Está en la página 1de 17

PALMIRA MARTÍN MARTÍN

I. DESCRIPCIÓN GENERAL DE LOS


RELOJES DE SOL.

- ¿Qué es un reloj de sol?


El reloj de sol es un instrumento usado desde muy antiguo para medir el
tiempo. En castellano se le denomina también cuadrante solar. Consta de
un gnomon, que no es otra cosa que una varilla más o menos simple y cuya
sombra solar se proyecta sobre una superficie que puede ser plana o curva
denominada limbo. Según el Sol se desplaza por el cielo diurno debido a la
rotación de la Tierra, la sombra del gnomon señalará, con su
desplazamiento por el limbo graduado, el tiempo horario. Pero además, el
reloj del Sol puede facilitarnos más información como la época del año, las
estaciones, los solsticios, los equinoccios,…

Se ha dicho que el reloj de Sol se basa en la sombra generada por un


gnomon, pero existe una variante del reloj de Sol, que consiste en utilizar
un rayo de luz directo o reflejado en sustitución de la sombra.

El limbo de un reloj de Sol está dividido en cuatro cuadrantes


determinados por los ejes Norte-Sur (determinado por el paso del Sol por el
meridiano) y Este-Oeste (determinado por la línea de equinoccios de
primavera y otoño). Las sombras del gnomon quedan limitadas también por
las sombras generadas en los solsticios de invierno y de verano. Pero estas
curvas dependen evidentemente de la latitud geográfica del reloj,
diferenciando si el reloj se sitúa por encima del trópico de cáncer (el Sol
siempre se situará al Sur), por debajo del trópico de capricornio (el Sol se
situará al Norte del reloj) o entre los trópicos, (hallando el Sol tanto al
Norte como al Sur del reloj dependiendo de la época).

La ciencia encargada de elaborar teorías y reunir conocimiento sobre los


relojes de sol se denomina gnomónica.
- Tipos de relojes de sol

1. RELOJ DE SOL ANALEMÁTICO

Se llama así al reloj de sol cuyo gnomon tiene que ser desplazado a lo largo
del año según la declinación solar. Una variante consiste en desplazar la
elipse que contiene las horas en lugar de desplazar el gnomon. En el primer
caso se hablaría de un reloj analemático de gnomon móvil y en el segundo
de gnomon fijo.
Es el mismo observador quien situado de pie sobre la fecha
correspondiente señala la hora con su propia sombra.

2. RELOJ DE SOL ÁNULO O ANULAR

Es el reloj inscrito en la superficie interior de un anillo. La hora viene


marcada por un punto de luz que penetra por un pequeño orificio e incide
sobre el trazado de fechas donde señala la hora. Es un reloj de los llamados
“de altura”.

3. RELOJ DE SOL AZIMUTAL

Es un reloj horizontal cuya hora se lee por medio de la sombra proyectada


por un gnomon vertical sobre un trazado de líneas que indican el azimut del
sol para cada hora de cada día.

4. RELOJ DE SOL BIFILAR


En lugar de gnomon tiene dos hilos fijos en el espacio. La sombra
producida por el cruce de los hilos da la hora.

5. RELOJ DE SOL CILÍNDRICO

Reloj en el cual el trazado de las horas se ha realizado sobre una superficie


cilíndrica. Podemos clasificarlos según la posición del cilindro en:

Cilíndrico paralelo al eje de la tierra: En este caso las líneas horarias


serán rectas paralelas y pueden estar inscritas en el interior del cilindro en
cuyo caso el gnomon estará formado por el mismo eje del cilindro. O
pueden las líneas horarias estar dibujadas en el exterior cuya hora estará
indicada por la misma línea de sombra del propio cilindro.
Cilíndrico vertical: Se trata de un cilindro vertical orientado, con el
gnomon paralelo al eje de la tierra como en cualquier otro reloj vertical. En
este caso las líneas horarias están formadas por elipses.
6. RELOJ DE SOL DE ALTURA

Nombre de todos los relojes o cuadrantes en los que la hora viene


determinada por la altura del sol. Existen numerosos tipos entre los que
cabe destacar:

Ánulos: descritos anteriormente


De pastor o cilindro: Formados generalmente por un cilindro en cuya
superficie contiene un trazado de líneas rectas correspondientes al
calendario y otras curvas correspondientes a las horas. La hora viene
determinada por el extremo de una sombra vertical proyectada por un
gnomon situado sobre la línea de fecha. Normalmente el gnomon puede
escamotearse en el interior del cilindro ya que se trata de un reloj portátil o
reloj de viaje.
Aunque habitualmente los relojes de pastor son cilíndricos, también
pueden ser planos o también poligonales.
De plomada: Para leer la hora hay que inclinar el reloj hacia el sol hasta
conseguir que un rayo pase a través de unas pínulas y, en esta posición, la
intersección del hilo de una plomada con la fecha correspondiente, señala
la hora. Los más característicos son:

Quadrans vetus: Señala horas desiguales y el segmento donde van las


fechas se puede desplazar.
Capuchino: las líneas horarias son paralelas.
Regiomontanus: líneas horarias paralelas
Della Volpaia: líneas horarias curvas
De Apian: Es una variante del de Regiomontanus

7. RELOJ DE SOL DE REFLEXIÓN

Reloj trazado en el techo de una habitación cuya hora viene indicada por
un punto de luz reflejado por un espejo situado en una ventana.
Curiosamente, en este caso quien señala la hora es el sol, precisamente, y
no la sombra.

8. RELOJ DE SOL DE REFRACCIÓN

Es el reloj trazado sobre una superficie en la que el rayo de sol es


refractado al atravesar una capa de agua, cristal, plástico, etc.
9. RELOJ DE LUNA
Estos relojes indican la hora solar o tiempo verdadero mediante la sombra
proyectada por la luz de la luna. Los días de aprovechamiento de la luz
lunar son los comprendidos entre las fases de cuarto creciente y cuarto
menguante. Puede leerse la hora mediante un gráfico o tabla de
correcciones o mediante un trazado de líneas adecuadas.
10. DÍPTICO
Reloj portátil compuesto por dos hojas articuladas que al abrirse forman un
ángulo recto en cuyas caras interiores llevan el trazado de un reloj
horizontal, o vertical, o ambos. El gnomon lo forma normalmente un hilo
que al abrir el reloj queda tenso y puede adaptarse a distintas latitudes. La
mayoría de dípticos llevan una pequeña brújula incrustada para facilitar la
orientación.

11. RELOJ DE SOL ECUATORIAL

Todo el que tiene el plano paralelo al ecuador.

12. RELOJ DE SOL ESFÉRICO

Son los relojes trazados en una esfera. Pueden ser:


Esférico o terrella: los trazados en el exterior de la esfera.
Scaphe: los trazados en el interior de una semiesfera hueca.
13. RELOJ DE SOL HORIZONTAL

Se llama al reloj que tiene el plano horizontal y el gnomon tiene una


inclinación igual a la Latitud del lugar.
14. RELOJ DE SOL OBLÍCUO O INCLINADO

Es aquel que no es ni horizontal, ni vertical, ni ecuatorial ni polar, cuyo


plano tiene cualquier otra inclinación.

15. RELOJ DE SOL POLAR

Todo el que tiene el plano paralelo al eje terrestre.

16. RELOJ DE SOL VERTICAL

Todo el que tiene el plano vertical. Puede ser orientado ( a los cuatro
puntos cardinales), o declinante. En los casos en los que están
perfectamente orientados al Este o al Oeste, se llaman laterales o
meridianos.

- Construcción de un reloj de sol


Un reloj de Sol es un instrumento que permite conocer la hora local
aproximada mediante la observación de la sombra que el Sol proyecta
sobre una escala graduada. Los hay en variados diseños, pero el principio
es igual para todos.

La manera más fácil de construir un reloj de sol es poner un palo en el


suelo y dibujar en el suelo la sombra del palo a las ocho, a las nueve, a las
diez... del reloj, confiando en que el resto del año la sombra seguirá
pasando por la misma raya a la misma hora.

Esto no funciona. Funciona bien durante unos días, pero luego, a medida
que el camino del sol en el cielo se va desplazando, llega a tener errores de
varias horas.

Un reloj de sol de cuadrante ecuatorial se puede construir fácilmente


con cartón o madera contrachapada. Está formado por dos piezas: una
rectangular que será el cuadrante y otra triangular que hará de estilete y
soporte. Cada una de ellas lleva una ranura, que nos permite encajarlas.

Comenzaremos su construcción recortando el cuadrante, que es un


rectángulo el doble de largo que ancho. Sus dimensiones podrán ser las que
deseemos, aunque lo recomendable es que su largo sea de 15 a 30
centímetros. A la mitad del largo deberá hacerse una ranura que llegue
hasta la mitad del ancho, con la misma anchura que el grosor del material
empleado para su construcción (la línea que aparece a trazos en las figuras).
Las líneas horarias deben dibujarse a intervalos de 15º en las dos caras del
cuadrante: la cara de primavera-verano y la de otoño-invierno. Las trazadas
en las figuras son válidas para un reloj que se vaya a utilizar en el
hemisferio norte, para el hemisferio sur intercambiaremos la de primavera-
verano por la de otoño-invierno.

Cara de primavera-verano

Cara de otoño-invierno

Para construir la segunda pieza, el estilete, debemos conocer la latitud del


lugar donde se ubicará nuestro reloj. Se trata de un triángulo rectángulo
dónde el ángulo deberá ser igual a la latitud, para que el cuadrante
quede paralelo al ecuador, y la longitud del segmento igual a la del lado
menor del cuadrante. En esta pieza también se deberá realizar una ranura
(la línea que aparece a trazos en la figura) que permitirá ensamblarla con la
primera.
Una vez construidas y montadas las dos piezas, el reloj debe colocarse en
un lugar horizontal y orientado correctamente. Si el reloj se va a usar en el
hemisferio norte, la cara de primavera-verano deberá mirar hacia el Norte
(como se muestra en la figura), mientras que si se va a usar en el hemisferio
sur lo hará hacia el Sur. Para determinar la dirección Norte-Sur podemos
utilizar una brújula; habrá que tener en cuenta que el Norte no coincide con
la dirección señalada por la aguja, que apunta al Norte magnético. Otro
método consiste en utilizar la sombra de un objeto vertical (una plomada)
al mediodía, que indica la dirección Norte-Sur; habrá que tener en cuenta
que deben ser exactamente las 12 horas del tiempo solar verdadero, que no
coinciden con las 12 horas de nuestros relojes.

En primavera y verano el Sol incide sobre la cara superior (la de primavera-


verano), donde se verá la sombra del estilete. En otoño e invierno la sombra
del estilete se proyecta en la cara inferior (la de otoño-invierno), mientras
que la superior permanece en sombra.

II. HISTORIA DE LOS RELOJES DE SOL.


Los relojes de sol fueron los primeros instrumentos de medición creados
por el hombre. Su complejidad y exactitud dependían del conocimiento
sobre los movimientos del Sol, la Luna y los planetas alcanzado por las
antiguas civilizaciones, así como de los usos prácticos para los que fueron
creados, en ellos convergen ciencia (matemáticas, física, geometría,
astronomía), cultura y arte. Durante muchos siglos fueron los únicos
instrumentos para medir el tiempo con los que contaba el hombre.

El conjunto de megalitos de Stonehenge en Inglaterra ha sido considerado


por algunos como uno de los primeros relojes solares de Europa. Fueron
levantados en diferentes etapas, entre le 3000 y el 1500 a.C. Los
arqueólogos creen que se trataba de un lugar de culto al Sol, su avenida
principal está alineada con el punto de salida del Sol en el horizonte el día
del solsticio de verano. Aunque no hay pruebas de que fuera un
observatorio astronómico, la disposición de las piedras tiene cierta relación
con eventos celestes, como la salida de la luna llena de invierno. Es muy
poco el conocimiento que se tiene sobre la cultura que lo construyó.

Los antiguos caldeos(término con el cual se llamaba a las civilizaciones


que se establecieron en le territorio del valle del Eufrates alrededor de los
milenios IV y III a.C.,como los sumerios, babilonios, etc) fueron muy
buenos astrónomos y comprendieron bien los movimientos del Sol y de los
planetas, conocían bien las constelaciones y le dieron nombre al zodíaco.
Su año tenía 360 días repartidos en 12 meses lunares de 30 días cada uno.
Como su duración no se ajustaba al año lunar verdadero, cuya duración
habían medido, agregaron cada seis años un mes. Los meses estaban
divididos en cuatro semanas de siete días. El comienzo del año fue
establecido inicialmente en el equinoccio de otoño y posteriormente en el
de primavera.

Diseñaron un reloj solar simple llamado Hemisferium, el cual se le


atribuye a Berosus, sacerdote y astrónomo caldeo, hacia el 290 a.C. Hecho
de madera o piedra consistía de una piedra cúbica con una cavidad
hemisférica en la que se colocaba una varilla o estilete. La sombra de éste
describía un arco cuya posición variaba con las estaciones, en la cara
interna del hemisferio se trazaban una serie de arcos, correspondientes a
las estaciones; divididos en doce partes iguales, correspondientes a las doce
horas del sol. Inspirado en este reloj se ideó el hemiciclo, que ha sido
utilizado hasta el siglo XIV.
Los antiguos egipcios fueron los primeros en sustituir el calendario lunar
por un calendario basado en el año solar. Midieron el año solar en 365 días,
divididos en 12 meses de 30 días, con 5 días extras al final. Hacia el 238
a.C., el rey Tolomeo III ordenó que se añadiera un día extra cada cuatro
años, utilizando un esquema similar al moderno año bisiesto.

Para medir el tiempo los egipcios utilizaban un marcador de Sol con forma
de T(llamado ``merkhet´´), consistente de una vara vertical y otra que la
atravesaba; los nombres de cinco horas estaban escritos en jeroglíficos
sobre otra vara horizontal que servía como apoyo. En la mañana el
marcador era colocado mirando hacia el oriente, la sombra de la vara
horizontal se proyectaba sobre la vertical y su posición indicaba la hora
hasta el medio día; en la tarde la vara se volteaba y se ponía mirando hacia
el occidente.
Alrededor de año 1500 a.C., se crearon algunas piezas pequeñas para
medir el tiempo. El marcador era una versión pequeña de los obeliscos,
(grandes columnas de piedra que servían también como relojes de sol)
cuyas sombras indicaban el mediodía, y el día más largo y el más corto del
año. Posteriormente añadieron más marcas en la base del obelisco para
dividir el día en más partes. Fue hacia el siglo VIII a.C., cuando idearon el
primer reloj de sol capaz de medir el paso de las horas. Este instrumento
dividía el periodo del día con sol en 10 partes, a las que añadieron otras dos
correspondientes al amanecer y al anochecer. Consistía en una varilla que
hacia de base y otra perpendicular y horizontal sobre uno de los extremos,
que proyectaba su sombra sobre las marcas horarias de la base. Por las
mañanas se orientaba hacia el Este, girándose al mediodía hacia el Oeste
para que indicase las horas de la tarde.

En la antigua Grecia se utilizaba un calendario lunisolar, con un año de


354 días, basado en un ciclo en el que coinciden los ciclos de la Luna y el
Sol. Los griegos, que habían heredado los conocimientos astronómicos de
Babilonia y Egipto, fueron los primeros en intercalar meses extras en el
calendario sobre una base científica, añadiendo meses a intervalos
específicos en un ciclo de 19 años conocido como el ciclo metódico, que se
le atribuye al astrónomo ateniense Metón hacia el año 432 a.C.

Este es el verdadero periodo en que los relojes de sol tuvieron una gran
difusión y en el que gran número de filósofos se dedicaron al estudio
técnico de esta disciplina, se considera a partir del siglo IV o III a.C. Se
sabe que Democrito escribió un tratado sobre los relojes solares que no
conoceremos nunca porque se ha perdido. Mientras, Apolonio de Pérgamo
fue uno de los primeros en terminar estudios matemáticos que tuvieron
gran influencia sobre la gnómica y le babilonio Beroso Caldeo parece que
tuvo su aportación, modificando el reloj solar mas común, llamado
hemisferium, transformándolo en el reloj solar mas notable de la
antigüedad, llamado ``hemiciclo´´. La modificación es simple: un corte en
el vientre del reloj de sol conforme al ángulo igual a la latitud del lugar,
mientras que el gnomon es destituido del centro de la semiesfera e
instalado horizontalmente en le punto de convergencia de las líneas
horarias.

Los antiguos romanos, desde el punto de vista científico, no añadieron


nada nuevo con respecto a la medición del tiempo, siguieron utilizando los
relojes de sol desarrollados por los griegos.

En el siglo III a.C., después de las innovaciones aportadas por el babilonio


Beroso, los relojes solares en Grecia fueron reproducidos en gran cantidad
y en muchas formas, de las cuales el único testimonio de fuente reconocida
es el del mas notable arquitecto de la antigüedad: Vitruvio Polión. En su
obra ``De Arqutectura´´, construye la mas antigua e importante
documentación sobre la gnómica de aquella época; es el único que la trata
en un libro entero, el IX, relativo a la teoría sobre la forma y el uso del reloj
solar y sus inventores. En ella habla de unos 14 tipos de relojes de sol.

La decadencia del Imperio romano y su caída a causa de las invasiones de


los bárbaros, provocaron en Occidente un largo periodo de oscuridad
intelectual. Es necesario esperar hasta el feudalismo para asistir a la
difusión de los relojes de sol por el continente Europeo. Fue la orden
religiosa de los benedictinos (529 d.C.) y su esmero en cumplir con el
horario que su fundador san Benito dictó, lo que estimuló a estos monjes en
el estudio de la construcción de relojes de sol. Los primeros relojes de sol
grabados en las fachadas de piedra de las iglesias y catedrales empiezan a
aparecer a comienzos del siglo VIII. En el año 1000 se construyeron relojes
solares horizontales para los que se utilizaron orificios en las bóvedas de
las catedrales.
Hasta aquí, la duración de las horas que marcaban los relojes de sol
dependía de la época del año, en invierno eran más cortas que en verano,
no fue hasta el siglo XIV cuando se construyeron relojes con horas
"iguales". En esta nueva clase de relojes se utilizó un estilete orientado,
paralelo al eje de rotación de la Tierra. En las paredes de los edificios,
realizados con la técnica del fresco, los relojes de sol ocupaban un lugar
preferente y fue en el siglo XV cuando estos tuvieron su máximo
esplendor.

Cuadrante solar trazado en el siglo XX que indica la hora legal. El estilete es polar y la
lemniscata (la curva en forma de ocho con los nombres de las estaciones a su
alrededor) nos da la corrección de la hora solar verdadera para poder determinar el
valor de la hora solar media. La línea recta del centro corresponde a la trayectoria de
la sombra en los equinoccios, la curva superior al solsticio de invierno y la inferior al
de verano.

En el siglo IX entraron en escena los astrónomos árabes, pero son muy


pocos los estudios modernos relativos a la gnómica árabe, debido
principalmente a que hay centenares de documentos árabes que no han sido
traducidos. Entre los siglos IX y XIII es uno de los periodos en los que esta
disciplina conoce las cimas más altas del progreso artístico y tecnológico
para la gnómica árabe. Y por esto basta pensar que los árabes, como
demuestra el tratado de Qurra(``Belle Lettres´´ traducido y publicado por
cuenta de las ediciones francesas), proyectaban los relojes solares con la
trigonometría esférica,700 años antes que los europeos.

Los siglos XII y XIV pueden considerarse en Europa, solo una herencia de
la gnómica árabe. El primer gran astrónomo y gnomista latino fue Juan
Regiomontano, a quien es legado el homónimo ``reloj de Sol rectilíneo de
Regiomontano´´ que hace universal al antiguo rectilíneo local.
Así, todo el Renacimiento se caracteriza por un lento proceso de los
estudios exclusivamente geométricos sobre la gnómica teórica y sobre los
métodos de los relojes solares principales. Entre los mejores protagonistas
del renacimiento gnómico son de recordar Oroncio Fineo, Schonero,
Munster, G.B. Benedicto, Maurolico, Dante, Vimercato, Pini, pero sobre
todo Cristóbal Clavio, que ha dejado la obra fundamental que abarca toda
la ``doctrina´´ de sus antecesores y todos sus métodos originales, resultado
de decenas de estudios gnómicos. Su obra ``Gnomonices libri octo´´ es una
pequeña enciclopedia técnica, de la cual tomaron inspiración todos los
autores sucesivos, desde Kircher a Ozanam y hasta Claudio Pasini en
nuestro siglo.

El periodo del iluminismo protagoniza un interés general que comienza


con los estudios de Descartes, orientado a la investigación de los métodos
gráficos y sobretodo analíticos para la realización de todo tipo de relojes
solares.

En el siglo XIX, a pesar de que en el aprendizaje general interesara el


progreso gnómico, que parecía haberse detenido con respecto al periodo del
iluminismo, en alguna universidad italiana se daba teoría de geometría
descriptiva o de proyección, en la que había amplios capítulos de gnómica
geométrica. Pero lo que realmente caracterizó a la gnómica de este siglo
fueron las innovaciones que aportaron al sistema de medición del tiempo.

A finales del siglo XIX y en el primer decenio del siglo XX resurge el


interés por los relojes solares, sobre todo en el mundo académico, pero el
incesante desarrollo de la relojería mecánica oculta al reloj solar.

Desde 1988 en todo el mundo existe un renacimiento general de la


gnómica, que se ve reforzado por el desarrollo de las comunicaciones
(correo electrónico, Internet).

III. LA CURVA QUE DESCRIBE EL DIAL


DEL SOL DURANTE EL DIA ES UNA
CÓNICA.

Uno de los tratados de que constaba el Curso Matemático impartido


durante el siglo XVIII en la Academia de Matemáticas de Barcelona y en
otros centros para la formación de ingenieros militares y de oficiales del
ejército fue un tratado de cosmografía. Ninguna de las partes de dicho
curso fue publicada, a pesar de que sirvió para la enseñanza de cerca de tres
millares de alumnos en las Academias Militares de Matemáticas durante
medio siglo. Su autor, el ingeniero Pedro de Lucuce, fue director de la
Academia de Barcelona desde 1738 hasta su muerte en 1779 y, por la
importancia de su labor docente y su influencia en la formación de los
ingenieros militares y de otros oficiales del ejército, es una figura de gran
importancia en la ciencia española del setecientos.

En el tratado 6º de la cosmografía, libro IV, capítulo 5, Pedro Lucuce


da la descripción de los relojes de sol mas importantes, incluyendo 11
definiciones y 11 proposiciones, de las cuales, me quedo con la proposición
3º,que es la que da explicación a el título de esta sección, y con su
demostración:

Proposición 3ª. Teorema.

Cualquier círculo menor de la esfera se representa en el plano del reloj por


una sección cónica. Sea MN el plano del reloj (F. 11ª.) cuyo gnomon o estil
es AC, sea XS un círculo menor como un diurno, digo: que el plano del
reloj se representa por la sección cónica ZB.

Demostración

Siendo C centro de la esfera y describiendo el Sol el círculo diurno SX, los


rayos solares formarán una pirámide de luz SCX y a la parte opuesta otra
umbrosa VCT, teniendo el vértice común en C luego el plano MN del reloj
cortado al cono VCT hará la sección cónica ZB.
En esta proposición se funda la delineación de los círculos paralelos de los
signos en el reloj solar, a los cuales se les ponen sus propios caracteres para
saber el lugar del Sol en cualquier día.
Dibujos con los que Pedro de Lucuce acompaña las demostraciones de sus teoremas
LÁMINAS PERTENECIENTES AL LIBRO IV
(Manuscrito de Carlos Cabrer)

IV. TRATADO ORIGINAL.

He escogido un texto del libro ``Orologi Solari. Costruzioni grafiche e


calcolo degli orologi solari e delle meridiane a tempo medio. Loro pratica
esecuzione e storia´´, de Claudio Pasini.
Curva del tiempo medio.-
Se ha dicho ya que es una cuestión en sí
misma que la curva del tiempo medio
local, es el meridiano de la recta horaria a
la cual su construcción debe referirse, que
si el invence la curva tuvo que marcar a la
correspondiente mitad del mediodía de un
meridiano de los datos, él tendrá que
servir de base a las operaciones la hora
recta que en de tiempo verdadero del lugar
indica el instante del mediodía verdadero
al meridiano antedicho.

Para trazar esta recta horaria, bastará


saber el ángulo horario correspondiente, y con esto calcular los elementos
que sirven para determinarlo, como se ha hecho para el otros, aplicando el
formula (16),(17) y (19).

Sea ll (figura 57) la recta horaria de la que se trata,y nlt, una recta horaria
que varia en un intervalo de 16 minutos aproximadamente a la derecha y a
la izquierda de ll, se llama por otra parte tau al ángulo g n lt,mu al ángulo lt
g lt, y sea omega es el ángulo objetivo del triedro n (g) g lt. De la fórmula
(16) poniendo phi+t=v y psi=tau se tendrá: `` fórmula (16)´´.

V. BIBLIOGRAFÍA.

Toda la información ha sido obtenida de diferentes páginas de Internet,


siendo las más relevantes las siguientes:
http://www.ub.es/geocrit/tcestin.htm

http://www.bernisol.com/index.htm

http://www.gnomonica.it

y muchas más de las cuales he ido tomando pequeños fragmentos.