P. 1
Proceso 1787

Proceso 1787

5.0

|Views: 1.148|Likes:
Publicado porelcriticonweb
Proceso edición 1787, 30 de Enero de 2011.
Proceso edición 1787, 30 de Enero de 2011.

More info:

Published by: elcriticonweb on Jan 31, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/28/2013

pdf

text

original

CISA / Co

mu

ni

ca

ción e In for ma ción, SA de CV
CON SE JO DE AD MI NIS TRA CIÓN: Pre si den te, Ju lio Sche rer Gar cía; Vi ce pre si den te, Vi cen te Le ñe ro;
Te so re ro, En ri que Ma za


DI REC TOR: Ra fael Ro drí guez Cas ta ñe da
SUB DI REC TOR DE IN FOR MA CIÓN: Salvador Corro
SUB DI REC TORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra
SUB DI REC TOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero
SUB DI REC TOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera
ASIS TEN TE DE LA DI REC CIÓN: Ma ría de los Án ge les Mo ra les; ayudante, Marlon Mejía
ASIS TEN TE DE LA SUBDI REC CIÓN DE INFORMACIÓN: Gra cie la Ze pe da
COORDINADORA DE FINANZAS DE RE DAC CIÓN: Be a triz Gon zá lez
EDI CIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez,
Ser gio Lo ya, Enrique de Jesús Martínez
REPORTEROS: Carlos Acosta, Mi guel Ca bil do, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Patricia Dávila,
Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Ale jan dro Gu tié rrez, Santiago Igartúa, Ra úl Mon ge,
Ricardo Ravelo, Ro dri go Ve ra, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CO RRES PON SA LES: Campeche, Rosa Santana; Co li ma: Pe dro Za mo ra; Chiapas, Isaín Mandujano;
Gua na jua to: Ve ró ni ca Es pi nosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Fe li pe Co bián;
Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos, Arturo Rodríguez; Tabasco: Ar-
man do Guz mán; Tamaulipas, Ma. Gabriela Hernández; Veracruz, Regina Martínez
IN TER NA CIO NAL: Ho me ro Cam pa, coordinador; Corres pon sa les: Madrid: Alejandro Gutiérrez;
Pa rís: An ne Ma rie Mer gier; Washington: J. Jesús Esquivel
CULTU RA: Ar man do Pon ce, edi tor; Ju dith Ama dor Tello, Ja vier Be tan court, Blan ca Gon zá lez Ro sas,
Estela Leñero Franco, Isa bel Le ñe ro, Ro sa rio Man za nos, Samuel Máynez Champion, Jor ge Mun guía
Es pi tia, Jo sé Emi lio Pa che co, Al ber to Pa re des, Eduardo Soto Millán, Ra quel Ti bol, Flo ren ce Tous saint,
Rafael Vargas, Co lum ba Vér tiz de la Fuente; asistente, Niza Rivera Medina; cultura@proceso.com.mx
ES PECTÁCU LOS: Ro ber to Pon ce, co or di na dor. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Alejandro Caballero, Coordinador; Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra
FO TO GRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Ger mán Can se co, Miguel Dimayuga,
Ben ja mín Flo res, Oc ta vio Gó mez, Eduardo Miranda; ; asistente, Au ro ra Tre jo; auxiliar, Violeta Melo
AU XI LIAR DE RE DAC CIÓN: Á ngel Sán chez
AYU DAN TE DE RE DAC CIÓN: Da mián Ve ga
ANÁLI SIS: Co la bo ra do res: John Ackerman, Ariel Dorf man, Sabina Berman, Jesús Cantú,De ni se
Dres ser, Miguel Ángel Granados Chapa, Marta Lamas,Pa blo La ta pí Sa rre, Car los Mon si váis, Car los
Mon te ma yor, Rafael Segovia, Ja vier Si ci lia, En ri que Se mo, Er nes to Vi lla nue va, Jorge Volpi; car to nis tas:
Gallut, Helguera, Hernández, Na ran jo, Ro cha
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Ro ge lio Flo res, co or di na dor; Juan Car los Bal ta zar, Li dia Gar cía,
Leoncio Rosales
CO RREC CIÓN TIPOGRÁFICA: Jor ge Gon zá lez Ra mí rez, co or di na dor; Se ra fín Dí az, Ser gio Da niel
Gon zá lez, Pa tri cia Po sa das
DI SE ÑO: Ale jan dro Val dés Ku ri, co or di na dor; Fer nan do Cis ne ros Larios, An to nio Foui lloux Dá vi la,
Ma nuel Foui lloux Ana ya, Ernesto García Parra
COMERCIALIZACIÓN
PU BLI CI DAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ánge les, Ru bén Báez eje cu ti vos de
cuen ta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062
VEN TAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma
se ma na rio de in for ma ción y aná li sis
30 de enero de 2011 • No. 1787
NARCOTRÁFICO
6 Al asalto de la capital... /Jorge Carrasco Araizaga
14 Juárez: La muerte, una forma de vida
/J. Jesús Esquivel
17 Estado y cárteles: amalgama perversa
/Arturo Rodríguez
POLÍTICA
22 Estado de México. Mítines en pueblos de narcos
/Rosalía Vergara
24 La elección 2011 bajo supervisión rigurosa
/Álvaro Delgado
28 Baja California Sur: el batidillo político pone
en jaque al PRD /Rosalía Vergara
31 Nayarit: Flores Alavez, recuento de hechos,
recuerdos, testimonios, denuncias... /
José Gil Olmos
RELIGIÓN
34 Buitres sobre la diócesis /Isaín Mandujano
y Rodrigo Vera
INTERNACIONAL
42 ITALIA: Los excesos pasan factura
/Cynthia Rodríguez
46 ESPAÑA: Con ayuda de los “ex”
/Alejandro Gutiérrez
ANÁLISIS
52 Preguntas para Enrique Peña Nieto /Denise Dresser
53 La bondad /Naranjo
54 El surrealismo electoral /Jesús Cantú
55 IFE partidizado /John M. Ackerman
56 Interés Público /Miguel Ángel Granados Chapa
Foto portada: Germán Canseco
Índice
34
Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Gisela Mares. Tel. 5636-2064. Pascual Acuña, Fernando
Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202 49 98. Delfina
Cervantes, Luis Coletor, Ulises de León.
ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García.
ADMINISTRACIÓN. RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora
SIS TE MAS: Jor ge Suá rez, gerente; Eduardo Alfaro, Betzabé Estrada, Javier Venegas
AL MA CÉN y PRO VE E DURÍA: Mer ce des Gue rra, co or di na do ra; Ro ge lio Val di via
MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez
FINANZAS. CON TA BI LI DAD: Ma ría Con cep ción Al va ra do, Christian Arcos, Rosa Ma. García, Edgar
Hernández, Fe li pe Suá rez, Ra quel Tre jo Ta pia
COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz
OFI CI NAS GE NE RA LES: Re dac ción: Fre sas 13; Ad mi nis tra ción: Fre sas 7, Co l. del Va lle, 03100 Mé xi co, DF
CON MU TA DOR GE NE RAL: Ka ri na Ure ña; 5636-2000
FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción.
AÑO 34, No. 1787, 30 DE ENERO DE 2011
IM PRE SIÓN: Impresora Transcontinental de México; Durazno 1, Col. San José de las Peritas 16010
México DF.
DIS TRI BU CIÓN: Voceadores DF y Zona Metropolitana: Comunicación Telefónica en Línea, SA de CV. Tel.
5535-0732. Voceadores Puebla, Pue.: Jorge López Morán; Tel. 467-4880. Resto de la República y Locales
Cerrados: Publicaciones Citem, SA de CV. Tel. 5366-0000.
EDI TO R EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Jorge Pérez, Manuel Robles, Concep-
ción Villaverde; asis ten te: Ma ría Ele na Ahe do; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006
EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx
Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Juan Pablo Proal,
coeditor; Alejandro Saldívar, asistente de contenidos; Tel. 5636-2010
Soporte técnico: Jorge Suárez; Tel. 5636-2106
COORDINADOR: Alejandro Caballero; procesoradio@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010
Cer ti fi ca do de li ci tud de tí tu lo No. 1885 y li ci tud de con te ni do No. 1132, ex pe di dos por la Co mi sión
Ca li fi ca do ra de Pu bli ca cio nes de Re vis tas Ilus tra das el 8 de sep tiem bre de 1976. Proceso es una
Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de
Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102.
Re gis tro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / Número ISSN: 1665-9309
Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios
Registro No. 105 / 20
Sus crip cio nes DF y zona Metropolitana: Un año, $1,300.
00
; 6 me ses, $750.
00
; Guadalajara, Monterrey
y Puebla: Un año, $1,400.
00
; 6 meses, $800.
00
. Ejem pla res atra sa dos: $40.
00
. Ser vi cios in for ma ti vos y
fo to grá fi cos: AP, No ti mex, Reu ters.
Pro hi bi da la re pro duc ción par cial o to tal de cual quier ca pí tu lo, fo to gra fía o in for ma ción pu bli ca dos sin au to ri za-
ción ex pre sa de Co mu ni ca ción e In for ma ción, S.A. de C.V., ti tu lar de to dos los de re chos.
agen cia pro ce so de in for ma ción
agen cia de fotografía
58 Esta tristísima ciudadanía, señor presidente
/Sabina Berman
CULTURA
60 El Atlas cultural, a debate /Judith Amador Tello
INVENTARIO
64 Los versos del fin del mundo
/José Emilio Pacheco
66 Páginas de crítica
Arte: La fotografía revolucionaria de México
/Blanca González Rosas
Música: Samuel Ruiz y la música
/Federico Álvarez del Toro
Teatro: Inter criminis: Recortes de una obra
/Estela Leñero Franco
Cine: El amor de mi vida /Javier Betancourt
Libros: El peculiar amor infantil
/Jorge Munguía Espitia
ESPECTÁCULOS
72 Mandoki filma la migración centroamericana
/Columba Vértiz de la Fuente
DEPORTES
74 Fanáticos al extremo /Beatriz Pereyra
77 Guerreros, pero indefensos... /Raúl Ochoa
80 Palabra de Lector
82 Mono Sapiens /Las drogas destruyen
/Helguera y Hernández
74
72
14
42
22
El delirante proceso de militarización en el país, atizado
desde la Presidencia sin que se haya traducido en una
reducción de la criminalidad, alcanzó ya al Distrito Fe-
deral, si bien años antes hubo algunos despliegues cas-
trenses en la capital de la República. Sin contar con el
necesario aval del Poder Legislativo, los cuerpos de élite
de la Marina han comenzado a protagonizar operativos
antinarco en el DF. Sólo la semana pasada hubo tres es-
pectaculares acciones de marines en la delegación Be-
nito Juárez, efectuadas sin consultar a las autoridades
capitalinas.
David Deolarte
6

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

JORGE CARRASCO ARAIZAGA
os cuerpos de infantería de
Marina utilizados por Felipe
Calderón para operaciones te-
rrestres, al estilo de los mari-
nes estadunidenses, están cada
vez más presentes en centros
urbanos, incluida la Ciudad de
México, sin que sus actuacio-
nes cuenten con el aval del Congreso.
Desde septiembre de 2009, cuando rea-
lizaron su primera incursión en el Distrito
Federal, los infantes de Marina han toma-
do por momentos el control de calles en la
capital del país para labores de vigilancia,
cateo e inspección, pero según la propia
Secretaría de Marina-Armada de México,
los “marines mexicanos” en cualquier mo-
mento pueden entrar en combate urbano.
Encapuchados y pertrechados con ri-
fles de asalto, lanzagranadas y otro arma-
mento de alto poder, han llegado con unidades
artilladas a zonas habitacionales y comercia-
les del DF preparados para un eventual en-
frentamiento con grupos de la delincuencia
organizada, como ha ocurrido en estados co-
mo Morelos, Tamaulipas o Nuevo León.
Ni el Ejército había hecho una demos-
tración de fuerza de ese tipo en la Ciudad de
México, donde se asienta su cuartel general.
A pesar de que los operativos milita-
res, sobre todo de los infantes de Marina,
son cada vez más recurrentes, el gobierno
del DF minimiza la presencia de las fuer-
zas federales en su territorio.
“Hemos tenido presencia de la Mari-
na, el Ejército y la Policía Federal en otras
ocasiones. Llegan con objetivos específi-
cos en seguimiento de investigaciones que
vienen realizando”, dice en entrevista el
procurador general de Justicia del Distrito
Al
de la capital...

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 7
NARCOTRÁFI CO
ALEJANDRO GUTIÉRREZ
M
ADRID.- Durante una con-
ferencia de prensa en la Fe-
ria Internacional de Turismo
(Fitur) en esta capital el jue-
ves 20, Alejandro Rojas Díaz
Durán, secretario de Turismo
del Gobierno del DF, declaró que este sec-
tor en México “se ha visto erosionado por la
guerra del presidente Felipe Calderón contra
el narcotráfco”.
Explicó que la espiral de violencia en dis-
tintas regiones del país tiene un efecto favora-
ble para el turismo en el Distrito Federal, donde
“nos ha ido bien”. Incluso se convirtió “en el
principal destino turístico del país”, aseguró.
“Lamentablemente todo lo que sucede
en el norte del país (la violencia) provoca que
el turismo fuya hacia la Ciudad de México:
congresos, exposiciones, visitas. Por eso ce-
rramos 2010 con un crecimiento de 13% en
el sector, algo que no tuvo ningún otro destino
de México. Pero no basta con que a la Ciu-
dad de México le vaya muy bien, tiene que irle
bien a todo el país”, puntualizó.
En 2010 el DF tuvo 20 millones de visi-
tas turísticas, de las cuales 3 millones 500
mil fueron de extranjeros, lo que se tradujo
en una derrama de 5 mil 300 millones de dó-
lares, explicó.
Según su diagnóstico, lo que ayudó a que
la capital mexicana tuviera ese crecimiento
fue la oferta turística, de museos, el turismo
de aventura, las rutas organizadas, la recons-
trucción de la plaza Garibaldi con el nuevo
Museo del Tequila y el Mezcal y los trabajos
en la Academia del Mariachi, que pretende
certifcar a esos músicos y que será la base
para proponer la candidatura ante la UNESCO
a fn de que el sonido tradicional mexicano sea
considerado patrimonio de la humanidad.
Rojas fue muy crítico de la estrategia de
Calderón contra el narcotráfco, que en su
opinión ha provocado que en el renglón tu-
rístico México haya dejado “de recibir 120 mil
millones de dólares en lo que va del sexenio”.
El funcionario habló también de la inseguri-
dad que, señaló, es “un problema que tene-
mos y debemos reconocerlo así”.
“Creemos que la estrategia de combate
al narcotráfco ha sido equivocada”, dice. “Es
un discurso equivocado del presidente de la
República”. Tampoco existe “una posición
enérgica” frente a Estados Unidos, principal
consumidor de drogas, pues afrma que en
ese país se consumen “50 millones de dosis
diarias”, según algunas estimaciones.
Y según el GDF, el turismo repunta...
“(El problema) no se va a resolver sólo
persiguiendo a los cabecillas de un cártel de
la droga, porque atrás de éste hay 20 espe-
rando ocupar su posición; es una maquinaria
que no se acaba, un círculo vicioso”, dijo.
Rojas afrma que propuso al gobierno
federal darle al turismo rango de asunto de
seguridad nacional por ser una de las princi-
pales ramas de la economía. “Tenemos que
hacer un consenso interno, actores políticos,
gobiernos y medios de comunicación, para
promover una imagen distinta de México,
porque nosotros mismos estamos proveyen-
do las imágenes (de violencia) que ustedes
ven todos los días en los medios”.
A partir de eso, propone hacer un “relan-
zamiento” de México de manera diferente, no
sólo como un destino de “sol y playa”, y recu-
perar la imagen “fuerte y bien posicionada”
que el país tenía en el mundo.
En su opinión, “mucha gente tiene mie-
do de ir a México. Le tenemos que quitar el
miedo al mundo diciéndole que los sitios tu-
rísticos están tranquilos y se pueden visitar”.
Rojas aseguró en entrevista con corres-
ponsales mexicanos que, según un infor-
me de la Organización Mundial del Turismo
(OMT), México tenía una proyección de 50
millones de visitantes para 2010, pero los
datos ofciales hablan de 22 millones en el
mismo periodo.
Pero la OMT envió a Proceso una precisión,
porque el dato ofrecido por Rojas es incorrecto.
El informe del organismo –Turismo: Panorama
2020, elaborado hace 11 años– efectivamente
proyectó una llegada de 50 millones de turistas
a México, pero para el año 2020, en tanto que
en 2010 proyectaba 32 millones.
Además una fuente de la OMT precisó
que esas cifras se calcularon antes de los
atentados del 11 de septiembre y otros acon-
tecimientos que han impactado al turismo en
distintas regiones. Señaló que Estados Uni-
dos, que tenía una proyección de 73 millones
de turistas para 2010, llegó a 61 millones, y
Canadá, de 27 millones, tuvo 16.
De ese estudio se desprende que en 2010
México tuvo 10 millones de turistas menos
que la proyección hecha en 2000: Sin em-
bargo, el martes 25, en la inauguración en
México de la Convención Nacional de Turis-
mo 2011 de la Confederación Nacional de
Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios
y Turismo (Concanaco-Servytur), Felipe Cal-
derón no sólo desestimó que la violencia per-
judique al sector turístico, sino que habló de
un crecimiento de 10% en el área.
El dato que aportó Calderón contrasta
con la información del Barómetro Mundial de
Turismo, que hasta octubre de 2010 registra-
ba un crecimiento de 7%.
México, boletinado
La semana previa a la celebración de la Fitur,
el gobierno de España lanzó una alerta a sus
ciudadanos recomendándoles que, de viajar a
México, eviten ir a Monterrey, Ciudad Juárez,
Chihuahua y Culiacán, y en general al estado
de Tamaulipas, entre otros sitios, como dio a
conocer la agencia Apro el pasado jueves 13.
La alerta del gobierno español se refere
abiertamente a la situación de violencia rela-
cionada con la guerra contra el narcotráfco.
Puesta en el sitio en internet del Ministe-
rio de Asuntos Exteriores, la alerta dice que
“la existencia de formas de delincuencia que
forecen al amparo o en el paralelo con los
grupos criminales activos, hacen recomen-
dable que, salvo necesidad, se evite por el
momento la visita y estancia en una serie de
áreas y poblaciones”.
Agrega que “las situaciones de violencia que
se vienen produciendo últimamente en México
suelen tener relación con enfrentamientos en-
tre organizaciones criminales, o de éstas con el
Ejército y las fuerzas del orden mexicanas, en el
marco del combate contra el narcotráfco em-
prendido por el gobierno de México”.
Y precisan que en estos incidentes los
grupos criminales atacan lugares “donde se
hallan personas no vinculadas en absoluto al
crimen”, y que por “el carácter imprevisible
de dichos incidentes, no es descartable que
terceros presentes, incluyendo extranjeros,
puedan verse afectados”.
Entre las “zonas sin problemas” la alerta
española dice claramente: “Ninguna”.
Durante su visita a Madrid para participar
en la Fitur, la secretaria federal de Turismo,
Gloria Guevara Manzo, minimizó esa adver-
tencia. “Todos los países tienen mecanismos
y derecho a emitir las alertas”, dijo.
“Hay que considerarlas, pero hoy en día
los turistas y los viajeros son más conocedo-
res, se informan, nos preguntan y sigue incre-
mentándose el número de viajeros a nuestro
país; los turistas saben que la gran mayoría
del territorio está en paz”, añadió.
“No lo comparto”, dijo Alejandro Rojas un
día después, “porque la gente hoy se informa
más y tiene acceso a las imágenes que hacen
ver a México como Bagdad, como si México
estuviera en guerra. No es minimizando el
problema como vamos a resolverlo. Tenemos
que ofrecer soluciones reales”. O
8

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

NARCOTRÁFI CO
Federal, Miguel Ángel Mancera Espinosa.
“No es que estén patrullando la ciudad
ni se ha vuelto indispensable que lo hagan.
En el caso de los operativos realizados la
semana pasada por la Marina, se trató de
una operación perfectamente dirigida ha-
cia un blanco específico”, añade.
Asegura que mientras se trate de ese ti-
po de objetivos “estamos en la condición de
apoyo, sin que nos den detalles. Entendemos
que estas operaciones dependen de la forma
en que se ejecuten, sin que nadie lo sepa”.
Su cuartel general
Pero la presencia de la Marina en la
Ciudad de México va más allá de esos
“objetivos específcos”. Concentrada has-
ta este sexenio en la defensa marítima
del país, la Marina-Armada de México
ya hizo de la capital del país también su
Cuartel General de Alto Mando, desde
donde prepara las operaciones de los in-
fantes de Marina en todo el país.
Desde la llegada de Calderón la Arma-
da cambió su organización y operación sin
contar con la autorización del Congreso.
Apenas en marzo del año pasado, el Sena-
do aprobó modificaciones a la Ley Orgáni-
ca de esa fuerza, pero desde entonces es-
tán congeladas en la Cámara de Diputados.
La “política estratégica” de la Arma-
da impulsada por Calderón y el secretario
de Marina, Francisco Saynez Mendoza, ha
estado dirigida a la creación de una nue-
va estructura operativo-militar en la que la
Infantería de Marina es la principal unidad
operativa (Proceso edición especial 29).
Según anunció el propio Saynez, en el
segundo año de gobierno de Calderón esa
fuerza ya tenía más de 15 mil efectivos,
concentrados en batallones, fuerzas espe-
ciales y otros agrupamientos que represen-
tan casi la tercera parte del personal de la
Armada y que han actuado en operativos
como la ejecución de Arturo Beltrán Leyva,
El Barbas, en diciembre de 2009 en More-
los, y de Antonio Ezequiel Cárdenas Gui-
llén, Tony Tormenta, en noviembre del año
pasado en Matamoros, Tamaulipas.
No se trató sólo de una modificación
para aumentar el número de infantes de
Marina, explica Victoria Unzueta, asesora
del PRD en la Cámara de Diputados en ma-
teria de seguridad. Ese cuerpo ya existía, lo
que se hizo fue modificar el esquema de la
Armada para que pudiera realizar operacio-
nes en zonas continentales, tal y como lo
hacen los marines estadunidenses, añade.
De hecho, los infantes de Marina mexi-
canos están recibiendo preparación y entrena-
miento en Estados Unidos. De acuerdo con
el cable 3573, enviado por el embajador Car-
los Pascual al Departamento de Estado el 17
de diciembre de 2009, en el caso de la ejecu-
ción de Arturo Beltrán Leyva –ocurrida un
día antes– las fuerzas de la Secretaría de Ma-
rina procedieron “respondiendo y actuando
ante información proporcionada por Estados
Unidos”.
El cable, uno más de los que han si-
do difundidos por WikiLeaks, puntualiza
un hecho que convirtió a los miembros de
la infantería de Marina mexicana en ver-
daderos marines: “La unidad que realizó
la operación recibió amplio entrenamien-
to por parte de Estados Unidos…”.
La presencia de los marines de Calde-
rón en la Ciudad de México, gobernada
por el PRD, ha sido creciente. Su presenta-
ción ocurrió el 19 de septiembre de 2009,
cuando infantes de Marina se apostaron en
Moliere 222, frente a las oficinas del Gru-
po Bal, del empresario Alberto Bailleres,
en Polanco, muy cerca de la sede de la Se-
cretaría de la Defensa Nacional.
Los marinos tenían su objetivo en una de
las subsidiarias de ese grupo, Química del
Rey, cuya dirección apareció en los sacos
de sulfato de sodio donde se habían escon-
dido 11 millones de dólares que ocho días
antes fueron decomisados por la Marina en
Manzanillo, Colima, y que tenían como des-
tino el puerto colombiano de Buenaventura.
Los marinos no entraron al inmueble porque
nunca recibieron la orden de cateo.
Germán Canseco
Y llegaron los “marines”

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 9
JORGE CARRASCO ARAIZAGA
U
tilizados por Felipe Calderón des-
de el primer día de su gobierno
para “contener” al narcotráfco,
pero sin darles los instrumen-
tos jurídicos, el Ejército y la Mari-
na tendrán que responder por los
abusos y las violaciones a los derechos hu-
manos cometidas contra la población civil.
Ante ese escenario, ya en la última parte de
su presidencia, Calderón promueve una re-
forma legal limitada que no dará certidum-
bre ni a los militares ni a la sociedad.
Federico Ponce Rojas, exsubprocurador
general de la República y promotor de la pri-
mera maestría en derecho militar en México
fuera de los ámbitos castrenses, evalúa así
la situación en que se encuentran las tropas
después de cuatro años de participación di-
recta en la “guerra” al narcotráfco.
Ante lo que pueden enfrentar los milita-
res en los próximos años, considera que es
el Congreso el que tiene que enmendar la
propuesta de reforma al gobierno federal,
que deja sin resolver los alcances de la ju-
risdicción castrense cuando los soldados
actúan fuera de sus cuarteles.
“Sacaste al Ejército para contener un
A la calle, sin reglas ni control
problema, pero no le diste ni desarrollaste
paralelamente el instrumento jurídico que
le permitiera” cumplir con esa tarea y ahora
hay una realidad de violaciones a los de-
rechos humanos, para la que se propone
una “reforma limitada”, dice el académico.
Defensor del fuero de guerra, pero aco-
tado a actos de la disciplina militar, Ponce
Rojas advierte: “De que va a haber (de-
mandas contra militares por violaciones a
los derechos humanos) las va a haber, y de
que los acusados tendrán que responder,
deberán hacerlo”.
Dice que al margen de las reformas
propuestas al Código de Justicia Militar
para limitar el alcance del fuero militar y
a la Ley de Seguridad Nacional para re-
gular la participación de las Fuerzas Ar-
madas en sus funciones de seguridad,
la revisión del pasado está prevista en la
actual legislación.
Explica: Tenemos el régimen de las
prescripciones y de las sanciones agrava-
das. Todos sabemos que las sanciones en
materia de narcotráfco son más severas
para militares y policías. El principio del de-
recho penal es la igualdad y eso signifca
el trato desigual a los iguales, y ahí está el
ejemplo de la sanción hacia los militares:
se les da un trato desigual para igualarlos
al que no es policía ni militar.
“Los instrumentos están dados. El asun-
to es si podemos encontrar caminos claros y
prontos”, dice el académico de la Universi-
dad Anáhuac, donde es titular de la maestría
en derecho militar.
Subprocurador de Averiguaciones Pre-
vias cuando Ignacio Morales Lechuga estu-
vo al frente de la PGR, Ponce Rojas es cate-
górico: “Las responsabilidades de los milita-
res por esos hechos van a subsistir” después
de este gobierno y las reformas propuestas,
“no van a impedir que en un momento dado
los actores respondan ante la justicia”.
Promovida por Calderón, la reforma al
Código de Justicia Militar que se prevé se
discuta en el periodo ordinario de sesiones
que comienza en febrero limita a tres los
casos en que la justicia civil pueda conocer
de delitos cometidos por militares contra la
población civil: tortura, violación y desapari-
ción forzada. Quedan fuera los homicidios,
robos y otros abusos que han sido denun-
ciados contra el Ejército y la Marina.
Tan sólo en el caso del Ejército, en el
actual sexenio se han interpuesto más de
mil 400 quejas por presuntas violaciones
a los derechos humanos, mientras que la
M
a
r
c
o

A
n
t
o
n
i
o

C
r
u
z
Despliegue en la colonia Del Valle
Marina comienza a registrar un importante
número de quejas en todo el país, sobre
todo después de que comenzó a realizar
operativos en tierra continental.
“Hago votos para que la reforma no se
apruebe como está. Nada tiene que ver
con la responsabilidad. Ésta va a subsis-
tir transexenalmente por el tiempo que las
normas establezcan respecto a la pres-
cripción o no de los delitos”, dice el ex-
subprocurador.
En el caso de las desapariciones for-
zadas, la Suprema Corte de Justicia de la
Nación estableció desde 2003 que se trata
de un delito continuado hasta que aparez-
ca la persona o su cuerpo; además de que
la tortura debe ser investigada también, de
acuerdo con los instrumentos internacio-
nales frmados por México.
Una reforma necesaria
Ponce Rojas favorece la concurrencia de
los fueros civil y militar, con defniciones
claras de conductas, obligaciones y de-
rechos de los actores: Se necesita una
reforma que responda a las necesidades
actuales y que no limite la jurisdicción mi-
litar, que dé certidumbre, transparencia y
claridad a las acciones de la justicia civil
contra los militares.
Pero lo que se propone, señala, “es una
reforma limitativa y confusa”, pues deja fuera
violaciones que son del fuero civil, como el ho-
micidio, el robo o el daño a propiedad ajena.
Dice que la propuesta de limitar a tres
los delitos cometidos por militares que
puedan ser seguidos por jueces civiles re-
duce aún más las probabilidades de san-
ción que ahora existen: “Hoy, como esta-
mos, sin reformas, no hay limitaciones pa-
ra cuando un militar transgrede la ley civil”.
Ahora abogado de Banamex, Ponce Ro-
jas considera que no sólo amplios sectores
de la sociedad quieren que los militares re-
gresen a sus cuarteles. “Ellos (los militares)
lo quieren más que nosotros. Han dicho que
quieren regresar, terminar con esta lucha. Es
más, según Ponce Rojas, “en el combate a
la impunidad a las acciones del Ejército, los
más interesados son ellos mismos”.
El Ejército “ha sido una contención de
todos los riesgos y penurias que hemos vi-
vido, pero no les dieron los instrumentos
jurídicos” para esa contención, asegura.
Respecto al castigo de los abusos co-
metidos por soldados y marinos, dice que
se tiene que reformar la parte procedimen-
tal para que los militares sean juzgados por
tribunales civiles.
Asegura que la justicia militar no se
contrapone con la justicia civil, “pero se
necesitan reglas claras para que el militar
sea castigado en ambos fueros”. La socie-
dad debe tener la garantía de que los sol-
dados van a ser sancionados con mayor
severidad y de que si hay civiles involucra-
dos en el hecho también serán castigados
por la justicia ordinaria”.
Pero es el Legislativo, insiste, el que
debe establecerlo claramente. “La solu-
ción está en manos de los propios legis-
ladores”. Ellos mismos pueden proponer
una iniciativa de reforma al Código de Jus-
ticia Militar, más allá de lo propuesto por el
gobierno federal.
En defensa del fuero militar, dice que
el Código de Justicia Militar “tiene gran-
des aportaciones a la justicia mexicana:
los juicios son mixtos, mayoritariamente
orales y públicos”, y destaca el hecho de
que el Ejército promueva una reforma al
Código de Justicia Militar para incorporar
el delito de “traición a las Fuerzas Arma-
das”. Es una aportación al derecho penal,
sostiene.
En el caso de la reforma a la Ley de
Seguridad Nacional para darle un marco
jurídico a las actuaciones de las Fuerzas
Armadas en los operativos contra el narco-
tráfco, asegura que el Congreso está obli-
gado a dar transparencia a la actuación de
los militares para que la sociedad civil ten-
ga la certidumbre de que la transgresión
a unas normas claras tendrá sanciones
también claras.
Abunda: La obligación de la Fuerza
Armada Permanente –como la reforma
a la Ley de Seguridad Nacional defne al
Ejército, Fuerza Aérea y Armada– genera
el derecho de responder ante los tribuna-
les y conductas previamente establecidas
para garantizar que los responsables de
violaciones sean castigados, sin esperar
un cambio de régimen político.
“El Ejército estaría más complacido
con reglas transparentes y claras. Creo
que la preocupación mayor de los militares
es la del cumplimiento de la ley. Siento que
encuentran lagunas y por eso demandan la
transparencia de la legislación. El Congre-
so tiene que trabajar en eso para regresar
al Ejército a lo que es, un Ejército de paz”,
asegura. O
Pero los marines de Calderón, a decir
de la Procuraduría General de la Repúbli-
ca (PGR), también han cometido pifias. El
9 de junio del año pasado, la Marina anun-
ció que fuerzas especiales de la Armada
habían asegurado más de 20 kilos de ex-
plosivos en un operativo nocturno en un
inmueble de hospedaje ubicado en el nú-
mero 12 de la calle Mérida, en la colonia
Roma de la delegación Cuauhtémoc.
En el decomiso, se ufanó esa fuerza ar-
mada en un comunicado oficial, se utiliza-
ron fusiles con visión nocturna y se reali-
zó a partir de información entregada por el
gobierno estadunidense. A dos días del es-
pectacular anuncio, la PGR desmintió a la
Marina. No se trataba de explosivos sino
de glicerina, ácido nítrico y parafina, según
dictaminó el Ministerio Público Federal.
Operativos capitalinos
La semana pasada marcó lo que ha sido
la principal presencia de los infantes de
Marina en la Ciudad de México. En me-
nos de 72 horas realizaron tres operativos
en la delegación Benito Juárez.
Entre la una y media y las cinco de la
mañana del lunes 24, un grupo de mari-
nos se desplegó en la colonia Del Valle.
En el número 21-A de Miguel Laurent, en-
tre Fresas y Tejocotes, catearon un depar-
tamento y detuvieron a un supuesto inte-
grante de un cártel del narcotráfico.
Según informó la Marina, fue detenida
una persona que se identificó como Juan
Ramón Córdova Peñaloza, de 47 años,
originario del Distrito Federal y a quien le
decomisaron tres armas y vehículos.
Al día siguiente, como parte de la mis-
ma investigación, muy cerca de ahí catea-
ron el hotel Vermont, en el cruce de las calles
Vermont y Colorado, en la colonia Nápoles.
Después de seis horas, los marinos no detu-
vieron a ninguna persona, pero aseguraron
armas y municiones, según dijo la Marina.
El miércoles 26, una veintena de mari-
nos regresaron al inmueble de Miguel Lau-
rent para vigilar durante varias horas la di-
ligencia que realizó la Subprocuraduría de
Investigación Especializada en Delincuen-
cia Organizada (SIEDO). La Marina evitó
informar sobre el cártel objeto de esas ac-
ciones y sólo trascendió que se trataba de
un jefe de Los Zetas o de una persona rela-
cionada con Héctor Beltrán Leyva.
La atención sobre las acciones militares
de la semana pasada en la Ciudad de Méxi-
co aumentó porque el Ejército y la Policía
Federal realizaron otros tres cateos.
El Ejército regresó a realizar cateos en
el Distrito Federal después de año y medio
de no hacerlo. La madrugada del miércoles
26, una unidad de Fuerza de Reacción, apo-
yada por vehículos artillados, inspeccionó
un inmueble en la esquina de Sur 113-A
y Oriente 116, en la colonia Picos de Izta-
calco, delegación Iztacalco. También cateó
una casa de la calle Sur 115, de la colonia
Juventino Rosas, de la misma delegación.
Más tarde, fuerzas especiales de la Poli-
cía Federal detuvieron a cinco personas su-
puestamente vinculadas con la delincuen-
cia organizada en el hotel Bengala de la
colonia Obrera, delegación Cuauhtémoc.
Sitio de paso
La Ciudad de México ya ha sido escenario
de detenciones de presuntos jefes del nar-
cotráfco por parte de las fuerzas federales.

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 11
NARCOTRÁFI CO
En marzo de 2009, agentes de la PGR y
fuerzas especiales del Ejército detuvieron en
el número 269 de la calle Lluvia, en Jardines
del Pedregal, a Vicente Zambada Niebla, El
Vicentillo, hijo de Ismael El Mayo Zambada,
uno de los jefes del cártel de Sinaloa.
Un mes después, también la PGR y el
Ejército detuvieron en una residencia de
Bosques de las Lomas a Vicente Carri-
llo Leyva, El Ingeniero, hijo del fallecido
Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los
Cielos, jefe del cártel de Juárez.
En enero de ese mismo año fue deteni-
do por la PGR, en la colonia Villas de Co-
yoacán, Miguel Ángel Soto Parra, exmili-
tar cofundador de Los Zetas.
En Lindavista, en el norte del DF, en
octubre de 2008 fue detenida una célula del
cartel de Sinaloa. Entre los aprehendidos
estuvieron el hermano del Mayo, Reynaldo
Zambada, El Rey o El Patrón, y su sobrino
Jesús Zambada Reyes.
En 2007, en un restaurante de San Je-
rónimo, en el sur de la Ciudad de Méxi-
co, fueron detenidos Sandra Ávila Beltrán,
La Reina del Pacífico, y su entonces pa-
reja sentimental, el colombiano Juan Die-
go Espinoza Ramírez, El Tigre, integrante
del cártel colombiano del Valle del Nor-
te, que se volvió testigo protegido del go-
bierno estadunidense y que ha declarado
en contra de Sandra Ávila.
En la Ciudad de México también han si-
do detenidos grupos operativos de Los Ze-
tas, del cártel del Golfo, La Familia Mi-
choacana, el cártel de Sinaloa, los hermanos
Beltrán Leyva. A esas organizaciones la
PGR les ha asegurado casas en las colonias
Juárez, Del Valle, Lindavista, Jardines del
Pedregal, San Ángel, Coyoacán, Pedregal,
Bosques de las Lomas e Interlomas.
Beneplácito
El jefe de Gobierno del DF, Marcelo
Ebrard, ha dado su aval a estas acciones de
las fuerzas federales en la ciudad. En junio
de 2009 aseguró: “Nosotros vemos bien to-
das las acciones que se puedan tomar, ya
sea por instancias federales o locales, y más
si las hacemos de manera coordinada”; se
refería a un operativo realizado un mes an-
tes por el Ejército y la Policía Federal en
la colonia Obrera, delegación Cuauhtémoc.
Pero el propio secretario capitalino de
Seguridad Pública, Manuel Mondragón y
Kalb, matizó “la coordinación” con el go-
D
a
v
i
d

D
e
o
l
a
r
t
e
12

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

NARCOTRÁFI CO
bierno federal y pidió “una mejor comuni-
cación” para la realización de los operativos.
El procurador Miguel Mancera dice
que todas esas capturas “relacionadas con
diferentes grupos delictivos de alto nivel
han sido focalizadas, pero nunca resultado
de un enfrentamiento a tiros en las calles,
porque no hay una base efectiva de esos
grupos en la ciudad”.
Sostiene que el DF “no es un punto de
concentración o asentamiento de cárteles ni
tampoco foco de distribución de la droga”.
Explica: lo que han dicho los propios acto-
res de la delincuencia organizada en algunas
declaraciones es que la Ciudad de México se
les dificulta para la operación porque requie-
ren de mucha gente, de una rápida movilidad
y de grandes esquemas de protección.
Según Mancera, la Ciudad de México
no lo facilita porque hay un cuerpo policia-
co muy grande, de más de 70 mil elementos,
concentrado en un mando único. También,
sostiene, porque permite detectar una situa-
ción anómala, como la circulación de un con-
voy con gente armada y vidrios negros, fue-
ra de los que se conocen de las autoridades.
Pero la ciudad, que cada día puede lle-
gar a tener unos 15 millones de personas
con los 5 millones de población flotante,
también facilita el ocultamiento de narco-
traficantes, “siempre y cuando se manten-
gan discretos”, dice el funcionario.
Asegura que cuando fue capturado El
Rey Zambada dijo que había venido a fes-
tejar su cumpleaños; es decir, que como
muchos otros narcotraficantes entraba a la
ciudad y luego se iba.
El verdadero problema de la ciudad,
dice, es el narcomenudeo, que se regis-
tra desde finales de los años noventa, es-
pecialmente en las delegaciones Iztapala-
pa, Gustavo A. Madero y parte de Álvaro
Obregón. Esas demarcaciones son consi-
deradas por la autoridad capitalina como
“puntos rojos” y que irradian en áreas cir-
cunvecinas, como las delegaciones Venus-
tiano Carranza, Cuauhtémoc y Tlalpan.
El procurador capitalino admite que
hay una tendencia creciente: “No hay se-
mana en la que no hagamos una detención
que no tenga que ver con el narcomenu-
deo”, pero insiste en que “no hay nada que
conecte con un grupo en específico”.
Sobre la presencia de ejecutados y nar-
comensajes que se han registrado en el DF,
afirma que no se trata “necesariamente de
gente de esta ciudad”, sino de “encargos”
de otras partes del país.
Las incursiones militares en la Ciudad
de México han derivado, como en todo el
país, en un aumento de quejas ante la Co-
misión Nacional de los Derechos Humanos
(CNDH). De acuerdo con esa instancia, del
1 de diciembre de 2006, cuando comenzó el
sexenio de Calderón, al 27 de enero de este
año se han abierto 227 quejas contra el Ejérci-
to y 46 contra la Marina. La comisión ha emi-
tido seis recomendaciones contra el Ejército y
una contra la Marina, pero la mayoría ha sido
rechazada por las Fuerzas Armadas.
Federico Ponce Rojas, exsubprocura-
dor general de la República y titular de la
maestría en derecho militar de la Universi-
dad Anáhuac, coincide con Mancera en que
el DF ha escapado a la violencia inédita de
la delincuencia organizada, pero conside-
ra que ésta buscará incrementar el consu-
mo de droga en el país y en eso la Ciudad de
México es un mercado codiciado.
Asegura que la presencia de las Fuer-
zas Armadas en la capital está siendo ca-
da vez más recurrente. Empezó de manera
aislada y ahora está cada vez más presente.
“Pero el uso del Ejército y la Marina –sos-
tiene– no es la solución al problema, ni en
el DF ni en todo el país”.
...Y también el Ejército

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 13
14

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

E
L PASO, TEXAS.- Con un de-
jo de impotencia, Charles
Bowden afirma: “Sí, la muer-
te se ha convertido en el mo-
do de vida en Ciudad Juárez”.
Bowden, cuyo más re-
ciente libro es La ciudad del
crimen (Grijalbo), es un deambulante
de la frontera entre Estados Unidos
y México. No tiene un lugar fijo. Se
mueve entre Tucson, Arizona; Las Cru-
ces, Nuevo México, y El Paso, Texas.
“Cada vez que cruzo a México
digo: ‘Ésta es la última’. Pero siem-
pre regreso. El olvido y desdén de los
gobiernos de México y Estados Uni-
dos hacia la gente de Juárez me hace
J. JESÚS ESQUIVEL
Charles Bowden, escritor y periodista especiali-
zado en temas de violencia en la frontera norte
de México, afirma a Proceso que su libro más re-
ciente, La ciudad del crimen, nació de su incredu-
lidad: nunca creyó en la versión de los gobiernos
mexicano y estadunidense de que los asesinatos
en la urbe fronteriza fueran resultado de la lucha
entre cárteles. Así que visitó la plaza, habló con
deudos y hasta con victimarios... Su conclusión
es que los muertos de Juárez son víctimas ino-
centes de la corrupción.
una forma de vida
Fotos: Ricardo Ruiz
Juárez:

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 15
volver, me grita que debo hacer algo para
darle voz a los que no la tienen”, apunta el
escritor y periodista durante una entrevis-
ta con Proceso en el bar del hotel Camino
Real en el centro de esta ciudad texana.
La ciudad del crimen no es el típico
ensayo sobre los feminicidios, violaciones,
asesinatos, secuestros, desapariciones, de-
capitaciones, pandillerismo y demás críme-
nes que privan en Ciudad Juárez. La obra
tiene tintes literarios que describen lo que
pasa en esa urbe y descalifica a Felipe Cal-
derón, quien asegura que todos los muertos
en esta plaza fronteriza son resultado de la
lucha entre cárteles del narcotráfico por el
control de los corredores de la droga.
Para el gobierno de México los de Juá-
rez “son muertos sucios”, destaca Bow-
den. Luego matiza: Ellos “no son más que
resultado del olvido de un gobierno por
la gente pobre, campesinos y obreros de
todos los puntos del país que llegaron al
norte por la expulsión de sus lugares de
origen a consecuencia del Tratado de Li-
bre Comercio de América del Norte.
“Una vez en Juárez estos mexicanos
fueron explotados en las maquiladoras y,
víctimas de la desesperación, intentaron
irse (a Estados Unidos); pero un muro de
concreto o virtual y un cerco de acero los
rebotó y cayeron en vicios y en las manos
de criminales”, afirma Bowden.
De 56 años, alto, delgado, con el pelo
largo, sin un par de dientes en la mandí-
bula inferior y muy mal hablado, Charles
Bowden tiene aspecto de aventurero pero
es un escritor bohemio que calza botas
especiales para andar por el desierto, vis-
te pantalón vaquero, cinturón de hebilla
grande y camisa de mezclilla.
“Me gusta la gente, siempre me ha
gustado hablar y convivir con la gente de
la frontera del norte de México; son las
víctimas de la corrupción de sus gobiernos
y el chivo expiatorio de la adicción a las
drogas de los estadunidenses”, dice.
El albergue de “El Pastor”
Editor asistente de las revistas CQ y Mo-
ther Jones, además de colaborador de
Harper’s Magazine, The New York Times
Book Review, Apertura y exreportero del
desaparecido periódico Tucson Citizen,
Bowden es autor de libros como Down
by the river, A shadow in the city, Some of
the dead are still breathing, Blue desert y
Frog mountain blues.
Cuenta que La ciudad del crimen
(Murder city) nació de las estadísticas
sobre los asesinatos y desapariciones que
comenzaron a crecer tras la decisión de
Felipe Calderón de enviar a miles de sol-
dados a Ciudad Juárez.
Asegura que su espíritu de reportero lo
llevó a esa ciudad fronteriza para saber qué
estaba pasando, porque no creía en el discur-
so de los gobiernos de Estados Unidos y de
México, el de que los muertos de Juárez son
resultado de la guerra contra el narcotráfico.
En cada una de sus 370 páginas, La
ciudad del crimen relata la tragedia de los
muertos de Juárez y la desesperanza de
los deudos, y describe la lucha altruista
de personas como José Antonio Galván,
El Pastor, exadicto que Bowden halló en
uno de sus múltiples viajes a los barrios
olvidados de la ciudad fronteriza.
El Pastor tiene un albergue para locos,
drogadictos, pandilleros, mujeres violadas
(como la Miss Sinaloa que fue víctima de
un ataque sexual múltiple) y hasta crimi-
nales que han perdido la memoria.
“Tarde o temprano los protegidos por
El Pastor van a terminar muertos, tirados
en algún rincón de las calles, sin cabeza o
descuartizados. Por eso digo que en Ciu-
dad Juárez el modo de vida es la muerte”,
subraya Bowden, quien con más de medio
centenar de viajes a Ciudad Juárez y días
enteros entre los “muertos sucios” y ha-
blando con los juarenses recopiló los rela-
tos que plasma en el libro.
“Descubrí que la mayoría de los muer-
tos de Juárez no son criminales; como la
Miss Sinaloa, una joven bellísima que
perdió la razón como resultado de la fies-
ta a la que fue invitada, donde consumió
mucha cocaína y whisky para luego ser
víctima de una orgía de policías que la
abandonaron para que la recogiera El Pas-
tor”, apunta Bowden.
–Entonces, ¿no hay criminales entre
los cientos de muertos de Ciudad Juárez?
–se le pregunta.
–No como los quiere presentar el go-
bierno de Calderón. Los muertos de Juá-
rez son jóvenes, hombres, mujeres, niñas
y niños que venden droga en las esquinas,
que son repartidores de la mercancía que
les dan a vender los narcos y los pandille-
ros, que a su vez trabajan para los cárteles.
“Los usan para vender droga, los hacen
adictos y, una vez que incluso los obligan
NARCOTRÁFI CO
16

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

a matar a otro pobre esquinero vendedor
de droga, los matan sin importar el modo:
de un tiro en la cabeza o arrancándoles los
brazos, la cabeza o totalmente descuarti-
zados. Los tiran como basura.”
–¿Y mujeres como la Miss Sinaloa y
las muertas de Juárez y los cuerpos en las
narcofosas o las “casas de la muerte”, co-
mo les dice usted en su libro?
Bowden vacila: “Las mujeres y todos
los muertos que quieren ensuciar Estados
Unidos y Calderón, son víctimas de la co-
rrupción. Como lo pongo en mi libro, hay
mujeres policías que han sido violadas y
asesinadas por los soldados, por sus com-
pañeros o por policías federales.
“Y hay denuncias que no van a ningún
lado, nadie les cree, y algunas de las que
viven se quedan calladas porque, si hablan,
podrían terminar como las demás mujeres
que no son policías, que son obreras, dro-
gadictas, pandilleras o hermosas jovencitas
con cuerpos adorables y que son usadas
como objetos sexuales: tiradas o enterradas
en algún predio polvoriento de las calles de
la muerte en Juárez.”
Según Bowden, los capos del narco
están eliminando a gente que usan y que
no tiene la menor importancia en los es-
calafones del poder de los cárteles, que ni
siquiera figuran en éstos.
Los matan y los entierran en casas de
seguridad para ya no tirarlos por las calles,
los descuartizan y los diluyen en ácido o los
echan por las alcantarillas a los tubos del
drenaje, donde luego los perros y las ratas
los encuentran y se alimentan de los cuerpos
mutilados y en estado de descomposición.
“No me importa que no crean lo que digo
en el libro. No es una novela, yo sé que ésta
es la verdad de Juárez y quien lo dude puede
ir a comprobarla. Ojalá lo hicieran los putos
gobiernos de Calderón y de Barack Obama”,
subraya Bowden sin ocultar su incomodidad
porque cuando se lleva a cabo la entrevista
con Proceso, en el mismo bar tiene lugar la
presentación de una función de boxeo.
Pero no se trata de púgiles profesionales,
sino de miembros de las agencias federales
de Estados Unidos encargadas de vigilar que
los criminales, indocumentados y drogas no
crucen la frontera de Ciudad Juárez con El
Paso. Todos los peleadores, con el torso des-
nudo, tienen rasgos hispanos.
–¿Charles Bowden? –pregunta un jo-
ven fornido, con el pelo a rape, interrum-
piendo la entrevista.
–Sí, soy yo –contesta Bowden al darse
cuenta de la mirada de admiración que le
lanza el joven boxeador.
–Soy agente de la Patrulla Fronteriza
y sólo quiero darle las gracias por su li-
bro Down by the river. Su libro refleja la
verdad sobre lo que pasa en esta frontera
–comenta el joven.
“Artista de la Muerte”
El Artista de la Muerte es la analogía lite-
raria con la que Charles Bowden bautiza
al sicario que ni siquiera conoce al jefe de
quien recibió órdenes mediante otros para
eliminar a decenas o cientos de personas.
El autor se entrevistó con él varias veces
en sitios de la frontera norte de México
que no puede revelar.
El Artista de la Muerte fue quien le ex-
plicó en detalle cómo se secuestra a las per-
sonas en Ciudad Juárez, cómo se mata, se
tortura, se quema con ácido, se cortan los
testículos y las manos, se viola, se acaba
con esos “muertos sucios” que luego son
enterrados en fosas en la casas de la muer-
te, en el desierto, o simplemente se arrojan
–enteros o en pedazos– en las calles.
“El sicario existe: todavía de vez en
cuando hablo con él. Es un hombre arre-
pentido que se volvió al cristianismo. Está
huyendo de los jefes de su cártel que le
pusieron precio a su cabeza cuando ya no
les servía, cuando ya lo habían transfor-
mado en una máquina de matar, en el sica-
rio que con sus propias manos estranguló
a muchas personas”, cuenta Bowden.
A diferencia del artículo que escribió
para la revista Nexos en agosto de 2009 (Si-
cario. Confesiones de un asesino de Ciudad
Juárez), el testimonio de este asesino tiene
un tono más literario y excluye los detalles
crudos de los crímenes y las torturas.
El autor lo utiliza para exponer una
realidad trágica del México actual, donde
las autoridades no se atreven a enfrentar
a los verdaderos criminales porque hacer-
lo sería como “un escupitajo a la cara en
pago de sus errores y de su corrupción”,
según Bowden.
Pero ese asesino arrepentido –que para
el autor de La ciudad del crimen es “un
hombre muerto que camina” porque pue-
de ser ejecutado en cualquier momento–
hizo algo insólito: a instancias del escritor
y cubriéndose el rostro con una capucha,
contó detalladamente ante cámaras de vi-
deo los crímenes que cometió y habló de
decenas de “muertos sucios” que las auto-
ridades aún no descubren en las casas de
la muerte de Juárez.
Bowden y el productor italiano Gian-
franco Rosi se encargaron de editar y re-
sumir en un documental de 77 minutos
las macabras confesiones que el sicario
expuso durante cinco días de entrevistas.
El documental ya se transmitió en varios
países de Europa. No en México, donde
dos productoras se han negado a presen-
tarlo ante el público.
“Y en Estados Unidos, menos. Sa-
ben que un testimonio como éste es para
echarles en cara su culpa por los muertos
de Juárez. Te dejo una copia del docu-
mental y una copia de un video de seis
minutos de El Pastor; quiero que los
veas, ambos existen”, dice Bowden al
despedirse del reportero.
Sube a su camioneta. Va a Las Cruces,
donde dormirá esa noche. ¿Volverá a ir a
Juárez? Ni él lo sabe. Dice que ya lo tiene
enfermo el cuento de los gobiernos de Oba-
ma y de Calderón de que los muertos de Juá-
rez son los de la guerra contra el narcotráfico
y de la pelea entre los capos de la droga.
“Eso es una puta mentira”, afirma. O
R
i
c
a
r
d
o

R
u
i
z
Bowden. Arrojo
w
w
w
.
t
u
c
s
o
n
w
e
e
k
l
y
.
c
o
m
Juárez. Ciudad del crimen

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 17 1787 / 30 DE ENERO DE 2011 17
S
ALTILLO, COAH.- Para el obispo
de Saltillo, Raúl Vera López, la
guerra de Felipe Calderón con-
tra el narcotráfico es una lucha
de facciones de los cárteles y
grupos políticos y económicos
que quieren proteger sus intereses con el
fomento de la militarización y la violencia.
Agrega que es un mecanismo que
afecta a la sociedad civil, criminaliza a
los luchadores sociales y aprovecha como
carne de cañón el hambre de millones de
jóvenes sin oportunidades.
Las consecuencias pueden ser seme-
jantes a las que se ven en Chiapas, donde
los grupos paramilitares y sus crímenes
son responsabilidad del Estado que pre-
tende, con el despliegue armado, evitar
los procesos de articulación y cohesión
ciudadana.
Vera López –quien ha calificado a Fe-
lipe Calderón de dictador y a los miem-
bros de su gabinete de fascistas– advierte
que la delincuencia organizada está amal-
gamada con el Estado mexicano y que ya
no hay límites entre el aparato represor
estatal y el hampa.
Entrevistado por Proceso en los últi-
mos días de diciembre pasado, el obispo
de Saltillo afirma que el despliegue de las
Fuerzas Armadas como estrategia de la
ARTURO RODRÍGUEZ
Estado y cárteles: amalgama
Testigo de primera mano del fenóme-
no paramilitar en Chiapas, el sacer-
dote Raúl Vera López ve similitudes
entre ese caso y la situación actual en
el país, sumido en una guerra contra
el narcotráfico que, afirma, no es tal,
sino una lucha de facciones de las
mafias y los grupos políticos y eco-
nómicos que sólo quieren cuidar
sus intereses, en la que la violencia
es alimentada desde el gobierno
como un mecanismo para impedir
la cohesión social. Para el obispo
de Saltillo, además, “ya no hay
límites entre el aparato represor
estatal y el hampa”.
NARCOTRÁFI CO
perversa
guerra de Calderón, junto con el fracaso
del sistema judicial, degeneró ya en una
situación caótica en la que el Estado prác-
ticamente tiene pelotones de fusilamiento.
“El gobierno fue rebasado y está
dando respuestas desesperadas, con una
tremenda violación de la ley y de la segu-
ridad jurídica de los ciudadanos.”
Su afirmación se basa en el anteceden-
te de operativos como en el que murió Ar-
turo Beltrán Leyva, el 16 de diciembre de
2009. La acción de fuego, dice, fulmina a
los presuntos delincuentes. Lo mismo ha
ocurrido con otros cabecillas, como Igna-
cio Coronel, en julio pasado, y Ezequiel
Cárdenas Guillén, en noviembre.
“No hay procuración de justicia, in-
vestigación seria, probanza de los críme-
nes. En México, por ley, no existe la pena
de muerte. Pero existe de facto. Eso es
peligroso, es una manera sofisticada de
ejecución extrajudicial.”
Raúl Vera, obispo de Saltillo
B
e
n
j
a
m
i
n

F
l
o
r
e
s
18

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

18 1787 / 30 DE ENERO DE 2011
El prelado advierte que si hubiera inda-
gatorias se sabría lo necesario para enfrentar
a la delincuencia. “Pero parece que estos
operativos tratan de que se mueran (los ca-
pos) para que no denuncien a quienes los
apoyan en el aparato de Estado, como si
resultara mejor que se lleven a la tumba los
nombres de sus cómplices en el gobierno”.
Desde su perspectiva, esa guerra es
un mecanismo de protección de intereses
que, ante el fracaso del modelo político y
económico, está profundizando la injusti-
cia y la impunidad.
Sintetiza: “La lectura principal es que
el Estado mexicano, en su supuesto obje-
tivo antinarco, está dando muestra de una
grave debilidad; su estrategia fracasó y no
quieren cambiar el rumbo. Hasta ahora no
ha habido un proceso serio de inteligencia
para poner en su lugar a los criminales y
a sus cómplices dentro de las estructuras
estatal y financiera”.
Represión y terrorismo
Desde hace cinco años Raúl Vera ha cues-
tionado la falta de investigación en las
estructuras políticas y financieras para
combatir al narco. Considera que las insti-
tuciones perdieron el rumbo y la autoridad
moral. Sostiene que el mensaje que envía
el Estado es que “se vale todo”.
–En el discurso oficial se dice que es-
tamos en guerra contra la delincuencia or-
ganizada. Pero ¿vivimos una guerra? –se
le pregunta.
–Es una guerra mediática, de especta-
cularidades. Pero no es una estrategia bien
pensada ni articulada, sino de respuestas
inmediatas que no socavan el mal desde
sus orígenes. Estamos hablando de una
guerra de venganzas. No es una guerra
de ideales ni por un objetivo; es un pleito
entre facciones no sólo de cárteles, sino
entre grupos políticos y financieros que
están amarrados a cada cártel.
Señala que el Observatorio de Ser-
vicios y Asesoría para la Paz ha monito-
reado una cantidad alarmante de actos de
violencia, asesinatos, desapariciones y
torturas contra miembros de organizacio-
nes sociales. Así, concluye, se trata de ac-
ciones de carácter bélico y bárbaro contra
la delincuencia organizada, pero también
contra la sociedad que reclama.
“Estamos hablando de la reconversión
del Estado en uno más militar, dictatorial,
que niega derechos y retrocede el avance
democrático”, dice.
Considera que en términos jurídicos
no hay una guerra, pues ello implicaría
una suspensión de garantías que Felipe
Calderón tendría que haber argumentado
demostrando que hay una amenaza para la
seguridad nacional.
El obispo realizó incluso un análisis de
derecho internacional. A partir del estallido
de un coche-bomba en Ciudad Juárez el pa-
sado 15 de julio –el primero de lo que se ha
convertido en una serie en el país– encontró
una explicación de por qué el gobierno de
Felipe Calderón se niega a admitir que se
trata de acciones terroristas.
De acuerdo con su estudio, después
del 11 de septiembre de 2001 el Consejo
de Seguridad de la ONU emitió la Resolu-
ción 1373, que describe las características
de un acto terrorista, en las que encaja a la
perfección la detonación de al menos me-
dia docena de coches-bomba en México.
“Al aceptar un acto terrorista, el Esta-
do se vería obligado a congelar las cuentas
de los presuntos autores; también las de
instituciones financieras o empresariales
que les brinden servicios. Además tendría
que procesar a funcionarios públicos que
apoyen a los grupos y asegurar que las
penas que se impongan sean acordes a la
gravedad de los delitos. Nada de eso pare-
ce convenir al gobierno”, afirma.
Lo que hay, sostiene, es un prototipo
de guerra muy acorde a lo que se vive en el
mundo, con la que se rompen los marcos
básicos de protección a la sociedad civil.
Y la consecuencia, advierte, es una
crisis grave de gobernabilidad, producto
del cierre de los espacios políticos para la
sociedad civil que no encuentra respuesta
a sus demandas, donde el vacío de poder
fue llenado por la delincuencia organiza-
da pero no como un factor ajeno a la di-
námica política, social y financiera, sino
posibilitado desde las instituciones y por
funcionarios de alto nivel.
Guerra de baja intensidad
“La guerra de Calderón es para proteger
al poder político y económico. En Chia-
pas protegían los negocios fundados en
la riqueza natural y jamás le iban a hacer
justicia a los indígenas. Eso es lo que está
pasando, pero ahora con cosas más gran-
des, en un plan semejante que se extiende
al país entero”, considera el obispo.
Testigo de lo que llama “una guerra de
baja intensidad” en Chiapas, Vera López
mantiene su exigencia de proceso por crí-
menes de lesa humanidad contra Ernesto
Zedillo y mandos militares y políticos im-
plicados en acciones contrainsurgentes,
señaladamente por los crímenes de Acteal.
–¿Cuáles fueron las consecuencias de
la militarización de Chiapas?
–La paramilitarización. El gobierno
usó a la sociedad civil para que se enfren-
tara a sus propios hermanos. Los crímenes
más graves cometidos ahí son responsabi-
lidad del Estado mexicano –responde.
–¿Puede repetirse el fenómeno de
paramilitarización en Chiapas o, como
ocurrió en Colombia ante el despliegue
militar, en todo el país?
–Con lo que está pasando con los lu-
chadores sociales, con todos los delitos
que se cometen, solapando acciones vio-
lentas contra la sociedad civil y con el
distractor que significa la lucha contra el
crimen organizado, el Estado tiene esplén-
didas oportunidades para hacerlo.
Vera afirma que la paramilitarización
en Chiapas persiste hasta ahora, y afecta
el desarrollo y la construcción de alterna-
tivas para la sociedad. “En estos años es
muy claro ver la similitud de la estrategia
de contrainsurgencia y la militarización
de todo el país”, asegura.
El obispo niega tener conocimiento de
que los grupos paramilitares en Chiapas
se hayan aliado a los cárteles de la droga,
pero acude a los perfiles psicológicos de-
sarrollados por los extintos André Aubry
y su esposa Angélica Inda en Los Altos de
Chiapas.
“Los paramilitares y los sicarios de la
delincuencia organizada tienen en común
que son jóvenes sin futuro, sin identidad.
Les dan un arma y dinero y se sienten al-
guien. Ambos pasan de ser nadie a conver-
Chihuahua. “Violencia de Estado”
R
i
c
a
r
d
o

R
u
i
z

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 19
tirse en alguien con un arma y con dinero.
Por si fuera poco, con la protección del
Estado.”
Sostiene que la violencia actual pro-
viene del Estado, porque además de dejar
paramilitares y sicarios en la impunidad,
los protege. “Y proviene principalmente
del Estado porque es el que ha dejado en
el hambre a la gente y sin oportunidades
a nuestros jóvenes. Es responsable de la
violencia porque en su imposición del li-
bre mercado los aparatos estatales perdie-
ron el control”.
Calderón, “genocida”
Vera López, coadjutor de Samuel Ruiz en
San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, en
los noventa, que vio de cerca la operación
de los paramilitares y que fue objeto de un
atentado, considera que la misión de esos
grupos era debilitar la base social del za-
patismo dentro del principio de la guerra
de baja intensidad.
Ahora, con la guerra de Calderón
ve que así como en Chiapas el Estado
fracturó a la sociedad, pretende que los
mexicanos no tengan cohesión ni acción
ciudadana.
Ejemplifica con el caso de la activista
Marisela Escobedo, asesinada en Chihu-
ahua, y con el trato dado al Sindicato Mexi-
cano de Electricistas, lo que considera una
acción tendente a devastar la fuerza de la
organización ciudadana. Además contras-
ta la sentencia que se le había impuesto al
atenquense Ignacio del Valle, de 112 años,
con las de 15 años a los soldados que vio-
laron a 13 mujeres en Castaños, Coahuila.
Después de la matanza de 72 migran-
tes en San Fernando, Tamaulipas, el año
pasado, el obispo reprueba la negligencia
con que el Estado mexicano aborda el
problema migratorio, pues considera que
muestra la complicidad de oficiales gu-
bernamentales que contribuyen a la impu-
nidad prevaleciente en el país.
“Allá (en Chiapas) los asesinatos que
habíamos documentado antes de Acteal
eran una estrategia contrainsurgente; aho-
ra los asesinatos, secuestros y ultrajes a
los migrantes son una estrategia de admi-
nistración migratoria encaminada por el
Estado. Tenemos el culmen de 72 ejecu-
ciones y todo lo que hay antes: acción que
no es de ninguna manera aislada sino que
se viene repitiendo desde hace más de dos
años”, afirma.
“Son crímenes de lesa humanidad que
se le deben cargar al Estado porque es res-
ponsable de administrar deshonestamente
la política migratoria. Esta es una admi-
nistración deshonesta por la complicidad
y la omisión de las autoridades, que va
contra todos los principios de los derechos
humanos”.
Para el obispo los miles de casos refle-
jan el fracaso de Felipe Calderón en ese
como en todos los apartados relacionados
con la delincuencia.
“Nos anuncian repetidamente que van
a erradicar el crimen pero ahí están los
muertos. Vivimos la destrucción de este
país, la muerte.”
–¿El presidente podría ser acusado de
delitos de lesa humanidad?
–Esto es un genocidio en una guerra fal-
sa y creo que el presidente se encuentra en
los linderos de ser denunciable –responde.
Agrega que la política actual trata de
fragmentar, dividir y crear confusión. Dice
que así lo hicieron en Chiapas y que en este
momento está ocurriendo en todo el país.
La cuestión, plantea, radica en saber si
en realidad se trata de una guerra contra el
crimen organizado y si la incapacidad del
gobierno es calculada para generar una re-
composición del Estado efectuada por los
grupos de poder nacional e internacional
aliados con los locales.
NARCOTRÁFI CO
22

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

Mítines en pueblos de
narcos
En su gira por territorio mexiquense, Andrés Manuel López
Obrador y sus simpatizantes han detectado la presencia de
desconocidos que todo lo graban y anotan, y se han topado
con retenes militares, en particular en los pueblos limítro-
fes con Michoacán, que son controlados por La Familia.
A la tensión preelectoral en el Estado de México se suma
el componente del miedo, toda vez que la entidad se está
convirtiendo en un narcoterritorio cada vez más peligroso.
T
OLUCA, MÉX.- “Aquí la insegu-
ridad está muy cabrona”, dice
un lugareño de Amatepec que
abandonó sus tierras hace 10
años para librarse de los sicarios
del narco que empezaron a in-
cursionar en la entidad.
Cuando se le pide que hable de la in-
seguridad, el campesino se agita y le dice
a la reportera que mejor le pregunte a otra
persona. Y le advierte: “Ellos (los narcos)
son los malos. Seguro ya saben quién es
usted, porque viene de fuera, y saben que
estamos hablando…”.
La conversación tiene lugar en Amatepec
el domingo 16 de enero, durante la Gira por
la Lealtad de Andrés Manuel López Obrador
por los municipios mexiquenses. Lo acompa-
ña el coordinador de los diputados federales
ROSALÍA VERGARA
perredistas, Alejandro Encinas, candidato del
Movimiento Regeneración Nacional (More-
na) al gobierno del estado.
Es el segundo mitin del día. La mayoría
de los asistentes son campesinos, entre ellos
muchos ancianos, simpatizantes de López
Obrador. Se ven contentos de recibirlo, pero
la calma se termina cuando aparece un hom-
bre de pantalón café y playera naranja. Lo
acompañan dos personas. Sus vistosos ani-
llos, sus cadenas y lentes oscuros llaman la
atención de los asistentes. El desconocido se
ESTADO DE MÉXICO
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
POLÍ TI CA
pasea de un lado a otro del auditorio munici-
pal; en una libreta, anota los nombres de los
invitados y de los oradores.
Horas antes, el mismo hombre había es-
tado en Luvianos, municipio del Estado de
México que colinda al norte con Amatepec
y al poniente con Michoacán, del lado de
Apatzingán y Argelia, territorio controlado
por La Familia. Traía un radiolocalizador
pegado a la oreja y no cesaba de anotar. Na-
die lo conocía. Cuando un policía le pregun-
tó de dónde venía, respondió que trabajaba
con el petista Óscar González, pero el polí-
tico lo negó. Dijo que nunca lo había visto.
No era el único que llamó la atención.
Durante la gira han aparecido otros desco-
nocidos. Suelen mezclarse en los tianguis
municipales, o se sientan en alguna banca
del parque del lugar y fingen descansar.
Siempre ponen atención a los discursos de
Encinas y López Obrador.
En cada municipio al que llegan, los
oradores explican a los asistentes su plan
de gobierno y enumeran su decálogo que,
arguyen, está diseñado para las necesi-
dades de la gente. Por lo general omiten
hablar del narcotráfico y del crimen orga-
nizado. Sólo abordaron estos puntos en Lu-
vianos, cuando los reporteros les hicieron
preguntas sobre el particular.
López Obrador insistió en que Felipe
Calderón es un irresponsable al declararle
la guerra al narcotráfico. “Sin saber a lo
que se iba a enfrentar, le dio un palazo, un
garrotazo al avispero; actuó a lo tonto”, re-
pite el tabasqueño. Y Encinas comentó que
como diputado seguirá impulsando una es-
trategia para combatir el crimen sin derra-
mar tanta sangre.
En el mitin de Luvianos, municipio
gobernado por el PRD, participó el alcalde
Zeferino Cabrera Mondragón, quien antes
estuvo al frente del ayuntamiento de San
Martín Otzoloapan. Fue él quien declaró
el 19 de noviembre de 2009 que las bandas
delincuenciales pretendieron extorsionarlo,
aunque no señaló a ningún grupo en parti-
cular. Ahora, ante López Obrador y Encinas,
Cabrera Mondragón se soltó. Mencionó que
Luvianos ha sufrido una gran transforma-
ción, pues está creciendo.
Su secretario de Seguridad Pública,
quien pidió que se omitiera su nombre,
afirmó que desde hace un año ya no hay le-
vantones ni temor en las calles del munici-
pio. No obstante, admitió que mucha gente
abandonó el pueblo por la presencia de los
cárteles de la droga y la falta de seguridad. E
intentó matizar: “Hay presencia (de narcos);
pero sólo pasan y se pasean. Nada más”, di-
jo. Un uniformado lo escuchó escéptico y
murmuró: “La realidad es que el territorio
está controlado por la mafia”.
Mientras López Obrador leía el decá-
logo del plan de gobierno para Luvianos,
un hombre vestido de azul, con gorra y un
radiolocalizador de frecuencia como los
que usa la policía, escribía frenéticamente
en una libreta. Otros cercanos a él sólo es-
cuchaban, sin pestañear.
Un lugareño comentó a la reportera que
eran fuereños. Aseguró que la gorra y el
sombrero los delataban. El sombrero calen-
tano es habitual en Atlaya, en Amantepec,
en los pueblos de la cuenca del Río Balsas,
y eso ya es Michoacán; aunque también se
acostumbra usarlo en Guerrero, explicó.
Casi en susurro afirma que “los malos”
son de Altamirano, Arcelia y Guerrero, del la-
do de Michoacán; que en la salida del pueblo
están los llamados “halcones”, gente encar-
gada de vigilar y reportar a la gente extraña
que entra o sale. Conocen a todo el pueblo.
Los habitantes observaban a un hombre
de chamarra amarilla con el logotipo “Go-
bierno Luvianos. 2009-2012” bordado en la
espalda. “Él es el que mueve el rollo aquí”,
comentó uno de ellos a la reportera. En ese
momento López Obrador comenzó a hablar
de “la mafia en el poder”.
Al terminar el mitin en Luvianos la ca-
ravana de la Gira de la Lealtad enfiló hacia
la salida del pueblo, custodiada por varios
vehículos en los que iban el director de
Seguridad Pública y una decena de poli-
cías municipales.
En Amatepec, al observar la comitiva, un
joven exclamó: “No sé cómo se atrevieron a
venir aquí. Hay mucha inseguridad”. Entre
tanto un auto rojo pasaba por la calle donde
vive el diputado estatal Crisóforo Hernán-
dez Mena, sitio en el que estaba programado
el mitin y un convivio con López Obrador.
El conductor se cubrió el rostro con su cami-
seta verde y comenzó a tomar fotos del lugar
con su celular.
Militares, orejas y narcos
Seguidores de López Obrador y militantes
de Morena se quejan porque, comentan,
cuando visitan la zona colindante con Mi-
choacán y Guerrero siempre los detienen
los militares o civiles armados. Sólo los de-
jan pasar cuando ven sus identificaciones y
se enteran de que forman parte del equipo
que encabeza el tabasqueño.
Para los integrantes de Morena, los más
“acosadores” son los militares. Aseguran
que siempre toman fotos a las placas de sus
vehículos y preguntan con frecuencia quién
está al mando del movimiento, qué hacen
en la región, quién los invita, quién los va a
recibir, quién coordina la logística.
El domingo 16 esa escena se repitió. De
salida, rumbo a Tejupilco, cerca de un retén
militar una Hummer interceptó el vehículo
de Encinas, una camioneta Escalade negra.
Cinco soldados armados se bajaron de la
unidad y pidieron al diputado y a sus acom-
pañantes sus identificaciones y los permisos
para portar armas.
“Están haciendo operativos porque la
tierra está caliente”, comentan los lugare-
ños. Lo curioso es que antes de detener la
camioneta de Encinas, los militares saluda-
ron a López Obrador, pues lo conocen bien.
Algunas veces incluso le han pedido que se
tome una foto con ellos.
El viernes 21 el itinerario de la carava-
na lopezobradorista incluyó Ocoyoacac,
Lerma y San Mateo. En el primer mitin, el
hombre vestido de naranja, botas vaqueras
y lentes oscuros reapareció, esta vez con una
credencial a nombre de Noé García, que lo
acreditaba como “brigadista especial” y
“protagonista del cambio verdadero”.
El sábado 22 la gira se inició en El
Oro, donde hay retenes de policías desde
la entrada. Ese día hubo un operativo en
el que participaron elementos de la Policía
Federal y agentes estatales. Cerca de este
municipio se ubican Maravatío, Ciudad
Victoria y Tlalpujahua.
La siguiente población fue San José del
Rincón, otro pueblo lleno de militares que
portan gorras de policías preventivos. Con
sus cuernos de chivo al hombro, algunos
graban con sus celulares y toman fotogra-
fías. A la entrada alguien colocó un letrero
con la leyenda: “Dos toneladas de marigua-
na destruida, compromiso cumplido. En-
rique Peña Nieto, gobernador del estado”.
Esta zona es controlada por La Familia.
Durante el mitin, mientras el maestro
de ceremonias presentaba a los invitados,
varios civiles anotaban los nombres en li-
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
Retenes militares. Acoso cotidiano
24

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

Las elecciones en el Estado de México, cuya complejidad
supera a las de Guerrero, estarán sometidas a un minu-
cioso escrutinio por parte de un proyecto de observación
impulsado por Bernardo Barranco, exconsejero electoral
de esa entidad y que cuenta con el apoyo de casi 200
organizaciones ciudadanas. Se busca, afirma Barranco,
evitar que las trapacerías y corruptelas se conviertan
en moneda de cambio durante este proceso, antesala
de la elección presidencial de 2012; asimismo, generar
condiciones de equidad y limpieza que posibiliten el voto
ciudadano libre, consciente e informado en una entidad
plagada de cánceres políticos y sociales.
bretas; algunos hablaban por radio, nextel
o celular. Nadie sabe quiénes son ni para
quién trabajan. Ese día también apareció
el “brigadista especial”. El domingo 23
también estuvo en Ciudad Nezahual-
cóyotl, donde días antes se registró un
enfrentamiento entre narcomenudistas.
Camino a Valle de Chalco, un convoy de
cinco Hummers llenas de soldados ar-
mados circulaba por la carretera del la-
do contrario al convoy de la Gira por la
Lealtad.
Tierra narcomexiquense
Entre 2006 y 2010 se reportaron mil 461
ejecuciones en territorio mexiquense. La
cuota de sangre afectó a 97 de los 125 mu-
nicipios. Hoy, el Estado de México ocupa
el sexto lugar en homicidios, debajo de
Chihuahua, con 10 mil 135; Sinaloa, con
4 mil 387; Guerrero, con 2 mil 739; Ba-
ja California, con 2 mil 19, y Michoacán,
con mil 751.
Durante ese periodo Ciudad Nezahual-
cóyotl ocupó el primer lugar en índice de
homicidios, con 162 ejecuciones, de las
cuales 69 ocurrieron el año pasado. Naucal-
pan reportó 77, Tultitlán 69, Tlalnepantla
57, Coacalco 48, Tecámac 42, Ocoyoacac e
Ixtapaluca 34 cada una, Valle de Chalco 33,
Huixquilucan 30, Toluca 28, Chalco y Chi-
malhuacán 27 en cada municipio, Tultepec
25, Tepotzotlán y Texcoco 24, Tejupilco 22
y La Paz 20.
En su libro Tierra narca, Francisco Cruz
Jiménez señala que El Chapo Guzmán, pró-
fugo de la justicia desde hace 10 años, eligió
tierra mexiquense para refugiarse:
“Desde septiembre de 2005 se registró
una explosiva consolidación de los cárteles
del narcotráfico: ejecuciones en las calles de
Toluca y Metepec, de Luvianos e Ixtapan
de la Sal; enfrentamientos entre crimina-
les y policías o entre criminales y policías
criminales en Coacalco, Tultitlán, Ciudad
Nezahualcóyotl, Atlacomulco, Tejupilco y
Ecatepec; embolsados, encobijados, secues-
tros, extorsiones, decapitados, narco mensa-
jes y protección policial a los cárteles y a sus
personajes que impusieron una narcocultura
arraigada en otras zonas del país”.
También escribió que La Familia
controla todo el valle de Toluca: de Mete-
pec a Toluca, Lerma, Santiago Tianguis-
tenco, Zinacantepec, Calpulhuac, San
Mateo Atenco, Xonacatlán, Ocoyoacac,
Tenango del Valle, Almoloya de Juárez y
Tenancingo. Según Cruz Jiménez, en el
sur, la guarida natural de El Chapo era
Luvianos, Valle de Bravo, Tlatlaya y Te-
jupilco, entre otros.
Hoy, La Familia libra una batalla contra
Los Zetas, Los Pelones y los cárteles de Si-
naloa y del Golfo en el llamado Triángulo
de la Brecha de Tierra Caliente, zona pro-
ductora de mariguana y amapola. O
La elección
bajo supervisión rigurosa

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 25
E
l Estado de México está
marcado por una palabra
contundente: Corrupción.
Es una corrupción histó-
rica y endémica asociada
a la clase política que
tiene fórmulas suaves,
elegantes y condescendientes, pero que es
–también– una de las más primitivas del
país”, diagnostica Bernardo Barranco, ex-
consejero electoral de esa entidad.
Sin embargo, aclara, el dinero subte-
rráneo, las prebendas, el maiceo, la ló-
gica de facción y todas las fórmulas de
una “cultura política siniestra” legada
por Carlos Hank González, no son ex-
clusivas del Partido Revolucionario Ins-
titucional (PRI), sino que han permeado
a todos los partidos. “El PRD y el PAN
ÁLVARO DELGADO
tienen también, trágicamente, la marca
de la corrupción”.
Y a unas semanas de iniciado el pro-
ceso electoral para relevar al gobernador
Enrique Peña Nieto, cuyo desenlace gra-
vita en su aspiración presidencial, Barran-
co prevé un escenario más convulso que el
de Guerrero. “Vamos directo a la balcani-
zación electoral, donde el que juegue más
sucio, el que sea más rudo y el que esté
más impugnado es el que va a ganar”.
Por eso, ante tal escenario, el soció-
logo ha dado forma a un inédito y ambi-
cioso proyecto de observación electoral
que involucra un abanico plural de alre-
dedor de 200 organizaciones, con el fin
de “evitar que las trapacerías se convier-
tan en el modus operandi de los actores
políticos” durante este proceso, antesa-
la de la sucesión presidencial de 2012.
“Frente a la corrupción en el Estado de
México, hay que reivindicar una ética so-
cial, una ética que sólo puede darse desde
los ciudadanos”, subraya Barranco, quien
explica que el proyecto trasciende la tra-
dicional observación electoral en la etapa
de emisión del voto para convertirse en un
verdadero contrapeso de la clase política
durante todo el proceso.
“El observador no puede ser sólo un
mirón, un vouyerista electoral, sino un ac-
tor que, sin violentar la ley, tenga un rol
mucho más protagónico, porque en los re-
cientes años el órgano y el tribunal electo-
rales han dado pasos regresivos –hay una
involución absoluta–, y esto obliga a que
el ciudadano tenga una participación mu-
cho más decidida y calificada.”
Apoyado en redes de organizaciones
como Alianza Cívica, Incide Social, So-
ciedad en Movimiento, Tendiendo Puen-
tes, y en personajes como José Antonio
Crespo, Alfonso Zárate, Alejandro Martí
y Sergio Aguayo, Barranco adelanta a
Proceso el proyecto que busca reactivar
en el Estado de México la movilización
cívica de la década de los ochenta para ge-
nerar condiciones de equidad y limpieza
que posibiliten el voto ciudadano libre,
consciente e informado.
El plan prevé cinco grandes campos
de escrutinio ciudadano: comportamien-
to cualitativo de los medios de comunica-
ción, vigilancia sobre el uso de recursos
de los tres órdenes de gobierno y de pro-
cedencia criminal, actuación de las auto-
ridades y de los poderes fácticos, análisis
jurídico de las resoluciones de los órga-
nos electorales, recepción y canalización
de denuncias ciudadanas.
La información que se genere será am-
pliamente difundida a través de los propios
medios, de expertos y aun de una página
de internet, para generar un verdadero con-
trapeso ciudadano: “Con esta apuesta me-
diática seguiremos, paso a paso, el proceso
electoral desde un punto de vista crítico,
imparcial y crudo. Digo crudo, porque no
vamos a tener pelos en la lengua”.
Como consejero del Instituto Electoral
del Estado de México (IEEM) organizador
de tres procesos electorales, desde que Pe-
ña Nieto fue candidato a gobernador –en
2005– hasta 2009, aclara que “Dictamen
ciudadano de vigilancia electoral Estado
de México 20011” –como se denomina el
proyecto– no tiene dedicatoria:
“No es contra Peña Nieto ni contra el
PRI. Va contra una estructura que ha teni-
do la desfachatez de apoderarse de los es-
pacios ciudadanos, como los organismos
de derechos humanos, los electorales y los
tribunales, mediante la lógica de cuotas
partidistas. No creo que para la clase polí-
tica sea muy popular este proyecto.”
2011,
POLÍ TI CA
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
26

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

IEEM, “historia negra”
Un augurio de lo que se anticipa durante
los primeros seis meses del año en el Esta-
do de México fue lo que se presentó en el
IEEM el domingo 2, cuando formalmente
se inició el proceso electoral: los partidos
intercambiaron duros reproches, PAN y
PRD amagaron inclusive con considerar
su participación.
Pero en esa sesión también se exhibió
el talante del Consejo General del IEEM,
uno de cuyos consejeros, Juan Carlos Vi-
llarreal, reprodujo, casi de manera textual,
el discurso del PRI y del gobierno de Peña
Nieto, que controlan a cuatro de los siete
consejeros.
“Las reglas las hacen los que hoy se
quejan, el diseño institucional fue impul-
sado por los que de nuevo descalifican su
propia obra”, reclamó a la oposición. “¿Por
qué algunos actores políticos le quieren
colgar a la autoridad el saldo de sus incapa-
cidades o el temor de sus fantasmas?”.
Villarreal, exasesor del secretario de
Gobierno de Peña Nieto, Luis Miran-
da Nava, es uno de los cuatro consejeros
vincu lados al PRI. Los otros son José
Martínez Vilchis, exrector de la Univer-
sidad Autónoma del Estado de México;
Jesús Jardón Nava, exmagistrado del Po-
der Judicial, y Policarpo Montes de Oca
Vázquez, exvocal del IEEM.
El PAN, por su parte, impulsó a Abel
Aguilar Sánchez y Arturo Bolio Cerda,
mientras que el PRD lo hizo con Jesús
Castillo Sandoval, exmagistrado que pre-
side el Consejo General.
En el Tribunal Electoral del Estado de
México (TEEM), el PRI también contro-
la tres de los cinco magistrados: el presi-
dente, Jorge Muciño, quien fue consejero
electoral de 2005 a 2009 –junto con Ba-
rranco–, así como Luz María Zarza y Raúl
Flores Bernal.
Pero aunque el PRI logró el control
de ambos organismos electorales gracias
a la correlación de fuerzas que derivó de
la elección de 2009, cuando arrebató a la
oposición sus bastiones municipales y
ganó la mayoría en el Congreso, la lógica
partidaria no es nueva.
“El IEEM está marcado por una his-
toria negra que forma parte de la cultura
política del Estado de México”, sentencia
Barranco, sociólogo especializado en el
estudio de las religiones, quien se convir-
tió en consejero tras uno de esos escánda-
los de corrupción, en 2005, en el ocaso del
gobierno de Arturo Montiel.
“Mi consejo entró por un accidente
político, por una crisis de corrupción que
en la época de Montiel llegó a tal grado
que impactó al instituto”, rememora Ba-
rranco, quien recuerda que la compra de
material electoral por aproximadamente
70 millones de pesos, cuando su costo no
pasaba de 15 millones, obligó a la disolu-
ción del órgano electoral a 40 días de las
elecciones.
Junto con José Núñez Castañeda, pre-
sidente, Gabriel Corona, Norberto López
y él, dice, se trató de recomponer el IEEM,
en medio de ataques de los partidos y de
los otros tres consejeros.
“En ese entonces ya había lo que deno-
miné consejero de consigna, pero ahora lo
podemos llamar consejero representante
partidario. Los partidos ya no necesitan
representantes, porque tienen a los conse-
jeros que claramente manejan su lógica,
son disciplinados y su voto es tremenda-
mente predecible.”
En septiembre de 2008, inclusive, el
Congreso nombró presidente del IEEM a
Norberto Hernández, militante del PAN.
“Para tomar posesión tuvo que renunciar
oficialmente a su militancia panista. ¡Pe-
ro no pasó el examen de conocimientos
básicos en materia electoral! ¡Esto signi-
fica que estamos en un momento de des-
caro político por parte de los partidos!”.
–¿Se replica la integración partidaria
del IEEM a nivel distrital y municipal?
–Claro. Históricamente hay una casta
de personas que son las mismas que con-
cursan por las plazas de consejeros, de
vocales, y luego se cambian. Los partidos
tienen sus clientelas ciudadanas, entre co-
millas, y sus funcionarios. No es un grupo
pequeño. ¡Son entre 4 mil y 5 mil perso-
nas! Es una especie de nata de grupos que
en cada proceso son los mismos y cada
uno tiene un signo político.
En los recientes 12 años, dice Barran-
co, había un equilibrio a tercios entre PRI,
PAN y PRD. “Entonces, en la lógica de
tres, el que quedaba en primer lugar tenía
la presidencia, el segundo el vocal de orga-
nización y el tercero el de capacitación”.
Al cambiar en 2009 la correlación de
fuerzas, el PRI reclama a nivel munici-
pal y distrital las dos primeras posicio-
nes y puede vetar o palomear al tercero
a través de su aliado el Partido Verde,
con lo que garantiza el control. “Hay
una casta que está viciada y ha viciado
todo el Instituto Electoral en términos
de su código no escrito de cuotas”.
Por ello, el exconsejero electoral ad-
vierte que, por la relevancia del proceso
que trasciende a la elección de gobernador
y marca una pauta hacia 2012, es que se
crea “Dictamen ciudadano”, porque “la
clase política no puede estar sola” en este
proceso.
“Entonces estamos en un panorama
complejo en el que sí se justifica plena-
mente que haya una intervención ciudada-
na que sirva de contrapeso, que sea un polo
que diga: ‘Señores, no están ni se manejan
solos, hay un proyecto mayor, se deben a
los ciudadanos, hay un bien común, uste-
des deberían representar a los ciudadanos
y no a camarillas.’”
Hacia el colapso
Vecino de Ciudad Satélite, a Barranco
lo acompañan en el proyecto de obser-
vación electoral los exconsejeros elec-
torales José Núñez Castañeda, Gabriel
Corona, Norberto López, Álvaro Arreola;
académicos como Roberto Blancarte, Al-
fonso Iracheta y Teresa Jarquín, y empre-
sarios como Alejandro Martí, entre otros
muchos personajes.
“Desde principios de enero he hablado
con por lo menos 200 personas. Todas me
han dicho que están dispuestas a colabo-
rar. Hay mucha insatisfacción y necesidad
de participar, y en ese sentido va a ser muy
buen ejercicio.”
Y así como se han comprometido a
participar la Confederación Patronal de la
República Mexicana (Coparmex), también
las organizaciones que forman parte de la
Red de Defensa de Derechos Humanos a
través del sacerdote Miguel Concha, de-
fensores de minorías y de derechos repro-
ductivos, así como sectores de la Iglesia
católica, como grupos de pastoral social.
“La idea es tener un abanico muy
grande de pluralidad ciudadana, que re-
fleje lo que son los ciudadanos. Lo que
nos une no son los temas ideológicos y
las acciones de desarrollo, sino la preocu-
pación de una clase política que parece
sentirse sola en la sociedad”, puntualiza.
Ante la falta de recursos –“no ten-
go un solo peso”–, las organizaciones se
harán cargo de los gastos en el campo de
acción que les corresponda y la base será
de voluntarios, como los miembros de la
Facultad de Estudios Superiores Acatlán,
de la UNAM, que por ejemplo tienen a su
cargo la página de internet que se lanzará
a mediados de febrero, con el fin de pro-
veer de la vasta información que generará
el proceso.
El primer campo de observación será
el de los medios de comunicación para
documentar el tratamiento cualitativo de
partidos y candidatos, pero también el
“mercado negro” de propaganda que se
contrata, en radio y televisión, burlando la
prohibición legal, y aprovechando la ca-
racterística geográfica de la entidad.
Otro campo es el financiero: vigilar el
financiamiento de las campañas y detectar
si se hace uso de recursos públicos de los
tres órdenes de gobierno o de dinero cri-

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 27
POLÍ TI CA
minal. Con la participación de contadores
se trabaja en el diseño de un modelo mate-
mático para identificar los flujos atípicos.
El tercer aspecto es el análisis del com-
portamiento de los principales actores polí-
ticos ante el proceso electoral, así como de
los poderes fácticos como el empresariado,
la Iglesia, los sindicatos y las asociaciones.
El cuarto es el jurídico: que juristas
de prestigio como el ministro en retiro
Genaro Góngora Pimentel analicen los
acuerdos, resoluciones y sentencias más
relevantes del IEEM y del TEEM para de-
terminar si actuaron conforme a derecho.
“La idea es que la opinión pública conoz-
ca la calidad jurídica de las instancias que
están llevando el proceso electoral”.
Y en quinto lugar se integrará un gru-
po de no menos de 60 voluntarios para
la recepción y canalización de denuncias
ciudadanas desde los principales distritos
electorales sobre conflictos, coacción y
presión a electores o cualquier irregulari-
dad que, de inmediato, se difundirá.
Para ello también se ha diseñado una
estrategia de comunicación que prevé el
uso de una página web para periodistas,
redes sociales Facebook y Twitter, foros,
conferencias de prensa y relación directa
con líderes de opinión.
Esta intervención de la ciudadanía,
dice Barranco, es indispensable por la
tensión entre los contendientes, la des-
confianza en los órganos electorales, el
papel de los medios –como Televisa con
Peña Nieto– y la trascendencia que tiene
para 2012, una conflictividad que puede
hacer crisis y colapsar si el resultado es
muy cerrado.
“El gran drama que se presenta es que
si el nivel de votación es muy cerrado,
como se está configurando desde ahora,
el proceso electoral puede colapsarse. Se
judicializará el proceso y probablemente
pueda haber mayores consecuencias.”
Advierte que lo que más conviene, en
términos de la tranquilidad, es un proceso
holgado con un claro y definitivo ganador.
“Si no, con el IEEM con poca autoridad
y un Tribunal Electoral también marca-
do por el signo de las cuotas de poder, y
ambos por la corrupción, entonces hay un
riesgo muy grande de colapso”.
El desenlace de la elección es incier-
to, porque ni siquiera está definido cuán-
tos contendientes habrá. “No es lo mismo
que haya una coalición PAN-PRD que tres
coaliciones. Va a depender mucho de qué
tan unidos lleguen el PRD y el PAN, pero
también en el PRI, en el que aparentemen-
te hay mucha unidad, esto es fachada, al
interior hay jaloneos muy fuertes”.
–¿No está escrito que gane el PRI?
–No, aunque veo mucha ventaja hacia el
PRI por la estructura, por los años y sobre
todo por el voto duro. La única posibilidad
que veo de la oposición sería vía coalición.
Aunque ve remota esta hipótesis, no la
descarta hacia 2012. “El proceso del Esta-
do de México no es sólo Peña Nieto, sino
también pasa por el tipo de articulación
que se pueda dar entre el PAN y el PRD
a futuro. Esto hace a este proceso particu-
larmente complejo y apasionante”.
Pero insiste en que lo verdaderamente
relevante es que los ciudadanos sometan a
riguroso escrutinio a los partidos políticos
y a los gobiernos, por ahora en el Estado
de México:
“Esta clase política carece de un pro-
yecto de largo plazo. Hay sólo proyectos
de grupos de interés y de facciones muy
corruptas. Por eso es más que indispensa-
ble este proyecto no sólo para este proceso
electoral, sino para después. La clase polí-
tica no puede estar sola.”
ROSALÍA VERGARA
L
A PAZ, BCS.- El trapecismo políti-
co, los cambios súbitos de camiseta
partidista al calor de las ambiciones
electorales, amenaza no solamente
con trastocar la correlación de fuer-
zas en esta entidad, sino volverla
caótica. Y en lo inmediato, pone en riesgo
al PRD de perder la gubernatura después de
más de 10 años en el poder.
La amenaza se personifica en el dipu-
tado perredista con licencia Marcos Cova-
rrubias, quien compite bajo el emblema
del PAN y ahora se enfrenta al mandatario
Narciso Agúndez y a su antiguo partido.
Pero el senador Manlio Fabio Beltro-
nes asegura que la verdadera competencia
no se desarrolla entre el PRD y el PAN, si-
no entre Agúndez y Ricardo Barroso Agra-
mont, el inexperto candidato del PRI. Sos-
tiene incluso que los candidatos del PRD,
Luis Armando Díaz, y del PAN, Covarru-
bias, son gente cercana al mandatario.
Al respecto, Reginaldo Sandoval Flo-
res, comisionado político nacional para
asuntos electorales del PT, aliado del PRD
en el estado, señala que la conducción pe-
rredista en la entidad está marcada por la
corrupción y la centralización del poder en
manos de Agúndez.
Aquí, según el enviado petista, las
identidades de grupo y las familiares están
más arraigadas que las ideológicas; aquí,
insiste, se considera “natural” cambiar de
membrete. Y pone el ejemplo del expriis-
ta, exgobernador y expresidente nacional
de PRD Leonel Cota Montaño, actual can-
didato del Partido Nueva Alianza (Panal)
a la presidencia municipal de Los Cabos.
El estado sólo tiene cinco municipios:
Los Cabos, La Paz, Comondú, el más agro-
pecuario; Mulegé, con desarrollo minero,
principalmente de oro, plata y cobre, y Lore-
to, de perfil urbano y turístico. El 76% de la
población se concentra en los dos primeros.
El PRD también podría perder esta ciu-
dad capital, gobernada por Rosa Delia Co-
ta Montaño, hermana de Leonel, toda vez
que los sondeos preelectorales dan ventaja
a la aspirante del PRI-PVEM, Blanca Es-
tela Ponce Beltrán.
Al abrirse el proceso electoral, en ju-
lio de 2010, se anunciaron los precandida-
tos a la gubernatura y se pactó la alianza del
PRD con el PT. De inmediato se apuntaron
Marcos Covarrubias; el exsecretario de Go-
bierno de Agúndez, Luis Armando Díaz; la
alcaldesa Rosa Delia Cota, y el exalcalde
de Los Cabos, Óscar Núñez Cosío.
Aún dentro del PRD, Leonel Cota pro-
puso realizar una consulta ciudadana pa-
ra designar al aspirante mejor posiciona-
do como candidato de la alianza; y a título
personal apoyó a Núñez Cosío. Sin embar-
go, éste fue señalado por Díaz y Covarru-
bias como responsable de la presunta co-
rrupción en el ayuntamiento de Los Cabos.
El exgobernador Cota acusó enton-
ces a Díaz y a Covarrubias de pretender la
continuidad de la administración de Agún-
dez, marcada por la invasión de terrenos
que luego son vendidos a grupos empre-
sariales extranjeros. Cerró la pinza su her-
mana Rosa Delia, al atribuirle al mandata-
rio el bloqueo a sus aspiraciones. Iniciaba
la ruptura del perredismo sudcaliforniano.
Para resolver la crisis, la dirigencia nacio-
nal del PRD, encabezada por Jesús Ortega,
realizó una consulta el 3 de octubre del año
pasado. Pero una encuesta de Parametría dio
como el mejor posicionado a Covarrubias,
por lo que la consulta se canceló, pese a que el
partido ya le había asignado recursos.
En la alianza estatal PRD-PT se propuso
una candidatura de unidad, pero Leonel Co-
ta denunció que sólo era una forma de impo-
el batidillo político
pone en jaque al PRD
ner a Covarrubias por su cercanía con Agún-
dez, y renunció a su militancia perredista.
Covarrubias respondió acusando a Cota
Montaño de nepotismo y también renunció
al PRD. Por órdenes del entonces presiden-
te nacional panista, César Nava, se le ofre-
ció la candidatura de Acción Nacional y él
aceptó. Sólo que el expriista y exdirigente
patronal de La Paz, Germán Alonso Castro,
quien previamente había sido electo candi-
dato del banquiazul, se inconformó y llevó
su queja ante el Tribunal Electoral del Po-
der Judicial de la Federación (TEPJF), que
emitió su fallo en favor de Covarrubias.
Ahora Covarrubias es el abanderado de
la alianza del PAN con el local Partido de la
Renovación Sudcaliforniana (PRS), mien-
tras que Alonso Castro se sumó al equipo
del candidato priista Barroso Agramont.
Ya sin opciones, el PRD postuló a Luis
Armando Díaz, en el último lugar de la en-
cuesta de Parametría debido al desgaste
que sufrió como secretario de Gobierno de
Agúndez. Fue señalado como presunto nar-
cotraficante, miembro de la Mara Salvatru-
cha por su origen salvadoreño, e incluso se le
atribuyó la preferencia homosexual.
En la lucha por las presidencias muni-
cipales, el exsenador Ricardo Gerardo Hi-
guera usó sus buenas relaciones en el Con-
sejo Político para que el PRD lo postulara
en La Paz, mientras que Antonio Agúndez
Montaño, hermano del gobernador, con-
Baja California Sur:
28

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

Covarrubias. Candidato puntero
El domingo 6 de febrero se renovarán todos los cargos de
elección en Baja California Sur, en una disputa que en-
frenta a tres alianzas: PRD-PT, PAN-PRS y PRI-PVEM. El
panorama político está enrarecido, ya que el PAN postuló
para la gubernatura y cuatro de los cinco ayuntamien-
tos a experredistas peleados con el gobernador Narciso
Agúndez, y el candidato “oficial” Luis Armando Díaz hizo
una campaña en la que –según sus aliados petistas– sos-
pechosamente no se vio el apoyo del PRD.
siguió la de Los Cabos, lo mismo que el
exdiputado federal Juan Adolfo Orcí pa-
ra Comondú, y los diputados locales Fran-
cisco Rubio y Guillermo Santillán Meza
para Loreto y Mulegé, respectivamente.
Perredistas de todos colores
Los candidatos perredistas se enfrentarán a
excompañeros suyos, tanto en la guberna-
tura como en cuatro de las cinco alcaldías:
La Paz, Comondú, Loreto y Los Cabos.
De acuerdo con un estudio de opinión
del PT, al que este semanario tuvo acceso,
Covarrubias y Díaz tienen 31% de las pre-
ferencias, mientras el priista Barroso ape-
nas llega a 20%.
En la parte petista de la alianza se sos-
pecha que Covarrubias cambió de partido
por acuerdos con la clase empresarial del
estado “y quizá hasta con Felipe Calde-
rón”, ya que el ahora candidato de la alian-
za PAN-PRS a la gubernatura se llevó con
él gran parte de las estructuras perredistas
para que apoyen su campaña.
En cuanto al candidato del PRD, Luis
Armando Díaz, los sudbajacalifornianos
perciben que su partido lo dejó solo. Han
visitado La Paz el dirigente nacional, Je-
sús Ortega –dos veces–, el senador Graco
Ramírez y la comisionada política Martha
Dalia Gastélum, pero no han aparecido en
los mítines del candidato.
Entrevistado en un acto proselitista en
la comunidad de San Pedro, Díaz recha-
za que el golpeteo político en su cargo es-
tatal se refleje en la poca concurrencia, y
dice que no se siente abandonado por los
dirigentes nacionales del PRD ni por los
estatales. Lo cierto es que la gasolina pa-
ra sus recorridos proviene del PT, y en La
Paz la propaganda más visible es del PRI,
del PAN y del PT, no la del PRD.
Quien sí fue a apoyar al candidato del
PRI, Ricardo Barroso, fue el senador Man-
lio Fabio Beltrones, que participó el martes
25 en una conferencia sobre jóvenes. El ac-
to se convirtió en un acto proselitista de Ba-
rroso, expresidente estatal del PRI, nieto del
exgobernador Félix Agramont Cota y sin ex-
periencia en la administración pública.
Los petistas que apoyan a Luis Arman-
do Díaz interpretan la postulación del priis-
ta Barroso como una forma de evaluar el
funcionamiento electoral de las figuras ju-
veniles (e inexpertas) para saber si funcio-
nará “el efecto Peña Nieto” para 2012.
Para Beltrones, los gobiernos perredis-
tas han perdido su identidad hasta el grado
de que el PAN puede lanzar a un candidato
proveniente del PRD para figurar. Sin em-
bargo, piensa que esa ruptura del perredis-
mo y la ineptitud del gobierno de Narciso
Agúndez favorecieron el crecimiento del
PRI en las preferencias electorales.
El senador priista advierte que el PRD
perderá el estado. La competencia ahora,
insiste, es entre el PRI y el PAN, éste con
un candidato prestado por el perredismo
de Nueva Izquierda (la corriente encabe-
zada por Jesús Ortega).
Consultado en Los Cabos, el exgober-
nador Leonel Cota confirma la descompo-
sición del gobierno de Agúndez, el cual, di-
ce, está endeudado por 2 mil 365 millones
de pesos. Sobre la posibilidad de que el PRD
decline a favor del PAN, en reciprocidad por
el apoyo del panista Parra al candidato perre-
dista Aguirre Rivero en Guerrero, Cota ase-
gura que eso le daría el triunfo al PRI.
Los petistas analizan qué hacer an-
te ese escenario. “Muchos piensan que el
candidato del PAN es el plan B del gober-
nador Agúndez, porque trabajó con él y es
cercano”, dice una fuente de ese partido.
A su vez, los panistas presumen una
encuesta elaborada por Testa Marketing
y difundida en el periódico Cambio, en la
cual se afirma que Covarrubias “consolida
ventaja de dos votos contra uno”.
Según ese estudio, en Los Cabos el pe-
rredista Antonio Agúndez va un punto por-
centual arriba del panista y también experre-
dista Arturo de la Rosa. En Comondú le da
una amplia ventaja a Valentín Covarrubias,
que es hermano de Marcos Covarrubias y
que según los petistas está vincu lado con
grupos empresariales de Sinaloa y Tijuana,
quienes financian su campaña con “dinero
inexplicable” para rifar coches, estufas, la-
vadoras y otros electrodomésticos.
En La Paz, esos datos indican que va
adelante Blanca Estela Ponce, del PRI-
PVEM, pese a que debió retirar los espec-
taculares donde hacía una señal masónica,
porque fueron contraproducentes.
Inducción del voto
La comisionada presidenta del Instituto
Estatal Electoral (IEE) de Baja California
Sur, Ana Ruth García Grande, explica que
el próximo 6 de febrero se renovarán en la
entidad la gubernatura, los cinco ayunta-
mientos y 21 diputaciones: 16 de mayoría
relativa y cinco plurinominales.
Por esta ocasión, los cargos durarán cua-
tro años y medio, debido a una reforma elec-
toral con la finalidad de empatar las siguien-
tes elecciones locales con las federales.
Entrevistada en sus oficinas, la funciona-
ria indica que se instalarán 825 casillas para
un padrón de 419 mil 944 electores. Conside-
ra que el único riesgo es “el alto índice de ru-
ralidad” en el estado, que puede dificultar el
acceso para instalar los centros de votación.
Por lo demás, afirma, “hay paz social; Baja
Sur es un estado en el que se vive en paz”.
Horas después de esta conversación, la
reportera observó dos camionetas con mi-
litares en la zona del malecón.
POLÍ TI CA

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 29
www.marcosganador.com
García Grande dice que entre las que-
jas y denuncias presentadas ante el IEE
destacan la destrucción de propaganda y
la ubicación ilegal de papelería electoral.
Sin embargo, Proceso documentó que el
Panal, creado por Elba Esther Gordillo,
presidenta vitalicia del Sindicato Nacional
de Trabajadores de la Educación (SNTE),
utilizó la estructura magisterial para hacer
campaña a favor de sus candidatos en las
escuelas de nivel básico y medio.
Este semanario obtuvo un ejemplar del
folleto Los derechos de los niños, en cuya
cubierta azul aparece el logotipo del Panal
y tiene pegada una calcomanía que llama
a votar por el candidato de ese partido a
dipu tado por el distrito V, Guillermo Agui-
lar Villavicencio, dirigente de la sección 3
del SNTE y avalado por Gordillo, pero re-
chazado por maestros estatales.
En el texto se explica, supuestamente
a los niños, cuáles son sus derechos y por
qué el Panal quiere que lo conozcan:
“El Partido Nueva Alianza está enfo-
cado en fortalecer la educación en Méxi-
co, en apuntalar el hogar de los mexicanos,
en apuntalar la célula familiar y la escuela
como el complemento necesario para hacer
mejores mexicanos. Nuestro compromiso
es con México y por eso estamos convenci-
dos que tenemos que empezar por los más
jóvenes; por los que habrán de construir un
país mejor que el que hoy tenemos.”
Otra publicación, de cubierta aguama-
rina y blanco –los colores del Panal–, se ti-
tula Juega, aprende y diviértete con Nueva
Alianza. La Paz: Origen y destino. El texto
señala: “A lo largo de este libro conocerás
más de nosotros (el Panal) a través de dife-
rentes actividades y juegos. También te in-
vitamos a que utilices tus lápices de dibujo
y escojas los que más te gusten para colo-
rearlos a tu gusto”.
En la última hoja del folleto hay un cu-
pón que el niño debe llenar con sus datos:
nombre, apellidos, la calle donde vive, nú-
mero exterior, interior, colonia, código
postal, estado, delegación o municipio, te-
léfono y un correo electrónico (“el tuyo o
el de tus papás”). Estos cuadernillos se im-
primen en la calle Durango, número 199,
de la colonia Roma, en el Distrito Federal.
Además, afuera de las escuelas se ven-
den envases de plástico con el logo del
partido de Gordillo.
De todo esto tiene fotografías la disi-
dencia del SNTE, en la Sección 3, de Ba-
ja California Sur. Su líder, Sergio Espinal
García, anunció que pronto presentará una
denuncia por estos hechos ante la Fiscalía
Especializada en Delitos Electorales (Fe-
pade) de la PGR, y denunció ante medios
locales que el Panal hace campaña con la
educación de los 140 mil estudiantes.
En el local del SNTE tomado por la di-
sidencia se ve un enorme cartel con el ros-
tro del secretario del Trabajo, Javier Loza-
no, quien tiene la suástica nazi en la frente.
Entrevistado ahí, Espinal sostiene que la
campaña del Panal implica “una inducción
del voto a través de los niños”.
Éstos, dice, “están siendo usados co-
mo el canal para llevar la política a su ca-
sa y desde pequeños inducirlos a preferir
a un partido político; es ideologización, es
adoctrinamiento”.
Además, señala que los maestros disi-
dentes han detectado en La Paz a 16 diri-
gentes nacionales del SNTE al frente de
un grupo de mapaches electorales. Incluso
dice que se enteraron de una de sus tácti-
cas para anular votos: se colocarán un ani-
llo que en el lugar de piedras de fantasía
llevará grafito, voltearán la “joya” hacia la
palma de la mano y cada uno rayará tres de
cada cinco papeletas por casilla para des-
cuadrar el conteo.
El SNTE cuenta en el estado con 12
mil maestros, de los cuales 8 mil son di-
sidentes. Al igual que Convergencia, en
Baja California Sur el Panal no concretó
alianzas y va solo, con Blanca Meza To-
rres como candidata a gobernadora. O
POLÍ TI CA
30

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

JOSÉ GIL OLMOS
E
n los ochenta lo tildaron de todo:
parricida, “machetero”, cacho-
rro de la Revolución y “monstruo
asesino”. Fue acusado de matar
a sus abuelos, el exsecretario de
Agricultura y Ganadería y exgo-
bernador de Nayarit Gilberto Flores Mu-
ñoz y la escritora Asunción Izquierdo, pa-
ra quedarse con una cuantiosa herencia.
Hoy, Gilberto Flores Alavez asegura
que fue víctima de una “conjura criminal”
orquestada por un grupo de jefes policiacos
que estuvieron involucrados en el narcotrá-
fico, el secuestro y los asaltos bancarios.
Entrevistado en casa de sus padres, en
medio de fotos en las que aparece su tío
A más de 20 años de que obtuvo su libertad, Gilberto
Flores Alavez, acusado por el parricidio de sus abuelos,
el político Gilberto Flores Muñoz y la escritora Asunción
Izquierdo, hace un recuento de los hechos y afirma que
se trató de un “crimen de Estado” para proteger los inte-
reses de funcionarios corruptos. Más aún, sostiene que
fue víctima de una “conjura” en la que participaron je-
fes policiacos cuya consigna era hundirlo a toda costa.
Ahora, Flores Alavez asegura que no guarda rencores y
anuncia el inicio de una campaña política reivindicativa
de él y su familia en Nayarit, de donde es originaria.
Flores Alavez:
recuento de hechos,
recuerdos, testimonios, denuncias...
Nayarit
POLÍ TI CA
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
el expresidente Miguel Alemán y amigos
de su abuelo, como el general Lázaro Cár-
denas y otros con los que fundó el Parti-
do Nacional Revolucionario –antecedente
del PRI–, reitera su inocencia.
Asegura que el jefe del Departamento
de Policía y Tránsito, Arturo Durazo; Je-
sús Miyazawa, director de la Policía Judi-
cial capitalina, y Francisco Sahagún Baca,
jefe de la División de Investigaciones para
la Prevención de la Delincuencia (DIPD),
tenían vínculos con el narcotráfico.
Prueba de ello, afirma, es que utiliza-
ban el penal de Santa Martha Acatitla pa-
ra almacenar la droga y después distribuir-
la en toda la Ciudad de México:
“Yo no soy un testigo de oídas, soy un
testigo presencial. Esa es la diferencia de
que hable cualquier político a que hable una
persona a la que le consta la injusticia, la
droga, el narcotráfico y la vivencia peniten-
ciaria como la viví yo.”
Cuando se le plantea que ahora la admi-
nistración de Felipe Calderón acusa a los go-
biernos del PRI de ser el origen del problema
del narcotráfico, contesta que debe señalarse
de manera directa a los involucrados.
“A mí me parece que la justicia aho-
ra ha señalado responsables, ha abierto lí-
neas de investigación y ha consignado a
funcionarios públicos que están enloda-
dos con los diferentes cárteles. Se ha pro-
cedido en contra de personas concretas y
no podemos decir que el sistema vigente,
que el gobierno del PAN, es responsable
del narcotráfico. Me parece que es un pro-
blema de precisión, de conocimiento.”
Relata que en la cárcel conoció a va-
rios jefes del narcotráfico, como Rafael
Caro Quintero, Alberto Sicilia Falcón y
a muchos otros. Que vio cómo operaba el
crimen organizado en connivencia con las
autoridades policiacas, y afirma que, con
base en esa experiencia, le queda claro que
no deben hacerse generalizaciones.
“Lo que puedo decir es que hay conce-
siones; los narcotraficantes operan con ba-
se en concesiones. Desconozco quién las
otorga, pero el permiso de operación debe
ser autorizado por un resguardo oficial. Si
el PRI hubiese sido cómplice o promotor
del narcotráfico, éste ya se hubiera acaba-
do hace 11 años. Me pregunto si no se han
renovado ahora esas concesiones que su-
puestamente dieron los priistas.”
Explica que cuando a los narcos se les
otorga una plaza y no se les cumple, ahí
comienzan los problemas. La cuestión se
complica si el otorgante se quiere pasar de
listo y, mediante un doble juego, les asigna
una misma plaza a dos cárteles, con la idea
de ganar el doble o para que se maten en-
tre sí. Ahí la situación se vuelve explosiva.
Precisa: “Cuando los grupos comienzan
a pelear por las plazas sobreviene una guerra
sin cuartel, una guerra de guerrillas entre los
mismos narcotraficantes. Desgraciadamen-
te aquí se victimiza, se mata, se cercena y se
destroza al ser humano pero no con la droga,
sino con armas, explosivos y secuestros. Aquí
es cuando se produce la gran sociopatía”.
Sin rencores
A más de 20 años de que obtuvo su liber-
tad mediante un amparo de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en
octubre de 1989, Flores Alavez afrma que
no guarda rencor contra quienes lo lleva-
ron a prisión, pero no duda en acusar de
“mentiroso” al expresidente José López
Portillo.
Refiere que el mandatario recono-
ció su inocencia y le aseguró a su familia
que saldría libre. Al final de cuentas, afir-
ma, no sostuvo su promesa de que el presi-
dente del Tribunal Superior de Justicia del
Distrito Federal, Salvador Martínez Rojas,
lo dejaría libre.
El 6 de octubre de 1978, los capitalinos
se estremecieron al conocer el crimen co-
metido contra Gilberto Flores Muñoz y su
esposa María Asunción Izquierdo. Ambos
fueron asesinados a machetazos en su do-
micilio de Avenida de Las Palmas, en las
Lomas de Chapultepec.
De inmediato fue detenido el nieto de
la pareja, de 20 años, quien según el testi-
monio de su amigo de la infancia, Anacar-
sis Peralta, había comprado un somnífero
(valium) y un machete para asesinar a sus
abuelos y quedarse con su herencia.
Flores Muñoz era muy conocido entre
la clase política, pues ocupó importantes
cargos públicos. Fue gobernador de Naya-
rit y titular de la Secretaría de Agricultura
y Ganadería en el sexenio de Adolfo Ruiz
Cortines. Incluso se le llegó a mencionar
como candidato a la Presidencia de la Re-
pública, pero fue desplazado por Adolfo
López Mateos.
En 1976 fue nombrado director de la
Comisión Nacional de la Industria Azuca-
rera (CNIA) por el presidente López Por-
tillo. En este cargo permaneció hasta el día
de su muerte.
En la autopsia que se realizó a los cuer-
pos, sostiene Flores Alavez, no se encon-
traron rastros del somnífero y se descubrió
que las heridas fueron causadas por un ar-
ma punzocortante profunda y no por un
machete. A pesar de ello, el joven fue apre-
hendido con base en una acusación elabo-
rada por el procurador capitalino Agustín
Alanís Fuentes.
El juicio duró cuatro años y en 1982
fue sentenciado a 28 años de cárcel. Sin
embargo, gracias a un amparo obtenido en
la SCJN, fue puesto en libertad a comien-
zos de los noventa.
El caso tuvo tanto impacto que Luis
Spota, Vicente Leñero (Asesinato) y otros
escritores publicaron libros acerca de la
trágica historia.
Encubrimiento
En diciembre de 2009, en una entrevista
con la edición mexicana de la revista es-
tadunidense Esquire, Flores Alavez dijo
que la muerte de sus abuelos había sido un
“crimen de Estado”. Basó su afrmación
en el hecho de que su abuelo, al frente de
la CNIA, logró que el país fuera autosuf-
ciente en este rubro. Y dijo que un logro
parecido lo tuvo con el maíz, cuando fue
secretario de Agricultura y Ganadería.
Refiere que cuando llegó a la comi-
sión, Flores Muñoz encontró graves ano-
malías, y desliza que en el organismo pa-
raestatal estaba un familiar de López
Portillo. En ese contexto, añade, se per-
petró el asesinato del que lo culparon con
“pruebas prefabricadas”.
–¿Por qué dice que fue un crimen de
Estado?
–Cuando se violan ciertos preceptos
constitucionales y de estado de derecho
se deja a un ciudadano en estado de inde-
fensión y fácilmente se le puede acusar de
cualquier cosa. El caso Flores Alavez nun-
ca finalizará porque siempre habrá contro-
versia. Siempre estará presente la memo-
ria, el registro histórico (que) no se puede
desechar. Me volví un personaje siniestro
en los ochenta y noventa. Estamos hablan-
do de otro México, de otra institución de
justicia, de otros funcionarios públicos.
“Dicen que el móvil era la herencia de mi
Archivo Proceso
32

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

Santa Martha. La visita de Sahagún Baca
J
u
a
n

M
i
r
a
n
d
a
abuela. Así lo redactó el propio Alanís Fuen-
tes diciendo que yo era culpable, que no me
acordaba, que estaba arrepentido y que no
estaba bien de mis facultades mentales. Sin
embargo, en el testamento de mi abuela,
Asunción Izquierdo de Flores Muñoz, una
intelectual de avanzada, en mayo de 1978 –
el crimen ocurrió en octubre– se establecía
que yo heredaba en vida desde mis 20 años.
Por esta razón el móvil no existe.
“Los policías que intervinieron en
mi caso fueron Arturo Durazo y Francis-
co Sahagún Baca, que está desaparecido;
ellos dos concentraban la droga en la pe-
nitenciaria de Santa Martha del Distrito
Federal. Esto nunca lo había dicho; era el
centro de acopio y de distribución de dro-
ga en México. Ahí estaba bien protegida y
Durazo y Sahagún Baca se encargaban de
distribuir el enajenante social para toda la
Ciudad de México. Además, ahí llegaban
todos los productos de los asaltos, de los
convoyes con vino y alimentos. Los asal-
taban, metían los camiones, se quedaban
con el hurto y esa era la manera de fomen-
tar el vicio del alcohol dentro del penal.
“Jesús Miyazawa fue acusado de ho-
micidio y secuestro en el estado de More-
los. En mi libro El beso negro señalo que
usaba a los internos para matar, asaltar y
vender drogas. Si hablamos de quién juz-
gó, calificó y me sentenció como doble
parricida, fueron estos policías. Gracias a
Dios mi vida antes, durante y después de
la cárcel fue intachable.”
–¿En qué se basa para decir que fue un
crimen de Estado? –insiste el reportero.
–La Corte determinó que yo no era pa-
rricida y estableció que mi perfil no era com-
patible con el crimen. Creo que la justicia
en México no se equivocó, sino que fue una
equivocación de los hombres de Estado.
Flores Alavez reitera que sus abuelos
no fueron asesinados con un machete, sino
con un cuchillo que nunca apareció.
“Quisieron ponérmelo en la cárcel pa-
ra que tuviera mis huellas. Lo hicieron
con el consentimiento de las autoridades.
Además, presentaron como prueba unos
guantes que no eran de mi medida y que
no tenían rastros de sangre sino de pintu-
ra. Después la procuraduría presentó sie-
te machetes diferentes. Todo esto habla de
una conjura criminal. Sabemos que esos
policías la llevaron a efecto y tuvieron ca-
pacidad para hacerlo, pero yo no soy un
criminal y vivo con las manos limpias.”
–¿Cuál fue la intención de ese com-
plot? ¿Se intentó acabar con un proyecto
político?
–Mi madre dice que no era un proyecto
político. Se buscaba que México se convir-
tiera en una potencia mundial, que no tuvie-
ra deuda externa, que contara con una clase
media y que Nayarit fuera rescatado. No se
trataba del proyecto de un hombre o de una
familia; era el proyecto de la historia en el
capítulo agropecuario de México que hubie-
ra sacado adelante al país. Eso lo truncaron.
–¿Se considera víctima o chivo expia-
torio de un crimen de Estado?
–Yo diría que son personajes que se va-
lieron del Estado para cometer un crimen,
pero no puedo afirmar que fue un crimen
de un Estado totalitario. Yo diría que fue-
ron funcionarios públicos los que prefa-
bricaron este crimen y las razones fueron
económicas.
Defensa de Marcial Maciel
Sentado frente a un escritorio en la casa
de su padre, el doctor Gilberto Flores
Izquierdo, en una zona residencial del sur
de la Ciudad de México, revela que duran-
te los 12 años que permaneció en la cár-
cel fue protegido por el fundador de los
Legionarios de Cristo, Marcial Maciel. Lo
defende pesar a que la Iglesia lo condenó.
En el descanso de las escaleras de la
casa puede verse una foto de Maciel be-
sando el anillo papal de Juan Pablo II.
“Aunque la Iglesia lo desconozca, yo
no lo haré porque soy católico y desconoz-
co esa parte de su historia. Lo que si sé es
la convivencia que tuve en Roma con sus
cursos de teología, técnicas de acción gru-
pal y de conocimiento del manual Regium
Christi de formación de líderes”, plantea
Flores Alavez.
Y agrega: “Considero que si Marcial
Maciel, quien creó un capital para universi-
dades, colegios y centros de ayuda, hubiera
trabajado para sí mismo, hubiera sido uno
de los hombres más ricos del mundo”.
Recuerda que fue por decisión del fun-
dador de los Legionarios de Cristo que el
padre John Walsh lo protegió durante su
permanencia en presidio.
Y arremete de nueva cuenta contra Ló-
pez Portillo:
“Yo estuve en huelga de hambre y Ló-
pez Portillo no tuvo palabra. Llevaron a mi
padre a Los Pinos y le pidió que levanta-
ra la huelga. Le dijo: ‘Doctor: sé que su hi-
jo es inocente –eso fue enfrente de toda la
familia–; espéreme un tiempo y vaya con
Martínez Rojas para que trasladen a su hi-
jo a un centro de rehabilitación, porque te-
nemos que darle un tratamiento al mucha-
cho porque es una injusticia’.
“Pero no tuvo palabra porque cuando
mis padres fueron a ver a Martínez Rojas
les dijo que él no recibía instrucciones de
ningún presidente y que yo era culpable.
Este doble juego, este doble discurso, fue
una falta de palabra del presidente, que en
ese entonces era el que mandaba en todo.”
Pese a ello, insiste, no guarda renco-
res, y apunta que sobrevivió a la cárcel y
a “la conjura criminal” porque tiene una
misión: ayudar a salvar al país y a Nayarit
mediante un patronato que lleva el nombre
de sus abuelos.
“Yo digo que debe haber una alianza
entre el pueblo y lo rescatable del PRI. A
(Cuauhtémoc) Cárdenas le digo que aquí
está un priista y que vuelva con nosotros.
Que vuelva el hijo de Lázaro Cárdenas
con el hijo de Flores Muñoz para resca-
tar al país. Nuestro patronato cumple los
ideales de Lázaro Cárdenas. Es una pena
que esté en el PRD reposando. Le extien-
do la mano y le digo que hablemos de va-
lores, de política, del gobierno con el uso
de la razón. El PRI reorganizó las institu-
ciones del país, hubo errores pero somos
humanos.”
Reitera que la historia de su caso debe
quedar atrás, y anuncia que siguiendo la
tradición de su familia por hacer de Méxi-
co un país autosuficiente en la producción
agrícola y generador de empleo, lanza-
rá un proyecto de “rescate nacional” me-
diante el patronato que auspicia.
Hace un llamado a “lo mejor del PRI”
y destaca que para sacar al país de la crisis
actual lo que se requiere es crear una cla-
se media fuerte, como lo planteó su abue-
lo desde que era secretario de Agricultura.
“Los que se fueron del partido dejaron
la casa limpia; es tiempo de que el parti-
do reconstruya las instituciones, como ya
lo hizo después de la Revolución”, apun-
ta, y anuncia el arranque de una campaña
en Nayarit desde el sábado 29 a través del
patronato y con la presentación de un do-
cumental en el que destaca el trabajo de su
abuelo por sentar las bases del crecimien-
to agrario e industrial del país.
Aclara que no busca una posición y que
no quiere ser cacique de Nayarit, sino trans-
formarlo nuevamente en lo que fue hace
cuatro décadas: en “el granero nacional”. O
Los ochenta. Años de presidio

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 33
POLÍ TI CA
ISAÍN MANDUJANO Y RODRIGO VERA
S
AN CRISTÓBAL DE LAS CA-
SAS, CHIS.- El deceso del obis-
po Samuel Ruiz García plantea
un futuro incierto para la dióce-
sis local, pues mientras el actual
obispo, Felipe Arizmendi Esqui-
vel, promueve un proyecto para dividirla
territorialmente –lo que entraña el riesgo
de acabar con la línea pastoral de la op-
ción preferencial por los pobres–, varios
sacerdotes, comunidades indígenas y or-
ganizaciones civiles suman esfuerzos pa-
ra evitar la división y mantener el legado
de don Samuel.
Joel Padrón, párroco de San Andrés
Larráinzar, asegura categórico:
“Desde hace un año la salud de don
Samuel se venía deteriorando cada vez más.
Se aprovechó ese momento para lanzar la
Samuel Ruiz. El adiós de su pueblo
F
a
b
i
á
n

O
n
t
i
b
e
r
o
s

F
a
b
i
á
n

O
n
t
i
b
e
r
o
s

34

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

propuesta de dividir la diócesis, porque se
pensó que así era más viable echarla a andar”.
–¿Hubo entonces un cálculo que tomó
en cuenta la enfermedad del obispo?
–Eso es evidente. Resulta claro. Se
aprovechó el contexto de su enfermedad.
Ahora don Samuel acaba de morir. Sin él,
será difícil mantener el proceso eclesial
que nos dejó. Sin embargo, su muerte va a
estimularnos para acrecentar nuestro com-
promiso de seguir el camino que nos mar-
có. Estará más presente entre nosotros a
pesar de su ausencia física.
Asegura que a lo largo de los 40 años
en que se desempeñó como obispo de la
diócesis –de 1960 a 2000–, don Samuel
“sembró una semilla” que no podrá deste-
rrarse fácilmente.
Abunda:
“Nuestra Iglesia está fortalecida desde
la raíz, que es el pueblo, y éste marcará el
rumbo a seguir; no podrá hacerlo don Feli-
pe Arizmendi de manera unilateral”.
–¿La muerte de don Samuel acelera-
rá el proyecto de división de la diócesis?
–Algunos lo intentarán, surgirán más
propuestas y se emprenderán otras bús-
quedas. Pero ojalá y se llegue a entender
que la división no es el camino adecuado y
que no cabe en esta diócesis.
BUITRES
SOBRE LA DIÓCESIS
La línea pastoral de la opción preferencial por los pobres que implantó en la “indómita” dióce-
sis de San Cristóbal de las Casas el obispo Samuel Ruiz García corre el riesgo de ser desmante-
lada tras la muerte del prelado. Considerado el último jerarca mexicano de la Iglesia católica
que participó en el Concilio Vaticano II y llevó a la práctica sus lineamientos, sus exequias fue-
ron utilizadas por el gobierno del estado de Chiapas, por funcionarios y exfuncionarios locales
y federales, por empresarios y toda suerte de oportunistas –por quienes, en suma, fueron sus
principales detractores– para tomarse la foto o para curarse en salud…
F
a
b
i
á
n

O
n
t
i
b
e
r
o
s


RELI GI ÓN

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 35
RODRIGO VERA E ISAÍN MANDUJANO
S
AN CRISTÓBAL DE LAS CA-
SAS, Chis.- Políticos, empresa-
rios y funcionarios de Chiapas
ocuparon la primera fla durante
las exequias de Samuel Ruiz Gar-
cía, el sacerdote que optó por los
pobres a lo largo de sus 51 años de servicio
en la entidad.
Los tres días que duraron las honras fúne-
bres del obispo emérito de San Cristóbal de
Las Casas –a quien los indígenas chiapane-
cos llamaban reverencialmente Tatic– fueron
aprovechados para el lucimiento de persona-
jes a los que Ruiz García criticó y que incluso
fueron sus detractores.
Las primeras condolencias fueron las del
gobernador de Chiapas Juan Sabines Gue-
rrero y las de su antecesor, Pablo Salazar
Mendiguchía.
Pero el equipo de Juan Sabines desplegó
un operativo de seguridad que incluyó la par-
ticipación de numerosos policías y la coloca-
ción de vallas metálicas alrededor de la ca-
tedral de San Cristóbal para impedir el paso
de la multitud que empezaba a llenar la plaza
principal. El despliegue de seguridad causó
malestar entre los feles y ante las protestas
de la Organización del Pueblo Creyente, las
vallas fueron retiradas.
Además el equipo de prensa de Sabines
fltró a los medios locales que el gobierno
chiapaneco pagó los gastos de los 12 días
de permanencia de Ruiz García en el Hos-
pital Ángeles del Pedregal, en la Ciudad de
México, y que dispuso de un avión ofcial
para trasladar el cuerpo del prelado a San
Cristóbal.
Sexenio demoledor
Después del gobernador chiapaneco desfló
frente al altar una fla de miembros de su ga-
binete. Uno de ellos fue Noé Castañón León,
secretario general de Gobierno y quien fue
cabeza del Poder Judicial local de enero de
1998 a diciembre de 2000, en el sexenio de
Roberto Albores Guillén.
En noviembre de 1998, durante el go-
bierno de Albores, se editó el libro La guerra
de los espejos, de Isabel Arvide, en el que se
acusaba a Samuel Ruiz de ser la eminencia
gris del levantamiento armado del EZLN.
En ese mismo periodo se orquestó el des-
mantelamiento de los municipios autónomos
zapatistas, se persiguió a los estudiantes uni-
versitarios que apoyaban la causa zapatista y
se encarceló a cientos de indígenas.
El Centro de Derechos Humanos Fray
Bartolomé de Las Casas –fundado por
Samuel Ruiz–, en su empeño de sacar de
prisión a los indígenas se enfrentó constan-
temente con Castañón León.
El Centro de Investigaciones Económicas
y Políticas de Acción Comunitaria refrió en un
estudio que ese periodo –cuando Ernesto Ze-
dillo era Presidente– fue el de más agresiones
a las diócesis de San Cristóbal: asesinatos,
persecución y encarcelamiento de diáconos y
catequistas; expulsión de sacerdotes extran-
jeros y cierre de templos son algunos de los
hostigamientos que documentó.
Pero el pasado martes 25 Castañón León
rendía honores a Samuel Ruiz:
“Don Samuel representó una protección,
una guía, una enseñanza, pero es una huella
muy poderosa, indeleble en nuestra tierra. Es
un jerarca de la Iglesia católica, pero más que
eso es un hombre que supo entregar su vida a
una de las causas más nobles que puede en-
cauzar una persona, como es atender a los que
tenían carencias, especialmente a la comuni-
dad indígena de Chiapas”, dijo a la prensa.
Ante el féretro del obispo emérito tam-
bién estuvo Luis H. Álvarez, exintegrante de
la Comisión de Concordia y Pacifcación y
quien siempre acusó a Samuel Ruiz de no ser
neutral y favorecer al EZLN desde su posición
como miembro de la Comisión Nacional de
Intermediación. En repetidas ocasiones Ál-
varez pidió que el obispo se retirara de esa
instancia de negociación.
El panista se hizo presente desde la pri-
mera misa de homenaje al prelado, el lunes
24 en el Centro Universitario Cultural de la
Ciudad de México. Ahí también estuvieron
la coordinadora de la bancada del PAN en
la Cámara de Diputados, Josefna Vázquez
Mota, y el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas.
En Chiapas, donde fue presentado por el
obispo Felipe Arizmendi como representante
de Felipe Calderón, Álvarez se expresó en otro
tono: “Samuel Ruiz García es un hombre ejem-
plar que a su paso por la tierra nos ha ense-
ñado cuál debe de ser la actitud de cada uno
de nosotros, fue un verdadero ejemplo que nos
lleva a comprender cuán obligados estamos a
asumir una actitud de servicio hacia el prójimo”.
Para Felipe Toussaint, exsacerdote que
durante varios años fue colaborador cercano
del obispo Ruiz, Álvarez “fue un hombre que
se dedicó a golpear todo un proceso que don
Samuel favoreció y ahora viene aquí a rendirle
honores y pleitesía. Es algo que me parece
muy contradictorio”.
En las exequias hubo otros políticos loca-
les, como Mario Carlos Culebro Velasco, presi-
dente del Poder Legislativo durante el gobierno
de Albores Guillén y quien aprobó muchas de
las leyes que agraviaron a las comunidades in-
El grotesco desfile
Para la foto
36

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

Felipe Toussaint, fundador de la Co-
misión de Reconciliación Comunitaria
(Coreco) y quien fuera sacerdote en la dió-
cesis, agrega por su parte:
“Don Samuel fue el último obispo
mexicano que estuvo presente en el Con-
cilio Vaticano II y participó en sus sesio-
nes. Perteneció a una destacada genera-
ción de jerarcas latinoamericanos que
prácticamente ya se acabó y que aplicó las
enseñanzas del concilio, como Helder Cá-
mara, Óscar Arnulfo Romero o Pedro Ca-
saldáliga. Algún teólogo afirmó que esas
generaciones sólo se dan en la Iglesia cada
quinientos años… no lo sé.
“Lo cierto es que ahora hay una ge-
neración de jerarcas más preocupada por
fortalecer a la institución eclesial que por
apoyar al pueblo pobre. En esa línea va la
propuesta de dividir a la diócesis de San
Cristóbal. Es ese el estilo de don Felipe
Arizmendi, quien piensa que fortalecien-
do la estructura se mejorarán las cosas.
“Pero finalmente se puede golpear al pro-
ceso popular de nuestra diócesis sin recurrir
a su división territorial. Hay otros mecanis-
mos para hacerlo. La división no lo es todo.
¿Se mantendrá la línea pastoral o se desman-
telará? Nadie lo sabe. Con la muerte de don
Samuel el futuro se tornó muy incierto.
“Don Samuel –puntualiza Toussaint–
nunca se consideró protagonista, sino re-
sultado de un proceso diocesano, y así fue.
Él sólo siguió la dinámica del pueblo”.
En 1999 (Edición Especial No. 4, La
diócesis indómita), Proceso le hizo la si-
dígenas que defendía el prelado.
Enoch Araujo Sánchez y Jorge Lanz,
dos empresarios católicos conservadores
que disintieron de la pastoral indígena de
Ruiz, estaban ahí junto al templete donde fue
puesto el féretro del obispo el miércoles 26.
La escena más evidente de como un
político sólo llegó a tomarse la foto fue la
de Martín Esponda, excolaborador de Sa-
bines, quien entró por una puerta trasera,
se paró junto al ataúd para que su equipo
de prensa capturara la imagen y se retiró
de inmediato.
Nada de esto pasó inadvertido para los
admiradores del obispo emérito. El párroco
del santuario de Tila, Heriberto Cruz Vera,
aseveró: “Ahora que he estado viendo a
políticos queriendo hacer guardia, digo: ‘Es
que Tatic así era’, su corazón así era, abierto
a todos, no excluía a nadie y siempre decía
que hay que dejar el mensaje a todos.
Comunicados
Incluso el EZLN acabó con un silencio de
dos años. En un comunicado frmado por
Marcos y Moisés se dice: “El grotesco des-
fle de personajes de la vida política local y
nacional frente al féretro de don Samuel no
es para honrarlo, sino para comprobar, con
alivio, que ha muerto”.
Otras organizaciones hicieron mani-
festo lo que consideraron un agravio a la
memoria del prelado:
“Qué lejos estábamos de pensar que
los lugares que concediste al pueblo, a
tus diáconos, representantes y luchadores
sociales iban a sustituirse por la jerarquía
gubernamental y eclesiástica. Nos queda
claro el desplazamiento de las estructuras
que creaste, el ocultamiento de tus verda-
deras posiciones que siempre fueron de
una claridad meridiana. La forma en que se
han conducido estas ceremonias, el uso de
tu imagen, son innegablemente una contra-
dicción a tu obra y a tu palabra, un pisotear
tu verdadero camino y tus sueños de una
iglesia india, de los pobres, excluidos y or-
ganizados”, afrman en un comunicado.
El documento fue frmado por el Co-
lectivo Feminista Mercedes Olivera, Kinal
Antsetik, Colectivo de Empleadas Domés-
ticas de los Altos de Chiapas, el Grupo de
Mujeres Colem, el Centro de Derechos de la
Mujer de Chiapas, el Colectivo Frecuencia
libre 99.1 y el Colectivo La Puerta Negra.
“Nos robaron el espacio de la ceremo-
nia, impidieron que expresáramos nuestra
voz colectiva, suplantaron nuestro lugar,
pero de lo que no podrán despojarnos
es del compromiso de seguir caminando
contigo hasta alcanzar nuestra liberación
como pueblos”, concluyen. O
guiente pregunta a Samuel
Ruiz, en vísperas de su salida
de la diócesis:
“–¿Existe el riesgo de
que, ya sin su presencia, se lo-
gre desmantelar la línea pasto-
ral que usted implantó en San
Cristóbal?
“–Yo no implanté nada –
replicó enfático–. Están mal
quienes ven las cosas desde un
ángulo personal, como si yo hu-
biera sido quien generó el pro-
ceso. ¡No! Fue el proceso el que
me generó a mí. Yo soy el re-
sultado de una situación. Yo no
evangelicé a los indígenas; ellos
me evangelizaron a mí. Y conmi-
go o sin mí, esta diócesis seguirá
su camino.”
Por fortuna, prosigue Tous-
saint, “ese mismo proceso podrá
continuar ya sin él. Durante sus fu-
nerales, el grupo Las Abejas afirmó
públicamente que el obispo los en-
señó a no agachar más la cabeza an-
te los poderosos. Esa es una prueba
de que el proceso seguirá”.
Jorge Santiago, uno de los
más destacados miembros del movimien-
to laical, indica que, después de terminar
su periodo como obispo, en el 2000, don
Samuel mantuvo siempre contacto con la
diócesis, a pesar de radicar en la ciudad de
Querétaro:
“Se le invitaba a las asambleas dioce-
sanas para que diera su palabra, lo mismo
a reuniones del Centro de Derechos Hu-
manos Fray Bartolomé de las Casas. En
2009, todavía realizó una serie de visitas
pastorales en calidad de emérito. De ma-
nera que no dejó nunca la diócesis”.
Pesares, reivindicaciones, hipocresías…
Víctima de complicaciones cardiacas y
respiratorias, el obispo falleció el pasado
lunes 24 por la mañana. Ese día, sus restos
recibieron un homenaje en el Centro Uni-
versitario Cultural (CUC) de la Ciudad de
México. De ahí fueron trasladados a la ca-
tedral de San Cristóbal, donde permane-
cieron el martes 25 y miércoles 26.
Durante esos dos días, a la catedral enga-
lanada con gallardetes y ramos florales lle-
garon miles de indígenas que hacían fila pa-
ra despedirse de tatic Samuel. Oraban ante
el cadáver, acomodado en un ataúd de ma-
dera pulida con ornamentos metálicos. Una
mitra de colores encendidos –hecha por in-
dígenas tzotziles– adornaba su cabeza yerta.
Hubo constante repique de campanas
y prolongadas ceremonias religiosas en
las que se recordó vida y obra del llama-
do obispo de los pobres, de los indígenas,
Don Samuel. Votos por la paz
RELI GI ÓN

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 37
de los perseguidos, de quienes tienen ham-
bre y sed de justicia. Aparte de Arizmendi,
presidieron misas concelebradas su obispo
auxiliar, Enrique Díaz, y el obispo de Salti-
llo, Raúl Vera, a quien el Vaticano puso por
un tiempo como coadjutor de Samuel Ruiz,
pero luego lo quitó al ver que seguiría esa
línea pastoral rechazada por Roma.
En uno de sus sermones, Arizmendi
confesó sus angustias ante la sombra de
Samuel Ruiz, que tanto le sigue pesando,
aún hoy después de muerto:
“Cuando llegué aquí como su sucesor,
hace ya casi once años, unos me exigían
que nada cambiara, que en todo siguie-
ra sus pasos, que hiciera todo exactamen-
te como él. Otros, al contrario, esperaban
que barriera con cuanto le recordara y que
no quedara huella de sus cuarenta años
episcopales en esta región de Chiapas.
¡Vaya reto tan desgastante! ¡Cuánto cues-
ta ser puente que pueda unir orillas tan ex-
tremas! Unos y otros te pisan; los de aquí
y los de allá. Pero sólo así puedes construir
unidad, en medio de una enorme y rica di-
versidad de actitudes y criterios humanos,
teológicos, eclesiales y pastorales. Mi ora-
ción, entonces y ahora, es pedir la luz del
discernimiento evangélico, para no com-
petir ni destruir, sino complementar”.
Y delante de la multitud congregada por
las exequias, ante el féretro repleto de flores,
Arizmendi se comprometió a continuar en la
misma línea pastoral de su antecesor:
“¿Quién puede negar el talante evan-
El “Tatic”. Veneración
1998. Con Monsiváis y Saramago
Archivo Proceso
A
r
c
h
i
v
o

P
r
o
c
e
s
o
38

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

gélico de la opción por los pobres? ¿Quién
puede no involucrarse en la liberación in-
tegral de los marginados? ¿A quién le pue-
den dejar indiferentes las violaciones a los
derechos humanos?... Quien no asuma la
opción por los pobres no tiene cabida en
esta diócesis”, dijo.
Eso sí, se cuidó muy bien de no men-
cionar su intención de partirla en dos.
Desde un sitial dorado con el escudo
vaticano en su alto respaldo, la misa del
miércoles 26 la presidió el nuncio apos-
tólico en México, el francés Christophe
Pierre. La ceremonia se realizó en la pla-
za frente a catedral, donde el soplo de un
viento frío esparcía el perfume del incien-
so. Tocaba la marimba. El presbiterio ves-
tía sus mejores galas. Se sacó el féretro pa-
ra que la feligresía lo viera por última vez.
–¡Viva Tatic Samuel! –gritaba el padre
Heriberto Cruz con micrófono en mano, des-
de el estrado repleto de jerarcas y presbíteros.
–¡Viva! –respondía al unísono el gen-
tío, una y otra vez.
El nuncio dio el pésame del Papa Be-
nedicto XVI a los deudos, dándoles la cer-
teza de que “las puertas del paraíso” ya se
le abrieron a don Samuel, quien “fue reci-
bido por los santos”.
…Y sus restos mortales, al término de
la pompa, se depositaron en una cripta si-
tuada detrás del altar. Quizá corran la mis-
ma suerte que la de otros obispos de la dió-
cesis, cuyas osamentas se perdieron para
siempre.
“En los muros y en el piso de cate-
dral hay como 12 o 15 obispos sepultados.
No lo podemos saber. No quedan lápidas
ni inscripciones… El tiempo lo borra to-
do”, dice el padre Eugenio, el viejo pá-
rroco de catedral a quien en 1960 le tocó
recibir al joven Samuel Ruiz, recién desig-
nado obispo.
La noche del sepelio, un comunicado
del Ejército Zapatista de Liberación Na-
cional (EZLN) vino a perturbar el ánimo
fraterno que dejó la ceremonia luctuosa.
Firmado por el subcomandante Mar-
cos y el teniente coronel Moisés, el co-
municado recordó que en el Vaticano “se
maniobra para partir la diócesis de San
Cristóbal; aprovechando el deceso de don
Samuel, se reactiva ese proyecto de con-
trol y división”.
Agregó que “el grotesco desfile de per-
sonajes de la vida política local y nacional
frente al féretro de don Samuel no es pa-
ra honrarlo, sino para comprobar, con ali-
vio, que ha muerto; y los medios de comu-
nicación locales simulan lamentar lo que
en realidad festinan”.
Fue en mayo del año pasado, duran-
te una sesión de la asamblea diocesana,
cuando Felipe Arizmendi dio a conocer
por primera vez su controvertido proyecto
de dividir territorialmente la diócesis, para
crear una nueva con cabecera en Ocosingo
(Proceso 1782).
Titulado Propuesta de una nueva dióce-
sis en Ocosingo, el documento argumenta:
“La tendencia actual en toda la Iglesia
es que las diócesis sean más pequeñas pa-
ra que el obispo las pueda atender mejor,
visite con más frecuencia no sólo las ca-
beceras parroquiales sino también las pe-
queñas comunidades; no sólo vaya a las
fiestas patronales y a celebrar confirma-
ciones, sino que participe en reuniones de
catequistas, de servidores, de áreas de pas-
toral; es decir, que tenga tiempo para escu-
char a las personas, de impartir personal-
mente algunas catequesis, de convivir más
con el pueblo. Se requiere que el obispo no
sea una figura lejana sino un pastor que es-
té más cerca de su pueblo”.
Señala que la diócesis de San Cristó-
bal, con sus 36 mil 821 kilómetros cuadra-
A
p

P
h
o
t
o

/

M
a
r
c
o

U
g
a
r
t
e
Vera y Ruiz. Opción preferencial por los pobres
RELI GI ÓN

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 39
dos, es más extensa que las otras dos de
Chiapas: Tapachula (con 12 mil 244 kiló-
metros cuadrados) y Tuxtla Gutiérrez (con
22 mil 629 kilómetros cuadrados).
Recalca el documento: “Tener un terri-
torio tan grande limita la cercanía del obis-
po, de los sacerdotes y religiosas con las co-
munidades”. De ahí que proponga quitarle
18 mil 211 kilómetros cuadrados a la dió-
cesis de San Cristóbal –casi la mitad de su
territorio– para dárselos a la de Ocosingo.
Y señala que la nueva diócesis queda-
rá con la siguiente infraestructura eclesiás-
tica: 13 parroquias y una misión con tres
sedes (Bachajón, Chilón y Santísima Trini-
dad), 36 sacerdotes, 64 religiosas, 6 religio-
sos, 260 diáconos permanentes, 12 semina-
ristas y muchos catequistas y servidores.
Además de la de Arizmendi, el docu-
mento tiene las firmas del obispo auxiliar,
Enrique Díaz Díaz, y de seis de sus vicarios:
Pablo Iribarren, Javier Reyes, Pedro Arriaga,
Rodolfo A. Román, Joel Vega y José Avilés.
Prometen ellos en su documento que la
diócesis de Ocosingo “nacería con la fuerza
A
r
c
h
i
v
o

P
r
o
c
e
s
o
A
r
c
h
i
v
o

P
r
o
c
e
s
o
Con el subcomandante Marcos y Pablo Salazar. Conciliación
1994. Días de negociación (al centro, Manuel Camacho, comisionado para la paz)
Archivo Proceso
A
r
c
h
i
v
o

P
r
o
c
e
s
o
40

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

del proceso pastoral de San Cristóbal”. Se
regiría bajo el mismo sínodo y sería igual-
mente “una Iglesia autóctona, liberadora,
evangelizadora” y con las mismas opcio-
nes diocesanas” que implantó don Samuel.
Entrevistado el año pasado por este se-
manario (Proceso 1782), Arizmendi de-
fendía así su proyecto:
“No es ninguna consigna de Roma ni es
ningún mandato de la Nunciatura Apostóli-
ca ni del episcopado mexicano. Ni siquiera
es un proyecto; es apenas el esbozo de una
idea, una posibilidad que elaboré junto con
mi obispo auxiliar y mis vicarios”.
Sin embargo, la propuesta despertó
rechazos. Sacerdotes de la diócesis, líde-
res de movimientos laicales y comunida-
des indígenas consideran que el propósito
es desmantelar la labor de don Samuel, y
sospechan que hay “una mano negra” que
“está moviendo las piezas” detrás de don
Felipe y sus vicarios.
Jorge Santiago y Felipe Toussaint, en-
trevistados conjuntamente, recalcan que no
será fácil desterrar la obra de don Samuel,
pues la continúan gran parte del presbite-
rio, diáconos, catequistas, religiosas, orga-
nizaciones civiles y movimientos sociales.
1960. Su llegada a la diócesis de San Cristóbal
“El proceso sigue caminando y va dando
frutos. En la selva, en las pequeñas comuni-
dades o en la ciudad, muchos grupos inspi-
rados por don Samuel continúan luchando
por abrirse alternativas, desde sus limitacio-
nes económicas y técnicas”, dicen.
Y mencionan, como ejemplo, el reco-
nocimiento jTtatic Samuel jCanan Lum
(cuidador de los pueblos), instaurado por
varias organizaciones sociales y que se
entrega a grupos, comunidades o personas
que se distinguen por su labor social con
el pueblo pobre.
Al respecto, Heriberto Cruz, párroco
del santuario de Tila, dice convencido:
“Tatic Samuel fue muy sabio. Qui-
so que el pueblo fuera sujeto de su pro-
pia historia y puso la palabra de Dios en
sus manos”.
–¿Quedan muchos párrocos que traba-
jaron con don Samuel?
–Actualmente hay como ochenta párro-
cos en la diócesis. Más de la mitad fuimos
ordenados por don Samuel. Tenemos la
convicción de que si la Iglesia no está con
los pobres, no es fiel al evangelio. En ese
sentido, nuestra diócesis es única en toda
América Latina. Y don Samuel no fue cual-
quier obispo, sino un verdadero patriarca
que trascendió las fronteras de México. El
último de su generación que quedaba vivo.
Apunta hacia la gran fotografía enmar-
cada que tiene a sus espaldas, colocada en
uno de los altos muros de la curia; en ella
aparece Samuel Ruiz con su atuendo epis-
copal, lanzando su bendición con la diestra.
Suspira el padre Heriberto, entrecierra
sus ojos y dice:
“La Iglesia nunca ha estado libre de
conflictos. Actualmente hay maniobras te-
rrenales para acabar con el legado de don
Samuel. Soy hombre de fe. Ojalá y el Es-
píritu nos ilumine”.
Archivo Proceso
RELI GI ÓN

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 41
excesos
La afición del primer ministro Silvio Berlusconi por el
sexo y las “fiestas salvajes” lo tiene en la cuerda flo-
ja. La Procuraduría de Milán inició un proceso legal
en su contra por los delitos de abuso de autoridad y
prostitución de una menor. Si lo hallan culpable será
destituido, pues el Tribunal Constitucional anuló la ley
que le permitía no acudir a juicios en calidad de im-
putado. Desde diciembre pasado, además, perdió el
apoyo de la mayoría del Congreso y partidos de oposi-
ción piden ya convocar a elecciones adelantadas.
pasan factura
Los
Berlusconi. Nuevo escándalo

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 43
I NTERNACI ONAL / I TALI A
CYNTHIA RODRÍGUEZ
M
ILÁN, ITALIA.- Las fies-
tas que Silvio Berlusconi,
presidente del Consejo de
Ministros de Italia, realiza
en Villa San Martino, su
residencia privada en la lo-
calidad de Arcore, son calificadas de “sal-
vajes” debido a que en ellas hay excesos
en los manjares, el alcohol, el sexo…
Sus invitadas –prostitutas, modelos,
aspirantes a conductoras de televisión–
lo apapachan, le dicen Papi, Amor, Tío y
hasta Jesús. Lo miran con ternura, se pe-
lean por estar cerca de él y si tienen suerte
pueden pasar una noche en su cama.
Eso sí, después le piden alguna
compensación: dinero, joyas o ayuda
para establecer un negocio o para obte-
ner empleo en la administración públi-
ca o en alguna de sus empresas de radio
y televisión.
El expediente judicial 55781/2010 de
la Procuraduría de Milán tiene los detalles
de esas fiestas y de los favores que sus in-
vitadas pedían a Berlusconi.
Los procuradores Pietro Forno, Ilda
Bocassini y Antonio San Germano firma-
ron este documento el jueves 13 y un día
después lo enviaron al Parlamento italia-
no para que los legisladores conozcan las
evidencias que permitirían procesar legal-
mente al primer ministro por los delitos
de prostitución de una menor y concusión
(abuso de autoridad).
El proceso judicial está en su etapa ini-
cial. Un tribunal de Milán acogió el caso,
pero Berlusconi se niega a presentarse.
Sus abogados argumentan que esa instan-
cia no tiene jurisdicción pues hay un tribu-
nal especial para ministros. Sin embargo,
en caso de ser hallado culpable Berlusconi
enfrentaría un proceso de destitución.
Por si fuera poco, el viernes 14 –cuan-
do su expediente llegó a la Cámara de
Diputados– el Tribunal Constitucional de
Italia declaró inválida la Ley de Legítimo
Impedimento que impulsó el gobierno
de Berlusconi y el Parlamento aprobó en
marzo del año pasado.
Esa ley permitía al primer ministro no
presentarse como imputado durante año y
medio en los juicios que tuviera pendien-
tes. El Tribunal Constitucional consideró
esa norma violatoria del artículo 3 de la
Constitución de Italia, que reconoce el
principio de igualdad de todos los italia-
nos ante la ley.
Además desde diciembre pasado, Ber-
lusconi carece de mayoría en el Parlamen-
to: su partido, Pueblo de la Libertad, se
dividió y cuatro integrantes de su gabinete
y parte de su bancada –encabezada por el
presidente de la Cámara de Diputados,
Gianfranco Fini– lo abandonaron.
De hecho, ante los escándalos sexua-
les y el proceso judicial que enfrenta, par-
tidos de oposición –como el Democrático
y Futuro y Libertad– hablan de convocar a
elecciones anticipadas.
Los favores de “Il Cavaliere”
El expediente judicial –de 389 páginas y
del que Proceso tiene copia– contiene car-
tas y mensajes de varias de las invitadas a
las fiestas de Berlusconi. En ellos salen a
relucir los favores que le piden.
Por ejemplo, la brasileña Iris Berardi
escribió al primer ministro italiano el pa-
sado 19 de septiembre:
“Amor:
“Inicio esta carta agradeciéndote de
todo corazón por haberme cambiado la
vida. Eres una persona buenísima, ver-
daderamente única, y de verdad te quie-
ro mucho. Pero ahora tengo una fuerte
necesidad de un trabajo porque en casa
no tengo nada que hacer de la mañana a
la noche y, habiendo siempre trabajado,
me vuelvo loca porque además manten-
go prácticamente a tres familias: a mi
madre con mi abuela, a mi padre con mi
otra abuela y ahora a mi tía que tiene dos
hijos…
“Me avergüenza tantísimo tener que
pedirte siempre alguna cosa, pero no
quisiera jamás regresar a la cama con
alguna persona que no me guste. Es por
eso que me dirijo a ti, entendiendo per-
fectamente que somos tantas y todas te-
nemos exigencias.
“En el caso que no me puedas ayudar,
lo entenderé perfecto y te querré de todas
formas muchísimo. Amor, por favor, ayú-
dame a encontrar un trabajo o abrir una
actividad para poder ser independiente y
poder ayudar mejor a mi familia y tener
la posibilidad de pedir un financiamiento
para una casa, que es uno de mis sueños
más grandes.”
Y en efecto, Berardi alcanzó uno de
“sus sueños más grandes”: Berlusconi le
paga un departamento en el exclusivo edi-
ficio milanés de Vía Olgettina 65.
De acuerdo con el expediente judi-
cial, Nicole Minneti, consejera regional
de Lombardía; Emilio Fede, presentador
de noticias en el Canal 4 de Mediaset
(propiedad de Berlusconi) y Lele Mora,
veterano representante artístico que ope-
ra en Milán –colaboradores del primer
ministro– se encargan de seleccionar a
las jóvenes que acuden a las fiestas en la
residencia de Arcore.
Las fiestas casi siempre terminaban
en el Bunga-Bunga, la discoteca que está
dentro de la casa del mandatario. Las mu-
jeres se disfrazan (algunas veces de enfer-
meras o de policías), organizan juegos, se
desnudan y hasta se besan entre ellas para
agradar al primer ministro.
–Cuando vayas con Berlusconi vístete
de enfermera y haz como si fueras a curar-
lo. Estos juegos divierten mucho al primer
ministro (…) porque él se finge enfermo
y tú serás la enfermera oficial–, dijo el re-
presentante artístico Lele Mora a Roberta
Bonasia, Miss Piemonte, en una llamada
telefónica el pasado 13 de agosto.
–Con nada debajo, por supuesto (…)
Llevaré también el estetoscopio –respon-
de Roberta.
Minetti. Consejera de Lombardía
44

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

Al final de la conversación, Mora le
dice a la joven: “Se prevé un gran futuro
para ti, amor”.
Pero una vez pasadas las fiestas, las
cosas cambian. De la noche a la mañana
Berlusconi, de 74 años de edad, deja de
ser el hombre más maravilloso del mundo
y las chicas lo llaman “viejo” o “decrépi-
to”. En el mejor de los casos dicen que es
“un hombre que ya no está en forma”. Así
lo describen en cartas y mensajes que se
intercambian o en llamadas telefónicas que
fueron interceptadas por la policía y cuyas
transcripciones aparecen en el expediente.
“Lo he visto un poco acabado, ha en-
gordado y se ha hecho más feo (…)”, dijo
por teléfono Imma de Vivo a su gemela
Eleonora, ambas “acompañantes” de 28
años y asiduas a las fiestas de Berlusconi.
“El año pasado estaba más en forma
(…) Esperemos que ahora sea más gene-
roso, porque yo no le regalo nada (…)”,
respondió Eleonora.
De acuerdo con los registros de las
llamadas telefónicas, algunas de las invi-
tadas de Il Cavaliere recibían sobres con
500 euros; otras, entre mil y 2 mil euros
y quizá alguna joya; las más afortunadas,
entre 5 mil y 7 mil euros.
“El caso Ruby”
Pese a que en el expediente judicial apare-
cen testimonios de muchas mujeres, los de
una de ellas son clave: es marroquí, se lla-
ma Karima al-Mahroug y su alias es Ruby
Robacorazones.
Según las llamadas telefónicas interve-
nidas por la policía, la joven habría tenido
encuentros sexuales con el primer ministro
antes del pasado 1 de noviembre, fecha en
la que ella cumplió la mayoría de edad.
Incluso antes del 23 de octubre, cuan-
do la prensa italiana dio a conocer que la
noche del 27 de mayo anterior Berlusconi
había llamado a una comisaría de Milán
donde Ruby estaba detenida por robo, pa-
ra pedir que la liberaran con el pretexto
de que era sobrina del presidente egipcio
Hosni Mubarak, y de que quería evitar
“una crisis internacional”.
A las 21:50 horas del 26 de octubre –
en medio del escándalo por la noticia de
que Berlusconi había rescatado a la chica–
Ruby le telefoneó a un amigo, cuyo nombre
no se consigna en el expediente, y le dijo:
“Mi caso es el que más espanta de to-
dos. Ha superado el caso de Letizia (una
joven napolitana), de la Daddario (una
prostituta de Bari), de todas (...) Digamos
que ahora estamos preocupados. Mi abo-
gado apenas se acaba de ir. Estaba con él
y con Lele (Mora). Ellos como sea están
cerca de mí. De hecho, le he dicho a Lele
que ya hablé con Berlusconi y se lo dije:
quiero salir de ésta al menos con algo, o
sea, 5 millones de euros a cambio de man-
char mi nombre.”
A las 9:46 horas del 28 de octubre,
Ruby se comunicó por teléfono con su
amigo Sergio Corsario. Le expresó:
“No estamos preocupados para nada
porque Silvio me llama seguido. Me ha di-
cho que busque de pasar por loca, que cuen-
te tonterías, que él siempre estará cerca de
mí, que tendré cualquier cosa que quiera.
Ya, junto con mi abogado, le pedimos 5 mi-
llones de euros a cambio de pasar por loca,
de contar sólo tonterías (…) Él ha aceptado
y en efecto seguiremos este camino.”
A partir de otras conversaciones que
Ruby tuvo con diversas personas, los pro-
curadores de Milán señalan que entre el
14 de febrero y el 1 de mayo de 2010 la
joven acudió al menos ocho veces a las
fiestas de Berlusconi.
En una llamada a una persona identi-
ficada como Antonio Passaro, Ruby deja
ver que la relación con Berlusconi va mu-
cho más allá de una simple amistad.
Este es un fragmento de la conver-
sación que la joven marroquí tuvo con
Passaro el 8 de septiembre de 2010 a las
17:27 horas.
“Passaro: Tu papá, el Tío… A él ¿có-
mo lo llamas? ¿El Tío, el Abuelo? ¿Cómo
lo llamas?
“Ruby: No. Papi.
“Passaro: ¡Ahora estamos bien! ¡Vir-
gen mía! Le dices como la napolitana que
lo llamaba Papi.
“Ruby: No, no. La napolitana es una
cosa y yo soy otra cosa.
“Passaro: ¡Ah!
“Ruby: Ella es la pupila y yo soy el cu-
lo (ríe).”
El caso de Ruby preocupa al gobierno,
porque la muchacha era menor de edad
cuando comenzó a asistir a las fiestas del
primer ministro. Ella ha declarado que le hi-
zo creer a Berlusconi que tenía 24 años. Los
magistrados de la causa deberán verificarlo.
Peor aún, el jueves 27 la fiscalía detectó
que la brasileña Iris Berardi, nacida en di-
ciembre de 1991, habría participado en al
menos dos de las fiestas de Berlusconi en
2009 siendo menor de edad, lo que agrava
la situación del primer ministro italiano.
“El putero de Arcore”
El expediente judicial señala que del 1 de
enero al 12 de julio de 2010 hubo al menos
19 fiestas en la residencia de Berlusconi, a
la que algunos testigos llaman “el putero
de Arcore”. La policía interceptó llama-
das telefónicas de varios de los asistentes
a esas fiestas. A partir de ello reconstruyó
escenas respecto de lo que ahí ocurría y
respecto a la relación que había entre el
primer ministro y sus visitantes.
“En casa de Berlusconi estaba la Mi-
netti (Nicole) con el seno de fuera y besa-
ba a Berlusconi continuamente (…) O sea,
un putero ¿eh?. Esta Minetti, que además
de todo no es tan guapa. Aquella noche es-
taban todas las mujeres, Emilio Fede, Lele
y ella, también la Minetti que la han hecho
consejera regional”, señaló Carlo Ferrig-
no, exprefecto de Nápoles, en una conver-
sación con un hombre no identificado que
realizó el pasado 29 de septiembre.
Minetti es técnica en higiene dental.
Cámara de Diputados. División

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 45
I NTERNACI ONAL / I TALI A
En ello trabajaba cuando conoció a Ber-
lusconi. Él la convirtió en consejera re-
gional de Lombardía y la noche del 27 de
mayo le ordenó acudir a una comisaría de
Milán para rescatar a Ruby.
Siempre de acuerdo con el expediente,
14 de las mujeres que asisten a estas fies-
tas reciben un sueldo fijo. Se los entrega
Giuseppe Spinelli, administrador de Ber-
lusconi. Ocho de ellas son las más afor-
tunadas: debido a los buenos oficios del
primer ministro consiguieron papeles en
programas de televisión o el primer minis-
tro les paga la renta en los departamentos
de Vía Olgettina 65, los que fueron regis-
trados por la policía el pasado viernes 14.
Desde una oficina postal que se en-
cuentra en la empresa Mediaset (propie-
dad de Berlusconi) se pagan los gastos de
estas chicas. Y varios de sus bienes son
administrados por Minetti quien –según
sus declaraciones– también habita un de-
partamento de Vía Olgettina 65.
La Procuraduría de Milán acusa a Mi-
netti –quien el pasado miércoles 26 fue
citada a declarar– de “favorecer la prosti-
tución”, delito que también imputa a Lele
Mora y Emilio Fede.
“Quien sea que acepte asumir un man-
dato político debe ser consciente de los lí-
mites y de la sobriedad, de la disciplina y
del honor que ello conlleva, como la misma
Constitución lo recuerda”, dijo el lunes 24 el
cardenal Angelo Bagnasco, presidente de la
Conferencia Episcopal Italiana, en referen-
cia a los escándalos sexuales de Il Cavaliere.
Pero las palabras del prelado no pa-
recen hacer mella en el primer ministro,
quien niega las acusaciones. Afirma que
las noches en Arcore son tranquilas y
amenaza a los jueces con llevar a cabo una
reforma judicial que ponga límites a las
intervenciones telefónicas.
Por lo pronto la Procuraduría de Mi-
lán continúa con los interrogatorios al
“harem” de Berlusconi, al tiempo que los
italianos siguen con atención este nuevo
escándalo de su primer ministro.
r
Chicas Berlusconi
Karima. “Robacorazones”
46

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

M
ADRID.- “Los expresiden-
tes somos como jarrones
chinos: objetos inútiles que
nadie sabe dónde colocar
en casa y en cualquier lado
estorban.”
Desde que en 1996 dejó de ser jefe del
gobierno español, Felipe González repite
con frecuencia esa frase. La pronunció,
por ejemplo, en octubre pasado en Barce-
lona, durante la presentación de su libro
Mi idea de Europa.
Sin embargo, las poderosas trasnacio-
nales españolas de energía consideran que
los expresidentes sí son útiles: Gas Na-
tural-Unión Fenosa contrató a González,
mientras que Endesa hizo lo mismo con
el conservador José María Aznar, quien
gobernó a España de 1996 a 2004. Ambos
grupos empresariales pretenden utilizar la
influencia política de los exmandatarios
para concretar sus planes de expansión
en América Latina y, particularmente, en
México.
El pasado 17 de diciembre, Gas Natu-
ral-Unión Fenosa, que preside Salvador
Gabarró, dio a conocer el nombramiento
Las trasnacionales españolas de energía Gas Natural-
Unión Fenosa y Endesa contrataron respectivamente a
los expresidentes Felipe González y José María Aznar
con un propósito explícito: aprovechar sus contactos e
influencia política para expandir los negocios de esas
empresas en América Latina, particularmente en México.
De hecho, ya empezaron a hacerlo: el pasado jueves 20,
Aznar se reunió en Los Pinos con Felipe Calderón y, en esa
misma semana, la prensa española publicó que González
creará una nueva sociedad de capital de riesgo que con-
taría con la colaboración de Carlos Slim, quien por cierto
ya posee 15% de Gas Natural-México.
ALEJANDRO GUTIÉRREZ
de Felipe González como “consejero in-
dependiente” de la sociedad, con retribu-
ción anual de unos 126 mil euros.
“La incorporación de Felipe González
permitirá a la sociedad energética contar
con una persona de amplio reconocimien-
to y prestigio internacional, especialmen-
te como estadista y experto conocedor de
Latinoamérica, y también de los países de
la Unión Europea y del arco Mediterrá-
neo, en los que Gas Natural-Fenosa tiene
una presencia significativa como operador
AP photo /Moisés Castillo
ayuda
de los “ex”
Con

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 47
energético”, dice un comunicado de la
empresa.
La primera tarea de González será recon-
ducir las negociaciones con Argelia, donde
la gasera enfrenta un conflicto. La razón: el
país norafricano aumentó unilateralmente el
precio pactado del gas que le suministró en-
tre 2007 y 2009. Para la compañía española,
ello implicaría un desembolso de mil 500
millones de euros, aseguró el pasado 17 de
enero el semanario El Siglo de Europa.
Por su parte, Endesa, que preside Borja
Prado, anunció el 11 de enero el fichaje de
Aznar como “asesor externo”, “cuya labor
estará orientada al asesoramiento para la
estrategia de expansión de la empresa en
América Latina”. Por este trabajo, el po-
lítico cobrará alrededor de 200 mil euros
anuales, según informaron a la agencia
Europa Press fuentes empresariales.
“Tráfico de influencias”
En entrevista telefónica con Proceso,
Alberto Montero Soler, catedrático de
Economía de la Universidad de Málaga,
comenta acerca de esta política de “puer-
tas giratorias”, en la que expresidentes y
miembros del gobierno son fichados por
las grandes trasnacionales españolas:
“No es para aprovechar sus conoci-
mientos teóricos sobre el ramo, sino su
red de contactos políticos y diplomáticos
tejida durante el ejercicio de la adminis-
tración pública, así como para facilitar la
implantación de las compañías en países
de América Latina. Es una cosa que se me
hace éticamente reprobable.”
De acuerdo con la prensa española, al
menos 37 ministros de los gobiernos de
González y Aznar ahora trabajan para em-
presas privadas.
Dos ejemplos son ilustrativos:
Javier Solana, exsecretario de Educación
y de Relaciones Exteriores en el gobierno
de González, así como exalto representan-
te del Consejo para la Política Exterior y de
Seguridad Común de la Unión Europea, es
actualmente consultor de Acciona, empresa
española dedicada a los recursos hidráuli-
cos, construcción de infraestructura, vivien-
da y energía renovable.
Rodrigo Rato, exvicepresidente eco-
nómico de Aznar y exdirector gerente del
Fondo Monetario Internacional (FMI), es
ahora presidente de Caja Madrid.
El que los expresidentes compaginen
su legítimo trabajo en el sector privado
con las compensaciones económicas a
las que tienen derecho de por vida por sus
servicios al frente del país, provocó un en-
cendido debate en España.
En este país, los exmandatarios tienen
una pensión vitalicia de unos 80 mil euros
anuales, además de una oficina de apoyo
con dos funcionarios, vehículo oficial, cho-
fer y escoltas. Aún más: cuando dejan el
cargo reciben una indemnización equiva-
lente a dos años del salario que percibían.
En un comunicado del martes 11,
Gaspar Llamazares, portavoz parlamen-
tario de Izquierda Unida (IU), señaló que
González y Aznar “tuvieron mucho que
ver en el rosario de privatizaciones que
enajenaron el patrimonio público, a veces
en condiciones muy oscuras. Tras ese pa-
sado, su incursión ahora en el sector pri-
vado energético la considero éticamente
reprobable”.
El legislador aludió así a la privatiza-
ción de Endesa, que tuvo lugar durante el
primer gobierno de Aznar (1996-2000). A
su vez, González impulsó en su mandato
(1982-1996) algunas privatizaciones y el
reordenamiento del sector energético, uno
de cuyos resultados fue la constitución de
la multinacional Repsol, hoy accionista de
Gas Natural.
También criticó a las trasnacionales
porque “fichan a esos políticos por su
AP photo /Marco Ugarte
I NTERNACI ONAL / ESPAÑA
Aznar y González. Asesores
48

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

nombre y por sus agendas de contactos, se
supone que bien surtidas, y parece bastan-
te claro que se busca tener acceso a la po-
sibilidad de supuestos tratos de favor para
el futuro”.
Por su parte, el diputado del Partido
Nacionalista Vasco (PNV), Pedro Aspia-
zu, acusó a ambos expresidentes de ejer-
cer un “vergonzoso tráfico de influencias”
debido a que son figuras políticas “signi-
ficativas”. Les pidió reflexionar sobre “su
vergonzoso fichaje, más aún en la coyun-
tura de crisis económica y de paro en que
estamos”.
“O ejercen de expresidentes o ejercen
de cabilderos, pero no se puede ejercer de
las dos cosas a un tiempo”, apuntó el mar-
tes 25 Aitor Esteban, diputado del PNV,
durante una discusión en el Congreso de
los Diputados.
Los diputados del Partido Socialista
Obrero Español (PSOE) y del Partido Po-
pular (PP), cuyo antagonismo es histórico,
votaron en bloque la noche de ese mar-
tes 25 para desechar una iniciativa de los
partidos minoritarios de izquierda consis-
tente en endurecer las condiciones de con-
tratación de exgobernantes y miembros
del servicio público por parte de empresas
privadas.
Las cachuchas de Aznar
El jueves 20 –nueve días después de
su nombramiento como consejero de
Endesa–, Aznar se reunió en Los Pi-
nos con el presidente Felipe Calderón.
“Intercambiaron impresiones sobre los
principales temas y desafíos globales”,
apuntó un comunicado de la Fundación
para el Análisis y los Estudios Sociales
(FAES), el think thank del PP, que pre-
side Aznar.
En su visita a México, en la que ma-
nifestó su respaldo a la lucha de Calderón
contra el narcotráfico, Aznar presentó –pri-
mero al mandatario mexicano y luego a
“académicos, empresarios y miembros de
think thanks mexicano”– el Global Adapta-
tion Institute (GAI), una iniciativa privada
J
o
r
g
e

C
e
r
v
e
r
a
R
e
u
t
e
r
s

/
A
n
d
r
e
a

C
o
m
a
s
Congreso español. Debate
Endesa en Oaxaca. Denuncias

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 49
de la paraestatal en Monterrey, según el
acuerdo firmado y dado a conocer el 23 de
marzo de 2003.
La agenda de Aznar en México inclu-
yó un encuentro con Gustavo Madero,
presidente del Partido Acción Nacional y
otros líderes de ese partido, como el se-
nador Jorge Ocejo, presidente de la Orga-
nización Demócrata Cristiana de América
(OCDA). En ése se acordó avanzar en la
formación de cuadros del PP y del PAN,
la formulación de propuestas políticas y
la “conformación de una agenda para las
libertades en América”.
González, operador
Desde hace varios meses, Felipe González
prepara la constitución de una sociedad de
capital de riesgo en la que contará con la
“colaboración segura de algunas grandes
fortunas”, entre éstas la de Carlos Slim,
“de quien es amigo cercano y asesor para
asuntos políticos internacionales”, infor-
sin afán de lucro, de cuyo consejo asesor es
presidente.
El objetivo de esta organización es:
“Mejorar el conocimiento sobre el cambio
climático y perfeccionar las políticas pú-
blicas que sirvan a los países en desarrollo
a hacer frente a sus consecuencias”, ase-
guró el comunicado de la FAES.
El GAI recibió 10 millones de euros
por parte de la firma de capital de riesgo
NPG Energy Capital, la cual “gestiona
inversiones por 9 mil millones de dólares
en decenas de empresas especializadas en
petróleo, gas y electricidad”, según difun-
dió el pasado 18 de octubre el periódico
Público.
En octubre de 2008, Aznar considera-
ba al cambio climático como una teoría
“científicamente cuestionable”. Ahora que
impulsa el GAI se dice convencido de las
bondades de las energías renovables y del
cuidado de la naturaleza. Sin embargo,
evitó hacer comentarios sobre las denun-
cias que existen contra Endesa debido a
presuntos abusos cometidos contra campe-
sinos del Istmo de Tehuantepec, donde la
empresa instaló un corredor eólico.
En mayo de 2010, el portal Periodismo
Humano informó que campesinos de 13
poblados de la región denunciaron penal-
mente a Endesa y otras compañías eléctri-
cas españolas por despojo y otros delitos.
El conflicto se remonta a 2006 cuando
los directivos de la empresa recibieron de
los denunciantes las escrituras originales
de sus tierras, con el propósito de forma-
lizar los contratos de renta por éstas. Sin
embargo, hasta 2009 los campesinos sólo
habían recibido tres pagos de mil 300 pe-
sos y los directivos se negaban a devolver-
les sus documentos.
Endesa tiene en México cuatro plan-
tas en operación: Micase con una poten-
cia instalada de 10.7 megawats (MW);
Fermicaise, 4.2 MW; Italaise, 5.2 MW y
Grasaie, con 5.25 MW, según el sitio en
internet de la empresa. En el Istmo de Te-
huantepec, Oaxaca, dispone de un campo
eólico con capacidad instalada de 500
MW.
El 13 de marzo de 2008, Endesa pre-
sentó su plan estratégico. Anunció que
buscaría “nuevas oportunidades en Méxi-
co”, país donde competirá con las compa-
ñías españolas Iberdrola y Unión Fenosa.
Entonces preveía inversiones por 6 mil
500 millones de euros en América Latina;
aparte de México, contemplaba ensanchar
su presencia en Chile, Brasil, Colombia,
Perú y Argentina.
Asimismo, la española implantó pa-
ra la Comisión Federal de Electricidad
(CFE) el proyecto piloto PLC (Power Li-
ne Communications), que proporciona los
servicios de transmisión de datos sobre la
red de media y baja tensión en las oficinas
I NTERNACI ONAL / ESPAÑA
50

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

50 1787 / 30 DE ENERO DE 2011
S
AN JOSÉ.- A finales de 2005, la pren-
sa local informó que el empresario
mexicano Carlos Slim se aprestaba a
invertir en las telecomunicaciones de
Costa Rica. Entonces, los sindicatos, agru-
paciones ambientalistas, partidos de iz-
quierda, movimientos estudiantiles y cen-
trales campesinas lo llamaron “no grato” y
“provocador”.
De hecho, en febrero de 2006 el multimi-
llonario suspendió una visita a este país lue-
go de que sus opositores advirtieron que su
presencia sería provocadora y amenazaría
la paz social.
“Ahí viene ‘el coco’ y nos comerá”, decía
ese año Fabio Chaves, coordinador general del
Frente Interno de Trabajadores del paraesta-
tal Instituto Costarricense de Electricidad (ICE),
mientras recorría los pasillos de la Asamblea
Legislativa (Congreso unicamaral), donde ca-
bildeaba contra la apertura del sector de las te-
lecomunicaciones a la inversión extranjera.
“Carlos Slim y su empresa América Mó-
vil son indeseables para nosotros porque
vienen fundamentalmente con afanes de
lucro y no del bien común”, dijo Chaves a
Proceso. “Si vienen a llevarse nuestros re-
cursos, a usufructuar nuestros servicios, ló-
gicamente que son indeseables, no los que-
remos aquí y los vamos a combatir hasta las
últimas medidas y consecuencias”, agregó.
Ahora –cinco años después– Slim desem-
barca en la telefonía móvil de Costa Rica.
Un hecho fue clave para conseguirlo: el
Tratado de Libre Comercio de Estados Uni-
dos, Centroamérica y República Domini-
cana, firmado por Costa Rica el 28 de ma-
yo de 2004, aunque su aplicación quedó en
suspenso debido a la oposición de diversos
sectores de la población.
El tema se zanjó con un referéndum el 7
de octubre de 2007. Ganó el “sí” al tratado y
se fijó su entrada en vigor para el 1 de enero
de 2009. A partir de entonces, el ICE perdió
el monopolio que durante casi 50 años ejer-
ció en la telefonía fija y móvil.
Slim invertirá vía la firma Claro, de América
Móvil, y competirá con el ICE, que hoy domina
el mercado, y con la española Telefónica.
“Todo esto sucede en Costa Rica 20
años después de que ha ocurrido en el res-
to de América y de prácticamente todo el
mundo”, explica a este semanario Ricar-
do Taylor, director general de Claro en Cos-
ta Rica. Y subraya que el ingreso de Améri-
ca Móvil fue “transparente”.
“Las ofertas económicas se presentaron
y se abrieron en público, televisadas en vi-
vo. Algunas personas de nuestra compañía
JOSÉ MELÉNDEZ
los opositores a la apertura–, Arguedas sos-
tiene que “eso es lo que ha pasado en todos
los países. Este negocio (de telefonía) tiende
a ser monopólico”.
“Cuando se tienen los padrinos que
América Móvil tiene en Costa Rica, se ve
con el solo accionar de Sutel”, agrega.
Chaves y Arguedas afirman que Améri-
ca Móvil recibió “favores políticos”, entro otros
de Óscar Arias, presidente de 1986 a 1990 y
de 2006 a 2010. En reiteradas ocasiones el ex-
presidente ha negado tener nexos con Slim.
Al respecto, George Miley, presidente del
Consejo de Sutel, responde que el trámite es-
tá “marcado por su orden, logística y transpa-
rencia”. Al anunciar a los ganadores de la lici-
tación destacó que Costa Rica “despertó el
interés de dos grandes empresas de teleco-
municaciones”: América Móvil y Telefónica.
El 14 de diciembre de 2010, Sutel recibió
las ofertas de las empresas interesadas en
explotar tres frecuencias de telefonía móvil.
El pasado sábado 8, se anunció el resultado
de la puja, en concesiones de 15 años: la pri-
mera quedó desierta, la segunda fue otorga-
da a Claro por 75 millones de dólares en fre-
cuencias de mil 800 y 2 mil 100 megahertz,
y la tercera a Azules y Platas –que represen-
ta a Telefónica– por 95 millones de dólares en
850, mil 800 y 2 mil 100 megahertz.
“Don Carlos está totalmente informado
del desarrollo del proyecto en Costa Rica”,
explica Taylor al confirmar que, según el cro-
nograma oficial, el servicio debe estar fun-
cionando el próximo septiembre.
“Don Carlos piensa combatir la brecha di-
gital y sé que admira muchísimo a Costa Rica,
a su sistema político y su democracia (…) Por
la experiencia de algunos de nuestros ejecu-
tivos en regulación, la transparencia –sobre la
mesa y con escrutinio público– fue más allá de
lo que inclusive se haya visto en cualquier par-
te de América Latina”, asegura.
Taylor informa que aparte de pagar 75
millones de dólares, Claro invertirá más de
300 millones de dólares sólo en el proceso
de instalarse en Costa Rica.
Para participar en la licitación, la compa-
ñía mexicana debió acreditar ante Sutel que
cuenta con un mínimo de 1 millón 800 mil
suscriptores móviles, que lleva más de cin-
co años de operación en al menos un país,
que ha desplegado un sistema móvil nuevo
en al menos una nación y que sus ingresos
en servicios móviles suman 450 millones de
dólares anuales.
“Tenemos que desplegar una red com-
pleta (telefonía móvil, transmisión de datos,
internet y servicios agregados) y levantar
prácticamente de cero a una compañía que
viene a hacer inversiones y a generar unos 3
mil empleos directos e indirectos”, informa.
Con su desembarco en Costa Rica,
América Móvil tiene presencia ya en 19 paí-
ses americanos, con excepción de Bolivia,
Venezuela y Cuba. O
Slim “toma” Costa Rica
dijeron que aquello parecía Hollywood. Pe-
ro no parecía Hollywood. Eso es Costa Rica.
Aunque fue 20 años después que en el resto
de América Latina, se hizo bien, a lo costa-
rricense. La llegada de América Móvil desde
el principio fue apegada al debido proceso y
ha sido con muchísima transparencia, con el
escrutinio de todo el país”, dice.
“Padrinos políticos”
El pasado martes 18, la presidenta costarri-
cense Laura Chinchilla firmó un decreto que
adjudica las concesiones de dos bandas del
espectro radioeléctrico a Claro y Telefónica,
tras la evaluación hecha por la estatal Super-
intendencia de Telecomunicaciones (Sutel).
“Aunque la presidenta firmó el decreto, la
guerra no ha terminado. Faltan acciones le-
gales que presentaremos en tribunales con-
tra Sutel y el gobierno porque obligan al ICE a
interconectar los sistemas a precios ruinosos,
por debajo de los costos”, anunció Chaves.
“La Sutel trabaja para las multinacio-
nales y desfinancia al ICE. Hay gran can-
tidad de ilegalidades, como la entrega de
frecuencias y el ordenamiento del espec-
tro radioeléctrico”, aduce por su parte Jor-
ge Arguedas, presidente de la Asociación
de Técnicos en Telecomunicaciones del ICE,
consultado por Proceso.
Y sobre la idea de que Slim es “el coco”
que devorará a Costa Rica –propagada por
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
El empresario mexicano. Escrutinio

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 51
mó el lunes 17 y el martes 18 el diario di-
gital El Confidencial.
De acuerdo con esta publicación, Slim
ya “comprometió una importante aporta-
ción inicial para que el proyecto atraiga
el interés de otros futuros inversionistas”,
entre ellos José Manuel Pemán, exejecuti-
vo del banco Chase Manhattan en Europa.
En su calidad de “asesor del propie-
tario de Telmex”, González intercedió en
2008 para que Slim llegara a un acuerdo
con el grupo Prisa (compañía que edi-
ta el diario El País) para que el magnate
comprara acciones y lo rescatara de sus
deudas. Sin embargo, el acuerdo no se
concretó (Proceso No 1664).
La noticia sobre la sociedad de capital
de riesgo que impulsa González se publi-
có tres semanas después de que el expre-
sidente se incorporó a Gas Natural-Unión
Fenosa, grupo que es asociado con Slim
en algunos negocios. Por ejemplo, el 26
de mayo de 2008, la entidad financiera
La Caixa anunció la compra de 20% del
grupo financiero Inbursa, de Slim, por un
monto de 2 mil 400 millones de dólares.
El objetivo: realizar un plan de expan-
sión en banca minorista que empezaría en
México y posteriormente se extendería a
Estados Unidos y a América Latina. De
hecho, el holding de empresas Criteria-La
Caixa Corp., controla 33% del grupo Gas
Natural.
Cuatro meses después, el 22 de sep-
tiembre de 2008, la sociedad de inversión
de Slim, Sinca-Inbursa, compró a la gase-
ra española 15% de Gas Natural-México
por 72 millones de dólares. Con esta ope-
ración, Slim se convirtió en segundo in-
versor de Gas Natural-México, después
de la española Gas Natural, que mantiene
71.75% de acciones, y antes de Iberdrola,
que posee 13.25%.
El presidente de Gas Natural, Salvador
Gabarró, aseguró que con esta operación su
compañía realiza “una apuesta estratégica
por el mercado mexicano, que cuenta con
un importante potencial de crecimiento”.
Por su parte, Rafael Villaseca, con-
sejero delegado del grupo Gas Natural,
aseguró que la entrada de “un socio estra-
tégico como Inbursa en el capital de Gas
Natural México”, además de acelerar el
crecimiento del grupo en el país, “supone
un gran paso en el cumplimiento del Plan
Estratégico 2008-2012”.
Ese plan estima que la mitad del mer-
cado de gas de Latinoamérica, que alcan-
zará los 10.7 millones de clientes en 2012,
se encuentra en México.
Gas Natural posee en México cinco
plantas de ciclo combinado en Tamaulipas
y Saltillo, Coahuila, que lo convirtió en el
segundo operador privado en generación
de electricidad, con capacidad de 2 mil
233 MW y es el principal distribuidor de
gas en el país, de acuerdo con un docu-
mento informativo de la trasnacional, fe-
chado en junio de 2009.
El 20 de julio de 2008, Gas Natural
compró a la constructora ACS, que presi-
de Florentino Pérez, su parte accionaria en
la eléctrica Unión Fenosa, por 16 mil 750
millones de euros. Con esta fusión, las po-
sesiones de Unión Fenosa en México pa-
saron a manos de Gas Natural.
Desde 2002, Unión Fenosa era la prin-
cipal generadora privada de electricidad
en México, donde contaba con inversiones
por mil millones de dólares, para pasar de
mil MW a 4 mil MW de energía produ-
cidos. Además tenía participaciones en el
sector aeroportuario (Proceso 1352).
En los hechos “se abre una nueva fase
en las agendas políticas y diplomáticas de
Felipe González y José María Aznar para
ensanchar la presencia de esas empresas
de energía españolas en América Latina,
incluido, por supuesto, México”, conclu-
ye el catedrático Montero Soler.
I NTERNACI ONAL / ESPAÑA
52

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

1¿Qué se siente ser un precandidato
presidencial que le miente al Institu-
to Federal Electoral sobre sus espots
publicitarios?
2 ¿No entraña una contradicción obvia
aspirar a un puesto en el que se hace
valer la Constitución cuando ya la ha
violado?
3 ¿Sabía usted siquiera que el artículo
134 constitucional prohíbe realizar
promoción personalizada fuera de la
entidad que gobierna?
4 ¿Desconocía la legislación electoral o
tomó la decisión deliberada de ignorar-
la cuando difundió su V Informe de Go-
bierno fuera de territorio mexiquense?
5 ¿Cómo es que el director de Comuni-
cación Social del Estado de México
argumenta que los espots fueron trans-
mitidos por una “cuestión técnica” a
nivel nacional, cuando hay documen-
tos que prueban su contratación preci-
samente para ser transmitidos a nivel
nacional?
6 ¿Cómo explica que su gobierno con-
trató y pagó tarifas nacionales a Te-
levisa y a Televisión Azteca, tarifas
mucho más caras que las contratadas
para difusión sólo a nivel estatal?
7 ¿Cómo explica la discrepancia entre lo
que muestran documentos oficiales del
gobierno del Estado de México y lo que
están diciendo usted y su director de
Comunicación Social? ¿Quién está min-
tiendo? ¿Los documentos o ustedes?
8 ¿Sabía usted que un espot contratado
a nivel nacional de su V Informe de
Gobierno, que fue transmitido du-
rante el horario de la telenovela Soy
tu dueña, tuvo un costo de 640 mil
611 pesos? ¿Y que un espot contra-
tado con Televisa Estado de México
y transmitido durante el horario de
la misma telenovela tuvo un costo de
sólo 9 mil 492 pesos? ¿Cómo explica
la discrepancia, si según su versión
no sabía que el primer espot iba a ser
transmitido a nivel nacional? ¿Por
qué estuvo dispuesto entonces a pa-
gar mucho más?
9 ¿No es cierto que en el momento de la
contratación de espots con Televisa o
TV Azteca las televisoras presentan un
menú de opciones, y que su gobierno
evidentemente eligió la transmisión
a nivel nacional aunque eso fuera en
contra de la legislación electoral?
10 Usted ha argumentado, en su defensa,
que lo que hace “es similar a las ac-
tividades que hacen todos los gober-
nadores”. Pero si ellos también están
incurriendo en violaciones a la ley, ¿es
justificable? ¿No equivale esa defen-
sa a la lógica de consuelo de muchos,
consuelo de tontos?
11 Si, como usted dice, fue una decisión
de las televisoras mostrar sus espots a
nivel nacional, ¿cómo explica que pa-
gó más por los que fueron transmitidos
fuera de su entidad? ¿No será que los
contrató y los pagó con esa intención y
ahora quiere colocar la culpa sobre los
hombros de otros?
12 También ha negado que la entrega de
despensas del DIFEM fuera responsa-
bilidad de su gobierno, a pesar de las
fotografías que lo constatan. Usted
dice que hay algo “muy truqueado”.
¿Tan “truqueado” como el asunto de
los espots? ¿No está demostrando este
conjunto de irregularidades una acti-
tud de indiferencia ante los imperati-
vos de la ley?
13 ¿No sigue siendo el caso que usted cons-
tantemente recurre al uso de dinero públi-
co para la promoción personalizada?
14 ¿No hay, en efecto, un acuerdo/contrato
entre usted y Televisa mediante el cual,
a cambio de dinero, la televisora le ase-
gura el paseo permanente por la panta-
lla, con promoción política disfrazada
de infomercial; con paquetes publici-
tarios que incluyen la compra de entre-
vistas en los principales noticieros; con
la cobertura de un romance que recibe
más atención que la guerra contra el
narcotráfico; con el silencio televisivo
que se guarda sobre el caso de Atenco o
los feminicidios en el Estado de Méxi-
co o cualquier tema controvertido que
podría empañar su imagen?
15 ¿Cómo explica que cuando el IFE
declara que usted ha violado la ley y
que procede una sanción, el tema no
es cubierto por las televisoras a pesar
de su trascendencia, ya que usted es el
precandidato puntero del PRI?
16 ¿Cómo explica usted a los habitantes
del Estado de México –un sitio con
tantas carencias– que el presupuesto
de publicidad de su gobierno asciende
a 990.6 millones de pesos, de los cua-
les destinó 30 millones a la televisión
para publicitar los Foros de Reflexión:
Compromiso con México?
17 ¿De qué manera esos foros contribu-
yeron a resolver los problemas prácti-
cos de violencia e inseguridad que se
viven en el Estado de México? ¿O sim-
plemente fueron eventos –con cargo al
erario– concebidos para promover su
figura personal?
Preguntas para Enrique Peña Nieto
ANÁLI SI S
D E N I S E D R E S S E R

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 53
18 Ante el problema de los feminicidios en
el Estado de México ha dicho que “ha-
brá foros de especialistas para discutir
el tema”. ¿Acaso los foros propuestos
equivalen a una solución tangible o son
tan sólo una pantalla de humo creada
para distraer a la opinión pública?
19 ¿Cómo justifica que su gasto en publici-
dad sea 42.1% mayor que el Programa
de Atención a Personas con Capacida-
des Diferentes? ¿No hay algo mal en sus
prioridades como gobernante?
20 ¿Cuánto pagó a Televisa por la produc-
ción relacionada con su V Informe de
Gobierno? ¿Y por qué en el momento
en el que arribaron las camionetas de
Televisa al evento habían tapado el lo-
gotipo de la empresa con papel bond
y cinta de aislar? ¿Acaso ellos o usted
tienen algo que esconder?
21 ¿No es cierto que usted le debe todo
a Televisa; que el apoyo extra-legal
de la televisora lo ha llevado de ser un
político desconocido y sin trayectoria
a la figura más popular de los últimos
tiempos?
22 ¿Usted qué le está ofreciendo a cam-
bio? ¿Evitar el surgimiento de una
tercera cadena de televisión abierta?
¿Asegurar que no se dé la competen-
cia en el sector? ¿Una Presidencia a la
medida de los intereses de la empresa?
23 Dado que usted se declara adalid de la
modernidad y la transparencia, ¿por
qué no hace públicos todos los con-
tratos que ha firmado con la empresa
TV Promo? ¿Por qué no explica qué
relación tiene con el brazo político y
financiero de Televisa a través del cual
vende espacios publicitarios, conteni-
dos noticiosos y su línea editorial a po-
líticos como usted a cambio de favores
futuros?
24 En diversos artículos periodísticos us-
ted habla de la imperiosa necesidad de
que el Estado mexicano recupere su
fuerza y su eficacia. Pero ello pasaría
por la domesticación de los poderes
fácticos, principalmente la televisión.
Al pactar como lo ha hecho con Televi-
sa, ¿no llegaría a la Presidencia con las
manos atadas de antemano? Su actitud
actual, ¿no equivale a un doblegamien-
to frente al poder que debería contener?
¿No viviríamos, bajo su presidencia,
con un Estado aún más capturado y más
débil vis a vis Televisa? O
N A R A N J O
La bondad
54

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

Hoy se abre el calendario electoral
de 2011: este domingo 30 de enero ha-
brá elecciones en Guerrero, y el próxi-
mo 6 de febrero ocurrirá otro tanto en
Baja California Sur. Los resultados
contribuirían a seguir alimentando el
surrealismo electoral mexicano, pues
en Guerrero la alianza de izquierda
(de último momento con el apoyo del
PAN) muy probablemente ganará por
segunda ocasión consecutiva la guber-
natura; sin embargo, para efectos prác-
ticos seguirá sin gobernar la entidad. Y
en BCS la mayoría de las encuestas in-
dican que el próximo gobernador será
un experredista postulado por el Parti-
do Acción Nacional, combinación que
hasta hoy no se había dado.
En estos momentos, enero de 2011,
el Partido Revolucionario Institucio-
nal mantiene su hegemonía inalterada
únicamente en 10 estados de la Repú-
blica Mexicana (Campeche, Coahuila,
Colima, Durango, Hidalgo, Estado de
México, Quintana Roo, Tabasco, Ta-
maulipas y Veracruz). No obstante,
otros seis estados (Chiapas, Nayarit,
Oaxaca, Puebla, Sinaloa y Tlaxcala)
nunca han estado gobernados por un
político que no haya pasado por las
filas del tricolor; y el Distrito Federal
solamente se salva de circunstancias
similares por los interinatos de Rosario
Robles y Alejandro Encinas.
El caso más paradójico es Tlaxca-
la, donde en 1998 ganó la elección el
PRD, con Alfonso Sánchez Anaya; en
2004, fue el PAN, con Héctor Ortiz, y
en 2010 finalmente el tricolor recuperó
la entidad, con Mariano González Za-
rur. Tanto Sánchez Anaya como Ortiz
abandonaron las filas del tricolor cuan-
do éste postuló a otros candidatos, y
fueron los instrumentos para que ama-
rillos y blanquiazules triunfaran en los
comicios.
Otro caso significativo es Chiapas,
donde una coalición amplia (PAN-
PRD) ganó las elecciones en 2000, y el
PRD lo consiguió en 2006, pero en am-
bos casos con candidatos que acababan
de renunciar a su militancia priista: Pa-
blo Salazar y Juan Sabines.
En julio pasado se dio el primer caso
en que el PRI recuperó una gubernatura,
la de Zacatecas, con un exmilitante del
partido en el gobierno (PRD), Miguel
Alejandro Alonso Reyes. Éste militó en el
PRI de 1992 a 1998, cuando renunció pa-
ra adherirse al PRD, partido que lo llevó
a la alcaldía de Zacatecas y al Congreso
del Estado, declarándose diputado inde-
pendiente el 22 de febrero de 2009. Este
ha sido el primer caso de un exmilitante
de otro partido que, postulado por el PRI,
obtiene la gubernatura de un estado.
Hasta ahora no ha habido un expa-
nista postulado por el PRI, pero el 1 de
diciembre de 2010 Gerardo Buganza
Salmerón, candidato blanquiazul a la
gubernatura de Veracruz en 2004, rindió
protesta como secretario de Gobierno de
dicha entidad, en el gabinete encabezado
por el gobernador priista Javier Duarte.
Es evidente que ni el electorado ni los
partidos ni los mismos políticos recono-
cen diferencias ideológicas infranquea-
bles. Todo lo contrario, están dispuestos
a las renuncias más insólitas, las postula-
ciones más increíbles y las alianzas más
aberrantes con tal de alcanzar o mante-
ner el poder. Ejemplo de esto es que el
PRD ha postulado a ocho gobernadores
o jefes de Gobierno que han sido priistas
(Proceso 1765); en coaliciones amplias,
lo ha hecho con otros cinco. En contra-
parte, los panistas han postulado a un
expriista, y los priistas a un experredista.
Por lo pronto, en las elecciones de este y
del próximo fin de semana los perredis-
tas impulsan al que puede ser su noveno
gobernante expriista, en tanto que los
panistas candidatean al que puede ser su
primer gobernador experredista.
En el caso de Guerrero, el PRD gana
la gubernatura en enero de 2005 con Ze-
ferino Torreblanca, cuyo gobierno ha sido
muy cuestionado por los mismos perredis-
tas, entre otras cosas porque muchos de
sus militantes más comprometidos fueron
marginados del gobierno; y el año pasado
decidieron lanzar como candidato a Ángel
Heladio Aguirre, exgobernador interino de
dicha entidad, perseguidor de militantes
amarillos y quien renunció al tricolor por
haber sido desplazado de la contienda in-
terna priista unos días antes de obtener esta
nominación. En su postulación y su cam-
paña, asumió el compromiso de integrar
en su gabinete a distinguidos perredistas,
pero difícilmente adoptará sus principios,
postulados y programas de gobierno;
así que puede darse la paradoja de que el
PRD gane las últimas dos elecciones para
gobernador en la entidad sin que nunca la
haya gobernado.
En cambio, en Baja California Sur
las encuestas difieren en torno al que
tiene la preferencia electoral, con cifras
que no pueden considerarse dentro del
margen de error, pues las hay hasta con
más de dos decenas de puntos de discre-
pancia. Unas señalan como puntero a
Marcos Covarrubias Villaseñor, postula-
do por el PAN; otras, a Ricardo Barroso,
del PRI; y unas más ponen por delante
a Luis Armando Díaz, del PRD-PT. Sin
embargo, la mayoría (incluyendo algu-
nas encuestadoras prestigiadas, como
GAUSS e ISA) coincide en colocar a
la cabeza a Covarrubias, con lo que se
concretarían una nueva alternancia en la
gubernatura y una de las combinaciones
faltantes: PAN con candidato perredista.
Así, todo indica que en las primeras
dos elecciones de 2011 el PRI no logrará
recuperar las gubernaturas; el PRD per-
derá Baja California Sur, salvo que a úl-
tima hora logre un acuerdo con el PAN,
aunque todavía no se sabe quién sería
el declinante, similar al de Guerrero.
Y, desde luego, el surrealismo electoral
mexicano seguirá nutriéndose con las
más inverosímiles combinaciones, pues
a final de cuentas lo importante es el po-
der, mientras que el electorado es muy
volátil. O
El surrealismo electoral
J E S Ú S C A N T Ú
ANÁLI SI S

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 55
El Partido Revolucionario
Institucional (PRI) y el Par-
tido Acción Nacional (PAN)
pueden dormir tranquilos sa-
biendo que cuentan con fieles
representantes en el seno del
Instituto Federal Electoral
(IFE). Si bien tanto Felipe
Calderón como Enrique Peña
Nieto recientemente han reci-
bido leves señalamientos de
parte de la autoridad por su in-
debida intervención en proce-
sos electorales, las votaciones
de los consejeros en estos ca-
sos evidencian un claro sesgo
partidista.
Específicamente, mien-
tras que en agosto los conse-
jeros Marco Antonio Baños y Francisco
Guerrero encabezaron los esfuerzos por
señalar a Calderón debido a la transmi-
sión en cadena nacional de sus spots
durante las campañas locales de 2010
(ver mi artículo sobre el tema en Pro-
ceso del 4 de agosto de 2010: http://
bit.ly/g27I4C), hoy de manera vergon-
zosa repliegan sus argumentos con tal
de defender a Peña Nieto. Igualmente,
aun cuando hace dos semanas Benito
Nacif y Macarita Elizondo se lanzaron
con todo en contra de la difusión a ni-
vel nacional de los spots del V Informe
de Peña Nieto, durante el verano pasado
desplegaron una actitud totalmente con-
traria cuando les tocó resolver el caso de
Calderón.
Habría que recordar que Baños y Gue-
rrero llegaron a sus puestos como pro-
puestas del PRI, en particular de Manlio
Fabio Beltrones y Emilio Gamboa. Asi-
mismo, Nacif y Elizondo fueron fichas
del PAN, en aquel momento presidido por
Germán Martínez.
En ambos casos, los consejeros re-
curren a formalismos y artimañas jurí-
dicas exageradas para intentar desechar
el señalamiento al funcionario de “su”
partido. En contraste, cuando el caso tie-
ne que ver con el funcionario del partido
“contrario”, súbitamente se convierten
en grandes defensores de los principios
constitucionales en materia electoral y
buscan imponer el estado de derecho a
toda costa. Pocas veces se evidencia tan
claramente el cumplimiento del viejo di-
cho de Porfirio Díaz, Óscar Benavides y
Getulio Vargas: “Para mis amigos todo,
para mis enemigos la ley”.
En el caso del señalamiento a Calde-
rón, el consejero Baños criticó duramente
las lecturas “legaloides” de sus homólo-
gos que buscaban proteger al presidente
con base en una lectura estricta del artícu-
lo 108 constitucional. “Mi punto central y
mi deliberación per-
manente será el tema
de privilegiar el prin-
cipio de la equidad en
la contienda, como lo
ordenó el Constitu-
yente Permanente en
la reforma del 2007”,
afirmó el consejero.
Y continuó: “Se ha
vulnerado una norma
constitucional y te-
nemos que encontrar
mecanismos eficaces
para evitar que este
tipo de circunstancias
ocurran en el proceso
de 2012”.
Pero para el caso
de Peña Nieto, el mismo consejero recu-
rre precisamente a las interpretaciones
“legaloides” que tanto dice repudiar. “Si
bien es cierto, los spots han sido trans-
mitidos a nivel nacional, es un hecho
evidente que esa condición fue la que el
Tribunal colocó como una posibilidad
para que en prima facie el Instituto pu-
diera conocer del asunto, pero después
verificase la existencia del proceso elec-
toral federal, para ver si hay o no una
afectación al mismo. Al no haber el cum-
plimiento de ese requisito sine qua non,
es un hecho que sobreviene un esquema
de incompetencia”.
Baños utiliza una lectura extremada-
mente limitada de las normas y decisio-
nes jurisdiccionales correspondientes para
argumentar que el IFE solamente puede
actuar si es que hubiera una afectación di-
recta a un proceso electoral federal en cur-
so. Al consejero le parece poca cosa que
Peña Nieto haya pagado hasta 50 veces
IFE partidizado
J O H N M. A C K E R MA N
56

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

En medio de tensiones crecientes,
que ya dieron lugar a actos violentos
como el asesinato de un líder munici-
pal priista y la cruel golpiza que tiene
en estado de coma a un dirigente his-
tórico perredista, Guerrero elige hoy
un nuevo gobernador. El calificativo es
inexacto. En realidad los guerrerenses
no escogen este domingo un goberna-
dor nuevo, sino simplemente otro titu-
lar del Poder Ejecutivo. Nada tienen de
nuevo los dos aspirantes al cargo, pos-
tulados por coaliciones formadas más
en provecho de los intereses de quienes
dirigen los partidos que en atención a
las necesidades de los habitantes de esa
dolida entidad.
Los contendientes son casi copia
uno del otro. Además de ser primos, sus
carreras políticas han estado entreve-
radas. Manuel Añorve, hoy postulado
por el PRI, fue subordinado de Ángel
Heladio Aguirre, priista a quien propo-
nen los partidos antagónicos al trico-
lor. Ambos pidieron licencia a cargos
a los que llegaron en fórmulas priistas:
Añorve, alcalde de Acapulco; Aguirre,
senador de la República. Éste se fue
del PRI cuando su primo fue escogido
candidato, sobre la base de que él ya
había sido gobernador, aunque fuera
interino, y con base en el principio fi-
losófico de que “los que ya bailaron se
sientan”. Aguirre quiso sentarse, pero
de nuevo en la silla que ocupó durante
tres años. Se fue de su partido sólo para
efectos electorales, pero su corazón y
sus intereses siguen siendo tricolores.
En campaña reivindicó esa militancia
diciéndose parte de la corriente progre-
sista del PRI, entelequia que si tuvo al-
gún barrunto de existencia antaño hoy no
existe más.
Ha sido más afortunada que la de su
primo la carrera de Aguirre. Añorve tuvo
que empezar desde abajo, como auxi-
liar de Gustavo Carvajal Moreno, en sus
tiempos de dirigente del PRI, de 1979 a
1981. En ese año, Aguirre fue secretario
particular del gobernador Alejandro Cer-
vantes Delgado –él sí miembro del míti-
co progresismo priista–, quien después
lo ascendería a secretario general de Go-
bierno. Al mismo tiempo, Añorve fungió
también como secretario particular de
Gustavo Carvajal cuando éste fue secreta-
rio de la Reforma Agraria, y a través de él
se relacionó con Alfredo del Mazo, quien
lo colocó en una posición subalterna del
gobierno mexiquense: subdirector general
administrativo de la Dirección de Policía
y Tránsito. Luego retornó al círculo de
Carvajal como funcionario de segundo ni-
vel en Tabamex.
Bajo el gobierno de José Francisco
Ruiz Massieu los primos lograron colo-
carse, mejor Aguirre que Añorve. Aquél
fue secretario de Desarrollo Económico, y
éste subsecretario de Trabajo y Previsión
Social, donde no permaneció mucho tiem-
po pues su jefe Carvajal, director de Ba-
nobras con el presidente Salinas, lo hizo
delegado de esa institución en el estado.
Desde allí vio que su primo Aguirre era
diputado local y líder estatal del partido.
A lo más que llegó Añorve en esa primera
mitad de los años 90 fue a síndico procu-
rador de Acapulco.
Tras la matanza de Aguas Blancas el
presidente Zedillo quedó obligado a de-
poner a su amigo Rubén Figueroa, quien
recomendó nombrar interino en su lugar
más a las principales televisoras del país
para asegurar la transmisión de sus spots
por todo el país con el fin de apuntalar su
campaña presidencial. Total, en tratándo-
se de “amigos”, los principios constitucio-
nales pueden ser arrojados al cesto de la
basura.
El consejero Nacif incurre en una in-
consistencia similar. Sobre el caso de
Peña Nieto propuso una lectura abierta
y flexible del concepto de “posible afec-
tación al proceso electoral federal”, para
argumentar que “aquí lo que nosotros te-
nemos que custodiar es la elección federal
de 2012, y tengo la convicción de que este
tipo de actos pueden afectar esa contienda
y este es el momento para que esta autori-
dad haga un llamado y diga: ‘estos actos
no son legales’”.
Sin embargo, para el caso de Calderón
el consejero se esconde tras argumentos
técnicos para abogar por el desechamiento
del caso: “Me parece que lo que ahora se
propone es un camino, es entrar a un te-
rreno desconocido; es entrar a un terreno,
además, donde queremos empezar a cons-
truir francamente sobre arena movediza.
Y creo que no hay bases jurídicas sólidas
para hacer lo que la Secretaría Ejecutiva
nos propone. Por esa razón, yo votaré en
contra del proyecto de resolución”.
La buena noticia es que en ambos ca-
sos la mayoría de los consejeros votaron
a favor del señalamiento al Ejecutivo co-
rrespondiente. Habría que reconocer aquí
que los consejeros Alfredo Figueroa y
Leonardo Valdés demostraron gran con-
sistencia al mantenerse firmes en la de-
fensa de los principios constitucionales en
ambos casos.
Sin embargo, los señalamientos final-
mente fueron vacíos e inútiles ya que no
implican sanción alguna para Calderón o
Peña Nieto, ni para los funcionarios pú-
blicos responsables de las relaciones con
las televisoras, ni para los mismos medios
de comunicación que incurrieron en un
abierto fraude a la ley, ni para los partidos
o los candidatos beneficiados. Asimismo,
los criterios inconsistentes de los cuatro
consejeros mencionados ponen en duda la
independencia de la mayor parte del Con-
sejo General.
Con casos como los comentados ve-
mos con más claridad que nunca los pe-
ligros de que los tres nuevos consejeros
electorales sean nombrados por cuotas
estrictas, y en particular el grave riesgo en
que se encontrarían las elecciones de 2012
si se permite al PRI colocar dos leales sol-
dados más en el seno del Consejo General
del IFE. O
ZZZMRKQDFNHUPDQEOJRVSRWFRP /Twit-
ter: @JohnMAckerman
I
n
t
e
r
é
s

P
ú
b
l
i
c
o
ANÁLI SI S

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 57
a Aguirre, para que le cubriera las espal-
das. Lo hizo puntualmente, continuó la
agresiva actitud de Ruiz Massieu y de Fi-
gueroa contra los perredistas, y benefició
a su familia: colocó en la nómina a dos de
sus hermanos, sobrinos, cuñado. El pri-
mo Añorve llegó por primera vez al gabi-
nete estatal, como secretario de Finanzas.
Cuando el nepotismo se hizo insosteni-
ble, Añorve fue reducido a la Comisión
de Agua y Alcantarillado de Acapulco.
En una crisis municipal causada por ma-
los manejos de los fondos de emergencia
tras el huracán Paulina, en 1997 resultó
presidente del puerto, a título interino, y
de allí al año siguiente pretendió suceder
a Aguirre, pero en la contienda interna
del PRI lo derrotó René Juárez, quien
fue un triunfador generoso. Su primo el
gobernador saliente lo rescató y “aunque
sea” lo hizo, ya de últimas, diputado lo-
cal. No duró allí mucho tiempo, pues su
rival reciente, el gobernador Juárez, lo
impulsó a que fuera diputado federal de
2000 a 2003. Lo relevó su primo Ángel,
quien permaneció en San Lázaro de 2003
a 2006, año en que perdió la elección de
senador frente a la fórmula perredista.
Apenas logró ser senador de minoría.
Añorve, por su lado, tornó a ser se-
cretario de Finanzas, con René Juárez.
Cuando éste concluyó sus tareas, hace
seis años, Añorve volvió a la Ciudad de
México, a trabajar al lado de Manlio Fa-
bio Beltrones, como asesor de la Junta de
Coordinación Política. Su suerte se for-
taleció cuando en 2007 apoyó a Beatriz
Paredes en su lucha por la presidencia
del PRI. Lo había hecho también cinco
años antes, sólo que entonces todos ellos
perdieron frente a Roberto Madrazo. En
2009 logró por ello ser candidato a la
alcaldía acapulqueña, donde su victoria
puso fin a nueve años de gobierno perre-
dista (o casi).
La misma influencia conjunta de
Beltrones y Paredes, y el apoyo de los
exgobernadores, hicieron de Añorve can-
didato de unidad, en decisión admitida
también por Aguirre, quien no demoró
mucho en arrepentirse y buscar otra pos-
tulación. La halló en un PRD sumido
en contradicciones y temores. El 20 de
agosto de 2009 fue asesinado el diputa-
do Armando Chavarría, rival acérrimo
del gobernador Zeferino Torreblanca, de
quien fue secretario de Gobierno en vir-
tud de arreglos internos en el PRD. No
había en el horizonte otro aspirante que
con mayor fuerza y legitimidad (no mi-
litó nunca en el PRI, ni se apartó de la
izquierda) representara la posibilidad de
un gobierno popular en verdad. Por eso
se le eliminó. Por eso el gobierno local
ha sido omiso en averiguar quién lo hizo,
o en difundirlo porque acaso sabe quién
perpetró el crimen y no es suicida como
para inmolarse con la verdad.
Aunque entonces lo supieron con
claridad muchos menos guerrerenses
que hoy, también en 2005 votaron por el
pasado. Torreblanca los engañó. Se dijo
que encabezaría la alternancia y no hi-
zo más que practicar la continuidad. No
pocos de sus funcionarios y muchas de
sus actitudes y políticas pertenecían al
ayer, no al mañana que los ciudadanos
de esa entidad buscaban. Para rematar
su sexenio de autoritarismo e incapaci-
dad, Torreblanca pretendió imitar a sus
antecesores priistas y dejar un heredero.
Por eso Chavarría desapareció de la es-
cena y el gobernador se dispuso a urdir
su propia trama.
Ante el riesgo de que eso ocurriera,
Marcelo Ebrard intervino. En acuerdo
con Jesús Ortega (quien con la ruptura
de Ruth Zavaleta con Nueva Izquierda
perdió su principal carta en ese juego),
se convirtió en el factótum de la sucesión
guerrerense, para evitar que lo fuera To-
rreblanca. Él construyó la candidatura de
Aguirre, sobre la base no de afinidades
ideológicas sino de ser el precandida-
to priista a la cabeza de las preferencias
electorales medidas por las encuestas.
Lo importante era lograr la apariencia de
que el PRD mantiene un gobierno estatal.
Y de paso, al sonsacar a Aguirre, Ebrard
golpeó en el plexo al gobernador mexi-
quense Enrique Peña Nieto, con quien
por ahora contiende en la propaganda te-
levisiva en espera de algún día disputar la
Presidencia de la República. Peña Nieto
apoyaba en los escarceos priistas a Agui-
rre, no a Añorve.
Ebrard apadrinó todo el tiempo al
priista postulado por el PRD. Peña Nie-
to se alejó en el tramo final. Quizá se le
informó que su antiguo ahijado, lejano ya
de su protección, ganaría hoy los comi-
cios. O quizá temió que se le vinculara
con los malos pasos atribuidos al alcalde
de Acapulco. Un testigo protegido, esa
figura procesal temible porque puede
ser usada por la PGR lo mismo para un
barrido que para un fregado, lo acusó en
noviembre pasado de haber recibido, de
manos del propio testigo, apodado Ma-
teo en el expediente, 5 millones de pesos,
tercera parte de una entrega convenida
con Añorve por la banda de los Beltrán
Leyva. O
Guerrero: votar por el pasado
MI G U E L Á N G E L G R A N A D O S C H A PA
58

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

58 1787 / 30 DE ENERO DE 2011
El pasado viernes 20 de enero, el pre-
sidente nos preguntó a los ciudadanos qué
nos pasa, que nos ve poco animados. Que
parecemos tristes, que no compramos re-
frigeradores ni automóviles nuevos, para
reactivar la economía, que no invertimos
en el futuro, que dudamos del porvenir, y
nada más hablamos de cosas funestas. Es
porque los diarios escurren sangre, dijo el
presidente, y no publican también las bue-
nas noticias.
No sé, puede ser, señor presidente, que
sea un asunto semántico. Que sea porque
hace 10 años nuestras palabras predilectas
eran democracia, crecimiento económico,
reformas, vamos a sacar de México a pata-
das a las víboras tepocatas; y hoy nuestras
palabras más reiteradas son explosión,
descabezados, secuestro, extorsión, cruel-
dad y robo, degollados, acribillados, ahor-
cados, levantados, encajuelados, y demás
figuraciones de la muerte y el saqueo.
No sé, puede ser, señor presidente.
Aunque puede ser de más largo alien-
to nuestra tristeza. Puede ser que hace 10
años los ciudadanos y la oposición de iz-
quierda y la de centro-derecha coincidi-
mos en un diagnóstico del país: México
tenía cuatro taras, cuatro pecados sociales,
legado de un siglo de PRI. La corrupción
de los gobernantes. Un sistema de justicia
que era una farsa. Una policía en contu-
bernio con el crimen. La incapacidad de
los gobiernos para sostener un proyecto de
desarrollo, que durara más de un sexenio,
para llevar al país al Primer Mundo.
La coincidencia en el diagnóstico nos
causó a los ciudadanos euforia. Estábamos
por fin en acuerdo con algunos políticos.
La euforia nos llevó a la gran mayoría a
poner nuestros votos por sacar al PRI de la
Presidencia. El primer presidente no priis-
ta nos pareció que abría la puerta hacia un
siglo de democracia y prosperidad. ¡Un
siglo! Sentimos ante la largueza del porve-
nir una serenidad alegre. Entonces empezó
nuestro desencanto, señor presidente.
¿Cómo es que el PAN en la Presiden-
cia, con un diagnóstico consensuado con
los ciudadanos, ahora con los instrumen-
tos del gobierno al alcance de la mano, no
remediaba las taras del país? El PAN pare-
cía haberse distraído. Alzó la vista a metas
más arduas, que se probaron imposibles:
íbamos a votar en un Congreso de mayo-
ría priista la reforma hacendaria, íbamos a
negociar con los restos del Viejo Régimen
la reforma tal o cual. Y bajó la vista a mi-
ras más egoístas: íbamos a tener PAN por
30 años, aunque supuestamente éramos
una democracia, íbamos a –corrijo: iban
ellos a meter a todo su partido y sus fami-
lias a trabajar en la burocracia, iban ellos
a luchar contra las libertades civiles de las
mujeres y las minorías, en nombre de su
admiración tribal al Vaticano.
No sé, puede ser por eso que andamos
alicaídos, señor presidente. Como si hubié-
ramos sido engañados. O como si los pa-
nistas se hubieran engañado a sí mismos, y
nos tocara a nosotros pagar el costo.
¿Cómo supuso el PAN que los peca-
dos del PRI serían expiados de la vida so-
cial, sin un trabajo, sin una construcción
mediante? ¿Pensaron: se evaporarán por
sí mismos? ¿Pensaron: para expulsarlos
basta una vaga buena voluntad? ¿O calcu-
laron, más recientemente: al matar a cada
delincuente del país, empezando por los
más pobres, el sistema de injusticia, que
reproduce y alienta el delito, se transfor-
mará en sistema de justicia, por medio de
alguna oculta e indescifrable causalidad?
Lo que al ser humano daña, el ser huma-
no puede enmendar con trabajo. Son pala-
bras antiguas, de Confucio. Los ciudadanos
intuimos que si el PAN hubiera sido impla-
cable con la revisión de cuentas de los fun-
cionarios públicos y con la aplicación de los
castigos prescritos en la ley; que si hubiera
revisado el quehacer de cada policía y hu-
biera suplido en etapas a la mayoría corrupta
de los policías federales; que si hubiera he-
cho lo propio con los jueces; y que si hubiera
aplicado su proyecto de liberalismo econó-
mico, con severidad, deshaciendo monopo-
lios y premiando fiscalmente a los pequeños
y medianos empresarios; en fin, que si el
PAN hubiera traducido el diagnóstico de las
cuatro taras en acciones que construyeran
mejores instituciones, estaríamos viviendo
en un país, disculpe la simpleza de la con-
clusión, mejor que el del siglo XX.
Fueron los panistas indolentes o débiles.
Fueron ingenuos o cínicos. El caso es que
los pecados sociales del país ahí están, los
mismos que hace 10 años. Y si el PRI los
creó, el pecado del PAN, aparatoso como un
elefante en una estancia, es no haber cons-
truido en su lugar mecanismos virtuosos.
Puede ser que por eso nos ve malhu-
morados, señor presidente. Seré franca,
por eso estamos incluso resentidos. A dia-
rio tropezamos con esas taras, y no logra-
mos realizar nuestros planes personales
sin que esos pecados nos desvíen.
Ahora que se acercan elecciones en
seis estados y que de la elección presiden-
cial dista un año y medio, usted nos culpa a
nosotros de desánimo, de no querer invertir
en nuevos refrigeradores y licuadoras, y pa-
ra irritarlo a usted más, de que una mayoría
de nosotros no vaya a votar por los panistas.
Vaya, que incluso una mayoría de esa mayo-
ría vaya a votar por el PRI. “El regreso del
PRI (con sus pecados no expiados) sería una
tragedia”, nos advirtió usted hace un mes.
Pues sí. Pero considere usted nuestra
opción. O votamos por “la tragedia del
regreso del PRI” o votamos por el PAN,
con su buena voluntad abstracta y su gue-
rra puramente destructiva, o votamos por
la izquierda, si es que logramos adivinar
su logo, porque anda pulverizada en de-
masiadas facciones.
Por eso nos ve preguntando: ¿aparte
del PAN no habrá pastel? Y como hasta
ahora no hay pastel, es que andamos tristí-
simos, señor presidente.
ANÁLI SI S
Esta tristísima ciudadanía, señor presidente
S A B I N A B E R MA N
60

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

Los datos de una encues-
ta sobre hábitos cultura-
les, dados a conocer por
el Conaculta a fin de año,
levantaron ámpula de-
bido a la poca participa-
ción de los mexicanos.
Pero reconocidos espe-
cialistas en el tema, co-
mo Tomás Ejea y Ernesto
Piedras, indican que los
diagnósticos no sirven si
no hay continuidad y un
impacto inmediato en
las políticas públicas.
Atlas cultural,
a debate
El

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 61
CULTURA CULTURA
C
on un rezago de casi medio
siglo respecto de los pri-
meros estudios culturales
realizados en Francia, el
Consejo Nacional para la
Cultura y las Artes (Cona-
culta) publicó el Atlas de infraestructura y
patrimonio cultura de México 2010 y una
Encuesta nacional de hábitos y consumos
culturales, que a decir de los investigado-
res Tomás Ejea y Ernesto Piedras carecen
de continuidad y sistematización, y en tan-
to no se traduzcan realmente en políticas
públicas su aportación será muy limitada.
Coincidieron además en que debe ser
instrumento para evaluar el desempeño de
las instituciones y autoridades responsa-
bles, y transparentar el ejercicio de los re-
cursos y la toma de decisiones.
Dichos académicos participarán el lu-
nes 31 a las 11:00 horas en un foro para
analizar los contenidos, alcances, debilida-
des y fortalezas de ambos estudios; orga-
nizado por la Universidad Autónoma Me-
tropolitana Unidad Xochimilco (UAM-X),
a través de la Coordinación de Extensión
Universitaria y el Grupo de Reflexión so-
bre Economía y Cultura (Grecu) encabe-
zado por el periodista Eduardo Cruz, en la
Sala 2 del edificio central del campus, ubi-
cado en calzada del Hueso 1100.
Ante los documentos publicados por
el Conaculta en diciembre pasado, el es-
pecialista en estudios culturales e investi-
gador de la UAM-Azcapotzalco, donde es
profesor del área de sociología, Ejea con-
sidera que podrían verse desde una pers-
pectiva positiva si formaran parte de un
sistema integral, planeado y coordinado
de manera amplia y permanente, pero su
aislamiento los hace insuficientes:
“El sentido de este tipo de estudios es,
por un lado, tener una visión general de
los diferentes aspectos del consumo cultu-
ral en el país. Pero por otro, deberían ser
instrumentos para evaluar cómo están fun-
cionando los programas que las diferentes
instancias de gobierno implementan. Por
lo tanto, me parece que son esfuerzos aco-
tados y que una verdadera política guber-
namental debería de aspirar a que ese tipo
de instrumentos informativos tuvieran una
función más amplia y más productiva.”
En su opinión, el diagnóstico no per-
mite comparaciones ni ver su evolución en
el tiempo, lo cual puede llevar a especula-
ciones que dependan de quienes abordan o
utilizan la información.
En su presentación del Atlas..., Consue-
lo Sáizar, titular del Conaculta, afirma que el
“siglo XXI trajo a los mexicanos las garan-
tías de la democracia plena: alternancia en
JUDITH AMADOR TELLO
el poder, rendición de cuentas, transparen-
cia en el ejercicio de los recursos aportados
por los ciudadanos”, y que en “esa órbita se
inscribe” el “encomiable y minucioso traba-
jo que refleja cuánto ha hecho el Estado en
el renglón de proveer servicios culturales...”.
Añade que la política cultural del siglo
XXI se diseñará con base en la informa-
ción del documento.
–¿Usted lo cree así? –se le pregunta a
Ejea.
–Yo creo que es una parte, pero no pue-
de ir desligado de otro tipo de información.
Y en un sistema de información nacional,
lo fundamental es el conocimiento claro y
oportuno de la utilización de los recursos
financieros, entonces toda esta información
estadística sobre el consumo cultural y la
infraestructura cultural, en su caso, puede
ser útil si fuera aparejada con otras medidas
sobre la claridad, pero sobre todo la trans-
parencia, y creo que los gobiernos panistas
han carecido totalmente de ello.
“Ahora bien, si las buenas intencio-
nes que muestran los altos funcionarios de
cultura fueran propósitos serios, uno espe-
raría que se expliciten cuáles van a ser los
pasos a seguir para establecer esas políti-
cas, y esos pasos no están claros en ningún
lado. En ese sentido, se queda en meras
declaraciones. Pregunto: ¿Se está propo-
niendo que se va a actualizar ese sistema
de información anualmente? Ahí es dónde
ya no hay claridad, entonces esperaríamos
que no fuesen solamente declaraciones.”
En los medios se han ventilado diver-
sos conflictos culturales señalados por la
falta de consulta con la comunidad, de
transparencia en los recursos, de mala o
nula comunicación. Baste recordar la bi-
blioteca Vasconcelos, el espectáculo de
luz y sonido en Teotihuacán, la Librería y
Centro Cultural Elena Garro en Coyoacán,
el proyecto de Ley de Cultura y la remo-
delación de la sala principal del Palacio de
Bellas Artes. Cuestionado sobre si cono-
cer datos sobre el consumo ayudaría en es-
te tipo de casos, Ejea indica:
“Yo creo que el sexenio pasado y este
fundamentalmente se han caracterizado por
una gran opacidad en la toma de decisiones.”
Un ejemplo muy claro para él es el re-
cién celebrado Bicentenario y cómo se
construyó la política pública del 15 de sep-
tiembre. Sobre ello publicará en breve un
ensayo titulado Cultura política y discur-
so público: El desfile del Bicentenario, co-
mo parte de un libro sobre cultura política
que se prepara en la UAM Azcapotzalco.
Insiste en que una “verdadera política
democrática” debe tener ante todo trans-
parencia y lamenta que hasta hoy no sean
claras las cuentas del Bicentenario:
“Pretender que con esta información
h
t
t
p
:
/
/
l
e
e
r
d
e
b
o
l
e
t
o
.
b
l
o
g
s
p
o
t
.
c
o
m
62

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

CULTURA
ya se está en una senda totalmente demo-
crática y transparente es, al menos, un ac-
to de demagogia, sobre todo si no existen
verdaderos pasos a seguir para ir constru-
yendo perspectivas más democráticas y
más transparentes. Porque una cosa es el
discurso y otros son los actos cotidianos,
y las decisiones se toman en una pequeña
oficina y no frente o teniendo en cuenta a
la ciudadanía.”
Subraya asimismo el aspecto de la sis-
tematización de la información:
“Un sistema de estadística nacional, es-
pecíficamente de cultura, es al que se debe-
ría de avocar la administración cultural ac-
tual, generar ese sistema no nada más con
esfuerzos aislados... Si no hay una continui-
dad y una homogenización de la informa-
ción que se recaba, su utilidad es muy limi-
tada.”
Política real
El economista Ernesto Piedras, fundador
de la consultoría The Competitive Intelli-
gence Unit, destaca de la encuesta tres as-
pectos: Es metodológicamente robusta,
pues se realizó con una muestra muy am-
plia (32 mil entrevistas, mil por entidad fe-
derativa); replica en el tiempo la realizada
en 2003, con lo cual “tratamos de identi-
ficar tendencias”; y al contrario de la opi-
nión de Ejea, piensa que se pueden esta-
blecer comparaciones.
Le sorprende que dicha encuesta haya
generado críticas inmediatamente después
de ser difundida, pues considera que “mu-
cha gente se fue en contra sin revisarla, de
manera dogmática y hasta ignorante: ¡Por-
que sólo 47% de los mexicanos se consi-
deran involucrados con la cultura!”.
Incluso indica que él sigue revisándo-
la y aún no tiene una idea completamen-
te formada de los resultados. Aunque acla-
ra que lo arrojado por el estudio es grave:
“Creo que en un país de iniquidades
como México este tipo de cifras nos de-
ben preocupar, nos deben poner a trabajar,
pero no descalificarlas y más viniendo de
gente que no sabe un ápice de estadística,
empiezan a hablar de encuestas que ni si-
quiera han revisado.”
También le inquieta que se establez-
ca qué se hará con los datos arrojados,
pues sería lamentable que todo quedara
en “una bodega de datos” o en algunos li-
bros y publicaciones, pero no más. Con-
sidera que los servidores públicos de-
ben sentirse muy presionados ahora pues
cuentan ya con el estudio de la infraes-
tructura, el del consumo y el de la oferta
cultural, con lo cual tienen “herramientas
fantásticas” para hacer políticas públicas.
El reto es superar “la política de bohe-
mia” (dice que José Alfredo Jiménez hacía
sus canciones “entre borracheras”, pero
hoy los artistas y las audiencias han cam-
biado, Proceso 1724) por una política “de
nueva generación, bien fundamentada”.
Los siguientes pasos, dice, deberán
ser: procesar la información a nivel esta-
tal, lo cual ya se está haciendo y publi-
cando en la página web del Conaculta, y
propondrá que se haga un capítulo para
comparar los datos con los de países que
hacen regularmente encuestas, como Es-
paña, Reino Unido, Argentina y Francia,
para saber “qué tipo de encuesta tenemos;
hasta donde voy viendo, es una encues-
ta que cumple muy bien con las mejores
prácticas internacionales”.
Piedras ha sido invitado por el Cona-
culta para hacer el análisis de la Encues-
ta nacional..., y prefiere no hablar en la
entrevista sobre el Atlas..., pues confiesa
que no lo ha estudiado tan profundamen-
te como la primera. Celebra que este lu-
nes se haga una discusión de los conteni-
dos de los dos estudios e invita a que sea
un debate crítico, constructivo, propositi-
vo e incluso destructivo, pero fundamen-
tado y abierto.
–¿Entonces, aunque lo que arroja la
encuesta es grave, es una buena encuesta?
–Es una buena herramienta. Es como
cuando voy al médico, y con sus instru-
mentos, con su experiencia, me dice que
tengo la presión alta, el colesterol alto. No
cuestiono su medición, lo importante es
qué voy a hacer ahora que tengo ese diag-
nóstico. Finalmente estos trabajos consti-
tuyen una suerte de check up del sector de
la cultura, la pregunta es qué vamos a ha-
cer con esos números.
–Dicen que con ello se va a hacer la
política cultural del siglo XXI. Aunque es-
te tipo de estudios no son nuevos, usted
lleva años haciéndolos, la Universidad de
Colima también. Cabe señalar que dicha
universidad celebró en 2007 los 20 años
de su Programa Cultura y 18 de la revista
Estudios sobre las Culturas Contemporá-
neas, su fundador Jorge González presen-
tó un estudio hace décadas. ¿Se han tra-
ducido en políticas públicas, en políticas
eficientes? ¿No se están poniendo dema-
siadas expectativas?
–Por eso te decía: ¡vaya presión que
se debe montar sobre estos servidores pú-
blicos!, porque igual que para ellos es un
instrumento para generar esas nuevas pro-
puestas y articulaciones, con base en los
recursos, con base en los requerimientos,
para nosotros es también una herramienta
con el fin de evaluar el impacto de las ac-
ciones actuales y futuras, pero usémoslas.
“Si me preguntas cómo quiero ver el
impacto de esta encuesta, yo quiero que de
la reunión del lunes y de otras más surjan
mejoras metodológicas, pero no descalifi-
caciones dogmáticas. Y surja también una
acción colectiva de evaluación, de exigir a
las autoridades y de exigirnos a nosotros
mismos, porque eso implica sentarnos a
trabajar con los números e interpretarlos y
ya queda en manos de los académicos, de
los analistas y por supuesto de los servido-
res públicos.”
–Usted habla de comparar el estudio
con otros países. Si se considera que el pri-
mer estudio del Conaculta data de 2003,
es relativamente nuevo; el área de estudios
culturales que dirigió Paul Tolilá en Fran-
cia tiene muchos años y además se sabe
que sí es tomado en cuenta para las polí-
ticas públicas.
–Así es, fíjate que esto es expresión de
una madurez o inmadurez social. No hemos
reconocido socialmente –no digo no hemos
dado, insisto: no hemos reconocido– el rol
central, multidimensional de la cultura: de
contenidos, de estéticas, de cohesión, pe-
ro también de impacto en empleo, produc-
ción, etcétera. La diferencia con los france-
ses es que ellos ya no discuten si es bueno o
malo tener una encuesta, su funcionamien-
to es: qué encuesta necesito para hacer em-
pleo, producción, inversión.
El Departamento de los Estudios y de
la Prospectiva (DEP), del cual fue director
Piedras. Rezago

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 63
Señor director:
En las últimas semanas hemos sido tes-
tigos de una ola de rumores, filtraciones y
señales de humo en torno a la posible mo-
dificación o incluso desaparición de la Se-
cretaría de Cultura de Puebla. Querríamos
haber dicho que hemos participado de es-
ta discusión, pero en realidad no ha habido
discusión ni, mucho menos, se nos ha con-
siderado como participantes: los distintos
actores políticos que próximamente asu-
mirán el gobierno del estado han reaccio-
nado de varias maneras, desde negando
lo que un día antes habían afirmado has-
ta aludiendo a una especie de alucinación
colectiva, maneras que, no obstante, en su
curiosa diversidad, confluyen en un mismo
punto: la negación de la discusión pública,
la negación de la argumentación como su
medio natural, la negación de la horizontali-
dad en la relación entre gobernantes y ciu-
dadanos.
Distintos grupos y ciudadanos hicimos
públicos argumentos y reflexiones que co-
incidían en dos elementos principales:
En primer lugar, por razones de auto-
nomía, presupuesto y peso simbólico, la
demanda de que no se modificara el es-
tatuto de la Secretaría de Cultura ni se la
subordinara a instancias que podrían en-
torpecer y aun pervertir su gestión.
En segundo lugar, por razones de es-
tricto y urgente interés público, la exi-
gencia de que proyectos como éste se
sometan a la discusión colectiva, en vez
de generarse y gestionarse en el muy di-
fuso y antidemocrático ámbito de las im-
posiciones, las adhesiones corporativas,
los mensajes entre líneas o las declara-
ciones intempestivas e improvisadas.
No hemos obtenido respuesta, al
contrario: los actores políticos han en-
turbiado aún más el panorama, negando
a los ciudadanos como interlocutores
y gestionando una serie de estrategias
de simulación que revelan quizá lo más
preocupante de este affaire: la ausen-
cia de un verdadero proyecto cuyas ba-
ses, meditadas y articuladas, les per-
mitieran salir a la esfera pública con
una propuesta defendible, discutible y
susceptible de ser enriquecida comu-
nitariamente. Que las respuestas ha-
yan consistido principalmente en difu-
sas ocurrencias y desmentidos implica,
en suma, una grave falta de práctica de-
mocrática y una notable improvisación
que bien podríamos traducir como des-
interés.
Por todo lo expuesto, manifestamos:
Ratificamos nuestra demanda origi-
nal sobre la permanencia de la Secreta-
ría de Cultura y el cumplimiento puntual
de la Ley de Cultura vigente. El no cum-
plimiento hasta la fecha de la ley ha su-
puesto, en buena medida, la gestión
deficiente y el distanciamiento de los
ciudadanos con respecto a la operación
de la dependencia. Debe recordarse
que la Ley de Cultura ya contempla, en-
tre otras cosas, la creación de un conse-
jo consultivo que funcione bajo los prin-
cipios de la vida democrática.
Exigimos a los diputados de la LVIII
Legislatura que hagan efectivo el princi-
pio de representación popular: que ma-
nifiesten claramente en las sesiones del
Congreso una posición que responda a
los intereses de la sociedad.
Queremos que no se prolongue este
opaco manoseo del tema y que en cam-
bio aparezca algo tan sencillo y apre-
miante como esto: la claridad de una
propuesta y la responsabilidad de asu-
mirla públicamente.
Al final no estamos hablando de una
secretaría, un instituto o un consejo: ha-
blamos de una verdadera transición de-
mocrática que, entre otras cosas, re-
defina radicalmente la relación entre
ciudadanos y servidores públicos. Léase
bien: servidores públicos, cuya agenda
sólo puede ser la de todos nosotros.
Atentamente:
Óscar López Hernández, Sergio Ja-
vier González Carlos, Jorge Andrade Ro-
ca, Julio Eutiquio Sarabia, Gabriel
Wolfson, Ociel Mora, Juan Carlos Cana-
les, José Luis Escalera, Maribel Esperón
Pintos, Gabriela Puente.
Exigen claridad sobre
la Secretaría de Cultura de Puebla
Paul Tolilá hasta hace unos años, fue fun-
dado en 1963, cuando André Malraux era
el ministro de Cultura. En un ensayo titu-
lado Estadísticas, economía e indicadores
culturales, el investigador francés expli-
ca las razones en la necesidad de construir
una política de la cultura:
“Para dirigirla, establecerla, hacer-
la evolucionar y tomarla en cuenta, el Es-
tado y el Ministerio sintieron de manera
temprana la necesidad de datos evaluados
que permitieran proceder con un mínimo
de puntos de referencias y pensar en el es-
tablecimiento de prioridades... El DEP se
creó para este efecto al término de una
vasta reflexión interministerial. Su labor:
recolectar, tratar, estructurar y retransmitir
todos los datos socioeconómicos que in-
teresan a la cultura en Francia. Su misión:
servir como punto de apoyo a las políticas
públicas, difundir ampliamente todas sus
informaciones y promover todas las inves-
tigaciones necesarias. Su público: los res-
ponsables de los ministerios, los del Es-
tado y de las colectividades públicas, los
actores de la cultura y los ciudadanos.”
Remarca Piedras que “los trabajos de
Paul allá son magníficos, y en una socie-
dad como la británica que ya no discute ni
presta tanta atención a estudios como los
míos, por ejemplo de si pesa 6.7% la cul-
tura, ellos saben que pesa mucho, su si-
guiente enfoque es geográficamente más
acotado, más dirigido a proyectos produc-
tivos basados en la creatividad”.
Y lamenta el rezago en México, pues pa-
ra volver a hacer una encuesta pasaron siete
años. Se debe planear cuándo hacerlas y es-
tablecer plazos, quizá como en el censo po-
blacional, pero a su juicio 10 años son dema-
siados. Él sugiere un estudio bianual, pues
“si nos quedamos con que el valor económi-
co de la cultura es 6.7%, estamos haciendo
arqueología cultural, no política pública”.
En su trabajo de análisis hará cruces
de datos a nivel estatal y comparaciones
con la encuesta anterior. Al preguntarle
cuál será el propósito, indica que afinar las
herramientas de medición y las políticas.
Determinaría, por ejemplo, la necesidad
de que el Conaculta se pronuncie en temas
como las telecomunicaciones, la conecti-
vidad y los derechos de autor.
“Somos –concluye– un país de déficit de
oferta y déficit de infraestructura cultural.”
En el foro participarán, entre otros,
Salvador Vega, rector de la UAM; Héc-
tor Zavala, coordinador de Extensión
Universitaria; los diputados Kenia Ló-
pez Ramadán y Armando Báez, los in-
vestigadores Rafael Campos, Alejandro
Ordorica y Eduardo Nivón, la crítica de
arte de Proceso Blanca González Rosas
y las periodistas Adriana Malvido y An-
gélica Abelleyra.
64

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

L
n Ias úIlinas senanas,
con veisaliIidad digna de
AIfonso Reves, AdoIfo
Caslañón ha hecho eI
pióIogo aI 5RPDQFHURGHOD
JXHUUDGH,QGHSHQGHQFLDv
en Ia5HYLVWDGHOD8QLYHUVLGDGGH0p[LFR
iedesculie a IáIadas de AIejandiía (laI
vez 369-43O de nueslia eia), eI úIlino
poela deI nundo anliguo.
Lnlie Ios auloies de Ia $QWRORJtD
JULHJD IáIadas es consideiado una
hguia nenoi que iaia vez apaiece en
seIecciones poelicas, hisloiias Iileiaiias
v encicIopedias.
Ahoia que va no podenos sei
pesinislas poique lodo saIe peoi que
nueslios auguiios nás negalivos, ni
apocaIíplicos poique hov ni siquieia
inaginanos Ios hoiioies que nos
IIegaián nañana con eI nonlie de noli-
cias, IáIadas se vueIve, cono decían en
Ios cincuenla deI sigIo nueilo, nueslio
conlenpoiáneo.
Ls eI giiego que ve aniquiIada Ia
cuIluia giiega, a senejanza deI
poela indígena que conlenpIó
Ia desliucción a sangie v fuego
de cuanlo halía sido su uni-
veiso, eI pagano que sufie Ia
inposición liulaI deI ciislianis-
no, eI aIejandiino que se dueIe
de que su ciudad, fundada
paia sei Ia sínlesis de Oiienle v
Occidenle, desapaiezca lajo Ia
nueva lailaiie.
A Ia ciueIdad de Ia hisloiia
se suna Ia faIla de conpasión
de Ia naluiaIeza: fundada
solie Ias aienas ieslaIadizas
deI NiIo, AIejandiía asisle aI
hundinienlo en eI nai de
sus giandes consliucciones. Y Io que
iniciaion Ios leiienolos Io consuna un
gian lsunani en eI sigIo VII.
Ioi foiluna desde hace vaiios años
Iianck Coddio, diiecloi deI Inslilulo
Luiopeo de AiqueoIogía Sulnaiina,
ha conenzado eI iescale de ocho sigIos
de lesoios. Ya IocaIizó con su equipo
Ias ciudades poiluaiias de Kanopo v
LiacIión-Tonis, eI pueilo ieaI, eI pueilo
de gaIeias, Ia isIa de Iaios v eI Tino-
niun, Ia iesidencia que vio Ios anoies
enlie Maico Anlonio v CIeopalia, v eI
suicidio deI geneiaI ionano.
E! csµ!cndnr dc A!cjandría
Ln 331 a. C. AIejandio Magno deiioló
poi segunda vez a Daiío, eI iev de
Ieisia, en CauganeIa, v fundó AIe-
jandiía paia eleinizai su nonlie v su
giandeza. Ouiso hacei de Ia ciudad
deI NiIo eI punlo de encuenlio enlie
Oiienle v Occidenle. LI espIendoi de Ia
edad heIeníslica duió hasla que Lgiplo
fue conquislado poi Rona. LI cenlio de
esa cuIluia que se espaició poi lodo eI
nundo hasla enlonces conocido fue Ia
gian ßilIioleca de AIejandiía, paile de
Ia piineia univeisidad de Ia hisloiia,
en que coIaloiaion giiegos, áiales,
judíos, peisas v siiios.
La ßilIioleca iesuIló desliuida
poi vez piineia v de nodo no inlen-
cionaI poi eI ejeicilo de IuIio Cesai
aI incendiai sus naves en 48 a. C. Ln
325 eI enpeiadoi Conslanlino hizo
deI ciislianisno Ia ieIigión deI Lsla-
do, liasIadó eI inpeiio a una nueva
capilaI, ConslanlinopIa (ßizancio), v
piohilió lodos Ios cuIlos paganos. LI
nuevo enpeiadoi Teodosio oidenó
aI paliiaica TeóhIo de AIejandiía que
ceiiaia Ios lenpIos v desliuveia Ia
ßilIioleca. Cono pósluno desagiavio
de esla lailaiie en 2OO2 se inauguió Ia
ßilIiolheca AIexandiina.
Si IáIadas nació en 369 v nuiió en
43O fue lesligo de lodo eslo v lanlien
de Ia iiiupción de Ios hunos (nongoIes)
v de Ia lona de Rona poi Ios
visigodos (geinanos) aI nando
de AIaiico en 41O. Asinisno
piesenció eI nailiiio v asesina-
lo de Hipalia.
HIµatIa, jnva dc !a µa!abra
Hipalia (37O-415) iepiesenló
eI úIlino liiIIo de Ia cuIluia
giiega. Iue hIósofa, asliónona,
nalenálica v docla en nuchas
olias naleiias. IáIadas, su
anigo v conlenpoiáneo, Ia
aIaló en un epigiana: ¨Ls lodo
eI hinanenlo lu piovincia./
Ln eI zodiaco lusco, niio hacia
Pá!adas, nucstrn cnntcmµnráncn
dc! ñn dc! mundn
veisos
Lns
Alejandría. La ciudad sumergida

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 65
que no sufia a Ia hoia deI nailiiio.
Conlia Ia lailaiie de avei v Ia de
ahoia se Ievanlan eI ejenpIo de Hipalia
v Ios veisos de IáIadas, veisos de una
calásliofe que se paiece a Ia nueslia.
DIcz aµrnxImacInncs a Pá!adas
1.- MaI conienzo
Canla, diosa, Ia cóIeia funesla
De AquiIes eI IeIida que causó a Ios aqueos
InconlalIes doIoies v aiiojó a Ios inheinos
Las vidas vaIeiosas de nuchísinos heioes
Y piesa de Ios peiios v Ios cueivos Ia hizo.
,OLDGD, I, 1-5 (Tiaducción de IuIián Heinández).
Conenzó Ia poesía
Con una naIdición en cinco veisos.
Ln eI piineio se halIa
De FyOHUDIXQHVWD
Ln Ia Iínea lies suigen
'RORUHVLQFRQWDEOHV
Ln Ia cuaila se aiiojan
9LGDVDORVLQÀHUQRV
LIenan eI quinlo veiso
/RVSHUURV\ORVFXHUYRV
¡Cóno no ila a acalai en eI desaslie
AIgo iniciado con lan naI agüeio`
2.- LI gian lealio deI nundo
LI nundo es lealio,
La exislencia faisa.
No Ia lones en seiio:
Apiende a acluai
O si no
Iaga eI piecio.
3.- Iiiluias
Una sailen paia fieíi pescado
I NVENTARI O
Viigo./ Ln lodo Io que encuenlio eslá
lu liiIIo./ Recile ni honenaje, Hipalia
adniialIe,/ jova de Ia paIalia,/ es-
lieIIa innacuIada de Ia saliduiía¨.
CiiiIo, eI nuevo paliiaica de AIe-
jandiía (giolescanenle canonizado
poi Rona cono san CiiiIo), deleslala
a Hipalia poi salia, poi pagana, poi
iiieduclilIe v lanlien poi sei leIIísi-
na, liiIIanlísina v paia coIno huniI-
de. Acusada de liuja, Hipalia se negó
a ienunciai a Ia saliduiía giiega v a
conveiliise a Ia nueva ieIigión ohciaI.
LI Iühiei CiiiIo oiganizó landas de
nonjes fanálicos, aulenlicos sicaiios
v endenoniados de Dios, que expuI-
saion, saqueaion v aI hn asesinaion a
lodos Ios no ciislianos. Ln naizo de
I4I5 alacaion a Hipalia, Ia desnudaion,
Ia loiluiaion con conchas de oslias
v caiacoIes ahIados hasla desgaiiai
su cueipo, v poi úIlino quenaion su
cadávei en eI nejoi esliIo de Ciudad
Iuáiez. Sin Hipalia, IáIadas se hundió
en Ia desespeiación aunque solievivió,
nadie sale cóno, aIgunos años nás.
E! !cgadn dc HIµatIa
Lsle exliaoidinaiio peisonaje, au-
lenlica viigen v náilii de Ia Iileilad,
Ia cuIluia v Ia Iucha de Ias nujeies,
enlió en Ia conciencia euiopea giacias
a Ldvaid Cillon en su nonunenlaI
+LVWRU\RIWKH'HFOLQHDQG)DOORIWKH5R
PDQ(PSLUH (1788). A hnaIes deI sigIo
XX Ia iescaló Oclavio Iaz en 6RU-XDQD
,QpVGHOD&UX]\ODVWUDPSDVGHODIH Iaz
vio Ios nexos enlie Ia hguia de Hipalia
v Ia de Soi Iuana (que halIó de eIIa en
su 5HVSXHVWDDVRU)LORWHD) v acIaió que
¨Ios de AIejandiía fueion inconpa-
ialIenenle nás ciueIes v láilaios¨.
Casi aI nisno lienpo CaiI Sagan en
&RVPRV, Ia seiie de leIevisión v eI Iilio
deiivado de eIIa, dio lanlien a Hipalia
Ia inpoilancia que neiece. Ln Mexico
hulo a su vez ailícuIos de Luis MigueI
AguiIai, v IIoia ßollon-ßuiIá liadujo
paia SigIo XXI eI Iilio fundanenlaI de
Maigaiel AIic, (OOHJDGRGH+LSDWLD
Hace dos años AIejandio Anenálai
olluvo ocho pienios Cova en Lspaña
con su peIícuIa ÉJRUDen que RacheI
Weisz inleipiela a Hipalia. La peIícuIa
deI gian diiecloi es nagníhca. No ols-
lanle, Anenálai no se alievió a descii-
lii en lodo su espanlo eI Iinchanienlo
de Hipalia. Ln Ia panlaIIa nueie
Iapidada peio anles su escIavo Davus
Ia eslianguIa con su apiolación paia
Han hecho Ios ciislianos con Ia eslalua
de Lios.
Aunque no fue su oljelo,
Nos vengaion:
Lios ianpanle sienpie nos fieía.
4.- Refulación de Ia codicia
Nací desnudo, noiiie desnudo.
No liene oljelo codiciai iiquezas.
5.- LI naladeio
La Tieiia es un innenso naladeio.
AIIí espeia Ia nueile a su ielaño
LanenlalIe: nosolios
6.- La oIa
Dueinas, conas, le aIegies, le
enliislezcas,
Aliás de li Ia oIa se piepaia
A hundiile paia sienpie.
7. Iin deI nundo
Los dioses va no eslán.
Todo se hunde
Cada día un poco nás.
Hav en Ias locas
Runoies nenliiosos v veidadeios
De feioces nañanas.
Sin enlaigo, Io peoi
Ianás se anuncia.
8.- Lulo
No IIoies nunca a un nueilo:
Logió escapai de Ia vida.
Tias Ia nueile eI doIoi no exisle.
9.- Lspeclios
¡Ln Ia piofunda noche eslanos
nueilos`
¡Ln eI sepuIcio nos soñanos vivos`
Sonos quizá Ios úIlinos vivienles
Iues va lodo
Ln eI alisno se hunde,
Mueile es Ia vida
Y va eslá nueilo eI nundo.
1O.- Hisloiia de Ia hunanidad
DeI caos saIinos paia haceinos
poIvo.
(JEP)
Hipatia
CULTURA CULTURA
Arte
La fotografía
revolucionaria
de México
BLANCA GONZÁLEZ ROSAS
R
econocido a nivel na-
cional e internacional
por sus investigaciones
sobre la imagen periodística
mexicana, el historiador John
Mraz presentó el pasado jueves
27, en el Museo del Carmen de
la Ciudad de México, un inte-
resante libro sobre la fotografía
revolucionaria mexicana que,
bajo el título de Fotografiar la
Revolución Mexicana. Compro-
misos e íconos, incide en su
historia, economía visual y fo-
tohistoria. Realizada en el con-
texto de las celebraciones que
realizó el Instituto Nacional de
Antropología e Historia (INAH)
por el Centenario de la Revolu-
ción, la investigación de Mraz
destaca por su capacidad para
desmitifcar y explicar la cons-
trucción de imaginarios políti-
cos a través de la visualidad.
Ubicado en el periodo
1910-1920, el trabajo de Mraz
inicia cuestionando la identidad
de la fotografía revolucionaria.
Contundente en la afrmación
de que los revolucionarios fue-
ron diferentes y contradictorios,
el académico de la Universidad
Autónoma de Puebla analiza
las imágenes a partir de una
diversidad ideológico-autoral
que, sin dejar de ser revolucio-
naria, impacta en la estética
e interpretaciones temáticas.
Respetuoso en lo que respecta
a las aportaciones de investiga-
ciones recientes –Miguel Án-
gel Berumen, Laura González,
Marion Gautreau, entre otros–,
el historiador relaciona la estéti-
ca del lenguaje fotográfco con
preferencias y compromisos
políticos: Manuel Ramos como
periodista del porfriato; Helio-
doro Gutiérrez con el movimien-
to maderista; Ignacio Medra-
no con la rebelión orozquista;
Amando Salmerón con Emiliano
Zapata; Eduardo Melhado co-
mo huertista que documentó la
Decena Trágica; Antonio y Juan
Cachú como simpatizantes de
Pancho Villa, y Jesús Abitia co-
mo uno de los principales pe-
riodistas del constitucionalismo.
Agudo en la lectura de las
imágenes, Mraz revierte los sig-
nifcados institucionales posre-
volucionarios y, desmitifcando el
predominio autoral y homogenei-
dad ideológica de Agustín Víctor
N
o es posible que la información
referente a la última remodela-
ción del Palacio de Bellas Artes
se halle tan polarizada. Para-
fraseando lo declarado en la prensa des-
de septiembre pasado a la fecha, tal infor-
mación podría resumirse en dos posturas
opuestas:
Por un lado, las autoridades asegu-
ran que las obras eran necesarias, que su
resultado es, en general, bueno, que las
hicieron especialistas y que se llevaron a
cabo con la mayor transparencia.
Por el otro, los detractores afrman que
la intervención nunca debió tener los al-
cances que, aseguran, poseen, que no
tenían razón de ser, que los involucrados
son improvisados y que luego de 700 millo-
nes gastados el edifcio no funciona ni luce
mejor.
Escribiré estas líneas apelando a la sen-
satez y al equilibrio.
Lo primero que quiero asentar es que
tal polarización se debe a que las autori-
dades nunca proporcionaron información
clara. Deslindemos los problemas: Sólo al-
gunos, por diversas causas, supimos des-
de inicios de 2007 de las obras. No obstan-
te, nadie supo, sólo las autoridades, qué
se haría con exactitud. Me parece que con
razón los detractores experimentan moles-
tia ante unos resultados que no estaban
previstos en las informaciones que se co-
nocieron, pues aun quienes sabíamos de
las obras, nunca, al menos quien esto es-
cribe, vimos el proyecto en la prensa, pla-
nos, detalles, explicaciones transparentes.
Nadie hizo los necesarios cabildeos previos
o consultó autoridades y/o especialistas en
un sector amplio de arquitectos, restaura-
dores, historiadores, protectores del patri-
monio e instancias civiles interesadas.
Por cierto, ese proyecto debió hacerse
del conocimiento de la Comisión Nacional
de Zonas y Monumentos. ¿Qué opinan sus
miembros?
Sin embargo, percibo también exagera-
ción de los detractores. Si hubo errores en
la concepción o no, al transformar una sala
de opera y conciertos en otra de multiusos,
con lo cual se le colocaron bocinas (lo que
condena cualquier amante de la música y
del patrimonio), lo conducente es hacer una
evaluación serena, olvidándose de postu-
XAVIER GUZMÁN URBIOLA*
ras irreconciliables, y proceder a eliminar
los equipos innecesarios. Lo mismo puede
decirse de la chapa de madera utilizada, los
escalones en la sala y hasta de los pasillos
laterales eliminados, aunque en este tema
las autoridades argumentan que, dada la
amplitud nueva entre butacas, la cancela-
ción fue razonable.
Me parece mucho más grave, de hecho
lo más grave y, a las claras irreversible, el
eliminar la mecánica teatral original del edi-
fcio y sustituirla por una nueva, máxime si
funcionaba. A nadie se le ocurriría cambiar
por anticuado el sistema mecánico del Big
Ben por uno digital, argumentando que es
más moderno y que con ello daría la ho-
ra con mayor exactitud. Las inexactitudes,
viene a cuenta recordarlo, de ese venerable
reloj (y de ello los ingleses están orgullosos)
se ajustan por peso con unas monedas. Y
a este propósito, puesto que el mecanismo
retirado del Palacio de Bellas Artes es una
joya, ¿dónde quedó? Sé de cierto que al
decidir desmontar la mecánica teatral, los
mejores estructuristas de México opinaron
que si ello se hacía habría que construir un
nuevo teatro para montarla.
Asimismo, me parece grave haber cam-
biado la isóptica de la sala. ¿Era necesario?
Tal vez sí, pero nadie lo ha explicado de
modos convincentes. ¿Cómo reza la decla-
ratoria de “Monumento Artístico” consegui-
da por el mismo INBA a favor del Palacio
de Bellas Artes? ¿A partir de ella podían
eliminarse o alterarse sus elementos cons-
titutivos originales y sus espacios interio-
res? El personal de Arquitectura del INBA
es muy capaz en temas de normatividad.
Polarización
sobre el Palacio de Bellas Artes
Villista con rifle, Ciudad Juárez
(1913), de John Merz
66

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

Casasola, se introduce en una
historia del periodismo fotográ-
fco mexicano que evidencia la
confuencia de intereses econó-
micos con el consumo estético y
la acción política. Atractivas tanto
por su efciencia en la creación
de imagen-marca de los líderes
revolucionarios, como por la exi-
tosa demanda popular –tarjetas
postales–, las imágenes fotográ-
fcas de la Revolución realiza-
das no sólo por periodistas de la
ciudad capital, sino también por
numerosos fotógrafos regionales,
se convirtieron en mercancías tan
cotizadas que fueron objeto de
numerosos plagios autorales.
Interesante también por la
mención del protagonismo que
tuvieron las mujeres en la historia
creativa y protagónica de la foto-
grafía revolucionaria mexicana,
el contenido del libro de Mraz no
coincide con la exposición que,
con base en su investigación, se
presenta en el Museo del Car-
men. Organizada por la Coor-
dinación Nacional de Museos y
Exposiciones del INAH, la mues-
tra, convencional en su narrativa,
incompleta en su contenido y
pésima en su museografía, de-
lata una mediocre e institucional
necesidad por mantener los mi-
tos revolucionarios. O
Música
Samuel Ruiz y la música
FEDERICO ÁLVAREZ DEL TORO
E
s imposible desasociar a
don Samuel Ruiz del am-
biente sonoro que preva-
leció a lo largo de su actividad
contracultural como obispo de
San Cristóbal de Las Casas en el
contexto indígena, pues detrás
del minimalismo y aparente sim-
pleza se encontraba contenida
una complejidad microtonal que
indudablemente aportaba una
semántica sonora que dramati-
zaba y fortalecía una nueva cul-
tura del entorno, cuya propuesta
cambiaría los paradigmas socia-
les y políticos del país.
La música que acompañó la
epopeya de Samuel Ruiz García
en Chiapas fueron cánticos per-
didos en el tiempo, retomados y
evolucionados melódica y rítmica-
mente por intervención de com-
positores académicos. El material
lingüístico de las lenguas indíge-
nas y su instrumental tradicional
lo han revolucionado grupos po-
pulares como Sat Tzevul, (2008),
pertenecientes a la corriente del
rock indígena, un fenómeno de la
última década que utiliza la con-
vocatoria de masas como una
forma de resistencia para promo-
ver la identidad propia, dándole
uso reversible a la globalización.
Don Samuel nació en una
familia con especial habilidad
para la música, conocedor de
las tradiciones corales que
adquirió en su formación de la
Universidad Gregoriana de Ita-
lia. Dominaba el francés, italia-
no, alemán, inglés y español.
Aprendió a hablar las lenguas
tzeltal, tzotzil, tojolabal y chol.
Aparte manejaba con soltura el
griego, el latín y el hebreo.
La epopeya de Samuel Ruiz
fue una forma moderna de con-
tracultura, por lo que Marcos
llegó a afrmar: “La paz será
con Samuel Ruiz o no será”.
Indudablemente, en todas
las etapas de su existencia, en
Duele entonces el estropicio, máxime tra-
tándose de nuestro patrimonio y viniendo
del mismo INBA.
Tema distinto son las declaraciones y
su nivel por parte de las autoridades, así
como su impericia para manejar esta cri-
sis. Me parece extraño y encierra por lo
menos una falsa explicación el decir que
no se llamó al Cencroapam a hacer la res-
tauración del vitral Apolo y las musas por-
que “tenían mucho trabajo”. No es posible
que un señor que sabe de dirección or-
questal diga en público que mandó cance-
lar los conciertos porque la “concha acús-
tica se armaba en 15 minutos” y ahora tar-
dan “más de dos horas”. Aunque hay que
recordar la denuncia en relación a que la
sección sindical correspondiente se negó
a asistir a los cursos para conjurar dicho
problema; sin embargo, tampoco com-
prendo por qué nadie frenó esas actitudes
y negoció con ellos para que las cosas
no se dieran así. No debieron banalizarse
asuntos tan graves como los desacuerdos
y necesarios ajustes en las obras, cuan-
do las autoridades afrmaron que “en una
casa, al cambiar la alfombra de pronto nos
damos cuenta de que la puerta o la cortina
están viejitas”. Tampoco entiendo la falsa
disyuntiva entre intervenir un inmueble con
valores o “mantener lo antiguo”.
No es posible que, ante la escalada del
problema, el gerente del Palacio de Be-
llas Artes eligiera separarse de su cargo y
regresar a su puesto anterior, mucho más
tranquilo, con la consecuente lectura con-
traproducente por parte del sindicato acer-
ca de toda la crisis. ¡Qué diferencia con la
antigua gerente! Ella a la víspera de un con-
cierto internacional, con los invitados en la
sala, debió enfrentarse sola al mismo sindi-
cato y negociar para lograr que no se sus-
pendiera. El INBA tiene fortalezas enormes,
pero hay que conocerlas y explotarlas. En
relación a todo ello, seré políticamente in-
correcto: el sindicato tiene razón, por hoy
en el INBA “hay una equivocada estrategia
informativa” y, agrego a título personal, de
operación.
Otro tema es el de los autores y promo-
tores. ¿Qué responsabilidad tiene y quién
decidió colocar al frente de las obras a un
francés, que no es arquitecto? ¿Por qué se
le sostuvo? En cambio, ¿por qué no se con-
tó en el equipo con un arquitecto restaura-
dor? ¿Por qué le estamos colgando el muer-
to, como se dice coloquialmente, a la actual
administración, si ellos heredaron una serie
de decisiones tomadas, unas obras en curso
y con seguridad un presupuesto etiquetado?
¿Podrían haberlas frenado o reencauzado?
Por último, ¿cuándo se entrará al tema del
manejo de los recursos?
¿Hasta dónde este problema ha sido
más producto de la desinformación, de una
mala política de comunicación y operación
de un instituto nacional, tan importante y
sensible, por lo que involucra y a los que
involucra? ¿Hasta dónde fueron mal lleva-
das las obras y se actuó con irresponsa-
bilidad y hasta dónde no? Autoridades y
detractores debieran moderar sus posturas,
ser más refexivos, propositivos, hablar con
transparencia para conciliar, juntos proteger
el patrimonio, y dejar de amenazarse con
exhibirse en el extranjero. O
* Historiador y exdirector de arquitectura del INBA.
Discusión Icomos-INBA

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 67
los momentos de soledad y en
su lucha por la edifcación de
un mundo más justo en lo hu-
mano, social y político, el canto
jugó un papel fundamental en la
vida de Samuel Ruiz García.
Si se escuchan con oído
analítico los cantos indígenas
sobrevivientes, descubrimos
que pertenecían al reino de la
microtonalidad, la música atem-
poral y el sistema espiral mini-
malista. Su elemento expresivo
está emparentado con las cul-
turas tibetanas, indúes y africa-
nas. Texturas sonoras utilizadas
por compositores de la segun-
da mitad del siglo XX.
El último vestigio por tradición
oral que sobrevivió a los siglos del
universo cultural vocal de las et-
nias chiapanecas, evidencia que
estaban más cerca de una con-
cepción oriental que de la cultura
occidental, y refrenda el asertivo
pensamiento de que la música es,
además de lenguaje, resguardo
de identidad y pertenencia.
En ese compás infnito de es-
pera de la cultura indígena parece
reposar el tiempo, así como los
patrones rítmicos ternarios conte-
nidos en una célula articulada en
el fujo temporal y su obstinato.
La cultura musical, sentido
del humor y la poética de las pa-
labras fueron una presencia espi-
ritual y artística que enmarcó una
de las epopeyas más emocionan-
tes de un personaje que reencar-
nó y actualizó la misión de Fray
Bartolomé de las Casas. O
Teatro
“Inter criminis”:
Recortes de una obra
ESTELA LEÑERO
I
nter criminis, que se acaba
de estrenar en el teatro La
Gruta dentro del ciclo de
L
a ciudad alemana de Zwickau es
famosa por su industria automotriz.
Baste decir que en esa urbe sajona
abrió sus puertas, en 1909, la fábrica
Audi por instancias de August Horch, quien
construyó el primer vehículo con la conduc-
ción a la izquierda.
1
Asimismo, en Zwickau la
Volkswagen arma tres de sus modelos y Dai-
mler Chrysler dispone de una planta. Empero,
para los moradores de Zwickau el verdadero
orgullo está en ser la ciudad de nacimiento de
Robert Schumann (1810-1856).
¿Puede ser eso cierto? Los lugareños lo
confrman. Pocos conocen los logros del in-
geniero Horch, mas no hay un solo individuo
que ignore la trascendencia del legado mu-
sical de su conciudadano. En la plaza más
importante de la localidad se yergue una es-
tatua del compositor y existe una Sociedad
Robert Schumann cuyo presidente honorario
es, por estatuto, el alcalde en turno de Zwic-
kau. Convertida en museo, la casa natal de
Schumann constituye, junto a la iglesia gó-
tica de Santa María, una de las metas del
turismo nacional. Incluso, la Schumann Haus
atrae más turistas extranjeros que las demás
joyas arquitectónicas que la circundan.
Como es de suponer, el conservatorio de
Zwickau lleva el nombre de su hijo predilecto
y se organizan certámenes internacionales
para pianistas, cantantes y coros que dan
lustre a su memoria. A manera de cuento de
hadas, el ajetreo urbano se sosiega al atar-
decer, cuando desde los establecimientos
públicos se difunden composiciones schu-
manianas para deleitar a una ciudadanía que
se regocija en la sonoridad de lo propio.
Es justo inquirir si esta reverente actitud
hacia el personaje es resultado del arrepenti-
miento por desestimar sus méritos mientras
aún estaba vivo y, asombrosamente, la elo-
cuencia de los hechos refuta lo consabido. El
primer festival Schumann se organizó en Zwi-
ckau en 1847, es decir, nueve años antes de
que la muerte sorprendiera al homenajeado y,
salvo una interrupción acaecida entre 1940 y
1945, los festivales se han sucedido con éxito
hasta desembocar en los magnos festejos de
2010. Dicho de otra manera, a Schumann su
patria lo celebra cotidianamente, aunque es
necesario aclarar que la situación idílica des-
crita no fue producto de un amor sordo.
En la primera mitad del decimonónico,
Alemania era un conglomerado de pequeños
Estados en pugnas continuas que, musical-
mente hablando, sobrevivía importando las
modas italianas. Recuérdese, por ejemplo,
que el pianoforte, instrumento por excelen-
Ópera Prima que desde hace
tres años organiza el Centro
Cultural Helénico, es una ver-
sión de la obra de teatro Crí-
menes del corazón de la autora
Beth Henley, la cual obtuvo el
premio Pulitzer en 1981.
Es extraño que no se le ha-
ya dado el debido crédito a es-
ta obra, pues Inter criminis. Re-
cortes del delito es una versión
en la que quienes frman como
dramaturgos: Luis Eduardo Yee
y Alicia González, seleccionaron
escenas, introdujeron fragmen-
tos coreográfcos y convirtieron
diálogos en monólogos, pero
los textos son idénticos, al igual
que las situaciones, el nombre y
el carácter de los personajes.
Los alumnos de actuación
de Héctor Mendoza, Raúl Quin-
tanilla, José Caballero y Martín
Acosta la identifcarían de in-
mediato, pues esta obra es el
caballito de batalla para ense-
ñar realismo en sus clases de
actuación. Y sí, efectivamente,
Crímenes del corazón es una
obra en la que, a partir de una
situación dramática dada, cla-
ramente se observan los com-
portamientos y desarrollo de los
personajes; en la que acción
SAMUEL MÁYNEZ CHAMPION
Otro centenario fallido
cia del romanticismo germano, fue inven-
ción de Cristofori, por no hablar de las for-
mas musicales y la construcción de teatros
que, por norma, se ceñía a los modelos
itálicos. En las partituras se escribía vivace
y posato en lugar de los respectivos bewegt
y langsam que el héroe de Zwickau pugna-
ría por adoptar. Lapidaria sería su afrma-
ción: sin una conciencia nacional, el músico
oriundo se vuelve presa del menosprecio.
Afrenta como el entierro de J. S. Bach en
una fosa común había servido de motiva-
ción para que alzara la voz recriminando
la estulticia de sus paisanos. Fundaría, por
ende, una gaceta
2
orientada hacia la lucha
contra el deplorable estado de la cultura
teutónica de entonces, que estaba mono-
polizada por diletantes de “palabras opacas
y mentes limitadas”. ¿Pueden desoírse las
reminiscencias de ese acontecer en otras
latitudes y otros siglos?
Pero no es momento aún de desviacio-
nes, sino de hacer un repaso conclusivo de
lo realizado en Zwickau en aras de las cele-
braciones. Con ello, el contraste pretendido
será inapelable. Amén de ejecuciones inte-
grales de la obra, hubo conferencias, edi-
ciones críticas, galardones para los avances
en la investigación biográfca y musicoló-
gica, grabaciones multimedia, medallas
conmemorativas e, inclusive, se abrió una
convocatoria para realizar guiones cine-
matográfcos sobre la fgura del festejado.
Aquello que sonaría como exceso fue, en
realidad, el acatamiento de un deseo del
compositor, pues había expresado que era
deseable que su terruño contara con festi-
J
o
s
é

L
u
i
s

D
o
m
í
n
g
u
e
z
En memoria de don Samuel Ruiz
68

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

“Crímenes de corazón”
CULTURA
y emoción no necesariamente
van de la mano; en la que las
acciones son fundamentales
para mostrar los estados de
ánimo; en la que los personajes
reaccionan a veces absurda-
mente, otras con la emoción en
la mano y otras más ocultando
sus verdaderos sentimientos.
La situación es clarísima:
tres hermanas se reúnen en su
pueblo de origen para enfren-
tar la acusación a una de ellas
por haber intentado matar a
su esposo. Lenny, la herma-
na mayor, se ha quedado en el
pueblo y se mantiene soltera
cuidando a su abuelo. Meg, la
hermana cantante que se fue a
Hollywood buscando fortuna, y
Babe, la hermana menor que se
casó con el hombre más pode-
roso del pueblo, que le encajó
el cuchillo a su marido y antes
de llamar al médico se puso a
hacer una limonada. Y la prima
Chik, el estereotipo de la mujer
insidiosa que expresa el de-
cir del pueblo. Dos personajes
masculinos, más incidentales:
el enamorado de Meg ya casa-
do y el abogado que enfrenta el
caso y que en esta versión de
Luis Eduadro Yee y Alicia Gon-
zález no aparece.
Los retos actorales son
grandísimos, pues la autora
Beth Henley logra expresar la
psicología de los personajes;
sus contradicciones, sus anhe-
los de libertad, sus ataduras so-
ciales, las rivalidades entre ellas,
pero también su unión fnal, las
reacciones absurdas frente a lo
que sienten y manías particu-
lares. A través del presente se
muestra un pasado con situa-
ciones dolorosas, como el suici-
dio de la madre, y lo que es vivir
en un pueblo, donde se está en
boca de todos.
Desgraciadamente, las ac-
trices de Inter criminis (Alicia
González, Mónica Martínez,
Mishell Ordóñez y Carla Rubio)
no logran encarnar la compleji-
vales que propiciaran el amor del pueblo por
la música más sublime y, en cuanto a eso,
la música de Schumann es una prueba fe-
haciente que tendrá vigencia mientras el ser
humano no abdique de su sensibilidad.
3
Ante la desviación anunciada cabe só-
lo la vergüenza. La ciudad de Cuerámaro,
en el leal y noble estado de Guanajuato, es
reconocida por la fertilidad de sus tierras.
Es el tercer ejido de la na-
ción. Baste enunciar que la
abundancia de sus frutos
se irradia en todas direccio-
nes y que sus pobladores
disponen de tractores y,
por supuesto, de automó-
viles. Un par de molinos del
siglo XVIII y un acueduc-
to colonial son algunos de
sus atractivos turísticos; sin
embargo, haber sido cuna
de un ínclito músico, expo-
nente fervoroso del nacio-
nalismo mexicano, jamás
ha sido motivo de orgullo.
¿Por qué habría de serlo?
¿No es el demérito un mo-
tor de bienestar? ¿No es
la ignorancia un lubricante
apto para que el engranaje patrio no se atas-
que? ¿No es la desmemoria una cualidad
que favorece el desarrollo del país?
A sabiendas de la infructuosidad, son de
anotar sus virtudes para que la tarea se co-
rone con los lauros de la extrañeza. Salva-
dor Contreras (1910-1982), el cueramarense,
vio la luz en el alba de la Revolución y ésta,
como es de prever, no le hizo justicia a pe-
sar de haberle signifcado la ruina hogareña.
Su vida, humilde no obstante su intensidad,
transcurrió como inacabable ofrenda a la mú-
sica. Alumno consentido de Candelario Huí-
zar (Proceso 1742) y Silvestre Revueltas, fue
también egresado del primer taller de com-
posición que concibió el omnipotente Carlos
Chávez. En su currículum escolar, Salvador
no registró la cantidad su-
fciente de genufexiones
hacia este último, razón
por la cual el limbo de
los elegidos le fue siem-
pre denegado. La obra de
Contreras, sólida como su
vocación, se sitúa dentro
del acervo mancomunado
del grupo Los cuatro que
él fundó. Militaban en sus
flas Blas Galindo, José
Pablo Moncayo y Daniel
Ayala. Sobra decir que, en
su mayoría, sus partitu-
ras no han sido editadas y
que las pocas que han re-
cibido bautismo fonográf-
co ni siquiera representan
10% de su cuantía.
4
Alre-
dedor de un centenar son resguardadas en
manuscrito por sus familiares, quienes, ante
la augusta torpeza institucional, han optado
por una resistencia pasiva que atempera la
indignación. No puede omitirse citar el único
acercamiento biográfco que fue escrito, na-
turalmente, por un investigador extranjero.
5
Es
de remarcar la existencia de una obra sinfóni-
ca titulada Corridos que Contreras completó
para las mismas celebraciones neoyorquinas
en donde se estrenaron los Sones de maria-
chi de Galindo y el Huapango de Moncayo
y que, cual agente de contagio, se ha pues-
to en una férrea cuarentena. Habría sido una
composición idónea para conmemorar los
centenarios de la Revolución y del autor mis-
mo, pero, hay que gritarlo a voz en cuello, el
gobierno federal se sigue enmarañando en su
demagogia autocelebratoria, y en la próspera
ciudad de Cuerámaro se prefere la degusta-
ción de música traída de allende sus fronteras
y se eligen para sus calles títulos tan estram-
bóticos como Playa de Hamburgo. ¿Por qué
habría de enorgullecerse de su único compo-
sitor de música de concierto si el fallido pro-
ducto de su obra no le alcanzó ni para com-
prarse un coche? O
1. Para el modelo Audi K, creado en 1920. El
logotipo de los cuatro aros entrelazados sim-
boliza la alianza de las marcas sajonas: Audi,
DKW, Horch y Wanderer. Es de anotar que Audi
es la traducción latina que se deriva del apelli-
do del constructor. Horch significa escuchar.
2. Se trata de la Neue Zeitschrift für Musik, que
se editó por vez primera en 1834.
3. Se sugiere la audición del movimiento lento
de su cuarteto para piano y cuerdas op. 47.
Disponible en la página: proceso.com.mx.
4. Se sugiere la escucha de su canción No-
nantzin, sobre un poema de Nezahualcóyotl, y
de su segundo cuarteto de cuerdas. Ambas dis-
ponibles en la versión electrónica del semanario.
5. Se trata de Aurelio Tello, prolífico musicólogo
peruano residente en México.
dad y simpleza, al mismo tiem-
po, de los personajes.
La puesta en escena está
muy bien resuelta en cuanto a
la dirección en el trazo escé-
nico. Los personajes entran y
salen naturalmente y la corpo-
ralidad de las actrices se trans-
mite también de forma natural.
Visualmente es atractiva, aun-
que confunde un diseño mo-
derno por los colores chillantes
que maneja, y las transiciones
coreografadas se vuelven un
tanto repetitivas. O
Cine
“El amor de mi vida”
JAVIER BETANCOURT
E
l título de cancionero mexi-
cano con el que se exhibe
esta cinta de Jane Cam-
pion, El amor de mi vida (Bright
Star; Reino Unido-Francia-Aus-
tralia, 2009), malbarata la epifanía
que transmite el soneto de John
Keats, Estrella brillante, donde
contrasta la serenidad inalcanza-
ble de una estrella con la sensua-
lidad del seno de la joven Fanny
Brawne; desemejanza misma que
condensa el arte poético de este
romántico inglés fallecido prema-
turamente en 1821.
Jane Campion narra los
amores desdichados de John
Keats (Ben Wishaw) con su
vecina Fanny Brawne (Abbie
Cornish) en Hamstead, un su-
burbio en el norte de Londres
(actualmente el museo Keats).
Para un joven sin fortuna co-
mo fue Keats, poeta admirado
y reconocido sólo por sus ami-
gos, era prácticamente impo-
sible aspirar al matrimonio con
una hija de familia acomoda-
da. Basada principalmente en
la biografía escrita por Andrew
Motion y las cartas que sobre-
Estro armónico
Contreras, por Sandra Contreras.
Óleo, 1997

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 69
viven de este poeta, clave en la
segunda generación de román-
ticos ingleses junto con Shelly
y Byron, Campion acomete la
difícil empresa de traducir en la
pantalla el sentimiento poético
sin caer en la cursilería o en la
solemnidad.
La ventaja –y la tram-
pa– que ofrecen los poemas
de Keats es la exuberancia y
la sensualidad de sus rimas e
imágenes; la cinta se recrea en
escenas de mariposas, campos
de fores, paseos por el bosque
en medio de la bruma. Pero la
realizadora se apoya en la per-
sonalidad de Fanny, “jugue-
tona, fogosa y deslenguada”,
como la describen las cartas,
para crear un contrapeso fren-
te al pathos romántico; la mu-
sa de Keats, encantada por la
moda y la confección de ropa,
habita concretamente lo mismo
la cómoda y elegante morada
familiar, que camina entre los
árboles y se relaciona con la
naturaleza.
El aspecto más sólido de la
estructura dramática de esta his-
toria es el contraste entre la fra-
gilidad de Keats y la exuberancia
de la saludable Fanny, disparidad
que se abre aún más en la me-
dida en que aumenta la pasión
entre los amantes y se agrava
la tuberculosis del enfermo. La
ecuación química que propone la
directora es la saturación poéti-
ca de esta heroína escapada de
las novelas de Jane Austen que
se abre a la contemplación de la
naturaleza y a la flosofía visiona-
ria, frente al aliento de vida que
Keats absorbe de la terrenal Fan-
ny. Así, el obstáculo económico
en este nuevo Romeo y Julieta,
aunque serio, no es la fuerza que
determina el drama; amigos de
John, como Charles Brown, que
detesta la infuencia de Fanny
sobre Keats, sirven de contrape-
so económico e intelectual frente
a la aparente superioridad social
de la joven.
En su prólogo de las obras
completas de John Keats, Ja-
ne Campion confesa su de-
fciente conocimiento de la
poesía en general y en sentido
académico; El amor de mi vi-
da no se arriesga en indagar
el proceso creativo del autor
de Endimión, Lamia o La oda
al ruiseñor; Campion resiste la
tentación de recargar la película
de falacias patéticas (cargar el
paisaje, por ejemplo, de emo-
ciones humanas). Los amantes
de la poesía de Keats pueden
sentirse defraudados por estas
defciencias; se agradece, sin
embargo, la honestidad de la
directora que prefrió mantener
el misterio del poeta a distan-
cia. A cambio, el retrato de la
amada que emerge de la co-
rrespondencia se condensa en
una Fanny de carne y hueso; la
tensión sexual entre los enamo-
rados anima la estética de este
homenaje al gran romántico. O
Libros
El peculiar amor
infantil
JORGE MUNGUÍA ESPITIA
E
lvira Lindo es una escritora
poco conocida en nuestro
país. Nació en Cádiz, Es-
paña, y ha trabajado en la radio,
el cine, la televisión y los diarios.
Es popular en su país por la serie
de narraciones que ha escrito
para niños y cuyo personaje
central es Manolito Gafotas, así
como por las novelas para adul-
tos Otro barrio (1998), Algo más
inesperado que la muerte (2002)
y Una palabra tuya (2005), que
recibió el premio Biblioteca Breve
otorgado cada año por la edito-
rial Seix Barral. Ahora aparece
en librerías la novela Lo que me
queda por vivir (Ed. Seix Barral.
Col. Biblioteca Breve; Barcelona,
2010. 267 pp.).
La obra está formada por
ocho capítulos, que son narra-
ciones no secuenciales, escritas
por Antonia sobre su relación
matrimonial. En especial refe-
re el trato que tiene con su pe-
queño hijo Gabi. Los relatos se
entrelazan para describir la dura
situación de ambos por la mar-
cha del padre. Las dudas de
la pareja, continuas rupturas y
regresos tensan los afectos, así
como lastiman en particular al
pequeño. Hasta que el jaloneo
llevará a los personajes a tomar
decisiones, expresar querencias
y realizar actos fundamentales,
algunos de los cuales sólo serán
comprendidos años después.
ROBERTO PONCE
C
on inversión de 1 millón de pesos, este 4 de febrero
arrancan las Segundas Jornadas Nacionales Surco de
Música Mexicana de Concierto dedicadas al compo-
sitor nacionalista y pedagogo Candelario Huízar (2 de
febrero de 1883-3 de mayo de 1970) en el teatro Hinojosa de su
tierra natal, Jerez, “pueblo mágico” de Zacatecas.
Autor de casi 400 partituras para orquesta, camerana, piano,
voz, coros infantiles y otras tantas instrumentaciones (cuya eje-
cución en concierto no pudo estrenar en vida, como su Quinta
sinfonía, de 1960), el maestro Huízar compuso, en 1935, el poe-
ma sinfónico Surco que brinda título a este festival ideado por su
director artístico, Sergio Cárdenas.
Gustavo Salinas Íñiguez, director entrante del Instituto Zaca-
tecano de Cultura, dijo a Proceso:
“Las jornadas Surco plantean difundir toda la música de don
Candelario Huízar, uno de los músicos más importantes de Zaca-
tecas junto con Manuel M. Ponce, y gran humanista. En 1914, el
maestro Huízar se unió a la causa revolucionaria peleando con
las fuerzas del general Pánflo Natera y a los pocos meses de vi-
da militar se incorporó a la banda de la División que dirigía Carlos
Withman, con la cual llegó a la Ciudad de México en 1917 para
ingresar al Conservatorio Nacional un año después.
“Entre los proyectos del nuevo gobierno de Zacatecas fgura
el agrupar la extensa labor musical de don Candelario para un ar-
chivo en Jerez y promover su estudio en México, así como crear
una cátedra para él en la escuela de música de la Universidad
Autónoma de Zacatecas.”
Quizá por su afnidad geográfca e histórica con Ponce, la
obra de Huízar ha sido “subvalorada”, a decir de su hija Micaela:
“La continuación de las Jornadas Surco dedicadas a mi
padre sin duda representan un logro que nuestra familia viene
acariciando desde hace muchos años y sé que poco a poco
van a dar muy buenos frutos, porque a decir verdad, a la mú-
sica de Candelario Huízar no se le ha dado el meritorio lugar
que le corresponde en la bella historia musical de
nuestro país.
Sólo cuatro obras de Huízar se presentarán
a lo largo de Surco y hasta el 13 de febrero en el
Hinojosa (teatro réplica fel del Ford Theater de
Washington, donde Lincoln fue asesinado): Pue-
blerinas, por la Banda de Música del estado de
Zacatecas; la Sinfonía 2 Oxpaniztli y Suite en es-
tilo antiguo, por la Orquesta Sinfónica de Zacate-
cas, e Imágenes, poema sinfónico a cargo de la
Orquesta Sinfónica de Aguascalientes. O
Festival Surco,
dedicado a Candelario Huízar
70

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

Los amores de Keats
CULTURA CULTURA
P
or un lado, la Coordinación Nacio-
nal de Literatura del Instituto Nacio-
nal de Bellas Artes (INBA) le rinde
un reconocimiento al escritor René
Avilés Fabila por sus 70 años y sus 50 co-
mo escritor dentro del ciclo Protagonistas
de la literatura, pero por el otro su propuesta
de crear el Museo del Escritor en un edifcio
del Centro Histórico de la Ciudad no recibe
apoyo.
Ni gobernantes ni instituciones de cul-
tura ni la iniciativa privada, “si acaso alguna
promesa distante”, dice.
Pero no desdeñó el homenaje:
“La sorpresa fue que el año pasado la
Universidad Nacional Autónoma de México
descubrió que yo cumplía 70 años y en el
Palacio de Minería empezó todo, y continuó
el festejo en Puebla, Veracruz, Distrito Fede-
ral y concluye este domingo en la Sala Ma-
nuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.”
Le encantan los homenajes:
“Mi vanidad me exige y demanda que
me hagan algún reconocimiento, para eso
trabaja uno, y yo he trabajado muchísimo,
tengo más de 30 libros publicados, miles y
miles de artículos.”
Su medio siglo como escritor es también
el de periodista y profesor universitario.
Lo acompañarán este domingo al me-
diodía sus colegas José Agustín, Silvia Moli-
na, Bernardo Ruiz y Eraclio Zepeda.
El Museo del Escritor, que desde princi-
pios de 2000 viene proponiendo, es uno de
los sueños del autor de El gran solitario de
palacio.
Según cuenta, no sería un museo cual-
quiera. Además de exhibir originales, ma-
nuscritos, libros frmados por sus autores,
objetos personales de poetas y narradores,
sus máquinas de escribir, fotografías, cari-
caturas, apoyaría a los jóvenes escritores:
“Está concebido como un museo vivo,
donde además habría clases, talleres, pre-
sentaciones de libros, en fn, casi una escue-
la de escritores.”
Sin embargo, y no obstante la claridad
del proyecto, señala que “no se ha encon-
trado ninguna clase de ayuda, a no ser de
los mismos escritores, intelectuales y acadé-
micos del país”.
En el Centro Histórico
Hacia 2008, con el respaldo del Instituto de
Investigaciones Estéticas de la UNAM, el
narrador solicitó el edifcio del antiguo Ora-
torio de San Felipe Neri el Viejo, un inmue-
ble del siglo XVII, pero “las autoridades de
la nación han preferido convertirlo en ofci-
nas (Apro, 5 de noviembre de 2008)”.
A pesar de todo, se ha montado parte
del museo en la sede de la Fundación Re-
né Avilés Fabila, en Yácatas 242, colonia
Narvarte.
–¿Por qué no se han interesado en el
proyecto?
–Porque es de René Avilés Fabila. Si
otro la propone, como Héctor Aguilar Ca-
mín, Enrique Krauze, Carlos Fuentes, Elena
Poniatowska, en su momento Carlos Mon-
siváis, lo aceptan de inmediato. Y se han
Para Elvira Lindo el tipo de
amor infantil es peculiar. El niño
tiene una manera diferente de
apreciar el afecto en compara-
ción con el adulto. Él lo entrega
de manera incondicional y sin
rencor. La actitud cambia cuan-
do crece, porque interviene la
moral que supedita los afectos
a las ideas y caprichos. La mo-
difcación limita el acercamiento
espontáneo y provoca el distan-
ciamiento.
Así, lo que se puede apren-
der de los chicos es estar siem-
pre dispuestos con el que se
ama, tenerle paciencia, no eno-
jarse ni alegrarse frente a la in-
justicia que pueda sufrir, y dis-
culparlo, tal como aparece en
Corintios 13: 4-8.
El resultado de esta mane-
ra de amar es una solidaridad
con los egoístas, obsesionados
en lograr su felicidad sin con-
siderar a los otros, que alejará
de la envidia y provocará una
actitud diferente y emotiva pa-
ra el apreciado. La fraternidad
originada podrá restablecer las
relaciones de afecto y amistad,
con las renuncias parciales,
perdones, olvidos, respaldos,
entregas que todo cariño exige.
De este modo lo escribió Oma-
ra Portuondo en su bolero que
da título a la novela: “Lo que
me queda por vivir será en tus
manos/ Está en tu fe, está en
tu ser, en tu sonrisa/ Lo que me
queda por vivir es sólo el tiem-
po/ Que tú le puedas dedicar a
nuestra dicha”.
La novela de Elvira Lindo es
consistente en el contenido, pero
no así en el desarrollo del argu-
mento. Hay muchas anécdotas
que se repiten o son insustan-
ciales. También un descuido en
múltiples oraciones que frenan la
lectura y quitan intensidad a las
ideas. Como ejemplo de ello la
siguiente frase: “… mi madre te-
nía una idea de mi presencia más
centrada en lo sentimental que
no por ello alteraba menos mi im-
presionable mente infantil”. O
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
Avilés Fabila y la creación del
tocado todas las puertas habidas y por
haber.
Aclara que la idea del museo es de Eu-
genio Aguirre, “pero yo fui el estúpido que
la compró”.
Rememora que ha acudido a las insti-
tuciones capitalinas, cuando estuvo Andrés
Manuel López Obrador, “y nada”, con Mar-
celo Ebrard, “y tampoco”.
Señala que existen los museos del za-
pato, del juguete, etcétera, “hay de escrito-
res, o sea dedicados a uno solo, pero no en
general del escritor”.
–¿Y el Conaculta?
–Imposible. Bueno lo del antiguo Orato-
rio fue con Sergio Vela. Con Consuelo Sái-
zar, allí ya ni respuesta hubo, fue más claro
el asunto.
Explica que todas las cartas y las res-
puestas se pueden leer en la página en
internet http://museodelescritormex.blogs-
pot.com.
“Finalmente, Demetrio Sodi dijo que
nos iba a dar algún apoyo en su delega-
ción, la Miguel Hidalgo, pero supongo que
tendrá mucho trabajo, y esto también se
estancó. Ya se va dentro de un año. Quiere
decir que seguiré tocando puertas para ver
quién demonios un día acepta la creación,
bueno, no hay que crear nada, sólo hay
que buscar un edifcio porque la fundación
tiene bastante material para un Museo del
Escritor.”
Expresa: “A Felipe Calderón es imposi-
ble verlo.”
–¿Ni con el PRD o el PRI ha logrado
algo?
–No, tampoco. Seguiré luchando, soy
muy terco y muy necio. También ha sido
poca la solidaridad de los escritores. Al-
guien me dio un original de Carlos Pellicer.
También alguien me regaló una copia de la
carta de despedida de Jaime Torres Bodet
cuando se suicidó, pero la mayor parte de
las cosas las he comprado yo. O
Museo del Escritor
Consistencia en el contenido

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 71
72

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

C
omo lo hizo en la ficción
Voces inocentes (2004)
y el documental Fraude:
México 2006 (2007), Luis
Mandoki (1954, Ciudad de
México) otra vez recurre
al cine como un instrumento de denuncia.
Ahora, a través del tema de la migración
en la frontera México-Guatemala, aborda
“la injusticia social”.
Tras casi tres años y medio de prepara-
ción, el pasado 24 de enero Mandoki ini-
ció el rodaje del drama La vida precoz y
breve de Sabina Rivas, de 120 minutos en
35 milímetros, basado en la novela La Ma-
ra, del tampiqueño Rafael Ramírez Here-
dia (1942-2006), historia que retrata en el
personaje de la adolescente hondureña Sa-
Por su polémica vuelta al cine nacional tras 15 años
en Hollywood con ¿Quién es el sr. López? y Fraude: Méxi-
co 2006, el cineasta Luis Mandoki ha sido llamado “el
Michael Moore mexicano” por el tabloide londinense
The Guardian. La novela La Mara, del desaparecido es-
critor Rafael Ramírez Heredia, inspira el nuevo filme
del realizador, quien en entrevista aborda la temáti-
ca del maltrato a centroamericanos que cruzan ilegal-
mente la frontera sur de nuestro país.
Mandoki filma la
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
Loves a Woman (Cuando un hombre ama a
una mujer), Angel Eyes (Ojos de ángel), y
Trapped (Atrapada). Al regresar a México
rodó Voces inocentes, cinta que obtuvo la
mejor taquilla del cine mexicano en 2005, y
luego grabó la serie de video en torno a An-
drés Manuel López Obrador (AMLO) titu-
lada ¿Quién es el sr. López? (2006), la cual
se vendió en los puestos de periódicos.
Después presentó Fraude: México
2006 (2007), acerca de las boletas quema-
das y demás irregularidades que inclina-
rían el triunfo a favor de Felipe Calderón
en las votaciones presidenciales por enci-
ma del candidato tabasqueño López Obra-
dor, que punteaba las encuestas como
fuerte favorito. El polémico documental
no fue bien exhibido en los cines comer-
ciales. De aquellos años con López Obra-
dor manifiesta:
“Aprendí mucho. Ahora necesito vol-
ver a estos temas.”
Mandoki explica a este semanario que
aceptó la invitación de Zabludovsky pa-
ra dirigir el filme, porque al leer la nove-
la “me sorprendió su gran nivel literario”.
Comenta que Ramírez Heredia fue va-
rias veces a la frontera sur e hizo su labor
de investigador y la plasmó literariamente,
“el largometraje va a contar a través de una
historia humana lo que realmente está pa-
sando”. El también autor de la famosa no-
vela El rayo Macoy aclaró que su libro no
era en torno a una banda delictiva, sino so-
bre un fenómeno social, “y la película res-
peta esta visión”, refiere Mandoki.
Su casting para La vida precoz de Sa-
bina Rivas fue un proceso angustioso.
Luis Mandoki vio a cientos de actores y
no actores. En el elenco están los mexi-
canos Beto Benítez, Joaquín Cosío, Dago-
berto Gama, Tenoch Huerta, Miguel Flo-
res, Moisés Manzano, Julián Pastor, Tito
Vasconcelos, Asur Zagada y Mario Zara-
goza, entre otros, más los jóvenes venezo-
lanos Greisy Mena y Fernando Moreno.
La guionista es la uruguaya Diana Car-
dozo Benia; Gerardo Barrera (con más de
80 películas en su filmografía) es produc-
tor en línea. Damián García, ganador del
Coral en Cuba por mejor fotografía en el
filme Chicogrande, de Felipe Cazals, fun-
gió como el encargado de la fotografía.
En la producción también participan: el
Consejo Nacional para la Cultura y las Artes,
el Fondo de Inversión y Estímulos al Cine, el
Gobierno del Estado de Chiapas, Alejandro
Puente, Ómnibus de México y Ferrosur. Me-
diante el artículo 226 del Impuesto Sobre la
Renta (Eficine) contribuyeron empresas co-
mo Televisa, Grupo Kasa Automotriz y Tu-
bos y Barras Huecas de México. Mando-
ki recuerda que cuando Zabludovsky le dio
la novela y la leyó, su primera reacción fue:
“¡Gran novela!... ¡dificilísima adaptación!”:
“… Y comencé a pensar quién podría
hacer la adaptación, porque no se trataba
migración
centroamericana
bina Rivas “el infierno por el que pasan
miles de migrantes en la frontera sur mexi-
cana, camino al vecino país del norte”.
Dos meses antes de su fallecimien-
to, Ramírez Heredia vendió al periodista
Abraham Zabludovsky los derechos para
llevar La Mara al cine y éste se dio a la ta-
rea de producir la película a través de su
empresa Churchill y Toledo. Para el rodaje
siempre tuvo en mente a Mandoki, quien
estudió en el Instituto de Arte de San Fran-
cisco (1974), el Instituto Internacional de
Cine de Londres (1975) y en la Escuela de
Cine London College (1976).
Los pasos de López
El realizador Luis Mandoki debutó con el
largometraje Motel (1983).
Residió varios años en Estados Unidos,
donde filmó seis títulos como When a Man
E
s
p
e
c
i
a
l

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 73
ESPECTÁCULOS
1787 / 30 DE ENERO DE 2011 73
S
uena insólito, pero esta vez David
venció a Goliat.
La Corte Superior de Justicia de
Los Ángeles, California, absolvió al
cineasta y periodista Fredrik Gertten, acusado
en 2008 de difamación por el poderoso con-
sorcio estadunidense Dole Food Company
que intentaba frenar legalmente la proyección
de su documental Bananas!, donde exhibe
las mañas del emporio frutícola envenenando
campos plataneros en Centroamérica.
Momentos antes de partir a Inglaterra pa-
ra mostrar su cinta Bananas! y dictar con-
ferencias sobre la libertad de expresión (in-
vitado por el Club de Periodistas Frontline
londinense, refugio de su compatriota sue-
co Julian Assange tras el llamado “escánda-
lo WikiLeaks”), Gertten manifestó a Proceso
vía telefónica desde Estocolmo:
“Hace poco más de un mes fui notificado
por mis abogados del fallo a nuestro favor, y es-
to significa que Dole debe pagarles 200 mil dó-
lares, aunque a mí no se me compensó ni un
centavo. Lo más importante es que ahora mi
película ya puede distribuirse en Estados Uni-
dos, y no es que estuviera prohibida, sino que
las distribuidoras de cine temían ponerla en
cartelera de los teatros allá porque se arriesga-
ban a que Dole también las demandara.”
nada más de hacerla, sino de hacerla bien,
y pensé en Cardozo Benia.”
En un año se escribió el guión.
–¿Cómo se ha involucrado en el guión
que trabajó Cardozo Benia?
–Es un ir y venir. Ella propuso que
le diéramos comentarios, y absorbe muy
bien. El primer tratamiento no fue tan dis-
tinto a lo que es hoy el guión, aunque sí se
fueron puliendo cosas.
–¿Qué opina de la actualidad de la
novela?
–Eso ha sido sorpresivo. Lo comenta-
mos a cada rato. Abraham me decía: “Ché-
cate tal artículo o tal reportaje…”. Gene-
ralmente uno ve la realidad y la adaptas.
Aquí ya está. Impacta que estás contando
una historia verídica. Duele que esté su-
cediendo en verdad, pero te hace también
darte cuenta del enorme compromiso de
contar bien la cinta, porque luego esas co-
sas desaparecen en la memoria y, además,
terminan siendo cifras y no personas.
–¿Qué opina de la migración de lati-
noamericanos en la frontera sur?
–El foco ha estado muy puesto en la
frontera norte, donde es fácil decir que nues-
tros migrantes sufren injusticias en Estados
Unidos. El cruce de los migrantes centro y
sudamericanos por México es tan difícil y
tan peligroso que nosotros como mexicanos
tenemos responsabilidad de denunciar.
(En Proceso número 1765, Fernando
Batista Jiménez, titular de la quinta visi-
taduría de la CNDH, comentó al reporte-
ro José Gil Olmos sobre el hallazgo de los
cuerpos de 72 migrantes en Tamaulipas,
que “ese caso sólo confirma lo que ha di-
cho la institución desde hace años sobre los
avatares que enfrentan quienes se suben a
La Bestia, ese ferrocarril que los transporta
a Estados Unidos”. El funcionario advierte:
“Lo preocupante es que no percibimos
una disminución de los casos y esto se de-
be a la impunidad, a que no se ha dado una
solución en materia de procuración de jus-
ticia. Y no hay una política pública a fa-
vor de las y los migrantes por parte de los
tres órdenes de gobierno, principalmente
del federal.”)
El director de cine hace énfasis cada
que puede en que es un largometraje “de
esperanza ante la injusticia” y agrega que
“es una cualidad seguir soñando y no caer
en la desesperación y la amargura”, por lo
cual se le cuestiona si no cree que el país
ya cayó en la desesperación y la amargu-
ra por la violencia, la crisis económica, el
crimen organizado, en fin, y responde:
“Estoy de acuerdo, el país nunca había
estado tan mal en ese sentido, pero al mis-
mo tiempo, si la esperanza y la inocencia
mueren, pues no hay nada más que hacer,
sólo darnos por vencidos. Y yo no me doy
por vencido.”
La filmación de La vida precoz y breve
de Sabina Rivas durará 12 semanas. Chia-
pas, Veracruz y Distrito Federal son las lo-
caciones. Habrá escenas en el tren. Se in-
vertirán 60 millones de pesos.
A su vez, Zabludovsky señala que una
de las sorpresas del proyecto fílmico ha si-
do la colaboración de Juan Sabines, go-
bernador de Chiapas.
Se le comenta que Sabines ha sido
muy criticado por su papel para con la si-
tuación de los migrantes, y sólo expresa:
“Sí, bueno, yo opino cómo se ha com-
portado con la película… Conoce el guión
y no ha intervenido más que para ayudar
en un sentido positivo.”
ROBERTO PONCE
muy naïve o muy sueca, digamos, pero si tie-
nes mucho poder tienes la responsabilidad
de no usar la fuerza para provocar temor y
orillar a que los ciudadanos no hagan valer
sus derechos. Las trasnacionales bananeras
están acostumbradas a ganar y Dole no sa-
bía lo que es perder.”
El director de Bananas! espera que las
distribuidoras en Latinoamérica se muestren
interesadas en proyectar su documental:
“Tú eliges en tu vida ser
cineasta y paso a paso tra-
bajas tus temas. Cuando
yo me puse a documentar
la situación de los campe-
sinos bananeros en Cen-
troamérica, no sabía qué
iba a suceder ni en el jui-
cio tampoco, porque en
este documental usé so-
lamente material públi-
co. No hice la cinta pa-
ra ser famoso, sino para
luchar por mi derecho
de mostrar esta pelícu-
la, pues trata de la vida
de los bananeros, es
su propia historia, su tragedia.
“Un periodista posee corazón, y aun-
que haya periodistas cuyo corazón está con
el poder, hay otros que su corazón está más
con el pueblo. Eso no significa que sea de
izquierda o derecha o de equis partido, sólo
que para mí eso era una historia importan-
te que contar. Gracias a Dole yo mismo me
convertí en un campesino bananero.”
La odisea de Gertten contra Dole será
tema de su siguiente documental. O
En noviembre pasado, Fredrik Gertten asis-
tió a las presentaciones y los debates de su pe-
lícula en carpa Jaima de Ciudad Universitaria y
Cinemex Insurgentes, durante el 5° Festival In-
ternacional de Cine Documental de la Ciudad
de México. Debido a la demanda, dijo entonces
temer por la seguridad de su familia (Proceso
1775, La bananera Dole vs el cineasta Gertten),
no obstante confiaba en obtener la victoria:
“Los de Dole Food Company no me van a
derrotar, hay algo terriblemente doloroso pa-
ra ellos en este documental Bananas!, pero
también en el juicio del que salieron tan mal
librados en Los Ángeles desde 2007, porque
se reveló que a pesar de que sabían sobre
la vieja prohibición en América y Europa del
uso de pesticidas, como el venenoso Ne-
magon, y de las reiteradas advertencias de
suspenderlo, Dole siguió empleando el ve-
neno por razones comerciales en las plan-
taciones bananeras de Chinandega, Nicara-
gua.” (www.bananasthemovie.com)
Menciona lo que le deja la experiencia
de ese “juicio nada parejo”, donde ha perdi-
do “más de 100 mil dólares y montón de ho-
ras de trabajo en el litigio, Dole gana alrede-
dor de ocho billones de dólares al año (sic),
y yo realmente gano muy poco”.
Apunta que Dole no respetó los valores
de la democracia y lo demandó.
“Yo pienso que los fuertes están obliga-
dos a ser buenos y esto puede ser una idea
“Bananas!”, de Gertten,
vence al emporio Dole
Archivo Proceso
74

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

BEATRIZ PEREYRA
D
e acuerdo con un estu-
dio de mercado reali-
zado por la oficina de
la NFL México –la li-
ga nacional de futbol
de Estados Unidos–, en
este país hay 16.5 millones de aficiona-
dos a este deporte, de los cuales 20.4%
son seguidores de los Vaqueros de Dallas
y 20.2% de los Acereros de Pittsburgh,
equipo que el próximo domingo 6 de fe-
brero disputará el Super Bowl XLV ante
los Empacadores de Green Bay.
Griselda Rodríguez, Erik Rojas y Car-
los Blanco forman parte de los casi 3 mi-
llones 300 mil aficionados mexicanos al
equipo de Pittsburgh. Con ellos podría lle-
narse 33 veces el estadio Azteca, con ca-
pacidad para 100 mil personas. Griselda,
de 42 años, y Erik, de 40, son miembros de
la organización Steelers México, mientras
que Carlos, de 39, es fundador de Steeler
Nation México Boix Noix, club de faná-
El mundo en negro y amarillo: Griselda -le dicen
Grisburgh- quiso ir a terapia de pareja cuan-
do "se divorció" del quarterback Ben Roethlis-
berger, acusado por agredir sexualmente a una
menor. Erik, diseñador gráfico, devoto del juego
colectivo, con una patrulla detrás y las quejas
de los vecinos encima, rebautizó su calle con el
nombre del coordinador defensivo Dick LeBeau.
Carlos, responsable de dar mantenimiento a los
trenes de la línea 1 del Metro, se entrevistó en
persona con el dueño de los Acereros de Pitts-
burgh, a quien entregó un disco compacto con
imágenes que dan fe de la legión de aficionados
que en México venera a este equipo.

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 75
DEPORTES
ticos avalado por los dueños de esta fran-
quicia.
Los aficionados están dispersos por to-
do el país y se comunican a través de redes
sociales en Facebook, Twitter, por correo
electrónico o messenger. Cada semana, du-
rante siete meses al año se reúnen en la ca-
sa de alguno de ellos, en un restaurant o
bar para ver cada uno de los 16 partidos de
temporada regular de los Acereros. Aun-
que el equipo no llegue a las postemporada
ni al Super Bowl, disfrutan juntos los parti-
dos de la NFL; es parte de su vida.
Cada vez se suman más fanáticos a los
distintos grupos. Carlos Blanco dice que
en su base de datos ya hay más de mil afi-
cionados, sin contar los 89 Boix Noix que
apoyan desde Cancún. Como es imposi-
ble que se reúnan en alguna casa porque
no caben, desde esta temporada hicieron
del restaurante Freedom su lugar de en-
cuentro. Cada semana la esquina de In-
surgentes y Sacramento, en la colonia Del
Valle, al sur de la Ciudad de México, se
pinta de negro y amarillo.
En promedio asisten entre 80 y 100 fa-
náticos. Las cuentas que pagan oscilan en-
tre 500 y más de mil pesos. Rifan regalos,
hacen sorteos. Sufren y gozan juntos por
lo menos 17 semanas al año. Ondean sus
Terrible Towels (toallas terribles) cuando
ganan. Caminan cabizbajos cuando no.
El padrón de los Steelers México, el
cual integra Griselda Rodríguez, ya reba-
sa las 200 personas. En lista de espera hay
mínimo otras 100 que están por pagar los
50 pesos para recibir la credencial que los
haga miembros oficiales. Con éstas pue-
den obtener descuentos en productos ofi-
ciales de la NFL, privilegio por ser fan del
equipo que más veces ha disputado un Su-
per Bowl (siete, sin contar el XLV, de los
cuales ha ganado seis).
En 2003 nacieron en Monterrey los
Regios de Acero. Comenzaron con siete
integrantes; uno de ellos es Homero Gar-
za, dueño de una línea de transporte urba-
no y fanático desde 1974 cuando quedó
asombrado con las jugadas del linebacker
Jack Lambert.
Hoy ya son más de 2 mil. Se organizan
en grupos para viajar en autobús a ciuda-
des cercanas a la frontera de México, como
Dallas, Houston, Tennesse, Kansas City y
Nueva Orleans. Mínimo llenan un camión,
pero a veces se juntan hasta 80 personas.
Pagan 550 dólares entre el boleto de entra-
da, dos noches de hotel y el transporte te-
rrestre. A veces se han ido hasta Pittsburgh
en avión, pero el gasto se duplica. Conse-
guir boletos no es fácil, pues hay que com-
prarlos con los revendedores.
“He tenido en la mano un boleto que
tiene impreso 35 dólares y he pagado por
él hasta 200 en temporada regular. Ahora
para el Super Bowl el más barato cuesta 3
mil 300 dólares y en el lugar más feo del
estadio, ya muy cerca de las nubes. Los
otros de más abajo son de 12 mil o 13 mil
dólares, y hay locos que los pagan. Nun-
ca vamos a tener un Super Bowl tan cerca
de Monterrey, así que no podemos faltar a
este”, comenta Homero Garza.
Excéntricos
Cada fanático de los Acereros desarrolla
distintas pasiones por el equipo. De entra-
da, los domingos –y algunos sábados– en-
tre agosto y la primera semana de febrero
son intocables. No hay boda, bautizo ni
compromiso al que valga la pena asistir.
Ver por lo menos tres partidos en un día
siempre será mejor. Un triunfo conduce a
estado de satisfacción. Los hace caminar
un centímetro por encima del piso.
En la derrotas no faltan los que se depri-
men, los que le sorrajan al televisor lo que
tienen en la mano, los que incluso van a dar
al hospital por el coraje que hicieron. Así le
ocurrió a Erik Rojas, quien tras una derrota
contra San Francisco en 1995, escuchó en la
cama de un nosocomio los regaños de su pa-
dre y del médico que quisieron hacerle en-
tender “lo absurdo” de su situación.
Erik no sólo no entendió, sino que du-
rante años hizo de la azotea de su casa,
en la colonia Viaducto Piedad de la Ciu-
dad de México, el centro de reunión de de-
cenas de Acereros Región Cuatro. No le
ha importado gastarse más de 5 mil pesos
en una sola taquiza, ni otros tantos miles
en carnes asadas, refrescos y botanas para
atenderlos como se merecen.
En una de esas tardes de futbol, se le
ocurrió homenajear a Dick LeBeau, coor-
dinador defensivo de Pittsburgh duran-
te nueve temporadas, considerado por los
expertos como el mejor de todos los tiem-
pos en ese puesto.
“Diseñé el letrero con unos imanes.
Quedó exactamente igual (a cualquie-
ra en la calle). Lo hicimos sin que fuera
vandalismo ni alterar la nomenclatura de
la ciudad, pero ya sabes, no faltó el veci-
no que llamó a la patrulla. A los policías
les explicamos que era inofensivo y que
lo quitaríamos el lunes o martes siguien-
te. Duró así hasta el jueves porque ya esta-
ba creando confusión en quien buscaba la
calle Albino García, pero encontraba otro
nombre. Lo más valioso es que nuestro
coordinador defensivo se enteró; ya sabe
lo que sentimos y que lo reconocemos”,
recuerda orgulloso.
El 15 de enero de 2006, Grisburgh se
convirtió en acerera. De memoria recuer-
da aquella jugada en la que Ben Roethlis-
berger derribó al esquinero de Indianapo-
lis, Nick Harper, quien se enfilaba hacia la
zona de anotación tras recuperar un balón
suelto del corredor Jerome Bettis.
“Vi la tacleada de Ben y le dije a mi ma-
rido ese es mi equipo, ese es mi hombre.
Mi número siempre va a ser el siete por-
que he visto muchos quarterbacks que se
hacen a un ladito, pero él no. Yo no era ni
fan, pero como los domingos todo era fut-
bol americano alguien me aconsejó: ‘O te
vuelves aficionada o mejor cambias de es-
poso porque no va a dejar el futbol por ti’.
Él ha sido acerero desde el 23 de diciem-
bre de 1972 cuando vio La inmaculada re-
cepción de Franco Harris. Como me intere-
sa la relación, pues mejor aprendí de futbol
americano”, explica Griselda Rodríguez.
Luego de que en 2009 y 2010, dos mu-
jeres presentaron cargos contra Roethlis-
berger por el presunto delito de violación,
Griselda se decepcionó del jugador. Dice
que primero nadie de Steerles México po-
día creerlo. Después, no pasaron por alto las
acusaciones. Dejó de leer noticias relacio-
nadas con los hechos porque le afectaron. El
famoso Big Ben fue absuelto de los cargos,
pero la NFL lo suspendió al inicio de la tem-
porada durante seis partidos por violar las
políticas de conducta de la liga, castigo que
luego redujo a cuatro encuentros.
“Yo les decía a mis amigos: ‘Me voy a
divorciar de él’. La gente en Pittsburgh que-
maba los jerseys, los regresaban, ya no lo
querían. Los aficionados lo castigaron fuer-
te. Dejé de ver noticias. Le dije a mi marido
que iba a tomar una terapia de pareja porque
no sabía qué hacer; era mi inspiración, mi
máximo y me sale con esto. Él es una figu-
ra pública y debe cuidar su apariencia; se de-
be a mucha gente. Finalmente se resolvió y
lo fui superando también por el trabajo que
realizó en la temporada”, recuerda.
Rodríguez enfatiza que no conoce a
nadie que “no me haya dicho que ser fan
acerero le cambió la vida”, porque para
ellos este estilo de vida les brinda enor-
mes satisfacciones que los empuja a fijar-
se metas y alcanzarlas. No se apena cuan-
do cuenta que en diciembre pasado se
Calle pirata
76

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

Abolengo en juego
L
a edición XLV del Super
Bowl es uno de los even-
tos más esperados por los
fanáticos a la NFL. Nunca
antes en el partido fnal de
una temporada se han en-
frentado dos equipos con tanta histo-
ria y títulos como los Empacadores de
Green Bay (suman 12 en la historia de la
liga, tres en Super Bowl, en 1966, 1967 y
1997) y los Acereros de Pittsburgh (con
seis en siete viajes en 1975, 1976, 1979,
1980, 2006 y 2009). El próximo 6 de fe-
brero se medirán en Dallas.
El quarterback de Pittsburgh, Ben
Roethlisberger, jugará por tercera vez en
siete años de carrera el partido más im-
portante de futbol americano. Para Aaron
Rodgers ganar el Super Bowl representa
la oportunidad de quitarse la sombra de
Brett Favre, que lo persigue desde hace
tres temporadas cuando se convirtió en
el quarterback titular de Green Bay.
Para el llamado Big Ben conseguir su
tercer anillo de campeón signifca empa-
tar a Troy Aikman (Dallas) y Tom Brady
(Nueva Inglaterra) y ponerse a uno de
alcanzar a Terry Bradshaw (Pittsburgh) y
Joe Montana (San Francisco), los únicos
que han ganado cuatro.
Green Bay y Pittsburgh cuentan con
dos de las mejores defensivas de toda la
NFL. La de Empacadores fue la segunda
en menos puntos permitidos por partido
(15), detrás de la de Acereros (14.4). La
línea defensiva de Empacadores, que
dirige Cullen Jenkins (7 capturas en 11
juegos), cuenta con el tackle B.J. Raji (6.5
capturas), los linebackers Clay Matthews
(13.5 capturas) y A.J. Hawk (líder del equi-
po con 111 tackleadas combinadas y 3
intercepciones). Tres de los titulares del
equipo secundario han sido nominados al
Pro Bowl: Tramon Williams (6 intercepcio-
nes, 326 yardas en regresos de patada), el
safety Nick Collins (4 intercepciones y 70
tackleadas combinados) y Charles Wood-
son (92 tackleadas, forzó 5 balones suel-
tos y 2 intercepciones sólo en playoffs).
La defensiva de Pittsburgh, coordina-
da por Dick LeBeau, es líder en capturas
(48) y menos yardas terrestres permitidas
por partido (62.8). Fue segunda en yardas
totales por partido (276.8) y en ella fgu-
ran el tackle Brett Keisel y los linebackers
LaMarr Woodley, James Harrison, James
Farrior y Lawrence Timmons.
De la mano del coach Mike McCarty
(47 años), candidato fuerte a ser el mejor
del año, Green Bay terminó la temporada
con récord de 10-6, califcó en calidad de
comodín y es apenas el segundo equipo
que como el sexto sembrado en su confe-
rencia llega al Super Bowl. Con marca de
6-3, fue el mejor de la Conferencia Nacio-
nal en contra de equipos de gran calidad.
Aaron Rodgers completó 65.7% de
sus pases para un total de 3 mil 912 yar-
das, 28 anotaciones y 10 intercepciones.
Su receptor favorito fue Greg Jennings,
(mil 265 yardas, 12 anotaciones); des-
pués James Jones (676 yardas, 5 ano-
taciones), Donald Driver (565 yardas, 4
anotaciones) y Jordy Nelson (582 yardas
y otras 496 en regreso de patadas). El
juego terrestre de los Empacadores fue
afectado por lesiones, en especial por la
pérdida de Ryan Grant.
Mike Tomlin, de 38 años, es uno de los
entrenadores en jefe más jóvenes, pero ya
cuenta con un anillo de Super Bowl (ganó
el XLIII) y su récord en playoffs es de 4-1.
Este es su tercer viaje a postemporada en
sus cuatro años al frente de Pittsburgh.
Los Acereros terminaron la temporada re-
gular con una marca de 12-4. Obtuvieron
el segundo lugar en la Conferencia Ameri-
cana y son, junto con los Vaqueros de Da-
llas, los únicos equipos que han llegado
en ocho ocasiones al Super Bowl.
El mejor receptor fue Mike Wallace
(mil 257 yardas, 10 anotaciones). Otros
jugadores clave son Hines Ward (755 yar-
das, 5 anotaciones), el ala cerrada Heath
Miller (42 recepciones para 512 yardas) y
el corredor Rashard Mendenhall (mil 273
yardas, 13 anotaciones, 23 recepciones).
En el renglón de las apuestas, Green
Bay abrió como favorito por 2.5 puntos
sobre Acereros. O
atrevió a operarse los dolorosos juanetes
que la “estaban matando”. La razón: este
2011 irá al Heinz Field a ver jugar al equi-
po como local. Además, “los acereros jue-
gan con esguinces o después de conmo-
ciones, y Ben hasta con la nariz fracturada
y no se quejan”.
Fidelidad mexicana
El grupo de los Boix Noix (expresión
catalana que signifca los chicos rudos)
celebró el triunfo de los Acereros ante
Arizona en el Super Bowl XLIII alrede-
dor del Ángel de la Independencia. Ello le
valió las críticas de algunos comentaris-
tas deportivos que lo consideran un lugar
exclusivo para festejar goles y no touch-
downs. Se congregaron como mil perso-
nas vestidas de negro y amarillo.
Por medio del gerente de negocios
de Pittsburgh, Omar Kan, quien viajó a
México en 2009 acompañando al receptor
Hines Ward para anunciar que los parti-
dos del equipo se transmitirían a través de
una cadena radiofónica en México, Carlos
Blanco pudo llegar hasta las oficinas de
los Acereros para encontrarse con la fami-
lia Rooney, propietaria del equipo.
Al señor Dan Rooney, 79 años, em-
bajador de Estados Unidos en Irlanda,
sólo lo saludó “de lejitos”. Con su hi-
jo, Art Rooney II, presidente del equipo,
conversó durante unos 15 minutos. Le
entregó las fotografías de los mexicanos
vestidos con el uniforme de los Acere-
ros reunidos en las transmisiones de los
partidos, así como las del insólito feste-
jo en Paseo de la Reforma. Las estampas
lo dejaron boquiabierto.
“En ese entonces ya tenía más de 500
miembros en la base de datos. Se emo-
cionó por la afición, porque en México es
un equipo muy querido desde los seten-
ta, cuando comenzaron las transmisiones
de televisión, por el compromiso que te-
nemos con el equipo. Fui como aficiona-
do, como una persona que los ama. Ellos
tienen muchos planes para México; quie-
ren hacer negocios, pero la inseguridad
los detiene”, refiere Blanco.
En junio de 2010, en las instalacio-
nes del Tecnológico de Monterrey campus
Santa Fe los jugadores Mike Wallace, Zi-
ggy Hood, Daniel Sepúlveda y Lewis Kee-
nan realizaron una clínica en la que 500
niños, que pagaron 750 pesos cada uno,
convivieron con ellos durante dos horas.
El evento originalmente estaba progra-
mado para efectuarse en Monterrey; sin
embargo, la directiva de Acereros canceló
esa visita por recomendación del Departa-
mento de Estado de su país que emitió una
alerta para informar sobre la situación de
inseguridad que se vive en Nuevo León. O
BEATRIZ PEREYRA
wikipedia.org

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 77
DEPORTES
RAÚL OCHOA
L
os jugadores y cuerpo téc-
nico del equipo Guerreros
de Hermosillo estaban con
un pie a punto de abordar el
avión con destino a la ciudad
de Monterrey cuando fueron
remitidos a una sala contigua por personal
de seguridad. ¿La razón?: Los boletos ha-
bían sido pagados con tarjetas clonadas.
El incidente ocurrió el 3 de septiem-
El maltrecho futbol mexicano da cada semana
para escribir una historia de vergüenza. Hubo
un equipo llamado Guerreros de Hermosillo. Los
federativos desafiliaron a ese club, pero guar-
daron bajo llave el nombre del propietario. El
equipo se inició en Tamaulipas y luego lo tras-
ladaron a Sonora, en donde nunca pudo jugar
porque el estadio estaba en muy malas condi-
ciones. Por si fuera poco, adeuda siete meses de
salario a jugadores, quienes alguna vez fueron
retenidos en un aeropuerto porque los boletos
que portaban habían sido pagados con tarjetas
de crédito clonadas.
Guerreros,
pero indefensos...
bre de 2010 con el hoy desafiliado equipo
de la primera división de ascenso. A esto
se suman las anomalías y atropellos a los
futbolistas y técnicos del extinto club de-
portivo, quienes abandonados a su suerte
padecieron hambre, fueron desalojados de
los hoteles o retenidos en condición de “ga-
rantía”, según fuera el caso, durante horas
hasta que la directiva cubriera los pagos.
En el extremo, y como si se tratara de
cualquier equipo de barrio, gran parte de
los elementos eran trasladados a los entre-
namientos hacinados en una vieja camio-
neta de batea pick up modelo Nissan de una
tonelada con los riesgos que eso conlleva.
El panorama de esa plantilla integra-
da por 30 elementos, entre jugadores y el
cuerpo técnico que encabezó José Pepe
Treviño, es desolador.
La radiografía detallada por los invo-
lucrados muestra el desorden de esa liga
y los métodos empleados por los directi-
vos del equipo, que desde hace siete me-
ses adeudan el salario casi íntegro a los ju-
gadores, ante la tibieza de la Federación
Mexicana de Futbol (Femexfut), que pre-
side Justino Compeán.
También hay sospechas en la formación
de una directiva “fantasma”, cuyos presun-
tos dueños nunca fueron conocidos por los
jugadores. Mucho menos supieron sus nom-
bres; tanto que sólo sabían que los propie-
tarios de la franquicia son “prósperos em-
presarios de Monterrey”, como les reiteraba
Sergio Mendiolea Boardman, quien se os-
tentó como presidente del conjunto.
Lo cierto es que, salvo Mendiolea, nadie
en el equipo conoció el rostro a los presun-
tos directivos durante la fugaz irrupción de
Guerreros de Hermosillo en el futbol profe-
sional, a pesar de que la Femexfut tiene por
reglamento investigar la procedencia, así
como la situación moral y económica de sus
afiliados para evitar este tipo de escándalos.
En la historia emerge un personaje
más: Alfonso Hill (hijo de la controvertida
apoderada de futbolistas Thelma Herrera),
quien fungió como presidente del club en
2009 y a quien se le señala como uno de los
que contribuyeron al fracaso del conjunto.
Desde el pasado 14 de octubre todo el
plantel, así como cuerpo técnico y médico
demandaron al equipo Pegaso Real Colima,
S.A. de C.V. (Guerreros Futbol Club) ante la
Comisión de Conciliación y Resolución de
Controversias de la Femexfut. En su quere-
lla exigen el pago de los salarios caídos du-
rante todo el torneo de Apertura 2010 a par-
tir del 4 de agosto de ese año, “más los que
se sigan devengando”.
Según ellos, sólo se les cubrió la prime-
ra quincena que, por cierto, sostienen, se
realizó en efectivo, para su mayor sorpresa.
Aunque la citada comisión ya falló a
favor de los jugadores y cuerpo técnico el
pasado 28 de octubre, lo cierto es que los
afectados siguen sin cobrar sus finiquitos,
en un caso similar al que afronta el vetera-
no entrenador uruguayo Hugo Fernández
(Proceso 1786).
Pese a todo fueron citados para este 4
de febrero con la presunción de que ese día
recibirán sus pagos, aunque el represen-
tante de tres futbolistas implicados Juan
José Pinsón duda que vaya a darse siquie-
ra una pronta solución. Dice que no des-
carta la posibilidad de que el asunto termi-
ne empantanado:
78

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

“Que esto no se traslade al caso del
profesor Hugo Fernández, porque ya pa-
saron tres años y todavía no recibe ni un
cinco, y al final le dicen: ‘Sólo te llegó 1
millón 700 mil pesos’. Espérate, el asun-
to no está de barata ni en promoción”, ad-
vierte el apoderado de los jugadores. Y
muestra sus temores de que los futbolistas
implicados en el caso Guerreros sean víc-
timas de represalias, derivado del llamado
“pacto de caballeros”.
Los absurdos
El pasado 23 de diciembre la asamblea de
la liga de ascenso desaflió a Guerreros
de Hermosillo por incurrir en “incumpli-
miento en el pago a jugadores y a otros
clubes, no cubrir sus obligaciones y cuo-
tas en la federación, así como no tener
un estadio en condiciones adecuadas. Se
juntaron los problemas económicos y de-
portivos, y la asamblea determinó que el
club Hermosillo no merece seguir partici-
pando en la liga de ascenso”.
Lo anterior lo expuso ese día en con-
ferencia el director general deportivo y se-
cretario general de la división de ascen-
so, Enrique Bonilla, quien aseguró que
los jugadores registrados en Guerreros de
Hermosillo podrán contratarse libremen-
te con quien más convenga a sus intere-
ses. Sin embargo, los jugadores reclaman
que únicamente les hayan dado una sema-
na de plazo (30 de diciembre de 2010) pa-
ra contratarse con otro club.
Bonilla abundó que la asamblea de la
liga de ascenso determinó revocar el cer-
tificado de afiliación al club Guerreros,
“que queda desafiliado y la federación
instruye a reclamar la fianza de depósito
de este equipo ante la afianzadora para pa-
gar las cantidades adeudadas”.
Terminaba así uno de los episodios más
enrarecidos del futbol mexicano. Un equi-
po que llegó con la franquicia del Real Co-
lima y que en su intento por arraigarse en
Reynosa, Tamaulipas, con el nombre de
Cazadores, optó por mudarse en 2009 a
Hermosillo, donde no disputaron si quie-
ra un juego de local en todo el torneo pasa-
do, a excepción del Apertura 2009 y Bicen-
tenario 2010, por las malas condiciones del
estadio Héroe de Nacozari.
“Esto es una burla, un abuso. Es inau-
dito: a los jugadores los bajan de los avio-
nes porque (la directiva) pagaba con tarje-
tas clonadas y después los dejan seis meses
sin trabajo. Ni siquiera les han pagado. ¿De
qué van a vivir? Muchos tienen familia, lle-
gan y me preguntan alarmados: ‘¿Qué le
digo esta vez a mi familia? Ya no podemos
esperar más’”, expone el empresario.
Para Pinsón es absurdo lo que ocurre en el
futbol mexicano: “los jugadores de Hermosi-
llo trabajaron gratis cuatro meses de contra-
to, más dos meses que tampoco han cobrado.
Son seis meses de salarios”, comenta.
Y denuncia que los futbolistas “no han
tenido las debidas atenciones de la federa-
ción, porque no puede ser que la federa-
ción permita que los jugadores duren seis
meses sin tener ingresos. ¿Dónde está esa
protección?, ¿Por qué está la Comisión
del Jugador sin hacer nada?”.
Y se extraña de la lentitud en el proce-
so que se sigue en la federación, máxime,
dice, que el organismo dispone de recur-
sos suficientes para hacerse cargo de la si-
tuación y pagar a los jugadores con base
en la fianza que por reglamento está obli-
gado a depositar cada equipo afiliado.
Acusa que el pasado 23 de diciembre “la
federación condicionó a los jugadores: ‘Tie-
nes hasta el día 30 de diciembre para contra-
tarte’ –les dijo–, nada más por ser muy con-
siderada. ¿La federación sabe cuántos de
estos muchachos, de un total de 25, lograron
contratarse? ¡Únicamente cinco!”.
“Los chicos ya están desesperados.
Han sido pisoteados en sus derechos la-
borales y humanos. Una vez un jugador
llamó llorando por teléfono que ya no
aguantaba más porque los tenían en una
pocilga. Después el equipo no tenía esta-
dio y se fue a Guadalajara para jugar sus
partidos de local en el estadio 3 de Marzo,
de Zapopan, donde fueron corridos de los
hoteles por falta de pagos”.
“Como empresa le dimos dinero al ju-
gador para que estuviera cómodo y tratan-
do de tapar equivocadamente lo que pasa-
ba, pero lo que derramó el vaso fue cuando
el muchacho (Edson Yair Salazar) me dijo:
‘Ya no soporto más’. Hablé con la direc-
tiva y con el entrenador Pepe Treviño que
le dieran una semana libre porque el cha-
vo estaba bajo la presión, y sin comer ade-
cuadamente. Además, necesitaba acudir al
médico. Me lo llevé a Monterrey para la re-
visión médica y cuando quiso incorporarse
le prohibieron el ingreso y fue acusado de
abandono de trabajo”, dice Pinsón.
"Esto es denigrante"
Juan Pablo ingresó el reclamo ante la
Comisión de Conciliación y Resolución
de Controversias el 22 de octubre de
2010. Le dieron la resolución mediante
la cual el muchacho quedaba libre para
contratarse y que el equipo tenía que
pagar inmediatamente. Hasta la fecha
Guerreros no ha cubierto dicho salario.
“¿En qué tipo de futbol estamos jugan-
do? Eso se podría ver en una segunda o ter-
cera división, pero no en un equipo de la
división de ascenso. ¿Por qué la federación
no tomó cartas en el asunto?, cuando hay
reportes, cartas, que los jugadores manda-
ron a la federación antes que a la Comisión
de Conciliación y Resolución, antes de
cualquier cosa, informándoles de las situa-
ciones denigrantes que sufrían. Pero la fe-
deración se mantuvo en silencio.”
Fueron cuatro meses de sufrimiento,
de denigración y de humillación al futbo-
lista, para que todavía no tengan ninguna
garantía de ningún tipo. Y los jugadores
tenían miedo de meter el recurso ante la
Comisión por temor a represalias, a que
los bloquearan –puntualiza Pinsón.
–¿Sospecha que el equipo fue autoriza-
do a participar en la liga sin realizar la fian-
za a la que supuestamente están obligados?
–Tú y yo sabemos la historia de Co-
libríes, que hasta ahorita tiene adeudos,
y hace unos 10 años que lo desafiliaron.
¿Sabes a cuántos jugadores les pagaron?
¡A ninguno! Todos los que metieron el re-
clamo en Controversias siguen tirados,
dizque porque el equipo no tenía fianza.
Se supone que a raíz de eso se estableció
el pago de la fianza, pero ya no creo en na-
die. Tengo que proteger que el dinero lle-
gue a mis clientes, porque si no dónde es-
tá nuestra seriedad.
Por eso adelanta que “si no hay res-
puesta de la federación tomaremos cartas
en el asunto, tanto en el TAS (Tribunal de
Arbitraje Deportivo), como en la vía civil.
Después del 4 de febrero podríamos tomar
una decisión más enérgica. Hay que prote-
ger a los chavos, que llevan medio año sin
cobrar y no agarraron equipo. Están desilu-
sionados, no quieren saber nada de nada, y
son jugadores de mucha calidad”.
Dice que la seriedad tiene que estar
dentro de la Femexfut. “Estamos hablan-
do que para el 23 de diciembre ya iban
cuatro meses de denuncias constantes.
¿Por qué la federación no actuó, por qué
permitió todo esto si sabía que los chavos
estaban en condiciones deplorables, que
estaban siendo denigrados, que comían
mal, que los corrían de los hoteles y los
bajaban de los aviones?”.
La última ocasión que les impidieron
viajar en avión personal del aeropuerto to-
mó por sorpresa al jugador Óscar Martí-
nez, quien ya aguardaba en la sala junto
al exseleccionado nacional David Oteo
cuando se le acercaron los elementos de
seguridad: ‘Tendrán que pasar al frente
porque estos boletos de avión fueron pa-
gados con tarjetas clonadas’.
“La gente que se atreve a hacer eso no
es bien nacida, no es gente a la que esta-
mos acostumbrados a tratar”, acusa Mar-
tínez, quien revela que esa vez el entrena-
dor Treviño pagó con su tarjeta de crédito
los boletos de los jugadores.
“Los jugadores coincidimos que nun-
ca habíamos pasado algo similar. Jamás
se había visto eso, jamás habíamos sufri-
do tanto”, lamenta Martínez de 24 años de
edad y con dos hijos.
Óscar Martínez ahora se gana la vida

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 79
DEPORTES
como chofer de un taller mecánico, por lo
que percibe mil 200 pesos a la semana, en
contraste con los 30 mil pesos que ganaría
con los Guerreros de Hermosillo.
“Vivimos peores cosas: desde que lle-
gué a la pretemporada fue un desorden.
Todo se hacía como en un equipo de ba-
rrio; nada que ver con un plantel de la di-
visión de ascenso, de la segunda o la ter-
cera división. Creo que en estos últimos
equipos hay mejor trato que el que recibi-
mos. Hubo ocasiones que ni siquiera tuvi-
mos agua para el entrenamiento, mucho
menos una bebida rehidratante, porque el
calor allá es sofocante.”
Martínez abunda: “Fue una experien-
cia difícil de digerir. Nos sacaban de los
hoteles porque el equipo no pagaba y a ve-
ces teníamos que esperar hasta seis horas
afuera del hotel para poder descansar. De
hecho, en plena temporada en Manzanillo
teníamos un partido en Guadalajara, pero
la administración del hotel no nos permi-
tió salir hasta que no se pagara. Teníamos
que salir a las 10:30 horas, porque el juego
estaba programado a las tres de la tarde, y
partimos hasta las 12:30 en un camión de
ruta, sin clima y demasiado incómodo”.
–¿Con qué personas de la directiva tra-
taban directamente?
–La mayoría de las veces fue vía tele-
fónica. Nunca nos dieron la cara, y el pre-
sidente Sergio Mendiolea siempre se con-
dujo con mentiras desde el inicio, y así
terminó: con puras mentiras, sin dar la ca-
ra, y cuando la daba era para mentir. Qui-
zá no tenga el conocimiento para llevar a
un equipo de ascenso.
“Nunca conocimos a los dueños ni su-
pimos quiénes eran, pero debe ser gente
que no anda por buen camino. La directi-
va nos decía que eran empresarios de Mon-
terrey. Pensábamos que si era gente de esa,
por qué había tantas carencias, pero no se
sabía nada de ellos. Es toda una incógnita.”
Promesas incumplidas
El portero y capitán del equipo Alfredo
Fraustro expone: “La situación va más
allá de nuestro sueldo. Lo más delicado
fue el trato, que no debe ocurrir en un
equipo profesional. Fue delicado e inesta-
ble tanto para uno como para nuestras fa-
milias. Aguantamos demasiado y al fnal
fueron muchas promesas incumplidas”.
“Rescato la calidad humana del cuer-
po técnico. Si aguantamos todo ese tipo
de situaciones fue porque eran los únicos
que nos respaldaban, y también porque no
veíamos una solución. Dejar de jugar no
era la solución, porque si un futbolista to-
ma una decisión de ese tipo lo tachan de
grillo, aunque vivimos una situación difí-
cil. No había quién organizara algo. Nun-
ca supimos quiénes eran los dueños.
“En cualquier ámbito, si no tienes una
cabeza el equipo es un desastre total. No te-
nían dueños y una estructura. Podemos con-
tar mil historias, porque son tantas, pero lo
que mal inicia mal acaba”, cuenta Fraustro.
Edson Yair Salazar, quien ahora juega
en el equipo de la Universidad Autónoma
de Chihuahua, de la segunda división de
ascenso, se queja: “No nos trataron como
a futbolistas profesionales. El equipo no
tenía organización ni había un presiden-
te con quien hablar ni tampoco directiva.
Sergio Mendiolea se ostentaba como pre-
sidente, pero en ocasiones nos mandaba a
otros señores cuando se trataba de hablar
algo serio, y nos decía que hablaría con los
de más arriba, pero nunca los conocimos”.
Tampoco hubo presentación de juga-
dores ni del cuerpo técnico. Nos preguntá-
bamos por qué no nos pagaban; por qué no
teníamos cancha para entrenar y por qué
dormíamos en hoteles. Me alegro que ha-
yan desafiliado a este equipo mal organi-
zado, que sólo le estaba haciendo daño al
futbol, refiere Edson Yair.
Localizado vía telefónica para que fi-
jara su posición en torno a estos graves se-
ñalamientos, Mendiolea pidió que se le
llamara 10 minutos después. Transcurri-
do el lapso se realizó la llamada. No hubo
respuesta y se le dejó un mensaje de voz
en su celular. Al cierre de esta edición, se
mantenía en el silencio.
Pero el futbol mexicano suele ser de-
masiado generoso. Y así desde el pasado
lunes 24, los méritos de Mendiolea fue-
ron compensados. Ese día fue designado
responsable de la administración deporti-
va del equipo Búhos de Hermosillo, de la
segunda división.
Alfonso Hill –hijo de la representante
de jugadores Thelma Herrera–, a quien se
le acusa de turbios manejos en la segun-
da división, a través del equipo Obregón
F.C., en el que se ostenta como dueño y
presidente (Proceso 1781), también tiene
su parte de responsabilidad en el desastre
de Guerreros, plantel que presidió durante
seis meses en 2009.
A decir del empresario Juan Pablo
Pinsón, ese tiempo fue suficiente para que
Hill “saqueara todo lo que pudiera” del
equipo. Y sospecha que a raíz de la inge-
rencia de la madre y del hijo las cosas em-
peoraron en el equipo.
“Esa es la parte que cuando algo viene
mal trae sus consecuencias”, dice Pinsón,
quien recuerda que en el medio año que
estuvo Hill al frente de Guerreros se fue-
ron tres veces a la Comisión de Concilia-
ción y Resolución de Controversias, por
falta de pago a los jugadores. O
80

1787 / 30 DE ENERO DE 2011

De Stefan Gandler
Señor director:
En Proceso 1786, del 23 de enero de 2011, se
hace un extenso e importante recuento de la histo-
ria de Ediciones Era, con motivo de su quincuagé-
simo aniversario (1960-2010: la era de Era). Como
adenda sugerimos recordar tres eslabones centra-
les de la historia de Era que no se mencionan en el
texto de Rafael Vargas:
1. La revista Cuadernos Políticos. De 1974
a 1990 se publicó de manera ininterrumpida
esa revista política y teórica de primer nivel en
Ediciones Era, cuya elaboración representaba
un elemento central del trabajo editorial de esa
casa. Los 60 números que aparecieron en 14
densos años fueron intensamente discutidos en
De Daniel Eilemberg y Daniel
Moreno
Señor director:
En Proceso 1786, publicado el 23 de enero, Je-
naro Villamil asegura que los directivos de Televi-
sa y Univisión, en reunión con el presidente Calde-
rón, presentaron el proyecto Animal Político como
parte de su estrategia mediática. (Laura, Televisa,
“Animal Político”, Calderón…) Esto es falso. El pe-
riodista no asistió a la reunión, no cita fuentes que
asistieron, no tiene prueba alguna de esto. ¿En
qué se sustenta esta afirmación?
Falso: “El nuevo proyecto de ambos consor-
cios es el portal de noticias www.animalpolitico.
com”. Animal Político no le pertenece a Televisa ni
a Univisión. Es propiedad de los periodistas Daniel
Eilemberg, Isaac Lee y Daniel Moreno.
Falso: “Isaac Lee (...) es editor en jefe de la re-
vista Poder”. El editor en jefe de la revista Poder
es José Fernando López. http://www.marketwire.
com/press-release/Jose-Fernando-Lopez-nom-
brado-Editor-en-Jefe-de-las-Revistas-PODER-
Poder360com-eventos-1367996.htm.
Falso: “Daniel Eilemberg, presidente de Ani-
mal Político, es también editor de Poder Magazi-
ne”. El editor de Poder Maga-
zine es David Adams. http://
www.marketwire.com/press-
release/David-Adams-Na-
med-Editor-of-PODER-En-
terprise-Miami-and-US-Edi-
tions-1095837.htm.
Animal Político no es-
tá vinculada a Poder. Daniel
Eilemberg fue editor de Po-
der; también ocupó cargos
en la revista Loft, en el estu-
dio de cine Metro-Goldwyn-
Mayer (MGM), y produjo un
documental para el canal National Geographic.
Ninguna de estas compañías tiene relación al-
guna con su nuevo proyecto, Animal Político.
El vínculo al que Jenaro Villamil se refie-
re entre Televisa y Page One Media, firma-
do en 2005, es para la publicación de la revis-
ta Poder. Televisa compró a Page One Media
la publicación Poder en 2008, lo cual permitió
a Isaac Lee y Daniel Eilemberg emprender su
propio proyecto, Animal Político, junto con Da-
niel Moreno. Este proyecto es independiente
de cualquier compañía con la cual hayan teni-
do una relación laboral en su pasado cualquie-
ra de los tres periodistas.
Desde el martes 18 de enero, Isaac Lee ocu-
pa el cargo de presidente de Noticias de Univisión.
Eso no quiere decir que Animal Político le pertene-
ce a Univisión, sino que uno de los fundadores de
Animal Político ocupa, desde hace una semana,
un cargo periodístico en esa cadena. Isaac ha sido
reportero en Cambio y Noticiero CMI, director de
las revistas Cromos y Semana. Fundador de la re-
vista Soho, ha producido dos documentales, una
película y tiene 11 años de experiencia en el mer-
cado hispano. Ninguna de estas organizaciones
está vinculada a Animal Político.
El periodista Jenaro Villamil no contactó a
nadie de Animal Político para conocer nuestra
versión.
Atentamente
Daniel Eilemberg, presidente de Animal Político,
y Daniel Moreno, director general
Respuesta del reportero
Señor director:
En el texto de la nota referida no se afirma que
Animal Político pertenezca a Televisa o a Univi-
sión. Se dice que ambas empresas “impulsan una
nueva estrategia informativa” a través de blogs y
redes sociales “donde las críticas a los contenidos
de la televisora y a los recientes linchamientos me-
diáticos han sido constantes”.
Asumo las imprecisiones y agradezco las
aclaraciones sobre los cargos de los personajes
mencionados, pero la propia carta de Eilemberg
y Moreno confirma un hecho: ambos periodistas,
junto con Isaac Lee, han trabajado en empresas
que tienen una relación con Televisa. Ellos afirman
que “este proyecto es independiente de cual-
quier compañía con la
cual hayan tenido una
relación laboral en su
pasado cualquiera de
los tres periodistas”.
Pareciera que se distan-
ciaran de la agenda de
Televisa, o por lo menos
que les resulta muy in-
cómodo que se les vin-
cule con ese consorcio.
La sociedad de
Acerca de Laura, Televisa,
“Animal Político”, Calderón…
Isaac Lee con Televisa está documentada en el fo-
lio número 333084 del Registro Público de la Pro-
piedad, referido a la empresa Zoom Media Mexi-
cana, responsable de “editar, coeditar, imprimir,
publicar, distribuir, producir, comercializar, com-
prar, vender, importar y exportar toda clase de
obras impresas”.
En esa empresa participan los principales fun-
cionarios de Televisa: Emilio Azcárraga Jean, Al-
fonso de Angoitia, Bernardo Gómez, José Bas-
tón. La asamblea de accionistas incorporó como
consejero propietario, en el acta del 7 de junio de
2005, a Isaac Lee Possin.
Zoom Media notifica el 12 de febrero de 2007
su cambio de denominación a Publicaciones
Aquario. La última notificación ante el Registro Pú-
blico de la Propiedad –del 22 de junio de 2009– no
señala ningún cambio en la condición de conseje-
ro propietario de Isaac Lee.
Publicaciones Aquario aparece en la lista del
31 de diciembre de 2009, divulgada por el propio
Grupo Televisa SAB, como una de sus subsidia-
rias en la parte de Editorial Televisa (ver: Grupo Te-
levisa SAP -20-F-20100623).
Efectivamente, no estuve presente en la reunión
que sostuvo el presidente Calderón con los ejecuti-
vos de Televisa y Univisión el miércoles 19 de ene-
ro, pero tampoco asistieron los señores Eilem-
berg y Moreno. ¿O sí? Una fuente interna, cercana
a uno de los presentes, me refirió la versión de que
se platicó de las nuevas estrategias de ambas em-
presas, incluyendo a Animal Político. En eso sus-
tento mi afirmación. Por supuesto, no existe prue-
ba documental de los detalles que se platicaron en
una reunión que fue a puerta cerrada. Sólo existió
la referencia pública del boletín emitido por la ofi-
cina de Comunicación Social de la Presidencia de
la República.
Las similitudes de enfoque, diseño y hasta
tipografía entre Animal Político y Poder se pue-
den confirmar en las páginas web de ambos
medios. Eilemberg fue editor de Poder, e Isaac
Lee, presidente del Consejo Editorial de Animal
Político, fue editor in chief de Poder, aunque
ahora aparece en este último puesto, efectiva-
mente, José López.
Atentamente
Jenaro Villamil
el consejo editorial de la revista, al cual pertene-
cía como editora Neus Espresate. Los debates
teórico-políticos de la izquierda mexicana y
latinoamericana de este periodo no se pueden
entender cabalmente sin la consulta obligatoria
de los volúmenes de Cuadernos Políticos, que
hoy nuevamente son accesibles para el público
por una reedición digital en disco compacto,
realizada en colaboración entre Ediciones Era y
la Fundación Rosa Luxemburgo en México, que
además es accesible vía internet (www. cuader-
nospolíticos.unam.mx).
2. La colección de libros El hombre y su
tiempo. Desde 1966 Ediciones Era publicó más
de 38 títulos en esa importante colección de
libros, en la cual aparecieron gran parte de los
textos centrales del marxismo crítico. Destacaron
volúmenes de autores como Roger Bartra, Isaac
Sobre 1960-2010: la era de Era

1787 / 30 DE ENERO DE 2011 81
PALABRA DE LECTOR
Acerca del “doble discurso
de la jerarquía eclesiástica”
Señor director: 
Por este conducto reciba un cordial saludo.
Aprovecho esta ocasión para solicitarle la inser-
ción de esta carta en la gustada sección Palabra
de Lector del semanario a su digno cargo.
Leí con interés la columna Palabra de Pastor,
escrita por el cardenal Juan Sandoval Íñiguez
en el número 728 de Semanario, publicado el 13
de enero de 2011, en donde el prelado tapatío
hace una inusual crítica al culto de las imágenes
y a las supersticiones en general.
Al fijar tal postura, el cardenal Sandoval con-
tradice la enseñanza católica del culto: “No creo
que Dios o la Virgen estén haciendo milagros o
apareciéndose a cada rato y en todo lugar, aun-
que presuntamente haya quienes afirmen que
ellos lo vieron, o que convenzan a otros de que
se mira perfectamente la figura de una imagen
sagrada en tal o cual pared, mancha u objeto, al
cual le promueven culto y devoción, pensando
y haciendo creer que es una señal del Altísimo y
un signo de salvación, lo cual no es verdad (…).
Inclusive hay quienes les venden objetos su-
puestamente milagrosos como rosas, imágenes
(...), con lo cual se allegan mucha clientela...”.
La postura del cardenal, pese a los concep-
tos expresados, se desvanece ante los hechos.
En el caso de la construcción del Santuario de
los Mártires, por citar un ejemplo, el purpurado
tapatío, el cual busca competir con la Basílica de
Guadalupe en el número de peregrinaciones (mil
800 al año) y la captación de limosnas, promueve
dentro de su diócesis un sinnúmero de procesiones
con el objetivo de exaltar el culto cristero, el cual
consiste en la adoración de las reliquias e imágenes
de los nuevos beatos, a las que algunos, pese a
la declaración episcopal, consideran “milagrosas”.
Aunado al culto de las reliquias e imágenes
cristeras, el purpurado tapatío ha puesto en
venta, a través de una fundación diocesana, 118
mil nichos para difuntos ubicados en dicho san-
tuario (La Jornada Jalisco, 31 de marzo de 2008),
cuyo costo unitario es de 22 mil 200 pesos, en
donde se incluye el derecho a “una misa diaria
especial de por vida”. 
En lo que respecta al culto a las imágenes
en la Iglesia católica, está documentado que
éste fue introduciéndose en el transcurso de los
siglos... no sin muchos conflictos. En los escritos
neotestamentarios no se encuentra precedente
de esta práctica: La Iglesia cristiana primitiva
concibió a Dios como “Espíritu y Verdad” (Juan
4:24), y a Jesús, como el único mediador entre
Dios y los hombres (1 Tim. 2:5).
Para el historiador Aubert Rogier, es a partir
del siglo IV d. C. cuando la influencia del paga-
nismo produjo un amplio uso de íconos religio-
sos; el culto a las imágenes, apunta, “no es de
origen cristiano, sino el resultado de la traspola-
ción al plano religioso de las demostraciones de
respeto que se otorgaban en el Bajo Imperio a las
imágenes oficiales de los emperadores reinan-
tes” (Aubert Rogier, Nueva historia de la Iglesia,
Cristiandad, tomo I, página 434).
En este tenor, el teólogo católico Hans Küng
sostiene que “durante los siglos V y VI no se te-
nía reparo alguno en poner velas o lámparas en-
cendidas delante de las imágenes en los templos
(…), en ofrecerles incienso, o en besar las imá-
genes en la Iglesia o en casa y arrodillarse ante
ellas, tal como había sido habitual entre los pa-
ganos romanos. Como en el paganismo, también
ahora en este tiempo se atribuía a la imagen una
‘eficacia protectora y milagrosa’” (Hans Küng, El
cristianismo, Trota, página 236).
Finalmente, el culto a las imágenes fue aproba-
do por la Iglesia católica en el Concilio de Nicea en
787 d. C. Este movimiento encontró, sin embargo,
gran resistencia en muchos lugares (una guerra de
cien años, conocida como la iconoclastia), hasta
que en el año 1562 el Concilio de Trento publicó
un nuevo decreto autorizando la colocación y ado-
ración de las imágenes en las catedrales y parro-
quias, como objetos de culto en sí mismas. 
Recuerdo que el sacerdote José de Jesús
Aguilar Valdés, director de Radio y Televisión del
arzobispado de México, en entrevista con la pe-
riodista Lolita de la Vega opinaba sobre el tema:
“Lamentablemente, por ignorancia, por falta de
información, (los católicos) piensan que una ima-
gen es la que les hace el milagro. Ninguna imagen
hecha de pasta, de barro, de madera, puede
hacer ningún milagro (…) Ni la Virgen María ni los
santos pueden hacer milagros, mucho menos ob-
jetos o rituales [...] los milagros solamente los hace
Dios…” (Frente a frente, 13 de diciembre de 2008).
A pesar de las “posiciones” descritas, es evi-
dente que el culto a las imágenes sigue formando
parte del credo católico. Se trata, en el caso en
comento, del doble discurso que caracteriza a la
jerarquía eclesiástica. Ni más ni menos.
Atentamente
Humberto García de la Mora
hgarciadelamora@gmail.com  
Deutscher, Antonio Gramsci, André Gunder
Frank, Karl Korsch, Istvan Meszaros, C. Wright
Mills y Adolfo Sánchez Vázquez.
3. El autor Bolívar Echeverría. Desde la
fundación de Cuadernos Políticos en 1974 ese
intelectual decisivo estaba íntimamente vinculado
con Ediciones Era. En una conversación con
el autor de estas líneas, realizada el día 11 de
julio de 1996 en las instalaciones de Ediciones
Era, Neus Expresate expresaba, según mis
apuntes, que Bolívar Echeverría estaba presen-
te en las sesiones semanales de la redacción
de la revista “desde el primero hasta el último
día”. Afirmaba que el filósofo era la “cabeza
teórica de la redacción, con una muy buena
visión general de las discusiones teóricas ac-
tuales en México, Latinoamérica y Europa”.
Echeverría era, además, responsable de los
contactos con el extranjero, en particular con
Europa. A partir de 1986 Echeverría publicaba
la mayor parte de los libros de su autoría en
esta casa editorial: El discurso crítico de Marx
(1986), La modernidad de lo barroco (1998),
Vuelta de siglo (2006), Modernidad y blanquitud
(2010), y como compilador: La mirada del ángel
(2005), La americanización de la modernidad
(2008). Pocos autores han publicado una obra
tan grande en Era.
4. Los silencios mencionados se culminan al-
rededor del libro El discurso crítico de Marx, que
es parte de la colección El hombre y su tiempo y
a la vez de la autoría de Bolívar Echeverría –quien
hubiera festejado su septuagésimo aniversario
el último día de enero. Esa obra, al igual que la
revista Cuadernos Políticos y la completa colec-
ción de libros mencionada desaparecieron del
catálogo de Ediciones Era, así como también en
el artículo de Rafael Vargas.
5. Que la derecha política quiera desaparecer
de la memoria las importantes aportaciones teó-
ricas del marxismo crítico en México y América
Latina, para inventar a la postre su “izquierda
inteligente”, es una cosa; lo que no es aceptable
es que Proceso y Era abran, a su manera, las
compuertas a ese olvido destructivo.
Atentamente
Stefan Gandler
Respuesta de Rafael Vargas
Señor director:
Celebro que, como adenda, Stefan Gandler,
puntual estudioso de la obra de Bolívar Echeve-
rría, señale hitos de la historia de Ediciones Era
que no toqué en mi nota, como la revista Cuader-
nos Políticos, la colección “El hombre y su tiem-
po” y “el autor Bolívar Echeverría” (sic). Es cier-
to que no hice referencia a esas colecciones ni
a Bolívar Echeverría, como tampoco aludí a la
magnífica Historia del Cine Mexicano, del desapa-
recido Emilio García Riera, ni a la colección Ci-
ne Club Era, en la que se publicaron importantísi-
mos ensayos sobre cine y algunos de los más im-
portantes guiones del cine internacional –y, por
supuesto, tales omisiones no significan que des-
deñe a una persona que siempre admiré ni que
desprecie el cine.
Tampoco mencioné a autores del catálogo
de Era cuya obra, sea política, antropológica
o literaria, me parece indispensable, como
Adolfo Sánchez Vásquez, Carlos Pereyra,
Rosario Castellanos, Alfredo López Austin,
Gastón García Cantú, Salvador Novo... en fin.
Es imposible señalar todas las bondades y mé-
ritos de las diversas colecciones y la miríada
de autores que conforman el universo de una
editorial cincuentenaria.
Con un poco de sentido común, Gandler
podría haber advertido que estas y muchas otras
ausencias se deben a la mera falta de espacio
(que obliga a tratar asuntos importantes en trazos
gruesos) y al sesgo eminentemente literario de
mi texto, no a una conspiración de la “derecha
política”, con la que ciertamente me repugna ser
confundido o que se confunda a Proceso. Pero
está visto que hay quienes ven enemigos y ocul-
tadores en todas partes.
Hay que ser menos suspicaces, estimado
señor Gandler.
Atentamente
Rafael Vargas

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->