Está en la página 1de 12

Post - Operatorios

Definición : Período de cuidados que comienza cuando el paciente


termina la cirugía, tiene el propósito de complementar las
necesidades psicológicas y físicas directamente después de la
cirugía.
El despertar de la anestesia suele ir acompañado de sensaciones
dolorosas, según el tipo de intervención, por lo que los períodos
postoperatorios exigen cuidados especiales.

La terapeuta quirúrgica puede dividirse en tres etapas: la preparación


preoperatorio, la intervención en sí y el tratamiento postoperatorio,
que su vez puede subdividirse en postoperatorio inmediato y
mediato. Se llama preparación preoperatorio tanto a la disposición
del quirófano donde va a realizarse la intervención como a la
preparación del paciente que va a ser operado. El nivel de salud
psíquica del paciente influye en el éxito de la intervención y en
la evolución favorable del período postoperatorio.

El hecho de una intervención quirúrgica representa para el enfermo


una agresión física, con su consecuente dolor, y el desconocimiento
de la causa y el significado de ese dolor la crea angustia y
desasosiego. Debe ser, por tanto, y en la medida de lo posible,
debidamente informado del tipo de operación, de las prevenciones
de éxito y los posibles riesgos que comporte y debe suministrarse
una medicación preanestesia que lo relaje y disminuya su ansiedad.

El postoperatorio inmediato se inicia una vez concluida la


intervención: abarca las seis horas siguientes, si bien puede
prolongarse a veces hasta 36 horas. El paciente es conducido a la
sala de recuperación posquirúrgica, donde el equipo especializado
controla sus constantes vitales (consciencia, frecuencia respiratoria,
presión arterial y pulso) de forma continua.
El postoperatorio mediato equivale al período que transcurre desde
que el paciente ha sido llevado a la habitación o sala (24 o 48 horas
después de la operación) hasta el día en que es dado de alta. En
este período se le controlan las constantes vitales de forma más
espaciada y se debe restablecer el tránsito intestinal y reiniciar la
alimentación normal por vía oral. Asimismo, es fundamental el control
frecuente de la temperatura y de la herida operatoria.
Normas de Alimentación
Las normas generales de alimentación en el postoperatorio
son las de comenzar por una dieta líquida con sales e hidratos de
carbono (zumos de frutas y caldo vegetal) en pocas cantidades pero
con cierta frecuencia, para pasar después a una dieta semilíquida
con leche desnatada, yogur, purés, sémolas, sopas, etc. El criterio
general es comenzar la dieta oral una vez restablecido el tránsito
intestinal, teniendo en cuenta la voluntad del paciente y la operación
a la cual haya sido sometido.

El objetivo de los cuidados postoperatorios es ayudar al


paciente a recuperarse de la intervención a la que ha sido
sometido y de la anestesia con la mayor rapidez, comodidad y
seguridad posible.
Post Operatorio
En esta etapa del proceso quirúrgico, el paciente debe recibir una
instrucción clara, además de algunos cuidados generales y otros
específicos según el procedimiento que se halla realizado. En esta
fase se debe ofrecer apoyo permanente al paciente, ya sea por parte
de su propio cirujano o por otros que pertenezcan a su equipo.
La Clínica donde se realicen las intervenciones, debe contar con un
área adecuada de recuperación y hospitalización.
Nos referimos aquí a los aspectos generales, las instrucciones post
operatorias específicas se encuentran en cada uno de los
procedimientos.
Reposo
Este puede ser absoluto, es decir descanso permanente en cama, o
relativo, en el cual se recomiendan actividades que no requieran
esfuerzo mayor y se restringen otras que si lo precisen como por
ejemplo: levantar objetos pesados y conducir. Dependiendo de cada
operación se indicara el reposo de manera mas especifica.
En cuanto al ejercicio físico, este sé podrá reiniciar hacia la 4ta
semana aproximadamente, teniendo en cuenta algunas variaciones
en este patrón, dependiendo del tipo de operación y del
comportamiento del organismo de cada paciente.
Antibióticos
Existe controversia entre los cirujanos acerca de sí se debe o no
utilizar antibióticos de rutina después de las intervenciones. Sin
embargo se siguen utilizando de manera preventiva por la mayoría,
con el propósito de proteger al paciente de potenciales procesos
infecciosos.
Analgésicos y Anti inflamatorios
En general todas las operaciones pueden producir algunas
incomodidades transitorias, entre ellas el dolor y en la gran mayoría
de los post-operatorios se producen molestias tolerables. De
cualquier forma contamos con una gran variedad de medicamentos
para manejar el dolor, el cual varía, dependiendo de cada paciente y
su respuesta personal ante estos factores.
Además de los analgésicos, también podemos recurrir a algunos Anti
inflamatorios, preferiblemente del tipo enzimático, los cuales
promueven la desinflamación y la recuperación de los tejidos de
manera más natural y fisiológica.
Cuidados Locales
Después de cualquier intervención, se deben practicar "curaciones"
periódicas de las heridas resultantes. Estas se practicaran por parte
del paciente en su residencia y en el consultorio o clínica por parte
del cirujano o personal de su grupo medico. El aspecto más
importante en una curación es la limpieza o lavado de las heridas
quirúrgicas. Algunas veces se cubrirán con alguna crema, con gasa o
apósitos y en otros casos se dejaran descubiertas.
Se indica frecuentemente la utilización del frío local para tratar la
inflamación y el dolor.
De igual manera se recomienda evitar la exposición directa al sol por
un lapso que va de 4 a12 semanas, evitando así mayor inflamación y
la aparición de manchas (hiperpigmentación) en zonas con cicatrices
recientes o que persistan con algún morado (equimosis).
Seguimiento Medico
Se estima de vital importancia el control medico post-operatorio
periódico por parte del cirujano, ya que solo de esta manera se
tendrá una visión adecuada de la evolución del proceso, permitiendo
realizar los ajustes necesarios en las recomendaciones y en el
tratamiento medico indicado.
Otra razón muy importante para mantener contacto estrecho con el
paciente, es el apoyo emocional, el cual genera confianza y
seguridad en esta importante etapa del proceso quirúrgico.
Alimentación
En algunos casos, se recomienda tomar alimentos que no requieran
un gran esfuerzo al masticar (cirugía facial) o que sean de fácil
digestión (cirugía abdominal).
No se debe restringir la alimentación en el postoperatorio, pues esta
es muy importante para la recuperación de los tejidos intervenidos,
pudiendo generar debilidad, mareos y lentitud en la cicatrización. Se
recomienda una alimentación balanceada y con sentido común.
Teniendo en cuenta los errores que todos cometemos en cuanto a la
alimentación se refiere, recomendamos no hacer dietas en las que
se restrinja demasiado la ingesta, ya que estas generalmente
proponen limitaciones transitorias, prometiendo una reducción rápida
de peso, pero al retomar los hábitos anteriores habremos perdido
todo nuestro esfuerzo.
El significado que tiene para nosotros la palabra dieta, en cuanto a
restricción se refiere, produce hambre y estrés. Por tanto lo más
conveniente y eficaz es cambiar nuestros hábitos alimenticios.
Contamos con especialistas en nutrición, a continuación
transmitimos algunas ideas que se pueden llevar a la práctica con
facilidad, aprovechando la motivación resultante de ver que se tiene
un cuerpo más delgado y con forma renovada luego de haberse
practicado algún tipo de procedimiento quirúrgico.
En términos generales recomendamos no pasar hambre, solo reducir
sustancialmente los carbohidratos simples como por ejemplo; el
azúcar refinada, pan blanco, pastas y harina refinada de maíz, entre
otros, reemplazándolos por carbohidratos complejos como los
encontrados en todos los productos integrales y cambiando el azúcar
refinada por algún edulcorante bajo en calorías.
Incrementar el consumo de proteínas (carne-pollo-pavo-huevos-
pescado-mariscos-leche y sus derivados) en cada comida,
haciéndolas predominar sobre los carbohidratos y acompañándolas
preferiblemente con productos integrales, vegetales y hortalizas.
Nunca saltarse una comida y menos el desayuno, ya que el
organismo lo interpreta como una emergencia y hace mas lento el
metabolismo, con lo cual almacenamos mas y quemamos menos
calorías.
Se recomienda no solo siempre desayunar, sino que este sea rico en
Proteínas, ya que se ha demostrado que estas nos mantienen más
alerta en la mañana y aceleran el metabolismo, con lo cual se
queman más calorías y evitamos consumir las proteínas de nuestra
piel, tendones y masa muscular.
Drenaje Linfático
Este es uno de los recursos más recomendado para acelerar el
proceso de recuperación y hacerlo más cómodo para el paciente. La
justificación de su práctica, se debe a la capacidad para estimular el
flujo del líquido linfático a través de los conductos que han sido
lesionados transitoriamente por el traumatismo quirúrgico.
Esta técnica ideada y perfeccionada en Alemania hace mas de 30
años, también produce una aceleración en la recuperación de los
conductos linfáticos y por tanto una reducción del edema (liquido
retenido en el espacio que hay entre las células) post-operatorio.
El drenaje linfático no es un masaje común, aunque puede
combinarse con este en algunas áreas que lo requieran, además
debe practicarse manualmente por profesionales capacitados en su
práctica específica.
El momento ideal para iniciar el Drenaje Linfático así como su
frecuencia y numero de sesiones serán determinada por cada
cirujano, según su experiencia, adaptándose a cada caso y teniendo
en cuenta la opinión del terapeuta que lo este aplicando.
No se aconseja iniciar el drenaje linfático antes del 6to al 8vo día
post-operatorio, pues la manipulación temprana de ciertas áreas,
pueden causar seromas, es decir acumulación de fluido seroso.
Tipos de Drenajes
Disponemos de diversos tipos de drenajes, así como de materiales
para su elaboración, aunque básicamente existen unos abiertos, que
simplemente mantienen un espacio que facilita la salida del líquido y
otros cerrados los cuales lo succionan por medio de presión
negativa.
Existen algunas diferencias de opinión entre cirujanos, en cuanto a sí
se deben utilizar o no drenajes post-operatorios.
La indicación del drenaje, su tipo y duración, depende de la
experiencia y el uso adecuado del sentido común de cada cual,
teniendo en cuenta que la no-utilización de drenajes adecuados en
intervenciones en las cuales estén indicados, puede ser causa de
complicaciones por retención de los fluidos producidos en el post-
operatorio.
Fajas y Vendajes
Dentro de los cuidados post-operatorios de algunas intervenciones
como la lipoescultura y la abdominoplastia, entre otras, se encuentra
la utilización de fajas y/o vendajes (preso terapia), los cuales tienen
como propósito ejercer presión moderada sobre zonas que han sido
"vaciadas" o "despegadas" por dichos procedimientos, para así
mantener "cerrados" estos espacios resultantes.
La presión de estos elementos debe ser siempre moderada y
vigilada periódicamente por el cirujano, quien recomendara los
ajustes necesarios.
La utilización de fajas y vendajes, así como sucede con los drenajes,
esta muy difundida entre la mayoría de los cirujanos, pero también
puede ser motivo de discrepancia en algunos casos, siendo
nuevamente la experiencia personal y su sentido común lo que
determine su uso.
No fumar
La importancia de esta recomendación se debe, entre muchos otros,
al efecto nocivo de los tóxicos del cigarrillo sobre la micro circulación
y por tanto en la reducción en la nutrición y oxigenación de los
tejidos, lo cual entorpece el proceso de recuperación y cicatrización.
Pre Operatorio
Las intervenciones en cirugía estética son de carácter electivo, es
decir se programan con anticipación, permitiéndonos realizar una
serie de evaluaciones que nos informan acerca del estado de salud
del paciente.
Del mismo modo podemos hacer algunas recomendaciones
específicas y medicaciones previas que permitan preparar al
organismo.
Historia clínica
Esta se desarrolla en la primera entrevista con el cirujano plástico y
es de gran importancia, ya que se produce un intercambio de
información que permite una visión general que ayudara a calificar la
confiabilidad del cirujano y las expectativas del paciente.
En esta primera entrevista se evalúa la zona de la cara o el cuerpo
que se desea tratar y se informa acerca del procedimiento especifico
que se va a realizar, respondiendo a cualquier inquietud o preguntas
que surjan.
Una de las razones más importantes para realizar la historia clínica,
es su gran utilidad para descartar condiciones médicas que
contraindiquen la intervención o que requieran tratamiento previo. Así
como para dejar registro de procedimientos quirúrgicos anteriores,
uso de medicamentos, embarazos, hábitos como el cigarrillo y el
alcohol, alergias o cualquier antecedente familiar o personal que sea
relevante.

Exámenes de laboratorio
Estos se indican de manera rutinaria para observar
mediciones de:
. Hematología (Glóbulos Blancos, Rojos, Hemoglobina, Plaquetas,
etc.).
. Glicemia (Nivel de Glucosa en sangre).
. Pruebas de funcionamiento de los Riñones (Creatinina y Urea).
. Pruebas de Coagulación (PT y PTT).
. HIV y otros que se requieran.
Estudios por imágenes
Dependiendo de la edad y según los antecedentes de cada paciente,
se indicaran algunos estudios como: Radiografías, Tomografías,
Mamografías o Ecografías, para la evaluación general o de la zona
especifica a operar.
Evaluación cardiovascular
Esta evaluación realizada por un medico internista-cardiólogo
permite una revisión a fondo de las condiciones de salud del
paciente, lo cual nos ofrece seguridad de estar ante un paciente
sano y también la posibilidad de alertarnos en caso contrario.
Planificación
Se determina y se deja por escrito y con precisión el procedimiento a
realizar, estableciendo con claridad los detalles de lo que vamos a
hacer en el quirófano.
Fotografías
Con frecuencia se indican fotografías previas de la zona que se va a
tratar, ya sea para utilizar como apoyo técnico, antes y durante la
operación o simplemente como registro preoperatorio.
Medicación y recomendaciones
Se indican algunos medicamentos con el propósito de fortalecer el
organismo, haciendo su condición optima para la intervención y su
post-operatorio.
Cada medico tiene protocolos personales para este efecto.
. Vitamina C: Para reforzar la coagulación, estimular el sistema
inmunológico (defensas), y optimizar la cicatrización.
. Arnica: Proveniente de una planta, este producto reduce de manera
importante la aparición de "morados"(equimosis). Y es
antiinflamatorio.
. Ciclokapron: Es el ácido tranexamico y se recomienda su uso pre
operatorio por su capacidad para "fortalecer" la coagulación
(estabiliza el fibrinogeno). (No se indica en todos los pacientes)
Así como se indican algunos medicamentos, también se
contraindican otros generalmente por su efecto "debilitador" de la
coagulación, estos son, entre otros:
. Aspirina y similares.
. Anticoagulantes.
. Aceite Omega 3.
. Lecitina de Soya.
. Reductores del Colesterol.
. Vitamina E.
Adicionalmente se hacen las siguientes recomendaciones:
. Programar las intervenciones sin la menstruación, ya que durante
esta se "debilitan" la coagulación y las "defensas" inmunológicas.
. Permanecer alerta ante cualquier proceso infeccioso genito-
urinario, los cuales son muy frecuentes en la mujer.
. Nunca utilizar Tampones Vaginales durante una intervención.
. No Fumar o reducir sustancialmente él habito, debido a que entre
otros muchos efectos nocivos, reduce la oxigenación y nutrición de
los tejidos, entorpeciendo la recuperación y la cicatrización.
. Bañarse con jabón antiséptico del tipo Betadine o Dioxogen por 1 o
2 dias antes de ir al quirófano.
. Permanecer en ayunas 6 horas antes de la intervención.

Fajas
Específicamente para las intervenciones que lo requieran, tales
como: Dermolipectomias y Lipoescultura.
Evaluación pre anestésica
Esta evaluación se practica antes de iniciar la intervención, por parte
del medico anestesiólogo, quien se entrevista con el paciente para
revisar la información pertinente, como sus exámenes de laboratorio,
chequeo cardiovascular u otras evaluaciones, además de otros
antecedentes de interés.
Preparación del paciente por el cirujano
Este encuentro, previo al ingreso a la sala de operaciones, sirve para
revisar lo planeado y en muchas ocasiones para él marcado de
algunas guías importantes para la operación.
Medicación pre anestesica
Se administran algunos medicamentos con el propósito de eliminar la
tensión nerviosa, que se presenta con frecuencia, en el momento
previo al ingreso a la sala de cirugía y asi relajar al paciente.
Asepsia y antisepsia
Se lavan las zonas a intervenir, utilizando productos especiales para
evitar cualquier tipo de contaminación y se cubre al paciente con
materiales estériles especiales. Entonces se da inicio a la operación
planeada.
Reflexión
Ha pensado usted, en la posibilidad de acudir al cirujano plástico,
con el deseo de verse mas joven y atractiva/o, pudiendo conseguir
una sensación de bienestar exterior e incluso interior, al lograr
sentirse mucho mejor consigo misma/o y en su interacción cotidiana
con las personas que le rodean. ¿Por que no?
Gracias al progreso de la ciencia y la tecnología, no solo se ha
prolongado la expectativa de vida del ser humano, sino que la
calidad de nuestra vida ha mejorado notoriamente en los últimos 30
o 40 años, permitiéndonos un mejor control de nuestra salud y
vitalidad. Con base en esta realidad, decía un prestigioso profesor de
nuestra especialidad, que " El ser humano de esta era de las
comunicaciones, puede disfrutar de mas de una primavera al año, e
igualmente puede gozar de una segunda juventud en su vida,
sirviéndose de muchos de estos adelantos de la ciencia, entre los
cuales esta sin duda la cirugía plástica.".

Existen problemas o características físicas particulares que pueden


llegar a alterar nuestra auto imagen, reduciendo la autoestima y
afectando la vida de relación en el ámbito laboral, social, familiar, de
pareja y aun en el plano económico.
Con la cirugía plástica usted tiene la posibilidad de cambiar estos
aspectos que no son de su agrado o que simplemente no encajan en
los patrones de belleza y de atractivo de su entorno.
En la época actual predomina demasiado la imagen, tenemos que
reconocerlo, asi es que nuestra especialidad ofrece una vía para
responder a esa exigencia de nuestra sociedad, sin embargo se
recomienda siempre buscar el equilibrio entre nuestra vida interior y
nuestra apariencia física, para asi evitar caer en excesos que nos
hagan olvidar que hay cosas que podemos cambiar y otras que
debemos aceptar.
Honestamente hay un gran número de aspectos físicos que
podemos cambiar, modificar y mejorar para que todo aquel que
realmente lo requiera se sienta mucho mejor, enfrente con más
seguridad la vida y sobre todo la disfrute al máximo.
De la misma manera estamos obligados a reconocer aquellas
situaciones en las que no podemos mejorar las cosas con cirugía, y
asi evitar complicaciones o decepciones postoperatorias. Es decir
debemos comprometernos a reconocer que hay cosas que podemos
cambiar, mejorar y modificar y otras que no.
¿Tiene usted temor?
Actualmente contamos con innumerables recursos para descartar
cualquier enfermedad de base o condición de salud que pudiera
hacer peligrosa la cirugía. Y aun cuando todos sabemos que existe
riesgo de complicación en cualquier procedimiento quirúrgico,
contamos con los medios para hacer que este riesgo sea reducido a
su mínima expresión.
Si usted sale por la mañana de su casa en un vehiculo en malas
condiciones, sin mantenimiento, sin usar el cinturón de seguridad,
irrespetando las leyes de transito y a alta velocidad, las posibilidades
de problemas son muy altas, pero si usted conduce un automóvil en
buenas condiciones, al cual se le hace mantenimiento
periódicamente, usa su cinturón de seguridad, respeta las normas de
transito y conduce a una velocidad prudente, la posibilidad de tener
un accidente es muy baja y en caso de sufrirlo seria algo menor.
Es decir no tome la cirugía a la ligera, prepárese y haga todo lo que
indica un completo pre operatorio y luego siga a cabalidad las
indicaciones post operatorias, de esta manera todos estaremos
seguros.
En cualquier caso antes de decidir someterse a una intervención
aclare con su medico todas sus dudas y no deje de realizarse todos
las evaluaciones y exámenes preoperatorios.
Igualmente es importante seguir una preparación preoperatorio la
cual le debe indicar su medico.
Y por ultimo recuerde que el conocimiento previo a cerca del trabajo
de su cirujano es la mejor recomendación para seleccionarlo.
Que es el masaje de drenaje linfático?

El drenaje linfático es una especialidad de masaje que actúa


directamente sobre el sistema linfático, responsable de eliminar
toxinas y mantener en forma el sistema inmunitario. Su efecto se
deja notar sobre la piel porque activa la circulación y mejora la
microcirculación. Además, hace frente a la celulitis evitando la
retención de líquidos.

Sistema Linfático

Es una red de órganos, ganglios linfáticos, conductos y vasos


linfáticos que producen y transportan linfa desde los tejidos hasta el
torrente sanguíneo. El sistema linfático es uno de los componentes
principales del sistema inmunológico del cuerpo.

La linfa es un líquido transparente y lechoso, rico en células blancas


dispuestas a plantar cara a las infecciones motivadas por virus,
bacterias u otros procesos que puedan poner en jaque al sistema de
defensa.

Esta preciada sustancia circula por el sistema linfático a través de


una tupida red de conductos que recorren todo el cuerpo y
desembocan en colectores y troncos linfáticos, que finalmente se
incorporan al torrente circulatorio. Su misión consiste en aportar
oxígeno y nutrientes a las células y recoger de éstas los productos
metabólicos de deshecho y las toxinas.

Depura y protege

La circulación linfática está ligada a la sanguínea, aunque


a diferencia de la sangre, la linfa circula en una sola
dirección; es decir, desde los órganos al corazón. El
sistema linfático funciona como aparato de depuración o
limpieza, pero también ejerce en calidad de sistema de
protección y defensa del propio organismo.

Además, desempeña una función clave en la nutrición de los tejidos;


especialmente gracias a su efecto limpiador, que se deja notar sobre
la piel. Hay que tener en cuenta que la mayor parte de los
tratamientos estéticos generan un incremento de la irrigación, lo que
se traduce en una mejora del aporte nutritivo y de oxígeno sobre el
área tratada.
Terapia de lujo

El drenaje linfático manual es una terapia de lujo que suma al


bienestar
corporal que aportan los masajes convencionales su poder para
eliminar toxinas y aumentar la respuesta inmunitaria del organismo.
Además, está especialmente indicado para preparar los tejidos antes
y después de someterse a las distintas intervenciones de cirugía
estética.

En manos de profesionales
En estos momentos, su aplicación se debate entre fisioterapeutas de
sólida formación y masajistas y esteticistas que han realizado cursos
de especialización al respecto. Resulta de vital importancia
asesorarse de la capacidad y experiencia del profesional que lo
imparte antes de ponerse en sus manos.

En el tejido conjuntivo se produce el intercambio de líquidos a nivel


intersticial. El agua, la grasa y las toxinas ejercen presión sobre él y
dan lugar a la aparición de la celulitis. Mediante el masaje manual,
esta terapia intenta eliminar el estancamiento de líquidos de una
forma natural y no invasiva. Sin embargo, se considera un
tratamiento anticelulítico a largo plazo que precisa altas dosis de
disciplina y paciencia.
° Los masajes de drenaje linfático deben iniciarse a las 48 horas
posteriores a la cirugía.
° El drenaje linfático no causa dolor, pero usted puede sentir algunas
molestias como una sensación quemante o de ardor y
adormecimiento.
° Los puntos de sutura no se verán afectados por los movimientos
ejercidos por el terapeuta en la realización de los masajes.