Está en la página 1de 2

ECOSISTEMAS DEL ECUADOR

Entendemos por ecosistema a un complejo dinámico de comunidades vegetales, animales y de


microorganismos y su medio no viviente que interactúan como una unidad funcional. El
enfoque por ecosistemas es una estrategia para la gestión integrada de tierras, extensiones de
aguas y recursos vivos, con el propósito de promover la conservación y utilización sostenible
de modo equitativo. Se reconoce que los seres humanos con su diversidad cultural,
constituyen un componente integral de muchos ecosistemas.

Los ecosistemas que existen en el país van desde el nivel del mar (0 msnm) hasta
aproximadamente 6.400 metros de altura. Hay 46 ecosistemas los que se pueden clasificar en:

Páramo
Bosque Andino
Valles Secos
Bosque Húmedo Tropical
Bosque Seco de la Costa
Humedales
Archipiélago de Galápagos
El Mar

Páramo: Los páramos, también conocidos sólo como "páramo”, son ecosistemas de montaña
andinos que pertenecen al Dominio Amazónico. Se ubican discontinuamente en el Neotrópico,
desde altitudes de aproximadamente 2900 msnm hasta la línea de nieves perpetuas,
aproximadamente 5000 msnm. Los páramos son sistemas naturales complejos y variados de
alta montaña, los cuales se encuentran por encima del límite superior de los bosques alto
andinos. Desde el punto de vista funcional, biogeográfico y de vegetación, los páramos se
clasifican en subpáramo, páramo propiamente dicho y superpáramo

Bosque Andino: El bosque andino crece en la franja de clima frío y sus temperaturas pueden
bajar mucho en la noche. Algunos bosques andinos crecen en zonas montañosas donde casi
todo el tiempo se encuentran nubes: estos bosques son muy húmedos y se los conoce como
bosques de niebla andinos. Otros bosques andinos pueden crecer en zonas secas, donde van
siendo reemplazados por matorrales semiáridos.

Valles Secos: Los Valles Secos reciben su nombre a causa de que su nivel de humedad es
extremadamente bajo y no poseen nieve, ni tampoco una cubierta de hielo. En su conjunto los
mismos abarcan 4800 kilómetros cuadrados, lo que representa el 0.03 % de la superficie del
continente, y son la mayor zona de la Antártida desprovista de hielo. El suelo de los valles está
cubierto de un pedregullo suelto, en el que se pueden encontrar polígonos formados por
cuñas de hielo.[2]

Bosque Húmedo Tropical: El bosque húmedo tropical amazónico se caracteriza por una
vegetación muy abundante con árboles que sobrepasan los 30 mt, además se encuentran
arbustos palmeras y especies como achiote, aguacatillo, chontaduro, tangarama, uva de
monte, vainilla, guayusa, morete, chuncho, sangre de drago, cacao, bálsamo y bastantes lianas
y epífitas.

Bosque seco de la Costa: Los bosques secos de Ecuador se encuentran ubicados en dos áreas:
sobre la costa pacífica en la Cordillera de la Costa y al sur en la región de Tumbes-Piura que se
extiende hasta el norte de Perú.
Los bosques secos ecuatorianos albergan remanentes de  importancia global para la
conservación con especies y hábitats únicos y se constituye como un ecosistema clave que
sostiene la vida productiva de más de 65.000 habitantes, especialmente como fuente
generadora de agua

Humedales: estos agrupan a muchos ambientes diversos como manglares, estuarios,


pantanos, lagos, lagunas, llanuras de inundación, costas abiertas y hasta arrecifes de coral. En
nuestro país se los localiza en la Costa, Sierra y Oriente.

Los humedales contienen recursos bioacuáticos y vegetales; son refugios de aves marinas y
pueden ser aprovechados para el ecoturismo y la agricultura. El valor de su importancia varía
de acuerdo con sus características; en el caso de los manglares sirven para proteger la costa y
sostener la vida de las especies marinas.

Los de agua dulce retienen sedimentos de los ríos, protegen la población bioacuática y
representan un recurso de gran valor para la subsistencia de los habitantes de comunidades
asentadas en sus contornos que se dedican a actividades agrícolas, pesqueras y de cacería.

Otros acumulan agua en el invierno y permiten la formación de fangos y el desarrollo de


lechuguillas; en el verano, el agua baja su nivel y queda un suelo fértil que es aprovechado
para cultivos de cereales y frutales.

Archipiélago de Galápagos: Las islas Galápagos constituyen un archipiélago del océano


Pacífico ubicado a 972 km de la costa de Ecuador. Está conformado por 13 grandes islas
volcánicas, 6 islas más pequeñas y 107 rocas e islotes, distribuidas alrededor de la línea del
ecuador terrestre.

Se estima que la formación de la primera isla tuvo lugar hace más de 5 millones de años, como
resultado de la actividad tectónica. Las islas más recientes, llamadas Isabela y Fernandina,
están todavía en proceso de formación, habiéndose registrado la erupción volcánica más
reciente en 2009, que la flora y fauna encontrada allí es prácticamente única y no se la puede
encontrar en ninguna otra parte del mundo.

El Mar: Los mares ecuatorianos están en la zona de confluencia de dos “provincias”


ecológicas marinas, la del Pacífico Central Tropical, que viene desde Centroamérica, y la de la
corriente de Humboldt, que abarca hasta Chile. Eso significa que la flora y fauna marinas de
nuestras aguas son particularmente ricas y variadas, pues comparten elementos de las dos
regiones.

en las aguas marinas ecuatorianas hay bajos, playas y arrecifes rocosos interesantes para la
conservación de algunas especies amenazadas. Una proporción considerable de los habitantes
se dedica a la pesca artesanal, como lo testifica la presencia de los dos puertos más grandes
del país para esta actividad: Santa Rosa y Anconcito.

También podría gustarte