Está en la página 1de 3

Crepúsculo

Es una novela de fantasía y romance para jóvenes. Fue escrita por la autora
Stephenie Meyer y publicada en 2005; es la primera
parte de una serie de cuatro libros

La protagonista de la historia es Isabella Marie Swan, una joven de


diecisiete años que se muda a Forks, Washington, después de que su madre
se vuelve a casar con Phil, jugador de béisbol, que es su nuevo padrastro; y
debido al trabajo de éste viaja constantemente, por lo cual Bella decide vivir
con Charlie, su padre, para que así su madre pueda viajar al lado de Phil.
En el colegio conoce a Eric, Mike, Tyler, Jessica y Ángela, que se convierten
en sus nuevos amigos.

En su primer día de clases Bella ve a cinco estudiantes que le llaman la


atención por su belleza y su palidez. Se sientan alejados de todo el mundo,
tienen apenas relación con el resto de estudiantes. Son los hermanos
Cullen; Edward, Emmett, Jasper, Alice y Rosalie. En realidad no son
hermanos biológicos, sino que todos fueron adoptados por el doctor Carlisle
Cullen y su esposa, Esme Cullen.

Entre ellos, Edward es quien capta rápidamente la atención de Bella. Su


atención va en aumento, hasta alcanzar su máximo punto cuando descubre
que Edward posee una gran fuerza y velocidad, ya que cuando Bella está a
punto de morir aplastada por un coche, conducido por Tyler, Edward le
salva la vida apareciendo junto a ella con una rapidez sobrenatural y
parando el coche con la mano, siendo que Edward estaba en su coche a
varios metros de distancia. Este incidente la lleva a sospechar de Edward,
ya que no puede creer que alguien “humano” pueda ser capaz de hacer algo
así.

Un día sus amigos la invitan a la playa de La Push, y ésta decide ir. En la


playa, Bella conoce un poco más a Jacob Black, el hijo del mejor amigo de su
padre. Pero cuando menciona que Edward no pudo ir con ella; Sam, amigo
de Jacob, dice que los Cullen no iban para la zona de La Push, y ella quedó
muy interesada porque le pareció que Sam dijo que los Cullen tenían
"prohibido" el ingreso a La Push. Por esto decide persuadir a Jacob para que le
cuente la historia. Bella queda intrigada, ya que Jacob le cuenta una
leyenda acerca de "los fríos", donde los Cullen habían sido los mismos
vampiros que firmaron un tratado con su tatarabuelo, hacía más de 50
años.

Finalmente, uniendo todos sus indicios: fuerza sobrenatural, rapidez, el


hecho de que no se exponían al sol. Bella saca la conclusión de que Edward
es un vampiro.

Entre ellos surge un romance dificultoso ya que Edward es un peligro para


Bella, pero él no quiere apartarse de ella y ella tampoco se quiere alejar de él,
ya que su amor es más fuerte que el deseo de Edward de saciar su sed y
morderla para beber su sangre, que para él era mucho más atrayente que
cualquier otra cosa en todo el mundo.

Edward invita a Bella a conocer a su familia, y también a ir a ver cómo


juegan al béisbol, juego que disfrutan en especial cuando hay tormenta,
pero mientras están jugando aparecen tres vampiros: James, Laurent y
Victoria. James es un rastreador, la caza es su obsesión y decide ir a caza
por Bella, pese de la defensa entablada por Carlisle y Edward.

Edward trata de protegerla escondiéndola y toda su familia trata de


ahuyentar al cazador. Bella vuelve a Phoenix huyendo y haciendo creer a su
padre que no quiere pasar el resto de su vida en un pueblo como Forks. Es
así como Bella parte en un coche con Jasper y Alice, mientras Edward se
queda en Forks para no levantar sospechas. James acaba encontrándolos y
engaña a Bella para que vaya a una escuela de ballet a la que fue durante
su niñez. La amenaza con matar a su madre, haciéndola creer que la ha
raptado, si no se reúne con él a solas.

Bella se escapa de quienes le protegen, arriesgando la vida por su madre y


se encuentra que todo ha sido un engaño. Está a solas con James y él
pretende matarla. Empieza a golpearla y llega a morderle en la muñeca.
Llega un punto en que queda inconsciente y sueña que hay un ángel a su
alrededor, cuando en realidad es Edward, que ha llegado a la escena con su
familia. El doctor Cullen empieza a curar a Bella y Edward se ve obligado a
sacarle la ponzoña de su cuerpo para que ella no se convierta en vampiro.
Bella despierta días después en un hospital, acompañada por su madre y
Edward. Este último le dice que deberían permanecer alejados el uno del otro
porque es peligroso para ella, pero ninguno de los dos puede estar sin el otro.

Al final del libro, Edward lleva a Bella al baile de fin de curso y allí
discuten sobre la inmortalidad de la joven.