La escritura pictográfica nahua ha sido un tema muy controversial entre antropólogos, historiado

-
res, arqueólogos y lingüistas, ya que es un sistema original que no encaja con las definiciones tra-
dicionales de lo que debe ser una “verdadera” escritura, es decir, una que represente solamente la
cadena del habla y, por ello, que se presente de manera lineal. La escritura maya ya ha sido acep-
tada dentro de esta categoría, sin embargo, pero los sistemas de escritura del Altiplano de México,
aún están en debate. Sólo el avance en la metodología y el desarrollo de estudios minuciosos
podrán responder estas preguntas. Aquí se presentan unos breves antecedentes sobre la lengua ná-
huatl y sus hablantes, los tolteca-chichimecas y un análisis más detallado de ciertos rasgos del esti-
lo pictórico y de algunas características de la escritura pictográfica nahua, estudiados en el códice
mixto del siglo XVI conocido como la Historia tolteca chichimeca.
PALABRAS CLAVE: iconografía, epigrafía, escritura indígena, códices mexicanos, México
Nahua pictographic writing has been a very controversial subject among anthropologists, histori-
ans, archeologists and linguists, since it’s an original system that doesn’t fit the traditional definitions
of what constitutes a “true” writing system, meaning one that only represents a speech chain, and
therefore is presented in a linear form. Mayan writing is regarded as a system that fits such defini-
tions, but the writing systems of Mexico’s Altiplano, are still being debated. These questions will
only be answered by further advances in methodology and more meticulous studies. This paper
presents a brief background of the Nahuatl language and its speakers, the Toltecas-Chichimecas, as
well as a more in-depth analysis of certain characteristics of nahua pictographic writing, done by
studying the sixteenth century mixed codex known as the Tolteca Chichimeca History.
KEY WORDS: iconography, epigraphy, indigenous writing, Mexican codices, Mexico
o-
Estilo y escritura
en la Historia tolteca chichimeca
Cecilia Rossell
CECILIA ROSSELL: Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social-Distrito Federal, México
rossellce@prodigy.net.mx
Desacatos, núm. 22, septiembre-diciembre 2006, pp. 65-92.
Recepción: 7 de abril de 2006 / Aceptación: 11 de julio de 2006

s\iivis y v\zoxis Desacatos siv1iixivi-nitiixivi :ooo
D
entro del estudio de los códices —tanto de
la etapa anterior a la conquista como después
de ella— han existido distintas formas de ana-
lizarlos, sobre todo a partir del siglo XX y el que comien-
za. Éstas aportan información indispensable para la com-
prensión de un objeto cultural tan complejo como son
los libros mesoamericanos, y especialmente del sistema
iconográfico y de escritura que quedó plasmado en ellos.
Para su conocimiento, que se encuentra en proceso, se
recurre a varias disciplinas, ya que ninguna lo explica
completamente. Por eso se deben abarcar varios campos
que contribuyen con métodos y categorías, los cuales
son adaptados a los rasgos particulares de este sistema.
Las investigaciones sobre códices toman en cuenta los
materiales con los que están confeccionados, el estilo de
elaboración, la época de realización y la región de don-
de proceden o la cultura a la que pertenecen, así como la
historia de los acontecimientos por los que ha pasado el
manuscrito.
Para la investigación de su contenido han existido dis-
tintos planteamientos que podrían clasificarse a grosso
modo en dos enfoques. El primero se basa en evidencias
externas al documento, contenidas en los escritos reali-
zados por autores coloniales, españoles o indígenas, co-
nocidos en general como crónicas. También están la his-
toria virreinal, la tradición oral de los descendientes de
los grupos que fabricaron códices, y la etnografía o el es-
tudio de sus culturas actuales, junto con los datos que
proporciona la arqueología principalmente. Por otra par-
te, están los que se fundamentan en la evidencia interna,
aplicando métodos de la iconografía para el análisis de
la imagen; de la iconología para la búsqueda de su signi-
ficado cultural; de la epigrafía para asociar las imágenes
con la lengua hablada, y de la historia de las escrituras pa-
ra comparar con las de otras épocas y lugares. Además,
se toman algunos datos de la lingüística histórica para el
estudio de la evolución de las lenguas, y de la lingüística
antropológica para el estudio de la gramática de la len-
gua hablada y la recopilación de léxico en diccionarios.
Entre dichos enfoques se encuentra la propuesta ga-
larziana, que se aboca al análisis de los códices desde el
postulado de que su contenido quedó registrado a par-
tir de un sistema de escritura, definiendo a ésta como
“un conjunto formado por unidades gráficas mínimas,
recurrentes y combinables, que transcriben las unidades
fonéticas y semánticas de una lengua dada” (Galarza y
Monod-Becquelin, 1992: 159-160).
Esta metodología se encuentra explicada en otro ar-
tículo de este número de Desacatos, por lo que en este es-
pacio se presentará únicamente un estudio sobre algunos
resultados obtenidos a partir de su aplicación en la inves-
tigación sobre los anales de la Historia tolteca chichimeca.
Se trata de la exposición de su estilo plástico, acompa-
ñada de una síntesis de los principios de su escritura ob-
tenidos en la investigación realizada junto con la maestra
Laura Rodríguez Cano (Escuela Nacional de Antropología
e Historia del Instituto Nacional de Antropología e Histo-
ria [ENAH-INAH]), como parte del proyecto Amoxcalli del
Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antro-
pología Social (CIESAS) (2000-2005), dirigido por la doctora
Luz María Mohar (CIESAS-DF). Dicho proyecto se propu-
so el análisis de los códices mexicanos de la Biblioteca Na-
cional de Francia en una presentación electrónica. En el
caso que nos compete, éste consta del facsimilar del códice,
con una introducción, las fichas del análisis formal y fo-
nético de sus unidades y la conformación de un dicciona-
rio de glifos (Rossell y Rodríguez, 2001, 2005a, 2005b).
Este extenso y hermoso manuscrito ha sido muchas ve-
ces citado debido a la riqueza y calidad de su información,
que trata sobre la llegada del primer grupo hablante de
náhuatl a la Mesoamérica nuclear, los toltecas. Es un
relato retrospectivo que comienza con el abandono de su
capital en Tula, Hidalgo, en el siglo XII, para finalmente
establecerse en Cholula, Puebla, a donde llegaron acom-
pañados de otros grupos llamados chichimecas, quienes
entraron en conflicto por las tierras de Cuauhtinchan,
Puebla, con pueblos que ya habitaban allí, lo que moti-
varía en el siglo XVI la elaboración de dicho códice.
De la Historia tolteca chichimeca ya se han realizado va-
rias publicaciones, entre las que se encuentra la paleogra-
fía en lengua náhuatl y su traducción, acompañada de
numerosas notas y varios mapas, en la famosa edición
facsimilar de Paul Kirchhoff, Luis Reyes y Lina Odena
(1976, y reeditada en 1989). Véanse las ilustraciones 1, 2, 3
y 4 (en pliego de color, pp. XVIII-XX1). También se han ela-
borado varios textos a partir de los datos proporciona-
oo

siv1iixivi-nitiixivi :ooo Desacatos s\iivis y v\zoxis
dos (cfr., entre ellos, Barlow, 1995; Kirchhoff, 1940, 1958;
Reyes, 1988a, 1988b; Reyes y Odena, 2000; Rodríguez y
Torres, 2001; Rossell, 2001, 2001b y 2003; Roth, 2001; Yo-
neda, 2002). Sin embargo, ésta es la primera vez que se
realiza una investigación exclusivamente acerca de sus
imágenes y glifos, en la que se proporcionan algunas de-
finiciones derivadas de su su estudio.
Este artículo comenzará con una breve introducción pa-
ra ubicar el lugar de procedencia de los grupos tolteca y
chichimecas, así como de los asentamientos que tuvieron,
primero en Tula y después en Cholula y Cuauhtinchan.
De este último lugar se detalla un poco más su historia,
ya que es a partir de los sucesos acaecidos ahí que se pro-
duce la Historia tolteca chichimeca, pero no se ahondará
más en el contexto histórico, ya que este espacio está dedi-
cado a la presentación de algunas categorías que definen
el estilo pictórico y la escritura pictográfica de este códice.
Para la consulta sobre el contenido del códice y la histo-
ria del manuscrito véanse los autores citados más arriba.
También se tratará brevemente el contexto de la len-
gua hablada por estos grupos —el náhuatl—, así como
algunas de sus características. Es importante resaltar que
éste no es un trabajo lingüístico, sino que solamente se
mencionan algunos rasgos que se vieron reflejados en el
texto alfabético del códice y en su registro por medio de
glifos, para pasar a la presentación de las particularidades
del estilo pictórico y de los rasgos de la escritura picto-
gráfica que se han logrado identificar en este manuscrito.
EL ORIGEN: LOS NAHUAS CHICHIMECAS
Al comienzo del primer milenio de nuestra era varios
grupos pertenecientes al tronco lingüístico yutonahua
habitaban en el noroeste de México. Esta región forma-
ba parte de la gran área de Aridoamérica, conocida entre
los nahuas como la Teotlalpan, o la Tierra Divina, extraña
y peligrosa, constituida por llanuras semiáridas y áridas,
el vasto desierto. Ante condiciones tan duras la solución
fue una vida nómada o seminómada basada en la caza y
la recolección. También se le llamó Chichimecatlalli o la
Tierra de los Chichimecas, denominación bajo la cual se
abarcó a todos los grupos que vivían en esta zona, a pe-
sar de que sus habitantes pertenecían a diferentes tron-
cos y familias lingüísticas y que tenían distintos niveles
culturales. Existía asimismo una zona más irrigada en el
noroeste conocida como Oasisamérica, donde se dieron
culturas sedentarias más avanzadas y, al parecer, mesoa-
mericanas (Siméon, 1988: 490, 96; Braniff, 2001a: 7-12).
Algunos grupos de la familia nahua se establecieron
en una larga franja que abarcaba los actuales estados de
Sinaloa, Zacatecas, Durango, y un poco más al sur, don-
de encontraron tierras propias para la agricultura esta-
cional, que ya conocían y utilizaban junto con la caza y
la recolección. Allí terminaron por adoptar una forma
de vida sedentaria. Levantaron, principalmente en Zaca-
tecas, sitios ceremoniales como Altavista y La Quemada
(300-900 d.C.), la cual fue incendiada y abandonada pau-
latinamente a partir del año 900 de nuestra era (Braniff,
2001b: 84).
Durante los siglos siguientes, en el noroeste comenzó
un largo periodo de abandono de las tierras de Duran-
go y Zacatecas, tal vez provocado por sequías que debie-
ron haber reducido las tierras cultivables. Todavía no
está claro lo que motivó a sus poblaciones a emigrar ha-
cia el sur, pero éstas avanzaron en varias oleadas hacia el
territorio nuclear mesoamericano, mientras otros gru-
pos de nómadas se apropiaron de la zona dejada atrás
(Armillas, 1991b: 209).
EL AVANCE: TULA Y LOS TOLTECAS
Se ha planteado que la migración que tuvo lugar hacia el
siglo X, procedente de la zona de La Quemada, fue de
hablantes de náhuatl, que más tarde llegarían a Tula,
donde tomarían el nombre de toltecas. Las historias
indígenas elaboradas en el siglo XVI mencionan que esta
comunidad había salido de un lugar llamado Chicomoz-
toc o las Siete Cuevas con dirección al sureste para llegar
a establecerse en el Valle de Tula, en el que originalmente
residían otomíes y donde llegarían a compartir el señorío
con los nonoalcas, grupo de posible filiación maya allí
asentado (Siméon, 1988: 99; Hers, 2001: 147-148).
Entre los siglos X al XII Tula logró su máximo apogeo,
pero hacia el final, otro periodo de sequías podría haber
o;

s\iivis y v\zoxis Desacatos siv1iixivi-nitiixivi :ooo
ocasionado una serie de presiones externas provocadas
por incursiones de huastecos y de otopames que tenían
como principal medio de subsistencia la caza y la reco-
lección (Armillas, 1991b: 216-217). Esto habría causado
o agravado las tensiones internas entre los grupos go-
bernantes, que acabaron por abandonar la ciudad. Los
primeros en partir fueron los nonoalcas, quienes se es-
tablecieron en el área de Tehuacán, al sureste de Puebla.
Les siguieron los toltecas, tomando el camino hacia la ciu-
dad que identificaban con la gran pirámide, a la que lla-
maban Tlachiualtepetl, la Montaña Hecha o Construida,
que estaba en Cholula, y en la que permanecieron hasta
la llegada de los europeos (Siméon, 1988: 569, 496; Ros-
sell y Rodríguez, 2005b: Introducción).
LA LLEGADA: CHOLULA Y CUAUHTINCHAN
Esta antigua urbe había sido dominada por una pobla-
ción heterogénea gobernada por señores olmeca-xica-
lancas, que probablemente procedían de una zona que
abarcaba parte de Veracruz, Tabasco y Campeche, en la
que se localizaba Xicalanco, a orillas de la Laguna de Tér-
minos, lugar donde convivieron grupos olmecas y ma-
yas (Sugiura, 2000, II: 366-371). En la región de Cholula
coexistieron con sus vecinos sureños, los mixtecos de Oa-
xaca, que habían desarrollado varios señoríos con Tilan-
tongo como su capital en la Mixteca Alta. Éstos lograron
una expansión hacia el oeste y norte de Oaxaca, que des-
plegaron hacia Guerrero y Puebla. Compartían con los
popolocas que también residían al sur de Puebla, y con
los chochos, procedentes de Coixtlahuaca, en Oaxaca
(Armillas, 1991a: 182-183).
Cuando los toltecas llegan a Cholula, los soberanos ol-
meca-xicalancas les permitieron establecerse, aunque en
calidad de marginados. Después de unos años los toltecas
trataron de tomar la ciudad, pero fueron rechazados, por
lo que emprendieron el regreso a Chicomoztoc para pe-
dir a los siete grupos chichimecas que se habían quedado
allá que los ayudaran a adueñarse de Cholula y de su se-
ñorío, lo que efectivamente hicieron. Los toltecas se apo-
deraron de esta ciudad y repartieron las tierras entre sus
aliados, quienes tomaron el nombre de las poblaciones
donde fijaron su residencia permanente. Así, hacia el este
de esta capital se instalaron los cuauhtinchantlacas, al
norte los tlaxcaltecas, al oeste los huexotzincas y al sur
los totomihuaques; hacia el noreste se afincaron los za-
catecas, tzauhtecas y malpantlacas (Rossell y Rodríguez,
2005b: Introducción).
Un grupo de chichimecas queda a la cabeza en Cuauh-
tinchan y a partir de entonces adoptan el nombre de
cuauhtinchantlacas, aunque en este lugar ya había una po-
blación local a la que denominaban pinome, compuesta
por mixtecos, popolocas y posiblemente chochos, así co-
mo un grupo llamado chimalpaneca xalcomolcas, quie-
nes se encargan de recibir a nuevos miembros mixteco-
popolocas procedentes del área mixteca en los límites
con Veracruz, de los cuales descenderán algunos de los go-
bernantes de este lugar (Gámez, 2003: 94).
Al establecerse, los chichimecas encuentran resistencia
de estos habitantes anteriores, con los que tendrán con-
tinuos conflictos por el control del gobierno y sobre todo
por las tierras de Cuauhtinchan. Estas disputas continua-
ron hasta el siglo XVI, y son las que llevan a la elaboración
de un libro o códice redactado en náhuatl por uno de los
linajes chichimecas —los moquiuixcas—, quienes escri-
bieron la historia de cómo habían llegado a merecer este
señorío, desde la salida de los toltecas de Tula, la ayuda
que les prestaron para la conquista de Cholula y la recom-
pensa que les dieron mediante la repartición de tierras.
Este manuscrito, conocido como Historia tolteca chichi-
meca, se elaboró para justificar la posesión y hegemonía
del señorío de Cuauhtinchan ante las nuevas autoridades
coloniales, encargados entonces de legitimar su deman-
da (Kirchhoff, Odena y Reyes, 1989 [1976]: 205).
Sin embargo, a pesar del conflicto con los pobladores
locales, entre éstos se encontraban los chimalpanecas,
quienes aparecen como una comunidad estimada y va-
lorada por los chichimecas, y aunque en este códice no
se dice la razón, tal vez se refiera a lo que menciona Ixtlil-
xóchitl, historiador indígena del siglo XVIII, sobre la lle-
gada de este grupo a Texcoco: “vinieron de las provincias
de la Mixteca dos naciones, que llamaban tlailotlaques y
chimalpanecas, que eran asimismo del linaje de los tul-
tecas [en Puebla] […] los cuales eran consumados en el
arte de pintar y de hacer historias, más que en las demás
o8

siv1iixivi-nitiixivi :ooo Desacatos s\iivis y v\zoxis
artes […] [el señor chichimeca Quinatzin] los hizo po-
blar dentro de la ciudad de Tezcuco, y a los demás dio y
repartió en otras ciudades y pueblos por barrios”. Este
relato se refiere a sucesos acaecidos en el siglo XIV, pos-
teriores a la llegada de los toltecas a Puebla en el XII, aun-
que se trata de regiones vecinas (Ixtlilxóchitl: 1985, II: 32).
El señor Quinatzin pertenecía a otra oleada de chichi-
mecas que emigró del norte más tarde que los toltecas y
que llegaría a establecerse en Texcoco. Esta historia tam-
bién se trata en los códices Xólotl, Tlotzin y Quinatzin,
elaborados en honor a sus caudillos. En el documento de
este último aparece este señor entrevistando a dos dele-
gados de los tlailotlaques y los chimalpanecas; debajo de
ellos se encuentra un marco rectangular con la represen-
tación de la escritura o del registro del habla, por medio
de dos volutas encontradas y una flecha que cae sobre
ellas, posiblemente se refiera a la conquista de la escritu-
ra (Mohar, 2004: 134-135).
De los tlailotlaques no hay evidencias en la Historia
tolteca chichimeca, aunque en un estudio sobre el Códice
de Cholula se menciona a San Pablo Tlailochoyan como
uno de los barrios de la ciudad de Cholula; tal vez su
nombre haga referencia a la residencia de este grupo
(González y Reyes, 2002: 132).
Tula también fue una ciudad pluriétnica, donde había
barrios de mixtecos, huastecos y mayas, grupos del centro
de Veracruz y de la costa del Pacífico de Chiapas y Gua-
temala, cuya cultura y escritura conocieron los toltecas
(Mastache, 1994: 24). Posteriormente, cuando los toltecas
y los chichimecas descendieron a Cholula y sus alrededo-
res entraron en contacto con olmeca-xicalancas, mixte-
cos, popolocas y chochos, junto con los chimalpanecas y
tlailotlaques, que eran hábiles pintores y escritores, por
lo que es probable que entre Tula y Cholula los toltecas
ya hubieran adquirido el conocimiento de la escritura.
Posiblemente en ese proceso que ocurrió entre estas
capitales y las de la Mixteca, así como entre esa variedad
de grupos, se diera origen a lo que más tarde se conoció
como el estilo “Mixteca-Puebla”, que llegaría a plasmarse
en los códices y otras manifestaciones. Este estilo fue pro-
pio del Posclásico, que en sus rutas militares y comercia-
les los toltecas habrían de llevar consigo y dispersar por
la mayor parte de Mesoamérica. Por eso los últimos si-
glos antes de la llegada de los europeos también se co-
nocieron como la época tolteca (Cobean, 1994: 32).
Después de la llegada de los españoles, este estilo per-
duraría en muchos manuscritos indígenas o códices du-
rante todo el periodo colonial, pero con la introducción
de cambios cada vez más acentuados provocados por la
creciente influencia del arte europeo.
LA FAMILIA DE LA LENGUA NAHUA
Los toltecas eran hablantes de una variante de la lengua
náhuatl, rama del tronco lingüístico yutonahua, y que
un par de siglos antes del XVI llegó a tener una distribu-
ción geográfica que abarcaba el centro-norte de México,
así como avances en la costa de Chiapas y Centroaméri-
ca (Manrique, 2000, I: 79).
Lo que tuvo su inicio hacia el año 900 con el auge de Tu-
la con los toltecas y su posterior expansión, provoca que el
náhuatl se imponga como lengua hegemónica al desplazar
a varios idiomas locales. También es posible que perma-
neciera una situación de bilingüismo o multilingüismo
en las regiones sometidas por este grupo, donde el náhuatl
entró en contacto con otras lenguas, influyendo sobre
ellas y experimentando cambios a su vez motivados por
esta interacción y el proceso de diversificación interna.
Es probable que circunstancias semejantes ocasiona-
ran la división de la familia nahua en tres grandes varian-
tes, que corresponden aproximadamente la primera al
náhuatl central presente en Hidalgo, Tlaxcala, el centro-
sur de Puebla y el Estado de México. Más tarde llegaría
a dispersarse hacia Morelos, el centro de Guerrero y el
valle de México, donde también será la lengua de los me-
xicas o aztecas. Esta última variante quedó registrada en
obras coloniales a la llegada de los españoles, y al ser
transcrita con letras del alfabeto, quedó fijada de forma
permanente, lo que la convirtió en el náhuatl clásico.
La variante del náhuatl oriental se dio en el noreste
de Puebla y se propagó hacia Veracruz y el sur de Gue-
rrero. Por último, la variante del náhuatl occidental de
Michoacán abarcó el norte de Guerrero, Colima, Jalisco y
Durango. Por otra parte, estaba el llamado pochuteco en
la costa de Oaxaca, así como el pipil en América Central
oo

s\iivis y v\zoxis Desacatos siv1iixivi-nitiixivi :ooo
(Manrique, 2000, I: 62-82; Launey, 1978: 346). De cual-
quier manera, el náhuatl se utilizó como lengua franca
en una gran parte de Mesoamérica, donde llegó a tener
tan amplio prestigio que incluso abarcó regiones que
nunca fueron dominadas por sus hablantes originarios
(Dakin, 1981: 55-56).
Tiempo después de la llegada de los toltecas a Cho-
lula, la expansión mexica o azteca abarcó el centro de Mé-
xico y partes de Centroamérica. Es posible que este
pueblo, que descendió a tierras mesoamericanas hacia el
siglo XIV, hubiera conocido y tomado la escritura de gru-
pos como los toltecas, adaptándola a las particularidades
de su lengua, una subvariante del náhuatl, lo que posi-
blemente se reflejó en la escritura mexica de sus códices.
Por su parte, los toltecas y grupos toltequizados en Pue-
bla continuaron con su propia tradición de registro. Estas
alteraciones grandes y pequeñas en el náhuatl habla-
do probablemente son las que influyeron en los cambios
que pueden percibirse en la escritura nahua de una región
a otra, como entre la del valle de México y la de Puebla,
aunque todavía faltan por realizarse los estudios que lo
comprueben.
En cuanto a los textos alfabéticos en náhuatl que se rea-
lizaron en tiempos de la Colonia, al parecer estuvieron
basados en la subvariante de los mexicas, el náhuatl clá-
sico, por ser considerada como una lengua de prestigio,
debido a que los españoles llevaron consigo escribas y tra-
ductores nahuas de Tenochtitlan, promoviendo esta sub-
variante para facilitar la comunicación (Flores y Amith,
2004). Seguramente por esto los escritos en letras latinas
de la Historia tolteca-chichimeca fueron anotados en ná-
huatl clásico, como el que aparece también en el dicciona-
rio del siglo XVI de fray Alonso de Molina, retomado en
el siglo XIX por Rémi Siméon, y que es el que se empleó
en este estudio (Molina, 1977; Siméon, 1988).
EL REGISTRO ALFABÉTICO DEL NÁHUATL
EN EL CÓDICE ESTUDIADO
El manuscrito de la Historia tolteca chichimeca consiste
en unos anales y un mapa, que fueron encuadernados
como libro y realizados sobre papel europeo, con tinta y
pintura de colores. En él se empleó el alfabeto para re-
gistrar la lengua náhuatl, intercalando los párrafos con
textos en escritura pictográfica, por lo que se clasifica
como un códice mixto.
Para registrar el texto alfabético de este códice se em-
plearon los números romanos y el alfabeto latino. Los
sonidos del náhuatl se anotaron a partir de las letras dis-
ponibles y de las normas ortográficas del castellano vigen-
tes en el siglo XVI, aunque éstas no corresponden adecua-
damente a los sonidos del náhuatl, por lo que en épocas
recientes se han sustituido por otras letras y signos.
En esta ocasión se presentan unos ejemplos de las gra-
fías tomadas de este códice, así como algunas caracterís-
ticas de la lengua náhuatl que han sido útiles para el
análisis de la escritura pictográfica.
En cuanto a las glosas en náhuatl, tomamos los nom-
bres de algunos lugares que aparecen en el folio 4v, en el
que se puede apreciar la manera en que el escriba usó las
letras para las cinco vocales: la ‘A’ en Ayauhtlan, la ‘E’ en
Ecatl Ycamac, la ‘Y’ con sonido de ‘I’ en Yztahatl, la ‘O’
en Otlayo, y la ‘V [U]’ en Veyac Xocotitlan, aunque en un
diccionario del náhuatl se registran las vocales A, E, I,
O/U, ya que la O muchas veces se intercambia por la U,
como en la palabra para flor, xochitl y xuchitl (Siméon,
1988: 774).
En el mismo folio 4v se emplearon las siguientes letras
para las consonantes C, C [K], Ç, CH, L, LL, M, N, O, P,
Q, T, TL, TZ, V [W], X, Y, Z, encontradas en los si-
guientes topónimos: la C suave en Celiztlan, y fuerte en
Cacallotl; Ç en Çacaticpac, CH en Chichicayo, L en Co-
vacalco, LL en Tlallancallco, M en Micaoztoc, N en Nepo-
valli, O en Otlayo, P en Petzpolla, Q en Quauhtetelpan, T
en Tototlan, TL en Tlachinoltepetl, TZ en Tzatzitepec, V
[W] en Covaxolloc, X en Xallapan, Y en Meyocan, Z en
Yzuatlan. A veces se coloca la H para indicar el saltillo,
como en Ayauhtlan y Aztahatl. Seguramente existen for-
mas más correctas de acomodar las letras y los sonidos;
aquí solamente se presentan a manera de ejemplo de las
que se encontraron en el códice (Kirchhoff, Odena y Re-
yes, 1989 [1976]: fol. 4v y p.141).
En la lengua náhuatl las vocales tienen un sonido cor-
to y otro largo, aunque esta diferencia nunca se marcó en
las recopilaciones más extensas, como no se hizo en el
;o

siv1iixivi-nitiixivi :ooo Desacatos s\iivis y v\zoxis
vocabulario colonial de fray Alonso de Molina ni tam-
poco en el diccionario decimonónico de Rémi Siméon.
Actualmente ya se cuenta con uno reciente que marca
las vocales largas, aunque no es tan amplio como los an-
teriores pues excluye los términos de los que falta infor-
mación sobre este rasgo (Karttunen, 1992).
La falta del registro de la cantidad vocálica ha impedi-
do reconocer la distinción entre palabras que se escriben
igual pero que se pronuncian diferente y que, por lo tan-
to, tienen significados distintos. Por ejemplo, en el dic-
cionario de Karttunen sí se anota el contraste entre las
palabras hueehueh ‘viejo, anciano’ y hueehueetl ‘tambor’,
así como en cuahuitl ‘árbol, madera’ y cuaauhtli ‘águila’,
en los que la vocal corta se escribió con las letras ‘e’ y ‘a’,
usando dobles letras ‘ee’ y ‘aa’ para marcar que es larga.
Es también común colocar una línea o macrón sobre
ella (Kirchhoff, Odena y Reyes, 1989 [1976]: fol. 2r, 24v;
Karttunen, 1992: 84, 85, 58, 65). A pesar de que éste es
un rasgo del náhuatl, al parecer son pocos los casos en
que el largo vocálico es realmente necesario para distin-
guir las palabras, ya que es el contexto el que determina
finalmente cuál de ellas es la correcta en un caso deter-
minado, por lo que no se aplican aquí (Karttunen: 144).
También ocurre que algunas palabras cambian ligera-
mente su pronunciación, como en el caso de la bandera,
pantli o pamitl. Otras veces la diferencia es más marcada,
como en las plumas, yuitl o ihuitl, y están las palabras que
varían cuando entran en combinación, como la turquesa,
xihui-tl, o la piedra de turquesa, xiuh-tomoltetl, y que po-
siblemente se deben a variantes en la lengua o bien a arre-
glos ortográficos para una pronunciación más fácil y
agradable (Siméon, 1988: 373, 371, 184, 770).
En cuanto a la estructura silábica del náhuatl, encon-
tramos que las sílabas se forman con vocal, vocal-conso-
nante, consonante-vocal y consonante-vocal-consonan-
te, como ocurre en e-tl, ez-tli, ci-tli, pan-tli. Las palabras
se forman con raíces, que son la unidad mínima con sig-
nificado, y que en los sustantivos terminan con absolu-
tivos. Estos nombres son los que componen la mayoría
del léxico empleado en la escritura pictográfica del códi-
ce. En general, estas raíces pueden ser monosilábicas (a
[–tl] ‘agua’), bisilábicas (te-pe [–tl] ‘cerro’) y trisilábicas
(al-te-pe [–tl] ‘pueblo’). Al final presentan el sufijo abso-
lutivo –tl. La primera sílaba puede reduplicarse como
una forma de marcar la repetición y el plural, por ejem-
plo, en poctli ‘humo’ y popoca ‘echar humo, humear’,
como a veces se presenta en los manuscritos pictográfi-
cos (Siméon, 1988: 150, 153, 111, 373, 39, 496, 21, 390,
391; Tuggy, 1990: 3, 5; Canger, 1981: 30).
En la lengua náhuatl las palabras se conforman por
aglutinamiento, es decir, que pueden constar de una raíz
o bien de dos o más, a las que se agregan partículas deno-
minadas afijos, que complementan, modifican o precisan
el sentido de las raíces. Asimismo, las frases se estructu-
ran mediante uno o varios términos, que pueden acom-
pañarse de afijos colocados al inicio, en medio o al final
de la frase (Sullivan, 1983: 15).
El término procede del verbo latino agglutinare, que sig-
nifica unir, pegar una cosa con otra, y que en este caso se
trata de raíces y afijos (Diccionario de la lengua española,
2001: 42). Esta característica ha dado la pauta para clasifi-
car al náhuatl como una lengua de tipo aglutinante, en la
que las raíces pueden aislarse conservando siempre su
sentido. El orden de las palabras en la frase es flexible, ya
que pueden combinarse de varias maneras buscando la
rima y la eufonía o el buen sonido, es decir, combinan-
do los sonidos para que armonicen (Sullivan, 1983: 16).
El mismo nombre de la lengua náhuatl se deriva del
verbo naua‘danzar tomados de las manos, ir en cadencia,
en concordancia’, con el cual se forma la palabra nauatini,
que se refiere a lo que es sonoro, aquello que produce un
sonido claro y preciso. De ahí que el nombre de la lengua
náhuatl se traduzca como ‘el habla armoniosa, que suena
bien, que produce un buen sonido y que agrada escuchar-
la’. Esta lengua muestra también una predilección por el
empleo de fórmulas, metáforas y sinónimos, por las frases
complementarias, la aplicación de afijos reverenciales y
partículas que proporcionan sonoridad y ritmo a la expre-
sión hablada (Simeón, 1988: 303, 305; Sullivan, 1983: 16).
EL ESTILO PICTÓRICO EN LA HISTORIA
TOLTECA CHICHIMECA
Algunas de las características de la lengua hablada se ven
reflejadas en la escritura indígena, aunque ésta llegó a
;I

s\iivis y v\zoxis Desacatos siv1iixivi-nitiixivi :ooo
desarrollar rasgos propios, ya que no sólo se representa
el lenguaje oral sino también el visual. En este estilo se
utilizan imágenes de seres y objetos del mundo natural y
cultural, que pueden llegar a reconocerse pero que son
estilizaciones de sus formas mediante la aplicación de
convenciones plásticas que, en este caso, corresponden
al estilo nahua del oriente de la cuenca de México. Éste
fue el que aplicaron los toltecas y los grupos chichime-
cas toltequizados que compartieron la región poblana,
así como la lengua náhuatl y su registro en un sistema de
escritura, del que sólo permanecen códices del periodo
colonial, como la Historia tolteca chichimeca, que data de
mediados del siglo XVI.
El estilo de sus figuras se identifica como parte del Mix-
teca-Puebla por la comparación con otros manuscritos
prehispánicos y coloniales. Éste se desarrolló principal-
mente en el Altiplano Central y otras regiones de Meso-
américa durante los últimos siglos antes de la llegada de
los europeos, y se extendió al periodo colonial. A conti-
nuación se expondrán algunas categorías relativas a dicho
estilo, tomadas de la historia del arte y la iconografía, las
artes visuales y el diseño gráfico (véase Arnheim, 1986a
y 1986b; Dondis, 1995; Fabris, 1973; Panofsky, 1972,
1983 y 1985; Rankin, 1976; Shapiro, 1962; Vilar, 1973 y
Wong, 1972 y 1998, entre otros), aunque se adaptaron
a los rasgos observados en este códice. En los ejemplos
que provienen de los 51 folios o 102 páginas de la His-
toria tolteca chichimeca sólo se anota el número del folio
y si corresponde al recto o al verso de la página.
Los colores
En este manuscrito se emplea una paleta reducida de co-
lores, que se aplican planos y con la pintura saturada de
pigmento, aunque también se diluyen para proporcio-
nar tonos más claros. Se usaron el negro tlilltic, rojo chi-
chiltic, amarillo coztic, ocre o pardo, tal vez cozauhqui o
camilectic, sepia quappachtli, verde xoxoctic y azul xiuhtic,
que se aplicaron sólidos, diluidos y combinados. En el
caso del blanco iztac no se aplicó pintura; para indicar
su presencia sólo se delineó la figura sobre el tono claro
del papel. En este documento, sin embargo, se prescin-
dió muchas veces de la aplicación de pintura, ya que va-
rias figuras y páginas aparecen únicamente delineadas en
negro (fol. 16r, 5r; Siméon, 1988: 707, 96, 130, 116, 64,
402, 162, 782, 769, 235).
En general, en los códices se usan pocos colores, ya que
existe una norma o patrón en donde a cada figura corres-
ponde un color, que conserva una cierta relación con el
objeto del mundo real, pero que se acaba estableciendo
por convención. Así, por ejemplo, los cerros pueden tener
muchos colores, pero se presentan en los manuscritos
pictóricos de color verde, el agua en azul, la madera en
ocre, y una flor en amarillo o rojo (fol. 32r, 28r). Esto se
debe a que los colores poseen un conjunto de significados
que reafirma el de las figuras: así, el agua es azul, por aso-
ciarse este tono con lo frío; los cerros con el verde, que
es un tono fresco afín con lo perenne de la vegetación; el
ocre es el color de muchas coberturas, como la corteza de
los árboles, las pieles de los animales e incluso la piel hu-
mana —aunque en este códice ésta aparece en blanco o ro-
jo muy diluido—, y el amarillo y rojo de las flores están re-
lacionados con la fuerza y la vida (Rossell, en preparación).
Cuando la correspondencia de formas y colores se
altera, implica un cambio en el significado, como ocurre
con un cuerpo de agua, atl, que aparece en color negro
y gris, lo que puede indicar la semejanza con un tono co-
mo el de la ceniza nextli, que forma el nombre de un río,
Nexatl, el cual nace en el Popocatépetl; o también de algo
oscuro, yayauhqui, como el lugar del agua oscura Atlya-
yauhcan. Una flor azul indica cierto tipo de flor, como la
llamada matlalxochitl, que denomina a la montaña Ma-
tlalcueye o la de la Falda Azul, nombre de una diosa del
;:
Lámina 1. Los colores.
fol. 27r
fol. 32v
fol. 21r

agua, que hoy se conoce como La Malinche en Tlaxcala.
Y un cuerpo humano cubierto con una pasta negra, tlil-
pololli, generalmente expresa un cargo sacerdotal, que
aquí posiblemente se refiere a los ministros dedicados a
Quetzalcóatl, ya que uno de sus nombres era Tlilpoton-
qui (fol. 27r, 32v, 21r; Siméon, 1988: 39, 344, 345, 149,
260, 707) (lám. 1).
Formas cerradas y abiertas
Los colores y las líneas dan lugar a las formas; en su gran
mayoría se trata de formas cerradas que suelen llevar en
su interior otros rasgos o elementos, pero que se dis-
tinguen unas de otras porque pueden aparecer aisladas.
No obstante, muchas veces estas formas se encuentran
en combinación de dos, tres o más, formando una com-
posición o compuesto. Así, por ejemplo, se muestra so-
lamente la cabeza de un águila, quauhtli, acompañada
de numerales para formar una fecha, sobre la cabeza de
un personaje para indicar su antropónimo Quauhtzin, o
en lo alto de un cerro junto con un flamingo, quecholli,
para proporcionar el nombre de un lugar Quauhque-
chollan (fol. 26v, 15r, 3v, 39v) (lám. 2).
Por otro lado, se presentan pocas formas abiertas, co-
mo la arena, que se constituye mediante puntos y man-
chas negras, o con rayas curvas y rectas para el pasto y
las varas; hay manchas azules para la lluvia que cae y pa-
ra simular el cielo, así como otras rojas para la sangre que
escurre y gotea. En este documento en particular apare-
cen varias volutas del habla hechas con puntos, indican-
do que se trata de un lenguaje extranjero, difícil de en-
tender (fol. 15v, 6v, 23v, 35v) (lám. 2).
Tipos de formas
Existen distintas clases o tipos de formas, en las que se
reconoce un marcado antropocentrismo, con muchas re-
presentaciones del cuerpo humano entero o con algunas
de sus partes, como cabezas, brazos, piernas, pies y hue-
llas. Le siguen cerros, árboles y plantas, mamíferos y aves,
rocas y corrientes de agua como parte del reino natural.
Asimismo, aparecen numerosos templos y palacios,
armas e instrumentos, implementos como las esteras,
ollas y vasijas, y tocados, adornos y vestimentas, como los
mantos de piel y de algodón, que pertenecen al mundo
cultural. Y aunque no se citan aquí por quedar fuera del
campo de este trabajo, es conveniente mencionar que
existen numerosos estudios temáticos sobre estas formas,
los cuales nos permiten entender cabalmente la impor-
tancia que estos seres y objetos tuvieron dentro de su
cultura (fol. 28r, 41v, 7v, 26v y 27r, 32v y 33r) (lám. 3).
Lámina 3. Tipos de formas.
fol. 28r
fol. 41v
fol. 33r
fol. 32v
fol. 33r
fol. 27r
fol. 41v
fol. 26v
fols. 26v, 32v
fols. 26v, 32v, 26v, 26v
fol. 7v
Lámina 2. Formas cerradas y abiertas.
fol. 26v
fol. 15v
fol. 6v
fol. 15r
fol. 3v
fol. 39v
fol. 23v
fol. 35v
;.
siv1iixivi-nitiixivi :ooo Desacatos s\iivis y v\zoxis

Modelos y variantes
En la construcción de todas las imágenes se percibe la
presencia de un modelo, el cual determina la forma que
debe adoptar un cerro o un templo, una persona o un
animal, para poder identificarlos como tales, mediante
sus rasgos esenciales. En pocos casos se encuentran va-
riantes en la forma, y éstas no alteran su sentido, como
sucede con algunas corrientes de agua, que pueden ser
más rectas o más curvas, y algunos montes que en este
códice adoptan el perfil que muestran en el paisaje real
(fol. 32v) (lám. 4).
Pero también existen cambios en las formas que sí
proporcionan otros significados, como en el caso de
un cuerpo de agua completamente circular para marcar
que ya no se trata de un río, atoyatl, sino de un manan-
tial, ameyalli. Si un monte se abre en su base o por un
lado formando un hueco, quiere decir que allí hay una
cueva o caverna, oztotl, pero si el cerro se divide por
la mitad, esto quiere decir que se forma una barranca,
atlauhtli. Si la cabeza de un jaguar y de un águila termi-
nan en tubos curvos, entonces se trata de un par de
trompetas, quiquiztli (fol. 32v, 40v, 35v, 33r, 40v; Siméon,
1988: 43, 24, 367, 42, 433; Kirchhoff, Odena y Reyes, 1989
[1976]: 188) (lám. 4).
Las dimensiones
Las imágenes de seres y objetos se realizan de forma es-
quemática, resaltando ciertos atributos con un mayor
tamaño, aquellos que seguramente debían tener más im-
portancia dentro de su cultura, mismos que ayudan a
reconocer de qué figura se trata. Sin embargo, al poner
más énfasis en unas partes sobre otras, se alteran las pro-
porciones naturales, lo que da por resultado una repre-
sentación estilizada de las formas. Por ejemplo, las cabe-
zas de seres humanos y animales suelen ser más grandes
que su cuerpo, y los edificios son más pequeños en rela-
ción con los personajes que aparecen dentro de ellos (fol.
9v y 10r) (lám. 5), ya que en este estilo las dimensiones
son relativas, pues dependen de las relaciones de jerarquía
entre ciertos rasgos o elementos de las figuras y entre las
imágenes también. Por eso se utiliza el tamaño grande
para enfatizar la importancia de un aspecto o de una fi-
gura. Así sucede con los ojos grandes de un jaguar o un
águila en relación con su cabeza, o con las largas alme-
nas del templo de Quetzalcóatl, que identifican la deidad
a la que está dedicado (fol. 24v, 25r, 39r, 24r) (lám. 5).
En los topónimos es muy común destacar con mayo-
res dimensiones el objeto que proporciona su nombre,
como en el Cerro de la Bolsa o Xiquipico, que lleva enci-
ma una bolsa, xiquipilli, que es casi del mismo tamaño
del monte. Esta característica también se aplica a las pági-
nas, donde la imagen más importante es la más grande,
como vemos con la montaña y las cuevas de Chicomoz-
;a
Lámina 4. Modelos y variantes.
fol. 40v
fol. 32v
fol. 33r
fol. 40v
fol. 35v
fol. 32v fol. 35v
fol. 32v
fol. 40v
fol. 32v
Lámina 5. Las dimensiones.
fol. 9v
fol. 10r
fol. 24v
fol. 25r
fol. 39r
fol. 24r
s\iivis y v\zoxis Desacatos siv1iixivi-nitiixivi :ooo

siv1iixivi-nitiixivi :ooo Desacatos s\iivis y v\zoxis
toc, que ocupan más de la mitad del recuadro en que se
encuentran (fol. 24r, 5r; Siméon, 1988: 767) (lám. 5).
Las proyecciones
Al parecer, existen dos maneras de proyectar las formas
en el espacio. En su mayoría están las que aparecen en
alzado y que corresponden con aquello que se presenta
a la altura de los ojos del pintor-escribano o tlacuilo. Se
refiere a los seres humanos, que se muestran con el ros-
tro y las extremidades de perfil —con un par de caras de
frente— y el tronco en tres cuartos o de frente. Los ani-
males están representados con la cabeza de perfil, pero
con dos orejas, el cuerpo de los mamíferos en tres cuar-
tos mostrando las cuatro patas, y también una rana o sa-
po. Las aves aparecen con cabeza y cuerpo de perfil o
tres cuartos, enseñando sus dos patas; los peces y ser-
pientes, de perfil, al igual que unos insectos.
Los árboles y plantas aparentemente se presentan de
frente, al igual que las montañas. La mayoría de los obje-
tos están dibujados de frente o de perfil, y también las
construcciones. Existen algunos casos en que la imagen
se muestra mediante un corte longitudinal para mos-
trar su contenido, como el canal cuya mitad es de agua y
la otra de fuego (fol. 16v, 32v, 9v, 38v, 7v, 42v, 5r; Si-
méon, 1988: 381) (lám. 6).
Por otro lado están las imágenes que se localizan por
debajo de la mirada del pintor, al nivel del suelo, repre-
sentado éste por el espacio de la página, de ahí que tradi-
cionalmente no se empleen las líneas de horizonte, aun-
que en este documento muchas figuras se sostienen sobre
las líneas de los recuadros. Lo que se utiliza son diferentes
planos horizontales en los que se ubican las figuras, que
tienen su asiento sobre líneas imaginarias que se proyec-
tan desde la parte inferior de la página hacia la superior.
Por ello, el orden de presentación y de la lectura en gene-
ral suele ser de abajo hacia arriba —con excepción de las
figuras en las orillas de los mapas, que siguen la forma
cuadrangular— y, a veces, puede partir de un punto en
el centro y dirigirse hacia uno de los cuatro lados (fol.
42v, 26v y 27r).
;-
Lámina 6. Las proyecciones.
fol. 16v
fol. 9v
fol. 38v
fol. 32v
fol. 7v
fol. 28r
fol. 33r
fol. 25r
fol. 29v
fol. 32v
fol. 42v
fol. 5r
fol. 16v fol. 25v
fol. 16v
fol. 33r
fol. 31r
fol. 31r
fol. 20v
fol. 32v

s\iivis y v\zoxis Desacatos siv1iixivi-nitiixivi :ooo
Entre las imágenes que se proyectan en planta encon-
tramos corrientes y cuerpos de agua, barrancas y terre-
nos, cercos de piedra y atrios de los templos, la piedra
del sacrificio gladiatorio y el juego de pelota, así como
los caminos marcados por líneas negras y huellas de pies
(fol. 33r, 25r, 29v, 32v, 28r y 16v) (lám. 6). Hay imágenes
que son difíciles de clasificar en una proyección u otra,
como algunas esteras y escudos, un par de banderas y las
armas, cuando aparecen solos. Lo mismo sucede con
una lagartija, los signos de movimiento y las cuentas o
numerales (fol. 33r, 31r, 20v, 25v) (lám. 6).
En relación con esas dos maneras de proyectar las fi-
guras, resulta sugerente que los verbos para ‘ser’ y ‘estar’
en náhuatl se digan ca para ‘ser y estar’; icac para ‘estar de
pie o levantado’; mani para ‘ser y estar extendido’, y onoc
para ‘estar acostado, tendido o alargado’. Parecen coinci-
dir, pero habría que estudiar con más detenimiento la
posibilidad de que exista una relación entre cómo se dis-
ponen los objetos en la lengua hablada con la forma en
que se representan en dos dimensiones, ya sea de pie o
en alzado, así como extendidos y acostados o en planta
(Siméon, 1988: LX, 52,164, 254, 359) (lám. 6).
El todo y la parte
Otra característica se refiere a que las formas general-
mente se muestran completas, es decir, todo un cuerpo
humano o todo un árbol, aunque también algunas de
sus partes pueden conservar el mismo significado, a ma-
nera de abreviatura. Así, un personaje, tlacatl, puede re-
presentarse únicamente mediante su cabeza, lo que su-
cede asimismo con la cabeza de un pájaro, tototl, o la de
un venado, mazatl (fol. 29r, 26v) (lám. 7).
También se eligieron algunas secciones de las figuras
para poder representar otros sentidos y sonidos. Lo más
subdividido fue el cuerpo humano para proporcionar
otras imágenes y palabras, entre las que encontramos un
pie para decir icxitl, o un par de brazos con sus manos,
mait, y las plumas pequeñas de un ave, yuitl, la larga plu-
ma del pájaro quetzal, quetzalli, y una pata de venado,
chocholli. Esto, al parecer, solamente sucede con los seres
humanos y los animales (fol. 7v, 23v, 14r, 31r; Siméon,
1988: 561, 722, 243, 176, 250, 213, 426, 107) (lám. 7).
El género y el número
Al igual que en la lengua hablada, no es un requisito in-
dispensable marcar el género y el número en las figuras,
a menos que quiera hacerse explícito, como sucede con
una figura humana o persona, tlacatl, que se distingue
por la presencia de atributos femeninos o masculinos, co-
mo son cierto tipo de peinado y de vestuario, e incluso
algunas posturas corporales, que identifican a un varón,
oquichtli, o a una mujer, cihuatl (fol. 39r; Carochi, 1983:
9r, 3v) (lám. 8).
En cuanto al número —singular o plural—, general-
mente se presenta una sola figura para expresar que se
trata de un único individuo, una piedra o una casa; es de-
cir, que por medio de una sola figura se indica que se tra-
ta de una unidad, aunque también pueden representar a
varios entes de la misma calidad, esto está implícito. Lo
vemos así con la cabeza de un personaje llamado Icxi-
coatl, frente a otro cuyo nombre es Quetzaltehueyac,
quienes son individuos. Pero sobre ellos aparece un hom-
bre que representa a su grupo, los xochimilcas, y a su la-
do, otro a los ayapancas (fol. 28r) (lám. 8).
Si se requiere mayor precisión, el plural puede marcar-
se con la repetición de la imagen, dos o más veces. En-
tonces, si una planta de junco o carrizo, tollin, se repite
muchas veces indicará un carrizal o tollan, y si se trata de
;o
Lámina 7. El todo y la parte.
fol. 29r
fol. 26v
fol. 7v
fol. 23v
fol. 7v
fol. 31r
fol. 14r
fol. 23v
fol. 7v

siv1iixivi-nitiixivi :ooo Desacatos s\iivis y v\zoxis
una flor, xochitl, será una floresta, xochitla, y una voluta
frente a la boca de un personaje simboliza el habla, tlato-
lo, pero varias unidas conforman un discurso, tlatolli (fol.
10r, 7v, 16r; Siméon, 1988: 712, 774, 674, 678) (lám. 8).
También pueden contarse por cantidades definidas de
dos, tres, cuatro o más. Así encontramos tres caracoles
grandes marinos, yei tecciztli, tres cerros, yei tepetl, y seis
flores, chiquace xochitl. Cuando se trata de fechas de días
o de años, éstas se conforman mediante uno de los vein-
te signos de días, junto con los numerales del 1 al 13, re-
presentados por un círculo, que probablemente sea una
joya o cuenta de un collar, cozcatl, como vemos en el año
Uno Pedernal o Ce Tecpatl, y el Dos Casa u Ome Calli
—se usan las mayúsculas ya que se trata de nombres de
días o de años—. En el códice se presenta el caso de un
cerro que lleva en su interior la fecha Cinco Flor,
Macuilli Xochitl, como el nombre del lugar Macuilxo-
chitla(fol. 4v, 33r, 7v, 2r, 36r, p. 201; Siméon, 1988: XLIV,
443, 496, 774, 129, 450, 61) (lám. 8).
Existen varios signos para representar cantidades ma-
yores. Como su sistema numeral es vigesimal, se suman
unidades de círculos hasta llegar al 19. Para el número
20 tradicionalmente se usa una bandera, pantli, ya que
ésta simboliza lo que queda arriba, sobre los demás
números, cerrando la cuenta. Este signo se encuentra
en este manuscrito formando parte de gentilicios, como
los ayapancas, malpantlacas y quizá de los chimalpane-
cas (fol. 28r, 16r, 26v), aunque aparece la figura de una
cruz de San Andrés para representar una cuenta o nu-
meración, tlapoualli. Cuando se multiplica 20 por 20 da
400, cantidad figurada mediante un montón de cabello,
tzontli, que únicamente se muestra como parte del nom-
bre de un lugar, Atzontli. Y el múltiplo de 400 por 400 da
el número 8 000, para el que se emplea la imagen de una
bolsa, xiquipilli, en la que solían guardarse granos de ca-
cao, y que igualmente se presenta formando parte de un
topónimo, el cerro o Lugar de la Bolsa, Xiquipilco (fol.
4v, 30v, 32v, 24r; Siméon, 1988: 373, 639, 736, 767; Kart-
tunen, 1992: 201) (lám. 8).
;;
Lámina 8. El género y el número.
fol. 39r
fol. 28r
fol. 28r
fol. 7v
fol. 16r
fol. 10r
fol. 4v
fol. 33r
fol. 7v
fol. 36v
fol. 2r
fol. 2r
fol. 28r
fol. 4v
fol. 32v
fol. 16r
fol. 26v
fol. 24r

s\iivis y v\zoxis Desacatos siv1iixivi-nitiixivi :ooo
La influencia europea
Es necesario resaltar que en este documento es muy mar-
cada la influencia del arte pictórico europeo de la época,
sobre todo en el realismo de los personajes, los árboles y
algunos paisajes. También en la aplicación de los colores,
que se combinan y superponen formando degradacio-
nes, y el efecto de sombreado, que se obtiene igualmente
con la aplicación de pequeñas rayas negras como esgra-
fiado (fol. 20r, 5r, 7v). La influencia europea es patente
asimismo en la proyección de ciertas formas para propor-
cionar la sensación de volumen y de lejanía, como en los
palacios y en una caja o cofre, y en la presencia de algunas
imágenes de la cultura europea, entre las que vemos una
campana y algunas iglesias. De igual manera, en casi
todas las páginas del códice se encuentran numerosos
textos en lengua náhuatl registrados con las letras del al-
fabeto latino. Más adelante presentamos algunos ejem-
plos solamente, ya que este trabajo se dedica al estudio
de las imágenes o glifos del códice (fol. 43r, 6r, 29r, 19v;
Rossell y Rodríguez: 2005b) (lám. 9).
Resumen
Algunas pautas del estilo pictórico del códice identifica-
das hasta ahora se pueden resumir en el uso simbólico de
un esquema reducido de colores. Otra característica es el
empleo de un repertorio de formas tomadas del mundo
natural y cultural, que se reconocen por tener una seme-
janza con la realidad, pero que son abstracciones o es-
quematizaciones de ésta, en las que se resaltan unos ras-
gos sobre otros al considerarlos relevantes. No se trata
de un arte de imitación o realista a la manera europea de
la época, sino de un arte de convención o conceptual, en
el que sus formas y colores tienen una función más sim-
bólica que representativa.
Las formas se estructuran mediante planos de color en-
marcados por líneas negras, y éstas constituyen varias cla-
ses de figuras construidas con base en modelos. Algunas
formas presentan variantes gráficas sin cambiar su signi-
ficado; las demás pueden llegar a presentar más atribu-
tos o ciertas modificaciones en su forma para precisar su
significado, sumar otros nuevos o alterar su sentido.
Algunas propiedades de la representación de las imá-
genes se refieren a las dimensiones que adquieren unas
formas en relación con las otras, ya que corresponden
con una jerarquía: entre más importante se considere
una figura dentro de un relato, mayor será su tamaño.
También se reconocen dos maneras de proyectar las for-
mas en el espacio: en alzado y en planta. Las figuras en la
página se colocan por medio de líneas imaginarias que
marcan planos horizontales, distribuidos de abajo hacia
arriba.
Dichas características ayudan a la identificación de las
formas individuales, pues en su mayoría aparecen for-
mando composiciones de varias imágenes. Su recono-
cimiento es importante, ya que éstas son las unidades
gráficas que se asocian a un significado y que pueden
presentarse solas o en combinación con otras para for-
mar composiciones mayores o compuestos, sumando
sus sentidos y ampliando su significado.
Estos conjuntos se unen integrando escenas que usual-
mente tienen un tema en común, y que en este códice
suelen abarcar una página completa o parte de ella, den-
tro de recuadros. Además, se pueden vincular varios te-
mas para conformar un relato, que se desarrolla a lo lar-
go de varias páginas. La suma de estos relatos es lo que
proporciona el contenido general del manuscrito o el
asunto de que trata el códice.
Así, el estilo pictórico de este manuscrito presenta varias
características particulares. A continuación veremos al-
gunos de los rasgos que presenta la escritura pictográfica.
LA ESCRITURA PICTOGRÁFICA EN LA
HISTORIA TOLTECA CHICHIMECA
Es el empleo de imágenes lo que define la clasificación
de la escritura en este códice como de tipo pictográfico.
;8
Lámina 9. La influencia europea.
fol. 43r
fol. 6r
fol. 29r
fol. 19v

siv1iixivi-nitiixivi :ooo Desacatos s\iivis y v\zoxis
Cada forma representa también una palabra o una raíz de
la lengua náhuatl, y esto la caracteriza como una escri-
tura de tipo logográfico, es decir, pictográfica-logográfica.
Esta correspondencia de una imagen con una palabra
es lo que constituye las unidades mínimas de la escritu-
ra nahua, conocidas con el nombre de glifos. Éstos se
identifican también porque casi en su totalidad son for-
mas cerradas que pueden presentarse solas o combinarse
con otras para estructurar compuestos de glifos. Así
sucede también en la lengua hablada, en la que las raíces
y palabras son unidades independientes que se combi-
nan para formar frases.
Las categorías aplicadas aquí se tomaron de la historia
de la escritura y de la epigrafía, ya que ambas estudian las
escrituras antiguas, sobre todo aquellas previas al alfabe-
to y al surgimiento de éste (véanse autores de diferentes
enfoques y disciplinas como Cardona, 1994; Cohen y Fa-
re, 1971; Derridá, 1978; Diringer, 1962; Fridman, 1983 y
1987; Galarza, 1990, 1992 y 1996; Gelb, 1976; Harris, 1999,
Moorhouse, 1961; Nicholson, 1973; Hooker, 2004, entre
otros), aunque esas definiciones fueron asimismo adap-
tadas a las características que se observaron en este do-
cumento.
Los pictogramas
Esta escritura utiliza imágenes que fueron seleccionadas
de su iconografía y arte, y que se mantuvieron altamente
pictóricas para conservar la relación con el objeto que re-
producen y expresar el significado contenido en cada fi-
gura. Esto no sólo concierne a las formas sino también a
sus colores, a los que corresponden un conjunto de sig-
nificados, muchos de ellos universales y otros más cul-
turales. Esta definición es similar a la de los ideogramas,
que se refieren a las formas que representan una idea pero
que no se relacionan con términos de la lengua hablada
(Marcus, 1992: 54-55).
Hasta ahora se ha hablado de ideogramas para aludir
a aquellas imágenes de las escrituras mesoamericanas
de las que no se conocía la palabra que representan, pero
que con el avance de su estudio se ha ido reconocien-
do que efectivamente sí se asocian con algún término.
Por eso no se consideran aquí, sino que se toman a los
ideogramas como parte de las pictografías, que se de-
finen como una imagen con un significado.
Este tipo de trabajo se adhiere a la hipótesis fonética en
la que todas las figuras no sólo representan conceptos
sino también alguna palabra de la lengua. Sin embargo,
sí se mencionan los pictogramas para recalcar que los gli-
fos de esta escritura no son signos abstractos y arbitrarios
como las letras del alfabeto, sino que siempre son imá-
genes, es decir, que en ellos está presente la relación con
los objetos representados y con el significado natural y
cultural de éstos.
Un ejemplo de la interpretación y posibles lecturas de
una imagen del códice por medio de datos externos e in-
ternos al documento se encuentra en los folios 7v (lám.
10), 9v, 14r y 27r, con el glifo de una rana sobre un ce-
rro, con variantes donde tiene seis o siete flores rojas.
Fray Toribio de Benavente relata que “los chololas co-
menzaron un teucalli extremadísimo de grande […] el
cual comenzaron para le hacer más alto que la más alta
sierra de esta tierra […] Y como éstos porfiasen a salir
con su locura, confundiólos Dios […] con una gran pie-
dra que en figura de sapo cayó con una terrible tempes-
tad que sobre aquel lugar vino, y desde allí cesaron de
más labrar en él” (Benavente, 2003: 118-119).
Podría tratarse de un sapo o una rana hecha de una
piedra verde como el jade, como en el folio 28r donde
aparece con la forma de una joya redonda y verde jun-
to con un par de flores bajo el monte. A su lado está una
glosa que dice Chalchiuhtepec, que es otro de los nom-
bres del Tlachiualtepetl, sobre el que cayó una piedra de
jade en forma de rana o sapo. En este caso sólo se repre-
sentó al jade (Kirchhoff, Odena y Reyes, 1989 [1976]: 195).
Se mencionan varios tipos de ranas de acuerdo con su
apariencia física y el lugar donde habitan y por el aspec-
to de la que vemos en el códice, podría tratarse de una
acacueyatl, que vive en las cañas, es de color verde con
manchas negras, brinca constantemente y muy alto (Her-
nández, 1966, libro octavo, cap. XXXI: 394-395; Sahagún,
1982, libro 11: 63; y en 2000, t. III: 1034); aunque en el
diccionario hay otra pequeña rana llamada xochcatl, que
también podría ser ya que se presenta sobre un cerro con
varias flores, xochitl, que está florido, xochio, o que es un
;o

s\iivis y v\zoxis Desacatos siv1iixivi-nitiixivi :ooo
campo de flores, xochitla, y es de color verde, xoxoctic, que
se asocia a lo que tiene un tono verdoso y que es fresco,
xoxouia (Siméon, 1988: 6, 132, 276, 772, 773, 774, 782).
Fray Bernardino de Sahagún también comenta que en
la fiesta de Atamalcualiztli o Comida de los Tamales de
Agua había, frente al ídolo de Tláloc, un estanque donde
se ponían ranas y culebras, y que los mazatecas las traga-
ban vivas, además de que en el Tlalocan había tantas ranas
como en la primavera (Sahagún, 1977, vol. I, fol. 253v y
84r). Entonces, al ser la rana un animal que vive cerca
del agua aparece asociada a Tláloc, dios de la lluvia, y
también a una de las diosas del agua, Acuecueyotl, a los
que probablemente representaba (Simeón: 1988: 15)
(lám. 10).
El repertorio de imágenes en la Historia tolteca chichi-
meca consta de alrededor de un centenar de formas de
seres y objetos. Al parecer, estas figuras tenían una im-
portancia práctica o simbólica para la cultura que las
eligió. Entre ellas se encuentran objetos suntuarios y ri-
tuales, animales emblemáticos, lugares y construcciones
religiosas, como puede verse en el folio 7v: diademas,
mantos y armas; el tule y el sauce blancos; una rana y
una serpiente, un quetzal y un águila, así como un gran
edificio, el Calmecac, que era la escuela para los jóvenes
nobles (Sahagún, 2000, t. I: 336).
Sin embargo, hay que enfatizar que no todo lo que se
consideraba relevante pasó a formar parte de la escritura.
La selección es convencional, es decir, se escogieron unas
figuras para representar ciertos conceptos y palabras me-
diante un acuerdo social que se estableció conforme a
sus tradiciones, las cuales se desarrollaron en concordan-
cia con su ámbito natural, social, lingüístico, estético, cos-
mológico, etc. A medida que avancen los estudios sobre
esta escritura es probable que se pueda explicar cómo se
conformó el repertorio.
Los logogramas
Para formar parte de la escritura se escogieron las figu-
ras que también pudieran cumplir la función de repre-
sentar palabras de la lengua. Para ello, la gran mayo-
ría reproduce su nombre mediante un término simple,
lo que permite que se pueda mostrar individualmente, o
bien que su raíz pueda combinarse con otras para formar
términos nuevos. Aunque existen algunos glifos que se
componen de varias raíces, llamadas compuestos, éstos ya
no son una unidad, sino la suma de varias. Un ejemplo
lo tenemos en la figura de un águila, quauhtli, cuya raíz
es quauh–, ya que –tli es el sufijo absolutivo. Así, la figura
entera, la cabeza y a veces sólo una pluma, representan
la palabra quauhtli y la raíz quauh–, la cual aparece en
combinación en el nombre de Quauhquechollan, en el
8o
Lámina 10. Glifo de una rana sobre un cerro con flores.
fol. 7v

siv1iixivi-nitiixivi :ooo Desacatos s\iivis y v\zoxis
que –quechol (–li) quiere decir ‘flamingo’, y (–t) lan‘con,
entre’; es decir, el Lugar entre Águilas y Flamingos.
Otro caso sería el nombre del buitre cozcaquauhtli que
se compone de cozca (–tl), ‘collar’, y quauh (-tli), ‘águi-
la’; es decir águila con collar, que se encuentra como
el nombre de un día (fol. 7v, 25r, 21v, 39v; Siméon, 1988:
415, 420, 615, 129) (lám. 11).
Para que sólo fueran un centenar de glifos y no cien-
tos o miles, y que además fueran suficientes para expre-
sar las palabras y conceptos necesarios para la comunica-
ción, se aprovecharon varias características de la lengua
náhuatl, como el uso de glifos cuya lectura presenta va-
rios significados. Por ejemplo, ixtli quiere decir ‘ojo, ros-
tro, al frente y en la superficie’; y xihuitl es ‘turquesa, hier-
ba, año y cometa’ (fol. 9v, 14r; Simeón, 1988: 231, 770)
(lám. 11).
También se recurrió a la utilización de raíces con las
que se forman palabras derivadas. Así, mediante una ima-
gen que represente una raíz, ésta puede aplicarse a otros
términos semejantes. Por ejemplo, la figura de una pie-
dra, tetl, se usa también para expresar lo que contiene ro-
cas o posee sus propiedades; lo que tiene volumen y es
sólido; lo pedregoso teyo; lo duro y firme tetic; y lo ás-
pero tezontic. Además, se emplea en la numeración: al
contar objetos redondos y gruesos se añade el sufijo tetl,
como en el término ce, ‘uno’, para contar objetos planos
y finos; y centetl, ‘uno’, para numerar objetos como pie-
dras y frutos (fol. 40v, 36r; Siméon, 1988: 520, 459, 449,
73, 84-85) (lám. 11).
Se cuenta con las extensiones del significado que ad-
quieren la forma de metáforas y difrasismos para propor-
cionar sentidos más abstractos. Por ejemplo, de la pa-
labra ihiotl, ‘aliento, soplo, aire, respiración’, y de ihio o
ihiyo, ‘el aliento, la respiración, lo espiritual’, se deriva ihi-
catiuh, ‘mantenerse adelante, preceder, guiar’. Y de tla-
toa, ‘hablar’, y tlatolli, ‘palabra, discurso’, se forma tlato-
cati, ‘ser príncipe, señor, ordenar, mandar’. También se
emplean en el difrasismo yn ihiyo yn itlatoll, que quiere
decir ‘su aliento, su palabra’, y que expresa el mandato y
la orden de su señor, en este caso el dios Quetzalcóatl.
Este difrasismo fue registrado por Sahagún, como “ihi-
yo itlatol, ‘su resuello o espíritu’, o su palabra, y dícese del
razonamiento que hace el señor a sus principales” (Si-
8I
Lámina 11. Los logogramas.
fol. 7v
fol. 9v
Glifos con varios significados:
Palabras derivadas:
Extensiones del significado:
Sonido de vocales:
fol. 14r
fol. 40v
fol. 36r
fol. 36r
fol. 43r
fol. 42r
fol. 5r
fol. 29v
fol. 29v
fol. 39v
fol. 21v
fol. 25r
fol. 25r

s\iivis y v\zoxis Desacatos siv1iixivi-nitiixivi :ooo
méon, 1988: 183, 674, 678, 675; Krichhoff, Odena y
Reyes, 1989 [1976]: fol. 43r, 42r, p. 143; Sahagún, 2000,
t. II: 676).
En dichos casos el sentido es similar, aunque en otros
se trata de significados muy diferentes; por ejemplo, me-
diante una figura curva o torcida, coltic, se representa la
raíz col–, como se aprecia en un cerro cuya punta se do-
bla de esta manera; también para expresar la palabra col-
li, ‘abuelo’, refiriéndose a los antepasados, es decir, que es
una manera para indicar que ese cerro es también el lugar
de los ancestros (fol. 5r. Siméon, 1988: 124, 123) (lám. 11).
Más arriba se mencionó que las palabras están constitui-
das por raíces de una, dos o tres sílabas, y que las raíces
monosilábicas llegan incluso a representar el sonido de
vocales, como en la figura del agua a (–tl), de una semilla
de frijol e (–tl), y de unas huellas de pies indicando un
camino o (–tli), aunque resulta más difícil para la ‘i’, ya
que este sonido aislado cumple otra función gramati-
cal, por lo que las posibilidades podrían ser sílabas como
itz (–tli)‘obsidiana’, ix (–tli) ‘ojo’, o ich (–tli)‘hilo’ (fol. 29v;
Siméon, 1988: 39, 150, 365, 211, 231, 169) (lám. 11).
Lo que se quiere resaltar con estos ejemplos es el he-
cho de que algunos glifos representan una sílaba o inclu-
so un solo sonido, y aunque por su forma son vocales y
sílabas, la definición de éstos es que son unidades arbitra-
rias que no contienen ningún sentido, únicamente con la
combinación entre ellos en una palabra lo adquiere. Por
ello es que en esta escritura en realidad se trata de raíces,
de unidades con significado.
Sustantivos, adjetivos y verbos
En cuanto a la clase de palabras, veremos que en esta es-
critura, al parecer, únicamente se incluyen las partes esen-
ciales de la frase: sustantivos, adjetivos y verbos (Zamu-
dio, 2000: 252), es decir, las que tienen significado y que
pueden representarse por medio de una imagen. En cam-
bio, las partículas o afijos que no cuentan con un senti-
do independiente, sino que sólo lo adquieren formando
parte de una oración, no se incluyen. Los pronombres,
adverbios y conjunciones son implícitos y seguramente
se colocaban en la frase al momento de pronunciarla.
La gran mayoría de las figuras o glifos se conforman
por sustantivos, que son los nombres de los seres y obje-
tos, como puede ser un lazo de piel curtida o cuero, cue-
tlaxtli, un pedernal, tecpatl, y una biznaga, teocomitl. Asi-
mismo, se encuentran adjetivos, que son las cualidades
o propiedades de los sustantivos, como un cerro que
tiene una nariz o punta, yacatl, o sea, que es puntiagudo,
yacauitztic; una serpiente de color amarillo ocre, cozauh-
qui; y un cerro cubierto con un manto de plumas azul
turquesa, xiuhtic. También están los verbos o acciones,
como la que lleva a cabo un personaje que lanza flechas,
mimina, con su arco; algún señor que habla, tlatolo; y otro
más que es destruido o conquistado, poliuhqui, median-
te un dardo que lo atraviesa (fol. 38r, 37v, 42r, 37r, 39v,
42r; Siméon, 1988: 135, 450, 484, 157, 158, 116, 770, 277,
674, 391) (lám. 12).
Metáforas y difrasismos
Los sinónimos y las metáforas se emplean con frecuencia
para expresar conceptos más abstractos. En este manus-
crito se han identificado algunas metáforas representa-
8:
Lámina 12. Sustantivos, adjetivos y verbos.
fol. 38r
fol. 38r
fol. 38r
fol. 37v
fol. 42r
fol. 37r
fol. 39v
fol. 42r
fol. 37r

siv1iixivi-nitiixivi :ooo Desacatos s\iivis y v\zoxis
das en imágenes, como el acto de encender fuego para
indicar el principio o comienzo de algo, peualiztli, o
bien, una inauguración, como se menciona abajo. Cuan-
do se presenta un conjunto de juncos o tules, tollin, su
abundancia se asocia con la de una población concentra-
da en una ciudad, tollan, y por extensión a su gobierno,
toltecayotl. Igualmente, la figura de una diadema o copilli
se usaba para simbolizar la jerarquía y el cargo de un
noble señor, tecuhtli o tecuyo, y posiblemente al mismo
señorío, tecuyotl. Esta clase de relaciones se establecían
por medio de una convención cultural (fol. 41r, 2r; Si-
meón, 1988: 381, 712, 713, 126, 454, 453) (lám. 13).
En el texto alfabético del códice se encuentran algu-
nos difrasismos a los que parece corresponder una ima-
gen. El primero es muy conocido; los otros posiblemen-
te no tanto:
– yn teouatica yn tlachinoltica (fol. 27r, p. 184) (lám. 13):
se traduce como ‘el agua divina el fuego’, se pone entre
paréntesis su significado: ‘la guerra’.
– inic momamall yn iteocaltzin (fol. 41r, p. 232): en el
texto se dice ‘en él se taladró para su templo’, con la
interpretación de que con ello se realizaba la apertu-
ra del templo, ya que se encendía el fuego como un
acto de inauguración.
– yn iztac tolin yuan yn iztac uexotl… Tollan (fol. 14r, 5v,
p. 143) (lám. 13), yn iztac uexotl yhicacan yn iztac tolin
ymancan… Chollolan (fol. 28v, p.186) (lám. 13), en la
nota 7 de la página 143 se comenta que ambas frases se
emplean para referirse tanto a Tula como a Cholula co-
mo ‘el tule blanco, el sauce blanco’, y ‘donde está en pie
el sauce blanco, donde está el tule blanco’ (Krichhoff,
Odena y Reyes, 1989).
Difrasismos
En esta escritura hay algunos glifos que representan
conceptos abstractos mediante la asociación de ideas,
por medio de la combinación de dos palabras o dos fra-
ses, que de manera metafórica proporcionan “un signi-
ficado nuevo, diferente del que enuncia cada frase en su
sentido original” (Montes de Oca, en Peralta, 2004:
172). Y están aquellos en los que la relación es metoní-
mica, mediante el empleo de dos palabras o frases “para
referirse a otra con la cual guardan una relación estrecha”
(Peralta, 2004: 176). Sin embargo, muchas veces resulta
difícil clasificar los difrasismos dentro de una u otra ca-
tegoría. Además, a veces se presentan no sólo dos frases,
sino tres o más. Aquí se muestran algunos difrasismos
que aparecen en la traducción del texto en náhuatl de la
Historia tolteca chichimeca:
– yn ixtlauac yn teotlalli (fol. 5v, p. 144), que sería ‘la lla-
nura, la tierra sagrada’, y en la nota 13 se comenta que
estas frases se refieren a la llanura, a la tierra más allá
de lo conocido, al sitio habitado por los dioses.
– yn uetztli yn tlacotl (fol. 2v, p. 135); en el texto se men-
ciona a ‘la espina y la vara’ para hacer penitencia.
Lámina 13. Metáforas y difrasismos.
fol. 14r
fol. 2r
fol. 2r
fol. 41r
fol. 14r
fol. 27r
8.

s\iivis y v\zoxis Desacatos siv1iixivi-nitiixivi :ooo
– machnome machney (fol. 17v, p. 164), se traduce co-
mo: ‘¿acaso no soy dos?, ¿acaso no soy tres?’, y en la
nota 3 de la página 153 se aclara que estas frases son
expresiones para referirse al dios Tezcatlipoca (Kirch-
hoff, Odena y Reyes, 1989 [1976]).
Posibilidades de combinación
Encontramos glifos a los que, al parecer, sólo correspon-
de una lectura, como en la imagen de la hierba torcida,
malinalli, que se usaba para hacer escobas, o de una la-
gartija, cuetzpalin. Pero también vemos una figura con
dos lecturas, semejantes en su sonido: un par de bande-
ras de las que cae agua de lluvia, quiauatl, formada por
quiauitl (lluvia) y atl (agua), pero que se escribe igual que
otra palabra que quiere decir ‘entrada, puerta a algún lu-
gar, o colocar algo en el exterior’, quiauatl.
Por un lado, hay una imagen con dos lecturas de so-
nidos diferentes —un águila que se emplea para propor-
cionar el término específico para el águila, quauhtli–,
así como el genérico para ave o pájaro, tototl. Por otro,
tenemos dos formas distintas que comparten la misma
raíz, una joya con forma de collar, cozcatl o coztli, con
cuentas de color amarillo, coztic. Ambas palabras, que se
pueden aplicar independientemente, comienzan con el
sonido coz–. Aquí se presentan ejemplos de una palabra
con un significado, de otras que se escriben igual pero
que tienen sentidos diferentes, de términos desiguales pa-
ra una misma imagen, así como de dos palabras distintas
que comparten una misma raíz (fol. 24v, 20v, 28r, 27r,
43v, 42r; Siméon, 1988: 251, 135, 428, 39, 415, 722, 129,
130; Karttunen, 1992: 43) (lám. 14).
Un ejemplo que podría sumar algunos casos anterio-
res es la figura de una joya de turquesa que puede te-
ner varias lecturas: por la descripción de su forma es
una piedra labrada como una joya, cozcatl; por el mate-
rial con que está hecha es una piedra de turquesa, xiuh-
tomoltetl; por su color es azul turquesa, xiuhtic, y por ser
considerado un objeto valioso es, por extensión, sinóni-
mo de lo precioso. Esto en cuanto a la imagen del glifo,
pero esta palabra puede igualmente tener varios signifi-
cados, como el mismo término xihuitl, que quiere decir
‘turquesa, año, cometa, hierba y hoja’. Así, las fechas de
los años se pueden representar mediante un cuadro azul
turquesa con el signo y su numeral, o también acom-
pañarse por la hoja de una planta o árbol. Sin embargo,
en este documento los recuadros para los signos calen-
dáricos no llevan color ni hoja (fol. 2r; Siméon, 1988:
129, 770) (lám. 14).
Lámina 14. Posibilidades de combinación de la escritura pictórica.
fol. 24v
fol. 28r
fol. 20v
Un glifo, una lectura:
Un glifo, dos lecturas semejantes:
Un glifo, dos lecturas diferentes:
Dos formas diferentes, misma raíz:
Varios casos anteriores:
fol. 27r
fol. 43v
fol. 42r
fol. 2r
8a

siv1iixivi-nitiixivi :ooo Desacatos s\iivis y v\zoxis
Una imagen con varias lecturas
En este manuscrito únicamente ocurre un caso en el
que a una figura le corresponden tres lecturas diferentes.
Se trata de la imagen de un cráneo humano que aparece
formando parte de la fecha de un día, como una calave-
ra que representa el signo Miquiztli o Muerte, sexto día
de la veintena. Asimismo, se encuentra como un antro-
pónimo, el señor de la Cabeza, Tzontecomatl, refiriéndo-
se a la que está separada del cuerpo y se compone de
tzontli, ‘cabello’, y tecomatl, ‘vasija de barro’, aunque a la
cabeza humana también se le conoce con el nombre de
quaitl. Por último, la caja ósea o cráneo se llama quaxi-
calli, que se forma igualmente de quaitl, ‘cabeza’, y xical-
li, ‘calabazo, especie de jícara o vasija para beber’ (fol.
20v, 28r, 9v; Siméon, 1988: 278, 735, 736, 449, 397, 418,
764) (lám. 15).
Determinativos fonéticos
Seguramente el escriba-pintor que utilizaba estos glifos
sabía cuándo se aplicaba una posibilidad u otra, pues su
uso estaba fijado por una convención. Pero en el caso de
aquellos que pueden tener dos lecturas, y que el escri-
bano consideraba que podría haber confusión, para pre-
cisar y aclarar cuál debía ser la adecuada en un caso de-
terminado, se colocaba junto al glifo otra figura cuyo
nombre comenzaba con el sonido de la lectura deseada.
Así, por ejemplo, para leer ‘tambor’ ueuetl —y no ‘va-
sija’, caxitl, o brasero, tlecaxitl, cuyas imágenes son muy
semejantes—, la palabra se acompaña con parte del ros-
tro de un ‘viejo’, ueue, que servía como un marcador
fonético, señalando que la palabra correcta debe iniciar
con el sonido ueue– (fol. 2r; Siméon, 1988: 752, 72, 702,
751) (lám. 16).
Otro caso en este códice es el de un tipo de serpiente
amarilla con manchas negras llamada tecutlacozauhqui,
que es el nombre de un personaje, Teuhctlecozauhqui o el
Señor Amarillo, pero no hay ninguna diadema que pro-
porcione el término para tecutli, solamente está la ser-
piente coatl que comienza con la raíz coa–, que posible-
mente indica que el nombre comienza con un sonido
similar co–, para el término cozauhqui, amarillo.
Igualmente, para representar el cargo de un ‘sacerdo-
te’, teohua, se empleó la figura de un ‘espino o biznaga’
llamada teocomitl, para dar el sonido inicial teo–. En
cuanto a nombres de lugares o topónimos, tenemos un
cerro en color verde cuya denominación es Chalco, el
Lugar del Jade, chalchihuitl, que al parecer está represen-
tado únicamente por un tono verde jade chal–. Estos
nombres se encuentran mencionados en las glosas, lo
que permitió su comparación con las imágenes.
Por otra parte, está el conocido Quauhnahuac, hoy
Cuernavaca, que es el Lugar cerca de los Árboles, confor-
mado por quahuitl, ‘árbol’, y nahuac, ‘cerca, en sitio pró-
ximo’, y para no interpretarlo como algún tipo en par-
ticular como el pino, el mezquite o el zapote, también se
colocó la cabeza de un águila quauhtli para marcar que
la lectura correcta en este caso comienza con el sonido
quauh–/ quahu– (fol. 42r, 38r, 39v, 24v; Siméon, 1988:
454, 115, 116, 486, 484, 91, 418, 415) (lám. 16).
8-
Lámina 15. Un glifo con varias lecturas.
fol. 20v
fol. 28r
fol. 9v
Lámina 16. Determinativos fonéticos.
fol. 2r
fol. 39v
fol. 42r
fol. 38r
fol. 24v

s\iivis y v\zoxis Desacatos siv1iixivi-nitiixivi :ooo
Determinativos semánticos
Los ejemplos ya mencionados sirven para precisar la lec-
tura, pero también ocurre lo contrario: la introducción
de una figura cuyo nombre no se pronuncia, su presen-
cia es necesaria para identificar al glifo o bien la función
que cumple. En los topónimos es muy común la apa-
rición de locativos como el cerro (tepetl), término que no
siempre forma parte de la lectura, pero su imagen se
representa para señalar que se trata del nombre de un
lugar o topónimo. Así, en la población de Quauhque-
chollan, solamente el ‘águila’, quauhtli, y el ‘flamingo’,
quecholli, con la terminación –(t)lan componen su nom-
bre, excluyendo el del monte (fol. 40r; Siméon, 1988:
496, 415, 420, 615) (lám. 17).
En los antropónimos también la figura humana (tla-
catl ) suele cumplir la función de un marcador semánti-
co, ya que su presencia indica que el glifo al que acom-
paña es el nombre del personaje. En este caso se trata del
Venerable Señor Pedernal, Tecpatzin, formado por tec-
patl, ‘cuchillo de sílex o pedernal’, y el sufijo reverencial
–tzin(tli). A estas figuras de cerros y seres humanos se les
puede considerar asimismo como determinativos nomi-
nales, ya que se encuentran en el texto para marcar que
el conjunto de glifos asociados a ellos son los nombres
de lugares o personas (fol. 28r; Siméon, 1988: 751, 450,
730) (lám. 17).
Por todas estas posibilidades que presentan los glifos
es muy importante efectuar un análisis formal de la ima-
gen, así como un análisis fonético de su lectura, tomando
constantemente en cuenta el contexto en el que apare-
cen, ya sea una fecha, un lugar o un personaje, y cuando
se da el caso se debe comparar con la glosa en caracteres
alfabéticos que puede ayudar a reconocer la lectura ade-
cuada, aunque no siempre coinciden, como sucede va-
rias veces en la Historia tolteca chichimeca.
Cabe aclarar que en la investigación antes realizada so-
bre este códice, así como en el presente trabajo, se aisla-
ron las imágenes y glifos de su contexto en el documento
para poder analizarlos y ejemplificar las categorías, aun-
que siempre para regresarlos a su lugar en el manuscri-
to, que es donde adquieren su cabal significación.
LOS COMPUESTOS
Hemos visto que las imágenes pueden aparecer aisladas
—que es cuando suelen representar palabras enteras—,
pero también se muestran en combinación con otras
figuras, lo que se conoce como compuestos. En éstos cada
glifo representa únicamente la parte significativa de la
palabra, es decir, la raíz, que se asocia con las otras para
formar palabras compuestas, frases e ideas más comple-
jas. Los tipos de conjuntos glíficos que se encuentran en
este códice se pueden clasificar en varias categorías, que
se presentan a continuación.
Calendáricos. Se constituyen con alguno de los veinte
signos de los días, acompañados con numerales de pun-
8o
Lámina 17. Determinativos semánticos.
fol. 40r
fol. 28r
Lámina 18. Compuestos glíficos calendáricos.
fol. 41r
fol. 2r
fol. 15v
fol. 42r

siv1iixivi-nitiixivi :ooo Desacatos s\iivis y v\zoxis
tos del 1 al 13, dentro de un cuadro, para marcar que se
trata de fechas de días o de años. Como el año 1 Pedernal,
Ce Tecpatl xihuitl, y el día 13 Flor, Matlactli Omei Xochitl
tonalli. Asimismo, están los que se usan para nombrar a las
personas mediante el día de su nacimiento, el cual apare-
ce relacionado con un individuo y no se encuentra ence-
rrado en un recuadro, como podría ser el Señor 1 Casa,
Ce Calli, y el Señor 1 Movimiento, Ce Ollin (fol. 2r, 15v,
41r, 42r; Siméon, 1988: XLIV, 450, 774, 354) (lám. 18).
Personajes. Son las formas de seres humanos o per-
sonas (tlacatl), cuyos atributos marcan su género, edad,
actitud y condición. Se reconocen por sus características
físicas e incluso por su postura corporal, así como por el
peinado y los atavíos masculinos y femeninos. Vemos así
la figura de un hombre (oquichtli) adulto con barba
(tentzontli), que lleva ceñidor (maxtlatl ), el pelo largo
amarrado en una cola propia de los sacerdotes (teohua) y
que porta la diadema de los señores (tecuhtli). También
tenemos la imagen de una mujer (cihuatl ) con el peina-
do de trenzas sujetas en lo alto de la cabeza, que viste la
camisa larga (huipilli) sobre el enredo o falda (cueitl ), y
en este caso se trata de una mujer noble (cihuapilli).
Estos personajes se conforman por medio de un grupo
de glifos que funcionan como marcadores semánticos
para dar en conjunto la lectura de señor, tecuhtli, y de
señora o mujer noble, cihuapilli (fol. 3v, 22v; Siméon,
1988: 516, 364, 482, 267, 486, 454, 113, 755, 132, 112)
(lám. 19).
Antropónimos. Proporcionan el nombre personal o so-
brenombre de los individuos y sirven para distinguir e
identificar a una persona de las demás. Tal vez hacen re-
ferencia a alguna cualidad de la persona, de su pertenen-
cia a un linaje o de la dedicación a cierta deidad. Aquí se
presentan a los señores toltecas Quetzaltehueyac, ‘Pluma
de Quetzal Firme y Larga’, e Icxicoatl, ‘Pie de Serpiente’.
Este último presenta tres variantes gráficas en el códice
que son equivalentes para representar su nombre. La más
común es la de una pierna con su pie, icxitl, en la que se
enrosca una serpiente, coatl, completa. En otra ocasión
el pie se sustituye por una huella del pie, icximachiyotl, y
sólo aparece la cabeza del ofidio. Otras veces ambas imá-
genes se funden en una sola en la que se sustituye la pier-
na y el pie por el cuerpo y la cabeza de la serpiente, que
acaba adoptando esta forma humana. Así vemos que los
escribas podían construir los glifos de varias maneras,
aunque había una que era la más usual (fol. 14r, 2r, 28r,
15v; Siméon, 1988: 176, 115, 175) (lám. 20).
Gentilicios. Muestran el grupo o el lugar al que perte-
necen los individuos. En su mayoría suelen tomar el
nombre de la capital del señorío conquistado y donde
establecen su residencia como el nombre de procedencia
que los identifica a ellos y a su comunidad. En este códice
encontramos a los xochimilcas, los habitantes del ‘Lugar
8;
Lámina 19. Compuestos glíficos: personajes.
fol. 22v
fol. 3v
Lámina 20. Compuestos glíficos: antropónimos.
fol. 2r
fol. 28r
fol. 15v
fol. 14r

s\iivis y v\zoxis Desacatos siv1iixivi-nitiixivi :ooo
donde se cultivan Flores’, Xochimilco, de xochitl, ‘flor’, y
milli, ‘tierra de cultivo’, junto con los ayapancas, de Cal-
pan Ayapanco, o sea, ‘los habitantes de la Casa sobre la
Niebla’, de calli, ‘casa, ayauitl, ‘niebla’, y pantli, ‘bandera’,
o pan, ‘en, sobre’, y los citecas o ‘Los de la Liebre’, resi-
dentes de Xiuhqueme, de citli, ‘liebre, teca de alguien, de
alguno’, xiuhtic, ‘color azul turquesa’, y quemitl, ‘manto’, o
sea, el ‘Lugar del Manto Azul Turquesa’ (fol. 28r, 37r;
Siméon, 1988: 774, 276, 61, 17, 371, 111, 53, 770, 422)
(lám. 21).
Cargos. Son los atributos que expresan una jerarquía
social y las funciones políticas, militares y religiosas de
los individuos. Como en el caso de los chichimecas, que
al parecer no se trataba de un grupo en particular, sino de
una cierta categoría militar y tal vez política, la de los
valientes guerreros que habitaban las tierras del norte, la
Chichimecatlalli. El nombre de chichimeca se ha tra-
ducido de varias maneras, pero todas siguen siendo
polémicas. Dentro de este grupo existía el cargo de los
chichimecatecuhtli, que tal vez se forma de chichi, ‘perro’,
mecatl, ‘cordón, linaje’, y tecuhtli, ‘señor’, o sea los Seño-
res del Linaje del Perro (fol. 21v; Siméon, 1988: 95, 267,
454) (lám. 22).
De los olmeca-xicalancas aparecen los nombres de dos
gobernantes, que en náhuatl reciben el nombre de Aqui-
yach Amapane y Tlalchiyach Tizacozque, que se pueden
traducir como el ‘Primero que Contiene el Agua, El de
las Banderas de Papel’, así como el ‘Primero en la Tierra,
El del Collar de Tiza’. Estos títulos que parecen difra-
sismos se forman con atl, ‘agua’, aqui, ‘contener, entrar’,
[y]achto, ‘primero, adelante, antes’, amatl, ‘papel’, y
pantli, ‘bandera’, junto con tlalchi, ‘en la tierra’, tizatl,
‘tierra blanca’, y cozcatl, ‘collar’. Los antropónimos, gen-
tilicios y cargos casi siempre se presentan asociados con
una figura humana, ya sea por medio de una línea, por
estar cerca de ella o por colocarse sobre el personaje mis-
mo (fol. 9v; Siméon, 1988: 39, 35, 11, 23, 373, 601, 546,
129) (lám. 22).
Topónimos. Dan nombre a los distintos lugares, ya sean
culturales o naturales. Pueden tratarse de ciudades, pue-
blos o de alguna característica del paisaje que servía para
identificar la región o los linderos de las tierras del se-
ñorío. Entre ellos encontramos a Huey Tollan, el ‘Gran
Lugar entre los Tules’, de tollin, ‘juncia, junco, tule’, y tlan,
‘cerca, entre, en’; Calmecauacan Chalchiuhtepec, tal vez, la
‘Casa del Linaje del Cerro de Jade’, de calli, ‘casa’, mecatl,
‘cordón, linaje’, chalchihuitl, ‘jade’, y tepetl, ‘cerro’, que en
este manuscrito aparece como otro de los nombres de
Cholollan. Otros son el cerro del Matlalcueye, “el de la
Falda Verde o Azul Oscuro’, de matlalin,‘color verde-azul’,
y cueitl, ‘falda’, que ahora se conoce como La Malinche; y
Cuauhtinchan o ‘Morada del Águila’, de cuauhtli o quauh-
88
Lámina 22. Compuestos glíficos: cargos.
fol. 21v
fol. 9v
Lámina 23. Compuestos glíficos: topónimos.
fol. 2r
fol. 28r
fol. 35v
Lámina 21. (Compuestos glíficos: gentilicios.
fol. 28r fol. 28r
fol. 37r

tli, ‘águila’, chantli, ‘hogar, morada’, y es, además, el lugar
de origen de este códice (fol. 2r, 28r, 35v; Siméon, 1988:
712, 615, 496, 267, 91, 496, 260, 132, 415, 92) (lám. 23).
Construcciones. Son los edificios que representan los lu-
gares del poder político y religioso que se conquistan, o
donde se hacen ofrendas y rituales como los palacios y
templos, aunque también pueden ser cercas o muros
que delimitan el espacio o que son defensivos. Así te-
nemos un templo o casa del dios, teocalli, teopancalli o
teopantli; la muralla, tenamitl, de la ciudad conquistada
de Texcallan, conocida después como Tlaxcallan; un pa-
lacio, tecpan, y el calmecac, que era la academia o escuela
de los nobles (fol. 38v, 33r, 7v; Siméon, 1988: 483, 488,
473, 450; Karttunen, 1992: 22) (lám. 24).
Insignias. Se refiere a los símbolos relacionados con la
guerra, el gobierno o la religión, que representan la jerar-
quía y el prestigio de los personajes y las ciudades. Aquí
encontramos adornos de plumas, escudos con arco y fle-
chas, así como águilas y jaguares. Vemos, por ejemplo,
una cesta o red de carga para llevar de viaje, chitatli, que
era usual entre los chichimecas; el manojo apretado de
plumas o quetzalpatzactli, que usaban los señores y que
también toma la forma de una guirnalda de plumas, que-
tzaltlatectli, como símbolo de ennoblecimiento; las armas
o tlauiztli, compuestas por arco, tlauitolli, y flechas, mitl,
que eran características de los chichimecas; y el abanico
o ehecaceuaztli de plumas que llevaban los embajadores
(fol. 20r, 19v, 3v; Siméon, 1988: 105, 426, 650, 695, 694,
278) (lám. 25).
Difrasismos. Es la combinación de dos glifos, cuyas lec-
turas individuales son diferentes de la lectura resultante,
es decir, que expresan conjuntamente otro concepto.
Encontramos en este documento el agua, atl, con el fue-
go, tletl, que combinados se les conoce como ‘el agua
quemada’ o atl tlachinolli, que quiere decir ‘la guerra o
batalla’. Posiblemente también pudiera considerarse la
composición tan frecuente del manto de piel o euaque-
mitl, que con las armas tlauiztli, ‘arco y flechas’, repre-
sentan a los chichimecas (fol. 27r, 26v, 20r; Siméon,
1988: 39, 705, 568, 151, 695) (lám. 26).
Lámina 24. Compuestos glíficos: construcciones.
fol. 33r
fol. 38v
fol. 38v
fol. 7v
Lámina 25. Compuestos glíficos: insignias.
fol. 3v
fol. 20r
fol. 20r
fol. 19v
Lámina 26. Compuestos glíficos: difrasismos.
fol. 27r
fol. 20r
fol. 26v
8o
siv1iixivi-nitiixivi :ooo Desacatos s\iivis y v\zoxis

s\iivis y v\zoxis Desacatos siv1iixivi-nitiixivi :ooo
RESUMEN
Entre los principios de la escritura nahua vemos que los
glifos figuran conceptos e ideas de esta cultura y que tam-
bién representan palabras y raíces de la lengua náhuatl, así
como algunos términos derivados que se forman con
esas raíces. Una palabra puede tener uno más significa-
dos; una imagen puede tener una o varias lecturas. Su
presencia puede estar para reforzar la lectura de otro gli-
fo, o únicamente para comprender de qué glifo se trata.
Éstos se pueden emplear como metáforas y metonimias
por medio de la asociación de ideas, o bien para unir dos
palabras en una expresión con el fin de proporcionar un
sentido diferente o uno similar, que conforman los di-
frasismos.
Es muy común que se combinen dos o más glifos para
construir compuestos, que corresponden a las frases de
la lengua. Los que aparecen en este códice son de tipo ca-
lendárico y se utilizan para expresar cuándo sucedieron
los hechos; para mencionar personajes, gentilicios y car-
gos, para decir quiénes participaron en ellos; para indicar
topónimos y construcciones, para conocer dónde suce-
dió lo relatado. Las insignias marcan otro tipo de jerar-
quía para reforzar la importancia de los personajes y los
lugares. Los difrasismos y metáforas expresan conceptos
más abstractos que, como en el ejemplo arriba citado, in-
dican lo que sucedió, en este caso, la guerra.
Todos estos recursos gráficos y lingüísticos proporcio-
nan una gran riqueza expresiva a este sistema de escritu-
ra, el cual no necesita distribuirse en columnas, porque no
está elaborado sólo para representar la cadena del habla.
Por ello que se conforma en escenas simples y complejas
que se ordenan en el espacio de acuerdo con normas de
composición plástica, ya que este sistema de comunica-
ción es escritura y arte a la vez. Estas posibilidades, y se-
guramente otras más que seguirán siendo estudiadas,
fueron aplicadas por los toltecas y los chichimecas tolte-
quizados para dejar registro de su historia. Por medio de
esta escritura pictográfica-logográfica también dejaron
plasmada una forma original de concebir la realidad y
de ver el mundo.
Bibliografía
Armillas, Pedro, 1991a, “El norte de Mesoamérica”, en Te-
resa Rojas (ed.), Pedro Armillas. Vida y obra, vol. II, Cen-
tro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antro-
pología Social, Instituto Nacional de Antropología e
Historia, México, pp. 155-206.
——, 1991b, “Condiciones ambientales y movimientos de
pueblos en la frontera septentrional de Mesoamérica”,
en Teresa Rojas (ed.), Pedro Armillas. Vida y obra, vol. II,
Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en An-
tropología Social, Instituto Nacional de Antropología e
Historia, México, pp. 207-232.
Arnheim, Rudolf, 1986a, Arte y percepción visual, Alianza
Editorial, Madrid.
——, 1986b, El pensamiento visual, Paidós, México.
Barlow, Robert, 1995, “Historia tolteca chichimeca”, en Jesús
Monjarás-Ruiz, Silvia Limón y Maria de la Cruz Pailles
(eds.), Obras de Robert Barlow. Fuentes y estudios sobre el
México indígena, vol. 6, Instituto Nacional de An-
tropología e Historia, Universidad de las Américas, Mé-
xico, pp. 461-466.
Benavente, fray Toribio de, 2003, Historia de los indios de la
Nueva España, Promo Libro, Madrid.
Braniff Cornejo, Beatriz, 2001a, “Introducción”, en Beatriz
Braniff (coord.), La Gran Chichimeca, Consejo Nacional
para la Cultura y las Artes, Jaca Book, México, pp. 7-12.
——, 2001b, “La colonización mesomericana en la Gran
Chichimeca”, en Beatriz Braniff (coord.), La Gran Chi-
chimeca, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes,
Jaca Book, México, pp. 83-112.
Canger, Una, 1981, “Reduplication in Nahuatl, in Dialectal
and Historical Perspective”, en Frances Karttunen (ed.),
Nahuatl Studies. In Memory of Fernando Horcasitas, Te-
xas Linguistic Forum, núm. 18, University of Texas, Aus-
tin, pp. 29-52.
Cardona, Giorgio Raimondo, 1994, Antropología de la escri-
tura, Gedisa, Barcelona.
Carochi, Horacio, 1983, Arte de la lengua mexicana, Univer-
sidad Nacional Autónoma de México, México.
Cobean, Robert, 1994, “Jorge R. Acosta”, Arqueología Mexi-
cana, vol. II, núm.7, abril-mayo, México, pp. 30-33.
Cohen, Marcel y Jean Sainte Fare Garnot (coords.), 1971, La
escritura y la psicología de los pueblos, Siglo XXI, México.
Dakin, Karen, 1981, “The Characteristics of a Nahuatl Lin-
gua Franca”, en Frances Karttunen (ed.), Nahuatl Stu-
dies. In Memory of Fernando Horcasitas, Texas Linguistic
Forum, núm.18, University of Texas, Austin, pp. 55-67.
Derrida, Jacques, 1978, De la gramatología, Siglo XXI, Mé-
xico.
Diccionario de la Lengua Española, 2001, Real Academia Es-
pañola, 22
a
ed., Madrid.
oo

siv1iixivi-nitiixivi :ooo Desacatos s\iivis y v\zoxis
Diringer, David, 1962, The Alphabet. A Key to the Story of
Mankind, Philosophical Library, Nueva York.
Dondis, D. A., 1995, La sintaxis de la imagen. Introducción
al alfabeto visual, Gustavo Gili, Barcelona.
Fabris, Germani, 1973, Fundamentos del proyecto gráfico,
Don Bosco, Barcelona.
Flores Farfán, José Antonio y Jonathan D. Amith, 2004, La
variabilidad en el náhuatl: una contribución al estudio
etnohistórico, mecanoscrito en la biblioteca del Centro
de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropolo-
gía Social, México, pp.1-15.
Fridman Mintz, Boris, 1983, Palabra oral y palabra escrita.
Hacia una historia lingüística de la escritura, tesis de li-
cenciatura en lingüística, Escuela Nacional de Antropo-
logía e Historia, México.
——, 1987, “La palabra hablada y la palabra escrita”, Boletín
de Antropología Americana, núm. 15, julio, México.
Galarza, Joaquín, 1990, Amatl, Amoxtli. El papel, el libro. Los
códices mesoamericanos. Guía para la introducción al es-
tudio del material pictórico indígena, Tava, México.
——, 1992, In Amoxtli in Tlacatl. El libro, el hombre. Códices
y vivencias, Tava, México.
——, 1996, Tlacuiloa, escribir pintando: algunas reflexiones
sobre la escritura azteca. Glosario de elementos para una
teoría, Tava, México.
—— y Aurora Monod-Becquelin, 1992, Códices testerianos.
Catecismos indígenas. El Pater Noster, Tava, México.
Gámez, Alejandra, 2003, Los popolocas de Tecamachalco-
Quecholac. Historia, cultura y sociedad de un señorío pre-
hispánico, Benemérita Universidad Autónoma de Pue-
bla, México.
Gelb, Ignace J., 1976, Historia de la escritura, cap. 3, Alianza
Editorial, Madrid.
González Hermosillo, Francisco y Luis Reyes García, 2002,
El Códice de Cholula, Instituto Nacional de Antropolo-
gía e Historia, Gobierno del Estado de Puebla, Centro de
Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología
Social, Porrúa, México.
Harris, Roy, 1999, Signos de escritura, Gedisa, Barcelona.
Hernández, Francisco, 1966, Obras completas, t. IV, libro
octavo, Universidad Nacional Autónoma de México, Mé-
xico.
Hers, Marie-Areti, 2001, “Zacatecas y Durango. Los confi-
nes tolteca-chichimecas”, en Beatriz Braniff (coord.), La
Gran Chichimeca, Consejo Nacional para la Cultura y
las Artes, Jaca Book, México, pp. 113-154.
Hooker, J. T., 2004, Reading the Past. Ancient Writing from
Cuneiform to the Alphabet, The British Museum Press,
Londres.
Ixtlilxóchitl, Fernando de Alva, 1985, Obras históricas. His-
toria de la nación chichimeca, t. II, Dirección General de
Publicaciones, Universidad Nacional Autónoma de Mé-
xico, México.
Karttunen, Frances, 1992, An Analytical Dictionary of Na-
huatl, University of Oklahoma Press, Norman.
Kirchhoff, Paul, 1940, “Los pueblos de la Historia tolteca-
chichimeca. Sus migraciones y parentesco”, Revista Me-
xicana de Estudios Antropológicos, vol. 4, núm. 1-2, Méxi-
co, pp. 77-104.
——, 1958, “La ruta de los tolteca-chichimeca entre Tula y
Cholula”, Miscelánea Paul Rivet. Octagenerio Dicata,
núm. 1, Universidad Nacional Autónoma de México,
México, pp. 485-494.
——, Lina Odena y Luis Reyes, 1989 [1976], Historia tolteca
chichimeca, Centro de Investigaciones y Estudios Supe-
riores en Antropología Social, Fondo de Cultura Econó-
mica, Estado de Puebla, México.
Launey, Michel, 1978, Introduction a la langue et a la litera-
ture azteques, t. 1, Grammaire, L’Harmattan, París.
Manrique Castañeda, Leonardo, 2000, “Lingüística histórica”,
en Linda Manzanilla y Leonardo López Luján (coords.),
Historia antigua de México, vol. I, Instituto Nacional de
Antropología e Historia, Instituto de Investigaciones An-
tropológicas-Universidad Nacional Autónoma de Mé-
xico, Miguel Ángel Porrúa, México, pp. 53-91.
Marcus, Joyce, 1992, Mesoamerican Writing Systems, Prin-
ceton University Press, Princeton, Nueva Jersey.
Mastache, Alba Guadalupe, 1994, “Tula”, Arqueología Mexi-
cana, vol. II, núm. 7, abril-mayo, Consejo Nacional para
la Cultura y las Artes, Instituto Nacional de Antropolo-
gía e Historia, Raíces, México, pp. 21-27.
Mohar Betancourt, Luz María, 2004, Códice Mapa Quina-
tzin. Justicia y derechos humanos en el México antiguo,
Comisión Nacional de los Derechos Humanos-México,
Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en An-
tropología Social, Miguel Ángel Porrúa, México.
Molina, fray Alonso de, 1977, Vocabulario en lengua castella-
na y mexicana y mexicana y castellana, Miguel Ángel Po-
rrúa, México.
Moorhouse, Alfred Charles, 1961, Historia del alfabeto, Fon-
do de Cultura Económica, México,
Nicholson, Henry B., 1973, “Phoneticism in the Late Pre-
hispanic Central Mexican Writing Systems”, en Elizabeth
Benson (ed.), Mesoamerican Writing Systems, Dumbar-
ton Oaks, Washington, pp. 1-46.
Panofsky, Erwin, 1972, Estudios sobre iconología, Alianza,
Madrid.
——, 1983, El significado de las artes visuales, Alianza, Ma-
drid.
——, 1985, La perspectiva como forma simbólica, Tusquets,
Barcelona.
Peralta Ramírez, Valentín, 2004, “Las metáforas del náhuatl
actual como una estrategia discursiva dentro de los even-
oI

s\iivis y v\zoxis Desacatos siv1iixivi-nitiixivi :ooo
tos rituales”, en Mercedes Montes de Oca Vega (ed.), La
metáfora en Mesoamérica, Universidad Nacional Autó-
noma de México, México, pp. 171-191.
Rankin Poore, Henry, 1976, Composition in Art, Dover Pu-
blications, Nueva York.
Reyes García, Luis, 1988a, Cuauhtinchan del siglo XII al XVI.
Formación y desarrollo histórico de un señorío prehispáni-
co, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en
Antropología Social, Estado de Puebla, Fondo de Cultu-
ra Económica, México.
——, 1988b, Documentos sobre tierras y señoríos en Cuauh-
tinchan, Centro de Investigaciones y Estudios Superio-
res en Antropología Social, Estado de Puebla, Fondo de
Cultura Económica, México.
—— y Lina Odena Güemes, 2000, “La zona del Altiplano
central en el posclásico: la etapa chichimeca”, en Linda
Manzanilla y Leonardo López Luján (coords.), Historia
antigua de México, vol. III, Instituto Nacional de Antro-
pología e Historia, Universidad Nacional Autónoma de
México, Miguel Ángel Porrúa, México, pp. 237-276.
Rodríguez Cano, Laura y Alfonso Torres Rodríguez, 2001,
“Anales de Tula: un códice histórico”, en Laura Elena So-
telo, Víctor Manuel Ballesteros y Evaristo Luvián (coords.),
Códices de Hidalgo, Universidad Autónoma del Estado
de Hidalgo, México, pp. 36-41.
Rossell, Cecilia, 2003, “Glifos y glosas en la Historia tolteca
chichimeca”, ponencia presentada en la mesa redonda del
Proyecto Amoxcalli, Centro de Investigaciones y Estudios
Superiores en Antropología Social.
——, en preparación, Los colores en los anales del Códice
Mendocino, tesis de doctorado, Facultad de Filosofía y
Letras, Instituto de Investigaciones Antropológicas, Uni-
versidad Nacional Autónoma de México, México.
—— y Laura Rodríguez, 2001a, El sistema de escritura na-
hua. Los personajes de la Historia tolteca-chichimeca co-
mo glifos, ponencia presentada en la XXVI mesa redon-
da de la Sociedad Mexicana de Antropología, Zacatecas,
pp. 172-173.
—— y Laura Rodríguez Cano, 2001b, “Historia tolteca chi-
chimeca”, en Laura Elena Sotelo, Víctor Manuel Balles-
teros y Evaristo Luvián (coords.), Códices de Hidalgo, Uni-
versidad Autónoma del Estado de Hidalgo, México, pp.
24-29.
—— y Laura Rodríguez Cano, 2005a, “Códice Historia tol-
teca chichimeca”, Proyecto Amoxcalli, Centro de Investi-
gaciones y Estudios Superiores en Antropología Social,
entregado para publicación.
—— y Rodríguez Cano Laura, 2005b, Historia tolteca chi-
chimeca: Los anales, CD Rom con el facsímil del códice,
introducción, fichas analíticas y diccionario de glifos, Pro-
yecto Amoxcalli, Luz María Mohar (dir.), Centro de In-
vestigaciones y Estudios Superiores en Antropología So-
cial, México, entregado para publicación.
Roth Seneff, Andrew, 1994, “Etnocentrismo narrativo y la
Historia tolteca chichimeca”, Estudios de Cultura Náhuatl,
vol. 24, Universidad Nacional Autónoma de México, Mé-
xico, pp. 125-137.
——, 2001, “Memoria y epónima en la demanda chichime-
ca moquiuixca. Cuahtinchan y la Historia tolteca chichi-
meca en vísperas de reformas, 1546-1555”, Desacatos,
núm. 7, otoño, Centro de Investigaciones y Estudios Su-
periores en Antropología Social, México, pp. 113-132.
Sahagún, fray Bernardino de, 1977, Primeros memoriales,
vol. I, Thelma Sullivan (paleografía y traducción), Real
Academia de la Historia, University of Oklahoma Press,
Madrid.
——, 1982, Florentine Codex, Arthur J. O. Anderson y Char-
les E. Dibble (eds.), 13 vols., libro 11, School of American
Research y University of Utha, Santa Fe, Nuevo México.
——, 2000, Historia general de las cosas de la Nueva España,
t. III, Dirección General de Publicaciones, Consejo Na-
cional para la Cultura y las Artes, México, pp. 1034,
1040.
Schapiro, Meyer, 1962, El estilo, Facultad de Arquitectura,
Universidad de Chile, Chile.
Siméon, Rémi, 1988, Diccionario de la lengua náhuatl o me-
xicana, Siglo XXI, México.
Sugiura Yamamoto, Yoko, 2000, “La zona del altiplano cen-
tral en el Epiclásico”, en Linda Manzanilla y Leonardo Ló-
pez Luján (coords.), Historia antigua de México, vol. II,
Instituto Nacional de Antropología e Historia, Universi-
dad Nacional Autónoma de México, Miguel Ángel Po-
rrúa, México, pp. 347-390.
Sullivan, Thelma D., 1983, Compendio de la gramática ná-
huatl, Universidad Nacional Autónoma de México, Mé-
xico.
Tuggy, David T., 1990, Lecciones para un curso de náhuatl
moderno, Departamento de Antropología, Universidad
de la Américas, Puebla.
Vilar Álvarez, Rafael, 1973, Composición, Talleres Offset Vi-
lar, México.
Wong, Wucius, 1972, Fundamentos del diseño bi y tridimen-
sional, Gustavo Gili, Barcelona.
——, 1998, Fundamentos del diseño, Gustavo Gili, Barcelona.
Yoneda, Keiko, 2002, Cultura y cosmovisión chichimecas en
el Mapa de Cuauhtinchan núm. 2, tesis de doctorado en
antropología, Facultad de Filosofía y Letras, Instituto de
Investigaciones Antropológicas, Universidad Nacional
Autónoma de México, México.
Zamudio, Celia, 2000, “Hacia otra interpretación del origen
de la escritura”, Cuicuilco, Revista de la Escuela Nacional
de Antropología e Historia, vol. 7, núm. 19, mayo-agosto,
México, pp. 245-270.
o:

xviii
Ilustración 1. Códice Historia tolteca chichimeca, fol. 16r, ms. 51-53, p. 28 (Kirchhoff, Odena y Reyes, 1989 [1976]) (referencia en artículo,
p. 66).

xix
Ilustración 3. Códice Historia tolteca chichimeca, fol. 16v ms. 51-53, p. 29 (Kirchhoff, Odena y Reyes, 1989 [1976]) (referencia en artículo,
p. 66).

xx
Ilustración 2. Códice Historia tolteca chichimeca, fol. 19v ms. 54-58, p. 39 (Kirchhoff, Odena y Reyes, 1989 [1976]) (referencia en artículo,
p. 66).

xxi
Ilustración 3. Códice Historia tolteca chichimeca, fol. fol. 14r ms. 54-58, p. 40 (Kirchhoff, Odena y Reyes, 1989 [1976]) (referencia en artículo,
p. 66).

  

Desacatos

- 



entro del estudio de los códices —tanto de la etapa anterior a la conquista como después de ella— han existido distintas formas de analizarlos, sobre todo a partir del siglo XX y el que comienza. Éstas aportan información indispensable para la comprensión de un objeto cultural tan complejo como son los libros mesoamericanos, y especialmente del sistema iconográfico y de escritura que quedó plasmado en ellos. Para su conocimiento, que se encuentra en proceso, se recurre a varias disciplinas, ya que ninguna lo explica completamente. Por eso se deben abarcar varios campos que contribuyen con métodos y categorías, los cuales son adaptados a los rasgos particulares de este sistema. Las investigaciones sobre códices toman en cuenta los materiales con los que están confeccionados, el estilo de elaboración, la época de realización y la región de donde proceden o la cultura a la que pertenecen, así como la historia de los acontecimientos por los que ha pasado el manuscrito. Para la investigación de su contenido han existido distintos planteamientos que podrían clasificarse a grosso modo en dos enfoques. El primero se basa en evidencias externas al documento, contenidas en los escritos realizados por autores coloniales, españoles o indígenas, conocidos en general como crónicas. También están la historia virreinal, la tradición oral de los descendientes de los grupos que fabricaron códices, y la etnografía o el estudio de sus culturas actuales, junto con los datos que proporciona la arqueología principalmente. Por otra parte, están los que se fundamentan en la evidencia interna, aplicando métodos de la iconografía para el análisis de la imagen; de la iconología para la búsqueda de su significado cultural; de la epigrafía para asociar las imágenes con la lengua hablada, y de la historia de las escrituras para comparar con las de otras épocas y lugares. Además, se toman algunos datos de la lingüística histórica para el estudio de la evolución de las lenguas, y de la lingüística antropológica para el estudio de la gramática de la lengua hablada y la recopilación de léxico en diccionarios. Entre dichos enfoques se encuentra la propuesta galarziana, que se aboca al análisis de los códices desde el postulado de que su contenido quedó registrado a partir de un sistema de escritura, definiendo a ésta como

D

“un conjunto formado por unidades gráficas mínimas, recurrentes y combinables, que transcriben las unidades fonéticas y semánticas de una lengua dada” (Galarza y Monod-Becquelin, 1992: 159-160). Esta metodología se encuentra explicada en otro artículo de este número de Desacatos, por lo que en este espacio se presentará únicamente un estudio sobre algunos resultados obtenidos a partir de su aplicación en la investigación sobre los anales de la Historia tolteca chichimeca. Se trata de la exposición de su estilo plástico, acompañada de una síntesis de los principios de su escritura obtenidos en la investigación realizada junto con la maestra Laura Rodríguez Cano (Escuela Nacional de Antropología e Historia del Instituto Nacional de Antropología e Historia [ENAH-INAH]), como parte del proyecto Amoxcalli del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) (2000-2005), dirigido por la doctora Luz María Mohar (CIESAS-DF). Dicho proyecto se propuso el análisis de los códices mexicanos de la Biblioteca Nacional de Francia en una presentación electrónica. En el caso que nos compete, éste consta del facsimilar del códice, con una introducción, las fichas del análisis formal y fonético de sus unidades y la conformación de un diccionario de glifos (Rossell y Rodríguez, 2001, 2005a, 2005b). Este extenso y hermoso manuscrito ha sido muchas veces citado debido a la riqueza y calidad de su información, que trata sobre la llegada del primer grupo hablante de náhuatl a la Mesoamérica nuclear, los toltecas. Es un relato retrospectivo que comienza con el abandono de su capital en Tula, Hidalgo, en el siglo XII, para finalmente establecerse en Cholula, Puebla, a donde llegaron acompañados de otros grupos llamados chichimecas, quienes entraron en conflicto por las tierras de Cuauhtinchan, Puebla, con pueblos que ya habitaban allí, lo que motivaría en el siglo XVI la elaboración de dicho códice. De la Historia tolteca chichimeca ya se han realizado varias publicaciones, entre las que se encuentra la paleografía en lengua náhuatl y su traducción, acompañada de numerosas notas y varios mapas, en la famosa edición facsimilar de Paul Kirchhoff, Luis Reyes y Lina Odena (1976, y reeditada en 1989). Véanse las ilustraciones 1, 2, 3 y 4 (en pliego de color, pp. XVIII-XX1). También se han elaborado varios textos a partir de los datos proporciona-

- 

Desacatos

  

dos (cfr., entre ellos, Barlow, 1995; Kirchhoff, 1940, 1958; Reyes, 1988a, 1988b; Reyes y Odena, 2000; Rodríguez y Torres, 2001; Rossell, 2001, 2001b y 2003; Roth, 2001; Yoneda, 2002). Sin embargo, ésta es la primera vez que se realiza una investigación exclusivamente acerca de sus imágenes y glifos, en la que se proporcionan algunas definiciones derivadas de su su estudio. Este artículo comenzará con una breve introducción para ubicar el lugar de procedencia de los grupos tolteca y chichimecas, así como de los asentamientos que tuvieron, primero en Tula y después en Cholula y Cuauhtinchan. De este último lugar se detalla un poco más su historia, ya que es a partir de los sucesos acaecidos ahí que se produce la Historia tolteca chichimeca, pero no se ahondará más en el contexto histórico, ya que este espacio está dedicado a la presentación de algunas categorías que definen el estilo pictórico y la escritura pictográfica de este códice. Para la consulta sobre el contenido del códice y la historia del manuscrito véanse los autores citados más arriba. También se tratará brevemente el contexto de la lengua hablada por estos grupos —el náhuatl—, así como algunas de sus características. Es importante resaltar que éste no es un trabajo lingüístico, sino que solamente se mencionan algunos rasgos que se vieron reflejados en el texto alfabético del códice y en su registro por medio de glifos, para pasar a la presentación de las particularidades del estilo pictórico y de los rasgos de la escritura pictográfica que se han logrado identificar en este manuscrito.

sar de que sus habitantes pertenecían a diferentes troncos y familias lingüísticas y que tenían distintos niveles culturales. Existía asimismo una zona más irrigada en el noroeste conocida como Oasisamérica, donde se dieron culturas sedentarias más avanzadas y, al parecer, mesoamericanas (Siméon, 1988: 490, 96; Braniff, 2001a: 7-12). Algunos grupos de la familia nahua se establecieron en una larga franja que abarcaba los actuales estados de Sinaloa, Zacatecas, Durango, y un poco más al sur, donde encontraron tierras propias para la agricultura estacional, que ya conocían y utilizaban junto con la caza y la recolección. Allí terminaron por adoptar una forma de vida sedentaria. Levantaron, principalmente en Zacatecas, sitios ceremoniales como Altavista y La Quemada (300-900 d.C.), la cual fue incendiada y abandonada paulatinamente a partir del año 900 de nuestra era (Braniff, 2001b: 84). Durante los siglos siguientes, en el noroeste comenzó un largo periodo de abandono de las tierras de Durango y Zacatecas, tal vez provocado por sequías que debieron haber reducido las tierras cultivables. Todavía no está claro lo que motivó a sus poblaciones a emigrar hacia el sur, pero éstas avanzaron en varias oleadas hacia el territorio nuclear mesoamericano, mientras otros grupos de nómadas se apropiaron de la zona dejada atrás (Armillas, 1991b: 209).



EL AVANCE: TULA Y LOS TOLTECAS EL ORIGEN: LOS NAHUAS CHICHIMECAS

Al comienzo del primer milenio de nuestra era varios grupos pertenecientes al tronco lingüístico yutonahua habitaban en el noroeste de México. Esta región formaba parte de la gran área de Aridoamérica, conocida entre los nahuas como la Teotlalpan, o la Tierra Divina, extraña y peligrosa, constituida por llanuras semiáridas y áridas, el vasto desierto. Ante condiciones tan duras la solución fue una vida nómada o seminómada basada en la caza y la recolección. También se le llamó Chichimecatlalli o la Tierra de los Chichimecas, denominación bajo la cual se abarcó a todos los grupos que vivían en esta zona, a pe-

Se ha planteado que la migración que tuvo lugar hacia el siglo X, procedente de la zona de La Quemada, fue de hablantes de náhuatl, que más tarde llegarían a Tula, donde tomarían el nombre de toltecas. Las historias indígenas elaboradas en el siglo XVI mencionan que esta comunidad había salido de un lugar llamado Chicomoztoc o las Siete Cuevas con dirección al sureste para llegar a establecerse en el Valle de Tula, en el que originalmente residían otomíes y donde llegarían a compartir el señorío con los nonoalcas, grupo de posible filiación maya allí asentado (Siméon, 1988: 99; Hers, 2001: 147-148). Entre los siglos X al XII Tula logró su máximo apogeo, pero hacia el final, otro periodo de sequías podría haber

los mixtecos de Oaxaca. desde la salida de los toltecas de Tula. que probablemente procedían de una zona que abarcaba parte de Veracruz. que llamaban tlailotlaques y chimalpanecas. lugar donde convivieron grupos olmecas y mayas (Sugiura. Cuando los toltecas llegan a Cholula. quienes se establecieron en el área de Tehuacán. Este manuscrito. tal vez se refiera a lo que menciona Ixtlilxóchitl. historiador indígena del siglo XVIII. a pesar del conflicto con los pobladores locales. al norte los tlaxcaltecas. que estaba en Cholula. Tabasco y Campeche. y son las que llevan a la elaboración de un libro o códice redactado en náhuatl por uno de los linajes chichimecas —los moquiuixcas—. y con los chochos. a la que llamaban Tlachiualtepetl. Sin embargo. hacia el noreste se afincaron los zacatecas. encargados entonces de legitimar su demanda (Kirchhoff. y en la que permanecieron hasta la llegada de los europeos (Siméon. En la región de Cholula coexistieron con sus vecinos sureños. Al establecerse. al oeste los huexotzincas y al sur los totomihuaques. que eran asimismo del linaje de los tultecas [en Puebla] […] los cuales eran consumados en el arte de pintar y de hacer historias. quienes escribieron la historia de cómo habían llegado a merecer este señorío. Esto habría causado o agravado las tensiones internas entre los grupos gobernantes. 496. pero fueron rechazados. se elaboró para justificar la posesión y hegemonía del señorío de Cuauhtinchan ante las nuevas autoridades coloniales. Después de unos años los toltecas trataron de tomar la ciudad. quienes aparecen como una comunidad estimada y valorada por los chichimecas. popolocas y posiblemente chochos. los soberanos olmeca-xicalancas les permitieron establecerse. entre éstos se encontraban los chimalpanecas. 1991a: 182-183). más que en las demás . tzauhtecas y malpantlacas (Rossell y Rodríguez. quienes se encargan de recibir a nuevos miembros mixtecopopolocas procedentes del área mixteca en los límites con Veracruz. Los toltecas se apoderaron de esta ciudad y repartieron las tierras entre sus aliados. la ayuda que les prestaron para la conquista de Cholula y la recompensa que les dieron mediante la repartición de tierras. que desplegaron hacia Guerrero y Puebla. Odena y Reyes. hacia el este de esta capital se instalaron los cuauhtinchantlacas. procedentes de Coixtlahuaca. la Montaña Hecha o Construida. que acabaron por abandonar la ciudad. 2005b: Introducción). 2005b: Introducción). Les siguieron los toltecas. 1989 [1976]: 205). 2000. al sureste de Puebla. LA LLEGADA: CHOLULA Y CUAUHTINCHAN  Esta antigua urbe había sido dominada por una población heterogénea gobernada por señores olmeca-xicalancas. lo que efectivamente hicieron. Así. tomando el camino hacia la ciudad que identificaban con la gran pirámide. sobre la llegada de este grupo a Texcoco: “vinieron de las provincias de la Mixteca dos naciones. Éstos lograron una expansión hacia el oeste y norte de Oaxaca. a orillas de la Laguna de Términos. y aunque en este códice no se dice la razón. que habían desarrollado varios señoríos con Tilantongo como su capital en la Mixteca Alta. 2003: 94). Un grupo de chichimecas queda a la cabeza en Cuauhtinchan y a partir de entonces adoptan el nombre de cuauhtinchantlacas.   Desacatos -  ocasionado una serie de presiones externas provocadas por incursiones de huastecos y de otopames que tenían como principal medio de subsistencia la caza y la recolección (Armillas. Los primeros en partir fueron los nonoalcas. con los que tendrán continuos conflictos por el control del gobierno y sobre todo por las tierras de Cuauhtinchan. II: 366-371). compuesta por mixtecos. de los cuales descenderán algunos de los gobernantes de este lugar (Gámez. por lo que emprendieron el regreso a Chicomoztoc para pedir a los siete grupos chichimecas que se habían quedado allá que los ayudaran a adueñarse de Cholula y de su señorío. en la que se localizaba Xicalanco. 1988: 569. Compartían con los popolocas que también residían al sur de Puebla. quienes tomaron el nombre de las poblaciones donde fijaron su residencia permanente. así como un grupo llamado chimalpaneca xalcomolcas. Estas disputas continuaron hasta el siglo XVI. aunque en este lugar ya había una población local a la que denominaban pinome. conocido como Historia tolteca chichimeca. los chichimecas encuentran resistencia de estos habitantes anteriores. Rossell y Rodríguez. 1991b: 216-217). aunque en calidad de marginados. en Oaxaca (Armillas.

Esta última variante quedó registrada en obras coloniales a la llegada de los españoles. 2000. junto con los chimalpanecas y tlailotlaques. y a los demás dio y repartió en otras ciudades y pueblos por barrios”. que eran hábiles pintores y escritores. provoca que el náhuatl se imponga como lengua hegemónica al desplazar a varios idiomas locales. Después de la llegada de los españoles. De los tlailotlaques no hay evidencias en la Historia tolteca chichimeca. que corresponden aproximadamente la primera al náhuatl central presente en Hidalgo. Jalisco y Durango. Por eso los últimos si- glos antes de la llegada de los europeos también se conocieron como la época tolteca (Cobean. por lo que es probable que entre Tula y Cholula los toltecas ya hubieran adquirido el conocimiento de la escritura. Más tarde llegaría a dispersarse hacia Morelos. por medio de dos volutas encontradas y una flecha que cae sobre ellas. Lo que tuvo su inicio hacia el año 900 con el auge de Tula con los toltecas y su posterior expansión. Este estilo fue propio del Posclásico. 2004: 134-135). donde el náhuatl entró en contacto con otras lenguas. Tlaxcala.-  Desacatos    artes […] [el señor chichimeca Quinatzin] los hizo poblar dentro de la ciudad de Tezcuco. huastecos y mayas. el centro de Guerrero y el valle de México. que en sus rutas militares y comerciales los toltecas habrían de llevar consigo y dispersar por la mayor parte de Mesoamérica. Tula también fue una ciudad pluriétnica. En el documento de este último aparece este señor entrevistando a dos delegados de los tlailotlaques y los chimalpanecas. Es probable que circunstancias semejantes ocasionaran la división de la familia nahua en tres grandes variantes. el centrosur de Puebla y el Estado de México. estaba el llamado pochuteco en la costa de Oaxaca. II: 32). tal vez su nombre haga referencia a la residencia de este grupo (González y Reyes. Por otra parte. influyendo sobre ellas y experimentando cambios a su vez motivados por esta interacción y el proceso de diversificación interna. debajo de ellos se encuentra un marco rectangular con la representación de la escritura o del registro del habla. pero con la introducción de cambios cada vez más acentuados provocados por la creciente influencia del arte europeo. Por último. y al ser transcrita con letras del alfabeto. lo que la convirtió en el náhuatl clásico. posteriores a la llegada de los toltecas a Puebla en el XII. grupos del centro de Veracruz y de la costa del Pacífico de Chiapas y Guatemala. cuya cultura y escritura conocieron los toltecas (Mastache. Colima. popolocas y chochos. rama del tronco lingüístico yutonahua. El señor Quinatzin pertenecía a otra oleada de chichimecas que emigró del norte más tarde que los toltecas y que llegaría a establecerse en Texcoco. También es posible que permaneciera una situación de bilingüismo o multilingüismo en las regiones sometidas por este grupo. elaborados en honor a sus caudillos. así como avances en la costa de Chiapas y Centroamérica (Manrique. aunque se trata de regiones vecinas (Ixtlilxóchitl: 1985. y que un par de siglos antes del XVI llegó a tener una distribución geográfica que abarcaba el centro-norte de México. que llegaría a plasmarse en los códices y otras manifestaciones. así como el pipil en América Central  . 1994: 32). Posiblemente en ese proceso que ocurrió entre estas capitales y las de la Mixteca. Este relato se refiere a sucesos acaecidos en el siglo XIV. se diera origen a lo que más tarde se conoció como el estilo “Mixteca-Puebla”. la variante del náhuatl occidental de Michoacán abarcó el norte de Guerrero. mixtecos. donde también será la lengua de los mexicas o aztecas. este estilo perduraría en muchos manuscritos indígenas o códices durante todo el periodo colonial. I: 79). así como entre esa variedad de grupos. Tlotzin y Quinatzin. Esta historia también se trata en los códices Xólotl. posiblemente se refiera a la conquista de la escritura (Mohar. quedó fijada de forma permanente. donde había barrios de mixtecos. 2002: 132). aunque en un estudio sobre el Códice de Cholula se menciona a San Pablo Tlailochoyan como uno de los barrios de la ciudad de Cholula. La variante del náhuatl oriental se dio en el noreste de Puebla y se propagó hacia Veracruz y el sur de Guerrero. Posteriormente. cuando los toltecas y los chichimecas descendieron a Cholula y sus alrededores entraron en contacto con olmeca-xicalancas. LA FAMILIA DE LA LENGUA NAHUA Los toltecas eran hablantes de una variante de la lengua náhuatl. 1994: 24).

por lo que se clasifica como un códice mixto. En esta ocasión se presentan unos ejemplos de las grafías tomadas de este códice. 4v y p. intercalando los párrafos con textos en escritura pictográfica. O/U. 1988: 774). L en Covacalco. los toltecas y grupos toltequizados en Puebla continuaron con su propia tradición de registro. V [W] en Covaxolloc. Estas alteraciones grandes y pequeñas en el náhuatl hablado probablemente son las que influyeron en los cambios que pueden percibirse en la escritura nahua de una región a otra. y fuerte en Cacallotl. donde llegó a tener tan amplio prestigio que incluso abarcó regiones que nunca fueron dominadas por sus hablantes originarios (Dakin. M en Micaoztoc. En el mismo folio 4v se emplearon las siguientes letras para las consonantes C. tomamos los nombres de algunos lugares que aparecen en el folio 4v. aunque éstas no corresponden adecuadamente a los sonidos del náhuatl. Siméon. L. la ‘O’ en Otlayo. LL en Tlallancallco. 1977. el náhuatl se utilizó como lengua franca en una gran parte de Mesoamérica. ya que la O muchas veces se intercambia por la U. Y en Meyocan.   Desacatos -   (Manrique. Z en Yzuatlan. 2000. y la ‘V [U]’ en Veyac Xocotitlan. De cualquier manera. como entre la del valle de México y la de Puebla. como en Ayauhtlan y Aztahatl. como el que aparece también en el diccionario del siglo XVI de fray Alonso de Molina. En cuanto a los textos alfabéticos en náhuatl que se realizaron en tiempos de la Colonia. al parecer estuvieron basados en la subvariante de los mexicas. 1989 [1976]: fol. la ‘Y’ con sonido de ‘I’ en Yztahatl. el náhuatl clásico. Seguramente existen formas más correctas de acomodar las letras y los sonidos. C [K]. Seguramente por esto los escritos en letras latinas de la Historia tolteca-chichimeca fueron anotados en náhuatl clásico. como no se hizo en el . TZ en Tzatzitepec. E. CH en Chichicayo. M. encontradas en los siguientes topónimos: la C suave en Celiztlan. O. EL REGISTRO ALFABÉTICO DEL NÁHUATL EN EL CÓDICE ESTUDIADO El manuscrito de la Historia tolteca chichimeca consiste en unos anales y un mapa. Odena y Reyes. CH. P en Petzpolla. que fueron encuadernados como libro y realizados sobre papel europeo. En él se empleó el alfabeto para registrar la lengua náhuatl. Launey. Q. En la lengua náhuatl las vocales tienen un sonido corto y otro largo. X. xochitl y xuchitl (Siméon. I. hubiera conocido y tomado la escritura de grupos como los toltecas. aunque esta diferencia nunca se marcó en las recopilaciones más extensas. que descendió a tierras mesoamericanas hacia el siglo XIV. por lo que en épocas recientes se han sustituido por otras letras y signos. O en Otlayo. X en Xallapan. TL. con tinta y pintura de colores. aquí solamente se presentan a manera de ejemplo de las que se encontraron en el códice (Kirchhoff. como en la palabra para flor. A veces se coloca la H para indicar el saltillo.141). T. 1978: 346). así como algunas características de la lengua náhuatl que han sido útiles para el análisis de la escritura pictográfica. la expansión mexica o azteca abarcó el centro de México y partes de Centroamérica. 1981: 55-56). N en Nepovalli. LL. P. Por su parte. Z. Para registrar el texto alfabético de este códice se emplearon los números romanos y el alfabeto latino. por ser considerada como una lengua de prestigio. lo que posiblemente se reflejó en la escritura mexica de sus códices. en el que se puede apreciar la manera en que el escriba usó las letras para las cinco vocales: la ‘A’ en Ayauhtlan. promoviendo esta subvariante para facilitar la comunicación (Flores y Amith. TZ. aunque todavía faltan por realizarse los estudios que lo comprueben. I: 62-82. Los sonidos del náhuatl se anotaron a partir de las letras disponibles y de las normas ortográficas del castellano vigentes en el siglo XVI. aunque en un diccionario del náhuatl se registran las vocales A. TL en Tlachinoltepetl. retomado en el siglo XIX por Rémi Siméon. la ‘E’ en Ecatl Ycamac. Q en Quauhtetelpan. y que es el que se empleó en este estudio (Molina. Ç. Y. adaptándola a las particularidades de su lengua. una subvariante del náhuatl. Tiempo después de la llegada de los toltecas a Cholula. Es posible que este pueblo. debido a que los españoles llevaron consigo escribas y traductores nahuas de Tenochtitlan. En cuanto a las glosas en náhuatl. V [W]. 1988). T en Tototlan. Ç en Çacaticpac. N. 2004).

que complementan. a las que se agregan partículas denominadas afijos. y que posiblemente se deben a variantes en la lengua o bien a arreglos ortográficos para una pronunciación más fácil y agradable (Siméon. 770). que son la unidad mínima con significado. en los que la vocal corta se escribió con las letras ‘e’ y ‘a’. Otras veces la diferencia es más marcada. También ocurre que algunas palabras cambian ligeramente su pronunciación. ez-tli. xiuh-tomoltetl. Actualmente ya se cuenta con uno reciente que marca las vocales largas. En general. que significa unir. Karttunen. 85. o la piedra de turquesa. 373. ya que es el contexto el que determina finalmente cuál de ellas es la correcta en un caso determinado. Tuggy. y que en los sustantivos terminan con absolutivos. 65). 21. es decir. metáforas y sinónimos. 2001: 42). 1988: 373. 390. 39. aunque ésta llegó a . por ejemplo. 5. que produce un buen sonido y que agrada escucharla’. como ocurre en e-tl. Por ejemplo. como la turquesa. El mismo nombre de la lengua náhuatl se deriva del verbo naua ‘danzar tomados de las manos. En cuanto a la estructura silábica del náhuatl. 1990: 3. que se refiere a lo que es sonoro. usando dobles letras ‘ee’ y ‘aa’ para marcar que es larga. ci-tli. combinando los sonidos para que armonicen (Sullivan. Odena y Reyes. las frases se estructuran mediante uno o varios términos. vocal-consonante. en poctli ‘humo’ y popoca ‘echar humo. en medio o al final de la frase (Sullivan. por lo tanto. 1981: 30). por las frases complementarias. como en las plumas. estas raíces pueden ser monosilábicas (a [–tl] ‘agua’). Esta característica ha dado la pauta para clasificar al náhuatl como una lengua de tipo aglutinante. la aplicación de afijos reverenciales y partículas que proporcionan sonoridad y ritmo a la expresión hablada (Simeón. Es también común colocar una línea o macrón sobre ella (Kirchhoff. en la que las raíces pueden aislarse conservando siempre su sentido. yuitl o ihuitl.-  Desacatos    vocabulario colonial de fray Alonso de Molina ni tampoco en el diccionario decimonónico de Rémi Siméon. modifican o precisan el sentido de las raíces. A pesar de que éste es un rasgo del náhuatl. que pueden constar de una raíz o bien de dos o más. con el cual se forma la palabra nauatini. xihui-tl. madera’ y cuaauhtli ‘águila’. encontramos que las sílabas se forman con vocal. En la lengua náhuatl las palabras se conforman por aglutinamiento. en el diccionario de Karttunen sí se anota el contraste entre las palabras hueehueh ‘viejo. anciano’ y hueehueetl ‘tambor’. 1992: 84.  EL ESTILO PICTÓRICO EN LA HISTORIA TOLTECA CHICHIMECA Algunas de las características de la lengua hablada se ven reflejadas en la escritura indígena. 2r. ya que pueden combinarse de varias maneras buscando la rima y la eufonía o el buen sonido. así como en cuahuitl ‘árbol. 371. Asimismo. 1983: 15). Canger. bisilábicas (te-pe [–tl] ‘cerro’) y trisilábicas (al-te-pe [–tl] ‘pueblo’). pegar una cosa con otra. 1988: 303. y que en este caso se trata de raíces y afijos (Diccionario de la lengua española. como a veces se presenta en los manuscritos pictográficos (Siméon. 1992). 305. La falta del registro de la cantidad vocálica ha impedido reconocer la distinción entre palabras que se escriben igual pero que se pronuncian diferente y que. Estos nombres son los que componen la mayoría del léxico empleado en la escritura pictográfica del códice. por lo que no se aplican aquí (Karttunen: 144). pan-tli. 24v. 1988: 150. 391. es decir. Las palabras se forman con raíces. al parecer son pocos los casos en que el largo vocálico es realmente necesario para distinguir las palabras. humear’. ir en cadencia. que suena bien. pantli o pamitl. 1983: 16). Sullivan. 1983: 16). El orden de las palabras en la frase es flexible. aquello que produce un sonido claro y preciso. como en el caso de la bandera. 1989 [1976]: fol. 58. 153. De ahí que el nombre de la lengua náhuatl se traduzca como ‘el habla armoniosa. que pueden acompañarse de afijos colocados al inicio. Esta lengua muestra también una predilección por el empleo de fórmulas. El término procede del verbo latino agglutinare. tienen significados distintos. aunque no es tan amplio como los anteriores pues excluye los términos de los que falta información sobre este rasgo (Karttunen. 184. consonante-vocal y consonante-vocal-consonante. 111. y están las palabras que varían cuando entran en combinación. La primera sílaba puede reduplicarse como una forma de marcar la repetición y el plural. en concordancia’. 496. Al final presentan el sufijo abso- lutivo –tl.

los cerros pueden tener muchos colores. atl. 28r). verde xoxoctic y azul xiuhtic. que forma el nombre de un río. ya que no sólo se representa el lenguaje oral sino también el visual. 32v fol. en preparación). ya que varias figuras y páginas aparecen únicamente delineadas en negro (fol. aunque se adaptaron a los rasgos observados en este códice. implica un cambio en el significado. 1988: 707. En el caso del blanco iztac no se aplicó pintura. que se aplicaron sólidos. Cuando la correspondencia de formas y colores se altera. 16r. como la llamada matlalxochitl. 1962. 402. El estilo de sus figuras se identifica como parte del Mixteca-Puebla por la comparación con otros manuscritos prehispánicos y coloniales. yayauhqui. aunque también se diluyen para proporcionar tonos más claros. Siméon. nombre de una diosa del . Fabris. rojo chichiltic. que es un tono fresco afín con lo perenne de la vegetación. que pueden llegar a reconocerse pero que son estilizaciones de sus formas mediante la aplicación de convenciones plásticas que. Éste se desarrolló principalmente en el Altiplano Central y otras regiones de Mesoamérica durante los últimos siglos antes de la llegada de los europeos. amarillo coztic. Los colores En este manuscrito se emplea una paleta reducida de colores. las artes visuales y el diseño gráfico (véase Arnheim. En los ejemplos que provienen de los 51 folios o 102 páginas de la Historia tolteca chichimeca sólo se anota el número del folio y si corresponde al recto o al verso de la página. 21r Lámina 1. En este documento. 1976. o también de algo oscuro. y se extendió al periodo colonial. 32r. corresponden al estilo nahua del oriente de la cuenca de México. tomadas de la historia del arte y la iconografía. las pieles de los animales e incluso la piel humana —aunque en este códice ésta aparece en blanco o rojo muy diluido—. Shapiro. 130. 1972. Una flor azul indica cierto tipo de flor. fol. Dondis. Vilar. como la Historia tolteca chichimeca. que denomina a la montaña Matlalcueye o la de la Falda Azul. que conserva una cierta relación con el objeto del mundo real. Éste fue el que aplicaron los toltecas y los grupos chichimecas toltequizados que compartieron la región poblana. por asociarse este tono con lo frío. 162. 96. pero se presentan en los manuscritos pictóricos de color verde. sin embargo. ya que existe una norma o patrón en donde a cada figura corresponde un color. diluidos y combinados. como ocurre con un cuerpo de agua. En general. el agua es azul. Así. y el amarillo y rojo de las flores están relacionados con la fuerza y la vida (Rossell. 1995. Los colores. que se aplican planos y con la pintura saturada de pigmento. del que sólo permanecen códices del periodo colonial. que aparece en color negro y gris. 116. 235). lo que puede indicar la semejanza con un tono como el de la ceniza nextli. como el lugar del agua oscura Atlyayauhcan. 1972 y 1998. 64. y una flor en amarillo o rojo (fol. la madera en ocre. tal vez cozauhqui o camilectic. así como la lengua náhuatl y su registro en un sistema de escritura. Rankin. 782. como la corteza de los árboles. 1983 y 1985. el cual nace en el Popocatépetl. los cerros con el verde. 1973. 769. para indicar su presencia sólo se delineó la figura sobre el tono claro del papel. 5r.   Desacatos -   desarrollar rasgos propios. en este caso. 1973 y Wong. el ocre es el color de muchas coberturas. el agua en azul. pero que se acaba estableciendo por convención. Panofsky. Se usaron el negro tlilltic. A continuación se expondrán algunas categorías relativas a dicho estilo. 27r fol. entre otros). se prescin- dió muchas veces de la aplicación de pintura. en los códices se usan pocos colores. ocre o pardo. En este estilo se utilizan imágenes de seres y objetos del mundo natural y cultural. 1986a y 1986b. Esto se debe a que los colores poseen un conjunto de significados que reafirma el de las figuras: así. sepia quappachtli. que data de mediados del siglo XVI. Nexatl. por ejemplo.

Y aunque no se citan aquí por quedar fuera del campo de este trabajo. 32v. 32v. rocas y corrientes de agua como parte del reino natural. 26v y 27r.  Los colores y las líneas dan lugar a las formas. sobre la cabeza de un personaje para indicar su antropónimo Quauhtzin. 149. 15r fol. brazos. 26v Lámina 3. que pertenecen al mundo cultural. 2). 15r. 26v fols. 6v. tlilpololli. Siméon. 3). 15v. 39v fol. indicando que se trata de un lenguaje extranjero. que aquí posiblemente se refiere a los ministros dedicados a Quetzalcóatl. 26v. pies y huellas. que hoy se conoce como La Malinche en Tlaxcala. 2). 344. 27r. 21r. árboles y plantas. ollas y vasijas. 3v. 32v fol. 27r fol. para proporcionar el nombre de un lugar Quauhquechollan (fol. acompañada de numerales para formar una fecha. quauhtli. generalmente expresa un cargo sacerdotal. agua. pero que se distinguen unas de otras porque pueden aparecer aisladas. armas e instrumentos. Por otro lado. o en lo alto de un cerro junto con un flamingo. Asimismo. 41v. 260. 15v fol. . 33r fol. 35v) (lám. muchas veces estas formas se encuentran en combinación de dos. como la arena. Así. Y un cuerpo humano cubierto con una pasta negra. 26v. se presentan pocas formas abiertas. 23v. piernas. Tipos de formas. 35v fol. 28r fol. como los mantos de piel y de algodón. implementos como las esteras. 28r. 32v fols. los cuales nos permiten entender cabalmente la importancia que estos seres y objetos tuvieron dentro de su cultura (fol. se muestra solamente la cabeza de un águila. hay manchas azules para la lluvia que cae y para simular el cielo. en las que se reconoce un marcado antropocentrismo. 26v fol. que se constituye mediante puntos y manchas negras. o con rayas curvas y rectas para el pasto y las varas. como cabezas. ya que uno de sus nombres era Tlilpotonqui (fol. y tocados. por ejemplo. Formas cerradas y abiertas. 1). 41v fol. 707) (lám. es conveniente mencionar que existen numerosos estudios temáticos sobre estas formas. adornos y vestimentas. No obstante. 3v escurre y gotea. Formas cerradas y abiertas Existen distintas clases o tipos de formas. 1988: 39. tres o más. 23v Lámina 2. formando una composición o compuesto. Tipos de formas fol. difícil de entender (fol. en su gran mayoría se trata de formas cerradas que suelen llevar en su interior otros rasgos o elementos. 26v. 26v. 7v. En este documento en particular aparecen varias volutas del habla hechas con puntos. 6v fol. 39v) (lám. con muchas representaciones del cuerpo humano entero o con algunas de sus partes. quecholli.-  Desacatos    fol. 33r fol. 7v fol. mamíferos y aves. 32v y 33r) (lám. así como otras rojas para la sangre que fol. aparecen numerosos templos y palacios. 41v fol. 345. Le siguen cerros.

Si un monte se abre en su base o por un lado formando un hueco. 433. y éstas no alteran su sentido. 1989 [1976]: 188) (lám. 40v fol. pero si el cerro se divide por la mitad. entonces se trata de un par de trompetas. En pocos casos se encuentran variantes en la forma.   Desacatos -  Modelos y variantes fol. Kirchhoff. quiere decir que allí hay una cueva o caverna. 39r fol. resaltando ciertos atributos con un mayor tamaño. 35v. aquellos que seguramente debían tener más importancia dentro de su cultura. mismos que ayudan a reconocer de qué figura se trata. y los edificios son más pequeños en relación con los personajes que aparecen dentro de ellos (fol. y algunos montes que en este códice adoptan el perfil que muestran en el paisaje real (fol. sino de un manantial. 4). Por eso se utiliza el tamaño grande para enfatizar la importancia de un aspecto o de una figura. Siméon. 24v fol. 5). 32v fol. Odena y Reyes. atlauhtli. como en el caso de un cuerpo de agua completamente circular para marcar que ya no se trata de un río. En los topónimos es muy común destacar con mayores dimensiones el objeto que proporciona su nombre. Así sucede con los ojos grandes de un jaguar o un águila en relación con su cabeza. como en el Cerro de la Bolsa o Xiquipico. Modelos y variantes. Sin embargo. fol. atoyatl. una persona o un animal. 24r) (lám. Si la cabeza de un jaguar y de un águila terminan en tubos curvos. 4). Esta característica también se aplica a las páginas. 24. 1988: 43. donde la imagen más importante es la más grande. que lleva encima una bolsa. las cabezas de seres humanos y animales suelen ser más grandes que su cuerpo. quiquiztli (fol. 25r  En la construcción de todas las imágenes se percibe la presencia de un modelo. 25r. mediante sus rasgos esenciales. 40v. que pueden ser más rectas o más curvas. 32v fol. 39r. 32v) (lám. o con las largas almenas del templo de Quetzalcóatl. Las dimensiones. que es casi del mismo tamaño del monte. ameyalli. 24r Lámina 5. que identifican la deidad a la que está dedicado (fol. 40v Lámina 4. Las dimensiones fol. 35v fol. Las imágenes de seres y objetos se realizan de forma esquemática. 32v fol. lo que da por resultado una representación estilizada de las formas. 42. pues dependen de las relaciones de jerarquía entre ciertos rasgos o elementos de las figuras y entre las imágenes también. el cual determina la forma que debe adoptar un cerro o un templo. como vemos con la montaña y las cuevas de Chicomoz- . 32v. xiquipilli. 33r fol. 33r. oztotl. 10r fol. al poner más énfasis en unas partes sobre otras. 367. esto quiere decir que se forma una barranca. 40v fol. 40v. ya que en este estilo las dimensiones son relativas. 24v. 9v y 10r) (lám. 5). para poder identificarlos como tales. se alteran las proporciones naturales. Pero también existen cambios en las formas que sí proporcionan otros significados. Por ejemplo. 9v fol. como sucede con algunas corrientes de agua. 32v fol. 35v fol.

20v fol. 1988: 767) (lám. 33r fol. 32v fol. Los árboles y plantas aparentemente se presentan de frente. 16v Lámina 6. Los animales están representados con la cabeza de perfil. existen dos maneras de proyectar las formas en el espacio. 6). como el canal cuya mitad es de agua y la otra de fuego (fol. que siguen la forma cuadrangular— y. Siméon. 7v fol. 31r fol. aunque en este documento muchas figuras se sostienen sobre las líneas de los recuadros. 28r fol. 9v fol. 26v y 27r). Las aves aparecen con cabeza y cuerpo de perfil o tres cuartos. 5r. puede partir de un punto en el centro y dirigirse hacia uno de los cuatro lados (fol. 9v. 32v fol. fol. 38v. al igual que las montañas.  fol. representado éste por el espacio de la página. 29v fol. 38v fol. enseñando sus dos patas. y también una rana o sapo. 5r fol. Las proyecciones Al parecer. que tienen su asiento sobre líneas imaginarias que se proyectan desde la parte inferior de la página hacia la superior. Siméon. 33r fol. pero con dos orejas. 25v . al nivel del suelo. 1988: 381) (lám. 42v. 5r. 32v fol. que se muestran con el rostro y las extremidades de perfil —con un par de caras de frente— y el tronco en tres cuartos o de frente. el orden de presentación y de la lectura en general suele ser de abajo hacia arriba —con excepción de las figuras en las orillas de los mapas. el cuerpo de los mamíferos en tres cuartos mostrando las cuatro patas. Existen algunos casos en que la imagen se muestra mediante un corte longitudinal para mostrar su contenido.-  Desacatos    toc. Por ello. La mayoría de los obje- tos están dibujados de frente o de perfil. En su mayoría están las que aparecen en alzado y que corresponden con aquello que se presenta a la altura de los ojos del pintor-escribano o tlacuilo. 16v fol. 7v. de perfil. 25r fol. 24r. 31r fol. que ocupan más de la mitad del recuadro en que se encuentran (fol. Por otro lado están las imágenes que se localizan por debajo de la mirada del pintor. Lo que se utiliza son diferentes planos horizontales en los que se ubican las figuras. Las proyecciones. y también las construcciones. 32v. Se refiere a los seres humanos. 42v. los peces y serpientes. 42v fol. 16v. 5). 16v fol. al igual que unos insectos. de ahí que tradicionalmente no se empleen las líneas de horizonte. a veces.

que identifican a un varón. oquichtli. 14r Al igual que en la lengua hablada. la piedra del sacrificio gladiatorio y el juego de pelota. quetzalli. 1983: 9r. como sucede con una figura humana o persona. yuitl. los signos de movimiento y las cuentas o numerales (fol. e incluso algunas posturas corporales. 25v) (lám. así como extendidos y acostados o en planta (Siméon. mani para ‘ser y estar extendido’. Carochi.   Desacatos -   Entre las imágenes que se proyectan en planta encontramos corrientes y cuerpos de agua. El todo y la parte. a menos que quiera hacerse explícito. 8). cihuatl (fol. tendido o alargado’. no es un requisito indispensable marcar el género y el número en las figuras. generalmente se presenta una sola figura para expresar que se trata de un único individuo. 6). icac para ‘estar de pie o levantado’. quienes son individuos. así como los caminos marcados por líneas negras y huellas de pies (fol. tollin. como son cierto tipo de peinado y de vestuario. un personaje. y a su lado. entre las que encontramos un pie para decir icxitl. 243. 29v. 29r. frente a otro cuyo nombre es Quetzaltehueyac. ya sea de pie o en alzado. Entonces. mazatl (fol. 26v fol. Pero sobre ellos aparece un hombre que representa a su grupo. 107) (lám. al parecer. el plural puede marcarse con la repetición de la imagen. se repite muchas veces indicará un carrizal o tollan. es decir. 722. 6). 254. o un par de brazos con sus manos. todo un cuerpo humano o todo un árbol. 23v fol. Lo vemos así con la cabeza de un personaje llamado Icxicoatl. un par de banderas y las armas. 7). o a una mujer. 39r. 3v) (lám. 31r. puede representarse únicamente mediante su cabeza. También se eligieron algunas secciones de las figuras para poder representar otros sentidos y sonidos. una piedra o una casa. 52. Lo más subdividido fue el cuerpo humano para proporcionar otras imágenes y palabras. 213. 1988: LX. En cuanto al número —singular o plural—. 31r fol. fol. Esto. 31r. y si se trata de . 176. otro a los ayapancas (fol. 8). 7v Lámina 7. 14r.164. Parecen coincidir. tlacatl. cuando aparecen solos. Lo mismo sucede con una lagartija. y onoc para ‘estar acostado. 33r. 29r fol. que se distingue por la presencia de atributos femeninos o masculinos. 426. o la de un venado. dos o más veces. mait. aunque también algunas de fol. 23v fol. como algunas esteras y escudos. tlacatl. resulta sugerente que los verbos para ‘ser’ y ‘estar’ en náhuatl se digan ca para ‘ser y estar’. solamente sucede con los seres humanos y los animales (fol. es decir. 250. 20v. 25r. lo que sucede asimismo con la cabeza de un pájaro. los xochimilcas. Así. aunque también pueden representar a varios entes de la misma calidad. y las plumas pequeñas de un ave. que por medio de una sola figura se indica que se trata de una unidad. 359) (lám. Siméon. 28r y 16v) (lám. la larga pluma del pájaro quetzal. tototl. 26v) (lám. esto está implícito. 7v fol. pero habría que estudiar con más detenimiento la posibilidad de que exista una relación entre cómo se disponen los objetos en la lengua hablada con la forma en que se representan en dos dimensiones. y una pata de venado. chocholli. sus partes pueden conservar el mismo significado. 1988: 561. 33r. a manera de abreviatura. El género y el número El todo y la parte Otra característica se refiere a que las formas generalmente se muestran completas. cercos de piedra y atrios de los templos. 7v fol. 7). 6). 23v. Hay imágenes que son difíciles de clasificar en una proyección u otra. si una planta de junco o carrizo. En relación con esas dos maneras de proyectar las figuras. 28r) (lám. 32v. 7v. barrancas y terrenos. Si se requiere mayor precisión.

450. p. Cuando se trata de fechas de días o de años. . en la que solían guardarse granos de cacao. 4v fol. 496. 639. representados por un círculo. tzontli. como el nombre del lugar Macuilxochitla(fol. Siméon. 10r.  fol. 30v. 2r fol. Macuilli Xochitl. 678) (lám. 129. tlapoualli. el cerro o Lugar de la Bolsa. Y el múltiplo de 400 por 400 da el número 8 000. 32v. y seis flores. Para el número 20 tradicionalmente se usa una bandera. 674. 26v). tlatolli (fol. malpantlacas y quizá de los chimalpanecas (fol. Siméon. 16r. Cuando se multiplica 20 por 20 da 400. 28r. Existen varios signos para representar cantidades mayores. 7v fol. yei tecciztli. 1988: 373. 774. El género y el número. chiquace xochitl. pantli. Atzontli. 7v. 4v fol. como los ayapancas. 8). 39r fol. 28r fol. cantidad figurada mediante un montón de cabello. tres cerros. 28r fol. 16r fol. 16r fol. 736. 32v Lámina 8. y que igualmente se presenta formando parte de un topónimo. cozcatl. pero varias unidas conforman un discurso. Así encontramos tres caracoles grandes marinos. yei tepetl. éstas se conforman mediante uno de los veinte signos de días. 201. Como su sistema numeral es vigesimal. junto con los numerales del 1 al 13. 7v fol. que probablemente sea una joya o cuenta de un collar. sobre los demás números. 2r. 774. cerrando la cuenta. y el Dos Casa u Ome Calli —se usan las mayúsculas ya que se trata de nombres de días o de años—. 10r fol. También pueden contarse por cantidades definidas de dos. xochitl. será una floresta. Karttunen. y una voluta frente a la boca de un personaje simboliza el habla. ya que ésta simboliza lo que queda arriba. Xiquipilco (fol. cuatro o más. 33r. Este signo se encuentra en este manuscrito formando parte de gentilicios. tres. 7v. tlatolo. 1992: 201) (lám. 36v fol. 61) (lám. 16r. 4v. que únicamente se muestra como parte del nombre de un lugar. 26v una flor. se suman unidades de círculos hasta llegar al 19. 1988: XLIV. 2r fol. 28r fol. 4v. como vemos en el año Uno Pedernal o Ce Tecpatl. 36r. 24r fol. 1988: 712. 8). 443. Siméon.-  Desacatos    fol. xiquipilli. En el códice se presenta el caso de un cerro que lleva en su interior la fecha Cinco Flor. xochitla. 24r. 767. para el que se emplea la imagen de una bolsa. aunque aparece la figura de una cruz de San Andrés para representar una cuenta o numeración. 8). 33r fol.

7v). sobre todo en el realismo de los personajes. Estos conjuntos se unen integrando escenas que usualmente tienen un tema en común. en las que se resaltan unos rasgos sobre otros al considerarlos relevantes. ya que corresponden con una jerarquía: entre más importante se considere una figura dentro de un relato. Otra característica es el empleo de un repertorio de formas tomadas del mundo natural y cultural. 6r fol. mayor será su tamaño. que se combinan y superponen formando degradaciones. como en los palacios y en una caja o cofre. Así. y el efecto de sombreado. La influencia europea  Es necesario resaltar que en este documento es muy marcada la influencia del arte pictórico europeo de la época. 19v Lámina 9. 20r. 5r. y que en este códice suelen abarcar una página completa o parte de ella. . pero que son abstracciones o esquematizaciones de ésta. Algunas propiedades de la representación de las imágenes se refieren a las dimensiones que adquieren unas formas en relación con las otras. Más adelante presentamos algunos ejemplos solamente. Las figuras en la página se colocan por medio de líneas imaginarias que marcan planos horizontales. 19v. También se reconocen dos maneras de proyectar las formas en el espacio: en alzado y en planta. Algunas formas presentan variantes gráficas sin cambiar su significado. las demás pueden llegar a presentar más atributos o ciertas modificaciones en su forma para precisar su significado. dentro de recuadros. 43r. Su reconocimiento es importante. 6r. Resumen Algunas pautas del estilo pictórico del códice identificadas hasta ahora se pueden resumir en el uso simbólico de un esquema reducido de colores. y éstas constituyen varias clases de figuras construidas con base en modelos. pues en su mayoría aparecen formando composiciones de varias imágenes. ya que este trabajo se dedica al estudio de las imágenes o glifos del códice (fol. que se reconocen por tener una semejanza con la realidad. que se desarrolla a lo largo de varias páginas. También en la aplicación de los colores. 29r Desacatos -  fol. se pueden vincular varios temas para conformar un relato.   fol. 29r. y en la presencia de algunas imágenes de la cultura europea. Dichas características ayudan a la identificación de las formas individuales. La suma de estos relatos es lo que proporciona el contenido general del manuscrito o el asunto de que trata el códice. Las formas se estructuran mediante planos de color enmarcados por líneas negras. en el que sus formas y colores tienen una función más simbólica que representativa. 43r fol. LA ESCRITURA PICTOGRÁFICA EN LA HISTORIA TOLTECA CHICHIMECA Es el empleo de imágenes lo que define la clasificación de la escritura en este códice como de tipo pictográfico. La influencia europea es patente asimismo en la proyección de ciertas formas para proporcionar la sensación de volumen y de lejanía. los árboles y algunos paisajes. ya que éstas son las unidades gráficas que se asocian a un significado y que pueden presentarse solas o en combinación con otras para formar composiciones mayores o compuestos. sumar otros nuevos o alterar su sentido. distribuidos de abajo hacia arriba. De igual manera. sumando sus sentidos y ampliando su significado. A continuación veremos algunos de los rasgos que presenta la escritura pictográfica. Además. La influencia europea. sino de un arte de convención o conceptual. Rossell y Rodríguez: 2005b) (lám. el estilo pictórico de este manuscrito presenta varias características particulares. entre las que vemos una campana y algunas iglesias. en casi todas las páginas del códice se encuentran numerosos textos en lengua náhuatl registrados con las letras del alfabeto latino. 9). que se obtiene igualmente con la aplicación de pequeñas rayas negras como esgrafiado (fol. No se trata de un arte de imitación o realista a la manera europea de la época.

es de color verde con manchas negras. y que se mantuvieron altamente pictóricas para conservar la relación con el objeto que reproducen y expresar el significado contenido en cada figura. 1990. es decir. en la que las raíces y palabras son unidades independientes que se combinan para formar frases. como en el folio 28r donde aparece con la forma de una joya redonda y verde junto con un par de flores bajo el monte. Las categorías aplicadas aquí se tomaron de la historia de la escritura y de la epigrafía. confundiólos Dios […] con una gran piedra que en figura de sapo cayó con una terrible tempestad que sobre aquel lugar vino. sobre el que cayó una piedra de jade en forma de rana o sapo. sobre todo aquellas previas al alfabeto y al surgimiento de éste (véanse autores de diferentes enfoques y disciplinas como Cardona. pictográfica-logográfica. Odena y Reyes. t. Harris. que se refieren a las formas que representan una idea pero que no se relacionan con términos de la lengua hablada (Marcus. aunque esas definiciones fueron asimismo adaptadas a las características que se observaron en este documento. conocidas con el nombre de glifos. 1983 y 1987. Éstos se identifican también porque casi en su totalidad son formas cerradas que pueden presentarse solas o combinarse con otras para estructurar compuestos de glifos. Hooker. Sahagún. Nicholson. 1971. 10). que también podría ser ya que se presenta sobre un cerro con varias flores. Así sucede también en la lengua hablada. o que es un  . Hasta ahora se ha hablado de ideogramas para aludir a aquellas imágenes de las escrituras mesoamericanas de las que no se conocía la palabra que representan. brinca constantemente y muy alto (Hernández. 1992: 54-55). 1999. que se definen como una imagen con un significado. Esta correspondencia de una imagen con una palabra es lo que constituye las unidades mínimas de la escritura nahua. a los que corresponden un conjunto de significados. 2004. Fridman. que vive en las cañas. Fray Toribio de Benavente relata que “los chololas comenzaron un teucalli extremadísimo de grande […] el cual comenzaron para le hacer más alto que la más alta sierra de esta tierra […] Y como éstos porfiasen a salir con su locura. que en ellos está presente la relación con los objetos representados y con el significado natural y cultural de éstos. sino que se toman a los ideogramas como parte de las pictografías. pero que con el avance de su estudio se ha ido reconociendo que efectivamente sí se asocian con algún término. cap. xochitl. 1962. entre otros). xochio. Por eso no se consideran aquí. sino que siempre son imágenes. que es otro de los nombres del Tlachiualtepetl. 1961. 1966. Gelb. con el glifo de una rana sobre un cerro. podría tratarse de una acacueyatl. es decir. Este tipo de trabajo se adhiere a la hipótesis fonética en la que todas las figuras no sólo representan conceptos sino también alguna palabra de la lengua. Un ejemplo de la interpretación y posibles lecturas de una imagen del códice por medio de datos externos e internos al documento se encuentra en los folios 7v (lám. Esto no sólo concierne a las formas sino también a sus colores. 1973. y esto la caracteriza como una escritura de tipo logográfico. 1992 y 1996. 9v. ya que ambas estudian las escrituras antiguas. 14r y 27r. muchos de ellos universales y otros más culturales. Esta definición es similar a la de los ideogramas. Moorhouse. 2003: 118-119). Diringer. Los pictogramas Esta escritura utiliza imágenes que fueron seleccionadas de su iconografía y arte. que está florido. libro octavo. Cohen y Fare. III: 1034).-  Desacatos    Cada forma representa también una palabra o una raíz de la lengua náhuatl. 1982. 1994. Sin embargo. A su lado está una glosa que dice Chalchiuhtepec. con variantes donde tiene seis o siete flores rojas. Derridá. 1989 [1976]: 195). XXXI: 394-395. sí se mencionan los pictogramas para recalcar que los glifos de esta escritura no son signos abstractos y arbitrarios como las letras del alfabeto. y desde allí cesaron de más labrar en él” (Benavente. Galarza. En este caso sólo se representó al jade (Kirchhoff. Podría tratarse de un sapo o una rana hecha de una piedra verde como el jade. libro 11: 63. 1976. aunque en el diccionario hay otra pequeña rana llamada xochcatl. Se mencionan varios tipos de ranas de acuerdo con su apariencia física y el lugar donde habitan y por el aspecto de la que vemos en el códice. 1978. y en 2000.

llamadas compuestos. dios de la lluvia. la gran mayoría reproduce su nombre mediante un término simple. Así. Acuecueyotl. I. Para ello. la figura entera. un estanque donde se ponían ranas y culebras. Sin embargo. lugares y construcciones religiosas. hay que enfatizar que no todo lo que se consideraba relevante pasó a formar parte de la escritura. xoxoctic. Al parecer. Entonces. Fray Bernardino de Sahagún también comenta que en la fiesta de Atamalcualiztli o Comida de los Tamales de Agua había. y también a una de las diosas del agua. o bien que su raíz pueda combinarse con otras para formar términos nuevos. Aunque existen algunos glifos que se componen de varias raíces. al ser la rana un animal que vive cerca Para formar parte de la escritura se escogieron las figuras que también pudieran cumplir la función de representar palabras de la lengua. fol. xoxouia (Siméon. 1977. ya que –tli es el sufijo absolutivo. la cabeza y a veces sólo una pluma. lingüístico. cosmológico. y es de color verde.   Desacatos -   del agua aparece asociada a Tláloc. 276. 1988: 6. estas figuras tenían una importancia práctica o simbólica para la cultura que las eligió. 2000. 10). Entre ellas se encuentran objetos suntuarios y rituales. animales emblemáticos. 782). así como un gran edificio. cuya raíz es quauh–. representan la palabra quauhtli y la raíz quauh–. social. 773. 772. el tule y el sauce blancos. fol. y que los mazatecas las tragaban vivas. como puede verse en el folio 7v: diademas. vol. 774. 132. t. que era la escuela para los jóvenes nobles (Sahagún. 253v y 84r). 7v Los logogramas Lámina 10. Glifo de una rana sobre un cerro con flores. a los que probablemente representaba (Simeón: 1988: 15) (lám. es decir. mantos y armas. quauhtli. se escogieron unas figuras para representar ciertos conceptos y palabras mediante un acuerdo social que se estableció conforme a sus tradiciones. Un ejemplo lo tenemos en la figura de un águila. xochitla. un quetzal y un águila. éstos ya no son una unidad. A medida que avancen los estudios sobre esta escritura es probable que se pueda explicar cómo se conformó el repertorio. etc. la cual aparece en combinación en el nombre de Quauhquechollan. las cuales se desarrollaron en concordancia con su ámbito natural. sino la suma de varias. campo de flores. además de que en el Tlalocan había tantas ranas como en la primavera (Sahagún. que se asocia a lo que tiene un tono verdoso y que es fresco. en el . el Calmecac. estético. lo que permite que se pueda mostrar individualmente. El repertorio de imágenes en la Historia tolteca chichimeca consta de alrededor de un centenar de formas de seres y objetos. I: 336). La selección es convencional. una rana y una serpiente. frente al ídolo de Tláloc.

mandar’. Además. ‘mantenerse adelante. 40v fol. se deriva ihicatiuh. Los logogramas. 36r  Extensiones del significado: fol. es decir. ‘hablar’. el Lugar entre Águilas y Flamingos. 25r fol. tetl. y xihuitl es ‘turquesa. Así. preceder. ‘palabra. . 449. Este difrasismo fue registrado por Sahagún. se aprovecharon varias características de la lengua náhuatl. como en el término ce. ‘el aliento. lo pedregoso teyo. y dícese del razonamiento que hace el señor a sus principales” (Si- fol. Por ejemplo. ‘ser príncipe. y (–t) lan ‘con. ésta puede aplicarse a otros términos semejantes. lo espiritual’. También se emplean en el difrasismo yn ihiyo yn itlatoll. 1988: 415. 73. 84-85) (lám. y de ihio o ihiyo. 36r. 39v Glifos con varios significados: fol. guiar’. 615.-  Desacatos    que –quechol (–li) quiere decir ‘flamingo’. en este caso el dios Quetzalcóatl. hierba. aire. la figura de una piedra. 40v. 11). 459. 21v. 14r fol. su palabra’. para numerar objetos como piedras y frutos (fol. ‘aliento. la respiración. de la palabra ihiotl. como el uso de glifos cuya lectura presenta varios significados. Otro caso sería el nombre del buitre cozcaquauhtli que se compone de cozca (–tl). ordenar. se forma tlatocati. ‘uno’. mediante una imagen que represente una raíz. que se encuentra como el nombre de un día (fol. ‘collar’. como “ihiyo itlatol. 420. señor. año y cometa’ (fol. soplo. y que expresa el mandato y la orden de su señor. o su palabra. 129) (lám. Y de tlatoa. y tlatolli. lo que tiene volumen y es sólido. 11). Siméon. rostro. 11). También se recurrió a la utilización de raíces con las que se forman palabras derivadas. Simeón. 770) (lám. Por ejemplo. ‘águila’. discurso’. es decir águila con collar. 9v Palabras derivadas: fol. y centetl. 25r. 39v. se emplea en la numeración: al contar objetos redondos y gruesos se añade el sufijo tetl. ‘uno’. 21v fol. ixtli quiere decir ‘ojo. respiración’. 43r fol. 25r fol. que quiere decir ‘su aliento. 29v fol. 36r fol. 1988: 231. 7v. entre’. 5r Sonido de vocales: fol. Para que sólo fueran un centenar de glifos y no cientos o miles. 14r. se usa también para expresar lo que contiene rocas o posee sus propiedades. y quauh (-tli). 9v. Por ejemplo. Se cuenta con las extensiones del significado que adquieren la forma de metáforas y difrasismos para proporcionar sentidos más abstractos. 1988: 520. ‘su resuello o espíritu’. lo duro y firme tetic. y lo áspero tezontic. 29v Lámina 11. 42r fol. 7v fol. Siméon. para contar objetos planos y finos. y que además fueran suficientes para expresar las palabras y conceptos necesarios para la comunicación. al frente y en la superficie’.

143. como se aprecia en un cerro cuya punta se dobla de esta manera. 770. 484. mimina. 38r fol. o sea. 37r. coltic. las partículas o afijos que no cuentan con un sentido independiente. En dichos casos el sentido es similar. poliuhqui. Odena y Reyes. Siméon. por ejemplo. 116. adjetivos y verbos. que es una manera para indicar que ese cerro es también el lugar de los ancestros (fol. yacatl. algún señor que habla. y que las raíces monosilábicas llegan incluso a representar el sonido de vocales. En este manuscrito se han identificado algunas metáforas representa- . 1988: 39. un pedernal. t. con su arco. 158. 42r. Más arriba se mencionó que las palabras están constituidas por raíces de una. únicamente se incluyen las partes esenciales de la frase: sustantivos. 42r. veremos que en esta escritura. 37r fol. como la que lleva a cabo un personaje que lanza flechas. por lo que las posibilidades podrían ser sílabas como itz (–tli)‘obsidiana’. 150. y otro más que es destruido o conquistado. tlatolo. 1988: 183. También están los verbos o acciones. Krichhoff. Sahagún. únicamente con la combinación entre ellos en una palabra lo adquiere. 1988: 135. 12). II: 676). 674. yacauitztic. 675. xiuhtic. 231. 42r. como un cerro que tiene una nariz o punta. 5r. 169) (lám. 123) (lám. 11). 42r Lámina 12. 11). Lo que se quiere resaltar con estos ejemplos es el hecho de que algunos glifos representan una sílaba o incluso un solo sonido. Siméon. 38r. Siméon. la definición de éstos es que son unidades arbitrarias que no contienen ningún sentido. Metáforas y difrasismos Los sinónimos y las metáforas se emplean con frecuencia para expresar conceptos más abstractos. adverbios y conjunciones son implícitos y seguramente se colocaban en la frase al momento de pronunciarla. 39v. 678. de unidades con significado. La gran mayoría de las figuras o glifos se conforman por sustantivos. 37v. aunque en otros se trata de significados muy diferentes. que son los nombres de los seres y objetos. 37r Sustantivos. 674. ‘abuelo’. al parecer. ya que este sonido aislado cumple otra función gramatical. como en la figura del agua a (–tl). 2000: 252). es decir. fol. sino que sólo lo adquieren formando parte de una oración. Asimismo. mediante un dardo que lo atraviesa (fol. una serpiente de color amarillo ocre. 391) (lám. que es puntiagudo. 365. y un cerro cubierto con un manto de plumas azul turquesa. 1988: 124. tecpatl. 1989 [1976]: fol. las que tienen significado y que pueden representarse por medio de una imagen. 42r fol. o ich (–tli)‘hilo’ (fol. 29v. y de unas huellas de pies indicando un camino o (–tli). cuetlaxtli. 38r fol. se representa la raíz col–. cozauhqui. que son las cualidades o propiedades de los sustantivos. 39v fol. mediante una figura curva o torcida. 2000. adjetivos y verbos En cuanto a la clase de palabras. 157. es decir. En cambio. refiriéndose a los antepasados. 211. fol. y una biznaga. Sustantivos. de una semilla de frijol e (–tl). y aunque por su forma son vocales y sílabas. p. aunque resulta más difícil para la ‘i’. Los pronombres. se encuentran adjetivos. como puede ser un lazo de piel curtida o cuero. dos o tres sílabas. Por ello es que en esta escritura en realidad se trata de raíces. también para expresar la palabra colli. 43r. 37v fol. teocomitl. 450. no se incluyen. ix (–tli) ‘ojo’. 277.   Desacatos -   méon. 38r fol. adjetivos y verbos (Zamudio.

232): en el texto se dice ‘en él se taladró para su templo’.186) (lám. Cuando se presenta un conjunto de juncos o tules. 1989). y en la nota 13 se comenta que estas frases se refieren a la llanura. 144). diferente del que enuncia cada frase en su sentido original” (Montes de Oca. en la nota 7 de la página 143 se comenta que ambas frases se emplean para referirse tanto a Tula como a Cholula como ‘el tule blanco. por medio de la combinación de dos palabras o dos frases. como se menciona abajo. 2v. Igualmente. 41r fol. toltecayotl. 27r fol. en Peralta. En el texto alfabético del códice se encuentran algunos difrasismos a los que parece corresponder una imagen. fol. su abundancia se asocia con la de una población concentrada en una ciudad. Odena y Reyes. En esta escritura hay algunos glifos que representan conceptos abstractos mediante la asociación de ideas. 27r. la tierra sagrada’. al sitio habitado por los dioses. – inic momamall yn iteocaltzin (fol. mediante el empleo de dos palabras o frases “para referirse a otra con la cual guardan una relación estrecha” (Peralta. 2r. 5v. 28v. p. 713. – yn uetztli yn tlacotl (fol. p. 41r. a la tierra más allá de lo conocido. Esta clase de relaciones se establecían por medio de una convención cultural (fol. 14r fol. la figura de una diadema o copilli se usaba para simbolizar la jerarquía y el cargo de un noble señor. Aquí se muestran algunos difrasismos que aparecen en la traducción del texto en náhuatl de la Historia tolteca chichimeca: – yn ixtlauac yn teotlalli (fol. tollan. tecuyotl. 2004: 176). 135). o bien. una inauguración. y ‘donde está en pie el sauce blanco. muchas veces resulta difícil clasificar los difrasismos dentro de una u otra categoría. 13). peualiztli. tollin. 454. Sin embargo. El primero es muy conocido. yn iztac uexotl yhicacan yn iztac tolin ymancan… Chollolan (fol. p. que sería ‘la llanura. tecuhtli o tecuyo. los otros posiblemente no tanto: – yn teouatica yn tlachinoltica (fol. y por extensión a su gobierno. 13). p. 5v. 143) (lám. con la interpretación de que con ello se realizaba la apertura del templo. donde está el tule blanco’ (Krichhoff. 184) (lám. 2r fol. 13): se traduce como ‘el agua divina el fuego’. Metáforas y difrasismos. 2004: .-  Desacatos    das en imágenes. Además. ya que se encendía el fuego como un acto de inauguración. 126. sino tres o más. el sauce blanco’. 1988: 381. p. 14r  Lámina 13. en el texto se menciona a ‘la espina y la vara’ para hacer penitencia. p. se pone entre paréntesis su significado: ‘la guerra’. Y están aquellos en los que la relación es metonímica. 2r fol. como el acto de encender fuego para indicar el principio o comienzo de algo. 712. Simeón. 13). 41r. y posiblemente al mismo señorío. 14r. 453) (lám. que de manera metafórica proporcionan “un significado nuevo. Difrasismos 172). a veces se presentan no sólo dos frases. – yn iztac tolin yuan yn iztac uexotl… Tollan (fol.

puerta a algún lugar. 164). misma raíz: fol. 135. de términos desiguales para una misma imagen. 42r fol. xiuhtic. dos lecturas diferentes: fol. o de una lagartija. 129. 17v. p. Por otro. o colocar algo en el exterior’. Posibilidades de combinación de la escritura pictórica. 722. 20v fol. las fechas de los años se pueden representar mediante un cuadro azul turquesa con el signo y su numeral. Odena y Reyes. 28r Un glifo. por su color es azul turquesa. ¿acaso no soy tres?’. xiuhtomoltetl. coztic. . Ambas palabras. 27r Dos formas diferentes. 43v. Así. que se pueden aplicar independientemente. en este documento los recuadros para los signos calendáricos no llevan color ni hoja (fol. dos lecturas semejantes: fol. una joya con forma de collar. 2r Lámina 14. Esto en cuanto a la imagen del glifo. 42r. pero esta palabra puede igualmente tener varios significados. hay una imagen con dos lecturas de sonidos diferentes —un águila que se emplea para proporcionar el término específico para el águila. cuetzpalin. como el mismo término xihuitl. comienzan con el sonido coz–. Aquí se presentan ejemplos de una palabra con un significado. cozcatl o coztli. 770) (lám. cozcatl. Un glifo. formada por quiauitl (lluvia) y atl (agua). así como el genérico para ave o pájaro. o también acompañarse por la hoja de una planta o árbol. hierba y hoja’. tenemos dos formas distintas que comparten la misma raíz. 14). 2r. Karttunen. que se usaba para hacer escobas. malinalli. tototl. 24v. una lectura: Posibilidades de combinación  Encontramos glifos a los que. 14).   Desacatos -  – machnome machney (fol. al parecer. 1988: 251. quauhtli–. que quiere decir fol. 27r. Por un lado. 428. 39. 28r. Un ejemplo que podría sumar algunos casos anteriores es la figura de una joya de turquesa que puede tener varias lecturas: por la descripción de su forma es una piedra labrada como una joya. y por ser considerado un objeto valioso es. Sin embargo. sinónimo de lo precioso. se traduce como: ‘¿acaso no soy dos?. año. 1992: 43) (lám. 20v. quiauatl. 130. quiauatl. 415. y en la nota 3 de la página 153 se aclara que estas frases son expresiones para referirse al dios Tezcatlipoca (Kirchhoff. por el material con que está hecha es una piedra de turquesa. Pero también vemos una figura con dos lecturas. con cuentas de color amarillo. Siméon. así como de dos palabras distintas que comparten una misma raíz (fol. sólo corresponde una lectura. cometa. como en la imagen de la hierba torcida. ‘turquesa. pero que se escribe igual que otra palabra que quiere decir ‘entrada. de otras que se escriben igual pero que tienen sentidos diferentes. 24v Un glifo. 1989 [1976]). 1988: 129. por extensión. Siméon. 43v Varios casos anteriores: fol. semejantes en su sonido: un par de banderas de las que cae agua de lluvia.

Tzontecomatl. Otro caso en este códice es el de un tipo de serpiente amarilla con manchas negras llamada tecutlacozauhqui. 9v fol. Asimismo. Siméon. se colocaba junto al glifo otra figura cuyo nombre comenzaba con el sonido de la lectura deseada. y tecomatl. ‘calabazo. 91. señalando que la palabra correcta debe iniciar con el sonido ueue– (fol. 39v fol. Por último. 1988: 278. conformado por quahuitl. 24v. y nahuac. chalchihuitl. 28r Lámina 15. Teuhctlecozauhqui o el Señor Amarillo. solamente está la serpiente coatl que comienza con la raíz coa–. 2r fol. 16). 42r fol. que posiblemente indica que el nombre comienza con un sonido similar co–. 115. y para no interpretarlo como algún tipo en particular como el pino. ‘cerca. Siméon. para el término cozauhqui. Determinativos fonéticos Seguramente el escriba-pintor que utilizaba estos glifos sabía cuándo se aplicaba una posibilidad u otra. 42r. se encuentra como un antropónimo. refiriéndose a la que está separada del cuerpo y se compone de tzontli. 702. teohua. 39v. por ejemplo. el señor de la Cabeza. Pero en el caso de aquellos que pueden tener dos lecturas. 28r. que es el Lugar cerca de los Árboles.-  Desacatos    fol. 1988: 454. el mezquite o el zapote. 2r. amarillo. en sitio próximo’. también se colocó la cabeza de un águila quauhtli para marcar que la lectura correcta en este caso comienza con el sonido quauh–/ quahu– (fol. 20v fol. pues su uso estaba fijado por una convención. 418. que se forma igualmente de quaitl. que servía como un marcador fonético. 764) (lám. 418. ‘vasija de barro’. 15). ‘árbol’. caxitl. ‘cabello’. la caja ósea o cráneo se llama quaxicalli. para precisar y aclarar cuál debía ser la adecuada en un caso determinado. 397. 415) (lám. Un glifo con varias lecturas. Se trata de la imagen de un cráneo humano que aparece formando parte de la fecha de un día. como una calavera que representa el signo Miquiztli o Muerte. 24v Lámina 16. Así. 736. y xicalli. y que el escribano consideraba que podría haber confusión. 484. la palabra se acompaña con parte del rostro de un ‘viejo’. Siméon. tenemos un cerro en color verde cuya denominación es Chalco. que al parecer está representado únicamente por un tono verde jade chal–. el Lugar del Jade. 751) (lám. tlecaxitl. o brasero. Determinativos fonéticos. fol. se empleó la figura de un ‘espino o biznaga’ llamada teocomitl. Estos nombres se encuentran mencionados en las glosas. 449.  . sexto día de la veintena. que es el nombre de un personaje. 9v. En cuanto a nombres de lugares o topónimos. 20v. aunque a la cabeza humana también se le conoce con el nombre de quaitl. cuyas imágenes son muy semejantes—. especie de jícara o vasija para beber’ (fol. lo que permitió su comparación con las imágenes. hoy Cuernavaca. ueue. 1988: 752. 38r. para leer ‘tambor’ ueuetl —y no ‘vasija’. Una imagen con varias lecturas En este manuscrito únicamente ocurre un caso en el que a una figura le corresponden tres lecturas diferentes. ‘cabeza’. está el conocido Quauhnahuac. para dar el sonido inicial teo–. Por otra parte. 735. 486. 38r fol. 116. pero no hay ninguna diadema que proporcione el término para tecutli. 72. para representar el cargo de un ‘sacerdote’. 16). Igualmente.

Siméon. 1988: 496. un lugar o un personaje. con la terminación –(t)lan componen su nombre. 415. la raíz.   Desacatos -  fol. frases e ideas más complejas. como sucede varias veces en la Historia tolteca chichimeca. lo que se conoce como compuestos. Tecpatzin. 41r fol. 40r fol. Los tipos de conjuntos glíficos que se encuentran en este códice se pueden clasificar en varias categorías. así como en el presente trabajo. pero también ocurre lo contrario: la introducción de una figura cuyo nombre no se pronuncia. En éstos cada glifo representa únicamente la parte significativa de la palabra. acompañados con numerales de pun- . así como un análisis fonético de su lectura. Se constituyen con alguno de los veinte signos de los días. se aislaron las imágenes y glifos de su contexto en el documento para poder analizarlos y ejemplificar las categorías. y cuando Hemos visto que las imágenes pueden aparecer aisladas —que es cuando suelen representar palabras enteras—. que es donde adquieren su cabal significación. y el ‘flamingo’. pero también se muestran en combinación con otras figuras. 42r Lámina 18. Determinativos semánticos LOS COMPUESTOS  Los ejemplos ya mencionados sirven para precisar la lectura. ‘cuchillo de sílex o pedernal’. quauhtli. Calendáricos. en la población de Quauhquechollan. 730) (lám. aunque no siempre coinciden. fol. pero su imagen se representa para señalar que se trata del nombre de un lugar o topónimo. Así. ya sea una fecha. A estas figuras de cerros y seres humanos se les puede considerar asimismo como determinativos nominales. 1988: 751. Por todas estas posibilidades que presentan los glifos es muy importante efectuar un análisis formal de la imagen. se da el caso se debe comparar con la glosa en caracteres alfabéticos que puede ayudar a reconocer la lectura adecuada. 40r. 2r fol. que se asocia con las otras para formar palabras compuestas. quecholli. ya que se encuentran en el texto para marcar que el conjunto de glifos asociados a ellos son los nombres de lugares o personas (fol. En los antropónimos también la figura humana (tlacatl) suele cumplir la función de un marcador semántico. En este caso se trata del Venerable Señor Pedernal. Determinativos semánticos. ya que su presencia indica que el glifo al que acompaña es el nombre del personaje. que se presentan a continuación. es decir. 420. solamente el ‘águila’. Compuestos glíficos calendáricos. Cabe aclarar que en la investigación antes realizada sobre este códice. 17). 615) (lám. y el sufijo reverencial –tzin(tli). término que no siempre forma parte de la lectura. excluyendo el del monte (fol. 15v fol. su presencia es necesaria para identificar al glifo o bien la función que cumple. aunque siempre para regresarlos a su lugar en el manuscrito. 450. Siméon. tomando constantemente en cuenta el contexto en el que aparecen. 28r. 17). 28r Lámina 17. En los topónimos es muy común la aparición de locativos como el cerro (tepetl). formado por tecpatl.

15v sonas (tlacatl). 28r Personajes. 1988: 176. 22v.  fol. el pelo largo amarrado en una cola propia de los sacerdotes (teohua) y que porta la diadema de los señores (tecuhtli). Vemos así la figura de un hombre (oquichtli) adulto con barba (tentzontli). coatl. Así vemos que los escribas podían construir los glifos de varias maneras. Gentilicios.Asimismo. 132. de su pertenencia a un linaje o de la dedicación a cierta deidad. 3v. Son las formas de seres humanos o per- fol. y sólo aparece la cabeza del ofidio. que acaba adoptando esta forma humana. 486. 774. También tenemos la imagen de una mujer (cihuatl) con el peinado de trenzas sujetas en lo alto de la cabeza. aunque había una que era la más usual (fol. 14r. icxitl. e Icxicoatl. La más común es la de una pierna con su pie. Este último presenta tres variantes gráficas en el códice que son equivalentes para representar su nombre. Lámina 20. 2r fol. Como el año 1 Pedernal. 755. Tal vez hacen referencia a alguna cualidad de la persona. Ce Tecpatl xihuitl. 454. 1988: XLIV. 1988: 516. 364. completa. Aquí se presentan a los señores toltecas Quetzaltehueyac. para marcar que se trata de fechas de días o de años. y el día 13 Flor. el cual aparece relacionado con un individuo y no se encuentra encerrado en un recuadro. En su mayoría suelen tomar el nombre de la capital del señorío conquistado y donde establecen su residencia como el nombre de procedencia que los identifica a ellos y a su comunidad. Se reconocen por sus características físicas e incluso por su postura corporal. y en este caso se trata de una mujer noble (cihuapilli). fol. Ce Ollin (fol. 354) (lám. 115. 28r. icximachiyotl. Proporcionan el nombre personal o so- brenombre de los individuos y sirven para distinguir e identificar a una persona de las demás. los habitantes del ‘Lugar . ‘Pluma de Quetzal Firme y Larga’. 18). y el Señor 1 Movimiento. 20). tecuhtli. Antropónimos. Muestran el grupo o el lugar al que pertenecen los individuos. Siméon. como podría ser el Señor 1 Casa. que lleva ceñidor (maxtlatl). Estos personajes se conforman por medio de un grupo de glifos que funcionan como marcadores semánticos para dar en conjunto la lectura de señor. 112) (lám. 113. 15v. 2r. 41r. En otra ocasión el pie se sustituye por una huella del pie. 14r fol. cuyos atributos marcan su género. 450. que viste la camisa larga (huipilli) sobre el enredo o falda (cueitl).-  Desacatos    tos del 1 al 13. están los que se usan para nombrar a las personas mediante el día de su nacimiento. Matlactli Omei Xochitl tonalli. Siméon. 175) (lám. en la que se enrosca una serpiente. y de señora o mujer noble. 267. edad. 2r. actitud y condición. 15v. Siméon. 19). Ce Calli. Compuestos glíficos: personajes. 3v Lámina 19. ‘Pie de Serpiente’. 22v fol. dentro de un cuadro. así como por el peinado y los atavíos masculinos y femeninos. 42r. En este códice encontramos a los xochimilcas. Compuestos glíficos: antropónimos. cihuapilli (fol. 482. Otras veces ambas imágenes se funden en una sola en la que se sustituye la pierna y el pie por el cuerpo y la cabeza de la serpiente.

que ahora se conoce como La Malinche. teca de alguien. que tal vez se forma de chichi. “el de la Falda Verde o Azul Oscuro’. y Cuauhtinchan o ‘Morada del Águila’. Siméon. y milli. y tepetl. 111. ‘niebla’. el ‘Lugar del Manto Azul Turquesa’ (fol. ‘señor’. Como en el caso de los chichimecas. 37r. 454) (lám. 61. ‘los habitantes de la Casa sobre la Niebla’. tule’. Xochimilco. Otros son el cerro del Matlalcueye. ‘falda’. y pantli. de citli. 35v fol. de xochitl. 1988: 774. en’. ‘papel’. o sea. militares y religiosas de los individuos. 23. . Cargos. 21). Entre ellos encontramos a Huey Tollan. 371. la de los valientes guerreros que habitaban las tierras del norte. 28r fol. de Calpan Ayapanco. ‘bandera’. y pantli. y tecuhtli. Los antropónimos. Compuestos glíficos: cargos. de matlalin. tizatl. Topónimos. ‘tierra blanca’. ‘tierra de cultivo’. o sea los Señores del Linaje del Perro (fol. gentilicios y cargos casi siempre se presentan asociados con una figura humana. y quemitl. ‘collar’. junco. 22). que en este manuscrito aparece como otro de los nombres de Cholollan. de alguno’. ‘liebre. por estar cerca de ella o por colocarse sobre el personaje mismo (fol. ‘agua’. 129) (lám. el ‘Gran Lugar entre los Tules’. y los citecas o ‘Los de la Liebre’. 53. y cueitl. [y]achto. de calli. 601. así como el ‘Primero en la Tierra.   Desacatos -  fol. ‘casa. sino de una cierta categoría militar y tal vez política. tal vez. 422) (lám. 267. de calli. residentes de Xiuhqueme. 28r fol. linaje’. o pan. Pueden tratarse de ciudades. 9v. ‘cordón. aqui. 17. 1988: 39. El nombre de chichimeca se ha traducido de varias maneras. antes’. ‘en la tierra’. ‘perro’. 1988: 95. De los olmeca-xicalancas aparecen los nombres de dos gobernantes. Dan nombre a los distintos lugares. que en náhuatl reciben el nombre de Aquiyach Amapane y Tlalchiyach Tizacozque. 37r Lámina 21. que al parecer no se trataba de un grupo en particular. junto con tlalchi. ‘cerro’. 35. ayauitl. pueblos o de alguna característica del paisaje que servía para identificar la región o los linderos de las tierras del señorío. ‘cerca. de cuauhtli o quauh- fol.‘manto’. linaje’. Son los atributos que expresan una jerarquía social y las funciones políticas. ‘en. ‘jade’. y tlan. chalchihuitl. 546. Calmecauacan Chalchiuhtepec. amatl.‘color azul turquesa’. ‘cordón. 276. ya sean culturales o naturales. 22). 21v. ‘casa’. ‘flor’. El del Collar de Tiza’. mecatl. 28r fol. (Compuestos glíficos: gentilicios. y cozcatl. ‘contener. 21v fol. mecatl. de tollin. ya sea por medio de una línea. El de las Banderas de Papel’. ‘primero. Siméon. donde se cultivan Flores’. Estos títulos que parecen difrasismos se forman con atl. sobre’. ‘bandera’. 9v Lámina 22. 770.‘juncia. 11. Dentro de este grupo existía el cargo de los chichimecatecuhtli. entre. la ‘Casa del Linaje del Cerro de Jade’. 28r. 2r Lámina 23. junto con los ayapancas.‘color verde-azul’. o sea. la Chichimecatlalli. pero todas siguen siendo polémicas. entrar’. que se pueden traducir como el ‘Primero que Contiene el Agua. adelante. Compuestos glíficos: topónimos.  fol. xiuhtic. 373. Siméon.

Siméon. ‘hogar. ‘arco y flechas’. tenamitl. 35v. 488. teocalli. las armas o tlauiztli. Siméon. por ejemplo. 3v fol. de la ciudad conquistada de Texcallan. es decir. 1988: 712. que era la academia o escuela de los nobles (fol. 33r. 92) (lám. Compuestos glíficos: insignias. 267. conocida después como Tlaxcallan. además. 1988: 105. 278) (lám. 496. tlauitolli. Encontramos en este documento el agua. que combinados se les conoce como ‘el agua quemada’ o atl tlachinolli. Siméon. también toma la forma de una guirnalda de plumas. 26v. 20r. tli. 2r. 615.  Construcciones. tecpan. chantli. que expresan conjuntamente otro concepto. 91. el manojo apretado de plumas o quetzalpatzactli. 260. Son los edificios que representan los lu- gares del poder político y religioso que se conquistan. que era usual entre los chichimecas. 415. 24). Karttunen. que quiere decir ‘la guerra o batalla’. y el abanico o ehecaceuaztli de plumas que llevaban los embajadores (fol. tletl. 7v. con el fuego. que eran características de los chichimecas. cuyas lec- turas individuales son diferentes de la lectura resultante. así como águilas y jaguares. que usaban los señores y que fol. 3v. representan a los chichimecas (fol. 1988: 483. Lámina 24. un palacio. aunque también pueden ser cercas o muros que delimitan el espacio o que son defensivos. 25). como símbolo de ennoblecimiento. 38v. el gobierno o la religión. teopancalli o teopantli. 26). 650. . 28r. Siméon. una cesta o red de carga para llevar de viaje.-  Desacatos    fol. 27r fol. Difrasismos. Aquí encontramos adornos de plumas. y flechas. o donde se hacen ofrendas y rituales como los palacios y templos. 20r. 450. 19v. 473. 705. y el calmecac. 19v fol. Así tenemos un templo o casa del dios. 33r fol. 27r. Vemos. 20r Lámina 26. 151. 568. 132. que con las armas tlauiztli. Compuestos glíficos: construcciones. Compuestos glíficos: difrasismos. 38v fol. escudos con arco y flechas. y es. 694. ‘águila’. 38v fol. 496. la muralla. Es la combinación de dos glifos. Se refiere a los símbolos relacionados con la guerra. 1988: 39. 20r fol. que representan la jerarquía y el prestigio de los personajes y las ciudades. mitl. quetzaltlatectli. chitatli. 26v fol. 1992: 22) (lám. morada’. Posiblemente también pudiera considerarse la composición tan frecuente del manto de piel o euaquemitl. compuestas por arco. 20r fol. 426. 695. 695) (lám. Insignias. 7v Lámina 25. el lugar de origen de este códice (fol. 23). atl.

155-206. University of Texas.). Robert. Siglo XXI. 1978. Las insignias marcan otro tipo de jerarquía para reforzar la importancia de los personajes y los lugares. University of Texas.). fray Toribio de. Por medio de esta escritura pictográfica-logográfica también dejaron plasmada una forma original de concebir la realidad y de ver el mundo. Pedro. Nahuatl Studies. Jacques. en Teresa Rojas (ed. México. Texas Linguistic Forum. Los difrasismos y metáforas expresan conceptos más abstractos que. 1986b. en Beatriz Braniff (coord. Horacio. “Reduplication in Nahuatl. 1995.  Entre los principios de la escritura nahua vemos que los glifos figuran conceptos e ideas de esta cultura y que también representan palabras y raíces de la lengua náhuatl. ya que este sistema de comunicación es escritura y arte a la vez.   Desacatos -  RESUMEN Bibliografía Armillas. Beatriz. Es muy común que se combinen dos o más glifos para construir compuestos. abril-mayo.). Universidad de las Américas. núm. pp. indican lo que sucedió. el cual no necesita distribuirse en columnas. “Introducción”. 30-33.). Una. México. Instituto Nacional de Antropología e Historia. pp. Silvia Limón y Maria de la Cruz Pailles (eds.7. pp. Los que aparecen en este códice son de tipo calendárico y se utilizan para expresar cuándo sucedieron los hechos. 2001. vol.). gentilicios y cargos. ——. pp. Pedro Armillas. 55-67. Diccionario de la Lengua Española. Madrid. Karen. 1994.). 2003. núm. pp. Texas Linguistic Forum. 1994. México. fueron aplicadas por los toltecas y los chichimecas toltequizados para dejar registro de su historia. 1981. o únicamente para comprender de qué glifo se trata. México. Historia de los indios de la Nueva España. en Frances Karttunen (ed. Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social. 1991a. Arte y percepción visual. Arnheim. pp. para indicar topónimos y construcciones. como en el ejemplo arriba citado. De la gramatología. vol. El pensamiento visual. para conocer dónde sucedió lo relatado. Universidad Nacional Autónoma de México. y seguramente otras más que seguirán siendo estudiadas. Arte de la lengua mexicana. . pp. Jaca Book. Acosta”. ——. Giorgio Raimondo. 1991b. 461-466. así como algunos términos derivados que se forman con esas raíces. Promo Libro. “Condiciones ambientales y movimientos de pueblos en la frontera septentrional de Mesoamérica”. Robert. vol. La escritura y la psicología de los pueblos. II. que corresponden a las frases de la lengua.. La Gran Chichimeca. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. “Jorge R. “The Characteristics of a Nahuatl Lingua Franca”. Madrid. Por ello que se conforma en escenas simples y complejas que se ordenan en el espacio de acuerdo con normas de composición plástica. in Dialectal and Historical Perspective”. Jaca Book. 29-52. que conforman los difrasismos. Real Academia Española. una imagen puede tener una o varias lecturas. Gedisa. In Memory of Fernando Horcasitas. ——. 18. 1971. Madrid. México. en Frances Karttunen (ed. Dakin. Todos estos recursos gráficos y lingüísticos proporcionan una gran riqueza expresiva a este sistema de escritura. México. en Jesús Monjarás-Ruiz. Cohen. Canger. Barcelona. Su presencia puede estar para reforzar la lectura de otro glifo. “La colonización mesomericana en la Gran Chichimeca”. 7-12. núm. 207-232. 1983. Estas posibilidades. Vida y obra. en Teresa Rojas (ed. 2001b. Siglo XXI. Instituto Nacional de Antropología e Historia. México. México. Nahuatl Studies. Paidós. Austin. Derrida. Cobean. Braniff Cornejo. México. Fuentes y estudios sobre el México indígena. Benavente. 22a ed. In Memory of Fernando Horcasitas. La Gran Chichimeca. 83-112. la guerra. Vida y obra. pp. Marcel y Jean Sainte Fare Garnot (coords. Antropología de la escritura. Alianza Editorial. porque no está elaborado sólo para representar la cadena del habla. para mencionar personajes. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Éstos se pueden emplear como metáforas y metonimias por medio de la asociación de ideas. o bien para unir dos palabras en una expresión con el fin de proporcionar un sentido diferente o uno similar. Una palabra puede tener uno más significados. Rudolf. 1986a.18. Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social. México. Instituto Nacional de Antropología e Historia. Austin.). en Beatriz Braniff (coord. en este caso. Obras de Robert Barlow. para decir quiénes participaron en ellos. II. vol. Pedro Armillas. 2001a. Cardona. Arqueología Mexicana. 6. Barlow.). Carochi. II. “Historia tolteca chichimeca”. “El norte de Mesoamérica”. 1981.

Escuela Nacional de Antropología e Historia. 1973. 1989 [1976]. 1. “Zacatecas y Durango. pp. Miscelánea Paul Rivet. 1940. An Analytical Dictionary of Nahuatl. Peralta Ramírez. Comisión Nacional de los Derechos Humanos-México. Barcelona. Karttunen. fray Alonso de. 1976. 3. Gustavo Gili. 1992. Launey. 77-104. Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social. 1983. Moorhouse. Dondis. México. Flores Farfán. Universidad Nacional Autónoma de México. “Las metáforas del náhuatl actual como una estrategia discursiva dentro de los even-  . Erwin. Joaquín. Tlacuiloa. Kirchhoff. In Amoxtli in Tlacatl. 1966. 1973. núm. Gobierno del Estado de Puebla. Los popolocas de TecamachalcoQuecholac. 4. t. Jaca Book. Amoxtli. Historia. México. Dumbarton Oaks. Justicia y derechos humanos en el México antiguo. Leonardo. 2004. 2004. 1987. ——. —— y Aurora Monod-Becquelin. Los confines tolteca-chichimecas”. La variabilidad en el náhuatl: una contribución al estudio etnohistórico. 1958. 1990. pp. Historia antigua de México. Instituto de Investigaciones Antropológicas-Universidad Nacional Autónoma de México. 1961. Miguel Ángel Porrúa. 2004. Instituto Nacional de Antropología e Historia. México. Reading the Past. ——. The Alphabet. Vocabulario en lengua castellana y mexicana y mexicana y castellana. tesis de licenciatura en lingüística. México. Harris. Ixtlilxóchitl. 2001. Paul. México. “Los pueblos de la Historia toltecachichimeca. Madrid. México. 53-91. 1977. pp. Alba Guadalupe. México. México. Luz María. pp. 1.. La Gran Chichimeca. 2000. Amatl. Barcelona.. El Códice de Cholula. núm.“Lingüística histórica”. julio. 1983. pp. Instituto Nacional de Antropología e Historia. Catecismos indígenas. Sus migraciones y parentesco”. El libro. México. Princeton. pp. ——. cultura y sociedad de un señorío prehispánico. Mesoamerican Writing Systems. México. Mastache. Grammaire. Michel. Códices testerianos. Amith. 1-46. Fundamentos del proyecto gráfico. 1985. núm. México. Philosophical Library. ——. Arqueología Mexicana. 1996. México. México. Alianza. Nicholson. abril-mayo. “Tula”. Mesoamerican Writing Systems. Universidad Nacional Autónoma de México. Obras históricas. t. 2003. 2002.“La palabra hablada y la palabra escrita”. ——. Miguel Ángel Porrúa. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. La sintaxis de la imagen. 2004. 1992.. pp. Gámez. Norman. Londres. Códice Mapa Quinatzin. Historia de la escritura. núm. Alianza Editorial. Alfred Charles. Galarza. el libro. Tusquets. Lina Odena y Luis Reyes. México. El significado de las artes visuales. ——. Molina. Fabris. J. David. México. Marcus. Hernández. mecanoscrito en la biblioteca del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social. Mohar Betancourt. Gelb. en Linda Manzanilla y Leonardo López Luján (coords. 15. Boris. Henry B. IV. México. 1992. Guía para la introducción al estudio del material pictórico indígena. en Beatriz Braniff (coord. 485-494. A Key to the Story of Mankind. libro octavo. Panofsky. Los códices mesoamericanos. Valentín. Alejandra. 1994. José Antonio y Jonathan D. Tava. Obras completas.). The British Museum Press. Historia tolteca chichimeca. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. “La ruta de los tolteca-chichimeca entre Tula y Cholula”. Historia del alfabeto. Alianza.). Boletín de Antropología Americana. Ignace J. Fridman Mintz. Instituto Nacional de Antropología e Historia. Fernando de Alva. Francisco y Luis Reyes García. Introducción al alfabeto visual. Signos de escritura. Hooker. Revista Mexicana de Estudios Antropológicos. Fondo de Cultura Económica. El papel. Princeton University Press. México. Universidad Nacional Autónoma de México. Joyce. 7.). 1972. Dirección General de Publicaciones. vol. Introduction a la langue et a la literature azteques. A. 1-2. 1992. Estudios sobre iconología. t. Tava. escribir pintando: algunas reflexiones sobre la escritura azteca. Roy. Miguel Ángel Porrúa. La perspectiva como forma simbólica. cap. Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social. Estado de Puebla. México. 1985. Frances. Nueva York. 1978. Hers. II. T. México. ——. II. Marie-Areti. 1995. Tava. Glosario de elementos para una teoría. Porrúa. 113-154. el hombre. L’Harmattan. Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social. Palabra oral y palabra escrita. 1962. 1999. vol. Códices y vivencias. Hacia una historia lingüística de la escritura. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Gedisa. Octagenerio Dicata. 21-27. Tava. en Elizabeth Benson (ed. Germani. México. Ancient Writing from Cuneiform to the Alphabet. Barcelona. Barcelona.. University of Oklahoma Press. Don Bosco. vol. Manrique Castañeda. Historia de la nación chichimeca. El Pater Noster. Washington.-  Desacatos    Diringer. Madrid. Francisco. Nueva Jersey. “Phoneticism in the Late Prehispanic Central Mexican Writing Systems”. Raíces.1-15. Fondo de Cultura Económica. Madrid. París. D. I. González Hermosillo.

). Cuicuilco. 125-137. School of American Research y University of Utha. 1976. Cultura y cosmovisión chichimecas en el Mapa de Cuauhtinchan núm. 24-29. núm. 1040. fichas analíticas y diccionario de glifos. en Linda Manzanilla y Leonardo López Luján (coords. otoño. en Laura Elena Sotelo. “Anales de Tula: un códice histórico”. Historia antigua de México. Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Yoko.). ——. Los personajes de la Historia tolteca-chichimeca como glifos. Documentos sobre tierras y señoríos en Cuauhtinchan. La metáfora en Mesoamérica. Universidad Nacional Autónoma de México. 171-191. en preparación. Gustavo Gili. México. 113-132. Víctor Manuel Ballesteros y Evaristo Luvián (coords. Zacatecas.). 2001a. México. Chile. en Linda Manzanilla y Leonardo López Luján (coords. pp. 1990. 2003. Tuggy. Lecciones para un curso de náhuatl moderno. México. ——. Dibble (eds. Composition in Art. Universidad Nacional Autónoma de México. Formación y desarrollo histórico de un señorío prehispánico. Estudios de Cultura Náhuatl. Rafael.. 1982. Instituto Nacional de Antropología e Historia. México. 2005b. Dirección General de Publicaciones. University of Oklahoma Press. pp. CD Rom con el facsímil del códice. Sugiura Yamamoto. vol. Luz María Mohar (dir. 1973. Vilar Álvarez. 1988b. Rossell. Facultad de Filosofía y Letras. 1972. 245-270. Estado de Puebla. Yoneda. Universidad Nacional Autónoma de México. Departamento de Antropología. —— y Rodríguez Cano Laura. Barcelona. 2000. México. 2002. pp. “La zona del altiplano central en el Epiclásico”. Dover Publications. Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social. Siglo XXI. Thelma Sullivan (paleografía y traducción). Fondo de Cultura Económica. 1988. núm. Diccionario de la lengua náhuatl o mexicana. El estilo. 19. Desacatos. . Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social.. Keiko. Códices de Hidalgo. Puebla. Florentine Codex. México. Thelma D. El sistema de escritura nahua. III. pp. Laura y Alfonso Torres Rodríguez. I. pp. Zamudio. David T. entregado para publicación. Los colores en los anales del Códice Mendocino. México. 7. México. 1998. Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social. mayo-agosto. Real Academia de la Historia. Universidad de Chile. Miguel Ángel Porrúa. ponencia presentada en la mesa redonda del Proyecto Amoxcalli. Universidad Nacional Autónoma de México. Universidad Nacional Autónoma de México. Facultad de Filosofía y Letras. Nuevo México.). Centro de In- vestigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social. t. México.Víctor Manuel Ballesteros y Evaristo Luvián (coords. ——. 2000. entregado para publicación. Compendio de la gramática náhuatl. Composición. ponencia presentada en la XXVI mesa redonda de la Sociedad Mexicana de Antropología. Instituto Nacional de Antropología e Historia. Facultad de Arquitectura. —— y Laura Rodríguez. 36-41. Madrid. pp.). Universidad Nacional Autónoma de México. vol. pp. Fundamentos del diseño. Cecilia. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. ——. “Etnocentrismo narrativo y la Historia tolteca chichimeca”. 7. 1546-1555”. Talleres Offset Vilar. Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. pp. “Códice Historia tolteca chichimeca”. México. Gustavo Gili. vol. Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social. 2001b. Sahagún. —— y Laura Rodríguez Cano. libro 11. Rankin Poore. México. Celia. Estado de Puebla. tesis de doctorado. 1983. México. México. Fundamentos del diseño bi y tridimensional. 347-390. México. 13 vols. Sullivan. Universidad de la Américas. Wucius. 1994. Arthur J. Santa Fe. Anderson y Charles E.). 172-173.). 2000. Códices de Hidalgo. tesis de doctorado en antropología.“Hacia otra interpretación del origen de la escritura”. fray Bernardino de. vol. Henry. 2001. Roth Seneff. Cuahtinchan y la Historia tolteca chichimeca en vísperas de reformas. México. Luis. introducción.. “Glifos y glosas en la Historia tolteca chichimeca”. Fondo de Cultura Económica. Historia antigua de México. Revista de la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Siméon. Proyecto Amoxcalli. 2005a. “La zona del Altiplano central en el posclásico: la etapa chichimeca”. Schapiro. vol. Rodríguez Cano. en Laura Elena Sotelo. —— y Lina Odena Güemes. Historia general de las cosas de la Nueva España. Reyes García. pp. O. ——. 2001.“Memoria y epónima en la demanda chichimeca moquiuixca. 1034. 1988a.“Historia tolteca chichimeca”. Proyecto Amoxcalli. Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social.   Desacatos -   tos rituales”. II. III. 2000. 1962. Cuauhtinchan del siglo XII al XVI. Wong. 2. ——. 237-276. Universidad Nacional Autónoma de México. —— y Laura Rodríguez Cano. Nueva York. México. Instituto de Investigaciones Antropológicas. Instituto de Investigaciones Antropológicas. Rémi. pp. Meyer. Barcelona. Historia tolteca chichimeca: Los anales. Miguel Ángel Porrúa. 1977. México. en Mercedes Montes de Oca Vega (ed. Andrew. Primeros memoriales. 24.

. 1989 [1976]) (referencia en artículo. 16r. fol. p. Odena y Reyes. 28 (Kirchhoff. 51-53. p. 66). Ilustración 1. Códice Historia tolteca chichimeca. ms.

fol. p. 66). Códice Historia tolteca chichimeca. 29 (Kirchhoff. 51-53. Odena y Reyes. 16v ms. . Ilustración 3. p. 1989 [1976]) (referencia en artículo.

p. 66). 39 (Kirchhoff. 54-58. Códice Historia tolteca chichimeca. fol. 1989 [1976]) (referencia en artículo. . 19v ms. p. Ilustración 2. Odena y Reyes.

. Odena y Reyes. p. 54-58. fol. 40 (Kirchhoff. Códice Historia tolteca chichimeca. Ilustración 3. 14r ms. p. fol. 66). 1989 [1976]) (referencia en artículo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful