P. 1
Evaluación de las Políticas Públicas Aplicadas tras el Cierre de la Industria Carbonífera en Lota, Región del Bío-Bío

Evaluación de las Políticas Públicas Aplicadas tras el Cierre de la Industria Carbonífera en Lota, Región del Bío-Bío

|Views: 2.703|Likes:

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Nicolás Cisneros Garcés on Jan 11, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/26/2013

pdf

text

original

La tradición centralista no es una característica chilena, sino que esta fuertemente

presente en todas las naciones latinoamericanas a lo largo de su historia, herencia directa de

la conquista y colonia española. Según Bernardo Castro (2000) “Los habitantes del

territorio fueron sometidos a un proceso de aceptación de normas comunes de un centro

dominante – que fue comúnmente la capital colonial – sin contrapeso alguno”2
.

Boisier3

, destaca 5 factores explicativos sobre el centralismo en Chile, estos factores

o elementos son:

•El modelo de organización del Estado y de la administración publica, que poseían

las autoridades españolas al momento de conquistar y colonizar el territorio

Latinoamericano y Chileno.

•La permanente situación de guerra en que se encontraba Chile con los pueblos

indígenas del sur (mapuches), lo que implico que el Estado chileno asumiera un

manejo centralizado del conflicto.

•La influencia de Diego Portales, que consolido al Estado chileno con un régimen

presidencial, autoritario y centralista (influencia que perdura hasta la constitución de

1980).

•La modernización de tendencia liberal que ocurre en el Estado chileno a partir de la

década de los 70, que con un afán de “igualdad” se termino en una

“homogeneidad”, marcada por un fuerte centralismo.

•Las migraciones rural – urbana (de la década del ’30, ’40 y ’50), en donde los

campesinos acostumbrados al inquilinaje encontraron en la figura del Estado el

“patrón” que antes tenían en el campo.

Las principales características de la “cultura centralista” chilena, de acuerdo con

Castro4

, están dadas por:

2

Castro, Bernardo (2000) “Desarrollo Regional y Local Endógeno desde la Participación Ciudadana”; pp. 69.

3

Citado en: Toledo, Héctor “Disparidades Regionales en Chile”.

4

Castro, Bernardo; op. cit.; pp. 69 – 70.

11

•La clase política chilena esta concentrada en una pequeña elite, que ha vivido y sido

socializada bajo este sistema político-administrativo.

•El Estado impone normas hegemónicas desde el centro (Santiago), a través de sus

distintas instituciones (ministerios, servicios públicos, etc.); limitando el ejercicio

de la ciudadanía.

•Existe una predominancia de partidos políticos centralizados, siendo la existencia de

partidos regionales casi inexistente.

•Las iniciativas (decisiones administrativas, políticas y económicas) corresponde al

gobierno central.

•El gobierno asume el control de todos los servicios públicos con una estructura

jerarquizada, en donde las cúpulas se encuentras en el centro.

Todo este marcado centralismo que caracteriza a la forma de administrar Chile, no

ha significado una real igualdad de condiciones y/o oportunidades para las distintas

regiones del país; son múltiples los ejemplos que podríamos señalar en los cuales el

excesivo centralismo ha significado un obstáculo para la superación de problemas

regionales5

; este obstáculo esta dado por un fuerte desconocimiento de la realidad de los

distintos problemas y porque las tomas de decisiones “cruciales” se realizan en oficinas

ubicadas a muchos kilómetros de donde están ocurriendo los fenómenos.

El caso de la crisis del carbón, y de las consecuencias que esta trajo para la comuna

de Lota es ciertamente revelador; pues las decisiones se tomaron desde las oficinas del

Gobierno de Chile6

sin conocer lo que realmente estaba ocurriendo en la comuna, además

las políticas aplicadas para paliar la crisis (reconversión laboral y productiva,

fundamentalmente) se hicieron sin conocer las características de la zona y de su gente,

asunto que revisare en profundidad en capítulos posteriores de este documento.

5

Como lo es por ejemplo el sistema de impuestos en Chile, en donde estos se recaudan en las regiones en que

las empresas están funcionando, pero son administrados y re-distribuidos en Santiago.

6

Durante los mandatos presidenciales de Patricio Aylwin (1990 - 1994) y Eduardo Frei Ruiz-Tagle (1994 -

2000).

12

Pese a que no es objeto de este trabajo, es importante – a mi juicio – señalar que

ante esta marcada centralización, no son pocas las voces que apuntan que es necesario un

cambio de “paradigma”. Existen autores, como Bernardo Castro (2000), que dirigen su

critica en el fortalecimiento de la participación ciudadana, para él “aumentar los ámbitos de

competencias en la toma de decisiones acercando las instancias de decisión al ciudadano.

Descentralizar equivale a democratizar la sociedad”7

; esta visión claramente se opone a una

de corte neo-liberal, en donde las descentralización es vista como una forma de reducir el

Estado desde el punto de vista de la participación del Estado como agente productivo,

teniendo tan solo un papel de agente regulador de mercado, traspasando los servicios

públicos y actividades económicas al sector privado.

Existen visiones más “radicales” aun, en donde la opción federalista es la que se

levanta ante un centralismo asfixiante, como muestra las palabras de Guillermo Cortés:

“Por otra, parte en este Chile del tercer milenio, como no ser federalistas, digo aspirara a

terminar con el brutal centralismo que nos ahoga y no nos permite desarrollarnos, no solo

como región sino que como país. No es posible que los representantes de las regiones sean

impuestos por el centro político, no es posible que los funcionarios de regiones se

impongan también desde Santiago. (...) Debemos avanzar a un Chile con traspaso de

competencias a las regiones, elección directa de sus autoridades, mayor presupuesto

descentralizado, respeto por las identidades regionales, y por las que deben construirse,

también nos parece central abogar por el respeto a los distintos pueblos que son parte de

Chile y que hoy no tiene una expresión clara y verdadera en política y representación”8
.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->