Está en la página 1de 15

Pablo Latapí y la Investigación Educativa.

Algunos rasgos de su legado

Ernesto Treviño Ronzón1

Ponencia presentada en el homenaje póstumo a Pablo Latapí Sarre

Xalapa, Agosto de 2009.

Presentación

El propósito de esta presentación es compartir con ustedes algunas

consideraciones sobre la relevancia del trabajo de Pablo Latapí Sarre para el

campo de la investigación educativa en México.

Dado que el trabajo de Latapí abarca más de 40 años y tiene múltiples

ramificaciones, este ejercicio no puede ser más que un esbozo panorámico de sus

aportaciones. Con el fin de dar organicidad a la exposición he decidido dividirla en

dos partes, en primera instancia hablaré del contexto, las concepciones y de una

parte de la labor desplegada por Latapí. Después, tomaré como referencia algunas

de sus aportaciones más relevantes para proponerles algunas líneas de reflexión

en relación con el reto de hacer IE y con el papel de ésta en la mejora de la

1Licenciado en Pedagogía por la Universidad Veracruzana. Especialista en Investigación Educativa


y Maestro en Educación por la Universidad Pedagógica Veracruzana. Cursa el doctorado en el DIE-
CINVESTAV-IPN, Becario del CONACYT.
CONTACTO: ernesto.tr@hotmail.com / http://ernestotr.blogspot.com
Pablo Latapí y la Investigación Educativa. Algunos rasgos de su legado
Ernesto Treviño Ronzón

educación en un país como México. Debido a mis intereses académicos estas

líneas de reflexión están circunscritas a un aspecto específico del trabajo de

Latapí: el vínculo entre investigación-resolución de problemas-políticas educativas.

Antes de iniciar, me parece importante señalar que esta exposición, más

que ser un ejercicio académico riguroso, es, hasta cierto punto, un ejercicio de

socialización de reflexiones más personales sobre el trabajo de Latapí; y está

mediada por la lectura que desde mis años de formación universitaria he venido

haciendo de sus aportaciones académicas, de sus artículos periodísticos y, por

supuesto, por la invaluable oportunidad que tuve de atender a varias de sus

conferencias. Es, por tanto, una primera reflexión en colectivo desde el lugar de

uno de sus muchos indirectos alumnos.

1. La visión y el trabajo de Pablo Latapí en el campo de la IE

Pablo Latapí dejó una huella profunda en el horizonte de la educación de México,

y sin duda, uno de los campos donde sus esfuerzos han sido valorados con mayor

insistencia es el de la investigación educativa. Su trabajo en este rubro incluye la

formación de investigadores, la promoción e impulso proyectos de investigación

de distinto alcance y de distinta naturaleza, la promoción de políticas educativas y

del diálogo entre los investigadores, entre otros tantos.

Pero antes de profundizar en estos aspectos quisiera detenerme un minuto

a reflexionar sobre dos temas, primero ¿cómo era la investigación educativa en

2
Pablo Latapí y la Investigación Educativa. Algunos rasgos de su legado
Ernesto Treviño Ronzón

los años sesenta, cuando Latapí inicia sus trabajos? Y segundo, ¿por qué le

interesaba tanto esta dimensión de la educación?

En cuanto a lo primero, en la época en que Latapí comienza a desarrollar su

trabajo la IE no tenía nada que ver con lo que hoy conocemos. Hoy en día, la IE en

México, dentro de todas sus limitaciones, es un sector altamente consolidado, con

un rol cada vez más definido, con presupuestos específicos, programas de

formación, producción académica, investigadores e instituciones reconocidas a

nivel nacional e internacional. Hace 40 años sin embargo, si bien se hacía

investigación, ésta no existía como campo en el sentido sociológico del término; la

tarea de generar conocimiento sobre los fenómenos educativos tenía más el

estatus de ensayos intelectuales localizados alentados por la convicción de

algunos académicos e instituciones que suponían que del trabajo de reflexión

sistemática se podían extraer aportaciones para mejorar los problemas que en la

educación se habían identificado, tales como: cobertura, prácticas docentes, la

formación de docentes, más posibilidades de acceso para grupos vulnerables,

entre otros. Es en ese contexto en el que Pablo Latapí inicia su trabajo en el campo

de la IE, un contexto que no era en absoluto favorable ni desde el punto de vista

de la organización política, ni desde el punto de vista institucional del país, pero

que, sin embargo, no evitó que lo asumiera como una empresa personal que

organizó sus preocupaciones durante varios años, con todas las limitaciones y

retos de ser pionero en un campo.

3
Pablo Latapí y la Investigación Educativa. Algunos rasgos de su legado
Ernesto Treviño Ronzón

Aquí, de inmediato, detengámonos un momento a reflexionar sobre la

pregunta ¿por qué a Latapí le interesaba la investigación educativa? Esta pregunta

es clave porque a través de su respuesta podremos avanzar un paso en

comprender no solamente su trayecto intelectual, sino también su trabajo dentro

del campo de la política, la otra gran línea de actuación, y será motivo de

referencia constante a lo largo de esta sesión.

Entonces, la información para contestar esta pregunta —la pregunta por el

interés de Latapí en la investigación— sin duda la podemos obtener si analizamos

el conjunto de su obra, sin embargo, me parece que una fuente clave para

contestarla está ni más ni menos que en su formación misma, en su proyecto

primigenio. Recordemos que en la base de dicha formación —en el sentido

filosófico de la noción— se encuentra primero, su adscripción al ordenamiento

Jesuita, y segundo, su estancia en los ambientes intelectuales de la Europa de

mediados del siglo XX, particularmente en las escuelas de filosofía y pedagogía de

Alemania (Latapí se doctoró en Filosofía). Así, en la vida de Latapí podemos

identificar lo mejor de la dimensión intelectual de ambas tradiciones, a saber, un

profundo aprecio por el conocimiento, una avidez por la documentación, una

capacidad de reflexión filosófica y teológica rigurosa, y un abierto humanismo

para nada romántico, sino más bien crítico.

Me parece entonces que una de las principales razones por las cuales

Latapí dedicó tanto tiempo de su actividad profesional al impulso de la

investigación fue porque él mismo la valoró desde sus primeros años y jamás dejó

4
Pablo Latapí y la Investigación Educativa. Algunos rasgos de su legado
Ernesto Treviño Ronzón

de ser un ávido consumidor de conocimientos, en particular, científicos. Aquí,

debemos señalar rápidamente que si bien Latapí era un estudioso, no lo era

solamente del saber por el saber mismo; pues así como valoraba el conocimiento

era un convencido de que el saber debe socializarse no solamente en sentido de

hacerse circular, de hacerlo disponible, sino que debía servir para resolver

problemas. Y como buen humanista, los problemas que le preocupaban era

aquéllos relacionados con la falta de igualdad y la exclusión.

La educación para Latapí está vinculada con una noción de formación que

trascendía a lo escolar. En esta concepción, el conocimiento no se detiene en los

libros ni en el ejercicio intelectual, sino que se encarna en las personas, en las

instituciones, en los valores, circula y se superpone con las tradiciones y con los

problemas vitales. Así pues, el papel clave de la educación, cuyo principal insumo

es el conocimiento, debía situarse no solamente la formación del ciudadano

educado, el proyecto del hombre moderno a partir de la ilustración, sino debía

vincularse con la resolución de problemas sociales. Por aquí pasa el interés más

primigenio que Pablo Latapí puso en la investigación educativa.

Avancemos ahora al cómo se encausó este interés. Yo divido el trabajo de

Latapí en el campo de la IE en cuatro rubros. El primero, fue el de la generación

misma de conocimiento, esto es, el rubro en el cual Latapí dirimió sus propias

necesidades de saber, las cosas que le preocupaban, las preguntas que le

planteaba su propio intelecto, su propio espíritu investigativo. Esto se desahogó a

través de proyectos de investigación que fueron publicados en artículos y

5
Pablo Latapí y la Investigación Educativa. Algunos rasgos de su legado
Ernesto Treviño Ronzón

publicaciones individuales y colectivas que durante los setentas, una parte de los

ochentas y otra parte de los noventas aparecieron en revistas como Perfiles

educativos, Ciencia y desarrollo y la Revista Latinoamericana de Estudios

Educativos. En estas investigaciones abordó temas como exclusión social,

cobertura educativa, formación de docentes, ética, la relación iglesia, estado y

educación, entre otros.

Uno de los aspectos centrales en este ámbito y que nunca abandonó fue el

tema de la investigación educativa misma, al cual dedicó varias publicaciones y

otros tantos proyectos. A Latapí le interesaba saber sobre las posibilidades,

limitaciones e implicaciones de la IE. Derivado de este interés publicó textos

como: Diagnóstico de la investigación educativa en México, publicado en Perfiles

educativos en 1981; Investigación educativa y decisiones políticas, publicado en

1986; La investigación educativa en América Latina, publicado en Perspectivas en

1990; Reflexiones sobre la investigación participativa, publicado en 1986 y que

documenta el acercamiento que en este periodo tuvo con el trabajo de Freire, y un

cierto apego a la teoría crítica de base Gramciana. Uno de sus últimos textos en

esta línea fue Reflexiones sobre el desarrollo de la investigación educativa

publicado en el año 2003 en el contexto de los estados del conocimiento editados

por el Consejo Mexicano de Investigación Educativa. Estos trabajos, se anudaron

de manera activa con el papel de Latapí en el campo la política educativa; sobre

este aspecto específico vuelvo en la segunda parte de mi exposición.

6
Pablo Latapí y la Investigación Educativa. Algunos rasgos de su legado
Ernesto Treviño Ronzón

El segundo rubro de trabajo de Latapí en el campo de la IE tiene que ver

con el fomento del diálogo, el intercambio y la difusión en la investigación. A través

de esta línea de trabajo se propuso convencer a instituciones, actores educativos y

políticos de que la investigación es útil, pero que debe socializarse, trascender las

paredes institucionales y los círculos reducidos de los especialistas. Es interesante

que ya en esa época, los setentas, Latapí, diagnosticaba que la poca IE que se

realizaba era ineficaz; y destacaban entre las razones para ello la clara limitación

en materia de interlocución entre los pocos investigadores disponibles y entre los

investigadores mismos con los diversos actores educativos: desde los políticos

hasta los docentes y la sociedad más amplia. Se preguntaba también por qué los

planes de formación normal y en pedagogía ponían tan poca atención en la

investigación; se preguntaba ¿cómo desarrollar una educación que innove si

nuestras autoridades, docentes y la sociedad en general, no se interesan por

investigar ni por leer la investigación disponible? ¿Cómo fomentar un espíritu

científico en los alumnos si nosotros mismos los educadores no tenemos un

espíritu científico y a los investigadores parece no interesarles comunicar sus

hallazgos?

Su preocupación por esta tarea se canalizó en la difusión que hizo de las

llamados Reuniones de información e investigación educativa a mediados de los

setenta y principios de los ochenta, en los intercambios con el Educational

Research Review and Advisory Group de Canadá (varios estudiantes y funcionarios

mexicanos se beneficiaron) y en el fomento que procuró al I Congreso Nacional de

7
Pablo Latapí y la Investigación Educativa. Algunos rasgos de su legado
Ernesto Treviño Ronzón

Investigación Educativa en 1981, acciones que son referentes básicos de la

historia de la IE en México.

El tercer rubro de interés y actuación de Latapí estuvo en la formación de

investigadores, el cual desarrolló primordialmente a través del asesoramiento en

proyectos de investigación específicos en instituciones públicas y privadas, a

través de su incorporación en proyectos de investigación social e institucional, a

través del entrenamiento que se ofrecía en el Centro de Estudios Educativos

fundado desde 1963 por él, y vía su trabajo como académico de la UNAM. Varios

fueron los beneficiados de este trabajo de acompañamiento, no solamente en

México sino también a lo largo América Latina.

El cuarto rubro de trabajo se situó en el horizonte de las políticas

educativas; Latapí fue coordinador de asesores del Secretario de Educación

Pública de 1978 a 1982, en ese periodo dirigió el Programa Nacional Indicativo de

Investigación Educativa del CONACYT, de 1977 a 1982; fue ministro en la

delegación permanente de México ante la UNESCO entre 1989 y 1991. Además,

fue asesor de los secretarios de educación entre 1988 y 2000. En la etapa de1977

y el 1982 fue cuando mayor influencia tuvo en el fomento de una investigación

institucional que contara con financiamiento, estructuras y reconocimiento. De

esta época es el Plan Maestro de Investigación Educativa, documento donde se

hace un diagnóstico de la problemática de la IE y donde se delimitan seis

ambiciosos objetivos de los cuales quiero destacar el número tres: “lograr que la

IE construya una base teórica y metodológica para generar opciones educativas

8
Pablo Latapí y la Investigación Educativa. Algunos rasgos de su legado
Ernesto Treviño Ronzón

adecuadas a nuestra realidad mexicana”. El plan marca otro momento fundante

en la historia de la investigación educativa en México (CONACYT, 1981).

Ubicados estos cuatro rubros conviene hablar de una de las

preocupaciones más recurrentes en el pensamiento de Latapí como investigador:

el asunto de la eficacia de la investigación. Aquí, debemos hacer varias precisiones

para no incurrir en malos entendidos. En primera instancia la forma en que Latapí

habla de eficacia poco tiene que ver con el sentido economicista en que dicho

término se usa hoy en día. Eficacia para Latapí puede entenderse muy

cercanamente a la idea de relevancia: la investigación como una forma de resolver

problemas ingentes a la vez que nos permite ampliar nuestra comprensión de los

mismos. Eficacia en su perspectiva implica estudios bien informados y

documentados, capacidad de discernir las distintas dimensiones del problema, la

posibilidad de comunicar los resultados a las personas en los tonos y códigos

adecuados, reconocer la posibilidad de la inutilidad y de efectos indeseables en

tanto resultados posibles de la información encontrada.

Finalmente en esta parte, es importante apuntar que Latapí sabía que hay

distintas maneras de hacer investigación, que hay distintos paradigmas

epistemológicos, distintos marcos teóricos, distintos públicos y distintos usuarios

de los resultados; sabía que hacer investigación es mucho más complejo que la

pura voluntad de saber o que la pura iniciativa institucional. Por ello, en varios

foros defendió la pluralidad de métodos y perspectivas. Reconocía el valor de la

investigación básica y era un defensor de la investigación teórica, pero fueron sus

9
Pablo Latapí y la Investigación Educativa. Algunos rasgos de su legado
Ernesto Treviño Ronzón

experiencias y sus convicciones las que le llevaron a fomentar, más no a imponer

investigaciones orientadas a la intervención, a promover de una investigación

eficaz, relevante. En este sentido, pese a todas las posibles ambigüedades y

limitaciones, era un convencido de que la investigación, podía aportar a la

resolución de los mayores problemas de México en materia educativa.

2. La relevancia del trabajo de Latapí para los interesados en el campo de la


IE

Hecho este breve recorrido dedicaré unos minutos para hablar sobre cómo creo

que el trabajo del doctor Latapí nos pueden servir para situar nuevas líneas de

reflexión en relación con el reto de hacer IE que sirva a la mejora de la educación

en México. Como apunté al inicio, voy a mantener esta reflexión en los dominios

del vínculo investigación - resolución de problemas - políticas educativas.

Latapí nos deja su convicción de que la IE puede ser fuente de

conocimiento, base para la modificación de contenidos, de los curricula, de

prácticas pedagógicas, base para la formación de nuevos cuadros docentes, de

investigación y administrativos. También nos hereda la insistencia de que una

parte importante de la IE debe servir para resolver problemas específicos:

culturales, didácticos, de interacción, cognitivos. Pero también defendió la idea de

que la educación y por tanto la investigación, es un asunto no sólo de especialistas

y gobernantes, sino un asunto de interés público.

10
Pablo Latapí y la Investigación Educativa. Algunos rasgos de su legado
Ernesto Treviño Ronzón

Ustedes saben, yo sé, que en México, durante muchos años los debates y las

decisiones sobre la educación estuvieron contenidos bajo el poder de los

gobiernos en turno, los sindicatos y de grupos de, así llamados, expertos o

especialistas, entre los cuales podemos incluirnos algunos de nosotros, el que

escribe y tal vez el que lee este documento. Por tanto, paradójicamente, pese a que

la educación es un asunto que interesa a la sociedad, ésta en sentido estricto,

durante años, sólo era una observadora de las decisiones, buenas y malas

tomadas por los otros que actúan en el mundo de la educación.

Bueno pues Latapí junto con varios especialistas, en especial después de

los años ochenta, comprometió sus energías en hacer de la educación un asunto a

dirimirse en el espacio público; estuvo convencido de la necesidad de llegar a un

punto donde la sociedad civil, los padres de familia, los estudiantes, los maestros,

los especialistas, lo gobernantes los legisladores expusieran y debatieran

abiertamente sus preocupaciones, sus problemas y sus convicciones. Varias

críticas recibió Latapí por esto, pues al parecer estaba llevando una sombra

política a la educación, contraviniendo su misión académica. Pero él sabía cómo

no lo enseñaron Clausewitz, Dewey, Foucault que no hay nada más político que

educar.

Evidentemente, la política de la que hablamos aquí no es solamente esa

forma de política basada en favores y corrupción que practican varios políticos

partidista o los funcionarios públicos de dudosas cualidades. La política de que

hablamos aquí, de la que me parece que también hablaba Latapí, es sobre todo

11
Pablo Latapí y la Investigación Educativa. Algunos rasgos de su legado
Ernesto Treviño Ronzón

aquella inscrita en el derecho irrenunciable de las personas que viven en los

países democráticos a tener una voz y a ser escuchados en aquello los incumbe

como ciudadanos; hablamos, pues, del horizonte de lo político que no empieza ni

termina en las instituciones gubernamentales, y que no obedece a periodos de

gobiernos, sino que es constitutivo de los espacios sociales y que es donde se

juega el ser de las personas y de las sociedades.

En esta línea, la educación mirada como objeto de interés público habilita a

los ciudadanos a someter a escrutinio las decisiones, los cursos de acción, los

resultados de las acciones de los gobernantes, a los funcionarios, a los docentes y

al sistema educativo en su conjunto. Ver a la educación como un asunto de interés

público nos habilita a demandar mejores actuaciones, soluciones creativas y

responsables por parte de los encargados de conducirlas a los problemas más

graves; y también a exigir la remoción de aquellos que no están a la altura de la

tarea que se les encomienda, en el entendido de que si bien no hay políticas, ni

públicas, ni de estado, ni de gobierno, perfectas, sí las hay mejor o peor

informadas, y mejor y peor diseñadas y conducidas.

Y en todo esto es clave la investigación educativa. Hasta donde sabemos,

hasta donde la evidencia disponible lo deja ver, los países que han logrado

avances sustanciales en materia de desarrollo educativo lo han logrado haciendo

una fina articulación entre la generación de investigación educativa de calidad, y

la incorporación de diversos grupos de interés en el debate por el ser de la

educación. Aunque los resultados varían, parece ser una constante el hecho de

12
Pablo Latapí y la Investigación Educativa. Algunos rasgos de su legado
Ernesto Treviño Ronzón

que lo han logrado haciendo que los conocimientos generados sirvan de alguna

forma para informar el debate, el intercambio y la toma de decisiones, para

enriquecer la comprensión de los problemas educativos ingentes y para

encontrarles soluciones desde su contexto mismo de emergencia. Pues es muy

difícil hacer mejoras educativas basados en dogmas políticos, ideológicos o

religiosos, o en la pura convicción de la experiencia.

Lo anterior me parece clave en una época en que el conocimiento es

altamente valorado; una época en que parece hacerse más visible el hecho de que

en la educación se juega mucho más que sólo intereses académicos, se juegan

también intereses económicos y culturales que amenazan con sumir en nuevas

formas de exclusión a individuos y sociedades enteras. Una reflexión sistemática

alrededor del circuito investigación-resolución de problemas-políticas educativas

me parece clave para participar activamente en este escenario, que exige a todas

luces formas de reflexión y actuación innovadoras.

3. A manera de cierre

Cerraré mi participación con lo siguiente. Al margen de que coincidamos o no con

el pensamiento o el trabajo de Latapí, me parece que una valoración seria de sus

esfuerzos nos llevará a reconocer que fue un académico convicciones y

compromisos que no dudo en defender; no se quedó en la crítica cómoda, ni en la

reflexión abstracta. Tomó el riesgo de empujar iniciativas y de aceptar el papel de

13
Pablo Latapí y la Investigación Educativa. Algunos rasgos de su legado
Ernesto Treviño Ronzón

tomar decisiones. Se expuso y en varias ocasiones acertó, en algunas otras no lo

hizo y lo reconoció, con todo y ello, no dejó intentarlo. Me parece que aquí radica

un aspecto central de todo su legado que deberíamos recuperar.

En la última conferencia que pude escuchar de él, en la ciudad de Mérida

en 2007, Latapí hizo una dura valoración de los actores educativos, pasó revista a

todos nosotros: investigadores, autoridades, poder legislativo, sociedad civil.

Acusó lo poco que parece interesarnos el tema de la mejora de la educación. Lo

hizo con la autoridad que le otorga la experiencia y el haber estado ahí, cuando la

IE comenzó en México hace más de cuarenta años. Después de exponer el negro

escenario de la educación en México, ante cientos de académicos preguntó si era

posible esperar algo más promisorio para la educación, la respuesta que dio fue

afirmativa, siempre que seamos capaces de salir de la autocomplacencia en que

parecemos movernos, donde no estamos dispuestos a arriesgar nada más allá de

lo mínimamente necesario. En este sentido, considero que una parte importante

de su obra, hasta el último momento puede ser entendida como una abierta

provocación para ver si podemos asumir el reto de modificar las inercias

negativas que han pospuesto una y otra vez cambios sustanciales en la educación

de este país.

Lista de referencias

CONACYT (1981) Plan Maestro de Investigación Educativa, México: Consejo


Nacional de Ciencia y Tecnología.

14
Pablo Latapí y la Investigación Educativa. Algunos rasgos de su legado
Ernesto Treviño Ronzón

Court, David y Pablo Latapí (1979) “The research process”, documento preparado
para Educational Research Review and Advisory Group, abril, Otawa: International
Development Research Center (IDRC), 22 páginas.

Latapí, Pablo (1972) Mitos y verdades de la Educación Mexicana, 1971-1972. (Una


opinión independiente), México, 267 páginas.

------- (1977) “Reflexiones acerca del éxito de la investigación educativa”, en


Revista del Centro de Estudios Educativos, Vol. VII, Núm. 4, mayo-agosto, México,
pp. 59-68.

------ (1981) “Diagnóstico de la investigación educativa en México”, en Perfiles


Educativos, Núm. 14, octubre-diciembre, México: UNAM, pp. 33-50. Publicado de
nuevo en Latapí, P. (1994). La investigación educativa en México, México: Fondo de
Cultura Económica, pp. 13-41.

----- (1986) Investigación educativa y decisiones políticas. México, FCE.

----- (1990) La investigación educativa en América Latina, publicado en


Perspectivas y en México, FCE, 1994.

----- (1986) Reflexiones sobre la investigación participativa. México, FCE.

------ (1996-2002) Tiempo educativo mexicano / Pablo Latapí. — Aguascalientes,


Ags.: Universidad Autónoma de Aguascalientes; México, UNAM. — 8 v.

----- (1997) “Las fronteras del hombre y la investigación educativa”, en


Conferencias Magistrales, IV Congreso Nacional de Investigación Educativa, Mérida,
Yucatán.

------- (2000) “Precisiones sobre los orígenes y primeros años del Centro de
Estudios Educativos. (Correcciones a un libro reciente)”, en Revista Mexicana de
Investigación Educativa, Vol. 5, Núm. 10, julio-diciembre, pp. 371-376.

------- (2001a) “¿Sirve de algo criticar a la SEP? Comentarios a la Memoria del


sexenio 1995-2000”, en Revista Mexicana de Investigación Educativa, Vol. 6, Núm.
13, septiembre-diciembre, pp. 455-476.

-------- (2001b) “La educación en Proceso”, en Proceso, Año 26, núm. 1305
(número extraordinario por el XXV aniversario), 4 de noviembre, pp. 10-11.

-------- (2003) Reflexiones sobre el desarrollo de la investigación educativa. En, El


campo de la investigación educativa, 1993-2001, coordinador: Eduardo Weiss.
Colección La Investigación educativa en México. México: COMIE, SEP, CONACYT,
pp. 660-672.

15