P. 1
Anestesia_en_diferentes_especies

Anestesia_en_diferentes_especies

|Views: 3.379|Likes:
Publicado porMircea Bibire

More info:

Published by: Mircea Bibire on Feb 10, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/03/2013

pdf

text

original

Sections

  • INDICE
  • INTRODUCCION
  • PREMEDICACION
  • Vías de administración de fármacos. Cateterismo venoso y arterial
  • Toma de muestras
  • ANTICOLINERGICOS
  • Sulfato de atropina, glicopirrolato
  • TRANQUILIZANTES MAYORES
  • Fenotiazínicos y butirofenonas
  • TRANQUILIZANTES MENORES
  • Benzodiazepinas: diazepam, midazolam
  • AGONISTAS ALFA 2 PRESINAPTICOS
  • HIPNOANALGESICOS
  • Agonistas parciales, agonistas-antagonistas y antagonistas:
  • y nalorfina
  • ANTIINFLAMATORIOS NO ESTEROIDES
  • INDUCCION
  • Barbitúricos. Tiopental sódico, metoxihetal y tiamilal
  • Propofol
  • Etomidato, metomidato
  • Guaifenesina (éter gliceril guayacolato)
  • Anestésicos inhalatorios
  • Anestésicos disociativos: ketamina, tiletamina
  • vecuronio
  • INTUBACIÓN ENDOTRAQUEAL
  • MANTENIMIENTO
  • Circuitos anestésicos y flujos de gases frescos
  • Ventilación a presión positiva
  • Manejo de los gases durante la anestesia
  • Vaporizador dentro del circuito anestésico
  • RECUPERACIÓN Y MANEJO DEL DOLOR POSTOPERATORIO
  • MONITOREO DEL PACIENTE
  • ANESTÉSICOS LOCALES. BLOQUEOS NEUROAXIALES Y PERIFÉRICOS
  • REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
  • BIBLIOGRAFIA RECOMENDADA

ANESTESIA VETERINARIA

Prof. Pablo Otero Área Anestesiología Facultad de Ciencias Veterinarias Universidad de Buenos Aires, Argentina. INDICE

Introducción. Premedicación. 1. Vías de administración de fármacos. Cateterismo venoso y arterial. Toma demuestras. 2. Anticolinérgicos. Sulfato de atropina, glicopirrolato. 3. Tranquilizantes mayores. Fenotiazínicos y butirofenonas. 4. Tranquilizantes menores. Benzodiazepinas: diazepam, midazolam. 5. Agonistas alfa2 presinápticos. Xilacina, detomidina, medetomidina, dexmedetomidina. 6. Hipoanalgésicos. a) Agonistas puros: morfina, meperidina, oximorfona, fentanilo,

sufentanilo, alfentanilo, remifentanilo. b) Agonistas parciales, agonistas-antagonistas y antagonistas:

buprenorfina, butorfanol, nalbufina, pentazocina, tramadol, naloxona, nalorfina. 7. Aniinflamatorios no esteroides. 8. Inducción. 1

a) b) c) d) e) f) g)

Barbitúricos. Tiopental sódico, metoxihetal, tiamilal. Propofol Etomidato, medetomidato. Guafenesina (éter gliceril guayacolato). Anestésicos inhalatorios. Anestésicos disociativos. Relajantes neuromusculares. Succinilcolina, pancuronio, atracurio,

vencuronio. 9. Intubación endotraqueal. a) b) c) d) e) 10. Caninos. Felinos. Equinos. Cerdos. Rumiantes.

Mantenimiento. a) b) c) d) Circuitos anestésicos y flujo de gases frescos. Ventilación a presión positiva. Manejo de los gases durante la anestesia. Vaporizador dentro del circuito.

11. 12. 13.

Recuperación y manejo del dolor postoperatorio. Monitoreo del paciente. Anestésicos locales. Bloqueos neuroaxiles y periféricos.

2

INTRODUCCION La práctica anestésica ha crecido notablemente en los últimos años en medicina veterinaria. La necesidad de garantizar el éxito por un lado y lo complejo de la técnica quirúrgica por el otro, han promovido y garantizado este proceso. Los objetivos de todo acto anestésico son, evitar el dolor producido por las diferentes maniobras quirúrgicas, relajar la musculatura para facilitarlas, desconectar al paciente mediante diferentes grados de depresión del sistema nervioso central (SNC) y por último estabilizar el sistema neurovegetativo. Son muchas y muy variadas las alternativas que poseemos para anestesiar a un individuo. Es importante que todo aquel que pretenda familiarizarse con la técnica anestésica, maneje cada posibilidad de manera tal de brindarle a su paciente la mejor opción. Los conceptos aquí vertidos pueden útiles también para aquellos que inician actividades de investigación en animales. El presente capítulo pretende explorar el abordaje anestésico en las diferentes especies animales, haciendo especial hincapié sobre aquellas que son habitualmente sometidas a los diversos procedimientos quirúrgicos o que sirven como modelo de experimentación en distintos ámbitos médicos. A la hora de desarrollar el estudio de las drogas nos abocaremos al lugar, que cada una posee, en el protocolo anestésico de cada especie animal. Remitimos al lector a capítulos precedentes para profundizar en la farmacología general de cada grupo de drogas.

3

PREMEDICACION

La cuidadosa evaluación del paciente en la etapa preanestésica es de suma importancia para la elección de las drogas que formarán parte del protocolo anestésico. Es también en esta etapa en la que se determinan los requerimientos para el monitoreo del paciente así como toda maniobra de soporte previa al acto anestésico. La base mínima de datos que ayudará a determinar el perfil sanitario del paciente, deberá ser mayor cuanto mayor sea el compromiso clínico. Aunque un examen físico completo es siempre el primer paso de la exploración preanestésica, la incorporación de análisis complementarios, hemograma, bioquímica sanguínea, uroanálisis, electrocardiograma, radiografías, etc.,

deberá ponderarse. (Tablas I y II, remitirse al archivo “tablas”). El sistema de clasificación de la Sociedad Americana de Anestesiología (ASA) se aplica también en medicina veterinaria. Este se basa en la presencia y gravedad de patologías preexistentes. Si en el examen físico, se detecta alguna anormalidad, se deberá llevar a cabo una investigación más detallada antes de anestesiar al animal. Además del riesgo inherente al estado del paciente, otros factores que deben considerarse vienen determinados por las condiciones del hospital o clínica veterinaria, la cantidad y calidad del equipo de monitorización, la técnica y experiencia de los

4

evitar que la manipulación quirúrgica precipite inestabilidad en el paciente durante el acto quirúrgico y finalmente promover un despertar confortable al hacer más efectivo el tratamiento del dolor en el postoperatorio1. Todas estas observaciones se contemplan en conjunto para determinar el perfil sanitario del paciente. El instaurar un tratamiento analgésico preventivo permitirá disminuir la dosis total de anestésicos generales. La premedicación tiene como principal objetivo preparar al paciente para recibir las drogas anestésicas. Por último se deberá precisar la limitación que cada patología preexistente imponga a cada una de las posibles alternativas. Evitar lesiones en el paciente y en los operarios es primordial y la premedicación colabora con este objetivo. el riesgo anestésico y la estructura del protocolo. permiten manejar con mayor seguridad al paciente. Los diferentes grados de sedación y tranquilización que aportan los diversos fármacos utilizados en esta etapa. En muchos casos éstos son agresivos o están mal predispuestos a las maniobras que se realizan durante esta etapa como por ejemplo la canalización venosa y la tricotomía del campo operatorio. Debe destacarse que todas las maniobras previas a la inducción anestésica deben realizarse con la debida 5 . Es fundamental también en esta etapa asegurarse de tratar el dolor en el caso de que el proceso mórbido en curso así lo exigiera. Deberá existir una estrecha relación entre los hallazgos.integrantes del equipo médico como así también de la duración del procedimiento.

En el equino. se realizará un ayuno previo de 24 horas para sólidos y 6 horas para líquidos. éstas son utilizadas indistintamente en la mayoría ellas. Es muy importante tener un acabado conocimiento de las propiedades farmacológicas e interacciones de cada una de las drogas utilizadas en el protocolo y fundamentalmente de las diferencias farmacocinéticas entre especies2. Siempre que se programe la cirugía con anterioridad. gerontes e insuficientes renales no se restringirá la ingesta de líquidos. Las drogas empleadas durante este período son muy variadas y si bien existen diferencias con relación a su potencia en las diferentes especies. En pacientes poligástricos. Se deberán elegir drogas de acción extemporánea y protocolos sencillos cuando las instalaciones o el personal afectado a los cuidados posteriores a la cirugía no cuenten con la infraestructura o capacidad para implementar procedimientos poco habituales. Esto disminuye la fermentación y el consecuente timpanismo ruminal. En pacientes pediátricos. en pequeños animales. 6 . Se recomienda quitar las herraduras para evitar accidentes en esta especie. el vaciado gástrico se realiza en 4 a 6 horas por lo que un ayuno breve suele ser suficiente. a fin de evitar que un estrés adicional complique el desarrollo del acto anestésico.precaución. el ayuno será de al menos 12 a 24 y de 8 a 12 horas para sólidos y líquidos respectivamente. aumentando la capacidad pulmonar y mejorando la ventilación.

En cerdos la vena 7 . En pequeños animales los más utilizados son los 18G. la cefálica antebraqueal. En rumiantes y equinos la vena yugular es siempre de fácil acceso. de ser necesario. Toma de muestras. En pacientes de miembros cortos y retorcidos la vena marginal de la oreja es una buena alternativa. Cateterismo venoso y arterial. Se recomienda hacer una pequeña incisión en la piel para mejor el deslizamiento y evitar la ruptura del catéter. 20G y 22G. el 24G queda reservado para animales muy pequeños. En todo paciente se deberá implementar una vía permeable a través de la cual se proporcionará la medicación. Existe el recurso de poner un collar isabelino y de esta manera evitar accidentes. y la safena externa en caninos e interna en felinos. Para grandes animales las medidas más utilizadas van de 10G a 14G. Vía intravenosa: luego de la tricotomía y antisepsia de la zona a través de la cual se accederá al vaso elegido. La fijación deberá garantizar la permanencia de la vía durante el tiempo que se considere necesario (figura 1). la yugular. se introduce el catéter.Vías de administración de fármacos. En caninos y felinos las venas más accesibles son. El tamaño estará en relación a la vena a utilizar y deberá ser el mayor que ésta última permita. Lo más recomendable es colocar catéteres de teflón bien fijados como para que. La vena sublingual es muy accesible en el canino y sirve para tomar muestras o infundir soluciones parenterales durante la anestesia (figura 2). A continuación se detallarán las técnicas y sitios de elección en cada especie. permanezcan durante el período de recuperación.

8 . para garantizar una buena hemostasia. Cateterismo arterial: es sumamente útil tener canalizada una arteria durante la anestesia. En rumiantes hay varias alternativas.marginal de la oreja (central o ventrolateral) y la vena cava craneal. En felinos se utiliza la arteria femoral. Las más empleadas son la arteria auricular caudal. Se utiliza el cuadrante inferior izquierdo del abdomen. La arteria sublingual es de muy fácil acceso pero sólo útil durante la anestesia. Se recomienda un ayuno de 4 a 6 horas para reducir la posibilidad de lesionar una víscera (figura 3). Es importante respetar las normas de antisepsia y no omitir incidir la piel antes de introducir el catéter. A partir de ésta se pueden recolectar muestras seriadas para la determinación de gases y pH sanguíneo. todas ellas bastante sencillas y libres de complicaciones. La arteria más utilizada en caninos es la metatarsiana dorsal. mediante una tubuladura heparinizada. Se recomienda comprimir durante al menos cinco minutos al retirar el catéter de la arteria. En equinos la arteria mandibular es la más utilizada. Al conectar esta vía. safena y la digital común. La maniobra se realiza con el animal en decúbito dorsal. para mejorar la maniobra y evitar que éste se dañe. Vía intraperitoneal: ésta ha sido relegada al uso de animales de laboratorio exclusivamente (roedores). con un manómetro anaeroide se obtiene en forma confiable y económica el dato de presión arterial media. son las más utilizadas.

glicopirrolato.Vía intramuscular: se utiliza generalmente las grandes masas musculares del miembro posterior. Los compuestos irritantes pueden provocar severas reacciones inflamatorias. Administrada por esta última vía. los músculos sublumbares y el cuello. suele promover tanto taquicardias como bradicardias de origen sinusal. La atropina es efectiva tanto por vía intramuscular (IM) como endovenosa (EV). Es importante destacar que ningún fármaco se incorpora en forma rutinaria al esquema terapéutico. Las drogas anticolinérgicas poseen. faringe y tracto respiratorio. Vía subcutánea: el tejido celular subcutáneo que se ubica a la altura de la parrilla costal es lo suficientemente laxo como para albergar distintas preparaciones. La atropina evita la aparición de reflejos de origen vasovagal. promueve bronco dilatación y evita algunas de las manifestaciones cardiovasculares de las otras drogas con las que comparte el protocolo anestésico. reduce las secreciones en boca. un rol preponderante en el protocolo anestésico. al igual que en el ser humano. ANTICOLINERGICOS Sulfato de atropina. En grandes animales se debe evitar las masas musculares de los cortes destinados al consumo. Las primeras pueden 9 . Se deberá siempre ponderar la eventual utilidad del mismo y los parasimpaticolíticos no constituyen una excepción.

sobre todo en pacientes hipoxémicos. Por esta razón carece de los efectos centrales 10 . La utilidad de la atropina en equinos es dudosa y la presentación de cólicos promovidos por la disminución de la motilidad intestinal. con una duración mayor a la atropina.04 mg/kg.7 mg/kg. La atropina es rápidamente metabolizada en el gato merced a la presencia de abundantes estearasas hepáticas. suele ser la razón de su exclusión del protocolo. En caso de ser necesaria la administración intravenosa. En los rumiantes los anticolinérgicos no reducen la copiosa producción de saliva sino que aumenta su viscosidad. producto de la estimulación bulbar de los núcleos vagales.disminuir el umbral para la aparición de arritmias ventriculares. En caninos es depurada del plasma y eliminada principalmente por orina. La mejor opción para evitar la acumulación de saliva en la faringe y una eventual aspiración. Las bradicardias en cambio. es posicionar a la cabeza para que por gravedad la secreción fluya al exterior.04 mg/kg.02 a 0. dificultando la eliminación. La duración del efecto es de 60 a 90 minutos. El glicopirrolato es un amonio cuaternario sintético con actividad anticolinérgica periférica. En los pequeños rumiantes (oveja y cabra) la atropina es poco potente y se utiliza a 0. pueden llegar al bloqueo AV de 1er y hasta 2do grado. Es importante considerar la reatropinización del paciente en caso de que el efecto del fármaco expire durante el procedimiento anestésico o mientras persista la actividad vagal de las otras drogas empleadas. se recomienda hacerlo en forma lenta y diluida. En cerdos se administra a razón de 0. No atraviesa la barrera hematoencefálica ni la placenta. En estas especies la dosis recomendada oscila entre 0.

003 a 0. es el responsable de que el vómito sea una complicación poco habitual en el postoperatorio de pacientes que recibieron alguno de estos fármacos en la premedicación. El potente efecto antiemético de estos antagonistas dopaminérgicos centrales. próximo al paciente. Tanto los derivados fenotiazínicos como las butirofenonas tienen buena biodisponibilidad sistémica luego de su administración por diferentes vías. En el canino y felino en dosis de 0.006 mg/kg. Deberá estar siempre en el maletín de urgencias. Los tranquilizantes mayores son componentes habituales de los protocolos anestésicos tanto en pequeños como en grandes animales. independientemente de la envergadura de las maniobras propuestas. mientras que el efecto antisialagogo persiste hasta 7 horas luego de su administración. la disminución del umbral convulsivo y la capacidad de promover efectos colaterales de diversa magnitud. La 11 . exige ponderar minuciosamente su incorporación al “coctel” anestésico.01 mg/kg. No obstante sus efectos hemodinámicos. TRANQUILIZANTES MAYORES Fenotiazínicos y butirofenonas.de la atropina y no tiene efectos sobre los fetos. En equinos y cerdos la dosis es 0.005 a 0. inhibe los efectos vagales por 2 a 4 horas. La atropina es uno de los fármacos utilizados en el tratamiento de las emergencias anestésicas.

ésta deberá tratarse con premura a fin de evitar un déficit de bomba agudo. Esta última es producto del bloqueo reversible de los receptores α1 adrenérgicos. El período de latencia para las vías parenterales. En caso de ser necesaria la incorporación de agonistas α1 adrenérgicos. El tratamiento consiste en expandir el volumen plasmático a expensas de soluciones electrolíticas en grandes volúmenes (100 ml/kg). Este efecto es promovido por la depresión del centro termorregulador hipotalámico. a nivel periférico. En pacientes gerontes o con hepatopatías severas (shunt portocava). de instauración lenta. En caso de presentarse. por la reducción de la actividad muscular y por la vasodilatación periférica. 12 . El período de acción se extiende entre 4 y 8 horas. el tiempo de residencia del principio activo en el organismo y por tanto sus efectos podrían extenderse hasta 24 horas. La hipotensión resultante es el efecto colateral más habitual de estas drogas. Los tranquilizantes mayores son hipotermizantes.administración oral sin embargo produce un efecto errático. La adrenalina está contraindicada por que puede agravar la hipotensión merced a la estimulación de los receptores β2. en todas ellas la droga es depurada por metabolismo hepático. la efedrina. El metabolismo es similar en las diferentes especies. no EV. fenilefrina o la noradrenalina están indicadas por generar un antagonismo farmacológico competitivo con el tranquilizante mayor. aunque de corta duración. oscila alrededor de los 10 minutos. La incorporación de solución fisiológica hipertónica al 7% a razón de 3 a 5 ml/kg suele ser un paliativo de gran utilidad.

protrución de la membrana nictitante del ojo. propionilpromacina. mejorando la entrada y la salida de la anestesia (figura 4). A la dosis de 0. La inyección intracarotidea accidental se acompaña de severos síntomas de descompensación. excitables y agresivos. Si bien los tranquilizantes carecen de efectos analgésicos.05 mg/kg. promueven una respuesta caracterizada por sedación.1 mg/kg hasta un máximo de 3 mg totales IM o EV. remitirse al archivo “tablas”). rara vez se echa. fundamentalmente en pacientes doloridos. Aumenta la base de sustentación. así como también la potenciación de las drogas inductoras y anestésicas. protruye el tercer párpado. En combinación con otras drogas como por ejemplo los hipnoanalgésicos tanto agonistas puros como agonistas antagonistas (neuroleptoanalgesia).02 a 0. potencian a los opiáceos en este aspecto. Luego de un período de latencia de aproximadamente 10 minutos el animal adopta una postura característica. los derivados fenotiazínicos se utilizan generalmente por vía EV a la dosis de 0. tendencia al decúbito. clorpromacina. manifiesta ptosis labial y la exteriorización del pene.Dentro de los derivados fenotiazínicos se encuentran la promazina. etc. metotrimepracina. en caninos y felinos. El maleato de acepromacina es el más utilizado en medicina veterinaria (tabla III. promueve una respuesta caracterizada por indiferencia al medio.05 a 0. Estas combinaciones tienen una amplia gama de indicaciones. generalmente profunda y predecible. En equinos. La acepromacina así como otros derivados fenotiazínicos promueven en los sementales el prolapso pasajero o permanente del pene (efecto potencialmente reversible mediante la 13 .

0.5 mg/kg en combinación con hipnoanalgésicos en pacientes con riego elevado. Es de destacar que los eventuales efectos adversos del fármaco se concentran. El autor la ha utilizado con éxito en caninos a 2-2. En éstos. Además presenta una escasa actividad antiadrenérgica y posee un moderado efecto analgésico. fundamentalmente por sus escasos efectos simpaticolíticos periféricos. a diferencia de las de mayor duración. como el droperidol y la azaperona.administración de benzotropina. La metotrimeprazina (levomepromacina). no disminuyen el umbral para las convulsiones. La actividad antiemética es aceptable. promueven tranquilización y potencian a las drogas anestésicas. dentro del período anestésico. 14 . En primer lugar su efecto tiene una duración máxima de 2 horas.05 a 0. La acepromacina reduce en el cerdo la severidad de la hipertermia maligna en pacientes expuestos al halotano3. La azaperona es ampliamente utilizada en el ganado porcino (4 mg/kg IM). Los terneros reciben dosis similares a los equinos mientras que los ovinos y caprinos necesitan dosis mayores. Las butirofenonas. además de promover tranquilización evitan el canibalismo. es un derivado fenotiazínico con algunas ventajas sobre la acepromacina.1 mg/kg EV. los derivados fenotiazínicos. 0. a diferencia de los derivados fenotiazínicos. así como su acción antihistamínica. La hipotensión es menos frecuente en esta especie como efecto colateral y suele presentarse con mayor frecuencia en pacientes excitables. complicando poco la recuperación del paciente. En rumiantes.02 mg/kg EV).

Los tranquilizantes mayores están contraindicados en pacientes muy debilitados. Las principales ventajas de esta alternativa son la predecible eficacia terapéutica y la escasa sedación e hipotensión.25 mg/kg de peso por vía EV. midazolam. La sedación es más evidente en pacientes con compromiso del estado general. El haloperidol como representante de las butirofenonas es utilizado con éxito en caninos como antiemético a 0. Finalmente esta opción es también útil en aquellos pacientes en los que los antiemético proquinéticos.1 mg/kg IM. a razón de 0.6 mg/kg EV y 1. con un severo compromiso del estado general. como la metoclopramida. pediátricos y gerontes. Son poco evidentes los cambios del sensorio. y la acción anticonvulsivante. 15 .El droperidol se utiliza en pequeños animales en combinación con fentanilo (Innovan®). TRANQUILIZANTES MENORES Benzodiazepinas: diazepam. ASA IV-V. La dosis recomendada para el droperidol en caninos es. Los tranquilizantes menores tienen una función acotada en la premedicación anestésica de los animales domésticos.5 mg/kg IM. estén contraindicados. producto de la reducción de la actividad polisináptica medular. 0. cuando se los compara con los tranquilizantes mayores. Sus principales efectos son la relajación muscular.

generalmente propilenglicol. está indicado para disminuir el hipertono muscular promovido por los anestésicos disociativos (ketamina.1 a 0. propofol. El diazepam está indicado en la premedicación de pacientes epilépticos o en aquellos en los que se realizará un mielograma. El diazepam tiene una absorción errática luego de la administración IM. si se administra con rapidez. en caninos apenas alcanza el 3%. es actuar como drogas coadyuvantes en el protocolo anestésico. permite reducir sustancialmente la dosis total de éstos durante la inducción anestésica. La vía de elección es la EV. En gatos las benzodiazepinas tienen una acción orexígena. Por su efecto relajante muscular central. puede provocar una serie de trastornos hemodinámicos. Por esta vía el efecto es poco predecible. La biodisponibilidad oral es paupérrima. Su duración es de 1 a 4 horas. La vía intrarrectal es una excelente alternativa por su buena biodisponibilidad sistémica. EV. El diazepam se elimina por orina y heces luego de metabolizarse en hígado. etomidato). Su efecto potenciador sobre los depresores no selectivos del SNC. 16 .5 mg/kg.5 a 1 mg/kg generalmente por vía IM.La principal indicación para las benzodiazepinas. Por vía EV. potenciando a los fármacos en pacientes con riesgo elevado y reduciendo efectos adversos. como las alteraciones del músculo esquelético y el sensorio que acompaña a la administración de anestésicos disociativos. hipnoanalgésicos e inductores (barbitúricos. tiletamina). En rumiantes y cerdos se utiliza de 0. La dosis tanto en pequeños animales como en equinos es de 0. Esto es responsabilidad del vehículo. y es más frecuente en felinos y pacientes de escasa talla.

poco irritante luego de la administración IM. El midazolam es rápidamente depurado del organismo por metabolismo hepático.El midazolam es un compuesto hidrosoluble. detomidina. Tanto el midazolam como el diazepam pueden inducir cambios en la conducta (excitación paradójica) que generalmente se expresan con aullidos y ansiedad. dexmedetomidina. Si bien se describen efectos hipnóticos en el ser humano. La gran potencia de estos fármacos 17 . relajante muscular y analgésico. AGONISTAS ALFA 2 PRESINAPTICOS Xilacina. Su rápida y predecible biodisponibilidad luego de la administración IM. medetomidina. Los agonistas α2 presinápticos se caracterizan por sus efectos sedante. estos son poco evidentes en los animales domésticos.2 mg/kg de midazolam IM. los efectos se hacen evidentes en 2 a 3 minutos. Son muy amplias las indicaciones de este grupo de drogas en la práctica veterinaria. Al igual que el diazepam. está indicado para potenciar a las drogas inductoras y para contrarrestar el hipertono muscular de la ketamina. En gatos luego de una dosis de entre 2 a 5 mg/kg de ketamina más 0. En caninos es frecuente observar una exagerada respuesta de olfación continua (hiperosmia). en combinación con la ketamina. romefidina. lo hace óptimo para la inmovilización de pacientes indóciles o agresivos. Su duración promedio es de 2 horas.

La atropina inhibe este efecto. así como también las presiones de los gases sanguíneos dentro de parámetros normales. medetomidina. anestésicos inyectables e inhalatorios. El volumen minuto cardíaco puede disminuir de un 30 a un 50%. La administración de estos compuestos se acompaña de una leve hipertensión inicial. detomidina. opioides. la ventilación alveolar es mantenida merced a un aumento del volumen corriente. producto de la estimulación pasajera de los receptores adrenérgicos periféricos α1 y α2. la administración concomitante de otras drogas como tranquilizantes. No obstante. Los componentes de este grupo tienen la capacidad de inducir diferentes tipos de arritmias. poseen una selectividad diferencial sobre el receptor adrenérgico que se ve reflejada fundamentalmente en la potencia. A pesar de la disminución de la frecuencia respiratoria que promueven estas drogas. La disminución de hasta un 50% de la frecuencia cardíaca y la presencia de bloqueos aurículo ventriculares de 1er y 2do grado son las más habituales. dexmedetomidina y romefidina. Xilacina. seguida por una moderada hipotensión.por un lado y lo predecible de su efecto sedante. los convierte en una opción para la inmovilización química en la mayoría de las especies. como consecuencia de la marcada bradicardia y de la reducción de la actividad adrenérgica central que promueven estos fármacos. Esto permite a pacientes sanos mantener su equilibrio ácido-base. Por esta razón se debe evaluar siempre la necesidad de incorporarla al protocolo cuando la disminución de la frecuencia cardíaca deba ser evitada. puede 18 . Los efectos son similares para los diferentes compuestos.

a fin de atenuar los efectos de una eventual hipoxemia. para la xilacina y sus congéneres respectivamente. Es frecuente la presencia de temblores musculares (mioclonos) bajo la acción de estos compuestos. En estos casos se sugiere disminuir la dosis de los actores de la interacción sinérgica y suministrar oxígeno. producto de la estimulación de los adrenoreceptores pancreáticos. Las dosis para las diferentes especies se muestran en la tabla IV. Otro efecto que acompaña a la administración de los agonistas α2 adrenérgicos. En los últimos cuando la droga se administra por vía IM. remitirse al archivo “tablas”.promover severas depresiones respiratorias. La xilacina actúa como emético en caninos y felinos. La corta duración del efecto analgésico. limita su uso en anestesias prolongadas. 19 . para evitar la acumulación del fármaco. Los efectos sedantes4. tiene una alta incidencia. relajantes musculares y depresores sobre el aparato cardiovascular en cambio perduran de 2 a 4 horas luego de la administración. Estas drogas si bien no aportan por sí solas la analgesia suficiente para encarar un abordaje quirúrgico celomático. El efecto analgésico se expresa fundamentalmente a nivel visceral. No se recomienda repetir. se constituyen en excelentes coadyuvantes del protocolo analgésico. es un aumento de la glucemia. 15 a 30 y 30 a 40 minutos. en pacientes no ayunados.

De esta manera se puede prolongar el efecto analgésico. Una dosis de tan solo una décima parte de la utilizada en otras especies. para prolongar el efecto analgésico. El 25% del contenido del envase se administra. Los agonistas α2 presinápticos deben ser utilizadas con suma precaución en pacientes debilitados por patologías subyacentes. El esquema utilizado es el siguiente. ésta se diluye en solución salina isotónica. previa inducción anestésica. se calcula la dosis a administrar (0. promueve una sedación profunda (figura 5).Destaca la potencia de estas drogas en rumiantes.05 mg/kg. 0. En el otro extremo de la curva se encuentran los porcinos que se expresan como tolerantes con dosis promedios de hasta 4 mg/kg. potenciar a los otros componentes del protocolo y disminuir el impacto de un ingreso masivo de la droga al organismo. Esta es una buena alternativa cuando no se dispone de hipnoanalgésicos agonistas puros o como complemento analgésico del protocolo. En poligástricos los agonistas α2 adrenérgicos disminuyen la motilidad de los preestómagos y estimulan la contracción uterina (efecto semejante a la oxitocina) pudiendo desencadenar un parto prematuro. tanto en anestesias gaseosas como fijas. La velocidad de infusión se titula en función de las necesidades del paciente. Están contraindicados en 20 . El 75% restante se prorratea en el tiempo que suponemos durará la intervención. El autor utiliza tanto en caninos como en felinos la xilacina en infusión continua como parte del protocolo anestésico. en un período de 15 minutos. aproximadamente 20 ml/kg.5 a 1 mg/kg).

La xilacina y sus congéneres pueden ser revertidos por antagonistas α 2 presinápticos como la yohimbina y el atipamizol. Se debe tener en cuenta que todos los efectos son antagonizados aún la analgesia.individuos con trastornos de la contractilidad del músculo cardíaco. Es difícil planear un protocolo y excluirlos con una buena razón. la sustancial potenciación sobre los depresores no selectivos del SNC y las contadas situaciones en las que se encuentran contraindicados son algunas de las justificaciones para esta aseveración. HIPNOANALGESICOS Los componentes de este grupo de drogas tienen un lugar más que destacado en la práctica anestésica. Es prudente contar con el antídoto siempre que se utilice una droga que lo posea. La 21 . remitirse al archivo “tablas”). (Dosis en tabla IV. Como se ha explicado en capítulos anteriores estos compuestos se diferencian según la afinidad y actividad intrínseca que posean sobre los distintos receptores opiáceos. El período de latencia es de 2 a 4 minutos. Los antagonistas α2 presinápticos se administran generalmente por vía EV. como por ejemplo pacientes con miocardiopatías y neonatos. fundamentalmente en aquellos en los que el volumen minuto dependa de la frecuencia cardíaca. La universalidad de la respuesta analgésica en las diferentes especies. como en este caso.

en forma lenta y diluida es también utilizada. meperidina. debido su escasa liposolubilidad. remitirse al archivo “tablas”). A continuación se exponen los usos más frecuentes en la práctica anestésica de las diferentes especies. no suele causar efectos adversos. en altas dosis es potencialmente tóxica.potencia y eficacia es. oximorfona. El período de latencia es para las distintas especies prolongado. En general estos animales suelen defecar como 22 . sufentanilo. Por esta razón las vías más indicadas son la IM y SC. La administración concomitante de atropina. En los animales al igual que en los humanos. la morfina al igual que sus congéneres. La morfina es ampliamente utilizada para tratar el dolor perioperatorio. Los principales sistemas afectados son el cardiovascular y respiratorio. en la mayoría de las especies. similar a las descriptas para los seres humanos. Agonistas puros: morfina. Son numerosas las evidencias que sostienen la eficacia clínica de los opiáceos en las diferentes especies animales. El vómito es un efecto adverso de relativa ocurrencia en caninos. La falta de ayuno favorece su presentación. disminuye el impacto de la droga sobre la frecuencia cardíaca. alfentanilo y remifentanilo. fentanilo. aunque por vía EV. pero solo a dosis muy altas. la vía EV puede acompañarse de reacciones adversas debidas a la liberación de histamina. Si bien a las dosis terapéuticas (tabla V. La rigidez de los músculos esqueléticos también puede observarse. hasta 30 minutos.

cerdos. demetomidina). Si bien en felinos el vómito es factible. no produce excitación. La morfina promueve miosis en caninos. y agonistas α2 presinápticos (xilacina. La sudoración se observa con frecuencia en equinos luego de la administración de morfina. midriasis y excitación. rumiantes. en altas dosis. En gatos la morfina a 0. La meperidina es una 23 . En felinos y equinos sin embargo produce. la morfina atraviesa la barrera hematoencefálica con lentitud. esto puede restringir severamente la producción de orina. lo hace muy infrecuente. La morfina aumenta la liberación de hormona antidiurética. Estas manifestaciones se relacionan con un aumento de la actividad catecolaminérgica central y es reducida cuando se combina con antagonistas dopaminérgicos (acepromacina).1 mg/kg SC. La meperidina5 y la oximorfona son análogos de la morfina con menores efectos depresores sobre el aparato cardiovascular y respiratorio. monos y seres humanos. Debido a su escasa liposolubilidad. Esta última opción se demuestra efectiva sobre todo para tratar el dolor visceral en el equino. ya que los agonistas puros solos tienen poca eficacia analgésica en esta especie. y la analgesia dura al menos 4 horas. la tolerancia del centro nervioso bulbar a la droga. Las otras especies. Por esta razón esta contraindicada en pacientes urémicos. equinos y porcinos.consecuencia de la acción de la droga sobre el tubo gastrointestinal. Por esta razón se hace más difícil titularla como complemento analgésico en anestesias balanceadas. son refractarios a la acción emética de los hipnoanalgésicos.

La combinación con tranquilizantes mayores y menores. se establece entre las concentraciones plasmáticas y cerebrales permite la utilización de estos compuestos. La oximorfona es muy utilizada en los EEUU en la premedicación anestésica de perros y gatos. A dosis analgésicas (ver tabla V. remitirse al archivo “tablas”). favorece la acción sedante y potencia la analgesia. permiten mantener un adecuado volumen minuto. sufentanilo. en altas dosis o sinergizados con otros fármacos. mejora sustancialmente el manejo del paciente. Su potente acción analgésica. así como con agonistas α2 adrenérgicos (neuroleptoanalgesia). al tornarlo más dócil. una duración aproximada de 2 horas. El rápido equilibrio. estos compuestos carecen de efectos adversos severos. Aunque la frecuencia cardíaca disminuye.buena alternativa en el gato. permite reducir drásticamente la incorporación de depresores no selectivos del SNC. durante el mantenimiento de la anestesia balanceada. En esta especie aunque no produce un manifiesto efecto sedante. Sin embargo. se convierten en potentes depresores. La combinación con tranquilizantes mayores una vez más. El fentanilo es principalmente utilizado por vía EV. La estabilidad hemodinámica es una constante en las anestesias que utilizan fentanilo6. Posee a dosis terapéuticas. alfentanilo o remifentanilo. ya que aporta un alto grado de analgesia. La presión arterial se 24 . mejora la calidad de la sedación así como analgesia. con el agregado de estos compuestos. que merced a su alta liposolubilidad. la poca afectación sobre la contractilidad miocárdica y la resistencia periférica. eliminando la principal fuente de accidentes anestésicos intraoperatorios.

2 % para el isoflurano (datos aún no publicados). seguida por una infusión titulada para mantener concentraciones analgésicas estables durante el procedimiento. Es de destacar la necesidad de incorporar relajantes musculares cuando se utilizan concentraciones bajas de gases anestésicos.1 ± 0.8). Se administra de 1. Esto lo hace ideal para la infusión continua ya que su latencia es sumamente breve. la infusión continua se presenta como una excelente alternativa. En caninos una dosis inicial de fentanilo de 2 a 5 μg/kg. reduce la concentración alveolar deseada (CAD) de los anestésicos inhalatorios en un 20 a 30%. El autor utiliza el sufentanilo a razón de 0. Así los requerimientos anestésicos disminuyen de 3. para mejorar el acceso al campo operatorio. se encuentra poco ionizado en plasma. Lo más recomendable es realizar una dosis de carga. La infusión se comienza 15 minutos antes de la inducción e intubación endotraqueal. La duración promedio de una cirugía de rutina en nuestro medio se encuentra 25 .5 % a 2 ± 0. por sus características químicas (pK 6.5 a 1 μg/kg/hr.mantiene elevada (su administración no se acompaña de liberación de histamina). según las necesidades del caso. Como la duración de sus efectos es relativamente corta.2 % para el sevoflurano y de 1. entre 10 y 30 minutos. seguida de una infusión de 5 a 10 μg/kg/hr. El alfentanilo.7 vol% a 1.5 a 3 μg/kg/min. debido a la acumulación del compuesto utilizado. alrededor de 1 minuto. garantizando una óptima perfusión tisular7. Tanto solo como combinado con neurolépticos el fentanilo produce jadeo en la mayoría de los caninos. En procedimientos prolongados los requerimientos de estas drogas van disminuyendo conforme el tiempo quirúrgico aumenta.

hidrólisis por estearasas plasmáticas. El remifentanilo. Se destaca la necesidad de monitorear estrechamente a todo paciente en el postoperatorio inmediato. para el tratamiento de este tipo de dolor. el fentanilo puede provocar excitación en felinos y equinos. Sin embargo en combinación con detomidina o xilacina se expresa una sinergia altamente eficaz. nalbufina. que pueden acortar una eventual y prolongada recuperación postanestésica mediada por hipnoanalgésicos8.. El remifentanilo es la excepción a esta regla ya que su tiempo de residencia en plasma es producto de la hidrólisis enzimática y no de la redistribución a compartimentos periféricos. por metabolismo hepático. en las diferentes especies. 26 . sufre además de metabolismo hepático. Al igual que la morfina y por el mismo mecanismo. como se mencionó antes. En equinos el fentanilo es poco efectivo como analgésico para tratar el dolor visceral. La tasa de eliminación es similar a la del ser humano. aportan analgesia en protocolos tanto con anestésicos inyectables como inhalatorios. En gatos 5 µg/kg EV. Los agonistas puros se eliminan.entre 40 y 90 minutos. etc. La atropina o el glicopirrolato evitan la intensa bradicardia que acompaña a la administración de estos fármacos. Se recuerda que existen antagonistas como naloxona. La administración epidural de estos fármacos se discutirá más adelante. al igual que la duración de los efectos. En estos lapsos no suele observarse acumulación. mediante reacciones de primera y segunda fase.

seguramente. Para los agonistas parciales como la buprenorfina y el butorfanol. En la premedicación los agonistas parciales. Estos suelen ser lo suficientemente eficaces para garantizar una recuperación confortable. que se incrementa en combinación con drogas tranquilizantes. naloxona y nalorfina. afianza la eficacia de todos estos fármacos. sin dolor y con una marcada tendencia al sueño. ha contribuido a incorporarlas con relativa frecuencia en protocolos anestésicos tanto en grandes como en pequeños animales (tabla V. butorfanol. tramadol. agonistas-antagonistas y antagonistas: Buprenorfina. buprenorfina y butorfanol. El aporte analgésico sólo permite una moderada disminución de la concentración alveolar de los gases anestésicos necesaria para evitar las respuestas autonómicas a los estímulos 27 .Agonistas parciales. los escasos efectos colaterales y la accesibilidad que la legislación dispone para este grupo de drogas en la mayoría de los países. remitirse al archivo “tablas”). El efecto analgésico está limitado por la actividad intrínseca de cada compuesto sobre el receptor µ (efecto cielo). La eficacia en el tratamiento del dolor de origen visceral. nalbufina. sin embargo. el tratamiento del dolor en el postoperatorio. aportan una profunda sedación. la analgesia es significativamente mayor que para los antagonistas del mencionado receptor como la nalbufina y la pentazocina. La capacidad de inducir respuesta analgésica a través de los receptores k. El rol más apropiado para este grupo de drogas es. pentazocina.

Puede promover una marcada tendencia al sueño durante el período de recuperación anestésica. La gran afinidad por el receptor µ complica la reversión por medio de antagonistas farmacológicos. remitirse al archivo “tablas”). genera un plano anestésico adecuado para el abordaje quirúrgico de tejidos blandos. Si bien la depresión respiratoria es sumamente infrecuente a las dosis recomendadas. Sus efectos se extienden por 2 a 4 horas.quirúrgicos9. promueve en la mayoría de los caninos una sedación de moderada a profunda (tabla VI. En combinación con los gases inhalatorios. El butorfanol aporta una excelente analgesia. El período de latencia es prolongado. en este caso el doxapram a razón de 0. hasta 40 minutos. por sus efectos antagónicos. En gatos su utilización concomitante con anestésicos disociativos y tranquilizantes menores permite el abordaje quirúrgico del abdomen. Se caracteriza además por su efecto sedante y antitusivo. los pacientes pueden defecarce 28 . En felinos al igual que en caninos aporta un excelente grado de analgesia visceral.5 mg/kg EV. En equinos con dolor abdominal es utilizado como analgésico. La buprenorfina es la más potente del grupo. Por esta razón se recomienda el uso de analépticos. y su acción perdura por 8 a 12 horas. Su incorporación en el período transoperatorio limita el uso concomitante de agonistas puros. Si bien no promueve el vómito. cuando se lo combina con acepromacina. Es una buena opción cuando se utilizan gases anestésicos. Su administración suele acompañarse de bradicardia. En la premedicación. en dosis altas puede ocurrir.

La principal ventaja. Su acción sedante aún en combinación con drogas tranquilizantes es de leve a moderada. el fentanilo y otros. En equinos una dosis IV remite el dolor por cólicos por 15 a 30 minutos. ya que se hace más improbable la renarcotización. La nalbufina aporta un efecto analgésico limitado a la interacción con los receptores k.luego de la administración. Tanto los agonistas parciales (buprenorfina. es que se puede mantener un cierto grado de analgesia. La prolongada duración de estos compuestos otorga una ventaja adicional sobre los antagonistas puros como la naloxona. butorfanol) como los agonistasantagonistas (nalbufina. Sus efectos sobre el aparato cardiovascular son ínfimos y la depresión respiratoria es infrecuente. El tránsito intestinal. La duración de la naloxona varía entre 15 y 45 minutos y es posible repetir en caso de ser necesario. cuando se la utiliza en el tratamiento de dolor por vía IM es bien tolerada. La sedación es moderada y puede haber signos de incoordinación. sin embargo. pentazocina) pueden utilizarse para revertir los efectos µ de los agonistas puros como la morfina. tarda en regularizarse como consecuencia de su acción constipante. En pacientes con dolor la vía EV suele restringirse para evitar que una brusca biodisponibilidad central. La inyección IM es irritante. En éstos casos la vía sugerida es la subcutánea. En caninos y felinos. La pentazocina ha demostrado ser un buen analgésico en la mayoría de las especies animales. compita con los agonistas endógenos de los receptores µ. mediada por los receptores k. La nalorfina en 29 .

pero no aporta analgesia en la recuperación. El tramadol es un compuesto con propiedades analgésicas. que los efectos secundarios están más asociados al desarrollo del evento quirúrgico que al uso de los AINEs. al disminuir la activación antidrómica de las fibras nerviosas y la consecuente liberación de sustancias algésicas en el asta dorsal de la médula espinal. La principal desventaja de sumar estos compuestos al protocolo anestésico durante la premedicación es exponer al riñón a un potencial daño. Su uso en medicina veterinaria es limitado. al discutir sobre este punto.cambio tiene un período de duración de 1. ANTIINFLAMATORIOS NO ESTEROIDES Los antiinflamatorios no esteroides (AINEs) han sido tradicionalmente utilizados para el tratamiento de dolor postoperatorio. Su capacidad para reducir la concentración tisular de autacóides contribuye a evitar tanto la sensibilización de los receptores periféricos como la sensibilización central al dolor.5 a 3 horas. facilita la posología en animales de escasa talla. si ocurriera una hipotensión intraoperatoria. La presentación oral en gotas. En caninos y felinos se utiliza para el tratamiento del dolor postoperatorio con éxito. La mayoría de trabajos sugieren. El tratamiento puede complicarse con vómitos y otros trastornos gastrointestinales luego de las primeras 24 a 48 horas. sobretodo por que el resto de las 30 .

El ketoprofeno es un potente inhibidor no selectivo de las isoenzimas COX1 y COX2 con un excelente efecto analgésico. Por esta razón no se deben utilizar en pacientes con trastornos de la coagulación. A sólo un ¼ de la dosis terapéutica se ha demostrado efectivo para contrarrestar el efecto de endotoxinas bacterianas en caninos. megluminato de flunixín. Por la alta incidencia de efectos colaterales su uso está contraindicado en felinos y se restringe al tratamiento del dolor agudo por un corto tiempo en las demás especies. úlceras y sangrado) son poco frecuentes en tratamientos de corta duración. como efecto colateral a la hipotensión. Los AINEs también disminuyen la agregación plaquetaria y pueden aumentar el sangrado perioperatorio. Es sabido que los AINEs disminuyen la síntesis de prostaglandinas y que éstas juegan un rol preponderante en la autorregulación del flujo renal.drogas utilizadas pueden también traer aparejados. Numerosos reportes implican al ketoprofeno en un mecanismo analgésico a 31 . trastornos renales de igual magnitud. Los AINEs más utilizados en el tratamiento del dolor perioperatorio son. equinos y terneros. Se debe tener en cuenta que los desequilibrios hemodinámicos pueden ser evitados conservando un correcto balance hídrico en el paciente. antiinflamatorio y antipirético. meloxicam y carprofeno (tabla VII. Ante la disminución de estos prostanoides la capacidad del riñón para evitar la hipoperfusión y consecuente hipoxia es menor10. Además de los efectos antiinflamatorios. antipiréticos y analgésicos el flunixin tiene probados efectos antitóxicos. remitirse al archivo “tablas”). ketoprofeno. Los trastornos gastrointestinales (gastritis.

conocida como mecanismo de inversión quiral.nivel del sistema nervioso central. terneros y gatos. Recientes reportes sostienen que su uso en el período preoperatorio. INDUCCION La inducción anestésica consiste en la incorporación en forma más o menos brusca de depresores del SNC. Este proceso permite la transformación selectiva y unidireccional del enantiómero R (inactivo) a S (activo). Estudios recientes lo sindican como efectivo cuando es utilizado en la premedicación12. el cual potenciaría su eficacia en el tratamiento del dolor11. El carprofeno es un potente analgésico y antiinflamatorio con escasa actividad sobre las isoenzimas COX. Esto supone una rápida biodisponibilidad central del fármaco. Es también utilizado en equinos. Esto se refleja en una menor toxicidad asociada a la anestesia general. siendo el canino una de las especies que mejor realiza este proceso. lo cual le permite existir bajo la forma de dos enantiómeros R y S. Debido al elevado coeficiente de partición que estas drogas tienen 32 . Esto se ve reflejado en una menor presentación de efectos adversos en tratamientos prolongados. tiene una mayor efectividad que en el postoperatorio. Se emplea en la mayoría de las especies animales. Este compuesto presenta la característica estructural de poseer un carbono asimétrico. Dichos isómeros presentan una característica metabólica interesante. El meloxicam es un inhibidor selectivo de la COX2.

Las modificaciones sobre el equilibrio ácidobase y/o electrolítico así como también el nivel de proteínas séricas. Así pues la centralización del volumen minuto cardíaco. La sensibilidad del SNC puede verse notablemente modificada por diversas razones. Los fármacos pueden ingresar al sistema por vía parenteral o inhalatoria. la administración se realiza lentamente a efecto. modificando su respuesta. se precisan inyecciones en “bolo” para tener un buen efecto inductor y poder realizar la intubación endotraqueal. podrán influir también sobre la biodisponibilidad de los inductores. La inducción consiste en una dosis de “carga” de anestésico razón por la cual. Siempre que sea posible se recomienda utilizar para esta etapa la vía EV. A diferencia de los compuestos hasta ahora mencionados. En grandes animales. producto de un estado de shock hemodinámico. su solubilidad en sangre y fundamentalmente del sistema de vaporización que se elija. En el primer caso la maniobra se completa en escasos segundos mientras que con los líquidos volátiles. los inductores carecen de “efecto cielo”. este evento es considerado de alto riesgo. La velocidad de administración es un factor que influye significativamente en la biodisponibilidad central del fármaco. Las drogas que pertenecen a este grupo son principalmente depresores no selectivos del SNC o sea que sus efectos son dosis dependiente. el período de latencia es muy breve. aumentaría peligrosamente la biodisponibilidad de las drogas. 33 . en cambio. La depresión que se instala luego de administrada la droga depende de la dosis.con el tejido cerebral. el tiempo de inducción dependerá de la droga utilizada. En pacientes debilitados o de escasa talla.

la maniobra se realiza administrando la droga a efecto (tabla VIII. El corto período de acción. la magnitud de la depresión cardiovascular y respiratoria contraindican este uso. Es importante destacar que el poder analgésico de estos compuestos a dosis hipnóticas es muy pobre por lo que se impone el uso concomitante de analgésicos potentes para realizar maniobras cruentas. los derivados del opio no logran deprimir al SNC lo suficiente como para inducir la anestesia. En pequeños animales puede producirse laringo espasmo. entre 15 y 30 minutos. La ketamina y análogos también se emplean en la inducción anestésica. remitirse al archivo “tablas”). En pacientes predispuestos se pueden observar arritmias cardíacas durante la inducción con tiopental sódico u otros barbitúricos de acción ultracorta. mejorando la acción de cada una de las drogas que mencionaremos a continuación. Barbitúricos. En los animales. a diferencia del ser humano. permite también realizar algunas maniobras rápidas. más frecuente en gatos. La administración de lidocaína al 2% (4 34 . Si bien en altas dosis pueden promover un estado de anestesia general. si se trata de intubar con una relajación insuficiente. Actualmente estas drogas se emplean en la inducción anestésica de pacientes que recibirán anestesia por inhalación. metoxihetal y tiamilal Los barbitúricos son excelentes inductores y se emplean en la mayoría de las especies animales. aunque si la potencian como vimos anteriormente.Estos son utilizados también como anestésicos inyectables. Como la respuesta al fármaco depende de la dosis. en “anestesias fijas”. Tiopental sódico.

La acumulación del fármaco. En pacientes añosos o muy debilitados. El corto período de acción de estos compuestos radica fundamentalmente en la redistribución que sufren hacia el tejido graso. En éstos se recomienda diluir la concentración a utilizar del barbitúrico hasta en un 50% e intercalar una dosis de diazepam o midazolam para potenciarlo durante la inducción. La concentración habitual para el tiopental sódico en pequeños animales es 2. Esto permite reducir la dosis total del barbitúrico y por lo tanto sus potenciales efectos adversos. En grandes animales se los utiliza más concentrados (al 5%) para disminuir tanto el período de administración como el volumen a inyectar. En estos la droga debe ser reemplazada por otras que dependan del metabolismo para finalizar su efecto como por ejemplo el propofol. es consecuencia de la saturación del tejido aceptor. el período de recuperación se caracteriza por temblores y diferentes grados de excitación.5%.mg/kg. cuando se administra en forma reiterada o por infusión. Si bien la premedicación con drogas sedantes o tranquilizantes reduce la dosis y mejora la acción de los barbitúricos. reduce significativamente la incidencia de estos trastornos. ya que la droga activa es la que se distribuye por el compartimento central. En pacientes emaciados o con escaso tejido adiposo. La dosis se calcula siempre sobre la base del peso magro del animal. los barbitúricos pueden ver reducido su índice terapéutico. el período de recuperación puede extenderse significativamente. Estos son potencialmente peligrosos en grandes animales ya que podrían provocarse daños de variada 35 . IV).

Por esta razón se los reserva para la inducción y posterior seguimiento con anestésicos por inhalación en estas especies. aunque la falta de concordancia entre la depuración de la droga y el flujo plasmático de este órgano sugieren. A diferencia de los barbitúricos. El propofol es generalmente utilizado en caninos y felinos en dosis única para inducir la anestesia13. El rápido equilibrio que se produce entre la concentración plasmática y cerebral y su eficaz depuración. La principal ventaja que presenta este compuesto. El propofol promueve una inducción rápida y suave tanto en pequeños como en grandes animales (tabla VIII. al igual que en el ser humano.magnitud a sí mismos. en las diversas especies. La inyección rápida puede acompañarse de apnea e hipotensión de variada magnitud. convierten al propofol en un compuesto de elección para el mantenimiento de la anestesia mediante infusión continua. remitirse al archivo “tablas”). es la posibilidad de mantener al paciente con diferentes grados de depresión del SNC por períodos prolongados sin que se produzca la acumulación del fármaco y sin alterar significativamente el tiempo de recuperación. Esto es sin duda una ventaja en la inducción de pacientes comprometidos por 36 . con una probada eficacia clínica. un sistema de eliminación adicional para la mayoría de las especies. probablemente el pulmón. el propofol puede administrarse lentamente hasta inhibir el reflejo laríngeo sin que el paciente experimente excitación. Propofol El propofol ha sido incorporado en medicina veterinaria hace algunos años. El metabolismo es principalmente hepático.

Sin embargo y apelando a la mayor capacidad metabólica de la madre. el autor recomienda desprender la placenta. previos a la inyección del propofol. La capacidad del neonato de llevar a cabo reacciones metabólicas de conjugación. Por esta razón se indica principalmente en perros pequeños y gatos.patologías subyacentes. caninos y felinos. permite utilizar este compuesto. podría aumentar el riesgo de muerte en las primeras horas postparto. Por el contrario el “arrastrar” droga con el cachorro. 37 . También esta indicado en pacientes caquécticos o magros por naturaleza. que van a recibir un anestésico local. recién cuando se hayan recuperado los signos de vitalidad fetal. para garantizar la inmovilidad del animal durante la ejecución del bloqueo. Es de utilidad en pacientes sedados. en lo que se desea una depresión paulatina con escaso impacto sobre la economía corporal. tanto en medicina humana como veterinaria. A dosis hipnóticas (1 a 2 mg/kg) el propofol esta indicada para inmovilizar a las hembras durante una operación cesárea. ésta permite realizar maniobras de escasa sufentanilo ha sido magnitud. El costo de la droga sin embargo limita aún su utilización en grandes animales. en particular si éste tiene signos previos de sufrimiento. en combinación con anestésicos locales. La infusión continua con alfentanilo o utilizada como una alternativa a los anestésicos inhalatorios. sin alterar la viabilidad de la camada. De esta manera se asegura una lechigada con mínimas complicaciones. Si bien la analgesia que aporta es insuficiente. El propofol actúa principalmente como hipnótico.

pasando de excesivos a deficientes niveles de depresión. La inyección seriada en bolos a demanda es también una alternativa.Luego de una dosis de carga de entre 3 y 8 mg/kg según haya recibido o no fármacos coadyuvantes.5 y 3 mg/kg las variables hemodinámicas se mantienen estables. se inicia una infusión continua por venoclisis. remitirse al archivo “tablas”). Su principal indicación en el protocolo es la inducción de pacientes con alto riesgo anestésico. Sin embargo las oscilaciones entre el pico y el valle de la curva de disposición plasmática. En caninos luego de una dosis de 1. metomidato El etomidato es un inductor no barbitúrico con propiedades hipnóticas. La dosis promedio de infusión en pequeños animales oscila alrededor de los 0.5 mg/kg/min. Es importante destacar que las dosis son orientativas y que el paciente debe ser monitoreado para titular la tasa de administración en función del plano anestésico requerido para cada caso. la presión ventricular al final de la sístole y el consumo de oxígeno miocárdico no experimentan cambios. la presión aórtica. La depresión respiratoria es como para todos los depresores no selectivos dosis dependiente. se acompañan de iguales fluctuaciones en el plano anestésico del paciente. En infusiones continuas prolongadas. Se utiliza principalmente en caninos y felinos (tabla VIII. Etomidato. Por esta razón se recomienda la técnica de infusión que mantiene la concentración del fármaco en sangre más estable. si bien no se produce acumulación. Una sola dosis de etomidato deprime la función de la médula adrenal por al menos 3 horas 14. la 38 . La frecuencia cardíaca.

excitación y vómitos. Pueden compartir el protocolo con drogas coadyuvantes. Por encima de 6% y de 15% puede producir hemólisis intravascular en rumiantes y equinos respectivamente. rutinaria en los protocolos anestésicos de los animales Guaifenesina (éter gliceril guayacolato) La guaifenesina es un polvo blanco. finamente granulado y soluble en agua. Se clasifica como relajante muscular central. La principal indicación para este compuesto es como coadyuvante en la inducción de grandes 39 . Ni el etomidato ni el metomidato poseen efecto analgésico. Su escasa potencia y la necesidad de administrar soluciones poco concentradas.depresión adrenal sostenida podría desencadenar una crisis Addisoniana. El costo de estos medicamentos es aún un impedimento para la incorporación domésticos. que permite realizar intervenciones quirúrgicas. Se emplea en la inducción y mantenimiento de la anestesia. interfiriendo en la comunicación entre ésta y el tronco encefálico. 10 y 15%. Aunque afecta principalmente al músculo estriado. limitan su uso en pequeñas especies. El metomidato es un análogo de este grupo de derivados imidazólicos. Se utiliza en soluciones al 5. el diafragma mantiene su función y con ella una adecuada ventilación. La combinación entre éste y la azaperona produce en cerdos un grado de anestesia por un período de dos horas. Ejerce su mecanismo a través de la inhibición de las neuronas intercalares de la médula espinal. aprobado para ser utilizado tanto en grandes como en pequeños animales. El paciente puede experimentar mioclonos.

Para animales pequeños y mal predispuestos al manoseo. principalmente en equino (tabla VIII.animales. Anestésicos inhalatorios Para realizar la inducción con anestésicos por vía inhalatoria hay que contemplar algunos aspectos prácticos. la inducción con máscara es la más utilizada en la mayoría de ellas. Esta técnica es recomendable en animales debilitados o con serio compromiso del estado general. En esta especie una solución al 5% en dextrosa al 5%. para evitar que un aumento del espacio muerto. y a razón de 0. La guaifenesina carece de efectos analgésicos y se la combina con xilacina y ketamina como una variante de anestesia total intravenosa (TIVA). se refleje en una menor fracción de anestésico en el aire alveolar (FA). existe la posibilidad de recurrir a una cámara de inducción. La maniobra se realiza con máscaras faciales adaptadas a cada especie.5 ml/kg. El correcto acoplamiento de la máscara al paciente por detrás de las comisuras labiales evitará que el gas inspirado se diluya con el aire ambiental (figura 6). produce una suave inducción. remitirse al archivo “tablas”). para realizar intervenciones de poca envergadura. Aunque las técnicas para la inducción en aves están sólo limitadas por la imaginación del anestesiólogo. Es importante que el hocico del paciente esté lo más próximo al extremo de la máscara. La lenta depresión del SNC que se instala 40 . sin excitación que finaliza en un tranquilo decúbito en aproximadamente 10 minutos.

determinará la rapidez del procedimiento. la fracción inspirada de anestésico (Fi) deberá ser alta. Si en cambio trabajamos con un circuito circular. la Fi dependerá de la magnitud de la reinhalación. Con estos últimos. Esta última depende del flujo de gas fresco (FGF). tiletamina Las drogas de este grupo están representadas principalmente por la ketamina y la tiletamina. la Fi puede llegar a valores muy altos reduciendo el tiempo de inducción sustancialmente. Si la máscara se conecta a un circuito de no reinhalación. la máxima Fi será la que el vaporizador marque. Estos compuestos son muy utilizados en medicina veterinaria tanto para la sujeción química como para producir anestesia general en la 41 .con cada respiración permite detener el procedimiento cuando al cabo de unos minutos el paciente está en condiciones de tolerar la intubación de la traquea. Finalmente existe la posibilidad de utilizar un circuito circular con vaporizador dentro del sistema (VIC). Se debe considerar que la falta de cooperación del paciente muchas veces se ve reflejada en una disminución del volumen minuto respiratorio (VMR). Anestésicos disociativos: ketamina. como por ejemplo un Bain. La potencia de la droga utilizada. el período de inducción. su coeficiente de solubilidad y fundamentalmente el sistema anestésico utilizado. prolongando así. En general para que éste se complete en un tiempo razonable. Cuando se trabaja con un vaporizador ubicado fuera del circuito anestésico la fracción vaporizada (Fv) está limitada por el máximo de vaporización del equipo empleado. Esto promueve una menor captación del anestésico.

Esto trae aparejado un descenso de la PaO2 y aumento de la PaCO2. se manifiesta principalmente a nivel somático en todas ellas. La mayoría de los reflejos protectores permanecen presentes y se produce un marcado aumento de las secreciones. equinos y humanos. la frecuencia respiratoria puede aumentar y el volumen corriente disminuye. La combinación con agonistas α2 presinápticos e hipnoanalgésicos colabora en paliar esta situación en intervenciones de corta duración. Un acentuado tono muscular se instala rápidamente y en animales predispuestos pueden presentarse convulsiones (figura 7). La inyección intravenosa rápida se acompaña de apnea. En el gato sin embargo es eliminada 42 . remitirse al archivo “tablas”). analgesia y catalepsia. La ketamina sufre un extenso metabolismo hepático en caninos.totalidad de las especies animales (tabla VIII. entre otros mecanismos. La frecuencia cardíaca aumenta al igual que la presión arterial. En animales con cardiopatías previas. La incapacidad de las drogas de este grupo para controlar en forma eficaz y predecible el dolor profundo y de origen visceral. a los cuales inhibe. El patrón respiratorio se torna apnéusico. por una profunda amnesia. La anestesia que producen estos fármacos se caracteriza. El aparato cardiovascular es fuertemente afectado por estas drogas. al igual que en el ser humano. Si bien la analgesia no es homogénea entre las diversas especies. La misma esta gobernada. las inhibe de participar como único aporte analgésico tanto en intervenciones celomáticas como en cirugías traumatológicas. por la interacción con los receptores N-metil-D-aspartato (NMDA). pueden llegar a precipitar un edema agudo de pulmón.

Existen pocas diferencias farmacodinámicas entre la tiletamina y la ketamina. permite la realización de algunas cirugías mayores. seguida por una infusión continua 43 . permite realizar la intubación endotraqueal en la mayoría de los animales. La ketamina en combinación con relajantes musculares centrales. en una alternativa para inmovilizar animales agresivos o salvajes. empero. La combinación con xilacina o medetomidina resulta en una mezcla anestésica que. Esto redunda en un período de latencia para la vía IM de aproximadamente 5 minutos. la administración de ketamina (2-3 mg/kg. La tiletamina se comercializa combinada en una proporción 1:1 con zolazepam. En caninos las mismas combinaciones tienen un efecto anestésico errático y la analgesia suele ser insuficiente en al menos un 40% de los individuos. En felinos los anestésicos disociativos tienen un efecto analgésico más evidente que en las demás especies animales. Esto convierte a este específico (Zelazol®). por un período de 30 minutos. En equinos la ketamina no debe ser utilizada sola. Luego de la premedicación con xilacina (1. EV) 10 minutos después. podría desencadenar un espasmo laríngeo. induce un corto pero efectivo período de anestesia en caballos de todas las razas. EV). siendo las más importantes una mayor potencia y un período de acción más prolongado para la primera. Una relajación insuficiente.mayormente inalterada por filtración renal. En rumiantes la administración EV en bolo. En animales con trastornos urinarios y hepáticos deberán ser utilizadas con suma precaución.1 mg/kg. una benzodiacepina que mitiga el hipertono muscular del agente disociativo. Otra ventaja del preparado es la presencia de manitol en la formulación.

atracurio. la reducción de la CAM para los anestésicos volátiles. puede interferir con la ventilación en pacientes no intubados. neuromusculares. Contracción de la musculatura. Succinilcolina. Los relajantes neuromusculares son poco utilizados en medicina veterinaria. gritos y movimientos incoordinados son los más frecuentes. parecen ser la causa de esta situación. aullidos. pancuronio. La atropina y el glicopirrolato moderan este efecto. Sin embargo la facilidad de acceso a la laringe y al campo quirúrgico. atracurio y vecuronio del grupo de los paquicurares. La necesidad de controlar la ventilación durante el período de acción del fármaco. La incorporación de agonistas α2 presinápticos mejora la analgesia y promueve relajación muscular. El período de recuperación suele caracterizarse por diversas manifestaciones de excitación. que promueven estos compuestos. son los más utilizados en los animales domésticos. la factibilidad de mantener al paciente normocápnico y finalmente la posibilidad de titular la dosis de los anestésicos inhalatorios. la pérdida de reflejos para monitorear la profundidad del paciente.produce un plano anestésico que permite realizar cirugías de variada magnitud. Relajantes vecuronio . La succinilcolina como representante de los leptocurares y el pancuronio. el riesgo de trabajar en un plano anestésico insuficiente y la falta de equipamiento. La abundante secreción de saliva. exige reveer esta costumbre. Una numerosa lista de nuevos compuestos se suma a 44 .

diario a la práctica experimental para delinear su utilidad en las distintas especies15. Caninos con grandes masas musculares y sobre todo obesos. Además es mandatorio en pacientes que tienen que ser ventilados con presión positiva para un abordaje toráxico o la reparación de una ruptura de diafragma. el 45 . que anestesiados. La elección del compuesto a elegir recae principalmente sobre sus propiedades farmacológicas (similares a las descritas para los seres humanos en cuanto a metabolismo. No obstante deberán ser sumados al protocolo cuando estén indicados. Esto último es especialmente cierto en equinos. Esta es quizás otra razón para que el uso de estas drogas sea tan limitado en estos animales. cerdos y rumiantes. reducen la ventilación alveolar promoviendo hipercapnia. hipoxia y complicaciones anestésicas. Desde luego la especie animal. eliminación y duración). “Nunca relajes a un paciente al que no sabes como vas a intubar” “Nunca duermas a un paciente al que no sabes como ventilar”. La reducción de una luxación o el manejo de una vía aérea espasmódica. exige también drogas eficaces y personal entrenado. El abordaje del abdomen o la reparación de una fractura se facilita considerablemente con el agregado de estos compuestos al protocolo anestésico. La escasa masa muscular en perros pequeños y felinos domésticos representa poco impedimento para acceder al campo operatorio. mejoran su manejo cuando están relajados. rezan dos de los axiomas de la anestesiología que invitan a la prudencia del equipo médico.

En equinos está contraindicada por las frecuentes manifestaciones adversas que presenta. Se elimina principalmente por bilis y puede ser utilizado en nefrópatas. como así también los disturbios ocasionados por las diversas patologías. El pancuronio tiene una latencia prolongada y la recuperación puede retardarse en pacientes debilitados o que vean reducido el flujo plasmático hepático. Su duración. lo hace ideal para maniobras breves aunque se puede repetir sin alterar significativamente el tiempo de recuperación. es responsable de potenciales depresiones respiratorias en este período. 15 a 20 minutos. luego de utilizar un paquicurare de acción prolongada o cuando uno de corta acción se ha acumulado luego de varias dosis. deben tenerse en cuenta. El vecuronio es el menos asociado a efectos colaterales. La oximetría de pulso es de gran ayuda en estos casos. El atracurio puede ser utilizado aún en pacientes con serios trastornos en los emuntorios. Como 46 . Estos pacientes deben ser celosamente monitoreados. ya que puede promover arritmias cardíacas. La debilidad muscular residual que acompaña a la recuperación. La succinilcolina tiene una latencia de menos de un minuto y un período de acción que rara vez supera los 15 minutos. Sin embargo la duración puede ser aumentada por el uso concomitante de antiparasitarios anticolinesterásicos como por ejemplo los órgano-fosforados y carbamatos. ya que sólo promueve una ligera liberación de histamina. garantizando un adecuado volumen corriente y una correcta oxigenación. Éste rara vez propicia arritmias cardíacas.procedimiento a emprender y su duración. Se recomienda suma precaución en cardiópatas.

IV). Se recomienda acompañar esta acción con atropina (0.02 mg/kg. Estas drogas carecen de efectos analgésicos y cualquier maniobra en la que estén implicados deberá acompañarse de un adecuado manejo del dolor e hipnosis. A continuación reseñaremos los lineamientos básicos a seguir en cada caso. El anestesiólogo deberá familiarizarse con las peculiaridades de cada especie.norma el autor sugiere mantener al paciente en cuidados intensivos hasta haber recuperado los reflejos motores en la cara.04 mg/kg. para contrarrestar el aumento del tono vagal. La estimulación instrumental de los nervios periféricos permite determinar. INTUBACIÓN ENDOTRAQUEAL Una anestesia segura implica una vía aérea permeable. Los paquicurares son susceptibles a la reversión farmacológica. un paciente bien ventilado y correctamente oxigenado.5 mg/kg. principalmente el reflejo corneal. IV) y el edrofonio (0. 47 . En equinos la intubación se realiza a ciegas. IV) son los más utilizados. En los pequeños animales en general la maniobra es muy sencilla debido a la fácil visualización de la laringe. Los anticolinesterásicos como la neostigmina (0. en vacas por palpación y en pequeños rumiantes y cerdo se impone la necesidad un laringoscopio. con un alto grado de seguridad. la finalización del bloqueo muscular.

La boquilla del tubo debe quedar a la altura de los incisivos y el extremo distal deberá ubicarse a la entrada del tórax (vértebra T1 o T2). El instilar lidocaína sobre la laringe antes de intubar. para disminuir la irritación y mejorar el contacto entre éste y la mucosa traqueal. Puede hacerse en decúbito esternal o dorsal. por encima de la carina. Se recomienda lubricar el extremo del tubo a la altura del balón con lidocaína en gel. Estos se fijan luego de colocados. Los traqueotubos más utilizados son los tipo Murphi. Luego se introduce el tubo con gentileza para evitar estimular o lesionar los cartílagos aritenoides. con una gasa se desliza la lengua entre los incisivos inferiores desplazando la mandíbula hacia abajo o hacia arriba según el decubito del paciente. con una cinta de algodón.Caninos: la mayoría de los perros se intuban sin dificultad. Se abre la boca. El balón se infla con la precaución de evitar que una excesiva presión comprometa la irrigación de la mucosa traqueal. El cuello bien extendido mejora significativamente la maniobra. según el paciente se encuentre en decubito esternal o dorsal. Un laringoscopio con una rama plana es de gran ayuda en animales con lesiones en la cavidad oral o la laringe y en las razas braquicefálicas. Es recomendable chequear la 48 . permitiendo identificar las estructuras laríngeas. En la maniobra instrumental. la rama del laringoscopio desplaza el paladar blando y desciende o eleva la epiglotis. En muchos pacientes los tubos largos deben ser cortados para evitar que aumente el espacio muerto o la entrada al bronqio derecho. Una buena iluminación alcanza para visualizar la laringe e introducir el tubo elegido (figura 8). para evitar su desplazamiento. reduce la aparición de espasmos en animales susceptibles.

en animales adultos. Las medidas utilizadas van de 1. La topicación de la laringe con lidocaína se impone ya que esta especie es muy susceptible al espasmo. El traqueotubo elegido ingresa por el interior del tubo. Equinos: en estos.i. Los tubos utilizados en la técnica nasal deberán tener 4 mm de d. En caballos y potros la intubación nasal es también una maniobra sencilla. aunque la mayoría de los gatos adultos se manejan con tubos de 4 a 4. Las medidas utilizadas son tan variables como los tamaños y morfología de las diversa razas. Las medidas utilizadas van de 7 mm d.) de 1.i.i. la laringe es bastante móvil y el ángulo de entrada incómodo. En pacientes muy pequeños se pueden utilizar los tubos tipo Cole.impermeabilidad de la conexión durante la cirugía para identificar fugas en el circuito anestésico. Se coloca un tubo de PVC a la altura de los incisivos de manera de mantener la boca abierta. La abertura bucal es estrecha. Cerdos: la intubación en esta especie es complicada. La distancia entre la boca y el aparato gutural es amplia. para potros pequeños hasta 30 mm d. Finalmente el espasmo 49 . la intubación se realiza a ciegas.5 a 5 mm de d.5 mm de d.i. se desplaza sobre la base de la lengua y se lo va rotando a medida que va entrando a la traquea. Las cánulas traqueales varían en diámetro interno (d. menos que los empleados para la intubación oral. Un tutor o mandril que aumente la rigidez del tubo es recomendable. La maniobra instrumental es generalmente más satisfactoria (figura 9).i. Felinos: la maniobra se realiza igual que en caninos. El tubo se introduce hasta la entrada del tórax con cuidado de no realizar una intubación bronquial.5 mm a 15 mm.i.

pues aumenta la probabilidad de obstrucción. La fácil visualización de la laringe. Para facilitar la maniobra se recomienda pasar un estilete romo con el cuello bien extendido hasta la traquea y luego deslizar sobre él. se ocluyan con secreciones. Se recomienda lubricar bien el tubo con gel anestésico y rotar el bisel del tubo al aproximarse a la glotis. El desplazamiento de aire a través del tubo durante la espiración es indicativo de una maniobra exitosa. éste no deberá ser inflado. luego de colocar un abrebocas. Es importante monitorear contantemente el patrón respiratorio del paciente ya que es frecuente que los tubos. hasta llegar a la epiglotis. la cánula hasta concretar la intubación (figura 10). Rumiantes: la intubación en estas especies se realiza inmediatamente después de la inducción para evitar que la regurgitación produzca una falsa vía. Esta se desciende con los dedos y los mismos sirven de guía para el tubo endotraqueal. Un laringoscopio con una rama plana lo suficientemente larga es generalmente imprescindible. al ser tan pequeños.laríngeo es frecuente si el plano anestésico al momento de la intubación es insuficiente. Aves y reptiles: la intubación endotraqueal es relativamente sencilla en estas especies. permite introducir el traqueotubo sin dificultad. En caso de usar tubos con balón. Es recomendable proteger la cara de la mano que se contacta con los molares ya que las puntas de los mismos podrían lacerar al operario. sobretodo si se trabaja con animales de más de 100 gramos. En pequeños rumiantes la abertura bucal es sumamente estrecha. 50 . No se recomienda lubricar el tubo. En vacas adultas se introduce la mano.

La traqueostomía y la faringotomía externa son alternativas para la intubación de pacientes con complicaciones adicionales. halotano. La relación entre la concentración alveolar y los efectos sobre los distintos órganos y sistemas de la economía corporal es. Las manifestaciones clínicas son similares en las diferentes 51 . Las características físico-químicas de los anestésicos inhalatorios han sido reseñadas en el capítulo anestésicos inhalatorios. como para todos los depresores no selectivos del SNC. Los anestésicos inhalatorios. isoflurano. sevoflurano y desflurano son actualmente muy utilizados en el mantenimiento de la anestesia en las diferentes especies animales. Es sumamente importante familiarizarse tanto con las propiedades farmacocinéticas y farmacodinámicas de los diversos líquidos volátiles así como también con el equipo utilizado para administrar estos compuestos. MANTENIMIENTO Una vez intubado el paciente es llevado al plano anestésico en el que se realizará la intervención programada. dosis dependiente. Como vimos esto se logra satisfactoriamente mediante la infusión endovenosa de drogas que son rápida y eficazmente removidas de la circulación mediante diferentes mecanismos depuratorios. enflurano. El uso de máscaras laríngeas ha sido también reportado como exitoso para el manejo de la vía aérea de pequeños animales tanto felinos como caninos16.

un correcto FGF. purgando el sistema durante la pausa espiratoria. remitirse al archivo “tablas”. La CAM para los distintos agentes se muestra en la tabla X. los siguientes: a) Mantener al paciente normocápnico. remitirse al archivo “tablas”). b) Garantizar un adecuado suministro de oxígeno en la mezcla de gases. Es importante retener estas constantes a la hora de diseñar el protocolo anestésico para lograr un plano eficaz y seguro. c) Proporcionar el volumen de vapor anestésico necesario para mantener la F A en el nivel deseado. evita la reinhalación de los gases espirados. Circuitos anestésicos y flujos de gases frescos. Con estos. 100 a 200 ml/kg/min 52 . los sistemas de no-reinhalación17 como el Bain y Jackson Rees. Se destaca como principal diferencia con los seres humanos. En pacientes de menos de 10 kilos. En general se considera que en los animales domésticos. Una correcta ventilación del animal y la elección del circuito anestésico apropiado nos permitirá mantener la PaCO2 dentro de límites adecuados (35 a 45 mmHg). Podríamos resumir como los principales objetivos de la anestesia por inhalación. pueden ser utilizados.especies animales y sólo se registran sutiles diferencias con el ser humano por lo que recomendamos al lector profundizar en los capítulos correspondientes de esta misma obra. inclusive aves. la baja potencia del óxido nitroso en los animales domésticos. El FGF mínimo a utilizar con estos circuitos depende del VMR del individuo (tabla XI.

En grandes animales el canister tiene una capacidad mínima de 5 kg. cuando el FGF es menor al VMR del paciente. El monitoreo de la fracción inspirada de CO2. permite a menudo reducir el aporte de gases y con ello el consumo de anestésico. La escasa resistencia de este tipo de circuitos al flujo de los gases. Sin embargo. la única garantía de no reinhalación es la presencia del absorbente de CO2. El principal inconveniente de los sistemas de no reinhalación es la hipotermia que promueven al impedir que los gases a inspirar se templen lo suficiente. Aunque el Bain está diseñado para que los gases espirados calienten a los inspirados. La presencia de válvulas que fuerzan el flujo unidireccional de la columna de gases. Se considera que el recipiente deberá tener entre 1 y 2 veces el volumen corriente del animal.evitan satisfactoriamente la reinhalación. pueden 53 . el escaso volumen corriente de los pequeños animales (10 a 15 ml/kg en pacientes sanos y concientes) en comparación con el volumen de gas fresco que circula por el circuito no logra contrarrestar este fenómeno. La sequedad de las mucosas es otro de los efectos contraproducentes de estos sistemas. cuando el animal es muy pequeño (menos de 2 kilos). es sin dudas. El canister se ajustará al tamaño del animal para evitar que oponga resistencia al desplazamiento de la columna de aire y también rehinalacion. un flujo de 300 a 500 ml/kg/min es adecuado si la ventilación es espontánea y de 200 a 300 ml/kg/min si la ventilación es controlada artificialmente. el FGF deberá ser al menos 3 veces VMR del paciente para evitar la reinhalación. En estos casos. Con los circuitos circulares. la principal ventaja.

el 54 . semicerrados o cerrados. Cuanto mayor sea la reinhalación mayor será la conservación19. Esto último es sumamente importante en medicina veterinaria ya que muchas veces el costo del evento limita el acceso a determinados protocolos. La eficiencia de este tipo de sistemas radica principalmente en una menor pérdida de calor y humedad. mediante un FGF mínimo. Se debe estar atento al viraje de color del compuesto así como también al calentamiento del mismo. La magnitud de la reinhalación está determinada por el FGF. cuando se utiliza este tipo de técnica. en tiempos prefijados. en la rama espiratoria del circuito anestésico18. aumentando la fracción vaporizada del compuesto incorporando el vaporizador al circuito o bien realizando adiciones volumétricas del líquido anestésico elegido. como veremos más adelante. Estos circuitos pueden emplearse como sistemas semiabiertos.llegar a aumentar la resistencia en pacientes de escasa masa muscular o muy debilitados. Como dijimos la viabilidad del absorbente de CO2 es prioritaria para evitar la reinhalación del mencionado gas. Es sumamente importante. El consumo de anestésico es también considerablemente menor con este tipo de circuitos. Este puede calcularse a partir de la fórmula de Brodie o bien manteniendo el tamaño de la bolsa reservorio constante. Con estos sistemas se puede hacer coincidir el aporte de oxígeno y el consumo metabólico del mismo. Se recuerda que la reacción de captación de CO2 produce calor y para que esta se inicie. mantener el aporte de vapor anestésico dentro del rango de captación del paciente para el período y plano anestésico en curso. Esto se logra.

La hipocapnia puede producir bradicardia en rumiantes. La respiración asistida o controlada a presión positiva. siempre que aparezca una persistente y marcada disminución del ritmo cardíaco en estas especies. Ventilación a presión positiva. Se sugiere fijar en 15 a 20 ml/kg cuando se trabaja con pequeños animales y entre 10 y 15 ml/kg cuando el paciente es un equino o rumiante adulto. Si el compuesto es viejo o ha sido desecado por un excesivo y persistente FGF la captación de CO 2 puede verse drásticamente reducida produciendo hipercapnia. Cuando el animal se deja respirar espontáneamente. Por esta razón y si no se cuenta con datos de gasometría sanguínea.5 a 3 segundos en grandes animales. muestra una tendencia a la hipercapnia. Una relación I:E de 1:1 o un tiempo inspiratorio mayor a los mencionados. Los volúmenes liberados guardan relación con el tamaño y el volumen corriente del paciente. La relación I:E debe ser 1:2 o menor en todos los pacientes en los que se realice asistencia respiratoria mecánica. producen un incremento sostenido de la 55 .absorbente deberá tener un mínimo de humedad. Existen diferentes tamaños de concertinas. se deberá disminuir el VMR para favorecer un aumento de la PaCO2. Este es normalmente considerado entre 10 y 20 ml/kg. El tiempo inspiratorio deberá ser de 1 a 1.5 segundos en pequeños y 1. previene fácilmente este desbalance. Los respiradores más utilizados en anestesia veterinaria son los volumétricos. que se acentúa conforme aumenta la CAM del anestésico y el tiempo transcurrido de exposición al mismo.

una vez cada 30 segundos hasta que el animal comience a ventilar solo. Para destetar al paciente del respirador se sugiere promover un aumento gradual de la PaCO2. La frecuencia respiratoria dependerá de la especie y el volumen corriente deseado. hasta que éste haya recuperado una ventilación adecuada. Cuando no se utiliza N2O y el oxígeno actúa como gas diluyente. Si por el contrario se trabaja con un circuito cerrado y flujos mínimos ó la columna de gas diluyente contiene N2O. Aún durante una anestesia intravenosa el paciente se beneficia con el aporte de oxígeno exógeno. Se recomienda 8 a 14 respiraciones/min en caninos. Por lo tanto se recomienda oxigenar a todo individuo que esté bajo la acción de drogas anestésicas. luego de apagar el equipo. la hemodinamia del paciente.presión intratoráxica. que se realiza manualmente. 6 a 10 en equinos y vacas y 8 a 12 en cerdos y pequeños rumiantes. En estos casos 56 . comprometiendo el retorno venoso y con él. la FiO2 se hallará siempre elevada. 10 a 14 en felinos. Manejo de los gases durante la anestesia. Se aconseja no desconectar al animal de la fuente de oxígeno. optimizando la oxigenación del paciente. espaciando la ventilación. En general 15 a 20 cm de H 2O (en el circuito) en pequeños y 20 a 30 cm de H2O en grandes animales son recomendados para expandir correctamente el pulmón. la posibilidad de administrar una mezcla hipóxica aumenta considerablemente. Una fracción inspirada de oxígeno (FiO2) de al menos 30% es necesaria para garantizar una adecuada saturación de la hemoglobina.

hacia la sangre. La magnitud de esa movilización de moléculas de anestésico está determinada por el coeficiente de partición sangre/gas del fármaco y será mayor cuanto mayor sea el mencionado coeficiente. Esto se logra satisfactoriamente aportando. es indispensable aportar una determinada cantidad de vapor 57 . invita a desplazarlo del protocolo anestésico22. que contiene al SNC y representa tan sólo un 10% del peso corporal. un flujo de oxígeno de por lo menos 4 litros/min en pequeños y 10 a 15 litros/min en grandes animales. Por otro lado el efecto teratogénico sobre el personal y el negativo impacto ambiental que promueve este gas.se recomienda monitorear la FiO2 para evitar accidentes. Durante el período de mantenimiento. Es conveniente practicar la denitrogenación del paciente antes de cerrar el sistema anestésico. El uso del óxido N2O está poco difundido en medicina veterinaria20. En grandes animales no se recomienda por la distensión intestinal y consecuentes cólicos asociados a su uso21. El empleo de anestésicos de bajo coeficiente de solubilidad (isoflurano. El compartimento central. durante 3 a 5 minutos. sevoflurano). permite prescindir del aporte como “segundo gas” de este compuesto. albergará la droga farmacológicamente activa. aumentando la brecha entre la fracción espirada e inspirada de anestésico. El citado compartimento se nutre a nivel pulmonar de la columna de aire enriquecida de anestésico que el paciente inspira y que difunde a favor de un gradiente de concentración. Para mantener una relación constante entre la fracción espirada e inspirada de anestésico es necesario saturar los tejidos corporales.

el funcionamiento de los diferentes sistemas. superficializando al paciente. que es un tejido de capacitancia infinita. para saturar sus tejidos y pasar de la fase de impregnación a la de mantenimiento. Se recuerda que conforme aumenta la presión parcial del anestésico en el paciente. H (VAN = Ca x Q x t –1/2 ). En individuos normoventilados y hemodinámicamente compensados. como por ejemplo un equino de 700 kg necesitará 5 veces más de anestésico que un individuo de 70 kg y 9 veces más que uno de 35 kg.2 y 1. es importante asegurarse de incorporar al sistema la cantidad de vapor anestésico necesaria para satisfacer las demandas de cada instante del 58 . ya que de no ser así.8 CAM. Por esta razón se reafirma la conveniencia de utilizar protocolos de anestesia balanceada. es sencillo calcular la demanda de droga para cada momento del ciclo anestésico. utilizando las ecuaciones desarrolladas por Lowe. la grasa corporal. este nivel se aumenta de 1.anestésico para mantener el equilibrio. pero constantemente. fundamentalmente el respiratorio y cardiovascular se van deprimiendo hasta niveles inseguros. al anestésico a su territorio para equilibrar las presiones. drenará lenta. sin embargo.4 a 1. Independientemente de la concentración alveolar deseada (CAD). Se considera que entre 1.4 CAM se halla el nivel óptimo de anestésico para evitar la aferencia sensitiva en pacientes premedicados. La principal diferencia radica en la masa corporal del paciente ya que individuos de gran peso. Así pues. En sujetos no premedicados. del circuito y del animal en cuestión el proceso anestésico guarda un patrón constante.

para proveer la presión de vapor requerida y realizar la impregnación en un tiempo razonable.ciclo anestésico. aunque el período de impregnación se prolonga innecesariamente. debido a la escasa masa muscular de los mismos. La droga es vehiculizada hacia el sistema generalmente desde el vaporizador. Por eso es importante controlar la ventilación. En pequeños animales la maniobra es más sencilla. El VMR del paciente es sumamente importante. disminuyendo la concentración del vapor en la rama inspiratoria. Para el enflurano el período de impregnación se 59 . ya que la droga es vehiculizada a través de la ventilación alveolar. En grandes animales a menudo es necesario poner dos vaporizadores en tandem. el FGF actúa como diluyente. en los que se concentra la mayor captación del fármaco. al menos durante los primeros 15 o 20 minutos del evento. En general el período de impregnación se concreta entre 5 y 15 minutos. Por el contrario cuando la droga es vaporizada desde el mismo circuito anestésico. dependiendo de la solubilidad del agente anestésico y de la fracción inspirada del compuesto. Esto se hace mucho más evidente con drogas poco potentes y de escasa solubilidad como el sevoflurano. Este puede ubicarse dentro (VIC) o fuera del circuito anestésico (VOC). Cuando el vaporizador se encuentra fuera del circuito. Con el halotano y el isoflurano es factible mantener al paciente en un plano adecuado también con ventilación espontanea. La ventilación espontánea genera registros inconstantes ya que es el paciente el que “decide” el volumen de vapor a movilizar y no el anestesiólogo. el volumen de vapor anestésico incorporado al sistema es directamente proporcional al FGF.

con un FGF inicial de entre 2 y 4 litros/minuto en pequeños y alrededor 20 a 30 ml/kg/min en grandes animales. se ve reflejada en una gran captación del fármaco. en cambio. del coeficiente de solubilidad del anestésico. Cuando el vaporizador se ubica fuera del circuito. que se evalúa constantemente a partir de los diferentes signos clínicos durante el tiempo que dure esta fase. El gradiente FA/Fi. Los niveles para ésta última fase se ubican entre 1. Si no se cuenta con vaporizadores con una alta tasa de vaporización y se trabaja con un flujo relativamente bajo es prácticamente imposible generar una Fi adecuada en un tiempo razonable. es independiente del sistema de vaporización utilizado y depende fundamentalmente. Es importante contemplar estos conceptos a la hora de determinar la fracción a vaporizar para mantener así.encuentra muy influenciado por la contextura física del animal. la CAD.5 y 3 vol% para el isoflurano y entre 2. entre 1.5 y 4 vol% para el sevoflurano.5 a 2.5 vol% para el halotano. La baja potencia del compuesto (CAM ± 2. la relación Fi/Fv depende de la magnitud de la reinhalación y es menor conforme esta última aumenta. Este gradiente es mayor para los compuestos más solubles. en pacientes con una adecuada relación V/Q.2) y su alta solubilidad en sangre. Se recomienda graduar el vaporizador entre 3 y 4% para el halotano e isoflurano y por encima de 6% para el enflurano y sevoflurano durante la fase de impregnación. En pequeños animales se puede desde el mismo comienzo de la anestesia utilizar el mínimo FGF que admita el vaporizador (250 a 500 ml/min) sin modificar 60 . Una vez logrado el grado de depresión planeado. se puede bajar el FGF y ajustar la tasa de vaporización al nivel de mantenimiento deseado.

La inevitable reinhalación que experimenta el paciente prolonga la fase de impregnación significativamente. Por esta razón es indispensable familiarizarse con el monitoreo clínico y sus particularidades en cada especie a anestesiar. La gran variedad de tamaños de nuestros pacientes dificulta el diseño de esquemas de dosificación. Estos vaporizadores cuentan con una marmita de vidrio que permite el uso alternativo de diferentes líquidos volátiles y se ubican generalmente en la vía inspiratoria del circuito anestésico. En caso de reducir el flujo se debe tener presente que el gradiente Fi/FV aumenta conforme se reduce el FGF y que por lo tanto se deberá incrementar la tasa de vaporización para mantener la Fi en el rango deseado. Si bien en estos casos la concentración anestésica en la fracción inspirada pasa a depender de 61 .7 minutos23. es el uso de sistemas cerrados con vaporizadores dentro del circuito24. el VMR supera varias veces el FGF máximo que puede incorporarse al sistema con los vaporizadores tradicionales. el Komerasoff y el Ohio#8. La constante de tiempo para el halotano en un circuito anestésico de 32 litros con un FGF de 3 l/min es de 10. son algunos de los vaporizadores utilizados en éstos circuitos. En grandes animales se recomienda un FGF para la fase mantenimiento de alrededor de 12 a 15 ml/kg/min. El de Stephen’s. Vaporizador dentro del circuito anestésico. En éstos últimos el FGF mínimo recomendado es de 1 litro. Una excelente alternativa.sustancialmente el período de impregnación. difundida en medicina veterinaria. En grandes animales.

una menor pérdida de calor y humedad y fundamentalmente una menor polución y un menor consumo de anestésico. La mayor ventaja que aportan es. que se refleja en lentos cambios del plano anestésico. describe una curva de escasa pendiente. cuando se trabaja con pequeños animales (menos de 35 kg). Esto nos permite luego de 40 a 60 minutos de anestesia y si se trabaja con una bolsa reservorio de 3 ó 4 litros. Con estos sistemas es factible lograr para todos los agentes a excepción del desflurano. Se debe tener en cuenta que. El aporte de gas fresco se mantiene entre 5 y 10 ml/kg/min durante la primera ½ hora de anestesia y entre 2.numerosos factores como la temperatura ambiente. El dial del vaporizador Stephen’s se regula en la posición ¾ ± ¼ durante la fase de inducción y entre la posición 3/8 ± 1/8 durante el mantenimiento (figura 11). una vez cerrado el vaporizador. la tasa de vaporización en estos circuitos es constante y predecible25. el patrón ventilatorio del paciente (frecuencia y amplitud) y el FGF. como todo sistema cerrado. la masa de anestésico y oxígeno acumulada en el circuito. luego de logrado el equilibrio FA/FI. altas concentraciones en el circuito desde el inicio del acto anestésico con flujos de tan solo 5 a 10 ml/kg/min. cerrar tanto el aporte de oxígeno como la incorporación de vapor anestésico durante aproximadamente 20 minutos. Este proceso es más eficiente cuanto menor es la solubilidad sanguínea del agente 62 . El descenso de la Fi de anestésico. alcanzan para satisfacer las demandas de captación por períodos prolongados.5 a 5 ml/kg/min durante el resto del procedimiento. En estas condiciones la FiO2 se mantiene por encima de 45% garantizando una correcta saturación de la hemoglobina.

Para drogas como el sevoflurano y desflurano este período puede completarse en menor tiempo. en procedimientos habituales. en circuitos cerrados. La presencia de dolor o incomodidad puede 63 . RECUPERACIÓN Y MANEJO DEL DOLOR POSTOPERATORIO Al suspender el suministro de vapor anestésico. La capacidad del sevoflurano de reaccionar con la cal sodada y la consiguiente formación de compuesto A. En general el paciente recupera los reflejos protectores en no más de 15 a 20 minutos. Algunos informes sugieren que con el equipo Komerasoff no se puede mantener un adecuado plano anestésico en el canino cuando se trabaja con sevoflurano26. ha sido motivo de discusión en el ámbito médico 27. la alternativa de utilizar absorbentes inertes. Para mayores detalles sobre el uso de flujos bajos y circuito cerrado se le sugiere al lector consultar el capítulo ¿?. la solubilidad del anestésico y del coctel utilizado en la premedicación.anestésico y mayor el volumen del circuito utilizado. potencial agente nefro y neurotóxico. El tiempo en que se concreta esta fase depende de la velocidad a la que se “limpie” el circuito. limitaría estas restricciones29. Aunque la mayoría de los informes fallan a la hora de detectar concentraciones que superen los límites permitidos28. cerrando el vaporizador. el flujo de droga se invierte y el paciente comienza a superficializarse. El acúmulo de este compuesto. estaría contraindicando el procedimiento. como el hidróxido de calcio.

El uso de compartimientos especiales facilita el manejo en estas especies. silencioso y con un adecuado soporte terapéutico. para garantizar un despertar confortable. Todos los pacientes deberán ser vigilados en la sala de recuperación de 30 y 120 minutos. Es recomendable asistir este momento durante el tiempo necesario a fin de evitar accidentes. El tubo se retira cuando reaparece el reflejo laríngeo. esta es una fase crítica ya que un infructuoso intento por mantenerse en estación puede generar excitación y lesiones de variada intensidad. asegurando un ambiente confortable. La fase se completa generalmente en 10 a 20 minutos. En grandes animales. En caso de ser necesario mantener un aporte de oxígeno elevado se puede recurrir a una sonda nasal. En caso de detectar distensión abdominal en pacientes poligástricos se deberá sopesar la necesidad de una punción ruminal para evacuar el gas acumulado y garantizar una correcta ventilación.asociarse a delirio y excitación durante el despertar por lo que se recomienda instaurar enérgicos tratamientos analgésicos antes de extubar al paciente. la detección de efectos colaterales atribuibles a la técnica anestésica empleada y la ponderación del tratamiento analgésico indicado en el postoperatorio30. Se deberá mantener el aporte de fluidos con una tasa de infusión alta en el caso de haber premedicado con AINEs. Luego de un breve período en decúbito esternal el animal se para y aumentando su base de sustentación. Se sugiere continuar la fluidoterapia 64 . El cuidado del paciente se extenderá hasta que se haya recuperado por completo. mantiene la estación. cálido.31. La vigilancia consistirá en el cuidado de los signos vitales.

durante el período de recuperación. metabólicos e inmunológicos que prolongan y complican esta fase. Existen diferentes alternativas que van desde el uso de AINEs solos o en combinación con hipnoanalgésicos hasta la administración epidural o la infiltración local con anestésicos 32. sino por que está ampliamente demostrado que. Por último recalcamos el concepto de que la analgesia del procedimiento se logra como resultado tanto de las drogas utilizadas como de las maniobras 65 . El autor utiliza. antes de extubar al paciente. El tratamiento del dolor en el postoperatorio inmediato se impone como una necesidad de la práctica diaria. No sólo por cuestiones humanitarias. Se recuerda que el único dolor fácil de soportar es el ajeno y que omitir un tratamiento analgésico en un paciente dolorido es un acto de mala práxis. promueven trastornos hemodinámicos. sin importar la envergadura o indicación del procedimiento realizado (tratamiento médico o experimental). En estas circunstancias las manifestaciones de dolor en el postoperatorio se reducen a un número insignificante. el manejo del dolor es fácil. Este debe ser incorporado como una maniobra de rutina.33. el dolor y el estrés.durante la recuperación de todos aquellos pacientes en los que se hayan registrado eventos que pudieran comprometer la perfusión renal. que desde luego serían más que suficientes.25 mg/kg EV (un octavo de la dosis recomendada por la literatura). el ketoprofeno a razón de 0. en pequeños animales. hormonales. Cuando el paciente ha recibido un adecuado soporte analgésico durante el período pre e intraquirúrgico (analgesia preventiva).

a fín de obtener un registro constante de lo que acontece durante nuestra anestesia. Si bien es cierto que existen numerosos y modernos instrumentos de medición. Un manejo imprudente y agresivo de los tejidos se traduce invariablemente en un postoperatorio con dolor difícil de tratar. El monitoreo del funcionamiento de los aparatos cardiovascular y respiratorio. en tiempos prefijados. Todos los parámetros se deberán explorar antes de anestesiar al paciente.realizadas. Es sumamente importante registrar los hallazgos en fichas especialmente diseñadas. Los principales parámetros a monitorear. ninguno de ellos puede. deberá implementarse desde mismo instante en que nos pongamos en contacto con el paciente a anestesiar. para poder ponderar los cambios que acompañen a las drogas utilizadas. cuando no se utilizan relajantes neuromusculares. ni debe. 66 . Un celoso cuidado de las funciones vitales. debe ser también. la profundidad anestésica y el funcionamiento del equipo utilizado. reemplazar a la minuciosa y permanente “custodia” de nuestro paciente. El animal deberá estar acompañado por su anestesista durante el tiempo que se encuentre bajo el efecto de las drogas anestésicas. se relacionan con los reflejos motores. MONITOREO DEL PACIENTE El monitoreo es la clave de una anestesia segura. una preocupación constante.

La ausencia de éste último reflejo en grandes animales debe ser considerada como un signo de profundización excesivo que exige corrección. En todos los casos se deberán monitorear las incursiones torácicas y relacionarlas con el volumen corriente del animal. es un parámetro muy utilizado en medicina veterinaria. Un nistagmo lento puede estar presente en el equino y se acelera en planos superficiales. El patrón respiratorio está muy sujeto al plano anestésico y a la condición previa del paciente. La posición del globo ocular. La posición ideal está en el tercio inferior de la órbita tanto en pequeños como en grandes animales (figura 12). se utiliza para estimar el grado de relajación muscular. comienzan a desaparecer por encima de la CAM para los líquidos volátiles y son útiles para ubicarse en el plano anestésico. Los reflejos en los miembros posteriores (patelar. tibial y de retirada). La determinación de la frecuencia y ritmo cardíacos mediante cardioscopía deberá formar parte del monitoreo básico. El reflejo palpebral debe estar ausente y el corneal presente. En caso de no contar con el 67 . El movimiento de la bolsa reservorio es de gran ayuda cuando no se cuenta con un espirómetro.La relajación de la mandíbula. Cuando la respiración es espontánea en pequeños animales es deseable una frecuencia no menor a 6-8 respiraciones por minuto mientras que en grandes animales entre 4 y 6 es lo habitual en equinos y entre 20 y 30 en rumiantes. Éste desciende rotando hacia el canto ventromedial del ojo y asciende conforme el paciente se profundiza.

Si bien estos métodos tienden a sobrevalorar la hipotensión. en las arterias facial. permiten realizar una curva de tendencia confiable34.instrumental apropiado. en arterias auricular. metatarsiana dorsal y sublingual en el canino. un aumento del tiempo de llenado capilar (normal 1 a 2 segundos). El pulso periférico se determina en las arterias femoral. digital. Se considera que por fuera de los siguientes límites establecidos. en pequeños y en la base de la cola en grandes animales (figura 13). El manguito se coloca por encima del carpo o por debajo del tarso. los sistemas Doppler y oscilométrico son los más utilizados. Para la primera opción se canaliza una arteria (ver arriba) que. vaca: <48 >90. felino: <100 >220. coccígea y metatarsiana dorsal en pequeños rumiantes y en las arterias auricular y femoral en cerdos. Una caída de la tensión sanguínea se reflejará en un menor sangrado del campo operatorio. cerdo: <50 >150. La presión arterial puede registrarse en forma invasiva o no invasiva. oveja y cabra: <60 >150. Dentro de los métodos no invasivos. en la arteria femoral en felinos. mediante una tubuladura heparinizada. se conecta o bien a un manómetro anaeróide (se registra la presión arterial media) o bien a un tensiómetro electrónico. Se considera necesario mantener la presión arterial sistólica por encima de 80 a 90 mmHg y la media por encima de 60 a 70 mmHg en las diferentes especies animales. equino: <28 >50. metatarsiana dorsal y palatina en equinos. para la frecuencia cardíaca. facial transversa. una disminución del pulso periférico (éste comienza a perder intensidad hasta 68 . Caninos: <60 >180. puede haber alteraciones que exijan corrección. éste puede ser reemplazado por un estetoscopio esofágico.

El uso de mantas térmicas. Una aumento significativo (más de un 20-25%) en los parámetros monitoreados como respuesta a los diversos estímulos nocivos debe ser considerado como dolor. Sugerimos al lector ahondar en los capítulos correspondientes de esta misma obra. En estos casos se impondrá la necesidad de suplementar al protocolo anestésico con drogas analgésicas. la irrigación de cavidades con soluciones templadas y una moderada refrigeración del quirófano tienden a disminuir desbalance entre producción y pérdida de calor que se genera durante la anestesia general. Este fenómeno se agrava en animales muy pequeños en los que la relación entre el área de superficie y la masa corporal es mayor.hacerse impalpable por debajo de los 50-60 mmHg de presión arterial media) y en una tasa menor de la formación de orina (menos de 0. La temperatura corporal es un parámetro a explorar contantemente. Es importante detenerse en los principios que rigen el funcionamiento de los diferentes monitores para comprender el peso que el registro aporta al diagnóstico y seguimiento del paciente. Es frecuente registrar hipotermia durante o luego de la anestesia. 69 . Además se pueden sumar a la lista de parámetros a monitorear aquellos que se registran mediante diferentes instrumentos.5 ml/kg/hr). deberá ponderarse cuando se registren hipotensiones que no respondan rápidamente a una superficialización del plano anestésico. La incorporación de drogas que mantengan un adecuado equilibrio hemodinámico como por ejemplo dopamina o dobutamina.

El personal de anestesia deberá estar siempre al lado del animal. Se recomienda garantizar una FiO2 de al menos un 30 a 40%. Es sumamente importante relacionar los hallazgos que se desvíen de los presupuestos planteados para cada caso y actuar en consecuencia. Rango entre 35 y 45 mmHg. Presión venosa central. Valores de referencia en pacientes anestesiados. 3. 2. Es indispensable contar con la infraestructura y medicamentos necesarios para asistir al paciente en caso de emergencia. Oximetría de pulso. Análisis de la concentración inspirada de oxígeno. Determinación de gases sanguíneos y análisis de bioquímica sanguínea a partir de equipos portátiles. 2 a 7 cm H2O en pequeños y 15 a 25 cm de H2O en grandes animales. Análisis de la concentración inspirada y espirada de CO 2 (capnometría). en pacientes anestesiados o en zonas de piel fina y sin pelos en pacientes concientes. 5.1. Determinación del volumen corriente (espirometría). El dispositivo se coloca generalmente en la lengua (figura 14). Se sugiere familiarizarse con el análisis del capnograma. Una lista de 70 . 4. las diferentes combinaciones anestésicas. para evitar demoras innecesarias. 7. Análisis de la concentración inspirada y espirada de agentes anestésicos. 6. Todos estos parámetros nos permitirán determinar el grado de depresión del paciente y el impacto que van produciendo sobre él.

las drogas más utilizadas. la infiltración de los nervios intercostales. La predecible eficacia para interrumpir la conducción nerviosa de los anestésicos locales ha sido explotada en todo tipo de tratamiento doloroso. un valioso soporte para el diagnóstico de las diversas lesiones. aporta además. un acabado conocimiento anatómico del recorrido de los diversos nervios en cada una de las especies animales. asegura el éxito de la técnica. la duración. La principal diferencia entre estas radica en el período de latencia. Existen diferentes modalidades para el uso de estos compuestos. Las drogas más utilizadas son la lidocaína. el bloqueo de las numerosas ramificaciones nerviosas de las extremidades. BLOQUEOS NEUROAXIALES Y PERIFÉRICOS. remitirse al archivo “tablas”. las ramas ocular. El empleo de los anestésico locales como parte del protocolo es también una maniobra muy difundida en medicina veterinaria. Para los bloqueos regionales periféricos. maxilar y mandibular del nervio trigémino. Los bloqueos más utilizados incluyen el plexo braquial. ANESTÉSICOS LOCALES. la intensidad del bloqueo nervioso y finalmente en la toxicidad. bupivacaína y ropivacaína. 71 . En equinos. sus dosis y forma de administración se resumen en la tabla XII. la infusión interpleural de solución anestésica y la infiltración intraarticular.

El uso de la anestesia epidural se ha difundido enormemente en los últimos años tanto en pequeños como en grandes animales. La instilación de anestésicos locales y analgésicos con diferentes mecanismos de acción, ha sido utilizada tanto para el tratamiento del dolor intra como postoperatorio (tabla XIII, remitirse al archivo “tablas”). En caninos35,36, felinos37, cerdos y pequeños rumiantes la punción se realiza generalmente en el espacio lumbosacro, bajo estrictas condiciones de asepsia. El paciente se coloca en decúbito esternal, con los miembros posteriores recogidos y la cabeza apoyada sobre la camilla, para no influir en la migración cefálica de la solución anestésica (figura15). La aguja se introduce entre 1.25 y 4 cm, según el tamaño del animal. Se recomiendan agujas para punción espinal de 2.5 a 7.5 cm, 20 a 22G en pequeños animales y de 5.0 a 7.5 cm, 18G en grandes animales. Se deberá infundir al menos 20 ml/kg de peso de la solución electrolítica elegida por vía endovenosa, antes de instilar el anestésico, para expandir el volumen plasmático y contrarrestar eventuales hipotensiones. En grandes animales se puede acceder al espacio epidural con el individuo en estación, a través del primer espacio intervertebral coccígeo o del espacio lumbosacro. Con la aguja en la posición correcta la solución es impulsada hacia el espacio epidural sin que se registre resistencia. Se puede hacer una inyección de aire o solución salina para constatar la permanencia de la aguja en el canal. En todos los casos es factible colocar un catéter, para la infusión continua o seriada de las diversos agentes analgésicos utilizados. Para colocar el catéter es indispensable utilizar agujas de punción con bisel curvo (Tuhoy). El

72

catéter se introduce sólo 1-1.5 cm. Esta maniobra se complica en pacientes de menos de 10 kg de peso38. La extensión del bloqueo metamérico, en la anestesia epidural, depende del volumen instilado y de la concentración del fármaco utilizado y del sitio por el cual se aborda el espacio epidural. Existen diferentes modalidades para calcular la dosis a administrar. En pequeños animales se puede hacer sobre la base del peso corporal o la longitud de la columna vertebral. La dosis promedio es de 1 ml cada 3.5 a 4.5 kg de peso o 0.8 a 1 ml cada 10 cm de longitud occipito-coccígea. El volumen a instilar en grandes animales se relaciona con la extensión del bloqueo a realizar. La dosis para la anestesia epidural caudal es de 1ml cada 100 kg de peso y no afecta la estación. En la anestesia epidural craneal la dosis es 1 ml cada 4.5 kg (volumen final de 40 a 150 ml) y permite el abordaje quirúrgico del abdomen. La anestesia epidural permite realizar un sinnúmero de intervenciones quirúrgicas. Es principalmente utilizada en cirugías del miembro posterior, perineales y abdominales. El abordaje quirúrgico del abdomen39 exige bloqueos extensos (hasta D5) ya que tanto las vísceras como el peritoneo parietal son y se comportan como estructuras continuas. Se recomiendo atropinizar a los pacientes que serán sometidos cirugías abdominales. La anestesia epidural está contraindicada en pacientes con cuagulopatías, hipotensos y en aquellos que presentan infección en los tejidos por los que debe insertarse la aguja.

73

La anestesia espinal o subaracnoidea esta muy poco difundida en medicina veterinaria. El acceso a este espacio permite realizar bloqueos segmentarios, apelando al sitio en el que se instila el anestésico y a la baricidad del mismo. La abundante presencia de numerosos receptores opiáceos en la sustancia gelatinosa del asta dorsal de la médula espinal permite que pequeñas dosis de hipnoanalgésicos, aproximadamente una décima parte de una dosis por vía sistémica, instiladas en el espacio epidural promuevan un prolongado efecto analgésico. Este se expresa a nivel somático y visceral sin interferir con las funciones sensitivas y motoras. Otros compuestos como los agonistas alfa2 y la ketamina son también, utilizados en medicina veterinaria por ésta vía40. La droga elegida es diluida en solución fisiológica y el volumen final se ajusta al tamaño del paciente (ver tabla, remitirse al archivo “tablas”).

74

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

75

Vet Med 2001. Lascelles BDX.1 Shafforrd HL. 15:194-201 5 Lascelles BDX. Addis PB. pp 30-45 3 McGrath CJ. Hallu R: Efectos cardio-respiratorios del fentanilo en caninos anestesiados con halotano. Hallu R: Evaluación clínica del butorfanol en caninos. Crimi AJ. Am J Vet Res 1981. 19:398-403 9 Otero P. fentanyl. nalmefene. Su uso como analgésico en la premedicación anestésica. Anderson GI. 8:331-5 . 96:478-80 2 Baggot JD. 42 :3-49 8 Dyson DH.42:195-198 4 England GGW. and butorphanol. Philadelphia 1977. propofol. Selecciones Veterinarias 2000. Jones A. Vet 2000. Pisera D. Goossens L: A comparison of the sedative effects of tree alfa2-adrenoreceptor agonists (romifidine. sufentanil. Pain 1997. 73:461-71 6 Otero P. Principles of drug disposition in domestic animals. Jacomet L. Rempel WE. Acepromazine and droperidol of halothane-induced malignant hyperthermia (porcine stress inhibition syndrome) in swine. Saunders. Clarke KW. Waterman AE: Post-operative central and pain: the pre-empive value of pethidine for hypersensitivity ovariohysterectomy. detomidine and xilazine) in the horse. Guerrero J. Arch. Portela D. Hellyer. 32:185-92 7 De Hert SG: Study on the effects of six intravenous anesthetic agents on regional ventricular function in dogs (thiopental. Doherty T. Vet Surg 1990. Rebuelto M. Bonafine R. McDonell WN: Reversal of oxymorphone sedation by naloxone. etomidate. J Vet Pharm Ther 1992. Acta Anaesthesiol Belg 1991. Cripps PJ. alfentanil). Med. PW: Preemptive analgesia: managing pain before it bigins.

Vet Surg 1999. México. Annual Rev. London 2001. Brater CD: Renal toxicity of the nonsteroidal anti-inflamatory drugs. pp 38-53 . Vet Rec 1989. Legge K: Clinical evaluation of propofol as intravenous anesthetic agent in cats and dogs. Barcelona. Butterworth Heinemenn. 32:435-65 11 Otero P. 29:811-7 16 Braz JRC. Pharmacology Toxicology 1993. Salvat Mexicana de Ediciones. Am J Vet Res 2001. Mori AR. Tomo I 1986. Am J Vet Res 1990.A. 62:882-8 13 Morgan DWT. Pettifer G. second ed. S. 28:5025 17 Calasans Maia J: Sistemas de anestesia.V. Aucoin DP: Duration of etomidate-induce adrenocortical suppression during surgery in dogs. Hallu R: Eficacia clínica del ketoprofeno en el tratamiento del dolor posquirúrgico en caninos. minimal flow and closed system anaesthesia. Kruse-Elliot KT. Luna SPL: Investigation into the use of the laryngeal mask airway in pentobarbital anesthetized dogs. 124:31-3 14 Dodam JR. de C. Foster R. Guerrero J. McDonell W: Safety and efficacy of preoperative administration of meloxicam. Bonafine R. Martins RHG.10 Murray DM. Selecciones Veterinarias 2001. En Aldrete JA Texto de anestesiología teórico-práctica. compared with that of ketoprofen and butorphanol in dogs undergoing abdominal surgery. pp 59-76 18 Baum JA: Low flow anaesthesia: the theory and practice of low flow. 51:786-8 15 Martinez EA: Newer neuromuscular blockers: is the practicioner ready for muscle relaxants? Vet Clin North Am Small Anim Pract 1999. 9:3-7 12 Mathews KA.

Vet Anaesth Analg 2001. Muir III WW: Vaporizer en circle for delivery of isofluorane to dogs. Am J Vet Res 1981. Selecciones Veterinarias 2001. Murciano J: The Komerasoff anaesthetis machine for delivering sevoflurane to dogs. 4:3-4 20 Klide AM. using sevoflurane delivered with an in-circuit vaporizer and concentrations of compound A. en caninos anestesiados halotano e isofluorano. 38:1993-6 24 Otero P. 202:943-8 26 Laredo FG. Haskins SC: Precautions when using nitrous oxide. Guerrero J. 2: 5-11 23 Steffey EP. 42:1751-3 22 Aldrete JA: From the theory to the practice of “Near-Closed System” anesthesia. Am J Vet Res 1998. The Circular 1987. Applied Cardiopulmonary Pathophysiology 1995. 61:2155-62 28 Muir III WW. 22:314-6 21 Moens Y. Agut A. Gaynor JS.19 Aldrete JA: Closed circuit ansesthesia preventes moderate hypothermia occurring in patients having extremity surgery. Vet Clin North Am Small Anim Pract 1992. 59:603-8 . Pereira JL. Am J Vet Res 1996. De Moor A: Diffusion of nitrous oxide into the intestinal lumen of ponies during halothane-nitrous oxide anesthesia. 9:36-42 25 Bednarski RM. 28:161-7 27 Gentz BA. J Am Vet Med Assoc 1993. Bonafine R. Gadawski J: Cardiorespiratory effects of low-flow and closed circuit inhalation anesthesia. Howland D: Rate change of halotane concentration in a large animal circle anesthetic system. Hallu R: Evaluacion de un sistema anestésico con cerrado con vaporizador dentro del circuito. Cantalapiedra AG. Malan TP Jr: Renal toxicity with sevoflurane: a storm in a teacup? Drugs 2001.

Mortier EP: Only carbon dioxide absorbents free of both NaOH and KOH do not generate compound A in vitro closed-system sevoflurane. Paley DM. Hallu R: Ropivacaína 0. 217:68590 32 Mathews KA. Cantwell SL. 27:159-66 34 Caulkett NA. Houston DM: A comparison of indirect blood pressure monitoring techniques in the anaesthetized cat. Archer J.2% por vía epidural en caninos. Bouche ML. J Am Vet Med Assoc 1999. Ioras E. Portela D. 37:557-67 33 Egger CM. De Leenheer AP. Remedios AM: Comparative analgesic and cardiopulmonary effects of bupivacaine and ropivacaine in the epidural space of the conscious dog.Caulket NA. Rolly G. Foster RA. Anesthesiology 2001. Valliant AE. 214:651-9 31 Cambridge AJ. Cribb PH: Comparison of plasma fentanyl concentrations by using three transdermal fentanyl patch sizes in dogs. Bocxlaer JF. Young SS:A comparison of with flunixin. Haldane SL: Developmen of a scale to evaluate postoperative pain in dogs.29 Versichelen LF. Vet Surg 1998. Can Vet J 1996. Newberry RC. J Am Vet Med Assoc 2000. Bonafine R. butorphanol. Vet Surg 1998. 27:370-7 35 Duke TM. Tobias KM. In Vet Investigación Veterinaria 2000. Sarkar DK: Subjective and objective measurements of postoperative pain in cats. and oxymorphone in controlling ketorolac postoperative pain in dogs. Vet Anaesth Analg 2000. Tarragona L. Struys MM.2 % vs bupivacaína 0. 27:13-21 36 Otero P. 2:19-26 . Ball SD. Duke T. 95:750-5 30 Firth AM.

Guerrero J. En Flecknell PA. Waterman-Pearson A. . Jahn PJ: Complications associated with the use of indwelling epidural catheters in dogs: 81 cases (1996-1999). 2000. Pain management in animals. 216:368-7 39 Otero P. Otero. Waterman- Pearson A: Management of postoperative and other acute pain.37 Otero P. PascoePJ. Evaluación y tratamiento en pequeños animales. Williams & Wilkins. Baltimore 1996. third edition. pp 81-145 BIBLIOGRAFIA RECOMENDADA 1. 40 Dobromylskyj P. Taylor P. En Proccedings. Hallu R: Ropivacaína por vía epidural en felinos. VII Seminario Argentino. Guerrero J. Inter-Médica 2004. Am Vet Med Assoc 2000. Hittenmiller DH. Jerusalem. Flecknell PA. VII Taller de Enseñanza de la Cirugía. 2001. Crowe DT Jr. London 2000. IV Seminario Latinoamericano. Dolor. Benson GJ. Thurmon JC. Lascelles BD. Lumb & Jones' Veterinary Anesthesia. Argentina 16-6.05% ropivacaine in abdominal surgery in isofluorane or halothane anesthetized canines. Israel 3-7. 8th International Congress of European association for Veterinary Pharmacology and Toxicology (EAVPT). P. Tranquilli WJ. Buenos Aires. Hallu R: Clinical efficacy of 0. 38 Swalander DB. En Proccedings. 2. Bonafine R. W B Saunders.

Baillière Tindall. . B. Saunders London 1994. Anaesthesia of the cats. W. P. W. B. 4. Manual de anesthesia en equinos. Paddleford RR. M. Frecknell P. Waterman-Pearson A. W.3. B. second edition. Taylor PM. W. Saunders Company. Saunders London 2000. 5. Manual of Small Animal Anesthesia. Taylor. Hall LW. London 1999. 6. Clarke K. Inter-Médica 2001. Pain management in animals.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->