Está en la página 1de 2

LA CUARTA OLA: La Revolución Biología mezclada

con la Información.-Dialogos con Alvin Tofler-


Armando López Ramírez
armlopez@uv.mx

Extracto de la entrevista de Alvin Toffler con el periodista Sergio Sarmiento en Octubre del año 2001.

Alvin Toffler es un hombre que desde hace muchos años,


desde la publicación de El Shock del futuro, en 1970, ha llamado la
atención de los lectores, no solamente en su país, en los Estados
Unidos, sino en muchas regiones del mundo. Él fue quizás el primero
de los analistas de la sociedad contemporánea en fijarse no nada más
en lo que estaba aconteciendo, sino en lo que podía suceder en el
futuro.

Nos movemos hacia una nueva forma de economía y hacia


una nueva forma de vida, ambas de manera jamás vista. Algunos le
llaman Biotecnología, otros le llaman la cuarta ola (recordemos que
Alvin Tofler es un Futurista y el autor, entre otros libros, de la obra
"LA TERCERA OLA").

La primera ola es la civilización rural, donde los campesinos forman sociedades(campesinos


rurales que viven en aldeas y tienen una civilización muy pobre, es un tipo de civilización – últimos
10 mil años de historia- y con religiones diferentes, seguimos
viendolo porque hay gente que todavia vive de esta manera; la
sociedad industrial sería la segunda ola, y sigue la civilización de
la información. según A. Toffler, no ha comenzado. Aún
requerimos de industria para la información. que estamos viviendo
el comienzo de una revolución tremenda y que ésta no se detendrá
debido por ejemplo al mercado accionario. Tal vez es la última
cara de la tercera ola, porque en la cuarta ola se vivirá un cambio
aún más dramático, y éste será cuando habremos usado la
información, el conocimiento y la biología para poder salir del
planeta, y habremos comenzado a poblar otro planeta. El espacio
era centro de atención en los 60 y los 70, y se nos ha olvidado. Al
tener satélites hemos olvidado que existe un espacio afuera.

Sin embargo un equipo de investigación de la NASA, en el Valle del Silicón, científicos brillantes
encabezados por un premio Nóbel, investigan la astrobiología, es la relación entre el espacio y la
biología, cuáles son las condiciones que hacen posible la vida. Y una de las cosas que descubrieron
fue la evidencia de vida microbiana bajo los océanos, bajo la tremenda presión, donde jamás
pensamos que pudiera existir vida. Y la encontramos bajo el hielo de la Antártida, donde la creímos
imposible a estos organismos se les ha denominado “extremófilos” por vivir y evolucionar bajo
condiciones de extrema presión ambiental, como por ejemplo en agua hirviente, a grandes
profundidades del mar, bajo el hielo de la antartida, en la roca a mas de mil metros de profundidad,
etc.

Y este grupo de investigadores, entre otras cosas, está buscando las condiciones que hacen posible
la vida humana. Y esto no significa hombrecitos verdes con caras graciosas, es una verdadera
jornada científica para descubrir límites y requerimientos de la vida.
Ese mismo equipo trabaja también en medicina. Por ejemplo, cuando tomas una célula de tu
garganta irritada y el médico te hace un cultivo celular, cuando esa célula está en tu cuerpo y es
más o menos tridimensional, envía señales a otras células y éstas le envían a ella, otras señales,
etcétera, y cuando la extraes para examinarla la gravedad la aplasta, y en lugar de seguir siendo
tridimensional ésta se vuelve plana. Por eso no reacciona como lo hace en el cuerpo. Usamos varias
máquinas para tratar de compensarla, pero en la microgravedad no puedes mantener a la célula
tridimensional eso influye en la medicina cotidiana.

Desde el punto de vista de Alvin Toffler queremos que la gente coma, que tenga una buena vida,
que no haya hambre, que viva bien. ¿Pero por qué tiene que trabajar como animal o como máquina
para conseguirlo? Eso es prehumano y confía en que estamos por humanizar la relación entre el
individuo y la riqueza con miras a hacer posible un futuro más humano.

Sin embargo hay quienes afirman que el medio ambiente no


soportará el desarrollo que tendremos. Y Toffler contesta, tengo
mis dudas. Supongo que hay límites, pero no creo que nos estemos
acercando a ellos. Creo que los recursos que son los más limitados
no son los recursos más importantes, el recurso más importante
está en la cabeza, es el conocimiento. El petróleo no era importante
hasta que a alguien se le ocurrió usarlo comercialmente; el titanio
no era importante hasta que algo más hizo posible su uso. Por ello
creo que a la larga el conocimiento humano es inagotable para
fines prácticos, es el recurso más importante. Con el conocimiento
adecuado, en la cabeza adecuada, en el momento adecuado, se
necesitará menos tierra, mano de obra, capital, energía y tiempo
para los mismos resultados. Es por ello que soy más optimista que
quienes piensan que la Tierra está perdida con tanta población. Eso
no significa que no tengamos serios problemas ambientales, los
hay y tenemos que resolverlos, hay mucho que hacer, pero no creo, filosóficamente, que hayamos
rebasado la capacidad de la Tierra.

En 1967, 66 ó 67, las Naciones Unidas y los Estados Unidos hicieron cálculos de población
y se equivocaron. Al extenderse hasta el año 2000 calcularon niveles de población más altos que
los que tenemos ahora.

Al mismo tiempo los expertos dijeron que la India iba a tener 200 millones de personas y
que los suelos de la India no tendrían la capacidad de alimentar a tantísima gente. Eso resultó un
error absoluto. Entonces producían 95 millones de toneladas de grano al año y los expertos nos
dieron que era su máxima capacidad; ahora producen 195 millones de toneladas, y los indios están
mucho más lejos de la hambruna que en 1967. Hay cosas fantásticas y buenas por venir: la
extensión del tiempo de vida, la eliminación de algunas enfermedades horribles, etcétera, muchas
cosas muy positivas por delante.

Agradezco la atención prestada por TV Azteca a través de Ángeles Lagos asistente del
periodista Sergio Sarmiento por facilitar la copia estenografica de la entrevista..