Está en la página 1de 1

El reencuentro.

Qué hermoso es el reencuentro con el dulce recuerdo


de un tiempo de sonrisas y de tiernas palabras,
murmuradas al oído en medio de la noche,
susurradas a solas en un rincón del viento.
Qué bello es reencontrarse cuando ha pasado el tiempo
pero el cariño sigue vivo en nuestros sueños,
cuando los dos sabemos que, aunque la vida ha hecho
que nuestros dos caminos se separen un tiempo,
encontrarse de nuevo es igual que si nunca
hubiéramos dejado de hablarnos al oído,
como si entre los sueños vividos cada noche
mis ojos y los tuyos se hubieran encontrado
cada vez que la tarde deja paso a la noche
durante todos esos años transcurridos,
como si sin saberlo hubiéramos vivido
el uno junto al otro a pesar de estar lejos.

También podría gustarte