P. 1
Sombras y Prision verde - ensayos

Sombras y Prision verde - ensayos

|Views: 606|Likes:
Publicado porErlin Diaz

More info:

Published by: Erlin Diaz on Jan 19, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/03/2014

pdf

text

original

Sombra Refiriéndose a los cuentos de Sombra, Marcos Carías Reyes afirmó que en casi todos ellos es la carne, realzada

con especiales aderezos, el leit-motiv esencial. Sin embargo, la poética narrativa de Arturo Martínez Galindo no es hedonista. No hay exultación gozosa en el encuentro de los cuerpos que, según la visión que se desprende de la mayor parte de los textos, está preñado de su propio infierno. La relación de pareja es un muestrario de desviaciones y prácticas sexuales heterodoxas asumidas desde una perspectiva fría y objetiva, exenta de cualquier didactismo. Son los especiales aderezos a que alude Carías Reyes y los cuales –entre otros– incluyen temas de homosexualismo, lesbianismo, paidofilia, incesto... En “El Padre Ortega”, vemos al viejo cura que esconde su deseo por la joven tras el celo moralizante. En “El incesto”, con el trasfondo magnífico y simbólico del ayuntamiento de dos bestias equinas, se consuma la relación padre-hija, de atormentadoras consecuencias para el hombre: Salió de casa cuando todavía parpadeaban los últimos luceros; cejijunto, enfebrecido y desolado, llevaba aun la boca envenenada por el beso que no se debe dar y en sus dedos hormigueaba la caricia del incesto. (...) Bernarda lo había tentado; Bernarda lo había lanzado al vórtice del pecado imperdonable. Ante los hechizos de su propia hija, en vano había clamado al Dios escondido de su corazón. Ese Dios de los desesperados y de los débiles no vió su desesperación ni su flaqueza; ese Dios que todo lo puede no pudo nada cuando en sus noches interminables de insomnio y de deseo, pugnó por amordazar la rebeldía ignominiosa de su carne y de su sangre que le gritaban: ¡tómala, aunque sea tu hija, tómala! ¡Ah, su carne y su sangre que le hicieron, durante infinitas noches, arrastrarse y babear como un perro rabioso, ante la puerta que guardaba el pudor y la inocencia prohibidos a su anhelar! Es la irresistible atracción sexual a la cual Martínez Galindo vuelve en “La Tentación”. Frente al sofisticado narrador citadino, los campesinos califican como malévola dicha fuerza. Los perros aúllan porque sienten la diabólica presencia la cual, para el narrador, ha sido desatada por la rotundidad exuberante de los senos de una moza. Interpretando el imaginario colectivo, el autor expresa: – Sí, la Tentación –confirmó el anciano–. Primero se siente un gran viento frío y luego baja de la montaña una bola de fuego... Cuando esto pasa, aúllan los perros y caen las flores de los árboles que están en flor y a las mujeres embarazadas las prende la calentura... Cuando pasa la Tentación es que el Enemigo Malo anda suelto… El deseo también gobierna la vida de los personajes de “La pareja y uno más”. Un estudiante vive en unión libre con una mujer pero su machismo –la manera despectiva de tratarla– provoca la infidelidad de aquélla, quien, al

margen de cualquier remordimiento o vacilación, empieza el doble juego amoroso. El ansia de encontrar a la mujer ideal gobierna el planteamiento de “Sombra”. El narrador cuenta de sus vanos y desesperados esfuerzos por localizar a una mujer desconocida cuya presencia lo deslumbró en una fiesta. La ve sobre el muelle ya cuando el barco en el cual parte ha iniciado su marcha. Un poco, la idea de que se atisba la felicidad, pero no se alcanza. También, tema dominante en “Aurelia San Martín”, historia de una joven que, anhelando ser cantante, emigra a Estados Unidos pero la muerte prematura frustra su deseo. La muerte constituye otro tema clave en Arturo Martínez Galindo. Es fundamental en “Borrachera”, “La Nati”, “La amenaza invisible” y “La sonrisa de la fábrica”. En los dos primeros, se fusiona con la idea del destino como factor imponderable en la vida humana. En “La borrachera”, frente a varios vasos en donde se ha escanciado licor, el borrachín consuetudinario –piltrafa a quien el narrador acaba de proporcionar un despectivo puntapié– toma, equivocadamente, el que contiene veneno. En “La Nati”, después de larga ausencia, un hombre retorna a la vieja taberna de sus horas juveniles y, en duelo estúpido –repudiado inclusive por la prostituta cuya defensa emprende, es herido de muerte por el sádico y explotador amante de la mujer. En “La amenaza invisible”, la exprostituta, que engaña a un viejo rico atribuyéndole la paternidad de su hija, recuerda, con dolor, al padre de ésta, un artista muerto prematuramente. En “La sonrisa de la fábrica” –único cuento de denuncia social– se expresa inconformidad por la despiadada explotación en la fábrica de textiles que acaba con la vida de la obrera tuberculosa.

Prólogo a la 2ª Edición por LONGINO BECERRA (1974) La mejor obra de Ramón Amaya Amador es, sin duda alguna, Prisión Verde, escrita inicialmente en verso, pero después vaciada al sobrio lenguaje de la prosa, aunque con rastros indudables de la primera versión. Este libro recoge la experiencia, dolorosa y brutal, del novelista como trabajador bananero. Es, en cierto sentido, una obra-testimonio, pues, como en todos los trabajos de Amaya Amador, en ella se cuenta fielmente la historia cotidiana de nuestro pueblo. Por eso pudo también decir, siguiendo el hilo de Balzac: "la sociedad hondureña es el historiador y yo no tengo más que ser su secretario". Esta circunstancia, la de ser Prisión Verde un libro escrito sobre la base de una de las experiencias más vívidas y probablemente la que más golpeó la sensibilidad humana del novelista, determina el hecho de que Amaya Amador no haya podido superar, ni en fuerza ni en calidad literaria, esta primera creación. Por supuesto él nunca lo creyó así, y como hubo de decirle muchas

casi obeso. en parte. si bien no logró todos los propósitos de los trabajadores. El razonamiento es éste: si los "campeños" son bandidos. sobre el cual estaban esparcidos numerosos documentos y croquis. De los otros hombres. seguiremos aguantándoles. Luego. ora a uno. con la "escopeta" en la mano. casi al final de la obra: "¡Ah. Prisión Verde 1 En la oficina de la Superintendencia. ¡Se lo comió el bananal! Murió de pie.. Entonces los sectores democráticos y populares de Honduras vivían un proceso de acumulación de fuerzas muy importante. inmediatamente se reconocía en él. fueron tomados por Amaya Amador para armar con los mismos un alegato en defensa de los trabajadores bananeros. sino también contra la "leyenda negra" urdida por esos monopolios contra los "campeños".. pálido.debe hacerse en forma organizada. Luján predica esta doctrina y trabaja por concretarla. borrachos.. por múltiples razones.. los fenómenos de una correlación de fuerzas en ascenso. Los antecedentes preparatorios de este hecho extraordinario fueron los esfuerzos organizativos de los obreros del banano en distintos puntos del vasto imperio. si la organización es débil y si son pocos los trabajadores dispuestos al combate. tronchado en plena faena por la tuberculosis: "Este hombre fue uno de tantos engañados y explotados. destinado a cambiar el clima de brutalidad. uno de sus personajes. aprovecha la oportunidad para insistir en una doctrina fundamental. Esta es la historia que describe Prisión Verde. y el otro. la que jamás fue encontrada por los amigos del héroe. la clave del problema está en ponerle fin a la Prisión Verde mediante la lucha decidida de quienes la padecen. Pero esta lucha -como enseña Máximo Luján. la que. expresados en la década del cuarenta. con muchos hondureños. Habló de ellos como de una Prisión Verde. se cumplieron. La obra es algo más que el relato frío de hechos sociales. ¡Soldaditos. que escribe. tres eran de piel trigueña y tostada. frente a él. así como los conatos insurreccionales llevados a cabo durante la década del cuarenta. reflexiona. de negación de todo derecho. No. a las que se debe despedazar a machetazos para que se pudran". De lo contrario. Ese proceso culminó con la gran huelga bananera de 1954. para dejar en el corazón de sus lectores "campeños" la sensación única de la derrota. Esa historia es Prisión Verde. e incluso antes. como lo hemos dicho ya. Diríase que el rostro de míster Still era de cedro y su cabello. durante la gran huelga de 1954. oro puro del Guayape. Así. muy robusto. Desde entonces para acá falta camino por andar. sirviendo a los amos extranjeros". como expresa Máximo Luján. lugares a donde. consciente o inconscientemente. sostenían entre sí una acalorada discusión. pero de los que ya no pueden salir. el personaje central de la novela. míster Still observaba con su mirada azul profundo. Puso su fuerza vital en las plantaciones. en función de su militancia revolucionaria. por la necesidad de ganar un mendrugo.. sufriendo en carne propia la inhumana explotación de los monopolios yanquis y protagonista él mismo de los esfuerzos reivindicativos de los "campeños". tomados por un corresponsal de guerra de las luchas de clases. la cual entierra su cadáver en medio del bananal y. primero con el anhelo de hacer fortuna y. parecía necesitar del latigazo del sol vallero. al hombre de energía ilimitada. El autor. Mandadores. convertidos en "matas muertas. Por supuesto. Al escribir su libro no se refirió a los campos bananeros como si éstos fueran el paraíso de los altos salarios. este escamoteo de la verdad era y sigue siendo una simple argucia para mantener dichas condiciones y lograr así más altos beneficios en el negocio del banano. la electricidad y las viviendas para los trabajadores. habituado a ordenar y dirigir. la pulcra presencia de este hombre denunciaba su origen de la ciudad y su profesión liberal. sino también entre los nuevos sectores del proletariado hondureño surgidos a lo largo de los últimos años. bestias e ignorantes ¿qué sentido tiene tratarlos de otra manera? Pero Amaya Amador no cayó en la trampa. pero llega un instante en que el reducido grupo que ha logrado estructurar se lanza a la huelga prematuramente y el choque resulta desfavorable en toda la línea: los huelguistas son dispersados a balazos y su jefe -Máximo Luján. severo y autoritario. En realidad. cabellos negros y manos duras que revelaban su condición de hombres del campo. no sólo contra la explotación de que son víctimas por las dos empresas yanquis. de manos cerámicas. Pero el autor no se lanzó a esta tarea como un simple cronista. después. entre ellos el Ciclo Morazánico. ocupando sillones grises.veces al autor de estas líneas. produjo cambios sustanciales en la historia de nuestro país. concurren hombres y mujeres de todas partes. Pero Amaya Amador no la concluye abrúptamente. tras un escritorio de caoba. en el sentido de atribuirles una barbarie que sólo podía y puede ser producto de las brutales condiciones de vida y de trabajo impuestas en los campos bananeros. como lo hemos dicho ya. La discusión se acaloraba al hablar los tres terratenientes al unísono. hombre que ha predicado siempre la violencia -una violencia ciega. el viejo Lucio Pardo. o. la United y la Standard Fruit Company. Amaya Amador. su opinión era que ese libro estaba por debajo de otros. la próxima vez será distinta! ¡Mientras no estemos fuertes y unidos. mantenido bajo la dictadura terratenienteburguesa de Tiburcio Carías Andino. contando con el apoyo de los trabajadores de la ciudad y el esfuerzo combativo de todos los "campeños". no fueron otra cosa que los elementos acumulativos de la gran explosión de 1954. delincuentes. frente a los restos de don Braulio. Prisión Verde se escribió en la década del cuarenta. ora a otro de los hombres que. apagando el eco metálico de las .como la única forma de resolver los problemas del pueblo. las compañías y sus servidores nacionales aprovecharán la coyuntura para aplastar el movimiento y atrasar el proceso de cambio.. hoy hemos sabido lo que es la realidad y ya no podremos volver a engañarnos! Debemos prepararnos para la próxima vez. el jefe de la patrulla hace sembrar una mata joven de banano sobre la sepultura. aunque todo indica que nuevas acciones están en marcha contra la opresión y la explotación. Las enronquecidas voces golpeaban con rudeza. ya no sólo entre los trabajadores bananeros. si no es al cementerio. como ha ocurrido. pero el día que nos resolvamos otra vez. no será para contestar con «sopapos» y gritos a los tiros de fusil y a los culatazos!" Las palabras de este personaje de novela.es asesinado por la soldadesca. es decir. creyó útil escribir la historia de una de las tantas luchas frustradas que por entonces tuvieron lugar y que. Tivicho. para ironizar su fechoría. Capitanes.

. y en ellas continuaran mis hijos. sino que das un aporte patriótico para el progreso de nuestro país. no sólo te beneficias en lo personal. pletóricas de llana firmeza. tal su gesto severo. . es un buen precio. pero no veía clara la vinculación entre la venta de su propiedad a la empresa extranjera y su patriotismo. .¡Firmá. .Hay que ser razonable. terrateniente del valle del Aguán. Luncho López! -intervino el abogado Párraga. Mis abuelos las comenzaron.Claro. levantándose.¡Cho. quieren vender sus propiedades. aunque para cultivar banano son medianamente estériles. está bien. retador: . Comprende que se trata de un negocio ventajoso para ti. el terrateniente Cantillano. lo saco de esa buena tierra en que he nacido. y.Además. míster! ¡No vendo! ¡No venderé ni por todo el oro del mundo! ¡Palabra! Estas frases de rebeldía. Pueden contar hoy y siempre con nuestra deferencia y nuestro apoyo. señor López. ya no se debatía entre las dos fuerzas intrínsecas en lucha. carajo! ¡Vos no sabés ni valorar. Cantillano! . Si mis amigos. Con ese dinero te puedes ir a la ciudad tranquilamente a pasar tus últimos días. En los otros terratenientes predominaba la sorpresa con cierto disgusto. continuó: . con tono pausado.Bien -habló míster Still. ¿por qué he de vender mis propiedades? Ellas son el producto de las luchas y sacrificios de muchas vidas. entonces. como si se tratara de un negocio de ellos. . a quienes acompañaron míster Still y el abogado Párraga hasta el portón enrejado de la "yarda". iba cediendo ante las argumentaciones del míster y del abogado. Entonces levantó la cabeza con un gesto soberbio. poniéndose de pie y demostrando que suspendía la reunión-. los ojos profundamente azules del gringo. Su frente oscura se había cubierto de sudor. .¡Al diablo con los dólares! ¡Qué carajo! ¡No vendo mis tierras! ¡Es mi última determinación. y los conduzca al puerto donde podrán cobrar sus dineros en el banco.¡Bah. aunque le pongan flores y tonadas de palabras bonitas. amigos. tomando un legajo de papeles del escritorio y una pluma fuente. también le puede comprar sus vacadas a buen precio. La Central era un grupo de oficinas y bungalows diseminados en un amplio espacio de terreno sembrado de grama.. es un bien para vos. ya no eres un niño.No vendo mi finca. . El semblante de Luncho López. queriendo ser convincente.Oiga usted.. como si una resistente pialera le atase las manos y el espíritu. ¡todo arreglado! Ya ves. reflejaba las dudas del hombre y diríase que su obstinación en no vender. estaba acorralado. su intenso . . El nada tenía en contra del progreso. Hay que colaborar con ella por patriotismo. si es que no quieres separarte de los montes. en su interior se libraba una batalla tremenda. ¡Hasta mañana. yo lo tengo. sin darles lugar para huir del cazador. míster.. El abogado dejó caer la pluma sobre el escritorio. ¿entienden? Míster Still intervino. Miraba allí el documento de venta ya escrito. corren por cuenta de la Compañía. cuando tú vendes tu propiedad a la Compañía. mis tierras son mis tierras! -afirmó el de más edad. Nosotros somos sus verdaderos amigos. nada más ni nada menos..Nosotros conocemos perfectamente que su hacienda tiene buenas tierras. Mira cuánta prosperidad está dando ya la Compañía a este valle. si es que los amas tanto como para languidecer por su separación. con su peculiar vozarrón. Se podía comprender que su paciencia se agotaba. sus pasos fuertes parecían coces en la sala de la Oficina. visiblemente emocionado. las continuaron mis padres. López! ¿Qué te cuesta vender? . así como lo hicimos nosotros! -le invitó Sierra. Dios primero. otro día continuaremos tratando. .Tu finca no vale ni cinco mil pesos. Mañana les espero aquí para que tomen un motocarro especial. López. Su dinero no me sirve. abrieron el hueco de un silencio largo.Vendé. . como cuando a un potro se le da un zurriagazo. . ustedes. la pluma. ¡qué carajo! no venderé por ningún dinero. que lo hacés pal'pogreso! -recordóle. López parecía ya dispuesto a ceder ante la insistencia de aquellos hombres que lo inducían a deshacerse de su antigua heredad. es lo suyo.con la venta de La Dolora usted contribuye de manera especial a impulsar el progreso de su país. Oigalo bien: ¡Ochenta mil lempiras. ¿No comprenden ustedes que esa es mi heredad. Luncho -prosiguió el abogado. los rostros de sus amigos. es su regalada gana. el mío. querido -prosiguió el abogado. . compra otra propiedad agraria en otro lugar del valle y. míster Lupe Sierra y míster Pancho Cantillano.¡Ah. La cara redonda de míster Still se puso más roja que el cedro y se mordió los labios.. Se había decidido y exclamó. Todo estaba como al principio y las dos horas de derroche verbal habían resultado infructuosas. Sabes bien que he sido tu amigo desde hace mucho tiempo y que siempre te he sabido aconsejar. cuarenta mil dólares! Además. Tras él marcharon los otros terratenientes. laureles y palmeras.¡Y acordate. Un empleado nuestro se pondrá a sus órdenes para lo que deseen. El motocarro y su permanencia allá. Vende tus propiedades por lo que la Compañía te ofrece. aquí presentes. amigo López -dijo con pronunciado acento inglés y poniéndose de pie. que estoy ligado a ella con todas las fuerzas de mi vida? El viejo Luncho López se había puesto de pie.¡Eres un terco.Soy como un árbol: tengo mis raíces muy adentro de esa tierra.Déjate de sentimentalismos y tonterías. Ya no refleja indecisión en su rostro avejentado. pero la Compañía está dispuesta a pagar por ella ochenta mil lempiras. el problema es muy sencillo. . o bien. Lupe Sierra! . Luncho callaba con la mirada fija en una pata del escritorio. mas su voz era pausada y serena.No se producen en ellas los bananos. elevando el tono de sus palabras-.. como ya le expresó el abogado Párraga. que son.máquinas de escribir en que trabajaban varios empleados en las oficinas contiguas. le dijo:¡Firma y vamos adelante! Pero Luncho no se movió.Y. muchas gracias por su valiosa colaboración. amigo López. Cantillano y Sierra. querido amigo Luncho -intervino el extranjero. Y. pero yo. hombre de Dios. dándole golpecitos cariñosos en la espalda. Podemos hacer un negocio redondo. Volvió a sentarse y. . pero no se atrevía a dar aquel paso definitivo. las he fortalecido yo desde mi infancia.¡Mentís. con desaliento y fatiga. amigazos! El primero en salir fue Luncho López. Se veía como esos venados a los que acosan los perros en los montes.

lujo y comodidad. higiénicos y hermosos. las flores en las escalinatas. Habían logrado el sueño de toda su vida con el simple hecho de vender sus tierras. Lo importante. míster. Estos valleros así son siempre: cerrados como topos. Yo quiero trabajar. Cantillano y su amigo Sierra abandonaron la Central de Coyoles con la alegría hecha un florecimiento en sus espíritus y llevando aún en sus oídos la grata impresión de la palabra "míster".Necesito que me enganche como Capitán en alguna finca de la Compañía... por valija. en el valle y quizá en todo el país. y.. pero ¿cómo compaginar su tragedia de quedarse sin tierras con el llamado desarrollo del progreso del país? ¿Acaso ese amor suyo para La Dolora no era en gran parte amor para su patria? En cuanto al dinero. la Compañía no negaba nada en absoluto: carros expresos. . de su hato La Dolora. en que ahora ya eran dueños de capitales efectivos. o parecía serlo. quiero que.. ya verá usted. Habían vendido sus propiedades agrarias por varios miles de dólares. ¿Comprende usted? . los pisos encerados y relucientes. al ir de regreso a su finca. de placidez y de belleza. una bolsa grande de mezcal.No se preocupe. finos licores. lanzando denuestos contra aquellos hombres extraños que venían a turbar la paz del valle y se esforzaban por hacerlo abandonar sus tierras. entró en el edificio dando un violento portazo Prisión verde. pero nosotros deseáramos arreglar estas cuestiones de las tierras.... En sus pensamientos y conversaciones decían que ellos no habían sido ni tontos ni tercos para desperdiciar la oportunidad de vender sus haciendas. y ya verá que Estanio Párraga no tiene aserrín en la cabeza. regresaban gozosos. jinete en su brioso corcel. lo trascendente. porque necesito que me ayude. tenían un aspecto elegante y atractivo que daba impresión de vida. .verdor contrastaba con el gris de las paredes y el rojo vivo de los tejados de zinc. Míster. salió del poblado.. terratenientes del Valle. Martín.Pues. En el portón de la "yarda". . semejante estupidez sólo la cometían hombres sin seso. estaba ubicada entre las fincas en la parte alta del valle pródigo y su perspectiva era cortada por la franja azul de un cielo claro como conciencia de niña. a las plantaciones. de su molienda de caña. Cantillano. de sus pastizales. gente chapada a la antigua. Las paralelas de hierro pasaban por el centro formando como una calle muy ancha para luego dividirse en ramales que proseguían hacia occidente. sin pizca de orgullo! Para ellos. se molestara consigo mismo al recordar que.Habla pronto que no tengo tiempo disponible. lo soluciona todo! .. de sus bosques? ¿Cómo dejar aquella bendita tierra que tantos dolores de cabeza y esfuerzos le costaba. hablamos. sólo para dar satisfacción a los extranjeros? El no era enemigo del progreso. Míster. Las emparradas. usted recordará. En sus espíritus rurales sentían ahora la altitud que da el plinto de la riqueza dineraria. . Y.Perfectamente. Y el gringo. No se preocupe.. Ochenta mil lempiras era un capital estimable. . las cómodas habitaciones de los jefes gringos y altos empleados nacionales. No se marchó así Luncho López. y para su felicidad. y no poco por cierto. Sierra y Párraga. . ¿No me tienen para arreglar sus asuntos? ¡Estanio Párraga. que es para lo que puedes. pues. de dinero contante y sonante. .Anda allá. Todos los edificios.Como usted recordará. pero a ellos no les importaba que su colega careciera de buen razonamiento. ya habían vendido sus propiedades. pues portaba un machete y. abogado y notario. Allí estaban las oficinas centrales de las plantaciones de banano que la Compañía Frutera usufructuaba en el extenso. Luncho iba rencoroso también con sus amigos. Los dos terratenientes que habían llegado de la otra ribera del río a rematar las transacciones con la Compañía Frutera. con cuentos y palmaditas son capaces de tirar a un cristiano a cualquier precipicio". aquí no hay trabajo para peones.. un hombre les salió al paso. de holgura. con que el jefe gringo les había llamado. míster Still y el abogado se quedaron dialogando a la sombra de una palmera. ya no como ganaderos y agricultores vulgares. limpios. . estaba en que ellos... le bastaba la certidumbre de saberse dueño de su heredad.no convienen a la Compañía. de sus vacadas. Pancho Cantillano y Lupe Sierra. todo en estas casas demostraba buen gusto.. pero ¿cómo podría vivir él alejado de su hacienda. Al retornar a la oficina.. no era esa la costumbre en las relaciones con los hacendados. atenciones a granel. ."Son empujadores -pensaba Luncho-.No se preocupe.¿Qué? -el gesto del gringo demostraba claramente que no le era grata la presencia del hombre ni su conversación. de juventud.Ese viejo quizá resista. Reacio a tratar la venta de sus propiedades y con el ánimo enardecido. los jefes gringos y el abogado. Estanio Párraga. viniera con toda confianza. Para el gringo ya era demasiado que el viejo terrateniente se opusiera al deseo de la Compañía.Es verdad y le estamos reconocidos. La propia Compañía Frutera lo reconocía así. donde los empleados continuaban trabajando.Buenos días. Comentaban el asunto de la compra de las tierras en el Valle y al referirse a López lo hacían despectivamente y con enconado desprecio. míster Still -saludó con cierta timidez.Buenos días. las persianas de colores. pases de cortesía en los trenes. . por un momento estuvo a punto de flaquear ante las propuestas del gringo. no lo ocultaban. servir. sino como grandes señores. allá él y su vacua terquedad. sin llegar a los métodos que ya usted conoce. por lo cual serían catalogados en la ciudad. yo vengo ahora a verlo. Iban a ser las once de la mañana. ¡qué amables y corteses eran esos hombres extranjeros. La Central de Coyoles tenía un paisaje maravilloso. por ahora -y acentuó significativamente la palabra. también.. situada al otro lado del río Aguán. como me prometió un día que cuando necesitara su ayuda. parece desequilibrado. De ahí que ahora. porque casi lograron hacerle firmar el contrato. 1950 . Ellos habían ganado..¿Qué es lo que quieres? . allí tenía en su cofre antiguo el producto de los trabajos de la hacienda. soleado y fértil valle del Aguán. ¿Deseabas algo? . Era un jornalero. cuando convinimos.. precedido del gordo abogado. almuerzos.. de la talla de Luncho López. dentro de poco él será quien venga a proponer la venta. para todo hay solución.

Máximo Luján. se perfila la tierra costeña demandando un ingente trabajo para dar su generoso fruto y se denuncia un sistema económico esencialmente injusto que. ellos el pináculo. mata al esposo de la mujer con la cual se ha encaprichado el gringo lascivo. 1950. p. Still. como pocos años. llegó el invierno. asegurando con ello su ascenso a capataz. de fracasos y esperanza. Muchas veces fue enterrada viva en la soledad de los patios después del Golpe de Estado. es reconstruido con sorprendente realismo. Describe la angustia que sufren los bananeros de la Costa Norte. La insaciable sed del dólar. por donde tenían que cruzar tractores. el despojo de sus tierras a Luncho López). Varios cristianos de los Campos Bananeros perdieron su vida o fueron a dar a la cárcel por la osadía de guardarla. En cada página. en el mundo hay dos clases sociales: la de los que trabajamos como bestias. ellos la holgura. por una cotidianidad en la que sobresalen la solidaridad y el heroísmo. medran criollos como el abogado Estanio Párraga. Prisión verde La interrelación social que se genera en la inmensa plantación bananera constituye el eje central de Prisión verde. donde sus protagonistas actúan de acuerdo a los roles que derivan de la naturaleza misma de las relaciones productivocapitalistas en las que están inmersos. Por mucho tiempo fue prueba de convicción para el encarcelamiento. el servilismo criollo. Como corolario aparecen las consabidas escenas que nos dio la narrativa de la tierra: riñas salvajes entre hombres embrutecidos por el alcohol que corre a torrentes el día de pago. por salvar del desempleo a los seres queridos. ahora estaba gris y embotado. la tuberculosis o el veneno utilizado en la plantación.40. como podría hacerlo un verdadero profesional novelista. la pauperización. operando como factores que consolidan al imperio capitalista.. Foxter y Mr. Prisión Verde. continua e impertinente.. caía la lluvia. autoridades civiles y militares (el capitán Benítez. En el otro extremo. por unos cuantos billetes. Honduras. Todos. que construye sobre sus disímiles mosaicos un mural mezcla de experiencia personal e imaginación. por puntos ciegos (vive la memoria de Julio Andrade Yacamán para contarlo). sino como escenarios sociales. La miseria y sus secuelas negativas (violencia. alcoholismo.. este año. En ejemplares páginas de atmósfera desolada. medio siglo de batalla frontal contra la ignominia. leerla." Medardo Mejía "Los campos bananeros no aparecen como simples espacios geográficos... acepta los requerimientos sexuales del capitán o del mandamás de turno. 58. en forma indefectible. el hacinamiento y la insalubridad de los inmundos barracones. anhelos de justicia y esperanza en el porvenir. México: Editorial Latina.) y positivas (sensibilización ante el dolor ajeno. Amaya Amador.de alta peligrosidad ideológica y la indiferencia ante el dolor y el hambre de miles de seres humanos. y la de los otros para quienes trabajamos. Sobre el valle. denuncia a sus compañeros y provoca la muerte de Luján).. 1999 Editorial Ramón Amaya Amador Apartado 242. El Progreso. profesional que allana el camino con manejos sucios que benefician a la Compañía (vr. de la feraz tierra hondureña. Mr. Los Comandantes del Cariato calentaron la frialdad de alguna de sus noches con la llama de sus páginas quemantes. Jones. la corrupción política. Sus rasgos destacados: la actuación dolosa para asegurar intereses personales o de la empresa. prestarla.. bestias y hombres.. la degradación moral. producían escozor. gr. de ilusión y realismo. Las carreteras y los caminos. etc. Yoro.. en la que.. El 'viento abajo' azotaba los bananales y al rozar la piel de los hombres. la ferocidad explotadora. antes hecho una expectación de luz. tan hábilmente manejado.) ya tú sabes. A la sombra del dólar. asesino de Máximo Luján) y campeños arribistas que traicionan a sus compañeros (Marcos Ramos." Julio Escoto Hoy. Ramón Amaya Amador perfila un espacio geográfico ubérrimo y un ámbito humano signado por profundas injusticias y. el monosprecio por los valores humanos y nacionales que conformaban el cuadro social cotidiano. C. Las aguas del Aguán se tornaron barrosas y coléricas y se desparramaron por las anchas playas amenazando inundar las plantaciones de 'el bajo'. instigador del conato de huelga en Culuco que. Crudo. entra en el submundo de la explotación del enclave bananero hondureño y extrae de él un corte visceral tan fluidamente relatado. conforman un entramado humano a través del cual se manifiestan los intereses económicos de las clases sociales antagónicas. la mujer que. (sic) se hicieron fangales y atascaderos. el empobrecimiento del alma popular. relaciones sexuales infamantes para la mujer. lo expresa con claridad: (. Dentro de ese ámbito cargado de tensiones.. cumple cincuenta años. el esbirro que. Sus primeras ediciones fueron traídas. desde México. la más brillante de sus obras. ignorancia. 31. Ha sido el libro más perseguido del país. los dramas de la subcultura... Por un lado. La vida espiritual y material de aquella seudovida en los bananales. la persecución y el asesinato para suprimir al trabajador -el campeño. el conjunto de personajes que sufre las consecuencias del sistema económico injusto. explora. a la vez... nosotros la necesidad. Debe comprenderse que Prisión Verde puede situarse en el mismo anaquel de las mejores novelas americanas.13ª Edición. 139. leemos: Los días transcurrían y la vida de los campeños empeoraba. heroísmo. texto publicado cuando el sindicalismo pasaba por un punto culminante que desembocaría en la huelga bananera de 1954. es una novela-drama y a la vez una novela-poema. "Prisión Verde. regalarla o venderla. un infierno verde. Somos la masa. [ R. Aquí se ubican los altos empleados de la Compañía: Mr. en conjunto." Roger Isaula "Su obra más realista e incisiva. Se paralizaron muchas labores dejando centenares de hombres sin . la todopoderosa compañía extranjera y las fuerzas políticas y sociales puestas a su servicio. enfermedad. El cielo. la violencia y la explotación extrema constituyen sus rasgos definidores..] Ese enunciado teórico se proyecta en forma concreta en las peripecias de la historia. el maduro y ecuánime irrigador de veneno. 26. Los viejos de mi pueblo aún bajan la voz al sólo mencionar su nombre. solidaridad. los personajes. los estragos producidos por el paludismo.A.) campean en este sector. lleva las semillas de su propia destrucción y transformación. 131). han hecho. Prisión verde. la terrible prisión verde aniquiladora de lo humano (pp. su novela.

Se fundía la vida de los peones con la vida de los bananeros y la fuerza de las máquinas. Calmando con ello el dolor ocasionado por su desaparición (nunca encuentran el cadáver).. hombres.. la descripción y el diálogo. Bananos. Lo subrayado.. 1983. no es posible que los campeños vivamos perpetuamente encadenados por los eslabones de la ignorancia y la injusticia..) las fincas eran para los regadores [de veneno] como un gran monstruo verde cuyo corazón era la bomba. "La narrativa hondureña".. se entrega a la autoridad para salvar a dos hombres inocentes acusados del sabotaje al motocarro cuyo descarrilamiento provocó la muerte de los asesinos de Máximo Luján. Los campeños persiguiendo un pan. Madrid: Ediciones Cultura Hispánica. (. La honestidad de Lucio Pardo: aunque media una sentencia de muerte. se le mitifica.131) El invierno se estiraba con pereza de abandono. con un machete en la mano y una venda en los ojos. despedazándonos.) Los hombres eran unos apéndices humanos del inhumano engranaje del sistema circulatorio del Spred. Para Julio Escoto. la primera.no ha muerto. p.]. Por esta razón. Martínez. la obra.) la vida penetra en la novela por derecho propio y surge el primer texto de la modernidad narrativa nacional de Honduras. (. (. máquinas.. Habrá armonía.. a juntar nuestros músculos y espíritus en un solo haz de armonía? ¿Seremos unos idiotas. la obra entra en el submundo de la explotación del enclave bananero hondureño y extrae de él un corte visceral tan fluidamente relatado. Será un mundo distinto en el que no caerá el azote de los capataces sobre las espaldas trabajadoras. con una meta y un camino. Mesurada en el aspecto ideológico. entre los lectores rigurosos. Yo los veo en mis sueños luchando en los bananales pero ya no como esclavos en esta hoy prisión verde. también son luminosas las respuestas. Algunos dicen que lo han visto o han escuchado su voz perdiéndose bajo la sombra inmensa de los platanares. Lo subrayado. que construye sobre sus disímiles mosaicos un mural mezcla de experiencia personal e imaginación.119-120) La vida y la muerte de Máximo Luján calan en el corazón de los campeños. en cursiva en el original.... forzada. El callado heroísmo de las mujeres: Catuca y Juana sacrifican la intimidad de su cuerpo para proteger a los seres amados. Morales Padrón.) [ Ibid. pp.. El autor encontró el ritmo exacto por el adecuado balance entre la narración. al referirse a las dos versiones de la obra dice: Una de ellas.] En ella -continúala agonía del hombre americano. no es posible que permanezcamos con los ojos vendados y los instintos libres. [ J..) Seremos hombres con un ideal y una esperanza. (.. en cursiva por el autor. Op.). (pp. América en sus novelas. Sólo prosiguieron los chapiadores. queda dramáticamente vista en sus páginas (.. Inclusive hay una escasa utilización del connotativo término de camarada. El mundo va en marcha. comprenden . como podría hacerlo un verdadero y profesional novelista. La vida de los campeños centroamericanos -de Honduras. 58. rígida y abiertamente artificiosa.. Las modificaciones -generalmente desafortunadas. abriéndose paso en las densas tinieblas de una noche larga. asesinándonos? ¿Es que nunca llegaremos a hermanarnos. dirige el movimiento huelguístico aunque sabe que. . Ese es el mundo que yo atisbo en mis sueños. aquella máquina de potencia superhumana a manera de bestia domada por la técnica de un viejo mecánico.166-167..18. sobre aquella tierra que pedía dolor para su fecundación. mientras no se realice una edición crítica. comprensión y luz. R. (. nunca abruma al lector con parrafadas doctrinarias. mordiéndonos. Morales Padrón apunta que Prisión verde conjuga la denuncia con los valores literarios.. Cit.. ese es el campeño que presienten mis anhelos en esta hora turbulenta. Escoto. así como la naturaleza y la explotación en los bananales.) Lo cierto es que con Prisión Verde (. Sangre.que lo importante de él -su pensamiento y sus ideales. p. ¿Y qué? Era el poder imperialista. Prisión verde desenmascara aspectos muy sensibles de la realidad hondureña. (p. (pp.` (. afectiva y la otra: amanerada. es dibujada mediante una vibrante prosa. está destinado al fracaso: Lanzaba [Máximo] su mirada escrutadora sobre los horizontes sombríos de la prisión verde de la Costa Norte y sólo veía en ellos la gran bóveda tangible de los bananales como una gran caverna donde se iba desarrollando en un solo acto inmisericorde la tragedia bárbara de un pueblo pegado a la tierra fogueada. Tivicho y su sentido canto como instrumento de lucha y de modesta felicidad en la oscura vida de los barracones. los que creemos en un día de redención proletaria? (.. los 'veneneros' en los ratos que levantaba la lluvia. p.136-137. los corteros para abastecer de 'oro verde' a los trenes que iban al puerto donde atracaban los barcos de la Compañía... por la falta de organización. está bien diseñada y bien escrita. seguirá siendo objeto de más juicios negativos que positivos.) Pero así como es de sombrío el panorama. fresca.] Por esta razón.enganche.160. Y.) ¡Pero no! No es posible que nos dejemos vencer. de ilusión y realismo.) ¿Para qué esta vida como perros hambrientos.] Prisión verde se conoce a través de ediciones muy alteradas con relación a la editio princeps..opacan y desfiguran su fuerza expresiva.y no es gratuito que el cantor popular dé con la clave.). [ J. el personaje cuyo nombre alude al desarrollo de una calidad humana en grado sumo: para no defraudar a sus compañeros. tan habilidosamente manejado.. destaca la ecuanimidad y comprensión de Máximo. dentro de ese conjunto. Los amos acumulando oro. en un titánico esfuerzo. ¡Venceremos! ¿Cuándo? El tiempo de espera no importa (.. Además.luchando contra la avidez y el egoísmo. rojinegra sangre de hombres con los bacilos de Koch en impulsión de muerte. [ F.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->