Está en la página 1de 2

DÍA BUENO, DÍA MALO

2 de Noviembre 

Hoy  fue  mi  mejor  día  en  el 


instituto. 

Me  desperté  a  las  7:49,  baje  a 


desayunar  y  tenía  el  desayu‐
no servido, otros días, siempre 
me  lo  tengo  que  hacer  yo:  un 
vaso  de  leche,  un  zumo  de 
naranja,  dos  tostadas  untadas 
de  mantequilla  y  mermelada. 
Mi  parada  de  autobús  está  a 
dos  manzanas  de  mi  casa,  de 
repente empezó a llover y pensé que me iba a mojar y mi madre decide llevar‐
me  al  parada,  tuve  suerte  de  que  el  conductor  sintonizó  HIT‐FM  y  empezó  a 
sonar mi canción favorita. 

En el instituto pude jugar en una mesa de ping‐pong, los respectivos dueños de 
esas horas de la mesa estaban malos. Al pasar por el pasillo de las clases, antes 
de ir a Música me dio tiempo a ir al baño. En clase de Música nos pusieron una 
peli guay, en Inglés me pusieron un positivo y nos dijo las notas de examen sa‐
qué un nueve alto alto. En el recreo andando por el estanque encontré 10 euros, 
en la cafetería me comí un bocata de lomo con queso, un colega me invitó a una 
lengua y a una bolsa de tu‐bils.  

De vuelta a casa en el autobús me cantaron cumpleaños feliz y me dieron tres 
regalos. En mi casa me esperaba mi comida favorita y cuatro regalos más. 

  ¡MI MEJOR DÍA EN EL INSTITUTO! 

 
 

3 de Noviembre 

Hoy fue mi peor día en el instituto. 

Me desperté a las 7:10, muy tarde bajé a des‐
ayunar  y  no  tenía  el  desayuno  servido,  solo 
me  dio  tiempo  a  tomar  una  magdalena.  Em‐
pezó a llover y mi madre esta vez no me pu‐
do  llevar  a  la  parada  pues  tenía  cita  con  el 
médico.  Perdí  el  bus,  pillé  una  mojadura  y 
llegué  tarde  a  la  primera  clase,  me  pusieron 
un retraso. A la siguiente clase se me habían 
olvidado los libros y me cayó un negativo, en 
la siguiente no tenía los deberes hechos, otro 
negativo al canto.  

Llegó el recreo, estaba hambriento, agotado de tantos negativos y mis cinco eu‐
ros los había perdido. Andando por el estanque me resbalé y me caí, llené todo 
el pantalón de barro. A la siguiente clase, necesitaba abrir la taquilla para coger 
los libros de mate, cuando me di cuenta de que…me falta la llave ¡otro negati‐
vo!  

Perdí  de nuevo el autobús a la salida del instituto y cogí otro bus que no era el 
mío; ese me llevo a Roces, tuve que volver a casa andando, hambriento y moja‐
do. 

 ¡MI PEOR DÍA EN EL INSTITUTO! 

Miguel Granda, S1B 

Intereses relacionados