Roland Barthes, El susurro del lenguaje. Más allá de la palabra y la escritura , Paidós, Barcelona, 2009 (1984).

DE LA CIENCIA A LA LITERATURA En otras palabras, lo que define a la ciencia (a partir de ahora, en este texto llamaremos ciencia al conjunto de las ciencias sociales y humanas) no es ya su contenido (a menudo mal delimitado y lábil), ni su método (el método varía de una ciencia a otra: ¿qué pueden tener en común la ciencia histórica y la psicología experimental?), ni su moralidad (ni la seriedad ni el rigor son propiedad exclusiva de la ciencia), ni su método de comunicación (la ciencia está impresa en los libros, (14) como todo lo demás, sino únicamente su estatuto , es decir, su determinación social: cualquier materia que la sociedad considere digna de transmisión será objeto de una ciencia. Dicho en una palabra: la ciencia es lo que se enseña (13-14). La literatura posee todas las características secundarias de la ciencia, es decir, todos los atributos que no la definen [ahora Barthes los menciona: los mismos contenidos, es metódica, tiene una moral, ambas son discursos] (14). Al igual que la ciencia, la literatura tiene una moral, tiene una determinada manera de extraer de la imagen que de sí mismo se forma las reglas de su actividad, y de someter, por tanto, sus proyectos a una determinada vocación de absoluto (14). Queda un ultimo rasgo que ciencia y literatura poseen en común, pero este rasgo es, a la vez, el que las separa con más nitidez que ninguna otra diferencia: ambas son discursos [ ], pero el lenguaje que constituye a la una y a la otra no está asumido por la ciencia y la literatura de la misma manera [ ]. El lenguaje, para la ciencia, no es más que un instrumento que interesa que se vuelva lo más transparente, lo más neutro posible, al servicio de la materia científica [ ] (14). por una parte, y en principio, están los contenidos del mensaje científico, que lo son todo, y, por otra parte, a continuación está la forma verbal que se encarga de expresar tales contenidos, y que no es nada (15). el lenguaje es el ser de la literatura, su propio mundo: la literatura entera está contenida en el acto de escribir, no ya en el de pensar , pintar, contar , sentir . Desde el punto de vista técnico, y de acuerdo con la definición de Roman Jakobson, lo poético (es decir, lo literario) designa el tipo de mensaje que tiene como objeto su propia forma y no sus contenidos. Desde el punto de vista ético, es simplemente a través del lenguaje cómo la literatura pretende el desmoronamiento de los conceptos esenciales de nuestra cultura, a la cabeza de los cuales está el de lo real (15). si bien es verdad que la ciencia necesita del lenguaje, no está dentro del lenguaje, como la literatura; la primera se enseña, o sea, se enuncia y expone; la segunda se realiza, más que se transmite (tan solo su historia se enseña) (16). al ser, simultáneamente, referencia cultural, modelo retórico, ambigüedad voluntaria de enunciación y simple unidad de denotación, la palabra literaria es tan profunda como un espacio (17)

es decir. está dentro del lenguaje. pero nunca el sujeto.B. entre ellos el discurso. ya sea como yo. tales como la lengua literaria o la lengua poética. de abrir a la investigación las puertas del (21) espacio completo del lenguaje. Así que el estructuralista aún tiene que transformarse en escritor [ ] para volverse a topar con los candentes problemas que toda enunciación presenta en cuanto (19) deja de envolverse en los benéficos cendales de las ilusiones propiamente realistas. en pocas palabras. La ciencia escamotea el lenguaje. en una palabra. Supra). [N. pasional. como otros tantos adornos o desviaciones. la forma verbal no es nada para la ciencia. se supone que este estado neutro sería el código de referencia de todos los lenguajes excéntricos . sus corrimientos. cuando en realidad lo que elimina es la persona psicológica. si no consigue escribirse a sí mismo : ¿cómo podría dejar de poner en cuestión al mismo lenguaje que le sirve para conocer el lenguaje? (18). biográfica. que no serían más que subcódigos suyos. sus diálogos. pero debe decidir si mantiene respecto de él la distancia de una ciencia respecto a su objeto o no.lo que Lautréamont llamaba la modestia´ del escritor . fundamento de toda normalidad. abolir la distinción. De ahí se sigue que tan sólo la escritura es capaz de romper la imagen teológica impuesta por la ciencia. del que derivarían. o mediante giros impersonales. o de forma indirecta como él. que en aras de la objetividad (requisito válido como cualidad preparatoria) pretende privarse de un sujeto. pero no ya como objeto de análisis. al identificarse con este código referencial. tan sólo la escritura es capaz de oponer a la seguridad del sabio en la medida en que está expresando su ciencia. sino como actividad de escritura. Eso comporta que el discurso científico. sus parodias. Hay una mala fe que conlleva todo lenguaje que se ignora a sí mismo (20).La prolongación lógica del estructuralismo no puede ser otra que ir hacia la literatura. La literatura está contenida en el acto de escribir. y poner de esa manera en peligro el ilusorio privilegio que la ciencia atribuye a la propiedad de un lenguaje esclavo (18). con sus subversiones lógicas. por lo que encuentra en la literatura un objeto afín. el estructuralismo nunca será más que una ciencia más [ ] si no consigue colocar en el centro de su empresa la misma subversión del lenguaje científico. que convierte a la obr a en un lenguaje-objeto y a la ciencia en un metalenguaje. El estructuralismo procede de un modelo lingüístico. pero ambas lo asumen de distinta forma. depende de si lo que pretende es ser ciencia o escritura (16). el discurso científico se arroga una autoridad que precisamente es la escritura la que debe poner en cuestión (20). En una palabra. la mezcla de sus códigos. Recurrir al discurso científico como instrumento del pensamiento es postular que existe un estado neutro del lenguaje. El estructuralismo debe ir a la literatura no como objeto sino como actividad de escritura (vid. Este dilema lo sugiere la oposición entre ciencia y literatura. que procede de la lógica. pues ésta asume su propia lenguaje y aquella lo elude. un determinado número de lenguas especiales.: parece decir que el estructuralismo debe abordar la enunciación] Resumen no literal: ciencia y literatura poseen varios rasgos en común. La escritura [ ] realiza el lenguaje en su totalidad (20). de rehusar el terror paterno extendido por la abusiva verdad de los contenidos y los razonamientos. que hacen del lenguaje un simple médium del pensamiento (18-9). porque en el interior de todo discurso siempre hay un sujeto que se constituye. fingiendo que lo considera puramente instrumental (18). la segunda lo asume. el lenguaje es un simple instrumento para expresar los contenidos.

la única diferencia esta en que no lo ha dicho. en la medida en que la literatura [ ] ya es. de formalismo (37) o de cientifismo. Barthes defiende que el camino es que el estructuralismo se convierta en escritura integral: la ciencia se convertiría en literatura. no como forma pura. pero el estructuralismo al ser consciente en un grado muy agudo de la naturaleza lingüística de las obras humanas. La tarea a la que se enfrenta el discurso estructural consiste en volverse completamente homogéneo respecto a su objeto (22). como el único espacio posible del que escribe. utilitario o decorativo. que es particularmente importante en lo que concierne a la literatura. y no al contrario (27). En definitiva. Times Literary Supplement) ESCRIBIR. ya sea de la subjetividad psicológica. la finalidad.(21-2). con los lingüistas. La cultura se nos aparece cada vez más como un sistema general de símbolos. del pensamiento. o. Nunca topamos con ese estado en que el hombre estaría separado del lenguaje. la literatura lo ha sabido desde siempre. Para empezar hay que recordar. asociada a la propia antropología del lenguaje (31). es el único que hoy día puede replantear el problema del estatuto lingüístico de la ciencia (22). ¿UN VERBO INTRANSITIVO? Un segundo principio. al volvernos hacia las categorías fundamentales de la lengua. que la persona (en el sentido gramatical del término) parece seguro que es universal. Barthes rechaza la ficción de una verdad teológica. En efecto. sino que lo ha escrito (22-3). mítica excusa que ha dominado y aún domina la idea de literatura. El sentido. sino de una manera mucho más radical. soberbiamente y de una manera abusiva. La ciencia rechaza la soberanía del lenguaje. mientras ha estado sometida a una ideología totalitaria del referente (30). la oposición entre los lenguajes-objeto y sus metalenguajes sigue en definitiva estando sometida al modelo paterno de una ciencia sin lenguaje. es que el lenguaje no puede ser considerado como un simple instrumento. regido por las mismas operaciones: hay una unidad del campo simbólico. lo ha sido siempre. puesto que todo lo que (23) las ciencias humanas están descubriendo hoy en día [ ]. como la ha podido concebir una estética del arte por el arte.separada del lenguaje (23). y la cultura. ni filogenética ni ontogenéticamente. de esta investigación es la sustitución de la instancia de la realidad (o instancia del referente). como son . y elaboraría este último para expresar lo que pasa en su interior: es el lenguaje el que enseña cómo definir al hombre. (1967. El hombre no preexiste al lenguaje. la ciencia. por la instancia del mismo discurso: el dominio del escritor no es sino la escritura en sí. Estos fenómenos del lenguaje han sido poco perceptibles mientras la literatura ha sido considerada la expresión dócil y casi transparente. ya sea del tiempo llamado objetivo (o tiempo crónico). hay que recordárselo a los que acusan a este tipo de investigación de solipsismo. es decir. si se prefiere. bajo todos sus aspectos. es una lengua (28).

y cosificada. por tanto. como simples usufructuadores: esta economía implica. ya no es la ciencia del corazón humano . y en ningún caso lo que el lector entiende (40-1). La escritura no existe fuera del lenguaje. no una ética elaborada desde fuera y luego impuesta al arte. determinan una economía muy particular (aunque anticuada ya): el autor está considerado como el eterno propietario de su obra. la misma literatura. que son éticamente asépticos.la persona. sino de la palabra humana (37). es una vía externa al discurso. la literatura no ha podido plantearse los problemas fundamentales del lenguaje. sino como ejercicio de la palabra (36-7). todavía nos apercibimos con dificultad de hasta qué punto la lógica de la lectura es diferente de las reglas de la composición. a la formalidad de los elementos lingüísticos. En la misma medida en que la persona. Estas últimas [ ] siempre pasan por la referencia a un modelo deductivo. Esto es cierto. Traducido a la ética. nos obligan a pensar la lengua y el discurso. y es en esencia lenguaje. naturalmente. discurso referente ESCRIBIR LA LECTURA desde hace siglos nos hemos estado interesando desmesuradamente por el autor y nada en absoluto por el lector [ ]. Todo lo que corresponda a categorías no reductibles al lenguaje.el contrasentido ): lo que se trata de establecer es siempre lo que el autor ha querido decir. Este exorbitante privilegio concedido al punto de partida de la obra [ ]. racional: como en el silogismo. N. Pero tampoco puede hablarse de ética si todo se reduce a lenguaje.B. la voz. también a la literatura. se nos ocurre. y este sentido. sin el cual no existiría. como la belleza. el tiempo y la voz (¡de nombre tan acertado¡) implican a esos notables seres lingüísticos que son los shifters. lo obliga a captar un determinado sentido de la obra. y de éste a lenguaje. si la belleza se define por normas impuestas desde fuera del lenguaje. por tanto. la lectura (ese texto que escribimos en nuestro propio interior cuando leemos) dispersa. se trata de forzar al lector a un sentido o a una conclusión: la composición canaliza. el verdadero: de ahí procede una moral crítica del recto sentido (y de su correspondiente pecado -41. los lectores. evidentemente. es decir. el tiempo. por decirlo así. sino después de haber caminado a lo largo de siglos a través de la belleza literaria (39).: Roland Barthes reclama la identificación entre literatura y escritura. Nótense las oposiciones de Barthes: discurso corazón. nos situamos en el centro de una problemática de la interlocución. pues es en estas categorías en las que se traban las relaciones entre el yo y lo que está privado de la marca del yo. esta censura ejercida sobre el punto al que va a parar y donde se dispersa (la lectura). qué ética queremos fundar en la literatura. Desde luego. por el contrario. y la asimilación de escritura a discurso. según se piensa. es el bueno. tiene derechos sobre el lector. y nosotros. yano en los términos de una terminología instrumental. disemina [ ]: con la lógica de la razón (que hace legible la . un tema de autoridad: el autor.

se ha evaporado todo es fuerzo (1970) SOBRE LA LECTURA Respecto a la lectura me encuentro en un gran desconcierto doctrinal: no tengo una doctrina sobre la lectura [ ]. de una forma simbólica que nos constituye antes aún de nuestro nacimiento en una palabra. en este caso. palabras. por más que uno se empeñe. sino como trabajo. en ese poema que estoy leyendo hay. pero el texto solo es algo que no existe: en esa novela. constitutivamente. (42) siempre proceden (entresacadas y luego insertadas) de determinados códigos. en ese relato. pero acumulando descodificaciones. exactamente aquello que no se deja abarcar por las categorías de la Poética [cita el autor a Oswald Ducrot y Tzvetan Todorov]. de manera inmediata.una Ciencia de la Inagotabilidad. el juego no debe considerarse como distracción. no sé si la lectura no será. sobre la marcha. comúnmente se admite que leer es descodificar: letras. determinadas listas de estereotipos. esas reglas [ ] proceden de una lógica milenaria de la narración. el texto solo . la lectura de la lectura. nos dicen. ya no descifra. determinadas lenguajes. y eso es incontestable. toda lectura deriva de formas transindividuales (por cierto.se escurriría. de las que convendría hablar. por derecho. otras significaciones. Y ¿de dónde proceden estas reglas? No del autor. la metalectura.[ ] ni siquiera sé si es necesario tener una doctrina sobre la lectura. sin embargo. a imagen de la pluralidad de talleres que constituye este congreso (45-6). que lo único que hace es aplicarlas a su manera [ ]. de temores. sino que sobre-codifica. en suma. retirando el freno que es el sentido.historia) se entremezcla una lógica del símbolo. no hay verdad objetiva o subjetiva de la lectura. y si. se deja atravesar por ellos infinita e incansablemente: él es esa travesía (57). El texto. ¿dónde está esa literalidad?) nunca son. La más subjetiva de las lecturas que podamos imaginar nunca es otra cosa sino un juego realizado a partir de ciertas reglas. un trabajo del que. no sería en sí misma más que un destello de ideas. de opresiones. sino que produce. amontona lenguajes. Esta lógica no es deductiva. sería la hemorragia permanente por la que la estructura paciente y útilmente descrita por al Análisis estructural. estructuras. sino tan sólo una verdad lúdica. de goces. ya que la lectura es. amenos que podamos concebir que llegue un día en que sea posible contradicción en los términos. en ese libro. ya no decodifica. de efectos (46) irreductibles. anárquicas. de ese inmenso espacio cultural del que nuestra persona (lector o autor) no es más que un episodio (41-2). se perdería [ ]: la lectura sería precisamente el lugar en el que la estructura se trastorna (58). una Semiología de la lectura. esa acción que capturará en ese texto. un campo plural de prácticas dispersas. poniendo la lectura en rueda libre (que es su vocación estructural). no es razonable esperar una Ciencia de la lectura. el lector resulta atrapado en una inversión dialéctica: finalmente. un suplemento de sentido del que ni el diccionario ni la gramática pueden dar cuenta (41). en consecuencia. sentidos. otras imágenes. se abriría. sino asociativa: asocia al texto material (a cada una de sus frases) otras ideas. la lectura. de deseos. por cierto. infinita. del Desplazamiento infinito: la lectura es precisamente esa energía. . y además.

comenzando por la propia identidad del cuerpo que escribe. Es lógico. el que haya concedido la máxima importancia a la persona del autor. de la persona humana . pero su explicación siempre está. La escritura es ese lugar neutro. [ ] en cuanto un hecho pasa a ser relatado [ ] sin más función que el propio ejercicio del símbolo. Aún impera el autor en los manuales de historia literaria. La primera sería darle la vuelta al clásico-centrismo y hacer la historia de la literatura de adelante atrás: en lugar de tomar la historia de la literatura desde un punto de vista seudogenético. en nuestras escuelas. la literatura se explicaría a partir de un lenguaje actual. oblicuo. las biografías . de este modo. se produce esa ruptura. reconocer por fin los derechos a la polisemia. Segundo principio: sustituir por el texto autores. comienza la escritura (75). al salir de la Edad Media y gracias al empirismo inglés. al que van a parar nuestro sujeto. (1969) LA MUERTE DEL AUTOR la escritura es la destrucción de toda voz. abrir el texto al simbolismo (67). dependiendo de una historia de la literatura. escuelas y movimientos. resumen y resultado de la ideología capitalista. la voz pierde su origen. a su vez. el tercer principio: a toda costa y en todo instante desarrollar una lectura polisémicas del texto. el autor en tra en su propia muerte. y propone tres reformas] Yo veo tres reformas posibles inmediatas.(1976) REFLEXIONES SOBRE UN MANUAL [reflexiona Barthes sobre la enseñanza de la literatura. se trata como objeto de explicación. habría que dejar de tratar el texto como objeto sagrado (objeto de una filología) y tratarlo esencialmente como un espacio del lenguaje. tendríamos que convertirnos nosotros mismos en centro de esa historia y remontarnos [ ] a partir del gran corte que supone lo moderno. incluso a partir de la lengua actual: ya no veríamos más desgraciados alumnos obligados a trabajar el siglo XVI en primero. cuando apenas entienden la lengua de esa época. Por último. por tanto. hacer que irradien un determinado número de códigos del saber que están empleados en ellos. El autor es un personaje moderno. El texto. el blanco -y-negro en donde acaba por perderse toda identidad. edificar prácticamente una especie de crítica polisémicas. y así. compuesto. que en materia de literatura sea el positivismo. con el pretexto de que viene antes que el XVII [ ]. dicho de manera más noble. a partir de un determinado número de textos. de todo origen. el racionalismo francés y la fe personal de la Reforma. y organizar esta historia a partir de ese corte. como el paso a través de una infinidad de digresiones posibles. producido indudablemente por nuestra sociedad. en la medida en que ésta. descubre el prestigio del individuo o.

proveerlo de un significado último. y hasta en la misma conciencia de los literatos (76). nunca original. distribuida en un antes y un después: se supone que el Autor es el que nutre al libro. llaman un performativo. del mismo modo que yo no es otra cosa sino el que dice yo: el lenguaje conoce un sujeto . el sujeto cuyo predicado sería el libro. y así indefinidamente (80).de escritores. es suficiente para conseguir que el lenguaje se mantenga en pie . es decir. que . no es. que retrocede infinitamente (81). se vuelve inútil la pretensión de descifrar un texto. no una persona . éste se concibe siempre como el pasado de su propio libro: el libro y el autor se sitúan por sí mismos en una misma línea. sino que más bien es lo que los lingüistas. una imitación perdida. en absoluto. es decir. Hoy día sabemos que un texto no está constituido por una fila de palabras. vacío excepto en la propia enunciación. de pintura (como decían los Clásicos). al mostrar que la enunciación en su totalidad es un proceso vacío que funciona a la perfección sin que sea necesario rellenarlo con las personas de sus interlocutores: lingüísticamente. humores. [ ] el escritor se limita a imitar un gesto siempre anterior. de manera que nunca se pueda uno apoyar en una de ellas. sino por un espacio de múltiples dimensiones en el que se concuerdan y se contrastan diversas escrituras. que es la que lo define. fuera de la literatura en sí [ ]. que piensa. Por último. forma verbal extraña (que se da exclusivamente en primera persona y en presente) en la que la enunciación no tiene más contenido (más enunciado) que el acto por el cual ella misma se profiere (79). cerrar la escritura. siguiendo la filosofía oxfordiana. Una vez alejado el Autor. Por el contrario. y todo texto está escrito eternamente aquí y ahora. mantiene con su obra la misma relación de antecedente que un padre respecto a su hijo. como sucesor del Autor. en cierto modo (pues sería el mensaje del Autor-Dios). que existe antes que él. llevar la contraria a unas con otras. de constatación. en absoluto. al menos debería saber que la cosa interior que tiene la intención de traducir no es en sí misma más que un diccionario ya compuesto. Cuando se cree en el Autor. el escritor ya no tiene pasiones. y ese libro mismo no es más que un tejido de signos. Es que (o se sigue que) escribir ya no puede seguir designando una operación de registro. Esta concepción le viene muy bien a la crítica. en el que las palabras no pueden explicarse sino a través de otras palabras. no está provista. ninguna de las cuales es la original: el texto es un tejido de citas provenientes de los mil focos de la cultura. de representación. teológico. y ese sujeto. impresiones. aunque quiera expresarse. para llegar a agotarlo por completo (78). el escritor moderno nace a la vez que su texto. de un ser que preceda o exceda su escritura. de las que se desprende un único sentido. sentimientos. Darle a un texto un Autor es imponerle un seguro. las entrevistas de revista. sufre y vive para él. no existe otro tiempo que el de la enunciación. sino ese inmenso diccionario del que extrae una escritura que no puede pararse jamás: la vida nunca hace otra cosa que imitar al libro. el autor nunca es nada más que el que escribe. la lingüística acaba de proporcionar a la destrucción del Autor un instrumento analítico precioso. el único poder que tiene es el de mezclar las escrituras.

al rehusar la asignación al texto (y al mundo como texto) de un secreto . ninguna persona ) la está diciendo: su fuente. pero ese destino ya no puede seguir siendo personal: el lector es un hombre sin historia. todo está por desenredar. [ ] De esta manera se desvela el sentido total de la escritura: un texto está formado por escrituras múltiples. sino el lector: el lector es el espacio mismo en que se inscriben. no puede atravesarse. por su parte. El Texto no debe entenderse como un objeto computable. ocupa una porción del espacio de los libros (en una biblioteca. de ahora en adelante). establecen un diálogo. la obra se ve [ ]. todas las citas que constituyen una escritura. la literatura (sería mejor decir la escritura. como si dijéramos. no hay nada asombroso en el hecho de que. históricamente. así pues. su voz. pues rehusar la detención del sentido (82) es. el crítico ha alcanzado la victoria. Sería inútil intentar discernir materialmente las obras de los textos. un sentido último. Por eso mismo. sin que se pierda ni una. [N. como hasta hoy se ha dicho.entonces pretende dedicarse a la importante tarea de descubrir al Autor (o a sus hipóstasis: la sociedad. rechazar a Dios y a sus hipóstasis. la libertad) bajo la obra: una vez hallado el Autor. una parodia. de una manera. sino en su destino. Este objeto es el Texto (86). en definitiva. la razón. una contestación. el imperio del Autor haya sido también el del Crítico. obtenido por deslizamiento o inversión de las categorías anteriores. es un campo metodológico. pero nada por descifrar. En la escritura múltiple.se produce la exigencia de un objeeto nuevo. la escritura instaura sentido sin cesar. sino la lectura. y ese lugar no es el autor. el texto se . la ciencia. y todavía hoy. sin biografía. puede seguirse la estructura [ ] en todos sus nudos y todos sus niveles. El Texto. del mismo modo. (1968) DE LA OBRA AL TEXTO Frente a la obra noción tradicional. pero no hay un fondo. pero existe un lugar en el que se recoge toda esa multiplicidad. se entrega a una actividad que se podría llamar contrateológica. él es tan sólo ese alguien que mantiene reunidas en un mismo campo todas las huellas que constituyen el escrito (82) el nacimiento del lector se paga con la muerte del Autor (83).: el autor empezó citando una frase de Balzac de la novela Sarrasiney se preguntaba quién estaba hablando así] Nadie (es decir. efectivamente. newtoniana. la ley (81-2). ni tampoco en el hecho de que la crítica (por nueva que sea) caiga desmantelada a la vez que el Autor. [ ] La diferencia es la siguiente: la obra es un fragmento de sustancia. la unidad del texto no está en su origen. sin psicología. concebida durante largo tiempo. procedentes de varias culturas y que. la psique. es decir. Volvamos a la frase de Balzac. lo real se demuestra. el texto se explica . unas con otras. no es el auténtico lugar de la escritura. por ejemplo). revolucionaria en sentido propio. el espacio de la escritura ha de recorrerse. La oposición podría recordar [ ] la distinción propuesta por Lacan: la realidad se muestra. la historia. pero siempre acaba por evaporarlo: procede a una exención sistemática del sentido.

su movimiento constitutivo es la travesía (puede en particular atravesar la obra. pero descentrado. ya que él mismo es el entretexto (91) de otro texto. travesía. las influencias de una obra es satisfacer el mito de la filiación. se detiene). sino. sino de una explosión. el trabajo de asociaciones. igual que él. La obra se cierra sobre un significado. Por el contrario. sino metonímica. el Texto bien podría tomar como divisa la frase del hombre endemoniado (Marcos.9): Mi nombre es legión. no debe confundirse con ningún origen del texto: buscar las fuentes . el significante no debe imaginarse como la primera parte del sentido . El Texto resulta de este modo restituido al lenguaje. La intertextualidad en la que está inserto todo texto. variaciones. una interpretación (marxista. o bien se le considera secreto. en resumen. en relación al signo. muy al contrario. el Texto es simbólico de una manera radical: una obra en la que se concibe. etc. la obra funciona toda ella como un signo general (88). y entonces la obra es objeto de una ciencia de lo literal. la obra se sostiene en la mano. es decir. sino más bien de acuerdo con un movimiento serial de desligamientos.). las citas que forman un texto son anónimas. es mencionado según determinadas reglas (o en contra de determinadas reglas). percibe y recibe la naturaleza íntegramente simbólica es un texto. por lo mismo. sino paso. temática.demuestra. De lo que se sigue que el Texto no puede inmovilizarse [ ]. y entonces la obra exige una hermenéutica. ya leídas antes: son citas sin entrecomillado (91). el Texto es dilatorio. A ese significado se le pueden atribuir dos modos de significación: o bien se le pretende aparente. sino en lo que podría llamarse la pluralidad estereográfica de los significantes que lo tejen (etimológicamente el texto es un tejido) (89-90). en efecto. el engendramiento del significante perpetuo (a la manera de un calendario perpetuo) en el campo del Texto (o más bien cuyo campo es el Texto) no se realiza de acuerdo con una vía orgánica de maduración. El Texto no es coexistencia de sentidos. la infinitud del significante no remite a ninguna idea de lo inefable (de significado innombrable). de traslados. una diseminación. atravesar varias obras) (87). no puede. sino a la idea de juego. La obra (en el mejor de los casos) es simbólica de una manera mediocre (su simbólica es de corto alcance. ni siquiera de una interpretación liberal. sino que realiza la misma pluralidad (90) del sentido: una pluralidad irreductible [ ]. sin cierre (89). 5. psicoanalítica. como su después . está estructurado. La textura plural o demoníaca que opone al Texto a la obra puede llevar consigo retoques . ilocalizables y. no obstante. lo experimenta. pues somos muchos . último. o de acuerdo con una vía hermenéutica de profundización. hay que buscarlo. de contigüidad. que es la filología. el Texto practica un retroceso infinito del significado. la lógica que regula el Texto no es comprehensiva (definir lo que la obra quiere decir ). su vestíbulo material. superposiciones. Así. el texto se sostiene en el lenguaje [ ]. frente a la obra. Al Texto uno se acerca. Lo cual no se limita a querer decir que tiene varios sentidos. coincide con una liberación de la energía simbólica [ ]. por tanto. La pluralidad del Texto. su campo es el del significante. se basa no en la ambigüedad de los contenidos. depender de una interpretación. El Texto es plural.

El Texto. reducir el contenido ) el hombre ). en los objetos rituales. en cualquier lugar en que se realice una actividad de significancia de acuerdo con (128) unas reglas de combinación. sino que lo hace. La obra está inserta en un proceso de filiación. a título de invitado. lejos de escribir la definición del Texto (no la tiene: el Texto no es un concepto). descuidar . se inscribe en la novela como uno de los personajes. y la ciencia postula una legalidad de la relación entre el autor y su obra [ ]. sino solamente en no detenerse en el umbral del contenido (conservaremos la palabra provisionalmente). [ ] el Texto se hurta a toda tipología cultural: mostrar el carácter ilimitado de una obra es hacer de ella un texto. la mano común que. (1971) LOS JÓVENES INVESTIGADORES Vamos a seguir por un instante. describe (de-escribe) la práctica de la escritura. en su texto. una consecución de las obras entre sí y una apropiación de la obra por parte de su autor. La metáfora del Texto se aparta también en esto de la metáfora de la obra. la metáfora del Texto es la de la red. por desarrollo (palabra significativamente ambigua: biológica y retórica). hay Texto: en las producciones escritas [ ]. la ciencia literaria aprende. si es novelista. en las tiras cómicas. al Texto no se le debe ningún respeto vital: se lo puede romper [ ]. en cambio. de objetos: en las películas. es precisamente el contenido lo que interesa al formalismo. precisamente en los casos en los que el monologismo parece ser la Ley (91).profundos de la lectura. de artículo en artículo. de signos. entonces. incluso si la reflexión sobre el Texto comienza en la literatura [ ]. desplazarlo de acuerdo con un juego de formas sucesivas (103). el Texto puede leerse sin la garantía del padre [ ]. de una sistemática [ ]. luego de la Historia) sobre la obra. Suele postularse una determinación del mundo (de la raza. por lo tanto. así pues. Se considera al autor como padre y propietario de su obra. por así decirlo. a respetar el manuscrito y las intenciones declaradas por el autor. si el Texto se extiende es a causa de una combinatoria. se lee sin la inscripción del Padre. dibujado en el tapiz [ ] (91-2) (1971) DIGRESIONES El formalismo al que me estoy refiriendo no consiste en olvidar . No se trata de que el Autor no pueda aparecerse en el Texto. de transformación y de desplazamiento. también en los juegos de imágenes. el Texto no se detiene forzosamente en ella. pues su incansable tarea es hacerlo retroceder cada vez más (hasta que la noción de origen deje de ser pertinente). // ésta remite a la imagen de un organismo que crece por expansión vital. .

El lenguaje es ético. la cultura es lenguaje. tiene repercusiones éticas. Chien dangereux. culturales. a lo largo de unos centenares de metros.B. de punta a punta de la escala social. en lugar de ser el objeto lúdico de una segunda combinatoria (127-8). la Pax culturalis a la que estamos sometidos. de actitudes morales? La unión de ética y literatura no está fuera de la literatura. el dinero. operador transcendental. que produce lenguaje y lenguajes. porque está en el lenguaje. esta cultura resulta ser un objeto bastante paradójico: sin contornos. se da una irredimible guerra de los lenguajes: nuestros lenguajes se excluyen los unos a los otros. ¿No podemos afirmar que la literatura también es ética. éticos. no podría decir acerca de ellos nada que no fuera simple y trivial. tres letreros distintos en la puerta de tres casas: Chien méchant. y la cultura está en todas partes. no . sino por valencias semánticas. sin término opositivo. que hace que el ser humano rompa a hablar. sentimentales. Como no hay individuo fuera del lenguaje. Pero no radica aquí el interés del asunto. Quizá podemos añadir también: sin historia. sino en lo siguiente: las tres expresiones constituyen un único y mismo mensaje: No entres (o te morderán). Ahora Barthes nos enseña que todo eso es lenguaje. En otras palabras. [ ] todo ya ha sido visto o dicho antes (133). henchida de ética.: Saussure nos enseñó que el lenguaje era lengua. o al menos sin ruptura. como el lenguaje es lo que constituye al individuo de arriba abajo. sometida a una incansable repetición. de significados morales. Como puede verse. Se trata de delimitar cómo se dan en literatura. [ ] tuve ocasión de leer. está trufada de ética. el Texto se debate a menudo dramáticamente con el significado que tiende a reaparecer en él: si el Texto sucumbe a esta reaparición. En nuestra cultura. el hombre necesita un lenguaje. es falso decir que el lenguaje recorre al individuo de cabo a rabo. el origen escolar) hasta el mismo lenguaje produce división (134). (1971) LA GUERRA DE LOS LENGUAJES Paseándome un día por mi tierra. es el Verbo. la lingüística. es decir. en la paz cultural. estructura neutra desde el punto de vista humano. por supuesto: la cultura es un campo de dispersión. en una sociedad dividida (por las clases sociales. ¿De dispersión de qué? De los lenguajes. Decididamente. es decir. el vestido. el texto cesa de ser Texto. [ ] todo es cultura.Algo más: en cuanto despliegue del significante. constituida no por significados emocionales. desde el vestido al libro. el estereotipo se convierte en él en verdad . necesita la cultura. que sólo se ocupa de los mensajes. es un pais que tiene un agudo sentido de la propiedad. es decir. desde los alimentos a la imagen. la separación de los lenguajes es un duelo permanente (134) N. sin resto. Chien de garde. (1972) LA PAZ CULTURAL Para llamarse hombre. Por otro lado. como lo es la comida. si triunfa el significado.

tres coartadas de la propiedad. el propietario de la casa utiliza el lenguaje de su letrero lo que yo llamaría su discurso. tres imaginarios.es peligroso. un código accional (la defensa armada de la víctima es un término de la secuencia Rapto). (1973) N. porque ese sentido está en su diferencia: Chien méchant es agresivo. tres mentalidades. a través de un mismo mensaje. me veré obligada a hundirte esta arma en el corazón.: esta cita puede servir de ilustración para demostrar que la lengua es ética. sino múltiple ( 178-9). es malvado). protector (el perro -160. la frase es como una trenza de varios códigos: un código lingüístico (el de la lengua francesa). Dicho otra vez en otras palabras. o sea. se trata de un derecho legal). ¿Hay un significado detrás de ese enunciado? En modo alguno. el propietario. o.B. N. Es fundamental estudiarlas desde ese punto de vista. el texto no es doble.de expresarnos. el lenguaje (el discurso) estalla. con sus estructuras socioeconómicas y neuróticas. ya que la lengua es la misma en los tres casos. si así lo preferimos. Chien de garde es aparentemente objetivo. en la última (el perro guarda la propiedad. tres opciones. ni mucho menos. es la sociedad la que construye el lenguaje como un campo de batalla (159-160). estamos dejando de lado otras formas sinónimas sin fuerza ética. en otro. Veamos un ejemplo: el escultor Sarrasin se enamora de una prima donna ignorando que se trata de un castrado.: ¿por qué no decir que también hay un código ético? . tres compromisos. es decir que lo ético está en su entraña. sémico. cultural y simbólico [ ]. interviene. Apliquemos esto a las obras literarias que se inclinan decididamente por una dimensión ética. el sentido de tales expresiones. estamos leyendo. incluso al margen del plano estilístico. un juego de cinco códigos diferentes: accional. es más. la rapta. aunque solo sea porque. la casa está armada). hermenéutico. Si te acercas le dijo-.para resguardarse y protegerse detrás de una determinada representación. Chien dangereux es filantrópico. la sociedad. apóstrofe). cuando usamos un lenguaje de repercusión ética. un código hermenéutico (el castrado realiza un cambio de sexo fingiendo defender su virtud como mujer) y un código simbólico (el cuchillo es un símbolo castrador). legítimo. se escinde: se da una división de los lenguajes que ninguna simple ciencia de la comunicación puede asumir. del que (179) no me he ocupado. y la presunta cantante se defiende: La Italiana iba armada con un puñal.B. finalmente. un código retórico (antonomasia. De manera que a nivel del más sencillo de los mensajes (No entrar). al analizar una novela de Balzac me ha parecido que ponía en evidencia. EL ESTILO Y SU IMAGEN Recientemente. inciso del inquit. y manteniéndome en el interior del volumen significado. se fracciona. detrás de un determinado sistema de la propiedad: salvaje en uno (el perro.podría agotar. De manera que no podemos ver el texto como una combinación binaria entre un fondo y una forma.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful