Está en la página 1de 255

Diccionario Latinoamericano

de Bioética

Prólogo

i
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Las opiniones expresadas en este libro son responsabilidad de sus autores y no reflejan
necesariamente la postura oficial de la UNESCO. Del mismo modo, las denominaciones
empleadas y la presentación del material en esta publicación no implican en absoluto la
expresión de ninguna opinión por parte de la UNESCO acerca de la condición jurídica de
ningún país, territorio, ciudad o área, de sus autoridades o de sus límites o fronteras.
Prólogo

2
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Diccionario Latinoamericano
de Bioética

Juan Carlos Tealdi


Director

Prólogo

3
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Catalogación en la publicación Universidad Nacional de Colombia

Diccionario latinoamericano de bioética / dir. Juan Carlos Tealdi. –Bogotá:


UNESCO - Red Latinoamericana y del Caribe de Bioética: Universidad Na-
cional de Colombia, 2008

xxviii, 660 p.

ISBN: 978-958-701-974-2

1. Bioética – Diccionarios 2. Ciencias de la vida - Diccionarios I. Tealdi,


Juan Carlos – dir.

CDD-21 174.95703 / 2008

DICCIONARIO LATINOAMERICANO DE BIOÉTICA


Publicado en 2008 por:
Organización de las Naciones Unidas para la Educación,
la Ciencia y la Cultura (UNESCO)
y Universidad Nacional de Colombia
Bajo la dirección de Alya Saada, Consejera Regional de Ciencias
Sociales y Humanas

© UNESCO, 2008
www.unescomexico.org
www.redbioeticaunesco.org.mx

© Universidad Nacional de Colombia

ISBN: 978-958-701-974-2
Director
Juan Carlos Tealdi
Consejo Editorial
Fernando Cano Valle, México
Volnei Garrafa, Brasil
Genovena Keyeux, Colombia
Miguel Kottow, Chile
María Luisa Pfeiffer , Argentina
Alya Saada, México
Coordinación institucional
Alya Saada, UNESCO México
Coordinación editorial
Genoveva Keyeux, Colombia
Portada
Camilo Umaña Caro Red Latinoamericana y del Caribe de Bioética
Revisión de estilo Consejo Directivo
Rodrigo Pertuz
Germán Villamizar Volnei Garrafa, Presidente
Óscar Torres Alya Saada, Secretaria Ejecutiva
Fernando Cano Valle, México
Diseño y diagramación de páginas interiores José María Cantú =, México
Ana Rita Rodríguez, UNIBIBLOS Genoveva Keyeux, Colombia
Preparación editorial e impresión Miguel Kottow, Chile
Universidad Nacional de Colombia, UNIBIBLOS Javier Luna Orozco, Bolivia
Luis Ignacio Aguilar Zambrano, Director Andrés Peralta Cornielle, República Dominicana
dirunibiblo_bog@unal.edu.co Daniel Piedra Herrera, Cuba
Prólogo

Juan Carlos Tealdi, Argentina


Impreso en Colombia Susana Vidal, Argentina

4
Diccionario Latinoamericano de Bioética
En memoria de José María Cantú,
pionero de la Red Latinoamericana y del Caribe de Bioética,
insigne y respetado genetista internacional.
Pidió que la paz fuera un valor mayor de toda bioética.

Prólogo

5
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Prólogo

6
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Contenido

Prefacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ix

Presentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xi

Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xiii

Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xvii

América Latina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
1. Pensamiento latinoamericano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
Pensamiento crítico latinoamericano, Ricardo Salas Astraín (Chile) . . . . . . . . 3
Filosofía latinoamericana, Celina Lértora (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . 5
Ética social, valores y liberación, Adriana Arpini (Argentina) . . . . . . . . . . . 8
Pedagogía de la liberación, Maria Luiza Angelim (Brasil). . . . . . . . . . . . . . 11
Teología de la liberación, Marcio Fabri dos Anjos (Brasil) . . . . . . . . . . . . . 12
Pensamiento alternativo, Hugo Biagini (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . 14

2. Comunidad y contexto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
Comunitarismo e individualismo, Cristina Solange Donda (Argentina) . . . . . . 20
Alteridad/otro, Mónica Cragnolini (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
Contexto histórico, José Schmidt (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
Contexto social, Fabio Álvarez (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
Comunidades campesinas, Javier Luna Orozco (Bolivia) . . . . . . . . . . . . . . 27
Aboriginalidad y nación, Claudia Briones (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . 30
Contexto, familia y crisis, Jorge Aceves y Patricia Safa Barraza (México) . . . . . 31

3. Diversidad cultural y lingüística . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34


Pluralismo, Adriana Arpini (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
Valores culturales, Celina Lértora (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
Etnias y lenguajes, María Luisa Rubinelli (Argentina). . . . . . . . . . . . . . . . 39
Diversidad lingüística y sistemas de significación, Frida Villavicencio
Zarza (México) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
Tradición oral indígena, José Antonio Flores Farfán (México) . . . . . . . . . . . 43
Interpretación moral en arte y literatura, María Herrera Lima (México) . . . . . 45
Ética y literatura, Silvana Rabinovich (México) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
Literatura de la negritud y el esclavismo, Dina V. Picotti C. (Argentina) . . . . . . 50
Diversidad cultural y biopolíticas, Augusto Pérez Lindo (Argentina) . . . . . . . . 52

Bienestar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56

1. Dolor y sufrimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
Contenido

Bienestar, dolor y sufrimiento, Miguel Kottow (Chile) . . . . . . . . . . . . . . . 57


Antropología del dolor, Reinaldo Bustos (Chile) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60

vii
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Cuidados ante el dolor y el sufrimiento, Lucilda Selli (Brasil) . . . . . . . . . . . 62
Acceso al tratamiento del dolor severo, Rosa Mertnoff (Argentina) . . . . . . . . 64

2. Atención de la salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
Atención individual y atención colectiva, Abraham Sonis (Argentina) . . . . . . 69
Análisis de la situación de salud, María del Carmen Amaro (Cuba) . . . . . . . . 70
Atención primaria de salud, María del Carmen Amaro (Cuba) . . . . . . . . . . . 72
Atención clínica y contexto social, Jorge Otero Morales (Cuba) . . . . . . . . . . 74
Atención clínica del paciente crónico, Marco Taché Jalak (Cuba) . . . . . . . . . 75
Seguridad social, Jorge Mera (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
Atención integral de la salud, José R. Acosta Sariego (Cuba) . . . . . . . . . . . . 80

3. Cuidados en salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
Cuidados prolongados, Ismael Serna, Fernando Cano, Garbiñe
Saruwatari (México). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
Cuidados paliativos, Gustavo de Simone (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . 87
Principios éticos en cuidados paliativos, Ismael Serna, Fernando Cano,
Garbiñe Saruwatari (México) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
Cuidados espirituales, Ludwig Schmidt (Venezuela) . . . . . . . . . . . . . . . . . 91

Bioética . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
1. Conceptos éticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
Bien y mal, María Luisa Pfeiffer (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
Origen y presencia del mal en el mundo, Leandro Pinkler (Argentina) . . . . . . 99
Norma, Juan Carlos Tealdi (Argentina). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100
Intuición, Diego Parente (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
Preferencia y elección, Luisa Monsalve Medina (Colombia) . . . . . . . . . . . . 102
Consenso y persuasión, José Roque Junges (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
Emociones morales y acción, Olga Elizabeth Hansberg Torres (México) . . . . . . 105
Amor-Odio, Dalmiro Bustos (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
Altruismo y egoísmo, Luisa Ripa (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
Compasión, Celina Lértora (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
Convicción, Patricia Digilio (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
Esperanza, Julia V. Iribarne (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
Tolerancia, Juliana González Valenzuela (México) . . . . . . . . . . . . . . . . . 118
Conciencia moral, Ricardo Salas Astraín (Chile) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120
Intención y responsabilidad, Agustín Estévez (Argentina). . . . . . . . . . . . . . 121
Injerencia-asistencia-solidaridad, Claude Vergès (Panamá) . . . . . . . . . . . . . 123
Legitimidad, María Luisa Pfeiffer (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125

2. Teoría tradicional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126


Valores éticos, Juliana González Valenzuela (México) . . . . . . . . . . . . . . . . 129
Fenomenología, Julia V. Iribarne (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
Virtudes y conducta, Cristina Solange Donda (Argentina) . . . . . . . . . . . . . 133
Éticas descriptivas y prescriptivas, Germán Calderón (Colombia) . . . . . . . . . 136
Contenido

Deontologismo y obligación, Mario Heler (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . 139


Justificación por principios, Miguel Kottow (Chile) . . . . . . . . . . . . . . . . . 141

viii
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Teorías, principios y reglas 1. Los filósofos modestos
Rodolfo Vázquez (México) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
Teorías, principios y reglas 2. Los filósofos ambiciosos
Rodolfo Vázquez (México) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
Teorías, principios y reglas 3. Los filósofos de la tercera vía
Rodolfo Vázquez (México) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149

3. Crítica latinoamericana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153


América Latina y bioética, Hernán Neira (Chile) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
Ética instrumental, Susana Barbosa (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159
Bioética de intervención, Volnei Garrafa y Dora Porto (Brasil) . . . . . . . . . . . 161
Bioética de protección, Miguel Kottow (Chile) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
Bioética narrativa, José Alberto Mainetti (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . 167
Bioética jurídica, Eduardo Luis Tinant (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
Ponderación de principios, Rodolfo Vázquez (México). . . . . . . . . . . . . . . . 171
Bioética y complejidad, Pedro Luis Sotolongo (Cuba) . . . . . . . . . . . . . . . . 173
Bioética de los derechos humanos, Juan Carlos Tealdi (Argentina) . . . . . . . . 177

Ciencia y tecnología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181


Filosofía de la práctica científica, Jorge Bacallao Gallestey (Cuba) . . . . . . . . . 184
Razón estratégica, Dorando Michelini (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . 186
Norma técnica, León Olivé (México) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189
Eficacia tecnológica, Rodolfo Gaeta (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
Explicación y determinismo en ciencias de la vida, Gustavo Caponi (Brasil) . . . 192
Ciencias biológicas y bien común, Agustín Vicedo Torney (Cuba) . . . . . . . . . 195

Conocimiento y verdad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 198


Construcción mítica de la realidad, Leandro Pinkler (Argentina). . . . . . . . . . 201
Perspectiva y verdad, Claudio Cohen (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201
Probabilidad e incertidumbre, León Olivé (México) . . . . . . . . . . . . . . . . . 202
Indecidibilidad, Silvia Rivera (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
Pragmatismo, Daniel Kalpokas (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206
Verdad y apariencia, Silvia Rivera (Argentina). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208
Autenticidad y alienación, Fermin Roland Schramm (Brasil) . . . . . . . . . . . 210

Consentimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214
Consentimiento 1. Información, Sandra Wierzba (Argentina) . . . . . . . . . . . 216
Consentimiento 2. Capacidad, Sandra Wierzba (Argentina) . . . . . . . . . . . . 217
Consentimiento 3. Voluntad, Sandra Wierzba (Argentina) . . . . . . . . . . . . . 219
Consentimiento en atención clínica, José Eduardo de Siqueira (Brasil) . . . . . . 221
Consentimiento comunitario, Javier Luna Orozco (Bolivia) . . . . . . . . . . . . 224

Cuerpo humano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 226


Somatología, José Alberto Mainetti (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227
La experiencia del cuerpo propio, María de la Luz Casas Martínez (México) . . . 228
Contenido

Cuerpo y corporeización, Miguel Kottow (Chile). . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231


Derecho al cuerpo propio, Dora Porto (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 233

ix
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Plasmaféresis: La sangre como mercancía, Melba Barrantes Monge (Nicaragua)
y Juan Carlos Tealdi (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 235
Trasplantes de órganos, Alexánder Mármol Sóñora (Cuba) . . . . . . . . . . . . . 236

Derecho a la salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242


La salud como derecho humano, Horacio Cassinelli (Uruguay) . . . . . . . . . . 244
Derecho a la protección de la salud, Íngrid Brena Sesma (México) . . . . . . . . 246
Derecho a la asistencia médica, Jesús Armando Martínez Gómez (Cuba) . . . . . 247
Derechos de los pacientes, Óscar Ernesto Garay (Argentina) . . . . . . . . . . . . 249
Los hospitales en América Latina en función de la moral pública,
Constanza Ovalle (Colombia) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
Comités hospitalarios de ética, Juan Carlos Tealdi (Argentina). . . . . . . . . . . 256

Desarrollo humano y educación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259


Desarrollo y dependencia, José Portillo (Uruguay) . . . . . . . . . . . . . . . . . 261
Antropología y desarrollo sustentable, Salomón Nahmad Sitton (México) . . . . 262
Educación para el desarrollo humano, Augusto Pérez Lindo (Argentina) . . . . . 264
Escuela pública, Lilian do Valle (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265
Escuelas rurales y desarrollo humano, Noemí Arbetman (Argentina) . . . . . . . 268
Educación en bioética, José Eduardo de Siqueira (Brasil) . . . . . . . . . . . . . 270

Dignidad humana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 274


Dignidad humana, Juliana González Valenzuela (México) . . . . . . . . . . . . . 277
Humanismo y dignidad, Christian de Paul de Barchifontaine (Brasil) . . . . . . . 278
Vida, cuerpo y dignidad humana, María Luisa Pfeiffer (Argentina) . . . . . . . . 280
Crímenes de lesa humanidad, Juan Carlos Tealdi (Argentina) . . . . . . . . . . . 282

Género y sexualidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 285


Justicia y género, Natalia Gherardi (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287
Derechos humanos de las mujeres y derecho penal, María del Rosario
Velásquez Juárez (Guatemala) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 288
Sexo y sexualidad, Miguel Suazo (República Dominicana) . . . . . . . . . . . . . 291
Sexismo, Eva Giberti (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 292
Homofobia, Eva Giberti (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 293
Violencia sexual y femi(ni)cidio, Patricia Ravelo Blancas
y Héctor Domínguez (México) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 294

Globalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 296
Globalización y progreso humano, María Josefina Regnasco (Argentina) . . . . . 297
Globalización y cambio religioso, Renée de la Torre Castellanos (México) . . . . . 300
Globalización y mercado de la alimentación, Jorge Eduardo Rulli (Argentina) . . 302

Hambre y desnutrición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 307


Nutrición, Héctor Bourges (México). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 308
Desnutrición infantil y pobreza, Alejandro O´Donell (Argentina) . . . . . . . . . 310
Contenido

Crisis de seguridad alimentaria, Patricia Aguirre (Argentina) . . . . . . . . . . . 311


Derecho a la alimentación, Sebastião Pinheiro (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . 313

x
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Identidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 316
Identidad personal, Gonzalo Serrano (Colombia) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 318
Identidad genética, Genoveva Keyeux (Colombia) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 321
Identidad familiar y derecho a la identidad, Nelly Minyersky
y Lili Flah (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 324
Identidad social, Alejandro Serrano Caldera (Nicaragua) . . . . . . . . . . . . . 327
Identidad comunitaria, María Margarita Ruiz (Colombia) . . . . . . . . . . . . . 329
Derecho a la imagen y confidencialidad, Carlos Valerio (Costa Rica) . . . . . . . 331

Integridad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 333
Derecho a la integridad, Alfredo Kraut (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . 334
Tortura y tratos inhumanos, Juan Carlos Tealdi (Argentina) . . . . . . . . . . . . 337
Vulnerabilidad y protección, Miguel Kottow (Chile) . . . . . . . . . . . . . . . . . 340
Integridad comunitaria, Antonio José Sánchez Murillo (Colombia) . . . . . . . . 342
Epidemiología y vulnerabilidad social, Zulma Ortiz (Argentina) . . . . . . . . . . 343
La sociedad del riesgo, Cristina Ambrosini (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . 344
Principio de precaución, Roberto Andorno (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . 345

Investigación en salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 348


Progreso científico y desarrollo social, Carlos R. Gherardi (Argentina) . . . . . . 349
Experimentación con animales, Roberto de la Peña Pino
y Ángel Concepción Alfonso (Cuba) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 354
Investigación médica básica, Alina Alerm González (Cuba). . . . . . . . . . . . . 355
Ensayo clínico, Virginia Rodríguez Funes (El Salvador) . . . . . . . . . . . . . . . 358
Investigaciones científicas en niños, Joaquim Antônio César Mota (Brasil) . . . . 360
Investigación participativa, Luis Justo (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . 361
Sistemas de revisión ética, Claudio Fortes Lorenzo (Brasil) . . . . . . . . . . . . . 363
Comités de ética de la investigación, Susana Vidal (Argentina) . . . . . . . . . . 366
Doble estándar, Dirceu Greco (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 369

Justicia y derechos humanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 372


1. Justicia, igualdad y equidad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 372
Idea de justicia, Fernando Aranda Fraga (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . 375
Igualdad y diferencia, Patricia Digilio (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . 377
Derecho y moral, Rodolfo Vázquez (México) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
Sistemas normativos indígenas, María Victoria Chenaut González (México). . . . 383
Justicia y teología moral, Humberto Miguel Yáñez (Argentina) . . . . . . . . . . . 385
Bien colectivo y decisión judicial, Eduardo Luis Tinant (Argentina) . . . . . . . . 387
Derecho de familia, Mauro Machado do Prado (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . 390
Equidad en salud, Dámaso Gómez Plasencia (Cuba). . . . . . . . . . . . . . . . . 391

2. Sistema de Derechos Humanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 392


Sistema Interamericano de Derechos Humanos, Héctor Gros Espiell (Uruguay). . 396
Defensoría del Pueblo (nacionales), Eduardo Mondino (Argentina) . . . . . . . . 398
Contenido

Defensoría del Pueblo (provinciales), Carlos Niccolini (Argentina) . . . . . . . . 400


Acceso a la justicia e impunidad, Horacio Ravenna (Argentina) . . . . . . . . . . 401

xi
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Asistencia humanitaria en América Latina, Carlos E. Zaballa (Argentina) . . . . . 406
Capacidades, proyecto de vida y sistema de derechos,
Jorge Iván Bula (Colombia) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 408
Terrorismo de Estado, Juan Carlos Tealdi (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . 410

Libertad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 413
Libertad y necesidad, Ubaldo González Pérez (Cuba) . . . . . . . . . . . . . . . . 415
Esclavitud y servidumbre, Armando Raggio (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . . 418
Desplazamiento (refugiados internos), Ana Lucía Rodríguez (Colombia) . . . . . 420
Autonomía individual, Marco Segre (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 423
Directivas anticipadas, Luis Guillermo Blanco (Argentina) . . . . . . . . . . . . . 425
Objeción de conciencia, Luis Guillermo Blanco (Argentina). . . . . . . . . . . . . 427
Huelga de hambre, Luis Guillermo Blanco (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . 430

Medicina y profesiones de la salud. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 433


Orígenes del conocimiento médico, Juan Carlos Tealdi (Argentina) . . . . . . . . 436
Crisis de la razón médica, José Alberto Mainetti (Argentina) . . . . . . . . . . . . 438
Medicina natural y tradicional, Eduardo Freyre Roach (Cuba) . . . . . . . . . . . 439
Relación médico-paciente, Jorge Luis Manzini (Argentina) . . . . . . . . . . . . 441
Paternalismo médico, Freddy García (Venezuela) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 444
Toma de decisiones médicas, Daniel Lew (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . 445
Psicología, Ana Claudia Machado y Eliane Seidl (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . 448
Modelos de atención de enfermería, Dalgis Ruiz Reyes (Cuba) . . . . . . . . . . . 449
La enfermería en la atención primaria de salud, Katiuska Navarro
Bustamante (Cuba) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 451
Educación en enfermería, Beatriz Peña (Colombia) . . . . . . . . . . . . . . . . . 453
Trabajo social, Carlos Eroles (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 454
Consulta en ética clínica, Miguel Chaves Zambrano (Argentina) . . . . . . . . . . 456
Medicina y difusión masiva, Marcelo Ocampo (Argentina) . . . . . . . . . . . . . 457
Conflicto de intereses, Teresa Rotondo (Uruguay) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 458

Medio ambiente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 462


Naturaleza y artificio, Alejandro Rosas López (Colombia) . . . . . . . . . . . . . . 463
Población, Marlene Braz (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 465
Trabajo y medio ambiente, Fernando Cano y Garbiñe Saruwatari (México) . . . . 467
Agricultura y agrotecnologías, Eduardo Freyre Roach (Cuba) . . . . . . . . . . . 470
Modelos de producción rural, Adolfo Boy (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . 473
Salud de los animales, Juan Garza Ramos (México) . . . . . . . . . . . . . . . . 474
Ambiente, sustentabilidad y riesgos, Walter Alberto Pengue (Argentina). . . . . . 477
Manipulación del genoma y medio ambiente, José Ramón
Acosta Sariego (Cuba) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 480

Muerte y morir . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 484


La muerte y sus símbolos, Ricardo Hodelín Tablada (Cuba). . . . . . . . . . . . . 486
Contenido

Mortalidad materna, Maria Clara Albuquerque (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . 488


El morir del niño, Rafael Torres Acosta (Cuba) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 489

xii
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Matar niños y niñas, Eva Giberti (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 491
Enfermedad terminal, Andrés Peralta (República Dominicana) . . . . . . . . . . . 492
La muerte y el morir por VIH/sida, Juan Carlos Tealdi (Argentina) . . . . . . . . 495
Suicidio. Aspectos filosóficos, Julio Cabrera (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . . 496
Suicidio. Abordajes empíricos, Julio Cabrera (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . 499
Muerte, mortalidad y suicidio, Julio Cabrera (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . 501
Homicidio piadoso consentido, Luis Guillermo Blanco (Argentina) . . . . . . . . 503
Eutanasia, Leo Pessini (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 506
Morir con dignidad, Luis Guillermo Blanco (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . 508
Pena de muerte, Juan Carlos Tealdi (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 511
Genocidio, Juan Carlos Tealdi (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 513

Pobreza y necesidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 515


Responsabilidad en contextos de pobreza, Jutta Wester (Argentina). . . . . . . . 517
Necesidades en salud, Susana Vidal (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 519
Enfermedades de la pobreza, Rubén Storino (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . 522
Doctrina social de la Iglesia, Marcio Fabri dos Anjos (Brasil) . . . . . . . . . . . . 525

Poder . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 528
Ética y política, Volnei Garrafa (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 531
Poder e injusticia, Marcio Fabri dos Anjos (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . . . 533
Imperialismo moral, Volnei Garrafa (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 535
Dominación y hegemonía, José Portillo (Uruguay) . . . . . . . . . . . . . . . . . 536
Biopiratería, Ana María Tapajós (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 538
Control social, Paulo Antonio de Carvalho Fortes (Brasil) . . . . . . . . . . . . . 538
Paz, Juan Carlos Tealdi (Argentina). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 540

Salud reproductiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 543


Salud reproductiva, Mariana Romero (Argentina). . . . . . . . . . . . . . . . . . 545
Contracepción, Luis Guillermo Blanco (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . 547
Embarazo en la adolescencia, Mónica Gogna (Argentina) . . . . . . . . . . . . . 550
Diagnóstico prenatal, Araceli Lantigua Cruz (Cuba) . . . . . . . . . . . . . . . . 552
Asesoramiento genético, Marta Ascurra de Duarte (Paraguay) . . . . . . . . . . 554
Aborto inseguro, Susanna Rance (Bolivia) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 554

Salud y enfermedad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 559


Lo normal y lo patológico, Reinaldo Bustos (Chile) . . . . . . . . . . . . . . . . . 561
Enfermedades agudas, Horacio García Romero (México) . . . . . . . . . . . . . . 562
Estado de afección múltiple, Carlos R. Gherardi (Argentina) . . . . . . . . . . . . 564
Salud integral, Elma Zoboli (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 565
Modos de enfermar y conceptos de enfermedad, Miguel Kottow (Chile). . . . . . 567
Experiencia de enfermedad y narración, Isabel del Valle (Argentina) . . . . . . . 569
Espacios arquitectónicos para la salud, Carlos Quaglia (Argentina) . . . . . . . . 572
Contenido

Sociedad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 576
Aspectos sociales de la bioética, Francisco Maglio (Argentina) . . . . . . . . . . . 577

xiii
Diccionario Latinoamericano de Bioética
América Latina y la vida económica, Aldo Etchegoyen (Argentina) . . . . . . . . 579
Contrato social, Fernando Aranda Fraga (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . 581
Democracia, Cristina Reigadas (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 584
Norma social, Celina Lértora (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 587
Exclusión social, Fermin Roland Schramm (Brasil) . . . . . . . . . . . . . . . . . 588
Discapacidad, Carlos Eroles (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 591
Espacio público, Nora Rabotnikof (México) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 593

Vida y vivir . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 595


1. Ciclos vitales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 595
Crecimiento y desarrollo, Horacio Lejarraga (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . 597
Salud del neonato, Sergio Cecchetto (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 599
Infancia, José Portillo (Uruguay) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 602
Antropología y niñez, Andrea Szulc (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 603
Construcción social de la vejez (urbana-rural), Felipe R. Vázquez
Palacios (México) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 606
Derecho a la vida: aspectos sociales y comunitarios,
Mabel Gutiérrez (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 607
Desaparición forzada de personas, Juan Carlos Tealdi (Argentina) . . . . . . . . 609

2. Estados vitales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 611


Vida saludable, Jaime Escobar Triana (Colombia) . . . . . . . . . . . . . . . . . 611
Vida en estado crítico, Carlos R. Gherardi (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . 613
Vida en mínima conciencia, Facundo Manes (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . 614
Vida en estado vegetativo persistente, Ricardo Hodelín Tablada (Cuba) . . . . . . 615
Vida buena, María Luisa Pfeiffer (Argentina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 616

Referencias generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 619

Índice de colaboradores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 630

Índice . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 634
Contenido

xiv
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Prefacio
Héctor Gros Espiell
Profesor Emérito de la Universidad de la República
(Uruguay). Fue miembro del Comité Internacional
de Bioética de la UNESCO, Juez de la Corte Intera-
mericana de Derechos Humanos, y Delegado Perma-
nente del Uruguay ante la UNESCO.

El prefacio de una obra que, como es el caso del Diccionario Latinoamericano de


Bioética, contendrá, además de un prólogo, una presentación general y una intro-
ducción, ha de estar destinado solamente a contener unas palabras preliminares o
preambulares escritas por alguien que, como yo, no ha participado en la planifica-
ción del libro, pero que ha colaborado en él con la elaboración de la conceptualiza-
ción de un vocablo y que ha admirado el trabajo de realización y la finalización del
proyecto.
Estas palabras preliminares, escritas por quien ha llegado a la bioética desde el dere-
cho, la ética y la política y la vida internacional, que no es un científico –pero que tie-
ne la plena conciencia del carácter necesariamente multidisciplinario de la bioética,
en la que confluyen la ciencia, la tecnología, la medicina, las ciencias de la salud, la
ética, el derecho, la sociología y la política–, sólo quieren destacar con una mirada
externa, pero comprometida, el valor y la significación de esta obra. Pero no pueden
ni quieren, estas palabras, eludir la cálida felicitación.
Primero, por ser un esfuerzo colectivo hecho desde Latinoamérica. Con conciencia
de toda la significación humana, social y política que esto implica y de lo que para
América Latina apareja hoy, y sobre todo debe significar en el futuro, la bioética para
el desarrollo integral, para el progreso general de la Región y para el bienestar de to-
dos los latinoamericanos.
Segundo, por ser un trabajo para la promoción y el impulso, dejando de lado un neu-
tralismo que, disfrazado de cientificismo, es inaceptable para una concepción actual,
humana y social de la bioética y de las inaplazables necesidades individuales y colec-
tivas de Latinoamérica.
Tercero, por la amplitud conceptual de la temática que incluye, pero no es reduccio-
nista sino por el contrario generosamente expansiva y omnicomprensiva, en benefi-
cio de los seres humanos y de la sociedad.
Por todo esto, creo que el diccionario está llamado a tener una gran recepción y un
efecto positivo y cierto sobre la bioética en América Latina. Será un aporte regional,
necesario y actual, a una materia que, por su esencia, es universal.
La superación de una visión estrecha y obsoleta que no tiene en cuenta los aspectos
sociales –la salud, la producción y acceso a los medicamentos, los servicios médicos
y sociales, la alimentación, el agua y la pobreza, las discriminaciones y las violacio-
nes de los Derechos Humanos– tiene en este libro un ejemplo destacable y digno de
elogio.
Introducción

Yo diría que esta empresa, concebida, pensada y completada gracias a Juan Carlos
Tealdi, a su férrea voluntad, y realizada como consecuencia de la cooperación de una

xv
Diccionario Latinoamericano de Bioética
red de investigadores, científicos y maestros latinoamericanos, cultivadores de las
más diversas disciplinas, es, finalmente, un aporte al integral y necesario reconoci-
miento, real y efectivo, de la dignidad humana, a cuyo servicio debe estar la bioética,
que tiene que ser la gran palanca para el progreso científico, social y humano que
nunca puede ser ajeno a las exigencias de la libertad.
Prefacio

xvi
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Presentación
Volnei Garrafa
Presidente del Consejo Directivo de la Red Latinoamerica-
na y del Caribe de Bioética de la UNESCO/REDBIOÉTICA;
Profesor Titular y Coordinador de la Cátedra UNESCO de
Bioética de la Universidad de Brasilia, Brasil; Editor de la
Revista Brasileira de Bioética.

El Diccionario Latinoamericano de Bioética es el quinto libro producido por la Red La-


tinoamericana y del Caribe de Bioética de la UNESCO (REDBIOÉTICA) en el corto espa-
cio de tiempo de cuatro años. Bajo la coordinación de Juan Carlos Tealdi –destacada
figura científica del contexto internacional de la bioética– los organismos públicos,
universidades y otras instituciones académicas pueden ahora disfrutar de una obra
que, además de original y pionera, redirecciona en buen camino las verdaderas ba-
ses conceptuales –la epistemología– de una bioética realmente útil, comprometida y
necesaria para la región.
La REDBIOÉTICA, después de algunas reuniones preliminares realizadas en Cuba y Mé-
xico en el año 2001, y otra decisiva desarrollada paralelamente al Sexto Congreso
Mundial de Bioética (Sixth World Congress of Bioethics) realizado en Brasilia, Brasil, a
fines del año 2002, fue formalmente creada en Cancún, México, el 2 de mayo del año
2003. Entre sus objetivos está la producción y divulgación de conocimientos científi-
cos relacionados con la bioética y especialmente comprometidos con la realidad so-
cial, política y cultural de los países y pueblos de América Latina y el Caribe. Después
de definir el nuevo Estatuto epistemológico de la bioética, muy relacionado con el con-
texto de la región, publicado inicialmente en idioma español, en México1, e inmediata-
mente después en portugués, en Brasil, con el título Bases conceituais da bioética: enfo-
que latino-americano2, la Red presentó a los estudiosos e interesados en el asunto las
siguientes publicaciones originales: Ética en la investigación en seres humanos y polí-
ticas de salud pública3; Panorama sobre la legislación en materia de genoma humano
en América Latina y el Caribe4; y Participación informada en clínica e investigación
biomédica5.
Algunos grupos más conservadores de estudiosos de la bioética en la región siguen
pensando e interpretando nuestros conflictos con mentalidad ajena –generalmente

1. Garrafa, V., Kottow, M., Saada, A. (coords.). Estatuto epistemológico de la bioética, México,
Universidad Nacional Autónoma de México, REDBIOÉTICA UNESCO, 2005.
2. Garrafa, V., Kottow, M., Saada, A. (orgs.). Bases conceituais da bioética. Enfoque latino-
americano, São Paulo, Editora Gaia, REDBIOÉTICA UNESCO, 2006.
3. Keyeux, G., Penchaszadeh, V., Saada, A. (coords.). Ética en la investigación en seres humanos y
políticas de salud pública, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, REDBIOÉTICA UNESCO,
2006.
4. Saada, A., Valadés, D. (coords). Panorama sobre la legislación en materia de genoma humano en
América Latina y el Caribe, México, Universidad Nacional Autónoma de México, REDBIOÉTICA
UNESCO, 2006.
Introducción

5. Kottow, M. Participación informada en clínica e investigación biomédica. Las múltiples facetas de la


decisión y el consentimiento informado, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, REDBIOÉTICA
UNESCO, 2007.

xvii
Diccionario Latinoamericano de Bioética
anglosajona o española– y mirando tales conflictos en todas sus producciones acadé-
micas, reuniones científicas y publicaciones, con esos mismos ojos –muchas veces ca-
paces pero acostumbrados a otros problemas y culturas–. Mientras tanto, el reto de los
miembros de la REDBIOÉTICA es pensar los problemas bioéticos constatados en su re-
gión con su propia mentalidad, mirar estos problemas también con sus mismos ojos,
acostumbrados a las tremendas contradicciones y disparidades sociales constatadas
de diferentes maneras en nuestros países.
Tealdi es un reconocido académico que, además de presidir en 1994 el Segundo
Congreso Mundial de Bioética (Second World Congress of Bioethics) promovido por la
International Association of Bioethics en Buenos Aires, tuvo un papel destacado en
dos eventos que merecen ser citados. El primero, como representante de entidades
médicas argentinas ante la Asociación Médica Mundial, cuando defendió con mucho
vigor y competencia la continuidad del contenido original de la Declaración de Hel-
sinki. Fue en momentos en que Estados Unidos y otros países desarrollados desea-
ban cambiarla dramáticamente en sus artículos 19, 29 y 30 con el objetivo mercanti-
lista de “flexibilizar las normas internacionales relacionadas con la ética en la
investigación con seres humanos” y de este modo disminuir costos en ensayos clíni-
cos futuros. El segundo, las reuniones preparatorias y finales de construcción de la
Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos de la UNESCO (2004-2005)6.
Como delegado oficial de la República Argentina, conjuntamente con un grupo de
delegados de otros países latinoamericanos, africanos y asiáticos, fue una de las vo-
ces más vigorosas en defensa de la politización de la nueva agenda bioética mundial,
representada por un documento histórico que, además de las cuestiones biomédicas
y biotecnológicas, incorporó los temas sanitarios, sociales y ambientales, inclusión
fuertemente defendida por las naciones periféricas.
En la ardua tarea solitaria de organizar el Diccionario, Tealdi contó con el apoyo y la
participación de docenas de investigadores y pensadores de la nueva y libertaria
bioética latinoamericana, radicados en diferentes países de la región, todos de su es-
tricta confianza. Para la realización de un trabajo de tamaña envergadura, la base de
sustentación fue la definición de los temas por grupos y, en especial, la armonía y
coherencia entre las ideas de los diferentes colaboradores, principalmente frente
a temas sabidamente conflictivos cuyas visiones morales plurales son amplias y
diversificadas.
Sin sombra de duda, el feliz lector que tiene en sus manos esta extraordinaria obra
está frente al principal esfuerzo histórico y académico implementado con relación a
la bioética en el ámbito del continente latinoamericano y de toda la región.
Presentación

6. UNESCO. Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos, París, octubre de 2005.

xviii
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Prólogo

Alya Saada
Consejera Regional para las Ciencias Sociales y Humanas de la
UNESCO para América Latina y el Caribe
Fundadora y Secretaria Ejecutiva de la REDBIOÉTICA/UNESCO

En 1997, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la


Cultura (UNESCO) adoptó el primer instrumento universal de bioética: “La Declara-
ción Universal sobre el Genoma Humano y los Derechos Humanos”. En ese mismo
año, el Consejo de Europa, a través de su Comité Director de Bioética, promulgó la
“Convención de los Derechos Humanos y la bioética”. Después surgieron otros instru-
mentos internacionales o regionales cada vez más complejos que proporcionan nor-
mas jurídicas y éticas cada vez más precisas, enfocadas a orientar la investigación bio-
tecnológica y biomédica en el respeto a los Derechos Humanos. La última es la
“Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos” adoptada por la Confe-
rencia General de la UNESCO en octubre de 2005 con la unanimidad de todos sus Esta-
dos Miembros.
La bioética, que surgió inicialmente en Estados Unidos en los años setenta y pos-
teriormente se extendió a los países europeos en los ochenta, ha conocido, desde
los noventa hasta la actualidad, un desarrollo que incluye a una gran parte de los
países del mundo. Esta evolución se explica por el progreso de las ciencias de la
vida y de la salud y por la biotecnología innovativa que han creado situaciones y
problemas éticos de nuevo orden, a los cuales las normas y las reglas morales y
éticas tradicionales no podían hacer frente. Por otro lado, con la globalización de
la economía, en particular la deslocalización de las empresas y de la industria sa-
nitaria y farmacéutica, estos problemas han revestido una dimensión planetaria
y, al mismo tiempo, más compleja y más difícil de resolver, teniendo en cuenta la
pluralidad de los actores sociales implicados en este proceso y la diversidad, in-
cluso la incompatibilidad de los intereses de los grupos involucrados: las perso-
nas en general, los grupos en desventaja, los pacientes, los investigadores, la in-
dustria farmacéutica. Muy a menudo son los intereses del mercado los que tienen
tendencia a llevarse.
Los adelantos de la ciencia y la tecnología, evidentemente, han acelerado el progre-
so de las sociedades y mejorado las condiciones de vida de la humanidad en general,
lo cual resulta, notablemente, en una gran longevidad, una mejor salud, una mejor
alimentación, un acceso a la educación y a la información y otras ventajas que serían
largas de enumerar.
No son los conocimientos innegables los que están en cuestión, sino las consecuen-
cias inesperadas y no previstas de este progreso que han inducido las transforma-
ciones sociales, económicas y culturales a nivel global. Esto se traduce, entre otras
formas, en las profundas modificaciones de los comportamientos individuales y de
las relaciones interpersonales, así como en la caída en desuso de los códigos y de
los valores de conducta que rigieron y regularon hasta hoy la vida en sociedad, ani-
Introducción

mando las disfuncionalidades sociales.

xix
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Otras transformaciones no menos graves son las concernientes al medio ambiente y a
los recursos naturales no renovables, la biodiversidad de las especies animales y vege-
tales, los recursos de agua potable y la tierra y hasta el aire respirable.
La mundialización de la bioética está acompañada de una ampliación y de una gran
diversificación de los problemas abordados. A las cuestiones que podemos conside-
rar como las primeras en plantear problemas como el consentimiento informado, la
definición del principio y final de la vida, el aborto, la experimentación biomédica y
el trasplante de tejidos y de órganos, se pueden añadir otras más recientes como la
reproducción asistida médicamente, la clonación reproductiva o con fines terapéuti-
cos, la terapia de soporte vital, el derecho a una muerte digna, la eutanasia, la desa-
parición de especies vegetales y animales, el calentamiento del planeta y las catás-
trofes naturales, la contaminación del aire y la disminución de las reservas de agua
potable, los organismos genéticamente modificados y su impacto potencial sobre la
salud humana y sobre la biodiversidad. Las últimas cuestiones por aparecer serán de
orden social.
El desarrollo de la bioética, la multiplicación de sus áreas de estudio y su complejiza-
ción creciente son una respuesta a los problemas inéditos surgidos durante los últi-
mos cincuenta años y una tentativa de afrontar los desafíos que se plantean a los in-
dividuos y a la sociedad en general. Se actúa ante todo para elaborar normas éticas y
jurídicas universales que aspiran a limitar y controlar los abusos en la utilización de
las ciencias y las tecnologías asociadas y las biotecnologías, limitar las tendencias in-
vasivas del mercado, impulsar y proteger los derechos fundamentales de las perso-
nas y su dignidad y, finalmente, recordar el propósito y la finalidad primera del desa-
rrollo, a saber, la mejora de la esperanza y la calidad de vida, la reducción de la
pobreza y la realización de las potencialidades personales de todos y de cada uno.
Todo esto tiene sus implicancias sobre el concepto mismo de bioética. Para entender
mejor el alcance de las mismas, conviene recordar que el término “bioética” fue for-
mulado por primera vez en 1970 por el oncólogo norteamericano Van Rensselaer
Potter. La bioética, según este, plantea la necesidad de “acompañar el desarrollo
científico y tecnológico de una reflexión ética que tome en cuenta de modo muy ex-
plícito los valores y la totalidad (la sociedad global y la naturaleza, la biosfera)”7.
No obstante, como explica muy bien G. Hottois, esta concepción no ha conocido un
impacto importante en el desarrollo de la bioética en los Estados Unidos y más tar-
de en Europa. Se ha centrado más en el individuo, las cuestiones médicas y biomé-
dicas, la relación paciente/médico y la experimentación sobre las personas. Se basa
en cuatro principios fundamentales: la autonomía, la beneficencia, la no maleficen-
cia y la justicia. Esta concepción, designada como principialista, ha conocido un pe-
ríodo próspero hasta el final del siglo pasado, y ha favorecido la toma de conciencia
pública de los asuntos éticos ligados al desarrollo científico y tecnológico. Su finali-
dad consistía en proporcionar los principios universales para resolver los conflictos
éticos ligados al desarrollo de las ciencias y de las tecnologías aplicadas principalmen-
te al área de la salud en los países industrializados de economía liberal. El desarrollo
de la bioética ha estado acompañado desde el principio por el establecimiento de
nuevas instituciones y reglamentaciones para guiar la experimentación y la investi-
gación biomédica a nivel local y nacional. Más tarde nacen las asociaciones de la
Prólogo

7. Hottois, G. ¿Qué es la bioética? Colección Caminos Filosóficos, Universidad del Bosque, y VRIN,
París, 2007, pp. 14-15.

xx
Diccionario Latinoamericano de Bioética
sociedad civil a favor de los derechos del paciente, las asociaciones por la defensa de
los animales, del medio ambiente, entre otras. Desde luego, la preocupación ética no
estará más reservada a una élite política y científica y se convierte en una preocupa-
ción pública.
Con la globalización de la bioética durante los años noventa, podemos ver en los paí-
ses llamados periféricos, comenzando por América Latina, el surgimiento de otras
escuelas de pensamiento y de nuevos temas de preocupación ética que se sitúan en
un marco más amplio que el abordado por la bioética principialista. Es el nacimiento
de la bioética social el que marca el paso de una bioética fundamentalmente centra-
da en el individuo a una ética holística fundada sobre la justicia social y la equidad,
que engloba el derecho a la salud, el acceso a los cuidados y a los tratamientos médi-
cos de calidad, los derechos económicos y sociales, como la eliminación de la pobre-
za y de la exclusión, el derecho a una vida digna y el derecho a la diversidad y a la
pluralidad en tanto que especificidades inherentes a nuestro mundo.
La “Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos” ilustra esta evolu-
ción y ofrece un abanico de principios correspondientes a esta ampliación. Sitúa la
bioética como una práctica multidisciplinaria y pluralista que se ejerce en el marco
de una realidad humana culturalmente plural, socialmente diversa y económica-
mente desigual. La bioética, en tanto que una ética aplicada, está necesariamente
enraizada en esta realidad humana diversa, que explica su carácter a la vez comple-
jo, multidisciplinario, interdisciplinario y plural.
Hay que subrayar que por primera vez en la historia de la bioética se enuncia un mar-
co comprehensivo universal de los principios que deben regir este campo, con una
definición amplia de la bioética que incluye la justicia, la responsabilidad social en
términos de salud y bienestar colectivo, la preservación del medio ambiente y de la
diversidad cultural, además de la lucha contra la pobreza y la exclusión social en to-
das sus formas.
Este Diccionario es un aporte colectivo de la REDBIOÉTICA/UNESCO8, primera red re-
gional de bioética, creada por iniciativa de la UNESCO en mayo de 2003. La red fue
creada con el propósito de promover el estudio y la investigación bioética endógena
en la región latinoamericana y del Caribe, de estimular la reflexión bioética acerca
del impacto del desarrollo tecnocientífico sobre las condiciones de vida de las pobla-
ciones de la región y de identificar los problemas bioéticos específicos, que es nece-
sario abordar. En tanto que organización internacional de cooperación intelectual
que tiene a la ética como el centro de su constitución y su mandato, la UNESCO se
dispone a emprender esta acción y a apoyar los esfuerzos y las iniciativas dispersas
para darles consistencia, visibilidad y durabilidad. Esta iniciativa fue acogida con en-
tusiasmo por la comunidad intelectual y académica de la región así como por institu-
ciones gubernamentales de ciertos países que han contribuido a su concretización y
su éxito.
Desde su creación, la REDBIOÉTICA/UNESCO ha desempeñado un rol pionero en el
desarrollo académico de la bioética en América Latina y el Caribe y ha producido
diversas publicaciones científicas originales en lengua española: El estatuto episte-
mológico de la bioética (2004), Ética de la investigación en seres humanos y políticas
de salud pública (2006), Panorama de la legislación en materia de genoma humano
Prólogo

8. www.redbioeticaunesco.org.mx

xxi
Diccionario Latinoamericano de Bioética
en América Latina y el Caribe (2006), y Participación informada en clínica e investi-
gación biomédica (2007).
Asimismo, ha participado de manera determinante en la evolución del concepto de
bioética a nivel internacional, como quedó de manifiesto en la “Declaración Univer-
sal sobre Bioética y Derechos Humanos”.
Esta obra es el resultado de cuatro años de trabajo y refleja los avances de la bioética
en América Latina y el Caribe. Se propone ilustrar la evolución de la bioética desde
su nacimiento hasta su desarrollo actual. Es el primer diccionario de bioética que la
UNESCO pone a disposición de todos aquellos interesados en la ética y en la bioética.
Es un instrumento académico que ofrece una puesta al día de los problemas bioéti-
cos actuales en el mundo. Es, además, un instrumento pedagógico que aspira a apor-
tar nuevas luces en los problemas y a contribuir a una mejor comprensión de la di-
versidad y la complejidad de los problemas éticos y los desafíos que plantea el
desarrollo tecnocientífico de las sociedades actuales.
Agradecemos al doctor Juan Carlos Tealdi, que ha dirigido magistralmente este tra-
bajo, así como a todos los miembros de la REDBIOÉTICA/UNESCO por su contribu-
ción a la realización de esta obra. Agradecemos particularmente al Consejo Directivo
de la red, bajo la presidencia indefectible del profesor Volnei Garrafa, que ha jugado
un papel líder para el desempeño de la bioética en América Latina y el Caribe. Por úl-
timo, nuestro agradecimiento a la doctora Genoveva Keyeux por su precisa y valiosa
colaboración en la coordinación editorial de esta obra.
Prólogo

xxii
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Introducción

Juan Carlos Tealdi


Director del Programa de Bioética del Hospital de Clínicas
de la Universidad de Buenos Aires; Asesor en Bioética de la
Secretaría de Derechos Humanos de la Nación (Argenti-
na); Presidente de Bio&Sur, Asociación de Bioética y Dere-
chos Humanos.

El Diccionario como proyecto. El proyecto de elaboración del Diccionario Latinoameri-


cano de Bioética nació de una de las propuestas presentadas en la fundación de la Red
Latinoamericana y del Caribe de Bioética de la UNESCO. La Red tuvo su origen en una
iniciativa regional del organismo internacional y en la necesidad compartida entre
muchos de los que trabajábamos en bioética en los países latinoamericanos de pensar
y practicar la bioética atendiendo a los problemas de nuestras poblaciones en su con-
texto histórico y social. Desde su reunión constitutiva, la Red se propuso promover
proyectos regionales dirigidos a esos fines. En junio de 2003, especialmente estimula-
do en la idea por mi colega Miguel Kottow, hice circular entre algunos miembros del
Consejo Directivo un marco preliminar y la guía de avances por definir para un ante-
proyecto que entonces pensaba bajo el título más ambicioso de enciclopedia y que ya
contenía la propuesta de una estructuración en grandes “campos” temáticos generales
y “entradas” particulares de extensiones acotadas. Para noviembre de 2003 había po-
dido identificar varias de las cuestiones problemáticas que en perspectiva regional se
nos presentaban de modo comparativo frente a otras obras de referencia como la
Encyclopedia of Bioethics, en lengua inglesa, y la Nouvelle encyclopédie de bioéthique,
editada en francés. Las cuestiones del contexto y la identidad regional en su historia y
su cultura, los enfoques críticos de autores latinoamericanos, las relaciones entre indi-
vidualismo y comunitarismo, el lugar de la justicia, los derechos humanos y el derecho
a la salud, las cuestiones del medio ambiente y de la salud pública, la pobreza, la glo-
balización y el bienestar eran tan solo algunos de los emergentes críticos para una
bioética regional que dieron lugar a un primer esquema breve de campos y de entra-
das. En febrero de 2004 y después de alcanzar una dimensión más ajustada de la tarea
por desarrollar y sus tiempos, el anteproyecto quedó más definido: la mejor estrategia
a seguir era el formato de un diccionario, considerando su elaboración como una eta-
pa para la identificación y el fortalecimiento de relaciones con un grupo amplio y di-
verso de colaboradores que permitiera continuar en el futuro con un proyecto de más
envergadura del tipo de una enciclopedia. También entonces quedaron definidos cin-
cuenta campos temáticos, muchos de los cuales incluían varias entradas y se estimó un
tiempo de trabajo mínimo de dos años para la realización formal del proyecto. A fina-
les de junio de 2004 formalicé un contrato con la UNESCO para una primera etapa de
preparación de un Diccionario de Términos Críticos de la Bioética en América Latina,
cuyo primer borrador debía entregarse con una introducción a cada uno de los cin-
cuenta campos mayores. Después de haber cumplido esa etapa, realicé un extenso re-
levamiento e intercambio con posibles colaboradores del Diccionario en cada país de
América Latina y el Caribe, atendiendo a sus líneas de investigación y publicaciones.
Introducción

Esta tarea me confirmó ampliamente la idea preliminar que tenía sobre la extensa y
profunda riqueza regional en autores y temas constitutivos de la bioética cuando estos
no referían exclusivamente a especialistas en bioética o a temáticas ya instaladas

xxiii
Diccionario Latinoamericano de Bioética
como de interés bioético. Durante meses procedí a revisar extensos catálogos de auto-
res e instituciones de toda disciplina relacionada de uno u otro modo con el amplio
campo de la bioética: medicina y ciencias de la vida, derecho y ciencias sociales, filoso-
fía y ciencias de la educación, arte y literatura, derechos humanos y política; y comen-
cé a cruzar diversas fuentes de información. La colaboración personal de un cuerpo de
consejeros que sugirieron autores y temas, cooperando para contactar a muchos de los
colaboradores, resultó fundamental. Así lo hicieron María Luisa Pfeiffer (Argentina),
Volnei Garrafa (Brasil), Genoveva Keyeux (Colombia), Miguel Kottow (Chile) y Fer-
nando Cano Valle (México). También resultaron muy valiosas, entre las de muchos
otros que compartieron la iniciativa y cooperaron con ella, las referencias dadas por
Ricardo Salas Astraín (Chile), Andrés Peralta (República Dominicana) y José Ramón
Acosta Sariego (Cuba). A finales de marzo de 2006, un poco antes del tiempo estima-
do de dos años (que visto desde la complejidad de la magnitud final de la experiencia
debería haber sido mayor aún), entregué el material obtenido en la segunda etapa y
ordenado en dos partes: una sinóptica que ofrecía una introducción a los grandes
campos temáticos, seguida de una parte analítica donde bajo el título de cada campo
aparecían las entradas aportadas por cada colaborador. Como los plazos de entrega y
revisión de las entradas se habían demorado en el caso de muchos autores que habían
confirmado su participación en la obra, algunos de los cuales nunca llegaron a entre-
gar el material anunciado con lo cual quedó afectada la estructura inicial del proyecto,
durante el resto de 2006 se trabajó en consolidar todo el material, equilibrar su distri-
bución reduciendo el número de campos y reagruparlo en la forma definitiva que hoy
se ofrece, en la que la introducción a cada campo temático va seguida de las entradas
correspondientes al mismo. En diciembre de 2006, por gestión de Genoveva Keyeux
de la Universidad Nacional de Colombia, con Alya Saada por la UNESCO tuvimos una
entrevista preliminar con los editores. Luego de llegar a un acuerdo, 2007 fue dedica-
do por entero al proceso editorial. Visto en la secuencia de esta cronología y desde el
interior del proceso y sus pormenores, el tiempo de realización del Diccionario fue
muy aceptable en la perspectiva de su eficacia como producción del texto, pero fue
más aceptable aún en el impacto que el proceso mismo de su construcción alcanzó en-
tre nosotros. Por eso creemos que el Diccionario ha significado, aún antes de conver-
tirse en objeto de lectura, un medio poderoso de interrelación y fortalecimiento mu-
tuo entre quienes colaboramos en él para presentar una visión latinoamericana de la
bioética.
El fin primario: reflexión crítica y contexto regional. Este Diccionario propone pensar la
bioética desde las disciplinas y visiones más diversas como un campo de entrecruza-
miento de una reflexión crítica y normativa sobre la vida y el vivir en América Latina.
Se toma así una opción amplia y plural en la construcción participativa de un campo
que no se limita a un grupo reducido de expertos. El núcleo de interés común, sin em-
bargo, son los aspectos éticos y morales, de valores, principios y virtudes, que proble-
matizan la vida y la identidad, la integridad y la libertad, la atención y el bienestar de
las personas y grupos comunitarios de la región. Nos interesan esos problemas regio-
nales porque abren interrogantes sobre el origen, el desarrollo y el final de la vida, y
sobre las condiciones de la salud como capacidad para vivir un proyecto de vida armó-
nico y en justicia. Muy frecuentemente se verá que los desarrollos conceptuales se rea-
lizan de modo crítico sobre otras visiones de la bioética. Un supuesto inicial de la obra
ha sido el considerar que la internacionalización de la bioética tuvo un fuerte influjo
Introducción

angloamericano que condicionó el campo de problemas, términos y lecturas de la mis-


ma, destacando algunas cuestiones y omitiendo otras. Resultaba necesario entonces
someter a crítica y reconstrucción muchos contenidos de la bioética ‘heredada’. Este

xxiv
Diccionario Latinoamericano de Bioética
objetivo central del Diccionario se extiende por el conjunto de las entradas y se intro-
duce en perspectiva general al comienzo de cada uno de los grandes campos temáti-
cos. Para alcanzar ese objetivo resultó fundamental incorporar aquellas visiones de las
ciencias sociales y de las humanidades que enriquecen la reflexión sobre las cuestio-
nes morales de la vida y el vivir humano. Sin embargo, el situacionismo y la contextua-
lización latinoamericana en las perspectivas histórica, social y cultural de la visión
bioética que se propone no desconoce y mucho menos niega en alguna suerte de rela-
tivismo los contenidos del universalismo ético. El lector podrá observar no solo una
presentación amplia en su pluralidad de las muy diversas tradiciones filosóficas y de
las concepciones postuladas en bioética, sino también una reiterada defensa de los de-
rechos humanos como universalismo mayor de nuestro tiempo. El reconocimiento y
respeto de este universalismo, sin embargo, deja abierta una dinámica plural incesan-
te para la tarea dialéctica de reflexión y crítica en bioética.
La estructura: campos temáticos y entradas. Aunque es frecuente observar que la es-
tructura de un diccionario se basa en un conjunto de entradas ordenadas alfabética-
mente que muchas veces señalan otras entradas relacionadas a las que el lector puede
acudir para ampliar el área temática en estudio, aquí hemos optado por otro formato.
El conjunto general de las 249 entradas incluidas en el Diccionario se ha distribuido en
27 subconjuntos o ‘campos temáticos’ ordenados alfabéticamente. Hubo varias razo-
nes para esta elección. En primer lugar queríamos incluir conceptos o problemáticas
que por su carácter original no iban a poder ser imaginadas, para ir en su búsqueda, ni
aun por el lector más avezado en temas tradicionales de la bioética. Para citar tan solo
algunos ejemplos puede decirse que en los manuales al uso no se observan títulos
como “Diversidad lingüística y sistemas de significación”, “Origen y presencia del mal
en el mundo”, “Sistemas normativos indígenas”, “Autenticidad y alienación”, o “Desa-
parición forzada de personas”, entre tantos otros que en este diccionario ofrecen una
convocatoria a pensar la bioética en toda la riqueza de su amplia diversidad posible. El
agrupamiento del gran número de entradas en un conjunto mucho menor de campos
temáticos, bajo nombres de uso más extendido, permite que el lector fije su atención
de búsqueda de modo más fácil y rápido, y pueda encontrar abordajes inéditos para
esas problemáticas. En segundo lugar, al destacar como campos temáticos un número
menor de términos capaces de agrupar conceptualmente el conjunto general de entra-
das, podemos mostrar al lector cuáles son las categorías mayores que a nuestro enten-
der han de orientar la reflexión y crítica en bioética. La introducción de campos como
“Desarrollo humano y educación”, “Hambre y desnutrición”, “Identidad”, “Pobreza y
necesidad”, y “Poder”, entre otros, destaca conceptos que muchas veces han sido mini-
mizados o simplemente no tratados en la bibliografía bioética corriente. Como un re-
forzamiento de esta idea ha de entenderse el desdoblamiento de algunos campos te-
máticos en dos o tres partes que incluyen un gran número de entradas, mostrando con
ello un mayor interés, como sucede en “América Latina”, “Bienestar”, “Bioética”, “Jus-
ticia y Derechos Humanos”, y “Vida y Vivir” que se ofrecen como las categorías mayo-
res para la reflexión en este Diccionario Latinoamericano de Bioética. En tercer lugar,
también resultó importante para la estructuración en campos temáticos y entradas, el
pensar en la diversidad de lectores posibles para el mismo. La estructura habitual de
un diccionario como conjunto general de entradas ordenadas alfabéticamente permi-
te la búsqueda particularizada de temas pero convierte en dificultoso el acceso al con-
junto de entradas temáticamente relacionadas que se encuentran dispersas de princi-
Introducción

pio a fin de muchos diccionarios. Por eso al ofrecer de aquí en modo sucesivo las
diversas entradas correspondientes a un campo temático, como puede verse por ejem-
plo bajo el campo “Bioética. 1. Conceptos éticos”, el lector tiene la posibilidad de

xxv
Diccionario Latinoamericano de Bioética
acceder a la continuidad de ese subconjunto sin necesidad de ir tantas veces a un pun-
to y otro del diccionario. En líneas generales y hasta donde fue posible, esa sucesión de
entradas está ordenada con criterios de proximidad y progresividad. Finalmente, tam-
bién se hace uso de las referencias cruzadas que aparecen en dos alternativas. Por un
lado, en medio de cualquier texto y cuando es necesario sugerir la lectura de otra en-
trada del diccionario se utiliza el modo “(Ver [nombre de la entrada])”, por ejemplo
“Ver Democracia”. Sin embargo, también se ha utilizado el modo “(v.)”, a continuación
inmediata de la mención literal del nombre de una entrada del diccionario, por ejem-
plo, “atención primaria de salud” o “comités de ética”, para no ser reiterativo como se-
ría el señalar “(Ver Comités de Ética)” o “(Ver Atención primaria de salud)”.
Fuentes y referencias bibliográficas. Cada entrada del Diccionario va seguida de unas
pocas referencias, dadas por el autor de la misma, para enmarcar el contenido corres-
pondiente. Se procura brindar al lector unos recursos mínimos de ampliación y con-
sulta, sin pretender alcanzar una bibliografía exhaustiva. Para la concepción general
de la obra y su estructuración en campos temáticos he utilizado diversas fuentes que
aparecen citadas al final del Diccionario como referencias generales. Se distinguen en
ellas las referencias sobre América Latina de otras referencias de la bibliografía inter-
nacional que me han resultado especialmente útiles. Las primeras, que en muchos ca-
sos son antiguas y refieren a obras que han tenido múltiples ediciones, aparecen en
esos casos simplemente con el autor, título y año de la primera edición pero sin lugar
de edición y editorial. Los textos citados, sin embargo, no agotan todo el material que
he revisado y mucho menos la inmensa producción bibliográfica que existe sobre bioé-
tica. He utilizado también como referencias para la planificación y las introducciones
a los campos temáticos, en general y a veces de modo textual y fragmentario, varios de
mis trabajos ya publicados o inéditos, en especial los siguientes:
– “Los derechos de los pacientes desde una bioética de los derechos humanos”
(Prefacio), en O. Garay, Derechos Fundamentales de los Pacientes, Buenos Aires,
Ad-Hoc, 2003, pp. 35-55.
– “Ética de la investigación: el principio y el fin de la bioética”. Summa Bioética.
Órgano de la Comisión Nacional de Bioética, México, Año I, Número Especial,
septiembre de 2003, pp. 69-72.
– “La bioética latinoamericana: ¿ante un Nuevo Orden Moral?”, en M. L. Pfeiffer
(ed.). Bioética: ¿estrategia de dominación para América Latina?, Mar del Plata,
Ediciones Suárez, 2004, pp. 43-58.
– “Para una Declaración Universal de Bioética y Derechos Humanos: una visión
de América Latina”, Revista Brasileira de Bioética, Vol. 1, Nº 1, 2005, pp. 7-17.
– “Los principios de Georgetown: análisis crítico”, en V. Garrafa, M. Kottow, A. Saa-
da (coords.), Estatuto epistemológico de la Bioética, México, UNAM-UNESCO, Red
Latinoamericana y del Caribe de Bioética, 2005, pp. 35-54.
– “Estado moderno y Derechos Humanos”, ponencia en Mesa Redonda del VI
Congreso Brasileiro de Bioética y I Congreso de Bioética del Mercosur, Foz de
Iguazú, Brasil, 3 de septiembre de 2005.
– “Historia y significado de las normas éticas internacionales sobre investigacio-
nes biomédicas”, en G. Keyeux, V. Penchaszadeh, A. Saada (coords.), Ética de la
investigación en seres humanos y políticas de salud pública, Bogotá, Universidad
Introducción

Nacional de Colombia, UNESCO, Red Latinoamericana y del Caribe de Bioética,


2006, pp. 33-62.

xxvi
Diccionario Latinoamericano de Bioética
– “El universalismo de la Declaración de la UNESCO sobre Bioética y Derechos
Humanos y su significado en la historia de la bioética”, Revista Brasileira de
Bioética, Vol. 2, Nº 4, 2006, pp. 468-482.
– “Retos para la bioética en el campo de la salud pública en América Latina”, en
S. Franco (ed.), Bioética y Salud Pública: encuentros y tensiones, Bogotá, Univer-
sidad Nacional de Colombia y UNESCO, 2007, pp. 229-243.
– “Colonialism, Imperialism and the History of Medical Ethics. Latin American
Literature”, en R. Baker and L. McCullough (eds.), A History of Medical Ethics,
Cambridge University Press (aparición en 2008).
– Bioética de los derechos humanos (libro en gestión de publicación).

Los autores. En el Diccionario Latinoamericano de Bioética han colaborado 184 au-


tores pertenecientes a 16 países de América Latina y el Caribe, a saber: Argentina,
Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, El Salvador, Guatemala, México,
Nicaragua, Panamá, Paraguay, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. La
sola enunciación de su número y diversidad resulta sorprendente y nos pone frente
a una obra que recoge una amplia participación de autores con visiones muy varia-
das. Pero de todos ellos se exigió una característica común: que pertenecieran a al-
guno de los países de América Latina y el Caribe por nacionalidad o por trabajo o
pertenencia institucional. Quisimos construir una visión de la bioética que, para
ser latinoamericana, fuera pensada ‘desde’ América Latina. Hay una gran variedad
generacional entre los mismos. Algunos de los autores son destacadas figuras del
pensamiento latinoamericano con una extensa trayectoria académica en las disci-
plinas particulares que cultivan. Otros muchos pertenecen a la generación inter-
media. Pero también han colaborado en el diccionario representantes de una gene-
ración más joven que pueden reflexionar desde una aproximación más reciente
sobre una bioética ya problematizada en la región. Entre todos ellos configuran
una muestra representativa de la bioética en América Latina. Muchos de esos cola-
boradores proceden de las tres raíces más tradicionales de la bioética: la medicina
y las ciencias de la salud, el derecho y las ciencias jurídicas, la filosofía y el pensa-
miento crítico. Pero otro gran número de autores representan disciplinas que enri-
quecen y profundizan el campo del pensamiento y la práctica en bioética para ha-
cerlo más claro, coherente y armónico. Entre ellas se encuentran la antropología y
la sociología, los estudios literarios y filológicos, las ciencias de la educación y el
psicoanálisis, los estudios culturales y religiosos, la ecología y la arquitectura. La
inclusión de estas visiones en el Diccionario es una de sus señas de identidad y
creemos que también es uno de los aportes más significativos y potentes de nuestra
región a la bioética internacional.
Agradecimientos. Muchas instituciones y personas han colaborado para que el Diccio-
nario Latinoamericano de Bioética sea una realidad. Los primeros, sin duda, son los
autores de cada uno de los textos que dan cuerpo a la obra. Una generalizada res-
puesta entusiasta a colaborar con el proyecto fue la devolución que recibí a las invi-
taciones preliminares que cursé cuando había identificado el conjunto de temas y es-
pecialistas que podían dar cuerpo al Diccionario. Agradezco a cada uno de ellos su
contribución a esta trama policroma de la bioética latinoamericana que hoy pode-
mos ver. A la UNESCO le corresponde asimismo un lugar primordial. A través de su
Introducción

Oficina en México y por mediación de Alya Saada, su Consejera Regional para las
Ciencias Sociales y Humanas, su apoyo ha sido decisivo. La idea del diccionario fue
presentada y aceptada como una de las iniciativas a ser promovidas por la Red

xxvii
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Latinoamericana de Bioética y el desarrollo del proyecto fue posible con la financia-
ción de la Oficina de la UNESCO en México. El organismo internacional jugó un pa-
pel fundamental para el desarrollo de una bioética latinoamericana de pensamiento
propio al dar apoyo a las actividades de la Red en general. Y en tanto expresión de
ese pensamiento dio un apoyo particular al proyecto de este Diccionario Latinoame-
ricano de Bioética. En medio de un escenario conflictivo de la bioética internacional,
donde la postulación del ‘doble estándar’ había fracturado el consenso universalista
de la asociación entre bioética y derechos humanos, supuesto básico de todos los or-
ganismos de las Naciones Unidas, el apoyo de la UNESCO al fortalecimiento de una
bioética latinoamericana respetuosa del pluralismo, la multilateralidad, la diversi-
dad cultural, los derechos y libertades fundamentales, la justicia y la paz fue coinci-
dente con una visión que quedó expresada en su Declaración Universal sobre Bioética
y Derechos Humanos (2005). Como director del Diccionario y por todos los autores
que han colaborado en el mismo agradezco sinceramente que nos hayan ayudado a
hacer realidad este proyecto. Vaya también mi agradecimiento para quienes, como
ya he mencionado, colaboraron desde el Consejo Editorial o en modo personal: Ma-
ría Luisa Pfeiffer (Argentina), Volnei Garrafa (Brasil), Genoveva Keyeux (Colom-
bia), Miguel Kottow (Chile), Fernando Cano Valle (México), José María Cantú (Mé-
xico), Javier Luna Orozco (Bolivia), Daniel Piedra Herrera (Cuba), Andrés Peralta
(República Dominicana), Susana Vidal (Argentina), Ricardo Salas Astraín (Chile),
José Ramón Acosta Sariego (Cuba), Teresa Rotondo (Uruguay), Marta Ascurra (Pa-
raguay), y a todos y cada uno de los que por distintos modos me acompañaron en el
largo camino de la realización. Debo decir que este es el texto de bioética que yo
siempre he querido leer y que no estaba escrito. He tenido la inmensa y afortunada
dicha de proyectarlo, aun con la enorme responsabilidad y trabajo que me ha de-
mandado. Ha sido para mí una gran satisfacción el comprobar con su lectura que la
bioética en América Latina tiene una desbordante diversidad y riqueza a la que solo
cabe hacerla visible en toda su potencia. Creo que el Diccionario Latinoamericano de
Bioética es una demostración de ello.
Introducción

xxviii
Diccionario Latinoamericano de Bioética
América Latina
1. Pensamiento latinoamericano

E l término América Latina surgió en el siglo XIX


para diferenciar la región de países americanos
colonizados por España y Portugal, de la América
apestar, corromper, embrutecer cuando se puebla
con las emigraciones de la Europa atrasada”.
Detrás de la identidad regional. La identidad latinoa-
anglosajona representada por Estados Unidos. El mericana, la latinoamericanidad y el pensamiento
carácter latino, en tanto cuestión histórico-cultural, latinoamericano se constituyeron con todos esos
alude al origen común del español y el portugués elementos en un espacio de potente análisis, debate
como lenguas nacionales derivadas del latín, y a la y crítica política y social, intelectual y filosófica. La
tradición del derecho romano y la religión católica preocupación por la identidad de una región que
en estos pueblos. El surgimiento del concepto tuvo intuitivamente se captaba con claros rasgos distin-
influencia de Francia, que sostuvo la latinidad inclu- tivos frente a América del Norte tuvo siempre ca-
yente de lo francés como noción más amplia que la rácter polémico. La conquista (1492-1557), que
de hispanidad que se cultivaría al hablar de Hispa- culminó al sofocar la rebelión de Caupolicán, supu-
noamérica, América Hispana o Iberoamérica. La de- so la destrucción de las tres grandes civilizaciones
nominación América Latina tuvo rápida difusión y originarias de aztecas, mayas e incas, y la de nume-
aceptación, y el colombiano José Torres Caicedo fue rosos pueblos de menor dimensión. La población de
desde 1861 uno de sus primeros promotores, con indígenas estimada en sesenta millones al momento
una tarea que culminó en su libro Unión Latinoame- del descubrimiento fue reducida a no más de diez
ricana (1875). Así, el término supuso una síntesis millones. La población de México Central fue redu-
conceptual para la definición nominal de la identi- cida de veintitrés millones en 1519 a un millón en
dad regional por su diferenciación con los Estados 1605. Aunque los intentos de restablecer el poder
Unidos. Esto era visible en términos de lengua, de- político de esas culturas serían derrotados, como el
recho, religión, administración colonial, orígenes de Tupac Amaru, los reclamos de aborígenes y cam-
culturales y hasta por la más cercana fuerza inmi- pesinos continuarían expresando la realidad de mu-
gratoria española, portuguesa e italiana. Pese a ello, chas comunidades violentadas por la aculturación.
el pensamiento indianista criticó la parcialidad eu- La colonización (1557-1804) implicó a su vez un in-
ropeísta del concepto y propuso utilizar, en su lugar, tenso y siempre conflictivo mestizaje étnico y socio-
la denominación Indoamérica para recoger en ella cultural entre blancos, indios y negros. Al final de la
el lugar de los pueblos originarios. También hubo etapa colonial la población indígena estancada en
reclamos al reconocimiento de las poblaciones afri- diez millones seguía siendo la más populosa, segui-
canas en la configuración de la nueva realidad da de unos seis millones de mestizos, cuatro millo-
regional. Además, los rasgos de identidad estableci- nes de negros africanos y cuatro millones de blancos
dos por la colonización hispana fueron criticados europeos. El siglo de formación de los estados na-
dada la herencia negativa que los mismos suponían cionales (1804-1902), desde la independencia de
para el surgimiento de nuevas naciones indepen- Haití hasta la independencia de Cuba, estuvo mar-
dientes en el siglo XIX. La generación liberal-román- cado por la disputa entre los Estados Unidos y los
tica rioplatense miraba a Europa como centro de la países europeos por el control político y económico
civilización, tal como se expresara en el Dogma so- de la región. En la denominación América Latina se
cialista (1837), pero esa mirada no atendía a la idea expresó esa disputa y si el término tuvo éxito se de-
de latinidad. Así, el argentino Domingo Faustino bió en gran medida a su carácter distintivo frente a
Sarmiento (1845) opuso las nuevas concepciones la potencia triunfante que fueron los primeros. Des-
políticas en lo industrial y urbano de la Europa civi- pués de cuatro siglos y de lo que se considera la ma-
lizada, contra la tradicional mentalidad bárbara de yor catástrofe demográfica en la historia de la hu-
la España rural y feudal de la colonia. Y hasta Juan manidad, al final del siglo XIX se recuperó la cifra de
Bautista Alberdi, destacado jurista argentino que sesenta millones de población que fue estimada al
sentó las bases de la constitución nacional y anticipó momento del descubrimiento. Durante el siglo XX se
la idea de un sistema de paz mundial, y que había profundizaría aquella búsqueda crítica de la identi-
sostenido la necesidad de la inmigración para po- dad regional (v. Pensamiento crítico latinoamericano).
América Latina

blar los nuevos países de América (“gobernar es po- La continuidad del imperialismo en la región. En
blar”), al observar que la inmigración dominante 1810, como consecuencia de la inestabilidad polí-
era española e italiana y no sajona, llegaría a decir tica en España, había varios movimientos inde-
en Peregrinación de luz del día (1871) que “poblar es pendentistas en América Latina. El primer país en

1
Diccionario Latinoamericano de Bioética
declarar su independencia fue Venezuela en 1811 y Asturias (1949), José María Arguedas (1975) y Ri-
el último, Cuba, en 1902, aunque este país dejó de goberta Menchú (1983). La literatura negra, de la
ser territorio español en 1898. Los resultados políti- negritud y el esclavismo en Cirilo Villaverde (1839),
cos de estos procesos fueron constituciones liberales Rómulo Gallegos (1937), Adalberto Ortiz (1943,
sobre la base de la Declaración de Independencia de 1967), Aimé Cesaire (1947) y Nicolás Guillén
los Estados Unidos en 1776, abolición del comercio (1973). El ser mestizo en José Vasconcelos (1925),
de esclavos y libertad de los mismos después de tres Augusto Céspedes (1936), Carlos Fuentes (1962) y
siglos, y también una concepción liberal-romántica Mario Benedetti (1967). El ser urbano en Raúl Sca-
de inspiración francesa acerca de la libertad de ex- labrini Ortiz (1931), Ezequiel Martínez Estrada
presión, el libre comercio, la propiedad privada y la (1940) y Juan Carlos Onetti (1950). La situación del
libertad de pensamiento e ideas religiosas para cada obrero y el proletariado industrial en Joaquín
uno de los ciudadanos en los nuevos estados. Des- Edwards (1920), Baldomero Lillo (1904, 1907) y
pués de la influencia europea previa, llegó el tiempo Augusto Céspedes (1946). La posición revoluciona-
del imperialismo de Estados Unidos en la región. ria y antiimperialista en Simón Bolívar (1812, 1813,
Este imperialismo se fundó ideológicamente en 1815, 1819), José Martí (1891), Fidel Castro
la doctrina del presidente norteamericano James (1953), Sergio Almaraz Paz (1966), Marcelo Quiro-
Monroe, que en 1823 rechazó todo tipo de interven- ga Santa Cruz (1972) y Subcomandante Marcos
ciones europeas en América mirando a América La- (1996). La mirada crítica y la denuncia en José Enri-
tina como un área de influencia de Estados Unidos. que Rodó (1900), Rubén Darío (1905), Mariano
América Central y el Caribe fueron los primeros pa- Azuela (1916), Eduardo Galeano (1971) y Rodolfo
sos de esta influencia expansionista. Entre 1846 y Walsh (1977). La novela de dictador en Juan Bautis-
1848 Estados Unidos tomó posesión de los territo- ta Alberdi (1842), Miguel Ángel Asturias (1946),
rios mexicanos de Texas, Nuevo México y Califor- Alejo Carpentier (1974), Augusto Roa Bastos
nia. En 1895, después de una intervención en un (1974) y Gabriel García Márquez (1975). La filoso-
conflicto entre Venezuela e Inglaterra, esta última fía latinoamericana en Francisco Romero (1952),
reconoció el control imperialista de Estados Unidos Augusto Salazar Bondy (1968) y Leopoldo Zea
sobre la región. En 1898, como consecuencia de (1976). La teología de la liberación en Gustavo Gu-
una guerra previa, hubo una cesión de Cuba –el últi- tiérrez (1972), Juan Carlos Scanonne (1973), Lucio
mo territorio español en América– a Estados Unidos Gera (1973), Ignacio Ellacuría (1973, 1975, 1990)
que, al mismo tiempo, tomó posesión de Puerto y Leonardo Boff (1979). La filosofía de la liberación y
Rico. Hasta la Primera Guerra Mundial hubo inter- la filosofía intercultural en Enrique Dussel (1983),
venciones militares y protectorados de Estados Uni- Germán Marquínez Argote (1977, 1987) y Raúl
dos en Cuba (1898-1903, 1906-1909), Panamá Fornet-Betancourt (1992, 1994). La educación para
(1903) –con la posesión de la Zona del Canal–, Re- la libertad y la pedagogía del oprimido en Paulo Frei-
pública Dominicana (1905), Nicaragua (1909); Mé- re (1965, 1970). La sociología y la antropología
xico (1914) y Haití (1915). Este creciente control en Gilberto Freyre (1936, 1945), Darcy Ribeiro
militar y político ejercido durante las décadas si- (1970a, 1970b, 1975) y Carlos Rama (1970). La
guientes fue desafiado en 1959 por el triunfo de la identidad del ser latinoamericano como conciencia
revolución socialista en Cuba y por los movimientos nacional y regional en Rafael Barret (1911), Pablo
guerrilleros urbanos y rurales de las décadas de los Neruda (1935, 1950, 1958, 1964), Octavio Paz
sesenta y setenta que se inspiraron en ella y que (1950), Leopoldo Zea (1953), Luis Cardoza y Ara-
también fueron apoyados por la misma. En respues- gón (1955) y Ernesto Mayz Vallenilla (1955). El lu-
ta, las dictaduras latinoamericanas de los setenta gar de la mujer, el feminismo y la crítica del machismo
fueron inducidas, toleradas y apoyadas por Estados en Sor Juana Inés de la Cruz (1691), Delmira Agus-
Unidos, como en el Plan Cóndor en el Cono Sur, y tini (1913), Gabriela Mistral (1923), María Eugenia
comenzaron a verse violaciones masivas a los dere- Vaz Ferreira (1925), Alfonsina Storni (1938), Viole-
chos humanos, que mostraron la participación de ta Parra (1970), Frida Kahlo (2002) y Marta Lamas
los médicos en muchos de esos casos. (2002). La construcción mítica y simbólica de la reali-
La construcción axiológica de una bioética regional. dad en Rómulo Gallegos (1929), Juan Rulfo (1955)
El pensamiento y la construcción de lo latinoameri- y Joao Guimaraes Rosa (1956).
cano fue configurándose así sobre diversos ejes y
La historia y la diversidad cultural de América Lati-
autores (v. Referencias sobre América Latina). El indi-
na señalan así un itinerario particular y fuertemente
genismo y el vivir del campesinado en Manuel Gonzá-
definido de construcciones axiológicas imprescindi-
lez Prada (1908), Alcides Arguedas (1919), José
América Latina

bles para la construcción y la práctica de una bioéti-


Carlos Mariátegui (1928), Jorge Icaza (1934), Ber-
ca regional (v. Ética social, valores y liberación).
nardo Ortiz de Montellano (1935), Víctor Haya de
la Torre (1935), Ciro Alegría (1941), Miguel Ángel [J. C. T.]

2
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Pensamiento crítico latinoamericano
Ricardo Salas Astraín (Chile) - Universidad presupuestos” y, en general, a las teorías que no vin-
Católica Silva Henríquez culan sus modelos epistémicos con las estructuras
vigentes del poder, tal como ocurre en la visión neo-
Definición conceptual, su historia y relevancia in- positivista o tecnocientífica. Define en este sentido
ternacional. El hecho de adjetivar el pensamiento el trabajo de las ciencias sociales críticas, aludiendo,
latinoamericano, en estos tiempos de cierto desen- entonces, a una teoría de la dependencia, a una so-
canto, de crítico, puede parecer controversial. Sin ciología crítica, a una pedagogía crítica, e incluso a
embargo, al seguir la propuesta conocida en la tra- una crítica cultural. En este desarrollo de las cien-
dición filosófica moderna con ello se quiere apuntar, cias sociales y de la filosofía latinoamericana actua-
en primer lugar, a precisar que todo pensamiento les se asocia la crítica al tema de la reflexividad, a
cuestionador requiere asegurar las formas de justifi- saber: un pensar que toma plena conciencia del
cación de su propia aproximación. En segundo lu- análisis de segundo orden y la maduración de las
gar, este adjetivo también llama la atención respecto propias categorías para explicar y comprender la
de problemáticas multidisciplinarias y de cruces ca- realidad sociohistórica. Aunque todos los conceptos
tegoriales, donde la filosofía aparece en un cruce explicitados acerca de los rasgos propios del pensar
epistemológico que se asume en los programas de “crítico” son problemáticos, se entiende que ello es
investigación en curso. No se trata, entonces, de parte de la propia constitución de un cuestiona-
contraponer “un pensar crítico” a las formas “inge- miento de un pensar que alude a la realidad socio-
nuas” de aprehensión de la realidad, sino de un ejer- cultural e histórica. Se trata así de considerar no
cicio que devela las limitaciones de las perspectivas solo los significados de estas categorías, sino de es-
disciplinarias y apunta a ejercer cierto control y cier- crutar su funcionalidad política y axiológica, en me-
ta validación de las categorías utilizadas por el tra- dio de los mundos de vida que son mundos históri-
bajo intelectual de los investigadores del subconti- cos, cargados de tensiones sociales, económicas y
nente. Por último y, consecuencia de lo anterior, se políticas. Ello permite concluir entonces en la exis-
trata de un pensar filosófico que cuestiona las for- tencia compleja y variada del pensamiento crítico
mas discursivas veladas o encubiertas, tan propias latinoamericano actual. Existencia que requiere re-
de las ideologías de la dominación, del cinismo im- ducir la distinción tajante que se ha levantado entre
perante y de la negación del otro, que desgarran la “filosofía” y la “sabiduría”, “la ciencia” y el “saber
dramáticamente nuestros mundos de vida, pero que cotidiano”, y el “logos” y el “mito” dentro de la tradi-
permiten, a pesar de estas limitaciones, la acción ción científico-racionalista de Occidente, y que en
responsable de los sujetos individuales y colectivos buena parte sobrevive en el medio universitario,
mediante la que se puede transformar los contextos que esconde en su exageración academicista un
y, a veces, reconstruir los sueños de emancipación. velo de a-criticidad.
En este sentido, el pensar crítico fusiona de un nue-
vo modo varios problemas centrales de la lógica, del Estado del concepto en América Latina (teórico-
lenguaje y del pensamiento que se habían separado. práctico). La complejidad sociocultural lati-
No obstante, aunque este acercamiento no reduce el noamericana se enraíza siempre en contextos his-
carácter problemático de tal expresión, en general tórico-vitales específicos; desde esta óptica el pen-
se está de acuerdo históricamente en que la referen- sar crítico está arraigado en medio de acervos de
cia a “la crítica” ha ido apareciendo de modo inci- experiencias sociales, de amalgamas de creencias,
piente como un concepto en diversos momentos de conocimientos y prácticas que ayudan a germinar
la historia del pensamiento occidental. Su uso mo- una crítica sociocultural de variados contextos de
derno deriva de la especialización dada por la filo- dominación y que posibilita las plurales luchas
sofía kantiana a la crítica del conocimiento. Esta no- por el reconocimiento, ya larvadas en las prime-
ción de tipo epistémico continúa vinculada a la ras gestas de los patriotas hace 200 años, y pre-
crítica de las ciencias. Así, en el siglo XX se da en tor- sente en las diversas formas de lucha prosegui-
no al cuestionamiento al predominio del positivis- das en diversos momentos históricos. Entre los
mo, único modelo de la ciencia y telón ideológico de científicos sociales se ha acostumbrado a enten-
una sociedad de élites, y alude asimismo al raciona- der el “pensamiento crítico” en oposición a siste-
lismo “crítico” asociado al falsabilismo popperiano. mas de pensamiento asociados a la dominación,
Pero también adquiere relevancia este adjetivo, en a la hegemonía política y cultural, y en estos úl-
referencia al proyecto de “teoría crítica” que inau- timos años la teoría política lo opone al “pensa-
gura una “crítica de las ideologías” en la Escuela de miento único” asociado a la ideología vinculada
América Latina

Frankfurt, en especial en la filosofía de Horkheimer, al proyecto neoliberal que se ha filtrado con el


Adorno y Habermas. Esta expresión en América La- modelo de la globalización. Para la década pasa-
tina aparece fuertemente vinculada al cuestiona- da, Acosta estableció un fuerte vínculo entre el
miento de las teorías hegemónicas de la “ciencia sin pensamiento crítico de las ciencias sociales de la

3
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales que se ha hecho canónico es el de una filosofía de
(Flacso) y del Departamento Ecuménico de Inves- la liberación, desarrollado sistemáticamente en la
tigaciones (DEI) con la crítica de los regímenes obra del filósofo Enrique Dussel. Con matices y
autoritarios. El Consejo Latinoamericano de Cien- variantes se encuentra en la obra del filósofo uru-
cias Sociales (Clacso) ha insistido en la pérdida de guayo Sirio López o en el pensador nicaragüense
identidad del pensamiento crítico latinoamerica- Alejandro Serrano Caldera o del pensador alemán
no en desmedro de saberes sociales técnico- afincado en Costa Rica, Franz Hinkelammert. Esta
instrumentales. Con esto puede demostrarse que forma de entender la filosofía como crítica de la
la crítica de los complejos procesos vividos en es- ideología de la dominación es uno de los proyec-
tas últimas décadas por los países latinoamerica- tos filosóficos más prolíficos con relación a la ela-
nos permitió avanzar en el cuestionamiento de boración de una crítica del saber en los contextos
una mirada unilateral de las ciencias sociales y del de globalización y exclusión. Esta postura libera-
pensamiento uniformado dentro de las universi- dora se ha decantado y matizado, al tiempo que se
dades y centros de elaboración intelectual. En han generado otras formas de pensamiento crítico
este sentido, el pensar crítico alude, en una prime- y alternativo no solo en Argentina, sino en toda
ra instancia, al desenmascaramiento de una reali- América Latina: con fuerza surgió la controversia
dad sociopolítica escondida y velada por el autori- acerca del problema del “pueblo” entre algunos fi-
tarismo y hoy por el pensamiento único. lósofos, que llevó a Roig a plantear sus reservas y
El papel jugado por la filosofía latinoamericana. distancias frente a la versión dusseliana. Contra
Lo que importa subrayar aquí es que existen rele- una filosofía desarrollada desde el “otro” levina-
vantes propuestas teóricas que ya han clarificado siano, se ha destacado la relevancia de las media-
esta problemática de la pluralidad y emergencia ciones históricas y políticas, marcando fuerte-
de los saberes y de la alienación de ciertos cono- mente la filosofía latinoamericana, entendida
cimientos, donde es menester reconocer la fe- como una teoría y crítica del pensamiento lati-
cundidad y el papel significativo de algunas noamericano. En este mismo plano de la crítica
obras claves de filósofos ya consagrados. Hace de las ideas y de la dimensión “utópica” del pen-
más de tres décadas, el gran aporte fue del filóso- sar crítico, es relevante el trabajo en el Centro
fo peruano Augusto Salazar Bondy, quien titula- Coordinador y Difusor de Estudios Latinoame-
ba una pequeña obra en forma de pregunta: ricanos (CCyDEL) de la UNAM, de Cerutti-
¿Existe una filosofía de Nuestra América? Esta Guldberg. Desde una versión “inculturada” de la
interrogante, aunque él la respondió negativa- filosofía latinoamericana, presente en Scannone y
mente, por la incapacidad de articular el conoci- Picotti, se han aportado también diversas observa-
miento con la realidad sociohistórica, ha sido re- ciones “críticas” al pensar latinoamericano contex-
formulada de diferentes maneras, y es interesante tualizado. En los últimos años se difunde la pers-
revisar las pluriformes respuestas que se han pectiva de una filosofía intercultural, tal como lo
dado a esta cuestión en el curso de estos treinta propone el filósofo cubano Fornet-Betancourt.
últimos años. Haciéndose pronto eco de esta in- Esta filosofía prosigue una línea de una filosofía
terrogante, respondía un año después el mexica- arraigada en el saber indígena y popular, tal como
no Leopoldo Zea con su libro La filosofía america- la propusieron desde los años sesenta Rodolfo
na como filosofía sin más (1969), donde defendía Kusch y Miguel León-Portilla. Entre los chilenos
la idea de que aunque nuestras teorías provenían habría que destacar, sobre todo, los aportes críti-
de otros centros intelectuales de poder habían cos de los estudios de E. Devés, N. Osorio y G. Sa-
permitido que el filósofo respondiera a su reali- lazar. En el medio colombiano se ha destacado el
dad. Este debate formó parte de la polémica más trabajo del Instituto Pensar en la Pontificia Uni-
significativa acerca de este punto en la década de versidad Javeriana, dirigido por Guillermo Hoyos.
los setenta del siglo pasado. Pero, no solo fue Recapitulando, la cuestión de la crítica y de la fi-
esta una discusión entre un filósofo peruano y losofía latinoamericana en estas tres décadas ha
uno mexicano, porque esta interrogante también dado origen a importantes direcciones especula-
tuvo enorme eco y fue respondida desde diferen- tivas, teóricas y metodológicas del pensamiento
tes países de acuerdo con la reflexión de los proce- crítico como articulador de saberes. En todas es-
sos emancipadores de dichos años. Por mencionar tas diversas expresiones, más allá de sus innega-
uno que ha marcado fuertemente este debate, re- bles diferencias y matices, se ha intentado respon-
lacionamos el que se levantó en el contexto poli- der, de una forma rigurosa, a la cuestión de las
tizado argentino, donde tuvo gran relevancia el posibilidades y límites de una filosofía latinoame-
América Latina

Manifiesto en pos de una “filosofía de la libera- ricana, y en todas ellas se tematiza el vínculo en-
ción”, donde tuvieron un papel destacado varios tre la reflexión y la crítica, que surge como una
pensadores argentinos, que hoy tienen un reco- cuestión central, no solo para entender el lugar
nocimiento latinoamericano y mundial. Un estilo específico de la filosofía en los contextos sociales

4
Diccionario Latinoamericano de Bioética
y culturales de nuestros países, sino para armar crítico es parte de una actividad cultural que está
una teoría de la reconstrucción del saber, desde presente en las diferentes tradiciones culturales.
los ámbitos de la reflexividad social básica hasta
los niveles más altos de la crítica sociocultural.
Referencias
Y. Acosta, Las nuevas referencias del pensamiento críti-
Posición crítica del autor. En síntesis, la cuestión de co en América Latina, Montevideo, Universidad de la Re-
la crítica surge por doquier en esta rápida panorá- pública, 2003. - Y. Altez, “De la hermenéutica a la crítica
mica de los saberes desplegados en los últimos cultural”, en Revista Venezolana de Economía y Ciencias
treinta años, pero ella no es exclusiva de la sola fi- Sociales, Vol. 10, Nº 2, 2004, pp. 73-80. - S. Castro-Gó-
losofía, y podría ampliarse al conjunto de todo el mez y R. Mendieta (eds.), Teorías sin disciplina: latinoa-
pensamiento latinoamericano lo cual incluye las mericanismo, postcolonialidad y globalización en debate,
ciencias sociales y humanas, que de un modo u México, Ed. Porrúa, 1998. - E. Del Búfalo y E. Paredes, El
pensamiento crítico latinoamericano, México, Ed. Nueva
otro han intentado reflexionar críticamente acer-
Sociología, 1979. - E. Dussel, “Europa, modernidad y eu-
ca del paradigma de la modernización, de la mo- rocentrismo”, en La colonialidad del saber (E. Lander, ed.),
dernidad y de la identidad cultural, por mencio- Buenos Aires, Unesco, 2003. - F. Hinkelammert, El nihilis-
nar solo tres temas relevantes. En este sentido, la mo al desnudo, Santiago, LOM, 2001. - R. Fornet-Betan-
crítica de la filosofía latinoamericana presupone court, Crítica intercultural a la filosofía latinoamericana,
también responder por las relaciones profundas Madrid, Ed. Trotta, 2004. - A. Pizarro, Pensamiento crítico
que tiene el pensar filosófico con las ciencias so- y crítica de la cultura en Hispanoamérica, Alicante, Institu-
ciales, en especial la sociología, la economía, la to de Cultura, 1990. - A. Roig, Ética del poder y moralidad
de la protesta, Mendoza, Ediunc, 2002. - R. Salas Astrain,
teoría política, la bioética y actualmente la teoría
“Presentación”, en Pensamiento crítico latinoamericano,
de la comunicación. El pensar crítico no se con- Santiago, Ediciones UCSH, 2005, T. I, pp. 9-15. - VVAA,
densa entonces en una propuesta única, sino que Pensamiento crítico contra la dominación, Madrid, Akal,
refiere a un “pensar crítico”, interlógico y multifa- 2000. - VVAA, Pensamiento crítico vs. pensamiento único,
cético, manifestado en diversas racionalidades Madrid, Debate, 1998. - Catherine Walsh, Pensamiento crí-
hermenéuticas, como las de los saberes locales, de tico y matriz (de) colonial: reflexiones latinoamericanas,
las ciencias sociales, de la filosofía y de la teología Quito, Abya-Yala-Universidad Andina Simón Bolívar, 2005.
latinoamericanas. Hay entonces un proceso refle-
xivo y crítico en los sujetos y movimientos sociales Filosofía latinoamericana
que no aceptan y cuestionan la hegemonía de un
pensamiento único hegemónico, y que puede ser Celina Lértora (Argentina) - Universidad de
incorporado a la racionalidad de las ciencias her- Buenos Aires
menéuticas críticas. En este sentido, el pensar crí- Denominación y sentidos de una filosofía latinoa-
tico no puede desprenderse del despliegue de sen- mericana. Se puede hablar de filosofía latinoa-
tido que transmite la propia reflexividad de la mericana en dos sentidos. En un sentido, es filo-
cultura y de la sociedad latinoamericana, donde sofía latinoamericana la que se produce en
ella aparece íntimamente relacionada con la his- Latinoamérica, cualquiera que sean sus temas,
toria, la política, la bioética, la literatura, las artes sus enfoques o sus resultados teóricos y sus in-
y las teorías de la comunicación. Pensar crítica- fluencias prácticas. En otro sentido, se denomina
mente no es algo propio de la filosofía, sino de filosofía latinoamericana a un conjunto de pro-
otras formas de racionalidad presentes en nues- blemas o a un campo problemático que toma a
tras culturas latinoamericanas; lo propio de la fi- Latinoamérica como objeto de indagación filosó-
losofía es llevarlo a la máxima claridad de un tra- fica. Aún podría hablarse de un enfoque especial
bajo conceptual. Pero la cuestión referida al dentro de esta segunda acepción, el latinoameri-
conjunto del pensamiento crítico latinoamericano canismo, que designa no solo la especialización
exige explicitar un aspecto más crucial acerca del del estudio en América Latina, sino, sobre todo,
saber, porque, a veces entre los filósofos y los el pensamiento comprometido en la indagación
cientistas sociales, hay un tipo de incomprensión de la identidad histórico-cultural de esta región.
acerca del espacio propio de la conciencia crítica La denominación América Latina surgió para dife-
como algo que se reduce solo a los intelectuales renciar esta región geocultural de la América
profesionales de la crítica. Justamente un aporte Anglosajona, por idea de un consejero de Luis Bo-
de este pensamiento, al modo practicado por las naparte, Michel Chevalier, quien ya en 1830 plan-
tendencias señaladas, es que no puede descono- teaba la antítesis entre América del Norte y Amé-
cerse el papel de los diferentes tipos de sujetos rica del Sur. Su obra fue traducida y difundida a
América Latina

que reflexionan y cuestionan la realidad social y partir de 1853 y esta denominación finalmente se
cultural latinoamericana, por ejemplo en los lí- impuso en ambientes intelectuales vinculados con
deres indígenas, en los movimientos obreros y la política francesa en México durante el reinado
campesinos, en los cantantes y artistas. El pensar de Maximiliano. Autores y políticos americanos

5
Diccionario Latinoamericano de Bioética
retomaron la expresión al promover la unidad del pensamiento francés, acercó a los latinoameri-
continental. Así, José María Torres Caicedo co- canos a la preocupación por el tema de la historia,
menzó a difundir ideas de unidad en 1861 y publi- de la identidad y de la posibilidad de un pensa-
có en 1875 su libro Unión latinoamericana; el ge- miento propio, así como a la gestación de la idea
neral Gregorio Las Heras fundó en Valparaíso de nación. El siguiente período, el positivismo,
(1861) una sociedad política, “La Unión America- también tiene una historia similar, con una prime-
na”, que tuvo repercusión en varios países. La ex- ra época que marca la recepción de las ideas de
presión latina indica una caracterización cultural Comte, junto con el interés por la ciencia empíri-
vinculada a la civilización romana a través de ca, cuyo resultado es la reforma en los planes de
España y Portugal. En ese sentido es más amplia estudio universitarios y la prioridad que paulati-
que la expresión Hispanoamérica o Iberoamérica namente va otorgándose a las ciencias físicas y na-
que prefieren españoles y portugueses. Fue Fran- turales sobre las humanísticas, así como el co-
cia la interesada en sostener el concepto latinoa- mienzo de la ideología del progreso ligada al
mericano aceptado sobre todo en Europa. Los cultivo de una ciencia nacional. En la segunda
congresos de la Unión Latina (Río de Janeiro, época positivista nos es común la recepción de
1951; Madrid, 1954) buscaban una integración Spencer y Darwin y el desarrollo local, en especial
cultural de los países latinoamericanos con Espa- el darwinismo social que, con diversos matices,
ña, Francia, Italia y Portugal. Estos intentos fue- fue cultivado hasta la segunda década del siglo
ron cuestionados por el pensamiento indianista, XX, como correlato de la importancia del tema
que prefiere la denominación “indoamericano”. sociopolítico en el cambio de siglo en toda la re-
Hablar de una filosofía latinoamericana se justifi- gión. También por la misma época el problema
ca porque hay un registro problemático común. educativo concita la atención de filósofos y pen-
Los temas a abordar en este panorama son: su his- sadores, dando origen a la cuestión pedagógica y
toria, su crítica, su relación con la cultura y la so- a la polémica entre laicistas y clericales, que se
ciedad y su proyección como tarea filosófica. traslada desde la mesa de trabajo de los congresos
Las similitudes históricas para una filosofía lati- pedagógicos hasta la tribuna política y las nuevas
noamericana. Desde el punto de vista histórico las legislaciones. La ideología del progreso, así como
producciones filosóficas de la región son clara- el proyecto de modernización que todos los países
mente comparables, desde los inicios de la filoso- asumieron en la medida de sus posibilidades, exi-
fía en las universidades coloniales hasta la actua- gieron una reforma sustancial en las esferas jurí-
lidad, con las producciones de otras regiones dica y económica, lo cual a su vez originó el naci-
según los períodos frecuentemente utilizados miento de la moderna iusfilosofía y de la filosofía
para clasificarlas. Así, durante la época colonial, política y social americanas. También es en esta
podemos señalar los mismos períodos filosóficos: época que la filosofía comienza a ser cultivada
la escolástica (siglo XVI a principios del siglo como una disciplina autónoma y desligada de un
XVIII) y el eclecticismo, desde mediados del siglo lugar que fue su asiento predominante en las dé-
XVIII a principios del siglo XIX, que incluye la bre- cadas anteriores: los seminarios de formación del
ve pero importante etapa de la ilustración ameri- clero. Este humus ideológico insufla la trayectoria
cana. Es significativa la similitud en las ideas y los filosófica de figuras como Florentino Ameghino,
trabajos reflexivos de las más importantes figuras Adolfo Ernst, Carlos Octavio Bunge, José Ingenie-
académicas de fines del siglo XVIII, más allá de ros, Gabino Barreda, Justo Sierra, Lisando Alvara-
obvias diferencias en cuanto a sus preferencias te- do, Enrique José Varona. Arribamos, finalmente,
máticas y a sus estilos de vida y de trabajo: Anto- en la tercera década del siglo XX, al momento de
nio de Alzate (México), José Celestino Mutis, José consolidación de la filosofía que, superando la
Caldas y José Manuel Restrepo (Nueva Granada), unilateral visión positivista, se abre a todas las co-
Cayetano Rodríguez (Río de la Plata). Pasando a rrientes, se profesionaliza y a la vez comienza a
la época independiente, que se produce simultá- interesarse de manera sistemática por el proble-
neamente en casi toda la América española en la ma de Latinoamérica en sí misma. Este proceso ha
segunda y tercera décadas del siglo XIX, nos es sido denominado por Romero como la normalidad
común la recepción de las ideas políticas nortea- filosófica, expresión que quiere significar una eta-
mericanas y francesas que nutrieron el pensa- pa de madurez que acerca nuestro filosofar a las
miento de los revolucionarios, la ideología como expresiones más relevantes en el mundo en ese
primer intento del filosofar independiente, la re- momento. La filosofía ocupa un lugar en todas las
cepción de Bentham en el terreno ético-político y universidades, se normaliza también el currículo
América Latina

el movimiento antihispanista, cuyas consecuen- filosófico y comienzan a aparecer las “especialida-


cias posteriores también tienen similitudes en los des”, es decir, las orientaciones de investigación y
distintos nuevos Estados. El período siguiente, de producción en filosofía, así como las reuniones
inspiración romántica y ecléctica, con gran influjo académicas locales y la creciente participación de

6
Diccionario Latinoamericano de Bioética
americanos en congresos internacionales. Las co- desvalorizan las expresiones reflexivas surgidas
rrientes que signan la segunda mitad del siglo XX fuera de los marcos filosóficos considerados váli-
son comunes a toda América: neotomismo, espi- dos. De este modo, el pensamiento alternativo
ritualismo, personalismo, axiología, neopositivis- contemporáneo, el pensamiento heterodoxo (en
mo, marxismo, indigenismo, existencialismo, filo- todos los tiempos), el pensamiento aborigen, la
sofía analítica, fenomenología y hermenéutica, sabiduría popular, quedan fuera del marco de lo
hasta llegar a las corrientes posmodernas que tu- filosófico y sin posibilidad de incorporar sus valo-
vieron y tienen amplia resonancia. res. Sobre estas formas de pensar alternativo, Ro-
dolfo Kusch ha elaborado una teoría del ser ameri-
La filosofía latinoamericana como crítica. La fun-
cano, intentando expresarlo en su aspecto más
ción crítica de la filosofía latinoamericana se ha
prístino a través de la categoría del “estar”. La teo-
centrado en plantear y responder dos preguntas
ría de las relaciones centro-periferia postula que
cruciales: si existe una filosofía latinoamericana
la historia de los últimos cuatro siglos ha genera-
y si ella es o no original. La primera cuestión ata-
do un centro de poder (Europa) y una periferia de
ñe a la discusión sobre la universalidad, que es
regiones dependientes y marginales. Reproducir
una característica tradicionalmente adscrita a la
en la periferia el pensamiento hegemónico es no
filosofía, incluso como una nota absolutamente
solo expresión de dependencia mental, sino y fun-
distintiva suya, y que es cuestionada, en tanto
damentalmente de esterilidad filosófica. Recha-
pensamiento totalizador, por cuanto se trata de la
zar la filosofía del “centro” es mostrar la perversi-
extrapolación totalizante de un pensar particular.
dad de una reflexión que solo piensa el ser en
La filosofía latinoamericana se instala en la línea
términos de poder y dominación. De allí que la li-
de las filosofías “situadas”, es decir, que asumen
beración que propone esta corriente es, en primer
de manera explícita el punto de partida concreto
lugar, una liberación de la filosofía misma, solo
sin instalarse inicialmente en una universalidad
que, para muchos de sus seguidores, involucra y
abstracta. Se hace filosofía en y desde una situa-
es solidaria con los movimientos reales, sociales y
ción histórica, social, cultural, vivencial, perso-
políticos que tratan de visibilizar y dignificar a la
nal, concreta, y esta situacionalidad de la filosofía
periferia, que es el mundo de “pobre”, no solo en
es lo que constituye su posibilidad auténtica de
sentido económico, sino en sentido global, como
universalidad. El segundo problema, la originali-
el “despojado” (de su tradición, de su pasado, de
dad, enfrentó a un grupo de pensadores que,
su lengua madre, de su tierra ancestral). Aunque
como Augusto Salazar Bondy, desvalorizaban el
duramente criticada desde diversos sectores del
pensamiento filosófico académico o formal por
pensamiento filosófico, la filosofía de la libera-
considerarlo una mera recepción o copia del pen-
ción se ha constituido en un referente imprescin-
samiento europeo, producto de un medio cultural
dible en toda presentación de la filosofía lati-
caracterizado por la dominación foránea, con
noamericana, y es objeto de estudios y profundi-
quienes, como José Gaos o Leopoldo Zea, conside-
zaciones dentro y fuera de América Latina. La re-
ran la realidad de una filosofía latinoamericana
lación de la filosofía latinoamericana con la cultu-
cuyos diversos enfoques son expresión de su vita-
ra y la sociedad de esta región es otro de los ejes
lidad. La cuestión de la originalidad de la filosofía
temáticos recurrentes en el pensamiento de los
americana, que tuvo su auge hace cuatro décadas,
principales exponentes. Autores como Leopoldo
derivó en la pregunta por el aporte que podía
Zea o Arturo Roig presentan a la filosofía latinoa-
ofrecer la filosofía a nuestros problemas locales.
mericana como conciencia histórica en Latino-
De allí que se consideró importante pensar mode-
américa, en cuanto ejerce una función crítica so-
los de abordaje filosófico propios y específicos de
bre el pensamiento directivo y sobre el resultado
nuestra realidad. La filosofía de la liberación con-
de los hechos históricos del continente. Así, la
currió con un aporte teórico de singular relevan-
historia de las ideas, entendida como recuento
cia, que puede sintetizarse en dos teorías: la teoría
de las teorías propugnadas, pasa a ser filosofía de
de la dependencia y la teoría de las relaciones cen-
la historia latinoamericana, preocupación por
tro-periferia. Aunque con vínculos –a veces estre-
entender el sentido, la dirección y la prospectiva
chos– con la teología de la liberación y con otras
de la realidad latinoamericana. Esta cuestión su-
corrientes que elaboraron críticas e intentos de
pone, a su vez, la de la identidad.
superación en economía y sociología, la teoría de
la dependencia de la filosofía de la liberación se La identidad latinoamericana como tema. La defini-
caracteriza por su amplitud. No se refiere solo a la ción de esta identidad latinoamericana, objeto
dependencia de hecho (política, económica) con- principal de la filosofía homónima, se ha tornado
América Latina

forme a la cual el débil debe obedecer al podero- un tema altamente polémico y conflictivo, que
so, sino que elabora una explicación de la forma- pone el acento en las contradicciones históricas
ción de un pensamiento raigalmente dependiente que perfilaron una situación de dependencia, mar-
en cuanto opere con categorías eurocéntricas que ginalidad y frustración que no se corresponde con

7
Diccionario Latinoamericano de Bioética
las potencialidades y expectativas de los comien- Referencias
zos de su independencia, a principios del siglo XIX. José Gaos, El pensamiento hispanoamericano, Méxi-
Paralelamente a esta situación se ha discutido si co, 1944. - Ramón Insúa Rodríguez, Historia de la filoso-
existe una filosofía latinoamericana y cuáles son su fía en Hispanoamérica, Guayaquil, 1945. - Leopoldo Zea,
La filosofía americana como filosofía sin más, México,
cometidos y su valor. Es decir, que ambas preocu- 1969. - Francisco Miró Quesada, Proyecto y realización del
paciones se implican mutuamente. El problema de filosofar latinoamericano, México, 1981. - Enrique Dussel,
la identidad de América Latina se ha presentado Filosofía de la liberación, México, 1977. - Gregorio Recon-
como acuciante frente a la realidad de la debilidad do, Identidad, integración y creación cultural en América
y dependencia de los estados latinoamericanos. Latina, Unesco/Ed. de Belgrano, 1997.
Arturo Ardao ha señalado que esta autoconciencia
–que luego se expresa filosóficamente– emerge por Ética social, valores y liberación
relación dialéctica con América del Norte (o Amé-
rica sajona), como ya se ha señalado, pero de in- Adriana Arpini (Argentina) - Universidad
mediato se diversifica en los elementos caracteri- Nacional de Cuyo
zadores que se han tomado como ejes de la
¿A qué llamamos ética social? Cuando hablamos de
reflexión: el carácter racial (mestizo), la fuerza y el
ética social nos estamos refiriendo a una dimen-
espíritu telúricos, el sentimiento de pertenencia,
sión de la filosofía práctica, cuya reflexión se nutre
etc. La cuestión de la identidad se ha planteado de las situaciones vividas a diario por cada uno de
desde enfoques metafísicos hasta psicológicos y li- nosotros en tanto sujetos que interactuamos social-
terarios. Diversas corrientes filosóficas se han ocu- mente. Situaciones en las que es necesario decidir
pado del tema: positivismo, evolucionismo, vitalis- qué acciones llevamos adelante y de qué manera.
mo, historicismo, fenomenología, existencialismo, En tales casos apelamos, con diverso grado de con-
neoescolástica, neokantismo, personalismo, mar- ciencia, a los elementos proporcionados por el con-
xismo, hermenéutica. Entre los americanos se han junto de saberes prácticos, patrones consensuados
destacado Agustín Álvarez, Carlos Octavio Bunge, de existencia y de comportamiento, que están vi-
José Enrique Rodó, Manuel González Prada, Alci- gentes en el grupo social al que pertenecemos. En
des Arguedas, José Vasconcelos, José Ingenieros, este sentido, José Luis Aranguren ha sostenido con
Manuel Ugarte, Carlos Astrada, Samuel Ramos, acierto que cada hombre se hace a sí mismo, pero a
Alberto Zum Felde, H. A. Murena, Rodolfo Kusch, la vez es hecho por la cultura, tanto en sentido posi-
Leopoldo Zea. Entre los europeos que se interesa- tivo como negativo. No solo las normas, sino tam-
bién la conciencia moral se originan socialmente
ron por el tema se destacan José Ortega y Gasset y
(Aranguren, 1968). Muchas veces ordenamos
José Gaos (radicado en México). La identidad se ha
nuestro obrar de acuerdo con la moral vigente,
pensado, a su vez, a partir del acento en un ele- pero otras veces advertimos la necesidad de intro-
mento constitutivo, considerado de algún modo ducir modificaciones y hasta de proponer nuevos
determinante o esencial, que varía según los enfo- valores y criterios de acción ante una realidad so-
ques o las teorías asumidas como marco. Así, para cial cambiante. Frente a los modos clásicos de en-
los pensadores de orientación cristiana, lo hispá- tender la moral –como búsqueda de la vida buena
nico se reivindica como elemento unificador; el y como cumplimiento del deber–, la ética social
indigenismo, en cambio, acentúa el ascendiente constituye un saber cuya especificidad se encuen-
aborigen. La dicotomía “civilización-barbarie”, tra en posición equidistante de ambos. Sin descui-
presentada literariamente por Sarmiento, ha servi- dar la importancia de las dimensiones subjetiva y
do también para caracterizar la ambivalencia axio- normativa de la moral, la ética social se recorta
lógica de estos dos componentes históricos y, en como una forma de objetivación de la moral preo-
definitiva, del obvio mestizaje social y cultural lati- cupada por resolver los problemas que afectan la
noamericano. En la actualidad, la filosofía latinoa- vida de los hombres en sociedad. Pone en juego la
mericanista tiende a evitar las dicotomías y las al- racionalidad práctica que comprende un momento
de reflexión crítica sobre lo dado, un momento de
ternativas excluyentes, procurando pensar la
elucidación, comprensión y fundamentación de
identidad del pueblo latinoamericano no en térmi-
principios, valores y normas y un momento de apli-
nos absolutos, sino relativos a diversos tipos de in- cación en situaciones sociohistóricas concretas.
serción en contextos más amplios, entrecruzando Todo ello con el propósito de achicar la brecha
cuestiones étnicas, culturales y sociopolíticas. Tam- entre ser y deber ser, entre cuyos márgenes tiene
América Latina

bién se busca un acercamiento a la comprensión de lugar la lucha cotidiana por la realización de la


otras culturas periféricas, cuya preocupación co- vida de los hombres en comunidad. Como saber
mún es enfrentar al pensamiento hegemónico con práctico se expresa en categorías que facilitan la
elementos teóricos propios. comunicación dentro de una estructura referencial

8
Diccionario Latinoamericano de Bioética
histórica, social y axiológicamente determinada vida, la libertad, la igualdad, a partir de las cuales
(Arpini, 2005). se regulan las acciones y se generan las normas
para la vida en común.
Subjetividad, objetivaciones y bienestar. La dimen-
sión social de la ética se pone a foco a partir de las Valores y valoración en el marco de la ética social.
críticas del paradigma de la subjetividad moder- Los problemas del valor y de la acción de valorar
na, llevadas adelante en el siglo XIX por los pensa- son de particular importancia para la ética social,
dores de la sospecha, K. Marx, F. Nietzsche y S. ya que desde esta perspectiva se requiere superar
Freud. Ellos señalan que la conciencia individual concepciones clásicas. Tanto el esencialismo me-
no es el reducto último del conocimiento y la ac- tafísico –que busca para los valores un fundamen-
ción, ni accede en forma directa a la realidad, es to que sea trascendente al mundo humano, indivi-
decir que la conciencia no es transparente, sino dual o social–, como el formalismo –que persigue
que existen mediaciones sociales y culturales a una fundamentación racional proporcionada por
través de las cuales cada persona se relaciona con la forma del imperativo categórico–, resultan in-
el mundo y con las otras personas. Mediaciones suficientes para una caracterización de los valores
como el trabajo, los valores, las ideologías, el len- como objetivaciones sociales. Pero también es ne-
guaje, el propio inconsciente modelan el acceso a cesario abandonar posiciones positivistas o fun-
la “realidad”, que nunca es la realidad en sí, sino cionalistas –que conciben a los valores como in-
una interpretación socioculturalmente condicio- manentes a las costumbres sociales–. Incluso la
nada. Agnes Heller utiliza el término “objetivacio- concepción axiológica de la ética material de los
nes” para señalar el hecho de que las acciones hu- valores, a la manera de Max Scheler, es limitada
manas se exteriorizan y constituyen un mundo; es desde el punto de vista de la ética social, por cuan-
decir, se objetivan en producciones materiales y to su concepción de los valores como un dominio
simbólicas: instituciones, leyes, conocimientos, propio de objetos ideales que se captan mediante
creencias, obras de arte y de ingenio, costumbres, una aprehensión emocional intuitiva resulta insu-
normas, valores. Así, el mundo es el resultado de ficiente para garantizar su validez intersubjetiva.
la praxis histórica, pero es también el mundo que En síntesis, ni las corrientes objetivistas –que sos-
en cierta medida nos condiciona como algo que tienen que los valores son algo totalmente inde-
está dado, que debe ser aprehendido y al que debe pendiente de las cosas, como de la conciencia que
adaptarse el vivir cotidiano (Heller, 1977). Las ob- valora–, ni las subjetivistas –cuya tesis fundamen-
jetivaciones facilitan, por una parte, las relaciones tal consiste en afirmar que los términos y enuncia-
entre los hombres y de estos con el mundo material dos de valor poseen un referente vivencial–, pue-
y simbólico, en cuanto permiten interpretar y com- den explicar de manera suficiente el carácter de
prender el conjunto de conexiones sociohistóricas objetivaciones sociales de los valores. Para una
de una época; pero, por otra parte, dejan a los más ajustada caracterización de los valores y de la
hombres expuestos a la alienación, el engaño, la acción de valorar en el marco de la ética social es
falsa conciencia. En esto se manifiesta tanto la for- pertinente tomar en cuenta el concepto de objeti-
taleza como la debilidad constitutiva de todas las vación, antes definido según la propuesta de
objetivaciones. El hecho de que exista la regula- Agnes Heller, y los resultados de las reflexiones
ción social, en lugar de la regulación del instinto, axiológicas de Augusto Salazar Bondy. En cuanto
es síntoma de que hay mundo, y que en ese mundo objetivaciones que forman parte de una realidad
compartido existe la diferenciación entre bueno y objetiva supraindividual, los valores son catego-
malo. Esta distinción es la condición del mundo, es rías primarias de orientación axiológica. Salazar
decir, la condición para las relaciones sociales y el Bondy subraya la función crítico-trascendental
establecimiento de las categorías primarias de de las instancias axiológicas en la constitución
orientación de valor. Pero ellas permanecen en un del mundo de la praxis. Es decir, así como los
nivel formal y abstracto si no son referidas a valo- trascendentales lógicos y físico-naturales hacen
res propios de campos de acción específicos. Tra- posible los objetos en general y los del mundo fí-
tándose de la ética social, el valor común perse- sico, fundando la idea de mundo, así también, si
guido es el bienestar social. A él se enderezan la praxis humana –que es siempre praxis social–
todos los bienes que pueden ser considerados ha de ser considerada objetiva es menester un
como condiciones posibilitantes del bienestar. trascendental de la acción. Los valores son, en-
Así, por ejemplo la salud, la educación, la reali- tonces, esos trascendentales o instancias catego-
zación personal, la interacción –a través del len- riales gracias a las cuales hay un mundo de las ac-
guaje, el trabajo, la apreciación estética, los afec- ciones e interacciones humanas que podemos
América Latina

tos–, las oportunidades de participación en los entender y eventualmente criticar y modificar. Los
asuntos comunes, la justicia. Todos estos bienes valores son, pues, condiciones de posibilidad de
posibilitantes del bienestar social están referidos lo objetivo, social y humano; gracias a ellos hay
contrafácticamente a categorías de valor, como la entendimiento social en el sentido de diálogo,

9
Diccionario Latinoamericano de Bioética
comprensión y acuerdo de lo social, pero también latinoamericanas. Otro tanto puede señalarse a
incomprensión, desacuerdo y conflicto. Ahora propósito de la reflexión de José Martí –“Nuestra
bien, aun cuando los valores fundan a priori la ra- América”, 1891– sobre el buen gobierno, el cual
cionalidad del obrar, aquello que está contenido debe partir de los elementos naturales de los pue-
en los términos valorativos se gesta históricamen- blos de América. Esta línea de reflexión alcanza su
te. De ahí que no resultan ajenos a la problemática primera formulación orgánica en la obra de Euge-
del valor los problemas de la alienación, la inau- nio María de Hostos –Moral social, 1888–, quien
tenticidad, la dominación y la liberación (Salazar establece que la moral social se funda en las rela-
Bondy, 1971). Dado que la valoración es un pro- ciones particulares del hombre con la sociedad,
ceso social, existen normas y criterios de valor, con el fin de producir y conservar el bien social y
patrones valorativos, que son el producto de la contribuir a la realización del destino común de la
decantación social de los diversos grupos, cuya humanidad, sintetizado en la categoría de civiliza-
transmisión por medios formales o informales de ción. Categoría que en la reflexión hostosiana pre-
educación conlleva la formación de hábitos refe- senta un fuerte contenido normativo e involucra
rentes a su uso. Cabe denominar valoraciones deri- la idea de liberación de las formas de opresión,
vadas o segundas al acto de orientar las elecciones tanto personal –esclavitud, sumisión– como so-
según estos patrones. Sin embargo, la incomuni- ciopolíticas –colonialismo, neocolonialismo–. Así
cación y la pugna de valores ponen en evidencia la pues, la categoría de “liberación” forma parte de
existencia de diferentes modos de valoración, ya la práctica filosófica latinoamericana que, con di-
porque se toman como referencia patrones vigen- versas manifestaciones, puede ser rastreada des-
tes para comunidades diferentes, ya porque en la de la época de la conquista y que ha cuajado en las
dinámica de la historia los cambios provocados últimas décadas en una reflexión con rasgos pro-
por el desarrollo del conocimiento o por la necesi- pios, nítidamente diferenciable de otras corrien-
dad de alcanzar fines antes no imaginados dan lu- tes o escuelas filosóficas, con las cuales interac-
gar a la emergencia de nuevas valoraciones. Cabe túa, participando creativamente en el proceso de
llamarlas valoraciones originarias o protovalora- producción filosófica. La filosofía de la liberación
ciones; ellas constituyen el punto de partida para y, dentro de ella, la ética de la liberación germina-
la configuración o reconfiguración de patrones es- ron en la Argentina, en la década de 1970, como
timativos sobre los que se funda una nueva prácti- reflexiones filosóficas comprometidas con la de-
ca social y humana. A través de la educación, la nuncia de las totalidades cerradas y orientadas a
sociedad lleva adelante una triple tarea en rela- la superación dialéctica de la dominación en to-
ción con los valores: 1. la transmisión crítica de das sus formas –política, económica, cultural, per-
los valores vigentes y de los hábitos estimativos sonal–. Frente a la teoría del desarrollo, basada en
que posibiliten la integración y el desenvolvi- criterios meramente económicos y tecnológicos,
miento social, es decir, la socialización; 2. la toma oponen una visión ético-axiológica humanista,
de conciencia de las divergencias de valoración, que admite una diversidad de formas originales
producto de las diferencias en los patrones esti- de desarrollo, y entienden la liberación como
mativos pertenecientes a distintos grupos, y la proceso multifacético que, además de lo econó-
comprensión de su origen y fundamento, apuntan mico, abarca la vida social, política y cultural de
a la universalización del hombre; 3. la formación la sociedad, con el fin de posibilitar la realización
para la vivencia valorativa original, que capacite plena de los hombres. La “liberación”, como cate-
para la propia construcción espiritual y para parti- goría axiológica con sentido fuertemente perfor-
cipar en el proceso indefinido de renovación de la mativo, constituye el prisma a través del cual se
vida y de la autoconstitución de la humanidad, en analizan los problemas antropológicos, históri-
orden al cometido de la liberación del hombre. cos, culturales, políticos, éticos, estéticos y meta-
Liberación. Analizada desde una perspectiva his- físicos. Aunque ha sido caracterizada como un
tórica, la idea de “liberación” presenta en el pen- movimiento filosófico con elementos específicos y
samiento latinoamericano una trayectoria más originales (Demenchonok, 1990 y 1995), presen-
amplia que la actual ética de la liberación. En ta una gama de orientaciones diversas. Así, para
efecto, el concepto de liberación va tomando mencionar solo dos ejemplos, Enrique Dussel pro-
cuerpo al mismo tiempo que se constituye la auto- pone una ética de la liberación, cuyo punto de par-
conciencia filosófica latinoamericana y se afianza tida es una racionalidad material (re)productiva
como expresión de las necesidades de la sociedad que asume la posición de la “víctima”; es decir, de
y búsqueda de su superación. Tal es el caso de quien es afectado negativamente por un acto hu-
América Latina

Juan Bautista Alberdi –“Ideas para un curso de fi- mano, una ley, un orden social. Se sustenta en la
losofía contemporánea”, 1840–, quien establece vida humana como criterio material de verdad y
la categoría de necesidad como criterio normativo puntal de una praxis intersubjetiva potencialmen-
del quehacer filosófico en las jóvenes naciones te liberadora (Dussel, 1998). Arturo Roig, por su

10
Diccionario Latinoamericano de Bioética
parte, plantea una moral de la emergencia, que re- autor desde una relectura de la misma realizada
conoce como punto de partida el valor del conflicto en el libro Pedagogía de la esperanza, publicado en
como dinamizador de una dialéctica que implica 1992.
un momento subjetivo de autoafirmación o “mora-
lidad de la protesta”, frente a la eticidad vigente o La problematización moral del concepto de liber-
“ética del poder”; de tal contradicción surge el jui- tad por la educación para la liberación. La peda-
cio crítico como principio de acción solidaria y gogía de la liberación se identifica con la pedago-
como apertura a nuevas posibilidades de realiza- gía del oprimido defendida por Paulo Freire
ción de la dignidad humana (Roig, 2002). como aquella que tiene que ser forjada con el
oprimido y no para él. Una pedagogía entendida
En síntesis, la moral social puede ser entendida como la de hombres y pueblos en la lucha ince-
como una forma de objetivación que se ocupa de sante por la recuperación de su humanidad. Una
los problemas emergentes de la vida en sociedad, pedagogía que haga de la opresión y de sus cau-
organizando su reflexión en torno a ciertas cate- sas el objeto de reflexión de los oprimidos, de lo
gorías de orientación axiológica, valores, que ha- que resultará su compromiso necesario en la lu-
cen posible la praxis humana social e individual. cha por su liberación, en la que esta pedagogía se
Si bien los valores son puestos como categorías a hará y se rehará. El gran problema radica en
priori del obrar, ellos se configuran en un proceso comprender cómo los oprimidos, en tanto seres
histórico, entre cuyas contradicciones se da la lu- ambiguos o inauténticos que “alojan” al opresor
cha por la liberación; entendida esta también en sí, podrán participar de la elaboración de la
como categoría axiológica orientadora del obrar pedagogía de su liberación. En este sentido, cabe
de los hombres en sociedad y como síntesis de va- entender que la pedagogía del oprimido, como
lores sociales como solidaridad, cooperación, in- pedagogía humanista y liberadora, tendrá dos
teracción, todos los cuales remiten, en última ins- momentos. El primero es aquel en el que los opri-
tancia, al valor de la dignidad humana. midos desvelan el mundo de la opresión y se
comprometen, en la praxis, con su transforma-
Referencias ción. El segundo es aquel en el que al transfor-
José Luis Aranguren, Ética y política, Madrid, Guada- marse la realidad opresora, esta pedagogía deja
rrama, 1968. - Adriana Arpini, “Ética social”, en Ricardo de ser del oprimido y pasa a ser la pedagogía de
Salas Astrain (Coordinador académico), Pensamiento críti- los hombres en proceso de permanente libera-
co latinoamericano. Conceptos fundamentales, Santiago de ción. Los oprimidos, al introyectar la “sombra”
Chile, Ediciones Universidad Católica Silva Henríquez, de los opresores, siguen sus pautas y temen a la
2005, vol. 1, pp. 227-339. - Eduardo Demenchonok, Filo- libertad en la medida en que esta, al implicar la
sofía latinoamericana. Problemas y tendencias, Santa Fe de expulsión de esta sombra, exigiría de ellos que
Bogotá, El Búho, 1990. - Enrique Dussel, Ética de la libera-
“llenasen” el “espacio” dejado por la expulsión
ción en la edad de la globalización y la exclusión, Madrid,
Trotta, 1998. - Agnes Heller, Sociología de la vida cotidia- con “contenido” diferente: el de su autonomía, el
na, Barcelona, Península, 1977. - Arturo Andrés Roig, Éti- de su responsabilidad, sin el que no serían libres.
ca del poder y moralidad de la protesta, Mendoza, Ediunc, La libertad es una búsqueda permanente que
2002. - Augusto Salazar Bondy, Para una filosofía del valor, solo existe en el acto responsable de quien la rea-
Santiago de Chile, Editorial Universitaria, 1971. liza. Nadie tiene libertad para ser libre: al contra-
rio, se lucha por ella precisamente por no tener-
la. La libertad es una condición indispensable al
Pedagogía de la liberación movimiento de búsqueda en el que están inscrip-
Maria Luiza Angelim (Brasil) - Universidad de tos los hombres como seres inconclusos. La vio-
Brasilia lencia de los opresores hace de los oprimidos
hombres a quienes se les prohíbe ser. La respues-
Tras la Segunda Guerra Mundial, fueron los(as) ta de los oprimidos ante la violencia de los opre-
educadores(as) identificados con la lucha antico- sores es la búsqueda del derecho de ser. Los opre-
lonial y antihegemónica y, más recientemente, an- sores, al violentar y prohibir que los otros sean,
tineoliberal, quienes propusieron la pedagogía de no pueden igualmente ser. Los oprimidos, lu-
la liberación, inspirada principalmente en Karl chando por ser, al quitarles a los opresores el po-
Marx, cuya expresión más relevante y de impacto der de oprimir y de pisotear, los restauran en la
internacional es la obra del educador brasileño humanidad que habían perdido en el uso de la
Paulo Freire (Recife, 1921–San Pablo, 1997). De opresión. Por ello, solo los oprimidos, liberándo-
este se destaca, ante todo, el libro Pedagogía del se, pueden liberar a los opresores.
América Latina

oprimido, escrito en 1968 durante su exilio en


Santiago de Chile, publicado en Brasil en 1975, y El diálogo como exigencia revolucionaria. Nadie
traducido a partir de 1969 a numerosos idiomas. educa a nadie, nadie se educa a sí mismo; los
La pedagogía del oprimido fue reafirmada por el hombres se educan entre sí mediatizados por el

11
Diccionario Latinoamericano de Bioética
mundo. La educación problematizadora de la pe- la intuición, del imaginario, de la sensibilidad y
dagogía de la liberación no podría realizarse del cuerpo en la transmisión de los conocimien-
como práctica de la libertad sin superar la contra- tos. Basarab Nicolescu afirmó: “Estoy convencido
dicción entre el educador y los educandos. Y tam- de que el encuentro entre el pensamiento de Paulo
poco sería posible hacerlo fuera del diálogo. Este Freire y la transdisciplinariedad tiene el potencial
diálogo, como exigencia radical de la revolución, de conducirnos en la dirección de ese nuevo mundo,
responde a otra exigencia radical: la de los hom- libre del dominio de la agresión y de la violencia. La
bres como seres que no pueden ser fuera de la educación transdisciplinar es una educación de libe-
comunicación, puesto que son comunicación. ración, que nos permitirá establecer vínculos entre
Obstaculizar la comunicación es transformarlos personas, hechos, imágenes, campos de conocimien-
en cuasi “cosas” y esto es lo que realizan los opre- to y de acción, posibilitando descubrir el Eros del
sores. Por eso, defendiendo la praxis como teoría aprendizaje durante toda la vida, y construir seres
del hacer no puede proponerse una dicotomía que humanos en constante cuestionamiento y en cons-
divida el hacer en una etapa de reflexión y en tante integración” (Linhares & Trindade, 2003).
otra, distante, de acción, ya que acción y reflexión
se dan simultáneamente. En la educación como si-
Referencias
tuación gnoseológica, el acto cognoscente del su- P. Freire, Educação como prática da liberdade. Rio de
jeto educador (y del educando) sobre el objeto Janeiro, Paz e Terra, 1967. - P. Freire, Pedagogia do Oprimi-
cognoscible no muere ni se agota porque dialógi- do, 17ª ed., Rio de Janeiro, Paz e Terra, 1987. - P. Freire,
camente se extiende a otros sujetos cognoscentes, Pedagogia da Esperança, Rio de Janeiro, Paz e Terra, 1992.
de tal forma que el objeto cognoscible se hace me- - P. Freire, Pedagogia da Autonomia, Rio de Janeiro, Paz e
diador de la cognoscibilidad de los dos. En la ac- Terra, 1997. - A. M. Araújo Freire (org.), A Pedagogia da
ción revolucionaria se produce lo mismo: se trata Libertação em Paulo Freire, São Paulo, Editora Unesp,
2001. - Moacir Gadotti et ál. Paulo Freire: uma biobiblio-
de actores en intersubjetividad, en intercomuni-
grafia. São Paulo, Cortez, Instituto Paulo Freire, Brasilia,
cación. Si bien hay quienes creen en el diálogo Unesco, 1996. - Célia Linhares y María de Nazaret Trinda-
con las masas, no todos creen en su viabilidad an- de (orgs.)., Compartilhando o mundo com Paulo Freire,
tes de la llegada al poder y confunden el sentido São Paulo, Cortez, Instituto Paulo Freire, 2003. - Basarab
pedagógico de la revolución con la nueva educa- Nicolescu, O Manifesto da Transdisciplinaridade. Tradução
ción a ser instalada con la llegada al poder. Pero la Lúcia Pereira de Souza, São Paulo, Triom, 1999.
llegada al poder es simplemente un momento, por
más decisivo que sea. El sentido pedagógico, dia-
lógico, de la revolución, que la hace también una Teología de la liberación
“revolución cultural”, tiene que acompañarla en Marcio Fabri dos Anjos (Brasil) - Facultad
todas las fases. Pontificia de Teología Nuestra Señora de la
Asunción
Pedagogía de la liberación y moral transdisciplina-
ria. Contemporáneamente, la pedagogía de la li- Origen y punto de partida. Además de su significa-
beración también se expresa en el movimiento de do religioso, la teología de la liberación (TL) tiene
la transdisciplinariedad, como puede observarse una importancia social y política reconocida en el
al considerar los contenidos del contrato moral de ámbito mundial que la hace capaz de aportar al
la Carta de la Transdisciplinariedad (Portugal, discurso de la bioética. La TL establece entre su
1994). La ética transdisciplinaria, al rechazar toda método y las construcciones sociales una relación
actitud que niegue el diálogo y la discusión, bus- muy estrecha, por la cual atribuye a la religión y a
cando un saber compartido para una comprensión su formulación teológica una vigorosa tarea
compartida y el respeto de las alteridades, coincide transformadora, que exactamente le vale el título
con el sentido dialógico de la pedagogía de la libe- de liberación. Su origen dentro del cristianismo y
ración. La actitud transdisciplinaria entendida su sistematización latinoamericana comienzan a fi-
como el reconocimiento de la existencia de dife- nales de los años sesenta, al mismo tiempo que en
rentes niveles de realidad, regidos por diferentes Alemania se desarrolla la teología del político, con
lógicas, hace emerger de la confrontación de las algunas preocupaciones semejantes. La legitimi-
disciplinas nuevos datos que las articulan entre sí, dad de sus planteamientos se busca todavía en las
y nos ofrece una nueva visión de la naturaleza y fuentes del cristianismo y de sus tradiciones más
de la realidad. Esa actitud abierta de reconoci- antiguas, por medio de una nueva lectura o méto-
miento de la complejidad, que procura una educa- do teológico. Un punto de partida fundamental de
ción concreta, contextualizada, sin las abstraccio- la TL se desarrolla desde la percepción del juego
América Latina

nes que reducen la realidad a una o varias de poder en la vida social, en cuanto el poder ge-
disciplinas cerradas, supone una liberación de la nera dependencia e instrumentaliza la vida de las
opresión del conocimiento como poder. Por eso personas y de grupos sociales completos. En tal
la educación transdisciplinaria reevalúa el rol de contexto, se ubica la pregunta sobre el rostro de

12
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Dios y sobre la calidad de las propuestas religio- la génesis del texto en su contexto sociocultural
sas. Desde la experiencia bíblica judeocristiana, se para entender el mensaje ahí propuesto. Este mé-
subraya el compromiso de Dios con la historia del todo de lectura interpretativa, asociando texto-
mundo, del cual se hizo creador y padre/madre, y contexto-mensaje, genera resultados sorprenden-
aún más, se encarnó en la realidad humana, ca- tes que evidencian la fuerza crítica y transforma-
paz, por lo tanto, de oír los clamores de su pueblo dora del cristianismo, al mismo tiempo que lleva a
en medio de las injusticias. Tal encuentro con Dios la recuperación actual de sus intuiciones funda-
implica una fe religiosa llena de vínculos inaliena- mentales. Permite, además, releer las tradiciones
bles de reciprocidad y de justicia en las relaciones y corregir el direccionamiento de las trayectorias
humanas. Conduce al mismo tiempo a acciones li- históricas del cristianismo. El paso de las media-
beradoras frente a todo lo que oprime y se opone a ciones prácticas está marcado por un presupuesto
la vida de reciprocidad y justicia. Las necesidades fundamental según el cual teoría y práctica inte-
de las personas frágiles y vulnerables se presentan ractúan de manera significativa. Así, al mismo
como una interpelación de la fe. El encuentro con tiempo en que las prácticas derivan de los análisis
la trascendencia de Dios pasa por la experiencia y de la búsqueda de sentido, ellas imprimen cali-
humana de tratar las fragilidades humanas de dad e intensifican los análisis y las búsquedas. Su
modo compasivo, solidario y transformador. síntesis se exprime en testimonios marcados por
El método de la teología de la liberación. Consiste en la coherencia, en gestos de solidaridad y del com-
tres pasos básicos: ver – juzgar – actuar. Aunque es- partir, garantizados por la mística de liberación.
tos pasos se presenten más como una actitud meto- Aunque militante y transformadora, y a veces acu-
dológica que como un método propiamente, han sada por opositores de asumir métodos marxistas
marcado decididamente una constante preocupa- radicales, la TL recusa las prácticas de violencia,
ción por asociar la fe con la búsqueda de com- planteando la no violencia activa. Por establecer
prensión y de transformación de la realidad histó- tal relación interactiva entre teoría y práctica
rica de la vida humana. Mediante los tres pasos (praxis), la TL, sin reducirse a las prácticas, se tor-
del método de la TL se aplican una mediación so- na eminentemente ética, al sostener los cuestio-
cioanalítica, una mediación hermenéutica y una namientos de las prácticas incluso en las mismas
mediación práctica. La primera implica un diálogo formulaciones sistemáticas de perfil ontológico.
de la teología con las ciencias que analizan y ex- Entre las prácticas recurrentes de la TL se desta-
plican los procesos sociales con el intento de des- can las que conducen a la formación de comunida-
velar la trama de las dominaciones del poder y des fundadas en el compartir y en la reciprocidad.
las respectivas alternativas de reciprocidad y jus- Por su método, la TL plantea la religión en el seno
ticia. En un primer momento, la TL busca sus de la sociedad, sin teocracia, pero acusando a las
fundamentos particularmente en filosofías y so- injusticias e impulsando formas participativas y
ciologías dialécticas; y luego, por aceptar la com- transformadoras, prácticas de solidaridad y equi-
plejidad de la realidad, abre su discurso al diálogo dad, en los procesos democráticos. El sentido teo-
con todas las ciencias que puedan aportar en el lógico que preside la liberación en esta visión cris-
deshielo de las opresiones e indicar alternativas tiana comprende la historia humana en un
para su superación. En general, la TL encuentra proceso lleno de tensión y de transformación en-
en la ética de la liberación latinoamericana su más tre un “ya” conseguido, y un “no todavía”, que es-
estrecha aproximación en sus fundamentos teórico- timula la esperanza y conduce a la acción. De esta
sociales. Las mediaciones hermenéuticas se justifi- manera, al contrario de una religión resignada y
can por la necesidad de tener un horizonte de in- pasiva, la fe liberadora implica una esperanza in-
terpretación para la vida y para los rumbos de su quieta y activa. Por su carácter crítico, su método
historia, donde la misma liberación toma senti- lleva a percibir las dimensiones socioestructurales
do. Las brutales inequidades sociales, los dolores en las cuales las inequidades están construidas en
y sufrimientos de los pobres constituyen en este la sociedad; y por ende involucran a la misma fe
horizonte un clamor por la comprensión y por las religiosa en la superación de ingenuidades para
reacciones de la fe. Tal paso metodológico asume comprender los procesos socioculturales. Esta po-
la crítica respecto a los sentidos y significados sición se torna autocrítica ante las mismas comu-
que se asumen para la interpretación de la reali- nidades religiosas institucionalizadas y ante la
dad. Es decir que, en cuanto teología, tomando misma teología sistematizada. Con esto se hizo
los textos bíblicos como experiencia de un pue- posible hablar de una tensión entre “carisma y
blo, sus cuestiones se dirigen a una lectura e in- poder” en las relaciones comunitarias religiosas,
América Latina

terpretación de la historia, en la búsqueda del y plantear la “liberación de la teología” de sus


sentido de Dios para los procesos humanos. Al métodos ingenuos, represivos y de contenidos
aplicar criterios científicos de lectura bíblica, la alienantes. Por todo esto no hay que admirarse
TL se acerca a las Sagradas Escrituras examinando de que la TL haya encontrado fuertes oposiciones

13
Diccionario Latinoamericano de Bioética
en la sociedad política y dentro de las mismas ins- las inequidades y clamorosas injusticias sociales; y
tituciones religiosas. también se vea retada a introducir en su mismo es-
tatuto epistemológico, como otro rostro de la auto-
La teología de la liberación hoy y la bioética. Los nomía, las dimensiones de fragilidad y vulnerabili-
tiempos posmodernos, así como todo el conjunto dad de todo ser, en especial del ser humano. La TL
de la vida, han exigido de la TL ajustes en sus parece contribuir así para que la bioética en Latino-
planteamientos. Las particularidades de los suje- américa tenga una voz vigorosa en las cuestiones
tos humanos, individuos y grupos, en sus distin- macrosociales y ambientales, y para que sea profun-
tas culturas, han evidenciado la complejidad para damente humanitaria y conducida por la equidad.
identificar los rostros de la pobreza y para plan-
tear proyectos de transformación social, en espe-
cial en estos tiempos de globalización. La percep- Referencias
ción de los sistemas globales, hoy día vigentes en M. Amaladoss, Vivir en libertad. Las teologías de la libe-
el planeta Tierra, ha llevado a los exponentes de ración del continente asiático, Estella (Navarra), Verbo Divi-
no, 2000. - L. Boff, Dignitas terrae: ecologia, grito da terra,
la TL hacia una comprensión decididamente eco-
grito dos pobres, São Paulo, Ática, 1996. - E. Dussel, Ética de
lógica en sus análisis, denuncias y propuestas de la liberación en la edad de la globalización y de la exclusión,
liberación. La fuerza de su metodología, que inte- Madrid, Trotta, 1998. - I. Ellacuría; J. Sobrino, Mysterium
gra de modo transformador la fe y la realidad vivi- liberationis. Conceptos fundamentales de la teología de la li-
da, ha inspirado a grupos específicos en la siste- beración (2 vols). 2a ed. San Salvador, UCA Editores, 1992
matización de su experiencia de fe dentro de los [Madrid: Trotta, 1990]. - G. Gutiérrez, Teología de la libera-
distintos contextos, generando una mayor diversi- ción, Lima, CEP, 1971.
dad de aportes teológicos y sociales. Otros contex-
tos continentales, en especial Asia y África, han
desarrollado sus enfoques específicos en esta di- Pensamiento alternativo
rección. Por la diversidad con que ocurre en el Hugo Biagini (Argentina) - Universidad
mismo acercamiento a las ciencias, desde los dis- de Buenos Aires
tintos contextos culturales en los cuales se desa-
rrolla, con frecuencia la TL se nombra hoy en plu- El pensamiento alternativo como ejercicio dialécti-
ral, como teologías de liberación. El fórum co. Según se ha puesto de relieve, el pensamiento
teológico que acompaña el Fórum Social Mundial, alternativo se halla, por una parte, íntimamente
se denomina Fórum de Teología y Liberación, para vinculado a la existencia humana, pues tiene que
evitar la connotación latinoamericana que ha ver con asuntos de tanta envergadura como el de-
marcado el inicio de la TL. Pero al mismo tiempo recho a la utopía y a la esperanza en un mundo
se intenta garantizar la fuerza liberadora de la mejor. Por otra parte, se halla presente en las
teología, sin sugerir su pluralidad como fragmen- grandes cosmovisiones y construcciones filosó-
tación. De todas maneras puede decirse que en ficas que plantean cuestionamientos y cambios,
Latinoamérica hoy ya no existe una preocupación o nacen como alternativas y generan alternati-
en torno al título de TL. Más bien se busca garanti- vas a su vez. Como respuesta al proceso y a la
zar sus métodos, por los cuales las personas y gru- ideología de la globalización, el llamado pensa-
pos de fe puedan, de una parte, percibir y denun- miento alternativo ha crecido aceleradamente
ciar las injusticias, y de otra, desarrollar en bajo el impulso de distintas organizaciones civi-
tiempos de individualismo la mística y las prácti- les y como objeto particular de estudio. Para su
cas del compartir, en relaciones comunitarias y en discernimiento puede figurarse un glosario ten-
diálogo responsable por la construcción de socie- tativo donde tal pensamiento aparece asimilado
dades grupales, nacionales e incluso planetarias a una compleja gama de acepciones califica-
más justas. doras contrapuestas y a un cúmulo paralelo de ex-
presiones contrapuestas en una ejercitación dia-
Teología de la liberación y bioética. Para la bioética léctica de variado espectro ideológico o anímico:
en Latinoamérica, la TL ha sido una fuerte aliada pensamiento progresista versus reaccionario,
en distintos sentidos. Entre otros, ha contribuido emergente vs. hegemónico, abierto vs. autoritario,
para que la bioética, además de lecturas éticas en libertario vs. dominante, concientizador vs. doc-
los importantes ámbitos de las investigaciones bio- trinario, utópico vs. distópico, incluyente vs. ex-
tecnológicas y prácticas clínicas, llegue también cluyente, igualitario vs. discriminatorio, crítico vs.
con su reflexión a las estructuras y sistemas socia- dogmático, humanizador vs. enajenante, autóno-
les, incluso políticas públicas y juego de intereses mo vs. oficial, intercultural vs. monocultural,
América Latina

del mercado, por los cuales pasan las grandes deci- pluriétnico vs. etnocéntrico, ecuménico vs. chovi-
siones en torno a la vida y la convivencia planeta- nista, popular vs. elitista, nacional vs. colonial,
ria. Aporta igualmente a que la bioética desarrolle formativo vs. acumulativo, solidario vs. narcisista,
una buena capacidad de indignación ética frente a comprometido vs. indiferente, reformista vs.

14
Diccionario Latinoamericano de Bioética
conservador, revolucionario vs. tradicionalista, limitativa, de convalidarla mientras se restrinja la
ensamblador vs. reduccionista, contestatario vs. acumulación de riquezas y se introduzcan una firme
políticamente correcto, disidente vs. totalitario, legislación laboral o gravámenes a las altas fortu-
principista vs. fragmentario, autogestionario vs. nas, c) una perspectiva francamente condenatoria,
verticalista, ensayista vs. tratadista, resistente por considerarla una manifestación del despojo co-
vs. intransigente, universal vs. insular, identita- munitario que requiere un orden social distinto e
rio vs. homogéneo, del género vs. sexista, paci- igualitario. Un denominador acaso común distin-
fista vs. gladiatorio, plebiscitario vs. tecnocráti- guiría aquellas líneas intelectuales que, apunta-
co. La validación de ese panorama conceptual lando la capacidad para la acción comunitaria,
presupone ciertas reservas hermenéuticas casi cuestionan el statu quo, aspiran a modificar pro-
obvias. Por una parte, desprenderse de falsas fundamente la realidad y a guiar la conducta hacia
antinomias o de simplistas enfoques binarios y un orden más equitativo, soslayando ex profeso los
asumir la existencia de contradicciones, matices y abordajes autoritarios, elitistas, tecnocráticos, etno-
elementos mediatizadores; por otra, procesar la céntricos, neocoloniales, chovinistas y narcisistas
crisis de las concepciones blindadas sobre la histo- junto al resto de las adjetivaciones que hemos en-
ria, los sustancialismos, paradigmas y megarrela- frentado en el cuadro descrito. Las raíces nutrientes
tos. Habida cuenta de tales obstáculos epistemoló- del pensamiento alternativo pueden ser acotadas
gicos, la aproximativa tipología bosquejada puede con mayor nitidez en distintos momentos de flujo
encuadrarse dentro de las exigencias multisectoria- popular durante el siglo XX. Una de esas etapas ini-
les y el perentorio desafío de rescribir nuestra me- ciales resultó sintetizada gráficamente por Manuel
moria colectiva junto a la necesidad de reactualizar Ugarte: “Alrededor de 1900 el mundo parecía una
los grandes proyectos humanistas que pretendían andamiada anunciadora de construcciones o demoli-
mejorar el mundo –hoy abandonados por muchas ciones […] Los intelectuales de Europa tendían la
posturas supuestamente avanzadas y por el hege- mano a los obreros, traducían sus inquietudes, apoya-
monismo neoliberal que no ha trepidado en res- ban sus reivindicaciones […] Voces categóricas pro-
taurar los más caducos planteamientos y modus clamaban que estábamos a punto de alcanzar en el or-
operandi. Ello supone, en consecuencia, el reco- den interior la absoluta igualdad social y en el orden
nocimiento de la riqueza teórico-práctica que sub- exterior la reconciliación definitiva de los pueblos”.
yace en el pensamiento alternativo, con su impul- Facticidades puntuales habrían de reforzar tales
so hacia otras formas de mundialización, frente al presupuestos: las revoluciones mexicana y soviéti-
primado del pensamiento único o pensamiento ca, con el marcado intervencionismo del proletaria-
cero, como denomina Saramago a esa forma men- do rural y urbano; el movimiento reformista, con el
tis estrechamente vinculada con la mercadofilia. papel protagónico inédito de los sectores estudianti-
les, la lucha creciente por el reconocimiento de los
Pensamiento utópico y pensamiento alternativo. Asi-
derechos de la mujer, o el ascenso político de las cla-
mismo podrían trazarse sutiles distinciones entre el
ses medias. Con el correr del tiempo, advendrá una
pensamiento utópico y el pensamiento alternativo.
época esplendorosa, de fuerte retroceso conserva-
Un enfoque apunta a definir netamente lo alternati-
dor y ebullición utópica; ese período encarnado en
vo como correspondiente a posiciones que tienden a
la cultura liberacionista y el espíritu autogestionario
diferenciarse de las propuestas alienantes sin plan-
de los años sesenta y el Mayo francés, cuya impor-
tear en rigor una salida o construcción propositiva
tancia, según Habermas, solo había sido superada
–como suele suceder con las variantes utópicas (ce-
por la destrucción del nazismo en 1945.
rradas o abiertas)–; sería así condición necesaria
pero no suficiente para estas últimas. En otro regis- El pensamiento alternativo a la globalización neoli-
tro, a las modalidades alternativas se les otorga un beral. No obstante, la verdadera partida natal del
alcance más abarcador u omnicomprensivo, en un pensamiento en cuestión puede atribuirse a la ac-
sentido tridimensional básico, por designar tanto a ción dinamizadora de una persona singular: Mar-
las actitudes contestatarias –disidentes de denuncia garet Thatcher, quien, reflejando la tónica de un
o simple protesta– como a las postulaciones refor- nuevo modelo hegemónico, pronunció una frase
mistas –de cambios evolutivos– y los encuadramien- lapidaria frente a demandas sindicales contrarias
tos rupturales de transformación de estructuras –al a las privatizaciones, a los ajustes salariales y a la
estilo de quienes plantean la idea de un nuevo mun- desregulación estatal: “No hay alternativa”…, con
do, un nuevo hombre o una nueva sociedad. En el lo cual se proclamaba la existencia de una única
caso concreto de la propiedad privada, pueden vía para el desarrollo, la del neoliberalismo que
adoptarse de manera esquemática diversas varian- sacraliza el valor de un mercado irrestricto. Aún
América Latina

tes: a) una opción problematizadora, con respecto a así, más allá del colapso provocado por la expe-
su validez universal y como derecho imprescriptible riencia autonomista del neozapatismo en Nuestra
tendiente a objetar la acumulación ilimitada en América, el quiebre relevante y la carta de ciuda-
tanto fuente de irritantes privilegios, b) una postura danía del pensamiento alternativo en sí mismo

15
Diccionario Latinoamericano de Bioética
viene montada a caballo de la alterglobalización o defensores de la biodiversidad, a comunidades in-
mundialización contrahegemónica, a partir de los dígenas, a partidarios de una agricultura orgánica
sucesos que tuvieron lugar en Seattle en diciem- que permita acceder gratuitamente a la alimenta-
bre de 1999, cuando comienzan allí los movi- ción, a propiciadores de la leche materna en contra
mientos multisectoriales (ONG, trabajadores, de su comercialización artificial, etc. Uno de los
grupos ecologistas, feministas y estudiantiles) y PNA más destacables fue recibido por el jurista pa-
las concentraciones masivas versus colosos plane- raguayo Martín Almada, quien en diciembre de
tarios: líderes occidentales (G8), OMC, FMI, BM, 1992 descubrió los Archivos del Terror, dos tonela-
o sea, en repudio a un sistema capitalista depreda- das de documentos sobre la Operación Cóndor,
dor y excluyente que, lejos de eliminar al Tercer que dio lugar a los servicios represivos de las dicta-
Mundo, como se había anunciado desde la plata- duras militares conosureñas. Tras una reunión
forma neoconservadora, genera en cambio un constitutiva en Montreal, en diciembre de 2002,
Cuarto Mundo: el de las naciones pobres brutal- acabó de crearse el Foro Mundial de las Alternati-
mente endeudadas. Además de las acciones con- vas, con sede provisoria en Dakar. En su manifiesto
cretas demandadas por dichas expresiones plura- inicial puede leerse que el destino de la Humanidad
listas –cerrar los paraísos fiscales, cancelar la se halla en juego y es tiempo de revertir el curso de
deuda externa de los países más subdesarrolla- la historia, poniendo los adelantos científicos, técni-
dos, recuperar las conquistas laborales, en suma, cos y económicos al servicio de las grandes mayo-
globalizar los derechos humanos, la justicia, los rías; que es también el tiempo de derribar el muro
ingresos, la ciudadanía–, lo cual termina precisa- entre el Norte y el Sur, de encarar la crisis de civili-
mente por poner en tela de juicio la misma posibi- zación, de rechazar el poder del dinero, de transfor-
lidad de asociar la democracia –con su ética de la mar el cinismo en dignidad y la dignidad en po-
equidad y la solidaridad– a una ideología lobbista der, de reconstruir y democratizar el Estado, de
del provecho y el interés, como la del neoliberalis- ser verdaderos ciudadanos, de fortalecer los valo-
mo, hasta llegar a generarse la palmaria certi- res colectivos, de despertar la esperanza de los
dumbre sobre la incompatibilidad constitutiva en- pueblos; que ha llegado el tiempo de la conver-
tre ambas manifestaciones políticas. gencia de las luchas, de los saberes, de las resis-
Los movimientos alternativos. El movimiento estu- tencias, de los espíritus, de los corazones, de que
diantil y el sindicalismo conllevan en sus expresio- un pensamiento creador y universal se abra ante
nes originales una fuerte dosis de pensamiento al- nosotros; hasta concluir, por último, que el tiem-
ternativo, el cual también cabe verificar en po de la acción ya ha comenzado y que ha llegado
hombres de Estado como Hugo Chávez, quien ha el momento de constituir un foro de los foros dis-
propuesto el pluripolarismo y ha estimulado un persos en el mundo. Otro nucleamiento, el Grupo
modelo alternativo llamado ALBA (Alternativa Bo- de Estudio e Investigación sobre las Mundializa-
livariana para las Américas) frente a la política ciones (GERM), ha colaborado en la noble y ex-
unilateral de Estados Unidos y su proyecto de in- tendida causa del enfrentamiento con las políticas
tegración, el ALCA (Alianza de Libre Comercio e intereses que recubren la ideología deshumani-
para las Américas), tendiente a legitimar la desi- zadora de la globalización financiera: el neolibera-
gualdad y borrar las instituciones. Paralelamente lismo, o sea, con el discurso más férreamente es-
a las fuertes demandas comunitarias contra las tructurado y consolidado en medio de la crisis de
grandes corporaciones económicas y los países las concepciones totalizadoras. Vienen a cuento
centrales –responsables de la deuda externa, el dos ejemplos del accionar de GERM. Por una parte,
deterioro ecológico y la carrera belicista–, un sin- su lanzamiento de un diccionario crítico sobre la
número de agrupaciones civiles esgrimen hoy día globalización conservadora, como el presente,
el emblema del pensamiento alternativo y movi- que contribuye a cuestionar la globalización de
mientos sociales, como el de los ambientalistas y el los mercados, la macdonalización de la cultura y
de derechos humanos o diversas corrientes políti- el pensamiento monocorde, sin dejar de alentar
cas radicalizadas. Distintos emprendimientos se una mundialización más genuina: la de la justicia
montan a su vez expresamente sobre la idea de ela- y los ingresos, abonando las tesis sobre un orbe
borar o respaldar propuestas diferenciadas de las más habitable que se formulan en un macroespa-
del paradigma consumista depredador. Asimismo, cio como el de Porto Alegre, donde intentan amal-
el Premio Nobel Alternativo (PNA) lo concede la gamarse los movimientos contestatarios, con sus
Fundación para el Correcto Modo de Vida, creada proyectos transformadores y sus variantes identi-
en 1980 por el germano-sueco Jakob von Uexkull, tarias. También cabe mencionar el intensivo sim-
América Latina

que quiso honrar las tareas en beneficio de la Hu- posio transdisciplinario e intercontinental realiza-
manidad, otorgándose ese cuantioso premio en do por GERM en París sobre la diversidad cultural
el Parlamento Sueco, antes de la entrega del No- con el fin deliberado de ofrecer un mayor basa-
bel, a luchadores sociales y antiarmamentistas, a mento al documento sobre el particular lanzado

16
Diccionario Latinoamericano de Bioética
por organismos representativos, como la Unesco, ilustrativo, cabe citar la existencia de una nueva
en su afán por apartarse de los discursos cerrada- central sindical mundial, la Confederación Intera-
mente occidentalistas que constituyen la cuña cul- mericana de Organizaciones Gremiales, que plan-
tural del triunfalismo económico neoconservador tea la construcción de un pensamiento alternativo
de ajustar a los más débiles y su versión simplifica- –versus pensamiento neoliberal globalizador– a
dora de las culturas periféricas en tanto mero refle- partir de experiencias y aspiraciones de los traba-
jo noratlántico, con lo cual vuelve a erigirse a las jadores y las mayorías sociales excluidas para for-
potencias septentrionales en vanguardia civilizato- mar sujetos activos capaces de integrar una nueva
ria –como había ocurrido durante el expansionis- sociedad. También se encuentra en Colombia una
mo decimonónico–. Entre los asuntos centrales –y Escuela Nacional de Pensamiento Alternativo, cu-
afines a un pensamiento alternativo– que se plan- yos diplomados están orientados a generar y con-
tearon durante este evento parisino se procuró solidar un poder ciudadano para controlar y diri-
conjugar el humanismo junto a la diversidad. gir a un Estado social y democrático con redes de
interacción que permitan implementar políticas
Conclusión. El pensamiento alternativo se halla
públicas. El principal referente de tales opciones
vinculado a una cultura de la resistencia, donde
anti statu quo está dado por el Foro Social Mun-
grandes luchadores sociales, guiados por un pen-
dial, ese cónclave más multitudinario de la histo-
samiento emancipador, sostuvieron una gama de
ria universal, entre cuyos ejes temáticos se efec-
instancias alternativas que todavía siguen en pie
túan explícitas referencias sobre la necesidad de
como desafíos fundamentales para la urdimbre de
difundir y aplicar el pensamiento alternativo en
nuevas utopías y la plasmación de nuestra identi-
sus más diferentes perspectivas.
dad: en resumidas cuentas, estamos aludiendo al
valor de los principios y a la rectitud de procedi-
mientos, a la importancia de la justicia y la equidad Referencias
frente a modelos posesivos y depredadores, a la F. Ainsa, La reconstrucción de la utopía, Buenos Aires,
búsqueda de una efectiva organización democráti- Del Sol, 1999. - H. Biagini y A. Roig (directores), El pensa-
ca y a la necesidad de avanzar de manera franca en miento alternativo en la Argentina del siglo XX, Buenos Ai-
los procesos de integración regional. Sin recaer en res, Biblos, 2004 (tomo 1) y 2006 (tomo 2). - H. Cerutti
antiguas ingenuidades, puede aducirse, como veri- Guldberg y R. Pérez Montalbán (coords.), América Latina:
ficable conjetura, que el pensamiento alternativo democracia, pensamiento y acción. Reflexiones de utopía,
está llegando para permanecer durante un buen México, UNAM, 2003. - F. de Bernard (comp.), Dictionnai-
re critique de “la” mondialisation, París, Le Pré aux Cleros,
rato. Hacen alusión o invocan directamente a una
2001. - J. Habermas, La necesidad de revisión de la izquier-
cultura alternativa un sinnúmero de expresiones: da, Madrid, Tecnos, 1996. - E. Montiel (coord.), Hacia una
desde el currículo universitario y académico a una mundialización humanista, París, Unesco, 2002. - M. Ugar-
variedad de entidades, sin olvidar la cantidad de te, Escritores iberoamericanos de 1900, Santiago de Chile,
proyectos, sujetos y espacios alternativos. A título Orbe, 1943.

2. Comunidad y contexto

E l concepto de comunidad es central en el de-


bate que el comunitarismo ético ha sostenido
contra la ética del individualismo liberal (v. Co-
las reglas y principios universales que tienen las
éticas individualistas formales deben verse en re-
lación con el contexto, con las situaciones y con
munitarismo e individualismo). En este debate se las virtudes de los agentes. Debe prestarse aten-
confronta la moral del sujeto autónomo que fija ción, por tanto, no solo a que haya principios éti-
sus propios fines y se da su propio discurso, frente cos sino a que existan sujetos morales. De allí que
a la moral vivida en medio de una comunidad que la moralidad pueda ser vista no solo de modo im-
traza sus fines comunitarios y que nos relaciona a parcial –al estilo de Rawls–, sino también en una
unos con otros. Para el comunitarismo el concepto perspectiva de compromiso. Porque más allá de lo
de libertad es más amplio, más fuerte, y está por que puedan decir la legislación y los principios
encima del concepto de autonomía. El concepto éticos acerca de la eutanasia o el suicidio y el mo-
de libertad (v.) implica poder imaginarse en la co- ribundo, por ejemplo, quien trabaja en salud
América Latina

munidad donde se vive. El concepto de autono- siente y sabe que tiene una relación con el pa-
mía, en cambio, se restringe a determinar si en el ciente en la que se establece un compromiso con
sujeto moral se dan las condiciones supuestas del él mismo. Un compromiso que va más allá de lo
ejercicio de la autonomía. Para el comunitarismo, que diga la norma jurídica y de lo que en modo

17
Diccionario Latinoamericano de Bioética
abstracto digan los principios éticos. Por eso vivir una manera de pensar y de sentir, de actuar y de
en sociedad, dentro de lo cual el campo de la salud conducirse que a la vez marca una pertenencia y
no es más que uno de los campos de la sociedad en una tarea (p. ej. la actitud de la modernidad).
su conjunto, implica un vivir comprometido. Pen- Pero a la vez, un ethos filosófico consistiría en una
sar en más justicia legal, más judicialización de los crítica de lo que decimos, pensamos y hacemos, a
problemas, más asegurar que hay justicia porque través de una ontología histórica de nosotros mis-
los jueces intervienen y todos los casos van a parar mos. El ethos norteamericano se caracterizaría
a ellos ya que hay procedimientos adecuados para Jonsen por el moralismo, el progresismo y el
para que todos podamos reclamar y tengamos individualismo. El “moralismo”, entendido aquí
garantizado el derecho a reclamo, garantiza una como distinto de la moralidad, supone la tenden-
administración de justicia eficiente. Pero un país cia a transformar todos los aspectos de la vida dia-
en el cual se goza de un sistema de justicia efi- ria en cuestiones morales, en una especie de
ciente no garantiza en ningún caso que ese país “adicción a la moralización” que termina adjudi-
haya progresado en su moral. Por eso al tratar de cando sentido moral a distintos aspectos de la
entender la vida buena podemos entender que vi- vida. Esa forma caprichosa sería visible tanto en el
vir bien –correctamente–, es seguir lo que las obli- puritanismo y el catolicismo como en diversas sec-
gaciones morales nos indican. Pero también tas y grupos. El “progresismo moral” implica el es-
podemos tener una idea de vida buena cuya medi- píritu que aspira a un futuro siempre mejor que el
da sea nuestra capacidad de acercarnos cada vez presente y que transforma en “misión moral” toda
más a los otros en el nacer, el vivir y el morir sien- búsqueda de un destino, aun cuando ese camino
do solidarios con ellos en los ideales de justicia implique brutalidad y destrucción, ya que toda in-
para niños, adultos y mayores, sin importar la cla- tención y conducta habrá de ser juzgada a la luz
se o grupo social al que pertenezcan. Esta ética de de aquel ideal moral. El sentido de una misión
la alteridad otorga al otro un lugar central en la providencial en los puritanos y, sobre todo, del
construcción de una bioética regional (v. Alteri- progreso científico y tecnológico como ideas de la
dad/otro). Ilustración, el Positivismo y el Pragmatismo, se-
Comunidad, ethos y bioética angloamericana. Es rían convergentes con la aspiración nacional de
necesario reflexionar sobre las características pro- ascenso político, económico y militar. El “indivi-
pias de las comunidades de América Latina en or- dualismo moral”, por último, implicaría la creen-
den a la teoría y práctica de la bioética en la re- cia en que la riqueza y la responsabilidad moral
gión. Las características de América Latina en su residen en el individuo y no en la comunidad; tal
historia social y económica, política y cultural, re- como lo sostenido por la doctrina calvinista de la
sultan imprescindibles para una bioética compro- salvación personal, la afirmación cristiana de que
metida con los problemas de la vida y el vivir en cada alma es infinitamente preciosa a los ojos de
las diversas comunidades de la región. Al trazar Dios, el llamado evangélico a un compromiso per-
una historia del origen de la bioética, Albert Jon- sonal con Jesús, la doctrina ilustrada de los dere-
sen (1998) ha defendido la hipótesis de que hay chos naturales, y la exaltación de la libre empresa
un ethos norteamericano que ha dado forma al y el mercado. Pero este individualismo no es ato-
modo en que los estadounidenses piensan acerca místico cuando se une al progresismo para que el
de la moralidad y que este ethos ha transformado futuro mejor se consiga con el trabajo conjunto.
la respuesta a los desarrollos de la medicina de Estas tres características se conjugaron en la
Estados Unidos en una disciplina y un discurso emergencia de la bioética en Estados Unidos. El
llamados bioética. Ethos, para Jonsen, es el modo moralismo en medicina comenzó tan temprano
característico en el que una población interpreta como en el siglo diecinueve con la codificación de
su historia (v. Contexto histórico), su mundo social la moral médica. El progresismo fue posterior a la
(v. Contexto social) y su entorno físico en orden a Segunda Guerra Mundial, con la creencia de po-
formular opiniones y convicciones acerca de qué der alcanzar con la ciencia y la tecnología una me-
es lo bueno y qué es lo correcto. No se trata de la jor salud para todos convertida en idea de progre-
conducta de una población en el sentido que pue- so sin límites que fue reforzándose con los nuevos
da describirla un antropólogo, sino del panorama descubrimientos médicos. Y el individualismo
de ideas e ideales por los cuales una población se profesional que el poder de la ciencia y la tecnolo-
juzga a sí misma cuando trata de justificar o repu- gía fueron reafirmando con un costo y una dificul-
diar su conducta. El ethos tampoco es la colección tad creciente en el acceso a la atención de la salud
de reglas, principios y valores que se invocan, sino no encontró en la visión liberal de la bioética de
América Latina

la matriz en la que esas reglas, principios y valores Estados Unidos un cuestionamiento último a los
se constituyen. Para Foucault (1984), lo que los “fines” de la medicina –solo problematizados por
griegos llamaban ethos era algo así como la acti- algunos autores como Daniel Callahan (1998)–,
tud o modo de relación respecto a la actualidad, sino que se convirtió en una vía “justificatoria”

18
Diccionario Latinoamericano de Bioética
de los mismos. El error de extrapolación del ethos negros y siervos indígenas. Pero los latifundios, la
angloamericano a otras regiones del mundo, fuerza laboral barata, la pobreza y la destrucción
como América Latina, tiene así su triple debilidad ambiental continuaron durante el siglo XIX. El
en ese moralismo, individualismo y progresismo, nuevo proceso de concentración urbana, aunque
que poco tienen que ver con la realidad histórica y mundial, fue proporcionalmente mayor en las re-
social de la moralidad en otras comunidades. giones menos desarrolladas de América Latina y
las ciudades llegaron a ser la salvación ilusoria de
Perfiles de un ethos latinoamericano. Cuando se
una realidad miserable. La mayor industria colo-
constituyeron los nuevos países independientes
nial regional, que fue la minería de oro y plata, es-
y liberales de América Latina, con ello se cerró en
timuló la aparición y fundó el capitalismo euro-
cierto modo la vergonzosa historia de la esclavi-
peo, pero los bienes que llegaron a América
tud. Pero, ¿qué se postulaba entonces que habría
fueron cuatro o cinco veces menores que los que
de pasar con los siervos indígenas o con su pro-
se iban y este comercio desigual llegó a ser una
gresivo remplazo por “mestizos” que se había
constante en la región. En el siglo XIX la produc-
dado en algunos lugares? La propuesta esencial
ción industrial diversificada presente en estos paí-
para responder a esta pregunta apareció en el li-
ses les permitía satisfacer ampliamente su consu-
bro Facundo. Civilización y barbarie de Domingo
mo, pero esto fue destruido por las doctrinas
Faustino Sarmiento (1845), educador, escritor,
inglesa y francesa del libre comercio que busca-
general del ejército y presidente argentino. Si la
ban introducir sus manufacturas. Las industrias
oposición del siglo XV entre civilización y barba-
nacionales no pudieron competir sin protección y
rie era aquella entre los poderosos reinos euro-
el rol de países exportadores de materias primas
peos y asiáticos frente a las primitivas tribus afri-
se consolidó (Tealdi, 1993). La economía de Amé-
canas, en el Facundo el desafío del siglo XIX era el
rica Latina durante el siglo XX (v. América Latina y
de las concepciones urbanas e industriales de la
la vida económica) continuó basándose en un co-
Europa civilizada contra la barbarie de la menta-
mercio desigual, latifundios y fuerza de trabajo
lidad rural y feudal heredada de España. No es
barata, pobreza y daño ambiental en la mayor
casual que esta propuesta emergiera en un país
reserva ecológica del mundo, tal como se discu-
con el índice más bajo de población indígena y
tiría en la Cumbre de Río sobre Medio Ambiente
una menor –aunque no exenta– tradición escla-
(United Nations, 1992). Durante las primeras
vista en la región. Argentina, tan lejos de los im-
décadas del siglo XX los procesos de industriali-
perios indígenas de América, como el azteca y el
zación estimularon la inmigración y el desarro-
inca, sin ninguna riqueza en oro, plata u otras es-
llo de una clase social de trabajadores industria-
pecies y con muy poco interés para la administra-
les que fueron representados políticamente en
ción española, fue el mejor lugar para introducir
gobiernos populistas en Argentina (Perón) y
las ideas liberales. Según estas, los indígenas
Brasil (G. Vargas). La triple estructura etnológi-
americanos y siervos mestizos que trabajaban en
ca de los tiempos coloniales pasó a ser una po-
áreas rurales debían convertirse en peones in-
blación diversificada de indígenas y mestizos,
dustriales para las fábricas urbanas o ser rempla-
negros y mulatos, inmigrantes blancos y crio-
zados con inmigrantes europeos blancos (v. Abo-
llos. La estructura social, compuesta en su ma-
riginalidad y nación). Pero esta propuesta de un
yoría por trabajadores rurales e industriales po-
desarrollo capitalista en América Latina tomaría
bres y usualmente por un pequeño porcentaje de
un camino muy diferente del de las viejas colo-
clase media, mostraba que el 10% de mayores in-
nias inglesas y francesas como Estados Unidos y
gresos de la población tenía el 40-50% de la ri-
Canadá. La situación regional después de tres si-
queza (World Bank, 1993). Bajo la globalización
glos de regulaciones españolas y de un sistema
de finales de siglo, un nuevo fenómeno regional
jurídico romano, de tradiciones religiosas indíge-
pasó a ser el de una población creciente de gente
nas y católica, y de una estructura de población
sin empleo. Los nuevos excluidos del goce pleno
con desigualdades sociales y económicas tan
de la ciudadanía en Argentina o México coinci-
grandes, hacía que el ethos latinoamericano fue-
dían en la protesta social con los indígenas y cam-
ra muy diferente del de otras regiones (Abellán,
pesinos de Bolivia o Ecuador.
1972; Biagini, 1989). El fin de las administracio-
nes española y portuguesa y de su modelo colo- Si todos estos elementos de la comunidad y su
nial económico y social, dio paso a los imperialis- contexto son suficientes para distinguir un ethos
mos inglés y francés en América Latina (Galeano, latinoamericano de otros ethos posibles –como el
1971). Las comunidades campesinas (v.) y mine- que Jonsen describiera para Estados Unidos– en-
América Latina

ras se habían desarrollado sobre la explotación tonces no resultará absurdo denominar como “lati-
de la minería de oro y plata, los latifundios de noamericana” a una bioética que tome como mate-
cultivos extensivos, como el azúcar, el cacao, el ria de su reflexión a ese ethos. Aquellos que han
café, el algodón y la banana, utilizando esclavos pretendido negar esta alternativa no se han abierto

19
Diccionario Latinoamericano de Bioética
a comprender la posibilidad de una bioética que humanos– y comunitaristas –desde una tradición
pueda tener a la vez contenidos universalistas –des- regional histórico-social y cultural común.
de la moral común y compartida de los derechos [J. C. T.]

Comunitarismo e individualismo
Cristina Solange Donda (Argentina) - con la naturaleza que se caracteriza por la defensa
Universidad Nacional de Córdoba a ultranza de las libertades y derechos subjetivos.
Esta versión del liberalismo clásico no entiende
Comunitarismo e individualismo. El comunitaris- necesariamente “individualismo” como negación
mo puede ser entendido como una posición ético- del otro, sino específicamente como actitud de-
normativa que postula sistemas de normas fensiva y reaseguro moral-legal de cualquier in-
conformados en el seno de una tradición cultural terferencia del Estado o de los otros en el esquema
común que define los ideales de vida buena, la de intereses, preferencias y deseos de un indivi-
identidad colectiva y la pertenencia. El movimien- duo con la condición de que los efectos de esas
to de crítica comunitarista alberga posiciones anti- preferencias, intereses y deseos no interfieran en
modernas y antiilustradas, como las de Alasdair los esquemas equivalentes de un tercero (las co-
MacIntyre, Michael Sandel, Robert Bellah, y posi- rrientes republicanas no conservadoras defienden
ciones que critican algunos contenidos concep- otra versión de derecho individual en términos de
tuales de la Ilustración y la modernidad pero sin no-interferencia arbitraria, concepto que evitaría
adoptar una actitud filosófica antimoderna o an- cualquier sospecha de autonomía absoluta). El in-
tiilustrada, como las de Charles Taylor y Michael dividualismo como “valor” moderno vindica la li-
Walzer. Más allá de las diferencias, los comunita- bertad de conciencia, la libertad de expresión, la
ristas entienden que los ideales de vida buena con libertad de elección y la libertad de asociación
los que los sujetos se identifican generan expecta- como libertades fundamentales. En Occidente,
tivas normativas mutuas de comportamiento que una de las características del individualismo del
remiten a una tradición compartida. Es en virtud siglo XVIII es el dominio de la igualdad. El siglo
de esta tradición que la subjetividad adquiere su XIX destaca la diferencia y la distinción: la no-
carácter moral. La motivación que posibilita la ción de libertad se vuelve subjetiva. La sociedad
vida en comunidad no es ni el miedo ni el interés moderna parece tributar culto al individuo y lo
propio o el interés moral, soluciones clásicas en lleva a ideal a compartir en un tiempo caracteriza-
la explicación de la constitución de la sociedad. do por la indiferencia y la supresión de empresas
Para el comunitarista no sería posible justificar el comunes, producto, según algunos, de una estruc-
respeto a normas y principios abstractos que no tura social excesivamente diferenciada (Bejar,
tendrían sino un carácter instrumental y que, a lo 1988). Así, en el orden de las problematizaciones
sumo, promoverían relaciones intersubjetivas filosóficas se solapan las siguientes tendencias que
cooperativas en la medida en que ellas satisfagan manifiestan una presencia fuerte en el debate mo-
intereses privados (Thiebaut, 1992). Además, el ral contemporáneo: la del individualismo egoísta
término individualismo tiene, al menos, tres sen- que recoge los impulsos psicológicos que habían
tidos. En primer lugar, puede aludir a un método alentado el protestantismo y la mentalidad capita-
de explicación, y así el individualismo metodoló- lista, y la del individuo ilustrado, ya sea bajo la ins-
gico pretende dar cuenta de comportamientos so- piración del utilitarismo de John S. Mill o de la filo-
ciales macroscópicos a partir de estrategias indivi- sofía de Inmanuel Kant y sus versiones actuales,
duales. En segundo lugar, el individualismo puede con sus diferentes acentos en la idea de autonomía.
ser parte de una descripción que caracterice un A su vez, frente al sujeto ilustrado autónomo se le-
conjunto de fenómenos sociales, como es el caso vanta la crítica comunitarista que reprueba la exce-
del relativo abandono de los asuntos colectivos a siva insistencia ilustrada en la validez de un sujeto
causa del redescubrimiento de la “esfera privada”. despojado de identificación y pertenencia.
(Bejar, 1988). En tercer lugar, “individualismo”
puede ser utilizado como concepto filosófico-polí- El concepto de autonomía y los derechos individua-
tico que legitima instituciones, valores y normas; les. Por un lado, una de las afirmaciones clásicas en
como ideal (moral) regulador de la conducta. En defensa del individuo –“sobre su cuerpo y su espíri-
este sentido, ha estado emparentado con algunas tu el individuo es soberano”– del filósofo utilitaris-
formas de liberalismo. Desde este punto de vista, ta John Stuart Mill, sienta las bases del derecho
América Latina

el individualismo se presenta como una cultura inalienable del individuo a su autodeterminación;


que exalta la expresión del “yo” en su dimensión por el otro, ese derecho inalienable adquiere en el
ético-estético-política; como una forma específica concepto de autonomía su máxima expresión. Un
de entender las relaciones de los sujetos entre sí y siglo antes, el filósofo de Köninsberg, Inmanuel

20
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Kant, lanza a los hombres el reto a hacerse cargo como un estado, sino como una facultad que hay
de su mayoría de edad, llama a su razón y a su que ejercer.
voluntad, exhorta a los hombres a pensar por sí
mismos y proclama la autonomía del sujeto mo- Autonomía e intereses colectivos. Una de las cues-
ral autolegislador. Para Kant el hombre tiene la tiones problemáticas que debe enfrentar una de-
capacidad de elección entre ser libre y ser determi- fensa de la autonomía es la supuesta oposición en-
nado. El hombre en tanto sensibilidad –en tanto tre autonomía (individual) e intereses colectivos.
Es decir, no se trata solo de la autonomía de los su-
pasión y sentimiento– está sometido a la determi-
jetos, sino también de las condiciones de su auto-
nación de la naturaleza, pero en tanto ser inteli-
rrealización en conjunto; “la moral se entiende en-
gente puede, por una decisión, sustraerse a esta
tonces como el punto de vista del respeto universal
determinación, constituirse como sujeto libre, re-
que sirve junto a otros dispositivos protectores al fin
chazar la pasión y querer solamente la realización
general de posibilitar una vida buena” (Vilar,
de la ley moral, es decir, la realización de la univer-
1996). Se trata, en suma, de promover el interés
salidad. El hombre puede quererse legislador y su- en normas máximamente generales que, a la vez,
jeto en un reino de fines hecho posible por la auto- permitan la orientación al fin de la autorrealiza-
nomía de la voluntad y la independencia del juicio. ción humana. Como dice Vilar en coincidencia
Para ambos, utilitaristas y kantianos, el punto de con otros autores, en la lucha por el reconoci-
vista moral tiene como atributo esencial la impar- miento, la relación consigo mismo y la autorreali-
cialidad, la universalidad, la reciprocidad y la pres- zación individual resultan de la estructura inter-
criptividad. Los principales ataques a la idea de au- subjetiva de la socialización. Además, es probable
tonomía vienen de la mano de la crítica a un que la maximización de la libertad y la autonomía
modelo de libertad negativa –garantizar la no in- personales necesiten de la intervención del Estado
terferencia del Estado o de los otros en relación a fin de garantizar condiciones socioeconómicas
con el esquema de preferencias de un individuo–. que hagan posible su adquisición y su desarrollo.
Esta crítica sugiere que la idea de autonomía defi- “Nadie está capacitado para desarrollar la libertad
ne la dimensión moral de la subjetividad de un mo- personal y sentirse autónomo si está angustiado por la
mento histórico pasado y superado, recuerda Thie- pobreza, privado de la educación básica, o si vive des-
baut. Desde esta perspectiva, la categoría de provisto de orden público” (Charlesworth, 1996). El
autonomía puede asimilarse al proyecto ilustrado derecho de las personas a tener aseguradas sus ne-
kantiano o al de los utilitaristas del siglo XIX, en cesidades básicas –derecho a la salud y a la educa-
especial John Stuart Mill. Ambas perspectivas ción como fundamentales– tiene el reconocimiento
habrían contribuido a la atomización de los in- de “bien público” y no de “bien privado” que se
dividuos y a un proceso de la subjetividad moral “compre” por uno mismo. La salud y la educación
anclado en la capacidad de autolegislación y au- son dos de las condiciones básicas e irrenunciables
todeterminación de los sujetos. Así entendida, la para el ejercicio de la autonomía personal.
autonomía no permitiría comprender que la sub-
Ideales de “vida buena” y justicia. Para el filósofo
jetividad se constituye intersubjetivamente, la re-
liberal John Rawls, más allá de las diferencias
ferencia normativa del sujeto a sí mismo no acon-
respecto de los intereses en una forma de vida
tecería en soledad y autorreferencialmente sino en
buena (v.), por un lado, y los ideales de justicia
el mutuo intercambio de sujetos que entablan en-
(v. Idea de justicia), por el otro, una exigencia bá-
tre sí relaciones de entendimiento mutuo. El con-
sica es que en una democracia constitucional la
cepto de autonomía suele explicarse en términos concepción pública de justicia debería ser tan in-
de facultad y capacidad del sujeto moral y es uno dependiente como fuera posible de las doctrinas
de los conceptos centrales de la Ilustración euro- filosóficas y religiosas. Esto es, una concepción
pea. El sujeto moral autónomo fue entendido de justicia debería ser política y no metafísica.
como “un sujeto que se libera de la tutela de la auto- Una concepción de justicia a partir de la cual
ridad de los poderes tradicionales y que se atreve a puedan debatirse cuestiones como las señaladas,
pensar, a legislar, a gozar y a crear por sí mismo, li- para ser aceptable ha de permitir la participación
bremente, sin más restricciones que las que surgen de y el respeto por la diversidad de doctrinas; el
del necesario pero problemático respeto entre sujetos respeto por la pluralidad de concepciones de
libres, restricciones que traerán el trazado impreciso bien conflictivas e incluso inconmensurables que
y cambiante de fronteras entre lo público y lo priva- suscriban los miembros de las sociedades demo-
do” (Vilar, 1996). A la libertad entendida como au- cráticas existentes. Desde una tradición liberal
América Latina

tonomía le corresponde una diversidad de concep- como la de Rawls, la autonomía y la individuali-


ciones privadas de bien. En la fórmula de John dad, tal como la formularan Kant y Mill, en tanto
Stuart Mill, cada cual es libre de buscar la felicidad ideales omnicomprensivos, resultan para aquel fi-
a su manera. Así, la autonomía se entiende no lósofo prohibitivos al presentarse como el único

21
Diccionario Latinoamericano de Bioética
fundamento adecuado de la vida moral y social. Aclaraciones a la ética del discurso, Madrid, Ed. Trotta,
En este sentido, para Rawls, la justicia como equi- 2000. - Carlos Nino, Ética y derechos humanos, Buenos Ai-
dad es similar a los liberalismos de Kant y Mill, res, Astrea, 1989. - Carlos Thiebaut, Los límites de la comu-
nidad, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales,
pero, a diferencia de ellos, el valor de la autono-
1992. - Carlos Thiebaut. Vindicación del ciudadano, Barce-
mía forma parte de una concepción política de la lona, Paidós, 1998. - Gerard Vilar. “Autonomía y teorías
justicia y no de una moral comprensiva. En defini- del bien”. En Enciclopedia Iberoamericana de Filosofía, Ma-
tiva, el núcleo de la controversia entre discursos drid, Editorial Trotta, 1996.
relativos a la vida buena de cada uno o de “noso-
tros” en tanto comunidad y los discursos acerca de
qué sea bueno para “todos” podría sintetizarse Alteridad/otro
así: en tanto los primeros dependen de procesos Mónica Cragnolini (Argentina) - Universidad
de autocomprensión que tienen lugar en el marco de Buenos Aires
de una biografía o de una forma de vida, los se-
gundos, en la medida en que exigen una mirada La problemática de la alteridad se ha tornado
descentrada que supere el punto de vista particu- acuciante a partir de las últimas décadas del si-
larista, para ubicarse en la perspectiva imparcial glo XX, sobre todo en conexión con las temáticas
de lo que todos podrían querer, implican una rup- del multiculturalismo, la diferencia y la cues-
tura con toda forma ética concreta, una distancia tión de lo “políticamente correcto”. Sin embar-
crítica de los contextos vitales con los que toda go, es un tema de todo el pensamiento moderno
identidad está entrelazada (Habermas, 2000). En y contemporáneo que adopta diversas figuras
este punto de la discusión es importante destacar en las distintas épocas. Suele señalarse que a los
que los procesos de autoentendimiento y hete- griegos no les interesó la cuestión del otro; sin
roentendimiento se dan en el espacio de una mo- embargo, es justo recordar que la “fuente” de
ral que, desde el punto de vista antropológico, esta problemática se halla, en cierto modo, en el
como afirma Habermas, puede entenderse como Sofista de Platón, donde se plantea el tema de “lo
un dispositivo protector que compensa la vulnera- mismo-lo otro”, tema que, en conexión con “lo
bilidad estructural de las formas de vida sociocul- uno-lo múltiple”, adquiere caracteres nuevos en
turales. Son vulnerables y están moralmente ne- otro diálogo platónico, el Parménides. Pero en estos
cesitados de protección en el sentido indicado, los diálogos de lo que se trata es del problema metafí-
seres vivos que se individuan por vías de socializa- sico de “lo otro” (lo otro del ser, el no-ser), mien-
ción. En tal sentido, las morales tienen que solu- tras que en la época contemporánea la cuestión
cionar siempre dos problemas de una sola vez: ha- es “el otro”. Heidegger considera que no puede
cer valer la inviolabilidad de los individuos hablarse de “sujeto” en los griegos, ya que esta
exigiendo igual respeto por la dignidad de cada es una cuestión típicamente moderna. En ese
uno de ellos, y en esa medida proteger también sentido, podría señalarse que la temática del
las relaciones intersubjetivas de reconocimiento otro aparece como “problema” cuando en la mo-
recíproco en función de las cuales los individuos dernidad se plantea la subjetividad como funda-
se mantienen como pertenecientes a una comuni- mento de todo lo que es, lo que requiere la pregun-
dad. Así, por un lado, las corrientes liberales (y la ta en torno al otro (de mí, del yo) para evitar el
ética formal y universalista que les es consecuen- solipsismo. Esto no significa que los antiguos no
te), han de responder a la cuestión de si es posible hayan analizado cuestiones que hacen a los “otros”
articular positivamente el ejercicio responsable de hombres (tema de la ética): lo que podría decirse
la autonomía y la administración de los bienes co- es que la “problematización” del otro recién se
lectivos y, por el otro, las corrientes comunitaristas anuncia en la modernidad, y alcanza su mayor de-
(y la ética de la virtud que les es consecuente) han sarrollo en la época contemporánea.
de responder a la pregunta acerca de si es moral-
Modos de pensar la alteridad. Los modos de “pensar
mente conveniente que desde la perspectiva de las
al otro” han sido múltiples. Señalaremos, solo a
políticas públicas se establezca lo que es “bueno”
modo de ejemplo, algunos relevantes a lo largo de
para todos y cada uno de los individuos, y qué tipo
la historia del pensamiento, antes de detenernos
de interferencias en relación con el ejercicio indi-
en tres conceptos claves de la época actual para
vidual de la libertad pueden ser admitidas, sin
pensar la alteridad (hospitalidad, amistad, comu-
contradicción y que excluyan la arbitrariedad.
nidad). El imperativo categórico kantiano parecía
marcar de manera clara la importancia de la alteri-
Referencias dad, en el respeto al otro como fin y nunca como
América Latina

Helena Bejar, El ámbito íntimo. Privacidad, individua- medio; sin embargo, las críticas al formalismo
lismo y modernidad, Madrid, Alianza Editorial, 1988. - mostraron que no se trataba allí de la singularidad
Max Charlesworth, La bioética en una sociedad liberal, efectiva, sino de una otredad un tanto abstracta.
Cambridge University Press, 1996. - Jürgen Habermas, En Hegel la problemática del otro se plantea en

22
Diccionario Latinoamericano de Bioética
términos de la lucha por el reconocimiento de las y exige la respuesta ante el llamado (“Ven”). Por ello
conciencias. Frente al modelo moderno de un yo la ética está antes que la ontología, ya que el otro
que se afirma primeramente a sí mismo, Hegel se- (que irrumpe, y es lo radicalmente heterogéneo)
ñala la necesidad del otro para que esa conciencia nos coloca ante el imperativo ético “No matarás”.
que se establece en su inmediatez como “yo” pue-
Conceptos actuales, hospitalidad. En esta línea de
da, en el reconocimiento de la pluralidad de con-
pensamiento, en la que el otro es extranjero, es
ciencias, y en la puesta en juego de la propia vida
necesario pensar conceptos como hospitalidad,
en la lucha a muerte, alcanzar el reconocimiento
amistad y comunidad, algunos de los modos ac-
de que es libertad (es decir, que supera el orden de tuales de mentar la alteridad. Hospitalidad es un
lo natural). La fenomenología ha planteado la término que remite a Lévinas, y ha sido retomado
cuestión del otro en términos de “intersubjetivi- por Jacques Derrida y Massimo Cacciari, entre
dad”: la conciencia es para Edmund Husserl con- otros. En el contexto de la problemática de la uni-
ciencia de sí, lo que lleva a la pregunta por la exis- dad europea, la cuestión del “extranjero” devino
tencia del otro y por el modo de constitución del acuciante, y la hospitalidad se tornó uno de los
mundo intersubjetivo. El otro se constituye a tra- modos de referirse a la problemática que este
vés de una “transferencia analogizante” del propio “otro” (tal vez, el más “extraño”) genera. La idea
cuerpo viviente, y supone el descubrimiento de la del “archipiélago” que es Europa como metáfora
reciprocidad de la vivencia del otro, y la constitu- de la identidad, cuya unidad solo es posible de ser
ción de la comunidad humana. Maurice Merleau- pensada a partir de las diferencias, da cuenta de
Ponty, por su parte, ha insistido en la cuestión de la esta relación con el otro. Europa se ha formado y
existencia carnal en la problemática de la constitu- definido en oposición a su “extraño”, Asia, esto
ción del otro (la relación viviente con una concien- hace patente que el hospes (huésped, pero en su
cia encarnada), en una línea cercana a otros auto- sentido originario de anfitrión) es posible por-
res que, criticando las dificultades husserlianas que es hostis (enemigo, diferente, diverso). La
para alcanzar el espacio de lo prerreflexivo y lo car- unidad es siempre un producto que resulta de
nal, han señalado la importancia de la categoría de una lucha, pero la armonía de la unidad no pue-
“existencia” frente a la de “conciencia”. En esta lí- de ser definitiva, porque ello equivaldría a anu-
nea se entronca también el existencialismo de lar la conflictividad propia del diferir. La tensión
Jean-Paul Sartre, para quien la cuestión del otro entre hospes (quien recibe al extranjero) y hostis
puede ser pensada en términos de interrelación de (xénos, extranjero) no se resuelve en ninguna
ese proyecto que somos, que puede objetivarse en “paz definitiva”. Tanto hospes como hostis son fi-
la mirada, el amor y otros modos de relación. La guras “dobles” que configuran la identidad: el
posición de Heidegger en la analítica existenciaria hospes, el que ofrece hospitalidad, puede recono-
del Dasein (el modo de ser del existente humano) cerse a sí mismo como extranjero, hostis, por ello
parece indicar un lugar importante para el modo puede reconocer al otro (porque es el otro de sí
de “ser-con”, como constitutivo del mismo. Sin em- mismo). La unidad del logos es la de la “comuni-
bargo, la problemática del ser para la muerte gene- dad del diferir”. Esta comunidad no es una síntesis
ró una serie de críticas, entre ellas las de Emma- ni una conciliación dialéctica, sino el reconoci-
nuel Lévinas, quien ha caracterizado a la filosofía miento de la inapropiable singularidad del otro,
heideggeriana como un pensamiento de “lo mismo que no puede asimilarse al sí mismo. Derrida
por lo mismo”. Frente a esto, Lévinas intenta pen- también ha desarrollado la problemática de la hos-
sar al “otro en tanto otro”, es decir, al radicalmente pitalidad para pensar la cuestión del otro. La no-
extranjero. Somos hijos de la filosofía griega, que ción de hantologie (término que se ha traducido
tiene los ojos puestos en la cuestión del conoci- como “fantología", para mantener la idea de una
miento, básicamente apropiador (en tanto reduc- “ontología fantasmática”) patentiza la condición
tor del otro, para ser comprendido, a la propia mis- de fantasmas, no solo de los muertos o los no-naci-
midad), pero Lévinas recuerda que también somos dos, sino de todo viviente, en tanto está “entre” la
hijos de la Biblia. De allí que el “humanismo de vida y la muerte. El otro es el fantasma que aparece
otro hombre” plantee la presencia de un ser que cuando quiere, que asedia nuestra casa (nuestro
hace estallar, en alguna medida, toda mismidad yo, nuestros supuestos “dominios”), y que resiste a
homologadora del otro al sí mismo. De Lévinas en toda ontologización: mientras que el muerto está
adelante, podría señalarse que la experiencia de situado y ubicado en un lugar preciso (su tumba),
los campos de exterminio, con su paradigma en el fantasma transita entre la vida y la muerte, de-
Auschwitz, determina una urgencia para pensar la safiando la lógica de la presencia. En este sentido,
América Latina

alteridad de una manera más radical. En Lévinas el es figura paradigmática del otro, en tanto resiste
rostro es la huella del otro, que inhabilita la posi- todo intento de apropiación y de programación:
bilidad de ser pensado en relación con un yo (sea no se puede “prevenir” ni “preparar” la visita
por identificación, homologación o apropiación) de un fantasma. El otro, pensado en esta lógica

23
Diccionario Latinoamericano de Bioética
fantasmática, remite a una “hospitalidad incondi- disimetría. Estos autores insistirán en que la
cional”: la justicia. Mientras que el derecho, como muerte que importa, convoca y llama a responsa-
modo de organización de la vida de los “sujetos”, bilidad no es la muerte propia, sino la muerte del
genera leyes “condicionadas” de hospitalidad, la otro. Para comprender esto, tenemos que pensar
justicia supone la incalculabilidad del don. Frente a en términos de una línea posnietzscheana de de-
una “lógica de la invitación”, que puede programar construcción de la subjetividad moderna, según la
(y “calcular”) la llegada del huésped, el otro exige cual el sujeto “no dispone” de su tiempo y de su
una “lógica de la visitación”: en tanto fantasma, su muerte, y no hay “presente” que no esté poblado
aparición es “incalculable” e “improgramable”. de “ausencias” (carácter espectral de lo que acon-
tece). Uno de los presupuestos de las posturas
Amistad. La imposibilidad de comprensión de la más tradicionales con respecto a la problemática
alteridad desde una lógica identificatoria signa a de la comunidad es que la misma es una propie-
la relación con el otro con la marca de un duelo in- dad de los sujetos que une, un atributo, un predi-
terminable e imposible. El duelo imposible se cado. Para estos autores, en cambio, la comuni-
hace patente en la relación de amistad, otro de los dad no es propiedad ni atributo, ya que el hombre
términos actuales para pensar la cuestión del no es pensado como “sujeto” (en el sentido mo-
otro. Para Derrida, toda relación con un amigo derno del término) que entra en “relación” con
está marcada por un duelo adelantado: existe una otros sujetos. Nietzsche había planteado la pre-
suerte de “pacto implícito” en todo “lazo” de amis- gunta acerca de la “comunidad” de los ultrahom-
tad, por el cual se sabe que uno de los dos morirá bres; Georges Bataille retomará esta idea en la no-
antes, y deberá recordar al otro en su nombre. El ción de “la comunidad de los que no tienen
amigo no puede ser reducido (como lo intenta el comunidad”, expresión trabajada por Blanchot,
duelo posible) a un alter ego como yo interioriza- Nancy y Derrida en la línea de un modo de pen-
do, sino que ese pacto del recuerdo patentiza la sar el ser-con que se expresará como “comunidad
imposibilidad de reducción del otro a la mismi- inoperante” (Nancy), “comunidad inconfesable”
dad. El otro-amigo es siempre el fantasma que (Blanchot), “comunidad anacorética de los que
quiebra las lógicas identificatorias, contaminando aman alejarse” (Derrida). En estos modos de co-
toda supuesta mismidad. La idea de amistad sigue munidad lo que prima es la idea de “comunidad
los lineamientos nietzscheanos del “amor al leja- de los mortales”, en la que se destaca el carácter
no”: frente al amor al prójimo, que supone una de la otredad, que no puede ser reducida a ningu-
identificación fagocitadora de la alteridad en una na mismidad. En la línea italiana, Agamben, del
supuesta igualdad (ante Dios), el amor al lejano mismo modo que Espósito, plantean la noción de
mantiene la tensión de cercanía y distancia propia lo común paradójicamente a partir de lo “no-co-
de la amistad, tensión que impide las apropiacio- mún”; es decir, desde la ausencia de signos de per-
nes homologantes a la propia mismidad. De lo que tenencia o propiedad, en clara diferencia con todo
se trata, en estos discursos contemporáneos, es de planteamiento esencialista. Es necesario tener en
respetar al otro qua otro. cuenta que varias de estas formulaciones se rela-
Comunidad. Estas nociones (hospitalidad, amis- cionan con una crítica a los modelos de comuni-
tad) encuentran en la idea de comunidad (tal dad pensada en términos de proyectos fusionales
como es trabajada por Maurice Blanchot, Jean-Luc u operativos, en los que “sujetos” (libres, raciona-
Nancy, Jacques Derrida, Roberto Espósito, Giorgio les y autónomos) entran en “relación” con otros
Agamben y otros) un lugar de configuración. La sujetos, y forman “lo común”. Para los pensadores
noción de comunidad permite plantearse la pre- actuales de la comunidad de lo que se trata es de
gunta por el cum que somos (en tanto comuni- un modo de ser (“otro modo que ser”) previo a
dad), que no puede reducirse a un “común” de toda constitución de subjetividad: “somos” comu-
pertenencia. Partiendo de la consideración levina- nidad, y en este sentido el otro ya está presente en
siana de que el otro, en Heidegger, se ve privado toda supuesta mismidad. En este sentido, el otro
de su alteridad, los autores que plantean la pro- “en tanto otro” resulta preservado en su radical
blemática de la comunidad en su vertiente “meta- alteridad: inapropiable e irreductible a la propia
física” (es decir, como un “modo de ser” del exis- mismidad.
tente humano), apuntan a la pregunta acerca de
un cum posible que no responda a la necesidad de
Referencias
un sujeto o de un individuo de completarse, hallar
Giorgio Agamben, La communitá che viene, Bollati
la otra parte de sí, sanar sus carencias, etc. Para
América Latina

Boringhieri, Torino, 2002. - Maurice Blanchot, La Commu-


autores como Blanchot, Nancy, Derrida (del mis- nauté inavouable, Paris, Éditions du Minuit, 1983. - Massi-
mo modo que para Lévinas), la relación del hom- mo Cacciari, L’arcipelago, Milano, Adelphi, 1997, versión
bre deja de ser la de “lo mismo con lo mismo”, in- española: El archipiélago. Figuras del otro en Occidente,
troduciendo al otro como irreductible, siempre en trad. M. B. Cragnolini, Buenos Aires, Eudeba, 1999. -

24
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Jacques Derrida, Politiques de l’amitié, Paris, Galilée, elementos integrantes del contexto histórico de
1994, versión española: Políticas de la amistad, trad. P. Pe- un acontecimiento dado. Dicha dificultad está
ñalver y F. Vidarte, Madrid, Trotta, 1998. - Roberto Espósi- asociada a la reconocida complejidad de la expli-
to, Communitas. Origene e destino della comunitá, Torino,
cación histórica que ha provocado encendidas
Einaudi, 1998. - Philippe Fontaine, La question d’autrui,
Paris, Ellipses, 1999. - Angel Gabilondo, La vuelta del otro. controversias (Cornblit, 1992).
Diferencia, identidad, alteridad, Madrid, Trotta, 2001. -
Emmanuel Lévinas, Entre nous. Essais sur le penser-a-l’au- Contexto como marco conceptual. La tarea historio-
tre, Paris, B. Grasset, 1991, versión española: Entre noso- gráfica, la selección de datos, el adjudicar a cier-
tros. Ensayos para pensar en otro, trad. J. L. Pardo, tas situaciones el carácter de relevantes, o bien la
Valencia, Pre-textos, 2001. - Jean-Luc Nancy, La commu- mera acción de catalogar un hecho como histórico
nauté désoeuvrée, C. Bourgois, 1986, versión española: La supone la presencia de un marco conceptual o
comunidad desobrada, trad. P. Perera, Madrid, Arena Li- epistemológico que permita comprender o expli-
bros, 2001. car los acontecimientos pasados referidos al ser
humano. Este marco conceptual funciona a su vez
como guía en la investigación y en la búsqueda de
Contexto histórico
datos pertinentes. En parte, entonces, es un pro-
José Schmidt (Argentina) - Universidad ducto consciente del historiador. Por lo general, en
Nacional del Sur toda narración histórica se encuentran explícita o
implícitamente ciertas generalizaciones sobre rela-
Cómo se define contexto histórico. De modo gene- ciones causales entre sucesos, o bien se formulan le-
ral, contexto histórico puede definirse como “en- yes sobre el desarrollo histórico. Así, algunos apelan
torno propio de un hecho histórico”, es decir, el incluso a una supuesta meta futura a la que se enca-
conjunto de los elementos, situaciones y circuns- mina el proceso histórico. Sin embargo, ciertos his-
tancias de cualquier índole que condicionan o de- toriadores y filósofos han puesto en duda la posibili-
terminan los acontecimientos. Por extensión, dad de eludir la relatividad de puntos de vista o el
también se llama así al marco conceptual o episte- horizonte intelectual propio de cada época. En efec-
mológico con referencia al cual se conciben y va- to, aunque no determine un entorno en particular,
loran dichos hechos, se seleccionan datos y se de- la actividad de los historiadores, ineludiblemente,
finen las situaciones relevantes. A su vez, suele al menos sí la condiciona. La escuela de los Annales,
equipararse este concepto a una determinada ten- por ejemplo, ha tenido un significativo influjo en
dencia social, a una serie de factores inhibidores numerosos historiadores latinoamericanos.
o potenciadores de acciones tanto individuales
como grupales; en especial a las fuerzas efectivas Contexto como tendencia. En estrecha relación
que interactúan en el ámbito social y que contri- con las dos acepciones anteriores, se identifica
buyen o no a la continuidad de la tradición. el contexto histórico con una tendencia social
no solo pasada sino que actúa en el presente.
Contexto como entorno. El término contexto pro- Por ejemplo, se utiliza la expresión “el actual
viene de la lingüística y con él se hace referencia contexto histórico” para hacer referencia a uno
en general al entorno discursivo del cual depende o varios factores inhibidores o potenciadores de
el significado de un enunciado o texto determina- acciones tanto individuales como grupales, ya
do. En el ámbito historiográfico, se habla de con-
sea en los ámbitos científico, cultural, ético o re-
texto (o también trasfondo) histórico para desig-
ligioso. Existe un reconocimiento generalizado de
nar el entorno de un hecho histórico dado. Si no
que las normas sociales o pautas de conductas
puede interpretarse de manera adecuada un texto
presentes tienen su origen en el pasado y, por
o pasaje aisladamente de su contexto de enuncia-
ende, se habla de contexto histórico para designar
ción o producción, análogamente un hecho histó-
especialmente las fuerzas efectivas que interac-
rico no puede ser apreciado sin hacer referencia a
túan en el ámbito social y que contribuyen o no a
las circunstancias que lo rodean. Para explicar un
la continuidad de una tradición determinada. Así,
determinado hecho o conjunto de hechos pasa-
la denominada presencia de lo arcaico en lo
dos, el historiador suele recurrir a un gran núme-
presente, o simplemente el peso de la tradición,
ro de elementos vinculados, por lo general de
estaría en contraposición con las ideas políticas o
manera casual, con el suceso que pretende expli-
artísticas innovadoras que intentaran instaurar
car. Este entramado o conjunto de datos de que
nuevas pautas de conducta.
dispone a la hora de explicar cualquier suceso
pasado, por supuesto, no siempre es exhaustivo y
América Latina

bien puede ser enriquecido con nuevos aportes y Referencias


descubrimientos. Por esto mismo, resulta a veces Oscar Cornblit, Dilemas del conocimiento histórico: ar-
problemático fijar el criterio según el cual se gumentaciones y controversias, Buenos Aires, Editorial Su-
determina cuáles son los datos relevantes y los damericana, 1992.

25
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Contexto social quizá, hasta políticos, a través del diálogo. Adhi-
riendo a la consigna de que todos los implicados
Fabio Álvarez (Argentina) - Universidad
en el conflicto deben participar del debate en
Nacional del Sur
cuestión, escuchando y siendo sujetos con dere-
Se trata del dominio en el que las diversas varia- cho a la argumentación. La ética del discurso es
bles políticas, económicas, culturales, educativas, una de las éticas que briega por sostener un prin-
valorativas y epistémicas interactúan con los seres cipio universal. En este caso, de procedimiento:
humanos en general y con cada sujeto humano “Solo pueden reivindicar lícitamente validez aque-
en particular, cualificando el instante histórico y llas normas que pudiesen recibir la aquiescencia de
concreto. Cualificación que dependerá, como mí- todos los afectados en tanto que participantes en
nimo, de dos factores: a) de cómo se articulen las un discurso práctico” (Habermas, 2000). Lo más
variables respectivas, y b) de la participación crí- destacable de la ética discursiva es el hecho de ha-
tica y activa de toda la población del lugar, moti- ber marcado los límites de todo comunitarismo
vada no solo por la pregunta acerca de qué modo exacerbado y cerrado sobre sí mismo, donde el
de vida es deseable para un buen vivir, sino tam- contexto compartido soslaya el plano social, el
bién por la producción y apropiación de sentido plano de socialización e intercambio con otros
de ese vivir. Desde esta perspectiva, toda adminis- contextos, cerrándolo sobre su propia identidad.
tración in-equitativa e irresponsable de las dife- Característica que se observa en las posiciones
rentes variables respecto a la población de una de- fundamentalistas. En vistas a esto, la ética del dis-
terminada región, conduce al detrimento de la curso también llama al diálogo intercultural, al diá-
condición humana. Afectando, de este modo, al logo con la diferencia, al respeto y a la tolerancia.
conjunto de elementos que con-forman y sostie-
El contexto social en relación con las éticas de la
nen la identidad, la libertad y la justicia de ese
particularidad. En nuestra realidad latinoameri-
ámbito humano. Pues el contexto social no es una
cana y en nuestra contemporaneidad, hay algo
entidad abstracta, sino una red de subjetividades
que está más acá del razonamiento y del concepto
conexas. Las mismas que lo hacen y le dan forma a
puro, y es la historia y la tradición que marca
través de la dimensión humana dialógica e inter-
nuestro contexto. Hay una comunidad y un proce-
subjetiva, basada en el decir, en el escuchar al otro
so de socialización anterior a cualquier tipo de in-
en calidad de diferente y en un argumentar que
dividualismo. Elementos que muestran la búsque-
tiene en cuenta los deseos y las necesidades pro-
da de una moral sustantiva, de un retorno a la
pias de la región históricamente situada.
particularidad, a las formas de moralidad concre-
Relevancia y alcance del contexto respecto a la identi- ta, negando cualquier noción ética más allá del
dad social. En cualquier ámbito o dominio huma- horizonte de una sociedad dada en un momento
no, llámese pueblo, ciudad, país o continente, se histórico dado. Es decir, se advierte que los “prin-
presupone un mundo común, un fondo comparti- cipios morales” deben ser sopesados y, a veces,
do de interpretaciones, reglas y formas de vida o hasta inducidos, del contexto social en cuestión,
conducta. “Mundo común”, otra de las formas para históricamente situado, determinado por sus con-
designar a ese contexto vivido y compartido que flictos y necesidades más apremiantes. De este
nos une al otro; que es la mismísima sustancia de modo, pueden indicarse tres cualidades que pre-
la sociabilidad, de la identidad social. Pues, por sentan este tipo de éticas contextuales al dar
un lado, el contexto es ese espacio concreto en el relevancia a: i) las formas de sensibilidad moral;
que no solo se interrelacionan las diferentes varia- ii) el carácter imprescindible del juicio y su índo-
bles mencionadas, sino también desde donde sur- le contextual; iii) el carácter material, histórico y
gen las utopías personales y colectivas; desde cultural de los valores y de los criterios de valora-
donde se realiza la crítica a todo tipo de ideología ción morales. En otras palabras, son éticas que
injusta y humanamente indigna. Por otro lado, el procuran “la recuperación de los elementos nor-
contexto es ese escenario en el que cada sujeto se mativos y sustantivos que determinan, en una tra-
presenta como narrador de su vida; escenario que dición moral dada, cuáles son los bienes que deben
adquiere su identidad y cualidad social de las ser deseados y que han sido decantados del conjunto
prácticas narrativas intersubjetivas. Es entonces de prácticas y de discusiones en las que las socieda-
cuando, de cara al contexto, se desarrollan la pra- des han ido definiendo su identidad moral” (Thie-
xis social, las acciones individuales y conjuntas, la baut, 1996). Por ejemplo, la reivindicación de la
participación mancomunada dentro de las institu- sensibilidad moral da cuenta de la complejidad
ciones. En este plano, es importante destacar la del sentido del hecho moral, de la fragilidad de
América Latina

iniciativa que ha tenido la ética del discurso, al se- los sentimientos morales y de los deseos que en-
ñalar la obligación y necesidad comunitaria de tran en juego a la hora en que se suscitan los con-
institucionalizar los discursos prácticos y resolver flictos dentro del contexto sociomoral. De este
los conflictos morales, religiosos, económicos y, modo, “en el mundo de lo social, la complejidad es

26
Diccionario Latinoamericano de Bioética
el estado natural de la realidad, en el que cada mo- las inmoviliza, y no da espacio alguno para el ejer-
mento crea nuevas indeterminaciones y abre am- cicio de las capacidades narrativo-biográficas del
plias probabilidades. Las soluciones están en el enfermo. Aquellas que manifiestan la estructura
mismo proceso y solo advienen a través de la partici- social y personal del sujeto, su entorno, sus anhe-
pación y de la implicación de todos los interlocuto- los y sus sentimientos. Tarea de revisión que lleva
res” (García Roca, 2001). Pues es dentro del con- adelante la bioética basada en el modelo narrati-
texto social donde los sujetos forman, con-forman vo respecto a la relación médico-paciente. De esta
y re-forman su carácter personal, su talante ético, a forma, puede decirse que en todo contexto social
través de la narrativa que hacen de sí mismos, a “lo no-sintetizable por excelencia es la relación
través de las narrativas escuchadas y a través de la entre los seres humanos” (Lévinas, 1991). Esencia
dimensión humano-dialógica, respetuosa frente al de todo contexto social con apertura y hospitali-
decir del otro. dad frente al otro, al diferente.
La particularidad y la interpretación crítica del con-
texto sociosanitario. Es importante, entonces, este Referencias
retorno al mundo de vida moral, al contexto so-
Joaquín García Roca, Ética, ¿un discurso o una prác-
cial históricamente situado, para dar cuenta del tica social?, Buenos Aires, Paidós, 2001. - Jürgen Haber-
fenómeno moral. Se resalta que no cabe pensar lo mas, Aclaraciones a la ética del discurso, Madrid, Trotta,
justo si no es como forma del bien, y que este tiene 2000. - Kalinsky-Arrúe, Claves antropológicas de la salud,
una inaplazable referencia contextual. Así, “las Buenos Aires, Miño y Dávila, 1996. - Emmanuel Lévinas,
formas particulares de la vida moral concreta se- Ética e infinito, Madrid, Visor, 1991. - Carlos Thibeaut,
rían las que determinarían las diversas concepcio- “Sujeto moral y virtud en la ética discursiva”, en Enciclo-
nes operantes de los justos en las diversas esferas en pedia Iberoamericana de Filosofía, Madrid, Trotta, 12,
1996. - Carlos Thibeaut, “Neoaristotelismos contemporá-
las que aplicamos de hecho esta noción” (Thiebaut,
neos”, en Enciclopedia Iberoamericana de Filosofía, Ma-
1992). El problema existiría al ver bajo qué crite- drid, Trotta, 2, 1992.
rios y parámetros normativos se conciben las dife-
rentes formas del bien, oscilando siempre entre el
bien individual y el bien común. Problemática que Comunidades campesinas
hoy está pensándose desde los Derechos Humanos.
Ahora bien, los juicios morales se articulan, como Javier Luna Orozco (Bolivia) - Comité
ya se ha dicho, en un determinado contexto y son Nacional de Bioética
no solo los que guían cualquier tipo de decisión
ética, sino también a través de los cuales se desa- Naturaleza, comunidades campesinas y sobrevi-
rrolla parte del proceso de socialización y del vencia humana. Una vez que el hombre estuvo
encuentro con el otro. Siendo el contexto la amal- preparado para dejar de ser trashumante en pos
gama en la cual se entretejen los diferentes dis- de condiciones fluctuantes de sobrevivencia,
cursos (morales, económicos, valorativos, etc.) y identificando lugares propicios que le ofrecían
el lugar donde van conformándose el carácter y la seguridad alimentaria, con el cultivo de la tierra
sensibilidad moral. Dicho esto, es sumamente im- y la crianza de animales, se dio lugar a los prime-
portante desarrollar una revisión crítica –herme- ros grupos sedentarios que, al estar vinculados
néutica– en la multiplicidad de relaciones entre la en torno al interés común de un determinado
sociedad contextualmente situada y el devenir his- “campo” de tierra fértil, originaron de facto las
tórico que la determina, entre el sector hegemóni- primeras comunidades campesinas o agrarias. Di-
co y el excluido. Esto equivale a tomar una posi- chas comunidades se transformarían inicialmen-
ción contraria a aquellas que naturalizan las te en Ciudades-Estado con sus respectivos terri-
relaciones no equitativas. Hoy sabemos, por ejem- torios de influencia, combinándose más tarde
plo, que la salud –contexto sociosanitario– pervive ambas realidades existenciales, citadina y rural,
bajo el accionar del paradigma positivista. Enten- cada una con sus propias características. Se desta-
diéndose este como “el sistema médico oficial, poco ca entonces que este proceso se gestó a partir de la
dispuesto a atender las necesidades y demandas de tierra, resultando inconcebible la sobrevivencia
la gente que no se planteen en términos médicos” humana si no se diera, simultáneamente, la sobre-
(Kalinsky-Arrúe, 1996). En otras palabras, es un vivencia de aquella, con su expresión polifacética
modelo asistencialista y paternalista que no per- y maravillosa: la naturaleza. Ello es causa de
mite actuar sobre las causas reales de los pro- enorme y justificada preocupación de la bioética
blemas, anulando al sujeto –al otro, al diferen- ecológica o macrobioética, porque el hombre “ci-
América Latina

te–, en este caso al paciente, como poseedor de vilizado” contemporáneo, atribuyéndose la potes-
un saber y conocedor de sus propias necesida- tad de “amo y señor de la creación”, la recrea, la
des. Este estereotipo de accionar médico, ade- transforma, o descubre sus más profundas intimi-
más, fija las variables del contexto sociosanitario, dades, atentando permanentemente contra ella.

27
Diccionario Latinoamericano de Bioética
La organización social comunitaria de los pueblos ecuatoriano Pío Jaramillo Alvarado en El indio
originarios en América. La tierra fue el eje central ecuatoriano; aparte de los muchos cronistas, entre
de las grandes civilizaciones americanas, apropia- los cuales destacan Garcilazo de la Vega, Cieza de
damente llamadas por esto telúrico-cosmogónicas, León y Guamán Poma de Ayala.
desde la olmeca, maya o mixteca, pasando por la
azteca, chibcha, chavin, paracas, mochica, ica- La destrucción de las sociedades originarias por la
nazca, chimu y la más desarrollada del período conquista. No obstante, la conquista desestructu-
preincaico, cual fue la de Tiahuanaco, hasta la ró toda esa organización social comunitaria, y no
quechua – inca del Tahuantinsuyo (la de los cua- estuvo inspirada en sentimientos de solidaridad y
tro reinos o suyos) –que, incluyendo a Ecuador, desarrollo hacia las nuevas tierras y sus gentes;
Perú y Bolivia, se extendió desde el Sur de Colom- por el contrario, según lo afirma Thorstein Ve-
bia hasta el río Maule, en el centro de Chile, y blen, fue una empresa de rapiña, atizada e infla-
Cuyo y Tucumán en la Argentina. Es interesante mada por el fanatismo religioso y la vanidad heroi-
señalar la similitud de los sistemas sociales comu- ca. El conquistador, adiestrado en el arte de la
nitarios y el manejo del territorio que se dio entre guerra, por ser esta un hecho continuo en la histo-
los aztecas y los incas. También es importante ria de Occidente, se impuso por la violencia y la
considerar a los pueblos indígenas en sus relacio- muerte, frente a grupos humanos de mayor o me-
nes económicas y sociales con las que pudieron nor desarrollo; los últimos, menos organizados,
mantener sistemas milenarios de equilibrio entre pero quizá más aguerridos y por eso mismo más
sus poblaciones y la naturaleza. Un ejemplo de rápidamente diezmados, al oponer una resisten-
cia bélica en notable desigualdad de condiciones,
ello fueron las ingeniosas chinampas aztecas, tie-
cediendo el paso, casi por completo, a otro habi-
rra cultivable puesta en grandes cestas de mimbre
tante de raza diferente y, por tanto, portador de
fijadas al fondo de los lagos, o las terrazas de cul-
cultura, lengua y religión también diferentes.
tivo de los suka kollu andinos que, al estar dis-
Para el caso del imperio incaico, el conquistador,
puestas en diferentes alturas de pisos ecológicos
más que imponerse se estableció, y no tanto por la
permitían técnicas hidráulicas eficientes de bajo
violencia de la guerra, que no fue en extremo ne-
impacto en el equilibrio ecológico de la zona. Tan-
cesaria, cuanto por el pasmo inicial que causó su
to los calpulli de los aztecas, como los ayllus de los
insólita presencia ante una sociedad pacífica y ci-
incas, fueron comunidades de habitantes que, en
vilizada; una sociedad con reglas de vida y cos-
el caso quechua, se establecían en un área o lugar
tumbres distintas, estructura de Estado, edificios
territorial denominado marca, a partir del cual se
urbanos, religión articulada y técnicas avanzadas
cumplía el trabajo comunitario del ayni para la
para el trabajo de la tierra que hicieron de ella la
producción agrícola, regadíos, construcción de
más progresista sociedad agrícola del continente.
caminos, retribución de las cosas dadas en calidad
Al resultar imposible aniquilar o someter de un
de obsequio, y prestación de servicios solidarios y
golpe tal sociedad, cuya población alcanzaba los
recíprocos; o de la mita, que exigía turnos de traba-
doce millones de habitantes, el drama surgió des-
jo y relevo obligatorios para el laboreo de las minas
pués, cuando con el asentamiento del conquista-
y las construcciones. Ningún individuo tenía
dor se dio inicio a la destrucción del imperio, de-
tierras para usufructo personal y el beneficio co- sarticulando sus cuadros sociales, interrumpiendo
lectivo resultaba del aporte que cada quien hacía su tradición agrícola, imponiéndole con la cruz y
para el conjunto, lo cual nos recuerda páginas de la espada una nueva fe y, peor aún, sometiendo a
la Utopía de Tomás Moro y no fue pasado por alto sus habitantes con los métodos que ellos mismos
por muchos analistas del presunto socialismo o habían aplicado para construir su civilización y
comunismo del imperio quechua. Son referentes cultura, como fue el caso de la mita para la explo-
permanentes sobre el tema los que acertadamente tación de las minas, a más de los impuestos por los
citan José Antonio Arze en Sociografía del incario, españoles, como los repartimientos, las encomien-
el alemán Federico Engels con su obra Origen de la das y el postillonaje.
familia, de la propiedad privada y del Estado; el
francés Louis Baudin en L’ Empire Socialiste des De la explotación del campesinado indígena al ham-
Inka; el belga M. Georges Rouma en La civilisation bre y la desnutrición. Con este dramático cambio, el
des Inkas et leur Comunisme Autocratique; los pe- trabajo de la tierra fue descuidado y dejó de obede-
ruanos José Carlos Mariátegui en sus Siete ensayos cer a un sistema de producción y abastecimiento
de interpretación de la realidad peruana, Víctor alimentario y uniforme, como sucedía con el ayni
Raúl Haya de la Torre en Antiimperialismo y el de los ayllus durante el imperio, ya que los españo-
América Latina

APRA y Víctor Basadre en Historia del derecho pe- les, percatados de la riqueza mineral de los nuevos
ruano; los bolivianos Bautista Saavedra en Ayllu y territorios, dirigieron todos sus esfuerzos de orga-
Rafael Reyeros en Caquiaviri y el Pongueaje; el ar- nización hacia la explotación minera. Con ello
gentino Arturo Capdevila en Los Hijos del Sol, y el provocaron escasez alimentaria para el poblador

28
Diccionario Latinoamericano de Bioética
rural, porque era a los centros de explotación mi- de mejores condiciones de vida. Esa reivindica-
nera adonde se trasladaban y concentraban los ción de la tierra, calificada como “Reforma
alimentos para abastecer los requerimientos de Agraria”, arrebató la tierra a los patrones terrate-
las grandes poblaciones. Así se dio lugar a situa- nientes, pero lejos de restituir la ancestral comu-
ciones de hambruna en otros lugares menos pro- nidad agraria del ayllu, generó el minifundio, en-
ductivos, como sucedió en el año 1597 en la ciu- tregando a cada padre de familia campesina una
dad del Cusco por el traslado del ganado lanar parcela de tierra (a la manera del tupu del inca-
para su consumo a la ciudad de Potosí, fabuloso rio), lo cual lo hizo propietario de la misma con
centro productor de la plata desde su Cerro Rico y sucesión hereditaria, hasta subdividirla de tal ma-
minas aledañas. Desde entonces, el campesino in- nera que hoy apenas rinde para un precario susten-
dígena adquirió el hábito de comercializar su pro- to alimentario de las familias campesinas que con-
ducción agrícola en las grandes concentraciones tinúan sumidas en condiciones de vida miserable.
urbanas, conformándose con muy poco para su Obviamente la mecanización del agro resultó im-
consumo, afectando su nutrición y la de sus hijos. posible con tal procedimiento, consiguiéndose
Por eso es que en el momento actual los países solo la conformación de pequeñas cooperativas
americanos con mayor concentración de pobla- agrícolas por iniciativa de los mismos campesinos,
ción indígena se sitúan entre los que tienen más sin el necesario asesoramiento técnico y económi-
elevados índices de desnutrición en el mundo. La co, para hacer de esas cooperativas pequeñas em-
situación de explotación del indio se prolongó du- presas verdaderamente productivas, diversifi-
rante tres siglos, antes de que se sobrepusiera a la cadoras y comercializadoras de productos agríco-
enorme y traumática transformación que significó las, sea para el consumo interno o para la exporta-
la conquista, con las primeras insurrecciones in- ción. Lo paradójico fue lo sucedido con las tierras
dias del siglo XVII, seguidas de los movimientos li- fértiles del oriente boliviano que, al mismo tiempo
bertarios de los patriotas criollos que desencade- de haberse propiciado el minifundio del Altiplano
naron en forma irreversible la Guerra de los 15 y los Valles, se dieron como grandes concesiones
años, hasta 1825, año de la independencia del agrarias a estancieros ganaderos y colonizadores
Alto Perú, hoy Bolivia, paradójicamente el último inmigrantes japoneses y menonitas, sin respetar
territorio en independizarse, habiendo sido el pri- el derecho de propiedad ancestral de los territo-
mero en levantarse con sus indios, para conseguir la rios en los que estuvieron asentadas las numero-
libertad de América. Conseguida la libertad y esta- sas etnias de los pueblos originarios. Toda esta si-
blecidas las nuevas repúblicas, la situación a favor tuación, insostenible, ha dado lugar a iterativas
de los indios no cambió pese a las medidas reivindi- crisis que dicen que la resistencia de los campesi-
cativas que se dictaron, devolviéndoles en algunos nos a la pérdida de sus derechos sobre la tierra y la
casos el derecho comunario de propiedad de la tie- depredación de la misma ha fortalecido diversos
rra, hasta que, replegadas las tropas guerreras de movimientos ideológicos. Ejemplo de ello son el
los Libertadores, se inicia la torva conspiración con- Katarista o las organizaciones sindicales que, pese
tra las medidas de liberación del indígena y su in- a lo desperdigado de la población rural en peque-
corporación como ciudadano a los nuevos Estados, ños grupos comunarios, sus diferencias etnocultu-
siendo los militares y civiles que en el pasado habían rales y la influencia clientelar que los partidos polí-
servido al régimen colonial y heredaron su estatus ticos y gobiernos civiles y militares han ejercido
social, quienes empezaron a conspirar para impedir sobre ellos, han logrado cohesionarse hasta consti-
que los indígenas reivindicaran sus derechos y sus tuir la Confederación Sindical Única de Trabajado-
tierras, manteniéndolos como siervos. res Campesinos de Bolivia (CSUTCB) y la Confede-
Las comunidades indígenas campesinas en Bolivia. ración de Pueblos Indígenas de las Tierras Bajas
La característica más o menos común de lo sucedi- del Oriente, Chaco y Amazonía de Bolivia (Cidob).
do con las comunidades indígenas americanas, Esta última organizó la impresionante Marcha por
nos muestra al caso boliviano como representati- el Territorio y la Dignidad que, durante treinta
vo de lo que sucede y puede suceder a futuro con días, entre agosto y septiembre de 1990, se despla-
las comunidades campesinas. En efecto, la Revolu- zó desde San Ignacio de Mojos hasta la ciudad de
ción Nacional Boliviana del año 1952, entre los La Paz, para reivindicar cuatro puntos de su lucha:
muchos cambios que para bien o para mal produ- Territorialidad, Autonomía de sus pueblos y sus
jo, reivindicó la tierra para el indio originario que, organizaciones indígenas, Defensa de su derecho
al considerarse ofensivo el término, fue bautizado consuetudinario y Desarrollo y reproducción de
con el eufemismo de campesino, a sabiendas de sus valores culturales tradicionales y el uso de su
América Latina

que los obreros, los pequeños comerciantes y lengua en la educación intercultural bilingüe.
quienes cumplen los menesteres más humildes de Con el antecedente inédito de un indígena (Evo
la organización social son esos mismos indios Morales) en la Presidencia de la República es de
campesinos migrados a las ciudades en búsqueda suponer que se den sustanciales medidas a favor

29
Diccionario Latinoamericano de Bioética
del campesinado y los pueblos originarios, como originarios, están enfatizando que no son indivi-
su incorporación a la Asamblea Constituyente, duos sueltos, sino conjuntos sociales preexistentes
que tiene el cometido de cambiar la Constitución respecto del ordenamiento colonial del mundo he-
Política del Estado. Es posible que entonces se redado y vivificado por los Estados-nación moder-
alcance el respeto a los territorios comunales y nos, lo cual les habilita derechos especiales a su
la concreción de grandes cooperativas agrarias identidad y autodeterminación, a su territorio y a
con ciudades intermedias que, a manera de esla- su participación en la gestión de sus recursos e
bones con las ciudades grandes, permitan a los intereses.
campesinos mayor desarrollo integral, acceder
más fácilmente a los mercados comercializando La co-producción de aboriginalidad y nación: homo-
directamente sus productos sin intermediarios, geneidades y heterogeneidades. Aun habiendo pará-
arraigo rural más fuerte, mejor educación para metros clave como la autoctonía, afirmar que la
sus hijos, y gozar de un seguro de salud que al pre- aboriginalidad es una construcción de alteridad a
sente no tienen y que apenas cubre al 20% de la cargo de múltiples actores conlleva advertir que
población boliviana. Cabe señalar finalmente que cualquier definición de lo que implica ser indígena
el mejor custodio de la tierra es, ha sido y seguirá es relacional y pasible de ser disputada, pues a me-
siendo el comunario aborigen, porque desde sus nudo refleja o refracta la forma en que imperios y
ancestros ha sabido armonizar su relación con Estados definen la identidad de los súbditos y ciuda-
ella, agradeciendo los frutos que le brinda para su danos deseados o considerados “normales”. Es
sobrevivencia. siempre con base en relaciones de poder que asig-
nan solo a algunos la capacidad de establecer qué se
considera “la norma”, y que la idea de quiénes son
Referencias “diferentes” –y qué deben hacer o dejar de hacer
Kathy Mihotek (editora), Comunidades, territorios in- para convertirse en súbditos o ciudadanos “regula-
dígenas y biodiversidad en Bolivia, Santa Cruz, Cimar-Uni- res”– se carga de significados específicos según lu-
versidad Auntónoma Gabriel René Moreno, 1996. - José
gares y épocas (Briones, 1998). Más allá de estas es-
Antonio Arze, Sociografía del incario. La Paz, Editorial Fe-
rrier, 1952. - Javier Luna Orozco, Tamayo, significación y pecificidades, con frecuencia la discriminación y la
trascendencia, La Paz, primera edición, 1996. - Silvia Rive- estigmatización operan en estos casos enfatizando
ra Cusicanqui, Luchas campesinas contemporáneas en Bo- selectivamente aspectos biológicos y/o culturales
livia: el Movimiento Katarista, en Bolivia hoy, Siglo XXI como causa de las desigualdades padecidas. Así,
Editores, 2da. edición, 1987. condiciones materiales de existencia deficientes se
presentan como consecuencia de incompetencias
inherentes a los pueblos, en vez de ponerse en el
Aboriginalidad y nación contexto de una historia de despojo y dominación.
Claudia Briones (Argentina) - Universidad de Reconocer que distintos ordenamientos coloniales y
Buenos Aires estatal-nacionales darán como resultado distintas
construcciones de aboriginalidad adquiere impor-
Problemas de definición y denominación. Indios, tancia a nivel de representaciones sociales y para
indígenas, aborígenes, nativos, son algunos de comprender las variadas políticas adoptadas. Hoy
los términos usados para referir a pueblos muy que asistimos al progresivo reconocimiento jurídico
diversos que, para el sentido común prevalecien- de derechos culturales a nivel interestatal y estatal
te, remiten a distancias temporales (“los que es- con base en la idea de que la diversidad cultural es
taban antes”), espaciales (“los que están lejos”, un valor, notar que existieron y existen diversas for-
en colonias ultramarinas o en reservaciones), y mas de entender la aboriginalidad es vital para com-
culturales (“los que son distintos”, salvajes, pri- prender las distintas resistencias e implementacio-
mitivos, simples). Pero como advierte Guillermo nes que hacen los Estados de marcos jurídicos
Bonfil Batalla (1972), la categoría “indio” no es internacionales consensuados para el reconoci-
descriptiva sino estructural, pues resulta de rela- miento de los derechos indígenas.
ciones de explotación y dominación engendradas
por la situación colonial. Jeremy Beckett (1988) Bases éticas del reconocimiento de los derechos indí-
agrega a ello la idea de que todo lo que en cada genas. No obstante la variabilidad señalada, la
momento y lugar signifique y apareje ser indígena ética de este reconocimiento se relaciona con los
constituye una construcción cultural –la aborigi- procesos históricos que han dado lugar a la
nalidad– en la que intervienen distintos actores, pre-existencia y persistencia de los pueblos ori-
además de los mismos indígenas. En todo caso, ginarios. De acuerdo con principios hoy amplia-
América Latina

más allá de cómo relaciones y formas de categori- mente aceptados, se parte de una serie de premi-
zación se pongan en contexto, las palabras están sas. Primero, y sin menoscabar la eficacia material
cargadas de historia y estigmas. Por eso, cuando y simbólica de determinadas prácticas, no hay cul-
los indígenas reclaman ser considerados Pueblos turas que en conjunto sean mejores o peores que

30
Diccionario Latinoamericano de Bioética
otras. Segundo, y concomitantemente, ningún co- familia es insensible a la evidente diversidad eco-
lectivo tiene derecho, en ninguna circunstancia, de nómica, social y cultural de nuestros países. No
forzar a otro a cambiar o abandonar sus prácticas y obstante que la mayoría de los cambios en las for-
creencias, pues cambiar es también un derecho. mas de la familia han sido graduales, en ellos han
Tercero, los procesos de conquista y colonización incidido tanto los contextos rural o urbano, como
iniciados por imperios coloniales y continuados la clase social y las diversas experiencias histórico-
por Estados-nación modernos que resultaron de políticas por las que han transitado nuestras socie-
esos mismos procesos se basaron en una activa dades de América Latina. La familia como forma de
negación y exacción de los territorios, recursos, organización social constituye un microcosmos de
fuerza de trabajo y eventualmente saberes de los relaciones de producción, de reproducción y distri-
pueblos originarios, imponiéndoles formas de ciu- bución, con una estructura de poder y con un cau-
dadanía que la mayor parte de las veces se basaron dal de componentes ideológicos y afectivos que le
en los parámetros y valores que les eran ajenos. Se han permitido su reproducción y persistencia en el
deriva de ello una serie de nuevos principios de tiempo. Las relaciones de familia y de parentesco
convivencia. Si por pertenecer a un determinado se establecen por filiación, por nacimiento, y gene-
Estado-nación los integrantes de los pueblos origi- ran redes de relaciones, de solidaridades, de res-
narios poseen todos los derechos ciudadanos co- ponsabilidades mutuas y fuertes reciprocidades. La
rrespondientes, los derechos especiales que hoy les realidad social actual indica que no existe una úni-
son reconocidos deben verse como apuntando a ca modalidad de familia y de sus componentes, no
saldar la deuda histórica resultante de su someti- tenemos una manera “natural” de constituir fami-
miento. Aunque ancladas en la historia, las parti- lias; la diversidad es la característica dominante.
cularidades culturales de los pueblos y los derechos
que genera su reconocimiento no son temporarios, Familia y contexto social. Las familias en el mundo
por lo que introducen el requisito de concebir ciuda- contemporáneo no son unidades aisladas ya que
danías diferenciadas que den cuenta de la diversi- participan en el mundo social que las rodea por
dad cultural que atraviesa toda sociedad. Si negar la medio de redes de relaciones sociales, tanto en el
diversidad interior de todo Estado-nación presupo- ámbito económico como con el Estado. Las fami-
ne incurrir en injusticias de variado tipo, la creación lias están insertas en un contexto social, entendido
de ordenamientos que permitan expresarla y re- este como el conjunto de elementos y circunstan-
crearla garantizando igualdad de posibilidades y li- cias del mundo social del que forma parte la fami-
bertad de decisión y participación para todos es un lia y que condiciona su forma, su estructura y su di-
signo de vitalidad y fortaleza. námica. Los diversos procesos de cambio asociados
a la modernización han tenido efectos directos e
indirectos en las formas y dinámicas de las fami-
Referencias lias. Estas, por su parte, influyeron en los patrones
Guillermo Bonfil Batalla, “El concepto de indio en Amé- de reproducción de la población y en el descenso
rica: una categoría de la situación colonial”, México, Anales
en las tasas de natalidad. Los acelerados cambios
de Antropología Nº 9, 1972, pp. 105-124. - Claudia Briones,
La alteridad del Cuarto Mundo. Una deconstrucción antropo- sociales, económicos y culturales han incidido en
lógica de la diferencia, Buenos Aires, Ediciones del Sol, 1998. las relaciones internas de las familias, las mentali-
- Jeremy Beckett (ed.), Past and Present. The construction of dades y las prácticas sociales donde coexisten los
Aboriginality, Canberra, Aboriginal Studies Press, 1988. nuevos componentes, como la mayor autonomía
de la mujer, la reducción de la maternidad y la in-
dependencia económica femenina, con aquellos
Contexto, familia y crisis elementos antiguos: la dependencia subjetiva y la
Jorge Aceves y Patricia Safa Barraza (México) - división sexual del trabajo. Este conjunto de cam-
Centro de Investigaciones y Estudios Superiores bios que han afectado a la familia se refiere tam-
en Antropología Social (Ciesas Occidente) bién a procesos culturales, como la individuación,
que permite a los individuos sustraerse a la in-
¿Qué es la familia? Definir la familia hoy día es una fluencia y el dominio de las redes familiares y lo-
cuestión que no tiene consenso. Su significado es grar la toma de decisiones de manera personal en
polisémico. En el mundo actual las dimensiones de la búsqueda de satisfacer necesidades y deseos pro-
la definición clásica de familia –la sexualidad, la pios más que colectivos. De manera que reconocer
procreación y un conjunto de relaciones de convi- la diversidad implica también la posibilidad de ma-
vencia– han experimentado grandes cambios que yores opciones y elección personal.
manifiestan múltiples direcciones y que han dado
América Latina

por resultado la multiplicidad de formas de familia El ámbito demográfico. Aquí emerge un conjun-
y de convivencia. Pensar ahora a la familia como el to decisivo de cambios sociales que afectan la fa-
átomo de la sociedad es un argumento difícil de milia y que expresan la acumulación de tenden-
sostener. La postura que plantea un solo modelo de cias seculares: a) el pronunciado descenso en la

31
Diccionario Latinoamericano de Bioética
fecundidad y la disminución del tamaño medio de flexibilidad laboral y depreciación de las califica-
la familia, debido a la declinación del número de ciones profesionales, lo que genera un aumento
hijos y al mayor espaciamiento entre ellos. A estos general de la precariedad del trabajo. La persis-
se agrega la menor presencia de hogares multige- tencia de desigualdades sociales, la baja de los
neracionales y el consiguiente aumento de hoga- salarios y la precarización del mundo de trabajo,
res unipersonales; b) la generalización del uso de junto con las transformaciones demográficas y
métodos anticonceptivos ha posibilitado un ma- socioculturales, han propiciado una mayor parti-
yor control de las mujeres sobre sus cuerpos al cipación de la mujer en el mercado laboral. La in-
distinguir entre prácticas de reproducción y de corporación masiva de las mujeres al mercado la-
sexualidad, que junto a los avances en la fertili- boral ha modificado los patrones habituales de
zación artificial, trastocaron la habitual identifi- funcionamiento de los hogares latinoamerica-
cación entre espacio familiar y reproducción, nos. Si bien los cambios demográficos apuntados
afectando asimismo la visión tradicional de la fa- han sido lentos, esta incorporación de las muje-
milia como el lugar de la reproducción y el control res al trabajo ha tenido un ritmo ascendente.
de la sexualidad. Esto abrió la posibilidad para las Esta mayor participación femenina en el ámbito
mujeres de optar por otros itinerarios sociales, laboral origina nuevas percepciones de los pape-
como elevar su escolaridad, la búsqueda del tra- les que cumplen las mujeres y que les reditúa en
bajo remunerado o la realización de proyectos de una mayor autonomía con relación a sus fami-
vida propios; c) el aumento en la esperanza de lias. Esta situación ha contribuido a que los hoga-
vida y el envejecimiento de la población ha pro- res se alejen del modelo tradicional de organiza-
longado, y en ocasiones modificado, la duración ción familiar centrado en el jefe-varón proveedor
de los roles familiares. Si bien se han acortado los exclusivo –cuyo salario es supuestamente sufi-
tiempos de la mujer para la reproducción biológi- ciente para la manutención de la familia– y la
ca, también se han incrementado los deberes fa- mujer-ama de casa recluida en el hogar. En la
miliares relativos a la atención y el cuidado de las nueva situación la carga de trabajo para la pobla-
personas mayores; d) la prolongación del proceso ción femenina se ha incrementado al asumir la
formativo escolarizado, aunado a la mayor urba- administración y ejecución casi total de las tareas
nización y a la adquisición de un ethos social más domésticas y al mismo tiempo tener que buscar
individualista, así como la exposición a una varie- recursos económicos para compartir la manuten-
dad de estilos sociales difundidos por los medios ción cotidiana de la familia. Se ha constatado
masivos de información, conforman la plataforma que existe una correlación importante entre los
del surgimiento de los jóvenes como grupo social ingresos del hogar y la estructura familiar. He
diferenciado. La prolongación del proceso forma- aquí también un efecto de la incorporación de la
tivo de los jóvenes ha extendido la etapa de ado- mujer al mercado laboral.
lescencia, en particular en los sectores medios ur-
Un Estado en crisis y los cambios desde la cultura. El
banos, retardando la escisión del núcleo familiar.
modelo del Estado de Bienestar entró en crisis fis-
El contexto de la economía y el trabajo. Desde la dé- cal por el incremento de la deuda externa y la de-
cada de los años ochenta se ha experimentado manda de bienes y servicios que lo obligan a rees-
una serie de crisis económicas recurrentes. El eje tructurar el gasto público en relación con la
de la acumulación capitalista actual se centra en prestación de tales bienes y servicios. En este
la apertura del mercado externo, la atracción de contexto se da una revaloración de la familia
capitales transnacionales y los flujos de capital como parte relevante de la dinámica social, y
que aporta el turismo, por ejemplo, y ya no tanto, como lugar de generación de recursos económi-
como ocurría a mediados del siglo XX, en el desa- cos, sociales y simbólicos. Ante la actual pérdida
rrollo económico que privilegia al mercado inter- de importancia del Estado en la provisión de ser-
no. En este marco de transformaciones se refiere vicios sociales, se han incrementado las respon-
también a la revolución del trabajo, ya que se tra- sabilidades económicas y las cargas domésticas
ta de la erosión gradual pero sistemática de las de las familias. Las familias pueden ser objeto y
coordenadas sociales que regían el mundo labo- sujeto del cambio, ya que no son receptoras pasi-
ral: trabajos de tiempo completo, carreras labora- vas, sino activas. Son ámbitos de creación de sím-
les previsibles, masculinización del mercado de bolos, de formas de convivencia y estilos de vida,
trabajo, expectativas de movilidad social, acceso a están inmersas en contextos más amplios de rela-
la seguridad social y a las políticas de apoyo y asis- ciones sociales y al mismo tiempo guardan rasgos
tencia. Los cambios han incrementado trabajos de de autonomía. A pesar de los cambios culturales
América Latina

tiempo parcial, el subempleo y el desempleo, la que han modificado las relaciones familiares, en
seguridad en el puesto de trabajo es cada vez más el plano social persisten imágenes y representa-
difícil, hay mayor polarización en el mercado ciones sociales de dominación que evidencian la
laboral, se imponen procesos de desregulación, contradicción entre el discurso tradicional y las

32
Diccionario Latinoamericano de Bioética
nuevas prácticas y modelos de familia. Expresión conciben como “indicadores” de la actual crisis de
de esos cambios culturales son, por ejemplo, las la familia. Las interrelaciones en las familias actua-
nuevas relaciones paterno-filiales, que reflejan les son fundamentalmente de carácter asimétrico,
aumento de los derechos infantiles y pérdida de la jerárquico, y operan bajo una diferenciación inter-
importancia de las relaciones de jerarquía y sumi- na del poder con base en la distinción del género y
sión, o también los procesos de individuación y de la generación. Si bien el mundo familiar es un en-
autonomía de los individuos por sobre los intere- tramado de vínculos de solidaridad, también está
ses familiares, así como los cambios en los mode- cargado de ambivalencias y tensiones, de acuerdos
los de sexualidad. tácitos y de enfrentamientos reales. La familia es
Nuevos modelos de familia y crisis. Son nuevas un espacio paradójico, lugar de afectos y ámbito
prácticas no convencionales que cuestionan el para la intimidad y el amor; no obstante, también
modelo tradicional de familia. Sus integrantes es espacio privilegiado para la violencia en sus di-
producen una especie de legalidad intrafamiliar versas manifestaciones. La violencia intrafamiliar
que procura organizar su convivencia. Son, por –acoso y violación sexual, maltrato y daño corpo-
ejemplo: a) hombres y mujeres divorciados que ral, violencia psicológica, restricción a la libertad
legalizan un nuevo matrimonio e incluyen en el de movimiento, etc.– son expresiones violatorias a
mismo a los hijos del matrimonio anterior de uno los Derechos Humanos básicos, acciones que se
o ambos miembros de la nueva pareja, b) parejas ocultan bajo el manto de la privacidad de los afec-
formadas por homosexuales que adoptan niños, tos y del autoritarismo patriarcal, pero que ya son
c) matrimonios que desean procrear a través de la cada vez más visibles conforme avanza la reivindi-
inseminación artificial de hombres donantes de cación de los derechos lastimados. Lo anterior nos
semen o mujeres que alquilan su útero, d) fami- lleva a la discusión y redefinición de los ámbitos
lias que crecen por la incorporación de infantes público y privado, de la privacidad y de las respon-
robados o adopciones ilegales, e) parejas que con-
sabilidades públicas. Plantear la intervención del
viven pero que habitan en lugares diferentes o dis-
Estado tiene una doble cara: la defensa de las vícti-
tantes. Estas familias con hijos no están exentas
mas, pero también la posibilidad de la intervención
de conflictos sociales, intrafamiliares y psíquicos.
arbitraria e impune, el control extremo y el terror a
Se entiende por crisis una situación de conflicto
domicilio. Redefinir el ámbito de lo público y lo
que pone en tela de juicio los valores y las relacio-
nes predominantes entre generaciones y entre los privado pasa por la reflexión de los Derechos Hu-
grupos sociales. La crisis contemporánea expresa manos y la implementación de acciones de orden
una falta de organicidad o de uniformidad en los legislativo y más aún de políticas públicas que se
valores y los modos de vida. Se cuestiona si la fa- diseñen y desarrollen en sintonía con los importan-
milia está en crisis, si va a desaparecer o solo a tes cambios ocurridos durante las últimas décadas
transformarse. Por un lado, está la opinión de que en nuestras sociedades latinoamericanas.
las nuevas formas familiares evidencian una suer-
te de catástrofe social de gran magnitud. Por otro,
Referencias
la opinión que acepta que la situación ha cambia-
do y no puede ser la misma que ellos experimenta- Irma Arriagada y Verónica Aranda (comps.), Cambio
de las familias en el marco de las transformaciones globales:
ron de jóvenes. Desde una mirada tradicional la
necesidad de políticas públicas eficaces, Santiago de Chile,
familia ciertamente está en crisis, pero no lo está División de Desarrollo Social, UN, Cepal, Unfpa, 2004 (Se-
desde otra perspectiva que ha puesto el énfasis en rie: Seminarios y Conferencias, 42). - Catalina Denman et
las posibilidades de democratización y de exten- ál. (coords.), Familia, salud y sociedad. Experiencias de in-
sión del “derecho a tener derechos”. vestigación en México, México, U. de G., INSP, Ciesas, El
Colegio de Sonora, 1993. - María de la Paz López y Vania
Familia, ética y Derechos Humanos. Como un cons- Salles (comps.), Familia, género y pobreza, México, Miguel
tructo sociocultural, la familia tiene connotaciones Ángel Porrúa Eds., Gimtrap, 2000 (Col. Las Ciencias So-
ideológicas e implicaciones morales. La familia ciales). - Pablo Rodríguez (coord.), La familia en Iberoamé-
moderna está marcada por la ética de las religiones rica 1550-1980, Bogotá, Universidad Externado de
dominantes en la sociedad occidental que se nutre Colombia, 2004. - José Manuel Valenzuela y Vania Salles
del pensamiento judeocristiano. A pesar de la fuer- (coords.), Vida familiar y cultura contemporánea, México,
za de las transformaciones acontecidas en la se- Conaculta, DGCP, 1998 (Col. Pensar la Cultura). - Varios
gunda mitad del siglo XX, las concepciones ideali- autores, Panorama social de América Latina. 2000-2001,
Santiago de Chile, Cepal-Naciones Unidas, 2001. - Catali-
zadas de la familia persisten. Los nuevos arreglos
na Wainerman (comp.), Vivir en familia, Buenos Aires,
América Latina

(madres solas, mujeres sin pareja, parejas de ho- Unicef/ Losada, 1996. - Catalina Wainerman (comp.), Fa-
mosexuales) no gozan del pleno reconocimiento milia, trabajo y género: un mundo de nuevas relaciones,
social y son vistos como desviaciones sociales. En Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica de Argentina/
el pensamiento tradicional y más conservador los Unicef, 2002.

33
Diccionario Latinoamericano de Bioética
3. Diversidad cultural y lingüística

A lgunas cuestiones bioéticas que hoy tanto nos


preocupan pueden ser vistas como signos de
una turbulencia y una ruptura cultural inexplica-
posible extender los vínculos de relación entre los
hombres. Pero no solo el impulso amoroso de satis-
facción sexual directa dado en la familia, sino tam-
bles. Pero ocupándonos de la reflexión ética pode- bién el no satisfecho y derivado a un fin inhibido,
mos preguntarnos si se trata de una ruptura como la amistad o el cariño, facilitaron el desarrollo
cultural moralmente buena o mala (v. Valores cul- cultural por la ampliación de vínculos. A pesar de
turales). Y más en general aún, ¿qué sentido cabe ello, la tendencia cultural al crecimiento de los lazos
dar a los cambios culturales? Después de la apro- en la comunidad humana ha tendido a privilegiar la
bación de la Convención sobre la Protección y la tendencia amorosa de fin inhibido por su mayor efi-
Promoción de la Diversidad de las Expresiones Cul- cacia (v. Amor y odio). De allí que la sexualidad, en
turales (2005) aprobada por la Unesco el mismo tanto vínculo entre dos personas, concluya enfren-
año en que aprobó la Declaración Universal sobre tada con la cultura. La razón fundamental de la ne-
Bioética y Derechos Humanos, estas cuestiones se cesidad cultural de ampliar los vínculos sociales re-
han convertido en materia de reflexión obligada side para Freud en el control de la hostilidad
para la bioética en América Latina. humana. La cultura controla a la agresión al intro-
yectarla como conciencia moral o superyó que se
Cultura y moral: la perspectiva psicoanalítica. En El enfrentará a las tendencias hostiles del yo permi-
malestar en la cultura, Freud ofrece las coordenadas tiendo ampliar así los lazos sociales. De esta manera
centrales de su pensamiento en orden a entender queda establecida la tensión del sentimiento de cul-
preguntas como estas desde una perspectiva psicoa- pabilidad que en la evolución individual aparece
nalítica. Puestos ante una crisis de valores en una como resultado del enfrentamiento de una tenden-
sociedad, para Freud no hay que preguntarse sobre cia “egoísta” a la felicidad y una tendencia “altruis-
la finalidad de la vida, cuestión sobre la que solo ta” a la comunidad con los demás (v. Altruismo y
puede responder la religión, sino tan solo sobre las egoísmo). Aunque, así como en la evolución de cada
razones que guían a los hombres a actuar en unos individuo nos parecerá ver que prima la tendencia
sentidos u otros. Y encuentra que esas razones están egoísta, en la evolución cultural creeremos que se
en conseguir la felicidad: esto es, en evitar el dolor y privilegia el altruismo y las restricciones que el mis-
tener sensaciones placenteras. Este objetivo, dirá mo supone. Y tal como sucede en la evolución indi-
sin embargo, no es totalmente realizable porque el vidual, cada época cultural tiene su superyó que re-
sufrimiento amenaza al hombre desde el dolor, la gulará las relaciones entre los individuos bajo el
angustia y la decadencia de su cuerpo, desde el campo de la ética. Sin embargo, los sistemas éticos
mundo externo y desde las relaciones con los demás abordan mediante un imperativo lo que no pudo lo-
(v. Bienestar, dolor y sufrimiento; Antropología del grarse mediante el desarrollo cultural. “Amarás al
dolor). Por ello, con la cultura o suma de produccio- prójimo como a ti mismo” es un mandato que des-
nes e instituciones que nos distancian del mundo conoce la agresividad humana y toda ética que lo
animal nos defendemos de las amenazas de la natu- proponga está destinada al fracaso. La evolución
raleza y regulamos las relaciones entre nosotros. cultural ha de ser vista como la lucha de la especie
Entre esas producciones destacan la ciencia y la téc- humana por la vida en el enfrentamiento entre
nica, el orden, las ideas de los sistemas religiosos, Eros y Tanatos o la tendencia de vida y la tenden-
las especulaciones filosóficas y las construcciones cia de muerte o de autodestrucción del hombre. Y
ideales, como los objetivos de una nación. Pero tam- como conclusión, para Freud el destino de la espe-
bién son importantes las regulaciones de las relacio- cie humana tendrá que ver con el punto hasta el
nes entre los hombres y el concepto de justicia que cual el desarrollo cultural logre controlar las ten-
se impone como regulador básico de una sociedad dencias agresivas y autodestructivas que sacuden a
armoniosa. Así, la libertad individual, en un sentido la sociedad.
profundo, no aparece en realidad como patrimonio
de la cultura ya que esa libertad era máxima antes La destrucción de la cultura en América Latina por
de la cultura. Por el contrario, hay una auténtica imperialismos y dictaduras. La perspectiva psicoana-
frustración cultural de esa libertad que en parte lítica de las relaciones entre cultura y moral, aunque
explica toda hostilidad contra el desarrollo de la pueda ser criticada, ha sumado una visión impor-
América Latina

cultura. Históricamente, sin embargo, la vida en tante para nuestra comprensión de una ética de la
común de los hombres fue posible porque tanto el vida. Y así resulta útil, por ejemplo, para esclarecer
trabajo como satisfacción de las necesidades, así el supuesto de que la historia de la humanidad en
como el amor que instituyó la familia, hicieron general y la de América Latina en particular es una

34
Diccionario Latinoamericano de Bioética
historia de agresiones destructivas en modo de im- latino mos, moris), puede ser “perfilado” por quie-
perialismos y dictaduras que han buscado imponer nes se dan las normas (los indios quiché en este
sus visiones morales y sus prácticas inmorales. Por caso) o por quienes las describen desde afuera y en
eso la cuestión que debemos plantearnos al ver la algunos casos (como el de Cortés) quieren imponer
falta de neutralidad en nuestras concepciones de la sobre ellas otras normas acerca de lo bueno y de lo
vida moral es: ¿qué posición tomaremos para ha- malo. Son dos visiones no solo contrapuestas sino
blar del perfil posible de un ethos de América Lati- también, violencia mediante, inconmensurables.
na? Podemos tomar por ejemplo un texto del Popol Pero además del papel que en la moral cumplen los
Vuh –las antiguas historias de los indios quiché de que narran, hay que atender al contenido de lo na-
Guatemala–, quizás uno de los descubrimientos rrado (v. Interpretación moral en arte y literatura).
más importantes de la literatura precolombina, y Hay narraciones que prestan atención al tiempo, y
tratar de abordar aquellas preguntas intentando su perfil se vuelve entonces histórico-temporal, tal
comprenderlas y explicarlas desde ese texto, desde como hace Cortés al saberse “hacedor” de la histo-
esa visión, trazo o contorno de una parte al menos ria, y hay narraciones que prestan atención al espa-
de América Latina (v. Etnias y lenguajes). En él se cio y de uno u otro modo nos ofrecen visiones del
dice: “Este es el principio de las antiguas historias del mundo ordenado (dado) geométricamente, tal
Quiché, donde se referirá, declarará y manifestará lo como se hace en el Popol Vuh al referirse al principio
claro y escondido, el Creador y Formador, que es Ma- de los tiempos. Se cuenta el tiempo, el principio, la
dre y Padre de todos. Esto lo trasladamos en el tiempo sucesión, y también se trata de ver cómo se ordena
de la Cristiandad, porque aunque tenemos el libro an- ese mundo. Pero en este choque de los mundos mo-
tiguo y original de estas cosas, ya no se entiende.” (v. rales de españoles e indígenas habrá un reordena-
Tradición oral indígena). Por la historia sabemos que miento del mundo de los indígenas al que se le im-
la capital de los indios quiché fue destruida por la pondrá un nuevo orden instaurado sobre la
conquista y estos indios se refugiaron en Chichicate- destrucción de su diversidad lingüística y cultural.
nango, adonde llevaron los libros originales en que
ellos recogían los mitos de la Creación, las historias Por estas y otras razones la bioética latinoameri-
del pueblo y todo lo que constituía su moral o cos- cana necesita reflexionar sobre la diversidad lin-
tumbres. La lectura del Popol Vuh empieza a trazar güística y cultural de las sociedades a las que se
desde su mismo origen un perfil y nos marca una vía dirige (v. Diversidad lingüística y sistemas de signi-
de entrada a América Latina. Pero también podría- ficación), y debe recomendar el respeto de esta di-
mos tomar la primera carta-relación de Hernán Cor- versidad tal como ha quedado estipulado en la
tés en el año 1519 para pensar sobre su visión de la Convención de la Unesco. La diversidad cultural
realidad. Y en ella dice: “A vuestras Realezas Altezas ha pasado a ser un patrimonio común de la huma-
escribimos y contaremos aquí desde el principio que nidad y su defensa, un imperativo ético insepara-
fue descubierta esta tierra hasta el estado en que al ble del respeto a la dignidad de la persona huma-
presente está. Porque Vuestras Majestades sepan la na. La protección de los contenidos culturales por
tierra que es, la gente que la posee y la manera de su políticas y medidas nacionales o regionales dirigi-
vivir y el rito y ceremonias o ley que tienen y el feudo
das a este fin no excluye el reconocimiento de la in-
que en ellas Vuestras Reales Altezas podrán hacer y de
terculturalidad en tanto interacción equitativa de
ellas podrán recibir. Para que en la conversión de esta
diversas culturas que puedan generar a través del
gente se ponga diligencia y buen orden, pues que de
diálogo y el respeto mutuo nuevas expresiones cul-
ellos se espera sacar tan buen fruto. El oro y joyas y
turales compartidas (v. Diversidad cultural y biopo-
piedras y plumajes que se ha habido en estas partes
líticas). Los contenidos éticos presentes en los tér-
nuevamente descubiertas después que estamos en
minos equidad, diálogo y respeto son suficientes
ellas, son las siguientes:...”. De este modo podemos
para responder una vez más a toda pretensión de
observar en primer lugar que el mundo de la moral,
una teoría y práctica de la bioética que no tenga en
de las costumbres, aquello que es la sustancia del et-
hos (aunque por su raíz etimológica griega ethos re- cuenta las identidades culturales (v. Pluralismo).
mita más a ‘ética’ que a ‘moral’, derivada del vocablo [J. C. T.]

Pluralismo
Adriana Arpini (Argentina) - Universidad social, política y cultural. Según la naturaleza de
Nacional de Cuyo los factores, el análisis puede adoptar puntos de
América Latina

vista diferentes. En el sentido restringido de la


Caracterización general. En sentido amplio, el tér- perspectiva política, designa una concepción de la
mino pluralismo alude a la coexistencia de facto- democracia liberal que surge como alternativa a
res dispares y opuestos en el seno de una realidad las teorías elitistas y resalta el papel de los grupos

35
Diccionario Latinoamericano de Bioética
de intereses especializados que compiten entre sí y ética, se pone de manifiesto en América Latina
por alcanzar grados mayores de influencia en la desde el momento mismo de la irrupción del espa-
toma de decisiones políticas. Esta concepción re- ñol, imbricado con la compleja cuestión del reco-
sulta de desarrollos históricos iniciados en la mo- nocimiento del otro. Ejemplo de ello son los escri-
dernidad, en estrecha vinculación con la noción tos de Fray Bartolomé de las Casas, quien se
de tolerancia. Su debilidad consiste en la tenden- cuenta entre los pioneros de una tradición huma-
cia a reducir el papel del Estado a mero observa- nista latinoamericana, basada en la afirmación
dor de la balanza de intereses en cada decisión, y de que todos los pueblos del mundo son hom-
su mayor virtud radica en desarrollar la capacidad bres, y el hombre es todas esas maneras de ser. Si
de interactuar entre el consenso acerca de las bien el pluralismo se aparta de toda concepción
condiciones de posibilidad de la convivencia y el universalista abstracta, no cabe imputarle una ló-
disenso sobre los diversos modos de vida. Desde gica relativista basada en la inconmensurabilidad
el punto de vista jurídico, se trata de una doctrina de las culturas y la imposibilidad de hallar una
que afirma la coexistencia de órdenes concurren- instancia que permita evaluar críticamente los
tes de derecho, producto de la pluralidad de los conflictos entre grupos con valores contrapues-
grupos sociales; proclama el derecho de estos a tos. Tampoco cabe la lógica del anticuario que
dictar sus propias normas de convivencia sin su- busca conservar un estado de la cultura, como si
misión al derecho estatal. Desde el punto de vista se tratara de una especie en extinción, negándole
cultural tomó cuerpo a principios del siglo XX el posibilidades de transformación histórica. Desde
ideal del “pluralismo cultural” como concepción una perspectiva política, la posibilidad de pensar
alternativa a la de nación homogénea. Sostiene la la unidad de pueblos, regiones y etnias y de com-
inalienabilidad de la personalidad, en cuya for- prender la pluralidad de culturas de nuestra Amé-
mación se reconoce la presencia de la tradición rica depende de las condiciones para transitar
ancestral, afirma que la realización del individuo desde la ficción de los Estados nacionales homo-
es una aspiración de la forma de vida democrática géneos hacia la concreción de la idea de Estado
que requiere la referencia al contexto de los gru- plural. Ello implica reconocer que el derecho a la
pos de pertenencia, por tanto, la diversidad étnica autodeterminación de los pueblos originarios es
y cultural es considerada un atributo positivo y anterior a la constitución del Estado, sin que ello
deseable en la medida que cada cultura es una ex- implique poner en cuestión la soberanía. Según la
presión particular de lo universal y realiza una caracterización de L. Villoro, un Estado plural
aportación distintiva a la humanidad. En la mis- –multicultural– sería el resultado de un convenio
ma línea, y en adhesión a la realización de los De- tácito entre pueblos distintos que toman en cuen-
rechos Humanos, la Declaración Universal de la ta las condiciones que hacen posible el convenio:
Unesco sobre la diversidad cultural reafirma el derecho a la vida, a la libertad, a la igualdad y a
concepto de cultura como el conjunto de los ras- la pertenencia. De modo que encuentra su fun-
gos distintivos espirituales y materiales, intelec- damento en la voluntad solidaria de los distintos
tuales y afectivos que caracterizan a una sociedad grupos de proyectar un destino común. Desde la
o a un grupo social y que abarca además de las ar- perspectiva jurídica, en América Latina se ha de-
tes y las letras, los modos de vida, las maneras de sarrollado durante la última década una corriente
vivir juntos, los sistemas de valores, las tradicio- de derecho alternativo que, apoyándose en la filo-
nes y las creencias; considera que la diversidad sofía y en la ética de los derechos humanos, busca
cultural es para el género humano tan necesaria a través de los ordenamientos jurídicos, de la cul-
como la diversidad biológica para los organismos tura jurídica y de las prácticas de sus operadores,
vivos; avanza hacia una definición del pluralismo aquellas formas que son diferentes y aún opuestas
cultural como respuesta política al hecho de la di- a las del derecho oficial, acentuando su carácter
versidad cultural, favoreciendo la inclusión y la emancipatorio y de transformación social. En el
participación como medios de garantizar la plano ético, existe en América Latina un rico de-
cohesión social, la vitalidad de la sociedad civil bate que reconoce diversos aportes entre los que
y la paz; promueve la diversidad, la tolerancia, destacan, por un lado, la propuesta de Arturo
el diálogo, la cooperación, la solidaridad y la con- Andrés Roig de una moral de la emergencia, que
ciencia de unidad del género humano. Desde el
acentúa la sujetividad como momento de irrup-
punto de vista de la filosofía moral, el pluralismo
ción de lo otro, lo diverso, frente a las formas
pone al descubierto la tensión entre la necesidad
opresivas y uniformadoras de la eticidad vigente;
de un fundamento universalmente válido para la
por otro lado, la ética de la liberación de Enrique
América Latina

acción y la pluralidad de concepciones de vida


Dussel, que parte de una racionalidad material
buena.
(re)productiva, sustentada en la vida humana
Consideraciones desde América Latina. El pluralis- como criterio de verdad, y ofrece herramientas
mo, como problemática política, jurídica, cultural para el ejercicio de una racionalidad práctica en

36
Diccionario Latinoamericano de Bioética
relación concreta y cotidiana con el otro, como de las situaciones problemáticas, las que no pocas
sustento de una praxis liberadora. También, la veces difieren de las explicaciones del conoci-
propuesta de Ricardo Maliandi de una ética con- miento científico. Así, pues, la bioética además de
vergente, que reconoce el a priori de la conflictivi- ser un ámbito de investigación y aplicación de co-
dad como elemento estructural de la racionalidad nocimientos teóricos, es un modo de asumir res-
y de la vida moral y busca rehabilitar la universali- ponsabilidades sociales y culturales de considera-
dad, principio cardinal de la ética, como presu- ble magnitud. En las cuestiones que la bioética
puesto y como aspiración de la decisión moral. debe dirimir están involucrados intereses teóri-
Asimismo, cabe mencionar las propuestas que cos, necesidades e intereses prácticos y emancipa-
abordan de manera explícita la problemática ética torios de las personas y de las comunidades. De
de la interculturalidad (v. gr. R. Fornet Betancourt ahí la imposibilidad de sostener la pretensión
y R. Salas Astrain). Cada una de las propuestas cientificista de neutralidad valorativa. Ello entra-
mencionadas –tomadas como ejemplos del vasto ña problemas vinculados a las posibles derivacio-
campo de la reflexión ético-social en América La- nes políticas e ideológicas que podrían compro-
tina– pone de manifiesto una preocupación co- meter el sentido racional de las decisiones. Tales
mún, contextualizada en las condiciones de mar- dificultades pueden prevenirse en buena medida
ginación, exclusión y conflictividad de grupos apelando al diálogo interideológico e intercultu-
social y culturalmente diversos y aportan ele- ral capaz de encontrar respuestas superadoras en-
mentos para la caracterización del pluralismo. tre posiciones diferentes. Implica reconocer el ca-
En síntesis, el pluralismo constituye una apuesta rácter dialógico de la razón y la posibilidad de
a favor de la reconstrucción de las condiciones alcanzar, por medio de la argumentación racio-
para un diálogo basado en la reciprocidad entre nal, diversos grados de convergencia crítica.
diferentes modos de vida. Esto conlleva, como lo
ha señalado Salas Astrain, tres presupuestos:
Referencias
universalización: implica reconocer la virtuali-
Enrique Dussel, Ética de la liberación. En la edad de la
dad de un discurso argumentativo con pretensión globalización y la exclusión. Madrid, Trotta, 1998. - Raúl
de universalidad; diferencia: permite concebir la Fornet-Betancourt (editor), Crítica intercultural de la filo-
posibilidad de reconstrucción dialógica de la me- sofía latinoamericana actual. Madrid, Trotta, 2004. - Ricar-
moria y de las tradiciones morales sustentadas en do Maliandi, Dejar la posmodernidad. La ética frente al
las experiencias históricas de resistencia y lucha irracionalismo actual. Buenos Aires, Biblos, 1993. - Arturo
de los sujetos, las minorías y las comunidades en Roig, Ética del poder y moralidad de la protesta. Mendoza,
América Latina; conflictividad: constituye un pre- Ediunc, 2002. - Ricardo Salas Astrain, Ética intercultural.
Ensayos de una ética discursiva para contextos culturales
supuesto socio-histórico y cultural que concibe los
conflictivos. (Re)lectura del pensamiento latinoamericano.
conflictos vividos por las comunidades latinoame- Santiago de Chile, UCSH, 2003. - Boaventura de Sousa
ricanas como parte de su patrimonio. Conlleva, Santos, La globalización del derecho. Los nuevos caminos de
por tanto, asumir el desafío de encontrar media- la regulación y la emancipación. Bogotá, ILSA, segunda
ciones, especulativas e históricas, entre la herme- reimpresión, 2002. - Luis Villoro, Estado plural, pluralidad
néutica del sentido cultural y el modo pragmático de culturas. México, Paidós, 1998. - VVAA, “Pluralismo ju-
de comprensión de los sujetos autoimplicados, rídico y alternatividad judicial”, en El otro derecho, Nº
abiertas al disenso y a la emergencia de configura- 26-27, Bogotá, ILSA, 2002.
ciones inéditas.
Reflexiones críticas en relación con la bioética. La Valores culturales
bioética, en tanto expresión de la ética aplicada,
Celina Lértora (Argentina) - Consejo Nacional
encara la problemática de la diversidad y el plu-
de Investigaciones Científicas (Conicet)
ralismo dentro de un marco teórico-práctico de
por sí complejo. La resolución de problemas y Los valores y su clasificación. El concepto filosófico
conflictos morales se ha tornado particularmente de valor tiene numerosas connotaciones y sobre él
complicada puesto que, por una parte, conviven se han gestado muchas teorías y matices. Más allá
distintas formas de entender la realización hu- de estas disputas generales –como objetivismo vs.
mana; y por otra parte, en cada ámbito de la vida subjetivismo, universalismo vs. relativismo, axiolo-
los problemas surgen con características particu- gía formal vs. axiología material, origen incons-
lares, que es necesario conocer y analizar. Ello re- ciente vs. origen consciente, etc.– la noción se asu-
quiere no solo un intercambio permanente con me en forma intuitiva para designar preferencias
disciplinas especializadas capaces de aportar un asumidas –a veces con fundamentos teóricos, otras
América Latina

panorama descriptivo de la situación problemáti- por creencias, cosmovisiones, tradiciones– por un


ca (interdisciplinariedad), sino también el conoci- individuo o por un grupo. En general todas las teo-
miento y valoración de las referencias contextua- rías coinciden en la pluralidad de valores, su pola-
les de los involucrados y de sus interpretaciones ridad (positivo o valor y negativo o contravalor) en

37
Diccionario Latinoamericano de Bioética
su interdependencia y jerarquía, aunque disientan impide o dificulta la introducción de elementos
en la estructuración de la pirámide axiológica. exógenos eventualmente disolventes. Por eso en
Münsterberg adoptó una clasificación simplificada cierto sentido una diferencia axiológica es normal
en tres grupos: lógicos, éticos y estéticos; Rickert le en sociedades pluriculturales. Sin embargo, el
añadió tres más: eróticos, religiosos y místicos. Una pluralismo cultural, o sea, la existencia (y la de-
clasificación más sistemática y compleja es la de fensa) de la diversidad cultural, puede ser a su vez
Scheler, para quien los valores básicos son los que un valor dentro de la esfera de los valores espiri-
sirven de fundamento y posibilitan a los superio- tuales, así como la biodiversidad se considera un
res. En la base de esta pirámide están los valores de valor dentro de la esfera de los valores vitales. Así
lo agradable y lo desagradable, luego los valores vi- lo ha reconocido recientemente la Unesco, en la
tales, los espirituales (la belleza, la justicia, el cono- Convención sobre Diversidad Cultural.
cimiento), los religiosos (lo sagrado). Para Scheler,
los valores morales no constituyen un grado pro- Valores culturales e identidad comunitaria. La gran
pio, sino que el valor moral consiste en la realiza- diversidad de los aspectos que configuran la cul-
ción de un valor cualquiera en sacrificio de un va- tura en todas sus manifestaciones hacen difícil
lor inferior, de tal modo que la preferencia por los trazar un mapa de los valores culturales, sobre
valores determina el valor moral de los actos (ma- todo porque algunos sectores que pueden incluir-
yor cuanto más alto es el valor objetivo preferido). se en la cultura en sentido amplio, tienen autono-
Nicolai Hartmann propuso una tabla que consta de mía axiológica, como la belleza, el conocimiento,
las siguientes categorías: valores instrumentales, lo religioso. Tal vez una línea posible sea conside-
valores propios que a su vez son: vitales y espiri- rar los valores culturales más en relación con la
tuales (estos por su parte incluyen lo bueno, lo be- comunidad en cuyo seno se produce que con los
llo y lo verdadero). individuos productores o consumidores de obje-
Los valores culturales. A estas elaboraciones filosó- tos culturales. En este sentido, los valores cultura-
ficas, la tópica y la praxis de las distintas discipli- les serían ante todo un patrimonio comunitario
nas y campos de acción humana se han agregado vinculado a la identidad, histórica y actual, de de-
otros valores cuya ubicación en las categorías an- terminada sociedad. Por tanto, la salvaguarda de
teriores puede parecer difusa. Tal es el caso de los esos valores es derecho y deber de los repre-
valores culturales, cuya caracterización depende, sentantes de dicha comunidad, quienes deben
obviamente, de qué se entienda por cultura. Sin operar ad intra y ad extra de la misma, en procu-
entrar en esta cuestión, podemos aceptar que la ra de su conservación. En el seno de la sociedad,
esfera de la cultura, como ámbito de la acción es- los valores fundamentales son aquellos que la
pecíficamente humana, se acopla (no necesaria- mayoría considera como condición necesaria de
mente se opone) a la naturaleza dada, generando la existencia plena de ella misma, por ejemplo su
un objeto cuyo valor agregado –por así decirlo– es estructura societaria (familia, parentesco, comu-
precisamente ser producto de la acción humana nidades intermedias, lengua, cosmovisión, etc.).
consciente y libre. Los objetos culturales pueden La conservación de estos valores fortalece la co-
ser objetos naturales transformados o bien obje- munidad, la pérdida axiológica la hace vulnerable
tos no naturales como el lenguaje, los mitos, las y eventualmente deletérea. Otros valores son im-
creencias religiosas, etc. En todos los casos, lo portantes como complemento de los anteriores,
propio del objeto cultural es que encarna un valor pero no necesariamente son condición de existen-
(o eventualmente un disvalor) y cada grupo hu- cia o de conservación comunitaria, por ejemplo la
mano, en la medida en que, diferenciándose de libertad, la autodeterminación, la independencia.
otros, elabora una propia cultura, produce obje- Es claro que también en este aspecto debe tenderse
tos culturales diferentes, susceptibles también de a la cuestión de grado. Una pérdida absoluta de li-
diferentes apreciaciones axiológicas. Surge así bertad y autonomía de hecho acaba con la socie-
el problema de los valores culturales dentro de dad como unidad diferenciada de otras con las cua-
una cultura y el de la valoración de las distintas les eventualmente se mixtura, mientras que una
culturas. La percepción de una escala de valores modificación leve en los regímenes tradicionales
compartida es un elemento identitario en una de estructuración social, aunque no consentido
comunidad determinada. Esta comunidad tien- sino impuesto, puede no tener tales consecuencias.
de a rechazar –y por tanto a minusvalorar– ex- Además, hay valores culturales que tienen anclaje
presiones culturales distintas a la propia. Una co- en la esfera de los valores vitales, y pueden ser con-
munidad cultural, puesta en relación con otra, siderados en cierto modo como mixtos. Así, por
América Latina

enfrenta un proceso de acercamiento y eventual ejemplo, la calidad de vida o la vida digna están su-
simbiosis de valores que en cierto modo puede poniendo la vida biológica, y quien atente contra
verse como un peligro para su identidad, produ- valores vitales directamente (como en una gue-
ciéndose una especie de “tensión superficial” que rra con pretensión de cierto grado de exterminio)

38
Diccionario Latinoamericano de Bioética
impedirá consecuentemente los valores culturales de que dispone una sociedad para defender sus
fundados en la vida. valores así como defiende su existencia. Por eso,
en cierto sentido, las declaraciones de derechos,
Los valores en conflicto. Uno de los problemas más ahora de índole universal, pueden ser considera-
graves que afronta la conservación y salvaguarda das, en su conjunto, como mecanismos de recono-
de los valores culturales en las sociedades plura- cimiento de estos valores y como legitimación de
les y/o globalizadas es, por una parte, la coexis- las medidas tomadas en su defensa. El hecho de
tencia de valoraciones opuestas y, por otra, la difi- que estas declaraciones no sean directamente
cultad de decidir, en caso de necesidad, qué valor operativas es sin duda una limitación considera-
será preterido en función de mantener otro. Por lo ble, pero no puede negarse que es un gran paso
que hace al primer punto, asistimos al problema adelante en el reconocimiento de que el pluralis-
de valoraciones enfrentadas en el seno de una mo cultural es él también un valor en sí mismo y
misma sociedad sobre cuestiones que atañen a as- que como tal debe ser salvaguardado.
pectos esenciales de la consideración de la perso-
nalidad humana. Por ejemplo, puede haber con-
frontación entre el valor libertad y el valor Referencias
seguridad, ya que para conseguir mayores índices Luis Villoro, Estado plural, pluralidad de culturas, Mé-
de seguridad social son necesarios controles que xico, Paidós, 1998.
de algún modo limitan u obstaculizan la libertad;
entonces se enfrentan quienes prefieren la liber-
Etnias y lenguajes
tad y quienes prefieren la seguridad. Del mismo
modo, en situaciones en que no es posible asegu- María Luisa Rubinelli (Argentina) - Universidad
rar dos valores, puede haber dificultades para Nacional de Jujuy
consensuar una acción determinada. La perpleji-
dad teórica ante esta realidad puede expresarse Etnia como categoría y sus limitaciones. Cuando se
en dos conocidos adagios latinos: “primum vive- habla de etnia, se menciona a un conjunto de per-
re, deinde filosofare” y “non propter vitam vivere sonas que han construido una concepción del
perdere causas”. El primero es expresión de las mundo, de la vida y, por tanto, de la cultura que
preferencias de acuerdo con la pirámide de valo- son compartidas, y de acuerdo con las cuales se
res fundantes y fundados; los valores que son fun- organizan. Esto identifica a sus miembros entre sí
damento y condición de los otros deben ser prefe- y los diferencia de otros grupos humanos. Así se
ridos: entonces los valores vitales básicos deben incluyen en un nosotros que los identifica, ampa-
ser antepuestos –en una situación de elección sin rándolos y distinguiéndolos de los otros diferen-
tercera alternativa– a los valores derivados o fun- tes. Suelen ser la raza, la lengua que hablan y las
dados, como serían los culturales. El segundo expresiones culturales que crean, los componen-
adagio afirma la tesis contraria: hay valores cuya tes más empleados para distinguir a una etnia.
salvaguarda es tan esencial a la identidad que sin Algunos antropólogos sostienen que las catego-
ellos la existencia pierde sentido: no tiene sentido rizaciones étnicas, en muchos casos, son producto
vivir sin un objetivo vital. Los mártires serían el de clasificaciones efectuadas por actores externos
ejemplo de este tipo de opinión, desde los cristia- a los grupos, sin que estos las asuman, al no identi-
nos que se arrojaban a los leones hasta los bonzos ficarse con ellas. Uno de los problemas que enfren-
que se autoinmolan o los pacifistas que se dejan ta esta categorización etnográfica es que puede ge-
matar por ejércitos de ocupación. En todo caso, nerar intentos de identificar, delimitar y preservar
desde el punto de vista sociológico, es claro que en supuesto estado de “pureza” los rasgos que se
este tipo de opciones heroicas, por así decirlo, no consideren característicos de una etnia. De esta
son moralmente exigibles a la mayoría de los manera se carga de un carácter ahistórico y esen-
miembros de una sociedad, sino que se constituyen cialista al grupo humano en cuestión, al que se ad-
como acciones supererogatorias y modélicas, más judican notas que originariamente habría poseí-
por la afirmación axiológica que exhiben que como do, y que debería conservar inmutables (Barth,
modelo real a ser imitado multitudinariamente. 1976). Así se condena a un aislamiento que se
constituiría en la única garantía de conservación
Valores culturales y universalismo. El conflicto la- de pureza. Esto es especialmente válido en rela-
tente entre diversos valores culturales es un as- ción con el tratamiento de identidades étnicas de
pecto de la tensión vital de las sociedades y en una grupos mal llamados “arcaicos”, integrados por
visión realista no puede pretenderse su total eli- aborígenes o por sus descendientes. Pero estas
América Latina

minación. Pero sí es posible y deseable buscar me- concepciones esconden intereses sectoriales de
canismos para atenuar los choques axiológicos y dominación económica y política, ya que exclu-
evitar las disputas desgastadoras y disolventes. yen de la toma de decisiones y del ejercicio de los
Las acciones ad extra incluyen todos los recursos derechos tanto individuales como colectivos a los

39
Diccionario Latinoamericano de Bioética
sectores desfavorecidos. Evocan de manera par- religiones, códigos legales, formas de organización
cializada la memoria histórica y niegan vigencia a socioeconómico-políticas han sido prohibidas, ne-
las formas vivas y en transformación de la cultura gadas, estigmatizadas o descalificadas y metamor-
de esos grupos. Cada uno de estos grupos, porta- foseadas en productos folclóricos, que a menudo
dor de sus propias formas culturales, podría ser presentan carácter fragmentario. Sin embargo,
entonces analizado separadamente, despojando a numerosos grupos étnicos han sobrevivido combi-
sus expresiones de los contextos inmediatos y me- nando la resistencia con la innovación y la
diatos de producción. La esencialización de las et- apropiación de elementos de otras culturas que
nias, presentadas como estáticas, genera estigma- adaptaron a la propia (Bonfil Batalla, 1990). El
tizaciones que hacen que sean consideradas como dinamismo y la creatividad de estas culturas cons-
expresiones del atraso, la superstición y la barba- tituyen uno de sus rasgos más sobresalientes, y se
rie, y por tanto necesitadas de un impulso externo ponen de manifiesto en numerosas expresiones.
a ellas que les posibilite la superación de una defi- Entre ellas ocupa un lugar muy importante la na-
ciencia que les sería congénita. Estos estigmas rrativa oral, que funciona con una compleja lógi-
suelen ser autoasumidos como marcas negativas ca propia. Abundan los relatos sobre sucesos rela-
propias por parte de los miembros de las etnias así cionados con creencias en seres sobrehumanos,
caracterizadas desde instituciones prestigiadas con quienes los hombres y mujeres corren el ries-
por su función legitimadora del orden dominante, go de encontrarse cotidianamente enfrentando si-
que logran que estos grupos étnicos se posicionen tuaciones que pueden hacer peligrar su salud. En
como subalternos y supuestamente incapaces de esos textos, narrados desde hace siglos, es posible
producir cambios en su situación. Además, por fo- comprobar que han ido estableciéndose relacio-
mentar el empleo de generalizaciones, pocas ve- nes contextuales e intertextuales que los mantie-
ces este tipo de análisis permite indagar acerca nen actualizados. Es una constante en ellos la re-
del sentido y las modalidades de generación, or- misión a aspectos actuales y concretos de la vida
ganización y funcionamiento de las diferenciacio- cotidiana de los grupos que los recrean, emergien-
nes económicas que pueden existir al interior de do referentes de sus concepciones de la relación
esos grupos. Desde perspectivas que se proponen con los otros miembros del grupo, con las fuerzas
superar dificultades como las señaladas, se en- germinantes que posibilitan la continuidad de la
tiende la etnicidad como construcción de identi- vida y con los antepasados con quienes se mantie-
dades mediante procesos histórico-sociales, y se nen vinculados como reaseguro de la subsisten-
tiene en cuenta cómo diacrónica y sincrónicamen- cia. Se destaca la concepción integrada de tiempo
te se establecen en ese proceso las relaciones con y espacio, simbólicamente organizados, significa-
otras etnias, conformándose identidades en con- dos y actualizados por las celebraciones de fiestas
traste, que implican formas de identificación so- y rituales sincronizados con los ciclos naturales y
cial (Trinchero, 1994). De esta manera se procura productivo-rituales, a los que se han incorporado
enfatizar la importancia del proceso de cons- personajes sagrados del culto católico que adopta-
trucción de la propia etnicidad, en el marco de ron caracteres como la sexualidad y la bivalencia
relaciones interétnicas. Como una dimensión en tanto detentan tanto el poder de bendecir como
importante del proceso, es preciso considerar la de maldecir, que no son propios de la doctrina orto-
existencia de conflictos, tanto al interior de una doxa, sino de la resignificación de los mismos ope-
etnia como en su relación con las demás. Una et- rada desde concepciones culturales y religiosas
nia no necesariamente está vinculada a un deter- diferentes. Además, y a pesar de la diversidad y
minado territorio de referencia. cantidad de celebraciones vinculadas al culto, a los
Etnias, Estado y expresiones étnicas. La historia de patronos protectores de las actividades producti-
América Latina muestra cómo los Estados han vas más importantes de cada región, dos festivida-
ejercido políticas homogenizadoras con el objeti- des se constituyen en ejes del calendario en toda
vo de instaurar la idea de nacionalidad propia de América Latina: el carnaval como celebración de
la modernidad europea. Ello se instrumentó a tra- la producción, y el recibimiento de las almas de los
vés de variadas estrategias, desde el genocidio de difuntos que se reencuentran con sus seres queri-
poblaciones nativas, hasta la negación del dere- dos una vez por año. La iconografía también brin-
cho al empleo de la propia lengua, la cual no solo da ejemplos de procesos de resignificación, tal
es un medio fundamental de comunicación, sino como ocurre con San Santiago, que continúa
de aprendizaje de concepciones de la vida y es- siendo asociado –como en sistemas religiosos
tructuras organizadoras del pensamiento en que prehispánicos– al poder del rayo, y del terremo-
América Latina

todo sujeto cultural se forma. Gran parte de las et- to, encontrándose presente en toda América Lati-
nias americanas han ido perdiendo su referente na, aun en religiones afroamericanas. Análisis
territorial. Además, en muchos casos han perdido semiológicos de tejidos andinos han permitido
la memoria de parte de su historia. Sus lenguas, relacionar el empleo de colores, espacios, ritmos

40
Diccionario Latinoamericano de Bioética
de alternancia, combinación de texturas, con es- por la ética dialógica, la hermenéutica y la teoría
tructuras y operaciones de pensamiento que se crítica (Salas Astraín, 2003).
vislumbran como expresión de interpretaciones
holísticas de la realidad (Cereceda, 1990) que im-
Referencias
plican modelos de conocimiento y sistemas de va-
Xavier Albó, Iguales aunque diferentes, La Paz, Cipca,
lores. Las concepciones de salud/enfermedad de 1999. - Fredik Barth, Los grupos étnicos y sus fronteras: la
poblaciones de la región andina parecen estar organización social de las diferencias culturales, México,
sustentadas en la convicción de que existe una FCE, 1976. - Guillermo Bonfil Batalla, México profundo,
permanente relación con los elementos de la na- México, Los Noventa, 1990. - Verónica Cereceda, “A partir
turaleza, que son capaces de producir la enferme- de los colores de un pájaro…”, Boletín del Museo Chileno
dad si el hombre profana el carácter sagrado de de Arte Precolombino Nº 4, Santiago de Chile, 1990, pp.
ciertos espacios y momentos. El enfermo entonces 57-104. - Ricardo Salas Astraín, Ética intercultural, Santia-
go de Chile, Universidad Católica Cardenal Silva Henrí-
lucha contra el desequilibrio en busca de su salud.
quez, 2003. - Héctor Trinchero, “Entre el estigma y la
Quien lo cura, en tanto intermedia con los pode- identidad. Criollos e indios en el Chaco salteño”, en Cultu-
res que han producido el mal, también intenta ra e identidad en el Noroeste argentino. Buenos Aires.
compensar la inferioridad en que se halla el pa- CEAL, 1994.
ciente. Ello implica una constante dialéctica de
tensión-distensión del hombre en la relación con
las fuerzas sagradas y la de los otros hombres. Diversidad lingüística y sistemas
de significación
La presencia de la diversidad. El proyecto de cons-
trucción de un Estado moderno encerró el ideal Frida Villavicencio Zarza (México) - Centro
de una nación progresista, por lo que la condición de Investigaciones y Estudios Superiores en
de ciudadano, en abstracta igualdad de condicio- Antropología Social (Ciesas)
nes ante la ley, debía universalizarse, procurando
Valoración de la diversidad lingüística. Cuando las
la desaparición de la diversidad. En el mundo ac-
personas interactúan crean significados mediante
tual, el Estado nacional está en crisis, y se ha dete-
prácticas comunicativas, las cuales pueden ser ver-
riorado la confianza en el poder normativo de la
bales (lenguaje oral, lenguaje escrito) o no verbales
razón humana, que debía guiar la decisión libre y
(gestos, música, pintura, etc.). Entre todos los
responsable de la conciencia moral en la construc-
sistemas de significación humana, las prácticas lin-
ción de un deber ser universal. Las reivindicacio-
güísticas, es decir, las lenguas, constituyen la forma
nes étnicas y las expresiones xenófobas estallan
predominante. Las prácticas lingüísticas adquieren
con fuerza, y se abren nuevos procesos de etnogé-
formas diversas a través del tiempo y el espacio;
nesis. La dignidad del ser humano, proclamado
esta diversidad se manifiesta en las distintas len-
fin en sí mismo por el imperativo categórico kan-
guas que se han hablado y se hablan en todo el
tiano, requiere ser retomada como problema éti-
mundo. En las últimas décadas del siglo XX empe-
co. La ética dialógica contemporánea promueve la
zó a reconocerse que la diversidad lingüística, lejos
fundación de un acuerdo en torno a principios de
de representar un problema, es fuente de innova-
validez universal que posibiliten la vigencia de la
ción y creatividad y fortalece la identidad de los
justicia, sustentada en un diálogo racional argu-
pueblos; como tal, constituye parte del patrimonio
mentado entre las partes implicadas. Es preciso
cultural de la humanidad, por lo cual debe ser reco-
plantearse interrogantes en torno a la cuestión.
nocida y preservada para las generaciones futuras.
Aun siendo un riguroso intento filosófico de
El reconocimiento y valoración de la diversidad lin-
acuerdo sobre principios universales, que valoriza
güística por parte de organismos internacionales,
el lenguaje como posibilitador del diálogo, puede
gobiernos, investigadores y hablantes se ha mate-
contener limitaciones todavía etnocéntricas. Los
rializado en diversas declaraciones y legislaciones;
procesos de comunicación están relacionados con
la Declaración Universal de los Derechos Lingüísticos
formas de organización de la vida que son distintas
(Conferencia Mundial de Derechos Linguísticos,
en diversas culturas y grupos humanos; y suponen
1996), la Declaración Universal sobre la Diversidad
sistemas de códigos organizados socialmente, por-
Cultural (Unesco, 2001) y la Convención sobre la
tando valores y concepciones ideológicas. El diálo-
Protección y la Promoción de la Diversidad de las
go no podrá ser tal en tanto no se construyan con-
Expresiones Culturales (Unesco, 2005), son ejem-
diciones básicas de simetría entre los participantes.
plo de esta nueva actitud.
En el marco de la lucha de diversas minorías lin-
güísticas y étnicas, la mayoría de los países latinoa- Extinción, desplazamiento y dominación. Es un he-
América Latina

mericanos han modificado sus leyes, reconociendo cho que el futuro de muchas lenguas está compro-
condiciones más equitativas a los pueblos indíge- metido. Actualmente existen entre cinco mil y sie-
nas (Albó, 1999). Desde Latinoamérica se desarro- te mil lenguas en todo el mundo; sin embargo, las
llan propuestas éticas interculturales sustentadas condiciones sociolingüísticas que presentan son

41
Diccionario Latinoamericano de Bioética
muy diversas; varían en cuanto al prestigio, la vi- pago de informantes, las grabaciones de “habla
talidad y el reconocimiento legal que se les otor- espontánea” y la utilización de “observadores in-
ga. Existen lenguas con una larga tradición de es- ternos”, cabe preguntarse: ¿cuáles son los princi-
critura en tanto que otras se consideran de pios éticos que deben regir la recolección de datos
tradición oral; ciertas lenguas gozan de gran pres- (producto de la actividad lingüística de los ha-
tigio cultural, pero la mayoría carece de él; algu- blantes) y la conformación de corpus para investi-
nas son habladas por millones de personas y pre- gaciones lingüísticas? ¿Quién puede usar un dato
sentan una alta difusión geográfica, en tanto que lingüístico y para qué? ¿Quiénes pueden o deben
otras solo cuentan con unos pocos hablantes que ha- ser los repositorios de los corpus lingüísticos y
bitan territorios reducidos. De todas las lenguas del quiénes sus usuarios? Surgen aquí temas de la
mundo, solo doce superan los cien millones de ha- máxima importancia, como el respeto a la vida
blantes: chino mandarín, inglés, español, hindi, ben- privada y a la confidencialidad de los hablantes, o
galí, árabe, portugués, ruso, urdú, japonés, penyabí y bien, la relación entre los intereses y bienestar de
alemán. Aproximadamente la mitad cuenta con me- los individuos y las comunidades y la libertad de
nos de diez mil hablantes y unas mil quinientas con investigación científica. Dos cuestiones funda-
menos de mil. Cálculos moderados estiman que mentales para la bioética resultan especialmente
cada dos semanas asistimos a la muerte de una len- pertinentes para el caso que aquí nos ocupa: los
gua; de seguir así, al finalizar esta centuria habre- principios de libertad y equidad. El principio de li-
mos visto desaparecer una cuarta parte de nuestro bertad tiene que ver con el derecho que tienen los
patrimonio lingüístico, lo que constituye una verda- seres humanos de tomar decisiones fundamenta-
dera catástrofe. Aunque en diversos grados, todas das en información adecuada. El principio de
(o casi todas) las lenguas indígenas de América es- equidad es una expresión de la justicia social.
tán siendo desplazadas y se encuentran en peligro
de extinción. Estas lenguas son minoritarias y pre- Libertad en el uso de las lenguas. Las lenguas tie-
sentan una situación sociolingüística desfavorable, nen como peculiaridad ser un patrimonio intangi-
producto de las relaciones económicas, políticas y ble; como tal, no constituyen objetos ni lugares,
sociales que a lo largo de la historia se han estableci- sino actividades realizadas por individuos parti-
do entre los distintos grupos del área. Se trata de culares en cuanto miembros de comunidades his-
lenguas de tradición oral, con poco número de ha- tóricas. En tanto manifestación de una actividad
blantes que habitan un territorio cada día más redu- individual, la lengua es creación, o mejor dicho,
cido y que se ubican en los niveles socioeconómicos recreación; en tanto actualización de una tradi-
más bajos. Aunque algunas de estas lenguas –como ción histórica, es un hecho social. Este doble ca-
el náhuatl o el quechua– han gozado de cierto pres- rácter es el que permite entender los complejos
tigio cultural que aún hoy se les reconoce y han fun- fenómenos asociados a las lenguas y a las implica-
gido como lenguas francas en amplios territorios, ciones éticas que estos conllevan. En cuanto a los
históricamente todas las lenguas originarias del individuos, podemos decir que una lengua vive
continente han establecido una relación asimétrica mientras haya hablantes que la usan, es decir, en
con las lenguas de los conquistadores y colonizado- tanto exista un grupo social que utiliza dicha len-
res europeos que llegaron al continente en el siglo gua como medio de comunicación cotidiana. Un
XVI. A partir de entonces las lenguas indígenas han primer punto de reflexión gira en torno al papel
experimentado un paulatino y constante desplaza- que desempeñan los hablantes en relación con sus
miento a favor de las lenguas europeas, como el es- lenguas maternas. ¿Son estos depositarios, usua-
pañol, el inglés, el portugués y el francés, que se rios o dueños del patrimonio intangible que cons-
constituyeron en las lenguas de los sectores domi- tituyen las lenguas indígenas? Y, como tales, ¿qué
nantes de los distintos países americanos. derechos y deberes tienen sobre ellas?

Investigación lingüística y reflexión ética. En las últi- Equidad en el uso de las lenguas. La muerte de una
mas décadas hemos presenciado un incremento de lengua es un proceso paulatino (excepto cuando se
la investigación en torno a la diversidad lingüística trata de una situación extrema de genocidio), los
del continente americano. Sin embargo, el estudio y hablantes dejan de utilizar la lengua progresiva-
la documentación de las lenguas americanas no han mente. Lo hacen reduciendo los espacios sociales
ido siempre a la par con una reflexión de las cuestio- en los que esta funciona como medio de comunica-
nes éticas que se plantean en torno a la diversidad ción; esta reducción va del ámbito de lo público al
lingüística y las implicaciones de su estudio, pre- ámbito de lo privado; la lengua en cuestión se utili-
servación y desarrollo, en especial en nuestro con- za cada vez menos hasta quedar reducida a un es-
América Latina

tinente. En cuanto a la investigación científica, es pacio estrictamente familiar. El principio de equi-


imperativo llevar a cabo una reflexión profunda dad tiene que ver con el hecho de que los hablantes
sobre el papel de los investigadores interesados de lenguas minoritarias (individuos y comunida-
en las lenguas. Ante prácticas comunes, como el des) tengan la posibilidad efectiva de recuperar los

42
Diccionario Latinoamericano de Bioética
espacios perdidos y utilizar su lengua materna en de folclor ni una curiosidad de estéril contempla-
la escuela, los medios de comunicación, el sistema ción científica. Lo que se conoce como tradición oral
de salud, la legislación, etc., y no solo en el hogar. conforma ni más ni menos que el sustento material
Está pendiente una reflexión ética sobre la apro- más recurrido de las lenguas y culturas del mundo.
piación y el uso de las nuevas tecnologías de infor- Por tomar un ejemplo, en México la diversidad etno-
mación y comunicación como un nuevo espacio de lingüística es considerable; hay quienes afirman que
interacción comunicativa en el cual las lenguas mi- existen unas 275 lenguas (Summer Institute of Lin-
noritarias están aún por definir su participación. La guistics, SIL) y oficialmente se ha hablado de 62 a
equidad está en relación directa con la posibilidad 100 lenguas indígenas (Comisión Nacional para el
real que tengan estos hablantes de acceder al desa- Desarrollo de los Pueblos Indígenas, CDI); hoy día
rrollo social y económico. La marginación, la po- se llega a hablar de más de 20 familias (CDI). Estas
breza y el analfabetismo aceleran la muerte de las diferencias revelan que el número de familias y len-
lenguas minoritarias, por lo cual cuestiones éticas guas es debatible, dependiendo de una serie de fac-
que tienen que ver con la desigualdad social, la dis- tores según como se considera una lengua o un dia-
ponibilidad y accesibilidad de los adelantos cientí- lecto, con base en criterios no exentos de ideologías
ficos y tecnológicos y sus aplicaciones también ata- en pugna en términos, por ejemplo, de la ideología
ñen a la diversidad lingüística. babélica del SIL –recuérdese que en última instancia
Conclusiones. La lengua no solo es una forma de se trata de traducir el Nuevo Testamento–, en con-
ver el mundo, es una forma de decir y hacer cosas. traposición a una de uniformación, como la que en
Cada lengua es un ejemplo único e irremplazable mayor o menor medida ha caracterizado histórica-
de la variedad del lenguaje humano; cuando se mente al Estado mexicano, por lo menos hasta hace
abandona una lengua se pierde esencialmente una muy poco si se observan los censos nacionales.
forma de vida, una forma de pensamiento, una for- Independientemente del número de lenguas que
ma de valoración, por eso es tan lamentable la pér- existan en México, es claro que se trata de uno de
dida de un idioma. Es deber de los gobiernos reco- los países del mundo más ricos etnolingüísticamen-
nocer la importancia de la diversidad lingüística y te hablando. Sin embargo, solo una lengua cuenta
las responsabilidades de los seres humanos para con una tradición escrita estándar de alcance nacio-
con ella y legislar en pro de la salvaguarda y pro- nal, el español, mientras que el resto de las lenguas
moción de este patrimonio de las generaciones y culturas originarias se han reproducido y se repro-
presentes y venideras. Este ejercicio legislativo re- ducen de maneras orales, algo que difícilmente pue-
quiere una profunda reflexión ética que tenga en da cambiar en el futuro. Guardando las debidas pro-
cuenta los contextos culturales, sistemas de valo- porciones, lo mismo es el caso para la mayoría de las
res, tradiciones y creencias de los individuos y sus lenguas y culturas del mundo. Siendo que la conti-
comunidades lingüísticas. Pero no basta con legis- nuidad lingüística y cultural en la mayoría de las si-
lar, debe también crear las condiciones socioeconó- tuaciones se produce de manera oral –puede decirse
micas y políticas para que los hablantes de las len- que esa es la situación más normal y no la excepcio-
guas minoritarias puedan seguir utilizándolas, si nal–, aun cuando se trate de un patrimonio seria-
así lo deciden libremente, sin que ello implique mente amenazado, se calcula que para fines del si-
prácticas de discriminación o estigmatización. glo XXI entre el 80% y el 90% de este patrimonio
inmaterial de la humanidad habrá desaparecido
(Crystal, 2000) si no se toman acciones urgentes
Referencias para su defensa y retención. El lingüicidio de las
Conferencia Mundial de Derechos Lingüísticos, Decla- lenguas indígenas se debe, entre otras cosas, a la co-
ración Universal de los Derechos Lingüísticos, 1996. - Unes-
lonización interna y a procesos en curso, como la
co, Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural, 2001.
- Unesco, Convención sobre la Protección y la Promoción de la
migración, la urbanización, la discriminación y la
Diversidad de las Expresiones Culturales, 2005. carencia de soporte institucional para el uso de las
lenguas locales. Además, casi no existen materiales
ni promoción lingüística y cultural sobre la diversi-
Tradición oral indígena dad; hay pocas leyes que favorecen el mantenimien-
to de las lenguas, y las existentes no se refuerzan.
José Antonio Flores Farfán (México) - Centro
En México se procura desarrollar el proyecto de in-
de Investigaciones y Estudios Superiores
vestigación e intervención denominado Proyecto de
en Antropología Social (Ciesas)
Revitalización, Mantenimiento y Desarrollo Lingüísti-
La tradición oral como continuidad de la diversidad co y Cultural –Prmdlc– (Flores Farfán 2001, 2005),
América Latina

etnolingüística y cultural. Se calcula que existen para enfrentar mínimamente esta inminente catás-
entre 6000 y 8000 lenguas y culturas en el mun- trofe de la humanidad. Se puede ir aún más lejos,
do. La mayoría de las cuales constituyen culturas afirmando que en realidad hasta las lenguas y cultu-
orales. La tradición oral no es una simple cuestión ras con una tradición literaria la han instaurado y la

43
Diccionario Latinoamericano de Bioética
mantienen viva gracias a la oralidad, en la medida capital al pescador que se convierte en pecador al
en que la realidad oral es la realidad primigenia de infringir una norma de conducta nahua y cristiana:
cualquier lengua y cultura. No debemos interpretar la posibilidad del adulterio. Al abusar de la pesca
esto, sin embargo, como que una realidad es supe- para proveer de peces a su (presunta) amante (o
rior a otra, como de alguna manera pretendería ha- mentir en el cuento del lagarto), al pescador la sire-
cer creer una posición evolucionista. Tampoco de- na le exige sacrificarle a su hijo para reparar el daño
bemos caer en el planteamiento inverso; es decir, en moral y material infringido al orden natural (pescar
el dogma de que a mayor desarrollo de la escritura de más) y social (engañar a su legítima esposa). En
existe una suerte de superioridad cultural. Si bien la caso de que la amenaza de desaparición de las co-
aparición de la escritura ha sido considerada como munidades ribereñas se cirniera de nuevo sobre las
un indicio de las grandes civilizaciones, muchas ve- comunidades del Alto Balsas, amenazando con ex-
ces semejantes escrituras han cumplido la función tinguir más de veinte comunidades nahuas, devas-
no solo de un registro escrito de la historia de un tando su patrimonio no solo arqueológico sino hu-
pueblo determinado, sino que se han constituido en mano, con todas sus implicaciones psicosociales,
maneras de legitimar a las clases en el poder. Técni- seguramente la Sirena y otros seres irrumpirían en
camente la escritura constituye un elemento mate- la escena en defensa de la integridad ambiental del
rial de apoyo a la memoria, un instrumento mne- Balsas y, en caso de que semejante lingüicidio directo
motécnico que, no obstante, también contribuye al llegara a perpetrarse, tomarían venganza, por ejem-
desempeño oral. Piénsese, por ejemplo, en el papel plo, inundando y finalmente devastando la región.
que cumplían los códices en la época prehispánica.
Tradición oral y empoderamiento de los hablantes.
Pero la escritura y la oralidad tienen sus propias re-
Otro ejemplo de recreación del patrimonio intangi-
glas, a menudo diametralmente distintas. Mientras
ble, tan amenazado por fuerzas lingüicistas como la
que la escritura se apoya en el ojo, la oralidad lo
escuela, la cual básicamente ha jugado un papel
hace en el oído. El texto escrito es algo fijo que que-
destructor del patrimonio intangible, en particular
da grabado de manera definitiva una vez producido
de las lenguas amenazadas, es la recreación de gé-
y, sobre todo, publicado, mientras que el texto oral
neros aparentemente tan nimios –desde una pers-
requiere ser repetido y recreado de acuerdo con las
pectiva occidental, de cultura escrita impuesta–, es
distintas situaciones e interlocutores de que se trate
la vigencia (o no) del género de las adivinanzas.
en cada caso (Pérez Cortés, 2004).
Considérese que en las comunidades de raigambre
Tradición oral, estilos de vida y racionalidad moral. oral, la escritura ha sido y es una necesidad impues-
La realidad oral remite a una manera de concebir el ta desde el exterior, sin querer decir que no exista la
mundo, o si se quiere a una cosmovisión, a distintos posibilidad de su apropiación y empoderamiento, lo
estilos de vida o estilos culturales. Implica un modo que también promueve el Prmdlc. Este proyecto se
de vida vinculado a géneros verbales que si bien se basa en la recreación de distintas tradiciones indíge-
repiten, al mismo tiempo se recrean constantemen- nas mexicanas como las aludidas, tanto oral como
te y sobreviven y han sobrevivido a los embates co- visualmente, en distintos medios y en numerosas
loniales e incluso de la modernidad. Un ejemplo de lenguas y regiones de México (e. g. náhuatl, maya
cómo la oralidad se renueva y cobra plena vigencia yucateco). El Prmdlc incluye, por ejemplo, el uso de
lo constituye la actualización de los mitos y leyen- distintos géneros visuales para desarrollar materia-
das propios de los pueblos amerindios en su lucha les educativos innovadores, cuya función es el em-
por su supervivencia, en distintas coyunturas actua- poderamiento de los hablantes, como en el caso del
les. Se puede aludir a la movilización que los actua- náhuatl, en que se utilizan las ilustraciones en papel
les pueblos nahuas del Alto Balsas, Guerrero, han amate para recrear adivinanzas e historias en video.
desarrollado con éxito en contra de la construcción Estos materiales disparan la producción local y, por
de una presa hidroeléctrica en la región. En el cuen- tanto, la recreación de las formas de expresión de la
to local de la Sirena Aalamatsiin (“viejita del agua”) cultura mesoamericana y la promoción de la read-
existe toda una racionalidad moral que celebra el quisición de la lengua. En este sentido, las adivinan-
(precario) equilibrio entre el hombre y la naturaleza zas no son un género menor, como han sido califica-
en un sentido de reciprocidad que, al ser violentado, das de nuevo desde una perspectiva etnocéntrica
suscita una serie de reacciones y sacrificios que el (occidental-escrita), que las considera “juegos de ni-
ser humano debe realizar para reparar el daño mo- ños”, una literatura “menor”. Por el contrario, cons-
ral y material que sobreviene al infringir el código tituyen bastiones de la retención lingüística y cultu-
de conducta instaurado en semejante reciprocidad ral, y desde el punto de vista de la investigación,
entre el hombre y la naturaleza. Así, en el cuento conforman indicios elocuentes de la vitalidad (o no)
América Latina

original de la Sirena y sus variantes (como el de Aa- de unas cultura(s) y lengua(s) amenazadas. Como
ketspalin, “el lagarto”, otra advocación de la sirena, una ilustración de la versatilidad del género –debe-
la cual a su vez es heredera de las deidades prehis- ría decirse de los hablantes– para adaptarse a con-
pánicas del agua), la sirena impone un castigo diciones siempre cambiantes, abrumadoramente

44
Diccionario Latinoamericano de Bioética
adversas en el caso de las lenguas y culturas subor- recopilar, trascribir, analizar, traducir e ilustrar na-
dinadas, considérese la siguiente adivinanza, pri- rraciones nativas. El empoderamiento lingüístico y
mero en su versión prehispánica, y posteriormente cultural de las comunidades, favoreciendo la adqui-
en su versión moderna: Chimalli itic tentica. Que sición de corpus a través de talleres con los actores
por lo demás, como muchos otros tropos orales se- locales, permitiría incluso la apertura de nuevos es-
mejantes, explotan los metaplasmos o lo que la gra- pacios en los sistemas escolares para usar y disfrutar
mática tradicional denominaba figuras de dicción, de las lenguas indígenas. Más aún, el Prmdlc tam-
en el sentido de encubrir o cifrar la respuesta en la bién persigue la concientización del público en ge-
pregunta misma. Si traducimos literalmente esta neral sobre el estatus del peligro en que están las
adivinanza tenemos que chimalli es “escudo”, itic, lenguas indígenas de México, buscando promover
“su barriga; i.e. dentro”, mientras que tentica es un enfoque intercultural, acercando, en una rela-
“está lleno”, ¿Qué es algo que por dentro está lleno ción dialógica, a las comunidades hablantes de len-
de escudos? Chilli (“El chile”), donde si nos detene- guas indígenas con la sociedad mayor. Hasta ahora
mos a pensar hay un juego de palabras en el que los resultados del proyecto incluyen el reforzamien-
Chilli ya está contenido en Chimalli... La versión ac- to de la competencia lingüística con al menos dos
tual de esta adivinanza es: See tlakaatsiintli / Tla- integrantes del Prmdlc, demostrando que la rever-
kaati istaak / Nemi xooxowki / Waalmiki chichiltik. sión del lingüicidio es posible. Otro resultado sobre-
Donde también podemos encontrar la respuesta ci- saliente es la difusión de miles de libros, casetes y vi-
frada, o si se quiere disfrazada, en la última parte de deos para niños en la comunidades indígenas
la adivinanza… El Prmdlc persigue fortalecer y rein- (Balsas y otras regiones nahuas y en la península de
troducir semejantes géneros en formatos de alta ca- Yucatán con los mayas). Más aún, también se han
lidad y en distintos medios, pugnado por el empo- desarrollado intervenciones para la concientización
deramiento de estas lenguas y culturas bajo un de la sociedad mayor del valor de las lenguas y cul-
modelo co-participativo, lúdico y extra escolar, des- turas indígenas, elaborando materiales en lenguas
de la base social, para la promoción de la lengua y la indígenas, disponibles en bibliotecas públicas de es-
cultura propias. La oralidad puede y debe ser reivin- cuelas oficiales y en las librerías más importantes a
dicada, por cuanto continúa siendo el medio por ex- nivel nacional, lo cual ha incluido la impartición de
celencia para la reproducción de estas, más allá de talleres para maestros, estudiantes y padres de fa-
los prejuicios que enfrentan desde una cultura escri- milia, además del entrenamiento de lingüistas indí-
ta etnocéntrica que quisiera hacernos creer que sin genas en la Maestría en Lingüística Indoamericana
escritura la continuidad etnolingüística es imposi- del Ciesas.
ble, cuando en realidad otra cultura es posible. De
esta manera, géneros orales, como las adivinanzas o Referencias
los trabalenguas, se consideran y llegan a instaurar- David Crystal, Language Death, Cambridge, Cambridge
se como bastiones o nichos del mantenimiento lin- University Press, 2000. - Jane Hindley, “Indigenous mobili-
güístico y cultural. Para ello, el enfoque de empode- zation, development, and democratization in Guerrero: the
ramiento se desarrolla en las comunidades mismas, Nahua people vs. the Tetelcingo dam”, en Subnational poli-
convocando y llevando a cabo talleres con niños ha- tics and democratization in Mexico, La Jolla, California: Cen-
ter for U.S. Mexican Studies, 1999, pp. 207-238. - José
blantes de las lenguas originarias, contando con la
Antonio Flores Farfán, “Intervention in indigenous educa-
participación de hablantes que forman parte del tion. Cultural sensitive materials for bilingual Nahuatl spea-
equipo de promotores-activistas lingüísticos y cultu- kers”, en Margarita Hidalgo (ed.), Mexican Indigenous
rales, quienes a su vez son co-autores de los produc- Languages at the Dawn of the 21st Century. Contributions to
tos que en distintos formatos se distribuyen entre la the Sociology of Language 91, Berlin, Mouton de Gruyter,
población hablante como incentivos para el uso y 2005, pp. 335-361. - José Antonio Flores Farfán, “Culture
consumo de materiales en lenguas indígenas en el and language revitalization, maintenance, and development
núcleo familiar mismo, incluyendo audiolibros para in Mexico”, en International Journal of the Sociology of Lan-
guage 152, 2001, pp. 185-197. - Sergio Pérez Cortés, Pala-
iluminar, los cuales hasta la fecha han sido produci-
bras de Filósofos. Oralidad y escritura en la filosofía antigua,
dos en distintas variedades del náhuatl, en maya yu- México, Siglo XXI Editores, 2004.
cateco y recientemente en ñu savi (mixteco). En
suma, las prioridades de este esfuerzo consisten en
la documentación y recreación del vasto patrimonio Interpretación moral en arte
lingüístico mexicano por medio de la producción y y literatura
difusión de un amplio rango de materiales en len-
María Herrera Lima (México) - Instituto de
guas indígenas basados en producciones orales lo-
América Latina

Investigaciones Filosóficas (UNAM)


cales, con imaginación artística. Para ello se pro-
mueve el entrenamiento de actores locales en la La interpretación moral de las artes y la literatura
producción y difusión de materiales en lenguas in- solo es posible cuando se formula desde una con-
dígenas, así como el desarrollo de habilidades para cepción de la interpretación (teorías pluralistas) y

45
Diccionario Latinoamericano de Bioética
depende también de las maneras en que las teorías “punto de vista” frente a las obras no resuelve al-
morales y de las artes construyen su objeto de aná- gunos de los problemas de fondo. Es decir, no
lisis o interpretación. En términos generales, las establece con claridad la clase de relaciones que
teorías estéticas tradicionales consideran las lectu- pueden existir entre esos ámbitos de la experien-
ras políticas y morales del arte como externas o cia (moral, estética) ni cómo afectan estos a las
poco pertinentes (formalismo estético) aunque el obras. Esto último depende de la manera en la que
panorama reciente es más abierto. En la filosofía las teorías éticas y estéticas caracterizan a sus ob-
moral, las teorías hermenéuticas y la llamada “crí- jetos y solo a partir de ello podrá decidirse qué in-
tica ética” anglosajona reconocen la existencia de terpretaciones son no solo posibles sino legítimas
una vinculación interna, o al menos de una relación para esos objetos. Los compromisos teóricos dic-
complementaria, entre cuestiones morales y algu- tan a su vez los tipos de descripciones que se
nas manifestaciones artísticas, lo cual abre el cami- consideran válidas para cada uno de ellos.
no a la interpretación moral. Para estas doctrinas, la
Teorías de las artes visuales e interpretación moral.
relación más clara se postula con la literatura, en es-
Desde la perspectiva de las teorías estéticas, es im-
pecial, en temas como: la identidad personal y la na-
portante considerar no solo la vieja pregunta
rrativa como modelo de unidad de vida, la decisión
esencialista: ¿qué es el arte?, sino las nuevas for-
y el juicio moral desde el punto de vista del sujeto, y
mulaciones, como la de Nelson Goodman: ¿cuán-
los conflictos entre códigos morales y legales.
do es arte? (Goodman, l990). Ya que de ello de-
Interpretación de las artes y punto de vista moral. pende también dónde se sitúa el momento de la
La noción de interpretación que puede ser útil en interpretación. Para algunas de las teorías estéti-
el tema que nos ocupa –sin adentrarnos en los de- cas tradicionales el sentido de la obra queda esta-
bates sobre cuestiones técnicas del concepto de blecido por la intención del autor (no de modo
interpretación– puede describirse de modo gene- abstracto sino plasmado en la obra); este supues-
ral como la caracterización de objetos o artefactos to las vincula con un grupo de teorías de la inter-
culturales en atención a sus rasgos constitutivos pretación que rechazan el pluralismo de las inter-
(estéticos, éticos o de alguna otra índole) pero sin pretaciones, las llamadas teorías “singularistas”
excluir otras interpretaciones posibles. No presu- (Krausz, 2002). Para un buen número de teorías
pone que pueda lograrse una interpretación única estéticas más recientes, que se conocen como
o completa de esta clase de objetos, ya que, como “pluralistas” en contraste con las anteriores, en
productos culturales, están abiertos a lecturas di- cambio, el sentido de las obras permanece abierto
ferentes a lo largo de su existencia histórica y des- y se “completa” con las lecturas o actos de aprecia-
de posiciones e intereses diferentes. No es, de he- ción de los receptores. Si en el caso de las teorías
cho, algo extraño que una misma obra o texto “singularistas” la interpretación consiste ante
literario pueda ser descrita y valorada de modos todo en un proceso de desciframiento de sentidos
diversos y aun incompatibles. Esto es algo fre- codificados, en el segundo se pone el acento en la
cuente en la historia de las artes y se considera recepción con diferentes grados de intensidad. Es
parte de su riqueza –su apertura a una pluralidad decir, no todas las teorías pluralistas niegan que
de significados– además de dar sustento a la críti- exista un sentido “autorial”, sino que solo recha-
ca de las artes como actividad cultural especiali- zan que este sea el único que tiene peso o valor en
zada. Esto último incluye no solo su carácter la construcción del sentido de la obra. Esta postu-
como obra de arte, sino también otros aspectos o ra busca la cooperación (o “negociación” acudien-
dimensiones de su significado cultural, ya sea este do a una imagen comercial poco afortunada) del
moral, político o algún otro. De manera que las in- espectador o público de las artes para “realizar” el
terpretaciones (descripciones y valoraciones) de sentido de las obras. O también, en una imagen
las artes pueden considerar las obras como obje- más acertada, hablarían de la “activación” de sus
tos de apreciación estética, o desde algún otro significados –Nelson Goodman. En términos ge-
punto de vista pertinente a su intención o conteni- nerales, estas teorías se vinculan con los autores
do. En el caso de la interpretación moral de las ar- antes mencionados, entre otros, y también con el
tes y la literatura, la actitud pluralista no conside- pensamiento hermenéutico, en particular, con la
ra necesario tomar partido por alguna de las escuela de la Recepción –W. Iser y Hans-Robert
posturas extremas que, o bien parten de una sepa- Jauss. En sus versiones más extremas, en mi opi-
ración estricta entre las esferas de valor de la ética nión insostenibles, esta postura traslada todo el
y la estética (teorías autonomistas) y, por tanto, peso de la construcción de sentido al espectador,
excluyen toda lectura moral del arte como ilegíti- por ejemplo, al sostener que “la obra no existe
América Latina

ma o “externalista”, o fusionan estas lecturas has- hasta que es apreciada”. No obstante, esto puede
ta confundirlas, en alguna de las versiones del reducirse a la afirmación trivial de que la obra no
“moralismo” en la interpretación de las artes. No existe “para ese espectador” hasta el momento de
obstante, reducir la interpretación moral a un su apreciación, pero no implica que no exista ella

46
Diccionario Latinoamericano de Bioética
misma –como obra de arte– ya que ha existido al teorías morales sostienen que se trata de una con-
menos para su autor, su primer contemplador. El fusión de ámbitos que deberían distinguirse con
problema consiste más bien en establecer la cone- claridad aunque se encuentren entremezclados en
xión entre los sentidos propuestos por el autor y la experiencia ordinaria. Entre estas últimas se
los de sus diferentes públicos, que no necesaria- encuentran no solo las herederas de Kant, sino
mente coinciden en todos los casos, y que da lugar también otras que comparten con aquellas algu-
a conflictos entre interpretaciones rivales. Es en nos supuestos fundamentales; entre estos: que la
este espacio de debates donde tienen lugar las lec- reflexión moral debe abstraerse de las circunstan-
turas morales –o políticas– de las obras. Por ejem- cias y características particulares de los agentes, y
plo, una lectura política del muralismo mexicano que, por tanto, el punto de vista moral debe carac-
–digamos, desde la estética marxista– podría terizarse por su imparcialidad e indiferencia ante
considerar las preocupaciones formales-plásticas cualquier relación o circunstancia particulares.
de esos pintores como resabios de un esteticismo Esta separación entre motivos morales y no mora-
burgués prescindible; mientras que una lectura les resta importancia a las experiencias particula-
en clave formalista –digamos, de un historiador res de los sujetos en su constitución –o identidad–
del arte– podría considerar los logros plásticos y como sujetos morales, y por ende excluye la clase
expresivos como lo más importante y definitorio de relatos de experiencias de vida que ofrece la li-
de esas obras –por caso, las innovaciones pictóri- teratura como relevantes para la moral. Pero esta
cas de David Alfaro Siqueiros– de manera inde- concepción de la moralidad y su tendencia a redu-
pendiente a su contenido político, y con mayor ra- cirla a un modelo legal –o “legalista”– ha sido criti-
zón, de su programa ideológico, que es rechazado cada como insuficiente para dar cuenta de la expe-
como un estorbo o una motivación “extra estéti- riencia formativa de los sujetos en la vida moral
ca”. El problema de las lecturas morales obedece a ordinaria –o el campo de la “eticidad”– aun por fi-
una lógica semejante a la de las lecturas políticas, lósofos herederos de la tradición kantiana, como
de ahí que pudiera ser instructivo comparar estos algunos representantes de la segunda generación
dos casos para preguntarnos sobre las clases de de la teoría crítica: Seyla Benhabib, Axel Honneth.
“usos” o expectativas legítimas que estos objetos Pero es en la hermenéutica, sobre todo en la obra
culturales pueden suscitar (Herrera, l995). Es im- de Hans-Georg Gadamer, o en la de Paul Ricoeur,
portante también hacer notar que no todas las for- donde pueden encontrarse vinculaciones internas
mas de interpretación moral del arte son necesa- entre las artes como maneras de comprender el
riamente didácticas o moralistas –o pretenden mundo y otros aspectos constitutivos de lo humano
alguna forma de enseñanza, como en el caso del –de modo central, la sociabilidad y la experiencia
arte explícitamente político–; también pueden moral– aun si no se postulan directamente modos
conducir a formas de reflexión diferentes, como de interpretación moral de la literatura o las artes.
instancias de autocomprensión. Así lo sostiene, Asimismo, una corriente de la filosofía moral an-
por ejemplo, Richard Wollheim (1984), autor de glosajona ha desarrollado una postura alternati-
textos importantes de teoría estética, para quien va, más abierta que el modelo analítico, que ha
estas imágenes pueden ser vistas como represen- emprendido un diálogo con teóricos de la literatura
taciones de nuestros deseos, aspiraciones, emo- como Wayne Booth (1988), cuyo libro tuvo una
ciones y creencias, tanto en la forma de un escru- gran influencia para dar forma a estos debates;
tinio psicológico, como en relación con un Martha Nussbaum es una de sus más destacadas re-
examen autocrítico que involucra una dimensión presentantes (Nussbaum, 1990). Puede mencionar-
moral. En este caso, el espacio de reflexión sobre se también a Alasdair MacIntyre, Bernard Williams
cuestiones morales es mucho más libre, se trata de y Richard Wollheim, que han contribuido a la re-
imaginar –e imaginarse– en situaciones hipotéti- flexión sobre otros aspectos de esta postura alter-
cas, distintas a la experiencia de vida normal o coti- nativa. Como sostiene Williams, se trata de “asig-
diana de esos sujetos, que puede conducir a cues- nar un espacio mayor que el que puede darles el
tionamientos acerca de la moralidad convencional. kantismo a la importancia del carácter individual
Es el viejo espacio de transgresión al que dan acce- y las relaciones personales en la experiencia mo-
so las artes, pero no visto necesariamente como ral” (Williams, 1993). Para estos filósofos, la lla-
algo opuesto e incompatible con la moralidad –di-
mada “crítica ética” de la literatura se presenta
gamos a la manera de Kierkegaard–, sino como
como una opción productiva para el pensamiento
parte del espacio de deliberación sobre cuestiones
moral. Uno de los temas más interesantes de este
fundamentales acerca de la existencia humana.
diálogo se refiere a los conceptos de unidad de
América Latina

Filosofía moral y literatura. Las relaciones posibles vida y formación de la identidad a partir del mo-
entre la moralidad y los textos literarios se han delo de la narrativa. MacIntyre acude a ella, en
planteado históricamente de muchas maneras. De primer lugar, porque esta idea presenta una ima-
modo análogo al autonomismo estético, algunas gen coherente de nuestras intuiciones sobre la

47
Diccionario Latinoamericano de Bioética
experiencia moral, en especial, en atención al he- Ética y literatura
cho de que las acciones morales no resultan inteli-
Silvana Rabinovich (México) - Instituto de
gibles de manera aislada y es necesario, en cambio,
Investigaciones Filosóficas (UNAM)
situarlas en el contexto de la totalidad de la vida de
los sujetos para que adquieran pleno sentido. Es Los binomios constituidos por disciplinas diversas
allí donde cierto tipo de relatos literarios (novelas) denotan relaciones que suelen caracterizarse por
parecen ofrecer un ejemplo privilegiado. Pero la subordinación de un término a otro. Así, el Me-
MacIntyre sostiene algo más, esto es, un argumen- dioevo concebía a la filosofía como sierva de la
to teleológico que requiere más que la simple cohe- teología. Siguiendo este modelo, hay quienes, por
rencia que ofrece la unidad temporal del relato y la una parte, desde una ética normativa encuentran
continuidad biográfica de la existencia de los suje- en la literatura un reservorio de valores; o quie-
nes, por otra, ven en la filosofía un género litera-
tos (algo que sostiene también Williams). Para evi-
rio. En el caso contemporáneo, específicamente
tar el riesgo de una postura relativista MacIntyre
en América Latina (si bien no exclusivamente),
considera además que el sentido moral del relato ética y literatura podrían plantear una relación
está determinado por la búsqueda del bien (la distinta. Más allá de buscar valores morales en las
“bondad” o la “verdad” de esa vida como un todo) letras, la reflexión ética pone en cuestión a la mo-
aunque con ello incurre, sin embargo, en postula- ral autónoma a partir de un abordaje serio de la
dos dogmáticos que no podemos discutir aquí. A ficción. La ficción se entiende como otro camino
Nussbaum, en cambio, le interesa el lenguaje ex- en la búsqueda de la verdad.
presivo de la literatura como especialmente apto
para describir la experiencia moral; por ejemplo, Lenguaje, alteridad y pluralismo. En Latinoaméri-
ca, el encuentro con el otro se halla centenaria-
en situaciones de decisiones difíciles o conflictos
mente en el horizonte de toda posibilidad de pen-
morales, para las que el vocabulario técnico de la
samiento y de escritura. La coexistencia de una
filosofía resulta pobre o inadecuado. Las críticas multiplicidad de lenguas y dialectos (tan solo en
que ha recibido su trabajo provienen de lo que para México se registran oficialmente 61 lenguas indí-
algunos supone, tanto desde la crítica literaria (W. genas), aun bajo la hegemonía de lenguas de ori-
Booth) como desde la filosofía (Herrera, 1994 y gen colonial, hace patente una variedad de cos-
1995), una distinción insuficiente entre el relato tumbres y culturas que se reflejan en narrativas y
de ficción, con sus diferentes voces narrativas, y la literaturas orales y escritas heterogéneas. Esta di-
descripción de las conductas morales de los sujetos ferencia constitutiva pone en cuestión cualquier
reales. Acudir a la literatura para esta clase de intención de uniformidad en la lectura. Por su
ejemplos puede ser una tarea enormemente prove- parte, la lengua española se manifiesta de mane-
chosa, aunque respetando los límites y distinciones ras muy distintas dentro de cada país. Un aborda-
que se deben a cada disciplina. Un tema en el que je ético indiferente a la alteridad, que ignore la di-
la producción literaria latinoamericana ofrece una ferencia irreductible inherente a lo humano, no
riqueza aún mayor que el de la identidad personal traspasaría el umbral de entrada al pluralismo ca-
es el de la reflexión sobre la identidad cultural, el racterístico de la región, pluralidad que adquiere
carácter universal. La aspiración a la universali-
cual merece, no obstante, un estudio aparte.
dad –que siempre parte de la singularidad– es
propia de la filosofía. En este caso, a partir del sin-
Referencias gular encuentro de ética y literatura, se trataría de
Wayne C. Booth, The Company We Keep, An Ethics of plantear la diferencia filosófica.
Fiction, Berkeley, University of California Press, 1988. -
Ética heterónoma y textos literarios. En el marco
Michael Krausz, (ed.), Is There A Single Right Interpreta-
tion?, University Park, The Pennsylvania University Press,
planteado, la ética heterónoma proporciona ele-
2002. - Nelson Goodman, Maneras de hacer mundos, Ma- mentos importantes para el abordaje del otro en la
drid, Visor, 1990. - María Herrera, “El punto de vista moral literatura. El filósofo lituano-francés Emmanuel
en la literatura”, en María Teresa López de la Vieja (ed.) Lévinas planteó una ética heterónoma (diferente
Figuras del logos, Madrid, FCE, 1994, pp. 41-56. - María de la moral autónoma clásica), cuyo origen es la
Herrera, “Los recursos de la ficción y los usos morales de responsabilidad para con el otro, una responsabili-
la literatura”, Isegoría, N° 11, Madrid, 1995, pp. 144-150. dad anterior a aquella que se limita a responder por
- María Herrera, “Latin American Aesthetics”, Encyclope- los propios actos. Parte de esta filosofía inspiró a la
dia of Aesthetics, Michael Nelly (ed.), Nueva York, Oxford
filosofía de la liberación latinoamericana de Enri-
América Latina

University Press, 1998, pp. 108-111. - Martha Nussbaum,


Love’s Knowledge, Nueva York, Oxford University Press, que Dussel, entre otros. Según la heteronomía, el
1990. - Richard Wollheim, The Thread of Life, Cambridge, prójimo es origen del sujeto cuya moral es dictada
Harvard, 1984.- Bernard Williams, La fortuna moral, Mé- desde el exterior, desde un pasado inmemorial y
xico, IFF, UNAM, 1993. no desde su propia conciencia y voluntad, que son

48
Diccionario Latinoamericano de Bioética
posteriores. Se comprende al sujeto en tanto suje- problemático, que pone en cuestión el concepto de
tado a la exigencia de justicia proveniente del identidad. Los Escritos antropófagos del brasileño
otro. La interpelación del otro en su irreductible Oswald de Andrade (1890-1954) anuncian a un
alteridad determina al sujeto. Esto se agrava en el otro matriarcal contrapuesto al patriarcado típico
caso de la muerte del prójimo: podríamos decir del pensamiento occidental que se resume en la ex-
que la orfandad es el horizonte del sujeto: al reci- presión: “tupí or not tupí” del célebre Manifiesto
bir del otro la vida, no puede retribuírsela, sino antropófago. La corporalidad como lo propio de lo
darse hacia el futuro. La muerte propia carece de humano es uno de los elementos de la ética hete-
sentido al entenderse el yo como “más allá de su rónoma que son abordados por la “cultura antro-
propia muerte”. Trascendencia en el porvenir, el pofágica” de un modo completamente distinto al
presente se entiende con relación a un pasado in- propuesto por la ética heterónoma de Lévinas. No-
memorial que lo constituye: tiempo actual (Benja- tablemente, el escritor brasileño ofrece su pluma a
min) lleno de pasado y de porvenir. El tiempo y el la palabra del indio, traduciéndola al modo del
lenguaje dan origen a un sujeto heterónomo, cuya rehén, este último “personaje filosófico” levinasia-
ley proviene de la palabra y del tiempo del otro, y no que en la substitución expía por el otro. En un
por ese otro reclama justicia. Estas nociones de la tono muy distinto al del brasileño, pero en un ges-
ética heterónoma habitan algunos textos litera- to que le es familiar, el chileno Pablo Neruda
rios con la veracidad propia de la ficción o de la (1904-1973) en su Canto general anuncia: “yo ven-
poesía, trascendiendo la capacidad de formula- go a hablar por vuestra boca muerta”. Palabra
ción de la ética. La figura benjaminiana del narra- proferida que proviene de una palabra recibida,
dor insiste en la literatura, evocando la definición testimonio por los muertos y desaparecidos de dis-
levinasiana del hombre como “animal profético”. tintas latitudes. El uruguayo Felisberto Hernández
El lenguaje se entiende como “palabra profética”: (1902-1964) en “Tierras de la memoria” a partir de
palabra que proviene del otro (pasado perimido) los sentidos del cuerpo, evoca a la memoria en
y va hacia el otro (por venir), quien “da la pala- tanto sentido de los sentidos. Un cuerpo lleno de
bra” es una especie de médium. En el entrecruza- memoria enfatiza cierta porosidad, insoslayable
miento entre la ética heterónoma y ciertos textos permeabilidad característica de lo intersubjetivo,
literarios de autores latinoamericanos escogidos apertura al otro imposible de sellar.
se sitúa nuestra perspectiva, dejando claro que
hay muchos otros entrecruzamientos posibles. Sin De este modo, la relación entre ética heterónoma y
embargo, prestar atención al complejo ethos de la literatura puede plantearse bajo la figura de la tra-
región desde ese punto de encuentro posibilita ducción. En tanto la literatura puede decir más de lo
echar otra luz sobre la cultura y la vida en el lugar. que la filosofía quiere decir, proponiéndole a la ética
un horizonte pleno de otras posibilidades concep-
El otro, el cuerpo, la vida y la muerte. La responsabi-
lidad inmemorial con la muerte del otro se mani- tuales. En otras palabras, la literatura encuentra las
fiesta en algunos cuentos del mexicano Carlos palabras justas para dar voz al deseo de la filosofía.
Fuentes (1928) como “Tlactocatzine, del jardín de Puede decirse que así como la República de Platón
Flandes” o “Chac Mool”, y en particular en su breve aborda a la justicia como un problema capital, este
novela Aura. Se trata por una parte de elementos no ha dejado de plantearse de muchos otros modos
constitutivos de las culturas regionales (como la a lo largo de la historia de la ética hasta rayar en la
relación de los vivos con los muertos), que se mani- obsesión. La literatura enfatiza dicha obsesión por
fiestan como insistencias de la alteridad en el yo. la justicia al modo en que la traducción, según Ben-
Personajes del pasado que exigen en los vivos un jamin, en lugar de subordinar la lengua de origen a
deber de memoria, de justicia para con lo aconteci- la lengua de arribo, redime al lenguaje mismo al po-
do, o la exigencia de vida de un dios que revive de ner en escena la extranjería, al volver extraña la
una estatua, asoman en la literatura. De maneras di- lengua anfitriona. Esa extrañeza del lenguaje que
versas los elementos culturales evocados por el au- opera la traducción es el gesto mismo por el que la
tor dan largo aliento, nuevas posibilidades a la hete- ética heterónoma y la literatura se cruzan, haciendo
ronomía. El argentino Juan José Saer (1937-2005), resonar las innumerables e irreductibles voces de la
en su novela El entenado ofrece un testimonio de fic- alteridad.
ción del sangriento encuentro con el otro en tiem-
pos de la conquista: el narrador renace en tanto Referencias
testigo de esa alteridad. Su “ensayo imaginario” El
Walter Benjamin, “La tarea del traductor”, en Angelus
río sin orillas aborda los elementos fantásticos de la
América Latina

Novus, Barcelona, Edhasa. - Oswald de Andrade, Escritos


historia argentina desde el arribo de los conquista- antropófagos, Buenos Aires, Corregidor, 2001. - Carlos
dores españoles al Río de la Plata. La violencia ele- Fuentes, Aura, México, Era, 2004. - Felisberto Hernández,
mental del encuentro con el otro deja traslucir en “Tierras de la memoria”, en Obras completas, T. 3, México,
la pluma de Saer un horizonte ético abigarrado y Siglo XXI, 1999. - Emmanuel Lévinas, De otro modo que ser

49
Diccionario Latinoamericano de Bioética
o más allá de la esencia, Salamanca, Sígueme, 1987. - Juan procedencia– y el saramacca tongo o deepi-tahki-
José Saer, El entenado, Buenos Aires, Seix Barral, 2000. con expresiones casi exclusivamente africanas, so-
bre todo de origen fon-; el papiamento –elementos
procedentes del holandés, danés, portugués, caste-
Literatura de la negritud llano y francés con otros procedentes de lenguas
y el esclavismo
africanas–, que domina en la isla de Curaçao en el
Dina V. Picotti C. (Argentina) - Universidad Caribe; en los Estados Unidos de Norteamérica
Nacional de General Sarmiento además del créole afrofrancés, diferente del haitia-
no y que todavía se habla en Louisiana, surgió el
La existencia de una proporción importante de gullah en las islas homónimas frente a los estados
africanos, llegados sobre todo a través de la escla- de Georgia y Carolina del Sur, además de la in-
vitud, y de sus descendientes en la población ame- fluencia general que aportaron los africanos sobre
ricana, debió reflejarse no solo en los rasgos físicos el inglés a través de vocablos, alteraciones sintácti-
sino también en los culturales. Uno de los aspectos cas y expresiones. Estas lenguas son mal llamadas
básicos para encarar una cultura es siempre la len- dialectos, es decir, variaciones o degeneraciones
gua, no solo por la existencia de vocablos de deter- del castellano, francés, inglés, holandés, portugués,
minado origen y composición, sino por el modo de porque su vocabulario procede preferentemente de
articularse, que indica el espíritu y la articulación palabras europeas y en parte africanas. Pero la sin-
misma de aquella, un modo de pensar y de lengua- taxis sigue las reglas de la gramática, del pensa-
je. La configuración de estos en América fue copro- miento africanos; y si se considera, como expresa J.
tagonizada por los diversos pueblos que conviven Jahn, que la esencia de una lengua no reside en el
en el continente, quienes a pesar de marginaciones vocabulario sino en la estructura gramatical, enton-
y destrucciones se influyeron recíprocamente. ces habrá que considerarlas lenguas “neoafricanas”
La influencia negra en la estructura y el sentido de y no indogermánicas recientes. En Brasil la influen-
las lenguas de América Latina. Si bien se ha dicho cia ha sido también notoria, no solo por el número
que el esclavo africano no logró “cimarronear” de términos aportados al portugués, sino también
ciertos aspectos de la vida americana, como la len- por sus efectos sobre la sintaxis y la entonación, así
gua de sus amos, salvo el caso de los dialectos crio- como la nasalización que se observa en la voz brasi-
llos, es innegable su influencia sobre el español y el leña. En Cuba, ya el africanista Fernando Ortiz ha-
portugués, y en el Caribe, sobre el francés, el inglés bía señalado la gran influencia de los negros sobre
y el holandés, no solo por el aporte de un porcentaje el castellano en el aspecto lexicográfico, sintáctico y
no despreciable de vocablos y modismos, sino tam- fonético. De modo semejante en Perú, Fernando Ro-
bién de estructuras más básicas, como la forma de mero, entre otros especialistas, ha hecho un detalla-
nominar, en general una forma propia de sintaxis, y do estudio de las marcas fonéticas, gramaticales y
el sentido mismo de la palabra. De allí que los espe- sintácticas en las lenguas africanas de la zona cos-
cialistas se orienten con mayor preferencia hacia tera, sobre todo las pertenecientes a la zona congo-
ellas que a verificar relaciones más superficiales angoleña, dejando abierta la posibilidad de que se
como la conservación de vocablos. A pesar de que hayan desarrollado además hablas locales, como el
los esclavos, al ser arrancados de sus tierras y comu- créole, constatado por Germán de Granda, en la
nidades y ser traídos a América en muy joven edad, zona colombiana de San Basilio de Palenque, refu-
perdieran en gran parte las lenguas y culturas de gio colonial de negros cimarrones. En el español ha-
sus antepasados, según toda clase de testimonios, blado en el Río de la Plata se ha registrado un por-
entre ellos literarios, mantuvieron su esencia reor- centaje apreciable de vocablos, expresiones y
ganizando creadoramente el material lingüístico al modos de hablar de origen negroafricano, como ya
sustituir unos vocablos por otros o reformarlos lo registrara en Uruguay Ildefonso Pereda Valdés, y
produciendo imágenes como lo hacían en sus len- Néstor Ortiz Oderigo pudo reunir más de quinien-
guas originarias. Lo que constituye una lengua no tas dicciones procedentes de diversas lenguas afri-
es tanto un acervo de vocablos, sino el modo –‘kun- canas, sobre todo del poderoso tronco bantú y del
tu’– de utilizarlos, que es una categoría funda- congolés, que se incorporaron al castellano de
mental del pensamiento bantú y, en general, ne- nuestro país y aun de otros países americanos; una
groafricano. De esta suerte han podido surgir en serie de expresiones fueron legadas por los africa-
el mundo afroamericano lenguas mixtas como el nos al lunfardo o caló porteño de la ciudad de Bue-
créole en Haití –dicciones de origen francés y aun nos Aires. Todo ello muestra cómo una considera-
castellano con términos de procedencia fon, len- ble presencia del negro en nuestra vida desde su
América Latina

gua de los ewes de Dahomey; en Surinam el llegada en época colonial ha quedado marcada, y
taki-taki, síncresis de voces portuguesas, holande- no podía ser menos, en el lenguaje, a través de tér-
sas y británicas, regidas por una sintaxis más pro- minos o expresiones que conservan de su proce-
piamente africana, con palabras de esta última dencia algunas veces todo el sentido originario,

50
Diccionario Latinoamericano de Bioética
otras, en la mayoría de los casos, un aspecto del origen afro es mayor, aunque esta apreciación
mismo, o bien sobre una base originaria recrean su sea relativa por cuanto procede a menudo del
sentido para indicar una realidad en la que el africa- desconocimiento o la discriminación. En países
no convive pero en otro contexto y junto con otros como Argentina, donde a menudo se cree que la
factores, como el caso de las palabras ‘tango’, ‘muca- menor cantidad que llegó de negros además desa-
ma’, ‘candombe’, etc., y en otras, por fin, pasan a pareció, también se observan densas resonancias,
formar parte de la vida cotidiana como modelos re- como en el folclor rioplatense, que se traducen en
ferenciales, como la expresión “fulo de rabia”. una rica imaginación, fulgurantes imágenes y me-
táforas y otros caracteres típicos africanos. Éstos
La influencia negra en la literatura latinoamerica-
pueden observarse en los relatos; en el arte paya-
na oral. Al afirmar que los africanos conservaron
doresco, nutrido en el canto de contrapunto, de
en América la esencia de sus lenguas, y con ellas
larga tradición africana, que tuvo como protago-
su modo de pensar, nos referimos sobre todo a la
nista fundamental al africano o sus descendientes
presencia de su sentido de la palabra, que se acer-
y se manifiesta no solo vocalmente, sino también
caba más al que las culturas indígenas le otorga-
en diálogos musicales como los duelos de instru-
ban. Creemos que tal sentido es una de las razo-
mentos, las llamadas afrouruguayas, las contien-
nes profundas de la incidencia afro en nuestra
das danzantes; y en los pregones, que de modo
identidad, así como de su repercusión en el mun-
pintoresco y expresivo acompañaron casi todos
do, según lo manifiestan testimonios literarios y
los aspectos de la vida, constituyendo un testimo-
artísticos en general. Ella reviste para el africano
nio tan inadvertido como elocuente.
una importancia y un rol fundamentales, es se-
men, fuerza vital que activa el curso de las cosas, La influencia negra en la literatura latinoamerica-
las transforma y se transforma el hombre al pro- na escrita. Con respecto a la literatura escrita, la
nunciarla; por ello, toda palabra es de acción, distinción de cuatro especies que el poeta y críti-
comprometida, ninguna es inofensiva. Un fluir es- co E. K. Brathwaite hizo en el Caribe podría ex-
pecial es la risa, que en la poesía neoafricana apa- tenderse a toda América Latina: una literatura
rece frecuentemente en la figura de un río que retórica, que invoca la presencia africana sin ac-
rompe cadenas, libera...; fuerza especial, que a tivarla realmente, si bien su preocupación con-
menudo permitió al esclavo dominar sus vicisitu- duciría a una africanización posterior del estilo;
des. Así, en este contexto, la literatura oral y escri- una literatura de supervivencia africana, que la
ta resulta en América muy significativa. Donde se considera explícitamente pero sin intentar una in-
entrecruzan las culturas africanas con otras, sobre terpretación o reconexión con su tradición; una li-
todo europeas, tanto en África como fuera de ella, teratura de expresión africana, que asume el ma-
se ha distinguido con razón entre una literatura terial popular en la misma forma, adoptando la
más conservadora, consciente o inconscientemen- fuerza y la progresión de las imágenes, la impor-
te y de modo más o menos puro de las tradiciones tancia de la palabra-conjuro, la presencia de tonos
africanas, aunque inclinándose a liberarse de y ritmos a veces esenciales en la expresión, la im-
ellas, y una literatura neoafricana que se caracte- provisación rítmica y temática tan cara a la tradi-
riza por intentar recuperar explícitamente su he- ción africana, como en algunos poemas de N.
rencia, si bien hasta en una misma obra puedan Guillén, A. Césaire, L. Damas, J. Ali o el propio
hallarse elementos de una u otra orientación, Brathwaite, en los cánticos y coros y en las tona-
mezclándose o primando unos sobre otros. La in- das de trabajo, transformando a veces la forma-
fluencia literaria en América es ya profunda en la sentido de la palabra; por último, una literatura
literatura oral. Si esta es siempre importante por de reconexión, que intentaría relacionarse con la
cuanto precede y acompaña a la escrita, guardan- cultura madre africana, reconociendo su presen-
do la plenitud del fenómeno literario, de su vitali- cia viva, creativa, en la sociedad, como parte de
dad, de la concreción de la creación y recreación ella. En torno a los años treinta se produjo en
comunitarias, en el continente ha operado ade- Cuba el fenómeno de la poesía negra, asumiendo
más como salvaguarda y continuidad de la crea- voces, ritmos, temas y recursos en general negros
ción popular, en la complejidad y mestizaje de sus y mulatos de lenguaje; se extendió pronto a las
varios elementos, ante la pretensión unilateral de Antillas y a toda América, difundiendo el modo y
estilos o concepciones que se imponen y discri- la valoración del componente afro que ya forma-
minan según los avatares de nuestra historia. La ba parte de nuestro acervo común, reconocido o
literatura africana, que trae consigo una vasta y no, cual síntesis de un largo proceso, de modo que
significativa oralidad, inspirándose en sus pro- trascendió aun en regiones donde la presencia
América Latina

pias tradiciones se recrea en América ante las africana parece menor. Las matrices de este movi-
nuevas circunstancias que le toca vivir y la histo- miento fueron los cantos religiosos y de cabildo,
ria que debe compartir. Se manifiesta más inten- ligados a la percusión de instrumentos, a los cua-
samente en los países en los que la población de les se agregaron los cantos de comparsa y para

51
Diccionario Latinoamericano de Bioética
matar culebras, con dominio de ritmos y voces testimonio innegable de nuestra historia profunda;
como pretexto para el ritmo del baile. Los poetas los cantos de trabajo dando un sentido desde su
afrocubanos los elevaron a una dimensión poética propia identidad y permitiéndole resistir; los can-
original y única, destacándose entre ellos el mula- tos religiosos transmitiendo los esencial de su ima-
to N. Guillén, quien cifró al negro, al mulato y aun ginario; su participación en el folclor, en la medida
al blanco a través de una amplia temática, apoya- en que ingresa en la vida popular, imprimiendo un
da en los ritmos del son, una de las formas más sello propio como cantor, músico, danzarín; la in-
fuertes y decisivas de la música afrocubana, en un fluencia, en fin, de su ritmo y canto que se sigue
español de estilo popular, arrasando con la moda manifestando contemporáneamente de muy diver-
literaria: “traemos nuestro rasgo al perfil definiti- sas formas, como en el jazz, el tango, el rock y el
vo de América...”, dice del negro, y nombra su rap actuales, de tal modo que no es posible com-
risa, habla, ritmos, los dos abuelos de su sangre prender sin ella el fenómeno musical.
mestiza a los que obliga a abrazarse; a la vez que
satiriza al blanco inconsciente y político corrupto
Referencias
y al falso negro que se avergüenza de sí, asume
J. Jahn, Muntu, las culturas de la negritud, Guadarra-
conciencia social y caracteres de rebeldía relatan- ma, Madrid, 1970. - F. Ortiz, Glosario de afronegrismos, La
do la verdadera historia. Este movimiento poético Habana, 1924. - F. Romero, El negro en el Perú y su trascul-
fue el más fuerte conocido en lengua castellana: turación lingüística, M. Batres, Lima, 1987. - G. de Granda,
se extendió rápidamente abarcando representan- El español en tres mundos-retenciones y contactos lingüísti-
tes como P. Matos en Puerto Rico, cuyo ritmo na- cos en América Latina y África, Universidad de Valladolid,
cional, la plena, es de la familia del son; a S. Trini- 1991. - N. Ortiz Oderigo, Diccionario de africanismos en el
dade en Brasil; a los uruguayos V. Brindis de Salas castellano, Buenos Aires, 1992, inédito. - E. Kamau Brath-
waite, “Presencia africana en la literatura en el Caribe”, en
e I. Pereda Valdés; al ecuatoriano A. Ortiz; a los
M. Moreno Fraginals (comp.), África en América Latina,
guayanos L. Damas, Carew y Carter; y a jamaiqui- Siglo XXI/ Unesco, México 1977. – J. P. Tardieu, Del diablo
nos y antillanos de lengua inglesa. El peruano N. mandinga al muntu mesiánico, Pliegos, Madrid, 2001. - I.
Santa Cruz en sus “Décimas” se vale también del Aretz, “Música y danza en América Latina”, en M. Moreno
mismo procedimiento de utilizar palabras y rit- Fraginals (comp.), óp. cit. - N. Ortiz Oderigo, Aspectos de
mos africanos; y A. Césaire desarrolló el concepto la cultura africana en el Río de la Plata, Plus Ultra, Buenos
de negritud rebelde, a la vez que se dio a sí mismo Aires, 1974. - I. Pereda Valdés, El negro en el Uruguay, pa-
una utópica línea de regreso al África. Ese movi- sado y presente, Montevideo, 1965.
miento sigue existiendo, a causa de sus valores in-
trínsecos, como corriente viva en la poética lati-
Diversidad cultural y biopolíticas
noamericana. A estas cuatro especies sin duda
alguna cabe agregar las muy frecuentes mencio- Augusto Pérez Lindo (Argentina) -
nes del negro, su vida e influencia, que hace la li- Universidad de Buenos Aires
teratura latinoamericana en general como copro-
Políticas culturales y biopolíticas. En el artículo 1
tagonista inevitable de nuestra historia común, en
de la Declaración Universal de la Unesco sobre la
autores como J. M. Arguedas, M. A. Asturias, A.
Diversidad Cultural (noviembre de 2001) se afir-
Bryce Echeñique, G. García Márquez, C. Fuentes,
ma que “la diversidad cultural es, para el género
R. Güiraldes, R. Palma, M. Vargas Llosa, R. Galle-
humano, tan necesaria como la diversidad biológica
gos, M. Benedetti, entre otros.
para los organismos vivos”. Resulta entonces perti-
El canto africano en América. Por fin, cabe hacer nente vincular las políticas culturales con las bio-
una mención especial, aunque ya se hablara de políticas. La comunidad internacional ha llegado
ello, a la gran presencia del canto africano en Amé- a un consenso en cuanto a que los derechos huma-
rica. Íntimamente unido a la música y a la danza, nos son los garantes de la diversidad cultural (ar-
se ha impuesto en el mundo por el timbre singular tículo 4 de la citada Declaración). Siguiendo la ló-
y la gran expresividad de su voz, y por su calidad gica de estos principios podemos deducir que no se
poética. A menudo surgido del dolor de la esclavi- trata simplemente de regular la convivencia social,
tud y la marginación, supo ser, por las menciona- sino también de promover una vida digna para to-
das cualidades, superador de las miserias de una dos los seres humanos. En los debates de las Nacio-
racionalidad instrumental, acompañando la inser- nes Unidas los representantes estadounidenses
ción del negro en todos los aspectos de la vida: el suelen encabezar la posición de aquellos que con-
arrullo de las nodrizas que amantan al niño blanco ciben como normativas universales la defensa de
y lo acercan paulatinamente a ver al negro como los derechos humanos individuales, en tanto que
América Latina

un familiar, a veces como una segunda madre; los reconocen solo como recomendaciones las con-
pregones de los vendedores ambulantes y presta- venciones sobre derechos colectivos (sociales, eco-
dores de servicios infundiendo un tono sabroso y nómicos, culturales, ecológicos). Ahora bien, la
humano a la vida diaria; el canto del payador, mayoría de los representantes de las naciones en

52
Diccionario Latinoamericano de Bioética
cambio han procurado establecer principios ten- sí que denominan Gea). Esta concepción reconoce
dientes a crear un orden mundial satisfactorio para el nexo entre diversidad cultural y diversidad bioló-
la humanidad. En este sentido, parece adecuado gica pero como una necesidad orgánica. Tenemos
utilizar el concepto de biopolíticas para referirse a en este caso un paradigma “naturalista” que se
los intentos para crear las condiciones de una “vida opone al “humanismo” de los tiempos modernos.
digna” en todas las sociedades.
Bioética. Con el nacimiento de las biotecnologías
Asegurar una vida digna. Teniendo en cuenta las in- también aparece el nuevo campo de la bioética, que
teracciones sistémicas que existen entre las distin- se preocupa por comprender y delimitar los alcan-
tas dimensiones de la vida social, todas ellas pue- ces de las intervenciones técnicas sobre el cuerpo
den tener una incidencia en el bienestar colectivo e de los individuos. El espectacular avance de las
individual. Las convenciones internacionales sub- biotecnologías no solo en las intervenciones médi-
rayan explícitamente el carácter “indisoluble” de cas y agropecuarias, sino en la capacidad para
los derechos individuales y sociales. Resultaría en- descifrar y reproducir la vida obliga a reconocer
tonces coherente reconocer que las políticas públi- que estamos en los umbrales de una civilización
cas tienen como finalidad intrínseca el mejora- que puede convertir la producción de la vida en
miento de la calidad de vida de los individuos y de un hecho cultural y económico. Al respecto, la De-
las comunidades. Por tanto, no basta con la ausen- claración Universal sobre Bioética y Derechos Hu-
cia de violaciones de los derechos individuales y manos (Unesco, 2005) pretende fijar orientacio-
políticos, sino que es preciso que los gobiernos ase- nes y ratificar los nexos entre los principios de la
guren una vida digna a los individuos. Esto impli- dignidad humana, la actividad científica y las po-
caría redefinir las políticas públicas como biopolíti- líticas sociales. Parece evidente que ante la emer-
cas. Si pretendemos analizar las vinculaciones gencia de la biotecnópolis aparece la necesidad de
entre la diversidad cultural, los derechos humanos pensar en biopolíticas, como lo reconoce el gobier-
y las biopolíticas nos encontraremos con una serie no británico al crear un gabinete interministerial
de consecuencias que no siempre son explicita- destinado a tomar resoluciones sobre el particu-
das. Por ejemplo, existe presunción de violación lar. Esta iniciativa, sin embargo, tuvo como propó-
de los derechos humanos cuando hay desaparicio- sito asegurar a Gran Bretaña el liderazgo en la re-
nes masivas de personas en un país determinado, gulación y en el desarrollo de las biotecnologías.
pero en cambio no se aplica el mismo criterio
cuando hay millones de individuos que padecen Multiculturalismo y pluralismo. La comunidad
hambre o exclusión social. A su vez, la identidad internacional ha venido registrando estos cam-
cultural puede ser reivindicada en un sentido afir- bios a través de congresos, estudios científicos y
mativo por una comunidad pero puede legitimar manifestaciones públicas de todo tipo. Estas
el derecho a la eliminación de los “diferentes”. preocupaciones convergentes dieron lugar a
una serie de declaraciones, convenciones y pro-
Humanismo y naturalismo. Desde una perspecti- tocolos internacionales que podemos conside-
va crítica Michel Foucault utilizó el concepto de rar como el marco actual de las biopolíticas
biopolíticas para designar todo régimen de disci- mundiales. Entre estos documentos podemos
plinamiento social, todo intento por integrar a los destacar la Convención sobre Cambio Climático
individuos en un sistema social. Esta tesis de ins- (1992), la Convención sobre Diversidad Biológica
piración libertaria puede resultar problemática (1992), el Protocolo de Kyoto (1997), la Declara-
cuando el propósito de un sistema, como en el ción Universal sobre el Genoma Humano y los De-
caso de la globalización neoliberal, ya no es la in- rechos Humanos (1997) y la reciente Declaración
tegración social sino el buen funcionamiento del Universal sobre Bioética y Derechos Humanos
mercado mundial. El libertarianismo de Milton (2005). La Declaración de la Unesco sobre diver-
Friedman también suscribe desde la óptica ultra sidad cultural afirma en su artículo 1.º que la
liberal el rechazo a toda política social. El concepto misma se corresponde con la idea de la diversi-
de biopolítica también aparece en los movimientos dad biológica. Desde este punto de vista, los fe-
ecologistas y ambientalistas con otras significacio- nómenos de uniformización cultural, que se ma-
nes. Los ecologistas plantean la necesidad de defi- nifiestan en la desaparición de lenguas o de
nir políticas que protejan a la humanidad contra la identidades culturales, tienen un significado
destrucción del medio ambiente. El “núcleo duro” equivalente a la desaparición de millones de
de la tesis ecologista defiende la idea de una biopo- hectáreas de bosques, de especies animales y ve-
lítica orientada a la defensa de la Naturaleza agre- getales cada año. ¿Quiere decir que se ubica de
América Latina

dida por las innovaciones tecnológicas e indus- este modo en el discurso naturalista? De ningu-
triales. En este caso el “sujeto” deja de ser el ser na manera, pues las distintas declaraciones de
humano y pasa a ser el planeta (que algunos con- Naciones Unidas reafirman permanentemente el
ciben como un ser viviente, como una totalidad en nexo con los Derechos Humanos. ¿Qué es lo que

53
Diccionario Latinoamericano de Bioética
especifica el carácter “humano” de la diversidad 1970 y 2000 al renacimiento de las identidades
cultural? Aquí nos parece pertinente reconocer, regionales y étnicas con manifestaciones de terro-
como lo hace Giovanni Sartori, la importancia rismo (Irlanda del Norte, País Vasco, Chechenia,
del concepto de pluralismo en las democracias Córcega, etc.) y desmembramientos nacionales
actuales. La diversidad cultural según este autor (Yugoeslavia, Checoslovaquia, Unión Soviética,
se encuentra garantizada en una sociedad plu- etc.). En varios de estos procesos la reivindicación
ralista porque supone el respeto del otro en un de la identidad ancestral se presenta como un
marco de intereses comunes. En cambio, el mul- “caso de vida o muerte” legitimando de este modo
ticulturalismo podría derivar en la intolerancia el exterminio del otro. En los casos incruentos las
o el antagonismo, si no se acepta el pluralismo. discriminaciones administrativas a partir de las
Cabe recordar que en la historia de la humani- políticas lingüísticas sirven a los efectos de produ-
dad siempre han existido tensiones entre la sin- cir la depuración étnica buscada. En todos los
gularización y la universalización de los grupos continentes sin excepción pueden observarse con-
humanos. La hominización y la historización es- flictos étnicos de distinta intensidad. En América
tán atravesadas por tendencias a la diferencia- del Sur las comunidades aborígenes llevan más de
ción y a la integración de los grupos humanos. 500 años reivindicando sus derechos fundamen-
Las civilizaciones, las sociedades modernas, la tales. Los procesos de miscigenación con los
comunidad mundial son productos de estos mo- conquistadores e inmigrantes dieron lugar a so-
vimientos a veces convergentes a veces contra- ciedades multiculturales. Se puede hablar de cul-
dictorios. El conflicto entre individuo y sociedad, turas híbridas o de sociedades multiculturales. Sin
o entre el Estado y las diversidades culturales ha embargo, sobreviven muchas comunidades aborí-
sido constante. Podemos observar, por ejemplo, genes que reivindican el reconocimiento de sus
que el proceso de individuación que surge con la derechos ancestrales y de su identidad cultural
sociedad burguesa moderna y que se extiende para acceder a una vida digna. Esto muestra que
hasta nuestros días tuvo su contraparte en los re- la multiculturalidad puede coexistir con la discri-
gímenes autoritarios, el fascismo, el comunismo minación, con biopolíticas selectivas que no admi-
o en las tendencias uniformizadoras del capita- ten el pluralismo, sino que ocultan la hegemonía
lismo. Los Estados-naciones modernos buscaron política en nombre de principios generales. Es lo
desterrar los particularismos y las culturas loca- que Marx designaba como ideología.
les, con sus lenguas y costumbres, en nombre de
la igualdad de derechos ciudadanos. Discriminaciones. En Bolivia, Perú, Ecuador, Méxi-
co, Guatemala y otros países, las discriminaciones
Ciudadanía, identidad nacional y cultural. Las bio- étnicas tienen serias consecuencias sociales y
políticas genocidas practicadas por el nazismo en políticas. Los discursos políticos no han podido
Europa, en particular el holocausto del pueblo ju- asumir que la cuestión del reconocimiento de las
dío, dieron lugar a la búsqueda de nuevos princi- diversidades culturales converge con la lucha por
pios de convivencia que se plasmaron en la Decla- los derechos sociales y tiende a redefinir la natura-
ración Universal de los Derechos Humanos de leza de los conflictos tradicionales. Los pueblos
1948. Pero el exterminio de pueblos y culturas en aborígenes comprenden que detrás de las acciones
distintos continentes es un fenómeno que se pro- políticas se juegan, para ellos, biopolíticas para
longa desde antes de las guerras europeas y en asegurar la supervivencia y el bienestar. Desde el
contextos políticos diferentes: dominaciones co- punto de vista ético-político las convenciones de
loniales, esclavitud y apartheid africano, exter- las Naciones Unidas sobre derechos culturales y de
minio de los aborígenes en América, genocidio ar- la Unesco sobre las diversidades culturales resu-
menio, colectivización soviética, imperialismo men los nuevos consensos internacionales. Las
norteamericano, etc. Luego de la Segunda Guerra declaraciones sobre derechos humanos y sociales
Mundial (1939-1945) las luchas anticoloniales y a partir de 1948 se habían inscripto dentro del
los movimientos de liberación dieron lugar a nue- principio de igualdad ante la ley que los Estados
vas identidades nacionales y al resurgimiento de debían custodiar. Se prolongaba de este modo el pa-
las identidades culturales ancestrales. La trágica radigma del igualitarismo racionalista surgido en la
experiencia de África a partir de 1960 muestra Revolución Francesa. A partir de las declaraciones
que la confusión entre ciudadanía e identidad cul- sobre los derechos a la autodeterminación de los
tural puede conducir a guerras civiles, etnocidios pueblos, los derechos culturales y sobre las discrimi-
y genocidios. Los cambios que se producen en las naciones contra la mujer, se incorpora un nuevo pa-
últimas décadas complican el análisis pues los radigma ligado al derecho a las diferencias.
América Latina

procesos de revalorización de las identidades y la


construcción de biopolíticas obligan a repensar El desarrollo de los Derechos Humanos. Se habla de
los esquemas con que han venido interpretándose varias generaciones de Derechos Humanos a partir
las relaciones sociales. Europa ha asistido entre de 1948. Al analizar desde más atrás su proceso

54
Diccionario Latinoamericano de Bioética
histórico, podemos distinguir por lo menos tres en América del Sur (desde el Río Grande hasta
grandes transformaciones. En una primera etapa, Tierra del Fuego) muchos individuos y grupos
las revoluciones liberales (Gran Bretaña, Estados sociales sufren la segregación, la exclusión, el
Unidos, Francia), que lucharon contra el orden desempleo o el hambre. Se trata de la región don-
feudal, pusieron el acento en los derechos indivi- de se registran las mayores disparidades en la dis-
duales, la propiedad y el Estado de Derecho que tribución de los ingresos. De modo que en este
acompañaron el surgimiento del capitalismo, la contexto las biopolíticas deben procurar al mismo
revolución industrial y el Estado-nación. En una tiempo integrar en la igualdad de oportunidades
segunda etapa, las revoluciones y reformas so- para vivir dignamente y respetar las diversidades
cialistas del siglo XX (Rusia, China, Cuba, Suecia culturales. La integración social en un plano de
y otros) pasaron de la igualdad jurídica a la bús- igualdad sería parte de una verdadera biopolítica
queda de la igualdad social. El ciudadano tiende coherente con los tratados internacionales sobre
a ser desplazado como sujeto por el trabajador.
Derechos Humanos que todas las naciones se han
La ciudadanía no depende en este paradigma de
comprometido a respetar. Derechos Humanos,
la propiedad o de los atributos singulares sino de
diversidad cultural y vida digna son aspectos in-
la universalización de los derechos sociales. Las
disolubles, como lo resaltan las declaraciones in-
discriminaciones contra la mujer parecían resol-
ternacionales. La diversidad cultural, como la di-
verse con la aplicación del principio “a igual tra-
bajo, igual salario”. En una tercera etapa, tanto la versidad biológica, constituye un patrimonio de la
lucha de los pueblos colonizados como la de las humanidad pero esto no quiere decir que su diná-
mujeres por su emancipación pusieron de mani- mica se presente sin conflictos y sin contradiccio-
fiesto la necesidad de considerar las diferencias. nes. Aun contando con el consenso de las partes,
Los negros eran discriminados por su color, las no siempre resulta fácil armonizar los contextos y
mujeres, por el género, los aborígenes, por su los legítimos intereses en juego. Es aquí donde co-
identidad cultural. Durante las últimas décadas bra importancia el respeto del pluralismo y el con-
esto obligó a explicitar las situaciones particula- cepto de la igualdad en dignidad de todos los seres
res, a establecer convenciones para valorizar las humanos. Las políticas culturales y las biopolíticas
identidades culturales y para condenar toda ponen en escena la complejidad del devenir huma-
forma de discriminación por el género, el color, la no. El éxito de una sociedad multicultural e iguali-
posición social o las creencias de los individuos. taria depende en última instancia de cómo los indi-
La evolución del Código Internacional sobre viduos asumen al otro. Además del consenso y de
Derechos Humanos a partir de 1948 recoge los los mecanismos jurídicos de implementación se re-
consensos éticos y las luchas de las distintas eta- quiere un proceso de educación permanente para
pas de la historia. Podemos considerar que en el que los actores aprendan a compartir un destino
contexto de los derechos a la igualdad a partir de común valorizando la diversidad y las diferencias.
las diferencias se patentiza algo que va más allá de
los derechos políticos y sociales: la afirmación de
las identidades y la búsqueda de igualdad de opor- Referencias
tunidades en la calidad de vida. Los derechos de la R. Bayardo, M. Lacarrieu (comps.), Globalización e
mujer en el uso de su propio cuerpo, los derechos identidad cultural, Buenos Aires, Ediciones Ciccus, 1998. - L.
ambientales o los derechos de los niños se inscri- Ferry, El nuevo orden ecológico. El árbol, el animal y el hombre,
ben en este paradigma. Barcelona, Tusquets, 1994. - D. Goldberg (editor), Multicul-
turalism. A Critical Reader, Oxford, Blackwell, 1997. - E. Mo-
rín, A. B. Kern, Tierra Patria, Nueva Visión, Buenos Aires,
El respeto a la diversidad cultural y a la igualdad en
1993. - M. L. Pfeiffer (editora), Bioética, ¿estrategia de domi-
dignidad. Puede afirmarse que hemos llegado a nación para América Latina?, Buenos Aires, Ediciones Suá-
un punto en que el consenso ético internacional rez, 2004. - J. Rifkin, El siglo de la biotecnología, Barcelona,
sobre el respeto a las diversidades culturales es Crítica, 1999. - G. Sartori, La sociedad multiétnica. Pluralis-
muy amplio, lo cual permite establecer biopolíti- mo, multiculturalismo y extranjeros, Madrid, Taurus, 2001. -
cas que no solo tomen en cuenta la creatividad de Ch. Taylor, J. Habermas, K. Appiah y otros. Multiculturalism.
los pueblos sino también sus condiciones de vida. Examining the Politics of Recognition, Princeton, N. J., Prince-
Esto no resulta trivial si tenemos en cuenta que ton University Press, 1994. - T. Todorov, Nosotros y los otros,
México, Siglo XXI, 1991.
América Latina

55
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Bienestar
1. Dolor y sufrimiento

E l término bienestar es utilizado en asociación


con la expresión “nivel de vida adecuado” en
diversos instrumentos del derecho internacional,
bienestar tiene menos connotaciones negativas
que el de calidad de vida, aunque se lo cuestione
por utópico. Por eso en América Latina resulta
al menos desde la Declaración Universal de Dere- necesario hacer una fuerte crítica al término ca-
chos Humanos (1948). En el primer párrafo del lidad de vida, en tanto que el mismo resulta mu-
artículo 25 de la misma, al establecer el derecho a chas veces cargado de un significado moralmen-
un nivel de vida adecuado, se incluye a la salud te equívoco por los profesionales de la salud, la
como uno de los factores que determinan ese ni- medicina y el complejo mundo de intereses liga-
vel de vida, junto con el bienestar, la alimenta- dos a la misma. Y es que estos intereses se encuen-
ción, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y tran enfrentados a menudo con las necesidades y
los servicios sociales necesarios. Los derechos pro- valores de la comunidad y sus individuos. En una
tegidos en el Pacto Internacional de Derechos región donde la mayoría de la población ha pade-
Económicos, Sociales y Culturales (1966), inclui- cido y padece hambre, enfermedades y pobreza,
do el derecho de toda persona al disfrute del más la noción de bienestar destaca como propuesta
alto nivel posible de salud física y mental, han de alcanzar aquello de lo que se carece para un
sido denominados derechos al bienestar. En esta nivel de vida y salud adecuados. El término cali-
perspectiva, bienestar es sinónimo de calidad de dad de vida, tal como ha sido usado en bioética,
vida. En bioética, sin embargo, el término calidad al estar dirigido como contrario u opuesto a san-
de vida ha sido introducido como oposición a la tidad de vida, resulta muchas veces artificioso
ética tradicional de la “santidad de la vida”. Así, se en la consideración de individuos cuya calidad
consideran cuestiones de calidad de vida la sus- de vida es mala por definición. La significación
pensión o retiro de tratamientos de sostén vital en social del término calidad de vida entra en estos
pacientes con gran sufrimiento y beneficios mar- casos en conflicto con el significado clínico y
ginales en la atención; las decisiones de interrup- aun con el significado sanitario. América Latina
ción de embarazo en malformaciones severas, es la región con mayores inequidades en el mun-
como anencefalia y trisomía cromosómica del par do y millones de personas viven en la pobreza,
18; la ligadura electiva de trompas como método la indigencia y la exclusión social, mientras en
anticonceptivo, y hasta las demandas de suicidio modo creciente la riqueza se concentra cada día
médicamente asistido y eutanasia. En todos estos más en un pequeño porcentaje de personas. Si la
casos de ética clínica el concepto de calidad de ética se mide por sus fines, entonces la finalidad
vida remplaza al de bienestar y se aplica a indivi- primaria de quienes trabajan en bioética no pue-
duos particulares en los cuales a veces se destaca de ser otra que procurar el progreso moral que
la capacidad de pensar, de elegir o de sostener re- significa la justicia social. Por ello es necesario
laciones interpersonales. Otras veces se habla de establecer un marco normativo y programático
calidad de vida como un conjunto de cualidades regional que asegure el acceso universal de la
que hacen valiosa a la vida. Pero el término cali- población a los medios que las ciencias de la
dad de vida se ha utilizado también en el campo vida y la salud han probado como eficaces para
sanitario para la elaboración de instrumentos de procurar su bienestar. El alivio del dolor y el su-
medida, como los Años de Vida Ajustados por Ca- frimiento humano es el punto de partida prima-
lidad (Quality Adjusted Life Years, QALY). En este rio desde el cual una bioética de la calidad de
sentido se ha utilizado asimismo la palabra bie- vida y una bioética orientada al bienestar pue-
nestar como sinónimo de calidad de vida, en la den ser concurrentes. Y si ese alivio debe hacer-
escala de medición de Calidad de Bienestar se eliminando las barreras existentes para al-
(Quality of Well Being, QWB), que considera canzar ese logro, debe también atenderse muy
veinticuatro estados funcionales o de salud entre especialmente a las necesidades diferenciales
la salud perfecta y la muerte. Frente a estos usos de aquellas personas más vulnerables que otras
terminológicos, cabe analizar críticamente los por una situación de inequidad que lleva a que
contenidos del término bienestar para la práctica unos ciudadanos latinoamericanos deban pade-
bioética en América Latina. cer más dolor y sufrimiento que otros.
Bienestar

Crítica del concepto calidad de vida. Pese a las Dolor y bienestar. Un ejemplo que ilustra en modo
proximidades antes señaladas, el concepto de paradigmático los aspectos éticos básicos ligados

56
Diccionario Latinoamericano de Bioética
al concepto de bienestar en la bioética regional Americana de los Derechos y Deberes del Hombre
es el del tratamiento del dolor severo avanzado (OEA, 1948), en su artículo XI, que establece el
(v. Bienestar, dolor y sufrimiento). En el estado derecho de toda persona a que su salud sea pre-
actual de los conocimientos y recursos materia- servada por medidas sanitarias y sociales; la Con-
les para la atención y el cuidado de la salud, una vención Americana de Derechos Humanos o Pacto
sociedad que no responda de manera adecuada de San José de Costa Rica (OEA,1969), que en su
a esta problemática es una sociedad injusta éti- artículo 5 establece el derecho a la integridad fí-
ca y jurídicamente hablando porque viola el de- sica, psíquica y moral; el Pacto Internacional de
recho básico a la salud y el bienestar. La eviden- Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ONU,
cia disponible indica que la mayoría de las 1966), que en su artículo 12 afirma el derecho de
personas que sufren de dolor severo avanzado toda persona al disfrute del más alto nivel posi-
en América Latina no tienen garantizado el ac- ble de salud física y mental; y el Pacto Internacio-
ceso a medicamentos esenciales (ej. opioides) nal de Derechos Civiles y Políticos (ONU, 1966),
para su tratamiento. Esto sucede en modo más que en su artículo 7 asegura que nadie será some-
acusado, aunque no exclusivo, con los pacientes tido a tratos crueles, inhumanos o degradantes.
de tratamiento ambulatorio o domiciliario. Sin Asimismo, con referencia a los niños, la Conven-
embargo, el compromiso y la obligación del mé- ción sobre los Derechos del Niño (ONU, 1989) sos-
dico para el alivio del dolor y el sufrimiento for- tiene en su artículo 24 que los Estados partes re-
man parte de la historia entera de su profesión. conocen el derecho del niño al disfrute del más
La Declaración de Venecia sobre Enfermedad Ter- alto nivel posible de salud y a servicios para el
minal (1983) de la Asociación Médica Mundial tratamiento de las enfermedades y la rehabilita-
indica: “El deber del médico es curar y, cuando sea ción de la salud.
posible, aliviar el sufrimiento y actuar para prote-
ger los intereses de sus pacientes”. No solo las nor- La comprensión del profundo significado moral
mas de ética profesional y las normas religiosas que el dolor y el sufrimiento humano expresan
obligan a los profesionales de la salud al trata- no puede dejar de ser parte de una bioética regio-
miento del dolor y el sufrimiento, sino que tam- nal (v. Antropología del dolor). El cuidado de
bién lo hacen las normas políticas. La Organiza- quienes lo padecen (v. Cuidados ante el dolor y el
ción Mundial de la Salud ha establecido sus sufrimiento) y la obligación de garantizar el acce-
recomendaciones específicas en la materia. Pue- so a los debidos tratamientos del dolor severo (v.
de afirmarse, atentos a una trama normativa in- Acceso al tratamiento del dolor severo) forman
terpretada en armonía de unas normas con otras, parte de un capítulo poco frecuentado por la
que en América Latina los Estados tienen la obli- bioética tradicional. Una explicación de ello qui-
gación de proveer los medios necesarios para ga- zá se encuentre en que los países ricos, producto-
rantizar el acceso universal al tratamiento del res del pensamiento bioético tradicional, han po-
dolor severo avanzado. Ello es así según se des- dido alcanzar niveles de bienestar mayores que
prende del artículo 5 de la Declaración Universal el de los países pobres. En América Latina, sin
de Derechos Humanos (ONU, 1948), donde se se- embargo, una ética del vivir ha de comenzar re-
ñala que nadie será sometido a tratos inhumanos flexionando sobre el dolor y el sufrimiento hu-
o degradantes, y del artículo 25 que asegura el mano, para poder sumar su práctica al esfuerzo
derecho a un nivel de vida adecuado que asegure colectivo por mitigarlos.
salud y bienestar; así como de la Declaración [J. C. T.]

Bienestar, dolor y sufrimiento


Miguel Kottow (Chile) - Universidad de Chile modificarlas. En la medida que puede ser paliado, el
sufrimiento vive expectante de una mano solidaria,
Bienestar, política y ética. La ética filosófica debate social o estatal, que apoye al desmedrado; en oca-
si acaso entre bienestar y sufrimiento existe una si- siones, el padecimiento es agravado por la desespe-
metría moral que permita comparar y compensar ranza y por la imposibilidad de aliviarlo. La dimen-
cuantías de sufrimiento eliminado con bienestar sión social del sufrimiento se refiere a poblaciones
obtenido. El concepto de bienestar tiende a abs- sumidas en la miseria, en la marginación, convocan-
traerse de los individuos y ser relacionado con vi- do a la conmiseración, al testimonio, a la proclama-
siones políticas liberales, con autonomía de los ciu- ción, a la ayuda puntual, pero las respuestas socia-
dadanos y con sociedades generosas en la igualdad les y políticas correctivas son lentísimas y pueden
Bienestar

de oportunidades que dicen ofrecer. El sufrimiento, no llegar a menos que haya intercesión violenta. En
en cambio, se vincula a circunstancias individuales consecuencia, la idea de bienestar es la almendra
infortunadas y a la falta de empoderamiento para del pensamiento neoliberal, en tanto el malestar

57
Diccionario Latinoamericano de Bioética
convoca al llamado por políticas sociales protecto- contribuir a un mejor estado sanitario en las po-
ras. Hay por tanto una marcada diferencia moral blaciones. Para la ética, la propuesta de bienestar
entre el bienestar que cada uno puede labrarse si es igualmente ambigua e inalcanzable, habiendo
cuenta con cobertura de sus necesidades básicas y sido remplazada por el concepto de beneficencia,
respeto de sus derechos esenciales, en compara- que a su vez ocupa el lugar de la arcaica idea de la
ción con la indefensión del padeciente que no pue- benevolencia. Al integrar la tétrada principialista
de salir de su círculo de malestar sin ayuda externa de Georgetown, la beneficencia como principio de-
otorgada en forma de un Estado de protección so- pende de que lo benéfico sea validado por el afec-
cial. Según un principio de prioridad, es un deber tado (paciente) y no en forma paternalista por el
moral más vinculante reducir sufrimiento que fo- agente (terapeuta), un giro de evaluación insufi-
mentar bienestar (Mayerfeld, 1999). El término cientemente logrado. La primacía de la beneficen-
bienestar es con certeza uno de los más ubicuos en cia en actos médicos (Pellegrino, 1979) ha sido
discursos políticos, sociales y éticos, donde se in- criticada por ser una ética de máximo cuya prose-
serta sin precisión semántica, quedando aprisiona- cución ha de ser precedida por la justicia y la no
do en significaciones muy variadas, aun contradic- maleficencia (Gracia, 1995), y porque postergar
torias, ninguna de las cuales logra destacar como el principio de beneficencia como un deber imper-
más válida. Antes de su reclutamiento político, la fecto permite dar prioridad a la autonomía y la
acepción más cotidiana e inmediata ha entendido no-maleficencia (Veatch, 1995). Una controversia
el bienestar como una vivencia subjetiva de satis- muy actual discute acaso los probandos de inves-
facción, cobijo, eventualmente goce, un estado di- tigaciones con seres humanos que deben recibir
fícil de imaginar si se acepta que la existencia hu- beneficios durante y después de finalizado el es-
mana es un proyecto en ciernes, nunca acabado y tudio, o si la ética de la investigación puede con-
por ende imposibilitado de reposar en la plenitud. travenir la Declaración de Helsinki, que exige
El bienestar así entendido será una experiencia prioridad para el bienestar por sobre intereses
temporal pero no un estado estable, y en ese senti- científicos o societales. La tendencia de bioeticis-
do puede constituir un episodio pero no el vector tas del Primer Mundo es favorable a que la ciencia
de un proyecto de vida. Desde la ética tiene impor- es responsable del progreso y del bien social, no
tancia esta distinción, porque la búsqueda del pla- de beneficiar a los probandos (Rohdes, 2005).
cer o bienestar requiere ser especificada para per- Con el traslado de gran parte de la investigación
mitir su valoración moral y cuidar que no sea un biomédica al Tercer Mundo, queda en evidencia el
proyecto que lesione a los demás o atente contra el desamparo en que quedan los probandos recluta-
bien común. Sobre todo en épocas empeñadas en dos en países de desarrollo precario, sometidos a
demoler convicciones, creencias y doctrinas, el bie- una ética de investigación que cuestiona y desco-
nestar fácilmente toma ribetes egoístas y epidérmi- noce la Declaración de Helsinki. El giro del len-
cos, generando una variante de hedonismo que no guaje ético al discurso bioético deja más en claro
repara en riesgos ni en costos sociales en pos de sa- aún los desentendimientos que produciría una
tisfacciones personales. La política tuvo la osadía prescripción moral en pos del escurridizo bienes-
de referirse a un Estado de bienestar como aquel tar. Es por ello razonable que la bioética haya tor-
en el cual todos los avatares sociales de la existen- nado la mirada hacia el polo opuesto, aquel que se
cia humana quedaban solventados por el sobera- opone al bienestar, donde es fácil concordar que,
no, lo cual fue una efímera realidad que las estre- cualquiera sea la idea de bienestar que se privile-
checes fiscales hicieron desvanecer en utopía. La gie, hay circunstancias que primero deben ser eli-
noción de bienestar social requiere agregar al ele- minadas o paliadas, entre las cuales está, en lugar
mento político uno de orden moral que vele por la descollante, el malestar provocado por dolor y su-
justicia distributiva de bienes básicos en un mundo frimiento. Los aspectos negativos de la vida, entre
cuya globalización enfrenta la extensa y creciente los que dolor y padecimiento son los más relevan-
miseria de gran parte de la humanidad. tes, entran en colisión irreducible con visiones
Controversias semánticas y prescriptivas en torno al metafísicas y trascendentes que le dan un sentido
dolor y el sufrimiento. El bienestar ha logrado en- a la vida e intentan dar cuenta de lo doloroso. Do-
quistarse en la más universal de las definiciones de lor y sufrimiento han sido pensados como compo-
salud, a costa de convertir el concepto de la OMS en nentes del mal en el mundo. De la teología nace la
un enunciado político vaciado de energía propositi- teodicea como el intento de explicar cómo una na-
va y de todo contenido sanitario. Además de difumi- turaleza creada en armonía con los designios de
nada, la definición mezcla el bienestar subjetivo Dios y la bondadosa perfección de la divinidad,
(psíquico), el corpóreo objetivable (orgánico) y el pudieron dar cabida al mal en el mundo. El ser hu-
Bienestar

socialmente comparativo (bienestar social), crean- mano tiende al bien pero sufre el mal, lo cual indi-
do una confusión conceptual que le resta toda posi- ca que la creación, incluida la libertad del ser hu-
ble capacidad operacional y legitimidad ética para mano, aun siendo la mejor posible no puede ser

58
Diccionario Latinoamericano de Bioética
perfecta (Leibniz). Desde el momento en que el la participación médica en torturas. Tanto más in-
hombre es creado libre, necesariamente ha de te- concebible resulta que algunas posturas filosóficas
ner la potestad de hacer el mal. Para una moderni- y bioéticas se hayan creído justificadas para acep-
dad secularizada, una ética racional y una bioéti- tar la colusión de medicina y tortura en casos ex-
ca abocada menos a las explicaciones que a las cepcionales (Kottow, 2006). ¿Existe el derecho de
soluciones, el lenguaje de una teodicea ha perdi- ser liberado del dolor? La respuesta afirmativa
do fuerza. Sin embargo, como siempre suele ha- tiene dos componentes: siendo paliable, resulta
ber intentos por dar sentido al dolor y al sufri- una crueldad no tratar el dolor; los seres huma-
miento, es preciso recordar el fracaso de las nos que no tienen medios económicos para acce-
teodiceas y el encargo ético fundamental de no der a medicina paliativa debieran contar con me-
causar dolor, de paliarlo en forma infatigable y de didas analgésicas apropiadas como una expresión
no tolerarlo so pretexto de que tiene algún senti- mínima de la protección médica que todo ciuda-
do. No se trata de discurrir sobre el mal, sino de dano merece. Para la bioética es crucial dis-
asumir el mandato bioético de aliviar el sino de tinguir dolor de sufrimiento. El sufrimiento no es,
los dolientes y los sufrientes. Las sociedades lati- en sí, una vivencia orgánica, aunque puede ser
noamericanas, emergiendo desde un autóctono acompañante indeseado del dolor. El sufrimiento
culto de los dioses a una religiosidad monoteísta
no es primario, como el dolor, sino que se presenta
de fuerte orientación trascendente, han tendido la
con reflexiones, búsquedas de sentido, intentos de
mirada hacia lontananza y olvidado de enfocar la
explicación. El dolor inunda al ser, el sufrimiento
vida cotidiana. Ello produce un retraso en la acti-
lo enfrenta. El sufrimiento puede dotarse de senti-
tud pública frente al dolor y al sufrimiento.
do, pero tal elaboración solo puede provenir del
Medicina y bioética ante el dolor y el sufrimiento. sufriente. El carácter concreto del dolor hace
Dolor y sufrimiento son componentes probables asequible la vivencia y facilita la acción terapéuti-
de toda existencia humana y no es posible plan- ca. El sufrimiento, en cambio, se expresa en forma
tear un derecho a no padecer. Lo que puede ser re- oscura y su núcleo íntimo queda en tinieblas, in-
clamado es que todo ser humano se abstenga de cluso para el que padece, lo cual limita las posibi-
causar dolor a los demás, así como explorar acaso lidades de acompañamiento y bloquea los inten-
y en qué medida es un deber paliar los malestares tos terapéuticos, que no pueden modificar las
de los demás. Para ello es imperativo distinguir circunstancias que motivaron el sufrimiento ni
dolor y sufrimiento como vivencias de categoría evitar la aparición de este, quedando relegados a
muy diferente. El dolor es orgánico, lo que duele intentos sintomáticos insuficientes. El médico cae
es el cuerpo, aun cuando se revista de una fuerte a menudo en la incomprensión de desconocer el
modulación psíquica y cultural. El dolor no tiene sufrimiento que viene con la enfermedad que pue-
más sentido ni función de la que quiera dársele, de llevar al paciente a tomar decisiones al parecer
siendo un paternalismo autoritario inaceptable irracionales o al menos médicamente erróneas,
intentar convencer al doliente de que su dolor
porque encuentra más intolerable la desesperan-
tiene alguna razón de ser. El terapeuta no puede
za del sufrimiento que el dolor. Una paraplejia no
justificar éticamente el dolor, como un modo de
duele, tampoco una disnea severa, pero el pacien-
acercamiento a Dios al decir de Pascal y de Lewis
te puede estar padeciendo más allá de lo tolera-
(Lewis, 1990). El médico no puede aceptar el do-
ble. La medicina asistencial pública carece de los
lor, ha de declararlo su enemigo y combatirlo por
recursos, pero también de la vocación, para dispo-
todos los medios. Es contrario a los preceptos
bioéticos negar analgésicos potentes pero nece- nerse a combatir y paliar los dolores que las perso-
sarios, por el temor de que el paciente se vuelva nas sufren. Y en cuanto al sufrimiento, si bien no
adicto, y es preocupante que casi la mitad de pa- es tarea de la mano pública reducirlo, esta deja,
cientes que sufren dolores no reciben analgesia sin embargo, que sucedan situaciones evitables
suficiente. Compete a la medicina eliminar o pa- cuya resolución ahorraría muchos sufrimientos.
liar dolores, y es prerrogativa del paciente reque- Se trata, en general, de coartaciones al ejercicio
rir con prioridad la analgesia por sobre toda otra de la autonomía, lo cual impide a las personas to-
consideración. Una prescripción ética funda- mar medidas o acciones que aliviarían sus sufri-
mental es que el ser humano bajo ningún motivo mientos. Las desigualdades sociales que caracteri-
ha de infligir dolor a su prójimo, pues no hay zan a las sociedades latinoamericanas se reflejan
ideas superiores que lo permitan ni ideologías que penosamente en la actitud frente al dolor y el su-
lo justifiquen. Esta fundamental no maleficencia frimiento. En la medida que la atención médica se
está en la base de los Diez Mandamientos, de la privatiza y la medicina asistencial pública se des-
Bienestar

Declaración de Derechos Humanos y de la protec- mantela, se produce desigualdad creciente y éti-


ción negativa que aseguran las Constituciones camente injustificable entre el desamparo de los
modernas, o la Declaración de Kyoto prohibiendo desposeídos y los esfuerzos paliativos frente al

59
Diccionario Latinoamericano de Bioética
dolor y el sufrimiento que se despliegan en benefi- cuenta de esta “experiencia múltiple”, que es a la
cio de los pudientes. vez hecho de la naturaleza y experiencia altamen-
te simbólica: garantía de reivindicación, sustituto
de amor para paliar la ausencia, modo de expia-
Referencias
D. Gracia, “Hard Times, Hard Choices: Founding ción, medio de presión, etc., hasta alcanzar a ve-
Bioethics Today”, Bioethics 9:192-206, 1995. - M. Kottow, ces ser un eficaz instrumento de sostén de la identi-
“Should medical ethics justify violence?”, Journal of Medi- dad personal. Pero como también el cuerpo y el
cal Ethics, 32:464-467, 2006. - C. S. Lewis, El problema del dolor participan de la condición característica de lo
dolor, Santiago de Chile, Ed. Universitaria, 1990. - J. Ma- humano como construcción cultural y social al inte-
yerfeld, Suffering and moral responsibility, New York, rior de infinitas variedades, el dolor del cuerpo y el
Oxford University Press, 1999. - E. D. Pellegrino, “Toward sufrimiento del hombre no escapan a la eficacia
a reconstruction of medical morality: The primacy of the
simbólica en medicina del efecto placebo, testimo-
act of profession and the fact of illness”, The Journal of Me-
dicine and Philosophy 4:32-56, 1979. - R. Rohdes, “Rethin-
nio evidente de que la realidad corporal se arraiga
king research ethics”, The American Journal of Bioethics, en el corazón de un mundo simbólico y cultural.
5:7-28, 2005. - R. M. Veatch, “Resolving conflicts among El dolor y el mal. La relación entre el mal y el dolor
principles: Ranking, balancing and specifying”, Kennedy
encontrada en todos los relatos religiosos impone
Institute of Ethics Journal, 5:199-218, 1995.
su marca en el comportamiento y valores de los
individuos a la manera de un inconsciente colecti-
Antropología del dolor vo de naturaleza cultural. No ocurre solo con el
Cristianismo: para los cristianos la muerte de Je-
Reinaldo Bustos (Chile) - Universidad Alberto
sús en la cruz es un relato de redención, modelo
Hurtado
que posibilita a los creyentes participar del sufri-
Los significados del dolor. La vivencia más primaria miento de Cristo acercándose a él con su propio
que une las nociones de corporeidad, cuerpo vivi- sufrimiento; sino también con el Islam: los musul-
do y medicina es el dolor (Kottow y Bustos, 2005). manes no se revelan frente al dolor o al sufrimien-
Referencia central en la actividad médica, es sin to, no se confrontan como los católicos a la para-
embargo descuidada en su contextualidad debido doja del justo sufriente, ellos entienden que el
quizás a cierta rigidez en la enseñanza de la medi- dolor es el castigo que será reservado en el más
cina o a una manera fragmentada de pensar pro- allá a los ateos y a los hipócritas. El dolor como fi-
pia de un paradigma científico-positivista, que do- gura del mal vinculando enfermedad y culpa y re-
mina el “mundo médico” hasta nuestros días. Sin cordándonos nuestra precariedad humana se tra-
embargo, la Asociación Internacional de Estudio duce también en el mundo moderno en que el
del Dolor, en 1986 definió el dolor como “una ex- imaginario del sida recoge lo mismo: una carne
periencia sensorial desagradable, asociada a una sufriente es una carne en falta. No en vano aque-
lesión tisular, real o potencial, o descrita en térmi- llos infectados a través de transfusiones sanguí-
nos que evocan tal lesión”, con lo cual rompe el neas se sienten y son percibidos como “inocen-
vínculo exclusivo entre dolor y estímulo periférico tes”. Y es que la atribución subjetiva es la que
que perduraba desde Descartes, padre epistemo- reviste de sentido a su dolor y le permite una
lógico del modelo médico (Bustos, 1998). Con coherencia en su mundo de valores, rechazando
ello, le da credibilidad a las manifestaciones dolo- así el miedo y manteniendo su identidad. La inte-
rosas vividas por los pacientes aun en ausencia de gración del dolor en una cultura que le da sentido
lesiones, y asimismo a la expresión diferenciada al y valor es para los individuos un soporte simbóli-
rostro del dolor, siempre personal aunque su mani- co que le otorga consistencia a su capacidad de re-
festación sea cultural (Zborowski, 1952). En efec- sistencia: todas las sociedades al definir implícita-
to, a lo largo de la historia, los hombres han trata- mente una legitimidad para el dolor están
do de interpretar la significación y la justificación indicando lo esperado o lo esperable. Así se expli-
del dolor (y del sufrimiento) a través de recurrir a ca la variabilidad de respuestas frente al dolor, su
los dioses, los ritos o las religiones, incluyendo a la dramatización, como en el caso de judíos e italia-
medicina moderna que ha transformado la expe- nos estudiados por Zborowski y más tarde por
riencia del dolor, convirtiéndolo en un problema Zola, a diferencia de los irlandeses y americanos
técnico, en un sinsentido. Nada más falso, dice Le de viejo cuño, quienes vivían su dolor en conso-
Breton, para quien el dolor es un hecho personal, nancia con que la vida es dura y difícil testimo-
encerrado en la concreta e irrepetible interioridad niando un nivel de resistencia ante una molestia
del hombre, censurando de este modo el organi- más que un síntoma de una enfermedad. El ámbi-
cismo dualista de nuestra tradición occidental que to cultural, en tanto entidad compleja que contie-
Bienestar

reduce el dolor a una mera disfuncionalidad de la ne el conjunto de usos, costumbres y convicciones


maquinaria corporal (Le Breton, 1999). De hecho, más o menos compartidos por todo un grupo so-
ninguna ley fisiológica puede dar enteramente cial, no solo proporciona la gramática y la técnica,

60
Diccionario Latinoamericano de Bioética
los mitos y los ejemplos de un arte de “bien sufrir” premoderna, en que las divinidades y los dioses
(Illich, 1978), sino también las instrucciones de eran las referencias últimas frente a la enferme-
cómo llenar ese repertorio. La crítica de Illich a la dad, el sufrimiento y la muerte y la pluralidad de
medicalización del dolor es que esta ha fomenta- significados atribuidas a estas experiencias eran
do la hipertrofia de uno solo de estos modos –su paliativos eficaces, creadores de sentido al servi-
manejo por medio de la técnica–, reforzando la de- cio de la vida con conciencia clara de finitud, y 2)
cadencia de todos los demás y, sobre todo, que la la época moderna, en la que la medicina después
medicina ha hecho incomprensible o escandalosa de la Revolución Francesa empieza a erigirse
la idea de que la habilidad en el arte de sufrir pue- como un principio de certidumbre al servicio del
da ser la manera más eficaz y universalmente acep-
orden social capaz de desterrar aquella parte del
table de enfrentar el dolor. Con ello nos dice que el
caos que puede implicar para la convivencia hu-
dolor y el sufrimiento deben tener una misión o un
mana la presencia de la enfermedad, el sufrimien-
sentido que es necesario desentrañar. Responder
a la pregunta de para qué sirve el dolor ayudará to y la muerte. La evolución reciente de la medici-
también a responder a la inquietud de qué hace- na tecnológica es testimonio evidente de este
mos frente a él. Más allá de la constatación de sueño del progreso de desterrar para siempre es-
que el dolor como el miedo son señales de alar- tas manifestaciones ruidosas insoportables para el
ma que permiten al individuo defenderse frente funcionamiento social. En lo que atañe al dolor y
al peligro, la experiencia dolorosa constituye un el sufrimiento, estos son vividos en el mundo ac-
“hecho total” que se instala en todo nuestro ser, tual, de acuerdo con Le Breton, como un sinsenti-
susceptible como tal de cumplir variadas “funcio- do absoluto, aún más inexplicable que la muerte,
nes” psicosociales. Así sucede en los pacientes hi- un anacronismo absoluto, no solo cruel sino un
pocondríacos, dotados de una identidad provi- equivalente moral de una tortura inaceptable,
sional donde el dolor supone un camino de que la medicina se siente llamada a desterrar.
acceso al ser, una ayuda para instalarse física- Illich, por su parte, en una visión macrosocial,
mente en el mundo. También en aquellos casos dice que en la actualidad el dolor es concebido
más extremos donde el dolor es el sostén de la como una maldición social, y para impedir que las
subjetividad, sin el cual sería difícil la existencia masas maldigan a la sociedad cuando están ago-
personal o mantener su lugar en el seno del gru- biadas por el dolor, el sistema industrial les despa-
po social. El dolor y el sufrimiento serían en esos cha matadolores médicos. Así, el dolor se convier-
casos la moneda para pagar el precio de la pena,
te en una demanda creciente de más drogas,
la privación o la aprehensión, que evita exponer-
hospitales y servicios médicos y otros productos
se así a situaciones más difíciles, satisfaciendo en
de la asistencia impersonal, corporativa, y en el
parte la defensa de sí mismo.
apoyo lícito para un ulterior crecimiento corpora-
Pragmática del dolor. En relación con la deman- tivo, cualquiera que sea su costo humano, social o
da de eutanasia por parte de muchos sufrientes, económico. La sociedad anestesiada mediada por
Le Breton señala que a menudo esta nace de la la medicina es la respuesta a esta evolución, pero
renuncia vital de un enfermo cuyos últimos días sin que tengamos una lúcida conciencia de sus
carecen de significado, privado de reconoci- efectos finales de drogas, violencia social y horror
miento de los otros, enfrentado a la indiferencia como los únicos estímulos que todavía puedan
o reprobación del personal sanitario, sin que su
despertar una experiencia del propio yo. Para Le
dolor sea tenido en cuenta suficientemente.
Breton no sería diferente el desenlace de la fanta-
Nada otorga valor a una existencia que el enfer-
sía de una supresión radical del dolor por parte de
mo considera residual y hasta indigna. La inmi-
nencia de la muerte es una experiencia dura, la medicina: sería una imaginación de muerte, un
pero humana, que consume la economía vital y sueño de omnipotencia que desemboca en la indi-
vincula de modo más estrecho a todos aquellos ferencia de la vida. Precisamente el gran aporte
que la viven y que requiere ser vivida con el mis- de la Antropología a la Medicina es re-humanizar-
mo valor que el resto de la vida. Por ello, cuando la para dignificar la vida.
el enfermo es acompañado, escuchado y conte-
nido en su dolor y sufrimiento, se le restituye su
Referencias
control moral frente a lo incierto y se le permite
ensanchar su mirada, recordar el precio de su R. Bustos, Las enfermedades de la Medicina, Santiago
de Chile, Cesoc, 1998. - I. Illich, Nemésis médica, México,
existencia, restituir su dignidad. La demanda de
Ed. J. Mortiz, 1978. - M. Kottow, R. Bustos, Antropología
eutanasia como de analgésicos disminuye consi- médica, Santiago de Chile, Mediterráneo, 2005. - D. Le
Bienestar

derablemente. Por tanto, ¿qué hacer frente al Breton, Antropología del dolor, Barcelona, Seix Barral,
dolor? Un recorrido por el texto nos permite 1999. - M. Zborowski, “Cultural components in response
diferenciar dos grandes épocas históricas: 1) la to pain”, Journal of Social Issues, Nº 8, pp. 16-30, 1952.

61
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Cuidados ante el dolor El sufrimiento como realización de identidad y ex-
y el sufrimiento periencia de la existencia. Un estudio sobre idea de
sufrimiento y representación cultural de la enfer-
Lucilda Selli (Brasil) - Universidade do Vale do
medad en la construcción de la persona, realizado
Rio dos Sinos
por Rodrigues y Caroso, con sujetos frecuentado-
Aproximación conceptual. Dolor y sufrimiento res de terreros afrobrasileños, evidenció que los
constituyen conceptos que, de cierta forma, se im- interlocutores investigados indicaron un tipo de
plican y se intersecan. Conforme al uso corriente discurso de realización de identidad, respaldados
de los términos, se originan del latín dolore y suf- en las ideas de enfermedad, sufrimiento y cura.
ferere. La tecnociencia dispone de las condiciones En sus narrativas, utilizan estas categorías para
para combatir el dolor orgánico-fisiológico pero el describir su existencia como marcada por el sufri-
sufrimiento es una realidad más compleja que miento. La noción de sufrimiento hace alusión a
puede, pero no necesariamente, involucrar la pre- una trayectoria. Por un lado, la representación de
sencia del dolor. La Asociación Internacional de la enfermedad remite a las razones del sufrimien-
Estudio del Dolor definió dolor como “una expe- to, por otro, la representación o discurso sobre la
riencia emocional y sensorial desagradable asocia- cura remite a una experiencia sincrónica, una vez
da con daño potencial o total de tejidos, descriptos que se presenta como antítesis del sufrimiento y la
en términos de tales cambios”. La fundadora del enfermedad. La categoría sufrimiento es usada
moderno hospice, Cicely Saunders, creó la expre- por los interlocutores en diferentes sentidos, ca-
sión dolor total, que incluye además del dolor físi- racterizándose como significante oscilante, en el
co, el dolor mental, social y espiritual. Estos as- sentido de comportar contradicciones de signifi-
pectos están interrelacionados y abarcan la cados que se mueven entre los planes concretos y
totalidad del ser humano. No siempre quien está abstractos, según apunta Lévi-Strauss. En el plano
con dolor, sufre. El sufrimiento es una cuestión concreto, sufrimiento significa enfermedad física.
personal. Está ligado a los valores de la persona y En el plano abstracto, el sufrimiento se entiende
a situaciones circunstanciales que la afectan en su por los significados que ultrapasan los límites de
ser total. Daniel Callahan entiende el sufrimiento la experiencia de la enfermedad física y ofrece ele-
como la posibilidad de traducir la experiencia de mentos determinantes para que la persona sufri-
impotencia vivida en situación de dolor no alivia- dora construya su identidad. El sufrimiento, por
da o de enfermedad que lleva a sentir la vida es- tanto, evoca significados desde fuerza y flaqueza,
tremecida en su sentido. Por tanto, el sufrimiento miedo y coraje, despertando emociones positivas
es más global que el dolor. o negativas. Estos atributos apuntan el sufrimien-
to como epifanía de la extrema vulnerabilidad y
Subjetivización y contexto de existencia. La apropia-
heteronomía humana, pues todo tipo de sufri-
ción de la realidad personal y la reacción de la per-
miento que ataca al ser humano constituye una
sona son fundamentales para captar el mensaje
manifestación concreta de su entera dependencia
contenido en las situaciones de sufrimiento, inter-
y vulnerabilidad. En el sufrimiento se produce en
pretarlo y asimilarlo como oportunidad o desventu-
la persona la ausencia de todo el refugio de sí en sí
ra. Esta capacidad de percepción de sí es determi-
mismo. En él, el ser humano se encuentra to-
nante para hacer frente a la situación, sea ella cual
talmente despojado de sus seguridades y expuesto
sea. Tomar en las manos la situación implica un
a una radical indigencia y total dependencia. El su-
proceso de subjetivización en el cual la persona se
frimiento constituye una realidad que acompaña la
apropia de su problema y reconoce e incorpora la
vida del ser humano en todo su itinerario y se pre-
necesidad de un reordenamiento en la vida. La in-
senta de diferentes formas y modalidades. Irrumpe
troducción de la nueva concepción en el modo de
en la existencia humana y altera por completo la
vivir, como respuesta reactiva a la situación, supo-
vida de la persona. La experiencia de la propia exis-
ne que la persona se sitúe en el nuevo contexto de
tencia humana se da vía sufrimiento. Por eso, de-
existencia. El universo existencial del individuo
lante de una persona que sufre la actitud más ade-
constituye el espacio en el que es visitado y re-visi-
cuada es la de silencio y solidaridad. El silencio
tado por el sufrimiento. Por tanto, el autoenfrenta-
evoca comunión y compromiso de un ser humano
miento implica hacer frente a la situación y avanzar
con otro ser humano que sufre. La solidaridad cons-
del problema orgánico fisiológico al plano humano
tituye una actitud de estar con quien sufre y actuar a
existencial. La persona conseguirá enfrentarse con
favor de alguien que está necesitado. Este compro-
el sufrimiento y comprometerse en un enfrenta-
miso humano caracteriza reciprocidad y remite la
miento si consigue entenderse a sí misma como al-
igualdad de todos los humanos como sufridores vul-
guien mayor que el problema que posee, o sea, si
nerables y necesitados.
Bienestar

puede visualizar, en su vida, otras posibilidades y


potencialidades que tiene que desarrollar, a pesar Dolor y sufrimiento como búsqueda de sentido. El
de la situación de sufrimiento. sufrimiento constituye un espacio singular de

62
Diccionario Latinoamericano de Bioética
búsqueda de sentido. Es en el sufrimiento donde tanto, el sufrimiento además de llevar a la perso-
el ser humano prueba para sí mismo su capaci- na a apropiarse más de sí misma y acrisolar sus
dad de resistir, de hacer frente a las situaciones razones y motivos, la abre para el otro. Las tec-
más duras y adversas de la vida, de atribuir un nologías predominan en el itinerario que rehace
sentido a la realidad que vive y que lo cerca, de el camino de la cura y/o estabilización del cua-
evaluar el valor del propio sufrimiento en el dro de sufrimiento de la persona. Ellas, por un
hormigón de la vida. El sentido se vuelve posibi- lado, traen beneficios y expectativas cada vez
lidad de significar la situación de sufrimiento y más promisorias, por otro, constituyen una
transformarlo en espacio privilegiado de apren- irrealidad tanto en el sentido de perspectivas y
dizaje en la construcción de sí mismo y de los eficacia cuanto de posibilidades de acceso. Aun-
propios ideales de vida. Para que haya sentido, que apunten perspectivas positivas para las per-
según Frankl, el sufrimiento no puede ser un fin sonas, no penetran el centro de las cuestiones
en sí mismo. El sufrimiento tiene sentido cuan- humanas existenciales movilizadas, sobre todo,
do se tiene un motivo para tal, o cuando se le en situaciones de vulnerabilidad. La integración
atribuye un motivo. Cuando incorporado de de la cultura científica, con su conocimiento
sentido remite a una “causa” que hace trascen- objetivo, y de la cultura humanista, direcciona-
der el sufrimiento como algo que se impregnó da al sentido de la existencia, como comple-
sin permiso a la vida de alguien. Frankl critica la mentarios e inseparables, constituyen una he-
visión de ser humano que descarta su capacidad rramienta en el enfrentamiento de la visión
de tomar una posición ante condicionantes, mecanicista y biologicista de la vida y favorece
cualesquiera que sean. Una de las principales la introducción de una visión holística de ser
características humanas está en la capacidad de humano, necesaria para orientar la vida marca-
elevarse por encima de las condiciones biológi- da por la fragilidad y por la posibilidad de irrum-
cas, psicológicas o sociológicas y crecer más allá
pir plenamente. El profesional de la salud tiene un
de ellas. La búsqueda de sentido en la vida es la
papel fundamental junto a la persona en la cons-
principal fuerza motivadora del ser humano.
trucción del proceso de apropiación de su reali-
Frankl percibió en el campo de concentración
dad de sufrimiento. Debe considerar la dimensión
que solo conseguían mantenerse vivas las perso-
subjetiva y existencial indisociablemente presente
nas que tenían un sentido en la vida. Por tanto,
y operante en la vida de la persona en situación de
el sufrimiento es una escuela imprescindible de
sufrimiento y su influencia en la construcción de
hallazgo de significados y sentido. El sujeto que
sentido. Así, la actuación del profesional no se
sufre es al mismo tiempo aprendiz y maestro de
agota con la realización de técnicas y procedi-
sí mismo.
mientos profesionales terapéuticos objetivos. Al
El sufrimiento como enseñanza ética. En el sentido contrario, posee un elemento subjetivo que re-
ético, Roselló entiende que el sufrimiento enseña mite para la dimensión humana y de sentido de
a las personas. Cuando el ser humano está aco- la existencia. El ejercicio profesional implica la
metido por el sufrimiento, la tendencia normal incorporación y la inclusión de una visión com-
es la de reflexionar sobre el sufrimiento que lo pleja de ser humano. Ese modo de actuar propi-
asuela y también sobre la propia vida y la forma cia el enfrentamiento de la disyunción operada
de conducirla. La persona recapacita valores, ac- entre naturaleza y hombre que se vuelven extra-
titudes y admite la propia finitud y fragilidad hu- ños uno al otro, esto es, la reducción del ser hu-
mana. Crea espacio para el redimensionamiento mano a lo biológico y de lo biológico a la físico,
de la propia vida y abraza con grandeza de alma lo cual configura la superación de la degrada-
la humildad, que consiste en la aceptación de la ción de la existencia total.
propia fragilidad. Sufrir para Frankl significa
crecer, y para Roselló, madurar, por tanto sufrir
constituye posibilidad de llegar a ser. Ese proceso Referencias
posibilita la conquista de libertad interior a pesar Dicionario Interdisciplinar da Pastoral da Saúde.
de la dependencia exterior. En la relación inter- São Paulo, Paulus, 1999. - V. Frankl, Em busca de sentido:
personal el sufrimiento construye espacios de re- um psicólogo no campo de concentração. Petrópolis: Vo-
velación y posibilidad de apertura de sí para el zes, 1991. - E. Morin, O Método. 5: A humanidade da hu-
otro y de construcción de verdaderas confiden- manidade. A identidade humana; 6: Ética. Porto Alegre,
cialidades. Despierta, por un lado, confianza y Sulina, 2002, 2005. - N. Rodrigues & A. C. Caroso. Idéia
de Sofrimento e Representação Cultural da Doença na
capacidad de entrega absoluta, y, por otro, sensi-
Construção da Pessoa, en: L. F. D. Duarte & F. O. Leal
bilidad y capacidad de compasión y donación in- (Org.), Doença, sofrimento, perturbação: perspectivas et-
Bienestar

condicional. El sufrimiento puede ser la piedra nográficas. Rio de Janeiro, Editora da Fiocruz, 1998. - F.
angular en la evolución de una relación interper- Torralba i Roselló. Antropología del cuidar. Madrid, Insti-
sonal sellada por el verdadero bienquerer. Por tuto Borja de Bioética y Fundación Mapfre, 1998.

63
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Acceso al tratamiento aquellos que satisfacen las necesidades de aten-
del dolor severo ción sanitaria de la mayor parte de la población;
por consiguiente, deben estar disponibles en todo
Rosa Mertnoff (Argentina) - Hospital de momento en cantidades suficientes y en las for-
Clínicas de la Universidad de Buenos Aires mas farmacéuticas apropiadas. Pero el alivio del
dolor severo por cáncer y otras condiciones no on-
Concepto de accesibilidad y epidemiología del dolor.
cológicas depende de la disponibilidad y el uso de
El acceso al tratamiento para el alivio del dolor se-
opioides del grupo terapéutico de la morfina. La
vero implica que el fármaco necesario para tal fin
región latinoamericana, donde los problemas de
esté a disposición de aquel que lo necesita en
pobreza, hambre, mortalidad infantil y vacuna-
tiempo y forma. Un fármaco puede estar disponi-
ciones ocupan un lugar central, aún debe lograr
ble en un país pero ser inaccesible a la persona que
poner en la agenda de prioridades la disponibili-
lo necesita. Los opioides son los fármacos de elec-
dad de opioides.
ción para el alivio del dolor severo por cáncer y
otras condiciones agudas o crónicas. Las barreras Fundamentos ético-jurídicos del derecho al alivio
en su disponibilidad y/o accesibilidad deben ser del dolor. Las normas de ética profesional y las
identificadas en el contexto socio-político-cultu- normas religiosas obligan a los profesionales de la
ral de cada provincia, región o país de América La- salud al tratamiento del dolor y el sufrimiento. En
tina. Este diagnóstico de situación facilitará la im- el Antiguo Testamento (Eclesiástico, 38:1-15) se
plementación de estrategias que logren el acceso afirma: “Y Él ha dado al hombre el conocimiento
al tratamiento mencionado. Sin embargo, no exis- /para que se glorifique en sus poderosas obras./
te un análisis epidemiológico global acerca de la Con ellas el médico aplaca el dolor;/ asimismo, el
naturaleza y extensión del problema dolor, ni de boticario prepara sus drogas;/ de suerte que la
su manejo racional en la región. Algunas encues- obra de Él no se termina”. Varios siglos después el
tas basadas en la comunidad, realizadas en Co- médico y filósofo Maimónides pedirá en su Plega-
lombia, Chile y México, encuentran que entre el ria (h. 1180): “Dios Todopoderoso... Tú has dotado
40% y el 60% de los adultos encuestados presen- al hombre con la sabiduría para aliviar el sufri-
tan uno o más tipos de dolor. Las principales con- miento... Tú me has elegido para velar sobre la vida
diciones dolorosas en la población general en- y la salud de Tus criaturas. Estoy ahora listo a dedi-
cuestada fueron dolor de cabeza, artritis y dolor carme a los deberes de mi profesión”. El Código
lumbar. Estos problemas son tan comunes, que se Internacional de Ética Médica de la Asociación
consideran normales e inevitables. Pero el cáncer Médica Mundial (1949) establece que “El médico
es una de las causas más frecuentes de mortali- debe a su paciente todos los recursos de su ciencia y
dad, y ocupa del segundo al quinto lugar en los toda su devoción”. La Declaración de Venecia sobre
distintos países latinoamericanos, y el dolor es un Enfermedad Terminal (1983) de la misma Asocia-
síntoma de alta prevalencia en las personas que lo ción indica: “El deber del médico es curar y, cuando
padecen. Más de dos terceras partes de las perso- sea posible, aliviar el sufrimiento y actuar para pro-
nas con cáncer avanzado experimentan dolor, a teger los intereses de sus pacientes”. El Comité de
menudo intenso. En la actualidad, el cáncer regis- Expertos en Alivio del Dolor y Cuidados Paliativos
tra diez millones de nuevos casos por año en el en el Cáncer declaró en 1990 que “librarse del dolor
mundo, provocando seis millones de muertes. La se debe considerar un derecho de los pacientes con
Organización Mundial de la Salud (OMS) estima cáncer, y el acceso al tratamiento del dolor, una medi-
que su carga mundial se duplicará en veinte años da de respeto a ese derecho”. También lo hacen las
y que su incidencia, actualmente más alta en los normas políticas. Así, la Asamblea Parlamentaria
países desarrollados, se desplazará hacia los paí- del Consejo de Europa sostuvo en su Recomenda-
ses en desarrollo debido a las peores estrategias ción Relativa a los Derechos de los Enfermos y los
preventivas de estos últimos. Así, para el año Moribundos (1976): “1. Considerando que los
2020, aproximadamente el 70% de los 20 millo- progresos rápidos y constantes de la medicina crean
nes de nuevos casos anuales ocurrirá en los países problemas y revelando aún ciertas amenazas para
en desarrollo, donde el mayor porcentaje de las los derechos fundamentales del hombre y la integri-
personas son diagnosticadas en etapas avanzadas. dad de los enfermos (...) 10. Recomienda al Comité
El 70% al 80% de los pacientes con cáncer y dolor de Ministros invitar a los gobiernos de los Estados
pueden ser aliviados con tratamientos orales sim- miembros: a) A tomar todas las medidas necesarias,
ples si se implementan los conocimientos médicos particularmente en lo que concierne a la formación
y los tratamientos existentes. En 1986, la OMS del personal médico y la organización de los servicios
anunció que la morfina y los opioides del mismo médicos, para que todos los enfermos, hospitalizados
Bienestar

grupo terapéutico eran considerados esenciales en o cuidados en domicilio sean aliviados de sus sufri-
el tratamiento del dolor por cáncer moderado a se- mientos tanto como lo permita el estado actual de
vero. Los medicamentos esenciales se definen como los conocimientos médicos”. La OMS ha establecido

64
Diccionario Latinoamericano de Bioética
asimismo sus recomendaciones específicas en la uso de otros opioides fuertes diferentes de la mor-
materia. Diversos instrumentos del derecho in- fina en países con distinto grado de desarrollo
ternacional de los derechos humanos sirven de (metadona, oxicodona, etc.) debe alertar acerca
referencia: el artículo 25 de la Declaración Uni- del uso exclusivo del indicador “consumo de morfi-
versal de Derechos Humanos (ONU, 1948), que na” como medida país del control del dolor por
asegura el derecho a un nivel de vida adecuado cáncer.
que garantice salud y bienestar; la Declaración
Clasificación de las barreras al acceso de los opioides.
Americana de los Derechos y Deberes del Hombre
La OMS ha analizado y clasificado las barreras de
(OEA, 1948), que en su artículo XI establece el de-
acceso a los opioides en cuatro niveles: 1. Factores
recho de toda persona a que su salud sea preserva-
relacionados con las políticas sociosanitarias: en La-
da por medidas sanitarias y sociales; la Conven-
tinoamérica existe una baja prioridad al control del
ción Americana de Derechos Humanos o Pacto de
dolor y leyes restrictivas por temor a la desviación
San José de Costa Rica (OEA,1969), que en su ar-
de opioides para uso no médico. Los opioides son
tículo 5 establece el derecho a la integridad física,
clasificados como estupefacientes por su poten-
psíquica y moral; el Pacto Internacional de Derechos
cial uso abusivo. Por ello, se reglamentan por tra-
Económicos, Sociales y Culturales (ONU, 1966), que
tados internacionales y políticas nacionales de fis-
en su artículo 12 afirma el derecho de toda perso-
calización de drogas. La Junta Internacional de
na al disfrute del más alto nivel posible de salud
Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), organismo
física y mental. Asimismo, con referencia a los ni-
que vigila la disponibilidad mundial de estupefa-
ños, la Convención sobre los Derechos del Niño
cientes, la OMS y los Gobiernos nacionales infor-
(ONU, 1989), que sostiene en su artículo 24 que
man que la disponibilidad de opioides no es sufi-
los Estados partes reconocen el derecho del niño
ciente para fines médicos debido a la poca
al disfrute del más alto nivel posible de salud y a
importancia que atribuyen los sistemas asistenciales
servicios para el tratamiento de las enfermedades
al alivio del dolor, el temor exagerado a la adicción,
y la rehabilitación de la salud.
las políticas nacionales de fiscalización excesiva-
Concepto de consumo terapéutico de morfina como mente represivas y los problemas en la adquisición,
indicador de desarrollo de un país. El consumo tera- fabricación, licencias, certificados, aspectos admi-
péutico de morfina se considera indicador de nistrativos en general, almacenamiento y distribu-
desarrollo de un país. El International Narcotic ción de opioides. La Convención Única sobre Estu-
Control Board (INCB) colecta y reporta los datos pefacientes de 1961, enmendada por el Protocolo
anuales de consumo de cada país a partir de los de 1972, tuvo como principal objetivo evitar el
reportes de cada uno de ellos. En Latinoamérica, abuso de estupefacientes, garantizando al mismo
el mapa del consumo de morfina en 2001 fue: tiempo su disponibilidad para uso médico. Este
Argentina, 1,55 mg/cápita; Brasil, 1,97 mg/cápi- principio central del “equilibrio” representa una
ta; Chile, 2,06 mg/cápita; Colombia, 0.92 mg/cá- dualidad de obligaciones para los gobiernos que
pita; Costa Rica, 2,64 mg/cápita; Cuba, 1,24 consiste en establecer un sistema de fiscalización
mg/cápita; Perú, 0,19 mg/cápita; Uruguay, 2,44 para prevenir el abuso, el tráfico y la desviación,
mg/cápita, y Venezuela, 0,12 mg/cápita. Ese asegurando al mismo tiempo la disponibilidad
mismo año, Estados Unidos informó un consu- para uso médico legítimo en la asistencia de los en-
mo de 35,13 mg/cápita; Canadá, 57,02 mg/cá- fermos. La OMS ha desarrollado guías de autoeva-
pita; España, 8,79 mg/cápita; Reino Unido, luación que permiten a los gobiernos determinar si
18,48 mg/cápita; y Francia, 36,72 mg/cápita. A sus políticas nacionales de fiscalización de drogas
pesar de que el consumo global de morfina se du- han establecido el marco legal y administrativo
plica cada cinco años desde 1984, la tendencia se que asegure la disponibilidad de los analgésicos
debe mayormente al aumento de consumo de paí- opioides para fines médicos y científicos, en con-
ses desarrollados. Si bien el consumo de morfina formidad con las recomendaciones de la JIFE y con
en Latinoamérica aumentó 54% entre 1980 y 1989 los tratados internacionales. Estas guías buscan
y 393% entre 1990 y 1999, estos valores siguen facilitar a los gobiernos la detección y eliminación
siendo insuficientes. El consumo de morfina en La- de aquellos impedimentos a la disponibilidad de
tinoamérica es menor al 1% de todas las cantida- los mismos. Un estudio comparativo entre cinco
des consumidas en el mundo y muy baja compara- países latinoamericanos demostró que existían le-
da con los países de Norteamérica. Sin embargo, yes y regulaciones restrictivas que afectaban el
más del 50% de la población global mundial pade- uso médico y científico de los opioides al imponer
ce de dolores no tratados por falta de acceso al límites en la dosis o en los días de tratamiento. 2.
tratamiento con opioides. Esta situación instala el Factores relacionados con la industria farmacéuti-
Bienestar

manejo inadecuado del dolor por cáncer como un ca: los altos costos de los opioides por múltiples
problema serio de la salud pública tanto en países razones (costo de impuestos de productos impor-
desarrollados como en desarrollo. El aumento del tados y de licencias, mejores ganancias para los

65
Diccionario Latinoamericano de Bioética
productores, distribuidores y farmacéuticos, etc.) para mejorar la funcionalidad del mismo, la JIFE
son considerados una barrera importante para el recomienda revisar los siguientes niveles: 1.
acceso de opioides en los países en desarrollo. 3. International Narcotics Control Board: planea
Factores relacionados con los profesionales de la sa- una provisión adecuada y confirma las estima-
lud (médicos, enfermeros y farmacéuticos): la falta ciones nacionales. 2. Ministerio de Salud: estima
de formación en grado y posgrado determina el las necesidades que traslada al primero, da licen-
conocimiento inadecuado de la farmacología cia a productos, prescriptores, etc. 3. Importado-
analgésica y la terapia del dolor lo cual conlleva la res, manufactores y distribuidores: producen o
insuficiente prescripción de opioides. Existe preo- importan suficientes cantidades, distribuyen rápi-
cupación por los controles regulatorios y por los damente; 4. Hospitales, farmacias y cuidados pa-
efectos colaterales y desarrollo de tolerancia y liativos: entrenamiento y obtención de licencia,
adicción a los analgésicos. 4. Factores relacionados adquisición de cantidades adecuadas, dispensan
con los pacientes: la resistencia a declarar el dolor y de acuerdo con la prescripción, anticipan las ne-
asumirlo como parte inevitable de su enfermedad, cesidades. 5. Médicos y enfermeras: valoran el do-
así como los temores a la adicción y dependencia a lor, prescriben según las necesidades del paciente.
la morfina de los pacientes y/o de sus familias, son En este nivel, cabe considerar la inclusión de este
otro importante obstáculo al alivio del dolor. Debi- tema en el currículo de grado y posgrado de las
do a la identificación de la falta de comunicación carreras en cuestión. Y finalmente destacar la im-
entre los profesionales de la salud y los regulado- portancia de difundir en la población los conoci-
res, la Organización Panamericana de la Salud ha mientos mencionados y su derecho al alivio del
promovido el desarrollo de talleres convocando a dolor.
líderes de programas de cuidados paliativos y re-
presentantes del sistema regulatorio a encuentros
Referencias
de intercambio de información y de opinión. Organización Mundial de la Salud, Alivio del dolor y
tratamiento paliativo en el cáncer. Informe de un Comité de
Propuestas para mejorar el acceso de la población a Expertos. Serie de Informes Técnicos 804, Ginebra 1990. -
los opioides. Para detectar las barreras en el circui- J. Porta, X. Gómez Batiste, A. Tuca, “Dolor”, en Control de
to de distribución de los opioides y de este modo síntomas en pacientes con cáncer avanzado y terminal, Ma-
hacer un diagnóstico y legalizar un tratamiento drid, Arán Ediciones, 2004, pp. 33-90.

2. Atención de la salud

L a Declaración Americana de los Derechos y


Deberes del Hombre, instrumento regional
aprobado por la Novena Conferencia Internacio-
14 de la Declaración Universal sobre Bioética y
Derechos Humanos (Unesco, 2005) ha recogido
bajo el título Responsabilidad social y salud. Este
nal Americana celebrada en Bogotá del 30 de artículo fue resultado de la propuesta y firme de-
marzo al 2 de mayo de 1948, antecedió a la Decla- fensa de las representaciones de los países lati-
ración Universal de los Derechos Humanos, que noamericanos que participaron en la construcción
sería adoptada por la Asamblea General de las Na- de la Declaración Universal con el mismo espíritu
ciones Unidas el 10 de diciembre de ese mismo con el que más de cincuenta años atrás la región
año. La contribución regional a esta última fue había participado en la construcción de la Decla-
relevante. En su artículo 11, la Declaración Ameri- ración Universal de los Derechos Humanos.
cana asocia el derecho a la preservación de la salud
Antecedentes históricos de la salud y su atención en
con el derecho al bienestar cuando establece que
América Latina. El encuentro tricontinental de po-
“toda persona tiene derecho a que su salud sea pre- blaciones derivado de la colonización en América
servada por medidas sanitarias y sociales, relativas (europeos, aborígenes y africanos) produjo un in-
a la alimentación, el vestido, la vivienda y la asis- tercambio de enfermedades infecciosas, como sa-
tencia médica, correspondientes al nivel que permi- rampión, viruela, lepra y tuberculosis, de los espa-
tan los recursos públicos y los de la comunidad”. En ñoles a los indígenas americanos, y de fiebre
ese sentido, para la teoría y la práctica de la bioé- amarilla, anquilostomiasis y dengue de los escla-
tica en América Latina resulta importante com- vos negros a los indios americanos y a los españo-
Bienestar

prender la historia, la realidad y las alternativas les. La primera cuarentena se ordenó en 1519 en
posibles de esa atención de la salud en su asocia- Santo Domingo para prevenir la epidemia de vi-
ción con ese conjunto de medidas que el artículo ruela, que alcanzó una mortalidad del 90% entre

66
Diccionario Latinoamericano de Bioética
los indígenas, como en las epidemias colombianas tecnología y de alto costo, orientado a la terapeú-
de 1558, 1564 y 1587. La población indígena fue tica, como el de Estados Unidos; 2. El modelo de
devastada por las epidemias de viruela e influen- seguro colectivo y administración nacional cen-
za y se estima que la población del centro de Méxi- tralizada, solidario y orientado al bienestar, de co-
co se redujo de veintitrés millones en 1519 a un bertura universal, con un acento intermedio entre
millón en 1605 (Sánchez Albornoz, 1977). Cua- la asistencia y la prevención, como el de los países
tro siglos harían falta para que la población de de Europa occidental, Japón, Australia y Canadá;
América Latina volviera a alcanzar la cifra estima- y 3. El modelo socialista de una economía planifi-
da de sesenta millones de habitantes que tenía al cada, con servicios públicos y cobertura universal,
momento del Descubrimiento. Y al mismo tiempo orientado a la prevención, con énfasis en la salud
de esta catástrofe el intenso comercio de negros infantil y de los trabajadores industriales, con po-
esclavos devastó a muchas tribus africanas. Cin- líticas de salud centralizadas y con una regulación
co de los diez millones de negros esclavos arran- muy estricta de la práctica médica privada. Esos
cados de Angola, Congo, la Costa de los Esclavos tres modelos mayores podían ser identificados en
y otras regiones africanas para el comercio mun- países industrializados o ricos, en países de transi-
dial fueron para América Latina: un tercio a los ción o de medianos ingresos, y en países pobres y
territorios españoles y dos tercios al Brasil. En ese muy pobres. Puede decirse que el enfoque liberal
contexto colonial la atención de la salud era pa- contractualista de libre mercado y estado mínimo
ternalista en la tradición hipocrático-galénica y tuvo su correspondencia con los supuestos éticos
caritativa en el sentido religioso que infundía el de autores clásicos como John Locke y Adam
catolicismo. A comienzos del siglo XIX, cuando los Smith, así como con los más recientes e influyen-
países de la región comienzan a independizarse, tes en bioética como Robert Nozick y Tristram
las condiciones de salud en América Latina tenían Engelhardt. También puede atribuirse una corres-
el mismo patrón epidemiológico introducido por pondencia a los sistemas de salud orientados al
la Conquista: hambre, alta mortalidad por viruela bienestar con los supuestos éticos del utilitarismo
y enfermedades infecciosas, y enfermedades pul- de John Stuart Mill, y con los aportes a la bioética
monares en los trabajadores de la minería (Hum- de Richard Hare o Peter Singer. Los sistemas de sa-
boldt, 1808). Pero al mismo tiempo el modelo de lud socialistas tuvieron su correspondencia con
industrialización europea generaba el movimien- los autores clásicos del marxismo y en la bioética
to sanitario británico y el desarrollo de la higiene ha sido importante la contribución que ha hecho
pública como una disciplina experimental, cam- Giovanni Berlinguer en esa tradición. Pero debe-
biando con esto la práctica médica internacional. mos observar que cuando en aquel contexto
Jenner descubre en 1798 la inmunidad frente al mundial de tres grandes sistemas de salud y en-
virus de la viruela y las vacunaciones comienzan foques de salud pública la bioética se formuló de
en América. En 1881 el médico cubano Carlos Fin- manera sistemática como campo interdisciplina-
lay presenta en la Academia de Ciencias de La rio en 1970, su origen en Estados Unidos habría
Habana su tesis sobre la transmisión de la fiebre de marcar fuertemente el sesgo primario de las
amarilla. La medicina llegó a ser así un campo relaciones entre bioética y salud pública en los de-
más científico en su práctica y la moral médica sarrollos teóricos y metodológicos que la constitu-
giró hacia un tipo de paternalismo diferente del yeron. Y ese sesgo fue eminentemente liberal. El
tradicional, centrado ahora en la figura del médi- influjo de esta concepción en la introducción de
co como hombre de ciencia. El antiguo sistema contenidos de la bioética en América Latina du-
de salud caritativo también cambió: en 1884 Bis- rante la primera mitad de los años noventa fue
marck introdujo en Alemania un nuevo sistema muy importante. La bioética europea, desarrolla-
nacional colectivo de salud que fue adoptado en da en la década de los ochenta en un contexto de
diferentes países europeos y que también sería sistemas de salud orientados al bienestar y con
aplicado en América Latina. El control adminis- una asociación a los Derechos Humanos, como
trativo de la medicina por una institución feudal quedaría recogido en la Convención Europea so-
como el Protomedicato fue remplazado por el bre Bioética, no tuvo en la región la misma gravi-
nuevo modelo de evaluación médica introducido tación inicial que tuvo la bioética angloamerica-
na. Y esta realidad determinaría, por lo menos
por la British Medical Association (1836), la
hasta el año 2000, a una gran parte de la produc-
American Medical Association (1847) y la Asso-
ción teórica, la actividad académica y la práctica
ciation Générale de Médecins de France (1858). A
de la bioética en América Latina con su repercu-
comienzos del siglo XX quedaron formulados tres
sión en la concepción de los problemas éticos en
grandes modelos de sistemas de salud de refe-
la atención de la salud individual y colectiva.
Bienestar

rencia para la salud pública: 1. El modelo geren-


ciado orientado al libre mercado, descentraliza- El sida como nuevo paradigma. La epidemia de
do, fuertemente individualista y privado, de alta sida vino a expresar de manera multifacética la

67
Diccionario Latinoamericano de Bioética
aparición de un conjunto de conflictos propia- enfoques de la atención de la salud como merca-
mente bioéticos en los sistemas actuales de salud do, se aceleraron los avances científicos y
como diferencia y a la vez parcial continuidad con tecnológicos, y se extendió la preocupación por el
la historia de la salud regional. Por un lado, las estudio sistemático de los aspectos morales que
cuestiones relativas a la familia y el principio de la envuelven a todas estas cuestiones. A la vista de
vida, como el casamiento entre infectados, el na- estos cambios, la situación de la salud en el mun-
cimiento y la crianza de hijos, las conductas se- do globalizado de comienzos del nuevo siglo se
xuales de los adolescentes y la situación de los vio beneficiada con el debate y la reflexión intro-
húerfanos del sida. Y por el otro, las cuestiones ducidos por la bioética, en tanto conocimiento
del vivir, como el respeto de la dignidad, los dere- que puede ayudar a racionalizar los enormes pro-
chos humanos y la no discriminación en diversos blemas actuales y futuros a los que nos enfrenta-
contextos, como la ocupación y el empleo, la mos. La bioética ha establecido conceptos y prin-
educación pública, la inmigración y el turismo, o cipios que pueden guiar nuestras acciones para
la atención de los profesionales de la salud. Den- afirmar el objetivo moral subyacente en la pro-
tro de los ciclos vitales, finalmente, las cuestiones puesta de salud para todos. Con este propósito se
de la muerte y el morir radicalmente cuestionadas ha defendido la incorporaración a ese debate de
en contextos como el de los enfermos terminales conceptos como solidaridad, equidad y sustenta-
en situación de privación de libertad. Asimismo bilidad; así como valores, principios y virtudes ya
resultaron extensamente cuestionados el proble- aceptados en el campo de la bioética. A la vez,
ma del costo de los tratamientos, la elección o no muchas preguntas se han hecho para explorar las
de regímenes como la poliquimioterapia, más efi- interacciones posibles de la ética con la necesidad
caces pero más costosos, y el derecho a la aten- de una renovación de la estrategia de atención
ción de la salud. Las reglas éticas de confidenciali- primaria. ¿Qué principios, conceptos y métodos
dad, veracidad y consentimiento informado, con deberían incorporarse a la estrategia consideran-
la elección de a quién estudiar y a quién tratar, los do las macrotendencias de desarrollo de la salud y
aspectos de derecho administrativo en salud pú- los escenarios preferidos, probables o posibles?
blica con el alcance del poder gubernamental ¿Qué tiene la ética para decir acerca de las políti-
para proteger la salud pública y las infracciones cas y acciones por desarrollar? ¿Qué lugar ten-
penales contra la misma, así como la responsabili- drán los conceptos y principios éticos en las estra-
dad por daños extracontractuales, conflictuaron tegias funcionales y cuáles han de ser los
las respuestas legales y políticas tradicionales del estándares éticos prácticamente operativos para
sistema. ¿Cómo debía pensarse entonces la aten- la renovación? ¿Qué papel ha de desempeñar la
ción de la salud en este nuevo marco? ética de la atención primaria de la salud ante la di-
sociación entre globalización de los mercados de
Sistemas de salud para todos, ética y globalización.
capital y localización restringida del acceso a las
Desde 1978, cuando la Organización Mundial de
condiciones de una vida sana?
la Salud formuló la Declaración de Alma-Ata adop-
tando la estrategia de salud para todos basada en Sistemas de salud y aspectos interculturales de la
la atención primaria de salud (v.), hubo muchos bioética. El respeto por la vida humana y sus dife-
cambios relacionados con nuestra visión de la sa- rentes expresiones culturales es un principio que
lud en el mundo de los cuales la epidemia del sida es o podría ser universalmente compartido. La
llegó a ser paradigmática. Algunos de ellos, como consideración de la diversidad cultural (v. Diversi-
notables aunque desiguales mejorías en el acceso dad cultural y lingüística) es un paso que ha de se-
a los servicios de salud, reducción de las tasas de guir a la información objetiva de las condiciones
morbi-mortalidad de varias enfermedades, au- de salud al tomar decisiones morales para reducir
mento de la expectativa de vida y avances en la la inequidad en el sistema, ya que junto a los be-
conciencia política de los principios establecidos, neficios que ofrece la globalización actual nos en-
fueron favorables. Además, y en forma negativa, contramos con las dificultades que ella encierra al
aparecieron enfermedades nuevas y reaparecie- tender a borrar la diversidad cultural. La tradición
ron algunas de las más antiguas (sida, tuberculo- cultural latinoamericana ha sido fuertemente pa-
sis, cólera, etc.), aumentaron los riesgos ecológi- ternalista y beneficentista antes que centrada en
cos y el crecimiento urbano con los problemas de la autonomía de los individuos. Esto ha hecho
las megaciudades, y se amplió la brecha entre paí- más difícil la extensión de un modelo respetuoso
ses y poblaciones ricas y pobres aumentando la de la autonomía que en países de otra tradición.
desigualdad entre ellas (v. Análisis de la situación Sin embargo, cercano a este enfoque beneficentis-
de salud). Además, diversas poblaciones mostra- ta se ha observado muchas veces un mayor desa-
Bienestar

ron una tendencia al envejecimiento con aumento rrollo de los lazos de solidaridad y cooperación
de las enfermedades crónicas, se globalizó el co- comunitaria que van desapareciendo con el creci-
mercio y los viajes internacionales, crecieron los miento del mercado y las privatizaciones y que

68
Diccionario Latinoamericano de Bioética
han de tenerse en cuenta ante la globalización en como el protestantismo, el judaísmo y el culto is-
salud. Alcanzar una relación equilibrada entre de- lámico. Institucionalmente, sin embargo, el cato-
rechos individuales y bien común en el marco de licismo ha sido la religión con mayor tradición e
estas tradiciones es uno de los mayores desafíos influencia en las políticas de Estado y también la
éticos por realizar en la práctica (v. Atención indi- que ha desarrollado la mayor red de cooperación
vidual y atención colectiva). Asimismo, las grandes social en temas que incluyen a la salud. Esto ha
desigualdades sociales todavía existentes en mu- dado al catolicismo un carácter contradictorio y
chos países tradicionalmente han otorgado mayor polémico en su tradición nacional y regional que
relevancia a las cuestiones de justicia en salud que no puede obviarse a la hora de poner en práctica
a las cuestiones clínicas. Pero las visiones actua- políticas de equidad que habrán de ser por ello
les en ética de la salud exigen trabajar la interre- tanto críticas de su dogmatismo conservador
lación entre los campos de la clínica y la política como respetuosas de su doctrina social de la que
cuando se quiere hacer cambios efectivos hacia tanto pueden aprender los gobiernos.
la equidad (v. Atención clínica y contexto social). Por todo esto, si en la renovación de la estrategia
No obstante, los agentes de salud, tanto en la clí- de atención primaria pretendemos acercarnos
nica (v. Consulta en ética clínica) como en el desa- cuanto podamos al fin de que la estrategia sea no
rrollo de políticas, no pueden dejar de considerar solo eficaz y basada en verdades científicamente
esta especial vulnerabilidad de diversos grupos demostradas, esto es, apoyada en “lo permanen-
sociales en la región generada por esa desigual- te”, sino también a que las acciones desarrolladas
dad. Asimismo, la tradición latinoamericana suele sean éticamente justificadas y por tanto a que la
acentuar más la armonía de valores antropológi- estrategia sea legítima en su totalidad, un primer
cos y éticos que el pragmatismo instrumental. paso es considerar las diferencias objetivas entre
Esto lleva a una menor eficacia en la toma de deci- cada región, cada país y cada población, y un se-
siones pero supone muchas veces una mayor faci- gundo paso, identificar y respetar la diversidad
lidad para encontrar valores comunes. Frente al cultural en medio de los cambios que la globaliza-
gran desarrollo de una respuesta tecnológica a las ción nos impone, considerando y respetando así
necesidades en salud que se observa en países “lo transitorio” de cada persona y cada población.
más desarrollados, América Latina muestra toda- Para este empeño en un auténtico desarrollo hu-
vía las características de una cultura con fuerte mano en el sistema de salud, un papel esencial es
orientación al cuidado interhumano (v. Cuidados el que puede ser cumplido por los comités de ética
en salud). En cuanto a diversidad religiosa, si bien (v.) a la hora de enfrentarnos a los conflictos bioé-
existe una mayoría de población católica, también ticos que surgen día a día en el sistema de salud.
es importante la presencia de otras religiones, [J. C. T.]

Atención individual y atención


colectiva
Abraham Sonis (Argentina) - Academia visibles, adquieren más profundidad y más difícil
Nacional de Medicina resulta su solución equitativa a la luz de la respon-
sabilidad del Estado como expresión de la volun-
El conflicto entre los fines de la medicina y la sa-
tad de la sociedad. Y es que resulta explicable y
lud. Entre el objetivo de la medicina, atención al
entendible la presión de un paciente, o de sus fa-
paciente, y el objetivo de la política de salud,
miliares, para un tratamiento determinado cual-
atención a la población, en un universo con recur-
quiera que sea su costo, como también resulta en-
sos limitados, tal como lo vemos en la realidad,
tendible la preocupación por disponer de recursos
aparecen tensiones que asumen distintas expre-
para inmunizar a toda una población infantil de
siones según el ámbito en que se realicen. Esto ad-
un área específica. Si bien en algunos casos ambos
quiere su propia dimensión ética en cada ámbito
enfoques coinciden, la tendencia en la atención
ya que las tensiones se dan desde los niveles más
de la salud y la enfermedad en los últimos lustros
abstractos hasta los más concretos de la práctica
acentúa el conflicto, tal como lo demuestra la ex-
diaria. Si partimos del concepto de la salud como
periencia diaria.
un derecho de cada individuo como tal, por un
lado, y por otro del de “salud para todos”, que in- Imperativo tecnológico, necesidades y prioridades en
volucra necesariamente planificación y un uso efi- salud. El adelanto tecnológico y más aún el impe-
ciente de los recursos así como el papel del Estado rativo tecnológico llevan por una conjunción de
Bienestar

benefactor, el conflicto se plantea en el plano de factores de distinta índole a la aplicación de la tec-


los valores. Y a medida que se avanza en la consi- nología más sofisticada a todos los pacientes sobre-
deración del problema las tensiones se hacen más pasando en muchos casos su utilización racional y

69
Diccionario Latinoamericano de Bioética
desbordando los costos. El dilema es real: dado el la vigilancia permanente y el asesoramiento por
grado de incertidumbre que caracteriza a la aten- parte de los eticistas.
ción médica y ante la mera insinuación de un
eventual resultado favorable, ¿resulta posible
Referencias
para un médico negarse a su aplicación por su cos-
G. Rose, “Sick individuals and sick populaciones”,
to para la entidad pública o de la seguridad social International Journal of Epidemiology, 1985; 14:32-30;
prestadora de la atención? El problema aparece reproducido en International Journal of Epidemiology,
con toda su claridad en sistemas cerrados de aten- 2001, vol. 30: 427-432. - D. Beauchamp, B. Steinbock,
ción cualquiera que sea su magnitud o su alcance, New ethics for the public’s health, New York, Oxford Uni-
desde mutuales particularizadas hasta servicios versity Press, 2000.
nacionales de salud, que involucran a toda la po-
blación. Y es que la utilización de recursos fijos,
predeterminados, exige el establecimiento de Análisis de la situación de salud
prioridades y de reglas del juego que permitan cu- María del Carmen Amaro (Cuba) - Facultad de
brir las necesidades del mayor número posible, o Ciencias Médicas General Calixto García
la totalidad, de sus beneficiarios o de la población
general. Basta citar las regulaciones que en cier- Definición. El análisis de la situación de salud
tos sistemas ponen un tope de edad a los trasplan- (ASIS) es el proceso mediante el cual los diferen-
tes o a la diálisis renal. La complejidad del proble- tes sectores de la propia comunidad, de manera
ma se acentúa en la sociedad moderna, que suma mancomunada y liderada por el sector salud,
como factor decisorio a los medios. Una incisiva identifican, desde su percepción, los principales
campaña televisiva puede recaudar fondos para problemas o riesgos que afectan su situación de
posibilitar el traslado de un niño a un servicio ul- salud y emprenden acciones responsables y soste-
traespecializado de un país central para el trata- nibles para su transformación positiva (Sansó So-
miento de alto costo de una patología excepcional berats, 2003). Desde 1994, Bergonzoli retomó el
a un costo que permitiría tratar la anemia de cien- enfoque sistémico y lanzó su propuesta del análi-
tos de chicos de esa misma comunidad. Pero, sis de la situación de salud, sustentado en la defi-
¿quién puede no conmoverse ante la sonrisa de nición de salud como producto social. Desde en-
alegría de un niño trasplantado que con fondos de tonces se definen mejor los objetivos y propósitos
un grupo de gente que contribuyó individualmen- que se persiguen con su realización, y se aboga
te a su tratamiento alcanzó el mismo resultado fa- por una mayor participación de la población en el
vorable que quien tiene los recursos necesarios proceso de identificación de problemas, propues-
para el mismo tratamiento? ta de soluciones y ejecución de acciones. En nues-
tros días, la literatura referida a la atención pri-
Individuos, poblaciones y atención preventiva. El maria de salud (APS) otorga una importancia
mismo dilema plantea la atención preventiva, estratégica al análisis de la situación de salud y
como lo demuestra la extensa bibliografía que ha considera a este como el instrumento capaz de fa-
florecido alrededor del ya clásico planteo de Geof- cilitar el conocimiento de los problemas de salud
frey Rose en 1984 y que se ha convertido en un de las comunidades y las intervenciones necesa-
debate crucial en la epidemiología de hoy: “indi- rias para su solución al nivel de los sistemas loca-
viduos enfermos y poblaciones enfermas”, en el les de salud (Silos).
que Rose contrapone precisamente en el área de
prevención el estudio de los riesgos individuales Identificación de problemas. La participación acti-
de una patología y el análisis de los determinantes va de la población en el análisis de la situación de
de la incidencia de la misma (Rose, 1985). El pri- salud debe involucrar como actor principal a la
mer enfoque se concreta a través de los screenings comunidad, la cual tiene la responsabilidad de
poblacionales en los que la detección de algunos determinar, dentro de las alternativas disponi-
casos resulta en muchas ocasiones de un costo des- bles, cuáles problemas están en condiciones de
medido, en tanto que el segundo enfoque tiene solucionar con éxito. Para ello es imprescindible
como objetivo remover los factores que afectan a la comenzar por la identificación del problema. Es
comunidad en su totalidad. Dilema que mantiene importante precisar que problema es un estado
hoy toda su vigencia. La atención individual y la de insatisfacción de personas o grupos ante he-
atención colectiva conforman un conflicto inesca- chos reales, presentes o anticipados, que no per-
pable que debe enfrentarse permanentemente, ya miten llegar a un fin o meta. Está fundamentado
que hace a la esencia misma de la medicina y la sa- en experiencias, conocimientos y expectativas. Es
lud de la población y que exige una conciencia lú- una situación de incompatibilidad de objetivos,
Bienestar

cida de sus protagonistas, un alerta permanente y conocimientos y emociones, dentro o entre perso-
un tratamiento cuidadoso por parte de los respon- nas o grupos que conducen a una interacción an-
sables de la atención de la salud y la enfermedad y tagónica y de oposición (necesidades, obstáculos,

70
Diccionario Latinoamericano de Bioética
conflictos, aspiraciones, valores, daños y riesgos). los cambios psicológicos y sociales de los grupos
La identificación del problema comprende tres poblaciones que atiende. Aquí no solo tiene que
pasos. El primero de ellos es la aceptación del pro- desarrollar más la observación, sino también la ca-
blema. Cada miembro de la población de un sector pacidad de escuchar y de callar los múltiples pro-
atendido por el médico y la enfermera de la fami- blemas que afectan la intimidad de las familias. En
lia tiene un espacio direccional, es decir, la delimi- esta interacción, en no pocos casos, las personas
tación de las fronteras entre lo que un actor califi- que forman parte de esas familias y comunidades
ca como problema y lo que considera realidades no tienen la percepción de que su estado de salud
inevitables. Si un actor social incorpora un pro- pueda estar afectado; en otros, no están suficiente-
blema a su espacio direccional, lo convierte en de- mente informados acerca de cómo puede influir,
manda social y, por ende, está dispuesto a la ac- en el mantenimiento de la salud y la prevención de
ción; en tanto que si lo considera una situación enfermedades, adoptar estilos de vida saludables.
inevitable, lo acepta con disgusto, pero no lucha
Cuestiones éticas. Existen muchas cuestiones, des-
por resolverlo. La negación del problema lleva a
de el prisma de la ética, en el análisis de la situa-
la inacción. El consenso positivo en cuanto a la
ción de salud. Un aspecto muy importante está re-
identificación de un problema es movilizador de
lacionado con el propio proyecto del diseño,
acciones concertadas para enfrentarlo. El segun-
donde no es posible escribir “material” y método,
do paso es la definición del problema, lo cual impli-
puesto que la investigación pretende estudiar a
ca enunciar el problema y describirlo en cuanto a
“sujetos”. Otro elemento de gran relevancia es el
la dimensión y el valor que tiene para los diferen-
cumplimiento de los principios éticos que se exige
tes actores sociales. La percepción de los proble-
en toda investigación en la que están involucra-
mas es diferente en cada persona, de manera que
dos seres humanos: a) Explicitar el propósito be-
es difícil un acuerdo unánime en su calificación.
neficente de la investigación, identificando los
El tercer paso es la explicación del problema, la
problemas de salud de las personas, familias y co-
cual se realiza mediante el análisis de los antece-
munidad, así como los factores de riesgo de enfer-
dentes, la situación actual, los escenarios futuros
mar, de modo que pueda realizarse la búsqueda
y las circunstancias. En este paso debe responder-
oportuna de las mejores alternativas para su solu-
se a la pregunta ¿por qué se produjo y qué conse-
ción. b) Garantizar la calidad de los medios para
cuencias puede traer?, lo cual permitirá diferen-
lograr el fin propuesto: además de la aplicación
ciar las causas de los efectos. La base para la
de técnicas cuantitativas, utilizar técnicas cuali-
explicación del problema está en las estimaciones
tativas de carácter participativo desde el momen-
cuantitativas (indicadores) y cualitativas (valora-
to mismo de la etapa de identificación de los pro-
ción de la comunidad) que influirán en la deter-
blemas de salud, pasando por el establecimiento
minación del riesgo actual y en la predicción del
de prioridades hasta llegar a la búsqueda de las
futuro.
alternativas de solución. c) Evaluar los riesgos de
Observación e interacción. El análisis de la situación las consecuencias inmediatas y mediatas de la
de salud, además del aspecto médico y social tiene aplicación de la investigación relacionados con
un carácter histórico, pues se refiere a un espacio y el descubrimiento de nuevas necesidades de sa-
un tiempo determinados; pero también posee un lud en su concepto más amplio, en no pocos casos
carácter ético, dado en su propia esencia, en su en los que todavía el sistema nacional de salud o
condición de investigación clínica, epidemiológica la sociedad en su conjunto estén en condiciones
y social. Para diagnosticar es preciso indagar, ex- de aportar las soluciones adecuadas, creando con
plorar, investigar. Cuando se trata de un diagnósti- ello nuevas expectativas sin posibilidades inme-
co clínico, hecho a una persona en particular, la en- diatas de satisfacción para las personas, familias y
trevista médica y el examen físico del paciente son comunidades. d) Ofrecer toda la información re-
las técnicas de investigación que primero se uti- querida sobre el propósito de la investigación, sus
lizan y ello obliga a establecer una determinada riesgos y beneficios: explicar que la identificación
relación médico-paciente. Pero para que pueda de los problemas de salud y los factores de riesgo
establecerse esta relación existe la premisa de de enfermar pueden contribuir a mayores preo-
aceptación, por ambas partes, de iniciar esta rela- cupaciones de las personas frente a la posibilidad
ción. En ella cobra especial importancia la capaci- de nuevos peligros, pero también permite que las
dad de observación y de escucha del médico. Pero personas enfermas comiencen de inmediato el
cuando se trata de hacer un diagnóstico de salud a tratamiento adecuado para curarse o rehabilitar-
una familia o a una comunidad la interacción del se, según sea el caso; o modificar estilos de vida
médico con los sujetos que atraen su atención se nocivos a la salud para prevenir enfermedades y
Bienestar

vuelve mucho más compleja. La capacidad de ob- fomentar la salud, en otros. e) Obtener el con-
servación trasciende su habitual entrenamiento sentimiento de las personas involucradas para
para los cambios biológicos, para centrarse más en incluirlas en la investigación tomando en cuenta

71
Diccionario Latinoamericano de Bioética
que en el estado de salud no solo intervienen as- instrumento de justicia social; 2. Atender sanita-
pectos de carácter objetivo, tanto en los planos riamente a toda la población sin restricciones de
biológico, psicológico y social, sino también en el ningún tipo; 3. Brindar acceso a los más necesita-
plano subjetivo, relacionado con la forma de per- dos como una aplicación del principio de equidad;
cepción individual y grupal acerca del fenómeno 4. Incorporar la comunidad al sistema de salud
salud-enfermedad, prever que muchas personas para que participe activamente en la identifica-
no desean saber mucho acerca de su verdadero ción, priorización y solución de sus principales
estado de salud por miedo al futuro; mientras problemas de salud; y 5. Extender la cobertura de
que otras no acuden al médico porque no se les los servicios de salud y el mejoramiento ambien-
ha ayudado a modificar su percepción acerca de tal. La atención primaria debe ser entonces parte
su real estado de salud y con ello no han podido de un sistema nacional de salud (su núcleo), y
identificar sus verdaderos problemas de salud, parte fundamental del desarrollo económico y so-
de manera que a todas hay que acercarse, expli- cial de la comunidad. Debe llevar la atención de la
carles y solicitarles su inclusión voluntaria. f) salud lo más cerca posible al lugar donde residen
Respetar el derecho a la no discriminación en la y se educan sus integrantes, prestando los servi-
inclusión y/o exclusión de la muestra: en los cios de promoción, protección, curación y rehabi-
estudios en los que se utilice una muestra pobla-
litación de la salud. El sistema de servicios sanita-
cional, en el caso del ASIS se dan estos casos en
rios nacionales domina en catorce países (nueve
grupos poblacionales de riesgo, respetar el de-
europeos, cuatro asiáticos y Cuba) que constitu-
recho de inclusión a todos aquellos que estén
yen el 33% de la población mundial. La mayoría
comprendidos en las características del grupo a
de ellos son industrializados o en vías de rápida
estudiar, así como no excluir a nadie que no de-
industrialización y los servicios sanitarios nacio-
see voluntariamente ser excluido. g) Respetar el
derecho al anonimato y a la confidencialidad de nales cubren a toda la población. Entre las nacio-
los resultados: respetar el derecho a que los resul- nes industriales capitalistas fue Gran Bretaña la
tados que se publiquen no permitan la identifica- primera en establecer dicho servicio en 1948,
ción de las personas, la familia o la comunidad donde el sistema cubre a toda la población. La
que no desee ser identificada, así como guardar el tendencia mundial apunta a un servicio nacional
secreto relacionado con información concernien- de salud. No obstante, resulta evidente la necesi-
te a la vida íntima personal o familiar. dad de mejorar la capacidad resolutiva de la aten-
ción primaria de salud, para lo cual no solo hay
que pensar en cambios organizativos, sino tam-
Referencias bién reconsiderar las funciones de los profesiona-
M. C. Amaro Cano, “La ética del análisis de la situa-
ción de salud”, en G. Toledo Curbelo, Salud pública, La Ha-
les de enfermería que se desempeñan en ese nivel
bana, Ecimed, 2005. - R. Borroto Chao, M. Liz Álvarez, de atención, facilitándoles asumir el liderazgo de
“Diagnóstico comunitario de la situación de salud”, Revis- la atención domiciliaria, en la que se requieren
ta Cubana de Medicina General Integral, Vol. 12, N.º 3, mucho más los cuidados, que constituyen su espe-
1996. - S. Martínez Calvo, H. Gómez de Haz, “Análisis de cialidad. Pero para que todo ello sea posible es ne-
la situación de salud”, en Comunidad. Temas de medicina cesario brindar más información a la población
general integral, La Habana, Editorial Ciencias Médicas,
para que conozca qué puede ofrecerle este nivel
2001, t. 1, pp. 281-286. - A. Ochoa Alonso, L. Selva Suárez
y E. Rodríguez Pupo, “El análisis de la situación de salud.
de atención y de esta forma se incremente su con-
Una vía para el perfeccionamiento de la atención prima- fianza en el médico y enfermera de la familia. Las
ria”, en Revista Cubana de Medicina General Integral, 1996, personas, que están cada vez más informadas y, en
Vol. 12, N.º 4. - F. Sansó Soberats, “Análisis de la situación consecuencia, más capacitadas para participar ac-
de salud en Cuba”, en Revista Cubana de Salud Pública, tivamente en la conservación de su salud, deman-
Vol. 29, N.º 3, Jul.-Sep., 2003. dan, con razón, que en este escenario los profesio-
nales de salud garanticen un mayor acceso, con
Atención primaria de salud óptimas garantías de seguridad, calidad y rapi-
dez, de modo que disminuya cada vez más el ries-
María del Carmen Amaro (Cuba) - Facultad de go que representa la angustia de esperar un diag-
Ciencias Médicas General Calixto García nóstico o un tratamiento. Por todas estas razones
Atención primaria y sistemas nacionales de salud. se hace necesario precisar los aspectos éticos de
En 1978, la Organización Mundial de la Salud la atención primaria que presentan diferencias
(OMS) reunida en Alma-Ata adoptó la atención con los otros niveles de la atención de salud,
primaria de salud (APS) como estrategia válida como la tradicional relación médico-paciente, el
Bienestar

para el logro de la salud para todos, con accio- tipo de atención de salud, la organización de los
nes como: 1. Considerar al sistema de salud servicios, la participación comunitaria y la toma
como un componente del desarrollo social y un de decisiones.

72
Diccionario Latinoamericano de Bioética
La relación médico-paciente y la participación co- pueden causar problemas éticos al profesional. En
munitaria en APS. La relación de atención no solo cuanto a la organización de los servicios, el siste-
debe establecerse con pacientes o enfermos sino ma de trabajo es en equipo y pueden derivarse
con personas sanas y con riesgo de enfermar. La problemas en temas de distribución de recursos,
relación bilateral médico-paciente debe extender- tanto económicos (donde se realice autogestión),
se a otros profesionales (enfermeras, psicólogos, como en el tiempo de los profesionales, así como
trabajadores sociales, tecnólogos de la salud, far- de varias personas poseedoras de información
macéuticos y otros). Debe haber continuidad en la confidencial con riesgo de violación del secreto
atención a lo largo del tiempo, lo que implica un profesional. La estructura física del centro de sa-
mayor y mejor conocimiento de la persona, inclu- lud es de fácil acceso a los archivos con trasiego
yendo sus preferencias, sistema de valores, capa- habitual de historias clínicas, lo cual puede difi-
cidad de autodeterminación, etc. Ha de tenerse cultar la salvaguarda de la confidencialidad. Res-
una perspectiva global que tenga en cuenta las pecto a la toma de decisiones, estas no acostum-
circunstancias familiares, económicas y sociocul- bran a ser urgentes, disponiéndose de más tiempo
turales de las personas. Ha de practicarse una para consultar con otros miembros del equipo, así
orientación familiar, siendo necesario para ello como con la propia persona implicada y su familia
contar con la familia del paciente –que puede de- cuando no se tiene en claro lo que debe hacerse.
sempeñar una función de colaboración o de difi- Las decisiones no suelen ser irrevocables y pue-
cultad–, para la aplicación de medidas asistencia- den rectificarse a lo largo de un proceso según su
les y preventivas. En cuanto a la participación desarrollo, o permitir que transcurra un plazo
comunitaria, se incluye a representantes tanto antes de la decisión definitiva.
formales como informales. En muchos casos los
Problemas éticos en atención primaria. La aten-
profesionales y directivos de salud se sienten sa-
ción primaria de salud no está exenta de confron-
tisfechos cuando logran establecer una relación
tar también dilemas éticos, derivados de la prác-
de colaboración entre los líderes formales e infor-
tica clínica, epidemiológica y social que se
males de la comunidad; pero en otros –bastante
realiza cotidianamente en este nivel de atención
frecuentes, lamentablemente– desconocen su
a partir del análisis de la situación de salud.
existencia o, en el mejor de los casos, solo tienen
Entre los más frecuentes se encuentran los rela-
en cuenta los criterios de los representantes for-
cionados con la focalización de la atención, los
males. La participación es activa desde su primera
resguardos de confidencialidad, la atención domi-
etapa. En un porcentaje elevado, los profesionales
ciliaria, la modificación de los estilos de vida y la
de la salud de la atención primaria consideran
equidad en la atención sanitaria. 1. Respecto a
cumplida la incorporación de la comunidad a las
la focalización, esta puede usarse con un crite-
acciones de salud si logran su participación en la
rio técnico sin descuidar la atención básica inte-
etapa de solución de los problemas; pero pocos
gral a la comunidad. Esto ocurre, por ejemplo,
todavía se percatan de las ventajas de su incorpora-
con grupos poblacionales necesitados de aten-
ción desde la etapa de identificación. Ello es la ex-
ción especial, como los adultos mayores. Aun-
presión del respeto a la autonomía de la comuni-
que las sociedades modernas tienen la obliga-
dad o, lo que es lo mismo, el respeto a su derecho a
ción de garantizar que las personas mayores
expresar lo que realmente percibe como problema,
tengan cubiertas sus necesidades básicas y que
y priorizar aquellos que más la afectan.
dispongan de los recursos suficientes para seguir
Tipo de atención, organización de los servicios y viviendo de forma útil y satisfactoria dentro de la
toma de decisiones en APS. La atención sanitaria es comunidad, se estima que un porcentaje bastante
integral y no solo curativa y de rehabilitación, alto de la población sufre depresiones leves o mo-
sino también preventiva y de promoción de la sa- deradas, ansiedad u otro tipo de trastornos emo-
lud, que se ofrece a un grupo poblacional específi- cionales, como consecuencia de la pobreza per-
co (mujeres embarazadas, niños, adolescentes, jó- manente, el desempleo o la discriminación social,
venes, adultos medianos y adultos mayores, entre por lo que requieren una atención focalizada por
otros) o a toda la población. Esto incluye activida- parte de un equipo multiprofesional que actúe in-
des de educación directamente conectadas con los terdisciplinariamente. 2. Con respecto a la confi-
valores de las personas, sus familias y la comuni- dencialidad, este es un derecho del paciente y, por
dad a la que pertenecen. Existe una focalización tanto, un deber de todo profesional de salud, al
de los principales grupos de riesgo (factores de custodiar la información relativa a cada persona y
riesgo modificables y no modificables) que puede familia que atiende. Los datos confesados por la
desviar la atención del enfoque familiar y global. persona o familia o conocidos a través de la rela-
Bienestar

Y hay posibilidad de exigencias injustificadas, ción profesional nunca podrán revelarse, salvo
como recetas, certificados médicos, pruebas com- por razones de salud pública o por imperativo le-
plementarias o derivaciones a especialistas, que gal, con las debidas restricciones. Sin embargo, se

73
Diccionario Latinoamericano de Bioética
dan casos donde surge la duda, como ocurre con Referencias
las personas VIH positivas, la familia que acude a Agustín Bartomeo y coautores, La salud y la enferme-
la consulta en lugar del paciente, médicos de em- dad en la atención primaria, Buenos Aires, Instituto Uni-
presa, tribunales de justicia, etc., recabando infor- versitario de Ciencias de la Salud, Fundación H. A.
mación acerca del paciente. Otros problemas re- Barceló, 1998. - Armando Martín Zurro, Una atención pri-
maria más resolutiva, Dimens Hum, 2002. - IX Seminario
cientes son los derivados de la codificación de
Internacional de Atención Primaria de Salud, La Habana,
datos clínicos y su registro informático y la cone- marzo 2006. - M. N. Martín Espíldora, “Bioética y atención
xión de las terminales de los centros de salud a re- primaria”, en Cuadernos de Bioética, Vol. 35, Nº 3, Galicia,
des generales de datos. 3. Los problemas deriva- 1998.
dos del ingreso en el hogar surgen de esta nueva
modalidad de la atención de salud en el nivel pri-
mario de atención, que reclama una alta respon- Atención clínica y contexto social
sabilidad moral de los profesionales de salud, en
especial médicos y enfermeras, quienes deberán Jorge Otero Morales (Cuba) - Facultad de
realizar sus acciones de salud en el propio hogar Ciencias Médicas Finlay-Albarrán
de sus pacientes. Con el ingreso en el hogar, espe- La clínica y el enfermo como particular concreto.
cialmente en el caso de pacientes requeridos de Clínica viene del latín clin ce; y este del griego
cuidados paliativos por enfermedades en estadio klinkh, de klinh, que significa cama o lecho. Si
terminal, pueden aparecer algunos dilemas éti- asumimos que la imagen que simboliza a un en-
cos, entre ellos cumplir o no con el principio de fermo es la de un individuo en cama, es factible
veracidad en el diagnóstico para satisfacer al pa- aceptar, desde el punto de vista etimológico, que
ciente o a su familia. 4. Los problemas relaciona- clínica es un término referido al enfermo. En co-
dos con la modificación de estilos de vida emer- rrespondencia con su etimología, la Real Acade-
gen en atención primaria porque se concede mia Española le asigna al vocablo tres acepciones:
especial importancia a la detección precoz de fac- ejercicio práctico de la medicina relacionado con
tores de riesgo en las personas para intervenir a la observación del paciente y su tratamiento; con-
través del consejo individual o de otras activida- junto de manifestaciones de una enfermedad; y
des de educación para la salud. En relación con establecimiento sanitario donde se diagnostica y
este tema es difícil calcular hasta dónde se puede trata a un paciente. Clínica distingue, por tanto,
llegar ejerciendo presión “sobre” la persona, o sa- desde el punto de vista lingüístico: actos, hechos e
ber si se está respetando sus valores y autonomía, instituciones vinculados propiamente con el enfer-
debatiendo con ella las consecuencias nocivas de mo, es decir, el ente real, concreto e individual
determinado estilo de vida para su salud y los be- donde se manifiesta, produce y origina la enferme-
neficios que le reportaría modificarlo, tratando de dad. Esta vinculación de clínica a acciones que tie-
convencerla de esto último. 5. Finalmente y res- nen como objeto un enfermo en particular y la en-
pecto a la equidad en la asistencia, además de in- fermedad que este sufre concretamente, como ente
fluir en la gestión de los recursos económicos a tra- individual, es lo que ha permitido contraponer este
vés del cuidado del gasto farmacéutico, exámenes vocablo al de patología, término que suele em-
complementarios del diagnóstico clínico, etc., to- plearse en el ámbito médico como sinónimo de en-
dos los profesionales de atención primaria tienen a tidad nosológica y de especie morbosa, por cuanto
su disposición un importante recurso: el tiempo. significa la enfermedad en su concepción científi-
Su distribución viene condicionada, en parte, por ca, es decir, como especie o entidad abstracta y uni-
los programas del área, la presión asistencial o el versal en la cual solo suelen delinearse aquellas
horario del centro, pero dentro de estas limitacio- manifestaciones, hechos o situaciones que se pre-
nes cada profesional es el último responsable. Este sentan con regularidad en un conjunto determina-
reparto no debe ser igualitario, sino equitativo, de- do de enfermos (Gracia, 2001). Esta distinción en-
dicando más atención a quienes más lo necesiten, tre la clínica como expresión del hecho concreto y
lo que muchas veces plantea dificultades para lle- singular, y de la patología como la concepción abs-
varlo a la práctica y, en ocasiones, genera dilemas tracta y universal de la existencia de este hecho en
éticos. En general, se tiende a hablar más con las un conjunto de enfermos, resulta esencial para
personas más agradables (cultas, simpáticas¼); y comprender el valor que tiene la utilización del
se dedica más tiempo a los que más lo demandan, vocablo clínica como adjetivo. Así, cuando nos
que a menudo no son los que más lo necesitan. En referimos a la ética clínica o la farmacología clí-
muchas ocasiones las personas con más carencias nica, lo que se quiere realmente significar con es-
sociales y sanitarias acuden poco a la consulta, tos términos es que el quehacer ético y farmaco-
Bienestar

por motivos diversos, y es preciso que los médi- lógico en estos casos está orientado a solventar
cos, enfermeras, psicólogos y trabajadores socia- situaciones concretas y particularizadas del pa-
les vayan a su encuentro para su seguimiento. ciente y no situaciones universales y abstractas de

74
Diccionario Latinoamericano de Bioética
la ciencia correspondiente. Por ello el término clí- Referencias
nico ya implica por sí mismo una concepción P. Laín Entralgo, Antropología médica para clínicos,
metodológica. Barcelona, Salvat, 1984. - D. Gracia, Procedimientos de
decisión en ética clínica, Madrid, Eudema, 1991. - D. Gra-
La atención clínica según el contexto social del siste- cia, “La deliberación moral: el método de la ética clínica”,
ma de salud. En correspondencia con lo expuesto en Medicina clínica, Barcelona, 117: 18-23, 2001. - D. Gra-
cia y J. Júdez, Ética en la práctica clínica, Madrid, Funda-
es dable definir inicialmente el concepto de
ción de Ciencias de la Salud, Editorial Triacastela, 2004.
atención clínica como aquella atención médica
que tiene como objeto el enfermo propiamente
dicho, es decir, el ente como tal que sufre el pro- Atención clínica del paciente crónico
ceso de enfermedad, y cuyo fin es solventar situa-
ciones diagnósticas y terapéuticas en relación con Marco Taché Jalak (Cuba) - Hospital Militar
el proceso de enfermedad que este sufre concreta- Central Doctor Carlos J. Finlay
mente. Esta concepción de atención clínica suele
Complejidad de la atención en el paciente crónico.
armonizar bien con el sentido lato que en la prác-
Las enfermedades crónicas constituyen uno de
tica cotidiana del lenguaje se le dispensa al térmi-
los más importantes problemas de salud y tienen
no desde hace años y puede temporizar, por de-
un gran interés social por la cantidad de perso-
más, también muy bien, en el contexto social de
nas que las padecen, afectan a la población de
una medicina netamente hospitalaria, curativa,
distintas edades, género, nivel socio-económico,
personalista y especializada, propia de la segunda
por el lugar que ocupan en el cuadro de mortali-
mitad del siglo pasado y que todavía subsiste en
dad, alto, en los países desarrollados y causa sig-
muchos países en vías de desarrollo. Sin embargo, nificativa de muerte en los países en desarrollo.
en el contexto social de países donde el sistema de Algunas de las definiciones señalan a estas enfer-
salud se sustenta en la atención primaria, la defi- medades como de etiología incierta, con prolon-
nición expuesta puede resultar un tanto inapro- gado curso clínico, sin resolución espontánea en
piada, ya que en este contexto las acciones, en el tiempo, entre los hechos más sobresalientes
aras de promocionar la salud y prevenir las enfer- que las caracterizan. Dentro de las enfermedades
medades, no están solo orientadas al individuo crónicas se incluye una variedad de afecciones
enfermo, sino también al paciente supuestamente que afectan a uno o más sistemas del organismo.
sano e incluso a la familia y a la comunidad. Para La naturaleza de estas enfermedades sitúa en un
contemporizar con la existencia de ambos contex- primer plano al individuo que la padece, a la for-
tos sociales es preferible definir atención clínica ma en que este encara su situación y al medio que
como la atención profesional, médica o sanitaria, lo rodea, ya que con mucha frecuencia se encuen-
que tiene como objeto el individuo, la familia y la tra también involucrada la familia, en especial
comunidad, y cuyo fin es solventar las situaciones cuando se trata de niños, ancianos o discapacita-
de salud que se presentan, empleando con este dos. Además, en lo que se refiere a su atención, al-
propósito una metodología afín a la clínica. Debe- gunos enfermos crónicos en algún momento de su
mos aclarar que la definición expuesta no contra- tratamiento requieren la participación de más de
viene la esencia del término clínica, pues este si- un especialista, y otros de lo que suele llamarse
gue significando ese quehacer que tiene como grupo multidisciplinario, hecho que determina
objeto el caso concreto, solo que ahora caso no es cierta complejidad en la relación médico-enfer-
únicamente el enfermo, sino también el individuo mo. En todo este complejo proceso que constituye
aparentemente sano, la familia y la comunidad. una adecuada relación entre el médico y el enfer-
Esta concepción de la clínica, en la cual caso pue- mo intervienen diferentes factores, unos depen-
de ser también la comunidad propiamente dicha, den del médico, otros del enfermo y otros del sis-
si se le enfoca como una unidad existencial con- tema de salud. La relación médico-enfermo entre
creta y singular, es lo que hizo posible que a mitad iguales, que es esencial para facilitar la decisión
del pasado siglo surgiera la epidemiología clínica, autónoma del enfermo crónico, transcurre por
orientada al diagnóstico y al tratamiento de las si- distintas circunstancias, como son: la convicción
tuaciones de salud que afectan concretamente a del médico de que esto es imprescindible para lo-
una comunidad. Por último, valga significar que grar un adecuado comportamiento ético, la capaci-
cuando nos referimos a la atención clínica no solo dad intelectual del enfermo, su característica de
nos estamos refiriendo a la atención técnica, sino personalidad, el contexto donde se desarrolla la
también a la atención ética. De ahí que, en el con- entrevista (casi siempre un hospital o un consul-
texto de la atención primaria, la ética clínica no torio que puede crear temor). Tampoco hay que
Bienestar

solo está obligada a considerar situaciones que olvidar que el enfermo acude al médico buscando
atañen al individuo, sino también a la familia y a una respuesta o alivio a su dolencia de aquel que
la comunidad. sabe más. Los patrones culturales y religiosos de

75
Diccionario Latinoamericano de Bioética
los enfermos tienen importancia sobre todo en toda su amplitud. Es razonable pensar que en la
determinadas conductas que tienen que observar atención a los enfermos crónicos ha de respetarse
los enfermos con afecciones crónicas. Entre las el principio de autonomía como un derecho, en
complejidades que acompañan a estos enfermos tanto que el médico atiende a los de beneficencia
se encuentra la que concierne a las investigacio- y no maleficencia, y la sociedad debe garantizar al
nes diagnósticas, con la introducción de nuevos de justicia. Sin embargo, no todos los que traba-
métodos de investigación que no siempre resultan jan en bioética están de acuerdo con este enfoque
inocuos por su carácter invasivo. Un patrón ética- filosófico, en especial en lo concerniente al lugar
mente aceptable, antes de solicitar una prueba del principio de autonomía y su relación con el de
que implique algún riesgo, es aquel que determi- justicia. El principio de autonomía es uno de los
ne en qué medida su resultado puede cambiar el grandes aportes de la bioética, pero no es el único
tratamiento o tener influencia en el desenlace fi- que debe respetarse. En muchos países de Améri-
nal del paciente. Otras veces estas indicaciones ca Latina los pacientes con afecciones crónicas no
implican no solo diagnóstico, sino también trata- tienen oportunidades de acceder a los servicios de
miento y suelen ser realizadas por un especialista salud, por tanto para ellos el principio de justicia
que no ha tenido relación con el enfermo. Es im- es el más importante. Muchas de las enfermeda-
prescindible que esa decisión sea valorada por el des crónicas son prevenibles al tener en cuenta los
médico con el enfermo. Durante la entrevista o las factores de riesgo hace tiempo identificados,
sucesivas entrevistas con el enfermo este puede como el tabaquismo, el alcoholismo, la dieta ina-
estar influenciado por los criterios de la medicali- decuada. Otras dependen de la precariedad en las
zación presentes no solo en el lenguaje cada vez condiciones de vida de una parte importante de la
más común en los medios de comunicación, sino población. Tener presentes estos factores para
también en la conducta de muchas personas o fa- realizar programas en la prevención de determi-
miliares que tengan cierta ascendencia sobre él. nadas enfermedades crónicas y procurar la posibi-
Toda esta complejidad plantea diversos proble- lidad de la asistencia sanitaria para todos los que
mas éticos. la padecen es parte del principio de justicia.
De la ética hipocrática a la bioética. La ética tradi- El respeto de la autonomía en el paciente crónico. El
cional practicada por los médicos durante más de vínculo tradicional entre médico y enfermo le
veinticinco siglos, con origen en el Juramento Hi- otorgaba el papel hegemónico al médico. En ese
pocrático y con cambios que en distintas épocas y contexto no es posible una decisión autónoma.
circunstancias la adaptaron a los distintos patro- Cada vez se hizo más evidente la necesidad de que
nes culturales y de moralidad prevalecientes, se los enfermos con padecimientos crónicos tuvieran
mantuvo hasta más allá de la segunda mitad del una participación activa y decisiva en el control de
siglo XX. Esta ética tradicional se basa en el ca- su enfermedad. Así, el respeto del principio de au-
rácter benéfico del ejercicio de la medicina y en tonomía constituye uno de los pilares de la ética
el conocido principio de no hacer daño al enfer- de la atención del paciente crónico y es el elemen-
mo. Toda la responsabilidad de la conducta ética to alrededor del cual se erige una nueva concep-
recae en el médico y es esta la razón fundamental ción de la relación médico-enfermo. Esto es el re-
por la que a este tipo de relación entre el médico sultado de un proceso histórico que reforzó la
y el enfermo se le denomina paternalista. La individualidad y la propia responsabilidad del in-
emergencia de la bioética como un estudio siste- dividuo con todo lo concerniente a su salud, y
mático de los aspectos éticos de la medicina y la puso el énfasis en el hecho de que en resumen él
biología en general ocupó, por diferencia con la gestiona su propio cuerpo, no le entrega esa ges-
ética médica tradicional, el espacio que el desa- tión al médico, pero para que pueda garantizarse
rrollo de la sociedad y de la ciencia requería a esta autonomía el enfermo debe estar en plena
mediados del siglo veinte. La bioética reformuló capacidad de ejercerla, además de poseer toda la
así a la ética médica. Según Potter, creador del información que requiere para tomar una deci-
término, la bioética no solo involucra a los indivi- sión. Por tanto, la relación entre el enfermo y el
duos sino que incluye su relación con la sociedad médico adquiere otra dimensión. El manejo por
y evalúa las consecuencias de la tecnología, con lo parte del enfermo de una amplia información so-
cual esa amplitud abre un nuevo camino a la refle- bre todos los aspectos de su enfermedad y una re-
xión ética. La concepción principialista de la bioé- lación médico-enfermo entre iguales son deter-
tica postuló cuatro principios éticos como rectores minantes para el éxito en el tratamiento del
de la práctica en medicina: autonomía, beneficen- enfermo crónico. En muchos casos el enfermo no
cia, no maleficencia y justicia. Aunque a diario solo tiene que estar atento a la evolución o los
Bienestar

aparecen publicaciones sobre determinadas en- síntomas para tomar un medicamento, debe ade-
fermedades crónicas vinculando algunos de los más modificar hábitos de vida y conductas. Por
principios éticos, estos no han sido tratados en esa razón no basta que tenga información sobre

76
Diccionario Latinoamericano de Bioética
algunos riesgos derivados de incumplir con las in- suele completarse la información y concluir la en-
dicaciones médicas y conocer determinadas habi- trevista con la firma del enfermo, el llamado
lidades para aplicarse algún tratamiento, también consentimiento informado, ratificando que el pa-
debe tener la información adecuada de su enfer- ciente está de acuerdo en someterse a un estudio
medad incluyendo su evolución y pronóstico, así de laboratorio, una prueba con determinados
como los riesgos y ventajas del tratamiento. La riesgos o una intervención quirúrgica. Sin embar-
atención de determinados enfermos crónicos, por go, algunos estudios señalan que en no pocos ca-
ejemplo, requiere tratamiento quirúrgico. Tanto sos esos documentos son firmados sin un conoci-
el médico de asistencia como el cirujano, lo mis- miento completo de lo que se expresa en ellos. A
mo si es consultado que si forma parte del equipo veces debido al lenguaje técnico que no se aclara,
que trata al enfermo, tienen que ofrecer toda la otras, al nivel del enfermo, o a las condiciones psi-
información de las ventajas, posibles complicacio- cológicas en que se encuentra. Esto reafirma que
nes y riesgos del procedimiento. Debe quedar durante la entrevista hay que dedicar un tiempo a
bien claro para el enfermo que se le propone este comprobar que no existen dudas. Por eso, al rea-
procedimiento luego de evaluar los riesgos y los firmar el enfoque basado en la autonomía, recien-
beneficios que puedan derivarse de su interven- temente ha surgido el concepto de empoderamien-
ción. Una vez en conocimiento de esto puede el to, que se basa en el criterio de que los enfermos
enfermo estar en condiciones de tomar una deci- crónicos (como los que padecen diabetes), aseso-
sión. Cuando la conducta quirúrgica esté indicada rados por el criterio del médico, tienen toda la res-
en un niño, anciano o en personas que hayan per- ponsabilidad en su tratamiento aunque son ellos
dido la capacidad de decidir este criterio debe ser mismos quienes cuidan de su enfermedad.
ofrecido a los familiares. Se recurre con mayor
frecuencia a los trasplantes para tratar padeci-
Referencias
mientos crónicos. Al proponerle al enfermo uno
T. Beauchamp y L. McCullough, Ética médica. Las res-
de estos procedimientos hay que tener presente ponsabilidades morales de los médicos, Barcelona, Labor,
que son técnicas que no solo implican riesgo como 1987. - X. Berrios Carrasola, “La prevención de las enfer-
el del rechazo, sino que también tienen implica- medades crónicas no trasmisibles del adulto. Conceptos
ciones éticas, ya que cada individuo, como un básicos para implementar programas con base comunita-
ente moral, tiene sus propias convicciones. De ahí ria”, Boletín Escuela de Medicina, Universidad Católica de
la importancia de establecer un vínculo muy es- Chile, 1, 3, 1994. - D. Gracia, “De la bioética clínica a la
trecho entre el equipo que trata al enfermo y ofre- bioética global. Treinta años de evolución”, Acta Bioética
cerle todo tipo de ayuda psicológica y moral para VIII, N.º 1, 2002. - H. Tristram Engelhardt, Los fundamen-
tos de la bioética, Barcelona, Paidós, 1995.
asistirlo en su decisión. Se debe tener presente
que entre otros aspectos el principio de autonomía
se basa en la dignidad del enfermo que es impres- Seguridad social
cindible respetar. Como responsable de gestionar
todo lo concerniente a su salud es aquí donde debe Jorge Mera (Argentina) - Universidad Torcuato
actuar con pleno conocimiento y ejercicio de su Di Tella
autonomía.
El concepto de seguridad social. Es el conjunto de
De la autonomía al empoderamiento. La atención medidas destinadas a proteger a la población con-
clínica de los enfermos crónicos transcurre, como tra las necesidades derivadas de las contingencias
toda la práctica de la medicina, en medio de los sociales y de allí su relevancia moral. El origen
avances constantes de la ciencia y de la revolución moderno de la seguridad social se remonta a la
tecnológica en el campo de la biomedicina y de las Prusia del Canciller Bismarck, donde en 1883 se
imágenes. En su definición la bioética considera constituyó un seguro de enfermedad, que recién
al individuo en toda su relación social, cultural, más tarde fue seguido por otros relativos a previ-
religiosa, y esto está presente en cada una de las sión social. Inicialmente el seguro solo cubría a
actuaciones que deben ser realizadas. El equipo los trabajadores, no a sus familias, por cuanto el
médico debe dar toda la información a los familia- interés principal de la medida era contribuir a la
res de estos enfermos para que ellos puedan auxi- disponibilidad de una mano de obra sana y pro-
liarlos en tomar una decisión, o tomarla por aque- ductiva y, además, disminuir el predicamento de
llos que no pueden hacerlo por sí mismos, como la socialdemocracia, por entonces un partido casi
ocurre con los niños. En el caso del enfermo cróni- revolucionario. El sostenimiento mediante contri-
co la información debe estar fundamentada de buciones sobre el salario y la administración com-
forma clara para despejar la incertidumbre que partida aún caracterizan a las entidades que siguen
Bienestar

siempre existe hasta que se logre la variable más este modelo como “bismarckianas”. En la Gran
acertada para el enfermo, que es uno de los fun- Bretaña de la Segunda Guerra Mundial, Lord Beve-
damentos de la entrevista. En muchas ocasiones ridge postuló un sistema, finalmente instaurado

77
Diccionario Latinoamericano de Bioética
por el gobierno laborista hacia 1948, con cobertura públicas reciben presupuesto estatal y la CCSS se
universal y administración estatal en un Servicio financia con aportes de los patrones, obreros y
Nacional de Salud, que caracteriza a este tipo de Estado. En 1999, el 11% de la población no tenía
organizaciones como “beveridgianas”. seguro de salud. En México, la seguridad social
cubre a los trabajadores de la economía formal
La seguridad social en América Latina. La seguri-
(58 millones en el año 2000) y está compuesta
dad social se desarrolló en nuestra región con pos-
por varias instituciones, cada una de las cuales se
terioridad a la creación de servicios públicos de
financia con contribuciones de los patrones, los
salud, abarcando principalmente población em-
empleados y el Gobierno. El Instituto Mexicano
pleada de zonas urbanas. La Caja del Seguro Obli-
del Seguro Social (IMSS) es la institución más
gatorio en Chile es de 1924, el Instituto Mexicano
grande, con cerca del 80% de los asegurados; des-
del Seguro Social (IMSS) nace en 1943, el primer
pués están el Instituto de Seguridad y Servicios
antecedente de seguro social obligatorio en
Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste),
Argentina, la Dirección General de Previsión So-
Petróleos Mexicanos (Pemex), las Fuerzas Arma-
cial para el Personal Ferroviario, es de 1944, y, de
das y la Marina. El ordenamiento jurídico del sec-
hecho, en forma velada o manifiesta ha habido
tor se basa en dos leyes generales: la Ley General
cierta rivalidad entre salud pública y seguridad
de Salud y la Ley del Seguro Social. Un número
social en cuanto a la preferencia de los gobiernos
importante de Estados cuenta con Ley Estatal de
y de los actores sociales por apoyar una u otra for-
Salud.
ma de proveer servicios de salud a la población.
Una breve reseña de países seleccionados muestra Las obras sociales en Argentina. Son las entidades
la actualidad del movimiento de la seguridad so- que en Argentina corresponden a la seguridad so-
cial en la región. En ese contexto, en Argentina cial médica. En cuanto tales son los agentes del Se-
suele designarse como seguridad social al agrupa- guro Nacional de Salud. La evolución de las obras
miento de las obras sociales que, por su naturaleza, sociales, como en muchos países donde se ha im-
son tratadas aparte. En Brasil, la política nacional puesto el concepto de la seguridad social, eviden-
de salud se fundamenta en la Constitución Fede- cia claramente el cumplimiento de tres etapas su-
ral de 1988, que fijó los principios y directrices cesivas. La primera etapa, voluntaria, muestra la
para la atención de la salud en el país, prestada aparición espontánea y dispersa de servicios so-
por medio del Sistema Único de Salud (SUS), en ciales de diferente naturaleza –tanto de salud
el cual se articularon los servicios públicos de sa- como de turismo y recreación– por lo general vin-
lud y la seguridad social. El número estimado de culados a la acción de las asociaciones gremiales
brasileños cubiertos por lo menos por un seguro de trabajadores. Este proceso se acelera a partir
de salud, en 1998, representaba el 24,5% de la de los años cuarenta al mismo tiempo que se ma-
población del país. De ese total, el 75% estaban nifiestan signos de la segunda etapa: la del seguro
vinculados a seguros de salud privados, y el 25% social obligatorio. Lentamente, el Estado toma in-
(9,7 millones), a seguros de instituciones patro- tervención en el tema y, con diferentes medidas de
nales de asistencia al trabajador público civil y mi- gobierno, convalida la previa existencia de obras
litar. La norma operativa vigente, instituida en sociales y crea directamente otras nuevas. Así, el
1996, tiene por objeto consolidar la gestión muni- Decreto 30.655/44 constituye la Comisión de Ser-
cipal del SUS, con la cooperación técnica y finan- vicio Social con la finalidad de “propulsar la im-
ciera del Gobierno Federal y de los estados. En plantación de servicios sociales en los establecimien-
Costa Rica, la reforma del sector salud comenzó a tos de cualquier ramo de la actividad humana donde
principios de la década de los noventa y a partir se prestan tareas remuneradas”. Esta intervención
de 1994 se institucionalizó a través del proyecto del Estado alentó sin duda la gestación y el creci-
de reforma sectorial con cuatro componentes: miento de diversas obras sociales vinculadas a
rectoría del Ministerio de Salud (MS), fortaleci- sindicatos en el mismo momento en que –por su
miento de la Caja Costarricense de Seguro Social parte– el gobierno creaba otras obras sociales por
(CCSS), readecuación del modelo de atención y ley o por decreto. Ejemplo de estos últimos casos
modificación del sistema de asignación de recur- son el decreto 9.644/44, que constituía la Direc-
sos. Estos cambios trajeron la transferencia de tra- ción General de Previsión Social para Ferroviarios
bajadores a la CCSS y los programas asistenciales. sobre la base de los servicios preexistentes condu-
Con las nuevas modalidades de asignación de re- cidos por los sindicatos La Fraternidad y Unión Fe-
cursos, a partir de 1998 se transfieren fondos a los rroviaria y la creación de las obras sociales de los
establecimientos y áreas de salud de la CCSS me- ministerios del Interior (Decreto 41.321/47) y de
diante los Compromisos de Gestión. Así, la CCSS Educación (39.715/48) y, ahora por leyes del Con-
Bienestar

atiende los riesgos de enfermedad y maternidad, greso, la constitución de la obra social de los traba-
y el Instituto Nacional de Seguros (INS) cubre los jadores bancarios (Ley 13.987) y la de los trabaja-
riesgos laborales y de tránsito. Las instituciones dores de la industria del vidrio (Ley 14.056). El

78
Diccionario Latinoamericano de Bioética
dictado de la Ley 18.610 (t.o.1971), que ordenó existencia de obras sociales sindicales, las más nu-
con criterio general el régimen de las obras socia- merosas, obras sociales estatales, obras sociales
les, cierra el período voluntario y señala la pleni- del personal de dirección y empresarios, obras so-
tud de la segunda etapa del desarrollo de la segu- ciales por convenio con empresas, etc. Asimismo,
ridad social médica: la extensión por intervención es muy variable y asimétrica la dimensión de di-
del Estado de la obligatoriedad legal de la afilia- chas entidades. Las 20 mayores obras sociales, al-
ción y de la contribución pecuniaria de patrones y rededor del 7% de los agentes del seguro de sa-
de empleados a las correspondientes obras socia- lud, cubren algo más del 40% de los beneficiarios.
les. Además, la ley consolidó la relación con los Las primeras 43 obras sociales en tamaño, alrede-
sindicatos, estableciendo que solo podrían ser ti- dor del 15% de las entidades, agrupan a más del
tulares de obra social las asociaciones gremiales 50% de los beneficiarios. Los aportes de los traba-
con capacidad de celebrar convenios colectivos de jadores y las contribuciones de los empleadores
trabajo. previstas por la legislación (leyes 23.660 y
23.661) fueron 3% y 6%, respectivamente, de la
Situación de empleo y variación en el acceso a la hoja de pagos o salarios de los trabajadores for-
atención de la salud. Las obras sociales cubren, males. Durante los años noventa en Argentina la
por ley, a todos los trabajadores en relación de alícuota de las contribuciones del empleador fue
dependencia del régimen nacional y su grupo fa- reducida del 6% al 5% (Decreto 492/95). En
miliar. Por un lado, debiera decirse leyes porque 2002, con la declaración de Emergencia Sanita-
las provincias tienen regímenes similares para ria, se restablecieron las contribuciones definidas
sus empleados, así como los tiene el personal de
originalmente por la Ley 23.660. La restitución
las Fuerzas Armadas y de seguridad. Por otro
originalmente fue establecida por decreto y luego
lado, en Argentina el ingreso a los servicios socia-
fue incorporada en la Ley del Presupuesto Nacio-
les, entre ellos la cobertura de salud, se hace a tra-
nal (artículo 80). Asimismo, la mencionada Ley
vés del empleo y, por ende, solo pueden recibir di-
23.660 previó que un porcentaje (10%) de esa re-
cho beneficio quienes poseen un trabajo, de allí
caudación por aportes y contribuciones fuera di-
que las cifras de población efectivamente cubierta
rectamente destinado al Fondo Solidario de Re-
por una obra social varíen según las épocas y las
distribución, fijando la alícuota en 15% para el
regiones. El primer estudio de la cobertura de la
caso de las Obras Sociales del Personal de Direc-
seguridad social, por entonces parcialmente vo-
ción y de las asociaciones profesionales de empre-
luntaria, fue realizado hacia 1967-1968 por la
sarios. La legislación de emergencia (Decreto
Comisión Coordinadora de los Servicios Socia-
486/02) incrementó dichos montos en cinco pun-
les Sindicales (Decreto 2318/67) y por la Comi-
tos porcentuales para las retribuciones que supe-
sión Nacional de Obras y Servicios Sociales (Ley
raran los $1.000 mensuales. Las obras sociales
17.230) y mostró que más de un tercio de la po-
provinciales (OSP) tienen un origen y una depen-
blación tenía cobertura de obra social. Años más
dencia diferentes de las del sistema de las leyes re-
tarde, con el régimen en funcionamiento pleno, el
lativas al Seguro Nacional de Salud (23.660 y
Instituto Nacional de Obras Sociales informó una
23.661) al cual no están sujetas, salvo que volun-
cifra del 75%, abultada tal vez por doble cobertu-
ra e informes sobrenumerados de las obras socia- tariamente adhieran a ese régimen. Las OSP fue-
les, y el censo de 1991 arrojó una cifra del 57,6%, ron creadas por leyes o decretos de los respecti-
que en el grupo de población de 65 y más años al- vos gobiernos provinciales para atender los
canzaba el 85,3%, como resultado de la expan- requerimientos de bienestar social de los em-
sión de la obra social que cubre a los jubilados y pleados públicos de su ámbito, junto con sus fa-
pensionados (PAMI). En los últimos años se ha milias, incluyendo también los trabajadores de
dado un decrecimiento de la cobertura poblacio- las municipalidades existentes en el territorio
nal de las obras sociales, vinculable a los proble- provincial. Hacia 1999 el conjunto de las OSP
mas del mercado laboral en el país en la década de contaba con una cobertura de 5,2 millones de per-
los noventa. Así, según cifras de la Superinten- sonas, o sea, alrededor del 14% de la población
dencia de Servicios de Salud correspondientes a del país. A su vez, el caudal de afiliados volunta-
2005, el conjunto de las obras sociales nacionales rios era muy reducido, oscilando entre el 2% y el
cubría un total de 15.465.617 beneficiarios, o sea, 8% de los beneficiarios contribuyentes. En algu-
un 40% de la población estimada por el Indec nas ocasiones (en las provincias de Buenos Aires y
para ese año. Córdoba) las OSP están dedicadas solo a salud,
desligadas de la prestación de otros servicios so-
Variabilidad y asimetría en la atención de la salud ciales, como jubilaciones y pensiones. En otros ca-
Bienestar

por la seguridad social. La población de las obras sos (provincias de Chaco, Jujuy, Misiones) un mis-
sociales está distribuida en casi trescientas institu- mo Instituto de Seguridad Social agrupa tanto la
ciones de distinto tipo. Así, la legislación prevé la atención de la salud como la previsión social. Por

79
Diccionario Latinoamericano de Bioética
cierto, la dispersión del conjunto es muy grande y que se aplicaron en la mayor parte de América
reproduce la variación del tamaño y recursos que Latina a fines del siglo XX, fueron consecuentes
caracteriza a las provincias a las cuales pertenecen. con estos principios económicos que tienden a mi-
En 1999 la obra social de la provincia de Buenos nimizar el papel del estado en cualquier actividad
Aires abarcaba más de 400.000 personas cubiertas productiva o de servicios. Cada vez los mínimos
mientras la de Tierra del Fuego solo alcanzaba las decentes de la asistencia sanitaria previstos en la
7.777. Esta obra social, en cambio, presentaba el concepción socialdemócrata, en el contexto neoli-
más alto ingreso promedio mensual por beneficia- beral, son más mínimos y han dejado de ser de-
rio ($57), en tanto las OSP de las provincias de Sal- centes. La aplicación mecánica de los criterios de
ta, Tucumán y Catamarca no superaban los $15 eficiencia a la gestión de salud, ha viciado la im-
mensuales, para un promedio general del sistema prescindible consideración moral en el análisis de
de OSP de $25,60. En su funcionamiento interno, la relación costo/beneficio del momento teleoló-
sin embargo, las OSP no difieren mayormente del gico que constituye la distribución y utilización
resto de las entidades de su tipo: se financian con óptima de recursos escasos. Si la economía de la
aportes de los trabajadores y contribuciones del gestión de salud es esencial para cumplir con el
Estado provincial en cuanto empleador, carecen principio de justicia, el utilitarismo duro atenta
prácticamente de servicios propios y brindan sus contra la integridad y la dignidad humanas.
prestaciones a través de profesionales y estableci-
Concepción economicista de la medicina gerenciada
mientos del sector privado, con escasas conexiones
y eficiencia. Atención primaria y calidad. La actual
con servicios públicos de salud, no obstante tener
preocupación por la calidad y eficiencia de la ges-
estos la misma dependencia.
tión de salud, si bien no es un fenómeno nuevo,
en los últimos años ha adquirido un cariz particu-
Referencias lar en la medida en que se han incorporado cada
Jorge Mera (ed.), Los servicios de salud en la Argenti- vez con más fuerza criterios económicos como
na, Buenos Aires, Universidad Hernandarias, 1994. - Wi- parte de los indicadores que sirvan a la evaluación
lliam Beveridge, Social Insurance and Allied Services (The de los resultados de la misma, favoreciendo la ins-
Beveridge Report), UK, 1942. tauración de un nuevo paradigma de gerencia sa-
nitaria que rebasa el sector privado y se extiende
también al público, el cuál en gran medida ha es-
Atención integral de la salud tado signado por el producto más acabado de la
José Ramón Acosta Sariego (Cuba) - tercera reforma de la organización de los servicios
Universidad Médica de La Habana de salud en Estados Unidos, el managed care, o
medicina gerenciada. La estructura de la situación
Justicia y calidad en la atención integral de la sa- de salud en el mundo indica que las necesidades más
lud. La interpretación que se haga de lo justo perentorias de la población tienen su solución en el
constituye una cuestión moral de primer orden en nivel primario de atención y no en los hospitales. La
el proceso de determinación de objetivos de los privatización galopante de los servicios incorpora
esfuerzos sociales para la atención integral de la las prestaciones de salud a los mecanismos del
salud, así como en la evaluación de la eficiencia y mercado, lo cual conlleva un interés marcado por
eficacia de los resultados obtenidos. La indaga- las actividades más rentables que son las curativas
ción a la población alrededor del proyecto del es- consumidoras de complicados y costosos medios
tado norteamericano de Oregón acerca del desti- diagnósticos y terapéuticos, especialmente las
no de los fondos públicos dedicados a la atención que requieren un régimen estacionario porque in-
de salud, demostró las diferencias marcadas que cluyen las ganancias adicionales provenientes de
pueden existir entre el criterio técnico-profesional la “hotelería hospitalaria”, en detrimento de las
y el de los usuarios de los servicios de salud acerca acciones de prevención y promoción de salud que
de las prioridades en materia de asignación de re- restarían potenciales clientes en un sistema médi-
cursos. En el contexto contemporáneo se está ma- co empresarial. La virtual desaparición de la aten-
nifestando una contradicción evidente del discur- ción primaria de salud en los países de economía
so, aún socialdemócrata de muchos académicos neoliberal disminuye substancialmente las accio-
occidentales, inspirado en la justicia vista como nes de promoción y prevención, rompe la conti-
equidad al estilo de Rawls, al que apelan los polí- nuidad de la atención del paciente crónico, y debi-
ticos de las llamadas democracias representati- lita las posibilidades de la rehabilitación. Por
vas, y la dureza de la realidad impuesta por el tanto, este desconocimiento consciente de esta
neoliberalismo. La cuestión de la atención inte- evidencia científica limita le eficacia ya que se re-
Bienestar

gral de la salud no puede considerarse al margen cargan servicios secundarios y terciarios con cues-
del resto de los procesos sociales concomitantes, tiones que oportunamente pudieron ser resueltas
por lo que las reformas económicas neoliberales en el nivel primario, se recibe un paciente con un

80
Diccionario Latinoamericano de Bioética
mayor deterioro, con menor educación sanitaria y tal parece la antinomia del “mayor beneficio para
se dispone de escasas posibilidades de conocer a el menor número posible”. Por eso es que el utili-
más corto tiempo la dinámica familiar y comuni- tarismo bioético, por elemental sentido humanis-
taria que puede estar incidiendo en un caso con- ta, es un utilitarismo suave, inclinado a aceptar el
creto. Actuar a sabiendas escudándose en la fala- principio de universalidad de Kant.
cia de que el libre mercado en la época de las
Sustentabilidad de la salud, tecnología y recursos hu-
transnacionales a la larga traerá el desarrollo eco-
manos. Sea sustentado en el principio de universa-
nómico, mejorará las oportunidades, y que es un
lidad kantiano o el marxista de igualdad, en las
sacrificio necesario someter a las generaciones ac-
condiciones actuales, los retos que enfrenta la
tuales al desamparo; más que una conducta irres-
humanidad en materia de salud que rebasan con
ponsable raya en la maleficencia (Acosta, 2004).
mucho la tradicional organización sanitaria, encon-
Eficiencia económica y utilitarismo en bioética. A trarán solución a través de la participación de la po-
pesar de que la reforma neoliberal de la atención blación en las decisiones e implementación de polí-
de salud ha sido recurrente en hacer casi sinóni- ticas sanitarias, solo efectivas si el Estado asume un
mos eficiencia y calidad instaurando un enfoque papel activo en la movilización y asignación de re-
economicista, no debemos caer en el error de cursos humanos y financieros, así como el apoyo
anatemizar el concepto y su posible reinterpreta- técnico y profesional necesario. Adoptar el principio
ción desde la perspectiva que ofrece la Bioética. de universalidad o el de igualdad implica reconocer
Si la eficiencia se aborda desde el principio utili- la responsabilidad colectiva con la problemática de
tarista de generalidad, implicaría obtener el ma- salud de todos y cada uno de los miembros de la
yor beneficio, para el mayor número de personas comunidad y por tanto, el papel del Estado en la
con el menor costo posible, y esto abre el paso a garantía de la asistencia médica, únicamente así la
una concepción economicista que somete toda búsqueda de la eficiencia redundaría en el bien co-
actividad asistencial a la obtención de óptimos mún y en la calidad de la asistencia sanitaria. Se
resultados en la reducción de costos para el sector podrá objetar que este noble propósito tendría el lí-
público y ganancias en el privado; esto es una abe- mite objetivo de la disponibilidad de recursos, y es
rración frecuente de la medicina gerenciada. En cierto que existe un límite impuesto por el nivel
economía, se considera que una vez obtenido el del desarrollo material y científico-técnico de la
nivel óptimo de eficiencia, el aumento del empleo sociedad. Sin embargo, importantes autores se in-
de recursos va en detrimento de esta porque au- clinan por privilegiar la justicia sobre la ficticia
menta los costos de producción. Si se aplica esto libertad de elección. “Una medicina sostenible no
miméticamente a la práctica de salud, un trata- sería capaz de ofrecer lo último en innovación tec-
miento que la evidencia científica ha probado nológica o la mejor calidad posible de cuidado de la
como eficaz para una determinada indicación, en salud. Su progreso médico sería más lento que en el
un caso concreto puede resultar económicamente pasado, menos orientado tecnológicamente y ten-
ineficiente si traspasa los límites esperados de dría diferentes metas, tales como la de la población
costos. En el caso de la atención de salud, la efi- más que de la salud individual” (Callahan, 2000);
ciencia económica puede entrar en controversia con esto afirma Callahan que la sustentabilidad
con la eficacia, y con la calidad, y por tanto, nos de la salud parte de la promoción y la prevención
lleva al aserto de que la eficiencia no es necesaria- y no de la aplicación de complejas tecnologías. El
mente sinónimo de calidad, sino un componente propio caso cubano ha demostrado que el desa-
más de esta, y en algunas ocasiones contradictoria rrollo de la atención primaria de salud disminuye
con una conducta humanista consustancial a la la presión asistencial sobre el resto de los niveles
atención integral de la salud. Sin embargo, la efi- de atención y con ello la demanda de recursos.
ciencia tiene contenido ético en tanto deber de Por lo que en el contexto de una voluntad política
justicia, porque el empleo racional de los recur- para el cuidado integral de la salud, los servicios
sos en materia de salud es una obligación para públicos pueden dar respuesta a una atención de
con el bien común y los derechos individuales. calidad que incluya también la tecnología verda-
“Es evidente –plantea Diego Gracia– que todos te- deramente necesaria. Es más importante el desa-
nemos la obligación de optimizar los recursos, sa- rrollo de los recursos humanos para un modelo de
cando de ellos el máximo beneficio posible. Se tra- medicina sustentable que la tecnología en sí mis-
ta de una obligación de justicia, dado que los ma (De la Torre et ál., 2004). Esta situación es
recursos son siempre y por definición, limitados. totalmente diferente a lo que sucede lamenta-
No optimizar los recursos supone beneficiar a blemente en la mayor parte del mundo de hoy,
unos en perjuicio de otros” (Gracia, 1998). Pero donde se han creado límites artificiales im-
Bienestar

el neoliberalismo ni siquiera cumple con el prin- puestos por el mercado, mientras millones de
cipio utilitarista de generalidad de Bentham del personas sufren y mueren innecesariamente
“mayor beneficio para el mayor número posible”, debido a mezquinos intereses mercantiles y la

81
Diccionario Latinoamericano de Bioética
falta de solidaridad. Muchos de los problemas derechos individuales. La promoción efectiva de
de salud actuales son de tal magnitud que tras- los derechos y responsabilidades de los pacien-
pasan las fronteras nacionales y su posible solu- tes es un elemento que puede regularse a través
ción requiere de la cooperación y colaboración de la observancia de códigos deontológicos. Sin
internacional. “Los resultados sanitarios pobla- embargo, la mayor parte de los conflictos de va-
cionales –expresa Arboleda-Flores– se alejan de la lores morales de las relaciones sanitarias, como
salud individual como el foco más importante, para revelan investigaciones provenientes de contex-
centrarse en los temas de determinantes sociales que tos muy diferentes (Laine et ál., 1996; Acosta,
implican que las personas no se enferman al azar, 1998), se vinculan con los procesos comunicati-
sino que sucumben ante todo aquello que los ata a vos y la ignorancia de los sistemas de valores pre-
sus circunstancias particulares. Las determinantes dominantes, por lo que se constituye en deber de
sociales de la salud indican que el pobre, el inculto, justicia a nivel microsocial ofrecer lo que el usuario
el privado de los derechos civiles, el habitante de los requiere y espera desde el punto de vista informati-
barrios marginales, el que no tiene poder, todos vo y afectivo, como componente consustancial a
ellos son más propensos a enfermar y morir que los cualquier consideración seria de la calidad de la
más afortunados” (Arboleda-Flores, 2000). atención de salud y el bienestar de la población
El papel de los valores de la población en la aten- (García y Alfonso, 2005). Lo justo en materia de la
ción integral de la salud. Otro elemento que resal- atención integral de la salud es el bienestar de todos
ta en las consideraciones actuales sobre la cali- y no solo el de una parte de la población, incluso
dad de la atención integral de salud, e n este caso aunque esta parte fuera la mayoría.
en el ámbito microsocial, es la cuestión del respe-
to de los valores de todos los actores inmersos en
las relaciones sanitarias, y por tanto al principio Referencias
de autonomía. Afirma James Drane que: “La au- J. Acosta. Transculturación e identidad en la pers-
pectiva cubana de la Bioética, Tesis para optar por el Gra-
tonomía individual unida al capitalismo de libre
do de Magíster en Bioética, Universidad de Chile, San-
mercado crea una visión que transforma la aten- tiago de Chile, 1998. - J. Acosta. “Justicia sanitaria y
ción sanitaria en algo que cada persona costea de calidad de la atención de salud en los albores del Tercer
su propio bolsillo. Bajo esta visión nadie, sin em- Milenio”, en J. Martínez (compilador), Temas de filoso-
bargo, está obligado a pagar por alguien más. La fía, sociedad y economía, 1ª ed., Sancti Spiritus, Edicio-
igualdad en efecto, especialmente el acceso iguali- nes Luminaria, 2004: 111-125. - J. Arboleda-Flores.
tario a la atención sanitaria, desaparece” (Drane, “Equidad y asignación de recursos: Donde la ética y la
2000). Vale afirmar que ya nadie niega, al me- justicia social se interceptan”, en F. Lolas (editor), Bioé-
nos formalmente, que es imprescindible consi- tica y cuidado de la salud. Equidad, calidad, derechos,
Santiago de Chile, Programa Regional de Bioética
derar el reflejo en los individuos y grupos huma-
OPS-OMS, 2000, p. 63. - D. Callahan. “La inevitable ten-
nos concretos de los procesos psicológicos y sión entre la igualdad, la calidad y los derechos de los
sociales propios de una determinada cultura pacientes”, en F. Lolas (editor), Bioética y cuidado de la
que influyen en las valoraciones acerca del bie- salud. Equidad, calidad, derechos, Santiago de Chile,
nestar, la felicidad, la salud y la vida. Por tanto Programa Regional de Bioética OPS-OMS, 2000, p. 99.-
la calidad de los servicios de salud trasciende la E. De la Torre; C. López; M. Márquez; J. Gutiérrez; F. Ro-
disponibilidad de los recursos materiales y la jas. Salud para todos sí es posible. 1ª ed., La Habana, So-
competencia científico-técnica de los recursos ciedad Cubana de Salud Pública, 2004. - J. Drane. “El
desafío de la equidad. Una perspectiva”, en F. Lolas (edi-
humanos, incluso de la organización institucio-
tor), Bioética y cuidado de la salud. Equidad, calidad, de-
nal, para adentrarse en el terreno de los proce- rechos, Santiago de Chile, Programa Regional de
sos comunicativos presentes en las relaciones Bioética OPS-OMS, 2000, p. 83 - R. García; A. Quiño-
sanitarias. La mayor instrucción general y edu- nes. “Disimilitudes en las actitudes y conductas de los
cación sanitaria de la población han subvertido cubanos frente a los factores de riesgo para la salud”, en
el cómodo modelo paternalista hipocrático e im- L. Iñiguez, O. Pérez (compiladores). Heterogeneidad so-
plicado una mayor simetría de estas relaciones, cial en la Cuba actual, 1ª ed., La Habana, Centro de Estu-
y la participación de los usuarios en cuanto a las dios de Salud y Bienestar Humanos, Universidad de La
decisiones relacionadas con su salud, su fami- Habana, 2005, pp. 195-222. - D. Gracia. “Etica de la efi-
ciencia”, en Profesión médica, investigación y justicia sa-
lia e incluso su comunidad. Por otra parte, el
nitaria, Ética y vida 4, 1ª ed., Bogotá, Editorial Búho,
desarrollo de las tecnologías avanzadas de alto 1998, p. 180. - Ch. Laine et ál. “Elementos importantes
poder invasivo y de probables consecuencias a para la atención del paciente ambulatorio: una compa-
largo plazo han favorecido el ejercicio del prin- ración de opiniones de pacientes y médicos”, Annals of
cipio de autonomía como salvaguarda de los Internal Medicine, 1996; 125 (8), pp. 640-645.
Bienestar

82
Diccionario Latinoamericano de Bioética
3. Cuidados en salud

E n muchos de los enfoques tradicionales de la


bioética liberal ha llegado a imponerse la no-
ción de los recursos escasos en salud. La medida de
masculinos básicamente. Gilligan identificó en
cambio una perspectiva moral enfocada sobre el
cuidado, que fue actualizada en su artículo Moral
la escasez o abundancia de estos recursos se ha orientation and moral development (1987), en el
realizado en términos económicos de los diversos que puso de relieve el papel preponderante de la
componentes del llamado gasto en salud. El fun- mujer en esta aproximación. Gilligan partió de las
damento primario de este tipo de enfoques reside figuras ambiguas de la Gestalt por las cuales la
en considerar que las respuestas posibles a la si- misma imagen puede ser vista como un cuadrado
tuación de salud de un individuo o comunidad se o un diamante, un pato o un conejo, etc., ya que la
reducen a las mercancías necesarias para articu- definición de los problemas morales tenía para
lar esas respuestas. No cabe duda de que buena ella este mismo carácter ambiguo existiendo una
parte de las respuestas que podemos dar a la si- tendencia a adoptar una u otra perspectiva para
tuación de salud pueden traducirse en costos esa definición. La reconstrucción del desarrollo
económicos de bienes materiales y de servicios moral podía hacerse así en torno a dos perspecti-
orientados a ese fin. Al tratar el campo Atención vas morales: las de justicia y cuidado, fundamen-
de la salud (v.) hemos considerado varias cuestio- tadas empíricamente. Esta distinción cruzaría a
nes relacionadas en ese sentido. No obstante, el través de las divisiones familiares entre pensa-
principal recurso que cualquier individuo o comu- miento y sentimiento, egoísmo y altruismo (v.),
nidad ha tenido a lo largo de la historia para dar razonamiento teórico y práctico; y supondría que
respuesta a la situación de salud nunca ha sido ni en la medida en que todos estamos expuestos y so-
podrá ser –salvo determinación ideológica– un re- mos vulnerables a la opresión y el abandono (v.
curso escaso. Se trata del recurso derivado del Vulnerabilidad y protección), la experiencia huma-
cuidado interhumano. Es posible imaginar una na es recurrente en las dos visiones morales: una
sociedad con enormes carencias materiales y con de justicia y otra de atención o cuidado. Esta dis-
una pésima situación de salud. De hecho esto es lo tinción puede encontrarse ligada a la diferencia
que ocurre actualmente en muchos países del entre los géneros masculino y femenino, y así se
mundo. La expectativa de vida, por ejemplo, ha confirmó en diversos estudios realizados sobre estu-
descendido fuertemente y se encuentra debajo de diantes y mujeres embarazadas poniendo de relieve
los 55 años en países como Haití y en una gran opiniones diferentes frente a problemas semejantes.
mayoría de países del África subsahariana, como Estos hallazgos mostraban un desacuerdo con los
Malawi, Mozambique y Zambia, donde apenas se de Piaget, quien estudiaba a un grupo de niños va-
alcanzan los 37 años bajo la devastación agravada rones y luego confirmaba sus resultados con estu-
por el sida. Es claro que en esas comunidades los dios en niñas.
recursos son escasos en cuanto a medicamentos
esenciales, alimentación, agua potable y vivienda. Género y cuidado. Kohlberg realizó mediciones
Pero el problema ético radical en esos casos es la del desarrollo moral sobre muestra todo-mascu-
escasez de los recursos que supone el cuidado de lino con las cuales postuló su teoría de una equi-
los seres humanos de unos a otros. Cuidado que valencia entre razonamiento justo y juicio mo-
alude sin duda a una cuestión de justicia (en tér- ral. Pero el estudio cuidadoso de las opiniones
minos de justicia global), pero que a la vez alude de hombres y mujeres sobre determinadas pro-
en su significado moral a unas diferencias que han blemáticas morales mostró que el eje igualdad-
sido destacadas, entre otras, por las denominadas desigualdad giraba hacia un equilibrio con el de
éticas del cuidado. Un ejemplo de este enfoque ha unión-separación, reorganizando pensamientos,
sido la perspectiva introducida por Carol Gilligan. sentimientos y lenguaje. Desde la perspectiva
justicia, la figura dominante dentro de la imagen
Desarrollo y orientación moral. La importancia en ambigua resultaba ser la del self (mí mismo),
el terreno educativo del desarrollo moral fue des- mientras en la perspectiva del cuidado aquella
tacada en trabajos de Piaget (1932) y Kohlberg pasaba a ser la de la relación. El estudio de ado-
(1963, 1967). Una crítica a los mismos fue ejerci- lescentes masculinos y femeninos en torno a di-
da por Carol Gilligan en su texto In a Different Voi- ferencias morales con sus padres mostró que
ce (1982) al señalar que los estudios de Piaget y mientras los varones ponían de relieve cuestio-
Kohlberg representaban una tradición orientada nes ligadas a los derechos individuales, las mujeres
Bienestar

hacia la justicia dentro de la teoría moral, con es- en cambio tenían en cuenta los problemas ligados
tudios empíricos basados en muestras de sujetos a la relación en sí. Los hombres enfocaban las

83
Diccionario Latinoamericano de Bioética
cuestiones morales principalmente hacia la justi- psicólogos y filósofos, poniendo en la misma direc-
cia, mientras las mujeres lo hacían hacia el cuida- ción el self y la moralidad con la separación y la
do. En casos de conflicto en los juegos de niños y autonomía, asociaron el cuidado con el autosacri-
niñas, mientras los primeros reclamaban solucio- ficio o con los sentimientos. Pero los trabajos rea-
nar las diferencias recurriendo al cumplimiento o lizados por Gilligan apuntaron a demostrar que
incumplimiento de las reglas del juego por uno u en primer lugar la gente puede adoptar ante una
otro de los que estaban en disputa, las niñas en misma situación diferentes alternativas y que las
cambio intentaban solucionar sus diferencias re- de justicia o cuidado han de verse no como opues-
curriendo al restablecimiento de los lazos entre tas o fusionadas, sino como percepciones que pue-
ellas. Esto suponía que si tuviéramos en cuenta den adoptarse indistintamente ante una misma
las afirmaciones de Piaget sobre el basamento de realidad. En ese sentido, la unión entre teoría mo-
la moralidad en el respeto por las reglas o la de ral y orientación femenina hacia el cuidado puede
Kohlberg sobre la virtud única de la justicia, el pa- ser fundamental si se tiene en cuenta que la sobre-
pel de la mujer en la teoría moral resultaría enton- vivencia humana puede llegar a depender menos
ces problemático. Los estudios de Kay Johnston, a de un acuerdo formal que de una conexión huma-
su vez, destacaron las preferencias (v. Preferencia y na primigenia. Y el lugar de la mujer en la concep-
elección) de adolescentes masculinos y femeninos ción moral de los ciclos vitales (v.) resulta ser fun-
en relación con la resolución de problemas morales damental para una visión más rica y profunda de
en diversas fábulas. Puede decirse entonces que los mismos. Incorporando esta perspectiva, el pro-
la justicia y el cuidado como ideas morales y blema de las respuestas posibles a los problemas de
como estrategias razonadas tendrían origen en la salud-enfermedad no consistiría meramente en
relación con otros. Todos los niños nacen en una una cuestión de recursos escasos (materialmente
situación de desigualdad en la que son menos ca- hablando) y justicia, sino también en una cuestión
paces que los adultos y niños mayores. Y desde de cuidado interhumano.
esta experiencia en la cual nadie sobrevive sin el
La medicina y las respuestas a los problemas de
cuidado de los otros (v. Alteridad/Otro), el niño
salud y enfermedad han estado orientadas tradi-
descubriría la responsabilidad que entraña la co-
cionalmente, en especial desde la modernidad,
nexión humana. Desde la experiencia de desigual-
hacia lo que Gilligan llamó enfoques de justicia.
dad el niño aprende el significado de depender de
La terapéutica moderna, al tratar de llegar a ser
una autoridad y el buen deseo de los demás. Des-
estrictamente científica, dejó de lado la antigua
de la experiencia de la unión y el cariño el niño
recomendación del aforismo hipocrático: “curar
aprende el significado de cuidarse los unos a los
a veces, aliviar a menudo, consolar siempre”, y
otros (v. Crecimiento y desarrollo, Infancia, antro-
podríamos decir que quiso reducirla a sus dos
pología y niñez). Los trabajos de Chodorow
primeros términos “curar siempre”. El médico
(1978) examinaron a su vez los efectos del cuida-
pretendió –y a veces todavía pretende– desenvol-
do materno sobre la estructura del self en rela-
ver una mirada monista del padecimiento. La rea-
ción con otros. Para los niños varones la identi-
lidad del vivir de los pacientes ha mostrado una y
dad del género estaría en tensión con la conexión
otra vez, sin embargo, el fracaso de esta desmesu-
madre-niño, lo cual no sucede en las niñas. De
ra, y ha dado razón a la consideración de una rea-
todos modos, las tesis de Chodorow, ligadas so-
lidad dual, ambigua, donde la justicia de la aten-
bre todo a la teoría de las relaciones objetales, pre-
ción en salud ha de ser dibujada junto al cuidado
supondrían la formación del self en relación con
de la misma. Estos enfoques resultan cada día más
la separación, que conceptualmente va asociada
relevantes para una visión integral de las respues-
a la individuación, contraponiendo la experiencia
tas a las situaciones de salud individuales o colec-
del self a la experiencia de conexión con los otros,
tivas, trátese de cuidados prolongados (v.), cuida-
lo cual para Gilligan resultaba criticable. La divi-
dos paliativos (v.) o cuidados espirituales (v.). La
sión tradicional de la teoría de las relaciones obje-
ética del cuidado se alimenta de las tradiciones
tales en pensamiento/sentimientos, self/relación,
comunitarias que refuerzan los lazos sociales (v.
razón/ compasión, justicia y amor, etc., es posible
Comunitarismo e individualismo) y no puede dejar
a partir de la consideración de la madre misma
de ser considerada una parte relevante en la refle-
como objeto. La frase de Winnicott: “una madre su-
xión de una bioética regional.
ficientemente buena”, resultó un intento de atem-
peración de las tesis antes citadas. De esta forma, [J. C. T.]
Bienestar

84
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Cuidados prolongados
Ismael Serna, Fernando Cano, Garbiñe CP se clasifican en tres categorías: i) que requie-
Saruwatari (México) - Instituto Nacional ran soporte prolongado de vida como resultado
de Enfermedades Respiratorias de una exacerbación aguda de un solo órgano,
por ejemplo, falla respiratoria de los pacientes
Criterios para definir los cuidados prolongados. En con enfermedad pulmonar obstructiva crónica
los últimos 10 años ha existido un aumento en el (EPOC) o enfisema pulmonar; ii) que tengan falla
número de unidades de cuidados para el paciente aguda única y/o múltiple, como en un trauma se-
con enfermedad crítica prolongada, causado por vero, y/o sepsis y que su recuperación es prolon-
el incremento de pacientes que sobreviven a la en- gada, y iii) que tengan falla, claramente irreversi-
fermedad aguda. Del 3% al 6% de todos los pa- ble, de un órgano, como la fractura de columna
cientes que ingresan a la unidad de cuidados in- cervical, sin la presencia de otra complicación.
tensivos (UCI) desarrollarán enfermedad crítica
Costo financiero de los cuidados prolongados. El im-
prolongada, la cual usualmente es compleja y
pacto financiero de los pacientes dependientes del
multisistémica. La descripción del paciente que
ventilador se analizó en 1981, en un estudio de
requiere cuidados prolongados (CP) es complica-
60.000 pacientes que se encontraban en las UCI de
da por la falta de una definición clara. Aunque la
Estados Unidos: se reportó que aproximadamente
mayoría concuerda en que uno de los criterios
5% de las camas eran ocupadas por pacientes críti-
para clasificar al paciente que requiera CP es el de
camente enfermos y los costos de cuidados hospi-
la ventilación mecánica prolongada, ya que estos
talarios fueron estimados en 15 billones de dóla-
pacientes necesitan cuidados continuos en la UCI
res. Un estudio de 1987 sobre pacientes que fueron
y/o en el hospital. Algunos arbitrariamente consi-
hospitalizados más allá del tiempo promedio de es-
deran que la ventilación mecánica prolongada es
tancia determinado por guías de cuidados médicos
aquella que se utiliza por más de 4, 7, 10, 14, 21
para diagnósticos específicos encontró que esto ge-
y/o 29 días. Sin embargo, el promedio de días
neraba un exceso en el costo de 38.486 dólares por
ventilador en la mayoría de las UCI es de 4,7 días,
paciente. El estudio de Douglas Wagner de 1989,
por lo que 4 días es un tiempo corto para conside-
sobre 3.884 pacientes de 12 hospitales, reveló que
rar crónicamente enfermo a un paciente. Asimis-
227 pacientes fueron ventilados por más de 7 días
mo, elegir 7, 10 o 14 días más allá del promedio
y consumieron el 37% de los recursos de la UCI y
de días/ventilador es difícil, ya que muchos
de estos el 21% de los recursos fueron gastados
pacientes en este período pueden mejorar su
después del día siete de ventilación. Los costos en
condición, por lo que tampoco es correcto catalo-
la UCI fueron estimados en 65.200 dólares/pacien-
garlos como crónicamente enfermos. Por lo ante-
te. También en 1987, Spicher y White, así como
rior, el tiempo de 21 días de ventilación mecánica
Gracey et ál. en 1992, describieron estudios de
quizá sea el indicador más adecuado de cronici-
cohortes de pacientes que requirieron ventilación
dad. Otro criterio propuesto es el tiempo de la
mecánica prolongada en hospitales de tercer nivel;
realización de traqueostomía para continuar la
Spicher y White estudiaron pacientes con más de
ventilación mecánica; la desventaja de esta defi-
10 días de ventilación y Gracey, con más de 29 días
nición es la significativa variabilidad entre los
de ventilación, debido a complicaciones posopera-
médicos para decidir cuándo debe realizarse.
torias, en ambas cohortes la edad media era de
Existen otros factores que también pueden pro-
59,6 y 66,3 respectivamente, con predominio del
longar los cuidados de estos pacientes, como
sexo masculino; el promedio de ventilación mecá-
son: uso de inotrópicos, ventilación mecánica no
nica en el grupo de Spicher fue de 31 días (rango
invasiva, hemofiltración continua, problemas
10 a 301), la estancia promedio en hospital fue de
neurológicos, trastornos neuromusculares, proce-
53 días (promedio de 10 a 416), el 75% del tiempo
sos infecciosos múltiples, entre otros, aunque es-
de estancia fue en la UCI, el promedio de días ven-
tos factores por sí solos no pueden identificar qué
tilador para el grupo de Gracey fue de 59,9 (rango
paciente puede requerir CP. También es práctico
de 29 a 247).
utilizar el tiempo de estancia en la UCI para defi-
nir al paciente como crónicamente enfermo y que Sobrevivencia y calidad de vida. La sobrevida de es-
requiere CP, de esta manera se identifican a los pa- tos pacientes es importante para aquellas institu-
cientes que deben ser egresados de la UCI a unida- ciones que les proveen cuidados porque se asocia
des donde el nivel de cuidados es menor; esto en co-morbilidad y los sobrevivientes a menudo pre-
varias ocasiones no es fácil debido a la falta de dis- sentan nuevos problemas médicos: persistencia de
ponibilidad de las mismas unidades y a los dife- disfunción orgánica, deficiencias nutricionales sig-
Bienestar

rentes criterios de referencia y aceptación de pa- nificativas, atrofia muscular y trastorno psicoso-
cientes a las mismas. A pesar de los diferentes cial. Todo esto conlleva un alto riesgo de recurren-
criterios, creemos que los pacientes que requieren cia de enfermedad y muerte a corto plazo después

85
Diccionario Latinoamericano de Bioética
de salir del hospital. Debido a que los sobrevivien- Otro estudio realizado en 1999 analizó a 133 pa-
tes de enfermedad crónica tienen significativas cientes ventilados, de los cuales 66 (50%)
limitaciones funcionales y muchos de ellos depen- murieron antes de ser dados de alta; de los pa-
den de enfermeras en casa, es fácil asumir que su cientes egresados, 70% fueron retirados con éxito
calidad de vida es pobre; sin embargo, algunos del ventilador; un año después de su admisión al
pacientes que sobreviven a estos se adaptan a sus hospital de CP, 103 (77%) de los pacientes habían
diferentes limitaciones y responden de forma po- fallecido y únicamente 11 (8%) eran totalmente au-
sitiva: en un estudio de pacientes que estuvieron tosuficientes; los pacientes mayores de 74 años que
hospitalizados en la UCI por más de 14 días, se eran dependientes antes de su ingreso tenían una
mostró a seis meses que el 51% tenía buena o muy mortalidad del 95% a un año.
buena calidad de vida, 12% presentaba excelente
Aspectos éticos de la toma de decisiones. Tanto en
calidad de vida, y 38% pobre calidad de vida.
Estados Unidos como en otros países, la atención
Introducción de servicios de cuidados prolongados y a enfermos con CP por enfermedad avanzada o es-
análisis de resultados. Como resultado del impacto tado terminal ha pasado por distintas etapas. En
económico en el cuidado agudo hospitalario, se principio se tenía la postura de prácticamente ig-
plantearon y/o se buscaron, en los años ochenta norar a los pacientes una vez llegado el momento
del siglo XX, otras alternativas en las UCI para los en que no respondían a medidas enérgicas,
pacientes dependientes del ventilador, como fue también a sus familiares, sobre todo para evitar
la creación de hospitales para CP. Este modelo sur- conversaciones y situaciones contraproducentes
gió de los hospitales que eran utilizados para el con estos. Se produjo entonces un movimiento por
cuidado de pacientes con tuberculosis y otras en- parte de las familias para implementar mecanis-
fermedades crónicas, que a finales de los años se- mos legales que suspendieran el apoyo vital en si-
tenta e inicio de los ochenta ampliaron su papel y tuaciones sin solución (p. ej. caso Karen Quinlan).
misión para el cuidado de pacientes con falla mul- Al avanzar la tecnología y mejorar aún más este
tiorgánica resultado de enfermedades catastrófi- tipo de terapéutica, las familias desearon de nuevo
cas; asimismo, para pacientes dependientes del la política de “hacerle todo lo posible” al paciente;
ventilador por enfermedad neuromuscular, que no fue entonces cuando, paradójicamente, los médi-
podían ser extubados a pesar de estar médicamen- cos acudieron a las cortes para salvar a sus pacien-
te estables. En los años noventa fue cuando tuvie- tes de un apoyo vital sin sentido en cuanto a los re-
ron su mayor auge y explotación, tanto en sus pla- sultados, y estamos hablando de una cantidad
nes de manejo como por organizaciones de salud y importante de pacientes involucrados, pues el
seguros de gastos médicos; se logró vislumbrar cla- 20% de los estadounidenses fallece en las UCI,
ramente que las unidades de CP han ayudado, por además de que la mayoría de los cuidados médi-
un lado, a disminuir la ocupación de camas de las cos y el mayor gasto ocurren en este tipo de situa-
UCI, y por otro, a brindar atención especializada a ciones. Mientras en Estados Unidos actualmente
los pacientes crónicos. Durante este tiempo de existe una mayor tendencia a dar participación a
transición y desarrollo de los hospitales de CP, los familiares y a los propios pacientes en la toma de
costos asociados se han incrementado, lo cual ha decisiones, en Europa existe la tendencia de
permitido y/o generado la necesidad de que exista actuar sin consultar a la familia basándose en que
un personal médico y paramédico: residentes, habitualmente tienen poca comprensión de estas
neumólogos, intensivistas y enfermeras (aunque situaciones (por ejemplo: administración de trans-
a menudo involucran a personal de muchas otras fusiones de sangre a Testigos de Jehová). En el
especialidades médicas), que esté entrenado y ca- Simposio de la Sociedad de Medicina de Cuidados
pacitado para el paciente crónicamente enfermo, Críticos, realizado en enero de 2002, se planteó la
diferente del que se requiere para el paciente de la posibilidad de emplear a personal de enfermería
UCI. Por esta razón se iniciaron estudios para experimentado y entrenado para actuar como re-
evaluar resultados de las unidades de CP; el ma- presentante de pacientes y familiares para mejorar
yor estudio se realizó en el hospital respiratorio la comprensión y, por ende, la comunicación entre
Barlow, en Los Ángeles, en el que se estudiaron las distintas partes. Se discutieron, asimismo, las
pacientes dependientes de ventilador que habían variantes de destete terminal en pacientes ventila-
sido remitidos para intentar ser retirados del dos (retiro paulatino del soporte ventilatorio man-
mismo. En un período de ocho años (1988-1996) teniendo la intubación endotraqueal) y la de extu-
reportó lo siguiente: de 1.123 pacientes que fue- bación terminal (retirada abrupta de la ventilación
ron atendidos, el tiempo promedio de ventila- y la intubación endotraqueal) fundamentalmente
ción antes de ser trasladados disminuyó de 37 en pacientes moribundos, manteniendo siempre la
Bienestar

días en 1988 a 29 días en 1996, el porcentaje de sedación del paciente y el uso de relajantes muscu-
éxito en el retiro fue de 55,9%, la sobrevida a un lares si previamente se usaban; al parecer existe
año después de ser dados de alta fue de 37,9%. consenso a favor del empleo del destete terminal.

86
Diccionario Latinoamericano de Bioética
En estas discusiones se involucraron distintos fac- 1996, 110:469-79. - D. P. Wagner, “Economics of prolonged
tores médicos, políticos, legales, económicos y re- mechanical ventilation“, American Review of Respiratory Di-
ligiosos, así como los intereses de los pacientes o seases, 1989, 140:S14-8. - A. D. Brook, G. Sherman et ál,
“Early versus late tracheostomy in patients who require
sus representantes (familiares o no) para la toma
prolonged mechanical ventilation”, American Journal of
de decisiones de iniciación, continuación y supre- Critical Care, 2000, 9:352-359. - W. A. Knaus, G. E. Thi-
sión de cuidados intensivos, teniendo en cuenta bault, “Intensive care units today”, en E. G. Cravalho, B. J.
los objetivos prioritarios de los pacientes en la McNeil (eds.), Critical Issues in Medical Technology, Boston,
UCI, como son: cura completa (v. gr., tratamiento Ausburn Press, 1981. - J. E. Spicher, D. P. White, “Outcome
de un paciente en choque séptico), salvar la vida and function following prolonged mechanical ventilation”,
(v. gr., tratamiento de un paciente por sobredosis Archives of Internal Medicine, 1987, 147: 421-425. - D. R.
de drogas con insuficiencia respiratoria asocia- Gracey, J. M. Naessens et ál., Hospital and posthospital sur-
vival in patients mechanically ventilated for more than 29
da), restauración de la función comprometida (v.
days”, Chest, 1992, 101:211-214. - S. L. Douglas, S. J. Daly,
gr., tratamiento de un paciente con EPOC con et ál, “Outcomes of long-term ventilator patients: a descrip-
neumonía asociada), alivio de síntomas (v. gr., tra- tive study”, American Journal of Critical Care, 1997,
tamiento de un paciente con metástasis pulmona- 6:99-105. - D. J. Scheinhorn et ál., “Post-ICU mechanical
res y disnea asociada). La Sociedad de Medicina ventilation: Treatment of 1123 patients at a regional wea-
Crítica (SCCM) realizó un curso diseñado para ning center”, Chest, 1997, 111:1654-1659. - J. M. Luce,
educar a los profesionales en este aspecto especí- “Making decisions about the foregoing of life-sustaining
fico, así como en la necesidad de continuar la edu- therapy”, American Journal of Respiratory and Critical Care
cación, la autoevaluación y la comunicación entre Medicine, 1997, 156:1715-1718.
el personal médico, definir los derechos y las res-
ponsabilidades del personal, en aras de mejorar
Cuidados paliativos
los cuidados de enfermos en períodos o etapas ter-
minales de la vida en la UCI. Un punto de vista Gustavo de Simone (Argentina) - Asociación
compartido por todos fue que la decisión de man- Pallium Latinoamérica
tener o terminar el apoyo vital en enfermos con
CP y/o terminales necesita una opinión del grupo Concepto, fundamento y alcances. Los cuidados pa-
de atención, que además requiere calidad profe- liativos los define la Organización Mundial de la
sional e interconsultas entre muchos proveedores Salud como un abordaje que mejora la calidad de
de salud: médicos, personal de enfermería, técni- vida de los pacientes y sus familiares frente a los
cos respiratorios, más que si se tratara de un even- problemas asociados a enfermedades que amena-
to único aislado. Se confiere derecho a los pacien- zan la vida, a través de la prevención y alivio del
tes o, en su lugar, a los familiares o representantes sufrimiento, mediante la temprana identificación,
legales de aceptar o de rehusar cualquier tipo de evaluación precisa y resolución del dolor y otros
tratamiento recomendado por el personal faculta- problemas físicos, psicosociales y espirituales. Su
tivo, incluido el apoyo vital, lo cual a su vez, en implementación requiere el abordaje en equipo in-
este último caso, puede ser difícil de aceptar por terdisciplinario para identificar las necesidades de
parte de los médicos. Toda esta situación ha sido los pacientes y sus familias. Son aplicables tem-
un tema muy debatido en los últimos años, por la pranamente en el curso de la enfermedad, en con-
consideración de los principios éticos de autono- junto con otros tratamientos que intentan prolon-
mía, y autodeterminación, los elementos legales gar la vida e incluyen aquellos estudios necesarios
del consentimiento informado, la privacidad y los para comprender y manejar mejor las complica-
derechos constitucionales. La supresión de dichas ciones clínicas que provocan sufrimiento (OMS,
medidas es una decisión basada en que la prolon- 2002). Esta área de capacitación específica surge
gación del tratamiento no ofrecerá beneficio algu- en el mundo como respuesta a las distorsiones del
no al paciente en cuestión, y el personal médico ensañamiento terapéutico y al abandono terapéuti-
debe estar suficientemente entrenado para cam- co, dos estrategias que no satisfacen las necesida-
biar su postura desde una actitud curativa hacia des y demandas de quienes padecen enfermeda-
una solamente paliativa; por consiguiente, debe des en etapa terminal. Por su naturaleza, los
comprender la racionalidad de suspender las ac- cuidados paliativos se diferencian además de las
ciones terapéuticas de apoyo vital y tener la com- prácticas eutanásicas.
petencia clínica suficiente para manejar el proce-
Historia y desarrollo. El origen de los cuidados pa-
so de manera efectiva.
liativos en América Latina se remonta a la década
de 1980, cuando surgen experiencias pioneras en
Referencias Argentina, Colombia y México, desarrolladas por
Bienestar

M. G. Seneff, J. E. Zimmerman, W. A. Knaus et ál., organizaciones no gubernamentales. Estos pro-


“Predicting the duration of mechanical ventilation: the im- gramas pioneros se extienden en otros países, y
portance of disease and patient characteristics“, Chest, progresivamente nuevos profesionales adquieren

87
Diccionario Latinoamericano de Bioética
competencias con el respaldo de instituciones de la vida y su apropiada identificación y alivio
prestigiosas de Europa y América del Norte, y el exigen en América Latina una concepción socio-
compromiso de centros colaboradores de la OMS. sanitaria sostenida en principios y normas de la
En los años noventa comienza la educación sobre ética clínica y la ética social, junto con calidad y
el tema en universidades e instituciones vincula- equidad en los procesos de gestión, a fin de ase-
das con los centros de referencia, y en los inicios gurar que estos “cuidados compasivos eficientes”
del tercer milenio, con desigual magnitud y resul- faciliten la mejor calidad de vida posible de la po-
tados, los sistemas de salud pública incorporan blación de personas, en creciente expansión, que
programas de cuidados paliativos a nivel de algu- padece algún tipo de enfermedad progresiva.
nas naciones y ciudades. Persiste el desafío del
mayor y mejor desarrollo de los cuidados paliati-
Referencias
vos en los sistemas de salud de la región, y es aún Jorge Manzini, Bioética paliativa. La Plata, Editorial
crucial el involucramiento de organizaciones no Quirón, 1997. - Gustavo de Simone, Vilma Tripodoro,
gubernamentales en el sostén y apoyo de las ini- Fundamentos de cuidados paliativos y control de síntomas,
ciativas. Lentamente, las comunidades adquieren Buenos Aires, Ediciones Pallium Latinoamérica, 2004. -
noción de los alcances del cuidado en el final de la VV. AA., Cuidados paliativos y bioética, en Acta Bioethica
vida, y el derecho a recibir una asistencia apropia- Nº 1, Santiago de Chile, Programa Regional de Bioética
da a las necesidades específicas que presentan OPS/OMS, 2000.
quienes padecen enfermedades en etapa incura-
ble, progresiva y avanzada.
Principios éticos en cuidados
Fundamentos morales de la disciplina. Las premi- paliativos
sas éticas de los cuidados paliativos en la región se Ismael Serna, Fernando Cano, Garbiñe
refieren al equilibrio apropiado entre luchar por Saruwatari (México) - Instituto Nacional de
la vida pero aceptando que la muerte es inevitable Enfermedades Respiratorias
y próxima, en el contexto de una enfermedad incu-
rable; a promover la identificación del sufrimiento Propuestas de trabajo de los cuidados paliativos. La
en sus distintas dimensiones (física, emocional, medicina mundial ha cambiado hacia un perfil
mental y espiritual) y su alivio, sin necesidad de in- epidemiológico en el que predominan las enfer-
dicar tratamientos fútiles ni de prolongar artifi- medades crónicas no trasmisibles debido a los
cialmente la agonía; a sostener las demandas que cambios demográficos; fundamentalmente el au-
presentan las personas con enfermedades limitan- mento de la población adulta y la urbanización
tes de la vida y las de su entorno familiar, consti- han aumentado la carga por enfermedad y los cos-
tuyendo ambos la unidad de tratamiento, y a pri- tos de los servicios de salud. La OMS, que ha to-
vilegiar las vivencias y valores subjetivos de las mado muy en serio este tema, define a los CP
personas, antes que promover una imparcialidad como: “cuidados apropiados para el paciente con
objetiva que desnaturaliza la esencia del sufri- una enfermedad avanzada y progresiva donde el
miento humano. La valorización de la dimensión control del dolor y otros síntomas, así como los as-
subjetiva y la jerarquización de las vivencias de pectos psicosociales y espirituales, cobran la mayor
los sujetos constituyen aspectos vinculados con la importancia. El objetivo de los CP es lograr la mejor
ética del cuidado. calidad de vida posible para el paciente y su familia.
La medicina paliativa afirma la vida y considera el
Desafío político y educacional. La implementación morir como un proceso normal. Los CP no adelan-
de los cuidados paliativos requiere: a) políticas tan ni retrasan la muerte, sino que constituyen un
sociosanitarias acordes con las necesidades de la verdadero sistema de apoyo y soporte para el pa-
población, en particular en el contexto del final de ciente y su familia”. Por lo anterior, deben plan-
la vida; b) programas de información y educación tearse propuestas acerca de los CP, consistentes en
sobre la temática (a nivel comunitario, de pregra- promover la aceptación por parte del paciente y
do universitario y de posgrados específicos), y c) su familia de una nueva realidad, para lograr el
la disponibilidad de recursos materiales y huma- mejor enfrentamiento de la enfermedad terminal.
nos, incluyendo como tema prioritario la disponi- Las propuestas deben versar en los siguientes
bilidad y accesibilidad de los fármacos analgési- puntos: a) Control del dolor y otros síntomas. Es
cos opioides recomendados. La distribución de los necesario que el paciente se encuentre en las me-
recursos en salud en América Latina aún no reúne jores condiciones de confort y vigilancia de su si-
criterios de calidad, eficiencia y equidad en lo re- tuación clínica para establecer tratamientos espe-
ferente al cuidado en el final de la vida, pese a la cíficos para cada dolencia. Es importante recordar
Bienestar

prioridad epidemiológica que las patologías cró- que se trata de pacientes cuya expectativa de vida
nicas alcanzan en muchas poblaciones urbanas. puede ser de semanas o meses y que no tienen po-
La naturaleza del sufrimiento humano en el final sibilidad de tratamiento curativo, por lo que el

88
Diccionario Latinoamericano de Bioética
médico debe ser cuidadoso en la valoración del paciente, según sus valores y prioridades, consi-
caso para no someter al paciente a exámenes inú- derando aspectos psicosociales, éticos, culturales
tiles y costosos, o a tratamientos agresivos y/o ca- y espirituales, el modelo de trabajo en CP es nece-
ros que no ofrezcan un beneficio y, al contrario, sariamente el de un equipo multidisciplinario in-
deterioren la calidad de vida y el estado de salud, tegrado por profesionales médicos y no médicos.
prolongando su agonía o acelerando su muerte. En oposición al modelo curativo, centrado en
b) Comunicación adecuada. Es importante que el conceptos médicos, institucional y altamente tec-
paciente y la familia conozcan el diagnóstico y el nológico, los CP dan prioridad al paciente, la fa-
pronóstico, ya que solo con una buena comunica- milia y el domicilio, a través de un funcionamien-
ción sobre la enfermedad, el manejo de sínto- to multidisciplinario, no jerárquico y que asegura
mas, las expectativas del paciente y el enfrenta- el abordaje integral del enfermo considerándolo
miento de los problemas del final de la vida se un integrante más del equipo.
logrará que el enfermo y su familia puedan Principios éticos en cuidados paliativos. Los profe-
afrontar mejor el dolor total. Con frecuencia el sionales de la salud a menudo se enfrentan a pro-
paciente que ingresa a una unidad de CP ha sido blemas éticos en el cuidado de pacientes termina-
informado; sin embargo, mantiene esperanzas les, como: la toma de decisiones acerca de la
no realistas o bien se mantiene en un estado de conveniencia de revelar el diagnóstico y el pro-
negación. Todo el proceso de aceptación requie- nóstico, utilizar procedimientos de alimentación
re tiempo, dedicación, así como escuchar e inter- o hidratación artificial, mantener o suspender al-
pretar las necesidades del paciente. Mediante un gunos tratamientos médicos, tratar enfermedades
lenguaje claro y comprensible, un abordaje espe- intercurrentes (p. ej. infecciones, accidentes vas-
cífico para cada individuo, el paciente puede ir culares), utilizar medidas de soporte vital (p. ej.
comprendiendo y aceptando la información a su diálisis, ventilación mecánica prolongada, moni-
propio ritmo y de acuerdo con su propia persona- toreo hemodinámico, drogas vasoactivas, reani-
lidad. c)Apoyo psicosocial. El paciente que vive mación cardiopulmonar). Los principios éticos ge-
una situación de enfermedad prolongada, incu- neralmente aceptados en los diversos códigos de
rable y progresiva pierde su independencia y el ética médica que tienen especial relevancia en
control sobre sí mismo, lo cual lo hace sentir medicina paliativa son:
inútil ante las situaciones cotidianas. La debili-
dad progresiva y otros síntomas le harán ver, no 1. Principio de inviolabilidad de la vida humana. La
solo que no es capaz de realizar algunas tareas vida no es un bien extrínseco a la persona humana,
habituales, sino que también debe renunciar a sino un valor fundamental del que derivan los De-
metas y proyectos futuros. Por esto a menudo rechos Humanos. El deber de respetar y promover
los pacientes experimentan sentimientos como la vida es, por tanto, el primer imperativo ético del
enojo, resentimiento, apatía, depresión, deses- hombre para consigo mismo y para con los demás.
peranza, impotencia y consiguiente pérdida de La vida corporal es condición necesaria para el
autoestima. Al igual que el paciente, cuando la ejercicio de cualquier otro derecho. En el debate
familia recibe la noticia de que un pariente tiene bioético contemporáneo sobre el final de la vida
una enfermedad incurable y mortal en un plazo humana suele afirmarse que nadie tiene derecho a
relativamente breve, se altera el núcleo familiar imponer la obligación de seguir viviendo a una
causando incertidumbre, temor, cambios de fun- persona que, en razón de un sufrimiento extremo,
cionamiento familiar y del sistema de vida de ya no lo desea. Con base en una peculiar concep-
cada uno de sus integrantes. Durante la evolu- ción del respeto a la libertad individual del pacien-
ción de la enfermedad la familia necesitará apo- te, se propone entender el derecho a una muerte
yo psicosocial de distinta índole: información, digna como el derecho a disponer de la propia vida
facilitación de la organización, acceso a estructu- mediante la eutanasia o el suicidio médicamente
ras de apoyo social, sostén en las etapas de con- asistido. De acuerdo con esta línea de pensamien-
flicto interno y reconocimiento oportuno de los to, en situaciones verdaderamente extremas, la eu-
momentos de “agotamiento familiar”. En estas tanasia y la asistencia al suicidio representarían ac-
tos de compasión; negarse a su realización podría
situaciones es preciso conocer la dinámica fami-
suponer una forma de maleficencia. Sin embargo,
liar: determinar los sentimientos hacia el pa-
plantear que en ciertas situaciones la muerte pue-
ciente frecuentemente antagónicos, ubicar a los
da ser percibida como un alivio no equivale necesa-
responsables del cuidado que a su vez serán los
riamente a concederle al ser humano el derecho de
interlocutores con el equipo de salud, evaluar el
acabar con la vida de una persona que se encuentra
nivel sociocultural y posibilidades económicas
sufriendo por una enfermedad.
Bienestar

que tiene la familia para enfrentar una situación


de enfermedad prolongada. d) Trabajo en equipo. 2. Principio de proporcionalidad terapéutica. Parte
Como el tratamiento debe ser específico para el del concepto ético de respetar y promover la vida

89
Diccionario Latinoamericano de Bioética
humana es el deber moral de utilizar los medios 4. Principio de veracidad. Comunicar la verdad al
necesarios para cuidar la salud, propia y ajena, paciente y a sus familiares constituye un beneficio
pero es evidente que nadie está obligado a utilizar para ellos, pues posibilita su participación activa
todas las medidas médicas actualmente disponi- en el proceso de toma de decisiones. Sin embargo,
bles, sino únicamente aquellas que ofrezcan un en la práctica hay situaciones en las que el manejo
beneficio razonable. La guía que se ha propuesto de la información genera especial dificultad para
para distinguir las intervenciones médicas que los médicos, en especial cuando se comunican no-
son éticamente obligatorias de las que no lo son, ticias, como el pronóstico de una muerte próxima
es la clásica distinción entre medidas ordinarias y inevitable. Caer en la conspiración del silencio, por
extraordinarias, doctrina que hoy se conoce mejor un lado, representa una fuente de sufrimiento
como principio terapéutico o principio de propor- para el paciente y supone una injusticia, pues lo
cionalidad terapéutica. Este principio sostiene que priva del derecho a ejercer su autonomía. Sin em-
la obligación moral versa en implementar solo bargo, por otro lado, no revelar toda la verdad
aquellas medidas terapéuticas que guarden una acerca del diagnóstico o pronóstico a un paciente
relación de debida proporción entre los medios determinado no siempre significa violar su auto-
empleados y el resultado previsible; aquellas in- nomía, ya que la comunicación también depende
tervenciones en las que esta relación de pro- de las diferencias culturales. Mientras en culturas
porción no se cumpla se consideran “despropor- anglosajonas la tendencia general es hacia el mo-
cionadas” y no son moralmente obligatorias. Para delo individualista de toma de decisiones, en los
efectuar en un caso particular el juicio de propor- países latinoamericanos es frecuente la elección
cionalidad deben puntualizarse algunos concep- del modelo familiar; por tanto, dependiendo del
tos como: a) la utilidad o inutilidad de la medida; caso, respetar el deseo del paciente de optar por un
b) las alternativas de acción, con sus respectivos modelo familiar de toma de decisiones puede re-
riesgos y beneficios; c) el pronóstico con y sin la presentar justamente la forma concreta de respe-
implementación de la medida, y d) los costos (en tar su autonomía. También existen circunstancias
sentido amplio): cargas físicas, psicológicas, mo- en las que podría ser prudente postergar la infor-
rales, sociales, económicas. Es importante desta- mación, como cuando el paciente se encuentra
car que el juicio acerca de la proporcionalidad de con una depresión severa no tratada de manera
una determinada intervención médica debe ha- adecuada. Por tanto, la comunicación de la ver-
cerse con base al beneficio global de la terapia y dad médica debe ir precedida por una cuidadosa
no solo en relación con los efectos fisiológicos que reflexión sobre qué, cómo, cuándo, cuánto, quién
ella sea capaz de inducir. En la actualidad están y a quién debe informarse.
desarrollándose diferentes modelos de pronósti-
cos, basados en datos objetivos, que puedan brin- 5. Principio de prevención. Prever las posibles com-
dar información importante para la toma de deci- plicaciones o los síntomas que con mayor frecuen-
siones –medicina basada en evidencias. cia se presentan en la evolución de una determina-
da condición clínica es parte de la responsabilidad
3. Principio del doble efecto en el manejo del dolor y médica. Implementar las medidas necesarias para
la supresión de la conciencia. El uso de opioides y prevenir estas complicaciones y aconsejar oportu-
otras drogas, que pueden alterar el estado de vigi- namente a los familiares sobre los mejores cursos
lia del paciente, es habitual en CP; pero ello a me- de acción a seguir en caso de que ellas se presen-
nudo genera dudas en la familia y/o en el equipo ten permite, por un lado, evitar sufrimientos inne-
de salud. Se teme que los efectos adversos de es- cesarios al paciente y, por otro, facilita el no invo-
tas drogas, como hipotensión, depresión respira- lucrarse de manera precipitada en cursos de
toria, puedan constituir una forma de eutanasia. acción que conducirían a intervenciones despro-
Sin embargo, aun cuando en algún caso pueda porcionadas. Cuando no se conversa oportuna-
preverse la ocurrencia de ciertos efectos adversos, mente sobre las conductas que se adoptarán en
ello no significa que usar este tipo de tratamiento caso de que se presenten otras complicaciones, es
sea moralmente reprobable. Se aplica aquí el clá- frecuente que se tomen malas decisiones, luego
sico principio ético conocido como doble efecto, muy difíciles de revertir.
basándose en que un mismo acto puede tener un
efecto bueno y uno malo. Las condiciones de lici- 6. Principio de no abandono. Sería éticamente re-
tud moral del acto son: a) que la acción sea en sí probable abandonar a un paciente que rechaza
misma buena o, al menos, indiferente; b) que el determinadas terapias o solicita la eutanasia, aun
efecto malo previsible no sea directamente busca- cuando los profesionales de la salud consideren
do, sino solo tolerado; c) que el efecto bueno no que ese rechazo o petición sean inadecuados. Per-
Bienestar

sea causado inmediata y necesariamente por el manecer junto al paciente y establecer una comu-
malo, y d) que el bien buscado sea proporcional al nicación muchas veces es la mejor forma de asis-
daño eventual provocado. tirlo. La atención de pacientes terminales nos

90
Diccionario Latinoamericano de Bioética
enfrenta con las realidades del sufrimiento y la hyguiáinein, que significa alcanzar una buena sa-
muerte, frente a las que pueden surgir la sensa- lud, estar o ser sano; katharízein, vinculado con
ción de impotencia y la tentación de evadirla. Ello limpiar o curar la lepra; y apolillen, relacionado
pone a prueba la verdad de nuestro respeto por con la palabra de su enfermedad. De allí, el térmi-
la dignidad de toda persona, aun en condiciones no cuidado adquiere una connotación de remedio,
de extrema debilidad y dependencia. El ethos de erradicación, restitución, reconciliación o dignifi-
la medicina paliativa nos recuerda que incluso cación. Y de allí también que el cuidado signifique
cuando no se puede curar, siempre es posible un servicio terapéutico y solidario de un ser hacia
acompañar y, a veces, también consolar. los otros y sobre sí mismo. El cuidado es un acto
connatural y corresponsable de todo ser humano
El modelo de atención médica propuesto por la
en la búsqueda consciente de su cuido personal
medicina paliativa contiene en sí el potencial para
y/o de colaboración con el de los demás, sobre
un profundo cambio en la cultura médica contem-
todo si el ser está reducido, vulnerado o desprote-
poránea, frente a la lógica del recurso tecnológi-
gido. En consecuencia, el cuidado se realiza prin-
co, que con frecuencia nos lleva a considerar que
cipalmente en forma directa, en el que la persona
es éticamente justificable o incluso exigible todo
en forma voluntaria y responsablemente busca el
lo que es técnicamente posible. La práctica de la
bien-ser y el bien-estar de sí mismo o de los de-
medicina paliativa debe orientarse según lo ex-
más. Es un proceso que consta de tres momentos:
presa el siguiente pensamiento: “Tú me importas
1. La autodeterminación de exteriorizar su inten-
por ser tú, importas hasta el último momento de tu
ción en un acto que permite transformar y dignifi-
vida y haremos todo lo que esté a nuestro alcance,
car; 2. La objetivación, ya que se ejecuta en un
no solo para ayudarte a morir en paz, sino también
momento determinado y en el que se cumple con
a vivir hasta el día en que mueras”.
una pauta técnica y/o una ayuda espiritual; y 3.
La liberación, al interiorizar el servicio terapéuti-
Referencias co y minimizar o erradicar al otro de su mal. Acto
J. Hearn; I. J. Higginson, “Do specialist palliative care que permite humanizar la naturaleza del hombre
teams improve outcomes for cancer patients? A systematic y la mujer.
literature review”, Palliative Medicine, 1998, 12:317-322.
- J. A. Billings, “What is palliative care?”, Journal of Pallia- El cuidado en filosofía y teología. En la filosofía
tive Medicine, 1998, 1:73-81. - Elio Sgreccia, Manual de existencialista, el término cuidado lo sintetiza
bioética, México, Diana, 1996. - R. Twycross, “Palliative Maite Saurí Navarro así: “En la analítica existen-
Care”, en Encyclopedia of Applied Ethics, Academic Press, ciaria del ser-ahí que Heidegger lleva a cabo en
1998, Vol. 3, pp. 419-433. - Z. Zylicz, M. J. Janssens, Ser y tiempo, los existenciarios que han ido sur-
“Options in Palliative Care: Dealing with Those Who want
giendo a lo largo de ella se compilan finalmente
to Die”, Bailliere’s Clinical Anaestesiology, 1998, 12;
1:121-131. - E. García, “Asistencia al morir, el movimiento
en la noción de cura, que se define como pre-ser-
Hospice, Quirón, 1996, 27 (3): 82-89. - H. Newenschwan- se-ya-en-el-mundo. En efecto, esta noción recoge,
der, E. Bruera, F. Cavalli, “Matching the clinical function por un lado, el carácter de siempre ya haber sido
and symptom status with the expectations of patients with (pre-ser) esencial al ser-ahí; el de proyectar sus po-
advanced cancer, their families, and health care workers”, sibilidades (pre-ser-se), así como el de ser siempre
Supportive Care in Cancer, 1997, (4), 252-256. - J. L. en algo que denominamos mundo, y que es el hori-
Abrahm, “End-of-life Care Consensus Panel. Management zonte en el que se comprenden los entes, esto es, el
of pain and spinal cord compression in patients with advan- sentido de su ser. No obstante, la noción de cura no
ced cancer”, for the ACP-ASIM, Annals of Internal Medici-
supone en absoluto la respuesta a la pregunta por el
ne, 1999; 13:37-46. - L. Driver, E. Bruera, “The M. D.”, en
Anderson Palliative Care Handbook, Houston, University of ser sino, en todo caso, la culminación de su prepa-
Texas-MD Cancer Center, 2000. ración. Que el ser-ahí se conciba como siempre ha-
biendo ya sido, junto con el carácter de proyecto de
su existencia, lo que pondrá de relieve es que lo que
Cuidados espirituales en definitiva funciona como sentido del ser es cier-
ta noción de temporalidad cuyo análisis, en princi-
Ludwig Schmidt (Venezuela) - Universidad
pio, es el que debería poder llevarnos a la repuesta
Andrés Bello
de la pregunta por el ser. La existenciaridad, factici-
Significado etimológico y definición del término dad y caída del ser-ahí no pueden por menos que
cuidado. El término cuidado proviene del latín causarle angustia (angst); la existencia trivial que
cogitãtus, pensamiento. En castellano se refiere le impide ser sí mismo y se constituye en un temor
a la solicitud y atención para hacer bien algo o amenazante que le obliga a encontrarse a sí mismo
simplemente a la acción de cuidar. Sin embargo, y a preguntarse por lo que puede llegar a ser. Esto es,
Bienestar

el término cuidado en griego clásico es polisémico a cuidarse de sí mismo; si respecto de los entes, el ser
y se citan por ejemplo: therapéuein y íasthai, que ahí siente preocupación (besorgen) y respecto de
se refieren a curar o liberarse de una enfermedad; otros ser-ahí solicitud, respecto de sí mismo siente y

91
Diccionario Latinoamericano de Bioética
se expresa como cuidado (sorge). El cuidado es el y homeostasis según su cuido y su cuidado. Estos
ser del hombre, más definible así que con ninguna se manifiestan tanto en lo biológico como en lo es-
otra definición derivada como pudiera ser la de ani- piritual del ser, donde lo espiritual está vinculado
mal racional. El hombre es cuidado; todo lo demás, con la esencia de la dignidad humana, de ser
entendimiento, voluntad, deseo, pasiones, etc., pro- lo-que-se-es y se manifiesta en la permanente bús-
viene del cuidado. Ahora bien, el cuidado, como ex- queda de autenticidad (existencial, psicológica y
presión del ser de hombre, no solo no puede ejercer- ética), de dimensión religiosa, de interioridad y li-
se más que en el tiempo, sino que además recibe su bertad insatisfecha en su cotidianidad. En bioéti-
sentido de la temporalidad del hombre” (Saurí Na- ca, el cuidado espiritual se considera a veces como
varro, 1991). Por tanto, el cuidado es un término una mera medida de atención al paciente que le
que implica una razón connatural del ser, el permite un apoyo moral y/o religioso que permi-
ser-comprendido y comprender-al-otro en y desde te al enfermo asumir y aceptar las limitaciones
su mundo, su contexto de vida, para ser-curado de de su estado de salud o enfermedad de un modo
o para una situación. A nivel teológico y social, digno. Otras veces se considera que el cuidado
Leonardo Boff plantea que el cuidado es esa con- espiritual es meramente una atención psicológica
dición previa que permite la eclosión de la inteligen- o un acompañamiento físico o una visita más o
cia y de la amorosidad. Es el orientador anticipado menos regular de un ser querido, de un ministro
de todo comportamiento para que sea libre y res- de culto o un voluntario. Pero, como se expresó
ponsable, en fin, típicamente humano. El cuidado es antes, el cuidado en el ser humano es integral, por
un gesto amoroso con la realidad, gesto que protege tanto, no puede disociarse lo-biológico de lo-psi-
y trae serenidad y paz. Sin cuidado nada de lo que cológico, y estos, de lo-ecosocial, sobre todo en un
está vivo, sobrevive. El cuidado es la fuerza mayor momento de sufrimiento, vulnerabilidad, despro-
que se opone a la ley suprema de la entropía, el des- tección y hasta reducción de la autoestima.
gaste natural de todas las cosas hasta su muerte tér-
Cuidados espirituales y ética religiosa. El centro
mica, pues todo lo que cuidamos dura mucho más.
médico es una institución que procura el bienes-
Hoy necesitamos rescatar esta actitud, como ética
tar, la atención y el cuidado de la salud de los se-
mínima y universal, si queremos preservar la heren-
res humanos en una comunidad y su contexto de
cia que recibimos del universo y de la cultura y ga-
vida. En su origen, en el hospicio se procuraba
rantizar nuestro futuro (Boff, 2003).
atender, cuidar y acompañar a las personas lesio-
Cuidados espirituales y bioética. En el contexto nadas y enfermas en un trabajo conjunto entre
bioético el término cuidado espiritual tiene que ser médicos, ministros del culto y voluntarios. El
considerado como la consecución del bien-estar y avance tecnológico y social ha transformado esta
el bien-ser, de sí mismo o de los demás, sobre todo, institución asistencial en centros de servicio mé-
en el contexto de la atención y el cuidado de sa- dico con criterios productivos. En otras palabras,
lud. Luego, el cuidado y restitución de la salud re- el centro médico se constituye en una empresa
quiere el binomio del acto médico-asistencial y (in-prehensa) de intereses fundamentalmente
del cuidar espiritual. Sin embargo, por diversas asistenciales y espirituales que reúne a profesio-
razones (por ejemplo, por prejuicios, creencias, nales de la salud en la tarea de prevenir, diagnos-
valores, competencias, temores sobre “el qué di- ticar, intervenir terapéuticamente y cuidar al ser
rán”, tiempo, número de personas disponibles o humano enfermo que sufre y padece una lesión o
costos), se ha tendido en la actualidad a reducir o enfermedad. Si se hace referencia a la ética hipo-
limitar el cuidado a lo corporal del ser humano, crática y a la moral especial en las comunidades
obviando el cuidado espiritual que permite lograr de creyentes, el cuidado espiritual tiene su eje en
la unicidad del ser, la integración de cuerpo y su razón de ser y en la sacralidad y la inviolabili-
alma, en una unidad indisociable e hilemórfica. dad de la vida según la Carta a los agentes sanita-
Desde el punto de vista médico-asistencial, el térmi- rios de 1995. Una vida en sus dimensiones biológi-
no cuidado corresponde a las medidas de atención ca, espiritual y ecosocial. En esta Carta, Fiorenzo
al paciente, se ejecuta según el tratamiento para Angelini identifica cuatro presupuestos éticos: “un
una determinada enfermedad, siguiendo un proto- profundo respeto de la naturaleza en general; una
colo rígido, sin hacer excepciones; mientras que concepción unitaria integral de la vida humana, o
desde el punto de vista bioético y espiritual, tiene mejor, del ser humano; una rigurosa relación entre
que ser situado en su circunstancia individual, todo ética personal y ética profesional; una visión general-
lo cual conduce a que el cuidado sea una actitud y mente participada del ejercicio del arte médico”
un valor propios de la naturaleza del bioeticista. La (Angelini, 1990). En la doctrina judeo-cristia-
salud y la enfermedad, aunque no son términos an- na-musulmana y en la Alianza que Dios establece
Bienestar

tagónicos, corresponden a dos estados de la corpo- al hombre y a la mujer, condicionados por culpas y
reidad del ser humano en su transcurrir por la vida, sufrimientos, les permite redimirse y dar un signifi-
en esa permanente búsqueda de autorregulación cado a su propia existencia, cualquiera que sea su

92
Diccionario Latinoamericano de Bioética
condición. Consideración que es análoga en las adecuadamente. Luego la persona, al cesar de su
ancestrales religiones orientales. En la Biblia, el rutina diaria, estimula a la revisión de la forma de
profeta (o el discípulo) tienen como misión la ver la vida y de cómo se comprende y acepta el
asistencia al vulnerable y al desprotegido, al po- Trascendente (Dios). En este momento, la perso-
bre y al que sufre, al privado de dignidad y de li- na lesionada o enferma se encierra en sí misma y
bertad (Is 61,1-2). La respuesta bíblica a la en- es incapaz de ver más allá del presente, sintiéndo-
fermedad y la muerte, en los textos veterotesta- se perdida, con miedo, y se hace muy susceptible.
mentarios, tiene una explicación compleja y her- Todo esto hace que el paciente se bloquee, se nie-
menéuticamente lleva a las interpretaciones que gue a mirar más allá de su padecimiento y reali-
hacían estos pueblos hacia estas “víctimas” de una dad, pudiendo caer en una rebeldía neurótica, lo
misteriosa potencia maléfica o del capricho del cual reduce la efectividad terapéutica del acto
destino, por tanto no pueden ser queridos por médico-asistencial. El cuidado espiritual debe
ellas, sino que son consecuencia de una culpa, de ser llevado a cabo por personas preparadas y con
una ruptura voluntaria en las relaciones del hom- condiciones afectivas, para prestar este servicio
bre con Dios. De dicha culpa se derivan los demás terapéutico y de acompañamiento. Para dicho cui-
desequilibrios y, por tanto, es un castigo divino. La dado espiritual, todo centro médico deberá dispo-
Iglesia Católica emplea con frecuencia la imagen ner de un capellán o ministros de culto, de profe-
del Cristo-Buen Samaritano (cf. Lc 10, 25-37; Mt sionales especialistas y voluntarios que atiendan a
5, 1-12, Deus caritas est, 31) para hacer referen- las personas enfermas y, sobre todo, moribundas.
cia al cuidado y atención del que sufre o padece No solo como un derecho humano, sino como par-
enfermedad, por constituir esta una oportunidad te de su labor en miras a la atención y cuidado de
de encuentro consigo mismo y con los demás, de la salud integral del ser humano, en la que solida-
reconciliación con Dios y con su prójimo, en un es- riamente se redignifique la persona. Para finali-
tadio que permite madurar al ser en sus circuns- zar, es importante acotar que el cuidado espiritual
tancias. De la misma manera, Juan Pablo II re- no es exclusivo para personas creyentes moribun-
cuerda que la Iglesia ha sido perseverante en su das, ya que toda persona en condición vulnerable
deber del servicio de los enfermos y los que sufren requiere alguien que la escuche, que le dé un apre-
como parte integrante de su misión (Salvifici dolo- tón de manos o un abrazo, que la acompañe y
res,16; Dolentium hominum, 1), “en la aceptación sepa orientarla y asesorarla en su proceso de auto-
amorosa y generosa de toda vida humana, sobre todo superación espiritual, recuperación física o en la
si es débil o enferma” (Christifideles laici, 38) y, por
dignificación de su muerte. Obviamente, todo ha
supuesto, en el carácter salvífico del ofrecimiento
sido expresado en una forma genérica, en caso de
del sacrificio que, vivido en comunión con Cristo,
atención y cuido más especializado en lo espiri-
pertenece a la esencia misma de la redención (cf.
tual-religioso, dependerá de la creencia del enfer-
Redemptoris missio, 78). Y Benedicto XVI reitera la
mo o lesionado, de su deseo personal de encon-
misión de caridad con el prójimo y que el amor no
trar calma espiritual y reconciliarse con Dios.
es solo ayuda material, sino también sosiego y cui-
dado del alma (Deus caritas est, 15-18, 22, 28).
Referencias
La práctica de los cuidados espirituales. La enfer-
medad y el sufrimiento son una dura prueba de la M. Saurí Navarro, “Cuidado/curar”, en Diccionario de
filosofía, Barcelona, Herder, 1991. - L. Boff, Paradigma del
madurez espiritual de la persona, ya que al sentir-
cuidado, en su columna semanal de Koinonía, nº 29, 5 de
se reducido e incapacitado se desmoronan las pre- septiembre, 2003. - Card. F. Angelini, Quel soffio sulla cre-
tendidas seguridades, se ponen en crisis las moti- ta, Roma, Pontificia Comisión para la Asistencia Pastoral
vaciones ideales, no interiorizadas o asimiladas de los Trabajadores Sanitarios, 1990, pp. 377-378.
Bienestar

93
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Bioética
1. Conceptos éticos

L a reflexión sobre el concepto tiene tradicional


relevancia no solo en el conocimiento en ge-
neral, sino también en la ética filosófica. En Prin-
filosofías dialógicas, el individualismo de su ra-
zón monológica. Así y todo, no debemos perder
de vista la noción de sociedad, poder y Estado, en
cipia Ethica, George Moore expuso el salto de la relación con el análisis de la racionalidad moral
falacia naturalista que se encuentra en diversos (v. Etica y política; Democracia), porque el desa-
escritos sobre ética, que consiste en identificar la rrollo histórico de la sociedad liberal que conduce
noción simple que damos a entender con el con- a la actualidad es relevante para pensar si la mini-
cepto bueno, con algún objeto natural como el mización neoliberal del Estado y su poder no su-
placer, el deseo o la felicidad general. La filosofía pone una fragmentación en campos autónomos (y
analítica del lenguaje profundizó ese análisis de en último término individuales) de significación
los conceptos y Ross (1936) desarrollaría su in- del concepto. Cuando no existe valor alguno que
tuicionismo en esa tradición. Más recientemente, pueda ser compartido en el diálogo racional con
el neopragmatismo liberal ha cuestionado el sig- independencia de los diferentes usos del concep-
nificado y, sobre todo, la utilidad de algunos con- to, lo que resta es la dotación instrumental de sig-
ceptos en bioética. Así se atacó la condición de nificado. El abandono de la dimensión semántica
inalienables que podían suponer los derechos pro- otorgada por el valor compartido de los ciudada-
tegidos en la Declaración de Helsinki y asimismo nos de un Estado-nación, por ejemplo, conduce a
el supuesto carácter vago, impreciso e inútil del la imposición pragmática de significado por vía im-
concepto de dignidad humana (v.) en ética médi- perial o de las corporaciones internacionales. Por
ca. En esos ataques se analizó la significación de eso, si bien es posible establecer diferentes usos
los conceptos en relación con campos de aplica- pragmático-materiales de un concepto cuya di-
ción como la medicina o las investigaciones bio- mensión semántico-formal aceptamos, no hay po-
médicas. Por eso la reflexión sobre el concepto sibilidad de sustentar racionalidad moral alguna
tiene, además de su importancia general, una estableciendo tantos significados diferentes como
gran relevancia actual en bioética. prácticas existan, sin que al hacerlo caigamos en
una imposición lingüística externa o en un aisla-
La consideración pragmática del significado. Vivi-
miento del lenguaje. Se trata entonces de aceptar
mos tiempos en que se ha instalado la postulación
la pluralidad de creencias (v. Pluralismo) basadas
de un abandono de la etimología de los términos
en diferentes datos, experiencias y resultados de
en igual medida en que algunos postulan un
abandono de la historia y su remplazo porque, los sujetos en sus realidades (el uso pragmático-
como sostiene Bauman (2005), “la vida líquida, material), pero defendiendo la idea de que no hay
como la sociedad moderna líquida, no puede man- muchas verdades sino una verdad que surgirá
tener su forma ni su rumbo durante mucho tiempo”. de la mayor fuerza racional encontrada entre las
Se dice que el significado formal, etimológico, his- verdades en disputa (la dimensión semántico-
tórico, de los conceptos, si no resulta “útil” a un formal). De modo tal que si la denotación signifi-
campo de significación debe ser abandonado. ca, a su vez la connotación nos conduce a la poli-
Pero esa pretensión de una diferenciación prag- semia del lenguaje. Pero no existe un corte metafí-
mática entre campos de significación (religión, sico entre lo denotado y lo connotado. ¿Por qué
derechos humanos, ética médica, bioética, etc.) reclamar entonces por las especificaciones prag-
solo tiene sentido racional como especificación de máticas de algunos conceptos en el campo de las
un significado que se acepta formalmente (con- prácticas médicas? El sentido ideológico que tiene
vencionalmente). La postulación de una variación la disociación entre los conceptos formales y sus
del significado del concepto con cada campo de contenidos materiales de significación se en-
significación imaginable se disuelve en sí misma cuentra en la pretensión de una disolución de los
–en su racionalidad– por la recurrencia última al componentes objetivos del concepto. Estos compo-
ejercicio del poder (v.). No ha de perderse de vis- nentes objetivos surgen de la captación (v. Intui-
ta, en este punto, y sin temor a anacronismo algu- ción) y reconocimiento de un valor (v. Valores éti-
no, considerar el desarrollo de la teoría hegeliana cos) que en su aceptación nos impulsa a poner fin
del Estado y su visión de este como universal con- a toda situación disvaliosa materialmente identi-
Bioética

creto y forma de la ética objetiva. Se critica a la fi- ficable. Lo que hace el neopragmatismo liberal
losofía hegeliana, y con razón desde las actuales en bioética es establecer una disociación entre el

94
Diccionario Latinoamericano de Bioética
seguimiento de la norma y la condición moral de moral y jurídica de los Estados de reconocer y pro-
los actores y afectados por la misma. Así, la postu- teger esa igualdad en dignidad (el lugar que todos
lación del doble estándar en bioética (países ri- los hombres ocupan por el solo hecho de ser seres
cos/países pobres), concepto al que se dio lugar, humanos) y en derechos (las normas que consti-
por ejemplo, en la revisión 2002 de las Pautas tuyen en modo positivo ese lugar del sujeto). De
Cioms/OMS sobre investigación biomédica (véase ese modo, lo que está instaurando la Declaración
Pauta 11), resultó inmoral porque postulaba un no es una realidad fáctico-descriptiva (imposible
mundo con normas “éticas” desvinculadas de la de universalizarse en términos antropológico-
condición universal –racional– de todo ser humano. sociales), sino una realidad fáctico-prescriptiva
(universal en tanto compromiso de todos los paí-
Conceptos descriptivos y conceptos prescriptivos en
ses signatarios), por la cual y a partir de ella la
ética. Frente a la intención de analizar conceptos
dignidad resulta ser a la vez un concepto prescrip-
y resignificarlos, tarea que aunque forma parte de
tivo y abstracto. Porque los criterios concretos y
toda racionalidad moral comunicativa en el
específicos de la determinación prescriptiva que
neopragmatismo liberal se orienta en el sentido
ha de señalar cuándo se viola la dignidad quedan
particular de una racionalidad estratégica (v.),
reservados a los sistemas regionales (el interame-
corresponde hacer la distinción entre conceptos
ricano en nuestro caso, el europeo o el africano en
descriptivos y conceptos prescriptivos (v. Éticas des-
sus respectivas regiones). Criterios que en la diná-
criptivas y prescriptivas). El análisis, en tanto des-
mica de su funcionamiento suponen que en cuan-
compone el todo en partes, permite enumerar los
to obligación de reconocimiento de derechos han
caracteres del todo o describirlo y alcanzar así una
de operar las instituciones correspondientes (la
definición descriptiva de un concepto. Pero si ad-
Corte Interamericana de Derechos Humanos, la
mitimos lo dicho por un “analítico” como Moore
Corte Europea de Derechos Humanos, el Tribunal
acerca del significado de bueno como concepto
Penal Internacional, etc.), pero que en orden a la
que no admite posibilidad de análisis o definición,
emergencia de la exigencia moral que pide reco-
deberíamos precisar a qué categoría pertenece un
nocimiento jurídico, ha de mirarse a la demanda
concepto que se quiera poner en discusión –como
de la conciencia in-dignada que siempre habrá de
se ha querido hacerlo con el de dignidad– para sa-
ser el resguardo, criterio y fundamento último de
ber si es analizable o no. El lenguaje prescriptivo,
la dignidad humana (v.).
sin embargo, y según Richard Hare (1952), no
describe nada ni encierra ninguna información Significado ético y metaético de los conceptos. La
porque las prescripciones son normas o reglas que percepción de la dignidad no reconocida conduce
nos guían en la acción en forma de imperativos o a la indignación y a las exigencias morales de re-
juicios de valor que en tanto juicios morales son conocimiento jurídico. Porque son las conviccio-
universalizables. Cabe preguntarse entonces si un nes morales (v. Convicción) acerca del lugar que
concepto como el de dignidad es descriptivo o cada uno de nosotros ha de tener en el mundo pro-
prescriptivo. Cuando el artículo primero de la De- yectadas a la luz del lugar que todo ser humano ha
claración Universal de Derechos Humanos afirma: de tener en el mundo, las que no solo dan signifi-
“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en cado ético a cada uno de nuestros conceptos, sino
dignidad y derechos y, dotados como están de razón además y simultáneamente su significado metaé-
y conciencia, deben comportarse fraternalmente los tico, en orden a precisar el significado y los alcan-
unos con los otros”, ¿deberíamos hacer un “análi- ces de cada concepto del lenguaje moral. De allí
sis” del concepto de dignidad allí utilizado para que preguntarse por el análisis y los criterios de
poder saber justamente cuándo la dignidad es vio- aplicación de un determinado concepto moral,
lada? La respuesta es: no. El concepto de dignidad como el de dignidad humana, encierra en su mis-
en la Declaración se usa como un concepto pres- ma formulación un planteo oscuro de la cuestión.
criptivo y ello impide analizarlo como si fuera La pretensión de segregar por el análisis lingüísti-
descriptivo. Esto significa que en el enunciado de co de los conceptos la significación dada por la
ese artículo no se está diciendo que todos los hom- conciencia que los analiza es una metafísica encu-
bres nacen libres e iguales en dignidad y derechos bridora –en su escisión– de una pragmática inte-
en un sentido fáctico-naturalista, ya que los he- resada, parcial y, por tanto, no universalista. Así
chos de la naturaleza social a escala global indi- puede entenderse cómo la oposición al “doble es-
can a cualquier persona razonable que la gran tándar”, que es una forma de doble discurso, no
mayoría de los hombres de nuestro mundo sufren significa en su sola retórica sostener un discurso
una violación de su dignidad y sus derechos desde moral universalista (único) y coherente, si al mis-
su mismo nacimiento. De lo que se trata entonces mo tiempo se cuestiona la utilidad del concepto
no es de un enunciado fáctico-descriptivo, sino de de dignidad humana. Cuando se atacan los su-
Bioética

un enunciado prescriptivo o normativo por el cual puestos universalistas del carácter prescriptivo
ese artículo primero está señalando la obligación del concepto ético se sostiene, de hecho, un doble

95
Diccionario Latinoamericano de Bioética
discurso de pretensión seudomoral. Porque no América Latina, que tiene un porcentaje muy pe-
hay modo alguno de defender una ética universa- queño en la producción y difusión de conceptos a
lista negando los supuestos ontológicos de esa nivel mundial, se enfrenta muy especialmente en
moralidad universal. El concepto prescriptivo de el campo de la ética a la tarea de aprehensión de
dignidad instaura una realidad de índole moral y nuevas terminologías y a la vez a la necesidad de
jurídica constitutiva de todo ser humano (el suje- reflexionar críticamente sobre ellas. La produc-
to de derechos). Por eso no se trata solo de men- ción de conceptos implica al mismo tiempo la pro-
cionar el mayor número de conceptos histórica- ducción de significado. Por eso la bioética latinoa-
mente relevantes en la ética con el afán de tener mericana, que durante la década de los noventa
una teoría “completa”, sino de otorgar determi- fue construyéndose sobre la aprehensión de la
nados significados a esos conceptos dentro de la terminología que iba demarcando un nuevo cam-
tradición filosófica y una mayor o menor rele- po de la ética normativa, tiene la necesidad actual
vancia en la dinámica global de la teoría para evi- de una reflexión crítica sobre los conceptos éticos
tar que los principios remplacen a un sistema que la construyen.
moral complejo y unificado. [J. C. T.]

Bien y mal
María Luisa Pfeiffer (Argentina) - Consejo como para las conductas humanas, el fin absoluto
Nacional de Investigaciones Científicas (Conicet) a buscar por todos los entes. Hacer el bien es el
perfecto logro de la naturaleza de cada ser que
El bien tiene que ver con todo lo que se piensa, se implica su perfecta felicidad. La idea de bien apa-
quiere y se hace por considerarlo bueno. En el rece plasmada como tal recién en Sócrates, en
pensamiento griego bien era un nombre del ser, quien se confunden el bien metafísico y el bien
por consiguiente, mal era la negación del ser. A moral. Para Platón el bien no es un ser, sino la to-
partir de la modernidad el bien y el mal tienen talidad del ser, por ello su eidos (idea) es absoluta,
que ver, especialmente desde Kant, con la volun- es idea de las ideas que está más allá incluso de la
tad, separándose de su connivencia con el ser y la idea de ser. Hay un bien en sí que no es relativo al
verdad. De hecho ya no habrá bien o mal en sí hombre ni a los dioses ni a ningún orden ajeno a él
mismo, sino acciones buenas o malas, conductas y al que corresponde la idea a la que accede la ra-
buenas o malas que tendrán que ver con las opcio- zón humana. Ese bien que, como el sol, vivifica
nes del humano, todo bien incorporado a una pro- todo lo que está por debajo de él, y que establece
puesta ética como fin, telos, resultará de la cosmo- el orden y la armonía del cosmos y del alma, es
visión desde la que sea formulado. Sigue vigente solo alcanzado por una especie de muerte mística
la pregunta spinozista acerca de si nos movemos de la inteligencia extasiada ante él por el eros su-
aspirando al bien o si el bien nace de nuestro mo- premo. Las cosas buenas lo son en cuanto partici-
vimiento. Desde la modernidad, bien y mal han pan del único bien absoluto que es bueno por sí
perdido su carácter absoluto, vuelven a adquirir mismo, el bien pertenece al mundo empírico solo
sentido cuando se los asocia a valores, ya que el como un reflejo. Aristóteles agrega a este bien en
bien resultaría el valor máximo. Todo aquello a sí mismo un bien relativo a otra cosa y esto le per-
que se aspira es valorado como bueno. Scheler mite aceptar que la perfección de cada cosa es su
plantea entonces que el bien tiene valor absolu- propio bien. Separa entonces el bien puro y sim-
to. Más allá del carácter absoluto del bien o del ple, equivalente al bien supremo o absoluto, y el
mal, podemos preguntarnos qué sentido tiene en bien para alguien o por algo que es relativo; esto
la actualidad el planteo ético sobre el bien. Para el último fue calificado por la escolástica, que adop-
griego el bien tenía que ver con una buena vida, no tó las categorías aristotélicas, como bueno por ac-
estamos muy lejos de ello aunque para nosotros
cidente. El bien supremo o soberano para el hom-
buena vida tenga otra resonancia asociada más
bre es la felicidad, la eudemonia, que no es otra
bien a la supervivencia del individuo y no a la feli-
cosa que realizar totalmente su esencia humana.
cidad de la comunidad.
Pero este bien relativo al hombre: realizarse como
La idea de bien en la filosofía griega. La pregunta tal, solo podrá alcanzarlo, como para Platón, en la
acerca de qué es el bien, poder establecer una de- contemplación del bien, del ser. La felicidad no
finición, nos sitúa inmediatamente en un contex- implica actividad, movimiento, sino quietud, con-
to metafísico. Para la filosofía griega el bien no templación. Hay una inteligencia intuitiva de los
solo domina todo el campo de la ética, sino que es primeros principios que empuja al hombre a hacer
Bioética

una respuesta ontológica, por lo cual es la totali- el bien y evitar el mal, el soberano bien es el fin de
dad del sentido tanto para el orden del universo la vida humana. En su análisis minucioso del bien

96
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Aristóteles lo separa del placer diferenciando lo carácter de tal proviene de que “nos movemos ha-
agradable de lo bueno. Es interesante que una fi- cia él, lo queremos, apetecemos y deseamos”. Sin
losofía para la cual el tiempo no tiene peso lo aso- embargo, de la mano de Kant, preponderará la vi-
cie a esta diferenciación: lo placentero es lo inme- sión de una ética formal, prescindente del bien y
diato y el bien se proyecta al futuro: “lo inmediato apoyada sobre el ejercicio de la libertad. Es esta lo
aparece como bueno absolutamente por no mirar que habrá que buscar moralmente y, por consi-
al futuro”. El bien absoluto o supremo, irreducti- guiente, comenzará a hablarse de justicia en rem-
ble a los bienes sensibles, solo puede ser captado plazo del bien, que no es otra cosa que permitir a
por el intelecto. Así, deseamos el bien porque nos cada uno ejercer su libertad (Dworkin), estable-
es conocido, esta viene a ser la formulación con- cer autónomamente normas que deberán ser
traria a la de la filosofía moderna, para la cual el cumplidas por la propia voluntad que las esta-
bien pasa a ser tal porque lo deseamos. El bien de blece. Nace de esto lo que terminará siendo el
la filosofía griega prescinde del hombre, de su sa- individualismo, que reclamando en principio
ber, su deseo, su inclinación, es aquello que atrae una independencia responsable y una particula-
todo a sí, es el fin de todas las cosas y también del ridad reconocida entre iguales, termina aislando
ser humano racional. Esta idea es retomada por a los humanos e impidiéndoles todo reconoci-
Hegel, que en su Enciclopedia de las ciencias filosófi- miento de su dependencia ontológica. El resulta-
cas nos presenta el bien como “fin último absoluto do es que un modo de vida será bueno cuando
del mundo, verdad de las particularidades objetivas esté totalmente avalado por la voluntad indivi-
que configuran la vida moral”. De modo que, tam- dual, olvidando la exigencia kantiana de que
bién en este caso, no hay otro destino para el ser hu- para que esa voluntad fuera buena debería ser ra-
mano que buscar el bien. Sin embargo, para Aristó- cionalmente solidaria y obedecer al imperativo
teles el bien pierde el carácter ontológico (ser uno) categórico. La voluntad, dice Kant, multiplica
que tenía para Platón y obtiene su identidad analó- nuestras necesidades y deseos, pero en tanto los
gicamente. Se manifiesta como dios, como cuali- siga no podrá alcanzar la bondad, solo si es racio-
dad, como virtud, como justo medio, como lo útil, nal será buena. Esta buena voluntad que no es
como morada, etc. Las condiciones de la vida social como lo entendemos hoy una mera intención de
llenarán el concepto de bien de fines precisos. hacer bien, tiene su expresión más luminosa en la
obligación que está por encima de la inclinación,
La idea de bien en la teología cristiana y la escolásti- el gusto, el placer, y solo tiene en cuenta el deber.
ca. La teología cristiana traduce la idea de bien Aquello que hará más pleno al ser humano, enton-
platónica y el supremo bien aristotélico por Dios. ces, es cumplir con el deber, con un deber impues-
Pone en lugar del bien absoluto al Dios personal to por su propia racionalidad solidaria.
del judeocristianismo que traspasa a todas sus
criaturas su carácter de bueno, de modo que todo El bien como cuestión moral. A partir del planteo
existente es ontológicamente bueno por sí mismo. moderno, el bien pierde su carácter metafísico y
Así el hombre, como toda criatura, es confiado a sí pasa a ser una cuestión moral, por ello ya no se
mismo para realizar en sí ese bien; la diferencia es hablará de bien o bienes, sino de actos más o me-
que deberá hacerlo libremente; en ese sentido de- nos buenos y actos malos. En la adopción de esta
berá confirmar su bondad ontológica con sus ac- ética se olvida que esa moral está sujeta a la ley de
ciones; sin embargo, está llamado al bien y tiene la razón práctica. Así el bien dejará paso a lo bue-
valor absoluto de bien frente a Dios. Para San no, que dependerá del libre juicio humano, que
Agustín el bien y el ser son la misma cosa y ambos puede ser en el peor de los casos individual y en el
proceden del bien y ser absolutos que es Dios. La mejor, consensual. La pregunta que habrá que res-
escolástica adopta esta relación del bien con los ponder es desde dónde se elabora ese juicio. Hay
seres adquiriendo carácter de trascendental de la respuestas naturalistas que pretenden que sigue
misma manera que lo son la verdad y la belleza. habiendo un bien ajeno a la voluntad humana for-
Así el bien de cada cosa es su perfección, es decir, mulado como ley natural. Podríamos pensar como
el cumplimiento del plan de Dios para ella y el dando esta respuesta a los bienes primarios de
summun bonum (el bien supremo o la perfección Rawls: la libertad, el poder, la riqueza, los ingre-
absoluta) es Dios mismo. sos y la dignidad. Pero también puede asociarse su
carácter de básico con un mínimo consenso res-
El giro de la modernidad. A partir de la modernidad pecto de su bondad y no con que son naturales. En
se da un giro ontológico y la medida de las cosas este caso estaríamos recurriendo a otro modo de
que provenían del ser griego y el dios cristiano se respuesta, que es el consenso respecto de lo que es
remplaza por el sujeto racional. El bien entonces bueno sostenido por todo el contractualismo. Otra
perderá su carácter de ser en sí mismo y pasará a respuesta es la que asocia lo bueno con lo placen-
Bioética

depender de la razón humana. Así, Spinoza consi- tero. Por ejemplo, Nozick recurre a la argucia de
dera el bien como algo subjetivo, al punto que su la ficción de una máquina que haría experimentar

97
Diccionario Latinoamericano de Bioética
sensaciones placenteras más allá de las condicio- la elección libre del bien por parte del redentor. El
nes reales de vida o de la satisfacción objetiva de mal no aparece por ignorancia, ceguera o debili-
los deseos, para cuestionar dicha asociación. Por dad de la voluntad, como sería el caso para los
último, puede adoptarse la respuesta más sencilla griegos, sino por el ejercicio del mal en una elec-
en apariencia y la más compleja de resolver, que ción deliberada y asumida con perfidia, dureza y
es identificar el bien con el placer. Hay otra res- desprecio contra Dios. La respuesta de la teología
puesta que es la dada por las éticas de los valores. cristiana sufre la dificultad de toda la filosofía: po-
Para estas el bien es irreductible al ser, pertenece der pensar y definir el mal no como mera negativi-
al orden moral de la preferencia en el acto de de- dad sino como algo positivo.
cidir. El bien es propiedad de las cosas, por lo que
La posibilidad del mal. A partir de la modernidad
se da una multiplicidad de bienes pero estos no
la significación del acto libre entendido en el do-
pueden ser confundidos con las cosas, son su pro-
ble sentido de realización de la libertad y de vuel-
piedad y lo que las hacen valiosas. El bien, por
ta de ella contra sí misma posibilita comenzar a
consiguiente, posee objetividad más allá de que lo
pensar el mal de manera positiva. El hilo conduc-
reconozcamos. No es un ser sino un valor que re-
tor de esta reflexión es el hilo de voluntad malig-
conocemos no por el conocimiento, sino por la
na que permite pensar el mal no como una simple
intuición. Intuimos, sabemos qué es bueno, hay
falta o una disfunción provisoria (como sería el
una percepción sentimental que empuja a prefe-
caso de pensarlo como una falla biológica, psico-
rir, a amar lo bueno. Los valores se descubren en
lógica o sociológica, tan común en el ambiente
las cosas, no se ponen en ellas. Para Scheler los va-
cientificista), sino como una negatividad positi-
lores son contenidos materiales descubiertos a
va puesta por la acción misma. Es necesario, para
priori en las cosas emocionalmente, no racional-
poder pensarlo, resistir al escándalo que signifi-
mente, por actos como preferir, amar u odiar. Esta
ca introducir filosóficamente este concepto en
intuición emocional capta una jerarquía de valo-
positivo, con el propósito de que deje de ser un ac-
res. Desde esta perspectiva el bien es un valor,
cidente de la historia personal o social. Esta es la
algo que podríamos asimilar a la causa final aris-
única posibilidad de poder pensar e imaginar se-
totélica y que llama a la voluntad hacia sí y no un
res humanos malos y comunidades malignas, que
mandato, un deber que empuja a la acción invis-
hacen el mal queriendo el mal. Si el mal puede ser
tiendo la intención como podría ser pensado des-
el fin de una acción, esta sería una facultad activa
de una filosofía apriorística. Vemos así que el
regida por la destrucción, es decir, esencialmente
bien puede ser pensado desde una dualidad de
negativa. ¿Puede buscar el hombre destruirse a sí
sentido: perfección en sí o felicidad para el que
mismo y a la sociedad de la que forma parte?
lo posee.
¿Puede el hombre buscar el mal? Podemos poner
El mal en la filosofía griega y la teología cristiana. El en esta categoría de actos los crímenes denomina-
mal es inseparable del bien al momento de conce- dos de lesa humanidad. Estos no solo violan obje-
birlo. De hecho en la filosofía griega se denomina tivamente todo imperativo ético, sino que tienen
mal a la negación del bien, ya que el mal carece de como objetivo, desde el punto de vista de su inten-
entidad. Es en el desarrollo de la teología cristiana ción y de su finalidad, la supresión de las formas
que algunos pensadores como los gnósticos o ma- conocidas de la humanidad. Una acción de tal ni-
niqueos le otorgan realidad ontológica generando vel de criminalidad niega la condición humana, la
un pensamiento dualista. El mal alcanza para el dignidad humana, ya que siempre considera al
cristianismo una realidad de que carece en la filo- otro, mediante el empleo sistemático de la violen-
sofía griega, donde es negado por carecer de peso cia, como un medio, como un objeto y nunca
ontológico. El mal es siempre superable por el como un fin en sí mismo; por consiguiente, des-
bien. La teología cristiana se encuentra con la difi- truye la naturaleza humana como posibilidad.
cultad muchas veces no solucionada de que este Pensar la posibilidad del mal proviene de concebir
mal no se resuelva necesariamente en el bien, que al hombre como capaz de bien y mal, como inde-
pueda permanecer independiente del bien como terminado, lo cual puede conducirlo al mayor gra-
pecado. Para la teología cristiana el mal es introdu- do de perfeccionamiento: a una existencia feliz y
cido en la creación por el hombre, un mundo sin solidaria o a su destrucción.
hombre carecería de mal, de hecho este aparece, es
generado, por la voluntad del hombre que se sepa-
ra de la voluntad divina. Sin embargo, en razón de
Referencias
Denis Rosenfield, Du mal. Essai pour introduire en
la condición histórica y temporal de su elección no
philosophie le concept de mal, Paris, Aubier, 1989. - Ernst
se encuentra irrevocablemente sometido a la elec- Tugendhat, Vorlesungen über Ethik, Frankfurt, Suhrkamp,
ción pecaminosa de sus orígenes. Hay una promesa 1993 (trad. castellana, Lecciones de ética, Barcelona, Gedi-
Bioética

de redención que le permitirá volver al reino de sa, 1997). - Paul Ricoeur, Le mal. Un défi a la philosophie et à
Dios, su padre, auxiliado por la gracia obtenida por la theologie, Genève, Labor et Fides, 1986. - Manuel Fraijó,

98
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Dios, el mal y otros ensayos, Madrid, Trotta, 2004. - Tzve- que Dios, benevolente y todopoderoso, permita la
tan Todorov, Memoria del mal, tentación del bien, Barcelo- existencia del mal en el mundo? Este planteo se co-
na, Península, 2002.
noce con el nombre Teodicea –de theós, Dios, y dike,
justicia–, título de la obra de Leibniz en la que el fi-
Origen y presencia del mal lósofo afirma que Dios creó a partir de un cálculo
en el mundo matemático perfecto “el mejor de los mundos posi-
bles”, es decir: un mundo en el que el mal existe y el
Leandro Pinkler (Argentina) - Universidad de ser humano es capaz de elegir entre el bien y el mal
Buenos Aires
(otros mundos posibles incluyen la inexistencia del
El pensamiento antiguo y cristiano. Ante la pregunta mal y del humano, o su total nulidad). Pero tal for-
por la naturaleza intrínseca del mal resulta necesa- mulación fue llevada a una ironización en térmi-
rio distinguir entre el mal denominado moral –el nos del iluminismo de Voltaire, que después del
producido por un agente humano y como tal res- tremendo terremoto de Lisboa en su obra Cándido
ponsable– y el mal natural –referido a cataclismos, repite continuamente ante una realidad que de-
terremotos y demás desastres de la naturaleza–. muestra lo contrario: “este es el mejor de los mun-
Existen distintas perspectivas para explicar la rela- dos posibles”. El pensamiento de la modernidad en
ción entre ambos, y estas varían en relación con otra
una progresiva desacralización llegará a identificar
dimensión del problema: la cuestión del origen del
el bien más y más con la razón hasta llegar a la
mal. Más allá de la constatación de la efectiva exis-
tencia del mal en la vida –la facticidad del mal– se obra de F. Nietzsche, en la que el pensamiento trá-
plantea la pregunta de por qué existe en el mundo, gico griego vuelve a reformularse en una concep-
que como toda pregunta por el origen ha sido el ción del mundo Jenseits von Gut und Böse –Más allá
tema dilecto de la especulación metafísica y de las del bien y del mal– . Así como en el universo trágico
tradiciones religiosas y mitológicas. Paul Ricoeur ha de los griegos se muestra al ser humano ante un
mostrado con claridad cómo tal cuestionamiento conflicto irresoluble, Nietzsche sostiene que la vida
atraviesa el pensamiento de Occidente y encuentra comporta un elemento esencial de crueldad y terri-
en San Agustín su expresión fundamental: efectiva- ble fortaleza –simbolizado a lo largo de toda su
mente el pensador cristiano sostiene, por una parte, obra por el dios Dioniso– que el ser humano es in-
la tesis de que el mal no tiene autonomía ontológica capaz de soportar sin crear una serie de ilusiones
en tanto no es negación del bien sino privación –pri- analgésicas. Y de tal actitud negadora de la vida no
vatio boni– (como la oscuridad lo es de la luz, de
hay mayor exponente que el cristianismo que ha
acuerdo con la distinción de privación ya presente
creado “la ridiculez de un Dios bueno”. La crítica de
en Aristóteles), pero, por otra, introduce en la inter-
pretación de texto bíblico (Genesis 2,3) la concep- la moral y de la religión de Nietzsche ha marcado
ción de pecado original, que inscribe la raíz del mal en gran medida el pensamiento del siglo XX y ha
en el agente humano –ab homine–. La vitalidad del sido complementada por la impronta del psicoaná-
planteo agustiniano solo puede comprenderse en el lisis. S. Freud ha planteado fundamentalmente la
contexto de la historia del cristianismo, en especial cuestión de la etiología del mal en términos de lo
frente a la concepción del gnosticismo, que instaura que él ha denominado la pulsión de muerte –Todes-
un mito de origen en que tanto el Creador –el De- trieb–. Para explicar la tendencia del ser humano a
miurgo que se diferencia del Dios pleromático– la repetición mecánica, Freud construye la tesis de
como el Mundo por él creado son malos en su natu- un impulso contrario a la pulsión de vida y ve en
raleza esencial. Tal cosmovisión recibe habitual- esta dinámica de un dualismo pulsional (Eros–Thá-
mente la denominación de dualismo y se manifiesta natos) la intrínseca tendencia del organismo vivo
como una matriz de pensamiento para simbolizar el
de regresar al estado previo inorgánico; y en el ser
problema del mal en términos de un conflicto entre
humano esto se manifiesta como un goce en la rea-
dos potencias que luchan eternamente entre sí –a la
lización de acciones destructivas.
manera de la concepción de Zoroastro, y del mani-
queísmo en que San Agustín fue iniciado– y hace del
cosmos una máquina de perdición y de salvación. Referencias
Como vemos, toda la dinámica de los cuestiona- Paul Ricoeur, “Introducción a la simbólica del mal”,
mientos siempre sitúa el problema como una rela- en El conflicto de las interpretaciones, México, FCE, 2004. -
ción entre estos tres términos fundamentales: F. García Bazán, La gnosis eterna, Madrid, Trotta, 2003. -
Dios-Hombre-Mundo. G. W. Leibniz, Essais de théodicée sur la bonté de Dieu, la li-
berté de l’homme et l’origine du mal, 1710, - Voltaire. Can-
El pensamiento de la modernidad. La continuación dide, 1759. - Friedrich Nietzsche, Más allá del bien y del
Bioética

del pensamiento cristiano ha expresado la cuestión mal, 1886; El Anticristo, 1888. - Sigmund Freud, Más allá
esencial de la siguiente manera: ¿cómo es posible del principio del placer, 1920.

99
Diccionario Latinoamericano de Bioética
Norma semántica que tienen la gramática y el cálculo y no
tienen los juegos. 2. Las prescripciones (regulacio-
Juan Carlos Tealdi (Argentina) - Universidad
nes) son dadas o dictadas por alguien (una autori-
de Buenos Aires
dad normativa), van dirigidas a alguien (el sujeto
Normas descriptivas, prescriptivas y lógicas. En tan- normativo), buscan un comportamiento determi-
to la bioética ha sido considerada una rama de la nado del sujeto, son promulgadas o dadas a cono-
ética normativa, conviene precisar el concepto de cer, y son sancionadas porque conllevan una ame-
norma o regla. Y aunque hay distintos autores que naza o sanción ante el no cumplimiento. 3. Las
se han referido a ello, es útil recordar a modo de normas técnicas (directrices) guardan relación en-
ejemplo y sin querer dar cuenta de otros abordajes, tre medios a emplear y fin buscado, entre algo que
las distinciones que al respecto hiciera Georg Hen- se desea y algo que debe hacerse, no son descripti-
rik von Wright (1963) quien introdujo el término vas ni prescriptivas. Para von Wright decir “Si
“deóntico” como cercano a “normativismo” y dis- quieres hacer la cabaña habitable tienes que ca-
tante del tradicional concepto de “deontología”. lentarla”, es una norma técnica, pero decir: “Para
Para este autor, la norma entendida bajo el signifi- hacer la casa habitable, debe calentarse”, es una
cado de ley se usa en tres sentidos: como leyes del oración descriptiva, ya que señala la condición
Estado, como leyes de la naturaleza y como leyes de necesaria de calentar la casa para que sea habita-
la lógica. Las leyes de la naturaleza son descripti- ble. Un enunciado que indica que algo es o no es
vas, ya que describen regularidades de la natura- una condición necesaria para otro algo, es llama-
leza y son verdaderas o falsas. Las leyes del Estado do un enunciado anankástico, y así puede tam-
en cambio son prescriptivas, ya que establecen re- bién hablarse de oraciones y proposiciones anan-
glamentos para la conducta y la interacción hu- kásticas. Estas proposiciones no son normas
mana, y no tienen valor veritativo. Con esta dis- técnicas ni tienen la relación lógica con ellas de
tinción descriptivo-prescriptivo puede decirse presuponerlas.
que, en sentido estricto, normas son solo las pres-
criptivas aunque haya que precisar aún más esta i) Las costumbres pueden ser consideradas hábi-
idea. Las leyes de la lógica, finalmente, no son tos sociales o regularidades en la conducta de los
descriptivas ni prescriptivas, ya que solo estable- individuos en circunstancias recurrentes, son ad-
cen un patrón con el que puede juzgarse si la gen- quiridas y no innatas, y pueden ser asemejadas a
te piensa correctamente o no, enunciando verda- ceremonias, modas y modales. Tienen cierta se-
des acerca de las entidades lógicas y matemáticas. mejanza con las regularidades de la naturaleza,
Sin embargo, existen dos posiciones tradicionales pero se diferencian de ellas porque las regularida-
con respecto al lugar de la lógica. Para los realistas des de las costumbres puede romperlas el hombre
(el platonismo), las leyes de la lógica son muy pa- mientras que la naturaleza no puede romper sus
recidas a las de la naturaleza, tienen como ellas leyes. Por ello, las costumbres se asemejan a las
valor veritativo, pero son necesariamente verda- prescripciones aunque su autoridad normativa es
deras, eternas e imperecederas, a diferencia de las anónima y no necesitan ser promulgadas; pero
de la naturaleza, que son mutables y contingen- también se asemejan a las reglas en cuanto deter-
tes. Para los nominalistas o convencionalistas (Ros- minan formas de vida y en cuanto raramente son
celino, Occam), las leyes de la lógica aparecen sancionadas si no se obedecen.
como comparables a las “reglas de un juego” que
ii) Los principios morales (normas morales) tienen
determinan en el pensar qué operaciones son po-
una característica sui generis que los hace concep-
sibles, legítimas o correctas. Los realistas contes-
tualmente autónomos, aunque su peculiaridad es
tarán que se pueden convenir y cambiar entre los
que “tienen complicadas afinidades lógicas con los
hombres las reglas de juego pero no los patrones
otros tipos principales de normas y con las nocio-
de verdad. Sin embargo, más allá de estas dos posi-
nes valorativas de bien y mal. Comprender la natu-
ciones, podría decirse que más que descriptivas o
raleza de las normas morales no es por eso descu-
prescriptivas las normas lógicas determinan algo.
brir una única característica en ellas; es examinar
Grupos mayores y menores de normas. Además del sus complejas afinidades con cierto número de
sentido de la norma como ley, Von Wright distingue otras cosas”. Aunque en conjunto no determinan
tres grandes grupos o tipos de normas llamados re- una actividad práctica, como lo hacen las reglas,
glas, prescripciones y normas técnicas (directrices), y en algunos casos (p. ej., las promesas deben cum-
tres grupos menores llamados costumbres, princi- plirse) son obligaciones lógicamente inherentes
pios morales y reglas ideales. 1. Las reglas (de un a una institución establecida (p. ej., la institución
juego, de la gramática, de un cálculo lógico y ma- de hacer y aceptar promesas). Con respecto a las
temático) determinan el patrón fijo de movimien- costumbres, los principios morales pueden ob-
Bioética

tos correctos, permitidos y obligatorios a realizar. servarse sobre su trasfondo en algunos casos,
No obstante, hay una diferencia en la dimensión como el de las ideas morales sobre la sexualidad,

100
Diccionario Latinoamericano de Bioética
pero en otros muchos casos, como la obligación Intuición
de cumplir promesas, esta perspectiva no tiene Diego Parente (Argentina) - Universidad
ningún sentido. Los principios morales, aunque Nacional de Mar del Plata
puedan estar soportados por ellas, no deben con-
fundirse con las prescripciones, ya se originen es- Aspecto histórico. La historia de la filosofía mues-
tas en la autoridad de la familia, en las leyes del tra el concepto de intuición en estrecha vincula-
ción con el vocabulario de la problemática gno-
Estado o en las leyes de Dios. Tampoco deben con-
seológica. Específicamente, suele aludirse con él a
fundirse desde una visión teleológica (eudemo-
una captación directa e inmediata de una realidad
nismo, utilitarismo) con las normas técnicas para o bien a la comprensión directa e inmediata de
el logro de ciertos fines –la felicidad de los indivi- una verdad. En cualquiera de estos casos, la te-
duos, el bienestar de la comunidad– ya que los fi- matización filosófica de la intuición aparece
nes no pueden especificarse independientemente relacionada con la determinación del conoci-
de las consideraciones de bien y mal que se tengan. miento, manifestándose como uno de sus mo-
mentos constitutivos. Aristóteles señala –reto-
iii) Los cinco grupos anteriores de normas se ocu- mando la distinción platónica entre el pensar
pan de lo que puede o debe o tiene que hacerse o discursivo y el intuitivo– la diferencia entre la in-
no. Las reglas ideales, en cambio, guardan más re- tuición sensible y la inteligible, siendo esta última
lación con el ser que con el hacer. En general, se la prioritaria para el filósofo. Los autores moder-
hace referencia a ellas al decir que las personas nos resignificaron tal comprensión a la luz de un
deben ser generosas, sinceras, justas, ecuánimes, sujeto entendido como portador de representacio-
etc.; y, en particular, cuando decimos que un nes enfrentado a un mundo externo. En tal senti-
maestro debe ser paciente, firme y comprensivo. do, Descartes piensa la intuición como un acto de
Las reglas ideales están estrechamente conecta- pensamiento puro de carácter infalible, opuesto a
das con el concepto de bondad: las propiedades la percepción sensible cuya naturaleza tiende a
ser fuente de errores y confusiones. Posteriormen-
que un artesano, un juez (un clínico o político en
te, Immanuel Kant profundiza esta perspectiva
salud) tienen que poseer son las de un buen arte-
distinguiendo entre una intuición pura, una empí-
sano o juez y no las que cada uno de ellos podría
rica y una intelectual. Solo la sensibilidad produce
tener. Esas características que exigen las reglas intuición, si bien esta última no resulta suficiente
ideales pueden denominarse las virtudes caracte- para la conformación de un juicio –tal como afir-
rísticas de la clase de personas de las que estemos ma en su Crítica de la razón pura, los pensamien-
hablando, sean los artesanos o jueces (clínicos o tos sin contenido son vacíos, mientras que las in-
políticos en salud). Por ello se habla de reglas mo- tuiciones sin conceptos son ciegas–. A diferencia
rales o ideales para referirse a los hombres en ge- del planteo kantiano, Edmund Husserl compren-
neral y de virtudes para tratar de un grupo de de la intuición como algo contrapuesto a la per-
hombres en particular (agrupados por su profe- cepción. La intuición implica la captación de un
sión, etc.). Deben diferenciarse, sin embargo, las eidos, algo que no se da en la percepción. De tal
reglas ideales de las normas técnicas, ya que si manera, Husserl pretende eliminar la separación
bien el esfuerzo por un ideal de hombre bueno po- entre el momento categorial (conceptual) y el
sensitivo (intuitivo). Podría afirmarse, en resu-
dría asemejarse a la persecución de un fin, las cua-
men, que en el ámbito gnoseológico es común dis-
lidades de un hombre bueno no se relacionan cau-
tinguir dos tipos de intuición: la sensible (concer-
salmente con el ideal de una buena sociedad del
niente a datos u objetos percibidos a través de los
mismo modo que las virtudes del buen médico no sentidos) y la no-sensible (referida a universales o
pueden ser la causa de la salud de la población. entidades metafísicas que se hallan más allá de
toda aprehensión sensorial). Ambos tipos se ca-
racterizan por brindar un acceso directo e inme-
Referencias
diato sin intermediarios, ya sea a realidades o a
G. Henrik von Wright, Norm and Action. A Logical
proposiciones.
Enquiry, 1963, traducción española de Pedro García Ferre-
ro, Norma y acción. Una investigación lógica, Madrid, Tec- La intuición como aspecto ético. Dentro del nivel de
nos, 1970. - Edmund Husserl, Logische Untersuchungen, reflexión metaético, es decir, de la reflexión sobre
1900-1901 (1.ª ed.), 1913 (2.ª ed.), traducción española la semiosis del lenguaje moral, el intuicionismo se
de Manuel Morente y José Gaos, Investigaciones lógicas,
caracteriza por responder afirmativamente a la
Madrid, Revista de Occidente, 1976. - Carlos Alchourrón y
Eugenio Bulygin, Introducción a la metodología de las cien- pregunta de si los términos normativos básicos
cias jurídicas y sociales, Buenos Aires, Astrea, 1974 (ver- (bueno, deber, etc.) expresan alguna forma de co-
Bioética

sión en inglés, Normative Systems, New York, Springer, nocimiento, es decir, si las proposiciones normati-
1971). vas resultan analogables a las descriptivas en un

101
Diccionario Latinoamericano de Bioética
sentido relevante. A diferencia de las posiciones Preferencia y elección
no-cognitivistas, el intuicionismo sostiene que, en
Luisa Monsalve Medina (Colombia) -
efecto, los términos morales expresan conoci-
Universidad Externado de Colombia
miento. Ahora bien, en la medida en que critica al
naturalismo su pretensión de definir los términos Cómo definir los conceptos de preferencia y elección.
éticos meramente por referencia a propiedades Los conceptos de preferencia y elección son rele-
naturales, el intuicionismo puede ser interpretado vantes en la tradición filosófica para describir la
como una posición metaética de orientación cog- acción humana desde la dimensión específica de
nitivista y no-definicionista. Entre sus represen- la racionalidad práctica. Se trata de dos conceptos
tantes analíticos más importantes debe mencio- que están tan estrechamente vinculados en su sig-
narse a George E. Moore, W. D. Ross y Harold nificación y en su uso que resulta innecesario es-
Pritchard, quienes coinciden en la afirmación bá- tablecer definiciones radicalmente distintas entre
sica de que los términos éticos, aunque tienen ellos y por eso es mejor atender a sus implicacio-
sentido, no pueden definirse, ya que las definicio- nes mutuas. Elegir un curso de acción es preferir
nes utilizan necesariamente términos naturales y ciertas opciones particulares en relación con otros
lo normativo es no-natural. Tal es la posición asu- cursos de acción igualmente disponibles. Dado
mida por Moore en sus Principia Ethica. Allí en- que siempre es posible elegir entre varias opcio-
tiende la definición como un análisis de un con- nes, se plantea entonces la cuestión filosófica
cepto complejo que se ocupa de descomponer sus acerca de los criterios de racionalidad de nuestras
partes simples. En cuanto se reconoce que bueno elecciones.
es un concepto simple, se desprende su indefinibi-
Desarrollo histórico-filosófico de los conceptos de
lidad. Toda tentativa de definir bueno conduce a
preferencia y elección. Desde Aristóteles (Gran ética,
la conocida “falacia naturalista”, ya vislumbrada
libro primero, XVI-XVII) se considera la preferen-
por David Hume en su Treatise of Human Nature, cia que escoge como inseparable de la reflexión y
donde señala la inadecuación lógica implícita en de la deliberación. Cuando la elección es fruto de
la derivación de un debe a partir de un es. También la deliberación decimos que se trata de una acción
se considera intuicionistas a Max Scheler y Nicolai realizada voluntariamente. Ahora bien, preferir es
Hartmann, representantes de la ética material de un acto que se ejerce en función de cosas que pue-
los valores. Ambos pensadores sostienen la idea den hacerse y respecto de las cuales la voluntad no
de que los valores son aprehendidos a través de se encuentra determinada, como sucede en aque-
intuiciones (o aprehensiones) emocionales. En es- llos asuntos humanos en los que siempre es posible
tos autores se halla una defensa de la objetividad equivocarse al apreciar qué cosa es más convenien-
de los valores junto con un reconocimiento de su te realizar. Toda elección se hace teniendo en cuen-
indefinibilidad. En cierto sentido, Scheler y Hart- ta lo que parece mejor para alcanzar aquello que se
mann se insertan en la orientación fundada por los considera el fin o el bien de la acción. Así, no es
moralistas británicos del siglo XVIII, quienes postu- tanto sobre la salud como fin de la acción que se
laban la existencia de un moral sense y apelaban al ejerce la deliberación reflexiva, sino sobre los me-
sentimiento como criterio de fundamentación. jores medios que permiten alcanzarla: el ejercicio,
Tanto Scheler como Hartmann han enfrentado va- la dieta o la medicación. Frente a la pluralidad de
rias críticas en cuanto a su pretensión de funda- bienes, la tradición aristotélica establece una jerar-
mentar la ética a partir de un criterio de tipo intui- quía que identifica la felicidad con el bien supre-
cionista –críticas entre las cuales se destacan las mo, y en la que la virtud, entendida como pruden-
provenientes de la escuela neopositivista y el exis- cia frente al exceso y al defecto, hace posible la
tencialismo–. En cuanto a esta debilidad del mo- recta elección. Esta concepción de racionalidad
delo intuicionista, se destaca el argumento que se- práctica es asumida, en gran medida, por la histo-
ñala que, si bien puede discutirse la existencia de ria de la filosofía moral, que sigue considerando la
intuiciones emocionales que proporcionan conoci- elección como una deliberación en la que la razón
miento axiológico, resulta indiscutible que ellas no interviene aportando fundamentos y principios.
sirven como fundamento porque, en caso de dis-
Preferencia y elección o deliberación entre valores y
crepancias, no hay criterio para determinar cuáles
bienes. Como vemos, hay una relación estrecha
intuiciones son las correctas.
entre valores y bienes y la elección reflexiva, en
cuanto el objeto de la preferencia es aquel que
Referencias mejor conduce a la realización de los fines de la
Max Scheler, Der Formalismus in der Ethik und die ma- acción. Y es esta dimensión objetiva de lo desea-
teriale Wertethik, Berna, Francke, 1966. - Nicolai Hart- ble el punto de partida de la racionalidad prácti-
Bioética

mann, Ethik, Berlin, Gruyter, 1962. - Ricardo Maliandi. ca. Comprender la lógica de la elección y la prefe-
Ética: conceptos y problemas, Buenos Aires, Biblos, 2004. rencia presupone, entonces, una teoría del valor y

102
Diccionario Latinoamericano de Bioética
de la cultura que relacione la acción práctica con dos grados o niveles de preferencia: uno que abar-
la búsqueda de aquellos bienes que se consideran ca las preferencias por la propia satisfacción del
importantes para cubrir las necesidades de sobre- deseo (grado inferior), y otro que contiene las
vivencia y convivencia social de grupos humanos preferencias de segundo orden (grado superior)
particulares. De este modo, la elección resulta in- que modifican las preferencias del primer orden.
separable de la estimación emocional de las pro- Un alcohólico, por ejemplo, puede sentir (simul-
pias necesidades: los bienes a preferir son distin- táneamente) el deseo de beber y el deseo de se-
tos, por ejemplo, en un comerciante, un artista o gundo orden de no desear lo que desea, es decir,
un político. Para un comerciante, el incremento preferir no beber. De acuerdo con este plantea-
en sus negocios es más importante (valioso) que miento es posible definir la autonomía como la ca-
la belleza o la búsqueda del poder. Estas conside- pacidad que tiene una persona de identificarse
raciones muestran que los bienes se originan en con, o rechazar los deseos o preferencias de pri-
prácticas sociales diferentes frente a las cuales es mer orden, es decir, ser capaz de modificar la es-
menester establecer las preferencias y las lealta- tructura de las preferencias. Esto implicaría que
des vitales. Las preferencias consideradas desde hay cierto margen para que los agentes sean refle-
este punto de vista valorativo son la forma en que xivos cuando responden a conflictos entre sus pre-
las personas expresan grados comparativos de de- ferencias de primer y segundo órdenes y puedan
seos respecto a diferentes fines de acción. en todo caso ser responsables por sus elecciones,
Modernidad, utilitarismo y preferencia. Con el ad- es decir, ser responsables de actuar movidos por el
venimiento de la sociedad moderna, se abandona deseo por el que eligen ser movidos, por un deseo
la pretensión clásica de un marco unificado de al que se asintió.
bienes, y la búsqueda de la felicidad y el bienestar
queda en manos de la deliberación prudencial del Pluralismo moral, bioética, preferencia y elección.
agente moral autónomo. En este orden de ideas, En una sociedad liberal, donde el valor de la liber-
el utilitarismo normativo, en una versión actuali- tad individual supone la convicción socialmente
zada diferente del utilitarismo hedonista tradicio- compartida de que hay que respetar el pluralismo
nal de Bentham, plantea una teoría moral comple- (diferentes concepciones del bien presentes en las
ja en torno a la optimización de las preferencias y diferentes tradiciones morales), se impone una
el bienestar en función de los intereses del agente concepción de la preferencia y de la elección en la
moral (Williams, 1991). Para este tipo de utilita- que el contenido de las convicciones y de los idea-
rismo, la mejor elección es aquella que fomenta les de perfección permanecen en el ámbito de la
cursos de acción que favorecen la realización de autonomía deliberativa de la persona soberana, y
las preferencias del agente moral. Aquí no se esta- en el que, por tanto, el deber de quien busca la be-
blece que el agente deba tener un tipo particular nevolencia con el otro consiste justamente en res-
de preferencias (no hay una concepción predomi- petar el marco de deliberación de sus preferencias.
nante de bien, ser virtuoso, como en la tradición Para la bioética resulta de particular importancia
aristotélica), solo se afirma que la satisfacción de el reconocimiento del papel que juegan los con-
esas preferencias generales (basadas en las creen- ceptos morales de preferencia y elección para exa-
cias, los deseos o necesidades y las metas de la minar hasta qué punto se respetan, por ejemplo,
vida del agente) es fuente de bienestar, es útil en el ámbito de la salud, las preferencias y convic-
para esa persona y, en consecuencia, deben ser fo- ciones del paciente, y se promueve su autonomía
mentadas, esto significa que el bienestar, además mediante una información adecuada acerca de las
de ser comprendido como la satisfacción de aque- condiciones de su bienestar. Pero no solo en el ám-
llas necesidades cuya frustración serían fuente de bito individual resultan pertinentes las preguntas
sufrimiento, también debe ser considerado como sobre la preferencia y la elección; igual importan-
una exigencia moral que tiene en cuenta las prefe- cia revisten cuando se llevan a cabo en asuntos
rencias prudenciales del agente cuando este deli- que involucran distribución de recursos y satisfac-
bera acerca de lo que debería realizar si estuviera ción de necesidades en las políticas públicas y que
plenament