Está en la página 1de 1

La libertad

Usos de la voluntad
La libertad tiene su raíz en lo más profundo de la persona, permea todos sus actos y se
asienta en el ejercicio de la voluntad, distinguiendo en ella tres momentos: el deseo, la
deliberación y la elección.
Modos de querer
1.El deseo consiste en la búsqueda de la unión o posesión de lo deseado.
2. Elección voluntaria orientada al pasado que adopta la forma de aprobar o rechazar la
propia realidad, lo que uno ya es.
3. Elección voluntaria orientada hacia el futuro, dominio o poder acerca de lo que será
mi futuro, de lo que puedo hacer.
4. Voluntad creadora, encauza el brotar inteligente de la persona y que se aplica a las
acciones artísticas, transformar materia, realizar actos lingüísticos, etc.
5. Amor, uso de la voluntad que consiste en reconocer y afirmar que una realidad es en
sí misma y vale.
Estos usos de la voluntad pueden y deben darse en simultáneo y considerarse todo a la
vez y armónicamente.
Libertad interior y constitutiva
La libertad permite al hombre alcanzar su máxima grandeza, empapa y define todo su
actuar y el ejercicio de ella se identifica con la realización personal; no se puede ser
verdaderamente humano sin ser libre de verdad. La libertad tiene cuatro grandes planos
implicados mutuamente:
- Libertad constitutiva, también llamada fundamental o trascendental, es el nivel más
profundo, consiste en un espacio interior donde nadie me puede poseer y donde me
encuentro a disposición de mí mismo, es poseerse en el origen.