocus, Acéni- tos de Invierno, Muscari (Almizclefia) y Gloria de las } ves, son muy propios para plantar en roquedal. LOS BULBOS Algunos bulbos producen crias a su lado si la tierra ha sido abonada. Sepdralos de los bulbos padres, plintalos en otro sitio y, al cabo de cosa de un afio, alcanaran su pleno desarrollo. Quita las cabezas de las flores del bulbo antes de que se formen las semillas, pero no arranques las hojas hasta que estén secas. Las hojas envian alimento al bulbo; si las cortas antes de que lo hayan hecho, el bulbo se resentird. Si tienes que sacar los bulbos de la tierra antes de que las 49 crocus Los Bulbos hojas estén secas, ponlos en un surco hasta que las hojas se hayan vuelto pardas. Los bulbos deben plantarse a una profundidad de aproxi- madamente tres veces su anchura. VERDURAS FACILES DE CULTIVAR Seguramente querrds cultivar alguna verdura. Las verdu- ras se pueden clasificar en cuatro grupos principales: 1) Pa tatas; 2) la familia del Guisante y la Judia; 3) las Raices; 4) las pertenecientes a la familia de la Col. Por pequefia que sea la parcela dedicada a las verduras, debes dividirla en partes. Los diferentes cultivos que hagas fen estas partes deben alternarse de afio en afio, Hay enferme- dades que pueden afectar a una verdura determinada, pero no a otra. Lo mismo se puede decir de las plagas; algunas atacan a una clase de verdura, pero no son perjudiciales para otras. Cambiando cada estacién las diferentes clases de cultivo cn los diferentes trozos, te sera mas facil el evitar los trastor- nos que afectan a cierto tipo de planta, que si continias cul- tivando cada afio la misma clase de planta en el mismo trozo de terreno. A este proceder se le da el nombre de Rotacién de Cul- tivos. Como el espacio que podris dedicar al cultivo de verdu- ras seguramente ser4 pequefio, nos atendremos a unas pocas 51 5 pante pane ante paimen Atio stcunvo Afi rancer_Afio, ROTACION DF CULTIVOS MMOSTRANDO EL CAMBIO ANUAL BF SITIO. DE CADA GRUPO DE PLANTAS GEBOLLAS DE ENSALADA, cuatores. Verduras Faciles de Cultivar variedades que son ficiles de cultivar. Divide la parcela en tres trozos. Si es posible, las ringleras de las plantas deben ir de norte a sur—mejor que de este a oeste. De esta forma recibiran més sol. PRIMER TROZO Cebollas de Ensalada, Se precisa una tierra bien firme, para sembrar a mediados de agosto en ringleras separadas por 25 centimetros. No necesitan clareo. Vete cogiéndolas a medida que las necesites. Al hacerlo, asegtirate de que las cebollas de al lado quedan firmemente protegidas por la tie- ra; de lo contrario podrfan entrar en accién las larvas de Ia mosca de la cebolla. Espolvorea naftalina a lo largo de las ringleras — las moscas odian este dolor. Chalotes. Los bulbos se plantan en febrero, en terreno firme, de forma que quede medio bulbo fuera de la superfi- cie de la tierra. Les gusta estar «sentados» en el suelo—no tapados. Puerros. Adquiere algunas plantas jévenes a fines de abril. Haz una zanja de 25 centimetros de longitud; echa en el fondo abono vegetal; rellénala y, con el plantador, haz agujeros de 15 centimetros de profundidad. Mete una planta en cada agujero; éstos estin hechos con una separacién de 20 centimetros, No rellenes los agujeros y vierte un poco de agua en cada uno de ellos. Por tiltimo, haz tubos de pa- pel de estraza y pon uno en cada planta para protegerlas de Ia luz con objeto de que puedan blanquear. Sujeta los tubos echaado un poco de tierras en Ia base de cada uno. 58 6 va nel ‘souers PUERROS Zanje lena Verduras Faciles de Cultivar Lechugas. Puedes dedicar a ellas un espacio aparte 0 sembrarlas entre las ringleras de cebollas, etc. Siembra unas pocas cada vez, de quince en quince dias a partir de marzo. Haciéndolo asi las podrds ir cogiendo escalonadamente. Siem- bra pocas semillas juntas y separa después las plantitas para trasplantarlas de forma que cada una tenga suficiente espacio, ¢s decir, de 20 a 25 cm. entre una y otra, Las clases que pueden probar son la «Favorita del Mer- cado», la de «Toda Epocay y la «Gontinuidad», que tiene las hojas moradas. SEGUNDO TROZO Judias Enanas. Prepara la tierra cavando y afiadiendo abono y cenizas de madera. Espolvorea la superficie con cal, a ran de 150 gramos por metro cuadrado. Traza surcos pla- nos, de 15 cm. de anchura por cinco de profundidad —se- parados por 6o cm. Pon en ellos las semillas, en doble fila, de forma que los grupitos queden separados por 15 cm. Por liltimo, rellena los surcos. Esto se hace en mayo. Coge las judias cuando sean tiernas. Zanahorias. Cava bien y reduce la tierra a un grado fino, afiadiendo arena y cenizas de madera. Las zanahorias no ne- cesitan mucho abono. Rastrilla y nivela la tierra, Siembra en abril, en surcos separados aproximadamente por 30 cm. y de sélo 2 cm. de pulgada de profundidad. Aclara las plan- titas para que queden a 15 cm. unas de otras, Espolvoreando naftalina a lo largo de las ringleras ahuyentards a la mosca de Ja zanahoria. 3B (CHAYOTERA CON EL TRATAMIENTO Verduras Faciles de Cultivar TERCER ‘TROZO Espinacas. La variedad Mamada Espinaca Perpetua es de mucho rendimiento, porque se corta y vuelve a salir. Siembra dos otres semillas en puntos separados por 20 cm., en ringleras a 40 cm, unas de otras, en abril y agosto. Al aclarar, deja slo una plantita robusta en cada punto. Quita las malas hierbas, cava y riega ocasionalmente. Coge las hojas y tallos tan pronto como sean de buen tamajio, incluso aunque no las precises, para evitar que se hagan demasiado bastas. Las clases llamadas «Seakalen y «Car- do Suizo» son muy parecidas a la Espinaca Perpetua, pero tie- nen las hojas mds grandes. Al arrancar las hojas, coge tam- bién los tallos. Rabanos. Se pueden cultivar entre las ringleras de otras que queden separadas por una distancia de 15 centimetros. en surcos de 1,5, centimétros de profundidad, desde matzo en adelante. La tierra tiene que estar reducida a un grado fino y debe hacerse firme después de la siembra. ee PLANTAS HERBACEAS A lo largo del borde de tu parcela de verdura, siembra un poco de Perejil muy dividido. Aclara las plantitas para que queden separadas por una distancia de seis pulgadas. Las plantitas se pueden trasplantar. Si haces dos siembras, una en marzo y otra en junio, puedes tener Perejil para uti- lizar durante casi todo el afio, No dejes que las plantas flo- rezcan. 37 tos FRuTOS 5 CURRTEAN cU- LAs owas ANDO LAS PLAN- CON’ MANCHAS: aS eAN eR MORADAS YUN tases ror tos sorots.in- || ."Ritoa en DICAN LA PRESENCIA DE saayte Sores DE LAS. AXIUAS DE LAS HOUAS, TAN. ‘PRONTO COMO "APAREZCAN, '-o-0= noDRiGON IA DE HUESOS, 4 ONZAS POR YARDA TIERRA Y TURBA, (evan. j= RESIDUOS VEGETALES EN DESCOMPOSICION Y CENIZAS DE MADERA NOTA. 1 pulgnds = 254 mitimeton, Plantas Herbiceas Ota planta herbicea apropiada para los bordes de la Parcela es el Tomillo, sembrado en brotes o por divisin de raices. La Hierbabuena (Menta) también se cultiva por di sidn de raices o por esquejes. El mejor sitio es uno hiimedo, parcialmente a la sombra. Procura que no se extienda dema. siado, Esto lo puedes evitar planténdola en una recipiente viejo de zinc, hundido en la tierra hasta el nivel de la super- ficie, — LA CHAYOTERA Los Chayotes se pueden cultivar en casi todos los terre- nos, siempre y cuando tengan buen drenaje y una buena base de materia vegetal en descomposicién 0 abono. Mezcla con Ja tierra 100 gramos de harina de huesos por metro cuadrado, tuna semana 0 dos antes de plantar en su sitio tu pequefia chayotera, a fines de mayo. Corta los chayotes cuando sean jovenes. Asi cogeras mas y mejores. La cama la puedes hacer en un rincén poco vistoso. —— TOMATES DE EXTERIOR Durante la primera semana del mes de junio, procirate algunas Tomateras de exterior. Elige plantas vigorosas y de tallo corto; si es posible, con las hojas oscuras. Rechaza las de color palido y con tallos largos y débiles. Un sitio soleado ¥ protegido, preferiblemente a lo largo de una pared o verja, ¢s una posicién ideal para cultivarlas. 59 Tomates de Exterior Algunas semanas antes de la plantacién, cava profunda- mente el emplazamiento, mezclando con Ia tierra del sub- suelo residuos vegetales en descomposicién, cenizas secas de madera y un poco de turba; la tierra de la parte superior mézclala con harina de huesos. Goloca las plantas, con separaciones de 45 centimetros, firmemente, pero sin profundiar mucho; al mismo tiem- po, junto a cada tomatera, clava un rodrigén largo y mete en la tierra un tiesto hasta el nivel del suelo. Cuando riegues Tas plantas, echa agua en los tiestos. De esta forma la hume- dad Mega a las raices. ‘Abona las plantas con una onza de sulfato potisico por metro cuadrado, y abono liquido, cada quince dias, pero no empieces a hacerlo hasta que hayan aparecido los primeros tomatitos. Aparecerin pequefios brotes en la unién del peciolo (rabo) de la hoja con el tallo, que deben arrancarse tan pron- tocomo se vean aparecer para que las plantas no tengan més que un solo tallo. Las plantas tienen que estar atadas con holgura a los ro- drigones durante el proceso de su desarrollo, y no deben de- jarse nunca secas. Si se las riega en abundancia cuando las raices estén secas, los tomates se agrietan y cuartean, Otra upega» que se te puede presentar es la presencia de Roya, que produce manchas moradas en las hojas y moho a lo largo de los bordes. Esto es probable que ocurra durante una estacién Iluviosa. Para evitarlo, rocia las plantas todas las semanas con un producto que puedes adquirir ya prepa- rado en la tienda que te facilita las semillas, etc. 60 JARDINES EN MINIATURA Un jardin en miniatura se puede hacer en una cubeta de barro, preferiblemente con unos cuantos agujeros hechos en el fondo para facilitar el desagiie. Si la cubeta no tiene agujeros, cubre el fondo con piedrecitas, arena y trozos de ladrillo. Liénala con arcilla, dos tercios, tierra de hojas, un tercio, y mds arena, piedrecitas y trozos de ladrillo. Puedes hacer sendas diminutas con chinas, y, un poco de semilla de hierba densamente sembrada, formard un césped apretado si lo cortas muy a ras. Puedes cultivar robles enanos con bellotas. Plantitas de Arbol, que muchas veces se encuentran cerca del arbol grande que les dio origen, helechos, plantas de roca de escaso creci- miento y cactos, pueden contribuir en forma atractiva para ultimar los detalles Riega con mucha moderacién, Si no hay agujeros de desagiie, inclina la cubeta después de regar, con objeto de tirar el agua excedente y evitar que la tierra se malee. Conserva el «jardin» a plena luz, Durante las loviznas suaves, sécalo al exterior. Pon en el jardin unos cuantos trozos de roca. Una imi cién de estanque la puedes conseguir empotrando un trocito de espejo en la tierra, sobre el que puedes poner un puente que ti mismo puedes hacer. Con esmero y maifa, el jardin en miniatura puede resul- tar muy atractivo, 6 St rutoen constoue Ansous i mnavuna semabanoo oaybo sounann CVANDS tan seaco.noultNoo tt Wis TRATAMIINT, On awas, tas tuusas Bet Too, aosueCeniotst tava iavuces)¥ castaso pe Nbias, ton MUY APLOMADAS couScasas sot UNA Bast Duma ¥ SAcA.ns A ta ITEM reat D4 niaeo S103: nots pio conta IAS salts Cuanoo sAloan on tu aDUIEO DE DISA ARTIMANAS DE JARDINERIA Mango Cénico Dale forma cénica al extremo del mango de una escoba, Mete un tornillo en la punta. No lo introduzcas del todo hasta que hayas pasado a su alrededor el extremo de un trozo de alambre galvanizado. Enrolla el alambre en espiral sobre el extremo cénico y asegura el otro extremo del alambre con un segundo tornillo. Corta el alambre sobrante y pule el trabajo. EI mango se adaptaré a todas las herramientas con boca <énica. Haz movimiento de rosca para que quede bien ase- gurado. Haciendo el movimiento en sentido inverso se des- prende de la herramienta — y lo puedes poner en otra. Plantador de Bulbos Para poder plantar diferentes clases de bulbos a sus pro- fundidades correctas, marca en un palo divisiones de 2,5 cm. en 25 cm. Haz agujeros en estos puntos, por los que pasas una espiga a la profundidad que quieres plantar. Protector del Pulgar Corta un trozo de 2,5 centimetros de manguera vieja. Cuando tengas que hacer cortes, péntelo en ei pulgar. Esto evitard que te puedas cortar con la navaja. 63 Artimafias de Jardineria La Cuerda Corta dos trozos de palo y haz punta en uno de sus extre- mos. En los otros extremos atornilla dos carretes grandes de algodén. Uno de los carretes esta fijo, para enroscar la cuer- da; el otro puede girar, para soltarla. Protector de Ampollas Rodea con un trozo de cuero el mango del rastrillo, jus- tamente por donde lo agarras con la mano izquierda. Esto evita que te salgan ampollas o que te puedas clavar alguna astilla, Protector de Semillas Corta un par de tableros y pon clavos por tres de los bor- des. Atornilla una espiga que sobresalga por el otro borde. Fija los tableros en cada uno de los extremos de una ringlera de semillas 0 plantitas. Haz pasar hilo negro de los clavos de un tablero a los clavos del otro. Con esto evitarés que los pajaros perjudiquen a las plantas. 65 LO QUE TIENES QUE HACER CADA MES ENERO Remueve la tierra alrededor de los bulbos que sean vi- sibles. Instala el protector de semillas entre los Crocus para protegerlos de los pajaros. Cava la tierra que esté libre, pero no durante una helada. Enciende Ia fogata con desperdicios ‘lefiosos; recoge y tamiza la ceniza cuando esté frfa. Consérvala en sitio seco antes de emplearla en las camas. Protege contra las heladas a las plantas anuales sembra- das en otofio. Puedes cubrirlas con papel, etc. Apisona la tierra que hay alrededor de las plantas, que se quedé suelta debido a una helada. FEBRERO Espolvorea la mezcla de fertilizante, a razén de dos onzas por yarda cuadrada, antes del cavado, donde vayas a sembrar verdura, Pasa el rastrillo para reducir la tierra a un grado fino antes de sembrar. Planta Chalotes. Marzo Siembra Perejil, Lechugas, Ribanos, y Mostaza y Mas- tuerzo, bajo cristales. Siembra anuales, Asteres y Primulas. Haz un jardin en miniatura, en una bandeja o cubeta Examina el jardin de roca. 66 Lo que Tienes que Hacer Cada Mes ABRIL. Siembra Pensamientos, Violetas y Antirrinos, Prepara la cama para la Chayotera. Planta Hierbabuena y Cebollinos. Cava entre las ringleras. Mayo Siembra Judias y mas Lechugas. Echa en cada yarda de plantas de Lechugas una cuchara- dita de nitrato sédico disuelto en agua. Planta la Chayotera, Siembra las plantas de semillero. Siembra vivaces. Jusio Cava con regularidad. Planta los tomates de exterior. Corta las flores muertas, y saldrin otras nuevas. Juuio Riega y protege a las plantas con recortes de hierba. Coge y guarda los Chalotes cuando se sequen las hojas. Pon rodrigones en las plantas. Siembra perejil para utilizar en invierno. Acosto Planta Narcisos, Campanillas Blancas y Acénito de In- vierno. Separa esquejes de los Geranios. Conserva renuevos de las Tomateras que se secan. Siembra Cebollas para ensalada, Aclara las Zanahorias, 67 Lo que Tienes que Hacer Cada Mes SePrieusre Ata las plantas ramosas. Levanta la tierra alrededor de los Puerros. Despunta las Tomateras después de haberse formado cua- tro grupos de flores. Octusre Recoge los Tomates antes de que las heladas los perju- diquen, Maduran bajo techado. Haz otro montén de abono vegetal. Divide los Lupinos, y vuelve a plantar. Despeja los planteles de Violetas y plantas de verano; vuelve a plantar bulbos y flores de primavera. Barre las hojas y échalas al montén para que fermenten. Noviemare Echa todos los desperdicios lefiosos a la fogata. Cava el terreno libre; abona el subsuelo; extiende cal sobre la superficie. Planta Tulipanes para florecer en mayo. Protege a las plantas contra las heladas. Dicremere Levanta un poco de tierra alrededor de los tallos de las plantas. Lava los tiestos; limpia los rodrigones y atalos en haces. Echa un poco de agua a los esquejes de Geranios para evitar que se sequen. Haz planes para la préxima estacién. 68 ULTIMOS CONSEJOS Cuando riegues, da a las plantas agua en abundancia. Un regado ligero, en tiempo seco, solamente se traducird en que las raices salgan hacia la superficie. Siembra las semillas en pequefias cantidades y sin pro- fundizar demasiado. Cuanto més pequeiia sea la semilla, me- nos profunda ha de hacerse la siembra. No te olvides de aclarar las plantitas. No trabajes nunca la tierra cuando esté muy mojada. Cuando caves, introduce la pala verticalmente. No apliques fertilizantes liquidos cuando el suelo esté seco. Para plantar bulbos, utiliza una paleta — no el plantador. Conserva una buena bola de tierra alrededor de las rafces cuando hagas trasplantes. Cuando riegues, hazlo también por el envés de las hojas. La ceniza debe estar seca y guardada durante algunos dias antes de su empleo. Mantente alerta con las plagas. Procede contra ellas sin demora. Quita con regularidad las flores muertas. Pon rodrigones en las plantas antes de que el viento las perjudique. ‘Trasplanta las plantitas por la mafiana o a ultima hora de la tarde, nunca al mediodia. Rotula las semillas que plantas. Una herramienta limpia dura mis y hace el trabajo més facil, 69 TU JARDIN - DATOS INTERESANTES TU HUERTA - DATOS INTERESANTES A.~Anutl; B.~Bionaly V.—Vivar; Bb, —Bulbo, T.=Tubieuly; D.=Durvs Fiscal eas F. = Flojo; R. = Regular; H.=Hiimedo. Hortaliza Sembrar | Plantar ——| Utilizar Ringleras| Plantas S Plantar Nombre zo) | ease Suelo | Aleara | sembre Mayo | oem | A5em | 18 tito | Jalna ‘Aviano Menor Bb. | Sep-Oct. [aot | R | 150m Remolachs | Abril _ varstal Dane Acénito de Invierno| T.” | Septiembre | sombra| R. | 10 em Pee Aguila ¥. | Oct.oFeb. |aombra] ®. | 6 em Alhelt Dorado iV. [NOs ig | SoLt7=# Rll) an Yansboria | Abril — | sem Ho ramos} Fun.-Sep, Almizclei Bb. | Septiembse sot | Rk. | 15 em (temprans) “Amapola AL | Agorte sol | R | em Anchusa V. | Oct oMarso [So | | 120m Puerros - Print ael |e ae |e Anticrino ve | abst sol | | a5 em Abel Aeaiuel AD | Abeito Agosto|sot | RL | a5 cm Vi | Octoweh sot] | tS em Lechugas | Manso = | soem } 206m [10 gros Atalende Verano | Al | Abril tot | | oem en adelante ce, Aralejo A | Marzo sl | R | 75em ca _ Boneto V. | OcteNov. aot | | 6oem a or Mayo | — | em | — Campanile Blanca | Bh. | Septiembre | fombra| R. | 15m Soe Stas Campénula V. | OcioMar, |sombra| R. | 60em leek a | abril BR. | 6oem Hicrbabuens | — rimavers} — | = Glave V.| Oct. o Mar F. | 15em w Oro Crocus Bi. iembre D. |. 15m ois Bg 2 si cmt [me |) en | = nga Dedalera Digital |B. | Oct.-Feb, n. | 120em L Doronico V. | Octubre RK. | 450m Perejl Marzo y Junio | — em | 150m BopeclsdeCabater| ¥: Br | soem =) , soem | 15 ow Callarda v. R. | em Gatera v. | 30em Genciana ve R. | 20cm Rabanos | Marzo = laser | Girasal v. R | 150em on adelante Gladiolo Bh, R | 906m cis Pe i Gloria de las Nieves | Bb. Rn | 200m oon Febrero} 20cm | 20cm | — | Julio en v, RB. | 600m selante Bh. Ww | 25em Eepi Abid = em | 20cm |10 gramoe| Juio en Lio de los Vatles | V. R | 15em a ‘ or ae Lupine Vi | Oct-Nov. R | em Narciso Bb, | Sep,-Oct. sombra| R 30 em eat Abril = 60em | 45m |10 gramos) Junio en ‘Nomevlvides B Octubre: jsombra] FL | 20m (ound) adelante Oropéndola ¥, [sot | D, | 200m Peonia v sombray BR. | 6em Tomille - Mar.- abr ieee | ee Prado de Mabén | A. fer} | S5em (ima) adelante Setembrera i sombra | R.|30-120 em) Taipan Octubre scl | RL (30-60 em Tomates | — | sca | — | samp, Violeta Marzo ct | | a0em (de Exterior) a _