Está en la página 1de 3

TINTA Y PAPEL

JOSÉ LA RIVA CONTRERAS, POESÍA QUE TRASPASA FRONTERAS

Luis Mendoza Silva*

La poesía, porque no es otra cosa si no poesía, lo que hace cuando escribe y


cuando vive José La Riva Contreras o Joseito La Riva, como le escuchamos
nombrar desde niños, en los caminos sabaneros, en la escuela, en el liceo y
sobre todo en los pasillos del Ateneo Popular de Guanare, donde le vimos de
cerca por primera vez; carácter afable, andar pausado, pulcramente vestido,
sereno y parco en el hablar y de cuando en cuando un silencio lejano, que se
pierde en los confines de su imaginación, es una poesía que traspasa fronteras
y, cuando digo fronteras no me refiero simplemente a los limites geográficos o
geopolíticos, hasta donde haya podido llegar su sencilla obra, si no también
limites humanos, espirituales y oníricos. He ahí la grandeza de su obra musical
y poética.
Confieso que en aquella oportunidad, una noche de velada cultural en el viejo
Ateneo de Guanare, por simple casualidad, fuimos gratamente sorprendidos al
tener a muy pocos metros de distancia, mejor dicho casi a nuestro lado, una
figura de tanta importancia y relevancia en el mundo cultural, por un
momento, nos quedamos anonadados y francamente admirados para siempre,
sobre todo de la sencillez de este ser humano y de su manera de ser poeta y
hombre y a la vez.
José La Riva Contreras, es un compositor que rebasa lo tradicional sin
desconectarse de sus raíces. Poeta, llanero de esencia y convicción, visionario,
humanista y creador por naturaleza. Siempre caballero y siempre amigo. Y,
aunque mayormente se le conoce por el infinito éxito de su canción
PASILLANEANDO, con la cual, al ser grabada e interpretada en varios
idiomas, prácticamente su nombre y su fama le dio la vuelta al mundo,
también La Riva se ha destacado como medico –profesión que sigue
ejerciendo, en una actitud casi filantrópica-, dirigente político de alto vuelo y
empresario a veces, como el mismo lo afirma.
En nuestra infancia hace ya varias lunas, por allá en la sabana de nuestros
ancestros, recuerdo de muchacho becerrero y juguetón por los caminos del
bajío, este coro con que inicia su canción más universal, era algo más que un
himno, insoslayable compañero de los amaneceres y atardeceres cantarines:
“Llanero que amanece
pasillaneando, pasillaneando
en lomo de caballo
caracoleando, caracoleando”.
Después vino la amistad, el reconocimiento, el saludo fraterno y el encuentro
fortuito en las calles del Guanare de siempre, soledoso y caluroso sobre todo
en efecto. Y cada día y cada saludo ha ido acrecentando nuestra admiración
por quien un día, que tuvimos hospitalizado por una falta de oxigenación al
cerebro, todos las tardes acudía a nuestro lecho de enfermo, con un tubo de
crema que nunca supimos que era, para darnos un masaje que nos hacía
efectos incalculables.
Recientemente un amigo bogotano que vive en el Vichada, en tertulia
nocturna desarrollada, en los entretelones del X Simposio Internacional de
Historia de los llanos Colombo-Venezolanos, realizado en la ciudad de
Tamara Casanrare, nos comentaba la admiración que sentía desde siempre, por
dos personajes llaneros que él no conocía, pero que le parecían extraordinarios
cultores de la llaneridad, para nuestro orgullo se trataba nada más y nada
menos que de los poetas portugueseños José La Riva Contreras (Guanarito) y
Joel Hernández Pérez (Araure).
Este bogotano e historiador llanero, llegó a decirnos que La Riva y Hernández,
eran –como todos sabemos- dos importantes iconos de la historia cultural de
los llanos y por tanto deberían ser reconocidos, como patrimonio cultural de
los llanos del Orinoco. -Como les envidio-expresó, al enterarse que nosotros,
éramos paisanos y amigos de éstos ilustres personajes, orgullo nacional e
internacional de nuestro gentilicio.
Su poemario Para Decir y Cantar, editado por la lamentablemente
desaparecida Colección de Autores Portugueseños, es un resumen cuidadoso
de su obra poética y musical, allí están reunidas sus mejores canciones y
poemas. Durante muchos años leímos con aprecio, una columna suya que
aparecía esporádicamente por este mismo medio, titulada Desde Mi
Cucurucho, donde trataba una variedad de temas dignos de ser consultados, a
la hora de hacer un balance de su obra escrita. Esperamos seguirte
encontrando siempre por estos caminos, viejo amigo. Salud.
Email luismendozasilva@hotmail.com

2
Luis Mendoza Silva
C.I. 8.069.531

*Cronista de Boconoito-Estado Portuguesa Venezuela

Intereses relacionados