P. 1
paradigmas educativos

paradigmas educativos

|Views: 2.217|Likes:
Publicado pormirkogutierrez
ensayo sobre paradigmas educativos dentro de la universidad boliviana
ensayo sobre paradigmas educativos dentro de la universidad boliviana

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: mirkogutierrez on Feb 07, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/27/2015

pdf

text

original

TEORIAS EDUCATIVAS EN EL AMBITO DE LA EDUCACION SUPERIOR

1. INTRODUCCION

El presente ensayo pretende responder a la pregunta ¿qué posibilidad de aplicación tienen las Teorías de la Educación estudiadas en el Módulo, dentro las aulas de nuestras instituciones de Educación Superior?, sin embargo, no se limitara a la discusión teórica. Inicialmente se debe afirmar que la discusión sobre cual teoría es la mejor constituye un falso debate. Debe comprenderse que todas las teorías estudiadas, y cuanta otra teoría se pudiera formular, son productos de los condicionamientos económico-socio-culturales. Han debido partir de un tipo de sociedad determinada y establecer objetivos para llegar a otra sociedad (o mantener la vigente), es decir, objetivos destinados a obtener un producto determinado según los requerimientos de esta “sociedad objetivo” y además, estas teorías han tenido que recibir fuerte influencia de las estructuras mentales dominantes en su coyuntura histórica (ya sea a favor o en contra). Por otro lado, la coyuntura histórica también ha determinado las ventajas y limitaciones científicotecnológicas y por tanto, ha modelado los procesos investigativos y en consecuencia sus resultados, es decir, las teorías. Por lo tanto, no hay teorías “buenas” ni “malas”. Lo que sí se puede afirmar es que los paradigmas de tal o cual teoría han sido superados o aun permanecen vigentes y por tanto susceptibles de utilización, convenientemente adaptadas al entorno donde pretenden ser implementadas. Esta afirmación lleva a un proceso de selección de principios de las teorías estudiadas. Esto no significa que nos limitemos a la simple colección ecléctica y acomodo funcionalista de principios, sino que, previamente establecido un marco filosófico determinado, adecuado a la realidad, se establezca una “sociedad objetivo” y en función a ella se construya un modelo pedagógico seleccionando principios y métodos de las teorías estudiadas según los objetivos específicos y los niveles de aplicación. El proceso de construcción del modelo pedagógico debe partir de la realidad, es decir, tendrá en cuenta el universo considerado (los estudiantes y su entorno), el dominio cognoscitivo (código y contenido) y la naturaleza de quien elabora y pretende implementar tal modelo (el docente y su entorno), pero no como elementos estáticos, sino en plena evolución y siempre enmarcados en una visión dual. Es decir, la concepción del universo como un “todo” conformado por partes necesariamente interdependientes, tendientes a bi-polarizarse pero en relaciones complementarias y sin considerar nada como “verdad absoluta”. De este modo se evitara caer en dogmas. Sin embargo tendrá que decirse que las ciencias sociales y entre ellas el estudio de las teorías de educación, entrañan una dificultad que consiste en que no pueden emplearse métodos filosófico-matemáticos. La matemática es un lenguaje bastante específico, que permite aclarar, ilustrar y predecir cuestiones que, de otro modo, pueden quedar opacas. Las ciencias sociales, por su naturaleza no podrán regirse por este modo de proceder, aun cuando pudieran emplear expresiones matemáticas, estas no son las que rigen el desarrollo ya que en las ciencias sociales lo importante no es el lenguaje sino la teorización (la economía es un ejemplo de ello). Por lo tanto, jamás se pretenderá predecir con alto grado de certidumbre el resultado de la aplicación de tal o cual teoría ni juzgarla en lo inmediato. El único modo de evaluar una teoría es mediante análisis de su evolución en la historia y dado que el tema de la educación es una temática que recién a principios del siglo XX se empezó a estudiar científicamente, consideramos que no existe una base de datos suficientemente grande como para realizar estos análisis

históricos (excluyendo al conductismo), por lo que nuevamente afirmamos que la teorización tendrá un papel fundamental en cuanto a la definición de teorías educativas y modelos pedagógicos. 2. MARCO FILOSOFICO

Las concepciones idealistas, que con Hegel llegaron a la apoteosis y fundamentación de la “modernidad”, aunque partieron de Descartes y su Cogito ergo sum (pienso, luego existo), establecen que primero está la idea y en el tema que nos ocupa, afirman que la esencia del ser humano es su conciencia o intelecto y posteriormente la materia, es más, dividen al ser humano en mente y cuerpo supeditando al segundo bajo la primera. Esto fue un avance respecto a la concepción medieval del “alma” combatida ferozmente por la enciclopedia francesa, pero insuficiente al momento de explicar las relaciones humanas (fundamentalmente las de producción). Karl Marx, gira la situación 180 grados, es decir, parte de la realidad y no de la idea (materialismo) y establece que el individuo “es” en función a su entorno social, mismo que será resultado de las relaciones de producción en su sociedad, es decir, estas últimas moldean a la sociedad que a su vez moldea al individuo. Ampliando este concepto a términos biológicos, podemos afirmar que el ecosistema-entorno moldeara las características de adaptación (en el marco del pensamiento darwinista) y los modos de producción de esa sociedad, que a su vez modelaran las características físicas del individuo. Se genera entonces una mutua influencia entre aspectos físicos y psíquicos de modo que ambos se hacen complementarios e indivisibles en cada etapa del desarrollo humano (tomamos el concepto de Piaget respecto a las etapas de desarrollo). Como conclusión de lo anterior se acepta que el individuo “es” sus circunstancias, afirmación que podría ser tomada como la síntesis individual de la concepción materialista de la historia. Posteriores a Marx, varios filósofos, psicólogos y antropólogos intentaron humanizar la concepción materialista de la historia. Entre ellos Piaget, que viene a ser uno de los fundadores del estructuralismo. Ortega y Gasset cuando afirma “soy yo y mis circunstancias”, Jacques Derrida con su desestructuración del lenguaje y el estudio de los signos; sin embargo, el debate entre ellos es mas de naturaleza epistemológica, por lo que se aceptara la concepción marxista. Como podrá verse, lo propuesto en este ensayo se enmarca de modo premeditado en el “modelo de aprendizaje socio-cultural” de Lev Vigotsky, sin pretender negar otras teorías. 3. UNIVERSO

Se sitúa el universo dentro del ámbito universitario nacional. Se lo delimitara de acuerdo a las necesidades del autor del presente ensayo, por tanto, el universo queda circunscrito dentro del desarrollo de carreras técnicas, fundamentalmente la carrera de Ingeniería Civil, dentro de la universidad pública. El dominio cognoscitivo queda delimitado por el entorno de aplicación, es decir los conocimientos científicos físico-matemáticos dentro del paradigma newtoniano, aplicados directamente en la construcción de obras civiles. Bolivia constituye una sociedad colonizada dentro del macrocosmos capitalista, por tanto, reproduce los rasgos del capitalismo exacerbando las deformaciones sociales que el sistema causa en la sociedad. Sin embargo, su condición de país dentro de la periferia del mundo ofrece ciertas ventajas como la siempre presente tendencia a cuestionar el

sistema, combatirlo y lanzar proyectos de sociedad alternos. Estas características determinan:

3.1.

Estudiantes El estudiante universitario sale de un espectro social amplísimo y no es el objetivo de este trabajo el estudio detallado de esta característica por lo que se tomara como base el promedio representativo. El estudiante es un individuo en proceso de desarrollo, no es ni niño ni adulto. Socialmente es visto con desconfianza e identificado como un nihilista, porque no forma parte de la población laboralmente activa (entre otras cosas); esta idea se refuerza debido a la pésima formación que recibe del sistema educativo escolar, sea este público o privado. De otro lado, el estudiante se ve a sí mismo con gran confusión a la que enfrenta con una falsa seguridad en sí mismo, que respalda en su número (siempre tiende a agruparse). Este individuo ha sido incorporado, voluntariamente o no, a un microsistema (universidad) que tiende a reproducir las características desiguales de la sociedad en la que se desarrolla (capitalista) y cuyo único objetivo es su formación como fuerza laboral cualificada. Curiosamente (y no es casualidad), la guía cultural de la juventud vienen a ser los contenidos de la TV, hasta el punto de que no existe ninguna idea que no tenga su origen en esos contenidos y los mismos contradicen lo que la universidad pretende implementar. La tendencia hacia el nihilismo, o al menos a la indiferencia, se debe (entre otras cosas), precisamente a la contradicción a que se ven sometidos los jóvenes entre el modelo de sociedad que se pregona por la TV y el que su entorno propone como “decente” o “moral”, diametralmente opuestos ambos, lo que determina que el joven no sepa cuál es la verdad y como llegar a ella. Sin embargo, este barniz áspero es superficial, ya que cuando se despierta el interés de estas generaciones nuevas, su potencial es impresionante, en cuanto a capacidad y a adaptabilidad, sobretodo en cuanto a asuntos tecnológicos se refiere. Es normal que la juventud de cualquier época se halle más dispuesta a cambio de paradigmas, ideas nuevas y aprendizaje, pero se debe recalcar que las nuevas generaciones tienen estas características de modo superlativo, lo que genera simultáneamente una significativa capacidad de crítica y cuestionamiento. Sin embargo, todo ello es posible si y solo si se despierta el interés de esa juventud. El estudiante consiente en formar parte de la universidad debido a “encargos” que le son cargados por su familia, la sociedad, el mismo, etc.; Si bien, de inicio, la motivación que tiene es muy dudosa, al acercarse a los últimos niveles, esta se acrecienta, aunque sin definir aun (salvo excepciones) objetivos de vida. Sin embargo, y a pesar del sistema, el estudiante encuentra un entorno social gratificante dentro de la universidad debido a lo diverso de este microsistema, hasta llegar incluso a tomar a la universidad como una perspectiva en si misma. Este fenómeno se refuerza debido a la falta de

perspectivas fuera de la universidad, dado que en general no existe planificación socio-económica al momento de fundar Carreras universitarias, definir contenidos y crear mecanismos que ayuden a los egresados a incorporarse al mercado laboral. 3.2. Docentes Los docentes son en su mayoría fruto de una formación conductista y tienden a reproducir tal paradigma educativo, por tanto, son reacios a cualquier cambio, y cuando se aceptan cambios, son solo de forma, dejando intactos los paradigmas educativos y socio-culturales. Hace algunas décadas, el catedrático universitario solía ser un referente en la sociedad (René Zavaleta, por ejemplo), pero la comercialización impuesta por el sistema ha mellado esa visión, a ello se suma el clientelismo que ha impuesto el mismo proceso de comercialización, donde el docente, como individuo con necesidades, cumple un trabajo para satisfacerlas y de allí que los estudiantes tengan a sus docentes como mercenarios de la educación. Consecuencia colateral de lo anterior es que el modelo de universidad liberal tiende a privatizarse o al menos funcionar como empresa privada, explotando a los enseñantes, de modo que obliga a estos a priorizar sus necesidades e intereses por sobre su misión docente y esto genera la idea de mediocridad de estos docentes en la sociedad (incluidos sus estudiantes), que en muchos casos es real. 3.3. Código y contenido Las carreras técnicas son quizá las más dependientes de los avances tecnológicos, pero en un país de la periferia, la ciencia y tecnología no hallan las mejores condiciones para su desarrollo, ni en la investigación netamente académica ni en la aplicación práctica en el mercado laboral (se sigue empleando tecnología de hace 80 años). Este hecho ocasiona el estancamiento académico y refuerza la mentalidad de docentes y estudiantes según lo descrito anteriormente. 4. SOCIEDAD OBJETIVO

Las sociedades van cambiando continuamente a pesar de los sistemas que tratan de encorsetarlas y esos cambios se reproducen en sus microsistemas conformantes como la universidad. Pese a teorías como el fin de la historia y las ideologías (F. Fukuyama) se ha visto los últimos 20 años un reverdecimiento de las tendencias revolucionarias de los años 60 en todo el mundo, con sus propios aportes y evolución ideológica. Estos intentos parten del fracaso que constituye el sistema neoliberal que ha dejado crisis sociales, económicas, ambientales, energéticas, de alimentos y agua, tecnológicas, etc. Sea cual sea el rumbo sistémico a tomar, estas crisis requieren soluciones fundamentalmente técnicas, habida cuenta que la política por si sola también ha demostrado su fracaso y que además, bajo el marco filosófico propuesto, se entiende que la evolución humana avanza gracias al desarrollo de ciencia y tecnología. Ello no implica caer en el simplismo del pragmatismo (Charles Pierce, Williams James, Herbert Spencer, etc.), porque ello reproduce el sistema del que nace. Se trata de reemplazar al sistema vigente por otro que

se base en paradigmas distintos (valor de cambio-valor de uso; individualismocomunitarismo; lucro-necesidad; etc.). En ese contexto es que la Universidad debe proveer esos técnicos que harán frente a las crisis y generar soluciones bajo los nuevos paradigmas ya que repetir las soluciones antiguas implica reproducir el sistema y exacerbar las crisis, por muy elevados que sean los conocimientos científicos involucrados. Por ejemplo: ¿Qué es mejor? Construir un puente gigantesco con alto nivel de tecnología y elevados costos para fomentar el comercio entre dos países (mercado externo-beneficio privado) o construir varios puentes pequeños entre pueblos y/o comunidades donde el desarrollo de la ciencia se emplee en optimizar recursos y reducir costos, todo para estimular el desarrollo interno (mercado interno-beneficio social).

5.

DISCUSIÓN DE LAS TEORIAS EDUCATIVAS ESTUDIADAS: 5.1. Paradigma Conductista

a) La teoría del ambientalismo radical de Watson ha sido desmentida. La
genética ha descubierto que un bebe no es una hoja en blanco sino que además de la herencia biológica, también se transmiten tendencias conductuales como parte de estrategias de adaptación cultural. Un estudio estadístico sobre suicidios de personas nacidas hermafroditas y que mediante procedimientos quirúrgicos fueron reasignadas arbitrariamente a un sexo fue el primer indicio de lo dicho. Por lo tanto, sus teorías no deberían ser aplicadas, al menos no llanamente y menos aun en un ámbito universitario. Por lo demás, tal como establece Watson, para moldear a gusto una mente se necesita que previamente este vacía y además disponer de un ambiente especificado a criterio del educador y en el entorno universitario, ninguna de estas condiciones se cumple.

b) La teoría de Skinner (conductismo operante) que al proceso estimulorespuesta añade el refuerzo, tampoco considera el conocimiento y las estructuras mentales anteriores del estudiante, en el intento de modificar conductas y moldearlo. Este paradigma inevitablemente formara seres sin razonamiento propio o al menos, aunque con alta cualificación en tal o cual campo, sin una comprensión integral de sí mismos, su entorno y las relaciones inter e intrapersonales. De otro lado, esta teoría concibe al individuo aislado de su entorno social, por lo que inevitablemente su resultado será la formación de un mero engranaje mecánico para ser incorporado a la maquinaria productiva, sin habilidades de cuestionamiento, crítica y comprensión integral de los fenómenos que lo moldean. Este paradigma educativo, por lo anterior, es funcional al sistema capitalista, pues le provee de fuerza laboral (ya hablando del entorno universitario) dócil, manejable con una percepción individualista. No

pretendemos afirmar que Skinner haya creado esta funcionalidad de modo premeditado, sin embargo, suponemos que por ello ha sido tan difícil reemplazar tal paradigma, tal que aun hoy sigue vigente. Como posibilidad de aplicación de esta teoría, la respuesta seria totalmente favorable, ya que de hecho es el paradigma vigente y casi universalmente extendido (entendiendo como universo él ya fijado en este trabajo), sin embargo, desde hace décadas que se han hecho evidente sus falencias y ha sido superado por otras teorías aunque en la práctica resulta difícil su reemplazo, pero no por ello es menos necesario. De lo anterior establecemos que, como paradigma, ya no debe ser aplicado y por tanto, las estrategias deben planificarse en torno a otros paradigmas, sin embargo, a nivel de “tácticas” esta teoría es útil y más aun considerando las deficiencias de la población estudiantil que arroja el sistema educativo medio (colegio). El proceso estimulo-respuesta no debe ser el eje sobre el que gire el modelo pedagógico ni la clase, sin embargo, bajo ciertas circunstancias podrá ser conveniente usar tal relación y aplicar refuerzos, ya sean positivos o negativos y también castigos positivos y negativos, siempre teniendo en cuenta las desventajas y efectos secundarios de los mismos. En nuestras universidades, es normal que el docente en momentos o en toda la clase pierda el control de la misma, debido a sus propias limitaciones y a la formación cultural (además de la académica) deficiente de sus estudiantes o que tenga la necesidad de eliminar ciertas conductas o estimular otras que le son necesarias bajo su modelo pedagógico. En estas circunstancias pueden ser aplicados los principios del conductismo pero únicamente a nivel de tácticas y destinados solo a objetivos localizados y específicos. El docente debe cuidarse de apelar a la repetición constante de estos métodos ya que puede convertirse en una conducta condicionada para el mismo, debido a la facilidad de aplicación y éxito inmediato que ello produce o por el contrario, se genere el fenómeno de habituación. Estos fenómenos se atenúan según se considere un nivel más alto y casi desaparecen al llegar a últimos semestres, pero dada la falta de perspectivas reales, debería ser misión del docente la orientación respecto a las posibilidades de inserción en la población económicamente activa, y el paradigma conductista no contempla ello, sino que moldea conductas para entornos que, dicho sea de paso, poco tienen que ver con la realidad que enfrentan los egresados. La asociación, generalización de estímulos y el aprendizaje discriminativo también pueden emplearse como herramientas pero como método de aprendizaje quedan cortos ya que en todos los casos se requiere un estimulo en lo inmediato, supóngase las calificaciones, pero cuando la etapa educativa a terminado, supóngase que se ha vencido la asignatura, desaparece el estimulo y el conocimiento adquirido no es internalizado y en la mayoría de las veces es olvidado, es decir, no ha existido un verdadero proceso de aprendizaje.

Debe recalcarse que, dentro de cualquier sistema, las relaciones de producción moldean al individuo física y psíquicamente y ello se refuerza desde la universidad, tal es así que aun entre los estudiantes de diferentes carreras ya se notan distintos modos de pensar y concebir la realidad y hasta una estratificación social diferenciada entre carreras que se nota en modos de vestir, socializar, temas identitarios, etc. A estas alturas de la evolución social, el desarrollo laboral debe ser inevitablemente multidisciplinario y el paradigma conductista tampoco tiene respuestas para ello y es así que en la universidad actual las Carreras se aíslan en sí mismas y en ocasiones hasta se enfrentan entre ellas. c) La teoría de aprendizaje social de A. Bandura incorpora el refuerzo vicario (o castigo) pero fundamentalmente las expectativas de auto eficacia y de resultados, que dependen de la experiencia propia, es decir, ya se toma en cuenta la conciencia y los esquemas y estructuras mentales del estudiante. Por ello, esta teoría viene a ser una transición entre el conductismo y el cognitivismo. Su empleo en la universidad Boliviana no altera demasiado los procesos de enseñanza convencionales (conductistas) aunque pueden mejorar los métodos de evaluación y no solo en el aspecto académico, sino también socio-cultural lo que implicaría una relación mas intima entre la Institución Universitaria (con el docente como factor de enseñanza) y el estudiante con las ventajas obvias que ello permite, sin embargo, este modelo tampoco ofrece respuestas a los problemas estructurales y sistémicos señalados anteriormente, por lo que también tendría que tomarse a nivel de táctica.

5.2.

Paradigma cognitivo Las teorías enunciadas posteriormente a las citadas anteriormente no pueden clasificarse dentro de UN solo paradigma debido a cuestiones conceptuales como la concurrencia en varias ideas y la simultanea contradicción en otras, el proceso histórico de formación de estas teorías y los autores de las mismas, que son los mismos. a) El modelo de aprendizaje taxonómico de Robert Gagne establece que los procesos de aprendizaje parten de la percepción de información que posteriormente será codificada (a diferencia del conductismo donde solo se desea la reproducción) en función a estructuras mentales previas para convertirse en “conocimiento” que puede ser recuperado en base a estímulos externos. Se reconocen ocho fases de aprendizaje, cinco tipos de capacidades susceptibles de ser aprendidas y se da bastante importancia a las condiciones externas a la situación de aprendizaje. Esto representa un gran avance, aunque todavía se pretende medir la eficacia en función a la modificación de conductas. Poco o nada de esto se realiza en la universidad actual. La aplicación de esta teoría implicaría inicialmente la reformulación de los contenidos curriculares sobre la base de las características de los estudiantes que llegan de la educación media (colegio). Quizá esta sea la modificación mas

difícil, ya que existe un divorcio total entre la Institución universitaria y el sistema de educación media, además de la resistencia de docentes y estudiantes al cambio, los primeros porque todo cambio resulta traumático y trabajoso, sobre todo para las generaciones más antiguas y los segundos porque ello implicaría exigencias adicionales en los procesos de evaluación, mismos seguramente serian tomados como “castigos” o sobrecargas adicionales. Si se logra superar la resistencia institucional, la implementación de un desarrollo adecuado de la educación sobre la base de las fases de aprendizaje seria cuestión de capacitación al personal docente y su lógico resultado, es decir, la adquisición de capacidades, seria un reflejo de un aprendizaje mas eficiente y sobre todo mas practico, en el entendido de una praxis total y no solo la repetición mecánica de procedimientos. Las condiciones de aprendizaje se centran en el estudiante y su experiencia previa; y las condiciones del entorno de enseñanza, como ser infraestructura, material didáctico y otros. Estas situaciones DEBEN ser atendidas por la universidad, sobre todo si es pública, y aunque la falta de recursos es una limitante y siempre lo ha sido, no es definitiva ya que pueden darse una serie de soluciones prácticas satisfactorias sin requerir grandes inversiones, pero ello sería posible a partir de la acción comunitaria (de la comunidad universitaria involucrando a la sociedad a la que supuestamente la universidad se debe), que a la fecha no existe y esta teoría no ofrece respuesta para este problema. Uno de los problemas de esta teoría es que aun considera al estudiante de forma individualista y aun desconexo del entorno histórico social que lo ha moldeado ya que solo pretende modificar su conducta tomando en cuenta su experiencia previa (y su sistema de codificación), pero no la génesis de esa experiencia y las limitantes sociales para el buscado cambio de conducta. De otro lado, se pretende establecer una conducta final esperada, es decir, se parte de la idea y se llega a la idea, es decir, el pensamiento idealista hegeliano continua predominando porque que el solo hecho de plantear una “conducta esperada” ya implica predeterminar la senda por la que el estudiante habrá de transitar.

b) La teoría de categorización de Jerome Bruner observa tres categorías:
enactiva, icónica y simbólica. Esta categorización y el ordenamiento premeditado de las fases del aprendizaje resulta bastante estimulante, sin embargo, según se desarrolle en asignaturas teóricas o teórico-practicas, tiene sus limitaciones e incluso condiciones de inaplicabilidad. Por ejemplo, en asignaturas físico-matemáticas el desarrollo de las tres fases no solo es posible sino también deseable, aunque la factibilidad de implementación dependerá de los recursos económicos de la Institución universitaria; pero en asignaturas puramente matemáticas, la fase enactiva puede resultar dificultosa o tan costosa en tiempo, que simplemente su implementación no sea posible. Sin embargo, para el universo considerado en este trabajo, esta teoría es plenamente aplicable utilizando medios físicos y/o virtuales, de hecho, las nuevas generaciones de docentes están empezando a hacer un uso extensivo de tales herramientas, aunque aun de modo intuitivo.

Bruner hace un aporte al método pero no responde a los problemas sistémicos anteriormente planteados, aunque se acepta que, dada la naturaleza de su trabajo, tampoco era ese su objetivo. c) La teoría del aprendizaje significativo por recepción de David Ausubel establece que el aprendizaje se construye a partir de relaciones “sistemáticas” entre el conocimiento nuevo y el previo. También realiza una discriminación entre el aprendizaje memorístico (por pura asociación) y el aprendizaje significativo y determina la existencia de varias formas de aprendizaje totalmente arbitrarias. La concepción de “aprendizaje significativo” ya sugiere un pensamiento crítico, aunque aún se mantiene la concepción individualista y neutra respecto al sistema, pese a que la educación nunca podría ser neutra. Su aplicación en la educación universitaria, también significaría un rediseño curricular, pero no solo en contenidos sino también en marco lógico, lo que de segura ocasionaría resistencia además de entrañar grandes dificultades al momento de plantear nuevos marcos lógicos y nuevas competencias o la aparición de estas competencias. 5.3. Paradigma constructivista Este paradigma incorpora definitivamente el pensamiento crítico en el estudiante y también en el docente en un proceso de construcción conjunta del conocimiento. a) Jean Piaget aporta fundamentalmente con la idea de que el niño se desarrolla cognoscitivamente por etapas. Esta idea por si sola es intrascendente en el ámbito universitario, donde el individuo ya ha alcanzado la etapa operacional formal, sin embargo, en un marco históricosocial la idea ya es aplicable, aunque Piaget no lo plantea de ese modo. Mucho mas útiles son los conceptos de Esquema, estructura, organización, adaptación, asimilación, acomodación y equilibrio, sobre todo al momento de elaborar modelos didácticos. Una idea fundamental es que la información es incorporada, equilibrada con los conocimientos previos en un proceso constante de construcción de conocimiento. Aunque Piaget se refiere al niño, estas ideas son plenamente aplicables al ámbito universitario. Sin embargo un fenómeno recurrente es que cuando se trata de equilibrar lo nuevo con lo previo, pueden ocurrir traumas, tanto más serios, mientras más profundo sea el cuestionamiento, es decir, si se cuestionan los dioses, ideas de moral, etc. Este problema se dará principalmente en las ciencias sociales. En las Carreras técnicas, la ocurrencia del trauma es poco probable. Pese a todo, se desarrolla aquí el pensamiento crítico. Piaget supera el idealismo hegeliano al proponer sus tipos de conocimiento y aun supera a Feuerbach proponiendo además del conocimiento físico, el conocimiento lógico-matemático y se ubica paralelo a Marx y a Darwin al proponer el conocimiento social, pero además plantea que sin el conocimiento lógico-matemático, los otros conocimientos no se podrían

incorporar. Esta concepción, en un ámbito universitario permitiría automática implementación del método científico desterrando cualquier concepción dogmática o metafísica, lo que permitiría un análisis no solo del contenido impartido en clases sino el análisis del estudiante y docente de la realidad que los modelan y con ello la iniciativa de mejorar tal realidad y alterar su evolución individual. Finalmente se establecen dos tipos de regulación, una biológica y otra cognoscitiva. Esta idea logra superar definitivamente la concepción de la enseñanza como la simple modificación de conductas. La teoría de Piaget podría ser considerada como humanista, ya que se centra en el ser humano pero aun no en el ser social comunitario, sin embargo, es mucho más amplia y avanzada que las anteriores, pero por lo mismo más difícil de aplicar en cualquier ámbito educativo. De por si plantea la eliminación de una malla curricular estándar reemplazándola por programas personalizados de acuerdo al conocimiento anterior de los estudiantes. En la coyuntura actual, tal acción seria no solo resistida, sino imposible debido a limitaciones socio-culturales de docentes y estudiantes, limitaciones jurídicas nacionales y sobre todo el bloqueo que ejercerían las mentes con paradigmas mentales fijos. Esta teoría también plantea el cambio del modo de instrucción, donde los docentes deben cumplir un rol menos protagónico, de diálogo franco con estudiantes y fomentan dialogo extenso entre ellos. Este aspecto es más fácil de lograr, sobre todo en las nuevas generaciones de docentes, aunque debe tenerse mucho cuidado de fijar límites (principio de autoridad, por ejemplo) adecuados a la coyuntura socio-cultural que trazan una serie de desafíos a ser enfrentados, sobre todo por el docente. Finalmente se plantea la eliminación de grados y exámenes estandarizados, asignando al estudiante mayor poder al momento de juzgar su propio progreso. Esta condición es muy deseable, pero dada la situación sociocultural, el estudiante universitario promedio aun no esta listo para afrontar tal responsabilidad. En conclusión, se pueden tomar muchos principios de esta teoría, pero su aplicación integral en el entorno universitario aun no es posible, al menos no del todo, debido a la resistencia al cambio y sobre todo a las falencias en la formación socio-cultural de los postulantes a la educación universitaria.

b) El Aprendizaje socio-cultural de Lev Vigotsky propone que el aprendizaje es
un factor del desarrollo del individuo. Esto pone en duda las etapas de desarrollo de Piaget, no en cuanto a su existencia, sino más bien en cuanto a sus límites, puesto que en tanto mayor y mejor será el aprendizaje “autentico” el individuo podría llegar más pronto a la etapa de operaciones formales. Análogamente, lo contrario podría ocurrir si las condiciones sociales del entorno son desfavorables, un hecho bastante común en el tercer mundo. Este aspecto, sin embargo tendría poca aplicación inmediata en el entorno universitario, ya que más bien esta enfocado al desarrollo del niño.

Uno de los conceptos fundamentales de Vigotsky es la Zona de Desarrollo Próximo. De donde se deriva una función cada vez menos protagónica para el docente que vendría a ser un mediador entre el estudiante y el conocimiento. La implementación de este concepto en el ámbito universitario solo seria posible mediante la capacitación de docentes en pedagogía bajo esta teoría. Los docentes, sobre todo los de áreas técnicas, suelen ser competentes en su área, pero con muchas deficiencias en otras (esto es resultado del conductismo que los ha moldeado como fuerza laborar para una función especifica). Vencido este obstáculo y la resistencia que genere, la implementación con las nuevas generaciones de estudiantes, cada vez mas abiertos de mente, mas predispuestos a los avances tecnológicos (los jóvenes de las nuevas generaciones, pese a las limitaciones ya explicadas, tienen gran facilidad de adaptación y asimilación, es normal ver adolescentes de 15 años con nivel de ingeniero de sistemas al que han llegado solos) y por tanto, menos temerosos del cambio no resultaría un problema demasiado grande. Para operar en esa ZDP, Vigotsky plantea el empleo de mediadores: herramientas y símbolos. Se pone aquí de manifiesto la idea general del constructivismo, donde el estudiante recibe la información, la procesa y construye su propio conocimiento. Las “herramientas” están orientadas a lo externo, en consecuencia, deberían ser diseñadas para lograr una adecuada asimilación o en su caso adaptación con las estructuras mentales ya existentes en el estudiante. Esto es fácil de decir, pero difícil de hacer en el ámbito universitario, porque las herramientas NO son neutras y de su naturaleza y características dependerá en buena medida la actitud del sujeto hacia el objeto. Sin embargo, si se logra un buen diseño y empleo, se puede implementar adecuadamente, además de la incorporación de lo nuevo a lo previo, el desarrollo de la praxis. Los “símbolos”, si bien están orientados a lo interno y determinan el modo en que el estudiante hace propio el conocimiento, también son producto social, de hecho, ambos son artificiales. Este no es un hecho sin importancia, ya que su adecuado diseño y empleo puede incidir grandemente en el aprendizaje y desarrollo de conocimiento significativo. Tampoco debe perderse de vista que el diseño de estos “mediadores” obedece a las condiciones socio-culturales de la coyuntura histórica en una ubicación geográfica determinada, por tanto, el diseño de estos deben partir de su propia realidad y pretender lograr la evolución o desarrollo de conocimiento significativo llegando a la misma realidad en un intento por mejorarla (Marx: la filosofía ya no sirve solo para entender la realidad sino también para cambiarla). La representación social por excelencia de estos mediadores es el lenguaje, entendiendo por lenguaje no solo el intercambio de palabras, sino, todo mecanismo de comunicación. Por ejemplo: Newton y Leibnitz descubrieron simultáneamente, aunque por separado, el calculo diferencial e integral; Newton utilizaba la notación y’ = f’(x) mientras que Leibnitz usaba dy/dx = f’(x). El concepto es rigurosamente el mismo, pero el lenguaje matemático empleado por Leibnitz dio amplia ventaja a los matemáticos alemanes sobre los ingleses que por tradición se resistieron a abandonar la notación de Newton y esto ocurrió durante todo el siglo XIX y mitad del siglo XX, lo que a la larga le dio a Alemania la ventaja tecnología suficiente para enfrentar casi sola al resto del mundo en las dos guerras mundiales (esto

mas allá de las ideologías expansionistas y fascistas que detonaron estos conflictos). Todo este proceso es llamado “ley de doble formación” y su implementación en las universidades bolivianas seria tanto más difícil cuanto mayor sea el grado de empirismo y supremacía de la teorizacion sobre la lógica matemática. Lo explicado para Piaget en cuanto a las dificultades de implementación es también valido para Vigostky. En carreras técnicas, la implementación seguramente seria menos traumática porque el sistema suele suponer que el conocimiento físico-matemático es neutro y además se tiene la ventaja de contar con un lenguaje mucho mas especifico (la propia matemática, ya sea pura o aplicada a la física o a cualesquiera otros campos). Piaget puso un enfoque fundamentalmente biológico; Vigotsky propuso un enfoque mucho más social. Ninguna de estas teorías niega a la otra, al contrario, pese a sus diferencias, bien pueden complementarse. Lo que ocurre es que se entiende que la evolución biológica humana, tal como la de cualquier otra especie, es bastante lenta comparada con la evolución cultural, dentro de los dominios cronológicos de la historia humana. Prueba de ello, a partir de la revolución agrícola de hace 12000 años, lo que ha preponderado en el devenir histórico han sido las ventajas productivas que son fruto de condicionamientos socio-culturales y en nada afectan las ventajas físicas. Un claro ejemplo son las guerras de expansión romana sobre los pueblos germánicos, donde las ventajas físicas estaban del lado del bando que perdió, mientas que las ventajas socio-culturales estaban del bando que venció, en una época donde las diferencias tecnológicas entre uno y otro bando no eran ni podían ser lo suficientemente grandes como para definir el conflicto. Por ello es que se prefiere el enfoque social; máxime que se esta demostrando que la evolución biológica se esta dando de manera mas o menos uniforme en todas las poblaciones distribuidas en el mundo, como el desarrollo de alelos como la microcefalina y el ASTM. Finalmente se puede hablar de la diferencia que hace Vigotsky entre el “aprendizaje” y el “aprendizaje autentico”. Ya en el ámbito universitario, esta diferenciación es fundamental, porque desarrolla el pensamiento crítico (esto es común a cualquier teorizacion social) y sobre todo porque lo que la universidad pretende es formar gente profesional, es decir, gente que “sepa hacer” y que entienda el significado científico de lo que esta haciendo; que por lo demás, desarrollara dentro de su sociedad.

c) La pedagogía liberadora de Paulo Freyre es producto de una sociedad
profundamente injusta y alienada como es la brasileña. Es evidente que tiene múltiples lazos con la Teología de Liberación; no es casual que uno de sus epicentros más importantes sea también Brasil. Pedro Casalidaliga quizá fue quien mejor resume el pensamiento sobre el que se construye esta teoría cuando afirma sobre el viejo proverbio de Confucio: -Dicen que es mejor enseñar a pescar que dar un pescado, pero ¿Qué pasa si alguien compra el río que antes era de todos y nos prohíbe pescar? O ¿Qué pasa si se envenenan los ríos y todos los peces mueren? O sea ¿Qué pasa si pasa lo que está pasando?- [sic]. Esta teoría se centra en el desarrollo del proceso de aprendizaje priorizando el entendimiento de la realidad, misma

que debe estar íntimamente ligada a los métodos y contenidos. Este modo es tremendamente crítico, lo que resulta peligroso para el sistema capitalista. Freyre analiza la educación desde un punto de vista integral y plantea cuatro conceptos: deshumanización, educación bancaria, educación problematizadora y dialoguicidad. En torno a ellos desarrolla un modelo pedagógico que además de lograr un individuo crítico logre una comunidad crítica. Freyre comprende que la sociedad latinoamericana requiere cambios radicales y que los mismos no pueden ser hechos sino por la sociedad organizada. Por lo tanto, la educación debe ser una herramienta para ello y por lo mismo no puede quedarse en lo que define como “educación bancaria”. Bajo esta teoría, el docente deja de serlo para convertirse en amigo del estudiante como parte conformante de la misma sociedad, con las mismas necesidades y problemas. Debe hacerse notar que un pivote, al menos retórico de esta teoría, es la “alfabetización” lo que es el lógico resultado del universo y la sociedad objetivo de Freyre, que por cierto, consideramos plenamente acorde a la realidad brasileña de la época y también del Brasil actual. En el ámbito universitario, la aplicación de esta teoría es totalmente necesaria, puesto que el estudiante universitario y el joven egresado también forman parte de una sociedad colonizada aunque quizá su nivel académico prevea de ciertas ventajas, pero su entorno social inevitablemente será inestable, conflictivo y violento y por tanto, el individuo profesional tiene los mismos problemas y necesidades que se incuban en su sociedad, es más, tal como un obrero o campesino (objetivos primordiales de Freyre), el profesional vende su fuerza laboral de modo que las 8 o más horas que trabaja, no le pertenecen, pero lo moldean, aun en contra de su voluntad, en función de los intereses de su contratante y el producto de su trabajo tampoco le pertenece y se vuelve contra él a través de los procesos de competencia despiadada, consumo compulsivo y concentración de capitales en monopolios cada vez mas omnímodos. Sin embargo, la aplicación práctica implica los cambios ya explicados en el inciso a) respecto a la malla curricular, modo de instrucción y evaluación y seguramente la resistencia seria aun más dura. Sin embargo, curiosa y no casualmente, la realidad de nuestro universo se hace más proclive a estos cambios, puesto que la teoría se ha desarrollado en una coyuntura casi idéntica a la nuestra, aunque como es natural, debido a limitaciones de docentes y estudiantes involucrados (limitaciones ya señaladas), el cambio avanza lentamente, a los tumbos y ocasionando traumas.

d) Los mapas conceptuales de Novak principalmente deben ser tomados, al
menos en el ámbito universitario como métodos o incluso como herramientas más que como teoría. De hecho, esta concepción no supera el método propuesto por Renato Descartes para la búsqueda (aun no se habla de la construcción) del conocimiento:

-

Regla de la evidencia: no se acepta lo que no se pueda demostrar. Regla del análisis: se descompone lo complejo hasta llegar a los elementos más simples. Regla de la síntesis: se recomponen todos los elementos hasta descubrir cómo interactúan entre si en relaciones complejas. Regla de enumeración: se organizan todas las preposiciones o verdades logradas hasta tenerlas juntas en una sola mirada.

-

-

6.

CONCLUSIONES

Existe una necesidad urgente de reemplazar el paradigma conductista en las universidades bolivianas. Esto será resultado de un proceso largo y traumático que necesariamente contemple etapas de transición. En algunas carreras, debido a su naturaleza cognoscitiva, este proceso será mas fácil que en otras, dependiendo, por supuesto, de sus condicionamientos socio-culturales propios. La urgencia de cambio se pone de relevancia tal como lo expresa implícitamente la teoría de Vigotsky y lo proclama abiertamente la teoría de Freyre, dadas las condiciones geopolíticas de nuestro país, lo que también pone de relevancia el que la educación NO es ni puede ser neutra. Este cambio debe necesariamente partir de la realidad y no de una idea a la que se “debería” apuntar. Es la realidad la que determinara el modelo de educación que mejor se acomoda a esa misma sociedad, es decir, se tendrá que partir de la realidad para llegar a la misma realidad pero mejorándola. Este proceso se inicia con gente formada bajo paradigmas conductistas, lo que es inevitable. De modo que ningún decreto, reforma educativa o plan modificara la situación por si solo ni a corto plazo, aunque, por supuesto, ayuda mucho el establecimiento de políticas estatales dirigidas a ello. Relativo a lo anterior es el estudio del proyecto de Ley Avelino Siñani - Elizardo Pérez y contrastar las teorías estudiadas con los paradigmas que en su momento dieron a luz a la Escuela Piloto de Warisata, cuyo origen se sale del marco de la filosofía occidental, aunque no por ello se le contrapone. De hecho, existen bastantes puntos de encuentro entre el marxismo filosófico, el darwinismo e incluso la psicología freudiana (como síntesis de la filosofía occidental desde los griegos hasta estudiosos posteriores a los personajes mencionados, pero que abrevan de ellos como Vigotsky, Piaget y otros) y la cosmovisión dual (cosmovisión andina).

Ninguna teoría des mala o buena y todas, aun hoy tienen posibilidades de enriquecer los sistemas educativos, aunque habrá que fijar los campos de acción y los limites para cada una de ellas. El entorno universitario, contrario a lo que pudiera creerse, es aun más reacio a cualquier cambio por condicionamientos sociales como el estatus, la jerarquía, los grupos de poder que controlan las unidades académicas, etc., pero ello no impide (aunque dificulta) el trabajo personal en sentido del cambio de paradigmas. El cambio de paradigmas a nivel mundial es algo inevitable. En todas las esferas, áreas y campos de acción se esta imponiendo el pensamiento crítico y tecno-inteligente por sobre dogmas, metafísica, creencias de “fe”, etc., y son las universidades, como lo fueron cuando se fundaron, durante el Medioevo, el núcleo de estos movimientos renovadores. Sin embargo, el cambio en el entorno universitario por si solo no basta, pues, si el pensamiento y el conocimiento no se socializan (a niveles de educación inferiores), la renovación se queda en retórica y puede degradarse, tal como sucedió en el Medioevo, donde la dialéctica se convirtió en una simple disputa discursiva sobre el sexo de los ángeles. La universidad boliviana vive un cambio generacional a todo nivel, que nuevamente es resultado de los condicionamientos de la coyuntura histórica, por tanto, independientemente de nuestra adhesión o no al ritmo con el que se hace marchar al país, nos enfrentamos a una buena oportunidad histórica para asumir ese cambio de paradigmas. Fue el viejo Lao Tse el que dijo “agradece a los dioses que vivas tiempos interesantes”; no podría afirmar si eso es una bendición o una maldición, pero definitivamente estos, son tiempos interesantes. La elaboración de un modelo pedagógico según lo señalado al principio de este trabajo y de acuerdo al desarrollo del mismo, sale del marco exigido, por tanto, no se incluye.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->