Problemática en el Aprendizaje

y la Docencia Musical
Alberto Betancourt

Perfil del estudiante de Música:
Para llegar a sobresalir en la música se requieren ciertas
cualidades que no posee la mayoría de personas: un gran sentido
rítmico, poderosa memoria auditiva, oído interno subconsciente,
gran poder de concentración, el uso de los dos hemisferios
cerebrales para algunos instrumentos donde se interpreta
simultáneamente melodía, armonía y ritmo como en el piano,
coordinación, motricidad e independencia en el manejo de sus
dedos, capacidad de ir leyendo simultáneamente dos pentagramas
paralelos en el piano o tres pentagramas en el órgano.

Quien posea todas esas cualidades puede llegar pronto a ser un
gran músico. Entonces decimos que se tiene gran talento natural
para la música. Esta persona seguramente triunfará en el campo
de la música, bien sea con un diploma de la mejor universidad, o
con un profesor particular, o en una escuela informal, o como un
autodidacta. Ha habido muchos grandes músicos famosos que han
triunfado sin tener una carrera formal de música. Grandes
luminarias como Erroll Gardner, Agustín Lara, Paco de Lucía, Los
Beatles… triunfaron en la música sin saber solfear. Aquí estoy
hablando de una pequeña minoría de genios.

La mayoría de los que ingresan a estudiar música tienen algunas
carencias:

No todos tienen sentido rítmico. No todos sienten el ritmo al
tocar, sino que deben ir contando y llevando una estricta

1
contabilidad de los valores de las notas, añadiendo así un gran
trabajo cerebral a su labor de tocar el instrumento, y sin sentir
el pulso rítmico.

No todos tienen oído interno. No me refiero a lo que los médicos
llaman oído interno, sino al oído subconsciente como el que poseía
Beethoven, quien siendo absolutamente sordo compuso sus
mejores obras. El imaginaba las líneas melódicas, los
contrapuntos, las armonías, los efectos orquestales, y los escribía
en los pentagramas con todas sus dinámicas y expresiones.

El oído interno subconsciente es muy diferente al oído interno
que se encuentra en el hueso temporal, donde se realiza la
transformación de la energía mecánica producida por las ondas
sonoras en energía nerviosa. Cuando en música se habla de oído
interno siempre se refieren al oído interno subconsciente.

No todos tienen oído absoluto, que es un privilegio que poseen
muy pocos. Los casos de oído absoluto son un verdadero problema
para un maestro sin la debida preparación, pues el alumno puede
tocar sin partitura ni ensayo previo, piezas que el profesor no
puede tocar sin un intenso estudio de la partitura. Otro problema
es el conflicto entre el consciente y subconsciente que se
presenta al alumno, al enseñarle con los sistemas tradicionales a
quien toca su instrumento a nivel subconsciente, sintiendo la
música sin pensar en ella.

No todos tienen memoria auditiva. Son más los que tienen
memoria visual o memoria lógica, o memoria secuencial, y
entonces tienen que adaptarse y algunos aprenden a relacionar
notas, intervalos y acordes con colores para suplir esa carencia,
añadiendo así un gran trabajo consciente en la imaginación a su
labor de tocar el instrumento.

No todos tienen el poder de concentración que debe poseer un
buen intérprete.

2
El operar simultáneo de los dos hemisferios cerebrales es
fundamental en el estudio y en la interpretación del piano, el
órgano, la guitarra, la batería, y otros instrumentos,
donde las manos hacen un trabajo totalmente distinto e
independiente pero que debe ser perfectamente coordinado.

La motricidad e independencia de los dedos es fundamental para
cualquier instrumento, pero sobre todo para el piano, pues solo 10
dedos tienen la responsabilidad de controlar sus 88 teclas.

Solo una minoría de estudiantes poseen todas las cualidades
enumeradas anteriormente, y estos al concluír sus estudios, o aun
sin concluirlos, llegarán a ser verdaderos "músicos".

Perfil del Docente de Música:

Ahora bien, si para aprender a tocar un instrumento se necesitan
todas estas cualidades y la mayoría de los candidatos carecen en
parte de ellas, pues es muy complicado el trabajo para los
profesores de una institución académica que deben enseñar un
instrumento a un grupo de personas de muy diferentes aptitudes
y tal vez de muchas carencias.

Los que no poseen ese talento especial, pero estudian con juicio y
cumplen con todos los requisitos académicos reciben un diploma
de licenciatura o profesorado o equivalente, en el que la
Institución aclara que se otorga dicho diploma por haber
cumplido con todos los requisitos académicos. En este caso
tenemos un grupo grande de "musicólogos" que saben de memoria
todas las reglas de armonía, todas las técnicas para tocar su
instrumento, pero no se sienten capaces de lanzarse a tocar en
público y no tienen otro campo laboral más que el ofrecerse como
maestros en una Institución.
3
Las Instituciones deben contratar precisamente a maestros
diplomados y así la mayoría de ellos son "musicólogos" o
"pedagogos" especializados en "docencia musical".

Reconozco que hay músicos excelentes que no saben cómo dar una
clase elemental, y también hay excelentes maestros
(musicólogos) que no pueden tocar su instrumento en público.

Corolario:

Un grave problema que se está presentando en la actualidad es el
elevado número de alumnos que optan por seguir una carrera de
música sin tener las cualidades requeridas.

Afortunadamente todas las cualidades y habilidades que se
requieren para un verdadero talento musical se pueden ir
desarrollando a base de estudio y ejercicios repetitivos, así como
aprendiendo a programar y manejar el subconsciente. Pero no
todos los maestros están capacitados para enseñar la
programación del subconsciente, ya que la mayoría enseña a tocar
el instrumento de un modo cerebral, por no poseer esa facilidad
espontánea de conectarse con el subconsciente.

Otro grave problema es que las instituciones académicas deban
contratar casi que exclusivamente a "musicólogos" o a
"pedagogos", para quienes la música ha sido muy difícil, y por
consiguiente hacen demasiado complicado su aprendizaje, pero
poseen un diploma que los acredita para ser profesores de
música.

4
Afortunadamente hay algunas Instituciones que se esmeran en
contratar excelentes músicos como maestros y tutores y velan
porque todo su personal docente de músicos, musicólogos y
pedagogos esté debidamente actualizado, dotándolo de todo el
instrumental y la tecnología de última generación.

Las clases para el aprendizaje de un instrumento musical deben
ser individuales, ya que la infraestructura mental de cada
individuo es distinta. En las clases colectivas de instrumento se
avanza de acuerdo al nivel de los más torpes, y así los alumnos
talentosos pierden su tiempo.

La música es fácil, pero muchas instituciones y maestros la
hacen difícil.

Para muchos maestros de música su aprendizaje ha sido muy
difícil por no poseer un talento especial para la música, y así
hacen demasiado complicado y difícil el aprendizaje para sus
alumnos.
Es muy importante saber manejar el subconsciente para el
aprendizaje de la música y para interpretar un instrumento
musical. Es recomendable leer cuidadosamente este artículo:

El Subconsciente en la Música

en Lecciones pianoaprimeravista.com

5

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful