Está en la página 1de 191

LAS OBLIGACIONES CIVILES (Teoria de las obligaciones)

ÍNDICE
ANTECEDENTES....................................................................7
I. LOS DERECHOS PERSONALES O DE CREDITO.................13
A.- DEFINICION.......................................................................13
...- ELEMENTOS DE LAS OBLIGACIONES...............................15
1.- LOS SUJETOS: .................................................................15
2.- EL OBJETO DE LA OBLIGACION.........................................23
3.- LA RELACION JURIDICA.....................................................24
II.-FUENTES DE LAS OBLIGACIONES…...................................27
A.- DIVERSOS CRITERIOS DE CLASIFICACION…....................27
B.- CLASIFICACION QUE SEPROPONE...................................29
III.-ESTUDIO PORMENORIZADO DE LAS FUENTES DE
LAS OBLIGACIONES…………………………………………………33
A.- EL CONTRATO COMO FUENTE DE OBLIGACIONES..........35
1.- DEFINICION DE CONTRATO...............................................35
2.- CLASIFICACION DE LOS CONTRATOS POR SU
NATURALEZA Y EFECTOS......................................................36
3.- ELEMENTOS DE EXISTENCIA Y REQUISITOS DE
VALIDEZ DE LOS CONTRATOS……………………………………39
a) ELEMENTOS DE EXISTENCIA.............................................39
EL CONSENTIMIENTO.............................................................40
EL OBJETO.............................................................................43
b) REQUISITOS DE VALIDEZ DE LOS CONTRATOS................45
LA FORMA EN LOS CONTRATOS............................................46
LA CAPACIDAD DE LAS PARTES...........................................48
AUSENCIA DE VICIOS EN LA VOLUNTAD...............................53
LA LICITUD EN EL OBJETO, MOTIVO O FIN Y CONDICION
DEL CONTRATO, COMO REQUISITO DE VALIDEZ.................68
4.- NULIDAD E INEXISTENCIA EN LOS CONTRATOS..............72
a) LA INEXISTENCIA................................................................72
b) LA NULIDAD.......................................................................74
5.- EFECTOS DE LOS CONTRATOS........................................77
a) PARTES YTERCEROS ENUN CONTRATO..........................77
b) ALCANCE DE LA OBLIGACION CONTENIDA EN UN
CONTRATO, PARA LAS PARTES............................................78
c) EFECTOS DEL CONTRATO CONRELACION
A LOS TERCEROS.................................................................82
d) PROMESA DE PORTE FORT...............................................83
6.- INTERPRETACION DE LOS CONTRATOS...........................84
B.- DECLARACION UNILATERAL DE VOLUNTAD....................88
1.- ANTECEDENTES................................................................88
2.- FORMAS PARTICULARES O TIPICAS.................................92
3.- FORMAS GENERALES O ATIPICAS DE DECLARACION
UNILATERAL DE VOLUNTAD..................................................100
C.- EL ENRIQUECIMIENTO SIN CAUSA..................................106
1.- DEFINICION Y REGLAS PARA DETERMINAR
LA INDEMNIZACION...............................................................107
2.- REQUISITOS PARA QUE EXISTA EL ENRIQUECIMIENTO
SIN CAUSA.............................................................................108
3.-EL PAGO DE LO INDEBIDO, COMO FORMA ESPECÍFICA
DE ENRIQUECIMIENTO SIN CAUSA.......................................109
D.- LA GESTION DE NEGOCIOS..............................................110
1.- ANTECEDENTES................................................................110
2.- DEFINICION........................................................................111
3.- OBLIGACIONES Y DERECHOS DEL GESTOR.....................112
4.- OBLIGACIONES Y DERECHOS DEL DUEÑO DEL NEGOCIO..........113

5.- CASOS DE GESTION CONTRARIOS A LA VOLUNTAD DEL


DUEÑO DEL NEGOCIO QUE SE REPUTAN COMO
LEGITIMOS POR EL CÓDIGO CIVIL........................................114
E.- EL HECHO ILICITO.............................................................115
1.- DEFINICION.......................................................................115
2.- ELEMENTOS DEL HECHO ILICITO.....................................116
F.- EL RIESGO CREADO........................................................126
1.- ANTECEDENTES...............................................................126
2.- DEFINICION Y ELEMENTOS DEL RIESGO CREADO.........128
3.- OTRAS FORMAS DE RIESGO CREADO REGLAMENTADAS
POR EL CÓDIGO CIVIL............................................................137
G.- EL TESTAMENTO...............................................................141
H.- LAS SENTENCIAS Y LAS RESOLUCIONES
ADMINISTRATIVAS..................................................................146
I.- LOS ACTOS JURIDICOS MIXTOS.......................................157
J.- EL CONCUBINATO.............................................................165
IV.-LA RESPONSABILIDAD CIVIL............................................169
A.- DEFINICION.......................................................................169
B.- FORMAS DE INDEMNIZACION...........................................170
C.- CLASES DE INDEMNIZACION............................................170
D.- CUANTIA DE LAS INDEMNIZACIONES...............................171
E.- REPARACIÓN DEL DAÑO EN CASO DE HECHO ILICITO
Y DE RIESGO CREADO..........................................................177
F.- RESPOSABILIDAD CIVIL POR HECHOS PROPIOS............178
G.- RESPONSABILIDAD CIVIL POR HECHOS AJENOS...........179
H.- RESPONSABILIDAD CIVIL POR DAÑOS OCASIONADOS
POR ANIMALES, EDIFICIOS Y POR OTRAS COSAS...............182
I.- EXCLUYENTES DE RESPONSABILIDAD CIVIL....................188
V.-MODALIDADES DE LAS OBLIGACIONES............................197
A.- MODALIDADES QUE AFECTAN LA EXISTENCIA O
EFICACIA JURIDICA DE LAS OBLIGACIONES………………..…198
B.- MODALIDAD QUE AFECTA LA NATURALEZA DE LAS
OBLIGACIONES……………………………………………………....208
C.- MODALIDADES QUE AFECTAN A LOS SUJETOS..............211
D.- MODALIDADES QUE AFECTAN AL OBJETO DE LA
OBLIGACION……………………………………………..................223
VI.-CUMPLIMIENTO DE LASOBLIGACIONES...........................231
A.- ANTECEDENTES...............................................................231
B.- EL PAGO...........................................................................231
C.- OFRECIMIENTO DE PAGO SEGUIDO DE CONSIGNACION...249
D.- PAGO FORZOSO U OBTENCION FORZOSA DEL PAGO...254

VII.-INCUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES.....................265


A.- PRESENTACION................................................................265
B.- DESARROLLO DEL TEMA.................................................265
1.- INCUMPLIMIENTO DE OBLIGACIONES POR CASO
FORTUITO O FUERZA MAYOR...............................................265
2.- INCUMPLIMIENTO POR DOLO O CULPA...........................273
3.- INCUMPLIMIENTO DE CONTRATOS POR UN ACONTECIMIENTO
IMPREVISIBLE Y EXTRAORDINARIO, DE
CARÁCTER NACIONAL O REGIONAL QUE HACE MUY
ONEROSO PARA EL DEUDOR EL CUMPLIMIENTO DE LO
PACTADO...............................................................................277
4.- INCUMPLIMIENTO EN LOS CONTRATOS QUE IMPLICAN
ENAJENACION DE COSAS.....................................................288
VIII.-ACCIONES QUE PROTEGEN AL ACREEDOR
QUIROGRAFARIO....................................................................301
A.- PRESENTACION.................................................................301
B.- DESARROLLO DEL TEMA..................................................302
1.- LA ACCIÓN PAULIANA........................................................302
2.- LA ACCIÓN DECLARATORIA DE SIMULACION...................309
3.- LA ACCIÓN OBLICUA.........................................................314
4.- EL DERECHO DE RETENCION...........................................319
IX.-TRANSMISION DE OBLIGACIONES....................................331
A.- PRESENTACIÓN................................................................331
B.- DESARROLLO DELTEMA..................................................331
1.- LA CESION DE DERECHOS...............................................331
2.- LA SUBROGACION.............................................................338
3.- LA CESION DE DEUDAS Y OBLIGACIONES REALES.........346
X.-EXTINCION DE OBLIGACIONES..........................................351
A.- PRESENTACION................................................................351
B.- CONSIDERACIONES PREVIAS(EL CASO DE LA
PRESCRIPCION).....................................................................352
C.- CLASIFICACION DE LA FORMAS DE EXTINCION DE LAS
OBLIGACIONES......................................................................357
D.- DESARROLLO DE LAS FORMAS DE EXTINCIÓN DE LAS
OBLIGACIONES.....................................................................358
1.- LAS QUE IMPLICAN LA SATISFACCION DEL ACREEDOR
EN LAS CONDICIONES ACORDADAS………………………........358
2.- FORMAS QUE EXTINGUEN LAS OBLIGACIONES, CON SATISFACCION DEL ACREEDOR EN DISTINTAS
CONDICIONES......................................................360
3.- FORMAS DE EXTINCION DE LAS OBLIGACIONES QUE NO INCLUYEN LA SATISFACCION DEL ACREEDOR.....376
BIBLIOGRAFIA.........................................................................389
PRESENTACION

Al abordar el contenido de las obligaciones civiles, como objeto de exposición, en el presente texto, lo hacemos con el
convencimiento, de que esta materia, por su intrincado debate teórico, plantea múltiples escenarios de controversia,
por cuanto que cada temática nos muestra diversas facetas, según la postura con la que asumamos su exploración, y
sobre todo, la cultura jurídica a partir de la cual se realice el análisis respectivo.

La experiencia antes que nada, nutre la necesidad de adentrarnos en el estudio de la teoría de los derechos
personales, de crédito u obligaciones, como una forma de poner a disposición de los estudiantes de derecho y de los
profesionales de esta disciplina, un texto que los oriente temáticamente y que les auxilie en su labor de estudio y
búsqueda constante del conocimiento jurídico, a partir de la recreación del debate teórico en la materia, el cual
contrastándolo con el contenido legal en dicho rubro, nos ofrece la posibilidad no sólo de conocer el esquema de la
materia de obligaciones civiles, sino convertirnos en actores del debate mencionado, con el propósito de modernizar
nuestros estatutos legales que correspondan.

Para ser sincero, el presente texto, está pensado en un primer momento, para los estudiantes, los cuales con sus
dudas y sus expectativas de aprendizaje, han motivado la búsqueda de mejores formas de presentación de los
contenidos de aprendizaje, teniendo como consecuencia de ello, la producción de notas de clase, que al organizarse y
sistematizarse, han dado como producto el libro de texto que hoy tiene en sus manos; el cual también merece ser
conocido por los profesionales del derecho y docentes de la materia, con el propósito de que les auxilie en el
reconocimiento de este campo del derecho civil, e incluso con sus comentarios y sus críticas y sugerencias,
coadyuven a su enriquecimiento.

Se ha querido deliberadamente, tomar como referencia legal fundamental, del presente texto, al Código Civil
Sonorense, en razón directa de que nuestra entidad federativa, cuenta con un cuerpo de ley civil, de los más
completos, habida cuenta que supera las críticas que la mayoría de juristas de la materia de obligaciones, enderezan
contra el Código civil Federal; sin que ello implique que no puedan existir otros con las mismas características, como
es el caso del Código Civil de Morelos, entre otros.

Francisco Javier Valdez Valenzuela

Por la deferencia en la lectura de esta obra y sus sanas y constructivas críticas, reciban ustedes mis más
encarecidas…
…GRACIAS
ANTECEDENTES

Es pertinente, antes de iniciar con el estudio de las obligaciones civiles, también conocidas como derechos personales
o de crédito (cuando se les define desde el punto de vista del acreedor), recordar la naturaleza de los derechos
reales, así como de sus correlativas, las obligaciones de idéntica naturaleza, en virtud de que ambos derechos vienen
a ser derechos subjetivos que muy comúnmente se confunden; en tal propósito, el derecho real concebido
inicialmente por la teoría clásica de Aubry y Rau, como: “El poder jurídico que se ejerce en forma directa e inmediata
sobre un bien para su aprovechamiento total, parcial, siendo este poder jurídico oponible a terceros” (Rojina,
1985;21); y hoy definido por el Código Civil para el Estado de Sonora, de una manera más completa y acorde a las
relaciones que engendran los derechos reales y sin descartar que otros códigos civiles de otras entidades federativas
pudieran definirlos de igual manera, define legalmente al derecho real, en su artículo 915, como: “El derecho real es
un poder jurídico que en forma directa e inmediata se ejerce sobre un bien para su aprovechamiento total o parcial o
en funciones de garantía, siendo dicho poder oponible a terceros por virtud de una relación jurídica que se establece
entre éstos últimos y el titular del derecho. En los derechos reales distintos de la propiedad, y de los privilegios del
autor, el citado poder jurídico es oponible además al dueño de la cosa objeto del gravamen, quién como sujeto pasivo
determinado reporta obligaciones reales de carácter patrimonial, positivas o negativas.”

Como se establece, el Código Civil para el estado de Sonora, en el precepto trascrito, se encarga de definir
legalmente todos y cada uno de los elementos que constituyen la relación jurídica que engendra un derecho real,
pues de manera precisa indica quienes tienen el carácter de sujetos pasivos determinados en los derechos reales
relativos, refiriéndonos a los derechos reales distintos de la propiedad y de los derechos de autor a los cuales
denomina cautelosamente “privilegios de autor”; por tanto, dicho estatuto jurídico aclara, que en los derechos reales
relativos entre los que se encuentra el usufructo por ejemplo, existe a más de un sujeto pasivo indeterminado
representado por “erga omnes”, o sea, todo el mundo, a quién las diversas legislaciones han dado en llamar terceros,
también existe un sujeto pasivo, que reporta obligaciones, de carácter determinado, representado por el propietario
de la cosa sobre la que recae el derecho real.

De lo anterior se advierte, que el legislador sonorense, se muestra partidario de la existencia de un sujeto pasivo
indeterminado en toda clase de derecho real, sean éstos relativos o absolutos, pues al aclarar que el poder jurídico
representado por el derecho real, es “ADEMAS oponible al dueño de la cosa objeto del gravamen…”, estableciendo un
sujeto pasivo determinado, reconoce tácitamente que existe otro tipo de sujeto pasivo indeterminado, en este caso
todos aquellos terceros que sin ser propietarios de la cosa objeto del gravamen, están obligados a respetar el
ejercicio del derecho real a su titular, o sea, a quién tiene facultades de tal naturaleza sobre la cosa.

El precepto trascrito con anterioridad y que define en la legislación civil sonorense los derechos reales, introduce un
elemento nuevo en tal definición, pues a diferencia de las definiciones modernas o clásicas de los derechos reales,
instituye que el poder jurídico se ejerce sobre “un bien”, eludiendo la palabra “cosa” de manera intencionada, pues en
materia de bienes, cosa ha de entenderse como aquel bien que tiene existencia tangible, precisamente refiriéndose a
los bienes corporales, excluyendo a los bienes incorpóreos, lo que se traduce en la posibilidad legal para dicho código
civil, que los derechos de autor se consideren como derechos reales, a diferencia de otras concepciones que no
admiten la posibilidad que el poder jurídico engendrado por los derechos reales pudiera recaer sobre cosas
incorpóreas; por lo tanto, al utilizar la palabra “bien”, el legislador dejo abierta la posibilidad de pensar en derechos
reales, en poderes jurídicos que recaigan sobre bienes incorpóreos, tales como los derechos, sean reales o
personales, incluyendo desde luego a los derechos de autor, a los cuales dentro de las concepciones ortodoxas sobre
los derechos reales se les había venido excluyendo en virtud de no recaer sobre bienes corpóreos, pues las
definiciones de las facultades reales hasta hoy han venido utilizando el término “cosa”, para referirse al objeto de los
derechos reales, situación que es totalmente desafiada por la legislación sonorense, la cual establece que un derecho
real no sólo puede recaer sobre una cosa, sino sobre cualquier otro bien, refiriéndonos precisamente a los bienes
incorpóreos.

De lo anterior se deduce, que un derecho real supone una relación de aprovechamiento total o parcial, o de garantía
respecto de un bien, esto es, una relación con tales fines, supone que un sujeto, titular de una facultad de
aprovechamiento total o parcial o de garantía sobre una cosa, se encuentra frente a ella con la posibilidad de hacer
uso de tales facultades, dicha relación es de carácter material respecto de dichas posibilidades, sin embargo, frente a
dicho titular y relacionado con el bien objeto del derecho real, se encuentran otros sujetos que reportan obligaciones,
deudas o cargas, representadas y determinadas por el tipo de facultades que posea el titular del derecho real, que
pueden ser facultades relativas, como el sólo usar, o el usar y disfrutar los bienes objeto de dichos derechos, como en
el caso del uso o del usufructo; o facultades absolutas que implican no sólo el uso y el disfrute, sino también la
disposición del mismo, tal como sucede en la propiedad o los derechos de autor, o simplemente facultades
potenciales sobre el bien objeto del derecho real, como en el caso de los derechos reales de garantía de prenda,
hipoteca, anticresis o enfiteusis; de tal manera, que el sujeto pasivo, estará sujeto a las obligaciones correlativas de
dichas facultades, sujeto pasivo que adquiere su denominación en función de reportar las cargas o deudas dentro de
la relación jurídica engendrada por un derecho real; cargas u obligaciones que estarán representadas por conductas a
asumir por parte de dichos deudores y a cargo de personas determinadas o indeterminadas, en función de que se
encuentren afectadas directa o indirectamente por la relación y las obligaciones inherentes a la misma; de tal manera
que en los derechos reales relativos como en el usufructo, existen por una parte el sujeto activo o acreedor,
personificado por el usufructuario o titular del derecho de uso y disfrute del bien sobre el que recae su facultad, y por
un sujeto pasivo determinado, representado por el propietario del bien que aprovecha el usufructuario, llamado nudo
propietario y por la otra un sujeto pasivo o deudor indeterminado representado por todo tercero que frente a dicha
relación jurídica tiene la obligación de respetar el ejercicio del derecho de usufructo, de tal manera, que sus
obligaciones vienen a ser de carácter genérico o globales, pues no reporta una obligación específica a favor del
usufructuario, como si las tiene el nudo propietario, como lo vendría a ser la obligación que tiene éste de entregar la
cosa al usufructuario en estado de servir y otras determinadas por la naturaleza del usufructo.También en los
derechos reales de garantía podemos encontrar sujetos pasivos determinados e indeterminados, por cuanto que en
un tipo de relación jurídica como la que engendran dichos derechos, supone la existencia de un deudor propietario de
la cosa otorgada en garantía a favor de su acreedor, mismo deudor que viene a constituirse en obligado determinado
pues reporta cargas a favor de su acreedor y respecto de la cosa de carácter específico como lo podría ser la entrega
real o jurídica de la cosa dada en prenda, hipoteca o anticresis y otras obligaciones igualmente específicas, dada la
naturaleza de dichas figuras jurídicas; asimismo es posible encontrar un sujeto pasivo indeterminado representado
por “erga omnes” (todo mundo o todos los terceros ajenos a dicha relación jurídica) el cual posee obligaciones de
carácter general y consistentes en no entremeterse en el disfrute de la garantía por parte del acreedor, o dicho de
otra forma no entorpecer el ejercicio del derecho de garantía otorgado a dicho sujeto.

En cambio, en los derechos reales absolutos como la propiedad y los derechos o privilegios de autor, encontramos
sólo sujetos pasivos o deudores indeterminados frente al titular de dichas facultades, en vista de que tales derechos
reales no suponen un desmembramiento de las facultades respecto de la cosa y por ende no existen otros sujetos
que compartan con el titular de los mismos, facultades parciales como el uso o el disfrute por una parte; sino que sus
titulares poseen todas las facultades para sí, consistentes en el uso, disfrute y disposición del bien sobre el que recae
el derecho real y sólo encontramos frente a ellos a todos los demás terceros, llamados por la doctrina erga-omnes
(todo mundo o todos los terceros ajenos a dicha relación), o sea a todas aquellas personas que sin tener anudados
derechos con el propietario o el autor, si tienen la obligación genérica de respetar el ejercicio de dichos derechos a
sus titulares.

Como conclusión a lo expuesto diremos que los derechos reales suponen una relación jurídica entre sujetos
activos(los titulares de los derechos reales) y sujetos pasivos(quienes reportan obligaciones específicas a favor de los
sujetos activos u obligaciones de carácter genérico a favor de los mismos), mediada por las facultades que con
respecto al “bien” objeto del derecho real poseen dichos sujetos activos, aclarándose que la relación entre el titular
del derecho y el mencionado “bien”, sólo es una relación material de aprovechamiento total o parcial o con fines de
garantía.

De lo anteriormente expuesto podemos precisar los elementos que integran a los derechos reales, a saber:

a) La existencia de un poder jurídico a favor de una o más personas.


b) El ejercicio directo e inmediato de dicho poder jurídico sobre un bien, determinado o indeterminado.
c) Un aprovechamiento total o parcial sobre un bien, o la facultad de garantía sobre dicho bien.
d) La oponibilidad a terceros, determinados o indeterminados.
El recordatorio sobre la naturaleza y estructura de los derechos reales se considera necesario previo al estudio de los
derechos personales o de crédito, en vista de que éstos tienen una naturaleza y alcances distintos a aquellos, pues
suponen una relación jurídica basada únicamente en las facultades que uno de los sujetos intervinientes posee, para
hacerla valer en contra de su obligado, sin que dicha relación se encuentre mediada por facultades del acreedor
respecto a un bien o cosa en concreto y que a virtud de las mencionadas facultades que el sujeto activo posee
respecto de la cosa, se desprendan obligaciones específicas o genéricas a cargo de personas determinadas o
indeterminadas, tal como sucede en los derechos reales.

Un derecho personal o de crédito, supone sólo una facultad, de un sujeto acreedor, para exigir de su deudor, un dar,
un hacer o un no hacer, lo que implica que mientras los derechos reales involucran a distintos sujetos en razón
directa de la facultad jurídica que uno o varios de ellos tienen sobre un bien para aprovecharlo total o parcialmente o
con fines de garantía y que dicho poder jurídico es oponible a otros que pueden estar determinados o
indeterminados, en función de las obligaciones específicas o genéricas que tengan con relación a dicho bien y en
beneficio del titular del derecho real, y que pueden consistir en acciones o abstenciones; el derecho personal, sólo
supone una facultad de poder exigir a otra persona una prestación consistente en la entrega de una cosa, el asumir
una conducta o una abstención en beneficio del facultado.
Como una cuestión previa al estudio sistemático de los derechos personales o de crédito, también llamados
obligaciones, es pertinente realizar una comparación entre éstos y los derechos reales, resaltando sus diferencias
fundamentales y que permiten ubicarlos convenientemente para su estudio:

Diferencias fundamentales entre los derechos personales y los derechos reales.

a) En los derechos reales, el sujeto pasivo está determinado por su carácter de poseedor o propietario de la
cosa (como en los derechos reales relativos) o por su independencia respecto a la cosa, reportando sólo la
obligación de respetar el ejercicio del derecho real a su titular como en los derechos reales absolutos ); en
cambio en los derechos personales o de crédito, el deudor o sujeto pasivo está determinado por su identidad
personal, ningún bien que posea o del cual sea propietario, determina su carácter de deudor, ya que su
responsabilidad es meramente personal y aún cuando transmita todo su patrimonio, él seguirá siendo
deudor, en razón de la naturaleza de su obligación, lo cual no sucede en los derechos reales en los cuales al
transmitirse el bien sobre el cual gravita el derecho real, se transmite la deuda.

b) En los derechos reales, el deudor, sólo está obligado respecto a la cosa sobre la que ejerce su poder jurídico
el titular del derecho, de tal manera, que el bien sobre el cual recae el gravamen soporta la deuda y no la
persona, en tal razón, al transmitir el bien, transmite la deuda; porque el deudor real, sólo responde de su
obligación con el bien objeto del derecho real; en cambio, en los derechos personales o de crédito, el deudor
responde con todo su patrimonio, en vista de que ningún bien o derecho perteneciente a su patrimonio se
encuentra afectado al pago de la deuda en forma directa, por lo que el acreedor podrá pagarse con
cualesquiera de dichos bienes o derechos( cabe aquí la teoría de objetivista que se inicia con Saleilles y
desarrollan Gaudemet, Jallu y Gazin, que sostienen que el patrimonio del deudor, en los derechos
personales, es en realidad en su conjunto una garantía para el acreedor (Rojina, 1983; 28 ); sin que ello
implique que algún bien o conjunto de ellos estén afectos al pago de la deuda, como en los derechos
reales).

c) En los derechos reales, la obligación se trasmite al transmitirse el bien que soporta el gravamen y sin que
sea necesaria la voluntad o autorización del titular del derecho real, de tal manera por ejemplo, que quién a
ocupado sin derecho un inmueble dado en usufructo, tendrá la obligación de restituirlo al usufructuario y si
desea librarse de dicha obligación, podrá transmitir el inmueble a otra persona o abandonarlo para librarse
de dicha obligación; en cambio, en los derechos personales, sólo se podrá transmitir la deuda, con el
consentimiento del titular del derecho, en vista de que la persona del deudor es importante para su acreedor
dada la posible solvencia o insolvencia del obligado.

d) Los derechos reales son limitados en cuanto a su existencia y sólo existen aquellos que son normados por la
legislación civil, de tal manera que tienen un número y definición específicos; en cambio, los derechos
personales o de crédito son ilimitados en cuanto a su existencia, y su número depende de la creatividad de
las relaciones entre los sujetos de derecho civil, pues siempre que una persona esté obligada a prestar a otra
una cosa, hecho o abstención, estaremos frente a un derecho personal; por esa razón, la ley civil sólo
reglamenta dichos derechos de manera hipotética y no de manera sistemática y puntual, como lo hace con
los derechos reales.
I. LOS DERECHOS PERSONALES O DE CREDITO

A.- DEFINICION

De manera unánime, se definen los derechos personales o de crédito, como: Las facultades de un sujeto llamado
acreedor para exigir de su deudor, un dar, un hacer, o un no hacer.

La anterior definición se desprende de múltiples concepciones, incluyendo la más antigua que se conoce sobre la
materia y atribuible al derecho romano, los cuales a través de las Instituciones de Justiniano definían a los derechos
personales o de crédito desde la perspectiva del deudor y no del acreedor, lo cual es totalmente aceptable desde el
punto de vista doctrinal o legal, dada la naturaleza bilateral del derecho, pues “los jurisconsultos romanos se sirven
exclusivamente de la palabra “obligatio”, en un sentido muy amplio, para designar el crédito, lo mismo que la deuda”
(Petit, E. 1995; 313) dicha definición se estableció así:

“Obligatio est juris vínculum, quo necesítate astringimur alicujus solvendae rei,secundum nostrae civitatis jura” (es
una lazo de derecho que nos constriñe en la necesidad de pagar alguna cosa conforme al derecho de nuestra ciudad).

La definición romana del derecho personal o de crédito, contiene esencialmente todos los elementos que establece la
doctrina actualmente, haciendo énfasis en “el lazo de derecho”, es decir, en la relación jurídica que constriñe a alguna
persona a favor de otra, en relación al pago de una cosa.

En efecto, los derechos personales o de crédito como se mencionó anteriormente, pueden ser definidos desde el
punto de vista del acreedor, con lo que hablaremos precisamente de derechos personales o de crédito, o desde el
punto de vista del deudor, caso en el cual estaremos hablando de obligaciones, sin que sea necesario adjetivarlas
como “obligaciones personales”, en razón de que dichas obligaciones se distinguen de las de naturaleza real, en
virtud de que éstas se denominan de manera expresa, como “obligaciones reales”, por lo que en la mayoría de los
textos civiles y disposiciones legales al hablar de “obligaciones” simplemente, se entiende que nos referimos a las
correlativas de los derechos personales o de crédito.

Son variadas las definiciones de derecho personal que encontramos en la doctrina y la legislación, sin embargo, de la
primera tomaremos la definición del Maestro Rafael Rojina Villegas, sin ningún criterio excluyente de otras, que han
sido no menos importante, sino sólo por ser dicho jurista, un icono de la legislación y la doctrina civil, no sólo de
México, sino del sistema jurídico seguido en la gran mayoría de países hispanoamericanos; así, el distinguido jurista
define al derecho personal de la siguiente manera:

“como una relación jurídica por virtud de la cual un sujeto llamado acreedor, está facultado para exigir de otro sujeto
denominado deudor, una prestación o una abstención” ( Rojina, 1978; 9 ).

Por otra parte, de la legislación tomaremos la definición que de derecho personal contiene el Código Civil para el
estado de Sonora, el cual a la letra dice:

“El derecho personal es la facultad jurídica que corresponde al acreedor para exigir al deudor el cumplimiento de una
obligación de dar, hacer o no hacer” (párrafo final del artículo 915 del Código Civil de Sonora).

Como se ve el legislador sonorense al igual que otros de las diversas entidades federativas, definen de manera
expresa lo que ha de entenderse por derecho personal, a diferencia del Código Civil para el Distrito Federal en
materia común y para toda la república en materia federal, el cual no define nuestro objeto de estudio de manera
expresa, aún cuando si contiene el libro relativo a las obligaciones o derechos personales.

De lo anterior se desprende, que el derecho personal implica, precisamente una relación entre personas, sancionada
por el derecho y que otorga a una de ellas un derecho o facultad, e impone a otra una obligación, deuda o también
llamada carga; relación en la cual uno de los sujetos, recibe el nombre de “acreedor”, por ser él quién reporta el
derecho o facultad; recibiendo el otro el nombre de “deudor”, por ser quién asume las deudas u obligaciones en dicha
relación jurídica.

También se advierte que la prestación que está obligado a otorgar el deudor, consiste en un dar, en un hacer o un no
hacer, a diferencia de la definición romana en la cual la prestación necesariamente se identifica con una “cosa”,
cuestión que es producto de la evolución en las relaciones humanas que tienen que ver con el intercambio de
productos y servicios de naturaleza civil, la cual ha diversificado el contenido de las prestaciones en dichas relaciones,
pues actualmente suponen no solamente el pago de una “cosa” (como bien corporal), sino el pago de bienes en
sentido amplio, incluyendo conductas de hacer y aún abstenciones, identificados en la definición como no haceres.
Por último, el derecho personal o de crédito, también es definido comúnmente a partir del enfoque o punto de vista
del deudor, lo cual es válido, en función de la naturaleza bilateral del derecho; así al definir la obligación, estamos
también definiendo al derecho personal, pues para la composición de su definición se utilizan los mismos elementos
que intervienen en la estructura definitoria del derecho de crédito, como se observa:

“…Es la necesidad jurídica que tiene la persona llamada deudor, de conceder a otra llamada acreedor, una prestación
de dar, de hacer o e no hacer” (Bejarano, 1984; 7).

B.- ELEMENTOS DE LAS OBLIGACIONES

De las definiciones de los derechos personales o de crédito, así como de la definición de obligación, emergen una
serie de elementos constantes, que ya en la definición romana aparecen, algunos de manera explícita y otros de
manera implícita, los cuales se han mantenido dentro de la estructura de dicha definición con independencia del
tiempo y el espacio dentro de nuestro sistema jurídico; mismos elementos que vienen a ser los siguientes:

a) Los sujetos.
b) El objeto
c) La relación jurídica

Los anteriores elementos, se explican a continuación:

1.- LOS SUJETOS:

Dentro de una relación obligacional, deben existir como un requisito necesario dos sujetos. Uno que reporta la
facultad, y que por ende posee el derecho de exigir la prestación, consistente en un dar, un hacer o un no hacer,
llamado “acreedor”, y otro que se encuentra obligado en virtud de su carácter de sujeto pasivo de la relación y que se
encuentra en la necesidad jurídica de otorgar la prestación debida y que se denomina “deudor”.

Normalmente, la relación se integra con un acreedor y un deudor; sin embargo, pueden existir varios acreedores o
varios deudores, o pluralidad de sujetos en ambas posiciones, lo que implica que la responsabilidad de los diversos
acreedores o deudores tendría que observarse con detenimiento, pues unos y otros podrían estar facultados u
obligados de manera mancomunada o solidaria, en el primer caso por convenio o por presunción de la ley y en el
segundo caso sólo por disposición legal, lo que impide su tratamiento en este apartado, estudio que haremos en el
capitulo relativo a la modalidad de las obligaciones.

De lo anterior se desprende que no existirá obligación, si no tenemos en la escena jurídica a un acreedor y por otro
lado a un deudor que soporte las deudas o cargas, de tal manera, que dicho axioma jurídico no puede cumplirse sino
tenemos un obligado frente aun facultado, en virtud de que no existirían los sujetos indispensables para la
conformación de la relación jurídica que nace de la existencia de un derecho personal o de crédito; por lo anterior, es
ilógico suponer la existencia de una obligación a partir de la existencia de un sujeto que sólo reporte facultades o de
la existencia de un sujeto que sólo reporte obligaciones, pues en uno y otro caso, el facultado no tendría a quién
exigir el cumplimiento de la obligación correlativa de su derecho, ni el deudor tendría a quién hacer entrega de la
prestación debida; sin embargo, existen ciertas obligaciones que nacen de actos jurídicos unilaterales, conocidas
como declaraciones unilaterales de voluntad, las cuales por su naturaleza y alcances aportan un campo de discusión
amplio e interesante que ofrece la posibilidad de explorar en los límites de la teoría de las obligaciones.

La declaración unilateral de voluntad constituye una figura jurídica que al parecer, desafía el concepto clásico de
obligación, pues de entrada, se trata de formas de actos jurídicos unilaterales que obligan a su emisor, llamado
jurídicamente “autor”, de tal manera que cuando una persona emite una declaración unilateral de voluntad, sin que
exista persona determinada que pueda exigirle su cumplimiento, dada su naturaleza, se obliga en los mismos
términos en que se obliga un deudor frente a su acreedor, estableciéndolo así por ejemplo, el Código Civil Sonorense
en su artículo 1991, el cual establece:

“La declaración unilateral de voluntad se reconoce por este código como fuente autónoma de obligaciones, fuera de
los casos expresamente exceptuados en el presente capítulo.

En consecuencia, toda persona capaz puede obligarse por su simple declaración unilateral de voluntad, siempre y
cuando se trate de una obligación lícita y posible.”
Por lo tanto, la legislación civil sonorense reconoce a la declaración unilateral de voluntad, como una fuente
autónoma de obligaciones, lo que implica, que es una legislación más novedosa, a diferencia de otras como el Código
Civil francés, que no reconoce a dicha figura como fuente de obligaciones, o el código civil federal nuestro, que sólo
reconoce ciertas figuras o casos de declaración unilateral de voluntad como fuente de obligaciones, refiriéndonos a
los casos típicos o nominados de dicha figura como lo vienen a ser: la oferta a persona determinada, las ofertas al
público, la estipulación a favor de tercero y los títulos civiles a la orden o al portador, lo que implica que no existe
unanimidad doctrinal y legislativa en considerar a la declaración unilateral de voluntad como fuente de obligaciones.

El argumento más sólido que esgrimen ciertas legislaciones para no reconocer a la declaración unilateral de voluntad
como fuente de obligaciones ( Código Civil Francés ) o para reconocerla sólo parcialmente ( Código Civil Federal ),
estriba principalmente en el hecho, de que tal figura jurídica supone de entrada, la existencia de un solo sujeto que
emite una declaración de voluntad, mediante la cual se “obliga”, a favor de quién se coloque en la hipótesis a que se
refiere su manifestación unilateral de voluntad, por ejemplo: La persona que ofrece una recompensa a quién le
entregue alguna cosa perdida o robada, la persona que ofrezca vender o comprar o tomar o dar en arrendamiento
algo, ya sea a persona determinada o indeterminada, o bien la persona que emite un documento a favor de persona
cierta o incierta y que contiene una deuda a su cargo, son casos de declaración unilateral de voluntad que suponen
una obligación a favor de quien entregue la cosa, compre , adquiera en arrendamiento o venda lo ofrecido, o bien a
favor de quién se emite el documento; lo que supone, la existencia de un deudor, que vendría a ser la persona que
emite la declaración, y un acreedor, que vendría a estar constituido por la persona que emerge del anonimato cuando
se coloca en la hipótesis marcada por el tipo de declaración unilateral que se emite; sin embargo, el problema para
considerar a este tipo de figuras como fuente autónomas de obligaciones, se ubica en el hecho de que al nacer o al
recién emitirse la declaración unilateral de voluntad, ésta nace con la existencia de un sujeto potencialmente
obligado, que viene a ser el emisor, y la indeterminación de quién potencialmente pudiera ser el acreedor o titular del
derecho a reclamar al emisor de la declaración unilateral.

En las apuntadas circunstancias, para algunos juristas, como Bejarano Sánchez, Manuel ( 1984; 10-11), no es posible
considerar la existencia de una obligación como correlativa de un derecho personal o de crédito, cuando se emite una
declaración unilateral de voluntad, pues recién hecha dicha declaración, no supone la existencia de un sujeto activo
que pudiere exigir el cumplimiento de la carga que se impone quién la realiza, y por lo tanto a tal punto solo existe
para él un simple “deber jurídico”, consistente en la necesidad de observar cierta conducta, sin que la misma sea en
beneficio de cierta persona en particular, lo que implica que al emitirse una declaración unilateral de voluntad y al no
existir beneficiario determinado de la prestación que se impone el emisor, dicha declaración supone la existencia de
un deber jurídico a cargo del emisor y no de la existencia de una obligación, para la cual se precisa la existencia de
dos sujetos, uno el deudor u obligado y el otro el acreedor o beneficiario de la conducta de aquél, con lo cual el
precitado autor, rechaza la idea de que las formas de declaración unilateral de voluntad constituyan fuentes
autónomas de obligaciones, dado que las considera simples “deberes jurídicos” que no engendran obligaciones, en
tanto las conductas asumidas por sus emisores no se encuentran dirigidas a beneficiar a persona alguna en lo
particular.

Sin embargo, el distinguido jurista, Rafael Rojina Villegas (1978;200201), considera dentro de esta discusión, que las
diversas formas de declaración unilateral de voluntad si constituyen fuentes autónomas de obligaciones, en vista de
que si bien es cierto, al emitirse y auto obligarse el autor de las mismas, imponiéndose una determinada conducta a
favor de quién se coloque en la hipótesis prevista por su declaración de voluntad, no existe aún un acreedor visible,
una persona que de manera expresa se vea beneficiada con la conducta asumida por el emisor de la declaración
unilateral de voluntad, también lo es que dicha persona existe, pero en forma indeterminada, por lo que para dicho
jurista, el problema no estriba en si es posible considerar la existencia de un sujeto activo o acreedor al momento del
nacimiento de la declaración unilateral de voluntad, sino que el problema se centra en considerar a dicho sujeto como
determinado o indeterminado, pues argumenta que una cosa es el nacimiento del derecho y otra muy distinta el
ejercicio del mismo; por lo que, el nacimiento del derecho se da cuando se emite la declaración unilateral de
voluntad, independientemente de que llegue a ejercitarse por un acreedor; concluyendo que en las distintas formas
de declaración unilateral de voluntad, si existe un sujeto activo o acreedor, sólo que dicho sujeto se encuentra
indeterminado, hasta en tanto se materialice o determine a dicho sujeto a través del cumplimiento de la hipótesis
prevista por la propia declaración unilateral de voluntad

Es pertinente citar a Bonnecase, pues éste, cuando habla de las fuentes de las obligaciones citando a Pothier, y en
ocasión de la aclaración que en su texto: “Tratado Elemental de Derecho Civil”, realiza sobre las diferencias entre
contrato y policitación, manifiesta: “¿En que difiere un contrato de una policitación? La definición que hemos dado del
contrato da a conocer su diferencia. El contrato encierra el concurso de voluntad de dos personas, de las cuales, una
promete alguna cosa a la otra, y ésta acepta la promesa que se le ha hecho. La policitación es la promesa que
todavía no se ha aceptado por aquel a quién se hace. La policitación en términos de puro derecho natural, no
produce obligación alguna propiamente dicha: y aquél que hace dicha promesa puede retractarse de ella, lo mismo
que dicha promesa puede no ser aceptada por aquel a quién ha sido hecha, pues no puede haber obligación sin un
derecho adquirido por la persona para quién es contratada y contra la persona obligada. De la misma manera que no
puedo, por mi sola voluntad, transferir a alguien un derecho sobre mis bienes, si su voluntad no concurre para
adquirirlos, igualmente no puedo, por mi promesa, conceder derecho alguno a nadie contra mi persona, hasta que su
voluntad concurra para adquirirlo, por la aceptación que haga de mi promesa”. (Bonnecase, 1995; 753)

De lo expuesto por Julien Bonnecase, en el párrafo que antecede se desprende, que dicho jurista, concuerda con la
escuela de la exégesis francesa, pues considera que una simple declaración unilateral de voluntad sin la concurrencia
de quién deba ser el beneficiario de la carga asumida, no implica el nacimiento de una obligación, pues al referirse a
la policitación, que no es otra cosa que la oferta de contrato, en nuestro derecho, desecha la idea que dicha figura
constituya por si misma una obligación, por las razones que expone en el párrafo trascrito; sin embargo en nuestro
derecho Civil, tanto en el ámbito federal, como en nuestro ámbito estatal, la legislación admite a la declaración
unilateral de voluntad, como fuente autónoma de obligaciones, en algunos casos de manera limitativa y en otras
amplia y extensa como en la legislación de nuestro estado de Sonora, la diversas formas de declaración unilateral de
voluntad tienen relación con policitaciones u ofertas, lo cual estudiaremos ampliamente al tratar de dicha figura
jurídica como fuente de obligaciones.

En conclusión, no es que se encuentre en crisis el concepto clásico de Obligación, como lo pregunta el ameritado
maestro Manuel Bejarano Sánchez, sino que la teoría al respecto ha aceptado por una parte la posibilidad de la
existencia de obligaciones con sujeto indeterminado, que no es lo mismo que obligaciones sin sujeto activo, pues
entonces si estaríamos hablando de simples “deberes jurídicos”.

FACULTADES Y DEBERES QUE ADQUIEREN ACREEDORES Y DEUDORES

Es pertinente recordar que los sujetos que intervienen en una relación de derecho personal u obligación, son el
acreedor y el deudor, lo que es importante recordar en virtud de las facultades que corresponden a uno y las cargas u
obligaciones que corresponden al otro; así el acreedor en una obligación perfecta, deberá tener dos facultades
fundamentales:

a) La facultad de recibir y,
b) La facultad de exigir.

La primera, llamada facultad de recibir, consiste en el derecho que le asiste al acreedor para recibir lo que
legítimamente le es debido por parte del deudor, así, con independencia de que reciba el pago de cualquier persona,
aún cuando no sea el propio deudor, el acreedor se encuentra legitimado para recibir el objeto de la prestación, dicha
facultad, es de carácter jurídico y no simplemente material, pues debe estar reconocida por la norma. Por otra, parte
la facultad de exigir, nace para el acreedor desde el momento mismo del nacimiento de la obligación a cargo del
deudor, es una facultad propia de las obligaciones perfectamente válidas, el que el acreedor se encuentre en aptitud
de exigir la prestación debida al deudor, cuando éste no cumpla lo que la relación le exige a favor de su acreedor, de
tal manera, que éste ante un incumplimiento por parte de sus deudor, no sólo podrá exigir el cumplimiento de la
prestación a su obligado, sino que incluso, podrá ocurrir ante las instancias jurisdiccionales accionando ante ellas para
lograr el cumplimiento coactivo por parte de su deudor, respecto de la prestación debida.

Sin embargo, existen ciertas obligaciones que aún cuando están reconocidas por la ley civil, en ellas el acreedor
carece de una de las facultades apuntadas, bien sea por disposición de la ley o de autoridad judicial o bien por su
naturaleza. Entre las obligaciones en las cuales el acreedor carece de alguna de las facultades mencionadas por
disposición de autoridad judicial, tenemos aquellas en las cuales el referido acreedor está impedido para recibir el
pago, por ejemplo, en el caso de que, a cierto acreedor se le haya embargado el crédito que posee en contra de su
deudor, y reciba éste último, orden judicial de la autoridad que está conociendo del asunto, para no hacer el pago a
su acreedor, y en cambio dicho pago lo ponga a disposición de dicha autoridad judicial a espera de las resultas en el
juicio entablado por un tercero en contra de su acreedor, en el cual si obtiene sentencia favorable, dicho pago le será
adjudicado al tercero demandante, por lo que, un deudor al recibir aviso en tal sentido, está impedido para hacer el
pago a su acreedor y éste para recibirlo, pues el crédito que lo hace posible, ha sido embargado con anterioridad a su
acreedor. Entre las obligaciones en las cuales el acreedor carece de la facultad de recibir, tenemos también, el caso
de las obligaciones que nacen del juego prohibido o de deudas que tienen su origen en apuestas en eventos ilícitos.

Ahora bien, como se apuntó anteriormente, existen obligaciones en las cuales el acreedor no posee alguna de las
facultades que le es otorgada por su calidad de facultado en una relación de derecho personal, por que la naturaleza
jurídica de dicha obligación lo impida, tal es el caso de las obligaciones naturales, en las cuales si bien es cierto el
acreedor está facultado para recibir lo que se le adeuda, no menos cierto es que carece de la facultad de exigir el
cumplimiento de las precitadas obligaciones, pues en éstas, el acreedor no posee el derecho de ocurrir ante la
autoridad judicial a exigir el cumplimiento coactivo de dicha obligación, en virtud de que tales obligaciones naturales,
se refieren a deudas prescritas, y por lo tanto no exigibles coercitivamente. En efecto, el acreedor de una deuda
prescrita, puede recibir el pago por parte de su deudor, y éste no podrá posteriormente alegar la prescripción de la
deuda y por lo tanto, exigir la restitución de lo pagado voluntariamente, pues la ley autoriza al acreedor de una deuda
prescrita, para retener lo pagado, si su deudor le hace el pago voluntario de la misma y después pretende obtener la
restitución de lo pagado, alegando la prescripción del adeudo; por lo tanto, en las obligaciones naturales (Arts. 2202
al 2205, del CCS), tenemos el caso de obligaciones en las cuales por la naturaleza jurídica de las mismas el acreedor
carece de la facultad de exigir el cumplimiento de las mismas.

Sin embargo, la carencia de la facultad de exigir por parte del acreedor, en razón de que la obligación se encuentre
prescrita, no implica necesariamente en nuestro concepto, que no pueda exigir su cumplimiento, más bien,
consideramos que la facultad de exigir en tal caso, es contingente, es decir, depende de las circunstancias que se
presenten en el juicio que el acreedor entable en contra de su deudor, en búsqueda del cumplimiento de la obligación
prescrita; pues para empezar, el hecho de que la referida obligación se encuentre prescrita, no implica que el
acreedor esté impedido para exigir su cumplimiento en la vía judicial, demandando al deudor por el pago respectivo;
por lo que una vez entablado el juicio respectivo, pudiera suceder que por una defectuosa defensa, el deudor
demandado, no invoque la prescripción en su favor como una excepción eficaz en contra del acreedor, dado que la
deuda se encuentra prescrita, y el juez en tal caso se encuentra impedido para hacerla valer de oficio en beneficio del
obligado, lo que traería como resultado, que el deudor fuese condenado al pago de dicha obligación, obteniendo el
acreedor una sentencia favorable para cobrar a su deudor, una obligación prescrita y por ende una deuda de carácter
natural, lo que equivaldría a estar en posibilidad de exigir su cumplimiento, aún a pesar de que en forma esquemática
la deuda antes del juicio fuese incobrable, es decir, inexigible. Podría suceder también, que en el juicio entablado por
el acreedor en contra de su deudor, para el cobro de la deuda prescrita, como resultado de una defensa eficaz, el
deudor invoque la prescripción de la deuda y sea absuelto por dicha causa por la autoridad judicial, con lo cual si se
obtendría la consecuencia pertinente al existir una obligación natural en forma de deuda prescrita, que impide al
acreedor exigir el cumplimiento a su deudor, razones por las cuales por nuestra parte se sostiene, que la facultad de
exigir que posee el acreedor, en las obligaciones naturales, es contingente o circunstancial, y no puede afirmarse que
carece de ella en definitiva, por el sólo hecho de tratarse de una obligación prescrita, o en términos generales de una
deuda natural.

Por lo que respecta al deudor, éste dentro de una obligación perfectamente válida, posee dos responsabilidades
derivadas de su carácter de obligado:

a) El débito y,
b) La responsabilidad patrimonial.

En efecto, el deudor ordinariamente posee las dos responsabilidades anotadas, sin embargo, sucede que en ciertas
obligaciones dicho deudor, sólo posee el débito o sólo la responsabilidad patrimonial, en vista de lo siguiente:

Un deudor, sólo posee el débito, en el caso de las obligaciones naturales, las cuales de su parte sólo le reconocen su
calidad de deudor, más no así la responsabilidad patrimonial en su pago; toda vez, que si bien es considerado
deudor, tanto por su acreedor, como por la propia ley civil, también es necesario decir, que la precitada ley, no
autoriza a su acreedor para hacer efectivo el crédito que pose en contra de su deudor por tratarse de obligaciones
prescritas y por lo tanto, aún cuando se le reconoce su carácter de obligado, su patrimonio no puede ser
responsabilizado coactivamente para pagar a su acreedor lo debido.

Por otra parte, tenemos el caso de obligaciones en las cuales podemos identificar deudores que tienen
responsabilidad patrimonial en el pago de una deuda, más no son titulares del débito, es decir, no tienen el carácter
de deudores aún y sin embargo su patrimonio se encuentra afectado a un potencial pago futuro, tal sería el caso de
las garantías que se otorgan para responder por posibles deudas futuras, por ejemplo, el albacea, el síndico de
quiebra o concurso o el tutor que precisan de otorgar prenda o hipoteca para garantizar los posibles daños o
perjuicios que pudieran ocasionar en la administración de bienes ajenos.

En todos los casos anteriores, el obligado sólo reporta la responsabilidad patrimonial, aún cuando no sea deudor
propiamente, sino que existe sólo la posibilidad de serlo.

Puede también darse el caso de diversos sujetos que soporten por separado la deuda y la responsabilidad
patrimonial, como el caso, de un sujeto bligado frente a su acreedor, y de un tercero garante, que en virtud de
circunstancias especiales ha decidido otorgar garantía prendaria o hipotecaria a
favor del acreedor; es decir, tenemos por una parte al deudor quién soporta el débito u obligación, y por la otra al
tercero, quién al constituirse en garante de la obligación anterior, a través de garantías reales, soporta la
responsabilidad patrimonial en el pago de la deuda.
2.- EL OBJETO DE LA OBLIGACION

Es opinión unánime, la que sostiene que los derechos personales o de crédito, también llamados obligaciones, deben
poseer un objeto cuya naturaleza sea eminentemente de carácter económico, lo cual implica que la prestación a que
se ha obligado el deudor debe tener un carácter pecuniario, lo que en los tiempos actuales, deja de ser relevante,
pues no hay prestación alguna, material o inmaterial que no pueda ser tazada pecuniariamente, ya que toda conducta
del hombre es susceptible de ser exigida, bien sea en naturaleza o en equivalente, independientemente que la
prestación se encuentre relacionada con cuestiones materiales o inmateriales.

De lo asentado, tenemos que toda conducta exigible jurídicamente, es susceptible ser objeto de una obligación, para
lo cual el derecho sólo exige que dicho objeto pueda ser exigible desde el punto de vista material, como jurídico, al
exigir, como elemento de existencia de una obligación, un objeto física y jurídicamente posible, con lo cual se aclara,
que toda prestación, que sea posible física y jurídicamente, es una prestación que cumple dicho requisito, exigiendo
además y a propósito de los requisitos de validez de los actos jurídicos, que tal objeto también sea lícito, esto es, que
la prestación no contrarié las normas jurídicas, ni las buenas costumbres.

Precisado lo anterior, el objeto de una obligación, puede consistir:

a) Un dar.
b) Un hacer.
c) Un no hacer.

Dentro de las prestaciones que tienen por objeto preponderantemente un dar se encuentran.

° La translación del dominio de cosas ( compraventa, permuta, etc.)

° En la transmisión temporal del uso o goce de las cosas en virtud de un derecho real o personal (Usufructo,
comodato, arrendamiento)

° Restitución de cosa ajena o pago de cosa debida (Pago de una deuda, entrega de una cosa a su legítimo propietario
en virtud de los efectos de la acción reivindicatoria)

En el caso de las obligaciones de hacer y no hacer, éstas consisten básicamente en conductas positivas o negativas
por parte del deudor; por tanto, si el deudor se obligó a hacer algo y no lo lleva a cabo, su acreedor podrá solicitar
que a su costa lo haga un tercero, cuando ello sea posible, en caso contrario, podrá demandar el pago de daños y
perjuicios. En el mismo sentido se manifiesta el objeto de “no hacer”, pues exigiendo dicha prestación la abstención
del deudor, al obrar en sentido contrario, incumple con lo pactado u ordenado y se coloca en la hipótesis del
incumplimiento de la obligación.

3.- LA RELACION JURIDICA

Este es un elemento, que se encuentra determinado por la “facultad” del acreedor y por “la necesidad jurídica” del
deudor, obviamente, con relación a la prestación debida; de tal manera que la relación jurídica viene a ser, lo que los
romanos denominaban “vínculo jurídico”, siendo innecesario la búsqueda de diferencias fundamentales en cuanto a
los términos aludidos, pues vínculo, ha de tomarse como la relación entre la facultad del acreedor y la necesidad
jurídica del deudor; es decir, la facultad debe tener como correlativa la necesidad jurídica del obligado, de allí las
múltiples discusiones teóricas en relación a esta temática que se circunscriben por una parte a sostener que la
relación jurídica presupone la coacción, de tal manera que recién nacida una obligación, ésta emerge con el signo
distintivo de la coacción y por el contrario existen otras que sostienen que la relación jurídica no supone
necesariamente la coacción, ya que ésta es consecuencia del incumplimiento de la obligación por parte del deudor, en
este sentido expone Bejarano (1984 ; 14-15 ), que la doctrina francesa se pronuncia por considerar que “la
característica peculiar de la relación jurídica es que se traduce en una necesidad de cumplimiento exigible
coactivamente, lo que significa que no cumplida la obligación, ésta puede ser exigida coactivamente, lo que se
interpreta como la postura de considerar que la “coacción” nace con la obligación; de la misma manera el propio
autor, expone que la doctrina alemana sostiene, que la coerción, no es un signo distintivo de la relación jurídica, sino
una consecuencia del incumplimiento de la obligación por parte del deudor, es decir, la coacción, como elemento de
la obligación, no nace con ella, sino con el incumplimiento por parte del deudor.

En nuestra opinión y basándonos en la sana lógica podemos sostener que la coacción no es un elemento de la
relación jurídica engendrada por la obligación, pues de serlo, las obligaciones estarían provistas desde su nacimiento,
de la facultad para el acreedor de exigir el cumplimiento de la deuda al sujeto pasivo en cualquier momento, con
independencia de las modalidades que pueden afectar a las susodichas obligaciones, como el término o la condición,
lo que implicaría una aberración jurídica, pues como es sabido, las obligaciones pueden estar sujetas a dichas
modalidades, teniendo como único límite la voluntad de las partes; luego entonces, la coacción es una consecuencia
del incumplimiento de la obligación y no se genera junto con ella; nace eso sí , como una posibilidad para el acreedor
desde el nacimiento de la obligación, siendo dicha posibilidad coactiva, la garantía de accionar jurisdiccionalmente,
que toma en cuenta el acreedor para confiar en el cumplimiento de la obligación de una u otra forma.

En base a lo anterior, es pertinente realizar el análisis de la naturaleza de la relación jurídica, con el propósito de
definir, si dicha relación caracterizada por la facultad del acreedor y la necesidad jurídica del deudor, constituye un
elemento indispensable dentro de la obligación, pues tenemos el caso de las obligaciones admitidas por algunas
legislaciones (CCS) que suponen la indeterminación de alguno de los sujetos intervinientes en la obligación, como el
caso de las diversas formas de declaración unilateral de voluntad, que suponen la indeterminación del sujeto activo al
momento del nacimiento de la obligación a cargo del emitente de dicha declaración, en las cuales al no existir un
sujeto acreedor determinado al momento de la emisión de la manifestación de voluntad del deudor, podemos concluir
que no existirá la relación jurídica por la ausencia de un sujeto activo determinado, luego entonces no existe una
relación jurídica, aún cuando si existe una obligación; por otra parte, puede estar el sujeto pasivo indeterminado,
como el caso que expone Gutiérrez y González (1979; 87 ), relativo al certificado de depósito expedido por un
almacén de depósito, el cual independientemente de ser representativo de las mercancías depositadas, también
implica para su tenedor obligaciones a su cargo, consistentes en el pago de los gastos de almacenamiento, de tal
manera que al transferirse el certificado de depósito por su original dueño, lo cual pudiera entrañar sucesivas y
variadas transmisiones, tendríamos el caso comentado de indeterminación del sujeto pasivo, caracterizado por el
último tenedor del precitado certificado de depósito, el cual puede llegar a ser desconocido para el almacenista y su
identidad se revelará hasta el momento que pretenda retirar las mercancías o efectos depositados, momento en el
cual el depositario sabrá la identidad de su deudor.

En base a lo anterior, es momento de analizar, si la relación jurídica precisa de la determinación de ambos sujetos,
pues como se expuso, existen obligaciones reconocidas por el derecho que admiten la posibilidad de que alguno de
los sujetos se encuentre indeterminado; sin embargo, es pertinente observar que aún cuando en los precitados
ejemplos, alguno de los sujetos se encuentra indeterminado, la obligación nacida de esa forma supone que “alguien”
se encuentra sometido al pago prometido o facultado para exigir la prestación prometida, lo que implica que aún
cuando la obligación nace con algún sujeto indeterminado, ésta supone necesariamente una relación entre una
“facultad” y “una necesidad jurídica”, careciendo de importancia que los mismos se encuentren personalizados, lo que
no debe llevarnos a concluir que la obligación puede despersonalizarse a tal punto que pueda prescindirse de alguno
de los sujetos, pues no debe entenderse de esa manera, sino que poco importa la persona de los sujetos, si la
obligación se encuentra debidamente asegurada en su cumplimiento; pues nótese que en las obligaciones en las
cuales se encuentra uno de los sujetos indeterminados, la deuda se encuentra garantizada en su pago, bien sea
porque el sujeto indeterminado sea el acreedor, caso en el cual, al determinarse el activo, es porque escogió serlo de
aquel deudor, o bien porque siéndolo el deudor, la obligación en cuanto a su cumplimiento se encuentra garantizada,
como el caso del certificado de depósito reseñado en el párrafo anterior.

Podemos concluir que la relación jurídica, si es un elemento de la obligación, en cuanto supone “el vínculo” entre una
“facultad” a ejercer y “una necesidad jurídica” a cumplir, independientemente de la determinación de los sujetos, por
lo que este elemento puede ser considerado necesario en toda relación de derecho personal o de crédito.
II.- FUENTES DE LAS OBLIGACIONES

A propósito de la comparación entre los derechos reales y los derechos personales u obligaciones, se comentó que el
campo de los primeros es relativamente determinado en cuanto supone la existencia de ciertos derechos reales
reglamentados por la norma civil, en vista de tratarse de poderes jurídicos, los cuales por ende deben encontrarse
específicamente normados, esto es, definidos y estructurados en la referida legislación civil; mientras que los
segundos se encuentran definidos solo en cuanto a sus fuentes a partir de las cuales es posible crear tantos derechos
personales y sus correlativas obligaciones, como sea posible, en función de las necesidades de las personas en el
intercambio civil de bienes, derechos y obligaciones, lo que implica que en tratándose de derechos reales tenemos un
espectro de figuras relativos a ellos, limitado por su reglamentación en la ley, lo que no ocurre con los derechos
personales u obligaciones, los cuales al encontrarse definidos por sus fuentes y en cuanto hipótesis legales de
carácter general, podemos encontrar tantos como sujetos se encuentren facultados para exigir a otro u otros una
prestación de dar, de hacer o de no hacer.

En vista de lo anterior, es práctica común, iniciar el estudio de los derechos personales u obligaciones, a partir de sus
fuentes, las cuales en opinión de varios tratadistas difieren en cuanto al número y naturaleza, a saber:

A.- DIVERSOS CRITERIOS DE CLASIFICACION

El ameritado maestro, Lic.- Ernesto Gutiérrez y González, en su obra: “Derecho de las Obligaciones”, (1979: 121-
122), parte en su opinión, de la fuente primordial de las obligaciones, que lo vienen a ser en su concepto los Hechos
jurídicos en lato sensu, los cuales a su vez los subdivide en: actos jurídicos y hechos jurídicos en stricto sensu;
considera por tanto el maestro, que las obligaciones tienen su fuente primaria en los hechos jurídicos, los cuales
producen ciertos efectos como la creación, modificación, transmisión o extinción de obligaciones y derechos;
consecuencias jurídicas que representan el contenido de toda relación de derecho personal, de crédito u obligaciones;
por lo que el citado jurista se remonta hasta la figura genérica que abarca todas las formas a partir de las cuales
pueden generarse los derechos personales; posteriormente, realiza una bifurcación de los hechos jurídicos en amplio
sentido, en actos jurídicos y hechos jurídicos en estricto sentido, clasificación a partir de la cual realiza su análisis de
las fuentes de las obligaciones, ocupándose de desarrollarlas sistemáticamente en su obra, entre las cuales vamos a
encontrar precisamente actos y hechos jurídicos, bajo la específica denominación con la cual se les conoce como
negocio jurídico civil. Así, como fuentes de las obligaciones en específico se refiere a: El contrato, La declaración
unilateral de voluntad, El enriquecimiento ilegítimo, La gestión de negocios, El hecho ilícito, El riesgo, el cual lo
conocemos según legislación civil sonorense como Riesgo Creado, que da lugar a la responsabilidad civil objetiva.

Por su parte Manuel Bejarano Sánchez, en su obra: “Obligaciones Civiles” ( 1984: 31 ), establece que los hechos
jurídicos y la ley, son la fuente de toda obligación, pero que sin embargo, cabe hacer una especificación en el seno de
esa fuente general, para apoyándose en el Código Civil Federal, otorgarnos una clasificación de las “fuentes
particulares” de las obligaciones, exponiendo como tales:

a) El contrato
b) La declaración unilateral de voluntad
c) El enriquecimiento ilegítimo
d) La gestión de negocios
e) Los hechos ilícitos
f) El riesgo creado.

Sin embargo, el citado jurista y ameritado maestro, aclara que no es exhaustiva la enumeración de las citadas
fuentes, pues admite que existen otras como el testamento, la sentencia, etc. Y que de las fuentes citadas algunas
son actos jurídicos y otros hechos jurídicos conforme a la doctrina francesa; ocupándose del estudio de las fuentes
citadas en el listado solamente a lo largo de su obra En su obra: “De los derechos personales, de crédito u
obligaciones” (1995:53 ), el jurista Carlos Sepúlveda Sandoval, propone una clasificación de las fuentes de las
obligaciones apoyándose en el estudio que al respecto realizó el distinguido maestro Rafael Rojina Villegas, y en
primer término parte de la clasificación genérica de la fuentes de las obligaciones en actos jurídicos y hechos
jurídicos; posteriormente, clasifica los actos jurídicos en privados y públicos, enumerando entre los primeros al
contrato, la declaración unilateral de voluntad y al testamento; entre los actos jurídicos públicos enumera a la
resolución jurisdiccional, al acto administrativo y la ley; posteriormente clasifica los hechos jurídicos en lícitos e ilícitos,
encuadrando entre los primeros a la gestión de negocios, el, enriquecimiento sin causa y la responsabilidad objetiva y
como hechos jurídicos ilícitos a la responsabilidad civil o subjetiva y al abuso del derecho. Notamos en esta propuesta
de clasificación la inclusión de actos jurídicos de carácter público, lo cual es muy importante, dado el avance del
derecho en la materia de administración de justicia y el crecimiento del aparato estatal, así como el crecimiento de
sus facultades frente al ciudadano.

El maestro Rafael Rojina Villegas, en su Compendio de Derecho Civil, tomo III (1978:51), al establecer su punto de
vista en cuanto a la clasificación de las fuentes de las obligaciones, siguiendo a Bonnecase, considera que las únicas
fuentes de las obligaciones son respectivamente los hechos jurídicos y la ley y los actos jurídicos y la ley; pero que,
sin embargo, es necesario clasificar los distintos hechos y actos jurídicos con el propósito de que no pierda
importancia la clasificación bipartita señalada por Bonnecase, de tal forma que propone la siguiente clasificación:

Actos jurídicos.- El contrato, El testamento, Declaración unilateral de voluntad y actos de autoridad (sentencia,
secuestro, adjudicación, remate y resoluciones administrativas)

Hechos jurídicos:

a) Hechos naturales.-que comprenden: hechos simplemente naturales y hechos naturales relacionados con el
hombre.

b) Hechos del hombre.- que comprenden: Hechos voluntarios lícitos, como la gestión de negocios, el enriquecimiento
sin causa y la responsabilidad objetiva; Hechos voluntarios ilícitos, como los delitos dolosos, delitos culposos,
incumplimiento de las obligaciones, culpa contractual en sentido estricto, recepción dolosa de lo indebido, abuso del
derecho, posesión de mala fe y accesión artificial de mala fe; Hechos involuntarios y hechos contra la voluntad.

B.- CLASIFICACION QUE SE PROPONE

De lo expuesto, proponemos la siguiente clasificación a fin de poder incluir en ella todos aquellos supuestos jurídicos
que abarquen todos los fenómenos fácticos generadores de obligaciones, que las relaciones de derecho civil han
producido; misma clasificación que se expresa así:

Para efectos de nuestra determinación de las fuentes de las obligaciones, seguiremos la doctrina francesa, en cuanto
permite partir de la primaria clasificación de las mismas, en hechos y actos jurídicos.

Por tanto son fuente de obligaciones:

a) HECHOS JURIDICOS SIMPLEMENTE NATURALES:

La mezcla, la confusión y la incorporación, llevada a cabo casualmente, sin intervención de la voluntad del hombre
(figuras de accesión de muebles, reglamentadas en los artículos 1091 al 1101, del Código Civil para el estado de
Sonora.)

b) HECHOS JURÍDICOS VOLUNTARIOS LICITOS:

Como la Gestión de Negocios, El enriquecimiento sin causa (con recepción de buena fe), El concubinato y El riesgo
creado.

c) HECHOS JURIDICOS VOLUNTARIOS ILICITOS.

El hecho ilícito, previsto en el artículo 2081, y reglamentado minuciosamente, en los preceptos subsiguientes, del
Código Civil para el estado de Sonora. Hecho ilícito, caracterizado por una antijuricidad, una culpabilidad (como
responsabilidad dolosa o culposa) y la causación de un daño y dentro del cual quedarían comprendidos: Los delitos y
cuasidelitos, los hechos dolosos y culposos, el abuso de los derechos, los actos simulados y los que se ejecuten en
fraude de acreedores, el incumplimiento de deudas, la culpa en la conservación o custodia de las cosas, la recepción
dolosa de lo indebido, la posesión de mala fe, así como la incorporación, especificación, mezcla, confusión,
edificación, siembra y plantación, cuando se ejecuten de mala fe; por considerar que todas las figuras
enunciadas, al reunir las características de un hecho ilícito, deben de considerarse de esa manera,
independientemente que la legislación se refiera a ellas en lo particular, pues todas suponen conductas antijurídicas,
culpables y dañosas.

d) ACTOS JURIDICOS:

° Actos jurídicos privados: Como el contrato, La declaración unilateral de voluntad, el testamento por lo que respecta
a la institución del legado y la adquisición en perjuicio de acreedores en forma gratuita y de buena fe.
° Actos jurídicos de autoridad: Se consideran así, La sentencia, el secuestro, la adjudicación de bienes o derechos, el
remate y las resoluciones administrativas.

° Actos Mixtos: Que consisten en la combinación de actos de autoridad y privados, por virtud de los cuales se aplica a
una persona, de manera permanente y obligatoria, un determinado estatuto legal, originando derechos y
obligaciones. En estos actos interviene para su producción la voluntad libre de las
partes, la cual ha de plegarse al contenido imperativo de la ley civil para normar la relación nacida libremente entre
ellos, a estos actos se les denomina Actos Jurídicos Condición de derecho privado y entre ellos podemos contar a: La
tutela, albaceazgo ausencia, adopción, matrimonio y concurso (Art. 1921, CCS).
III.- ESTUDIO PORMENORIZADO DE LAS FUENTES DE LAS OBLIGACIONES

El estudio de las fuentes de las obligaciones, siempre se ha hecho a partir de aquellas que se consideran más
comunes, por el uso cotidiano que tienen en el mundo de las relaciones y negocios de derecho civil, por tanto
seguiremos un formato semejante al que hasta hoy han usado muchos de los que se han ocupado de esta materia
del derecho, por tanto, abordaremos su estudio de la siguiente manera.

a) El contrato

b) La declaración unilateral de voluntad

c) El Enriquecimiento sin causa.

d) La Gestión de Negocios.

e) El Hecho ilícito.

f) El Riesgo Creado.

g) El testamento, con relación al legado.

h) La Sentencia y las resoluciones Administrativas (y en general todos los actos de autoridad que impongan
obligaciones por error).

i) Los actos jurídicos mixtos (actos jurídicos condición de derecho privado)

j) El concubinato.

Nuestra clasificación no incluye al secuestro, la adjudicación y el remate, consideradas como fuentes de las
obligaciones por el código civil sonorense, en vista de que en el caso del primero, no se considera fuente autónoma
de obligaciones, ya que un secuestro judicial o administrativo, se determina y se lleva a cabo, a partir de la excitativa
que una persona dirige a un tribunal o a un órgano de la administración pública, alegando el cumplimiento de
obligaciones por parte de una persona en su favor, misma prestación que es evidente no ha conseguido en forma
voluntaria, razón por la cual se ocurre o se hace uso de dichas instancias, para lograr su cumplimiento.

En efecto, un secuestro no se decreta a partir de la nada, sino que el mismo tiene su fuente en el reconocimiento
provisional o definitivo de un derecho de crédito a favor de una persona pública o privada, derecho de crédito que ya
existe antes de la determinación de secuestrar bienes de un obligado y que tiene su fuente en el acto o hecho jurídico
que vinculó al acreedor y al deudor o bien, tiene su fuente en el derecho del estado para reclamar el pago de
impuestos, derechos, productos, aprovechamientos, contribuciones de seguridad social, etc., las cuales vienen a ser
precisamente la fuente de la obligación y no el secuestro, el cual sólo debe considerarse como un medio para
asegurar y garantizar el pago al acreedor, el cual ocurrió a la instancia judicial o administrativa con el propósito de
solicitar su intervención para lograr dicho pago en forma coactiva, siendo el secuestro la forma prevista por la ley
para lograrlo.

Por lo que se refiere a la adjudicación y al remate, considero que los mismos, como actos de autoridad, no son fuente
autónoma de obligaciones, en razón de que no son actos de autoridad que constituyan por si mismos obligaciones a
cargo de determinada persona, sino que se trata de actos de autoridad que se instituyen a partir de un procedimiento
previsto por las leyes, ya sea de carácter procesal civil o procesal administrativas, y que obedecen a un procedimiento
que se formalizó, atendiendo una solicitud de cobro de crédito civil o administrativo en contra de determinadas
personas, créditos existentes, previo al procedimiento que la ley otorga para su cobro coactivo, y que serán la causa
para el secuestro de bienes del demandado, en caso de que no cumpla voluntariamente, y su posterior remate o
venta pública por parte de la instancia judicial o administrativa, y la adjudicación al adquirente en tales
procedimientos.

Concluyentemente, como se expone, el secuestro, el remate y la adjudicación, son actos de autoridad que forman
parte de una serie de actos procesales, de carácter civil o administrativo, que no buscan sino hacer cumplir
forzosamente a una persona, una obligación que es a su cargo, y que tiene su fuente en un acto o hecho (contrato,
declaración unilateral de voluntad, hecho ilícito, etc) que vinculó al acreedor con el deudor, o en la facultad de la
autoridad administrativa para exigir el cumplimiento de obligaciones que tienen su fundamento en el interés público,
y cuya fuente resulta ser de manera directa la ley.
Consideramos que en el caso de la sentencia y las resoluciones administrativas, debe estimarse con cautela su
naturaleza como fuentes de obligaciones civiles, en vista, de que en uno y otro caso, se trata de resoluciones que han
sido dictadas después de un procedimiento seguido en forma de juicio y que las mismas tienen su fuente en el acto
que motivó el funcionamiento del procedimiento respectivo, y `por lo tanto la obligación resultante para determinada
persona en la resolución judicial o administrativa, tiene su fuente, no en la referida sentencia o resolución, ,sino en la
causa o razón por la cual determinada persona pública o privada solicitó y obtuvo a través de una demanda o
requerimiento, el inicio del procedimiento, que terminó en el dictado de la sentencia o resolución mencionados; por
tanto, éstas fueron únicamente el medio a través del cual un órgano jurisdiccional o administrativo reconoció el
derecho de determinada persona pública o privada para exigir a otra el pago de la obligación contenida en ella; sin
embargo, existen casos en los cuales las resoluciones mencionadas, por circunstancias especiales, si se convierten en
fuentes autónomas de obligaciones, circunstancias que se expondrán en el apartado respectivo, al momento de
ocuparnos de dichas fuentes de las obligaciones.

PRIMERA FUENTE DE LAS OBLIGACIONES

A.-EL CONTRATO COMO FUENTE DE OBLIGACIONES

El contrato es el acto jurídico por excelencia, y como tal goza de mucha popularidad entre las personas, como un
medio de concretizar los negocios de derecho civil entre ellas.

El contrato viene a ser una especie de convenio, por lo que es pertinente definir en primer término a éste, con el
propósito de ubicar los efectos tanto de uno como de otro.
El convenio, viene a ser un acuerdo de voluntades, mediante el cual se pretende crear, transferir, modificar y/o
extinguir derechos y obligaciones; los convenios que tienen como propósito solamente crear y/o transferir derechos y
obligaciones, reciben el nombre de CONTRATOS; y los convenios cuyo propósito sea el de modificar y/o extinguir
derechos y obligaciones, reciben el nombre de convenios en estricto sentido, en razón de que, los que tienen como
objetivo el crear, transferir, modificar y/o extinguir derechos y obligaciones, son considerados convenios en sentido
amplio, dentro de los cuales se encuentran LOS CONTRATOS; así, podemos afirmar que todo contrato es un
convenio, pero no todo convenio es un contrato.

1.- DEFINICION DE CONTRATO

De lo expuesto, podemos concluir que un contrato, es un acuerdo de voluntades para crear y/o transmitir derechos y
obligaciones, por tanto, siempre que nos encontremos frente a un acto jurídico que tenga por objeto el crear o
transmitir derechos y obligaciones, estaremos ante la presencia de un contrato.

De todos los contratos que por materia podemos encontrar en el espectro jurídico, refiriéndonos a los contratos
laborales, administrativos, mercantiles y civiles, son éstos últimos lo que nos interesa estudiar, habida cuenta, de la
naturaleza jurídica de nuestro estudio; en consecuencia, son contratos civiles, aquellos que tienen como objeto de su
creación o transmisión de derechos y obligaciones, prestaciones previstas y sancionadas por la legislación civil y que
conforme a su naturaleza, no pueden ser considerados como de carácter mercantil, pues es muy común que se
confundan estos dos tipos de contratos, por la delgada línea divisoria que los separa, la cual sin embargo se
encuentra definida por el carácter especulativo de las relaciones de derecho mercantil y la característica propia de los
actos de comercio, como lo viene a ser la participación de comerciantes o banqueros en su celebración, o bien la
documentación de dichos actos en documentos a los cuales las leyes otorguen la calidad de mercantiles, o bien por el
objeto de la prestación y la finalidad en si del acto celebrado, como acto típicamente mercantil al ser una
interposición en el trafico de mercancías entre productor y consumidor, con ánimo de lucro.

Por tanto es un contrato civil, aquel que se celebra entre particulares, (y aún entre particulares y el estado despojado
éste de su potestad soberana) y que tiene como propósito la celebración de un acto de creación y transmisión de
derechos y obligaciones, respecto a prestaciones sancionadas por el código civil en forma específica o genérica.

2.- CLASIFICACION DE LOS CONTRATOS POR SU NATURALEZA Y EFECTOS

a) Contratos unilaterales.- Son aquellos en los cuales sólo una de las partes se obliga a favor de la otra y sin que ésta
quede obligada, son contratos que sólo imponen obligaciones a una sola de las partes contratantes, mientras que la
otra parte sólo recibe beneficios, como en el caso del contrato de donación.
b) Contratos bilaterales.- Son aquellos, en los cuales las partes se obligan recíprocamente, otorgan derechos y
obligaciones recíprocas, como en el caso del contrato de compraventa, en el cual el comprador queda obligado a
pagar el precio y el vendedor a entregar la cosa vendida.

c) Contratos onerosos.- Vienen siendo aquellos en los cuales se estipulan provechos y gravámenes recíprocos,
representan no sólo obligaciones para todas las partes intervinientes, sino que también les conceden derechos a la
vez, como el caso del contrato de arrendamiento y el contrato de compraventa, en los cuales ambas partes reportan
obligaciones, pero también provechos.

d) Contratos gratuitos.- En este tipo de contrato, sólo una de las partes recibe provechos, o se le otorgan derechos o
facultades, mientras que la otra parte reporta sólo obligaciones, como el caso del contrato de donación.

e) Contratos conmutativos.- Viene siendo una subdivisión de los contratos onerosos y por tanto un contrato oneroso,
será conmutativo cuando la existencia misma de las prestaciones y su cuantía son ciertas y determinadas para ambas
partes desde que se celebra el contrato, como el caso del contrato de arrendamiento o el de hospedaje.

f) Contratos aleatorios.- Siendo una subdivisión de los contratos onerosos, será aleatorio un contrato oneroso, cuando
la existencia de las prestaciones y su cuantía son desconocidas para ambas partes o para una de ellas, por depender
de un acontecimiento futuro y aleatorio, entre éstos tenemos el contrato de juego y apuesta lícitos, en virtud de que
al menos una de las partes no tiene certeza sobre la recepción de la prestación, lo que implica que para él, la
existencia de la prestación es incierta.

g) Contratos formales.- Son aquellos que para su validez exigen que el consentimiento se exprese por escrito, ya sea
en escritura privada o, pública, según lo establezca la ley, entre ellos tenemos al contrato de arrendamiento, mismo
que debe constar en escritura privada, o el de compraventa de inmuebles, el cual debe constar en escritura pública.

h) Contratos consensuales.- Son aquellos que para su validez no requieren que el consentimiento se exprese en
forma escrita, ni suponen la previa entrega de la cosa objeto del contrato para su constitución, como sería el caso del
contrato de compraventa de muebles.

i) Contratos reales.- Vienen siendo aquellos en los cuales la ley exige que para su constitución, se entregue la cosa
objeto del mismo al celebrarse el contrato; como ejemplos de ellos tenemos el contrato de prenda o el de hipoteca,
en los cuales al celebrarse, el constituyente de garantía debe entregar real o virtualmente(jurídicamente) la cosa
objeto del contrato.

j) Contratos instantáneos.- Son aquellos en los cuales las prestaciones se realizan en forma simultánea e inmediata,
de tal manera que sus efectos se agotan en un solo evento, como es el caso del contrato de compraventa de muebles
al contado.

k) Contratos de tracto-sucesivo.- Son aquellos cuyos efectos se prolongan en el tiempo, de tal manera que las partes
o una de ellas van cumpliendo con las prestaciones durante el transcurso de periodos de tiempo, ya sea por semanas,
quincenas, meses o semestres o aún años, como es el caso del contrato de arrendamiento.

l) Contratos principales.- Son aquellos que tienen su razón de ser en sí mismos, son contratos que cumplen su función
de creación y transmisión de derechos y obligaciones, en forma autónoma y no necesitan de otro contrato para existir
y ser completamente válidos, entre ellos podemos citar al contrato de compraventa, de arrendamiento, de comodato,
etc.

m) Contratos accesorios.- Estos no tienen existencia independiente, por lo tanto precisan de la existencia de un
contrato principal del cual son accesorios; de tal manera que sin la existencia de uno principal que los haga
necesarios, no pueden existir, pues son siempre apéndices de contratos principales, tal es el caso de los contratos de
fianza, hipoteca o prenda.

n) Contrato definitivo.- Son aquellos que contienen la voluntad presente y definitiva de las partes, no posponen la
fijación del contenido de las prestaciones para otro acuerdo; dentro de ellos contamos a la gran mayoría de contratos
conocidos y reglamentados por el código civil, a excepción de las promesas de contrato o contratos preparatorios.

o) Contratos preparatorios.- Son aquellos cuyo objeto es la celebración de un contrato a futuro y también reciben el
nombre de precontratos, promesas de contrato o contratos preeliminares.

p) Contratos nominados.- Son los que se encuentran específicamente reglamentados en el Código civil y el legislador
les ha provisto de un nombre en particular, como el de arrendamiento, de hospedaje, compraventa, comodato, etc.
q) Contratos innominados.- Son contratos que no se encuentran específicamente reglamentados por el código civil y
que las partes elaboran tomando en cuenta sus muy particulares necesidades contractuales, mismos que al existir,
serán normados por las reglas del o los contratos con los que tengan mayor similitud, y a falta de ello se regirán por
las reglas aplicables a los contratos y a los actos jurídicos en general.

Algunos autores, exponen otro tipo de contrato, como son los contratos solemnes, exponiendo que son aquellos que
para su existencia requieren el cumplimiento de una solemnidad prevista por la ley, ejemplificando con el “contrato de
matrimonio” en la mayoría de los casos; sin embargo, no compartimos esa opinión en función de que conforme a
nuestra legislación civil sonorense, el matrimonio, si bien es mencionado como contrato, no menos cierto es que por
disposición del artículo 1921 del cuerpo de ley citado, es considerado un acto jurídico mixto, que tiene su fuente en
un ACTO JURIDICO CONDICION, por lo que al no ser definido como contrato en dicho código civil, se considera
pertinente compartir la opinión del legislador sonorense y desechar al matrimonio, como ejemplo de contrato
solemne, lo que redunda en la afirmación de que conforme a nuestra legislación civil, no existen contratos solemnes.

¿Porque razón compartir la opinión del legislador sonorense en relación a la no definición del matrimonio como
contrato civil?, -la razón es sencilla, en cuanto el matrimonio como acto jurídico, no posee la misma naturaleza que
un contrato puramente civil, pues mientras en estos últimos la autonomía de la voluntad se presenta como un
elemento definitivo para la conformación de los términos del contrato, en cuanto son las partes contratantes quienes
de acuerdo al encuentro de intereses construyen las cláusulas contractuales con entera libertad; en el matrimonio las
partes intervinientes en dicho acto jurídico, si bien, expresan su voluntad de una manera libre, no menos cierto es
que dicha voluntad se refiere al contenido que la ley establece con relación al matrimonio, esto implica que los
contrayentes de matrimonio se pliegan al contenido legal que se refiere a la institución del matrimonio, pues al ser
ésta una institución de derecho civil, que no sólo interesa al ciudadano, sino al propio estado, el legislador quiso
consagrar en la ley las reglas conforme a las cuales ha de conducirse dicha institución, y los contrayentes de
matrimonio, sólo han de expresar su aceptación con respecto a las cláusulas y términos establecidos en la ley,
mismos que no fueron confeccionados según su libre albedrío, sino que fueron previstos en la ley por el legislador,
para darle solidez a la institución matrimonial; por esa coincidencia entre la voluntad de los particulares que se
adhieren al contenido de la ley y la del legislador que se encuentra presente en la norma, el código civil sonorense
considera al matrimonio como un acto jurídico mixto, que tiene su fuente en un acto jurídico condición, Art. 1921
CCS).

3.- ELEMENTOS DE EXISTENCIA Y REQUISITOS DE VALIDEZ DE LOS CONTRATOS

Como todo acto jurídico, el contrato se conforma de elementos de existencia y de requisitos de validez, los cuales es
pertinente estudiar detenidamente a fin de entenderlo no sólo como acto jurídico, sino también como una norma
jurídica individualizada.

a) ELEMENTOS DE EXISTENCIA

Como elementos de existencia de un contrato, tanto la doctrina como la


ley coinciden en señalar a:

-- El consentimiento, y
-- El objeto.

Sin embargo, al tratar de actos jurídicos en general, tendremos que considerar a la SOLEMNIDAD como un tercer
elemento de existencia de ciertos actos jurídicos, como en el caso del divorcio administrativo según legislación civil
para el Distrito Federal, o el matrimonio, que sin ser contratos, si vienen a ser actos jurídicos solemnes, pues en
ambos casos, es menester que se celebren precisamente ante un funcionario específico, como lo es el Oficial del
Registro Civil; en tal tesitura se encuentra Bejarano Sánchez (1984), quién considera a la SOLEMNIDAD, como un
elemento excepcional de existencia en razón de que considera dicho autor que tanto el matrimonio como el divorcio
administrativo son actos jurídicos solemnes, y por lo tanto, la solemnidad presente en ellos, consistente en la
celebración de dichos actos jurídicos ante un Oficial del Registro Civil precisamente, lo hace aparecer como un acto
jurídico para cuya existencia se requiere el elemento solemnidad; por tanto, para quienes consideramos que el
matrimonio no es un contrato, sino tan sólo un acto jurídico solemne, ésta por tanto, no constituye un elemento de
existencia de los contratos, ni siquiera excepcionalmente, en vista de que al no existir contratos solemnes conforme al
Código Civil, concebida la solemnidad como un sacramento civil que otorgue existencia a contrato alguno, luego
entonces dicha solemnidad no es un elemento de existencia constante y permanente, que se considere como parte
genética, jurídicamente hablando de contrato alguno y por lo tanto consideraremos a la solemnidad y al objeto únicos
elementos de existencia de los contratos.
EL CONSENTIMIENTO

Este elemento se encuentra determinado por la existencia de dos manifestaciones de voluntad concordantes en su
objeto y equidistantes una de otra que coinciden con ánimo negocial, de tal manera que se encuentran en el tiempo y
en el espacio, para fundidas en una expresión, dar nacimiento a un convenio, que en el caso concreto viene a tratarse
de un contrato; dichas manifestaciones de voluntad consisten en la oferta o policitación y la aceptación.

El consentimiento puede ser expreso o tácito, será expreso, cuando se manifiesta verbalmente, por escrito o por
signos inequívocos; será tácito cuando resulta de hechos o de actos que lo presupongan necesariamente o que
autoricen a presumirlo necesariamente, tomando en cuanta que debe ser un modo de comunicación reconocido por la
ley o el uso o las costumbres y en todo caso ser inequívoco y perfectamente perceptible por su destinatario.

La oferta o policitación es una declaración unilateral de voluntad, por medio de la cual una persona hace saber su
intención de contratar y las condiciones esenciales del contrato que desea celebrar, misma oferta que puede dirigirse
a persona determinada o indeterminada, presente o no presente.

Los efectos de la oferta, ligan a su emisor, lo obligan a sostener su oferta por todo el plazo que se haya fijado como
duración de la oferta por el propio emisor, o bien en caso de haberse emitido una oferta sin plazo, obligará a su
emisor a sostenerla por todo el tiempo previsto por la ley en cada caso.

Por lo anterior, quién emita una oferta sujeta a plazo, estará obligado a sostener dicha oferta por todo el tiempo que
se hubiere fijado, en caso de que la oferta se hubiere emitido sin plazo, tendremos que distinguir: Si la oferta se lanzó
a persona determinada o indeterminada presente, el oferente quedará desligado de su oferta, si ésta no es aceptada
en el acto de su emisión por alguno de los presentes, sea persona determinada o indeterminada; por otra parte si la
oferta se realizó a persona determinada no presente, el oferente se encuentra obligado a sostener su oferta, por todo
el tiempo que tarde la ida y vuelta del correo regular, más tres días; si por el contrario la oferta se lanzó a persona
indeterminada no presente, el oferente por aplicación analógica del contenido de los artículos 2022 y 2023, del código
civil sonorense, se encontrara obligado por su oferta, según la forma de publicación de la misma, de tal manera que
si la publicación se realizó por un medio masivo de comunicación (periódico, radio, tv. Etc.), el oferente se encontrará
ligado por su oferta por todo el tiempo contratado para la publicación de la misma con la empresa de comunicación,
por otro lado, si la publicación se hizo por otro medio, sin que pueda saberse el tiempo contratado para su
publicación, para inferir de ello el plazo tácito impuesto por el propio oferente, entonces el emisor quedará obligado
hasta en tanto no publique la retractación por el mismo medio que realizó la oferta.

La función del plazo y con ello la obligatoriedad de la policitación, debe ser explicada en relación al aceptante, pues
se supone que éste debe tomar conocimiento de la oferta y contestar, por ello, el Código Civil de Sonora (Art. 1936)
considera posible la revocación de la oferta si su autor la retira y el destinatario de la policitación, recibe la
retractación antes que la oferta.

La aceptación presupone a la oferta y debe consistir en la respuesta afirmativa, lisa y llana por parte del aceptante, la
aceptación ligada a una propuesta nueva o de modificación de la policitación, entraña una nueva oferta; de tal
manera que aceptará, quién acepte lisa y llanamente la propuesta del oferente.

Es necesario que el contenido de la aceptación se refiera a la misma sustancia jurídico-económica a que se refiere la
oferta, en ese sentido, cobra importancia el momento en que se forma el consentimiento, y por ende nace el
contrato, por el encuentro perfecto entre la policitación y la aceptación; así, la literatura jurídica propone cuatro
momentos distintos en los cuales se forma el consentimiento, cuatro momentos que se encuentran delimitados dentro
de la trayectoria que sigue una oferta lanzada a un aceptante potencial, presente o no presente, determinado o
indeterminado y que incluyen los momentos posteriores a la recepción de la oferta y referidos a la declaración de
voluntad del aceptante con relación a la policitación recibida y que enuncian toda una teoría cada uno de ellos, de tal
manera que dichas teorías se conocen de la siguiente manera.

a) TEORÍA DE LA DECLARACIÓN.- Considera que el consentimiento se forma en el momento en el cual, el aceptante


manifiesta o declara de cualquier forme que acepta la oferta.

b) TEORIA DE LA EXPEDICION.- Para esta postura, el consentimiento se forma, en el momento en el que el


aceptante expide su aceptación, misma que va dirigida al oferente y nacerá el consentimiento, aún cuando el
oferente no se encuentre enterado del contenido de la aceptación.

c) TEORIA DE LA RECEPCION.- Esta teoría considera que el consentimiento nace, hasta el momento en el que el
oferente recibe la respuesta del aceptante, aún cuando todavía no se entere del contenido de ella.
d) TEORIA DE LA INFORMACION.- Para esta teoría, el consentimiento se formará hasta el momento en que el
oferente se entere del contenido de la respuesta del aceptante.

Para el Código Civil Sonorense, como para la mayoría de los códigos de nuestra república, el consentimiento se forma
en el momento en el que el oferente RECIBE la respuesta del aceptante ( Art. 935 CCS ).

No está por demás aclarar que el momento en que se forma el consentimiento, es particularmente importante en
tratándose de ofertas lanzadas a personas no presentes, sean determinadas o indeterminadas; pues en este tipo de
contrataciones se presentan en la práctica múltiples problemas derivados del tiempo que transcurre entre la
policitación y la aceptación de esta, no así en las ofertas dirigidas a personas presentes, sean determinadas o
indeterminadas, pues en éstos casos el oferente o recibe la aceptación inmediatamente o queda desligado en el
mismo momento en caso de que no sea aceptada su oferta en el acto.

La aceptación a más de tratarse de una manifestación de voluntad lisa y llana, debe ser un acto libre y voluntario,
nadie puede ser compelido a contratar contra su voluntad; sin embargo, existen casos en los cuales ciertas personas
pueden ser forzadas a contratar, en aras de un interés público o social, como sería el caso de un servicio de
transporte público, en el cual el transportista está obligado a contratar con cualquier persona y no puede negarse a
prestar el servicio; sin embargo dicha situación sólo se explica en razón del interés público que reviste el servicio de
transporte.

Es importante destacar que la oferta por teléfono, se considera como una propuesta hecha a persona determinada
presente, en vista de la inmediatez entre el oferente y el aceptante.

La propuesta y aceptación hechas por telégrafo, producen efectos si los contratantes con anterioridad habían
acordado por escrito dicha manera de contratar y si los originales de los respectivos telegramas contienen las firmas
de los contratantes y los signos convencionales establecidos entre ellos.

EL OBJETO

Antes de abordar el estudio del objeto de los contratos conviene establecer a que objeto dirigiremos nuestro estudio
específico, pues en materia de contratos se distinguen:

a) El Objeto Directo.- Que viene a ser la razón jurídico-económica de todo contrato, consistente en crear y/o
transmitir derechos y obligaciones; objeto que evidentemente forma parte de la naturaleza y función de todos los
contratos, en vista de lo cual se le conoce como objeto directo.

b) El Objeto Indirecto.- Consistente en la cosa que el obligado debe otorgar a su acreedor, o el hecho que está
obligado a prestar o a omitir.

Precisamente de este último objeto, es del cual nos ocuparemos, en razón de que es dicho objeto, el que varía de
contrato a contrato y presenta formas y modalidades múltiples en razón de la naturaleza del contrato y las
prestaciones implicadas en él.

Así, el objeto de todo contrato debe: tener posibilidad física y posibilidad jurídica; entendiendo la primera como la
posibilidad física de existencia de la cosa, hecho o abstención; esto es, si el objeto consiste en una cosa, ésta debe
existir en la naturaleza en el momento de celebración del contrato; sin embargo, las cosas futuras si pueden ser
objeto del contrato en atención a la posibilidad física de su existencia, como por ejemplo la compraventa sobre una
cosecha de trigo o maíz, que se tendrá en lo futuro. Por lo que respecta a los hechos y abstenciones, cuando el
objeto consista precisamente en dichas conductas, las
mismas deben ser posibles desde el punto de vista físico, de tal manera que una ley de la naturaleza o una
consecuencia natural, no impida su realización; dicha imposibilidad ha de ser absoluta, es decir, imposible de ser
ejecutada por todos y no sólo por el deudor y además ser anterior a la celebración del contrato.

La posibilidad jurídica estriba en que el objeto del contrato cumpla con dos requisitos fundamentales como lo vienen a
ser:

a) El objeto debe ser determinado o determinable en cuanto a su especie y

b) El objeto debe estar en el comercio.


En efecto, todo objeto de un contrato debe estar determinado o especificarse las bases para su determinación al
momento de celebrarse, pues de lo contrario estaremos en presencia de algo cuya identidad es desconocida por las
partes o por una de ellas, lo que puede dar lugar a confusiones que tengan como consecuencia la inexistencia del
referido contrato; por otra parte, para que el objeto cumpla con la posibilidad jurídica, además debe estar en el
comercio, debe tratarse de una cosa cuya apropiación particular no se encuentre prohibida por ley alguna, pues de
estarlo, estaríamos ante la presencia de un objeto que se encuentra fuera del comercio por no ser susceptible de
apropiación particular, considerando aquí, que las cosas pueden estar fuera del comercio por su naturaleza, es decir,
aquellas que no pueden ser poseídas por un individuo exclusivamente, y por la otra pueden estar fuera del comercio
aquellas respecto de las cuales exista una disposición legal que impide su apropiación, es decir, aquellas que la ley
declara irreductibles a propiedad particular. Por lo que respecta a los hechos y abstenciones, también éstos deben
cumplir con dicha posibilidad jurídica, de tal manera que es imposible el hecho que no puede existir, orque es
incompatible con una norma que debe regirlo necesariamente y que constituye un obstáculo insuperable para su
realización, de tal manera que por ejemplo será un hecho de realización imposible: La transmisión a título oneroso o
gratuito del derecho real de uso o de habitación, pues la ley establece que en ambos casos se trata de derechos
personalísimos y por ende no pueden transmitirse a terceros.

No debemos confundir la posibilidad jurídica del objeto, con la licitud del objeto, que representa un requisito de
validez en un contrato, pues mientras la posibilidad jurídica se refiere a la determinación de tal objeto y a su inclusión
en el comercio, la licitud se refiere a que la cosa hecho o abstención, objeto de un contrato no sean contrarios a una
norma jurídica; además de que al no cumplirse con la posibilidad jurídica, el contrato estaría afectado de inexistencia;
en cambio, la ilicitud del objeto acarrearía su nulidad absoluta, por ser un requisito de validez del contrato.

b) REQUISITOS DE VALIDEZ DE LOS CONTRATOS

Es de explorado derecho, tanto a nivel doctrinal, como legal y jurisprudencial, que los requisitos de validez de los
contratos sean considerados de manera unánime y sin discusión, como aquellos elementos que precisan estar
presentes para que el contrato además de tener existencia jurídica, sea válido por cuanto cumple con la observancia
de los requisitos de validez, de tal manera que un contrato puede ser existente al reunirse los elementos para ello,
como lo son el consentimiento y el objeto, física y jurídicamente posible, pero ser invalido o nulo (para utilizar el
término técnico-jurídico adecuado) en razón de no cumplir con uno o más de los requisitos de validez previstos por la
ley, afectando a dicho contrato de nulidad, ya absoluta, o ya relativa, según el requisito de validez no observado.
Como se comentó al principio del párrafo anterior, existe unanimidad en cuanto a considerar que los requisitos de
validez de los contratos son:

--La observancia de la forma legal,


--La capacidad de las partes,
--La ausencia de vicios en la voluntad, y
--La licitud del objeto y el motivo o fin del contrato.

De manera sistemática abordaremos el estudio de cada uno de los mencionados requisitos, abundando en las
categorías y conceptos jurídicos que es preciso abordar en ocasión de su estudio para facilitar su comprensión.

LA FORMA EN LOS CONTRATOS

Como consecuencia de la transformación en el intercambio civil de cosas o derechos, las personas han ido exigiendo
mayor seguridad para sus intereses al momento de contratar, de tal manera que el formalismo, ha invadido la
materia de contratos, aún en aquellos que no requieren revestir forma alguna por disposición de la ley, la cual
siguiendo a la doctrina de la materia, considera a la forma como un requisito de validez que ha de observarse en
ciertos contratos; pero como podemos definir a la Forma en los contratos?,-- haciendo una síntesis de las diversas
definiciones que s han acuñado al respecto podemos afirmar que la FORMA legal, es el modo o manera en que ha de
constar el consentimiento de los contratantes y que en el caso de nuestra legislación se refiere concretamente a la
forma escrita, ya sea, que la ley exija que el contrato conste en escritura pública, como en el caso del contrato de
compraventa de inmuebles o en escritura privada, como el caso del contrato de arrendamiento de fincas urbanas, el
cual sólo se exige que conste por escrito y no necesariamente en escritura pública; de tal manera que la forma legal
viene a ser un requisito para que el contrato conste por escrito, lo que redunda en una serie beneficios para los
contratantes, pues otorga seguridad jurídica a los contratantes, otorga una prueba de la celebración del contrato y
permite su inscripción en el Registro Público de la Propiedad y del Comercio, cuando el contrato deba surtir efectos
contra terceros, como sería el caso de todos los contratos que impliquen enajenación o gravámenes respecto a
inmuebles, los cuales deben constar en escritura pública, lo que permite su inscripción en el registro, para que surtan
efectos contra terceros.
No debemos confundir la forma con la solemnidad, pues mientras la primera es un requisito de validez, la segunda es
un requisito de existencia de ciertos actos jurídicos, de tal manera que la falta de observación de ésta última originará
la inexistencia del acto jurídico, mientras que la falta de observancia de aquella originaría la nulidad relativa del
contrato; además que la observancia de la forma legal, implica la existencia por escrito del contrato que así deba
constar, mientras que la solemnidad constituye un rito o protocolo que ha de cumplirse para que el acto jurídico
tenga existencia legal.

Aún cuando durante la edad media se acentuó el consensualismo por influjo del derecho canónico, cuando postula
que “lo que obliga a las personas es su palabra y no la forma en la cual se expresa, porque es inmoral no respetar la
promesa dada pretextando que no fue vertida en una forma determinada”( Bejarano, 1984; 89), ello declinó en otras
épocas, cuando la influencia de la complejidad de los negocios jurídicos en materia civil, exigió mayor seguridad en
las transacciones de tal naturaleza, como quedó establecido en el Proyecto de Código Civil español elaborado por
Florencio García Goyena, quién a mediados del siglo XIX (1851), expresó: “Se explica en este proyecto que el
consensualismo puro del Ordenamiento de Alcalá y de la Novísima Recopilación no era una garantía eficaz ni una
seguridad en los contratos; que principalmente la forma en el derecho moderno ya no es un simple símbolo , como
aconteció en el derecho romano; que la forma es indispensable para la seguridad de los contratantes, para que
conste de una manera auténtica la voluntad, porque existen problemas de interpretación respecto a las obligaciones
de las partes y al alcance jurídico de los términos en que cada parte quiso obligarse” Rojina, (1978;103).

Por otra parte en el Código de Napoleón, aún cuando no se expresa de manera directa que la forma constituye un
requisito de validez de los contratos, si hace mención de ello al hablar de los contratos traslativos de dominio, donde
establece a la forma como un requisito de validez de los mismos, con lo cual se alinea al formalismo, como tendencia
del derecho civil en materia de contratos.

En el caso del derecho civil contemporáneo en nuestro país, en materia de contratos, los códigos civiles de los
diversos estados de la república, incluyendo al Código Civil en materia federal, conservan el formalismo, más como la
pretensión de existencia de una prueba de la celebración del contrato, que como requisito de validez, pues aún
cuando un contrato exija la forma escrita para tener validez, la ley autoriza otras formas de probar la celebración de
dicho contrato, a pesar de que no se trate de la forma prevista con la ley, a condición de que se pruebe
indubitablemente la celebración de determinado contrato, lo cual sucede muy a menudo por ejemplo con los
contratos verbales de arrendamiento, los cuales deben constar por escrito, sin embargo por tradición popular y por la
confianza entre los contratantes, es muy común que los mismos sólo consten verbalmente, por lo que en caso de
controversia en cuanto a los términos o cumplimiento del contrato, se recurre a los medios preparatorios a juicio de
arrendamiento, con el propósito de obtener la declaración bajo protesta del arrendatario respecto a los términos del
contrato, y la declaración bajo protesta resultante, servirá como prueba de la celebración del contrato al ocurrir ante
los tribunales a exigir su cumplimiento o su rescisión.

Es pertinente aclarar que independientemente de la función de validez que la observancia de la forma legal tiene para
el contrato, la observancia de tal requisito constituye para las partes dijimos, una prueba de celebración del contrato,
lo cual no debe confundirse con aquellos casos en los cuales la celebración del contrato puede observarse por una
parte y por la otra observarse la prueba de la propiedad de las cosas, sobre todo en la compraventa de bienes
muebles, en los cuales el contrato se constituye con el acuerdo de voluntades, pero dicho acuerdo al haber sido
consensual, no es apto para acreditar la propiedad de la cosa mueble adquirida, sino que tal derecho se acreditará
con la factura expedida por el vendedor del mueble, la cual es consecuencia del contrato de compraventa celebrado;
por tanto en estos casos, si bien los contratos de compraventa de bienes muebles, son consensuales y no formales,
bastaría la prueba del acuerdo de voluntades para tener por acreditada la propiedad, sin embargo la práctica ha
constituido que la propiedad de los muebles se acredita con la factura respectiva, que viene a ser la prueba de la
celebración del contrato.

LA CAPACIDAD DE LAS PARTES

La capacidad es la aptitud que se otorga por la ley para ser titular de derechos u obligaciones, o para hacerlos valer y
cumplir éstos, la cual puede ser de goce y de ejercicio.

En efecto, sabemos por estudiarse en primer término, en todo curso de derecho civil, que existen dos tipos de
capacidad en las personas: la capacidad de goce y la capacidad de ejercicio; que la primera se adquiere con el
nacimiento, aún cuando las personas físicas, entren bajo la protección de la ley desde la
concepción, a condición de que se nazca viable, y, que la de ejercicio se adquiere al cumplir las personas físicas la
mayoría de edad, ya que en las personas jurídicas o morales, la capacidad de goce y de ejercicio se adquiere de
manera simultánea, al originarse por acto jurídico su nacimiento.
Por tanto, la capacidad de goce es inherente a todas las personas, y viene a ser la capacidad o “aptitud para ser
titular de un derecho” (Bonnecase, 1995; 164), o bien, como lo expresa Rojina Villegas (2002;158), la capacidad de
goce, “es la aptitud para ser titular de derechos o para ser sujeto de obligaciones. Todo sujeto debe tenerla.”, o dicho
de otra forma, la capacidad de goce es la aptitud para ser titular de derechos y obligaciones, y determina nuestra
personalidad. Como se dijo, de entrada todas las personas tenemos capacidad de goce, excepto ciertas personas que
por su condición y situación jurídica no pueden ser titulares de derechos y obligaciones, como por ejemplo, los
extranjeros que no pueden ser titulares del derecho de propiedad sobre inmuebles en la llamada zona prohibida a
que se refiere el artículo 27 constitucional, o las personas a quienes por sentencia judicial se les priva del ejercicio de
la patria potestad, o del derecho a votar o ser electo, etc.

La capacidad de ejercicio, supone la capacidad de hacer valer nuestros derechos y cumplir nuestras obligaciones por
nosotros mismos o a través de mandatario especial o general, se adquiere con la mayoría de edad y a condición de
que no se padezca enajenación mental, embriaguez consuetudinaria o adicción a las drogas, pues entonces por
sentencia judicial la persona puede ser declarada inhábil para ejercitar sus derechos por sí misma y precisará de un
tutor que la represente en términos del Código Civil; de tal manera, que para tener capacidad de ejercicio, debemos
tener 18 años cumplidos y estar en pleno uso de nuestras facultades mentales, lo que nos permitirá el ejercicio de los
derechos por nosotros mismos o delegar de manera voluntaria su ejercicio a través de mandatario especial o general,
excepto en aquellos casos en los que la ley o un mandato judicial establezcan como personalísimo un acto, caso en el
cual deberá celebrar en forma personal y directa por parte del interesado, sin que sea válida su representación por un
tercero, como acontece en el caso de la presentación personal a la junta de avenimiento, dentro del procedimiento de
un divorcio por mutuo consentimiento a que se refiere los artículos 569, en relación con el diverso 571, del Código de
Procedimientos civiles para el estado de Sonora; así como en la presentación personal y directa para absolver
posiciones que se exige muy comúnmente al ofrecerse y admitirse la prueba confesional en cualquier procedimiento
judicial de naturaleza civil.

Son capaces por tanto, y poseen la capacidad de ejercicio, todas aquellas personas que hubieren cumplido la mayoría
de edad y se encuentren en pleno uso de sus facultades mentales, así como a los menores emancipados en los casos
reconocidos por la ley expresamente, así como a las personas morales cuya autonomía no esté restringida por una
disposición legal o judicial.

EL CASO DE LA REPRESENTACION

Dijimos con anterioridad, que la capacidad de ejercicio supone la capacidad para ejercitar nuestros derechos y cumplir
con nuestras obligaciones, ya sea por nosotros mismos o a través de un representante, que en este caso aparece
como un representante voluntario, pues existen casos previstos en la ley, en los cuales la representación se impone
por la ley o por mandato judicial, a una persona en razón de su minoría de edad o de su estado de enajenación
mental, o incluso existen formas de representación que suponen sólo la voluntad presunta obligado o facultado para
que un tercero lo represente en su ausencia.

TIPOS DE REPRESENTACION

A fin de sistematizar el estudio de la capacidad de ejercicio a través de representante, debemos ubicar la fuente y
naturaleza de cada tipo de representación a fin de clasificar dicha figura jurídica en razón de ello, así la
representación podemos clasificarla en.

a) Representación Voluntaria.- Que viene siendo, aquella que nace del contrato de mandato(o Poder) previsto por la
legislación civil y consistente en un contrato por el cual el mandatario o representante, también llamado apoderado,
se obliga a ejecutar por cuenta y nombre del mandante o representado o sólo por su cuenta, los actos jurídicos que
éste le encargue. Esta forma de representación debe constar por escrito, ya sea en escritura privada, sin necesidad
de ratificación de firmas (cuando el negocio para el que se confiere exceda de doscientos pesos y no llegué a cinco
mil pesos) o en escritura pública o carta poder firmada ante dos testigos y ratificadas las firmas ante notario público o
autoridad judicial o administrativa según corresponda (cuando sea poder general, cuando el interés del negocio para
el que se confiere excede a los cinco mil pesos o el acto a celebrar por el mandatario deba constar en escritura
pública); asimismo ésta forma de representación puede constar sólo verbalmente, cuando el negocio para el que se
confiera no exceda de doscientos pesos.

Esta forma de representación, puede consistir en un mandato general o un mandato especial; a su vez, los mandatos
generales pueden conferir distintas facultades y ante ello la ley habla de mandato o poder general para pleitos y
cobranzas, poder general para actos de administración y poder general para actos de dominio; así dependiendo de las
facultades conferidas por el representado o mandante, el apoderado podrá tener un solo tipo de facultades o dos de
ellas o todas, caso en el cual estaremos hablando de poderes amplísimos, cuando se confieran para pleitos y
cobranzas, actos de administración y de dominio. Por su parte los poderes especiales, aún cuando deben revestir la
forma prevista por la ley, son aquellos que sólo confieren facultades para un negocio o grupo de negocios en lo
particular, este tipo de poder contiene facultades restringidas por el mandante o dueño del negocio a favor de su
mandatario o apoderado, de tal manera que un representante en tal situación sólo podrá realizar lo específicamente
encomendado; se incluye en este tipo de mandatos especiales, a aquel que nace de la representación en juicio de
una persona, como abogado patrono o procurador, en términos de los artículos 71 y 72 del Código Procesal Civil
Sonorense, pues al otorgarle a un abogado la capacidad de obrar como patrono o procurador en un juicio específico,
dicho profesionista sólo podrá realizar a favor de su cliente todos los trámites que importen impulso procesal y el
ejercicio y defensa de la acción o excepción ejercitadas, con las restricciones que imponen tales tipos de
representación, en el juicio para el cual fueron autorizados y no en otros, razón por la cual también este tipo de
representación judicial es considerada como especial.

b) Representación legal.- Es aquella que emana de la ley a favor de ciertas personas determinadas por ella misma, y
que no da lugar a dudas respecto de quienes han de ejercer la representación en ciertos casos, como vendría ser la
representación de los menores de edad, cuya representación legal, llamada patria potestad, recae en los padres de
los menores y a falta de ellos recaerá sobre los abuelos, seleccionando de entre ellos si los hubiere por ambas líneas,
a aquellos que mejor garanticen el desarrollo de los menores sin representación, por lo que en este caso, la
representación legal se mezcla con la judicial, pues deja al arbitrio prudente y fundado del juez el otorgamiento de la
patria potestad; otro caso de representación legal, lo tenemos en el caso de los Ayuntamientos, donde la ley
establece que la misma recae en el Síndico Procurador.

c) Representación Judicial.- Consistente en aquella que emana de un mandato judicial, en donde la autoridad judicial
tiene un papel preponderante, pues es ella quién debe decidir con libertad de criterio prudente arbitrio y fundándose
en la norma legal quien o quienes ejercerán la representación de una persona física o moral, como en el caso en el
cual el juez otorgas un tutor dativo a un incapaz, cuando designa un tutor provisional, o un albacea provisional, o
cuando designa un síndico de quiebra o concurso, sin que en todos los casos la ley lo restrinja a designar de entre
determinadas personas.

d) Representación Oficiosa.- Este tipo de representación nace de la Gestión de Negocios, la cual supone que existe,
cuando una persona sin estar obligada por la ley o por mandato judicial, y sin estar obligada por contrato, se encarga
de los asuntos de otra persona, obrando conforme a los intereses de ésta y conforme a su voluntad presunta,
obrando también con la misma diligencia que emplea en sus negocios propios; este tipo de representación supone
que el dueño del negocio ignora la representación en su etapa inicial, pues el gestor debe dar aviso al dueño y
esperar su decisión, a menos que haya peligro en la demora, lo que supone entonces una intromisión de motu propio
de parte del gestor en los negocios de otra persona, de allí su denominación de representación oficiosa.

Al ser la representación un fenómeno que permite la ubicuidad jurídica de una persona, al menos en la
representación voluntaria lo es más visible, es pertinente estudiar las diversas posturas que se han tomado en el
espectro teórico para explicar el fenómeno de la representación, pues no es unánime la concepción respecto a la
naturaleza y efectos de la representación, sobre todo aquellos que tienen que ver con las razones por las cuales un
tercero puede obligar a una persona o personas en lo particular y que ello obedezca a una razón lógica proporcionada
por la propia norma jurídica.

TEORÍAS SOBRE LA REPRESENTACION

En razón de lo anterior se han postulado las siguientes teorías, para tratar de explicar el fenómeno de la
representación:

a) Teoría de la Ficción.- Sostenida por Planiol, Laurent, Pothier , entre otros, explica que la voluntad jurídica del
dueño del negocio, aunque no su voluntad volitiva (psicológica le llaman algunos, como Rojina, 1978; 129), es la que
concurre para la validez del acto jurídico; por tanto quién actúa realmente es el representante, pero la ley atribuye las
responsabilidades resultantes ,así como las facultades que emergen del acto al representado o dueño del negocio , en
vista de que su voluntad jurídica si estuvo presente y por tanto será en su patrimonio, donde surtirá efectos el acto
celebrado en su nombre.

b) Teoría del Nuncio.- Sostenida por Savigny, establece que el representante es sólo un enviado o mensajero del
dueño del negocio y que al ser sólo un portavoz del representado y al celebrarse el acto jurídico en su nombre, será
en el patrimonio de dicho representado donde surtirá efectos jurídicos el evento celebrado en su nombre.
c) Teoría de la Cooperación de voluntades.- Sostenida por Mitteis, considera que la voluntad del representante y la
del representado se fundan en una sola para dar origen a la voluntad presente en el acto celebrado, de tal manera
que ambas colaboran para llevar a cabo el acto celebrado, resultando que la voluntad comprometida jurídicamente
viene a ser la del representado.

d) Teoría de la Sustitución de voluntades.- Sostenida por Madray, el cual niega que jurídicamente concurra al acto la
voluntad del representado, y acepta que la voluntad que la sustituye es la del representante, pero que al celebrarse el
contrato en nombre del primero, es en su esfera jurídico-económica donde surtirá efectos el acto celebrado.

Ciertamente que cada una de las teorías enunciadas, posee cierta dosis de verdad y lógica en cuanto a la explicación
que hacen del fenómeno de la representación, sin embargo, cada una de ellas no explica todos los casos de
representación; en vista de que algunas pueden sostener con su explicación el asunto de la representación, para
algunas formas de ella, pero no explican de acuerdo a su postulado, dicho fenómeno para otras formas de
representación, por ejemplo, la Teoría del Nuncio, podría ser eficaz para explicar el ,fenómeno de la representación
voluntaria, pero totalmente ineficaz para explicar la representación de un enajenado mental o de una persona de
corta edad, como podría ser la representación de un recién nacido o de un menor de 5 años, por razones obvias; de
la misma manera la Teoría de la sustitución de voluntades, podría ser eficaz para explicar la Tutela de un enajenado
mental, pero ineficaz para explicar la representación voluntaria a través de un poder o mandato.

En suma, el fenómeno de la representación ha de explicarse en forma particular y basándonos en la naturaleza de


cada tipo de representación, así como en la ratio juris que subyace en cada una de ellas.

AUSENCIA DE VICIOS EN LA VOLUNTAD

La ausencia de vicios en la voluntad, es un requisito de validez en todos los contratos, los cuales a pesar de ser
existentes desde el punto de vista jurídico, pueden resultar nulos a consecuencia de la presencia en dicho contrato de
vicios que afectaron la voluntad de una o de ambas partes, y que provocaron que dicha voluntad se expresara no
acorde con las verdaderas intenciones de las partes o de uno de los contratantes, trayendo como consecuencia de
ello, la invalidez o nulidad del contrato, una vez probada la presencia del vicio que alteró la voluntad de la parte
afectada.

Este requisito de validez, es importante al igual que los otros estudiados, sin embargo, plantea un poco de mayor
dificultad al momento de pretender probar la nulidad como consecuencia de la presencia de alguno de los vicios que
según la ley de la materia invalidan a los contratos, ello en vista de que tanto la forma, como la capacidad que hasta
hoy hemos tratado, sugieren elementos objetivos para probar la procedencia de la nulidad por dichas causas, ya se
por la falta de observancia de la forma legal o por la incapacidad de alguna o de ambas partes; lo que no acontece
con la presencia de vicios en la voluntad,
a partir de que los mismos precisan tener un elemento probatorio que tuvo que ser oportuno para probar por ejemplo
el error, la mala fe o el dolo, la violencia o la lesión.

Los vicios que pueden presentarse en la celebración de un contrato e invalidarlo jurídicamente como consecuencia de
ello son:

a) El error.
b) El Dolo.
c) La mala fe.
d) La violencia
e) La lesión.

EL ERROR COMO VICIO DE LA VOLUNTAD

El error consiste en creer verdadero lo que es falso, o falso lo que es verdadero, es una creencia no conforme a la
verdad de las cosas o hechos, o como lo asienta Gutiérrez y González: “El error es una creencia sobre algo del mundo
exterior, que está en discrepancia con la realidad, o bien es una falsa o incompleta consideración de la realidad. Pero
siempre, auque se esté en el error, se tiene un conocimiento, equivocado, pero un conocimiento al fin y al cabo”
(Gutiérrez, 1979; 273), de lo anterior colegimos, que el error viene siendo un concepto falso de la realidad.

El error, ha sido considerado por unos como algo que no tiene porque invalidar un contrato, refiriéndonos al tipo de
error que pudiere ser imputable al que ha sufrido las consecuencias de dicho vicio; sin embargo ello ha sido normado
de tal manera que dependiendo de la forma de generarse el error y la naturaleza del mismo en cuanto al elemento
del contrato que fue afectado por dicho error, dependerán sus consecuencias jurídicas; por lo que tanto la ley, como
la doctrina se han encargado de clasificar al error, en el caso de esta última lo ha hecho de manera sistemática, de tal
manera que podemos considerar al error desde diversos puntos de vista:

La literatura jurídica mexicana, distingue entre error de hecho y error de derecho. El error de hecho consiste en tener
una falsa concepción de la realidad fáctica, o sea de los hechos de nuestra realidad tangible, mientras que el error de
derecho es la falsa comprensión de las consecuencias jurídicas de un acto celebrado; mismo tipo de error que en
concreto no ha sido incorporadota la ley como causa de nulidad, pues dentro de él deberíamos de considerar la
ignorancia de la ley, la cual no excusa su cumplimiento, según todos los códigos civiles de nuestro país, pues sería
atentatorio para la validez misma de la norma legal, que a expensas de su desconocimiento se afectara de nulidad un
contrato celebrado, además de que el error de derecho concierne a la representación errónea del objeto del contrato
y que ello conduce a un error de hecho a final de cuentas, lo que induce a pensar que un error de derecho
necesariamente tuvo su origen en un error de hecho, razón por la cual quizá el error de derecho no figura como una
categoría especial del error en la literatura jurídica contemporánea.
Por su parte el error de hecho se divide a su vez en.

a) Error indiferente.
b) Error obstáculo.
c) Error nulidad.

El error indiferente viene a estar representado por los errores de cálculo, los cuales sólo dan lugar a rectificar, lo que
significa que dentro de un contrato pueden las convenciones de las partes verse afectadas por un error de cálculo, en
cuanto a cantidades de litros, metros, etc., pero no por ello dicho error acarreará la nulidad del contrato, sino que las
partes tienen expedito su derecho para pedir la rectificación del error, con el propósito de ajustar sus convenciones
en ese sentido a la realidad; lo anterior no hace sino poner de relieve que el legislador ha pensado en errores, cuya
magnitud trascienda al motivo determinante de la voluntad de los contratantes, lo afecte de tal manera, que traiga
consigo su nulidad, lo que no acontece con los errores de cálculo, los cuales por sus consecuencias jurídicas se les ha
denominado errores indiferentes, al no tener consecuencia alguna para la validez de los contratos.
Otro tipo de error que el legislador ha querido consignar en la norma civil y que ha sido estudiado por muy diversos
tratadistas, es el llamado error obstáculo, aquel que por sus consecuencias jurídicas no permite que el contrato nazca,
pues priva de existencia al acto jurídico que se vea afectado con este tipo de error y no simplemente lo afecta de
nulidad; por ello, el error obstáculo al originar la inexistencia del contrato afectado por él, queda fuera de la categoría
de los errores que nos interesan para efectos de la nulidad, como consecuencia más frecuente por la presencia de
errores en los actos jurídicos particularmente conocidos como contratos; sin embargo, es pertinente abordarlos por la
importancia que tienen para los fenómenos de inexistencia que específicamente regulan la mayoría de los códigos
civiles en México; por tanto el error obstáculo existirá en los siguientes casos:

1.- Cuando el error recaiga sobre la naturaleza misma del contrato, de tal manera que las partes no se pongan de
acuerdo respecto de la operación jurídica que celebran; este error también llamado in-negotio en el antiguo derecho
romano, no permite la formación del consentimiento en virtud de que mientras una de las partes cree celebrar cierto
contrato o acto jurídico, la otra cree realizar otro, de ahí su nombre de error en el negocio o en el contrato, lo que
lógicamente impide la formación del consentimiento.

2.- Cuando el error se refiera a la identidad misma de la cosa u objeto del contrato, impidiendo así que las partes se
pongan de acuerdo respecto a dicha cosa u objeto; este error también conocido en Roma como error in-corpore, en
vista de que las partes al tener una idea diferente en cuanto al objeto del contrato, sus voluntades no llegaban a
encontrarse y converger en un solo objeto y por lo tanto, se estima válidamente, que no existe consentimiento al
respecto.

Por último el error nulidad, es aquel que versa sobre la sustancia del objeto del contrato o sobre la persona. La
explicación de la sustancia de la cosa ha tenido una larga evolución; originalmente la sustancia se ha identificado con
la materia misma de la cosa, posteriormente se le identificó con las cualidades substanciales de la cosa, es decir
aquellas cualidades que han determinado a las partes a concluir el contrato; como se ha afirmado, “el error en la
sustancia es el error determinante”, dicho en otras palabras, es la falsa representación de las cualidades de la cosa, la
que en forma determinante ha motivado a las partes a concluir el contrato. En estos términos sin embargo, el error
podría poner en entredicho a la seguridad del contrato, sobre todo cuando la voluntad de una de las partes pudo
haber sido determinada por una consideración personal, que la otra parte ignoraba, de ahí que el Código Civil
Sonorense le otorgue una importante posición al “motivo de la voluntad” que impulso a las partes a contratar, pues
es precisamente a ese motivo determinante de la voluntad al cual debe afectar el error para que origine la nulidad del
contrato, siempre y cuando el motivo haya trascendido al contrato y sea comprobable, de tal manera que como lo
afirma Bejarano (1984; 98), “ El legislador mexicano acogió la Teoría moderna de la jurisprudencia francesa y, en una
fórmula acertada, dispone que el error que vicia el contrato es sólo el que reúne los dos requisitos señalados en el
artículo 1813 del Código Civil Federal, precepto que usted ya conoce. Ellos son:

1.- Que recaiga el error sobre el motivo determinante de la voluntad de cualquiera de los que contratan.

2.- Que ese motivo haya trascendido exteriormente; esto es, que haya sido objetivado y sea comprobable.”

El precepto invocado por el distinguido jurista, tiene su similar en el Código Civil Sonorense, siendo el artículo 50 , de
dicha codificación el que recoge la teoría de la sustancia y establece idéntica definición del motivo, como elemento
contractual sobre el que ha de recaer el error para que vicie la voluntad y origine la nulidad del contrato.

El error en la persona, es de considerarse exclusivamente en los contratos que originan obligaciones intuitu personae,
que vienen siendo aquellas obligaciones que nacen de contratos que se concertan en relación a ciertas cualidades,
aptitudes o destrezas reconocidas en una persona, de tal manera que no cualquier persona puede cumplir con aquello
a lo que se obligó la titular de tales cualidades; por lo tanto si un contrato se concreta entre ambas partes creyendo
una de ellas que su contraparte es poseedora de ciertas cualidades o aptitudes, cuando en realidad no lo es, dicho
contrato estará afectado de nulidad relativa, en razón directa de que se realizó el contrato bajo la falsa creencia que
uno de los contratantes era poseedor de las cualidades o aptitudes atribuidos por la otra.

Es importante conocer también que el error puede ser clasificado por la manera en que se produce, de tal manera
que bajo dicho enfoque, el error puede ser simple o calificado o inducido, a saber:

a) El error simple, es aquel que se produce espontáneamente, aquel que no ha sido provocado, mantenido o
disimulado por persona alguna y que se generó en la falsa apreciación que el afectado hizo del objeto del contrato y
que sin embargo, vicia la voluntad.

b) El error calificado, también llamado error inducido, es aquel que es provocado o mantenido por uno de los
contratantes, que ha procedido a través de maquinaciones o artificios a llevar a su co-contratante a caer en el error o
a mantenerlo en él, caso en el cual ya estaríamos hablando de un error producido por dolo; o bien, existe error
inducido, cuando, una vez producido el error, una de las partes se encarga de disimularlo de manera intencional, caso
en el cual estaríamos hablando de error producido por mala fe.

EL DOLO COMO VICIO DE LA VOLUNTAD

Ya hemos hablado del dolo, como instrumento maquiavélico de uno de los contratantes para inducir al otro a caer en
el error o a mantenerlo en él, por tanto acudiremos a la definición que de él nos otorga el Código Civil Sonorense, el
cual en el artículo 52, define al dolo de la siguiente manera.
“Se entiende por dolo en los actos jurídicos, cualquier sugestión o artificio que se emplee para inducir a error o
mantener en él al autor o autores de dichos actos, y por mala fe la disimulación del error, una vez conocido”

La mayoría de los autores explican al dolo en función del error, como Gutiérrez y González (1974;296 ), lo cual es
totalmente acertado, pues la noción de dolo, no es una noción independiente, sino que se explica en función de la del
error. El dolo pues, se entiende como la sugestión, artificio o maquinación que se emplea para inducir al error o
mantener en él a alguno de los contratantes; de tal manera que los elementos que definen al dolo son: la realización
material de sugestiones artificiosas, con la intención de provocar el error o mantenerlo en el mismo, practicados por
una de las partes o por un tercero que se encuentra en concierto con la parte que pretende aprovecharse del error
inducido y que éste recaiga sobre el motivo determinante de la voluntad.

En efecto, no sólo el dolo proveniente de una de las partes contratantes vicia la voluntad y ocasiona la nulidad del
contrato, si recae sobre el motivo determinante de la voluntad, sino también el dolo proveniente de un tercero,
sabiéndolo la parte que puede resultar beneficiada por el error inducido por dolo.

TIPOS DE DOLO

El dolo recibe diferentes calificaciones en atención a muy diferentes puntos de vista, bien sea por la forma en que
afecta el motivo determinante de la voluntad o no, en atención a la persona de la cual proviene o según su
naturaleza; así tenemos distintos tipos de dolo, a saber:

a) Dolo principal.- Este tipo de dolo, es aquel que provoca que uno de los contratantes caiga en el error y éste a su
vez, recaiga sobre el motivo determinante de la voluntad, de tal manera que el error provocado por el dolo haya sido
la única causa que motivó a contratar a la parte afectada por el dolo.
b) Dolo incidental.- Es aquel dolo que produce un error que recae sobre circunstancias secundarias del contrato,
sobre cuestiones que no determinaron necesariamente a contratar, sino que el error producido por el dolo no afectó
al motivo determinante de la voluntad.

c) Dolo proveniente de las partes.- Es el dolo proveniente de uno de los co-contratantes y que al recaer sobre el
motivo determinante de la voluntad, vicia el contrato, afectándolo de nulidad.

d) Dolo proveniente de un tercero.- Este dolo sólo afectará la validez del contrato , originando su nulidad, cuando al
provenir de un tercero, éste se encuentre de común acuerdo con uno de los co-contratantes, pues si el dolo
proveniente de un tercero, es ignorado por las partes, de tal manera que el tercero doloso no se encuentra de
acuerdo con ninguno de los co-contratantes, el error proveniente de dicho dolo, no afectará la validez del contrato.

e) Dolo recíproco.- Existirá cuando ambas partes en un contrato actúen con dolo, de tal manera que su conducta
dolosa al estar compensada por la conducta del otro co-contratante, no vicia la voluntad y las partes no tienen
derecho a reclamarse indemnizaciones, ni a exigir la nulidad del contrato.

f) Dolo bueno.- Pareciera contradictorio hablar de un dolo bueno; sin embargo, dicha denominación sólo responde a
la necesidad de diferenciar ciertas maquinaciones o artificios de carácter “propagandístico” que no afectan la validez
de un contrato, pues dichas manifestaciones provenientes de una de las partes contratantes, están representadas por
exageraciones que lanzadas para respaldar una oferta generalmente de venta de bienes o servicios, son en términos
claros, manifestaciones que captadas por una persona normal se identifican de antemano como tales, o sea, como
exageraciones que admitidas por la parte que se somete a ellas y contrata, no vician la voluntad, en virtud de su
prevista exageración; de tal manera que al hablar de dolo bueno, debemos recurrir al Artículo 58, del Código Civil
Sonorense, que a la letra lo define:“ Las consideraciones generales que uno de los autores del acto expusiere sobre
los provechos y perjuicios que naturalmente puedan resultar de la celebración o no celebración del mismo, y que no
importen engaño o amenaza para alguna de las partes, no serán tomadas en cuenta al calificar el dolo o la violencia”

g) Dolo malo.- Este se refiere al dolo que proveniente de una de las partes o de un tercero, afecta el motivo
determinante de la voluntad, y anula el contrato.

En conclusión, el dolo que vicia la voluntad al provocar el error, debe recaer sobre el motivo determinante de la
voluntad, para que produzca la nulidad del contrato; por otra parte, no vician la voluntad: El dolo bueno, el dolo
recíproco, el dolo incidental y el dolo proveniente de un tercero ignorándolo las partes.

LA MALA FE, COMO VICIO DE LA VOLUNTAD

La mala fe, consiste en la disimulación del error una vez conocido por una de las partes, con el propósito de
beneficiarse de ello; de tal manera que en este caso, estamos hablando de un error que producido de manera simple
o no inducido, llega a ser conocido para uno de los contratantes y éste con el propósito de beneficiarse de él, lo
disimula para que no sea conocido por su co-contratante, así lo define el Código Civil Sonorense, de manera muy
similar al Código Civil Federal, al establecer: “Sse entiende por dolo en los actos jurídicos, cualquier sugestión o
artificio que se emplee para inducir a error o mantener en él al autor o autores de dichos actos; y por mala fe la
disimulación del error, una vez conocido”

LA VIOLENCIA COMO VICIO DE LA VOLUNTAD

Aún cuando no son pocos los tratadistas que consideran que no es la violencia la que por sí misma vicia la voluntad,
sino el temor o la intimidación que nace en virtud del ejercicio de los actos calificados como violentos, considero que
si bien es cierto, el temor nacido de la violencia física o moral ejercida sobre una persona, viene a constituir el
elemento que intrínsecamente ocasiona que la voluntad se manifieste en un determinado sentido, también es cierto
que dicho temor, no ha nacido espontáneamente, no se generó de manera autónoma, sino que se presentó como
consecuencia de los actos de presión de carácter físico o psicológico a que fue sometida dicha persona, en virtud de
un elemento extraño a su voluntad, de ahí que no estemos de acuerdo con la postura comentada al principio del
párrafo, en el sentido, de que es el temor el que vicia la voluntad, y que por tanto este debe ser considerado como el
vicio de la voluntad y no la violencia, pues como se afirma, no existiría el temor, de no presentarse la violencia
externa al individuo, que ve forzada de esa manera su voluntad.

Al ser el temor un impulso propio del sujeto, podría deberse éste a causas atribuibles al propio sujeto y no a un
sujeto extraño, caso en el cual el temor nacido de una postura propia no viciaría la voluntad, a menos que se tratase
de un temor nacido en circunstancias tales que dicho temor no sólo fuese causado por la mente del sujeto, sino que
tenga su causa en un fenómeno externo de carácter natural inclusive; caso contrario sucede con el temor que nace a
virtud de una fuerza externa al individuo, que en el caso se manifiesta como violencia física o psicológica, la cual al
producir temor en uno de los contratantes, vicia la voluntad y origina la nulidad del contrato, en vista de que dicho
temor provino de la violencia ejercida por un elemento externo al individuo, caso en el cual la violencia de uno de los
co-contratantes o de un tercero, se coloca como factor de diferencia entre uno y otro temor, respecto a sus
consecuencias jurídicas, razón por la cual considero que el legislador se encuentra en los correcto al considerar a la
violencia y no al temor como vicio de la voluntad.

DEFINICIÓN DE VIOLENCIA.- La violencia, consiste en la agresión física o moral que se ejerce sobre una persona.

Sin embargo el Código Civil Sonorense, define a la violencia en el contexto jurídico que le corresponde como vicio de
la voluntad, en los términos siguientes:

“Artículo 56.- Hay violencia cuando se emplea fuerza física o amenazas que importen peligro de perder la vida, la
honra, la libertad, la salud, o una parte considerable de los bienes del autor del acto, de su cónyuge, de sus
ascendientes, de sus descendientes , de us parientes colaterales dentro del cuarto grado, o de las personas unidas
por íntimos y estrechos lazos de amistad o de afecto, con el citado autor del acto, a juicio del juez.”

La anterior definición precisa los siguientes elementos de la violencia como vicio de la voluntad.

a) Aspecto subjetivo de la violencia.- Representado por los sujetos afectos a la violencia que vicia la voluntad,
consistente en aquellas personas sobre las cuales puede recaer la violencia engendrando en el contratante temor y
obligándolo a abandonar su libertad para contratar; que en el caso resultan ser: el propio contratante, su cónyuge,
sus ascendientes, sus descendientes, sus parientes colaterales dentro del cuarto grado o las personas que se
encuentren unidas al contratante por estrechos lazos de amistad, cariño o respeto.

b) Aspecto objetivo de la violencia.- Representado por los bienes afectos a la violencia y que vienen a constituir
aquellos aspectos o bienes de una persona, que se considera que al sentirse amenazados por actos de violencia
atarían la voluntad del titular a tal grado que lo harían abandonar su libertad de contratar, siendo los siguientes: la
vida, la libertad, la honra, la salud o el patrimonio.

Además podemos derivar de la definición legal, los dos tipos de violencia que vician la voluntad y originan la nulidad
del contrato, como lo vienen a ser la violencia física, representada por las agresiones materiales o físicas ejercidas
sobre cualesquiera de los sujetos de la violencia, y sobre cualesquiera de los bienes afectos a la misma; y la violencia
moral, representada por las amenazas o acciones intimidatorios ejercidas sobre los sujetos y los bienes afectos a la
violencia y que sean capaces de crear un estado de temor y zozobra en uno de los contratantes, de tal manera que
dicho temor sea la causa determinante que lo obligue a contratar.

El código civil federal, en su artículo 1819, contiene una enumeración no adecuada de los sujetos de la violencia, en
vista de que proporciona la lista de ellos de manera limitativa, esto es, emplea una regla específica que excluye a
ciertas personas que sin quedar comprendidas en los supuestos legales, si pudieran considerarse según las
circunstancias de alguno de los contratantes como sujetos genéricos de la violencia, dicho precepto dice así:: “Hay
violencia cuando se emplea fuerza física o amenazas que importen peligro de perder la vida, la honra, la libertad, la
salud o una parte considerable de los bienes del contratante, de su cónyuge, de sus ascendientes, de sus
descendientes o de sus parientes colaterales en segundo grado”; lo anterior es importante, pues como lo afirma
Bejarano Sánchez (1984;102-103), refiriéndose al código civil federal en vigor, cuando lamenta la fórmula empleada
por dicha codificación, al enumerar a los sujetos de la violencia de manera casuística e insuficiente, pues considera
que en el precepto de la ley mencionada, se contienen sólo casos específicos y no se comprenden las hipótesis
generales en las que pudiera originarse el temor en uno de los contratantes por ejercerse violencia sobre alguna
persona que sin estar comprendida en la enumeración legal, si representara para dicho contratante un cierto tipo de
intimidación o de temor, al encontrarse unida con la misma por ejemplo, por lazos de amistad, respeto o cariño, que
tal es el supuesto al que se refiere el distinguido jurista; en efecto, en la enumeración que de los sujetos de la
violencia realiza el código civil federal, no se encuentran comprendidos por ejemplo, los amigos, la novia, o cierta
persona que sin tener parentesco alguno con nosotros, se encuentra relacionada por lazos quizás estrechos de
amistad, respeto, cariño o por un sentimiento que represente para uno de los contratantes una razón suficiente, para
que al verla amenazada se sienta el temor, se nos intimide y nos haga renunciar forzosamente a nuestra libertad de
contratar.

El código civil sonorense, no incurre en el error al que se refiere Bejarano Sánchez con respecto al código civil federal,
pues como se advierte del artículo 56 , de la ley civil sonorense, trascrito al inicio del presente tema, el legislador si
incluyó las hipótesis generales dentro de los sujetos de la violencia, al establecer en dicho precepto que la violencia
que se ejerza sobre “personas unidas a los contratantes por íntimos y estrechos lazos de amistad o de afecto”
también puede ocasionar la nulidad de un contrato, en vista del temor que pudiere hacer nacer en alguno de los
contratantes, caso en el cual quedarían comprendidos, los novios, la concubina o el concubinario, un amigo, un
compadre, etc.

ELEMENTOS DE LA VIOLENCIA COMO VICIO DE LA VOLUNTAD

A fin de precisar los elementos que han de presentarse para que la violencia sea considerada como vicio de la
voluntad y como consecuencia de ello produzca la nulidad del contrato, la ley exige se reúnan los requisitos
siguientes:

a) La violencia alegada, debe haber sido la causa determinante que indujo a la víctima de ella a contratar, no debe
existir otra causa que haya impulsado de manera determinante a contratar a la víctima, pues en ese caso la violencia
pasa a un segundo término y pierde eficacia como vicio de la voluntad.

b) Debe provenir de uno de los contratantes o de un tercero, caso en el cual la violencia afectará la validez del
contrato, independientemente de que la parte que puede resultar beneficiada, conozca o no la
violencia.

c) Debe ser ilegal, esto es, la violencia debe ser contraria las normas jurídicas, pues existen casos de violencia
debidamente legalizados y al servicio de la procuración o administración de justicia, tales como los apercibimientos
legales, los cuales al realizarse imponen temor, pero un temor nacido de una posible violencia legal; en el mismo
tenor se encontrarían los apercibimientos que como particulares podemos hacerle a otra persona sobre las
consecuencias legales de su proceder o sobre los perjuicios que le pudieren sobrevenir al asumir cierta conducta
ilegal.

TEMOR REVERENCIAL

Un tipo especial de temor que se encuentra reglamentado de manera expresa en el código civil sonorense, es el que
se refiere al temor reverencial, el cual por su naturaleza, no vicia la voluntad y por ende no anula el contrato y
consiste en el ánimo de no desagradar a aquellas personas que debemos sumisión o respeto, tales como los
ascendientes, maestros, tutores, etc.

LA LESIÓN COMO VICIO DE LA VOLUNTAD

La lesión, como vicio de la voluntad, se define como: La desproporción exagerada de las prestaciones que se deban
las partes, dentro de un contrato bilateral, oneroso y conmutativo; de lo anterior colegimos, que en primer término, la
lesión sólo se presentará en los contratos que engendren prestaciones recíprocas y que además sean de aquellos
contratos que representan cargas u obligaciones para ambas partes y conmutativos, esto es, contratos que al
celebrarse permitan conocer a las partes la cuantía de los provechos y gravámenes a recibir o entregar; sin embargo,
el código civil sonorense, admite la posibilidad de que en los contratos aleatorios, de carácter bilatreral y oneroso,
pueda presentarse y alegarse la lesión por el perjudicado, en las circunstancias apuntadas en el artículo 1957, que a
la letra dice:

“La lesión sólo será procedente en los contratos conmutativos y en los aleatorios en los cuales exista una evidente
desproporción entre el mayor o menor riesgo que se corra, y la diferencia notable de las prestaciones, de tal manera
que no corresponda esta última a las citadas probabilidades de riesgo, según las estadísticas o las especiales
circunstancias del caso, de las personas que intervengan o de la naturaleza de las obligaciones correlativas”

De lo expuesto, y no obstante al tratarse de contratos bilaterales y aleatorios, las partes intervinientes en un contrato
de tal naturaleza, podrán alegar la lesión como vicio del consentimiento y obtener la nulidad del contrato respectivo,
atendiendo a la cuantía de una de las prestaciones y a las posibilidades de obtener la prestación correlativa, de tal
manera, que el precio otorgado, no corresponda en monto e importancia a la probable prestación a recibir; así, sería
ventajoso para una de las partes, celebrar la rifa o sorteo de un pastel con un costo de cien pesos, a través de la
venta de mil números a razón de cien pesos cada número o probabilidad de obtener la prestación, en vista de que el
costo del pastel, como prestación, es infinitamente menor al costo del boleto o número, considerando el número de
posibilidades de obtenerlo, incluso el costo de cada número es determinantemente mayor al costo de la prestación
que probablemente se recibirá, ya que tienen el mismo costo, lo cual haría incosteable dicho evento.
La lesión pues, resulta más común en los contratos bilaterales, onerosos y conmutativos, por así determinarlo la
naturaleza de tales contratos y como fenómeno presente en ellos, ha sido objeto de múltiples estudios que la han
calificado principalmente desde dos puntos de vista, de tal manera que la lesión como vicio de la voluntad ha sido
calificada bajo criterios objetivos y subjetivos primordialmente; desde el derecho romano, incluyendo al Código de
Napoleón, la lesión se consideró bajo criterio objetivo, pues para definir la existencia de lesión, la legislación
establecía una taza legal, que de no ajustarse las prestaciones de un contrato a ella, dicho contrato se encontraba
afectado de lesión, como “la venta de un bien rústico en menos de la mitad de su valor en la Roma del bajo imperio;
o la venta en menos de los siete doceavos de su valor en el derecho francés” (Bejarano, 1984;109), además la lesión
sólo aplicaba para la compraventa en lo particular y en el caso del derecho romano sólo podían invocar la lesión para
invalidar el contrato, los menores de 25 años de manera específica.

Nuestros códigos civil federales de 1870 y 1884, también siguiendo al Código de Napoleón, sostuvieron un criterio
objetivo para calificar la existencia de lesión en los contratos, pues reconocían que existía lesión cuando: “el que
adquiere da dos tantos más, o el que enajena recibe dos tercias partes menos del justo precio de la cosa” (Rojina,
1978;119). Por su parte el código civil federal de 1928, siguiendo a los códigos alemán y suizo de las obligaciones,
recondujo el criterio para calificar la existencia de lesión en los contratos, pues utilizando un criterio objetivo y
subjetivo a la vez califica la existencia de la lesión en los siguientes términos:

“Artículo 17.- Cuando alguno, explotando la suma ignorancia, notoria inexperiencia o extrema miseria de otro, obtiene
un lucro excesivo que sea evidentemente desproporcionado a lo que él por su parte se obliga, el perjudicado tiene
derecho a pedir la rescición del contrato, y, de ser ésta imposible, la reducción equitativa de su obligación. El derecho
concedido en este artículo dura un año”

Lo anterior significa, que el legislador federal, siguiendo un criterio objetivo, se refiere a un “lucro excesivo,
evidentemente desproporcionado”, el cual sea resultado de la explotación de ciertas circunstancias personales de la
víctima, como la suma ignorancia, la notoria inexperiencia o la extrema miseria, en lo cual se observa el criterio
subjetivo; sin embargo, la parte del precepto que se refiere al aspecto objetivo del fenómeno, no se encuentra
específicamente determinado, en función de que no otorga taza o medida a partir de la cual pueda calificarse la
existencia de lesión patrimonial en el contrato, sino que utiliza términos imprecisos, como “lucro excesivo” o
“evidentemente desproporcionado”, lo que permite inferir que el contenido del código civil federal no es de ninguna
manera adecuado, al momento de aplicar el criterio objetivo para calificar la existencia de lesión.
CRITERIOS PARA ESTIMAR LA EXISTENCIA DE LESIÓN

Sin embargo, antes de continuar con los comentarios legales referentes a la lesión, es pertinente precisar, en que
consisten los criterios que orientan la calificativa de la misma en los contratos, a fin de entender a cabalidad el
fenómeno, por tanto los criterios que se han manejado para definir la existencia de la lesión en los contratos son:

a) Criterio objetivo.- Según este criterio, existirá lesión cuando las prestaciones no se ajusten a un patrón legal o no
alcancen cierta taza legal, caso en el cual el propio código civil, establece la medida a partir de la cual se establecerá
la existencia o no de lesión, como por ejemplo, la venta de un bien rústico en la antigua Roma en menos de la mitad
de su valor o el caso del artículo 1954 del código civil sonorense, que establece: “En los casos en los cuales la
desproporción de las prestaciones sea enorme, debido a que una de ellas valga el doble o más que la otra, procederá
la nulidad absoluta por lesión aún cuando haya habido buena fe del beneficiario y el perjudicado no se encuentre en
ninguno de los casos a que se refiere el artículo 1952”; del contenido de dicho precepto, se desprende que el criterio
objetivo, en él está perfectamente determinado, a diferencia del código civil federal que no define taza legal alguna,
en este caso, el código civil del estado de Sonora, si establece la taza legal a la cual han de ajustarse las prestaciones
recíprocas en un contrato, so pena de verse afectado de nulidad absoluta, taza legal que consiste en que las
prestaciones en un contrato bilateral y oneroso, deben al menos alcanzar un precio arriba del cincuenta por ciento del
valor de la otra prestación, pues si el valor de una de ellas es de la mitad o menos de la mitad de la otra, el contrato
estará afectado de nulidad absoluta.

b) Criterio subjetivo.- Para este criterio, existirá lesión, cuando una de las partes en un contrato, proceda de mala fe,
abusando de ciertas circunstancias personales especiales de la otra, tales como la extrema miseria, suma ignorancia,
notoria inexperiencia o necesidad de dicha parte, obteniendo un lucro indebido y desproporcionado en relación con el
valor o contraprestación que por su parte transmita o se obligue a transmitir; de tal manera que para la calificativa de
existencia de la lesión, tendrá que probarse que la víctima que reclama la lesión se encuentra en alguno de los
estados especiales apuntados y además que en virtud de ello se obtuvo un lucro indebido y desproporcionado en su
perjuicio por parte del beneficiado.

De lo expuesto, podemos inferir, que la lesión puede ser calificada bajo dos aspectos o criterios, el uno objetivo, pues
parte de una taza legal para determinar la equidad de las prestaciones y el otro subjetivo, pues requiere de la prueba
de ciertas circunstancias especiales de la víctima y de la obtención de un lucro indebido y desproporcionado con lo
que se ha obligado a otorgar; en función de lo anterior, las legislaciones locales y la federal en materia civil en
nuestro país, han seguido y se inspiran en uno o en otro criterio, como por ejemplo, el código civil federal, establece
el criterio objetivo para calificar la existencia de la lesión, como lo demuestra en el artículo 17 de dicho cuerpo de ley;
sin embargo, el código civil sonorense, se inspira en los dos criterios, en el subjetivo, contenido en el artículo 1952 de
dicho código y el objetivo contenido en el artículo 1954, del mismo cuerpo de ley en consulta.

Por otra parte, mientras la legislación civil federal, establece que la presencia de lesión en los contratos origina la
nulidad relativa de los mismos; el código civil para el estado de Sonora, establece que un contrato afectado de lesión,
estará afectado de nulidad absoluta, por lo que, ésta última codificación, resulta ser más adecuada, no sólo al acoger
los dos criterios para calificar la existencia de lesión, sino por el hecho de que las consecuencias jurídicas derivadas
de ello son más severas, pues como resultado de la existencia de lesión en un contrato, la codificación sonorense
establece que dicho contrato estará afectado de nulidad absoluta, trayendo como consecuencia que dicha nulidad no
pueda desaparecer por confirmación de la parte afectada, sea imprescriptible e invocable por cualquier interesado
jurídico.

Un aspecto importante para invocar la lesión como causa de nulidad absoluta de un contrato, consiste en que la
desproporción en las prestaciones debe ser contemporánea a la celebración del contrato, los desajustes posteriores
que sufran las prestaciones en dicho contrato, no dan lugar a la lesión, de tal manera que antes de invocar la lesión
como causa de nulidad debe precisarse perfectamente bien que el desajuste en las prestaciones haya estado
presente desde la celebración del contrato, pues en caso contrario, la lesión no podrá actualizarse.

LA LICITUD EN EL OBJETO, MOTIVO O FIN Y CONDICIÓN DEL CONTRATO, COMO REQUISITO DE VALIDEZ

No sólo el objeto de un contrato debe ser lícito, sino también su finalidad o motivo, así como la condición que lo
afecta, como modalidad del acto jurídico, en efecto, no basta que en un contrato se observe la forma legal, que haya
capacidad de las partes y que no existan vicios de la voluntad, para que dicho contrato sea válido, sino que también,
el propio objeto del contrato, así como el fin perseguido por los contratantes y la condición que afecta a dicho
convenio, deben ser lícitos, entendiendo por licitad, aquello que no se encuentra en contra de las leyes de orden
público, ni en contra de las buenas costumbres, de tal manera que un objeto, un motivo o una condición, como
elementos o requisitos de un contrato, que contraríe las leyes de orden público o las buenas costumbres, será ilícito y
por lo tanto estará afectado de nulidad absoluta.

Que debemos entender por leyes de orden público?,-- indiscutiblemente que nos estamos refiriendo a todas aquellas
normas jurídicas de carácter impersonal, de alcance general y abstracto que emanan del poder público, en forma de
leyes formalmente válidas, reglamentos, circulares con alcance general, así como la jurisprudencia emanada de los
órganos facultados para crearla; por buenas costumbres debemos entender, todas aquellas normas de carácter social
que regulan la “moral” colectiva de un grupo social y que puede variar según aspectos de tiempo y espacio, por
buenas costumbres, entendemos todos aquellos usos colectivos de carácter inveterado que observados y
considerados por una colectividad como aceptables, representan para ella reglas de conducta o parámetros para la
aceptación social o no de la conducta de una persona, de tal manera que quién no llegue a observar dichas
reglamentaciones, se expone al desprecio social y a la repulsa de su conducta, basándose en dichos usos, como
parámetros para considerar tal o cual conducta, como contraria o afín a las
buenas costumbres.

En razón de lo anterior, el objeto de un contrato, esto es el dar, el hacer o el no hacer, como objetos de todo
contrato, no deberá ser contrario a dichas leyes de orden público, ni a las buenas costumbres, so pena de afectar el
contrato de nulidad absoluta. En este punto, no debemos confundir la posibilidad jurídica del objeto, con su licitud,
pues mientras la primera se refiere a un elemento de existencia del contrato y que tiene que ver con la posibilidad de
que el objeto sea determinado o determinable en cuanto a su especie y además que se encuentre dentro del
comercio, la segunda o sea, la licitud de tal objeto se refiere al hecho de que el dar, el hacer o el no hacer no sean
contrarios a una ley de orden público o a las buenas costumbres, de tal manera que podemos tener un objeto posible
jurídicamente, pero ilícito dado que es contrario a las leyes de orden público o a las buenas costumbres.

Por otra parte, dijimos que no sólo el objeto debe ser lícito, sino que también el fin o motivo determinante de la
voluntad de los contratantes, debe serlo, de tal manera que la finalidad que impulsa a los contratantes no debe ser
contraria a las leyes de orden público o a las buenas costumbres; sin embargo, no obstante que nuestra legislación
civil sonorense, así como la legislación federal de la materia, identifica y denomina a este requisito de validez como
motivo o fin de un contrato, no siempre se le ha conocido de esta manera y ha tenido que transcurrir una larga
disquisición teórica sobre la materia para llegar a establecer al motivo o fin en los contratos de la manera que
nuestros códigos lo hacen en la actualidad.
TEORÍA DE LA CAUSA.- Como antecedente del motivo o fin de los contratos, nos encontramos a la teoría de la causa,
que tiene su origen en la ideas de Domat, quién influye en Pothier y ambos en los autores del Código Napoleón
(Rojina, 1978;77), y quienes afianzándose en las las teorizaciones precisamente de Domat y referentes a la causa
final en los contratos, sostienen que la causa venía a ser un elemento de existencia en los contratos, de tal manera
que Domat, llegó a establecer las siguientes categorías para identificar la causa en grupos de contratos similares,
como en los contratos bilaterales, en los cuales la causa estaba representada por la contraprestación del co-
contratante, así en la compraventa la causa por la que se obligaba el vendedor a entregar la cosa vendida, era la
obligación del comprador de pagar el precio y viceversa, causa que era igual en todos los contratos de esta categoría;
que en los contratos gratuitos, como la donación, la causa estaba representada por el “animus donandi” del donante
y que dicha causa era igual en todos los contratos de la misma especie, de tal manera que en todos los contratos
gratuitos, el “animus donandi” del donante o de quién absorbía los gravámenes en contratos similares, era la causa
final de los mismos; asimismo, que en los contratos reales, la causa para la devolución de las cosas, era el hecho de
haberla recibido, causa idéntica en contratos de la misma especie.

TEORÍA ANTICAUSALISTA.-Sin embargo, la teoría clásica de la causa, fue exhibida y duramente criticada con mucha
razón por dos distinguidos juristas, como Ernst y Laurent,(Rojina,1978,80) el primero, profesor de la Universidad de
Leija, en Bélgica, quién atacó fundadamente la teoría clásica de la causa alegando que los clásicos confundían a la
causa en los contratos con el objeto en unos casos y en otros con el consentimiento, incluso confundían la causa falsa
con el error y la causa ilícita con el objeto ilícito; de tal manera que dicho jurista ejemplificaba que los clásicos en los
contratos bilaterales, confundían la causa con el objeto, en vista de que exponían que la causa de uno de los
contratantes, estaba representada por la obligación de su contraparte, lo que viene a constituir el objeto de los
contratos también llamados sinalagmáticos, en virtud de que el objeto en dichos contratos está representado por la
prestación a que cada parte se obligó; que en los contratos gratuitos los clásicos confundían la causa con el
consentimiento, pues “el animus donandi” , que Domat defendía como la causa en todos los contratos de la misma
especie, no era otra cosa que el consentimiento que así se manifiesta en este tipo de convenciones, además en los
contratos reales, afirma Ernst y principalmente Laurent, que la causa a la que se refiere Domat, como la obligación de
entregar lo que se recibió, como distintivo de dichos contratos, no es un elemento de validez, sino uno de existencia,
pues dichos contratos al ser reales, requieren para su constitución de la entrega de la cosa, requisito sin el cual no
llegan a existir, por lo que al no ser requisito de validez, sino de existencia, los clásicos confundían en este tipo de
contratos la causa, con el objeto.

Incluso las ideas de Laurent, llegaron a convencer en Francia, a juristas famosos como Planiol o Baudry Lacantinerie.
Planiol, sostuvo que la causa es falsa, toda vez que las prestaciones en los contratos son simultáneas y no se
condicionan en una relación de antecedente-consecuente y además que la causa es inútil, pues está representada por
otros elementos, refiriéndose seguramente a la confusión de los clásicos entre causa y objeto, o entre causa y
consentimiento.

TEORÍA MODERNA DE LA CAUSA.- Ante la falta de argumentos de la teoría clásica de la causa para afrontar las
fuertes críticas de los anticausalistas, los cuales desmantelaron los argumentos de los clásicos franceses en los cuales
descansaba la referida teoría, aparece una concepción nueva de la causa en los contratos, sostenida por Capitant
(Rojina,1978;84), quién concibió la causa, no como una simple declaración de cumplimiento de las obligaciones por
parte de las partes, de tal manera que afirmó, que debía entenderse por causa, como el fin inmediato que se
proponen los contratantes, y que tal fin no es otro que el cumplir con los términos del contrato, por lo que la causa
tiene que ver más con la operatividad o ejecución del contrato, que con sus términos, de tal modo que Capitant,
coloca a la causa en el contrato, como un elemento que tiene que ver con el cumplimiento efectivo del contrato.

OTRA CONCEPCIÓN DE LA CAUSA.-La anterior teoría, no aportó muchos o nuevos elementos de peso para aclarar el
problema de la concepción de la causa en los contratos, sino que fue hasta mediados del siglo XIX, hacia 1832, que la
Jurisprudencia francesa a propósito del famoso caso Pendariés, aporto elementos que vinieron a transformar el
concepto de causa para el derecho clásico, en este caso la Jurisprudencia francesa, reconoció que la causa impulsiva
es a la que se refería el Código Napoleón cuando hablaba de causa ilícita, falsa o inexistente, de tal manera que la
causa que había venido desechando la doctrina clásica, era la que verdaderamente interesa, independientemente del
objeto y del consentimiento.

La doctrina francesa, de esa forma reconoció que la causa impulsiva, si había sido la causa determinante de la
voluntad, era la verdadera causa en el contrato.

ÉPOCA CONTEMPORÁNEA.- En la actualidad, y siguiendo a la jurisprudencia francesa, así como a las ideas de Duguit
y Bonnecase, tanto el códico civil sonorense, como el código federal de la materia, utilizan los términos “fin” o
“motivo”, y abandonan el uso del término “causa” que tantas confusiones originó a partir de las ideas de la escuela
clásica, ello a propósito de contratos con un objeto licito y un motivo ilícito.
Al llegar a establecerse que el motivo o fin en un contrato, viene a constituir la causa impulsiva, la razón particular
por la cual cada uno de los contratantes ha decidido contratar, se aclara entonces en que aspecto debe ser lícito el
motivo o fin, de tal manera que en un contrato cualquiera, el motivo, no debe ser contrario a las leyes de orden
público o a las buenas costumbres, lo que implica que la razón fundamental por la cual una persona se obliga en un
contrato, no debe contrariar ninguna ley pública, ni las buenas costumbres, so pena de originar la nulidad absoluta
del contrato, refiriéndonos al motivo determinante de la voluntad y no a cualquier motivo, sino a aquel que de
manera principalísima llevó a las partes a celebrar el acto jurídico.

El problema que se plantea, es como llegar a conocer el motivo, y si este es lícito o ilícito, se requiere prueba de su
existencia y el sentido del mismo, por ello, la ley exige que el fin o motivo en los contratos, para que llegue a ser
causa de nulidad, no sólo debe ser contrario a las leyes de orden público o a las buenas costumbres, sino que dicho
motivo, debe ser el motivo determinante de la voluntad, aquél que llevó a la parte afectada a contratar o a emitir la
declaración de voluntad de manera principal, y además, dicho motivo debe ser objetivado, o sea debe llegar a ser
conocido, bien sea porque se exteriorice al momento de celebrarse el contrato o emitirse el acto unilateral, o bien
porque se infiera de los hechos conocidos que rodearon al acto jurídico.

LICITUD EN LA CONDICIÓN A QUE ESTA SUJETA EL CONTRATO

El código civil para el estado de Sonora, en su artículo 64, establece que no sólo el objeto y el motivo o fin del
contrato deben ser lícitos, sino que también la condición que modifique las obligaciones nacidas a virtud de un acto
jurídico, en este caso el contrato, debe ser también lícitas, de tal manera que una condición que determine una
obligación en materia civil en el estado de Sonora, debe ser acorde a las leyes de orden público y a las buenas
costumbres, no debe contrariarlas, pues en caso contrario, el acto jurídico determinado por dicha condición estará
afectado de nulidad absoluta, en vista de la ilicitud de su condición, habida cuenta que la ley no puede sancionar
levemente un acto que en su estructura jurídica presenta un elemento que la contraría de manera expresa.

Por lo anterior, ninguna condición que vaya en contra de las normas jurídicas de orden público o de las buenas
costumbres podrá modificar acto jurídico alguno, sin que dicho acto se encuentre afectado de nulidad absoluta.

4.- NULIDAD E INEXISTENCIA EN LOS CONTRATOS

a) LA INEXISTENCIA

Una vez que hemos hecho el estudio de los elementos de existencia y de los requisitos de validez de los contratos, es
necesario analizar las consecuencias que acarrea la falta de observancia de unos y otros, pues es trascendente
reconocer que la nulidad por ejemplo tiene diversas consecuencias dependiendo del tipo de requisito de validez
inobservado, así como las diferencias entre esa figura jurídica y la inexistencia.

En términos generales un contrato será inexistente, cuando falte el objeto del mismo, o dicho objeto no sea posible
física o jurídicamente, de tal manera que la prestación consistente en el dar, el hacer o el no hacer, no exista en la
naturaleza o una ley natural o norma jurídica de carácter público impida su realización, así como también será
inexistente cuando su objeto no se encuentre determinado, ni se hayan dado las bases para su determinación, lo
mismo si dicho objeto se encuentra fuera del comercio, bien sea por su naturaleza o porque una ley impida su
apropiación particular.

En los actos jurídicos solemnes, tratándose de os actos del estado civil, los mismos serán inexistentes, cuando no se
realicen con las solemnidades previstas por la ley o no se celebren ante los funcionarios autorizados por ella.

Por otra parte será también inexistente el contrato, por falta de consentimiento, cuando en el mismo no llegue a
manifestarse el consentimiento, de tal manera que no exista una convención entre oferente y aceptante respecto a
los términos del contrato.

Sin embargo, el código civil para el estado de Sonora establece algunos casos de inexistencia de carácter específico
como los siguientes:

* Será inexistente el acto jurídico, celebrado por menores de 10 años, aún cuando de entrada pudiésemos pensar que
tal acto estaría afectado de nulidad relativa en virtud de la incapacidad de dicho menor, sin embargo, el legislador
sonorense quiso sancionar con mayor rigor los contratos celebrados con menores de 10 años en vista de la exagerada
minoría de edad de uno de los contratantes.
* Será inexistente también el acto jurídico celebrado por una persona que se encuentre afectada de sus facultades
mentales, siempre y cuando se demuestre pericialmente por el dicho de dos médicos, y un tercero para el caso de
discordia, que uno de los contratantes obro por acto reflejo y en ausencia total de actividad volitiva, al celebrarse el
acto jurídico, pues si se demuestra que al celebrarse el acto el afectado se encontraba en estado lúcido, el acto se
encontrará afectado de nulidad relativa, en vista de la incapacidad de la parte afectada.

* Asimismo será inexistente el acto jurídico, cuando se demuestre plenamente que se aprovechó un documento
firmado en blanco para hacer constar un acto jurídico, si el que lo suscribió no autorizó que se hiciera uso de él, o
cuando se demuestre que el contenido de la manifestación de voluntad asentada en el mismo, es distinto del que
haya manifestado el suscriptor.

* Es inexistente, también el acto jurídico celebrado por personas analfabetas que no sepan leer y escribir, cuando se
justifique que estamparon su huella digital en un documento que no les fue leído, o que al dársele lectura, se alteró el
contenido del mismo.

* Será también inexistente el acto jurídico, cuando se pruebe indubitablemente que se obligó a una persona a firmar
un documento cuyo contenido se le ocultó o estando dicho documento en blanco.

* Cuando se justifique plenamente que un acto jurídico nada tiene de verdad, de tal manera que dicho acto haya sido
simulado de manera absoluta por ambas partes, el mismo será inexistente, sin que tal inexistencia pueda perjudicar
derechos de tercero.

* Será inexistente también el acto jurídico, cuando dicho acto no tenga Como fin realizar consecuencias que estén
previstas y reguladas por el derecho, consistentes en crear, transmitir, modificar o extinguir derechos y obligaciones,
o situaciones jurídicas concretas.

* También son causa de inexistencia, los casos de error obstáculo previstos en las fracciones I y II del artículo 1966
del código civil del estado de Sonora, y referentes al error sobre la naturaleza del contrato celebrado y al error sobre
la identidad del objeto del contrato.

Como se observa, en todos los casos de inexistencia específicos que regula el código civil de Sonora, el legislador
quiso imponer una sanción más rigurosa en ciertos casos que de entrada pudieran considerarse como afectados de
nulidad relativa o absoluta, pues rescató dichos casos específicos a fin de hacer ver la gravedad contenida en los
mismos, relativa a cuestiones de incapacidad, violencia agravada, error, o casos de simulación absoluta de carácter
perjuiciosa.

La inexistencia es un estado jurídico, igual a la nada jurídica, pues el acto jurídico inexistente no produce efecto legal
alguno, no es susceptible de valer por confirmación, ni por prescripción y su inexistencia puede ser invocada por
cualquier interesado.

b) LA NULIDAD

La nulidad como figura jurídica a de estudiarse de manera integrada a fin de entender la diferencia entre los dos tipos
de nulidad que reconoce la legislación civil por unanimidad.

NULIDAD ABSOLUTA.-La nulidad absoluta, siempre será consecuencia de la ilicitud en el objeto, motivo o fin, y
condición en los contratos; de tal manera que todo contrato cuyo objeto, motivo y condición en su caso sean
contrarios a las leyes de carácter público o a las buenas costumbres, estará afectado de nulidad absoluta, esto es así
en vista de que si la ley civil permitiera la nulidad relativa en algunos casos de ilicitud del objeto, del motivo o de la
condición en ciertos actos jurídicos, estaría permitiendo que se le violentara así misma, así como a todo el
ordenamiento jurídico existente y a las buenas costumbres, en detrimento de la salud social de la comunidad a la cual
reglamenta, por lo tanto, toda ilicitud del objeto, del motivo o condición en los contratos traerá como consecuencia la
nulidad absoluta de los mismos, con independencia de lo establecido en los artículos 2225 del código civil federal y 74
de su similar para el estado de Sonora, los cuales dejan entrever la posibilidad de que la propia ley considere
afectado de nulidad relativa algún acto jurídico, cuyo objeto, motivo o condición fuesen ilícitos, ya que de haberlo, se
estaría validando una contradicción de lesa legalidad, lo cual no encontraría sustento ni en la lógica, ni en la
teleología del propio derecho, que debe considerarse respetuoso de si mismo; razones por las cuales se considera que
se encuentran irregularmente redactados ambos preceptos de los códigos civiles mencionados.

La nulidad absoluta también se actualiza cuando el contrato se encuentre afectado de lesión, esto lo establece el
artículo 76 del código civil para el estado de Sonora, de tal manera que un contrato en el que exista desproporción en
las prestaciones, puede ser invalidado en términos absolutos, cuando ello sea posible, a diferencia de lo que
establecen otras legislaciones, como es el caso del código civil federal, que en su artículo 2228 califica de nulo
relativamente el acto jurídico, en el cual no se haya observado la forma, exista error, dolo, violencia, lesión o
incapacidad de cualquiera de los autores de dicho acto; por lo cual el legislador sonorense consideró más atinado y
justo calificar como nulo en términos absolutos al acto jurídico afectado de desproporción exagerada en las
prestaciones conforme a lo establecido en los artículos 1952 y 1954 del código civil sonorense, dicha nulidad absoluta
sólo se declarará cuando ello sea posible y cuando alguna circunstancia no lo, permita tendrá derecho a la reducción
equitativa de su obligación.

La nulidad absoluta, por su naturaleza y en vista de representar la consecuencia jurídica de un objeto, motivo o
condición ilícitos, tiene las siguientes características.

* No impide que el acto produzca provisionalmente sus efectos, los cuales serán destruidos retroactivamente, cuando
se pronuncie por el Juez la nulidad.

** Puede ser invocada por cualquier interesado jurídico, lo que implica que cualquier persona que tenga interés en la
declaratoria de la nulidad de determinado acto jurídico, puede demandarla ante el juez competente.

***No desaparece por confirmación del acto por las partes que lo celebraron.

****No desaparece esta nulidad por prescripción.

NULIDAD RELATIVA.- Estarán afectados de nulidad relativa los contratos que debiendo existir bajo determinada
forma legal, no la observen; también lo serán los contratos concluidos por quienes sean considerados por la ley como
incapaces; aquellos en los cuales exista error, dolo, mala fe o estén afectados por el vicio de la violencia.

En efecto, la falta de forma, la presencia del error, dolo mala fe, violencia o incapacidad de una o de ambas partes,
origina la nulidad relativa de un contrato, además en algunas legislaciones civiles, como la federal, se incluye la
presencia de lesión como causa de nulidad relativa, sin embargo, en otras como el código civil sonorense, la
presencia de lesión no origina la nulidad relativa, sino la absoluta, por lo que al considerar más acertado el criterio
que considera la existencia de lesión como causa de nulidad absoluta, consideraremos, como contrato nulo en
términos relativos aquel que no haya observado la forma legal, aquel en el cual exista error, dolo, mala fe, violencia o
incapacidad de alguna o de ambas partes.

La nulidad relativa proveniente de falta de forma, puede ser invocada por cualquiera de las partes intervinientes en el
contrato; la que provenga de error, dolo, mala fe, violencia o incapacidad, sólo puede ser invocada por el que ha
sufrido dichos vicios o por el incapaz.

La nulidad relativa, posee las siguientes características:

-- No impide que el acto produzca provisionalmente sus efectos, los cuales serán destruidos retroactivamente, cuando
se pronuncie por el juez la nulidad.

-- Sólo puede ser invocada por el que ha sufrido los vicios o es el incapaz; excepto en el caso de falta de forma, en el
cual podrá ser invocada vía acción o excepción por cualquiera de las partes intervinientes en el acto.

-- Se extingue por la confirmación del acto, en el caso de la falta de forma, al otorgarse el acto en la forma legal; en
el caso de nulidad por causa de incapacidad, violencia o error, el acto puede ser confirmado, una vez que cese el vicio
o el motivo de la nulidad, siempre que no concurra otra causa que invalide la confirmación.

-- La nulidad es prescriptible, de tal manera, por ejemplo, que de acuerdo con el código civil sonorense, en su artículo
87, la acción de nulidad fundada en incapacidad, inobservancia de la forma, dolo o error, prescribe en el término de
dos años, pero si el error o dolo se conocen antes de que transcurra dicho plazo, la acción de nulidad prescribirá a los
sesenta días, contados a partir de que se tuvo conocimiento de tales vicios; la acción de nulidad de un contrato,
fundado en la violencia, prescribe a los seis meses contados desde que cese la violencia.

Los efectos de la nulidad tanto absoluta, como relativa son de carácter restitutorio, hasta donde sea posible,
buscándose en última instancia la equidad a través de las acciones de enriquecimiento, en caso de que la restitución
de prestaciones no sea posible plenamente; respetándose en todo tiempo los derechos de tercero de buena fe.
5.- EFECTOS DE LOS CONTRATOS

Los contratos al contener estipulaciones que generan obligaciones y conceden derechos, surten efectos para algunas
personas y son sin embargo indiferentes para otras, en efecto a quienes obligan los contratos?:

Los términos de un contrato obligan a las partes intervinientes en ellos, siempre y cuando las personas que hayan
intervenido, lo hayan hecho a título personal o en representación efectiva de otras; de tal manera, que sólo las partes
de un contrato resultan obligadas por él, mismas estipulaciones contractuales que resultan indiferentes para los que
intervinieron en el contrato en representación de otros o para los que no intervinieron en su confección, llamados por
dichas razones terceros, por ser ajenos a los efectos del contrato.

a) PARTES Y TERCEROS EN UN CONTRATO

El término “parte”, se utiliza para designar a quién haya participado por su propio derecho en un acto jurídico
plurilateral o haya resultado válidamente representado en él; por otra parte se utiliza el término “autor”,para
referirnos a la persona que haya emitido un acto jurídico unilateral, por lo tanto, dicho vocablo se utiliza, por ejemplo
para referirnos al emisor de una declaración unilateral de voluntad.

A quienes se debe considerar parte en un contrato?

-- A quienes hayan comparecido por su propio derecho a la celebración del contrato.


-- A quienes hayan resultado válidamente representados en la celebración del contrato.
-- A quienes sin haber participado en la celebración del contrato resulten ser causahabientes a título universal de
aquel que fue parte, entendiendo como tales a los herederos de aquella persona que participó por su propio derecho
en un contrato.
--A quienes se considera terceros con relación a un contrato?
-- Resultan ser tercero con relación a un contrato, aquel que no participó en la confección del mismo.
-- También será tercero aquel que no resultó válidamente representado en la celebración del contrato.
-- De la misma manera, por tanto será tercero, el que haya participado en el contrato con el carácter de
representante de una de las partes.
-- Asimismo, es tercero, aquel que resulta ser causahabiente a título particular de la persona que tuvo el carácter de
parte en el contrato y que por tanto recibe bienes particulares y determinados o por determinarse conforme a la ley,
considerándose como tales, a los legatarios o adquirentes a título particular de bienes propiedad de aquel que fue
parte.

Una vez precisados los conceptos de parte y tercero, con relación a un contrato, es pertinente abordar el estudio de
los efectos del mismo con relación a las partes, aclarar, a que se encuentran obligadas las partes como resultado de
las convenciones estipuladas.

b) ALCANCE DE LA OBLIGACIÓN CONTENIDA EN UN CONTRATO, PARA LAS PARTES

El antiguo derecho romano, establecía un principio para referirse a las obligaciones de las partes dentro de un
contrato, denominado “Pacta sunt Servando”, que significa, que, las partes se encuentran obligadas al cumplimiento
exacto del contrato en cuanto al tiempo, lugar, modo y sustancia, fórmula que permaneció inalterable en materia de
contratos y que reguló de manera rígida el cumplimiento de las estipulaciones contractuales, tanto en el derecho
romano, como en las primeras legislaciones civiles de la antigüedad y del derecho moderno, como……….

Sin embargo, el principio de Pacta Sunt Servanda, se ha suavizado en vista de que las relaciones humanas han
transformado la negociación civil, sujetándola a fenómenos que en la antigüedad y todavía en el derecho moderno no
se visualizaban como elementos o factores que podían influir en el cumplimiento exacto de una obligación contraída,
tales como los problemas financieros, devaluaciones, inflación, etc., fenómenos que en la actualidad alteran las
condiciones patrimoniales de muchas personas y aún de la propia obligación contraída, de tal forma que en el
derecho civil contemporáneo podemos identificar diversas causas de incumplimiento de obligaciones, mismas que
pueden ser necesariamente clasificadas en :

- Incumplimiento por dolo o negligencia, que da lugar a solicitar el cumplimiento forzoso o la rescisión del contrato, a
elección del perjudicado.
-- Incumplimiento por caso fortuito o fuerza mayor, que origina un incumplimiento no sancionable, pues la fuerza
irresistible de un caso fortuito o una fuerza mayor, ha impedido el cumplimiento de una obligación contraída, lo cual
no acarrea consecuencias para el obligado que ha incumplido por dichas razones.

--- Incumplimiento, debido a que un acontecimiento político, social o de carácter económico, de naturaleza general,
ha hecho que el cumplimiento de las prestaciones se vuelva más oneroso, no hace imposible el cumplimiento de las
obligaciones, como el caso fortuito o la fuerza mayor, sino que las hace más onerosas; de tal forma, que un
acontecimiento de tal naturaleza, ha introducido cambios en el monto de las prestaciones, en cuanto que las
circunstancias, comúnmente de carácter financiero, realizaron un desajuste en las prestaciones de un contrato y por
lo tanto, el cumplimiento representa una ventaja mayor que la acordada para una de las partes, mientras que para la
otra representa un sacrificio patrimonial imprevisible, que lo coloca en una situación desventajosa, por lo que
atendiendo al espíritu de la ley que procura la equidad en las prestaciones patrimoniales, en el caso de las relaciones
civiles, el derecho tiene que ocuparse de dicha situación y otorgarle una solución clara y justa; más adelante, cuando
nos ocupemos de los distintos supuestos de incumplimiento de las obligaciones, abordaremos el estudio más amplio
no sólo de la rescisión, del caso fortuito o fuerza mayor, sino también y de manera especial de la teoría de la
imprevisión.

OBLIGACIONES PARA LAS PARTES EN UN CONTRATO

Analizando de manera sintética el contenido del código civil sonorense, y particularmente lo establecido por el artículo
1906, párrafo segundo de dicho ordenamiento legal, tenemos que las partes se encuentran obligadas:

* Al cumplimiento de las cláusulas contractuales, ya sea que se trate de las cláusulas esenciales, naturales o
circunstanciales.

Las cláusulas esenciales vienen siendo aquellas que identifican el contrato, las que le dan fisonomía propia y sin las
cuales el contrato se despersonaliza, de tal manera que sin éstas cláusulas, sería difícil saber de que contrato se trata,
pues dichas cláusulas le otorgan identidad. Este tipo de cláusulas se tienen por puestas aunque no se expresen en el
cuerpo del contrato; como tales serían, la voluntad de vender por parte del vendedor en el contrato de compraventa
y la de comprar en el adquirente.

Las cláusulas naturales, son aquellas que son subyacentes al contrato según su naturaleza, de tal manera, que aún
cuando no se precisen en el contrato, se tienen por puestas por disposición de la ley, a menos que se renuncien
expresamente por quién pudiera resultar beneficiado con ellas, tal sería el caso de la obligación que tiene de
responder por el saneamiento por evicción y por vicios ocultos, la persona que enajena un bien a título oneroso, pues
aun cuando no se precisara dicha obligación en alguna cláusula del contrato, la ley arroja sobre él dicha obligación, a
menos que el adquirente renuncie expresamente a los beneficios del referido saneamiento.

Las cláusulas circunstanciales son aquellas que las partes acuerdan según sus muy particulares intereses con relación
al contrato y pueden referirse al precio en la compraventa, por ejemplo, el día de pago de las rentas en el
arrendamiento, la fecha de entrega de la cosa en el depósito, etc.

** Al cumplimiento de lo expresamente determinado por la ley. De tal manera, que independientemente de lo


pactado por las partes en el contrato y a lo cual se encuentran obligadas en primer término, también se encuentran
obligadas al cumplimiento de todo aquello que la ley expresamente determine con relación a dicho tipo de contrato;
es decir, que si el contrato fue omiso en relación con algún aspecto general o particular según la naturaleza del
contrato, lo estipulado por la ley a tal respecto, es aplicable al caso concreto y por lo tanto obligatorio para las partes,
actualizándose el carácter supletorio de la ley civil en este caso.

***También las partes se encuentran obligadas al cumplimiento de todo aquello que sea conforme a la naturaleza de
la deuda contraída; de tal manera que los efectos que por naturaleza le correspondan a la obligación contraída serán
obligatorios para las partes; así una obligación que tenga como contexto a un contrato de arrendamiento, deberá
entenderse según está estipulación legal, en términos precisamente del contrato de arrendamiento y no de otro.

**** Las partes se encuentran obligadas no sólo al cumplimiento de las cláusulas contractuales, a las
determinaciones legales, y a todo aquello que sea conforme a la naturaleza de la deuda; sino también, a las
consecuencias de la buena fe, entendiendo como tal, a la disposición de las partes para conducirse como personas
honradas en relación con el cumplimiento de sus obligaciones.

***** Los contratantes se encuentran obligados al cumplimiento de las consecuencias del uso y las costumbres,
derivadas del frecuente intercambio de bienes y servicios entre las partes y con relación a cierto tipo de contrato; de
tal manera, que la frecuente y sucesiva contratación entre ciertas personas genera usos y costumbres que es preciso
respetar, al momento del cumplimiento de las obligaciones contraídas.

****** El código civil sonorense (Art.- 1906), establece que además de la obligación que tienen las partes de cumplir
con las determinaciones de la ley, del contrato, de todo aquello que sea conforme a la naturaleza de la obligación
contraída, de las consecuencias de la buena fe y del uso y las costumbres, las partes deben cumplir sus obligaciones
tomando en cuenta las reglas de la equidad, de tal manera que las partes se encuentran obligadas a buscar en el
cumplimiento de sus obligaciones de manera recíproca, la equidad en el negocio jurídico celebrado.

c) EFECTOS DEL CONTRATO CON RELACION A LOS TERCEROS

Los terceros no pueden ser perjudicados por los efectos de un contrato, sólo las partes s encuentran afectas a él, sin
embargo, las estipulaciones contenidas en un contrato si pueden beneficiar a dichos terceros. En el antiguo derecho
romano, los contratos no podían beneficiar, mucho menos perjudicar a los terceros, en una fórmula excesivamente
proteccionista, el derecho romano, excluía la posibilidad de que los contratos acordados entre partes, ni tan siquiera
pudieran beneficiar a los terceros ajenos a él, en un irrestricto respeto a los efectos inmediatos del contrato, sin
embargo, nuestro derecho actual, permite que los contratantes estipulen acuerdos que beneficien a los terceros,
como el caso de la estipulación a favor de tercero, como forma de declaración de voluntad, la cual tiene su fuente en
la promesa de una de las partes en un contrato, en favor de un tercero, en virtud de la estipulación que a favor de
dicho tercero, realizó la otra parte contratante, sin embargo se sigue manteniendo la prohibición lógica, para que los
contratos no obliguen a terceros, en una determinación que encuentra su sustento en la sana lógica y la justicia.

En relación a lo anterior, hemos de decir que si bien es cierto, los contratos no pueden perjudicar a terceros, desde el
punto de vista jurídico, no menos cierto es que en términos reales o materiales, esto es, simplemente fácticos,
existen ocasiones en las cuales los contratos si perjudican a los terceros en términos reales, más no jurídicos, como
en el caso de que una persona deudora de cierta persona, contrate la venta de su único bien, como haber
patrimonial, a favor de otra, de tal manera, que su acreedor verá disminuidas sus posibilidades de pago, en vista de
que su deudor ha quedado insolvente, en vista de la venta del único bien que poseía y que en términos generales era
la garantía genérica de pago a favor de su acreedor; por lo tanto, e independientemente de que el acreedor pudiese
intentar la acción pauliana en contra de su deudor y el tercero adquirente del bien mencionado, por de pronto, en
términos materiales la venta en la cual no participó le afectó de manera directa en su patrimonio, con independencia
de las acciones legales que la ley civil le otorga en el caso concreto.

d) PROMESA DE PORTE FORT

Existe en nuestra legislación civil sonorense una figura jurídica que se encuentra relacionada con la obligación de las
partes con respecto a un contrato, llamada Promesa de Porte-Fort, la cual consiste en la obligación que asume una
persona frente a otra, para obtener el consentimiento de un tercero a fin de que este contrate con aquel,
imponiéndose una pena para en el caso de que el tercero no acepte contratar con el beneficiario de la pena, en este
caso la ley no obligará al tercero, en el caso de que rehúse contratar con aquel frente al cual se obligó el promitente,
pues no fue su voluntad la que estuvo presente, sino la del promitente, razón por la cual, la ley declara que valdrá la
pena, la cual será exigible a éste último, en caso de que el tercero no acepte contratar.

6.- INTERPRETACION DE LOS CONTRATOS

Hemos dicho que el contrato es el acto jurídico por excelencia, la fuente de las obligaciones más común y de uso
cotidiano, que permite a las personas llevar al terreno de lo concreto jurídicamente hablando, sus convenciones y
acuerdos sobre negocios de naturaleza civil, sin embargo, existen casos en los cuales el contrato celebrado no resulta
ser del todo claro, sobre todo al momento de que surge un conflicto con relación a su interpretación, bien sea porque
los términos utilizados en el contrato no son claros para ambas partes, en virtud de tener diferente significado, o bien
porque en el contrato hayan quedado lagunas, obscuridades, ambigüedades o porque las partes se hayan reservado
cuestiones que no trascendieron al cuerpo del contrato, de tal manera que dichas situaciones den lugar a diferencias
entre los contratantes por la diversa interpretación que hacen del contenido del contrato y que en la mayoría de los
casos dicha interpretación resulta ser tendenciosa e instruida por el interés de cada parte interviniente en el
mencionado contrato.
TEORÍAS SOBRE LA INTERPRETACION DE LOS CONTRATOS

Ante lo anterior, se impone la interpretación de los contratos confusos, para el efecto de que se arreglen los términos
del mismo conforme a las reglas de la equidad y del bien común; lo anterior para conciliar las voluntades de los
contratantes, sobre todo en lo que concierne a las estipulaciones que quedaron plasmadas en el contrato y a las
reservas mentales que no llegaron a trascender al mismo, de tal manera que ante una voluntad declarada que se
objetivó en el contrato y otra voluntad interna que no llegó a manifestarse, pudieran presentarse conflictos entre las
partes, los cuales merecen un criterio de definición fundado como ya se manifestó en la equidad, la justicia y el bien
común, considerados como principios reguladores del derecho civil; sin embargo, han existido diferentes
concepciones relacionadas con la interpretación de los contratos a saber:

---- La teoría Alemana, llamada de la voluntad expresa o declarada, que sostiene, que ante una contradicción entre la
voluntad contenida en los términos de un contrato y la voluntad interna o no declarada de los contratantes, debe
prevalecer la primera, en razón de la confianza que deben suscitar los contratos como formas de asentar los negocios
civiles, de tal forma que debe otorgárseles dicha confiabilidad a partir de hacer prevalecer en caso de contradicción,
la voluntad que se externó al momento de contratar y que fue conocida por ambos contratantes, así como por todos
aquellos terceros que llegaren a conocer dicho acto jurídico. Esta doctrina sostiene su posición, fundamentándose en
el hecho de que en caso de querer hacer prevalecer la voluntad interna o no declarada, se estaría desafiando la
naturaleza propia del derecho, pues para éste, importan los actos que trascienden hacia lo externo del individuo,
careciendo de relevancia para el orden jurídico lo que queda en el fuero interno de las personas, además de que se
precisaría ser un psicólogo para adentrarnos en la mente de los contratantes para urgar en ella y encontrar lo que
verdaderamente quisieron decir al momento de contratar, función que no se encuentra en las manos de los abogados
y juristas según la doctrina alemana.

---- Teoría francesa, conocida como teoría de la voluntad interna, la cual sostiene que ante una contradicción entre la
voluntad declarada y que quedó asentada en los términos de un contrato y la voluntad que no trascendió a los
términos del mismo, debe prevalecer ésta última, en virtud de que es la voluntad más apegada a la realidad de los
contratantes, aquella que los determinó a contratar y que por lo tanto debe buscarse dicha voluntad y hacerla
prevalecer sobre la declarada.

El código civil sonorense, al ocuparse de la problemática relacionada con la interpretación de los contratos en los
artículos 1985 al 1988, nos envía a los diversos 110 al 116 de dicha codificación, (apropósito de la interpretación de
los actos jurídicos), mismas reglas legales que se inclinan por la teoría de la voluntad declarada, sólo si los términos
del contrato son claros y no dejan lugar a dudas, y en caso de que las cláusulas de un contrato no sean claras y no
pueda estarse a su sentido literal por introducir confusión para entenderlas, en virtud de que las palabras empleadas
parecieren contrarias a la intención evidente del autor o autores del acto, el código civil opta por la teoría francesa de
la voluntad interna o no declarada, sin embargo, exige que dicha voluntad sea evidente, de tal manera que sea
posible probar en términos concretos que los contratantes quisieron asentar una cosa y no la declarada en el
contrato; por tanto según nuestra legislación sonorense en la materia, debe hacerse prevalecer la voluntad interna o
no declarada, por sobre la voluntad asentada y externada en un contrato, siempre y cuando la voluntad que no
trascendió a los términos de dicha convención sea posible acreditarla por cualesquiera de los medios probatorios
permitidos por la ley.

Creemos que el criterio que sigue el código civil sonorense es acertado, en cuanto que sigue la teoría de la voluntad
interna, pero condiciona su aplicación al hecho de que se pruebe de manera concreta que la voluntad de las partes
era otra y no la expresada en los contratos, pues se busca con ello hacer prevalecer la voluntad más auténtica, por
sobre aquella que quizá se exteriorizó de forma apresurada o poco clara para los intereses de las partes.

El código civil para el estado de Sonora, establece reglas que deben aplicarse al momento de interpretar un acto
jurídico, en este caso un contrato; reglas, que siguen un patrón que identifica las causas de los posibles errores más
comunes que se cometen al momento de concluir un contrato civil, mismas que se comentan a continuación, en
razón de considerárseles adecuadas y aplicables de manera lógica a la interpretación de un contrato en el cual existe
discordancia entre lo declarado por las partes y lo que verdaderamente quisieron expresar:

1ra.-En primer término y como quedó expresado en líneas anteriores, si bien, el código civil sonorense acoge la
doctrina alemana de la voluntad interna en materia de interpretación de contratos, también exige que dicha voluntad
no expresada en el cuerpo del contrato, sea susceptible de ser objetivada a través de pruebas que la hagan
fehaciente e indubitable, de tal manera que dicha voluntad llegue a ser evidente, así el artículo 110 de dicha
codificación establece: “Si los términos de un acto jurídico son claros y no dejan duda sobre la intención del autor o
autores del mismo, se estará al sentido literal de sus cláusulas. Si las palabras parecieren contrarias a la intención
evidente del autor o autores del acto, prevalecerá ésta sobre aquellas”.
2da.- También en su artículo 111, establece: “Cualquiera que sea la generalidad de los términos de un acto jurídico,
no deberán entenderse incluidos en él estipulaciones distintas y casos o cosas diferentes de aquellos sobre los que el
autor o autores del acto se propusieron comprender”

3ra.- Como regla de interpretación, el código civil sonorense establece en su artículo 112, que si a alguna cláusula de
un acto jurídico, pudiere dársele diversos sentidos, la misma deberá entenderse en el sentido más adecuado para que
surta efectos; de lo que se desprende, que las cláusulas ambiguas, deberán interpretarse en función del tipo de
contrato y del contexto del acuerdo de voluntades que le dio origen.

4ta.- De la misma forma las cláusulas de un contrato, deberán interpretarse de manera conjunta, al establecer en el
artículo 113: “Las cláusulas de los actos jurídicos deberán interpretarse las unas por las otras, atribuyendo a las
dudosas el sentido que resulte del conjunto de todas.

5ta.- El artículo 114, ordena que, las palabras que puedan tener distintos significados, deberán ser entendidas en
aquel que sea más adecuado a la naturaleza y objeto del acto jurídico.

6ta.- Un punto importante en materia de interpretación de actos jurídicos que establece el código civil sonorense,
estipula que los usos y costumbres del país deberán tenerse en cuenta para interpretar las ambigüedades de los actos
jurídicos, o las palabras empleadas en los mismos, conforme lo estipula el artículo 115 del código aludido.

7ma.- De manera categórica, el código civil sonorense en su artículo 116 establece: “Cuando absolutamente fuere
imposible resolver las dudas por las reglas establecidas en los artículos precedentes (110 al 115, invocadas aquí bajo
incisos de la a) al f)), si aquellas recaen sobre circunstancias accidentales del acto jurídico, y este fuere gratuito, se
resolverán a favor de la menor transmisión de derechos e intereses, salvo lo dispuesto para los testamentos; si el
acto fuere oneroso se resolverá la duda a favor de la mayor reciprocidad de intereses.

Si las dudas de cuya resolución se trata en este artículo recayesen sobre el objeto principal del acto jurídico, de tal
suerte que no pueda venirse en conocimiento de cuál fue la intención o la voluntad del autor o autores del acto, éste
será nulo.”

Como se observa de las reglas establecidas por el código civil para el estado de Sonora, el legislador previó las
situaciones que más comúnmente introducen problemas de interpretación de los actos jurídicos en general y de los
contratos en particular, hasta el punto de otorgar las reglas de equidad que deberán prevalecer en caso de que de
manera definitiva no pueda saberse la verdadera intención de los contratantes, a partir del contenido del artículo 116
trascrito con antelación, lo que lo convierte en una ley civil que otorga las bases para interpretar los contratos en
cuanto a su contenido y alcances, aún cuando de sus palabras no pueda inferirse la intención verdadera de las partes,
pues la solución última que estipula para tal caso y después de buscar la solución en base a la equidad, es la nulidad
del contrato, la que por consecuencia acarrea la restitución de prestaciones entre las partes.

SEGUNDA FUENTE DE OBLIGACIONES

B.- DECLARACIÓN UNILATERAL DE VOLUNTAD

1.- ANTECEDENTES

Esta figura jurídica merece comentarios especiales, en cuanto que no existe unanimidad teórica y legal para
considerarla una fuente general de obligaciones; en efecto, en el antiguo derecho romano no existía una
reglamentación sistemática de la declaración unilateral de voluntad y sólo podemos encontrar como formas análogas
las que se referían a la oferta a favor de los dioses y la oferta a favor de la ciudad, en las cuales se consideraba que
el oferente estaba obligado a cumplir únicamente por su declaración unilateral de voluntad, sin embargo, como se
anota eran casos excepcionales, por lo que fuera de esos casos, no encontramos en el antiguo derecho francés,
español o italiano, formas específicas de declaración unilateral de voluntad que obligaran a sus emisores; por tanto, el
Código Napoleón no establece norma alguna respecto a la declaración unilateral de voluntad como fuente de
obligaciones, y no es hasta el Código Civil alemán en el que se acepta, no sin cortapisas que algunas formas de
declaración unilateral de voluntad pueden ser fuente de obligaciones, tales como la promesa de fundación, la
promesa de recompensa, la oferta pública y la estipulación a favor de tercero, aún cuando dichas figuras son
abordadas dentro del capítulo de los contratos y no dentro de uno dedicado específicamente a la declaración
unilateral de voluntad.

En el caso de la legislación mexicana, los códigos civiles de 1870 y 1884, no reglamentaron esta forma de crear
obligaciones, y no es hasta el código civil de 1928 en el que se recoge la declaración unilateral de voluntad como
fuente de obligaciones, aunque en términos restringidos y atendiendo a la generalización que en el uso de ellas había
hecho la sociedad mexicana de ese tiempo, conservando hasta la actualidad el Código Civil Federal la reglamentación
restringida a formas particulares de declaración unilateral de voluntad, tales como las ofertas al público, la promesa
de recompensa, el concurso con promesa de recompensa, la estipulación a favor de tercero y el otorgamiento de
documentos civiles a la orden y al portador.

En función de los anterior podemos fundarnos en la clasificación que hace Busso (citado por Rojina, 1978;199) de las
diferentes posturas respecto a esta figura jurídica, de tal forma que encontramos tres posiciones a saber:

a) Los que niegan que la declaración unilateral de voluntad pueda constituir una fuente autónoma de obligaciones,
como el caso de la legislación francesa o italiana.

b) Los que aceptan a la declaración unilateral de voluntad como fuente de obligaciones, sólo en los casos
específicamente determinados por la ley, como el caso del código civil alemán o el caso de nuestro código civil para el
Distrito Federal en materia común y para toda la república en materia federal.

c) Los que admiten que la declaración unilateral de voluntad puede ser fuente particular y general de obligaciones, de
tal manera que no sólo los casos legalmente reglamentados de ella se aceptan como fuente de obligaciones, sino
toda aquella declaración unilateral de voluntad que contenga una obligación lícita y posible, será fuente de
obligaciones, como viene a ser el caso del Código civil para el estado de Sonora o el similar del estado de Morelos.

Los que niegan efectos a la declaración unilateral de voluntad como fuente de obligaciones, se fundan en el
argumento consistente en que no puede constituirse obligación civil sin el concurso de acreedor y deudor y en el caso
de las diversas formas de declaración unilateral de voluntad, sólo participa el sujeto obligado, sin que exista la
participación del sujeto activo o de quién estará facultado para exigir la obligación asumida, de tal manera que al
carecer de sujeto activo, al nacer una declaración unilateral de voluntad, no puede hablarse del nacimiento de una
obligación en estricto sentido, pues es de explorado derecho que se precisan dos sujetos para la constitución de una
obligación, como lo vienen a ser el acreedor y el deudor.

En contraposición, existen otras opiniones que admiten que la declaración unilateral de voluntad, puede llegar a
constituirse en fuente de obligaciones, sólo en los casos expresamente reglamentados por la ley civil, lo cual significa
un avance en cuanto a la legislación de casos que la cotidianeidad ha hecho válidos tácticamente, pues son múltiples
los casos de personas que se adhieren a manifestaciones unilaterales de voluntad para constituir verdaderas
obligaciones civiles; sin embargo, esta posición tiene sus limitaciones y otorga al legislador la potestad de considerar
o no a ciertas formas de declaración unilateral de voluntad como fuentes de obligaciones, dejando por fuera algunos
otros casos similares sin reglamentar y que de acuerdo a esta corriente no merecerían considerarse como fuente de
obligaciones, menospreciando el valor y fuerza de la lógica en las negociaciones civiles y sin entrar al estudio
detenido de las razones por las cuales una persona puede obligarse con su sola declaración unilateral de voluntad.

Por otra parte tenemos el caso de aquellos que consideran que la declaración unilateral de voluntad si puede
considerarse una forma particular y también general de declaración unilateral de voluntad, como es el caso de la
legislación civil para el estado de Sonora, la cual en los artículos 1991 al 2041, se encarga de reglamentar formas
particulares o típicas de declaración unilateral de voluntad, así como formas generales o atípicas de la misma, para
dejar establecido que para el legislador sonorense la declaración unilateral de voluntad, no sólo es fuente de
obligaciones en los casos específicamente reglamentados en el código civil, sino que es concebida como fuente
autónoma de obligaciones, de tal manera que “…toda persona capaz puede obligarse por su sola declaración
unilateral de voluntad, siempre y cuando se trate de una obligación lícita y posible”.(Art. 1991, párrafo segundo
Código civil para el estado de Sonora).

Como llegó el legislador sonorense a inspirarse para concebir a la declaración unilateral de voluntad de la forma en
que lo hace el código civil respectivo?, --creo que la respuesta se encuentra en las ideas de algunos tratadistas tales
como el ilustre maestro don Rafael Rojina Villegas, quién al abordar la discusión sobre la naturaleza, origen y efectos
de la declaración unilateral de voluntad, deja establecido como conclusión del problema planteado que debemos
distinguir entre el nacimiento del derecho y el ejercicio de éste, para poder entender como la declaración unilateral de
voluntad ha llegado a constituirse en fuente autónoma de obligaciones, es decir, se debe establecer el efecto o
efectos del nacimiento de un derecho y el ejercicio posterior que se haga de éste, de tal manera que en el caso de la
declaración unilateral de voluntad, al emitirse ésta en cualesquiera de sus formas, nace el derecho para el acreedor
que se coloque en la hipótesis prevista por dicha declaración, el cual quizá para ese momento se encuentre
indeterminado, lo cual no impide el nacimiento de la facultad en su favor, sin embargo, ello es independiente del
ejercicio que se haga de dicho derecho con posterioridad, una vez que el sujeto activo se determine; por lo tanto es
posible el nacimiento de una obligación a partir del nacimiento de un derecho, cuando se emite una declaración
unilateral de voluntad, con independencia como ya se asentó, que dicha facultad se ejerza y en consecuencia se exija
el cumplimiento de una obligación, pero ello ocurrirá con posterioridad al nacimiento del derecho y por ende de la
obligación.

Por considerar que el sistema utilizado por el código civil para el estado de Sonora es más completo, en cuanto que
considera una norma genérica para concebir la creación de obligaciones a partir de una declaración de voluntad, ello
con independencia de la reglamentación que realiza de formas particulares y generales de la misma, abordaremos el
estudio de dicha fuente de obligaciones a partir de dicha legislación, pues la gran gama de negocios civiles que se
han creado en nuestra sociedad, así como el hecho que la ley y la lógica no impiden el nacimiento de derechos y
obligaciones a partir de una expresión unilateral de voluntad, han hecho necesario el reconocimiento legal de casos
que no merecen quedar fuera de la reglamentación civil en un código que pretenda estar a la altura de los avances
que registran las relaciones entre particulares que pretende regular.

Por tanto la declaración unilateral de voluntad para su estudio se divide en:

FORMAS PARTICULARES O TIPICAS DE DECLARACIÓN UNILATERAL DE VOLUNTAD:

a) La oferta a persona determinada.


b) Las ofertas al público, que comprenden: las ofertas de compra o venta al público, la promesa de recompensa y el
concurso con promesa de recompensa.
c) La estipulación en favor de tercero.
d) Otorgamiento de documentos civiles a la orden o al portador.

FORMAS GENERALES O ATIPICAS DE DECLARACIÓN UNILATERAL DE VOLUNTAD:

a) El acto dispositivo a título gratuito.


b) La oferta libre a persona indeterminada.
c) La promesa abstracta de deuda.

Pasaremos a continuación, a analizar en forma particular todas y cada una de las formas de declaración unilateral de
voluntad, aclarando que son aplicables a ellas las reglas establecidas para los actos jurídicos en general y para los
contratos en particular, exceptuando los casos expresamente declarados por el código civil sonorense.

2.- FORMAS PARTICULARES O TIPICAS

a) La oferta a persona determinada.- Esta forma de declaración unilateral de voluntad se refiere a la oferta ya
estudiada como parte del consentimiento, al abordar el estudio de éste como elemento de existencia de los contratos;
de tal manera, que una oferta de cualquier tipo (no sólo de venta o compra) que vaya dirigida a persona
determinada, presente o no presente, se considera forma de declaración unilateral de voluntad que obliga a su autor,
en tanto no sea aceptada por la persona o personas a las cuales se encuentra dirigida, pues entonces, se considera
que la obligación nace del concurso de voluntades entre oferente y aceptante, es decir, toda oferta, dirigida a
persona determinada obliga a su autor a sostenerla, bien sea por todo el plazo que el oferente haya establecido o por
el que la ley determine, en caso de que la oferta se hubiere lanzado con plazo, de tal manera que la oferta a persona
determinada, antes de ser aceptada, constituye una forma particular de declaración unilateral de voluntad, en cuanto
engendra en su autor la obligación de sostenerla en los términos mencionados con antelación; de tal manera que
será una verdadera declaración unilateral de voluntad, la oferta de venta, de compra, de arrendamiento, de
comodato, de prestación de servicios profesionales, etc., que se lance a persona determinada, pues constituye desde
su emisión una obligación a cargo del oferente, consistente en el sostenimiento de tal oferta en los términos
planteados en la misma, razón por la cual la legislación civil sonorense admite la posibilidad de poder demandar a un
oferente por el cumplimiento de su oferta o policitación y hacerlo cumplir aún a pesar de su rebeldía, caso en el cual
su voluntad es suplida por el tribunal que conozca del asunto.

b) Las ofertas al público, que a su vez se dividen en: Oferta de venta o compra, promesa de recompensa y concurso
con promesa de recompensa, por lo tanto, procederemos a su definición y análisis en ese orden.

1ra.- Ofertas de venta o compra.- Esta forma de declaración unilateral de voluntad se refiere a aquellas ofertas
específicamente de venta o de compra que se realicen al público, es decir, que sean lanzadas a persona
indeterminada no presente, a través de cualquier medio, de tal forma que no precise el destinatario de las mismas,
nótese que esta forma particular se refiere precisamente a ofertas sólo de venta o de compra y a persona
indeterminada no presente, que tal sería el caso de las ofertas de venta o compra, que se realizan a través de spots o
anuncios radiofónicos, periodísticos, carteles, revistas, o televisivos, etc. Desde luego, esta forma de declaración
unilateral de voluntad obliga a su emisor a sostener la oferta por todo el plazo fijado para la oferta o en su defecto a
sostenerla, por todo el plazo determinado por la ley, teniendo aplicación a tal respecto, el contenido de los artículos
2002 y 2023 del Código Civil Sonorense, que establecen que el promitente, en este caso el oferente de venta o
compra a persona indeterminada, podrá revocar su ofrecimiento, siempre y cuando la revocación se haga con la
misma publicidad que se le dio al referido ofrecimiento. Lo anterior implica que toda oferta, tanto la que se realiza a
persona determinada presente o no presente, como la que se realiza al público (a persona indeterminada no
presente) con ánimo de venta o compra, obligan a su autor a sostener su propuesta por todo el plazo que se hubiere
fijado o hasta en tanto no sea liberado por disposición de la ley( el caso de la oferta a persona determinada presente,
en la cual el oferente se desliga en el momento de su oferta, si los destinatarios no la aceptan en el acto; o el caso de
la oferta a persona determinada no presente, en la cual la ley determina un plazo para en el caso de que dicha
policitación se haya realizado sin fijación de uno determinado, siendo éste el de tres días, más el tiempo necesario
para la ida y vuelta del correo regular público o del que se juzgue bastante, no habiendo correo público, según las
distancias y la facilidad o dificultad de las comunicaciones) o se revoque la misma en los términos apuntados. Una
oferta, concebida como declaración unilateral de voluntad, cualesquiera que fuere su naturaleza, contiene toda la
fuerza legal de una obligación civil, en tanto somete a su autor a sus consecuencias, que lo son el cumplimiento de la
oferta a quién se coloque en la hipótesis de aceptación de la misma, aún a pesar de que se muestre rebelde para el
cumplimiento de la misma, caso en el cual, el tribunal suplirá su voluntad conforme a lo estipulado en el artículo 2481
del Código Civil Sonorense, de aplicación supletoria al caso concreto y que a la letra dice:

“Si el promitente rehúsa firmar los documentos necesarios para dar forma legal al contrato concertado, en su rebeldía
los firmará el juez; salvo el caso de que la cosa ofrecida haya pasado por título oneroso a la propiedad de tercero de
buena fe, pues entonces la promesa quedará sin efecto, siendo responsable el que la hizo de todos los daños y
perjuicios que se hayan originado a la otra parte.”

De lo anterior se desprende la fuerza obligatoria de la oferta como declaración unilateral de voluntad, pues una vez
realizada, se tiene la obligación de cumplirla en sus términos, existiendo acción para demandar su cumplimiento
coactivo, distintivo de las obligaciones civiles plenamente válidas, siendo por tanto claro que la declaración unilateral
de voluntad engendra obligaciones de manera autónoma, en el caso de las ofertas mencionadas.

2da.- Promesa de recompensa.- Esta figura se define a partir de aquellos anuncios u ofrecimientos que se hacen al
público, en los cuales una persona o grupo de personas se comprometen a entregar una prestación a favor de quién
cumpla determinada condición o preste cierto servicio; de tal manera que una vez realizada la promesa de
recompensar con una prestación a quién cumpla la referida condición o preste el servicio solicitado, se tiene la
obligación de cumplir lo prometido.

La promesa de recompensa, hace nacer para la persona que cumpla la condición o esté en aptitud de prestar el
servicio, el derecho a exigir la entrega de la prestación prometida; también podrá reclamar la entrega de la
prestación, aquella persona que con anterioridad a la promesa se encontrare ya en los términos o condiciones de
cumplir con lo solicitado, a no ser que el promitente de forma expresa haya declarado que la promesa sólo
beneficiaría a los que a partir de la misma ejecutaren el servicio o llenaren la condición estipulada.

Antes de que esté prestado el servicio o cumplida la condición, podrá el promitente revocar su ofrecimiento, siempre
que dicha revocación se haga con la misma publicidad que se le haya dado a la promesa de recompensa; sin
embargo, quién acredite que ha realizado gastos para prestar el servicio o cumplir la condición, tiene derecho a que
se le cubran los gastos hechos y a que se le paguen los daños y perjuicios si prueba que se le causaron; además si
los gastos realizados implican un principio claro y directo de ejecución del servicio o de cumplimiento de la condición,
el promitente no podrá revocar su promesa, estando en consecuencia obligado a cumplir con la entrega de lo
prometido.

En cuanto a la revocación de la promesa de recompensa, es lógico suponer, que si se hubiese señalado plazo para la
ejecución de la obra, no podrá el promitente revocarla, mientras no esté vencido el plazo.

Cabe la posibilidad de que no una, sino varias personas cumplan la condición o presten el servicio, caso en el cual
tendrán derecho a la recompensa según las reglas siguientes:

-El que primero prestare el servicio o cumpliere la condición.


-Si el servicio es prestado o la condición cumplida simultáneamente por varias personas, se repartirá la recompensa
por partes iguales y…
-Si la prestación que como recompensa se ha ofrecido fuere indivisible, se sorteará entre los interesados, salvo pacto
en contrario celebrado entre ellos.
3ra.- Concurso con promesa de recompensa.- Existirá un concurso con promesa de recompensa, siempre que una
persona convoque a un concurso o torneo, en el cual se ofrezca una recompensa para quién llene las condiciones
estipuladas por el propio promitente y referidas al concurso convocado; en este tipo de eventos siempre deberá
fijarse un plazo.

El promitente, desde luego, tiene el derecho de designar a la persona o personas que hayan de decidir a quién o a
quienes de los concursantes se entrega la prestación prometida como recompensa.

A esta forma de declaración unilateral de voluntad le son aplicables por analogía las reglas referidas a la promesa de
recompensa, en todo lo que no se oponga su naturaleza.

c) La Estipulación a favor de tercero

Lejos se encuentra el principio de derecho romano que expresaba, que los contratos no podían beneficiar, ni
perjudicar a terceros, a partir de la fórmula “RES INTER ALIOS ACTA”( los contratos sólo causan efectos para las
partes), en vista de que la adecuación del derecho civil a las costumbres humanas, ha hecho posible que en la
actualidad los contratos si puedan beneficiar a terceros, verbigracia, la estipulación a favor de éstos, que se haga en
un contrato cualquiera, lo que permite que el tercero adquiera acción para exigir al promitente, el cumplimiento de lo
pactado con el estipulante en su favor.

Así, el Código Civil de Sonora, en su artículo 2027 establece que en los contratos se pueden realizar estipulaciones a
favor de terceros, conforme a las reglas siguientes:

1ra.- La estipulación a favor de tercero, otorga acción directa a éste, para exigir al promitente la entrega de la
prestación a que se ha obligado, salvo pacto en contrario; confiriendo también al estipulante la facultad de exigir al
promitente el cumplimiento de la obligación a favor del tercero.

2da.- El derecho del tercero, nace al momento de perfeccionarse el contrato, salvo que los contratantes hubieren
estipulado expresamente el diferimiento de sus efectos , en virtud de haber introducido modalidades que lo afecten
en su eficacia, tales como la condición o el término.

3ra.- El contrato sólo se considera el medio para realizar la estipulación a favor de tercero, la cual tiene su fuente en
la declaración unilateral del promitente.

4ta.- La estipulación puede ser revocada antes de que el tercero manifieste expresa o tácitamente su voluntad de
aceptar o aprovechar la prestación; entendiéndose como aceptación tácita, en el caso de que el tercero haya hecho
gastos en relación con lo ofrecido, y también cuando lleve a cabo actos que en forma indubitable hagan presumir su
intención de aceptar lo ofrecido.

5ta.- En caso de controversia, el promitente y obligado a cumplir la entrega de la prestación al tercero, podrá oponer
a éste, todas las excepciones derivadas del contrato que se usó como medio para realizar la estipulación, salvo que se
hubiese pactado lo contrario.

d) Expedición de Títulos Civiles, a la Orden o al Portador

En este tipo de declaración unilateral de voluntad, es menester aclarar que trataremos de documentos civiles que
habiendo sido expedidos a la orden o al portador, contienen una obligación a cargo del suscriptor que es de
naturaleza civil, para el efecto de no confundirlos con los llamados títulos de crédito, previsto y reglamentados por la
Ley de Títulos y Operaciones de Crédito, y cuya naturaleza mercantil los coloca en una posición jurídica totalmente
distintos de los títulos que emergen de una declaración unilateral de voluntad. En efecto, los títulos mercantiles
poseen ciertas características que los hacen especiales y los diferencian sustancialmente de los títulos civiles, entre
las características que los distinguen tenemos:

- Los títulos de crédito de naturaleza mercantil, se encuentran expresa y específicamente reglamentados por la Ley de
Títulos y Operaciones de Crédito, de tal manera que podemos identificarlos a partir de la mención y definición que
dicha ley hace de ellos, así sabemos que los títulos de crédito reglamentados por dicha legislación federal, son: El
cheque, El pagaré, La Letra de cambio, La acción, los certificados de depósito, Las obligaciones, Los certificados de
participación, El bono de prenda; en cambio los títulos civiles se encuentran reglamentados de manera genérica e
hipotética en el código civil, de tal manera que podemos conocer tantas formas de títulos civiles, como formas de
asumir obligaciones se consignen en un documento y llenen los requisitos legales para ser considerados títulos civiles.
- Los títulos de crédito, son documentos literales por disposición de la ley, de tal manera que son documentos que
han de presentarse necesariamente para hacer valer el derecho en ellos consignados, en cambio los títulos civiles, no
son documentos literales, pues en caso de perdida, robo o extravío puede justificarse el derecho contenido en ellos a
través de cualesquier medio probatorio previsto por la ley, de tal forma que no son documentos necesarios para
hacer valer el derecho en ellos contenido.

- Los títulos de crédito son documentos autónomos e independientes de la causa que les dio origen, de tal forma que
valen según sus términos, abstrayéndose de la causa que les dio origen, tratándose en resumen de obligaciones
abstractas, que no se vinculan a la causa que las originó, sino que su valor se encuentra en la fuerza de los términos
literales expuestos en el documento; en cambio los títulos civiles no gozan de dichas características, ya que se
encuentran vinculados a la causa que les dio origen. Por todo lo anterior, no debemos confundir los títulos de crédito
de naturaleza mercantil, con los títulos civiles que en este caso son materia de nuestro estudio, como nacidos de una
declaración unilateral de voluntad.

Aclarado lo anterior procederemos a definir la naturaleza y efectos de los títulos civiles, conforme a la legislación civil
sonorense, por considerar que ésta realiza una reglamentación más acabada de dicha figura jurídica y de todas las
formas de declaración unilateral de voluntad en general, en tal virtud el código civil para el estado de Sonora,
establece que, toda persona puede por declaración unilateral de voluntad obligarse a favor de otra, suscribiendo
documentos civiles a favor de persona determinada o indeterminada, pudiendo usar las expresiones a la orden o al
portador, u otras equivalentes, por lo tanto para la validez de las obligaciones contenidas en tales documentos,
llamados títulos civiles, no se requieren términos o pronunciamientos textuales de carácter literal o expresos, por lo
cual el deudor, puede obligarse libremente, en la forma y términos que mejor le parezcan, pudiendo emplear
cualquier tipo de redacción para determinar en el propio documento o posteriormente al beneficiario, sin que esté
obligado a utilizar las palabras a la orden o al portador.

El derecho de crédito contenido en los títulos civiles puede cederse a través de las formas ordinarias previstas por el
propio código civil sonorense, como pudieran ser la cesión de derechos y la subrogación por pago, en cualesquiera de
sus formas; asimismo, podrá cederse el crédito contenido en dichos documentos a través del endoso del mismo,
cuando se trate de documento expedido a persona determinada, o por la simple entrega del documento cuando se
haya expedido a favor de persona indeterminada; cuando el documento suscrito a la orden de persona determinada,
sea transmitido por endoso, éste deberá expresar de manera clara la voluntad de ceder el crédito, empleando
cualquier expresión, sin que se esté constreñido a emplear términos literales o expresos, debiendo constar el endoso
en el cuerpo del propio documento y consignar el lugar y fecha de la transmisión, el nombre del endosatario, el
nombre del endosante, así como su firma, de tal manera que el endosatario tendrá que llenar dichos requisitos, al
momento de querer hacer valer los derechos derivados de la transmisión de dicho crédito; cabe aclarar que el artículo
2034 del código civil sonorense, adolece de una defectuosa redacción, en vista de que en primer término utiliza el
término cesionario, cuando se está refiriendo a los requisitos del endoso de documentos civiles expedidos a favor de
persona determinada o a la orden, cuando los términos correctos que se debieron utilizar al hablar de la institución
del endoso, debieron haber sido el de endosante y endosatario; asimismo, en dicho precepto no se consigna como
requisito del endoso, el nombre y la firma del endosante, requisitos esenciales en la transmisión de un documento vía
endoso, pues es el sujeto que está transmitiendo la propiedad del crédito a favor de otra persona y por lo tanto debe
constar indubitablemente su voluntad para hacerlo, requiriéndose en tal sentido su nombre y su firma en el propio
documento y como parte del endoso estampado en el mismo; por tal razón en el presente texto se adecuan los
requisitos a que debía referirse el citado precepto.

El endoso de títulos civiles a la orden o a favor de persona determinada, hace responsables solidariamente a los
endosantes, para con el endosatario y en el caso de diversos endosos, también habrá solidaridad entre los diversos
endosantes a favor del último endosatario, pudiendo hacerse el endoso sin dicha responsabilidad, cuando así se haga
constar expresamente en el cuerpo del documento al momento de endosarlo.

Los títulos civiles nacidos de declaración unilateral de voluntad, no son documentos necesarios para hacer valer el
derecho en ellos contenido, por lo tanto en caso de extravío, robo o destrucción, podrá justificarse el derecho de
crédito consignado en ellos, por cualquier medio de prueba previsto por la ley; en el caso de robo o extravío, si se
tratare de un documento a favor de persona indeterminada y el deudor del mismo se opusiere a su pago alegando
que el documento pasó indebidamente a poder del tenedor del mismo, tendrá éste que justificar la forma en que lo
adquirió, para poder recibir la prestación contenida en el mismo.

En el caso de los documentos civiles expedidos a favor de persona indeterminada o al portador, el deudor está
obligado a cubrir la prestación a cualquier persona que le presente y entregue el documento, a menos de que haya
recibido orden judicial para no hacer el pago, o que se haya justificado por el antiguo beneficiario que el documento
le fue robado o que se acredite que el documento presentado para su pago llegó a manos del tenedor de manera
indebida.

Al tratarse de documentos civiles que tienen su fuente en una declaración unilateral de voluntad, le son aplicables en
tal sentido las reglas aplicables a los actos jurídicos en general, por lo tanto, la obligación contenida en ellos
desaparecerá cuando el documento habiendo sido expedido al portador, se demuestre por parte del obligado que el
título entró en circulación contra su voluntad, que tal documento tiene una fuente ilícita o que hubo error de hecho o
de derecho determinante de la voluntad, como única causa o motivo para la expedición de dicho documento.

El suscriptor de títulos civiles a la orden o al portador, puede oponer todas las excepciones que se deriven del texto
del documento, además de todas aquellas que conforme a la ley sean procedentes, incluyendo las de nulidad
absoluta o relativa por incapacidad, por existencia de vicios de la voluntad o ilicitud en el objeto, motivo o fin del acto
jurídico unilateral que dio origen a los mencionados documentos.

La persona que haya sido desposeída injustificadamente de documentos al portador, puede justificar ante la
autoridad judicial dicha situación e impedir por orden de ésta que se paguen al tenedor que los presente para su
pago, inclusive puede el desposeído justificar el hecho de la desposesión injustificada al deudor para evitar que éste
lo cubra; sin embargo, si el deudor a pesar de las pruebas evidentes que se le presenten de la desposesión, pagare el
documento a quién se lo presente, se expone al doble pago, en el caso de que en el juicio que promoviere el
desposeído injustificadamente del documento demostrare plenamente que el título le fue robado o que fue
desposeído de él en forma indebida y que notificó y justificó en forma oportuna los hechos al deudor.

La legislación sonorense en materia de títulos civiles, declara de manera enfática que los mismos no son documentos
literales, y por lo tanto no son necesarios para hacer valer el derecho en ellos consignado; como tampoco los
considera autónomos e independientes de la causa que les dio origen, de tal forma que su falta puede sustituirse por
la prueba del acto que les dio origen, para hacer valer el derecho que constaba en ellos. El anterior criterio sostenido
en la legislación civil sonorense, lo considero correcto, en razón de que al hablar de títulos civiles, nos estamos
refiriendo a documentos confeccionados por personas comunes y corrientes, que han creado tales instrumentos
representativos de prestaciones diversas, a partir de sus necesidades como personas de derecho civil común y no en
razón de necesidades especiales referidas a una actividad determinada que implique el conocimiento de reglas
reguladoras que exijan el uso específico de solemnidades o formalidades en la emisión de los referidos títulos, como
lo vendrían a ser en tal caso, los llamados títulos de crédito, los cuales dada su naturaleza mercantil requieren el
llenado de determinadas fórmulas, sin las cuales son inexistentes, pues al representar dichas fórmulas, verdaderas
solemnidades, su falta origina desde luego la inexistencia del acto jurídico mercantil respectivo, como por ejemplo, Un
pagaré, para ser considerado como tal, debe por disposición del artículo 170, fracción I de la Ley General de Títulos y
Operaciones de Crédito, contener la mención de ser PAGARE, inserta en el texto del documento, sin cuya solemnidad,
no se considerará como título de crédito.

3.- FORMAS GENERALES O ATIPICAS DE DECLARACION UNILATERAL DE VOLUNTAD

Antes de abordar el estudio de las diferentes formas generales o atípicas de declaración unilateral de voluntad,
queremos aclarar que no todas las legislaciones civiles de los diversos estados de nuestro país, incluyendo al Código
civil federal, reglamentan éstas formas mencionadas, en vista quizá de que sus legisladores se han visto influenciados
por la opinión teórica que indica que ésta forma de acto jurídico unilateral, sólo puede ser considerada como fuente
de obligaciones, en aquellos casos específicamente señalados en la legislación y no en otros, opinión teórica y
legislativa, que a nuestro juicio nos parece estrecha y alejada de una realidad que plantea cotidianamente infinidad
de ejemplos conteniendo casos de personas que se obligan por su simple declaración unilateral de voluntad, sin que
tales casos se encuentren reglamentados expresamente en la legislación civil, lo que convierte a tales códigos en
leyes rebasadas por la fuerza de las transacciones civiles que por necesidad se crean día con día, las mismas que
fundamentan la inclusión en las leyes civiles, de las formas generales de declaración unilateral de voluntad,
verbigracia, el código civil para el estado de Sonora y a decir del Maestro Rafael Rojina Villegas (1978, 201), también
el código civil del estado de Morelos las contempla, convirtiéndolos en verdaderos aciertos legislativos y a dichos
códigos, en unos de los más avanzados de nuestro sistema jurídico, pues a diferencia de ellos, el código civil federal,
sólo reglamenta y en términos escuetos y muy generales, Las ofertas de venta al público, la promesa de recompensa,
el concurso con promesa de recompensa, la estipulación a favor de tercero y los títulos civiles a la orden o al
portador, como formas particulares de declaración unilateral de voluntad, sin considerar las formas generales de
dicha fuente de obligaciones; mismo código que sigue el sistema del código civil alemán, el cual como ya lo
mencionamos sólo reglamenta ciertas formas particulares de declaración unilateral de voluntad tales como, la
promesa de fundación, la promesa de recompensa, la oferta pública y la estipulación a favor de tercero; por lo tanto
no es exagerada la afirmación de que nuestro código civil sonorense, es uno de los más avanzados del mundo(dentro
de nuestro sistema jurídico) en esta materia.
Una vez aclarado lo anterior, por considerarse relevante en el estudio de esta fuente de obligaciones, pasaremos a
analizar las diversas formas generales o atípicas de declaración unilateral de voluntad.

a) El Acto Dispositivo a Título Gratuito

Habrá acto dispositivo a título gratuito, siempre que una persona durante su vida transfiera a otra u otras, cosas o
valores, a través de un acto de entrega material de los mismos , sin esperar la conformidad o contraprestación alguna
de quién los recibe; acto que una vez realizado, es irrevocable, salvo en los casos expresamente autorizados por el
código civil, como puede ser, el caso, de que el acto dispositivo se haya realizado por un error de hecho o de
derecho, y si el mismo fue el motivo determinante de la voluntad, el autor del acto puede pedir la nulidad.

Esta figura pudiere confundirse con la donación, pues comparten características comunes como lo vienen a ser su
carácter gratuito y su naturaleza liberal, sin embargo, pueden diferenciarse fácilmente, considerando que la donación
es un contrato, y por lo tanto requiere el consentimiento del donatario,
mientras que el acto dispositivo, es un acto unilateral de voluntad, que no requiere para su validez la conformidad del
beneficiario.

Incluso, el acto dispositivo a título gratuito, puede engendrar obligaciones abstractas, en cuanto la falta de causa o
motivo que justifique la ejecución de dicho acto no perjudica la validez del mismo, ni tampoco puede ser motivo de
revocación por parte de su autor, alegando dichas circunstancias.

Sin embargo, el código civil sonorense, reglamenta un caso que tiene que ver con la ilicitud del motivo que originó el
acto dispositivo y que se refiere al derecho del autor de dicho acto dispositivo, para pedir la nulidad del mismo,
siempre que demuestre que dicho acto tuvo por origen o razón de ser un acto ilícito anterior o el cumplimiento de
una obligación ilícita preexistente; nulidad que origina que lo que se entregó, no quede en poder del que lo recibió,
sino que el cincuenta por ciento se entregará a la beneficencia pública del estado y el otro cincuenta por ciento se
devolverá a quién lo había entregado, en este caso el autor del acto dispositivo; la misma consecuencia acarreará el
hecho de que la prestación se hubiere entregado bien sea para la realización de un fin que sea ilícito o contrario a las
buenas costumbres.

Como se asentó en la definición inicial del acto dispositivo a título gratuito, éste no requiere para su validez la
aceptación de las cosas o valores por parte del beneficiario, por lo que dicha circunstancia no afecta la validez del
acto; sólo en el caso de que el citado beneficiario se opusiere a la realización del acto o devolviere las cosas o valores
entregados, quedará dicho acto sin validez jurídica, reputándose en tal caso como acto inexistente para todos los
efectos legales a que haya lugar.

En caso de que el beneficiario se opusiere a la ejecución del acto o devolviere las cosas o valores, y dicha situación
perjudicare a sus acreedores, cuyos créditos sean anteriores a la oposición o devolución mencionadas cosas o valores,
podrán los mencionados acreedores pedir al Juez , que los autorice para recibirlas en nombre del beneficiario, y
abonar a sus créditos el importe de las cosas o valores; sin embargo el beneficiario, puede impedir que los acreedores
las acepten, pagándoles el importe de sus créditos.

b) LA OFERTA LIBRE A PERSONA INDETERMINADA

Si la legislación sonorense, se ha encargado de normar las ofertas a persona determinada, así como las ofertas al
público, congruente con su criterio modernizador en materia de declaración unilateral de voluntad, también,
reglamenta una figura que a nuestro parecer pretende abarcar los casos no regulados por aquellos dos tipos de
ofertas, como lo viene a ser la oferta libre a persona indeterminada, la cual lanzada a apersona indeterminada, para
celebrar cualquier tipo de acto jurídico, crea la obligación a cargo del oferente de celebrar el acto jurídico ofertado,
siempre y cuando tenga un objeto lícito y posible.

En efecto, el código civil sonorense en los artículos 2000, al 2007, reglamenta esta figura y establece, que una oferta
hecha a persona indeterminada para obligarse a su favor, se reconoce como válida por dicho cuerpo de ley; sin
embargo, establece ciertos lineamientos para la validez de dicha oferta, como lo vienen a ser: que se determine la
naturaleza de la obligación, precisando todos sus elementos esenciales, el objeto de dicha obligación, limitarse a
cierto tiempo y constar por escrito.

Los anteriores deben tenerse como lineamientos generales para la validez de una oferta libre a persona
indeterminada; destacando, que, cuando la citada oferta se refiera a la celebración de un contrato, deberán indicarse
para su validez, la naturaleza del mismo, sus elementos esenciales y todos los demás elementos necesarios para su
debida caracterización.

La oferta libre a persona indeterminada, puede hacerse del conocimiento del potencial beneficiario por cualquier
medio, sin embargo, cuando la citada oferta se haga del conocimiento del público por cualquier medio de publicidad
masivo, el escrito que contenga la oferta, deberá depositarse en la empresa publicitaria, firmado por el oferente, o
por otra persona a su ruego, si no sabe hacerlo aquel, imprimiendo en el escrito la huella digital del referido oferente,
la falta del escrito anterior en caso de conflicto, hace nacer una responsabilidad solidaria entre el oferente y la
empresa a favor del aceptante.

Específicamente, la oferta libre a persona indeterminada, es válida para concertar cualquier tipo de contrato, siempre
y cuando el oferente posea capacidad legal para obligarse; en este caso, la oferta sólo engendra obligaciones de
hacer, consistentes en la celebración del contrato según lo ofertado, en caso de que el oferente se rehúse a celebrar
el contrato, una vez aceptada su oferta, su voluntad puede ser suplida por el tribunal competente, otorgando el
contrato ofrecido a favor del aceptante, en rebeldía del precitado oferente, firmando los documentos necesarios para
ello.

La oferta libre a persona indeterminada, no puede ser revocada, mientras no se haya vencido el plazo que para su
vigencia estableció el oferente; en caso de que no haya señalado plazo para la aceptación de dicha oferta, la misma
puede ser revocada, cuando su autor la retire antes de que sea aceptada por persona alguna, siempre y cuando la
revocación se haga con la misma publicidad que se le otorgó a la oferta; sin embargo, quién pruebe que ha hecho
gastos para aceptar la oferta, tiene derecho a que se le cubran dichas erogaciones por parte del oferente, y si tales
gastos, implican un principio claro y directo de aceptación de la oferta, el oferente no podrá revocar su oferta,
estando obligado a cumplirla en sus términos, so pena de ser apremiado por el juez para hacerlo, y a si a pesar de
ello se muestra rebelde para su cumplimiento, el tribunal suplirá su voluntad, llevando a cabo en su nombre y fincado
en su rebeldía, todos los actos necesarios para cumplir al aceptante la oferta.

Cuando una oferta libre a persona indeterminada haya sido aceptada, podrá el aceptante exigir el otorgamiento del
contrato propuesto, si tiene la capacidad legal para celebrarlo y reúne los requisitos necesarios para cumplir el dar, el
hacer o el no hacer objeto de la oferta; cuando ésta, consista en una obligación que se imponga el oferente,
independientemente del contrato, el aceptante que reúna los requisitos y condiciones de la oferta, podrá exigir que se
cumpla la obligación ofertada.

En el caso de que varias personas aceptaren la oferta, el oferente estará obligado a celebrar el contrato ofrecido al
que demuestre haberlo aceptado en primer término, en caso contrario, al no poderse establecer la prelación en el
orden de aceptación, se determinará por sorteo cual de aquellas personas celebrará el contrato o será acreedora de
la prestación ofertada, siendo el resultado del sorteo obligatorio, tanto para el oferente, como para la persona que
resulte elegida a partir de dicho procedimiento.

Como se ve, la oferta libre a persona indeterminada, pretende abarcar aquellos casos de ofertas no contempladas en
las ofertas a persona determinada y en las ofertas al público, reglamentadas como formas particulares o típicas de
declaración unilateral de voluntad.

c) PROMESA ABSTRACTA DE DEUDA

De la misma forma que la oferta libre a persona indeterminada, la promesa abstracta de deuda, a nuestro juicio,
pretende abarcar aquellos casos, en los cuales existiendo una obligación civil a cargo de persona determinada o
indeterminada, y no pudiendo considerar tal obligación como título civil a la orden o al portador, se le pueda
considerar como promesa abstracta de deuda, cumpliendo una función genérica dentro de la declaración unilateral de
voluntad.

La promesa abstracta de deuda, es válida por declaración unilateral de voluntad y una vez realizada es irrevocable,
salvo, el caso de que se demostrare que hubo un error determinante de la voluntad, respeto a la persona del
acreedor, a la naturaleza de la deuda o a la persona del deudor y que dicho error fue el único que determinó la
promesa, caso en el cual el promitente podrá pedir la nulidad de la misma; el error sobre la persona del acreedor,
existirá cuando el promitente, al declararse deudor, lo haga a favor de una persona en especial, creyendo que es su
acreedora, cuando en realidad no lo ha sido; el error en la naturaleza de la deuda, se presentará cuando el
promitente al declararse deudor de una persona lo haga creyendo equivocadamente que una norma jurídica le
impone tal obligación, cuando en realidad no es así, bien sea por una errónea interpretación de la ley o por que la
norma no exista; el error sobre la persona del deudor, existirá cuando el promitente al declararse deudor a favor de
otra persona, lo haga en función de una deuda preexistente que creía que era a su cargo, pero que en realidad es a
cargo de otra persona conforme a la ley.

Puede pedirse también la nulidad de la promesa abstracta de deuda, siempre que se demuestre que un error de
hecho o de derecho, fue el único motivo determinante de la voluntad para realizar la promesa

La promesa abstracta de deuda, debe formularse por escrito, determinando en forma clara la clase de obligación que
el deudor se ha impuesto, señalando el plazo pertinente para su cumplimiento, si la naturaleza de la obligación
asumida lo exige; se exige además que en la promesa conste la firma del obligado, y si no sabe o no puede firmar, lo
hará otro a su ruego, estampándose en el mismo documento la huella digito pulgar derecha del promitente; además,
para la validez de la promesa, se requiere que el deudor, tenga capacidad legal para obligarse en los términos de su
promesa y que el acreedor pueda legalmente exigirla,. Por no existir un impedimento en dicho sentido, bien sea en
relación con su persona o con la naturaleza de la prestación; además para la validez de la promesa, la obligación
establecida en ella, debe ser lícita y posible.

La promesa abstracta de deuda, puede asumirse a favor de persona determinada o indeterminada, cuando la
naturaleza de la obligación lo permita; asimismo, por virtud de la promesa abstracta de deuda puede reconocerse una
obligación preexistente sin expresar su causa u origen, o también declararse el promitente deudor de otra persona sin
especificar la fuente de su obligación, ni los motivos, justificación o razones que haya tenido para hacerlo; de tal
manera, que la falta de causa o motivo que justifique la promesa abstracta de deuda no perjudica a ésta en cuanto a
su validez, ni tampoco puede ser motivo de
revocación de la misma.

No obstante lo anterior, cuando se demuestre, una vez entregada la prestación, que la promesa abstracta de deuda
tuvo su origen o su razón de ser en un acto ilícito anterior o el cumplimiento de una obligación ilícita preexistente, lo
que se hubiere entregado no quedará en manos de quién lo recibió, sino que el cincuenta por ciento se entregará a la
beneficencia pública del estado y el otro cincuenta por ciento se devolverá a quién lo entregó, en este caso al
promitente; debiendo observarse lo mismo, cuando lo que se hubiere entregado en virtud de una promesa abstracta
de deuda, sea para la realización de un fin que sea ilícito o contrario a las buenas costumbres. La falta de aceptación
por parte del acreedor, en cuanto a la recepción de la prestación prometida por el deudor, no perjudica su validez,
sólo en el caso de que dicho acreedor se opusiere a la recepción de lo prometido o devolviere la prestación
entregada, quedará la promesa sin validez jurídica en cuanto a su existencia y efectos.

Sin embargo, cuando la oposición o devolución de la prestación prometida, se hiciere en perjuicio de los acreedores
del beneficiario de la promesa, podrán éstos, siempre y cuando sus créditos sean anteriores a la oposición o
devolución de la prestación, ocurrir al Juez de Primera Instancia competente, para que los autorice a recibir la
prestación en su nombre; pudiendo el acreedor beneficiario impedir que sus acreedores acepten en su nombre,
pagándoles los créditos que tengan en su contra.

TERCERA FUENTE DE OBLIGACIONES

C.- EL ENRIQUECIMIENTO SIN CAUSA

Conforme a nuestra legislación, es posible que alguien se enriquezca, en detrimento de otra persona, sin que exista
causa jurídica que justifique ambos fenómenos de impacto patrimonial; es decir, una persona puede experimentar el
ingreso de bienes o derechos a su patrimonio, pertenecientes a diversa persona, quién a su vez experimentará el
egreso de tales bienes o derechos, sin que exista una causa que regulada por el derecho, explique tal tránsito
patrimonial.

Es preciso aclarar que esta fuente de obligaciones civiles ha sido también llamada por ciertos tratadistas y no pocas
legislaciones como enriquecimiento ilegítimo, tal y como lo comenta Martines Alfaro: “Este enriquecimiento también
llamado ilegítimo, es una fuente de las obligaciones, específicamente de la obligación de restituir o de indemnizar y
tal enriquecimiento consiste en el beneficio pecuniario de un patrimonio, a costa del perjuicio pecuniario de otro,
mediando una relación de causa a efecto entre el beneficio y el perjuicio y sin que haya una razón justificante del
beneficio correlativo del perjuicio. “…El beneficio pecuniario es un enriquecimiento y el perjuicio viene a ser un
empobrecimiento” (Martines, 1989; 140), lo anterior se comenta en relación a que es más preciso denominarlo como
enriquecimiento sin causa, pues nos estamos refiriendo a u desplazamiento patrimonial que no tiene causa jurídica, y
no a un desplazamiento patrimonial cuya causa sea contraria a las leyes o a las buenas costumbres, como para
llamarlo enriquecimiento ilegítimo..
Contra lo que pudiera pensarse, son muy variados los casos en los cuales una persona se enriquece en perjuicio de
otra, sin existir causa para ello, pues, los casos más comunes indican por ejemplo, que en un contrato, que es una de
las formas más cotidianas en el trafico civil de bienes y derechos, las partes se enriquecen y/o se empobrecen
teniendo como causa el contrato de referencia; así, quién sea el beneficiario de un acto dispositivo a título gratuito,
se enriquecerá en detrimento de quién entregó dicha prestación, teniendo como causa a dicha declaración unilateral
de voluntad; quién comete un hecho ilícito civil, deberá indemnizar a la víctima, y por lo tanto se empobrecerá en
beneficio de ella, teniendo dicho movimiento patrimonial como causa, precisamente al hecho ilícito mencionado, etc.,
de tal forma que nuestro entorno, tiene mas identificación con los actos de transferencia patrimonial con causa, que
con aquellos que carecen de ella.

1.- DEFINICION Y REGLAS PARA DETERMINAR LA INDEMNIZACION

El enriquecimiento sin causa, se presenta, cuando una persona se enriquece en detrimento de otra, sin existir causa
jurídica para ello, estando obligado a indemnizarlo de su empobrecimiento, según las circunstancias.

El código civil para el estado de Sonora, establece las reglas más lógicas, razonables y justas, para determinar la
indemnización a favor del empobrecido, de tal forma que nos atendremos a dicha disposición a fin de apegarnos a los
principios mencionados al exponer dicha temática; así, dicha reglamentación establece que la indemnización en caso
de un empobrecimiento sin causa se realizará en los términos siguientes:

a) Si el enriquecimiento es igual al empobrecimiento, la indemnización será en la medida de los dos.

b) Si el enriquecimiento es menor que el empobrecimiento, la indemnización será en la medida del primero.

c) Si el enriquecimiento es mayor que el empobrecimiento, la indemnización será en la medida de este último.

Como se observa de las reglas contenidas en el artículo 2042, del código civil sonorense, éstas tratan en todo
momento de salvaguardar la equidad en la situación planteada, pues no obstante que el enriquecimiento sea mayor
que el empobrecimiento, el enriquecido, no deberá indemnizar en términos de su aumento patrimonial, sino en la
medida del empobrecimiento de la otra persona; asimismo, si el empobrecimiento es mayor que el enriquecimiento,
no se obliga al enriquecido a indemnizar al empobrecido en la medida de su disminución patrimonial, sino que deberá
restituirle en la medida de lo que obtuvo como aumento patrimonial.

2.- REQUISITOS PARA QUE EXISTA EL ENRIQUECIMIENTO SIN CAUSA

Para que se actualice la hipótesis del enriquecimiento sin causa, es menester se reúnan los siguientes requisitos:

a) Debe experimentarse desde luego, el enriquecimiento de una persona, entendiendo como tal, todo ingreso de
bienes o derechos al haber patrimonial de una persona, la liberación de una deuda, o la cancelación de un gravamen
a su favor. Este enriquecimiento debe ser estimable en dinero directa o indirectamente.

b) Debe experimentarse el empobrecimiento de otra, entendiéndose como tal, el egreso de bienes o derechos de su
patrimonio, que representen una pérdida o menoscabo del mismo, o bien cuando deje de percibir todo aquello a lo
que legítimamente tiene derecho. El empobrecimiento, también debe ser
estimable en dinero, directa o indirectamente.

c) Debe existir una relación de causa a efecto entre el enriquecimiento y el empobrecimiento.


d) Que no haya una fuente jurídica de obligaciones o derechos que explique el aumento patrimonial.

Sin embargo y refiriéndonos al último requisito mencionado, es posible que exista un enriquecimiento sin causa,
cuando habiendo mediado una causa o fuente jurídica para el empobrecimiento, dicha causa desaparezca
posteriormente.

No deben confundirse el enriquecimiento sin causa, con ciertos tipos de obligaciones abstractas, nacidas en virtud de
diversas formas de declaración unilateral de voluntad, como la promesa abstracta de deuda o los títulos civiles a la
orden o al portador, pues mientras la primera carece de fuente o causa jurídica, las segundas tienen su causa,
precisamente ene. Acto jurídico unilateral que les dio origen.

Cuando un incapacitado se enriquezca por actos que llevare a cabo una persona capaz, sin incurrir en error de hecho
o de derecho, y con conocimiento del empobrecimiento que experimenta, o pueda experimentar, no habrá lugar a
exigir la indemnización correspondiente.
No habrá lugar a exigir indemnización, cuando por actos de una persona o personas, se beneficien en términos
generales otra u otras, por aumentar de valor sus propiedades o posesiones, si tales beneficios, son consecuencia
necesaria del beneficio que también experimente la persona que ejecutó tales actos, no importando los gastos y
trabajos que hubiere hecho éste último.

3.-EL PAGO DE LO INDEBIDO, COMO FORMA ESPECÍFICA DE ENRIQUECIMIENTO SIN CAUSA

El pago de lo indebido es una forma de enriquecimiento sin causa que se encuentra específicamente reglamentada
por el código civil sonorense, el cual establece que existirá el pago de lo indebido, siempre que una persona reciba
alguna cosa que no tenía derecho de exigir y que por error ha sido indebidamente pagada a su favor, caso en el cual
se encuentra obligada a restituirla.

En términos generales, cuando la prestación haya sido recibida de mala fe, el que la recibió debe pagar el precio
corriente de dicha prestación; si la recepción fue de buena fe, sólo deberá restituir el equivalente al enriquecimiento
recibido.

El pago de lo indebido supone la entrega por error a una persona de una prestación que no tiene derecho a recibir, ni
a exigir y que por tanto se le ha pagado indebidamente; de tal forma que el error de parte de la persona que realiza
el pago indebido, viene a constituirse en un elemento primordial para la actualización de esta fuente de obligaciones,
error que puede ser de hecho o de derecho y que puede recaer en la persona del acreedor, del deudor o respecto a
la existencia de la propia deuda, por lo tanto:

a) Existirá error sobre la persona del acreedor, cuando el pago se realice a quién no tenga tal carácter, bajo la
creencia errónea de que si lo tiene.

b) Existirá error en la persona del deudor, cuando el pago se realice por alguien que erróneamente se considere
deudor.

c) Existirá error sobre la existencia de la deuda, cuando se cubra una obligación que no haya existido o que conforme
a derecho deba calificarse de inexistente, equiparándose a este caso, el pago realizado respecto a obligaciones
afectadas de nulidad absoluta o relativa, en el caso de que quién realice el pago ignore el vicio o causa de la nulidad.

En el caso de esta forma específica de enriquecimiento sin causa, para su actualización se requiere la reunión de los
siguientes elementos:

a) Es necesario la entrega de una cosa, en concepto de pago.


b) Que el pago sea indebido, lo que implica que no había obligación de realizar tal entrega.
c) Que la entrega de la cosa, haya sido realizada por error.

Consideró importante comentar la postura del maestro Manuel Bejarano Sánchez, quién citando a los hermanos
Mazeaud, (1984; 205), expresa que el último requisito mencionado a mostrado ser insuficiente, porque existen
también pago de lo indebido cuando se realiza, no por error, sino por intimidación, transcribiendo que “ la acción de
repetición está expedita para el solvens que, aún sabiendo que nada debe, ha pagado sin embargo, porque se le
forzó a ello”(Mazeaud); sin embargo, no comparto la opinión de tan distinguido maestro, en razón de que el caso
citado, si bien provoca de darse, la restitución de lo entregado en tales circunstancias, no menos cierto es que, la
acción a ejercitarse en tal caso, ni sólo entrañaría la de restitución, sino la de indemnización, en virtud de que un
pago realizado por intimidación, es un acto que se realizó motivado por el hecho ilícito que representa la referida
intimidación.

CUARTA FUENTE DE OBLIGACIONES

D.- LA GESTION DE NEGOCIOS

1.- ANTECEDENTES

Clasificada por los romanos como Cuasicontrato, en vista de que observaron que había actos y hechos que no
constituían contratos, ni delitos, pero que se asemejaban a unos y a otros, por lo que decían que las obligaciones
nacidas de ellos, nacían quasi ex contractu o quasi ex delito, por lo que la gestión de negocios, al no entrañar un
convenio entre partes, quedaba excluida de la clasificación de contrato, y al no dar lugar a obligaciones nacidas de
hechos ilícitos, merecía una clasificación que respondiera a su naturaleza, razón por la cual se le llamó cuasicontrato,
denominación que en opinión de Bonnecase, debe abandonarse, en vista que la terminología romana ha dejado de
corresponder a la realidad del derecho moderno; sin embargo como el mismo lo comenta, (Bonnecase, 1995; 855) el
código civil francés define a los cuasicontratos en el artículo 1371, como: “los cuasicontratos son hechos del hombre,
puramente voluntarios, de los cuales resulta un compromiso de cualquiera clase para un tercero, y algunas veces una
obligación recíproca para ambas partes” ; definición que pudiere ser criticada como lo es por el jurista citado, sin
embargo, la denominación de cuasicontrato que se aplica a la gestión de negocios, creo es acertada en cuanto nos
acerca de entrada a comprender la naturaleza y efectos de esta fuente de obligaciones.

En efecto, definir como cuasicontrato a la gestión de negocios, nos permite en primer término, entender la casi
conclusión de un acuerdo entre partes, que por una circunstancia no ha desembocado en ello, dando como
conclusión a un casi acuerdo, que engendra obligaciones recíprocas, en este caso a cargo del gestor y del dueño del
negocio.

2.- DEFINICION

La teoría, así como las legislaciones civiles contemporáneas, definen a la gestión de negocios de una manera muy
similar a la definición que se le otorgaba en el derecho romano; en consecuencia el código civil sonorense, en su
artículo 2064, la define de la siguiente manera:

“El que sin mandato y sin estar obligado a ello se encarga de un asunto de otro debe obrar conforme a los intereses
del dueño del negocio”

Lo anterior obedece a que la ley establece el impedimento para que alguien se inmiscuya en los asuntos de otro,
salvo que dicha persona lo autorice o que la ley le imponga dicha obligación o se lo conceda como facultad; pero,
también la ley también establece, que en los casos en que el dueño del negocio se encuentre impedido o ausente
para hacerse cargo personalmente de la atención de su asunto y ello le pueda causar algún perjuicio o privar de un
beneficio notorio, un tercero se encuentra autorizado para intervenir en su favor, debiéndose conducir en su gestión
bajo los siguientes términos:

1.- El gestor debe obrar conforme a los intereses del dueño del negocio.

2.- Debe dar aviso al dueño y esperar su decisión, salvo que haya peligro en la demora; en caso de que no pudiere
contactarse al dueño del negocio, el gestor debe continuar su gestión hasta concluirla.

3.- El gestor debe emplear la misma diligencia que emplee en sus negocios propios.

4.- La intromisión debe ser intencional y espontánea, el gestor debe saber que el negocio es ajeno, pues si lo cree
propio, no realiza una gestión de negocios.

5.- No debe ser emprendida la gestión, en contra de la expresa o presunta voluntad del dueño del negocio.

Por lo tanto, cuando una persona se inmiscuya en los asuntos de otra, y cumpla con las condiciones apuntadas, habrá
realizado una gestión de negocios.

La gestión de negocios, no engendra obligación para el dueño del negocio de pagar honorarios, salvo el caso de que
la gestión se hubiese ratificado por él, caso en el cual la mencionada gestión se reconduce para convertirse en un
contrato de mandato, con efectos retroactivos al día en que se inició la gestión.

3.- OBLIGACIONES Y DERECHOS DEL GESTOR

a).- El gestor tiene derecho a que se le paguen solamente los gastos necesarios que hubiere hecho en el ejercicio de
la función desempeñada y los intereses legales correspondientes; no tiene derecho a cobrar honorarios; cuando el
resultado de la gestión no fuere favorable al dueño del negocio, éste no quedará obligado a pagar en los términos
mencionados, pero si la gestión hubiere sido ratificada, tendrá las obligaciones propias de un mandante.

b).- Si la gestión tuvo por objeto evitar un daño inminente al dueño del negocio, el gestor sólo responde de su dolo o
culpa grave; aun cuando hubiere obrado contra la voluntad del dueño del negocio.

c).- Si la gestión se lleva a cabo contra la voluntad expresa o presunta del dueño del negocio, el gestor debe pagar
los daños y perjuicios que se le causen a aquél, aun cuando el gestor no haya incurrido en culpa.
d).- El gestor que realice operaciones arriesgadas, responderá aún en el caso de que por caso fortuito o fuerza
mayor, en tales circunstancias, se causen daños o perjuicios al dueño del negocio, aún cuando éste tuviere por
costumbre realizar dichas operaciones arriesgadas.

e).- El gestor también responde, por los daños y perjuicios que se causen al dueño del negocio, cuando en la gestión
hubiere obrado más en interés propio, que en función de los intereses de aquél.

f).- Si el gestor delegare a otra persona actividades relacionadas con la gestión, deberá responder de los actos del
delegado, así como de los actos directos en que hubiere intervenido.

g).- Si los gestores fueren dos o más, la responsabilidad que resulte a su cargo, será solidaria.

h).- El gestor está obligado a continuar la gestión hasta concluirla, una vez iniciada; y a rendir cuentas al dueño del
negocio una vez concluida.

4.- OBLIGACIONES Y DERECHOS DEL DUEÑO DEL NEGOCIO

a).- Cuando el negocio fue útilmente gestionado, el dueño debe pagar al gestor, los gastos necesarios que hubiere
realizado en el ejercicio de su cargo, hasta la concurrencia de las ventajas obtenidas; así como los intereses legales
correspondientes.

b).- Debe cumplir las obligaciones contraídas por el gestor en su nombre, si el negocio fue útilmente gestionado.

c).- En los casos en que la gestión haya tenido por objeto hacer frente a un peligro inminente y evitar un daño al
dueño del negocio, y a pesar de la buena diligencia del gestor, el daño se causare, el dueño deberá pagar al gestor
sólo los gastos absolutamente necesarios que hubiere realizado y su monto sea
comprobado, acorde a las circunstancias y justo.

d).- Si el dueño del negocio ratifica la gestión, deberá pagar honorarios al gestor además de los gastos necesarios, en
los términos del punto 1 referido con antelación.

Ha quedado asentado, pues así lo establece la ley civil sonorense en forma expresa, que la gestión de negocios no
debe emprenderse contra la voluntad expresa o presunta del dueño del negocio, en vista de que, este tipo de
gestiones se realizan generalmente entre personas que comparten lazos de parentesco o amistad, que los hacen
solidarizarse en momentos en los cuales, alguno de ellos no se encuentra en posibilidad de atender algún asunto de
su incumbencia, caso en el cual personas allegadas al ausente, se encargan del asunto en circunstancias en que les
permiten conocer o presumir la voluntad del dueño del negocio y por lo tanto obrar en consecuencia; sin embargo
existen caso en los cuales la propia ley establece que la voluntad contraria del dueño del negocio no se tendrá en
cuenta para la legitimidad de la gestión, cuando se trate de asuntos que se refieran a alimentos, obligaciones
referidas al pago de impuestos, cumplimiento de deberes públicos y en el caso de que en gestión de negocios se
cubran por una persona gastos funerarios y lo herederos se nieguen a cubrirlos.

5.- CASOS DE GESTION CONTRARIOS A LA VOLUNTAD DEL DUEÑO DEL NEGOCIO QUE SE REPUTAN COMO
LEGITIMOS POR EL CÓDIGO CIVIL

Cuando una gestión de negocios se emprenda contra la voluntad del dueño del negocio, éste estará obligado a
cumplir con las obligaciones que emergen de ella, no obstante que no se encuentre de acuerdo con hacerlo, en los
siguientes casos:

a).- Cuando el gestor hubiese cumplido obligaciones de pago de impuestos a cargo del dueño del negocio.

b).- Cuando el gestor hubiere cumplido obligaciones de interés público que eran a cargo del dueño del negocio.

c).- Cuando una persona con ánimo de gestión de negocios, otorgue alimentos que son a cargo de otra, tendrá
derecho el gestor a que se le cubran por el obligado, a pesar de que éste no hubiese dado su consentimiento.

d).- Los gastos funerarios, proporcionales a la condición del fallecido y a los usos y costumbres de la localidad,
deberán ser pagados al gestor que los hubiese cubierto, por aquellos que hubieren tenido la obligación de alimentarlo
en vida; aún cuando el difunto no hubiere dejado bienes.
QUINTA FUENTE DE OBLIGACIONES

E.- EL HECHO ILICITO

El hecho ilícito funda su estructura y naturaleza en la teoría de la culpa, pues, es en este elemento subjetivo en el
cual descansa la noción que de hecho ilícito poseen todas las legislaciones hispanoamericanas; en efecto, la culpa,
como elemento fundamental, ha sido diferenciada en dos grandes sentidos: la culpa en sentido amplio como causa de
la conducta dañosa e ilícita de una persona en perjuicio de otra (y que puede deberse a negligencia o intención) y la
culpa en sentido restringido, que se refiere a la acción dañosa e ilícita que se realiza no intencionadamente, sino que
se incurre en ella, cuando al conducirnos con falta de previsión o de cuidado, causamos daño a otra persona.

La culpa, como elemento del hecho ilícito, puede por tanto, referirse a intención o dolo y a imprudencia o negligencia
por otra parte, según se haya conducido el sujeto responsable; ambos tipos de culpa, indistintamente, constituyen el
elemento fundamental de esta fuente de obligaciones.

1.- DEFINICION

Son diversas las formas o modos en los cuales, las distintas legislaciones definen al hecho ilícito, de entre ellas
destaca, el código civil para el estado de Sonora, mismo que en su artículo 2081, establece:

“Todo hecho del hombre ejecutado con dolo, culpa, negligencia o falta de cuidado, que cause daño a otro, obliga a su
autor a reparar dicho daño.

Para los efectos de este artículo, se considera que obra con culpa el que procede en contra de la ley o de las buenas
costumbres, causando daño a otro”

La anterior definición legal supone que el elemento culpa, se materializa cuando alguien procede en contra de la ley o
las buenas costumbres, dando como consecuencia, que tal contenido legal considera que el hecho ilícito se conforma
de dos elementos: la culpa y el daño; cuando en realidad y al hacer un análisis más detenido de los elementos cuya
coincidencia se requieren para actualizar un hecho ilícito, tenemos que son tres y no dos los elementos, en vista de
que la culpa se refiere al matiz de la conducta que se asumió al causar el daño, es decir, la culpa tiene que ver con la
causa subjetiva que motivó la violación de la ley o las buenas costumbres y que por ende originó el daño, esto es, si
se causó por dolo o imprudencia ; siendo esto, independiente de la norma jurídica que se violentó al asumir
determinada conducta que causa daño.

2.- ELEMENTOS DEL HECHO ILICITO

Concordando con Bejarano Sánchez (1984; 221), el hecho ilícito puede definirse como: “ Una conducta antijurídica,
culpable y dañosa, la cual impone a su autor la obligación de reparar los daños y engendra a su cargo una
responsabilidad civil. O dicho de otra manera: hecho ilícito es la violación culpable de un deber jurídico que causa
daño a otro y que responsabiliza civilmente”; del anterior concepto, se desprenden los tres elementos cuya
concurrencia se requieren para que exista un hecho ilícito fuente de obligaciones son:

a) La antijuricidad, consistente en la violación a una norma jurídica de carácter general, o a una norma jurídica de
carácter particular; por tanto, es tan antijurídico un hecho donde se viola el código civil o el código penal, como
cuando se violan los términos de un contrato, al ser éste una norma jurídica individualizada.

Analizando el elemento antijuricidad, tenemos que el mismo se actualizará, siempre que con un actuar, se violente
por acción o por omisión una norma jurídica de carácter general o las buenas costumbres, o bien una norma jurídica
de carácter particular; por lo tanto es aquí donde se habla de responsabilidad civil contractual, cuando se violentan
los términos de un contrato(norma jurídica individualizada o particularizada) y de responsabilidad civil
extracontractual, cuando se violenta el contenido de una norma jurídica de alcance general o las buenas costumbres.

La mayoría de los autores hablan de distintos tipos de antijurícidad, dependiendo de si la conducta fue de acción o de
omisión, si afectó la violación a la norma expresa o principio jurídico implícito de la misma, etc., sin embargo, es más
simple y aleccionador saber que la antijuricidad, se actualizará, siempre que e violen los términos de un contrato, o
bien, siempre que se viole el contenido de una norma jurídica de carácter general o las buenas costumbres, sea cual
sea la forma en que se aprecie la violación, siempre y cuando del hecho se desprenda que la norma jurídica particular
o general, no fue respetada por el responsable.

En este elemento, es pertinente ocuparnos de la pregunta común, referida a si las violaciones del código penal,
representan hechos ilícitos fuentes de obligaciones.
La respuesta es sencilla, al cometerse un delito, es fácil saber si dicha violación conocida como delito, entraña un
hecho ilícito fuente de obligaciones civiles, bastando con analizar el tipo de delito y establecer si el mismo, vulnera
intereses particulares, ya que de ser así, estamos en presencia de un delito que tiene implicaciones civiles; pues en
caso contrario, al tratarse de delitos que sólo afectan el bien jurídico tutelado en términos generales por el código
penal, consistente en la paz y la seguridad de la sociedad en general, tales como la conducción punible de vehículos,
la portación de armas prohibidas, el allanamiento de morada, amenazas, etc., estamos en presencia de delitos que no
tienen implicaciones civiles y por lo tanto no son hechos ilícitos fuente de obligaciones de tal naturaleza, en razón de
que por su comisión no se vulnera el patrimonio, la integridad física o la moral de persona alguna.

Ahora bien, y en concordancia con lo expuesto, para efectos de nuestro estudio y con el propósito de estructurar los
conceptos que nos permitan entender cabalmente lo estudiado, asentaremos:

Que fundándonos en la clasificación romana de las fuentes de las obligaciones y en la clasificación que realiza el
maestro Rojina Villegas(1978; 287-288), podemos decir que existen delitos y cuasidelitos penales y delitos y
cuasidelitos civiles; definiéndose de la siguiente manera.

º- Delitos penales.- Son aquellos hechos que violentan el código penal y que se encuentran precedidos de intención o
dolo en su comisión; en ese sentido estamos hablando de delitos intencionales.

º- Cuasidelitos penales.- Se refieren a los hechos que violentando la norma penal, se ejecutan sin intención o dolo,
pero con imprudencia, falta de previsión o de cuidado, por lo que estamos hablando de delitos imprudenciales o
culposos.

º- Delitos civiles.- Son hechos del hombre ejecutados con dolo y que ocasionan daño en el patrimonio, la integridad
física o la moral de una persona, pero que no llegan a constituir un delito, en términos del código penal.

º- Cuasidelitos civiles.- Son hechos que ejecutados con imprudencia, falta de previsión o de cuidado, causan daño en
el patrimonio, la integridad física o la moral de una persona y sin que tales hechos trasciendan al ámbito penal.

Por lo anterior, tenemos que los delitos y los cuasidelitos penales, si pueden llegar a constituir delitos o cuasidelitos
civiles, cuando su comisión haya implicado la vulneración de intereses particulares, de tal forma que son hechos que
tienen una doble connotación, pues por una parte son considerados delitos para efectos de las penas públicas
respectivas y por el otro son considerados como hechos ilícitos para efectos de la reparación del daño.

De la misma manera, puede haber delitos y cuasidelitos penales, que no constituyan hechos ilícitos de naturaleza civil
y delitos y cuasidelitos civiles, que no llegan a constituir delitos o cuasidelitos penales.

Es también oportuno aclarar, que conforme a la naturaleza de los hechos ilícitos estudiados, sea posible que la
reparación del daño proveniente de delitos o cuasidelitos penales, se reclame por la vía civil, considerando el ilícito
penal como un hecho ilícito civil fuente de obligaciones, en los casos en que por
cualquier motivo no haya sido posible la obtención de la mencionada reparación dentro del juicio penal respectivo.

b) La culpa, que en sentido amplio y como elemento del hecho ilícito comprende tanto la culpa, entendida como dolo
o intención, así como la culpa, que implica imprudencia, falta de previsión o de cuidado.

El artículo 2199 del código civil sonorense, define la existencia de culpa en los siguientes términos: “Hay culpa o
negligencia cuando el obligado ejecuta actos contrarios a la conservación de la cosa o deja de ejecutar los que son
necesarios para ella”; definición que en nuestro concepto, define a la culpa en un supuesto determinado, referido al
caso de las personas que por cualquier causa se encuentren obligadas a la custodia de una cosa, sin hacer mención
de la concepción de culpa en sentido lato o estricto, pues, la trascripción deja entrever, sólo un caso de culpa,
aplicado al caso concreto contenido en dicho precepto, por lo que, creemos insuficiente dicha definición.

En las condiciones apuntadas, creemos prudente citar las distintas definiciones que da a conocer Carlos Sepúlveda
Sandoval (1995; 261 Tomo I), con el propósito de aclarar el sentido de culpa que debemos tener presente como
elemento del hecho ilícito;

“En ese orden de ideas, nos parece conveniente destacar en primer térmnino la opinión del tratadista Rojina Villegas,
quién sostiene:”Generalmente la culpa se define como todo acto ejecutado con negligencia, falta de previsión, o bien,
con la intención de dañar en cuyo caso toma el nombre de dolo”.
En el análisis de la existencia de daños a las personas en su individualidad, los autores franceses Colin y Capitant,
expresan: Causar un daño

o perjuicio sin derecho es obrar con culpa o falta” …Esto significa que este hombre no se ha conducido como habría
debido conducirse, que no ha hecho lo que ha debido hacer” Este elemento de la responsabilidad civil o subjetiva, el
autor Gutierrez y González, lo conceptúa en los términos siguientes: “La esencia del hecho ilícito es la culpa y por ella
se debe entender o la intención, falta de cuidado o negligencia que genera un daño y que el derecho considera a
efecto de establecer una responsabilidad”…”la conducta relevante para el derecho en esta materia, se puede
entender como la conducta humana consciente e intencional, o inconsciente por negligencia que causa un daño, y
que el derecho considera para los efectos de responsabilizar a quién la produjo”.

Los autores franceses, Henri y León Mazeaud, definen la culpa como. “un error de conducta que puede implicar el
dolo, o sea la intención de dañar, o bien, simplemente un descuido, porque no se actuó como debió haberse actuado,
de acuerdo con la precaución que razonablemente deba esperar la sociedad de cada uno de sus miembros”.

De lo anterior destaca, la consideración de que la culpa, no es sino una conducta que se desplegó bien sea con la
intención de dañar, o bien, debido a un descuido, falta de previsión, de cuidado o imprudencia por parte del
responsable, de tal manera que la culpa, como elemento del hecho ilícito, que no de la responsabilidad civil, pues
esta es consecuencia de aquel, viene a determinar la persona o personas que deberán resarcir el daño a la víctima, al
haber incurrido en intención o imprudencia.

Por tanto, la culpa como elemento del hecho ilícito, comprende al dolo o intención, el cual supone, que el actuar de
una persona, violentando una norma jurídica de carácter general o particular y causando un daño, ha sido
intencionadamente realizada por su autor, de tal forma que la intención dolosa, no supone matices o modalidades,
como si los admite la culpa como imprudencia, consecuentemente, la intención de causar un daño tendrá sólo una
definición y una concepción legal, se actuó o no con dolo, no puede existir punto intermedio en esta conducta.

La culpa en sentido estricto, entendida como imprudencia, negligencia, falta de previsión o de cuidado, si tiene
matices, que permiten graduar la responsabilidad del autor del hecho ilícito, en virtud de que los descuidos o las
negligencias según las circunstancias, no pueden ser de la misma magnitud, de una persona a otra o de determinada
circunstancia a otra.

La culpa como imprudencia, toma en cuenta ciertos parámetros para definir el tipo de culpa en el cual se ha
incurrido, de tal manera que los criterios que existen han de tomar en cuenta ciertos puntos de referencia para
concluir en el tipo de culpa que corresponda según tales referencias; los parámetros que la teoría ha manejado en tal
sentido han sido dos: la culpa in abstracto y la culpa in concreto; las cuales han servido para referenciar los tipos de
matices que distinguen a la culpa como imprudencia.

La culpa in abstacto, es un parámetro que toma en cuanta la conducta de “un buen padre de familia”, para calificar
los diferentes tipos de culpa;, de tal forma que ese tipo ideal de persona, se compara con el actuar de la persona que
ha cometido el ilícito civil; por su parte la culpa in concreto, se califica, cuando la conducta del autor del hecho se
compara con la que habría tenido la misma persona, en las mismas circunstancias, pero obrando con la misma
diligencia que emplea normalmente en el cuidado de sus intereses y negocios.

El código civil sonorense, utiliza la culpa in abstracto, a partir de la definición de la culpa leve y levísima contenida en
el artículo 2199; mismo precepto que también utiliza la culpa in concreto, cuando define la culpa grave; todas ellas
como matices de la culpa entendida como imprudencia, falta de previsión o de cuidado.

Según el precepto citado, “habrá culpa grave, cuando el obligado a conservar o custodiar una cosa ajena, no observe
la diligencia mínima que cualquier hombre tendría en el cuidado de sus cosas”; como se observa, para establecer
legalmente la culpa grave, el código civil toma en cuenta, el cuidado mínimo que cualquier persona, (incluyendo a la
persona encargada de custodiar una cosa ajena) tendría en el cuidado de sus cosas, de tal forma que se utiliza el
criterio de la culpa in concreto, para definir la culpa grave en ese caso específico.

Por otra parte el propio artículo 2199 del código civil sonorense establece:

“…Habrá culpa leve, cuando dicho obligado no observe la diligencia media que acostumbran tener los buenos padres
de familia en el cuidado de sus bienes.

Habrá culpa levísima, cuando el citado deudor no observe la diligencia máxima que sólo acostumbran tener los
diligentísimos padres de familia en el cuidado de sus bienes”
De lo anterior se desprende que el código civil sonorense, también utiliza el concepto de culpa in abstracto, para
definir la culpa leve y levísima, en el caso concreto contenido en el precepto mencionado; sin embargo, dichos
parámetros sirven de base legal para clasificar la culpa como imprudencia en cualquier hecho no reglamentado
específicamente por dicho cuerpo de ley.

Bonnecase (1995; 871), refiere, como distintos tratadistas, como Pothier, Accurse, Alcita, Cujas y Vinnius, distinguían
tres grados de culpa: “La culpa grave, culpa lata. Supone en su autor una negligencia imperdonable o una
incalificable ineptitud. En razón de su gravedad se asimilaba al dolo, culpa dolo próxima; 2. La culpa leve, es aquella
que no comete un buen administrador, la que corresponde a una diligencia mediana; 3. La culpa levísima, culpa
levísima; que es la que no comete un administrador de una diligencia excepcional”.

El tratadista citado, expone como distintos jurisconsultos han graduado la culpa, a partir del parámetro in abstracto,
valiéndose de un tipo ideal de persona, en este caso un “buen administrador”, y prescindiendo del tipo ideal de
persona que desde el derecho romano se ha utilizado, como lo viene a ser un “buen padre de familia”.

La importancia práctica, como lo hace ver el propio Bonnecase, estriba en determinar a partir de lo anterior, reglas
generales para establecer responsabilidades a cargo de personas determinadas en el engranaje de los distintos actos
y hechos jurídicos fuente de obligaciones, dichas reglas generales consisten en lo siguiente:

1ra.- En los contratos que únicamente interesan al acreedor, como el depósito gratuito, en el cual el depositario no
recibe prestación alguna por su función, el deudor, en este caso el depositario, responde únicamente por su culpa
grave.

2da.- En los contratos en los cuales se beneficia sólo al deudor, como el comodato, el comodatario o deudor,
responde de su culpa levísima.

3ra.- En los contratos en los cuales existen provechos recíprocos, como en la compraventa, el arrendamiento, etc., el
deudor, responde de su culpa leve.

Las anteriores reglas sirven de sustento para aplicar responsabilidad en los distintos casos regulados por el código
civil sonorense, dependiendo de la naturaleza del acto que dio lugar a la obligación respectiva, desde luego,
atendiendo a circunstancias que hacen variar la hipótesis de cada regla.

c) El daño.- Viene a ser el elemento más visible del hecho ilícito, y que puede recaer, en el patrimonio, en la
integridad personal o en la moral de las personas.

El daño, según Bejarano Sánchez (1984; 246), puede considerarse como “la pérdida o menoscabo de bienes que
están en poder de la víctima”; sin embargo consideramos dicha definición incompleta, pues la misma se refiere sólo a
los daños que puede sufrir una persona en su patrimonio y no a los daños que pueden recaer sobre la integridad
física de una persona o sobre la parte moral de ésta.

Por otra parte el código civil sonorense, en su artículo 2287, define al daño de la siguiente manera: “Se entiende por
daño la pérdida o menoscabo sufrido en el patrimonio por la falta de cumplimiento de una obligación.”

Como se observa, la anterior definición legal, se refiere también al daño patrimonial exclusivamente, sin comprender
el daño a la integridad física o a la integridad moral de las personas, los cuales también son susceptibles de ser
vulnerados por el actuar ilícito de otra persona; no obstante, que el código civil de Sonora, reglamenta de manera
particular los daños a la integridad personal, así como a la integridad moral de las personas.

De todo lo expuesto, creo prudente definir el daño de la siguiente manera:

Daño, es la pérdida o menoscabo de bienes o derechos que sufre una persona en su patrimonio; la lesión que le
provoca incapacidad permanente total o parcial, temporal, o la muerte; o bien la lesión a los valores espirituales, tales
como el afecto, honor, prestigio, reputación o estimación de las cosas o personas.

La definición anterior que propongo, se encuentra sustentada en el hecho de que la misma, toma en cuenta no sólo
el daño patrimonial, sino también el daño a la integridad física de las personas, así como a su integridad moral.

Para el tratadista Rojina Villegas, (1978; 295) el daño en su más amplia acepción, comprende también el perjuicio;
sin embargo, es preciso establecer que si bien, el perjuicio se asimila al daño, no menos cierto es que tal situación se
presenta sólo en el caso de que se tome el término daño en su más amplia acepción, tal y como lo comenta; pues el
perjuicio, de manera específica se refiere: “a la privación de una ganancia lícita”, según el jurista antes citado(1978;
295), y para Bejarano Sánchez(1984; 246), el perjuicio se define como: “la privación de bienes que habrían de entrar
al poder de la víctima y que esta deja de percibir por efecto del acto dañoso”; definiciones que encuentro acertadas
en función de que hacen alusión a la causa que produce su actualización; no así la definición que de perjuicio
establece el código civil sonorense, pues éste reduce la definición legal de dicho concepto, al caso de incumplimiento
de obligaciones nacidas previamente a la causación del daño, esquivando el caso de perjuicios ocasionados en virtud
de daños causados, no por incumplimiento de una obligación preconcebida, sino por hechos jurídicos que también
engendran obligaciones, pero que antes de su ocurrencia no existían, de tal manera que, el código civil sonorense, es
limitado al definir los perjuicios, pues se constriñe a considerarlos a partir del incumplimiento de obligaciones y no del
daño causado por hecho ilícito por ejemplo, caso en el cual de manera subsidiaria a los daños se pueden causar
perjuicios a la víctima del mismo, sin que necesariamente antes del daño causado por el referido hecho ilícito,
existiese obligación alguna de parte del autor del hecho a favor de la víctima.

El perjuicio, puede ser definido de la siguiente manera, atendiendo a la naturaleza del mismo y a los diversos
supuestos de causación de un daño:

Perjuicio es todo provecho que deja de ingresar al patrimonio, en virtud del daño causado a la víctima.

Cabe aclarar que el perjuicio, para algunos tratadistas sólo es posible localizarlo y desde luego cuantificarlo, en el
caso de los daños al patrimonio exclusivamente y no en el caso de los daños a la integridad física o a la integridad
moral de las personas; opinión que no comparto, en virtud de que si el perjuicio viene a ser el provecho que deja de
ingresar al patrimonio, como consecuencia del daño causado, es claro por añadidura, que si dicho daño se produjo en
la integridad física o moral de la víctima, ello puede acarrearle consecuencias de carácter patrimonial, que podemos
identificar como perjuicios y sin que necesariamente los daños se causaren a su patrimonio, un ejemplo concreto para
ilustrar el caso sería el de la persona que en virtud de las lesiones que recibió intencional o imprudencialmente por
otra, se ve imposibilitada para trabajar y como consecuencia de ello, con independencia del daño, consistente en la
lesión que le ha ocasionado incapacidad temporal o permanente, total o parcial, deja de percibir provechos que
necesariamente habría de recibir, en caso de no haberse presentado la alteración en su salud; o bien el caso de una
persona que no logra concretar un contrato de venta o prestación de servicios profesionales, dejando de percibir
provechos en su patrimonio, como consecuencia de una información difamatoria por parte de un tercero que
desanimó a su comprador o cliente; caso en el cual encontramos el daño moral, consistente en la afectación al honor
o reputación del vendedor o prestador del servicio, cuyo resarcimiento es independiente del perjuicio que dicho daño
le ha causado.

Asimismo es menester aclarar que los daños y perjuicios, no sólo son consecuencia de la causación de un hecho
ilícito, o de un riesgo creado, sino que también es posible encontrar daños y como consecuencia de ello perjuicios, en
los casos de incumplimiento de obligaciones preconstituidas a partir de obligaciones contenidas en contratos, o en
declaraciones unilaterales de voluntad, gestión de negocios, etc. Actos y hechos jurídicos que entrañan el
cumplimiento de obligaciones y que no cumplidas en tiempo, generan en lo inmediato daños y perjuicios que deben
ser resarcidos a la víctima del incumplimiento, tal y como lo establecen los artículos 2296 y 2284 y 2285 del código
civil sonorense, que a la letra dicen:

Art.- 2296.-“Es causa de responsabilidad civil el sólo incumplimiento de un contrato, sin necesidad de que el acreedor
demuestre culpa o negligencia del deudor, salvo que la ley requiera determinada culpa en cierto grado”

Art.- 2284.- “El que estuviere obligado a prestar una cosa o un hecho y dejare de prestarlos, o no los prestare
conforme a lo convenido, será responsable, por el sólo hecho del incumplimiento, de la indemnización compensatoria
y de la moratoria, en los términos siguientes:

I.- Si la obligación fuere a plazo comenzará la responsabilidad desde el vencimiento de éste;

II.- Si la obligación no dependiere de plazo cierto, se observará lo dispuesto en el artículo 2260, y

III.- El que contravenga una obligación de no hacer pagará daños y perjuicios `por el sólo hecho de la
contravención.”

Art.- 2285.- “La indemnización compensatoria comprenderá el valor de la suerte principal o su equivalente en dinero,
más los daños y perjuicios causados directamente por el incumplimiento, y la indemnización moratoria, los daños y
perjuicios originados por el retardo en el cumplimiento de la obligación.

Para que proceda la primera, bastará que el deudor no cumpla, excepto cuando la ley requiera, además, culpa, o
cuando el incumplimiento se deba a caso fortuito o fuerza mayor.
Para que proceda la indemnización moratoria es menester que el deudor incurra en mora.”

Los anteriores preceptos de la legislación civil sonorense ponen en claro, además de ser acertados, que los daños y
perjuicios, no sólo se generan a partir de la causación de un hecho ilícito o de un riesgo creado, sino que también
pueden ser generados a partir del incumplimiento de obligaciones preconstituidas.

Concluyentemente, el daño y el perjuicio pueden ser consecuencia del incumplimiento de obligaciones preconstituidas
en cualquier acto jurídico, o resultar de hecho ilícito o riesgo creado; asimismo, los perjuicios pueden ser
consecuencia no sólo del daño patrimonial, sino del daño a la integridad física o a
la integridad moral de las personas.

Por último es necesario dejar establecido que los daños y perjuicios deben ser consecuencia inmediata y directa del
hecho perjudicial, y además ser ciertos.

No sólo el daño, sino también el perjuicio, deben ser una consecuencia inmediata y directa del hecho perjudicial, el
cual puede consistir en el incumplimiento de una obligación preconstituida o ser consecuencia de un hecho ilícito o de
un riesgo creado; pues con ello se persigue que las consecuencias del hecho perjudicial no se prolonguen en el
infinito de manare ilógica, pues todos los hechos de la vida de una persona guardan seriación y de no acotarse,
exigiendo que los referidos daños y perjuicios sean consecuencia directa y necesaria del hecho que los produjo,
podrían prolongarse a dimensiones exageradas.

De la misma forma, los daños y perjuicios deben ser ciertos, al exigirse que los mismos se hayan causado o
necesariamente deban causarse como consecuencia del hecho que los produjo.

El artículo 2287 del código civil sonorense, en su párrafo tercero, establece dichos requisitos, aún cuando emplea una
fórmula inapropiada, pues se refiere a los daños y perjuicios que sean consecuencia directa e inmediata de la falta de
cumplimiento de la obligación, dejando de lado los daños y perjuicios que puedan tener otro origen y no
necesariamente el incumplimiento de obligaciones preexistentes; estableciendo que dichos daños sean ciertos, al
exigir, que los mismos se hayan causado o que necesariamente se hayan causado.

ESFERAS JURIDICAS SOBRE LAS QUE PUEDE RECAER EL DAÑO

El daño, puede recaer sobre el patrimonio, afectando bienes o derechos de la víctima, o bien afectarla en su
integridad física o en su integridad moral.

1ro.- Daño al patrimonio.- Es el daño que recae sobre el conjunto de bienes o derechos que integran el patrimonio de
una persona, es el daño que resienten los muebles o inmuebles de la víctima, o sus derechos personales o reales,
daño que al causarse tendrá que repararse en su totalidad.

2do.- Daño en la integridad física.- Es la lesión que altera la salud de la víctima, le ocasiona la pérdida de un
miembro, o la disfuncionalidad del mismo, acarreándole como consecuencia de ello una incapacidad total o parcial,
pero de carácter temporal, o bien, una incapacidad permanente total o parcial, o la muerte.

3ro.- Daño moral.- Es la lesión a los sentimientos, creencias, o a las afecciones que una persona posee con respecto
así mismo, o con respecto a los demás, o de éstos respecto a ella, con relación al honor o la reputación; de tal
manera que la moral en tales circunstancias ha de valorarse en dos planos, el plano social y el plano afectivo;
refiriéndose el primero a los sentimientos o afeccciones de la persona en su fuero interno, la lesión moral que lo
lastima con independencia de la opinión de los demás; y la segunda referida a la opinión que los demás puedan
hacerse de dicha persona, con respeto a su honor, prestigio o
reputación.

SEXTA FUENTE DE OBLIGACIONES

F.- EL RIESGO CREADO

1.- ANTECEDENTES

Esta fuente de obligaciones, tiene una aparición muy reciente, pues implica el uso de mecanismos, instrumentos,
aparatos, máquinas, cosas o substancias, peligrosas por sí mismas o por la acción externa de personas o cosas, las
cuales no existen desde hace mucho tiempo; es decir, no es sino hasta finales del siglo XIX, con la aparición del
maquinismo y la invención de aparatos e instrumentos que vinieran a aligerar el trabajo en la producción en serie,
que aparecen instrumentos o máquinas y sustancias peligrosas por si mismas o por la función que desempeñan , que
empiezan a aparecer personas lesionadas en su integridad física a consecuencia del uso de dichos aparatos o
sustancias, lo cual si bien es cierto, caía en el campo del derecho laboral, no menos cierto es que ello inicia la
preocupación por buscar la manera de reglamentar dichos casos.

En efecto, la generalización en el uso de maquinaria industrial, automóviles, aviones, maquinaria agrícola, maquinaria
pesada de uso agrícola o industrial, explosivos cada día más potentes, sustancias corrosivas, o químicas de alto
contenido letal para la salud humana, etc., provocan las primeras manifestaciones por reglamentar los daños
causados por el uso de ellas, sobre todo cuando se demostraba que quién los usaba no actuaba ilícitamente, de tal
forma que no había manera de responsabilizar al usuario de tales mecanismos o sustancias, a virtud de la ausencia
de culpa de su parte.

Lo anterior generó una corriente de pensamiento, con el propósito de normar y dar cuerpo a una nueva figura
jurídica, en la cual, sin existir culpa se ocasionaban daños a personas en su integridad física o en su patrimonio, por
el sólo uso lícito de cosas peligrosas por si mismas o por la función desempeñada; preocupaciones que
desencadenaron la aparición de EL RIESGO CREADO, nombre con el cual se le conoce a la circunstancia relatada,
consistente en la causación de un daño, como consecuencia de la utilización de cosas peligrosas por si mismas o por
la función desempeñada, y sin que existiese culpa de parte del que ocasionare el daño.

Como se observa, el riesgo creado, constituye una fuente de obligaciones moderna, que surge a partir de la aparición
de las máquinas y de inventos, que si bien han venido a aligerar el trabajo humano y a hacer más placentera su vida,
también han introducido riesgos por su sola utilización.

Desde luego, esta fuente de obligaciones, no fue conocida en el derecho romano, por causas obvias, sin embargo, ha
tomado muchísimos conceptos del hecho ilícito y de la responsabilidad civil derivada de éste, para reglamentar los
supuestos y consecuencias de esta fuente novedosa de obligaciones.

Colín y Capitant, citados por Sepúlveda(1995;222-223), exponentes de la teoría del riesgo creado, apuntan: “En los
últimos años del siglo XIX, se ha producido una corriente de ideas nuevas que tienden a modificar, a ensanchar las
nociones fundamentales de la responsabilidad… es el sistema de la responsabilidad objetiva. Su fundamento consiste,
en suma, en eliminar las condiciones de la responsabilidad que actualmente s la más esencial, a saber; la
imputabilidad del hecho que causa daños y perjuicios a una falta de su autor. En el sistema de responsabilidad
objetiva, un individuo sería siempre responsable de las consecuencias perjudiciales para otro de los actos que ejecuta.
La única cosa que tendrá que demostrar la víctima del hecho de otro, para obtener la reparación, sería el perjuicio
sufrido y el vínculo de causa-efecto, entre ese perjuicio y el hecho en cuestión. Así cada uno debería soportar el
riesgo de sus actos, culpables o no. La nociñon del riesgo estaría llamada a reemplazar, a la falta como fuente de
obligación…En efecto, de dos personas en presencia, hay una de la cual no dependía impedir el daño, es la víctima.
La otra, el agente del daño podía siempre impedirlo aun cuando no fuese sino dejando de obrar. De estas dos
personas, hay una, la víctima, que no sacar ningún beneficio de la empresa efectuada, de la actividad desplegada. La
otra, el agente del daño, debía, al contrario, obtener el provecho o el placer de esta empresa o de esta actividad, es
pues, equitativo que, aún exento de toda falta, sea este último el que sufra, bajo la forma de reparación pecuniaria,
el daño que resulta de su hecho…”

De lo anterior se colige, que la teoría de la responsabilidad objetiva, apuntaba desde un principio a prescindir de la
culpa, en la conformación de los elementos de la nueva fuente de obligaciones que aparecía como consecuencia de
los inventos en máquinas, herramientas, sustancias y cosas en general, que resultaban de la explosión científica y
tecnológica de finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Las legislaciones civiles que recogen la figura del riesgo creado como fuente de obligaciones, como el código civil
sonorense, se han inspirado en el código civil Suizo, así como en el código civil Ruso, concretamente en el artículo
1913 de éste último.

2.- DEFINICION Y ELEMENTOS DEL RIESGO CREADO

Es pertinente recalcar la ausencia de la culpa como elemento del riesgo creado, y en referencia a sus elementos, nos
apoyaremos en el contenido del artículo 2109, del código civil sonorense:

“Cuando una persona utilice como poseedor originario, derivado o simple detentador, mecanismos, instrumentos,
aparatos, cosas o substancias, peligrosas por si mismos, por la velocidad que desarrollen, por su naturaleza explosiva
o inflamable, por la energía de corriente eléctrica que conduzcan o por otras causas análogas, está obligada a
responder del daño que cause, aunque no obre ilícitamente o no exista culpa de su parte, a no ser que demuestre
que ese daño se produjo por culpa o negligencia inexcusable de la víctima”

El anterior precepto, permite identificar a partir de la definición que realiza del riesgo creado, los elementos que se
requieren para actualizar dicha hipótesis, a saber: La utilización como poseedor originario, derivado o simple
detentador de lo que denominaremos “cosas peligrosas”; La existencia de un
daño y la Relación de causa efecto entre el hecho y el daño; Veamos:

a) La utilización, como poseedor originario, derivado o simple detentador, de mecanismos, instrumentos aparatos,
cosas o substancias, peligrosas por si mismos, por la velocidad que desarrollen, por su naturaleza explosiva o
inflamable, por la energía de corriente eléctrica que conduzcan o por otras causas análogas.

Este elemento, permite percatarnos como el código civil sonorense, a diferencia de otros códigos, tanto de entidades
federativas, como el federal, establece la calidad que han de tener los utilizadores de dichas cosas peligrosas,
estableciendo que caerán en dicha responsabilidad derivada de riesgo creado, quienes las utilicen como poseedores
originarios, derivados o simples detentadores, lo que trae como consecuencia, que no sólo los propietarios o
poseedores con ánimo de dueño, de dichos mecanismos, instrumentos o sustancias, serán responsables por su
utilización, cuando ello origine un daño en las personas o en las cosas de otro; sino que también, quién los utilice
como poseedor derivado, se hace responsable por los daños causados por dicha utilización, cayendo dentro de esta
clasificación a arrendatarios, comodatarios, etc. De la misma forma, aún cuando la utilización se haga como un simple
detentador, como en el caso de un depositario, un acreedor prendario, etc., si la consecuencia por su uso, resulta en
un daño a otras personas, el simple detentador está obligado a responder por ellos, a pesar de la precaria calidad de
su posesión, según el código civil sonorense.

Antes de analizar el concepto de “cosas peligrosas” a que se refiere el riesgo creado y que constituye un elemento
definitorio del mismo, como fuente de obligaciones, debemos analizar detenidamente, la implicación legal que
introduce el código civil sonorense en relación a las personas cuya responsabilidad deriva del uso de cosas peligrosas;
pues, al analizar el precepto trascrito, de primera impresión tendríamos que reconocer responsabilidad objetiva
derivada de riesgo creado, en la persona que teniendo en su posesión, cosas peligrosas, con carácter de poseedor
originario, derivado o simple detentador, causare daño por su simple utilización, atendiendo solamente al carácter de
dicha posesión, sin tomar en cuenta cual es la razón por la cual utiliza dichas cosas peligrosas y cual el provecho que
obtiene de dicha utilización.

Analizar literalmente el precepto aludido, sin adentrarnos en el espíritu de la ley, nos llevaría a calificar injustamente
como responsable a la reparación del daño, a un trabajador que utilizando en su actividad laboral una máquina
peligrosa por la velocidad que desarrolla, causare daño a una persona en sus bienes o en su integridad personal, y
obrando sin culpa; considerando que dicho trabajador debe ser considerado un simple detentador de dicha máquina,
con cuyo uso se causó un daño a otra y por ende se encuentra obligado a indemnizar los daños causados; situación
que choca con la lógica de las circunstancias, pues, si bien es cierto, el trabajador como simple detentador de una
máquina peligrosa, ha causado un daño a otra persona, no menos cierto es que el trabajador ha desplegado dicha
utilización en beneficio de otro, que vendría a ser el propietario de dicha maquinaria, que se ha venido beneficiando
de su uso al cobrar la actividad desplegada con dicha maquinaria, ello en base a lo que sostiene Rojina Villegas(1978;
276), quién expresa: “La responsabilidad por el riesgo creado es la contrapartida del provecho que produce el empleo
de cosas peligrosas”.

La lógica lleva a concluir que la utilización de cosas peligrosas, a que se refiere el primer elemento del riesgo creado,
no se refiere a quién las utiliza materialmente como poseedor originario, derivado o simple detentador, sino que dicha
utilización, atiende más a la persona que obtiene un beneficio o provecho con la utilización de tales mecanismos
peligrosos, que no necesariamente ha de ser de carácter económico de forma directa; aún cuando puede serlo el que
las manipula o utiliza materialmente, aunque no necesariamente, pues pudiera ser otra persona distinta, que a título
de poseedor originario, derivado o simple detentador se ha venido beneficiando de los provechos producidos por
dicha utilización.

Incluso, existe jurisprudencia muy variada y precisa al respecto, lo que nos permite reforzar el análisis realizado, en
base a las siguientes tesis de jurisprudencia:

“Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito


Fuente: Semanario Judicial de la Federación
Parte : 109-114 Sexta Parte
Tesis:
Página: 185
Rubro
RESPONSABILIDAD CIVIL OBJETIVA O RIESGO CREADO. RESPONSABILIDAD SOLIDARIA ENTRE EL SINDICATO
PERMISIONARIO DE LA LÍNEA DE TRANSPORTE Y EL PROPIETARIO DEL VEHÍCULO. OPERA TRATANDOSE DE
DAÑOS POR RIESGO CREADO.
Texto
Conforme al texto del artículo 1913 del Código Civil para el Distrito Federal, quien hace uso de mecanismos,
instrumentos, aparatos o sustancias peligrosas por su propia naturaleza, por la velocidad que desarrollen, por su
naturaleza explosiva o inflamable, por la energía de la corriente eléctrica que conduzcan o por otras causas análogas,
es responsable del daño que cause, aun cuando no obre ilícitamente, salvo el caso de que se demuestre que el daño
se causó por culpa o negligencia inexcusable de la víctima. Teniendo ahora en cuenta que en el servicio de transporte
de pasajeros, quien aparece ante el público usuario es una persona moral que normalmente se ostenta con esta
calidad en todos los actos y contratos relacionados con el mismo, resulta obvio que es ella la que jurídicamente hace
uso del autobús causante del daño a tercero, o sea, de un mecanismo que resulta peligroso en razón a la velocidad
que desarrolla. Por ello, debe ser responsable solidaria con la persona física o moral que realmente sea la propietaria
del vehículo. En esa virtud, es optativo para la víctima o en su caso para sus herederos, enderezar, con base en lo
dispuesto en el artículo 1917 del Código Civil para el Distrito Federal, la acción correspondiente contra la persona
moral que proporciona el servicio, contra el propietario del vehículo con el que se causó directamente el daño, o
contra ambos, por ser responsables solidarios de la reparación de dicho daño. PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO EN
MATERIA CIVIL DEL PRIMER CIRCUITO.

Precedentes
Amparo directo 1353/76. Ignacio Rocha Ramírez y Sirenia Morales de Rocha. 31 de enero de 1978. Unanimidad de
votos. Ponente: Ernesto Díaz Infante.”

COMENTARIO:

Nótese que en el caso de la tesis anterior, no se hace mención en momento alguno al chofer o conductor de la unidad
causante de los daños, y si en cambio, se centra la responsabilidad en aquellas personas que se han venido
beneficiando con la explotación del autobús que menciona la tesis, como lo viene a ser la persona moral que presta el
servicio, así como el propietario del transporte de referencia.

Instancia: Tercera Sala


Epoca: Sexta Epoca
Instancia: Tercera Sala
Fuente: Semanario Judicial de la Federación
Parte : XXXIV, Cuarta Parte
Tesis:
Página: 144
Rubro
RESPONSABILIDAD OBJETIVA.
Texto
De acuerdo con la teoría de la responsabilidad objetiva que adopta el artículo 1913 del Código Civil, la responsabilidad
derivada de la relación que una persona guarda respecto de cosas peligrosas por sí mismas, que maneja o usa
habitualmente, en tanto que deriva ventajas de su iniciativa, se le imponen las cargas inherentes a los riesgos que de
tal suerte determinar, y por riesgo se entiende la contingencia o posibilidad de causar un daño con un resultado no
sólo de caso fortuito o fuerza mayor sino sobre todo de las situaciones derivadas de la vida social; por ende, no es
necesario para establecer la responsabilidad de la quejosa examinar la culpa en que pudo haber incurrido, pues basta
que el riesgo que ha creado con la venta de una substancia peligrosa se haya realizado con daño del actor para que
surja responsabilidad.

Precedentes
Amparo directo 6197/58. Compañía Mexicana de Gas, S.A. 21 de abril de 1960. Unanimidad de 4 votos. Ponente:
Manuel Rivera Silva. Volumen II, Cuarta Parte, pág. 166. Amparo directo 1324/56. Juan Palomares Silva. 9 de agosto
de 1957. 5 votos. Ponente: Alfonso Gúzman Neyra. Volumen III, Cuarta Parte, pág. 164 y

165. Amparo directo 6202/56. Choferes Unidos de Tampico y Ciudad Madero, S. C. L. 25 de septiembre de 1957. 5
votos. Ponente: Mariano Ramírez Vázquez. Volumen XVI, Cuarta Parte, pág. 118 (segunda tesis). Amparo directo
2544/56. Fulgencio Antonio Díaz y coags. 20 de octubre de 1958. Unanimidad de 4 votos. Ponente: José Castro
Estrada. Volumen XX, Cuarta Parte, pág. 203. Amparo directo 5192/57. Octavio González. 12 de febrero de 1959.
Ponente: José Castro Estrada.”
COMENTARIO:

En el caso de la tesis referida con antelación, es de resaltar el énfasis que el Juzgador de amparo aplica ferirse a la
relación entre una persona y el uso de cosas peligrosa y de los beneficios que obtiene con su iniciativa, refiriéndose
obviamente a los beneficios que dicha persona obtiene con la utilización de las cosas peligrosas; es decir, no se olvida
en la tesis trascrita, el hecho de que no sólo ha de probarse la utilización de cosas peligrosas y la causación del daño,
sino que ha de precisarse quién obtiene provechos o beneficios de la utilización de tales objetos, como un imperativo
para enderezar en su contra la acción de responsabilidad civil objetiva, en su caso.

Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito


Época: Novena
Localización
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
Parte : III, Abril de 1996
Tesis: XXI.2o.11 C
Página: 466
Rubro
RESPONSABILIDAD CIVIL OBJETIVA. DAÑOS CAUSADOS POR TRABAJADORES POR USO DE INSTRUMENTOS
PELIGROSOS SIN AUTORIZACIÓN DEL PATRÓN. (LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE GUERRERO).
Texto
Una correcta interpretación del artículo 1770 del Código Civil del Estado de Guerrero, permite concluir que la
obligación de responder de los daños y perjuicios ocasionados por su trabajador, no cesa ni se extingue por la
circunstancia de que aquéllos hayan ocurrido fuera del horario normal y sin autorización de la empresa, pues mientras
el instrumento de trabajo permanezca bajo el control del operador subsiste para los integrantes de la comunidad la
posibilidad de que se actualice el riesgo creado, mismo que, en su caso, debe ser solventado por la firma que recibe
el beneficio con dicho instrumento, aparato o substancias de cuyo peligro alude el artículo 1770 del referido Código
Civil.
SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO DEL VIGESIMO PRIMER CIRCUITO.

Precedentes
Amparo directo 91/96. Teléfonos de México, S.A. de C.V. 27 de marzo de 1996. Unanimidad de votos. Ponente:
Agustín Raúl Juárez Herrera. Secretario: José René Roberto Corona Bermúdez”

COMENTARIO:

En el mismo sentido, la tesis anterior, y en relación al caso que comenta y resuelve, resulta trascendente la
afirmación contenida en la misma, en el sentido, de que le corresponde a la empresa la responsabilidad objetiva por
la actualización de un riesgo creado, en el cual se produjeron daños, por ser ella, la que recibe el beneficio con la
utilización que el trabajador hace de dicho instrumento; por lo tanto al trabajador, no le corresponde responsabilidad
alguna, por no recibir beneficios directos con la utilización de tal instrumento peligroso, desde luego tratándose de
riesgo creado, pues, de haber mediado culpa o negligencia de su parte para la ocurrencia de los daños, le
correspondería a él la responsabilidad civil y por ende la obligación de reparar el daño causado, proveniente de hecho
ilícito.

COSAS PELIGROSAS, PARA EFECTOS DEL RIESGO CREADO

Como cosas peligrosas, debemos entender, todas aquellos aparatos, mecanismos o sustancias que importen un
peligro, en cuanto su naturaleza o su funcionalidad; de tal forma que podemos distinguir a partir de la definición del
código civil sonorense, en su artículo 2109, aquellas que los son por si mismas y las que lo son en virtud de la función
que desempeñan al utilizarlas el hombre.

Cosas peligrosas por si mismas, lo vienen a ser, las sustancias explosivas o inflamables, las que por su naturaleza
química o radioactiva, importen peligro para la salud e integridad física de las personas, o para su patrimonio; así
como todas aquellas que sin necesidad de ser utilizadas y puestas en funcionamiento por la mano del hombre,
importen peligro de ocasionar daños físicos, patrimoniales o morales.

Las sustancias que se consideran peligrosas por si mismas, reciben tal consideración, en atención a que no obstante
que su cuidado se lleve a cabo de una manera diligente, la sola exposición a sus efectos importa un peligro que
puede derivar en daño a las personas; en base a lo anterior, consideremos el caso de una persona que por virtud de
ciertas circunstancias, se expone a los efectos de material radioactivo o químicamente agresivo, como lo son ciertas
substancias que se utilizan como herbicidas o fumigantes en actividades agrícolas o industriales, casos en los cuales,
aún cuando el cuidado o almacenamiento de tales materiales se realice con normas de seguridad apropiadas, el clima
o ciertas condiciones atmosféricas pudieren actuar sobre la naturaleza de tales sustancias y convertirlas en un peligro
por si mismas, sin que se hayan utilizado por el hombre en actividad alguna.

Existen también las cosas peligrosas, cuyo peligro deriva de la utilización de las mismas, o en vista de su
funcionamiento, ya sea por la velocidad que desarrollan, o por la cantidad de energía eléctrica que conduzcan o por
otras causas análogas; de tal manera que dichos objetos no serán peligrosos, mientras no se les haga funcionar
según su uso y naturaleza; así un automóvil, no es peligroso por si mismo, sino que lo será en cuanto se le ponga en
movimiento, de la misma forma, una pistola no representará peligro por si misma, sino que tal peligro derivará del
uso que se le otorgue en un determinado momento; una planta o transformador de energía eléctrica, tampoco es
peligroso por si mismo, sino que su naturaleza peligrosa emergeré en cuanto se le ponga en funcionamiento.

También el código civil sonorense, en su artículo 2109, aparte de las cosas peligrosas por si mismas y las que lo son
por el uso al que se les destina, alude de manera enunciativa y genérica, a “las causas análogas a las anteriores”;
entendiéndose por tales, todos aquellos casos en los cuales un objeto sea peligroso por si mismo o en función de su
uso o utilización, como sería el caso de todos aquellos aparatos, máquinas, instrumentos, herramientas, sustancias y
cosas en general, que fuesen apareciendo como consecuencia del avance de la ciencia y la tecnología; con lo cual
dicha reglamentación se encuentra anticipada a tal eventualidad, en razón de la regla genérica comentada, la cual
permite interpretar el precepto aludido, en su más amplio criterio, en razón de que permite hacerlo extensivo a todos
los casos análogos a los mencionados en el mismo y no restringir el concepto a lo expresado en el propio precepto.

b) La existencia de un daño, consistente en que a resultas de la utilización de cosas peligrosas por si mismas o por la
función que desempeñan, se cause un daño a una o varias personas, ya sea en su patrimonio, su integridad personal
o en su integridad moral.

Lo anterior no resulta tan claro para algunos tratadistas, pues del comentario que realiza el jurista Rojina Villegas
(1978; 281) se colige, que no siempre se ha admitido que el riesgo creado pueda afectar la moral de la víctima, ya
que dicho autor, comenta: “…El segundo elemento requiere que el daño sea de carácter patrimonial; no se indemniza
en la teoría objetiva el daño moral. El artículo 1916 reconoce el daño moral y dispone que será indemnizado cuando
exista hecho ilícito. Por esto se ha sostenido que cuando el daño se cause por el uso de cosas peligrosas, procediendo
lícitamente sólo debe repararse el que fuere patrimonial.”

La anterior afirmación realizada por el jurista mencionado, muy seguramente tuvo su origen en el contenido del
antiguo artículo 1916 del Código Civil para el Distrito Federal en materia común y para toda la república en materia
federal, mismo precepto que actualmente en su párrafo segundo establece: “… Cuando un hecho u omisión ilícitos
produzcan un daño moral, el responsable del mismo tendrá la obligación de repararlo mediante una indemnización en
dinero, con independencia de que se haya causado daño material, tanto en responsabilidad contractual como
extracontractual. Igual obligación de reparar el daño moral tendrá quién incurra en responsabilidad objetiva conforme
al artículo 1913, así como el estado y sus servidores públicos, conforme a los artículos 1927 y 1928, todos ellos del
presente código.”

Lo anterior, implica que el precepto aludido fue reformado de manera acertada, ya que el riesgo creado, una vez que
ocasiona daño, trae como consecuencia para el que utiliza como poseedor originario, derivado o simple detentador,
las cosas peligrosas, en los términos analizados, la obligación de reparar los daños y perjuicios causados, misma
obligación que recibe el nombre de responsabilidad objetiva, que es a la que se refiere el precepto trascrito, con lo
cual el legislador federal reconoció que el riesgo creado, no sólo puede dañar el patrimonio o la integridad personal,
sino también la integridad moral de las personas.

El daño al patrimonio, debe entenderse como la pérdida o menoscabo que en sus bienes o derechos sufre una
persona como consecuencia del riesgo creado, teniendo un efecto negativo para su patrimonio, el cual ve disminuido
el elemento activo que lo constituye; por daño a la integridad personal hemos de entender, lo que ya hemos
comentado en el tema anterior, en el sentido que el daño a la integridad física, entraña la lesión que origina una
alteración en la salud de la víctima que lo incapacita de manera total o parcial, en forma temporal o permanente;
entendiendo por daño moral, la afectación a los sentimientos, creencias, principios, afecciones o sentimientos de una
persona o el aprecio, el concepto, la reputación y el honor que ésta tiene frente a los demás.

c) Una relación de causa a efecto, entre el hecho y el daño; consistente en la necesaria relación que debe existir
entre la utilización de cosas peligrosas por si mismas y el daño causado a una persona en su patrimonio, integridad
física o moral, en virtud de la utilización de dichas cosas peligrosas. El anterior elemento, es el nexo fáctico que
permite reprochar a una persona la responsabilidad objetiva proveniente de riesgo creado, por lo cual la utilización de
cosas peligrosas y la causación de un daño, deben encontrarse en una relación de antecedente y consecuente de
manera necesaria, para actualizar la hipótesis de ocurrencia de un riesgo creado, fuente de obligaciones.

3.- OTRAS FORMAS DE RIESGO CREADO REGLAMENTADAS POR EL CÓDIGO CIVIL

El código civil para el estado de Sonora, adopta un método adecuado para abordar la reglamentación del riesgo
creado como fuente de obligaciones, pues, en el artículo 2109, establece la norma genérica a partir de la cual
podemos definir la existencia o no de un riesgo creado en casos genéricos; asimismo, en los artículos 2105, 2107 y
2111, se contienen casos específicos de riesgo creado, en virtud de que si bien, los mismos no responden al espíritu
genérico del artículo 2109, no menos cierto es que atendiendo a la naturaleza de los casos que reglamenta, los
considera como casos específicos, como se desprende del contenido de los preceptos en comento, los cuales
literalmente establecen:

“Artículo 2105.- El propietario de un edificio es responsable de los daños que resulten de la ruina de todo o parte de
él, si esta sobreviene por falta de reparaciones necesarias o por vicios de construcción. También es responsable de
los daños que cause a las propiedades contiguas, por vicios de construcción o falta de solidez del terreno, no obstante
que se trate de edificios nuevos o en los que no exista ruina o deterioro por falta de reparaciones. Los daños
causados por falta de solidez del terreno serán reparados aún cuando no existan vicios de construcción o defecto de
cimentación.”

Como se observa del precepto trascrito, el propietario de un edificio que se encuentre en ruina total o, parcial, debido
a falta de reparaciones o por vicios en su construcción, es responsable de los daños que se causen por tal motivo;
como también lo es por los daños que se causen a las propiedades contiguas por vicios de construcción o por falta de
solidez del terreno; hasta este punto el artículo analizado aborda una responsabilidad subjetiva a cargo del propietario
de tales edificios, pues considera que la ruina, se deriva de la falta de reparaciones o de vicios en la construcción, lo
cual constituye negligencia por parte del propietario y su conducta susceptible de considerarse como un hecho ilícito,
a partir de que la gran mayoría de los reglamentos municipales sobre construcción y prevención de accidentes,
establecen la obligación a cargo de los propietarios de edificios como los mencionados en el precepto citado, de
mantenerlos en buen estado y realizarles las reparaciones necesarias para evitar accidentes o daños a terceros, lo
cual implicaría la antijuricidad, la cual asociada al daño causado, así como a la negligencia de parte del propietario
para hacer las reparaciones o por haber ocultado los vicios de construcción, implicarían la comisión de un hecho
ilícito, y por ende una responsabilidad subjetiva por su comisión; sin embargo en el mismo precepto, se establece un
tipo de responsabilidad que nada tiene que ver con la culpa como negligencia o imprudencia, pues establece que :
“Los daños causados por falta de solidez del terreno serán reparados aún cuando no existan vicios de construcción o
defecto de cimentación” lo que se traduce en una responsabilidad objetiva a cargo del propietario del edificio, en vista
de que no obstante que no existan vicios de construcción o defectos de cimentación, en los cuales pudiese caber la
culpa como negligencia, el legislador establece responsabilidad a cargo del propietario del edificio para reparar los
daños causados, lo que implica necesariamente que la ley considera como un riesgo creado a los edificios que por sus
magnitudes, aún cuando no existan vicios en su construcción o en su cimentación, ocasionen daños a las personas, a
las cosas o a las propiedades contiguas, teniendo como causa la falta de solidez del terreno, lo que no implica culpa
de parte del propietario del edificio, sino que se debe a cuestiones relacionadas a la naturaleza del terreno que
escapan a la voluntad o conducta de dicho propietario, razón por la cual, la disposición contenida en dicho precepto,
debe considerarse como un riesgo creado, fuente de obligaciones.

“Artículo 2107.- Los jefes de familia que habiten una casa o parte de ella serán responsables de los daños causados
por las cosas que se arrojaren o cayeren de la misma, aún cuando no exista culpa o negligencia de su parte por
descuido en la elección o vigilancia de sus sirvientes, o en la caída misma de los objetos. Se exceptúa el caso de que
la misma se deba a fuerza mayor, hecho de tercero o caso fortuito.”

Lo anterior, significa que, para los jefes de familia, la casa que habiten, es un riesgo creado, en vista de que los
mismos de acuerdo al artículo citado, serán responsables por los daños que se causen, por las cosas que se arrojaren

o cayeren de dicha casa, aún cuando no exista culpa o negligencia de su parte, por descuido en la elección o
vigilancia de sus sirvientes o en la propia caída de los objetos, lo que se traduce, en una responsabilidad objetiva, la
cual por su naturaleza, sólo puede provenir de riesgo creado; sobre todo cuando el precepto en análisis, establece
que para actualizar la responsabilidad del jefe de familia, no es necesario que exista y se demuestre culpa o
negligencia por parte del jefe de familia, relacionada con la elección o vigilancia de sus sirvientes o en la caída de los
objetos mismos, lo que induce necesariamente a pensar que el legislador creyó necesario y justo, implicar al jefe de
familia en el caso concreto, a una responsabilidad civil objetiva, considerando desde luego la casa que habita con su
familia como un riesgo creado, respecto a las cosas que se arrojaren o cayeren de ella y causaren daños a otras
personas.
“Artículo 2111.- Los propietarios o poseedores de bienes muebles o inmuebles, responderán de los daños que causen:
I.- Por la explosión de máquinas, o por la inflamación de substancias explosivas, aún cuando no haya culpa o se deba
a caso fortuito o fuerza mayor.
II.- Por el humo o gases que sean nocivos a las personas o a las propiedades.
III.- Por la caída de los árboles.
IV.- Por las emanaciones de cloacas o depósito de materiales infectantes.
V.- Por los depósitos de agua que humedezcan la pared del vecino o derramen sobre la propiedad de éste, y
VI.- Por el peso o movimiento de las máquinas, por las aglomeraciones de materias o animales nocivos a la salud o
por cualquiera otra causa que origine algún daño, aún cuando no haya culpa o se deba a caso fortuito.

La responsabilidad establecida en las fracciones II a V, existirá aún cuando no haya culpa o se deba a casos fortuitos
ordinarios. En los casos fortuitos extraordinarios no existirá dicha responsabilidad. Es aplicable la enumeración
contenida en el artículo 2725 para determinar cuales son los casos fortuitos extraordinarios, los demás casos se
considerarán como ordinarios.”

El anterior precepto, introduce ciertos casos específicos, que se consideran riesgo creado, pues es claro entenderlo en
dicho sentido, desde el momento que no exige culpa en la conducta de los propietarios o poseedores de los muebles
o inmuebles a los que se refiere; como también expresa responsabilidad civil para los mismos, aún a pesar de que el
daño se cause por caso fortuito o fuerza mayor, en el caso de las fracciones I y VI.

El precepto en cita, considera riesgo creado, los casos enumerados en sus seis fracciones; con el detalle, de que en el
caso de las fracciones I, y VI, es contundente el contenido de las mismas, en el sentido de expresar, de manera
específica, que la responsabilidad en tales casos existirá aún en el supuesto de que no haya culpa, o los daños se
generen a virtud de un caso fortuito o fuerza mayor; en cambio en el caso de las fracciones II a V del propio
precepto, la mención de que no es necesaria la culpa para considerar la responsabilidad civil en todos los casos
previstos en tales fracciones, se hace de manera conjunta para todas ellas, en el segundo párrafo de la fracción VI de
dicho artículo; asimismo, destaca la mención que se hace en dicho párrafo, en el sentido de que la responsabilidad
derivada de los hechos contenidos en las fracciones II a V, existirá aún en el supuesto que los daños se hubieren
causado por casos fortuitos ordinarios, por tanto, no existirá dicha responsabilidad, en el supuesto de que los daños
se hubieren causado por casos fortuitos extraordinarios, como un incendio, una guerra, una epidemia(peste),
inundación insólita, plaga de langosta, un terremoto u otro acontecimiento igualmente desacostumbrado y que
razonablemente no se hubiere podido prever (Art.- 2725 CCS).

Los casos consignados en las fracciones comentadas, se consideran riesgo creado, en vista de que el legislador no
exige la existencia de culpa, en la causación de los daños, en todos los casos previstos en el artículo 2110 del código
civil sonorense; de la misma manera, la responsabilidad existirá aún cuando los daños se causen por casos fortuitos
ordinarios y extraordinarios, en el caso de las fracciones I y VI; y en el caso de las fracciones II a V, la
responsabilidad de pagar los daños causados, existirá sólo en el caso de que los mismos se hayan causado por caso
fortuito ordinario; desapareciendo dicha responsabilidad en el supuesto de que los daños se hubieren causado por
caso fortuito extraordinario.

SEPTIMA FUENTE DE OBLIGACIONES

G.- EL TESTAMENTO

El testamento, es fuente de obligaciones, sólo en cuanto a la institución del legado se refiere, en vista de que es éste,
el que a través del testamento, utiliza el testador para otorgar en virtud de ello, la calidad de acreedor a una persona
llamada legatario, y la calidad de deudor, a quién deba de entregar la cosa o cumplir el hecho objeto del legado, que
según el código civil para el estado de Sonora, pueden ser la propia sucesión, un heredero o herederos u otro
legatario.

Porque la institución del legado y no la de heredero, es fuente autónoma de obligaciones?

La respuesta estriba en el hecho de que la institución de heredero, sólo se referirá a los derechos u obligaciones que
pertenecieron al De-cujus, y que en virtud de la sucesión testamentaria o legítima han pasado como Universalidad
Jurídica a ellos, quienes sólo tienen el carácter de continuadores del patrimonio del autor de la herencia, con el
encargo primordial de pagar las deudas hereditarias, y en su caso, repartir el excedente de los activos entre los
herederos designados por el testador o los reconocidos por la autoridad judicial, en vista del reconocimiento que de
ellos realiza la ley de la materia; por lo tanto, los herederos, no adquieren en virtud de su calidad como tales, deudas
particulares o derechos de idéntica naturaleza, como resultado de que sólo son continuadores del patrimonio de aquel
que fue deudor o acreedor, consecuentemente, en su carácter de herederos, serán deudores o acreedores, en
función de las deudas o derechos que arrostre el patrimonio hereditario, razón por la cual se les conoce como
causahabientes a título universal de aquel que fue deudor o acreedor, de quienes aparecen como tales, a favor o en
contra de la herencia.

En cambio, los legatarios, no se encuentran vinculados a las deudas o derechos de la herencia, es decir, su carácter
de legatario, no los obliga a responder por las deudas hereditarias en términos generales, a menos que toda la
herencia se hubiere dividido en legados, pues entonces responderán como herederos; o que los activos de la
herencia, no hubieren alcanzado a cubrir las deudas de la misma, caso en el cual se afectarán los legados en forma
proporcional; lo que implica que los legatarios, a la muerte del testador, se convierten en acreedores de la herencia,
lo que los autoriza a reclamar el legado a la misma herencia, al heredero, o al legatario, que hubiere sido gravado con
el legado; lo que no sucede con los herederos, los cuales, aún reconocidos como tales, no son considerados
acreedores de la herencia, en vista de que la adquisición y entrega de la parte de la herencia que les corresponde,
está supeditada a que existan bienes que lo permitan patrimonialmente, pues, la herencia ha de pagar todas las
deudas hereditarias, incluyendo los legados, antes de proceder a la partición de los activos líquidos entre todos los
herederos.

En efecto, el legado, convierte a los legatarios en acreedores de la herencia, desde el instante mismo de la muerte
del autor de la herencia, en este caso del testador, convirtiendo a la herencia, a un heredero o grupo de ellos, o a
otro legatario, en deudores de dicho legatario, de tal manera que el beneficiado con un legado, se encuentra en
situación de exigir su entrega, una vez que se han formulado y aprobado el inventario, si éste se formula y aprueba
en los términos legales, en caso contrario e imputable al albacea, el legatario podrá exigir la entrega del legado, una
vez transcurrido el término legal para la formulación del inventario, previa fianza que fijará el juez del conocimiento
del juicio respectivo.

Antes de la muerte del testador, el legatario, no aparece como acreedor de la herencia o de la persona que ha sido
gravada con el legado, su carácter se formaliza, con la muerte del De-cujus, la cual viene a convertirlo en acreedor a
la entrega del legado,en términos generales; caso contrario a los herederos, pues éstos deben su carácter, a la
muerte del testador, pero antes de la muerte de éste, las deudas y derechos que ahora son de la herencia,
pertenecían al referido testador, es decir, los herederos serán deudores o acreedores, en función de los derechos y
deudas existentes antes de la muerte del autor de la herencia y que pertenecían a éste, lo que los convertirá a su
vez, en deudores y acreedores de los terceros que aparecían como acreedores y deudores del testador. El legatario,
es acreedor de la herencia, por propio derecho y los herederos son acreedores o deudores de terceros, en función de
su interés testamentario o legal en la herencia, esto es, los herederos, soportarán las deudas hereditarias hasta el
límite de los activos hereditarios, sin que en ningún caso las mismas afecten a su patrimonio particular, y reclamarán
los créditos hereditarios en nombre de la herencia y para beneficiar a ésta y no para beneficio personal directo.

Concluyentemente, los legatarios surgen como acreedores de la herencia, a partir de su institución en el testamento y
a la muerte del De-cujus, y los herederos, nunca tendrán el carácter de acreedores de la herencia, pues sus derechos
como tales, o sea como herederos, jamás les otorgarán dicha calidad, en razón directa de que aparecen como
causahabientes a título universal de aquel que los instituyó como tales en el testamento respectivo; antes al
contrario, los herederos conjuntamente, aparecerán como deudores o acreedores frente a terceros, en razón directa
de las deudas y derechos que pertenecieron al autor de la herencia.

LEGADOS DE DAR

Una vez aclarado, el porqué los legatarios si pueden ser considerados como acreedores de la herencia en virtud del
testamento y los herederos no, en función de que al ser herederos, y continuadores de la personalidad del autor de la
herencia, los bienes y derechos de la masa hereditaria, les corresponden en posesión y propiedad, desde el momento
mismo de la muerte del mencionado autor de la herencia, es pertinente abordar el contenido legal de los artículos
1914, 1915 y 1916 del código civil sonorense, que reglamentan ésta figura jurídica, como una fuente autónoma de
obligaciones.

El mencionado artículo 1914, del código civil sonorense, establece que el testamento es fuente de obligaciones,
cuando se instituyen legados de dar o de hacer; establece además, que el que ha sido gravado con un legado de tal
naturaleza ( la herencia, un heredero o grupo de ellos, u otro legatario ), se
encuentra obligado a la conservación, custodia y entrega del mismo al legatario, cuando el legado se refiera a cosas
ciertas y determinadas;

El diverso precepto 1915, establece que en la institución de legados de dar cosas no determinadas, pero
determinables, obliga a aquel que ha sido gravado con el legado, a entregar al legatario la cosa que en definitiva se
determine, determinación que debe ser hecha por el obligado, a menos que el testador haya concedido dicha facultad
al legatario expresamente, estando obligado también a responder por la pérdida o menoscabo de la cosa, en los
casos de culpa o acontecimiento fortuito, según las reglas aplicables para las obligaciones de dar cosas
indeterminadas. Si la determinación no puede llevarse a cabo, por cualquier circunstancia, el responsable del legado
se libera, entregando una cosa de mediana calidad.

Lo anterior implica, que el obligado a pagar el legado, que puede ser, como ya se ha dicho, la herencia, un heredero
o grupo de ellos u otro legatario, se encuentra obligado a conservar la cosa, a entregarla y a responder de los daños
que la misma sufre en función de su culpa o de caso fortuito, según se trate de un legado de dar cosas determinadas
o susceptibles de determinarse; de tal manera, que aquel que ha sido gravado con un legado de cosa determinada,
deberá responder sólo por su culpa en la conservación de la cosa, estando obligado a entregarla al legatario con sus
frutos pendientes y futuros a no ser que el testador hubiere dispuesto otra cosa, pero no está obligado a responder
por los daños que sufra la cosa, por caso fortuito o fuerza mayor, toda vez, que al ser cosa determinada, el legatario
adquiere la propiedad de la misma, desde el día y hora de la muerte del autor de la herencia, es decir, es propietario
de la cosa legada desde ese momento y sólo es acreedor a la entrega de la misma, y por lo tanto, conforme el
principio de que “las cosas perecen para su dueño”, contenido en el artículo 2192, fracción VI y párrafo final del
artículo2198, del código civil sonorense, el legatario sufrirá la pérdida, a menos, que como lo estipula el precepto
primeramente mencionado, se hubiese estipulado cosa distinta, pues por ejemplo, el testador, habiendo legado cosa
determinada, y previendo una pérdida por caso fortuito o fuerza mayor, establezca que sea la herencia quién sufra la
pérdida, un heredero u otro legatario, es decir, el testador puede estipular que en caso de pérdida de la cosa legada
por caso fortuito o fuerza mayor, siendo cosa determinada, el legatario no sufra la pérdida, pues en términos legales
y normales, es él quién la sufre, conforme al principio, como ya se dijo, “que las cosas perecen para su dueño” .

Por otra parte, cuando se trate de legados de cosa indeterminada , pero susceptible de determinarse, el gravado con
el legado, es deudor a la entrega de la cosa que se encuentra dentro de un género, desde la muerte del testador, aún
cuando el legatario no sea propietario de cosa determinada aún, en vista de que el legado, es de un género que
deberá de ser determinado, debiendo entregar la cosa al beneficiado con el legado, una vez que se determine con
intervención del propio legatario; determinación que correrá a cargo del obligado a hacer el pago del legado, a menos
que el testador, hubiere reservado ese derecho al propio legatario. En caso de que la cosa objeto del legado sufra
daños o se pierda por caso fortuito o fuerza mayor, antes de que se haga la determinación, la perdida o los daños
deberán ser soportados por el deudor del legado, en vista del principio: “los géneros no perecen”, contenido en el
párrafo final del artículo 2198 del código civil sonorense, lo que significa que hasta en tanto no se haga la
determinación de la cosa objeto del legado, el deudor, está obligado a responder, no sólo por la entrega de la cosa
legada, o su equivalente, sino por los daños que ésta sufra por caso fortuito o la fuerza mayor, y una vez
determinada, responderá sólo por su culpa y por la entrega de la cosa objeto del legado.

En conclusión, el estudio del legado, como fuente autónoma de obligaciones, implica considerar las obligaciones que
entraña el mismo, para el que ha sido gravado como deudor del legado de cosas, sean éstas ciertas o susceptibles de
determinarse, toda vez, que siendo cosas determinadas, convierten al legatario en acreedor a la entrega de las
mismas, en vista de que al ser legado de cosas ciertas, el legatario adquiere la propiedad de las mismas desde la hora
y día de la muerte del testador; además el legatario se convierte en acreedor del responsable del legado, en caso de
que la cosa sufra daños imputables a la culpa de dicho obligado; por otra parte, en el caso del legado de cosas
determinables, antes de que se lleve a cabo la determinación, el legatario es acreedor, en primer término a la
determinación de la cosa por parte del responsable del legado, o a ejercer ese derecho, si el testador se lo otorgó
expresamente a él, así como a la entrega de la cosa misma, respondiendo por lo tanto el obligado, por su culpa, así
como en caso fortuito o fuerza mayor, en caso de que la cosa sufra daños antes de dicha determinación; una vez que
la cosa se haga cierta y determinada, con conocimiento del legatario, éste será acreedor a la entrega del legado, así
como al cobro de los daños, si la cosa sufre daños atribuibles la culpa del obligado.

Por otra parte, la ley de la materia, establece los legados de cosa ajena, los cuales serán válidos, si el testador estaba
enterado de que la cosa era ajena, al momento de instituir el referido legado; por lo que dicho supuesto, es conocido
como legado de cosa ajena, lo que obliga al responsable del legado, esto es, a la persona que ha sido gravada con el
lagado, a adquirir la cosa y entregarla al beneficiado; sin embargo, cuando la cosa no pueda ser adquirida por
cualquier circunstancia, ya sea porque el propietario no la quiera vender o porque la cosa se pierda en su poder antes
de la adquisición; entonces, el legatario se convierte en acreedor del equivalente en numerario, calculado el precio de
la cosa por peritos.

LEGADOS DE HACER

El artículo 1916 del código civil para el estado de Sonora, establece: “La institución de legados de hacer, obliga a
aquél que haya sido gravado con el legado, en los términos estatuidos por éste código para las obligaciones de hacer”

El anterior precepto, nos envía al contenido del artículo 2201, del mismo cuerpo de ley citado, en cuanto éste se
refiere al cumplimiento de las obligaciones de hacer, el cual de manera expresa, establece que cuando el obligado a
otorgar u hecho, como prestación, no cumpliere, el acreedor adquiere el derecho de pedir que a costa del obligado, lo
ejecute otro, cuando ello sea posible; de la misma manera, cuando el obligado a prestar un hecho, no lo hiciere de la
manera convenida, el acreedor, podrá pedir que se deshaga lo mal hecho.

Por tanto, los legados de hacer, otorgan al legatario el carácter de acreedor, para recibir los beneficios del hecho
legado, incluso para exigir se realice por otro en nombre del deudor, pero a su costa, cuando ello sea posible; por lo
que, cuando lo anterior no sea posible, es decir, que el hecho no pueda ser prestado por otro, por ejemplo, cuando
se trate de haceres, que impliquen obligaciones “intuitae personae” (obligaciones concertadas en relación a ciertas
facultades, aptitudes o destrezas del obligado, y que sólo pueden ser prestadas por dicho obligado y no por otra
persona, como por ejemplo, el contrato concertado con un boxeador, torero, cantante, etc. ), el responsable del
legado se encuentra obligado a pagar al legatario todos los daños y perjuicios que con su incumplimiento le ocasione,
en consecuencia el acreedor podrá exigir dichos conceptos en vía de indemnización.

Como debido colofón al tema abordado, el artículo 1915 del código civil sonorense, en su parte final establece: “El
legatario será, para todos los efectos legales, acreedor de la prestación objeto del legado.”

OCTAVA FUENTE DE OBLIGACIONES

H.-LAS SENTENCIAS Y LAS RESOLUCIONES ADMINISTRATIVAS

En ocasión de la enumeración de las fuentes de las obligaciones, se asentó por nuestra parte, que desde nuestro
punto de vista, tanto las sentencias emitidas por órganos jurisdiccionales, como las resoluciones emitidas por
instancias o tribunales administrativos, no constituyen por si mismas fuente de obligaciones; l menos, cuando las
mismas reconozcan derechos preestablecidos y condenen al cumplimiento a una persona o personas que antes de
dicha sentencia, ya tenía el carácter de deudor, pero que alegaba cualquier circunstancia para evitar el cumplimiento
de las obligaciones que eran a su cargo.

El caso típico de una sentencia judicial, o de una resolución administrativa, consiste en que dichos actos de autoridad,
se emiten al concluir, un juicio, o un procedimiento seguido en forma de juicio, en el cual se debatió ordinariamente
el derecho alegado por un acreedor, contra la contumacia de su deudor, dando como resultado, una sentencia o
resolución, la cual, reconociendo la facultad del acreedor, ha condenado al deudor a satisfacer la prestación
reclamada por él, para todos los efectos legales a que haya lugar.

En los términos anteriores, consideramos, que una sentencia o una resolución judicial, al ser el medio por el cual una
autoridad reconoce el derecho del acreedor y condena al deudor a satisfacerle la prestación exigida, no son fuente de
obligaciones, en tanto la sentencia, ha funcionado como caja de resonancia, de un derecho preestablecido, es decir,
un derecho que existía antes de la sentencia o resolución, y por lo tanto de obligaciones a cargo de su deudor, que ya
existían antes de dichos actos de autoridad. En efecto, si dicho derecho y obligaciones, preexistían, antes de dicha
sentencia o resolución, es claro entonces, que los mismos nacieron de un acto o hecho jurídico, que la sentencia o
resolución han reconocido como válido y por lo tanto, dicho acto o hecho jurídico representan la fuente de las
obligaciones reconocidas a cargo el deudor en la referida sentencia o resolución.

Por lo anterior, una sentencia, al reconocer el derecho del comprador a que se le entregue la cosa adquirida, o el del
vendedor a que se le entregue el precio pactado; o el del arrendatario a que se le entregue la cosa dada en
arrendamiento, o el del arrendador a que se le paguen las rentas estipuladas; como el de la víctima de un hecho
ilícito a que se le pague la indemnización por los daños sufridos; o el del gestor a que se le abonen los gastos
realizados en la gestión; no está más que reconociendo la validez de la fuente primaria de la obligación y condenando
al deudor al cumplimiento de las obligaciones que son a su cargo.

Sin embargo, existen casos en los cuales, sin existir los derechos u obligaciones, antes del dictado de una sentencia o
resolución administrativa, éstas se convierten en verdaderas fuentes autónomas de obligaciones, en tanto se erigen
en la causa de un adeudo, que no encuentra su fuente en un hecho o acto jurídico, que existiera antes del dictado de
tales resoluciones; de tal forma que en tales términos, estamos hablando, que si es posible hablar de sentencias y
resoluciones administrativas que son fuente autónoma de obligaciones, pero no de una manera extensiva y sin
cortapisas como lo realiza el código civil para el estado de Sonora, en sus artículos 1917 y 1918.

En análisis del tema abordado, optamos por tomar como punto de partida, la tesis del maestro Rafael Rojina
Villegas(1978; 240), quién a propósito de la sentencia como fuente de obligaciones, sostiene que, lo será en tanto
medie un error que imponiendo obligaciones, convierta a una persona que antes del dictado de la misma no era
deudora, en obligada al cumplimiento de prestaciones en favor de una persona, obligaciones que nacen del error
contenido en la propia sentencia, y no en derechos y cargas preexistentes, o bien en el reconocimiento de
consecuencias jurídicas, que no operan ipso-jure, sino que precisan de la declaración judicial, en una sentencia, para
determinar los derechos y obligaciones que emergen de dicha declaración, como en el caso de la inexistencia, la
nulidad o la rescisión.

Por lo anterior, el referido jurista establece dos series de casos en los cuales la sentencia es fuente de obligaciones,
denominando a la primera serie de casos, como aquellos en los que la sentencia comprende situaciones que son
contrarias a la ley, pero que se convierten en cosa juzgada; la segunda serie de casos se refiere a aquellos casos en
los cuales la sentencia viene a colmar las lagunas de la ley, así como cuando declara la nulidad, la rescisión, la
ineficacia o inexistencia de los actos jurídicos o de determinadas situaciones concretas.

En efecto, en la primera serie de casos, el ameritado jurista supone que la sentencia se convierte en fuente de
obligaciones, en base a las siguientes circunstancias:

1.- Caos de contradicción evidente, entre los considerándoos y resolutivos de una sentencia, en la cual, en los
primeros impone obligaciones a cargo de una persona y en los segundos, por error, impone obligaciones a la
contraparte, que no debe soportarlos, según el sentido del fallo contenido en las consideraciones de la sentencia, sin
embargo, por un error judicial, se le imponen cargas o deudas indebidas, las cuales de no ser corregidas, ya sea a
través de una aclaración de sentencia o del correspondiente recurso de apelación, quedarán firmes y convierten a la
persona que se le impusieron indebidamente en deudor u obligado en virtud del error cometido por el juez que dictó
la sentencia.

2.- Casos de error judicial, consistente en el caso de que el juez por un error de su parte, realice una falsa apreciación
del contenido de la ley aplicable, con lo cual impone obligaciones a cargo de una de las partes, que antes del dictado
de dicha sentencia, no las reportaba y como consecuencia, la referida sentencia se convierte en fuente de
obligaciones por si mismas, en el caso de que dicha sentencia llegare a causar estado por cualquier causa.

3.- Casos de error en la apreciación de las pruebas, lo que implica, que el juez, por error, culposo o malicioso, ha
hecho una incorrecta valoración de las pruebas, variando el sentido del fallo, de tal forma que impone obligaciones a
una de las partes litigantes, que antes del dictado de la referida sentencia, no las reportaba, mismas obligaciones que
tienen su fuente en el error judicial.

4.- Casos de extralimitación de funciones, consistente en el caso de que el juez, por una falsa apreciación de sus
facultades, se convierte en legislador, de tal forma que no juzga solamente, sino que corrige la ley,
la critica y aún crea disposiciones inexistentes en la propia ley de la materia, con lo cual falla un negocio sometido a
su consideración, convirtiéndose en un juez legislador, que puede llegar a imponer obligaciones a una de las partes
litigantes, en base a la norma creada por el, es decir, imponer obligaciones en base a su criterio, y no en base al
contenido real de la ley aplicable al caso concreto, con lo cual y en vista de dicha actitud, la sentencia se convierte en
fuente de obligaciones, en caso de que la misma, no sea modificada por la acción de los tribunales superiores, en
vista del recurso hecho valer por la parte perjudicada.

En la segunda serie de casos, el jurista comentado, se ocupa de los casos en los cuales la sentencia declara la
inexistencia, la nulidad o la rescisión de un acto jurídico, fundando su punto de vista en el hecho, de que al ser
figuras jurídicas que no surten efecto por disposición de la ley, la inexistencia, la nulidad y
la rescisión, necesitan de una declaración judicial que precise sus efectos, y por lo
tanto, la sentencia debe ser considerada fuente de obligaciones.

CRITICA AL PUNTO DE VISTA DEL JURISTA RAFAEL ROJINA VILLEGAS

A LA PRIMERA SERIE DE CASOS

En cuanto a la consideración del ameritado jurista, referida a la primera


serie de casos, es pertinente considerar, que en nuestro concepto, le asiste la razón, pues, en términos generales las
sentencias, considerando dentro de este rubro también a las resoluciones administrativas, sólo son el medio a través
del cual se reconocen y declaran derechos y obligaciones preexistentes, condenando a una de las partes, en función
de dicha circunstancia, por lo que es incorrecto considerarlas como fuentes de obligaciones autónomas en términos
generales y sin considerar los casos específicos en los cuales, si pueden ser consideradas como tales.

Cuando la sentencia impone obligaciones a cargo de una de las partes, la cual no las soportaba de manera cuando
menos hipotética antes del dictado de la misma, y dicha situación se deba a las circunstancias precisadas por el
distinguido jurista, si creemos que la sentencia se convierte en fuente autónoma de obligaciones, habida cuenta de
que al no existir motivo fáctico o legal preexistente, para imponer obligaciones a una de las partes en una sentencia,
es claro, que en tal caso, la susodicha sentencia se convierte por esa razón en fuente de obligaciones.

A LA SEGUNDA SERIE DE CASOS

En cuanto a lo que concierne a la segunda serie de casos, sostenidos y explicados por el jurista citado, hemos de
decir, que consideramos su punto de vista en tal sentido, como errado, en razón directa de que tanto la inexistencia,
la nulidad y la rescisión, se encuentran reglamentadas en la ley civil respectiva, y por lo tanto, sus efectos se
encuentran definidos por la propia legislación de la materia, resultando para nuestra opinión infortunada la
consideración del ameritado jurista, en relación a dichas figuras jurídicas.

Sostiene el jurista citado, que la inexistencia, la nulidad y la rescisión, son consecuencias jurídicas, que tienen que ver
con la restitución de las prestaciones que se otorgaron las partes, cuando celebraron el acto jurídico afectado por
ellas, amén de otros efectos secundarios, los cuales, si bien, se encuentran establecidos en el propio código civil, no
menos cierto es, que es preciso la declaración judicial del estado de inexistencia, nulidad o rescisión, para que operen
los efectos de estas tres figuras jurídicas, lo cual ocurre, cuando el juez que conoce del juicio de inexistencia, nulidad
o rescisión, al encontrar motivos para declarar el acto jurídico afectado por cualesquiera de dichas consecuencias
jurídicas, declara el estado correspondiente y ordena la restitución de prestaciones, junto a otros efectos secundarios,
como pudieran ser los daños y perjuicios, los gastos y costas, etc.

Lo anterior, es en esencia la fundamentación que el maestro Rojina Villegas aporta para estimar que la inexistencia, la
nulidad y la rescisión, al ser declaradas por el juez en una sentencia, convierten a ésta en fuente autónoma de
obligaciones.

Lo anterior, lo estimamos errado, en razón directa, de que si bien es cierto, los estados jurídicos de invalidez y sus
efectos, a que se refieren la inexistencia, la nulidad y la rescisión, no operan ipso-jure, es decir, por disposición de la
ley, ello no es argumento suficiente para considerar que la sentencia que los declara y fija sus efectos, es fuente de
obligaciones, toda vez, que la referida sentencia, no hace sino declarar lo que se desprende de un acto jurídico
viciado de origen, como en el caso de la inexistencia o la nulidad o afectado por el incumplimiento culpable de una de
las partes, determinando los efectos jurídicos para las partes, en razón directa del estado jurídico declarado y con
fundamento en lo establecido por la ley; es decir, el juez al dictar sentencia definitiva sobre el asunto, no determina
la inexistencia, la nulidad o la rescisión, en base a sus especulaciones o pareceres, o en su discrecionalidad o
prudente arbitrio, sino que se fundamenta en el contenido de la ley, referente al objeto del litigio a resolver, asimismo
fundamenta los efectos de dicha declaración en base a lo que establece la mencionada ley aplicable; por lo tanto, la
sentencia, no crea situaciones jurídicas, sólo reconoce la existencia de ellas en un acto jurídico, conforme a derecho y
en base a las pruebas aportadas; como tampoco crea los efectos que dicha declaración a de tener, sólo reconoce los
derechos y obligaciones derivadas del reconocimiento y declaración de los estados de inexistencia, nulidad y rescisión.

Considerar lo contrario a lo expuesto en el párrafo anterior, equivaldría a considerar a la sentencia como fuente de
obligaciones en todo caso, pues cualquier hipótesis legal referida a la creación de derechos y obligaciones, supone el
cumplimiento voluntario de los derechos y las obligaciones emergentes de la misma; como también la propia ley
prevé, el supuesto de incumplimiento por parte del obligado en tales casos, poniendo a disposición de la parte
agraviada por el incumplimiento, los procedimientos jurisdiccionales respectivos, a fin de que el afectado, solicite el
reconocimiento de su derecho por lo tribunales civiles y exija en base a ello, el cumplimiento coactivo por parte del
obligado. La inexistencia, la nulidad y la rescisión, como hipótesis legales, de las cuales se desprenden derechos y
obligaciones para las partes intervinientes en el acto jurídico afectado, no son ajenas al procedimiento reseñado con
antelación, puesto que la persona que resulte afectada o beneficiada con la inexistencia, nulidad o rescisión de un
acto jurídico, deberá ocurrir a la autoridad judicial respectiva, a fin de que se le reconozca en primer término el
estado jurídico alegado, y en consecuencia se determinen los efectos jurídicos de dicha declaración judicial.

La sentencia, como ya se expuso, es sólo el medio a través del cual los particulares obtienen el reconocimiento de sus
derechos y la determinación de sus obligaciones, contenidas en un acto o hecho jurídico, que resulta ser la hipótesis
legal, fuente de obligaciones, funcionando la sentencia, sólo como el medio o instrumento que reconoce la existencia
de la hipótesis legal que se aduce, así como el instrumento a través del cual se determinarán los derechos y
obligaciones de las partes en base al reconocimiento judicial aludido; por tanto, todo acto o hecho jurídico creador de
obligaciones, en el cual no se obtenga el cumplimiento voluntario de las mismas por parte del obligado, merece la
intervención judicial, es decir, el reconocimiento del derecho del afectado y el cumplimiento por parte del obligado, no
operan ipso-jure, es necesario ocurrir a los tribunales, para el efecto de alegar los hechos, obtener el reconocimiento
de la hipótesis legal que supone nuestros derechos y se determinen las obligaciones del responsable en una sentencia
definitiva, que deberá alcanzar el rango de cosa juzgada, que permita exigir su cumplimiento voluntario; por tanto, al
ser la inexistencia, la nulidad y la rescisión, hipótesis legales, que deben ser probadas en juicio, a efecto de obtener
su reconocimiento y declaración judiciales, para estar en posibilidad de ejercitar los derechos y exigir las obligaciones
emergentes de ello, es claro, que las mismas, comparten con cualesquier hipótesis legal fuente de obligaciones, las
mismas características; por lo tanto, la inexistencia, la nulidad y la rescisión, al encontrarse afectando un acto
jurídico, celebrado Inter. partes, vienen a ser parte de dicho acto jurídico, un elemento que surge y se integra a la
vida de dicho acto, en virtud de un vicio de origen o del incumplimiento de una de las partes, el cual generará
derechos y obligaciones, que surgen del propio contrato y que serán determinados por el juez, al declarar cualquiera
de dichos estados jurídicos, pero siempre en base al contenido de lo pactado en el acto jurídico afectado por la
inexistencia, la nulidad o la rescisión, por lo que consecuentemente, la sentencia, no puede ser, fuente de
obligaciones cuando declara dichas consecuencias jurídicas, pues también en este caso, la sentencia funciona, como
el instrumento que reconoce la existencia de una hipótesis jurídica, y de ello, desprende derechos y obligaciones para
las partes, como en cualquier caso de declaración y determinación de derechos y obligaciones preexistentes en un
acto o hecho jurídicos, cuyos efectos se encuentran reglamentados en la ley respectiva.

EL CASO DE LOS GASTOS Y COSTAS EN LAS SENTENCIAS JUDICIALES

Tratándose de sentencias civiles, dictadas por los tribunales de dicha materia, en las cuales, cualesquiera de las
partes haya sido vencida en juicio, y en virtud de ello, sea condenada al pago de los gastos y costas, erogados por la
parte vencedora en el juicio respectivo, si podemos sostener que la sentencia es fuente de obligaciones; en vista de
que no obstante, que la referida sentencia, es sólo el instrumento mediante el cual se reconoce la existencia de
hipótesis legales, que son fuente de obligaciones y derechos para las partes, que se encuentran preestablecidos en
un hecho o acto jurídico; en el caso de la condena al pago de los gastos y costas, si nos encontramos en presencia de
una obligación que tiene su fuente en la sentencia pronunciada.

La condena al pago de gastos y costas, si tiene su fuente en la sentencia, toda vez, que las obligaciones
representadas por los gastos y costas que han de solventarse a favor de la contraparte, se desprenden del propio
juicio, es decir, antes de incoarse el juicio respectivo por parte del demandante, si bien existían derechos y
obligaciones contenidos en un acto o hecho jurídico, no existía ni tan siquiera la hipótesis del pago de gastos y costas
por cualquiera de las partes; dichas obligaciones emergieron del juicio promovido y fueron cargadas en forma de
obligaciones, a favor de una de las partes y a cargo de otra en la sentencia dictada con motivo del juicio promovido.

Lo anterior, confirma, que la parte demandada al ser vencida en juicio, y ser condenada al pago de gastos y costas,
deberá cumplir a favor de la parte actora, ciertas obligaciones preexistentes, que la sentencia reconoció a partir de un
acto o hecho jurídicos que fueron fuente de las mismas, y además deberá pagar los gastos y costas, fruto del estado
jurídico en que la colocó la sentencia respectiva, con motivo del juicio desahogado; razón por la cual, se considera la
sentencia como fuente de obligaciones, en el caso de la condena al pago de gastos y costas; pues pudo haber sido
otro el desenlace del juicio, en razón directa de las pruebas aportadas, pudiendo haber sido condenada la parte
actora al pago de dichos gastos y costas, en la hipótesis de que no hubiese acreditado la acción intentada, caso en el
cual, la sentencia se convierte en fuente autónoma de obligaciones, pues antes de su dictado, la parte actora, no
tenía dicha obligación a favor de la demandada, la misma, surgió del juicio desahogado, lo que se estableció en la
sentencia dictada como resolución al conflicto planteado.

LAS RESOLUCIONES ADMINISTRATIVAS

El caso de las resoluciones administrativas, consideradas por el código civil sonorense como fuente autónoma de
obligaciones, está muy relacionado, con el caso de las sentencias como tales, abordadas con antelación, pues si bien
es cierto, el considerarlas como fuentes autónomas de obligaciones por parte del legislador, no les otorga
intrínsecamente y por si, tales características, pues es necesario, realizar un análisis basado en la lógica y en la
naturaleza de las mismas, para arribar a conclusiones concretas y correctas.

En primer término, hemos de definir, en que consiste una resolución administrativa, es decir, que son las resoluciones
administrativas y cual es su función, en las actividades propias de las autoridades en dicha materia; por tanto, es
oportuno, establecer, que una autoridad administrativa, es aquella que pertenece formalmente al poder ejecutivo, en
cualquiera de los niveles de gobierno que legalmente ejercen funciones en nuestro país, como lo vienen a ser, el
Federal, el Estatal y el gobierno municipal. La autoridad administrativa, ejerce por tanto, funciones de gobierno, pero
también de administración de los recursos públicos (Sepúlveda, 1995;182), en beneficio de la colectividad, funciones
administrativas que facultan a dichas autoridades para investidas del poder de imperio del estado, dentro de las
relaciones de supra a subordinación, con los particulares, procuren satisfacer las necesidades públicas, mediante el
ejercicio de las funciones que legalmente se les han encomendado; funciones que tienen que ver, con el cobro de
impuestos, productos, aprovechamientos, derechos, contribuciones de seguridad social, vigilancia de la propia
administración y de los funcionarios encargados de ella, vigilancia en el cumplimiento de los reglamentos
gubernativos y de policía, y toda una gama de funciones, que se pueden clasificar por materias incluso y que al no
ser un curso de derecho administrativo, no nos interesa ahondar en ello, en el presente trabajo, por lo que,
entenderemos como funciones administrativas, todas aquellas ejecutadas por la administración pública federal,
estatal o municipal en el ejercicio de sus funciones.

Pues bien, atento a lo anterior, la autoridad administrativa, para cumplir sus funciones y hacer que los particulares y
aún los entes públicos se ciñan al cumplimiento de las normas jurídicas en el ámbito de su competencia, cuentan con
procedimientos administrativos, que tienen el propósito de lograr el cumplimiento coactivo de tales ordenamientos,
ante la omisión voluntaria por parte de los obligados, los cuales a su vez, cuentan en la propia ley de la materia, con
recursos legales, que les permiten enfrentar a la autoridad administrativa y evitar un abusivo ejercicio del poder
administrativo, recursos que en todos los casos se tramitan en forma de juicio, respetando la garantía de audiencia de
la persona sujeta al procedimiento respectivo; dichos procedimientos terminan con una resolución administrativa, la
cual determina la responsabilidad o no responsabilidad de la persona que según la autoridad se colocó en la hipótesis
de aplicación de la ley o reglamento a su cargo. En caso de que la autoridad encuentre responsabilidad en la persona
que se colocó en la hipótesis legal de aplicación de sus consecuencias jurídicas, impone las sanciones administrativas
procedentes, como lo pueden ser, la multa, arresto, destitución del cargo (si es funcionario público y el
encausamiento tiene que ver con el ejercicio de sus funciones), además de cobrar los daños causados al erario
público si es el caso, e independientemente de lo anterior, le impone la obligación de pagar al estado, lo que con
motivo de su acción u omisión dejó de cubrir, como en el caso de las cuestiones fiscales.

Incluso, pueden ser consideradas como resoluciones administrativas, porque lo son, las emitidas por los tribunales
administrativos y fiscales, en los ámbitos de su competencia, como lo vienen a ser las resoluciones dictadas en los
juicios de nulidad, por parte del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, así como por los Tribunales de lo
Contencioso Administrativo, en el caso de las entidades federativas, como el estado de Sonora.

Una vez, determinada la naturaleza de las resoluciones administrativas, que el código civil de Sonora, reputa como
fuente autónoma de obligaciones, es pertinente aclarar, si en nuestro concepto, tienen ese carácter o no; teniendo en
nuestra opinión, dicha legislación a tal respecto, un error de apreciación, pues no es correcto, considerarlas como
fuentes autónomas, en razón directa, que las referidas resoluciones administrativas, como ya se apuntó, son el
resultado de procedimientos que se instauran en contra de personas, privadas o públicas, que colocándose en las
hipótesis previstas por la ley, a través de una acción u omisión, se han hecho acreedores a una sanción y/o al cobro
de créditos a favor del estado, y por lo tanto, la resolución, no hace sino reconocer la existencia de la actualización de
la hipótesis normativa, en base a una conducta preexistente por parte de la persona responsable, la cual genera el
derecho de la autoridad para reclamar coactivamente sus créditos o para aplicar las sanciones que correspondan, y
en consecuencia aplica las sanciones y determina los créditos a favor del estado, ya cargo de la persona pública o
privada sujeta al procedimiento.

En efecto, la resolución administrativa, con la cual culmina un procedimiento administrativo, o un procedimiento


jurisdiccional de naturaleza administrativa, seguido en forma de juicio, no hace sino determinar la conducta asumida
por el responsable sujeto al procedimiento respectivo, y la adecuación de la misma a la hipótesis normativa, y
procede en tal sentido a decretar el cobro de créditos a favor del, estado, si es el caso, y a aplicar las sanciones
respectivas y procedentes según el ámbito administrativo de la autoridad y autorizadas por la ley, por tanto, las
referidas resoluciones administrativas, no deben considerarse fuentes de obligaciones, teniendo en tal sentido,
analogía con los argumentos esgrimidos con respecto a las sentencias, abordadas con anterioridad, pues en ambos
casos, no deben tenerse como fuentes de obligaciones en términos generales y absolutos, pues como ha quedado
asentado, sólo reconocen derechos preexistentes, generados por conductas de las personas, asumidas en forma de
actos o hechos jurídicos,, también preexistentes.

Sin embargo, y tal y como lo reconocimos en el caso de las sentencias jurisdiccionales, las resoluciones
administrativas, si pueden ser fuente autónoma de obligaciones, cuando por un error por parte de quién resuelve,
impone obligaciones a quién no debe soportarlas, en virtud de no haberse surtido en su persona o por su parte, la
hipótesis legal de causación de las mismas a su cargo; como sería el caso, de los errores en la apreciación de las
pruebas, en el contenido de la legislación aplicable, o en la extralimitación de funciones por parte de quién resuelve, y
en base a dichos errores resuelve imponiendo obligaciones indebidamente en contra de una persona, y suponiendo
que dicha resolución, no fuere impugnada mediante los recursos ordinarios o aún el juicio de amparo, si es
procedente, la misma quedaría firme, y se convertiría en título a favor del estado y en contra de la persona que
indebidamente fue condenada en la resolución administrativa, la cual se fundamentó en cualquier hipótesis errónea,
misma que sirvió de base para imponer indebidamente obligaciones al supuesto responsable, con lo cual tendríamos,
una resolución administrativa, que en si misma es fuente de obligaciones.

Concluyentemente, la sentencia a nuestro juicio, sólo puede ser fuente autónoma de obligaciones, cuando por un
error del juez, no impugnado por las vías legales, en la sentencia, se imponen obligaciones a cargo de una persona,
mismas obligaciones que no existían a su cargo antes del dictado de la sentencia, la cual al quedar firme, lo convierte
en deudor por efecto mismo de la sentencia y no por causa preexistente que soporte dicha obligación; asimismo, la
sentencia será fuente autónoma de obligaciones, por lo que respecta a la condena al pago de gastos y costas, pues
éstos conceptos, se generan a partir de los resultados del juicio y se determinan como deuda a cargo de una de las
partes litigantes, en la sentencia pronunciada al término del pleito respectivo.

Asimismo, las resoluciones administrativas, sólo serán fuente de obligaciones, cuando al dictarse las mismas, se
cometa un error de tal naturaleza, que imponga obligaciones indebidamente, en base a dicho error, a la persona
sujeta a un procedimiento administrativo, de tal forma, que sin existir una actualización de la hipótesis legal
respectiva, la autoridad o tribunal imponga obligaciones a cargo de una persona, sin que el fundamento de las
mismas, encuentre sustento en sus acciones u omisiones, y que sólo tengan como fundamento el error de la
autoridad o tribunal resolutor.

NOVENA FUENTE DE OBLIGACIONES

I.- LOS ACTOS JURIDICOS MIXTOS

(ACTOS JURIDICOS CONDICIÓN DE DERECHO PRIVADO)

Los actos jurídicos mixtos, también denominados actos jurídicos condición de derecho privado, constituyen el
reconocimiento de ciertos actos jurídicos, en los cuales no obstante que se celebran de manera libre, por personas
físicas de derecho privado, constituyen una amalgama, entre la voluntad de dichos particulares y las disposiciones
legales referidas al acto jurídico celebrado; es decir, las partes, no obstante que celebran un acto jurídico
eminentemente privado, han de observar para la construcción de los términos y contenido de su manifestación de
voluntad, las disposiciones legales respectivas, sin que tengan la posibilidad de crear libremente y de acuerdo a sus
deseos e intereses las cláusulas del acto jurídico que celebran.

Los actos jurídicos mixtos, derivan su denominación, de la naturaleza jurídica que los distingue; pues por una parte
contienen la manifestación de voluntad de particulares con relación al negocio jurídico celebrado, y por la otra
contienen la manifestación de voluntad del estado, referida a su interés con relación a aquel acto jurídico celebrado
por particulares, precisamente, porque dicho acto jurídico, entraña un interés público, que se manifiesta en el
contenido de la ley de la materia, en su contenido, el cual pretende en todos los casos, guiar a las partes en la
confección de su acto jurídico, pero observando el interés público de manera preponderante.

Este tipo de actos jurídicos, no vulnera la autonomía de la voluntad, en virtud de que si bien imponen la observancia
del contenido de la ley, también dejan en libertad al particular de decidir la celebración del acto jurídico, bajo tales
términos.

Los actos jurídicos condición, son parecidos a los contratos de adhesión, en los cuales el particular se adhiere a las
condiciones que fija una de las partes, en este caso alguna empresa privada que presta un servicio, o bien, la
administración pública, por conducto de alguno de sus órganos con facultades delegadas, aceptando en todo las
referidas condiciones, dando como resultado, un contrato en el cual, una de las partes no participa en la elaboración
de las condiciones contractuales y sólo se adhiere a las estipuladas por la otra, la cual como ya se menciono, es
representada por una empresa privada o por la administración pública; razón por la cual reciben el nombre de
contratos de adhesión, nombre muy propio, dada su naturaleza, como es el caso de los contratos de: prestación del
servicio de energía eléctrica, prestación del servicio de agua potable, prestación del servicio de televisión por cable,
prestación del servicio de comunicación telefónica, etc.

En efecto, los contratos de adhesión reciben su nombre en razón directa de la forma en que se confeccionan y se
concretizan, pues mientras una de las partes determina en forma total el contenido del acuerdo, la otra se adhiere a
dicha manifestación de voluntad, sin que tenga la oportunidad, más que de manifestar la aceptación de los términos
propuestos y sin posibilidad de modificarlos de acuerdo a sus deseos o intereses; por otra parte, los actos jurídicos
condición, son el producto de la voluntad de un estado (interesado en los términos de ciertos actos jurídicos, los
cuales son de interés público, razón por la cual, dicho interés se manifiesta por conducto del contenido de la ley), y
de particulares que no obstante , no participar en la elaboración de los términos legales del acto celebrado, han de
acatar dicho contenido y manifestar su voluntad en tal sentido; es decir, no podrá llevarse a cabo el acto jurídico, si
las partes no se pliegan al contenido de la ley referido a dicho acto.

La semejanza en cierta aproximación entre contratos de adhesión y los actos jurídicos condición, se realiza, no en
razón de su semejanza con respecto a su naturaleza jurídica, sino en base al hecho de que en ambos casos, se trata
de una voluntad activa y definitoria por una parte (la de la empresa o el estado, en los contratos de adhesión y la del
estado por conducto del contenido de la ley, en los actos jurídicos condición), y por la otra, de una voluntad que se
pliega a la anterior, para llevar a cabo el acto jurídico deseado, pero siempre, bajo los términos y condiciones de la
voluntad mencionada en primer término.

El artículo 1921, del código civil para el estado de Sonora, establece:

“ARTICULO 1921. Para los efectos de éste código se reconocen como obligaciones que tienen su fuente en un acto
jurídico condición, las que nacen de la tutela, albaceazgo, ausencia, adopción, matrimonio y concurso;
comprendiéndose en este último caso las establecidas a cargo del deudor concursado y del síndico del mismo.”

Por el contenido del precepto mencionado, podemos inferir por lo tanto, que las figuras jurídicas conocidas como
tutela, albaceazgo, ausencia, adopción, matrimonio y concurso, son denominadas por el citado cuerpo de ley, como
actos jurídicos condición, los cuales engendran obligaciones de carácter personal, así como derechos de crédito
correlativamente.

Es importante resaltar la vanguardia del código civil sonorense, en cuanto a la denominación que realiza de las figuras
jurídicas señaladas como actos jurídicos condición, dado que dicha calificación corresponde a la lógica de la
naturaleza jurídica de las mismas, habida cuenta de que los particulares, al pretender realizar cualquier acto relativo a
tutela, albaceazgo, administración de bienes del ausente, adopción, matrimonio o cumplir con las obligaciones que
impone el estado de concurso al propio concursado o al síndico del mismo, deberán sus actos conducirse con
respecto al dictado de la ley en todos los casos; es decir, sus actos están sujetos a la condición de que los mismos,
observen el sentido que otorga la ley a cada hipótesis.

A fin de percatarnos del sentido de lo asentado con anterioridad, es pertinente realizar un análisis de los llamados
actos jurídicos condición, a partir de sus definiciones legales, para lo cual, abordaremos dicho estudio, sólo a partir de
las definiciones que contiene el código civil sonorense, en tanto permita percatarnos del sentido legal en cada caso.

1.- Tutela.- Reglamentada en los artículos 616 al 799 del código civil para el estado de Sonora, consiste, en la
representación, así como la guarda de la persona y los bienes de los que no estando sujetos a patria potestad, tienen
incapacidad natural y legal, o sólo la segunda, para gobernarse por si mismos. La tutela, puede también tener por
objeto la representación interina del incapaz, en los caos especiales que señale la ley, como en el supuesto del
nombramiento de tutor por parte del juez, cuando en una sucesión existan menores herederos.

La tutela es un cargo de interés público, el cual nadie puede eximirse sino por causa legítima, de tal forma que sólo
pueden excusarse, conforme al contenido del artículo 677 del código civil sonorense, los empleados y funcionarios
públicos, los militares en servicio activo, los que tengan bajo su patria potestad tres o más descendientes, los que
fueren tan pobres, que no puedan atender a la tutela sin menoscabo de su subsistencia, los que por el mal estado
habitual de su saludo por su rudeza o ignorancia no puedan atender debidamente a la tutela, los que tengan sesenta
años cumplidos, los que tengan a su cargo otra tutela o curaduría y las mujeres cuando, por su falta de ilustración,
por su inexperiencia en los negocios, por su timidez o por otra causa igualmente grave, a juicio del juez, no estén en
aptitud de desempeñar convenientemente la tutela.

La tutela, de manera resumida, es la representación de una persona incapaz, así como la de administración de sus
bienes, pudiendo ser objeto de tutela, los menores de edad que no tengan representante legal como consecuencia de
la patria potestad, los mayores de edad privados de inteligencia por locura, idiotismo o imbecilidad, aún cuando
tengan intervalos lúcidos, los sordomudos que no sepan leer, ni escribir y los ebrios consuetudinarios y los que
habitualmente hacen uso inmoderado de drogas enervantes.

Esta institución por lo tanto arroja sobre el tutor, la responsabilidad de cuidar de la persona y los bienes de dichos
incapacitados, lo que le acarrea una serie de obligaciones de carácter personal que tiene que cumplir de acuerdo y
conforme a lo estipulado por la ley de la materia; obligaciones que asumidas voluntariamente al aceptar el cargo de
tutor, se tienen como nacidas de un acto jurídico condición, es decir, de un acto jurídico mixto, en el que se mezclan
la voluntad del que acepta la tutela y la voluntad del estado, a partir del contenido de la ley, al establecer ésta que la
tutela, es un cargo de “interés público”.

2.-El albaceazgo.-Los albaceas viene siendo los órganos representativos de la copropiedad hereditaria para actuar en
nombre y por cuenta de los herederos o legatarios en todo lo relativo a la defensa y administración de los bienes
hereditarios; asimismo, tienen como función ejecutar las disposiciones testamentarias y representar a la sucesión en
juicio y fuera de él. (Art. 1758 del CCS ).

En consecuencia, el desempeño del cargo de albacea, se conoce como albaceazgo, el cual impone a quién lo ejerce
una serie de obligaciones que tienen que ver, desde luego, con las facultades de que se arropa una vez que acepta el
cargo de albacea, obligaciones que tienen su fuente también en un acto jurídico condición, en virtud de que una vez
aceptado el cargo, de manera voluntaria, deberá desempeñarse conforme a lo establecido por el código civil y no
conforme a la voluntad del albacea; es decir, concurren de nueva cuenta la voluntad de quién acepta el referido
cargo y la voluntad del estado por conducto de la ley, para asegurar el correcto ejercicio de dicha representación.

3.- La declaración de ausencia.- Reglamentada en los artículos 813 al 888 del código civil sonorense, esta institución,
fue creada con el propósito de proteger el patrimonio de una persona cuyo paradero se ignore, y que no haya dejado
representante, con el objetivo también, de proteger a las personas que tuvieren con el ausente relaciones de
negocios, los cuales dependen de la presencia, existencia o muerte de aquél. Las obligaciones que engendra, corren a
cargo primero del depositario designado para la guarda y custodia de los bienes de la persona cuyo paradero se
ignora, y después sobre el representante del patrimonio del ausente, quienes deberán el primero guardar y custodiar
el patrimonio del ausente, con todas las obligaciones y derechos de un depositario y en el caso del representante o
administrador del patrimonio del ausente, asumirá todos los derechos y obligaciones de un administrador, en
beneficio del patrimonio que ha quedado en sus manos.

La ausencia, por tanto crea obligaciones, a cargo del depositario en primer término, y del administrador después;
obligaciones que surgen de la voluntad de dichas personas para asumir los cargos referidos y de la voluntad del
estado, por conducto de la ley, el cual tiene interés en la correcta administración del patrimonio del ausente, en
beneficio de él y de las personas con él relacionadas.

4.- La adopción.- Contenida en los artículos 557 al 577 del código civil sonorense, se define como un “acto jurídico
por el cual una persona o una pareja matrimonial o concubinaria asume recíprocamente, respecto de uno o varios
menores o incapacitados, los derechos y obligaciones inherentes a un hijo biológico o consanguíneo…” (Art.- 557 del
CCS).

La adopción supone el asumir obligaciones respecto de menores o incapacitados, mismas obligaciones que han sido
engendradas a partir de una manifestación de voluntad por parte de los adoptantes, y de otra manifestación de
voluntad por parte de quienes han otorgado en adopción al menor o incapaz de referencia, manifestaciones de
voluntad que no obstante, verterse de manera libre y sin coacciones por ambas partes, deben ajustarse al dictado y
estipulaciones legales contenidas en el código civil, habida cuenta de que la adopción es otra institución de interés
público y por lo tanto, el estado concurre con las voluntades mencionadas, por conducto de la ley, para condicionar el
acto jurídico celebrado como adopción, para el efecto de que se ajuste al interés público emanada de la ley de la
materia.

5.- El matrimonio, que se encuentra reglamentado en los artículos 232 al 423 del código civil para el estado de
Sonora, ha sido considerado como un contrato por otras legislaciones e incluso por parte de algunos tratadistas,
como es el caso del Maestro Manuel Bejarano Sánchez(1984; 42); más no así por otros eminentes juristas, como
Rafael Rojina Villegas, (1978; 109), quién afirma que: “En nuestro derecho sólo existen contratos formales o
consensuales. No tenemos contratos solemnes”; temática polémica, en cuanto nuestro propio legislador sonorense,
menciona al matrimonio como contrato en el artículo 270 del código civil sonorense, sin que en ningún momento lo
defina como tal, sino que antes al contrario, lo define como un acto jurídico condición de derecho privado, en el
cuerpo de ley citado.

Para efectos de la definición del matrimonio como fuente de obligaciones civiles, nos remitiremos al contenido del
artículo 1921 del código civil sonorense, en vista de que la naturaleza de dicha institución de derecho privado, así
como la lógica de su estructura jurídica, nos llevan a concluir fundadamente que el matrimonio, no puede ser un
contrato en estricto sentido, en vista del interés público manifiesto en el contenido de los preceptos legales que lo
reglamentan, los cuales no tienen una función supletoria, sino imperativa, pues el matrimonio como acto jurídico ha
de celebrarse precisamente bajo los dictados de la ley y ante la presencia del funcionario especificado por ésta y no
ante algún otro.

Cualquier contrato, de los reglamentados de manera nominada o innominada por cualquier código civil, contiene
estipulaciones legales, que tienen el carácter de supletorias, ,es decir, de normas que han de aplicarse, en tanto las
partes no hayan acordado en el contrato otros términos diferentes a lo especificado por la referidas normas; razones
por las cuales, dichas normas reciben el carácter de supletorias, esto es, de normas que se aplicaran en caso de que
las partes no acuerden respecto al sentido y contenido de aquellas, reglas legales que suplen la voluntad que no se
expresó en el contrato; de tal forma, que los contratos definidos expresamente como tales por los códigos civiles, en
primer término atienden a la autonomía de la voluntad para expresarse en tal o cual sentido a la hora de contratar,
pero también prevén el supuesto en el que los contratantes no lleguen a acuerdos sobre ciertos términos del
contrato, por la razón que sea, o que omitan ponerse de acuerdo sobre ciertos puntos que atañen al acto jurídico
celebrado.
Es preciso puntualizar, que el carácter de supletorios de los contratos reglamentados de manera típica o atípica por
los códigos civiles, no es supletorio, en sentido amplio, toda vez, que el legislador mexicano, tanto a nivel federal,
como a nivel local, aún ha querido preservar ciertas reglas, que los contratantes han de respetar, a la hora de
celebrar un contrato, como sería el caso de la duración máxima de un contrato de arrendamiento, o sobre la
prohibición para el acreedor prendario, de apropiarse la prenda cuando ésta sea de mayor valor que la deuda, etc.; lo
que implica, que la supletoriedad de las reglas aplicables a los contratos civiles, no lo es en sentido absoluto, sino que
su alcance es relativo, en mayor grado tendiendo a dicha supletoriedad.

Sin embargo, el matrimonio, con todo y que en algunas ocasiones se le mencione como contrato en el mismo código
civil, no goza ni tan siquiera de la supletoriedad relativa mencionada, de que gozan los contratos civiles, de tal forma,
que quienes celebren el acto jurídico conocido como matrimonio, deberán acatar en todo y sin omitir absolutamente
nada, las reglas aplicables a dicho acto, contenidas en el código civil, sin oportunidad de acomodar los términos del
matrimonio a sus interese y deseos; lo que consecuentemente nos lleva a reconocer, que dicho acto jurídico, es de
una naturaleza distinta a la de los contratos civiles reglamentados por el código respectivo.

La naturaleza del matrimonio, deriva de su carácter mixto, es decir, de la fusión de las voluntades expresadas por los
contrayentes y la voluntad pública que subyace en los términos legales, bajo los cuales ha de celebrarse; el
matrimonio, por tanto, entraña que los contrayentes si han decidido celebrar el acto jurídico llamado matrimonio, han
de celebrarlo bajo los estrictos términos que emanan de la ley civil, reservándole a ambos la posibilidad de aceptarlos
o no, lo que se traduce, en el hecho de que la voluntad de los que pretendan contraer matrimonio, es totalmente
intrascendente para que tal acto jurídico tenga existencia y validez legal, habida cuenta de que la solemnidad legal
que debe revestir dicho acto, es un elemento de existencia del mismo, y por lo tanto su no observancia acarrea la
inexistencia del mismo, no sólo su nulidad.

Es un caso particular el matrimonio, aún como acto jurídico en general, pues la voluntad de los contrayentes no
trasciende a la existencia y validez del referido acto, aún cuando dicha voluntad conste de manera clara e indubitable;
es necesaria la voluntad del estado, expresada a través de la observancia del contenido legal sobre el matrimonio,
para que el mismo tenga existencia y validez jurídica; de lo que se deriva, precisamente su carácter de acto jurídico
condición y no de contrato civil.

6.-Obligaciones del concursado y del síndico del concurso.-

Consistentes en todas aquellas obligaciones que derivan del estado de concurso decretado judicialmente y conforme a
los artículos 724 al 751 del Código de Procedimientos civiles para el estado de Sonora.

El Concurso es un estado jurídico, consistente en la suspensión de pago de las deudas civiles, liquidas y exigibles que
realiza una persona, obviamente en perjuicio de sus acreedores; es decir, el estado de concurso aplica para el
supuesto de quiebra, de las personas jurídicas de derecho civil, esto es, a los deudores no comerciantes y a las
sociedades civiles, en su caso.

Si para el supuesto de que los pasivos superen a los activos, en el caso de una persona comerciante, se utiliza el
término quiebra para designar a dicha circunstancia, en el mismo supuesto y tratándose de personas no comerciantes
o de derecho civil, se utiliza el término concurso.

El concurso deriva obligaciones para el concursado, así como para el síndico del concurso, que viene a ser el
administrador del patrimonio que se encuentra sujeta al concurso de acreedores; obligaciones que tienen su fuente,
precisamente en un acto jurídico condición, en virtud de que las referidas obligaciones, derivan de la voluntad, tanto
del concursado, como del síndico respectivo, así como de los mandamientos legales en dicho supuesto.

Tanto el concursado, como el síndico administrador del patrimonio sujeto a dicho estado jurídico, obrarán desde la
declaración del estado de concurso, y del nombramiento del segundo, conforme a su voluntad y podrán realizar todos
aquellos actos jurídicos tendientes a la administración eficaz del mencionado patrimonio, pero, sus actos han de ser
guiados por la voluntad del estado, presente a través de los lineamientos legales, que van a sujetar el actuar tanto
del concursado, como del administrador del patrimonio sujeto a dicho status, contenidos en los preceptos del código
adjetivo civil para el estado de Sonora, mencionados en primer término en este apartado, contenidos que son
similares en los códigos respectivos de las demás entidades federativas.
DECIMA FUENTE DE OBLIGACIONES

J.- EL CONCUBINATO

Este estado jurídico, permite la creación de derechos y obligaciones , tanto para el concubinario, como para la
concubina, en los términos precisados por el código civil, generalmente, a propósito de la sucesión o al derecho a los
alimentos, entre ellos.

El concubinato, es el estado referido a la vida conyugal que realizan varón y mujer, durante cierto tiempo, siempre
que ambos permanezcan libres de matrimonio, durante todo el tiempo que dure el estado de concubinato.

El concubinato, supone, la vida en pareja, de dos personas de distinto sexo, las cuales, sin mediar matrimonio entre
ambas, y estando libres de matrimonio con terceras personas, llevan a cabo una especie de estado de matrimonio,
que se identifica por la vida conyugal que realizan de manera cotidiana, y en la que comúnmente procrean hijos, sin
que esto último sea requisito indispensable para que exista el estado de concubinato.

Sin que la ley civil lo defina de manera directa y expresa, el concubinato, es reconocido por el código civil, a propósito
de la sucesión entre personas que comparten dicho estado; asimismo, a propósito de los alimentos que los
concubinos se deban, como consecuencia de dicha circunstancia reconocida por la ley.

Las obligaciones que nacen a partir del concubinato, se encuentran relacionadas, precisamente con los dos supuestos
mencionados, así, el código civil sonorense, en su artículo 467, en relación con el diverso 1443, fracción V, del mismo
cuerpo de ley, establecen como una obligación para los concubinos, el otorgarse alimentos mutuamente, mientras
dure el concubinato, si se satisfacen los siguientes requisitos:

1.- Que ambos cónyuges, permanezcan libres de matrimonio con terceras personas, durante el concubinato.

2.- Que el acreedor alimentista, se encuentre impedido para trabajar y no tenga bienes suficientes para procurárselos
por si mismo

Por otra parte, el precitado artículo 1443, fracción V, del código civil sonorense, establece el derecho para la
concubina o el concubinario, de recibir alimentos, en caso de muerte de cualquiera de los dos, es decir, al otorgar
testamento cualquier persona, deberá dejar alimentos, a la persona con la cual vivió como si fuera su cónyuge
durante los cinco años que precedieron inmediatamente a su muerte, o con quién haya procreado hijos, siempre y
cuando ambos, hayan permanecido libres de matrimonio durante el concubinato y que el superviviente esté impedido
para trabajar y no tenga bienes suficientes; dicho derecho, sólo subsistirá mientras la persona que recibe los
alimentos, o sea, el concubino sobreviviente, no contraiga nupcias o se una en nuevo concubinato y viva
honestamente.

Asimismo, el artículo 1711, del código civil sonorense, establece el derecho de la concubina y el concubinario, a
heredarse recíprocamente, conforme a las disposiciones relativas a la sucesión del cónyuge, contenidas en los
artículos 17oo, al 1705, del cuerpo de ley en consulta, siempre y cuando hayan vivido juntos como marido y mujer,
durante los cinco años que precedieron inmediatamente a su muerte o cuando hayan tenido hijos en común,
exigiéndose en tal caso que ambos hayan permanecido libres de matrimonio con terceras personas durante el
concubinato; de tal forma, que la concubina o el concubinario, heredará legalmente al otro, sólo si se reúnen los
requisitos mencionados con antelación, de tal forma y en atención a los artículos mencionados, si la concubina, o el
concubinario, concurren a la herencia con descendientes del autor de la misma, heredarán como un hijo, aun cuando
tenga bienes, observándose la misma regla, si concurren con hijos adoptivos del autor de la herencia; si se concurre
con ascendientes,, la herencia se dividirá en dos partes iguales, de las cuales una se aplicará al concubinario o a la
concubina y la otra a los ascendientes; si se concurre con hermanos del autor de la herencia, la concubina o
concubinario, recibirá dos tercios de la herencia y el tercio restante se aplicará a los hermanos, dividiéndose por
partes iguales entre ellos; a falta de descendientes, ascendientes o hermanos del autor de la herencia, la concubina o
el concubinario, sucederá en todo al autor de la herencia.

Las obligaciones derivadas del estado del concubinato, así como los derechos correlativos, que emergen a favor de la
concubina en unos casos o del concubinario en otros, tienen su fuente en dicho estado jurídico, el cual es reconocido
por la ley, como un hecho jurídico, fuente de obligaciones, reconocido como tal, por el artículo 1911 del código civil
para el estado de Sonora.
IV.- LA RESPONSABILIDAD CIVIL

A.- DEFINICION

La responsabilidad civil, consiste en la obligación que tiene el responsable de un hecho ilícito o de un riesgo creado,
de reparar los daños y perjuicios causados a la víctima.

En efecto, el que obrando con intención o culpa como imprudencia, en contra de las normas jurídicas de orden
público o las buenas costumbres, o en contra de normas jurídicas individualizadas, causare un daño, se encuentra
obligado a reparar los daños y perjuicios causados a la víctima o víctimas de tal hecho ilícito; también se encuentra
obligado a pagar los daños y perjuicios causados, quién utilice como poseedor originario, derivado o simple
detentador, aparatos, mecanismos o sustancias peligrosas por si mismas o por la función que desarrollan; la
necesidad de reparar tales daños y perjuicios, se conoce como RESPONSABILIDADA CIVIL; es decir, tenemos dos
tipos de responsabilidad civil, a saber.

a) RESPONSABILIDAD CIVIL SUBJETIVA, y


b) RESPONSABILIDAD CIVIL OBJETIVA.

El hecho de que a la responsabilidad civil proveniente de un hecho ilícito, se le denomine subjetiva, estriba en el
hecho de que tal responsabilidad se reprocha con sustento en la culpa del responsable, es decir, en un aspecto
subjetivo, que tiene que ver por lo tanto, con el sujeto, con su conducta dolosa o imprudencial, obligando al análisis
de tal conducta, prescindiendo de factores objetivos para reprochar la responsabilidad en dicho caso; en cambio la
responsabilidad objetiva, proveniente de riesgo creado, recibe tal denominación, en vista, de que prescinde de la
culpa en el sujeto responsable, es decir, esta responsabilidad se sustenta en un elemento objetivo y no en la
conducta de una persona, de tal manera que los objetos utilizados y no la culpa, constituyen la base para reprochar
este tipo de responsabilidad, por ello, los elementos de la fuente de obligación que desemboca en esta
responsabilidad, consisten únicamente en la utilización de “cosas peligrosas” por parte de una persona y en la
causación de un daño a otra u otras, sin que se requiera culpa en quién las utiliza, bastando la sola utilización de
ellas, como poseedor originario, derivado o simple detentador.

De manera precisa, la responsabilidad civil, estriba en la obligación de reparar el daño y perjuicio causados; en tal
sentido, el código civil sonorense, en su artículo 2086, primer párrafo, establece: “La reparación del daño debe
consistir en el restablecimiento de la situación anterior a él, y cuando ello sea imposible, en el pago total de los daños
y perjuicios de orden patrimonial y moral.”

B.- FORMAS DE INDEMNIZACION

Un análisis minucioso del párrafo primero del precepto mencionado, nos lleva a concluir, con apoyo en la doctrina
existente, que existen dos formas de indemnizar los daños causados por hecho ilícito o riesgo creado:

a) INDEMNIZACION EN NATURALEZA.- Que consiste en restablecer las cosas a la situación anterior al daño causado,
por ejemplo, reparando el muro que se dañó por un hecho ilícito, o el automóvil dañado en un accidente.
b) INDEMNIZACIÓN EN EQUIVALENTE.-Que consiste en el pago de los daños y perjuicios causados a la víctima.

C.- CLASES DE INDEMNIZACION

En cuanto a la forma de reparar el daño causado, hablamos de formas de indemnización, sin embargo, es preciso
hacer mención, que existen clases o tipos de indemnización, atendiendo al tipo de obligación a cubrir o a la
naturaleza de la misma, de tal forma, que existen dos clases de indemnización:

a) LA INDEMNIZACIÓN COMPENSATORIA.- La cual comprende el valor de la deuda u obligación principal o su


equivalente en dinero, más los daños y perjuicios causados directamente por el incumplimiento de la obligación
principal en si, y..

b) LA INDEMNIZACION COMPENSATORIA.- Que comprende los daños y perjuicios causados por la mora o retardo en
el cumplimiento de la obligación principal, y que ordinariamente reciben el nombre de réditos o intereses.
D.- CUANTIA DE LAS INDEMNIZACIONES

Es menester, aclarar que la cuantía de las indemnizaciones depende en primer término, del bien jurídicamente
tutelado sobre el que recae el daño causado, aunque también es importante resaltar que en el caso del daño a la
integridad física, es importante diferenciar entre el daño causado por hecho ilícito o por riesgo creado.

a) CUANTIA DE LA INDEMNIZACION POR DAÑO PATRIMONIAL: En el caso de que el daño afectare los bienes o
derechos que integran el patrimonio de la víctima, la reparación debe ser total, esto es, deben repararse los daños en
su totalidad, de tal forma que no existe impedimento legal alguno para solicitar el resarcimiento de los daños
patrimoniales en un ciento por ciento, en base desde luego al dictamen pericial que establezca el valor de los daños
ocasionados.

b) CUANTIA DE LA INDEMNIZACION POR DAÑO MORAL:. En este caso, la cuantía de la indemnización, conforme al
código civil de Sonora, será fijada discrecional y prudentemente por el juez, quién deberá tomar en cuenta: “los
valores espirituales lesionados y que pueden consistir en el afecto, honor, prestigio, estimación de las cosas o
integridad de las personas” (Art.-2087 CCS); adicionalmente el código mencionado, establece una regla para en el
caso de que el daño origine una lesión en la víctima, que no la imposibilite total o parcialmente para el trabajo,
facultando al juez para fijar la pensión por daño moral, tomando en cuenta si la parte lesionada es visible o no, el
sexo de la víctima, así como su edad y demás condiciones de la misma;

Antes de comentar, cual es el sentido de la legislación sobre la forma y términos en que ha de cuantificarse el daño
moral, es preciso, comentar que no siempre ha sido posible el cobro del daño moral en forma independiente, de tal
forma, ,que el código civil federal, en el antiguo artículo 1916, establecía: “Independientemente de los daños y
perjuicios, el juez puede acordar, a favor de la víctima de un hecho ilícito, o de su familia, si aquella muere, una
indemnización equitativa a título de reparación moral que pagará el responsable del hecho. Esta indemnización no
podrá exceder de la tercera parte de lo que importe la responsabilidad civil…”; lo anterior significaba que sólo podía
exigirse una reparación del daño moral, sólo en el caso de que dicha lesión fuera consecuencia de un daño
patrimonial, pues establecía como parámetro la medida de éste, para autorizar el pago de una tercera parte de él,
como indemnización por daño moral. Afortunadamente, dicho precepto se reformó y el concepto de daño moral
avanzó, de tal forma, que hoy, puede exigirse el pago de un daño moral, independientemente de que se asocie o no,
a un daño patrimonial o a la integridad de las personas

Por otra parte, es pertinente comentar también, que en el caso del daño moral, la indemnización será siempre en
equivalente, en vista de que nunca será posible hacer que las cosas vuelvan al estado que tenían antes de la
causación del daño, razón por la cual la ley vigente procura una indemnización patrimonial en dinero a favor de la
víctima, la cual pretende ser equivalente a los daños y perjuicios causados por el daño moral recibido.

Una vez aclarados los puntos que anteceden, procederemos a comentar el contenido y alcances del precepto del
código civil sonorense que se ha tomado como base para exponer la cuantificación de los daños morales. Por tanto y
en análisis de su contenido diremos que el mismo, establece, que el juez deberá sustentarse en las pruebas
aportadas por las partes para en forma discrecional y prudente, fijar el monto de la indemnización por daño moral,
regla que desde luego tiene sus inconvenientes por la discrecionalidad que introduce para que el juzgador determine
lo que le corresponde a la víctima como indemnización, lo que no deja de ser preocupante, dada la inexperiencia de
nuestros jueces en este tipo de litigios, además de la vaguedad del término que no aporta parámetros objetivos para
la cuantificación del daño moral, lo que puede traducirse en injusticias, resultantes de la no correspondencia entre la
gravedad o dimensión del daño moral causado y la indemnización fijada discrecional y prudentemente por el juez. Por
otra parte las reglas establecidas por el código civil de Sonora, en esta materia, hacen mención al caso particular
consistente en el daño moral reclamado, como resultado de una lesión inferida a la víctima, en el cual el juez fijará el
monto de la indemnización, tomando en cuenta si la parte lesionada es o no visible, así como la edad, sexo y demás
condiciones de la víctima, lo que implica que el legislador, estableció éstas últimas reglas, sólo en el caso concreto de
que el daño moral provenga de una lesión a la integridad física de las personas, y no en el caso genérico contenido
en la primera parte del artículo 2087 de la legislación citada, amén de que no aclara a que otras condiciones de la
víctima se refiere; lo que es incorrecto, habida cuenta que la edad, el sexo, y las demás condiciones de la víctima,
queriendo entender por ello, condiciones tales como la educación, la actividad a que se dedica, su condición social,
cultural, económica, religiosas, etc., son variables importantes en la fijación de una indemnización por daño moral, en
virtud de que no recibe el mismo daño moral un profesor que ha sido difamado, al daño moral que puede recibir un
delincuente consuetudinario por ejemplo; razones por las cuales, y en tanto no se aclare mediante reforma el artículo
comentado, debe en justicia entenderse que las reglas aplicables al caso concreto referido al daño moral proveniente
de una lesión a la integridad personal, son aplicables también a todo caso de fijación de una indemnización por daño
moral.
Es importante destacar que nuestra legislación civil, tanto a nivel federal, como para el estado de Sonora, ha
evolucionado de tal forma que permite el cobro de una indemnización por daño moral con independencia de que
exista daño patrimonial o daño a la integridad física.

c) CUANTIA DE LA INDEMNIZACIÓN POR DAÑO A LA INTEGRIDAD FISICA: En este caso, la codificación civil difiere
en cuanto al método para cuantificar el monto de la indemnización por daño a la integridad física de las personas,
pues mientras el código civil federal, establece que han de tomarse en cuenta las reglas de la Ley Federal del
Trabajo, para fijar el monto de las indemnizaciones según la lesión origine la muerte, la incapacidad permanente total
o parcial o incapacidad temporal, otras legislaciones civiles establecen sus propias y muy particulares reglas; como es
el caso del código civil de Sonora, el cual en su artículos 2086, 2088 y 2089 establece las bases legales conforme a
las cuales habrá de fijarse el monto de las indemnizaciones por daño a la integridad personal, mismas que consisten
en lo siguiente:

1ra.- Si la lesión inferida origina la muerte de la víctima, la indemnización consistirá en una pensión equivalente al
sueldo salario, o utilidad que en promedio percibía la víctima en el último año; en el caso de que no fuere posible
determinar el sueldo o utilidad mencionada, la misma se calculará por peritos en el juicio respectivo, tomando en
cuenta las capacidades, preparación, facultades, aptitudes y destrezas de la víctima, en relación con su profesión,
oficio, trabajo o actividad a la que normalmente se había dedicado; sin embargo, si los peritos carecen de
fundamentos o bases para fundar su opinión, o en el caso de que la víctima no disfrutare al momento de su muerte,
sueldo o salario, o bien no hubiere desarrollado actividad alguna, la pensión se calculará sobre la base del salario
mínimo general.

La pensión se pagará a en el siguiente orden: a los herederos de la víctima, excepto el estado; a falta de ellos se
pagará a quienes hubieren dependido económicamente de la víctima; si no los hubiere, se pagará a aquellas personas
de quienes la víctima dependía económicamente o con quienes convivía familiarmente.

La pensión se deberá pagar, a los interesados en cada caso, por todo el tiempo probable de vida de la víctima, la cual
será fijada por el juez, según su edad y obviamente con auxilio de peritos; es importante aclarar que si todos los
beneficiarios de la pensión, mueren a su vez, antes de que termine el lapso de tiempo fijado como duración probable
de vida de la víctima, la pensión se extinguirá con el último de ellos.

2da.- Si la lesión origina una incapacidad permanente total o parcial en la víctima, ésta deberá ser dictaminada por
peritos en primer término.

Una vez establecido por juicio de peritos que la lesión ha provocado una incapacidad permanente total o parcial, se
deberá fijar, también por peritos, la cantidad que como pensión vitalicia le corresponde a la víctima; pensión que
deberá establecerse en función de los parámetros que conocemos y que provienen de la ley laboral, aún cuando el
código civil sonorense no lo menciona, es menester acudir a ellos por ser la fuente legislativa que los contiene de
manera pormenorizada, de tal forma, que la incapacidad permanente total, se concibe como la perdida total de
facultades o aptitudes para desarrollar un trabajo remunerado; y la incapacidad permanente parcial, como la
disminución de facultades o aptitudes para desarrollar un trabajo remunerado. En base a lo anterior, es claro que la
incapacidad permanente total, es un estado más grave que la incapacidad permanente parcial, pues ésta última sólo
es una disminución de facultades para desarrollar un trabajo remunerado, por lo que en tal caso, se aplican las reglas
de las fracciones I y II del artículo 2086 del código civil sonorense, según disposición de la fracción III, del propio
precepto en cita, por lo tanto, la pensión que se fije en el primer caso a de ser sobre la base del 100% del salario o
sueldo que percibía la víctima en el último año como promedio, y en caso de que no fuere posible ello, se calculará la
pensión tomando en cuenta sus aptitudes, preparación, destrezas y capacidades, en relación con la actividad a que
normalmente se había dedicado, y si ello no fuere posible, ya sea porque los peritos no tuvieren bases para hacer el
cálculo respectivo o porque la víctima no estuviere percibiendo sueldo alguno o porque no desempeñare actividad
alguna, la pensión se calculará conforme al salario mínimo general.

En el caso de que la lesión inferida, originare incapacidad permanente parcial, conforme a las bases comentadas con
anterioridad y que se aplican para en el caso de muerte o incapacidad permanente total de la víctima, la pensión
mensual vitalicia, se calculará, (aplicando las reglas de la Ley Federal del Trabajo, que es la legislación que contiene
parámetros técnicamente validados para ello, aún cuando la codificación en cita no lo contemple) sobre la base del
porcentaje, determinado por peritos, en el cual se fije la disminución de las facultades para trabajar de la víctima,
porcentaje que se aplicará al sueldo o salario, que en promedio percibía la víctima en el último año, y si ello no fuere
posible, se calcularán dichas percepciones por peritos, tomando en cuenta las destrezas, preparación, capacidades y
aptitudes de la víctima, en relación con la actividad que normalmente había venido desempeñando, y si ello no fuere
posible, bien sea porque los peritos carezcan de fundamento para fijar la pensión, o porque la víctima no hubiere
disfrutado e sueldo o salario o no desarrollare actividad alguna, el porcentaje se aplicara al salario mínimo general, de
tal forma que la víctima cobrará una pensión vitalicia equivalente al porcentaje que de sus percepciones (conforme a
las bases mencionadas) determinen los peritos, conforme al grado de disminución de sus facultades para el trabajo
para el resto de su vida.

3ra.- Incapacidad temporal.- En este caso, también se aplican las bases contenidas en las fracciones I y II del artículo
2086 del código civil sonorense, por imperativo de la ración V del propio precepto, por tanto, si la lesión origina una
incapacidad temporal, ya sea total o parcial, la indemnización se pagará como pensión que disfrutará la víctima por
todo el tiempo que dure la incapacidad, término que será fijado por peritos, debiendo ser determinada por peritos la
naturaleza de la incapacidad temporal, esto es, si es total o parcial; dicha pensión será fijada conforme a las bases
utilizadas para fijar la pensión por muerte e incapacidad permanente, entendiendo por ello que, si la incapacidad
temporal es total, se deberá pagar a la víctima una pensión equivalente al 100% del sueldo o salario que venía
percibiendo en el último año en promedio; y sólo que no fuere posible determinar el sueldo o salario, éste se
calculará por peritos, los cuales fijaran el monto de la pensión, según las capacidades, aptitudes, preparación,
destrezas de la víctima, en relación con la actividad a la que normalmente se había venido dedicando; y sólo que, los
peritos carecieren de bases suficientes para determinar el monto de la pensión o que la víctima no estuviere
percibiendo sueldo o salario, o bien, que no desarrollare actividad alguna, la pensión se fijará conforme al salario
mínimo genera.

Si la incapacidad temporal es parcial, la pensión mensual, se calculará sobre la base del porcentaje que determinado
por peritos, corresponda a la disminución temporal de las facultades o aptitudes para el trabajo, porcentaje que como
en el caso de las incapacidades permanentes parciales, debe partir del examen de peritos y que se aplicará al sueldo
a salario percibido en promedio por la víctima en el último año, y solo que no fuere posible determinar el sueldo o
salario, éste se fijará por peritos, según las aptitudes, destrezas, preparación o capacidades de la víctima, en relación
con la actividad que normalmente había venido desempeñando; y, sólo en el caso de que los peritos no tuvieren
bases para hacer el cálculo del sueldo o salario, o bien que la víctima no percibiere ninguno o no se dedicare a
actividad alguna, el porcentaje se aplicará al salario mínimo general.

REGLAS APLICABLES A LA CUANTIFICACION DE LAS INDEMNIZACIONES POR DAÑO A LA INTEGRIDAD FISICA.

ARTS.- 2088 y 2089 DEL CODIGO CIVIL SONORENSE

El código civil sonorense, establece de manera justa, que en el caso de que, sumando las indemnizaciones por daño
patrimonial y por daño moral, cuando el daño no ocasione la muerte, pero si una incapacidad permanente, sea total o
parcial, el juez deberá procurar la reeducación o readaptación de la persona afectada, tomando en cuenta los
defectos que el daño hubiere producido, con el propósito de que reencauce su vida, y procure otras formas de
actividad , que le permitan subsistir de manera decorosa, de tal forma que para lograrlo, deberá procurarse cambiar
la pensión vitalicia en una pensión temporal, por todo el lapso que estime prudente, que represente para el afectado
la oportunidad de lograrlo, debiendo cuidarse que tal exhibición, no sobrepase la suma de todas las pensiones que
recibiría la víctima por todo el tiempo probable de vida, calculado por peritos, desde luego. Esta disposición es de
interés público, cuando la víctima sea menor de edad.

En el caso de daño a la integridad física, las indemnizaciones decretadas se ejecutarán en contra del responsable, y
su monto se depositará en fideicomiso, en una institución legalmente autorizada, a fin de asegurar el pago de las
pensiones decretadas; sin embargo, el responsable podrá ofrecer garantías reales del cumplimiento de su obligación,
tales como hipoteca, anticresis o prenda si su capacidad económica no le permite constituir un capital en fideicomiso.
La incapacidad económica del deudor responsable, para constituir capital en fideicomiso o para otorgar garantías
reales del cumplimiento de sus obligaciones, no lo libera del compromiso de pagar las pensiones decretadas, y el juez
deberá decretar el aseguramiento de las mismas, en tanto dicho deudor patrimonialmente pueda cumplirlas.

E.- REPARACIÓN DEL DAÑO EN CASO DE HECHO ILICITO Y DE RIESGO CREADO

Un aspecto muy importante que debemos tomar en cuenta, cuando hablamos del monto de la reparación del daño,
derivado de una responsabilidad civil, es el relacionado, con la naturaleza de la causa que originó el mencionado
daño, es decir, debe distinguirse para la fijación del monto del daño a reparar, si éste es consecuencia de un hecho
ilícito o de un riesgo creado, pues el artículo 2112 del código civil sonorense establece que cuando la reparación del
daño sea consecuencia de un riesgo creado, precisamente de los casos reglamentados en los artículos 2109, 2110, y
2111 de dicha codificación, el monto de la reparación del daño se fijara en las dos terceras partes de la cantidad que
resulte aplicando las bases establecidas en el artículo 2086; esto es, si el precepto 2086, establece las bases para el
pago de la reparación del daño, en los casos de daño patrimonial, a la integridad física o a la integridad moral, debe
estimarse que tales reglas son aplicables al ciento por ciento cuando el daño provenga de hecho ilícito y calcular
sobre tales bases las 2/3 partes, que corresponden, si el daño proviene de riesgo creado. La regla anterior, resulta
justa, considerando que el daño en el caso del riesgo creado, se ha producido sin culpa del responsable y por lo
tanto, no obstante que la ley reconozca responsabilidad civil en el caso del riesgo creado, dicha responsabilidad se ve
atenuada por la falta del elemento culpa, repercutiendo en el monto de la reparación a realizar, la cual debe
calcularse sobre la base de las dos terceras partes del monto total de los daños causados, sean estos, de orden
patrimonial, moral o a la integridad física de las personas.

Por otra parte, el propio precepto 2112 del código civil de Sonora, establece, que cuando el daño por riesgo creado se
cause por empresas de servicios públicos, el monto de la reparación del daño será la mitad del que se fije en el
artículo 2086 del propio código, con lo cual introduce otra regla que pretende atenuar la responsabilidad civil, cuando
esta provenga de riesgo creado y la responsable sea una empresa de servicio público, pues en tal caso, aplicando las
bases contenidas en el artículo 2086 mencionado se calcularán el total de los daños, a los cuales se les aplicará la
regla mencionada, teniendo como consecuencia que la empresa de servicio público, sólo estará obligada al pago del
50% de dichas cantidades.

F.- RESPOSABILIDAD CIVIL POR HECHOS PROPIOS

Es de explorado derecho, que quién comete un hecho ilícito o incurre en riesgo creado, se encuentra obligado a pagar
los daños y `perjuicios causados debidos a su culpa o a la utilización de objetos peligrosos, de tal forma que cada
quién responde por los daños causados en tales circunstancias; de la misma forma el incapaz que causa un daño
debe repararlo, salvo que dicha responsabilidad recaiga en las personas encargadas de él, conforme a lo establecido,
según el código civil sonorense, en los artículos 2092 a 2095.

Analizando el contenido de los preceptos mencionados con anterioridad, tenemos que, los que ejercen la patria
potestad, sólo responderán de los daños causados por los menores sobre los que la ejercen, si se reúnen las
siguientes condiciones:

a) Que se encuentren bajo su poder y…


b) Que habiten con ellos.

Lo anterior implica, que cuando los menores no habiten con ellos, no podrá exigírseles dicha responsabilidad; o bien,
cuando habitando con ciertas personas, como por ejemplo, los abuelos, paternos o maternos, éstos no ejerzan la
patria potestad sobre ellos, esto es, que dichos menores no se encuentren bajo su poder y sólo habiten con dichas
personas; casos en los cuales, podrá exigírseles responsabilidad directamente a los menores de edad. La
responsabilidad anterior se aplicará a los tutores, respecto de los incapacitados que tienen bajo su custodia y
cuidado., de tal manera, que los tutores responderán por los daños causados por sus pupilos, sólo en el caso de que
los mismos, habiten con ellos, cesando dicha responsabilidad, si los menores, aún cuando se encuentran bajo su
custodia, no habiten con ellos o viceversa, cuando habitando con ellos, no sean ellos quienes ejerzan la tutela.

De la misma forma, los padres o tutores, no están obligados a responder por los daños causados por los menores o
pupilos que se encuentren bajo su cuidado, cuando los mismos se encuentren bajo la autoridad y vigilancia de otras
personas como directores de colegios, talleres, etc. Caso en el cual, dichas personas serán responsables civilmente
por los daños causados por los mencionados menores,

Los padres y tutores, no están obligados a responder de los daños causados por los incapacitados que se encuentran
bajo su cuidado y vigilancia, si prueban que les ha sido imposible evitar los referidos daños; dicha imposibilidad no se
tendrá por probada, por el mero hecho de haber sucedido el daño fuera de su presencia, si aparece que no han
ejercido suficiente vigilancia sobre los incapacitados.

De todo lo expuesto, emerge la conclusión referida al caso, en el que habiendo cometido los menores o incapaces un
daño a las personas en su integridad física, en su patrimonio, o en su moral, deberá exigirse a dichos menores la
indemnización correspondiente en forma directa, si los mismos, no habitan con quién ejerce sobre ellos la patria
potestad, o la tutela, o no aconteció el hecho dañoso estando bajo la vigilancia y autoridad de directores de colegios,
talleres, etc., o bien, cuando, no obstante, habitar con quienes ejercen la patria potestad o la tutela sobre ellos, éstos
prueban que a pesar de la vigilancia suficiente ejercida sobre los incapaces, les fue imposible evitar el daño.

El hecho de exigir responsabilidad en forma directa al incapaz, se encuentra reglamentado en el articulo 2082, del
código civil sonorense, pues dicho precepto establece que “el incapaz que cause daño debe repararlo”, salvo que
dicha responsabilidad recaiga sobre los que ejercen la patria potestad, la tutela, o bien sobre los directores de
colegios, talleres, etc., lo que trae como consecuencia, la aplicación de la regla, consistente en que al no actualizarse
responsabilidad para dichas personas conforme a lo establecido con anterioridad, la misma podrá exigirse
directamente al incapaz.
G.- RESPONSABILIDAD CIVIL POR HECHOS AJENOS

La responsabilidad civil proveniente de hecho ilícito, puede existir por hechos ajenos, esto es, por hechos ilícitos
cometidos por otras personas, que se encuentren bajo nuestra potestad, dirección, dependencia o custodia.

Es pertinente aclarar, que la responsabilidad civil por hechos ajenos, sólo puede reprocharse cuando la misma
provenga de hecho ilícito, por disposición expresa del artículo 2084 del código civil sonorense, más no así cuando los
daños se ocasiones por riesgo creado.

El fundamento para considerar lo anterior, encuentra su sustento, en la teoría de la culpa, desarrollada por los
romanos, quienes postularon la teoría de la culpa por una indebida o torpe elección y la teoría de la culpa por una
indebida vigilancia; culpas a las cuales el antiguo derecho romano llamó “culpa in eligendo” y “culpa in vigilando”
(Bejarano, 1985;).

La culpa por una indebida elección, se basa en el hecho de que ciertas personas tienen la obligación de cerciorarse de
las capacidades o aptitudes de otra, al momento de contratarla para realizar ciertas actividades; así, el patrón debe
cerciorarse de que su empleado cumple con los requisitos necesarios para ocupar tal o cual puesto o comisión; de la
misma forma, el dueño de un taller tiene la obligación de cerciorarse de las destrezas del operario que está
contratando o el hotelero o dueño de casa de huéspedes debe cerciorarse de la honorabilidad y de las aptitudes de
sus sirvientes o empleados, etc., pues en todos los casos, se estará obligado a responder por los daños causados por
dichos dependientes, pues la ley estima que no se tuvo cuidado, y por ende se incurrió en culpa, al realizar una
indebida elección de empleados, operarios, trabajadores, dependientes, etc., culpa, que debe ser el fundamento para
exigirle responsabilidad civil, por el hecho ilícito en que incurrió la persona indebidamente seleccionada; de tal forma
que existirá dicha responsabilidad, en todo caso en que se demuestre que una persona no tuvo el cuidado necesario
al elegir a otra para la prestación de ciertos servicios.

La culpa por una indebida vigilancia, recae sobre las personas que teniendo obligación de vigilar a otras, por mandato
de la ley, por mandato judicial o por contrato, no realizan de manera eficaz dicha vigilancia, responsabilizándose
entonces de los daños causados por los incapaces que se encuentren bajo su vigilancia, como sería el caso de los
padres de familia, los directores de colegios o escuelas, los encargados de asilos, orfanatos, y otras instituciones
similares, los cuales tienen bajo su cuidado, custodia o vigilancia a personas que por su edad, condición de salud u
otras circunstancias, requieren una vigilancia estrecha y comprometida, lo que obliga a las personas encargadas, a
poner toda su diligencia para el cuidado de dichas personas, ya que en caso contrario y de producirse daños por
parte de quienes se encuentran bajo su cuidado y vigilancia, ellas responderán por los daños causados por dichos
incapaces, pues la responsabilidad derivada de los mismos podrá reclamárseles por parte de los
ofendidos, en base a la culpa por una indebida vigilancia.

LA RESPONSABILIDAD CIVIL POR HECHOS AJENOS EN EL CODIGO CIVIL SONORENSE (ARTS. 2092 A 2102 DEL
CODIGO CIVIL SONORENSE)

Ya hemos comentado que la responsabilidad civil por hechos ajenos, deriva de la culpa por una indebida o torpe
elección o a la culpa por una indebida vigilancia, de parte del empleador o de quién ejerza labores de custodia o de
vigilancia, fundamentos de dicha responsabilidad civil, misma que el código civil para el estado de Sonora reglamenta
de manera sucinta y detallada, de tal forma que es claro, cuales son los casos de responsabilidad civil por una
indebida elección o por una indebida vigilancia.

1.- El maestro artesano es responsable por los daños causados por sus operarios en la realización de los trabajos que
les encomienden; dicha responsabilidad no podrá exigírseles, cuando prueben que les fue imposible evitar el daño;
dicha imposibilidad no resulta de la mera circunstancia de haber acontecido el hecho fuera de su presencia, si emerge
de las circunstancias, que no han ejercido suficiente vigilancia sobre sus operarios. El ofendido o víctima del daño,
puede reclamar del operario directamente la reparación del daño.

2.- Los patrones y los dueños de establecimientos mercantiles, están obligados a responder de los daños y perjuicios
causados por sus obreros o dependientes en la ejecución de las funciones; esta responsabilidad no podrá exigírseles,
cuando demuestren que en la comisión del daño no se les puede imputar culpa o negligencia alguna. En este caso, la
víctima del daño, podrá reclamar directamente del
obrero o dependiente la reparación del daño.

3.- Los jefes de casa o los dueños de hoteles o casas de hospedaje, están obligados a responder por los daños
causados por sus sirvientes en el ejercicio de sus funciones. Esta responsabilidad también podrá exigirse directamente
al sirviente responsable.
4.- Las personas morales responderán por los daños y perjuicios causados por sus representantes legales en el
ejercicio de sus funciones.

5.- El estado, también tiene obligación de responder por los daños causados por sus funcionarios y empleados, en el
ejercicio de sus funciones, siempre y cuando se pruebe que existió culpa en la elección de los mismos o falta de
vigilancia del superior jerárquico. La responsabilidad del estado, en este caso, es subsidiaria y sólo podrá hacerse
efectiva contra el estado, cuando el empleado o funcionario directamente responsable no tenga bienes, o los que
tenga no sean suficientes para reparar el daño ocasionado.

Nótese, que en el caso de la responsabilidad de los maestros artesanos o jefes de talleres, los patrones o dueños de
establecimientos mercantiles y los jefes de casa, y dueños de hoteles o casas de hospedaje, por los daños causados
por sus dependientes, dicha responsabilidad es solidaria, en vista de que la ley civil sonorense permite exigir la
responsabilidad civil por los daños causados, al propio responsable material directo, que en el caso lo viene a ser el
operario, dependiente, obrero o sirviente, o bien a los empleadores inicialmente mencionados, lo cual no acontece
tratándose de empleados y funcionarios públicos, caso en el cual la responsabilidad del estado es subsidiaria, lo que
implica que sólo puede hacerse efectiva en su contra, cuando el referido funcionario o empleado, no tenga bienes o
no los tenga en cantidad suficiente para pagar los daños y perjuicios causados.

En el caso de que el maestro artesano, dueño de taller, dueño de establecimiento mercantil, patrón o jefe de casa,
dueño de hotel o casa de hospedaje, pagaré los daños y perjuicios causados por sus dependientes , tiene expedito su
derecho para repetir contra ellos lo pagado, esto es, puede exigirles el reembolso de lo que hubieren pagado a virtud
de los daños originados por dichos dependientes o trabajadores.

H.-RESPONSABILIDAD CIVIL POR DAÑOS OCASIONADOS POR ANIMALES, EDIFICIOS Y POR OTRAS COSAS

RESPONSABILIDAD POR OBRA DE ANIMALES

Para efectos de responsabilidad civil, los animales pueden causar daños e implicar a sus dueños en el pago de las
reparaciones correspondientes; pues es bien sabido, que todo propietario de animales, tiene la obligación de
cuidarlos, ya sea acorralándolos, amarrándolos, encerrándolos, y vigilándolos de tal forma que no representen un
peligro para terceros, en sus bienes o en sus personas. Hablamos de todo tipo de animales, pues el código civil
sonorense no distingue y por lo tanto, no debemos distinguir, toda vez, que cualquier tipo de animal, puede
representar un peligro para las demás personas, desde las aves de corral que destruyen plantíos, hasta los animales
domésticos, que pueden atacar a una persona con graves consecuencias para su salud, sin descartar a los animales
que resultan ser fieras salvajes, aunque en este caso sostenemos un criterio diferente, pues estimamos que los
animales salvajes, incluyendo a algunas especies domésticas, aún cuando se mantengan encerrados y con un alto
grado de adiestramiento, representan un riesgo creado por si mismos, dada la imprevisibilidad de su conducta en
ciertas circunstancias, a diferencia de ciertos animales domésticos, los cuales por su naturaleza no representan
peligro para el ser humano en si integridad física o en su patrimonio, en razón directa de su mansedumbre y de la
convivencia cotidiana con el ser humano.

Aún cuando el código civil sonorense no distingue en cuanto a responsabilidades de carácter civil, tratándose de
daños producidos por animales, calificando la producción de tales daños como producto de la negligencia o
imprudencia del dueño de tales animales, el cual sin ningún cuidado los expone a la producción de daños en contra
de terceros, lo que nos lleva a concluir, que el código civil sonorense, estima que los daños producidos por animales
son producto de un hecho ilícito, consistente en la transgresión que de la norma jurídica de orden público o de las
buenas costumbres realiza el dueño del animal, al no cuidarlo y vigilarlo convenientemente, lo que entraña
culpabilidad como imprudencia o falta de cuidado por su parte, resultando de ello la producción de un daño para una
persona en su integridad personal o en su patrimonio, por lo que en base a ello se le exige una responsabilidad civil
subjetiva, consistente en la obligación de pagar los referidos daños y perjuicios causados por un animal de su
propiedad.

Sin embargo, como lo comentábamos en párrafo anterior, estimamos que no todo daño producido por animales ha de
ser visto como producto de un hecho ilícito fundado en la imprudencia del dueño del mismo, toda vez que, no todos
los animales responden a una misma naturaleza o condición, puesto que algunos de ellos, se encuentran muy
apegados a la convivencia con el ser humano, son parte de su vida cotidiana y por lo tanto han desarrollado
tolerancia a la presencia de las personas, teniendo como consecuencia, que no representan en tal razón, un peligro
para las personas, puesto que la cotidianeidad les ha provisto de la tolerancia hacia los humanos como se ha
comentado; sin embargo existen otro tipo de animales, que por su naturaleza, como las fieras salvajes en cautiverio,
algunas especies domésticas como los perros, los equinos, vacunos, etc., que en si mismos son peligrosos , o en vista
del maltrato al que son sometidos desarrollan una agresividad inusitada en ellos, lo que los convierte en un peligro
por si mismos, en una palabra en un riesgo creado y por lo tanto, merecieran un trato o mención diferente en la ley
de la materia, con el propósito de ajustar dichos casos a la realidad circundante, pues no todo daño producido por
animal, débese a la imprudencia del propietario, sino que puede ser resultado, como en los casos comentados, de la
naturaleza agresiva propia o desarrollada del animal dañoso, y por lo tanto, con independencia de lo establecido por
la ley civil al respecto, concluimos que los daños producidos por animales, atendiendo al tipo de animal y demás
circunstancias, pueden ser consecuencia de un hecho ilícito o de un riesgo creado, por lo que hablaríamos de una
responsabilidad civil subjetiva o de una responsabilidad civil objetiva, respectivamente, según el caso.

EXCLUYENTES DE RESPONSABILIDAD CIVIL POR DAÑOS CAUSADOS POR ANIMALES

El dueño de un animal, será responsable de los daños que cause, a menos que pruebe algunas de las siguientes
circunstancias:

a) Que lo vigilaba y guardaba con el cuidado necesario.


b) Que el animal fue provocado por otra persona.
c) Que la víctima obró con imprudencia.
d) Que el daño resulte de caso fortuito o fuerza mayor.

Las anteriores excluyentes, funcionan para en el caso previsto por la ley, esto es, que el daño producido por el animal
provenga de la imprudencia o falta de cuidado del propietario; sin embargo, y haciendo recordatorio de nuestra tesis,
en el sentido de que los daños producidos por ciertos animales, en ciertas circunstancias, merecen ser considerados
como producto de un riesgo creado, en tal idea, no tendrían razón de ser las excluyentes marcadas con los incisos a)
y d), en vista de que no obstante la vigilancia y el resguardo de ciertos animales como el caso de fieras salvajes,
éstas representan un peligro por si mismas, aún para las personas que las cuidan, vigilan o adiestran, como se han
registrado casos. Por otra parte, el mismo tipo de animales u otros, existiendo sobre ellos una extrema vigilancia y
cuidado, en casos de desastres naturales, pueden causar daños a las personas o a sus patrimonios; daños que no se
hubiesen producido en virtud de la sola ocurrencia de dicho caso fortuito o fuerza mayor, de no haber existido la
tenencia de tales animales por parte de una persona; razones por las cuales, dichas excluyentes no funcionarían, para
en el caso de que la ley considerase según las circunstancias, ciertas especies de animales, como riesgo creado, al
representar un peligro por si mismos, aún a pesar de los cuidados y vigilancia que pudiere proporcionarles su
propietario.

DAÑOS PRODUCIDOS POR EDIFICIOS

A propósito del tema relativo al riesgo creado, como fuente de obligaciones, expusimos lo relativo a los daños
producidos por edificios, en vista de que el artículo 2105 del código civil sonorense, establece:

“ARTICULO 2105. EL PROPIETARIO DE UN EDIFICIO ES RESPONSABLE DE LOS DAÑOS QUE RESULTEN DE LA


RUINA DE TODO O PARTE DE EL, SI ESTA SOBREVIENE POR FALTA DE REPARACIONES NECESARIAS O POR VICIOS
DE CONSTRUCCION. TAMBIEN ES RESPONSABLE DE LOS DAÑOS QUE CAUSE A LAS PROPIEDADES CONTIGUAS,
POR VICIOS DE CONSTRUCCION O FALTA DE SOLIDEZ DEL TERRENO, NO OBSTANTE QUE SE TRATE DE EDIFICIOS
NUEVOS O EN LOS QUE NO EXISTA RUINA O DETERIORO POR FALTA DE REPARACIONES. LOS DAÑOS CAUSADOS
POR LA FALTA DE SOLIDEZ DEL TERRENO SERAN REPARADOS AUN CUANDO NO EXISTAN VICIOS DE
CONSTRUCCION O DEFECTO DE CIMENTACION.”

El anterior precepto arroja sobre los dueños de edificios, una responsabilidad civil objetiva o subjetiva, según el caso,
toda vez que reprocha responsabilidad civil, tanto cuando el edificio causa daños debido a la falta de reparaciones o a
los vicios en la construcción, como cuando independientemente de ello causa daños a las propiedades contiguas, al
expresar que los daños causados por falta de solidez del terreno serán reparados aún cuando no existan vicios de
construcción o defectos de cimentación. En efecto, el precepto mencionado, exige responsabilidad civil al dueño de
un edificio, cuando éste cause daños a las personas, a las cosas o a las propiedades contiguas, por falta de
reparaciones necesarias o por vicios en la construcción, lo que claramente está sancionando la falta de previsión, o de
cuidado del propietario del edificio, para realizar las reparaciones necesarias o para realizar una construcción
cuidando la debida aplicación de materiales y de la técnica requerida en materia de construcción, por lo que al no
haberlo hecho, lo que se deduce de la ruina total o parcial del edifico, como causa directa de los daños causados, la
ley civil le exige responsabilidad, para el efecto de que pague los daños causados debido a su culpa o negligencia; sin
embargo, dicho precepto también establece una responsabilidad civil objetiva a cargo del propietario de edificios, en
el caso de que debido a la falta de solidez del terreno, se causen daños a las propiedades contiguas, aún cuando
dichos daños se presenten, sin existir vicios en la construcción o defectos en la cimentación; lo que implica que el
precepto aludido, no sólo reglamenta la responsabilidad civil por culpa en el propietario del edificio, al no realizar las
reparaciones necesarias sobreviniendo la ruina del edificio, o cuando por su negligencia, o falta de cuidado se
cometieron vicios en la construcción, que han desembocado en daños a terceros o a las propiedades contiguas; sino
también reglamenta el caso en el cual, sin existir culpa alguna de parte del dueño del edificio, éste causa daño a las
propiedades contiguas debido a la falta de solidez del terreno solamente, sin que existan vicios de construcción o
defectos de cimentación.

Como se deduce del precepto comentado, para nosotros se encuentra debidamente reglamentada la responsabilidad
civil objetiva, derivada de los daños causados por edificios pesados, sin tomar en cuenta los posibles vicios en la
construcción o cimentación del propio edificio, y basada únicamente en la falta de solidez del terreno, que convierte a
un edificio en un riesgo creado, es decir, en un peligro por si mismo, debido a sus dimensiones o peso, el cual no
obstante, haberse construido con los mejores materiales y haberse utilizado las técnicas de construcción más
adecuadas, puede causar daños a las propiedades contiguas, si existe una falta de solidez del terreno, que incluso no
fue detectada al iniciar la construcción y que deriva de la naturaleza del terreno exclusivamente, lo cual puede ser o
resultar impredecible y por lo tanto, un edificio pesado, resulta ser un peligro por si mismo, y como consecuencia de
ello procede ubicarlo jurídicamente como un riesgo creado.

Muy seguramente la postura del código civil sonorense, se debe a la postura tomada por la H. Suprema Corte de
Justicia de la Nación, la cual ante una problemática semejante planteada para su resolución en materia federal y ante
la falta de reglamentación civil en materia federal en este rubro, resolvió la controversia de la siguiente manera y bajo
el rubro:

Epoca: Quinta Epoca


Localización
Instancia: Tercera Sala
Fuente: Semanario Judicial de la Federación
Parte : CXV
Tesis:
Página: 517
Rubro
EDIFICIOS, DAÑOS CAUSADOS POR LOS.
Texto
Los edificios pesados son en México una cosa riesgosa, peligrosa por si misma, atento a la naturaleza del subsuelo de
la ciudad, y debe reportar el riesgo quien se beneficie con la utilización de la cosa, por lo que en caso de daño
causado por un edificio a otro, no es el constructor el responsable, por lo que si se condeno al dueño a
indemnización, no puede repetir en contra del constructor.

Precedentes
Mason de Montaño Betty. Pág. 517 Amparo Civil. Tomo CXV, 5 de diciembre de 1952. cinco votos”

La anterior tesis jurisprudencial, es clara al calificar a los edificios pesados como peligrosos por si mismos, tomando
en cuenta el tipo de suelo de la ciudad de México; sin embargo, ello sirvió de inspiración al legislador sonorense
quizá, para reglamentar en el propio código civil el caso concreto mencionado, no siendo obstáculo para ello, que la
ley civil sonorense no se refiera a edificios pesados, pues de la redacción del precepto 2105 del código civil, se deriva
que el legislador obviamente se refiere a edificios pesados, y concretamente a la peligrosidad que por si mismos
representan, al establecer que los daños causados a las propiedades contiguas deberán ser reparados por su
propietario, aún cuando los referidos daños se hayan causado sin existir vicios en la construcción o en la cimentación,
lo que implica un adecuado cercioramiento en relación al tipo de suelo y a la compactación requerida por éste, y si a
pesar de ello se causan daños, deben repararse, por lo que la expresión “falta de solidez del terreno”, debe
entenderse, como una falla natural del terreno, no atribuible al hombre, pues es tal el sentido que el legislador quiso
darle, al manifestar que los daños debidos a ello, serán reparados aunque no existan “vicios en la construcción o
defectos de cimentación” , lo que nos lleva a concluir, que el legislador sonorense también considera a los edificios
pesados como un riesgo creado fuente de responsabilidad civil objetiva.

DAÑOS PRODUCIDOS POR OTRAS COSAS

El código civil sonorense, pretende ser abarcativo de manera genérica, de todas las posibles hipótesis de daños
causados por cosas u objetos que por su naturaleza o por el uso al que se les destina, pudieran ser fuente de
responsabilidad civil para sus propietarios, poseedores originarios o derivados, de tal forma que no obstante
reglamentar en forma hipotética la responsabilidad civil subjetiva, como aquella proveniente de un hecho ilícito, así
como la responsabilidad civil objetiva, como proveniente de un riesgo creado, ha querido también reglamentar ciertos
casos particulares de carácter hipotético, que introducen mayor claridad en la comprensión de dichas
responsabilidades civiles, como es el caso de la responsabilidad de los dueños de animales, de edificios y de lo que el
legislador ha llamado de otras cosas y reglamentado en el artículo 2106 del precitado código civil sonorense, mismo
precepto que establece responsabilidad civil subjetiva, proveniente de hecho ilícito, a los propietarios o poseedores
originario, de los daños causados por el estado o naturaleza de las “cosas” que tengan bajo dicho título, siempre y
cuando, los referidos daños se deban a la falta de vigilancia, cuidado, previsión o negligencia en general, de parte de
los propietarios o poseedores originarios mencionados; dicha responsabilidad, tratándose de bienes muebles, recaerá
en las personas que las utilicen como poseedores derivados, a título de usufructo, uso, arrendamiento, comodato,
depósito, mandato, prenda u otra forma análoga, siempre y cuando dichos poseedores derivados hayan incurrido en
culpa o negligencia; pero, si los daños causados, estando en poder de poseedores derivados dichas cosas, se deben a
la culpa o negligencia del propietario o poseedor originario de las mismas, éste será el responsable.

Como se observa del contenido comentado del precepto anteriormente aludido, tenemos que el código civil
sonorense, reprocha responsabilidad civil subjetiva, tanto en el caso de que los daños se causen por las cosas,
estando en poder del propietario o poseedor originario de las mismas, o en poder de poseedores derivados, pues en
ambas hipótesis se exige que los daños se deban a la culpa o negligencia de unos y otros, razón por la cual es lógico
suponer la responsabilidad derivada de culpa en el caso de propietarios o poseedores originarios de tales cosas o en
el caso de que se encuentren en poder de poseedores derivados y causen daño y éste se deba a culpa o negligencia
de unos y otros.

I.- EXCLUYENTES DE RESPONSABILIDAD CIVIL

Una vez sumergidos en el estudio de la responsabilidad civil, es menester ocuparnos de las causas que excluyen dicha
responsabilidad de manera sistemática, para lo cual seguiremos el método del maestro Bejarano Sánches(1985; 293-
303), quién de manera lógica menciona como excluyentes de la responsabilidad civil, a las siguientes:

1.- Cláusula de no responsabilidad.


2.- La culpa grave de la víctima.
3.- El caso fortuito o la fuerza mayor.

1.- CLÁUSULA DE NO RESPONSABILIDAD:

Obviamente, ésta forma de excluir de responsabilidad a un obligado, deriva de un contrato o convenio que crea o
transfiera derechos u obligaciones, pues es claro que las partes han tenido oportunidad de pactar la No
responsabilidad de una de ellas o de ambas, fundándose en el principio de la autonomía de la voluntad que rige en
materia de contratos, y además en las disposiciones del código civil sonorense, que lo contienen de manera articulada
en los preceptos 1973, que establece: “Los contratantes pueden poner las cláusulas que crean convenientes;…”,
además los artículos 7mo., 8vo., y 9no., establecen, el primero en su párrafo segundo que los derechos privados
pueden renunciarse, cuando no afecten el interés público y cuando la renuncia no afecte derechos de tercero; el
octavo, complementando lo anterior, establece que la renuncia de un derecho, no producirá efecto alguno si la misma
no se hace en términos claros y precisos, de tal manera que no quede duda del derecho renunciado; además el
último precepto mencionado, establece que los actos jurídicos que se ejecuten contra el tenor de las leyes
prohibitivas o de interés público serán nulos, excepto en los caos en que la ley ordene lo contrario; de todo lo anterior
se deduce que es válida la renuncia de un derecho, siempre y cuando, dicha renuncia, no afecte el interés público,
derechos de tercero, no vaya en contra de las leyes prohibitivas y se realice la referida renuncia en términos claros y
precisos.

La cláusula de no responsabilidad, entraña, que al pactarse se haga de manera clara y precisa, de tal forma que
ambas partes conozcan el derecho que se renuncia de manera precisa y clara.

Existen muchos casos de cláusulas de no responsabilidad, las cuales se encuentran por ejemplo en los
estacionamientos públicos o talleres de reparación de vehículos, al establecer la no responsabilidad de los propietarios
de tales establecimientos en casos de robo, daños o incendio de los vehículos consignados para cuidado o reparación;
asimismo en los hoteles, en los cuales se consignan de manera precisa y clara, las mismas prevenciones, las cuales
de no ser impugnadas o negociadas de otra forma, se aceptan tácitamente, como parte del contrato respectivo,
excluyendo de responsabilidad a los propietarios de dichos lugares, en caso de que se actualice la hipótesis de daño
excluida.

A propósito de la cláusula de no responsabilidad, existe otro tipo de cláusula de responsabilidad que por su naturaleza
recibe el nombre de CLAUSULA PENAL, la cual es oportuno estudiar, al ser el caso contrario de la de no
responsabilidad abordada en la presente temática.
CLAUSULA PENAL

Reglamentada en los artículos 1974 al 1984, la cláusula penal, se ha convertido en una valiosa herramienta para los
contratantes, que no desean verse envueltos en litigios largos, costosos y difíciles, por el incumplimiento en los
contratos celebrados, además de los problemas derivados de la dificultad para la prueba de los daños y perjuicios
producidos por el incumplimiento de uno de los Contratantes.

La cláusula penal, consiste en la estipulación de cierta pena o sanción, para en el caso de que la obligación no se
cumpla, o no se cumpla de la manera convenida, de tal forma, que dicha sanción, vendrá a sustituir al cobro de los
daños y perjuicios causados por el incumplimiento o mora en el incumplimiento de la obligación; es decir, si se pacta
la cláusula penal, para en el caso de que la obligación no se cumpla o no se cumpla de la manera convenida, puede
pedirse el pago de la pena, pero no podrán reclamarse además el pago de daños y perjuicios.

CARACTERISTICAS LEGALES DE LA CLÁUSULA PENAL

a) Si el contrato del cual deriva la pena es nulo, la pena también lo será; sin embargo la nulidad de dicha pena, no
trasciende a la validez del contrato.

Sin embargo, y con el propósito de no confundir lo anterior, el propio código civil sonorense aclara que cuando en un
contrato, una de las partes prometa por un tercero, imponiéndose una pena para el caso de no cumplirse por parte
del promitente, lo prometido a cargo del tercero, valdrá la pena, aunque el contrato no se concretice por falta de
consentimiento de dicho tercero; lo mismo sucederá, cuando en un contrato se estipule a favor de un tercero, y la
persona con quién se estipule, en este caso el promitente, se sujete a una pena para en el caso de no cumplir lo
prometido, pues entonces, aún cuando no se hubiere cumplido la obligación a favor del tercero beneficiario, el
promitente está obligado a cumplir la pena convenida.

b) Cuando en un contrato se estipule la cláusula penal, el acreedor al exigir el cumplimiento de la pena convenida, no
está obligado a probar que ha sufrido perjuicio alguno, como tampoco el deudor podrá liberarse de satisfacerla,
aunque pruebe que el acreedor no ha sufrido perjuicio alguno, pues su ejecutividad deriva del acuerdo previo
contenido en el contrato, lo que se traduce en que el cobro de la cláusula penal, es consecuencia del cumplimiento
forzoso del contrato celebrado.

c) La cláusula penal, no puede exceder ni en valor, ni en cuantía a la obligación principal, de tal forma, que en caso
de que tal situación ocurriese, la pena será nula, sólo en el excedente a la obligación principal, sin que los efectos de
la nulidad afecten el valor legal de la pena, hasta el monto de la obligación principal.

d) En el supuesto de que se solicite el cumplimiento de la pena acordada, si la obligación principal fue cumplida en
parte, la pena se modificará en la misma proporción; si la modificación no pudiere ser exactamente proporcional a la
modificación sufrida por la obligación principal, el juez reducirá la pena de forma equitativa, tomando en cuenta la
naturaleza y demás circunstancias de la obligación.

e) La pena puede acordarse, para compensar el incumplimiento de la obligación principal, o bien para compensar el
retardo en el cumplimiento de la misma, de tal manera que el acreedor en el primer caso, puede exigir el
cumplimiento de la obligación o el pago de la pena estipulada, pero no ambos; a menos que la pena se hubiese
estipulado, para compensar al acreedor por el simple retardo en el cumplimiento de la obligación principal, o porque
ésta no se preste de la manera convenida; es decir, en el primer caso, el acreedor ha convenido con su deudor,
dentro de un contrato, que en caso de que este último incumpla la obligación principal, pagará al acreedor la pena
convenida, o bien podrá exigírsele el cumplimiento forzoso de la obligación principal, pero no ambas prestaciones; en
cambio, si se acordó la pena para en el caso de que el deudor incurra en retardo o mora en el cumplimiento de la
obligación principal, o bien para en el caso de que no otorgue la prestación de la manera convenida, entonces, el
acreedor podrá exigir el cumplimiento de la obligación principal y además el pago de la pena convenida.

f) Desde luego, cuando el deudor no pudiere cumplir la obligación contenida en el contrato, por hecho del acreedor,
por caso fortuito o fuerza mayor, no podrá exigírsele el cumplimiento de la pena convencional.

g) En las obligaciones mancomunadas que contengan cláusula penal, para hacerla efectiva, bastará el incumplimiento
de uno de los herederos del deudor para que se haga exigible la misma; desde luego, cada uno de los herederos
responderá de la parte de la pena que le corresponda, en proporción a su cuota hereditaria.
2.- SEGUNDA EXCLUYENTE DE RESPONSABILIDAD CIVIL, LA CULPA GRAVE DE LA VICTIMA

Los artículos 2081 y 2109 del código civil sonorense, establecen, la definición legal del hecho ilícito y del riesgo
creado, como fuentes de obligaciones, dichos preceptos establecen.

“Artículo 2081. Todo hecho del hombre ejecutado con dolo, culpa, negligencia, falta de previsión o de cuidado, que
cause daño a otro, obliga a su autor a reparar dicho daño.

Para los efectos de este artículo, se considera que obra con culpa el que procede en contra de la ley o de las buenas
costumbres, causando daño a otro.

No existirá la obligación de reparar el daño, cuando se demuestre que éste se produjo como consecuencia de culpa o
negligencia inexcusables de la víctima.”

“Artículo 2109. Cuando una persona utilice como poseedor originario, derivado o simple detentador, mecanismos,
instrumentos, aparatos, cosas o substancias, peligrosos por si mismos, por la velocidad que
desarrollen, por su naturaleza explosiva o inflamable, por la energía de corriente eléctrica que conduzcan o por otras
causas análogas, está obligada a responder del daño que cause, aunque no obre ilícitamente o no exista culpa de su
parte, a no ser que demuestre que ese daño se produjo por culpa o negligencia inexcusable de la víctima.” Aún
cuando los preceptos mencionados no aluden a la culpa grave, sino sólo a la culpa o negligencia inexcusable de la
víctima, debemos entender por elemental lógica que el legislador se refiere a aquellos casos que entrañan un
descuido desmesurado o inusual en la víctima, de tal forma que no puede excusársele en la causación del daño, pues
su conducta no deja lugar a dudas en cuanto al poco cuidado que aportó para la ocurrencia del hecho dañoso, por lo
que, derivado del contenido de los preceptos anteriormente trascritos, tenemos que ambas hipótesis prevén la
inculpabilidad tanto del responsable del hecho ilícito, como del riesgo creado, en el caso de que los daños se
produzcan por culpa o negligencia inexcusables de la víctima, de tal manera que no existirá responsabilidad civil, para
quién incurriendo en la hipótesis contenida en los artículos 2081 y 2109 del código civil sonorense, produzca daños,
pero demuestre que los mismos se ocasionaron teniendo como causa, la culpa o negligencias inexcusables de la
víctima, entendiendo como “culpa o negligencia inexcusables de la víctima”, aquellos actos que se lleven a cabo y que
denoten una torpeza tal, que puede ser considerada como culpa grave en términos de la graduación que de dicha
culpa realiza el propio código civil, en su artículo 2199, que establece como culpa grave, “…cuando el obligado a
conservar o custodiar una cosa ajena, no observe la diligencia mínima que cualquier hombre tendría en el cuidado de
sus cosas”; culpa grave, en la cual suelen incurrir las personas más descuidadas o torpes, pues no observan el más
mínimo cuidado en su actuación, y aun cuando el referido precepto se vale de la custodia de las cosas, para definir la
culpa grave, ello no es óbice para entender el sentido de dicha definición, pues la misma se refiere a la falta de los
cuidados mínimos que cualquier persona suele tener en el cuidado de sus cosas, teniendo como consecuencia, que
sólo las personas más torpes y descuidadas incurren en dicho tipo de culpa.

Por lo anterior, cuando el daño se produzca como consecuencia de la torpeza de la víctima, o de la falta de un
cuidado mínimo de parte de ella, el hecho no entrañará responsabilidad para quién se colocó en las hipótesis de
hecho ilícito o de riesgo creado.

3.- EL CASO FORTUITO O LA FUERZA MAYOR, COMO EXCLUYENTES DE RESPONSABILIDAD.

Antes de iniciar con el estudio de ésta excluyente de responsabilidad civil, es necesario, en primer término, dejar en
claro, que es más propio hablar de excluyente de responsabilidad civil subjetiva, cuando hablamos del caso fortuito o
la fuerza mayor, en vista de que el propio código civil sonorense, en su artículo 2110, establece que la
responsabilidad derivada de un riesgo creado, existirá aún cuando los daños previstos en el artículo 2109, referidos al
uso de “objetos peligrosos”, concretamente a los derivados de un riesgo creado, sean consecuencia de un caso
fortuito o una fuerza mayor, lo que entraña, que estos fenómenos, que para el hecho ilícito representan excluyentes
de responsabilidad civil, no lo son, cuando los daños provienen de riesgo creado; de la misma manera, el artículo
2111, al exponer diversos casos de riesgo creado, que en forma específica reglamenta el código civil de Sonora,
establece en las fracciones I y V, de dicho precepto, de manera clara y precisa, que la responsabilidad civil en dichos
casos existirá, aún cuando los daños se deban a caso fortuito o fuerza mayor; en el mismo sentido, las fracciones II a
V, del precepto aludido, establecen responsabilidad en los supuestos a que se refieren, aún cuando los daños se
produzcan como consecuencia de casos fortuitos ordinarios, excluyendo la responsabilidad en tales supuestos, sólo en
el caso de que los daños se produzcan como consecuencia de casos fortuitos extraordinarios; es decir, el caso fortuito
en los supuestos a que se refieren las fracciones II a V del artículo 2111 del código civil sonorense, será excluyente
de responsabilidad, sólo en el caso de que sean casos fortuitos ordinarios, pues en el caso de que se deban los daños
a casos fortuitos extraordinarios, éstos si funcionan como excluyentes de responsabilidad civil, pero, sólo en los casos
particulares contenidos en las fracciones mencionadas, lo que entraña, que en términos generales, el caso fortuito, no
es una excluyente de responsabilidad civil, cuando los daños provengan de riesgo creado, pues sólo tendrá dichos
efectos excluyentes de responsabilidad, cuando se trate de daños ocasionados en términos de las fracciones II a V
del artículo 2111 del código civil sonorense, y además se trate de casos fortuitos extraordinarios, entendiéndose como
tales “el incendio, guerra, peste, inundación insólita, langosta, terremoto, u otro acontecimiento igualmente
desacostumbrado y que los contratantes no hayan podido razonablemente prever” (Art. 2725, párrafo segundo, del
Código civil sonorense ).

Por tanto, el caso fortuito o la fuerza mayor, son excluyentes de responsabilidad civil subjetiva, al provenir los daños
del hecho ilícito, y no de responsabilidad civil objetiva, cuando los daños provienen de riesgo creado, con la excepción
contenida en el párrafo segundo, de la fracción VI, del artículo 2111 del código civil para el estado de Sonora, ya
comentada en líneas anteriores, lo que nos obligaría, salvo dicha excepción, a hablar de excluyentes de
responsabilidad civil subjetiva y no de excluyentes de responsabilidad civil en términos generales.

Asimismo, es pertinente aclarar el significado que para efectos legales han de tener las expresiones, “caso fortuito” y
“fuerza mayor”, pues su uso cotidiano y aparejado en la jerga jurídica, inclina a pensar que son términos semejantes
o sinónimos, y que por tanto se refieren a los mismos fenómenos, lo cual no es correcto, ya que el código civil para el
estado de Sonora, en su artículo 2193, establece la definición de uno y otro, de la siguiente manera:

-“Se entiende por caso fortuito, todo acontecimiento natural, previsible o imprevisible, pero inevitable, por virtud del
cual se pierda la cosa o se imposibilite el cumplimiento de la obligación”.

-Se entiende por fuerza mayor, todo hecho previsible o imprevisible, pero inevitable, proveniente de uno o más
terceros determinados o indeterminados, por virtud del cual se pierda la cosa o se imposibilite el cumplimiento de la
obligación”.

Lo anterior refleja claramente el sentido de uno y otro fenómeno, en vista de que mientras el caso fortuito claramente
se refiere a hechos de la naturaleza previsibles, como un huracán, o imprevisibles, como un terremoto; la fuerza
mayor se refiere a hechos o acontecimientos relacionados con el hombre, en este caso, acontecimientos previsibles,
tales como una huelga, o imprevisibles, tales como un bloqueo carretero intempestivo, provenientes de terceros, y
que en ambos casos impiden el cumplimiento de una obligación.

En efecto, el caso fortuito y el riesgo creado, son fenómenos que por su naturaleza, pueden impedir en un
determinado momento el cumplimiento de las obligaciones a cargo del deudor, lo que entraña, que éste al no estar
obligado a lo imposible, sea relevado de responsabilidad civil, en vista de que los daños y perjuicios que se hubieren
ocasionado al acreedor, no son atribuibles al obligado, sino al caso fortuito o la fuerza mayor, que impidió de manera
irresistible para el deudor, el cumplimiento de sus obligaciones a favor de su acreedor.

De todo lo expuesto, se deriva, que el caso fortuito o la fuerza mayor, han de ser: ajenos al deudor, es decir, no han
de haber sido provocados por él, ni haber contribuido a su acontecimiento, deben de haber sido fortuitos o deberse a
la actividad de terceros; asimismo, deben de haber sido irresistibles al deudor, es decir, debe de haberse tratado de
acontecimientos que el deudor no pudo evitar; además, el caso fortuito o la fuerza mayor, han de haber evitado el
cumplimiento en términos absolutos, es decir, deben de haber imposibilitado el cumplimiento de manera total.

Las características, anteriormente mencionadas, consistentes, en no haber contribuido el deudor al caso fortuito o
fuerza mayor, la irresistibilidad del acontecimiento, así como la imposibilidad total de cumplimiento de su parte, son
requisitos SINE-QUANON, para la procedencia de tales fenómenos como excluyentes de responsabilidad civil
subjetiva, pues en el caso de que los mismos “no imposibiliten totalmente el cumplimiento de la obligación contraída,
o no constituyan u obstáculo insuperable para un deudor cuidadoso y de buena fe, al que no sea imputable culpa,
dolo o negligencia, simplemente se retardará el cumplimiento de la obligación y ésta será disminuida hasta el límite
en que surja el obstáculo insuperable, aún cuando el cumplimiento retardado o parcial de la obligación resulte más
oneroso para el deudor” (Artículo 2193, párrafo cuarto del CCS).

La disposición trascrita del código civil sonorense, a primera vista pareciera adecuada y justa, sin embargo, la parte
final descompone la armonía del aparente sentido de equidad de dicho párrafo, pues no obstante, que exige que el
deudor, que pueda cumplir, cuando los acontecimientos no impidan totalmente el cumplimiento de la obligación, aún
cuando lo haga retardado o parcialmente, sea cuidadoso, y actúe de buena fe y con ausencia de dolo o culpa, en su
actuar, le exige el cumplimiento en los términos que lo permitan las circunstancias, aún a pesar de que dicho
cumplimiento le resulte más oneroso, lo que implica una disposición de inequidad, contenida en un párrafo que
aparentemente se refiere a una circunstancia que debiera permitir mayor comprensión para el deudor, que no
obstante ciertas dificultades ( las cuales serían insuperables para otras personas menos cuidadosas ) y actuando de
manera cuidadosa y de buena fe, intenta cumplir retardado o en parte la obligación.
EXCEPCIONES A LA NO RESPONSABILIDAD POR CASO FORTUITO FUERZA MAYOR

El Artículo 2193, en relación con los diversos 2110 y 2111 del código civil sonorense, anteriormente citados, también
nos proporcionan los casos en los cuales, el caso fortuito o la fuerza mayor, no funcionaran como excluyentes de
responsabilidad civil subjetiva, siendo dichos supuestos los siguientes:

- Cuando el deudor ha aceptado expresamente dicha responsabilidad, es decir, cuando entre acreedor y deudor se
convino, obviamente dentro de un contrato o convenio, que el último de ellos responderá de sus obligaciones, aún
cuando el cumplimiento de ellas, se lo haya impedido un caso fortuito o una fuerza mayor, det al forma, que aún a
pesar, de que el deudor no hubiere podido cumplir debido a cualesquiera de dichos fenómenos, el acreedor le podrá
exigir el cumplimiento, en naturaleza o en equivalente,
- Cuando el deudor, dio causa o contribuyó a que se produjera en este caso, la fuerza mayor, en vista de que los
casos fortuitos han de ser producto de fenómenos naturales, y por tanto el hombre no tiene injerencia en su
causación; y si el deudor, ante un caso fortuito, no tiene el cuidado necesario, y debido a ello, incumple una
obligación, eso no lo exime de cumplir, pues el incumplimiento se debió a su negligencia y no al caso fortuito
mencionado.
- Cuando la ley le impone esa responsabilidad, es decir, cuando la ley, a pesar de que los daños se produzcan por
caso fortuito o fuerza mayor, impone responsabilidad al deudor, de pagar los daños y perjuicios ocasionados, de
manera imperativa, como por ejemplo, en el caso del RIESGO CREADO.
V.- MODALIDADES DE LAS OBLIGACIONES

Bajo este nombre, existen ciertas figuras jurídicas que introducen factores que afectan a las obligaciones, “en cuanto
a su existencia, exigibilidad, sujetos u objetos, como lo sostiene el jurista Rojina Villegas(1978;497) o bien, en cuanto
a la forma especial que adopta y que la hace aparecer, bajo un supuesto específico que rompe con la naturaleza de
dicha obligación. Es decir, la modalidad que afecta a los actos jurídicos, produce efectos, en cuanto a la existencia o
exigibilidad de las obligaciones, o bien complica las obligaciones en cuanto a los sujetos, o en cuanto al objeto de las
mismas; asimismo, la modalidad, puede afectar la naturaleza de la obligación, colocándola en un supuesto especial,
que rompa con lo que en la tradición jurídica ha de entenderse por cierto acto jurídico.

Por lo anterior, podemos afirmar, que la condición suspensiva o resolutoria, es una modalidad, que afecta la
existencia misma de la obligación; el término suspensivo o extintivo, afecta la exigibilidad de una obligación;
asimismo, el modo o carga, afecta a los actos jurídicos gratuitos, introduciendo una modalidad en su estructura y
conformación, de tal forma que afecta su naturaleza de manera directa; la pluralidad de acreedores y/o deudores,
conduce a la aparición de la mancomunidad y la solidaridad, como formas de responsabilidad que afectan a una
obligación atendiendo a la pluralidad de sujetos activos o pasivos; la complejidad en relación al objeto de la
obligación, trae como consecuencia la aparición de obligaciones alternativas, conjuntivas, facultativas o indivisibles;

Para efectos de nuestro análisis, dividiremos el estudio de las modalidades que afectan a las obligaciones, de la
siguiente forma:

- Modalidades que afectan la existencia, la eficacia y/o exigibilidad, así como la naturaleza, de los derechos y
obligaciones emergentes de un acto jurídico.
-Modalidades que afectan a los sujetos.
-Modalidades que afectan al objeto de las obligaciones.

Hasta hoy, hemos hablado del supuesto más simple de existencia de las obligaciones, es decir, de obligaciones
simples compuestas de un acreedor y un deudor, vinculados por la necesidad jurídica de éste último, referida a un
dar, un hacer o un no hacer, a favor del primero; obligaciones que no entrañan complejidad en cuanto a los sujetos,
que en el caso más simple vienen a ser dos, uno que posee la facultad y otro en el cual recae la deuda o carga; como
tampoco entrañan complejidad en cuanto al objeto de la obligación, que en el caso hablamos de una sola prestación,
bien sea, un dar, un hacer o un hacer; no entrañando mayor dificultad en cuanto a la relación jurídica, la cual en su
forma más simple, implica, la obligación del deudor de otorgar a su acreedor la prestación a que se encuentra
obligado.

Sin embargo, existen ciertas modalidades que introducidas en una relación obligacional, la convierten en una relación
compleja, por llamarlo de alguna manera, de tal forma, que dichas modalidades, pueden afectar, tanto a la relación
jurídica, como al objeto y a los sujetos que integran la relación de derecho personal.
A.- MODALIDADES QUE AFECTAN LA EXISTENCIA O EFICACIA JURIDICA DE LAS OBLIGACIONES

En atención, al orden de mención de dichas modalidades, abordaremos su estudio en ese sentido, por lo tanto, nos
ocuparemos de las modalidades que atañen a la relación jurídica.

Las modalidades que pueden afectar la existencia o la eficacia y exigibilidad de las obligaciones son:

1.- El término o plazo.


2.- La condición.

1.- EL TERMINO O PLAZO.


Entiéndase como término o plazo, todo acontecimiento futuro que necesariamente ha de llegar.

Aún cuando ciertos autores, han pretendido diferenciar, los vocablos término o plazo, alegando que el primero se
refiere a un lapso de tiempo determinado, como decir seis meses, veinte días, tres meses, etc., y que el segundo se
refiere a un día cierto o acontecimiento futuro cierto, tales como el día 2 de Abril, o el 10 de Mayo, etc., es preciso
determinar en base a la lógica y a la naturaleza del término como modalidad de los actos jurídicos, que ambos
vocablos son sinónimos, y que no existe impedimento alguno para utilizarlos como tales.

Las obligaciones a plazo o sujetas a término, son aquellas para cuyo cumplimiento se ha señalado un día cierto,
entendiendo como día cierto, aquel que necesariamente ha de llegar.

Según el artículo 2133 del código civil para el estado de Sonora, para contar el plazo en las obligaciones sujetas a él,
se deberán observar las reglas establecidas en los artículos 1349 al 1351 del código civil sonorense, de tal forma, que
si se señalan plazos contados en años, se computarán por años y no de momento a momento, los meses se regularán
por el número de días que les corresponda y cuando los plazos se establezcan `por días, se entenderán éstos de
veinticuatro horas naturales, contadas de las veinticuatro a las veinticuatro, el día que comience el plazo se cuanta
siempre entero, aunque no lo sea, pero aquél en que el plazo termina debe ser completo. Cuando el último día del
plazo sea feriado, no se tendrá por completo el plazo, sino cumplido al primero que siga, si fuere útil.

El plazo, siempre se presume establecido a favor del deudor, a menos que resulte, de la estipulación o de las
circunstancias, que fue establecido de común acuerdo, a favor del acreedor o de las dos partes.

TIPOS DE TERMINO O PLAZO

El término o plazo, puede ser suspensivo o extintivo o resolutorio.

El término suspensivo, aplaza o suspende el surtimiento de los efectos del acto jurídico celebrado o bien los efectos o
exigibilidad de las obligaciones sujetas a él, tal y como lo sostiene Rojina Villegas(1978; 504), “El término suspensivo
es aquel acontecimiento futuro de realización cierta(necesaria), que difiere o aplaza los efectos de una obligación o de
un acto jurídico”.

Planiol, citado por Rojina Villegas(1978;504-505), sostiene que los efectos del término suspensivo, se dan desde tres
puntos de vista:

-Impide la exigibilidad de la obligación, entretanto no se realice.


- Evita que pueda correr la prescripción negativa de las deudas, pues la misma sólo puede comenzar a contarse a
partir del momento en que una obligación sea exigible.
- Imposibilita al deudor para hacer el pago, cuando se hubiere estipulado en favor del acreedor.

El término suspensivo, por lo tanto concede legalmente al deudor, a menos que se hubiere estipulado su beneficio, a
favor del acreedor o de ambos, el derecho de no ser requerido de pago, antes del cumplimiento del referido término,
de tal forma, que lo que se hubiere pagado anticipadamente no puede
repetirse, es decir, no puede solicitarse la devolución de lo pagado antes del término suspensivo acordado,
independientemente de si lo sabía o lo ignoraba el deudor o quién realice el pago, pero, si el deudor paga antes del
vencimiento del término suspensivo acordado, y dicha situación le era desconocida por cualquier causa al momento
de hacer el pago, tiene derecho a que el acreedor le pague los intereses o los frutos que éste hubiere percibido de la
cosa, en virtud del pago anticipado.
El término extintivo o resolutorio, es aquel acontecimiento futuro de realización cierta, que cumplido resuelve o
extingue la relación jurídica que afecta,

o bien como lo define Rojina Villegas(1978;504) “El término extintivo es aquel hecho futuro de realización
cierta(necesaria), que extingue los efectos de una obligación o de un acto jurídico”.

El término extintivo, una vez cumplido extingue los efectos del acto jurídico que afecta, sin que tenga en tales
circunstancias efectos retroactivos, en virtud de que antes del cumplimiento del plazo extintivo, la obligación existe,
como pura y simple, produce todas sus consecuencias como tal y “su objeto es extinguir la obligación en cierto
momento, pero sin afectar las consecuencias ya realizadas” (Rojina, 1978;505)..

Según el jurista Gutiérrez y González(1990;780) los efectos del término extintivo, deben ser analizados desde dos
momentos: “a).- Antes de que se cumpla el plazo, cuando la obligación sujeta a plazo resolutorio se presenta en el
mundo jurídico como si no existiera en ella modalidad alguna, y surte la plenitud de sus efectos de derecho. Este
plazo no afecta en nada a la obligación durante su vida…b).- A la llegada del plazo.- Pero en el momento mismo en
que se llega al fin del plazo, ,éste produce efectos muy enérgicos en la obligación; al grado de que la extingue, la
resuelve”.

El término extintivo o resolutorio, pone fin a la relación jurídica que se creó afectada por dicha modalidad, es decir, se
mantienen subsistentes los efectos jurídicos realizados hasta el momento del cumplimiento del plazo extintivo, y de
allí en adelante, los efectos se cancelan por virtud del advenimiento del plazo pactado como resolutorio, toda vez que
esta modalidad, no opera con efectos retroactivos, como ya se ha expresado.

CADUCIDAD DEL PLAZO

El Término o plazo, caduca en perjuicio del deudor, en los siguientes casos:

- Cuando en fecha posterior al nacimiento de la obligación que afecta, el deudor resultare insolvente, a menos que
garantice la deuda.
- Cuando el deudor, no otorgue al acreedor las garantías a que estuviere comprometido.
- Cuando por actos del propio deudor, disminuyeren las garantías ya establecidas, y otorgadas a favor de ciertas
obligaciones, para cuyo cumplimiento se hubiere otorgado un plazo.
- Cuando por caso fortuito o fuerza mayor, desaparecieren las garantías otorgadas, salvo que el deudor las sustituya
inmediatamente por otras igualmente seguras.

En el caso de que fueren varios los deudores solidarios, la caducidad del plazo, sólo afectará al deudor que se hallare
en alguno de los casos anteriormente mencionados.

OTROS TIPOS DE TÉRMINOS O PLAZOS

Además de la tipología de los plazos universalmente aceptada, en cuanto a los efectos suspensivos o extintivos, se
conocen también otros tipos de términos o plazos en razón de su naturaleza, nacimiento y función, de tal forma que
podemos decir que existen:

a) Plazos ciertos e inciertos; siendo los primeros, aquellos cuya realización tendrá lugar en un día exacto y
determinado, de tal forma que de antemano se sabe el momento de su cumplimiento; por plazo incierto se entiende,
aquel cuya realización futura es segura y cierta, pero no se sabe con exactitud el día en que habrá de tener lugar su
cumplimiento, como el caso de que se estipule por las partes o por la ley, un plazo, tomando como punto de partida
la muerte de una persona, caso en el cual, se tiene la seguridad de que ocurrirá el fallecimiento, pero se ignora el día
exacto de su acontecimiento.

b) Plazo convencional y legal; entendiendo por el primero, aquél que ha sido pactado por las partes de común
acuerdo, y por plazo legal, se entiende, aquél que se estatuye por la ley, a falta de acuerdo de las
partes o en vista de un interés legal derivado de la norma jurídica, como por ejemplo, el plazo, para la duración
máxima de los arrendamientos según el código civil sonorense.

c) Plazo judicial y plazo prorrogado por la ley; el primero consiste, en aquel plazo que ha sido establecido por la
autoridad judicial para llevar a cabo algún acto ordenado por la ley, por la propia autoridad o derivado del
cumplimiento de un acto o hecho jurídico determinado, como por ejemplo, el plazo concedido a la parte vencida en
un juicio, para dar cumplimiento voluntario a la sentencia dictada en un juicio determinado; el plazo prorrogado por la
ley, “es aquel que es decretado por la ley, para dar continuidad a la vigencia de una obligación, cuyo plazo original
expiró, como el caso del decreto congelatorio de rentas, en el Distrito Federal, en el cual se estableció la prórroga
indefinida de contratos cuya vigencia había concluido”(Sepúlveda, C., 1995;484)

d) Plazos expresos y tácitos; entendiéndose por los primeros, aquellos que son estipulados directamente por las
partes; y por tácitos, aquellos que se derivan de la naturaleza de la obligación, como por ejemplo, el plazo establecido
para el cumplimiento de las obligaciones de hacer, cuando no se señala término para su cumplimiento, caso en el
cual, dichas obligaciones, deben ser cumplidas dentro del término necesario para su cumplimiento, atendiendo a su
naturaleza.(Rojina, R., 1978;505)

2.- LA CONDICIÓN

La condición se define, como un acontecimiento futuro de realización incierta; por lo tanto, hablamos de un
acontecimiento futuro, cuya realización es contingente, y que de su realización, depende el nacimiento o la resolución
(extinción) de derechos u obligaciones.

De la definición anterior, se deduce, que existen por tanto dos tipos de condición fundamentalmente, en este caso, la
condición suspensiva y la condición extintiva o resolutoria..

LA CONDICIÓN SUSPENSIVA

“La condición es suspensiva, cuando de su cumplimiento depende la existencia de la obligación” (Art. 2116 CCS).

El precepto del código civil sonorense que contiene la definición anterior, indudablemente sigue la corriente que
considera, que antes del cumplimiento de la condición suspensiva, no existen a favor del potencial acreedor, derechos
emergentes de la obligación sujeta a dicha condición.

No obstante la posición del código civil sonorense, no toda la doctrina y la legislación, lo consideran así, puesto, que
en el caso del tratadista, Ernesto Gutiérrez y González (1979; 685), quién apoyándose en Enneccerus y en la tesis de
Hans Kelsen, respecto a los efectos de las obligaciones sujetas a condición suspensiva, considera que antes del
cumplimiento de la condición suspensiva, las obligaciones que nacen de un acto contractual sujeto a dicha modalidad,
son perfectas y sólo queda en suspenso su ejecución, en vista de que “la norma contractual que originó las
obligaciones, es perfecta y sólo queda en suspenso su eficacia en el tiempo”.

Por otra parte, para Manuel Bejarano Sánchez (1984;540), antes del cumplimiento de la condición suspensiva, la
obligación sujeta a ella, ya existe, como también existe el carácter de acreedor para aquél que aparece como tal en el
acto jurídico del cual emerge su derecho, y prueba de ello, para él, son las facultades reconocidas por la ley, para el
acreedor, las cuales le permiten llevar a cabo todos los actos conservatorios de su derecho.

En el mismo sentido, razona el maestro Carlos Sepúlveda Sandoval, cuando expresa: “Respecto al primer momento, o
sea, antes de que la condición se cumpla, debe reiterarse que es la eficacia de la obligación sujeta a la misma, la que
queda en suspenso, hasta en tanto tenga lugar la realización del acontecimiento futuro y contingente del cual se hace
depender, o bien, se tenga la certeza de que no habrá de realizarse y no su nacimiento o existencia, como alude el
dispositivo del código civil ya trascrito( refiriéndose al artículo 1833 del código civil del estado de Nuevo León, el cual
tiene idéntica redacción que el 2116 del código civil sonorense); pues como se ha expresado, los derechos personales
o de crédito u obligaciones sujetos a condiciones, existen desde el momento mismo de la integración de los actos
jurídicos de los cuales dimanan”(Sepúlveda, 1995;473)(La aclaración entre paréntesis es nuestro)
En efecto, los juristas antes mencionados, consideran que las obligaciones sujetas a una condición suspensiva,
existen desde el momento en que se enuncian, y que su eficacia o efectos, son los que quedan suspendidos en tanto
se cumpla la condición a que están sujetas las referidas obligaciones; siendo su argumento central, las facultades que
el código civil (en el caso del código civil para el estado de Sonora, contenidas en el artículo 2119) establece a favor
del potencial acreedor, para que lleve a cabo todos los actos conservatorios de su derecho antes de que la condición
se cumpla.

En nuestra opinión, no es correcto, el sentido interpretativo que dichos juristas le otorgan a la facultad que el código
civil establece a favor del potencial acreedor, pues si bien es cierto, el código civil establece facultad para que lleve a
cabo todos los actos conservatorios de su derecho, antes de que se cumpla la condición, no menos cierto es, que se
refiere a los derechos que emergen de su carácter de potencial acreedor, y no a los derechos de acreedor en si,
puesto que la obligación no ha nacido antes del cumplimiento de la condición, considerar lo contrario, nos llevaría a
desvirtuar la naturaleza y alcances de la propia condición, como acontecimiento futuro e incierto, que condiciona a su
advenimiento, el surgimiento o no de la obligación sujeta a ella.

Por tanto, es correcto el criterio que esgrime el maestro Rafael Rojina Villegas(1978;499) cuando establece, que
cuando la condición es “suspensiva, la obligación no nace”, en contraposición a lo que esgrimen ciertos tratadistas, ya
citados.

DISPOSICIONES ESPECIALES PARA EL CASO DE OBLIGACIONES SUJETAS A CONDICIÓN SUSPENSIVA (Arts. 2124 y
2125 del CCS)

La obligación contraída bajo la condición de que un acontecimiento no se verifique dentro de cierto tiempo, será
exigible, si pasa el lapso de tiempo fijado, sin que el acontecimiento se verifique. Si la condición negativa no se sujetó
a que se verificase dentro de cierto tiempo, deberá reputarse cumplida, cuando pase un tiempo que implique, a aquél
que razonable y verosímilmente se hubiere querido señalar, desde luego, considerando la naturaleza de la obligación.

Cuando una obligación se contraiga sujeta a una condición suspensiva, y antes de que se cumpla la misma, se
perdiere, dañare o bien se mejorare la cosa objeto del contrato respectivo, se observarán las reglas siguientes.

“I.- Si la cosa se pierde sin culpa del adquirente, quedará extinguida la obligación, y el dueño sufrirá la pérdida.

II.- Si la cosa se pierde por culpa del deudor, este queda obligado al resarcimiento de daños y perjuicios.

Enriéndese que la cosa se pierde cuando se encuentra en alguno de los casos mencionados en el artículo 2195.(la
cosa se pierde, según dicho precepto, si perece o queda fuera del comercio; o bien, cuando desaparece, de tal modo
que no se tengan noticias de ella o que, aunque se tenga alguna, la cosa no se pueda recobrar)

NOTA.- El texto entre paréntesis es nuestro.

III.- Cuando la cosa se deteriora si culpa del deudor, éste cumple su obligación entregando la cosa al acreedor en el
estado en que se encuentra al cumplirse la condición.

IV.- Deteriorándose por culpa del deudor, el acreedor podrá optar entre la resolución de la obligación o su
cumplimiento, con la indemnización de daños y perjuicios en ambos casos.

V.- Si la cosa se mejora por su naturaleza, o por el tiempo, las mejoras ceden a favor del acreedor, y

VI.- Si se mejora a expensas del deudor, no tendrá éste otro derecho que el concedido al usufructuario.”

LA CONDICIÓN RESOLUTORIA

“La condición es resolutoria, cuando cumplida resuelve la obligación, volviendo las cosas al estado que tenían, como
si esa obligación no hubiere existido” (Art.- 2117 del CCS).

La condición resolutoria, una vez cumplida, extingue los efectos del acto jurídico celebrado, retroactivamente al
tiempo en que dicho acto se celebró, a menos que se pacte por las partes, o que la naturaleza del acto, exija que sus
efectos se difieran a otra fecha, es decir, las partes pueden pactar que los efectos retroactivos del acto sujeto a
condición resolutoria, queden sin efecto, o bien se apliquen a fecha diferente a la de celebración del mencionado
acto, lo mismo se podrá establecer, cuando la naturaleza del acto lo exija.

La condición resolutoria, a diferencia de la suspensiva, no impide el nacimiento de las obligaciones y derechos


correlativos al acto jurídico celebrado, el cual nace como puro y simple, pero sujeto al advenimiento o no de la
referida condición, la cual una vez cumplida, extingue los efectos del acto jurídico retroactivamente a la fecha de
celebración,, con la salvedad mencionada en el párrafo anterior, es decir, que sus efectos pueden ser diferidos a
fecha diferente, por acuerdo de las partes u obedeciendo a la naturaleza del acto celebrado; consecuentemente, las
prestaciones que se hubieren otorgado las partes deberán restituirse, buscando la mayor reciprocidad y equidad en
ello; sin embargo, si la condición no se cumple, el acto jurídico seguirá existiendo, como si hubiese nacido puro y
simple, lo mismo se observará, cuando se tenga la certeza, que la referida condición resolutoria no habrá de
cumplirse.
REGLAS APLICABLES A LA CONDICIÓN SUSPENSIVA Y A LA RESOLUTORIA
(Arts.- 101, 103 y 2118 al 2123 del Código Civil de Sonora)

En primer término, cuando la condición se cumple, sus efectos se retrotraen al tiempo en que la obligación fue
formada, salvo que los efectos de la misma o su resolución, por acuerdo de las partes o por la naturaleza de la propia
obligación, sean referidos a fecha diferente.

Mientras tanto, la condición no se cumpla, el deudor debe abstenerse de todo acto que impida que la obligación se
cumpla con oportunidad.

Por otra parte, el acreedor puede ejercitar todos los actos conservatorios de su derecho, antes de que la condición se
cumpla.

Las condiciones física o jurídicamente imposibles, sean de dar o de hacer, traen como consecuencia, la inexistencia
del acto jurídico, si lo afectan en su totalidad, o bien, originarán la inexistencia de la disposición especial que se
encuentran afectando, dentro de dicho acto jurídico. De la misma forma, la
condición de no hacer una cosa imposible, se tiene por no puesta.

La obligación condicional será nula, cuando el cumplimiento de la referida condición, dependa de la exclusiva
voluntad del deudor.

Cuando el deudor impida voluntariamente el cumplimiento de la condición impuesta a una obligación, se tendrá por
cumplida la mencionada condición.

La obligación, que encontrándose sujeta a que una condición suceda dentro de un cierto tiempo, caduca, si
transcurre dicho lapso de tiempo, sin que la condición se cumpla o desde que sea indudable que la condición no
puede cumplirse.

Las condiciones prohibidas por la ley o contrarias a las buenas costumbres, traerán como consecuencia, la nulidad
absoluta del acto jurídico, si lo afectan en su totalidad, o la de la disposición especial a que las mismas se encuentran
afectando.

ESTUDIO DE LOS EFECTOS DE LAS OBLIGACIONES SUJETAS A CONDICIÓN SUSPENSIVA O RESOLUTORIA

ANTES DE QUE SE CUMPLA LA CONDICIÓN:

En el caso de la condición suspensiva, antes de que ésta se cumpla, la obligación no existe, es decir, su nacimiento o
existencia depende de la realización de la condición a que se encuentra sujeta; al no existir la obligación en tal
supuesto, por lo tanto, lo que existe a favor del potencial acreedor, es una expectativa de derecho, ni tan siquiera un
derecho en gestación, pues de existir una facultad en germen, sería tanto como reconocer, que el derecho nace antes
del advenimiento de la condición suspensiva, que no es el caso, pues una expectativa de derecho, es tan sólo un
derecho cuyo nacimiento se espera, lo cual ocurrirá hasta en tanto se presente el acontecimiento futuro e incierto,
que se encuentra condicionándolo.

En el caso de la condición resolutoria, la situación jurídica del acto jurídico celebrado y del cual emanan las
obligaciones condicionales, surte sus efectos, como si fuere puro y simple, toda vez que el acto celebrado en esas
circunstancias, ha sido celebrado, bajo la condición de que se extinguirá o se resolverá al advenimiento de la
condición acordada, por lo que, antes de que se cumpla la referida condición, para el acto celebrado, la misma es
indiferente, en tanto que surte sus efectos como si fuere puro y simple.

CUMPLIDA LA CONDICIÓN:

Cumplida la condición suspensiva, los derechos y obligaciones nacen con plenitud de consecuencias jurídicas, y sus
efectos se retrotraen al momento en que el acto jurídico del cual emanan se celebró; es hasta este momento, en que
podemos identificar a un acreedor y a un deudor jurídicamente vinculados por una obligación que nace al
advenimiento de la condición señalada.

Por otra parte, al cumplirse la condición resolutoria, los derechos y obligaciones que habían nacido en virtud del acto
jurídico celebrado al amparo de la mencionada condición, se extinguen, y sus efectos se retrotraen al momento en
que el acto jurídico se celebró, volviendo las cosas al estado que tenían antes de la celebración del acto, como si éste
nunca se hubiese celebrado.

CUANDO EXISTE LA CERTEZA DE QUE LA CONDICIÓN NO PODRA CUMPLIRSE:

Cuando se tenga la certeza de que la condición suspensiva no llegará a cumplirse, la obligación no llega a nacer, de
tal forma que el acto jurídico celebrado nunca tuvo vida jurídica.

Si la condición es resolutoria, y se tiene la plena certeza de que no llegará a cumplirse, la obligación que era
condicional, se transforma en pura y simple; de tal manera que el acto jurídico, seguirá existiendo tal como nació, en
forma definitiva, en vista de que el acontecimiento futuro e incierto, que podía haber extinguido los derechos y
obligaciones nacidos a su amparo no tendrá verificativo.

B.- MODALIDAD QUE AFECTA LA NATURALEZA DE LAS OBLIGACIONES:

EL MODO O CARGA

Existen algunos juristas que consideran que debemos considerar como otra modalidad excepcional de los actos
jurídicos, el llamado “modo o carga”, como el caso de Manuel Bejarano Sánchez(1984;550) quién en contraposición a
la opinión de los distinguidos tratadistas, Rafael Rojina Villegas y Ernesto Gutiérrez y González, manifiesta que no
comparte la opinión de los precitados juristas, quienes no consideran al modo o carga, como una modalidad, ni tan
siquiera excepcional; considerando, el precitado Bejarano Sánchez, al modo o carga, como “la obligación excepcional
creada a cargo del adquirente de un derecho a título gratuito”, es decir, lo considera, una contraprestación que debe
otorgar el beneficiado en un acto jurídico gratuito, la cual no tiene un valor equivalente, al valor de lo que recibe, y
que debe cumplir y es exigible coactivamente.

El modo o carga, a decir de Bejarano Sánchez, afecta a los actos jurídicos que se distinguen por su liberalidad, como
la herencia, el legado o la donación.

En análisis de la figura jurídica del modo o carga, tenemos por necesidad que analizar la naturaleza de los actos
jurídicos a los cuales afecta, para poder entenderla, de tal forma, que en primer término, es necesario identificar los
actos jurídicos gratuitos a los cuales afecta de manera exclusiva, siendo estos, la donación, la herencia y el legado,
los cuales, comparten una característica común en su naturaleza y que tiene que ver con el ánimo liberal que anima
al donante o al testador en tal caso, para beneficiar a una persona de manera desinteresada y sin esperar
contraprestación alguna; es decir, los actos jurídicos gratuitos se distinguen por que sólo uno de los sujetos, en este
caso el donante o testador, sufre un menoscabo en su patrimonio, sin que dicho menoscabo, se vea compensado por
el ingreso de bienes o derechos a su patrimonio, provenientes de la parte beneficiada, en tal caso, el donatario, el
heredero o el legatario, quienes sólo experimentan un ingreso de bienes o derechos a su patrimonio, como
consecuencia de la donación, la herencia o el legado que reciben, sin que su patrimonio se vea afectado a cambio,
por el egreso de otros tantos bienes o derechos.

Sin embargo, existen casos en los cuales, se afecta a un legatario, con otro legado o con una carga que tiene que
cumplir; al heredero, se le afecta con un legado o el cumplimiento de una obligación; en ambos casos a favor de un
tercero o de la propia sucesión; o bien, al donatario se le imponen cargas a favor de un tercero o del propio donante;
obligaciones o cargas que en todos los casos, han de cumplirse a partir del patrimonio recibido gratuitamente, es
decir, nunca un legatario, heredero o donatario estarán obligados a cumplir con las cargas impuestas tomando de su
propio patrimonio lo necesario para solventarlas, sino que su obligación de cumplir con las cargas impuestas por sus
benefactores, tiene como límite el monto del patrimonio recibido como donación, legado o herencia.

Ahora bien, de la naturaleza de los actos jurídicos gratuitos, tales como la donación, el legado y la herencia, se
desprende, que los mismos, representan actos jurídicos de liberalidad, revestidos con cierta dosis de altruismo de
parte de sus autores, en este caso, el donante o el testador respectivamente, por lo cual en forma general se
presentan de manera total y absolutamente gratuitos, de tal forma, que el beneficiario, no tiene que sufrir gravamen
o carga alguna para acceder a sus beneficios; sin embargo, al existir casos en los cuales dichos actos jurídicos
gratuitos, se hacen existir bajo cierta forma específica que en cierta manera afecta su naturaleza, y consistente en la
imposición de una obligación o carga, que deberá cumplirse por cuenta del beneficiado, y sin que ello afecte la
existencia o la exigibilidad de la prestación del acto gratuito, tenemos por fuerza que reconocer entonces, que existe
en el modo o carga, el suficiente elemento lógico para suponer que se trata de una verdadera modalidad que afecta a
dichos actos jurídicos, en virtud de que afecta la naturaleza de los derechos personales o de crédito, que emergen de
los actos jurídicos gratuitos mencionados, como lo vienen a ser la donación, la herencia y el legado.
Por lo anterior, consideramos que el modo o carga, es una modalidad que afecta los derechos y obligaciones de
naturaleza personal que son consecuencia de actos jurídicos gratuitos, en tanto afectan de manera trascendental la
naturaleza de los mismos, pues los presentan como aparentes actos jurídicos onerosos, cuando en realidad, nunca
pierden su carácter de gratuitos, habida cuenta de que el beneficiado, en ningún momento experimenta un
menoscabo patrimonial, para el cumplimiento de la carga impuesta en la donación, la herencia o el legado, sino que
sólo puede ser obligado a su cumplimiento, en tanto la cuantía del patrimonio recibido gratuitamente le permita
cumplir con la referida carga, o sea, el conjunto de bienes o derechos recibidos gratuitamente, será la medida, en la
cual se le podrá exigir el cumplimiento de las obligaciones que emergen del modo o carga, con el cual se afectó la
prestación recibida.

Con el propósito de que el modo o carga no se confunda con la condición suspensiva o resolutoria, porque pudiere
suceder, en tanto aparece como una circunstancia que afecta la prestación recibida, más no su exigibilidad, existencia
o su condicionamiento; nos basaremos en las diferencias que apunta a tal respecto el ameritado jurista Manuel
Bejarano Sánchez (1984;550), quién distingue las siguientes diferencias entre el modo o carga y la condición:

“Primera.- La carga no es un acontecimiento futuro e incierto como la condición; si acaso lo incierto será el
cumplimiento del deudor, pero esta contingencia existe en toda obligación y no impide su eficacia y exigibilidad,
porque.

Segunda.- La carga no suspende ni extingue la eficacia del acto, como la condición. Si la carga no se cumple, puede
ser exigida coactivamente y obtener su cumplimiento por ejecución forzada, o puede dar lugar a una demanda de
rescisión del contrato, en su caso.”

Nuestro código civil sonorense, no regula de manera expresa el modo o carga, como modalidad de las obligaciones,
sin embargo, lo aborda en diversos preceptos, a propósito del legado, como en los artículos 1494, 1495 y 1496; así
como en los artículos 2593 y 2594, referidos a la donación, aún cuando éstos últimos, no obstante que reconocen la
donación sujeta a cargas, con cargo al donatario, en forma errónea le denominan donación onerosa, denominación
que es totalmente inaplicable, en virtud de que, como ya lo expresamos, por la naturaleza de los derechos y
obligaciones que emergen de dicho acto jurídico gratuito, el donatario, no está obligado a utilizar su propio
patrimonio, para satisfacer las obligaciones derivadas de las cargas que afectan la donación, sino que el patrimonio
resultante de ésta, es la medida de la responsabilidad del donatario para el cumplimiento de las cargas referidas; por
lo tanto, no podemos hablar de donación onerosa, en vista de que los contratos onerosos, se caracterizan por la
afectación recíproca de patrimonios de los contratantes; y en el caso que nos ocupa, la donación, aún cuando
imponga cargas onerosas a cargo del donatario, las mismas no afectan su patrimonio propio, sino que su
cumplimiento se encuentra determinado por la cuantía del patrimonio que en forma de donación ingresó a su
patrimonio; por lo que en ningún momento hay afectación de patrimonios en forma recíproca, razón por la cual no
compartimos la denominación que el código civil de Sonora realiza en relación a la donación sujeta a cargas, a la cual
se refiere de manera incorrecta, como donación onerosa.

C.- MODALIDADES QUE AFECTAN A LOS SUJETOS

Llamadas en algunos casos como complejidades que afectan a los sujetos de una obligación, éstas verdaderas
modalidades, se refieren a ciertas particularidades que se presentan a propósito de l nacimiento de una obligación, en
la que se rompe el esquema típico de la existencia de un acreedor y de un deudor, es decir, nos encontramos en
presencia en tal caso de obligaciones civiles, en las que es posible encontrar más de un acreedor, o más de un
deudor, o una pluralidad de sujetos en ambos casos. Quizá sea la pluralidad de sujetos lo que distingue a estas
modalidades, las cuales consisten en:

1.- La simple mancomunidad


2.- La responsabilidad solidaria.
3.- Las obligaciones indivisibles.

Una obligación se complica, cuando no sólo tenemos un deudor, o un deudor, sino varios sujetos activos o pasivos, o
un consorcio en ambos casos, de tal manera, que no estamos en presencia ya de un acreedor y un deudor, mediados
por un objeto a cumplir de uno en beneficio de otro, sino que el esquema obligacional se complica, a tal punto, que
es preciso determinar la naturaleza de las relaciones que se entablan entre el acreedor y diversos deudores; entre
diversos acreedores y un deudor; diversos acreedores entre si, o los diversos deudores entre si, o bien entre los
diversos acreedores y los diversos deudores, respecto al cumplimiento del objeto de la obligación; incluyendo también
la existencia de diversos acreedores y/o deudores en torno a un objeto indivisible.
Dependiendo de la forma o modo en que se obliguen, o se faculten los diversos deudores o acreedores en su caso, la
legislación reconoce dos modalidades en que unos y otros pueden obligarse o facultarse, de tal forma que se
reconoce la mancomunidad y la solidaridad, como responsabilidades a cargo del caso de diversos deudores, o como
facultades a cargo de diversos acreedores; así como también establece las reglas conforme a las cuales han de
solucionarse los casos de obligaciones con un objeto indivisible.

Por lo anterior, se reconoce en la doctrina y en la legislación civil, la mancomunidad y la solidaridad, como formas de
obligarse en el supuesto de existencia de diversos deudores; de la misma manera, y a contrario sensu, también se
reconoce la posibilidad de que diversos acreedores se faculten por disposición de la ley o por acuerdo de voluntades,
en forma mancomunada o en forma solidaria; o bien, que diversos acreedores y /o diversos deudores se encuentren
relacionados por un objeto indivisible

En base a lo anterior, podemos hablar de mancomunidad, solidaridad activa o pasiva, e indivisibilidad del objeto de
una obligación, con existencia de diversos acreedores y/o deudores respectivamente, como modalidades que afectan
a los sujetos de las obligaciones en general.

Con el propósito de dar sistematicidad al estudio de la mancomunidad, como forma o modalidad que puede afectar a
las obligaciones, en el supuesto de existencia de diversos sujetos activos o pasivos, nos encargaremos de la
mancomunidad, en su doble circunstancia, es decir, mancomunidad activa y la mancomunidad pasiva.

LA MANCOMUNIDAD

Por Disposición del artículo 2161, del código civil sonorense, cuando existe pluralidad de deudores o de acreedores,
tratándose de la misma obligación, se presenta la mancomunidad.

La simple mancomunidad, se presume por la ley citada, en virtud de que al existir diversos acreedores o deudores,
respecto de una misma obligación, los primeros podrán exigir la parte de la deuda que les corresponda, atendiendo al
número de ellos, por virtud de la presunción de mancomunidad contenida en la ley, o bien podrán exigir la parte que
el convenio suscrito con anterioridad les reserve, pues la mancomunidad se presume por partes iguales, salvo que
existiere convenio en contrario que dispusiere cuotas diferenciadas para los diversos acreedores, de la misma
manera, al existir diversos deudores, la ley civil, presume que cada uno de ellos responderá por una parte igual de la
obligación concertada, a no ser que se hubiesen acordado cuotas de la obligación diferenciadas para cada uno de los
deudores.

Cuando existieren por tanto, diversos acreedores, frente a un deudor o varios deudores, y no se trate de un caso de
facultades solidarias estipulado por la ley o acordado por las partes, estaremos hablando de mancomunidad activa, es
decir, cada acreedor podrá exigir al deudor o deudores, la parte del crédito que se le hubiere reservado en el
convenio, o en su defecto, podrá exigir la parte que le corresponda del crédito, atento al número de acreedores,
según regla contenida en el artículo 2163 del código civil sonorense, que a la letra dice. “Las partes se presumen
iguales, a no ser que se pacte otra cosa o que la ley disponga lo contrario”.

Por otra parte, cuando nos encontremos a varios deudores, obligados frente a uno o varios acreedores, cada uno de
ellos responderá por la parte de la deuda que se le hubiere reservado en el convenio, y a falta de acuerdo previo
entre las partes, responderá por una parte igual, que resulta de dividir la deuda, entre el número de deudores, atento
a la regla contenida en el precepto trascrito con antelación.

Por tanto, mientras la mancomunidad se presume, a falta de convenio o de disposición legal, la solidaridad tiene que
emerger precisamente de tales supuestos, esto es, de la ley o del acuerdo de voluntades de las partes, como se verá
en su momento.

El artículo 2162, del código civil para el estado de Sonora, establece:

“La simple mancomunidad de deudores o de acreedores, no hace que cada uno de los primeros deba cumplir
íntegramente la obligación, ni da derecho a cada uno de los segundos para exigir el total cumplimiento de la misma.
En este caso el crédito o la deuda se consideran divididos en tantas partes como deudores o acreedores haya y cada
parte constituye una deuda o un crédito distintos uno de otro.”

El precepto anterior, establece muy claramente la naturaleza de la facultad o de la responsabilidad mancomunada, en


vista de que cada porción adeudada, es una obligación distinta de la de los demás deudores, y cada porción del
crédito, en el caso de mancomunidad activa, es un derecho distinto, del de los demás acreedores; es decir en el caso
de la mancomunidad pasiva cada deudor, sólo está obligado a pagar la porción del crédito que le corresponda, en
una parte igual a los demás deudores o en la fracción acordada con antelación; asimismo, en el supuesto de la
mancomunidad activa, cada acreedor, no podrá exigir, más que la parte del crédito que se le hubiere reservado por
convenio, y a falta de ello, una parte igual a la de los demás acreedores, atendiendo a la regla presuncional
establecida por el código civil.

LA SOLIDARIDAD

LA FACULTAD Y LA RESPONSABILIDAD SOLIDARIAS

La solidaridad, es una modalidad que afecta a las relaciones que se establecen, en el supuesto de existencia de varios
acreedores y/o varios deudores, sólo que en este caso, los referidos sujetos activos o pasivos, se encuentran,
cualquiera de ellos, facultados u obligados por la ley o por convenio, a cobrar el total del crédito o a responder por el
total de la obligación, a diferencia de la simple mancomunidad.

Mientras en la simple mancomunidad el derecho o la deuda, según sea el caso, se reparte por porciones iguales entre
los diversos acreedores o deudores, o bien por porciones diferenciadas según el convenio respectivo, en la
solidaridad, el crédito o la deuda, se exige o se responde por entero, es decir, cuando la solidaridad es activa, cada
acreedor está facultado para exigir el pago del total del crédito, al deudor; o bien, si la solidaridad es pasiva, cada
deudor, cualquiera de ellos, está obligado al pago total de la deuda respectiva.

El artículo 2164, del código civil sonorense, establece con relación a la solidaridad:

“Además de la mancomunidad, habrá solidaridad activa cuando dos o más acreedores tienen derecho para exigir,
cada uno de por sí, el cumplimiento total de la obligación; y solidaridad pasiva cuando dos o más deudores reporten
la obligación de prestar, cada uno por sí, en su totalidad, la prestación debida.”

Además el diverso precepto 2165 del mismo cuerpo de ley en consulta, expresa:

“La solidaridad no se presume; resulta de la ley o de la voluntad de las partes”.

Atento a lo expresado con anterioridad, podemos definir la solidaridad, como, la modalidad de las obligaciones, que
en presencia de pluralidad de acreedores y/o de deudores, faculta u obliga, en forma respectiva, para exigir en su
integridad el crédito, o bien para responder por la deuda en su integridad, ya sea por así haberlo convenido, o porque
la ley así lo exija.

FUENTES DE LA SOLIDARIDAD

La solidaridad, tiene dos fuentes, la manifestación de voluntad y la ley; aclarando que ésta última, sólo dispone
solidaridad pasiva.

En consecuencia, la solidaridad no se presume, resulta del convenio entre las partes o de la disposición de la ley, de
tal forma, que tanto el acuerdo de voluntades, como la disposición legal, se constituyen en fuentes de la solidaridad.

TIPOS DE SOLIDARIDAD

De la definición de solidaridad, se desprende claramente, que la misma puede ser de tres tipos, de tal manera que si
afecta diversos acreedores, estamos en presencia de una solidaridad activa; si afecta diversos deudores, estamos en
presencia de la solidaridad pasiva; y si afecta a diversos acreedores y diversos deudores simultáneamente, se trata de
una solidaridad mixta.

ELEMENTOS DE LA SOLIDARIDAD

Para que exista solidaridad, es necesario que se presenten los siguientes elementos:

- La existencia de un consorcio activo o pasivo, es decir, la existencia de varios acreedores y/o deudores.
- La unidad de objeto, consistente, en que los diversos sujetos activos y pasivos, se relacionan con respecto a un solo
objeto, correspondiente a una o varias obligaciones.
- La pluralidad de vínculos.
- La manifestación de voluntad que la crea, o la disposición legal que la impone.
RELACIONES QUE ESTABLECE LA SOLIDARIDAD

La complejidad que introduce la solidaridad en las relaciones que se crean, a partir de su disposición legal o del
acuerdo de voluntades que la establece, originan diversas relaciones, que pueden definirse de la siguiente manera:

- La relación principal, que se establece, entre los diversos acreedores y el deudor o los diversos deudores, o bien,
entre el acreedor o acreedores, y los diversos deudores, que define la existencia de la obligación fundamental, que ha
dado origen precisamente a la existencia del derecho a favor de los acreedores y de las obligaciones a cargo de los
deudores.
- Además se crean obligaciones, a partir de las relaciones que se establecen entre los acreedores entre sí, y los
diversos deudores entre sí, después que ha sido cumplida la obligación, es decir, relaciones que definen, como van a
responderse entre sí, los deudores, después que uno de ellos solventó la obligación, así como la forma en que han de
repartirse el producto del pago entre los acreedores, una vez que ha sido satisfecho a favor de uno de ellos.

EFECTOS DE LA SOLIDARIDAD

En la solidaridad en general:

1ro.- Cualquier acto que interrumpa la prescripción a favor de uno de los acreedores, o en perjuicio de uno de los
deudores, aprovechará o perjudicará al resto del consorcio activo o pasivo.

2do.- La solidaridad estipulada, no otorga a la obligación el carácter de indivisible; como tampoco la indivisibilidad de
una obligación, la convierte en solidaria.

3ro.- La solidaridad no se presume, resulta de disposición de la ley o de la voluntad de las partes.

4to.- Las porciones que corresponden a los acreedores solidarios entre sí, una vez solventada la deuda, o las
porciones que corresponde a cada deudor solidario, una vez cumplida la obligación, se consideran iguales para cada
uno por disposición de la ley, a menos que exista convenio entre los acreedores solidarios o los deudores de la misma
naturaleza, para considerar porciones diferenciadas..

En La Solidaridad Activa:

1ro.- Cada uno de los acreedores o todos juntos, están facultados para exigir de todos los deudores solidarios o de
cualesquiera de ellos, el pago total o parcial de la deuda (pues el que puede lo más, puede lo menos), Si al reclamar
todo de uno de los deudores, éste resultare insolvente, pueden reclamarlo de los demás, o de cualquiera de ellos. Si
al exigir de alguno o algunos de los deudores, sólo parte de la obligación, o respecto a ellos se consintió la división de
la deuda, ello no los desautoriza, para reclamar de los demás el todo de la obligación, con deducción de la parte que
les hubiere sido solventada por los
deudores a quienes se les cobró sólo parte de la deuda o respecto de los cuales se consintió la división de la misma.

2do.- El pago hecho a cualquiera de los acreedores solidarios, extingue totalmente la deuda.

3ro.- La novación, la compensación, el pago o la remisión de la deuda, realizada por cualquiera de los acreedores,
con cualquiera de los deudores(en caso de solidaridad mixta), extingue la obligación; subrogándose el deudor que
solventó la deuda , por cualquiera de los medios citados, en los derechos del acreedor, por lo que nace a su favor, el
derecho de exigir de los otros codeudores, la parte de la obligación que en ella les corresponda, la cual será por
partes iguales para cada uno de ellos, salvo convenio en contrario celebrado entre los diversos codeudores; además,
la parte que correspondiéndole a un codeudor, no pudiere obtenerse de él, deberá repartirse y cubrirse por los
demás, aún entre quienes hubieren sido liberados de la solidaridad.

4to.- El acreedor que hubiese recibido el total o parte del pago de la deuda, o que hubiere remitido la misma o parte
de ella, a favor del deudor o deudores, será responsable ante los demás acreedores, por la parte que a cada uno
corresponda, dividido el crédito entre ellos, o bien atendiendo a la parte que les corresponda según el convenio que
hubieren suscrito, pues si bien, la ley establece que les corresponde
partes iguales del crédito, es posible que entre ellos, con anterioridad hubieren suscrito convenio, facultándose para
reclamar partes diferenciadas del crédito.

5to.- Si alguno de los acreedores fallece, dejando más de un heredero, cada uno de éstos tendrá derecho a exigir la
parte del crédito que le corresponda, según el haber hereditario que le fuere asignado por la ley o por testamento, a
menos que la obligación fuere indivisible, pues en este caso, puede exigir en unión con el resto de herederos el pago
del total del crédito correspondiente.

6to.- El deudor de acreedores solidarios, se libera de la obligación pagando a cualquiera de ellos, a menos que haya
sido requerido por el pago judicialmente por alguno de ellos, pues en tal caso deberá hacer el pago al demandante.

7mo.- En el caso de deudores solidarios, cualquiera de ellos, sólo podrá oponer contra las reclamaciones del acreedor,
las excepciones que se deriven de la naturaleza de la obligación que corresponda, así como aquellas de carácter
personal, que tuviere en contra del acreedor.

Efectos en la Solidaridad Pasiva:

1ro.- EL deudor solidario, será responsable ante sus coobligados, si no hace valer las excepciones que son comunes a
todos, en el caso de ser demandado por el acreedor o acreedores; de tal forma, que si por dicha causa, el resto de
los herederos, incluyendo al demandado, son condenados al pago de la deuda, cuando de haber opuesto las
excepciones comunes, les hubieren absuelto o disminuido la deuda a su cargo; el deudor que incurrió en la omisión
culpable, se encuentra obligado a responder ante los demás por dicha causa.

2do.- Si el objeto de la obligación perece o se hace imposible de otorgar, sin culpa de los deudores solidarios, la
obligación quedará extinguida para todos los efectos legales a que haya lugar. Si la pérdida de la cosa, o la causa de
la imposibilidad para la prestación del objeto de la obligación, es atribuible a la culpa de cualquiera de los deudores,
todos responderán del precio y de la indemnización de daños y perjuicios, caso en el cual, los no culpables, pueden
dirigir sus acciones en contra de los que si lo fueron, con el propósito de que se les resarza en la parte que les
perjudicó la negligencia del deudor culpable.

3ro.- Al morir uno de los deudores solidarios, si deja varios herederos, cada uno de ellos estará obligado a pagar la
porción de la deuda que le corresponda, en proporción a su haber hereditario, a menos que la obligación sea
indivisible; caso en el cual todos ellos, o sea los herederos, serán considerados como un solo deudor solidario con
relación a los otros codeudores, y por tanto podrán ser requeridos en conjunto por la entrega del objeto de la deuda,
es decir, por el pago total de la deuda.

4to.- El deudor solidario que paga el total de la obligación, tiene el derecho de exigir al resto de codeudores, la parte
que en ella les corresponda; parte que se considera igual para todos, y cada uno de
ellos, salvo que existiere convenio, en el cual se hubieren estipulado porciones diferenciadas.
5to.- Si la parte que corresponde a un deudor solidario, no puede obtenerse de él, lo que le corresponda será
repartido entre los demás deudores solidarios, abarcando aún a aquellos a quienes el acreedor hubiere liberado de la
solidaridad.

6to.- En la medida que un deudor solidario solventa la deuda, se subroga en los derechos del acreedor.

7mo.- Si el negocio que fue la causa, para que la obligación se contrajera solidariamente, interesa sólo a uno de los
deudores solidarios, éste será responsable de toda la deuda, frente al resto de codeudores.

8vo.- En el caso de que por el incumplimiento de la obligación solidaria, se demanden daños y perjuicios, cada uno de
los deudores solidarios, responderá íntegramente por dichos conceptos, en vista del principio de que lo accesorio,
sigue la suerte de los principal; es decir, al ser solidaria la deuda principal, los daños y perjuicios, como prestaciones
accesorias, adquieren también el rango de obligaciones solidarias.

LA INDIVISIBILIDAD

LAS OBLIGACIONES INDIVISIBLES

Las obligaciones con objeto divisible, en las que haya más de un deudor o un acreedor, se regirá obviamente por las
reglas comunes a todas las obligaciones; sin embargo, en las que haya un objeto indivisible, con más de un deudor o
acreedor, se tiene que sujetar a reglamentación diferente.

La indivisibilidad, requiere para su actualización, de dos elementos:

-La existencia de un objeto indivisible, y


-La existencia de más de un acreedor o deudor, es decir, varios acreedores o deudores, o pluralidad en ambos casos.
La indivisibilidad, se presenta como una modalidad que afecta a los sujetos, no obstante que su carácter o naturaleza,
se percibe y define, a partir del objeto de la obligación, es decir, la existencia de un objeto indivisible; sin embargo, la
consideración de modalidad que afecta a los sujetos, atiende, a que el objeto indivisible, no es el único elemento que
defina éste tipo de obligaciones, sino también, la pluralidad de sujetos activos o pasivos, o de pluralidad en ambos
casos; elementos ambos, que se requieren reunir para calificar una obligación como indivisible.

Es necesario definir, lo que debe entenderse como objeto indivisible, y a tal respecto, el código civil sonorense, no
establece lineamientos directos y expresos para considerar a un objeto con dicha naturaleza; sin embargo, el cuerpo
de ley citado, al reglamentar las obligaciones indivisibles, en los artículos 2183 al 2187, permite derivar una
definición; misma, que puede concebirse de la siguiente manera:

Un objeto indivisible, es aquel que vale y es estimado en su justo valor, por entero y no fraccionado; de tal forma que
como lo afirma Bejarano Sánchez(1984;574), “es objeto indivisible, aquél que, al ser fraccionado, la suma del valor de
las partes resulta ser menor que el valor del todo”.

La indivisibilidad, por tanto, resulta de la existencia en primer término de un objeto indivisible, y de pluralidad de
acreedores y/o deudores; considerando al objeto indivisible, como aquella cosa, que es estimada si se entrega por
entero, y que pierde valor a juicio de los involucrados, cuando se presenta en partes o fraccionada; como por
ejemplo, cuando varias personas se comprometen a entregar, un caballo pura sangre, a otra u otras, mismo animal
que han recibido en préstamo o que simplemente se han comprometido a obtenerlo y entregarlo al acreedor o
acreedores; caso en el cual el “caballo pura sangre”, representa para los acreedores a su entrega, un valor especial e
indivisible, que no admite en tal virtud y dado el justo valor que por entero se le otorga, una división o permuta por
otro valor, como lo pudiera ser el equivalente en dinero; pues se pactó su entrega como unidad, es decir, como un
todo, dado el valor que se le otorga como tal; mismo valor que desmerece, si se prestare en equivalente.
La indivisibilidad, implica, que cada uno de los que han contraído una deuda indivisible, están obligados por el todo,
aún cuando no se haya estipulado solidaridad; mismo principio que aplica para los herederos de aquél que contrajo
una deuda indivisible, los cuales responden también por el todo de la obligación.

La obligación indivisible, por tanto, engendra los siguientes efectos:

1ro.- La prestación debe entregarse por entero, de tal forma que cada uno de los deudores, está obligado a prestar el
total de la cosa a cualquiera de los acreedores, aunque no se haya estipulado solidaridad.

2do.- En caso de muerte de uno de los codeudores de la prestación, los herederos de éste quedarán comprometidos
al pago por entero de la deuda; sin embargo, en tal caso debe observarse lo contenido en el artículo 2186 del código
civil sonorense, el cual literalmente dice: “El heredero del deudor, apremiado por la totalidad de la obligación, puede
pedir un término para hacer concurrir a sus coherederos, siempre que la deuda no sea de tal naturaleza que sólo
pueda satisfacerse por el heredero demandado, el cual entonces puede ser condenado, dejando a salvo sus derechos
de indemnización contra sus coherederos.”

3ro.- Cualquiera de los coacreedores, está facultado para exigir la entrega del total de la prestación a cualquiera de
los codeudores.

4to.- En Caso de muerte de uno de los coacreedores de la prestación, cualquiera de sus herederos tendrá facultad
para exigir, la entrega del objeto en su totalidad; sin embargo, en este caso, el coheredero que exija la entrega total
de la prestación, deberá garantizar dicha entrega, a fin de salvaguardar los intereses de los demás coherederos;
además un coheredero, no puede por sí sólo perdonar la deuda en su totalidad, ni recibir el equivalente del valor de
la deuda, pues si esto ocurriese, el resto de los coherederos conjunta o separadamente, no podrán pedir el
cumplimiento y entrega del objeto indivisible, a menos que devuelvan la porción del heredero que haya remitido el
total de la deuda o que hubiese recibido su equivalente; por lo tanto, sólo por acuerdo unánime de todos los
acreedores, puede remitirse la deuda indivisible o hacerse una remisión parcial de ella.

DIVISIÓN DEL OBJETO INDIVISIBLE

Cuando se presente la división del objeto por culpa de uno o de todos los codeudores, de tal manera que el objeto
pierda la calidad de indivisible, y como consecuencia de ello, la deuda se convierta en el pago de daños y perjuicios a
favor del acreedor o acreedores, la circunstancia se resolverá conforme a las siguientes reglas, contenidas en el
artículo 2187, del código civil para el estado de Sonora:
-Si la conversión de una deuda indivisible, a divisible, estimable por tanto, en pago de daños y perjuicios, se efectuó
por culpa de todos los codeudores, todos responderán de los daños y perjuicios proporcionalmente al interés que
hayan tenido en la obligación, y

-Si la conversión se efectuó por culpa de uno o algunos de los codeudores, sólo a ellos corresponderá el pago de
daños y perjuicios a favor del acreedor o acreedores.

Por lo expuesto, y dada su naturaleza, la indivisibilidad, no puede, ni debe confundirse con la solidaridad, pues ésta
última, implica una serie de efectos que no aplican para la primera, tal y como lo sostiene Bejarano
Sánchez(1984;576), “Ninguno de los demás efectos de la solidaridad se produce, pues los coacreedores de prestación
indivisible no están facultados para novar, remitir, compensar o confundir la obligación; tampoco la interpelación de
alguno de los codeudores de prestación indivisible interrumpirá la prescripción respecto de los demás. Por otra parte,
la pérdida de la cosa, por culpa de uno de los codeudores, no responsabiliza a los demás, sino sólo al culpable; ni la
excepción opuesta por uno de ellos favorece a los restantes”.

Además el artículo 2181, del código civil sonorense, establece: “La solidaridad estipulada no da a la obligación el
carácter de indivisible; ni la indivisibilidad de la o9bligación la hace solidaria”; dicho de otra manera, la indivisibilidad,
no debe confundirse con la solidaridad, pues mientras la primera obedece primariamente a la naturaleza del objeto, la
segunda, obedece a la naturaleza de la responsabilidad que las partes asumen por su voluntad o por mandato de la
ley.

D.- MODALIDADES QUE AFECTAN AL OBJETO DE LA OBLIGACIÓN

Así como existen modalidades que afectan la relación jurídica en cuanto a su eficacia, como el término, la condición o
el modo o carga; o que afectan a los sujetos, en el caso de la solidaridad, la mancomunidad o la indivisibilidad del
objeto, también existen circunstancias, que son verdaderas modalidades, que afectan al objeto de la obligación, ya
sea porque el deudor se obligue a prestar varias cosas, hechos o abstenciones a la vez, o ya sea porque se obligue a
prestar un objeto de entre varios determinados con antelación, de tal forma que el cumplimiento es alternativo para
el deudor, liberándose al cumplir cualquiera de ellos; o bien, porque obligándose a la entrega de un objeto, se le
faculte para liberarse de la obligación, entregando otro distinto, determinado con antelación.

Por lo anterior, las modalidades que pueden afectar al objeto de la obligación, son la conjuntividad, la alternatividad y
la facultatibidad; las cuales dan lugar a:

1.- Las obligaciones conjuntivas.


2.- Las obligaciones alternativas y…
3.- Las obligaciones facultativas.

Por lo expuesto, iniciaremos el estudio de las obligaciones conjuntivas.

LAS OBLIGACIONES CONJUNTIVAS

Son Aquellas obligaciones, en las cuales el sujeto pasivo, se obliga a prestar varias cosas, hechos o abstenciones a la
vez, considerándose liberado, sólo en el caso de que preste todos los objetos de manera simultánea.

Rojina Villegas(1978;520), define a este tipo de obligaciones de la siguiente manera: “Las obligaciones conjuntivas
son aquellas llamadas también complejas por comprender varias prestaciones conjuntamente, de tal manera que el
deudor queda obligado a ejecutar diversas cosas o hechos, en tal forma y manera que sólo se libera dando todas las
cosas o prestando todos los hechos”

Bejarano Sánchez, las define como. “Es conjuntiva la obligación en que el deudor está obligado a prestar varios
hechos o entregar varias cosas a la vez y no se liberta de su compromiso mientras no cumpla todas las conductas
requeridas. Debe prestar todo un conjunto de comportamientos y por eso se llaman conjuntivas las obligaciones que
tienen tal contenido”(1984;581).

El código civil sonorense, en su artículo 2138, define las obligaciones conjuntas, que tal es el nombre con el que las
identifica, de la siguiente manera: “El que se ha obligado a diversas cosas o hechos, conjuntamente, debe dar todas
las primeras y prestar todos los segundos”

No obstante que de las definiciones anteriormente trascritas, no se desprende que los objetos de las obligaciones
conjuntivas pudieren ser abstenciones, pues sólo se refieren a cosas y hechos, es pertinente aclarar, que la fuerza de
la lógica, obliga a incluir las abstenciones, como objetos que pueden ser susceptibles de ser integrados a una
prestación conjuntiva, es decir, ser parte de una obligación de este tipo, pues, una obligación conjuntiva, puede tener
un objeto-conjunto de carácter homogéneo, de tal forma que pueden ser objeto de una obligación de este tipo, varias
prestaciones de dar, de hacer o de no hacer; y de la misma forma tener un objeto-conjunto de carácter heterogéneo,
como sería el caso de conjuntar en una prestación, un dar con un hacer o con un no hacer, o bien un hacer con una
abstención, etc.

OBLIGACIONES ALTERNATIVAS

Planiol, citado por Rojina Villegas(1978;517), define a este tipo de obligaciones como: “La obligación alternativa es
aquella cuyo objeto consiste en dos o más prestaciones debidas, en forma tal, que el deudor se libera totalmente
cumpliendo una de ellas”.

Nuestro código civil sonorense, aborda las obligaciones alternativas, a partir del artículo 2139, el cual establece: “Si el
deudor se ha obligado a uno de dos hechos, o a una de dos cosas, o a un hecho o a una cosa, cumple prestando
cualquiera de esos hechos o cosas; más no puede, contra la voluntad del
acreedor, prestar parte de una cosa y parte de otra, o efectuar en parte un hecho.”

El anterior precepto del código civil sonorense, establece la naturaleza de las obligaciones alternativas, antes que
definirlas, sin embargo del contenido de dicho artículo podemos desprender una definición, que necesariamente ha de
concordar con la que establece Planiol, y que se cita al inicio de esta temática; bástenos con comprender, que las
obligaciones alternativas, otorgan al deudor, la posibilidad de cumplir su obligación, entregando, cualquiera de los
objetos previamente acordados con el acreedor.

Pese a lo anterior, la definición de Planiol, difiere de la contenida en el precepto trascrito, en relación al número de
prestaciones, pues mientras Planiol se refiere a dos o más prestaciones, el código civil sonorense, en su artículo 2139,
así como en el resto que se encargan de las obligaciones alternativas, limita el número de prestaciones a dos, es
decir, habla de dos cosas, dos hechos, o una cosa y un hecho, lo que indica que mientras el ameritado jurista, admite
la posibilidad de que las obligaciones alternativas contengan dos o más prestaciones, pareciera que el legislador
sonorense, quiso limitarlas a dos solamente; sin embargo, en un sentido lógico, hemos de admitir, que no obstante
que el legislador se refiere a dos cosas, dos hechos, o una cosa o un hecho, a lo que realmente ha querido referirse,
es a obligaciones con más de una prestación, lasa cuales representan la alternativa, para el deudor, de cumplir la
obligación con cualesquiera de ellas; por lo que para efectos de nuestro estudio, y a partir del contenido del código
civil sonorense, entenderemos, a las obligaciones alternativas, como aquellas que contienen un objeto, con dos o más
prestaciones, de tal manera que el deudor puede liberarse cumpliendo cualesquiera de ellas.

DE LA ELECCIÓN DE LA PRESTACIÓN

En las obligaciones alternativas, la elección del objeto con el cual ha de cumplirse la deuda, corresponde al deudor, a
menos que se pacte otra cosa.

La elección del objeto con el cual ha de solventarse la obligación, producirá efecto, desde que se notifique dicha
elección a la contraparte, por quién esté facultado para hacerla.

En el caso de que la elección corresponda al deudor, éste perderá tal derecho, en el caso de que, de las prestaciones
a que alternativamente se encontrare obligado, sólo una de ellas fuere realizable.

CONFLICTOS EN LAS OBLIGACIONES ALTERNATIVAS

Para la resolución de conflictos, en las obligaciones alternativas, el código civil sonorense, en sus artículos 2143 al
2160, establece una serie de reglas, que partiendo de la presencia de culpa en la perdida de la cosa, atribuible al
deudor o al acreedor, y tomando en cuenta el derecho de elección, en uno u otro caso, determina la situación jurídica
resultante; de tal manera que para su estudio dividiremos las reglas, a partir del derecho de elección; en dicho
sentido, las estudiaremos, como reglas aplicables a la resolución de conflictos, cuando la elección corresponda al
deudor y al acreedor respectivamente.

REGLAS DE SOLUCIÓN, CUANDO LA ELECCIÓN CORRESPONDA AL


DEUDOR

a) Si la elección del objeto de la obligación, corresponde al deudor, y alguna de las cosas se pierde por su culpa, o
por caso fortuito, el acreedor está obligado a recibir la que pudiere ser habida en tal caso.
b) Si las dos cosas se han perdido, y una de ellas lo ha sido por culpa del deudor, éste debe pagar el precio de la
última que se perdió; asimismo, si las dos cosas se han perdido por culpa del deudor, pagará también el precio de la
última que se haya perdido, y además pagará los daños y perjuicios causados al acreedor.

c) En todo caso, si las cosas objeto de la obligación se pierden por caso fortuito o fuerza mayor, el deudor queda libre
de la obligación.

d) Si la elección corresponde al deudor, y una de las cosas se pierde por culpa del acreedor, podré dicho deudor
solicitar se le tenga por liberado de la obligación, o que se rescinda el contrato, con el pago de daños y perjuicios en
ambos casos.

e) Si las dos cosas se pierden por culpa del acreedor, y la elección es del deudor, éste designará la cosa cuyo precio
ha de pagar, precio que se tasará por peritos, en caso de desacuerdo; en este caso, el acreedor deberá pagar los
daños y perjuicios causados al deudor.

f) Si el obligado a prestar una cosa o un hecho, se resistiere a llevar a cabo el hecho, y la elección le competiere en
su carácter de deudor, éste se libera cumpliendo con la entrega de la cosa.

g) Si el deudor, estando obligado a la prestación de una cosa o la realización de un hecho, y a él correspondiere la


elección, y haya habido culpa de su parte o no, en la pérdida de la cosa; el acreedor está obligado a recibir la
prestación del hecho.

REGLAS DE SOLUCIÓN, CUANDO LA ELECCIÓN CORRESPONDA AL ACREEDOR

a) Si la elección compete al acreedor, y una de las cosas objeto de la obligación, se pierde por culpa del deudor,
puede el mencionado acreedor, elegir, entre la entrega de la cosa que queda o el valor de la perdida, con el pago de
daños y perjuicios.

b) Si una de las cosas objeto de la obligación alternativa, se pierde sin culpa del deudor, estará obligado el acreedor a
recibir la que haya quedado.

c) Si la elección corresponde al acreedor y todas las cosas objeto de la obligación se pierden por culpa del deudor,
podrá el acreedor exigir el valor de cualquiera de ellas, más el valor de los daños y perjuicios que se le hubiesen
causado, o bien en todo caso la rescisión del contrato.

d) Al perderse todos los objetos de la obligación, sin culpa del deudor, se procederá de la siguiente manera: Si se
hubiere hecho la elección de la cosa, antes de la pérdida de la misma, ésta será òr cuenta del acreedor; y si la
elección no se hubiere hecho al momento de la pérdida, quedará el contrato sin efecto.

e) Si la elección es del acreedor, y una de las cosas se pierde por su culpa, con la cosa que en tales circunstancias se
pierda, quedará satisfecha la obligación.

f) Si todas las cosas objeto de la obligación se pierden por culpa del acreedor y a el corresponde la elección, quedará
a su arbitrio la devolución del precio que desee, de una de las cosas, más el pago de los daños y perjuicios
ocasionados.

g) Si la elección corresponde al acreedor, y el deudor se encuentra obligado a prestar una cosa, o a ejecutar un
hecho, y se resistiere a realizar lo segundo; el acreedor podrá exigir la cosa o la prestación del hacer, por un tercero,
a costa del obligado.

h) En las obligaciones que tuvieren como prestación una cosa y la realización de un hacer como alternativa, y la
elección corresponda al acreedor, si la cosa se perdiere por culpa del deudor, podrá aquél
exigir el precio de la cosa, la prestación del hecho, o la rescisión del contrato, en todo caso.

i) En el mismo caso del artículo anterior, es decir, cuando el deudor se encuentre obligado a la prestación de una
cosa o a la realización de un hacer, y la elección corresponda al acreedor, y la cosa se pierda sin culpa del obligado,
el acreedor, está obligado a recibir la prestación del hecho.

j) Si encontrándose obligado el deudor, a otorgar una cosa o prestar un hecho, y la elección correspondiere al
acreedor; y la cosa se perdiere y el hecho dejare de prestarse por culpa de éste; se tiene por cumplida la obligación
para todos los efectos legales; sin embargo, si en tales circunstancias, el deudor cumple en parte la obligación, ya sea
en cuanto a la cosa o el hecho, el acreedor no tiene derecho a exigir su total cumplimiento; además, si cumplida en
parte o en todo la obligación, bien sea, en lo relacionado a la cosa o al hecho, dicha situación se tendrá como
cumplimiento de una obligación natural; es decir, el deudor no tendrá acción para reclamar lo entregado, a menos
que se demuestre, que la prestación de la cosa o la realización del hecho, se realizó por un error determinante único
de su voluntad, creyendo que se trataba de una obligación jurídicamente exigible, pues en tal caso, si tendrá acción
para reclamar lo pagado.

OBLIGACIONES FACULTATIVAS

No obstante que las obligaciones facultativas, no se encuentran reglamentadas en el código civil sonorense, es
posible crearlas, a partir de un acuerdo de voluntades de las partes, lo que implica, que a partir del principio de la
autonomía de la voluntad, pueden las partes intervinientes en un acto jurídico, acordar este tipo de obligaciones.

Manuel Bejarano Sánchez(1984;593), define las obligaciones facultativas de la siguiente manera: “En la obligación
facultativa, el objeto de la obligación es uno sólo y el deudor está facultado, si es que así lo desea, a pagar con algo
diverso, previsto de antemano, que el acreedor admite como pago en vez del objeto mismo de la obligación…”

Por su parte, Planiol, citado por Rojina Villegas (1978; 519), establece: “La obligación es facultativa cuando el deudor
debe una prestación única, pero con facultad de liberarse cumpliendo otra prestación determinada, en lugar de la
debida”

Asimismo, Gutiérrez y González (1974; 718), define a las obligaciones facultativas, como: “Es la forma especial que
presenta una obligación con objeto unitario, en donde el deudor está facultado o autorizado, para substituir a su
arbitrio el objeto debido, por otro objeto determinado al momento de crearse la obligación”.

De lo expuesto, podemos inferir los siguientes elementos constitutivos de una obligación facultativa:

a) Una obligación con un objeto único.

b) Facultad conferida al deudor, para sustituir dicho objeto, por otro determinado.

c) Que el objeto, mediante el cual, el deudor puede sustituir al objeto principal y único de la obligación, haya sido
determinado al momento de contraerse la obligación.

En vista de lo anterior, la obligación facultativa, no puede ser confundida con las obligaciones alternativas, pues,
mientras las primeras sólo contienen un solo objeto y sólo el deudor puede ser facultado para sustituirlo por otro
determinado de antemano, las segundas contienen diversos objetos, los cuales posibilitan, que el deudor pueda
cumplir su obligación, entregando cualquiera de ellos, y en donde la elección corresponde a dicho deudor, a menos
que se hubiere pactado otra cosa, lo cual hace posible que la elección del objeto, también pueda recaer en el
acreedor.
VI.- CUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES

A.- ANTECEDENTES

En este apartado, nos encargaremos del estudio del cumplimiento de las obligaciones, el cual puede ocurrir de
manera normal, a través del pago, o bien presentarse, a pesar de la resistencia del deudor para cumplir con sus
obligaciones, caso en el cual nos encontraremos en presencia del cumplimiento forzoso de las mismas, asimismo, nos
ocuparemos del ofrecimiento de pago seguido de consignación, el cual resulta ser una figura jurídica que permite al
deudor cumplir con sus obligaciones, a pesar de la conducta o situación del acreedor, que le impiden hacer un pago
regular y con eficaces resultados, similares al que tendría el cumplimiento normal de dicha obligación.

Como parte de esta temática, abordaremos por tanto, el estudio sistemático de los siguientes temas:

1.- EL PAGO.
2.- EL OFRECIMIENTO DE PAGO, SEGUIDO DE CONSIGNACIÓN.
3.- EL PAGO FORZOSO U OBTENCIÓN FORZOZA DEL PAGO.

B.- EL PAGO

En opinión de Manuel Bejarano Sánchez (1984;310), el pago, “es el cumplimiento de la obligación, cualquiera que sea
el objeto de ésta.”;

Para el distinguido jurista Rojina Villegas(1978329), el pago, “es un acto jurídico consensual consistente en el
cumplimiento de una obligación de dar, de hacer o de no hacer, que se ejecuta con la intención de extinguir una
deuda preexistente”.;

El código civil sonorense, en su artículo 2242, utiliza la palabra cumplimiento, como sinónimo de pago, en vista de
que define a éste último de la siguiente manera:

“Pago o cumplimiento es la entrega de la cosa o cantidad debida, la prestación del servicio o hecho objeto de la
obligación, o la abstención del acto estipulado si se tratare de deudas de no hacer”

Las anteriores definiciones, establecen como característica principal del pago, el cumplimiento del objeto de la
obligación pactado, es decir, la entrega de la cosa, la ejecución del hecho o bien la observancia de la abstención
pactada; en consecuencia, las definiciones, establecen como una premisa fundamental para la existencia del pago liso
y llano, el acuerdo de voluntades entre acreedor y deudor, de tal manera, que el deudor cumple con su obligación, en
los términos pactados, no sólo con la entrega de la cosa, la ejecución del hecho o la observancia de la abstención,
sino, que tales conductas, deben ser recepcionadas de manera complaciente por el acreedor, es decir, debe existir
una conformidad por parte de acreedor, al recibir lo debido; lo que implicaría que al no haber conformidad por parte
del acreedor, en relación con lo que entrega, realiza o no realiza, el deudor, no se presentará la figura del pago como
tal.

Para Rojina Villegas(1978;330), el pago, no necesariamente es un acto jurídico bilateral, pues, puede existir sin el
consentimiento del acreedor, al verse obligado a recibirlo, cuando se reúna en el cumplimiento del deudor, la
exactitud en cuanto al tiempo, modo, lugar y sustancia, o bien, cuando ha de recibirlo de un tercero, en los casos
permitidos por la ley, aún cuando reconoce, que normalmente el pago implica un acuerdo entre quién lo hace y quién
lo recibe, y que en tal caso se presenta como acto jurídico bilateral en vista del concurso de voluntades; por lo
anterior, el ameritado jurista, no deja de considerar al pago como un acto jurídico, sin que necesariamente se llegue
a considerar bilateral, pues según su propuesta, en los casos de ofrecimiento de pago y consignación, en los cuales la
autoridad judicial libere al deudor, por considerar que el pago reúne los requisitos acordados, existirá un pago, lo
mismo que en el caso del pago realizado por subrogación por un tercero, estaríamos en el supuesto del propio pago,
no obstante que en ambas situaciones, el acreedor, no manifestara su conformidad.
Es pertinente aclarar, que no compartimos la opinión del distinguido maestro Rafael Rojina Villegas, en el sentido, de
que no es necesaria la voluntad del acreedor de recibir de conformidad el objeto de la obligación, para la existencia
del pago liso y llano, pues la voluntad del acreedor es necesaria en nuestro concepto para la existencia del pago,
habida cuenta de que esta se considera la forma más normal de cumplimiento de la obligación acordada,
cumplimiento que tiene que estar representado por la voluntad del deudor de cumplir con la entrega de la cosa, la
realización del hecho o la observancia de la abstención, y la conformidad expresa o tácita del acreedor para recibir
dicho objeto.
Lo anterior se robustece, al analizar el caso de la falta de voluntad del acreedor para recibir lo ofrecido en pago por el
deudor, lo que pudiera originar un ofrecimiento de pago seguido de consignación, caso en el cual, si la autoridad
judicial, por cualquier motivo libera al deudor, teniendo por cumplida la obligación, aún sin la conformidad del
acreedor; suponemos que no existe un pago, en el sentido estricto de la palabra y sus alcances, más bien puede
existir una liberación del deudor por resolución judicial, pero no un pago, toda vez que éste requiere la conformidad
del acreedor, la cual no se presentó, a pesar del cumplimiento del deudor; es decir, sostengo, que la conformidad del
acreedor en la recepción de lo pactado, es esencial para la existencia del pago, en vista de que al pactarse la
obligación, se acordó de manera bilateral, lo que implicó la expectativa de que al cumplirse, también se expresara de
manera bilateral la satisfacción de sus términos; por lo que, en cualquier caso de no conformidad del acreedor con la
prestación obsequiada por el deudor, aún en el caso de que hubiese habido liberación por parte de autoridad judicial,
mediando un ofrecimiento de pago seguido de consignación o un cumplimiento por parte de un tercero, no
consentido por el acreedor, no existirá un pago liso y llano, sino otra forma de cumplimiento de la obligación.

De la misma manera, al considerar como un acto jurídico al pago, Rojina Villegas(1978;330-331), advierte en tal caso
la existencia por tanto de elementos esenciales, de validez y específicos, en dicho acto jurídico; considerándolos de la
siguiente manera:

- Elementos de existencia.- La manifestación de voluntad de quién hace el pago y el objeto del mismo, física y
jurídicamente posible.

- Elementos de validez.- La capacidad de las partes, la ausencia de vicios en la voluntad, y la licitud de la prestación o
de la abstención que se realice.

- Elementos específicos.- La existencia de una deuda; El animus solvendi; la intervención de un solvens y la existencia
de un accipiens.

Es ineludible la convergencia de ideas en torno a los elementos que menciona el jurista citado; sin embargo, es
pertinente y conforme a nuestra propuesta, considerar como elemento de existencia, no sólo la voluntad de quién
realiza el pago, sino también de quién lo recibe, por lo que el elemento esencial que se refiere a la manifestación de
voluntad de quién hace el pago, lo sustituimos en nuestro concepto, por el consentimiento entre el deudor y el
acreedor, incluyendo desde luego, al objeto física y jurídicamente posible, como elementos esenciales del pago, como
acto jurídico bilateral.

Por otra parte, creemos adecuado, obviar el estudio pormenorizado de los elementos esenciales, así como de los de
validez, del pago como acto jurídico, en vista, de que se abordaron al estudiar el contrato en tal tesitura y
consideración; sin embargo es pertinente realizar el estudio de los elementos específicos a que se refiere el maestro
Rafael Rojina Villegas(1978;332-333), dada su particularidad y los alcances que posee su comprensión para abordar
el estudio de los diversos supuestos y consecuencias jurídicas del pago.

ELEMENTOS ESPECÍFICOS DEL PAGO

Como elementos específicos del pago, Rojina Villegas (1978;332), enumera los siguientes:

1.- La existencia de una deuda.- Lo que implica, la existencia de una obligación, es decir, el adeudo de una persona a
favor de otra.
2.- El animus solvendi.- Consistente, en la intención de pagar algo, con el ánimo de extinguir una deuda u obligación.
3.- La intervención de un solvens.- Lo que significa., la intervención de una persona que realiza el pago; lo que no
necesariamente implica al deudor, pues como veremos, el pago puede ser realizado por el propio deudor, o por un
tercero, en los casos establecidos por la ley; de ahí que no se emplee el término deudor, sino el de solvens , que es
más apropiado dada dicha circunstancia.
4.- La existencia de un accipiens.- Este término se refiere, a quién recibe el pago, que bien puede ser el acreedor o
un tercero, en los distintos casos que pueden presentarse según se estudiará con posterioridad.

EXACTITUD EN EL PAGO
Prescribe EL ARTÍCULO 2242, párrafo segundo del código civil, para el estado de Sonora, que el pago ha de ser
exacto, en cuanto al tiempo, lugar, modo y sustancia; lo que entraña, el cumplimiento de las obligaciones civiles,
observando la exactitud en los cuatro ámbitos mencionados, exactitud que tiene que ver en primer término, con lo
pactado por las partes, y a falta de pacto expreso, las reglas de cumplimiento se encuentran establecidas
supletoriamente
en el código civil respectivo.
En el caso del código civil sonorense, la exactitud en el pago o cumplimiento de las obligaciones, se encuentra
reglamentada supletoriamente en los artículos 2189, 2191, 2258, 2259, 2262, 2263, 2264, 2265 y 2275; mismos,
cuyo contenido se analizará a partir del estudio de los cuatro ámbitos de exactitud en el pago, exigidos por la ley.

EXACTITUD EN CUANTO AL TIEMPO

Este ámbito de exactitud requerido, exige cumplir con el pago de las obligaciones en el plazo convenido, es decir, al
cumplimiento del término suspensivo o extintivo acordado por las partes, así como al advenimiento de la condición
aceptada por ellas; de tal forma que un pago exacto en cuanto al tiempo, será aquél que se realice al cumplirse el
término o condición acordados.
Sin embargo, a falta del señalamiento de término o condición para el cumplimiento de una obligación, como es muy
común, el código civil sonorense, establece lo siguiente:

“ARTÍCULO 2260. Si no se ha fijado el tiempo en que deba hacerse el pago y se trata de obligaciones de dar, no
podrá el acreedor exigirlo sino después de los treinta días siguientes a la interpelación que se haga, ya judicialmente,
ya en lo extrajudicial, ante notario o ante dos testigos. Tratándose de obligaciones de hacer, el pago debe efectuarse
cuando lo exija el acreedor, siempre que haya transcurrido el tiempo necesario para el cumplimiento de la obligación”

Como se desprende del precepto trascrito, la ley autoriza la exigibilidad de las obligaciones civiles, en el supuesto de
que su cumplimiento no se hubiere relacionado con un término o condición, en las circunstancias apuntadas, las que
por una parte, diferencian dicha exigibilidad, en cuanto al objeto de la obligación, de tal manera que las obligaciones
de dar, serán exigibles, después de transcurridos treinta días, contados a partir de la interpelación judicial, o
extrajudicial, a través de notario o dos testigos, que se haga al deudor; y las obligaciones de hacer, serán exigibles
cuando lo determine el acreedor, siempre y cuando, haya transcurrido el tiempo necesario para su cumplimiento,
atento al tipo y naturaleza del hecho debido.

Respecto a la exactitud en cuanto al tiempo, el artículo 2261, del código civil sonorense, establece:

“Si el deudor quisiera hacer pagos anticipados y el acreedor recibirlos, no podrá éste ser obligado a hacer
descuentos” Lo anterior implica, que el acreedor, en el caso de recibir pagos anticipados voluntariamente por parte
del deudor, no está obligado a concederle bonificaciones, ni en el capital, ni en los intereses; situación que es posible,
sólo si así se ha acordado entre las partes con anticipación.

EXACTITUD EN CUANTO AL LUGAR DEL PAGO

El pago ha de hacerse en el lugar que las partes hubieren convenido, a falta de estipulación respecto al lugar en que
ha de realizarse el cumplimiento de la obligación, rigen supletoriamente las siguientes reglas.

-Si se han designado varios lugares para realizar el pago, el acreedor elige en cual de ellos ha de requerir al deudor
-Si no se señaló lugar para la realización del pago, éste debe hacerse en el domicilio del deudor, por tanto el acreedor
estará obligado a acudir al domicilio del obligado a requerirlo por el pago.
-Si el pago se refiere a la transmisión de un inmueble o en prestaciones relativas al mismo, el pago deberá hacerse en
el lugar de ubicación de dicho inmueble.
-Si el pago se refiere a una cantidad de dinero, consistente en el precio de alguna cosa enajenada por el acreedor,
dicho pago deberá hacerse en el lugar de entrega de la cosa, esta regla se aplica en todo caso en que la operación a
que se refiere el pago, consista en la tradición de un mueble.

Respecto al lugar en que ha de hacerse el pago, el código civil establece la siguiente regla específica.

“ARTÍCULO 2265.- El deudor que después de celebrado el contrato mudare voluntariamente su domicilio, deberá
indemnizar al acreedor de los mayores gastos que haga por esta causa, para obtener el pago. De la misma manera,
el acreedor debe indemnizar al deudor, cuando debiendo hacerse el pago en el domicilio de aquél, cambié
voluntariamente de domicilio”.

EXACTITUD DEL PAGO EN CUANTO AL MODO

Establece la ley civil, que “el pago deberá hacerse del MODO que se hubiere pactado; y nunca podrá hacerse
parcialmente sino en virtud de convenio expreso o de disposición de la ley.
Sin embargo, cuando la deuda tuviere una parte liquida y otra ilíquida, podrá exigir el acreedor y hacer el deudor el
pago de la primera sin esperar a que se liquide la segunda.” (Art. 2258 del código civil sonorense).

El precepto trascrito, contiene dos partes fundamentales, en las cuales, la primera se refiere en forma genérica al
modo o forma en que ha de hacerse el pago y la segunda referente, a la prohibición de realizar pagos parciales a
menos que así se hubiere convenido o que la naturaleza de la deuda permita realizarlos, por tener una parte líquida y
otra ilíquida.

Nos avocaremos en primer término, a realizar el análisis y estudio de lo que la primera parte del precepto establece, y
que consiste en el modo en que ha de hacerse el pago, lo cual implica, situaciones que tienen que ver, con todo
aquello que introduce formas y que observa circunstancias especiales en que ha de hacerse el pago y que han sido
convenidas por las partes.

- En primer término, es válido, pactar con el acreedor, en cualquier tiempo, que el deudor hará la cesión de sus
bienes en pago de sus obligaciones; además, puede pactarse que la referida cesión tenga efectos liberatorios para el
obligado, más allá del importe líquido de
los bienes cedidos, aclarándose desde luego, que dichos convenios, se sujetarán a las disposiciones relativas a la
concurrencia y prelación de créditos, pues los referidos convenios o acuerdos, no pueden trastocar los intereses de
otros acreedores que tengan sobre dichos bienes o derechos, un mejor derecho derivado de la naturaleza de sus
créditos.

- Ordinariamente, puede un tercero en las obligaciones de hacer, realizar el pago de la prestación adeudada en lugar
del deudor; sin embargo, es posible acordar por pacto expreso, que dicha obligación sea cumplida por el deudor
personalmente, lo cual constituye un modo especial de pactar el cumplimiento de una obligación.

- Ordinariamente el pago, debe hacerse al acreedor o a su representante legítimo, sin embargo, puede pactarse
válidamente que el pago se realice a un tercero.

- Puede estipularse también, que los gastos erogados para la realización del pago, corran a cuenta de cualquiera de
las partes, y en defecto de pacto expreso al respecto, dichos gastos correrán por cuenta del deudor, por disposición
de la ley.

- Es posible por pacto expreso, y en caso de deudas con intereses, que en caso de pagos parciales por parte del
deudor, éstos se abonen al capital, antes que a los intereses, pues ordinariamente la ley en tal caso, imputa el pago a
los intereses.

SEGUNDA PARTE DEL ARTÍCULO 2258, RELATIVO A LA EXACTITUD EN EL MODO DE HACER EL PAGO

La segunda parte del artículo 2258 del código civil sonorense, se refiere a la prohibición de realizar pagos parciales
contra una deuda, a menos que existiere convenio expreso facultando al deudor para realizarlos, o que la ley
autorizare la realización de pagos parciales de manera expresa, como en el caso de que la deuda, tuviere una parte
líquida y otra ilíquida, caso en el cual, el acreedor podrá exigir y el deudor tendrá la facultad de pagar la primera, es
decir, la parte líquida, sin esperar a que se liquide la segunda.

Para los efectos anteriores, debe entenderse por deuda líquida, aquella cuya cuantía “se haya determinado o pueda
determinarse en el plazo de nueve días” (Artículo 2399 del código civil sonorense), en consecuencia, una deuda
ilíquida, es aquella cuya cuantía, no se encuentra determinada, ni pueda determinarse en el término de nueve días.

Por tanto, el deudor no puede realizar pagos parciales(abonos) de su deuda, a menos que el acreedor lo haya
autorizado, o que su facultad emerja de disposición legal, contenida en el código civil respectivo.

EXACTITUD DEL PAGO EN CUANTO A LA SUBSTANCIA

Esta dimensión tiene que ver con la naturaleza del objeto de la obligación que ha de cumplirse por parte del deudor.

Si el deudor se obligó a entregar determinada cosa, realizar un hecho específico o a observar una abstención
determinada, debe cumplir su obligación con toda exactitud, de tal manera que en cuanto a la substancia del objeto,
el acreedor no puede ser obligado a recibir prestación distinta, aún cuando fuere de mayor valor, además en las
obligaciones de dar cosas ciertas, comprende la entrega de los accesorios que corresponden a dichas cosas, a menos
que se hubiere estipulado otra cosa, es decir, que por convenio expreso, se hubieren excluido los accesorios de la
cosa materia de la obligación, o bien, que por las circunstancias del caso, los accesorios queden excluidos del pago
correspondiente.

En lo que respecta a la sustancia del objeto de la obligación, ésta tiene que ver con la calidad de la misma, es decir,
con todo aquello que la determine en cuanto a su género y especie, sin embargo, si al contraerse la obligación, no se
señaló la calidad de la cosa materia de ella, el deudor se libera entregando una de mediana calidad, la cual será
determinada por peritos, en caso de desacuerdo entre las partes.

Se considera extinguida una obligación, cuando el acreedor recibe en pago una cosa distinta en lugar de la debida,
sin embargo, si el acreedor sufre la evicción de la cosa que ha recibido en pago, renacerá la obligación, quedando sin
efecto la dación en pago celebrada.

El pago hecho con cosa ajena es nulo, sin embargo, si el pago consistiere en la entrega de una cantidad de dinero u
otra cosa fungible ajena, no existirá acción de repetición para el acreedor que la haya consumido de buena fe, sino
que las acciones en tal caso se enderezaran contra el deudor que indebidamente realizó el pago en dichas
circunstancias.

EL CASO DE LAS DEUDAS DE DINERO

En el caso de las deudas que tienen como objeto al dinero, la doctrina jurídica en esta materia, ha tenido a bien
considerar dos puntos de vista o principios conforme a los cuales han de arreglarse los asuntos relativos al pago de
este tipo de obligaciones, así a través del tiempo y sin remontarnos demasiado en él, se han sostenido dos doctrinas
que tienen como propósito, fijar su postura en relación a la naturaleza del objeto en este tipo de deudas:

a) Doctrina valorista o realista.- Que sostiene el principio de la exactitud en la sustancia del pago, en las deudas de
dinero, de tal manera, que al recibirse determinada especie de moneda, habrá la obligación de restituir la misma
especie, y si ello no fuera posible, se estaría obligado a restituir o realizar el pago, en la cantidad de moneda corriente
que correspondiera al valor real de la moneda recibida, es decir, esta postura busca el respeto al valor real de la
moneda recibida, de tal forma que se restituya, la prestación, en la misma moneda recibida o en caso de no ser
posible, se deberá pagar, en moneda de curso corriente, en una cantidad que iguale al valor real del tipo de moneda
recibida; así por ejemplo, si se recibían monedas de oro, existía la obligación de pagar con monedas de la misma
especie, y en el caso de no poderlo hacer, se pagará con moneda corriente, hasta alcanzar el valor real de las
recibidas. Esta postura, la sostenía el código civil de 1884, en su artículo 1453, que establecía: “Las prestaciones de
dinero se harán en la especie de moneda convenida, y, si esto no fuere posible, en la cantidad de moneda corriente
que corresponda al valor real de la moneda debida”. Como se observa, esta postura, pretende mantener el valor real
liberatorio del dinero recibido, cuidando que se restituya en la misma cantidad y especie.

b) Doctrina Nominalista.- Esta doctrina, sostiene que toda deuda de dinero, se pagará en moneda de curso legal
atendiendo a su valor nominal; es decir, cualquier deuda en dinero, se solventará entregando una cantidad igual en
moneda de curso legal, atendiendo a su valor nominal; valor nominal que ha sido asignado por el estado, tanto a los
billetes de banco, como a las monedas metálicas, los cuales no poseen un valor intrínseco, es decir, no poseen un
valor en si mismos, atendiendo al material con el cual están confeccionados, sino que su valor es nominal, atendiendo
al valor asignado, según el estado de la economía nacional; postura que adopta la ley monetaria actual, que data de
1931, reformada en 1935 y 1950, la cual en su artículo séptimo establece:

“ARTÍCULO 7o.- LAS OBLIGACIONES DE PAGO DE CUALQUIER SUMA EN MONEDA MEXICANA SE DENOMINARAN
INVARIABLEMENTE EN PESOS Y, EN SU CASO, SUS FRACCIONES. DICHAS OBLIGACIONES SE SOLVENTARAN
MEDIANTELA ENTREGA, POR SU VALOR NOMINAL, DE BILLETES DEL BANCO DE MÉXICO O MONEDAS METÁLICAS
DE LAS SEÑALADAS EN EL ARTÍCULO 2o.”

Es decir, toda obligación de pagar una suma de dinero en moneda mexicana, no sólo deberá denominarse en pesos,
sino que también deberá cumplirse, mediante la entrega de billetes del Banco de México o monedas metálicas, por su
valor nominal, tal y como lo establece el artículo 2 de la mencionada Ley Monetaria; estipulación legal, que pareciera
incluir a las monedas conmemorativas a que se refiere el inciso C) del artículo 2 de la ley monetaria, al no hacer
distinción, en relación,, a que monedas metálicas en particular se refiere, sin embargo, debemos estimar que ello no
debe entenderse en ese sentido, pues la Ley del BANCO DE MÉXICO, EN SU ARTÍCULO 56, párrafo final, se refiere a
ellas, como aquellas que no están destinadas a fungir como medios generales de pago, es decir, ese tipo de
monedas, no son susceptibles de utilizarse como medio general de pago, luego entonces, el párrafo primero del
artículo 7mo. no está incluyendo dentro de las monedas referidas, a LAS OBLIGACIONES CIVILES (Teoria de las
obligaciones) aquellas que tengan el carácter de conmemorativas de algún acontecimiento de interés nacional, y
acuñadas en platino, oro, plata o metales industriales, las cuales, no obstante ser consideradas como de circulación
legal en nuestro país, ello no autoriza a utilizarlas como medios generales de pago, pues el párrafo comentado se
refiere, interpretándolo en sana lógica, a las monedas metálicas a que se refiere el inciso B) del referido artículo 2do.
de la Ley Monetaria.

“ARTÍCULO 2o.-LAS UNICAS MONEDAS CIRCULANTES SERÁN:

A). LOS BILLETES DEL BANCO DE MÉXICO, S. A., CON LAS DENOMINACIONES QUE FIJEN SUS ESTATUTOS;

B). LAS MONEDAS METÁLICAS DE CINCUENTA, VEINTE, DIEZ, CINCO, DOS Y UN PESOS, Y DE CINCUENTA, VEINTE,
DIEZ, Y CINCO CENTAVOS, CON LOS DIAMETROS, COMPOSICION METÁLICA, CUÑOS Y DEMAS CARACTERÍSTICAS
QUE SEÑALEN LOS DECRETOS RELATIVOS.

CUANDO LOS DECRETOS RELATIVOS PREVEAN ALEACIONES OPCIONALES PARA LA COMPOSICIÓN DE LAS
MONEDAS METÁLICAS, LA SECRETARÍA DE HACIENDA Y CRÉDITO PÚBLICO, A PROPUESTA DEL BANCO DE MÉXICO,
DETERMINARA SU COMPOSICIÓN METÁLICA SEÑALANDO ALGUNA DE LAS ALEACIONES ESTABLECIDAS EN EL
DECRETO RESPECTIVO O SUSTITUYENDO LA ASI SEÑALADA POR OTRA DE ELLAS.

LA SECRETARÍA DE HACIENDA Y CRÉDITO PÚBLICO PUBLICARA EN EL DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACIÓN LAS


RESOLUCIONES EN LAS QUE SEDETERMINE LA ALEACIÓN QUE SE UTILIZARA EN LA COMPOSICIÓN METÁLICA DE
LAS MONEDAS DE QUE SE TRATA.

C). LAS MONEDAS METÁLICAS CONMEMORATIVAS DE ACONTECIMIENTOS DE IMPORTANCIA NACIONAL, EN


PLATINO, EN ORO, EN PLATA O EN METALES INDUSTRIALES, CON LOS DIAMETROS, LEYES O COMPOSICIONES
METÁLICAS, PESOS, CUÑOS Y DEMAS CARACTERÍSTICAS QUE SEÑALEN LOS DECRETOS RELATIVOS.”

Sin embargo, en su párrafo segundo el referido artículo 7mo. De la Ley Monetaria, establece:

“NO OBSTANTE, SI EL DEUDOR DEMUESTRA QUE RECIBIO DELACREEDOR MONEDAS DE LAS MENCIONADAS EN EL
ARTÍCULO 2o. BIS, PODRASOLVENTAR SU OBLIGACIÓN ENTREGANDO MONEDAS DE ESA MISMA CLASE CONFORME
A LA COTIZACIÓN DE ESTAS PARA EL DÍA EN QUE SE HAGA EL PAGO”

Lo anterior implica que en el caso concreto, de que el deudor demuestre que recibió monedas metálicas acuñadas en
platino, oro o plata, tales como, las conocidas como centenarios de oro, onza de plata libertad, etc., podrá el deudor
solventar sus obligaciones con monedas de la misma especie, según su valor de cotización al día en que se realice el
pago.

Lo anterior se permite en vista de que la propia Ley Monetaria, en su artículo 2 bis, declara que este tipo de
monedas, también forman parte del sistema de monetario mexicano, para efectos específicos de la hipótesis de pago,
que se establece en el párrafo segundo del artículo 7mo. De la propia ley, misma legislación que les adjudica, las
siguientes características:

“ARTÍCULO 2o. BIS.- TAMBIÉN FORMARAN PARTE DEL SISTEMA LAS MONEDAS METÁLICAS ACUÑADAS EN
PLATINO, EN ORO Y EN PLATA, CUYO PESO, CUÑO, LEY Y DEMAS CARACTERÍSTICAS SEÑALEN LOS DECRETOS
RELATIVOS. ESTAS MONEDAS:

I.- GOZARAN DE CURSO LEGAL POR EL EQUIVALENTE EN PESOS DE SUCOTIZACIÓN DIARIA;

II.- NO TENDRAN VALOR NOMINAL;

III.- EXPRESARAN SU CONTENIDO DE METAL FINO; Y

IV.-TENDRAN PODER LIBERATORIO REFERIDO EXCLUSIVAMENTE AL PAGO DE LAS OBLIGACIONES MENCIONADAS


EN EL SEGUNDO PARRAFO DEL ARTÍCULO 7o. DICHO PODER LIBERATORIO SERA ILIMITADO EN CUANTO AL
NÚMERO DE PIEZAS A ENTREGAR EN UN MISMO PAGO.

EL BANCO DE MÉXICO DETERMINARA DIARIAMENTE LA COTIZACIÓN DE ESTAS MONEDAS, CON BASE EN EL


PRECIO INTERNACIONAL DEL METAL FINO CONTENIDO EN ELLAS.

EL BANCO DE MÉXICO, DIRECTAMENTE O A TRAVES DE SUSCORRESPONSALES, ESTARÁ OBLIGADO A RECIBIR


ILIMITADAMENTE ESTAS MONEDAS, A SU VALOR DE COTIZACIÓN, ENTREGANDO A CAMBIO DE ELLASBILLETES Y
MONEDAS METÁLICAS DE LOS MENCIONADOS EN EL ARTÍCULO 2o. DE ESTA LEY.”
Por todo lo anteriormente expuesto, y atendiendo a la definición y posturas de ambas teorías sobre el valorismo y el
nominalismo, hemos de decir, que la primera se origina en un entorno económico, en el cual, los metales preciosos,
como el oro y la plata, introducían las consideraciones en las cuales descansa dicha doctrina, pues el uso arraigado de
monedas en metales preciosos, exigía la devolución de especies semejantes, es decir, si alguien entregaba monedas
de plata u oro, lo menos que esperaba, era que se le devolviera la misma cantidad de ellas, y en el mismo metal,
tomando en cuenta el valor intrínseco que representaban; sin embargo, al generalizarse, el uso de billetes de banco y
monedas en metales no preciosos, atendiendo a los cambios económicos a nivel mundial, se hizo necesaria la
creación de un sistema monetario unitario, homogéneo, que respondiera al nuevo esquema económico, que intentaba
popularizar el uso de moneda con valor nominal, un valor asignado por el estado que nada tenía que ver con el metal
o material en que se encontraba impresa la moneda o el billete y que en sus orígenes tenía que ver con las reservas
de oro probadas que cada país registraba ante el banco mundial, aunque después, este criterio cambió a tener como
referente al Producto Interno Bruto; razón por la cual, en la Ley Monetaria de 1931, se estableció en razón del criterio
nominalista, la obligación de solventar las deudas en “moneda mexicana, entregando por su valor nominal y hasta el
límite de su respectivo poder liberatorio, billetes del Banco de México o monedas metálicas de curso legal”.

Por lo anterior, actualmente se encuentra en vigor el criterio nominalista, en cuanto al cumplimiento de las deudas en
dinero; y en cuanto a las monedas acuñadas en metales preciosos, que aún siguen en uso, se les ha reservado un
tratamiento especial, considerándolas una especie de valor que no tiene consideración nominal y se cotizan según la
oferta y la demanda en el mercado de valores, y su valor se fija diariamente por éstos indicadores, con intervención
del Banco de México.

El código civil sonorense, en su artículo 2651, establece a propósito de las deudas en dinero, en los contratos de
mutuo, lo siguiente:

“Consistiendo el préstamo en dinero, pagará el deudor devolviendo una cantidad igual a la recibida conforme a la ley
monetaria vigente al tiempo de hacerse el pago, sin que esta prescripción sea renunciable. Sise pacta que el pago
debe hacerse en moneda extranjera, la alteración que ésta experimente en valor será en daño o beneficio del
mutuatario”

El anterior precepto, acoge el criterio nominalista evidentemente, con todo el cuidado de enviar al contenido de la ley
monetaria respectiva a las partes en los contratos que tengan por objeto el pago de dinero, que en el caso actual, se
refiere a la Ley Monetaria de 1931, y reformada sucesivamente en 1935 y 1950, y cuyo artículo 7mo. Contiene las
bases conforme a las cuales han de solventarse las deudas en moneda mexicana, el cual es claro al establecer, que
“las deudas en moneda mexicana, se solventaran entregando por su valor nominal y hasta el límite de su respectivo
poder liberatorio, billetes del Banco de México o monedas metálicas de curso legal”.

EL PAGO DE DEUDAS EN MONEDA EXTRANJERA

El artículo 8vo. De la Ley Monetaria en vigor establece:

“ARTÍCULO 8o.- LA MONEDA EXTRANJERA NO TENDRA CURSO LEGAL EN LA RÉPUBLICA, SALVO EN LOS CASOS EN
QUE LA LEY EXPRESAMENTE DETERMINE OTRA COSA. LAS OBLIGACIONES DE PAGO EN MONEDA EXTRANJERA
CONTRAIDAS DENTRO O FUERA DE LA RÉPUBLICA PARA SER CUMPLIDAS EN ESTA, SE SOLVENTARAN
ENTREGANDO EL EQUIVALENTE EN MONEDA NACIONAL, AL TIPO DE CAMBIO QUE RIJA EN EL LUGAR Y FECHA EN
QUE SE HAGA EL PAGO.

ESTE TIPO DE CAMBIO SE DETERMINARA CONFORME A LAS DISPOSICIONES QUE PARA ESOS EFECTOS EXPIDA EL
BANCO DE MÉXICO EN LOS TÉRMINOS DE SU LEY ORGÁNICA.

LOS PAGOS EN MONEDA EXTRANJERA ORIGINADOS EN SITUACIONES O TRANSFERENCIAS DE FONDOS DESDE EL


EXTERIOR, QUE SE LLEVEN A CABO A TRAVES DEL BANCO DE MÉXICO O DE INSTITUCIONES DE CRÉDITO,
DEBERÁN SER CUMPLIDOS ENTREGANDO LA MONEDA, OBJETO DE DICHA TRANSFERENCIA O SITUACIÓN. ELLO
SIN PERJUICIO DEL CUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES QUE IMPONGA EL REGIMEN DE CONTROL DE CAMBIOS
EN VIGOR.

LAS OBLIGACIONES A QUE SE REFIERE EL PRIMER PÁRRAFO DE ESTEARTÍCULO, ORIGINADAS EN DEPOSITOS


BANCARIOS IRREGULARES CONSTITUIDOS EN MONEDA EXTRANJERA, SE SOLVENTARAN CONFORME A
LOPREVISTO EN DICHO PÁRRAFO, A MENOS QUE EL DEUDOR SE HAYA OBLIGADO EN FORMA EXPRESA A
EFECTUAR EL PAGO PRECISAMENTE EN MONEDA EXTRANJERA, EN CUYO CASO DEBERA ENTREGAR ESTA MONEDA.
ESTA ÚLTIMA FORMA DE PAGO SOLO PODRA ESTABLECERSE EN LOS CASOS EN QUE LAS AUTORIDADES
BANCARIAS COMPETENTES LO AUTORICEN, MEDIANTE REGLAS DE CARACTER GENERAL QUE DEBERAN
PUBLICARSE EN EL DIARIO OFICIAL DELA FEDERACIÓN; ELLO SIN PERJUICIO DEL CUMPLIMIENTO DE LAS
OBLIGACIONES QUE IMPONGA EL REGIMEN DE CONTROL DE CAMBIOS EN VIGOR.

El anterior precepto de la ley monetaria vigente, establece muy claramente que la moneda extranjera no tiene curso
legal en nuestro país, por esa razón, el propio precepto, establece que cualquier deuda contraída dentro o fuera de
nuestro país para ser cumplida en éste, se cumplirá entregando el equivalente en moneda nacional, al tipo de cambio
vigente al momento de hacerse el pago; es decir, el precepto aludido, en ningún momento prohíbe que se contraigan
deudas en moneda extranjera, a condición de que al tener que pagarse dentro de nuestro país, se haga en moneda
nacional al tipo de cambio que rija, en el lugar y fecha en que se realice el pago, lo que en ningún momento riñe, con
la prohibición contenida al inicio de dicho precepto, consistente en la negativa de curso legal a la moneda extranjera;
pues esta disposición tiene que ver con el cumplimiento de la obligación, y no con el nacimiento de la misma; es
decir, puede contraerse una deuda en moneda extranjera, fuera o dentro de nuestro país, para ser cumplida dentro
de éste, sin embargo, no puede exigirse su cumplimiento en el tipo de moneda convenido, sino que su cumplimiento
se hará independientemente de lo que pretenda el acreedor, en moneda nacional, al tipo de cambio que rija al
momento y lugar de hacerse el pago.

No creemos que exista contradicción en el artículo 8vo. de la Ley Monetaria, entre su prohibición para el curso legal
de la moneda extranjera, y la posibilidad que introduce de contraer deudas en moneda de tal naturaleza; en razón de
que como lo afirma el maestro Rojina Villegas(1978;337), “Debe distinguirse para los efectos de que dicha moneda
no tiene curso legal en la república, entre el contraer la deuda en tal especie, cosa que permite el mismo artículo 8vo.
Al decir: “las obligaciones de pago en moneda extranjera contraídas dentro o fuera de la república…” y el pagarlo o
cumplirla, pues sólo para este efecto el precepto ordena que el pago se haga entregando el equivalente en moneda
nacional”.

La propia ley monetaria en su artículo 8vo.- establece los casos en los cuales se permite que las deudas contraídas en
moneda extranjera, sean solventadas en moneda de idéntica naturaleza, siendo los siguientes:

a) Cuando el Banco de México o las Instituciones de Crédito, lleven a cabo el pago de depósitos, que se hayan
originado en situaciones o transferencias de fondos desde el exterior; es decir, cuando paguen depósitos que se
hayan originado desde el exterior, deberán hacerlo
en la moneda extranjera en que se haya hecho el depósito respectivo.

b) Cuando se paguen retiros en moneda extranjera, en virtud de que se cuente por el beneficiario, con cuenta de
ahorro o cheques, en dicha moneda extranjera, en los casos permitidos por la ley.

c) Además por deducción lógica, derivada del contenido del artículo 8vo., interpretado a contrario-sensu, de la
mencionada Ley Monetaria, las deudas contraídas en moneda extranjera, dentro o fuera de nuestro país, para ser
cumplidas en el exterior si puede exigirse su cumplimiento en el tipo de monda convenido, es decir, en la moneda
extranjera acordada.

PERSONAS QUE PUEDEN REALIZAR EL PAGO

Ordinariamente EL PAGO debe hacerse por parte del deudor, sin embargo, la ley civil permite que el cumplimiento de
una obligación sea de dar o de hacer, corra a cargo de un tercero, salvo el caso de que se trate de obligaciones de
hacer y se hubiere establecido por pacto expreso, que el pago lo realizare personalmente el deudor, o bien, en virtud
de haberse seleccionado a
dicha persona para la prestación de dicho hacer, en base a sus conocimientos especiales, a sus cualidades, aptitudes
o destrezas personales, pues en tal caso, la obligación sólo puede ser cumplida por el deudor directamente.

Lo anterior significa, que una obligación de dar, puede ser pagada por un tercero; de la misma manera, una
obligación de hacer que debe ser cumplida por el deudor, puede ser cumplida por un tercero a costa de aquél,
cuando ello sea posible (por lo expuesto en el párrafo que antecede), y cuando el pago se refiera a una obligación de
no hacer, el mismo sólo puede ser cumplido por el obligado, y en caso de incumplimiento, dicha prestación no puede
ser otorgada
por un tercero, sino que su incumplimiento de traducirá en el pago de daños y perjuicios a favor del acreedor de la
abstención y si hubiere obra material, como signo del incumplimiento, el acreedor podrá exigir que sea destruida a
costa del obligado. .

Si el pago corre a cargo del deudor, puede éste ceder sus bienes a sus acreedores en pago de sus obligaciones, por
lo que salvo pacto en contrario, ésta cesión sólo libera al deudor de responsabilidad por el importe líquido de los
bienes cedidos; sin embargo, los convenios que sobre el efecto de la cesión se celebren entre el deudor y el acreedor
o acreedores, estarán sujetos a las cuestiones que surjan sobre concurrencia y prelación de créditos, es decir, la
cesión que de sus bienes haga el deudor a sus acreedores, en pago de sus deudas, no podrá hacerse en perjuicio de
dichas reglas.

Pues bien, hemos sostenido que el pago puede ser hecho por el deudor, bien sea personalmente, o a través de sus
representantes, pero también, hemos sostenido que dicho pago puede ser hecho por cualquier tercero, ya sea que se
trate de persona que tenga interés jurídico en el cumplimiento de la obligación, o no, que obre con consentimiento
expreso o presunto del deudor; por lo que, a continuación se exponen los casos y supuestos mencionados:

a) El pago puede ser hecho, independientemente del deudor o sus representantes, por un tercero interesado en el
cumplimiento de la obligación.

b) También el pago, puede ser hecho por un tercero sin interés jurídico en el cumplimiento de la obligación, que obre
con consentimiento expreso o presunto del deudor; en este caso se considerará que quién hace el pago, lo realizó en
virtud de un contrato de mandato, en el cual él es mandatario y el deudor el mandante.

c) Puede realizarse el pago, por un tercero ignorándolo el deudor; en este caso, el que hace el pago, sólo tendrá
derecho de reclamar al deudor la cantidad que hubiere pagado al acreedor, en el caso de que éste haya consentido
en percibir menor suma de la debida.

d) Asimismo, puede realizarse el pago, contra la voluntad del acreedor; en este caso, el que realiza el pago, sólo
puede cobrar al deudor, la cantidad en la que le hubiere sido útil el pago, es decir, en lo que le hubiere beneficiado.

En todos los casos señalados, el acreedor está obligado a aceptar el pago hecho por un tercero; pero no está
obligado a subrogarle en sus derechos, a menos que se trate de los casos de subrogación legal o de subrogación
convencional previstas por la ley civil; lo que implica, que el hecho de recibir el pago de un tercero, no
necesariamente trae consigo para el acreedor, la subrogación de sus derechos a favor de ese tercero; es decir, la
subrogación sólo opera por convenio, ya sea por acuerdo con el acreedor o con el deudor, o por disposición de la ley,
en los siguientes casos.

-Cuando el que es acreedor, paga a otro acreedor preferente.

- Cuando el que paga tiene interés jurídico en el cumplimiento de la obligación.

- Cuando un heredero paga con sus bienes propios alguna deuda de la herencia.
-
Cuando el que adquiere un inmueble paga a un acreedor que tiene sobre él un crédito hipotecario anterior a la
adquisición.

PERSONAS QUE PUEDEN RECIBIR EL PAGO

De manera normal u ordinaria, el pago ha de hacerse al acreedor, o a su representante legítimo; sin embargo:

a) El pago hecho a un tercero extingue la obligación, si de esa manera se acordó con el acreedor, o bien cuando
dicho pago fuese consentido por él.

b) También el pago, puede ser hecho a un tercero, cuando la ley lo determine.


c) Cuando una resolución judicial lo ordene, el pago deberá hacerse a un tercero, y no precisamente al acreedor; de
tal forma, que el pago hecho al acreedor por el deudor, después de habérsele ordenado judicialmente su retención,
no será válido.

d) El pago puede hacerse al acreedor, aún cuando se trate de un incapaz; sin embargo, en este caso, el pago sólo
será válido en cuanto se hubiere convertido en utilidad de dicho incapaz, correspondiéndole la carga de la prueba de
esto último, a quién realizó el referido pago.

e) El pago hecho a un tercero, será válido, en la medida, en que se hubiere convertido en utilidad para el acreedor.

f) El pago hecho de buena fe, a quién estuviere en posesión del título justificativo del crédito, libera al deudor de
responsabilidad.
En los términos expuestos, el deudor que paga, tiene derecho de exigir el documento justificativo del pago, y puede
detenerlo, mientras que no le sea entregado o condicionarlo a la entrega de dicho documento.

PRESUNCIONES DE PAGO

El Legislador, partiendo de la conducta habitual de las personas de derecho civil, que adoptan el papel de acreedores
o deudores, ha querido reglamentar, dichas conductas, a partir de la creación de diversas presunciones, que no
obstante admitir prueba en contrario, responden a la forma cotidiana en que discurren los negocios civiles; así ha
reglamentado las siguientes
presunciones de pago.

- Cuando la deuda consista en el pago de ella a partir de pensiones que han de satisfacerse en períodos
determinados, y se acredite por escrito el pago de la última de ellas, se presumen, salvo prueba en contrario,
pagadas todas las anteriores. Esta presunción responde a la conducta habitual de una persona, que debiendo recibir
el pago de diversas parcialidades o pensiones que constituyen una deuda, sólo le es pagada una de ellas, aplicando el
producto del pago a la pensión o parcialidad más antigua, por lo que si cometiere el error de aplicar el pago a la
última de ellas, tendrá que probar que no se le han cubierto las anteriores, y en caso de no lograrlo, se presumirán
pagadas para todos los efectos legales a que haya lugar.

- Cuando la deuda esté representada por capital e intereses, acreditándose que se ha pagado el capital, y no se
reservaron los intereses, se presumen pagados éstos; lo anterior en vista de que toda persona en tales
circunstancias, al recibir un pago, lo aplica al pago de los intereses en forma ordinaria; más si por cualquier causa
aplicase el pago al capital, la ley presume pagados los intereses, si no se reservo su cobro de manera expresa, salvo
convenio en contrario.

- La posesión del título justificativo de la deuda, en poder del deudor, hace presumir el pago de la deuda que consta
en aquél, salvo prueba en contrario. Esta presunción obedece al hecho ordinario, de que ningún acreedor entrega el
título de la deuda, al deudor, hasta en tanto se le cubra la deuda contenida en él, por lo que si el documento
justificativo de la deuda, por cualquier causa, llegare a manos del deudor, la ley presume que se encuentra en su
poder en
virtud de que a pagado la deuda contenida en él, a menos que el acreedor demuestre lo contrario.

IMPUTACIONES DE PAGO

Cuando un deudor tiene a su cargo varias deudas a favor de un solo acreedor, tiene derecho al momento de hacer un
pago, de declarar a cual de las deudas ha de aplicarse dicho pago; sin embargo, si el deudor no hiciere la referida
declaración, la ley establece lo siguiente;

- En primer término el pago se aplicará a la deuda que fuere más onerosa de entre las vencidas.

- Si todas las deudas fueren igualmente onerosas, el pago se aplicará a la deuda más antigua, es decir, a la que fue
primeramente exigible.

- Si todas las deudas, fueren igualmente onerosas y antiguas, el pago se aplicara a todas ellas a prorrata.

C.-OFRECIMIENTO DE PAGO SEGUIDO DE CONSIGNACIÓN

El Pago de una obligación, es la forma más deseable para la extinción de la misma, y como ya abordamos, el pago
precisa, no sólo de la voluntad de quién lo realiza, en este caso, un solvens, y de la voluntad de quién lo recibe, en el
caso un accipiens, pues bien, existen circunstancias, que provocan que el pago no se realice en la forma acordada,
por situaciones inherentes al acreedor; en efecto, aun cuando parezca ilógico, un pago, puede no realizarse como
acto jurídico que supone la convergencia de voluntades de acreedor y deudor, en virtud de que el primero se
encuentra o se coloca en circunstancias que producen falta de confianza o seguridad para la realización del pago por
parte del deudor, de tal forma que, éste último, decide utilizar la intervención judicial para realizar el pago y
cerciorarse de la seguridad y eficacia en el cumplimiento de su obligación.
El código civil para el estado de Sonora, establece:

“ARTÍCULO 2277. El ofrecimiento de pago seguido de la consignación del valor debido produce los efectos del pago si
aquél reúne todos los requisitos que para éste exige la ley. Por consiguiente, extingue la deuda.”
El precepto aludido, asemeja el ofrecimiento de pago seguido de consignación del valor debido, al pago propiamente
dicho; si reúne desde luego, el referido ofrecimiento de pago, todos los requisitos que la ley establece para la
liberación del deudor. En Este apartado, veremos, como el deudor a pesar de ciertas circunstancias atribuibles al
acreedor, puede realizar el pago de manera efectiva, para salvar dichas circunstancias y evitarse daños o perjuicios
por la falta de un pago recibido voluntariamente por el acreedor.

SUPUESTOS DE PROCEDENCIA DEL OFRECIMIENTO DE PAGO SEGUIDO DE CONSIGNACIÓN

Procede que el deudor ocurra ante la autoridad judicial, ofreciendo el pago de lo debido y en su caso la consignación
o depósito de ello en los siguientes casos:

1.- Cuando el acreedor se rehúse sin justa causa, a recibir la prestación debida.
2.- Cuando el acreedor se niegue a entregar al deudor, un justificante depago, es decir, el recibo correspondiente.
3.- Cuando el acreedor es desconocido o incierto.
4.- Cuando el acreedor es un incapaz.
5.- Cuando el acreedor fuere conocido, pero posee un derecho dudoso.
6.- Cuando el acreedor se encuentra ausente.

Todos los supuestos mencionados, colocan al deudor en una situación incomoda, en vista, de que por cualquiera de
dichas circunstancias, se arriesga a realizar un pago que posteriormente no se pueda justificar, o bien a incurrir en
mora innecesaria en el cumplimiento de la obligación, o en otros casos a realizar un pago, que posteriormente pueda
ser anulado por causas justificadas, por lo que en tales casos, la ley autoriza al deudor, siguiendo el procedimiento
establecido en el código procesal civil, para realizar el ofrecimiento de la prestación debida, y la consignación o
depósito de ella ante la autoridad judicial, a fin de que ésta proceda, a declararlo liberado de la obligación, después
de haberse cerciorado, que se siguió el procedimiento respectivo y que el ocursante, en este caso el deudor, justificó
la causa para realizar el ofrecimiento, o que en todo caso, si el acreedor justificó su oposición al ofrecimiento
realizado, declare el referido ofrecimiento y consignación como no hechos.

PROCEDIMIENTO PARA EL OFRECIMIENTO DE PAGO Y CONSIGNACIÓN

El ofrecimiento de pago seguido de consignación, es considerado por el código de procedimientos civiles de Sonora,
como un acto prejudicial y se inicia con el escrito de demanda, que deberá contener todos los requisitos que para
este tipo de escritos señala el propio código procesal, en el cual se hará la exposición sucinta de los hechos y motivos
que determinaron al deudor a realizar dicho ofrecimiento y consignación; desde luego, se consignará el nombre y
domicilio del acreedor o de su representante legítimo, o bien la manifestación de que se ignora su domicilio o que es
un acreedor incierto, pues en tal caso, se mencionarán los elementos pertinentes que prueben que se desconoce el
mencionado domicilio o que se ignora la identidad del facultado para recibir el pago.

La consignación consistirá en acompañar certificado de depósito de institución de crédito autorizada al escrito de


demanda, si se trata de dinero, valores, alhajas o muebles de fácil conducción, con el propósito de acreditar la
exhibición de la prestación debida, y que la misma ha quedado depositada en dicha institución, a disposición del
juzgado ante el que se ha realizado el ofrecimiento y consignación; si la consignación consiste en bienes muebles de
difícil manejo, se acompañará al escrito de demanda la constancia expedida por el lugar o institución, donde quedó
depositada, o bien la manifestación del deudor, referente al lugar donde está se encuentra y que la misma queda a
disposición del juzgado que conoce del asunto; si la consignación consiste en inmuebles, bastará que éstos se pongan
a disposición del acreedor y se haga entrega de las llaves, en su caso, al juzgado, acompañándolas al escrito de
demanda de ofrecimiento de pago.

En todos los casos, el juez queda facultado para proveer lo que estime necesario para la conservación de las cosas
materia de la consignación, aún para nombrar depositario de las mismas, si ello se requiere; también, si las cosas
depositadas, son susceptibles de deteriorarse o resultaren muy onerosos los gastos de almacenaje o depósito, el juez
podrá hacer venderlas mediante corredores públicos o en pública subasta y depositar su precio, a disposición del
acreedor, y en caso de que no sea reclamado por éste, dicho depósito permanecerá en el juzgado por todo el tiempo
necesario para la prescripción de la deuda, y una vez transcurrido dicho término, se aplicará al fondo para la
administración de justicia.

Una vez realizado el ofrecimiento de pago y consignación por parte del deudor y recibida su demanda por el juzgado,
una vez radicado el asunto, el tribunal procederá, en los términos siguientes:

a) Si el acreedor es cierto y conocido, se le citará para día y hora determinados, para el efecto de que reciba o vea
depositar la prestación debida.
b) Si el acreedor, fuere desconocido, se tratare de persona incierta, o cuyo domicilio se ignore, se ordenará se le cite
por edictos, por todo el plazo que designe el juez, ajustándose la citación a las reglas previstas para el emplazamiento
de personas inciertas o ignoradas, para el efecto de que reciba o vea depositar la prestación debida.

c) Si el acreedor, hubiere sido declarado judicialmente ausente o se tratare de un incapaz, se citará a su


representante legítimo para que en su nombre reciba o vea depositar la prestación debida.

d) La citación al acreedor, para que reciba o vea depositar la prestación debida, cuando sus derechos sean dudosos,
se hará bajo la condición de que el interesado justifique legalmente los referidos derechos, para poder acceder a la
reclamación de lo depositado.

ETAPAS DEL OFRECIMIENTO DE PAGO Y CONSIGNACIÓN

El ofrecimiento de pago y consignación, consta de dos etapas a saber.

PRIMERA.-La certificación del notario o autoridad judicial, de que el depósito quedó hecho,, y que se hará a petición
del deudor, en todos los casos en que el acreedor no comparezca en el día, hora y lugar designados, o bien, cuando
compareciendo rehúsen recibir la prestación debida, pero no formulen oposición formal al ofrecimiento de pago y
consignación; misma certificación que contendrá la descripción de la cosa ofrecida y que quedó constituido el
depósito en la persona o establecimiento designado por el juez, o por el deudor por conducto del notario que ha
conocido del asunto.

SEGUNDA.- La declaración de liberación que únicamente podrá ser hecha por la autoridad judicial, en los siguientes
casos:

a) Cuando el acreedor, siendo cierto y conocido, y citado legalmente, no comparezca, ni formule oposición formal.

b) Cuando siendo ausente o incapaz, y citado legalmente su representante legítimo, no comparezca, ni formule
oposición formal.

c) Cuando siendo el acreedor persona incierta o de domicilio ignorado, y habiendo sido citado por edictos en términos
legales, no comparezca, ni formule oposición, una vez transcurrido el término señalado por el juez.

d) Cuando el acreedor, habiendo sido citado legalmente en forma personal, por edictos o por conducto de su
representante legítimo, comparezca a la diligencia que se le citó, se rehúse a recibir la prestación, sin presentar una
formal oposición al ofrecimiento de pago y consignación.
La declaración de liberación a favor del deudor, se referirá únicamente a la cosa consignada y sólo quedará
extinguida la obligación en cuanto a ella se refiere.

El deudor no podrá desistirse del ofrecimiento de pago y consignación, una vez hecha la certificación del depósito o la
declaración de liberación, a menos que demuestre que en ello hubo error o pago de lo indebido, pues en tal caso se
autorizará el desistimiento y la restitución de lo consignado.

La cosa consignada, permanecerá en depósito a disposición del acreedor, por todo el tiempo que la ley señale como
necesario para la prescripción de la deuda; en caso de transcurrir el término mencionado sin que se reclame la cosa
objeto del depósito, se podrá hacer vender, en caso de tratarse de objetos distintos al dinero, mediante corredores o
en subasta pública y su importe, así como el caso de los depósitos de dinero, se aplicará al fondo para la
administración de justicia.

OPOSICIÓN AL OFRECIMIENTO DE PAGO Y CONSIGNACIÓN

En EL supuesto de que el acreedor, en el acto de la diligencia para la que ha sido citado, o por escrito antes de ella,
se resista a recibir la prestación consignada, haciendo valer algún motivo de oposición de manera formal, el juez
deberá suspender el procedimiento de ofrecimiento de pago y consignación y ordenará que la oposición se dirima en
juicio sumario, conforme al artículo 214 del código de procedimientos civiles para el estado de Sonora.

Si la oposición del acreedor se declara fundada mediante sentencia en el juicio sumario, el ofrecimiento de pago y
consignación se tendrá como no hecho; si por el contrario, la oposición se declara infundada, el juez aprobará la
consignación y declarará que la obligación a cargo del deudor, queda extinguida para todos los efectos legales a que
haya lugar.
Si el ofrecimiento de pago y consignación, fueren procedentes en cualquier caso, los gastos serán de cuenta del
acreedor, incluyendo en ellos, los de almacenamiento y depósito.

El ofrecimiento de pago y consignación, puede realizarse por conducto de la autoridad judicial o de notario público;
sin embargo, en éste último caso, el notario deberá limitarse a recibir lo ofrecido y consignado, caso en el cual, la
designación de depositario de la cosa debida, se hará bajo la responsabilidad del deudor; asimismo, el notario,
procederá a hacer el ofrecimiento al deudor y a realizar el depósito de la prestación, expidiendo al deudor la
certificación respectiva; pues lo relativo a oposiciones del acreedor y a la declaración de liberación del deudor, deberá
hacerse por el juez competente.

D.- PAGO FORZOSO U OBTENCIÓN FORZOSA DEL PAGO

También denominada ejecución forzosa o ejecución forzada de obligaciones, esta figura jurídica se relaciona con una
conducta irregular del deudor, que no ha cumplido con el pago de las prestaciones que son a su cargo, de tal manera
que el acreedor se ve en la necesidad de acudir ante la autoridad judicial a fin de ejercitar la acción correspondiente y
obtener la autorización de dicha autoridad, previo reconocimiento de su derecho a partir de una resolución judicial
firme, para proceder a coaccionar al obligado y procurar de esa forma, el cumplimiento de las obligaciones a favor del
acreedor, con lo que se procura la obtención de un pago forzado.

Para que el acreedor obtenga un pago forzado, es necesaria la intervención de la autoridad judicial, con el propósito
de que ante ella se reclame el pago al deudor y se controvierta en juicio su derecho de crédito, frente a las
alegaciones del deudor; por tanto, la ejecución forzosa en contra del deudor, no representa una consecuencia directa
de su incumplimiento, sino que, su incumplimiento ocasiona que el acreedor ejercite judicialmente la acción
correspondiente y una vez tramitado el juicio o procedimiento respectivo, y habiéndose reconocido judicialmente el
derecho del acreedor, se condene al deudor al pago de la obligación que es a su cargo, es decir, se le condene al
cumplimiento forzoso de la obligación, y sólo en caso de que después de ello, no de cumplimiento voluntario, dentro
del término concedido por la propia autoridad judicial, a lo fallado en su contra, se ordenará la ejecución forzosa en
su contra, para obtener el pago forzado de las obligaciones que contrajo a favor del acreedor.

La ejecución forzada en contra del deudor, obedece al derecho concedido al acreedor, para ocurrir ante la autoridad
judicial, a reclamar el cumplimiento por parte del deudor, de las obligaciones que son a su cargo, como consecuencia
del acto jurídico celebrado entre ambos, o como consecuencia de la ocurrencia de un hecho jurídico generador de
obligaciones a cargo de una persona a favor de otra.

Para que se proceda a ejecutar forzosamente a un deudor, es necesario que se actualicen los siguientes supuestos:

Que el acreedor cuente a su favor, con alguno de los siguientes mandamientos judiciales:

- Con una sentencia definitiva que tenga autoridad de cosa juzgada, o bien, con una sentencia sin autoridad de cosa
juzgada, pero respecto de la cual proceda la ejecución forzosa conforme a las reglas del código procesal civil
sonorense; asimismo que cuente con una orden de ejecución en contra de su deudor, contenida en una resolución
interlocutoria o en un auto firme, ya sea que se trate de medidas definitivas o cautelares; o que cuente con una
sentencia extranjera cuya validez haya sido declarada por resolución firme, conforme a las reglas del código procesal
civil sonorense.

Todos los casos mencionados, obedecen al hecho de que toda ejecución forzosa, ha de tener como fundamento una
orden de ejecución girada por autoridad judicial competente; mismas resoluciones que se circunscriben a
cualesquiera de las mencionadas en el párrafo que antecede, y que son consecuencia del acreditamiento provisional o
definitivo del derecho de crédito del acreedor, contenido y probado en la secuela de un juicio, o bien, acreditado con
documentos cuya existencia es anterior al juicio respectivo, tales como convenios celebrados ante notario público,
ante la propia autoridad judicial, o bien, documentos que traen aparejada ejecución, tales como los títulos civiles a la
orden o al portador, incluyendo al contrato de arrendamiento, que por lo que respecta al cobro de rentas en el juicio
de desahucio, se convierte en título ejecutivo, respecto al cobro de ellas, tal y como lo establece el código procesal
civil sonorense.

En resumen de los casos más comunes, que como supuestos para la obtención de un mandamiento de ejecución en
contra del deudor, debe poseer el acreedor, tenemos los siguientes:

1.- Que el acreedor cuente con un auto, con efectos de mandamiento en forma para que el deudor sea ejecutado
provisionalmente, como resultado de la presentación para su cobro ante la autoridad judicial, un título ejecutivo, es
decir, un documento que traiga aparejada ejecución según la legislación de la materia, en este caso, un título
ejecutivo civil, un contrato de hipoteca civil, o bien un contrato de arrendamiento presentado en un juicio de
desahucio por falta de pago de rentas, etc. (Arts.- 510, 531, y 543, respectivamente, del Código de Procedimientos
Civiles de Sonora).

En este supuesto, se trata de una ejecución forzada que se dicta en contra del deudor, en forma provisional, es decir,
se ejecuta en el patrimonio del deudor, un secuestro de bienes de su propiedad, que basten a cubrir lo reclamado por
el acreedor, o en el caso del juicio hipotecario, se secuestra el inmueble sujeto a dicha hipoteca; pero en todo caso, la
ejecución tiene el carácter de provisional, pues busca asegurar los efectos de la sentencia definitiva que se llegare a
dictar en contra del deudor; sentencia que si llegare a ser condenatoria en su contra, ordenará la venta judicial de los
bienes embargados, para que con su producto se haga pago al acreedor; en caso contrario, esto es, que el acreedor,
no justifique plenamente su derecho de crédito, o su exigibilidad, y que por ende, no acredite la acción ejercitada en
contra del deudor, el secuestro de los bienes propiedad de éste, se levantará, con la consecuente condena en gastos
y costas para el acreedor.

En el supuesto relativo a la ejecución forzosa del deudor, como medida provisional, en juicios que versen sobre el
cobro de documentos que traigan aparejada ejecución, como los mencionados con antelación, dicha medida, se
reitera, es sólo provisional, y se encuentra sujeta al sentido de la sentencia definitiva que en el juicio correspondiente
se pronuncie.

2.- Que se trate de una resolución que ordene la ejecución de un convenio judicial, que haya dado término a un
litigio, aprobado debidamente y con autoridad de cosa juzgada, en el cual, el acreedor y el deudor, hubieren transado
respecto al derecho de crédito del primero, y mediante el cual el último mencionado, hubiere asumido obligaciones
que no hubiere cumplido, y como consecuencia de ello, el acreedor hubiese ocurrido ante la autoridad judicial,
solicitando la ejecución forzosa de dicho convenio. En este supuesto, la autoridad judicial, deberá ordenar lo
conducente, a fin de dar cumplimiento coactivo al convenio presentado, pues al haber sido suscrito por las partes
litigantes dentro de un juicio cualesquiera, haber sido aprobado judicialmente y tener el rango de cosa juzgada, es
susceptible de ejecutarse, cual si se tratara de una sentencia ejecutoriada, conforme a lo establecido en el artículo
3406 del código civil sonorense.

3.- Que el acreedor cuente con una sentencia ejecutoriada en su favor, la cual haya reconocido su derecho de crédito
en contra del deudor, y haya condenado a éste a la satisfacción a favor de aquél, de las obligaciones que incumplidas
por su parte, dieron origen al juicio de donde emanó la sentencia referida. En este caso, el juez debe otorgar al
deudor, un término perentorio, para el cumplimiento voluntario de las obligaciones a su cargo, pues en caso de no
hacerlo, despachará ejecución en su contra en los términos legales.

4.- Que el acreedor cuente con una resolución consistente en un auto, resolución interlocutoria, sentencia definitiva,
respecto de la cual proceda la ejecución provisional o de cualquier otra resolución judicial que ordene la ejecución
definitiva o cautelar del deudor, en atención al derecho de crédito acreditado provisionalmente o en definitiva por el
acreedor.

EFECTOS DEL INCUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES

Cuando el deudor incumple sus obligaciones, el acreedor puede exigir la indemnización compensatoria, y en su caso
la moratoria, sin que en la primera, se encuentren comprendidos los daños y perjuicios ocasionados al acreedor por el
incumplimiento; ello, en opinión contraria a lo sostenido por el maestro Rafael Rojina Villegas((1978;45), para quién
la indemnización compensatoria, no es un equivalente en dinero de la prestación no cumplida, sino que para el
distinguido jurista, la indemnización compensatoria, representa los daños y perjuicios causados por el incumplimiento
de la obligación por parte del deudor.

La opinión contraria se sostiene, en base al contenido del artículo 2284 y 2285 del código civil sonorense, los cuales
de manera literal establecen:

“ARTÍCULO 2282. El que estuviere obligado a prestar una cosa o un hecho y dejare de prestarlo, o no los prestare
conforme a lo convenido, será responsable, por el sólo hecho del incumplimiento, de la indemnización compensatoria
y de la moratoria, en los términos siguientes:

I.- Si la obligación fuere a plazo comenzará la responsabilidad desde el vencimiento de este;

II.- Si la obligación no dependiere de plazo cierto, se observará lo dispuesto en el artículo 2260, y (según el artículo
2260, del propio código en consulta, será exigible si se trata de obligaciones de dar, después de los treinta días
posteriores a la interpelación que se haga al deudor, ya sea judicialmente, o extrajudicial, ante notario o ante dos
testigos; y si se trata de obligaciones de hacer, será exigible, cuando lo determine el acreedor, siempre y cuando
haya transcurrido un lapso de tiempo necesario para el cumplimiento de la precitada obligación).

III.- El que contravenga una obligación de no hacer pagará daños y perjuicios por el sólo hecho de la contravención.”

Nota.- lo escrito entre paréntesis es del autor.

“ARTÍCULO 2285. La indemnización compensatoria comprenderá el valor de la suerte principal o su equivalente en


dinero, más los daños y perjuicios causados directamente por el incumplimiento; y la indemnización moratoria, los
daños y perjuicios originados por el retardo en el cumplimiento de la obligación.

Para que proceda la primera, bastará que el deudor no cumpla, excepto cuando la ley requiera, además, culpa, o
cuando el incumplimiento se deba a caso fortuito o fuerza mayor.

Para que proceda la indemnización moratoria es menester que el deudor incurra en mora.”

De lo expuesto en los preceptos mencionados, se desprende, que para proceder a ejecutar forzadamente al deudor,
es menester que éste haya incurrido en incumplimiento de la obligación solamente, sin necesidad de haber obrado
con culpa o dolo, salvo, cuando la ley exija determinado grado de culpa o la existencia de dolo, para considerar el
incumplimiento.

Por tanto, el incumplimiento del deudor, se exija culpa o dolo en ello, o no, implica, una responsabilidad civil, que
importa la devolución de la cosa o el precio de ella, además de la reparación de los daños y perjuicios originados al
acreedor en vista del incumplimiento.

Se aclara en el artículo 2286, del propio código civil sonorense, que la responsabilidad que procede de dolo es
exigible en todas las obligaciones, siendo nula la renuncia para hacerla efectiva, en vista de que la responsabilidad
civil proveniente del incumplimiento de las obligaciones puede ser regulada por convenio entre las partes, lo que trae
como consecuencia considerar, que en todo caso, es negociable la responsabilidad civil, menos la que provenga de
dolo.

El propio código civil sonorense, en sus artículos 2288 y 2294, nos ilustra, determinando, cuales son las obligaciones
que incumplidas por el deudor, además, precisan la existencia de culpa de su parte para la procedencia de la
indemnización compensatoria, estableciendo que en tal caso, se hayan las obligaciones de dar en las que haya guarda
o custodia de las cosas; de tal manera que en los contratos que tengan por objeto obligaciones de dar, el deudor,
está obligado a conservar la cosa con la diligencia propia de un buen padre de familia, y responde de su culpa grave y
leve, a menos que se hubiere estipulado otra cosa; de manera específica, en el contrato de comodato, el
comodatario, responde de su culpa grave, leve y levísima; en el contrato de depósito gratuito, el depositario responde
sólo de la culpa grave, y si el depósito es oneroso, responde además por la culpa leve.

En el caso de los contratos, por regla general, es causa de responsabilidad civil el sólo incumplimiento de dicho
contrato, sin necesidad de que se demuestre la culpa o negligencia, a cargo del deudor, a menos que la ley requiera
un determinado grado de culpa, como en los mencionados contratos de comodato y de depósito mencionados.

Es pertinente aclarar que ante el incumplimiento de un contrato, el acreedor, puede optar entre exigir el
cumplimiento forzoso de él al deudor, o pedir la rescisión del mismo.

FORMAS DE EJECUCIÓN DE LAS OBLIGACIONES CIVILES

Para llevar adelante la ejecución forzosa del deudor, es menester diferenciar la naturaleza del objeto de la obligación,
la cual determinará la forma más adecuada para obtener el cumplimiento forzoso de las obligaciones a su cargo, así,
tenemos que distinguir entre los objetos de dar, de hacer y de no hacer.

1.- EJECUCIÓN FORZOSA EN LAS OBLIGACIONES DE DAR:

a).- Si la prestación exigida al deudor consistiere en una suma de dinero, la ejecución se iniciará con el requerimiento
directo al deudor por el pago de la suma determinada en la resolución que se ejecuta, y en caso de que el deudor no
haga la entrega o pago de la cantidad adeudada, se procede a embargar bienes de su propiedad que basten a cubrir
el monto de lo reclamado. En este caso, si no existe acuerdo sobre los réditos o intereses que devengará el capital
adeudado, éstos se calcularán en base al nueve por ciento anual; intereses que representan los daños y perjuicios
ocasionados al acreedor por el incumplimiento por parte del deudor, según artículo 2291, del código civil para el
estado de Sonora.

b).- Si la prestación consistiere en la entrega de una cosa mueble, se procurará la entrega de ésta por parte del
deudor, requiriéndolo en forma directa y apercibiéndolo con el uso de los medios de apremio, en caso de
desobediencia, consistentes en, multa, arresto, cateo, rotura de cerraduras y auxilio de la fuerza pública, en caso de
no hacerlo; una vez obtenida la cosa mueble, ya sea por entrega voluntaria o forzada de ella, se pondrá en depósito o
se hará entrega de la misma al acreedor, según sea la naturaleza de la resolución y los alcances de la misma.

Si la cosa se perdiere o sufre un deterioro tan grave que a juicio de peritos no puede emplearse en el uso a que
naturalmente está destinada, el dueño debe ser indemnizado de todo el valor legítimo de dicha cosa, cuando exista
culpa o negligencia en su custodia o conservación por parte del deudor de la misma; sin embargo, si el deterioro no
es tan grave, el deudor deberá pagar al dueño el importe de dicho deterioro, si hubiere incurrido en culpa al restituir
la cosa. Para estimar el precio de la cosa, el código civil sonorense, en su artículo establece lo siguiente: “ El precio de
la cosa será el que tenga al tiempo de ser devuelta al dueño, excepto en los casos en que la ley o el pacto señalen
otra época.

Al estimar el deterioro de una cosa se atenderá no solamente a la disminución que él causó en el precio de ella, sino
a los gastos que necesariamente exija la reparación.

Al fijar el valor y el deterioro de una cosa, no se atenderá al precio estimativo o de afección, a no ser que se pruebe
que el responsable destruyó o deterioró la cosa con el objeto de lastimar la afección del dueño; el aumento que por
estas causas se haga no podrá exceder de una tercera parte del valor común de la cosa”.

Si la cosa específica que ha de entregarse al acreedor, se haya en poder de un tercero, se procurará su recuperación
acudiendo al uso de los medios de apremio inclusive, a menos que dicha recuperación no sea posible en términos del
artículo 413 del código de procedimientos civiles sonorense; pues en tal caso, el obligado o deudor, deberá pagar el
precio de ella al acreedor.

c).- Si la resolución que ordena la ejecución, decreta la entrega de un bien inmueble, se procederá en forma
inmediata a requerir al deudor, por el desalojo del inmueble, y en caso de no hacerlo, se emplearán los medios de
apremio, principalmente el cateo, la rotura de cerraduras y el auxilio de la fuerza pública, para lograrlo, poniendo en
forma inmediata en posesión material y jurídica al acreedor de dicho inmueble para todos los efectos legales a que
haya lugar; en caso de que el inmueble, hubiere pasado a manos de tercero de buena fe, y no fuere posible la
restitución, se despachará ejecución, es decir, embargo en contra del deudor, por la cantidad que resulte del precio
del inmueble, calculado por peritos, más el pago de los gastos y costas del juicio respectivo.

d).- Si la resolución de ejecución forzosa, ordena la entrega de personas o su depósito, se procede a asegurar a las
personas indicadas, utilizando para ello los medios de apremio, procediéndose en forma inmediata a ponerlas en
depósito de las personas que indique la propia resolución.

2.- EJECUCIÓN FORZOSA EN LAS OBLIGACIONES DE HACER

En el caso de las obligaciones de hacer, éstas pueden ejecutarse forzosamente, y para ello, es menester, tomar en
cuenta, si el hecho puede ser prestado por un tercero a costa del obligado, o el hecho es personalísimo del deudor,
como veremos a continuación:

a) En primer lugar, en las obligaciones de hacer, el deudor independientemente de que las obligaciones le sean
personalísimas o no, puede ser apremiado por el cumplimiento del hecho, en tal sentido el código procesal civil
sonorense en su artículo 409, fracción I, establece que cuando se pida la ejecución de una obligación de hacer, “el
juez señalará al condenado un plazo prudente para el cumplimiento, atentas las circunstancias de hecho y de las
personas, procediéndose en igual forma si el hecho debe ser prestado por un tercero, conforme al artículo 2244 del
código civil”; además la fracción II establece: “Si el hecho fuere personal del obligado y no pudiere prestarse por otro,
se le compelerá empleando los medios de apremio más eficaces, sin perjuicio del derecho para exigirle la
responsabilidad civil”.

En base a lo anterior, la ejecución de las obligaciones de hacer que sean personales del deudor, ya sea porque así se
haya pactado o porque la acción sólo pueda ser prestada por él, en función de haberse concertado la obligación
tomando en cuanta ciertas circunstancias personales del deudor, y que tienen que ver con sus aptitudes, destrezas,
etc., y aún las no personales, como aquellas que pueden ser prestadas por un tercero a costa del obligado, ello por
no prohibirlo expresamente la ley de la materia, citada con antelación, se procurará se presten en naturaleza, por el
propio deudor en primer término, recurriendo a su disposición de cumplimiento, para lo cual se le concede un término
para que lleve a cabo la acción en beneficio del acreedor, y en caso de no hacerlo dentro de dicho término, el juez a
petición del interesado, puede apremiarlo, es decir, buscar el cumplimiento forzoso a través de los medios de apremio
más eficaces, como lo pueden ser, la multa o el arresto, autorizados como medios de apremio en el artículo 162 del
código adjetivo en consulta; sin embargo, si pese a los apremios judiciales en contra del deudor, no puede obtenerse
el cumplimiento del hecho, y éste es de naturaleza personalísima, se cuenta con el derecho del acreedor para exigir al
deudor, el pago de todos los daños y perjuicios que le causare con el incumplimiento, es decir, lograr el cumplimiento
en equivalente del hecho a cargo del deudor, mediante el pago de daños y perjuicios, solución que es acorde y justa
a las circunstancias, atento a que, al tratarse de obligaciones concertadas en base a las características propias y quizá
únicas del deudor, no pueden ser prestadas por un tercero, y un cumplimiento a cargo de otra persona, no es lógica,
ni jurídicamente aceptable.

b) En segundo término, en el caso de las obligaciones de hacer que no tienen la característica de ser personalísimas
del deudor, el acreedor tiene la posibilidad de acudir al cumplimiento del hecho a cargo de un tercero, pues, el
artículo 2201 del código civil sonorense, establece que cuando “el obligado a prestar un hecho no lo hiciere, el
acreedor tiene derecho de pedir que a costa de aquél se ejecute por otro, cuando la substitución sea posible”, es
decir, el precepto citado, establece la posibilidad de asegurar el cumplimiento forzado de una obligación de hacer,
cuando ello sea posible, a cargo de un tercero, en nombre y por cuanta del deudor; lo cual no es posible en las
llamadas obligaciones intuitu personae, o sea, aquellas obligaciones que hemos dado en llamar, personalísimas del
deudor.

c) La misma regla se seguirá, cuando el deudor no lleve a cabo el hecho de la manera convenida, y se trate de
obligaciones que pueden ser prestadas por un tercero, es decir, podrá pedir que otra persona lo haga a costa del
deudor, incluso, podrá pedir que se deshaga lo mal hecho, si el hacer, implicó obra material en bienes del acreedor,
que desmerece el valor de dichos bienes o que les cause un daño cuantificable.

d) Por otra parte, cuando la obligación de hacer entrañe, el otorgamiento de algún documento, o la celebración de
algún acto jurídico, y el obligado se negare a cumplir, el juez llevará a cabo la firma del instrumento o la celebración
del acto, en rebeldía del obligado, y así lo expresará en su resolución (Art. 409, fracción V del Código Procesal Civil
Sonorense).

Concluyentemente, y en base a lo anterior, podemos afirmar, que las obligaciones de hacer, pueden ser ejecutadas
forzadamente, partiendo del apremio al propio deudor, para su cumplimiento, y en caso de no lograrse, a pesar de la
coacción de los apremios, se procede a exigir su cumplimiento a cargo de un tercero y a costa del deudor, en caso de
no tratarse de obligaciones intuitu personae, (obligaciones concertadas en base a ciertas cualidades, aptitudes, o
conocimientos especiales del deudor, y que las convierten en personalísimas a su cargo), pues en tal caso, se permite
al acreedor, la ejecución en equivalente, mediante la reclamación del pago de los daños y perjuicios ocasionados por
el incumplimiento.

3.- EJECUCIÓN FORZOSA EN LAS OBLIGACIONES DE NO HACER

Cuando la obligación entrañe un no hacer, es decir, una abstención por parte del deudor, y aún cuando la ley de la
materia no lo contempla, aunque tampoco lo prohíbe, y basados en esto último, podemos decir, que el deudor, puede
ser apremiado para el cumplimiento de la abstención a su cargo, utilizando para ello la multa o el arresto, como
apremios, autorizados por el código procesal civil sonorense en su artículo 162, ya que es factible vencer la
contumacia de un deudor, que se niega a cumplir un no hacer, a través de dichos apremios, y lograr con ello el
cumplimiento de la obligación concertada.

Sin embargo, si no pudiere lograrse el cumplimiento a partir del uso de los medios de apremio, y la contumacia del
deudor, es tal que se resiste incluso a los medios de apremio mencionados, puede lograrse la ejecución forzada,
entonces, de alguna de las siguientes maneras.

a) Si se infringe un no hacer, su incumplimiento se resuelve a favor del acreedor, mediante el pago de daños y
perjuicios, los cuales serán estimados por él, con vista al deudor y resolución del juez, en un procedimiento en forma
de incidente; mismos daños y perjuicios, que tienen el propósito de satisfacer en equivalente la prestación debida por
parte del deudor.(Art. 2201 C.C.S.)

b) Si el no hacer, se incumple o infringe, haciendo o construyendo alguna obra material, podrá exigirse por el
acreedor que dicha obra sea destruida a costa del obligado. (Art.- 2201 C.C.S.)
VII.-INCUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES

A.- PRESENTACIÓN

En el presente capítulo, nos ocuparemos del estudio del incumplimiento de las obligaciones, partiendo de la causa
que le dio origen, así como al estudio de las consecuencias de ello.

Las obligaciones se incumplen comúnmente por:

a) Por caso fortuito o fuerza mayor.(TEORÍA DE LOS RIESGOS)

b) Por causa de dolo o culpa por parte del deudor.(RESCISION)

c) Por haber sobrevenido algún acontecimiento extraordinario e imprevisible, de carácter nacional o regional, que
acarree, una excesiva onerosidad a cargo de una de las partes, de tal forma que el cumplimiento de las obligaciones,
representen una inequidad dañosapara su patrimonio y un lucro indebido para su contraparte.(TEORÍA DE LA
IMPREVISION).

d) Incumplimiento en los contratos que implican enajenación onerosa de cosas o derechos:


--Porque el adquirente, sufra evicción.(SANEAMIENTO POR EVICCIÓN)

-- Porque el adquirente, advierta vicios ocultos en la cosa que adquirió. (SANEAMIENTO POR VICIOS OCULTOS)

B.- DESARROLLO DEL TEMA

1.- INCUMPLIMIENTO DE OBLIGACIONES POR CASO FORTUITO O FUERZA MAYOR

En el capítulo relativo a la responsabilidad civil, abordamos el caso fortuito y la fuerza mayor, como excluyentes de
responsabilidad civil, es decir, dejamos asentado que dichos eventos, cuando hacen imposible el cumplimiento de las
obligaciones, relevan de responsabilidad al deudor.

Con apoyo en lo establecido en el artículo 2193 del código civil sonorense, el caso fortuito y la fuerza mayor, se
definen de la siguiente manera:

- Caso fortuito.- vendría a ser todo acontecimiento natural, de carácter previsible o imprevisible, pero de naturaleza
inevitable, en virtud de lo cual se pierda la cosa o se imposibilite el cumplimiento de la obligación.
- Fuerza mayor.- Es todo hecho previsible o imprevisible, pero de naturaleza inevitable, proveniente de uno o más
terceros determinados o indeterminados, en virtud del cual se pierda la cosa o se imposibilite el cumplimiento de la
obligación.

De lo anterior, se desprende que mientras el caso fortuito es un acontecimiento natural, previsible o imprevisible, la
fuerza mayor es un hecho relacionado con la acción del hombre; pero en ambos casos, se trata de acontecimientos
inevitables, que originan la perdida de la cosa o traen como consecuencia, la imposibilidad del cumplimiento de las
obligaciones a cargo del deudor.

El caso fortuito, al ser un acontecimiento natural, puede ser previsible, como el caso de un huracán, del cual se tienen
noticias antes de que se resientan los efectos del mismo, sin embargo dichos efectos son inevitables, caso contrario el
del terremoto, el cual viene siendo un acontecimiento natural, imprevisible e inevitable, pues su ocurrencia, no ha
podido preverse con
oportunidad, hasta en la actualidad.

Para efectos de lo anterior, se entiende por pérdida de la cosa:

- Cuando la cosa perece o queda fuera del comercio; o cuando la misma desaparece, de tal forma que no se tengan
noticias de ella o que aunque se tengan, la cosa no se pueda recobrar.

El artículo 2193 del código civil sonorense establece que nadie está obligado al caso fortuito ni a la fuerza mayor, lo
que se traduce, en la no responsabilidad del deudor que incumple una obligación, en base al principio de que “nadie
está obligado a lo imposible”; sin embargo, dicho principio tiene sus excepciones a saber:
a) Habrá responsabilidad a cargo del deudor que incumpla una obligación por caso fortuito o fuerza mayor, cuando el
propio deudor haya dado causa o contribuido a ellos, es decir, cuando el propio obligado haya contribuido a la
causación de los efectos del caso fortuito que implicó el incumplimiento, o bien, haya contribuido a la producción de
la fuerza mayor que originó el evento irresistible e insuperable, que originó el incumplimiento de su parte.

b) También, se responderá aún a pesar de que el incumplimiento se deba a caso fortuito o fuerza mayor, cuando se
haya aceptado expresamente dicha responsabilidad, es decir, cuando en virtud de un acto jurídico, alguien se haya
obligado a cumplir una obligación a su cargo, aún a pesar de que se viere imposibilitado para ello por cualquiera de
dichos acontecimientos.

c) Asimismo, se responderá a pesar de la ocurrencia de un caso fortuito o fuerza mayor que pudiere relevar de
responsabilidad, cuando la ley imponga expresamente dicha responsabilidad, como sería el caso por ejemplo, de lo
establecido en el artículo 2782, párrafo segundo, del código civil sonorense, el cual establece: “…Si la cosa perece por
caso fortuito, de que el comodatario haya podido garantizarla empleando la suya propia, o si no pudiendo conservar
más que una de las dos, ha preferido la suya, responde de la pérdida de la otra.” ; de la misma manera, el artículo
2071, del propio código, establece: “El gestor responde aun del caso fortuito si ha hecho operaciones arriesgadas,
aunque el dueño del negocio tuviere costumbre de hacerlas; o si hubiere obrado más en interés propio que en interés
del dueño del negocio”.

LA TEORÍA DE LOS RIESGOS

Como ha de arreglarse una situación, en la cual uno de los contratantes, incumple sus obligaciones en virtud de un
caso fortuito o una fuerza mayor?, considerando, que el co-contratante si se encuentra en aptitud de cumplir con las
suyas?

Lo anterior, viene a constituir el supuesto de aplicación de lo que la doctrina a dado en llamar “la teoría de los
riesgos”.

Para aplicar la teoría de los riesgos, es necesario diferenciar si en el caso se trata de contratos que importan la
translación de la propiedad o no; es decir, es preciso que la teoría de los riesgos se ocupe de unos y otros contratos,
con reglas de solución diferenciadas, por la naturaleza de los efectos de unos y otros contratos; así, abordaremos el
estudio del incumplimiento de los contratos, por caso fortuito o fuerza mayor, a partir de dos reglas fundamentales:

REGLAS APLICABLES AL INCUMPLIMIENTO DE CONTRATOS TRANSLATIVOS DE DOMINIO, POR CASO FORTUITO O


FUERZA MAYOR

Para entender el alcance de los efectos, de la pérdida o destrucción de cosas ciertas y determinadas, así como cosas
indeterminadas, por caso fortuito o fuerza mayor, en el marco de contratos translativos de dominio, debemos tener
presentes los siguientes dos principios:

PRIMERO.- “Las cosas perecen para su dueño”.

SEGUNDO.- “Los géneros no perecen”.

Los anteriores principios, se encuentran contenidos en el párrafo final del artículo 2198 del código civil sonorense
siendo aplicable el primero de ellos al supuesto de las enajenaciones de cosa cierta y determinada y el segundo a las
enajenaciones de cosa indeterminada, respectivamente.

a) Incumplimiento por caso fortuito o fuerza mayor, en las obligaciones de dar cosa cierta

Para efectos de determinar el alcance de las consecuencias de la pérdida o deterioro de cosa cierta y determinada,
por caso fortuito o fuerza mayor, en los contratos translativos de dominio, es preciso aclarar el establecimiento de la
siguiente regla fundamental:

En las enajenaciones de cosas ciertas y determinadas, la transmisión de la propiedad, se verifica entre los
contratantes, por el mero efecto del contrato, con independencia de la entrega de la cosa, ya sea real o virtual.
Para efectos de lo anterior, debemos entender por entrega real, la entrega material de la cosa enajenada o entrega
del título si se trata de un derecho; y por entrega jurídica o virtual, se entiende cuando aún sin estar entregada la
cosa materialmente, la ley la considera recibida por el comprador.

El anterior principio, es fundamental para comprender el alcance de la teoría de los riesgos, en las enajenación de
cosas ciertas y determinadas, cuando la cosa transmitida se pierda o deteriore por caso fortuito o fuerza mayor; pues
es importante saber, que cuando se transmite la propiedad de cosas ciertas y determinadas, no es necesario para la
transmisión de la propiedad, que se haga entrega material o formal de la cosa, bastando simplemente, que se
manifieste la voluntad de transmitir la cosa cierta a favor de una persona, para que ésta adquiera la propiedad de la
misma(Art.- 2190 del CCS.).

En consecuencia de lo anterior, el artículo 2192, del código civil sonorense, en relación con la fracción VI, establece
que en los casos en que la obligación de dar cosa cierta, se refiera a la translación de la propiedad de dicha cosa, y
ésta se pierda o deteriore en poder del deudor, por caso fortuito o fuerza mayor, “el dueño sufrirá la pérdida, a
menos que exista estipulación en contrario, ello, en el caso de las enajenaciones puras y simples, si la enajenación
fuere con reserva de dominio o bajo condición suspensiva, el adquirente sufrirá el riesgo, si se encuentra en posesión
de la cosa”.

Lo anterior entraña tres reglas, de la teoría de los riesgos, aplicables al incumplimiento de obligaciones de dar cosa
cierta y determinada, por caso fortuito o fuerza mayor, siendo las siguientes:

- La primera, en el caso de las enajenaciones puras y simples, de cosa cierta y determinada, cuando dicho objeto se
pierda o deteriore en poder del deudor por caso fortuito o fuerza mayor, el dueño sufrirá la pérdida; es decir, quién
sea propietario conforme a derecho de la cosa, en el momento de la perdida o deterioro, sufrirá el perjuicio
correspondiente.

- La regla anterior, puede modificarse, mediante convenio expreso, entre el acreedor y deudor, en el sentido que las
partes lo deseen.

- Si la enajenación es de cosa cierta y determinada, con reserva de dominio o bajo condición suspensiva, perdiéndose
o deteriorándose la cosa por caso fortuito o fuerza mayor, el adquirente sufrirá el perjuicio correspondiente, si se
haya en posesión de la cosa.

Las tres reglas anteriores, tienen su fundamento, en el principio de que “las cosas perecen para su dueño”.

b) Incumplimiento por caso fortuito o fuerza mayor en las obligaciones de dar cosa indeterminada:

Para abordar este supuesto, es preciso invocar el principio regente de las reglas aplicables a tal caso, el cual
establece lo siguiente:

“En las enajenaciones de alguna cosa indeterminada, la propiedad de la misma, no se transmitirá, sino hasta el
momento en que la cosa se haga cierta y determinada, con conocimiento del acreedor, ya sea por entrega real o
virtual que se haga de ella.”

El anterior principio, establece el supuesto fundamental, para entender los alcances de los perjuicios provenientes de
la pérdida o destrucción de una cosa indeterminada, por caso fortuito o fuerza mayor, que ha sido enajenada, de tal
manera que acorde al contenido del artículo 2191 del código civil sonorense, no se transmitirá la propiedad de cosa
indeterminada, mientras no se determine la misma con conocimiento del acreedor.

En base a lo anterior, la regla aplicable al caso concreto de enajenación de cosa indeterminada, si esta se pierde o
deteriora por caso fortuito o fuerza mayor, es la siguiente:

- “…Tratándose de bienes que no estén determinados en forma individual, sino sólo por su cantidad, calidad, peso y
medida, o genero y especie si se trata de animales, o por cualquier otro dato que haga posible la determinación
ulterior, si la cosa se pierde en poder del deudor, no obstante la enajenación de la misma, el acreedor no sufrirá la
pérdida, debiendo el deudor entregar bienes equivalentes.” (ART. 2198 CCS).

El anterior precepto establece claramente, que al enajenarse géneros, si alguna parte de ellos o todos se pierden o
deterioran por caso fortuito o fuerza mayor, si los mismos se encuentran en poder del deudor, o sea de quién está
obligado a su entrega, el acreedor no sufrirá los perjuicios, sino que en todo caso el deudor sufrirá la pérdida,
estando obligado a entregar bienes equivalentes, en base al principio de que, “los géneros no perecen”; lo anterior es
así, en virtud de que el acreedor, al adquirir géneros, y no haberse determinado las cosas que se enajenaban, en
consecuencia, no adquirió la propiedad de ellas, por ser géneros precisamente, y en tal caso, es decir, si las cosas
enajenadas, de naturaleza indeterminada, se pierden por caso fortuito o fuerza mayor, no le es aplicable el principio
de que “las cosas perecen para su dueño”, en cambio le favorece el principio de que “los géneros no perecen”; sin
embargo, para el deudor, le es aplicable el primero de los mencionados principios, pues en tal caso, al ser él el
propietario de los géneros, estos perecieron para él, y por lo tanto debe sufrir el perjuicio respectivo.

REGLAS APLICABLES AL INCUMPLIMIENTO DE CONTRATOS NO TRANSLATIVOS DE DOMINIO POR CASO FORTUITO


O FUERZA MAYOR.

Continuando con la aplicabilidad de la teoría de los riesgos, referida desde luego a las consecuencias del
incumplimiento de los contratos, por caso fortuito o fuerza mayor, nos ocuparemos ahora de las consecuencias del
incumplimiento por tales motivos, de los contratos no translativos de dominio, es decir, como arregla la legislación,
siguiendo a la doctrina, los efectos del incumplimiento de un contrato no translativo de dominio por caso fortuito o
fuerza mayor.

Para fundamentar la solución respectiva, el código civil sonorense, en su artículo 2198, establece:

“En los contratos en que la prestación de la cosa no importe la traslación de la propiedad, el riesgo será siempre de
cuenta del dueño, a menos que intervenga culpa o negligencia de la otra parte.”

El precepto aludido, establece claramente que en los contratos no translativos de dominio, en los que haya pérdida o
destrucción de la cosa, en virtud de un caso fortuito o fuerza mayor, como lo pudiera ser, en los contratos de
arrendamiento, depósito, comodato, etc., el riesgo, es decir, la posibilidad de dicha pérdida o deterioro de la cosa,
será de cuenta del dueño de la misma, a menos que pudiese imputarse culpa o negligencia de la contraparte.

Sin embargo, no obstante que el precepto aludido se refiere a la no translación del dominio de“cosas”, lo que implica
que sólo se refiere a obligaciones de dar, contenidas en un contrato, que no importe la transferencia de la propiedad,
es preciso dejar asentado, que en tal precepto, se encuentra el fundamento para resolver el incumplimiento de
contrato no translativos de propiedad, en general, por caso fortuito o fuerza mayor, incluyendo en ellos, a aquellos
contratos que entrañen prestaciones de hacer y no hacer; es decir, la regla contenida en el artículo 2198 del código
civil sonorense, no sólo es aplicable a la pérdida de la cosa o su deterioro, por caso fortuito o fuerza mayor, en
contratos no translativos de dominio, sino en todo caso de incumplimiento de contratos no translativos de dominio,
por caso fortuito o fuerza mayor, lo que nos lleva a concluir, que el incumplimiento de todo contrato, a condición de
que no sea translativo de dominio, por caso fortuito o fuerza mayor, no origina responsabilidad para ninguna de las
partes, y cada una de ellas deberá soportar los gastos que hubiere realizado.

El maestro Manuel Bejarano Sánchez(1984; 388), refiriéndose al artículo 2024, del código civil federal, establece: “El
principio general para todo contrato no translativo de dominio, se encuentra en el artículo 2024, en una desdichada y
ambigua fórmula. “En los contratos en que la prestación de la cosa no importe la translación de la propiedad, el
riesgo será siempre de cuenta del acreedor, a menos que intervenga culpa o negligencia de la otra parte”.

El distinguido jurista critica el precepto del código civil federal aludido, en vista de que utiliza el término “acreedor”,
por lo que lo considera desdichado y ambiguo, critica que no alcanza a nuestro código civil sonorense, en vista de
que en lugar de dicho término, utiliza el de “dueño”, con lo cual dicha reglamentación, tampoco introduce una regla
clara de aplicación a contratos en general no translativos de dominio, cuando exista incumplimiento por caso fortuito
o fuerza mayor, y sus objetos consistan en prestaciones de hacer o de no hacer, pues el precepto equivalente de la
legislación sonorense, que lo viene a ser el 2198, sólo contiene la regla para los contratos con prestaciones de dar, en
la hipótesis estudiada.

Lo anterior, entraña la necesidad de legislar al respecto y consagrar de manera expresa la regla para solucionar el
incumplimiento por caso fortuito o fuerza mayor, en contratos no translativos de dominio, cuyas prestaciones
consistan en un hacer o en un no hacer, pues hasta hoy, sólo existe la definición doctrinal al respecto, la cual se basa
en la regla lógica, de que nadie está obligado a lo imposible y en las disposiciones del código civil que establecen que
“nadie está obligado al caso fortuito, ni a la fuerza mayor….”(Art. 2193CCS); así como en el diverso 2297, que
establece: “El contratante que falte al cumplimiento del contrato, sea en la sustancia, sea en el modo, será
responsable de los daños y perjuicios que cause al otro contratante, ,a no ser que la falta provenga de hecho de éste,
fuerza mayor o caso fortuito, a los que aquél de ninguna manera haya contribuido”.

En tal virtud, es lógico suponer la regla aplicable al incumplimiento de contratos no translativos de dominio, por caso
fortuito o fuerza mayor, que contengan prestaciones de hacer y de no hacer, en los cuales, en tal hipótesis, cada
parte reportará sus gastos, y en caso de que hubiere adelanto de prestaciones de una de las partes o de ambas,
éstas deberán restituirse, extinguiéndose el contrato sin responsabilidad para las partes.
LA ASUNCIÓN DE LOS RIESGOS

No obstante, las reglas aplicables por disposición legal, a los casos de incumplimiento de contratos, por caso fortuito
o fuerza mayor, sean translativos de dominio o no, y contengan prestaciones de dar, hacer o de no hacer, abordadas
con antelación, las partes pueden convenir, es decir, asumir los riesgos del caso fortuito o la fuerza mayor, lo que
entraña, que si las partes asumen dicha responsabilidad, incurrirán en responsabilidad civil, aún cuando el
incumplimiento de su parte se deba a caso fortuito o fuerza mayor, no siendo aplicables en tal caso las referidas
reglas estudiadas, ello, en base al contenido del párrafo primero del artículo 2193 del código civil sonorense, que
literalmente dice: “Nadie está obligado al caso fortuito, ni a la fuerza mayor, sino cuando ha dado causa o contribuido
a ellos, cuando ha aceptado expresamente esa responsabilidad, o cuando la ley se la impone”.

2.- INCUMPLIMIENTO POR DOLO O CULPA

(RESCISIÓN)

Las obligaciones contenidas en un contrato, no sólo pueden ser incumplidas por caso fortuito o fuerza mayor,
también pueden ser incumplidas debido a la culpa, entendida como negligencia, o como consecuencia de dolo de una
de las partes, en tal caso, tenemos un incumplimiento que obedece a la culpa, como negligencia, o como intención de
una de las partes.

El perjudicado por un incumplimiento de tal naturaleza, puede optar entre pedir el cumplimiento forzoso del contrato
incumplido, o bien solicitar la rescisión o resolución del contrato referido.

En tal sentido, el artículo 2126 del código civil sonorense, establece que el derecho de resolver o rescindir las
obligaciones, se entiende implícita en las recíprocas, en el caso de que uno de los obligados no cumpla lo que le
incumbe; de tal forma que el perjudicado, puede escoger entre exigir el cumplimiento forzoso de las obligaciones a l
parte culpable, o bien, pedir la resolución de la obligación, con el pago de los daños y perjuicios en ambos casos;
pudiendo pedir la rescisión, aún después de haber optado por el cumplimiento forzoso, cuando dicho cumplimiento
resultare imposible.

Lo anterior implica que la víctima de un incumplimiento contractual, podrá demandar al responsable del
incumplimiento, ya sea por el cumplimiento forzoso del contrato, o bien, por la rescisión del contrato, teniendo
derecho a demandar en ambos casos el pago de los daños y perjuicios que le haya causado el incumplimiento;
incluso iniciada una demanda por cumplimiento forzoso de contrato, la víctima puede demandar posteriormente la
rescisión, si el
cumplimiento solicitado se torna imposible de conseguir por cualquier causa.

EFECTOS DE LA RESCISIÓN

Los efectos de la rescisión, consisten en la restitución de prestaciones entre las partes, atendiendo a la naturaleza del
acto jurídico celebrado, la ejecución de las prestaciones o al carácter irreparable o definitivamente consumado de las
prestaciones, es decir, se procurará la restitución en cuanto sea posible, tomando en cuenta los efectos generados
por el acto jurídico
celebrado, la naturaleza de las prestaciones y la transmisión que se haya hecho de ellas a tercero; en resumen el
artículo 1969 de la codificación civil sonorense, establece que “para regular los efectos de la rescisión, se aplicaran las
reglas generales sobre nulidad, en cuanto a los efectos de ésta..”

Según el artículo 1970 del código civil sonorense, establece que las acciones de rescisión prescriben a los dos años, a
menos que lo contrario resulte de disposición expresa de la ley, o de la naturaleza del contrato celebrado o de la
causa de la rescisión.

La rescisión, no producirá efectos contra terceros de buena fe, a menos que la cláusula rescisoria haya sido inscrita
en el registro público de la propiedad y del comercio.

La rescisión procede en todo caso de incumplimiento de contratos de cualquier especie de carácter civil; sin embargo,
respecto de contratos que versen sobre inmuebles y muebles, deberán tenerse en cuanta las siguientes reglas:

-La rescisión de un contrato fundada en la falta de pago del adquirente de un inmueble u otro derecho real sobre los
mismos, es procedente, si así se ha pactado, incluso contra tercero de buena fe, sólo si la cláusula que previene la
rescisión en caso de incumplimiento de una de las partes, ha sido inscrita en el registro público de la propiedad y del
comercio.
-Tratándose de bienes muebles, no procede la rescisión, a menos que se trate de ventas cuyo pago ha de hacerse en
abonos y se pacte la cláusula rescisoria en el propio contrato; cláusula que surtirá efectos contra terceros, sólo si se
inscribe la misma en el registro público de la propiedad y del comercio; inscripción que sólo es posible cuando los
bienes muebles sean automóviles, motores, pianos, máquinas de coser u otros que sean susceptibles de identificarse
indubitablemente; consecuentemente, si los bienes muebles no son de los mencionados, ni son susceptibles de
identificarse indubitablemente, no procede su registro, y por lo tanto la acción rescisoria que se entable contra el
comprador o adquirente de ellos, no procederá contra terceros de buena fe, que hubiesen adquirido dichos bienes.

OTROS SUPUESTOS PARA LA RESCISIÓN

Aún cuando el objeto del presente tema, consiste en estudiar la consecuencia jurídica, a propósito del supuesto del
incumplimiento de un contrato en forma dolosa o culposa, es menester hacer mención que la rescisión, es una figura
jurídica que no sólo es el instrumento para lograr la restitución de prestaciones, en tal supuesto, como consecuencia
de dichos incumplimientos; sino que también la rescisión, constituye la acción que permite fijar las consecuencias de
las obligaciones recíprocas en otros casos, tal y como lo establece el artículo 1968 del código civil para el estado de
Sonora, el cual abordaremos literalmente, con los consecuentes comentarios de nuestra parte.

El Artículo 1968 del código civil sonorense, establece.


“Sólo pueden rescindirse los contratos que en si mismos son válidos. La rescisión procederá, por tanto, cuando
celebrado el contrato con todos los requisitos legales, éste deba de quedar sin efectos, por alguna de las siguientes
causas:

I.- Por incumplimiento del contrato, que es la causa estudiada a propósito del tema anterior, es decir, procederá la
rescisión del contrato, cuando el mismo haya sido incumplido por cualquiera de las partes, sea en forma dolosa o
culposa;

II.- Porque se realice una condición resolutoria, es decir, cuando un contrato se lleve a cabo, sujetando sus efectos a
una condición resolutoria, cumplida ésta, el contrato se extinguirá con todos sus efectos, operando dicha extinción
con efectos retroactivos a la fecha de la celebración del mismo, por lo que, en tal hipótesis, el interesado, deberá
demandar la rescisión a su contraparte, cuando ésta no se avenga a cumplir voluntariamente con los efectos
establecidos por la ley y el contrato, en vista del advenimiento de la condición resolutoria pactada.

III.- Porque la cosa perezca o se pierda por caso fortuito o fuerza mayor, salvo que la ley disponga otra cosa; caso en
el cual, la rescisión, también se constituye en el instrumento ideal para determinar los alcances de dicho
incumplimiento, frente a un contratante que no se aviene a aceptar los efectos de la pérdida o destrucción de la cosa
objeto del contrato, caso en el cual, a través del ejercicio de dicha acción, se perseguirá que el juez, fije la no
responsabilidad de la parte que estaba obligada a la entrega de la cosa destruida o perdida, en los términos legales.

IV.- Porque la cosa padezca de vicios o defectos ocultos, sin perjuicio de que la ley confiera otra acción además de la
rescisoria al perjudicado; en este caso, cuando la cosa transmitida posea vicios o defectos ocultos, la ley civil otorga
al perjudicado, en este caso al adquirente, acción para pedir la disminución del precio de la cosa, según estimación de
peritos. O bien, el ejercicio de la acción rescisoria, con el propósito de dar por concluido anticipadamente el contrato,
con restitución de prestaciones para ambas partes, además el pago de los daños y perjuicios a la víctima de los
mencionados vicios o defectos ocultos.

V.- Cuando el contrato sea a título gratuito y origine o grave la insolvencia del contratante que transmita bienes o
valores o renuncie derechos, en perjuicio de sus acreedores; en este caso, es claro el propósito del legislador, en
beneficio de los acreedores de la persona que a título gratuito origine o grave su insolvencia, transmitiendo bienes o
valores, o renunciando a ellos, caso en el cual, los acreedores del que ha realizado la transmisión gratuita, tienen
expedito su derecho para solicitar al juez competente la rescisión de los contratos celebrados por su deudor con
terceros, con el propósito de que los bienes, valores o derechos regresen al patrimonio de su deudor, es decir, del
que realizó la referida transmisión, y en tal caso, estar en posibilidad de embargarlos en beneficio de sus créditos.

VI.- En los demás casos expresamente previstos por la ley; en cuyo caso, la rescisión se constituye, en una
herramienta muy útil, para lograr la resolución de contratos que específicamente determine el código civil, como el
caso de la rescisión de la compraventa, prevista en los artículos 2562 y 2563 del código civil sonorense.

3.- INCUMPLIMIENTO DE CONTRATOS POR UN ACONTECIMIENTO IMPREVISIBLE Y EXTRAORDINARIO, DE


CARÁCTER NACIONAL O REGIONAL QUE HACE MUY ONEROSO PARA EL DEUDOR EL CUMPLIMIENTO DE LO
PACTADO.
(TEORÍA DE LA IMPREVISIÓN)

Existen casos, en los cuales, no obstante que al celebrarse el contrato, las prestaciones se identificaban por la
equidad de las mismas, esto es, las prestaciones se mostraban equivalentes, de tal forma que el cumplimiento del
contrato, se observaba al celebrarse, como algo seguro, dada dicha circunstancia, sin embargo, con posterioridad a la
celebración de la convención referida, un acontecimiento de carácter nacional o regional, de naturaleza imprevisible y
extraordinario, acarrea una excesiva onerosidad para una de las partes, de tal forma, que el cumplimiento del
contrato le significa la ruina patrimonial, y un lucro
excesivo para su contraparte, es decir, dicho acontecimiento no le impide el cumplimiento de las obligaciones a su
cargo, pero, han llegado a ser tan onerosas, que el contrato se ha desajustado de tal manera que podemos hablar de
una inequidad al interior del mismo al momento de pedirse la ejecución por parte del acreedor.

Ante una situación como la anterior, es decir, un contrato bilateral desajustado por un acontecimiento extraordinario
e imprevisible, que introduce una excesiva onerosidad a cargo del deudor, pudiera pensarse en un primer término, en
alegar la nulidad absoluta por lesión en el contrato, en vista del desajuste desproporcionado de las prestaciones, sin
embargo, es menester considerar que procede alegar lesión en los contratos, en vista de que una de las prestaciones
valga el doble o más que la otra, sólo cuando el desajuste se da al celebrarse el contrato y no después de celebrado,
es decir, al sobrevenir un desajuste en las prestaciones, posterior a la celebración del contrato, no puede alegarse
lesión y por ende solicitar la nulidad absoluta de la precitada convención, sino que es menester, trasladarnos a otra
figura jurídica que la doctrina, y algunas legislaciones ha identificado como la teoría de la imprevisión.

ANTECEDENTES

La teoría de la imprevisión surge a partir de las ideas de los canonistas de la edad media, quienes crearon el famoso
principio de “rebus sic stantibus” que significa que los contratos sólo obligan si las cosas permanecen igual, esto es, si
las cosas, es decir, si las circunstancias que rodearon al contrato al
momento de su celebración, han variado, se han transformado, entonces el referido contrato no obliga a las partes.
Como se dijo, el principio “rebus sic stantibus” fue creado por los canonistas en la edad media como una forma de
contrarrestar las condiciones de excesiva onerosidad que se introducían en algunos contratos al momento de
solicitarse su ejecución, basándose en el principio de la buena fe que habían de observar los contratantes al momento
de cumplir con lo convenido; de tal forma que la teoría de la imprevisión, surge a partir de las ideas creadas por los
canonistas a partir del concepto de la buena fe. Para ellos, en los contratos existe sobreentendida la cláusula “rebus
sic stantibus”, según la cual el contrato se resuelve cuando al llegar el momento de la ejecución se ha modificado la
situación de reciproco sacrificio y ventajas tenidas en cuenta por las parte en el momento de la convención.

Lo anterior significaba que si las condiciones que privaban al momento de celebrarse un contrato, se modificaban de
tal forma que hacíanvariar el monto de las prestaciones al momento de exigirse su ejecución, el contrato se
rescindía , o lo que es lo mismo se resolvía, con el propósito de evitar perjuicios para las partes, pero sobre todo,
para aquella que resentía la excesiva onerosidad sobrevenida.

También, Hugo Grocio y Samuel Puffendorf, en los siglos XVII Y XVIII, respectivamente, la adaptaron al derecho
internacional, complementando el principio de “pacta sunt servanda”, con su famoso principio complementario
consistente en que el “pacta sunt servanda” debe imperar, solo si en el momento de ejecución del contrato, privan las
mismas circunstancias que prevalecian cuando se celebró.

Un antecedente más cercano lo encontramos en el código civil italiano de 1942, para el cual la onerosidad
sobreviniente, es causa de extinción de los contratos, fundándose dicha extinción, en la desproporción de las
prestaciones.

Como quiera que sea, las ideas sobre la teoría de la imprevisión ha permitido nuevas expectativas de solución justas y
equitativas, para los casos de incumplimiento de contratos, en los cuales las prestaciones se han desajustado de tal
manera que representan para una de las partes una ruina patrimonial, o lo menos una excesiva onerosidad, a favor
de una de las partes y en perjuicio de la otra, situación que el derecho civil no puede permitir, dado que se sustenta
sobre los principios generales del derecho, entre los cuales se encuentra la equidad, cuya pretensión consiste en
dotar a todo contrato civil de la mayor proporcionalidad posible con respecto a las prestaciones que se deban las
partes; por lo que todo acontecimiento que desvirtúe dicha pretensión, debe ser susceptible de tomarse en cuanta a
fin de dotar a la legislación civil de todos los elementos pertinentes que le permitan solucionar con la mayor equidad
posible toda situación que atente contra dicha proporcionalidad, a partir de que se estima por ser de explorado
derecho, que el derecho civil, no es de lucro, pues pertenece, alcampo de los negocios cotidianos, en los que no
existe ánimo especulatorio por parte de los que toman pare en este tipo de transacciones,.

Sin embargo, como podemos definir a la teoria de la imprevisión?


Desde nuestro punto de vista, la definimos como aquel principioque busca introducir una regla de equidad en las
prestaciones que se deban las partes en un contrato, cuando aquellas han sido desajustadas por un acontecimiento
extraordinario e imprevisible, que supone una excesiva onerosidad para el deudor; acontecimiento que ha de tener
que ver con alteraciones en la situación general de un país o región, y no con circunstancias personales de las partes,
y cuya sugerencia remedial es el reestablecimiento de los niveles equitativos en las prestaciones. La aplicación de
esta teoría no implica la nulidad del contrato afectado.

SUPUESTOS PARA LA APLICACIÓN DE LA TEORIA DE LA IMPREVISION

1.- QUE SE TRATE DE OBLIGACIONES DE TRACTO –SUCESIVO, BILATERALES Y CONMUTATIVAS.

2.- QUE HAYA UN DESAJUSTE POSTERIOR A LA CELEBRACIÓN DEL CONTRATO, DE TAL MAGNITUD QUE
CONVIERTA EL CUMPLIMIENTO DE LA OBLIGACIÓN EN EXCESIVAMENTE ONEROSO PARA EL DEUDOR.

3.- QUE DICHO DESAJUSTE SE DEBA A UN HECHO EXTRAORDINARIO E IMPREVISIBLE DE ALCANCE GENERAL Y NO
DE CIRCUNSTANCIAS PERSONALES DEL DEUDOR.

4.- QUE TAL HECHO EXTRAORDINARIO E IMPREVISIBLE, NO IMPIDA EL CUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES; SI
NO SOLAMENTE LO HAGA MAS
ONEROSO

ANÁLISIS DE DICHOS SUPUESTOS

En análisis de los supuestos mencionados, es pertinente comentar que necesariamente ha de tratarse de contratos de
tracto-sucesivo, bilaterales y conmutativos, en razón de que, sólo en los contratos que agotan sus efectos en períodos
de tiempo, es posible advertir las consecuencias de un incumplimiento, en forma posterior a la celebración del
contrato, como lo vienen a ser los contratos de tracto-sucesivo, lo que no es posible en los contratos instantáneos;
asimismo, sólo en los contratos bilaterales, es posible encontrar provechos y gravámenes recíprocos, situación que
permite percatarnos de la existencia de equidad o no, en las prestaciones que se deban las partes; de la misma
forma, sólo los contratos conmutativos permiten conocer con exactitud el monto de las prestaciones al momento de
celebrarse el contrato, y poder contrastarlo con el monto de las mismas, en fecha posterior; de tal forma que se
establezca claramente el aumento en la generosidad de cualquiera de las referidas prestaciones.

Para la aplicación de la teoría de la imprevisión, es pertinente dejar en claro, que el desajuste en las prestaciones, no
sólo debe ser posterior a la celebración del contrato, sino que también, debe ser de tal magnitud, que convierta el
cumplimiento de la obligación, en excesivamente oneroso para el deudor, es decir, que el hecho de cumplir la
obligación, represente para el obligado, un negocio ruinoso, que lo exponga a pérdidas patrimoniales de tal
envergadura que, en circunstancias normales, o sea, en las mismas circunstancias que privaban al momento de
celebrar el contrato, no las hubiera asumido el deudor; excesiva onerosidad, que observada conforme a la equidad,
resulta evidentemente contraria a este principio general del derecho, pues se advierte claramente un desequilibrio en
las prestaciones, que representa un excesivo lucro para una de las partes, y una pérdida considerable, de carácter
patrimonial para otra de ellas.

El acontecimiento que provoque el desajuste en las prestaciones, debe ser de carácter extraordinario e imprevisible,
es decir, debe tratarse de un acontecimiento que no forme parte de la cotidianeidad de las personas o de una
sociedad, pues en tal caso, se trataría de un acontecimiento ordinario, precisamente por cotidiano; asimismo, dicho
acontecimiento deberá ser imprevisible, es decir, su realización debe estar fuera de la capacidad previsora, aún de las
personas muy cuidadosas, de tal forma, que no sea posible, prever la realización de dicho evento.

En efecto, un acontecimiento extraordinario, es aquel que rompe con la normalidad plena o funcional que rige en una
sociedad, de tal forma que es preciso, al menos definir lo que debe entenderse por acontecimiento extraordinario; en
tal tesitura, para nosotros, un acontecimiento extraordinario, es aquel que viene a romper con un esquema de
normalidad que forma parte de nuestra cotidianeidad económica, social, política, o de otro tipo; como tal sería el
caso, de una devaluación inusitada de nuestra moneda, un golpe de estado, una asonada, una revolución, una
huelga, un bloqueo, incluso un incendio, un terremoto, un huracán, o cualquier fenómeno natural; sin que al
referirnos a los precitados acontecimientos, nos estemos refiriendo a ellos como casos fortuitos o fuerzas mayores,
que hagan imposible el cumplimiento de las obligaciones, sino que tan sólo introducen en la relación jurídica, una
inequidad de tal naturaleza, que es incosteable para el deudor cumplir sus obligaciones, es decir, dichos
acontecimientos no impiden el cumplimiento de las obligaciones, simplemente las hacen más onerosas.
En base a lo anterior, podemos afirmar que cualquier acontecimiento natural o relacionado con el hombre, que rompa
con la normalidad prevaleciente en un tiempo y lugar determinados, y que no forme parte de dicha normalidad, ni
que se haya incorporado a ella, como algo funcional, y que no pueda ser humanamente previsible, es un
acontecimiento extraordinario e imprevisible, que al romper con la equidad que debe prevalecer en un contrato
bilateral, conmutativo y de tracto sucesivo, en fecha posterior a su celebración, origina el supuesto de aplicación de la
teoría de la imprevisión.

En conclusión, cualquier acontecimiento de los mencionados en el párrafo anterior, puede, si impide de manera
absoluta el cumplimiento de una obligación, convertirse en un caso fortuito o fuerza mayor, que excuse el
cumplimiento de las referidas obligaciones, sin responsabilidad para el deudor; o bien, puede en un determinado
momento, representar el acontecimiento extraordinario e imprevisible, que aumente la onerosidad de una obligación,
en un contrato bilateral, conmutativo y de tracto sucesivo, que con posterioridad a su celebración, desajuste las
prestaciones, de tal forma que no impide el cumplimiento de las obligaciones a cargo del deudor, sino que al
desequilibrarlas, introduce inequitatividad en el contrato y merece la aplicación de la teoría de la imprevisión, con el
propósito de balancear las prestaciones que se deban las partes en dicho contrato.

Aparte, de que el acontecimiento que altere las prestaciones, fuere de carácter extraordinario e imprevisible, éste
debe ser de carácter general o regional, no debe referirse a circunstancias personales del deudor, es decir, el
aumento o disminución en la fortuna del deudor en lo particular, como consecuencia de actividades o circunstancias
que lo afecten sólo a él, no da lugar a la actualización de los supuestos para la aplicación de la teoría de la
imprevisión; o sea, el acontecimiento debe ser de tal magnitud, que afecte a todo el país, a un estado o una región,
de tal forma que no pueda ser considerado como un acontecimiento de alcances particulares. Así por ejemplo, por
acontecimiento extraordinario e imprevisible, de carácter nacional, puede ser considerada una devaluación de la
moneda mexicana, de tal magnitud que rompa abruptamente, con el esquema de devaluación cotidiana que afecta al
peso, frente al dólar estadounidense, la cual viene a ser considerada como acontecimiento ordinario, pues tal
devaluación, por cotidiana, forma parte de los aspectos estructurales del sistema financiero mexicano; más no así, la
devaluación inusitada que rompiera con esa regla financiera estructural, y que afectara a gran parte de la población
mexicana.

CODIGOS CIVILES MEXICANOS QUE ACOGEN LA TEORÍA DE LA IMPREVISIÓN

Entre otros, citaremos dos de los códigos civiles, que en nuestro país, contienen el principio de “rebus sic stantibus”,
mismo, que inspira a la teoría de la imprevisión, de tal forma, que dichos códigos, establecen reglas legales aplicables
a los casos en los cuales las prestaciones en los contratos bilaterales, conmutativos y de tracto sucesivo, se
descompensen de tal manera que para una de ellas, resulte excesivamente oneroso el cumplimiento de las
obligaciones contenidas en dicho contrato, en detrimento de la justicia, la equidad y la proporción que deben guardar
las prestaciones en este tipo de contratos.

Uno de dichos códigos civiles, es el de Aguascalientes, mismo que otorga como solución al problema planteado de
desproporcionalidad en las prestaciones en un contrato, por un hecho sobreviviente de carácter extraordinario e
imprevisible, la rescisión del mismo, la cual puede ser solicitada por la parte que resienta la excesiva onerosidad en
caso de exigírsele el cumplimiento, teniendo la obligación además, en caso de solicitarse y probarse por parte del
perjudicado con la rescisión, de hacer el pago por mitad, de los perjuicios que se le hayan originado, mismos que
deben ser consecuencia de la falta del repentino ingreso de las prestaciones materia del contrato rescindido; además
deberá pagársele los gastos que el perjudicado con el incumplimiento, tuviere que realizar para lograr las mismas
prestaciones a los precios justos o corrientes en el momento de exigirse el cumplimiento; sin embargo, podrá librarse
de dichas responsabilidades, la parte que ofrezca cumplir el contrato, en términos equitativos, es decir, el
cumplimiento del contrato en los términos habilitados por el juez, después de hacer el ajuste de las prestaciones, aún
cuando dicha propuesta sea rechazada por el perjudicado.

El código civil del estado de Aguascalientes, también, tiene el cuidado de precisar, que tipo de acontecimientos no
deben considerarse para efectos de aplicación de la regla contenida en el artículo 1733, el cual literalmente dice:

CÓDIGO CIVIL DE AGUAS CALIENTES

“Art. 1733 el consentimiento se entiende otorgado en las condiciones y circunstancias en que se celebra el contrato;
por tanto, salvo aquellos que aparezcan celebrados con carácter aleatorios, los contratos podrán declarase
rescindidos cuando, por haber variado radicalmente las condiciones generales del medio en que debían tener
cumplimiento, sea imposible satisfacer la verdadera intención de las partes y resulte, de llevar adelante los términos
aparentes de la convención, una notoria injusticia o falta de equidad que no corresponda a la causa del contrato
celebrado.”
“Este precepto no comprende las fluctuaciones o cambios normales de todo sistema económico o social ni los cambio
de posición o circunstancias de los contratantes en la sociedad, si no solo aquellas alteraciones imprevisibles que
sobreviven por hechos de carácter general y que establecen una desproporción absoluta entre lo pactado y lo que
actualmente debiera corresponder a la terminología empleada en el contrato.”

Por su parte el artículo 1734, establece:

“ART. 1734.En todo caso de aplicación del articulo anterior, la parte que haya obtenido la cesación de los efectos de
un contrato deberá indemnizar a la otra, por mitad, de los perjuicios que le ocasione la carencia repentina de las
prestaciones materia de dicho contrato, incluyendo gastos y demás que tuvieren que hacerse para lograr las mismas
prestaciones en los términos que sean usuales o justos en ese momento. Solo podrá liberarse de este compromiso la
parte que ofreciere a la otra llevar adelante las prestaciones aludidas, en términos hábiles, aun cuando esta última
rehusare la proposición.”

CÓDIGO CIVIL DE JALISCO

Por su parte el código civil del estado de Jalisco, en sus artículos 1787 y 1788, recoge, el espíritu de la teoría de la
imprevisión con mayor exactitud que el de Aguascalientes, pues a diferencia de éste, otorga a la parte que sienta que
la prestación que es a su cargo, ha sufrido una exagerada desproporción con respecto a la de su contraparte, debido
a un hecho extraordinario e imprevisible, la posibilidad de solicitar el ajuste de dichas prestaciones, es decir, solicitar
al juez competente el equilibrio de las prestaciones que sufrieron un desajuste, y con ello, restablecer la proporción,
en beneficio de las partes; y en caso de que el demandado en ejercicio de dicha acción no estuviere de acuerdo,
podrá solicitar la rescisión del contrato respectivo; desde luego, dicho código, siguiendo la regla establecida por el
artículo 1734 del código civil de Aguascalientes establece la responsabilidad a cargo de la parte que solicite y obtenga
la cesación de los efectos del contrato, de pagar a la contraparte por mitad los perjuicios que se le ocasionen por la
falta de ingreso repentino de las prestaciones materia del contrato, además de estar obligado al pago de los gastos y
demás erogaciones, que se tuvieren que hacer por la parte perjudicada con la cesación de los efectos del contrato,
para lograr las mismas prestaciones, a los precios comunes o que se consideren justos en ese momento; liberándose
de dichas responsabilidades, la parte que ofrezca cumplir el contrato en términos hábiles, es decir, en los términos
habilitados por el juez, aún cuando la contraparte rehusare la propuesta.

A continuación se transcriben los artículos 1787 y 1788 del código civil de Jalisco, que a la letra dicen:

“Art. 1787. El consentimiento se entiende otorgado en las condiciones y circunstancias en que se celebra el contrato;
por tanto, salvo aquellos que aparezcan celebrados con carácter aleatorio, cuando en los negocios de ejecución a
largo plazo o de tracto sucesivo, surjan en el intervalo acontecimientos extraordinarios que rompan con la
reciprocidad, la equidad o la buena fe de las partes, podrán intentarse la acción tendiente a la recuperación de este
equilibrio y cuando el demandado no estuviere de acuerdo con ello, podrá optar por su resolución.”

“ART. 1788.- En todo caso de aplicación del articulo anterior, la parte que haya obtenido la cesación de los efectos de
un contrato deberá indemnizar a la otra, por mitad, de los perjuicios que le ocasione la carencia repentina de las
prestaciones materia de dicho contrato, incluyendo gastos y demás erogaciones que tuvieren que hacerse para lograr
las mismas prestaciones en los términos que sean usuales o justos en ese momento. Solo podrá liberarse de este
compromiso la parte que ofreciere a la otra llevar adelante las prestaciones aludidas, en términos hábiles, aun cuando
esta ultima rehusare la proposición.”

EL CÓDIGO CIVIL DE SONORA

El código civil de Sonora, no contiene precepto alguno que establezca reglas, que hagan presumir que acoge la teoría
de la imprevisión en materia de contratos, sin embargo, como muchos otros códigos civiles, contiene diversos
preceptos que hacen alusión a la equidad y a la buena fe, como elementos que
deben ser contemplados como implícitos en los contratos, de tal manera, que el código civil de Sonora, si bien no
acoge en precepto expreso alguno la teoría de la imprevisión, si podemos decir, que contiene un sistema en materia
de contratos y de obligaciones en lo general, sustentado en la observancia de la equidad y de la buena fe, como
principios generales del derecho.

El contar con un código civil, que sostenga en materia de obligaciones y contratos, como fundamentos, a la equidad y
a la buena fe, es indicativo que nuestro cuerpo de ley civil, está preparado filosóficamente para contemplar sin
mayores problemas estructurales, ni teleológicos la teoría de la imprevisión, como una forma de equilibrar las
prestaciones en un contrato que ha sido desajustado, por un acontecimiento extraordinario e imprevisible y cuyo
cumplimiento forzoso equivaldría a romper con las reglas de proporcionalidad que deben distinguir a todo contrato
civil, en contraposición a los sostenido por el distinguido jurista Borja Soriano(1997; 284), quién afirma que el sistema
del código civil federal, no contiene bases suficientes para considerar la inclusión de la teoría de la imprevisión en él,
pues no contienen los artículos concordantes con el código civil francés, la palabra equidad, es decir, en materia de
contratos, de accesión y de facultad del juez para otorgar términos de gracia al deudor para el cumplimiento de sus
obligaciones;;, lo que es controvertido por el Maestro Rafael Rojina Villegas(1978; 176 ), quién afirma que si contiene
el código civil federal, los fundamentos suficientes, que cacen , o bien, que sirvan de sustento a la teoría de la
imprevisión, como lo vienen a ser el principio de equidad en materia de contratos, respecto a su celebración,
cumplimiento e Interpretación, el principio de equidad por lo que se refiere a la accesión, así como norma expresa
que permite al juez conceder términos de gracia, lo que también acontece con nuestro código civil sonorense, como
lo veremos a continuación.

En tal virtud, el código civil sonorense, a manera de ejemplo, y a fin de probar que lo guía un espíritu de justicia
basado en la equidad y la buena fe, establece lo siguiente:

En el artículo 20, establece: “Las controversias judiciales del orden civil, deberán resolverse conforme a la letra de la
ley o a su interpretación jurídica. A falta de ley se resolverán conforme a los principios generales del derecho”

El precepto aludido, representa la guía para resolver las controversias del orden civil, remitiéndonos en primer
término, a la letra de la ley para resolverlas, y si ésta no nos proporciona la norma expresa aplicable, debemos acudir
a la interpretación jurídica, es decir, a la jurisprudencia en materia civil, que emiten los tribunales federales, que
tienen encomendada la misión del control constitucional de los actos de autoridad, como lo vienen a ser, la H.
Suprema Corte de Justicia de la Nación, por conducto del pleno y sus salas, así como los Tribunales Colegiados de
Circuito, sin embargo, si la ley expresa, en este caso el código civil sonorense, no nos proporciona la norma expresa
aplicable al caso concreto, como tampoco lo hace la Jurisprudencia de los tribunales federales, entonces, la ley
autoriza a los jueces a resolver el conflicto, fundándose en los principios generales del derecho, dentro de los cuales
encontramos a la equidad y a la buena fe (García M.,1980; 377), además de que tal y como lo sostiene el distinguido
jurista Rafael Rojina Villegas(1978;176), quién expresa: “ Por nuestra parte pensamos que existen los tres
fundamentos que afirma Bonnecasse, que textualmente están reconocidos en el código civil y procesal civil, y
principalmente en todo el sistema de contratos, que reconoce el principio de equidad y buena fe en la celebración, en
la vigencia, en el cumplimiento y en la interpretación de los mismos”; lo anterior significa, que siendo la equidad, el
principio de derecho en el cual se sustenta la teoría de la imprevisión, es claro, que de cierta manera, se encuentra
preparado el sistema de resolución de conflictos que contiene el código civil, para acoger a ésta última; o sea, la
teoría de la imprevisión, no reñiría con el sistema de resolución de conflictos que contiene nuestra codificación civil.

“Art. 21 Cuando haya conflicto de derechos, a falta de a ley expresa que sea aplicable, la controversia se decidirá a
favor del que trate de evitarse perjuicios y no a favor del que pretenda obtener un lucro. Si el conflicto fuera entre
derechos iguales o de la misma especia, se decidirá observando la mayor igualdad posible entre los interesados”

El precepto anterior, contiene una regla de equidad clara que permitiría los jueces fallar una controversia, a falta de
norma expresa aplicable, a favor del que pretenda evitarse perjuicios y no a favor del que pretenda obtener un lucro,
con lo que ésta regla básica de carácter genérico para la resolución de conflictos, en los que no exista ley expresa
aplicable al caso concreto, permite fallar una controversia, en base a la buena fe, pues presume, que es más justo
decidir a favor del que pretenda evitarse pérdidas o perjuicios, que proteger al que en las mismas circunstancias,
pretende obtener un lucro; además, contiene el precepto aludido, una regla de resolución de conflictos basada en la
equidad, pues establece que a falta de regla expresa para resolver un conflicto entre derechos iguales o de la misma
especie, la controversia se decidirá observando la mayor igualdad posible entre las partes litigantes, es decir,
buscando la mayor equidad posible.

Este último precepto, es todavía más claro, que el precitado artículo 20 del código civil sonorense, pues es relevante
la forma en que aplica la buena fe y la equidad para la resolución de conflictos, cuando no haya ley expresa aplicable
al caso concreto, lo que entraña una completa uniformidad doctrinal con los fundamentos de la teoría de la
imprevisión, pues siendo tales preceptos aplicables a la resolución de conflictos en general, en materia civil, no habría
problema alguno para introducir en el sistema civil de que forman parte dichos preceptos, las reglas y supuestos de
aplicación de la citada teoría de la imprevisión.

“ART. 2906.- La obligación es una relación jurídica que impone a una persona el deber de prestar a otra un hecho o
abstención, o el de dar una cosa. El deudor debe cumplir su obligación teniendo en cuenta, no solo lo expresamente
determinado en la ley o en el acto jurídico que le sirva de fuente, si no también todo aquello que sea conforme a la
naturaleza de la deuda contraída, a la buena fe, a los usos y costumbres y a la equidad.”

Este artículo, que en el código civil de Sonora, define a las obligaciones o derechos personales, dentro de las cuales
los contratos tienen un lugar preponderante, por ser una de sus fuentes más importantes y cotidianas, establece la
necesidad para el deudor, de que en el cumplimiento de las obligaciones civiles, ha de tener en cuenta no sólo lo
expresamente pactado en el acto jurídico que dio vida a dichas obligaciones, sino que también ha de cumplir con lo
establecido por la ley de la materia, sino todo aquello que vaya conforme a la naturaleza de la deuda contraída, a la
buena fe, los usos y costumbres y a la equidad; es decir, el citado precepto, en materia de obligaciones, remite no
sólo a lo que expresamente se pactó, y supletoriamente a lo que establezca la ley en tal caso, sino que también, los
deudores, han de cumplir sus obligaciones, tomando en cuenta la buena fe y la equidad, entre otros elementos de
referencia para el cumplimiento; principios, que se establecen en tal definición, como implícitos en toda obligación
civil, sin que necesariamente hayan de aparecer expresamente pactados o establecidos en la norma jurídica aplicable;
sino que, son factores de corrección en materia de obligaciones, que pretenden arreglar el cumplimiento de las
mismas conforme a ciertos criterios de proporcionalidad, apareciendo de manera implícita contenidos en toda
obligación civil; lo que representa, un adecuado fundamento para el establecimiento dentro de dicho sistema, de la
teoría de la imprevisión.

4.- INCUMPLIMIENTO EN LOS CONTRATOS QUE IMPLICAN ENAJENACIÓN DE COSAS

En los contratos que tienen por objeto la enajenación onerosa de cosas, el enajenante tiene fundamentalmente dos
obligaciones:

- Garantizar una posesión pacífica de la cosa enajenada, en favor del adquirente y responder por la falta de ello.

- Garantizar una posesión útil de la cosa enajenada, a favor del adquirente y responder por la falta de ello.

Las garantías a que nos referimos con anterioridad, tienen que ver, con las obligaciones del enajenante,
concernientes a los derechos del adquirente, referidos a la posesión pacífica y útil de la cosa adquirida; los que
implican por una parte que ningún tercero, fundándose en un derecho legítimo, ha de perturbar
al adquirente en la posesión de la cosa que fue materia del contrato; asimismo, la cosa adquirida, ha de estar en
condiciones de servir según su naturaleza o según los fines de utilización, según su normal destino; pues en caso
contrario, el enajenante ha de responder por las consecuencias de una posesión no pacífica o inútil de la cosa
enajenada; en vista de que ha incumplido con las obligaciones que le impone la ley de la materia, entratándose de
enajenaciones onerosas de cosas.

Lo anterior hace recaer sobre el enajenante, una responsabilidad civil, denominada obligación de saneamiento, que
consiste en que deberá indemnizar al adquirente, cuando éste sea privado por un tercero, de la cosa adquirida,
perturbando su posesión sobre la misma, en las condiciones y circunstancias establecidas por la ley de la materia,
respondiendo también, cuando dicho adquirente, reciba una cosa con defectos ocultos, que la hagan impropia, para
el uso de su normal destino, según su naturaleza, de tal forma que el código civil , en este caso, para el estado de
Sonora, establece sobre dichas circunstancias lo siguiente:

EL SANEAMIENTO POR EVICCIÓN

Antes de iniciar con el estudio del presente tema, es pertinente aclarar el sentido de las dos palabras fundamentales
que componen el título del presente tema.

Empezaremos, por tanto, por dejar en claro, que la palabra saneamiento, significa, “indemnización”, es decir, la
palabra saneamiento, indica, la obligación de indemnizar, como una forma de “limpiar” o “restablecer” la claridad o
pureza en una convención, en este caso en las consecuencias de un contrato que implicó la enajenación onerosa de
una cosa; por lo tanto, para efectos de esta temática, entenderemos la palabra saneamiento como indemnización.
Asimismo, la palabra “evicción”, significa “vencer en juicio”, en virtud de que proviene del término latino “evincere”,
que significa, precisamente “vencer en juicio” (Bejarano, 1984;401)

Una vez, que hemos aclarado el sentido y significado de ambas palabras, podemos establecer, que al enajenarse
onerosamente una cosa, el adquirente, puede ser privado de ella, tanto de su libre disposición(propiedad), como de
su uso o disfrute, por parte de un tercero, y en tal circunstancia, el enajenante estará obligado a indemnizarle de
dicha pérdida.

Para abordar el estudio del saneamiento por evicción, recurriremos al análisis de los artículos 2298 al 2320 del código
civil sonorense; de tal manera que:

Todo el que enajena, está obligado a responder por la evicción, aunque no se hubiere convenido nada al respecto en
el contrato, pues dicha responsabilidad se considera imbíbita a éste tipo de contratos, es decir, una cláusula natural a
los contratos de translación de dominio en términos onerosos; de tal forma que al tenerse por puesta la cláusula de
responsabilidad por causa de evicción a cargo del enajenante, en este tipo de contratos, la renuncia del derecho a la
indemnización o saneamiento por evicción, deberá ser absolutamente expresa.

Por lo anterior, los contratantes, pueden aumentar o disminuir la responsabilidad por evicción, o bien, renunciar a la
responsabilidad que supone la evicción para el enajenante, en favor del adquirente.

Es nulo el acuerdo, mediante el cual se exima de responsabilidad al enajenante, en caso de evicción, cuando se
compruebe la mala fe de su parte.

Para que haya evicción y proceda el saneamiento en su caso, a favor del adquirente, despojado de la cosa por un
tercero, es necesario, que se reúnan los siguientes elementos:

a) Cuando el que adquiere alguna cosa en forma onerosa, fuere privado del todo o parte de ella a favor de un
tercero.

b) Que dicha privación, se origine por parte de mandamiento de autoridad judicial, atendiendo a una sentencia
ejecutoriada.

c) Que la sentencia ejecutoriada dictada a favor de un tercero, tenga como fundamento un derecho anterior a la
adquisición.

Reuniéndose dichos elementos habrá evicción; sin embargo, la misma no se actualizará si:

a) El adquirente sólo fue amenazado con privarlo de la cosa, pero no fue desposeído.

b) Si el adquirente fue despojado de la cosa, por vías de hecho, o la entregó por voluntad propia, es decir, no fue
desposeído por mandamiento judicial, fundado en una sentencia ejecutoriada.

c) Si la desposesión se produjo, en base a un derecho posterior a la adquisición.

Una vez que se reúnen los elementos para que se actualice la evicción, el adquirente podrá demandar el saneamiento
al enajenante, pero para ello, deberá demostrar que denunció el pleito a éste, o sea, debió de haber llamado al
enajenante al juicio de evicción en el cual fue vencido por el tercero, para poder tener derecho al saneamiento por
evicción, pues si no lo hizo, no podrá reclamarlo al enajenante.

No procede por tanto el saneamiento, cuando:

a) El adquirente haya renunciado expresamente a ser indemnizado, es decir, que mediante una cláusula de no
responsabilidad, el adquirente haya relevado de responsabilidad al enajenante; cláusula que sólo es posible, cuando
el adquirente consintió en ella, con conocimiento de los riesgos de evicción y sometiéndose a las consecuencias de
ello. (Art.- 2302 CCS).

b) El adquirente NO haya denunciado el pleito al enajenante, es decir, que al ser demandado el adquirente por el
tercero que alegue mejor derecho sobre la cosa adquirida, haya solicitado se llamara al
enajenante, para que le perjudicara o le beneficiara la sentencia que se dictare en el juicio de evicción.

c) La evicción, se haya producido por culpa de la víctima, esto es, que la evicción, se deba a la negligencia o dolo, o
mala fe del adquirente; y que incluso la adquisición haya sido de mala fe; cuando por ejemplo, el adquirente haya
conocido el derecho del tercero que entabla la evicción y lo haya ocultado dolosamente al enajenante.

d) La evicción, es decir, la pérdida del juicio por parte del adquirente, se haya producido por una causa posterior a la
adquisición, o se deba a un hecho del que adquiere, ya sea posterior o anterior a ella.

e) El adquirente, haya transigido o negociado en el juicio de evicción, o haya sometido el litigio a mediación arbitral,
sin consentimiento del enajenante, y por tanto no haya sido vencido por sentencia ejecutoriada.

LOS JUICIOS DE EVICCIÓN Y DE SANEAMIENTO

Por lo tanto, en el tema que nos ocupa, es pertinente aclarar que se suceden dos juicios a saber:

- a).- El juicio de evicción, que es aquél en el cual el adquirente es demandado por un tercero, alegando un derecho
sobre la cosa, anterior a la adquisición; juicio en el cual el adquirente, deberá llamar al enajenante para que coadyuve
en su defensa, pues es él, quien se supone tiene elementos suficientes para defender los derechos que posee el
adquirente sobre la cosa. Juicio en el cual, si el adquirente no es vencido, entonces, no tendrá razón alguna para
demandar al enajenante en el llamado juicio de saneamiento.

- b).- El juicio de saneamiento, que es aquél, que entabla el adquirente, en contra del enajenante, cuando en el juicio
de evicción fue vencido y despojado de la cosa, mediante sentencia ejecutoriada, por el tercero, en razón de un
derecho anterior a la adquisición, a pesar del llamamiento que se le hizo al enajenante y de la coadyuvancia que éste
prestare al adquirente, y que tiene como propósito la indemnización del adquirente por parte del enajenante.

REGLAS APLICABLES AL JUICIO DE EVICCIÓN

a) Si el enajenante no se apersona al juicio de evicción, sin justa causa, en tiempo y forma, o si no ofrece prueba
alguna, o no alega en el citado juicio, quedará obligado al saneamiento a favor del adquirente, como si hubiese
procedido de mala fe.

b) Si el enajenante, al ser emplazado al juicio de evicción, manifiesta que no tiene medios de defensa, y consigna el
precio al tribunal, por no quererlo recibir el adquirente, queda relevado de cualquier responsabilidad a partir de la
consignación realizada.

c) Las mejoras que hubiere realizado en la cosa el enajenante, antes de la adquisición, se tomarán en cuenta en su
momento de lo que debe pagar, siempre y cuando el tercero vencedor en el juicio de evicción las hubiere abonado a
favor del adquirente.

d) Si al ser llamado al pleito de evicción, o durante él, el enajenante reconoce el derecho del tercero reclamante y se
obliga a pagar conforme a lo establecido en la ley, sólo será responsable de los gastos originados hasta el momento
del reconocimiento, sea cual fuere el resultado del juicio.

NATURALEZA Y CONCEPTOS DEL SANEAMIENTO POR EVICCIÓN

Vamos a referirnos, a la naturaleza de las indemnizaciones, en el juicio de saneamiento, en caso de evicción en


perjuicio del adquirente.

Suponiendo que se actualicen los elementos de la evicción, y que en su momento el adquirente haya llamado a juicio
al enajenante, y a pesar de ello, haya sido despojado de la cosa, mediante sentencia ejecutoriada, en razón de un
derecho anterior a la adquisición, y que no se presentare algún caso de improcedencia del saneamiento, entonces se
indemnizará al adquirente en los términos siguientes:

1ro.- Si el enajenante hubiere procedido de buena fe, es decir, desconociendo los riesgos de la evicción, está obligado
a entregar al que sufrió la evicción lo siguiente.

a) El precio íntegro que recibió por la cosa.


b) Los gastos causados en el contrato, si hubieren sido solventados por el adquirente.
c) Los gastos causados n el pleito de evicción y en el juicio de saneamiento.

d) Pagar al adquirente, el valor de las mejoras útiles y las necesarias, que haya realizado a la cosa, a menos, que en
la sentencia de evicción, se determine que el vencedor, es decir, el tercero que venció al adquirente, es el que deba
satisfacer el importe de ellas.

2do.- .- Si el enajenante procedió de mala fe, es decir, conocía los riesgos de la evicción al momento de la
transmisión de la cosa, tendrá las obligaciones siguientes.

a) Devolver a elección del adquirente, el precio que tenía la cosa al momento de la adquisición o el que tenga al
momento de sufrir la evicción; pagar los gastos del contrato, si hubieren sido pagados por el adquirente; pagar los
gastos habidos en el pleito de evicción y en el de saneamiento y pagar las mejores útiles y necesarias que el
adquirente haya realizado sobre la cosa, a menos que la sentencia en el pleito de evicción, haya determinado que las
mismas se paguen por parte del tercero vencedor en el juicio.

b) Pagar al adquirente, el valor de las mejoras voluntarias y de mero placer que haya realizado en la cosa.

c) Pagar al adquirente los daños y perjuicios que le haya ocasionado con la enajenación de la cosa y su posterior
evicción a manos del tercero.
d) Si el adquirente, en virtud de la sentencia de evicción, es condenado a restituir los frutos de la cosa, podrá exigir
del enajenante, la indemnización de ellos o el interés legal del precio que haya pagado por dichos frutos; en caso de
no ser condenado a dicha restitución, quedarán compensados los intereses del precio a favor del enajenante y los
frutos recibidos a favor del adquirente.

3ro.- En las ventas o remates judiciales, el enajenante, no está obligado a indemnizar por causa de evicción, sino que
en todo caso, estará obligado a restituir el precio pagado por la cosa.

4to.- Cuando el adquirente, hubiere renunciado el derecho al saneamiento por causa de evicción, en caso de que se
presente ésta, y el adquirente sea despojado de la cosa, el enajenante, deberá pagar únicamente el precio íntegro
que recibió por la cosa, si procedió de buena fe, o el precio que tenía la cosa al momento de la adquisición, o el
precio de la misma al momento de sufrir la evicción, a elección del adquirente, si el enajenante procedió de mala fe.

5to.- Si el adquirente, renuncia expresamente a la indemnización o saneamiento por consecuencia de evicción, y ésta
se presentare, y además el adquirente realizó la adquisición con conocimiento de los riesgos de evicción y
sometiéndose a sus consecuencias, el enajenante no estará obligado, ni tan siquiera a pagar al adquirente el precio
de la cosa en los términos del punto anterior.

EVICCIÓN PARCIAL

Existirá evicción parcial, en el caso de que el adquirente, sólo sea privado de una parte de la cosa adquirida, caso en
el cual podrá optar por demandar el saneamiento por evicción o pedir la rescisión del contrato.

De la misma manera, existirá evicción parcial, cuando en un solo contrato, se hayan adquirido dos o más cosas sin
fijar el precio de cada una de ellas, y sólo en parte de ellas sufriere evicción el adquirente, caso en el cual también
podrá optar, entre demandar el saneamiento correspondiente al enajenante o pedir la rescisión del contrato.

En los dos casos anteriores de evicción parcial, si el adquirente optare por la rescisión del contrato, estará obligado a
restituir las cosas sobre las que no recayó la evicción, libres de los gravámenes que les haya impuesto.

CASOS ASIMILADOS A LA EVICCIÓN

Existen casos que por disposición del artículo 2298, párrafo segundo, del código civil sonorense, se consideran
asimilados a la figura de la evicción, siendo los siguientes:

a) Si la enajenación fue de una finca, y ésta se encontraba gravada al momento de la adquisición, con alguna carga o
servidumbre voluntaria no aparente, sin haberse hecho mención de ello en la escritura respectiva, el adquirente
puede pedir al enajenante, la indemnización correspondiente al gravamen, o bien, solicitar la rescisión del contrato;
acciones, que prescribirán para el adquirente, dentro del término de un año, contados para la acción de saneamiento,
a partir del día en que se perfeccionó el contrato, y para la de rescisión, desde el día que el adquirente tenga noticia
de la carga o servidumbre.

b) Todos aquellos casos en los cuales el adquirente de una cosa, sufra el remate de la misma, en atención a un
gravamen oculto, anterior a la enajenación, o pierda el uso o goce del bien, como consecuencia de sentencia
ejecutoriada que reconozca el derecho de un tercero, a ese uso o goce, anterior a la adquisición, que hubiese sido
ocultado por el enajenante.

El caso asimilado a la evicción, señalado en el inciso b) que precede, otorga la pauta, para demandar el saneamiento
por evicción, en los casos en que no obstante, no haberse adquirido la propiedad de la cosa, sino tan sólo el uso o
disfrute de la misma en términos onerosos, cuando el derecho de uso o disfrute, o ambos, adquiridos legítimamente,
no pueda ejercerse efectivamente, en virtud de que el adquirente de ellos, haya sido despojado de dicho uso o
disfrute, mediante sentencia ejecutoriada, a favor de un tercero, que se funda en un derecho anterior a la
adquisición.

Lo anterior permitiría al arrendatario, al usufructuario en términos onerosos, al aparcero, etc., para demandar el
saneamiento al co-contratante, en caso de ser despojados del uso o goce de la cosa, por sentencia ejecutoriada,
dictada a favor de un tercero, que se funda en un derecho anterior a la adquisición.
INCUMPLIMIENTO DE OBLIGACIONES, PORQUE EL ADQUIRENTE ADVIERTA VICIOS OCULTOS EN LA COSA QUE
ADQUIRIÓ. (SANEAMIENTO POR VICIOS OCULTOS)

Como afirmamos anteriormente, el que enajena una cosa, está obligado, no sólo a garantizar una posesión pacífica
de la cosa adquirida, sino que también esta obligado a responder por una posesión útil de la cosa que enajena, de tal
forma, que no sólo responde por la evicción que sufra el adquirente de la cosa; sino que también se encuentra
obligado a responder por las consecuencias derivadas de los vicios ocultos que presente la cosa, que la hagan
impropia para el uso de su natural destino.

Por lo anterior, los artículos 2321 al 2341 del código civil de Sonora, regulan dicha responsabilidad en los términos
siguientes:

EXPOSICIÓN LEGAL DEL SANEAMIENTO POR VICIOS OCULTOS

En los contratos bilaterales, onerosos y conmutativos, el enajenante, está obligado al saneamiento por los vicios o
defectos ocultos de la cosa enajenada, que la hagan impropia para los usos a que se le destine, o que disminuyan de
tal forma dicho uso, que de haberlo conocido el adquirente, no hubiese hecho la adquisición o habría pagado menos
valor por la cosa adquirida.

Las partes contratantes, pueden restringir, renunciar o ampliar su responsabilidad por los vicios ocultos, siempre que
no haya mala fe de parte de cualquiera de ellas, según el caso; es decir, puede pactarse una responsabilidad menor a
la establecida en la ley, por causa de vicios ocultos, o bien, renunciar a dicha indemnización por parte del adquirente,
o bien, acordar que dicha responsabilidad se amplíe en ciertos casos, en beneficio del adquirente y con cargo al
enajenante.

ACCIONES A EJERCITAR EN CASO DE VICIOS OCULTOS

La víctima de vicios ocultos, puede exigir la rescisión del contrato, por dicha causa, más el pago de los gastos que por
él hubiere hecho, o bien, exigir que se le rebaje una cantidad del precio pagado por la cosa, según estimación de
peritos, de tal forma que sólo llegue a pagar el precio justo de ella.

En efecto, la víctima de los vicios ocultos, puede entablar la rescisión del contrato, para obtener el reembolso del
precio pagado por la cosa, más los gastos generados por el contrato; sin embargo, si decide quedarse con la cosa,
tendrá derecho a pedir que se le rebaje al precio pagado, una cantidad de dinero, la que estará determinada por
peritos, en función directa del valor real de la cosa, tomando en cuenta los defectos que presenta.

EFECTOS DE LAS ACCIONES RESCISORIA Y REDIBITORIA

Sin embargo, para determinar, los efectos del ejercicio de la rescisión por causa de vicios ocultos, o de la acción
redibitoria en su caso, se deberán observar las siguientes reglas:

a) Si se probare que el enajenante conocía los defectos ocultos de la cosa, y no los hace saber al adquirente, tendrá
éste la facultad de ejercitar tanto la acción de rescisión del contrato, como acción para
solicitar la rebaja en el precio (acción redibitoria), teniendo además el derecho de ser indemnizado de los daños y
perjuicios, en caso de optar por la rescisión del contrato.

b) Si la cosa enajenada pereciere o cambiare de naturaleza como consecuencia de los defectos que tenía, y dicha
situación era conocida por el enajenante, éste sufrirá la pérdida y deberá restituir el precio de la cosa, más los gastos
del contrato, incluyendo el pago de daños y perjuicios, en virtud de su mala fe.

c) En el caso anterior, si el enajenante, no conocía los vicios de la cosa, solamente deberá restituir el precio pagado,
más el pago de los gastos del contrato, en caso de que el adquirente los hubiese solventado.

d) Si el contrato mediante el cual se enajenó la cosa, se declara rescindido, deberá el adquirente, devolver la cosa, en
el mismo estado en que se le entregó, siendo responsable por tanto, de cualquier deterioro que no proceda de vicio o
defectos ocultos.

e) Si la cosa enajenada con vicios ocultos, se pierde por caso fortuito o por culpa del adquirente, tiene éste el
derecho de solicitar el menor valor de la cosa por el vicio detectado, y solicitar en consecuencia la devolución de la
diferencia al enajenante.
f) El adquirente, no tiene derecho a exigir indemnización por los vicios ocultos de la cosa, si la obtuvo en remate o
por adjudicación judicial.

g) El enajenante, no responde por los defectos o vicios de la cosa, que sean ostensibles o que estén a la vista, como
tampoco responde por los vicios que sean ocultos, cuando el adquirente sea un perito que por razón de su oficio,
profesión o actividad deba de conocerlos o detectarlos de manera obligada.

h) En los casos, en los que el adquirente pueda elegir entre la rescisión del contrato o la indemnización por vicios
ocultos (rebaja en el precio); una vez optando por el ejercicio de cualquiera de dichas acciones, no puede usar del
otro derecho, sin el consentimiento del enajenante.

PRUEBA DE LOS VICIOS OCULTOS

Para la prueba de los vicios ocultos, rigen las siguientes reglas:

a) La carga de la prueba de los vicios ocultos, corresponde al adquirente, pues a él corresponde probar que los
defectos ocultos, existían al tiempo de la adquisición, pues en caso de no hacerlo, se presume que el vicio sobrevino
después de dicha adquisición.

b) La calificación de la existencia y monto de los vicios de la cosa enajenada, se hará por peritos nombrados por las
partes, y por un tercero nombrado por el juez, en caso de discordia, siguiendo las reglas para el desahogo de la
prueba pericial.

c) Los peritos, deberá declarar de manera terminante, si los vicios eran anteriores a la adquisición y si por causa de
ellos, la cosa, no puede destinarse para los usos, para los que fue adquirida.

PRESUNCIONES LEGALES EN MATERIA DE SANEAMIENTO POR VICIOS OCULTOS

a) El artículo 2329 del código civil sonorense, establece, que habiéndose adquirido dos o más animales en conjunto,
ya sea a precio alzado o señalándolos a cada uno de ellos, el vicio oculto que presente uno sólo de ellos, da lugar a la
acción de saneamiento, sólo respecto de él y no respecto de los demás; a menos que aparezca que el adquirente no
habría adquirido el sano o sanos, sin aquél o aquellos que presentan los vicios, o que la enajenación se realizó
respecto de un rebaño y que el defecto que presenta uno o unos de los animales, es contagioso. (esto es aplicable a
la adquisición de cualquier cosa)

b) Se presume que el adquirente no tenía voluntad de adquirir solamente uno de los animales, cuando se adquiere
una yunta o pareja de ellos, aún cuando se haya señalado un precio por separado a cada uno de los animales que lo
componen.

c) Cuando un animal muere dentro de los tres días posteriores a su adquisición, se presume que lo fue por causa de
vicios ocultos, si se prueba por dictamen de peritos que la enfermedad existía antes de la adquisición.

d) El adquirente de cosas enviadas de otro lugar, que alegare que tienen vicios ocultos, si se trata de cosas que se
descomponen rápidamente, tiene obligación de poner en conocimiento de dicha situación al enajenante y que no
recibe la cosa, pues si no lo hace, será responsable de los daños y perjuicios que su omisión ocasionare.

PRESCRIPCIOÓN DE LAS ACCIONES DE SANEAMIENTO POR VICIOS OCULTOS

Las Acciones que nacen por causa de vicios ocultos, prescriben de manera diferenciada, en los términos siguientes.

a) Las acciones de rescisión o de indemnización con menor precio (acción redibitoria), que nacen por la existencia de
vicios ocultos de la cosa adquirida onerosamente, prescriben a los seis meses, contados a partir de la entrega de la
cosa enajenada.

b) En el caso de enajenación de animales, bien sea que se enajenen “individualmente, por troncos o yuntas, o como
ganados”, la acción redibitoria por causa de vicios ocultos, prescribe a los veinte días, contados a partir de la fecha
del contrato.
VIII.- ACCIONES QUE PROTEGEN AL ACREEDOR QUIROGRAFARIO

A.- PRESENTACIÓN

Dentro de una relación de derecho personal o de crédito, existen como hemos venido insistiendo, un acreedor y un
deudor, es decir, una persona que es titular de la facultad o del crédito, y otra que soporta la deuda u obligación.

Cuando la facultad o crédito del acreedor, se encuentra garantizada con prenda o hipoteca, por ejemplo, decimos que
se trata de un acreedor real, de un acreedor, que tiene garantizado su crédito, con cosa mueble o inmueble, la cual
se encuentra afectada en prenda o hipoteca, respectivamente, al pago de la deuda a cargo del deudor u obligado,
mismos muebles o inmuebles, que pueden ser propiedad del obligado o de un tercero garante, que se prestó para
afectar su bien al pago de la deuda a cargo del obligado.

Es claro, que un acreedor real, como aquél que tiene garantizado su crédito con prenda o hipoteca, tiene la seguridad
de que llegado el momento del pago y no efectuándose éste por parte del obligado, podrá hacer vender la cosa
mueble o inmueble, según sea el caso, y pagarse con su producto, a menos que prefiera adjudicársela en términos
legales; es un acreedor, cuyo crédito no se encuentra afectado por la incertidumbre en cuanto a su pago, pues una
cosa ,mueble o inmueble, se encuentra afectada en prenda o hipoteca para garantizar el pago del mismo.

En cambio, existen los llamados acreedores quirografarios, “acreedores cuyos créditos no se encuentran asegurados
con garantía real sobre un bien específico del deudor o de un tercero” (Bejarano, 1984; 343), quienes a menudo se
enfrentan a situaciones verdaderamente severas para el cobro de sus créditos, ya sea porque su deudor se manifiesta
insolvente, por haber enajenado de manera verdadera o ficticia sus bienes o derechos, o bien porque se muestre
indolente para ejercitar sus derechos en contra de terceros y de esa forma evitar el pago a sus acreedores, o también
porque realice maniobras activas o pasivas para esquivar el pago de sus obligaciones.

Es cierto, que el acreedor quirografario, posee la llamada “prenda tácita y general”, sobre todo el patrimonio del
deudor; sin embargo, en el caso de deudores contumaces, es común que en su patrimonio no aparezcan bienes o
derechos suficientes para responder por sus obligaciones a favor de dichos acreedores quirografarios, lo cual los
coloca e una situación difícil, pues se enfrentan a una insolvencia verdadera o ficticia que les impide el cobro o
realización de sus créditos.

Son muy variadas las artimañas y argucias que ciertos deudores utilizan para esquivar el pago de sus obligaciones,
entre ellas, están: el ocultar bienes o derechos, cediéndolos real o ficticiamente a otras personas, puede dejar perecer
sus derechos; o bien, simplemente no paga sus obligaciones, en detrimento patrimonial de su acreedor.

Ante un gran cúmulo de artimañas ideadas por deudores fraudulentos, el legislador, ha creado, a favor de los
acreedores quirografarios, ciertas acciones que ejercitadas por ellos, ante la insolvencia de su deudor o falta de pago
del crédito, pretenden apoyarlo en sus pretensiones de cobro de sus créditos, son acciones que de alguna manera,
han sintetizado las intenciones del legislador, por contrarrestar las posturas evasivas en el pago, por parte del deudor,
así como las artimañas que éste pudiere implementar para caer o fingir la insolvencia y evitar se realice en su
patrimonio el cobro de los créditos por parte de sus acreedores; dichas acciones, son las siguientes:

1.- LA ACCIÓN PAULIANA.


2.- LA ACCIÓN DECLARATORIA DE SIMULACIÓN.
3.- LA ACCIÓN OBLICUA.
4.- EL DERECHO DE RETENCIÓN.

Algunos autores, como Bejarano Sánchez(1984; 344), organizan para su presentación dichas acciones, de tal forma
que las primeras dos reciben el nombre de acciones contra la conducta activa del deudor; y las dos últimas, reciben el
nombre clasificatorio, de acciones contra la conducta pasiva del deudor, como veremos más adelante.

B.- DESARROLLO DEL TEMA

1.- LA ACCIÓN PAULIANA

Según el autor del Tratado elemental de derecho romano, Eugene Petit (1995;668), en una época incierta, anterior a
Cicerón, el pretor romano Paulo, (de ahí el nombre de acción pauliana), permitía ejercitar en el término de un año,
esta acción, contado desde la “bonorum venditio”, destinada a revocar los actos realizados por el deudor en fraude de
los derechos de su acreedor, de tal forma que ésta acción era personal, in factum, y arbitraria; esta acción se daba a
los acreedores “para hacer rescindir los actos que hubiese realizado fraudulentamente el deudor en su perjuicio”.

La acción pauliana, puede definirse, como la facultad del acreedor, para solicitar a la autoridad judicial y obtener de
ella, la declaración de nulidad de aquellos actos celebrados por su deudor, consistentes en la transmisión de bienes o
derechos, o de renuncia de ellos, a partir de la celebración de actos jurídicos onerosos o gratuitos, en beneficio de
terceros, y que se realicen en fecha posterior al crédito del acreedor, trayendo consigo la insolvencia del deudor; y
como consecuencia de su procedencia, se restituyan al obligado los bienes que habían salido de su patrimonio, o que
no habían ingresado a él, en virtud de la renuncia de ellos por parte del acreedor, con el propósito de que el acreedor
pueda satisfacer su crédito en la medida y términos del mismo.

ELEMENTOS DE LA ACCIÓN PAULIANA

A partir de la definición anterior, podemos inferir los elementos constitutivos de la acción pauliana, siendo los
siguientes:

a) La existencia de actos onerosos o gratuitos, de transmisión de bienes o derechos o de renuncia de ellos, o de


imposición de gravámenes, realizados por parte del deudor.

b) Que el crédito del acreedor demandante, sea anterior a la celebración de dichos actos.

c) Que los actos celebrados por el deudor, y que ocasionaron la salida de bienes o derechos de manera onerosa o
gratuita de su patrimonio, o bien que la renuncia de derechos o la imposición de gravámenes que realizó, originen la
insolvencia del referido deudor o la acrecienten.

d) Que se pruebe la mala fe, por parte del deudor y del tercero que contrato con él.

En análisis de los elementos mencionados, debemos apuntar, en concordancia con el contenido de la doctrina
existente en relación con el tema, así como con el contenido de los artículos 2343, 2344 y 2345 del código civil de
Sonora, que la acción pauliana procederá contra el acto celebrado por el deudor en perjuicio de su acreedor, siempre
y cuando se acrediten los elementos apuntados; diferenciando en todo caso, si el acto atacado es gratuito u oneroso,
pues si el acto jurídico mediante el cual el deudor transmitió bienes o derechos o renunció a éstos últimos o impuso
gravámenes a bienes que obran dentro de su patrimonio, el acreedor estará obligado sólo a probar la existencia o
actualización de los tres primeros elementos, es decir, la existencia del acto atacado, que su crédito es anterior a
dicho acto y que el mismo originó la insolvencia del deudor o la acrecentó; sin embargo, si el acto atacado por el
acreedor, con la acción pauliana es oneroso, como una compraventa, verbigracia, deberá acreditar la actualización de
los cuatro elementos mencionados, es decir, de los tres mencionados, más la mala fe por parte del deudor y del
tercero que contrato con él, considerando que existirá la mala fe mencionada, cuando ambos estuvieren enterados
que el acto oneroso celebrado entre ellos, dejaba en insolvencia al deudor, o la acrecentaba.

ANÁLISIS DE LOS ELEMENTOS

PRIMER ELEMENTO.- El primer elemento mencionado en líneas anteriores, implica, que el deudor, haya realizado
mediante actos jurídicos reales o verdaderos, la transmisión de bienes o derechos, de manera onerosa o gratuita, a
favor de uno o más terceros; incluyendo como actos atacables por la acción pauliana, los siguientes.

a) La renuncia de derechos, constituidos debidamente a su favor, que de no haberse renunciado, hubiesen


acrecentado el patrimonio del deudor; excluyendo la renuncia de derechos que fueren exclusivamente personales.

b) La renuncia de facultades, por cuyo ejercicio pudiere mejorar el estado patrimonial del deudor.

c) El pago hecho por el deudor insolvente, a favor de un tercero, antes del vencimiento de la obligación.

d) Todo acto o contrato celebrado en los treinta días anteriores a la declaración judicial de quiebra o concurso del
deudor y que tuviere por objeto dar a un crédito ya existente, una preferencia que no tiene.

e) La imposición de gravámenes sobre bienes del deudor.

SEGUNDO ELEMENTO.- El Segundo elemento que ha de probarse para la procedencia de la acción pauliana, consiste
en que el crédito del acreedor que la ejercita, ha de ser de fecha anterior a la celebración del acto realizado por el
deudor y que lo dejó en estado de insolvencia o la acrecentó, pues en caso de no serlo, el acreedor, ha de resignarse
a la situación de haber contratado u obtenido su crédito de parte de un deudor ya insolvente.
TERCER ELEMENTO.-Que el acto atacado con la acción pauliana, es decir, el acto celebrado por el deudor y un
tercero, y que puede haber consistido en cualesquiera de los actos enumerados a propósito del análisis del primer
elemento, provoque la insolvencia del deudor o la acreciente. Se entiende por estado de insolvencia, cuando la suma
de los bienes y derechos del deudor, estimados en su justo precio, no igualan el importe de sus obligaciones.

Asimismo, el acreedor cuenta con una regla legal contenida en el artículo 2358 del código civil sonorense, para
efectos de probar la insolvencia del deudor y que establece: cuando el acreedor que ejercita la acción pauliana,
prueba que la suma de las deudas a cargo de su deudor, exceden al monto de
sus bienes conocidos, le impone la obligación de acreditar que tiene bienes suficientes para cubrir esas deudas.

CUARTO ELEMENTO.- Consistente en acreditar la mala fe del deudor y del tercero que contrató con él, en el caso de
que el acto atacado hubiere sido oneroso, es un elemento que consiste en que ambos contratantes, refiriéndonos al
deudor y al tercero, hayan estado enterados o tenido conocimiento, de que el acto que celebraban, originaba la
insolvencia del deudor o la acrecentaba. Este elemento, plantea serias dificultades prácticas a la hora de probarlo, por
el carácter subjetivo de la situación o hecho a probar, lo que dificulta en la práctica la procedencia de la acción
pauliana, cuando el acto atacado es de naturaleza onerosa, pues es difícil probar que tanto el deudor, pero más en
este caso el tercero que contrato con él, tenían conocimiento que el acto que celebraban ocasionaba la insolvencia del
primero o la acrecentaba, a menos que se cuente con algún elemento probatorio de naturaleza objetiva, que acredite
de manera indubitable, que el deudor y el tercero conocían la consecuencia del acto que celebraban, consistente en la
insolvencia patrimonial del enajenante, en este caso el mencionado deudor.

Ante el problema práctico que plantea, la acreditación de la mala fe del deudor y del tercero que contrata con él, para
la procedencia de la acción pauliana, cuando el acto atacado es de naturaleza onerosa, el legislador sonorense, a
diferencia del legislador federal y quizá de otros, pertenecientes a los diversos estados de la república, estableció una
serie de presunciones “JURIS TANTUM” , es decir, presunciones que admiten prueba en contrario, para tratar de
facilitar la prueba de la mala fe en el caso mencionado, tomando en cuenta para ello, la conducta habitual de las
personas que ante la inminencia de la ejecución de créditos en su contra, optan por la celebración de ciertos actos
que les permiten deshacerse de bienes o derechos, en beneficio de ciertas personas en lo particular, y bajo ciertas
condiciones, presunciones que el legislador instrumento en observancia de dichas costumbres y conocedor de la
actitud del ser humano ante situaciones propias de deudores que pretenden evadir el cumplimiento de sus
obligaciones; A continuación transcribimos las presunciones establecidas en los artículos 2359 y 2360 del código civil
para el estado de Sonora.

“ARTIÍCULO 2359.- Se presumen fraudulentas las enajenaciones a título oneroso hechas por aquellas personas contra
quienes se hubiese pronunciado antes sentencia condenatoria en cualquier instancia, o expedido mandamiento de
embargo de bienes, cuando estas enajenaciones perjudican los derechos de sus acreedores”

“ARTÍCULO 2360.- Se presumen también fraudulentas las enajenaciones hechas entre parientes, entre consortes, o
entre adoptante o adoptado. asimismo, las que se ejecuten dentro del plazo de treinta días anteriores a la declaración
judicial de la quiebra o del concurso del deudor, o aquellas en las que se establezca un precio inferior a la mitad del
justo valor o estimación de la cosa o derecho”

Es evidente que los anteriores preceptos, contienen presunciones que favorecen a un acreedor, frente a un deudor
que de manera dolosa a transmitido bienes en su perjuicio, como ya antes lo manifestamos, el contenido de tales
artículos, pretende ser un elemento de apoyo al acreedor que deba entablar un juicio ejercitando la acción pauliana,
cuando sea menester probar la mala fe del deudor y del tercero que contrató con él, pues al tenor de dichas
presunciones, la carga de la prueba se invierte, de tal forma, que será el deudor y el tercero mencionado, quiénes
deberán probar que el acto por ellos celebrado, nada tiene de fraudulento, con lo cual se logra un avance en el
combate a los actos realmente efectuados de transmisión de bienes o derechos, en perjuicio de acreedores, cuando
para la procedencia de la acción pauliana, la ley exige la prueba de la mala fe mencionada.

EFECTOS DE LA ACCIÓN PAULIANA

Al Igual que los efectos rescisorios que la legislación romana otorgaba a la acción pauliana ( Petit, E., 1995; 668 ), el
código civil de Sonora, establece que “los actos celebrados por un deudor en perjuicio de su acreedor pueden
anularse o rescindirse, a petición de éste…” (Art.- 2343 CCS ), lo que significa, que tal vez el legislador sonorense,
estimando que los efectos de la acción de nulidad y de la acción de rescisión, son idénticos, consideró indiferente
utilizar ambos términos para definir los alcances de la procedencia de la acción pauliana, de tal forma, que en el
precepto invocado, aparecen dichos vocablos utilizados de manera indiferente, tal vez, como ya se apuntó, en función
de que los alcances de una y otra figura son semejantes en cuanto a sus consecuencias, y además por que el propioo
código invocado, establece las bases conforme a las cuales han de fijarse los efectos de la procedencia de la llamada
acción pauliana, tal y como se exponen a continuación:

a) Una vez que se declare procedente la acción pauliana, y que se haya nulificado o rescindido el acto oneroso o
gratuito celebrado en perjuicio del acreedor demandante, regresarán al patrimonio del deudor los bienes, derechos o
valores que hubiese transmitido a tercero y en el caso de que se hubieren enajenado propiedades, las mismas, se
devolverán por el que las adquirió, con todos sus frutos; no siendo necesario, en el caso de que el acto anulado o
rescindido hubiese sido oneroso, que el deudor devuelva al tercero, lo que previamente recibió de él, para la
procedencia de los efectos mencionados, ya que en todo caso, quedan a salvo los derechos de dicho tercero para
exigir al deudor la restitución de lo pagado al citado deudor.

b) La procedencia de la acción pauliana en contra del primer adquirente, no implica la procedencia de ella, contra los
subadquirentes de la cosa, sino cuando éstos hubiesen procedido de mala fe.

c) El adquirente de los bienes enajenados, que se haya conducido con mala fe, en fraude de acreedores, tiene la
obligación de pagar a éstos, los daños y perjuicios que se les hubieren ocasionado, cuando la cosa o cosas, hayan
pasado a un tercero de buena fe o cuando las cosas se hubieren perdido.

d) Los efectos de la acción pauliana, cesarán, si el deudor satisface la deuda o adquiere bienes con los cuales pueda
solventarla.

e) Una característica esencial de los efectos de la acción pauliana, consiste en que la nulidad o la rescisión de los
actos celebrados por el deudor y el tercero o terceros que contrataron con él, sólo será pronunciada en beneficio o
interés de los acreedores que la hubiesen ejercitado y hasta el importe o cuantía de sus créditos; es decir los efectos
rescisorios o de nulidad pronunciados como consecuencia del ejercicio de la acción pauliana, no son totales o
absolutos respecto al acto de enajenación realizado por el deudor y el tercero o terceros, sino que dichos efectos, son
relativos y en beneficio de los acreedores que ejercitaron la acción, o bien como lo apunta Bejarano Sánchez (1984;
351), “es una acción de inoponibilidad en relación con el acreedor que la ejercitó y limitada al monto de su crédito”;
lo anterior implica, que el acto celebrado es nulo, sólo respecto de los acreedores que ejercitaron la acción,
podemos afirmar que en tales circunstancias, el acto celebrado entre deudor y terceros, no ocurrió para los
acreedores que ejercitaron la acción, pero si surte efectos para todas las demás personas, es decir, el acto se nulifica
sólo en lo que respecta a los acreedores que litigaron en el juicio respectivo para obtener la nulidad, y hasta el monto
de sus créditos; pero, mantiene su validez para el resto de las personas, con una excepción diríamos, ya que el
párrafo segundo del artículo 2355 del código civil sonorense, establece que: “ Si el deudor estuviere declarado en
concurso, el remanente que sobrare después de pagar al acreedor o acreedores que hubieren intentado la acción
pauliana, entrará a la masa del concurso para pagar a los demás acreedores”; en este caso particular, la nulidad
alcanza a todo el acto celebrado, en vista de que no sólo se cubrirán los créditos de los acreedores que hubiesen
ejercitado la acción pauliana, sino que el remanente, es decir, el sobrante del valor de la cosa transmitida, y cuya
enajenación se anuló, se aplicará al patrimonio en liquidación del deudor concursado, rompiéndose la regla de
inoponibilidad mencionada y característica de los efectos de la acción pauliana.

f) El tercero o terceros demandados en ejercicio de la acción pauliana, y a favor de quienes hubiesen pasado los
bienes enajenados por el deudor, podrán hacer cesar los efectos de la acción, satisfaciendo los créditos de quienes la
hubiesen ejercitado u otorgando garantía suficiente de pago íntegro de sus créditos, si los bienes del deudor, no
alcanzan a satisfacerlos; este derecho otorgado a los terceros, es procedente sólo si el deudor, no se encuentra en
estado de concurso debidamente declarado.

g) El caso del fraude, que consiste únicamente en la preferencia indebida a favor de un crédito, no importa la pérdida
del derecho en perjuicio del acreedor respectivo, sino sólo la pérdida de la preferencia indebidamente otorgada.

2.- LA ACCIÓN DECLARATORIA DE SIMULACIÓN

Mientras la acción pauliana combate actos realmente efectuados por el deudor en perjuicio de su acreedor, la acción
declaratoria de simulación combate actos ficticios, es decir, actos que han sido simulados por el deudor y un tercero o
terceros y que nada tienen de reales.

Existirá simulación, “cuando se declara cosa distinta de lo que se quiere, en forma consciente y con el acuerdo de la
persona a quién está dirigida esa declaración (Coviello, citado por Bejarano Sánchez, 1984; 355 )

Ferrara, citado por Borja Soriano (1997; 548), define al acto simulado como: “Acto simulado, es el que tiene una
apariencia contraria a la realidad o porque no existe en absoluto o porque es distinto de cómo aparece”; lo anterior
establece el antecedente para estimar, como lo hace el legislador sonorense, que la simulación, puede ser de dos
clases, según sea el caso:

a) Simulación absoluta, cuando el acto celebrado entre el deudor y un


tercero, nada tiene de real, y

b) Simulación relativa, cuando a determinado acto jurídico, de


naturaleza secreta, se le otorga por las partes una apariencia que oculta su verdadero carácter.

Por tanto, existirá simulación absoluta, cuando las partes, (refiriéndonos al deudor y al tercero que aparece realizando
el acto jurídico con él) de manera intencionada, hacen aparecer como auténtico, un acto jurídico, que en realidad no
se ha llevado a cabo, simulando totalmente una operación mediante la cual se ha afectado el patrimonio del referido
deudor, lo que afecta los créditos de sus acreedores; o sea, el acto jurídico celebrado por dicho deudor y por el
tercero que aparece en el negocio jurídico como su causahabiente o acreedor, es falso de toda falsedad, nada tiene
de real, y el mismo no esconde ningún otro acto que secretamente hubiesen llevado a cabo dichas personas.

Continuando con ferrara, citado por Borja Soriano (1997; 551), define al acto simulado en términos absolutos, como:
“Es un acto absolutamente simulado el que existiendo en apariencia, carece en absoluto de un contenido serio y real”

El acto jurídico que se estima simulado en términos relativos, esconde tras de sí, otro acto que realmente se ha
llevado a cabo entre los que intervienen en el negocio jurídico simulado; es decir, dicho acto, oculta a otro cuya
naturaleza es verdadera y conocida por el tercero que se presta a la simulación y el deudor correspondiente.

Bejarano Sánchez (1984; 356) establece: “La simulación es relativa, cuando el acto simulado encubre a otro acto
jurídico que las partes quisieron ocultar bajo el ropaje de aquél”.

EFECTOS…

DE LA SIMULACIÓN ABSOLUTA:

Si la simulación es absoluta, de tal forma que se pruebe, que el acto celebrado en perjuicio de acreedores, nada tiene
de real, dicho acto estará afectado de inexistencia, privándolo en consecuencia de efectos jurídicos.

Atento a lo anterior y al tratarse de una consecuencia de inexistencia por simulación absoluta, la acción
correspondiente podrá ser ejercitada por cualquier interesado jurídico, incluso cuando dicha simulación perjudique a
la hacienda pública, el ministerio público podrá también invocar la inexistencia y ejercitar las acciones
correspondientes.

La simulación absoluta que afecte a determinado acto jurídico, no desaparece por prescripción, ni por confirmación
del acto, de tal forma que la acción de inexistencia, podrá intentarse en cualquier tiempo por los interesados.

Por lo anterior, acreditada la simulación absoluta del acto celebrado en perjuicio de acreedores, y declarada en su
caso la inexistencia del mismo, se deberá restituir la cosa o derecho a quién pertenezca con sus frutos e intereses, si
los hubiere.

DE LA SIMULACIÓN RELATIVA:

A diferencia de la simulación absoluta del acto jurídico, que origina la inexistencia del mismo, la simulación relativa,
origina la nulidad del acto aparente o falso, dejando subsistente y válido el acto que se ocultaba tras de él, a menos
que dicho acto se encuentre afectado de nulidad por otra causa legal o que el mismo deba rescindirse o anularse en
virtud de haber procedido en su contra la acción pauliana.

A pesar de que la legislación civil sonorense, no establece expresamente en el capítulo respectivo, los efectos, en
cuanto a la declaración de nulidad de un acto simulado de manera relativa, es de entenderse, que dicha nulidad,
tiene como consecuencia inmediata la invalidez del acto aparente y como consecuencia de ello, opera la restitución de
prestaciones en su caso, es decir, si a partir del acto aparente se hubieren realizado entrega de prestaciones, las
mismas tendrán que restituirse entre las partes intervinientes en el acto simulado; quedando subsistente, como antes
se dijo, el acto que se ocultaba tras el acto anulado, el cual, al ser auténtico, surte todos sus efectos entre las partes.
EFECTOS DE LA ACCIÓN DE SIMULACIÓN PARA LOS TERCEROS

Si por virtud del acto simulado, las cosas o derechos que fueron objeto de él, hubieren pasado por título oneroso, a
tercero de buena fe, no habrá lugar a la restitución; si por el contrario, las cosas o derechos pasaron a patrimonio de
tercero de buena fe por título gratuito, si procederá la restitución, considerando que el ingreso de dichos bienes o
derechos al patrimonio de dicho tercero de buena fe, en su momento, no representaron sacrifico o gravamen alguno
para el mencionado tercero. De la misma manera, procederá la restitución como consecuencia de la declaración de
inexistencia o nulidad, en los casos de nulidad absoluta o relativa, cuando los derechos o cosas, hubieren pasado a
poder de tercero de mala fe; considerando como mala fe, según es de estimarse, el conocimiento que el tercero tiene
de la simulación del acto, entre quién le enajenó la cosa o derecho, y el deudor, que urdió la simulación en perjuicio
de sus acreedores.

PRUEBA DE LA SIMULACIÓN

Prescriben los artículos 2366 y 2367 del código civil sonorense, que para la prueba del acto simulado (tanto para la
prueba del acto simulado absolutamente, como para la prueba del acto oculto en la imulación relativa), serán
admisibles todo tipo de pruebas, con las limitaciones que el propio derecho procesal establece; admitiéndose también
todo tipo de prueba, con tal que no estén reprobadas por la ley, para probar la falsedad del acto ostensible o
aparente, en el caso de la simulación relativa.

PRESUNCIONES DE SIMULACIÓN

Considerando que en el caso de la simulación de actos jurídicos en perjuicio de acreedores, también se presentan
situaciones que por ser conductas habituales, en tales circunstancias, es decir, en la celebración de actos que
pretenden burlar la responsabilidad de un deudor, frente a su acreedor, el legislador sonorense, quiso consagrar
dichas circunstancias, como presunciones de simulación, para que a partir de ellas sea más factible la prueba de la
misma para los acreedores burlados, y buscando con ello invertir la carga de la prueba, en contra de ciertos
deudores, que al colocarse en supuestos de insolvencia generalmente,(aún cuando dicha circunstancia no es requisito
de procedencia de la acción de simulación), a partir de actos simulados, tengan que demostrar lo contrario a lo
considerado por la ley en tal caso y ello beneficie al acreedor burlado; por tanto, el código civil sonorense, establece
las siguientes
presunciones de simulación, las cuales tienen las referidas intenciones y alcances:

“ARTÍCULO 2368.- Son presunciones de simulación, salvo prueba en contrario, las siguientes:

I.- La existencia de un precio vil en las enajenaciones, cuando el mismo sea inferior a la mitad del justo valor de la
cosa o derecho;

II.- La realización del acto entre parientes, consortes, adoptante y adoptado, o personas de amistad íntima, siempre y
cuando tenga por objeto enajenaciones a título oneroso o gratuito, después de que se hubiere pronunciado sentencia
condenatoria en contra del enajenante, en cualquier instancia o se hubiere expedido mandamiento de embargo de
bienes; y

III.- La realización del acto dentro del plazo de treinta días anterior a la declaración judicial de la quiebra o del
concurso del deudor.”

Como el propio precepto lo establece, son presunciones “juris tantum”, es decir, presunciones que admiten prueba en
contrario, pero en tal caso, y aún con ello, son valiosas como herramientas procesales para demostrar
presuncionalmente al menos, la simulación de actos jurídicos en perjuicio de
acreedores.

DIFERENCIAS ENTRE LA ACCIÓN PAULIANA Y LA ACCIÓN DECLARATORIA DE SIMULACIÓN

Citando al distinguido maestro y jurista, Manuel Bejarano Sánchez(1984; 360), expondremos las que a su juicio son
diferencias entre la acción pauliana y la acción declaratoria de simulación, sin dejar de aportar en tal sentido, nuestra
propia opinión, ya que para el distinguido jurista, por ejemplo, los efectos de la acción pauliana no traen de nuevo los
bienes al patrimonio del deudor, ya que en tal caso pudieran beneficiarse los demás acreedores que no hubieren
intentado la acción; sin embargo, consideramos, que el efecto de la acción pauliana, si restituye los bienes que
hubieren salido del patrimonio, del deudor, razón por la cual pueden ser embargados por los acreedores que hubieren
intentado la acción, de otra manera no pudieran hacerlo; por tanto, la nulidad de los actos celebrados en perjuicio de
acreedores que acarrea la acción pauliana, ha de entenderse, como lo establece el artículo 2355 del código civil
sonorense: “La nulidad de los actos del deudor sólo será pronunciada en interés de los acreedores que la hubiesen
pedido, y hasta el importe de sus créditos”; lo anterior implica, que por efecto natural de la procedencia de la nulidad,
han de restituirse los bienes o derechos al patrimonio del deudor, una vez que se declare procedente la acción
pauliana, con la única particularidad, de que dicha nulidad sólo beneficia a los acreedores que ejercitaron la acción
mencionada y que en el caso particular se le denomina “inoponibilidad” del acto celebrado por el deudor y el tercero
que contrató con él, a los acreedores que ejercitaron la acción.

Por lo tanto, atentos a la valiosa opinión del jurista mencionado, encontramos las siguientes diferencias.

- La acción pauliana procede contra actos realmente efectuados; la acción declaratoria de simulación se ejercita en
contra de actos ficticios.
- El ejercicio de la acción pauliana está reservado a los acreedores; en cambio,, la acción declaratoria de simulación,
puede ser intentada por cualquier tercero interesado, aunque no sea acreedor.
- La acción pauliana requiere que el deudor se encuentre en estado de insolvencia, y que el crédito sea anterior al
acto fraudulento, la acción declaratoria de simulación, no exige tales requisitos.
- La acción pauliana, anula relativamente el acto combatido, es decir, lo hace inoponible al acreedor demandante,
respecto del monto de sus créditos; la acción declaratoria de simulación, priva totalmente de efectos al acto
combatido, mientras no se perjudique a tercero de buena fe y beneficia no sólo a los acreedores que ejercitaron la
acción.
- La acción pauliana trae los bienes de nuevo al patrimonio del deudor, pero sólo en beneficio de los acreedores que
ejercitaron la acción; la acción declaratoria de simulación declara que todos los bienes que ficticiamente salieron del
patrimonio del deudor, han de restituirse a quién pertenezcan, en congruencia con la realidad; por tanto, los bienes
se considera que no han salido del patrimonio del deudor, pudiendo beneficiarse de ellos, todos los acreedores del
mismo, aún aquellos que no ejercitaron la acción respectiva.

3.- LA ACCIÓN OBLICUA

Es aquella acción que permite al acreedor, ejercitar las acciones que competen a su deudor, en contra de terceros,
cuando éste descuide su ejercicio en perjuicio de aquél.

La acción oblicua, permite, que el acreedor, ejercite las acciones que competen a su deudor, en contra de terceros,
cobrando los créditos en su nombre, para el efecto de que los bienes o derechos obtenidos a virtud del ejercicio de
dichas acciones, se incorporen al patrimonio de dicho obligado, y poder embargarlos en provecho de su crédito.

El artículo 2369 del código civil sonorense, define la acción oblicua de la siguiente manera: “El acreedor puede
ejercitar las acciones que competen a su deudor, cuando conste el crédito de aquél en título ejecutivo, y excitado el
deudor para deducirlas, descuide o rehúse hacerlo dentro del término de treinta días”; a partir de la definición
expuesta, podemos identificar los elementos de procedencia que distinguen a la acción mencionada, a saber:

ELEMENTOS DE PROCEDENCIA DE LA ACCIÓN OBLICUA

a) Que el crédito del acreedor conste en título ejecutivo.

b) Que el deudor incurra en morosidad en el ejercicio de las acciones que tuviere en contra de sus deudores.

c) Que el crédito del acreedor sea exigible.

d) Que los créditos del deudor y ante los cuales muestre pasividad para su cobro, no se refieran a derechos
inherentes a su persona.

e) Que el deudor, excitado por el acreedor para ejercitar las acciones que tenga en contra de sus propios deudores,
no lo haga, dentro del término de treinta días.

ANÁLISIS DE LOS ELEMENTOS DE PROCEDENCIA

QUE EL CRÉDITO DEL ACREEDOR CONSTE EN TÍTULO EJECUTIVO.- Es decir, que el crédito del acreedor que
pretenda ejercitar la acción oblicua, debe constar en documento que traiga aparejada ejecución, ser por lo tanto un
título ejecutivo, que al demandarse su pago, de lugar a un auto de ejecución provisional en contra del demandado,
considerándose para tales efectos como títulos ejecutivos, los que enumera el artículo 510 del código de
procedimientos civiles para el estado de Sonora:

“ARTÍCULO 510.- Traerán aparejada ejecución y serán títulos ejecutivos:


I.- Los documentos públicos originales o el primer testimonio de las escrituras públicas o los ulteriores expedidos con
arreglo a derecho;

II.- Los documentos privados y reconocidos judicialmente por quién los hizo o los mandó extender, bastando con que
se reconozca la firma, aún cuando se niegue la deuda;

III.- Los documentos privados que conforme al código en consulta, tengan el carácter de auténticos;

IV.- La confesión de la deuda hecha ante juez competente por el deudor o por su representante con facultades para
ello;

V.- Las pólizas originales de contratos celebrados con intervención de corredor público;

VI.- Los convenios celebrados en el curso de un juicio ante el juez, ya sean de las partes entre sí o de terceros que se
hubiesen obligado como fiadores, depositarios, o en cualquiera otra forma;

VII.- Las facturas, cuentas corrientes y cualesquiera otros contratos o comprobantes de comercio firmados y
reconocidos judicialmente como auténticos por el deudor;

VIII.- El juicio uniforme de contadores si las partes ante el juez o por escritura pública o por escrito privado
reconocido judicial o auténticamente, se hubieren sujetado a él expresamente o lo hubiere aprobado, y

IX.- Los demás documentos a los que las leyes dieren el carácter de títulos ejecutivos.”

En conclusión para efectos de considerar a un documento, con el carácter de ejecutivo, nos estaremos a la definición
y enumeración, que de ellos realiza el código de procedimientos civiles para el estado de Sonora, en el precepto
aludido, así como todos aquellos documentos a los cuales las demás leyes dieren ese carácter, tal como la confesión
de la deuda ante notario, a que se refiere el artículo 2370 del código civil sonorense, por ejemplo.

QUE EL DEUDOR INCURRA EN MOROSIDAD EN EL EJERCICIO DE LAS ACCIONES EN CONTRA DE SUS DEUDORES

La acción oblicua, tiende a proteger fundamentalmente a un acreedor, que ve amenazada la realización de su crédito,
por la morosidad de su deudor, manifestada en el no ejercicio de sus acciones en contra de sus propios deudores; es
decir, el deudor, deja perecer sus créditos o no los cobra, en perjuicio de su acreedor, a pesar de ser excitado para
que ejercite tales derechos por parte del acreedor.

QUE EL CRÉDITO DEL ACREEDOR SEA EXIGIBLE

No Podrá ejercitarse la acción oblicua, cuando el crédito del acreedor no se haya vencido, y por lo tanto no sea
exigible aún al deudor, pues el acreedor no sabe si el deudor lo cubrirá oportunamente o si por el contrario,
incumplirá con su obligación, lo cual no se sabrá, sino hasta que se cumpla el plazo pactado o la condición impuesta a
la obligación.

QUE LOS CRÉDITOS DEL DEUDOR Y ANTE LOS CUALES MUESTRE PASIVIDAD PARA SU COBRO, NO SE REFIERAN A
DERECHOS INHERENTES A SU PERSONA.

Es decir, los derechos que tiene el deudor en contra de terceros, no deberán referirse a derechos inherentes a su
persona, o sea, consistir en derechos personalísimos, tales como créditos por alimentos, derechos reales de
habitación, uso, etc., pues en tales casos, dichas facultades no pueden ser cobradas por el acreedor en su nombre,
dada su naturaleza personalísima.

QUE EL DEUDOR, EXCITADO POR EL ACREEDOR PARA EJERCITAR LAS ACCIONES QUE TENGA EN CONTRA DE SUS
PROPIOS DEUDORES, NO LO HAGA, DENTRO DEL TÉRMINO DE TREINTA DÍAS.

Para la procedencia de la acción oblicua, es menester, que el acreedor, en interpelación practicada a su deudor, ya
sea notarial o judicialmente, o ante dos testigos, lo requiera, para que dentro del término de treinta días, ejercite las
acciones que tenga en contra de sus deudores conocidos y determinados, apercibiéndole, de que en caso de no
hacerlo así dentro de dicho término, dicha facultad pasará al acreedor, quién podrá ejercitar dichas acciones en su
nombre, para que los bienes o derechos, objeto de dichos créditos, pasen al patrimonio del referido deudor, y que el
acreedor, esté en posibilidad de embargarlos y cubrir su crédito.
MECÁNICA PROCESAL DE LA ACCIÓN OBLICUA

El ejercicio de la acción oblicua, implica, la tramitación de los siguientes procedimientos:

PRIMERO.- LA INTERPELACIÓN AL DEUDOR POR PARTE DEL ACREEDOR:

El Primer procedimiento a tramitar, sería la interpelación al deudor, ya sea notarial, judicial o ante dos testigos, con el
propósito de requerirlo para el efecto de que ejercite las acciones que tenga que hacer valer en contra de sus propios
deudores, ello, dentro del término de treinta días, apercibiéndolo, de que en caso de no hacerlo así, dentro de dicho
término, las acciones correspondientes, es decir, aquellas que debió ejercitar en el plazo concedido, podrán ser
ejercitadas por su acreedor.

SEGUNDO.- LA ACCIÓN OBLICUA:

Una vez que el deudor ha sido requerido por el ejercicio de sus acciones, y suponiendo que no atienda el
requerimiento que se le realizara, consistente en el precitado ejercicio de las acciones en contra de sus propios
deudores; el acreedor, queda facultado para ejercitarlas en su nombre, a través del uso de la acción oblicua; es decir,
queda facultado para demandar a los deudores de su deudor, procurando el pago de créditos a favor de su deudor,
con el propósito de que los bienes o derechos objeto de dichos créditos, se incorporen al patrimonio, del referido
deudor, y estar en aptitud de poder embargarlos en pago del crédito que constante en título ejecutivo tiene en su
contra; aclarando que el acreedor, en virtud del ejercicio de la acción oblicua, adquiere un derecho preferente, para
pagarse con dichos bienes o derechos, una vez que obren en el patrimonio de su deudor.

Los artículos 2376 y 2377 del código civil sonorense, establecen como un derecho para el acreedor, que, si para el
ejercicio de los derechos que haga valer en substitución de su deudor, en contra de terceros, es necesario exhibir
alguna cosa o documento, se encuentra facultado para exigirlos al precitado deudor, en los términos que lo permita,
el código de procedimientos civiles sonorense, es decir, podrá coaccionarlo a través del uso de los medios de
apremio, que autoriza el artículo 162 de dicha codificación, consistentes en multa, cateo, rotura de cerraduras,
arresto y auxilio de la fuerza pública; medios de apremio, que permitirían en un determinado momento hacer presión
sobre el deudor, y obtener la cosa o documento necesario, para ejercitar la acción o acciones que competen a su
deudor, precisamente en ejercicio de la acción oblicua.

Sin embargo, si a pesar de las gestiones del acreedor o de las acciones judiciales ejercitadas para lograr la exhibición
de la cosa o documento necesario para el ejercicio de las acciones en substitución del deudor, no se lograre la
mencionada entrega o exhibición, el acreedor no podrá intentar la acción oblicua,
pero en todo caso, si podrá interpelar al tercero, deudor de su deudor, con el propósito de interrumpir la prescripción
negativa, que traería como consecuencia la liberación de dicho tercero, en perjuicio del deudor y por ende en
perjuicio del acreedor.

TERCERO.- LA ACCIÓN EJECUTIVA PERSONAL DEL ACREEDOR EN CONTRA DE SU DEUDOR:

Suponiendo que el deudor no ejercite las acciones que le competen en contra de sus propios deudores, dentro del
término concedido y de que el acreedor las ejercite en su nombre, logrando realizar los créditos correspondientes a
dichas acciones y como consecuencia de ello, haciendo que los bienes o derechos de que constan dichos créditos,
pasen al patrimonio de su deudor, el acreedor, debe ejercitar la acción ejecutiva que tenga contra su deudor,
embargando con derecho de preferencia para pagarse con ellos, los bienes que en virtud del ejercicio de la acción
oblicua se incorporaron al patrimonio de su deudor.

Como se observa, el aprovechar los efectos de la acción oblicua, implica, el ejercicio de tres procedimientos, lo que la
convierte en una acción poco práctica, en vista, de que al exigir para su ejercicio que el acreedor cuente con un
crédito constante en título ejecutivo, permite que el acreedor, en todo caso opte por ejercitar su acción personal,
derivada de dicho título ejecutivo, y en forma simultánea a la notificación de la demanda, embargue los créditos que
el deudor tuviese en contra de terceros, lo cual es posible, al ser una acción ejecutiva, para de esa forma asegurar el
cumplimiento de los mismos, así como su preferencia para pagarse con ellos, evitando la tramitación de los res
procedimientos mencionados, incluidos en la tramitación de la acción oblicua.
EFECTOS DE LA ACCIÓN OBLICUA

Como efectos de la acción oblicua, podemos apuntar:

a) En primer lugar, permite que los bienes o derechos que le son debidos al deudor, ingresen a su patrimonio, para
que puedan ser embargados por su acreedor.
b) La sentencia favorable obtenida por el acreedor en ejercicio de la acción oblicua le otorga un derecho de
preferencia para pagarse con los bienes o derechos, que como consecuencia del ejercicio de dicha acción ingresen al
patrimonio de su deudor.

c) El tercero demandado, puede paralizar la acción oblicua, pagando al acreedor demandante el monto de su crédito.

d) De la misma manera, el deudor, o el tercero demandado, pueden paralizar la acción oblicua, demostrando la
solvencia del primero u otorgando garantía bastante en tal sentido; asimismo, la acción puede paralizarse, en
cualquier momento que el deudor adquiera bienes bastantes para responder a su acreedor.

e) Los acreedores, que acepten la herencia que corresponda a su deudor, ejercitarán las acciones inherentes a éste,
en los términos de ley.

4.- EL DERECHO DE RETENCIÓN

DEFINICIÓN.- El derecho de retención, es la facultad del acreedor, para retener una cosa propiedad de su deudor, o
para retener los frutos que le corresponden, en caso de que sólo detente el uso o disfrute de ella, y la cosa
pertenezca a un tercero, cuando el precitado deudor, no le pague lo que le adeude, ya sea por concepto de la cosa o
por cualquier otra causa.

La definición anterior, entraña una serie de particularidades, que no poseen otras definiciones, pues tradicionalmente
se ha sostenido como un requisito indispensable para la procedencia del derecho de retención, que exista una
relación entre la cosa retenida y la deuda, es decir, la obligación del deudor, debe, según algunas legislaciones, estar
relacionada con la cosa, sobre la cual se ejerce la retención por parte del acreedor; además, en el caso particular de
nuestra definición, incluye la posibilidad de que el acreedor, retenga los frutos que le corresponden a su deudor de la
cosa retenida, cuando al referido deudor, sólo se le haya transferido el uso o goce de la cosa, por parte de un
tercero; en este caso, en cuanto a la cosa, el acreedor sólo podrá retenerla, en cuanto no perjudique los derechos del
propietario o poseedor originario de ella, ya que en su contra, no es oponible el derecho de retención.

Las particularidades mencionadas, han de tomarse en cuenta como un gran avance en cuanto a la naturaleza del
derecho de retención,, en virtud de que otros códigos como el argentino, en sus artículos 3939 y el 3940 (Bejarano,
1984;369)) siguiendo la tradición de la doctrina en la materia, consideran que ha de existir una relación entre la
deuda y la cosa retenida, para la procedencia del derecho de retención, hipótesis que siguen la mayoría de los
códigos civiles de los diversos estados de la república, tanto aquellos que reglamentan en términos generales, o en
términos específicos, el derecho de retención; y, por lo que respecta al código civil federal, éste, no se ocupa del
derecho de retención, de manera expresa, general y sistemática, sino que realiza diversas aplicaciones de él a casos
particulares, por ejemplo, en el caso de los contratos de arrendamiento en el artículo 2422, el de mandato, en el
artículo 2579, el de obras a precio alzado, en el artículo 2644, en el contrato de transporte, el artículo 2662, etc., pero
sin que en el cuerpo de ley citado, exista una reglamentación específica sobre esta acción; además de que muy
pocos, entre ellos, el código civil sonorense, no sólo se ocupan de rebasar dicho criterio, sino también, de la
posibilidad de retener los frutos, cuando de la cosa, sólo pertenezcan al deudor, el uso o el disfrute de ella.

En efecto, los artículos 2379 y 2383 del código civil sonorense, establecen literalmente lo siguiente:

“ARTÍCULO 2379.- Existirá el derecho de retención cuando la ley autorice al detentador o poseedor de una cosa ajena
a conservar la tenencia de la misma hasta que el dueño de ella le pague lo que le adeude, bien sea por concepto de
la cosa o por algún otro motivo.”

“ARTÍCULO 2383.- Cuando el deudor haya entregado al acreedor un bien, respecto del cual no se haya transmitido el
dominio al primero, pero si el uso o goce, podrá el acreedor retener los frutos que legalmente correspondan al
deudor, y en cuanto a la cosa, sólo podrá hacerlo entretanto no se perjudiquen los derechos del propietario o
poseedor originario, en cuya contra no será oponible el derecho de retención”

Es evidente, que de los preceptos transcritos, emergió nuestra definición inicial, sobre el derecho de retención, misma
que contiene, como lo asentamos, ciertas particularidades, que convierten a la legislación civil sonorense, en esta
materia, en una ley de avanzada, dado el caso, de que ameritados juristas han criticado la legislación civil existente
en materia de derecho de retención, como es el caso de los distinguidos juristas Manuel Bejarano Sánchez(1984; 369-
370), y Julien Bonnecase (1995;695); críticas que no alcanzan a dicha codificación, en vista de que ésta sigue sin
lugar a dudas la concepción de Bonnecase(1995;707), que se encuentra presente en el código civil sonorense, en
cuanto se refiere al dominio de aplicación y efectos del derecho de retención, ya que para el ameritado jurisconsulto
francés, el derecho de retención a de proceder, siguiendo un nuevo y más amplio sistema, que haga abstracción de la
relación necesaria entre la cosa y la deuda, así como de la necesidad de una relación contractual o cuasi-contractual
entre acreedor y deudor, elementos que se habían considerado hasta la opinión de Bonnecase, como esenciales para
la procedencia del derecho de retención, de parte de los sistemas existentes, como consecuencia de la clasificación en
cuatro grupos de los grandes comentadores del código Napoleón(Bonnecase, 1995; 700-702), mismos sistemas, que
se clasificaron de la siguiente manera:

- “Sistema restrictivo y rigurosamente exegético, que sostiene, que el derecho de retención sólo existe por los textos
y dentro de los límites que éstos establecen, este sistema sobre el dominio del derecho de retención, fue aceptado
por Mourlon, Pont, Larombiere, y personificado por Laurent.”

- “Sistema que admite el derecho de retención, independientemente de los textos, con la doble condición de que el
crédito del retenedor sea conexo a la cosa, y que la posesión de ésta por el acreedor se deba a una convención o, por
lo menos, a un cuasicontrato; y que la deuda, conexa a la cosa detentada, haya nacido con motivo de esta
convención o de este cuasicontrato, ésta postura fue defendida por Aubry y Rau.”

- “Sistema que concede facultades discrecionales a los tribunales para negar o conceder el derecho de retención, en
ausencia de un lazo contractual entre las partes, significa una etapa más en la vida progresiva de la ampliación del
dominio de aplicación del derecho de retención, siendo una propuesta de Demolombe.”

- “Sistema que admite el derecho de retención a condición únicamente de que exista conexidad entre el crédito y la
posesión de la cosa y esto aún cuando no medie entre las partes un lazo que se derive de un contrato o un
cuasicontrato, siendo este sistema expuesto por Guillouard.”

Analizando las diversas posturas de los sistemas en los cuales fueron clasificados los grandes comentadores del
código Napoleón, advertimos, que nuestro código civil sonorense, va más allá de dichas posturas, toda vez que
reglamenta el derecho de retención, no sólo de manera general, como hipótesis independiente, sino que también lo
reglamenta en términos particulares de acuerdo al primer sistema, asimismo, el sistema adoptado por el código civil
sonorense, realiza una reglamentación del derecho de retención, más allá del requisito de conexidad entre la cosa
retenida y la deuda, incluso más allá de la existencia de una relación contractual o cuasicontractual, entre acreedor y
deudor para la procedencia del derecho de retención, ya que en análisis de las hipótesis que nuestro código civil
sonorense expone, como supuestos de procedencia de la facultad de retención, así lo dejan entrever, tal y como se
observa en lo establecido por loa artículos 2379 2380 de la codificación mencionada, los que
literalmente dicen:

“ARTÍCULO 2379.- Existirá el derecho de retención cuando la ley autorice al detentador o poseedor de una cosa ajena
a conservar la tenencia de la misma hasta que el dueño de ella le pague lo que le adeude, bien sea por concepto de
la cosa o por algún otro motivo.”

ARTÍCULO 2380.- Cuando la ley no establezca expresamente el derecho de retención, podrá no obstante ejercitarse
por el acreedor, si su crédito consta en título ejecutivo o ha sido reconocido judicialmente o ante notario, aunque no
haya relación entre el crédito y la cosa del deudor que se encuentre en poder del acreedor, o entre dicho crédito y la
causa de la posesión o detentación.”

Como se observa, nuestro código civil sonorense, aplica en su mayor parte, la tesis de Bonnecase, pues no comparte
la rigurosidad de la tesis exegética que expone el primer sistema; como tampoco comparte la necesidad del nexo
entre la cosa retenida y la deuda, para la procedencia del derecho de retención, tal y como lo exponen los sistemas
que sostiene Aubry y Rau, en el segundo sistema mencionado, y el sostenido por Guillouard, en el último de los
expuestos, como tampoco comparte la concesión de facultades discrecionales a los tribunales para negar o conceder
el derecho de retención, como lo expone el tercer sistema mencionado; sin embargo si comparte con Bonnecase la
opinión de que el derecho de retención a de proceder, aún a pesar de que no exista relación entre la cosa retenida y
la deuda, así como aún cuando no exista relación contractual o cuasi- contractual entre acreedor y deudor, tal y como
lo expone dicho jurista literalmente:

“En nuestra opinión, la fórmula que traduce el dominio de aplicación y efectos del derecho de retención es más
amplia que las propuestas hasta hoy por la doctrina; pero por otra parte, no es sino el desarrollo lógico de varias
fórmulas de extensión progresiva, propuestas sucesivamente por loa autores a que nos
hemos referido. Dicha fórmula es la siguiente: el derecho de retención es independientemente(sic) tanto de la
excepción non adimpleti contractus, como de toda relación contractual o cuasicontractual entre las partes, y de la
noción del debitum cum re junctum; el derecho de retención existe siempre que un acreedor tenga materialmente en
su poder una cosa perteneciente a su deudor, salvo ley expresa en contrario y los casos en que el acreedor se haya
apoderado en forma ilícita de la cosa, principalmente por la violencia” (Bonnecase, 1995;707)
Según la opinión expresa de Bonnecase, contenida en el párrafo que antecede, el derecho de retención ha de
proceder, sin que sea necesario para ello, una relación entre la cosa y la deuda, así como sin necesidad de que exista
una relación contractual o cuasicontractual entre las partes, estableciendo como límites a dicha facultad, que no
exista ley expresa que prohíba el derecho de retención o que el acreedor, no se haya hecho ilícitamente de la cosa;
condiciones establecidas también por el código civil sonorense, para el ejercicio del derecho de retención, en los
artículos 2381 y 2382, mismos que se transcriben a continuación: “ARTÍCULO 2381.- El acreedor no podrá ejercer el
derecho de retención, si ha obtenido del deudor una cosa a base de engaños, maquinaciones o artificios, o con la
promesa de devolverla inmediatamente”, ARTÍCULO 2382.- Tampoco podrá ejercitar el citado derecho de retención,
cuando la causa de su posesión o tenencia sea ilícita, o cuando haya obtenido que un tercero, sin consentimiento del
deudor, le entregue un bien de éste”, para Bonnecase, basta para la procedencia del derecho de retención, que el
acreedor tenga materialmente en su poder una cosa perteneciente a su deudor, lo que no necesariamente se
comparte por el contenido del código civil sonorense, el cual no obstante que va más allá de la opinión de los cuatro
sistemas mencionados, en los cuales se agrupa a los grandes comentadores del código Napoleón, y que se
transcribieron líneas antes, si exige que cuando menos el acreedor cuente con un crédito que conste en título
ejecutivo, es decir, la legislación civil sonorense, si bien comparte con la opinión del distinguido jurista francés, la
necesidad de abstraer el ejercicio del derecho de retención, a la necesidad de la conexión entre la cosa retenida y la
deuda, así como la necesidad de existencia de una relación contractual o cuasicontractual entre las partes, no
comparte la opinión liberal de procedencia que expone dicho jurista de manera libre y total, es decir, no reglamenta
el derecho de retención como procedente, en todo caso en que el acreedor, tenga en su poder una cosa
perteneciente a su deudor; sino que primero, como lo expresa en el artículo 2379, declara procedente dicha facultad,
cuando la ley lo autorice, para luego, en el diverso precepto 2380, declarar procedente dicha facultad, aún cuando la
ley no la autorice expresamente, siempre y cuando el crédito del acreedor, conste en título ejecutivo, introduciendo
con ello una variante en relación a la opinión doctrinal de Bonnecase, poniendo un límite al ejercicio de dicha
facultad, consistente en que el crédito del acreedor,
precisamente conste en título ejecutivo.

EFECTOS DEL DERECHO DE RETENCIÓN

Los efectos del derecho de retención, pueden expresarse en los términos siguientes:

a) En vista del derecho de retención, el acreedor no puede motu propio, apropiarse de la cosa o de sus frutos, o
disponer jurídica o materialmente de tales bienes, en todo caso, sólo se encuentra facultado para conservarlos en su
poder hasta que sea pagado, ya sea directamente por el deudor, o por remate, en ejecución de la sentencia que se
dictare en el juicio que el reteniente entablare en contra del deudor, exigiendo el pago de su crédito; es decir, por
virtud del derecho de retención, el acreedor no puede obtener el remate de la cosa en forma directa, sino que, la
retención sólo le otorga un derecho de preferencia para pagarse con la cosa, una vez que se dilucide en el juicio
respectivo, sobre el derecho del acreedor, y éste obtenga sentencia condenatoria en contra de su deudor, y en vista
de ello, proceda al remate de la cosa retenida.

b) El derecho de retención es oponible al deudor y a todos los terceros, excepto, a aquellos que tengan adquirido un
derecho real sobre la cosa en fecha anterior al ejercicio de la retención, los cuales podrán perseguirla y asegurarla, o
tomar posesión de ella, según la naturaleza de sus derechos; por tanto, el derecho de retención, es oponible a los
acreedores que sin garantía real, anterior a la retención, embarguen o secuestren la cosa u obtengan el remate de la
misma.

c) Si se remata la cosa retenida, en ejecución de la sentencia que obtenga el acreedor, en contra del deudor, en
razón del reconocimiento judicial de su crédito, la retención le otorga un derecho de preferencia sobre los demás
acreedores que no tengan garantía real, anterior a la fecha, a la en que se inició el ejercicio del derecho de retención.

d) En los casos en que el deudor se encuentre en estado de concurso o liquidación, el derecho de retención, será
oponible, para el efecto de que el acreedor, no sea desposeído de la cosa y para que obtenga en su caso el pago
preferente sobre todos los acreedores, que no tengan sobre la cosa retenida un derecho de garantía anterior al
ejercicio del derecho de retención.

e) El acreedor que ejerza el derecho de retención, está facultado para entablar los interdictos, respecto a inmuebles,
o para perseguir la cosa mueble, cuando haya sido despojado de ellos.
REQUISITO DE PROCEDIBILIDAD PARA EL EJERCICIO DEL DERECHO DE RETENCIÓN

Con el propósito de que la fecha de inicio del ejercicio del derecho de retención, conste de manera indubitable, es
decir, que no haya duda sobre la fecha en que el acreedor inicio la retención de la cosa propiedad de su deudor, es
menester que dicho acreedor, notifique personalmente al referido deudor, sobre el momento a partir del cual ejercerá
el derecho de retención, dicha notificación, ha de hacerse por conducto de notario público o bien, en vía de
jurisdicción voluntaria, a través de la autoridad judicial; advertimos que la ley civil sonorense, en su artículo 2387,
sólo autoriza la notificación notarial y judicial, no autorizando que dicha notificación se haga ante dos testigos, en
vista de que la seriedad y trascendencia que el propio código civil otorga al ejercicio del derecho de retención, sobre
todo en lo que respecta a los derechos de preferencia que otorga al acreedor, hacen necesario, que la notificación
exigida, conste de manera indubitable, considerando el legislador sonorense, que una notificación ante dos testigos,
es a todas luces dubitable; pues de aceptar este tipo de notificación, pudiere dar lugar a múltiples casos de fraude en
perjuicio de acreedores, simulando retenciones no efectuadas realmente.

Por tanto, el derecho de retención, no procederá, cuando se demuestre, por cualquier interesado jurídico, que se
urdió un acuerdo fraudulento o simulado, entre acreedor y deudor, o bien, cuando el último de los mencionados,
haya hecho entrega de la cosa al primero, en perjuicio de acreedores; considerándose, que existe perjuicio de
acreedores, cuando la suma de los bienes del deudor, sin tomar en cuenta los que haya entregado al acreedor, sea
menor que la suma de sus deudas.

Por autorización del artículo 2394 del código civil sonorense, son aplicables a los casos de acuerdo fraudulento y de
simulación, entre acreedor y deudor, para llevar adelante el derecho de retención, así como en el caso, de que el
deudor haga entrega de la cosa a su acreedor en perjuicio de otros acreedores, las presunciones de fraude y de
simulación establecidas en los artículos 2359, 2360 y 2368 del código mencionado, y que no obstante se citaron a
propósito del estudio de la acción pauliana y de la acción declaratoria de simulación, se consignan a continuación,
para tener más presente en ocasión de la temática abordada, las presunciones mencionadas:

“ARTÍCULO 2359.- Se presumen fraudulentas las enajenaciones a título oneroso hechas por aquellas personas contra
quienes se hubiese pronunciado antes sentencia condenatoria en cualquier instancia, o expedido mandamiento de
embargo de bienes, cuando estas enajenaciones perjudican los derechos de sus acreedores”

“ARTÍCULO 2360.-Se presumen también fraudulentas las enajenaciones hechas entre parientes, entre consortes, o
entre adoptante o adoptado. asimismo, las que se ejecuten dentro del plazo de treinta días anteriores a la declaración
judicial de la quiebra o del concurso del deudor, o aquellas en las que se establezca un precio inferior a la mitad del
justo valor o estimación de la cosa o derecho”

“ARTÍCULO 2368.- Son presunciones de simulación, salvo prueba en contrario, las siguientes:

I.- La existencia de un precio vil en las enajenaciones, cuando el mismo sea inferior a la mitad del justo valor de la
cosa o derecho;

II.- La realización del acto entre parientes, consortes, adoptante y adoptado, o personas de amistad íntima, siempre y
cuando tenga por objeto enajenaciones a título oneroso o gratuito, después de que se hubiere pronunciado sentencia
condenatoria en contra del enajenante, en cualquier instancia o se hubiere expedido mandamiento de embargo de
bienes; y

III.- La realización del acto dentro del plazo de treinta días anterior a la declaración judicial de la quiebra o del
concurso del deudor.”

En consecuencia, realizando una adecuación de las presunciones de fraude y simulación, al caso del derecho de
retención, y excluyendo la presunción de fraude y simulación referentes a la existencia de un precio inferior a la mitad
del justo valor de la cosa, en vista de que tal hipótesis a nuestro juicio no es susceptible de adecuarse, en virtud de
que se refieren al precio de la cosa en operaciones onerosas, aplicables a los casos de enajenación de bienes a que
se refieren como presupuestos de procedencia, la acción pauliana y la acción de simulación, respectivamente, y dado
que el ejercicio del derecho de retención sólo supone la existencia de un crédito, sin que sea relevante su monto, en
relación con el precio de la cosa retenida, así como la retención de dicha cosa propiedad del deudor; tendremos como
presunciones de fraude y simulación, las siguientes:

EL DERECHO DE RETENCIÓN, SE PRESUME FRAUDULENTO:


- Cuando se lleve a cabo la retención de bienes, que sean propiedad de una persona, contra la cual se hubiere
pronunciado antes sentencia condenatoria en cualquier instancia o se haya expedido en su contra, mandamiento de
embargo de bienes, cuando dicha retención perjudique los derechos de acreedores.

- Cuando la retención, se lleve a cabo entre parientes, entre consortes, o entre adoptante o adoptado; así como las
que se ejerciten en el plazo de treinta días anteriores a la declaración judicial de la quiebra o concurso del deudor.

ASIMISMO, SE PRESUMEN SIMULADOS LOS ACTOS DE LA RETENCIÓN:

- Cuando el ejercicio del derecho de retención, se lleve a cabo entre parientes, consortes, adoptante y adoptado, o
entre personas de íntima amistad, siempre y cuando tenga por objeto la retención de una cosa, después de que se
hubiere pronunciado sentencia condenatoria en contra del supuesto deudor, en cualquier instancia, o se hubiere
expedido mandamiento de embargo de bienes, y

- Cuando la realización de la retención, se lleve a cabo, dentro del plazo de treinta días anteriores a la declaración
judicial de quiebra o concurso del supuesto deudor.

NATURALEZA JURÍDICA DEL DERECHO DE RETENCIÓN

En torno a esta temática ha existido bastante controversia, pues mientras algunos juristas como Guillouard
(Bonnecase, 1995;709), consideran al derecho de retención como un derecho real, al sostener que: “Consideramos
que el derecho de retención es un derecho real, y que debido a su realidad es oponible a los terceros adquirentes, a
los acreedores hipotecarios o privilegiados, y a la masa de acreedores de la quiebra” otros en su inmensa mayoría,
casi de manera unánime, lo consideran un derecho personal con ciertas características especiales, lo cierto es que el
derecho de retención, posee ciertos efectos que lo asemejan a un derecho real, al menos de garantía, cierto es, que
por otra parte, no puede considerarse como tal en virtud de que se traduce tan sólo en una facultad del acreedor
para retener un bien propiedad de su deudor, con el propósito de asegurar una preferencia en el pago de su crédito,
con el producto de la referida cosa. Sin embargo, existe como ya dijimos una casi unanimidad en relación a la
naturaleza de dicha facultad, opiniones que pueden resumirse de la siguiente manera:

a) Manuel Bejarano Sánchez, (1984; 376), considera que el derecho de retención, no es un derecho real, en virtud de
que no posee acción específica para la recuperación de la cosa de manos de terceros, como acontece en el caso de la
acción reivindicatoria, que se otorga al propietario para la recuperación de la cosa, por ejemplo, como también carece
de la fuerza y efectividad que poseen los derechos reales, aún de la fuerza que posee el embargo; incluso para este
jurista el derecho de retención, no es un derecho personal, sino que es un “derecho accesorio que ayuda a hacer
efectivo un derecho de crédito”.

b) Rafael Rojina Villegas, (1978; 431), sostiene que el derecho de retención, “no es un derecho real, pues no posee
los atributos que los caracterizan”.

c) Para Bonnecase(1995; 710), el derecho de retención no es un derecho real, porque no se encuentra en él ninguno
de los elementos que distinguen orgánicamente a os derechos reales principales o de los derechos reales de segundo
grado, sino que el derecho de retención, es “un caso particular de crédito quirografario con prenda especializada”.

d) Para Borja Soriano, (1997;526), el derecho de retención va más allá de un simple derecho personal o de crédito,
es decir, este jurista, criticando la postura de Bonnecase, afirma que el derecho de retención es un crédito muy
superior como garantía a los créditos quirografarios puros y simples, en virtud de que es oponible a los terceros y
prácticamente da por resultado un derecho de preferencia para el acreedor reteniente.

Las anteriores opiniones, coinciden fundamentalmente en una cuestión en concreto, el derecho de retención otorga al
acreedor, una preferencia para pagarse con la cosa o con el producto de su venta, oponible desde luego a todos los
terceros, excepto a aquellos que tengan sobre la cosa un derecho real anterior al ejercicio de dicha facultad de
retención, lo que sumado a la facultad de persecución que posee el referido acreedor, según reglamenta el artículo
2389 del código civil sonorense, lo convierte en una quasi derecho real, que si bien no posee todas y cada una de las
cualidades de los derechos reales principales o accesorios, si posee características que lo distinguen de un simple
crédito quirografario, en cuanto posee una garantía de pago determinada, sobre la cual puede ejercer derechos
persecutorios, si bien precarios, no dejan de ser facultades de persecución que lo autorizan para perseguir la cosa y
recuperarla de manos de terceros y pagarse con ella o con el producto de su venta, el crédito que le sirvió de base
para el ejercicio del precitado derecho de retención.
IX.-TRANSMISIÓN DE OBLIGACIONES

A.- PRESENTACIÓN

Hasta hoy hemos abordado el estudio de las obligaciones civiles, desde su nacimiento a partir de un contrato, de una
declaración de voluntad, una gestión de negocios, un enriquecimiento sin causa, un hecho ilícito, un riesgo creado, un
legado, una sentencia o resolución administrativa, un concubinato, o bien un acto jurídico condición, también, hemos
abordado su estudio a partir de la responsabilidad civil que el incumplimiento de las obligaciones engendra, como
también, ha quedado asentado el carácter complejo que las obligaciones pueden adquirir en cuanto a su eficacia , en
cuanto a los sujetos o en cuanto al objeto de la precitada obligación; por otra parte. Hemos estudiado, los supuestos
y consecuencias del cumplimiento de las obligaciones, así como las consecuencias de su incumplimiento, hasta llegar
al estudio de las acciones que protegen o intentan proteger los intereses de los acreedores quirografarios.

Por tanto, una vez que hemos estudiado, la génesis y los elementos que pueden complicar las obligaciones, así como
los supuestos y consecuencias de su cumplimiento e incumplimiento, ha llegado el momento de estudiar, la forma en
que se transmiten los derechos personales o de crédito, así como las obligaciones que les son correlativas; en
consecuencia, abordaremos el estudio a partir de las siguientes figuras jurídicas a saber:

1.- LA CESION DE DERECHOS.


2.- LA SUBROGACION.
3.- LA CESION DE DEUDAS.

B.- DESARROLLO DELTEMA

1.- LA CESIÓN DE DERECHOS

DEFINICIÓN

Basándonos en lo establecido en el artículo 2206 del código civil sonorense, así como en las definiciones de ésta
figura jurídica que establecen, los juristas Rojina Villegas, quién le denomina cesión de créditos (1978; 450-451);
Bejarano Sánchez (1984; 417 ); y Bonnecase (1995;898), entre otros, la cesión de derechos en nuestra opinión, es
un contrato, en virtud del cual una persona titular de un derecho, lo transmite a otra, de manera onerosa o gratuita,
sin que por ello se modifique la relación jurídica existente y sin necesidad de la autorización o consentimiento del
deudor. El que transmite se denomina cedente y el que recibe la titularidad del derecho, cesionario; en la definición
propia anterior, ubicamos como derechos susceptibles de cederse, no sólo a los personales, sino también a los
derechos reales; ahora bien, como para efectos de nuestro curso, nos interesan los derechos personales o de crédito,
nos ocuparemos específicamente de la transmisión de este tipo de facultades, y circunstancialmente nos referiremos
a la transferencia de los llamados derechos reales.

DERECHOS QUE PUEDEN SER CEDIDOS

Todo derecho personal o real, es susceptible de cederse utilizando este contrato, (Arts. 2206 y 2208 CCS), con tal que
la naturaleza de dicha facultad no impida su transmisión, o que la intransmisibilidad resulte de disposición legal, o que
así se hubiese acordado originalmente entre las partes, por tanto, para determinar que derechos pueden cederse y
cuales no, utilizaremos el método de excepción, es decir, aquél que generaliza, puntualizando las excepciones, en
vista, de que, enumerar específicamente los derechos cedibles, es metodológicamente inadecuado, por su extensión,
razón por la cual utilizaremos el método de excepción mencionado; así, podemos afirmar que todos los derechos son
susceptibles de cesión, excepto:

a) Cuando la ley lo prohíba, como en el caso de los derechos reales de uso y habitación, los cuales en consideración a
su carácter personalísimo, el legislador los consideró intransmisibles, así como el caso de intransmisibilidad del
derecho de servidumbre, a menos que se enejen el predio dominante, caso en el cual se transfiere el gravamen
mencionado, por ser inseparable del predio al cual pertenece.

b) Cuando las partes originalmente hayan estipulado, que el derecho del cual es titular el acreedor, no será
susceptible de transmitirse a terceros, caso en el cual el acuerdo de prohibición deberá constar en el título
constitutivo del derecho, sin cuyo requisito, el deudor no podrá alegar el mencionado acuerdo para oponerse a la
cesión.

c) Cuando la naturaleza del derecho, no permita su transmisión, como el caso de la intransmisibilidad del derecho de
alimentos, o del derecho a ejercer la patria potestad, etc.
LA FORMA Y LOS EFECTOS DE LA CESIÓN DE DERECHOS PARA LAS PARTES Y LOS TERCEROS

LA FORMA DE LA CESIÓN DE DERECHOS

La cesión de derechos de crédito, que no sean a la orden o al portador ha de constar en escrito privado, signado ante
dos testigos, a menos que los derechos que se transmiten deban constar en escritura pública por disposición de la
ley; en lo que respecta a la cesión de derechos reales, debe constar, según la forma exigida por la ley al acto jurídico
que le dé origen y si se refieren a inmuebles, la cesión debe constar en escritura pública, como la hipótesis de
transmisión de derechos relativos a inmuebles u otros derechos reales susceptibles de registro

LOS EFECTOS DE LA CESIÓN DE DERECHOS

Los efectos de la cesión de derechos, han de diferenciarse, según las personas a quienes vaya afectar o beneficiar,
por lo tanto, la cesión surte efectos:

PRIMERO.- PARA LAS PARTES.- La cesión de derechos, surte efectos desde la fecha de celebración de la misma, a
menos que se hayan diferido sus efectos, por causa de un término o plazo, o una condición suspensiva, acordados
entre cedente y cesionario.

PARA EL ACREEDOR CEDENTE.- Los efectos de la cesión para el acreedor cedente, consisten básicamente, en que:

a) Si la cesión fue gratuita, el cedente no está obligado a garantizar en ningún caso, a favor del cesionario, ni la
existencia del crédito, ni la solvencia del deudor cedido.

b) Adquiere la obligación de garantizar la existencia o legitimidad del crédito, al tiempo de llevarse a cabo la cesión, a
menos que en la propia cesión se haya dejado asentado o se pruebe, que el crédito se cedió con el carácter de
dudoso.

c) En el caso de que se cedan en conjunto ciertos derechos, el cedente, está obligado a responder de la legitimidad
del todo en general; sin que se encuentre obligado al saneamiento de cada una de las partes, a menos que el
cesionario sufra evicción sobre todo el conjunto o de la mayor parte de él.

d) En el caso de que se ceda el derecho a una herencia, sin especificar los bienes o derechos que la integran, el
cedente, sólo se encuentra obligado a responder de su carácter de heredero; si aprovechó algunos frutos o percibió
alguna cosa de la herencia, deberá pagar su precio al cesionario, a menos que se hubiese pactado lo contrario, esto
es, que se hubiesen excluido de la cesión, los frutos o las cosas percibidas por el cedente. Por su parte el cesionario,
debe pagar al cedente, todos los gastos que hubiere realizado, en vista de las deudas hereditarias, incluyendo el pago
de los créditos que el cedente tuviese en contra de la propia herencia, a menos que se hubiese acordado lo contrario,
es decir, excluir de la cesión, el pago a cargo del cesionario por dichos conceptos.

e) El cedente, no está obligado a garantizar la solvencia del deudor cedido, a menos que:

- Ello se estipule expresamente en la cesión, es decir, que el acreedor cedente se hubiere hecho responsable de la
solvencia del deudor; en tal caso, si no se hubiere estipulado un término para la duración de dicha responsabilidad, la
misma se circunscribirá a un año, contado desde la fecha en que la deuda fuere exigible, si la misma se encuentra
vencida, y si no fuese exigible aún, se computará el término desde la fecha de su vencimiento. Si el derecho cedido,
se refiere a una renta perpetua, la responsabilidad por la solvencia del deudor cedido, se extingue a los cinco años,
contados desde la fecha de la cesión.

- Que la insolvencia del deudor cedido sea pública y anterior a la cesión.

- Que se trate de títulos civiles a la orden, pues en tal caso, al estar expedidos nominativamente a su favor, lo hacen
responsable por su propia solvencia.

PARA EL CESIONARIO:

Por virtud de la cesión de derechos, el cesionario adquiere el crédito o derecho transmitido, con todos sus accesorios,
incluyendo garantías, como la fianza, hipoteca, prenda o cualquier otro privilegio, incluyendo intereses, los cuales se
presumen cedidos juntamente con el crédito principal, salvo prueba en contrario.
Asimismo, por virtud del contrato de cesión, adquiere las facultades correlativas de las obligaciones a cargo del
cedente, mismas que se consignan con anterioridad.

SEGUNDO.- EFECTOS PARA EL DEUDOR CEDIDO Y DEMÁS TERCEROS:

RESPECTO AL DEUDOR CEDIDO:

a) La cesión de derechos, para que surta efectos en contra del deudor, y por ende, le sea oponible, debe notificársele
judicialmente o extrajudicialmente, ante notario o dos testigos, de la transmisión del derecho a favor del cesionario, el
cual no podrá ejercitar en contra del deudor los derechos adquiridos, hasta en tanto no lleve a cabo la referida
notificación; Si la cesión es de derechos reales, surtirá efectos en contra del deudor, una vez que se haya inscrito en
el registro público de la propiedad si se trata de inmuebles o derechos susceptibles de registro, o que haya tomado
posesión de los muebles, para que en uno y otro caso, se ejerciten los derechos y sean oponibles a terceros,
pudiéndose en consecuencia intentar las acciones persecutorias o de preferencia que correspondan.

b) La notificación que ha de hacerse al deudor, referida a la cesión del derecho en su contra, sólo tiene derecho a
pedirla o hacerla, el acreedor que presente el título justificativo del crédito, o el de la cesión cuando aquél no sea
necesario, es decir, la notificación puede realizarla, tanto el acreedor primitivo, como el cesionario, en su carácter de
nuevo acreedor, a condición de que en ambos casos, presenten uno u otro de los documentos mencionados.

c) Si el deudor estuvo presente en la cesión del derecho, y no se opuso a ella, la notificación se tendrá por hecha
para todos los efectos legales a que haya lugar; lo mismo sucederá, cuando estando ausente el deudor, se pruebe
que la ha aceptado en sus términos.

d) Si el crédito se ha cedido a varios cesionarios, tendrá preferencia, aquél que haya notificado primeramente la
cesión al deudor, a menos que la cesión por mandato de la ley haya de inscribirse, pues entonces, tendrá preferencia,
el cesionario que haya realizado la inscripción en primer término. En relación a la cesión de derechos reales, a favor
de varios cesionarios, tendrá preferencia aquél cuyo derecho se haya registrado primeramente, si el derecho es
susceptible de registro, o aquél que haya tomado posesión de la cosa, tratándose de muebles.

e) Hasta en tanto, no se haga la notificación de la cesión al deudor, éste se libera pagando al acreedor primitivo; por
lo que, una vez realizada la referida notificación, el deudor sólo se libera, pagando al cesionario, es decir, al nuevo
acreedor.

EFECTOS RESPECTO A LOS DEMÁS TERCEROS:


(Art.- 2211 CCS)

La cesión de créditos, así como la cesión de derechos reales, no surten efectos contra los demás terceros, mientras la
referida cesión, no adquiera fecha cierta, conforme a las reglas siguientes:

- Desde la fecha de la inscripción en el registro público de la propiedad, cuando el crédito cedido deba inscribirse.

- Si la cesión se realiza en escritura pública, desde la fecha del otorgamiento de ella.

- Si se trata de un documento privado, desde el día en que s inscriba o incorpore en un registro público, desde la
muerte de uno de los que lo firmaren o desde la fecha en que se entregue a un funcionario público por razón de u
oficio.

Cuando el crédito conste en un título civil a la orden o al portador, su cesión, se realizara, mediante la forma
estipulada para la cesión de derechos ordinaria, ya mencionada con antelación o mediante el simple endoso, si es a la
orden, o por la mera tradición del documento, si es al portador, tal y como lo dispone el artículo 2033 del código civil
sonorense; no siendo necesario que dicho documento adquiera fecha cierta para su oponibilidad en contra de
terceros, en vista de su naturaleza negocial, es decir, de su carácter transmisivo; ya que el sujetarlo a dicho requisito,
equivaldría a despojarlo de tal calidad en detrimento de su naturaleza y fácil circulación, ya que no obstante, dichos
documentos no tienen el carácter de autónomos y literales, respecto a la causa que les dio origen, según el código
civil sonorense, si mantienen cierta independencia, respecto de los requisitos de tradición que se exige para otros
créditos de carácter personal; por tanto, para que la transmisión de los títulos civiles a la orden o al portador sean
oponibles a terceros, no requieren adquirir fecha cierta, como el caso de la cesión de otros derechos personales o
reales, a que se refiere el artículo 2211 del código civil sonorense.
EFECTOS DE LA CESIÓN DE DERECHOS EN SI MISMA

La cesión de derechos, transmite no sólo el derecho expresamente cedido, sino que incluye, la de todos los derechos
accesorios, como la fianza, la hipoteca, la prenda o cualquier otro privilegio a favor del acreedor, incluyendo los
intereses vencidos, los cuales se presumen cedidos conjuntamente con el crédito principal, salvo prueba en contrario.

La cesión de derechos, no altera la relación jurídica existente entre acreedor primitivo o cedente y deudor, la cual se
transfiere sin alteración a la nueva situación, que se crea entre el cesionario o nuevo acreedor y el deudor cedido, en
tal razón, el deudor, puede oponer al cesionario, las excepciones que podría oponer al cedente en el momento de la
cesión.

Si el deudor cedido, tiene contra el cedente, un crédito no exigible al momento de la cesión, podrá invocar la
compensación, con la condición de que su crédito, no sea exigible después de que lo sea el crédito cedido, es decir,
que su crédito en contra del acreedor primitivo, debe ser exigible antes, de que lo sea el crédito cedido.

En los derechos reales, el propietario o poseedor originario de la cosa gravada, como deudor real determinado, podrá
oponer al cesionario, todas las excepciones que en virtud de la naturaleza de la cosa o del derecho real fueren
procedentes, así como todas aquellas excepciones que podría haber opuesto al
titular primitivo del mencionado derecho real cedido.

NATURALEZA JURÍDICA DE LA CESIÓN DE DERECHOS

La cesión de derechos, constituye un acto jurídico, que adquiere fisonomía jurídica de otros contratos según el caso,
pues si la transmisión del derecho, sea personal o real, se realiza a cambio de un precio cierto y en dinero, estaremos
en presencia de una compraventa de derechos; si la transferencia se realiza a cambio de otro derecho o de otro bien
corporal, estaremos en presencia de un contrato de permuta de bienes; si la cesión de derechos es gratuita, entonces
estaremos en presencia de una donación de derechos.

La cesión de derechos, nace con la necesidad de transmitir bienes incorpóreos, es decir, derechos personales o de
crédito fundamentalmente, aún cuando la ley, en este caso, el código civil sonorense, permite la cesión de derechos
reales a partir del uso de esta figura jurídica, o que viene a otorgarle a esta forma de transmisión de derechos, su
fisonomía cambiante, pues al cederse derechos personales o de crédito, es fácil comprender la intención de existencia
jurídica de esta figura; sin embargo, al hablar de cesión de derechos reales, que importan simultáneamente la
transferencia de cosas, es el caso, en que la referida cesión, exhibe con mayor claridad su característica para adquirir
distintas fisonomías, como contrato de compraventa, permuta o donación; lo cual acontece también, cuando se
transmiten derechos personales o de crédito, que no importan la transferencia simultánea de cosas, pero en este
caso, es menos observable la metamorfosis, mediante la cual la cesión de derechos, adquiere la forma jurídica y
los efectos de los contratos mencionados.

2.- LA SUBROGACION

Esta es otra forma de transmitir el crédito y sustituir al acreedor, consignada en los artículos 2236 al 2241 del código
civil sonorense; es definida por Borja Soriano (1997; 591), como: “Es la substitución admitida o establecida por la ley,
en los derechos de un acreedor, por un tercero que paga la deuda o presta al deudor fondos para pagarla”, aún
cuando también comenta: “La palabra subrogación evoca la idea de una substitución, sea de una cosa por otra, sea
de una persona por otra . En el primer caso es real, en el segundo es personal”; asimismo, Bejarano Sánchez (1984;
429), la define como: “Hay subrogación real, cuando se substituyen unos bienes por otros y subrogación personal por
pago, cuando el acreedor es substituido por un tercero que paga la deuda o presta dinero para tal fin”; Por su parte
el artículo 2237 del código civil sonorense, establece literalmente:

“Habrá subrogación real siempre que una cosa afectada a un derecho real sea substituida por su valor, en los casos
de expropiación, seguro, remate u otro equivalente. También habrá subrogación real cuando el propietario o
poseedor de la cosa gravada la destruya para sustituirla por otra. En todos estos casos el titular del derecho real
tendrá acción sobre el precio para ser pagado o indemnizado, o sobre la nueva cosa. La regulación de los derechos
correspondientes al dueño o poseedor y al titular del derecho real, cuando exista un valor que sustituya a la cosa, se
hará tomando en cuenta los valores que asignen los peritos respectivamente a los intereses de ambas partes.
Tratándose de hipoteca, prenda, y anticresis, el valor que sustituya a la cosa se aplicará preferentemente al pago del
crédito garantizado”

De las definiciones anteriores, incluyendo el precepto trascrito, se desprende, que la subrogación puede ser personal
o real, en el primer caso, cuando se sustituyan unas personas por otras, y en el segundo, cuando se sustituyan unas
cosas por otras; y, aún cuando algunos autores, como Rojina Villegas (1978;470) en su definición de subrogación, no
incluye la de naturaleza real, otros tratadistas, como verbigracia Borja Soriano (1997;590); Bejarano Sánchez
(1984;429); Bonnecase (1995;901), si hacen alusión de la subrogación en su doble tipo, es decir, a la subrogación
real y a la personal, por lo que en el presente estudio nos ocuparemos tanto de la subrogación personal, como la de
naturaleza real, de manera separada, en vista de que la primera de ellas es la que más se identifica con la figura y
efectos de esta categoría jurídica, sin dejar de lado como ya expresamos, el estudio de la segunda de las
mencionadas.

De Lo expuesto, expresamos nuestra definición de subrogación en términos generales, en los términos siguientes:
Existe subrogación, cuando una cosa objeto de un derecho real, o el acreedor, en un derecho personal, son
substituidos, por otras cosas o por otra persona respectivamente, por acuerdo con el acreedor, con el deudor, o por
disposición de la ley, sin alterar la relación jurídica existente.

NATURALEZA JURÍDICA DE LA SUBROGACIÓN

Por nuestra parte sostenemos, que la subrogación, no extingue la obligación, es decir, no se tiene por extinguida la
obligación a favor del deudor, pues, cuando existe un pago, su efecto inmediato y natural, es extinguir la obligación
existente; sin embargo, en la subrogación, a pesar de presentarse un pago, éste no extingue la obligación que se
solventa con él, sino que su efecto es el de sustituir al acreedor original, por aquél que ha le ha realizado dicho pago;
como lo apunta Borja Soriano, invocando a Bonnecase (1997;590) “El pago con subrogación…difiere del pago
ordinario en que, en lugar de extinguir la deuda, no hace sino cambiar la persona del acreedor. El deudor es liberado
respecto de su acreedor, pero pasa a ser deudor de aquél que ha pagado la deuda por él…; Asimismo, el propio
Bonnecase (1995; 902), respecto a este punto afirma: “No cabe duda que esta institución se relaciona con el pago, es
decir, con el cumplimiento de las obligaciones. Si el pago fuera puro y simple, la obligación se extinguiría para todos.
Pero precisamente el pago con subrogación sólo extingue la obligación de una manera relativa, es decir, por lo que
hace al primitivo acreedor”; También Rojina Villegas (1978;470) afirma: “En el código de 1884, como al pago se le
daba un efecto extintivo de carácter inmediato, el pago con subrogación también se clasificó dentro de las formas de
extinción de las obligaciones. Sin embargo, aunque es cierto que el pago trae consigo una extinción de la relación
jurídica, en el código vigente (refiriéndose al código civil federal) se parte del principio que en la subrogación ese
pago se efectúa no con el fin de extinguir el crédito, sino simplemente para sustituir al acreedor”.

Por lo expuesto, y sobre todo tomando en cuenta los efectos de la subrogación, ha de concluirse, que el pago
efectuado en tales términos, no se hace concretamente con el ánimo de extinguir la obligación, sino que se realiza
con el ánimo de operar una transmisión del crédito, el cual se mantiene vivo respecto del deudor, y de un nuevo
acreedor, razones por las cuales, podemos asentar válidamente que la subrogación no extingue el crédito u obligación
a cargo del deudor, sino simplemente se transmite el referido derecho o crédito a un nuevo acreedor

Hasta este punto, hemos hablado de la naturaleza jurídica de la subrogación por pago, enfocándonos más a la
subrogación personal, sin embargo, es menester abordar el tema referente a, si la subrogación real, comparte la
misma naturaleza jurídica que la subrogación personal, por lo que retomando lo asentado en los párrafos que
anteceden, podemos afirmar, que al ocurrir la subrogación, por el cambio de objeto en un derecho real, por otra cosa
o por su valor, tampoco se extingue la obligación a cargo del deudor, sino que tan sólo, se opera un cambio de cosa
u objeto, en una determinada relación real, sea ésta de carácter absoluta, relativa o de simple garantía, sostener lo
contrario en este caso, es decir, que el cambio de la cosa afectada por un derecho real, extingue las obligaciones
inherentes, sería tanto como considerar extinguida una obligación a cargo del deudor prendario, cuando éste
consienta con su acreedor en sustituir la cosa objeto de la prenda, por otra, lo cual claramente no acontece, sino que
tan sólo se operó un cambio en el objeto materia de la prenda que garantiza la obligación, por lo que tanto en la
subrogación real, como en la de carácter personal, la naturaleza obedece a la misma lógica, y por lo tanto, el cambio
de la cosa afectada por el derecho real, o el cambio de sujeto acreedor respectivamente, no extingue las obligaciones
inherentes, sino que tan sólo implican un cambio, en el objeto de la obligación, o un cambio de sujeto acreedor en
por lo que respecta a la subrogación real

TIPOS DE SUBROGACIÓN

Considerando que la subrogación puede presentarse, tanto en una relación de derecho personal, como en una
relación de derecho real, podemos sostener que existen los siguientes tipos de subrogación:

a) Subrogación personal, cuando un tercero paga la deuda al acreedor, y toma su lugar en la relación jurídica, sin
alterarla, ya sea porque la ley lo autorice, o porque lo haga con acuerdo con el acreedor o con el deudor.

b) Subrogación real, cuando una cosa afectada por un derecho real, sea substituida por su valor, como en los casos
de expropiación, seguro remate u otro equivalente, así como cuado el propietario o poseedor de una cosa gravada la
destruya, para sustituirla por otra.
CLASES DE SUBROGACIÓN

Así como existen dos tipos de subrogación, podemos sostener, en base a la unanimidad de la ley y la doctrina que
existen dos clases de subrogación, a saber:

a) La subrogación legal, que es aquella que se encuentra establecida por la ley, de tal forma, que es la propia ley civil
la que autoriza la subrogación en los casos que determina, de manera genérica y específica, de tal forma, que el
legislador a partir de ello autorizó la intromisión de un tercero para la realización del pago, y en base a ello tomar el
lugar del acreedor en una relación de derecho personal, tomando como denominador común en todos esos casos, el
interés jurídico que dicho tercero pudiere tener en el cumplimiento de la obligación. La subrogación legal, es más
visible en los derechos personales, sin que por ello, no exista la subrogación legal en los derechos reales, cuando por
ejemplo, se destruya la cosa materia de a prenda sin culpa del deudor real prendario, y la ley lo autorice a sustituirla
por otra cosa, o por su valor, como en el caso del pago de un seguro por la pérdida de la cosa afectada por un
derecho real en un siniestro, en tal caso, es la ley la que autoriza su substitución y no la voluntad de las partes.

El artículo 2236 del código civil sonorense, establece lo siguiente.

“ARTÍCULO 2236.- La subrogación se verifica por ministerio de ley y sin necesidad de declaración alguna de los
interesados:

I.- Cuando el que es acreedor paga a otro acreedor preferente;


II.- Cuando el que paga tiene interés jurídico en el cumplimiento de la obligación;
III.- Cuando un heredero paga con sus bienes propios alguna deuda de la herencia, y
IV.- Cuando el que adquiere un inmueble paga a un acreedor que tiene sobre él un crédito hipotecario anterior a la
adquisición.”

El anterior precepto, establece claramente, los casos de procedencia de la subrogación legal, es decir, cuando
independientemente de la voluntad de los interesados, la ley civil permite que un tercero con interés jurídico en el
cumplimiento de la obligación, pague la deuda y tome el lugar del acreedor, aún a pesar de que éste no otorgue su
voluntad para ello.

El artículo precedente, contiene tres casos específicos de procedencia de la subrogación por interés legítimo,
precisamente en las fracciones I, III, y IV; en lo que respecta a la fracción II, es de aclarar, que es la que contiene el
caso genérico de subrogación legal, pues de manera enunciativa precisa la procedencia de la subrogación legal, en el
caso de que el que pague, tenga interés jurídico en el cumplimiento de la obligación, lo que equivale a una regla
genérica de procedencia de tal supuesto, es decir, que previendo otros casos no especificados por dicho precepto, de
interés jurídico en el cumplimiento de una obligación, declara procedente la subrogación legal, sujetando dicha
procedencia, a la sola prueba de dicho interés, lo que sugiere que dicha regla genérica, se encuentra mal
estructurada en dicho precepto, pues debiera declarar la regla genérica en todo caso que se probara el interés
jurídico en el cumplimiento de una obligación, para posteriormente enumerar sólo los casos específicos considerados
por el legislador, lo cual no acontece en el artículo que antecede, sino que la regla genérica, la ubica como un caso
específico, cuando de su redacción se desprende que se refiere al caso genérico comentado.

b) Subrogación convencional.- Esta clase de subrogación se presenta, cuando un tercero, de acuerdo con el acreedor
o con el deudor, acuerda la realización del pago y la substitución del sujeto activo, subrogándose en todos los
derechos inherentes a la obligación a cargo del sujeto pasivo. Esta clase de subrogación, según el sujeto con el que
se acuerde, `puede revestir las siguientes características:

- Subrogación convencional por acuerdo con el acreedor.- Se presenta, cuando el acreedor recibe el pago de un
tercero a quién transmite sus derechos, privilegios, acciones e hipotecas contra el deudor; esta subrogación ha de
hacerse expresamente y al mismo tiempo que el pago, pues si éste se difiere, estaríamos en presencia de una cesión
de derechos.

- Subrogación convencional por acuerdo con el deudor.- Este clase de subrogación se presenta, cuando la deuda
fuere pagada por el deudor, con dinero que un tercero le prestare con ese objetivo de manera expresa; en tal caso, el
que presta el dinero, quedará subrogado por ministerio de ley en los derechos del acreedor, pero sólo si constare de
manera indubitable, en título auténtico, que el préstamo fue realizado, con el objeto de saldar la referida deuda, en la
cual el tercero prestamista toma el lugar del acreedor original, el cual se ve desplazado por el pago realizado y los
efectos de la subrogación establecida por la ley.
EFECTOS DE LA SUBROGACIÓN

Los efectos de la subrogación, son muy similares a los que se operan como consecuencia de la cesión de derechos,
siendo los siguientes:

a) Transmite el derecho personal o de crédito, del acreedor original, al tercero que paga la deuda.

b) Transmite el crédito, con todos sus accesorios, incluyendo garantías, privilegios, así como las limitaciones y vicios
que pudieren afectar al crédito principal.

c) El acreedor primitivo, sale de la relación jurídica, aún en contra de su voluntad, en los casos autorizados por la ley,
como subrogaciones por ministerio de ley.

d) El deudor, podrá oponer al tercero subrogatario , las mismas excepciones que podría oponer al acreedor original,
es decir al subrogante, al momento de efectuarse la subrogación.

e) En la subrogación convencional, por acuerdo con el acreedor, si el deudor subrogado, tiene contra el acreedor
subrogante, un crédito todavía no exigible cuando se lleva a cabo la subrogación, podrá invocar la compensación, con
tal que su crédito no sea exigible después de que lo sea el subrogado.

f) El tercero subrogatario, sólo se subroga en función del monto pagado al subrogante, es decir, si paga a éste, con
su complacencia, una cantidad menor que la indicada en el crédito, no podrá exigir al deudor, el pago total del
adeudo.

SUBROGACIÓN PARCIAL

Con el acreedor). También es posible si la deuda es pagadera en pensiones y el tercero hace el pago de alguna, o
algunas de ellas o, por último, si es un co-obligado quién paga y sustituye al acreedor, pues sólo repetirá contra sus
codeudores por el reembolso de la parte Para Bejarano Sánchez (1984;434), la subrogación parcial, “es posible si el
acreedor consiente en ella y en dividir el pago de la deuda(en caso de subrogación convencional por acuerdo de éstos
en la deuda.”; Es decir, el precitado jurista reconoce cuatro casos de procedencia de subrogación parcial, a saber:

a) Subrogación parcial, por complacencia del acreedor, o sea cuando el acreedor permite la subrogación a favor de
varios terceros subrogatarios, esta clase de subrogación parcial, sólo es procedente, en el caso de la subrogación por
acuerdo con el acreedor.

b) Subrogación parcial, cuando la deuda es pagadera en pensiones, y un tercero hace el pago de alguna o alguna de
ellas; caso en el cual se subroga en los derechos del acreedor respecto a la pensión o pensiones cubiertas.

c) Subrogación parcial, en el caso de los codeudores solidarios, presentándose, cuando uno de ellos realiza el pago
total de la obligación al acreedor, y como consecuencia de ello, se subroga en los derechos para repetir contra sus
co-obligados, respecto a las cuotas que les corresponden en la deuda total, exceptuando la cuota que le corresponde
al codeudor que pagó el total de la deuda y se subrogo, pues en tal caso, el pago realizado, extinguió la obligación
con respecto a su cuota.

Como una disposición imperativa, el código civil sonorense, establece en su artículo 2240, lo siguiente: “No habrá
subrogación parcial en deudas de solución indivisible”, lo que implica, que en las deudas cuyo objeto esté
representado por un objeto indivisible, no procederá la subrogación parcial.

Por otra parte, a diferencia del artículo 1594 del código civil federal de 1884, que establecía que en el caso de que un
tercero pagara la deuda parcialmente al acreedor, ello no implicaba que éste subrogara su preferencia para pagarse
con los bienes del deudor respecto al subrogatario, es decir, dicho precepto establecía que el acreedor nunca subroga
en su perjuicio, de tal forma que si los bienes del deudor no bastaban para cubrir la totalidad del crédito, debía
pagarse primero al acreedor y después al subrogatario; en el actual código civil federal no aparece dicha disposición
(Rojina, 1978; 476) mucho menos en el código civil sonorense, el cual a propósito de la subrogación parcial,
establece como norma a seguir la siguiente: ARTÍCULO 2241.- El pago de los subrogados en diversas porciones del
mismo crédito, cuando no basten los bienes del deudor para cubrirlos todos, se hará a prorrata.”; es decir,
actualmente, la ley civil, no sostiene la preferencia del acreedor para pagarse con los bienes del deudor, en el caso de
que sean insuficientes para pagar el total de la deuda, y ésta se haya subrogado en parte a favor de un tercero, pues
en tal caso, el pago se hará a prorrata entre los diversos acreedores de la misma deuda.
DIFERENCIAS ENTRE SUBROGACIÓN Y CESIÓN DE DERECHOS

Para Bejarano Sánchez (1984; 433) y Rojina Villegas (1978; 475), las diferencias principales entre la cesión de
derechos y la subrogación por pago, son:

a) La cesión de derechos es forzosamente un contrato y la subrogación por pago no necesariamente.

b) En la cesión de derechos, el acreedor siempre transmite su crédito voluntariamente; en la subrogación, puede ser
sustituido aún contra su voluntad.
c) En la cesión de derechos no existe forzosamente un pago, en la subrogación, debe existir forzosamente un pago,
pues es la base de su existencia y efectos, de ahí su nombre subrogación por pago.

d) En la cesión de derechos, el pago puede aplazarse, sujetándose a un término o condición; en la subrogación el


pago ha de hacerse, para que exista y surta efectos.

e) En la cesión de derechos, puede pagarse al acreedor un monto menor al del crédito cedido, pero ello no afecta los
derechos del cesionario, el cual podrá cobrar la integridad del crédito, en cambio, en la subrogación, el subrogatario,
sólo podrá cobrar el crédito al deudor, en la cuantía en que se hubiere subrogado.

f) La cesión de derechos, exige el cumplimiento de la forma y de la necesidad de publicidad y de notificación al


deudor, así como de la fecha cierta para la producción de efectos de la referida cesión, en
contra del propio deudor y demás terceros; en cambio la subrogación no se sujeta a tales requisitos.

3.- LA CESIÓN DE DEUDAS Y OBLIGACIONES REALES

La cesión de deudas u obligaciones, existe junto a la cesión de derechos y la subrogación por pago, como una figura
jurídica perteneciente al capítulo de transmisión de obligaciones, es decir, de aquellas instituciones de derecho civil a
través de las cuales se transfieren obligaciones o derechos, tanto de naturaleza personal, como de naturaleza real; en
este caso, deudas, tanto personales, como de aquellas generadas a propósito de relaciones jurídicas de naturaleza
real; por lo tanto nos encargaremos de la cesión de obligaciones personales y de obligaciones reales.

El artículo 2228 del código civil de Sonora, de manera literal establece:

“Para que haya substitución de deudor es necesario que el acreedor consienta expresa o tácitamente.

En las obligaciones reales, para que exista cambio en el sujeto pasivo o responsable de las mismas, es necesario que
el que lo sustituya adquiera la propiedad o posesión de las cosas o bienes objeto de esos gravámenes. El poseedor
derivado, en las obligaciones reales impuestas al propietario o poseedor originario, no podrá ser substituto de éstos.”

Todo cambio en la propiedad o posesión originaria, por lo que se refiere al sujeto titular del dominio o posesión,
motivará un cambio en el sujeto pasivo de las obligaciones reales, que pasarán al nuevo propietario o poseedor”

Del contenido del precepto trascrito, emerge la intención del legislador sonorense por definir a partir de ello, no sólo
la cesión de deudas de naturaleza personal, sino también, de las deudas correlativas de los derechos reales, es decir,
de las obligaciones reales, por lo tanto, es pertinente construir una definición que no sólo se encargue de
proporcionar los elementos estructurales de una cesión de deudas personales, sino también de una cesión de deudas
reales; para lo cual debemos tomar en cuenta que el legislador sonorense, considera la posibilidad de transmisión de
obligaciones reales, a partir del cambio de propietario o poseedor de cosas o bienes sobre los que recaen gravámenes
reales, de tal forma que habrá cesión de obligaciones reales, cuando el propietario de una cosa gravada con
usufructo, la venda o la enajene a un tercero, caso en el cual dicho tercero, adquirirá las obligaciones que le
corresponden como propietario de una cosa dada en usufructo, frente al usufructuario; de la misma forma, si el
dueño de predio dominante enajena dicho predio a un tercero, transmitirá a favor del adquirente, no sólo las
facultades que le corresponden como dueño de predio dominante en una servidumbre, sino que también le
transmitirá las obligaciones inherentes a dicha calidad, es decir, el adquirente, asumirá las obligaciones que le
corresponden como dueño de un predio que se aprovecha de otro en una relación jurídica de derecho real conocida
como servidumbre. También, es pertinente mencionarlo, porque el legislador sonorense no se ocupa de ello, el caso
de la cesión de obligaciones reales, cuando no necesariamente se transmita la propiedad o posesión originaria de una
cosa afectada por un derecho real, sino cuando se enajene la titularidad del propio derecho real, como el caso de la
transmisión del derechos de usufructo, derivada de la facultad del usufructuario, para transmitir o enajenar el derecho
de usufructo, es decir, cuando el usufructuario, haciendo uso de su facultad de enajenar el derecho de usufructo, lo
ceda o lo enajene a un tercero, caso en el cual, el tercero adquirirá las obligaciones que le corresponden al
usufructuario frente al propietario de la cosa

Por lo tanto, la cesión de deudas en términos generales podemos estructurarla de la siguiente manera:

La cesión de deudas, es aquél contrato, mediante el cual una persona transfiere a otra, con consentimiento del
acreedor, una obligación personal; o bien transfiere una obligación real, a un tercero, como consecuencia de la
transmisión de la propiedad, o de la posesión originaria de una cosa que soporta gravámenes reales, a favor de dicho
tercero; o bien de la transmisión de la titularidad del propio derecho real, en el caso del usufructo.

ELEMENTOS DE LA CESIÓN DE DEUDAS Y OBLIGACIONES REALES

Como resultado de lo anterior, los elementos que distinguen a la cesión de deudas en lo general, son.

a) La transmisión de una deuda personal; o la transmisión de la propiedad o posesión originaria de una cosa afectada
por un derecho real, o bien la transmisión del derecho de usufructo.

b) El consentimiento expreso o tácito del acreedor, en el caso de la cesión de deudas personales.

En los derechos personales o de crédito, basta la cesión de la deuda por parte del deudor a favor de un tercero, con
consentimiento expreso o tácito del acreedor, para que opere la cesión de deudas y con ello, la substitución del
deudor, por otra persona. En este caso, el consentimiento del acreedor, puede obtenerse de manera expresa, o bien
de manera tácita, es decir, cuando opera el caso de la presunción juris tantum (salvo prueba en contrario), contenida
en el artículo 2229 del código civil sonorense, que establece:

“Se presume que el acreedor consiente en la substitución del deudor, cuando permite que el substituto ejecute actos
que debía ejecutar el deudor, como pago de réditos, pagos parciales o periódicos, siempre que lo haga en nombre
propio y no por cuenta del deudor primitivo”

Lo anterior entraña que, a menos que se rinda prueba y se acredite lo contrario, cuando el acreedor consiente que un
tercero realice en su favor, actos que sólo le competen a su deudor, tales como pagar intereses, realizar pagos
parciales, etc., la ley presume que ha otorgado su consentimiento para que opere la cesión de deudas a favor de
dicho tercero.

Por otra parte, contra lo que pudiera pensarse, la ley establece, concretamente el artículo 2231 del código civil
sonorense, que : “Cuando el deudor y el que pretenda substituirlo fijen un plazo al acreedor para que manifieste su
conformidad con la substitución, pasado ese plazo sin que el acreedor haya hecho conocer su determinación, se
presume que rehúsa”; es decir, el código civil sonorense, no aplica el popular refrán de que “el que calla otorga”, sino
que al contrario, cuando el acreedor es requerido para que manifieste su conformidad con la substitución de su
deudor, dentro de un término establecido, sin que manifiesta su aceptación o rechazo a tal propuesta, dentro de
dicho lapso, la ley presume que dicho acreedor no acepta la substitución propuesta.

EFECTOS DE LA CESIÓN DE DEUDAS Y OBLIGACIONES REALES

El código civil sonorense, establece como efectos de la cesión de deudas y obligaciones reales, las siguientes:

a) El acreedor que libera al deudor primitivo, aceptando otro en su lugar, no está facultado para repetir contra el
primero, si el deudor sustituto resulta insolvente, a menos de que se haya pactado lo contrario.

b) El nuevo deudor, se encuentra obligado en los términos en que lo estaba el deudor substituido, de tal forma que
puede oponer al acreedor las excepciones que se originen de la naturaleza de la deuda, así como aquellas que le sean
personales, pero no puede oponer las excepciones que sean personales del deudor primitivo; asimismo, cuando un
tercero haya constituido fianza, prenda o hipoteca para garantizar la deuda a cargo del deudor primitivo, dichas
garantías cesarán con la substitución del deudor, a menos que el tercero acepte expresamente que continúen
vigentes a favor del deudor substituto.

c) En la cesión de obligaciones reales, el nuevo adquirente o poseedor de las cosas gravadas por un derecho real, se
convierte en el nuevo obligado frente al titular de tal derecho, quedando liberado el antiguo propietario o poseedor de
la cosa, siempre y cuando no se haya ocultado el gravamen al nuevo adquirente, pues en tal caso, es decir, que se le
haya ocultado el gravamen que afecta a la cosa, dicho adquirente tendrá acción en contra del enajenante o antiguo
deudor real, en los términos previstos para el caso de evicción.
d) En la cesión de obligaciones reales, el adquirente de la cosa gravada con el derecho real, podrá oponer al titular de
dicho derecho, las excepciones que sean inherentes a la naturaleza del derecho del
cual es titular, las que se refieran a la cosa, y además las que sean personales del mencionado titular, pero no podrá
oponer las que sean personales del antiguo propietario o poseedor.

e) En la cesión de deudas, en el caso de que se declare la nulidad de la sustitución del deudor, la antigua deuda
renace con todos sus accesorios, pero siempre respetando los derechos de tercero de buena fe, es decir, si en virtud
de la cesión de deudas, y antes de la declaración de nulidad de la misma, un tercero adquirió de buena fe, derechos
emergentes de dicha cesión, y si posteriormente se declara la nulidad de ésta, sus efectos, no perjudicarán los
derechos que pudiera haber adquirido de buena fe, el mencionado tercero.

f) En la cesión de obligaciones reales, si la enajenación de la cosa gravada se declara nula, continuará el enajenante
respondiendo como obligado en su carácter de propietario o poseedor de la referida cosa; sin que tal nulidad afecte
los derechos constituidos por el adquirente a favor de tercero de buena fe, siempre y cuando dichos derechos hayan
sido inscritos, en el caso de que la ley les exija dicho requisito.
X.- EXTINCIÓN DE OBLIGACIONIES

A.- PRESENTACIÓN

En el presente capítulo, abordaremos el estudio de las diversas formas de extinción de las obligaciones, es decir,
estudiaremos las diversas instituciones jurídicas que se encargan de otorgarnos el conocimiento sobre la forma y
términos, así como los efectos y consecuencias, en la extinción de las obligaciones.

Existen diversas enumeraciones de las formas de extinción de las obligaciones, en las que destacan como formas
unánimemente aceptadas, en primer término el pago, la novación, la dación en pago, la compensación, la confusión,
la remisión de deuda y la delegación; a las anteriores formas, se agregan otras, como la prescripción, la cual para
Borja Soriano (1997; 649); y Sepúlveda Sandoval (1995; 550), es una verdadera forma de extinción de las
obligaciones; otras como la rescisión, la nulidad, el caso fortuito, el término resolutorio, la condición resolutoria y la
caducidad, mismas, que para Bejarano Sánchez (1984; 451) representan formas que extinguen las obligaciones.

De lo anterior, resalta en primer término, la necesidad de analizar todas y cada una de ellas, a fin de determinar con
rigorismo jurídico, cuales de ellas, de manera clara y contundente, extinguen obligaciones y cuales de ellas, sólo
surten efectos que confunden y llevan a considerarlas erróneamente como formas de extinción de obligaciones,
cuando en realidad no lo son.

De manera general, podemos establecer como formas de extinción de las obligaciones, las siguientes:

1.- El pago.
2.- La rescisión.
3.- La nulidad.
4.- El caso fortuito o la fuerza mayor.
5.- El término resolutorio.
6.- La condición resolutoria.
7.- La dación en pago.
8.- La remisión de deuda.
9.- La confusión.
10.- La compensación.
11.- La novación.
12.- La delegación.
13.- La expromisión novatoria.
14.- La asunción de deuda.
15.- La asignación.
16.- La caducidad.

B.- CONSIDERACIONES PREVIAS(EL CASO DE LA PRESCRIPCIÓN)

En la anterior clasificación, no hemos considerado a la prescripción como forma de extinción de las obligaciones, toda
vez, que en realidad no lo es, muy a pesar de lo considerado por diversos tratadistas quienes la admiten como una
forma de extinción más, concediéndole efectos semejantes a todas las figuras citadas con antelación; entre los
mencionados juristas tenemos a Borja Soriano (1997; 611) quién considera que la prescripción negativa, , “es un
modo de extinción de la obligación por el transcurso del tiempo fijado por la ley”, lo cual consideramos erróneo, en
base a los argumentos que expondremos más delante; en el mismo sentido, es decir, en considerar a la prescripción
como forma de extinción de las obligaciones, opinan Sepúlveda Sandoval (1995; 525 IIT), quién la enlista dentro de
las formas de extinción de las obligaciones, en las cuales el acreedor no obtiene una satisfacción de parte del deudor;
Martínez Alfaro (1989; 351; Porrúa ; México), quién sostiene: “La prescripción extintiva, liberatoria o negativa, es una
forma de extinguir las obligaciones por el transcurso del tiempo, sin satisfacer al acreedor y que el deudor hace valer
por vía de acción o de excepción, cuando el acreedor deja transcurrir el plazo que señala la ley sin ejercitar su
derecho y se dicta una sentencia que absuelve al deudor en atención a la prescripción que invocó”; sin embargo, a
diferencia de tales opiniones, tenemos a Gutiérrez y González (1979; 806 ), quién de manera contundente, declara a
propósito de los momentos en la vida de la obligación lato-sensu, especie derecho de crédito, como lo vienen a ser, la
formación y nacimiento de la obligación y el incumplimiento de ella en su caso y que fundará la acción del acreedor
para pedir coactivamente la ejecución al poder público, manifestando: “Esta distinción es necesaria para comprender
cómo la prescripción no extingue el crédito, ni tampoco el derecho a pedir al órgano judicial que coaccione al deudor
por el cumplimiento de la prestación…”; de la misma forma Bejarano Sánchez (1984; 503), quién sostiene. “Aunque
suele estudiarse entre las formas extintivas de las obligaciones, lo cierto es que la prescripción no entraña su
eliminación, porque solamente las transforma en obligaciones naturales. La obligación prescrita subsiste como
obligación natural y por tal motivo el solvens no puede repetir lo pagado, pues no hizo un pago de lo indebido;
entregó lo que aún debía…”.

Adhiriéndonos a las opiniones tanto de Gutiérrez Y González, como de Bejarano Sánches, así como a la opinión tácita
en tal sentido del jurista Rojina Villegas (1978; 477), quién no enlista la prescripción como forma de extinción de las
obligaciones, tenemos que analizar los efectos de la prescripción negativa, para sustentar nuestra opinión, la cual se
basa fundamentalmente en el principio de “inoponibilidad” que nace a favor del deudor, luego de computarse el
tiempo necesario para que opere la prescripción negativa, y de que ésta es declarada judicialmente, requisitos
indispensables para que el deudor se libere de una obligación, por el sólo transcurso del tiempo y las condiciones
exigidas por la ley.

LA PRESCRIPCIÓN

Antes que hacer un estudio pormenorizado de la figura de la prescripción negativa, conviene antes que nada, dados
los objetivos del curso, y considerando los antecedentes que se conocen sobre ella, establecer si dicha figura jurídica,
puede ser considerada o no, como una forma de extinción de las obligaciones civiles o definitivamente posee otras
consecuencias que muy comúnmente se confunden por diversos tratadistas.

El artículo 1306 del código civil sonorense, establece como definición legal de la prescripción la siguiente:

“Prescripción es un medio de adquirir bienes o derechos, o de perder éstos últimos, así como de liberarse de
obligaciones, mediante el transcurso de cierto tiempo y bajo las condiciones establecidas por la ley”.

El anterior precepto, define a la prescripción en términos generales, de tal forma que abarca en la definición legal,
tanto a la prescripción positiva, que implica la adquisición de bienes o derechos; como a la prescripción negativa, que
se refiere a los casos de pérdida de bienes o derechos o de liberación de obligaciones.

Está demás argumentar, porque razón nos interesa para efectos de nuestro estudio sólo la prescripción negativa, en
cuanto implica la liberación de obligaciones a favor del deudor, tal y como lo previene l diverso artículo 1307 del
propio código civil de Sonora, cuando establece: “Se Llama prescripción negativa la forma de liberarse de
obligaciones, por no exigirse su cumplimiento o de perder derechos reales por no ejercitarse, dentro del término que
la ley fije en cada caso o por disposiciones generales”.
Que ocurre por tanto, cuando una deuda prescribe en perjuicio del acreedor y a favor del deudor?, se extingue el
derecho de crédito o sólo la facultad de coaccionar por su cumplimiento?

La respuesta a tales interrogantes, las obtendremos una vez que analicemos los efectos de la prescripción negativa,
en relación con la inoponibilidad que produce a favor del deudor, como consecuencia del transcurso del tiempo y del
cumplimiento de las condiciones legales para que opere la citada prescripción negativa.

Es un argumento contundente, el que esgrime Bejarano Sánchez (1984, 503), al sostener que la prescripción no
extingue el derecho de crédito, sino que lo convierte en un derecho natural, en vista de que si bien es cierto, la
prescripción negativa impide obtener del órgano jurisdiccional la coacción sobre el deudor para obligarlo al
cumplimiento de la referida obligación, en el caso de que la prescripción haya sido declarada a favor del deudor, no
menos cierto es que el derecho de crédito u obligación subsiste, sin la facultad de exigir a la autoridad judicial el
cumplimiento coactivo de dicha obligación, el argumento más sólido a favor de nuestra postura, estriba en que una
deuda prescrita, al ser considerada por nuestro propio código civil sonorense, como una obligación natural, la
convierte en una deuda pagable, es decir, con posibilidad de ser pagada por parte del deudor, pero lo más
trascendente, es que dicho código en su artículo 2202, establece que las obligaciones naturales, “…cumplidas
voluntariamente autorizan para retener lo que se ha dado o pagado en razón de ellas”; es decir, si una obligación
natural, consideradas como tales las deudas prescritas, por disposición del propio código en consulta en su artículo
2203, fracción I, es pagada voluntariamente por el deudor, el acreedor se encuentra autorizado para retener lo
pagado, lo que nos indica, que el deudor al saldar una deuda prescrita en forma voluntaria, no puede pedir la
restitución de lo pagado en tales condiciones, lo que nos ofrece necesariamente, una prueba de que las deudas
prescritas conservan, no sólo su calidad de obligaciones totalmente existentes y válidas, sino también, cierto grado de
coercibilidad, al autorizar al acreedor para retener lo que se le ha pagado por parte del deudor de una deuda
prescrita.

Por lo anterior, la prescripción negativa, no extingue las obligaciones o los derechos de crédito, sino que simplemente
los hace inoponibles al deudor, entendiendo la inoponibilidad, como la imposibilidad jurídica del acreedor para ejercer
coacción sobre el deudor con el propósito de obtener el cumplimiento forzoso de una obligación cuya prescripción ha
sido declarada; es decir, un crédito prescrito no otorga al acreedor la facultad de exigir y obtener con seguridad el
cumplimiento coactivo de una obligación; sino sólo, en primer término, la facultad de recibir, lo que implica, que de
las dos facultades que posee el acreedor como tal, que consisten en la facultad de recibir y eventualmente exigir ante
el incumplimiento del deudor, y dada la naturaleza jurídica de las obligaciones civiles, al encontrarse prescritas, al
acreedor sólo se le reconoce jurídicamente la facultad de recibir, pues cuando el deudor, aún a pesar de encontrarse
prescrita la obligación a su cargo, realiza el pago de ella, la ley civil sonorense, reconoce al acreedor la facultad de
retener lo pagado, al establecer en el artículo 2202 del citado cuerpo de ley, “Las obligaciones naturales no confieren
derecho para exigir su cumplimiento, pero cumplidas voluntariamente autorizan para retener lo que se ha dado o
pagado en razón de ellas”, lo que se traduce en una facultad para el acreedor para retener lo pagado, y en una
imposibilidad para el deudor, consistente en no poder exigir la restitución de la deuda prescrita que ha cumplido.
Además, si el deudor no accediere al pago de la deuda prescrita de manera voluntaria, el acreedor no se encuentra
legitimado para obtener su cumplimiento coactivo, lo que no implica que no lo pueda exigir, o sea, puede exigirlo
judicialmente, pero no existe la seguridad de que vaya obtenerlo, lo cual dependerá de la conducta que asuma el
deudor en el juicio respectivo.

Desde luego, hemos de decir, que la prescripción, no opera de pleno derecho, es decir, tiene que ser declarada por
una sentencia judicial, y en tal virtud es necesario que el deudor la oponga en vía de excepción al ser requerido de
pago en el juicio respectivo, lo que entraña por una parte, que la facultad de exigir el cumplimiento de una deuda
prescrita en términos literales, no está vedada para el acreedor, sino que éste puede exigir su cumplimiento coactivo,
y dependerá de la defensa del deudor, la posibilidad de que la prescripción sea declarada o no judicialmente, para
que se proceda o no coactivamente en su contra; es decir, si el deudor no opone la prescripción en el juicio
respectivo, donde ha sido demandado por su acreedor, y éste obtiene sentencia condenatoria en su contra, no
obstante encontrarse prescrita la obligación a su cargo, podemos entender que el acreedor en tal caso si capitalizó
para sí, las dos facultades que contienen los derechos de crédito a su favor, como vienen a ser la de recibir y exigir el
pago de la obligación correspondiente; sin embargo, si en el juicio respectivo, el deudor al ser demandado por el
pago de la deuda que sabe prescrita, opone en vía de excepción la prescripción negativa en su favor, y si el órgano
jurisdiccional, encuentra que tal prescripción negativa ha operado en términos legales, lo declarará así en su
sentencia respectiva, declarando al deudor por liberado de la obligación, en vista de la cual fue demandado, alegando
como fundamento para ello, el sólo transcurso del tiempo y las condiciones exigidas por la ley al caso concreto; por lo
que en tal caso, el acreedor no obtendrá una sentencia favorable y en consecuencia no funcionará en su favor la
facultad que se encuentra contenida en toda obligación jurídicamente válida, consistente en la facultad de exigir y
obtener el cumplimiento de la obligación por parte del deudor.

De todo lo anterior, podemos concluir, que la prescripción, no extingue las obligaciones, sólo las hace inoponibles al
deudor que la invoca con fundamento legal; lo que implica, que la prescripción es una forma contingente de extinguir
la facultad de “exigir” que le corresponde al acreedor en una relación de derecho personal; y decimos contingente,
pues depende de las circunstancias en la defensa del deudor, invocar o no la prescripción como fundamento para
liberarse del pago forzoso de la obligación, pues como lo sostuvimos en el párrafo anterior, si la invoca y resulta
procedente, no podrá ser compelido al cumplimiento coactivo de la obligación prescrita, en cambio, si no la invoca,
por cualquier causa, será condenado a cumplir forzosamente la obligación, aún a pesar de que ésta se haya
encontrado prescrita, en vista de que dicha institución, no puede ser invocada de oficio por los tribunales, al menos
en materia de obligaciones civiles.

Además, a contrario de lo que sostiene Bonnecase (1995; 921), en el sentido de que la prescripción es una verdadera
forma de extinguir las obligaciones, considero que la mencionada prescripción, sólo es un medio para convertir las
obligaciones jurídicamente exigibles, en obligaciones naturales, en la forma en la que lo prevé el artículo 2203,
fracción I, del código civil sonorense, es decir, una deuda prescrita, es una obligación natural, y dependerá de la
circunstancia de que el deudor la oponga o no en juicio como excepción, para que se convierta, por dicha omisión, en
una obligación jurídicamente exigible, o sea, que vuelva a adquirir su original naturaleza, otorgando al acreedor, de
nueva cuenta, la facultad de exigir y obtener en su caso, su cumplimiento de manera coactiva.

Otra circunstancia que emerge de todo lo anterior, es que la prescripción negativa, no extingue la facultad del
acreedor para exigir el cumplimiento forzoso de la obligación afectada por dicha prescripción, es decir, el acreedor
puede exigir el cumplimiento forzoso de la obligación prescrita, pero dependerá de la oposición de la prescripción
como excepción en el juicio respectivo y su procedencia, para que se reconozca o no la facultad del acreedor para
obtener el pago coactivo de dicha obligación.

Por otra parte, la prescripción, per-se, es decir, por efecto de la ley, convierte las obligaciones jurídicamente exigibles
en obligaciones naturales, ese es el efecto más visible de la prescripción, no extingue las obligaciones, sino que tan
sólo extingue “contingentemente” la facultad del acreedor para obtener el cumplimiento coactivo de la obligación; y
decimos contingente, en razón de que ello dependerá de si el deudor opone o no como excepción en el juicio
respectivo, la prescripción en su favor; si lo hace, y se declara la referida prescripción por parte del juez que conoce
del asunto, dicha declaración entrañará la extinción de la facultad del acreedor para obtener el cumplimiento coactivo
de la obligación que demandó; sino la opone como excepción y no se declara la prescripción en el caso concreto, la
facultad del acreedor para obtener el cumplimiento forzoso de parte de su deudor, emerge de nuevo a favor del
acreedor, como consecuencia de dicha circunstancia.

CONCLUSIONES

a) La prescripción no extingue las obligaciones.

b) La prescripción por efecto de la ley, convierte a las obligaciones jurídicamente exigibles, en obligaciones naturales.

c) La prescripción declarada, sólo convierte al derecho de crédito en inoponible al deudor respectivo.

d) Lo anterior, como efecto, de la declaración judicial de la prescripción, la cual si extingue la facultad del acreedor
para obtener el cumplimiento coactivo de la obligación.

C.- CLASIFICACIÓN DE LA FORMAS DE EXTINCIÓN DE LAS OBLIGACIONES

Sepúlveda ( 1995; 525, II T); Bejarano Sánchez (1984; 452); y otros tratadistas, como Borja Soriano (1997; ),
clasifican a las formas de extinción de las obligaciones fundamentalmente, bajo el criterio de formas que satisfacen o
no el crédito del acreedor con la prestación debida, y el primer caso, lo dividen entre aquellas, en las que se da la
satisfacción con la prestación debida o con una diversa; por lo que para efectos clasificatorios, en nuestro trabajo,
seguiremos dicho criterio, con algunas pequeñas modificaciones, según se precisan en el desarrollo del mismo.

Por lo anterior, las formas de extinción de las obligaciones las clasificó en:

A.- FORMAS QUE IMPLICAN LA SATISFACCIÓN DEL ACREEDOR:

Las cuales a su vez, se divide en:

1.-: Satisfacción del acreedor en las condiciones acordadas.

a) Representada por el pago, y

b) El término extintivo.

2.- Satisfacción del acreedor en distintas condiciones a las acordadas.

a) La novación.

b) La delegación en sus distintas modalidades.

c) La expromisión.

d) La asunción de deuda.

e) La asignación.

f) La dación en pago.

g) La compensación.

h) La confusión.

B.- FORMAS DE EXTINCIÓN QUE NO INCLUYEN LA SATISFACCIÓN DEL ACREEDOR:

1.- La rescisión.

2.- La nulidad.

3.- El caso fortuito o fuerza mayor.


4.- La remisión de deuda.

5.- La caducidad.

6.- La condición resolutoria.

D.- DESARROLLO DE LAS FORMAS DE EXTINCIÓN DE LAS OBLIGACIONES

1.- LAS QUE IMPLICAN LA SATISFACCIÓN DEL ACREEDOR EN LAS CONDICIONES ACORDADAS

a).- EL PAGO.- Esta es la forma más natural de extinguir una obligación, y además deseable desde el punto de vista
del acreedor, en vista de que supone la satisfacción de éste, al haber obtenido el objeto de su derecho de crédito, es
decir, el acreedor, obtiene lo que el obligado le adeuda, ya sea de parte de él, o bien de parte de un tercero,
cumpliendo o no instrucciones del precitado deudor.

En base a lo anterior, si todas las obligaciones se resolvieran mediante el pago, no existirían la infinidad de litigios
que se presentan diariamente a los tribunales, para ser dirimidos por la autoridad judicial; conflictos que se presentan
debido al incumplimiento de la obligación por parte del deudor, a la falta de pago, por causas imputables al acreedor,
o por cualquier otra causa, que induce al no pago, teniendo como consecuencia el litigio correspondiente.

Dado que realizamos el estudio del pago, al abordar en el capítulo V, el estudio relativo al cumplimiento de las
obligaciones, omitiremos abordarlo de nueva cuenta, remitiéndonos al capítulo señalado con antelación.

b).- EL TÉRMINO EXTINTIVO.- El término extintivo, no sólo es una modalidad que afecta la eficacia de las
obligaciones, sino que también funciona por sus efectos, como una forma de extinguirlas, tal y como lo afirma
Bejarano Sánchez (1984;534), quién establece: “El plazo extintivo, puede ser contemplado no sólo como una
modalidad o complicación de las obligaciones, sino como una forma de extinguirlas. En efecto, al advenimiento del
acontecimiento futuro necesario, al que se sujetó la extinción de la obligación, de la relación obligatoria, ésta es
destruida, dejando de surtir todos sus efectos”; es decir, el término o plazo, de naturaleza extintiva, funciona como
un factor de extinción de las obligaciones, pues al cumplirse, nos da como consecuencia la extinción de los derechos y
obligaciones nacidas al amparo del convenio respectivo o del mandato de la ley, como por ejemplo, al celebrarse un
contrato de arrendamiento por un año, arrendador y arrendatario, están concientes de que al cumplirse el año de
duración del referido contrato, sus derechos respectivos, así como sus obligaciones, se extinguirán de manera
definitiva, con independencia del cumplimiento o no por parte de los contratantes de los términos del contrato, o sea,
si al cumplirse el año de duración del convenio mencionado, el arrendatario no restituye la cosa dada en
arrendamiento, ello dará lugar a ciertas consecuencias jurídicas que nacerán del precitado incumplimiento, y ello, es
independiente de la extinción de los efectos del contrato, los cuales se verifican por el mero cumplimiento del término
acordado, lo cual se tomará en cuenta para dirimir la controversia que se suscite en el caso concreto.

Para Bonnecase (1995;936), el término extintivo, “pone fin a la obligación de prestaciones continuas o sucesivas,
siendo, por ejemplo, la fecha de terminación de un contrato de arrendamiento”.

2.- FORMAS QUE EXTINGUEN LAS OBLIGACIONES, CON SATISFACCIÓN DEL ACREEDOR EN DISTINTAS
CONDICIONES

a) LA NOVACIÓN

Los artículos 2436 al 2450 del código civil sonorense, abordan la figura de la novación, de una manera muy completa,
por lo cual nos sustentaremos en su contenido a fin de ofrecer una panorámica integra de su contenido y alcances.

DEFINICIÓN.

La novación, es un contrato, que debe constar por escrito, mediante el cual acreedor y deudor alteran
substancialmente la obligación, sustituyéndola por una nueva.

SUPUESTOS DE LA NOVACIÓN:

Para que exista novación, es necesario que una obligación sea substituida por una nueva, a partir de una alteración
substancial que se realice en la relación jurídica existente, ya sea porque se cambien los sujetos, o el objeto de la
obligación, con el propósito de extinguirla, para dar nacimiento a una nueva deuda; considerándose también que hay
una alteración substancial, cuando una obligación pura y simple se convierte en condicional, o cuando la condicional
se convierta en pura y simple; de tal manera que:
Tendremos novación subjetiva, cuando se cambie el acreedor o el deudor, o ambos; y novación objetiva, cuando se
cambie el objeto de la obligación, o bien, una obligación pura y simple se convierta en condicional, o viceversa, es
decir, una condicional, se convierta en pura y simple.

ELE