Está en la página 1de 50

9 789707 531345

Pueblos Indígenas del México Contemporáneo

Niña en el solar. Salto de Agua, Chiapas.


Fotógrafo: José Alejos García, 1984.
Acervo personal.

port ch'oles.indd 1 8/15/07 5:24:22 PM


Pueblos Indígenas del México Contemporáneo

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 1 15/8/07 12:32:29


Nota sobre los autores
José Alejos García es doctor en antropología con especialidad en antropología lingüística. Investigador de la Uni-
versidad Nacional Autónoma de México, adscrito al Centro de Estudios Mayas del Instituto de Investigaciones Fi-
lológicas. Se ha especializado en temas agrarios, identidad étnica, tradición oral y discurso social entre los pue-
blos ch’ol y zoque de Chiapas, y con q’eqchi’es e itzáes en Guatemala.

Nancy Elizabeth Martínez Sánchez es etnóloga por la Escuela Nacional de Antropología e Historia y candidata a
maestra en antropología social por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social. Es-
pecialista en los temas de racismo e identidad entre los garífunas en Guatemala y, más recientemente, en pueblos
indígenas de Chiapas.

Fotografía 1a. de forros y portadilla: Alegría infantil. Salto de Agua, Chiapas.


Fotógrafo: José Alejos García, 1984.
Acervo personal.

Fotografía página 5: Detalle de la pág. 24.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 2 15/8/07 12:32:29


José Alejos García y Nancy E. Martínez Sánchez

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 3 15/8/07 12:32:30


CDI
972.004
C65
CH′OLES
Alejos García, José
Ch′oles / José Alejos García y Nancy Elizabeth Martínez Sánchez. -- México : CDI,
2007.
47 p. : fots. – (Pueblos Indígenas del México Contemporáneo)
Incluye bibliografía
ISBN 978-970-753-134-5

1. INDIOS DE CHIAPAS – CH′OLES 2. CH′OLES (DE CHIAPAS) - HISTORIA 3.


IDENTIDAD ÉTNICA – CH′OLES (DE CHIAPAS) 4. CH′OL (LENGUA) 5. CH′OLES (DE
CHIAPAS) – UBICACIÓN GEOGRÁFICA 6. CH′OLES (DE CHIAPAS) – VIDA SOCIAL Y
COSTUMBRES 7. CH′OLES (DE CHIAPAS) - ORGANIZACIÓN SOCIAL 8. CH′OLES (DE
CHIAPAS) – RELIGIÓN Y MITOLOGÍA 9. SISTEMA DE CARGOS – CH′OLES (DE
CHIAPAS) 10. FIESTAS Y CEREMONIAS 11. CH′OLES (DE CHIAPAS) – EDUCACIÓN
12. CAFÉ – COMERCIO 13. DESARROLLO REGIONAL – CHIAPAS 14. CH′OLES –
RELACIONES INTERÉTNICAS 15. TENENCIA DE LA TIERRA – CHIAPAS 16.
COSMOVISIÓN CH′OL I. Martínez Sánchez, Nancy Elizabeth, coaut. II. t. III. Ser.

D.R. © 2007 José Alejos García y Nancy Elizabeth Martínez Sánchez

Primera edición, 2007

D.R. © 2007 Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas


Av. México Coyoacán 343, Col. Xoco, Delegación Benito Juárez,
C.P. 03330, México, D.F.

ISBN 978-970-753-134-5 / Ch’oles

ISBN 978-970-753-006-5 / Pueblos Indígenas del México Contemporáneo

http://www.cdi.gob.mx.

Queda prohibida la reproducción parcial o total del contenido de la presente obra, sin contar previamente con
la autorización del titular, en términos de la Ley Federal del Derecho de Autor, y en su caso de los tratados inter-
nacionales aplicables. La persona que infrinja esta disposición se hará acreedora a las sanciones legales corres-
pondientes.

Impreso y hecho en México

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 4 15/8/07 12:32:30


Ch’oles

los ch’oles perteNeceN liNgüística, cultural y territorialmeNte a la familia 


maya. Fuentes históricas y arqueológicas denotan una relación directa con los anti-
guos mayas de la civilización clásica. Posteriormente, la Conquista y colonización
españolas marcaron, hasta la época contemporánea, nuevas situaciones y retos pa-
ra el desarrollo sociocultural en su condición de subalternidad. La categoría de in-
dio delimitó y condicionó de forma negativa su relación con el resto de la sociedad
dominante.
Históricamente, El Chol fue un nombre dado por los españoles para referirse a la
región donde coexistían varios grupos con estrechos vínculos no tanto políticos si-
no culturales y lingüísticos. Al momento del contacto, los cho’les no formaban una
unidad estatal, aunque los españoles los consideraron una “nación”, referida, más
que todo, a una región que no lograban someter.
Los cholanos de antaño ocuparon una franja que se extendía desde el oriente de
Tabasco, pasando por el norte de Chiapas, la selva lacandona, el sur de Petén y de
Belice, hasta el oriente de Guatemala y el occidente de Honduras, formando un ar-
co regional conocido como “la Media Luna cholana”. Grosso modo, esta franja te-
rritorial comprendía diversos grupos de una misma rama lingüística, incluyendo, se-

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 5 15/8/07 12:32:31


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

Caminante. El Carmen Dos, Calakmul, Campeche.


Fotógrafo: Teúl Moyrón Contreras, 2004.
Fototeca Nacho López, CdI.

gún fuentes de la época colonial, a los En el momento de contacto, los ch’oles


chontales, choles, pochutlas, lacando- aparecen en las fuentes hispanas como
nes, choltíes, chortíes y manchés. enemigos de los Itzáes, pero ambos fue-
De acuerdo con estudios contempo- ron los últimos en resistir el dominio es-
ráneos, los cholanos de la Media Luna pañol, en la región conocida actualmen-
serían los descendientes directos de los te como el departamento de Petén, en
antiguos mayas, artífices del desarrollo Guatemala. Los grupos localizados en
civilizatorio del Periodo clásico. Es así los extremos del arco fueron sometidos
que en los estudios epigráficos se iden- muy pronto, mientras que los de la sel-
tifica a los ch’oles antiguos como a los va lograron mantener su autonomía has-
autores de la escritura jeroglífica clásica. ta fines del siglo xvii. Luego de su some-

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 6 15/8/07 12:32:31


Ch’oles

timiento militar, los pueblos cholanos cirlos”. Para esta población, un recur-
de la Media Luna se vieron seriamente so para su supervivencia fue huir a las
menguados; varios de ellos desaparecie- montañas, pero, al establecerse la Colo-
ron, como los legendarios ch’oles y los nia en todo el territorio, florecieron las
lacandones del Manché guatemalteco. encomiendas y las haciendas que explo-
Los estudios lingüísticos e históricos taron a los indígenas, con una mano de
dan cuenta de que los actuales ch’oles obra prácticamente esclavizada.
son descendientes directos de la pobla- A finales del siglo xviii, un documen-
ción cholana antigua. Las mismas fuen- to sobre la fundación de Salto de Agua
tes sugieren que los poblados ch’oles de afirma que éste fue poblado con ch’oles
la Sierra Norte de Chiapas anteceden a de los alrededores que escaparon de Ti-
los pueblos de indios fundados por los la y Tumbalá, huyendo de las hambru-
españoles, y no son pueblos creados nas y de la carga tributaria que sus pue-
con población de otras regiones. Si bien blos de origen exigían.
las referencias históricas son escasas, Para la época contemporánea, la
existe abundante evidencia de lo ante- migración ha constituido un fenóme-
rior en la toponimia de la región, en el no muy marcado. Los serios problemas 
culto religioso tradicional y en la pintu- históricos sobre la tenencia de la tierra,
ra, la escultura y la escritura glífica pre- los bajos precios del café para los pro-
sente en los sitios arqueológicos. ductores y el levantamiento armado del
Durante la época colonial, los pue- Ejército Zapatista de Liberación Nacio-
blos ch’oles vivieron en territorios del nal (ezlN) son factores que han provo-
Reino de Guatemala, y por cerca de cado el desplazamiento de la población
doscientos años los cronistas se refirie- indígena de Chiapas hacia otros estados
ron a ellos como una población insumi-
sa y guerrera, habitantes de una región
Los estudios lingüísticos e históricos dan
selvática difícil de sojuzgar, conoci-
da también como Tezulután o tierra de
cuenta de que los actuales ch’oles son
guerra. En este periodo persistió el es- descendientes directos de los antiguos
fuerzo de los misioneros por congregar cholanos, y sugieren que los poblados
a los indígenas en pueblos, en tanto los ch’oles de la Sierra Norte anteceden a los
ejércitos españoles lanzaban ataques pueblos de indios fundados por españoles.
con el propósito de sojuzgarlos y “redu-

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 7 15/8/07 12:32:31


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

Cosechando chiles. El
Carmen Dos, Calakmul,
Campeche.
Fotógrafo: Teúl Moyrón
Contreras, 2004.
Fototeca Nacho López, CdI.

vecinos, como Campeche, Tabasco y En Chiapas, los puntos de mayor


Quintana Roo. Los ch’oles han migrado atracción para los emigrantes ch’oles son
 principalmente a los dos primeros, sien- las cabeceras municipales, como Palen-
do Tabasco el estado que mayor recep- que, Yajalón, Ocosingo, San Cristóbal
ción ha tenido debido a su proximidad de las Casas y Tuxtla Gutiérrez. Al lle-
y a su oferta laboral agropecuaria. gar a vivir a las ciudades, generalmente
La violencia existente en la zona de- se ocupan en oficios técnicos mal remu-
bido a las confrontaciones políticas ini- nerados, en jardinería, vigilancia y en
ciadas en 1994 provocó fuertes ruptu- el comercio informal. Los descendien-
ras al interior de muchas comunidades, tes tienen allí mayores oportunidades de
así como la salida forzosa de una parte continuar su educación, por lo que las
de sus habitantes ocasionada por grupos nuevas generaciones de ch’oles urbanos
contrarios mediante amenazas, secues- también cuentan con jóvenes profesio-
tros y asesinatos. Hacia 1997, se calcula- nales y universitarios.
ban 4 mil desplazados en la zona norte. A pesar de la movilidad que en la
Por otro lado, esta irrupción de migran- actualidad sitúa a los ch’oles tanto en
tes indígenas en ciudades consideradas Chiapas como en Tabasco y Campeche,
mestizas ha sido fuente de nuevas ten- se puede hablar de municipios ch’oles
siones y conflictos étnicos y sociales. tradicionales en el norte chiapaneco.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 8 15/8/07 12:32:32


Ch’oles

Utilizando el criterio de identifica- domina la población mestiza; y otros


ción étnica que considera indígena al ha- con población indígena en su mayoría,
blante de una lengua autóctona, el censo como Ocosingo, con 5 569 ch’oles, y
de 2000 del Instituto Nacional de Esta- Yajalón con 2 885; y estos dos últimos
dística, Geografía e Informática (iNegi) predominantemente tzeltales; asimismo
reporta que Tila es el municipio con Huitiupán, municipio tzoltzil con 4 647
mayor número de hablantes de ch’ol: hablantes de ch’ol.
40 354. A éste le sigue Salto de Agua con En Campeche, el número total de ha-
30 698; Palenque con 19 909; Tumbalá blantes de ch’ol se calculó en 8 844, al
con 19 081, y Sabanilla con 11 361. Por tener como representativos los munici-
otro lado, movimientos migratorios ubi- pios de Calakmul con 4 253, Escárcega
can a una importante población ch’ol 1 804 y Candelaria 1 388.
en otros municipios, como Benemérito En Tabasco —un estado con pobla-
de las Américas con 1 306, donde pre- ción mestiza predominante—, el ch’ol

En la clínica de salud. Salto de Agua, Chiapas.


Fotógrafo: José Alejos García, 1984.
Acervo personal.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 9 15/8/07 12:32:32


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

es, después del chontal, el segundo idio- hablantes en el ámbito nacional, y en-
ma indígena más hablado, con 10 021 tre los cuatro más hablados de la familia
hablantes, en municipios como Tacotal- maya. Es un idioma indígena que mues-
pa con 5 612, Macuspana 1 552, Centro tra una tendencia de crecimiento así co-
1 160 y Tenosique 1 069. mo de expansión geográfica. El censo
de 2000 estimó un total de 173 683 ha-
La Lengua ch’oL blantes de ch’ol, de los cuales 33.3 por
Según los estudios lingüísticos, la len- ciento eran monolingües.
gua ch’ol proviene, al igual que las de- Este idioma presenta dos variantes
más lenguas mayas, de un idioma origi- dialectales principales: el ch’ol tum-
nal identificado como el protomaya, que balteco hablado principalmente en los
se habla hace más de 4 mil años y de la
cual evolucionaron alrededor de trein-
ta lenguas diferentes. Es probable que se
haya hablado inicialmente en el noroes-
te de Guatemala y con el tiempo sus ha-
10 blantes se extendieran a otras regiones,
hasta cubrir una amplia zona conocida
como el área maya, situada entre el su-
reste y el Golfo de México, Guatemala,
Belice y Honduras (England; 1999, p. 6).
Hace 3 mil años aproximadamen-
te, del protomaya —identificado por
England como Nab’ee Maya’ Tziij—
resultaron cuatro divisiones: oriental, oc-
cidental, yukateka y wuasteka. De la oc-
cidental florecieron las ramas q’anjob’al
y ch’ol. A su vez, de la rama ch’ol sur-
gieron los grupos tzotzil y ch’ol, y del
grupo ch’ol, los idiomas ch’ol, ch’ontal
y ch’orti’ (ibid.).
En la cantina. Tila, Chiapas.
El ch’ol se encuentra entre los 17 Fotógrafo: José Alejos García, 1986.
idiomas indígenas con mayor número de Acervo personal.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 10 15/8/07 12:32:33


Ch’oles

municipios de Tumbalá, Salto de Agua, pa en español, mientras el segundo re-


Palenque, en algunas poblaciones de fiere a la lengua. La consonante glotal
Ocosingo, en municipios de Tabasco y [‘] cumple una función diacrítica, por lo
Campeche; y el ch’ol tileco que se ha- que es necesario marcarla, respetando
bla en los municipios de Tila, Sabanilla, el criterio de los hablantes, aunque por
en varias poblaciones de Salto de Agua, influencia del español algunos de ellos
Ocosingo y Tabasco. Como resultado ya no la reconocen. Los cronistas espa-
de los procesos migratorios, en la ac- ñoles nombraron chol tanto al hablan-
tualidad se encuentran poblados como te de aquella lengua como a la región
Frontera Echeverría, en donde se hablan donde se hablaba, de manera que en la
las dos variantes dialectales: una situa- actualidad los ch ́oles se identifican con
ción de multilingüismo en la cual con- ese gentilicio.
vergen indígenas y mestizos de diversos Un aspecto relevante de la lengua
orígenes. Cabe señalar que esta situa- ch’ol es su conservación y expansión re-
ción de contacto de idiomas provoca gional. Su vitalidad como lengua oral se
cambios lingüísticos importantes, inclu- debe en gran medida a que se ha man-
yendo la gestación de nuevas variantes tenido una rica tradición oral, median- 11
dialectales. te la cual se reproduce cotidianamente
Los ch’oles llaman a su propia len- la cultura. Es así como en los poblados
gua y al lenguaje en general con el tér- ch’oles destacan ciertas personas por
mino t’an. De esta manera, Ch’ol t’an sus habilidades narrativas, por su capa-
es la lengua ch’ol. Hacer una distinción cidad para contar historias y transmitir
entre los vocablos chol y ch’ol es im- la memoria colectiva del grupo; suelen
portante, pues ambos tienen significa- ser personas mayores, pero también se
dos distintos. El primero hace referencia encuentran jóvenes con esas habilida-
al sistema agrícola conocido como mil- des narrativas. Son fundamentales para

Los ch’oles llaman a su propia lengua y al lenguaje en general


con el término t’an. De esta manera, Ch’ol t’an es la lengua ch’ol.
Hacer una distinción entre los vocablos chol y ch’ol es
importante, pues ambos tienen significados distintos.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 11 15/8/07 12:32:33


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

12
Cuentista. El Carmen Dos, Calakmul, Campeche.
Fotógrafo: Teúl Moyrón Contreras, 2004.
Fototeca Nacho López, CdI.

la reproducción comunitaria porque en ción, pero también una manera de en-


ellos se deposita la memoria histórica, tretenimiento y de diversión familiar,
ya que son las cadenas de transmisión y a ese placer le dedican mucho de su
de la cultura propia. tiempo. El seno del hogar es uno de esos
Al interior de las comunidades, las espacios, en especial para las mujeres;
conversaciones cotidianas se efectúan la parcela de cultivo, en cambio, es un
en idioma ch’ol, destacan géneros dis- espacio de charla cotidiana para los va-
cursivos sobre la vida personal, los testi- rones, aunque en ciertos momentos, co-
monios y las historias del pasado, según mo durante las cosechas, familias ente-
la ocasión, y los interlocutores se narran ras encuentran en los terrenos de cultivo
cuentos y relatos míticos. un espacio para el discurso social.
Así pues, para los ch’oles, conver- Si bien el ch’ol es fundamentalmen-
sar es un medio de transmitir informa- te oral, hoy en día hay pobladores bi-

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 12 15/8/07 12:32:34


Ch’oles

lingües preocupados por el rescate de En el discurso ch’ol, winik refiere a


su lengua materna y por promoverla en “nosotros”, un nosotros indígena que ha
forma escrita, como puede observarse tenido como contraparte al kaxlan, es
en la elaboración de tesis académicas y decir, los ladinos, los finqueros, la Igle-
textos literarios recientes. sia, el Gobierno. En este esquema dico-
tómico, winik es el personaje central,
Winik
Para los ch’oles es muy importante mar-
car la diferencia entre winik y kaxlan.
Por principio, ellos llaman winik al va-
rón y xixik a la mujer; el término ch’ol
lo emplean para nombrar su lengua y
como gentilicio, a fin de distinguirse ét-
nicamente de otros grupos indígenas, y
también porque en la sociedad nacional
se reconocen como “choles”.
En un sentido inclusivo, los ch’oles 13
se llaman a sí mismos Winikon bä lojon
y a sus congéneres indígenas, winik, o
sea, gente, personas, hombres (origina-
rios, legítimos). Para los ch’oles, la al-
teridad fundamental es el “castellano”,
el extranjero, el kaxlan. Aquí debe seña-
larse que kaxlan no es sinónimo de ladi-
no, sino que abarca una alteridad cultu-
ral más amplia.
Asimismo, existen distintos nomina-
tivos para los ch’oles de otras localida-
des, por ejemplo, los de Tumbalá se au-
todenominan y son reconocidos como
Xk’ukwits (los el cerro del quetzal), a los
Niños ch’oles. Pactun, Chiapas.
de Tila se les llama Ajlumob (señores de Fotógrafo: José Alejos García, 1987.
la tierra) y a los de El Limar, Otulob. Acervo personal.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 13 15/8/07 12:32:35


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

bién del pasado) opuesta a campesino o


A inicios del siglo xx, ejidatario. Por otro lado, algunos recha-
la sociedad dominante zan un reconocimiento como campesi-
nos, pues esto implica ser ubicado en
cafetalera percibía a los ch’oles
una condición marginal. En el contex-
sólo como indios o mozos,
to del actual movimiento zapatista, en
categoría que llevaba implícito lo que algunos científicos sociales han
un lugar de subyugación. llamado el “fenómeno Marcos”, muchos
más jóvenes se identifican hoy como in-
dígenas, dándole a este término una va-
aquel que representa al hombre indíge- loración positiva, a diferencia de sus an-
na, quien una vez fue esclavo, luchó, se tecesores.
liberó, y ahora enfrenta nuevas adver- La oposición al otro enemigo ha sido
sidades. Es un concepto vinculado a la una matriz fundamental en la construc-
vida en el campo, al trabajo agrícola, ción de las identidades étnicas. Kaxlan
a una forma de vida campesina y a un es la contraparte winik, es su referente
14 pensamiento ético y moral. Winik es el primordial de identidad, con quien el
hombre originario de la tierra, el labra- indígena ha mantenido las relaciones
dor, es el verdadero trabajador en cuan- más intensas y conflictivas a lo largo del
to productor de los alimentos que con- tiempo.
sume su propia gente. Esto contrasta En ese ambiente de tensiones in-
con los kaxlanes que “no trabajan”, no terétnicas, los kaxlanes suelen opinar
producen alimentos, son los que viven que “los indios son un obstáculo” por-
del trabajo de los winik. que no aceptan las ideas modernas y el
A inicios del siglo xx, la sociedad do- progreso, mientras los ch’oles miran a
minante cafetalera percibía a los ch’oles aquéllos como gente artificiosa, con ri-
sólo como indios o mozos, categoría queza y con poder, pero ladrones y ma-
que llevaba implícito un lugar de subyu- ñosos. No es de extrañar entonces que a
gación. En la actualidad, los jóvenes in- un kaxlan desconocido lo vean con des-
dígenas identifican el sentido discrimi- confianza. Por lo general existe una re-
natorio y opinan que indio se refiere a sistencia étnica hacia lo kaxlan.
gente del pasado, como los aztecas, en En Tumbalá, al igual que en otros
tanto que mozo a una categoría (tam- pueblos indígenas de Chiapas que fueron

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 14 15/8/07 12:32:35


Ch’oles

predominantemente indígenas con ante- rre en otros lugares, como Salto de Agua
rioridad al auge cafetalero, hay una ten- y Palenque, donde prevalece el dominio
dencia hacia la expulsión kaxlana y una de los kaxlanes y donde los procesos de
recuperación de las tierras. Esto no ocu- aculturación son más fuertes.

1

Iglesia. Tila, Chiapas.


Fotógrafo: José Alejos
García, 1986.
Acervo personal.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 15 15/8/07 12:32:36


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

ReLaciones inteRétnicas ros, alemanes sobre todo, desempeñaron


Los estudios antropológicos sobre las re- un papel decisivo en las relaciones inte-
laciones interétnicas se han referido a rétnicas, del mismo modo en que hoy es
los vínculos entre indios y ladinos y el relevante la presencia del turismo nacio-
proceso de transformación de uno en el nal y extranjero.
otro. Sin embargo, los documentos his- Desde la época colonial hubo kaxla-
tóricos dan cuenta de una multiplicidad nes en la zona ch’ol. Los indígenas no
de actores y de campos sociales concre- deseaban continuar bajo su dominio ni
tos de interacción étnica, en los que se transformarse en uno de ellos, pero las
evidencian relaciones de mucha tensión, imposiciones político-sociales eran muy
lucha y conflictos no sólo entre indios violentas. Como las autoridades eran
y ladinos, sino entre una gran diversi- kaxlanas, las leyes se orientaban en su
dad de entidades étnicas y sociales. Por beneficio propio. Un fenómeno común
ejemplo, en la zona ch’ol, los extranje- era el reclutamiento de mujeres jóve-

1

Rumbo al hogar. Salto de Agua, Chiapas.


Fotógrafo: José Alejos García, 1984.
Acervo personal.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 16 15/8/07 12:32:36


Ch’oles

1

Tarea cotidiana. Pactun, Chiapas.


Fotógrafo: José Alejos García, 1987.
Acervo personal.

nes indígenas para que trabajaran como cargadores debían llevar sus propias
criadas en las casas de los kaxlanes. provisiones. Por su lado, los finqueros
Otra práctica instaurada por las au- preferían estas prácticas a la construc-
toridades para los ch’oles, debido a lo ción de carreteras, porque les resultaba
“inaccesible” del camino entre Oco- menos costoso emplear indígenas.
singo y Palenque, fue emplearlos como Las tensiones entre ch’oles y kaxla-
cargadores de gente y de mercancías. nes se incrementaron notablemente con
De ahí que si alguna autoridad o empre- la llegada de empresarios europeos y es-
sario requería transitar por este camino, tadounidenses a principios del siglo xx.
sólo debía solicitar unos cuantos indios. Estos extranjeros llegaban atraídos por
El trayecto era accidentado y difícil, se el remate de tierras nacionales para in-
requerían varios días de camino y los centivar las industrias extractivas y agro-

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 17 15/8/07 12:32:36


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

Las relaciones interétnicas de los ch’oles se establecen


con otros grupos indígenas, sobre todo con sus vecinos tzotziles,
tzeltales y zoques, quienes también han trabajado en las fincas
cafetaleras. Con ellos, los ch’oles tienen una historia en común,
al compartir el mismo pasado laboral y una misma
ideología cultural: son winikob.

exportadoras, el café en especial. En la coreanos de las antiguas fincas, al igual


región ch’ol existían descendientes de que a los ladinos chiapanecos que llega-
españoles que eran dueños de ranchos, ron a vivir a Tumbalá con el auge cafe-
pero, con el auge cafetalero, estos ran- talero. En sus discursos históricos, el fin-
cheros también se dedicaron al cultivo quero se reconoce genéricamente como
de café y colaboraron con los extranje- alemán, aunque sea estadounidense; de
ros en la organización económica y po- la misma manera, los turistas extranje-
1 lítica regional. ros con los que mantienen otro tipo de
El trato que recibían como mozos era relaciones más superficiales se identifi-
degradante: no sólo los hombres care- can como kaxlanes, aunque también co-
cían de consideración alguna en sus tra- mo prinko (gringo), y pueden reconocer-
bajos, lo mismo ocurría con las mujeres, se diferentes nacionalidades.
los ancianos y los niños. La relación de Los ladinos o mestizos generalmen-
señor-servidor por parte de los alema- te se han relacionado con los ch’oles de
nes hacia el indígena fue causa de mu- forma asimétrica: primero como inter-
chos abusos. La práctica de “desflorar” mediarios entre los patrones extranjeros
a la novia antes del casamiento es cono- y los indígenas, y después como funcio-
cida como “derecho de pernada”. En la narios del aparato burocrático del Esta-
región se puede ver gente tanto indígena do. No obstante, en la actualidad, esta
como ladina con rasgos caucásicos, tes- población está abandonando los pue-
timonio del oscuro pasado de los con- blos ch’oles, en parte por las tensiones
tactos étnicos y la subordinación. étnicas y políticas, y en parte también
Los ch’oles les decían kaxlanob a los por razones económicas y de supera-
alemanes, estadounidenses, libaneses y ción personal.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 18 15/8/07 12:32:37


Ch’oles

El campesino ch’ol se considera a sí tziles —Xkanar xtsuts o lanudos asala-


mismo pobre, en oposición al kaxlan, riados— a la Sierra Norte. Se dice que
considerado astuto, artificioso y siempre los llevaron de Jobel (San Cristóbal de
en busca de ganancia. Sin embargo, his- las Casas), que eran fuertes y resistentes
tóricamente éstos no siempre han sido en el trabajo agrícola y de trato duro.
negativos para los ch’oles, pues algunos Por otro lado, los ch’oles que emi-
han trabajado en beneficio de los indí- gran suelen emplearse en trabajos es-
genas, al enfrentar muchas veces el an- porádicos y mal pagados, como el de
tagonismo de los poderes dominantes. ayudante de vaquero, o en hoteles, co-
Las relaciones interétnicas de los medores, obras de construcción, talleres
ch’oles se establecen con otros gru- o cualquier otro negocio, incluyendo la
pos indígenas, sobre todo con sus veci- prostitución.
nos tzotziles, tzeltales y zoques, quie- Los jóvenes suelen llegar a las urbes
nes también han trabajado en las fincas mal preparados como para enfrentar-
cafetaleras. Con ellos, los ch’oles tie- se al mercado laboral, por lo que reci-
nen una historia en común, al compar- ben bajos salarios y tienen pocas posi-
tir el mismo pasado laboral y una mis- bilidades para superarse. Reciben una 1
ma ideología cultural: son winikob. educación formal casi nula y la relación
Cuando los ch’oles ya no quisieron intercultural con la sociedad exterior es
trabajar, los finqueros llevaron a los tzo- violenta, desigual, discriminatoria y con

Jóvenes trabajando.
El Carmen Dos, Calakmul,
Campeche.
Fotógrafo: Teúl Moyrón
Contreras, 2004.
Fototeca Nacho López, CdI.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 19 15/8/07 12:32:37


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

tendencias a empeorar en el futuro in- ce con el Gobierno Estatal, era una figu-
mediato. Por lo general, tampoco reci- ra casi siempre presionada a colaborar
ben ayuda institucional de las ciudades. en el cobro de impuestos para el Esta-
Con el levantamiento zapatista, la do, vigilar y mantener el orden. Por otro
gente ha sacado a la luz un enojo enrai- lado, estaban los “principales”, también
zado en el pasado: wen ch’ejl wiñikob llamados pasaro, quienes sí eran reco-
wäle (muy bravas están las gentes aho- nocidos plenamente por la comunidad
ra). Esta expresión lleva implícita una debido a sus cualidades morales y a su
abierta oposición hacia el enemigo his-
tórico que los explotó. Entre los mismos
ch’oles, o frente a otros indígenas, exis-
ten opiniones encontradas acerca del
estar ch’ejl (“fuerte”, valiente”, “bravo”);
para algunos es motivo de orgullo, de
reivindicación de lo propio, mientras
que otros, en particular las mujeres con
20 quienes se discutió el asunto, lo perci-
ben como algo maligno [jontol bä], co-
mo una fuente de ansiedad y temor.
En este contexto han surgido disputas
serias por la tierra dentro de las comu-
nidades. Igualmente, diferencias ideoló-
gicas han confrontado fuertemente a la
población. Ahora, en la zona norte de
Chiapas hay cuatro municipios autóno-
mos zapatistas: La Paz, El Trabajo, Che
Guevara y Vicente Guerrero.

oRganización sociaL ch’oL


e instituciones estataLes
Antiguamente, el cabildo indígena re-
Descanso de peregrinos a Tila. Tumbalá, Chiapas.
quería de un representante (justicias) Fotógrafo: José Alejos García, 1986.
de cada comunidad que servía de enla- Acervo personal.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 20 15/8/07 12:32:38


Ch’oles

21

El señor de Tila. Chiapas.


Fotógrafo: José Alejos García, 1986.
Acervo personal.

sabiduría. Los “curanderos” —conside- pués de las labores cotidianas, mientras


rados videntes por su propia gente (xilol, ven un juego de baloncesto, por ejem-
xwujt)— aún están dentro de esta cate- plo, y es allí donde los adultos miem-
goría de personas que, aunque política-
mente tienen poco peso, son un impor-
tante sostén ideológico e identitario del El cabildo indígena requería de un
pueblo ch’ol. representante (justicias) de cada
Los ch’oles tienen una institución fun- comunidad que servía de enlace
damental de organización social, que es
con el Gobierno Estatal. Era una figura
la junta comunitaria. Sus reuniones pue-
den ser formales o informales, estas últi-
casi siempre presionada a colaborar.
mas suelen realizarse por las tardes des-

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 21 15/8/07 12:32:39


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

22

Encuentro en el camino.
Salto de Agua, Chiapas.
Fotógrafo: José Alejos
García, 1984.
Acervo personal.

bros de la aldea se reúnen para tratar cial, puede observarse en el Popol Vuh y
asuntos de importancia. en otros documentos mayas coloniales.
Lak tampan lak bä “nuestra reunión” La junta, como una institución pri-
es un espacio específico, creado por la mordial de organización, tiene sus an-
comunidad para discutir y tomar decisio- tecedentes en las “casas de consejo” de
nes colectivas. Desde tiempos antiguos, los mayas yucatecos; casas comunitarias
para las culturas mayas, en general, este donde se discutían los asuntos de orden
espacio ha sido de gran importancia so- público. Esta función la ha concentra-

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 22 15/8/07 12:32:39


Ch’oles

do la administración federal mediante la tólica. Los mayordomos y pasaro conti-


asamblea ejidal o comunitaria. núan ejerciendo una autoridad moral en
Sin embargo, la asamblea o junta tie- determinadas juntas, donde se organiza
ne el mismo propósito: tratar los asuntos la vida socio-religiosa de la comunidad.
comunes, como el de realizar faenas, Entre las funciones que tiene hoy
resolver problemas de tierras, ver infra- en día la mayordomía dirigida por ge-
estructuras o políticas gubernamenta- rontocracias locales está la de educar
les. El punto físico de reunión suele ser a los jóvenes para servir a los santos y
el centro del poblado, pero puede variar ser intermediarios entre los hombres, los
según las circunstancias, y dado el ca- muertos y las deidades. Otros son for-
so, sería en otro lugar aceptado por el mados como curanderos, narradores de
grupo. Las cuevas, por ejemplo, se re- historias o líderes agrarios, por mencio-
conocen como lugares sagrados, y fue- nar algunos. En los ancianos se concen-
ron el lugar privilegiado para las juntas tra la cultura y la sabiduría étnicas. Si
clandestinas de los ch’oles agraristas, en bien mucho de su poder tradicional se
su búsqueda de una reforma agraria que ha perdido, continúan siendo la mayor
les restituyera las tierras perdidas con autoridad moral dentro de las comuni- 23
las fincas cafetaleras. dades, pues son quienes conservan y re-
En algunas localidades, la organiza- producen la memoria colectiva.
ción social tradicional ha perdido fuer- El ejido ha sido una nueva estruc-
za al entrar en contacto con otras ins- tura organizativa mediante la cual los
tituciones estatales, al desarrollarse
nuevos canales de ascenso social y al La junta, como una institución
darse los procesos de conversión reli-
primordial de organización, tiene
giosa. Así, la organización de las ma-
sus antecedentes en las “casas
yordomías ha disminuido en los pobla-
dos ch’oles, aunque siguen existiendo de consejo” de los mayas yucatecos;
líderes religiosos importantes, como los casas comunitarias donde se discutían
pasaro, y centros ceremoniales, como los asuntos de orden público.
Tila, que se mantiene como un eje fun- Esta función la ha concentrado
damental de la religiosidad indígena. El la administración federal mediante
sistema de cargos aquí tiene que ver con
la asamblea ejidal o comunitaria.
el culto al Señor de Tila y la religión ca-

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 23 15/8/07 12:32:39


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

campesinos indígenas se han estableci- posesión. Cada comunidad realiza sus


do como un tipo genérico de comuni- propias juntas ejidales para discutir los
dad rural, trabajando la tierra individual asuntos comunes con autoridades y pro-
o colectivamente para su usufructo, tie- cedimientos reglamentados por la Ley
rra que el Estado otorgó en calidad de Agraria. Existe una jerarquía ejidal que

24

La leña. Pactun, Chiapas.


Fotógrafo: José Alejos García, 1987.
Acervo personal.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 24 15/8/07 12:32:40


Ch’oles

2

Suspensión momentánea de la cosecha del chile. El Carmen Dos, Calakmul, Campeche.


Fotógrafo: Teúl Moyrón Contreras, 2004.
Fototeca Nacho López, CdI.

ha restado autoridad, desplazando la de una carrera después de haber desem-


voz de los ancianos. peñado una serie de cargos burocráticos
Desde tiempos remotos, los cargos en el Ayuntamiento.
del Ayuntamiento debían ser ocupados En la actualidad, una autoridad im-
por personas instruidas, con ciertos co- portante y reconocida es el delegado
nocimientos de la ortografía y caligrafía ejidal, quien resuelve los problemas lo-
castellanas. A su llegada a la región, es- cales relacionados con la tierra. Por su
to brindó oportunidad a los ladinos de función intermediaria, esta figura debe
ocupar cargos de control administrativo ser bilingüe e instruida, y al no recibir
en los municipios ch’oles. Ser Presiden- remuneración alguna, es difícil que al-
te municipal significaba la culminación guien quiera aceptar el cargo. Otros car-

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 25 15/8/07 12:32:40


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

gos de gobierno son subagentes munici- Históricamente ha habido problemas


pales, secretarios, tesoreros y auxiliares para lograr instaurar escuelas primarias
de policía. en la región norte de Chiapas. De igual
La situación de monolingüismo ha modo, la relación de los pobladores con
generado por mucho tiempo la nece- las instituciones gubernamentales ha si-
sidad de la mediación de los kaxlanes do desfavorable para lograr un desarro-
para tratar algún asunto por escrito. El llo educativo. Es paradójico que en los
castellano era y sigue siendo un instru- pueblos de la Sierra Norte chiapaneca,
mento primordial de dominación, razón hacia los años veinte del siglo pasado,
por la cual los ch’oles han tenido como se exigía un impuesto de instrucción pú-
un reto constante la necesidad de apren- blica que era obligatorio, a pesar de que
der la lengua de sus dominadores. no había escuelas. La actividad docen-
Por otro lado, la educación formal te de los maestros muchas veces estuvo
impartida por la escuela oficial contras- condicionada a las relaciones locales de
ta con los intereses y circunstancias de poder. Asimismo, la preparación de los
las comunidades indígenas. De ahí que maestros rurales ha sido precaria.
2 entre la población local se viva cierta El mismo censo arriba citado reve-
incredulidad y frustración, al considerar la que en Tila 34.8 por ciento de la po-
que asistir a la escuela no brinda nin- blación no tiene instrucción educati-
gún beneficio. Las cifras de analfabetos va, mientras que en Tumbalá y Salto de
en los municipios ch’oles tradicionales agua los porcentajes son 40.3 y 40.9,
en el estado de Chiapas oscilan aproxi- respectivamente. Sabanilla es el caso
madamente en 40 por ciento, según los más crítico al alcanzar 51.6 por ciento.
censos levantados en 2000 por el Insti- La adscripción religiosa ha sido un
tuto Nacional de Estadística, Geografía medio de alfabetización en lengua pro-
e Informática (iNegi). pia. La disposición de los Evangelios en

La situación de monolingüismo ha generado por mucho tiempo


la necesidad de la mediación de los kaxlanes para tratar
algún asunto por escrito. El castellano era y sigue siendo
un instrumento primordial de dominación.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 26 15/8/07 12:32:40


Ch’oles

2

Procesión de la Virgen del Carmen. Joloñel, Tumbalá. Chiapas.


Fotógrafo: José Alejos García, 1985.
Acervo personal.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 27 15/8/07 12:32:41


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

Cruz de madera. El Carmen


Dos, Calakmul, Campeche.
Fotógrafo: Teúl Moyrón
Contreras, 2004.
Fototeca Nacho López, CdI.

lenguas indígenas ha favorecido la con- sector social poderoso localmente. En


versión “tradicional” del catolicismo a consecuencia, los alumnos y la pobla-
alguna otra religión cristiana, como la ción en general han mantenido confron-
2 protestante y la evangélica. taciones con las instituciones educativas
Los datos censales de 2000 dejan ver oficiales y sus agentes.
que en Sabanilla y Salto de Agua, 38 A mediados del siglo pasado, la cam-
por ciento de la población es católica; paña alfabetizadora del Instituto Lin-
en este último, 44.5 por ciento es pro- güístico de Verano planteó tres incen-
testante; en Tila 64 por ciento es católi- tivos para una buena recepción en las
ca, y en Tumbalá 32 por ciento es cató- comunidades indígenas. Los lingüistas
lica y 50.6 por ciento, protestante. misioneros se esforzaron por emplear la
El proceso educativo estatal se ha lengua materna para comunicarse con
orientado a legitimar a las autoridades la gente y para enseñarles a leerla y es-
y al poder de las instituciones y de los cribirla; para ello, se apoyaron en estí-
grupos dominantes en las comunidades. mulos económicos y ofrecieron la salva-
Las autoridades municipales se han su- ción eterna a cambio de conversión. La
bordinado a las políticas gubernamenta- Iglesia presbiteriana rompió con el tradi-
les. En defensa de sus intereses, los fin- cional orden jerárquico de edades, aun-
queros han buscado la alianza de los que se apoyó fuertemente en la lengua
maestros, que se han convertido en un indígena como vehículo de conversión

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 28 15/8/07 12:32:42


Ch’oles

religiosa. La Iglesia católica, por su par- nizaciones no Gubernamentales ( oNg),


te, también atacó al sistema de cargos grupos de Derechos Humanos y Asocia-
de las mayordomías, al orientar el poder ciones de la Sociedad Civil.
a los jóvenes catequistas.
Los partidos políticos y las diversas oRganización sociaL
iglesias o sectas han fracturado a las co- tRadicionaL
munidades, tanto pastores protestan- Las diferentes etapas de la vida de los
tes como líderes priistas o perredistas se ch’oles están marcadas por edad y gé-
confrontan, junto a sus seguidores, con- nero, así como por alianzas que derivan
tra los que consideran sus enemigos. en derechos y obligaciones dentro de
Durante el periodo del cardenismo, las comunidades.
los ch’oles se identificaron con el Estado El matrimonio es uno de los ciclos
considerándolo un aliado; de ahí que por más importantes en la sociedad ch’ol,
muchos años fueran priistas. Sin embar- pues es el comienzo de una nueva fami-
go, la continuidad de las relaciones asi- lia o la extensión de la de origen; en ge-
métricas, el surgimiento del ezlN y por neral, las comunidades son endógamas,
las coyunturas políticas en el país, el Par- aunque también ocurren enlaces con 2
tido de la Revolución Democrática (prd) miembros de otros pueblos. Con el ca-
surgió como otra opción, de manera que samiento, la pareja alcanza el estatus de
el Partido Revolucionario Institucional adultez y la capacidad de reproducirse;
(pri) quedó con menos seguidores, y de en principio, con esto el hombre obtie-
él se desprendió el grupo paramilitar lla- ne también el derecho a la tierra.
mado Paz y Justicia en los municipios de Un matrimonio se acordaba tradicio-
Salto de Agua, Tumbalá y Tila, en un es- nalmente entre los padres cuando los
fuerzo por dar contrapeso al auge perre-
dista y zapatista en la región hacia 1995,
Los partidos y las iglesias o sectas han
así como para proteger a los ganaderos
y finqueros de los levantamientos cam-
fracturado a las comunidades, tanto
pesinos (Centro de Derechos Humanos; pastores protestantes como líderes
1996, pp. 44-48 y 94-95). políticos se confrontan, junto
A partir del movimiento zapatista, a sus seguidores, contra los que
los conflictos políticos en la zona ch’ol consideran sus enemigos.
han contado con la mediación de Orga-

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 29 15/8/07 12:32:42


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

hijos eran niños, basados en la afinidad la mujer está “apartada”, un estatus res-
entre familias y en su comportamiento. petado por otros muchachos; al mismo
Los trámites del matrimonio comienzan tiempo, el joven adquiere el compromi-
cuando los padres del joven piden a la so de ayudar a su futuro suegro en las
mujer y le ofrecen regalos a los futu- tareas cotidianas durante un periodo
ros suegros. A partir de este momento, que dura de seis meses a tres años, se-

30

Fiesta al Señor de Tila. Tila,


Chiapas.
Fotógrafo: José Alejos
García, 1986.
Acervo personal.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 30 15/8/07 12:32:42


Ch’oles

gún lo determine el suegro. Comúnmen-


te, el primer ofrecimiento de matrimonio
se acepta, pues de lo contrario la mu-
chacha correría el riesgo de que no la
volvieran a “solicitar”. También, cuan-
do los parientes no han intervenido pa-
ra arreglar el matrimonio, sucede que el
joven debe hacer varias peticiones antes
de que la familia lo acepte. Éstas involu-
cran gastos para la compra de regalos y
las comidas.
Así pues, la forma tradicional del ma-
trimonio constituye una relación funda-
mental entre familias. Sin embargo, este
procedimiento está perdiendo vigencia,
pues debido a las limitaciones econó-
micas y a las ideas provenientes del ex- 31
terior, muchas parejas se establecen sin
seguir el protocolo; sin embargo, con la
alternativa de la “huida” la pareja pier-
de el respaldo familiar en el sentido de
una autoridad que vele por la continui-
dad y el deber de los esposos.
El compadrazgo representa un enlace
La cosecha. Joloñel, Tumbalá, Chiapas.
muy importante entre las familias. Bus- Fotógrafo: José Alejos García, 1987.
car un compadre lleva implícita la exis- Acervo personal.
tencia de una amistad o simpatía, por
lo general entre matrimonios. Una pa- ciclo escolar entre las protestantes. Los
reja consolidada por algunos años, con rituales que acompañan el compadraz-
hijos y con recursos, es la mejor can- go son respaldados por la Iglesia cató-
didata para apadrinar desde un bautizo lica, en su caso, y por la comunidad en
hasta una boda entre las familias cató- general. Para sellar estos compromisos
licas; o para los niños que terminan un se organizan comidas especiales, con

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 31 15/8/07 12:32:43


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

la colaboración de parientes, amigos y para pedir se deben llevar acabo ciertas


compadres. Los padrinos adquieren la prácticas, como rezos, velas, comidas,
responsabilidad de velar por los ahija- aguardiente o el sacrificio de animales.
dos en caso de que los padres mueran. Igualmente, si el favor se pide a los san-
tos católicos se realizan promesas, co-
tenencia de La tieRRa mo asistir a una peregrinación, arreglar
Para los ch’oles, la tierra no se concibe el santuario o dar limosnas.
como una mercancía, como un objeto De acuerdo con este pensamiento, la
de propiedad individual, pues repre- tierra no pertenece a los humanos. Es un
senta algo distinto a una posesión, es ser vivo del cual nos proveemos todos
algo vital, es una madre que da la vida. los seres que en ella habitamos. Es prin-
Ellos se piensan como sus hijos, es sus- cipalmente a través de los varones que
tento y territorio. La tierra es un ser vi- se hereda la tierra, y el conocimiento
vo que continuamente está relacionán- agrícola es un factor de estatus al inte-
dose con los hombres, que ofrece pero rior de la comunidad campesina, de ma-
también exige. nera que se considera como un hombre
32 Mediante ritos ceremoniales se rin- casadero aquel que tiene la capacidad
de culto a la tierra. La cueva o un ma- de mantenerse a sí mismo y a su fami-
nantial son los puntos para pedir des- lia mediante su trabajo autónomo. Esta
de allí lluvias o buenas cosechas. Pero forma de ver la vida contrasta notable-

Paisaje. El Carmen Dos,


Calakmul, Campeche.
Fotógrafo: Teúl Moyrón
Contreras, 2004.
Fototeca Nacho López, CdI.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 32 15/8/07 12:32:44


Ch’oles

La cueva o un manantial son los puntos para pedir lluvias o buenas


cosechas. Se deben llevar a cabo ciertas prácticas, como rezos, velas,
comidas, aguardiente o el sacrificio de animales. Igualmente, si el
favor se pide a los santos católicos se realizan promesas, como
asistir a una peregrinación, arreglar el santuario o dar limosnas.

mente con el pensamiento occidental y te le impedía renunciar al trabajo. És-


va en contra de los proyectos político- ta fue una práctica colonial continuada
económicos de la región. por las empresas cafetaleras, madereras
A finales del siglo xix, el Goberna- y huleras de la época.
dor del Estado Emilio Rabasa legisló en El desarrollo de la cafeticultura trajo
contra de las tierras comunales, con el como consecuencia profundos cambios
propósito de que los indígenas se trans- en la sociedad campesina. Los ch’oles
formaran en obreros asalariados y even- se incorporaron al sistema de mercado 33
tualmente en propietarios agrícolas mo- internacional, llegando a constituir la
dernos para integrarse a la sociedad mano de obra semiasalariada producto-
mexicana. Los terrenos comunales se ra de café. La pobreza y la servidumbre
convirtieron entonces en propiedad pri- fueron las características de estos tra-
vada. La consecuencia inmediata fue la bajadores. Los campesinos que logra-
concentración de las tierras en manos de ron mantener cierta independencia de
grandes inversionistas y terratenientes. las fincas se dedicaron a la milpa y a la
Las fincas chiapanecas tenían un sis- crianza de cerdos.
tema de contratación laboral conocida El capitalismo agrario de Chiapas de
como peonaje o servidumbre por deuda, finales del siglo xix trajo consigo un in-
la cual iniciaba con el enganche, es de- cremento en la producción, pero tam-
cir, la contratación del trabajador me- bién una expropiación masiva de tierras
diante anticipos de dinero, y luego con y una proletarización paupérrima del
las tiendas de raya que le vendían mer- campesinado.
cancías a cuenta de su salario; de tal El movimiento revolucionario mexi-
manera que el endeudamiento constan- cano de 1910 enfrentó en Chiapas la

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 33 15/8/07 12:32:44


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

34

Trabajando la madera. Tucta, Nacajuca,


Tabasco.
Fotógrafo: Teúl Moyrón Contreras,
2004.
Fototeca Nacho López, CdI.

oposición de la clase terrateniente, al guerra y de participación en movimien-


grado de generarse un conflicto bélico tos sindicales y en los comités agrarios
en contra de la intervención federal ha- fueron creando un movimiento social
cia los años de 1914 a 1920. La oligar- que debió ser atendido por el Gobierno.
quía chiapaneca formó y apoyó ejércitos Una de los acciones más importantes
locales para proteger sus propiedades y de reivindicación fue la restitución par-
privilegios y mantener la guerra contra cial de tierras a los pueblos, y el inicio
los federales “carrancistas”. de una reforma agraria, con cuya apli-
Los trabajadores agrícolas se politi- cación se crearon los actuales ejidos,
zaron en aquellos tiempos: los años de comunidades formadas mediante la do-

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 34 15/8/07 12:32:45


Ch’oles

tación de tierras recibidas en calidad de productivas y monopolizaron el comer-


posesión por el Gobierno Federal. Sin cio del café.
embargo, la obtención de tierras no fue Desde la perspectiva del campesino,
una tarea fácil; durante varias décadas, la gestión para lograr la dotación ejidal
los ch’oles gestionaron su obtención an- encontró innumerables trabas burocrá-
te las autoridades agrarias, enfrentando ticas, gastos constantes de dinero y de
diversas prácticas de corrupción, sobor- tiempo empleados para realizar trámites
nos y engaños; además, se registraron administrativos y sobornos en las ofici-
varios hechos violentos en contra de los nas agrarias de las ciudades.
terratenientes y sus propiedades. Por otro lado, el agotamiento de la
La mayoría de las poblaciones ejida- tierra, unido a la baja en el precio del
les de hoy en día no lograron constituir- café han cambiado la relación que el
se sino hasta la administración de Láza- ch’ol tenía con ella. A pesar de los cam-
ro Cárdenas. El caso de los empresarios bios políticos que supuestamente trae-
alemanes se agravó con el estallamiento rían beneficios económicos para el
de la Segunda Guerra Mundial. Como campesinado, éste ha continuado sien-
recuerdan los ancianos ch’oles, los fru- do pobre y dependiente tanto de los co- 3
tos de café de las fincas de los extranje- merciantes kaxlanes como de los agen-
ros caían al suelo y se perdían ante sus tes del Gobierno.
ojos sin que pudieran hacer nada por La reforma agraria de los años trein-
evitarlo, pues la gente ya no estaba obli- ta produjo cambios económicos impor-
gada a trabajar para ellos. tantes, acompañados de una dimensión
Con la reforma agraria, los latifun- ideológica igualmente significativa: la
distas extranjeros se vieron afectados al quiebra del patrón extranjero, la con-
perder el apoyo estatal, gran parte de sus versión del peón indígena en ejidatario
tierras con el reparto agrario, y la mano
de obra indispensable para sus empre-
Con la reforma agraria, los latifundistas
sas cafetaleras. Sin embargo, en el fon-
do, los principales beneficiarios de las extranjeros se vieron afectados
reformas fueron los ladinos, al conver- al perder el apoyo estatal, gran parte
tirse en los intermediarios del poder es- de sus tierras y la mano de obra
tatal, al tiempo que tomaron el control indispensable para sus empresas.
de los municipios, acapararon las tierras

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 35 15/8/07 12:32:45


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

3

Jóvenes músicos. Mazateupa, Nacajuca, Tabasco.


Fotógrafo: Teúl Moyrón Contreras, 2004.
Fototeca Nacho López, CdI.

y del empleado ladino en cacique. Este eL café


nuevo régimen de tenencia de la tierra La superficie de los municipios ch’oles
dio legitimidad a un nuevo sistema polí- es sumamente irregular, la parte nor-
tico que habría de regir en adelante. De te del macizo central de Chiapas está
manera similar, el zapatismo en Chiapas formada por una cadena montañosa. El
ha inaugurado un nuevo momento de ambiente es húmedo, con temperatu-
cambio social, ha generado una dinámi- ras cálidas en los valles y templadas en
ca social que está provocando transfor- las montañas. Cuenta con planicies que
maciones en el ámbito de las representa- atraviesan algunos ríos, y con tierras de
ciones simbólicas de la identidad étnica, aluvión, que median entre 200 y 600
de la legitimidad política y de las rela- metros sobre el nivel del mar. La topo-
ciones interculturales en general. grafía es calcárea con innumerables co-

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 36 15/8/07 12:32:46


Ch’oles

Hacia finales del siglo xix, las fincas coloniales de la zona


se transformaron en grandes empresas agroexportadoras
manejadas por extranjeros, que llegaron atraídos
por las políticas desarrollistas del Gobierno.

rrientes subterráneas de aguas y cuevas. más importante la finca El Triunfo, en el


La precipitación pluvial está presente de actual municipio de Tumbalá. En las pri-
mayo a marzo. meras décadas del siglo xx, la compleja
El antiguo paisaje selvático ha sido infraestructura de ésta para el beneficio
deforestado por la milpa, la extracción del grano incluía cinco niveles de ma-
de maderas preciosas y la ganadería. En quinaria industrial, electricidad, comu-
este sentido, a pesar de que la cafeticul- nicación telefónica y un tranvía que no
tura es una de las principales activida- se terminó. Este tranvía se había proyec-
des económicas no ha sido una solución tado para trasladar personas y mercan- 3
al problema del deterioro ambiental. cías desde la finca hasta un punto cerca-
Hacia finales del siglo xix, las fincas no de embarque fluvial, ya que el Tulijá
coloniales de la zona se transformaron y algunos de los afluentes eran navega-
en grandes empresas agroexportadoras bles, y el acceso hacia el mar resultaba
manejadas por extranjeros, que llegaron fácil para el transporte de los productos
atraídos por las políticas desarrollistas agrícolas.
del Gobierno. Unos cuantos empresa- El auge de la cafeticultura intensi-
rios monopolizaron el uso de la tierra, y ficó la actividad comercial, el puerto
obligaron a la población indígena a tra- de Salto de Agua promovió el desarro-
bajar para ellos. lló de las rutas terrestres que en él con-
En Salto de Agua, la empresa más so- fluían. Los caminos se ensancharon para
bresaliente fue la German American Co- el tránsito de cargadores indígenas, re-
ffe Company, que además de sus insta- cuas de mulas y caravanas de arrieros
laciones de embarque cercanas a aquel que conducían cerdos para su embar-
pueblo, contaba con varias propiedades que. Más tarde habría pistas de aterriza-
en la cuenca del río Tulijá, siendo la je para avionetas.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 37 15/8/07 12:32:46


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

Laguna. Tecolutla,
Nacajuca, Tabasco.
Fotógrafo: Teúl Moyrón
Contreras, 2004.
Fototeca Nacho López, CdI.

3 Los campesinos ch’oles tienen un do, pero surgieron los “coyotes” ladinos
corpus temático que se refiere al adve- que empezaron a hacer negocio con la
nimiento del café y a los cambios en la especulación del grano, y fueron ellos
tenencia de la tierra. Mosojäntel se re- quienes obstaculizaron la venta del café
fiere al tiempo de mozo o de esclavitud, en Salto de Agua por medio de un fiscal
a la época que abarca desde el estable- que cobraba impuestos.
cimiento de los cafeticultores latifundis- El inicio del cultivo de café en las
tas hasta la reforma agraria de Lázaro parcelas campesinas no fue un proceso
Cárdenas. El término continúa vigente, simple, sino que se dio en un ambien-
así que hablar de mosojäntel es una ma- te de violencia y de tensiones políticas.
nera ideológica de vincular la historia Los kaxlanes cuentan cómo los cam-
agraria con las demandas actuales. pesinos robaron el café de las fincas y
La apropiación de la cafeticultu- comenzaron a cultivarlo a escondidas.
ra por parte de los campesinos se aso- Además hay archivos municipales don-
cia con su liberación de las fincas y con de se encuentran denuncias sobre robos
la creación del ejido. Para entonces, en importantes de matas de cafeto. Pero es-
Salto de Agua el café era mejor paga- to no significó que los ch’oles pudieran

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 38 15/8/07 12:32:47


Ch’oles

obtener grandes ganancias o convertir- a los pequeños productores; la depen-


se en empresarios, sino en minifundis- dencia al mercado internacional de este
tas cafetaleros. En un primer momento, cultivo y la caída de los precios (hacia
el cultivo fue impulsado por el Gobierno la segunda mitad de la década de 1980)
a través del Instituto Mexicano del Café empujó a estos productores a abandonar
(imecafe), pero la falta de infraestructura las cosechas o del cultivo en sí, a migrar
y los escasos medios de transporte y co- a las ciudades, o a emplearse como asa-
municación, entre otros factores, obstru- lariados. No obstante, la milpa ha sido
yeron la comercialización del grano. siempre el sostén familiar y el recurso
El Gobierno no desarrolló infraes- que difícilmente se abandona en la eco-
tructuras o programas efectivos de apoyo nomía de subsistencia.

naRRativas y memoRia históRica


En la narrativa oral tradicional de los
ch’oles circulan historias mediante las
cuales se registran ciertos acontecimien-
tos (reales y ficticios) del pasado. En es- 3
ta narrativa se representa una manera de
ver el mundo, de explicar la vida. Invita
a conocer, a aprender a través de las ex-
periencias de otros. Los relatos míticos
hablan con la gente, transmiten valores
ejemplificando la conducta social.
Componentes muy arcaicos del pen-
samiento mítico de los ch’oles y con vi-
gencia actual son los conceptos de la
lucha y la muerte. En el Popol Vuh (el
antecedente más conocido sobre esta
reflexión), el tema central es el conflic-
to entre el bien y el mal, que se resuel-
ve con el triunfo de uno y la derrota del
Leñador. Tucta, Nacajuca, Tabasco.
Fotógrafo: Teúl Moyrón Contreras, 2004. otro. Igualmente, el mito de origen de
Fototeca Nacho López, CdI. los ch ́oles recrea los grandes momentos

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 39 15/8/07 12:32:48


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

40

Mujeres trabajando. Mazateupa, Nacajuca, Tabasco.


Fotógrafo: Teúl Moyrón Contreras, 2004.
Fototeca Nacho López, CdI.

de la creación del mundo, de las fuer- tierra, que en principio era más blanda
zas opuestas que lucharon entre sí, de que el agua, más ligera que una nube,
los dioses y de los hombres, el estable- era casi como el viento; pero el viento
cimiento de fronteras entre los espacios se convierte en nube, la nube en agua,
de la naturaleza y de lo sobrenatural, y, el agua en lodo y el lodo en tierra. Una
con la aparición del sol, del maíz y de vez que la tierra ya tiene consistencia,
los rituales, el origen de la cultura. Ch’ujutat crea a doce hombres gigantes,
La creación del mundo se adjudica los chumte’ winik (chumte’: pilar, winik:
a Ch’ujutat (ch’uj: sagrado y tat: padre), hombre), con el propósito de cargar
quien dejó descender un cordón um- la tierra. Después de esto fueron crea-
bilical unido a él y que al penetrar en dos otros chumte’ winik, también fuer-
las profundidades dio la vida, surgió la tes y gigantes, pero tan sabios que pres-

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 40 15/8/07 12:32:49


Ch’oles

cindieron del creador, por esta razón pero con la ayuda de su tigre logra ven-
Ch’ujutat mandó la lluvia hasta que la cer a Xiba’. Ch’ujutat le entrega a Ixic,
tierra se inundó. Algunos de estos hom- después de acabar con el hermano ma-
bres y algunos animales lograron salvar- lo, quien haciéndose pasar por Xän ok
se subiendo a las puntas de los árboles. exigió diez mujeres. Así pues, Ixic y Xän
Fue después de esta catástrofe cuan- ok son los ña’al, los progenitores.
do surgieron las rocas y los cerros. Los Sobre la creación del sol y la luna,
chumte’ winik sobrevivientes se convir- los ch’oles cuentan que en tiempos an-
tieron en monos. La tierra comienza a tiguos o wajalix, todo era oscuridad, se
producir vegetación, la primera planta alumbraban con la luz de Ñoj ek (ñoj:
es ñox pimel (ñox: vieja, pimel: hierba). grande, ek: estrella); entonces vivían en
Tiempo después, el creador forma dos la tierra una madre con su hijo, eran se-
niños para vivir en la tierra bajo su cui- midioses que tenían la misión de en-
dado. Éstos descubren una cueva en la señar tecnología a los winik, ella hila-
que sólo uno de ellos se adentra. El niño ba y tejía, él era agricultor. Un buen
toca una piedra y ésta se convierte en día, la mujer pensó que su hijo necesi-
tigre (como se llama localmente al ja- taba un hermano y lo procreó. La ma- 41
guar). El animal, agradecido, sigue al ni- dre no dijo nada de esto al hijo Askun
ño, pero cuando su hermano lo ve con (hermano mayor) hasta que él comenzó
el tigre, se llena de envidia y odio, y lo a sospechar, y cuando ella le presentó
mata. Más tarde, tres zopilotes intentan a Ijts’in (hermano menor), sintió mucho
comer el cadáver, pero accidentalmen- rencor, de manera que varias veces in-
te lo lanzan a la laguna. El tigre resca- tentó matarlo. Ijts’in nunca pudo morir
ta a su amo, lo lame para secarlo, y és- y, cansado de la envidia de su herma-
te logra revivir. Desde entonces hombre
y tigre no se separan, el tigre llamó Xän
ok (xän: andar, ok, pie) a su amo, y és- Sobre la creación del sol y la luna,
te Wäy (espíritu, compañero-animal) a los ch’oles cuentan que en tiempos
su tigre. Cuando Xän ok llega a la edad antiguos o wajalix, todo era oscuridad,
xinte’ (media vida), descubre que nece-
se alumbraban con la luz de Ñoj ek
sita una compañera, pero antes de te-
nerla debía pasar duras pruebas. Xiba’
(ñoj: grande, ek: estrella).
(el demonio) resguardaba a Ixic (mujer),

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 41 15/8/07 12:32:49


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

no, lo hizo caer de un árbol para lue- taba de hacer lo mejor para que su ma-
go transformar sus restos en los anima- dre estuviera contenta, pero ella seguía
les del bosque. La mamá debía recibir triste; así que él le dijo que debían irse
con alegría a los animales que llegaran de aquí; entonces, la madre llevó lo que
a su casa para que éstos formaran nue- más quería de la tierra, el conejo. De un
vamente a Askun, pero Xiba’ le dijo que salto llegaron al cielo, donde se trans-
ellos eran su hijo muerto, entonces co- formaron en la luna y en el sol. Por eso
menzó a llorar y los animales escapa- a la luna se le ve un conejo en el cen-
ron, por lo que ya no se pudo volver tro. A partir de ese momento, surgieron
a formar Askun. Por su parte, Ijts’in no el día y la noche.
podía trabajar como los winik, era muy Si la tierra no existiera, ni los astros,
poderoso, con sus manos quemaba todo ni los animales y las plantas, la vida
lo que quería sembrar. Una vez encon- de los winik no podría ser. Los relatos
tró a un conejo muy blanco y se lo llevó muestran condiciones para que con-
a su mamá, pero el conejo comenzó a tinúe un estado de las cosas. Hay una
arruinar el trabajo de Ijts’in, por lo que secuencia de equilibrio, cada ser de la
42 en castigo le jaló las orejas hacia atrás; naturaleza ocupa el lugar que le corres-
la mamá lo dejó en su casa. Ijts’in tra- ponde por alguna circunstancia o acto
del pasado.
En este sentido, los ch’oles tienen
una explicación sobre la existencia de
la iglesia del Señor de Tila. Cuentan que
algunas personas tres veces intentaron
construir un templo para la imagen del
Cristo crucificado, pero antes de que lo
terminaran, se apareció cada vez un se-
ñor excepcionalmente distinto a los de-
más, con el propósito de hacerles ver
que el templo estaba mal por alguna ra-
zón, y que más tarde lo destruiría. De
Fauna propia de la región. Tucta, Nacajuca, esta manera, deciden hacer un cuarto
Tabasco.
Fotógrafo: Teúl Moyrón Contreras, 2004.
intento y vuelven a construir la iglesia
Fototeca Nacho López, CdI. en un cerrito. Finalmente éste fue el lu-

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 42 15/8/07 12:32:50


Ch’oles

gar que sí agradó al Cristo, porque vol- trata de pensarse a sí mismos como hi-
vió a aparecer el mismo hombre, pero jos de la tierra, como brotados de ella,
ahora para decir que el lugar era bueno. como “propios del lugar”, al igual que
Los fieles creen que este hombre era el las plantas y los animales. La tierra es
Señor de Tila, quien es muy milagroso; un ser vivo, una entidad simbólicamen-
por principio, las cajas de las limosnas te compleja, una alteridad vivida como
se duplicaron, y luego, él mismo ocupó madre, como fuente del sustento vital, y
su sitio en el nicho de la nueva iglesia. políticamente como territorio.
Al Señor de Tila se atribuye el hecho de Vinculado a ello se encuentra un im-
que los ch’oles se unificaran en ese lu- portante culto religioso de raigambre
gar (Pérez; 1993, pp. 308-316). muy antigua, que tiene como espacio
Pero los relatos no se limitan a los privilegiado las cuevas de las montañas.
tiempos remotos, también se refieren a Tres de ellas guardan un enorme signi-
las hazañas de héroes comunitarios o de ficado simbólico para los ch’oles: Jolja’
sucesos que transformaron la vida de la en Tumbalá, Rowuan en Palenque y la
gente. La oralidad en una cultura ágrafa cueva de Tila. En ellas se practican ri-
guarda la memoria. tuales para pedir que llueva, para rendir 43
culto a las divinidades indígenas y cató-
mundo espiRituaL e identidad licas, y, en determinados momentos, pa-
Un rasgo ampliamente documenta- ra reuniones secretas de rebeliones indí-
do por la investigación mayista con- genas. El santuario del Cristo negro de
siste en que la concepción del mun- Tila es otro eje fundamental de la reli-
do indígena es de carácter inclusivo, giosidad indígena de una amplia región
ya que ve al hombre como parte de la del sureste mexicano.
naturaleza, y lo sitúa dentro del entor- La forma en que los ch’oles interac-
no natural y no fuera y desligado de él. túan con el medio natural es otra de
Los mayas se entienden a sí mismos con esas importantes continuidades que des-
el entorno, construyen su identidad en tacan por encima de las múltiples trans-
íntima relación con un complejo de al- formaciones de su cultura y sociedad.
teridades naturales, sociales y culturales En la perspectiva indígena, una parte del
que los circunda. Es reveladora en es- ser se encuentra fuera de sí mismo, jus-
te sentido la afirmación reiterada acer- tamente en el exterior, en el entorno. La
ca de ser “legítimos”, “originarios”. Se apariencia de una persona es entendida

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 43 15/8/07 12:32:50


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

así, como un aspecto, como una ima- comunidades. Cada pueblo, cada aldea,
gen externa y visible, mientras que otra cuentan con sus cerros sagrados y, des-
parte del ser, la más interesante y enig- de la Colonia, con sus santos patronos.
mática, permanece oculta. Es, por cier- Un volumen considerable de etno-
to, el aspecto de la personalidad en que grafías documenta esa espiritualidad
se centra la reflexión y la especulación indígena. En particular es interesante
cotidianas. Se trata de una alteridad que aquello que se ha traducido como “al-
es parte sustancial del ser, una alteridad ma”. Se trata de una dimensión espiri-
que en el pensamiento maya se ubica en tual muy amplia del mundo maya, una
el mundo de la naturaleza. El rayo, el filosofía, y más concretamente una onto-
viento, el jaguar o el coyote, entre tantos logía, según la cual, las cosas del mun-
otros, conforman esa alteridad inherente do, incluyendo los seres vivos, tienen un
a la personalidad del individuo y de las componente espiritual. Esta idea se en-

44

Amenizando las festividades. El Carmen Dos, Calakmul, Campeche.


Fotógrafo: Teúl Moyrón Contreras, 2004.
Fototeca Nacho López, CdI.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 44 15/8/07 12:32:52


Ch’oles

lateralmente en términos de lo propio,


La enigmática noción
de un conjunto de rasgos distintivos, si-
del ch’ul, o alma se encuentra no que se trata de un fenómeno intrínse-
muy presente, casi de manera camente relacional. Esta identidad étnica
obsesiva, en la narrativa ch’ol no se limita a las relaciones intergrupa-
y constituye sin duda les con otros grupos étnicos del entor-
un referente constante no, pues también existen relaciones con
entidades de otro orden, como lo es la
en la vida cotidiana.
Madre Tierra, o la otredad ch’ul, es de-
cir, con el mundo de la naturaleza y las
cuentra en el centro del concepto ma- divinidades. Por otro lado, el fenómeno
ya de persona y vincula lo humano con identitario también es relativo, pues los
otro componente natural y sagrado. La planos de las relaciones cambian según
enigmática noción del ch’ul, o alma se las circunstancias concretas.
encuentra muy presente, casi de mane- Esta concepción de los ch’oles res-
ra obsesiva, en la narrativa ch’ol y cons- pecto a su identidad se evidencia en
tituye sin duda un referente constante el complejo de relaciones interétni- 4
en la vida cotidiana. La incógnita acer- cas. La adopción constante de la cul-
ca del ch’ul de las cosas —de la gen- tura del otro, del kaxlan, da cuenta de
te en particular— es una preocupación esa manera en que los indígenas se re-
constante, y se encuentra fuertemente lacionan con la alteridad étnica. En es-
vinculado con la salud, la enfermedad, te sentido, la globalización, desde la
los conflictos sociales y el poder. perspectiva indígena, tiene como ante-
La narrativa ch’ol tradicional tiene cedente esa vieja historia de colonialis-
como uno de sus temas fundamentales mo europeo y norteamericano, es una
las relaciones del “nosotros” indígena nueva versión de un sistema de domi-
con la alteridad, es decir, con esa vasta nación frente al cual los ch’oles contes-
dimensión natural, humana, social, ideo- tan con sus propios recursos culturales
lógica, religiosa, con la que ese nosotros y con su ingenio, abriéndose al cam-
se relaciona y de la cual depende la vida bio y apropiándose de la cultura ajena,
misma. Para los ch’oles, como para los más que cerrándose en su interioridad,
demás grupos mayas, la identidad de la aunque esto lo hagan en una franca po-
persona o del grupo no se entiende uni- sición de desventaja e inequidad.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 45 15/8/07 12:32:52


Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo

BiBLiogRafía

ALEJOS GARCÍA, José, Wajalix bâ t’an. Narrativa tradicional ch’ol de Tumbalá, Chiapas, Universidad Nacional
Autónoma de México, México, 1988.
_______, Mosojäntel. Etnografía del discurso agrarista entre los ch’oles de Chiapas, Universidad Nacional Autónoma
de México, México, 1994a.
_______, “Los cholanos del siglo XVI y XVII”, en Cuarto Foro de Arqueología de Chiapas, Comitán, Gobierno del
Estado de Chiapas-Instituto Chiapaneco de Cultura, Chiapas, 1994b, pp. 195-204.
_______, “La creación del mundo y los primeros hombres entre los ch’oles de Chiapas”, Universidad de México,
núms. 523-524, México, 1994c, pp. 38-44.
_______, “Dominio extranjero en Chiapas. El desarrollo cafetalero en la Sierra Norte”, Mesoamérica, (32), 1996,
pp. 283-298.
_______, “Vencer o morir. Mitología y sociedad entre los ch’oles”, Estudios de Cultura Maya, (20), 1999a, pp.
428-440.
_______, Ch’ol/ Kaxlan. Identidades étnicas y conflicto agrario en el norte de Chiapas, 1914-1940, Universidad
Nacional Autónoma de México, México, 1999b.
_______, “The Ch’ols Reclaim Palenque, or the War of Eternal Return, en Jan Rus, et al. (eds.) Mayan Lives, Mayan
Utopias. The indigenous Peoples of Chiapas and the Zapatista Rebellion, Rowman & Littlefield Publishers,
Estados Unidos, 2003, pp. 65-102.
BRETON, Alain, “En los confines del norte chiapaneco, una región llamada Bulujib. Itinerario y enseñanzas de una
visita en el “país Chol” (1737-1738)”, Estudios de Cultura Maya, (17), 1988, pp. 295-354.
CENTRO DE DERECHOS HUMANOS, “Fray Bartolomé de las Casas”, Ni paz ni justicia o Informe general y amplio
4 acerca de la guerra civil que sufren los Ch’oles en la zona Norte de Chiapas. Diciembre de 1994 a octubre de
1996, San Cristóbal de las Casas, México, 1996.
ENGLAND, Nora, Introducción a la lingüística: idiomas mayas, PLFM-Cholsamaj, Guatemala, 1999.
GUTIÉRREZ SÁNCHEZ, Javier, La migración indígena en la frontera sur. Causas y perspectivas, Instituto Nacional
Indigenista / Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, México, 2000.
IMBERTON DENEKE, Gracia María, La vergüenza. Enfermedad y conflicto en una comunidad chol, México, Programa
de Investigaciones Multidisciplinarias sobre Mesoamerica y el Sureste, Universidad Nacional Autónoma de
México, México, 2002.
PÉREZ CHACÓN, José, Los choles de Tila y su mundo, Chiapas, Instituto Chiapaneco de Cultura / Desarrollo Integral
de la Familia, Chiapas, 1993.
SERRANO CARRETO, Enrique, et al. (coords.), Indicadores socioeconómicos de los pueblo indígenas de México,
2002, Instituto Nacional Indigenista / Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo / Consejo Nacional de
Población, México, 2002.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 46 15/8/07 12:32:52


Ch’oles

características de la poblacióN eN hogares ch’oles, méxico 20001


total % hombres mujeres

población en hogares 201 914 101 106 100 808

Población de 0 a 4 años 2 2 14. 1 141 14 21

Población de  a 14 años 1 223 30.3 30 1 30 342

Población de 1 a 24 años 41 20 20.4 20 134 21 03

Población de 2 a 44 años 44 224 21. 21 4 22 0

Población de 4 a 4 años 20  10.4 10 3 10 00

Población de  y más años 3 4 2.0 2 211 1 3

Población de edad no especificada 2 0.3 33 31

población de 5 años y más hablante de 153 289 75.9 76 729 76 560


lengua indígena2
población de 15 años y más 110 277 54 748 55 529

Sin instrucción escolarizada 3 3 34. 12  2 3

Con algún grado de primaria 4 3 4.3 2 02 22 21

Con posprimaria 21 033 1.1 13 3  30

No especificado 0 0. 3 0


4
población ocupada 57 419 47 695 9 724

Ocupados en actividades agropecuarias3 4 1 1. 41   20

Ocupados sin ingresos 4 2 1 4. 21 34  02

viviendas habitadas 36 340

Con agua entubada 2 20 3.3

Con drenaje  44 21.3

Con electricidad 2 2 3.

notas
1
Se refiere a la población en hogares en donde el jefe, el cónyuge o algún ascendiente declaró ser hablante de lengua
ch’ol.
2
Incluye hablantes de ch’ol y de otras lenguas indígenas de 5 años y más.
3
La diferencia entre la población ocupada y la población agropecuaria está distribuida en otras actividades económicas.
4
La diferencia entre la población ocupada y la población sin ingresos está distribuida entre otros rangos de ingresos.

fuente: Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas / Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo,
“Sistema Nacional de Indicadores sobre la Población Indígena de México”, 2002, con base en XII Censo General de
Población y Vivienda, México, Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, México, 2000.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 47 15/8/07 12:32:53


Ch’oles, de José Alejos García y Nancy Elizabeth
Martínez Sánchez, se terminó de imprimir en
diciembre de 2007 en los talleres de Impresora
y Encuadernadora Progreso, S.A. de C.V., San
Lorenzo 244, Col. Paraje San Juan, Deleg.
Iztapalapa, C.P. 09830, México, D.F. El tiraje fue
de 6 000 ejemplares.
Las tareas de digitalización y retoque de imágenes,
composición tipográfica, diagramación y cuidado
de edición estuvieron a cargo de la Coordinación
Editorial de la CdI.

http://www.cdi.gob.mx

ch'olesFINAL.indd 48 15/8/07 12:32:53


Falta mapa

port ch'oles.indd 2 8/15/07 5:24:28 PM