Está en la página 1de 459

DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

1
ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO
2
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

3
Autor
Ana Isabel Caballero Bellido
Edición y Coordinación
Jörg Stippel
Diseño
Daniel Olivares M.
Diciembre 2006
Proyecto Reforma Procesal Civil de la Sociedad para la Cooperación Técnica Alemana GTZ-Chile
Morande 107, Santiago de Chile
gtz@minjusticia.cl

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


4
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

Introducción y agradecimientos
Este libro pretende dotar a las personas privadas de libertad de una
herramienta básica para que sean ellos mismos los que promuevan
la implementación de los principios del Estado de Derecho al interior
de las cárceles chilenas, ya que el artículo 6 de nuestra Constitución
establece que «Los órganos del Estado deben someter su acción a la
Constitución y a las normas dictadas conforme a ella…».

Es a ellos a quienes el libro pertenece en exclusiva, fue hecho por y


para ellos, pues en todo momento nos guió la esperanza de que su
utilización pudiera contribuir a reforzar la condición de sujetos de derecho
de quienes se encuentran privados de sus derechos más elementales,
en condiciones precarias, en medio de un absoluto abandono de parte
del Estado.

Pensamos que el libro será de utilidad para abogados, defensores


penales públicos y jueces, en su labor cotidiana de defender y tutelar
los derechos de detenidos, imputados y condenados.

El libro, redactado en forma de preguntas y respuestas, contiene una


sistematización extensa de nuestra legislación interna en materia
penitenciaria, como el Reglamento de Establecimientos Penitenciarios
y las normas sobre beneficios penitenciarios (Decreto Ley N° 321, Ley
N° 19.856, Ley N° 18.050, etc.). Esta normativa es complementada con
tratados internacionales de derechos humanos de alcance general y
particular (Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos,
Convención Americana sobre Derechos Humanos, Convención contra
la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes,
entre otros), y también con un conjunto normativo conformado por
reglas, principios, códigos y observaciones emanado de Naciones
Unidas, como las Reglas Mínimas para el Tratamiento de Reclusos, el
Conjunto de Principios para la protección de todas las personas
sometidas a cualquier forma de detención y prisión, los Principios
básicos para el Tratamiento de Reclusos, el Código de conducta para
los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y los Principios
Básicos sobre el Empleo de la Fuerza y de Armas de Fuego por los
Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley, instrumentos que
si bien no son jurídicamente vinculantes para los países, constituyen
estándares mínimos que todo Estado donde existen cárceles debiera
adoptar e incorporar a su legislación. También hemos agregado al
texto, doctrina y jurisprudencia de carácter nacional e internacional,

5
con el fin de enriquecer el contexto en que se sitúa cada una de las
cuestiones analizadas. Por último, buscando que el libro fuera
estratégicamente útil, añadimos breves notas sobre la realidad
penitenciaria actual de nuestro país. También se adjuntan formularios
para facilitar la presentación de recursos ante la justicia y así el acceso
a la misma.

El libro se inspira en otros similares, elaborados en países como


Argentina, Bolivia y España.

La idea de hacer este trabajo en Chile, fue impulsada por Jörg Stippel
y surgió durante la preparación del estudio «Las cárceles y la búsqueda
de una política criminal para Chile» (Editorial LOM, 2006), cuando
advirtió que, sumados a los graves vacíos que presenta nuestra
legislación penitenciaria, la falta de conocimientos de la escasa
normativa existente por parte de la población penal, especialmente de
aquella que dice relación con sus derechos, incide negativamente en
las condiciones de reclusión, contribuye a su situación de indefensión
y por ende, repercute negativamente en el proceso de reinserción social
que el Estado está obligado a facilitarles, como fin primordial y requisito
de legitimidad de la pena.

Consecuentemente, debo en primer lugar agradecer a Jörg Stippel,


quien guiado por una confianza inquebrantable en la utilidad práctica
de este proyecto, imprimió al documento la paciencia y sabiduría
necesarias para que éste saliera adelante. Sin su aporte, este libro
jamás habría podido ver la luz. Agradezco también a las otras personas
que conocí a través del Proyecto de GTZ Reforma Judicial y que me
apoyaron este tiempo: A Sonia Mardones y Valentina Vargas, por ser
indispensables. A Luis Vergara, por compartir conmigo sus
conocimientos y experiencias. A Constanza Symmes, por su constante
aliento.

Así mismo, no puedo dejar de agradecer a mis compañeros de la


Corporación CODEPU, quienes representan para mí el compromiso
ético irrenunciable.

Por último, agradezco a mi familia, a Isabel, a Alfonso, a Luis y a


Catalina, quienes imprimen a mi vida el estímulo constante que me
impulsa hacia adelante, siempre.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


6
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

Prólogo
«Defenderse desde la cárcel» es un problema, está mal visto, poco
entendido y es prácticamente imposible. La institución no quiere ser
cuestionada ni controlada. Se percibe que la separación de poderes
termina al llegar a la cárcel.

(1) El Poder Ejecutivo no reconoce la obligación de justificar sus


actuaciones cuando son cuestionadas por personas privadas de
libertad. Se imponen sanciones disciplinarias, se resuelven traslados,
se restringen visitas, se limita el trabajo, no se conceden los beneficios,
etc., y todo sin dar mayores explicaciones. No existe la posibilidad real
para la persona privada de libertad de defenderse, de contradecir lo
resuelto, además las medidas son ejecutadas a pesar de cualquier
cuestionamiento administrativo o legal. Parece que la administración
penitenciaria es infalible; no comete errores.

Ya en las Siete Partidas, elaboradas durante el reino de Alfonso X.


(1252-1284) y vigentes en Chile hasta el siglo XX., se establecía que
«La cárcel debe ser para guardar los presos y no para hacerles
enemiga ni otro mal, ni darles pena en ella»·. Si bien esta disposición
se refería a la prisión preventiva, su contenido demuestra que
históricamente el encierro de personas fue abusado por los custodios,
de lo contrario no se hubiera requerido establecer tales prohibiciones.
El problema detectado en el siglo XIII subsiste hasta el día de hoy. El
poder total que se entrega a la administración penitenciaria al interior
de las cárceles requiere, por ello, de un contrapeso para que no sea
abusado.

Por una parte, se requieren actuaciones transparentes. La


administración tiene que oír a los involucrados antes de fallar y debe
fundamentar sus actuaciones, notificando al afectado. Sólo de esta
manera puede evitar que sus decisiones sean arbitrarias, que tengan
un fundamento legal y de hecho y no sean fruto del simple ejercicio de
poder. La implementación de la reforma procesal penal demuestra

· Septima Partida, 29, 11. Citado según Bernado Bravo Lira, página 140. Cabe senalar
que Diego de Almagro al llegar a los valles de Copiapó, ignoró lo dispuesto en estas
leyes de Castilla. El detuvó, violando lo dispuesto en las Siete Partidas, a toda una
población y luego quemó a sus Caciques en venganza a la muerte de los espanoles que
había enviado desde Lima. A lo mejor la diferencia era que Diego de Almagro no
pretendía justificarse democráticamente luego de ignorar la normativa real.

7
que la transparencia genera legitimidad. En cambio, la falta de
transparencia produce desconfianza y deslegitima a la institucionalidad
democrática.

(2) El Poder Judicial no escucha los reclamos de los internos. Recursos


constitucionales que reclaman violaciones a las garantías
constitucionales al interior de las cárceles son declarados inadmisibles
porque los hechos denunciados son constitutivos de delito o de
competencia de la autoridad administrativa.

No importa que un preso tan sólo quiera, por ejemplo, proteger su


integridad física contra abusos; debe iniciar una causa penal cuando
le maltratan. Parece que no importara si entre medio siguen los abusos
¿Porqué? ¿Acaso no existen mecanismos de protección de víctimas?
El Ministerio Público es la institución a cargo de proteger a las víctimas
¿Porque no se integra a las personas privadas de libertad a los
programas de protección de víctimas cuando son violados en sus
derechos? Parece que aún nos cuesta percibir que una persona
condenada puede ser víctima de un hecho ilícito.

Nos cuesta entender el tema de la universalidad de las garantías


constitucionales y de los derechos humanos. No son garantías que
tan sólo adquieren validez para el ciudadano que paga sus impuestos
y que vive una vida sin cometer ilícitos; tienen validez para el pobre y
también para la persona privada de libertad. Es por ello que en un
Estado democrático de derecho, no pueden existir vacíos legales donde
no se controle el respeto a esta normativa. Las actuaciones de la
autoridad administrativa deben ser impugnables por la vía judicial.
Ningún Poder estatal está por encima de la ley.

El control del Poder Ejecutivo por parte del Poder Judicial es un principio
que caracteriza la separación de poderes. Este control no está
institucionalizado en Chile, por ello, no existe una justicia contenciosa
administrativa, ni hay juzgados especializados en materia penitenciaria.
El número creciente de recursos de Protección demuestra que no es
la demanda la que hace innecesaria la existencia de estos juzgados;
es la falta de voluntad política de crear esta oferta de acceso a la justicia.
Pareciera que en materia de control del poder no valen los mecanismos
del mercado; más demanda no genera más oferta, la regla funciona a
la inversa; si hay mucha demanda de control del Poder Ejecutivo, como
sucede en el ámbito penitenciario, menos mecanismos judiciales se
ofrecen.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


8
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

(3) El Poder Legislativo no asumió su rol de fiscalizador del Poder


Ejecutivo··. Se aprueba, por ejemplo, el Código Procesal Penal y no se
fiscaliza si éste esta siendo implementado correctamente por el Poder
Ejecutivo. Por mencionar un ejemplo, el Código Procesal Penal
establece, en su artículo 150, lo siguiente: «El imputado será tratado
en todo momento como inocente. La prisión preventiva se cumplirá de
manera tal que no adquiera las características de una pena, ni provoque
otras limitaciones que las necesarias para evitar la fuga y para garantizar
la seguridad de los demás internos y de las personas que cumplieren
funciones o por cualquier motivo se encontraren en el recinto». No
obstante, se tolera que las personas que se consideran inocentes,
tengan que dormir a la intemperie, sin colchones, ni frazadas, ni las
mínimas condiciones de higiene aseguradas. Como este trato es de
público conocimiento, es de preguntarse, ¿por qué no interviene el
Poder Legislativo? Será porque, al aprobar esta norma, sólo se quería
cumplir con una obligación internacional; como se decía antiguamente
«se acata, pero no se cumple»···. O será, como opinó la Corte de
Apelaciones de Santiago en un fallo del 22 de junio de 2005 en que
rechazó un recurso interpuesto por 600 personas que pernoctaban en
la intemperie del CDP Santiago-Sur, que «(...) las necesidades de un
país en vías de desarrollo son múltiples y los recursos limitados, de
modo que son muchas las áreas que requieren de mayores
inversiones (...)»····; entonces, ¿porqué vamos a gastar nuestros
recursos en los presos? Son dudas que surgen al conocer la realidad
carcelaria en Chile y al compararla con la normativa vigente. Al parecer
existen muchas normas que únicamente tienen vigencia legal pero no
real, tema que debería preocupar al Poder Legislativo.

Hechas estas afirmaciones, no queda más que felicitar a la autora por


haber realizado este indispensable trabajo. Quizás el libro ayude a
que algunas personas privadas de libertad, sus familiares, amigos o
abogados reclamen el respeto de los derechos y garantías. A pesar de
lo frustrante de la realidad, existen mecanismos judiciales que, de ser
utilizados de manera más frecuente, podrían modificar la práctica
judicial. Quizás los recurrentes deban aprovechar también las
instancias internacionales, como la Comisión y la Corte Interamericana
de Derechos Humanos, a fin de denunciar la falta de acceso a la justicia

·· Vea artículo 48 Num.1 CPR.


··· Claudia Castelletti Font explica que los Cortes de Burgos ya desde el ano 1379, usaban
la fórmula «obedèzcase, pero no se cumpla». Vea „De la suplicación de la Ley en Indias y
la Lex Particularis Indiana-La opiniòn de Juan del Corral Calvo de la Torre (1665-1737),
páginas 87 y 88.
···· Cabe observar que se trata de una argumentación claramente política y no jurídica
invocada por los jueces Juan Araya Elizade y Mauricio Silva Canción y el abogado
integrante Oscar Herrera Valdivia.

9
en materia penitenciaria y la protección a los derechos humanos. Se
pretende promover la movilización del derecho, su uso.

El libro da cuenta del compromiso idealista y desinteresado de su


autora con el tema de la protección de los derechos humanos.
Esperamos que sirva como chispa para quemar las paredes del
autoritarismo y promover la construcción del Estado democrático de
derecho al interior de los establecimientos penitenciarios.

Jörg Stippel
Responsable Proyecto Reforma Judicial
de la cooperación técnica alemana, GTZ

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


10
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

CAPÍTULO 1: EL INGRESO A LA CÁRCEL. LOS


ESTABLECIMIENTOS PENITENCIARIOS: CONCEPTO.
TIPOS. ADMINISTRACIÓN. RÉGIMEN PENITENCIARIO. 15

1.1. Concepto de establecimiento penitenciario.


Tipos de establecimientos penitenciarios. 16
1.2. Administración de los establecimientos
penitenciarios. Régimen penitenciario. 50

CAPÍTULO 2: DERECHOS DE LOS RECLUSOS. 63

2.1. Los derechos de un recluso. 64


2.2. Derechos inherentes a la persona. 81
2.3. Derechos relacionados con el ámbito
intrapenitenciario. 104
2.3.1. Condiciones que deben reunir los locales
destinados a reclusos. 104
2.3.2. El vestuario del recluso. 109
2.3.3. La cama y habitación del recluso. 110
2.3.4. La alimentación del recluso. 113
2.3.5. El aseo personal del recluso. 115
2.3.6. El ejercicio físico del recluso. 116
2.3.7. Las pertenencias del recluso. 118
2.3.8. Derecho a la salud. 122
2.3.9. Derecho a la educación y a la capacitación. 129
2.3.10. Derecho al trabajo remunerado. 132
2.3.11. Derecho a recibir visitas. 143
2.3.12. Derecho a recibir informaciones y a
comunicarse con el exterior. 153
2.3.13. Derecho a recibir encomiendas. 159
2.3.14. Derecho a efectuar peticiones y quejas. 160
2.3.15. Derecho a efectuar presentaciones
judiciales. 164

CAPÍTULO 3: DEBERES DE LOS RECLUSOS. RÉGIMEN


DISCIPLINARIO. 173

3.1. Normativa general. 174


3.2. Las faltas disciplinarias. Las sanciones. 177
3.3. Procedimiento de aplicación de las faltas
disciplinarias. 188

11
CAPÍTULO 4: LOS BENEFICIOS
INTRAPENITENCIARIOS. 199

4.1. La reinserción social. 200


4.2. El trabajo penitenciario y la enseñanza-
técnico profesional. 204
4.2.1. Los Centros de Educación y Trabajo. 204
4.3. Los permisos de salida. 215
4.3.1. Concepto de permiso de salida. 215
4.3.2. La salida esporádica. 217
4.3.3. La salida dominical. 218
4.3.4. La salida de fin de semana. 219
4.3.5. La salida controlada al medio libre. 220
4.3.6. Requisitos y procedimiento para
postular a un permiso de salida. 221
4.4. La libertad condicional. 227
4.4.1. Concepto y requisitos. 227
4.4.2. Competencia y procedimiento. 231
4.4.3. Obligaciones que deben cumplir los
reclusos en libertad condicional. 241
4.4.4. Revocación de la libertad condicional. 242
4.5. La reducción de condena. 249
4.5.1. Concepto y requisitos. 244
4.5.2. Competencia y procedimiento. 254
4.5.3. Revocación del beneficio de reducción
de condena. 261
4.6. El indulto particular. 264
4.6.1. Concepto y requisitos. 264
4.6.2. Procedimiento. 267

CAPÍTULO 5: LAS MEDIDAS ALTERNATIVAS A LAS


PENAS PRIVATIVAS o RESTRICTIVAS DE LIBERTAD. 271

5.1. Aspectos generales. 272


5.2. La remisión condicional de la pena. 297
5.3. La reclusión nocturna. 312
5.4. La libertad vigilada. 329

CAPÍTULO 6: LA ADMINISTRACIÓN PENITENCIARIA. 361

6.1. Actividad Penitenciaria: Concepto, finalidad,


marco jurídico. 362
6.2. Gendarmería de Chile. 372
6.2.1. Concepto, Naturaleza y Funciones. 372
6.2.2. Estructura y personal. 381

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


12
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

6.2.3. Deberes y prohibiciones.

CAPÍTULO 7: EL DERECHO A LA LIBERTAD


PERSONAL Y LAS MEDIDAS PRIVATIVAS DE
LIBERTAD. 399

7.1. El derecho a la libertad personal.


Excepciones. 400
7.2. Derechos de la persona privada de libertad. 421

Anexos:

1. Formularios. 431
2. Normativa Utilizada. 445
3. Glosario de Conceptos Básicos. 449

13
CAPÍTULO 1

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


14
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

EL INGRESO A LA CÁRCEL. LOS


ESTABLECIMIENTOS PENITENCIARIOS:
CONCEPTO. TIPOS. ADMINISTRACIÓN.
RÉGIMEN PENITENCIARIO.

15
CAPÍTULO 1

CAPÍTULO 1: EL INGRESO A LA CÁRCEL. LOS ESTABLECIMIENTOS


PENITENCIARIOS: CONCEPTO. TIPOS. ADMINISTRACIÓN. RÉGIMEN
PENITENCIARIO.

1.1. Concepto de establecimiento penitenciario. Tipos de


establecimientos penitenciarios.

1) ¿Qué es un establecimiento penitenciario?

Es un recinto donde permanecen custodiadas:


1.Las personas detenidas, mientras son puestas a disposición
del tribunal competente1.
2.Las personas sometidas a prisión preventiva.
3.Las personas condenadas al cumplimiento de penas privativas
de libertad impuestas por sentencia ejecutoriada2.
Por ejemplo, son establecimientos penitenciarios el Centro de
Detención Preventiva Santiago Sur, el Centro Penitenciario Femenino
de Santiago, el Centro de Detención Preventiva Capitán Yaber, la Cárcel
de Alta Seguridad de Santiago y el Centro de Régimen Abierto Manuel
Rodríguez.
(Artículo 113 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

2) ¿Qué criterio se usa para crear distintos tipos de establecimientos


penitenciarios?

Según el REP, en la creación de los establecimientos penitenciarios


deben estar presentes distintos criterios relacionados con la población
penitenciaria, los cuales son:
a) El sexo y la edad;
b) El tipo de infracción;
c) El nivel de compromiso delictual;
d) La naturaleza de las actividades y acciones que estén orientadas
a la reinserción social;
e) Las especiales medidas de seguridad o de salud que
eventualmente sean necesarias;
1
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
2
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
3
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 11.- «Se denominan genéricamente establecimientos penitenciarios,
los recintos donde deben permanecer custodiadas las personas privadas de libertad en razón de detención y mientras están
puestas a disposición del Tribunal pertinente; las personas sometidas a prisión preventiva y las personas condenadas al
cumplimiento de penas privativas de libertad. Corresponden también a esta denominación las dependencias destinadas al
seguimiento, asistencia y control de los condenados que, por un beneficio legal o reglamentario, se encuentren en el medio libre.
Los establecimientos penitenciarios serán administrados por Gendarmería de Chile».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


16
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

f) Otros criterios adoptados complementariamente por la Administración.


Además, el Reglamento establece la necesidad de que, en la medida
de lo posible, se creen establecimientos diferentes para que la
atención a detenidos, sujetos a prisión preventiva y condenados, sea
especializada. En su defecto, es obligatorio que dentro de cada
establecimiento penitenciario existan las separaciones adecuadas
para cada una de estas categorías. Por último, el Reglamento
contempla la posibilidad de que existan también establecimientos
penitenciarios especiales, que den cabida a población penitenciaria
con necesidades específicas.
(Artículos 134, 145 y 216 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

3)¿Tengo derecho a avisar a mi familia de mi ingreso en un


establecimiento penitenciario?

En principio, el REP establece que Usted tiene el derecho de informar


a su familia del hecho de su internación en un establecimiento
penitenciario. Es Usted mismo, quien debe dar el aviso, a través del
teléfono del establecimiento, en una sola comunicación.
Siendo un derecho que le pertenece, Usted debe exigirlo, ya que la
administración penitenciaria sólo puede denegárselo en el caso de
que judicialmente se haya decretado su incomunicación.
En este último caso, el REP dispone que quien debe efectuar el aviso
es el personal de asistencia social o en su defecto, el personal
encargado del ingreso. También señala que la comunicación debe
hacerse tan pronto como sea posible, a más tardar dentro de las
veinticuatro horas siguientes al ingreso.
No obstante, tanto en un caso como en otro, este precepto no se
cumple ya que es práctica común que este trámite lo realice el personal
de asistencia social de la unidad penal.
(Artículo 397 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).
4
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 13.- «En la creación de los establecimientos penitenciarios, intervendrán
los siguientes criterios orientadores:
a) La edad de las personas que deben ingresar a ellos.
b) El sexo de las mismas.
c) La naturaleza de las actividades y acciones para la reinserción social que proceda.
d) El tipo de infracción cometida.
e) El nivel de compromiso delictual de los internos.
f) Las especiales medidas de seguridad o de salud que la situación de ciertos internos haga necesarias.
g) Otros criterios adoptados complementariamente por la Administración Penitenciaria».
5
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 14.- «La Administración Penitenciaria promoverá, dentro de las
posibilidades financieras, la creación de establecimientos dedicados a la atención especializada de detenidos, sujetos a prisión
preventiva, y condenados. Cuando ello no fuere posible, en los establecimientos penitenciarios deberán existir dependencias
para detenidos y, a lo menos, para sujetos a prisión preventiva, por una parte, y condenados, por otra, con las separaciones
adecuadas».
6
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 21.- «En la forma señalada en el artículo 12 podrán crearse
establecimientos penitenciarios especiales para la atención de ciertos detenidos y sujetos a prisión preventiva, o para el cumplimiento
de penas de determinado tipo de condenados».
7
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 39.- «Los internos tendrán derecho a informar a su familia o a quien
haya determinado al momento de su ingreso, el hecho de su internación o del traslado de establecimiento. La información
señalada se efectuará por el propio interno a través del teléfono del establecimiento, en una sola comunicación, salvo que el
Tribunal competente haya decretado su incomunicación, circunstancia en la que dicha información se llevará a cabo por

17
CAPÍTULO 1

4) ¿Cómo puedo reclamar si no se avisó a mi familia?

Usted tiene varias posibilidades:


Solicitud verbal o por escrito ante el Jefe de la Unidad
Solicitud verbal o por escrito ante otra autoridad del recinto penal
Otra alternativa es que usted lo comunique a su abogado defensor
para que haga presente esta irregularidad al Juez de Garantía8.
(Artículo 589 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

5) ¿Existe algún supuesto especial?

En casos especiales, como cuando se producen ingresos o traslados


masivos de un establecimiento penitenciario a otro distinto, es la
Administración Penitenciaria la que debe efectuar la comunicación,
según señala el REP, «por medios igualmente eficaces».
Para ello, Gendarmería de Chile10 tiene el mismo plazo que se ha
indicado en la pregunta anterior, 24 horas desde el ingreso.
(Artículo 39, inciso final 11 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

6) ¿Cómo puedo verificar si efectivamente el personal del área social


avisó a mi familia?

No puede verificarse desde un punto de vista formal. Lo único que


Usted puede hacer es consultarlo a un funcionario penitenciario del
establecimiento.
Sin duda, el Código Procesal Penal es mucho más eficaz en la
protección del ejercicio de este derecho respecto del imputado12 privado
de libertad, ya que el encargado de la guardia del recinto policial debe
informar a su familia en su presencia, de forma que siempre el imputado
tiene constancia de que el aviso se ha realizado correctamente.
(Artículo 94, letra e13 del Código Procesal Penal).

8
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
9
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 58.- «Los internos tendrán derecho a efectuar peticiones a las
autoridades penitenciarias, las que deberán efectuarse en forma individual, verbalmente o por escrito, debiendo ser necesariamente
cursadas y contestadas por escrito o verbalmente por el Alcaide en las audiencias que conceda. En ningún caso el encargado
de su recepción podrá negarse a recibirlas o a tramitar las peticiones. Toda petición debe ser respondida en el plazo de quince
días corridos o, a lo menos, dentro del mismo plazo, deberá informarse el estado de tramitación en que se encuentra. El ejercicio
de este derecho no obsta a la interposición de los recursos judiciales que sean pertinentes».
10
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
11
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 39.- «… En casos especiales, como el de traslados o ingresos
masivos, la Administración Penitenciaria deberá efectuar la comunicación a que se refiere el inciso precedente, por medios
igualmente eficaces».
12
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
13
Código Procesal Penal. Artículo 94.- Imputado privado de libertad. El imputado privado de libertad tendrá, además, las siguientes
garantías y derechos:(…)
e) A que el encargado de la guardia del recinto policial al cual fuere conducido informe, en su presencia, al familiar o a la persona
que le indicare, que ha sido detenido o preso, el motivo de la detención o prisión y el lugar donde se encontrare…».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


18
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

7) ¿Cuáles son los tipos de establecimientos penitenciarios?

Fundamentalmente el REP habla de cuatro tipos:


Centros de Detención Preventiva (C.D.P.);
Centros de Cumplimiento Penitenciario (C.C.P.), organizados como
establecimientos cerrados, semiabiertos o abiertos;
Centros Penitenciarios Femeninos (C.P.F.);
Centros de Reinserción Social (CRS) 14.
Además, existen los llamados Complejos Penitenciarios.

8) ¿Qué son los Centros de Detención Preventiva?

Según el REP, los C.D.P. son aquellos establecimientos penitenciarios


destinados a la atención de detenidos y sujetos a prisión preventiva.
Existen 50 Centros de Detención Preventiva en todo el país, como es el
caso de los C.D.P. de Talagante, Melipilla, Santiago Sur, Puente Alto y
San Miguel en la Región Metropolitana, por citar algunos15.
A menudo ingresan a estos centros personas condenadas, lo cual
vulnera la normativa existente.
(Artículo 15016 del Código Procesal Penal.)
(Artículo 1517 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

9) ¿Qué son los Centros de Cumplimiento Penitenciario?

Los C.C.P. son aquellos establecimientos penitenciarios en los que


se cumplen las penas privativas de libertad impuestas por sentencia
condenatoria18, tal y como indica el REP. En Chile, hay 33 Centros de
Cumplimiento Penitenciario, por ejemplo, en la V Región se encuentran
los de San Felipe, Los Andes y San Antonio19.

14
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
15
Stippel, Jorg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», LOM Ediciones, Primera Edición, 2006,
Pp. 51-56.
16
Código Procesal Penal. Artículo 150.- Ejecución de la medida de prisión preventiva. «El tribunal será competente para supervisar
la ejecución de la prisión preventiva que ordenare en las causas de que conociere. A él corresponderá conocer de las solicitudes
y presentaciones realizadas con ocasión de la ejecución de la medida.
La prisión preventiva se ejecutará en establecimientos especiales, diferentes de los que se utilizaren para los condenados o, al
menos, en lugares absolutamente separados de los destinados para estos últimos.
El imputado será tratado en todo momento como inocente. La prisión preventiva se cumplirá de manera tal que no adquiera las
características de una pena, ni provoque otras limitaciones que las necesarias para evitar la fuga y para garantizar la seguridad
de los demás internos y de las personas que cumplieren funciones o por cualquier motivo se encontraren en el recinto.
El tribunal deberá adoptar y disponer las medidas necesarias para la protección de la integridad física del imputado, en especial
aquellas destinadas a la separación de los jóvenes y no reincidentes respecto de la población penitenciaria de mayor peligrosidad.
Excepcionalmente, el tribunal podrá conceder al imputado permiso de salida durante el día, por un período determinado o con
carácter indefinido, siempre que se asegurare convenientemente que no se vulnerarán los objetivos de la prisión preventiva.
Cualquier restricción que la autoridad penitenciaria impusiere al imputado deberá ser inmediatamente comunicada al tribunal,
con sus fundamentos. Éste podrá dejarla sin efecto si la considerare ilegal o abusiva, convocando, si lo estimare necesario, a una
audiencia para su examen».
17
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 15.- «Los establecimientos penitenciarios destinados a la atención de
detenidos y sujetos a prisión preventiva se denominan Centros de Detención Preventiva (C.D.P.)».
18
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.

19
CAPÍTULO 1

Por otra parte, según el régimen a que estén sometidos los reclusos,
los C.C.P. se clasifican en:
Centros de Cumplimiento Penitenciario de régimen cerrado.
Centros de Cumplimiento Penitenciario de régimen semiabierto.
Centros de Cumplimiento Penitenciario de régimen abierto.
A su vez, existen 21 Centros de Educación y Trabajo (C.E.T.), los cuales
funcionan dentro de los establecimientos penitenciarios20 (también
los hay en el medio libre, pero no están incluidos en esa cifra) 21.
(Artículos 16 22 y 17 23 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

10)¿Qué son los Centros de Educación y Trabajo?

Son recintos que constituyen establecimientos penitenciarios


independientes, o bien están integrados en otros recintos
penitenciarios, creados en 1981. En ellos, las personas privadas de
libertad cumplen condena accediendo a actividades de capacitación y
trabajo remunerado.
Existen CET´s a lo largo de todo el país, en distintas ciudades como
Pozo Almonte (I Región), Vallenar (III Región), Putaendo (V Región),
Rengo (VI Región) y Cañete (VIII Región), etc.
Los CET´s se regulan por el Decreto N° 36, que aprueba el Reglamento
sobre Reinserción de Condenados mediante capacitación laboral y el
trabajo en los establecimientos penales, y deroga el Decreto N° 1.595
de 1981.
(Artículo 124 del Decreto N° 36).

11)¿Qué son los Complejos Penitenciarios?

Según el REP, son un grupo de establecimientos penitenciarios que


coexisten en el mismo perímetro. En los Complejos Penitenciarios se
aplica «un régimen interno y un tratamiento diferenciado a los reclusos,
con el apoyo de servicios únicos centralizados de seguridad,
administración, salud, reinserción social, laboral y de registro y

20
La resolución No. 1583 de Gendarmería de Chile del 18 de junio de 1998 establece la estructura orgánica de los CETs dentro
de los establecimientos cerrados.
21
Stippel, Jorg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», LOM Ediciones, Primera Edición, 2006,
P. 52.
22
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 16.- «Los establecimientos penitenciarios destinados al cumplimiento
de penas privativas de libertad, se denominan Centros de Cumplimiento Penitenciario (C.C.P.), los que podrán tener los regímenes
siguientes: cerrado; semi-abierto y abierto, definidos en los artículos 29, 30 y 31 respectivamente».
23
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 17.- «Los Centros de Cumplimiento Penitenciario que contemplen un
determinado tipo de tratamiento de reinserción social, se denominan Centros de Educación y Trabajo (C.E.T.), Centros Abiertos,
Centros Agrícolas o tendrán otra denominación específica aprobada por la Administración Penitenciaria».
24
Decreto N° 36. Artículo 1.- «Las actividades propias del proceso de reinserción correspondientes a la capacitación laboral y al
trabajo de los condenados se llevarán a efecto principalmente en «Centros de Educación y Trabajo», los que funcionarán como
establecimientos independientes o al interior de otras unidades o complejos penitenciarios».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


20
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

movimiento de la población penal». El REP señala que los


establecimientos que formen parte de un Complejo Penitenciario sólo
podrán albergar, en forma exclusiva, a personas detenidas, sujetas a prisión
preventiva o condenadas. Ello a excepción de los Centros Penitenciarios
Femeninos (C.P.F.), que pueden recibir mujeres de toda calidad procesal25.
Existen Complejos Penitenciarios en Arica y en Concepción.

12)¿Qué son los Centros Penitenciarios Femeninos?

De acuerdo con el REP, los C.P.F. son aquellos establecimientos


penitenciarios destinados a la atención de mujeres. En ellos deben existir
dependencias especiales para el cuidado y tratamiento pre y post-natal,
así como para la atención de hijos lactantes de las reclusas26. En Chile,
existen seis Centros Penitenciarios Femeninos, el resto son unidades
mixtas (Antofagasta, Rancagua, Talca, Chillán, Temuco y Santiago)27.
(Artículo 19, inciso 128 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

13)¿Deberían existir salas-cuna en estos Centros?

Obviamente, no basta que el REP asegure la existencia de


«dependencias especiales». En los C.P.F., la administración
penitenciaria debería garantizar el funcionamiento de salas-cuna, así
como la asistencia de matronas, pediatras y nutricionistas que
asesoren a las internas en el cuidado de los niños. Esta obligación es
consonante con lo establecido en nuestra Constitución Política, que
dentro del capítulo dedicado a las bases de la institucionalidad dispone
que «la familia es el núcleo fundamental de la sociedad» y en consecuencia,
configura el deber de protección como una obligación de carácter estatal, de
ahí que se proteja la vida del nasciturus o próximo a nacer.
Debe tenerse presente que la Ley Nº 17.301, que crea la Corporación
denominada Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI), dispone que
toda institución, servicio, empresa o establecimiento que ocupe veinte o
más trabajadoras deberá tener salas – cunas, anexas e independientes
del local de trabajo, en donde las mujeres puedan alimentar a sus hijos
menores de dos años y dejarlos mientras estén trabajando.
En el caso de aquellos establecimientos donde se ejecute un contrato
de concesiones, debe estarse a lo que éste señale respecto del
cuidado, residencia y atención del lactante29.
25
Artículo 16 reemplazado por el Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el
Decreto N° 518, de 1998, de Justicia, sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
26
Por ejemplo, en el Centro Penitenciario Femenino de Santiago (el que alberga a un porcentaje mayor de población femenina,
junto con Arica) funciona una sala cuna con una infraestructura muy similar a la de cualquier jardín infantil, después que Gendarmería
de Chile firmara un convenio con la Fundación «Integra».
27
Stippel, Jorg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», LOM Ediciones, Primera Edición, 2006, Pp. 51-56.
28
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 19.- «Los establecimientos penitenciarios destinados a la atención
de mujeres se denominan Centros Penitenciarios Femeninos (C.P.F.) y en ellos existirán dependencias que contarán con
espacios y condiciones adecuados para el cuidado y tratamiento pre y post-natal, así como para la atención de hijos lactantes
de las internas…».

21
CAPÍTULO 1

(Artículos 1, inciso 130 y 19 N° 1, inciso 231 de la Constitución Política de


la República).
(Artículo 3332 de la Ley Nº 17.301).

14)¿Debe ser informado el Servicio Nacional de Menores del ingreso


de niños lactantes a un establecimiento de este tipo?

Sí, según dispone el REP, cuando una reclusa con hijos lactantes
ingresa a un establecimiento penitenciario, el Jefe del Establecimiento
está obligado a comunicarlo al Servicio Nacional de Menores en forma
inmediata para que se adopten todas las medidas necesarias, tales
como programas y subvenciones en beneficio de los niños33.
(Artículo 19, inciso final 34 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

15)¿Quién decide el destino del menor?

De acuerdo con la Ley Nº 16.618, Ley de Menores, es el Juez de Menores


quien debe pronunciarse acerca del destino del menor cuando éste
debe abandonar la unidad penal, de conformidad con el principio del
interés superior del niño. Esta ley señala que este juez debe «... conocer
de todos los asuntos en que aparezcan menores de edad gravemente
vulnerados o amenazados en sus derechos, respecto de los cuales
se requiera aplicar una medida de protección...».
En consecuencia, el destino del menor lo decide el juez, no su madre,
que es quien determina si la tuición del niño pasa a otros familiares
del menor o bien al Servicio Nacional de Menores (SENAME).
(Artículos 26 Nº 735, 3036 y 3137 de la Nº 16.618).
30
Constitución Política de la República. Artículo 1.- «Las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos.
La familia es el núcleo fundamental de la sociedad...».
31
Constitución Política de la República. Artículo 19.- «La Constitución asegura a todas las personas:
1°.- El derecho a la vida y a la integridad física y psíquica de la persona.
La ley protege la vida del que está por nacer...».
32
Ley Nº 17.301. Artículo 33.- «Toda institución, servicio, empresa o establecimiento, sea fiscal, semifiscal, municipal o de
administración, que ocupe veinte o más trabajadoras de cualquiera edad o estado civil, deberá tener salas – cunas, anexas e
independientes del local de trabajo, en donde las mujeres puedan alimentar a sus hijos menores de dos años y dejarlos mientras
estén laborando».
33
No obstante, el número de subvenciones es limitado, ya que está determinado por un convenio específico.
34
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 19.- «… Toda vez que ingrese una interna con hijos lactantes, el Jefe
del Establecimiento deberá comunicar de inmediato este hecho al Servicio Nacional de Menores para los efectos de la respectiva
subvención y de los programas o medidas que dicha Institución deberá desarrollar para el adecuado cuidado de los niños».
35
Ley Nº 16.618. Artículo 26.- «Corresponderá a los jueces de letras de menores:
7) Resolver sobre la vida futura del menor en el caso del inciso tercero del artículo 234, del Código Civil, y cuando éste se
encontrare en peligro material o moral».
36
Ley Nº 16.618. Artículo 30.- «Cuando se recoja un menor por hechos que no sean constitutivos de crimen, simple delito o falta,
el juez de letras de menores podrá, sin necesidad de llamarlo a su presencia, aplicarle alguna de las medidas indicadas en el
artículo anterior, según más convenga a la irregularidad que presente. En casos calificados, el juez podrá autorizar al Consejo
Técnico de la Casa de Menores respectiva para que aplique la medida procedente, en el plazo que indique, que, en ningún caso,
podrá exceder de veinte días... ».
37
Ley Nº 16.618. Artículo 31.- «El juez podrá ejercer las facultades que le otorga esta ley, a petición de la Policía de Menores, de
los organismos o entidades que presten atención a menores, de cualquiera persona y aun de oficio. En el ejercicio de estas
facultades podrá el juez ordenar las diligencias e investigaciones que estime conducentes.
Siempre que el hecho que motive el denuncio fuere de aquellos que sólo dan acción privada, el juez practicará personalmente la
investigación, evitando comprometer la reputación de las personas».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


22
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

16)¿Qué dicen las normas internacionales sobre los establecimientos


penitenciarios para mujeres?

A nivel internacional, las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el


Tratamiento de Reclusos indican que en estos establecimientos deben
existir instalaciones especiales para el tratamiento de las reclusas
embarazadas, de las que acaban de dar a luz y de las convalecientes.
Además, «cuando se permita a las madres reclusas conservar su
niño, deberán tomarse disposiciones para organizar una guardería
infantil, con personal calificado, donde estarán los niños cuando no se
hallen atendidos por sus madres».
Así mismo, se indican particularidades para los establecimientos
penitenciarios femeninos respecto de los gendarmes.
(Reglas 2338 y 5439).

17) En Chile, ¿qué porcentaje de población recluida está constituido


por mujeres?

De acuerdo con los Compendios Estadísticos de Gendarmería de Chile,


en el año 2004 un 6,24 % de la población adulta condenada estaba
conformada por mujeres40.
No obstante, el tratamiento penal que reciben estas mujeres no tiene
carácter diferenciado respecto de los hombres y carece de todo enfoque
de género. En consecuencia, se ignoran otros roles, como el sexual y
el reproductivo. Esto se explica dado que «la delincuencia es percibida
como y desde lo masculino... Al considerar el sexo sólo como una
variable de segregación, se ignora que los sexos tienen género y –por
lo tanto- roles, valores y espacios de poder desiguales que las políticas
penitenciarias afectarán de manera distinta...»41.
Esta concepción explica que en la mayoría de establecimientos penales
donde existe población penitenciaria femenina, no existan condiciones
para que las reclusas madres puedan permanecer con sus hijos
menores de edad. Sólo recientemente, mediante un Convenio con la
Fundación Integra, se pudieron habilitar guarderías en algunos
establecimientos penitenciarios, como el CPF de Santiago.

38
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. 23.- «1) En los establecimientos para mujeres
deben existir instalaciones especiales para el tratamiento de las reclusas embarazadas, de las que acaban de dar a luz y de las
convalecientes. Hasta donde sea posible, se tomarán medidas para que el parto se verifique en un hospital civil. Si el niño nace
en el establecimiento, no deberá hacerse constar este hecho en su partida de nacimiento. 2) Cuando se permita a las madres
reclusas conservar su niño, deberán tomarse disposiciones para organizar una guardería infantil, con personal calificado, donde
estarán los niños cuando no se hallen atendidos por sus madres».
39
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 53.- «1) En los establecimientos mixtos, la
sección de mujeres estará bajo la dirección de un funcionario femenino responsable, que guardará todas las llaves de dicha
sección del establecimiento. 2) Ningún funcionario del sexo masculino penetrará en la sección femenina sin ir acompañado de un
miembro femenino del personal. 3) La vigilancia de las reclusas será ejercida exclusivamente por funcionarios femeninos. Sin
embargo, esto no excluirá que funcionarios del sexo masculino, especialmente los médicos y personal de enseñanza, desempeñen
sus funciones profesionales en establecimientos o secciones reservados para mujeres».
40
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», Pp. 124-125.

23
CAPÍTULO 1

18) ¿Tienen derecho las mujeres privadas de libertad en nuestro


país a la visita íntima?

Tradicionalmente las reclusas tenían prohibida la posibilidad de


mantener relaciones sexuales con sus parejas. En la actualidad
Gendarmería lo permite siempre que se cumplan los siguientes
requisitos: a) tres bimestres de buena conducta, b) salud compatible,
c) que se acredite la utilización de un sistema de prevención de
embarazo, d) que se acredite una pareja estable a lo menos en seis
meses e) examen de VIH, y f) estar condenada.
En algunas Regiones, en vez del requisito de los 6 meses, se exige el
matrimonio.
Resulta del todo criticable tal número de exigencias, que no son
homologables a las de la población penitenciaria masculina y que
además, restringen el derecho de la mujer a ejercer libremente su
sexualidad.
Así mismo, tradicionalmente quedaban afuera de este programa
(llamado VENUSTERIO) las internas detenidas y procesadas. En el
año 2002 se interpuso un recurso de protección a favor de dos reclusas
recluidas en el COF de Santiago que se encontraban en esta situación,
recurso que fue declarado inadmisible por falta manifiesta de
fundamentos42.
Por último, resta decir que en el Informe de la Universidad Diego
Portales se detallan las condiciones deficientes en que permanecen
las mujeres privadas de libertad. Además de la ausencia de visitas
íntimas, se denuncia hacinamiento y prácticas de malos tratos y
castigos 43.

19)¿Qué ocurre con la población penitenciaria femenina en aquellos


lugares en que no existen centros penitenciarios femeninos?

De acuerdo con el REP, las reclusas deben permanecer en


dependencias separadas del resto de la población penal. No obstante,
podrán incorporarse a actividades conjuntas con la población penal
masculina.
En la práctica, Gendarmería las denomina «unidades mixtas», que
son aquellos establecimientos penitenciarios donde coexisten
diferentes secciones (hombres, mujeres y menores), siendo concebidas
en sus inicios sólo como cárceles de hombres, segregados física y
arquitectónicamente.
Esta situación es criticable, ya que la población penitenciaria femenina
tiene necesidades específicas vinculadas a su género, las cuales no

42
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos de
2004», Pp. 177-178.
43
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos de
2004», P. 172.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


24
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

pueden satisfacerse en un centro penitenciario diseñado para internos


de sexo masculino.
(Artículo 19, inciso 2 44 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

20)El hecho que no se respeten las necesidades específicas de las


mujeres, ¿es violatorio de la normativa internacional?

Sí, pues la práctica interna debiera ser acorde con lo que establece el
derecho internacional45, por un lado consagra el principio de igualdad
de derechos entre hombres y mujeres, al mismo tiempo que señala
que no se consideran discriminatorias las medidas protectoras de la
maternidad:
- En su Preámbulo, la Declaración Universal de Derechos Humanos
se refiere a «la igualdad de derechos de hombres y mujeres» como
principio orientador de su articulado. Además, los artículos 2 N° 246 del
Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales,
347 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y 1 N°148 de
la Convención Americana sobre Derechos Humanos prohíben la
discriminación por motivos de sexo.
- La Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de
Discriminación contra la Mujer establece que no son discriminatorias
las medidas protectoras de la maternidad (artículo 4 N° 249). Respecto
de la maternidad, el artículo 25 N° 250 de la Declaración Universal de
Derechos Humanos afirma que «la maternidad y la infancia tienen
derecho a cuidados y asistencia especiales». Y es similar el artículo
10 N° 251 del Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales,
que añade que la mujer debe ser objeto de cuidados especiales
durante los períodos prenatal y postnatal.
44
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 19.- «… En aquellos lugares en que no existan estos Centros, las
internas permanecerán en dependencias separadas del resto de la población penal, sin perjuicio de que se incorporen a
actividades conjuntas con la población penal masculina…».
45
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
46
Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Artículo 2.- «2. Los Estados Parte en el presente Pacto
se comprometen a garantizar el ejercicio de los derechos que en él se enuncian, sin discriminación alguna por motivos de raza,
color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier
otra condición social».
47
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Artículo 3.- «Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen
a garantizar a hombres y mujeres la igualdad en el goce de todos los derechos civiles y políticos enunciados en el presente
pacto».
48
Convención Americana sobre Derechos Humanos. Artículo 1.- «1. Los Estados partes en esta Convención se comprometen
a respetar los derechos y libertades reconocidos en ella y a garantizar su libre y pleno ejercicio a toda persona que esté sujeta
a su jurisdicción, sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de cualquier
otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social».
49
Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. Artículo 4.- «2. «La adopción por los
Estados partes de medidas especiales, incluso las contenidas en la presente Convención, encaminadas a proteger la maternidad
no se considerará discriminatoria».
50
Declaración Universal de Derechos Humanos. Artículo 25.- «2. La maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y
asistencia especiales. Todos los niños, nacidos de matrimonio o fuera de matrimonio, tienen derecho a igual protección social».
51
Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Artículo 10.- «Los Estados Partes en el presente Pacto
reconocen que:
2. Se debe conceder especial protección a las madres durante un período de tiempo razonable antes y después del parto.
Durante dicho período, a las madres que trabajen se les debe conceder licencia con remuneración o con prestaciones

25
CAPÍTULO 1

- La protección de la maternidad guarda directa relación con la


necesidad de preservar la familia, como elemento central de la
organización social y del Estado. Si efectuamos una revisión a la
normativa internacional, nos encontramos con que son varios los
instrumentos que otorgan protección a esta institución, núcleo esencial
de la sociedad. De esta forma, pueden citarse los artículos 16 N° 352
de la Declaración Universal de Derechos Humanos, 23 N° 153 del Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos, 10 N° 1 54 del Pacto
Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y 17 N°
155 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.
Cabe siempre tener presente que trato diferente no significa discriminación:
«El trato diferente se puede considerar legítimo cuando es una
consecuencia razonable y justa de la sentencia56, cuando se justifica
por el conocimiento y la experiencia bien fundados, cuando se pretende
aumentar la posición personal o social del preso y cuando está basada
en un alto grado de tolerancia y comprensión…»57.
A la luz de la anterior afirmación, deben examinarse las condiciones en
que se encuentran las mujeres privadas de libertad. Por ejemplo, se
ha hablado de los perfiles discriminatorios que sufre el trabajo
penitenciario de las mujeres. Al respecto, Baratta señala que debe
redefinirse el concepto de tratamiento como «servicio», en términos
de ejercicio de los derechos y oportunidades laborales y sociales que
se les deben proporcionar a los internos e internas durante y después
de la detención, ofreciéndoles formas laborales no tradicionales con
tendencia a la autogestión58.
Nada puede estar más lejos de la realidad, incluyendo la situación
chilena, dado que «... los programas están dirigidos a trabajos
tradicionales, y muchos de éstos no son remunerados o están muy
lejos de tener salarios equitativos. La mayoría son actividades de aseo,
cocina, lavado y planchado, que aparte que no son útiles para su
reinserción, no son remuneradas ya que la mayor parte de ellas son
consideradas como propias del sexo. En tal sentido las actividades buscan
consolidar el rol que la sociedad le ha impuesto a la mujer...» 59.

52
Declaración Universal de Derechos Humanos. Artículo 16.- «3. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad
y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado».
53
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Artículo 23.- «1. La familia es el elemento natural y fundamental de la
sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado».
54
Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Artículo 10.- «Los Estados Partes en el presente Pacto
reconocen que:
1. Se debe conceder a la familia, que es el elemento natural y fundamental de la sociedad, la más alta protección y asistencia
posibles, especialmente para su constitución y mientras sea responsable del cuidado y la educación de los hijos a su cargo...».
55
Convención Americana sobre Derechos Humanos. Artículo 17.- «1. La familia es el elemento natural y fundamental de la
sociedad y debe ser protegida por la sociedad y el Estado».
56
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
57
Reforma Penal Internacional, «Manual de la Buena Práctica Penitenciaria: Implementación de las Reglas Mínimas de Naciones
Unidas para el Tratamiento de los Reclusos», Julio, 2002, P. 25.
58
Leal, 1995, citando a Baratta, P. 6. En Anthony García, Carmen, «Las Mujeres Confinadas: Estudio Criminológico sobre el
Rol Genérico en la ejecución de la pena en Chile y América Latina», Editorial Jurídica de Chile, Santiago, Chile, Enero de
2001, P. 73.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


26
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

21) ¿Qué son los Centros de Reinserción Social?

Según el REP, los C.R.S. son aquellos establecimientos penitenciarios


destinados al seguimiento, asistencia y control de los condenados
que por alguna disposición legal o reglamentaria se encuentran en
libertad. Existen 30 Centros de este tipo en Chile60.
(Artículos 3761 y 3862 del Reglamento de la Ley Nº 18.216).
(Artículo 2063 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

22) ¿Qué son los pensionados?

Son departamentos separados para algunos reclusos que existen


dentro del propio establecimiento penitenciario.
De acuerdo con el REP, los requisitos de ingreso y permanencia, así
como la mensualidad64 que deben pagar los reclusos que habiten en
estos departamentos son fijados mediante resolución65 del Director
Nacional de Gendarmería.
Excepcionalmente, el Director Nacional de Gendarmería puede eximir
del pago de pensionado en casos calificados y excepcionales. A su
vez, el Director puede delegar esta función en los Jefes de
Establecimientos.
El anexo Cárcel de Capuchinos, donde los detenidos pagaban arriendo
a cambio de un trato especial, constituyó un ejemplo de este tipo de
establecimientos. Desde hace algunos años, Gendarmería de Chile
los ha ido cerrando progresivamente, en base al principio de igualdad
que prohíbe la discriminación de los reclusos por razón de su situación
socioeconómica. No obstante, subsisten algunos, como la U.E.A.S.,
Unidad Especial de Alta Seguridad, prevista para aquellos reclusos
condenados por actividades terroristas, y Punta Peuco, donde están
detenidos los miembros de las F.F.A.A. condenados66.

60
Stippel, Jorg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», LOM Ediciones, Primera Edición,
2006, Pp. 51-56.
61
Reglamento de la Ley Nº 18.216. Artículo 37.- «En Gendarmería de Chile la unidad encargada de administrar el sistema de
libertad vigilada y de la cual dependerán los delegados, será el Departamento de Tratamiento en el Medio Libre. La operación del
sistema se efectuará a través de las Secciones de Tratamiento en el Medio Libre, dependientes de dicho Departamento, en
coordinación con las Direcciones Regionales».
62
Reglamento de la Ley Nº 18.216. Artículo 38.- «Las Secciones de Tratamiento en el Medio Libre contarán con un Consejo
Técnico, el cual asesorará en el diagnóstico y tratamiento de los beneficiados y en la evaluación del sistema.
Dicho Consejo estará integrado por los delegados y profesionales que señale el Departamento de Tratamiento en el Medio Libre
y será presidido por el Jefe de Sección de Tratamiento en el Medio Libre correspondiente».
63
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 20.- Los establecimientos penitenciarios destinados al seguimiento,
asistencia y control de los condenados que por un beneficio legal o reglamentario se encuentren en el medio libre, se denominan
Centros de Reinserción Social (C.R.S.).
64
Estos fondos pueden ser destinados en beneficio de los reclusos y de los establecimientos penitenciarios donde existan
pensionados. La inversión de los fondos, así como su administración, será decidida por el Director Nacional de Gendarmería de
Chile.
(Artículo 22 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).
65
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.

27
CAPÍTULO 1

(Artículos 2267 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

23) ¿Cuáles son las cárceles concesionadas?

Son 10 nuevos recintos penales que en su mayoría aún se encuentran


en proceso de construcción y que son la respuesta del Estado frente al
congestionamiento que afecta a la población penitenciaria. La primera
cárcel de este tipo que ha sido inaugurada en Chile es la de Rancagua,
en la VI Región. En estas cárceles se ha implementado un modelo de
concesión de carácter mixto, pues el Estado mantiene sus facultades
de vigilar y salvaguardar la seguridad de los penales y la empresa
concesionaria se ocupa de la construcción, mantenimiento y la
prestación de los servicios asociados (alimentación, salud, control de
plagas, reinserción social)68.

24) ¿Cuál es la crítica que se está haciendo a las cárceles


concesionadas?

La Universidad Diego Portales denuncia la existencia de «una serie


de falencias en la implementación de esta política, las cuales ponen
en peligro la materialización de los objetivos que se pretende lograr.
Se trata de conflictos tales como problemas con los términos y
condiciones de los contratos de concesión; demoras en las entregas
e incumplimientos de plazos y problemas con el nuevo sistema
adoptado, el cual no sería más barato que el antiguo. Estas falencias
son especialmente preocupantes al presentarse en un contexto de
grave hacinamiento carcelario en el país, existiendo actualmente más
de 39.000 personas recluidas en una infraestructura apta para albergar
sólo a 24.000, con un incremento de la población recluida de alrededor
de un 8% anual. Además, estas falencias siembran dudas respecto
del real alcance de los objetivos que se pretenden lograr con esta
política» 69.
Al mismo tiempo, resulta preocupante la irrupción del sector privado
empresarial en el sector, pues las condiciones de vida de la población
penal podrían empeorar al ser abordadas las cárceles como un negocio
lucrativo70.

67
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 22.- «En los establecimientos penitenciarios podrán existir departamentos
separados para los reclusos que reuniendo los requisitos, deseen permanecer en ellos mediante el pago de una mensualidad,
cuyo monto y modalidad se fijarán en la forma prevista en el artículo 116. Los fondos así recaudados, podrán ser aplicados en
beneficio de los internos y de los establecimientos penitenciarios en que estos pensionados existen, reglamentándose por
Resolución del Director Nacional de Gendarmería de Chile, los requisitos de ingreso y permanencia, como asimismo, la forma de
administración e inversión de los fondos recaudados. El Director Nacional de Gendarmería de Chile podrá eximir del pago de
pensionado en casos calificados y excepcionales y delegar esta facultad en los Jefes de Establecimientos».
68
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2006. Hechos de
2005», Pp. 31-46.
69
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2006. Hechos de
2005», Pp. 31-46.
70
Dammert, Lucía, entrevista publicada en www.flacso.cl (09.07.06).

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


28
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

25) ¿Qué es la ficha única individual?

Es una ficha que Gendarmería de Chile le abre a su ingreso al interior


de un establecimiento penitenciario.
Según el REP, el objetivo de esta ficha es su identificación y registro,
así como la aplicación diferenciada del tratamiento penitenciario que
sea más adecuado a su caso.
(Artículo 26, inciso 2 71 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

26) ¿Por qué se dice que la ficha es única?

Porque la ficha va a acompañarle a todo establecimiento al que Usted


sea trasladado (por ejemplo, el compromiso delictual que según esta
ficha tenga un interno, a lo sumo va a ser revisado cada cinco o diez
años, en otros casos nunca, es decir, el contenido de la ficha no se
adecua a su evolución o retroceso en el tratamiento penitenciario72).

27) ¿Qué datos contiene la ficha única individual?

De acuerdo con el REP, cada ficha contiene obligatoriamente los


siguientes datos:
- Sus datos personales.
- Sus datos psicológicos y sociales.
- Datos relacionados con su conducta.
- Datos relativos a su estado de salud.
- Datos referentes a su situación procesal.
- Datos sobre su educación y trabajo.
- Cualquier otro dato sobre su vida penitenciaria que sea relevante.

28) ¿Quiénes pueden tener acceso a mi ficha única individual?

El REP nada dice al respecto. Según señala Gendarmería de Chile,


esta ficha tiene carácter confidencial y es de manejo exclusivo del
personal de las Oficinas de Control Penitenciario del establecimiento
penal donde Usted se encuentre recluido.
No obstante, el hecho que el REP guarde silencio sobre el carácter
restrictivo o abierto del contenido de la ficha, plantea algunos
problemas:
a.- Uno es el relacionado con el principio de confidencialidad, que
constituye un deber de la administración penitenciaria. Obviamente, la
forma en que este deber se encuentra establecido reglamentariamente
71
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 26.- «… La Administración Penitenciaria abrirá al ingreso de un
interno, una ficha única individual cuyo objetivo será la identificación y registro del mismo, así como la aplicación diferenciada
del tratamiento penitenciario; en ella se anotarán los datos personales, procesales, de salud, educación, trabajo, conductuales,
psicológicos y sociales, y todo otro dato relevante sobre su vida penitenciaria. Esta ficha acompañará al interno a todo
establecimiento al que fuere trasladado».

29
CAPÍTULO 1

es insuficiente, ya que si bien Gendarmería es responsable de


garantizar la confidencialidad de los datos relacionados con los
reclusos, no se especifica qué datos están así protegidos, ni tampoco
se señala la forma en que debe efectuarse su salvaguarda. Esto es
precisamente lo que sucede con la ficha personal del condenado (es
decir, la ficha única individual), la cual podría no ser secreta o de acceso
restringido, dado que el Reglamento no señala expresamente este carácter.
b.- Otro es el que tiene que ver con el principio de transparencia que
debe presidir la actuación de la administración pública (incluida la
administración penitenciaria, es decir, Gendarmería), reconocido en la
Ley Nº 19.880, que establece bases de los Procedimientos
Administrativos que rigen los actos de los órganos que rigen la
Administración del Estado, publicada en el D.O. el 29 de mayo de
2003. Al no tener el recluso derecho a revisar su ficha personal,
Gendarmería viola el principio de transparencia, además del derecho
a la defensa, pues los abogados de los internos también debieran
tener derecho a examinar el contenido de esta ficha.
(Artículo 873 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios; Artículo
4, letra d74 del Estatuto del personal de Gendarmería de Chile).
(Artículo 1675 de la Ley Nº 19.880).

29) ¿Qué dice el derecho internacional sobre los registros de los


establecimientos penitenciarios?

A nivel internacional, las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el


Tratamiento de Reclusos disponen que los establecimientos no
pueden aceptar a personas sin que existan órdenes válidas de
detención. Además, subrayan la importancia de que en estos
establecimientos existan registros que tengan siempre al día su
información.
El registro de un establecimiento penitenciario debe ser:
1°) Empastado y foliado.
2°) Llevado al día.
3°) Contener:
- La identidad del detenido.
- Los motivos de su detención y la autoridad competente que lo dispuso.
- El día y la hora de su ingreso y de su salida. (Regla 776).
73
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 8.- «Gendarmería de Chile cautelará la confidencialidad de los datos
y de la información que maneje de las personas sometidas a su custodia y control».
74
Estatuto del Personal de Gendarmería de Chile. Artículo 4.- «Son deberes del personal de Gendarmería de Chile, sin perjuicio
de lo que impongan otras leyes y reglamentos institucionales:
d) Guardar secreto y debida reserva en los asuntos que requieran tal naturaleza».
75
Ley Nº 19.880. Artículo 16.- Principio de Transparencia y de Publicidad. «El procedimiento administrativo se realizará con transparencia,
de manera que permita y promueva el conocimiento, contenidos y fundamentos de las decisiones que se adopten en él.
En consecuencia, salvo las excepciones establecidas por la ley o el reglamento, son públicos los actos administrativos de los
órganos de la Administración del Estado y los documentos que le sirvan de sustento o complemento directo o esencial».
76
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 7.- «1) En todo sitio donde haya personas
detenidas, se deberá llevar al día un registro empastado y foliado que indique para cada detenido: a) Su identidad; b) Los
motivos de su detención y la autoridad competente que lo dispuso; c) El día y la hora de su ingreso y de su salida. 2) Ninguna persona

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


30
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

30) ¿Tengo derecho a ser informado de mis derechos al momento de


ingreso al establecimiento penitenciario?

Nuestra normativa interna no contempla el deber de la administración


penitenciaria de informar al recluso de sus derechos al momento del
ingreso, a pesar de que el Reglamento señale como obligación de
éstos «acatar las normas de régimen interno del establecimiento» (un
58,5% de reclusos afirma no conocer sus derechos al interior de los
penales77), lo cual es de suma gravedad.
(Artículos 33, letra b 78 y 26, inciso 2 79 del Reglamento de
Establecimientos Penitenciarios).

31) ¿Ha criticado la doctrina el hecho que el sistema penitenciario


no se haga cargo de la labor de proceder a una adecuada información
y difusión de los derechos y deberes que rigen durante la convivencia
en los establecimientos penitenciarios?

Sí, dado que ello debilita el proceso de reinserción social del reo y
contribuye a su exclusión: «La falta de una política de difusión contribuye
a fomentar la desconfianza en la institucionalidad penitenciaria y, por
lo mismo, incrementa el desprestigio de la institucionalidad estatal.
Casi no existe duda que estos factores, ignorancia, desconfianza y
temor, pueden influir de forma negativa en una futura reinserción social
de las personas que pasan por el sistema penitenciario. En vez de
experimentar el valor de la norma y la posibilidad de exigir su respeto,
los internos perciben una desprotección legal, donde el servilismo y
amparo brindado por la subcultura carcelaria juegan un rol esencial.
La cárcel en su actual funcionamiento no ofrece una alternativa real a
los prisioneros en términos de la reinserción social que se aduce
como fin de la pena; tampoco ayuda a morigerar el grado de
vulnerabilidad frente a un sistema hostil ofreciendo alternativas eficaces
a las cuales recurrir. Por el contrario, se puede afirmar que dada la
forma de organizarlas, de segregación en su interior, así como de
funcionamiento de las propias autoridades, se han articulado como un
espacio criminógeno que fomenta el autoritarismo y la
despersonalización, donde las reglas internas -que incluyen las
relaciones con sus vigilantes- han desestimulado en muchos aspectos
la demanda de cumplimiento de derechos. La consecuencia perniciosa

77
Stippel, Jorg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», LOM Ediciones, Primera Edición, 2006,
Pp. 166-167.
78
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 33.- «Los internos deberán:
b) Acatar las normas de régimen interno del establecimiento, cumpliendo las sanciones disciplinarias que les sean impuestas en
el caso de infracción de aquéllas…».
79
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 26.- «Todos los internos están obligados a cumplir los preceptos
reglamentarios y, especialmente, los de orden y disciplina, sanidad e higiene, corrección en sus relaciones y en su presentación
personal, así como conservar cuidadosamente las instalaciones del establecimiento y el utensilio y vestuario que eventualmente
les sean proporcionados… ».

31
CAPÍTULO 1

de este ciclo viciado es que la resocialización es concebida como un


beneficio y no como derecho»80.

32) ¿Qué dispone la normativa internacional sobre este deber de


información?

Tanto las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el Tratamiento de


Reclusos como el Conjunto de principios para la Protección de Todas
las Personas sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión
disponen que, al momento de producirse el ingreso, los internos deben
ser informados de sus derechos y deberes, escrito o verbalmente, en
caso de analfabetos.
(Regla 3581; Principio 1382).

33) ¿Garantiza la legislación comparada el derecho del interno a ser


informado de sus derechos al momento de ingreso al penal?

Sí. Por ejemplo, la Ley de Ejecución de la Pena Privativa de Libertad de


la República Argentina establece el deber de la administración de
proporcionar información al recluso de sus derechos y obligaciones al
interior del penal, en forma oral o escrita, o bien «por persona y medio
idóneo», en caso de analfabetos, discapacitados o extranjeros (artículo
6683).
La ley de ejecución penal boliviana indica la necesidad de que el interno
al momento del ingreso, sea informado de sus derechos y del régimen
penitenciario al que estará sometido, así como «de todo aquello que
le sea útil para conocer sus derechos y obligaciones» (artículo 22,
incisos 1 y 284) . Además, la ley de ejecución penal de El Salvador
también incluye el derecho del recluso de ser informado de sus
derechos al momento del ingreso en el establecimiento. Es importante

80
«Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», Pp. 144-145.
81
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 35.- «1) A su ingreso cada recluso recibirá
una información escrita sobre el régimen de los reclusos de la categoría en la cual se le haya incluido, sobre las reglas
disciplinarias del establecimiento y los medios autorizados para informarse y formular quejas; y cualquiera otra información
necesaria para conocer sus derechos y obligaciones, que le permita su adaptación a la vida del establecimiento. 2) Si el recluso
es analfabeto, se le proporcionará dicha información verbalmente».
82
Conjunto de principios para la Protección de Todas las Personas sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión. Principio
13.- «Las autoridades responsables del arresto, detención o prisión de una persona deberán suministrarle, en el momento del
arresto y al comienzo del período de detención o de prisión o poco después, información y una explicación sobre sus derechos,
así como sobre la manera de ejercerlos».
83
Ley de Ejecución de la Pena Privativa de Libertad de la República Argentina, Ley N° 24.660/1996. Artículo 66.- «A su ingreso
al establecimiento el interno recibirá explicación oral e información escrita acerca del régimen a que se encontrará sometido,
las normas de conducta que deberá observar, el sistema disciplinario vigente, los medios autorizados para formular pedidos o
presentar quejas y de todo aquello que sea útil para conocer sus derechos y obligaciones. Si el interno fuere analfabeto,
presentare discapacidad física o psíquica o no comprendiese el idioma castellano, esa información se le deberá suministrar
por persona y medio idóneo».
84
Ley de Ejecución Penal y Supervisión de la República de Bolivia, Ley N° 2.298/2001. Artículo 22.- (Ingreso del interno). «A
su ingreso al establecimiento, el interno recibirá información oral y escrita, acerca del régimen al que estará sometido, las normas
de conducta que deberá observar, el sistema disciplinario vigente, los medios autorizados para formular pedidos o presentar
quejas y de todo aquello que le sea útil para conocer sus derechos y obligaciones.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


32
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

resaltar que esta norma, en caso de los internos analfabetos, señala


que a éstos debe darse la información tanto oral como verbalmente, lo
cual supone una consagración del principio de seguridad jurídica
(artículo 87, inciso 285).
El Proyecto de Ley del Sistema Nacional de Reinserción Social de
Guatemala se ocupa de consignar el deber de información de la
administración penitenciaria, tal y como hemos venido viendo (Título I
«Principios Fundamentales», Derechos fundamentales de los recluidos
en prisión, Nº 2186).
La ley de ejecución penal de Nicaragua señala en su artículo 40 el
derecho del recluso a recibir información «en forma sencilla y clara»
(artículo 40, inciso 187).
El Anteproyecto del Código de Ejecución Penal para la República del
Paraguay regula el deber de información en su artículo 7988. El Código
de Ejecución Penal de la República del Perú también contempla el
derecho del interno a ser informado de las normas de vida del
establecimiento al momento de su ingreso, así como de los derechos
y obligaciones de que es titular (artículo 989).
Por último, el artículo 5 Nº 290 de la ley de ejecución penal alemana se
refiere, aunque en forma escueta, al deber de información, así como el
artículo 4991 de la ley de ejecución penal española.

85
Ley Penitenciaria de la República de El Salvador, Decreto N° 1.027/1997. Artículo 87, inciso 2.- Ingreso. «... El imputado o
condenado recibirán al ingresar a cualquiera de los Centros del sistema penitenciario, un folleto que explicará de modo claro y
sencillo sus derechos fundamentales, obligaciones y prohibiciones, y el régimen interior del Centro. Si la persona fuere analfabeta,
se le proporcionará además dicha información verbalmente».
86
Proyecto de Ley del Sistema Nacional de Reinserción Social de la República de Guatemala. Derechos fundamentales de los
recluidos en prisión. «Sin perjuicio de los derechos fundamentales establecidos en la Constitución Política y en los Pactos
Internacionales de Derechos Humanos, toda persona sujeta al cumplimiento de una pena de prisión tendrá los derechos siguientes:
Nº 21. Los reclusos recibirán, al ingresar a cualquier Centro de Reinserción Social, un folleto que explique, de un modo claro y
sencillo, sus derechos fundamentales y el régimen interior de dicho establecimiento».
87
Ley de Régimen Penitenciario y Ejecución de la Pena de la República de Nicaragua, Ley N° 473/2003. Artículo 40, inciso 1.-
Reglamento de los centros penitenciarios. «Al ingresar un ciudadano en calidad de privado de libertad en cualquiera de los centros
penitenciarios, se le dará a conocer los reglamentos respectivos, y se le explicará en forma sencilla y clara, cuáles son sus derechos
y obligaciones, así como las normativas disciplinarias existentes y los procedimientos para formular peticiones y quejas».
88
Anteproyecto del Código de Ejecución Penal para la República del Paraguay. Artículo 79.-»Al ingresar una persona a un
centro penitenciario en calidad de interno será informada por la Administración de sus obligaciones y de sus derechos, así como
de los procedimientos para hacerlos efectivos. Recibirá información oral y escrita acerca del régimen al que estará sometido,
las normas de conducta que deberá observar, el sistema disciplinario vigente, los medios autorizados para presentar pedidos
y formular quejas y de toda otra información que pueda ser de utilidad para una adecuada convivencia en el establecimiento.
Las explicaciones orales se harán en castellano y en guaraní. Si el interno fuere analfabeto, presentare discapacidad física
o psíquica o no comprendiere el idioma castellano o el guaraní, se le suministrará la información por un medio idóneo. En caso
de no hablar el castellano o el guaraní, la Administración arbitrará los medios para conseguir un traductor».
89
Código de Ejecución Penal de la República del Perú, Decreto Legislativo N° 654/1991. Artículo 9.- Información al interno. «Al
ingresar a un establecimiento penitenciario, el interno es informado de sus derechos y obligaciones y se le entrega una cartilla
con las normas de vida que rigen el Establecimiento. Si es analfabeto, dicha información le es proporcionada oralmente».
90
Ley sobre la Ejecución de la Pena Privativa de Libertad y de las Medidas Privativas de Libertad de Mejoramiento y Seguridad,
Ley de Ejecución Penal de la República Federal de Alemania. Artículo 5.- Procedimiento de ingreso. «(1) Al interno se le debe
instruir acerca de sus derechos y obligaciones».
91
Ley Orgánica General Penitenciaria de España, Ley N° 1/1979. Artículo 49.- «Los internos recibirán a su ingreso información
escrita sobre el régimen del establecimiento, sus derechos y deberes, las normas disciplinarias y los medios para formular peticiones,
quejas o recursos. A quienes no pueden entender la información por el procedimiento indicado, les será facilitada por otro medio
adecuado».

33
CAPÍTULO 1

34) ¿Tengo derecho a ser revisado por un médico al momento de mi


ingreso al penal?

El REP tampoco menciona la obligación de practicar un examen médico


en esta oportunidad.
No importa que en la práctica Gendarmería someta al detenido a este
procedimiento, mientras no se regulen éste y otros mecanismos,
legalmente resulta imposible su exigencia ante los tribunales de justicia,
lo cual redunda en la indefensión de los reclusos.

35) ¿Qué señala la normativa internacional al respecto?

A nivel internacional, tanto las Reglas Mínimas de Naciones Unidas


para el Tratamiento de Reclusos como el Conjunto de principios para
la Protección de Todas las Personas sometidas a cualquier forma de
Detención o Prisión, indican que al momento de su ingreso todo interno
debe ser sometido a un examen médico. Si el recluso porta medicinas
o estupefacientes, el médico debe decidir su destino.
(Reglas 2492 y 43 Nº 493; Principio 2694).

36) ¿Menciona el derecho comparado el deber de la administración


penitenciaria de practicar un examen médico al recluso?
Sí, este deber es mencionado en diversas leyes. Es el caso de la Ley
de Ejecución de la Pena Privativa de Libertad de Argentina (artículo
14495), de la Ley de Ejecución Penal y Supervisión de la República de
Bolivia (artículo 2396), de la Ley Penitenciaria de El Salvador (artículo

92
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 24.- «El médico deberá examinar a cada
recluso tan pronto sea posible después de su ingreso y ulteriormente tan a menudo como sea necesario, en particular para
determinar la existencia de una enfermedad física o mental, tomar en su caso las medidas necesarias; asegurar el aislamiento de
los reclusos sospechosos de sufrir enfermedades infecciosas o contagiosas; señalar las deficiencias físicas y mentales que
puedan constituir un obstáculo para la readaptación, y determinar la capacidad física de cada recluso para el trabajo».
93
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 43.- «4) Si el recluso es portador de
medicinas o de estupefacientes en el momento de su ingreso, el médico decidirá el uso que deba hacerse de ellos».
94
Conjunto de principios para la Protección de Todas las Personas sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión. Principio
26.- «Quedará debida constancia en registros del hecho de que una persona detenida o presa ha sido sometida a un examen
médico, del nombre del médico y de los resultados de dicho examen. Se garantizará el acceso a estos registros. Las modalidades
a tal efecto serán conformes a las normas pertinentes del derecho interno».
95
Ley de Ejecución de la Pena Privativa de Libertad de la República Argentina, Ley N° 24.660/1996. Artículo 144.- «Al ingreso o
reingreso del interno a un establecimiento, deberá ser examinado por un profesional médico. Este dejará constancia en la
historia clínica de su estado clínico, así como de las lesiones o signos de malos tratos y de los síndromes etílicos o de
ingesta de drogas, estupefacientes o cualquier otra sustancia tóxica susceptible de producir dependencia física o psíquica, si los
presentara.
Detectadas las anomalías aludidas, el médico deberá comunicarlas inmediatamente al director del establecimiento».
96
Ley de Ejecución Penal y Supervisión de la República de Bolivia, Ley N° 2.298/2001. Artículo 23.- (Revisión médica). «A su
ingreso al establecimiento, a todo interno se le practicará un exámen médico para determinar su estado físico y mental y en su
caso, adoptar las medidas que correspondan. Todo interno debe ser examinado por lo menos una vez al año».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


34
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

12297), y de la Ley de Régimen Penitenciario y Ejecución de la Pena de


la República de Nicaragua (artículo 3898).

Además, el deber de practicar un examen médico del recluso al


momento de ingreso es regulado en la Ley de Ejecución Penal de la
República Federal de Alemania (artículo 5 Nº 3 99) y en la Ley de
Ejecución Penal de Italia (artículo11, inciso 4100).

37) ¿Puedo conservar mis efectos personales tras ingresar al penal?

Usted los podrá o no conservar consigo, dependiendo del valor de sus efectos
personales y del tipo de establecimiento penitenciario de que se trate.
En general, los internos no pueden tener objetos que sean de valor,
así como joyas, también dinero que exceda de un límite máximo, con
excepción de los Centros de Reinserción Social y los Centros Abiertos.
Estos objetos los custodia Gendarmería de Chile en la forma en que
se regule en una resolución interna. Sin embargo, lo común es que los
entregue a la familia del recluso.
(Artículo 72101 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

38) ¿Cómo es el procedimiento según las normas internacionales?

Las Reglas Mínimas señalan que aquellos objetos personales (valor,


ropas y otros efectos) que no son autorizados a permanecer con el
recluso al momento de su ingreso en prisión, deben ser depositados
de la siguiente forma: la administración penitenciaria tiene la obligación
de inventariarlos, guardarlos en un lugar seguro, conservarlos en buen
estado y devolverlos al momento del egreso. (Regla 43102).
97
Ley Penitenciaria de la República de El Salvador, Decreto N° 1.027/1997. Artículo 122.- Examen médico de ingreso. «Todo
imputado o condenado, al momento que ingrese a un centro penitenciario deberá ser examinado por el médico del centro, a
fin de establecer su estado general de salud, y tomar las medidas pertinentes de acuerdo a esta Ley».
98
Ley de Régimen Penitenciario y Ejecución de la Pena de la República de Nicaragua, Ley N° 473/2003. Artículo 38.- Chequeo
Médico. «A cada uno de los cuidadanos privados de libertad, al momento de su ingreso a los centros penitenciarios, deberá de
practicárseles un chequeo médico con el fin de verificar y establecer su estado de salud físico y mental.
En los casos en que el privado de libertad presente algún tipo de lesión, se debe informar de inmediato a la autoridad judicial
correspondiente para que ésta adopte las medidas pertinentes de conformidad con la Ley procesal penal vigente».
99
Ley sobre la Ejecución de la Pena Privativa de Libertad y de las Medidas Privativas de Libertad de Mejoramiento y Seguridad,
Ley de Ejecución Penal de la República Federal de Alemania. Artículo 5.- Procedimiento de ingreso. «(3) Después del ingreso, el
interno será sometido inmediatamente a un exámen médico y presentado al director del establecimiento o departamento de
ingreso».
100
Ley de Ejecución Penal de Italia, Ley N° 354/1975. Artículo 11, inciso 4.- Servicio sanitario.»...En el momento del ingreso en la
institución, los reclusos están sometidos a visita médica general con el fin de individualizar posibles enfermedades físicas o
psíquicas....».
101
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 72.- «En todos los establecimientos penitenciarios, con excepción de
los Centros de Reinserción Social y los Centros Abiertos, queda prohibido a los internos ingresar, recibir o mantener en su poder,
objetos de valor y joyas. La Administración Penitenciaria por resolución interna regulará la forma en que se custodiarán los
objetos de valor y joyas que fueren retenidos a los internos y el dinero que portaren al momento de su ingreso al establecimiento».
102
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 43.- «1) Cuando el recluso ingresa en el
establecimiento, el dinero, los objetos de valor, ropas y otros efectos que le pertenezcan y que el reglamento no le autoriza a
retener, serán guardados en un lugar seguro. Se establecerá un inventario de todo ello, que el recluso firmará. Se tomarán las
medidas necesarias para que dichos objetos se conserven en buen estado. 2) Los objetos y el dinero pertenecientes al recluso le
serán devueltos en el momento de su liberación, con excepción del dinero que se le haya autorizado a gastar, de los objetos que
haya remitido al exterior, con la debida autorización, y de las ropas cuya destrucción se haya estimado necesaria por razones de
higiene. El recluso firmará un recibo de los objetos y el dinero restituidos. 3) Los valores y objetos enviados al recluso desde el
exterior del establecimiento serán sometidos a las mismas reglas (…)».

35
CAPÍTULO 1

39) ¿Adónde me destinan al ingresar? ¿Soy clasificado según algún


criterio?

En la práctica, cuando Usted ingresa al interior del establecimiento


penitenciario, un funcionario de las Oficinas de Clasificación y
Segmentación le hará una entrevista, y después decidirá su
clasificación, según su supuesto nivel de compromiso delictual (C.D.).
Si bien existen criterios de clasificación establecidos en el REP, tales
como «tipo de infracción cometida», «nivel de compromiso delictual
de los reclusos», «especiales medidas de seguridad o de salud que
la situación de los reclusos haga necesarias», éstos no aparecen
desarrollados específicamente en la normativa, sino que únicamente
son mencionados.

40) ¿Cómo es el sistema de clasificación en la práctica?

En la práctica, la clasificación de la población penitenciaria es una


facultad privativa de Gendarmería de Chile, quien cumple esta labor a
través de las Oficinas de Clasificación y Segmentación.
En Chile desde los años 80, existe un sistema de clasificación de los
internos que se empezó a aplicar en el Centro de Detención Preventiva
Santiago Norte (ex Cárcel Pública). Desde entonces se han creado
oficinas de clasificación a lo largo del sistema penitenciario.
Este sistema de clasificación que aplican estas oficinas se encuentra
recogido en el «Manual de Clasificación y Segmentación
Penitenciaria» 103, que define el nivel de compromiso delictual que
presenta cada recluso (nivel bajo, mediano o alto), a partir del estudio
de las siguientes variables: Apariencia (lenguaje, cortes, tatuajes); Nivel
de Preparación (escolaridad, capacitación laboral, estabilidad laboral
y planificación vital); Grupos de Referencia (relaciones laborales, grupos
de pares, ocupación del tiempo libre, ingestión de alcohol y drogas) e
Historia Delictiva (antecedentes de conducta antisocial en la infancia,
edad de iniciación delictual, reincidencia). Estos aspectos son
consultados al recluso mediante una entrevista personal, después de
la que quedará determinada la clasificación del recluso.

41) ¿Por qué es criticable el sistema de clasificación actual?

Sin duda es un ejemplo de trato arbitrario el que inicialmente sufren


los reclusos una vez que ingresan al sistema carcelario, donde son
clasificados según su supuesto «compromiso delictual». Algunos
elementos que suponen un aumento del puntaje que finalmente será
asignado al interno son «defectos de pronunciación», poseer hasta

Gendarmería de Chile, Departamento de Readaptación, «Manual de Clasificación y Segmentación Penitenciaria», Santiago,


103

Octubre de 2000.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


36
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

«dos tatuajes y/o cortes significativos» y haber tenido «prolongados


períodos de desocupación, aunque sea por razones ajenas a su
voluntad», de donde se sigue que, según estos tres criterios de
clasificación, podrían tener un alto nivel de compromiso delictual los
extranjeros, los sobrevivientes de tortura y las personas exoneradas por
razones políticas, los cuales constituyen un porcentaje no menor de la población
de nuestro país104.
Acerca de los peligros que entraña esta primera etapa de la ejecución
penal, advierte el «Manual de Buena Práctica Penitenciaria»:
«Las Reglas definen razones tanto negativas como positivas para la
clasificación y separación. La razón negativa se asocia con las teorías
tradicionales de contaminación y reducción de riesgo. La razón positiva
se basa en las necesidades individuales con respecto a la rehabilitación
o el desarrollo propio. Existen tensiones entre las razones negativas y
positivas para la clasificación. Implementar la clasificación significa
equilibrar estas prioridades, potencialmente en competencia. En la
práctica, la clasificación según el riesgo de seguridad a menudo tiene
prioridad, por conveniencia de la institución. El contrarrestar esta
tendencia tiene implicaciones para la capacitación del personal: debe
enfatizar la relación con los reclusos como personas. La destreza en
el cuidado y tratamiento son tan importantes como las técnicas de
seguridad y control»105.

42) ¿Cuáles son los criterios de separación de la población


penitenciaria?

El REP solamente se refiere al sexo y a la edad, cuando habla de la


separación de los menores de edad (de 16 a 18 años), que obedece al
deber de Gendarmería de Chile de garantizar la seguridad de estos
grupos vulnerables, de acuerdo con el principio de trato diferenciado.
El sexo, situación procesal del detenido o modalidad de cumplimiento
de condena, son criterios que orientan la creación de los distintos
tipos de establecimientos, de ahí que pueda hablarse de Centros
Penitenciarios Femeninos (C.P.F.), los Centros de Detención Preventiva
(C.D.P.), los Centros de Cumplimiento Penitenciario (C.C.P.), los Centros
de Educación y Trabajo, Centros Abiertos, Centros Agrícolas, Centros
de Reinserción Social, entre otros.
104
Vea Stippel, Jorg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», LOM Ediciones, Primera Edición,
2006, Pp. 141-149.
105
Reforma Penal Internacional, «Manual de Buena Práctica penitenciaria. Implementación de las Reglas Mínimas de las Naciones
Unidas para el Tratamiento de los Reclusos», 2º Edición, San José de Costa Rica, Guayacán, 2002, P. 126.
106
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 13.- «En la creación de los establecimientos penitenciarios, intervendrán
los siguientes criterios orientadores:
a) La edad de las personas que deben ingresar a ellos.
b) El sexo de las mismas.
c) La naturaleza de las actividades y acciones para la reinserción social que proceda.
d) El tipo de infracción cometida.
e) El nivel de compromiso delictual de los internos.
f) Las especiales medidas de seguridad o de salud que la situación de ciertos internos haga necesarias.
g) Otros criterios adoptados complementariamente por la Administración Penitenciaria».

37
CAPÍTULO 1

(Artículos 13 106, 18 107 y 19 108 del Reglamento de Establecimientos


Penitenciarios).

43) ¿Se respetan estos criterios de separación de la población


penitenciaria?

No siempre. El Informe de la Universidad Diego Portales denuncia que


la separación efectiva es uno de los problemas que es posible constatar
al interior del sistema de menores, en parte debido a la deficiente
infraestructura de los penales. Esta situación pone en peligro la
integridad de los menores y, en el caso de las adolescentes, en
ocasiones se producen embarazos durante la privación de libertad109.

44) Mientras dura mi proceso, ¿me pueden detener en un lugar donde


haya población condenada?

Sí, pero siempre con la debida separación entre personas sometidas


a prisión preventiva y condenados, pues el REP indica que si por razones
de tipo financiero los presos aún no condenados no pueden ser
destinados a Centros de Detención Preventiva (C.D.P.), al menos deben
estar separados de los que cumplen condena.
El Código Procesal Penal establece la necesidad de que las personas
que se encuentren en prisión preventiva permanezcan en
«establecimientos especiales, diferentes... para los condenados o, al
menos, en lugares absolutamente separados de los destinados para
estos últimos».
(Artículo 150, inciso 2110 del Código Procesal Penal).
(Artículos 14 111 y 15 112 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).
107
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 18.- «Los menores de edad entre 16 y 18 años que por orden del
Juez del Crimen ingresen a los establecimientos penitenciarios administrados por Gendarmería de Chile, o que deban cumplir
condena privativa de libertad, deberán permanecer en recintos de uso exclusivo, totalmente separados de los internos adultos
y corresponderá a la Administración resguardar su seguridad. Si por situación especial y por orden del Juez competente
ingresaren a establecimientos penitenciarios administrados por Gendarmería de Chile, menores de 16 años de edad, éstos
deberán permanecer totalmente separados de los internos adultos y se procurará su separación de los mayores de 16 años.
El Jefe del Establecimiento, dentro de las 24 horas de ingresado el menor, debe comunicar este hecho al Director Regional de
Gendarmería y al Servicio Nacional de Menores para que adopten las medidas correspondientes».
108
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 19.- «Los establecimientos penitenciarios destinados a la atención de
mujeres se denominan Centros Penitenciarios Femeninos (C.P.F.) y en ellos existirán dependencias que contarán con espacios
y condiciones adecuados para el cuidado y tratamiento pre y post-natal, así como para la atención de hijos lactantes de las
internas. En aquellos lugares en que no existan estos Centros, las internas permanecerán en dependencias separadas del resto
de la población penal, sin perjuicio de que se incorporen a actividades conjuntas con la población penal masculina. Toda vez que
ingrese una interna con hijos lactantes, el Jefe del Establecimiento deberá comunicar de inmediato este hecho al Servicio Nacional
de Menores para los efectos de la respectiva subvención y de los programas o medidas que dicha Institución deberá desarrollar
para el adecuado cuidado de los niños».
109
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2006. Hechos de
2005», Pp. 67-71.
110
Código Procesal Penal. Artículo 150.- «… La prisión preventiva se ejecutará en establecimientos especiales, diferentes de los
que se utilizaren para los condenados o, al menos, en lugares absolutamente separados de los destinados para estos últimos…».
111
Código Procesal Penal. Artículo 14.- «La Administración Penitenciaria promoverá, dentro de las posibilidades financieras, la
creación de establecimientos dedicados a la atención especializada de detenidos, sujetos a prisión preventiva, y condenados.
Cuando ello no fuere posible, en los establecimientos penitenciarios deberán existir dependencias para detenidos y, a lo menos,
para sujetos a prisión preventiva, por una parte, y condenados, por otra, con las separaciones adecuadas».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


38
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

45) ¿Qué dice el derecho internacional de la clasificación y separación


de la población penitenciaria?

A nivel internacional, las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el


Tratamiento de Reclusos indican que: «Los reclusos pertenecientes a
categorías diversas deberán ser alojados en diferentes
establecimientos o en diferentes secciones dentro de los
establecimientos, según su sexo y edad, sus antecedentes, los motivos
de su detención y el trato que corresponda aplicarles».
Este principio se aplica a:
1° Los hombres respecto de las mujeres (establecimientos diferentes
o, en su defecto, locales separados).
2° Los detenidos en prisión preventiva respeto de los condenados.
3° Los condenados por violación a la legislación civil respecto de los
detenidos por violación a la legislación penal.
4° Los jóvenes respecto de los adultos.
Igualmente, las Reglas de las Naciones Unidas para la Protección de
los Menores Privados de Libertad también se refieren a la necesaria
separación entre adultos y jóvenes, salvo situaciones especiales
(existencia de vínculos familiares o que sea provechoso para el menor).
Algo similar establecen las Reglas de Naciones Unidas para la
administración de la justicia de menores (llamadas Reglas de Beijing).
Las Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos se ocupan
de determinar la finalidad legítima de la clasificación, que es proteger
a los reclusos y garantizar el éxito de su proceso de reinserción social.
(Reglas 8113, 67114 y 68115; Regla 29116; Regla 26 N° 3117).

112
Código Procesal Penal. Artículo 15.- «Los establecimientos penitenciarios destinados a la atención de detenidos y sujetos a
prisión preventiva se denominan Centros de Detención Preventiva (C.D.P.)».
113
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 8.- «Los reclusos pertenecientes a categorías
diversas deberán ser alojados en diferentes establecimientos o en diferentes secciones dentro de los establecimientos, según su
sexo y edad, sus antecedentes, los motivos de su detención y el trato que corresponda aplicarles. Es decir que: a) Los hombres
y las mujeres deberán ser recluidos, hasta donde fuere posible, en establecimientos diferentes; en un establecimiento en el que
se reciban hombres y mujeres, el conjunto de locales destinado a las mujeres deberá estar completamente separado; b) Los
detenidos en prisión preventiva deberán ser separados de los que están cumpliendo condena; c) Las personas presas por deudas
y los demás condenados a alguna forma de prisión por razones civiles deberán ser separadas de los detenidos por infracción
penal; d) Los detenidos jóvenes deberán ser separados de los adultos».
114
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 67.- «Los fines de la clasificación deberán
ser: a) Separar a los reclusos que, por su pasado criminal o su mala disposición, ejercerían una influencia nociva sobre los
compañeros de detención; b) Repartir a los reclusos en grupos, a fin de facilitar el tratamiento encaminado a su readaptación
social».
115
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 68.- «Se dispondrá, en cuanto fuere
posible, de establecimientos separados o de secciones separadas dentro de los establecimientos para los distintos grupos de
reclusos».
116
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para la Protección de los Menores Privados de Libertad. Regla 29.- «En todos los
centros de detención, los menores deberán estar separados de los adultos a menos que pertenezcan a la misma familia. En
situaciones controladas, podrá reunirse a los menores con adultos cuidadosamente seleccionados en el marco de un programa
especial cuya utilidad para los menores interesados haya sido demostrada».
117
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para la Administración de la Justicia de Menores. Regla 26.- «3) Los menores confinados
en establecimientos penitenciarios se mantendrán separados de los adultos y estarán detenidos en un establecimiento separado
o en una parte separada de un establecimiento en el que también estén encarcelados adultos».

39
CAPÍTULO 1

46) ¿Puedo pedir que me cambien la clasificación?

El REP no regula tal posibilidad. De hecho, en la práctica, la


clasificación es única para toda la vida penitenciaria al no depender
del avance del recluso en su proceso de reinserción social, sino del
nivel de compromiso delictual (C.D.) que éste presenta al momento de
ingreso en prisión, según establezcan las Oficinas de Clasificación y
Segmentación.
Esta situación es contraria al principio de presunción de inocencia.
Finalmente, el Compromiso Delictual «es una «marca», una referencia
que acompaña al interno donde fuera que éste sea desplazado en el
sistema penal, independientemente de las conductas al interior del
penal o de los beneficios a los que pudiere incorporarse… De acuerdo
a esto, estamos frente a una clasificación que resume el prontuario
del interno. La ficha que signa su C.D. es la síntesis de su peligrosidad.
Como si fuera poco, dada la naturaleza del registro que contiene, en el
tiempo sólo puede incrementar dicha clasificación y, además, es
irreversible. Poco importa que el pospenado se haya comprometido
en un proceso de reinserción social. Por tanto, la ficha está muy lejos
del discurso de tratamiento adecuado y demasiado cerca de la
estigmatización…»118.

47) ¿Qué sucede si un menor de edad ingresa al interior de un


establecimiento penitenciario para adultos?

De acuerdo con el REP, después del ingreso del menor, el Jefe de la


prisión tiene un plazo de 24 horas para comunicarlo al Director Regional
de Gendarmería y al Servicio Nacional de Menores para que éstos
adopten las medidas que sean necesarias para salvaguardar el interés
del menor.

48) De acuerdo con el REP, ¿los menores de edad pueden estar en


establecimientos penitenciarios para adultos?

No, pues el REP dispone que ésta debe ser una situación excepcional,
ya que la regla general es:
- Los menores de edad entre 18 y 16 años deben permanecer en
«recintos de uso exclusivo», totalmente separados de los internos
adultos, siendo deber de la administración penitenciaria resguardar
su seguridad.

118
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», P. 100.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


40
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

- Si por situación especial, por orden del juez competente, ingresaren


menores de 16 años, éstos deberán permanecer totalmente
separados de los internos adultos y se procurará su separación de
los mayores de 16 años.

49) ¿Qué tipos de traslados existen119?

En la práctica, existen varios tipos de traslados:


a.- Los traslados a departamentos, módulos, pabellones o
establecimientos especiales del establecimiento penitenciario (que
en numerosas ocasiones obedecen a la necesidad de aplicar medidas
extraordinarias de seguridad).
b.- Los traslados a otros establecimientos penitenciarios120.
No obstante, el REP sólo regula la aplicación de medidas
extraordinarias de seguridad.

50) ¿Cuándo puede aplicárseme una medida extraordinaria de


seguridad?

Según el REP, el traslado de un recluso a departamentos, módulos,


pabellones o establecimientos especiales sólo puede hacerse cuando
peligren la vida e integridad física o psíquica de las personas o bien el
orden y seguridad del recinto:
«Este régimen de extrema seguridad no tendrá otro objetivo que la
preservación de la seguridad de los reclusos, sus compañeros de
internación, del régimen del establecimiento, de los funcionarios, y de
las tareas impuestas a la administración y en su cumplimiento se
observarán todas las normas de trato humanitario».
(Artículo 28121 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

119
El Departamento de Seguridad de Gendarmería de Chile depende de la Subdirección Administrativa y es el encargado de
asesorar «en materias relacionadas con la seguridad del personal de la institución, de la población penal y de los bienes» (artículo
7, letra a de la Ley Orgánica de Gendarmería de Chile).
120
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
121
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 28.- «Por Resolución fundada del Director Nacional, quien podrá
delegar esta facultad en los Directores Regionales, serán ingresados o trasladados a departamentos, pabellones o establecimientos
especiales, los penados cuya situación haga necesaria la adopción de medidas dirigidas a garantizar la vida e integridad física o
psíquica de las personas y el orden y seguridad del recinto. Estas medidas podrán adoptarse en razón de la reincidencia, tipo de
delito, de reiteradas infracciones al régimen normal de los establecimientos penitenciarios, de requerimientos sanitarios, y de
otros antecedentes de carácter técnico que las hagan necesarias. Este régimen de extrema seguridad no tendrá otro objetivo que
la preservación de la seguridad de los internos, sus compañeros de internación, del régimen del establecimiento, de los funcionarios,
y de las tareas impuestas a la administración y en su cumplimiento se observarán todas las normas de trato humanitario. La
Resolución será revisada en una primera ocasión, a lo menos en los 60 días siguientes a aquél en que se produjo el ingreso o
traslado. Si es confirmada, será revisada nuevamente a los 90 días de la primera revisión y posteriormente a los 120 días de la
última. En caso de producirse una nueva confirmación, la internación y las condiciones especiales de seguridad serán revisadas
a lo menos cada seis meses.
Los Jefes de los establecimientos serán personalmente responsables del cumplimiento de las condiciones excepcionales de este
régimen e informarán trimestralmente, a lo menos, a las Direcciones Regionales acerca de su cumplimiento. En el día o a más
tardar el día siguiente, se notificará al condenado de la resolución pertinente, entregándole copia de la misma. Para la aplicación
de medidas extraordinarias de seguridad respecto de detenidos y sujetos a prisión preventiva, se estará a lo prevenido en los
artículos 296 y siguientes del Código de Procedimiento Penal. La Resolución que ordene alguna de estas medidas, deberá
estar precedida de un informe técnico que las recomiende».

41
CAPÍTULO 1

51) ¿Qué antecedentes justifican este tipo de traslado interno?

De acuerdo con el REP, los antecedentes que apoyan la adopción de


una medida extraordinaria de seguridad son, entre otros, los
siguientes:
- Reincidencia.
- Tipo de delito.
- Reiteradas infracciones al régimen normal del establecimiento.
- Requerimientos sanitarios.

52) ¿Cómo es el procedimiento que lo decide?

Según el REP, es necesaria una resolución fundada122 (previo informe


técnico que las recomiende, no puede hacerlo sin este informe) del
Director Nacional de Gendarmería de Chile o, en su defecto, de los
Directores Regionales.
Una vez adoptada la resolución que decide la adopción de una medida
extraordinaria de seguridad, Usted debe ser notificado de la misma en
ese mismo día o, a más tardar, al día siguiente.

53) ¿Me deben entregar una copia de la resolución que decide que
se me aplique una medida extraordinaria de seguridad?
Sí, Usted debe exigir una copia de esta resolución, ya que es un derecho
que le garantiza el REP.

54) ¿Mi familia tiene derecho a ser informada de que se me ha


aplicado una medida extraordinaria de seguridad?

En principio no, ya que según el REP, los familiares tienen derecho a


ser avisados solamente en el caso de su internación en el
establecimiento penitenciario o bien en el supuesto de que Usted sea
trasladado de establecimiento, no cuando se le aplica una medida
extraordinaria de seguridad (en el fondo, queda a criterio del servicio
de asistencia social del penal, no existe previsión reglamentaria o
legal al respecto). No obstante, este derecho debiera también
contemplarse, ya que la familia del interno cumple un papel importante
respecto de la interposición de demandas frente a la administración
de justicia.
(Artículo 39, inciso 1 123 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

122
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 39.- «Los internos tendrán derecho a informar a su familia o a quien
123

haya determinado al momento de su ingreso, el hecho de su internación o del traslado de establecimiento…».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


42
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

55) ¿Puedo pedir la revisión de la resolución que dispone la aplicación


de una medida extraordinaria de seguridad?

La resolución que dispone este tipo de traslado puede ser revisada en


distintas ocasiones, según el REP:
- En primer lugar, dentro de los 60 días siguientes al traslado.
- En segundo lugar, si es confirmada la medida, ésta será revisada
nuevamente a los 90 días de la primera revisión.
- En tercer lugar, será revisada a los 120 días de la última.
- En cuarto lugar, si en esta tercera revisión la medida se confirma,
la medida será revisada cada seis meses como mínimo.
(Artículo 28124 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

56) ¿Quién debería supervisar la ejecución de una medida


extraordinaria de seguridad?

Esta función le corresponde al Jefe del establecimiento penitenciario,


tal y como indica el REP, quien a su vez, tiene la obligación de informar
cada tres meses a las Direcciones Regionales acerca del cumplimiento
de la medida.
(Artículo 28125 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

57) ¿Cuándo es abusivo un traslado interno de este tipo?

Cuando Gendarmería usa el traslado de celda, calle o pabellón como


una forma de sanción encubierta. En estos casos, al recluso se le
traslada a una sección más peligrosa, no para salvaguardar su
integridad, sino como castigo injustificado (y además ilegal, pues se
trata de una sanción que no está contemplada en el REP) 126.

58) ¿Cómo puedo reclamar si se me aplica una medida extraordinaria


de seguridad?

Tanto en el caso anterior, como si lo que Usted pretende es que le


trasladen por razones de seguridad y de riesgo para su integridad
física y psíquica (normalmente por amenazas de otros internos), Usted
puede:

124
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 28.- «… La Resolución será revisada en una primera ocasión, a lo
menos en los 60 días siguientes a aquél en que se produjo el ingreso o traslado. Si es confirmada, será revisada nuevamente a
los 90 días de la primera revisión y posteriormente a los 120 días de la última. En caso de producirse una nueva confirmación, la
internación y las condiciones especiales de seguridad serán revisadas a lo menos cada seis meses…».
125
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 28.- «… Los Jefes de los establecimientos serán personalmente
responsables del cumplimiento de las condiciones excepcionales de este régimen e informarán trimestralmente, a lo menos, a
las Direcciones Regionales acerca de su cumplimiento…».
126
«… Además, es frecuente que luego de la aplicación de la sanción de reclusión en celda de castigo, el interno castigado
no vuelva a su celda de origen, sino que es trasladado a otro sector de la misma unidad penal o bien a otra unidad penitenciaria
de mayor seguridad, si la conducta que motivó el castigo es considerada grave por la autoridad penitenciaria».
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», P. 160.

43
CAPÍTULO 1

- Presentar una solicitud verbal o escrita ante el Jefe de la Unidad.


- Presentar una solicitud verbal o escrita ante otra autoridad del
recinto penal.
- Comunicarlo a la autoridad judicial encargada de la visita semestral
a su unidad penal, según el artículo 567127 del Código Orgánico de
Tribunales
- Solicitar que la aplicación de la medida se deje sin efecto, mediante
la presentación de un recurso ante el juez de Garantía, a través de
su abogado.
- Presentar un recurso de amparo 128 alegando violación de su
derecho a la libertad personal y a la seguridad individual, ante la
Corte de Apelaciones respectiva (puede ser la Corte de Apelaciones
a cuya jurisdicción corresponda el establecimiento penitenciario
donde Usted se encuentra recluido, o bien la Corte de Apelaciones
de la cual dependa el tribunal que ordenó su ingreso en prisión).
- Presentar un recurso de protección129, en caso de que reclame
por la vulneración de su derecho a la integridad física y psíquica
(también al trabajo, a la educación, etc.), ante la Corte de
Apelaciones del territorio donde se encuentra la unidad penal en
que Usted cumple la pena privativa de libertad.

59) ¿Con qué obstáculos topa la presentación de un recurso ante las


Cortes de Apelaciones?

La presentación de los recursos ante las Cortes de Apelaciones topa


con diversos obstáculos, uno de los cuales tiene que ver con que, en el
caso de recursos presentados por traslados injustificados, éstas se
niegan a entrar en el fondo declarando el recurso inadmisible,
señalando que los hechos denunciados son de exclusiva competencia
de la autoridad administrativa130.
A este problema cabe añadir que estas Cortes operan con inconsciente
lentitud. Si bien la Constitución Política señala que las Cortes deben
adoptar «de inmediato» las providencias que juzguen necesarias para
restablecer el imperio del derecho, «…en cuanto al recurso de
protección «de inmediato» significa dentro de 12,71 días, en relación
al recurso de amparo quiere decir dentro de 64,05 días.
Indudablemente, un resultado que no coincide con la interpretación

127
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 567.- «El último día hábil de cada semana, un juez de garantía, designado por el
comité de jueces del tribunal de la respectiva jurisdicción, visitará la cárcel o el establecimiento en que se encuentren los detenidos
o presos a fin de indagar si sufren tratos indebidos, si se les coarta la libertad de defensa o si se prolonga ilegalmente la tramitación
de su proceso».
128
El Recurso de Amparo se encuentra consagrado en el artículo 21 de la Constitución Política de la República. Se regula por el
Auto Acordado de la Corte Suprema de 19 de diciembre de 1932, sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Amparo.
129
El Recurso de Protección se encuentra consagrado en el artículo 20 de la Constitución Política de la República. Se regula por
el Auto Acordado de la Corte Suprema de 24 de junio de 1992, sobre Tramitación del Recurso de Protección de Garantías
Constitucionales.
130
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 144.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


44
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

literal de esta expresión, ni con el carácter urgente que revisten estos


dos recursos constitucionales destinados a resguardar las garantías
básicas de las personas. Poca utilidad tendrá a menudo, por ejemplo,
una resolución que otorga un traslado a una persona que reclama un
peligro inminente para su salud o seguridad, si es asumida después
de dos meses o dos semanas de tramitación judicial. De nuevo cabe
preguntarse, ¿quién se responsabiliza por un posible daño sufrido por
el recurrente en el transcurso del tiempo de tramitación? Actualmente
parece que nadie se hace cargo de esta responsabilidad»131.

60) ¿Hay casos acogidos por las Cortes?

Sí, hay casos en que las Cortes han acogido positivamente las
peticiones de los internos. Es lo ocurrido en en el Caso P-190-2002,
de la Corte de Apelaciones de San Miguel. El recurso es interpuesto
contra Gendarmería, que ordenó cambiar al afectado de la torre Nº 5
del Centro de Detención Preventiva de San Miguel, que le corresponde
a los internos que carecen de antecedentes penales, a la torre Nº 3,
donde habitan los internos de alta peligrosidad, sin que ello se fundara
en variación alguna de las circunstancias que motivaron su clasificación
original.
En este caso, la Corte ordenó dejar sin efecto el traslado ordenado por
Gendarmería132.
(Artículos 20133 y 21134 de la Constitución Política de la República).

61) ¿En qué elementos debo fijarme para fundamentar correctamente


los recursos?

Lo más importante es que Usted indique claramente cuáles son los


hechos que considera violatorios de sus derechos fundamentales,
131
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», P. 26.
132
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», P. 176.
133
Constitución Política de la República. Artículo 20.- «El que por causa de actos u omisiones arbitrarios o ilegales sufra privación,
perturbación o amenaza en el legítimo ejercicio de los derechos y garantías establecidos en el artículo 19, números 1, 2, 3 inciso
cuarto, 4, 5, 6, 9 inciso final, 11,12, 13, 15, 16 en lo relativo a la libertad de trabajo y al derecho a su libre elección y libre
contratación, y a lo establecido en el inciso cuarto, 19, 21, 22, 23, 24, y 25 podrá ocurrir por sí o por cualquiera a su nombre, a la
Corte de Apelaciones respectiva, la que adoptará de inmediato las providencias que juzgue necesarias para restablecer el imperio
del derecho y asegurar la debida protección del afectado, sin perjuicio de los demás derechos que pueda hacer valer ante la
autoridad o los tribunales correspondientes.
Procederá, también, el recurso de protección en el caso del Nº 8 del artículo 19, cuando el derecho a vivir en un medio ambiente
libre de contaminación sea afectado por un acto u omisión ilegal imputable a una autoridad o persona determinada».
134
Constitución Política de la República. Artículo 21.- «Todo individuo que se hallare arrestado, detenido o preso con infracción de
lo dispuesto en la Constitución o en las leyes, podrá ocurrir por sí, o por cualquiera a su nombre, a la magistratura que señale la
ley, a fin de que ésta ordene se guarden las formalidades legales y adopte de inmediato las providencias que juzgue necesarias
para restablecer el imperio del derecho y asegurar la debida protección del afectado.
Esa magistratura podrá ordenar que el individuo sea traído a su presencia y su decreto será precisamente obedecido por todos
los encargados de las cárceles o lugares de detención. Instruida de los antecedentes, decretará su libertad inmediata o hará que
se reparen los defectos legales o pondrá al individuo a disposición del juez competente, procediendo en todo breve y sumariamente,
y corrigiendo por sí esos defectos o dando cuenta a quien corresponda para que los corrija.
El mismo recurso, y en igual forma, podrá ser deducido en favor de toda persona que ilegalmente sufra cualquiera otra privación,
perturbación o amenaza en su derecho a la libertad personal y seguridad individual. La respectiva magistratura dictará en tal caso
las medidas indicadas en los incisos anteriores que estime conducentes para restablecer el imperio del derecho y asegurar la
debida protección del afectado».

45
CAPÍTULO 1

cuáles son los derechos vulnerados y qué solicita para que cese dicha
vulneración.
Por ejemplo, cuatro recursos de amparo distintos presentados por
condenados extranjeros solicitando su traslado por estimar que su
integridad física y psíquica se encontraba amenazada, fueron
declarados inadmisibles porque los recurrentes no explicaron los
motivos, es decir, no describieron los hechos constitutivos de esta
situación de peligro.
En todos ellos, la Corte de Apelaciones de Santiago declaró: «Se declara
inadmisible el recurso, por cuanto para acoger a tramitación la acción
cautelar que se pretende, es indispensable que el libelo que la contiene
indique con precisión los hechos en que se funda, acto u omisión que
constituye la causal, peticiones que persigue y en contra de quién se
dirige el recurso que motiva el amparo, exigencias que no se cumplen
en la especie y de conformidad, además con lo dispuesto en los
artículos 21 de la Constitución Política y 306 del Código de
Procedimiento Penal».
(Casos A-60557-2001, A-60558-2001, A-60559-2001, A-60560-2001, y
A-60561-2001)135.

62) ¿Quién puede decidir mi traslado a otro establecimiento


penitenciario?

Esta es una facultad privativa del Director Nacional de Gendarmería de


Chile.

135
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», P. 140.
136
Ley Orgánica de Gendarmería de Chile. Artículo 3.- «Corresponde a Gendarmería de Chile:
a) Dirigir todos los establecimientos penales del país, aplicando las normas previstas en el régimen penitenciario que señala la
ley y velar por la seguridad interior de ellos;
b) Cumplir resoluciones emanadas de autoridad competente, relativas al ingreso y a la libertad de las personas sometidas a su
guarda, sin que le corresponda calificar el fundamento, justicia o legalidad de tales requerimientos;
c) Recibir y poner a disposición del tribunal competente los detenidos conforme a lo dispuesto en el Código de Procedimiento
Penal y leyes especiales;
d) Custodiar y atender a las personas privadas de libertad en las siguientes circunstancias:
1.- Mientras permanezcan en los establecimientos penales.
2.- Durante las salidas autorizadas con vigilancia por orden emanada de los tribunales o autoridad administrativa competente.
3.- A los egresados de los recintos carcelarios en los casos que la ley determine.
e) Readaptar a las personas privadas de libertad en orden a eliminar su peligrosidad y lograr su reintegración al grupo social;
f) Asistir en el medio libre a las personas que accedan al mismo por encontrarse cumpliendo condenas o por otra causa legal, en
las condiciones que señalen los reglamentos, y
g) Resguardar la seguridad interna de los recintos donde funcionan el Ministerio de Justicia, la Corte Suprema y en general los
Tribunales de Justicia que determine el Presidente de la República por decreto supremo, sin perjuicio de las atribuciones de las
fuerzas de orden.
h) Contratar, directamente, el planeamiento, estudio, proyección, construcción, ampliación, reparación y conservación de los
inmuebles donde funcionen los establecimientos penitenciarios del país, cualquiera sea el monto que la ejecución de dichas
obras importe.
El régimen penitenciario es incompatible con todo privilegio o discriminación arbitraria, y sólo considerará aquellas diferencias
exigidas por políticas de segmentación encaminadas a la readaptación social y a salvaguardar la seguridad del procesado y
condenado y de la sociedad».
137
Ley Orgánica de Gendarmería de Chile. Artículo 6.- «Son obligaciones y atribuciones del Director Nacional:
10.- Determinar los establecimientos en que los reos rematados cumplirán sus condenas y disponer los traslados de ellos de
acuerdo con la reglamentación vigente.
11.- Disponer y señalar el establecimiento donde los detenidos y procesados deben permanecer privados de libertad, recabando
la autorización del juez competente cuando deban salir del territorio jurisdiccional del tribunal de la causa».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


46
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

Así mismo, hay que tener en cuenta que una parte de los traslados
decretados por Gendarmería de Chile obedece a políticas
penitenciarias, como ocurrió en el año 2000, con el traslado de todos
los condenados a presidio perpetuo al Centro de Cumplimiento
Penitenciario Colina II.
(Artículos 3136, 6 N° 10 y 11137 de la Ley Orgánica de Gendarmería de Chile).

63) ¿Puedo solicitar mi traslado a otro establecimiento penitenciario?

Sí. El conducto regular es presentar una solicitud de traslado al Jefe de


la unidad penal para que éste la eleve a la Dirección Nacional de
Gendarmería de Chile, pues el REP señala que así deben efectuarse
las peticiones a la administración penitenciaria.
(Artículo 58138 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

64) ¿Debo antes solicitarlo a la Corte de Apelaciones mediante un recurso?

No, pues este es el argumento señalado frecuentemente por


Gendarmería cuando los internos presentan recursos ante las Cortes
de Apelaciones solicitando traslados a otras unidades penales u otras
secciones dentro del mismo establecimiento, por lo tanto, es
conveniente que la solicitud se presente antes al Jefe de la unidad
penal y, si es rechazada, entonces se interponga un recurso de amparo
o de protección.
(El otro argumento usado por Gendarmería es que la petición de
traslado del interno obedece al intento de abandonar un recinto
penitenciario con altas medidas de seguridad).
Por ejemplo, de esta forma se pronunció el Director Nacional de
Gendarmería en el caso de un recurso de amparo presentado ante la
Corte de Apelaciones de Santiago:
«Por otra parte, en cuanto a la petición del recurrente en orden a ser
trasladado al C.C.P. de San Antonio, sin perjuicio de señalar a VS.
lltma. que este tipo de solicitudes son recurrentes entre los internos ya
que el recinto de Colina tiene características de alta seguridad y, por lo
mismo, las posibilidades de fuga o evasión son mínimas, debemos
informar que el conducto regular para este tipo de requerimientos
consiste en elevar la correspondiente solicitud de traslado a través del
Jefe del establecimiento en donde el interno está recluido, para que
dicha Jefatura la derive a esta Dirección Nacional. Este trámite, hasta
la fecha, no se ha cumplido…».
(Caso A-15874-2000, Corte de Apelaciones de Santiago)139.
138
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 58.- «Los internos tendrán derecho a efectuar peticiones a las
autoridades penitenciarias, las que deberán efectuarse en forma individual, verbalmente o por escrito, debiendo ser necesariamente
cursadas y contestadas por escrito o verbalmente por el Alcaide en las audiencias que conceda. En ningún caso el encargado
de su recepción podrá negarse a recibirlas o a tramitar las peticiones. Toda petición debe ser respondida en el plazo de quince
días corridos o, a lo menos, dentro del mismo plazo, deberá informarse el estado de tramitación en que se encuentra. El ejercicio
de este derecho no obsta a la interposición de los recursos judiciales que sean pertinentes».
139
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», P. 147.

47
CAPÍTULO 1

65)¿Cómo debe efectuarse el procedimiento de traslado?

El REP no dice nada al respecto.

66) ¿Qué indican las normas internacionales acerca de la forma en


que deberían realizarse los traslados de los reclusos?

Las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el Tratamiento de


Reclusos indica algunas reglas que deben respetarse durante el
traslado de internos, destinadas sobre todo a proteger la seguridad y
dignidad de éstos:
- Cuando los reclusos son conducidos a un establecimiento o
trasladados a otro, se tratará de exponerlos al público lo menos
posible y se tomarán disposiciones para protegerlos de los insultos,
de la curiosidad del público y para impedir toda clase de publicidad.
- Deberá prohibirse el transporte de los reclusos en malas
condiciones de ventilación o de luz o por cualquier medio que les
impongan un sufrimiento físico.
- El traslado de los reclusos se hará a expensas de la administración
y en condiciones de igualdad para todos.
(Regla 45140).

67) ¿Tiene derecho mi familia a ser informada de mi traslado?

Si, de la misma manera en que tiene derecho a ser informada del


ingreso al establecimiento. El Reglamento dice que Usted mismo lo
hará telefónicamente, en una sola ocasión, salvo en el caso de que se
trate de traslados masivos, en que corresponderá hacerlo a personal
de Gendarmería de Chile.
(Artículo 39141 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).
A nivel internacional, las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el
Tratamiento de Reclusos, se ocupan de preservar este derecho:
«Todo recluso tendrá derecho a comunicar inmediatamente a su familia
su detención o su traslado a otro establecimiento».
(Reglas 44 N° 3142).

140
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 45.- «1) Cuando los reclusos son conducidos
a un establecimiento o trasladados a otro, se tratará de exponerlos al público lo menos posible y se tomarán disposiciones para
protegerlos de los insultos, de la curiosidad del público y para impedir toda clase de publicidad. 2) Deberá prohibirse el transporte
de los reclusos en malas condiciones de ventilación o de luz o por cualquier medio que les impongan un sufrimiento físico. 3) El
traslado de los reclusos se hará a expensas de la administración y en condiciones de igualdad para todos».
141
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 39.- «Los internos tendrán derecho a informar a su familia o a quien
haya determinado al momento de su ingreso, el hecho de su internación o del traslado de establecimiento. La información señalada
se efectuará por el propio interno a través del teléfono del establecimiento, en una sola comunicación, salvo que el Tribunal
competente haya decretado su incomunicación, circunstancia en la que dicha información se llevará a cabo por personal de
asistencia social o en su defecto, por personal encargado del ingreso, tan pronto como ello sea posible y dentro de las veinticuatro
horas siguientes al ingreso o al traslado. En casos especiales, como el de traslados o ingresos masivos, la Administración
Penitenciaria deberá efectuar la comunicación a que se refiere el inciso precedente, por medios igualmente eficaces».
142
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 44.- «3) Todo recluso tendrá derecho a
comunicar inmediatamente a su familia su detencion o su traslado a otro establecimiento».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


48
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

68) ¿Cómo puedo reclamar si se me traslada a otro establecimiento


penitenciario?

De la misma forma en que puede hacerlo en el caso de que se le


aplique una medida extraordinaria de seguridad (traslado interno).

69) ¿Qué otros derechos puede vulnerar una resolución que ordena
un traslado?

Frecuentemente los traslados vulneran otros derechos, más allá de


que supongan un riesgo para la integridad física y psíquica de los
internos. Por ejemplo, la resolución del Ministro de Justicia en el año
2000 con relación al traslado de todos los condenados a presidio
perpetuo por delitos sexuales al penal de Colina II, significó que algunos
internos sujetos a dicha medida sintieran afectado su derecho al trabajo,
toda vez que en dicho recinto penal no había posibilidad alguna de
seguir desempeñando las actividades que antes efectuaban143.
Otras veces los traslados violan el derecho de los internos a recibir
visitas cuando un interno es detenido en un centro penitenciario lejano
del lugar donde habita su familia 144. Esta situación puede incidir
negativamente en el proceso de reinserción del interno, a la vez que
puede dificultar su acceso a la justicia, dado el papel relevante que
tiene la familia en el uso de recursos judiciales.
Finalmente, un traslado arbitrario vulnera el principio de igualdad
referido al trato que deben dar los reclusos a la administración
penitenciaria.
Cabe tener presente, a modo de ejemplo, un recurso de amparo
interpuesto contra Gendarmería, quien le habría comunicado al
amparado que debía seguir cumpliendo la condena impuesta por el 1º
Juzgado de Coyhaique en dicha ciudad, por lo que se solicita se deje
sin efecto su traslado hasta Coyhaique por tener domicilio en Santiago
junto a su grupo familiar y no tener causa u orden de aprehensión
pendiente de esa localidad, disponiendo su permanencia en Santiago,
ya sea en la unidad actual o en el C.R.S. «Manuel Rodríguez». La Corte
de Apelaciones resuelve a favor del amparado, basándose en que
éste tiene su domicilio en la ciudad de Santiago.
(Caso A-14235-2002)145.

143
Ver caso A-61625-2000, Corte de Apelaciones de Santiago.
144
Consagrado en el artículo 49 del Reglamento Penitenciario.
145
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», P. 177.

49
CAPÍTULO 1

1.2. Administración de los establecimientos penitenciarios. Régimen


penitenciario.

70) ¿Cuáles son los principios orgánicos por los que se rigen los
establecimientos penitenciarios?

Los principios son los siguientes, de acuerdo con el REP:


- Respeto de reglas de convivencia adecuadas.
- Reinserción social y disminución de compromiso delictivo como
fin último de la prisión.
- Asistencia parecida a la del medio libre para las personas privadas
de libertad, desde el punto de vista médico, religioso, social, de
instrucción, de trabajo y de formación profesional.
- Sistema de vigilancia que garantice la seguridad de cualquier
persona que ingrese al interior de un establecimiento penitenciario.
- Rectitud en la gestión y administración de los establecimientos.
(Artículo 10146 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

71) ¿Se respetan en la práctica estos principios orgánicos?

Es difícil sostener que la realidad de las cárceles chilenas es


respetuosa de estos principios.
Basta comenzar hablando del hacinamiento que afecta a los recintos
penales del país. Así, el C.C.P. de Buin se encuentra al 249%, y el
C.C.P. de Concepción, más moderno, ya se halla al 100%147 148.
Dadas estas condiciones de hacinamiento, en algunas cárceles, como
ocurre en el Centro de Detención Preventiva de Puente Alto, se
considera excepcional el hecho de que algún recluso posea una cama
para él solo, sin compartirla. Situación parecida ocurre cuando se trata
de implementos básicos de higiene y comodidad en las celdas.
Gendarmería sólo entrega colchones o frazadas a algunas personas,
por lo que la mayoría los obtiene a través de las visitas de sus familiares
o amigos.

146
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 10.- «Los establecimientos penitenciarios se organizarán conforme a
los siguientes principios:
a) Una ordenación de la convivencia adecuada a cada tipo de establecimiento, basada en el respeto de los derechos y la exigencia
de los deberes de cada persona.
b) El desarrollo de actividades y acciones tendientes a la reinserción social y disminución del compromiso delictivo de los
condenados.
a) La asistencia médica, religiosa, social, de instrucción y de trabajo y formación profesional, en condiciones que se asemejen en
lo posible a las de la vida libre.
d) Un sistema de vigilancia que garantice la seguridad de los internos, funcionarios, recintos y de toda persona que en el ejercicio
de un cargo o en uso de una facultad legal o reglamentaria ingrese a ellos.
e) La recta gestión y administración para el buen funcionamiento de los establecimientos».
147
«Fuente: El Mercurio, A p. 10,13 de julio de 2004; además de información obtenida directamente de recintos penales visitados
en la investigación objeto del presente informe. Las cifras respecto del CCP Buin... corresponden al año 2002; en el caso del resto
de los penales, las cifras son del año 2004». En Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre
Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos de 2004», P. 19.
148
Vea la Tabla 10: «Tipo de establecimiento y población recluida», Stippel, Jorg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de
una Política Criminal en Chile», LOM Ediciones, Primera Edición, 2006, Pp. 53-56.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


50
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

72) ¿Cómo se organizan internamente los establecimientos


penitenciarios?

Según señala el REP, los establecimientos penitenciarios se organizan


internamente según lo que disponga el Director Nacional de
Gendarmería, mediante una resolución.
(Artículo 116149 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

73) ¿Quién es el Jefe de un establecimiento penitenciario?

Dispone el REP que los Jefes de los Complejos Penitenciarios, Centros


de Detención Preventiva, Centros de Cumplimiento Penitenciario son
autoridades unipersonales que se llaman «Alcaides» 150.
(Artículo 117151 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

74) ¿Cuáles son las funciones del Jefe de Establecimiento?

Las funciones del Jefe de establecimiento están mencionadas a lo


largo del REP:
- Autoriza visitas extraordinarias, en casos justificados, así como
las visitas íntimas.
- Ordena la aplicación de medidas extraordinarias de seguridad.
- Autoriza el ingreso de libros, diarios y revistas para la población penal.
- Concede, en casos de urgencia y extrema gravedad, las salidas
de aquellos reclusos que por enfermedad grave requieren
tratamiento fuera del penal.
- Custodia y distribuye las remuneraciones producto del trabajo de
los internos.
- Impone sanciones disciplinarias, incluida la incomunicación o
aislamiento provisorio.
- Informa al SENAME del ingreso de un lactante al interior de un
establecimiento penitenciario de mujeres.
- Concede, suspende o revoca los permisos de salida.
- Responde a las peticiones o quejas de los internos.
Además, en conjunto con el Consejo Técnico (órgano que él preside) articula
las acciones de tratamiento de la población penal.
(Artículo 118, inciso 1152 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).
149
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 116.- «La organización interna de los establecimientos penitenciarios
será establecida por resolución del Director Nacional de Gendarmería, la que se ajustará, a lo menos, a los criterios establecidos
en los siguientes artículos, sin perjuicio de las disposiciones relativas a los Centros de Reinserción Social que contempla el
Reglamento de la ley Nº18.216 aprobado por decreto supremo de Justicia Nº1.120, de 1984».
150
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
151
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 117.- «Existirán en ellos los Jefes de Establecimientos,
autoridades unipersonales que en los Centros de Detención Preventiva y en los Centros de Cumplimiento Penitenciario, se
denominan Alcaides».
152
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 118.- «El Jefe de Establecimiento será asesorado por un
organismo colegiado que se denominará Consejo Técnico, que él presidirá…».
153
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 118.- «… El Jefe del Establecimiento será responsable de la
marcha general del Consejo Técnico y del efectivo desarrollo de sus labores».

51
CAPÍTULO 1

75) ¿Qué es un Consejo Técnico?

Según el REP, es un organismo colegiado integrado por un equipo de


profesionales y otros funcionarios de Gendarmería de Chile, presidido por el
Jefe del Establecimiento, quien es responsable de su buen funcionamiento.
Su función primordial es asesorar al Jefe del penal.
(Artículo 118, inciso final153 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

76) ¿Quiénes lo componen?

Lo componen los siguientes funcionarios, de acuerdo con lo señalado en el


REP:
- El Jefe del Establecimiento, quien lo preside.
- El Jefe Operativo del establecimiento.
- Oficiales penitenciarios y personal de vigilancia.
- Profesionales a cargo de programas de rehabilitación.
- Funcionarios encargados del normal desarrollo del centro.
Pueden ser invitados representantes de la comunidad.
En el caso de las cárceles concesionadas, el REP establece que «el
Alcaide podrá invitar y/o citar a las sesiones del Consejo Técnico, a
miembros del personal profesional o técnico de la empresa
concesionaria, con el fin de que expliquen o complementen los informes
que hayan emitido, sin perjuicio de la facultad de requerirles informes
adicionales por escrito con el mismo objeto, para ser analizados en la
misma reunión. Estas personas participarán en dichas reuniones sólo
con derecho a voz»154.
(Artículo 118155 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

77) ¿Cómo funcionan los Consejos Técnicos?

La actividad de los Consejos Técnicos de los establecimientos penitenciarios


está reglamentada por la Resolución Exenta Nº 1233, de la Subdirección
Técnica de la Dirección Nacional de Gendarmería de Chile. De acuerdo con
esta resolución los Consejos Técnicos funcionan por sesiones, las cuales se
celebran al menos quincenalmente. En estas sesiones se adoptan acuerdos

154
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
155
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 118.- «… El Consejo Técnico estará integrado, además, por el Jefe
Operativo y por los oficiales penitenciarios, personales de vigilancia, profesionales y funcionarios a cargo de áreas y
programas de rehabilitación y del normal desarrollo del régimen interno.
El Jefe del Establecimiento podrá invitar a las sesiones del Consejo a miembros de la comunidad, representantes de
organismos comunitarios, o a personas vinculadas con los temas a tratar…».
156
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


52
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

tras la discusión de las materias, preferiblemente por consenso, que son


consignados en un acta, firmada por todos los asistentes.
De esta forma, formulan y proponen:
a.- Proyectos y programas de reinserción dirigidos a la población penal
(psicosociales, laborales, educacionales, de capacitación, culturales,
deportivos, recreativos u otros)156.
b.- Modificaciones al régimen interno del penal.
c.- Estrategias tendientes a fortalecer las relaciones con la comunidad.
d.- Criterios para la selección y evaluación del personal, así como
actividades de capacitación y perfeccionamiento.
En el caso de las cárceles concesionadas, «el Consejo Técnico deberá
asumir las funciones y/o actividades que le hayan sido asignadas en
el contrato respectivo y además, asesorar al Alcaide en la revisión de la
propuesta técnica elaborada por la sociedad concesionaria para la
ejecución del programa de reinserción social y cada uno de sus
subprogramas» 157.
(Artículo 119158 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).
(Artículos 5159 y 7160 de la Resolución Exenta Nº 1233).

78) ¿Qué dicen las normas internacionales sobre las cualidades que
debe tener un Jefe de Establecimiento?

A nivel internacional, las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el


Tratamiento de Reclusos orientan acerca de las cualidades que deben
exigirse a los «Jefes de Establecimiento».
1) Calificación (por su carácter, capacidad administrativa, formación
adecuada y experiencia en la materia).

157
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
158
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 119.- «Los Consejos Técnicos tendrán el carácter de ente
articulador de las acciones de tratamiento de la población penal, y sus funciones serán entre otras, las siguientes:
- Formular, proponer y evaluar los proyectos y programas de reinserción dirigidos a la población penal, sean éstos laborales,
educacionales, de capacitación, culturales, deportivos, recreativos u otros;
- Proponer modificaciones al régimen interno, sobre la base de criterios técnicos claramente definidos;
- Definir y proponer estrategias tendientes a lograr o mejorar las relaciones con la comunidad y colaborar con el Alcaide en
gestiones con el empresariado destinadas a fomentar su participación en los proyectos laborales y productivos que se
desarrollen;
- Proponer al Alcaide los criterios para la selección y evaluación del personal que se desempeñará en programas de
tratamiento;
- Proponer actividades de capacitación y perfeccionamiento para el personal del establecimiento en relación a los programas o
proyectos de reinserción que se implementen».
159
Resolución Exenta Nº 1233. Artículo 5.- «Sesiones: Los Consejos Técnicos sesionarán, a lo menos, cada quince días.
Sin perjuicio de lo anterior, las peticiones de los internos, salvo casos de urgencia o muy calificados, deberán ser estudiadas
conforme a la fecha de su presentación e informadas al Jefe del Establecimiento en el más breve plazo posible y comunicadas al
interesado dentro de las setenta y dos horas de su acuerdo.
Conforme a la tabla de sesiones se integrarán a ellas, los funcionarios que sean requeridos o invitados por quien presida y, si se
tratare de beneficios, se incorporará el Jefe del área de tratamiento».
160
Resolución Exenta Nº 1233. Artículo 7.- «Acuerdos: Los acuerdos de los Consejos serán el resultado de la discusión de las
materias y se procurará adoptarlos por consenso. De no alcanzarse éste, se adoptarán por mayoría de votos, consignándose las
opiniones disidentes y sus fundamentos.
De los acuerdos debidamente fundados se dejará constancia en el acta de la sesión, la cual se numerará en forma correlativa
y será firmada por los integrantes».

53
CAPÍTULO 1

2) Dedicación a tiempo completo (es decir, su labor no puede


ser desempeñada como algo circunscrito a un horario
determinado). En consecuencia, residencia en el establecimiento
o en la cercanía inmediata. En el evento de que dos o más
establecimientos estén bajo la autoridad de un director único, éste
los debe visitar con frecuencia. Cada uno de dichos
establecimientos debe estar dirigido por un funcionario residente
responsable.
3) Conocimientos lingüísticos (el director, subdirector y mayoría del
personal del establecimiento deben hablar la lengua de la mayor
parte de los reclusos o, en su defecto, una lengua comprendida por
la mayor parte de éstos). Además, debe recurrirse a los servicios
de un intérprete cada vez que sea necesario.
(Reglas 50161 y 51162).

79) ¿Quién fija el horario al interior de un establecimiento


penitenciario?

Según indica el REP, el horario es fijado por Gendarmería de Chile.


Específicamente, esta función queda en manos del Director Regional
correspondiente a cada establecimiento penitenciario, quien emite su
decisión mediante una resolución fundada, en la que, por tanto, debe
justificarla.
(Artículo 27163 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

80) ¿Cómo debería estar distribuido ese horario?

El horario debería ser lo más similar posible al del medio libre, conforme
establece el REP.
Esto es así porque se pretende fomentar hábitos parecidos a los que
tiene cualquier persona que no se halla privada de su libertad.
En concreto, este principio es aplicable:
- A la hora de inicio y término de la jornada.
- A la alimentación.
- Al descanso (al menos ocho horas diarias deben estar destinadas
a tal efecto).
161
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. 50.- «1) El director del establecimiento deberá
hallarse debidamente calificado para su función por su carácter, su capacidad administrativa, una formación adecuada y por su
experiencia en la materia. 2) Deberá consagrar todo su tiempo a su función oficial que no podrá ser desempeñada como algo
circunscrito a un horario determinado. 3) Deberá residir en el establecimiento o en la cercanía inmediata. 4) Cuando dos o más
establecimientos estén bajo la autoridad de un director único, éste los visitará con frecuencia. Cada uno de dichos establecimientos
estará dirigido por un funcionario residente responsible».
162
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. 51.- «1) El director, el subdirector y la mayoría
del personal del establecimiento deberán hablar la lengua de la mayor parte de los reclusos o una lengua comprendida por la
mayor parte de éstos. 2) Se recurrirá a los servicios de un intérprete cada vez que sea necesario».
163
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 27.- «La Administración Penitenciaria, por Resolución del Director
Regional respectivo, establecerá el horario que regirá las actividades de los establecimientos penitenciarios, que fomente
hábitos similares al del medio libre, tales como horas de inicio y término de la jornada diaria, y de alimentación, garantizando al
menos ocho horas diarias para el descanso. En el resto del horario deberán atenderse las necesidades espirituales y físicas,
las actividades de tratamiento, formativas y culturales de los internos».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


54
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

Las horas restantes, una vez aseguradas las horas destinadas a las
actividades que acabamos de mencionar, deben estar dirigidas a las
necesidades físicas y espirituales del recluso, así como a actividades
de tratamiento, formativas y culturales.
(Artículo 27164 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

81) ¿Qué indican las normas internacionales sobre el horario de un penal?

Las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el Tratamiento de


Reclusos se refieren al fin último de asimilar el horario de los reclusos
con el de cualquier persona que se halla en el medio libre, indicando
que «el régimen del establecimiento debe tratar de reducir las
diferencias que puedan existir entre la vida en prisión y la vida libre en
cuanto éstas contribuyan a debilitar el sentido de responsabilidad del
recluso o el respeto a la dignidad de su persona».
(Regla 60 Nº 1165).

82) ¿Se respeta en Chile la normativa internacional?

No. Los horarios por los que se rige la vida en los recintos penitenciarios
chilenos se encuentran lejos de ser equiparables a los del medio
libre. Según el Informe de la Universidad Diego Portales, los reclusos
pasan la mayor parte del día en las celdas, de acuerdo con las
siguientes consideraciones generales acerca de la jornada diaria:
«Comienza con la levantada, alrededor de las 8 horas, seguida
inmediatamente de la llamada «cuenta», proceso mediante el cual los
gendarmes verifican –contando a los internos- que la población penal
esté completa y que no haya existido alguna fuga de reos durante la
noche. Este conteo de internos tiene una duración variable dependiendo
del número de reclusos del recinto penal y de los problemas que se
generen en la revisión, llegando en algunas unidades, como en el
C.D.P. Santiago Sur, a durar más de dos horas y media, afectando, por
ello, el horario de visitas de los abogados. Luego de la cuenta, se
produce el desencierro de los reclusos, que es el momento del día
que los internos dejan las celdas y pueden acceder a los patios del
recinto por aproximadamente dos horas. A mediodía los internos deben
volver a sus celdas para efectos del almuerzo por el mismo lapso (2
horas). Luego de ello, existe un nuevo desencierro por alrededor de
tres horas, para después, alrededor de las 17 horas, llevarse a efecto
164
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 27.- «La Administración Penitenciaria, por Resolución del Director
Regional respectivo, establecerá el horario que regirá las actividades de los establecimientos penitenciarios, que fomente hábitos
similares al del medio libre, tales como horas de inicio y término de la jornada diaria, y de alimentación, garantizando al menos
ocho horas diarias para el descanso. En el resto del horario deberán atenderse las necesidades espirituales y físicas, las actividades
de tratamiento, formativas y culturales de los internos».
165
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. 60.- «1) El régimen del establecimiento debe
tratar de reducir las diferencias que puedan existir entre la vida en prisión y la vida libre en cuanto éstas contribuyan a debilitar el
sentido de responsabilidad del recluso o el respeto a la dignidad de su persona».
166
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos de
2004», Pp. 23-24.

55
CAPÍTULO 1

un nuevo proceso de cuenta de los internos y procederse


aproximadamente a las 18:30 horas el encierro de los reclusos en sus
celdas hasta la levantada del otro día...»166.
Asimismo, la CONFAPRECO denuncia que existen unidades penales
en que los reclusos permanecen todo el día en sus celdas, sin poder
acceder a los patios del recinto. Es el caso del Centro de Detención
Preventiva Santiago Sur167.

83) ¿Cómo se crean, modifican o suprimen los establecimientos


penitenciarios?

Para crear, modificar o suprimir un establecimiento penitenciario se


requiere un Decreto Supremo168 del Ministerio de Justicia, previo
informe o a proposición del Director Nacional de Gendarmería de Chile,
de acuerdo con lo señalado en el REP.
(Artículo 12169 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

84) ¿Por qué existe un régimen propio de cada establecimiento


penitenciario?

El régimen de los establecimientos existe porque es necesario


garantizar al interior de los centros penitenciarios, conforme señala el
REP:
- La convivencia pacífica y ordenada de los reclusos.
- Cumplir los fines previstos en el Código Procesal Penal para los
detenidos y sujetos a prisión preventiva.
- La realización de las actividades tendientes a la reinserción social
de los condenados170.
(Artículo 24171 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

167
CONFAPRECO (Confraternidad de Familiares y Amigos de Presos Comunes), Informe Nº 1 CDP Santiago Sur, marzo de 2004.
En Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
de 2004», P. 24.
168
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
169
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 12.- «Los establecimientos penitenciarios se crearán, modificarán
o suprimirán mediante decreto supremo del Ministerio de Justicia, previo informe o a proposición del Director Nacional de
Gendarmería de Chile, y su administración interna será materia de una resolución de dicho Jefe de Servicio».
170
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
171
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 24.- «El régimen de los establecimientos o centros penitenciarios
tendrá como finalidad conseguir una convivencia ordenada que permita el cumplimiento de los fines previstos por la ley procesal
para los detenidos y sujetos a prisión preventiva, y llevar a cabo las actividades y acciones para la reinserción social de los
condenados».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


56
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

85) ¿Los establecimientos donde existen menores de edad están


sometidos al mismo régimen que aquellos donde hay población adulta?

No. De acuerdo al REP, el régimen de estos establecimientos se


debería caracterizar por una «acción educativa intensa», de tipo
personalizada, a través de métodos pedagógicos y psicopedagógicos
que favorezcan el proceso de reinserción del menor.
Además, el REP dispone que en el caso de las cárceles concesionadas,
debe estarse a lo que disponga el respectivo contrato para la atención
de menores172.
(Artículo 32173 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

86) ¿Qué dicen las normas internacionales del régimen


penitenciario?

A nivel internacional, las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el


Tratamiento de Reclusos señalan que el sistema penitenciario no debe
agravar los sufrimientos inherentes a la situación de privación de libertad
en que se encuentran los reclusos.
Con el fin de lograr la reinserción social del recluso, las Reglas indican
que «el régimen penitenciario debe emplear, tratando de aplicarlos
conforme a las necesidades del tratamiento individual de los
delincuentes, todos los medios curativos, educativos, morales,
espirituales y de otra naturaleza, y todas las formas de asistencia de
que puede disponer».
(Reglas 57174, 58175 y 59176).

172
Esta disposición vendría a complementar el artículo 32 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios, tras la entrada
en vigor de la Ley que establece un sistema de responsabilidad de los adolescentes por infracciones a la ley penal. Decreto
del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia, sobre
«Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
173
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 32.- «En los establecimientos penitenciarios en que se encuentren
menores internados, el régimen para ellos se caracterizará por una acción educativa intensa, con la adopción de métodos
pedagógicos y psicopedagógicos que permitan la creación de un ambiente que se asemeje en cuanto a libertad, disciplina y
responsabilidad al de un establecimiento educacional de internado.
Para aquellos menores que se encuentren condenados la educación será personalizada, encaminada a la capacitación laboral y
a la reinserción social y a dar una formación que propenda al desarrollo de sus potencialidades.
La Administración deberá efectuar las acciones tendientes a lograr la plena reinserción social, pudiendo establecer convenios
con instituciones públicas o privadas para el cumplimiento de su cometido.
La Administración dispondrá de personal especializado para la custodia y aplicación de las acciones y actividades para la reinserción
social de los menores de edad de que trata este artículo».
174
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. 57.- «La prisión y las demás medidas cuyo efecto
es separar a un delincuente del mundo exterior son aflictivas por el hecho mismo de que despojan al individuo de su derecho a
disponer de su persona al privarle de su libertad. Por lo tanto, a reserva de las medidas de separación justificadas o del
mantenimiento de la disciplina, el sistema penitenciario no debe agravar los sufrimientos inherentes a tal situación».
175
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. 58.- «El fin y la justificación de las penas y
medidas privativas de libertad son, en definitiva, proteger a la sociedad contra el crimen. Sólo se alcanzará este fin si se aprovecha
el período de privación de libertad para lograr, en lo posible, que el delincuente una vez liberado no solamente quiera respetar la
ley y proveer a sus necesidades, sino también que sea capaz de hacerlo».
176
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. 59.- «Para lograr este propósito, el régimen
penitenciario debe emplear, tratando de aplicarlos conforme a las necesidades del tratamiento individual de los delincuentes,
todos los medios curativos, educativos, morales, espirituales y de otra naturaleza, y todas las formas de asistencia de que puede
disponer».

57
CAPÍTULO 1

87) ¿Cómo se clasifican los establecimientos según la modalidad de


régimen penitenciario a que estén sometidos?

Los establecimientos penitenciarios se clasifican de la siguiente forma,


conforme indica el REP:
- Establecimientos penitenciarios de régimen cerrado.
- Establecimientos penitenciarios de régimen semiabierto.
- Establecimientos penitenciarios de régimen abierto.
(Artículo 16177 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

88) ¿Por qué ha criticado la doctrina la existencia de distintas formas


de regímenes penitenciarios?

Básicamente, la doctrina ha criticado la existencia de distintas formas


de regímenes penitenciarios por su escasa trascendencia en orden a
la reinserción social del recluso. Más explícitamente, Julián Carlos
Ríos, conocido penalista español, sostiene: «La normativa penitenciaria
impone la necesidad de establecer distintos regímenes de vida
(cerrado, ordinario y abierto) para que se puedan desarrollar con más
eficacia los diferentes tipos de tratamiento penitenciario. Cada régimen
de vida se corresponde con un tipo de cárcel.
La existencia de distintos tipos de cárceles –o de módulos- poco aporta
realmente a una intervención recuperadora, debido a que tal pluralidad
queda, de hecho, homologada por la común configuración
arquitectónica, por el generalizado incremento del número de
«macrocárceles» en las que se hiperdimensiona la seguridad
olvidando el tratamiento (vulnerando, por tanto, la propia Ley
Penitenciaria), por el progresivo distanciamiento de las cárceles de
los núcleos de población, y por la escandalosa y objetivable
desproporción entre los recursos humanos y materiales empleados
en la vigilancia, por un lado, y los dedicados a la reinserción social, por
otro. Todo ello, unido a otros factores sociológicos intrínsecos a la
prisión, hace difícilmente conciliable el objetivo educativo y socializador
otorgado constitucionalmente a la pena, con la división y clasificación
de las cárceles en diferentes tipos. Esta conclusión es generalizable
con independencia del tipo de la clase de cárcel que consideremos»178.

89) ¿Qué es un establecimiento de régimen cerrado?

Según el REP, es un tipo de establecimiento que se caracteriza por la


rigidez de la disciplina interna a que son sometidos los reclusos. Así,
en los establecimientos de régimen cerrado se cuida especialmente

177
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 16.- «Los establecimientos penitenciarios destinados al cumplimiento
de penas privativas de libertad, se denominan Centros de Cumplimiento Penitenciario (C.C.P.), los que podrán tener los regímenes
siguientes: cerrado; semi-abierto y abierto, definidos en los artículos 29, 30 y 31 respectivamente».
178
Ríos Martín, Julián Carlos, «Manual de Ejecución Penitenciaria: Defenderse de la cárcel», Cáritas, Madrid, 1999, Pp. 67-68.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


58
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

la puntualidad en el cumplimiento del horario, de los encierros y


desencierros, de los allanamientos, requisas, recuentos numéricos y
del desplazamiento de los reclusos de unas dependencias a otras.
Estos centros son lo que se conocen como cárceles tradicionales,
donde los reclusos tienen restringida su libertad de desplazamiento.
(Artículo 29179 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

90) ¿Qué implica estar en un establecimiento de régimen cerrado?

En estos establecimientos Gendarmería tiene amplias facultadas, de


acuerdo con lo indicado en el REP, por ejemplo, por razones de
seguridad, puede intervenir o restringir las comunicaciones orales y
escritas.
Además, cada una de las actividades que se desarrollan al interior de
estos establecimientos es programada, controlada y/o autorizada por
Gendarmería de Chile180.

91) ¿Por qué principios se rige un establecimiento de régimen cerrado?

El REP señala que los establecimientos de régimen cerrado se rigen por los
principios de seguridad, orden y disciplina propios de un internado. Estos
principios deben ser compatibles con las tareas de tratamiento de los reclusos.

92) ¿Qué es un establecimiento de régimen semiabierto?

En los establecimientos de régimen semiabierto el cumplimiento de


la condena se efectúa en un medio organizado en torno a la actividad
laboral y la capacitación, según el REP. En consecuencia, a diferencia
de los establecimientos de régimen cerrado, las medidas de seguridad
adoptan un carácter de autodisciplina de los condenados.
Por ello, el régimen semiabierto se desarrolla en Centros de Educación
y Trabajo (C.E.T.), donde las medidas de seguridad se reducen a un
autocontrol de los reclusos. No obstante, la mayoría de los CET´s se
encuentran dentro de establecimientos de régimen cerrado.
(Artículo 30181 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).
179
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 29.- «En los establecimientos de régimen cerrado los principios de
seguridad, orden y disciplina, serán los propios de un internado. Estos principios deberán armonizar, en su caso, con la exigencia
de que no impidan las tareas de tratamiento de los internos. Se cuidará especialmente la observancia puntual del horario, de los
encierros y desencierros, de los allanamientos, requisas, recuentos numéricos y del desplazamiento de los internos de unas
dependencias a otras.
Por razones de seguridad, podrán ser intervenidas o restringidas las comunicaciones orales y escritas. Todas las actividades
serán programadas y controladas por la Administración Penitenciaria».
180
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
181
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 30.- «Los establecimientos de régimen semi-abierto se caracterizan
por el cumplimiento de la condena en un medio organizado en torno a la actividad laboral y la capacitación, donde las medidas
de seguridad adopten un carácter de autodisciplina de los condenados.
Estos establecimientos se caracterizan por el principio de confianza que la Administración Penitenciaria deposita en los internos,
quienes pueden moverse sin vigilancia en el interior del recinto y están sujetos a normas de convivencia que se asemejarán a
las del medio libre».

59
CAPÍTULO 1

93) ¿Por qué principios se rige un establecimiento de régimen


semiabierto?

El REP indica que fundamentalmente los establecimientos de régimen


semiabierto se caracterizan por el principio de confianza. Esto significa
que la Administración Penitenciaria deposita su confianza en los
reclusos y, por ello, pueden moverse sin vigilancia en el interior del
recinto y están sujetos a normas de convivencia que son similares a
las del medio libre.

94) ¿Qué es un establecimiento de régimen abierto?

Los establecimientos de régimen abierto son aquellos en los cuales


no existen controles rígidos, tales como formaciones, allanamientos,
requisas, intervención de visitas y correspondencia, según el REP.
Sólo en casos calificados el Director Regional de Gendarmería podrá
ordenar controles.
Este régimen abierto es el propio de los Centros de Reinserción Social,
destinados a controlar a los condenados que fueron beneficiados por
una medida alternativa a la reclusión.
Actualmente, el Centro de Educación y Trabajo de Angol es el único
establecimiento de este tipo que alberga a población penal, pese a
que éstos deberían ser la regla general.
(Artículo 31182 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

95) ¿Por qué principios se rige un establecimiento de régimen


abierto?

El principio fundamental por el que se rigen los establecimientos de


régimen abierto es el de la convivencia. Este principio orienta el orden
y la disciplina, que en los establecimientos de régimen abierto deben
ser adecuados para la convivencia normal de toda la colectividad civil,
de acuerdo con lo que establece el REP.

96) ¿Cuáles son las obligaciones básicas que debo cumplir mientras
estoy recluido en un establecimiento penitenciario?

Según menciona el REP, Usted está obligado a cumplir los preceptos


reglamentarios del establecimiento penitenciario, especialmente, los
que guardan relación con el orden y disciplina, sanidad e higiene,
corrección en sus relaciones y en su presentación personal. Además,

182
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 31.- «En los establecimientos de régimen abierto, el orden y la
disciplina serán los propios para el logro de una convivencia normal en toda colectividad civil, con ausencia de controles rígidos,
tales como formaciones, allanamientos, requisas, intervención de visitas y correspondencia. No obstante, el Director Regional,
en casos calificados, podrá ordenar dichos controles».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


60
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

debe conservar cuidadosamente las instalaciones del establecimiento


y el utensilio y vestuario183 que eventualmente le sean proporcionados.
Específicamente, Usted debe cumplir las siguientes obligaciones
básicas:
a) Permanecer en el establecimiento penitenciario;
b) Acatar las normas de régimen interno del establecimiento y
cumplir, en su caso, con las sanciones disciplinarias que le sean
impuestas;
c) Respetar a los otros reclusos (o a cualquier persona que se
encuentre al interior de la unidad penal 184 ), así como a los
funcionarios de Gendarmería de Chile, tanto en los establecimientos
penitenciarios como fuera de ellos;
d) Conservar el orden y aseo de las dependencias que habita y del
establecimiento, y mantener una presentación personal aseada.
(Artículos 25 185 y 33 186 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

97) ¿Qué son los preceptos reglamentarios del establecimiento?

Son las normas internas del establecimiento, las que regulan la forma
de vida del mismo y ordenan la convivencia. Usted debe cumplirlas,
además de las normas del REP.

98) ¿Cómo puedo enterarme de cuáles son estos preceptos


reglamentarios?

Gendarmería no tiene implementada una política de información y


capacitación de los derechos y deberes de los internos al interior de
los establecimientos penitenciarios, por lo que frecuentemente éstos
se enteran de los mismos a través de mecanismos informales (otro
interno, familiares, un tercero, etc.).
Es habitual que los internos desconozcan estas normas, lo cual dificulta
su proceso de reinserción social, al mismo tiempo que los sitúa en
una situación de indefensión: «… la aparente falta de una política eficaz
183
Existen organismos de beneficencia que proporcionan ropa a los reclusos, tales como la Fundación Paternitas y otras
asociaciones de tipo religioso.
184
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
185
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 25.- «El régimen general de los detenidos sujetos a prisión preventiva
y penados se ajustará a lo establecido en la Constitución Política de la República, el Código Penal, el Código de Procedimiento
Penal, la Ley Orgánica de Gendarmería de Chile y otras leyes relacionadas con materias penitenciarias, y las normas del presente
Reglamento2.
186
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 33.- «Los internos deberán:
a) Permanecer en el establecimiento a disposición de la autoridad que hubiere decretado su internación o para cumplir las condenas que
se les impongan, hasta el momento de su liberación.
b) Acatar las normas de régimen interno del establecimiento, cumpliendo las sanciones disciplinarias que les sean impuestas en el caso
de infracción de aquéllas, de conformidad con lo establecido en el Título Cuarto de este Reglamento.
c) Mantener una normal actitud de respeto y consideración con sus compañeros de internación, con los funcionarios de la Administración
Penitenciaria y autoridades judiciales o de otro orden, tanto dentro de los establecimientos penitenciarios como fuera de ellos, en ocasiones
de traslados o prácticas de diligencias.
d) Conservar el orden y aseo de las dependencias que habitan y del establecimiento, y mantener una presentación personal aseada».

61
CAPÍTULO 1

de difusión de los derechos -en especial del reglamento penitenciario-


al interior de los penales, nos parece relevante y muy preocupante,
sobre todo cuando el Art. 26 del Reglamento Penitenciario establece
que «Todos los internos están obligados a cumplir los preceptos
reglamentarios…». Además el Art. 33 inciso b. del mismo cuerpo legal
establece como deber de los internos el «Acatar las normas de régimen
interno del establecimiento…». Entonces cabe preguntarse, ¿cómo
una persona puede estar obligada a cumplir con «preceptos» y
«normas» que no conoce o de cuyo contenido sólo se enteró a raíz de
relatos de terceros? Este desconocimiento de «las reglas del juego»
abre la puerta a posibles arbitrariedades» 187.

187
Stippel, Jorg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», LOM Ediciones, Primera Edición, 2006,
P. 175.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


62
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

DERECHOS DE LOS RECLUSOS

63
CAPÍTULO 2

CAPÍTULO 2: DERECHOS DE LOS RECLUSOS.

2.1. Los derechos de un recluso.

99) ¿En qué grupos se pueden clasificar los derechos de un recluso?

Se pueden clasificar en dos grupos:


- Por un lado, el primer grupo corresponde a los derechos inherentes
a todo ser humano, a toda persona. Estos derechos son
fundamentalmente los consagrados por la Constitución Política de
la República, la legislación interna, y por la normativa internacional
en materia de Derechos Humanos, que de acuerdo al artículo 5,
inciso 2 del texto constitucional 188 forma parte de nuestro
ordenamiento jurídico.
- Por otro lado, el segundo grupo lo constituyen aquellos derechos
relacionados con el ámbito intrapenitenciario, dado que estos
derechos están directamente vinculados con la condición de
privación de libertad del recluso, con
- las particularidades y, en muchos casos, limitaciones que de tal
situación se derivan.

100) ¿Sienten los internos que sus derechos son respetados?

Pareciera ser que no. Según un estudio realizado recientemente en


Chile, cerca de un 39,8% de los internos recluidos en nuestras cárceles
opina que sus derechos son poco, muy poco o nada respetados189. En
cuanto al tipo de situaciones denunciadas, el primer lugar del conjunto
lo ocupan los castigos injustificados de Gendarmería (21,6%) que junto
con apremios ilegítimos de gendarmes (7,4%) y amenazas de
gendarmes (6,7%), hacen un total de 35,9% de respuestas que indican
claramente que es el cuerpo uniformado de Gendarmería quien está
siendo responsabilizado por la mayor parte de la violación de derechos
en las cárceles190.

188
Tras la promulgación de la Ley de Reforma Constitucional N° 18.825 de 17 de agosto de 1989, la cual modificó la Constitución
Política de la República, el artículo 5 quedó redactado de la siguiente forma:
«El ejercicio de la soberanía reconoce como limitación el respeto a los derechos esenciales que emanan de la naturaleza humana.
Es deber de los órganos del Estado respetar y promover tales derechos, garantizados por esta Constitución, así como por los
tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentren vigentes» (artículo 5, inciso 2 de la Constitución Política).
189
Stippel, Jörg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», LOM Ediciones, Primera Edición, 2006,
Pp. 156-157.
190
Stippel, Jörg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», LOM Ediciones, Primera Edición, 2006,
Pp. 180-181.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


64
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

En el estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal


para Chile» se alude al «... genocidio 191 en que actualmente viven
nuestros sistemas penitenciarios, principalmente latinoamericanos,
donde el abandono, la represión y la violación estructural de derechos
fundamentales son componentes centrales de su definición, junto a
las consecuencias de estigmatización y exclusión social, componentes
de un círculo sin salida que hace a la reincidencia y la mayor
penalización un camino sin salida para el sistema penitenciario y la
realidad de la justicia en nuestros países»192.
Un destacado autor, refiriéndose a la situación de vulnerabilidad en
que se encuentran las personas privadas de libertad, ha sostenido
que «… por encima de todo, el mayor rechazo y lo que más repugna,
surge de comprobar la INDEFENSIÓN en la que viven los habitantes
de un centro penitenciario ante el sufrimiento que se les está aplicando,
ante el ataque que contra ellos ha lanzado ya el resto, mayoritario y
normalizado, de la Sociedad. Indigna la realidad de que se marginen,
en tantos casos, las grandes declaraciones programadas en los Textos
Internacionales y en los sagrados preceptos constitucionales, de que
se olviden derechos y garantías teóricamente existentes en el mundo
jurídico…»193.

101) ¿Cómo puedo reclamar si se vulneran mis derechos?

Usted puede reclamar de múltiples formas, a través de los recursos


constitucionales de amparo194 o de protección195, según el derecho
que le haya sido vulnerado.
Al mismo tiempo, Usted puede efectuar una presentación ante el Juez
de Garantía (que también puede ser un amparo, de acuerdo al artículo
95 del Código Procesal Penal), que es el encargado de resolver las
solicitudes y reclamos relativos a la ejecución de las condenas
criminales y medidas de seguridad.
En este caso, como en todos los demás en que se viola un derecho
inherente a la persona, Usted siempre puede reclamar ante el Jefe del
establecimiento penitenciario o bien durante las visitas semanales o
semestrales a la unidad penal, practicadas por un Juez de Garantía
(caso de la visita semanal) o por los Ministros de la Corte de Apelaciones
(caso de la visita semestral).

191
Zaffaroni, Eugenio Raúl, «La filosofía del sistema penitenciario en el mundo contemporáneo»; en «Cuadernos de la Cárcel»,
Editorial No Hay Derecho, Buenos Aires, 1991. En «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», Pp. 20.
192
«Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», Pp. 20-21.
193
José Antonio Rodríguez Sáez, «El derecho de defensa y de asistencia letrada en la fase de ejecución de las penas privativas
de libertad. Un análisis del deber ser». En «Cárcel y Derechos Humanos: Un Enfoque relativo a la Defensa de los Derechos
Fundamentales de los Reclusos», Coord. Iñaki Rivera Beiras, Ed. J. M. Bosch S. A., 1992, P. 195.
194
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
195
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.

65
CAPÍTULO 2

Si los hechos constituyen delito, Usted puede presentar una denuncia196


ante el Ministerio Público 197 o una querella criminal 198 ante los
tribunales de justicia.
Obviamente, Usted siempre puede interponer una queja ante la
Defensoría Penal Pública199.
(Artículo 466200 del Código Procesal Penal).

102) ¿Qué es el recurso de amparo ante el Juez de Garantía?

Es una acción judicial de carácter correctiva que implica el derecho de


toda persona (o a un tercero en su nombre) a recurrir ante el Juez de
Garantía, quien falla en única instancia, para que examine la legalidad
de la privación de libertad, de origen no jurisdiccional, y para que revise
las condiciones en que tal privación de libertad se está ejecutando.
Esta normativa es independiente de la previsión constitucional que
existe respecto del recurso de amparo y no la afecta en absoluto.
(Artículo 95201 del Código Procesal Penal).

103) ¿Qué es un recurso de amparo constitucional?

Es un recurso que tiene como finalidad la protección de la libertad


personal y la seguridad individual de la persona, pudiéndose interponer
con carácter preventivo o correctivo.
(Artículo 21202 de la Constitución Política de la República).

196
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
197
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
198
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
199
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
200
Código Procesal Penal. Artículo 466.- Intervinientes. «Durante la ejecución de la pena o de la medida de seguridad, sólo
podrán intervenir ante el competente juez de garantía, el ministerio público, el imputado y su defensor.
El condenado o el curador, en su caso, podrán ejercer durante la ejecución de la pena o medida de seguridad todos los derechos
y facultades que la normativa penal y penitenciaria le otorgare».
201
Código Procesal Penal. Artículo 95.- «Amparo ante el juez de garantía. Toda persona privada de libertad tendrá derecho a ser
conducida sin demora ante un juez de garantía, con el objeto de que examine la legalidad de su privación de libertad y, en todo
caso, para que examine las condiciones en que se encontrare, constituyéndose, si fuere necesario, en el lugar en que ella
estuviere. El juez podrá ordenar la libertad del afectado o adoptar las medidas que fueren procedentes.
El abogado de la persona privada de libertad, sus parientes o cualquier persona en su nombre podrán siempre ocurrir ante el juez
que conociere del caso o aquél del lugar donde aquélla se encontrare, para solicitar que ordene que sea conducida a su presencia
y se ejerzan las facultades establecidas en el inciso anterior.
Con todo, si la privación de libertad hubiere sido ordenada por resolución judicial, su legalidad sólo podrá impugnarse por los
medios procesales que correspondan ante el tribunal que la hubiere dictado, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 21 de la
Constitución Política de la República».
202
Constitución Política de la República. Artículo 21.- «Todo individuo que se hallare arrestado, detenido o preso con infracción de
lo dispuesto en la Constitución o en las leyes, podrá ocurrir por sí, o por cualquiera a su nombre, a la magistratura que señale la
ley, a fin de que ésta ordene se guarden las formalidades legales y adopte de inmediato las providencias que juzgue necesarias
para restablecer el imperio del derecho y asegurar la debida protección del afectado.
Esa magistratura podrá ordenar que el individuo sea traído a su presencia y su decreto será precisamente obedecido por todos
los encargados de las cárceles o lugares de detención. Instruida de los antecedentes, decretará su libertad inmediata o hará que
se reparen los defectos legales o pondrá al individuo a disposición del juez competente, procediendo en todo breve y sumariamente,
y corrigiendo por sí esos defectos o dando cuenta a quien corresponda para que los corrija.
El mismo recurso, y en igual forma, podrá ser deducido en favor de toda persona que ilegalmente sufra cualquiera otra privación,
perturbación o amenaza en su derecho a la libertad personal y seguridad individual. La respectiva magistratura dictará en tal caso
las medidas indicadas en los incisos anteriores que estime conducentes para restablecer el imperio del derecho y asegurar la
debida protección del afectado».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


66
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

104) ¿Qué problemas prácticos hay?

En la práctica, el recurso de amparo se presenta frecuentemente por


amenazas, apremios ilegítimos y castigos arbitrarios. También se
interpone en supuestos de condiciones infrahumanas de reclusión,
traslados ilegales, falta de atención médica, medidas alternativas a la
reclusión, libertad condicional, indultos203, etc.
Lo que se solicita al presentar el recurso es que se ponga en libertad
al afectado o que se ponga fin a la situación que pone en peligro su
libertad personal o seguridad individual.
Por ejemplo, si Usted gozaba del beneficio de libertad condicional y
Gendarmería dejó sin efecto el beneficio en forma ilegal y arbitraria y
ordenó su detención, puede presentar un recurso de amparo
solicitando su inmediata puesta en libertad. En la práctica se trata del
recurso más utilizado, «parece resultar más rápido y eficiente para los
recurrentes. Este argumento está respaldado porque en la práctica
ambos recursos son utilizados para buscar una decisión judicial en
materias similares, motivo que además perjudica al recurrente, por
cuanto muchos de ellos se rechazan por asunto de formas, sin
dedicarse a verificar la afectación de derechos que en sí encierra» 204.

105) ¿Qué ha señalado la jurisprudencia205 internacional?

Los Estados no pueden bajo ninguna circunstancia prohibir el ejercicio


del recurso de habeas corpus 206 . Así lo determinó la Corte
Interamericana, en el caso Loayza Tamayo. La víctima había
permanecido incomunicada por el trascurso de 10 días, durante los
cuales su familia no había podido interponer ninguna acción de garantía
en su favor, ya que la acusación era de traición a la patria y las leyes
internas de ese país prohibían presentar el recurso de habeas corpus
en este caso. En su fallo en contra de este país, determinó que los
procedimientos de habeas corpus y de amparo judicial «son de
aquellas garantías judiciales indispensables… para preservar la
legalidad en una sociedad democrática (y que) aquellos ordenamientos
constitucionales y legales de los Estados Partes que autoricen, explícita
o implícitamente, la suspensión de los procedimientos de habeas
corpus o de amparo en situaciones de emergencia, deben
considerarse incompatibles con las obligaciones internacionales que
a esos Estados impone la Convención (Americana sobre Derechos
Humanos)» 207.

203
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
204
Vea Stippel, Jörg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», LOM Ediciones, Primera Edición,
2006, Pp. 200-201.
205
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
206
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
207
Corte Interamericana de Derechos Humanos, Sentencia de 17 de septiembre de 1997, Caso Loayza Tamayo.

67
CAPÍTULO 2

Por último, en el caso Ulrick Pierre, la Comisión Interamericana de


Derechos Humanos se pronunció acerca de la incompatibilidad entre
un poder judicial que carece de independencia e imparicialidad y la
efectividad de esta garantía, al afirmar que «La institución procesal del
amparo constitucional, entendido como el procedimiento judicial
sencillo y breve... tiene por objeto la tutela de todos los derechos
reconocidos en la Convención y en las constituciones y leyes de los
Estados partes. La efectividad del recurso... puede verse menoscabada
si el Poder Judicial carece de la independencia necesaria para decidir
con imparcialidad, faltan los medios para ejecutar sus decisiones o si
existe cualquier otra situación que configure denegación de justicia,
como cuando se incurre en retardo injustificado de la decisión, o por
cualquier otra causa no se permita al presunto lesionado el acceso al
recurso judicial»208.

106) ¿En qué casos puede presentarse un recurso de amparo


constitucional?

En los siguientes casos:


- Si Usted se encuentra detenido (o tiene una orden de arraigo) por
una autoridad que no es competente (no es una autoridad
judicial)209.
- Si Usted se encuentra detenido (o tiene una orden de arraigo) ilegal
o arbitrariamente (por ejemplo, Usted se encuentra detenido en un
lugar que no es centro de detención, o bien han transcurrido más de
24 horas desde su detención y aún no se da aviso al Juez de Garantía,
o se encuentra incomunicado en la prisión sin que se haya seguido el
procedimiento normal para imponerle una sanción disciplinaria, o bien
se siguió pero Usted sólo había cometido una infracción leve, etc.).
- Si está en peligro su seguridad individual (por ejemplo Usted se
encuentra amenazado por otro recluso).
Se trata de un detalle no menor, pues la elección errónea del recurso
perjudica al afectado, ya que si un interno presenta un recurso de
amparo invocando derechos no protegidos por este recurso (por
ejemplo, el derecho a la igualdad ante la ley), la Corte de Apelaciones
lo declarará inadmisible. Así, «un 44,2% … de los recursos fue
declarado inadmisible por esta razón» 210.
(Auto Acordado sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Amparo, inciso 2211).

208
Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Informe N° 8/00 de 24 de febrero de 2000, Caso N° 11.378, Haití.
209
Recuerde que la policía sí está autorizada a detenerle en casos de delito flagrante y en el procedimiento de control de identidad.
210
La cifra incluye a recursos de amparo y de protección en materia penitenciaria.
Stippel, Jörg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», LOM Ediciones, Primera Edición, 2006,
P. 213.
211
Auto Acordado sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Amparo. «Este recurso… tiende no sólo a garantizar la libertad de
los ciudadanos para permanecer en cualquier punto de la República, trasladarse de uno a otro, salir del territorio a condición
de guardar los reglamentos de policía, sino también a sancionar los que abusando de su autoridad o arrogándose facultades
que no tienen, priven a las personas de uno de los más importantes derechos dentro de un país regularmente
constituido».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


68
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

107) ¿En qué momento puede presentarse un recurso de amparo


constitucional?

Desde el momento en que existe la orden ilegal o arbitraria de detención


(o arraigo), o desde que existe la situación que pone en peligro su seguridad
individual. No es necesario esperar a que se haya cumplido la orden.
Este recurso no requiere ser presentado en un plazo determinado.
Es importante señalar que este recurso es incompatible con los demás,
es decir, para presentarlo no deben haberse interpuesto otros recursos
a favor del afectado (es distinto en el caso del recurso de protección,
que sí es compatible).
(Auto Acordado sobre la Tramitación del Recurso de Amparo).

108) ¿Quiénes pueden presentar un recurso de amparo


constitucional?

El afectado por la orden ilegal o arbitraria, o cualquier persona en su


nombre mayor de 18 años de edad.
(Auto Acordado sobre la Tramitación del Recurso de Amparo).
La mayor parte de los recursos es presentada por los familiares (56,6%,
260 recursos) de las personas privadas de su libertad, seguido por
los propios internos (28,1%, 129) y con menor frecuencia por los
abogados (15,3%, 70 recursos)212.
La escasa participación activa de los reclusos a la hora de hacer valer
sus derechos se debe fundamentalmente a la «falta de conocimientos
de sus derechos y la forma de hacerlos valer, la poca confianza en los
recursos de amparo y protección como mecanismo de solución de los
conflictos, o bien el temor a sufrir represalias por denunciar la
vulneración de sus derechos» 213.
(Auto Acordado sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Amparo, inciso 3214).

109) ¿Contra quién se puede presentar un recurso de amparo


constitucional?

Contra la persona, institución o autoridad de la que emana la orden de


detención (o arraigo) o que amenaza la seguridad del interno.
Por ejemplo, puede ser Gendarmería de Chile, un gendarme u otro
recluso. También otra institución o la autoridad judicial. En la práctica

212
Base: 459 recursos de amparo y de protección en materia penitenciaria.
Stippel, Jörg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», LOM Ediciones, Primera Edición, 2006,
P. 201.
213
Stippel, Jörg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», LOM Ediciones, Primera Edición, 2006,
P. 203.
214
Auto Acordado sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Amparo. «Para la eficacia y verdadero valor de ese recurso ha querido
la ley que esté al alcance de todos los habitantes y para ese fin autoriza ejercitarlo no solamente al interesado, sino también a
cualquiera persona capaz de parecer en juicio, aunque no tenga para ello mandato especial, a hacer uso en todas sus fases de
los más rápidos medios de comunicación…».

69
CAPÍTULO 2

los recursos (de amparo y protección) se presentan fundamentalmente


contra Gendarmería (65,8%)215.

110) ¿Dónde puede presentarse un recurso de amparo


constitucional?

En la Corte de Apelaciones en cuyo territorio jurisdiccional216 se


encuentre el lugar donde se está produciendo la situación que amenaza
su libertad personal o seguridad individual.
(Recuerde que existe otro tipo de amparo también destinado a preservar
la libertad ambulatoria que se puede presentar ante el Juez de
Garantía).
(Auto Acordado sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Amparo,
incisos 1 y final217).
(Artículos 63 N° 2, letra b 218 y 98 N° 4 219 del Código Orgánico de
Tribunales).

111) ¿Cómo es el procedimiento que resuelve un recurso de amparo


constitucional?

Es el siguiente:
- El recurso se falla (es decir, se resuelve) en un plazo máximo de
24 horas a contar desde el momento en que fue presentado, salvo
que haya que realizar alguna investigación fuera del lugar donde se
presentó (en este caso, el plazo es de 6 días).
- Para resolver, el tribunal puede acudir al lugar donde se encuentra
el afectado o bien ordenar que sea traído a su presencia.
- La resolución o fallo puede acoger el recurso (darle la razón al
afectado) o bien no acogerlo.
- Si lo acoge, ordenará la puesta en libertad del afectado o que
cese la situación que lo perjudica220.

215
Base real: 459 recursos, Base de análisis: 476 recursos, 17 casos se interponen contra más de una institución o persona.
Stippel, Jörg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», LOM Ediciones, Primera Edición, 2006,
P. 204.
216
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
217
Auto Acordado sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Amparo. «… los recursos de amparo que por vía de la apelación han
llegado en este último tiempo a conocimiento de la Corte Suprema, por lo cual ha creído necesario adoptar algunas recomendaciones
a fin de que las Cortes llamadas a conocer de esos recursos las aprecien en su oportunidad (…). Considera la Corte Suprema que
las recomendaciones que quedan anotadas habrán de contribuir a hacer más expedito y eficaz un recurso que por su importancia
y la gravedad del mal llamado a reparar lo confía la ley al conocimiento de los Tribunales Superiores, y espera que su aplicación
como la de otras medidas que tiendan a ese fin ofrecerán a los ciudadanos la garantía del más amplio respeto y protección a uno
de los más importantes derechos consagrados por nuestra Constitución».
218
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 63.- «Las Cortes de Apelaciones conocerán:
2º En primera instancia:
(…)
b) De los recursos de amparo y protección, y…».
219
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 98.- «Las salas de la Corte Suprema conocerán:
4. De las apelaciones deducidas contra las sentencias dictadas por las Cortes de Apelaciones en los recursos de amparo y de
protección».
220
En este caso el tribunal enviará los antecedentes al Ministerio Público, quien tiene un plazo de 10 días para presentar querella
criminal en contra del autor del abuso.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


70
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

- Si no lo acoge, el afectado o el tercero que presentó el recurso en


su favor tiene un plazo de 24 horas para apelar ante la Corte
Suprema, quien resolverá en forma definitiva.
(Auto Acordado sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Amparo,
incisos 3 y siguientes221).

112) ¿Qué problemas de tipo práctico se plantean en relación con


este recurso?

Son varios los problemas. El estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de


una Política Criminal para Chile» critica lo inaccesibles que en la práctica
resultan estos recursos para los internos:
«Es necesario destacar que los recursos en la práctica son tramitados
de forma escrita y no oral. Esto dificulta el acceso a la justicia de
personas que cuentan sólo con una enseñanza escolar básica o son
directamente analfabetas, como es el caso de muchos internos.
Además cabe mencionar, que en la tramitación de los recursos, un

221
Auto Acordado sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Amparo. «… y, principalmente, que sea resuelto a la mayor brevedad
y no cuando el mal causado por una prisión injusta haya tomado grandes proporciones o haya sido soportado en su totalidad.
Esta Corte ha podido notar en muchos de esos recursos que no obstante las prescripciones claras y terminantes del Título V del
Libro II del Código de Procedimiento Penal, se ha dictado en ellos la sentencia respectiva después de varios días y aún semanas
de estar iniciados, siendo que el artículo 330 ordena que el Tribunal deberá fallarlos en el término de 24 horas. Es verdad que en
muchas ocasiones, por causas ajenas al Tribunal, ese plazo se excede, aun a los términos señalados en el inciso segundo de ese
artículo, pero a evitar esa grave dilación tienden principalmente las recomendaciones que se encarecen a las Cortes de Apelaciones.
Como causa de inobservancia de la ley con relación al plazo, aparece, en primer término, el retardo con que las autoridades
requeridas para que se informen sobre la efectividad del amparo, cumplen con el deber de llenar ese trámite, indispensable para
que la Corte se forme concepto de la causa de la detención o prisión y de la facultad con que ha obrado la autoridad que la ordenó
o llevó a efecto; y si bien en muchos casos no está dentro de las facultades del tribunal llamado a conocer del recurso tomar
respecto a algunas de esas autoridades las medidas que tiendan a remediar ese incumplimiento, que por las circunstancias en
que se opera causa graves molestias, pueden las Cortes adoptar las providencias que induzcan a cumplir oportunamente con su
deber a los aludidos funcionarios.
Para remediar en lo posible los inconvenientes o entorpecimientos que impidan resolver dentro del plazo fijado por la ley el
recurso de que se viene tratando, las Cortes esta Corte Suprema estima conveniente recomendar a las Cortes de Apelaciones
que encarezcan a los funcionarios de su dependencia la mayor atención y vigilancia en esos expedientes. Desde luego, el
secretario consignará el día y hora en que llega a su oficina la solicitud o telegrama en que se deduce el amparo y la pondrá en
el acto en manos del relator para que inmediatamente dé cuenta al Tribunal y éste provea lo pertinente. Se vigilará el envío de las
comunicaciones que se dispongan y en caso de decretarse que informen directamente funcionarios subalternos (Prefectos de
Carabineros, Jefes de Investigaciones, Jueces de Subdelegación u otros), se dará a la vez conocimiento a los Jefes o superiores
de esos Servicios que a su subordinado se le ha pedido un informe y tengan así conocimiento de las formas como éstos llenan
sus deberes.
Si la demora de esos informes excediese de un límite razonable, deberá el Tribunal adoptar las medidas que sean pertinentes
para obtener su inmediato despacho; y, en último caso, prescindir de ellos para el fallo del recurso, sin perjuicio de adoptar, si lo
estimare indispensable, las medidas que señalan los artículos 331 y 332 del Código de Procedimiento Penal. No sería posible
dejar la libertad de una persona sometida al arbitrio de un funcionario remiso o maliciosamente culpable en el cumplimiento de
una obligación.
Una vez en estado de fallarse, se dispondrá que el recurso se agregue extraordinariamente a la tabla del mismo día y resolverlo
con preferencia a cualquier otro asunto, cuidando de no acceder a la suspensión de la vista sino por motivos graves e insubsanables
del abogado solicitante (inciso derogado).
Una medida que se hace indispensable adoptar y que la precisan los continuos reclamos que formulan los afectados por detenciones
injustificadas, es la falta de cumplimiento que en muchas ocasiones se niega a las sentencias que acogen un recurso de amparo.
Aparte del desprestigio que para las resoluciones judiciales importa ese incumplimiento y la burla que se infiere a la majestad de
la ley, semejantes actos constituyen delitos que con penas muy severas sanciona nuestra legislación.
Para exigir el respeto y acatamiento que merecen los fallos judiciales y sancionar a los que, quebrantando disposiciones expresas
del Código Penal, se niegan o excusan cumplirlos, se recomienda como necesario que una vez acogido un recurso y ordenada la
libertad del detenido o preso, cuide el Tribunal que su sentencia sea debidamente cumplida, para lo cual requerirá, en los casos
que estime necesario, un inmediato informe del funcionario encargado de darle aplicación o del jefe del establecimiento donde se
encontraba el amparado…».

71
CAPÍTULO 2

interno generalmente no tiene acceso al expediente a fin de responder,


por ejemplo, los argumentos planteados en los informes de GENCHI.
Tampoco se remiten copias de los informes al interno. El interno, más
allá de su petición inicial prácticamente no puede intervenir en la
tramitación y sustentación del recurso: no puede defenderse contra
argumentos que posiblemente contradicen su planteamiento y no es
oído cuando desea presentar posibles aclaraciones y/o antecedentes
adicionales. Mientras que un interno no cuente con un abogado o con
el apoyo de un tercero, no puede influir en la sustentación de los únicos
recursos disponibles para reclamar la violación de un derecho en el
ámbito penitenciario»222.
Otro aspecto preocupante es la excesiva demora en el procedimiento
de tramitación del recurso de amparo, ya que el tiempo que transcurre
entre la declaración de admisibilidad y el fallo del recurso es de 13,18%
días de promedio 223.

113) ¿Qué es un recurso de protección constitucional?

Es un recurso que se presenta cuando una persona no puede ejercer


ciertos derechos, porque estos son amenazados, perturbados o violados.
Se presenta con el fin de que se adopten todas las medidas necesarias
para que se restablezca el imperio del derecho, es decir, que se ponga
fin a la amenaza, perturbación o violación del ejercicio del derecho y se
proteja al afectado.
Junto con la presentación del recurso, Usted puede pedir una «orden
de no innovar», de modo que la Corte obligue a la autoridad recurrida
a que suspenda la aplicación de la orden o resolución contra la que
Usted reclama, hasta que se resuelva el recurso.
(Artículo 20224 de la Constitución Política de la República).
Por ejemplo, si a Usted se le ha comunicado su traslado a otra unidad
penal donde por circunstancias no va a poder trabajar o ser visitado,
puede presentar un recurso de protección y además solicitar una orden
de no innovar para que su traslado no se lleve a efecto.
En la práctica, los motivos que principalmente dan lugar a la
presentación de este recurso son los apremios ilegítimos, amenazas
y castigos. También la falta de atención médica, la libertad condicional,
los castigos, cómputos, beneficios intrapenitenciarios, traslados,
prohibición de ingreso a recintos carcelarios, etc.
222
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 123.
223
Stippel, Jörg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», LOM Ediciones, Primera Edición, 2006, P. 226.
224
Constitución Política de la República. Artículo 20.- «El que por causa de actos u omisiones arbitrarios o ilegales sufra privación,
perturbación o amenaza en el legítimo ejercicio de los derechos y garantías establecidos en el artículo 19, números 1, 2, 3 inciso
cuarto, 4, 5, 6, 9 inciso final, 11,12, 13, 15, 16 en lo relativo a la libertad de trabajo y al derecho a su libre elección y libre
contratación, y a lo establecido en el inciso cuarto, 19, 21, 22, 23, 24, y 25 podrá ocurrir por sí o por cualquiera a su nombre, a la
Corte de Apelaciones respectiva, la que adoptará de inmediato las providencias que juzgue necesarias para restablecer el imperio
del derecho y asegurar la debida protección del afectado, sin perjuicio de los demás derechos que pueda hacer valer ante la
autoridad o los tribunales correspondientes.
Procederá, también, el recurso de protección en el caso del Nº 8 del artículo 19, cuando el derecho a vivir en un medio ambiente
libre de contaminación sea afectado por un acto u omisión ilegal imputable a una autoridad o persona determinada».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


72
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

114) ¿Qué derechos resguarda el recurso de protección


constitucional?

Los derechos resguardados por este recurso son:


- Vida e integridad física y psíquica;
- Igualdad ante la ley;
- Derecho de ser juzgado por tribunales establecidos por la ley;
- Respeto a la vida privada y pública, así como la honra de la
persona;
- Inviolabilidad del hogar y de toda forma de comunicación privada;
- Libertad de conciencia y ejercicio libre de todos los cultos;
- Derecho de elegir el sistema de salud a que cada cual desee
acogerse, sea estatal o privado;
- Libertad de enseñanza y la de abrir y mantener establecimientos
educacionales;
- Libertad de emitir opinión y de informar, sin censura previa;
- Derecho de reunirse pacíficamente y sin armas, sin permiso previo;
- Derecho de asociarse sin permiso previo;
- Derecho de sindicarse, en forma voluntaria;
- Derecho a desarrollar cualquier actividad económica;
- Libertad de trabajo y el derecho a su libre elección y contratación;
- No discriminación arbitraria en el trato que debe dar el Estado y
sus organismos en materia económica;
- Libertad de adquirir el dominio de toda clase de bienes;
- Derecho de propiedad;
- Derecho del autor sobre sus creaciones;
- Derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación.
En el caso de los recursos de protección interpuestos entre los años
2000 y 2002, el principal derecho reclamado es el derecho a la vida y a
la integridad física y psíquica, lo que resulta preocupante en tanto
alcanza a un 74,9% de las reclamaciones. El resto de los recursos de
protección se presenta por violación del derecho a la igualdad ante la
ley (14,6%), del derecho a la libertad de trabajo (6,5%), del derecho de
propiedad (2,0%), del derecho a realizar cualquier actividad económica
(1,0%) y del derecho al respeto a la vida privada y a la honra (1,0%)225.

115) ¿Quiénes pueden presentar un recurso de protección


constitucional?

El recurso lo puede presentar el afectado o cualquier persona en su


nombre, siempre que sea mayor de edad y tenga capacidad para
comparecer en un juicio.

No se indica en un 0,5% de los recursos. Base: 173 recursos, 199 derechos vulnerados.
225

Stippel, Jörg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», LOM Ediciones, Primera Edición, 2006, P. 206.

73
CAPÍTULO 2

Entre otras exigencias formales, el recurso debe contener la indicación


precisa del precepto constitucional que se está invocando y la
circunstancia de encontrarse protegido por el art. 20 del texto
constitucional.
(Auto Acordado sobre la Tramitación del Recurso de Protección, numeral
2, inciso 1226).

116) ¿Cuál es el plazo para presentar un recurso de protección


constitucional?

El plazo es de 15 días seguidos que se cuentan desde que tuvo lugar


la situación (se incluyen sábados y domingos).
Esto es criticable, pues una vez presentado el recurso fuera de plazo,
la Corte de Apelaciones no lo admitirá a trámite, declarándolo «no ha
lugar». Es lo sucedido en julio de 2006 con el recurso patrocinado por
Carlos Quezada, abogado de la Fundación Paternitas, en
representación de 80 reclusos que dormían a la intemperie en
condiciones infrahumanas. Finalmente, la Corte de Apelaciones de
Santiago no lo acogió a tramitación por estimarlo extemporáneo, es
decir, fuera de plazo227.
Debe criticarse del todo esta situación, pues el plazo a que se ha
hecho referencia viene determinado en un Auto Acordado, emanado de
la Corte Suprema, que implica una limitación constitucional del ejercicio
de un derecho fundamental, consagrado en la Constitución Política de
la República.
Por ello, respecto de los recursos de amparo y protección, la doctrina
ha venido criticando la escasa legitimidad de su regulación, puesto
que ésta emana del poder judicial, quien ha fijado la tramitación y fallo
de estos recursos en un Auto Acordado, instrumento que carece de
calidad jurídica228: «En este sentido, la limitación temporal del ejercicio
de este derecho constitucional, contemplada en el auto acordado, es
inconstitucional y dificulta en materia penitenciaria el acceso a la justicia
de las personas privadas de su libertad»229.
(Auto Acordado sobre la Tramitación del Recurso de Protección, numeral 1230).

226
Auto Acordado sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Protección de Garantías Constitucionales, numeral 2.- «El recurso
se interpondrá por el afectado o por cualquiera otra persona en su nombre, capaz de parecer en juicio, aunque no tenga para
ello mandato especial, por escrito en papel simple y aún por telégrafo o telex…».
227
Noticia publicada en www.radio.uchile.cl (04.07.06).
228
Vea Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2004.
Hechos de 2003», Pp. 28-42.
229
Stippel, Jörg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», LOM Ediciones, Primera Edición, 2006,
P. 199.
230
Auto Acordado sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Protección de Garantías Constitucionales, numeral 1.- «El recurso o
acción de protección se interpondrá… dentro del plazo fatal de quince días corridos contados desde la ejecución del acto o la
ocurrencia de la omisión o, según la naturaleza de éstos, desde que se haya tenido noticias o conocimiento cierto de los mismos,
lo que se hará constar en autos».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


74
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

117) ¿Dónde se presenta un recurso de protección?

El recurso se presenta ante la Corte de Apelaciones del lugar donde


se produjo la amenaza, perturbación o violación por la que se recurra.
Por ejemplo, si Usted denuncia que sufrió torturas y malos tratos en la
unidad penal donde se encuentra cumpliendo condena, tiene que
presentar el recurso en la Corte de Apelaciones que se encuentre en el
territorio donde se encuentra el establecimiento penitenciario en que
se están cometiendo los abusos.
(Auto Acordado sobre la Tramitación del Recurso de Protección, numeral 1231).

118) ¿Cómo es el procedimiento de tramitación del recurso de


protección?

El recurso de protección da origen a un procedimiento de urgencia, que


básicamente consiste en lo siguiente:
Lo primero que hace la Corte de Apelaciones es declarar el recurso
admisible o inadmisible, según se cumplan o no los requisitos formales.
En caso de que el recurso sea acogido a tramitación, la Corte solicita
informes al recurrido (persona en contra de la cual se presenta), quien
debe responder en un plazo de 5 días232.
Al día siguiente de que se reciben los informes del recurrido, la Corte
de Apelaciones dicta sentencia, que debe ser notificada a la persona
que presentó el recurso.
Es criticable el hecho de que en el caso de los recursos de protección,
las Cortes envíen el oficio por correo, lo cual dilata la tramitación del
mismo, a diferencia del recurso de amparo, en que las Cortes solicitan
el informe por medio de fax.
(Auto Acordado sobre la Tramitación del Recurso de Protección, numeral
2, inciso 2233 y numeral 3234).
231
Auto Acordado sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Protección de Garantías Constitucionales, numeral 1.- «El recurso o
acción de protección se interpondrá ante la Corte de Apelaciones en cuya jurisdicción se hubiere cometido el acto o incurrido en
la omisión arbitraria o ilegal que ocasionen privación, perturbación o amenaza en el legítimo ejercicio de las garantías
constitucionales respectivas…».
232
Al mismo tiempo, en casos de extrema urgencia, la Corte puede decretar una orden de no innovar. Por otra parte, el tribunal
siempre puede solicitar ampliación de los informes, pedir otros nuevos, o bien decretar cuantas diligencias estime necesarias
(numeral 3).
233
Auto Acordado sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Protección de Garantías Constitucionales, numeral 2.- «…Presentado el
recurso el Tribunal examinará en cuenta si ha sido interpuesto en tiempo y si tiene fundamentos suficientes para acogerlo a tramitación.
Si en opinión unánime de sus integrantes su presentación ha sido extemporánea o adolece de manifiesta falta de fundamento
lo declarará inadmisible desde luego por resolución someramente fundada, la que no será susceptible de recurso alguno, salvo
el de reposición ante el mismo tribunal, el que deberá interponerse dentro del tercer día».
234
Auto Acordado sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Protección de Garantías Constitucionales, numeral 3.- «Acogido a
tramitación el recurso, la Corte de Apelaciones ordenará que informe, por la vía que estime más rápida y efectiva, la persona o
personas, funcionarios o autoridad que según el recurso o en concepto del Tribunal son los causantes del acto u omisión arbitraria
o ilegal, que haya podido producir privación, perturbación o amenaza del libre ejercicio de los derechos que se solicita proteger,
fijándole un plazo breve y perentorio para emitir el informe, señalándole que conjuntamente con éste, el obligado en evacuarlo
remitirá a la Corte todos los antecedentes que existan en su poder sobre el asunto motivo del recurso.
Recibido el informe y los antecedentes requeridos, o sin ellos, el Tribunal ordenará traer los autos en relación y dispondrá agregar
extraordinariamente la causa a la tabla del día subsiguiente, previo sorteo, en las Cortes de Apelaciones de más de una Sala.
Los oficios que fueren necesarios para el cumplimiento de las diligencias decretadas se despacharán por comunicación directa,
por correo o telegráficamente, a través de las Oficinas del Estado o por medio de un ministro de fe.
El Tribunal cuando lo juzgue conveniente para los fines del recurso, podrá decretar orden de no innovar».

75
CAPÍTULO 2

En el caso del recurso de protección, el tiempo entre la declaración de


admisibilidad y el fallo es de 60,86 días de promedio, frente a lo que
cabe preguntarse acerca de quién se responsabiliza por el daño sufrido
por el recurrente en el transcurso del tiempo de tramitación235.

119) ¿Cómo puedo recurrir si no estoy de acuerdo con la sentencia


de la Corte de Apelaciones?

La resolución que declara inadmisible un recurso de protección puede


ser recurrida tan sólo en apelación ante la Corte Suprema, en el plazo
de cinco días a contar desde la notificación del fallo a las partes.
(Auto Acordado sobre la Tramitación del Recurso de Protección, numeral 6236).

120) ¿Qué es la visita semanal del Juez de Garantía?

Según el COT, es una visita que deben realizar estos jueces el último
día hábil de cada semana (es decir, todos los viernes, salvo que sea
festivo) a las cárceles o establecimientos penales, con el fin de observar
si los detenidos o imputados sometidos a prisión preventiva «sufren
tratos indebidos, si se les coarta la libertad de defensa o si se prolonga
ilegalmente la tramitación de su proceso».
(Artículo 567237 del Código Orgánico de Tribunales).

121) ¿Quiénes pueden acompañar al juez en la visita semanal?

Pueden acompañarlo cualquier Fiscal del Ministerio Público, así como


los abogados y procuradores de los reclusos, de acuerdo a lo que
determina el COT.
(Artículo 568238 del Código Orgánico de Tribunales).

122) ¿Cómo se debe realizar la visita semanal?

La visita semanal debería realizarse de la siguiente manera, como


dispone el COT:

235
Stippel, Jörg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», LOM Ediciones, Primera Edición, 2006, P. 239.
236
Auto Acordado sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Protección de Garantías Constitucionales, numeral 6.- «La sentencia
se notificará personalmente o por el estado a la persona que hubiere deducido el recurso y a los recurridos que se hubieren hecho
parte en él.
La apelación se interpondrá dentro del término fatal de cinco días hábiles, contados desde la notificación de la parte que entabla
el recurso, y deberá contener los fundamentos de hecho y de derecho en que se apoya y las peticiones concretas que se formulen
al Tribunal.
Si la apelación se interpusiere fuera de plazo o no es fundada o no contiene peticiones concretas el Tribunal la declarará inadmisible».
237
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 567.- «El último día hábil de cada semana, un juez de garantía, designado por el comité
de jueces del tribunal de la respectiva jurisdicción, visitará cárcel o el establecimiento en que se encuentren los detenidos o
presos a fin de indagar si sufren tratos indebidos, si se les coarta la libertad de defensa o si se prolonga ilegalmente la tramitación
de su proceso».
238
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 568.- «Tendrán derecho de asistir a estas visitas los fiscales del ministerio público, cualquiera
que sea su categoría, los abogados y procuradores de los reos y los padres o guardadores los procesados menores de edad».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


76
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

- Primero se presentan ante el Juez de Garantía todos los reclusos


que así lo soliciten (si existe algún detenido que aún no es puesto
a disposición judicial, es obligatoria su presentación).
- Después se da lectura a una lista que contiene en nombre de
todos los reclusos, estado de su causa y delito que la motivó, y
fecha en que fueron privados de libertad.
- Los reclusos pueden presentar quejas ante el Juez de Garantía,
quien adoptará las medidas que considere convenientes para
solucionar los problemas de que se quejan los reclusos239.
- Después examinará el estado del recinto, especialmente en lo
que se refiere al aseo y la seguridad, oyendo las observaciones del
Jefe del establecimiento. También comprobará el movimiento de
entrada y salida de los reclusos durante esa semana.
- El Juez levantará un acta, detallando sus observaciones y los
reclamos de los reclusos, así como el movimiento de entrada y
salida de los detenidos, indicando el nombre y apellido de éstos.
- Ese mismo día, el Juez de Garantía enviará una copia del acta a la
Corte de Apelaciones, quien puede dirigirse a Gendarmería de Chile
para que solucione los problemas mencionados en el acta que no
puedan arreglarse vía judicial.
(Artículos 569240, 570241, 571242, 572243, 574244, 575245 y 576246 del
Código Orgánico de Tribunales).

239
El Código Orgánico de Tribunales establece que el recluso (o su representante) podrá oponerse a estas medidas y proponer
otras, y si el Juez las rechaza, pueden apelar contra la resolución.
Este recurso de apelación será examinado por la Corte de Apelaciones al día siguiente de que se reciba el acta remitida por el
Juez de Garantía, en una audiencia en que deben estar presentes las partes (artículo 371 y 576).
240
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 569.- «En el acto de la visita deberán ser presentados todos los detenidos y presos por
orden del tribunal que así lo soliciten y aquellos cuya detención no se hubiere comunicado aún al tribunal».
241
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 570.- «Iniciada la visita, un funcionario del juzgado o tribunal dará lectura al estado que
llevará preparado para ese efecto y en que se expresará el nombre de cada uno de los presos y detenidos, el delito que se les
imputa, el estado en que se encuentra y la fecha de inicio de la privación de libertad».
242
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 571.- «En seguida, prevendrá el juez a los detenidos y presos que pueden entablar las
quejas que tengan a bien acerca del tratamiento que reciben, del alimento que se les da y de las dificultades que se les suscitan
para su defensa.
El juez oirá uno a uno los reclamos que se le hicieren a este respecto por los presos o detenidos, por las personas designadas en
el artículo 568; adoptará las medidas que crea convenientes para subsanar las faltas que se le hicieren presente. Si el preso o su
representante creyeren ineficaz la medida adoptada, podrán proponer otra; y, desechada por el juez, podrán apelar de la resolución».
243
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 572.- «El juez reconocerá, en seguida, el estado de aseo y seguridad de los calabozos,
oyendo las observaciones del jefe del establecimiento a este respecto; y tomará nota del movimiento de ingreso y egreso de
individuos reclusos que haya habido durante el curso de la semana».
244
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 574.- «Cada juez que practique la visita de los detenidos o presos levantará un acta en
que se contenga una exposición minuciosa de las observaciones que hubiere hecho y de los reclamos que se le hubieren dirigido
durante ella. En el acta se expresarán el movimiento que hubiere tenido la cárcel y la indicación del nombre y apellido de cada uno
de los individuos detenidos o presos por el juzgado o tribunal, que hubieren entrado y salido durante la semana».
245
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 575.- «Una copia autorizada del acta será enviada el mismo día a la Corte de Apelaciones
respectiva; y este tribunal procederá a examinarla en el acto que la reciba. Si en ella se consigna alguna resolución del juez que
hubiere sido apelada, mandará traer los antecedentes en relación, y le dará lugar preferente en la primera tabla que se forme. Con
audiencia verbal de las partes que concurran, y sin otro trámite, fallará la Corte el recurso pendiente».
246
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 576.- «Si el contenido de las actas diere mérito para adoptar medidas que estén fuera
del alcance de los Tribunales de Justicia, la Corte se dirigirá a la autoridad administrativa llamada a poner remedio al mal denunciado,
a fin de que adopte las providencias necesarias para ese objeto».

77
CAPÍTULO 2

123) ¿Qué debería suceder si durante la visita semanal el Juez de Garantía


advierte la existencia de un detenido privado de libertad ilegalmente?

Conforme al COT, el Juez de Garantía debería decretar alguna medida para


poner fin a esta situación (por ejemplo, decretar la inmediata libertad del
afectado), o bien ponerlo en conocimiento de su superior, en el caso de que no
pueda hacerlo.(Artículo 573247 del Código Orgánico de Tribunales).

124) ¿Qué es la visita semestral?

Es una visita que deberían realizar dos veces al año los Ministros de
las Cortes de Apelaciones a las cárceles o establecimientos penales,
con el objeto de inspeccionar dichos recintos, examinar las
condiciones de privación de libertad de los reclusos y de comprobar si
se respetan sus derechos, de acuerdo al COT.
Esta visita debería incluir aquellos centros donde se encuentran
adolescentes procesados o condenados por infracción a la ley penal.
El objeto de estas visitas es que los Jueces o Ministros puedan tomar
conocimiento de los problemas que afectan a la población penitenciaria, como
deficiencias estructurales de los recintos, seguridad, aseo e higiene de los
penales, hacinamiento, etc.
(Artículo 578248 del Código Orgánico de Tribunales).

125) ¿Quiénes deberían realizar la visita semestral?

Ello depende de la comuna en que estén situados los recintos carcelarios,


pues según el COT:
- Si en la comuna donde está ubicada la cárcel o establecimiento
penal existe una Corte de Apelaciones, la debería realizar una
comisión formada por: un Ministro de la Corte, un Juez de Tribunal
Oral en lo Penal y un Juez de Garantía. El Secretario de la Corte de
Apelaciones ejercerá la función de Secretario de la Visita.
- Si en la comuna donde está ubicada la cárcel o establecimiento
penal no existe una Corte de Apelaciones, la debería realizar el
Juez de Garantía junto con el funcionario del juzgado que elija,
quien ejercerá la función de Secretario.
(Artículo 580249 del Código Orgánico de Tribunales).
247
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 573.- «Cuando, por la inspección de los libros del alcaide o por otros motivos,
conociere el juez que existe en el establecimiento algún individuo ilegalmente detenido o preso, dictará desde luego las
providencias que estuvieren dentro de sus facultades para remediar el abuso cometido. Si el remedio excediere de sus
facultades, dará cuenta inmediata con los antecedentes a la autoridad superior que corresponda».
248
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 578.- «En toda ciudad en que existan cárceles o establecimientos penales se hará, a
lo menos, una visita en el primer semestre y otra en el segundo semestre del año a cada uno de ellos, a fin de tomar conocimiento
de su estado de seguridad, orden e higiene, de si los internos cumplen sus condenas y de oírles sus reclamaciones».
249
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 580.- «En las comunas asiento de una Corte de Apelaciones constituirán la
visita un ministro de la misma, un juez de tribunal de juicio oral en lo penal y un juez de garantía. El ministro será designado
por turno anual, comenzando por el menos antiguo.
El secretario de la Corte de Apelaciones, o el secretario en lo criminal de la de Santiago, lo será de la visita.
En las demás comunas, constituirán la visita un juez de garantía, designado por la Corte de Apelaciones de acuerdo a un turno
mensual, y el funcionario del juzgado que el juez designare como secretario visita.Presidirá la visita el ministro de la Corte de
Apelaciones o, en su caso, el juez de garantía».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


78
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

Por ejemplo, a la Corte de Apelaciones de Santiago le corresponde visitar


el CDP Santiago Sur, el Anexo CDP Santiago Sur, el CPF de Santiago, el
CDP Capitán Yaber, el CAS Santiago y CRA Manuel Rodríguez.
Los otros establecimientos penales y cárceles de la Región
Metropolitana deben ser visitados por Jueces de Garantía.
Respecto de estas visitas, ya antes de la entrada en vigor de la reforma
procesal penal, algunos estudios habían señalado que estas visitas
deberían efectuarla los jueces del crimen que tengan jurisdicción en la
comuna donde cada uno de ellos se encuentre250.

126) ¿Cuándo se debe realizar la visita semestral?

Según el COT, se debe realizar en la fecha y hora que determine el


presidente de la comisión (es decir, el Ministro de la Corte de
Apelaciones o el Juez del Garantía, en el caso de las comunas donde
no existe Corte de Apelaciones).
Se debería efectuar sin aviso previo, al menos una vez cada seis
meses 251.
(Artículo 579252 del Código Orgánico de Tribunales).
Pese a dicha regulación, generalmente en la práctica estas visitas se
avisan con antelación, por lo que se transforman en una mera
formalidad, de manera que no sirven para inspeccionar el trato y las
condiciones penitenciarias en que viven los internos, objetivo para el
cual fueron establecidas253.

127) ¿En qué aspectos debería centrarse la visita semestral?

Señala el COT que la visita semestral debería centrarse en los


siguientes aspectos:
- Infraestructura y equipamiento del recinto (cocina, baños, celdas,
sector salud, dormitorios, patios, talleres de trabajo, escuela,
condiciones generales y otras dependencias).
- Trato y alimento que reciben los reclusos, debiendo oír los reclamos
de éstos.
- Cuentas de las economías de los reclusos.
- Observancia del Reglamento.
(Artículo 582, inciso 1254 del Código Orgánico de Tribunales).

250
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 171.
251
Además, pueden realizar visitas el Presidente de la Corte Suprema junto con un Ministro por él designado, cuando lo consideren
necesario, a cualquiera de las cárceles y establecimientos penitenciarios del país (artículo 581 del Código Orgánico de Tribunales).
252
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 579.- «Las visitas se practicarán sin aviso previo, a uno o más de los establecimientos
penales y cárceles existentes en el territorio jurisdiccional respectivo, en la fecha y hora que determine el presidente de la visita,
por sí o a petición de cualquiera de sus miembros».
253
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2006. Hechos de
2005», P. 164.
254
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 582.- «La visita inspeccionará los diferentes departamentos de la casa; se informará
del trato y del alimento que se da a los reclusos; de cómo se cumple el reglamento y se llevan las cuentas de las economías de los
reclusos; y el presidente les advertirá que pueden hacer las reclamaciones que les convengan…».

79
CAPÍTULO 2

128) ¿Cuál es la utilidad práctica de estas visitas?

Aparentemente poca. En el estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de


una Política Criminal para Chile» se critica la escasa utilidad práctica
de estas visitas:
«En la indagación de las actas de visitas efectuados por los ministros
de las Cortes de Apelaciones, percibimos que los jueces cumplen
formal y parcialmente, con un mandato legal. La mayor parte de los
informes se agota en una mera descripción de la situación carcelaria
observada. No cuentan, por ejemplo, con un análisis jurídico de la
pregunta sobre las condiciones higiénicas de la cocina con relación a
la respectiva normativa sanitaria local e internacional. Lo mismo
respecto de la disponibilidad de sanitarios y duchas. Ninguna mención
al estado de las edificaciones con una verdadera intención de aminorar
su deterioro» 255.

129) ¿Cómo debería realizarse la visita semestral?

La visita semestral debería realizarse de la siguiente forma, conforme


indica el COT:
- Todos los reclusos deben ser presentados a la comisión visitadora.
Se les informará de su derecho a efectuar reclamaciones.
- La comisión inspeccionará los elementos explicados
anteriormente y oirá a los reclusos.
- En caso de reclamaciones acerca de malos tratos y apremios
ilegítimos, violación del derecho a la defensa o excesiva demora en
las causas judiciales, la comisión las hará constar por escrito.
- Además, puede dar órdenes al Jefe del establecimiento para
corregir algunas deficiencias o abusos (también puede dirigirse al
Presidente de la República).
- El Secretario levantará un acta de la visita, firmada por él y el
presidente de la comisión visitadora.
- Una copia de esta acta será enviada al Ministerio de Justicia y otra
será dejada en el libro del recinto destinado a ello.

255
Stippel, Jörg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», LOM Ediciones, Primera Edición, 2006,
P. 239.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


80
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

- Por último, el Ministerio de Justicia debe ocuparse de adoptar las


medidas necesarias para corregir los problemas mencionados en
el acta de la comisión visitadora.
(Artículos 582, incisos 2 y 3256, 583257, 584258 y 585259 del Código Orgánico
de Tribunales).

130) ¿Qué ocurre en la práctica?


Pese a lo señalado por la normativa legal, frecuentemente no todos
los reclusos alcanzan a presentar sus reclamos a la comisión
visitadora, por tanto «este derecho no es extensivo, ni accesible». Por
otra parte, es una práctica habitual que el Ministerio de Justicia no se
pronuncie acerca del contenido de las actas, de modo que resulta
imposible que estos documentos incidan en la solución de los
problemas detectados260.

2.2. Derechos inherentes a la persona.

131) ¿Qué significa que tengo derecho al honor y a la dignidad?

Sin duda, este derecho es el que en el ámbito intrapenitenciario


adquiere una mayor significación e importancia, ya que ninguna
persona, por el sólo motivo de estar privada de libertad, puede ser
despojada de los elementos que conforman su esencia como ser
humano, uno de los cuales es su dignidad.
Este derecho encuentra fundamento en la Constitución Política de la
República. El principio de dignidad de la persona se encuentra
constitucionalmente reconocido en nuestra norma fundamental y dice
relación con la esfera de autonomía de las personas, su posibilidad
de elegir libremente un proyecto de vida y actúa como un límite que los
individuos pueden oponer a la intervención del Estado261. Así mismo,
nuestro texto constitucional asegura a todas las personas «el respeto y

256
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 582.- «…Los directores o jefes de la casa visitada presentarán a todos los reclusos
que en ella haya, en la forma que la visita ordene.
De las reclamaciones que se refieran a vejaciones indebidas, coacción de la libertad de defensa o prolongación injustificada en la
tramitación de los procesos, se dejará testimonio escrito y de ellas conocerá la Corte de Apelaciones para la adopción de las
medidas procedentes».
257
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 583.- «Si notare abusos o defectos que pueda corregir, obrando dentro de sus
atribuciones, la visita dará las órdenes del caso.
Acordará, si lo estimare oportuno, hacer representaciones al Presidente de la República, ya en favor de algún recluso, ya con
relación a la casa».
258
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 584.- «El secretario de la visita que asista consignará en un libro, que llevará con este
objeto, acta de la visita, en la cual expresará las órdenes dadas y las medidas tomadas en cada cárcel y establecimiento visitado.
El presidente firmará el acta y también el secretario.
Una copia del acta se remitirá al Ministerio de Justicia».
259
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 585.- «En un libro que se tendrá en cada cárcel y establecimiento penal, el secretario
de la visita pondrá copia de la parte del acta referente a cada uno.
El jefe del establecimiento es responsable del cumplimiento de cuanto ordenare la visita».
260
Vea Stippel, Jörg Alfred, «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», LOM Ediciones, Primera Edición,
2006, Pp. 233-250.
261
Cfr. Dworkin, Ronald , «Los derechos en serio».

81
CAPÍTULO 2

protección a la vida privada y pública y a la honra de la persona y su


familia».
(Artículos 1262, 5 inciso 2263 y 19 Nº 4264 de la Constitución Política de la
República).
El REP garantiza el derecho al honor y a la dignidad de los internos. Por
otra parte, existen diversas manifestaciones de este principio a lo largo
del Reglamento, por ejemplo se señala como regla general el respeto a
la intimidad durante las visitas a los reclusos, tanto respecto de éstos
como de su grupo familiar, así como a la privacidad en las comunicaciones.
Por último, la Ley Orgánica de Gendarmería de Chile señala que sus
funcionarios deben «otorgar a cada persona privada de su libertad un
trato digno de su condición humana», sin incurrir en tratos vejatorios o
abusos de autoridad.
(Artículos 6, inciso 2265; 8266; 41, inciso 2267; 54, incisos 3 y 4268; 56, inciso
1269 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).
(Artículo 15270 de la Ley Orgánica de Gendarmería de Chile).

132) ¿El derecho al honor y a la dignidad está garantizado por el


derecho internacional? ¿En qué forma?

Sí. El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos establece


que «Toda persona privada de su libertad deberá ser tratada con
humanidad y respeto a la dignidad inherente al ser humano» (artículo
262
Constitución Política de la República. Artículo 1.- «Las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos.
La familia es el núcleo fundamental de la sociedad.
El Estado reconoce y ampara a los grupos intermedios a través de los cuales se organiza y estructura la sociedad y les garantiza
la adecuada autonomía para cumplir sus propios fines específicos.
El Estado está al servicio de la persona humana y su finalidad es promover el bien común, para lo cual debe contribuir a crear las
condiciones sociales que permitan a todos y a cada uno de los integrantes de la comunidad nacional su mayor realización
espiritual y material posible, con pleno respeto a los derechos y garantías que esta Constitución establece».
263
Constitución Política de la República. Artículo 5, inciso 2.- «El ejercicio de la soberanía reconoce como limitación el respeto a
los derechos esenciales que emanan de la naturaleza humana. Es deber de los órganos del Estado respetar y promover tales
derechos, garantizados por esta Constitución, así como por los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentren
vigentes».
264
Constitución Política de la República. Artículo 19 Nº 4.- «La Constitución asegura a todas las personas:
4º.- El respeto y protección a la vida privada y pública y a la honra de la persona y su familia»
265
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 6, inciso 2.- «… Se garantiza … su derecho al honor, a ser designados
por su propio nombre, a la intimidad personal…».
266
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 8.- Gendarmería de Chile cautelará la confidencialidad de los datos y
de la información que maneje de las personas sometidas a su custodia y control.
267
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 41, inciso 2.- «... Las comunicaciones se efectuarán de manera que
se respete al máximo la privacidad y, en todo caso, se regularán por el procedimiento establecido en los artículos siguientes».
268
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 54, incisos 3 y 4.- «... Todos los visitantes y sus pertenencias serán
registrados por razones de seguridad. El registro será realizado y dirigido por personal del mismo sexo del visitante conforme a
los procedimientos determinados en la regulación que al respecto dicte el Director Nacional, respetándose siempre la dignidad de
la persona.
El registro podrá ser manual, pero se propenderá a su reemplazo por censores u otros aparatos no táctiles.».
269
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 56, inciso 1.- «Todas las visitas se celebrarán de manera que se
respete al máximo la intimidad y no tendrán más restricciones que las impuestas por razones de seguridad y de buen orden del
establecimiento. Por estas razones el Alcaide podrá limitar o suspender temporalmente las visitas a toda la población penal o a
parte de ella».
270
Ley Orgánica de Gendarmería de Chile. Artículo 15.- «El personal de gendarmería deberá otorgar a cada persona privada de
libertad un trato digno propio de su condición humana. Cualquier trato vejatorio o abuso de autoridad será debidamente sancionado
conforme a las leyes y reglamentos vigentes».
271
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Artículo 10.- «1. Toda persona privada de su libertad será tratada
humanamente y con el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano».
272
Convención Americana sobre Derechos Humanos. Artículo 5 Nº 2, inciso 2.- «Toda persona privada de libertad será tratada
con el debido respeto a la dignidad inherente al ser humano».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


82
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

10 N° 1271). De la misma forma se pronuncia la Convención Americana


sobre Derechos Humanos (artículo 5 Nº 2, inciso 2272).
Fundamentalmente la consagración de este derecho significa en la
práctica que Usted tiene derecho a ser llamado por su nombre, a
preservar su intimidad, así como su vida privada y pública. En este
sentido, es importante destacar que tres instrumentos internacionales
protegen al individuo de ataques a su honra o a su reputación (artículo
12273 de la Declaración Universal de Derechos Humanos; artículo 17274
del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y artículo 11 Nº
1 y 2275de la Convención Americana sobre Derechos Humanos).
Dentro de la normativa internacional que se ocupa concretamente de
materia penitenciaria, tanto los Principios básicos para el Tratamiento
de los Reclusos, como el Conjunto de Principios para la Protección de
Todas las Personas sometidas a cualquier forma de Detención o
Prisión consagran el derecho a la dignidad de las personas sujetas a
la ejecución penal. También lo hace el Código de Conducta para los
Funcionarios encargados de Hacer Cumplir la Ley que establece que,
respecto de las personas sometidas a su custodia, es obligación de
estos funcionarios el respetar y defender su dignidad y Derechos
Humanos.
(Principio 1276; Principio 1277; Artículo 2278).
Por su parte, las Reglas de Tokio obligan a que el personal encargado
del régimen de vigilancia de las medidas no privativas de libertad
respete el derecho a la dignidad e intimidad, tanto del recluso como de
su grupo familiar.
(Reglas 3 N° 9 y 11279).
Un instrumento importante para proteger la dignidad de los internos lo
constituye la confidencialidad de sus datos personales. Por ello, El
Código de Conducta para los Funcionarios encargados de Hacer
Cumplir la Ley señala que respecto de las personas sometidas a su
custodia, es obligación de estos funcionarios el respetar y defender la
reserva de la información que manejen.
273
Declaración Universal de los Derechos Humanos. Artículo 12.- «Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada,
su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la
protección de la ley contra tales injerencias o ataques».
274
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Artículo 17.-»Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada,
su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques legales a su honra y reputación».
275
Convención Americana sobre Derechos Humanos. Artículo 11.- Protección de la honra y de la dignidad.
«1. Toda persona tiene derecho al respeto de su honra y al reconocimiento de su dignidad.
2. Nadie puede ser objeto de injerencias arbitrarias o abusivas en su vida privada, en la de su familia, en su domicilio o en su
correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra o reputación».
276
Principios básicos para el Tratamiento de los Reclusos. Principio 1.- «Todos los reclusos serán tratados con el respeto que
merecen su dignidad y valor inherentes de seres humanos».
277
Conjunto de Principios para la Protección de Todas las Personas sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión. Principio
1.- «Toda persona sometida a cualquier forma de detención o prisión será tratada humanamente y con el respeto debido a la
dignidad inherente al ser humano».
278
Código de Conducta para los Funcionarios encargados de Hacer Cumplir la Ley. Artículo 2.- «En el desempeño de sus tareas,
los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley respetarán y protegerán la dignidad humana y mantendrán y defenderán los
derechos humanos de todas las personas».
279
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas sobre las Medidas No Privativas de la Libertad. Regla 3.- «9) La dignidad del delincuente
sometido a medidas no privativas de libertad será protegida en todo momento.
11) Durante la aplicación de las medidas no privativas de libertad se respetarán tanto el derecho del delincuente como el de su
familia a la intimidad».

83
CAPÍTULO 2

(Artículo 4 y comentario 280). Por esta razón, la Directiva 94/46 del


Parlamento Europeo, relativa a la protección de las personas físicas,
regula el tratamiento de datos personales por las instituciones y
organismos comunitarios y la circulación de estos datos. Dicha
directiva establece en su artículo 1 N º 1 que «los Estados miembros
garantizarán, con arreglo a las disposiciones de la presente Directiva,
la protección de las libertades y de los derechos fundamentales de las
personas físicas, y, en particular, del derecho a la intimidad, en lo que
respecta al tratamiento de los datos personales». Esta normativa define
los conceptos de datos personales y tratamiento de datos personales
(artículo 2, letras a y b281). Así mismo, la directiva establece un catálogo
de datos considerados de carácter personal y, por tanto, privados

280
Código de Conducta para los Funcionarios encargados de Hacer Cumplir la Ley. Artículo 4.- «Las cuestiones de carácter
confidencial de que tengan conocimiento los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley se mantendrán en secreto, a menos
que el cumplimiento del deber o las necesidades de la justicia exijan estrictamente lo contrario».
Comentario:
Por la naturaleza de sus funciones, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley obtienen información que puede referirse
a la vida privada de las personas o redundar en perjuicio de los intereses, especialmente la reputación, de otros. Se tendrá gran
cuidado en la protección y el uso de tal información, que sólo debe revelarse en cumplimiento del deber o para atender las
necesidades de la justicia. Toda revelación de tal información con otros fines es totalmente impropia.
281
Directiva 94/46 del Parlamento Europeo. Artículo 2.- Definiciones. «A efectos de la presente Directiva, se entenderá por:
a) «datos personales»: toda información sobre una persona física identificada o identificable (el «interesado»); se considerará
identificable toda persona cuya identidad pueda determinarse, directa o indirectamente, en particular mediante un número de
identificación o uno o varios elementos específicos, característicos de su identidad física, fisiológica, psíquica, económica, cultural
o social;
b) «tratamiento de datos personales» («tratamiento»): cualquier operación o conjunto de operaciones, efectuadas o no mediante
procedimientos automatizados, y aplicadas a datos personales, como la recogida, registro, organización, conservación, elaboración
o modificación, extracción, consulta, utilización, comunicación por transmisión, difusión o cualquier otra forma que facilite el
acceso a los mismos, cotejo o interconexión, así como su bloqueo, supresión o destrucción».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


84
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

(Sección III, «Categorías Especiales de Tratamientos», artículo 8282) y


se refiere al principio de confidencialidad y seguridad del tratamiento
de estos datos (Sección VI, artículos 16283 y 17284).

133) ¿Son dignos los establecimientos penitenciarios de nuestro país?

Es difícil pensar en nuestros establecimientos penitenciarios como


«dignos» cuando es habitual que los reclusos se refieran a sus

282
Directiva 94/46 del Parlamento Europeo. Artículo 8.- Categorías especiales de datos.
«1. Los Estados miembros prohibirán el tratamiento de datos personales que revelen el origen racial o étnico, las opiniones
políticas, las convicciones religiosas o filosóficas, la pertenencia a sindicatos, así como el tratamiento de los datos relativos a la
salud o a la sexualidad.
2. Lo dispuesto en el apartado 1 no se aplicará cuando:
a) el interesado haya dado su consentimiento explícito a dicho tratamiento, salvo en los casos en los que la legislación del Estado
miembro disponga que la prohibición establecida en el apartado 1 no pueda levantarse con el consentimiento del interesado, o
b) el tratamiento sea necesario para respetar las obligaciones y derechos específicos del responsable del tratamiento en materia
de Derecho laboral en la medida en que esté autorizado por la legislación y ésta prevea garantías adecuadas, o
c) el tratamiento sea necesario para salvaguardar el interés vital del interesado o de otra persona, en el supuesto de que el
interesado esté física o jurídicamente incapacitado para dar su consentimiento, o
d) el tratamiento sea efectuado en el curso de sus actividades legítimas y con las debidas garantías por una fundación, una
asociación o cualquier otro organismo sin fin de lucro, cuya finalidad sea política, filosófica, religiosa o sindical, siempre que se
refiera exclusivamente a sus miembros o a las personas que mantengan contactos regulares con la fundación, la asociación o el
organismo por razón de su finalidad y con tal de que los datos no se comuniquen a terceros sin el consentimiento de los interesados,
o
e) el tratamiento se refiera a datos que el interesado haya hecho manifiestamente públicos o sea necesario para el reconocimiento,
ejercicio o defensa de un derecho en un procedimiento judicial.
3. El apartado 1 no se aplicará cuando el tratamiento de datos resulte necesario para la prevención o para el diagnóstico médico,
la prestación de asistencia sanitaria o tratamientos médicos o la gestión de servicios sanitarios, siempre que dicho tratamiento de
datos sea realizado por un profesional sanitario sujeto al secreto profesional sea en virtud de la legislación nacional, o de las
normas establecidas por las autoridades nacionales competentes, o por otra persona sujeta asimismo a una obligación equivalente
de secreto.
4. Siempre que dispongan las garantías adecuadas, los Estados miembros podrán, por motivos de interés público importantes,
establecer otras excepciones, además de las previstas en el apartado 2, bien mediante su legislación nacional, bien por decisión
de la autoridad de control.
5. El tratamiento de datos relativos a infracciones, condenas penales o medidas de seguridad, sólo podrá efectuarse bajo el
control de la autoridad pública o si hay previstas garantías específicas en el Derecho nacional, sin perjuicio de las excepciones
que podrá establecer el Estado miembro basándose en disposiciones nacionales que prevean garantías apropiadas y específicas.
Sin embargo, sólo podrá llevarse un registro completo de condenas penales bajo el control de los poderes públicos. Los Estados
miembros podrán establecer que el tratamiento de datos relativos a sanciones administrativas o procesos civiles se realicen
asimismo bajo el control de los poderes públicos.
6. Las excepciones a las disposiciones del apartado 1 que establecen los apartados 4 y 5 se notificarán a la Comisión.
7. Los Estados miembros determinarán las condiciones en las que un número nacional de identificación o cualquier otro medio de
identificación de carácter general podrá ser objeto de tratamiento».
283
Directiva 94/46 del Parlamento Europeo. Artículo 16.- «Las personas que actúen bajo la autoridad del responsable o del
encargado del tratamiento, incluido este último, sólo podrán tratar datos personales a los que tengan acceso, cuando se lo
encargue el responsable del tratamiento o salvo en virtud de un imperativo legal».
284
Directiva 94/46 del Parlamento Europeo. Artículo 17.- Seguridad del tratamiento.
«1. Los Estados miembros establecerán la obligación del responsable del tratamiento de aplicar las medidas técnicas y de
organización adecuadas, para la protección de los datos personales contra la destrucción, accidental o ilícita, la pérdida accidental
y contra la alteración, la difusión o el acceso no autorizados, en particular cuando el tratamiento incluya la transmisión de datos
dentro de una red, y contra cualquier otro tratamiento ilícito de datos personales. Dichas medidas deberán garantizar, habida
cuenta de los conocimientos técnicos existentes y del coste de su aplicación, un nivel de seguridad apropiado en relación con los
riesgos que presente el tratamiento y con la naturaleza de los datos que deban protegerse.
2. Los Estados miembros establecerán que el responsable del tratamiento, en caso de tratamiento por cuenta del mismo, deberá
elegir un encargado del tratamiento que reúna garantías suficientes en relación con las medidas de seguridad técnica y de
organización de los tratamientos que deban efectuarse, y se asegure de que se cumplen dichas medidas.
3. La realización de tratamientos por encargo deberá estar regulada por un contrato u otro acto jurídico que vincule al encargado
del tratamiento con el responsable del tratamiento, y que disponga, en particular:
- que el encargado del tratamiento sólo actúa siguiendo instrucciones del responsable del tratamiento;
- que las obligaciones del apartado 1, tal como las define la legislación del Estado miembro en el que esté establecido el encargado,
incumben también a éste.
4. A efectos de conservación de la prueba, las partes del contrato o del acto jurídico relativas a la protección de datos y a los
requisitos relativos a las medidas a que hace referencia el apartado 1 constarán por escrito o en otra forma equivalente».

85
CAPÍTULO 2

dependencias en estos términos: «… hay calles, por ejemplo, calles que en el


invierno… duermen en una cancha de baby a la intemperie… deben ser más
o menos un promedio de 100 personas durmiendo a la intemperie… se
hacen carpas con frazás… y la humedad, imagínate la humedad y el frío… y a
veces consiguen nylon, tratan de poner el nylon encima, pero los pacos le
sacan el nylon… ni con eso…» (CDP Santiago Sur)285.
O que hablen de la higiene de los recintos de la siguiente forma: «No
hay tazas. Yo tengo una incomodidad terrible para ir al baño, no hay
tazas, hay un hoyo, después uno le tira agua y queda limpio… yo tengo
que usar una banca… imagínese que hay 3 hoyos para 117
personas…» (CDP Puente Alto)286.
La situación alcanza dimensiones difícilmente imaginables: «…
generalmente los bichos en este tiempo, en el verano, es el chinche,
que es una hueá pero insoportable… de repente en los veranos, la
bichuca, los ratones, los guarenes… no andan gatos porque los
guarenes se comen los gatos… porque pasan generalmente los
alcantarillados tapados… al estar tapados salen los guarenes arriba…
si tú andái, por ejemplo, de repente en el óvalo, arriba, veí 4 o 5 guarenes
inmensos corriendo y arrancan pa allá o muertos, ratones así
muertos… porque están los alcantarillados tapados…» (CDP Santiago
Sur)287.
En nuestro país hay unanimidad para calificar el sistema carcelario
como deplorable, entre otras razones por el hacinamiento en que
sobrevive la población penal, lo cual lleva aparejados una serie de
perjuicios adicionales. Ya en 1991 la Cámara de Diputados creó una
Comisión Especial con el objetivo de investigar y emitir un informe
acerca de la situación penitenciaria nacional y de proponer políticas
para superar los problemas que se detectaran.
La respuesta al citado informe fue implementar un plan de licitación
para la construcción de cárceles, que pretende contar a finales del
presente año con 10 centros más de reclusión y con 20.000 nuevas
plazas, reduciendo el problema a una simple cuestión de espacio
carcelario288.
Pero no puede abordarse esta situación construyendo más y mayores
cárceles, ya que el tema va mucho más allá, y fundamentalmente pasa
por la revisión de la política criminal y penitenciaria actual, lo cual debería
incluir el cuestionamiento de la privación de libertad como herramienta
de resocialización289.

285
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos de
2004», P. 26.
286
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos de
2004», P. 32.
287
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos de
2004», P. 27.
288
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2004. Hechos de
2003», Pp. 137-139.
289
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», Pp. 18-29.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


86
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

134) ¿Cuáles son las consecuencias del hacinamiento carcelario?

El sistema se ha vuelto incapaz de atender mínimamente los


requerimientos de los reclusos debido a los altos índices de
hacinamiento, como ya señaló en 1991 el informe de la Cámara de
Diputados290. Esta situación se ha prolongado hasta hoy día, como
confirman datos como el que indica que CDP como el de Limache y
Castro se encuentran al 367 y 273 % de su población,
respectivamente291.
Como consecuencia del hacinamiento carcelario, las prestaciones que
en la actualidad recibe la población penal de parte de la administración
penitenciaria (tales como alimentación, celdas, cama, colchón y frazada,
baños y duchas, útiles de aseo, instalaciones comunes, etc.) redundan
en el menoscabo de la dignidad de los reclusos y convierten la privación
de libertad en una pena degradante, y como tal, ilegítima. No se trata
de un asunto menor. Se ha vuelto comúnmente aceptado que los
presos tengan que aceptar su situación como parte inherente de la
condena, por ser visto por la ciudadanía como un mal necesario que
previene frente a futuros delincuentes, afirmación que está muy lejos
de ser corroborada en la práctica.
La situación de precarias condiciones de higiene y salubridad genera
altos índices de violencia al interior de los penales (del 49,4% de los
reclusos que opina que se le ha violado algún derecho en el marco de
su vida carcelaria, un 11,8% denuncia amenazas de otros internos292).
Según el Manual de Buena Práctica Penitenciaria: «Las condiciones
de vida en una institución penal son uno de los principales factores
que determinan el sentido de auto-estima y dignidad de un preso.
Donde él o ella duerma; qué se les permite usar; qué, cómo y dónde
comen; si tienen camas con frazadas y sábanas y si duermen en el
suelo o tapándose con trapos; si se les permite o no lavar y con qué
frecuencia; si tienen acceso constante a una letrina o si tienen que
pedir (o en ocasiones suplicar) al guardia cada vez que necesiten
usarla, todo esto tiene gran influencia en su bienestar físico y mental»293.

135) ¿Qué puedo hacer si me siento afectado en mi derecho al honor


y a la dignidad?

Si Usted está siendo afectado en su dignidad (por ejemplo, es objeto


de insultos o burlas; o es objeto de inspecciones denigrantes y
vejatorias, durante las cuales Usted es examinado en partes íntimas

290
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2003. Hechos de
2002», Pp. 61-62.
291
Para ver cifras referidas a la sobrepoblación, Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre
Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos de 2004», P. 19.
292
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», P. 149.
293
Reforma Penal Internacional, «Manual de Buena Práctica penitenciaria. Implementación de las Reglas Mínimas de las Naciones
Unidas para el Tratamiento de los Reclusos», 2º Edición, San José de Costa Rica, Guayacán, 2002, P. 61.

87
CAPÍTULO 2

de su cuerpo; o bien sus condiciones de detención son infrahumanas,


con falta de higiene, iluminación y ventilación, con hacinamiento), puede
presentar un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones
correspondiente, invocando los artículos 19 N° 1 (derecho a su
integridad psíquica) y 19 N° 4 (respeto a la vida privada y pública, y a la
honra de su persona y de su familia) de la Constitución Política de la
República.
Además, Usted puede presentar una petición ante el jefe de su unidad
penal, o puede ponerlo en conocimiento del Juez de Garantía (el artículo
466 del Código Procesal Penal indica quiénes tienen la calidad de
intervinientes). Otra cosa que puede hacer es usar las visitas a su
establecimiento penitenciario.
También tiene la posibilidad de presentar una denuncia ante el
Ministerio Público.
Durante la privación de libertad «… la dignidad… constituye un escudo
protector para los sujetos de esas restricciones de libertad» 294. En
consecuencia, es tarea ineludible de los sistemas penitenciarios la
cautela de este derecho, para lo cual la vida en presidio debe transcurrir
en medio de condiciones materiales y espirituales que aseguren el
respeto y la salvaguarda de este bien jurídico fundamental.

136 ¿Puedo invocar la jurisprudencia internacional?

Usted puede invocar jurisprudencia internacional, lo cual ayudará a


que el recurso esté bien fundamentado. En el caso Mukong contra
Camerún, el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas
sostuvo que ciertas condiciones mínimas de detención debían ser
aplicadas con independencia del nivel de desarrollo del Estado parte295.
También los órganos interamericanos de protección de los Derechos
Humanos se han pronunciado en innumerables ocasiones sobre este
asunto 296.
No basta que un Estado alegue que no tiene intención de humillar o
degradar a los detenidos o reclusos. En este sentido, es importante
tener en cuenta lo establecido en Peers contra Grecia. En este caso se
barajaba la posibilidad de contravención del artículo 3297 del Convenio
Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y Libertades
Fundamentales, debido a las condiciones de detención inapropiadas
y deplorables, del acusado. La víctima era, en este caso, un drogadicto
294
«Cárcel y Derechos Humanos: Un Enfoque relativo a la Defensa de los Derechos Fundamentales de los Reclusos», Coord.
Iñaki Rivera Beiras, Ed. J. M. Bosch S. A., 1992, P. 101.
295
Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Caso Mukong c. Camerún, Comunicación Nº 458/1991.
296
Ver: Corte Interamericana de Derechos Humanos, Sentencia de 7 de septiembre de 2004, Caso Tibi; Corte Interamericana
de Derechos Humanos, Sentencia de 17 de septiembre de 1997, Caso Loayza Tamayo; Corte Interamericana de Derechos
Humanos, Sentencia de 12 de noviembre de 1997, Caso Suárez Rosero; Corte Interamericana de Derechos Humanos,
Resolución de 7 de julio de 2004, Medidas Provisionales respecto de la República Federativa del Brasil, Caso de la Cárcel de
Urso Blanco; Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Informe Nº 127/01 de 3 de diciembre de 2001, Caso Joseph
Thomas, Jamaica).
297
Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y Libertades Fundamentales. Artículo 3.- «Nadie podrá ser
sometido a tortura ni a penas o tratos inhumanos, crueles o degradantes».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


88
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

que fue retenido en un hospital psiquiátrico dentro de una prisión, para


después ser transferido a la unidad de segregación de la prisión. Se
consideró que las condiciones de detención eran deplorables e
inapropiadas para una persona con necesidad de tratamiento
psiquiátrico. En su sentencia, el Tribunal Europeo de Derechos
Humanos observó que no había pruebas de una «intención positiva de
humillar o degradar a la víctima», pero concluyó que esto no podía
descartar la posibilidad de una violación del artículo 3. Por ello, el
Tribunal señaló que la omisión de las autoridades al no mejorar las
condiciones inaceptables de detención del denunciante era indicio
«de una falta de respeto hacia el solicitante» y, que en consecuencia,
había habido una violación del artículo 3298.

137) ¿Qué ha señalado la doctrina sobre el derecho al honor y a la


dignidad de los reclusos?

La doctrina ha señalado que mientras la cárcel continúe siendo la


«pena reina» del sistema de justicia criminal, deviene imperiosa la
necesidad de dotar de mecanismos de defensa a quienes padecen
sus negativos efectos. Pues, tal y como BUSTOS RAMÍREZ señala, «el
punto de partida mínimo es, justamente, impedir que se convierta en
la total negación de la libertad y la dignidad de la persona humana. Y…
si hay una utilidad individual y social que buscar, ella es «garantizar»
que la pena no destruya al individuo y con ello al tejido social»299.
Lamentablemente, la realidad que se percibe al ingresar a un recinto
carcelario es opuesta a tal consideración: «La conciencia de que,
esencialmente la cárcel es una institución que administra sufrimiento
a unos determinados seres humanos, la conciencia de la miseria, de
la carencia y escasez, del hacinamiento, de la desesperación, de la
indignidad, de la desnuda obscenidad de la privación de libertad, todo
ello se proyecta violentamente y produce el deseo lúcido de que no
debería existir» 300.
Cabe preguntarse si es posible, realmente, asegurar el reconocimiento,
ejercicio y protección de los derechos fundamentales de las personas
que viven al interior de una cárcel. Como afirma BERGALLI,»el ingreso
de un individuo en una institución penitenciaria se traduce en la
deposición forzada de su propia determinación; en adelante, serán
otras personas las que dispondrán de cada minuto de su vida. Los
internos de tal tipo de establecimientos comienzan por sufrir un
aislamiento psíquico y social de las personas de su relación; luego

298
Peers contra Grecia, 2001, Sentencia del 19 de abril. En Asociación para la prevención de la tortura, «Guía de Jurisprudencia
sobre la tortura y malos tratos. Artículo 3 del Convenio Europeo de Derechos Humanos», Ginebra, Junio 2002.
299
Introducción, en «Poder y Control» Nº 0, 1986, P. 23. En «Cárcel y Derechos Humanos: Un Enfoque relativo a la Defensa de los
Derechos Fundamentales de los Reclusos», Coord. Iñaki Rivera Beiras, Ed. J. M. Bosch S. A., 1992, Pp. 29-30.
300
«Cárcel y Derechos Humanos: Un Enfoque relativo a la Defensa de los Derechos Fundamentales de los Reclusos», Coord.
Iñaki Rivera Beiras, Ed. J. M. Bosch S. A., 1992, P. 195.

89
CAPÍTULO 2

pierden la posibilidad de ejercer cualquier rol social. Finalmente, todas


las alternativas de satisfacer sus necesidades sociales y materiales, como
la movilidad psíquica y social, son reglamentadas y minimizadas» 301.

138) ¿Qué significa que debo ser tratado con imparcialidad?

Significa que Usted no puede ser objeto de ninguna diferencia de trato


por causa de su «nacimiento, raza, opinión política, creencia religiosa,
condición social o cualquiera otras circunstancias».
Es decir, a Usted no se le puede imponer ninguna distinción, exclusión,
restricción, ni tampoco preferencia por ninguno de los motivos
anteriormente señalados, con objeto de anular el ejercicio o goce de
sus derechos y libertades.
Este derecho a un trato imparcial también abarca a las disposiciones
del REP, que deben ser aplicadas por igual a todos los reclusos.
La Constitución Política de la República prohíbe que la ley o la autoridad
establezcan diferencias arbitrarias, en garantía de la igualdad ante la
ley. También consagra la garantía de la igual protección de la ley en el
ejercicio de los derechos.
En consecuencia, nuestro texto constitucional desarrolla el principio
de no discriminación referido al tema de la igualdad ante la ley y la
entiende como la prohibición de efectuar «diferencias arbitrarias», tanto
a través de una determinada norma jurídica como de las actuaciones
de determinada autoridad.
(Artículo 19 Nº 2302 y Nº 3303 de la Constitución Política de la República).
Por su parte, el REP también proscribe el trato parcial basado en
circunstancias tales como el «nacimiento, raza, opinión política,
creencia religiosa, condición social».
Dado que Gendarmería de Chile es la institución que tiene a su cargo
y dirige todos los establecimientos penales del país, nuestra legislación
determina que los gendarmes deben otorgar a los reclusos un trato
igualitario y sin privilegios, salvo «aquellas diferencias exigidas por
políticas de segmentación, tendientes a la reinserción social y a la
salvaguarda de la seguridad del procesado, del condenado y de la
sociedad».

302
Constitución Política de la República. Artículo 19.- «La Constitución asegura a todas las personas (...):
301
«La Recaída en el Delito. Modos de reaccionar contra ella», 1980, P. 276. .En «Cárcel y Derechos Humanos: Un Enfoque relativo
a la Defensa de los Derechos Fundamentales de los Reclusos», Coord. Iñaki Rivera Beiras, Ed. J. M. Bosch S. A., 1992, P. 27.
2º. La igualdad ante la ley. En Chile no hay persona ni grupo privilegiados. En Chile no hay esclavos y el que pise su territorio
queda libre.
Ni la ley ni la autoridad alguna podrán establecer diferencias arbitrarias».
303
Constitución Política de la República. Artículo 19.- «La Constitución asegura a todas las personas (...):
3°. La igual protección de la ley en el ejercicio de sus derechos».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


90
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

(Artículo 5304 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).


(Artículo 3, inciso 2305 de la Ley Orgánica de Gendarmería de Chile).

139) ¿Este derecho significa que Gendarmería nunca puede aplicar


diferencias de trato?

No, ya que el derecho a la igualdad y a la no discriminación no resulta


incompatible con el principio de discriminación positiva o de trato
diferenciado306, el cual responde a la necesidad de proteger a sectores
de la población con necesidades distintas o que se encuentran en una
situación de desigualdad o inferioridad de condiciones frente a los
demás (reclusos con distinta situación procesal, mujeres, menores,
minorías étnicas o sexuales, extranjeros, etc.).
La discriminación arbitraria, en este sentido, puede definirse como
«toda diferenciación o distinción realizada por el legislador o por
cualquier autoridad pública, que aparezca como contraria a la ética
elemental o a un proceso normal de análisis intelectual; en otros
términos, que no tenga justificación racional o razonable»307.
En la práctica se hace necesario establecer tanto por la ley como por la
autoridad, múltiples diferencias; pensemos, por ejemplo, en las
distinciones de tratamiento legal para los mayores y los menores de
edad. Tales diferencias de tratamiento no constituyen discriminación
si tienen fundamento racional y no representan un mero capricho de la
autoridad. No obstante, cabe citar como ejemplo de trato diferenciado
ilegítimo las condiciones de reclusión en que viven los detenidos en el
Batallón de Policía Militar (BPM) de Peñalolén, bajo dependencia del
Ejército, lugar donde es aplicado el «Instructivo y disposiciones para el
personal en situación especial». Fue denunciado a la opinión pública
que los oficiales de alta graduación del Ejército, condenados por graves
violaciones de los Derechos Humanos, tienen menú a la carta servido
por mozos, además de sauna, cancha de tenis, pista de atletismo,
mesa de pool, piscina, gimnasio, TV-cable, sala de cine, Internet,
teléfono, bar-restaurante, y mucama (esto último, siempre que se
levanten antes de las 13 horas). Las visitas de estos reclusos están
autorizadas a ingresar al penal todos los días, de 9 a 22 horas. Sin
duda, estas diferencias carecen de todo fundamento racional, pues
mucho tienen que ver con privilegios que aún subsisten al interior de
las Fuerzas Armadas.
304
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 5.- «Las normas establecidas en el presente Reglamento deben
ser aplicadas imparcialmente no pudiendo existir diferencias de trato fundadas en el nacimiento, raza, opinión política, creencia
religiosa, condición social o cualesquiera otras circunstancias.
La Administración Penitenciaria procurará la realización efectiva de los derechos humanos compatibles con la condición del
interno.»
305
Ley Orgánica de Gendarmería de Chile. Artículo 3.- «… El régimen penitenciario es incompatible con todo privilegio o
discriminación arbitraria, y sólo considerará aquellas diferencias exigidas por políticas de segmentación encaminadas a la
readaptación social y a salvaguardar la seguridad del procesado y condenado y de la sociedad».
306
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
307
Evans, Enrique, «Los Derechos Constitucionales», Tomo II, Editorial Jurídica de Chile, Santiago, 1986. P.15.

91
CAPÍTULO 2

140) ¿Prohíbe la discriminación el derecho internacional?

Sí. A nivel internacional, el artículo 2308 de la Declaración Universal de


los Derechos Humanos señala que «toda persona tiene los derechos
y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna
de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra
índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o
cualquier otra condición», agregando su artículo 7309 que todas las
personas tienen, además «derecho a igual protección contra toda
discriminación que infrinja esta Declaración».
De forma similar, el principio de no discriminación se encuentra recogido
en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (artículo 26310)
y en la Convención Americana sobre Derechos Humanos (artículo 24311).
Ambos instrumentos contienen un mandato general de obligatoriedad
que dice relación con el deber de los Estados signatarios de aplicar
sus preceptos sin discriminación alguna a los individuos sujetos a su
jurisdicción (artículo 2 Nº 1312 del Pacto Internacional de Derechos Civiles
y Políticos y artículo 1 Nº 1 313 de la Convención Americana sobre
Derechos Humanos).
Los criterios considerados discriminatorios en los instrumentos
mencionados son: raza, color, sexo, idioma religión, opinión política o
de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica
y nacimiento.
No obstante, esta enumeración no tiene carácter taxativo, ya que los
mismos instrumentos la configuran como una cláusula abierta,
mediante la prohibición de discriminación «por cualquier otra
condición». Esta cláusula permite incorporar a la protección
internacional otras formas de discriminación no contempladas
expresamente, como las fundadas en la edad, el estado civil, la
orientación sexual o la minusvalía física o psíquica.
En materia penitenciaria, las Reglas Mínimas para el Tratamiento de
los Reclusos también contienen el principio de no discriminación
308
Declaración Universal de los Derechos Humanos. Artículo 1.- «Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad
y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros».
309
Declaración Universal de los Derechos Humanos. Artículo 7.- «Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho
a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración
y contra toda provocación a tal discriminación».
310
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Artículo 26.- «Todas las personas son iguales ante la ley y tienen derecho
sin discriminación a igual protección de la ley. A este respecto, la ley prohibirá toda discriminación y garantizará a todas las
personas protección igual y efectiva contra cualquier discriminación por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones
políticas o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social».
311
Convención Americana sobre Derechos Humanos. Artículo 24.- Igualdad ante la Ley. «Todas las personas son iguales ante la
ley. En consecuencia, tienen derecho, sin discriminación, a igual protección de la ley».
312
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Artículo 2.- «1. Cada uno de los Estados Partes en el presente Pacto se
compromete a respetar y a garantizar a todos los individuos que se encuentran en su territorio y estén sujetos a su jurisdicción los
derechos reconocidos en el presente Pacto, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra
índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social».
313
Convención Americana sobre Derechos Humanos. Artículo 1.- Obligación de Respetar los Derechos. «1. Los Estados Partes
en esta Convención se comprometen a respetar los derechos y libertades reconocidos en ella y a garantizar su libre y pleno
ejercicio a toda persona que esté sujeta a su jurisdicción, sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma,
religión, opiniones políticas o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra
condición social».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


92
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

respecto de la aplicabilidad de las mismas, al señalar que «deben ser


aplicadas imparcialmente» a todos los reclusos. Además, los
Principios básicos para el Tratamiento de los Reclusos también
prohíben la discriminación.
(Regla 6 Nº 1314; Principio 2315).
Acerca de las medidas alternativas a las penas privativas de libertad,
cabe indicar que las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas sobre
las Medidas No Privativas de Libertad señalan que su aplicación debe
efectuarse respetando el principio de igualdad y de no discriminación
respecto de las personas a su cargo.(Regla 2 Nº 2316).

141) ¿Se vulnera este derecho en los establecimientos


penitenciarios?

Lamentablemente, es difícil sostener un cálculo real que muestre el


grado de vulneración de este derecho al interior de los establecimientos
penitenciarios, principalmente por falta de información, siendo el
derecho a la vida y a la integridad personal el que motiva la interposición
del mayor número de recursos ante la justicia (un 74,9% frente a un
14,6%, en el caso de la igualdad ante la ley317). Tales cifras podrían ser
interpretadas en el sentido de que la igualdad es percibida entre los
reclusos como un derecho «menor», lo cual incide aún más en la
necesidad de introducir este derecho como un principio general en
materia de ejecución penitenciaria.
Pero basta decir que muchas veces los reclusos son sometidos a
castigos, como el aislamiento, por motivos bien alejados de lo que es
la imposición de una sanción disciplinaria, como queda de manifiesto
en el siguiente comentario de un juez durante su visita semestral: «…
En este lugar también se encuentran los aislados. En la celda nº 3
está i.r.m, alias «la Marcela», que es portador de SIDA y en la celda 2
también está aislado, no castigado m.s.m. Se entrega nómina de
internos aislados por faltas. El resto de la población se encuentra en el
patio, entre rejas». (CDP Santiago Sur, en Vista 1 Semestre 2000)318.
Este otro comentario evidencia que ciertas prácticas al interior de los
penales ni siquiera son cuestionadas: «… Además señaló (director de
unidad) que existe un interno con sus facultades mentales perturbadas
por padecer del psicosis esquizofrénica crónica, pero que se pondrá a

314
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 6.- «1) Las reglas que siguen deben
ser aplicadas imparcialmente. No se debe hacer diferencias de trato fundadas en prejuicios, principalmente de raza, color, sexo,
lengua, religión, opinión política o cualquier otra opinión, de origen nacional o social, fortuna, nacimiento u otra situación cualquiera».
315
Principios básicos para el tratamiento de los Reclusos. Principio 2.- «No existirá discriminación por motivos de raza, color,
sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento u otros factores».
316
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas sobre las Medidas No Privativas de la Libertad. Regla 2.- «2) Las Reglas se aplicarán
sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, edad, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional
o social, patrimonio, nacimiento o cualquier otra condición».
317
Base: 173 Recursos de Protección, 199 Derechos Vulnerados. Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una
Política Criminal en Chile», P. 171.
318
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», P. 202.

93
CAPÍTULO 2

disposición de la autoridad sanitaria. Hay 13 internos portadores de


VIH, ubicados en las dependencias de homosexuales, ya que es la
única unidad que los recibe». (En CDP San Miguel 1 Semestre 2002,
CASM) 319.
Como señala el Manual de Buena Práctica Penitenciaria: «Una de
tales situaciones es, en la actualidad, de considerable interés e
importancia –el ser identificado como un recluso con VIH. El miedo y la
ignorancia acerca de la transmisión de la infección por presos VIH, a
menudo lleva a que se les discrimine, especialmente mediante el
aislamiento físico y social. En muchos casos, no hay razones médicas
ni problemas que lo justifiquen. En casos especiales se podrían
requerir medidas especiales. No obstante, descartando dichas
situaciones, el aislamiento de presos VIH en general equivale a
discriminación…» 320.

142) ¿Qué puedo hacer si no soy tratado con imparcialidad?

En caso de que Usted considere que se ha violado este derecho en su


perjuicio (por ejemplo, se le traslada a otra unidad penal en forma
arbitraria, sin que existan razones legales que lo ameriten, o bien se le
niega el ejercicio de algún derecho, como el derecho al trabajo, sin
causas objetivas que lo justifiquen) puede presentar un recurso de
protección ante la Corte de Apelaciones correspondiente, para que se
ponga fin a esta situación, invocando el derecho a la igualdad ante la
ley, garantizado en el artículo 19 N° 2 de la Constitución Política.
Además, Usted puede presentar una petición ante el jefe de su unidad
penal, o puede ponerlo en conocimiento del Juez de Garantía (artículo
466 del Código Procesal Penal). Otra cosa que puede hacer es usar
las visitas a su establecimiento penitenciario.
El principio de imparcialidad prohíbe que la administración penitenciaria
efectúe distinciones arbitrarias en razón de ciertas características de
algunas personas, lo cual se basa en el principio de igualdad ante la
ley. Discriminar significa imponer alguna desventaja arbitraria a
reclusos o a un grupo determinado de reclusos: «La discriminación es
la negación de la calidad de ser humano en igualdad de dignidad y
derechos respecto de otro u otros. Su origen puede ser producto de
los prejuicios, la competencia y la frustración»321.

319
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», P. 206.
320
Reforma Penal Internacional, «Manual de Buena Práctica penitenciaria. Implementación de las Reglas Mínimas de las
Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos», 2º Edición, San José de Costa Rica, Guayacán, 2002, P. 24.
321
«Contenidos Fundamentales de Derechos Humanos para la Educación», Corporación Nacional de Reparación y Reconciliación,
Santiago, Chile, 1995, P. 144.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


94
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

143) ¿Cómo han actuado las Cortes frente a la denuncia de este tipo
de hechos?

Ya hemos venido diciendo que no siempre las Cortes intervienen en


forma adecuada a los hechos planteados, adoptando de inmediato
las providencias necesarias para reestablecer el imperio del derecho
y asegurar la debida protección del afectado salvaguardando los
derechos de los afectados. Así, en el Caso P-318-2000, de la Corte de
Apelaciones de San Miguel, un interno recluido en el CDP Santiago
Sur, interpone recurso de protección a su favor, por cuanto él sería un
homosexual sano, es decir, no es portador del VIH SIDA, y en el recinto
penal en el que se encuentra sólo habitarían homosexuales portadores
del SIDA, no existiendo dependencias habilitadas y/o debidamente
segregadas para los homosexuales sanos, situación que pondría en
grave riesgo su integridad física y síquica.
Agrega que por los hechos de público conocimiento ocurridos el día 11
de noviembre (incendio del CDP San Miguel en el que fallecieron
algunos internos), en los que dice no haber tenido ningún tipo de
participación, habría sido sometido a castigos físicos y psicológicos,
que se tradujeron en una dura golpiza, después de lo cual habría sido
encerrado en una celda de aislamiento por 15 días, y luego habría sido
arbitraria e injustificadamente trasladado desde el CDP de San Miguel,
sección homosexuales, al CDP Santiago Sur, sección portadores del VIH.
En virtud de lo antes expuesto solicita su traslado al CDP de San Miguel,
y se investiguen los hechos denunciados.
La primera sala de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de San Miguel
resuelve remitiendo copia de lo obrado al Primer Juzgado del Crimen de
esta jurisdicción, por estimar que los hechos son constitutivos de delito.
Claramente, el recluso jamás pretendió la persecución penal de los
hechos, pretendiendo tan sólo ser trasladado a una sección donde no
existieran internos homosexuales infectados con SIDA, lo que no ocurrió322.

144) ¿Qué significa que tengo derecho a la integridad física y


psíquica?

Significa que se garantiza su protección frente a la tortura323 o malos


tratos, tanto de palabra como de obra.

322
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», Pp. 178-179.
323
La Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes26 define
la tortura como «todo acto por el cual se inflija intencionalmente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos
o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya
cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada
en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra
persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia únicamente de
sanciones legítimas, o que sean inherentes o incidentales a éstas» (artículo 1).
La Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes fue
promulgada en Chile por Decreto N° 808 de 7 de octubre de 1988, siendo publicada en el Diario Oficial el 26 de noviembre

95
CAPÍTULO 2

La Constitución Política de la República establece la prohibición de


todo apremio ilegítimo324 como una manifestación de este principio,
de forma que otorga al derecho a la integridad física y psíquica de la
persona protección constitucional.
El REP configura este principio como un deber de la administración
penitenciaria, además de un derecho del recluso.
Así, se dispone que «nadie será objeto de rigor innecesario en la
aplicación de las normas del presente Reglamento». Al mismo tiempo,
se establece el deber de Gendarmería de procurar «la realización
efectiva de los derechos humanos compatibles con la condición del
interno», así como de velar «por la vida, integridad y salud de los
internos».
En consecuencia, deben prohibirse tales prácticas al interior de los
establecimientos penitenciarios y debe existir un mecanismo de control
que garantice la protección de los reclusos frente a este delito.
(Artículo 19 Nº 1, inciso 4325 de la Constitución Política de la República).
(Artículos 5, inciso 2 326 y 6 327 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

145) ¿Está prohibida la tortura por el derecho internacional?

A nivel internacional, el artículo 5328 de la Declaración Universal de los


Derechos Humanos prohíbe la aplicación de la tortura, al mismo tiempo
que el artículo 7329 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos
completa la disposición antes referida, en el sentido de prohibir la
experimentación científica. Similar es la regulación del artículo 5 Nº 2,
inciso 1330 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.
La prohibición de la tortura tiene carácter absoluto e inderogable, no
admitiendo supresión bajo ninguna circunstancia 331. Instrumentos de
derecho internacional que específicamente protegen frente a este
crimen son: La Declaración de las Naciones Unidas sobre la Protección

de 1988. Al igual que ocurre con el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención también es un instrumento
legal vinculante.
324
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
325
Constitución Política de la República. Artículo 19 Nº 1, inciso 4.- «La Constitución asegura a todas las personas:
1º.- El derecho a la vida y a la vida integridad física y psíquica de la persona (...).
Se prohíbe la aplicación de todo apremio ilegítimo».
326
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 5.- «... La Administración Penitenciaria procurará la realización
efectiva de los derechos humanos compatibles con la condición del interno».
327
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 6.- «Ningún interno será sometido a torturas, a tratos crueles,
inhumanos o degradantes, de palabra u obra, ni será objeto de un rigor innecesario en la aplicación de las normas del presente
reglamento…
La Administración Penitenciaria velará por la vida, integridad y salud de los internos y permitirá el ejercicio de los derechos
compatibles con su situación procesal».
328
Declaración Universal de los Derechos Humanos. Artículo 5.- «Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles,
inhumanos o degradantes».
329
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Artículo 7.- «Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles,
inhumanos o degradantes. En particular, nadie será sometido sin su libre consentimiento a experimentos médicos o científicos».
330
Convención Americana sobre Derechos Humanos. Artículo 5 Nº 2.- «Nadie debe ser sometido a torturas ni a penas o tratos
crueles, inhumanos o degradantes...».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


96
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

de todas las Personas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles,


Inhumanos o Degradantes (1975)332, la Convención de las Naciones
Unidas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o
Degradantes (1984)333 y la Convención Interamericana para Prevenir y
Sancionar la Tortura (1985) 334.
Tambien existen numerosos instrumentos de derecho internacional
de carácter general que protegen a grupos de personas determinadas
o en circunstancias concretas frente al crimen de tortura, como la
Convención sobre los Derechos del Niño, Niña y Adolescente (artículo
37 335) y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y
Erradicar la Violencia contra la Mujer (artículo 1336).
En materia penitenciaria, el Conjunto de Principios para la Protección
de Todas las Personas sometidas a cualquier forma de Detención o
Prisión otorga carácter absoluto a la prohibición de la tortura, sin que
puedan existir causas que la justifiquen.
El Código de Conducta para los Funcionarios encargados de Hacer
Cumplir la Ley prohíbe a estos funcionarios el uso de la tortura. También

331
Caso Furundzija, dictamen de 12 de diciembre de 1998, párr. 153-157.
332
Declaración de las Naciones Unidas sobre la Protección de todas las Personas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas
Crueles, Inhumanos o Degradantes. Artículo 1.-»A los efectos de la presente Declaración, se entenderá por tortura todo acto
por el cual un funcionario público, u otra persona a instigación suya, inflija intencionalmente a una persona penas o sufrimientos
graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por
un acto que haya cometido o se sospeche que ha cometido, de intimidar a esa persona o a otras. No se considerarán tortura
las penas o sufrimientos que sean consecuencia únicamente de la privación legítima de la libertad, o sean inherentes o
incidentales a ésta en la medida en que estén en consonancia con las Reglas Mínimas para el Tratamiento de Recluso».
333
Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes. Artículo 1.-
«A los efectos de la presente Convención, se entenderá por el término «tortura» todo acto por el cual se inflija intencionadamente
a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información
o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa
persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean
infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento
o aquiescencia. No se considerarán torturas los dolores o sufrimientos que sean consecuencia únicamente de sanciones legítimas,
o que sean inherentes o incidentales a éstas».
334
Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura. Artículo 2.- «Para los efectos de la presente Convención se
entenderá por tortura todo acto realizado intencionalmente por el cual se inflijan a una persona penas o sufrimientos físicos o
mentales, con fines de investigación criminal, como medio intimidatorio, como castigo personal, como medida preventiva, como
pena o con cualquier otro fin. Se entenderá también como tortura la aplicación sobre una persona de métodos tendientes a
anular la personalidad de la víctima o a disminuir su capacidad física o mental, aunque no causen dolor físico o angustia psíquica.
No estarán comprendidos en el concepto de tortura las penas o sufrimientos físicos o mentales que sean únicamente consecuencia
de medidas legales o inherentes a éstas, siempre que no incluyan la realización de los actos o la aplicación de los métodos a que
se refiere el presente artículo».
335
Convención sobre los Derechos del Niño, Niña y Adolescente. Artículo 37.- «Los Estados Partes velarán por que:
a) Ningún niño sea sometido a torturas ni a otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. No se impondrá la pena
capital ni la de prisión perpetua sin posibilidad de excarcelación por delitos cometidos por menores de 18 años de edad;
b) Ningún niño sea privado de su libertad ilegal o arbitrariamente. La detención, el encarcelamiento o la prisión de un niño se
llevará a cabo de conformidad con la ley y se utilizará tan sólo como medida de último recurso y durante el período más breve que
proceda;
c) Todo niño privado de libertad sea tratado con la humanidad y el respeto que merece la dignidad inherente a la persona humana,
y de manera que se tengan en cuenta las necesidades de las personas de su edad. En particular, todo niño privado de libertad
estará separado de los adultos, a menos que ello se considere contrario al interés superior del niño, y tendrá derecho a mantener
contacto con su familia por medio de correspondencia y de visitas, salvo en circunstancias excepcionales;
d) Todo niño privado de su libertad tendrá derecho a un pronto acceso a la asistencia jurídica y otra asistencia adecuada, así
como derecho a impugnar la legalidad de la privación de su libertad ante un tribunal u otra autoridad competente, independiente
e imparcial y a una pronta decisión sobre dicha acción».
336
Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer. Artículo 1.- «Para los efectos
de esta Convención debe entenderse por violencia contra la mujer cualquier acción o conducta, basada en su género, que
cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado».

97
CAPÍTULO 2

los Principios de ética médica aplicables a la función del personal de


salud, especialmente los médicos en la protección de personas presas
y detenidas contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos
o degradantes. Por su parte, las Reglas de Tokio prohíben la
experimentación médica o psicológica.
(Principio 6337, Artículo 5338, Principio 2339, Regla 3 N° 8340).

146) ¿Qué ha señalado la jurisprudencia internacional sobre el crimen


de tortura?

Al respecto, conviene dejar claro que la tortura, si bien frecuentemente


se relaciona con su dimensión física, debe entenderse en sentido
amplio, tal y como han señalado la doctrina y jurisprudencia
internacionales. La Corte Europea de Derechos Humanos ha
manifestado que, aún en ausencia de lesiones, los sufrimientos en el
plano físico y moral, acompañados de turbaciones psíquicas durante
los interrogatorios, pueden ser considerados como tratos inhumanos.
Se trata de humillar y degradar, con el fin de romper la resistencia de la
víctima341.
De este modo, los actos de tortura suponen atentados contra la
integridad física (mutilaciones, castigos corporales, negación de
asistencia médica), psicológica (anulación de la personalidad) y moral
(tratos humillantes) de la persona, que vulneran la dignidad del ser
humano. Al mismo tiempo, implican violaciones de otros derechos,
como el derecho a la vida (tortura con resultado de muerte), el derecho
a la libertad y a la seguridad personal342 (casos de detención arbitraria,
esclavización, deportación) y el derecho al debido proceso (caso de
confesiones bajo tortura, imposición de sanciones innecesarias)343.
Un importante caso del que conoció la Corte Interamericana de
Derechos Humanos fue el interpuesto en contra de la República del
337
Conjunto de Principios para la Protección de Todas las Personas sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión. Principio
6.- «Ninguna persona sometida a cualquier forma de detención o prisión será sometida a tortura o a tratos o penas crueles,
inhumanos o degradantes. No podrá invocarse circunstancia alguna como justificación de la tortura o de otros tratos o penas
crueles, inhumanos o degradantes».
338
Convención Americana sobre Derechos Humanos. Artículo 5.- «Ningún funcionario encargado de hacer cumplir la ley podrá
infligir, instigar o tolerar ningún acto de tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, ni invocar la orden de un
superior o circunstancias especiales, como estado de guerra o amenaza de guerra, amenaza a la seguridad nacional, inestabilidad
política interna, o cualquier otra emergencia pública, como justificación de la tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanos o
degradantes».
339
Principios de ética médica aplicables a la función del personal de salud, especialmente los médicos en la protección de personas
presas y detenidas contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. Principio 2.- « Constituye una
violación patente de la ética médica, así como un delito con arreglo a los instrumentos internacionales aplicable, la participación
activa o pasiva del personal de salud, en particular de los médicos, en actos que constituyan participación o complicidad en
torturas u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, incitación a ello o intento de cometerlos».
340
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas sobre las Medidas No Privativas de la Libertad. Regla 3.- «8) Las medidas no privativas
de libertad no supondrán ninguna experimentación médica o psicológica con el delincuente, ni riesgo indebido de daños físicos o
mentales».
341
Caso Irlanda contra el Reino Unido, 1978. En Asociación para la Prevención de la Tortura (APT), «Guía de la Jurisprudencia
sobre la tortura y los malos tratos. Artículo 3 del Convenio Europeo de Derechos Humanos», Ginebra, 2002.
342
Véase Observación general N° 8, relativa al derecho a la libertad y a la seguridad personal (artículo 9 del Pacto), adoptada
durante el 16º período de sesiones, 1982.
343
Véase Observación general N° 21, relativa al trato humano de las personas privadas de su libertad (artículo 10 del Pacto),
adoptada durante el 44º período de sesiones, 1992.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


98
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

Perú por la detención de la profesora universitaria María Elena Loayza


Tamayo en febrero de 1993, por miembros de la División Nacional
contra el Terrorismo de la Policía Nacional del Perú. En un
trascendental fallo, la Corte indicó que «... la incomunicación durante
la detención, la exhibición pública con un traje infamante a través de
medios de comunicación, el aislamiento en celda reducida, sin
ventilación ni luz natural, los golpes y otros maltratos como el
ahogamiento, la intimidación por amenazas de otros actos violentos,
las restricciones al régimen de visitas (...), constituyen formas de tratos
crueles, inhumanos o degradantes en el sentido del artículo 5.2. de la
Convención Americana»344.
Por otra parte, el Comité de Derechos Humanos ha establecido que
una sanción o pena impuesta en el marco de un proceso legal puede
ser constitutiva de tortura en el caso de no cumplir con estándares
mínimos de respeto y protección de los derechos humanos, por ello
«la prohibición [de tortura] debe hacerse extensiva a los castigos
corporales, incluidos los castigos excesivos impuestos por la comisión
de un delito o como medida educativa o disciplinaria. A este respecto,
conviene subrayar que el artículo 7 protege, en particular, a los niños, a
los alumnos de los establecimientos de enseñanza y a los pacientes
de instituciones médicas»345.
Por último, debe tenerse presente que la doctrina y jurisprudencia
internacional han evolucionado hasta asimilar la violación sexual a la
tortura. Según el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra
la Mujer, creado en virtud de la Convención que lleva el mismo nombre,
el derecho a no ser sometido a torturas ni malos tratos es uno de los
derechos perjudicados o conculcados por la violencia basada en el
sexo, y constituye una forma de discriminación, definida como una
forma de violencia dirigida contra la mujer porque es mujer346.

147) ¿Qué puedo hacer si se vulnera mi derecho a la integridad física


y psíquica?

En el caso de una vulneración de su derecho a la integridad física y


psíquica (sufre golpizas, tratos indignos o vejatorios, allanamientos
arbitrarios; está recluido en condiciones que violan sus derechos
humanos; no le proporcionan atención médica; recibe castigos
abusivos; es objeto de amenazas, etc.) Usted puede interponer un
recurso de protección frente a la Corte de Apelaciones del lugar donde
está ubicada su unidad penal, con el objeto de que cese el maltrato de
que Usted está siendo objeto (el artículo 19 N° 1 Constitución Política

344
Corte Interamericana de Derechos Humanos, Sentencia de 17 de septiembre de 1997, Caso Loayza Tamayo.
345
Observación General N° 20, relativa a la prohibición de la tortura y los tratos o penas crueles (artículo 7 del Pacto), adoptada
durante el 44º período de sesiones, 1992, párr. 5.
346
Observación General N° 19, relativa a la violencia contra la mujer, adoptada durante el 11º período de sesiones, 1992, párr. 6.

99
CAPÍTULO 2

protege el «derecho a la vida y a la integridad física y psíquica de la


persona»).
También puede recurrir de amparo, alegando amenazas a su seguridad
individual.
Usted también tiene derecho a recurrir al Juez de Garantía (artículo
466 del Código Procesal Penal). O bien puede interponer una denuncia
ante el Ministerio Público, acusando al funcionario público del delito de
apremios ilegítimos, sancionado y tipificado por nuestro Código Penal.
(Artículo 150 A347 del Código Penal).

148) ¿Qué significa que tengo derecho a la libertad ideológica y


religiosa?

Significa que Gendarmería de Chile no solamente debe respetar su


libertad ideológica y religiosa, sin realizar ningún tipo de discriminación
en respuesta a una manifestación de este tipo sino que, además,
debe adoptar todas las medidas que sean necesarias para que al
interior de los establecimientos penitenciarios Usted y todos los reclusos
puedan ejercer libremente sus credos religiosos o de otro tipo.
En consecuencia, las expresiones de un recluso de tipo religioso o
ideológico no pueden ser objeto de control, sanción, prohibición o
restricciones.
También, al contrario, si Usted no lo desea, nadie puede obligarle a asistir
a un servicio religioso o a ser visitado por un ministro de fe pues el derecho
a la libertad ideológica y religiosa está garantizado por el REP.
(Artículos 6 348 y 27 349 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

347
Código Penal. Artículo 150 A.- «El empleado público que aplicare a una persona privada de libertad tormentos o apremios
ilegítimos, físicos o mentales, u ordenare o consintiere su aplicación, será castigado con las penas de presidio o reclusión menor
en sus grados medio a máximo y la accesoria correspondiente.
Las mismas penas, disminuidas en un grado, se aplicarán al empleado público que, conociendo la ocurrencia de las conductas
tipificadas en el inciso precedente, no las impidiere o hiciere cesar, teniendo la facultad o autoridad necesaria para ello.
Si mediante alguna de las conductas descritas en el inciso primero el empleado público compeliere al ofendido o a un tercero a
efectuar una confesión, a prestar algún tipo de declaración o a entregar cualquier información, la pena será de presidio o reclusión
menor en su grado máximo a presidio o reclusión mayor en su grado mínimo y la accesoria correspondiente.
Si de la realización de las conductas descritas en este artículo resultare alguna de las lesiones previstas en el artículo 397 o la
muerte de la persona privada de libertad, siempre que el resultado fuere imputable a negligencia o imprudencia del empleado
público, la pena será de presidio o reclusión mayor en su grado mínimo a medio y de inhabilitación absoluta perpetua».
348
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 6.- «… Se garantiza la libertad ideológica y religiosa de los internos…
en las condiciones legalmente establecidas…».
349
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 27.- «La Administración Penitenciaria, por Resolución del Director
Regional respectivo, establecerá el horario que regirá las actividades de los establecimientos penitenciarios, que fomenten hábitos
similares al del medio libre, tales como horas de inicio y término de la jornada diaria, y de alimentación, garantizando al menos
ocho horas diarias para el descanso. En el resto del horario deberán atenderse las necesidades espirituales y físicas, las
actividades de tratamiento, formativas y culturales de los internos».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


100
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

149) ¿Cómo se regula en Chile este derecho?

En Chile, la libertad religiosa y de culto se encuentra regulada por la La


Ley Nº 19. 638, que establece normas sobre la constitución jurídica de
las iglesias y organizaciones religiosas, D.O. de 14.10.99.
llamada «Ley de Culto», que protege el derecho de toda persona a
«recibir asistencia religiosa de su propia confesión donde quiera que
se encuentre», incluyendo cárceles y otros lugares de detención,
mediante el acceso de pastores, sacerdotes y ministros del culto.
(Artículo 6, letra c de la Ley de Culto350).
Específicamente, esta materia ha sido objeto de desarrollo en el
Reglamento de Asistencia Religiosa en establecimientos penitenciarios
y similares (Decreto Nº 703, de 13 de julio de 2001, publicado en el
D.O. con fecha de 27 de septiembre de 2002), el que determina que
«podrán ingresar a los recintos penitenciarios los ministros de culto,
pastores, sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas y seglares
debidamente acreditados, sea bajo la modalidad de capellán, asistente
religioso permanente u ocasional». Además, el Reglamento
pormenoriza los requisitos que deben cumplir los representantes
religiosos que deseen ingresar al interior de un recinto penitenciario.
(Artículos 3351 y 4352 del Reglamento de Asistencia Religiosa).

150) ¿Garantiza esta regulación el derecho a la libertad ideológica y


religiosa de la población penitenciaria?

No siempre. En la práctica, los reclusos de origen étnico ven


obstaculizado su derecho a recibir asistencia religiosa, ya que la Ley
de Culto no permite el acceso de sus representantes religiosos a
estos lugares al limitar dicho acceso a «pastores, sacerdotes y
ministros del culto» 353, pertenecientes a entidades religiosas que
tengan personalidad jurídica o se encuentren inscritas en el Registro
de Entidades Religiosas de Derecho Público del Ministerio de
Justicia354.

350
Ley Nº 19. 638. Artículo 6.- «La libertad religiosa y de culto, con la correspondiente autonomía e inmunidad de coacción,
significan para toda persona, a lo menos, las facultades de:
c) Recibir asistencia religiosa de su propia confesión donde quiera que se encuentre. La forma y condiciones del acceso a
pastores, sacerdotes y ministros del culto o a recibir asistencia religiosa en recintos hospitalarios, cárceles y lugares de detención
y en los establecimientos de las Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad…».
351
Reglamento de Asistencia Religiosa en establecimientos penitenciarios y similares. Artículo 3.- «Podrán ingresar a los recintos
penitenciarios los ministros de culto, pastores, sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas y seglares debidamente acreditados,
sea bajo la modalidad de capellán, asistente religioso permanente u ocasional».
352
Reglamento de Asistencia Religiosa en establecimientos penitenciarios y similares. Artículo 4.- «Las entidades religiosas que
deseen prestar asistencia religiosa a los internos, deberán concurrir a Gendarmería de Chile y presentar los documentos que
acrediten debidamente su existencia, tales como la vigencia de su personalidad jurídica, el hecho de encontrarse inscritas en el
Registro de Entidades Religiosas de Derecho Público del Ministerio de Justicia o de corresponder a alguna de aquellas a que se
refiere el artículo 19.638, que hayan sido reconocidas y se encuentren prestando servicios religiosos en Gendarmería de Chile,
entre otros medios legales idóneos».
353
Artículo 6, letra c de la Ley de Culto.
354
Artículo 4 del Reglamento de Asistencia Religiosa.

101
CAPÍTULO 2

Con estas exigencias, difícilmente los representantes espirituales de


las etnias mapuche, atacameña o pascuense ingresarán al interior de
los penales para asistir a los miembros de sus comunidades.
La protección de este derecho guarda relación con el principio de
igualdad ante la ley y la consiguiente necesidad de protección de las
minorías, entendiendo como tales «un grupo numéricamente inferior
al resto de la población de un Estado, en situación no dominante,
cuyos miembros, súbditos del Estado, poseen desde el punto de vista
étnico, religioso o lingüístico unas características que difieren de las
del resto de la población y manifiestan, incluso de modo implícito, un
sentimiento de solidaridad al objeto de conservar su cultura, sus
tradiciones, su religión o su idioma»355.
En relación con las minorías étnicas, debe citarse la Ley N° 19.253, de
5 de octubre de 1993, sobre Protección, fomento y desarrollo de los
indígenas. En este cuerpo legal se contienen disposiciones que
garantizan el derecho de los miembros de estas etnias a mantener y
desarrollar sus propias manifestaciones culturales (entendidas como
«prácticas de formas de vida, costumbres o religión»), al mismo tiempo
que establecen sanciones en caso de conductas discriminatorias,
constituyendo una falta la discriminación manifiesta e intencionada en
contra de los indígenas, en razón de su origen y cultura.
(Artículos 2, letra c356, 7357 y 8358 Ley N° 19.253).

151) ¿Qué dice el derecho internacional?

A nivel internacional el derecho a la libertad religiosa es ampliamente


desarrollado. Pueden citarse el artículo 18 359 de la Declaración
Universal de Derechos Humanos, artículo 27360 del Pacto Internacional

355
Definición del Relator Especial para el estudio de los derechos de las personas pertenecientes a minorías, nombrado en 1971
por la Subcomisión de Prevención de Discriminaciones y Protección a las Minorías de la Comisión de Derechos Humanos de las
Naciones Unidas. En Naciones Unidas, Actividades de las Naciones Unidas en materia de Derechos Humanos, Ginebra, Centro
de Derechos Humanos, 1992, P. 251.
356
Ley N° 19.253. Artículo 2.- «Se considerarán indígenas para los efectos de esta ley: (…)
c) Los que mantengan rasgos culturales de alguna etnia indígena, entendiéndose como tales la práctica de formas de vida,
costumbres o religión de estas etnias de un modo habitual o cuyo cónyuge sea indígena. En estos casos, será necesario,
además, que se autoidentifiquen como indígenas».
357
Ley N° 19.253. Artículo 7.- «El Estado reconoce el derecho de los indígenas a mantener y desarrollar sus propias manifestaciones
culturales, en todo lo que no se oponga a la moral, a las buenas costumbres y al orden público.
El Estado tiene el deber de promover las culturas indígenas, las que forman parte del patrimonio de la Nación chilena».
358
Ley N° 19.253. Artículo 8.- «Se considerará falta la discriminación manifiesta e intencionada en contra de los indígenas, en
razón de su origen y su cultura. El que incurriere en esta conducta será sancionado con multa de uno a cinco ingresos mínimos
mensuales».
359
Declaración Universal de Derechos Humanos. Artículo 18.- «Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de
conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar
su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la
observancia».
360
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Artículo 27.- «En los Estados en que existan minorías étnicas, religiosas
o lingüísticas, no se negará a las personas que pertenezcan a dichas minorías el derecho que les corresponde, en común con
los demás miembros de su grupo, a tener su propia vida cultural, a profesar y practicar su propia religión y a emplear su propio
idioma».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


102
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

de Derechos Civiles y Políticos, y el artículo 12361 de la Convención


Americana sobre Derechos Humanos.
Las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el Tratamiento de
Reclusos se refieren al funcionamiento del servicio religioso al interior
de los establecimientos:
a.- Si el establecimiento contiene un número suficiente de reclusos
que pertenezcan a una misma religión, se nombrará o admitirá un
representante autorizado de ese culto. Cuando el número de
reclusos lo justifique, y las circunstancias lo permitan, dicho
representante deberá prestar servicio con carácter continuo.
b.- El representante autorizado nombrado o admitido conforme al
párrafo 1 deberá ser autorizado para organizar periódicamente
servicios religiosos y efectuar, cada vez que corresponda, visitas
pastorales particulares a los reclusos de su religión.
c.- Nunca se negará a un recluso el derecho de comunicarse con el
representante autorizado de una religión. Y, a la inversa, cuando un
recluso se oponga a ser visitado por el representante de una
religión, se deberá respetar en absoluto su actitud.
Dentro de lo posible, se autorizará a todo recluso a cumplir los
preceptos de su religión, permitiéndosele participar en los servicios
organizados en el establecimiento y tener en su poder libros
piadosos y de instrucción religiosa de su confesión.
(Reglas 41362 y 42363).
Además, los Principios básicos para el Tratamiento de los Reclusos
hablan de la necesidad de «respetar las creencias religiosas y los
preceptos culturales del grupo a que pertenezcan los reclusos, siempre
que así lo exijan las condiciones en el lugar».
(Principio 3364).
361
Convención Americana sobre Derechos Humanos. Libertad de conciencia y religión. Artículo 12.- «1. Toda persona tiene
derecho a la libertad de conciencia y de religión. Este derecho implica la libertad de conservar su religión o sus creencias, o de
cambiar de religión o de creencias, así como la libertad de profesar y divulgar su religión o sus creencias, individual o colectivamente,
tanto en público como en privado.
2. Nadie puede ser objeto de medidas restrictivas que puedan menoscabar la libertad de conservar su religión o sus creencias
o de cambiar de religión o de creencias.
3. La libertad de manifestar la propia religión y las propias creencias está sujeta únicamente a las limitaciones prescritas por la
ley y que sean necesarias para proteger la seguridad, el orden, la salud o la moral públicos o los derechos o libertades de los
demás.
4. Los padres, y en su caso los tutores, tienen derecho a que sus hijos o pupilos reciban la educación religiosa y moral que esté
de acuerdo con sus propias convicciones».
362
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 41.- «1) Si el establecimiento contiene
un número suficiente de reclusos que pertenezcan a una misma religión, se nombrará o admitirá un representante autorizado
de ese culto. Cuando el número de reclusos lo justifique, y las circunstancias lo permitan, dicho representante deberá prestar
servicio con carácter continuo. 2) El representante autorizado nombrado o admitido conforme al párrafo 1 deberá ser autorizado
para organizar periódicamente servicios religiosos y efectuar, cada vez que corresponda, visitas pastorales particulares a los
reclusos de su religión. 3) Nunca se negará a un recluso el derecho de comunicarse con el representante autorizado de una
religión. Y, a la inversa, cuando un recluso se oponga a ser visitado por el representante de una religión, se deberá respetar
en absoluto su actitud».
363
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 42.- «Dentro de lo posible, se autorizará
a todo recluso a cumplir los preceptos de su religión, permitiéndosele participar en los servicios organizados en el establecimiento
y tener en su poder libros piadosos y de instrucción religiosa de su confesión».
364
Principios básicos para el Tratamiento de los Reclusos. Principio 3.- «Sin perjuicio de lo que antecede, es necesario respetar
las creencias religiosas y los preceptos culturales del grupo a que pertenezcan los reclusos, siempre que así lo exijan las
condiciones en el lugar».

103
CAPÍTULO 2

152) ¿Qué puedo hacer si no es respetado mi derecho a la libertad


ideológica y religiosa?

En el caso de que Usted sufra algún tipo de amenaza o perturbación


en el ejercicio de su libertad ideológica o religiosa, puede presentar un
recurso de protección, invocando los artículos 19 N° 6 (que protege la
«libertad de conciencia, manifestación de todas las creencias y el
ejercicio libre de todos los cultos que no se opongan a la moral, a las
buenas costumbres o al orden público») y 19 N° 2 (que asegura que
«en Chile no hay persona ni grupo privilegiado», garantizando la
igualdad ante la ley) del texto constitucional.
Además, Usted puede presentar una reclamación ante el jefe de su
unidad penal o ante del Juez de Garantía (artículo 466 del Código
Procesal Penal), además puede utilizar las visitas semanales o
semestrales al recinto penitenciario.

153) ¿Existe jurisprudencia internacional al respecto?

Sí. Por ejemplo, en un caso presentado en contra de Uzbekistán, la


denunciante afirmó ser víctima de una violación de los derechos a la
libertad de expresión, así como a la libertad de pensamiento, conciencia
y religión, garantizados por el Pacto Internacional de Derechos Civiles
y Políticos365, porque fue expulsada de la universidad por llevar un
pañuelo en la cabeza por motivos religiosos y porque se negó a
quitárselo.
El Comité de Derechos Humanos consideró que «la libertad de
manifestar la propia religión comprende el derecho a llevar en público
un atuendo que esté en consonancia con la fe o la religión de la
persona», dando la razón a la peticionaria366.

2.3. Derechos relacionados con el ámbito intrapenitenciario.

2.3.1. Condiciones que deben reunir los locales destinados a reclusos.

154) ¿Cómo deberían ser los locales que uso durante mi período de
reclusión?

El REP no dice nada al respecto.


La única disposición que puede citarse es aquella que señala que en
los Centros Penitenciarios Femeninos deben existir dependencias
para el cuidado y tratamiento pre y post-natal, así como para la atención
de hijos lactantes de las internas, pero el Reglamento tampoco
describe dichas instalaciones.

365
Artículos 18 y 19 del Pacto.
366
CCCPR/C/82/D/931/2000, 18 de enero de 2005. En «Revista de Derecho (Valdivia)», Vol. XVIII, Nº 1, Julio 2005, Pp. 269-287.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


104
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

(Artículo 19367 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

155) ¿Proporciona algunas pautas el derecho internacional?

A nivel internacional, las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el


Tratamiento de Reclusos proporcionan pautas respecto de las
condiciones obligatorias que deben respetar los establecimientos
penitenciarios, relacionadas con el volumen de aire, superficie mínima,
alumbrado, calefacción y ventilación.
En todo local donde los reclusos tengan que vivir o trabajar:
a) Las ventanas tienen que ser suficientemente grandes para
que el recluso pueda leer y trabajar con luz natural; y deben estar
dispuestas de manera que pueda entrar aire fresco, haya o no
ventilación artificial.
b) La luz artificial tiene que ser suficiente para que el recluso
pueda leer y trabajar sin perjuicio de su vista.
Además, «todos los locales frecuentados regularmente por los
reclusos deberán ser mantenidos en debido estado y limpios».
Como mecanismo de control, las Reglas prevén que sea personal
médico el que examine la higiene y el aseo de los establecimientos,
además de «las condiciones sanitarias, la calefacción, el alumbrado
y la ventilación del establecimiento».
(Reglas 10368, 11369, 14370 y 26 N° 1, letras b y c371).

156) ¿Qué pasa en la práctica?

En la mayoría de los casos las celdas en que los reclusos pasan la


mayor parte de su tiempo tienen dimensiones mínimas, lo cual es
agravado por la circunstancia de que en ellas deben cohabitar un
elevado número de reclusos, lo cual afecta directamente a su bienestar
y privacidad. Según señala la Universidad Diego Portales «no es raro
encontrarse con internos que duermen en el piso o incluso en los
baños o que 2 o más reclusos compartan una misma cama»372.
367
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 19.- «Los establecimientos penitenciarios destinados a la atención
de mujeres se denominan Centros Penitenciarios Femeninos (C.P.F.) y en ellos existirán dependencias que contarán con
espacios y condiciones adecuados para el cuidado y tratamiento pre y post-natal, así como para la atención de hijos lactantes
de las internas...».
368
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 10.- «Los locales destinados a los reclusos
y especialmente a aquellos que se destinan al alojamiento de los reclusos durante la noche, deberán satisfacer las exigencias
de la higiene, habida cuenta del clima, particularmente en lo que concierne al volumen de aire, superficie mínima, alumbrado,
calefacción y ventilación».
369
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 11.- «En todo local donde los reclusos
tengan que vivir o trabajar: a) Las ventanas tendrán que ser suficientemente grandes para que el recluso pueda leer y trabajar con
luz natural; y deberán estar dispuestas de manera que pueda entrar aire fresco, haya o no ventilación artificial; b) La luz artificial
tendrá que ser suficiente para que el recluso pueda leer y trabajar sin perjuicio de su vista».
370
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 14.- «Todos los locales frecuentados
regularmente por los reclusos deberán ser mantenidos en debido estado y limpios».
371
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 26.- «1) El médico hará inspecciones
regulares y asesorará al director respecto a: (…) b) La higiene y el aseo de los establecimientos y de los reclusos; c) Las
condiciones sanitarias, la calefacción, el alumbrado y la ventilación del establecimiento… «.
372
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
de 2004», P. 25.

105
CAPÍTULO 2

En el estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal


para Chile» se critica el contraste entre la legislación chilena y los
estándares en materia internacional existentes acerca de las
condiciones de habitabilidad que deben reunir los centros de reclusión:
«La normativa nacional vigente en el ámbito penitenciario, carece de
disposiciones claras acerca de los estándares mínimos con los que
deben cumplir las instalaciones penitenciarias. No existen, por ejemplo,
disposiciones acerca de estándares de higiene con las que deben
cumplir los baños de los internos o las celdas, faltan disposiciones
acerca del espacio destinado a talleres y/o aulas para el estudio,
espacio para actividades religiosas, deportivas, recreacionales, etc.
En un futuro se podría pensar en analizar las bases de la licitación de
las cárceles nuevas como antecedente para la visita carcelaria»373.

157) ¿Cómo deberían ser las instalaciones que use?

El REP tampoco dice nada al respecto.

158) ¿Qué indica el derecho internacional?

A nivel internacional, las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el


Tratamiento de Reclusos indican cómo deben ser las instalaciones
de los establecimientos penitenciarios:
1. Las instalaciones sanitarias, deben ser adecuadas para que el
recluso pueda satisfacer sus necesidades naturales en el momento
oportuno, en forma aseada y decente.
2. Las instalaciones de baño y ducha, deben ser adecuadas para
que cada recluso pueda y sea requerido a tomar un baño o ducha
a una temperatura adaptada al clima y con la frecuencia que requiera
la higiene general, según la estación y la región geográfica. Por lo
menos una vez por semana en clima templado.
(Reglas 12374 y 13375).

159) ¿Respeta esta regulación nuestra realidad carcelaria?

Nada más lejos de nuestra realidad. La CONFAPRECO (Confraternidad


de Familiares y Amigos de Presos Comunes) ha denunciado en
numerosas ocasiones las condiciones infrahumanas en que se vive
en los recintos penitenciarios. Según su informe de marzo de 2004,

373
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 198.
374
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 12.- «Las instalaciones sanitarias
deberán ser adecuadas para que el recluso pueda satisfacer sus necesidades naturales en el momento oportuno, en forma
aseada y decente».
375
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 13.- «Las instalaciones de baño y de
ducha deberán ser adecuadas para que cada recluso pueda y sea requerido a tomar un baño o ducha a una temperatura
adaptada al clima y con la frecuencia que requiera la higiene general según la estación y la región geográfica, pero por lo menos
una vez por semana en clima templado».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


106
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

«en el Centro de Detención Preventiva Santiago Sur las condiciones


sanitarias son deplorables e insuficientes para la población penal.
Específicamente, para una población de 4.392 personas, existen 67
tazas turcas, 67 duchas y 63 lavamanos, esto es, un promedio de una
taza turca cada 64 internos, una ducha cada 64 internos y un lavamanos
cada 69 reclusos». Para mayor abundamiento, el 40% de esa
infraestructura se encuentra en malas condiciones376.
Veamos otro ejemplo: Un Juez de Garantía, refiriéndose a la Cárcel de
Calama, sostuvo que en ella «... hay un baño por pabellón, en cada
pabellón hay 50 personas y algunos pabellones no tienen baño, sólo
hay un retrete y la ducha es un tubo que tira agua. Te hablo de un
espacio físico donde no caben más de 20 personas, en Calama el
recinto fue hecho para 150 personas y hay más de 350. El pabellón de
los imputados es el más asqueroso de todos y lo más terrible es la
instalación eléctrica, los cables están colgando, no hay aislamiento
del sistema eléctrico y cualquier persona podría electrocutarse o causar
un incendio. La parte de los imputados era un patio donde funcionaba
un taller y sólo le pusieron un techo y separaciones para poner
módulos» 377.
Debe tenerse en cuenta que son los propios reclusos los encargados
de la mantención de este tipo de instalaciones, por lo que normalmente
se encuentran en condiciones higiénicas deficitarias, lo que deriva en
«enfermedades, infecciones y plagas, las que son percibidas como
normales por la población recluida, casi como parte del entorno natural
del recinto»378.

160) ¿Cómo puedo efectuar un reclamo si no estoy de acuerdo con


el estado en que se encuentran los locales e instalaciones del
establecimiento penitenciario donde me encuentro privado de
libertad?

Obviamente si Usted se encuentra en malas condiciones de higiene,


iluminación, ventilación, humedad extrema o calor asfixiante,
hacinamiento, etc. ello afecta su integridad personal, por lo que debe
presentar un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones.
También puede reclamar ante el jefe de su unidad o ante el Juez de
Garantía (artículo 466 del Código Procesal Penal), además de trasmitir
su queja durante las visitas semestrales o semanales al recinto.
Estas características de la vida intramuros impiden que los reclusos
gocen del bienestar físico y mental adecuado, lo cual dificulta su

376
En Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
de 2004», P. 31.
377
En Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
de 2004», Pp. 31-32.
378
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
de 2004», Pp. 25-35.

107
CAPÍTULO 2

autoestima y su sentido de dignidad. En un conocido caso que se dio


en Alemania, la Corte Superior del Estado, en Karlsruhe, otorgó en una
sentencia de julio 2005 una indemnización de 2000 euros (aprox. 1,4
Millones de Pesos) a un interno. Este enjuició al Estado, porque se
encontraba detenido durante cinco meses, conjunto con otra persona,
en una celda de apenas nueve metros cuadrados. El baño sólo estaba
separado a través de una cortina del resto de la habitación379.

161) ¿Existe en Chile algún pronunciamiento judicial similar al


ocurrido en Alemania?

Lamentablemente, no: En el Caso P-7125-2001, se interpone el recurso


interpuesto por un familiar a favor de su hermano recluido en el CDP
Santiago Sur, en contra del Alcaide de dicha unidad penal, y de los
ministros de la Cuarta Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago,
por los efectos que se producen al negar lugar al recurso de amparo
ingreso de Corte Nº 87.134-01. Funda el recurso en el hecho que el
protegido habría sido injustamente castigado y además golpeado por
gendarmes, todo lo cual infringiría lo dispuesto en el artículo 19 Nº 3,
inciso 4 de la CPR. Agrega que la resolución que niega lugar al recurso
de amparo agravaría aún más la integridad física y psíquica del
protegido, ya que mientras éste habitó en la sección de módulos habría
vivido en condiciones de higiene y comodidad aceptables para un ser
humano, pero que al no revocarse la medida tomada por GENCHI, el
protegido estaría obligado a habitar en la calle 9 «como castigo», en
condiciones deplorables para un ser humano, ya que en dicho lugar
duerme en una habitación de 08 metros cuadrados aproximadamente
con otros 07 reclusos, en el suelo donde no existen camas ni literas, y
compartiendo una ducha con 200 internos. Asimismo, indica que teme
por la vida de su hermano, ya que sería conocido que en dicho recinto
penitenciario existiría odio y envidia entre los reos de la población
común contra los reos de los módulos procesados por tráfico y
consumo de drogas, lo que ocasionaría riñas y odiosidades por parte
de los primeros contra los últimos. Finalmente señala que el protegido
habría sido perjudicado gravemente con el castigo, ya que estaba
haciendo méritos para pedir el beneficio de indulto o rebaja del tiempo
de condena. En virtud de todo lo antes expuesto, solicita se levante el
castigo impuesto al protegido, reintegrándolo a su celda habitual en el
sector de los módulos y se sancione a los responsables de los abusos
cometidos.
La Corte de Apelaciones de Santiago declara inadmisible el recurso,
por considerar que adolece de manifiesta falta de fundamento380.

379
La noticia esta en la siguiente página: http://www.swr.de/nachrichten/bw/ /id=1622/nid=1622/did=439688/lu8k3u/index.html.
En el borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 67.
380
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», Pp. 114-115.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


108
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

2.3.2. El vestuario del recluso.

162) ¿Cómo debe ser el vestuario que el establecimiento me entregue,


en caso de hacerlo?

El vestuario que el establecimiento entregue debe ser digno y


apropiado, según establece el REP.
No obstante, en la actualidad Gendarmería de Chile no proporciona
vestimenta, por motivos presupuestarios, dejando esta labor en manos
de instituciones de beneficencia que cooperen en las unidades
penales.
(Artículo 45, inciso 1 381 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

163) ¿Se refiere a este tema el derecho internacional?

A nivel internacional, según las Reglas Mínimas de Naciones Unidas


para el Tratamiento de Reclusos todo recluso a quien no se permita
vestir sus propias prendas recibirá las apropiadas al clima y suficientes
para mantenerle en buena salud. Dichas prendas no deberán ser en
modo alguno degradantes ni humillantes.
Además, todas las prendas deberán estar limpias y mantenidas en
buen estado. La ropa interior se cambiará y lavará con la frecuencia
necesaria para mantener la higiene. Es el médico del establecimiento
quien se encarga de controlar las condiciones higiénicas de la
vestimenta del interno.
En circunstancias excepcionales, cuando el recluso se aleje del
establecimiento para fines autorizados, se le permitirá que use sus
propias prendas o vestidos, siempre que no llamen la atención.
Las Reglas Mínimas también indican que en el momento del ingreso
en el establecimiento deben tomarse medidas para asegurarse de
que las ropas del recluso están limpias y utilizables.
(Reglas 17382, 18383 y 26 N° 1, letra d384).

381
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 45.- «Cuando el establecimiento entregue vestuario a los internos,
éste deberá ser digno y apropiado. Sin perjuicio de ello, los internos tendrán derecho a usar su propio vestuario en cuyo caso
éste deberá reunir iguales requisitos».
382
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 17.- «1) Todo recluso a quien no se
permita vestir sus propias prendas recibirá las apropiadas al clima y suficientes para mantenerle en buena salud. Dichas prendas
no deberán ser en modo alguno degradantes ni humillantes. 2) Todas las prendas deberán estar limpias y mantenidas en buen
estado. La ropa interior se cambiará y lavará con la frecuencia necesaria para mantener la higiene. 3) En circunstancias
excepcionales, cuando el recluso se aleje del establecimiento para fines autorizados, se le permitirá que use sus propias prendas
o vestidos que no llamen la atención».
383
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 18.- «Cuando se autorice a los reclusos
para que vistan sus propias prendas, se tomarán disposiciones en el momento de su ingreso en el establecimiento, para
asegurarse de que están limpias y utilizables».
384
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 26.- «1) El médico hará inspecciones
regulares y asesorará al director respecto a: (…) d) La calidad y el aseo de las ropas y de la cama de los reclusos… «.

109
CAPÍTULO 2

164) ¿Puedo usar mi propio vestuario?

Sí. De conformidad con el REP, Usted siempre tiene derecho a usar su


propio vestuario, siempre que reúna las características ya citadas, es
decir, que sea digno y apropiado. Como hemos dicho, es lo común.
No obstante, debe señalarse que es Gendarmería quien determina,
en forma unilateral y muchas veces injustificada, si el vestuario de un
interno es «digno y apropiado», por ejemplo imponiendo ciertos límites
en las salidas al exterior con fines específicos, como prohibir el uso
del pantalón corto cuando un recluso acude a un tribunal.
(Artículo 45, inciso 2 385 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

165) ¿Qué puedo hacer si no tengo un vestuario digno y apropiado, o


si me obligan a llevar uno que tiene carácter degradante?

En este caso, Usted puede solicitar un vestuario digno a través de los


organismos de beneficencia de su unidad, o bien efectuar un reclamo
al Jefe del establecimiento penitenciario o durante las visitas del Juez
de Garantía (artículo 466 del Código Procesal Penal) o las visitas
semestrales de los Ministros de las Cortes.
Además, si Usted se siente humillado por el vestuario que le obliga a
llevar Gendarmería, Usted puede presentar un recurso de protección
por violación de su derecho a la integridad psíquica (artículo 19 N° 1 de
la Constitución Política).
Además, como en los otros casos, puede solicitar audiencia con el
Jefe del establecimiento penitenciario, presentar un reclamo ante el
Juez de Garantía o poner esta situación en conocimiento de los jueces
que visiten la unidad penal.

2.3.3. La cama y habitación del recluso.

166) ¿Qué elementos básicos debe proporcionarme la administración


penitenciaria para mi descanso nocturno?

Como mínimo, «todo recluso tiene derecho a que la Administración


Penitenciaria le otorgue al menos el catre, colchón y frazada», pues
esto dispone el REP.
(Artículo 46386 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

385
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 45.- «... Sin perjuicio de ello, los internos tendrán derecho a usar
su propio vestuario en cuyo caso éste deberá reunir iguales requisitos».
386
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 46.- «Todo interno tiene derecho a que la Administración Penitenciaria
le otorgue al menos el catre, colchón y frazada».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


110
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

167) ¿La realidad de las cárceles es consonante con la regulación


normativa?

A pesar que el REP formula este derecho, la realidad es que «no todos
los reclusos duermen en colchones y menos aún cuentan con frazadas
para protegerse del frío, cuestión grave si se considera que un alto
porcentaje de los presos duerme en el suelo o incluso en los baños
del penal. De acuerdo a los internos entrevistados, Gendarmería sólo
entrega colchones o frazadas a algunas personas, por lo que la mayoría
los obtiene a través de las visitas de sus familiares o amigos»387.

168) ¿Qué determina el derecho internacional?

A nivel internacional, las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el


Tratamiento de Reclusos determinan: «Cada recluso dispondrá, en
conformidad con los usos locales o nacionales, de una cama individual
y de ropa de cama individual suficiente, mantenida convenientemente
y mudada con regularidad a fin de asegurar su limpieza».
Sobre el derecho al descanso nocturno de los reclusos, estas Reglas
indican:
- Las celdas o cuartos destinados al aislamiento nocturno serán
ocupadas por un solo recluso, sobre todo en el caso de que éstas
sean individuales.
- Los dormitorios serán ocupados por reclusos cuidadosamente
seleccionados y reconocidos como aptos para ser alojados en estas
condiciones. Por la noche, estarán sometidos a una vigilancia regular,
adaptada al tipo de establecimiento de que se trate.
Así mismo, los locales en que los reclusos duerman deberán respetar
determinadas condiciones higiénicas, de acuerdo con lo señalado
anteriormente.
El médico hará inspecciones regulares y asesorará al director respecto
a «la calidad y el aseo de las ropas y de la cama de los reclusos».
(Reglas 9388, 19389 y 26 N° 1, letra d390).

387
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
de 2004», P. 29.
388
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 9.- «1) Las celdas o cuartos destinados
al aislamiento nocturno no deberán ser ocupados más que por un solo recluso. Si por razones especiales, tales como el exceso
temporal de población carcelaria, resultara indispensable que la administración penitenciaria central hiciera excepciones a esta
regla, se deberá evitar que se alojen dos reclusos en cada celda o cuarto individual. 2) Cuando se recurra a dormitorios, éstos
deberán ser ocupados por reclusos cuidadosamente seleccionados y reconocidos como aptos para ser alojados en estas
condiciones. Por la noche, estarán sometidos a una vigilancia regular, adaptada al tipo de establecimiento de que se trate».
389
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 19.- «Cada recluso dispondrá, en
conformidad con los usos locales o nacionales, de una cama individual y de ropa de cama individual suficiente, mantenida
convenientemente y mudada con regularidad a fin de asegurar su limpieza».
390
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 26.- «1) El médico hará inspecciones
regulares y asesorará al director respecto a: a) La cantidad, calidad, preparación y distribución de los alimentos… ».

111
CAPÍTULO 2

169) ¿Puede un recluso usar su propia cama?

El REP no contempla esa posibilidad, tampoco lo permite en la práctica


Gendarmería de Chile.
No debería ser así, puesto que muchas veces la administración no
cumple con su obligación de otorgar a cada interno catre, colchón y
frazada. En consecuencia, debería permitir que los reclusos lo hicieran
por sus propios medios.

170) ¿Qué puedo hacer si la administración penitenciaria no me


proporciona catre, colchón y frazada?

Usted podría presentar un recurso de protección por violación de su


integridad personal (artículo 19 Nº 1 de la Constitución Política), ya que
si está durmiendo en el suelo de la unidad penal ello atenta contra su
salud y contra las condiciones en las cuales debe cumplir su pena
privativa de libertad.
Además, Usted puede informar de esta situación en las visitas que
efectúan las autoridades judiciales, o bien ponerlo en conocimiento
del Jefe del establecimiento penitenciario, a fin de que éste adopte las
medidas necesarias para solucionar el problema. Además, Usted
puede denunciarlo ante el Juez de Garantía (artículo 466 del Código
Procesal Penal).

171) ¿Han sido útiles las Cortes para la cautela de este derecho?

No obstante, debe advertirse, una vez más, que por lo menos las Cortes
de Apelaciones no parecen ser la vía más útil para la cautela de los
derechos de los reclusos. En el siguiente ejemplo, puede verse cómo
no parece ser grave el hecho de que un interno (en realidad, 600) no
sólo no haya recibido catre, colchón y frazada, sino tampoco un techo
donde dormir: La Corte de Apelaciones estableció como no acreditada
la violación a la dignidad de la persona en un caso que reclamaba que
600 reclusos en el CDP Santiago Sur tenían que pernoctar en la
intemperie, toda vez que el establecimiento no contaba con las celdas
necesarias para albergar a la comunidad de reclusos que la habitan.
Los jueces opinaban que «(...) esta situación no es coyuntural, se
arrastra de épocas pretéritas y si bien corresponde al Estado velar por
mejorar esas condiciones al estar al servicio de la persona humana
(art. 1 de la Constitución), debe tenerse en cuenta que las necesidades
de un país en vías de desarrollo son múltiples y los reclusos limitados,
de modo que son muchas las áreas que requieren de mayores
inversiones y aplicación de políticas adecuadas con miras a
satisfacerlas, lo que ciertamente es atribución del Gobierno priorizar,
promover y administrar su caso. De manera que, no es posible referir
la señalada situación a un acto u omisión preciso y determinado que,

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


112
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

por tanto, pueda lugar a la adopción de medidas judiciales concretas


tendientes a superarla» 391, salvo algunas excepciones llamativas, como
la ocurrida el pasado 23 de junio de 2006, en que el Juez de Garantía
Daniel Urrutia ordenó al Alcaide del CDP Santiago Sur, en que 80
reclusos dormían a la intemperie, que al menos la administración
penitenciaria les facilitara catre y colchón. Pese a que su resolución
generó impacto en la opinión pública, jamás fue acatada.

2.3.4. La alimentación del recluso.

172) ¿Qué garantías debería cumplir la alimentación que recibo al


interior del establecimiento penitenciario?

La alimentación que Gendarmería proporciona a los reclusos debería


reunir las siguientes garantías, conforme dispone el REP:
- Debe estar «supervigilada» por un especialista en nutrición,
médico o paramédico.
- Debe corresponder en calidad y cantidad a las normas mínimas
dietéticas y de higiene.
Los nutricionistas forman parte del Departamento de Logística de
Gendarmería de Chile, dependiente de la Subdirección
Administrativa, y tienen, entre otras, la función de «determinar e
informar las necesidades de bienes y servicios de la institución».
No obstante, en las cárceles concesionadas, la provisión de
servicios penitenciarios, tales como alimentación y salud, quedan a
cargo del concesionado 392.
(Artículo 47, inciso 1393 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).
(Artículo 7, letra c394de la Ley Orgánica de Gendarmería de Chile).
391
Sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago de 22 de julio de 2005. En el borrador del estudio «Las Cárceles y la
Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 21.
392
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2006.
Hechos de 2005», P. 37.
393
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 47.- «Los internos tendrán derecho a que la Administración les
proporcione una alimentación supervigilada por un especialista en nutrición, médico o paramédico, y que corresponda en calidad
y cantidad a las normas mínimas dietéticas y de higiene...».
394
Ley Orgánica de Gendarmería de Chile. «Artículo 7.- La Subdirección Administrativa tendrá como función velar porque la
dotación de los recursos humanos y materiales que posee Gendarmería de Chile sean asignados racionalmente, conforme a
los requerimientos exigidos para el funcionamiento eficaz de ella.
Asimismo le corresponderá informar periódicamente a la Dirección Nacional acerca del cumplimiento de las misiones encomendadas.
La Jefatura en esta área será asumida por el Subdirector Administrativo, quien tendrá a su cargo la supervisión de los siguientes
Departamentos cuyas funciones se indican a continuación: (…)
c) Departamento de Logística, al que le corresponde:
1.- Determinar e informar las necesidades de bienes y servicios de la institución.
2.- Proponer la inversión de los fondos y la adquisición de los bienes para satisfacer las necesidades de la institución.
3.- Mantener actualizado el registro cronológico de todas los movimientos de ingresos y egresos de los fondos institucionales,
debiendo presentar en forma periódica a la Subdirección Administrativa estados de situación o balances financiero-contables.
4.- Cautelar que los fondos asignados a la institución sean destinados para cubrir las necesidades predeterminadas en los
planes institucionales.
5.- Ejecutar todas aquellas acciones consecuentes o derivadas por el flujo de entradas y salidas de dinero, conforme a la ley
y reglamentos.
6.- Proponer sistemas de adquisiciones, almacenamiento, abastecimiento, distribución, mantenimiento y reparación de los
elementos necesarios para el cumplimiento de los fines de la institución.
7.- Proponer las construcciones, ampliaciones y remodelaciones de los edificios de la institución de acuerdo a los programas
específicos de Gendarmería de Chile.
8.- Practicar a lo menos una vez al año un inventario en todas las unidades de la institución».

113
CAPÍTULO 2

173) ¿Qué establece el derecho internacional?

A nivel internacional, las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el


Tratamiento de Reclusos establecen:
«Todo recluso recibirá de la administración, a las horas acostumbradas,
una alimentación de buena calidad, bien preparada y servida, cuyo valor
nutritivo sea suficiente para el mantenimiento de su salud y de sus fuerzas.
Todo recluso tendrá la posibilidad de proveerse de agua potable cuando
la necesite».
Es un médico quien debe hacer inspecciones regulares y asesorar al
director respecto de la cantidad, calidad, preparación y distribución de
los alimentos.
(Reglas 20395 y 26 N° 1, letra a396).

174) ¿Puedo comprar alimentos u otros productos para mi consumo


o utilización?

Sí, Usted puede adquirirlos en los economatos que funcionen en los


establecimientos penitenciarios. De acuerdo al REP, está prohibido
que estos servicios de economato tengan fines de lucro.
(Artículo 47, inciso 2 397 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

175) ¿Respetan esta prohibición los economatos de los penales?

No. Es criticable el hecho de que los economatos ubicados en los


establecimientos (en algunos existen hasta dos o tres economatos)
ofrezcan productos cuyo valor es considerablemente más alto que el
precio de mercado (a veces incluso lo duplica), según lo denunciado
por los propios internos y pese a que el REP prohíbe que tengan fines
de lucro. Muchos de los reclusos no poseen medios económicos para
poder costearse estos productos, ni siquiera a través de las visitas de
familiares o amigos, generando este tipo de carencias una alta
conflictividad al interior de los recintos398.

395
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 20.- «1) Todo recluso recibirá de la
administración, a las horas acostumbradas, una alimentación de buena calidad, bien preparada y servida, cuyo valor nutritivo
sea suficiente para el mantenimiento de su salud y de sus fuerzas. 2) Todo recluso deberá tener la posibilidad de proveerse
de agua potable cuando la necesite».
396
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 26.- «1) El médico hará inspecciones
regulares y asesorará al director respecto a: a) La cantidad, calidad, preparación y distribución de los alimentos; b) La higiene
y el aseo de los establecimientos y de los reclusos; c) Las condiciones sanitarias, la calefacción, el alumbrado y la ventilación del
establecimiento; d) La calidad y el aseo de las ropas y de la cama de los reclusos; e) La observancia de las reglas relativas a
la educación física y deportiva cuando ésta sea organizada por un personal no especializado».
397
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 47.- «… Sin perjuicio de lo anterior, los internos podrán adquirir en
los economatos que funcionen en los establecimientos penitenciarios, bienes o especies para su consumo o uso personal. En
ningún caso el servicio de economato tendrá fines de lucro».
398
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
de 2004», Pp. 28-29.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


114
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

176) ¿Qué sucede si no estoy conforme con la cantidad y calidad de


la comida que recibo al interior del establecimiento penitenciario?

Usted puede reclamar de la misma forma que se señaló para el caso


de que no tenga cama para dormir, invocando protección para sus
derechos constitucionales, además de solicitar una audiencia con el
jefe de la unidad.
También puede utilizar las visitas a su unidad penal, o bien presentar
una queja escrita ante el Juez de Garantía (artículo 466 del Código
Procesal Penal).

2.3.5. El aseo personal del recluso.

177) ¿Qué elementos debe proporcionarme la administración


penitenciaria para mi aseo personal?

El REP no se refiere a este tema.

178) ¿Qué pasa en la práctica?

En la práctica, Gendarmería de Chile no proporciona útiles de aseo


por razón de su falta de presupuesto (salvo en el Centro de Tratamiento
de Adicciones). Los reclusos deben solventar este problema
obteniendo implementos de aseo (tan elementales como jabón, pasta
dental, cepillo de dientes, papel higiénicos y otros) a través de las
encomiendas que le entregue su familia durante la visita, o bien
adquiriéndolos en el economato de la unidad penal.
Obviamente, no pueden hacerlo los presos que no trabajan, que no
mantienen vínculos familiares o aquellos cuyas familias no disponen
de medios económicos.
Esto pese a que conforme al REP, uno de los deberes que deben
cumplir los internos es el de su aseo personal, lo cual en caso de no
ser así constituye una infracción disciplinaria de carácter leve.
(Artículo 80, letra c 399 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

179) ¿Dice algo de este asunto el derecho internacional?

A nivel internacional, las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el


Tratamiento de Reclusos proporcionan algunas pautas en este asunto:

399
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 80.- «Sólo se considerarán faltas leves, las siguientes:
(…)
c) El desaseo en su presentación personal o en las dependencias que habite el interno, entendiéndose por tal la suciedad o
mal olor evidente…».

115
CAPÍTULO 2

- Los reclusos dispondrán de agua y de los artículos de aseo


indispensables para su salud y limpieza.
- Se facilitará a los reclusos medios para el cuidado del cabello y
de la barba, a fin de que se presenten de un modo correcto y
conserven el respeto de sí mismos; los hombres deberán tener la
posibilidad de afeitarse con regularidad.
(Reglas 15400 y 16401).

2.3.6. El ejercicio físico del recluso.

180) ¿Tengo derecho a realizar ejercicio físico al interior del


establecimiento penitenciario?

Sí, Usted tiene derecho. El REP menciona que deben atenderse las
«necesidades espirituales y físicas, las actividades de tratamiento,
formativas y culturales de los internos», siendo un deber de la
administración penitenciaria el estimular su práctica.
(Artículo 27 402 y 95 403 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

181) ¿Qué indica el derecho internacional?

A nivel internacional, las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el


Tratamiento de Reclusos indican:
- El recluso que no se ocupe de un trabajo al aire libre dispondrá, si
el tiempo lo permite, de una hora al día por lo menos de ejercicio
físico adecuado al aire libre.
- Los reclusos jóvenes y otros cuya edad y condición física lo
permitan, recibirán durante el período reservado al ejercicio una
educación física y recreativa. Para ello, se pondrá a su disposición
el terreno, las instalaciones y el equipo necesario.
Estas Reglas establecen la necesidad de que el establecimiento
cuente con asesoramiento médico respecto de «la observancia de las
reglas relativas a la educación física y deportiva cuando ésta sea
organizada por un personal no especializado». Por otra parte, señalan
que los internos deben participar en actividades recreacionales,
impulsadas desde la administración.
400
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 15.- «Se exigirá de los reclusos aseo
personal y a tal efecto dispondrán de agua y de los artículos de aseo indispensables para su salud y limpieza».
401
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 16.- «Se facilitará a los reclusos medios
para el cuidado del cabello y de la barba, a fin de que se presenten de un modo correcto y conserven el respeto de sí mismos;
los hombres deberán poder afeitarse con regularidad».
402
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 27.- «La Administración Penitenciaria, por Resolución del Director
Regional respectivo, establecerá el horario que regirá las actividades de los establecimientos penitenciarios, que fomente
hábitos similares al del medio libre, tales como horas de inicio y término de la jornada diaria, y de alimentación, garantizando al
menos ocho horas diarias para el descanso. En el resto del horario deberán atenderse las necesidades espirituales y físicas,
las actividades de tratamiento, formativas y culturales de los internos».
403
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 95.- «La Administración Penitenciaria fomentará el desarrollo de
actividades deportivas, recreativas y culturales por parte de los internos».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


116
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

(Reglas 21404, 26 N° 1, letra e405 y 78406).

182)En la práctica, ¿es respetuoso el ejercicio de este derecho con


la normativa internacional?

Teniendo en cuenta la situación actual de encierro en condiciones


inhumanas y degradantes que afecta a la mayoría de la población
penal de nuestro país, elementos tan importantes para un recluso
como el uso del tiempo libre, el cual ocupa un lugar central en los
estándares internacionales existentes en la materia, en la práctica se
sitúan en un plano muy menor o, sencillamente, son ignorados. Puede
hacerse una idea, por ejemplo, de las dificultades que atraviesan los
reclusos para poder practicar deportes u otras actividades de recreación
si observamos que otras necesidades básicas, como la permanencia
al aire libre, se obstaculizan de forma incomprensible:
«Existen sin embargo unidades penales en que algunos internos se
encuentran todo el día en sus celdas, sin poder acceder a los patios
del recinto. Así por ejemplo, de acuerdo a un informe realizado por
CONFAPRECO, en el CDP Santiago Sur (ex Penitenciaría) existen
dependencias que no cuentan con salida al «óvalo», esto es, al único
patio del establecimiento penal. Ello ocurriría en los casos de las calles
1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 10, 11, 12, 13, 14 y 15, la galería 12 y los módulos A, B,
C y D; en total, más de 1.600 personas. Lo anterior es justificado por
Gendarmería en razón de la seguridad de los propios internos, pues,
en la mayoría de dichas calles se encuentran delincuentes primerizos,
personas que tienen problemas con el resto de la población penal y
reclusos que se encuentran en rehabilitación. En otros
establecimientos penales ello, sin embargo, no ocurre. Así, por ejemplo,
en el CCP de Concepción, recinto más moderno que la ex Penitenciaría,
no existe un único patio para toda la población penal, sino que, cada
módulo –en el que se encuentran internos de similares características-
cuenta con un recinto al aire libre al que pueden acceder los internos
durante los tiempos de desencierro»407.

404
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 21.- «1) El recluso que no se ocupe de
un trabajo al aire libre deberá disponer, si el tiempo lo permite, de una hora al día por lo menos de ejercicio físico adecuado
al aire libre. 2) Los reclusos jóvenes y otros cuya edad y condición física lo permitan, recibirán durante el período reservado al
ejercicio una educación física y recreativa. Para ello, se pondrá a su disposición el terreno, las instalaciones y el equipo
necesario»
405
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 26.- «1) 26. 1) El médico hará inspecciones
regulares y asesorará al director respecto a (…): e) La observancia de las reglas relativas a la educación física y deportiva cuando
ésta sea organizada por un personal no especializado».
406
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 78.- «Para el bienestar físico y mental
de los reclusos se organizarán actividades recreativas y culturales en todos los establecimientos».
407
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
de 2004», Pp. 24-25.

117
CAPÍTULO 2

183) ¿Qué puedo hacer si no se me permite salir al aire libre o


practicar algún deporte?

Usted debe presentar un recurso de amparo por violación de su derecho


a la integridad personal y su salud física y psíquica, garantizado por el
artículo 19 Nº 1 de la Constitución Política. También puede darse el
caso de que el establecimiento penitenciario no cuente con
infraestructura y material adecuados, o que no haya personal
especializado que guíe la práctica de deporte y pese a ello Usted es
obligado a realizar ejercicios con peligro de sufrir alguna lesión, en
cuyo caso debe proceder del mismo modo.
Además, puede acudir a las vías ya descritas en los anteriores casos:
Jefe del establecimiento, Juez de Garantía (artículo 466 del Código
Procesal Penal), Visitas.
Acerca de la importancia del tiempo al aire libre para todos los presos,
cabe tener en cuenta un caso que fue presentado al Comité de Derechos
Humanos de la ONU, el que sostuvo que los límites de cinco minutos
para higiene personal y ejercicio al aire libre violaban el derecho del
detenido a ser tratado con humanidad y dignidad (27 de julio de 1992)408.

2.3.7. Las pertenencias del recluso.

184) ¿Puedo tener objetos de mi propiedad al interior del


establecimiento penitenciario?

Sí, pero ello depende del valor de esos objetos y del tipo de
establecimiento penitenciario de que se trate.
Conforme al REP, Usted no puede tener consigo ningún objeto que
sea de valor, así como joyas, con excepción de los Centros de
Reinserción Social y los Centros Abiertos, en que sí puede tener consigo
estos objetos.
Constituye una infracción disciplinaria inutilizar, dañar o sustraer las
pertenencias de otras personas, así como el introducir objetos
prohibidos en la unidad penal (máquinas fotográficas, lentes de larga
vista, filmadoras, grabadoras, intercomunicadoras, teléfonos celulares
y similares).
Además, está terminantemente prohibido que los reclusos tengan
bebidas alcohólicas, estupefacientes y drogas (salvo que hayan sido
autorizados por prescripción médica), así se prohíbe el porte, tenencia,
uso, fabricación o proporción de elementos para la fabricación de armas
blancas o de fuego. Ambas conductas se consideran una falta grave al
régimen disciplinario, de acuerdo al REP.

408
Artículo 10 CCPR/Parkanyi v. Hungría. En Reforma Penal Internacional, «Manual de Buena Práctica penitenciaria.
Implementación de las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos», 2º Edición, San José de
Costa Rica, Guayacán, 2002, P. 105.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


118
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

(Artículos 23409; 72, inciso 1410; 78 letras e, f, h, i, j411; 79 letras d, e, p412


del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

185) ¿Quién custodia los objetos que no puedo tener conmigo?

Según el REP, los custodia Gendarmería de Chile, en la forma en que


se regule en una resolución interna. Sin embargo, lo común es que
Gendarmería de Chile los entregue a su familia.
(Artículo 72, inciso 2 413 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

186) ¿Puedo tener dinero al interior del establecimiento penitenciario?

Sí, pero el REP dispone que en un monto máximo, determinado por


resolución del Director Regional respectivo.
La custodia del dinero que se le retenga al momento de su ingreso en
el establecimiento penitenciario corresponde a Gendarmería de Chile,
en la forma en que se regule en una resolución interna. Además, en
casos calificados, el Director Nacional de Gendarmería puede
suspender, prohibir o restringir la circulación de dinero.

409
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 23.- «Estará prohibido en los establecimientos penitenciarios la
elaboración, venta, distribución o consumo de bebidas alcohólicas, estupefacientes y drogas que no hayan sido autorizadas
por prescripción médica».
410
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 72.- «En todos los establecimientos penitenciarios, con excepción
de los Centros de Reinserción Social y los Centros Abiertos, queda prohibido a los internos ingresar, recibir o mantener en su
poder, objetos de valor y joyas...».
411
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 78.- «Sólo se considerarán faltas graves las siguientes:
(…)
e) Inutilizar o dañar de consideración, deliberadamente, dependencias, materiales o efectos del establecimiento, o las pertenencias
de otras personas;
f) La sustracción de materiales o efectos del establecimiento y de las pertenencias de otras personas, internos o funcionarios;
(…)
h) El porte, tenencia, uso, fabricación o proporción de elementos para la fabricación de armas blancas o de fuego, de explosivos,
gases o tóxicos;
i) La tenencia, consumo o elaboración de substancias o drogas estupefacientes o psicotrópicas, bebidas alcohólicas o similares;
j) La introducción al establecimiento o la tenencia de elementos prohibidos por la Administración Penitenciaria por razones de
seguridad, tales como máquinas fotográficas, lentes de larga vista, filmadoras, grabadoras, intercomunicadores, teléfonos
celulares y otros similares previamente determinados; el uso efectivo de dichos elementos o la salida del establecimiento de los
productos de su utilización…».
412
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 79.- «Sólo se considerarán faltas menos graves las siguientes:
(…)
d) Dañar deliberadamente dependencias, materiales, efectos del establecimiento o las pertenencias de internos, funcionarios
o de otras personas, cuando el daño sea de escasa consideración;
e) Dañar los mismos bienes con negligencia temeraria o culpa grave
(…)
p) Mantener o recibir objetos de valor, joyas o sumas de dinero que excedan los máximos autorizados, y…».
413
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 72.- «… La Administración Penitenciaria por resolución interna
regulará la forma en que se custodiarán los objetos de valor y joyas que fueren retenidos a los internos y el dinero que portaren
al momento de su ingreso al establecimiento».

119
CAPÍTULO 2

(Artículos 73 414 y 74 415 del Reglamento de Establecimientos


Penitenciarios).

187) ¿Puedo ser sometido a registros personales y allanamientos?

Sí, pero depende del establecimiento penitenciario en que Usted se


encuentre.
Según el REP, en los establecimientos de régimen abierto no se
practican estos procedimientos.
(Artículo 31416 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

188)¿Qué puedo hacer si considero que los registros y allanamientos


son excesivos?

Si Usted es objeto de vejámenes, golpes y abusos durante registros


injustificados; de allanamientos a altas horas de la noche, con violencia
física y verbal y empleo de armas innecesario, en los que se le destrozan
o sustraen sus objetos personales, debe presentar un recurso de
protección por violación de su derecho a la integridad personal,
garantizado por el artículo 19 Nº 1 de la Constitución Política, o bien un
recurso de amparo por violación de su derecho a la seguridad individual,
protegido por el artículo 19 Nº 7 de la Constitución Política.
Además, puede quejarse frente al jefe del recinto o ante el Juez de
Garantía (artículo 466 del Código Procesal Penal), además de ponerlo
en conocimiento de los miembros de las visitas semanales o
semestrales al establecimiento penitenciario.

189) ¿Qué han estimado las Cortes frente a estas denuncias?

No obstante, frente a este tipo de denuncias, frecuentemente las Cortes


estiman que al ser los hechos constitutivos de delito, debe conocer de
ellos el juzgado del crimen correspondiente, evitando pronunciarse
sobre el fondo del aunto: Es lo que sucede en el Caso P-2656-2000,
de la Corte de Apelaciones de Santiago, interpuesto por cuanto «el
afectado se mantendría en constante peligro su integridad física y
414
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 73.- «En los establecimientos de régimen cerrado y semi-abierto los
internos podrán mantener en su poder el monto máximo de dinero efectivo que a través de una resolución determine el Director
Regional respectivo. En casos calificados, el Director Nacional podrá suspender, prohibir o restringir la circulación de dinero en
un establecimiento penitenciario o secciones del mismo».
415
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 74.- «Las remuneraciones que los internos obtengan producto de
su trabajo, serán percibidas y administradas, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 66, por la autoridad penitenciaria.
La suma de libre disposición del interno, que exceda el monto máximo autorizado para circular en el establecimiento será
administrada por la autoridad penitenciaria conforme a las indicaciones que previamente haya formulado el interno, las que en
todo caso, deberá ser concordante con los fines y objetivos del tratamiento penitenciario. La Administración Penitenciaria
fomentará el ahorro y el sentido de responsabilidad en el cumplimiento de las obligaciones alimenticias, familiares o de otro orden
del interno».
416
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 31.- «En los establecimientos de régimen abierto, el orden y la
disciplina serán los propios para el logro de una convivencia normal en toda colectividad civil, con ausencia de controles rígidos,
tales como formaciones, allanamientos, requisas, intervención de visitas y correspondencia. No obstante, el Director Regional,
en casos calificados, podrá ordenar dichos controles».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


120
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

psíquica… ya que en un allanamiento rutinario habría sido objeto de


robo, y por haber denunciado este hecho ahora sería sometido a toda
clase de arbitrariedades como castigos, apremios psicológicos y
físicos sin ninguna razón aparente.
Agrega que estas arbitrariedades habrían perdurado ya que su hermano
habría sido salvajemente golpeado, fracturándole el tabique nasal.
Hecho que habría sido denunciado por su hermano al 1° Juzgado de
Colina, por lo que ambos ahora estarían siendo perseguidos en forma
sistemática por la jefatura de la unidad en la que se encuentran, y por
todos sus funcionarios.
En virtud de lo antes expuesto, solicita que se terminen las palizas y
los castigos, brindándosele igualdad ante la ley».
En este caso, la Corte no pide informe de ninguna clase, y declara
inadmisible el recurso, atendido el mérito de los antecedentes y
tratándose de hechos que podrían ser constitutivos de delito cuyo
conocimiento compete a la justicia ordinaria, sobrepasando los
márgenes del procedimiento del recurso de protección, y de
conformidad, además con lo dispuesto en el Auto Acordado de la
Excma. Corte Suprema sobre tramitación del recurso de protección de
las garantías constitucionales. Sin perjuicio de lo resuelto, se decreta
remitir copia autorizada de lo obrado al Juzgado del Crimen competente
como así mismo a GENCHI a objeto de instruir el sumario administrativo
correspondiente. No hay apelación417.

190) ¿Y la jurisprudencia internacional?

La jurisprudencia internacional ha señalado en numerosas ocasiones


que los registros personales y corporales solamente pueden
practicarse por personas del mismo sexo que la persona sometida a
este procedimiento.
En 1993, la Corte Suprema de Canadá dictaminó que los funcionarios
masculinos no podían realizar ni siquiera cacheos de reclusas vestidas,
aunque el organismo no objetó a que funcionarias femeninas
realizasen cacheos de reclusos, por cuanto llegó a la conclusión de
que el efecto de los cacheos realizados por personas de distinto sexo
es diferente y más amenazante para las mujeres que para los
hombres 418.

Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 140.
417

Coyle, Andrew, «La administración penitenciaria en el contexto de los derechos humanos: Manual para el personal penitenciario»,
418

Centro Internacional de Estudios Penitenciarios, 2002, P. 41.

121
CAPÍTULO 2

2.3.8. Derecho a la salud.

191)¿Tengo derecho a la asistencia sanitaria?

Sí. Según la normativa, Gendarmería de Chile debe proporcionarle


tanto tratamiento como hospitalización, en el caso de que sea necesario.
(Artículo 34419 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios;
Artículo 20420 de la Ley Orgánica de Gendarmería de Chile).

192) ¿Qué establece el derecho internacional?

A nivel internacional, las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el


Tratamiento de Reclusos establecen que:
- Todo establecimiento penitenciario debe disponer por lo menos
de los servicios de un médico calificado que debe poseer algunos
conocimientos psiquiátricos.
- Los servicios médicos deben comprender un servicio psiquiátrico
para el diagnóstico y, si fuese necesario, para el tratamiento de los
casos de enfermedades mentales.
Es necesario que los servicios médicos estén vinculados con el propio
Ministerio de Salud.
Sobre la labor del médico en los establecimientos penitenciarios, las
Reglas disponen que debe visitar diariamente a todos los enfermos, a
todos los que se quejen de estar enfermos y a aquellos sobre los
cuales se llame su atención.
Además, debe informar de todo ello al Jefe del establecimiento.
(Reglas 22 Nº 1421, 25422 y 26 Nº 2423).
Por otra parte, tanto los Principios básicos para el Tratamiento de los
Reclusos como el Conjunto de principios para la Protección de Todas
las Personas sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión

419
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 34.- «Los internos que requieran tratamiento y hospitalización serán
atendidos en las unidades médicas de Gendarmería de Chile».
420
Ley Orgánica de Gendarmería de Chile. Artículo 20.- «Los establecimientos regidos por el D.L. 2.763 prestarán atención
sanitaria gratuita a las personas detenidas o privadas de libertad sometidas a la guarda de Gendarmería, a menos que ellos
tengan derecho a la misma en virtud de su afiliación previsional o por otra causa.
Lo anterior es sin perjuicio de la atención que a tales personas puedan prestar los Centros Médicos de Gendarmería de Chile,
la cual se hará extensiva al personal de la institución».
421
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 22.- «1) Todo establecimiento penitenciario
dispondrá por lo menos de los servicios de un médico calificado que deberá poseer algunos conocimientos psiquiátricos. Los
servicios médicos deberán organizarse íntimamente vinculados con la administración general del servicio sanitario de la comunidad
o de la nación. Deberán comprender un servicio psiquiátrico para el diagnóstico y, si fuere necesario, para el tratamiento de
los casos de enfermedades mentales…».
422
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 25.- «1) El médico estará de velar por
la salud física y mental de los reclusos. Deberá visitar diariamente a todos los reclusos enfermos, a todos los que se quejen de
estar enfermos y a todos aquellos sobre los cuales se llame su atención. 2) El médico presentará un informe al director cada
vez que estime que la salud física o mental de un recluso haya sido o pueda ser afectada por la prolongación, o por una
modalidad cualquiera de la reclusión».
423
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 26.- «2) El Director deberá tener en
cuenta los informes y consejos del médico según se dispone en las reglas 25 (2) y 26, y, en caso de conformidad, tomar
inmediatamente las medidas necesarias para que se sigan dichas recomendaciones. Cuando no esté conforme o la materia
no sea de su competencia, trasmitirá inmediatamente a la autoridad superior el informe médico y sus propias observaciones».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


122
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

también garantizan el derecho de los internos a la asistencia sanitaria


con carácter gratuito.
(Principio 9424; Principio 24425).
El Código de Conducta para Funcionarios encargados de hacer cumplir
la Ley señala que es deber de estos funcionarios asegurar la asistencia
médica de las personas bajo su custodia.
(Artículo 6 y comentario426).
Esta obligación se encuentra también consagrada en los Principios
de ética médica aplicables a la función del personal de salud,
especialmente los médicos, en la protección de las personas presas
y detenidas contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos
o degradantes.
(Principio 1427).
Por último, cabe hacer referencia al llamado «Juramento de Atenas»428,
del Consejo Internacional de Servicios Médicos de Instituciones
Penales, en el que se pone de manifiesto la gran responsabilidad del
médico de una institución penal.

193) ¿Es respetado el derecho a la salud de las personas privadas


de libertad?

Frecuentemente no. Uno de los problemas que genera mayores


consecuencias en los reclusos, que afecta a un derecho básico como
es el derecho a la integridad física, es el de las graves carencias que
presenta el sistema de atención médica en las cárceles. De esta forma,
se critica el funcionamiento de las enfermerías de los penales, además
de un déficit generalizado de medicamentos. Así, el Informe de la
424
Principios básicos para el Tratamiento de los Reclusos. Principio 9.- «Los reclusos tendrán acceso a los servicios de salud de
que disponga el país, sin discriminación por su condición jurídica».
425
Conjunto de principios para la Protección de Todas las Personas sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión. Principio
24.- «Se ofrecerá a toda persona detenida o presa un examen médico apropiado con la menor dilación posible después de su
ingreso en el lugar de detención o prisión y, posteriormente, esas personas recibirán atención y tratamiento médico cada vez que
sea necesario. Esa atención y ese tratamiento serán gratuitos».
426
Código de Conducta para los Funcionarios encargados de hacer cumplir la Ley. Artículo 6.- «Los funcionarios encargados
de hacer cumplir la ley asegurarán la plena protección de la salud de las personas bajo su custodia y, en particular, tomarán
medidas inmediatas para proporcionar atención médica cuando se precise».
Comentario:
a) La «atención médica», que se refiere a los servicios que presta cualquier tipo de personal médico, incluidos los médicos en
ejercicio inscritos en el colegio respectivo y el personal paramédico, se proporcionará cuando se necesite o solicite.
b) Si bien es probable que el personal médico esté adscrito a los órganos de cumplimiento de la ley, los funcionarios encargados
de hacer cumplir la ley deben tener en cuenta la opinión de ese personal cuando recomiende que se dé a la persona en custodia
el tratamiento apropiado por medio de personal médico no adscrito a los órganos de cumplimiento de la ley o en consulta con él.
c) Se entiende que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley proporcionarán también atención médica a las víctimas
de una violación de la ley o de un accidente ocurrido en el curso de una violación de la ley.
427
Principios de ética médica aplicables a la función del personal de salud, especialmente los médicos, en la protección de las
personas presas y detenidas contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. Principio 1.- «El personal
de salud, especialmente los médicos, encargado de la atención médica de personas presas o detenidas tiene el deber de
brindar protección a la salud física y mental de dichas personas y de tratar sus enfermedades al mismo nivel de calidad que
brindan a las personas que no están presas o detenidas».
428
«Nosotros, los profesionales de salud que trabajamos en centros penitenciarios, reunidos en Atenas el 10 de septiembre
de 1979, juramos, siguiendo el espíritu del Juramento Hipocrático, que proporcionaremos la mejor atención sanitaria posible
a las personas recluidas en prisiones, sea cual fuere el motivo de ello, sin prejuicios y dentro del ámbito de nuestra respectiva
ética profesional.
Reconocemos el derecho de todas las personas encarceladas a recibir la mejor atención sanitaria posible…»

123
CAPÍTULO 2

Universidad Diego Portales denuncia «la inexistencia de un acceso


expedito y oportuno a la atención médica», situación que se explica por
la lejanía de la enfermería respecto de las celdas en que normalmente
se encuentran los reclusos, con lo cual necesitan de la autorización
expresa de los gendarmes para poder ser atendidos. En la noche,
esta dificultad se agrava más aún, ya que los funcionarios permanecen
fuera de las dependencias internas de la cárcel, y los reclusos que
requieren de servicios médicos deben hacer todo el ruido posible para
simplemente presentar su petición. Además, en la mayoría de los
establecimientos existen días y horas predefinidas de asistencia
sanitaria, lo que implica que sólo los internos graves son atendidos
fuera del horario.
El Informe también menciona «la falta de idoneidad de las respuestas
médicas a los diferentes problemas de salud de los internos», es
decir, los internos enfermos solamente reciben aspirinas o calmantes
como respuesta temporal a sus dolencias. Este problema es causado,
entre otras razones, por la escasez de recursos en las enfermerías.
También porque reclusos son objetos de malos tratos por parte de
personal médico de las enfermerías.
Por último, preocupante es «la falta de comunicación efectiva entre el
médico y el paciente al interior de los recintos penitenciarios», causada
porque los reclusos son atendidos en ausencia total de privacidad,
estando presente en todo momento un gendarme429.

194) ¿Qué tipo de prestaciones incluye la asistencia sanitaria?

El REP no las especifica.

195) ¿Las especifica la normativa internacional?

A nivel internacional, las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el


Tratamiento de Reclusos, en cambio, señalan que todo recluso tiene
derecho a recibir atención de un dentista calificado.
(Regla 22 Nº 3430).
El Manual de Buena Práctica Penitenciaria contesta la pregunta de si
el servicio médico de las instituciones penales debe ser mejor que en

429
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
de 2004», Pp. 104-111.
430
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 22.- «3) Todo recluso debe poder
utilizar los servicios de un dentista calificado».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


124
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

la comunidad externa de la siguiente manera: «Ni las Reglas Mínimas


ni ninguna otra reglamentación internacional da la impresión de aceptar
cuidado de salud deficiente en las instituciones penales, si es deficiente
en la comunidad. El gobierno tiene responsabilidad total por las
personas encarceladas que se encuentran bajo su total autoridad. No
es tolerable que el encarcelamiento agregue enfermedad y sufrimiento
físico o mental al castigo» 431.

196) ¿Dónde debería ser atendido si me enfermo?

En principio, según el REP, Usted debe ser atendido en las unidades


médicas (enfermerías) que existan en el establecimiento penitenciario.
En el caso de las cárceles concesionadas, la atención médica se
sujetará a lo que se disponga en el respectivo contrato432.
(Artículo 34433 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

197) ¿Qué indican las normas internacionales?

A nivel internacional, las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el


Tratamiento de Reclusos indican que los servicios hospitalarios de
los establecimientos penitenciarios deben estar provistos del material,
del instrumental y de los productos farmacéuticos necesarios para
proporcionar a los reclusos enfermos los cuidados y el tratamiento
adecuados. También establecen que el personal debe poseer suficiente
preparación profesional.
(Regla 22 Nº 2, inciso 2434).

198) ¿Puedo ser atendido en establecimientos hospitalarios


externos?

Sí, pero el REP sólo lo permite en dos situaciones:


a.- Cuando Usted esté gravemente enfermo o necesite de una
atención urgente y la unidad médica del establecimiento no tenga
la posibilidad de atender su situación435.
b.- Cuando Usted requiera atenciones médicas que por cualquier
circunstancia no puedan ser prestadas en el establecimiento436.
431
Reforma Penal Internacional, «Manual de Buena Práctica penitenciaria. Implementación de las Reglas Mínimas de las
Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos», 2º Edición, San José de Costa Rica, Guayacán, 2002, P. 76.
432
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
433
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 34.- «Los internos que requieran tratamiento y hospitalización serán
atendidos en las unidades médicas de Gendarmería de Chile».
434
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 22.- «2) … Cuando el establecimiento
disponga de servicios internos de hospital, éstos estarán provistos del material, del instrumental y de los productos farmacéuticos
necesario para proporcionar a los reclusos enfermos los cuidados y el tratamiento adecuados. Además, el personal deberá
poseer suficiente preparación profesional».
435
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
436
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».

125
CAPÍTULO 2

A establecimientos hospitalarios públicos que formen parte de los


Servicios de Salud.
Cuando ocurra alguna de estas situaciones, o cuando Usted desee
ser llevado a un hospital privado se procederá de esta forma, siempre
que pueda costearlo.
Dado que la hospitalización de un recluso en un establecimiento externo
tiene carácter excepcional, debe ser autorizada por el Director Regional
de Gendarmería de Chile.
Además, en el caso de los enfermos graves, puede hacerlo el Jefe del
establecimiento penitenciario, por razones de urgencia. En este caso,
pasadas 48 horas, el Director Regional debe ratificar la autorización.
Para que se autorice la salida, es necesario que el personal médico
del establecimiento penitenciario certifique la necesidad de la misma.
El personal médico determinará la duración de la hospitalización,
evaluando periódicamente el estado de salud del interno.
En el caso de aquellas cárceles concesionadas en que el contrato
considere la atención médica del interno, «la autorización de atención
o internación en el exterior de la unidad penal, podrá referirse a clínicas
u hospitales privados, sin que ello pueda importar costo alguno para
la Institución437.
En ambos casos, el establecimiento hospitalario externo deberá
satisfacer los requerimientos de seguridad que Gendarmería
determine.
(Artículos 35438 y 36439 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

199) ¿Qué dispone sobre esta situación el derecho internacional?

Las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el Tratamiento de


Reclusos disponen que los enfermos cuyo estado requiera cuidados
especiales deben ser trasladados a establecimientos penitenciarios
especializados o a hospitales civiles. Por su parte, el Conjunto de
principios para la Protección de Todas las Personas sometidas a
cualquier forma de Detención o Prisión, también garantizan el derecho

437
Artículo 35 modificado. Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N°
518, de 1998, de Justicia, sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
438
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 35.- «Excepcionalmente el Director Regional podrá autorizar la
internación de penados en establecimientos hospitalarios externos, previa certificación efectuada por personal médico del
Servicio que dé cuenta de alguna de las siguientes situaciones:
a) Casos graves que requieran con urgencia, atención o cuidados médicos especializados que Gendarmería no pueda otorgar.
En este caso, si la urgencia lo amerita el Jefe del Establecimiento podrá autorizar la salida, lo que deberá ser ratificado por el
Director Regional, dentro de las 48 horas siguientes;
b) Cuando el penado requiera atenciones médicas que, sin revestir caracteres de gravedad o urgencia, no puedan ser
prestadas por Gendarmería de Chile».
439
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 36.- «De conformidad con lo establecido en el artículo 20 del D. L.
Nº 2.859, de 1979, Ley Orgánica de Gendarmería de Chile, las autorizaciones de que trata el artículo precedente serán
otorgadas para llevar a los penados a los establecimientos hospitalarios públicos que forman parte de los Servicios de Salud,
a menos que el interno desee ser atendido en algún otro establecimiento y cuente con recursos para financiar dicha atención.
En este último caso, el establecimiento propuesto deberá satisfacer los requerimientos de seguridad que Gendarmería determine».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


126
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

de los internos a contar con un segundo examen médico o con una


segunda opinión de otro facultativo.
(Regla 22 Nº 2, inciso 1440; Principio 25441).

200) ¿Qué sucede en el caso de los detenidos y sujetos a prisión


preventiva?

En casos graves o accidentes, el REP también permite que puedan


ser llevados a establecimientos hospitalarios externos. Si el Juez de
Garantía no puede dar la autorización, en caso de enfermedad grave y
de extrema urgencia, puede sustituirlo el Jefe del establecimiento. En
este caso, está obligado a informar al juez y al Director Regional de
Gendarmería, «para no entorpecer la acción de la justicia».
(Artículo 38442 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

201) ¿Tiene derecho mi familia a ser informada de mi enfermedad o


salida a un establecimiento hospitalario externo?

El REP no se refiere a este punto.


Por su parte, el Código Orgánico de Tribunales establece la obligación
del jefe del establecimiento penitenciario de informar al Fiscal, al
Ministerio Público y al juez de la causa, de la muerte de un recluso o de
cualquier enfermedad por la que deba ser trasladado a un hospital o a
otro establecimiento penitenciario (también en casos de fuga).
(Artículo 577443 del Código Orgánico de Tribunales).

202) ¿Qué indica el derecho internacional?

A nivel internacional, sin embargo, las Reglas Mínimas de Naciones


Unidas para el Tratamiento de Reclusos indican que en casos de
fallecimiento del recluso, o de enfermedad o accidentes graves, o de
su traslado a un establecimiento para enfermos mentales, el director

440
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 22.- «2) Se dispondrá el traslado de los
enfermos cuyo estado requiera cuidados especiales, a establecimientos penitenciarios especializados o a hospitales civiles…».
441
Conjunto de principios para la Protección de Todas las Personas sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión. Principio
25.- «La persona detenida o presa o su abogado, con sujeción únicamente a condiciones razonables que garanticen la
seguridad y el orden en el lugar de detención o prisión, tendrá derecho a solicitar autorización de un juez u otra autoridad para
un segundo examen médico o una segunda opinión médica».
442
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 38.- «Los detenidos y sujetos a prisión preventiva podrán salir de
los establecimientos penitenciarios por orden del Juez de la causa en casos graves de enfermedad o accidentes. En caso de
enfermedad grave y de extrema urgencia, el Jefe del Establecimiento podrá autorizar bajo su responsabilidad salidas sin la
correspondiente autorización judicial, siempre que ésta no pudiere ser recabada oportunamente, adoptando las medidas
necesarias para no entorpecer la acción de la justicia y dando inmediata cuenta de lo actuado al Juez de la causa y al Director
Regional de Gendarmería de Chile».
443
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 577.- «Todo jefe de establecimiento en que se encuentren individuos detenidos o
presos dará cuenta inmediata al fiscal del ministerio público y al juzgado o tribunal respectivo, de la muerte o fuga de alguno
de ellos y de cualquier enfermedad que exija la traslación de un enfermo a un hospital u otro establecimiento».

127
CAPÍTULO 2

de la unidad penal debe informar a un familiar u otra persona cercana


al afectado.
(Regla 44 Nº 1444).

203) ¿Qué puedo hacer si no recibo atención médica adecuada


durante una enfermedad o lesión por causas naturales, accidente o
agresión, o si Gendarmería de Chile no autoriza mi traslado a un
establecimiento hospitalario externo?

Usted debe presentar un recurso de protección ante la Corte de


Apelaciones, por violación de su derecho a la salud (artículo 19 Nº 9 de
la Constitución Política), invocando su derecho a la integridad personal
(artículo 19 Nº 1 de la Constitución Política). Lo más útil es que, por
razones de urgencia, Usted presente una solicitud ante el Juez de
Garantía (artículo 466 del Código Procesal Penal), aunque esto no
excluye las otras vías que hemos venido viendo.
También puede denunciarlo ante el Ministerio Público.
Como señala el Manual de Buena Práctica Penitenciaria: «Cuando el
Estado priva de libertad a una persona, asume el deber de cuidarla. El
principal deber del cuidado es mantener la seguridad de las personas
privadas de su libertad, como también proteger su bienestar»445.
La administración es responsable de garantizar que el penado goce
de todos sus derechos fundamentales, salvo los limitados por la
sentencia condenatoria, el sentido de la pena y la ley penitenciaria. Por
ejemplo, el derecho de los internos a la salud obliga a crear un servicio
de asistencia sanitaria y el derecho a la educación a asegurar el acceso
a cualquier fase de estudios.
Generalmente en el caso de falta de atención médica, lo que se
denuncia es no haber recibido atención de algún facultativo, debido a
que el afectado no ha sido trasladado al Hospital Penal o a un recinto
hospitalario externo, o bien no se le han proporcionado los
medicamentos requeridos.

204) ¿Ha habido casos presentados a las Cortes?

Es el caso A-62.203-2001, de la Corte de Apelaciones de Santiago,


interpuesto por un abogado, en contra de funcionarios de la Guardia
Interna del CDO Santiago Sur, debido a que en forma ilegal habrían
golpeado en diferentes partes del cuerpo a su representado durante
un allanamiento, sin que además fuese asistido por un médico del
Hospital Penitenciario, por lo que solicita, previo informe de las
444
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 44.- «1) En casos de fallecimiento del
recluso, o de enfermedad o accidentes graves, o de su traslado a un establecimiento para enfermos mentales, el director
informará inmediatamente al cónyuge, si el recluso fuere casado, o al pariente más cercano y en todo caso a cualquier otra
persona designada previamente por el recluso».
445
Reforma Penal Internacional, «Manual de Buena Práctica penitenciaria. Implementación de las Reglas Mínimas de las
Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos», 2º Edición, San José de Costa Rica, Guayacán, 2002, P. 17.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


128
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

autoridades recurridas, se tomen todas las medidas necesarias para


restablecer el imperio del derecho e impedir nuevos apremios
ilegítimos.
La Corte a fin de resolver acerca de la admisibilidad del recurso decreta
que se constituya un facultativo del Servicio Médico Legal en el CDP de
Santiago, a fin de que informe a la Corte dentro de 24 horas, el estado
en que se encuentra el amparado.
Luego, el Servicio Médico Legal informa que el amparado al ser
examinado, refiere maltrato por parte del personal de GENCHI el 26/
08/2001, recibiendo atención de enfermería en el Hospital Penitenciario.
El examen físico actual arroja un buen estado general, y lesiones, las
cuales se concluyen que son explicables por acción con elemento
contundente, de pronóstico leve, que suelen sanar salvo
complicaciones, en 12 a 14 días, con 3 a 4 días de incapacidad.
Finalmente, con fecha 05 de septiembre de 2001, la primera sala de la
Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago declara inadmisible el
recurso por no corresponder sus fundamentos a aquellos que según
los artículos 21 de la CPR y 306 del CPP, hacen admisible una acción
de su especie, razón por la cual no puede ser acogido a tramitación (el
abogado debió haber presentado un recurso de protección). Sin perjuicio
de lo resuelto y atendido el informe del Instituto Médico Legal, se decreta
remitir en el más breve plazo copia de lo obrado al Juzgado del Crimen
competente, para que se inicie la investigación de los hechos
denunciados 446.

2.3.9. Derecho a la educación y a la capacitación.

205) ¿Puedo estudiar y capacitarme dentro del establecimiento


penitenciario?

El REP garantiza su derecho a la educación y el acceso a la cultura. El


estudio es un requisito obligatorio para el acceso a ciertos beneficios
penitenciarios, como la libertad condicional, ya que el trabajo y la
educación se consideran instrumentos imprescindibles en el proceso
que tiene como finalidad el dotar al recluso de herramientas útiles
para enfrentar la vida en sociedad.
En consecuencia, Gendarmería de Chile debe permitir que Usted curse
estudios de enseñanza básica gratuita al interior del establecimiento
penitenciario e incentivar estudios de enseñanza media, técnica o de
otro tipo, con fines de reinserción social.

446
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», Pp. 112-113.

129
CAPÍTULO 2

No obstante, el REP no especifica las prestaciones que debe cubrir la


administración penitenciaria, únicamente señala que los reclusos
deben ser capacitados en aquellos oficios que le puedan facilitar su
reinserción laboral.
(Artículos 6 inciso 2447, 59448 y 60449 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

206) ¿Qué establece el derecho internacional?

A nivel internacional, las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el


Tratamiento de Reclusos establecen la obligatoriedad de la instrucción
para reclusos analfabetos y jóvenes, educación que debe ser tendiente
a que el recluso pueda continuar con sus estudios en el medio libre.
Además, las reglas indican que se debe «dar formación profesional
en algún oficio útil... especialmente a los jóvenes».
Por último, señalan que cada establecimiento deberá contar con los
servicios de una biblioteca.
Por su parte, de acuerdo con los Principios básicos para el Tratamiento
de Reclusos establecen que todos los reclusos tienen derecho a
participar en actividades culturales y educativas encaminadas a
desarrollar plenamente la personalidad humana.
(Reglas 40450, 71 Nº 5451 y 77452; Principio 6453).

207) ¿Es respetado este derecho en los recintos penales?

No, pues existen muchas críticas respecto de la accesibilidad de este


derecho al interior de los recintos penitenciarios, hecho de gravedad
dado que la mayoría de los reclusos no cuenta con un nivel educativo

447
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 6.- «… Se garantiza … su derecho … a la educación y el acceso
a la cultura...».
448
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 59.- «Todo interno tendrá derecho a que la Administración Penitenciaria
le permita, dentro del régimen del establecimiento, efectuar estudios de enseñanza básica en forma gratuita. Ello constituirá
una obligación para la Administración Penitenciaria, con los alcances y limitaciones que las disposiciones legales pertinentes
establecen para la población no recluida. La Administración Penitenciaria incentivará, con fines de reinserción social, a que los
internos efectúen estudios de enseñanza media, técnica o de otro tipo».
449
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 60.- «La Administración Penitenciaria promoverá el desarrollo de
actividades o cursos de capacitación destinados a facilitar la inserción laboral de los internos. Los oficios para los cuales se
capaciten deberán ser concordantes con el interés de los internos y el mercado laboral regional».
450
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 40.- «Cada establecimiento deberá tener
una biblioteca para el uso de todas las categorías de reclusos, suficientemente provista de libros instructivos y recreativos.
Deberá instarse a los reclusos a que se sirvan de la biblioteca lo más posible».
451
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 71.- «5) Se dará formación profesional
en algún oficio útil a los reclusos que estén en condiciones de aprovecharla, particularmente a los jóvenes».
452
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 77.- «1) Se tomarán disposiciones para
mejorar la instrucción de todos los reclusos capaces de aprovecharla, incluso la instrucción religiosa en los países en que esto
sea posible. La instrucción de los analfabetos y la de los reclusos jóvenes será obligatoria y la administración deberá prestarle
particular atención. 2) La instrucción de los reclusos deberá coordinarse, en cuanto sea posible, con el sistema de instrucción
pública a fin de que al ser puesto en libertad puedan continuar sin dificultad su preparación».
453
Principios Básicos para el Tratamiento de Reclusos. Principio 6.- «Todos los reclusos tendrán derecho a participar en
actividades culturales y educativas encaminadas a desarrollar plenamente la personalidad humana».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


130
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

básico454, lo que a su vez repercute en el aprendizaje de cualquier


profesión u oficio. A la falta de infraestructura se une la de recursos, ya
que «desde el año 1999 los recursos para el área de readaptación
intramuros se encuentran congelados, puesto que en la práctica la
prioridad es la mantención del orden y la seguridad», según denuncia
la Fundación Paz Ciudadana: «Si se toma como ejemplo el año 2002
se constata que del total de ingresos de Gendarmería de Chile, sólo
un 0,8% fue destinado a los programas de rehabilitación» 455 .
Considerando el monto global destinado a programas de rehabilitación,
se puede señalar que en el año 2002, Gendarmería de Chile invirtió en
cada persona encarcelada un promedio de 2.607 pesos456.
Adicionalmente a los recursos de GENCHI, hay recursos de otras
fuentes que han mejorado las posibilidades de educación y trabajo
dentro de los establecimientos penitenciarios. Los profesores que
trabajan en los CETs, por ejemplo, son pagados por los respectivos
municipios. A pesar de ello, el monto global indica claramente, que la
política criminal chilena no ha puesto énfasis en el fomento de la
educación y de las habilidades profesionales de las personas privadas
de su libertad. Contrario a lo deseable, el trabajo y la educación en las
cárceles chilenas se ha convertido en un beneficio para un número
muy reducido de personas457.
Como se afirma en el estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una
Política Criminal para Chile», «contrario a lo deseable, el trabajo y la
educación en las cárceles chilenas se ha convertido en un beneficio
para un número muy reducido de personas»458.

208) ¿Qué puedo hacer si no se me permite estudiar o capacitarme


en un oficio?

Aunque el derecho a la educación no se encuentra entre aquellos que


son objeto de protección constitucional (sólo la libertad de enseñanza),
Usted puede presentar un recurso de este tipo invocando, por ejemplo,
que se viola la igualdad ante la ley y la prohibición de ser sometido a un

454
Según estadísticas de Gendarmería (2003), un 43,3% de la población condenada no habría terminado la educación básica,
y del resto un 22,5% habría abandonado el colegio antes de terminar la educación media, con lo cual se puede afirmar que
el 87% de la población recluida del país no había terminado los 12 años correspondientes a la educación primaria y secundaria.
En Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
de 2004», Pp. 147-148.
455
Ob. Cit. Paz Ciudadana. En Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos
en Chile 2005. Hechos de 2004», P. 141 y 150.
456
La cifra esta calculada sobre el monto de 90.973.638 Pesos y una población encarcelada de 34.901 personas. Si se quiere
calcular la cifra sobre el total de personas condenadas, excluyendo a las personas en prisión preventiva, el monto de gasto llega
a 4.752 pesos por persona. No obstante, tomando en cuenta que aún no se realiza una verdadera separación entre personas
en prisión preventiva y aquellas condenadas, se plasmó la otra cifra en el texto. En el borrador del estudio «Las Cárceles y la
Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 82.
457
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
de 2004», Pp. 141 y siguientes.
458
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 82.

131
CAPÍTULO 2

trato arbitrario, de acuerdo con los artículos 19 Nº 2 y 3 de la Constitución


Política de la República.
Al mismo tiempo, puede efectuar una presentación ante el Juez de
Garantía (artículo 466 del Código Procesal Penal) o usar el mecanismo
de las visitas al recinto penitenciario. Lo otro es que realice una petición
al jefe de la unidad penal.
Señala el Manual de la Buena Práctica Penitenciaria: «… las
instituciones con servicios educacionales limitados podrían emplear
a reclusos que saben leer para que expliquen a los otros reclusos las
reglas y regulaciones referentes al recinto penal, incluyendo las RM.
Sin embargo, profesores entrenados en educación de adultos y
terapéutica son importantes en el contexto penal. Muchos presos han
tenido malas experiencias de aprendizaje y necesitan motivación
especial para adquirir confianza. La educación puede ser una vía vital
para mejorar el auto-respeto y la esperanza de una vuelta positiva
hacia la sociedad» 459.

2.3.10. Derecho al trabajo remunerado.

209) ¿Puedo trabajar en forma remunerada?

Sí. Conforme al REP, puede hacerlo en forma individual o bien en


grupos.
(Artículo 61460 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

210) ¿Qué señalan las normas internacionales?

A nivel internacional, las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para


el Tratamiento de Reclusos señalan en primer lugar que el trabajo
penitenciario en ningún caso debe tener carácter aflictivo.
Los Principios básicos para el Tratamiento de Reclusos se refieren a
la necesidad de «crear condiciones que permitan a los reclusos realizar
actividades laborales remuneradas y útiles que faciliten su reinserción
en el mercado laboral del país y les permitan contribuir al sustento
económico de su familia y al suyo propio».
(Regla 71 Nº 1461; Principio 8462).

459
Reforma Penal Internacional, «Manual de Buena Práctica penitenciaria. Implementación de las Reglas Mínimas de las
Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos», 2º Edición, San José de Costa Rica, Guayacán, 2002, P. 140.
460
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 61.- «Los internos tendrán derecho a desarrollar trabajos individuales
o en grupos, que les reporten algún tipo de beneficio económico para contribuir a solventar los gastos de su familia y crear un
fondo individual de ahorro para el egreso. Lo señalado en el inciso anterior será sin perjuicio de lo establecido en los artículos
32 y 89 del Código Penal».
461
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 71.- «1) La ley o un reglamento
administrativo fijará el número máximo de horas de trabajo para los reclusos por día y por semana, teniendo en cuenta los
reglamentos o los usos locales seguidos con respecto al empleo de los trabajadores libres».
462
Principios Básicos para el Tratamiento de Reclusos. Principio 8.- «Se crearán condiciones que permitan a los reclusos realizar
actividades laborales remuneradas y útiles que faciliten su reinserción en el mercado laboral del país y les permitan contribuir
al sustento económico de su familia y al suyo propio».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


132
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

211) ¿Qué pasa en la práctica?

Puede afirmarse que en Chile existe una despreocupación generalizada


en proporcionar a los reclusos elementos que le ayuden a desarrollar
una actividad laboral o a completar su proceso educativo. Ello genera
altas cuotas de tiempo ocioso en los recintos penales, los cuales
derivan en otra serie de problemas, convirtiendo la privación de libertad
en una pena inútil.
La Universidad Diego Portales describe en su último informe los
programas laborales que se desarrollan al interior de los recintos,
clasificados como trabajos vinculados con empresas privadas, trabajos
en «Centros de Educación y Trabajo», trabajos independientes y la
llamada «labor institucional», criticando su falta de eficacia en el proceso
de rehabilitación del recluso, fundamentalmente debido al diseño ajeno
a la realidad que tienen estos programas, a la escasa inversión del
Estado y a la falta de incentivos que reciben los empresarios, los cuales
impiden la creación de actividad económica dentro de las cárceles.
Según la opinión citada de un Juez de Garantía, «... es lamentable,
porque sólo pocas personas pueden optar a la unidad laboral, entre
un 10% o 15% no más». En consecuencia, a las personas privadas de
libertad sólo les queda realizar trabajos de artesanía o manualidades
que ellos deben costearse y que sólo cumplen con un objetivo
recreativo463.
La educación y el trabajo son los pilares fundamentales del proceso
de readaptación. Una de las críticas que se realizan a las políticas de
rehabilitación y de reinserción es que los programas están diseñados
para una realidad totalmente diferente. Los internos frecuentemente
realizan trabajos de carácter artesanal y otros de tipo informal, los
cuales están lejos de significar una real herramienta para valerse en
la vida en libertad. Acerca de la educación en las cárceles chilenas se
ha dicho: «La capacitación de los internos ha sido circunstancial, y sin
responder a las necesidades reales de la comunidad, en donde está
inserta la unidad penal. Al respecto se ha denotado un claro divorcio
entre aquellas actividades y el campo ocupacional existente en el
área»464.

212) ¿Cualquier recluso puede acceder a un trabajo remunerado?

En primer lugar, el REP menciona, en general, que los internos pueden


ejercer un trabajo remunerado. No obstante, para los reclusos

Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
463

de 2004», Pp. 141-150.


«Prevención especial: Sistema intramuros», Roberto Meersohn S.. En «El Sol en la Ciudad», Comisión Chilena de Derechos
464

Humanos, editado por Fernando Escobar Aguirre, Santiago, 1993, P. 113.

133
CAPÍTULO 2

condenados por cierto tipo de delitos existen algunos límites, en lo


que tiene que ver con el tipo de actividad laboral que pueden desarrollar
y también al momento de decidir el destino de su remuneración.
(Artículo 61465 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios)

213) ¿Qué tipo de actividad laboral puedo desarrollar al interior de la


unidad penal?

En principio, sin perjuicio de lo dispuesto en la normativa propia de


los Centros de Educación y Trabajo, Usted puede desarrollar dos
tipos de actividad laboral:
- Trabajos por cuenta propia.
- Trabajos subordinados.
Sin embargo, el REP señala algunos límites:
- Los condenados a presidio, a diferencia de los condenados a
reclusión o prisión, están obligados a ejercer los trabajos que
establezcan los reglamentos de su respectivo establecimiento
penal. Además, no pueden decidir libremente el destino de las
remuneraciones que perciban por su trabajo.
- Los condenados a reclusión y prisión son libres para ocuparse, en
beneficio propio, en trabajos de su elección, siempre que sean compatibles
con la disciplina reglamentaria del establecimiento penal. No obstante,
tienen algunas limitaciones en el destino de su remuneración.
(Artículo 32466 del Código Penal).

214) ¿Qué es el trabajo por cuenta propia?

Es aquel que se ejecuta en forma independiente, manufacturando o


fabricando especies467 o productos.
Modalidades del trabajo por cuenta propia, conforme al REP, son:
- El recluso a iniciativa suya, con sus propios materiales, ofrece las
especies o productos directamente al público.
- El recluso manufactura las especies o productos no a iniciativa
suya sino a petición de un tercero (persona natural o jurídica). Pero
a cambio de su trabajo recibe no una remuneración sino un precio
para la manufactura o producto.
(Artículo 63, letra a468del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).
465
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 61.- «Los internos tendrán derecho a desarrollar trabajos individuales o en grupos,
que les reporten algún tipo de beneficio económico para contribuir a solventar los gastos de su familia y crear un fondo individual de ahorro para
el egreso. Lo señalado en el inciso anterior será sin perjuicio de lo establecido en los artículos 32 y 89 del Código Penal».
466
Código Penal.- Artículo 32.- «La pena de presidio sujeta al reo a los trabajos prescritos por los reglamentos del respectivo
establecimiento penal las de reclusión y prisión no le imponen trabajo alguno».
467
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
468
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 63.- «Sin perjuicio de lo dispuesto en el Decreto Supremo de Justicia
N° 1.595, de 1981, las actividades laborales que desarrollen los internos podrán consistir en:
a) Trabajos por cuenta propia, entendiéndose por tales aquellos ejecutados en forma independiente destinados, generalmente,
a la manufactura o fabricación de especies y productos por propia iniciativa y con materiales propios, ofrecidos por los internos
directamente al público o aquellos en que la fabricación del producto o la ejecución de la obra material se encuentra precedida
de un encargo proveniente de personas jurídicas o naturales, sea que éstas proporcionen o no las materias primas, financien
su ejecución o impartan instrucciones acerca de lo que solicitan, siempre que para ello no se pacte una remuneración sino un
precio para la obra, especie o producto…».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


134
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

215) ¿Qué es el trabajo subordinado?

Según el REP, es aquel que se desarrolla en el marco de un convenio,


previamente celebrado entre Gendarmería y un tercero.
El trabajo subordinado tiene los siguientes elementos característicos:
- Existe un empleador (el tercero) y un trabajador (el recluso).
- El trabajador presta servicios personales al empleador.
- A cambio, el empleador entrega al trabajador una remuneración.
- El trabajador se encuentra en una posición de subordinación o de
dependencia respecto del empleador.
En el caso de las cárceles concesionadas, también debe estarse a
lo que disponga el respectivo contrato469.
(Artículos 63, letra b470 y 71471 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

216) ¿Qué ha dicho la doctrina sobre el trabajo subordinado en los


penales?

Es frecuentemente criticada la escasa inversión de la administración


pública y los pocos incentivos que existen respecto de la inversión del
sector privado. Sobre esto último, el Manual de Buena Práctica
Penitenciaria recomienda: «Pasada experiencia sobre la ineficiencia
de industrias y parcelas manejadas por la administración ha llevado a
algunos sistemas penales a acudir a contratistas privados para dirigir
estas actividades. Esto puede llevar a abusos de los presos-
trabajadores. La Convención 29° de la Organización Internacional del
Trabajo (Convención Sobre el Trabajo Forzado) prohíbe el trabajo en prisión
a menos que esté supervisado y controlado por una autoridad pública; no

469
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
470
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 63.- «Sin perjuicio de lo dispuesto en el Decreto Supremo de Justicia
N° 1.595, de 1981, las actividades laborales que desarrollen los internos podrán consistir en:
(…)
b) Trabajos subordinados ejecutados en el marco de actividades productivas o de capacitación que se ejecuten al interior de
los establecimientos penitenciarios en virtud de proyectos convenidos por terceros con la Administración Penitenciaria».
471
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 71.- «Las relaciones que se generen entre los terceros que
desarrollen alguna actividad productiva o capacitadora al interior de los establecimientos penitenciarios y la Administración
Penitenciaria, deberán ser reguladas y formalizadas a través de un convenio, el que, además de los detalles, naturaleza jurídica
y circunstancias específicas de la relación, deberá dejar constancia, al menos, de lo siguiente:
a) Que el tercero constituye un colaborador de la Administración Penitenciaria en su tarea de contribuir a la reinserción social
y laboral de los internos y que, en esa calidad participa y ejecuta el proyecto de capacitación y empleo que se desarrolla, lo que
justifica su ingreso y permanencia en el establecimiento.
b) Que el tercero es responsable del cuidado, mantención y reparación de las dependencias, maquinarias, útiles y cualquier
otra especie que la Administración Penitenciaria destine al uso del proyecto.
c) Que el uso de los bienes referidos en la letra b) precedente por parte del tercero en actividades productivas que reportan
beneficios económicos a este último, conlleva la obligación de compensar el desgaste y deterioro de esas especies a través de
las fórmulas jurídicas que sean pertinentes.
d) Que los trabajadores ajenos al establecimiento contratados por el tercero, tales como monitores, instructores, maestros, etc.,
deben cumplir con los requisitos que garanticen su idoneidad, someterse a las disposiciones internas del establecimiento, en
especial a las de seguridad y que no poseen vínculo laboral y de ninguna otra especie con la Administración Penitenciaria, y
e) De las estipulaciones acerca de las mejoras que eventualmente introdujere el tercero en las dependencias del establecimiento
en que se haya ejecutado el proyecto, especialmente, aquellas relativas al destino de las mismas».

135
CAPÍTULO 2

se debe poner al preso a disposición de personas, compañías o


asociaciones privadas. Cuando compañías privadas están involucradas
en dar trabajo a los reclusos, la supervisión estatal es aún esencial. Los
reclusos deben tener la opción de trabajar o no para compañías privadas» 472.

217) ¿Por qué normativa se rige el trabajo subordinado?

Como regla general, el REP indica que se rige por la legislación laboral
común. Con independencia de la normativa porque se rija, los
trabajadores tienen derecho a un salario igual o superior al salario
mínimo, así como a que se efectúen sus cotizaciones previsionales en
el organismo que corresponda.
No obstante, los derechos a huelga, a sindicalizarse, a negociar
colectivamente y otros similares, estarán limitados por el régimen
penitenciario a que se encuentran sometidos los trabajadores
recluidos.
Además, serán aplicables las disposiciones del convenio que se
celebre entre el tercero (empleador) y Gendarmería de Chile para
ejecutar el proyecto de capacitación o trabajo.
La Administración Penitenciaria debe velar porque las actividades laborales
que desarrollen terceros dentro de los establecimientos penitenciarios sean
coherentes con los programas de tratamiento y la política penitenciaria.
(Artículos 64 473, 69474 y 70 475 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

472
Reforma Penal Internacional, «Manual de Buena Práctica penitenciaria. Implementación de las Reglas Mínimas de las
Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos», 2º Edición, San José de Costa Rica, Guayacán, 2002, P. 136.
473
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 64.- «Las actividades laborales que efectúen los internos en el marco
de los convenios ejecutados por terceros a que se refiere la letra b) del artículo precedente, se regirán por la legislación laboral
común si a su respecto se verifican los siguientes elementos: a) existencia de empleador y trabajador; b) prestación de servicios
personales del trabajador al empleador; c) pago de una remuneración por parte del empleador, y d) vínculo de subordinación
o dependencia del trabajador al empleador. Aquellas relaciones en que no concurran los elementos referidos en el inciso
precedente, se regirán por las disposiciones del derecho común que les resulten aplicables. En todo caso, cualquiera sea la
normativa aplicable, se dejará constancia en los convenios respectivos que se celebren que las remuneraciones que se paguen
a los internos por las empresas o terceros contratantes no podrán ser inferiores al ingreso mínimo que anualmente fija la
autoridad competente para los trabajadores no recluidos, debiendo efectuarse también las cotizaciones previsionales en el o
los organismos del régimen previsional que corresponda».
474
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 69.- «La Administración Penitenciaria velará porque las actividades
laborales que desarrollen terceros dentro de los establecimientos penitenciarios, sean coherentes con los programas de
tratamiento y la política penitenciaria en general y pondrá especial énfasis en que, junto con los contenidos técnicos de la
capacitación y con el respeto de los derechos laborales de los internos en el desarrollo del trabajo remunerado, se entregue
a éstos, de manera clara, el contenido valórico del trabajo en sí mismo».
475
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 70.- «Las relaciones entre internos y terceros ajenos a la Administración
Penitenciaria, regidas por la legislación laboral común, suponen la vigencia plena de todas las disposiciones que componen
dicha normativa; sin embargo, el ejercicio de los derechos colectivos como el derecho a huelga, a sindicalizarse, a negociar
colectivamente u otros que las normas del trabajo contemplen, estará limitado por el respeto al régimen penitenciario a que se
encuentran sometidos los trabajadores recluidos, el que no podrá ser alterado en modo alguno en razón de estos derechos».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


136
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

218) ¿Dónde se desarrolla el trabajo penitenciario?

El REP dispone que en general, en talleres y otros recintos habilitados


para ello al interior de los establecimientos penitenciarios donde los
reclusos se encuentran privados de libertad. En algunos casos (trabajos
en beneficio de la comunidad o que se encuentren justificados en
relación a algún programa de rehabilitación, capacitación o empleo),
el recluso puede ser autorizado a realizar trabajos en otro lugar distinto
(otros establecimientos penitenciarios, recintos anexos o fuera de los
mismos).
Esta autorización la efectúa el Director Regional respectivo, previo
informe del Consejo Técnico del establecimiento penitenciario.
Además, en el caso de que Usted esté en prisión preventiva, necesita
también del consentimiento del tribunal.
(Artículo 62476 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

219) ¿Qué dice la normativa internacional sobre las condiciones de


los locales de trabajo?

De acuerdo con las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el


Tratamiento de Reclusos los locales donde los reclusos trabajen
deben reunir las mismas condiciones de luz y ventilación que aquellos
locales donde éstos vivan.
(Regla 11477).

220) ¿Quién dispone medidas de seguridad y salud en el ejercicio del


trabajo penitenciario?

Es Gendarmería de Chile, conforme al REP, quien debe disponer la


adopción directa de las precauciones necesarias.
(Artículo 65, inciso 1 478 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

476
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 62.- «El trabajo penitenciario se efectuará, en general, en los talleres
y otros recintos expresamente destinados al efecto dentro de los establecimientos penitenciarios. Los Directores Regionales,
previo informe del Consejo Técnico del establecimiento, y en su caso, con la autorización del Juez respectivo, podrán autorizar que
determinados internos, debidamente seleccionados, realicen trabajos en otros establecimientos penitenciarios, en recintos anexos a
ellos o fuera de los mismos. En este último caso la autorización sólo podrá concederse para efectuar trabajos en beneficio de la
comunidad o que se encuentren justificados en relación a algún programa de rehabilitación, capacitación o empleo».
477
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 11.- «En todo local donde los reclusos
tengan que vivir o trabajar: a) Las ventanas tendrán que ser suficientemente grandes para que el recluso pueda leer y trabajar
con luz natural; y deberán estar dispuestas de manera que pueda entrar aire fresco, haya o no ventilación artificial; b) La luz
artificial tendrá que ser suficiente para que el recluso pueda leer y trabajar sin perjuicio de su vista».
478
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 65.- «La Administración Penitenciaria dispondrá la adopción directa
de las precauciones necesarias para proteger la seguridad y salud de los internos trabajadores y cautelará que los mismos
resguardos sean adoptados por los terceros que desarrollen actividades productivas o de capacitación que empleen mano de
obra de los trabajadores recluidos…».

137
CAPÍTULO 2

221) ¿Qué dicen las normas internacionales?

Las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de


Reclusos establecen cautelas destinadas a proteger la salud y seguridad
de los reclusos, las cuales deberán ser las mismas que las
implementadas en el medio libre, como límites a la duración de la jornada
laboral e indemnizaciones por accidentes de trabajo y enfermedades
profesionales.
(Reglas 74479 y 75480).

222) ¿Tengo derecho a un seguro de accidentes?

- Si su actividad se rige por la legislación laboral común, el REP


señala que Usted cotiza para los efectos de la Ley de Accidentes de
Trabajo y Enfermedades Profesionales.
- En caso contrario, de acuerdo al REP, Usted contará con un seguro
de accidentes personales, seguro cuya contratación y mantención
será por cuenta del tercero que impulse la actividad laboral o
productiva.
Esto es concordante con lo establecido en la Ley N° 16.744 sobre
Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales, que dispone la
obligatoriedad del seguro social contra riesgos de accidentes de trabajo
y enfermedades profesionales para, entre otros, los trabajadores por
cuenta ajena, funcionarios públicos y trabajadores independientes.
(Artículo 65, incisos 2 y 3481 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).
(Artículo 2482 de la Ley N° 16.744).

479
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 74.- «1) En los establecimientos
penitenciarios se tomarán las mismas precauciones prescritas para proteger la seguridad y la salud de los trabajadores libres.
2) Se tomarán disposiciones para indemnizar a los reclusos por los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, en
condiciones similares a las que la ley dispone para los trabajadores libres».
480
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 75.- «1) La ley o un reglamento
administrativo fijará el número máximo de horas de trabajo para los reclusos por día y por semana, teniendo en cuenta los
reglamentos o los usos locales seguidos con respecto al empleo de los trabajadores libres. 2) Las horas así fijadas deberán
dejar un día de descanso por semana y tiempo suficiente para la instrucción y otras actividades previstas para el tratamiento
y la readaptación del recluso».
481
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 65.- «… En caso de aquellas relaciones entre internos y terceros
no regidas por la legislación laboral y que por esa razón no obligan a estos últimos a cotizar para los efectos de la Ley de
Accidentes del Trabajo y enfermedades Profesionales, se dejará constancia en los convenios respectivos que se celebren que
deberá contratarse un seguro de accidentes personales que ponga a los internos a cubierto de las contingencias a que se
refiere ese cuerpo legal. Los costos de contratación y mantención de estos seguros serán de cargo del tercero que impulse
la actividad laboral o productiva de que se trate».
482
Ley N° 16.744. Artículo 2.- «Estarán sujetas, obligatoriamente, a este seguro, las siguientes personas: a) Todos los
trabajadores por cuenta ajena, cualesquiera que sean las labores que ejecuten, sean ellas manuales o intelectuales, o
cualquiera que sea la naturaleza de la empresa, institución, servicio o persona para quien trabajen, incluso los servicios
domésticos y los aprendices; b) Los funcionarios públicos de la Administración Civil del Estado, municipales y de instituciones
administrativamente descentralizadas del Estado; c) Los estudiantes que deben ejecutar trabajos que signifiquen una fuente
de ingreso para el respectivo plantel; d) Los trabajadores independientes y los trabajadores familiares.
El Presidente de la República establecerá, dentro del plazo de un año, a contar desde la vigencia de la presente ley, el
financiamiento y condiciones en que deberán incorporarse al régimen de seguro de esta ley las personas indicadas en las letras
b) y c) de este artículo.
No obstante, el Presidente de la República queda facultado para decidir la oportunidad, financiamiento y condiciones en que
deberán incorporarse al régimen de seguro que establece esta ley las personas indicadas en la letra d)».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


138
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

223) ¿Cómo se debería distribuir la jornada laboral?

Cuando la actividad laboral es impulsada por un tercero en el marco de un


convenio con Gendarmería de Chile, deberían respetarse los horarios de
encierro y desencierro del establecimiento penitenciario, de acuerdo al REP.
Por otra parte, con la autorización del Jefe del establecimiento, la jornada
laboral puede desarrollarse fuera de los horarios de encierro y
desencierro, pero únicamente cuando la naturaleza del trabajo lo exija
o por circunstancias excepcionales.
Además, según el REP, la jornada laboral debe organizarse por turnos,
y éstos alcanzar el horario nocturno o exceder los horarios del
establecimiento penitenciario.
(Artículo 68483 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

224) ¿Quién custodia y distribuye la remuneración?

Esta función de custodia y distribución de las remuneraciones compete


al Jefe del establecimiento penitenciario, quien debe seguir las
instrucciones del recluso, salvo que éstas sean incompatibles con el
régimen del establecimiento, conforme establece el REP.
(Artículos 66, inciso 1 484 y 74, inciso 1 485 del Reglamento de
Establecimientos Penitenciarios).

225) ¿Cuál es el destino que debe tener mi remuneración?

Como ya se ha dicho, el destino es el que Usted decida darle, aunque


el REP indica que la finalidad del trabajo penitenciario es que sirva
tanto para la mantención de su familia como para crear un fondo de
ahorro para su egreso, lo cual debe fomentar la administración
penitenciaria.
(Artículos 61486 y 74, inciso final487 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

483
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 68.- «Tratándose de actividades laborales impulsadas por terceros
ajenos a la Administración Penitenciaria, las jornadas de trabajo deberán desarrollarse dentro de los horarios de desencierro
y encierro que contemple el régimen interno del establecimiento. Si la naturaleza del trabajo lo exige o por circunstancias
excepcionales se haga imperativo el trabajo fuera de estos horarios, dicha circunstancia deberá expresarse en el convenio que
se suscriba al efecto, o autorizarse por el Jefe del Establecimiento. Del mismo modo, el convenio pertinente deberá dejar
constancia expresa cuando el trabajo deba desarrollarse por turnos y éstos alcancen horarios nocturnos o que excedan los
horarios del régimen interno».
484
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 66.- «La custodia y distribución de las remuneraciones que perciban
los internos corresponde al Jefe del Establecimiento, quien para este efecto deberá cumplir con la voluntad o instrucciones del
interno, en la medida que ello sea compatible con el régimen del establecimiento…».
485
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 74.- «Las remuneraciones que los internos obtengan producto de
su trabajo, serán percibidas y administradas, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 66, por la autoridad penitenciaria…».
486
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 61.- «Los internos tendrán derecho a desarrollar trabajos individuales
o en grupos, que les reporten algún tipo de beneficio económico para contribuir a solventar los gastos de su familia y crear un
fondo individual de ahorro para el egreso. Lo señalado en el inciso anterior será sin perjuicio de lo establecido en los artículos
32 y 89 del Código Penal».
487
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 74.- «… La Administración Penitenciaria fomentará el ahorro y el
sentido de responsabilidad en el cumplimiento de las obligaciones alimenticias, familiares o de otro orden del interno».

139
CAPÍTULO 2

226) ¿Qué señalan las normas internacionales?

A nivel internacional, la posibilidad de que los reclusos mantengan un


fondo de ahorro con una parte de sus remuneraciones se encuentra
señalada en las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el
Tratamiento de los Reclusos.
(Regla 76 Nº 3488).

227) ¿Existe algún límite especial a mi derecho a decidir el destino


de la remuneración?

Sí. Existen algunas limitaciones que dependen de la situación procesal


en que Usted se encuentre, dado que el REP menciona que:
- Los condenados a presidio no pueden decidir libremente el destino
de las remuneraciones que perciban por su trabajo (artículo 88 del
Código Penal489).
- Los condenados a reclusión y prisión tienen igualmente algunas
limitaciones en el destino de su remuneración, en el caso de que
deban satisfacer la indemnización490 civil derivada del delito y
contribuir con los gastos ocasionados al establecimiento (art. 89
del Código Penal491).
(Artículo 61, inciso 2 492 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

228) ¿Cómo se efectúan estas deducciones?

De acuerdo al REP, del producto del trabajo de los condenados a prisión


o reclusión (cuando deban satisfacer la indemnización civil) y de los
condenados a presidio (siempre) se descuenta:
a) Un 10%, destinado a indemnizar los gastos que ocasionen al
establecimiento penitenciario, incluyendo las materias primas que
les proporcione Gendarmería.
b) Un 15%, para hacer efectiva la responsabilidad civil.

488
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 76.- «3) El reglamento deberá igualmente
prever que la administración reserve una parte de la remuneración a fin de constituir un fondo que será entregado al recluso
al ser puesto en libertad».
489
Código Penal. Artículo 88.- «El producto del trabajo de los condenados a presidio será destinado:
1. A indemnizar al establecimiento de los gastos que ocasionen.
2. A proporcionarles alguna ventaja o alivio durante su detención, si lo merecieren.
3. A hacer efectiva la responsabilidad civil de aquéllos proveniente del delito.
4. A formarles un fondo de reserva que se les entregará a su salida del establecimiento penal».
490
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
491
Código Penal. Artículo 89.- «Los condenados a reclusión y prisión son libres para ocuparse, en beneficio propio, en trabajos
de su elección, siempre que sean compatibles con la disciplina reglamentaria del establecimiento penal; pero si afectándoles
las responsabilidades de las reglas 1.a y 3.a del artículo anterior carecieren de los medios necesarios para llenar los compromisos
que ellas les imponen o no tuvieren oficio o modo de vivir conocido y honesto, estarán sujetos forzosamente a los trabajos del
establecimiento hasta hacer efectivas con su producto aquellas responsabilidades y procurarse la subsistencia».
492
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 61.- «… Lo señalado en el inciso anterior será sin perjuicio de lo
establecido en los artículos 32 y 89 del Código Penal».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


140
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

c) Un 15%, destinado a formarles un fondo individual de reserva


que se les entregará cuando egresen definitivamente del
establecimiento penitenciario.
El resto del producto de su trabajo será de libre disposición.
(Artículo 67493 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

229) Además de la labor de custodia y distribución de las


remuneraciones, ¿cumple alguna otra función el Jefe del
establecimiento?

Sí, porque debe asegurarse que se efectúan las deducciones


necesarias (caso de los condenados a presidio y de los condenados
a prisión y reclusión que tengan pendiente el satisfacer la
indemnización civil) y que se realiza el pago de las cotizaciones
previsionales. A veces, esta función (deducciones, pagos y depósitos)
puede ser delegada en el tercero (empleador) que ejecuta la actividad
laboral, quien está obligado a dar cuenta mensual de su cumplimento
al jefe del establecimiento.
El jefe de la unidad penal debe entregar copia de los documentos al
propio trabajador.
(Artículo 66494 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

230) ¿Existe un límite al monto de dinero que puede circular por un


establecimiento penitenciario?

Sí, salvo en los establecimientos de régimen abierto. El límite máximo


es determinado por resolución del Director Regional respectivo.
En casos calificados, el Director Nacional puede suspender, prohibir o
restringir la circulación de dinero en un establecimiento penitenciario
o secciones del mismo.
Si la remuneración obtenida por su actividad laboral excede del monto
máximo autorizado a circular por el establecimiento penitenciario, ese
493
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 67.- «Del producto del trabajo de los condenados a presidio, y de
los condenados a prisión o reclusión en caso de afectarles las responsabilidades a que se refiere el artículo 89 del Código Penal,
se deducirá si procediere:
Un 10% destinado a indemnizar los gastos que ocasionen al establecimiento, incluyendo las materias primas que les proporcione
la Administración Penitenciaria.
b) Un 15% a fin de hacer efectiva la responsabilidad civil proveniente del delito.
c) Un 15% destinado a formarles un fondo individual de reserva que se les entregará cuando egresen definitivamente del
establecimiento penitenciario. Una vez realizadas las deducciones que correspondan, el resto del producto de su trabajo será
de libre disposición del interno y se destinará a proporcionarle las ventajas y alivios que solicite, sin perjuicio de lo que dispone
el artículo 74".
494
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 66.- «… Asimismo deberá dar cumplimiento a las disposiciones de
los artículos 67, 71 y 74 del presente reglamento y asegurarse de que se efectúen las deducciones y pago de las cotizaciones
previsionales cuando corresponda. Podrá acordarse, dejándose constancia expresa en el convenio que al efecto se celebre,
que las deducciones, pagos y depósitos que establece este artículo sean efectuados directamente por el tercero que ejecuta
la actividad laboral de que se trate, el que deberá dar cuenta documentada de su cumplimiento, en forma mensual, al Jefe del
Establecimiento, conservando este último la responsabilidad sobre la custodia y distribución de las remuneraciones. La cuenta
que se rinda de conformidad con el inciso precedente deberá hacerse por duplicado y dejar constancia del monto total de
remuneración devengada por el interno, de la totalidad de las deducciones que se hayan efectuado, del pago y depósito de
las sumas que se hayan enterado en los organismos previsionales y cuentas de ahorro y de la cantidad que se haya entregado
directamente al trabajador. El Jefe del Establecimiento deberá entregar una copia de esta cuenta al trabajador».

141
CAPÍTULO 2

excedente de dinero será administrado por Gendarmería, según sus


indicaciones, mientras éstas no sean incompatibles con su reinserción social.
(Artículos 73495 y 74, inciso 2496 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

231) ¿Qué sucede si no se respeta mi derecho al trabajo?

Usted puede presentar un recurso de protección, invocando el principio


de igualdad ante la ley y el derecho a la libre elección de trabajo y a
desarrollar cualquier actividad económica, garantizados por nuestro
texto constitucional (artículos 19 Nº 2, 3, 16 y 21 de la Constitución
Política de la República).
Concretamente, el inciso 3 del artículo 19 Nº 16 indica: «Se prohíbe
cualquiera discriminación que no se base en la capacidad o idoneidad
personal, sin perjuicio de que la ley pueda exigir la nacionalidad chilena
o límites de edad para determinados casos».
Puede también solicitar una audiencia con el jefe de la unidad penal, o
bien efectuar una presentación ante el Juez de Garantía (artículo 466
del Código Procesal Penal). También puede comunicar esta situación
durante las visitas al establecimiento penitenciario.

232) ¿Qué ejemplos hay del actuar de las Cortes?

En el caso A-61625-2000, de la Corte de Apelaciones de Santiago, la


recurrente interpone recurso de amparo a favor de su esposo recluido
en el CCP Colina I, en contra del Ministro de Justicia, por cuanto dicha
autoridad habría dispuesto arbitrariamente el traslado de todos los
reclusos condenados a cadena perpetua al CCP Colina II para una
evaluación que según decían duraría 90 días y según su conducta y
trabajo serían devueltos a su lugar de origen, lo cual no se habría
cumplido.
Expone que el amparado habría sido trasladado sin motivo alguno, ya
que su conducta desde 1988 es intachable en lo personal y lo laboral,
sin que éste represente peligro alguno para el sector laboral, en la
empresa privada en la que se desempeñaba en Colina I, más aún
cuando en sus ratos libres manejaba una pequeña microempresa de
calzado, contando con todas sus herramientas… solicita que el
amparado sea devuelto en forma inmediata a su lugar de origen, para
su seguridad física y psicológica, y así continúe con su rehabilitación y

495
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 73.- «En los establecimientos de régimen cerrado y semi-abierto los
internos podrán mantener en su poder el monto máximo de dinero efectivo que a través de una resolución determine el Director
Regional respectivo. En casos calificados, el Director Nacional podrá suspender, prohibir o restringir la circulación de dinero en
un establecimiento penitenciario o secciones del mismo».
496
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 74.- «… La suma de libre disposición del interno, que exceda el
monto máximo autorizado para circular en el establecimiento será administrada por la autoridad penitenciaria conforme a las
indicaciones que previamente haya formulado el interno, las que en todo caso, deberá ser concordante con los fines y objetivos
del tratamiento penitenciario…».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


142
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

trabajo, ya que su vacante en la empresa privada lo esperaría, como


asimismo su rubro privado de calzado.
En este caso la Corte declara admisible el recurso y, previo a resolver
solicita informe a GENCHI.
Finalmente, la quinta sala de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de
Santiago rechaza el recurso de amparo, por cuanto «el mérito de los
antecedentes reunidos no permite a estos jueces adquirir convicción
acerca de la existencia de algún hecho que constituya privación,
perturbación o amenaza del derecho a la libertad personal y seguridad
individual del amparado, razón por la cual la Corte no está en situación
de adoptar medidas protectoras en los términos de los artículos 21 de
la CPR y 306 del CPP»497.
La Corte, en lugar de rechazar el recurso, debió haber decretado su
tramitación como recurso de protección atendida las garantías
constitucionales que se estimaban conculcadas, en este caso, la
igualdad ante la ley. Lo que sí realizó respecto de otros recursos.

233) ¿Actúan igual los jueces en sus visitas semestrales?

Lamentablemente, en sus visitas semestrales los jueces no se


plantean la necesidad de que los recintos cuenten con más fuentes o/
y espacios de trabajo. Como señala el estudio anteriormente citado:
«Los jueces, al parecer, se conforman con que existan algunas plazas
de trabajo; si son suficientes o adecuadas no se analiza, ni se cuestiona.
Es claro además, que lo jueces parecen aceptar que el trabajo se ha
convertido en un beneficio inalcanzable para el total de la población
penitenciaria. Hecho preocupante ya que fomenta una desigualdad
legal que tiene impacto negativo en los derechos de las personas
privadas de su libertad, por ejemplo en relación a la decisión del
otorgamiento de la libertad condicional»498.

2.3.11. Derecho a recibir visitas.

234) ¿Tengo derecho a recibir visitas?

Sí. En garantía de este derecho, el REP establece que «los condenados


deberán permanecer recluidos preferentemente cerca de su lugar
habitual de residencia».
Las visitas deben efectuarse de forma que se respete la intimidad de
los internos y sus familias, sin más restricciones que las
indispensables por motivos de orden y seguridad. Existen tres tipos
de visitas:

497
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», Pp. 160-162.
498
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», Pp. 206-207.

143
CAPÍTULO 2

- Visitas ordinarias.
- Visitas extraordinarias.
- Visitas especiales.
(Artículos 53499 y 56, inciso 1500 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

235) ¿Las normas internacionales se refieren a este derecho?

A nivel internacional, respecto del derecho a comunicarse con el exterior,


las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el Tratamiento de
Reclusos se refieren al derecho de los reclusos a comunicarse
periódicamente, bajo la debida vigilancia, con sus familiares y amigos,
tanto por correspondencia como mediante visitas, siendo deber de la
administración el velar por el mantenimiento y mejoramiento de las
relaciones entre el recluso y su familia.
(Reglas 37501 y 79502).

236) ¿Por qué es importante el derecho a las visitas de los reclusos?

La visita de familiares o amigos constituye un pilar fundamental en el


proceso de reinserción del condenado, ya que «el contacto físico,
cercano, con una persona que viene de afuera es imprescindible para
hacerle un «corte» a la «rutina penitenciaria». Es en este momento
donde los internos se ponen al día de las novedades de los hijos,
padres, hermanos, amigos. También permite saber cómo va el proceso
judicial. En algunos recintos existe la posibilidad de intimar
sexualmente con la pareja (existen para tal efecto los «venusterios»)»503.

237) ¿Qué sucede en Chile?

Por regla general, en Chile los reclusos reciben visitas dos veces por
semana, por un lapso de dos o tres horas por visita. No obstante, el
tiempo real se ve frecuentemente mermado por distintas razones, una de
las cuales tiene que ver con el tardío tiempo de desencierro de los reclusos,
otras veces éstos son encerrados prontamente, con lo cual la duración de
cada visita es disminuida en media o una hora aproximadamente.

499
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 53.- «En resguardo del derecho a visitas, los condenados deberán
permanecer recluidos preferentemente cerca de su lugar habitual de residencia».
500
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 56.- «Todas las visitas se celebrarán de manera que se respete al
máximo la intimidad y no tendrán más restricciones que las impuestas por razones de seguridad y de buen orden del
establecimiento…».
501
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 37.- «Los reclusos estarán autorizados
para comunicarse periódicamente, bajo la debida vigilancia, con su familiar y con amigos de buena reputación, tanto por
correspondencia como mediante visitas».
502
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 79.- «Se velará particularmente por el
mantenimiento y el mejoramiento de las relaciones entre el recluso y su familia, cuando éstas sean convenientes para ambas
partes».
503
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 199.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


144
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

Cabe además, matizar la efectividad de este derecho por el propio


trato que reciben los familiares de los internos, los cuales deben
soportar largas horas de espera, en condiciones climáticas muchas
veces adversas, además de la revisión corporal (con frecuencia en
forma denigrante y vejatoria, pudiendo llegar a la inspección vaginal) y
de sus encomiendas. Esto último influye negativamente en las
personas que acuden a visitar a un familiar preso, lo cual es contrario
al deber que tiene la administración penitenciaria de contribuir al
mantenimiento y fortalecimiento de las relaciones familiares del
recluso 504.

238) ¿Qué es una visita ordinaria?

Según el REP, es aquella que tiene carácter semanal y una


duración de dos horas. Pueden efectuarla los familiares y
personas (cinco como máximo cada vez) que previamente hayan
sido autorizados por Usted.
Estas visitas son objeto de control, a través del registro del
nombre, apellidos y cédula de identidad de las personas
autorizadas por Usted.
En este tipo de visitas los menores de edad deberán tener más
de catorce años 505 .
(Artículo 49506 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

239) ¿Cuándo y dónde se realizan las visitas ordinarias?

En los días, horas y recintos que determine el Jefe del establecimiento


penitenciario, conforme al REP.
En caso de aquellos reclusos sometidos a medidas extraordinarias
de seguridad, las visitas se efectuarán en locutorios, sin perjuicio de
que el Director Nacional, por resolución fundada, autorice otras
modalidades de visita507.
(Artículo 54, inciso 1 508 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

504
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
de 2004», Pp. 96-101.
505
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
506
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 49.- «Los condenados podrán ser visitados a lo menos una vez a
la semana, por un lapso mínimo de dos horas cada vez, por sus familiares y personas que aquellos previamente hayan
autorizado. Las visitas se realizarán conforme a las disposiciones internas de cada establecimiento, pudiendo ser visitados cada
interno por un máximo de 5 personas simultáneamente. Se llevará un registro de visitas que incluirá al menos, el nombre y
apellidos de las personas autorizadas por el interno y su cédula de identidad».
507
Artículo 49 modificado. Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N°
518, de 1998, de Justicia, sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
508
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 54.- «Las visitas ordinarias y extraordinarias se realizarán en los días,
horas y recintos determinados por el Jefe del Establecimiento…».

145
CAPÍTULO 2

240) ¿Qué es una visita extraordinaria?

Señala el REP que es aquella que tiene carácter excepcional y una


duración máxima de 30 minutos. Puede efectuarla aquella persona
que previamente haya sido autorizada por Usted.
Estas visitas necesitan de la autorización del jefe del establecimiento,
quien la otorgará sólo en casos debidamente justificados.
Por ello, estas visitas son objeto de estricto control por Gendarmería.
(Artículo 50509 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

241) ¿Cuándo y dónde se realizan las visitas extraordinarias?

De la misma forma en que sucede con las visitas ordinarias, ello queda
a criterio del jefe de cada establecimiento, pues así lo señala el REP.
(Artículo 54, inciso 1 510 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

242) ¿Qué es una visita especial?

El REP la define como aquella que tiene carácter familiar e íntimo.


Pueden efectuarlas aquellas personas previamente autorizadas por
Usted, siempre que en su solicitud éste acredite la relación de
parentesco, conyugal o «que lo liga con la o las personas que desea
que lo visiten»511.
Su duración es variable:
- Visita íntima: Un vez al mes. Su duración no será inferior a una ni
superior a tres horas cada vez.
- Visita familiar: Dos veces al mes, a lo menos. Su duración no será
inferior a una ni superior a tres horas cada vez. El número de
personas que efectúen la visita familiar puede ser superior a cinco
personas, lo que será determinado caso a caso, pudiendo ingresar
menores de cualquier edad, siempre que vayan acompañados del
adulto correspondiente512.
(Artículo 51513 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

509
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 50.- «Excepcionalmente, en casos debidamente justificados, el Jefe
del Establecimiento permitirá visitas extraordinarias por un lapso no superior a 30 minutos, previa autorización del interno visitado.
De estas visitas se llevará un control estricto».
510
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 54.- «Las visitas ordinarias y extraordinarias se realizarán en los días,
horas y recintos determinados por el Jefe del Establecimiento…».
511
Artículo 51 modificado. Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N°
518, de 1998, de Justicia, sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
512
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
513
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 51.- «Los Alcaides podrán autorizar visitas familiares o íntimas, si las
condiciones del establecimiento lo permiten, a los internos que no gocen de permisos de salida y que lo hayan solicitado
previamente. El interno deberá acreditar en su solicitud, la relación de parentesco, conyugal o afectiva, que lo liga con la persona
que desea que lo visite. Estas visitas se concederán una vez al mes y su duración no será inferior a una ni superior a tres horas
cada vez. Los visitantes no podrán portar bolsos ni paquetes, salvo autorización expresa del Alcaide».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


146
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

243) ¿Cuándo y dónde se realizan las visitas especiales?

El día y hora dependen de la decisión del jefe del establecimiento,


pero se realizan en dependencias especialmente habilitadas, según
el REP.
(Artículo 54, inciso 2 514 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

244) ¿Quiénes pueden participar de la visita familiar?

Su cónyuge o pareja, los hijos del recluso y/o de su cónyuge o pareja,


parientes o personas515 respecto de las cuales tenga un vínculo de
consanguinidad516.

245) ¿Pueden ingresar las personas que acudan a la visitas


especiales bolsos o paquetes?

No, salvo que el Alcaide lo autorice expresamente517.

246) ¿Qué problemas prácticos hay en la actualidad en relación con


las visitas íntimas?

En relación con la visita íntima, el problema es que pocos


establecimientos penitenciarios cuentan con espacios habilitados para
tal fin. En consecuencia, estas visitas «se desarrollan en los mismos
espacios comunes destinados a las visitas ordinarias, esto es,
sectores bastante amplios como galpones, gimnasios o patios del
penal en los que los internos deben compartir los pocos espacios
disponibles con otros internos y sus visitas. Para tales efectos, los
internos construyen los denominados «camaros», que son una especie
de carpa hecha con sábanas y palos que los internos instalan en
algún sector del espacio común para tener relaciones sexuales con su
pareja. La intimidad es mínima puesto que quedan expuestos a ser
vistos y escuchados por todos quienes se encuentren en el lugar de
visitas, entre los cuales se encuentran menores de edad».
Otras veces, debido al escaso espacio físico disponible para visitas,
los internos y sus parejas comparten sucesivamente los «camaros»,
con lo cual el tiempo de permanencia en estos lugares es el mínimo518.

514
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 54.- «… Las visitas especiales se llevarán a efecto en dependencias
especialmente habilitadas…».
515
Artículo 52 modificado. Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N°
518, de 1998, de Justicia, sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
516
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
517
Artículo 52 modificado. Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N°
518, de 1998, de Justicia, sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
518
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
de 2004», Pp. 101-103.

147
CAPÍTULO 2

En este sentido, es importante mencionar que en un trascendente


fallo, la Corte Europea de Derechos Humanos ha señalado que el
concepto de vida privada alcanza a la integridad física y moral de la
persona, y en consecuencia, incluye su vida sexual519.
No resulta obvio el insistir en que la pena es sólo privativa de libertad,
no de cada uno de los aspectos que forman parte de la vida cotidiana
del ser humano.

247) ¿Pueden visitarme mis hijos aunque sean menores de edad?

Sí, según se ha señalado, el REP afirma que pueden visitarlo sus


hijos, parientes o menores respecto de los cuales Usted tenga un
vínculo cercano. No obstante, los menores de catorce años sólo podrán
efectuar la visita familiar.
Estas visitas serán reguladas por resolución del Director Nacional.
(Artículo 52520 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

248)¿Puede haber otro tipo de visitas?

Sí, en casos especiales. Se regularán por resolución del Director


Nacional, quien podrá delegar esta facultad en el Director Regional521.

249) ¿Pueden ser registrados los familiares que acudan a visitarme?

Sí, el REP establece que tanto ellos como sus pertenencias, por motivos
de seguridad.
Este registro debe ser efectuado de la forma en que lo determine el
Director Nacional de Gendarmería.
No obstante, el REP proporciona algunas pautas que deben estar
presentes en el registro:
- Debe ser realizado y dirigido por personal del mismo sexo del
visitante.
- Debe respetarse siempre la dignidad de la persona.
- Puede ser manual, pero se tenderá a su reemplazo por sensores
u otros aparatos no táctiles.
(Artículo 54522 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

519
Caso X e Y contra Holanda. En Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Informe Nº 5/96 de 1 de marzo de 1996,
Caso 10.970, Raquel Martín de Mejía, Perú.
520
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 52.- «Los internos podrán recibir visitas de menores de edad que
sean hijos, parientes o respecto de los cuales tengan una relación de afectividad. Estas visitas se realizarán en la forma que
determine el Director Nacional mediante resolución».
521
Artículo 53 modificado. Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N°
518, de 1998, de Justicia, sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
522
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 54.- «… Todos los visitantes y sus pertenencias serán registrados
por razones de seguridad. El registro será realizado y dirigido por personal del mismo sexo del visitante conforme a los
procedimientos determinados en la regulación que al respecto dicte el Director Nacional, respetándose siempre la dignidad de
la persona. El registro podrá ser manual, pero se propenderá a su reemplazo por censores u otros aparatos no táctiles».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


148
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

250) ¿Qué ocurre durante estos registros?

Así ha descrito la Universidad Diego Portales lo que en realidad ocurre


durante estos registros: «...en la mayoría de los penales del país se
realiza el registro de visitas de manera manual, incluso en aquellos
establecimientos modernos, como el CCP de Valparaíso o el CDP de
Arica. En el caso de las mujeres, en ocasiones se las hace desnudarse
completamente; también se las hace agacharse y levantarse de manera
sucesiva y su ropa y su cuerpo son revisados por medio de tocaciones
en muchos casos de la vagina y el ano. En el caso de los niños, el
registro también importa en ocasiones hacerlos desnudarse por
completo y, en algunos casos, tocaciones»523.
Se entiende entonces que en estos casos se produce una aplicación
extralimitada de la norma, especialmente teniendo en cuenta que la
finalidad perseguida, esto es, la seguridad del recinto, podría lograrse
por vías alternativas, como el uso de sensores digitales: «Así,
principalmente las mujeres deben desvestirse frente a funcionarias
de Gendarmería y muchas veces son obligadas a agacharse y son
registradas al interior de su cuerpo, en la vagina o el ano. Aunque en
algunos recintos existen algunos aparatos que detectan sustancias y
metales, lo cierto es que por regla general, y especialmente mujeres y
niños, son sometidos a estas revisiones diariamente al momento de
ingresar a los establecimientos penitenciarios, lo que transforma la
visita en una experiencia tan denigrante, que muchas veces instiga a
estas personas a no volver más, cuestión que es muy resentida por
los reclusos, quienes manifiestan que el momento de la visita es el
instante más esperado dentro de la semana»524.

251) ¿Existe jurisprudencia internacional al respecto?

Un caso muy similar, en que una señora denunció que junto con su
hija de 13 años de edad era revisada vaginalmente cada vez que visitaba
a su marido, fue analizado por la Comisión Interamericana de Derechos
Humanos: «La Comisión no cuestiona la necesidad de requisas
generales antes de permitir el ingreso a una penitenciaría. Sin embargo,
las revisiones o inspecciones vaginales son un tipo de requisa
excepcional y muy intrusiva. La Comisión quisiera subrayar que el
visitante o miembro de la familia que procure ejercer su derecho a una
vida familiar no debe convertirse automáticamente en sospechoso de
un acto ilícito y no puede considerarse, en principio, que represente
una amenaza grave para la seguridad. Aunque la medida en cuestión

523
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005.
Hechos de 2004», P. 99.
524
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2003. Hechos
de 2002», Pp. 86-88.

149
CAPÍTULO 2

puede adoptarse excepcionalmente para garantizar la seguridad en


ciertos casos específicos, no puede sostenerse que su aplicación
sistemática a todos los visitantes sea una medida necesaria para
garantizar la seguridad pública» (Comisión Interamericana de
Derechos Humanos, Informe Nº 38/96 de 15 de octubre de 1996, Caso
10.506, Argentina).
Desde un punto de vista jurisprudencial, dicho caso resulta
tremendamente útil, ya que la Comisión proporcionó las condiciones
que en un caso particular debían cumplirse para establecer la
legitimidad excepcional de una revisión o inspección vaginal: 1) tiene
que ser absolutamente necesaria para lograr el objetivo de seguridad
en el caso específico; 2) no debe existir alternativa alguna; 3) debería,
en principio, ser autorizada por orden judicial; y 4) debe ser realizada
únicamente por profesionales de la salud.

252) ¿Hay jurisprudencia en nuestro país sobre este tema?

En el Caso P-1157-2002 de la Corte de Apelaciones de Santiago, la


recurrente denuncia que «se habrían vulnerado las garantías
constitucionales consagradas en el artículo 19 Nº 1 de la CPR, y artículo
5 y 11 del Pacto de San José de Costa Rica, al impedírsele su ingreso
al recinto penitenciario de Colina II, por negarse a que se le introdujera
un dedo en el ano, como parte del allanamiento y revisión que realiza
GENCHI a las personas que acuden a visitar a los internos. Solicita se
prohíba a los funcionarios de GENCHI seguir manteniendo tratos
vejatorios y denigrantes durante el registro de las personas que ingresan
a las visitas».
En este caso la Corte declara admisible el recurso y previo a resolver
solicita informe a GENCHI.
Luego, resuelve «Visto lo expuesto por la recurrente y GENCHI, y que la
situación de hecho sometida a la apreciación de esta Corte, la que el
régimen penitenciario acepta como medida de prevención o defensa,
materialmente consiste en la «revisión del ano» del que desea visitar
a un interno, y, claramente, no puede ser otra que la introducción del
dedo de una mano con un guante quirúrgico, el que franquea el ano de
la persona. Que, desde luego, tal acción si trata de forzar el esfínter en
contracción defensiva puede producir un verdadero traumatismo,
pudiendo causar lesiones significativas a quien la padece, amén de
que también puede provocar alguna contaminación si el guante en
cuestión haya tocado algo no esterilizado. Que, ese mismo hecho,
haya o no introducción anal, debe ser considerado como una violación
o grave ataque a la personalidad y entraña una grave alteración moral
que afecta la salud psíquica de quien la padece. Que en efecto, no
puede aceptarse tal técnica de excepción ante alguien que desea visitar
a un recluso, por peligroso que este último pueda ser; el acto en sí es

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


150
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

contrario a los principios esenciales que resguardan a la persona


humana, y si existe el peligro que la autoridad carcelaria desea evitar,
debe buscar otros medios civilizados para prevenirlo y, si ellos no
existen, más vale correr el riesgo que atropellar el derecho de toda
persona a su integridad física y psíquica y a la libre disposición de sí
misma.
Que, así las cosas apreciando los antecedentes de acuerdo a las
reglas de la sana crítica, resulta evidente que la recurrente ha sido
afectada en su derecho a la integridad física y psíquica por vía de una
privación y perturbación en el legítimo ejercicio del mismo, siendo su
causa el acto arbitrario ya analizado, atentando también contra el
derecho – fundamento que omite la recurrente- que tiene toda persona
al respeto y protección de la honra. Y visto, además, lo dispuesto en el
inciso 1º del artículo 1º, 19 Nº 1 y Nº 4, y 20 y Auto Acordado de la Excma.
Corte Suprema sobre Tramitación del recurso de protección, se acoge
el recurso, y en consecuencia se prohíbe a los funcionarios de GENCHI
del CCP de Colina II, seguir con los tratos vejatorios y lesivos durante el registro
de las personas que ingresan a las visitas, similares al sufrido por la recurrente,
y determinadamente abstenerse de hacer exámenes, tocaciones o
«revisiones» manuales a las partes íntimas de las personas» 525.
No obstante, no se trata de una jurisprudencia uniforme. Muchos de
nuestros jueces desconocen la normativa y jurisprudencia
internacionales.
En el Caso P-285-2002, de la Corte de Apelaciones de San Miguel, se
interpone recurso de protección por un grupo de familiares de reclusos,
en contra del CDP de Puente Alto, por atentar contra el respeto y
protección a la integridad psíquica de las personas. Con fecha 22 de
septiembre de 2002, cuando los recurrentes efectuaban la visita
correspondiente, habrían sido objeto de humillaciones y vejaciones
por parte de los funcionarios de GENCHI, toda vez que habrían sido
obligados a desvestirse completamente, quedando desnudos,
después de lo cual debían agacharse, mostrando el trasero, y debiendo
abrirse los glúteos y las mujeres debían además mostrar la vagina,
hechos que importan un vejamen y corresponden a una medida superior
a la seguridad ordinaria. La Corte, previo a resolver, solicita informa a
GENCHI.
Finalmente, la Corte resuelve «… por información recepcionada en la
Unidad, se tomó conocimiento que el día ya individualizado se efectuaría
un ingreso de droga al interior del establecimiento penitenciario, por lo
que se dispuso un registro y allanamiento minucioso consistente en
que los visitantes se quitaran las chaquetas, pantalones y calzado,
pero en ningún caso sus prendas íntimas como afirman los recurrentes
y tampoco se le habrían efectuado tocaciones por parte del personal.
Que no obstante el registro anterior, con posterioridad fue decomisado

525
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», Pp. 185-186.

151
CAPÍTULO 2

en poder de uno de los internos cannabis sativa y clorhidrato de cocaína,


lo que permite concluir que pese al registro ya descrito, fue introducida
droga al interior del penal por los visitantes. Que el procedimiento
descrito se enmarca dentro del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios…», declarando inadmisible el recurso526.

253) ¿Puede un visitante ser impedido a ingresar en el establecimiento


penitenciario?

Sí, por el Jefe del establecimiento, de acuerdo a lo señalado por el


REP.
Ello va a suceder respecto de algunos visitantes «por razones de
seguridad, mala conducta de ellas, o cuya presentación sea indecorosa,
claramente desaseada o alterada, o que se encuentren bajo el efecto
del alcohol o drogas».
(Artículo 57527 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

254) ¿Pueden ser suspendidas las visitas a la población


penitenciaria?

Sí, el REP autoriza a que sean suspendidas o limitadas temporalmente,


a toda la población o a una parte de ella, por razones de seguridad y de
buen orden del establecimiento.
El Alcaide del establecimiento es quien determina la suspensión, pero
su decisión debe ser ratificada por el Director Regional respectivo.
(Artículo 56528 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

255) ¿Tienen los detenidos y sujetos a prisión preventiva derecho a


recibir visitas?

Sí, conforme a la normativa vigente, de la misma forma que los reclusos


condenados a una pena privativa de libertad.
(Artículo 55529 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).
(Artículos 94, letra h530 del Código Procesal Penal).

526
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», Pp. 187-188.
527
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 57.- «Los Jefes de los establecimientos podrán impedir las visitas
de determinadas personas por razones de seguridad, mala conducta de ellas, o cuya presentación sea indecorosa, claramente
desaseada o alterada, o que se encuentren bajo el efecto del alcohol o drogas».
528
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 56.- «Todas las visitas … no tendrán más restricciones que las
impuestas por razones de seguridad y de buen orden del establecimiento. Por estas razones el Alcaide podrá limitar o suspender
temporalmente las visitas a toda la población penal o a parte de ella. La resolución que, con carácter general restrinja las visitas,
será refrendada por el Director Regional respectivo».
529
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 55.- «Las visitas de detenidos y sujetos a prisión preventiva, se
regirán por las disposiciones de este Reglamento y las correspondientes del Código de Procedimiento Penal».
530
Código Procesal Penal. Artículo 94.- Imputado privado de libertad. «El imputado privado de libertad tendrá, además, las
siguientes garantías y derechos:
h) A recibir visitas y comunicarse por escrito o por cualquier otro medio, salvo lo dispuesto en el artículo 151".

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


152
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

256) ¿Qué puedo hacer si la administración penitenciaria niega u


obstaculiza mi derecho a recibir visitas?

Puede presentar un recurso de protección, porque esta situación es


violatoria del principio de igualdad y atenta contra su integridad psíquica,
derechos garantizados por la Constitución Política de la República
(artículos 19 Nº 1, 2 y 3).
También puede quejarse al Jefe de la Unidad Penal o durante las
visitas al recinto, además de solicitar al Juez de Garantía que se
pronuncie al respecto (Artículo 466 del Código Procesal Penal).

257) ¿Ha habido jurisprudencia de nuestras Cortes?

La Corte de Apelaciones de Santiago, al conocer de un recurso de


protección presentado en abril del año 2002 por una mujer que al ir a
visitar a su hijo a la Cárcel de Colina II fue registrada por medio de la
introducción de los dedos en su ano, señaló expresamente:
«8°.- Ese mismo hecho (…), haya o no introducción anal, debe ser
considerado violación o grave ataque a la personalidad y entraña una
grave alteración moral que afecta a la salud síquica de quien la padece.
9°.- Que, en efecto, no puede aceptarse tal técnica de excepción ante
alguien que desea visitar a un recluso, por peligroso que este último
pueda ser; el acto en sí es contrario a los principios esenciales que
resguardan a la persona humana, y si existe el peligro que la autoridad
carcelaria desea evitar, debe buscar otros medios civilizados para
prevenirlo y, si ellos no existen, más vale correr el riesgo que atropellar
el derecho de toda persona a su integridad física y psíquica y a la libre
disposición de sí misma»531.

2.3.12. Derecho a recibir informaciones y a comunicarse con el


exterior.

258) ¿Tengo derecho a informarme de lo que ocurre en el exterior?

Sí, el REP garantiza su derecho a la información, «el que se ejercerá


mediante la libre lectura de libros, diarios, periódicos, revistas, y a
través de aparatos de radio y televisión del establecimiento o de los
internos».
Estos deben ser autorizados previamente por el Alcaide.

531
Corte de Apelaciones de Santiago, Causa 1187-2002. En Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe
Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2003. Hechos de 2002», Pp. 87-88 y En Facultad de Derecho de la Universidad Diego
Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos de 2004», Pp. 100-101.

153
CAPÍTULO 2

El ejercicio de este derecho debe ser respetuoso con la seguridad, las


actividades normales del establecimiento y el derecho de sus
compañeros a la tranquilidad y al descanso.
(Artículos 6, inciso 2 532 y 40, incisos 1 y 2 533 del Reglamento de
Establecimientos Penitenciarios).

259) ¿Asegura este derecho la normativa internacional?

Las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de


los Reclusos señalan que los internos deben ser informados
periódicamente de los acontecimientos más importantes, por diversos
medios como diarios, revistas, libros o emisiones radiales.
(Regla 39534).

260) ¿Puede ser limitado este derecho conforme a nuestra


normativa?

Sí, según nuestra normativa, cuando los medios de comunicación


social se refieran a temas que puedan afectar gravemente la seguridad
o las actividades normales del establecimiento.
Esta limitación la decide por resolución fundada el Jefe del
Establecimiento, el Director Regional respectivo o del Director Nacional.
(Artículo 40, inciso 3 535 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

261) ¿Tengo derecho a comunicarme por escrito con el exterior?

Sí, con familiares, amigos, representantes de organismos e


instituciones de cooperación penitenciaria y en general, con las
personas que Usted desee. Estas comunicaciones deben siempre
respetar el derecho a la privacidad de los internos.
(Artículo 41536 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).
532
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 6.- «… Se garantiza la libertad ideológica y religiosa de los internos,
su derecho al honor, a ser designados por su propio nombre, a la intimidad personal, a la información…».
533
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 40.- «Los internos tendrán derecho a la información, el que se
ejercerá mediante la libre lectura de libros, diarios, periódicos, revistas, y a través de aparatos de radio y televisión del establecimiento
o de los internos, cuyo ingreso haya autorizado el Alcaide. Este derecho se ejercerá de manera que no perturbe la seguridad
o las actividades normales del establecimiento y el derecho de los demás internos al descanso y a vivir en un ambiente
tranquilo…».
534
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 39.- «Los reclusos deberán ser
informados periódicamente de los acontecimientos más importantes, sea por medio de la lectura de los diarios, revistas o
publicaciones penitenciarias especiales, sea por medio de emisiones de radio, conferencias o cualquier otro medio similar,
autorizado o fiscalizado por la administración».
535
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 40.- «…El ejercicio de este derecho podrá limitarse mediante una
resolución fundada del Jefe del Establecimiento, del Director Regional respectivo o del Director Nacional, que restrinja la
circulación de los medios de comunicación social cuando se refieran a temas que pudieren afectar gravemente la seguridad o
las actividades normales del establecimiento».
536
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 41.- «Los internos condenados podrán comunicarse en forma
escrita, en su propio idioma, con sus familiares, amigos, representantes de organismos e instituciones de cooperación penitenciaria
y en general, con las personas que ellos deseen. Estas comunicaciones se efectuarán de manera que se respete al máximo
la privacidad y, en todo caso se regularán por el procedimiento establecido en los artículos siguientes. Los detenidos y sujetos
a prisión preventiva, se regirán por lo que al respecto dispone el Código de Procedimiento Penal».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


154
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

262) ¿Garantiza este derecho la normativa internacional?

El Conjunto de Principios para la Protección de Todas las Personas


sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión garantiza el
derecho de los internos a mantener correspondencia y a comunicarse
con el mundo exterior.
(Principio 19537).
Por su parte, tanto este instrumento como las Reglas Mínimas de las
Naciones Unidas para el Tratamiento de Reclusos consagran el
derecho de los detenidos de nacionalidad extranjera a comunicarse
con sus representantes diplomáticos o consulares, siguiendo lo
establecido en la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares.
(Principio 16 Nº 2538; Reglas 38539; Artículo 36540).
El encarcelamiento conlleva la reducción de la comunicación e
interacción de los reclusos con el mundo exterior: «El alcance o carácter
total lo simboliza la barrera para la relación social con el exterior y las
salidas, que a menudo se construye en la planta física, como por

537
Conjunto de Principios para la Protección de Todas las Personas sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión. Principio
19.- «Toda persona detenida o presa tendrá el derecho de ser visitada, en particular por sus familiares, y de tener correspondencia
con ellos y tendrá oportunidad adecuada de comunicarse con el mundo exterior, con sujeción a las condiciones y restricciones
razonables determinadas por ley o reglamentos dictados conforme a derecho».
538
Conjunto de Principios para la Protección de Todas las Personas sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión. Principio
16.- «2) Si se trata de un extranjero, la persona detenida o presa será también informada prontamente de su derecho a ponerse
en comunicación por los medios adecuados con una oficina consular o la misión diplomática del Estado del que sea nacional
o de aquel al que, por otras razones, competa recibir esa comunicación, de conformidad con el derecho internacional o con
el representante de la organización internacional competente, si se trata de un refugiado o se halla bajo la protección de una
organización intergubernamental por algún otro motivo».
539
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 38.- «1) Los reclusos de nacionalidad
extranjera gozarán de facilidades adecuadas para comunicarse con sus representantes diplomáticos y consulares. 2) Los
reclusos que sean nacionales de Estados que no tengan representación diplomática ni consular en el país, así como los
refugiados y apátridas, gozarán de las mismas facilidades para dirigirse al representante diplomático del Estado encargado de
sus intereses o a cualquier autoridad nacional o internacional que tenga la misión de protegerlos».
540
Convención de Viena sobre Relaciones Consulares. Artículo 36.- Comunicación con los nacionales del Estado que envía.
«1. Con el fin de facilitar el ejercicio de las funciones consulares relacionadas con los nacionales del Estado que envía:
a) los funcionarios consulares podrán comunicarse libremente con los nacionales del Estado que envía y visitarlos. Los nacionales
del Estado que envía deberán tener la misma libertad de comunicarse con los funcionarios consulares de ese Estado y de
visitarlos;
b) si el interesado lo solicita, las autoridades competentes del Estado receptor deberán informar sin retraso alguno a la oficina
consular competente en ese Estado cuando, en su circunscripción, un nacional del Estado que envía sea arrestado de cualquier
forma, detenido o puesto en prisión preventiva. Cualquier comunicación dirigida a la oficina consular por la persona arrestada,
detenida o puesta en prisión preventiva, le será asimismo transmitida sin demora por dichas autoridades, las cuales habrán de
informar sin dilación a la persona interesada acerca de los derechos que se le reconocen en este apartado;
c) los funcionarios consulares tendrán derecho a visitar al nacional del Estado que envía que se halle arrestado, detenido o
en prisión preventiva, a conversar con él y a organizar su defensa ante los tribunales. Asimismo, tendrán derecho a visitar a todo
nacional del Estado que envía que, en su circunscripción, se halle arrestado, detenido o preso en cumplimiento de una
sentencia. Sin embargo, los funcionarios consulares se abstendrán de intervenir en favor del nacional detenido, cuando éste
se oponga expresamente a ello.
2. Las prerrogativas a las que se refiere el párrafo 1 de este artículo se ejercerán con arreglo a las leyes y reglamentos del Estado
receptor, debiendo entenderse, sin embargo, que dichas leyes y reglamentos no impedirán que tengan pleno efecto los
derechos reconocidos por este artículo»

155
CAPÍTULO 2

ejemplo, puertas con llave, murallas altas, alambres de púas,


acantilados, agua, bosque o páramos»541. Por ello, las comunicaciones
hacen posible que las personas presas puedan establecer contacto
periódicamente, de forma oral y escrita, en su propia lengua, con sus
familiares, amigos, y representantes acreditados de organismos e
instituciones de cooperación penitenciaria, salvo en casos de
incomunicación judicial 542.

263) ¿Qué sucede si un recluso no habla español?

Señala el REP que su correspondencia será traducida a sus expensas,


salvo que no tenga medios, en cuyo caso la traducción se hará a
expensas de Gendarmería.
(Artículo 42543 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

264) ¿Puede Gendarmería de Chile abrir mi correspondencia?

Sí, a pesar de que el REP señala que «estas comunicaciones se


efectuarán de manera que se respete al máximo la privacidad».
Se trata de un control que abarca tanto la correspondencia enviada por
Usted como la recibida, y que tiene por objeto detectar cualquier
irregularidad en las comunicaciones. En ese caso, el funcionario
encargado debe dar cuenta al Jefe del Establecimiento.
En concreto, estas irregularidades pueden consistir en la presencia
de claves o en la referencia a temas delictivos o que propendan a la
alteración del orden interno del establecimiento o de la sociedad,
relacionados con conductas terroristas, subversivas, de narcotráfico o
crimen organizado544.
(Artículo 43545 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

265) ¿Puedo comunicarme por escrito con mi abogado defensor o


con mi procurador?

Sí, el REP lo permite, siempre que éstos acrediten tal calidad. Estas
comunicaciones no podrán suspenderse bajo ninguna circunstancia.
541
Goffman, Asylums, 1961, P. 4. En Reforma Penal Internacional, «Manual de Buena Práctica penitenciaria. Implementación
de las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos», 2º Edición, San José de Costa Rica,
Guayacán, 2002, P. 101.
542
Manfred Nowak dice que el término correspondencia cubre todas las formas de comunicación a distancia, por ejemplo,
telegrama, teles, telefax, al igual que los medios de comunicación electrónicos o mecánicos.
«Comentario sobre el Comentario de los Derechos Civiles y Políticos», Kehl, 1993, P. 304. En Reforma Penal Internacional,
«Manual de Buena Práctica penitenciaria. Implementación de las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento
de los Reclusos», 2º Edición, San José de Costa Rica, Guayacán, 2002, P. 105.
543
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 42.- «La correspondencia del interno que no hable español, será
traducida a expensas del interno remitente a menos que careciere de medios, en cuyo caso la traducción se hará a expensas
de la Administración».
544
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
545
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 43.- «De toda correspondencia enviada por los internos o recibida
por éstos se llevará un control estricto con el fin de detectar cualquier irregularidad de la cual el funcionario encargado deberá

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


156
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

Esta materia se encuentra regulada por el Decreto Supremo de Justicia


Nº 1.114 de 1979, que aprueba el Reglamento de visitas de abogados
y demás personas habilitadas a los establecimientos penitenciarios.
Este Reglamento señala que la administración penitenciaria no está
facultada para dejar sin efecto este derecho.
Además, se debe respectar la privacidad de estas comunicaciones,
según dispone el Código Procesal Penal546.
(Artículo 44547 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).
(Artículo 4548 del Decreto Supremo de Justicia Nº 1.114).

266) ¿Se respetan en la práctica las visitas de los abogados?

El derecho a la defensa normalmente se predica respecto de las


personas sometidas a la medida cautelar549 de prisión preventiva. No
obstante, este derecho debe asegurarse a todo interno, como parte
esencial del debido proceso, el derecho a la defensa y a la asistencia
de un abogado defensor. El principio propuesto resulta especialmente
aplicable en materia penitenciaria, como contrapunto al amplio margen
de discrecionalidad de que goza la administración penitenciaria.
La práctica muestra que es frecuente que Gendarmería perturbe o
limite las comunicaciones entre los reclusos y sus abogados
defensores, especialmente cuando se trata de situaciones en que se
deja al descubierto un excesivo uso de la fuerza por parte de estos
funcionarios.
Es significativo lo ocurrido en enero de 2004, tras producirse un intento
de fuga y motín en la Cárcel de Colina I, el que fue reprimido duramente
por funcionarios de Gendarmería. Los presos políticos Jorge Espínola
Robles y Marcelo Gaete Mancilla fueron golpeados por los gendarmes
y el Grupo Especial Antimotines y luego recluidos en celdas de castigo
en la Cárcel de Colina II, por haber sido responsabilizados (sin que
mediara procedimiento alguno para acreditarlo) de iniciar el motín y de
agredir a un funcionario. Producto de estos hechos, se inició una huelga
de hambre.

dar cuenta en su caso al Jefe del Establecimiento. La obligación de comunicar las irregularidades se refiere en particular, a la
presencia de claves o a la referencia a temas delictivos o que propendan a la alteración del orden interno del establecimiento
o de la sociedad, relacionados con conductas terroristas, subversivas o crimen organizado».
546
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
547
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 44.- «Las comunicaciones con el abogado defensor no podrán
suspenderse en caso alguno. En los de incomunicación judicial ellas se realizarán con arreglo a lo establecido en el Código de
Procedimiento Penal. Las comunicaciones con el abogado defensor o con los procuradores que acrediten tal calidad, se llevarán
a cabo en la forma dispuesta en el decreto supremo de Justicia Nº 1.114, de 1979, que aprueba el reglamento de visitas de
abogados y otras personas legalmente habilitadas a los establecimientos penales del país».
548
Decreto Supremo de Justicia Nº 1.114 . Artículo 4.- «Las autoridades penitenciarias no tienen facultad para suspender el derecho
de los internos a ser visitados por las personas a cargo de su defensa judicial y, la circunstancia de que un interno se encuentre
sancionado con suspensión de visitas, internación en celda de aislamiento u otra sanción impuesta por la autoridad penitenciaria de
acuerdo al Reglamento de Establecimientos Penitenciarios, no faculta a ésta para impedir que el interno sea visitado por su abogado
u otras personas habilitadas con la finalidad de asesorarlas jurídicamente o de asumir su representación judicial».
549
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.

157
CAPÍTULO 2

Pese a la gravedad de la situación y el consiguiente estado de


vulneración en que quedaron los reclusos, le fue negado el acceso al
penal a la abogada de Marcelo Gaete, Alejandra Arriaza.
Gendarmería invocó como razón para negarle el acceso que ella no
tenía patrocinio, no obstante el día anterior la misma abogada había
presentado un recurso de amparo en su favor550.
Producto de esta situación fueron interpuestos dos recursos, uno de
amparo (por los malos tratos recibidos por los reclusos) y otro de
protección (por la prohibición de acceso a los abogados). Ambos
recursos, sin embargo, fueron rechazados por la Corte. El recurso de
protección, fundamentalmente sobre la consideración de que el negarle
el ingreso a la abogada se justificaba en razones de seguridad para ella
misma551. El de amparo, por su parte, porque de acuerdo al video que
habría presentado al tribunal, al cual no tuvieron acceso los recurrentes,
se habría comprobado la participación de ellos en el motín552.

267) ¿Tienen los detenidos y sujetos a prisión preventiva derecho a


comunicarse por escrito con el exterior?

Sí, conforme a la normativa legal vigente, tienen derecho a comunicarse


por escrito o por cualquier medio con el exterior, de la misma forma en
que tienen derecho a recibir visitas, salvo que se encuentre
incomunicado por orden judicial.
El juez puede decretar la incomunicación a petición del Fiscal, pero
solamente por un máximo de diez días.
No obstante, en ningún caso, se le puede privar de la comunicación
con su abogado o con el tribunal, o del acceso a atención médica.
(Artículos 94, letra h553y 151554 del Código Procesal Penal).

268) ¿Qué puedo hacer si Gendarmería suspende o restringe mi


derecho a comunicarme con el mundo exterior?

Usted puede presentar un recurso de protección por violación de su


derecho a la privacidad de las comunicaciones y de su derecho a la

550
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2004. Hechos
de 2003», Pp. 147-149.
551
Causa rol N° 283-2003 de la Corte de Apelaciones de Santiago. En Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales,
«Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2004. Hechos de 2003», P. 149.
552
Causa rol N° 283-2003 de la Corte de Apelaciones de Santiago. En Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales,
«Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2004. Hechos de 2003», P. 149.
553
Código Procesal Penal. Artículo 94.- Imputado privado de libertad. «El imputado privado de libertad tendrá, además, las
siguientes garantías y derechos:
h) A recibir visitas y comunicarse por escrito o por cualquier otro medio, salvo lo dispuesto en el artículo 151".
554
Código Procesal Penal. Artículo 151.- «Prohibición de comunicaciones. «El tribunal podrá, a petición del fiscal, restringir o
prohibir las comunicaciones del detenido o preso hasta por un máximo de diez días, cuando considerare que ello resulta
necesario para el exitoso desarrollo de la investigación. En todo caso esta facultad no podrá restringir el acceso del imputado
a su abogado en los términos del artículo 94, letra f), ni al propio tribunal. Tampoco se podrá restringir su acceso a una apropiada
atención médica.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


158
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

igualdad (artículos 19 Nº 2, 3 y 5), o bien informar de esta situación al


Jefe de la unidad penal o a los jueces durante las visitas semanales o
semestrales. También puede interponer una solicitud ante el Juez de
Garantía (artículo 466 del Código Procesal Penal), quien puede dejar
sin efecto la medida decretada por Gendarmería.

269) ¿Qué han dicho las Cortes sobre este derecho?

En el caso P-624-2002, de la Corte de Apelaciones de Santiago, en el


que el recurrente expone, entre otras alegaciones, refiriéndose al
Módulo Alfa del CCP Colina II que «… se les prohíbe a los internos el
acceso a los medios de comunicación, por lo que carecen de acceso
a diarios, televisión, revistas o cualquier clase de literatura. Tampoco
tienen acceso a materiales de escritorio; lápices, papel, ni ningún
elemento que les permita enviar cartas al exterior…».
Finalmente, sin bien con limitaciones, la Corte de Apelaciones «acoge
el recurso de protección sólo en cuanto se deja sin efecto las siguientes
restricciones impuestas a los recurrentes, sin perjuicio de las
regulaciones establecidas por el reglamento de establecimientos
penitenciarios,
- el acceso a diarios, revistas y cualquier clase de lectura, y también
a la televisión;
- el acceso a materiales de escritorio, como lápices y papel para
escribir, y otros elementos que les permita enviar cartas al
exterior…»555.

2.3.13. Derecho a recibir encomiendas.

270) ¿Puede un recluso recibir paquetes o encomiendas del exterior?

Sí, pero el REP solamente permite aquellas permitidas por el Director


Nacional, quien regulará su ingreso, registro y control por resolución.
(Artículo 48, inciso 1 556 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

271) ¿Dónde debería informarse acerca de esta regulación la familia


de un recluso?

Según el REP, la regulación del Director Nacional conteniendo una


nómina de las especies y alimentos prohibidos, debería ser publicada
en un lugar del establecimiento visible para los visitantes.

El tribunal deberá instruir a la autoridad encargada del recinto en que el imputado se encontrare acerca del modo de llevar a
efecto la medida, el que en ningún caso podrá consistir en el encierro en celdas de castigo».
555
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», Pp. 168-170.
556
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 48.- «Los internos podrán recibir paquetes o encomiendas, cuyo
ingreso, registro y control serán regulados por resolución del Director Nacional…».

159
CAPÍTULO 2

(Artículo 48, inciso 2 557 del Reglamento de Establecimientos


Penitenciarios).

272) ¿Qué puedo hacer si arbitrariamente soy privado de mi derecho


a recibir paquetes o encomiendas?

Usted puede reclamar ante las Cortes de Apelaciones, interponiendo


un recurso de protección, invocando derechos como la igualdad ante
la ley o incluso la propiedad privada (artículos 19 Nº 2, 3 y 24) o puede
efectuar una presentación ante el Juez de Garantía (artículo 466 del
Código Procesal Penal).
Así mismo, puede quejarse de esta situación ante el Jefe de la unidad
penal o bien ante los jueces durante las visitas periódicas al
establecimiento penitenciario.

2.3.14. Derecho a efectuar peticiones y quejas.

273) ¿Puedo presentar peticiones y quejas?

Sí, conforme al REP, todo recluso tiene derecho a presentar peticiones


y quejas a la autoridad penitenciaria relativas a su tratamiento o al
régimen del establecimiento. Se trata de un derecho que está
consagrado constitucionalmente.
(Artículo 19 Nº 14558 de la Constitución Política de la República).
(Artículos 6, inciso 2559 y 9 560 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

274) ¿Cuáles son las pautas contenidas en la normativa


internacional?

A nivel internacional, las Reglas Mínimas para el Tratamiento de los


Reclusos, contienen algunas pautas sobre el derecho a queja de los
presos, el cual debe ser ejercido «sin censura en cuanto al fondo, pero
en debida forma»:
Todo recluso debe tener la oportunidad de presentar peticiones o quejas
al Jefe del establecimiento o al funcionario autorizado para
representarle cada día laborable.
Además, las peticiones o quejas pueden ser presentadas al inspector
de prisiones durante su inspección.
557
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 48.- «… Esta regulación, que contendrá una nómina de las especies
y alimentos prohibidos, deberá publicarse en un lugar visible para los visitantes».
558
Constitución Política de la República. Artículo 19.- «La Constitución asegura a todas las personas:
14°.- El derecho de presentar peticiones a la autoridad, sobre cualquier asunto de interés público o privado, sin otra limitación
que la de proceder en términos respetuosos y convenientes».
559
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 6.- «... Se garantiza … su derecho … a elevar peticiones a las
autoridades, en las condiciones legalmente establecidas…».
560
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 9.- «Los internos, en defensa de sus derechos e intereses, podrán
dirigirse a las autoridades competentes y formular las reclamaciones y peticiones pertinentes, a través de los recursos legales.
También podrán presentar a las autoridades penitenciarias peticiones y quejas relativas a su tratamiento o al régimen del
establecimiento».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


160
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

El recluso tiene derecho a hablar con el inspector o con cualquier otro


funcionario encargado de inspeccionar, sin que el Jefe, cualquier otro
recluso o miembro del personal del establecimiento se encuentren
presentes.
Todo recluso está autorizado para dirigir por escrito, sin censura en
cuanto al fondo, una petición o queja a la administración penitenciaria
central, a la autoridad judicial o a cualquier otra autoridad competente.
A menos que una solicitud o queja sea evidentemente temeraria o
desprovista de fundamento, la misma deberá ser examinada sin
demora, dándose respuesta al recluso en su debido tiempo.
(Reglas 35561 y 36 Nº 3562).
Este derecho también está recogido en el Conjunto de Principios para
la Protección de todas las Personas Sometidas a cualquier forma de
Detención o Prisión, que anima a las autoridades del recinto penal a
que provean a los presos vías confidenciales para presentar sus
quejas.
Además, se establece la obligatoriedad, para los funcionarios
penitenciarios y cualquier persona en general, de denunciar cualquier
violación de los principios de su articulado.
(Principios 7 Nº 2 y 3563, 33564).
Por su parte, el Borrador de la Declaración Interamericana sobre los
Derechos y la atención de las Personas Privadas de Libertad establece
en su artículo 54 que «toda persona privada de libertad debe tener
acceso irrestricto, con las debidas garantías de seguridad personal y

561
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 35.- Información y derecho de los
reclusos.
«1) A su ingreso cada recluso recibirá una información escrita sobre el régimen de los reclusos de la categoría en la cual se le
haya incluido, sobre las reglas disciplinarias del establecimiento y los medios autorizados para informarse y formular quejas; y
cualquiera otra información necesaria para conocer sus derechos y obligaciones, que le permita su adaptación a la vida del
establecimiento.
2) Si el recluso es analfabeto, se le proporcionará dicha información verbalmente».
562
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. 36.- «3) Todo recluso estará autorizado para
dirigir por la vía prescrita sin censura en cuanto al fondo, pero en debida forma, una petición o queja a la administración
penitenciaria central, a la autoridad judicial o a cualquier otra autoridad competente».
563
Conjunto de Principios para la Protección de Todas las Personas sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión. Principio
7.- «2) Los funcionarios que tengan razones para creer que se ha producido o está por producirse una violación del presente
Conjunto de Principios comunicarán la cuestión a sus superiores y, cuando sea necesario, a las autoridades u órganos
competentes que tengan atribuciones fiscalizadoras o correctivas.
3) Toda otra persona que tenga motivos para creer que se ha producido o está por producirse una violación del presente
Conjunto de Principios tendrá derecho a comunicar el asunto a los superiores de los funcionarios involucrados, así como a otras
autoridades u órganos competentes que tengan atribuciones fiscalizadoras o correctivas».
564
Conjunto de Principios para la Protección de Todas las Personas sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión. Principio
33.- «1) La persona detenida o presa o su abogado tendrá derecho a presentar a las autoridades encargadas de la
administración del lugar de detención y a las autoridades superiores y, de ser necesario, a las autoridades competentes que
tengan atribuciones fiscalizadoras o correctivas una petición o un recurso por el trato de que haya sido objeto, en particular
en caso de tortura u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes.
2) Los derechos que confiere el párrafo 1 del presente principio, podrán ser ejercidos por un familiar de la persona presa o
detenida o por otra persona que tenga conocimiento del caso cuando ni la persona presa o detenida ni su abogado tengan
posibilidades de ejercerlos.
3) La petición o recurso serán confidenciales si así lo pidiere el recurrente».

161
CAPÍTULO 2

jurídica, a presentar quejas ante la autoridad competente sobre la


atención y las condiciones de prisión o detención».

275) ¿Qué problemas derivan de la regulación de este derecho en


nuestra normativa?

Desde un punto de vista reglamentario, el derecho de queja es regulado


en forma absolutamente restrictiva, ya que impide que los internos
presenten quejas colectivas565, castigándose como una falta leve el
hecho de formular reclamaciones al margen de los medios
reglamentarios 566:
«En efecto, Gendarmería no cuenta con un sistema idóneo para que
los internos pongan en conocimiento de las autoridades penitenciarias
las faltas o abusos cometidas por los gendarmes en el ejercicio de
sus funciones. Tampoco -y en parte por lo anterior- los abusos son
investigados ni eventualmente sancionados, lo que importa un incentivo
para su repetición en el tiempo. Por otra parte, el control que efectúan
los jueces es por regla general bastante exiguo»567.
En este sentido, el estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política
Criminal para Chile» concluye: «... contrario a la normativa internacional,
el ejercicio del derecho de efectuar peticiones en el ámbito penitenciario
chileno puede implicar –legalmente- un perjuicio para las personas
recluidas» 568.

276) ¿Usan los reclusos su derecho a queja?

No, en gran parte por esta deficiente regulación. Según dicho estudio,
sólo el 32,1% de los reclusos que alegaron atropello de sus derechos
hizo uso del algún tipo de reclamo569.
Sin duda, los reclusos tienen miedo de denunciar a los funcionarios, o
bien a la propia administración penitenciaria, dado que en ningún caso
se les garantiza la confidencialidad de la petición, a lo que debe
añadirse la falta de confianza que éstos tienen en el éxito de su gestión.
En el Manual de Buena Práctica Penitenciaria se señala que, a menudo,
los reclusos no se animan a quejarse del personal ni de la
administración por temor a que el personal tome represalias en su
contra: «Si los presos no tienen confianza para encauzar sus

565
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 58.- «Los internos tendrán derecho a efectuar peticiones a las
autoridades penitenciarias, las que deberán efectuarse en forma individual, verbalmente o por escrito, debiendo ser necesariamente
cursadas y contestadas por escrito o verbalmente por el Alcaide en las audiencias que conceda…».
566
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 80.- «Sólo se considerarán faltas leves, las siguientes:
h) Formular reclamaciones relativas a su internación, sin hacer uso de los medios reglamentarios o establecidos en disposiciones
internas del establecimiento».
567
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2003. Hechos
de 2002», P. 62.
568
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 117.
569
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 151.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


162
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

comunicaciones a las autoridades del recinto penal, esto podría


conducir a la frustración e impotencia, lo que podría llevar a disturbios
en el recinto. Nunca se debería amedrentar a los presos para que no
presenten quejas que puedan tener sobre el sistema»570.
A este miedo se suma la ineficacia de esta institución para dar solución
a sus planteamientos571: «A lo mejor se puede relacionar esta pérdida
de confianza en el sistema con lo que algunos autores describen como
la función de la cárcel, que es la producción de individuos desiguales.
Se podría afirmar que más allá de la desigualdad, la institución total
produce sujetos conformes con su propia marginalización,
desanimados de reclamar el respeto de sus propios derechos frente a
las estructuras estatales, aptos entonces para ser explotados» 572.

277) ¿Cómo deben efectuarse estas peticiones y quejas?

El REP afirma que deben efectuarse en forma individual, verbalmente


o por escrito y entregarse a la persona encargada de su recepción. A
su vez, el Alcaide debe responderlas por escrito o verbalmente en las
audiencias que conceda.
(Artículo 58, inciso 1 573 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

278) ¿Cuál es el plazo durante en que el recluso debería obtener


respuesta?

Toda petición debería ser respondida en el plazo de quince días


corridos, pues así lo garantiza el REP. En su defecto, dentro del mismo
plazo, debe informársele del estado de tramitación en que se encuentra.
(Artículo 58, inciso 3 574 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

279) ¿Puede negarse a un recluso este derecho?

No, el REP afirma que en ningún caso.

570
Reforma Penal Internacional, «Manual de Buena Práctica penitenciaria. Implementación de las Reglas Mínimas de las
Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos», 2º Edición, San José de Costa Rica, Guayacán, 2002, P.40.
571
«Al preguntar las razones acerca de por qué los internos no presentaron una reclamación ante alguna autoridad después
de haber sufrido una violación de sus derechos, un 33% respondió que no confiaba en que su reclamo tuviera el resultado
que esperaba.
El 31,6% no hizo uso de las posibilidades de reclamo debido a que tenía temor a represalias, luego el 20,2% no sabía cómo
hacerlo, un 10,3% alegó otros motivos y por último, un 4,9% indica que no sabía que podía reclamar sus derechos».
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 159.
572
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», Pp. 151-152.
573
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 58.- «Los internos tendrán derecho a efectuar peticiones a las
autoridades penitenciarias, las que deberán efectuarse en forma individual, verbalmente o por escrito, debiendo ser necesariamente
cursadas y contestadas por escrito o verbalmente por el Alcaide en las audiencias que conceda…».
574
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 58.- «… Toda petición debe ser respondida en el plazo de quince
días corridos o, a lo menos, dentro del mismo plazo, deberá informarse el estado de tramitación en que se encuentra…».

163
CAPÍTULO 2

(Artículo 58, inciso 2 575 del Reglamento de Establecimientos


Penitenciarios).

2.3.15. Derecho a efectuar presentaciones judiciales.

280) ¿Puede el recluso interponer recursos legales576?

Sí, nuestro derecho interno garantiza a todo recluso su derecho a


interponer recursos legales a las autoridades competentes, para
formular reclamaciones y peticiones, mediante un abogado o por sí
mismo. Entre éstos, los recursos de protección y amparo constitucional,
pero también se pueden efectuar presentaciones ante los Jueces de
Garantía, quienes actualmente tienen competencia en materia
penitenciaria, debiendo supervisar la ejecución de la pena.
Por su parte, el Código Procesal Penal señala quiénes tienen la calidad
de intervinientes ante el Juez de Garantía.
(Artículo 9, inciso 1 577 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).
(Artículo 466578 del Código Procesal Penal).
(Artículo 14, letra f579 del Código Orgánico de Tribunales).

281) ¿Este derecho se encuentra consagrado a nivel internacional?

Desde la perspectiva de la normativa internacional penitenciaria


tenemos que las Reglas Mínimas para el Tratamiento de Reclusos
consagran el derecho de los reclusos a presentar peticiones o quejas
a la autoridad judicial competente. (Regla 36 Nº 3580).
El Conjunto de Principios para la Protección de Todas las Personas
sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión menciona en
diversos puntos la necesidad de control jurisdiccional de la actividad
penitenciaria. De este modo, se establece la necesidad de orden judicial
para la ejecución de una medida que implique detención o prisión.
Por su parte, el mismo instrumento sujeta a los entes administrativos
que ejecuten las medidas propias de la persecución penal a la
575
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 58.- «… En ningún caso el encargado de su recepción podrá
negarse a recibirlas o a tramitar las peticiones…».
576
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
577
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 9.- «Los internos, en defensa de sus derechos e intereses, podrán
dirigirse a las autoridades competentes y formular las reclamaciones y peticiones pertinentes, a través de los recursos legales…».
578
Código Procesal Penal. Artículo 466.- Intervinientes. «Durante la ejecución de la pena o de la medida de seguridad, sólo
podrán intervenir ante el competente el juez de garantía, el ministerio público, el imputado y su defensor.
El condenado o el curador, en su caso, podrán ejercer durante la ejecución de la pena o medida de seguridad todos los
derechos y facultades que la normativa penal y penitenciaria le otorgare».
579
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 14.- «Los juzgados de garantía estarán conformados por uno o más jueces con
competencia en un mismo territorio jurisdiccional, que actúan y resuelven unipersonalmente los asuntos sometidos a su
conocimiento.
Corresponderá a los jueces de garantía:
f) Hacer ejecutar las condenas criminales y las medidas de seguridad, y resolver las solicitudes y reclamos relativos a dicha
ejecución, de conformidad a la ley procesal penal...»
580
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 36.- «3) Todo recluso estará
autorizado para dirigir... una petición o queja... a la autoridad judicial... ».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


164
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

posibilidad de revisión judicial por medio de un recurso (entendido en


sentido genérico).
Además, se establece la posibilidad de ser oído por un juez en el caso
de encontrarse detenido, y se sujetan también al juez que corresponda
las posibilidades de prolongación de la medida.
(Principios 4581, 9582 y 11583).
Existen importantes fallos de tribunales internacionales que ponen de
manifiesto la importancia de que la ejecución de la pena sea objeto de
control judicial. En el caso Tibi, la Corte Interamericana de Derechos
Humanos determinó que la sola presencia de lesiones físicas en el
detenido durante su período de privación de libertad obliga a los
Estados a iniciar una investigación de oficio584 por el presunto crimen
de tortura585.

282) En Chile, ¿existe control judicial de la ejecución de la pena?

Pareciera ser que no. Los informes de la Universidad Diego Portales


señalan el escaso impacto que tiene el control judicial tanto de los
abusos cometidos por gendarmes como en la aplicación de los
castigos a reclusos.
Lamentablemente, la experiencia ha demostrado que los recintos que
albergan a personas privadas de libertad constituyen lugares
especialmente sensibles a las violaciones de derechos, ya sean
cometidas por personal encargado de la custodia y vigilancia de los
reos, ya sean consecuencia de las deficientes condiciones en que
muchas veces se encuentran los centros de detención o carcelarios586.

283) ¿A qué es debida esta situación?

A varios factores. Uno de ellos es que en Chile no hay tribunales


especiales encargados de supervisar la ejecución de las penas,
tradicionalmente esta labor recaía en los jueces del crimen o,
eventualmente, en las Cortes de Apelaciones (casos de recursos de

581
Conjunto de Principios para la Protección de Todas las Personas sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión. Principio
4.- «Toda forma de detención o prisión y todas las medidas que afectan a los derechos humanos de las personas sometidas
a cualquier forma de detención o prisión deberán ser ordenadas por un juez u otra autoridad, o quedar sujetas a la fiscalización
efectiva de un juez u otra autoridad».
582
Conjunto de Principios para la Protección de Todas las Personas sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión. Principio
9.- «Las autoridades que arresten a una persona, la mantengan detenida o investiguen el caso sólo podrán ejercer las
atribuciones que les confiera la ley, y el ejercicio de esas atribuciones estará sujeto a recurso ante un juez u otra autoridad».
583
Conjunto de Principios para la Protección de Todas las Personas sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión. Principio
11.- «1) Nadie será mantenido en detención sin tener la posibilidad real de ser oído sin demora por un juez u otra autoridad.
La persona detenida tendrá el derecho de defenderse por sí misma o ser asistida por un abogado según prescriba la ley.
2) Toda persona detenida y su abogado, si lo tiene, recibirán una comunicación inmediata y completa de la orden de detención,
junto con las razones en que se funde.
3) Se facultará a un juez o a otra autoridad para considerar la prolongación de la detención según corresponda».
584
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
585
Corte Interamericana de Derechos Humanos, Sentencia de 7 de septiembre de 2004, Caso Tibi vs. Ecuador.
586
Se recomienda ver el Capítulo I «Los recursos judiciales del privado de libertad» del borrador del estudio «Las Cárceles y
la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 161-193.

165
CAPÍTULO 2

protección o amparo). Tras la Reforma Procesal Penal, sin no pocas


dificultades, el control de la ejecución penal lo efectúan los Jueces de
Garantía: «En general, los jueces tienden a no involucrarse en estas
causas, como si fuera un tema que no les atañe fiscalizar...»587.
Por parte de los reclusos, cabe decir que los abusos no generan
denuncias concretas a la judicatura, quizás porque se entienden parte
del régimen penitenciario, quizás por desconfianza en su eficacia
práctica. También es generalizado en los internos el miedo a
represalias o a ser catalogados como delatores588.
Significativo es que tan sólo un 4,4% de los reclusos a quienes se
preguntó acerca de quién consideraba que debía garantizar sus
derechos dentro de la cárcel respondiera que esta función correspondía
a los jueces589.
Cabe matizar, no obstante, que es distinta la situación para las personas
sometidas a prisión preventiva590.
Las experiencias recopiladas en relación al impacto de la reforma
procesal penal, demuestran que un mayor control judicial puede tener
como resultado un mejoramiento en la protección legal de las personas
sometidas a un procedimiento penal. No obstante este impacto se
limitó, hasta la fecha, al mejoramiento de la situación de las personas
procesadas. La desprotección legal de las personas condenadas
no cambió con la implementación de la reforma procesal penal 591 .

284) ¿Qué ha señalado la doctrina acerca de la falta de acceso a la


justicia de los reclusos?

En la práctica judicial prevalece la cultura inquisitiva cuando una


persona privada de libertad pretende ejercer sus derechos. Al respecto,
el promotor de la democratización de la cultura jurídica592 en América
Latina, el Dr. Alberto Binder, caracteriza el fondo de esta práctica de la
siguiente manera:
«(...) la vieja práctica inquisitiva, (...) se desentendía de la ejecución de
las penas ya que ello era un problema de los verdugos y no de los
jueces», afirmando que esta práctica «(…) sigue presente en muchos
sistemas latinoamericanos, que han establecido una profunda línea

587
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2003.
Hechos de 2002», P. 86.
588
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
de 2004», P. 69.
589
La respuesta mayoritaria a dicha pregunta, con un 49,5%, fue que esa labor correspondía a Gendarmería. El 1,8%
contestó que nadie debía hacerlo. Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile»,
P.134.
590
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005.
Hechos de 2004», Pp. 71-72.
591
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», P. 11.
592
«Cultura jurídica» entendido como el conjunto de valores y de actitudes relacionados con el derecho que prevalecen en una
comunidad jurídica dada, ver Agustin Squella, «La cultura jurídica chilena», CPU 1992, Santiago de Chile. -En el borrador del
estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», P. 10.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


166
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

divisoria entre la «ejecución administrativa» a la decisión judicial


(….)»593.
Por ello, es deber del legislador el crear mecanismos viables efectivos
y eficientes para controlar la actividad del operador penitenciario, a
través de «… tribunales especializados, a lo menos en primera
instancia, con competencia para controlar el cumplimiento del régimen
penitenciario, para velar por los derechos de los sujetos sometidos a
prisión y otros sistemas de control para resolver sobre las medidas
alternativas a las penas privativas de libertad y sobre los regímenes de
libertad parcial o total posibles de ser otorgados durante el
cumplimiento de la condena»594.
La revisión judicial de los actos adoptados por la administración
penitenciaria en contra del sujeto está configurada en torno a la
concepción administrativa de los actos que se ejecutan. Así «Los
tribunales también tienen el poder inherente y el deber de realizar la
revisión judicial de la administración de disciplina y castigos en
instituciones penales, con el objeto de asegurar que sean conforme a
la ley y no arbitrarios o injustos»595.
Por otro lado, el procedimiento debe ser visto por una autoridad
competente. En el caso chileno se ha señalado constantemente que
esa autoridad competente debe ser un juez especializado. Así lo ha
afirmado la Comisión especial investigadora de los problemas
carcelarios del país en cuanto afirma que «Todos los elementos que
componen una política general penitenciaria deben ser objeto de
control por parte de organismos jurisdiccionales, en lo posible
tribunales especializados destinados a garantizar el cumplimiento de
las normas y la aplicación de los principios del Estado de Derecho al
interior de los recintos carcelarios»596.

285) ¿Puede un recluso realizar peticiones y quejas y a la vez


interponer un recurso que verse sobre el mismo asunto?

Sí, el REP así lo dispone, dado que se trata de mecanismos


independientes.

593
Alberto Binder, Contribuciones 3/1996, CIEDLA, P. 21. -En el borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una
Política Criminal en Chile», P. 11.
594
Comisión Especial Investigadora de los Problemas Carcelarios del País, cuyo informe se reproduce en el libro «El Sol en la
Ciudad» de la Comisión Chilena de Derechos Humanos, editado por Fernando Escobar Aguirre, Santiago, 1993, P. 246.
595
Reforma Penal Internacional, «Manual de Buena Práctica penitenciaria. Implementación de las Reglas Mínimas de las
Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos», 2º Edición, San José de Costa Rica, Guayacán, 2002, P. 59.
596
«Informe de la Comisión Investigadora de los Problemas Carcelarios del País», Cámara de Diputados. En «El Sol en la
Ciudad», Comisión Chilena de Derechos Humanos, editado por Fernando Escobar Aguirre, Santiago, 1993, P. 246.

167
CAPÍTULO 2

(Artículo 58, inciso final 597 del Reglamento de Establecimientos


Penitenciarios).

286) ¿Por qué es importante que la ejecución de la pena sea objeto


de control jurisdiccional?

En primer lugar, nuestra carta fundamental consagra el derecho a la


igualdad en el ejercicio de los derechos, con lo cual las personas
privadas de libertad tienen el mismo derecho a acceder a los tribunales
de justicia que las que se encuentran en el medio libre.
Además, la Ley Nº 19.880, que fija las Bases de los Procedimientos
Administrativos que rigen los Actos de los órganos de la Administración
del Estado, establece que los actos administrativos deben estar sujetos
a control jurisdiccional. Por tanto, todo acto emanado de la
administración penitenciaria tiene que ser objeto de control judicial.
(Artículo 19 Nº 3, inciso 3598 de la Constitución Política de la República).
(Artículos 1599 y 2600 de la Ley Nº 19.880).

287) ¿Este derecho se encuentra consagrado en tratados


internacionales601?

La jurisdicción de un órgano especializado en el conocimiento de las


cuestiones relativas a la fase de ejecución del proceso penal se puede
fundamentar en la garantía general de la organización judicial,
reconocida en diversos instrumentos internacionales, relativa al derecho
que asiste a todas las personas a ser oídas públicamente y con las
597
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 58.- «…El ejercicio de este derecho no obsta a la interposición de
los recursos judiciales que sean pertinentes».
598
Constitución Política de la República. Artículo 19.- «La Constitución asegura a todas las personas:
3. La igual protección de la ley en el ejercicio de sus derechos.
Toda persona tiene derecho a defensa jurídica en la forma que la ley señale y ninguna autoridad o individuo podrá impedir,
restringir o perturbar la debida intervención del letrado, si hubiere sido requerida. Tratándose de los integrantes de las Fuerzas
Armadas y de Orden y Seguridad Pública, este derecho se regirá en lo concerniente a lo administrativo y disciplinario, por las
normas pertinentes de sus respectivos estatutos.
La ley arbitrará los medios para otorgar asesoramiento y defensa jurídica a quienes no puedan procurárselos por sí mismos.
Nadie puede ser juzgado por comisiones especiales, sino por el tribunal que le señale la ley y que se halle establecido con
anterioridad por ésta.
Toda sentencia de un órgano que ejerza jurisdicción debe fundarse en un proceso previo legalmente tramitado. Corresponderá
al legislador establecer siempre las garantías de un procedimiento y una investigación racionales y justos.
La ley no podrá presumir de derecho la responsabilidad penal.
Ningún delito se castigará con otra pena que la que señale una ley promulgada con anterioridad a su perpetración, a menos
que una nueva ley favorezca al afectado.
Ninguna ley podrá establecer penas sin que la conducta que se sanciona esté expresamente descrita en ella».
599
Ley Nº 19.880. Artículo 1.- Procedimiento Administrativo. «La presente ley establece y regula las bases del procedimiento
administrativo de los actos de la Administración del Estado. En caso de que la ley establezca procedimientos administrativos
especiales, la presente ley se aplicará con carácter de supletoria.
La toma de razón de los actos de la Administración del Estado se regirán por lo dispuesto en la Constitución y en la Ley Orgánica
Constitucional de la Contraloría General de la República».
600
Ley Nº 19.880. Artículo 2.- Ambito de aplicación. «Las disposiciones de la presente ley serán aplicables a los ministerios, las
intendencias, las gobernaciones y los servicios públicos creados para el cumplimiento de la función administrativa. También se
aplicarán a la Contraloría General de la República, a las Fuerzas Armadas y a las Fuerzas de Orden y Seguridad Pública, a los
gobiernos regionales y a las municipalidades.
Las referencias que esta ley haga a la Administración o a la Administración del Estado, se entenderán efectuadas a los órganos
y organismos señalados en el inciso precedente».
601
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


168
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

debidas garantías por un tribunal competente, independiente e imparcial


establecido por la ley. Esta garantía se encuentra recogida en
numerosos instrumentos de derechos humanos de carácter general,
como el artículo 10 602 de la Declaración Universal de Derechos
Humanos, en el artículo 14 Nº 1603 del Pacto Internacional de Derechos
Civiles y Políticos, y en el artículo 8 Nº 1604 de la Convención Americana
sobre Derechos Humanos.
También encontramos referencia a la existencia de un órgano
jurisdiccional encargado de analizar recursos que presenten
particulares en el artículo 25605 del Pacto de San José de Costa Rica.

288) ¿Tienen los reclusos acceso a la justicia en igualdad de


condiciones respecto de quienes se encuentran en el medio libre?

No. La práctica demuestra que el control judicial es inexistente en


materia penitenciaria. Frente a una violación de sus derechos
fundamentales los reclusos se encuentran absolutamente
desprotegidos. Más allá de los recursos de protección o amparo, cuyo
excesivo formalismo los transforma en mecanismos ineficaces, no
hay nada. Los internos no tienen derecho a una tutela judicial efectiva.
Así resume el estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política
Criminal para Chile» la situación actual: «Se considera que, esta falta
de recursos efectivos para un verdadero acceso a la justicia, es más
dramático cuando se vincula a temáticas relacionadas al ámbito
carcelario. Es aquí donde la persona está sometida a una institución
que controla e influye en todas las áreas de su vida cotidiana. La falta

602
Declaración Universal de Derechos Humanos. Artículo 10.- «Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad,
a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y
obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal».
603
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Artículo 14.- «1. Todas las personas son iguales ante los tribunales y cortes
de justicia. Toda persona tendrá derecho a ser oída públicamente y con las debidas garantías por un tribunal competente,
independiente e imparcial, establecido por la ley, en la substanciación de cualquier acusación de carácter penal formulada
contra ella o para la determinación de sus derechos u obligaciones de carácter civil. La prensa y el público podrán ser excluidos
de la totalidad o parte de los juicios por consideraciones de moral, orden público o seguridad nacional en una sociedad
democrática, o cuando lo exija el interés de la vida privada de las partes o, en la medida estrictamente necesaria en opinión
del tribunal, cuando por circunstancias especiales del asunto la publicidad pudiera perjudicar a los intereses de la justicia; pero
toda sentencia en materia penal o contenciosa será pública, excepto en los casos en que el interés de menores de edad exija
lo contrario, o en las acusaciones referentes a pleitos matrimoniales o a la tutela de menores».
604
Convención Americana sobre Derechos Humanos. Artículo 8. Garantías Judiciales.- «1. Toda persona tiene derecho a ser
oída, con las debidas garantías y dentro de un plazo razonable, por un juez o tribunal competente, independiente e imparcial,
establecido con anterioridad por la ley, en la sustanciación de cualquier acusación penal formulada contra ella, o para la
determinación de sus derechos y obligaciones de orden civil, laboral, fiscal o de cualquier otro carácter».
605
Convención Americana sobre Derechos Humanos. Artículo 25. Protección Judicial.- «1. Toda persona tiene derecho a un
recurso sencillo y rápido o a cualquier otro recurso efectivo ante los jueces o tribunales competentes, que la ampare contra actos
que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la Constitución, la ley o la presente Convención, aun cuando tal
violación sea cometida por personas que actúen en ejercicio de sus funciones oficiales.
2. Los Estados Partes se comprometen:
a) a garantizar que la autoridad competente prevista por el sistema legal del Estado decidirá sobre los derechos de toda persona
que interponga tal recurso;
b) a desarrollar las posibilidades de recurso judicial, y
c) a garantizar el cumplimiento, por las autoridades competentes, de toda decisión en que se haya estimado procedente el
recurso».

169
CAPÍTULO 2

de un control efectivo de los derechos en esta «relación de derecho


público con el Estado» 606 , posibilita un sinnúmero de posibles
arbitrariedades, impidiendo que la actividad penitenciaria se
desarrollará con las garantías y dentro de los límites establecidos por
la Constitución, las leyes, los reglamentos, (…) y los tratados
internacionales ratificados por Chile» 607 . En otras palabras, se
considera que la falta de un control judicial efectivo incide en el número
de posibles abusos y violaciones a los derechos que asisten a las
personas privadas de libertad, tal como se infiere de la información
presentada en este estudio»608.
Por citar un dato. De 129 recursos presentados por los propios internos
sin ayuda de terceros y analizados en el estudio mencionado, ninguno
prosperó. 33 de estos recursos denunciaban apremios ilegítimos; 28,
problemas con castigos, y 7 problemas con atención médica609. No se
trata de quejas menores, sobre todo teniendo en cuenta que parten de
personas respecto de los cuales el Estado ha asumido un deber de
protección y cuidado, las cuales se encuentran abandonadas a su suerte.

289) ¿Cómo han actuado las Cortes?

Ha habido algunos fallos interesantes, aunque de carácter excepcional.


Sin duda, el caso que resulta más ejemplificador acerca de la
trascedencia de este derecho es el Caso A-4848-2002, de la Corte de
Apelaciones de Santiago, conociendo de un recurso de amparo
interpuesto a favor de un interno recluido en el módulo de castigo del
CCP Colina II, dado que las condiciones en que el amparado se
encontraría en dicho módulo serían directamente inhumanas,
constituyendo una práctica de tortura, por lo que el recurrente solicita
se apliquen todas las medidas necesarias para asegurar la debida
protección del amparado.
En este caso la Corte, previo a resolver, solicita informe a GENCHI y
decreta la visita al módulo Alfa del CCP Colina II de la Sra. Fiscal de la
Excma. Corte Suprema.
Finalmente resuelve: «Visto y teniendo presente lo expuesto por el
recurrente, lo informado por GENCHI y la Sra. Fiscal de la Excma. Corte
Suprema doña Mónica Maldonado, quien considera que el módulo Alfa
no observa las normas de trato humanitario que establece la CPR, la
Ley Orgánica de GENCHI y el REP.
Que la CPR en su artículo 19 Nº 1 inciso final, prohíbe la aplicación de
todo apremio ilegítimo. El numeral 7 del mismo artículo prescribe en
606
Reglamento Penitenciario. Artículo 2.- «Será principio rector de dicha actividad el antecedente que el interno se encuentra
en una relación de derecho público con el Estado, de manera que fuera de los derechos perdidos o limitados por su detención,
prisión preventiva o condena, su condición jurídica es idéntica a la de los ciudadanos libres».
607
Reglamento Penitenciario. Artículo 4.- «La actividad penitenciaria se desarrollará con las garantías y dentro de los límites establecidos
por la Constitución, las leyes, los reglamentos, las sentencias judiciales y los tratados internacionales ratificados por Chile y vigentes.
Los funcionarios que quebranten estos límites incurrirán en responsabilidad, de acuerdo con la legislación vigente».
608
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 189.
609
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 189.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


170
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

su letra b) que «nadie puede ser privado de su libertad personal ni


ésta restringida sino en los casos y en la forma determinados por la
Constitución y las leyes». Lo contemplado en el artículo 21 de la CPR,
artículo 4, 6 y 26 del REP.
Que las situaciones descritas en el recurso de autos, junto con el acta
de visita al CCP Colina II efectuada por la Sra. Fiscal y otros
antecedentes de autos como las nóminas de las entrevistas a los
internos del módulo Alfa del CCP Colina II, constituyen elementos de
convicción suficientes para estimar acreditado que, en el presente caso,
los hechos invocados en el recurso, constituyen apremios ilegítimos e
infracción a las disposiciones del REP, al otorgar tratos degradantes a
los internos, existir condiciones insalubres de higiene, inexistencia de
actividades espirituales o formativas, y de agravar su reclusión
alargando el encierro en las estrechas celdas, que por carecer de
servicios higiénicos, luz y ventilación suficientes, agudizan la mala
situación sanitaria de los reclusos.
Que a mayor abundamiento, se debe recordar que los internos, pese
al tipo o número de delitos que hayan cometido, son seres humanos,
con derechos inherentes e inalienables a esa condición, que no pueden
ser desconocidos por el régimen carcelario, ya que las condenas
impuestas por la justicia son privativas de libertad, mas no los priva de
su calidad de personas, con la dignidad que dicha condición involucra
y es obligación de los organismos de la administración de justicia
hacer respetar esa dignidad humana dentro de su función de garantes
del cumplimiento efectivo de las penas privativas de libertad impuestas
por los tribunales, integrantes del Poder Judicial.
Y de conformidad con lo previsto en el artículo 21 de la CPR y de
acuerdo al Auto Acordado de la Excma. Corte Suprema sobre tramitación
y fallo del recurso de amparo, se acoge el recurso, disponiéndose
que, atendida la circunstancia de haberse comprobado que el módulo
Alfa, tanto en su estructura, como en su administración constituyen
recintos de reclusión o internación que infringen en general, la CPR y
la ley, y en particular el REP que se represente estos hechos al Director
de GENCHI, a fin de que el Servicio, prescinda ya de su uso, hasta que
sean dotadas de los elementos para la permanencia en ella de internos
en condiciones que se garantice su integridad física y psíquica. En
orden a la permanencia del interno por quien se recurre, esta Corte
estima que resulta de toda prudencia producido el restablecimiento
de su salud, sea internado en otro recinto de alta seguridad, a fin de
evitar futuras contingencias de riesgo.
Asimismo esta Corte requiere del Director Nacional de GENCHI, que
en cuanto sean cumplidos los requerimientos precedentes, se
comunique por oficio tal circunstancia.» No hay apelación610.

610
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», Pp. 167-168.

171
ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO
172
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

DEBERES DE LOS RECLUSOS. RÉGIMEN


DISCIPLINARIO

173
CAPÍTULO 3

CAPÍTULO 3: DEBERES DE LOS RECLUSOS. RÉGIMEN DISCIPLINARIO.

3.1. Normativa general.

290) ¿Qué obligaciones deben cumplir los reclusos de un


establecimiento penitenciario?

Con carácter general, según el REP, deben cumplir las siguientes


obligaciones:
a) Permanecer en el establecimiento penitenciario hasta el
momento de su liberación.
b) Acatar las normas de régimen interno del establecimiento,
cumpliendo las sanciones disciplinarias que les sean impuestas,
en su caso.
c) Mantener una normal actitud de respeto y consideración con sus
compañeros, con los funcionarios de Gendarmería, tanto dentro de
los establecimientos penitenciarios como fuera de ellos (ocasiones
de traslados o prácticas de diligencias).
d) Conservar el orden y aseo de las dependencias que habitan y
del establecimiento, y mantener una presentación personal aseada.
(Artículo 33611 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

291) ¿Qué dispone la normativa internacional?

A nivel internacional, las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el


Tratamiento de Reclusos señalan que el orden y la disciplina deben
mantenerse con firmeza, pero sin imponer más restricciones de las
necesarias para mantener la seguridad y la buena organización de la
vida en común.

611
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 33.- «Los internos deberán:
a) Permanecer en el establecimiento a disposición de la autoridad que hubiere decretado su internación o para cumplir las
condenas que se les impongan, hasta el momento de su liberación.
b) Acatar las normas de régimen interno del establecimiento, cumpliendo las sanciones disciplinarias que les sean impuestas en
el caso de infracción de aquéllas, de conformidad con lo establecido en el Título Cuarto de este Reglamento.
c) Mantener una normal actitud de respeto y consideración con sus compañeros de internación, con los funcionarios de la
Administración Penitenciaria y autoridades judiciales o de otro orden, tanto dentro de los establecimientos penitenciarios como
fuera de ellos, en ocasiones de traslados o prácticas de diligencias.
d) Conservar el orden y aseo de las dependencias que habitan y del establecimiento, y mantener una presentación personal
aseada».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


174
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

Además, las Reglas se refieren al uso debido de los medios de coerción


y de las sanciones, los cuales sólo pueden aplicarse por el tiempo
estrictamente necesario:
1. Las esposas, cadenas, grillos y camisas de fuerza nunca deben
aplicarse como sanciones.
2. Tampoco deben emplearse cadenas y grillos como medios de
coerción.
3. Los demás medios de coerción sólo pueden ser utilizados en
los siguientes casos:
- Como medida de precaución contra una evasión durante un
traslado, siempre que sean retirados en cuanto comparezca el
recluso ante una autoridad judicial o administrativa;
- Por razones médicas y a indicación del médico;
- Por orden del director, si han fracasado los demás medios para
dominar a un recluso, con objeto de impedir que se dañe a sí
mismo o dañe a otros o produzca daños materiales (en estos casos,
el director deberá consultar urgentemente al médico, e informar a
la autoridad administrativa superior).
(Reglas 27612, 33613 y 34614).

612
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 27.- El orden y la disciplina se mantendran
con firmeza, pero sin imponer mis restricciones de las necesarias para mantener la seguridad y la buena organizaci—n de la
vida en comœnÓ.
613
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 33.- «Los medios de coerción tales como
esposas, cadenas, grillos y camisas de fuerza nunca deberán aplicarse como sanciones. Tampoco deberán emplearse cadenas
y grillos como medios de coerción. Los demás medios de coerción sólo podrán ser utilizados en los siguientes casos: a) Como
medida de precaución contra una evasión durante un traslado, siempre que sean retirados en cuanto comparezca el recluso
ante una autoridad judicial o administrativa; b) Por razones médicas y a indicación del médico; c) Por orden del director, si han
fracasado los demás medios para dominar a un recluso, con objeto de impedir que se dañe a sí mismo o dañe a otros o produzca
daños materiales; en estos casos, el director deberá consultar urgentemente al médico, e informar a la autoridad administrativa
superior».
614
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 34.- «El modelo y los métodos de empleo
autorizados de los medios de coerción serán determinados por la administración penitenciaria central. Su aplicación no deberá
prolongarse más allá del tiempo estrictamente necesario».

175
CAPÍTULO 3

Además, las Reglas cautelan el uso de la fuerza por parte de los


funcionarios penitenciarios. Es importante también tener presente el
Código de Conducta para Funcionarios encargados de hacer Cumplir
la Ley, que señala que la fuerza sólo debe usarse cuando sea
estrictamente necesario.
(Regla 54615; Artículo 3616 y comentario).

292) ¿Qué crítica se hace a la realidad actual?

Según el estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal


para Chile», del 49,4% de reclusos que estimó se le había violado
algún derecho en el marco de su vida carcelaria, analizando cuál es el
tipo de situaciones que son denunciadas, el primer lugar lo ocupan
los castigos injustificados de Gendarmería (21,6%), junto a los
apremios ilegítimos de los gendarmes (7,4%) y amenazas de
gendarmes (7,4%), lo cual indica claramente que es el cuerpo
uniformado de Gendarmería quien está siendo responsabilizado por
la mayor parte de violación de derechos en las cárceles617: «En general,
los internos acusan que junto con los castigos son objeto de golpes
infligidos tanto con los puños y bototos, como con palos o con los
sables que usan los funcionarios de Gendarmería. En algunos casos,
se trata de verdaderas golpizas propinadas por varios funcionarios
que dejan graves secuelas físicas a los agredidos»618.

615
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos Regla 54.- «1) Los funcionarios de los
establecimientos no deberán, en sus relaciones con los reclusos, recurrir a la fuerza, salvo en caso de legítima defensa, de
tentativa de evasión o de resistencia por la fuerza o por inercia física a una orden basada en la ley o en los reglamentos. Los
funcionarios que recurran a la fuerza se limitarán a emplearla en la medida estrictamente necesaria e informarán inmediatamente
al director del establecimiento sobre el incidente. 2) Los funcionarios penitenciarios recibirán un entrenamiento físico especial
que les permita dominar a los reclusos violentos. 3) Salvo en circunstancias especiales, los agentes que desempeñan un servicio
en contacto directo con los presos no estarán armados. Por otra parte, no se confiará jamás un arma a un miembro del personal
sin que éste haya sido antes adiestrado en su manejo».
616
Código de Conducta para Funcionarios encargados de hacer Cumplir la Ley. Artículo 3.- «Los funcionarios encargados de
hacer cumplir la ley podrán usar la fuerza sólo cuando sea estrictamente necesario y en la medida que lo requiera el desempeño
de sus tareas».
Comentario:
a) En esta disposición se subraya que el uso de la fuerza por los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley debe ser
excepcional; si bien implica que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley pueden ser autorizados a usar la fuerza en
la medida en que razonablemente sea necesario, según las circunstancias para la prevención de un delito, para efectuar la
detención legal de delincuentes o de presuntos delincuentes o para ayudar a efectuarla, no podrá usarse la fuerza en la medida
en que exceda estos límites.
b) El derecho nacional restringe ordinariamente el uso de la fuerza por los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, de
conformidad con un principio de proporcionalidad. Debe entenderse que esos principios nacionales de proporcionalidad han
de ser respetados en la interpretación de esta disposición. En ningún caso debe interpretarse que esta disposición autoriza
el uso de un grado de fuerza desproporcionado al objeto legítimo que se ha de lograr.
c) El uso de armas de fuego se considera una medida extrema. Deberá hacerse todo lo posible por excluir el uso de armas de
fuego, especialmente contra niños. En general, no deberán emplearse armas de fuego excepto cuando un presunto delincuente
ofrezca resistencia armada o ponga en peligro, de algún otro modo, la vida de otras personas y no pueda reducirse o detenerse
al presunto delincuente aplicando medidas menos extremas. En todo caso en que se dispare un arma de fuego, deberá
informarse inmediatamente a las autoridades competentes.
617
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», Pp. 146-151.
618
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
de 2004», P. 52.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


176
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

El uso de la fuerza en situaciones límites de la vida penitenciaria es


uno de los elementos más difícil de fiscalizar en cuanto a su pertinencia
y proporcionalidad. En momentos como allanamientos y motines, los
internos se encuentran en estados graves de vulnerabilidad de sus
derechos, así es criticable que «... en la represión de los motines es
común que los golpeen con palos y les disparen balines de goma,
entre otras técnicas para reducirlos. Después de cada motín existe, la
mayoría de las veces, un alto grupo de personas heridas y a veces
muertas»619 .

293) ¿Se puede consumir alcohol u otro tipo de drogas en un


establecimiento penitenciario?

No. Además del consumo, en los establecimientos penitenciarios el


REP prohíbe la elaboración, venta y distribución de bebidas alcohólicas,
estupefacientes y drogas, salvo que hayan sido autorizadas por
prescripción médica.
Todo comportamiento contrario a esta norma constituye una falta grave
al régimen disciplinario.
(Artículos 23620 y 78, letra i621 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

3.2. Las faltas disciplinarias. Las sanciones.

294) ¿Qué es una falta disciplinaria?

El REP la define como aquel acto u omisión del recluso que es contrario
al orden interno de los establecimientos penitenciarios y al Reglamento
que los regula.
(Artículo 76622 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

295) ¿Qué disponen al respecto las Reglas Mínimas para el


Tratamiento de Reclusos?

Las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el Tratamiento de


Reclusos disponen que la ley o reglamento dictado por la autoridad
administrativa competente debe determinar:
619
Vea Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005.
Hechos de 2004», Pp. 83-89.
620
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 23.- «Estará prohibido en los establecimientos penitenciarios la
elaboración, venta, distribución o consumo de bebidas alcohólicas, estupefacientes y drogas que no hayan sido autorizadas
por prescripción médica».
621
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 78.- «Sólo se considerarán faltas graves las siguientes:
(…)
i) La tenencia, consumo o elaboración de substancias o drogas estupefacientes o psicotrópicas, bebidas alcohólicas o
similares…».
622
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 76.- «La Administración Penitenciaria, a fin de proteger adecuadamente
los derechos de la población penal, resguardar el orden interno de los establecimientos y hacer cumplir las disposiciones del
régimen penitenciario, podrá sancionar las faltas disciplinarias que cometan los internos, en la forma establecida en este
Reglamento».

177
CAPÍTULO 3

a) La conducta que constituye una infracción disciplinaria.


b) El carácter y la duración de las sanciones disciplinarias que se
pueden aplicar.
c) Cuál ha de ser la autoridad competente para pronunciar esas
sanciones.
Esta regulación es similar a lo señalado en el Conjunto de Principios
para la Protección de Todas las Personas sometidas a cualquier forma
de Detención o Prisión.
(Regla 29623; Principio 30 Nº 1624).

296) ¿Pueden las personas sujetas a prisión preventiva ser


sancionadas disciplinariamente?

Sí, pero el REP dispone que la aplicación de una falta disciplinaria y


los fundamentos de la misma deben ser informados inmediatamente
al tribunal que conoce de la causa625. El juez puede modificar, levantar
o aprobar la sanción disciplinaria.

297) ¿Cómo se clasifican las faltas disciplinarias?

Las faltas disciplinarias se clasifican en graves, menos graves y leves,


de acuerdo al REP.
(Artículo 77626 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

298) ¿Qué hechos son considerados faltas graves al régimen


disciplinario?

Según el REP, sólo pueden considerarse faltas graves las siguientes:


a) La agresión, amenaza o coacción627 a cualquier persona, tanto
dentro como fuera del establecimiento;
b) La resistencia activa al cumplimiento de las órdenes recibidas
de autoridad o funcionario en el ejercicio legítimo de sus
atribuciones;
c) La participación en motines, huelgas de hambre, en desórdenes
colectivos o la instigación a estos hechos cuando se produzcan
efectivamente;
623
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 29.- «La ley o el reglamento dictado por
autoridad administrativa competente determinará en cada caso: a) La conducta que constituye una infracción disciplinaria; b)
El carácter y la duración de las sanciones disciplinarias que se puedan aplicar; c) Cuál ha de ser la autoridad competente para
pronunciar esas sanciones».
624
Conjunto de Principios para la Protección de todas las Personas sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión. Principio
30.- «1) Los tipos de conducta de la persona detenida o presa que constituyan infracciones disciplinarias durante la detención
o la prisión, la descripción y duración de las sanciones disciplinarias que puedan aplicarse y las autoridades competentes para
aplicar dichas sanciones se determinarán por ley o por reglamentos dictados conforme a derecho y debidamente publicados».
625
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
626
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 77.- «Las faltas disciplinarias se calificarán como graves, menos
graves o leves»
627
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


178
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

d) El intento, la colaboración o la consumación de la fuga;


e) Inutilizar o dañar de consideración, deliberadamente,
dependencias, materiales o efectos del establecimiento, o las
pertenencias de otras personas;
f) La sustracción de materiales o efectos del establecimiento y de
las pertenencias de otras personas, internos o funcionarios;
g) Divulgar noticias falsas o proporcionar antecedentes o datos,
con la intención de menoscabar la seguridad del establecimiento o
el régimen interno del mismo;
h) El porte, tenencia, uso, fabricación o proporción de elementos
para la fabricación de armas blancas o de fuego, de explosivos,
gases o tóxicos;
i) La tenencia, consumo o elaboración de substancias o drogas
estupefacientes o psicotrópicas, bebidas alcohólicas o similares;
j) La introducción al establecimiento o la tenencia de elementos
prohibidos por la Administración Penitenciaria por razones de
seguridad, tales como máquinas fotográficas, lentes de larga vista,
filmadoras, grabadoras, intercomunicadores, teléfonos celulares y
otros similares previamente determinados; el uso efectivo de dichos
elementos o la salida del establecimiento de los productos de su
utilización;
k) Reñir con los demás internos usando armas de cualquier tipo;
l) Dar muerte o causar lesiones a cualquier persona;
m) Comener violación, estupro y otros delitos sexuales628;
n) La comisión de cualquier otro hecho que revista los caracteres
de crimen o simple delito;
o) Desencerrarse, vulnerar el aislamiento o romper la
incomunicación por cualquier medio;
p) El no regresar al establecimiento después de hacer uso de un
permiso de salida;

Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
628

sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».

179
CAPÍTULO 3

q) Forzar a otro a realizar algunas de las conductas descritas


precedentemente, y
r) La comisión de tres faltas menos graves durante un trimestre.
(Artículo 78629 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

299) ¿Qué sanciones se aplican por la comisión de una falta grave?

Se aplican las siguientes sanciones, en forma única, es decir, no


acumulativa, según indica el REP:
a) Privación hasta por un mes de toda visita o correspondencia con
el exterior;
b) Aislamiento de hasta cuatro fines de semana en celda solitaria,
desde el desencierro del sábado hasta el encierro del domingo, e
c) Internación en celda solitaria por períodos que no podrán exceder
de 10 días630. Esta medida se cumplirá en la misma celda o en otra
de análogas condiciones de higiene, iluminación y ventilación. El
Alcaide del establecimiento certificará que el lugar donde se
cumplirá esta medida reúne las condiciones adecuadas para su
ejecución, y el médico o paramédico del establecimiento certificará
que el interno se encuentra en condiciones aptas para cumplir la
medida 631.

629
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 78.- «Sólo se considerarán faltas graves las siguientes:
a) La agresión, amenaza o coacción a cualquiera persona, tanto dentro como fuera del establecimiento;
b) La resistencia activa al cumplimiento de las órdenes recibidas de autoridad o funcionario en el ejercicio legítimo de sus
atribuciones;
c) La participación en motines, huelgas de hambre, en desórdenes colectivos o la instigación a estos hechos cuando se
produzcan efectivamente;
d) El intento, la colaboración o la consumación de la fuga;
e) Inutilizar o dañar de consideración, deliberadamente, dependencias, materiales o efectos del establecimiento, o las pertenencias
de otras personas;
f) La sustracción de materiales o efectos del establecimiento y de las pertenencias de otras personas, internos o funcionarios;
g) Divulgar noticias falsas o proporcionar antecedentes o datos, con la intención de menoscabar la seguridad del establecimiento
o el régimen interno del mismo;
h) El porte, tenencia, uso, fabricación o proporción de elementos para la fabricación de armas blancas o de fuego, de explosivos,
gases o tóxicos;
i) La tenencia, consumo o elaboración de substancias o drogas estupefacientes o psicotrópicas, bebidas alcohólicas o similares;
j) La introducción al establecimiento o la tenencia de elementos prohibidos por la Administración Penitenciaria por razones de
seguridad, tales como máquinas fotográficas, lentes de larga vista, filmadoras, grabadoras, intercomunicadores, teléfonos
celulares y otros similares previamente determinados; el uso efectivo de dichos elementos o la salida del establecimiento de los
productos de su utilización;
k) Reñir con los demás internos usando armas de cualquier tipo;
l) Dar muerte o causar lesiones a cualquier persona;
m) Abusar sexualmente, practicar sodomía o cometer abusos deshonestos;
n) La comisión de cualquier otro hecho que revista los caracteres de crimen o simple delito;
o) Desencerrarse, vulnerar el aislamiento o romper la incomunicación por cualquier medio;
p) El no regresar al establecimiento después de hacer uso de un permiso de salida;
q) Forzar a otro a realizar algunas de las conductas descritas precedentemente, y
r) La comisión de tres faltas menos graves durante un trimestre».
630
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
631
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


180
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

Además, la incomunicación o aislamiento provisorio (es decir,


previamente a que se efectúe el procedimiento ordinario de imposición
de sanciones disciplinarias) puede ser impuesta por los jefes de turno,
por un plazo máximo de 24 horas, informando en forma inmediata al
Jefe del establecimiento penitenciario, quien remitirá copia de la
resolución al Director Regional de Gendarmería, el que podrá anularla
o modificarla por razones fundadas.
Esta incomunicación o aislamiento provisorio deberá computarse como
un día para el cumplimiento de la sanción que definitivamente se
imponga, aunque ella no sea la de aislamiento632.
(Artículos 81, letras i, j, k633 y 84634 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

300) ¿Qué establecen las normas internacionales al respecto?

Las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el Tratamiento de


Reclusos prohíben como sanciones disciplinarias la aplicación de
penas corporales, el encierro en celda oscura, así como toda sanción
cruel, inhumana o degradante.
Además, para reforzar la protección del derecho a la integridad física y
mental de los reclusos, los Principios de Ética Médica aplicables a la
función del Personal de Salud, especialmente los médicos, en la
protección de las personas presas y detenidas contra la tortura y otros
tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes de las Naciones
Unidas indican que es contrario a la ética médica «la participación del
personal de salud, en particular los médicos, en la aplicación de
cualquier procedimiento coercitivo a personas presas o detenidas... a
menos que se determine, según criterios puramente médicos, que
dicho procedimiento es necesario para la protección de la salud física
o mental o la seguridad del propio preso o detenido, de los demás

632
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
633
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 81.- «Las faltas de los internos serán sancionadas con alguna de
las medidas siguientes, sin que sea procedente su acumulación:
(…)
i) Privación hasta por un mes de toda visita o correspondencia con el exterior;
j) Aislamiento de hasta cuatro fines de semana en celda solitaria, desde el desencierro del sábado hasta el encierro del domingo,
y
k) Internación en celda solitaria por períodos que no podrán exceder de 15 días. Esta medida se cumplirá en la misma celda
o en otra de análogas condiciones de higiene, iluminación y ventilación.
(…) Tratándose de infracciones graves podrá aplicarse cualquiera de las sanciones señaladas en las letras i), j) o k)».
634
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 84.- «Los Jefes de turno al interior del establecimiento podrán
disponer la incomunicación o aislamiento provisorio de cualquier interno que incurriere en falta grave, por un plazo máximo de
veinticuatro horas, dando cuenta de inmediato al Jefe del Establecimiento quien procederá en la forma señalada en las normas
anteriores. Este aislamiento o incomunicación se ponderará al momento de aplicar el castigo».

181
CAPÍTULO 3

presos o detenidos, o de sus guardianes, y no presenta peligro para la


salud del preso o detenido».
(Regla 31635; Principio 5636).

301) ¿Cómo se ejecuta el castigo en celda solitaria?

El REP proporciona algunas pautas que deben tenerse en cuenta en


la ejecución de esta sanción:
- Durante una hora diaria los sancionados tienen derecho a salir al
aire libre, para que puedan hacer ejercicio físico, a un lugar
determinado por el Jefe de la unidad.
- Igualmente tienen derecho a ser visitados diariamente por el Jefe
del establecimiento, el médico o paramédico y, si el recluso lo
solicita, el Ministro de su religión, quienes deben dejar constancia
por escrito, en caso de que el recluso haya sido objeto de castigos
corporales o se haya infringido el Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios637.
- El médico o paramédico debe pronunciarse acerca de la necesidad
de modificar o poner fin a la sanción, informando por escrito al
Alcaide.
- Se prohíbe que los reclusos en esta situación reciban paquetes,
salvo artículos de higiene y limpieza, que no importen riesgo para
su seguridad o integridad, y los medicamentos autorizados por el
médico del establecimiento.
- No se aplicará esta sanción a las mujeres embarazadas y hasta
seis meses después del término del embarazo, a las madres
lactantes, y a las que tuvieren hijos consigo.
(Artículos 85 638 y 86 639 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

635
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 31.- «Las penas corporales, encierro
en celda oscura, así como toda sanción cruel, inhumana o degradante quedarán completamente prohibidas como sanciones
disciplinarias».
636
Principios de ética médica aplicables a la función del personal de salud, especialmente los médicos, en la protección de las
personas presas y detenidas contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. Principio 5.- «La
participación del personal de salud, en particular los médicos, en la aplicación de cualquier procedimiento coercitivo a personas
presas o detenidas es contraria a la ética médica, a menos que se determine, según criterios puramente médicos, que dicho
procedimiento es necesario para la protección de la salud física o mental o la seguridad del propio preso o detenido, de los
demás presos o detenidos, o de sus guardianes, y no presenta peligro para la salud del preso o detenido».
637
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
638
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 85.- «Mientras dure el castigo disciplinario en celda solitaria, los
sancionados deberán ser conducidos a un lugar al aire libre, previamente determinado por el Jefe del Establecimiento, a lo
menos, durante una hora diaria, a fin de que si lo desean puedan realizar ejercicio físico».
639
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 86.- «Los internos sancionados con permanencia en celda solitaria
deberán ser visitados diariamente por el Jefe del Establecimiento, el médico o paramédico y el Ministro de su religión si el afectado
lo pidiera, quienes deberán dejar constancia escrita, si los internos hubieren sido objeto de castigos corporales o no se hubiere
dado cumplimiento a lo dispuesto en el presente reglamento. El médico o paramédico deberá pronunciarse sobre la necesidad
de poner término o de modificar el encierro en celda solitaria, por razones de salud física o mental del afectado, lo que informará
por escrito al Alcaide. Todo interno afectado por esta medida disciplinaria no podrá recibir paquetes, salvo artículos de higiene
y limpieza, que no importen riesgo para su seguridad o integridad, y los medicamentos autorizados por el médico del establecimiento.
No se aplicará esta sanción a las mujeres embarazadas y hasta seis meses después del término del embarazo, a las madres
lactantes, y a las que tuvieren hijos consigo».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


182
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

302) ¿Qué dispone la normativa internacional en relación con las


penas de aislamiento?

Las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el Tratamiento de los


Reclusos disponen que las penas de aislamiento y reducción de
alimentos sólo pueden aplicarse cuando el médico, después de haber
examinado al recluso, haya certificado por escrito que éste puede
soportarlas.
Esto mismo debe ser aplicado a cualquier otra sanción que pueda
poner en peligro la salud física o mental del recluso.
Así mismo, estas medidas no deben ser aplicadas si revisten carácter
cruel, inhumano o degradante.
Un médico debe visitar diariamente a aquellos reclusos que estén
cumpliendo tales sanciones disciplinarias y debe informar al director
si considera necesario poner término o modificar la sanción por motivos
de salud física o mental.
(Regla 32640).
Además, los Principios básicos para el Tratamiento de Reclusos
establecen que se debe tratar de abolir o restringir el uso del
aislamiento en celda de castigo como sanción disciplinaria.
(Principio 7641).
Por último, los Principios de Ética Médica aplicables a la función del
Personal de Salud, especialmente los médicos, en la protección de
las personas presas y detenidas contra la tortura y otros tratos o penas
crueles, inhumanos o degradantes de las Naciones Unidas declaran
contrario a la ética médica que personal de salud o los propios médicos
«certifiquen, o participen en la certificación, de que la persona presa o
detenida se encuentra en condiciones de recibir cualquier forma de
tratamiento o castigo que pueda influir desfavorablemente en su salud
física y mental y que no concuerde con los instrumentos internacionales
pertinentes, o participen de cualquier manera en la administración de
todo tratamiento o castigo que no se ajuste a lo dispuesto en los
instrumentos internacionales pertinentes».
(Principio 4, letra b642).

640
Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 32.- «1) Las penas de aislamiento y de
reducción de alimentos sólo se aplicarán cuando el médico, después de haber examinado al recluso, haya certificado por escrito
que éste puede soportarlas. 2) Esto mismo será aplicable a cualquier otra sanción que pueda perjudicar la salud física o mental
del recluso. En todo caso, tales medidas no deberán nunca ser contrarias al principio formulado en la regla 31, ni apartarse
del mismo. 3) El médico visitará todos los días a los reclusos que estén cumpliendo tales sanciones disciplinarias e informará al
director si considera necesario poner término o modificar la sanción por razones de salud física o mental».
641
Principios Básicos para el Tratamiento de Reclusos. Principio 7.- «Se tratará de abolir o restringir el uso del aislamiento en celda
de castigo como sanción disciplinaria y se alentará su abolición o restricción».
642
Principios de ética médica aplicables a la función del personal de salud, especialmente los médicos, en la protección de las
personas presas y detenidas contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. Principio 4.- «Es
contrario a la ética médica el hecho de que el personal de salud, en particular los médicos: (…) b) Certifiquen, o participen en
la certificación, de que la persona presa o detenida se encuentra en condiciones de recibir cualquier forma de tratamiento o
castigo que pueda influir desfavorablemente en su salud física y mental y que no concuerde con los instrumentos internacionales
pertinentes, o participen de cualquier manera en la administración de todo tratamiento o castigo que no se ajuste a lo dispuesto
en los instrumentos internacionales pertinentes».

183
CAPÍTULO 3

303) ¿Qué críticas se pueden hacer? ¿Se respeta el principio de


proporcionalidad en la aplicación de este tipo de sanciones?

En la actualidad, existe un abuso del internamiento en las denominadas


«celdas de castigo», «celdas de aislamiento» o «celdas solitarias»,
las cuales tienen reducidas dimensiones, con precarias condiciones
de higiene, sin luz, y en la mayoría de los casos albergan a numerosos
internos643.
Así lo han constatado algunos Jueces de Garantía: «Las celdas de
castigo son celdas (…) sin ventilación, tienen solamente una puerta
de fierro con un solo orificio para poder mirar en su interior, no tienen
ventilación adecuada, no tienen ningún mueble, son de material sólido,
de concreto por todas partes y, por supuesto, no tienen servicios
higiénicos dignos. De tal manera que una persona que pase un día en
esas condiciones sufre todos los rigores habidos y por haber…». Otro
sostuvo que «la higiene en las celdas de castigo, que son contrarias a
los derechos humanos, son deplorables, no hay baño, sólo un
alcantarillado en tubo, no hay ventanas, entonces el olor hace que
sean verdaderas celdas de castigo y tortura...»644.
De esta forma, en la práctica, numerosas disposiciones del Reglamento
Penitenciario, las cuales ya de por sí son deficitarias, son infringidas.
En este sentido, debe recordarse que las sanciones legales no deben
ser incoherentes con el espíritu de la absoluta prohibición de los actos
de tortura y de trato inhumano y degradante. Debe tratarse de establecer
una distinción entre los tratos y penas que pueden considerarse
«razonables» o bien una parte inevitable del sistema de justicia penal
y los actos que violan de manera irrazonable la integridad física y mental
de una persona.
Al respecto, en el Manual de Buena Práctica Penitenciaria se señala
que «las normas de derechos humanos pertinentes que regulan los
castigos dentro de las cárceles, enfatizan un principio de
proporcionalidad, para que el castigo no sea nunca desproporcionado
en relación con la infracción cometida»645. En este sentido, el Comité
de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha afirmado que «... el
confinamiento solitario prolongado de la persona detenida o presa
puede equivaler a actos prohibidos por el artículo 7 (del Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos)», y esa dirección ha sido

643
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
de 2004», P. 49.
644
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
de 2004», P. 51.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


184
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

seguida por la jurisprudencia emanada de los órganos interamericanos


de protección de los derechos humanos646.

304)¿Qué hechos son considerados faltas menos graves al régimen


disciplinario?

Conforme al REP, son consideradas faltas menos graves:


a) Denigrar e insultar a los funcionarios penitenciarios, a cualquier
persona que trabaje o se encuentre al interior de un establecimiento
penitenciario, a funcionarios judiciales, defensores públicos,
fiscales y autoridades en general647;
b) Desobedecer pasivamente las órdenes recibidas de autoridades
o funcionarios en el ejercicio legítimo de sus atribuciones;
c) Entorpecer los procedimientos de seguridad o de régimen interno
(allanamientos, registros, recuentos, encierros, desencierros y otros
similares);
d) Dañar deliberadamente dependencias, materiales, efectos del
establecimiento o las pertenencias de internos, funcionarios o de
otras personas, cuando el daño sea de escasa consideración;
e) Dañar los mismos bienes con negligencia temeraria o culpa
grave;
f) La introducción y el despacho de correspondencia por
procedimientos distintos de los reglamentarios del establecimiento;
g) Organizar y participar en juegos de azar no permitidos;
h) Entorpecer las actividades de trabajo, de capacitación, de estudio,
y en general todas aquellas que digan relación con el tratamiento
penitenciario de los internos;
i) Negarse a concurrir a los tribunales, Fiscalía o lugares que se
indique por mandato de la autoridad competente648;
j) La participación en movimientos colectivos que no constituyan
motín pero que alteren el normal desarrollo de las actividades del
establecimiento;
k) Negarse a dar su identificación cuando se le solicite por personal
de servicio o dar una identificación falsa;
l) Regresar del medio libre en estado de manifiesta ebriedad o
drogadicción;

645
Reforma Penal Internacional, «Manual de Buena Práctica penitenciaria. Implementación de las Reglas Mínimas de las
Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos», 2º Edición, San José de Costa Rica, Guayacán, 2002, P. 52.
646
Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Observación general No. 20, relativa a la prohibición de la tortura y los
tratos o penas crueles (artículo 7 del Pacto), adoptada durante el 44º período de sesiones, 1992, párr. 6
Vea también: Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Informe N° 66/01 de 14 de junio de 2001 (Caso 11.992. Dayra
María Levoyer Jiménez. Ecuador) y Corte Interamericana de Derechos Humanos, Sentencia de 17 de septiembre de 1997
(Caso Loayza Tamayo).
647
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
648
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».

185
CAPÍTULO 3

m) Atentar contra la moral y las buenas costumbres al interior del


establecimiento, o fuera de ellos, con actos de grave escándalo y
trascendencia;
n) La comisión de cualquier hecho que importe un crimen o delito
que atente contra derechos constitucionales649;
o) Forzar o inducir a otro a cometer alguna de las faltas
contempladas en el presente artículo650;
p) Mantener o recibir objetos de valor, joyas o sumas de dinero que
excedan los máximos autorizados, y
q) La comisión de 3 faltas leves en un bimestre651.
(Artículo 79652 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

305) ¿Qué sanciones se aplican por la comisión de una falta menos grave?

Son las siguientes, y, de la misma forma en que sucede con las


sanciones por faltas graves, no pueden aplicarse en forma acumulativa,
pues ello es contrario al REP:
a) Privación de participar en actos recreativos comunes hasta por
30 días;
b) Prohibición de recibir paquetes o encomiendas por un lapso de
hasta 30 días;

649
Artículos 137 a 161 del Código Penal.
650
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
651
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
652
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 79.- «Sólo se considerarán faltas menos graves las siguientes:
a) Calumniar, injuriar e insultar a los funcionarios penitenciarios, judiciales, y autoridades en general;
b) Desobedecer pasivamente las órdenes recibidas de autoridades o funcionarios en el ejercicio legítimo de sus atribuciones;
c) Entorpecer los procedimientos de seguridad o de régimen interno (allanamientos, registros, recuentos, encierros, desencierros
y otros similares);
d) Dañar deliberadamente dependencias, materiales, efectos del establecimiento o las pertenencias de internos, funcionarios
o de otras personas, cuando el daño sea de escasa consideración;
e) Dañar los mismos bienes con negligencia temeraria o culpa grave;
f) La introducción y el despacho de correspondencia por procedimientos distintos de los reglamentarios del establecimiento;
g) Organizar y participar en juegos de azar no permitidos;
h) Entorpecer las actividades de trabajo, de capacitación, de estudio, y en general todas aquellas que digan relación con el
tratamiento penitenciario de los internos;
i) Negarse a concurrir a los Tribunales;
j) La participación en movimientos colectivos que no constituyan motín pero que alteren el normal desarrollo de las actividades
del establecimiento;
k) Negarse a dar su identificación cuando se le solicite por personal de servicio o dar una identificación falsa;
l) Regresar del medio libre en estado de manifiesta ebriedad o drogadicción;
m) Atentar contra la moral y las buenas costumbres al interior del establecimiento, o fuera de ellos, con actos de grave escándalo
y trascendencia;
n) La comisión de cualquier hecho que importe una falta de las sancionadas en el Libro Tercero del Código Penal o en leyes
especiales;
o) Forzar a otro a cometer alguna de las faltas contempladas en el presente artículo;
p) Mantener o recibir objetos de valor, joyas o sumas de dinero que excedan los máximos autorizados, y
q) La comisión de 3 faltas leves en un trimestre».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


186
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

c) Limitación de las visitas a un tiempo mínimo que no podrá ser


inferior a cinco minutos, durante un lapso que no excederá de un
mes, debiendo realizarse ella en una dependencia que permita el
control de la sanción;
d) Privación hasta por una semana de toda visita o correspondencia
con el exterior;
e) Revocación653 de permisos de salida;
(Artículo 81, letras d, e, f, g y h654 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

306) ¿Qué hechos son considerados faltas leves al régimen


disciplinario?

Como faltas leves, el REP considera los siguientes hechos:


a) Los atrasos en llegar a las cuentas (encierros, desencierros,
medio día, salida a tribunales, fiscalías y otros similares) 655;
b) Pretextar enfermedades inexistentes, o dar excusas falsas, como
medio para sustraerse a las cuentas o al cumplimiento de sus
deberes;
c) El desaseo en su presentación personal o en las dependencias
que habite el interno, entendiéndose por tal la suciedad o mal olor
evidente;
d) La participación culpable en actos que afecten el orden y el aseo
de recintos del establecimiento;
e) Alterar el descanso de los demás internos en cualquier forma;
f) Tener mal comportamiento en los traslados y permanencia en
Tribunales o en comisiones exteriores (gritar, mofarse del público,
insultar y otros actos similares) o realizar actos reñidos con la moral
y las buenas costumbres, sin grave escándalo y trascendencia;
g) Presentarse a los establecimientos penitenciarios después de
las horas fijadas cuando se hace uso de permiso de salida, o
regresar a ellos en estado de intemperancia o causando
alteraciones o molestias a los demás internos, aun cuando no
exista ebriedad, y

653
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
654
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 81.- «Las faltas de los internos serán sancionadas con alguna de
las medidas siguientes, sin que sea procedente su acumulación:
(…)
d) Privación de participar en actos recreativos comunes hasta por 30 días;
e) Prohibición de recibir paquetes o encomiendas por un lapso de hasta 30 días;
f) Limitación de las visitas a un tiempo mínimo que no podrá ser inferior a cinco minutos, durante un lapso que no excederá de
un mes, debiendo realizarse ella en una dependencia que permita el control de la sanción;
g) Privación hasta por una semana de toda visita o correspondencia con el exterior;
h) Revocación de permisos de salida;
(…) En caso de infracciones menos graves podrá aplicarse cualquiera de las sanciones consignadas en las letras d), e), f), g)
y h) …».

187
CAPÍTULO 3

h) Formular reclamaciones relativas a su internación, sin hacer


uso de los medios reglamentarios o establecidos en disposiciones
internas del establecimiento.
(Artículo 80656 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

307) ¿Qué sanciones se aplican por la comisión de una falta leve?

Se aplican las siguientes sanciones, de acuerdo al REP, en forma no


acumulativa:
a) Amonestación verbal;
b) Anotación negativa en su ficha personal;
c) Prohibición de recibir paquetes o encomiendas por un lapso de
hasta 15 días;
(Artículo 81, letras a, b y c657 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

3.3. Procedimiento de aplicación de las faltas disciplinarias.

308) ¿Quién determina la aplicación de una sanción al interior de un


establecimiento penitenciario?

Según el REP, la determina el Jefe del establecimiento, quien es la


autoridad disciplinaria.
En el caso de que la sanción corresponda a una falta grave, el Jefe del
establecimiento debe informar al Director Regional de Gendarmería,
enviándole copia de la Resolución. Sólo en estos casos el infractor
tiene derecho a ser escuchado.

655
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
656
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 80.- «Sólo se considerarán faltas leves, las siguientes:
a) Los atrasos en llegar a las cuentas (encierros, desencierros, medio día, salida a Tribunales y otros similares);
b) Pretextar enfermedades inexistentes, o dar excusas falsas, como medio para sustraerse a las cuentas o al cumplimiento de
sus deberes;
c) El desaseo en su presentación personal o en las dependencias que habite el interno, entendiéndose por tal la suciedad o
mal olor evidente;
d) La participación culpable en actos que afecten el orden y el aseo de recintos del establecimiento;
e) Alterar el descanso de los demás internos en cualquier forma;
f) Tener mal comportamiento en los traslados y permanencia en Tribunales o en comisiones exteriores (gritar, mofarse del público,
insultar y otros actos similares) o realizar actos reñidos con la moral y las buenas costumbres, sin grave escándalo y trascendencia;
g) Presentarse a los establecimientos penitenciarios después de las horas fijadas cuando se hace uso de permiso de salida,
o regresar a ellos en estado de intemperancia o causando alteraciones o molestias a los demás internos, aun cuando no exista
ebriedad, y
h) Formular reclamaciones relativas a su internación, sin hacer uso de los medios reglamentarios o establecidos en disposiciones
internas del establecimiento».
657
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 81.- «Las faltas de los internos serán sancionadas con alguna de
las medidas siguientes, sin que sea procedente su acumulación:
a) Amonestación verbal;
b) Anotación negativa en su ficha personal;
c) Prohibición de recibir paquetes o encomiendas por un lapso de hasta 15 días;
(…)
Tratándose de infracciones leves podrán aplicarse las sanciones señaladas en las letras a), b) o c)…».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


188
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

El Director Regional, por razones fundadas, podrá anularla o


modificarla.
(Artículos 82, inciso 1658 y 83659 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

309) ¿Qué críticas pueden plantearse al respecto?

En materia disciplinaria se denuncia el hecho de que «quien decide


qué sanción aplicar –de entre las múltiples opciones que prevé el
Reglamento- es el jefe del recinto penal en que se encuentre el interno,
el cual opera con un amplio grado de discreccionalidad al respecto. La
cuestión es de suma importancia, ya que dado el nutrido catálogo de
sanciones posibles para una determinada falta disciplinaria –sea
grave, menos grave o leve- y existiendo diferencias de intensidad en el
rigor que importan unas u otras, la elección de una sanción específica
puede ser determinante para quien sea objeto de ellas. Así, como es
obvio, no es lo mismo –en hipótesis de falta grave- ser sancionado
con la internación en celda solitaria por hasta 15 días; que ser privado
de toda correspondencia con el exterior por hasta un mes. No es
irrelevante ser objeto, producto de la comisión de hechos constitutivos
de falta menos grave, de la prohibición de participar de actos recreativos
comunes; que, por ejemplo, de la privación de hasta por una semana
de toda visita o correspondencia con el exterior. El rigor que, en
definitiva, importan unas u otras, es muy diferente en cuanto a su
intensidad» 660.

310) ¿Cuál es el procedimiento de aplicación de una sanción


disciplinaria?

El procedimiento es el siguiente, de acuerdo con el REP:


a) El Jefe del establecimiento procede examinando los siguientes
elementos:
- El parte donde quedó constancia de la infracción merecedora de
sanción.
- La declaración del infractor.
- Las declaraciones de los testigos y afectados si los hubo.
- La recomendación del Consejo Técnico si intervino.
b) Posteriormente, resuelve teniendo en cuenta esos antecedentes,
de forma que el castigo contemplado en la Resolución sea:

658
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 82.- «Toda sanción será aplicada por el Jefe del Establecimiento
donde se encuentra el interno… En caso de infracción grave y antes de aplicarse la sanción, el Jefe del Establecimiento deberá
escuchar personalmente al infractor».
659
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 83.- «Copia de la resolución que sanciona una falta grave deberá
ser remitida al Director Regional de Gendarmería para su conocimiento, quien podrá modificarla o anularla por razones
fundadas».
660
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
de 2004», Pp. 42-43.

189
CAPÍTULO 3

- Justo661.
- Oportuno.
- Proporcional a la falta cometida.
- Adecuado al recluso.
Para que la sanción se pueda ejecutar, se debe notificar
personalmente al interno de la medida impuesta y de sus
fundamentos 662.
(Artículo 82663 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

311) ¿Qué señala la normativa internacional sobre este asunto?


Según las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el Tratamiento
de Reclusos:
- Un recluso sólo podrá ser sancionado conforme a las
prescripciones de la ley o reglamento, sin que pueda serlo nunca
dos veces por la misma infracción.
- Ningún recluso será sancionado sin haber sido informado de la
infracción que se le atribuye y sin que se le haya permitido
previamente presentar su defensa.
- La autoridad competente realizará un examen completo del caso.
- En la medida en que sea necesario y viable, se permitirá al recluso
que presente su defensa por medio de un intérprete.
El derecho de los internos a ser oídos previamente a la imposición de
una sanción disciplinaria se establece también en el Conjunto de
Principios para la Protección de Todas las Personas sometidas a
cualquier forma de Detención o Prisión.
(Regla 30; Principio 30 Nº 2664).

312) ¿Existe jurisprudencia en relación a la no aplicación a un


procedimiento disciplinario de las garantías procesales previstas
en el derecho internacional y en el Código Procesal Penal?

Sí. En marzo de 2004, un Juzgado de Garantía de Valparaíso sostuvo


que, considerando la normativa internacional vigente y obligatoria para
Chile (el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la

661
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
662
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
663
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 82.- «Toda sanción será aplicada por el Jefe del Establecimiento
donde se encuentra el interno, el que procederá teniendo a la vista el parte de rigor, al cual se acompañará la declaración del
infractor, de testigos y afectados si los hubiere y estuvieren en condiciones de declarar, así como también si procede, la
recomendación del Consejo Técnico si éste hubiere intervenido. De todo ello se dejará constancia sucintamente en la resolución
que aplica la sanción, de manera que el castigo sea lo más justo posible, esto es, oportuno y proporcional a la falta cometida
tanto en su drasticidad como en su duración y considerando las características del interno. En caso de infracción grave y antes
de aplicarse la sanción, el Jefe del Establecimiento deberá escuchar personalmente al infractor».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


190
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

Convención Americana de Derechos Humanos) «se colige que toda


persona, previo a la imposición de una medida de carácter
sancionatorio, como sin duda son aquellas que el propio Reglamento
de Establecimientos Penitenciarios denomina «sanciones» (...) tiene
el derecho a un justo y racional procedimiento, el cual entre otras
garantías mínimas, implica el derecho a conocer oportunamente los
cargos, al tiempo adecuado para preparar su defensa, y la asistencia
jurídica del caso» 665. Por ello, la resolución citada, en el análisis de un
caso en que al adoptar una medida disciplinaria en contra de un
imputado no se le comunicó de ello a su abogado defensor, sostuvo
«que no habiéndose, por lo pronto, reconocido ni proporcionado la
asistencia jurídica debida al sancionado, entendida ésta como la
posibilidad de contar con un abogado, y por ende de defenderse, el Tribunal
debe constatar que se ha vulnerado una garantía básica consagrada
tanto en la Constitución como en Tratados Internacionales, y en razón de
lo anterior, el Tribunal debe declarar que la medida tal como fue aplicada
(...) ha vulnerado garantías judiciales mínimas (...)»666.
El mismo Juzgado de Garantía de Valparaíso se pronunció respecto
de otro caso, en que el jefe del Penal, al imponer a un imputado una
falta grave, no escuchó al infractor antes de determinar la sanción. En
tal sentido, la resolución estableció que el incumplimiento de tal
obligación «(...) vulnera garantías judiciales mínimas consagradas en
tratados internacionales, y en la propia Constitución Política de la
República»667.

313) ¿Puede repetirse la aplicación de una medida disciplinaria a un


recluso?

Sí, pero el REP señala que para ello se requiere de la autorización, por
resolución fundada, del Juez que tenga jurisdicción sobre el lugar de
reclusión. Además, el Juez tiene que adoptar las medidas que sean
necesarias para proteger la seguridad o integridad del interno, tanto
física como mental.
(Artículo 87668 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

664
Conjunto de Principios para la Protección de Todas las Personas sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión. Principio
30.- «2) La persona detenida o presa tendrá derecho a ser oída antes de que se tomen medidas disciplinarias. Tendrá derecho
a someter tales medidas a autoridades superiores para su examen».
665
Juzgado de Garantía de Valparaíso, causa RIT 831-2004, 26 de marzo de 2004. En Facultad de Derecho de la Universidad
Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos de 2004», Pp. 71-72.
666
Juzgado de Garantía de Valparaíso, causa RIT 831-2004, 26 de marzo de 2004. En Facultad de Derecho de la Universidad
Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos de 2004», Pp. 71-72.
667
Juzgado de Garantía de Valparaíso, causa RIT 727-2004, 24 de marzo de 2004. En Facultad de Derecho de la Universidad
Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos de 2004», P. 72.
668
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 87.- «La repetición de toda medida disciplinaria deberá comunicarse
al Juez del lugar de reclusión antes de su aplicación, quien sólo podrá autorizarla por resolución fundada y adoptando las
medidas para resguardar la seguridad e integridad del interno».

191
CAPÍTULO 3

314) ¿Qué efectos tiene la aplicación de una medida disciplinaria en


la calificación de la conducta de un recluso?

En caso de que la medida corresponda a faltas graves o menos graves,


el REP indica que la calificación de la conducta va a rebajarse en uno
o más grados, según determine el Tribunal de Conducta pertinente, lo
cual a su vez repercute en las posibilidades de concesión del beneficio
de libertad condicional669.
(Artículo 88670 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

315) ¿Qué sucede si un recluso comete una falta disciplinaria que


pueda ser constitutiva de delito?

Sin perjuicio de la sanción que la corresponda, esa información debe


ser puesta en conocimiento de la autoridad competente, según el REP,
que sería el Ministerio Público671.
(Artículo 91672 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

316) ¿Qué ocurre si un funcionario aplica un castigo distinto de los


establecidos en el Reglamento de Establecimientos Penitenciarios?

Este funcionario incurrirá en responsabilidad administrativa o penal, y


debería ser sancionado por ello.
Lo mismo sucederá si la sanción disciplinaria es aplicada por un
funcionario no facultado por el REP.
(Artículo 90673 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

317) ¿Qué establecen las normas internacionales sobre el ejercicio


de facultades disciplinarias por parte de reclusos?

A nivel internacional, las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para


el Tratamiento de los Reclusos establecen que ningún recluso puede
desempeñar un empleo que implique el ejercicio de facultades
disciplinarias.
(Regla 28 Nº 1674).
669
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
670
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 88.- «La aplicación de toda sanción correspondiente a faltas graves
o menos graves, implica necesariamente una rebaja en la calificación de la conducta en uno o más grados, para la consideración
de este requisito en la concesión de la libertad condicional».
671
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
672
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 91.- «La comisión de falta disciplinaria que pudiere constituir delito,
será puesta en conocimiento de la autoridad judicial competente, sin perjuicio de la aplicación de las sanciones previstas en este
reglamento».
673
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 90.- «Bajo ninguna circunstancia podrán aplicarse castigos diversos
a los señalados, o por otros funcionarios que los facultados por este Reglamento. Las infracciones a esta norma serán
sancionadas administrativamente, sin perjuicio de la responsabilidad penal que pudiera perseguirse por los mismos hechos».
674
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 28.- «1) Ningún recluso podrá desempeñar
en los servicios del establecimiento un empleo que permita ejercitar una facultad disciplinaria».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


192
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

318) ¿Por qué se critica el procedimiento actual de imposición de


sanciones disciplinarias?

El Informe de la Universidad Diego Portales denuncia, entre otras


falencias del procedimiento actual de imposición de sanciones
disciplinarias, la ausencia de una normativa precisa, clara, transparente
y objetiva, lo cual impide que los reclusos acusados gocen de las
garantías de un debido proceso y sean sometidos en muchas ocasiones
a castigos arbitrarios, por causales no previstas en el Reglamento,
sanciones que no necesariamente son impuestas por el jefe del penal,
sino que son efectuadas por los propios gendarmes675.
En general, muchas de las decisiones de la administración
penitenciaria y que tienen que ver con materias que inciden directamente
en la situación personal de un recluso, tales como traslados de recintos
penitenciarios, visitas, beneficios, clasificación y sanciones
disciplinarias se producen sin que los afectados tengan oportunidad
de formular alegatos en su favor, y sin que por parte de la administración
se den a conocer las razones que fundamentan tales decisiones676.

319) ¿Qué ha señalado al respecto la doctrina?

Según la doctrina, en la actualidad la cárcel se configura como una


institución deliberadamente dirigida a la sumisión y sometimiento del
interno y en la que existe un absoluto desequilibrio entre las fuerzas
que conviven, esto es, todo el aparato de castigar y de reeducar de un
lado y de otro, el individuo en tanto que sujeto receptor del dolor y
valores frecuentemente ajenos: «Pertenece a la realidad de la cárcel
la comisión de un número notable de hechos delictivos. Los pactos de
silencio entre la población reclusa participan de la cultura carcelaria y
dificultan cualquier investigación. Todo ello constituye campo abonado
para justificar excesos de celo de algún sector del funcionariado de
prisiones que disponen de la pretendida coartada moral que les
proporciona el objetivo de combatir el delito para el ejercicio de actos
de coacción institucionalizada. Son también tristemente frecuentes en
los centros penitenciarios las ofertas de prebendas a internos a cambio
de información, acompañadas de amenazas y coacciones en respuesta
a posibles rechazos. Ello no sólo perpetúa el carácter sórdido de la
prisión sino que envilece a los proponentes y constituye delito» 677.

675
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos
de 2004», P. 40-52.
676
Un 16,4% de los motivos de base para la interposición de recursos lo construyen los castigos (Base: 459 recursos, 721
materias). Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 174.
677
«Cárcel y Derechos Humanos: Un Enfoque relativo a la Defensa de los Derechos Fundamentales de los Reclusos», Coord.
Iñaki Rivera Beiras, Ed. J. M. Bosch S. A., 1992, P. 111.

193
CAPÍTULO 3

320) ¿Qué puedo hacer si se me impuso una sanción en forma


arbitraria o irregular?

Usted puede presentar un recurso de amparo o de protección ante la


Corte de Apelaciones que corresponda. También está el mecanismo
de las visitas carcelarias, a través del cual Usted puede denunciar su
situación.
Podría también interponer una queja ante el Jefe de la unidad penal, lo
cual no resulta muy efectivo por ser ésta la autoridad que le impuso la
sanción disciplinaria.
Lo más útil es usar las vías implementadas con la Reforma Procesal
Penal. Los Defensores Penales Públicos también pueden hacer
efectivos los derechos de sus patrocinados, a través de la audiencia
de cautela de garantías, ya que toda restricción de derechos del
imputado debe ser puesta en conocimiento del Juez de Garantía del
caso, quien puede dejarla sin efecto cuando la considere ilegal o
abusiva, convocando a una audiencia para su examen si lo estima
necesario.
Por medio de este procedimiento se ha podido controlar, no sólo la
medida disciplinaria impuesta, sino también su proceso de adopción.
Los jueces de garantía, en su condición de jueces de ejecución de la
pena, también están facultados para revisar las sanciones
disciplinarias impuestas a condenados, revocándolas o dejándolas
sin efecto en muchos casos.
(Artículos 10678, 150679 y 466680 del Código Procesal Penal).
(Artículo 14, letra f681 del Código Orgánico de Tribunales).

678
Código Procesal Penal. Artículo 10.- Cautela de garantías. «En cualquiera etapa del procedimiento en que el juez de
garantía estimare que el imputado no está en condiciones de ejercer los derechos que le otorgan las garantías judiciales
consagradas en la Constitución Política, en las leyes o en los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentren
vigentes, adoptará, de oficio o a petición de parte, las medidas necesarias para permitir dicho ejercicio.
Si esas medidas no fueren suficientes para evitar que pudiere producirse una afectación sustancial de los derechos del
imputado, el juez ordenará la suspensión del procedimiento y citará a los intervinientes a una audiencia que se celebrará con
los que asistan. Con el mérito de los antecedentes reunidos y de lo que en dicha audiencia se expusiere, resolverá la
continuación del procedimiento o decretará el sobreseimiento temporal del mismo».
679
Código Procesal. Artículo 150.- Ejecución de la medida de prisión preventiva. «El tribunal será competente para supervisar
la ejecución de la prisión preventiva que ordenare en las causas de que conociere. A él corresponderá conocer de las solicitudes
y presentaciones realizadas con ocasión de la ejecución de la medida.
(…)
Cualquier restricción que la autoridad penitenciaria impusiere al imputado deberá ser inmediatamente comunicada al tribunal,
con sus fundamentos. Éste podrá dejarla sin efecto si la considerare ilegal o abusiva, convocando, si lo estimare necesario, a
una audiencia para su examen».
680
Código Procesal. Artículo 466.- Intervinientes. «Durante la ejecución de la pena o de la medida de seguridad, sólo podrán
intervenir ante el competente juez de garantía , el ministerio público, el imputado y su defensor.
El condenado o el curador, en su caso, podrán ejercer durante la ejecución de la pena o medida de seguridad todos los
derechos y facultades que la normativa penal y penitenciaria le otorgare».
681
Código Orgánico de Tribunales. Artículo 14.- «Los juzgados de garantía estarán conformados por uno o más jueces con
competencia en un mismo territorio jurisdiccional, que actúan y resuelven unipersonalmente los asuntos sometidos a su
conocimiento.
Corresponderá a los jueces de garantía:
f) Hacer ejecutar las condenas criminales y las medidas de seguridad, y resolver las solicitudes y reclamos relativos a dicha
ejecución, de conformidad a la ley procesal penal...»

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


194
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

321) ¿Por qué generalmente son ineficaces los recursos presentados


ante las Cortes de Apelaciones?

Porque generalmente cuando las Cortes se pronuncian sobre los recursos


presentados, los internos ya han cumplido las sanciones disciplinarias.
Como ejemplo, puede mencionarse el Caso A-49204-2002, de la Corte
de Apelaciones de Santiago, en que Gendarmería de Chile expone que
«el amparado, habitante de la Galería Nº x, celda x, desde su ingreso a la
Unidad Penal, ha registrado los siguientes castigos:
-16.02.01: 15 días por participar en riña y encontrarse en estado de
ebriedad.
-19.06.01: 09 días por tenencia de chicha.
-18.10.01: 10 días por tenencia de estoque y marihuana.
-22.06.02: 15 días por riña con arma blanca y objetos contundentes.
-11.07.02: 10 días por tenencia de estoque.
Señala que el interno es un recluso de alto compromiso delictual
(112.4), quien se caracteriza por ser conflictivo y tener un alto
índice de contaminación criminológica.
Agrega que el recurrente no se encuentra en celda de castigo, sino en
celda de aislamiento preventivo, porque el día 11 de julio recién pasado,
se encontraron tres estoques, siendo uno de ellos, de su propiedad,
según lo reconoce él mismo en declaración que se acompaña. En
consecuencia, la razón de su reclusión, no es la tenencia de un celular,
como se dice en el recurso, sino de arma blanca. La situación aludida,
fue informada mediante el parte Nº 1603 de la Guardia Interna. Para
mayor conocimiento se adjunta: Parte Nº 1603, de 11 de julio de 2002;
Resolución de castigo; Fotocopia de Ficha de Clasificación y
Declaración del interno, antecedentes que acreditan lo informado».
Gendarmería en sus informes parece intentar generar en el juez la
impresión que el interno castigado es una persona sumamente
peligrosa que, «más o menos» amerita todo tipo de castigo, al relatar
los castigos previos indicando además que se trata de una persona
con un supuesto «alto índice de contaminación criminológica». No es
la peligrosidad de la persona lo que debería importar, sino la legalidad
del castigo concreto impuesto en un caso determinado: «En la práctica
parece, considerando los recursos presentados, que el sistema
penitenciario chileno mantiene el orden, no a través de sanciones
disciplinarias debidamente fundadas, sino por medio del miedo que
tienen los presos de las medidas arbitrarias que el personal puede
usar en contra de personas que consideran obstinados».
La Corte declara sin lugar el recurso de amparo, puesto que el interno
ya había cumplido el castigo, basándose en forma casi exclusiva en
los informes de Gendarmería, sin entrar a revisar si la situación
denunciada evidencia la práctica de castigos impuestos en forma
injustificada que encierran abusos por parte de la autoridad682.
682
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», P. 150.

195
CAPÍTULO 3

Otra situación similar trata el Caso A-65340-2002, de la Corte de


Apelaciones de Santiago, en que el recurrente interpone recurso de
amparo a favor de don xx, en contra de Gendarmería, porque éste
habría sido castigado con quince días de régimen de celda solitaria
sin que hubiese razón para tal castigo, lo que atentaría contra su
seguridad personal.
En este caso la Corte declara admisible el recurso y previo a resolver,
solicita informe a Gendarmería quien señala que efectivamente se
aplicó el castigo, el cual se encuentra cumplido y el interno en régimen
común, en virtud de lo cual la séptima sala de la Ilustrísima Corte de
Apelaciones de Santiago rechaza el recurso de amparo683.

322) ¿Qué ha dicho la jurisprudencia internacional sobre las


sanciones disciplinarias?

La jurisprudencia internacional ha dicho que una sanción debe ser la


culminación de un procedimiento en que se otorguen al acusado todas
las garantías de un debido proceso. Sin embargo, en la práctica
muchos sistemas penitenciarios mantienen el orden por medio del
temor que los reclusos tienen a castigos arbitrarios. En el caso
Campbell y Fell v. Reino Unido, 5EHRR, 207 (1982), la Comisión
Europea de Derechos Humanos decidió que los presos que estaban
sujetos a sufrir la pérdida ilimitada de remisión (de hecho, perdieron
570 días) por los delitos de rebelión y asalto tenían derecho durante
los procedimientos disciplinarios a todas las salvaguardias que se
requieren en un juicio criminal, incluyendo el ser representado por un
abogado 684.
Por otra parte, los organismos judiciales europeos han dictado
sanciones legales en el contexto de la aplicación de penas corporales,
de modo que se ha desarrollado un cuerpo de jurisprudencia
considerable en este campo.
Uno de los casos principales que estableció un enfoque claro para el
tema de las penas corporales fue Tyrer contra el Reino Unido, en que
un chico de 15 años es condenado por asalto ilegal a la pena de
azotamiento. A pesar de los argumentos presentados por la Isla de
Man sobre el hecho de que el castigo corporal no contravenía la
Convención Europea de Derechos Humanos porque no había
«escandalizado a la opinión pública», el Tribunal sostuvo que «debe
tenerse en cuenta que un castigo no pierde su carácter degradante
sólo porque se crea que sea o, de hecho, sea un instrumento eficaz
para el control del crimen». Además, el Tribunal indicó que aunque el
castigo no cumplía los umbrales de gravedad establecidos para que
fuese tortura, indicó que «la naturaleza del castigo corporal con valor
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal en Chile», P. 158.
683

En Reforma Penal Internacional, «Manual de Buena Práctica Penitenciaria. Implementación de las Reglas Mínimas de las
684

Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos», 2º Edición, San José de Costa Rica, Guayacán, 2002, P. 47.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


196
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

judicial se basa en que un ser humano inflija violencia física sobre otro
ser humano. Aún más, es violencia institucionalizada... la pena
constituyó una violación de aquello que es uno de los principales
propósitos del artículo 3, es decir, proteger la dignidad e integridad
física de la persona»685.
En consecuencia, según un criterio de aplicación analógica, cabe
extender esta formulación para los castigos que se producen durante
la fase de ejecución penal.
Por su parte, para determinar si un castigo es cruel, inhumano o
degradante el Manual de Buena Práctica Penitenciaria sugiere indagar
si el castigo es:
1. Desproporcionado al acto cometido o al objetivo de asegurar la
disciplina y vida comunitaria ordenada; o
2. No razonable; o
3. Innecesario; o
4. Arbitrario; y
5. Que produzca dolor o sufrimiento indebidos.
Con el objeto de determinar si el castigo viola cualquiera de estos
principios, el Manual propone considerar los siguientes factores:
1. La naturaleza y duración del castigo
2. Frecuencia con que se repite y las posibles consecuencias
acumuladas, habiendo considerado el género, la edad y otras
características físicas pertinentes del preso.
3. El estado de salud físico y mental del preso.
4. Cualquier oportunidad para la verificación médica calificada y
competente de las consecuencias del castigo sobre la salud mental
del preso, y
5. Respeto de las leyes pertinentes686.

685
Tyrer contra el Reino Unido, 1978, ECHR. (Serie A) no. 26. En Asociación para la prevención de la tortura, «Guía de
Jurisprudencia sobre la tortura y malos tratos. Artículo 3 del Convenio Europeo de Derechos Humanos», Ginebra, Junio 2002.
686
Reforma Penal Internacional, «Manual de Buena Práctica penitenciaria. Implementación de las Reglas Mínimas de las
Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos», 2º Edición, San José de Costa Rica, Guayacán, 2002, Pp. 52-53.

197
ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO
198
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

LOS BENEFICIOS INTRAPENITENCIARIOS

199
CAPÍTULO 4

CAPÍTULO 4: LOS BENEFICIOS INTRAPENITENCIARIOS.

4.1. La reinserción social.

323) ¿A qué se refiere el Reglamento de Establecimientos


Penitenciarios cuando habla de la reinserción de un recluso?

Se refiere al objetivo primordial de la pena privativa de libertad, el cual


justifica su imposición. Por ello, el REP indica que la reinserción trata
de «remover, anular o neutralizar los factores que han influido en la conducta
delictiva» del recluso, con la finalidad de que en el medio libre el recluso
participe de la convivencia social y respete las normas que la regulan.
(Artículos 1687, 10 letra b688 y 92689 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

324) Según el derecho internacional de los derechos humanos, ¿cuál


es la finalidad de la ejecución penal?

En el marco del derecho internacional de los derechos humanos


tenemos que, en primer orden, la finalidad de la ejecución penal se
encuentra establecida en el artículo 10 Nº 3690 del Pacto Internacional
de Derechos Civiles y Políticos y en el artículo 5 Nº 6691 de la Convención
Americana sobre Derechos Humanos, los cuales se refieren a la
readaptación social de los condenados.

687
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 1.- «La actividad penitenciaria se regirá por las normas establecidas
en el presente Reglamento y tendrá como fin primordial la atención, custodia y asistencia de detenidos, sujetos a prisión
preventiva y condenados, así como la acción educativa necesaria para la reinserción social de los sentenciados a penas
privativas de libertad o sustitutivas de ellas».
688
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 10.- «Los establecimientos penitenciarios se organizarán conforme
a los siguientes principios:
b) El desarrollo de actividades y acciones tendientes a la reinserción social y disminución del compromiso delictivo de los
condenados».
689
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 92.- «La administración Penitenciaria desarrollará actividades y
acciones orientadas a remover, anular o neutralizar los factores que han influido en la conducta delictiva y estarán dirigidas a
las personas privadas de libertad o que se encuentren en el medio libre, cuando corresponda, a fin de prepararlas para que,
por propia voluntad, participen de la convivencia social respetando las normas que la regulan».
690
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Artículo 10 Nº 3.- «El régimen penitenciario consistirá en un tratamiento
cuya finalidad esencial será la reforma y la readaptación social de los penados. Los menores delincuentes estarán separados
de los adultos y serán sometidos a un tratamiento adecuado a su edad y condición jurídica».
691
Convención Americana sobre Derechos Humanos. Artículo 5.- Derecho a integridad personal.»6. Las penas privativas de
la libertad tendrán como finalidad esencial la reforma y la readaptación social de los condenados».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


200
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

Por otra parte, se debe tener presente lo señalado en las Reglas Mínimas
de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos, según las
cuales el fin y la justificación de las pena es proteger a la sociedad contra
el crimen. (Regla 58692).
A su vez, los Principios básicos para el Tratamiento de Reclusos se
ocupan de identificar cuáles son los elementos y condiciones que
posibilitan la no reincidencia del delincuente.
(Principio 8693).
Además, acerca de las obligaciones que la autoridad competente
impondrá al recluso durante la ejecución o cumplimiento de una medida
no privativa de libertad, las Reglas de Tokio disponen que deben tener
por objeto reducir las posibilidades de reincidencia y aumentar las
posibilidades de reinserción social del reo, para lo cual se les debe
brindar asistencia psicológica, social y material.
(Reglas 10 Nº 4694 y 12 Nº 2695).

325) ¿Qué impacto tienen las penas largas de prisión en la posible


eficacia de la reinserción de un recluso?

Se ha constatado que en el año 2000696 un 48,44% de los encarcelados


cumplía penas de cárcel entre 5 y 10 años, y en el año 2001697 era un
45,4%. Otro 31,46% (2000) y 34,2% (2001) de los reos esperaba penas
de más de 10 años. En consecuencia, un total de 79,9% y 79,6% (para
cada año respectivamente) de los condenados cumple penas de más
de cinco años698.
Contrario a lo que se pueda pensar, las penas largas de prisión no
implican una mayor eficacia en la prevención de una posible reincidencia
de la persona penada, más bien al contrario: cuanto mayor es el tiempo
de permanencia en los establecimientos penitenciarios, tanto mayor
suelen ser las dificultades de reinserción699.
En Chile existen altos índices de reincidencia. En un estudio realizado
por Gendarmería de Chile en el año 2000, de una muestra de 380
692
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos. Regla 58.- «El fin y la justificación de las penas
y medidas privativas de libertad son, en definitiva, proteger a la sociedad contra el crimen. Sólo se alcanzará este fin si se
aprovecha el período de privación de libertad para lograr, en lo posible, que el delincuente una vez liberado no solamente quiera
respetar la ley y proveer a sus necesidades, sino también que sea capaz de hacerlo».
693
Principios Básicos para el Tratamiento de Reclusos. Principio 8.- «Se crearán condiciones que permitan a los reclusos realizar
actividades laborales remuneradas y útiles que faciliten su reinserción en el mercado laboral del país y les permitan contribuir
al sustento económico de su familia y al suyo propio».
694
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas sobre las Medidas No Privativas de Libertad. Regla 10.- «4) Se brindará a los
delincuentes, cuando sea necesario, asistencia psicológica, social y material y oportunidades para fortalecer los vínculos con
la comunidad y facilitar su reinserción social».
695
Reglas Mínimas de las Naciones Unidas sobre las Medidas No Privativas de Libertad. Regla 12.- «2) Las obligaciones que
ha de cumplir el delincuente serán prácticas, precisas y tan pocas como sea posible, y tendrán por objeto reducir las posibilidades
de reincidencia en el comportamiento delictivo e incrementar las posibilidades de reinserción social del delincuente, teniendo
en cuenta las necesidades de la víctima».
696
Compendio Estadístico 2000, P. 52. En «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», Pp. 70.
697
Compendio Estadístico 2001, P. 42. En «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», Pp. 70.
698
Se recomienda ver el apartado «Penas largas y reincidencia» del borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una
Política Criminal para Chile», Pp. 77-81.
699
Rico, Jose María, «Las sanciones penales y la política criminológica contemporánea», Quinta Edición, Siglo XXI editores,
1998, P. 78. En «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 78.

201
CAPÍTULO 4

personas condenadas que salieron en libertad en el año, si se revisan


los índices de reincidencia del año 1993, el 47,37% presentó una tasa
de reincidencia legal. En cuanto a las personas que se encontraban
cumpliendo penas alternativas a la reclusión, se observó que las tasas
de reincidencia fueron de 16,07% para adultos bajo libertad vigilada, 20,20%
para personas con reclusión nocturna, y 6,42% para la remisión condicional
de la pena, todos porcentajes considerablemente menores a los observados
en la población recluida700. Según el Instituto Libertad y Desarrollo, para el año
2001, la tasa de reincidencia era mayor al 50%. De acuerdo a estimaciones
institucionales de Gendarmería, esta cifra podría llegar incluso al 60% en
áreas urbanas altamente pobladas como Santiago701.
En consecuencia, es una cuestión ampliamente debatida la que tiene
que ver con la influencia positiva de la prisión en el proceso de
reinserción social del condenado, ya que la práctica demuestra que la
fórmula de privación de libertad, si bien permite la separación temporal
del reo de la comunidad, y en consecuencia la sociedad se protege
temporalmente de futuros actos delictivos que pueda cometer, no
constituye una medida que permita al reo insertarse en el medio una
vez que retorne a la libertad y a la vida en sociedad.

326) ¿Qué problemas presenta la cárcel en cuanto a la posible


reinserción?

La doctrina ha señalado que, más allá de estos intereses sectoriales


y de la aparente selectividad del sistema penal, la cárcel y en
consecuencia la pena privativa de libertad, como herramienta ideada
para transformar y «mejorar» al sujeto sometido a su aplicación, no es
el mejor camino a seguir para cumplir este fin.
El proceso de resocialización dentro de las cárceles queda en abierta
contradicción con la autonomía de la voluntad de los sujetos. De esta
manera, la cárcel cumple también una serie de funciones no estipuladas
en la sentencia condenatoria que impone una pena privativa de libertad.
Entre las funciones no declaradas de la cárcel habría que destacar, a
modo ejemplificativo, las siguientes: pérdida de la autoestima (de los
reclusos); satisfacción de las necesidades autoritarias (de los
funcionarios); explotación laboral (en beneficio de la administración y/
o empresas privadas); mantenimiento de un «laboratorio experimental»
(para los investigadores); reclutamiento de la población penitenciaria
de los sectores más marginados (como «válvula de escape» de las
tensiones sociales); etc702.

700
Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005.
Hechos de 2004», P. 147.
701
Paz Ciudadana, «Políticas y Programas de rehabilitación y Reinserción de reclusos», 2002, P. 93. En Facultad de
Derecho de la Universidad Diego Portales, «Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2005. Hechos de 2004», P.
147.
702
«Tear down the walls? Some functions of prisons», 1975. En «Cárcel y Derechos Humanos: Un Enfoque relativo a la Defensa
de los Derechos Fundamentales de los Reclusos», Coord. Iñaki Rivera Beiras, Ed. J. M. Bosch S. A., 1992, P. 28.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


202
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

Surge entonces el cuestionamiento fundamental respecto a la utilidad


de la cárcel como herramienta de resocialización; «(…) el pretender
resocializar a un individuo a través de la pena, más que una realidad
es -en consecuencia- una falacia, un mito, por ser la propia pena la
que estigmatiza al delincuente frente a la sociedad. Pues cuando aquél
regresa a ésta lo hace con un cartel que dice expresidiario, que hoy por
hoy sólo cabe traducirse en términos de estigmatización, desempleo,
e incomprensión (…)»703. Esta crisis de justificación ha permitido abrir
cauces de reflexión sobre el sistema penal en muchas partes,
revelando una realidad que está divorciada de la teoría que se proclama.
Zaffaroni indica como aspecto negativo de este desarrollo que: «el
razonamiento consiste en aceptar la crisis de las ideologías ·re·, su
falsedad para deducir de ello que lo correcto es que la prisión sea un
mero local de depósito de mercadería humana fallada y lo mejor es
que lo administren empresas privadas, que son más eficientes que el
Estado» 704.
Por ello, el reto de la política criminal moderna no es la resocialización
de un individuo mediante una herramienta inútil; el desafío es el de
resocializar a la sociedad respecto de su confianza en la cárcel,
reeducando a los responsables políticos y sociales en la necesidad
de confiar en el individuo y de ofrecer posibilidades en vez de
disminuirlas, de optar finalmente por apuestas sociales para los
supuestos «antisociales» 705.

327) ¿Cuál es el fundamento de la reinserción?


Según el REP, es el carácter progresivo del proceso, es decir, es un
proceso paulatino, gradual. En consecuencia, se entiende que cada
recluso se encuentra en una etapa o fase distinta y por ello el programa
de reinserción debe adecuarse a sus necesidades específicas.
(Artículo 93706 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

328) ¿Puede un recluso negarse a participar en programas de


reinserción?

Lo ideal es que cada recluso participe.


Sin embargo, de acuerdo al REP, en caso de negativa no podrán
aplicársele consecuencias disciplinarias, aunque esto le genere
consecuencias en orden a su postulación a beneficios
intrapenitenciarios.

703
Fernández García, Julio y otros, Manual de Derecho Penitenciario, Editorial Colex, Salamanca, 2001, P. 64. En «Las Cárceles
y la Búsqueda de una Política para Chile», P. 20.
704
Zaffaroni, en «Jornadas sobre sistema penitenciario y derechos humanos», P. 187. En el borrador del estudio «Las Cárceles
y la Búsqueda de una Política para Chile», P. 19.
705
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política para Chile», P. 20.
706
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 93.- «Las actividades y acciones, tendrán como referente el carácter
progresivo del proceso de reinserción social del interno y en su programación deberá atenderse a las necesidades específicas
de cada persona a quien se dirigen».

203
CAPÍTULO 4

(Artículo 94, incisos 1 y 2707 del Reglamento de Establecimientos


Penitenciarios).

329) ¿Tiene derecho un recluso a saber cómo es evaluado su proceso


de reinserción?

Sí. El REP dispone que «los internos podrán tener conocimiento de


los resultados de la observación de cada especialista, cuando la
deontología profesional aconseje comunicarlos» 708.
(Artículo 94, inciso 3 709 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

330) ¿Qué actividades están pensadas para la reinserción de un recluso?

El REP señala actividades de tipo deportivo, recreativo y cultural. Al


recluso debe informársele de los programas disponibles y de los fines
de cada uno de éstos.
(Artículos 94, inciso final710 y 95711 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

331) ¿Se contemplan otro tipo de medidas en orden a la reinserción?

Además de actividades de tipo deportivo, recreativo y cultural, y


relacionadas con el carácter progresivo de la reinserción social,
deberían contemplarse:
- el trabajo penitenciario y la enseñanza técnico-profesional
- los permisos de salida

4.2. El trabajo penitenciario y la enseñanza-técnico profesional.

4.2.1. Los Centros de Educación y Trabajo.

332) ¿Qué son los Centros de Educación y Trabajo?

Son aquellos lugares destinados a contribuir al proceso de reinserción


social de las personas condenadas («usuarios», según la terminología
del Decreto No. 36), proporcionándoles:
- trabajo regular y remunerado

707
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 94.- «Sin perjuicio de lo anterior, se propenderá a que la persona
privada de libertad o que se encuentre en el medio libre, participe en la programación de estas actividades. Podrá, sin embargo,
rehusarse a esto último sin que ello le reporte consecuencias disciplinarias...».
708
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
709
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 94.- « ... Los internos podrán tener conocimiento de los resultados
de la observación de cada especialista, salvo cuando la deontología profesional aconseje no comunicarlos...».
710
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 94.- « ... Serán igualmente informados de los programas disponibles
y de los fines y alternativas de posible aplicación».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


204
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

- capacitación laboral
- formación psicosocial
- educación
De acuerdo con este fin primordial de reinserción, en los Centros de
Educación y Trabajo (CET) se establece un régimen basado en la
autodisciplina, la confianza y el sentido de responsabilidad de los
condenados, quienes serán evaluados periódicamente en su
desempeño laboral y conducta.
Los CET no son empresas con fines de lucro, sino que capacitan en
actividades productivas, de tipo artesanal, industrial, agropecuario,
agroindustrial y de servicios.
Los CET se crean, modifican o suprimen por decreto del Ministerio de
Justicia, previo informe o a proposición del Director Nacional de
Gendarmería.
Los CET pueden funcionar como establecimientos independientes o
al interior de otras unidades o complejos.
(Artículos 1712, 2713, 4714, 8 inciso 1715, 9716 y 10717 del Decreto N° 36).

711
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 95.- «La Administración Penitenciaria fomentará el desarrollo de
actividades deportivas, recreativas y culturales por parte de los internos».
712
Decreto N° 36. Artículo 1.- «Las actividades propias del proceso de reinserción correspondientes a la capacitación laboral
y al trabajo de los condenados se llevarán a efecto principalmente en «Centros de Educación y Trabajo», los que funcionarán
como establecimientos independientes o al interior de otras unidades o complejos penitenciarios».
713
Decreto N° 36. Artículo 2.- «Los «Centros de Educación y Trabajo», también denominados con la sigla «CET», serán
establecimientos penitenciarios o secciones de tratamiento, según corresponda, cuyo objetivo principal será contribuir al proceso
de reinserción social de las personas condenadas, proporcionando o facilitándoles, trabajo regular y remunerado, capacitación
o formación laboral, psicosocial y educación, que sean necesarios
para tal propósito.
Los CET no constituirán empresas con fines de lucro, ya que su objetivo superior será el apoyo a la reinserción social de los
condenados, sin perjuicio que en cumplimiento de este objetivo puedan constituir unidades económicas productivas y comerciales
de bienes y servicios.
Los CET se regirán por las normas del presente decreto y por el «Manual de Funcionamiento de los Centros de Educación y
Trabajo», que dictará el Director Nacional de Gendarmería de Chile para regular su administración y funcionamiento».
714
Decreto N° 36. Artículo 4.- «Los CET serán creados, modificados o suprimidos por decreto del Ministerio de Justicia dictado
por «Orden del Presidente de la República» previo informe o a proposición del Director Nacional de Gendarmería de Chile. La
proposición de creación de un CET deberá estar acompañada de un proyecto o estudio que defina las actividades productivas,
de capacitación laboral, focalización de los recursos y la viabilidad legal, económica y productiva».
715
Decreto N° 36. Artículo 8.- «Los CET se dedicarán a la capacitación y trabajo en actividades productivas del ámbito artesanal,
industrial, agropecuario, agroindustrial, de servicios y cualquier otro que se estime adecuado para la reinserción positiva del
condenado en el medio libre…».
716
Decreto N° 36. Artículo 9.- «Los Centros de Educación y Trabajo, tendrán los siguientes objetivos:
a) Proporcionar capacitación, formación y/o especialización sistemática en técnicas fundamentales u oficios, a las personas
condenadas, mediante metodologías teórico-prácticas.
b) Ejecutar programas de intervención y formación psicosocial para los condenados a medidas alternativas a las penas privativas
de libertad.
c) Promover y apoyar la formación educativa.
d) Proporcionar trabajo regular y remunerado, acorde con la realidad regional.
e) Comercializar los productos de su giro y prestar servicios remunerados a particulares.
f) Orientar y colaborar en el proceso de colocación laboral de los penados en el medio libre.
g) Orientar a los internos acerca de la contratación de seguros por accidentes del trabajo y enfermedades profesionales.
h) Desarrollar la actividad laboral de acuerdo con las garantías y dentro de los límites establecidos por la Constitución, las leyes,
los reglamentos y los tratados internacionales
vigentes que se encuentren ratificados por Chile».
717
Decreto N° 36. Artículo 10.- «Atendido el fin primordial de reinserción de los CET, se establecerá en ellos un régimen fundado
en la autodisciplina, la confianza y el sentido de responsabilidad del condenado. Los condenados de los CET deberán ser
evaluados en su desempeño laboral y su conducta en forma periódica».

205
CAPÍTULO 4

333) ¿Qué tipos de Centros de Educación y Trabajo existen?

Existen tres tipos de CET, caracterizados por estar sometidos a un


régimen penitenciario diferente y por ser también distinta la población
penal en ellos recluida, lo cual determina que el ingreso a estos centros
se produce en forma progresiva, acercándoles al medio libre:
- CET Cerrados, que son secciones de tratamiento de un
establecimiento penitenciario del sistema cerrado. Los usuarios
de estos CET deben estar separados del resto de la población
penal. El Jefe de la Unidad penal es quien ostenta el cargo de Jefe,
aunque puede delegar funciones operativas y administrativas,
designando a un Encargado del CET.
- CET Semiabiertos, que son establecimientos penitenciarios,
independientes y autónomos. Los internos de estos centros pueden
efectuar trabajos en el exterior con la debida custodia. Están a cargo
de un Jefe designado por el Director Nacional de Gendarmería, a
proposición del Director Regional.
- CET Abiertos, que son secciones de tratamiento que dependen
de un Centro de Reinserción Social (CRS). Los usuarios de estos
CET están afectos a una medida alternativa o al beneficio de salida
controlada al medio libre. Están bajo el cargo del Jefe del CRS.
(Artículos 5718, 6 inciso 2719, 8 inciso final720 y 14721 del Decreto N° 36).

718
Decreto N° 36. Artículo 5.- «Existirán CET cerrados, semiabiertos y abiertos. Sus principales características serán las siguientes:
. CET Cerrados: Serán secciones de tratamiento de un establecimiento penitenciario del sistema cerrado, que se caracterizarán
por mantener un régimen de reclusión con sistemas de control y seguridad apropiados a la actividad laboral y productiva que
desarrollarán. Serán destinados a estos centros condenados de la población común que posean perfil psicosocial adecuado
a la naturaleza de este tipo de centro y que hayan ejecutado alguna actividad laboral previa, en trabajos independientes o
artesanales u otros.
Se procurará que los beneficiarios de estos CET estén separados del resto de la población penal, en un sistema de segmentación
diurna y nocturna.
Organizarán su actividad en torno al trabajo, en las unidades productivas propias del Centro, cumpliendo una jornada laboral,
retribuida con un ingreso económico regular y con la posibilidad de participar en actividades educativas, formativas y recreativas.
. CET Semiabiertos: Serán establecimientos penitenciarios, independientes y autónomos, donde los penados cumplirán condena
en un régimen basado en la autodisciplina y relaciones de confianza.
Organizarán su actividad en torno al trabajo, cumpliendo una jornada laboral retribuida con un ingreso económico regular y con
la posibilidad de participar en actividades educativas, formativas y recreativas.
La intervención o tratamiento penitenciario estará centrada en la formación de hábitos laborales y sociales, la capacitación en
oficios, el trabajo formal remunerado y el apoyo a la educación.
A estos Centros se destinarán condenados del sistema cerrado que posean determinadas
características psicosociales adecuadas a la naturaleza de este tipo de Centro, proclives a
adaptarse a un régimen orientado al trabajo y la responsabilidad laboral. El personal de vigilancia destinado a estos centros
deberá poseer características adecuadas a este tipo de régimen, especialmente en su relación con los beneficiarios, debiendo
contar con la capacitación y experiencia apropiada a las áreas técnico-productivas desarrolladas en dicho centro.
. CET Abiertos: Serán secciones de tratamiento que dependerán de un Centro de Reinserción Social (CRS), cuyo objetivo
principal es la reinserción social de los condenados a una medida alternativa a la reclusión o que se encuentren afectos al
beneficio de la salida controlada al medio libre, a través de actividades de capacitación y formación.
Los condenados que ingresen a estos centros deberán presentar características psicosociales acordes al régimen imperante
en estos establecimientos».
719
Decreto N° 36. Artículo 6.- «… El ingreso a estos Centros se fundamentará en un proceso progresivo de los condenados
de un régimen a otro, acercándoles al medio libre, con un adecuado aprovechamiento del desarrollo laboral y psicosocial
alcanzado en el régimen anterior».
720
Decreto N° 36. Artículo 8.- «… Los internos de los CET semiabiertos podrán efectuar trabajos en el medio externo con la
debida custodia».
721
Decreto N° 36. Artículo 14.- «Los Centros de Educación y Trabajo estarán a cargo de un Jefe de CET.
En los CET cerrados, el cargo de Jefe de CET corresponde al Jefe de la Unidad Penal, quien podrá designar a un Encargado
del CET, delegando en él las funciones operativas y administrativas.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


206
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

334) ¿Cómo se organizan los Centros de Educación y Trabajo?

El Jefe del CET es el responsable del funcionamiento del centro, así


como del cumplimiento de la normativa por la que se rige722. Debe
controlar y supervisar en forma cotidiana, tanto las condiciones y
actividades de los usuarios como el desempeño del personal, además
de las funciones administrativas, productivas y comerciales del CET.
El único requisito que se exige para ser Jefe de un CET es tener licencia
de educación media.
El control de estos centros es responsabilidad del Director Regional
de Gendarmería, quien tiene supervisión directa sobre ellos o a través
del Jefe del CET.
El personal que trabaje en estos centros debe ser sometido a
capacitación y formación.
Por último, se establece que los CET de cada Región deben estar
coordinados.
(Artículos 6 inciso 1723, 15724, 16725 y 17726 del Decreto N° 36).

Los CET semiabiertos estarán a cargo de un Jefe que será designado por el Director Nacional de Gendarmería a proposición
del Director Regional, de quien dependerá.
En los CET abiertos el cargo de Jefe de CET corresponde al Jefe del CRS, del cual dependen, quien ejercerá la función de
Jefe del CET abierto.
Para desempeñar el cargo de Jefe de CET se requerirá contar con licencia de Educación Media».
722
Decreto N° 36. Artículo 7.- «En los CET cerrados, semiabiertos y abiertos se aplicarán las normas previstas en el Reglamento
de Establecimientos Penitenciarios en cuanto no contraríen las disposiciones del presente decreto».
723
Decreto N° 36. Artículo 6.- «En cada Región se deberá complementar y coordinar la actividad entre los Centros de Educación
y Trabajo, para posibilitar el intercambio de experiencias, y armonizar entre ellos las actividades productivas y comerciales…»
724
Decreto Nº 36. Artículo 15.- «El Jefe del CET será responsable del funcionamiento del respectivo Centro, y del cumplimiento
de la normativa que lo rige, debiendo mantener el control y supervisión cotidianos de las condiciones y actividades de los
condenados, de las funciones administrativas, productivas y comerciales, y el desempeño del personal. Para el cumplimiento
de estas obligaciones tendrá las siguientes funciones y atribuciones:
a) Impartir instrucciones destinadas al mejor funcionamiento de la unidad y controlar su cumplimiento;
asimismo, exigir y controlar la observación de las disposiciones legales, administrativas y reglamentarias vigentes.
b) Programar, dirigir y coordinar las actividades productivas, de capacitación, de formación para el trabajo
y las intervenciones psicosociales impartidas por el Centro y controlar su ejecución.
c) Solicitar la asignación del personal necesario para las labores del Centro o proponer su contratación
en la medida que los recursos económicos del Centro lo permitan.
d) Elaborar los contratos de venta de porductos y servicios confeccionados o prestados en el Centro a
su cargo hasta un máximo de 500 UTM. Sobre este monto deberá recabar la autorización del Director Regional
del Servicio.
e) Proponer para la aprobación del Director Regional, los Convenios con empresas interesadas en
instalarse dentro del Centro.
f) Elaborar y firmar los contratos y convenios que tengan por objeto promover al Centro, de material
didáctico, insumos, herramientas, equipos, maquinarias y demás implementos que se requieran para el proceso
de capacitación y trabajo, de acuerdo a los procedimientos establecidos en la ley Nº 19.886, publicada en julio
del 2003, sobre Compras Públicas y su Reglamento, a la Res. Nº 134 de 03.03.2005, del Director Nacional y
a las instrucciones que determine la Dirección Nacional sobre este aspecto.
g) Proponer al Director Regional de Gendarmería la celebración de convenios de capacitación o de
educación formal con instituciones públicas o privadas.
h) Determinar la distribución de horarios y demás pautas operativas internas de acuerdo con las normas
legales o reglamentarias vigentes.
i) Promover la venta de productos y la prestación de servicios del Centro hacia la comunidad.
j) Proponer al Director Regional de Gendarmería la distribución de los ingresos provenientes de la
explotación productiva del Centro, sin perjuicio de las facultades que le conceden las letras d) y f) precedentes.
k) Mantener debidamente actualizados los expedientes individuales de cada condenado que registren
sus actividades de formación y capacitación, el trabajo realizado y las anotaciones que evalúen su aprovechamiento
teórico-práctico.
l) Presidir el Tribunal de Conducta y el Consejo Técnico del respectivo establecimiento.
m) Presentar mensualmente al Director Regional de Gendarmería estados de situación y, una vez al año,
un informe cualitativo y de administración contable, y el balance general del Centro.

207
CAPÍTULO 4

335) ¿Cómo se financian los Centros de Educación y Trabajo?

En principio, los CET tienen financiamiento estatal, además de recursos


procedentes del sector privado.
Además, los CET venden directamente su producción y prestan
servicios de su especialidad. Las utilidades y excedentes que se derivan
de esta comercialización son distribuidos y reinvertidos, previo análisis
del Consejo Técnico, en la entrega de bonos a los usuarios y en la
creación de nuevas actividades de reinserción social, según pautas
impartidas por la Subdirección Técnica y/o el Director Regional.

n) Informar y facilitar los trámites para la adscripción de los condenados que lo soliciten a un sistema
previsional, tanto en su calidad de trabajadores dependientes como independientes.
o) Controlar el funcionamiento administrativo y contable, en especial de las remuneraciones, descuentos
y ahorros de los condenados».
725
Decreto N° 36. Artículo 16.- «En la medida de sus posibilidades, la estructura orgánica y funcional de cada Centro comprenderá
unidades de administración y contabilidad, producción, comercialización, capacitación e intervención. Para su buen funcionamiento
deberá contar con el personal suficiente y adecuado, profesional, técnico, administrativo y de vigilancia.
El personal que se desempeñe permanentemente en estos Centros deberá en lo posible acceder de manera voluntaria
mediante postulación dirigida al Director Regional, debiendo considerarse para su destinación sus características personales,
su hoja de vida, su motivación para trabajar en este sistema y su calificación técnica en alguna de las áreas administrativas o
productivas del Centro.
Cada CET deberá diseñar planes o actividades de capacitación y formación para su personal en áreas o temas atingentes a
la actividad del Centro, los que deberán ser aprobados por el Director Regional y podrán financiarse con recursos de la Unidad
de Capacitación Regional o Nacional o de entidades externas».
726
Decreto N° 36. Artículo 17.- «El control de los Centros de Educación y Trabajo será de responsabilidad del Director Regional
de Gendarmería respectivo, el que tendrá supervisión directa sobre ellos o a través del Jefe de Unidad, Jefe Administrativo o
Jefe Técnico Regional respectivo.
Para el cumplimiento de estas obligaciones el Director Regional tendrá las siguientes funciones y atribuciones:
a) Proponer al Director Nacional de Gendarmería en consideración a los informes técnicos y demás
antecedentes pertinentes, la creación, modificación o supresión de estos Centros.
b) Controlar regularmente el cumplimiento de los programas de formación, instrucción y capacitación en
el área educativa.
c) Controlar regularmente la ejecución presupuestaria anual, asignar el personal y los recursos institucionales
para el buen funcionamiento del Centro.
d) Aprobar el Plan Anual de uso de recursos provenientes de la actividad productiva de los CET,
administrando estos fondos, como asimismo, los recursos presupuestarios asignados a la Región, de conformidad
a las normas legales y reglamentarias sobre la materia.
e) Fiscalizar el funcionamiento productivo, comercial y administrativo contable, y dentro de este último un
especial control de las remuneraciones de los condenados.
f) Aprobar los contratos de ventas de productos o servicios que se elaboren o presten en los Centros
sujetos a su dependencia cuando su valor sea superior a las 500 UTM.
g) Aprobar y firmar los contratos de compra para la adquisición de materias primas, servicios o implementos
para su giro, de acuerdo a los procedimientos establecidos en la Ley de Compras Públicas y su Reglamento,
y a las instrucciones que determine la Dirección Nacional sobre este aspecto.
h) Aprobar y firmar los Convenios de Capacitación y Empleo para la instalación de empresas privadas en
el Centro, que previamente hayan sido propuestos por el Jefe del Centro.
i) Aprobar y firmar Convenios de capacitación, de acuerdo con los planes y programas existentes con
instituciones públicas o privadas.
j) Presentar anualmente a la Subdirección Técnica del Servicio o cuando les fuere solicitado, un informe
cualitativo y de administración contable, al cual se adjuntarán los balances de cada Centro de su dependencia.
k) Controlar periódicamente los registros a que se refiere el artículo 27º, inciso 2º del presente reglamento.
l) Distribuir y reinvertir los ingresos de los CET bajo su dependencia conforme a lo establecido en el
artículo 25 del presente reglamento».
727
Decreto N° 36. Artículo 8.- «… Estos Centros deberán procurar el autofinanciamiento parcial y progresivo de estas
actividades independientemente del financiamiento estatal y de la obtención y gestión de recursos del sector privado…».
728
Decreto N° 36. Artículo 22.- «Los Centros de Educación y Trabajo financiarán sus actividades:
a) Con los fondos que se les asignen anualmente en la ley de presupuesto.
b) Con los ingresos generados por la comercialización de los productos y la prestación de sus servicios.
c) Con los aportes externos privados y/o públicos tales como créditos, asignaciones, donaciones, entre otros, destinados a la
reinserción social de los condenados. En el caso de acceso al sistema financiero, éste no podrá exceder de 500 UF, previa
autorización del Director Regional».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


208
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

Por eso se establece que los CET deben tender al financiamiento


parcial progresivo y de sus actividades.
(Artículos 8 inciso 2727, 22728, 23729, 24730, 25731, 26732 y 27733 del Decreto N° 36).

336) ¿Quiénes pueden ser usuarios de los Centros de Educación y


Trabajo?

Personas condenadas a una pena privativa de libertad o afectas a una


medida alternativa, por sentencia firme734 y ejecutoriada, siempre que
pasen por un proceso de selección, que es distinto en los CET cerrados,
abiertos (es aprobado por el Consejo Técnico) y semiabiertos (es
aprobado por el Director Regional de Gendarmería, previo acuerdo e
informe favorable de los Consejos Técnicos de la unidad de origen y
del CET de destino).
(Artículos 3735 y 11736 del Decreto N° 36).

729
Decreto N° 36. Artículo 23.- «Para atender sus gastos de funcionamiento y reinversión, cada Centro abrirá una cuenta
corriente subsidiaria de la Cuenta Única Fiscal del Banco del Estado, en la que se depositarán las sumas que ingresen por
concepto de comercialización de sus productos y prestación de servicios. Contra dicha cuenta girarán conjuntamente el Jefe
del Centro y el Contador.
En caso de no existir este último, la Dirección Regional respectiva designará al funcionario encargado de asumir dicha labor.
Ambos deberán rendir fianza de acuerdo con la legislación vigente».
730
Decreto N° 36. Artículo 24.- «Los Centros de Educación y Trabajo venderán directamente su producción y prestarán los
servicios de su especialidad. El precio de las ventas de los productos y los contratos de prestación de servicios podrán ser
pagados a los Centros al contado o a plazo.
En este último caso, el contrato respectivo deberá incluir cláusulas de reajuste de acuerdo con las modalidades existentes en
el mercado y los correspondientes intereses.
Estos Centros, podrán celebrar convenios en los términos que señala el Reglamento de Establecimientos Penitenciarios.
El Jefe del Centro arbitrará oportunamente, las medidas conducentes al cobro de las cuotas a plazo de los contratos de ventas
de productos o prestaciones de servicios. Deberá informar al Director Regional de Gendarmería de Chile, dentro de los cinco
primeros días de cada mes, de los saldos exigibles en el mes anterior que no fueron oportunamente cancelados».
731
Decreto N° 36. Artículo 25.- «Los productos o servicios del Centro no podrán ser objeto de donaciones u otras convenciones
a título gratuito, excepto cuando se entreguen como ayuda o en apoyo de otro Centro de Educación y Trabajo, en cuyo caso
deberán ser aprobados previamente por el Director Regional, si se trata de un Centro de la misma región o por el Subdirector
Técnico en el caso de Centros de distintas regiones.
La producción del Centro será destinada a la comercialización, y podrá reservar una cuota de bienes para atender las
necesidades propias de consumo del mismo CET o de la Unidad a que pertenece, llevándose un registro detallado de la
cantidad, valor y destino de los bienes».
732
Decreto N° 36. Artículo 26.- «Las utilidades y excedentes provenientes de la explotación de los Centros de Educación y
Trabajo, serán distribuidos y reinvertidos previo análisis del Consejo Técnico del Centro, de acuerdo a las necesidades de
funcionamiento de cada uno de ellos, en la entrega de bonos a los condenados y en la ampliación y creación de nuevas
actividades de reinserción social, de acuerdo con las pautas que deberá impartir al efecto la Subdirección Técnica y/o el Director
Regional, según corresponda».
733
Decreto N° 36. Artículo 27.- «Sin perjuicio de lo dispuesto en los artículos 24 y siguientes del decreto ley Nº 1.939, de 1977,
los bienes que sean producto de las explotaciones que realicen los Centros de Educación y Trabajo estarán exentos de la
obligación de inventario y no se aplicarán a su respecto las normas que rigen la obligación de dar de alta o baja las especies
fiscales.
En cada Centro se llevará un registro detallado de la existencia y movimiento de materias primas, equipos, maquinarias y demás
recursos materiales, como asimismo, de todos los productos y artículos elaborados y servicios prestados».
734
Vea el Glosario de Conceptos Básicos.
735
Decreto N° 36. Artículo 3.- «Los usuarios de los CET podrán ser personas condenadas a penas privativas de libertad o a
medidas alternativas a las penas privativas o restrictivas de libertad establecidas en la ley 18.216, por sentencia judicial firme
o ejecutoriada».
736
Decreto N° 36. Artículo 11.- «La selección de los condenados que se envíen a los CET será aprobada por:
- El Consejo Técnico del establecimiento penitenciario cuando se trate de condenados de los sistemas cerrado y abierto.
- El Director Regional de Gendarmería, en el caso del sistema semiabierto, previo acuerdo e informe favorable de los Consejos
Técnicos de la unidad de origen y del CET de destino».

209
CAPÍTULO 4

337) ¿Qué requisitos se exigen para participar del proceso de


selección?

Según el tipo de centro, los requisitos son los siguientes:


- En los CET cerrados y semiabiertos, los condenados deben haber
cumplido dos tercios de condena respecto del tiempo mínimo,
aunque puede haber excepciones.
- En los CET abiertos, no pueden participar aquellos internos a
quienes falten dos meses para el cumplimiento de la medida
alternativa o de la condena.
Los criterios para elegir a los usuarios, evaluados por el Consejo
Técnico, son: aptitud laboral, capacidad de aprendizaje, voluntad,
motivación, y antecedentes psicológicos, sociales y de conducta.
Se excluyen como criterios el tipo del delito y la duración de la pena.
(Artículo 12737 del Decreto N° 36).

338) ¿Cómo se realiza la capacitación laboral de los usuarios de los


Centros de Educación y Trabajo?

De acuerdo con las siguientes pautas:


- Debe ser acorde con las posibilidades y realidad regional existente
en el medio libre.
- Debe ser acreditada mediante certificación otorgada por las
instituciones reconocidas por los Ministerios de Educación o del
Trabajo.
- Deben ser coordinados los planes y programas de estudio con
los organismos educativos correspondientes.
- Debe incluir un sistema de becas para aquellos condenados que
quieran completar sus estudios en todos los niveles.
(Artículos 18738, 19739, 20740 y 21741 del Decreto N° 36).
737
Decreto N° 36. Artículo 12.- «Para la selección de los condenados postulantes a los CET se considerarán: su aptitud laboral,
capacidad de aprendizaje, voluntad, motivación y antecedentes psicológicos, sociales y de conducta, características que
deberán ser medidas y apreciadas por el Consejo Técnico.
El tipo de delito y la duración de la pena no constituirán factores que excluyan la selección de postulantes. Sin perjuicio de lo
cual sólo podrán ser enviados a los CET cerrados y semiabiertos, los condenados que hayan cumplido, a lo menos dos tercios
de condena respecto del tiempo mínimo. Excepcionalmente podrán ser postulados internos con menor tiempo de condena
siempre que cumplan con los requisitos establecidos en el inciso precedente, y cuenten con la aprobación del Subdirector
Técnico de la Institución.
En los CET abiertos, no podrán participar aquellos penados a quienes les falten dos meses para el cumplimiento de una medida
alternativa o de la condena correspondiente».
738
Decreto N° 36. Artículo 18.- «En el Centro de Educación y Trabajo se entregará instrucción, capacitación y formación a los
condenados en oficios o actividades acordes a sus posibilidades y a la realidad existente en el medio libre regional».
739
Decreto N° 36. Artículo 19.- «El Centro de Educación y Trabajo deberá considerar para los efectos de sus programas de
capacitación, el marco de formación de competencies laborales que fijen las autoridades respectivas».
740
Decreto N° 36. Artículo 20.- «El Centro de Educación y Trabajo procurará que se acrediten las competencias laborales
adquiridas por sus beneficiarios, mediante la certificación otorgada por instituciones reconocidas por los Ministerios de Educación
o del Trabajo».
741
Decreto N° 36. Artículo 21.- «Los Centros de Educación y Trabajo podrán coordinar con los organismos educativos que
correspondan, de acuerdo con la legislación vigente, los planes y programas de estudios técnicos o científico humanistas en
todos sus niveles diseñados por el Ministerio de Educación, si los requerimientos para completar la capacitación de los condenados
así lo exigiera.
Los Centros de Educación y Trabajo estarán facultados para financiar con recursos propios, un sistema de becas para que los
condenados beneficiarios puedan completar sus estudios en todos los niveles».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


210
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

339) ¿Cómo es el régimen de trabajo y beneficios de los usuarios de


los Centros de Educación y Trabajo?

El trabajo de los reclusos debe ser siempre remunerado, según criterios


establecidos por la Subdirección Técnica de Gendarmería, pagándose
una cantidad mensual a la que pueden añadirse mensualmente bonos
o incentivos basados en la producción o nivel de calificación laboral de
los usuarios, según determine el Consejo Técnico.
En los CET cerrados y semiabiertos, del salario de los condenados se
deducirán algunos porcentajes (10%, para los gastos ocasionados al
establecimiento; 15%, para la responsabilidad civil y, 15%, para un
fondo individual de reserva).
El Jefe o asistente social del CET debe asesorar a los usuarios respecto
del sistema previsional, seguros, ahorros y otros, de tipo voluntario.
En algunas situaciones, como en caso de falta de motivación, los
internos pueden ser trasladados a otro centro (caso de los CET
semiabiertos) o marginados del centro (caso de los CET cerrados y
abiertos).
Además, los usuarios deben realizar las labores generales de
mantenimiento del centro.
Cabe tener presente la Ley N° 16.744, sobre Accidentes de Trabajo y
Enfermedades Profesionales, que señala qué trabajadores están
sujetos a este tipo de seguros.
(Artículos 28742, 29743, 30744, 31745, 32746, 33747 y 34748 del Decreto N° 36).
(Artículo 2749 de la Ley N° 16.744).
742
Decreto N° 36. Artículo 28.- «En los Centros de Educación y Trabajo todos los condenados participarán en actividades
laborales y en programas formativos y de apoyo psicosocial, como parte del proceso de capacitación laboral y de reinserción
social, con el objeto de generar competencias sociales y laborales.
Los condenados, en la medida que fuere necesario, deberán realizar, además, las labores generales de mantenimiento del
Centro respectivo, las que en caso alguno podrán privarlos de participar en el proceso a que se refiere el inciso primero».
743
Decreto N° 36. Artículo 29.- «Serán trasladados a otro establecimiento penal desde los Centros de Educación y Trabajo
semiabiertos y serán marginados del respectivo Centro, si se trata de un establecimiento cerrado o abierto, aquellos condenados
que se encuentren en cualquiera de las siguientes situaciones:
a) Demuestren notoria incapacidad para adaptarse al tratamiento que se establece en el presente reglamento
b) Observen una conducta que perjudique el funcionamiento de la unidad o influya desfavorablemente en el comportamiento
de los demás internos
c) Demuestren evidente falta de motivación o notoria incapacidad para las labores desarrolladas en el respectivo Centro
d) Que el condenado manifieste su voluntad de ser trasladado o retirarse del Centro
A excepción de lo contemplado en la letra d), estas circunstancias serán examinadas por el Consejo Técnico, quien, sobre la
base de los antecedentes y criterios técnicos, emitirá un informe respecto de la permanencia, salida del Centro o la aplicación
de una de las sanciones contenidas en el Párrafo 3º «De las sanciones y procedimientos de aplicación» del Reglamento de
Establecimientos Penitenciarios y en conformidad con la etapa del proceso de reinserción social en que se encuentra el
condenado. Para este efecto el Consejo Técnico deberá haber escuchado antes a este último.
Con el informe del Consejo Técnico, el Jefe de la Unidad comunicará al Director Regional de inmediato la medida adoptada.
En el caso de la letra b) las sanciones que se determinen deberán aplicarse en el establecimiento al cual se derive al condenado».
744
Decreto N° 36. Artículo 30.- «El trabajo de los condenados de los CET deberá ser siempre remunerado, de acuerdo a los
criterios y procedimientos que determine la Subdirección Técnica de Gendarmería de Chile.
Para ello, el Consejo Técnico de cada Centro de Educación y Trabajo, determinará una cantidad mensual mínima a recibir por
condenado, se financiará íntegramente de los ingresos que se originen por las actividades productivas y comerciales de cada
Centro.
Sin perjuicio de lo anterior, los jornales se financiarán con el ítem correspondiente asignado en el presupuesto institucional».
745
Decreto N° 36. Artículo 31.- «Por sobre los montos establecidos en el artículo anterior, podrán pagarse mensualmente bonos
e incentivos basados en la producción o en el nivel de calificación laboral de los condenados, de acuerdo a lo establecido por
el Consejo Técnico respectivo».

211
CAPÍTULO 4

340) ¿Pueden gozar los usuarios de los Centros de Educación y


Trabajo cerrados y semiabiertos de permisos de salida?

Sí, tienen derecho no sólo a aquellos permisos de salida señalados


en el Reglamento de Establecimientos Penitenciarios (salida
esporádica, salida dominical, salida de fin de semana y salida
controlada al medio libre), sino también a los siguientes:
- Salida Esporádica Especial
- Salida Trimestral
- Permiso de Estudio y Capacitación
Estos permisos tienen en común que se efectúan sin custodia. Su
concesión, suspensión o revocación es facultad privativa del Jefe del
establecimiento, previo informe favorable del Consejo Técnico.
(Artículo 13, incisos 1 y 2750 del Decreto N° 36).

746
Decreto N° 36. Artículo 32.- «La suma de los montos señalados en el artículo 30, más el monto variable que los condenados
puedan recibir, dará como resultado su ingreso mensual.
Los condenados deberán estar clasificados en alguna de las siguientes categorías o niveles de calificación laboral:
a) Aprendiz
b) Ayudante de Maestro
c) Maestro»
747
Decreto N° 36. Artículo 33.- «En los Centros de Educación y Trabajo cerrados y semiabiertos, del salario del condenado se
deducirá en los casos que proceda:
a) Un 10% destinado a indemnizar los gastos que ocasionen al establecimiento, incluyendo las materias primas que les
proporcione la Administración Penitenciaria.
b) Un 15% a fin de hacer efectiva la responsabilidad civil proveniente del delito.
c) Un 15% destinado a la formación de un fondo individual de reserva que será entregado cuando egresen definitivamente
del establecimiento penitenciario.
Una vez realizadas las deducciones que correspondan, el resto del producto de su trabajo será de libre disposición del interno
y se destinará a proporcionarle las ventajas y alivios que solicite.
El monto máximo de dinero que podrá manejar el condenado al interior de la Unidad Penal para sus necesidades personales
se determinará según el Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
748
Decreto N° 36. Artículo 34.- «El Jefe o el Asistente Social de los Centros de Educación y Trabajo deberán informar y asesorar
a los condenados acerca del sistema previsional, seguros, ahorros y otros, a los que puedan acogerse en forma voluntaria».
749
Ley N° 16.744. Artículo 2.- «Estarán sujetas, obligatoriamente, a este seguro, las siguientes personas: a) Todos los
trabajadores por cuenta ajena, cualesquiera que sean las labores que ejecuten, sean ellas manuales o intelectuales, o
cualquiera que sea la naturaleza de la empresa, institución, servicio o persona para quien trabajen, incluso los servicios
domésticos y los aprendices; b) Los funcionarios públicos de la Administración Civil del Estado, municipales y de instituciones
administrativamente descentralizadas del Estado; c) Los estudiantes que deben ejecutar trabajos que signifiquen una fuente
de ingreso para el respectivo plantel; d) Los trabajadores independientes y los trabajadores familiares.
El Presidente de la República establecerá, dentro del plazo de un año, a contar desde la vigencia de la presente ley, el
financiamiento y condiciones en que deberán incorporarse al régimen de seguro de esta ley las personas indicadas en las letras
b) y c) de este artículo.
No obstante, el Presidente de la República queda facultado para decidir la oportunidad, financiamiento y condiciones en que
deberán incorporarse al régimen de seguro que establece esta ley las personas indicadas en la letra d)».
750
Decreto N° 36. Artículo 13.- «Los condenados de los CET cerrados y semiabiertos podrán postular a los permisos de salida
establecidos en el Reglamento de Establecimientos Penitenciarios.
Además de los permisos de salida establecidos en el Reglamento de Establecimientos Penitenciarios, los internos de los CET
semiabiertos podrán postular a los siguientes permisos:
a) Salida Esporádica Especial;
b) Salida Trimestral, y
c) Permiso de Estudio y Capacitación.
La concesión, suspensión o revocación de estos permisos será facultad privativa del Jefe del establecimiento. Sin embargo, sólo
podrá concederlos a los internos que cuenten con informe favorable del Consejo Técnico…».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


212
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

341) ¿Qué es la salida esporádica especial?

Es un permiso de salida extraordinario, que se puede otorgar en días


hábiles para trámites de tipo personal, indelegables, sólo por el tiempo
necesario para su ejecución.
(Artículo 13, inciso 3, letra a751 del Decreto N° 36).

342) ¿Qué es la salida trimestral?

Es un permiso que tiene una duración de hasta siete días en cada


trimestre calendario, con el objeto de que el recluso visite, comparta e
incluso pernocte con su familia.
El recluso también puede tomar esta salida en forma parcial, por un día,
en una salida de hasta quince horas consecutivas, o en dos o más días.
La autorización del permiso debe señalar la hora expresa de regreso
del usuario.
Los internos pueden postular a esta salida después de un período de
observación y evaluación de seis meses contados desde su ingreso
al CET.
(Artículo 13, incisos 3, letra b752 del Decreto N° 36).

343) ¿Qué es el permiso de estudio y capacitación?

Es un permiso que se concede para que el usuario pueda concurrir a


establecimientos educacionales o de capacitación técnica del medio
libre, por el tiempo, horarios y número de horas diarias que requiera el
estudio o capacitación en cada caso, considerando el tiempo de
traslados.
Los internos pueden postular a esta salida después de un período de
observación y evaluación no inferior a tres meses contados desde su
ingreso al CET. En forma excepcional, puede ser concedido a aquellos
reclusos que ya se encontraran cursando estos estudios al momento
de su ingreso al CET.

751
Decreto N° 36. Artículo 13.- «… Salida Esporádica Especial: Permiso de salida extraordinario, sin custodia, que se puede
otorgar en días hábiles con el objeto de realizar trámites de carácter personal e indelegables y sólo por el tiempo que sea
necesario para su realización…».
752
Decreto N° 36. Artículo 13.- «… Salida Trimestral: Salida sin custodia, con el objeto de visitar, compartir con su familia e incluso
pernoctar con ésta, todo lo anterior en el marco del reintegro progresivo al medio libre.
Este permiso consistirá en una salida de hasta siete días en cada trimestre calendario, que podrá tomarse en forma parcializada,
por un día en una salida de hasta 15 horas consecutivas, o en dos o más días. La autorización del permiso señalará
expresamente la hora de retorno del interno al Centro.
Dicha salida no podrá acumularse de un trimester a otro, pero podrá combinarse con los demás permisos establecidos tanto
en el presente reglamento como en el Reglamento de
Establecimientos Penitenciarios, a excepción de la salida controlada al medio libre. Además este permiso podrá concederse como
primer beneficio o bien en forma posterior a otro en actual utilización.
Los condenados podrán postular a la salida trimestral luego de un período de observación y evaluación de seis meses contados
desde su ingreso al Centro respectivo…».

213
CAPÍTULO 4

(Artículo 13, inciso 3, letra c753 del Decreto N° 36).

344) ¿Qué ocurre en caso de quebrantamiento o de incumplimiento


del permiso?

En caso de quebrantamiento, el interno no podrá reingresar al CET,


debiendo integrarse en un establecimiento de régimen cerrado.
Además, deberán cumplir un tercio de la condena quebrantada que
les reste para postular nuevamente a beneficios, salvo que aún no
exista sentencia ejecutoriada en el juicio por quebrantamiento y existan
antecedentes que justifiquen la concesión de un nuevo beneficio.
(Artículo 13, inciso final754 del Decreto N° 36).
(Artículo 111755 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

345) ¿Qué puedo hacer si se me impide trabajar durante el


cumplimiento de mi condena?

Usted debe reclamar ante el Jefe de la unidad penal, ante el Juez de


Garantía o bien durante las visitas. Así mismo, Usted puede presentar
un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones que corresponda,
invocando la violación del principio de igualdad (artículo 19 N° 2 de la
Constitución) o directamente el derecho a la libertad de trabajo y su
protección (artículo 19 N° 16).
Usted debe alegar que si no trabaja, no podrá demostrar un
comportamiento sobresaliente, lo cual le perjudicará en orden a
postular a los distintos beneficios intrapenitenciarios, lo cual es
discriminatorio. Como lo indica Doris Cooper Mayr, «los logros exigidos
por «la cana» son: Estudios (Colegio), Trabajo y Cursos (de
alcoholismo, familia, etc.). Estos «logros» son difíciles de alcanzar por
el bajo cupo de los talleres y cursos y porque el colegio también tiene
límites en cuanto al número de alumnos»756.

753
Decreto N° 36. Artículo 13.- «… Permiso de Estudio y Capacitación: Permiso sin custodia, con el objeto que el condenado
pueda concurrir a establecimientos educacionales o de capacitación técnica del medio libre, para realizar estudios regulares
básicos, medios científico-humanistas o técnico-profesionales, superiores, o cursos de capacitación en oficios o técnicas
especializadas.
Estos permisos serán concedidos luego de un período de observación y evaluación que no podrá ser inferior a tres meses,
contados desde la fecha de su ingreso al Centro y deberán limitarse al tiempo, horarios y número de horas diarias que requiera
el estudio o capacitación en cada caso, considerando el tiempo de los traslados.
En forma excepcional y antes de los tres meses a que alude el inciso anterior podrá ser concedido este permiso a aquellos
condenados que al momento de ingresar al Centro se encuentren asistiendo a alguno de los cursos antes mencionados…».
754
Decreto N° 36. Artículo 13.- «… En caso de quebrantamiento el interno no podrá reingresar al Centro, debiendo hacerlo
a un establecimiento penitenciario cerrado.
En caso de incumplimiento, de las condiciones que imponen estos permisos, el Jefe del Centro deberá dar aplicación a lo
establecido en el Artículo 111 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
755
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 111.- «Los internos que hayan quebrantado o que voluntariamente
hayan dejado de cumplir sus condenas, deberán cumplir a lo menos, un tercio del saldo insoluto de la condena quebrantada
antes de poder postular nuevamente a los beneficios, cualquiera sea el plazo que les falte para cumplir el tiempo mínimo para
postular a la libertad condicional. Sin perjuicio de lo anterior, el Jefe del Establecimiento, mientras no exista sentencia ejecutoriada
en el juicio por quebrantamiento, podrá considerar la concesión de un beneficio al interno procesado cuando existan antecedentes
comprobados que así lo ameriten».
756
Doris Cooper Mayr, «Delincuencia Común en Chile», P. 106.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


214
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

4.3. Los permisos de salida.

4.3.1. Concepto de permiso de salida.

346) ¿Qué son los permisos de salida?

El REP los define como «beneficios» que forman parte de las actividades
de reinserción social. Tienen carácter gradual, ya que la idea es que el
recluso disfrute paulatinamente de mayores espacios de libertad.
(Artículo 96, inciso 1 757 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

347) ¿Qué señala la doctrina al respecto?

Según señala la doctrina, los permisos de salida constituyen la


excarcelación temporal de una persona presa. Normalmente se
clasifican en ordinarios, concedidos periódicamente para preparar la
vida en libertad, y extraordinarios, otorgados por motivos humanitarios
ante circunstancias graves y excepcionales. La doctrina ha señalado
que las salidas constituyen un elemento clave dentro de la política
criminal moderna, dado que evitan el aislamiento de los reclusos y
contribuyen a su proceso de readaptación. Pero, además, de este fin
reeducativo, los permisos de salida pueden servir a otros fines, tales
como «... la atenuación de los efectos desestructuradores que origina
la cárcel en la persona presa, el mantenimiento y fortalecimiento de
los vínculos familiares, la búsqueda de futuros trabajos..., el inicio de
nuevas relaciones personales, el contacto con personas o
asociaciones dedicadas a la reinserción de personas presas... »758.
Johannes Feest, en el marco de una visita que realizó a Chile, relata:
«Otra área, en la que la Ley Penitenciaria alemana muestra impactos
importantes y sobre todo positivos, es el área de la flexibilización del
régimen penitenciario, es decir el ámbito de las salidas. Antes de la
entrada en vigor de la ley, el número de salidas concedidas era más
bien reducido. Pero su consagración en la Ley Penitenciaria y las
posibilidades de control judicial lograron realmente un milagro. Durante
veinte años, el número de salidas ha ido aumentando constantemente

757
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 96.- «Los permisos de salida son beneficios que forman parte de
las actividades de reinserción social y confieren a quienes se les otorgan gradualmente, mayores espacios de libertad...».
758
Ríos Martín, Julián Carlos, «Manual de Ejecución Penitenciaria: Defenderse de la cárcel», Cáritas, Madrid, 1999, P. 118.

215
CAPÍTULO 4

y se han tornado en algo habitual del régimen penitenciario. Al mismo


tiempo, ha ido disminuyendo el número de abusos (de reclusos que
luego no vuelven a la cárcel o que cometen otros delitos durante su
salida). (…) ¿A qué se debe este éxito tan sorprendente? En mi opinión,
hay dos razones decisivas: por un lado, en el transcurso de los años,
los centros penitenciarios han aprendido a evaluar el riesgo de fuga
de manera más acertada. Por otro, los reclusos han tomado mayor
conciencia del significado de las salidas, también a largo plazo. Estas
se han transformado en una rutina bien manejada por ambos lados»759.

348) ¿Qué tipos de permisos de salida existen?

El REP se refiere a cuatro tipos de permisos de salida:


- la salida esporádica
- la salida dominical
- la salida de fin de semana
- la salida controlada al medio libre
Esta clasificación es importante, ya que los permisos están ordenados
según la extensión de la salida, de menor a mayor. Solamente si un
recluso usa provechosamente uno, podrá postular al siguiente.
(Artículo 96, inciso 2 760 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

349) ¿Qué evolución se ha producido en la concesión de permisos


de salida?

El estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para


Chile» analiza la evolución producida en las concesiones de estos
permisos de salida por parte de Gendarmería de Chile.
En el caso de la salida dominical sin custodia, de un promedio diario
de 1.086 autorizaciones en el año 1994 se ha pasado a 547
autorizaciones en el año 2004761. Lo mismo sucede con la salida de fin
de semana (en el año 2002, 622 salidas autorizadas como promedio
diario; en el 2004, 411 salidas762) y, en menor medida, con la salida
controlada al medio libre (en el año 1994, 900 salidas autorizadas de
promedio diario; en el 2004, 878 salidas763).

759
Johannes Feest, texto disponible en la página web: www.gtzreformajudicial.cl. En el borrador del estudio «Las Cárceles y
la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 87.
760
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 96.- «...Dichos permisos de salida son los siguientes:
a) la salida esporádica;
b) la salida dominical;
c) la salida de fin de semana, y
d) la salida controlada al medio libre...».
761
Datos extraídos de la Tabla 15: «Desarrollo de la salida dominical». Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de
una Política Criminal para Chile», P. 83.
762
Datos extraídos de la Tabla 16: «Desarrollo de la salida de fin de semana». Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda
de una Política Criminal para Chile», P. 86.
763
Datos extraídos de la Tabla 17: «Desarrollo de las salidas controladas al medio libre». Borrador del estudio «Las Cárceles
y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», Pp. 86-87.

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


216
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

Gendarmería de Chile ha explicado el retroceso en las salidas


dominicales en su alto número de vulneración. Sin embargo, este
intento de disminuir la cifra es cuestionado en el estudio por diversas
razones, entre ellas, por su ineficacia. Consecuentemente, esta política
es sindicada como arbitraria, y se interpreta en razón de que «…en
materia de salidas del régimen penitenciario se busca una falsa
percepción de seguridad ciudadana, que mientras más personas se
encuentran encarceladas más seguro estamos»764.
Por ello, la paulatina disminución de los permisos de salida es producto
del endurecimiento de la política criminal chilena. Sin embargo, este
enfoque «merma las posibilidades de los reclusos para reinsertarse
progresivamente en la sociedad. Debido al limitado contacto con el
mundo exterior, sigue consolidándose una subcultura al interior de los
recintos penitenciarios»765.

4.3.2. La salida esporádica.

350) ¿Qué es una salida esporádica?

De acuerdo al REP, la salida esporádica es aquella que tiene por objeto


el que un recluso visite a sus parientes próximos u otra persona cercana,
en caso de enfermedad, accidente grave o muerte, o bien que estén
afectados por otros hechos de semejante naturaleza, importancia o
trascendencia en la vida familiar.
También puede concederse para que el recluso realice diligencias
urgentes en las que deba comparecer personalmente.
Existe otra variedad de salida esporádica, de carácter anual, concedida
como premio o estímulo especial a quienes, habiendo cumplido un
tercio de la condena, hayan sido propuestos por el Consejo Técnico.
Además, hay un tipo de salida esporádica previo informe del Consejo
Técnico respectivo, a los internos que participen en actividades
deportivas, recreativas y culturales, por el tiempo que duren dichas
actividades766.
Todas estas modalidades se realizan siempre con vigilancia o custodia.
(Artículos 100767, 101768 y 102769 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

764
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 85.
765
Borrador del estudio «Las Cárceles y la Búsqueda de una Política Criminal para Chile», P. 87.
766
Artículo 51 modificado. Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N°
518, de 1998, de Justicia, sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
767
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 100.- «Los Jefes de los Establecimientos Penitenciarios podrán
autorizar, con vigilancia, la salida esporádica de los internos condenados con el objeto que éstos visiten a sus parientes próximos
o a las personas íntimamente ligadas con ellos, en caso de enfermedad, accidente grave o muerte de ellos o que estén afectados
por otros hechos de semejante naturaleza, importancia o trascendencia en la vida familiar... ».
768
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 101.- «La autorización del artículo anterior, con custodia, podrá
igualmente otorgarse para la realización de diligencias urgentes que requieren de la comparecencia personal del condenado... ».
769
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 102.- «El Jefe del establecimiento podrá autorizar la salida, con
vigilancia, una vez al año y por un máximo de diez horas, de los internos que habiendo cumplido un tercio de su pena privativa
de libertad hayan sido propuestos por el Consejo Técnico como merecedores de este permiso como premio o estímulo especial».

217
CAPÍTULO 4

351) ¿Qué antecedentes van a ser tenidos en cuenta por el Jefe del
establecimiento para conceder el permiso de salida esporádica?

Fundamentalmente, según el REP, los referidos a la conducta y confiabilidad


del recluso, así como las medidas de seguridad que se requieran.
(Artículo 100 770 y 102 771 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

352) ¿Cuál es la duración de una salida esporádica?

La duración depende de la modalidad de que se trate, pues el REP


distingue entre:
- La que se concede para visitar a un familiar o persona cercana,
que tiene una duración máxima de diez horas.
- La que se concede para realizar diligencias, de una duración
máxima de seis horas.
- La que se concede como premio o estímulo especial que tiene
una duración máxima de diez horas.
(Artículos 100 772 y 101 773 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

353) ¿Existe algún límite al otorgamiento de salidas esporádicas?

Sí, dado que estas salidas no pueden ser otorgadas en forma conjunta o
acumulativa, conforme al REP.
(Artículo 107, inciso 2 774 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

4.3.3. La salida dominical.

354) ¿Qué es la salida dominical?

El REP la define como aquella que se produce cada domingo y que


sólo puede concederse a partir de los doce meses anteriores al día en
que el recluso cumpla el tiempo mínimo para optar a la libertad condicional.
Se realiza sin custodia.
770
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 100.- «Los Jefes de los Establecimientos Penitenciarios podrán
autorizar, con vigilancia, la salida esporádica de los internos condenados... para lo cual tendrán en cuenta los antecedentes
respecto a la conducta y confiabilidad del interno y las medidas de seguridad que se requieran».
771
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 102.- «El Jefe del establecimiento podrá autorizar la salida… una
vez al año… de los internos… merecedores de este permiso como premio o estímulo especial».
772
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 100.- «Los Jefes de los Establecimientos Penitenciarios podrán
autorizar, con vigilancia, la salida esporádica de los internos condenados... por un período no superior a diez horas...».
773
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 101.- «La autorización del artículo anterior, con custodia, podrá
igualmente otorgarse para la realización de diligencias urgentes... y se extenderá por el tiempo estrictamente necesario para
ello, no pudiendo exceder de seis horas la duración total de la salida».
774
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 107.- «... Asimismo, tratándose de las salidas esporádicas, los
permisos no podrán ser otorgados en forma conjunta o acumulativa...».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


218
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

(Artículo 103775 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

355) ¿Qué antecedentes van a ser tenidos en cuenta por el Jefe del
establecimiento para conceder el permiso de salida dominical?

Además de los requisitos formales de cumplimiento de una parte de la


condena, el Jefe del establecimiento necesita de un informe favorable del
Consejo Técnico del respectivo establecimiento penitenciario, según el REP.
(Artículo 103776 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

356) ¿Cuál es la duración de la salida dominical?

Como máximo, quince horas en cada salida.


(Artículo 103777 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

4.3.4. La salida de fin de semana.

357) ¿Qué es la salida de fin de semana?

El REP indica que es aquella que permite al recluso salir del


establecimiento penitenciario durante el viernes, sábado y domingo
de cada semana.
Pueden solicitarla aquellos reclusos que durante tres meses
consecutivos hayan disfrutado de la salida dominical sin incumplir
ninguna de las obligaciones que su disfrute impone.
(Artículo 104, inciso 1 778 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

358) ¿Qué antecedentes van a ser tenidos en cuenta por el Jefe del
establecimiento para conceder el permiso de salida de fin de semana?

Además de los requisitos formales de correcto cumplimiento de la


salida dominical, según el REP, el Jefe del establecimiento necesita
de un informe favorable del Consejo Técnico del respectivo
establecimiento penitenciario.
(Artículo 104, inciso 1 779 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).
775
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 52.- «Los internos condenados... a partir de los doce meses
anteriores al día en que cumplan el tiempo mínimo para optar a la libertad condicional, podrán solicitar autorización al Alcaide
para salir del establecimiento los días domingos, sin custodia...».
776
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 52.- «Los internos condenados, previo informe favorable del
Consejo Técnico del respectivo establecimiento penitenciario... podrán solicitar autorización al Alcaide para salir del establecimiento
los días domingos... «.
777
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 52.- «Los internos condenados... podrán solicitar autorización al
Alcaide para salir del establecimiento los días domingos, sin custodia, por un período de hasta quince horas por cada salida».
778
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 104.- « ...podrán solicitar al Alcaide la salida de fin de semana, los
internos condenados que durante tres meses continuos hayan dado cumplimiento cabal a la totalidad de las obligaciones que
impone el beneficio de salida dominical...».
779
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 104.- «Previo informe favorable del Consejo Técnico del establecimiento
penitenciario respectivo, podrán solicitar al Alcaide la salida de fin de semana...».

219
CAPÍTULO 4

359) ¿Cuál es la duración de la salida de fin de semana?

La salida de fin de semana transcurre entre las dieciocho horas del


día viernes hasta las veintidós horas del día domingo, de acuerdo con
el REP.
(Artículo 104, inciso 2 780 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

4.3.5. La salida controlada al medio libre.

360) ¿Qué es la salida controlada al medio libre?

Conforme al REP, es aquella que tiene por objeto el que los reclusos,
con el fin de buscar o desempeñar trabajos, asistan a:
- establecimientos laborales, y de capacitación laboral o
educacional 781
- instituciones de rehabilitación social o de orientación personal
En consecuencia, la salida controlada al medio libre se realiza durante
la semana.
Puede otorgarse a partir de los seis meses anteriores al día en que
los reclusos cumplan el tiempo mínimo para optar a la libertad
condicional.
Este tipo de permiso de salida no perjudica la salida de fin de semana,
que también podrá ser disfrutada por el recluso.
(Artículo 105, inciso 1 782 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

361) ¿Qué antecedentes van a ser tenidos en cuenta por el Jefe del
establecimiento para conceder el permiso de salida controlada al
medio libre?

Además de los requisitos formales de cumplimiento de un tiempo


determinado de condena, el REP dispone que el Jefe del
establecimiento necesita de un informe favorable del Consejo Técnico
del respectivo establecimiento penitenciario.
(Artículo 105, inciso 1783 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

780
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 104.- «... En este caso podrán ser autorizados para salir del
establecimiento desde las dieciocho horas del día viernes hasta las veintidós horas del día domingo como máximo».
781
Artículo 51 modificado. Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N°
518, de 1998, de Justicia, sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
782
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 105.- «Los internos condenados, previo informe del Consejo
Técnico del respectivo establecimiento penitenciario y a partir de los seis meses anteriores al día en que cumplan el tiempo
mínimo para optar a la libertad condicional, podrán ser autorizados para salir durante la semana... con el objeto de concurrir
a establecimientos de capacitación laboral o educacional, a instituciones de rehabilitación social o de orientación personal, con
el fin de buscar o desempeñar trabajos...».
783
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 105.- «Los internos condenados, previo informe del Consejo
Técnico del respectivo establecimiento penitenciario... podrán ser autorizados para salir durante la semana...».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


220
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

362) ¿Cuál es la duración de la salida controlada al medio libre?

Como máximo, esta salida tendrá una duración de quince horas diarias.
En este sentido, el REP establece que «el permiso se concederá por
los días y extensión horaria estrictamente necesarios para la
satisfacción del objetivo que le sirva de causa».
(Artículo 105, inciso 2 784 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

363) ¿Cómo se controla esta salida?

El recluso que haya hecho uso de esta salida debe presentar


periódicamente al Jefe del establecimiento penitenciario los
antecedentes que justifiquen los beneficios que le reportó la salida,
tales como contratos de trabajo, certificados de estudios o capacitación
u otros.
Según el REP, es Gendarmería de Chile quien debe establecer los
controles necesarios.
(Artículo 106785 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

4.3.6. Requisitos y procedimiento para postular a un permiso de


salida.

364) ¿Qué reclusos pueden solicitar un permiso de salida?

Todos los reclusos que cumplan una serie de requisitos formales


pueden solicitarlo, incluso aquellos que hayan sido condenados a
penas inferiores a un año.
Sin embargo, el REP indica que ello no significa necesariamente que
se les va a conceder el permiso.
Además del cumplimiento de los requisitos formales, se requiere:
- que el permiso sea conveniente por las necesidades de
reinserción social del recluso
- que el recluso haya sido positivamente evaluado por su
participación en las actividades de reinserción social
- que pueda presumirse que respetará las normas que regulan el
permiso y que no volverá a delinquir

784
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 105.- «... El permiso se concederá por los días y extensión horaria
estrictamente necesarios para la satisfacción del objetivo que le sirva de causa. En todo caso, este objetivo deberá corresponder
a alguno de los señalados en el inciso precedente. Los internos a quienes se haya concedido este permiso para salir todos
los días de la semana podrán ser autorizados para gozar de la salida de fin de semana».
785
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 106.- «Los internos beneficiados con el permiso regulado en el
artículo anterior tendrán la obligación de presentar, con la periodicidad que determine el Jefe del Establecimiento, los antecedentes
que den cuenta del provecho que les haya reportado el uso de la salida, tales como contratos de trabajo, certificados de estudio
o capacitación, u otros de similar naturaleza, correspondiendo a la Administración Penitenciaria establecer los controles necesarios».

221
CAPÍTULO 4

(Artículos 96, inciso final786 y 115787 del Reglamento de Establecimientos


Penitenciarios).

365) ¿Qué requisitos formales debo cumplir para optar a un permiso


de salida?

En general, para optar a un permiso de salida Usted debe acreditar


que ha avanzado en el proceso de reinserción social, con lo que es
indispensable:
- Informe psicológico, que acredite que tiene conciencia del delito,
del mal causado con su conducta y de la disposición al cambio.
- Informe social, que demuestre que cuenta con medios o recursos,
ya sean familiares, penitenciarios o de redes sociales.
No obstante, pese a lo dispuesto en el REP, es claro que resulta difícil
reunir estos antecedentes teniendo en cuenta las actuales condiciones
de los establecimientos penitenciarios.
(Artículo 97788 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

366) ¿Qué ocurre con los extranjeros?

En principio, el REP dispone que tienen el mismo derecho que los


reclusos de nacionalidad chilena a solicitar permisos de salida.
Sin embargo, cuando se trate de extranjeros condenados que tengan
decreto de expulsión del país, antes de otorgarles un permiso,
Gendarmería debe dar aviso del día y hora y la duración de la salida a
la Policía de Investigaciones de Chile.
En caso de que se ignore si el interno tiene orden de expulsión, debe
recabarse tal antecedente antes de concederse la salida.
(Artículo 108789 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

786
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 96.- «...El cumplimiento de los requisitos formales sólo da derecho
al interno a solicitar el permiso de salida correspondiente, en tanto que su concesión dependerá, fundamentalmente, de las
necesidades de reinserción social del interno y de la evaluación que se efectúe respecto de su participación en las actividades
para la reinserción social que, con su colaboración, se hayan determinado según los requerimientos específicos de atención,
de modo que pueda presumirse que respetará las normas que regulan el beneficio y no continuará su actividad delictiva».
787
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 115.- «Los condenados a penas inferiores a un año tendrán
derecho a postular a los permisos de salida de que trata el presente Título, cumpliendo los requisitos generales enunciados
precedentemente, cuando les sean aplicables».
788
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 97.- «Sin perjuicio de lo señalado en el artículo precedente, los
permisos de salida sólo podrán concederse a quienes hayan demostrado avances efectivos en su proceso de reinserción social.
Para estos efectos será fundamental el informe psicológico que dé cuenta de la conciencia de delito, del mal causado con su
conducta y de la disposición al cambio, de modo que se procure, por una parte, constatar que el interno responde efectiva y
positivamente a las orientaciones de los planes y programas de reinserción social y, por otra, evitar la mera instrumentalización
del sistema con el fin de conseguir beneficios. Por su parte, el informe social deberá referirse expresamente a las posibilidades
del interno de contar con medios o recursos de apoyo o asistencia en los términos previstos en la letra d) del artículo 110 de
este Reglamento».
789
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 108.- «Cuando se trate de extranjeros condenados que tengan
decreto de expulsión del país, antes de otorgarles alguno de los beneficios deberá darse aviso del día y hora y la duración
de la salida a la Policía de Investigaciones de Chile. En caso de ignorarse si el interno tiene o no orden de expulsión, debe
recabarse tal antecedente antes de conceder la salida».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


222
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

367) ¿Quién concede los permisos de salida?

En exclusiva, de acuerdo al REP, es el Jefe del establecimiento


penitenciario quien concede, suspende o revoca los permisos de salida.
Sin embargo, para conceder un permiso necesita del informe favorable
del Consejo Técnico, que tiene como misión evaluar cada petición de
un recluso.
Antes de conceder o renovar un permiso, el Jefe del establecimiento
debe evaluar el uso que se ha hecho del permiso anterior.
(Artículo 99, inciso 1 790 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

368) ¿Qué antecedentes deben ser examinados por el Jefe del


establecimiento y por el Consejo Técnico?

Previamente a la concesión de cualquier permiso de salida, el REP


indica que deben ser examinados los siguientes antecedentes:
- la gravedad de la pena asignada al delito
- el número de delitos que se le imputan al recluso y el carácter de
los mismos
- la existencia de procesos pendientes
- el hecho de encontrarse sujeto a alguna medida cautelar personal
- la existencia de condenas anteriores cuyo cumplimiento se
encuentre pendiente, atendiendo a la gravedad de los delitos de
que traten, y
- cualquier referencia relativa a la confiabilidad del beneficiario que
permitan presumir que no quebrantará su condena.
Además, en el caso de los permisos de salida dominical, salida de fin
de semana y salida controlada al medio libre se van a tener en cuenta
otros antecedentes.
(Artículo 109791 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

790
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 99.- «Antes de renovar o conceder un nuevo permiso, el Jefe del
Establecimiento evaluará el uso que se haya hecho de la salida anterior. El incumplimiento de cualquiera de las obligaciones
que correspondan a los beneficiarios facultará al Jefe del Establecimiento para suspenderlos o revocarlos. Del mismo modo,
si las circunstancias existentes al momento de conceder el beneficio se modifican, de modo que ya no resulte aconsejable que
el interno continúe gozando de él, el Jefe del Establecimiento deberá suspenderlo o revocarlo...».
791
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 109.- «Antes de la concesión de cualquiera de los permisos de que
trata este Título, deberán analizarse por el Consejo Técnico, cuando corresponda, y en todo caso por el Jefe del Establecimiento,
los antecedentes que lo ameriten: la gravedad de la pena asignada al delito; el número de delitos que se le imputaren y el
carácter de los mismos; la existencia de procesos pendientes; el hecho de encontrarse sujeto a alguna medida cautelar personal
y la existencia de condenas anteriores cuyo cumplimiento se encontrare pendiente, atendiendo a la gravedad de los delitos
de que trataren, y en general cualquier referencia relativa a la confiabilidad del beneficiario que permitan presumir que no
quebrantará su condena».

223
CAPÍTULO 4

369) ¿Qué antecedentes van a ser tenidos en cuenta en el caso de


los permisos de salida dominical, salida de fin de semana y salida
controlada al medio libre?

Respecto de cada recluso que postule a estos permisos, conforme al


REP, se van a tener en cuenta los siguientes antecedentes:
a) Haber observado muy buena conducta en los tres bimestres
anteriores a su postulación. No obstante ello, se examinará la
conducta del interno durante toda su vida intrapenitenciaria a fin de
constatar si, con anterioridad a los tres bimestres referidos, registra
infracciones disciplinarias graves a considerar antes de conceder
el beneficio.
b) Haber asistido regularmente y con provecho a la escuela del
establecimiento, según conste del informe emanado del Director
de la Escuela, salvo que el postulante acredite, a través de
certificados pertinentes, tener dificultades de aprendizaje o estudios
superiores a los que brinda el establecimiento792.
c) Haber participado en forma regular y constante en las actividades
programadas en la Unidad, tales como de capacitación y trabajo,
culturales, recreacionales, según informe del Jefe operativo, y
d) Tener la posibilidad cierta de contar con medios o recursos de
apoyo o asistencia, sean familiares, penitenciarios o de las redes
sociales.
En la consideración de estos requisitos se van a tener presentes
las circunstancias personales del interno y las características y
recursos del establecimiento.
(Artículo 110793 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).

370) ¿Quién fija las pautas de cumplimiento (día, hora y extensión)


de los permisos de salida?

Según el REP, es el Jefe del establecimiento quien decide el día, hora


y extensión del permiso, así como otras pautas de cumplimiento del
permiso (presentación personal al regreso, etc).

792
Decreto del Ministerio de Justicia N° 1.248 de 10 de noviembre de 2005, que modifica el Decreto N° 518, de 1998, de Justicia,
sobre «Reglamento de Establecimientos Penitenciarios».
793
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 110.- «Tratándose de los permisos contemplados en las letras b),
c) y d) del artículo 96 serán considerados los internos que cumplan los siguientes requisitos:
a) Haber observado muy buena conducta en los tres bimestres anteriores a su postulación. No obstante ello, se examinará la
conducta del interno durante toda su vida intrapenitenciaria a fin de constatar si, con anterioridad a los tres bimestres referidos,
registra infracciones disciplinarias graves a considerar antes de conceder el beneficio;
b) Haber asistido regularmente y con provecho a la escuela del establecimiento, según conste del informe emanado del Director
de la Escuela, salvo que el postulante acredite dificultades de aprendizaje o estudios superiores a los que brinda el establecimiento;
c) Haber participado en forma regular y constante en las actividades programadas en la Unidad, tales como de capacitación
y trabajo, culturales, recreacionales, según informe del Jefe operativo, y
d) Tener la posibilidad cierta de contar con medios o recursos de apoyo o asistencia, sean familiares, penitenciarios o de las redes
sociales.
En la consideración de estos requisitos deberán tenerse presente las circunstancias personales del interno y las características
y recursos del establecimiento».

ANA ISABEL CABALLERO BELLIDO


224
DEFENDERSE DESDE LA CARCEL

Salvo en el caso de la salida de fin de semana, el Jefe del


establecimiento procurará que los permisos se hagan efectivos en
horario diurno.
Antes de hacerse efectivo el permiso, el Jefe del establecimiento debe
informar al / los reclusos que lo vayan a disfrutar de las obligaciones
que deben cumplir.
También debe informarles que si incumplen cualquiera de estas
obligaciones se les suspenderá o revocará el beneficio.
(Artículos 99, inciso 3794 y 107795 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

371) ¿Cuándo se revoca o suspende un permiso de salida?

Según el REP, un permiso de salida se revoca o suspende en distintas


oportunidades:
- Cuando el recluso incumple alguna de las obligaciones que le
fueron señaladas por el Jefe del establecimiento,
- Cuando el recluso quebranta la condena,
- Cuando el recluso comete un nuevo delito, y
- Cuando las circunstancias varían respecto de las que existían
cuando se concedió el beneficio, y deja de ser aconsejable que un
recluso lo disfrute.
(Artículo 99, inciso 2 796 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

372) ¿Qué efectos se derivan de esta situación?

Los efectos derivados de esta situación son distintos, según determina


el REP, dependiendo del caso que se trate:
1. En caso de incumplimiento de obligaciones, deberá regresar al
establecimiento. A su reingreso, la calificación de su conducta será la
de nota mínima.
2. En caso de quebrantamiento de condena, deberán cumplir como
mínimo un tercio del saldo no cumplido de la condena quebrantada
para poder postular nuevamente a un permiso de salida. Sin perjuicio

794
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 99.- «...Antes de hacerse efectivo un permiso de salida, el Jefe del
Establecimiento informará a los internos, individual o colectivamente, de las obligaciones que deben cumplir tales como las
limitaciones horarias, presentación personal al regreso u otras que el caso amerite. Deberá indicarles expresamente que el
incumplimiento de cualquiera de las obligaciones importará la suspensión o revocación del beneficio.
795
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 107.- «La reinserción familiar y social del condenado tiene carácter
progresivo, por lo que los permisos de salida pueden concederse por un lapso inferior al máximo permitido, debiendo el Jefe
del Establecimiento fijar el día, la hora de salida y la extensión horaria del permiso. Asimismo, tratándose de las salidas
esporádicas, los permisos no podrán ser otorgados en forma conjunta o acumulativa. A excepción de la salida de fin de semana
se procurará que se haga uso de los permisos preferentemente en horario diurno».
796
Reglamento de Establecimientos Penitenciarios. Artículo 99.- «... Del mismo modo, si las circunstancias existentes al momento
de conceder el beneficio se modifican, de modo que ya no resulte aconsejable que el interno continúe gozando de él, el Jefe
del Establecimiento deberá suspenderlo o revocarlo...».

225
CAPÍTULO 4

de lo anterior, el Jefe del Establecimiento, mientras no exista sentencia


ejecutoriada en el juicio por quebrantamiento, podrá considerar la
concesión de un permiso al recluso cuando existan antecedentes
comprobados que así lo ameriten.
3. En caso de comisión de un nuevo hecho delictivo, les será revocado
el permiso del que gozaban. Además, deberán cumplir, efectivamente
privados de libertad, la totalidad del saldo de la condena que cumplían
cuando se les concedió el permiso de que gozaban, sin que puedan
acceder a nuevos permisos de salida. Sólo podrán solicitar nuevos
permisos de salida respecto de la condena que se les imponga por el
nuevo delito y una vez que cumplan los requisitos para ello. Para estos
efectos, cualquiera sea el orden en que deban cumplirse las penas
que se hayan impuesto al recluso, el tiempo durante el cual no pueda
postular a nuevos beneficios corresponderá, al menos, al lapso que
reste de la condena que estaba cumpliendo al revocársele el permiso.
(Artículos 111797, 112798 y 113799 del Reglamento de Establecimientos
Penitenciarios).

373) ¿Qué circunstancias suponen la restitución al recluso del


derecho a postular a nuevos permisos?

Suponen la restitución al recluso del derecho a postular a nuevos


permisos, las siguientes circunstancias indicadas en el REP:
- Libertad por falta de mérito
- Revocación de la resolución que lo somete a proceso
- Sobreseimiento800 temporal y definitivo, y
- Sentencia absolutoria
(Artículo 113, inciso final801 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios).
797
Reglam