Está en la página 1de 2

Publicado en los diarios Por Esto!

Miércoles 26 de enero de 2011

ESCRUTINIO

La televisión como opio del pueblo

Juan José Morales

En su obra Contribución a la Crítica de la Filosofía del
Derecho de Hegel, Carlos Marx escribió que la religión es el opio del
pueblo, en el sentido de que al ofrecerle la esperanza de una vida feliz
en el más allá si soporta con resignación sus sufrimientos en el más acá,
lo adormece, vuelve conformista y distrae de los problemas de su vida
diaria. No sólo Marx, sin embargo, tenía ese punto de vista. En una y
otra forma lo expresaron también diversos filósofos y ensayistas, como
Kant, Feuerbach, Moses Hess y Heinrich Heine, e incluso por lo menos
un teólogo: Bruno Bauer.

Hoy día, en una paráfrasis, podríamos decir que la televisión es el
opio del pueblo mexicano, pues cumple la función de hacerle olvidar la
realidad en que vive: desempleo, carestía, inflación, bajos salarios, falta
de oportunidades para los jóvenes, una atroz ola de criminalidad y otras
cuestiones similares, sumergiéndolo en un mundo de banalidades y
situaciones que, si bien son reales, carecen realmente de importancia.

Ya no se trata simplemente
de darle circo para que olvide el
pan. O sea, ofrecerle
espectáculos al estilo del famoso
Siempre en Domingo y
lacrimógenas telenovelas con
final feliz en que los pobres salen
mágicamente de la miseria o
descubren que después de todo
su condición de pobres los hace
más felices que los ricos. Eso ya
no funciona. Ahora, el distractor
Caricatura de Laura Bozzo publicada es lo que en la terminología de
en la revista humorística peruana La los medios de comunicación se
Nuez en los tiempos en que realizaba denomina el talk show, que a
sus programas en Perú, donde estuvo menudo se confunde con los
ligada al siniestro Vladimiro
reality show aunque no son lo
Montesinos, mano derecha del ahora
encarcelado presidente Fujimori. mismo.

El reality show —del que en la televisión mexicana son ejemplos
Big Brother y La Academia— presenta a personas comunes y corrientes
que interactúan entre sí, mientras la cámara sigue los incidentes de su
vida diaria. El talk show, en cambio es un programa en que personas

1

defensores y jueces de hombres y mujeres tan comunes y corrientes como los que estamos de este lado de la pantalla. vergonzosos y mezquinos asuntos familiares y a ser protagonistas de verdaderas riñas de lavadero. Embebidos en la contemplación de miserias ajenas.mx 2 . su suegra. los televidentes olvidan —o más bien se les hace olvidar— lo que ocurre en su entorno cotidiano.com. alcohol y desintegración familiar. Me pregunto cuándo veremos un talk show o una serie de programas sobre los jóvenes que tras haber terminado con grandes esfuerzos una carrera profesional buscan trabajo en vano. humillar y degradar a su esposo. violaciones. Me lo pregunto. adolescentes precoces. etc. se prestan a relatar frente las cámaras y a ventilar ante millones de espectadores. o un reality show sobre los malabarismos de amas de casa que deben dar de comer a una familia de cinco personas y cubrir todos los demás gastos hogareños con los dos mil o tres mil pesos mensuales que —a veces— gana su marido. drogas.también comunes y corrientes son entrevistadas por el conductor para hablar de sus experiencias personales de tipo familiar. Y como cereza del pastel. porque la función de la televisión mexicana no es mostrar ese tipo de realidad. económico. si hay ocasión de ello. su hermana o su propia madre—. su yerno. pero que a cambio de unos cuantos pesos —y quizá de la mezquina y ruin satisfacción personal de exhibir. y a menudo a los participantes se les confronta entre sí. Ejemplos de talk show son los programas de Laura Bozzo y Rocío Sánchez Azuara en Televisa y Televisión Azteca respectivamente. convirtiendo a los televidentes simultáneamente en fiscales. compitiendo también en sus esfuerzos por llenar las pantallas con el máximo posible de inmundicia moral y amarillismo. y de inmediato me respondo: nunca. sino sólo aquella telebasura que puede convertirse en opio para el pueblo.—. con los cuales esos dos grandes consorcios televisivos parecen enfrascados en una cerrada competencia para ver cuál de ellos es capaz de exhibir mayores cantidades de lodo. con una exitosa mezcla de sexo. incesto. sórdidos. se les sirve algún suculento asunto policíaco al estilo Kalimba. miseria humana. sin importarles destruir reputaciones y vidas ajenas. Comentarios: kixpachoch@yahoo. degradación y escándalo. social o sexual —inclusive infidelidades. abusos sexuales.

Intereses relacionados