P. 1
Las memorias de Mamá Blanca. Teresa de la Parra

Las memorias de Mamá Blanca. Teresa de la Parra

5.0

|Views: 4.250|Likes:

More info:

Published by: Christian Van Der Dys on Jan 13, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/27/2015

pdf

text

original

Las memorias
de Mamá Blanca

=

BIBLIOTECA BÁSICA
DE AUTORES VENEZOLANOS

TERESA DE LA PARRA

Las memorias
de Mamá Blanca

=

Prólogo
VITTORIA GIORDANO

BIBLIOTECA BÁSICA
DE AUTORES VENEZOLANOS

1ª edición en Biblioteca Básica deAutoresVenezolanos, 2004
1ª reimpresión, 2008

ILUSTRACIÓN DE PORTADA

Memorias, 2004

Henrique Hernández D’Jesús

Collage

30 x 40 cm

Colección Fundación estaTierra de Gracia

DISEÑO DE COLECCIÓN

Marisela Balbi

DISEÑO DE PORTADA

Helena Maso

©MONTE ÁVILA EDITORES LATINOAMERICANA, C.A., 2008

Apartado postal 70712, Caracas,Venezuela

Telefax (58-212) 263.8508

www.monteavila.gob.ve

Hecho el Depósito de Ley

Depósito Legal No

lf 50020088003987

ISBN 980-01-1231-6

BIBLIOTECA BÁSICA
DE AUTORES VENEZOLANOS

La colección Biblioteca Básica de Autores Venezolanos
se origina en la necesidad de garantizar a nuestra socie-
dad el acceso al disfrute de la lectura. Su formulación es-
tá enmarcada dentro de los objetivos estratégicos que se
plantea el Estado para alcanzar la democratización de la
lectura, a través del libro como un bien cultural esencial
destinado a la formación y el desarrollo de los ciudadanos.
Por ello Monte Ávila Editores Latinoamericana, la edito-
rial del Estado venezolano, presenta este conjunto de edi-
ciones masivas conformado por una cuidada selección de
títulos consagrados del acervo literario nacional.
En este sentido, la Biblioteca Básica deAutoresVene-
zolanos
acoge obras de la narrativa (serie verde), la poesía
(serie roja), la dramaturgia (serie durazno) y la prosa en-
sayística y documental (serie azul); que dan cuenta de la
rica y espléndida trayectoria de las letras venezolanas.

PRÓLOGO

En 1929, cuando se publica por primera vez Las memorias
de Mamá Blanca, en el universo literario francés se había
producido ya una significativa transformación del género
narrativo. En efecto, en 1913, Marcel Proust había comen-
zadoaescribir
Enbuscadeltiempoperdido,unaobraenla
que buscaba en la memoria del pasado, en la nostalgia por
la infancia, la realidad del presente.
Teresa de la Parra no podía estar al margen de esta
conquista de la novela de comienzos de siglo, y por ello,
en 1924, al escribir
Ifigenia, su primera novela, lo hace en
tono de confesión: un diálogo secreto entre María Euge-
nia Alonso y su alma femenina. Más tarde, en su otra
novela, será Blanca Nieves-Mamá Blanca, la que, a través
de sus memorias, nos transporte al lejano y ya inexistente
mundo de PiedraAzul.
Pero demos un vistazo hacia atrás, y detengámonos
por un momento en nuestro panorama literario de finales
de 1920 y comienzos de 1930, cuando el deseo de trans-
formación dominaba a la mayoría de los escritores vene-
zolanos, como lo manifiestan tres novelas que entonces se
publicaban en nuestro país:
Doña Bárbara (1929), Las
lanzas coloradas (1931) y Cubagua (1931). En la primera,
unavezmás,representadaporpersonajesalegóricos,hacía
su aparición la lucha entre la civilización y la barbarie,

Las memorias de Mamá Blanca / IX

tema que tanto motivó a Gallegos y a otros escritores lati-
noamericanos. En la segunda, cuya limpia escritura abría
un nuevo espacio en la literatura nacional, Uslar Pietri
revivía, a través de sus personajes, nuestro pasado más
heroico:lagestadelaIndependencia;porúltimo,en
Cuba-
gua, Enrique Bernardo Núñez se alejaba aún más en el
tiempoybuscabaenlosañosdelaConquistalasraícesdel
alma perdida de la raza.
Durante su permanencia caraqueña, asediada por la
urgencia de escribir, Teresa no plasma en sus obras ese
deseo de transformación del que hemos hablado, sino la
necesidad de darle expresión y forma al alma venezolana,
castigadaporlosavatareshistóricosquetantoconocemos:
mestizaje, independencia, búsqueda de una nacionalidad.
En la obra deTeresa de la Parra, repito, no se advierte
ese deseo de hacer transformaciones sociales; sin embar-
go, su actitud ante el acontecer del país está muy lejos de
laindiferencia.Sabemosquealaescritoralepreocupabala
situación de la mujer y su desempeño en el ámbito social,
inquietudqueexpresaampliamenteen
Ifigenia.Ysusconfe-
rencias,significativamentetituladas
Influenciadelasmuje-
res en la formación del alma americana, conservan el gusto
de la reivindicación femenina.
Pero el suyo no era un feminismo a ultranza, provenía
de una reflexión interior. «Mi feminismo —afirma— es
moderado»
1

.Teresa, mujer de los tiempos modernos, nun-
ca olvidó el valor de esa mujer cuyo ámbito es la casa, la
que echa cuentos y monta la olla; la que armoniza el vivir
en las dificultades del hogar. Sus recuerdos de familia
estaban demasiado llenos de aquellas figuras femeninas,
arduas defensoras del hogar, que por un instantenos hacen
recordar a la Penélope de los griegos: imagen de mujer

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->