P. 1
DICCIONARIO JURIDICO - C

DICCIONARIO JURIDICO - C

|Views: 26.001|Likes:
Publicado porCarolita Gonzalez

More info:

Categories:Types, Business/Law
Published by: Carolita Gonzalez on Feb 03, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/30/2013

pdf

text

original

1) Es la capacidad o aptitud que la ley reconoce a un juez o tribunal para ejercer sus funciones en relación con una
determinada categoría de asuntos.
Si la jurisdicción es un poder, y como tal único e indivisible, definir la competencia como una porción o como un límite
de la jurisdicción, no esclarece el concepto sino que lo confunde, haciendo aparecer a la jurisdicción como fragmentada
en competencias.
La jurisdicción es un presupuesto subjetivo de la competencia, en tanto esta significa el grado de aptitud que la ley
confiere a un órgano jurisdiccional, colocando el concepto en la misma relación que existe entre persona y capacidad
desde el punto de vista civil. Pero no es el único presupuesto, pues si lo fuera la institución de la competencia no
solamente carecería de autonomía, sino también de sentido.
El presupuesto objetivo de la competencia es la pluralidad de órganos jurisdiccionales, lo cual hace necesario delimitar y
regular las relaciones de los tribunales entre si.
Y acoplando ambos conceptos subjetivo y objetivo, se podría definir la competencia como el grado de aptitud que la ley
confiere a un órgano jurisdiccional frente a otro órganos de la jurisdicción, delimitando y regulando las relaciones entre
uno y otros.
2) en su aspecto positivo, la competencia no es una aptitud, sino un grado de aptitud, lo cual implica un conjunto de
limitaciones cuantitativas, no tanto frente a la jurisdicción, sino frente a otros órganos jurisdiccionales.
Frente a una pluralidad de organismos jurisdiccionales, es conveniente regular y delimitar el grado de aptitud de cada uno
de ellos, pues de los contrario ocurriría que un mismo asunto, una misma causa, podría tener dos o mas jueces
competentes, o lo que es peor, que todos los jueces fueren incompetentes.
En ambos casos, existe el conflicto de competencia, pero en el segundo existe, sin lugar a dudas, una privación de
justicia.
3) descartando la utopía de un juez universal, la atribución a los componentes de un organismo mas o menos complejo de
un limitado grado de aptitud para el ejercicio de sus funciones, tiene un único fundamento político procesal, que una
concepción antigua ubicaba en el orden jerárquico de los tribunales, pero en la actualidad sin que ese fundamento haya
desaparecido, encuentra lógicas limitaciones, sea en el principio constitucional de la separación de los poderes del estado,
sea en la tendencia hacia la limitación del número de instancias, pero principalmente en su desplazamiento por los
conceptos político-administrativos de diversificación y descentralización, que son las finalidades perseguidas por el
gobernante para que la comunidad pueda acercarse a la justicia y para que mejore la calidad del servicio.
Ambos conceptos son los que determinan los criterios sobre los que se asienta la distribución de la competencia, y que a
continuación se exponen:
a) la especialización. Este criterio nace en el momento en que se crea un juez para conocer determinado género de causas
que antes eran juzgadas por otro, atendiendo a la índole especial de dichos asunto, considerándose que dichos asuntos,
considerándose que aquella exigía un conocimiento especializado del cual carecía el juez anterior: se concreta en la
creación de jueces para conocer en las causas penales que antes eran juzgadas por un juez que conocía tanto de ellas
como de las civiles, pero paralelamente a la complejidad del ordenamiento jurídico moderno, este proceso de
diversificación continúa a su trayectoria aun dentro de las mismas categorías que lo originaron.
B) el orden jerárquico. Los ordenamientos legales que establecen como garantía procesal un doble grado de conocimiento
en los cuales la decisión de un juez es sometida a un control de legalidad o de legitimidad que se ejercita por otro
tribunal, originan un criterio especial para determinar la competencia de uno y de otro, fundado en un orden jerárquico,
que puede extenderse, por una racional limitación del número de instancias al doble o al tercer grado de conocimiento.
C) la importancia pecuniaria.
D) la dimensión territorial. La extensión del territorio impone la necesidad de dividirlo en circunscripciones judiciales el
órgano jurisdiccional es competente ratione jurisdiccional es competente ratione loci, atendiendo a criterios de economía
o de conveniencia teniendo en cuenta algunos elementos de la relación jurídica sustancial, Ver G.: El domicilio de la
persona, la situación de la cosa objeto del litigio, etcétera.
E) la división del trabajo. Todos éstos criterios podrían estar predeterminados por la racionalización del trabajo judicial,
el que se reparte entre los jueces de distintos territorios, de distintas especializaciones, etcétera, pero este criterio no
puede dar lugar a una supuesta competencia por turno.
4) esto anticipa un orden para la clasificación de la competencia en criterio territorial, criterio objetivo y criterio
funcional, que es en sus términos generales, dominantes en la doctrina internacional.
El criterio territorial se vincula con la circunscripción territorial asignada por la ley a la actividad de cada órgano judicial.
La atribución de la competencia territorial contempla fundamentalmente la proximidad del órgano judicial con el lugar en

que se halla ubicado alguno de los elementos de la petición o pretensión que constituye el objeto del proceso.
El criterio objetivo atiende a la naturaleza y al monto de las causas, y a el le corresponde, respectivamente, la
competencia por razón de la materia y del valor.
El criterio funcional, finalmente, toma en cuenta la diversa índole de las funciones que deben cumplir los jueces que
intervienen en las distintas instancias de un mismo proceso.
5) los caracteres de la competencia están determinados por los que les atribuya el legislador; pero como en su regulación
esta directamente interesado un poder del estado, esos caracteres son los siguientes:
a) su improrrogabilidad. La competencia atribuida a los tribunales nacionales es improrrogable; este principio general
opera siempre, cualquiera sea el criterio territorial, objetivo o funcional de la competencia, aunque reconoce excepciones:
Ver G. El supuesto de prórroga de la competencia territorial por convenio de partes.
B) su indelegabilidad. La competencia tampoco podrá ser delegada; pero por razones de auxilio judicial puede delegarse
la Comisión de actos determinados (delegación de la función).
C) es de orden público.
Como atributo del órgano de un poder del estado, la disponibilidad de la competencia por los particulares es relativa y
excepcional.
D) finalmente, en su aspecto negativo, es aplicable de oficio, pues el órgano jurisdiccional es el primeramente legitimado
para defender la competencia propia.
6) el contenido de la competencia:
comprende el ejercicio total de la potestad jurisdiccional, tanto de la potestad jurisdiccional, tanto en la cuestión de
mérito como en todas las cuestiones incidentales, comprendiendo también la ejecución de sus propios mandatos.
7) cuestiones de competencia: la cuestión de competencia surge cuando entre órganos jurisdiccionales se discute la
competencia de un juez o tribunal para conocer y entender en una causa, pleito o proceso.
Estas cuestiones forman parte, como especie, de un género de mayor trascendencia: el conflicto jurisdiccional; y sus
congéneres son los que siguen:
a) el conflicto de poderes: consiste en la colisión de algunos de los poderes del estado, Ver G.: La Administración pública
y los organismos municipales, o cualquiera de éstos y el órgano jurisdiccional, donde la esencia del asunto esta en que los
organismos en conflicto se atribuyen una competencia exclusiva y privativa.
B) el conflicto de jurisdicción:
consiste en la colisión de una autoridad u organismo administrativo con potestad jurisdiccional y el órgano jurisdiccional,
Ver G.: Cuando el llamado "fuero militar" o "fuero eclesiástico" asumen atribuciones privativas del organismo
jurisdiccional.
C) la cuestión de competencia que resulta cuando dos miembros del organismo jurisdiccional se atribuyen positivo o
negativamente, competencia para reconocer en un mismo asunto.
Ver Desplazamiento de la competencia.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->