P. 1
LA PUBERTAD

LA PUBERTAD

4.83

|Views: 32.025|Likes:
Publicado porrafacattalini

More info:

Published by: rafacattalini on Aug 14, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/22/2013

pdf

text

original

LA PUBERTAD-(perfiles) Llamamos “pubertad” a la etapa entre los 10 y 14 años, en la que ocurren los cambios biológicos esenciales que

separan la edad escolar y la adolescencia. Tienen que ver con la maduración de las glándulas encargadas del funcionamiento sexual genital y la procreación. Esta etapa se caracteriza por cambios muy rápidos que alteran las formas y funcionamiento biológico infantil, y dan paso al funcionamiento biológico adulto. El momento de entrada a esta etapa, depende del ritmo particular de crecimiento de cada uno y la maduración, dada por factores hereditarios, siendo también importante considerar los factores socioculturales. No obstante los niños y niñas iniciarán su etapa puberal más o menos a la misma edad en la que lo hicieron sus padres y madres. Los cambios físicos traen consigo variaciones en el estado de ánimo, en los intereses, y en las relaciones con los demás. Existen muchas diferencias en cuanto al momento en que comienza la pubertad. En las niñas ocurre aproximadamente 2 años antes que en los niños; también entre personas del mismo sexo, unos comienzan antes y otros/as después. Estas diferencias pueden conflictuarlos bastante, tanto si se desarrollan antes, como si lo hacen después que sus amistades. Características de la etapa: Es un momento crítico dentro del desarrollo, sorprende tanto a los niños como a los adultos. Van cambiando notablemente las formas infantiles de su cuerpo. Estos cambios biológicos permitirán el desarrollo de una nueva manera de ser y de estar en el mundo. Desarrollo físico Se produce un notable estirón y nueva distribución y engrosamiento de tejidos de acuerdo al sexo. Se debe a la incorporación de las hormonas sexuales, que en esta etapa cumplen un rol muy importante en el proceso de crecimiento. Esta modificación altera la imagen corporal, de modo que los púberes tienen que aprender a manejar y controlar su cuerpo, en sus movimientos y desplazamientos en el espacio. El impulso sexual genital emerge con intensidad. Más o menos a los 10 años (niñas) y a los 12 años (niños), experimentan un crecimiento y desarrollo físico notorios. Su apetito es enorme y aumentan peso y estatura de forma acelerada. La etapa culmina cuando la niña tiene su primera menstruación y el niño su primera eyaculación espontánea. Cuando aparecen sabremos que los órganos sexuales de ambos están madurando y que en un futuro próximo podrán ser fértiles. En la pubertad la estatura puede alcanzar un crecimiento entre 8 – 10 cm en un año. Por ello las personas se refieran a este momento como el de “pegarse el estirón”. La armonía de la forma alargada que predominó durante la etapa escolar se rompe, porque el crecimiento no abarca de inmediato a todo el cuerpo. En primer lugar, crecen las piernas y brazos; el tronco sólo al final; en un principio permanece corto y estrecho, mientras se alargan las otras partes. Por esto se habla de desarmonía pubescente. La nariz y las orejas a veces se agrandan en desproporción con el resto de la cara. Además, puede aparecer acné en la piel, las que se producen por el agrandamiento de los poros y la mayor secreción grasa, por acción de las hormonas sexuales en esa región. En general, transpiran mucho y con olor fuerte. Cuando el crecimiento ha llegado a su punto más alto, las glándulas encargadas de influir sobre el crecimiento general (hipófisis, tiroides y gónadas) pasan a estimular más específicamente el desarrollo de los órganos sexuales. Niños y niñas empiezan a afirmarse como hombre o mujer. Desarrollo cognitivo – afectivo: La memoria y el pensamiento se enriquecen y amplían. Son capaces de buscar relaciones entre ideas, de sacar conclusiones, así como de recordar las ideas y situaciones por su significado, y

las relaciones entre unas y otras. Sus emociones son intensas, variables y diversas. Una gran seguridad los domina al mismo tiempo que aparecen conductas de rebeldía y testarudez. Desarrollo social: Experimentan un retraimiento, porque se centran en ellos mismos, de esta manera, resulta difícil el contacto y la comunicación fluida con ellos. La pubertad en cierta medida, es una revolución, porque significa dejar atrás la etapa de ser niño o niña y comenzar el camino que los llevará a convertirse en adultos. Unidos a los cambios corporales aparecen en los púberes variaciones en sus comportamientos. Cambian de ánimo bruscamente, pasan de la actividad a la pasividad, de la alegría a la pena, de ser muy comunicativos a encerrarse en sí mismos. Tan pronto se enfurecen, incomodan o aburren, como se mueren de risa, se divierten o se llenan de ansiedad. También temen a lo desconocido y al juicio de los demás, ante el cual se vuelven más sensibles. Por esto, la vergüenza y el pudor los invaden, cuando las opiniones de sus compañeros/as ponen en juego algo de la imagen que buscan hacerse sobre sí mismos Los púberes comienzan a darse cuenta de las contradicciones de los adultos, quienes dicen una cosa y hacen otra. Se vuelven críticos con sus padres, en parte por descubrir estas incongruencias y debido también a su propia búsqueda de independencia. Por esto parecen indiferentes a la familia, caprichosos, esquivos y porfiados. Estos comportamientos significan desafíos para la familia. Por un lado, necesitan que se los deje tomar decisiones y ser independientes. Por otro, como son inseguros y afectivamente frágiles, necesitan apoyo y comprensión. Se trata entonces de que los adultos que los rodean (padre, madre, profesores) tengan con ellos una dirección firme, clara y precisa, al mismo tiempo que respetuosa de sus nuevos impulsos y necesidades. Es importante que haya límites, cuyo sentido puede ser conversado con ellos. Ser firme, claro, y preciso en las reglas de convivencia no se contradicen con el tacto, el afecto y la comprensión. Ambos aspectos deberían estar presentes en las conversaciones con los púberes. Por ejemplo, si un punto de desencuentro es la impuntualidad en la hora de llegada a la casa, o el cumplimiento de tareas, los adultos deben expresar su desacuerdo y exigirles cumplir con las normas acordadas. Dr. Marcos Daniel Zeniquel Unidad de Educación para la Salud Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología Fuente: Manual de Sexualidad Departamento Salud Escolar CUCAI Chaco

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->