P. 1
Dolarización

Dolarización

|Views: 287|Likes:
Publicado porChristian Andres
????
????

More info:

Published by: Christian Andres on Jan 13, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/15/2013

pdf

text

original

Dolarización

La dolarización es el proceso por el cual un país adopta una moneda extranjera para su uso en transacciones económicas domésticas. La moneda extranjera reemplaza a la moneda doméstica en todas sus funciones (reserva de valor, unidad de cuenta, medio de pago). La dolarización puede ser oficial o extraoficial. Es extraoficial cuando los agentes económicos realizan la mayoría de las transacciones internas en moneda extranjera y mantienen principalmente cuentas corrientes o depósitos bancarios. La dolarización es oficial cuando un país adopta la moneda extranjera como la de curso legal exclusivo o predominante. Los países latinoamericanos dolarizados oficialmente son Ecuador, El Salvador y Panamá. Ecuador En Ecuador se ha adoptado la dolarización oficialmente, luego de haber sufrido una gran crisis económica a finales de la década de los 90 y una fuerte devaluación del sucre, su anterior moneda. El proceso fue parcialmente exitoso, pero con un alto grado de encarecimiento de la subsistencia. La dolarización le ha dado una ventaja al Ecuador: por un lado, al tener una moneda internacional, pero eso no ha logrado detener el aumento del costo de vida y la dificultad para la inversión y la productividad, entre otros; en contraparte, la estabilidad económica relativa está fortalecida por las remesas de los emigrantes ecuatorianos y por el alto precio del petróleo en los últimos años.[1] [2] Una de las grandes polémicas respecto de la dolarización ecuatoriana no sólo fue la pérdida de soberanía monetaria, sino el tipo de cambio bajo al que se la adoptó, a 25.000 sucres el dólar estadounidense, beneficiando a sectores de influencia política y económica que ya estaban avisados de la futura dolarización y se anticiparon a las medidas comprando dólares, mientras al resto de la población se los animó a confiar en la moneda nacional, a través de

propaganda gubernamental favorable al nacionali mo económico, en cambiaban a ucres sus dólares o de Ecuador

ue i

ue si invertían en sucres mejorarían la

economía. Se suma a eso las acciones contraproducentes del Banco Central del Servicio de Rentas Internas para poner trabas al proceso. Eso el colapso de las clases medias. explica en gran parte -a pesar de la relativa estabilidad inflacionaria- el por ué del aumento de la migración ecuatoriana

Sin embargo, comparativamente, la dolari ación estabili ó la economía ecuatoriana impidiendo a los posteriores gobiernos de turno la devaluación de moneda eliminando el señoreaje, preservando de mejor forma el valor del dinero de los ciudadanos, estabili ando los precios. a mayoría de la población ecuatoriana la ve como una de las mejores decisiones tomadas en el campo económico, si bien puede no estar de acuerdo en las políticas públicas usadas para instaurarla y mantenerla. [3]
E Gl b li : i l i , i l i y p líti i y s lte i es m tiv s et i s

Es bien conocida en economía la llamada "trilogía imposible", es decir, la imposibilidad de tener simult neamente alta movilidad de capitales, una política monetaria autónoma, y estabilidad cambiaria . Sin embargo, este viejo principio a sido de echo transformado por el impresionante incremento de los flujos financieros internacionales a partir de losaños noventa. De esta forma, las transacciones cambiarias diarias en el mundo alcanzan , trillones de dólares por día, es decir, cerca de 4 veces la producción anual de un país como Ecuador. Ante esta realidad, la trilogía probablemente se ha convertido en realidad en una dúo logia, es decir, simplemente parece imposible para países pequeños y en desarrollo tener -o al menos garantizar - una política monetaria autónoma y/o estabilidad cambiaria en un mundo de alta movilidad de capitales. Ante esta situación, básicamente existen dos caminos. Si políticas soberanas y objetivos nacionales son deseables, el primero es, obviamente, reducir la movilidad de capitales . De hecho, la alta movilidad de capitales es una de las características más criticada de la globalización económica neoliberal,

precisamente por la pérdida de las políticas nacionales así como por los grandes destrozos que la especulación financi era internacional ha causado en los países en desarrollo, crisis que frecuentemente no son consecuencia de acciones directas de los países que las sufren, sino que son producto de lo que hacen o dejan de hacer los demás países, y hasta del humor de los inversionistas internacionales. Por esta razón, muchos economistas desde hace ya varios años vienen denunciando la necesidad de poner "arena en los ejes de la carreta" de la globalización, es decir, determinadas barreras -tales como el impuesto Tobin 3 - para disminuir la movilidad de capitales. Por supuesto, dada la orientación de la globalización neoliberal, donde el interés que predomina no es el de los países en desarrollo sino el del capital internacional, estas propuestas han sido largamente obviadas. n segundo -aunque de ninguna manera excluyente - camino es, entonces, la necesidad de conformar bloques económicos de mayor tamaño que, a diferencia de los procesos de integración intentados anteriormente en atinoamérica -los cuales ponían énfasis en lo comercial-, se caractericen sobre todo por ser uniones monetarias, para así disminuir la vulnerabilidad de las economías nacionales frente a los embates del capital financiero especulativo. De hecho, con toda seguridad el siglo XXI verá la extinción de las monedas nacionales y el surgimiento de pocas pero fuertes monedas regionales, como la única forma de sobrevivir en un mundo globalizado. El tener una moneda común exige la coincidencia de los ciclos económicos, o, en su defecto, una alta movilidad laboral al interior de la unión monetaria, para que el ajuste a los episodios de desempleo o inflación se realice sin mayores costos por medio del sector real de la economía y, básicamente, a través del mercado laboral. En otras palabras, la renuncia a las moneda s nacionales dentro de verdaderas uniones monetarias, debe ser compensada con la movilidad laboral al interior de la región, lo cual exige cierto grado de integración política. De esta forma, los imperativos económicos y la necesidad de monedas y economías regionales, impondrán también en un futuro no muy lejano el surgimiento de nuevas unidades geopolíticas.
Uni nes m net i s ve s s l i i n nil te l

Los requisitos para tener una moneda común están resumidos en la llamada "Teoría de las Áreas Monetarias Óptimas" Teoría AMO iniciada por Robert Mundell a principios de los años sesenta. De esta forma, y de acuerdo a la Teoría, el beneficio de tener una moneda común es una función creciente del actual o potencial nivel de integración comercial entre dos países, puesto que reduce costos de transacción, mientras que el costo de renunciar a la moneda nacional es una función decreciente del grado de coincidencia de los ciclos económicos y del grado de movilidad laboral que exista entre las regiones. La simetría de los ciclos económicos o la movilidad de la fuerza laboral harían innecesaria una moneda nacional, ya que la alta movilidad de factores reemplaza al tipo de cambio nominal como mecanismo de ajuste, mientras que una alta simetría de los ciclos económicos hace innecesario el manejo del tipo de cambio nominal. Mundell proponía estas ideas hace más de 4 años, donde, como se manifestó anteriormente, el principal beneficio de tener una moneda común era reducir costes de transacción. Sin embargo, dado e l impresionante incremento de los flujos de capitales observados a partir de los noventa, una moneda regional para economías pequeñas y en desarrollo que reúnan los requisitos exigidos por la Teoría AMO implicaría un enorme beneficio adicional, que podría superar con creces al beneficio de disminución de los costes de transacción: la reducción de la vulnerabilidad de las economías nacionales a los flujos externos de capitales 4 . Los canales por los que la moneda común disminuye vulnerabilidad son múltiple s. El más claro probablemente es la posibilidad de "juntar reservas" pooling reserves) y de esta forma tener un fondo de liquidez común en caso de una salida de capitales. Obviamente, todo ello implicaría coordinación de políticas. Además de lo anterior, al tener una moneda regional propia y coordinación de políticas macroeconómicas, un adecuado manejo cambiario permitiría a la región mantener convenientes niveles de competitividad externa. Todos estos factores hacen que la Teoría AMO en el mundo globalizado del siglo XXI deba interpretarse básicamente como la búsqueda de verdaderas uniones monetarias y excluya arreglos monetarios tales como la dolarización unilateral ).

Las " ausas" e la

lari aci n ecuat riana

La dolarización unilateral ecuatoriana se adoptó en Enero del peor crisis de la historia del país. Sin embargo, la crisis de

luego de la 8fue 4

esencialmente una crisis bancaria, fruto de la liberalización financiera de financieras, y choques externos negativos a partir de

unida a pobres cont roles, un débil sistema bancario, malas prácticas . Dicha crisis bancaria se transformó en crisis monetaria como consecuencia directa de la Ley de la Agencia de Garantías de Depósitos Ley AGD), la cual obligó al Estado a respaldar el % de los depósitos nacionales y extranjeros, sin límite de monto. Como producto de ello, el Gobierno Central creó los bonos AGD y el Banco Central del Ecuador inyectó liquidez para adquirir dichos bonos y respaldar los depósitos. De esta forma, la depreciación del 4 moneda nacional entre Enero de y Enero del % que tuvo la , así como la

amenazante aceleración de la inflación mensual, justificativos para adoptar la dolarización, no habrían ocurrido si no hubie se existido un exceso de liquidez en la economía. En otras palabras, es la crisis bancaria y el poder político de los banqueros para traspasar el peso de la crisis al Estado, la que genera la depreciación del sucre y la crisis monetaria. De un análisis in teligente y profundo de la crisis de 8, y más allá de ingenuas interpretaciones tecnocráticas, la conclusión fundamental debería ser, entonces, la necesidad de liberar al Estado de los grupos de poder que lo controlan. Hoy, dada las aberraciones de la economía ecuatoriana, Ecuador ya no tiene moneda nacional, pero el poder de la banca en el manejo económico y político del país continúa intacto.
La ins stenibili ad de la dolari aci n ecuatoriana

Es claro entonces que la ingenua y temeraria dolarización unilateral ecuatoriana no tiene nada que ver con una unión monetaria, y que constituye un absurdo económico y geopolítico. Fue tomada de forma apresurada en un momento de grave crisis, bajo el pecul iar argumento de que lo mejor es "atarse las manos", y confundiendo de manera torpe los efectos con las causas de la crisis. Sin embargo, Economía es una ciencia de realidades y no de simples

deseos, y, sin los fundamentos adecuados expresados claramente e n la teoría AMO, la dolarización unilateral ecuatoriana es sencillamente inviable en el mediano y largo plazo. Obviamente, además de la no coincidencia de los ciclos económicos con Estados nidos y de la ausencia de movilidad de la fuerza laboral, no exis te ninguna clase de coordinación de políticas con el país emisor de la moneda que hemos adoptado. En otras palabras, las ganancias en el mediano plazo por una medida de esta clase serán prácticamente nulas, mientras que los costos pueden ser enormes, pese a que en el corto plazo, como suele ocurrir cuando se asume un tipo de cambio fijo después de una crisis monetaria, la dolarización pudo haber dado algunas ventajas en cuanto a credibilidad y estabilidad. Sin embargo, como manifiesta algún autor, esta apar ente estabilidad ha llevado a muchos a confundir el adelgazar por coserse los labios, con el estar en buena salud. De esta forma, pese a las extraordinarias condiciones externas en que se ha desenvuelto la dolarización ecuatoriana, su insostenibilidad es cada vez más clara, con efectos negativos que se refuerzan mutuamente. Así, dada una inflación acumulada de cerca del % desde que se inició la dolarización, 3 fue cerca del Ecuador ha sufrido la apreciación del tipo de cambio real, y, como consecuencia de aquello, un déficit no petrolero que en el triple del promedio de antes de la dolarización 6). Directamente relacionado al problema externo, está la incapacidad de la economía de generar puestos de trabajo, por lo que las tasas de desempleo abierta y sub-empleo son persistentemente altas, pese a la gran emigración de la fuerza laboral. De igual manera, la necesidad de una política fiscal extremadamente recesiva para evitar mayores daños en el sector externo, está conduciendo a la generación de déficits endógenos, que agravan aún más la situación fiscal 7). Finalmente, pese a las extraordinarias condiciones externas del 3, y, particularmente, un ,7%, barril de petróleo que bordeó los $ 7 cuando fue presupuestado a $ 8, se revisó % a la baja la meta de crecimiento, y el país creció tan solo mientras que el sector no petrolero creció tan solo ,4% 8).

De esta forma, para su crecimiento en el mediano y largo plazo, Ecuador sigue apostando prácticamente en forma total a los altos precios del petróle o y a incorporar nueva producción petrolera, factores externos que, además de incrementar la vulnerabilidad de la economía, tienen un efecto tan solo marginal en cuanto a bienestar y generación de empleo. Es decir, las altas tasas de crecimiento anunciadas para los próximos años, de materializarse, se estarían dando sobre la base del consumo de un activo, el petróleo, y no en función de la generación de valor agregado y puestos de trabajo productivo. Por el contrario, como ya se está observando, el espejism o del petróleo ocultaría una sistemática destrucción de la base productiva nacional, consecuencia del esquema monetario que mantiene el país.
La búsqueda de una salida ordenada

Hoy, dadas las favorables condiciones externas, tal vez es el momento apropiado para ensayar una salida ordenada a la dolarización, antes que los fundamentos económicos se deterioren aún más. Sin embargo, además de los grandes desafíos técnicos para salir de la dolarización, se trata sobre todo de un problema de consenso político y social ). De lograrse dicho consenso, todavía totalmente ausente en el país, la parte técnica tendría que enfrentar tres problemas fundamentales e interrelacionados entre sí: crear demanda por la nueva moneda, evitar una crisis bancaria por corrida de depósitos, y evitar una crisis de balanza de pagos por salida de capitales. Además de lo anterior, para minimizar los costos de salida, y sobre todo los grandes ganadores y perdedores como en el caso argentino, la salida de la dolarización debería realizarse de manera paulatina, e implicaría un largo período de tiempo, dividido en forma general en tres etapas: una primera etapa de "blindaje financiero y externo", una segunda etapa de "desdolarización", y una tercera etapa de "corrección de precios re lativos". La primera etapa estaría orientada básicamente a disminuir la vulnerabilidad del sector bancario y la probabilidad de una crisis de Balanza de Pagos, para lo cual se requeriría la obtención de grandes reservas de divisas -fondos de liquidez- por medio del apoyo de organismos internacionales y/o ventas anticipadas de petróleo, para respaldar al sistema bancario y resistir cualquier

corrida de capitales. Simultáneamente, se requeriría la imposición de controles temporales a la movilidad de capitales , con el fin de tratar de minimizar la salida de capitales especulativos que la introducción de una moneda nacional generaría. Finalmente, sería altamente deseable una adecuada renegociación de la deuda externa, que reduzca la presión en el sector externo, para todo lo cual también se requeriría de un decidido apoyo internacional. En una segunda etapa, se introduciría la nueva moneda nacional y se iniciaría un período de bimonetarismo con paridad fija, tal como la convertibilidad argentina. Para ello, se r equerirían de controles temporales en el sistema cambiario como una medida necesaria para garantizar la paridad de la nueva moneda. En esta etapa, los desafíos fundamentales serían la generación de demanda para la nueva moneda como medio de pago, así como la sistemática desdolarización financiera de la economía, lo cual implicaría generar demanda de la nueva moneda como reserva de valor y generalizar su utilización como unidad de cuenta y patrón de pagos diferidos. Para todo ello se requeriría de una compleja red de estímulos y reformas institucionales por parte del Estado, de tal forma que se induzca a los agentes económicos a utilizar la nueva moneda nacional. Finalmente, en una tercera etapa, y una vez desdolarizada en la medida de lo posible la economía, se requeriría de una depreciación de la moneda nacional que corrija la distorsión de precios relativos y que permita emprender nuevamente una política monetaria autónoma y soberana. Aunque los efectos de transmisión "pass through effects") entre depreciación e inflación se han reducido sensiblemente en Latinoamérica, como lo demuestra el caso argentino, en esta etapa se requeriría de un manejo especialmente cuidadoso en el control de la inflación. Además de lo anterior, de existir aún pasivos financieros denominados en dólares, se deberían incorporar mecanismos de compensación para aquellos agentes económicos que sufran pérdidas ilegítimas por la depreciación de la moneda.
Mirando al futuro: Hacia una moneda común andina

Finalmente, en el largo plazo, d ebiera existir una cuarta e ineludible etapa de la desdolarización: la creación de una moneda común andina, como la única manera de que nuestros países puedan enfrentar exitosamente la globalización económica. Como se manifestó anteriormente, es muy difíci l e incluso muy poco deseable que las monedas nacionales de países como los de la región andina sobrevivan en un mundo globalizado. Los obstáculos para una unión monetaria andina son aún enormes, pero, como claramente lo ha demostrado la nión Europea, más que tecnicismos económicos, se trata de la voluntad ). política y visión histórica de nuestros líderes

Sin embargo, una unión monetaria andina servirá para enfrentar de mejor manera las asimétricas relaciones de poder entre países. El problema es, ¿cómo enfrentar las tal vez aún más asimétricas relaciones de poder dentro de los países andinos, donde exigencias tales como mayor flexibilidad y movilidad laboral, aumentarían la concentración del ingreso y la desprotección de los asalariados? En otras pala bras, la unión monetaria protegería a los países pobres, pero, ¿quién protege a los pobres de dichos países de las exigencias de la unión monetaria? )

Tal vez estamos aquí ante la principal limitación para buscar inteligentemente la mejor estrategia para enfrentar la globalización económica: que cualquier proceso de integración económica y monetaria, requerirá, para ser viable, de mayor justicia social. Se trata entonces, no solamente de enfrentar "exitosamente" la globalización, sino también de cambiar años de historia.

) La trilogía imposible se sustenta en el modelo de economía abierta de Mundell-Fleming. Técnicamente, la perfecta movilidad de capitales implica que la tasa de interés se fija exógenamente. De esta forma, si se quiere mantener el tipo de cambio estable como objetivo de política, la cantidad de dinero se endogeniza, es decir, está determinada por la tasa de interés y el nivel de tipo de cambio. Inversamente, si se quiere mantener la cantidad de dinero estable como objetivo de política, es el tipo de cambio el que se endogeniza, es decir, queda determinado por la tasa de interés y la cantidad de dinero. En pocas palabras, con alta movilidad de capitales no se puede tener simultáneamente al

tipo de cambio y a la cantidad de dinero co mo instrumentos de política, perdiéndose al menos uno de ellos.

) Es necesario resaltar el hecho de "si... son deseables", pues en los últimos años en Ecuador se ha impuesto el criterio de que mientras menos instrumentos y políticas se tengan, mejor. Au nque esta posición "intelectual" no resiste ningún análisis serio, una de sus consecuencias directas ha sido la dolarización oficial de la economía ecuatoriana. 8 , y desde hace 3) James Tobin ganó el Premio Nobel de Economía en más de

años viene proponiendo la necesidad de establecer un impuesto a

los flujos internacionales de capitales. El impuesto Tobin no solo tendría efectos en cuanto a disminuir la volatilidad de dichos flujos, sino que la recaudación generada podría servir para financiar proye ctos de desarrollo. 4) Nótese que este beneficio no lo tiene la dolarización unilateral, y, por el contrario, al no controlar el país variables como la tasa de interés, dicha vulnerabilidad podría ser exacerbada por la dolarización.

) De hecho, en el caso ecuatoriano la dolarización unilateral técnicamente debió ser excluida simplemente observando los requisitos de la Teoría AMO tradicional. 6) Pese a haber gozado de los más altos precios del petróleo de los últimos años, Ecuador también acabó con déficit comercial total por tercer año consecutivo, situación que desde dolarización, sólo había ocurrido en 7 al , esto es, hasta antes de la 87 por la ruptura del oleoducto, y en

8 por el desplome de los precios del petróleo.

7) En este sentido, las similitudes con el caso argentino son impactantes. Para mantener la convertibilidad, el gobierno de De la Rúa optó por tratar de lograr superávits fiscales aumentando la presión tributaria y reduciendo salarios en el sector público, con lo que aniquiló la demanda interna, deprimió aún más la economía, y, finalmente, deterioró mayormente la situación fiscal por la disminución de la base tributaria.

8) Gracias a la recuperación de las economías desarrolladas, las bajas tasas de interés internacionales, y la reanudación del ingreso de capitales a la región, el año 3 fue un buen año para toda América Latina. Ecuador se benefició, al menos, de dos factores adicionales: la gran depreciación del dólar -lo cual perjudica a los países no dolarizados- y los altos precios del petróleo -lo cual perjudica a los países importadores de petróleo -. No obstante lo anterior, Ecuador fue de los 7 países que menos creció entre latinoamericanos Cepal, países 4). Obviamente, los pobrísimos resultados en

cuanto a crecimiento no son solo consecuencia del esquema monetario vigente sino también de una pésima política fiscal, cuyo análisis escapa al alcance de este trabajo.

) Esto es aún más urgente en medio de la fiebre aperturista -comercial que vive el país. En efecto, mayores liberalizaciones comerciales manteniendo un tipo de cambio fijo extremo como la dolarización, es sencillamente un desastre anunciado. ) En el caso de la convertibilidad argentina, dicho consenso se logró cuando ya la crisis era demasiado grave, y precisamente como consecuencia de ésta. Jameson 3) manifiesta que "mientras más tiempo un país espera para enfrentar el problema de la disp aridad entre crecimiento de la productividad y costos domésticos y la consecuente sobrevaluación del tipo de cambio, más duro será romper el lazo. En consecuencia, el argumento a favor de romper la dolarización debe ser hecho temprano, y la coalición de so porte debe ser establecida con aprobación internacional mucho antes de que la economía se deteriore." ) Sin embargo, los argumentos económicos y políticos no son excluyentes, sino complementarios. De hecho, la voluntad política se nutre en gran medida de los potenciales beneficios económicos que la acción a tomar provea. ) Dada la mucho mayor cohesión social y nivel de riqueza de los países europeos, los "perdedores" de la unión monetaria tenían razonable certeza de

ser adecuadamente compensados, algo que está muy lejos de ser creíble en América Latina, y, particularmente, en la región andina.

Funci n

de

la

reserva

internacional

en

una

economía

dolari ada
Antes de la vigencia de la dolarización en Ecuador país que adoptó el dólar como medio de pago legal y obligatorio en ), una de las funciones del Banco Central del Ecuador BCE) era el control del precio del dólar en el mercado, para lo cual compraba o vendía dólares para abaratar o encarecer al sucre moneda legal y corriente antes de ), de acuerdo con las

necesidades del país. Para poder realizar esta función, el BCE disponía de un monto de divisas llamadas Reserva Monetaria Internacional RMI), que equivale a la Reserva Internacional antes definida. Sin embargo, a partir de la dolarización, el concepto de RMI ha sido reemplazado por el de Reserva Internacional de Libre Disponibilidad RILD), el cual, si bien es en esencia la misma RMI, ahora actúa como respaldo del total de las especies monetarias monedas) emitidas por el BCE, así como de los depósitos que el sistema financiero público y privado mantienen en dicho Banco y son los recursos de los que puede disponer inmediata y libremente el Banco Central para cumplir con sus funciones. El saldo de esta Reserva está constituido por el dinero extranjero el dólar sigue siendo una moneda extranjera) que el BCE tiene en caja, los depósitos e inversiones que mantenga en instituciones financieras fuera del país, el oro mantenido por el mismo Banco fuera del país, los depósitos que el Ecuador tiene en el Fondo Monetario Internacional por hacer parte del mismo y créditos o deudas que el país tenga con los miembros de la Asociación Latinoamericana de Integración ALADI) por sus operaciones comerciales recíprocas. Actualmente la RILD es uno de los indicadores más importantes de la estabilidad de la economía ecuatoriana y de la dolarización, puesto que

muestra la liquidez y capacidad de afrontar situaciones de choque bajos precios del petróleo, daños en la infraestructura de prod ucción, por ejemplo) manteniendo el modelo económico. LA DOLARIZACION EN EL EC ADOR El Ecuador es uno de los países más conflictivos del Continente americano. Su faccionalismo, su canibalismo político, su divisionismo regional, han sido obstáculos insalvables para las reformas de corte liberal. A diferencia del resto de la región, en el Ecuador no ha sido posible privatizar las empresas estatales, ni reformar el sistema de pensiones, ni reducir aranceles y liberar el comercio internacional. Pero en enero del dio un paso decisivo para cambiar su historia, el Presidente Jamil Mahuad anunció que se utilizaría el dólar estadounidense en lugar de la moneda local, el sucre.

Este ensayo pretende relatar las circunstancias históricas que llevaron al Ecuador a adoptar un nuevo sistema monetario y cuáles han sido sus consecuencias, hasta el momento. Aunque sus detractores la han calificado de "terrorismo económico", los que promovieron la idea confiaban en que la dolarización catalizaría un cambio no solo en los gobernantes sino en toda la sociedad. Luego de seis meses de haberse iniciado el proceso de substitución, es importante evaluar si la dolarización ha tenido las consecuencias alegadas por sus defensores.

Los factores contribuyentes

Parecía un sueño políticamente imposible. En octubre de

6, el entonces

presidente, Abdalá Bucaram, había propuesto una Caja de Conversión, similar a la de Argentina. Fueron muy pocos los economistas ecuatorianos que acogieron la propuesta; al contrario, fueron muchos los que la impugnaron. Cuatro meses más tarde, Bucaram sería depuesto. Esto hacía presagiar que una medida todavía más radical como la dolarización era inalcanzable. No obstante, tres factores serían decisivos en la adopción de la moneda

estadounidense en substitución del sucre. El activismo político de un grupo de economistas, denominado Foro Económico, encabezado por Joyce Higgins de Ginatta, el debate intelectual detrás de una idea y los desaciertos de la política monetaria discrecional del Banco Centra l del Ecuador BCE) fueron los factores contribuyentes a la adopción de un nuevo sistema monetario.

Para que las ideas tengan consecuencias es requisito indispensable que algún político o personaje prominente se convierta en su abanderado. Ginatta fue ese personaje. Su personalidad arrolladora, su incansable comunicación con todos los que podían influir en la adopción de la medida y poco a poco, con su enorme poder de convocatoria, fue convenciendo a los economistas más prestigiosos y prominentes del Ecuad or de aunarse y promover la idea de que la dolarización era la única medida que podía restablecer la estabilidad macroeconómica.

Bajo el título de Foro Económico, estos economistas hicieron suya la idea y la propagaron por todos los medios a su alcance. n pequeño librito Por qué y cómo dolarizar trascendió el mundo académico y sus argumentos se constituyeron en la base intelectual del debate. Ginatta organizó varios congresos y gracias al apoyo del Foro Latinoamericano de la Fundación Francisco Marroquín, se contó con la presencia de figuras internacionales, como Martín Krause, Juan Carlos Leal y Alejandro Sucre. El Instituto Ecuatoriano de Economía Política, dirigido por Dora de Ampuero, también publicó varios trabajos, siendo el de Kurt Schuler Fundame ntos de la dolarización) uno de los más importantes. Schuler estuvo también de visita en el Ecuador en un par de ocasiones. José Luis Cordero, con su libro La segunda muerte de Sucre y su estilo único de presentación fue factor decisivo, inclusive la petición que le hiciera el gobierno de abandonar el país contribuyó a la divulgación de la idea. Además, miembros prominentes de la inteligentica ecuatoriana que sin ser miembros del Foro apoyaron la idea. Los rectores de la niversidad de las Américas, de la niversidad San Francisco de Quito y otras. Los Alcaldes de Quito y Guayaquil, Roque Sevilla y León Febres Cordero

respectivamente. Dirigentes del Partido Social Cristiano y del Demócrata Popular los dos partidos más representativos de la derecha ecuatoriana), inclusive Abdalá Bucaram, del Partido Roldosista del ex -presidente Bucaram), endosó la propuesta en las postrimerías del gobierno de Mahuad. También hubo detractores notables como Jorge Gallardo y Alberto Acosta, autores de libros de contra de la dolarización, profesores de economía de la Católica de Quito y de la Escuela Politécnica del Litoral Guayaquil). niversidad

Aunque muchos de los críticos de la dolarización insisten en que fue "impuesta" a la ciudadanía, nada más lejos de la reali dad. Durante más de un año, los miembros del Foro propagaron la idea en radio, prensa, televisión. Se la debatió en el seno del Congreso Nacional, en universidades, en colegios profesionales y en presentaciones de todo tipo. Se puede asegurar que no quedó persona en el Ecuador, particularmente en Guayaquil, que para finales de año no haya escuchado los argumentos a favor y en contra de la dolarización.

Sin embargo, la dolarización no hubiera sido posible sin la crisis económica que sufría el Ecuador. Las autoridades monetarias, en sus esfuerzos por controlar la crisis financiera de la banca, habían llevado a cabo una serie de políticas erráticas y erradas que lejos de solidificarla llevaron al país al abismo. Los súbitos aumentos en el encaje bancario, la e levación de la tasa de interés interbancaria a más del %, el congelamiento de los depósitos y el abandono de las bandas cambiarias fueron todas medidas insuficientes para contrarrestar la abultada emisión de dinero que venía realizando el Banco Central. El país había entrado en una vorágine devaluatoria nunca antes vivida. De junio de 8 a enero de a , la tasa de cambio había caído de mil sucres por dólar mil. Esto sin contar la enorme volatilidad que había sufrido esos meses.

Las expectativas inflacionarias y devaluatorias conducían a una espiral especulativa que hacía imposible la estabilidad con medidas ortodoxas. Cualquier anuncio de las autoridades era recibido con escepticismo. A esto se sumaba la intranquilidad política. Todos, inclusive personeros de su propio

partido, pedían la renuncia del presidente Jamil Mahuad. El gobierno tenía que tomar una medida drástica, una medida que rompiera las expectativas, por ello Mahuad acogió la idea de la dolarización. Si el gobierno hubiera encontrad o otra manera de manejar la crisis, no se la hubiera hecho. La prueba está en que la cotización del dólar, en marzo de , había llegado a mil sucres. En lugar de adoptar la convertibilidad, como había asesorado la Fundación Mediterráneo de Domingo Caballo, Mahuad decidió cerrar la banca y congelar los depósitos. Mahuad había puesto su fe en la ayuda internacional del Fondo Monetario Internacional, aunque ésta nunca llegó a tiempo, cuando el FMI dio su aval, fue muy tarde. Para finales de año, nadie cr eía en el gobierno.

Las fallas en la ejecuci n

No faltaron obstáculos y dificultades en la ejecución de la dolarización. Tanto el Directorio del Banco Central como los técnicos que habían preparado un estudio en contra de la dolarización continuaron en funciones. Los encargados del proceso nunca fueron entusiastas defensores de la idea, si alguna vez lo hicieron fue un apoyo muy tibio. Todo esto fue motivo para que ingenuamente o a propósito se pusieran trabas al proceso. Entre otras:

y

El Banco Central mantuvo su poder de discreción sobre la liquidez del sistema financiero Se dio al BCE la potestad de fijar las tasas de interés Los cajeros automáticos solo daban cambio en billetes de cinco dólares Se pensó en exigir que se escriban los cheques utilizan do la nomenclatura inglesa punto para los decimales) con el propósito de exacerbar el malestar popular contra la dolarización Se importó moneda fraccionaria pero no se la ponía en circulación so pretexto de que la banca no la demandaba La publicidad fue manejada muy pobremente. Se mandó a imprimir mil panfletos para educar sobre la dolarización, ¡a los niños!

y y y

y

y

y

El BCE, bajo la excusa de educar a la población, realizó una campaña de temor ante la potencial proliferación billetes falsos El Servicio Interno de Rentas preparó un sistema extremadamente complicado para la valoración en dólares de los activos de las empresas. La tecnocracia tributaria no pudo aceptar que simplemente se dividan los rubros del balance para mil nidos para El BCE decidió establecer una oficina en los Estados monitorear la política monetaria de ese país.

y

y

y

En resumidas cuentas, la falta de convicción de los encargados retardó innecesariamente el proceso. Cuando en mayo se hicieron cambios en el directorio del BCE se aceleró la ejecución de la dolarización. Hasta el momento el 7 % de la base monetaria está en dólares, han desaparecido las cuentas bancarias en sucres y se espera que el de las transacciones se lleve a cabo en dólares para el % de Septiembre

fecha fijada para la circulación legal del sucre. No obstante, la dolarización se encontró un escollo bastante difícil de salvar, al mantenerse la paridad a mil, se eliminaba el costo de una futura

devaluación pero se mantenía el costo de utilizar una moneda extranjera para los vueltos y las transacciones pequeñas. Esta demanda residual de sucres desaparecerá en diciembre, cuando las autoridades monetarias dejarán de canjear sucres por dólar y el sucre no tendrá ningún valor.

Las consecuencias y los resultados

Los defensores de la dolarización sostenían que, aunque no era panacea para resolver los males ancestrales del país, tendría efectos inmediatos la reducción de la inflación y de las tasas de interés) y mediatos el ingreso de capitales y el cambio de mentalidad tanto de gobernantes como de agentes privados) que favorecerían el despegue de la economía. A continuación se analizan estas promesas.

Las tasas de interés y la inflación.

En los primeros meses los precios continuaron en alza se estima en un inflación. El problema estriba en la cotización de

%

la tasa anual). Apenas en julio se ha visto una desaceleración significativa en la mil sucres por dólar y el proceso de empobrecimiento por el que estaba atravesando la población. Los precios en dólares tanto de bienes no transables como bienes raíces y productos de primera necesidad así como de los enseres domésticos, automóviles y otros productos suntuarios habían caído estrepitosamente. Se habían reducido sueldos y salarios en más de la mitad. El proceso deval uatorio había causado un proceso "deflacionario" en dólares, mientras que la inflación en sucres se había rezagado. En los sucre se devaluó en más del acelerado al 8 meses de gobierno de Mahuad, el %, mientras que la inflación se había

%. Este rezago tenía que eliminarse y, por consiguiente, la

tasa de inflación en los primeros seis meses sólo estaba compensando la devaluación acumulada.

Otra fuente del aumento de precios fue la reducción de subsidios a la gasolina, al consumo de electricidad y aumento de tarifas de otros servicios públicos. El impacto de la subida de estos precios fue temporal, se sintió solo hasta que el mercado ajustó el resto de los precios al costo de estos insumos.

Las tasas de interés en sucres cayeron significativamente mas no así las tasas en dólares. Aparentemente el riesgo -país, la presencia del Banco Central, la percepción de que se podría suspender la dolarización y otras fuentes de incertidumbre son factores que impiden el ingreso de capitales y la consiguiente reducción en las tasas de interés.

La disciplina fiscal

Es importar anotar que muchos de los argumentos esgrimidos por los

opositores de la dolarización fueron acogidos por sus defensores como virtudes. Así, se la etiquetó como "una camisa de fuerza" que se imponía al sector público, el gobierno no tendría la flexibilidad suficiente para encarar una reducción de ingresos por caída de los precios del petróleo una de las fuentes más importantes del ingreso fiscal, más del 4 %). El déficit fiscal solo podría ser financiado con impuestos o reducción de gasto pues las fuentes de financiamiento se habían agotado por la excesiva deuda externa PIB). El presupuesto para el % del está todavía por elaborarse. El presupuesto

deberá considerar una posible reducción d el precio del petróleo y tener planes contingentes para reducción del gasto.

La pérdida de competitividad

Otro argumento esgrimido en contra de la dolarización fue el perjuicio que sufrirían las exportaciones al no disponer de la devaluación para abarata r los productos locales. La sobredevaluación que se llevó a cabo ha resultado en un superávit en la cuenta corriente por cual en este momento no es posible evaluar hasta qué punto las exportaciones ecuatorianas han perdido competitividad.

Lo que sí se puede afirmar es que los empresarios ecuatorianos han comenzado a experimentar la competencia de productos del exterior que tienen precios en dólares más baratos. La inflación local llevó a que muchos de los productores subieran el precio por encima del pr ecio en países vecinos. Pronto comenzaron a ser importados y los empresarios ecuatorianos se vieron en la necesidad de reducir sus precios. Sin la protección de la devaluación el efecto de la dolarización sobre el comportamiento de muchos empresarios ha sido inmediato. La pérdida de la discreción en política monetaria.

El Banco Central no ha sido abolido. Administra un llamado Fondo de Disponibilidad con el objetivo de continuar siendo prestamista de última instancia y árbitro de la liquidez financiera. A demás se espera que administre también un Fondo de Estabilización para contrarrestar un posible desfase entre el ciclo económico de los Estados nidos y el del Ecuador. Este es un logro de los tecnócratas del BCE, que aunque no dispongan del poder de emiti r dinero, sí van a poder continuar su papel de administradores de la política monetaria. No obstante, se prevé una reducción significativa del personal del BCE.

El cambio de actitudes y mentalidad

na de las acusaciones más mencionadas de los detractores de la dolarización era que ésta no era sino un caballo de Troya para lograr las ansiadas medidas "neoliberales" que hasta el momento el pueblo había logrado detener. No cabe duda que este temor era bien fundado. Las reformas se habían empantanado por la fragmentación política. La dolarización implicaba un cambio profundo en todos los estamentos de la sociedad. El desangre fiscal de las empresas estatales no podía continuar, tampoco se podía enfrentar el desafío de la globalización con el sistema educativo o previsional y así por el estilo. La dolarización obligaba a enfrentar las falencias que había vivido el sistema. Los precios tenían reflejar condiciones de mercado y no arreglos políticos. En fin, la hora de la verdad había llegado y si la clase política no había entendido por las buenas, las restricciones de la dolarización le obligaba a entender a las malas.

Así en menos de un mes el Congreso pasó la Ley de la Transformación Económica conocida como Trole I), ley que no había podido ser adoptada por tres administraciones anteriores. En pocas semanas parece que pasará la Trole II. Con estas leyes se espera acelerar la transferencia al sector privado de empresas estatales y servicios públicos. Se eliminarán los subsidios, se dará inicio a una reforma educativa y previsional. Pero el cambio no ocurre sólo en el sector público. Se notan también cambios en la mental idad del sector privado. Se habla de colocar acciones en el mercado de valores para captar

capital, de fusiones y de otras transformaciones empresariales. Los empresarios ecuatorianos están conscientes de las implicaciones que la dolarización tiene en sus operaciones y están tomando las correcciones necesarias. La dolarización es un proceso irreversible. Su mero anuncio "quemó las naves" de cualquier alternativa. No obstante, hay un grupo significativo que por razones muy propias y a veces ininteligibles quieren suspender el proceso ya no hablan de revertirlo). La dirigencia indígena CONAIE) quiere llevar a cabo una consulta popular pidiendo una reforma sustancial al sistema político, la suspensión de la dolarización entre varias propuestas para detener l a privatización y el avance del temido neoliberalismo.

La CONAIE propone una Caja de Conversión, no ya el control de capitales, ni la incautación de divisas ni otras medidas para controlar la tasa de cambio. Han comprendido que una vez que la masa de ecua torianos tenga dólares en sus bolsillos, en sus cuentas bancarias y que sus sueldos y salarios estén dolarizados, no va a existir manera que el gobierno pueda expropiarlos de esos dólares. Es posible que la CONAIE gane la consulta, pero no cabe la menor duda que será imposible para las nuevas autoridades reemplazar la divisa norteamericana con un nuevo sucre, para lograrlo tendrían que recurrir a medidas dictatoriales, y no lo va a hacer.

A pesar de todo esto, es demasiado temprano concluir que la dolariza ción ha tenido los efectos benéficos que promulgaban sus defensores. Hasta el momento los beneficios son incipientes. Hay señales de una reactivación económica, hay un flujo neto de capitales de alrededor de 3 millones de dólares. La inflación se ha reducido y se espera que baje a un dígito en los próximos meses. El gobierno, aunque cautelosamente, va en la dirección correcta. Pero, todavía queda mucho por hacer.

Esto que escribo son argumentos para que en la Asamblea Nacional Constituyente mediten acerca de la iniciativa de introducir una nueva moneda para ser usada activamente, aunque sea solo para capitalizar un proyecto de Banco del Sur. Y aunque parezca algo inofensivo, la introducción de esa moneda puede ser el comienzo del fin de la dolarización. A continuación describo algunos de los problemas que justificaron entrar en la dolarización. Luego, describo porque esos problemas, aun existentes, acabaran con cualquier iniciativa de una nueva moneda. activa podría acabar con la dolarización. ¿Por que entramos en la
olari aci n?

Finalmente, explico como

eventualmente la introducción de una moneda para uso de política monetaria

Cierto es que la situación econ ómica vigente el día de hoy no es lo que esperaba la gente que fuera cuando decidió apoyar la dolarización. Cierto es se que ofrecieron cosas que no debieron ofrecerse: reducción de las tasas de interés a nivel internacional y aumento de la inversión extr anjera; y que otras que se ofrecieron y debieron conseguirse no se consiguieron oportunamente la reducción de la inflación a 3%, que se retrasó mas de 3 anos por la falta de disciplina fiscal en el ultimo periodo del gobierno de Gustavo Noboa). Pero es que nos esperanzamos en que la dolarización fuera ³el caballo de Troya de las reformas´. Sin embargo, no nos olvidemos de lo que nos llevó a la dolarización, y de que probablemente las causas subyacentes de la crisis de podríamos mencionar las siguientes: Ecuador es un país de increíble diversidad, pero también de increíbles riesgos naturales: inundaciones, erupciones volcánicas y terremotos. Así mismo, tiene una tradición de dependencia de un grupo de productos exportación con precios muy variables: cacao, banano, petróleo, camarón. Esto no fuera un problema, si pudiéramos distribuir bien el riesgo, pero lo es porque nuestro grado de integración financiera con el re sto del mundo no nos lo permite. ¿Cuánto tiempo cree que pase para que con el Nuevo Sucre las empresas exportadoras presionen por devaluaciones para licuar el costo de los salarios existirán aun sin dolarización. Si quisiéremos resumir las causas de la dolarización

de sus trabajadores? ¿Cuánto tiempo cree que le toque al gobierno del Nuev o Sucre convencer al resto del mundo de que ahora si el Ecuador es seguro debido a su nueva moneda? Mediten esto cuando planeen sacarnos de la dolarización. A principios de los años 7 el Ecuador experimentó una bonanza producto de la nueva exportación del petróleo bonanza que se restringió a esa década). Sin embargo, en la bonanza de ese entonces se arraigó la costumbre de subsidiar la energía. Estas decisiones de esa época hoy nos cuestan miles de millones de dólares por año en subsidios a la energía: al gas, a la electrificación rural, a los combustibles derivados del petróleo, entre otros. Esta conducta ha construido una cultura paternalista en la sociedad que puede tumbar gobiernos. ¿Cuánto tiempo cree que durará la solvencia del sector público co n el Nuevo Sucre antes de licuar la deuda de los subsidios que producen ésta práctica paternalista? ¿Cuánto tiempo cree que le demore entrar en crisis a sistema monetario alguno incluido dolarización) con esta constante necesidad de aumentar el gasto público para mantener precios subsidiados para toda la población? Mediten esto cuando planeen sacarnos de la dolarización. En fin, puede ser que no haya una elección óptima de sistema cambiario para el Ecuador, y aún mas puede que ese sistema cambiario no sea conveniente en todo momento. Sin embargo, para el Ecuador en el que vivimos hoy la mejor alternativa sigue siendo sostener la dolarización debido a que las causas políticas que le he mencionado. na decisión aparentemente inofensiva .En las condiciones actuales altos precios del petróleo e incremento de los ingresos por remesas privadas) no hemos sido capaces de elaborar un Presupuesto General del Estado que refleje un compromiso de materia fiscal con la dolarización. Por ejemplo, el aumento de gasto del 7 de no haber sido financiado por las rentas del % al 6% ver 7). Y si en las petróleo hubiera requerido un incremento del IVA del Observatorio de la Política Fiscal - Noviembre del

condiciones actuales no somos capaces de mantener una trayectoria del gasto sostenible cómo será cuando los precios del petróleo bajen, y la economía no

tenga suficiente liquidez.

En consecuencia, la idea de tener un sistema

bimonetaria solo tiene sentido para sostener una política fiscal expansiv a. En un contexto como este la nueva moneda sufrirá una pérdida de valor inmediata y obligará al gobierno a una mayor emisión que finalmente se traducirá en mayor pérdida de su valor. Me cuesta creer que el gobierno establezca una moneda con el solo afán de verla devaluarse contra el dólar. Así que tarde o temprano, en este gobierno o después de 4 anos si Correa cumple su palabra) comenzará algún tipo de control de capitales que finalmente terminará con la dolarización. Si la Asamblea Nacional Constitu yente desea hacer algo por el país, no deberá permitir la existencia de un sistema bimonetario. Es mas, cuando traten el tema del autonomía del Banco Central deberá tener cuidado con las facultades del Gobierno Central para evitar cualquier plan que confa bule en contra de la dolarización.

VENTAJAS DE LA DOLARIZACIÓN viernes, 3 de septiembre de No todo es malo en el Ecuador, pues también pasan cosas buenas; lo que falta es vendernos positivamente. A pesar de los problemas, con la dolarización, vamos por buen camino. Y es que efectivamente, los países dolarizados tienen ventajas para generar un negocio positivo. Para comenzar, existe estabilidad económica, la cual ha permitido que se fortalezcan las finanzas públicas y como consecue ncia, se ha podido prestar más atención a los programas sociales. Contrario a lo que dicen muchas personas sin sustentos estadísticos, la inversión social educación, salud, etc.) ha crecido en los últimos años, lo que a su vez ha permitido que se reduzca la pobreza, y que la inequidad y la distancia entre los que más y menos tienen, también se reduzcan.

No es que haya desaparecido, pero existen cifras tan positivas que nos deberían llevar a convertir a la estabilidad económica en un bien público, en algo que cuidemos todos. El poder de compra de las familias se ha fortalecido, lo que es evidente por los volúmenes que alcanzan las empresas que están dirigidas al consumo masivo supermercados, cadenas de electrodomésticos, venta de vehículos, ventas de mobiliarias, entre otros). El país ha logrado aislar, en cierta medida, a la economía de esta crónica inestabilidad política, teniendo un mayor grado de gobernabilidad. El problema que vivimos en abril pasado no fue consecuencia de una crisis económica, sino de una crisis política. Existe mayor transparencia en información sobre instituciones públicas y privadas; hay una focalización de la opinión pública sobre aspectos claros de la economía. Antes la discusión era si había o no que devaluar y el nivel en que debían estar las tasas de interés; hoy se discute sobre el mal funcionamiento de la aduanas, del sector eléctrico, de temas que son el real sustento de la base del progreso económico. Se aprecia una concentración de los inversionistas en actividades produc tivas; los empresarios en lugar de pasar insomnio durante toda la noche pensando la manera de apostarle a la tasa de interés y al tipo de cambio, hoy sufren insomnio pensando cómo hacen producir más la máquina que produce tela, cómo conseguir una mayor producción por hectárea de banano, o cómo conseguir el metro cuadrado en la plantación de flores. Todo lo mencionado, son factores que favorecen el progreso del país, porque facilitan la inversión, el crecimiento económico y lo de mayor importancia en toda s ociedad: el empleo. La economía está más estable. El termómetro final que mide la estabilidad de la economía es la evolución de la inflación. El gráfico a continuación muestra como ha caído la inflación a partir de Junio del 3 en nuestro país.

Esta es una buena noticia, ya que se tienen índices de inflación mensual que hacen que a fin de año tengamos una inflación del del 3, 4 y hasta lo que va del % o , %. Esto ha permitido que la competitividad en el país mejore significativamente. A lo largo , hemos tenido una mejora en la competitividad. Es decir, que quienes exportan a otros países, pueden vender con mayor facilidad sus productos y quienes dirigen su producción al mercado local y compiten con productos importados también compiten en ve ntajas. Aquí se han combinado dos factores: la reducción de la inflación en el Ecuador y el debilitamiento del dólar frente a un conjunto de monedas. Sin embargo, el crecimiento de la economía se ha vuelto lento porque no hemos hecho absolutamente nada para poder corregir las barreras que impiden o dificultan la producción. No hemos hecho nada en el tema de las aduanas; las eléctricas siguen en manos estatales, lo que provoca que se pierdan grandes cantidades de la energía que se genera; y en otros aspectos como el de la seguridad social, tienen un uso inapropiado de recursos, al punto que se ha propuesto que el Estado ³meta mano´ en recursos que no son del gobierno, que teniendo propietarios con nombres y apellidos todos los afiliados a la seguridad social ) se los convierta en una caja chica. Como consecuencia del lento crecimiento de la economía, tanto el subempleo como el desempleo están en un nivel alto: el desempleo fluctuando entre el

11% y 12% y el subempleo entre el 4 % y

%, lo que no es aceptable . En el

Ecuador, tenemos que trabajar en forma muy intensa para que la inversión tenga un ambiente más favorable, a fin de que la economía crezca a un ritmo mayor y se generen más oportunidades de empleo. Sin embargo, el escenario tampoco es tan catastrófico como se lo pinta desde algunas posiciones. Existe una situación de relativa estabilidad en el campo del empleo. ¿Qué pasa con las exportaciones, ese motor tan importante para países tan pequeños como el ecuatoriano?

En el gráfico se puede observar que las exportaciones petroleras crecen muy fuerte por un impacto combinado de mayor volumen, en pleno funcionamiento del oleoducto de crudos pesados OCP) y el incremento que ha habido en el precio. Pero tampoco es despreciable la tasa de crecimiento que estamos teniendo en los rubros no petroleros tanto en lo tradicional como en lo no tradicional), pues son tasas que están entre el 7% y el 8% anual, lo cual cuando se dolarizó la economía, hace años, pensábamos que iba a ser inalcanzable. Como consecuencia, creo que podríamos llegar a una primera conclusión: la estabilidad es un buen negocio para todos, tanto para los sectores de bajos ingresos que defienden su poder adquisitivo, como para los sectores productivos que pueden concentrarse en su real actividad de

producción. En estos últimos años, las exportaciones y las importaciones han crecido. La balanza comercial proyectada entre enero y abril de este año, ya se acerca a los S$ 4 millones, lo cual es un dato muy posit ivo.

La gobernabilidad ha mejorado a pesar de la crisis política; primero porque el gobierno tiene muchos más recursos para gastar, lo que ha permitido que las transferencias gubernamentales crezcan en forma muy importante y con ello también la popularidad de muchos alcaldes y prefectos en cada una de las provincias y ciudades del país. No ha sido necesario elevar nuevamente el precio del combustible, ni las tarifas del transporte como sucedió antes. Cabe recordar las crisis políticas que se vivían en el país antes de la dolarización, época en que los gobiernos tenían que recurrir a los famosos ³paquetazos´ cada seis meses. Adicionalmente, se preserva el poder adquisitivo de los ingresos familiares y esto se traduce en mejores condiciones de vida, pues la pobreza ha disminuido. El aislamiento de la economía frente a la crisis política es evidente, pues acabamos de pasar un problema serio que desembocó en un cambio de gobierno y sin embargo, da la impresión de que a la economía no le ha sucedido absolutamente nada. El nivel de actividad y de ventas de las empresas, permanece estable y a manera de ejemplo cabe indicar que por el día de la madre muchas empresas batieron el récord histórico de ventas. Lo que ha sucedido en realidad es que han desaparecido las se ñales de alerta temprana, como la variación del tipo de cambio. ¿En qué nivel estaría hoy el tipo de cambio como consecuencia de la crisis política que vivimos? Si todo comenzaba a subir ¿cómo iba a reaccionar el Banco Central? Pues la tasa de interés en moneda local, se hubiese perdido. Si no estaríamos en un régimen dolarizado, estaríamos viviendo una angustia permanente al ver que el tipo de cambio sube a diario y que para reaccionar el Banco Central eleva la tasa de interés del 200% al 300% de interés, como ya sucedió en el pasado. En todo este contexto, uno de los mayores beneficiarios de la dolarización ha sido el Estado y los gobiernos de turno, ya que se ha dado un fortalecimiento muy importante de las finanzas públicas.

Comparando el 2004 con el 2005 datos disponibles de enero a marzo), la recaudación tributaria ha crecido evidentemente.

Esta es la evolución del total de ingresos del gobierno central. De un valor inferior a los S$ 3.000 millones en 1999), hoy está por encima de los S$ 5.000 millones. Daba la impresión que este crecimiento es consecuencia del alto precio del petróleo; sin embargo, en términos fiscales, el Ecuador ha dejado de ser un país petrolero. El incremento del precio del petróleo, a partir del nivel actual, ya no le suma ingresos al fisco y más bien le produce una reducción de ingresos porque para sorpresa de todos Petroecuador ha dejado de ser la fuente principal de ingresos. El principal ingreso de Petroecuador es la venta de combustible en el mercado doméstico. Esas son las realidades que son malas desde la perspectiva del manejo energético del país; pero que vistas desde la perspectiva fiscal son buenas, ya que han reducido la dependencia en el petróleo. Existe crecimiento económico dado el incremento del pago de los i mpuestos. En la actualidad, sí se están pagando impuestos, pero lo malo es que los gastos han crecido a un ritmo mucho mayor que los ingresos, motivo por el cual tenemos un déficit. Cabe indicar que el Ecuador ha tenido déficit en 18 de los últimos 20 años y aún así nos preguntamos ¿de dónde sale la deuda? Cuando

la respuesta es simple, pues es la acumulación de estos déficits que tuvieron que ser financiados de alguna manera. En el año 2000 hubo un pequeñísimo superávit de nueve millones de dólares, pero los demás años hemos tenido déficits. Se dice que el problema fiscal es consecuencia del alto endeudamiento del país, lo cual es cierto ya que como hemos tenido déficits cada año, nos han prestado dinero para cada año. Mientras que los pagos que se han hech o, han sido aplicados a los intereses y no al capital de la deuda.

Ha habido crecimiento en la compra de bienes y servicios, así como de los salarios. Cuando se dice que en el Ecuador no se han dirigido recursos para el pago de la deuda social, sino que se los ha dirigido al pago de la deuda pública no hay sustento en las estadísticas, porque una parte de este rubro de sueldos y salarios, son los maestros y los trabajadores de la salud. La deuda pública ha cambiado de perfil: la deuda interna también ha crecido, tanto en bonos como en certificados de tesorería papeles de corto plazo) y mas bien la deuda externa ha bajado ligeramente. El problema de este perfil es que los vencimientos se han acortado, lo que ha sometido a cualquier gobierno a una pensión y a la obligación de colocar un alto monto de papeles en el mercado todos los meses. Pero el peso de la deuda pública, en este caso, la deuda externa como porcentaje del producto interno bruto, ha caído a niveles que son inferiores a muchos de los países latinoamericanos; y no hay un país serio en el mundo que sostenga que no puede pagar las obligaciones externas con una relación de deuda/producto inferior al 40%. El país que se atreva a suspender los pagos de deuda con esa relación de deuda/producto será castigado severamente en los mercados internacionales, como fue el caso de Perú en la época de Alan García. El problema está en el crecimiento del gasto primario, que excluye los pagos de deuda. El gasto en lo que respecta a la remuneración promedio en algunas dependencias del sector público, ha crecido tanto, que en la actualidad el sector público posee niveles salariales mucho más altos que el privado. Posiblemente esta bien, pero no es adecuada mente divulgado a la ciudadanía.

Citando cifras correspondientes al gasto social del 2005, ascienden a

S$

3.130 millones, que equivalen al 54% del gasto del presupuesto y al 10% del producto interno bruto. Son cifras que no nos cuentan cuando se habla de que el Ecuador ha privilegiado el pago de la deuda pública y no el pago de la deuda social. Da la impresión, por lo tanto, que más que seguirle poniendo presión al gasto público, hay que distribuir los recursos de mejor manera y poner controles al gasto público, y así, obtener lo que más se pueda de esta inversión. Hay que poner controles, tales como: saber si los profesores van o no a dictar clases, atinar los presupuestos de educación a los establecimientos y no a los profesores, cruzar estadísticas de atención en los hospitales públicos con los recursos que reciben o medir la evolución de la asignación presupuestaria en salud con indicadores básicos; pero no existe nada de esto.

La pobreza se ha reducido; estamos en S$ 2.385 per cápita para el 2005 y es muy difícil, con este indicador -que es superior en una cantidad muy importante al de Colombia y ligeramente superior al del Perú - sostener que nosotros debemos tener un trato preferencial en las negociaciones comerciales. A noviembre del 2004 la pobreza seguía siendo alta, sobre todo en Guayaquil a diferencia de Quito, con mayor intensidad en los sectores rurales que los urbanos, pero en todo el país se nota una tendencia a reducirse. Por lo tanto, quiere decir que la estabilidad es un bien público y qu e está conduciendo a un

beneficio general de la sociedad.

La inequidad también se reduce, a pesar de que en la actualidad ya no se habla de tratar de igualar los ingresos de las personas, sino tratar de igualar las oportunidades; porque las personas pod emos tener y de hecho tenemos distintos énfasis unos podemos querer ser deportistas, otros artistas y otros acumular activos), entonces no se trata de igualar las riquezas, sino las oportunidades. Pero también, la distribución del ingreso ha mejorado, pue s el 10% más rico de la población ha bajado su participación en el ingreso en el 2004 frente al 2000). La desnutrición en los niños menores de 5 años también ha bajado. Además, existe un termómetro que mide la inequidad, que ubica al Ecuador en uno de los niveles de inequidad siendo todavía alto) entre los más bajos de la región. Se ha recuperado el poder de compra, pues el consumo de los hogares ha pasado de S$ 11.000 millones en 1999) a por encima de los S$ 1.600 dólares S$ 20.000 millones en el 2005), lo que signi fica que el consumo de los hogares en términos per cápita para el 2005 está en anuales. Aumento de la integración del sector productivo a los mercados financieros internacionales. La deuda o las líneas de crédito del exterior han crecido tanto como el sector productivo, pues en abril del 2005 alcanzaron casi los S$

7.000 millones; lo que es casi el doble de la cartera de todos los bancos en el mercado local. Pero estas líneas son muy sensibles a la perdida de confianza; sobre todo cuando las autoridades de un gobierno nuevo entran en una estrategia de enfrentamiento agresivo con organismos internacionales de crédito y con acreedores externos del país. En conclusión, con la dolarización se ha fortalecido la confianza y los depósitos permanecen estables. Se ha estabilizado la economía; la pobreza ha disminuido pero falta mucho por mejorar, es el inicio de un proceso en la dirección correcta; la gobernabilidad ha mejorado, a pesar de la crisis política; la estabilidad económica facilita la inversión productiva pero hay una demora evidente en la reforma y eso reduce la tasa de crecimiento y destruye oportunidades de empleo. A esto se suma una estrategia equivocada de comunicación del nuevo gobierno que lamentablemente perjudica los avances logrados.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->