METODOLOGIA DE LA INVESTIGACION

INGENIERIA EN PROCESOS DE MANUFACTURA AVANZADA

PRESENTA

PARTICULAS SUBATOMICAS

El Marqués, Querétaro

Diciembre 2010

1

Colaboradores :
Ing. Heli Martínez Martínez Ing. Oliver Luna Resendiz Ing. José Carmen Sánchez Pérez Ing. Eduardo Ugalde rivera Ing. esteban Alfredo Cruz Resendiz

Fuentes de información:
http://www.buenastareas.com/ensayos/Particulas-Subatomicas/713426.html http://www.buenastareas.com/ensayos/Atomos-Y-Particulas-Subatomicas/275608.html http://www.scribd.com/doc/27819640/Mode-Los-a-to-Mi-Cos http://www.scribd.com/doc/28758139/Particulas-Elementales http://gae.fis.cinvestav.mx/leptones.html

2

PARTÍCULAS ELEMENTALES El concepto de partícula elemental es hoy algo más oscuro debido a la existencia de cuasipartículas que si bien no pueden ser detectadas por un detector constituyen estados cuánticos cuya descripción fenomenológica es muy similar a la de una partícula real. Todo lo que existe en el universo, desde un palillo hasta una galaxia, está hecho de materia que se puede descomponer en una docena de partículas elementales y que interactúan por medio de 4 fuerzas. Los físicos han identificado 12 partículas elementales y 4 interacciones como los elementos básicos a partir de los cuales se puede construir todo el universo, incluyendo sistemas tan complejos como los seres vivos. Las partículas elementales son los objetos más simples que se pueden concebir. En general no tienen partes ni se pueden dividir en componentes más sencillas, sin embargo los experimentos de colisiones de partículas a muy altas energías han revelado que algunas partículas que se creían simples en realidad son compuestas (por ejemplo un protón esta hecho de quarks).

PARTÍCULAS E INTERACCIONES

Además de las 12 partículas elementales que sirven de ladrillos para la construcción del mundo material, cada una de las 4 interacciones básicas tiene asociada una o varias partículas portadoras de la interacción o fuerza.

3

Se ha observado la existencia de partículas elementales hechas de antimateria. Estas partículas son idénticas a sus correspondientes partículas excepto que tienen carga eléctrica (y propiedades magnéticas) de signo opuesto. ANTIMATERIA Cuando una partícula de materia se encuentra con su correspondiente partícula de antimateria, éstas se aniquilan y su masa en reposo se convierte en energía en forma de fotones.

Fotografía de una reacción en la cual un antiprotón entra y choca con un protón. Como resultado de esta colisión la materia del protón y del antiprotón se convierte en energía ( E=mc2) para la creación de nuevas partículas.

4

¿Cuáles son las partículas elementales? Dependiendo del tipo de interacciones que pueden tener, las partículas se clasifican en dos grandes grupos: los quarks y los leptones. Un tercer grupo lo forman las partículas portadoras de fuerzas.

QUARKS LEPTONES PARTÍCULA MEDIADORA U D S C B T Electrón Neutrino electrón Muón Neutrino muón Tau Neutrino tau

FUERZA

Electromagnética Fotón Nuclear Fuerte Nuclear Débil Gravedad Gluón W, Z (gravitón?)

A continuación se presentan algunos detalles característicos de las principales partículas y familias de partículas que se encuentran en la naturaleza:

5

Bariones y mesones Existen otras partículas que se pueden construir a partir de las más elementales que aparecen en la tabla anterior. Por ejemplo se ha visto que en la naturaleza se dan partículas formadas por combinaciones de tres quarks o por combinaciones de un par quark y anti-quark (anti-quark es la antipartícula del quark). Estos grupos así formados se llaman Bariones y Mesones respectivamente. Ejemplos:

Bosones y fermiones Según la propiedad cuántica llamada spin, las partículas se clasifican en Bosones (si tienen spin entero) o fermiones (si tienen spin semi-entero). El electrón es un ejemplo de un fermión, mientras que las partículas portadoras de una interacción son bosones. Electrón Descubierto en 1897 por el físico inglés J. J. Thomson (1856 - 1940). Los electrones son partícula con carga eléctrica negativa que dan origen a la electricidad cuando fluyen en un conductor. El electrón pertenece a la familia de los leptones

6

Gluón Es la partícula portadora de la interacción nuclear fuerte Gravitón Es la partícula portadora de la interacción gravitacional Leptón Según el modelo estándar las partículas elementales han sido agrupadas en dos grandes familias: los quarks y los leptones. Los leptones son partículas muy ligeras que siempre interactúan por medio de la fuerza nuclear débil y si tienen carga también sienten la interacción electromagnética, pero nunca sienten la interacción nuclear fuerte. Ejemplos de los leptones son: el electrón, el muón, el tau y el neutrino. Neutrino En italiano la palabra neutrino significa el 'neutro pequeñito', lo cual era justamente lo que el físico Enrico Fermi queria denotar. Un neutrino es una partícula de masa nula (o muy cercana a nula) que no tiene carga y no siente la fuerza nuclear fuerte. Fue propuesto por Wolfgang Pauli en 1930 y descubierto en 1956 por Fred Reines y Clyde Cowan. En el universo hay muchos neutrinos (250 en cada centímetro cuadrado del cosmos), pero como éstos no sienten la fuerza nuclear fuerte ni la fuerza electromagnética, es muy difícil detectarlos. En el tiempo que usted demora en leer esta frase, millones de neutrinos han atravezado su cuerpo a la velocidad de la luz. Estas partículas pueden constituir gran parte de la materia oscura del universo. El artículo de Neutrinos en el cosmos presenta el tema de los neutrinos más detalladamente.

Neutrón

7

Se encuentra normalmente, como el protón, en los núcleos atómicos. El neutrón no tiene carga eléctrica, está hecho de tres quarks y no es una partícula estable en general. Cuando se encuentra libre, fuera del núcleo, ésta decae en un protón, un positrón y un neutrino. Fue descubierto por el físico inglés James Chadwick en 1932. La masa del neutrón es ligeramente mayor que la del protón. Positrón Es la anti-partícula del electrón. Es decir tiene la misma masa del electrón, pero su carga es de signo contrario (+) y cuando se encuentra con en electrón, este par se aniquila convirtiendo toda su masa en energía en forma de radiación (fotones). Fue descubierto en experimentos de rayos cósmicos por Carl Anderson en 1932. Protón Es una partícula de carga eléctrica igual a la del electrón pero positiva y con una masa 1800 veces mayor a la del electrón. Un protón está formado por tres quarks y se encuentra normalmente dentro de núcleos atómicos. En ambientes de muy alta energía como en el Sol, los protones se encuentran libres. Quarks Por medio de experimentos de colisiones entre partículas elementales se ha podido determinar que el protón y el neutrón no son partículas simples (sin partes). Por el contrario, dentro del protón hay partes con sus propiedades individuales que se suman para formar las características visibles del protón. Estas partes que forman al protón se llaman quarks. Los quarks son partículas elementales, que no solamente forman al protón, sino a toda una serie de familias de otras partículas. Combinaciones de tres quarks forman los bariones (como el protón) y combinaciones de un quark y un antiquark forman la famila de los mesones. Los quarks sienten la fuerza nuclear fuerte, pero no se encuentran libres en la naturaleza. Siempre están en estados ligados con otros quarks ya sea en un barión o en un mesón. La teoría de los Quarks fue elaborada en 1963 por los físicos Murray Gell-Mann y Yuval Ne'eman. Fue Gell-Mann quien dió el nombre de 'quarks' a estas partículas. La

8

palabra no tiene significado alguno y salió de una frase de un libro del escritor James Joyce. Poco tiempo después de lanzada la hipótesis de los quarks, experimentos realizados en los laboratorios de Fermilab (en EEUU) y CERN (en Ginebra) comenzaron a dar evidencia experimental sobre su existencia. La Masa de Las Partículas El electrónvoltio (eV) es una medida de energía, y por lo tanto de masa (ya que E = mc2). La masa del electrón es de 0.511 millones de eV (MeV), y la del protón es 938.272 millones de eV (MeV).

Un paseo por la Historia En la Grecia clásica, un átomo era concebido como la parte más pequeña e indivisible constituyente de la materia. Fue el desarrollo de la química la que consiguió establecer un número determinado de constituyentes de toda la materia existente y medible en la Tierra. Sus hallazgos dieron su mayor fruto de la mano de Mendeleiev, al concretar de una forma sencilla todos los posibles átomos (definiendo de hecho la existencia de algunos no descubiertos hasta tiempo después). Más adelante se descubrió que, si bien los recien definidos átomos cumplían la condición de ser los constituyentes de toda la materia, no cumplían ninguna de las otras dos condiciones. Ni eran la parte más pequeña ni eran indivisibles. Sin embargo se decidió mantener el término átomo para estos constituyentes de la materia. La electroquímica liderada por G. Johnstone Stoney, dio lugar al descubrimiento de los electrones (e-) en 1874, observado en 1897 por J. J. Thomson. Estos electrones daban lugar a las distintas configuraciones de los átomos y de las moléculas. Por su parte en 1907 los experimentos de Ernest Rutherford revelaron que gran parte del átomo era realmente vacío, y que casi toda la masa se concentraba en un núcleo relativamente pequeño. El desarrollo de la teoría cuántica llevó a considerar la química en términos de distribuciones de los electrones en ese espacio vacío. Otros experimentos demostraron que existían unas partículas que formaban el núcleo: el protón (p+) y el neutrón (n) (postulado por

9

Rutherford y descubierto por James Chadwick en 1932). Estos descubrimientos replanteaban la cuestión de las partes más pequeñas e indivisibles que formaban el universo conocido. Se comenzó a hablar de las partículas subatómicas. Más tarde aún, profundizando más en las propiedades de los protones, neutrones y electrones se llegó a la conclusión de que tampoco estos (al menos los dos primeros) podían ser tratados como la parte más pequeña, ni como indivisibles, ya que los quarks daban estructura a los nucleones. A partir de aquí se empezó a hablar de partículas cuyo tamaño fuese inferior a la de cualquier átomo. Esta definición incluía a todos los constituyentes del átomo, pero también a los constituyentes de esos constituyentes, y también a todas aquellas partículas que, sin formar parte de la materia, existen en la naturaleza. A partir de aquí se habla de partículas elementales. Historia reciente En 1897 J. J. Thomson descubre el electrón. Albert Einstein interpreta el efecto fotoelétrico como una evidencia de la existencia real del fotón. Anteriormente, en 1905, Max Planck había postulado el fotón como un quantum de energía electromagnética mínimo para resolver el problema de termodinámica de la radiación del cuerpo negro. Por su parte Ernest Rutherford descubrió en 1907 en el famoso experimento de la lámina de oro que casi la totalidad de la masa de un átomo estaba concentrada en una muy pequeña parte de él, que posteriormente se llamaría núcleo atómico, siendo el resto vacío. El desarrollo continuado de estas ideas llevó a la mecánica cuántica, algunos de cuyos primeros éxitos incluyeron la explicación de las propiedades del átomo. Muy pronto se identificó una nueva partícula, el protón, como constituyente único del núcleo del hidrógeno. Rutherford también postuló la existencia de otra partícula, llamada neutrón, tras su descubrimiento del núcleo. Esta partícula fue descubierta experimentalmente en 1932 por James Chadwick. A estas partículas se sumó una larga lista: Wolfgang Pauli postuló en 1931 la existencia del neutrino para explicar la aparente pérdida de la conservación de la cantidad de movimiento que se daba en la desintegración beta. Enrico Fermi fue quien inventó el nombre. La partícula no fue descubierta hasta 1956.

10

Fue Hideki Yukawa quién postuló la existencia de los piones para explicar la fuerza fuerte que unía a los nucleones en el interior del núcleo. El muón se descubrió en 1936, pensándose inicialmente de forma errónea que era un pión. En la década de los 50 se descubrió el primer kaón entre los rayos cósmicos. El desarrollo de nuevos aceleradores de partículas y detectores de partículas en esa década de los 50 llevó al descubrimiento de un gran número de hadrones, provocando la famosa cita de Wolfgang Pauli: «If I had foreseen this, I would have gone into botany» (= 'Si hubiera previsto esto me hubiera hecho botánico'). Junto con los hadrones compuestos aparecieron series de partículas que parecían duplicar las funciones y características de partículas más pequeñas. Así se descubrió otro "electrón pesado", además del muón, el tauón, así como diversas series de quarks pesados. Ninguna de las partículas de estas series más pesadas parece formar parte de los átomos de la materia ordinaria. La clasificación de esos hadrones a través del modelo de quarks en 1961 fue el comienzo de la edad de oro de la física moderna de partículas, que culminó en la completitud de la teoría unificada llamada el modelo estándar en la década de los 70. La confirmación de la existencia de los bosones de gauge débil en la década de los 80 y la verificación de sus propiedades en los 90 se considera como la era de la consolidación de la física de partículas. Entre las partículas definidas por el modelo estándar, aun permanece sin descubrir el bosón de Higgs. Por ello este es el objetivo primordial del acelerador Large Hadron Collider (LHC) del CERN. El resto de partículas conocidas encaja a la perfección con el modelo estándar. Materias de estudio El estudio de estas partículas subatómicas, de su estructura y de sus interacciones, incluye materias como la mecánica cuántica y la física de partículas. A veces, debido a que gran parte de las partículas que pueden tratarse como partículas subatómicas solo existen durante períodos de tiempo muy cortos y en condiciones muy extremas como los rayos cósmicos o los aceleradores de partículas, suele llamarse a esta disciplina física de altas energías.

11

Por su parte el tratamiento que la teoría cuántica de campos (TCC) hace de las partículas difiere de la mecánica cuántica en un punto importante. En TCC las partículas no son entidades básicas, sino que sólo existen campos y posibles estados del espacio-tiempo (el que sean perceptibles un cierto número de partículas es una propiedad del estado cuántico del espacio tiempo). Así un campo es tratado como un observable asociado a una región del espacio-tiempo, a su vez, a partir del observable de campo se puede definir un operador número que se interpreta como el número de partículas observables en el estado cuántico. Puesto que los autovalores del operador número son números enteros y las magnitudes extensivas son expresables en términos de este operador, razón por la cual los autovalores de ese operador se pueden interpretar como el número de partículas. Partículas atómicas y subatómicas. En química y física, átomo (del latín atomum, y éste del griego τομον, sin partes) es la unidad más pequeña de un elemento químico que mantiene su identidad o sus propiedades y que no es posible dividir mediante procesos químicos. El concepto de átomo como bloque básico e indivisible que compone la materia del universo fue postulado por la escuela atomista en la Antigua Grecia. Sin embargo, su existencia no quedó demostrada hasta el siglo XIX. Con el desarrollo de la física nuclear en el siglo XX se comprobó que el átomo puede subdividirse en partículas más pequeñas. La teoría aceptada hoy es que el átomo se compone de un núcleo de carga positiva formado por protones y neutrones, en conjunto conocidos como nucleones, alrededor del cual se encuentra una nube de electrones de carga negativa. El núcleo atómico El núcleo del átomo se encuentra formado por nucleones, los cuales pueden ser de dos clases:

12

Protones: Partícula de carga eléctrica positiva igual a una carga elemental, y 1,67262 × 10–27 kg y una masa 1837 veces mayor que la del electrón. Neutrones: Partículas carentes de carga eléctrica y una masa un poco mayor que la del protón (1,67493 × 10–27 kg).

Partículas subatómicas Quark: los quarks, junto con los leptones, son los constituyentes fundamentales de la materia y las partículas más pequeñas que el hombre ha logrado identificar. Varias especies de quarks se combinan de manera específica para formar partículas tales como protones y neutrones. Los quarks son las únicas partículas fundamentales que interactúan con las cuatro fuerzas fundamentales. Los quarks son partículas parecidas a los gluones en peso y tamaño, esto se refleja en la fuerza de cohesión que estas partículas ejercen sobre ellas mismas. Son partículas de espín 1/2, por lo que son fermiones. Forman, junto a los leptones, la materia visible. Hay seis tipos distintos de quarks que los físicos de partículas han denominado de la siguiente manera: Up (arriba) Down (abajo) Charm (encantado) Strange (extraño) Top (cima) Bottom (fondo). Leptón: un leptón es una partícula con espín -1/2 (un fermión) que no experimenta interacción fuerte (esto es, la fuerza nuclear fuerte). Los leptones forman parte de una familia de partículas elementales conocida como la familia de los fermiones, al igual que los quarks. Un leptón es un fermión fundamental sin carga hadrónica o de color. Existen seis leptones y sus correspondientes antipartículas: el electrón, el muón, el tau y tres neutrinos asociados a cada uno de ellos.

13

Boson: un bosón es uno de los dos tipos básicos de partículas elementales de la naturaleza (el otro tipo son los fermiones). La denominación "bosón" fue dada en honor al físico indio SatyendraNath Bose. Se caracterizan por: Tener un momento angular intrínseco o espín entero (0, 1,2,...). No cumplen el principio de exclusión de Pauli y siguen la estadística de BoseEinstein, esto hace que presenten un fenómeno llamado condensación de BoseEinstein (el desarrollo de máseres y láseres fue posible puesto que los fotones de la luz son bosones). La funciones de onda cuántica que describe sistemas de bosones es simétrica respecto al intercambio de partículas. Ejemplos de bosones compuestos El pión. El núcleo de deuterio, un isótopo del hidrógeno. Átomos de helio-4 o partículas alfa. En definitiva, cualquier núcleo con espín entero. Bosones de gauge simples Fotones. Fonones. Bosones W y Z. Gluones. Bosón de Higgs. Bosón X. Fermión: Es una partícula perteneciente a una familia de partículas elementales caracterizada por su momento angular intrínseco o spin. Los fermiones son nombrados después de Enrico Fermi, en el modelo estándar, existen dos tipos de fermiones elementales, que son: Los quarks y los leptones. Según la teoría cuantica, el momento angular de las partículas solo puede adoptar determinados valores, que pueden ser múltiplos enteros de una determinada constante h (Constante de Planck) o múltiplos semientereos de esa misma

14

constante. Los fermiones, entre los que se encuentran los electrones, los protones y los neutrones, tienen múltiplos semienteros de h, por ejemplo ±1/2h o ±3/2h. Los fermiones cumplen el principio de exclusión. Bariones: Formados por tres quarks Neutrino: Partícula nuclear elemental eléctricamente neutra y de masa muy inferior a la del electrón (posiblemente nula). El neutrino es un fermión; su espín es 1/2. Antes del descubrimiento del neutrino, parecía que en la emisión de electrones de la desintegración beta no se conservaban la energía, el momento y el espín totales del proceso. Para explicar esa incoherencia, el físico austriaco Wolfgang Pauli dedujo las propiedades del neutrino en 1931. Mesón Nombre que recibe cada una de las partículas elementales sometidas a interacciones fuertes, de espín nulo o entero y carga bariónica nula. Los mesones, identificados por Powell en 1947 en los rayos cósmicos y cuya existencia había sido postulada por Yukawa en 1935, son partículas inestables, de masa generalmente comprendida entre la de los electrones y la de los neutrones. Los más estables, cuya vida media es del orden de la cienmillonésima de segundo, son los piones y los kaones.

Quark

15

Un neutrón, compuesto por dos quark abajo (d) y un quark arriba (u). Composición Familia Generación Interacción Partícula elemental Fermión 1.ª, 2.ª, 3.ª Gravedad, Núclear débil, Núclear fuerte, Electromagnetismo q

Símbolo(s)

Antipartícula Antiquark q Teorizada Murray Gell-Mann (1964) George Zweig (1964) SLAC (~1968) 6 (up (arriba), down (abajo), charm (encantado), strange (extraño), top (cima), y bottom (fondo)) +2/3 e, −1/3 e

Descubierta Tipos

Carga eléctrica Carga de color Espín

1/2

En física de partículas, los quarks, junto con los leptones, son los constituyentes fundamentales de la materia. Varias especies de quarks se

16

combinan de manera específica para formar partículas tales como protones y neutrones. Los quarks son las únicas partículas fundamentales que interactúan con las cuatro fuerzas fundamentales. Los quarks son partículas parecidas a los gluones en peso y tamaño, esto se refleja en la fuerza de cohesión que estas partículas ejercen sobre ellas mismas. Son partículas de espín 1/2, por lo que son fermiones. Forman, junto a los leptones, la materia visible.

Hay seis tipos distintos de quarks que los físicos de partículas han denominado de la siguiente manera:

up (arriba) down (abajo) charm (encantado) strange (extraño) top (cima) y bottom (fondo).
Fueron nombrados arbitrariamente basados en la necesidad de nombrarlos de una manera fácil de recordar y usar, además de los correspondientes antiquarks. Las variedades extraña, encanto, fondo y

17

cima son muy inestables y se desintegraron en una fracción de segundo después del Big Bang, pero los físicos de partículas pueden recrearlos y estudiarlos. Las variedades arriba y abajo sí se mantienen, y se distinguen entre otras cosas por su carga eléctrica. En la naturaleza no se encuentran quarks aislados. Estos siempre se encuentran en grupos, llamados hadrones, de dos o tres quarks, conocidos como mesones y bariones respectivamente. Esto es una consecuencia directa del confinamiento del color. En el año 2003 se encontró evidencia experimental de una nueva asociación de cinco quarks, los pentaquark1 aunque su existencia aún es controvertida.2 Los quarks son la conclusión de los intentos para encontrar los fundamentos de la construcción de la materia Significado de quark

Los elementos básicos de la materia son 3. La palabra fue originalmente designada por Murray Gell-Mann como una palabra sin sentido que rimaba con pork,8 pero sin ortografía.9 Después, él encontró la palabra «quark» en un libro de James Joyce titulado Finnegans Wake y de ahí se usó su ortografía: Three quarks for Muster Mark! Sure he has not got much of a bark And sure any he has it's all beside the mark.

18

En el caso de los quarks tenemos como primera generación a los quarks arriba y abajo; los de segunda son los quarks encantado y extraño; y los de tercera generación son los quarks fondo y cima.

Propiedades Los quarks no se encuentran libres en la naturaleza sino que se agrupan formando hadrones. Éstos se dividen en dos tipos: Mesones: formados por un quark y un antiquark (piones, kaones,...) Bariones: formados por tres quarks (protones, neutrones,...) Existen 6 tipos de quarks, cada uno con su sabor, su carga, su isospín débil y su masa (entre las propiedades más importantes). Una lista de estas propiedades para cada quark sería: Nombre arriba (up) abajo (down) extraño (strange) encantado (charm) Símbolo Generación Isospín débil Sabor Carga Masa u d 1 1 +½ -½ Iz=+½ +⅔ Iz=-½ -⅓ 1,5 – 4,0 4–8

s

2

S=-1

-⅓

80 – 130

c

2

C=1

+⅔

1150 – 1350

fondo (bottom) b

3

B'=-1 -⅓

4100 – 4400

19

cima (top)

t

3

T=1

+⅔

170900 ± 1800

Junto a los leptones, los quarks forman prácticamente toda la materia de la que estamos rodeados. En concreto la constituyen los dos primeros quarks ya que forman los protones y neutrones que a su vez forman los núcleos atómicos. Carga

Véase también: Carga eléctrica
La carga -⅓ o +⅔ de la carga elemental. Por esto siempre las partículas compuestas (bariones y mesones) tienen una carga entera. Experimentalmente (por ejemplo en el experimento de la gota de aceite de Millikan) no hay información de cargas fraccionarias de partículas aisladas. La tercera parte de la carga en los hadrones es debido a la presencia de los quarks. Actualmente se desconoce por qué la suma de las cargas de los quarks en un protón se corresponde exactamente a la del electrón, un leptón, con signo opuesto. Masa Aunque si bien se habla de la masa de los quarks en el mismo sentido que la masa de cualquier otra partícula, la noción de masa para un quark es complicada por el hecho que los quarks no pueden encontrarse solos en la naturaleza, siempre se encuentran acompañados de un gluón, por lo general. Como resultado, la noción de la masa de un quark es una construcción teórica que tiene sentido sólo cuando se especifica exactamente que se usará para definirla. La simetría quiral aproximada de la cromodinámica cuántica, por ejemplo, permite definir el radio entre varias masas de quarks a través de combinaciones de las masas de los octetos pseudoescalares de los mesones en el modelo de quarks por la teoría de perturbación quiral, tenemos:

El hecho de que el quark arriba tenga masa es importante porque había un problema con la violación CP si éstos no tenían masa. Los valores absolutos de

20

las masas son determinados por las reglas de suma de funciones espectrales (o también las reglas de suma de la cromodinámica cuántica). Otro método para especificar las masas de los quarks fue usada por Gell-Mann y Nishijima en el modelo de quarks que conectaba la masa del hadrón con la masa de los quarks. Estas masas, llamadas masas constituyentes de quarks, son considerablemente diferentes de las masas definidas anteriormente. Las masas constituyentes no tienen ningún significado dinámico posterior. Por otro lado, las masas de los quarks más masivos, el encantado y el fondo, se obtuvieron de las masas de los hadrones que contenían un quark pesado (y un antiquark ligero o dos quarks ligeros) y del análisis de quarkonios. Los cálculos del enrejado de la cromodinámica cuántica usando una teoría efectiva de quarks pesados o cronodinámica cuántica no relativista son usadas actualmente para determinar la masa de esos quarks. El quark cima es lo suficientemente pesado que la perturbación de la QCD puede ser usada para determinar su masa. Antes de su descubrimiento en 1995, la mejor teoría estimaba que la masa del quark cima podía obtenerse del análisis global de test de precisión del modelo estándar. El quark cima, sin embargo, tiene la única cantidad de quarks que se desintegran antes de hadronizarse. Entonces, la masa puede ser directamente medida de los productos desintegrados resultantes. Estos sólo pueden ser hechos en el Tevatrón que es el único acelerador de partículas con la suficiente energía para producir quarks cima en abundancia.

Diferencia entre fermiones y bosones. Debido a la interacción débil todos los fermiones, y en este caso los quarks, pueden cambiar de tipo; a este cambio se le denomina sabor.13 Los bosones W y Z son los que permiten el cambio de sabor en los quarks, estos bosones son los causantes de la interacción débil. Cada quark tiene un sabor diferente que interactuará con los bosones de una manera única. El sabor de los quarks arriba y abajo es el isospín débil, antes mencionado. El quark extraño, tendrá un número cuántico o sabor, homónimo, llamado extrañeza y tiene el valor de -1. Para el quark encantado es encantado y tiene

21

el valor de 1; y así sucesivamente con los otros dos como se puede ver en la tabla anterior. Carga de color

Artículo principal: Carga de color
Los quarks al ser fermiones deben seguir el principio de exclusión de Pauli. Este principio implica que los tres quarks en un barión deben estar en una combinación antisimétrica. Sin embargo la carga Q=2 del barión Δ++ (que es un cuarto del isospín Iz = 3/2 de los bariones) puede ser realizado sólo por quarks con espín paralelo. Esta configuración es simétrica bajo intercambio de quarks, esto implica que existe otro número cuántico interno para que pueda hacerse esa combinación antisimétrica. A esta propiedad, o número cuántico, se le denominó color. El color no tiene nada que ver con la percepción de la frecuencia de la luz, por el contrario, el color es la carga envuelta en la teoría de gauge, más conocida como cromodinámica cuántica. El color es una simetría de gauge SU(3). Los quarks están localizados en la representación fundamental 3 y por lo tanto tienen tres colores, análogo con los tres colores fundamentales rojo, verde y azul, de ahí viene su nombre. Es por eso que se suele decir que existen 18 tipos de quarks, 6 con sabor y cada uno con 3 colores. Subestructura

Artículo principal: Preón
Nuevas extensiones del modelo estándar de física de partículas indican que los quarks podrían estar compuestos de subestructuras. Esto asume que las partículas elementales del modelo estándar de física de partículas son partículas compuestas; estas hipótesis están siendo evaluadas, aunque actualmente no se ha descubierto tal estructura. Las llamadas subestructuras de los quarks se denominan preones. Antiquark El antiquark es la antipartícula que corresponde a un quark. El número de tipos de quarks y antiquarks en la materia es el mismo. Se representan con los mismos símbolos que aquellos, pero con una barra encima de la letra

22

correspondiente, por ejemplo, si un quark se representa escribe .

, un antiquark se

23

Hadrón

24

Nombre y carga eléctrica de los componentes de la materia. Un hadrón (del griego ἁδρός, hadrós, "denso") es una partícula subatómica que experimenta la interacción nuclear fuerte. Puede ser una partícula elemental o una partícula compuesta. Los neutrones y protones son ejemplos de hadrones. Como todas las partículas subatómicas, los hadrones tienen números cuánticos correspondientes a las representaciones del grupo de Poincaré: JPC(m), donde J es el espín, P la paridad, C la paridad C, y m la masa. Además pueden llevar números cuánticos de sabor como el isoespín, extrañeza, etc. Los hadrones se pueden subdividir en dos clases: Bariones Son fermiones y siempre llevan un número cuántico conservado llamado número bariónico (B) que es igual a 1 para los nucleones. Mesones Son bosones con B = 0. La mayor parte de los hadrones pueden ser clasificados por el modelo de quarks, que postula que todos los números cuánticos de los bariones se derivan de aquellos de los quarks de valencia. Para un barión estos son tres quarks, y para un mesón estos son un par quark-antiquark. Cada quark es entonces un fermión con B = 1/3. Los estados excitados bariónicos o mesónicos son conocidos como resonancias. Cada estado fundamental hadrónico puede tener muchos estados excitados, y cientos han sido observados en experimentos con partículas. Las resonancias decaen extremadamente rápido (aproximadamente en 10−24 s) por las interacciones fuertes. Los mesones que se encuentran fuera de la clasificación según el modelo de quarks se denominan mesones exóticos. Estos incluyen glueballs (bolas de pegamento), mesones híbridos y tetraquarks. Los únicos bariones que están fuera del modelo de quarks a la fecha son los pentaquarks, pero la evidencia de su existencia es poco clara desde 2005. Todos los hadrones son excitaciones de una partícula de la teoría básica de la interacción fuerte, llamada cromodinámica cuántica. Debido a una propiedad

25

llamada confinamiento que esta teoría experimenta a energías por debajo de la escala QCD, estas excitaciones no son quarks y gluones, que son los campos básicos, sino los hadrones que son compuestos, y no llevan carga de color. En otras fases de materia QCD los hadrones pueden desaparecer. Por ejemplo, a temperatura y presión muy altas, a menos que haya suficiente cantidad de sabores muy masivos de quarks, la teoría QCD predice que los quarks y gluones van a interactuar débilmente y ya no estarán confinados. Esta propiedad, que se conoce como libertad asintótica, ha sido experimentalmente confirmada a las escalas de energía de entre un GeV y un TeV. Pero esta teoría pronto se pondrá a prueba ya que el 10 de septiembre de 2008 se puso en funcionamiento un acelerador de partículas o hadrones (el LHC, gran colisionador de hadrones, por sus iniciales en inglés), que mide 27 km de circunferencia, situado en el límite entre Francia y Suiza, cerca de la ciudad de Ginebra, y ha costado 3.700 millones de Euros (unos 6.000 millones de dólares según algunas fuentes).

La familia de los hadrones constituye uno de los ladrillos básicos de la estructura del universo. Los hadrones participan en las cuatro interacciones fundamentales posibles entre partículas y son los únicos que presentan las llamadas interacciones fuertes. Con la familia de los hadrones se retoma la sencillez de la naturaleza que, de una manera u otra, expresamente habíamos perdido en la sección sobre la Pinacoteca de las Partículas Elementales. Resulta que los hadrones, incluidos el neutrón y el protón, no son unidades fundamentales e irreductibles de materia sino que están compuestos de unidades aún más pequeñas (que sí perecieran irreductibles) los quarks. Se distinguen dos tipos de hadrones: los bariones y los mesones. Los mesones son partículas más ligeras que los primeros y son todos inestables. Por su parte, los bariones conforman dos clases: los nucleones (protones y neutrones) y los hiperones, inestables y más pesados que los primeros. Curiosamente, los hadrones podrían formarse todos ellos con sólo unos cuantos quarks orbitando entre sí en la bolsa, en una infinidad de configuraciones orbitales distintas. Los quarks son partículas cuánticas o elementales puntiformes de espín un medio que, como veremos más adelante, en muchos sentidos, recuerdan a los leptones. Según el modelo estándar, los quarks son de cargas eléctricas

26

fraccionales insólitas -1/3 y 2/3 de la carga unitaria. Existen seis tipos de quarks que son diferenciados por el «sabor»:

u = up (arriba); d = down (abajo); c = charmed (encantado); s = strange (extraño); b = bottom (llamado a veces belleza) y, t = top (llamado a veces verdad). Por otro lado, los antiquarks correspondientes se denominan , etc.

Las siguientes tablas describen las clases de partículas de la familia de los hadrones.

27

Todos los quarks poseen masa, pero por ahora, no se ha podido medir directamente ésta, ya que normalmente cohabitan confinados por los protones y neutrones, salvo que los últimos sean sometidos a elevadas temperaturas y densidades, como se ha visto en experimentos recientes. Solo entonces, los quarks se liberan junto con los gluones y forman otro estado de la materia. Ello se debe que, apenas instantes después del gran estallido que debió haber dado inicio al universo, el enfriamiento que se produjo posteriormente encerró a los quarks y gluones dentro de los neutrones y protones que los contienen en el estado actual. La teoría que describe y estudia los quarks y sus interacciones se llama cromodinámica cuántica, por una de las propiedades de esas partículas, conocida, por analogía, como «color» (de los cuales hay tres: rojo, azul y verde). Cada quark puede tener alguno de los tres «colores». Los hadrones se obtienen como combinación de estas partículas y sus antipartículas. Los

28

bariones contienen tres quarks y los antibariones, tres antiquarks. Por su parte, los mesones están formados por una pareja quark-antiquark. No es extraño que aparezca un tanto ridículo pretender que cosas tan pequeñas como los quarks sean coloreadas; sin embargo, los colores que se les ha asignado tienen un dejo de significado nominal. Estas partículas no pueden combinarse de cualquier manera. Una de las reglas que hay que seguir para armar cosas grandes está expresada en este lenguaje de colores. Se trata que al mezclarlos resulte un objeto blanco o sin color. Por ejemplo, el protón está hecho de tres quarks: uno rojo, uno verde, y uno azul, cuya combinación produce el blanco. ( Se comprueba girando rápidamente un objeto que contenga los tres colores). Por otra parte, las reglas por las que se rige la formación de los hadrones observados a partir de quarks, son bastante y se ajustan a lo que se denomina el «modelo quárquico de hadrones». Se trata de un invento realizado en 1963 por Murria GellMann, e, independientemente, por George Zweig para expresar las relaciones sistemáticas observadas entre hadrones. A continuación, describiremos sucintamente las normas del modelo quárquico. Recuérdese que todas las partículas cuánticas tienen espín entero o semientero. Los hadrones con espín de medio entero se denominan «bariones». Los que tienen espín igual a un entero se denominan «mesones». Si designamos a cualquiera de los quarks u 1 d, s, c... con el símbolo genérico q, los bariones estarán compuestos por tres quarks. qqq mientras que los antibariones estarán compuestos por tres antiquarks:

Pero tenemos otra gran subdivisión de los hadrones, los mesones de espín entero que se componen de un quark y un antiquark:

Con estas normas elementales se puede comprobar que todos los bariones y mesones, dados quarks de carga fraccional de 2/3 y -1/3 y antiquarks de carga -2/3 y 1/3, tienen cargas de valor entero cero, ± 1, ±2, exactamente las observadas en el laboratorio. Por ejemplo, el protón se compone de tres quarks: protón - uud mientras que el neutrón está formado por tres quarks:

29

neutrón - udd Dado que el quark u tiene carga 2/3 y el quark d tiene carga eléctrica -'/3, vemos que la carga del protón es 2 /3 + 2/3 -'/3 = +1 y la del neutrón 2 /3 - '/3 - 1/3 = 0, justo la carga correspondiente. Otros hadrones, las llamadas partículas «extrañas», pueden componerse de quarks si sustituimos un quark «d» por un quark «s». Por ejemplo, la lambda, una partícula «extraña» observada en el laboratorio, está formada por quarks mediante la sustitución de uno de los quarks d en el neutrón por un quark s: lanbda - usd Asimismo, todos los hadrones observados pueden formarse con quarks. Dentro de los hadrones, los quarks pueden orbitarse unos a otros en una variedad infinita de configuraciones diversas, y cada una de estas configuraciones corresponde a otro hadrón. Normalmente sólo se observan en el laboratorio las configuraciones orbitales de menor energía, como el protón, el neutrón o la partícula lambda. Las configuraciones de energía más elevada son muy inestables y se desintegran en seguida en las de energía más baja. Así pues, aunque los quarks no pueden detectarse solitariamente en forma directa, pueden utilizarse para formar todos los hadrones de interacción fuerte. Los leptones, por otra parte, pueden detectarse directamente. Pero si ignoramos las diferencias en su modo de aparecer en la naturaleza, quarks y leptones se asemejan: ambos son partículas puntiformes con espín un medio y parecen distribuirse en tres familias. Esta observación será el punto de apoyo de los saltos especulativos que pretenden formular una teoría unificada de quarks y leptones. Los quarks fueron introducidos en el mundo de las partículas por Murria Gell-Mann, Premio Nobel 1969. Su propugnación se debe a la sensación que existía por los años 60' de la existencia de centenares de partículas aparentemente elementales, pero que se sospechaban divisibles, aunque sin saber cómo lo serían. Gell-Mann propuso, en 1963, que protones, neutrones y una cantidad de partículas similares (los hadrones) estaban compuestos por dos o tres constituyentes hasta entonces desconocidos a los que llamó «quarks». El nombre fue inspirado por la frase «Three quarks for Muster Mark», que aparece en la última obra del famoso escritor James Joyce, Finnegans Wake. Sin embargo la enigmática palabra «quark» no aparece en el diccionario inglés, no se sabe qué significa originalmente ¡ni hay acuerdo sobre cómo se pronuncia! (GellMann dice que Joyce lo usó para evocar el sonido que emiten las gaviotas). En alemán

30

quiere decir «quesillo», pero este significado parece ser accidental. Qué exactamente inspiró el nombre, no lo sabemos. Se dice que Gell-Mann buscaba una palabra que sonara como «fork» (tenedor, en español), pero esto no es seguro. Quizás su denominación se debió a la dificultad de denominar lo misterioso, aquello cuyas propiedades se ignoran.

El Gran Colisionador de Hadrones (LHC por sus siglas en inglés) es un acelerador y colisionador de partículas que se está construyendo en el CERN, muy cerquita de la ciudad suiza de Ginebra. Comenzará a funcionar el próximo mes de mayo y cuando su circuito de 7 TeV esté completado se convertirá en el laboratorio de física de partículas más grande del mundo. El acelerador trabajará a -271ºC y usará un túnel de 27 Km de circunferencia creado para el Gran Colisionador de Electrones y Positrones (LEP en inglés). Una vez en funcionamiento, los científicos esperan encontrar el bosón de Higgs, una partícula elemental hipotética masiva cuya existencia es predicha por el modelo estándar de la física de partículas pero que no ha sido observada hasta la fecha. La construcción del LHC ha comportado un desembolso descomunal por parte de los países participantes en su desarrollo. El presupuesto inicial, elaborado en 1995, estimó que el coste total ascendería a 1.700 millones de euros, pero en posteriores revisiones se ha tenido que incrementar la partida en casi 500 millones de euros adicionales. De hecho, se estima que el coste total de este proyecto se situará entre los 3.500 y los 6.500 millones de euros. Todo estos datos están muy bién pero... ¿cómo es realmente el LHC? ¿qué aspecto tiene? ¿sus dimensiones son tan colosales como indican las cifras que os he mostrado? Para resolver estas y otras cuestiones he recopilado una serie de imágenes que muestran, al menos parcialmente, cómo es el LHC. Aquí las tenéis:

31

32

33

34

II. Los leptones Por el momento fijaremos nuestra atención en los leptones. El nombre proviene del griego "leptos" que significa pequeño. La primera partícula de este tipo que se encontró fue el electrón cuya masa, por ejemplo, es aprox. dos mil veces mas pequeña que el protón. A finales de los años treinta se descubrieron los rayos cósmicos (partículas muy energéticas que provienen del espacio extrerior) y con ellos evidencia de que existía una partícula muy similar al electrón, con la misma carga pero 200 veces más pesado, y que en unos cuantos microsegundos decaía en un electrón (mas dos neutrinos: el neutrino del muon y el antineutrino del electron... los "neutrinos" van a ser detallados mas adelante). A éste "electrón pesado" se le dio el nombre de muón. El tiempo que tarda una partícula antes de decaer y convertirse en otras es conocido como vida media. Entonces, sólo la vida media y la masa distinguen a un muón de un electrón. En 1975 se encontró el que parece ser el último de los leptones cargados, conocido como "tau" y que es 3600 veces más pesado que el electrón, con la misma carga y una vida media pequeñísima.

35

Existen, además de éstos tres leptones, otros tres cuyo origen se remonta a principios de los años treinta cuando se trató de explicar la naturaleza de la radiación beta. El fenómeno de la radiación era bien conocido en esa época y existían tres tipos: La radiación alfa: que son en realidad núcleos de helio que salen del núcleo atómico. 2. La radiación beta: que son electrones. 3. La radiación gamma : que es radiación electromagnética. Pero sucedía que en la radiación beta no se conservaba la energía. Uno de los pilares de la Física parecía romperse. La explicación de la radiación beta era que en el núcleo atómico un neutrón se descompone (decae) en un protón que permanece en el núcleo y un electrón que sale de él. La carga eléctrica se conservaba puesto que el electrón tiene exactamente la misma carga del protón pero de sigo contrario. Sin embargo, al medir la energía con la cual sale el electrón, ésta no tenía un valor fijo sino que formaba un espectro de energías, contrario a la regla conocida de que cuando un cuerpo en reposo decae en otros dos (el protón y el electrón) la energía de c/u de las parículas resultantes es fija. Pauli propuso entonces, para explicar esta discrepancia, la existencia de una nueva partícula sin carga y de masa muy pequeña, que interactúa muy débilmente con el resto de las partículas para asi salvar la sacro-santa conservación de la energía. Fermi la llamó neutrino que en italiano significa ``neutroncito''. Esta era una partícula teórica y fue hasta 1956 que fue detectada por Frederic Reines y Clyde Cowan. El neutrino es pues una partícula que al carecer de carga eléctrica es un excelente representante de la interacción débil. Éstas partículas pueden atravesar toneladas de material sin sufrir la mas mínima perturbación. Son "fantasmas" que atraviesan la materia. Al principio se creía que existía sólo un tipo de neutrino pero posteriormente se observó que el decaimiento de cada leptón cargado (muón y tau) generaba un tipo particular de neutrino. Se dice entonces que para el electrón existe su correspondiente "neutrino electrónico", al igual que para el muón ("neutrino muónico") y para el tau ("neutrino tauónico"). Existen además, como ya dijimos, los correspondientes antineutrinos. Sin embargo, al carecer de carga

36

eléctrica la única forma de distinguir a los neutrinos de un tipo y de otro es por medio de un nuevo número (o etiqueta) llamado número leptónico. Este número fue inventado para evitar una inconsistencia del modelo. Por ejemplo: la reacción

muón ---> electrón + fotón

(léase: "un muón decae en un electrón y un fotón") no es observada nunca (la probabilidad de esta ocurra es menor a 0.0000000001 !) y para introducir esta observación en el modelo se agrega una regla suplementaria: se agrega la "carga leptónica" (L). Entonces, el neutrino del electrón y el electrón tienen la misma carga leptónica L(electrón)=+1 , el muón y su correspondiente neutrinon L(muón)=+1, etc. Para distinguirlos de sus antipartículas, las antipartículas tienen un valor de L= -1 en los respectivos números leptónicos. Entonces, en la reacción anterior debe conservarse el número o carga leptónica: del lado izquierdo de la reacción hay L(muón)=+1 y L(electrón)=0, y del lado derecho, L(electrón)=+1 y L(muón)=0. Así que dicha reacción no conserva los números léptonicos y, por lo tanto, está prohibida en el modelo, tal y como lo exige la observación experimental. De forma similar, el decaimiento beta está descrito por la reacción

neutrón ----> protón + electrón + antineutrino electrónico
Tanto el neutrón como el protón no tienen carga leptónica (L = 0). Así que del lado izquierdo de la reacción, L(neutrón) = 0, y del lado derecho tenemos que el electrón tiene L(electrón) = +1, y que el antineutrino del electrón tiene L(electrón) = -1, y además L(protón) = 0, así que la suma total del lado derecho de la reacción es L = 0, o sea, el número leptónico es igual en ambos lados de la reacción y por lo tanto la misma es posible. Así pues hemos descrito la parte inferior de la figura anterior conocida como la parte leptónica.

Los neutrinos solares Hemos hecho una introspección hacia lo muy pequeño. Ahora podemos ver nuevamente hacia el cielo y tratar de entender los fenómenos estelares; resulta que la estrella más próxima es el Sol y vemos en él a una máquina termonuclear en equilibrio cuasi-perfecto (recordemos que el Sol emite

37

partículas que forman el viento solar). La fuerza gravitacional, despreciada anteriormente, tiende a colapsar toda la masa en un punto. La masa de gas tiende a concentrarse hacia el centro del Sol. Al aumentar la concentración, aumenta la energía cinética de los átomos de hidrogeno y con ella las colisiones entre tales átomos. Los protones de dichos átomos al chocar entre sí en algunos casos se quedan pegados unos con otros gracias a un proceso llamado fusión nuclear, dando lugar cada vez a elementos mas pesados como el Berilio (Be), el Helio (He), el deuterio (D) y otros. Parte de la masa que formaban a los protones individualmente se libera en forma de energía de radiación electromagnética de acuerdo como lo señala la famosa expresión E=mc2 , donde E es la energía liberada, m es la masa, y c la velocidad de la luz. Dicha energía liberada ejerce una fuerza que se opone al colapso gravitacional. Las estrellas son entonces objetos donde las fuerzas gravitacionales y la presión ejercida por la energía liberada de reacciones nucleares se encuentran en perfecto equilibrio y, en el caso del Sol, dicho equilibrio existirá durante algunos miles de millones de años más.

Una muestra del conjunto de reacciones que se llevan a cabo en el interior solar se muestran en la figura 2. Se puede observar que en muchas de las reacciones se generan neutrinos. En este caso, exclusivamente neutrinos del electrón.

38

De acuerdo a la luminosidad observada del Sol, su masa y su edad, se puede estimar el número de reacciones nucleares que se efectúan en su interior. Al modelo que explica dichos mecanismos se le conoce como Modelo Estándar Solar (MES) y, de acuerdo a dicho modelo, el flujo de neutrinos que deberíian observarse en la Tierra es de unos 50 mil millones de neutrinos por cm^2 Recordemos que la principal característica de los neutrinos es que su interacción con la materia es sumamente débil. De hecho, es precisamente esta característica la que los hace muy útiles en el estudio del Sol. Puesto que los neutrinos practicamente no modifican su trayectoria al atravesar un medio material, ellos pueden salir del sol sumamente rápido. Los fotones, es decir, la radiación electromagnética, por el contrario, interactúa fuertemente con los campos electromagnéticos generados por la materia del núcleo y manto solar, así que en algunos casos los fotones quedan atrapados en el interior del sol y tardan años en poder salir. De manera que la información de los neutrinos es información actual acerca de los procesos que ocurren en el interior solar.

39

Detectar el flujo de neutrinos predicho por el Modelos Estándar Solar es entonces una observación indirecta de las reacciones que ocurren el el interior del Sol. De poder medirse, sería una comprobación de dicho modelo. Raymond
Davies Jr. se propuso hacer dicha comprobación del Modelo Solar. Para ello utilizó 390 000 litros de tetracloroetileno colocados en el interior de una mina (llamada Homestake) en Dakota del Sur, USA. La idea era detectar los neutrinos solares a través de la reacción

neutrino electrón + Cloro ---> Argón

En realidad lo que sucede es lo sig.: el núcleo de cloro contiene 17 protones y 20 neutrones; al llegar un neutrino interactúa con un neutrón, el neutrón se convierte en un protón y un electrón y en el núcleo quedan entonces 18 protones y 19 neutrones que es precisamente un átomo de Argón. ( A este proceso, que es el inverso de la radiación beta, se le llama beta inverso) El problema (por eso se llama problema de los neutrinos solares) es que el número de reacciones que se observó, comparadas con el número de reacciones esperado teóricamente, es de un tercio. ¿Dónde quedaron los otros

2/3?

Nos quedan tres alternativas para atacar esta discrepancia entre teoría y experimento: El modelo estándar solar necesita una extensión. 2. El modelo estándar de partículas necesita una extensión. 3. El experimento necesita modificarse. Resulta que hay una serie de observaciones astronómicas que respaldan al modelo solar, las dudas acerca de su efectividad son muy reducidas. Esto descarta en gran medida la opción 1. Se hicieron nuevos experimentos simliares al de la mina Homestake pero ahora utilizando átomos de Galio (Ga) en lugar de los del cloro. Dichos detectores se pusieron en Italia y se le llamó Gallex, y otro experimento simliar se hizo en Rusia al cual se le llamó SAGE. El resultado fue el mismo: existe un déficit de neutrinos solares. Así que, por eliminación, nuestra solución debe de estar en una extensión al Modelo Estandar de Partículas. Una de dichas extensiones consiste en darle masa a los neutrinos. Por supuesto una masa muy pequeña. Si numeramos al

40

electrón como "uno", al muón "dos" y al tau "tres", podemos entonces describir nuestro sistema como electrones, muones y taus ó como "uno, dos y tres" y no existe ninguna diferencia. Se dice entonces que la "base física" (electrón, muón, tau) coincide con la "base de masas" (1,2,3). Ahora bien, tenemos tres neutrinos que podemos definir según una base física que llamaremos "nu(e), nu(muón), nu(tau)" o una base de masas que llamaremos "nu(1), nu(2), nu(3)". Resulta que describir a los neutrinos en una u otra base no es lo mismo. La masa del estado nu(1) no coincide con la masa del estado nu(e) y la propuesta (para tratar de solucionar esta discrepancia) es que la masa del estado nu(e) es en realidad una combinación de aquella de los estados nu(1), nu(2), nu(3). En el viaje del Sol a la Tierra, los neutrinos nu(1), nu(2), nu(3) no interactúan de la misma forma con la materia; por ejemplo, nu(1) interactúa de una forma diferente a nu(2) y a nu(3), de tal forma que, al llegar a la Tierra, la combinación de estados que describía al neutrino del electrón ya no es la misma que al principio de su trayectoria, ha cambiado, y que la actual combinación de neutrinos posea una masa que corresponda a la del neutrino del muón o del tau. Si eso pasa, es decir, si la propuesta es correcta, los experimentos que estaban diseñados para observar a los neutrinos del electrón son insensibles a los neutrinos del muón y del tau, así que éstos pasarán por el detector sin dejar rastro alguno. Dicho con otras palabras, los neutrinos del electrón en el viaje se han convertido en neutrinos de otro tipo, y por tal razón no se les puede detectar, sólo se pueden detectar a los neutrinos del electrón que no han sufrido tal conversión, los cuales representan el 1/3 observado. A dicha propuesta se le conoce como ``Oscilaciones de los neutrinos''. La razón de este nombre es porque la probabilidad de que un neutrino del electrón se transforme en otro neutrino es oscilante (como la posición de un péndulo). Así que tenemos las siguientes hipótesis: Tanto el modelo solar como los experimentos son confiables. 2. La masa de los neutrinos es diferente de cero 3. Los estados de interacción (la base física) son una combinación lineal de los estados de masa. Tenemos la siguiente consecuencia: los neutrinos cambian (oscilan) de tipo. Para dar un poco de humor a esta rama de la física, algunos investigadores

41

proponen nombres curiosos para distintas propiedades físicas. Al tipo de partícula (si es electrón, muón etc.) se le llama sabor. Así que la anterior consecuencia es comunmente enunciada como: los neutrinos cambian de sabor. El modelo anterior fue primero propuesto por Gribov y Pontecorvo. Refinado posteriormente por Bilensky, Mikheyev, Smirnov y Wolfenstein. Para hacer una comprobación de lo anterior, un detector que fuera sensible no sólo a neutrinos del electrón sino también a neutrinos del muón o del tau sería muy útil. Dicho detector se construyó en Canadá y se llama SNO (Sudbury Neutrino Observatory) (ver figura a la izq.). Este detector utiliza agua pesada. El agua tiene dos átomos de hidrógeno y un átomo de oxígeno. En el caso del agua pesada en lugar de átomos de hidrógeno se tienen átomos de deuterio (que tienen en su núcleo un protón y un neutrón, a diferencia del hidrógeno que sólo tiene un protón). La reacción que se espera observar es una reacción llamada de dispersión,

neutrino + electrón ---> neutrino + electrón
Pero existe además una reacción entre el neutrino del electrón y el núcleo del átomo de deuterio (D). Esta reacción es

neutrino + deuterio ---> protón + protón + electrón

42

La última reacción sólo es posible entre neutrinos del electrón y la primera reacción (dispersión) es posible para cualquier tipo de neutrinos. Se observa en SNO que el número de neutrinos de electrón (reacción con el deuterio) es menor al de la reacción de dispersión y, además, resulta que al hacer la suma de ambos flujos (el de neutrinos del electrón y los de otros sabores) dicha suma es la predicha por el modelo estándar solar. Así que parece ser que nuestras hipótesis son correctas y aunque los errores experimentales aún son considerables se espera que con los años se confirme que los neutrinos cambian de sabor. V. El futuro Hemos visto que la observación del Sol utilizando neutrinos motivó una extensión del modelo de partículas elementales. He aquí una aplicación de la cita hecha por Dalton de que ``descubrir no radica en ver cosas nuevas sino ver las cosas con nuevos ojos''. Tal parece que el problema de los neutrinos solares está resuelto, sin embargo aún hay mucho por hacer. El modelo estándar de partículas es un modelo exitoso. Quizá el más exitoso en la historia de la ciencia. Sin embargo al hacernos la pregunta de si son ``elementales'' las partículas de este modelo, aún la respuesta no es muy clara. No sabemos si los quarks poseen estructura interna y si pueden considerárseles entonces como partículas elementales. Los leptones hasta la fecha no han mostrado estructura interna; sin embargo, aún no es del todo claro cómo entra en el modelo una propiedad como la masa de los neutrinos y si esto permitirá alguna extensión de dicho modelo de tal forma que sea realmente fundamental. Aún no se sabe cuál es el mecanismo por el cual dichas partículas tienen masa, ni por qué a nuestro alrededor hay más partículas que anti-partículas, y aún hay muchas otras preguntas de las cuales nos gustaría saber sus respuestas.Si se descubre un nuevo nivel de organización que permita contestar estas preguntas, lo que actualmente conocemos como Modelo Estándar formará solo un escalón en nuestra búsqueda por las verdaderas partículas elementales; ahora, al menos, sabemos que los neutrinos juegan un papel muy importante para llegar a responder en parte a estas preguntas.

43

Bosón

Nombre y carga eléctrica de los componentes de la materia.En física de partículas, un bosón es uno de los dos tipos básicos de partículas elementales de la naturaleza (el otro tipo son los fermiones). La denominación "bosón" fue dada en honor al físico indio Satyendra Nath Bose. Se caracterizan por:

1.Tener un momento angular intrínseco o espín entero (0,1,2,...). 2.No cumplen el principio de exclusión de Pauli y siguen la estadística de BoseEinstein, esto hace que presenten un fenómeno llamado condensación de BoseEinstein (el desarrollo de máseres y láseres fue posible puesto que los fotones de la luz son bosones). 3.La funciones de onda cuántica que describe sistemas de bosones es simétrica respecto al intercambio de partículas. Por el teorema espín-estadística sabemos que la segunda y tercera característica son consecuencia necesaria de la primera.

Algunos bosones aunque se comportan como bosones de hecho están compuestos de otras partículas, por ejemplo los núcleos de átomos de Helio bajo ciertas condiciones se comportan como bosones aun cuando están compuestos por cuatro fermiones, que a su vez no son elementales cuando son examinados en experimentos de muy alta energía. Todas las partículas elementales son bosones o fermiones, dependiendo de si su espín es entero o semientero. En física de altas energías y de partículas se dice que los bosones son los mediadores de fuerza o partículas portadoras de las interacciones fundamentales, puesto que los campos eléctromagnético, electrodébil, fuerte y presumiblemente el gravitatorio están asociados a partículas de espín entero. De hecho, la descripción cuántica de las interacciones fundamentales mencionadas consiste en el intercambio de una partícula que será siempre un bosón virtual. Así la interacción de dichos bosones virtuales con fermiones reales es lo que da lugar a dichas interacciones o fuerzas fundamentales.

44

El alcance de dicha interacción en general viene dado por la masa de la partícula intercambiada.

A los bosones involucrados en dichas interacciones se les denomina bosones gauge. Estos son los bosones W y Z para la interacción débil, los gluones para la interacción fuerte, los fotones para la fuerza electromagnética y el teórico gravitón para la fuerza gravitatoria.

Las partículas compuestas por otras partículas, como los protones, los neutrones o los núcleos atómicos, pueden ser bosones o fermiones dependiendo de su espín total. De ahí que muchos núcleos sean, de hecho, bosones. Basta que el número de fermiones que componga esa partícula sea par para que el sistema compuesto sea un bosón. Así, la mayoría de los elementos tiene isótopos que serán fermiones, es el caso del helio-3, o bosones, como el helio-4. El deuterio es también bosón; sin embargo, sus vecinos protio y tritio son fermiones.

Mientras que los fermiones están obligados a cumplir el principio de exclusión de Pauli: "no puede haber más de una partícula ocupando un mismo estado cuántico", no existe dicha exclusión para los bosones, ellos pueden ocupar estados cuánticos idénticos. El resultado de esto es que el espectro de un gas de fotones a cierta temperatura de equilibrio posee un espectro de Planck (ejemplos de ello son la radiación del cuerpo negro o la radiación del fondo cósmico de microondas, testigo que nos remonta al universo temprano). El trabajo con láseres, las propiedas de superfluido del helio-4 y la reciente formación del condensado de Bose-Einstein son todos consecuencia de la estadística de los bosones.

Las diferencias entre las estadísticas bosónica y fermiónica es sólo apreciable en grandes densidades, cuando las funciones de onda se superponen. A bajas densidades, ambos tipos de estadísticas se aproximan a la estadística de Maxwell-Boltzmann, donde ambos tipos de partículas se comportan clásicamente.

45

El acelerador de partículas más poderoso jamás construido podría hacer algunos descubrimientos notables, como confirmar la existencia de la materia invisible o de las dimensiones espaciales adicionales. La "Máquina de Dios", como se ha dado en llamar al Gran Colisionador de Hadrones (LHC), tiene por finalidad la de desentrañar los enigmas del origen del Universo, es decir, cómo fue que se creó la materia y qué pasó con la antimateria en el momento del 'Big Bang'. Considerado el experimento científico más ambicioso de la historia, el LHC intentará identificar con total certeza los ladrillos fundamentales con que se construyeron las estrellas, los planetas y hasta los seres humanos. HISTORIA - PRIMEROS PASOS Y AVANCES CON LA APLICACIÓN DE ESTA MAQUINA... Organización Europea para la Investigación Nuclear, institución europea de investigación cuya sede se encuentra en la ciudad suiza de Meyrin (situada en las proximidades de Ginebra, en la frontera entre Francia y Suiza). Es más conocida por las siglas CERN, correspondientes al nombre con que fue fundada en 1954: Conseil Européen pour la Recherche Nucléaire (Consejo Europeo para la Investigación Nuclear).

En el CERN se han construido aceleradores desde los 1950. Hoy existe un gran sistema de aceleradores lineales y circulares. Algunos de los aceleradores más antiguos se usan aún para iniciar la aceleración de partículas antes de ser enviadas a los aceleradores más largos. El sistema de aceleradores del CERN puede acelerar electrones, positrones, protones y diferentes tipos de iones.

46

El 14 de julio de 1989, aniversario de la toma de la Bastilla toda Francia celebró el bicentenario del comienzo de la Revolución. A las 16.30 del mismo día, los físicos del CERN, centro internacional de investigación sobre física de las partículas situado en Ginebra, celebraban la entrada en funcionamiento del LEE (Large Electron Positrón Collider), la mayor máquina científica construida hasta entonces.

47

Alojado en un túnel circular de unos 27km de diámetro (casi todo bajo territorio francés), el LEE es un acelerador que provoca colisiones de partículas a muy alta velocidad, para conseguir elevadísimas energías. Es capaz de crear las condiciones que reinaban una fracción de segundo después de la gran explosión que supuestamente dio origen al universo, así como de provocar la formación de partículas y determinar efectos que no se han producido desde entonces.

En especial, los físicos esperaban crear partículas Z, cuya existencia había sido predicha en los años 60, en el marco de la teoría que unifica el electromagnetismo con la fuerza nuclear débil. Las partículas Z, portadoras de esta fuerza débil, se observaron por primera vez a mediados de agosto de aquel año y la evaluación de los primeros resultados estaba lista para fines de octubre. El LEE fue la culminación de casi diez años de planificación y construcción, a un coste situado en torno a los 80.000 millones de pesetas.

48

En el momento en que el LEE entraba en funcionamiento, Estados Unidos proyectaba construir en Texas una máquina todavía más gigantesca, el Superconducting Super Collider (SSC), con una circunferencia de 84 Km. y un coste estimado de más de 100.000 millones de pesetas.

Sin embargo, si llegara a hacerse realidad, este proyecto podría constituir fácilmente el fin del recorrido en este sentido, ya que los físicos están dirigiendo actualmente su atención a nuevas técnicas con máquinas lineales en lugar de circulares.

El CERN, fundado en 1953, fue desde el comienzo una empresa cooperativa con la participación de 14 países europeos. Físicos de otros países, entre ellos la Unión Soviética, Japón y Estados Unidos, han participado posteriormente en sus programas de investigación.

49

Fue uno de los indicios de un nuevo movimiento paneuropeo, reflejado también en las esferas económica y política. Europa no carecía de talentos científicos, como lo demuestra el éxito continuado en la obtención del premio Nobel, pero en muchos campos los países individuales no podían en modo alguno competir con Estados Unidos.

No era sólo un problema financiero sino de disponibilidad de personal científico cualificado. Ante la falta de oportunidades en sus países, los científicos europeos. Y en el Fermilab, (imagen abajo) en Illinois (EE.UU.), una carretera marca los 6km de circunferencia del anillo subterráneo del acelerador de partículas del laboratorio. En 1913, el Fermilab perfeccionó sus instalaciones Instalando Imanes superconductores yen 1990 producía todavía los rayes de protones mas energéticos del mundo.

50

Cedían a la atracción de Estados Unidos, que les ofrecía mayores salarios y mejores instalaciones. Esta tendencia era particularmente notable en el campo de las ciencias físicas, el ámbito de los proyectos de la "gran ciencia". La cooperación científica en Europa adquirió un nuevo impulso en 1973 con el ingreso de Gran Bretaña, Irlanda y Dinamarca en la Comunidad Económica Europea. Entre las nuevas iniciativas figuraban la Agencia Espacial Europea (fundada en 1975) y el centro multidisciplinario de investigación de la CE (15-FRA), con sede en Italia.

Pero en la ciencia, como en otras actividades humanas, las tendencias y las necesidades cambian, y las estrategias deben modificarse en consecuencia. En Gran Bretaña, por ejemplo, el gran laboratorio de investigación sobre energía atómica de Harwell (motivo de orgullo nacional durante la euforia de la posguerra e importante factor de negociación en el intercambio de información con Estados Unidos) tuvo que ser reorganizado y, en cierto modo, ganarse el sustento mediante contratos con la industria.

51

Por el contrario, el proyecto experimental IET (Joint European Torus), destinado a producir energía mediante la fusión de núcleos ligeros, como en el interior del Sol, comenzó a funcionar en 1983, en la cercana localidad de Culham. Pero incluso este proyecto fue perdiendo el favor de la opinión pública cuando los movimientos ecologistas (opuestos a toda forma de energía nuclear) ganaron fuerza e influencia, sobre todo teniendo en cuenta que los resultados del programa se podrían medir más en décadas que en años. El primer gran acontecimiento científico de los años 90 fue la puesta en órbita del telescopio espacial Hubble, en abril de 1990, después de veinte años de planificación.

Pero su supuesta capacidad de «ver el universo con una profundidad diez veces mayor que la empleada anteriormente» no impresionó a quienes se oponían a una inversión de 1.300 millones de dólares para un proyecto de investigación pura, entre los que se encontraban muchos científicos con presupuestos escasos.

Al mismo tiempo, comenzó la reevaluación del programa del Supercollider.

52

Si bien la exploración de las partículas más recónditas del átomo y de las regiones más remotas del universo ha seguido cautivando la imaginación popular, también ha sido intensa la actividad en otros campos de las ciencias físicas. De hecho, el progreso en estos dos campos habría sido imposible sin los avances logrados en muchos otros terrenos. Incluso las disciplinas clásicas de la física han demostrado ser capaces de proporcionar nuevas sorpresas. En el campo del magnetismo, conocido desde la antigüedad, el descubrimiento de imanes líquidos ha abierto nuevas perspectivas. Estos imanes consisten en diminutas partículas de materiales magnéticos como, por ejemplo, ciertos óxidos de hierro, dispersos en un líquido como en los coloides corrientes, las partículas no se separan del líquido. Cada una actúa como un pequeño imán permanente y puede también conferir notables propiedades al líquido, denominado normalmente ferro fluido.

EL LHC El acelerador LEP estuvo operativo entre 1989 y 1995. Entonces fue desmantelado para dar espacio para un nuevo acelerador en el mismo túnel. El nombre del nuevo acelerador es Gran Colisionador Hadrónico, LHC.

53

LHC, al contrario de LEP, colisionará haces consistentes en protones. Las colisiones, mucho más energéticas, 14 TeV, serán posibles reemplazando los electrones y positrones de LEP por protones. Los físicos la llaman “la partícula de Dios” porque es la pieza que les falta para comprender la estructura de la materia a nivel subatómico. Pero confían en pescarla cuando dentro de poco tiempo se ponga en marcha la máquina más poderosa jamás construida: el LHC. Por fin han encontrado una respuesta: existe una partícula, llamada bosón de Higgs, responsable del valor de la masa del universo. Los científicos están tan decididos a cazarlo que se están gastando miles de millones de euros en construir un aparato para dar con él. Jamás se ha invertido tanto dinero para encontrar una única partícula. El acelerador de partículas más poderoso jamás construido podría hacer algunos descubrimientos notables, como confirmar la existencia de la materia invisible o de las dimensiones espaciales adicionales, una vez que empiece a funcionar en agosto. La "Máquina de Dios", como se ha dado en llamar al Gran Colisionador de Hadrones (LHC), tiene por también por finalidad la de desentrañar los enigmas del origen del Universo, es decir, cómo fue que se creó la materia y qué pasó con la antimateria en el momento del Big Bang.

54

Considerado el experimento científico más ambicioso de la historia, el LHC intentará identificar con total certeza los ladrillos fundamentales con que se construyeron las estrellas, los planetas y hasta los seres humanos.

QUE ES UN ACELERADOR DE PARTÍCULA? Estas enormes máquinas aceleran partículas cargadas (iones) mediante campos electromagnéticos en un tubo hueco en el que se ha hecho el vacío, y finalmente hacen colisionar cada ion con un blanco estacionario u otra partícula en movimiento. Los científicos analizan los resultados de las colisiones e intentan determinar las interacciones que rigen el mundo subatómico. (Generalmente, el punto de colisión está situado en una cámara de burbujas, un dispositivo que permite observar las trayectorias de partículas ionizantes como líneas de minúsculas burbujas en una cámara llena de líquido.)

55

Las trayectorias de las partículas aceleradas pueden ser rectas, espirales o circulares. Tanto el ciclotrón como el sincrotrón utilizan un campo magnético para controlar las trayectorias de las partículas. Aunque hacer colisionar las partículas unas contra otras puede parecer inicialmente un método un tanto extraño para estudiarlas, los aceleradores de partículas han permitido a los científicos aprender más sobre el mundo subatómico que ningún otro dispositivo. OBJETIVOS DEL EXPERIMENTO: Descubrir qué es realmente la masa. Descubrir qué es la materia oscura (que ocupa más del 95% de la masa del Universo) Descubrir cuántas son las partículas totales del átomo. Descubrir la existencia o no de las partículas supersimétricas Descubrir por qué no hay más antimateria. Descubrir cómo era la materia durante los primeros segundos que siguieron al Big Bang.

56

DATOS DEL "GRAN COLISIONADOR DE HADRONES" Inicio de la construcción 1994 Construido por: CERN Ubicación: Frontera Suiza-Francesa Costo 6200 millones de euros Científicos Comprometidos 10.000 científicos de 500 Universidades Científicos Argentinos Ocho Países Que Intervienen Cuarenta Dimensiones 27 Km. de Diámetro Profundidad Entre 50 y 125 metros Temperatura de Trabajo 272 Bajo Cero °C Aceleración Conseguida 99,9999999 de la Velocidad de la luz Campo Magnético Logrado 100.000 veces el de la Tierra.

OBJETIVOS DEL EXPERIMENTO Descubrir qué es realmente la masa Descubrir qué es la materia oscura (que ocupa más del 95% de la masa del Universo) Descubrir cuántas son las partículas totales del átomo. Descubrir la existencia o no de las partículas supersimétricas Descubrir por qué no hay más antimateria Descubrir cómo era la materia durante los primeros segundos que siguieron al Big Bang

57

FUNCIONAMIENTO

Funciona de la siguiente manera, se inyectan haces o “paquetes” de millones de protones en sentidos opuestos que empiezan a tomar velocidad desde dos aceleradores más pequeños, el PS (Sincrotón de Protones) y SPS (Súper Sincrotón de Protones) para después entrar en el anillo de 27 km del LHC donde alcanzan hasta el 99.99% de la velocidad de la luz y finalmente se les hace chocar entre sí produciendo altísimas energías (aunque a escalas subatómicas) y desintegrándose en posibles sub-partículas que serán registradas por los 150 millones de sensores instalados en los detectores, que producirán un volumen de datos de 300 GB/s que serán filtrados buscando “eventos interesantes” y posteriormente será enviados para su análisis fuera del CERN a 11 instituciones académicas de Europa, Asia y Norteamérica, que constituyen la “fila 1″ de procesamiento y otras 150 instituciones que constituyen la “fila 2″, siendo el centro de cómputo del CERN “fila 0″ de la red.

científicos del CERN lograron mantener colisiones estables con una energía de 7 TeV en los diferentes detectores del LHC: ATLAS, CMS, ALICE y LHCb. “Es un gran día para ser físico de partículas” dijo Rolf Heuer, Director General del CERN. “Mucha gente ha esperado un largo tiempo por este momento, pero su paciencia y dedicación está empezando a dar frutos.

58

Ahora ¿Que es lo que se quiere conseguir con estas colisiones? Lo que los científicos del CERN están buscando es revolucionar la manera de entender la materia y el universo en sí; al crear colisiones a niveles tan altos de energía se busca imitar las condiciones que se dieron microsegundos después del Big Bang, y así confirmar la existencia del “bosón de Higgs” o “partícula de Dios”, su observación confirmaría las predicciones y “enlaces perdidos” del Modelo Estándar de la física y explicaría como las otras partículas elementales adquieren propiedades como la masa, a la que se le busca también un significado ya que a diario la experimentamos y sabemos como medirla pero nadie sabe realmente lo que es; también se quiere descubrir el número de partículas totales del átomo, saber qué es la materia oscura que de existir formaría el 95% de la masa del universo, descubrir la existencia o no de partículas supersimétricas, así como saber si existen dimensiones extras como predicen los modelos inspirados por la Teoría de Cuerdas y descubrir si hay mas violaciones de simetría entre materia y antimateria. Como se puede ver es

59

un experimento muy ambicioso, que de dar los resultados que se esperan iniciará una nueva era para la física moderna.

60

61

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful