TEXTO LIBRO DE BUEN AMOR (Libro de texto) Nos encontramos ante un poema narrativo perteneciente al Libro de Buen Amor

del Arcipreste de Hita. Nos cuenta cómo reta Doña Cuaresma a D. Carnal a una batalla mediante una carta. Para ello utiliza un tono alegórico, ya que sus participantes representan las ideas en las que se debate la sociedad del momento. La función del lenguaje predominante es la expresiva (por su contenido) debido a la metáfora que protagoniza el texto y por los calificativos que se emplea para definir a los contendientes (D. Carnal, goloso y D. Cuaresma, alguacil de las almas), por lo que dota al texto de un tono subjetivo. Por otro lado aparece la función poética porque el texto además tiene finalidad estética (utiliza un tipo de estrofa que más adelante detallaremos) La idea principal del fragmento es el reto de D. Cuaresma a D. Carnal a una batalla en 7 días. Se lo comunica a través de una carta cuyas primeras líneas aparecen reflejadas en el texto. Lo podemos dividir en dos partes: la 1º estrofa presenta el asunto: a Don Carnal le dan una carta sellada con un elemento decorativo representativo: una concha colgada. En la 2º y 3º estrofa se leen las primeras líneas de esa carta, presenta y define a los dos participantes y se anuncia el emplazamiento a una batalla en siete días, hasta el Sábado Santo. Le avisa para que prepare y se presente con su ejército. El poema por lo tanto, está compuesto de 3 estrofas que responden a un mismo esquema métrico fijo: la cuaderna vía. Se compone cada estrofa de 4 versos monorrimos (AAAA) de 14 sílabas (aunque realmente no todos miden 14 sino 12 y 13). Poseen las estrofas rima consonante. El narrador externo omnisciente cuenta el inicio de la batalla de los dos personajes alegóricos: D. Carnal y D. Cuaresma. La narración se produce en distintos tiempos verbales: El pretérito imperfecto indicativo (traía, era) para la 1º estrofa, momento en el que se cuenta la recepción de la carta (en pasado). Y el presente y el futuro para el momento en el que se lee la misiva y se produce el desafío. El uso de adjetivos como goloso, sellada y epítetos épicos: justicia de la mar, alguacil de las almas, aportan al texto un tono subjetivo. Estos calificativos realmente son metáforas. Se combina la narración con el estilo directo: la lectura de la carta, y utiliza generalmente un estilo cuidado y arcaizante (desque, e, fasta, non…) (de ahí que pertenezca la obra a la poesía culta del Mester de Clerecía). Finalmente, por el uso de la cuaderna vía, el contenido religioso y el lenguaje culto pero sencillo, hablamos de un texto perteneciente al Mester de Clerecía. El autor, Juan Ruiz, parodia además al Mester de Juglaría, a la poesía narrativa popular, ya que utiliza los mismos elementos (héroe, batalla, epíteto épico, versos de arte mayor) pero con un tono jocoso. El texto es del s. XIV y refleja la ambigüedad que se vive en los últimos siglos de la Edad Media. Utiliza personajes metafóricos para representar el amor carnal, la pasión, frente al sosiego, amor a Dios y el sacrificio.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful