Está en la página 1de 2

c 

 
  

Algunos sensores de velocidad están hechos con una bobina móvil fuera de un imán estacionario. El principio
de operación es el mismo. Un otro tipo de transductor de velocidad consiste en un acelerómetro con un
  electrónico incluido. Esta unidad se llama un Velómetro y es en todos los aspectos superior al
sensor de velocidad sismico clásico.
El sensor de velocidad fue uno de los primeros transductores de vibración, que fueron construidos. Consiste
de una bobina de alambre y de un imán colocados de tal manera que si se mueve el carter, el imán tiende a
permanecer inmòvil debido a su inercia. El movimiento relativo entre el campo magnético y la bobina induce
una corriente proporcional a la velocidad del movimiento. De esta manera, la unidad produce una señal
directamente proporcional a la velocidad de la vibración. Es autogenerador y no necesita de aditamentos
electrónicos acondicionadores para funcionar. Tiene una impedancia de salida eléctrica relativamente baja
que lo hace relativamente insensible a la inducción del ruido.
Aun tomando en cuenta estas ventajas, el transductor de velocidad tiene muchas desventajas, que lo
vuelven casi obsoleto para instalaciones nuevas, aunque hoy en dia todavia se usan varios miles. Es
relativamente pesado y complejo y por eso es caro, y su respuesta de frecuencia que va de 10 Hz a 1000 Hz
es baja. El resorte y el imán forman un sistema resonante de baja frecuencia, con una frecuencia natural de
10 Hz. La resonancia tiene que ser altamente amortiguada, para evitar un pico importante en la respuesta a
esta frecuencia. El problema es que la amortiguación en cualquier diseño práctico es sensible a la
temperatura, y eso provoca que la respuesta de frecuencia y la respuesta de fase dependan de la
temperatura.
















Ê     
 


La temperatura tiene una importancia fundamental en numerosos procesos industriales. Por


ello, es imprescindible disponer de una medición precisa.
Las temperaturas inexactas pueden tener graves consecuencias, como la reducción de la
vida útil del equipo si sufre un sobrecalentamiento de unos grados. Para ayudarle a marcar
la diferencia, la gama Danfoss incluye transmisores y sensores de temperatura.



 


!
Alto grado de protección contra la humedad
! Ñedición de temperaturas entre ± 50 ºC y 800 ºC
! Punta de medición fija o intercambiable
! clemento de resistencia Pt 100 / Pt 1000, NTC / PTC y termopares
! Disponible con transmisor incorporado
! Disponible con homologaciones marinas