Está en la página 1de 6

PRÓLOGO

al Jardín de los suplicios, novela de Octave Mirbeau