Está en la página 1de 936

ENCICLOPEDIA DE CIENCIAS

JURÍDICAS Y SOCIALES

S E C C I Ó N

CIENCIAS JURÍDICAS

EDITORIAL LABOR, S. A.
BARCELONA - MADRID - BUENOS AIRES - RIO DE JANEIRO

1 926
Prof. JAMES GOLDSCHMIDT

DERECHO
P R O C E S A L CIVIL
TRADUCCIÓN DE LA SEGUNDA EDICIÓN ALEMANA, Y DEL
CÓDIGO PROCESAL CIVIL A L E M Á N , INCLUÍDO COMO APÉNDICE

L E Ó NIAADO PRIETO CASTRO


C a lteefdi r á t i c o dde
e la U n i v e r s i d a d d e Zaragoza

CON ADICIONES SOBRE


Y LA LEGISLACIÓN ESPAÑOLA

(LCALA - ZAMORA
(ASTILLO
Catedrátidp la U n i v e r s i d a d d e Valencia

EDITORIAL LABOR, S. A.
BARCELONA - MADRID - BUENOS AIRES - RIO D E JANEIRO

1956
ES PROPIEDAD

TALLERES «IMPRESOS COSTA» : C a l l e N u e v a d e la Rambla, 45, B A R C E L O N A


ADVERTENCIA PRELIMINAR

La personalidad del Prof. J A M E S G O L D S C H M I D T , procesalista de


máximo relieve en su patria, tan pródiga en tratadistas de la especialidad,
de talla extraordinaria, no necesita ser descubierta por nosotros. Sólo,
pues, como presentación, más que del autor, de la obra que « Editorial
Labor» lanza en estos momentos, unas líneas que expliquen su natu-
raleza y alcance.
La versión española del Derecho Procesal Civil de G O L D S C H M I D T
a
está tomada de la 2 . edición alemana (Berlín, Julius Springer, 1932),
(|iie, lo mismo que la primera (aparecida en 1929), forma parte de
« Knzyklopédie der Rechts- und Staatswissenschaft» (Enciclopedia dé
Ciencias jurídicas y sociales) (1). '
Una y otra edición coinciden en ser el desarrollo •— o si queremos,
la aplicación — en un tratado de Derecho procesal civil, de las ideas
sustentadas por el Prof. G O L D S C H M I D T en el más famoso y discutido
de sus libros : Der Prozess ais Rechtslage: Eine Kritik des prozessualen
Dcnkens (El proceso como situación jurídica : Crítica del pensamiento
procesal) (Berlín, Julius Springer, 1925, XI-602 págs.). Así lo manifiesta
el autor en el prólogo de la primera edición de su Tratado (pág. VII)
y así se comprueba también en la segunda, con sólo fijarse en las refe-
rencias que a las páginas del indicado estudio se hacen en la presente
obra. Por todo ello, y para la mejor inteligencia de la traducción que
sigue, no estarán de más algunas consideraciones respecto a lo que repre-
senta Der Prozess ais Rechtslage en la evolución de la doctrina procesal.
El año 1868 marca una fecha decisiva en el desarrollo de la disci-
plina procesal. Es entonces cuando Ó S C A R V O N B Ü L O W publica Díe
l.chre von den Prozesseinreden und die Prozessvoraussetzungen (La teoría
de las excepciones y los presupuestos procesales) (Giessen, a. cit.), a
partir de la cual se hace arrancar la Ciencia procesal moderna (admi-
tiendo que se pueda calificar de científico el estado de los conocimientos
procesales antes de la expresada época). Desde ese momento, el proceso,
con independencia de su examen como procedimiento, se considera
como relación jurídica (prescindimos de los antecedentes de la concep-
ción bülowiana, tanto próximos — H E G E L , B E T H M A N N - H O L L W E G —
(tomo remotos — B Ú L G A R O D E S A S S O F E R R A T O — ; cfs. C H I O V E N D A , Istitu-
zioni di Diritto Processuale Civile, vol. I, Ñapóles, 1933, págs. 50-51),
y esta explicación de la naturaleza del proceso, que originariamente
brota en el campo del proceso civil, va poco a poco invadiendo las
demás zonas procesales, y así la vemos penetras en el área del proceso
penal, en la del proceso administrativo, en la del proceso canónico, en
Ja del proceso industrial (sobre este punto, nuestro trabajo, próximo

(1) E l comienzo de las Adiciones del Prof. ALCALÁ-ZAMPRA a c a d a §, y a


s o ñ u l a d o c o n e l s i g n o 1¡. — N. del E.
VI J A M I C 8 G O L D S C H M I D T

a publlcttmo, lil Derecho Procesal: Su enseñanza y su estudio). Sin em-


bargo, o«a relación jurídica que como tesis explicativa del proceso daba
Al Derecho procesal un cimiento y, sobre todo, una tonalidad científica
uo con anterioridad le faltaba, venía siendo entendida por los trata-
3 lstas de las más variadas maneras : así, mientras unos estiman que el
proceso es una relación jurídica, para otros la establece, y en tanto un
sector aprecia una sola relación jurídica, que progresivamente se desen-
vuelve, son varios los que reputan que el proceso se compone de una
serie de relaciones jurídicas. La divergencia surge asimismo en cuanto
a la determinación de quiénes sean sujetos de dicha relación, pues al
paso que hay autores en cuya opinión lo son sólo las partes, la mayoría
sostiene que la relación es triangular : las dos partes y el juez. En cuanto
a la situación de las partes entre sí, se considera en algunos libros como
de Derecho privado, en los restantes como de Derecho público ; por
unos procesalistas, como relación inmediata, mientras que los demás
afirman que el nexo entre ambas se verifica por medio del juez. A su
vez, hay quienes entienden que entre las partes surgen derechos y obli-
gaciones, en tanto que una corriente doctrinal distinta reconoce única-
mente la presencia de ligdmenes entre aquéllas ; y éstos en ocasiones
son caracterizados como presupuesto, en tanto que en otras como con-
secuencia, de la actuación procesal. Y por lo que atañe a la triangularidad
de la relación jurídica procesal, se concibe por unos procesalistas como
sencilla y por otros como doble. Finalmente, el proceso es contemplado
en los últimos años como una relación de puro Derecho público, o sea
exclusivamente como una relación jurídica entre las partes por un lado
y el Tribunal por otro. (Acerca de esta diversidad interpretativa que
en torno a la idea de relación jurídica procesal se manifiesta, cfr. G O L D -
S C H M I D T , Prozess ais Rechtslage, págs. 1-4, que nos han servido de base
para el precedente resumen).
La imprecisión que alrededor del concepto de relación jurídica se
cierne, y el hecho, también registrado por G O L D S C H M I D T , de que los
grandes sistematizadores del Derecho procesal, después de dedicar al
estudio de aquélla un capítulo en sus obras, no volvieran a preocuparse
de la misma en el resto (Prozess ais Rechtslage, pág. 149), son dos de
los factores que engendran el movimiento doctrinal de reacción contra
la mencionada teoría, al que podemos encontrar como antecedente la
postura de aquellos autores que como K I S C H (Deutsches Zivilprozessrecht,
a
1. ed., Berlín-Leipzig, 1909, vol. I, pág. 16 ; en la traducción española,
a
tomada de la 4 . ed. alemana — Madrid, 1923—, véase la pág. 21)
niegan la existencia en el proceso de verdaderas obligaciones (en su lugar,
lo que denomina estados de ligamen = Zustdnde der Gebundenheit), y
que culmina dentro de la ciencia alemana principalmente en dos libros :
a
los Grundlagen des Prozessrechts de W I L H E L M S A U E R ( 1 . ed., Stuttgart,
a
1919; 2 . ed. ídem, 1929) y en el trabajo de G O L D S C H M I D T a que venimos
aludiendo. [Por los mismos años que G O L D S C H M I D T , bien que por caminos
diferentes, un insigne procesalista italiano, C A R N E L U T T I , se siente tam-
bién impulsado a buscar una nueva y más satisfactoria explicación de
la naturaleza jurídica del proceso — cuyo fin cifra en lograr la justa
composición de la litis —, y llega asimismo a la conclusión de que en
él no existen, como regla, derechos y obligaciones, sino « poderes jurí-
dicos » y «cargas », como consecuencia de ser casi siempre la norma
procesal de carácter instrumental, y sólo en contados casos de tipo
material (cfs. sus Lezioni di Diritto Processuale civile, comenzadas a
publicar en Padua, 1925, luego reimpresas varias veces ; especialmente
interesante el tomo I, « Introducción», de los siete de que consta la
obra). A esa tendencia a negar, en forma más o menos absoluta,
la existencia de obligaciones procesales, se reduce en nuestra opinión la
afinidad que V I A N D O , profesor de Parma, creyera encontrar entre las
construcciones del profesor de Berlín y el profesor do Padua]. Después
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L VII

de 1925, en que aparece la obra de G O L D S C H M I D T , el movimiento revi-


sionista frente a las dos teorías sobre las que el Derecho procesal venía
articulándose (la del proceso como relación jurídica y la de la pretensión
de tutela jurídica — Rechtsschutzanspruch —, esta última debida a
A D O L F O W A C H , acaso el más genial cultivador que la ciencia procesal
haya tenido) persiste, y así lo muestran, entre otros, algunos trabajos
de A U G U S T O H E G L E R , S P E R L , R O S E N B E R G y B I N D E R . (Acerca de ellos,
nuestro anunciado libro El Derecho procesal: Su enseñanza y su estudio).
Sin extendernos en consideraciones respecto de los puntos de vista
sustentados por los autores que acabamos de mencionar, resumiremos
en pocas lineas el pensamiento central de la obra de G O L D S C H M I D T .
Para el profesor de Berlín, el proceso no puede seguir siendo considerado
como una relación jurídica, sino como una situación de derecho. Y ¿qué
es, en definitiva, esa situación jurídica, categoría incorporada a la ciencia
procesal por K O H L E R ? (cfr. Prozess ais Rechslage, pág. 253). Pues, en
síntesis, según la definición de G O L D S C H M I D T , el conjunto de expectativas,
posibilidades, cargas y liberación de cargas de cada una de las partes
(ob. cit., pág. 259). O en otros términos: que los derechos y obligaciones
inherentes a la idea de relación jurídica (ésta se ha comparado a una
medalla cuyo anverso fuere el derecho y cuyo reverso fuese la obligación;
cfr., v. gr., C A R N E L U T T I , Lezioni, vol. I, pág. 46) son reemplazados por
esas expectativas, posibilidades, cargas y liberación de cargas, inte-
grantes de la situación de derecho. Es decir, que el lector va a enfrentarse
con una obra construida desde el principio al fin con arreglo a una
concepción del proceso esencialmente distinta de la que ha servido —
y continúa siéndolo —• para redactar la totalidad casi nos atreveríamos
a decir de las sistematizaciones procesales (a un lado, por tanto, las
meramente procedimentales) aparecidas a contar del último tercio del
siglo x i x . De aquí la necesidad de esta primera nota explicativa.
La Bibliografía procesal española se ha hecho y a eco de la men-
cionada doctrina de G O L D S C H M I D T . Véanse, por ejemplo, los siguientes
trabajos : M A R C O S P E L A Y O ( F R A N C I S C O ) , Guía para un curso de proce-
dimientos judiciales (Madrid, 1929, págs. 116-117); S I L V A M E L E R O
( V A L E N T Í N ) , Contribución al estudio de la relación jurídica procesal (en
« Revista general de legislación y jurisprudencia», número de agosto-
septiembre de 1930, págs. 156-169); L U N A ( A N T O N I O ) , El proceso, ¿es
una relación o una situación jurídica? (en « Revista de los Tribunales »,
número del 17 de enero de 1931, págs. 37-38 y 43-45); M I G U E L Y
H O M E R O ( M A U R O ) , Principios del moderno Derecho Procesal Civil (Va-
iludolid, 1931, págs. 425-437), y P R I E T O C A S T R O ( L E O N A R D O ) , El Dere-
cho procesal y su enseñanza universitaria (Granada, 1932, pág. 14).

Nieeto Alcalá-Zamora y Castillo.


PRÓLOGO DEL AUTOR

Con mucho gusto accedo a la invitación de mi querido amigo


y compañero L. Prieto Castro, de escribir un corto prólogo a la tra-
ducción española de mi « Derecho procesal».
El lector podrá apreciar, por la lectura de este libro, que las
diferencias por las que el Derecho procesal civil alemán se destaca
tan marcadamente del español, son considerables. La Ley de enjui-
ciamiento civil, de 3 de febrero de 1881, está influida, casi con exclu-
sividad, por el principio de la iniciativa de las partes (principio
dispositivo), como puede verse principalmente en la regulación de la
carga de la aportación de los hechos y de las pruebas, pues, según
la L. e. c , tanto una (artículos 524, 540, 548, 549, 563 y 565) como otra
(artículos 553, 569, etc.) incumbe a las partes. Y es natural que así
ocurra en esta Ley, ya que sus raíces están en la ideología liberal
del siglo x i x . Sin embargo, también la Ley española infringe el prin-
cipio dispositivo en favor de la iniciativa del juez, en cuanto le auto-
riza para realizar diligencias para mejor proveer, con el fin de com-
pletar el material de hecho aportado por las partes (art. 340). Lo
contrario ocurre en el Derecho alemán. Este se ha alejado, desde
hace mucho tiempo, de los principios liberales, y en confirmación
me remito especialmente al § 11, número 1 de mi libro, donde se ve
que el principio de la iniciativa de las partes se ha quebrantado en
un grado tal, que la regla casi ha llegado a ser la excepción.
En otros puntos, el Derecho español se ha adelantado al alemán.
Mientras que éste ha sido muy recientemente cuando se ha acercado
a los principios de la eventualidad y de la escritura — me remito
de nuevo al § 11, números 3 y 4 —, el proceso español es decididamente
un procedimiento escrito, por lo menos en los juicios de mayor cuan-
tía, y para la alegación de los hechos y la aportación de las pruebas
se prescriben términos en parte improrrogables (artículos 530, 540,
541, 546, 563 L. e. c ) , exigiéndose incluso, para la ampliación (ar-
tículo 563) y para la segunda instancia (art. 862, n.° 4),« el iuramentum
novorum ». Por otra parte, en los juicios de menor cuantía hay ma-
nifestaciones de la oralidad (por ejemplo, art. 701 L. e. c.) y en los
X J A M E S G O L D S C H M I D T

juicios verbales triunfa completamente (art. 719 L. e. c ) . La oralidad


sólo es una garantía de la inmediación del recibimiento a prueba
(art. 730, 2 L. e. a ) , y por ello el Derecho alemán actual, a pesar
de su tendencia a la escritura, reconociendo los peligros que de ella
resultan para tal inmediación, exige que los testigos y peritos sean
interrogados ante el Tribunal que ha de fallar (§§ 349, apartado
segundo, y 375, n.° 1, ZPO., texto reformado por Ley de 27 de
octubre de 1933).
En suma, si se me permite la metáfora, el proceso español es
un recipiente liberal del siglo xix, en el que se ha vaciado el vino
antiguo del proceso común de los siglos pasados, mientras que el
proceso alemán es un vestido liberal del siglo xix, al que se han co-
sido muchos remiendos redivivos de los tiempos pasados. Las nume-
rosas reformas a que se ha sometido la ZPO. durante los últimos
decenios pueden servir de experiencia en España, donde va arrai-
gando cada vez más la convicción de la necesidad de reformar la Ley
de enjuiciamiento civil.
Sin embargo, creo que un sistema científico no tiene sólo la
finalidad de dar a conocer leyes positivas y tendencias políticas, y
que los hechos han de subordinarse a la teoría, pues las construc-
ciones jurídicas son los pozos que conducen al fondo de las insti-
tuciones legales. Por ello, y por la experiencia que he adquirido, a
través de las conferencias que he pronunciado en las Universidades
de Madrid y Barcelona y del intercambio intelectual con mis compa-
ñeros y jóvenes alumnos, sobre el gran interés que despierta y la
comprensión que halla la Ciencia alemana en España, espero que la
edición española de mi libro — llevada a cabo con gran devoción
por mis compañeros — ha de encontrar lectores a quienes interese.

J. Goldschmidt.
Madrid, 15 de enero de 1936.
ÍNDICE DE MATERIAS

LIBRO I

Nociones fundamentales
Págs.

I. Naturaleza del proceso civil § 1 1

II. E l D e r e c h o procesal civil y sus conceptos fundamentales § 2 7

III. E v o l u c i ó n histórica del D e r e c h o procesal civil 10


a) E l p r o c e s o civil r o m a n o § 3 10
b) E l procedimiento a l e m á n h a s t a la recepción § 4 14
c) El procedimiento italo-canónico § 5 18
d) E l proceso civil a l e m á n c o m ú n § 6 21
e) Legislación procesal prusiana § 7 23
f) E l proceso francés § 8 25
g) L a o r d e n a n z a procesal civil a l e m a n a , su f o r m a c i ó n y su des-
a r r o l l o ; el P r o y e c t o d e 1931 § 9 27

IV. F u e n t e s del Derecho procesal civil (vigencia, interpretación y


bibliografía) § 10 32

V. Legislación procesal extranjera 37


a) E s q u e m a del proceso civil austríaco § 10 a 37
b) F u e n t e s e x t r a n j e r a s del D e r e c h o procesal civil § 10 b 47
I. E u r o p a 48
II. África 60
III. América 60
IV. Asia 65

VI. Principios fundamentales del procedimiento § 11 82

LIBRO II

Bases del proceso de Derecho justiciado material:


Teoría de la acción procesal
I. La acción procesal en general » § 12 96

II. Clases de acciones 100


a) Acción de condena § 13 100
b) Acción declarativa § 14 104
el Acción constitutiva § 15 110
d) Acción de m a n d a m i e n t o § 15 a 113

III. Derecho de gestión proeesal y carga de la misma § 16 115


XII lndko do material

LIBRO III

Bases de Derecho político del proceso:


Organización de Tribunales
Paga.
I. L a j u r i s d i c c i ó n civil 118
a) Concepto, titular, órgano § 17 118
b) E x t e n s i ó n o b j e t i v a de la jurisdicción civil § 18 124
c) E x t e n s i ó n territorial de la jurisdicción civil § 19 136
d) E x t e n s i ó n de la jurisdicción p o r r a z ó n de las p e r s o n a s . . . . § 20 142
II. Jerarquía y c o m p o s i c i ó n de los o r g a n i s m o s judiciales 145
a) Los T r i b u n a l e s § 21 145
b) P e r s o n a l d e los T r i b u n a l e s 149
a) J u e z § 22 149
/?) P e r s o n a l a u x i l i a r d e l o s T r i b u n a l e s § 23 155
y) E x c l u s i ó n y r e c u s a c i ó n d e f u n c i o n a r i o s judiciales § 24 159
III. R e g u l a c i ó n de la c o m p e t e n c i a de los Tribunales civiles 163
a) L a c o m p e t e n c i a en general § 25 163
b) L a competencia objetiva en particular § 26 167
c) L a c o m p e t e n c i a t e r r i t o r i a l e n p a r t i c u l a r 175
a) División de los fueros y c o m p e t e n c i a territorial de carácter'
funcional § 27 175
¡i) L o s f u e r o s e n p a r t i c u l a r § 28 176
y) A u x i l i o j u d i c i a l § 29 182
d) Competencia prorrogada § 30 183
IV. Repartimiento de los negocios § 31 185

LIBRO IV

Derechos y cargas procesales


I. L a s partes y s u c a p a c i d a d c o m o t a l e s § 32 191
II. Los derechos procesales 194
a) E n general § 33 194
b) R e n u n c i a b i l i d a d de los d e r e c h o s p r o c e s a l e s ( p a r t i c u l a r m e n t e
l a r e n u n c i a a la a c c i ó n , el a l l a n a m i e n t o y la confesión d e
hechos) § 34 196
III. Las cargas procesales 201
a) E n general § 35 201
b) Límites de t i e m p o de la actividad procesal § 36 204
c) I n a c t i v i d a d p r o c e s a l y c o n t u m a c i a § 37 208
IV. Obligación de pagar las costas, carga procesal de prestar c a u c i ó n
y beneficio de justicia gratuita (beneficio de pobreza) § 38 214

LIBRO V

Actos procesales
A . Actos de las partes 227
I. Concepto, clases y valoración § 39 227
II. Capacidad procesal y de postulación § 40 229
III. Representantes y auxiliares de las p a r t e s § 41 234
I I I a. L a abogacía § 41 a 238
IV. Los actos de postulación en particular 242
a) P e t i c i o n e s § 42 242
b) L a s afirmaciones § 43 . 244
indico do mutcrlus xni

Págs.
Ajiorl nclón do p r u e b a s 253
ii) J í n « e n e r a l § 44 253
¡í) R e c o n o c i m i e n t o j u d i c i a l § 45 265
y ) l ' r u o b a d o c u m e n t a l •. § 46 266
(5) l ' r u c b a t e s t i f i c a l § 47 272
K) l ' r u c b a p e r i c i a l § 48 279
£) D e c l a r a c i ó n y j u r a m e n t o d e las p a r t e s § 49 282
r/) I n t e r r o g a t o r i o d e l a s p a r t e s § 49 a 289
V. Vicios c i m p e d i m e n t o s de la v o l u n t a d en los a c t o s de las

piirles § 50 292

I , Aotoi del Juez § 51 300


0, Notificaciones § 52 315
D, lanaolón de a c t o s procesales d e f e c t u o s o s § 53 321

LIBRO VI

Desarrollo de la situación procesal


I. O r l g l n a c i ó n de la litispendencia 323
a) I n t e r p o s i c i ó n de la d e m a n d a § 54 323

h) E f e c t o s de la interposición de la d e m a n d a § 55 331

11. P r e p a r a c i ó n d e l d e b a t e § 56 340

III. Celebración del debate oral y procedimientos sin debate o r a l . . § 57 343

IV. P r o c e d i m i e n t o c o n t u m a c i a l (sentencia c o n t u m a c i a l y resolución


s e g ú n el estado de los autos) § 58 347
V. P r o c e d i m i e n t o de los j u z g a d o s de primera i n s t a n c i a ( e n especial

el p r o c e d i m i e n t o de c o n c i l i a c i ó n ) § 59 357

VI. P a r a l i z a c i ó n del proceso § 60 366

VII. Terminación de la litispendencia 376


a) Sin sentencia § 61 376
b) Terminación de la litispendencia por sentencia 381
a) Contenido y fundamento de ésta § 62 381
p) E f e c t o s d e l a sentencia (fuerza material de cosa juzgada). § 63 386
VIII. Suspensión de los efectos de la sentencia 398
a) Los recursos 398
a) E n general § 64 398
jS) A p e l a c i ó n § 65 413
y) C a s a c i ó n § 66 419
ó) R e c u r s o d e q u e j a § 67 427
b) Revisión § 68 431

LIBRO VII

Pluralidad de situaciones procesales y sucesión


en las mismas
I. P l u r a l i d a d de s i t u a c i o n e s p r o c e s a l e s -. 437
a) Litisconsorcio § 69 437
b) Intervención de terceros en el litigio § 70 445
II. S u c e s i ó n e n el p r o c e s o § 70 a 454
XIV índice de materias

LIBRO VIII

Procedimientos especiales
r
Págs.
I. P r o c e d i m i e n t o s sumarios 457
a) Proceso documental y cambiario § 71 457
b) Procedimiento monitorio § 72 462
II. Cuestiones de estado de las personas 460
a) Causas m a t r i m o n i a l e s § 73 469
b) Causas d e p a t e r n i d a d y filiación § 74 483
c) P r o c e d i m i e n t o en c a u s a s d e i n t e r d i c c i ó n § 75 485

III. P r o c e d i m i e n t o edictal § 76 492

IV. Procedimiento arbitral § 77 497

V. P r o c e d i m i e n t o e n c a s o s de d e n u n c i a del c o n t r a t o de a r r e n d a m i e n t o
y en los de desahucio § 77 a 513
VI. P r o c e d i m i e n t o de los Tribunales de trabajo § 77 b 518

LIBRO IX

Ejecución forzosa
A. La acción ejecutiva 538
I. Iniciación de la acción ejecutiva 538
a) E l título ejecutivo 538
a) E n general § 78 538
p) S e n t e n c i a s d e l o s T r i b u n a l e s n a c i o n a l e s § 79 541
y) Otros títulos ejecutivos judiciales § 80 550
0) T í t u l o s e j e c u t i v o s c o n t r a c t u a l e s § 81 554
b) Cláusula ejecutiva § 82 557
c) O t r o s r e q u i s i t o s d e la a c c i ó n e j e c u t i v a § 83 559
d) Influencias d e la relación j u r í d i c a m a t e r i a l en la ejecución. 561
a) Pluralidad de deudores § 84 561
(i) S u c e s i ó n e n l o s d e r e c h o s § 85 566
y) P l a z o s y c o n d i c i o n e s e n l a e j e c u c i ó n § 86 572
II. Contenido de la acción ejecutiva 575
a) E n general. O b j e t o s s o m e t i d o s a la ejecución § 87 575
b) Influencias de la situación jurídica material 590
a) D e r e c h o s d e t e r c e r o s ( d e m a n d a d e t e r c e r í a o i n t e r v e n -
ción en la ejecución) • § 88 590
/?) L i m i t a c i ó n d e l a r e s p o n s a b i l i d a d § 89 598
y) Ampliación de la responsabilidad (impugnación de actos
del deudor) § 90 602
III. E x t i n c i ó n de la acción ejecutiva 613
a) E n g e n e r a l § 91 613
b) Influencias de la situación j u r í d i c a m a t e r i a l § 92 615

B. Órganos de la ejecución y s u c o m p e t e n c i a respectiva (en particular


la reposición de la ejecución) § 93 621
C. Clases de e j e c u c i ó n forzosa 626
I. E j e c u c i ó n p o r d e u d a s e n m e t á l i c o 628
a) E j e c u c i ó n e n el p a t r i m o n i o m u e b l e 628
a) D e r e c h o d e g a r a n t í a p i g n o r a t i c i a n a c i d a d e l e m b a r g o ,
j u r a m e n t o de manifestación y detención (prisión) § 94 628
/J) E j e c u c i ó n f o r z o s a e n c o s a s § 95 637
y) E j e c u c i ó n forzosa en créditos y otros derechos p a t r i m o -
7
niales § 96 645
ó) P r o c e d i m i e n t o d e d i s t r i b u c i ó n 8 97 658
índice de materias xv

Pags.
1)) E j e c u c i ó n f o r z o s a e n e l p a t r i m o n i o i n m u e b l e 664
a) Generalidades § 98 664
p) E j e c u c i ó n p o r e n a j e n a c i ó n d e l o s i n m u e b l e s m e d i a n t e
subasta 677
1. D e c r e t o d e s u b a s t a , e n p a r t i c u l a r la c o n f i s c a c i ó n . . § 99 677
2. Sobreseimiento y suspensión provisional del procedi-
miento § 100 682
3. Señalamiento del t é r m i n o p a r a la s u b a s t a § 101 686
4. T i p o m í n i m o d e s u b a s t a . Condiciones d e la m i s m a . . § 102 690
5. S u b a s t a § 103 697
6. A p r o b a c i ó n d e l r e m a t e § 104 700
7. Q u e j a § 105 706
8. D i s t r i b u c i ó n d e l p r e c i o d e r e m a t e § 106 708
y ) S u b a s t a d e d e r e c h o s s o b r e el s u e l d o , c a b l e s s u b m a r i n o s
y naves § 107 720
d) E j e c u c i ó n p o r a d m i n i s t r a c i ó n § 108 723
e) Ejecución mediante constitución de hipoteca forzosa.. § 109 732
II. Ejecución forzosa p a r a obtener la entrega de cosas y acciones
y omisiones § 110 735

LIBRO X

Embargo preventivo y medidas provisionales


de seguridad
I. Consideraciones generales § 111 747

II. Embargo preventivo 748


a) A c c i ó n d e e m b a r g o § 112 748
b) Proceso de e m b a r g o § 113 751
c) E j e c u c i ó n d e l e m b a r g o § 114 756

III. Medidas provisionales de seguridad § 115 762


Addenda et corrigenda 770

APÉNDICE
Ley de introducción al Código procesal civil a l e m á n , de 3 0 de e n e r o

de 1877 772

Código procesal civil a l e m á n ( Z P O . ) , de 3 0 de enero de 1 8 7 7 775

Indloe alfabético 903


ÍNDICE DE ABREVIATURAS

A G . = A m t s g e r i c h t (o A ü s f ü h r u n g s - KGJ.(Jahrb.) = J a h r b u c h für E n t -
gesetz). scheidungen des Kammergerichts.
AnfechtG. = Gesetz, betr. die A n - KO. = Konkursordnung.
f e c h t u n g vori R e c h t s h a n d l u n g e n d e s LZ. = Leipziger Zeitschrift für deut-
Schuldners ausserhalb des Konkurs- sches R e c h t (cit. p o r págs.).
verfahrens. MSchG. = Mieterschutzgesetz.
A r b G G . (o A G G . ) = A r b e i t s g e r i c h t s - OLG. = Oberlandesgericht.
gesetz. OLGRspr. = Rechtsprechung der
A r c h R P h i l . = Archiv für R e c h t s - u n d Oberlandesgerichte.
Wirtschaftsphilosophie. pr. = preussisch.
A r c h z i v P r . = A r c h i v íilr d i e zivilis- R A G e b O . = (o G e b O R A . ) = G e b ü h -
tische Praxis. renordnung für Rechtsanwálte.
B a y O L G . = Bayrisches Oberstes L a n - RAO. = Rechtsanwaltsordnung.
desgerieht. RArbG. = Entscheidungen des Reichs-
B G B . = Bürgerliches Gesetzbuch. arbeitsgerichts.
BenshSamml. = Entscheidungen des RGB1. = Reichsgesetzblatt.
Reichsarbeitsgerichts u n d der L a n - R G S t . = Entscheidungen des Reichs-
desarbeitsgerichte, editadas por gerichts in Strafsachen.
DEHSCH y o t r o s . RGZ. = Entscheidungen des Reichs-
D J Z . = Deutsche Juristenzeitung. gerichts in Zivilsachen.
E . = E n t w u r f einer Z P O .1931. RheinZ. = Rheinische Zeitschrift für
E G . = Einführungsgesetz. Zivil- u n d P r o z e s s r e c h t .
E n t l V O . (o E n t l a s t V O . ) = Entlas- RVersO. = Reichsversicherungs-
tungsverordnung. ordnung.
F G G . = Gesetz über die Angelegenhei- RVerf. = Reichsverfassung.
t e n d e r frerwilligen G e r i c h t s b a r k e i t . Riv. dir. proc. civ. = Rivista di di-
GBO. = Grundbuchordnung. r i t t o processuale civile.
GebO. = Gebührenordnung. SA. (o SeuffArch.) = SETJFFERTS
GenG. = Gesetz, betr. die Erwerbs- Archiv für Entscheidungen der
u. Wirtschaftsgenossenschaften. obersten Gerichte.
G K G . = Gerichtskostengesetz. S t G B . = Straf gesetzbuch.
Ges.(G.) = Gesetz. StPO. = Strafprozessordnung.
GewO. = Gewerbeordnung. VO. = Verordnung.
Gruch.(Gruchot) = GRUCHOTS B e i - VZG. = Vereinszollgesetz.
trage zur Erláuterung des deutschen Warn. = WARNEYER, D i e R e c h t -
R e c h t s (cit. p o r págs.). sprechung des Reichsgerichts auf
G V G . = Gerichtsverfassungsgesetz. d e m Gebiete des Zivilrechts.
H G B . = Handelsgesetzbuch. V e r g l O . (o VergleichsO.) = Gesetz
H R R . = Hóchstrichterliche Rechts- über d e n Vergleich zur Abwendung
prechung (anexo a la Juristischen des Konkurses (Vergleichsordnung).
Rundschau). Z. = Zeitschrift für Zivilprozess.
JMB1. = Justizministerialblatt. Z . f. a u s l . u . i n t e r n . P R . = Z e i t s c h r i f t
JMVerf. = Justizministerialverf ügung. für auslandisches u n d internatio-
Judie. = Judicium. nales Privatrecht.
JurRdsch. = Juristische Rundschau. ZPO. = Zivilprozessordnung.
J W . = Juristische Wochenschrift. ZRG. = Z e i t s c h r i f t d e r SAVIQNY-
KG. = Kammergericht. Stiftung für Rechtsgeschichte.
KGB1. = Blatter für Rechtspflege i m ZRHO. = preussische Rechtshilfe-
Bezirk des Kammergerichts. ordnung für Zivilsachen.
K G H . = Gerichtshof zur Entschei- ZwG. = Reichsgesetz über Zwangs-
dung der Kompetenzkonflikte. versteigerung u. Zwangsverwaltung.
LIBRO I

Nociones fundamentales

I. Naturaleza del proceso civil


§ i
Bibliografía. WACH, H d b . , I ( 1 8 8 5 ) ; i d . , F e s t s t e l l u n g s a n s p r u c h ( 1 8 8 9 ) ;
'/.., 3 2 , 1 y s s . ; LANGHEINEKEN, U r t e i l s a n s p r u c h ( 1 8 9 9 ) ; HELIAVIG, A n s p r u c h
u . K l a g r e c h t ( 1 9 0 0 ) ; i d . , K l a g r e c h t u . K l a g m o g l i c h k e i t ( 1 9 0 5 ) ; KOHLER, e n Z . ,
2 1 1 y s s . ; R SCHMIDT, P r o z e s s r e c h t u . S t a a t s r e c h t ( F r e i b . U n i v e r s . - P r o g r a m m )
( 1 0 0 3 ) ; GOLDSCHMIDT, M a t e r i e l l e s J u s t i z r e c h t ( F e s t g a b e f ü r H ü b l e r , 1 9 0 5 ) ;
Id., Z w e i B e i t r a g e z u m m a t e r i e l l e n Z i v i l j u s t i z r e c h t ( B e r l i n e r F e s t s c h r i f t f ü r B r u n -
l i e r , 1 9 1 4 ) , I ; K I P P , e n l a B e r l . F e s t s c h r i f t f ü r M a r t i t z ( 1 9 1 1 ) ; SCHULER, U r t e i l s -
M i i s p r u c h ( 1 9 2 1 ) ; BLEY, K l a g r e c h t u . r e c h t l . I n t e r e s s e ( 1 9 1 3 ) ; NEUNER, P r i v a t -
i'er.ht u . P r o z e s s r e c h t ( 1 9 2 5 ) ; BINDER, P r o z e s s u . R e c h t ( 1 9 2 7 ) y , s o b r e e l m i s m o ,
,IW., 1 9 2 7 , 3 5 2 ; 1 9 2 8 , 7 0 2 .

1. El proceso civil o procedimiento para la sustanciación de los


negocios contenciosos civiles, es el método que siguen los Tribunales
pnra definir la existencia del derecho de la persona que demanda,
fren le al Estado, a ser tutelada jurídicamente, y para otorgar esta
tíllela en e l caso de que tal derecho exista.
a) El proceso civil es un procedimiento, un camino concebido,
d c H i l e la Edad Media, para la aplicación del Derecho. En cuanto tal,
cumple varias funciones :
«) La función esencialmente lógico-teórica encaminada a deter-
minar en cada caso lo que sea justo (proceso en sentido estricto,
«jurisdicción» propiamente dicha), a la cual puede ir anexa :
(3) Otra función práctica en s í : la de ejecutar lo reconocido
como Derecho. La función ejecutiva es una parte del proceso (en
nonti do lato), y esta afirmación no puede destruirse por el mero hecho
de que en gran parte es llevada a cabo por órganos de la administra-
ción de justicia que actúan de un modo independiente bajo el control
Judicial: los ejecutores judiciales (*).

(i) S e g ú n el P . d e 1 9 3 1 , §§ 7 6 9 y s s . , l a e j e c u c i ó n i n c u m b e a l o s « J u z g a d o s
ÜP p r i m e r a I n s t a n c i a , c o m o T r i b u n a l e s e j e c u t i v o s » . L o s e j e c u t o r e s j u d i c i a l e s s o n
uriln M i s ó r g a n o s ( § § 7 7 0 , I I , y 8 7 3 P . ) .

I, (IOI.IINCMMIHT : D e r e c h o p r o c e s a l civil.
2 J A M E S G O L D S C H M I D T

b) El objeto del proceso civil es el examen del derecho (preten-


sión) del actor contra el Estado a obtener la tutela jurídica, mediante
sentencia favorable y consiguiente ejecución de la misma (acción
penal), si fuera susceptible de ella (es decir, si es una sentencia con-
denatoria a una prestación o a permitir la ejecución forzosa).
a ) La acción procesal o pretensión de tutela jurídica —como la
llamó W A C H por primera vez —vino a sustituir al antiguo derecho
de tomarse la justicia por su mano. Esta teoría de la acción no ha
sido unánimemente aceptada, pues muchos no admiten que el objeto
del proceso civil sea una reclamación del demandante frente al Es-
tado para que éste le proteja jurídicamente. Desde luego, el objeto
del proceso civil es la mayor parte de las veces una pretensión (acción)
de naturaleza específicamente civil, como sucede en casi todas las
acciones de condena, o, por lo menos, una relación jurídico-privada,
como en la mayor parte de las acciones declarativas ; pero también
existen acciones por las que el demandante no hace valer más que una
pretensión de tutela jurídica, como son todas las acciones constitutivas
y las que —según acertada opinión— persiguen una sentencia de
ejecución o un embargo. En confirmación de esta tesis de la necesidad
de que exista una acción procesal, puede alegarse, además, que no
cabe resolver en el proceso sobre ninguna relación de derecho civil
2
si no tiene concedida una acción de aquella clase ( ). La acción pro-
cesal tiene su origen en el derecho justicial sustantivo (material), al
que consideramos como un derecho privado integral convertido en
público, y que no es otro que el «derecho de las acciones» romano.
En el Código civil alemán tenemos ejemplos de normas de de-
recho privado que encierran disposiciones de derecho justicial; tal
es el caso, por ej., del § 433, I, ap. 1 («el vendedor está obligado a
entregar la cosa al comprador y a transferirle la propiedad»), donde
tras un genuino precepto privatístico se oculta este otro de carácter
justicial «que, en caso de que el vendedor no cumpla sus obligacio-
nes, el Estado está obligado a proporcionar al comprador lo que le
debe el vendedor, empleando medios coercitivos».
La acción procesal puedi manifestarse de dos formas:
1) Como acción persecutoria de una resolución favorable (lla-
mada por L A N G H E I N E K E N y S C H Ü L E R Urleilsanspruch y Klagrecht).
2) Como acción dirigida a obtener la ejecución forzosa (acción
ejecutiva).
La acción de embargo y la de declaración del concurso son formas
accesorias de las anteriores. Para los casos en que se deja a la juris-
3
dicción civil el conocimiento de negocios de carácter público ( ) , debe
tenerse en cuenta que, entonces, el objeto del proceso no es ni una

(2) Cfs., p o r e j . , § 1297, I , B G B . , y § 31 d e l a L e y de hospederías, de 28 de


abril de 1930.
(3) C f s . i n f r a . § 1 8 . t i . " 1 , a).
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 3

relación de derecho privado ni una acción procesal, sino la legalidad


4
de un neto administrativo ( ) .
(S) La afirmación de que el objeto del proceso es el derecho a
obtener la tutela jurídica no padece en nada por el hecho de que
en todos aquellos casos en los que el objeto del proceso es una rela-
ción juridico-privada ésta constituya a la vez el contenido de la
alegación jurídica del demandante, de la demanda en sentido proce-
sal, del allanamiento a la misma, de su renuncia y, en su caso, de la
sentencia, pues cuando en el proceso se hace valer una relación de
derecho privado, es precisamente dicha relación o, mejor, sus ele-
mentos Integrantes, los que constituyen los elementos que forman la
pretensión de tutela jurídica. Y esta pretensión de tutela jurídica
es la que ejercita el demandante en el proceso y la que es satisfecha
por el Tribunal. Sus supuestos son que ha de ser actuada por el de-
mandante, y declarada existente o no por el Tribunal. Todo lo cual
demuestra que la pretensión de tutela jurídica es objeto del proceso
en sentido completamente distinto que la relación juridico-privada.
y) El objeto del proceso civil es, pues, únicamente una pre-
5
tensión de tutela jurídica, por parte del actor. No puede admitirse ( )
que al demandado corresponda una pretensión de tutela jurídica
independiente. Si ésta existiera, nunca podría ser denegada una
acción declarativa positiva por falta de interés en la declaración,
ya que naturalmente el demandado tiene siempre interés en con-
6
seguir la declaración en sentido negativo ( ) .
c) Puede suceder que lo que el juez ha reconocido como D e -
recho (supra, a), a ) no corresponda a lo que en realidad es Derecho
(supra, b); pero ante esto hay que decir que el bien de la seguridad
jurídica, inmanente en la Justicia, aunque con frecuencia exija su
sacrificio, reclama, imperativamente, que lo reconocido por el juez
como Derecho valga como tal, es decir, que en todo momento sirva
de motivación del obrar de los órganos judiciales ; y ello muestra que
el resultado final que puede conseguirse y se consigue siempre en el
7
proceso es la efectividad del Derecho ( ) .

a
(4) S i e s t o c o n t r a d i j e r a , c o m o o p i n a ROSENBERG ( L e h r b . , 3 . e d . , 2 9 4 ) ,
la t e o r í a d e l « D e r e c h o j u s t i c i a l m a t e r i a l » , t a m b i é n c o n t r a d i r í a a l a q u e s o s t i e n e q u e
el o b j e t o d e l p r o c e s o c i v i l e s , p o r r e g l a g e n e r a l , u n a r e l a c i ó n d e D e r e c h o p r i v a d o .
Además, en tal caso son aplicables frecuentemente — e n particular a las acciones
patrimoniales—, igual q u e los preceptos del Derecho privado, los del Derecho
Justicial m a t e r i a l .
(5) D i v . , e n p a r t i c u l a r , GROSSE, e n Z . , 3 6 , 1 1 3 y s s .
(8) A s í , a c e r t a d a m e n t e , PAGENSTECHER, e n A r c h z i v P r . , 9 7 , 2 9 y s s .
(7) Del c o n c e p t o del proceso «empírico» (cfs. m i í"rozess ais R e c h t s l a g e ,
Hll). d e l § 2 , y p á g s . 1 5 1 y s s . , 2 1 1 y s s . ) . U n c o n c e p t o « t e l e o l ó g i c o » d e l p r o c e s o
( u s l HHOLER, e n G e r i c h t s S . , 9 3 , 4 4 7 y s s . , e s p . 4 4 7 , n t . 5 , y t a m b i é n A r c h z i v P r .
y U l b . al § 2) e s t á e n c o n t r a d i c c i ó n c o n s i g o m i s m o ( o t r a c o s a e s , n a t u r a l m e n t e ,
In « f o r m a c i ó n t c l e o l ó g i c a d e c o n c e p t o s » ) , c o m o e l « m e t a f í s i c o » ( a s í WACH, e n Z . ,
!l!í, f i ) , c u a n d o b a j o « m e t a f í s i c o » s e e n t i e n d e « t e l e o l ó g i c o » . D e s d e l u e g o n o e s fin
ilrl procoKO el d a r el v a l o r d e d e r e c h o a l o q u e n o l o e s ( o p i n i ó n q u e m e a t r i b u y e
(UIAMANI)HKI, e n R i v . d i r . p r o c . c i v . , 4 , 2 2 5 ) .
4 J A M E S G O L D S C H M I D T

2. El proceso civil en sentido estricto, o sea el procedimiento


encaminado a investigar si se dan los requisitos de existencia de la
pretensión de tutela jurídica que corresponde al demandante, y si ésta
debe ser satisfecha por sentencia favorable, implica una actividad judi-
cial que puede ser comparada, en cierto sentido, como toda actividad lle-
vada a cabo por los jueces en el proceso, con la actividad del médico :
a) La reunión de los hechos necesarios para articular la sen-
tencia, esto es, la audiencia de las partes y asunción de los medios
de prueba (auscultación y percusión).
b) La resolución en tres distintos grados :
a ) La declaración de los hechos precisos para provocarla, sobre
la base de los debates y del resultado de la prueba, esto es, la decisión
de la cuestión de hecho y, en especial, del extremo a probar (deter-
minación de los síntomas).
¡3) La subsunción de los hechos declarados a las disposiciones
legislativas pertinentes, esto es, la determinación de la cuestión jurí-
dica o conceptual (diagnóstico).
y) La acomodación de las consecuencias jurídicas que la Ley
atribuye a los hechos declarados probados al caso de que se trata
(prescripción del medio curativo, terapéutica).
Estas tres etapas en la formación de la sentencia representan
un doble silogismo : la etapa intermedia (3) es su lazo de unión ; cons-
tituye la conclusión del primer silogismo y la proposición menor del
8
segundo ( ) . D e este modo :
Premisa mayor. E n el p r i m e r c a s o , el d e m a n d a n t e , p o r v i r t u d d e l § 9 4 6 d e l
C ó d i g o civil a l e m á n , h a e x p e r i m e n t a d o u n a p é r d i d a . E n el s e g u n d o , el q u e h a
proporcionado alimentos sin obligación d e prestarlos, se considera q u e h a rea-
lizado u n a c t o j u r í d i c o p o r o t r o , s i n q u e i m p o r t e al r e s p e c t o si la v o l u n t a d d e
éste se o p o n í a o n o a l a gestión de] negocio (§§ 6 7 7 , 6 7 9 d e l Código civil a l e m á n )
( e t a p a o. d e l a s e n t e n c i a ) .
Premisa menor. E l d e m a n d a d o h a t o m a d o piedra perteneciente al actor
p a r a c o n s t r u i r s u c a s a , o b i e n el a c t o r h a p r o p o r c i o n a d o a l i m e n t o s a! h i j o m e n o r
del d e m a n d a d o (etapa a d e la sentencia).
Conclusión. E n c o n s e c u e n c i a , e n la p r i m e r a h i p ó t e s i s el d e m a n d a n t e h a
sufrido u n d a ñ o j u r í d i c o c o n arreglo al § 9 4 6 del Código civil a l e m á n . E n l a s e g u n -
d a , el d e m a n d a n t e h a g e s t i o n a d o u n n e g o c i o p a r a el d e m a n d a d o e n u n c a s o e n
q u e n a d a i m p o r t a el q u e l a v o l u n t a d d e é s t e le s e a a d v e r s a (§§ 6 7 7 , 6 7 9 d e l C ó d i g o
civil a l e m á n ) ( e t a p a 6 d e la sentencia).
Premisa mayor. Aquel q u e h a sufrido u n d a ñ o jurídico en virtud del § 9 4 6
del Código civil a l e m á n , p u e d e r e c l a m a r u n a i n d e m n i z a c i ó n e n m e t á l i c o d e a q u e l
a q u i e n la modificación j u r í d i c a h a favorecido c o n f o r m e al § 9 5 1 del Código civil
a l e m á n , b a s á n d o s e e n las disposiciones relativas al r e s a r c i m i e n t o p o r enriqueci-
m i e n t o i n j u s t o . O b i e n , e n el s e g u n d o s u p u e s t o , el g e s t o r d e u n n e g o c i o , e n a q u e l l o s
c a s o s e n q u e n o c o n t a r a si l a v o l u n t a d d e l « d o m i n u s n e g o t i i » e r a o p u e s t a , a u n

(8) Con la caracterización d e la resolución judicial c o m o silogismo n o s e


d e s c o n o c e lo «irracional» d e la a c t i v i d a d s e n t e n c i a d o r a q u e se m a n i f i e s t a al aplicar
«los s u p u e s t o s d e h e c h o d e l a s n o r m a s » q u e r e q u i e r e n s e l e s c o n f i e r a u n c o n t e n i d o
o v a l o r . C f s . e s p . BENDIX, D i e i r r a t i o n e l l e n K r á f t e d e r r i c h t e r l i c h e n U r t e i l s t á t i g -
k e i t , 1 9 2 7 ( y s o b r e é l . LEVIN, e n J W . , 1 9 2 7 , 2 6 1 4 ) ; y H . Y S A Y , R c c h t s n o r m u .
Entscheidung, 1 9 2 9 . '
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 5

c u a n d o r e a l m e n t e l o s e a , p u e d e r e c l a m a r d e é s t e e l a b o n o d e g a s t o s c o m o si
luera u n m a n d a t a r i o (§ 6 8 3 d e l Código civil a l e m á n ) .
Premisa menor. El demandante ha etc., como antes.
Conclusión. P u e d e , p o r c o n s i g u i e n t e , el d e m a n d a n t e exigir al d e m a n d a d o u n
resarcimiento en metálico en v i r t u d d e las disposiciones referentes a indemniza-
ción p o r e n r i q u e c i m i e n t o i n d e b i d o (§ 9 5 1d e l C ó d i g o civil a l e m á n ) , o, e n el s e -
g u n d o c a s o , r e c l a m a r , c o m o si fuese u n m a n d a t a r i o , el a b o n o d e l o s g a s t o s r e a -
lizados, p a r a lo cual h a d e p r e s e n t a r u n a relación d e los m i s m o s o del enriqueci-
m i e n t o q u e su gestión proporcionó al «dominus negotii» ( e t a p a f d e l a sentencia).

3. La actividad del juez logra su cometido gracias a los actos


de «postulación» de las partes, alegaciones y aportación de pruebas, etc.
Kstos actos de las partes se muestran en una relación complementaria
con los judiciales ya indicados anteriormente sub 2, correspondiéndose
unos a otros de tal manera que el armazón o esqueleto del proceso
i ivil presenta el cuadro siguiente:

Actos de las partes : Actos del juez:


Alegaciones.
Aportación de pruebas. Recepción y apreciación
de la prueba.
Conclusiones e instancia. Sentencia.
4. La protección jurídica en los litigios civiles se otorga no
sólo mediante la resolución de estas contiendas (procedimiento conten-
cioso), sino también merced a convenios amistosos (procedimiento
conciliatorio). La conciliación amigable constituye incluso el origen
histórico del proceso civil en general. Recientemente ha sido restable-
cido el procedimiento conciliatorio por la Novela procesal civil de
13 de febrero de 1924, para la primera instancia (§ 495a y ss.). D e
c s l c modo •—como se desprende del § 4 9 9 b — la pretensión de salva-
guardia jurídica mediante acto conciliatorio como tal, constituye una
manifestación especial —aunque imperfecta— del derecho a la tutela
jurídica, que funciona al lado de la acción procesal.
11 B i b l i o g r a f í a . BECEÑA, Casos de Derecho procesal civil ( M a d r i d , 1 9 2 5 ) ; PRIE-
TO, El Derecho procesal y su enseñanza universitaria ( G r a n a d a , 1 9 3 2 ) ; SILVA M E -
I,I;IIO, Contribución al estudio de la relación jurídica procesal (« R e v . g e n . d e L e g i s -
l u c i ó u », a g o s t o - s e p t i e m b r e d e 1 9 3 0 ) ; ÍDEM, Notas para el estudio del concepto del
Derecho procesal ( R e v . c i t . , m a r z o 1 9 3 4 ) ; ALCALÁ-ZAMORA Y CASTILLO, Proceso,
procedimiento, enjuiciamiento (trabajo n.° X I V d e los incluidos en los «Estudios
il(< D e r e c h o p r o c e s a l » d e l a u t o r . M a d r i d , 1 9 3 4 ) ; ÍDEM, El Derecho procesal: Su
enseñanza y su estudio ( d e p r ó x i m a p u b l i c a c i ó n ) .
lín el D e r e c h o español, al l a d o d e e s o s d o s t é r m i n o s « proceso » y « p r o c e d i -
m i e n t o », q u e GOLDSCHMIDT a n a l i z a , j u e g a p a p e l i m p o r t a n t í s i m o u n t e r c e r o ,
(HTiiliar d e n u e s t r o p a í s y d e a q u e l l o s E s t a d o s h i s p a n o a m e r i c a n o s fieles e n e s t e
jilinlo a n u e s t r a t e r m i n o l o g í a , c o m o C u b a y E c u a d o r . N o s r e f e r i m o s a enjuicia-
n\tenlo. Y ¿ q u é s i g n i f i c a e s t a e x p r e s i ó n ? P a r a BECEÑA, « l a p a l a b r a e n j u i c i a -
m i e n t o , casi n u e v a e n el u s o legal e i n c l u s o d o c t r i n a l , c o n l a cual, e n el t i t u l o
«flclul d e l a L e y (se r e f i e r e a l a d e 1 8 5 5 ) , v e n í a i n d i c a d o el o b j e t o d e é s t a , s e t o m ó
m e l « c u t i d o e n q u e a ñ o s a n t e s h a b l a s i d o d e f i n i d a p o r ESCRICHE, c o m o e l o r d e n
y imHodo q u e d e b e seguirse c o narreglo a l a sleyes en la formación e instrucción
ilii iiiui c a u s a c i v i l o c r i m i n a l , p a r a q u e l a s p a r t e s p u e d a n a l e g a r y p r o b a r l o q u e
le» t ' o i i v o n g i i y v e n i r e l J u e z e n c o n o c i m i e n t o d e l d e r e c h o q u e l e s a s i s t e y d e c l a -
l'M'lo p o r m e d i o d e s u s e n t e n c i a » (C.uralteri generali del processo cioile in Ispagna,]
6 J A M E S G O L D S C H M I D T

e n « S t u d i i n o n o r e d i GHIOVENDA », P a d u a , 1 9 2 7 , p á g . 3 ) . P e r o e l p r o f e s o r d e
M a d r i d i n c u r r e e n este p u n t o e n u n manifiesto error cronológico, p o r q u e l a defi-
n i c i ó n d e ESCRICHE, q u e BECEÑA t o m a d e u n a e d i c i ó n d e M a d r i d 1 8 4 7 , q u e e s l a
t e r c e r a d e l Diccionario razonado de legislación y jurisprudencia, es posterior c o n
m u c h o a l a « L e y d e enjuiciamiento s o b r e l o s n e g o c i o s y c a u s a s d e c o m e r c i o »,
d e 2 4 d e j u l i o d e 1 8 3 0 , t e x t o e n q u e SÁINZ DE ANDINO c o n s a g r a p o r p r i m e r a v e z
en u n cuerpo legal l a c i t a d a expresión ( y a a n t e s se h a b í a servido d e ella, e n el
Código mercantil obra suya. Cfs. e n él, a r t . 1 2 1 9 ) , q u e e n 1 8 5 5se t o m a de n u e v o
e n el m i s m o s e n t i d o q u e el a u t o r d e l C ó d i g o d e C o m e r c i o d e 1 8 2 9 l e d i e r a . A s í ,
A
p u e s , ESCRICHE, a u n h e c h a l a r e f e r e n c i a a l a 1 . e d i c i ó n , q u e e s d e P a r í s , 1 8 3 1 ,
A
y n o a l a 3 . , a q u e s e r e m i t e BECEÑA, p o d r á s e r e l a u t o r d e l a m e j o r o d e l a m á s
e x a c t a definición del «enjuiciamiento» dentro del criterio legal, pero sin q u e
la m i s m a suponga l a m á s p e q u e ñ a desviación respecto del significado y alcance
que recoge la citada L e y de 1 8 3 0 . N o hacen falta grandes disquisiciones p a r a
mostrar que, etimológica y jurídicamente, «enjuiciamiento» deriva de «juicio»,
y q u e el e m p l e o d e esta ú l t i m a expresión se h a b í a generalizado lo b a s t a n t e e n
E s p a ñ a ( p o r o b r a , e n b u e n a p a r t e , d e l i b r o s t a n d i f u n d i d o s c o m o l o s d e HEVIA
BOLAÑOS, FEBRERO, CONDE DE LA CAÑADA, e t c . , a d e m á s d e p o r l o s p r e c e p t o s d e l
Derecho positivo) para q u e n o produzca extrañeza la denominación p o r q u e optó
SAINZ DE ANDINO.
P u e s b i e n , e n r e l a c i ó n c o n e s t a i d e a d e « e n j u i c i a m i e n t o », d e b e m o s h a c e r
d o s o b s e r v a c i o n e s : l a u n a q u e , s e g ú n e l c r i t e r i o d e ESCRICHE, « e n j u i c i a m i e n t o »
ocupa u n plano superior a «proceso » ( e n l a explicación d e l a v o z «juicio » dice,
al final, l o s i g u i e n t e : « L a serie d e a c t u a c i o n e s j u d i c i a l e s n o es p r o p i a m e n t e el
juicio, c o m o a l g u n o s lo definen, sino el m é t o d o c o n q u e e n él se p r o c e d e ; y a s i
es q u e n o l l a m a m o s juicio al p r o c e s o » — t o m o I I , p á g . 2 6 1 — . E n r e a l i d a d , E S -
CRICHE c o n f u n d e e n e l c i t a d o l u g a r e l « p r o c e s o » c o n e l « p r o c e d i m i e n t o » ) ; l a
segunda, q u e ligado «enjuiciamiento » a «juicio», la primera denominación es
a d e c u a d a p a r a b a u t i z a r a n u e s t r a L e y procesal p e n a l , p e r o y a n o l o es p a r a c a -
r a c t e r i z a r a l a p r o c e s a l civil, d e s d e el i n s t a n t e e n q u e e n l a m i s m a s e i n c l u y e n
los a c t o s d e j u r i s d i c c i ó n v o l u n t a r i a , q u e d e s d e n i n g ú n p u n t o d e v i s t a , n i a u n
s i q u i e r a el l e g a l ( c f s . a r t . 1 8 1 1 y j u r i s p r u d e n c i a c o r r e s p o n d i e n t e ) , c o n s t i t u y e n
v e r d a d e r o s juicios. I n f i é r e s e d e a q u í q u e l a d e n o m i n a c i ó n m á s a p r o p ó s i t o p a r a n u e s -
t r a L e y p r o c e s a l civil h u b i e r a sido l a a d o p t a d a p o r v a r i o s p a í s e s h i s p a n o a m e r i -
canos — p o r ejemplo, Chile, C o s t a R i c a , B o l i v i a — , es decir, y a q u e n o Código,
p u e s t o q u e n o e s u n c o n j u n t o s i s t e m a t i z a d o , s í Compilación ( c f s . BECEÑA, Carat-
leri, e t c . , p á g . 4 , y ALCALÁ-ZAMORA Y CASTILLO, Notas para la reforma de la Ley
de Enjuiciamiento civil, e n « R e v i s t a d e L e g i s l a c i ó n », j u n i o 1 9 3 3 , p á g s . 7 1 5 - 6 )
« d e p r o c e d i m i e n t o s civiles » (o si q u e r e m o s u n t í t u l o a ú n m á s a m p l i o , el d e l
Código del P a r a g u a y : « d e p r o c e d i m i e n t o s e n m a t e r i a civil y c o m e r c i a l » ) . D e -
cimos esto, porque la noción de «procedimiento » excede c o n m u c h o del área
jurldico-procesal (procedimiento administrativo — e n sus múltiples f o r m a s — ,
g u b e r n a t i v o , l e g i s l a t i v o , e t c . ) y h a c e q u e e n l a j u r i s d i c c i ó n voluntaria, colo-
cada fuera del «enjuiciamiento » e n su acepción estricta, haya, sin embargo,
« p r o c e d i m i e n t o », q u e a d e m á s e n E s p a ñ a , p o r e s t a r a q u é l l a a t r i b u i d a d e m a n e r a
preferente a l o s j u e c e s , d a r í a l u g a r a u n procedimiento judicial, y e n t o n c e s sí
podrían asociarse e n u n m i s m o cuerpo legal a m b a s «jurisdicciones» — la «con-
t e n c i o s a » y l a « v o l u n t a r i a » — , s i q u i e r a el l a z o d e u n i ó n e n t r e ellas s e a p o y a r a
e n u n a c o i n c i d e n c i a t a n e x t e r n a c u a l l a d e e s t a r u n a y o t r a i n t e g r a d a s p o r pro-
cedimientos d e í n d o l e judicial, n o t a esta ú l t i m a q u e , p o r o t r a parte, n o sirve
para caracterizar a la jurisdicción voluntaria, q u e puede estar encomendada a
funcionarios extraños a la J u d i c a t u r a (y así ocurre en m a y o r o m e n o r escala e n
diversos Estados), y q u e a u n e s t a n d o confiada a l a misma, n o es p r o p i a m e n t e
judicial la actividad q u e en t a l orden desarrollan sus miembros. Y dicho se
está también q u e e n m a n e r a alguna cabe llamar « Código procesal civil» a nuestra
v e t u s t a « L e y d e E n j u i c i a m i e n t o », p o r q u e n i e s u n a s i s t e m a t i z a c i ó n l e g i s l a t i v a ,
sino u n a m e r a a g r e g a c i ó n d e materias, n i regula t a m p o c o l a s diversas zonas pro-
cesales, o se o c u p a d e ellas d e m o d o i n c o m p l e t í s i m o (por ejemplo, acción, doc-
trina de las partes, etc.), sino casi e x c l u s i v a m e n t e del < procedimiento».
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 7

II. El derecho procesal civil y sus conceptos


fundamentales
§ 2
B i b l i o g r a f í a . OSKAR BÜLOW, D i e L e h r e v o n d e n P r o z e s s e i n r e d e n u . d i e
P r o z e s s v o r a u s s e t z u n g e n ( 1 8 6 8 ) ; KOHLER, D e r P r o z e s s a i s R e c h t s v e r h a l t n i s ( 1 8 8 8 ) ;
SAUER, G r u n d l a g e n d e s P r o z e s s r e c h t s ( 2 . e d . , 1 9 2 9 ) ; GOLDSCHMIDT, D e r P r o z e s s
A

a i s R e c h t s l a g e ( 1 9 2 5 ) ; GROH, A n s p r u c h a u f R e c h t s p f l e g e , Z . , 5 1 , 1 4 5 ; HEGLER,
A r c h z i v P r . , n ú m e r o a n e x o al C u a d e r n o 1 3 3 , 2 1 6y ss.

1. El conjunto de normas jurídicas que regulan el proceso


civil es el Derecho procesal civil, el cual constituye una rama del
Derecho justiciero (Jusüzrechl) (*). Como tal, está colocado junto a las
otras dos ramas de éste, a saber : del Derecho procesal penal y del
Derecho penal, el cual es un derecho justiciarlo material y no formal
como lo son las dos ramas procesales. Por el contrario, se ha visto
ya en el § 1, n.° 1 b), a ) , que el derecho material cuya efectividad
constituye el fin del Derecho procesal civil, es decir, el derecho civil,
sólo puede ser actuado cuando su titular cuenta a la vez con un dere-
cho a la tutela jurídica.
2. Puesto que el Derecho procesal civil es derecho justiciario,
debe participar también de los caracteres del Derecho público, si-

Tribunal Tribunal Tribunal

A
Demandante Demandada Demandante Demandado Demandante Demandado

Fig- Fig. 2 Fig- 3

Kuiendo el punto de vista usual en las construcciones jurídicas. E n


esta participación ha encontrado fundamento la teoría dominante
N e g ú n la cual el proceso civil es una relación jurídica pública (rela-
ción jurídica procesal), como estiman en primer término O S K A R
M Ü I . O W y, m u y especialmente, K O H L E R . Admitido esto, hay quienes
suponen que el proceso civil es una relación jurídica establecida
exclusivamente entre los litigantes y el Tribunal (fig. 1) (así especial-
mente H E L L W I G ) ; otros estiman que es una relación trílateral entre
demandante, demandado y Tribunal (fig. 2) (teoría dominante), y,

(1) E q u i v o c a d a m e n t e , BELING, R e i c h s s t r a f p r o z e s s R . ( 1 9 2 8 ) , y SAUER,

I
( i i ' i i n d l a g c n , 6 4 9 , y F e s t g . f. R . SCHMIDT, 1 9 3 2 , 3 1 1 : d i s c u t o q u e e l D e r e c h o
irocosul s e a u n d e r e c h o legal. E l v a l o r d e d e r e c h o q u e r e s u l t a d e l a s e n t e n c i a
miprn, § 1, n.° 1, c ) ] , sólo l o e s c o n s i d e r á n d o l o c o m o t a l «por m i n i s t e r i o d e l T r t -
tunal», c o s a q u e s e l e í a a n t e s e n t o d o fallo.
8 J A M E S G O L D S C H M I D T

finalmente, llega a indicarse que esta relación jurídica existe


sólo entre las partes litigantes (así, particularmente, K O H L E R ;
figura 3).
Generalmente se admite que sólo se origina la relación procesal
cuando son satisfechos determinados presupuestos, los «presupuestos
procesales». Pero sobre el contenido de la relación procesal, domina la |
oscuridad más absoluta.
Realmente, el concepto de ésta es infructuoso para nuestra
2
ciencia ( ) . A los litigantes como tales no les alcanza, en general, nin-
guna obligación de naturaleza procesal; y la «obligación de fallar»
que se atribuye al Tribunal (y que no debe confundirse con el deber
concreto del Estado de otorgar protección jurídica al demandante)
es, como tal deber de administrar justicia, una manifestación de la \
«relación política» del ciudadano con el Estado. Los presupuestos
procesales no lo son, en realidad, del proceso ; son, simplemente, pre-
supuestos, requisitos previos de la sentencia de fondo, sobre los que se
resuelve en el proceso.
3. Puede concebirse el Derecho como un conjunto de impera-
tivos que han de seguir los sometidos a las reglas jurídicas, pero
también como una serie de normas que han de ser aplicadas por el
juez. Esta última concepción es la adecuada para el Derecho justi-
ciario, y, por consiguiente, para el Derecho procesal civil. Desde
este punto de vista, las normas jurídicas constituyen, para los some-
tidos a ellas, las conminaciones de que el juez observará determinada
conducta, y, en último término, de que dictará una sentencia judicial
de determinado alcance. Los vínculos jurídicos qué nacen de aquí
entre las partes no son propiamente «relaciones jurídicas» (considera-
ción «estática» del Derecho), esto es, no son facultades ni deberes en
el sentido de poderes sobre imperativos o mandatos, sino «situacio-
3
nes jurídicas» ( ) (consideración dinámica del derecho), es decir, situa-
ciones de expectativa, esperanzas de la conducta judicial que ha de
producirse y, en último término, del fallo judicial futuro ; en una pa-
labra : expectativas, posibilidades y cargas. Sólo aquéllas son derechos
en sentido procesal — el mismo derecho a la tutela jurídica (acción
procesal) (*) no es, desde este punto de vista, más que una expectativa
jurídicamente fundada—, y las últimas —las cargas—, «imperativos
del propio interés», ocupan en el proceso el lugar de las obligaciones.
La situación jurídica se diferencia de la relación jurídica no sólo
por su contenido, sino también porque depende, no de la «existencia»,
sino de la «evidencia» y m u y especialmente de la prueba de sus pre-
supuestos. El concepto de la «situación jurídica» se debe a K O H L E R ,
el cual v e en ella una relación jurídica imperfecta. Pero en todo caso,

(3) Sólo esto, n o su imposibilidad lógica, es lo q u e q u e aqui se afirma ; y


A
e l l o , c o n t r a ROSENBERG, L e h r b . , 3 . e d . , 5 y s s .
(8) Supra, § 1 , n.° 1, * ) , a ) .
(•) Asi también actualmente HUBKNIIKIIO, Lolirb., H y 0.
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 9

rs un concepto específicamente de derecho procesal, y hasta quizá


MI concepto fundamental ( ) . 5

El concepto de situación jurídica se diferencia del d e relación procesa, e n q u e


cnlc n o se h a l l a e n r e l a c i ó n a l g u n a c o n el d e r e c h o m a t e r i a l q u e c o n s t i t u y e el o b j e t o
dul p r o c e s o , m i e n t r a s q u e a q u é l d e s i g n a l a s i t u a c i ó n e n q u e l a p a r t e s e e n c u e n t r a
respecto a su derecho material, c u a n d o lo hace valer procesalmente. E s erróneo
creer, p o r e s t o , q u e el c o n c e p t o d e « s i t u a c i ó n j u r í d i c a » n o es d i s t i n t o d e l d e r e l a c i ó n
procesal ( 6 ) , y p o r ello es i m p o s i b l e a d m i t i r q u e é s t a se d e s e n v u e l v a h a s t a l l e g a r
7
n ser u n a «situación jurídica» ( ) ; ésta n o es u n a m e r a situación d e la relación
procesal, sino d e l d e r e c h o m a t e r i a l q u e c o n s t i t u y e el o b j e t o d e l p r o c e s o . R e s u l t a
por ello i n n e c e s a r i o r e c u r r i r a l c o n c e p t o d e r e l a c i ó n p r o c e s a l , p a r a a s e g u r a r l a
u n i d a d d e l p r o c e s o ( 8 ) ,y a q u e t a l u n i d a d v i e n e p r e d e t e r m i n a d a p o r el d e r e c h o
material, objeto d e referencia d e l a s «situaciones jurídicas» q u e s u r g e n en el p r o c e -
so. T a m b i é n es e q u i v o c a d o d i s c u t i r el v a l o r d e l c o n c e p t o d e «situación jurídica» ( 9 ) ,
yii q u e , g r a c i a s a é l , s e d e t e r m i n a n o s ó l o e l c o n c e p t o y c a r a c t e r e s d e l o s d e r e c h o s
v r n r g a s p r o c e s a l e s , s i n o q u e d e él e m a n a el c o n c e p t o d e « a c t o s d e p o s t u l a c i ó n »
(il's. m á s a d e l a n t e § 3 9 , n . ° 2 y s s . , y § § 4 2 y s s . ) y l a p e c u l i a r i d a d d e s u c a l i -
fliiie.ión c o m o « a d m i s i b l e s » y « f u n d a d o s » , a s í c o m o l a l u z q u e a c l a r a l o s c o n c e p t o s
ile l i t i s c o n s o r c i o e s p e c i a l , d e s u c e s i ó n p r o c e s a l , e t c . (1°). E s i g u a l m e n t e e r r ó n e a
1
lu s u p o s i c i ó n d e q u e e l c o n c e p t o d e s i t u a c i ó n j u r í d i c a e n g e n e r a , y e n p a r t i c u l a r
el d e « e x p e c t a t i v a » j u r í d i c a m e n t e a s e g u r a d a , s e a n d e c a r á c t e r s o c i o l ó g i c o ( i i ) :
ii d e c i r v e r d a d , n o t i e n e e s t e c a r á c t e r , c o m o t a m p o c o p a r t i c i p a d e é l e l c o n c e p t o
1 2
de «expectativa» del D e r e c h o civil, a u n q u e , c o m o é s t a ( ) , n o es e s t a d o jurí-
dico m á s q u e e n el c a s o d e q u e el beneficio q u e s e e s p e r a e s t é s e g u r o e n s u efecti-
v i d a d f u t u r a , es decir, c u a n d o el a r b i t r i o j u d i c i a l n o s e a l i b r e f r e n t e a ella, sino
vinculado p o r n o r m a s jurídicas o d e la experiencia. E l T . S. ( R . T. S. 129, 25)
to m u e s t r a c o n f o r m e c o n n o s o t r o s a l calificar l o s d e r e c h o s p r o c e s a l e s c o m o « e x p e c -
t a t i v a s a s e g u r a d a s p o r e l D e r e c h o p r o c e s a l » (1 ).3

lf Cfs. Advertencia preliminar y Adición al § 3 9 .

(5) S e g ú n SAUER, F e s t g . f. R . SCHMIDT, 1 9 3 2 , 3 1 1 , e l c o n c e p t o d e s i t u a c i ó n


Jurídica q u e r e s u l t a e x p r e s a d o e n el t e x t o n o es «un a n c l a j e suficiente e n l a t e o r í a
«enera] del Derecho».
(6) A s í HEGLER, G e r i c h t s S . , 9 3 , 4 4 6 , n t . 4 ; A r c h z i v P r . , 1 3 3 C u a d . a n e x o ,
a
2 2 5 , n t . 1 ; OERTMANN, G r d r . , 4 . » y 5 . e d . , 2 1 ; RÜMELIN, A r c h z i v P r . , 1 2 6 , 1 1 9
a
y s s . y 1 2 1 ; SAUER, A r c h R P h i l . , 1 9 , 2 7 0 , 2 7 5 y 2 8 6 , y G r u n d l a g e n , 2 . e d . , 6 4 7 .
( ? ) A s í ROSENBERG, L e h r b . i b í d .
(8) A s í HEGLER, G e r i c h t s S . , 9 3 , 4 4 6 , n t . 3 ; RÜMELIN, i b í d . , 1 2 0 y s s . ;
I'KTSCHEK, G e r i c h t s z t g . , 1 9 2 9 , 2 6 2 ( e l c u a l c o n s i d e r a c o m o e l « p e c a d o m o r t a l »
de mi teoría la destrucción de esa unidad).
(9) A s í HEGLER, A r c h z i v P r . , i b i d . ; y PETSCHEK, i b í d . ( t a m b i é n i b í d . I I I ) ;
SAUER, F e s t g . f. R . SCHMIDT, 3 1 1 , n t . 1 6 .
1 0
( ) S e g ú n SAUER, F e s t g . f. R . SCHMIDT, l o e . ú l t . c i t . , « u n a s i t u a c i ó n » n o
NC p u e d e « d e s a r r o l l a r » . Y y o , p o r e l c o n t r a r i o , n o c o n o z c o o t r a c o s a q u e s e a m á
rapaz d e desarrollarse q u e u n a situación.
n
( ) A s í NEUNER, Z . , 5 1 , 5 0 ; CALAMANDREI, R i v . d i r . p r o c . c i v . , 4 , 2 2 5 ;
( ¡ . H u s s E R L , N e g a t i v e s S o l l e n , 1 9 3 1 , 5 8 , q u i e n d e s d e l u e g o r e c o n o c e q u e «la
I n c e r t i d u m b r e d e l a r e s o l u c i ó n f i n a l e s c o n s u s t a n c i a l c o n el litigio», a u n q u e
sostiene después q u e sólo p u e d e servir p a r a d a r s u c a r á c t e r al litigio, n o esta
I n c e r t e z a «sociológica», sino s u reflejo «lógico-volitivtf».
(12) C f s . v . TUHR, A l l g . T e i l d e s b ü r g . R . , I , 1 8 2 .
t 3 a
( ) E l p e n s a m i e n t o q u e m e h a n a t r i b u i d o STEIN-JUNCKER, G r d r . , 3 . e d . ,
7, d e q u e l a s « e x p e c t a t i v a s » p r o c e s a l e s s o n sólo f u n d a m e n t o d e d e r e c h o y n o
consecuencia jurídica, n o lo h e expuesto y o nunca.
10 J A M E S G O L D S C H M I D T

III. Evolución histórica del Derecho procesal civil


a) El proceso civil romano

§3
B i b l i o g r a f í a . V O N BETHMANN HOLLWEG, D e r g e m e i n e Z i v i l p r o z e s s i n g e -
s c h i c h t l . E n t w i c k l u n g I - I I I ( 1 8 6 4 - 1 8 6 6 ) ; VON KELLER, D e r r o m . Z i v i l p r o z e s s
a
u n d d i e A k t i o n e n , 6 . e d . , r e a l i z a d a p o r WACH ( 1 8 8 3 ) ; GIRARD, H i s t . d e l ' o r -
g a n i s a t i o n j u d i c i a i r e d e s R o m a i n s I ( 1 9 0 1 ) ; BERTOLINI, P r o c e s s o c i v . R o m .
( 1 9 1 3 - 1 4 ) ; WENGER, I n s t i t u t i o n e n d e s r o m . Z i v i l p r o z e s s e s ( 1 9 2 5 ) ; K I P P , e n
STAMMLER, D a s g e s a m t e d e u t s c h e R . I . ( 1 9 3 0 ) , 1 3 5 y s s . ; n u m e r o s o s t r a b a j o s d e
WLASSAK : t a m b i é n GOLDSCHMIDT, P r o z e s s a i s R e c h t s l a g e ( 1 9 2 5 ) .

El punto central del procedimiento civil romano es la escisión


del proceso, existente y a de antiguo, en procedimiento «in iure» e
«in iudicio» («apud iudicem»). El procedimiento «in iure», que tiene
lugar ante el magistrado (normalmente el pretor), tiene por fin la
determinación de si el litigio es digno o no de ser sometido al juez,
y, en su caso, la instrucción del proceso. El procedimiento «in iudi-
cio», el verdadero procedimiento principal dedicado a cuestiones de
prueba y al fallo del asunto, se celebra ante uno («iudex, arbiter»)
o varios jurados («recuperatores») especialmente designados para el
caso concreto que se plantea, o ante un colegio de jueces permanente
(«centumviri, decemviri»). Al lado de este procedimiento ordinario (de
justicia popular), el «ordo iudiciorum privatorum», existe más tarde
un nuevo medio de protección jurídica, la «extraordinaria cognitio»,
en la que el magistrado decide la cuestión por sí mismo. Y esta «extra-
ordinaria cognitio» acaba por sustituir, en tiempos de Diocleciano, al
antiguo «ordo iudiciorum privatorum».
1. E n el,procedimiento ordinario se distinguen dos estadios evo-
lutivos : uno más antiguo, procedimiento de las «legis actiones», y
otro más reciente, el procedimiento formulario. Las «legis actiones»
son las fórmulas rituales previstas en el «ius civile». Gayo conoce tres
procedimientos por «legis actiones» ; el que mejor describe es el de
la «1. a. sacramento» (IV, 13 y s s . ) : Las partes conciertan en ella una
apuesta procesal de tal suerte que se ha de litigar de un modo formal
sobre «cuius sacramentum iustum sit». El «sacramentum» es origi-
nariamente la alegación jurídica asegurada por juramento, y más
tarde la suma apostada.
Así, p o r e j e m p l o , las p a r t e s c o m p a r e c e n a n t e el p r e t o r c o n u n esclavo, al
c u a l el d e m a n d a n t e e c h a l a m a n o y l o r e i v i n d i c a c o n l a s s i g u i e n t e s p a l a b r a s :
« H u n c ego h o m i n e m e x iure Q u i r i t i u m m e u m esse aio s e c u n d u m s u a m causam.
S i c u t d i x i , e c c e t i b i v i n d i c t a m i m p o s u i . » A l m i s m o t i e m p o , el d e m a n d a n t e g o l p e a
al e s c l a v o c o n l a f e s t u c a . D e s p u é s d e ello, el d e m a n d a d o dice y h a c e l o m i s m o
(«contravindicatio»). E n t o n c e s t i e n e l u g a r el m a n d a t o d e p a z del p r e t o r : «Mittite
a m b o h o m i n e m » . A e l l o c o n t e s t a el d e m a n d a n t e : « P o s t u l o a n n e d i c a s q u a e x
c a u s a v i n d i c a v e r i s » ; y el d e m a n d a d o : « J u s feci s l c u t v i n d i c t a m imposul», y el
d e m a n d a n t e : «Quando t u inlurla vlndlcavlsll, q u l n g c n t o r u m aerls s a c r a m e n t o
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 11

l í p r o v o c o » , y el d e m a n d a d o : « S i m i l i t e r e t e g o t e » . E n t o n c e s , el p r e t o r o t o r g a l a
|Hiit)*lriu I n t e r i n a d e l a c o s a l i t i g i o s a . E l p o s e e d o r d e b e p r e s t a r c a u c i ó n í « p r a e d e s » )
qilM i W F g u i ' e h a d e d e v o l v e r l a c o s a e n e l c a s o d e s e r v e n c i d o . I g u a l m e n t e e l p r e t o r
•Mitin f i a n z a a a m b a s p a r t e s p a r a el p a g o d e l a s u m a a p o s t a d a q u e n o h a y a s i d o
ritipimlliulii. L u e g o t i e n e l u g a r el n o m b r a m i e n t o d e l j u e z , o r i g i n a r i a m e n t e al m o -
IllPhto, mns t a r d e después de u n plazo de 30 días, a c u y a o b s e r v a n c i a se obligan
y Mii'Hiiriiii l a s p a r t e s p o r «vadimonium».

La segunda 1. a., más simplificada, es la por «iudicis arbitrive


Jlontululionem», y la tercera, más moderna, la «per condictionem».
La «lex Aebutia» (siglo n a. de J . C.) y la «lex Iulia iudiciorum
privatorum» sustituyen el procedimiento de las «legis actiones» por el
lUNiiulario, en el cual, en lugar de las fórmulas sacramentales de la
ley, h c redacta una fórmula escrita, obtenida por la cooperación del
pretor con las partes, en la que se da la pauta al juez para que condene
II absuelva, según que se den o no los presupuestos que en ella se
ixprcsan. Especialmente el procedimiento formulario fué el medio
por el que se introdujo el «ius honorarium». En efecto, al lado de las
mellones civiles» empiezan a considerarse las «actiones honorariae»
Como medios de lograr protección jurídica. Las partes integrantes de
IR fórmula son : la «intentio», que contiene el fundamento de la de-
manda (en las acciones declarativas, «praejudicia», es el único ele-
mento de la fórmula); la «demonstratio», explicación previa de los
huellos que motivan la demanda, cuando la «intentio» es incierta ;
IR «ndiudicatio», que autoriza al juez para la constitución de nuevos
afrechos, en las acciones divisorias, y la «condemnatio», en la que se
Advierte al juez la necesidad en que se encuentra de condenar si se
di!n los supuestos contenidos en la «intentio». Esta condena ha de ser
liempre en dinero ; aun en las acciones «arbitrariae», en particular
tn la «reivindicatio», gracias a un juramento estimatorio «iusiurandum
til litem», que es deferido al demandante, siempre que el demandado
no h c haya sometido a la sentencia incidental —«pronuntiatio»— del
jlloz, que le encomienda la restitución de la cosa.
Una parte, constitutiva de la fórmula, favorable al demandado
IN la «exceptio», que excluye la condena de éste, si opone a la de-
llliindu excepciones que no resulten «ipso iure» de la «intentio» misma,
finalmente, pueden anteponerse a la «intentio» previas «praescriptio-
nua», yu en interés del actor (pr. «pro actore») o del demandado (pr. «pro
Wo»), que limiten el efecto consuntivo de la «litis contestatio» o ex-
J
cluyan el efecto prejudicial de la sentencia ( ).
151 procedimiento comienza con la «in ius vocatio» del demandado,
por purtc del demandante. Si aquél no le sigue voluntariamente, el
actor puede emplear la fuerza, invocando previamente unos testigos.
Kn el proceso formulario tiene lugar primeramfente la «editio actio-
nU», por la que el actor presenta la demanda y, en algún caso, verifi-
ca lililí «interrogatio» al demandado. Después de ser oídas las partes, el
pretor concede al demandante la acción («datio actionis—iudicii—

(I) CU. (¡OLDSCIIMIDT, Prozess ais Rechtslage, 16.


12 J A M E S G O L D S C H M I D T

et iudicis»), el cual entrega la fórmula escrita al demandado. El acto


de la litiscontestación es, pues, la definitiva «edere actionem» del
demandante y el «accipere iudicium» (la «entrada en el. juicio» o per-
sonación) del demandado, constituyendo, según W L A S S A K , un ver-
dadero contrato. Por su parte, el pretor dirige al «iudex» el mandato
judicial. Si el demandado se sustrae a la obligación de prestar su
concurso para la celebración de la litiscontestación (deber de defenderse
o someterse a la demanda, que sólo deja de existir en las acciones rea-
les —Dig. VI, 1, 80 ; L. 17 156 pr.—, porque en ellas puede recurrirse
a la entrega de la cosa al actor) o se niega a su cumplimiento, entonces se
origina la «missio in bona», que otorga al actor la posesión del patrimo-
nio del demandado y que generalmente trae consigo la «venditio bono-
rum». Algunas veces el proceso acaba en el procedimiento «in iure»; así,
no tienen lugar los efectos de la negación a defenderse, en el caso de
«denegatio actionis» por el pretor, en el del allanamiento a !a demanda
por parte del demandado, «confessio in iure», que tiene el efecto de cosa
juzgada, y, finalmente, en el caso de «iusiurandum in iure delatum»
(«necessarium», en oposición al «i. i. voluntarium», juramento deci-
sorio extrajudicial), por el cual el demandado debe jurar sobre la
pretensión o deferir el juramento a la otra parte. El juramento del
demandado o la negativa a prestarlo cuando éste ha sido deferido por
el demandado, se equiparan a la «denegatio actionis», y el del actor,
a la cosa juzgada. «In iudicio» tiene lugar un período de prueba, en
el cual el juramento sobre los hechos que determinan el litigio (y que
es, en una forma especial, el mismo «i. i. in litem», ya citado) cons-
tituye asimismo un medio probatorio. Fundamentalmente existe libre
apreciación de la prueba. La parte negligente o contumaz pierde el
proceso «lite deserta». El contenido de la sentencia viene determinado
por la formulación de la contienda expresada en la «litis contestatio».
Puede ser, o una sentencia meramente declarativa (en los «prae-
iudicia«) o referente a una prestación (condenatoria o absolutoria»
o constitutiva (en las acciones divisorias). No existen en el proceso
ordinario recursos que utilizar contra la sentencia, sino solamente la
posibilidad de lograr la nulidad de la misma y, en casos excepcionales,
una «restitutio in integrum». La efectividad y eficacia de la sentencia
(cosa juzgada en sentido material) no reside originariamente sino
en la exclusión de una segunda acción, de «eadem re», que lleva implí-'
cito el efecto consuntivo de la «litiscontestación». Hasta más tarde
no es reconocida una efectividad positiva de la sentencia, al lado de
esa eficacia negativa de la cosa juzgada.
La ejecución se llevaba generalmente a efecto, en tiempo de la;
1. a., mediante la 1. a. «per manus iniectionem», siendo sus títulos la
sentencia firme, la «confessio in iure» o el «iusiurandum in iure» del
actor. Solamente puede oponerse el deudor a la ejecución por «m. i.
pro iudicato» mediante la presentación de un «vindex», mientras que
en aquellos casos en que (como en ciertos créditos privilegiados),
excepcionalmente el derecho lia otorgado a la reclamación fuerza
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 13

ejecutiva, el mismo deudor podía «manum sibi depellere et pro se lege


agere» (m. i. pura). En el procedimiento formulario se realizaba la
ejecución por una «actio iudicati», que solamente conducía a un nuevo
«iudicium» cuando el deudor discutía la obligatoriedad de lo juzgado;
en otro caso, el magistrado emite inmediatamente el decreto ejecu-
tivo. La ejecución se dirige durante largo tiempo en primer término
Nobre la persona, mediante prisión que llevaba implícitos los derechos
de. vender o dar muerte al deudor, siendo suprimido por la «1. Poe-
tclia» (326 a. de J. C ) . La ejecución sobre los bienes, que inicialmente
sólo se aplicaba contra el «indefensus», y por el que después («1. Julia
de bonis cedendis») podía lograr el deudor una limitación de su res-
ponsabilidad mediante la «cessio bonorum», tiene en los primeros mo-
mentos un carácter universal («missio in bona» con subsiguiente «ven-
ditio bonorum»). Solamente en el procedimiento extraordinario se
desarrolló la vía de la ejecución particular, que ya conocía !a 1. a.
«per pignoris capionem» (la 5 . de las «leg. act.»), especialmente en el
a

caso de deudas fiscales.


La representación procesal, desconocida en el procedimiento de las
«legis act.», se ejerce en el procedimiento formulario po • los «cogni-
tores» y «procuratores».
I.os « c o g n i t o r e s » e r a n n o m b r a d o s e n p r e s e n c i a d e l a o t r a p a r t e ; p e r o el
d e m a n d a d o d e b í a p r e s t a r u n a «cautio i u d i c a t u m solvi», y a q u e al m e n o s origi-
llw'lnmente la «condemnatio» y, p o r consiguiente, la «actio iudicati» deberían ser
r e f e r i d a s al « c o g n i t o r » . L o s « p r o c u r a t o r e s » d e b í a n p r e s t a r p o r sí m i s m o s l a « c a u t i o
r n l n m r e m d o m i n u m h a b i t u r u m » o «la i u d i c a t u m solvi»; m á s t a r d e , c o m o « p r o -
eiirutor praesentis», fueron e q u i p a r á n d o s e a los «cognitores», y s o l a m e n t e alcanzan
In p o s ' c i ó n d e p a r t e c o m o « p r o c u r a t o r e s i n r e m s u a m » .

En lugar de la condena en costas, por no existir éstas, se encuen-


tran «poénae temeré litigantium», por ejemplo condena al doble en
el caso de negaciones frivolas e infundadas, frente a la «actio iudicati».
Además, contra el litigante jactancioso puede ser solicitada protección
mediante el «iusiurandum calumniae», también llamado juramento
(le aventura («iusiurandum periculum»).
2. La «extraordinaria cognitio» comienza generalmente con una
citación hecha con la colaboración del Tribunal («denuntiationes,
lllterae, edicta»). En tiempo de Justiniano había que acompañar a
ella un escrito de demanda. La obligación de personarse en la causa,
que se impone al demandado, se garantiza por «cautio iudicio sisti»
o por prisión. El demandado negligente se considera contumaz, y
triunfa el actor presente «si bonam causam habuit» (Dig. V, 1, 73 pr.;
Cod. VII, 43, 1). El actor negligente puede repetir el proceso (Dig. V,
1, 73 §§ 1, 2). Bajo Justiniano, la obligación de presentarse el deman-
dado se hace cumplir conduciéndole ante el juez. Si se resiste a ello
reiteradamente, se concede «missio in possessionem bonorum» a
favor del acreedor «pro modo debiti probati» (Nov. L i l i , 4, pr.). En
el caso de negligencia de una de las partes después de efectuada la
lltixcontestnción, solía pronunciarse, en tiempo de Justiniano, una
14 J A M E S G O L D S C H M I D T

sentencia según el resultado de las pruebas, que se conoce con el


nombre de «Eremodicium» (Cod. III, 1,13, §§ 2 y 3). La litiscontesta-
ción significa también, bajo Justiniano, la incorporación del deman*
dado al litigio: «Lis enim tune videtur contestata, cum iudex per
narrationem negotii causam audire coeperit» (Cod. III, 9, I). Las
excepciones «dilatorias» deben ser propuestas antes de la litis-
contestación, y por esta razón, así como porque sólo implican un
aplazamiento, el Renacimiento ha visto en ellas la raíz de las excep-
ciones dilatorias. El juramento judicial de las partes es un mero jura-
mento sobre los hechos, y sólo se considera como un medio de prueba,
aunque de carácter formal. Además, gana también terreno la teoría
de la prueba formal, con lo que aumenta la intervención judicial en
el proceso. E n la época imperial, la sentencia está sujeta a apelación
o súplica. Se considera la ejecución sobre el patrimonio como un
procedimiento de ejecución especial («pignus in causa iudicati captum»),
dejando de ser exclusiva la condena en dinero, aun para la obtención
de una cosa que debe ser restituida.
Los p r o c e s o s p o r r e s c r i p t o c o n s t i t u y e n u n a clase e s p e c i a l , e n l o s q u e el « p r i n -
ceps» e n t e n d í a p o r escrito d e l a s c u e s t i o n e s j u r í d i c a s , a r u e g o d e l a s p a r t e s , y
transmitía a u n juez la investigación de la cuestión de hecho. Los papiros griegos
demuestran la existencia de u n procedimiento monitorio basado en títulos q u e
l l e v a b a n a p a r e j a d a e j e c u c i ó n (f¡ zpá^iQ isxio... -/aS-árep éx 8 t ' z r ¡ ; ) .

b) El procedimiento alemán hasta la recepción


§4
B i b l i o g r a f í a . V O N BETHMANN HOLLWEG ( o b . c i t . e n e l § 3 ) , I V , V I 1 ( 4 8 6 8 ,
1871); PLANCK, D a s d e u t s c h e G e r i c h t s v e r f a h r e n i m M i t t e l a l t e r ( 1 8 7 9 ) ; PLANITZ,
V e r m ó g e n s v o l l s t r e c k u n g i m d t s c h . m i t t e l . a l t e r l . R e c h t , I ( 1 9 1 2 ) ; G . KISCH,
D e u t s c h e r A r r e s t p r o z e s s ( 1 9 1 4 ) ; MAYER-HOMBERG, B e w e i s u n d W a h r s c h e i n -
l i c h k e i t ( 1 9 2 1 ) ; STUTZ, Z R G . 4 9 1 . L e h r b ü c h e r y G r u n d r i s s e , d e BRUNNER,
SCHRODER, BRUNNER-VON SCHWERIN y VON SCHWERIN.

1. E n el período germánico es la Asamblea de los miembros


libres del pueblo, el Ding («mallus»), el titular de la jurisdicción. El
«juez» solamente es un investigador del derecho, esto es, un director
de los debates. La sentencia es pronunciada por la Asamblea, siguiendo
una propuesta, ya de un juez permanente («ésago, ásega») —así suce-
día en la Alta Alemania y Frisia—, y a de una Gomisión nombrada
al efecto por el juez (rachinburgi), por ejemplo, entre los francos. Una
vez que la propuesta de sentencia ha logrado el asentimiento de la
comunidad de los «circunstantes», entonces recae un mandamiento
jurídico del juez, que hace las veces de una sentencia.
El proceso, al lado del cual la autodefensa sigue aún practi-
cándose, es común para las cuestiones civiles y penales. Su fin es
procurar, en el caso de que la lesión jurídica lo consienta, originaria-
mente por acuerdo entre las partes, y después coactivamente, una
reparación, mediante el pago de una sanción pecuniaria (Busse,
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 15

Wergeld) por parte del culpable, para evitar la venganza del lesio-
nado o su tribu. El procedimiento es público-oral y descansa en el
principio de controversia; es m u y formalista, como sucede en todo
procedimiento en el que el derecho material es incierto y el poder
del juez, escaso.
Se inicia mediante citación del demandado por el demandante
(«mannitio»). Una vez declarada solemnemente la constitución del
Tribuna], el actor interpone su demanda haciendo sus alegaciones
jurídicas e invita al demandado a que conteste a ella («tanganare»).
Si este no se allana, ha de contestar negando en absoluto. La sen-
tencia es dictada por el Ding a petición del actor, que expone rituaria-
mente sus pretensiones. El fallo, entre los visigodos, en el caso de que
el demandado haya mentido, contiene una alternativa (sentencia
probatoria, sentencia final condicionada): «iuret aut componat».
Aquel a quien no satisface la sentencia, y a sea una de las partes, y a
cualquier otro asistente en el Tribunal, puede rechazarla (impugnarla),
pero siempre antes de ser pronunciada por la Asamblea, ejercitando
una demanda contra el escabino que la propuso, y sobre ella se re-
suelve en un duelo.
Por no ser la sentencia más que una declaración de lo que es pro-
piamente derecho, que no contiene en sí fuerza obligatoria alguna, ne-
cesita para su cumplimiento un contrato especialmente dirigido a este
fin, en el cual el demandado promete al demandante satisfacerle o
probarle que carecía de razón. Pero esta prueba se dirige a la parte
contraria, no al Tribunal, y no es una carga, sino un derecho. Por
esto la prueba incumbe generalmente al demandado. Medio de prueba
es el juramento (juramento de purificación), que es prestado por una
«ola persona, o por varias que auxilian a ésta. Estos conjuradores,
generalmente miembros de la misma tribu del que lo presta, juran
conjuntamente, afirmando que el juramento de la parte es «limpio y
«(in tacha». Éste se puede rechazar, y entonces, para decidir la con-
tienda, se acude de nuevo al duelo. Los conjuradores no son propia-
mente testigos sino, en todo caso, de la reputación del demandado.
Testigos sabedores no se encuentran sino en los negocios jurídicos
o como testigos comunales que declaran sobre acontecimientos o re-
luciónos de carácter comunal. Las percepciones ocasionales no tienen
vnlor probatorio, y los testigos del actor excluyen el juramento del
demandado, como los de éste el juramento de aquél. Subsidiaria-
ntenlc, para el caso de que el juramento se impugne o cuando no
íe consigue la ayuda de conjuradores o cuando el acusador, en los
OIIHOS en que es posible, reemplaza el juramento del demandado por
Miiu provocación a un duelo, debieron existir los»juicios de Dios (orda-
lías) desde los tiempos más antiguos (aun cuando existan discrepan-
CIHN; en sentido afirmativo, B R U N N E R ; en el contrario, V O N A M I R A ,
V . S C H W E R I N ) . Está comprobado que se emplearon con este carácter
In prueba del agua caliente, la del fuego, la del hierro candente, el
duelo, la ordalia aleatoria y la prueba del agua fría.
16 J A M E S G O L D S C H M I D T

Si el demandado no comparece, incurre en pena, a no ser que


pueda excusarse alegando verdadera necesidad («sunnis»). Sin em-
bargo, la otra parte debe constatar y acreditar formalmente su au-
sencia, en la puesta de sol («solsadire»). La continuada desobediencia
conduce a la pérdida de la paz.
La ejecución de la sentencia, a cuyo cumplimiento se ha com-
prometido solemnemente el sentenciado, tiene lugar extrajudicial-
mente. Si se niega a ello, cae en pérdida de la paz.
2. En el período franco, la jurisdicción reside en la Asamblea
de los Ciento («centena»), el círculo inferior del condado («comitatus»).
Estas asambleas son o bien puros Dinge (no convocados voluntaria-
mente, sino por la fuerza misma del derecho del pueblo) con compe-
tencia para entender en «causae maiores», y en las que el conde ejercía
la presidencia desplazando a los delegados populares («thunginus»),
o Dinge imperfectos (convocados ex oficio) con competencia en las
«causae minores», y en las que el centenario subordinado al conde
parece que ocupó la presidencia. Con objeto de facilitar el gravoso
deber de tomar parte en los Dinge, se dispuso en la época carolingia
que solamente se reunieran tres Dinge puros por año, y que en los
Dinge imperfectos, se sustituyeran los antiguos miembros del Tribunal
por jueces especiales permanentes, los scabini.
En el procedimiento se acusa un aumento en la intervención
del juez. Se sustituye la citación privada («mannitio») por la citación
de oficio («bannitio»), y el «tanganare» y la información para la sen-
tencia se traslada del demandante al juez. En cuanto a la prueba,
se asimilan los conjuradores a los testigos, y se permite que aquéllos
sean personas extrañas a la tribu. Asimismo se permite prestar jura-
mento individualmente, y a su lado se coloca un examen testifical
previo («discussio testium»). Por otra parte, los testigos prestan fre-
cuentemente juramento, y se permite contraponer a los testigos co-
munales, otros testigos adversos, con la consecuencia dé que la
pugna así planteada ha de ser resuelta por medio de duelo
entre los testigos. Al lado de esto existe la prueba documental; los
documentos reales no necesitan testigos y son inatacables; los pri-
vados necesitan la existencia de testigos que hayan patentizado ante
el Tribunal su veracidad, y cuando la parte contraria impugna los
documentos por vías formales jurídicas (e incluso violentamente), la
cuestión se resuelve por duelo.
Junto al procedimiento que se desenvuelve ante el Tribunal
popular, existe el que se celebra ante el Tribunal del rey y sus agen-
tes, los Tribunales del conde palatino y los «missi». El Tribunal del
rey tiene el derecho de atraer a sí («ius evocandi») determinados
procesos, en especial aquellos que se refieren a denegación o dilación
de justicia, o en los que se solicita así por una persona facultada para
ello (Iglesias, sacerdotes, mujeres, incapaces, comerciantes, judíos).
Esta asunción puede tener lugar como resultado de un «indiculus
commonitorius», esto es, de un mandato condicionado de liberación,
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 17

(Iniciación del mandato de pago), contra el cual puede promoverse


oposición ante el Tribunal real. Este Tribunal puede administrar una

I l l N t icia equitativa, puesto que no está ligado al derecho del pueblo.

)e este modo se instituye en el proceso real el testimonio judicial


Inatacable sobre actos producidos judicialmente (comienzo de la
Jurisdicción voluntaria), y sobre todo la llamada prueba inquisitoria
(o Indagatoria). Los testigos indagatorios son elegidos oficialmente
nntre personas previamente consideradas como dignas de prestar
tealimonio en la cuestión a probar, y a quienes se toma juramento
promisorio. Declaran sobre las preguntas que se les formula respecto
H la cuestión a dilucidar, y a en común, y a aisladamente, y su ve-
redicto es irrecusable. Este procedimiento inquisitorio se aplica
Wpccialmente en litigios sobre inmuebles y sobre el estado de las
personas, y como privilegio especial se concede a algunos litigantes
(Fisco, Iglesia) la facultad de promoverlo ante cualquier Tribunal.
La ejecución extrajudicial requiere una autorización (según el
derecho sálico, el «nexti kanthigio» del «thunginus»). El secuestro
ttfecta solamente a los bienes muebles; pero al lado de él se
desenvuelve en el procedimiento en rebeldía, derivado de la pérdida
de la paz, la prestación personal o «missio in bannum regis», esto es,
un embargo judicial del patrimonio total del reo, incluso de sus bienes
Inmuebles. Si éste no los rescata dentro de cierto plazo, ceden en
beneficio del Fisco en aquello que no hayan servido para pagar al
icreedor.
3. El desarrollo de la soberanía señorial desde el siglo x m
convierte a la jurisdicción en una jurisdicción mediatizada. La juris-
dicción inferior es transferida por los señores feudales territoriales
B los señores terratenientes : origen de la jurisdicción señorial o patri-
monial, en la cual la jurisdicción inferior no significaba competencia
>arn «causae minores», sino que se determinaba por la clase social de
|(nt partes.
En las causas, para evitar los riesgos del procedimiento for-
mulista (un hombre, una palabra), las partes solían valerse de repre-
sentantes, a los cuales era posible desautorizar. El procedimiento
empieza a diversificarse para los negocios civiles y los penales, deter-
minando la clase del mismo el fin de la demanda, que sirve, además, de
base para la división de las distintas acciones civiles (sobre deudas,
bienes muebles e inmuebles). La demanda puede ser llana, es de-
(slr, sin indicación de los fundamentos pertinentes, y contra ella el
dumundado debe pronunciarse con un juramento denegatorio, o fun-
dada, a la que el demandado debe contestar con una declaración
general sobre los hechos. Una sentencia sobre la cuestión probatoria
decide a cuál de ambas partes incumbe la prueba. Por ciertas causas,
por ejemplo cuando se reclame la garantía del «non bisinidem» (ésto
e», lu garantía de que no será promovido otro proceso sobre el mismo
inmuto), el demandado puede denegar toda contestación (origen de
Ius excepciones dilatorias). En cuanto a la prueba, subsisten funda-

X (ÍOLI>»CIIM!»T : Derecho procesal civil.


18 J A M E S G O L D S C H M I D T

mentalmente los mismos medios formales (juramento, conjurado-


res, ordalías, etc.), pero la prueba testifical y la documental alcanzan
cada vez mayor importancia. La prueba indagatoria y el testimonio
se encuentran también en los Tribunales populares. Este se muestra
en dos formas fundamentales : el testimonio del Ding propiamente
dicho (así, por ejemplo, en el Espejo de Sajonia), que presta el Tribunal
como tal, a saber: juez y jurados, a petición de las partes, o el tes-
timonio de las personas que forman parte del Ding (así sucede, por
ejemplo, en el Espejo de Suabia), que propone la parte por sí misma
ante el Tribunal con dos o más miembros de esta Asamblea. El
demandado contumaz pierde la apuesta, y a la tercera vez incurre en
penalidad por su desobediencia. La impugnación de la sentencia con-
duce paulatinamente a una nueva fase litigiosa ante un Tribunal
superior.
La ejecución tiene carácter judicial, previo secuestro de los mue-
bles o embargo del inmueble; aquéllos son enajenados, y éste, después
de año y día, pasan a propiedad del acreedor, o son enajenados igual-
mente (Espejo de Sajonia, II, 41). En casos extremos el deudor es re-
ducido a servidumbre, y existen títulos que llevan aparejada ejecución.
En un principio se conoció la prisión (por deudas) solamente contra
deudores extranjeros; pero más tarde se desarrolló el embargo sobre
los bienes, y la prisión del deudor.

c) El procedimiento italo-canónico
§5
B i b l i o g r a f í a . V O N BETHMANN HOLLWEG ( o b . c i t . e n e l § 3 ) , V , 2 ; V I ( 1 8 7 3 -
74); BRIEGLEB, E i n l . i n d i e T h e o r i e d e r s u m m a r i s c h e n P r o z e s s e ( 1 8 5 9 ) ; W A C H ,
I t a l i e n i s c h e r A r r e s t p r o z e s s ( 1 8 6 8 ) ; R . SCHMIDT, K l a g á n d e r u n g ( 1 8 8 8 ) .

En Italia se completa la fusión de los procedimientos romano y


germano. El fondo de la misma está constituido por el Derecho longo-
bardo-franco, que luego evoluciona bajo el influjo de teorías romanas
y de las leyes eclesiásticas y estatutarias.
Son s u s fuentes el «corpus iuris canonicis», el d e r e c h o italiano e s t a t u t a r i o
y los escritos d e los juristas, a d e m á s d e los d e los glosadores, y m u y especial-
m e n t e , e l « o r d o i u d i c i a r i u s » d e TANCREDUS ( a l r e d e d o r d e ) 1 2 1 6 ) , e l « s p e c u l u m
i u d i c i a l e » d e DURANTIS ( 1 2 3 7 - 1 2 9 6 ) , y p o s t e r i o r m e n t e l a s o b r a s d e l o s c o m e n -
taristas o postglosadores.

La jurisdicción está, por lo general, en manos de los funcionarios,


y a su lado se desarrolla la abogacía (integrada por «procuratores»,
peritos en los negocios, y «advocati», entendidos en Derecho).
El proceso comienza con una citación con plazo, hecha al deman-
dado a petición del demandante, por la que se le emplaza ante el
juez mediante un empleado subalterno. Dentro de este plazo se pre-
senta la demanda («terminus ad dandum libellum»). Contra ésta, el
demandado, si es que no se aviene a ella, puede oponer excepciones
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 13

linpedíentes o dilatorias (cfs. supra, § 3, n.° 2, y § 4, n.° 3), en caso


necesario dentro de determinado plazo («terminus ad omnes dila-
torias et declinatorias proponendas»), sobre las cuales se ha de decidir
de nuevo en otro plazo determinado («t. ad audiendum interloqui super
illlaloriis»). Si el demandado no opone excepción alguna o éstas son
desestimadas, tiene lugar la «litis contestatio» o incorporación del
demandado a la contienda (t. ad 1. c ) . Una consecuencia de ella es la
(«admisibilidad de cualquier variación (en el litigio) y la desestima-
ción ele todo intento de desistimiento de la demanda. La vuelta al
proceso clásico romano, que venía preparándose desde Justiniano, se
Confirma totalmente en el procedimiento canónico bajo el influjo del
procedimiento germano, como lo prueba el hecho de que la «litis
¿ontestatio» es en él una condición de la sentencia sobre el fondo. «Lite
non contestata sententia proferri non potest» (X, II 6, 2). «Si lite non
pontcstata reus est contumax, si fieri potest, mititur actor in posses-
Uloaem causa custodiae; alias reus excommunicabitur» (X, II 6, 3).
Después de la «litis contestatio», las partes pueden promover
reciprocamente el «ius iurandum de calumnia« («t. ad. i. d. c.»). Des-
pués deben formular sus alegaciones (posiciones) («t. ad ponendum»),
II las que ha de contestar la parte contraria («t. ad respondendum»),
y las no discutidas valen como aceptadas («poena confessi»). Las
Controvertidas forman en calidad de artículos de prueba («articuli»)
| | objeto sobre que han de ser suministrados los medios probatorios
(«t. ad articulandum»). Luego se recibe el pleito a prueba («t. ad
probandum»), y para su apreciación rigen reglas determinadas, es
decir, existe una teoría probatoria legal o formal. Por regla general,
iiastan los dos testigos clásicos para hacer prueba plena. Una «pro-
Imlio» semiplena necesita el complemento, según el arbitrio del juez,
de un juramento de necesidad («iuramentum necessarium») prestado
fasi siempre sobre la relación jurídica en su totalidad, el cual, o es
deferido por el que corre con la prueba a la parte contraria («a parte
dülutum») o es requerido de oficio («a iudice delatum»). Luego del
recibimiento a prueba, se emiten dentro de un plazo determinado
|UN conclusiones definitivas entre las partes («concludere in causa»),
después de las cuales, en un «t. ad sententiam audiendam», se pu-
bllcu el fallo. La duración del procedimiento conduce a la necesidad
do registrar las incidencias del proceso, y con ello al procedimiento
jor escrito, basado en el principio «quod non est in actis, non est
n mundo».
La sentencia puede ser impugnada como «sentencia iniqua» por
•iipclatio», de la que se deriva, en un grado más avanzado de su
evolución, la «querela nullitatis» por la cual se pide la nulidad de la
íentencia («ipso-iure»), que se remonta al Derecho romano.
La ejecución es dirigida mediante «praeceptum de solvendo»,
por el juez, quien ordena el embargo o confiscación a agentes al ser-
vicio del Tribunal (ejecutores). Puede ser impuesta la prisión por
deudas.
20 J A M E S G O L D S C H M I D T

Esta reglamentación del proceso favorece su lentitud. Contra


este inconveniente, desde la mitad del siglo x m se iniciaron reformas
conducentes a obtener una mayor rapidez en el procedimiento.
1. Se instituyen formas procesales sumarias (más tarde llama-
das «procedimientos sumarios determinados»), que tienden a procurar
al actor rápidamente, eri virtud de un examen sumario, un título
ejecutivo «salvo ordinario». Estas formas de procedimientos suma-
rios son :
a) El llamado procedimiento ejecutivo, merced al cual, a base
de sumisión del deudor («pacta executiva») o de determinados docu-
mentos dotados por la ley de fuerza ejecutiva («instrumenta guaren-
tigiata»), se llega directamente a la ejecución, o a una «sumaria cog-
nitio» (iniciación del procedimiento documental).
b) El proceso de mandato condicionado o no condicionado,
enlazado aquél con el procedimiento interdictal romano, y éste con
el procedimiento monitorio en virtud de «praecepta (mandata) de sol-
vendo cum clausula iustificativa» (correspondiente al «indiculi com-
monitorii», supra, § 4, n.° 2).
c) El procedimiento de embargo, que se propone lograr una
garantía de la ejecución contra el deudor sospechoso.
2. También se desarrolla un procedimiento rápido (más tarde mal
llamado «procedimiento sumario indeterminado»), esto es, un procedi-
miento aligerado de formalidades, el cual conduce, sin embargo, a
una sentencia que puede llegar a ser firme. Es fundamental en este
punto la «Clementina Saepe», esto es, la «Clemt. ult.» (V 11, 2), una
decretal del papa Clemente V, de 1306, que parece inspirada pre-
ferentemente en las disposiciones existentes en los derechos estatuta-
rios italianos para asuntos de poca importancia. En ella se establece
que el juez puede disponer libremente (véanse también los casos
especificados legalmente en la «Clementina Dispendiosam» II, 1, 2)
que las actuaciones sean llevadas «simpliciter et de plano, ac sine
strepitu et figura iudicii». Las simplificaciones consisten en la eli-
minación de la demanda escrita de la «litis contestatio» (de tal modo
que en caso de morosidad del demandado puede pronunciarse desde
luego la sentencia), celebración de vistas aun en días feriados, la máxi-
m a poda posible de excepciones que entorpezcan el proceso, abre-
viación de las actuaciones, determinación de los términos y de la
extensión del recibimiento a prueba, según una libre apreciación, y
eliminación de la «conclusio».
3. Finalmente, en las ciudades italianas se inicia la práctica de
señalar a las partes unos plazos improrrogables de preclusión para sus
alegaciones, aun en los procedimientos ordinarios, es decir, se mani-
fiesta ya la iniciación del llamado principio de eventualidad.
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 21

d) El proceso civil alemán común

§ 6
Bibliografía. SCHWARTZ, 4 0 0 J a h r e deutscher Zivilprozessgesetzgebung
A
( 1 8 9 8 ) ; WETZELL, S y s t . d e s o r d . Z i v i l p r o z e s s e s , 3 . e d . ( 1 8 7 8 ) ; PLANCK, D a s
B c w e i s u r t e i l ( 1 8 4 8 ) ; SMEND, D a s R e i c h s k a m m e r g e r i c h t , I ( 1 9 1 1 ) .

Respecto al período de recepción del Derecho procesal italo-


canónico, hay que distinguir dos esferas jurídicas, el Derecho prac-
ticado en el Tribunal cameral y el proceso sajón, de cuya fusión resulta
el proceso civil alemán-común.
1. Proceso anie el Tribunal cameral. En los territorios del Sur y
Oeste alemán penetró el derecho extranjero a mediados del siglo x i v ,
y cuando los estamentos del Reich organizaron, en 1495, el Tribunal
cameral del Imperio (que desde 1693 se asienta en Wetzlar), y a
actuó conforme a las normas del proceso italiano. El proceso del
Tribunal cameral fué introducido en algunos territorios. Intenta este
proceso abreviar el procedimiento llevando al máximo la aplicación
del principio de eventualidad. Desde 1570, el actor debe formular sus
posiciones en la demanda, es decir, debe elevar ésta redactada en
artículos, aun cuando haya de comparecer a la «litis contestatio» ;
de lo contrario, incurre en preclusión. Igualmente, el demandado
debe proponer simultáneamente con la «litis contestatio» y con la
contestación a las alegaciones de la demanda, las excepciones que tenga
que oponer sobre el fondo del asunto ; a su vez el actor debe pre-
sentar al mismo tiempo la prueba de las alegaciones formuladas en
la demanda, la contestación a las excepciones deducidas y la ré-
plica, y, después de esto, el demandado debe deducir, de modo simul-
táneo, las pruebas necesarias para las excepciones controvertidas, la
contestación a las réplicas y la duplica, y así sucesivamente. La aduc-
ción de la prueba tenía lugar paralelamente en los términos que
fijaba el ponente. A pesar de estos esfuerzos para activar el proceso,
los procuradores del Tribunal cameral —pues dominaba el principio
de la intervención obligatoria de abogado— encontraron el medio,
a fines del siglo x v n , de construir el proceso con 26 términos, con
plazos de cuatro semanas entre uno y otro. Entre los escritores jurí-
dicos que merecen citarse sobre estos procesos ante el Tribunal cameral
(«cameralistas») están A N D R E A S G A I L L y J O A C H I M M Y N S I N G E R (ambos
de la segunda mitad del siglo x v i ) .
2. E n los territorios donde regía el procesp sajón, el derecho
x
extranjero encontró más resistencia ( ) . Aquel proceso muestra, por
un lado, apartamiento de los elementos extraños y, por otro, un

(!) S o n fuentes utilizables especialmente las Constituciones d e Sajonia Elec-


toral, de 1 5 7 2 ; la práctica d e los Tribunales sajones, sobre t o d o del Oberhofgericht
d e L e i p z i g , y e l « P r o c e s s u s l u r i s i n f o r o s a x o n i c o » , d e BENEDICTO CARPZOVIO, 1 6 5 7 .
22 J A M E S G O L D S C H M I D T

sólido desarrollo de los germánicos. En lugar del «libellus articulatus»,


existe un sencillo escrito de demanda que expone los hechos que la
fundamentan. La «litis contestatio nihil aliud est quam responsio rei
ad libellum», pero debe ser de carácter «especializado», es decir, tiene
que detenerse en los detalles y particularidades que fundamentan la
demanda, y, desde 1622, ha de ir unida con todas las excepciones
relativas al fondo del asunto. Lo mismo que en el proceso ita-
liano y en el proceso ante el Tribunal cameral, la «1. c.» no tiene
aquí el carácter de condición previa para la sentencia sobre el fondo
del asunto; pero la consecuencia es que si el demandado deja de
comparecer tres veces consecutivas, se le considera vencido, según
2
el derecho de los Códigos ( ). Con la aplicación del principio de
eventualidad viene unida la introducción de la sentencia probatoria
germana, la cual regula el «onus probandi» y la «dilatio probatorialis»
(plazo de prueba). Esta sentencia interlocutoria probatoria—la cual,
lo mismo que la sentencia definitiva, puede ser impugnada de modo
independiente, por apelación— escinde el proceso en dos partes: el
de las alegaciones y el de la prueba (principio de la separación de la
prueba). El juramento es un juramento de hechos; aquel a quien le
ha sido deferido, puede utilizar otras pruebas para no tener que
pronunciarse sobre la delación del mismo («probatio pro exoneranda
conscientia»).
3. Cuando se trató de reformar el proceso lento del Tribunal
cameral, la legislación del Reich se sirvió del procedimiento sajón.
La reforma aparece en una Ley de 1654 (Jüngster Reichsabschied).
Según ella, el actor debe presentar su «demanda o libelo no articulada-
mente, sino de modo sumario», y en él hacer constar los hechos breve
y escuetamente, redactándolo de un modo preciso, distinto y claro y
uniéndole las conclusiones y la súplica que se formulen (§ 34). Si
no Comparece el demandado, debe admitirse al actor en juicio y «pro-
ceder libremente en contumacia contra el que desobedeció y no com-
pareció para contestar, conociendo de este modo sobre la cuestión
principal, regularmente hasta el final del proceso» (§ 36). Este pro-
cedimiento contumacial se realiza prescindiendo posteriormente de
los dos medios usados hasta entonces en el proceso, a saber : de la
pena de destierro o la «inmissio ex primo vel secundo decreto». Sola-
mente puede facultar al demandado para negar su comparecencia (es
decir, la «litis contestatio») la oposición de excepciones «declinatorias
del fuero» (dilatorias). Por lo demás, el demandado ha de presentar
todas las excepciones «de una sola vez, bajo pena de preclusión» (§§ 37,
40). También rige para las alegaciones del actor el principio de even-
tualidad. Los nuevos hechos o medios de prueba no se admiten ni
siquiera en la instancia de apelación, para modificar el ataque o la
defensa, sino solamente para perfeccionarlos, y ello después de prestar
«juramento novatorio». Es necesario, además, que esos nuevos hechos

(2) Cfs. s u p r a , § 4, n.° 3.


D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 23

) medios de prueba no hayan sido alegados en la instancia anterior


>or motivos disculpables (§ 73). El I. R. A. no conoce la interlocutoria
>robatoria ni el sistema de separación de la prueba; no obstante,
>stos institutos fueron introducidos por la práctica en los siglos x v n
r xvni.
Los recursos que se utilizan en este procedimiento son la resti-
ución sin efecto devolutivo, el de apelación (con efecto devolutivo),
•I de súplica (de origen romano) (3), el de casación (contra sentencias
leí Tribunal cameral del Reidí), el de purificación — d e genealogía
íajona y germana (ninguno de ellos con carácter devolutivo)— y el
4
le nulidad ( ) .
En la ejecución rigen las normas del «pignus in causa iudicati
5
•aptum» ( ), embargándose primero los bienes muebles; luego los
nmuebles, y, por último, los derechos. E n la ejecución de inmuebles
•xisten algunas peculiaridades por sus relaciones con el derecho
úpotecario. La prisión por deudas es m u y frecuente. Son ejecutables
•1 «exhibere», el «restituere», el «tradere», el «daré», el «faceré» y el «non
lacere».

e) Legislación procesal prusiana


§ 7
B i b l i o g r a f í a . SCHWARTZ ( o h . c i t . e n e l § 6 ) ; STOLZEL, B r a n d e n b u r g - P r e u s s e n s
Hcchtsverfassung u n d Rechtsverwaltung I (18881; id., K a r l Gottlieb Suarez
(1885).

Desde el momento en que se robusteció el poder soberano de los


Países, el centro de gravedad del movimiento de reforma procesal
NC trasladó también a éstos. El último paso en el sentido de aban-
donar el derecho común lo da Prusia.
Mientras que la Ordenanza de Tribunales camerales del Electorado
y la Marca de Brandenburg, de 1709, se mantiene fiel, en lo fundamental,
al Derecho procesal común, se advierte en el reinado de Federico Gui-
llermo I un movimiento febril que tiende a que el proceso se acelere,
Incluso por medios coactivos. Después de muchos intentos desafortu-
nados, se publica en 1739, sobre asuntos de menor cuantía, el Edicto
de Coceio, el cual introduce un procedimiento oficial, oral, para las
cuestiones de valor inferior a 50 táleros, y en el que queda excluida
la representación de las partes. La primera reacción contra él se pre-
lenta en el reinado de Federico el Grande. El proyecto del «Codex
Fredericiani Marchici de 1748» retrocede nuevamente hacia el De-
recho común. Desde luego, se publicó sólo con .carácter provisional;
pero los trabajos posteriores avanzaban perezosamente, en especial

( <>
; C f s . s u p r a , § 3 , n." 2 .
Cfs. s u p r a , | 5 .
C f s . s u p r a , § 3 , i i . ° 2 , a . f.
24 J A M E S G O L D S C H M I D T

desde la muerte de Coceio (1750). En tiempo de sus sucesores Jariges


y Fuerst no se produce nada nuevo. Después de ser derrocado éste
por virtud del proceso Mueller-Arnold, su sucesor v. Carmer, en
colaboración con Cari Gottlieb Suarez, redactan el «Corpus juris
Fridericianum» ; primer libro de ordenanza procesal, que se publicó
en 26 de abril de 1781. Esta ley hace del proceso civil un proceso
oficial, en el cual se suprime la abogacía; a cada una de las partes
se le provee por el Tribunal de un «asistente-asesor», el cual se hace
cargo de la demanda y su contestación. El Tribunal nombra después
un «ponente» (antecesor del magistrado delegado), quien «instruye»
la causa, «elevándola a conocimiento definitivo», bajo el control de
un «discernidor», mediante la regulación del «statutus controversiae»
y recepción de la prueba. Esta determinación del «status contro-
versiae» escinde el proceso, lo mismo que la interlocutoria probatoria
del derecho común, en una parte dedicada a las alegaciones y otra
a la prueba. En la recepción de ésta no se halla ligado el «ponente»
a las aportaciones de las partes, sino que obra según su libre arbi-
trio. Luego de terminada la instrucción, los «asistentes-asesores» for-
mulan sus «deducciones», después de lo cual el Tribunal resuelve
basándose en una «relación» escrita, redactada por sus «relatores»
y en caso necesario por sus «correlatores». Si no comparece el deman-
dado, recae sobre él, tras nueva citación, una sentencia contumacial
con el efecto de la «poena confessi» originada por la ausencia ; contra
ella queda al demandado el recurso de «restitución» (que en lo fun-
damental se corresponde con la «oposición» que hoy existe). En la
instancia de apelación se admite la alegación de nuevos hechos y
medios de prueba, mientras que la tercera «instancia», la de casación,
es exclusivamente una instancia de impugnación por errores de derecho.
La «Ordenanza general de Tribunales para los Estados prusianos»,
publicada en 6 de julio de 1793, descansa en lo fundamental en el
«Corpus iuris Fridericianum» ; los trámites del proceso no varían en
ella, y sus innovaciones más esenciales son la sustitución de los «asis-
tentes-asesores» por «comisarios de justicia» elegidos por las partes,
y el señalamiento de la primera comparecencia «sub poena confessi»,
que puede dar lugar a una sentencia contumacial.
No se logró disminuir el influjo de las partes en el proceso.
Por eso, en 1.° de junio de 1833 se publica — y a bajo influencia
francesa— la Ordenanza sobre el proceso monitorio, el sumario, y
el de menor cuantía. Regula esta clase de procedimientos en el sen-
tido de que se han de preparar por un cambio de escritos, bajo la
dirección de un magistrado ponente o por vista oral celebrada inme-
diatamente ante éste, registrada en el protocolo, a la que sigue una
vista oral ante el Tribunal completo. Admitido primeramente por
el § 7 de la misma el empleo de esta forma procesal en otros litigios
mediando el acuerdo de las partes, la Ordenanza sobre el procedi-
miento en los procesos civiles, de 21 de julio de 1846, verifica esta
extensión por ministerio de la ley.
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 25

Como Tribunales competentes en materia civil, funcionan en


Prusia, antes de verificarse la reforma Stein-Hardenberg, en la ins-
tancia inferior, Tribunales patrimoniales, y en los lugares de señorío
y en las ciudades, Audiencias señoriales y Tribunales municipales;
en la instancia intermedia, los Tribunales colegiados provinciales,
junto al Tribunal cameral, y el «Tribunal», en el Este de Prusia ;
en la instancia superior (después de que se consiguió el privilegio de
«non appellando illimitatum», 1746), el Alto Tribunal secreto. La
reforma Stein-Hardenberg (1808) separa la Justicia de la Adminis-
tración ; los Tribunales de la instancia intermedia se llaman Tribu-
nales provinciales superiores (Tribunales de apelación). La Ordenanza
de 2 de enero de 1849 suprime los Tribunales patrimoniales, e intro-
duce en todo el territorio Tribunales municipales y de Distrito. Los
Tribunales provinciales superiores se transforman en «Tribunales de
apelación», siguiendo el modelo francés. E n la suprema instancia
subsiste el Alto Tribunal secreto, para las zonas territoriales en que
rige el derecho común y el derecho local, a los cuales se une, por Ley
de 17 de marzo de 1852, el Tribunal renano de Casación.

f) El proceso francés
§8
A
B i b l i o g r a f í a . GARSONNET-CÉSAR-BRU, Traite d e P r o c é d u r e c i v i l e , 5 . e d . I - I X
(1912-1925); GLASSON-TISSIER, T r a i t e d e p r o c . c i v . , 3 . e d . ( 1 9 2 5 - 2 9 ) ; JAPIOT,
A

A A
T r a i t e é l é m e n t a i r e d e p r o c . c i v . , 2 . e d . ( 1 9 2 9 ) ; CUCHE, P r é c i s d e p r o c . c i v . , 5 . e d .
( 1 9 3 1 ) ; CREMIEU, P r é c i s d e p r o c . c i v . ( 1 9 2 4 ) ; BONNECASE y LABORDE-LACOSTE,
Précis é l é m e n t a i r e d e proc, civ. e t voies d ' e x é c u t i o n , I ( 1 9 3 2 ) ; p a r a Alsacia y
l . o r e n a , CHERON-MUHLEISEN, P r é c i s d e p r o c é d u r e l ó c a l e ( 1 9 3 0 ) ( c o n c o n s t a n t e
c o m p a r a c i ó n d e l D e r e c h o a l e m á n y f r a n c é s ) ; c f s . t a m b i é n HAEGER, D e r f r a n z ó s i s c h e
Z i v i l p r o z e s s ( 1 9 0 8 ) ; WEINKAUFF, e n J u r - R d s c h . ( 1 9 2 9 ) , 2 2 1 .

A pesar de que en Francia fué recibido también el proceso


i talo-canónico, los principios germano-francos se desenvolvieron en
ella de modo independiente. Particularmente, aun cuando los funcio-
narios judiciales, versados en Derecho, influenciaron de modo decisivo
en los Tribunales de escabinos, el Tribunal conservó, no obstante, en
ese país la posición propia de tales Tribunales. D e aquí se desprende
precisamente la característica principal del proceso francés, a saber: el
Influjo que en él ejercen los abogados. Es decisivo en este particular
el Gorfe de procédure civile de 1806, al cual habían precedido y a dos
codificaciones generales, a saber: la Ordenanza de Moulins, de 1566
((¡arlos IX), y la Ord. civile de 1667 (Luis X I V ) . E n Alsacia-Lorena
rige la ZPO. alemana en la redacción vigente de 1928, con algunas 4
l
modificaciones ( ) .
2
Hay que distinguir ( ) en Francia los Tribunales de droit commun,
n de premiére instance (d'arrondissemení), que son competentes en

(•) C f s . , s o b r e l a s m o d i f i c a c i o n e s , Z . f. a u s l . u . i n t e r n . P R . , 4 , 9 1 0 .
(») J.cy de organización de T r i b u n a l e s , de 1 8 0 6 , con m u c h a s modificaciones,
26 J A M E S G O L D S C H M I D T

todas las cuestiones que no caigan bajo el conocimiento de los tribunaux


d'exception, y estos últimos Tribunales, es decir, los juges de paix, que
son competentes hasta la cuantía de 1500 francos, y hasta 600 con
carácter definitivo, los conseils de prud'hommes (Tribunales industria-
3
les) ( ) y los tribunaux de commerce. Como Tribunales de apelación,
funcionan los tribunaux de premiare instante, para la apelación contra
sentencias de los juges de paix y de los conseils de prud'hommes, y,
además, las cours d'appel para la apelación contra sentencias de los
Tribunales de primera instancia y de comercio. La cour de cassation
es el Tribunal de casación, en la cual decide primeramente la chambre
de requétes sobre la competencia, y después la chambre civile, sobre si
el pourvoi en cassation está o no fundado.
Como officiers ministériels (funcionarios de los Tribunales), están
los greffiers (amanuenses del Tribunal), los huissiers (ejecutores del
Tribunal) y los avoués (procuradores). A éstos incumbe la representa-
ción de las partes, y a los avocats (que forman el barreau) pronunciar
los informes. También está autorizado para cooperar en los asuntos
civiles el Ministére public (parquet), es decir, el Ministerio fiscal.
Se inicia el procedimiento ordinario ante el Tribunal de premiare
instance — después de que se haya intentado infructuosamente el acto
conciliatorio, por lo general necesario, y que se celebra ante el juez de
paz — con un requerimiento de comparition, es decir, nombramiento
de abogado, el cual ha de ser notificado al demandado por el abogado
del actor, valiéndose de un ejecutor judicial (assignation). Ha de
unirse a este requerimiento una exposición del objeto y fundamento
de la pretensión contenida en la demanda. El demandado debe a su
vez nombrar su abogado dentro de determinado plazo, después de lo
cual el abogado del actor anuncia en la role (lista de Tribunales) la
cuestión mediante el llamado placel. Entre los abogados se cruzan
diferentes escritos, y también es usual la celebración de deliberaciones
orales. Después de realizada con la extensión posible la discusión sobre
el asunto, el abogado actor cita al adversario por avenir para la «au-
diencia». E n ésta se informa sobre la cuestión por los abogados,
mediante entrega por escrito de conclusions motivées (es decir, peticiones
fundadas). Después se celebra la mise en état, es decir, la litiscontes-
tación (contestation en cause). Si el demandado no nombra abogado
alguno, o el nombrado no comparece, o no entrega las conclusions,
se pronuncia sentencia contumacial contra él, y entonces se verifica
el llamado jugement par défaut faute de comparaítre ou de conclure,
cuando las conclusions del actor son justes el bien vérifiées. También
puede dictarse contra el actor sentencia de rebeldía (défaut de congé)
par faute de conclure. Contra la sentencia de contumacia puede ele-

e s p e c i a l m e n t e l a d e 1 8 8 3; r e s p e c t o a los intentos, s e m e j a n t e s a los alemanes,


d e l o g r a r u n a r e f o r m a d e l a L e y o r g á n i c a d e T r i b u n a l e s , c f s . ESMEIN, Z . f. a u s l .
u. intern. P R . , 1, 288 ; 4 , 9 4 4 ; 5, 444/5.
(3) Respecto a su organización, L e y d e 27 d e m a r z o d e 1907, con las Novelas
d e 1 9 1 9 y 1 9 2 0 r e c o g i d a s e n e l l i b r o 4 . " d e l Code du Iravail.
D K R E C II O P R O C E S A L C I V I L 2.7

varse recurso de opposition. Si una de las paites incurre en rebeldía,


después de la mise en état, se sigue la vista sin él, y la sentencia es de
carácter contradictorio (procedimiento eremodicial) (*).
Después de la mise en état vuelve la cuestión a la lista (role) hasta
el próximo término, en el cual suelen informar los abogados. Enton-
ces se verifica el recibimiento a prueba, y los testigos son interrogados
por jueces especialmente encargados o requeridos. Sin embargo, el
art. 1341 del Código civil excluye la prueba testifical en todos los
litigios sobre negocios jurídicos que excedan de 150 francos (desde
la Ley de 1.° de abril de 1928, 500), excepto en asuntos mercantiles.
Solamente se admite en ellos la prueba documental. Frecuentemente,
pues, el Tribunal llega al fallo sin haber verificado un especial pro-
cedimiento probatorio (enquéte). El Tribunal sólo redacta las minute
de la sentencia, es decir, el fallo y los fundamentos de derecho, mien-
\ ras que las qualités, o sea cabeza y fundamentos de hecho, los redacta
el abogado vencedor.
El procedimiento que se sigue ante el juez de paz es más sencillo
en sus formalidades. Se inicia después de haberse intentado sin éxito
la conciliación (de la cual sólo en casos excepcionales puede librarse
el actor) por simple citación ante el juez. No es forzoso utilizar abo-
gado. El juez falla basándose en la vista oral sur-le-champ ou á la
¡tremiere audience (art. 13 del Code de proc. civ.).
líl p r o c e d i m i e n t o r á p i d o , e m p l e a d o a m e n u d o e s p e c i a l m e n t e e n l a p r á c t i c a d e
Ion T r i b u n a l e s m u n i c i p a l e s , e s e l p r o c e d i m i e n t o d e l o s referes ( a r t . 8 0 6 y s s . d e l Code
proc. civ.). S i r v e p a r a q u e e n c a s o s d e u r g e n c i a o c o n t i e n d a s q u e s e p r e s e n t e n c o n
(trusión d e l a e j e c u c i ó n , s e a p o s i b l e e n c o n t r a r u n a f ó r m u l a p r o v i s i o n a l d e a r r e g l o ,
l í l p r o c e d i m i e n t o d e referes l l e n a a m e n u d o e l m i s m o f i n q u e e l p r o c e d i m i e n t o
Slrnnán d e l a s m e d i d a s p r o v i s i o n a l e s . P e r o t a m b i é n r e e m p l a z a e n o c a s i o n e s a l
procedimiento alemán empleado para asegurar la prueba (Beweissicherungs-
VlijnhrenJ. E n e l p r o c e d i m i e n t o p o r referes a c t ú a c o m o j u e z u n j u e z ú n i c o , g e -
n e r a l m e n t e el p r e s i d e n t e d e l T r i b u n a l , n o se requiere f o r z o s a m e n t e a b o g a d o , y
l i l i fullos n o h a n d e a n t i c i p a r s e a l q u e h a y a d e e m i t i r s e e n e l p r o c e d i m i e n t o o r d i -
DHl'lo. C o n t r a s u s d e c i s i o n e s , q u e c a s i s i e m p r e e s t á n d o t a d a s d e f u e r z a e j e c u t i v a ,
(III e n b e o p o s i c i ó n ; p e r o s í s e a d m i t e l a a p e l a c i ó n y l o s d e m á s m e d i o s j u r í d i c o s
Impugnación.

jr) La Ordenanza procesal civil alemana, su formación


y desarrollo; el Proyecto de 1931
§ 9
Bibliografía. SCHWARTZ, o p . c i t . e n e l § 6 ; HELLWIG, e n e l A r c h z i v P r . , 6 1 ,
? 8 y HR.

1. A consecuencia de la invasión napoleónica, el Derecho francés


Adquirió vigencia en Alemania en los territorios de la orilla izquierda
del Mhin, y se hizo bien pronto tan popular como impopular era el

(*) C.h. s i i p r n , § n.° 2 .


28 J A M E S G O L D S C H M I D T

proceso común. La causa de tal acogida fué el hecho de que en tal


procedimiento se vio que partes y Tribunal tenían un contacto
constante. La Ordenanza procesal civil de Badén, de 31 de diciembre
de 1831, y sobre todo la Ordenanza procesal civil general para el
Reino de Hannover, de 8 de noviembre de 1850 (cuyo autor es Leon-
hardt), intentaban ya una fusión de los principios procesales del
Derecho común y del francés. Según esta última Ordenanza, el funda-
mento de la sentencia lo constituyen los debates orales, que son pre-
parados por las partes, mediante escritos, manteniéndose la inter-
locutoria probatoria. En 1862 la Asamblea Federal encargó la
confección de un Proyecto de «Ordenanza procesal civil general» para
Alemania a una Comisión que había de reunirse en Hannover (y en
cuyos trabajos intervino también destacadamente como ponente
Leonhardt); el Proyecto que dio cima a sus trabajos se mantiene
en los principios de la Ordenanza de Hannover; la Asamblea lo
aprobó después de dos lecturas, y recibió el nombre de «Proyecto de
Hannover» para una Ordenanza procesal civil general alemana. Aun
antes de estar terminado, la Ordenanza procesal civil de Badén, de
18 de marzo de 1864, lo había tomado como modelo, aunque ésta
suprime la impugnabilidad independiente de la interlocutoria proba-
toria. Dei mismo modo la Ordenanza procesal civil de Württemberg
sigue el proyecto de Hannover; mientras tanto, Prusia, que desde
un principio no había participado en los trabajos de la Asamblea,
publica en 1864 un proyecto de Ordenanza procesal para cuestiones
civiles en el Estado de Prusia (llamado proyecto prusiano), el cual
se basa en principios procesales franceses. Asimismo está inspirada
en el Derecho francés la Ordenanza procesal civil de Baviera, de
1.° de febrero de 1869.
Según esto, Alemania se dividía entonces, en relación a su estado
jurídico en materia procesal civil, en cuatro zonas jurídicas :
a) Aquellos territorios en los que el Derecho común rige al menos
como subsidiario.
b) Aquellos en los que rige el Derecho prusiano (y que son rio
sólo las provincias de derecho local, sino también las de derecho común,
puesto que en ellas había sido ya introducido el Derecho procesal pru-
siano ; véase en especial la Ordenanza de 24 de junio de 1867, para
Schleswig-Holstein, Electorado de Hesse y Nassau).
c) Los territorios regidos por el Derecho de Hannover (Hannover,
Badén y Württemberg).
d) Finalmente, los territorios de Derecho francés (orilla izquierda
del Rhin, más Baviera).
2. Después de la formación de la Confederación germánica del
Norte, y con arreglo al art. 4, n.° 13, de su Constitución, se empren-
dieron de nuevo los trabajos para la formación de un Código procesal
civil común. Una comisión nombrada por el Bundesrat, bajo la pre-
sidencia de Leonhardt (que entretanto había sido nombrado ministro
de Justicia), sigue los principios del proyecto de Hannover. De sus
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 29

sesiones surge en 1 8 7 0 el «Proyecto de un nuevo Código procesal


civil para la Confederación alemana del Norte» (el llamado Proyecto
Norte Alemán). La fundación del Imperio alemán hizo necesaria la
reforma del Proyecto, que se emprendió por el Ministerio de Justicia
prusiano. El «Primer proyecto alemán», publicado en 1 8 7 1 , pres-
cinde ya por primera vez de la interlocutoria probatoria. A éste
siguió el «Segundo», elaborado en las sesiones celebradas por una
comisión nombrada por el Bundesrat, y luego el «Tercero», revisado
por el mismo Bundesrat, que en 2 9 de octubre de 1 8 7 4 fué presen-
tado al Reichstag, juntamente con un proyecto de Ley de organiza-
ción de Tribunales y una Ordenanza de procedimiento penal, y acom-
pañado de una exposición de motivos. El Reichstag nombró una
comisión permanente, llamada «Comisión de justicia del Reich», de la
que formaban parte, como presidente, Miquel, y como miembros,
entre otros, Gneist, Lasker, y. Schwarze, Báhr, Gaupp, y que dis-
cutió los tres proyectos, a los que se añadió un cuarto de Ordenanza
de concurso, por dos veces, desde el 2 6 de enero de 1 8 7 5 hasta el 3 de
julio de 1 8 7 6 . En 2 1 de diciembre de 1 8 7 6 fué aprobada por el pleno
la Ordenanza procesal civil, en tercera lectura, y dotada de fuerza de
ley desde 1.° de octubre de 1 8 7 9 . El mismo día entró en vigor la Ley
sobre organización de Tribunales, terminada en 2 7 de enero de 1 8 7 7 .
3 . La publicación del Código civil hizo necesario un cambio en
la Ordenanza procesal civil, que hasta entonces sólo había sufrido dos
modificaciones (*); ese cambio se realiza por la Ley de 1 7 de mayo
de 1 8 9 8 , que lleva a cabo una total variación y complementación de
dicha Ordenanza, cuyo texto fué publicado nuevamente en 2 0 de marzo
de 1 8 9 8 , con la consiguiente rectificación en el número de los
artículos. Más adelante se aprecia la necesidad de una reforma en
una doble dirección; por una parte, para descargar de funciones al
Tribunal Supremo ; a ello tienden las Novelas de 5 de junio de 1 9 0 5
y de 2 2 de mayo de 1 9 1 0 , que lo procuran elevando la «summa cas-
sationis», introduciendo la motivación forzosa de la casación y limi-
tando primero la competencia del Tribunal Supremo como Tribunal
de instancia ordinario y excluyéndola totalmente más tarde. Cons-
tituía el segundo defecto profundo de la Ordenanza procesal el con-
ttiderar el proceso sin abogados de los Juzgados de primera instancia
como apéndice del proceso de abogados, de los Tribunales de primera
Instancia, y regularlo a su imagen y semejanza. A esta falta intentó
poner remedio la Novela de 1.° de junio de 1 9 0 9 , introduciendo en el
procedimiento de los Juzgados el impulso de oficio y robusteciendo
los poderes del juez.
Había servido de inspiración para ello la Ordenanza procesal
civil austríaca, de 1.° de agosto de 1 8 9 5 (obra de F R A N C I S C O K L E I N ) ,
2
orientada en las ideas federicianas ( ). Al mismo tiempo fué elevada
(X) L e y de 30 de abril de 1886, modificación del a c t u a l § 929 ; L e y de 29 de
iiiinzo d e 1897, m o d i f i c a c i ó n del a c t u a l § 850.
(«) Cfs. s u p r a , § 7.
30 J A M E S G O L D S C H M I D T

la competencia de dichos Juzgados a 600 marcos, de 300 que era


anteriormente.
4. La Guerra mundial hizo precisa una desgravación de los Tribu-
nales, a la que atendió la Ordenanza de 9 de septiembre de 1915, que
introdujo el procedimiento monitorio obligatorio y el requisito de la
«summa gravaminis» para la apelación, y permitía, en condiciones y
supuestos especiales, la posibilidad de resolver sin vista oral; si bien la
necesidad de acudir previamente al procedimiento monitorio, aun para
litigar en las cuestiones de la competencia de los Tribunales de primera
instancia que lo permitieran, fué dejada sin efecto por la Orden
de 18 de mayo de 1916. Luego el Decreto de 11 de diciembre de 1924
lo suprime también como antecedente necesario a los juicios documen-
tales y cambiarios, y es, en fin, totalmente suprimido por Decreto
de 19 de junio de 1925, en su carácter obligatorio.
5. La desvalorización monetaria producida después de la Guerra
hizo sentir sus efectos en el campo procesal civil, por sucesivas y
repetidas leyes y decretos cada vez más copiosos e inspirados en
dos ideas centrales. Por una parte, se trataba de aligerar de peso
a los Tribunales mediante una progresiva elevación de la competencia
objetiva de los Juzgados de primera instancia (ya aumentada al doble
por Ley de 8 de abril de 1920), y del valor del gravamen para inter-
3
poner los recursos de apelación, casación y queja ( ). Después, por un
progresivo aumento de los límites fijados para la inembargabilidad
4
de sueldos y salarios ( ) (graduados según los deberes de alimentos
del deudor en la ejecución, por la Orden de 13 de diciembre de 1917
y Decreto de 22-25 de junio de 1919). Pero a consecuencia de la
desvaloración monetaria, cada vez en aumento, los deseos siempre
latentes de conseguir una aceleración del proceso adquirieron aguda
importancia, hasta que lograron ser satisfechos por el Decreto de
22 de diciembre de 1923 (dado en virtud de la Ley de 8 de diciembre
de 1923, que autorizaba para ello), llamado «Decreto de aceleración
del procedimiento» y que en lo fundamental representa una Novela de
la Ordenanza de desgravación de Tribunales de 9 de septiembre
de 1915. En él se introducen los títulos de deuda de valor constante,
independientes de la oscilación del marco y el arbitraje judicial, se
extiende al § 501 de la Ordenanza procesal civil al procedimiento ante
los Tribunales de primera instancia y de apelación, y se amplían
las facultades del Tribunal de fallar sin debate, mediando la confor-
midad de las partes.
6. La estabilización supuso para la legislación procesal la nece-
sidad de adoptar medidas para luchar contra la inflación en lugar de
acoplarse a ella. Para conseguirlo, se vuelve a los dos pensamientos

(3) L e y e s de 11 de m a r z o de 1 9 2 1 , 8 de julio d e 1922 y 27 de m a r z o de 1923 ;


D e c r e t o s de 23 de julio, 15 de s e p t i e m b r e , 30 de o c t u b r e y 13 de diciembre de 1923.
(4) Leyes de 23 de diciembre de 1921 y 26 de octubre de 1922 ; Decre-
tos de 23 de febrero, 5 de julio, 13 de agosto, 22 de n o v i e m b r e de 1923 y de 7 de
enero de 1924.
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 31

fundamentales que habían determinado la evolución del Derecho


procesal civil de antes de la Guerra, a saber (v. antes, n. 3 ) : la des-
gravación del Tribunal Supremo y la disminución de la soberanía
de las partes en el proceso para la realización de este programa, se
publica el Decreto de 15 de enero de 1924, dado en virtud de la
autorización concedida por la Ley de 8 de diciembre de 1923, decla-
rado vigente sólo hasta 31 de diciembre de 1925. Dicho Decreto
suspendió la casación por infracción de los §§ 139, 286 y 287 de la
ZPO. y limitó la casación en las cuestiones matrimoniales. Ambas
limitaciones, derogadas durante algún tiempo ( 5 ) , han sido introduci-
das de nuevo por Ordenanza de 14 de junio de 1932, I, 2, art. 1, mien-
tras que la Ley de 8 de febrero de 1929, con vigencia limitada hasta
diciembre de 1932, concedió al Tribunal de casación la facultad de
fallar sin necesidad de celebrar vista oral, aun sin la anuencia
de las partes. Después, en virtud de una Ley de 8 de diciembre de
1923 que lo autorizaba, se publicó la Ordenanza de 13 de febrero de 1924
sobre el procedimiento civil. Anticipa una parte de la reforma pro-
cesal civil, preparada en el Ministerio de Justicia del Reich, a la que
debía conducir el apartamiento de las ideas políticas liberales que se
hizo sentir desde el noveno decenio del siglo xix, y que ya habían plas-
mado en la Ordenanza procesal civil austríaca de 1895 (cfs. supra, 3).
l£l proyecto de Ordenanza fué presentado a la Comisión jurídica
del Reichstag y ofreció desde luego como blanco de la más dura
Critica su propósito de excluir perentoriamente las alegaciones pre-
sentadas fuera de tiempo, incluso hasta con efecto para la instancia
de apelación. Se creía, no sin razón, que ello significaba la vuelta al
>rincipio de eventualidad, con exclusión del «ius novorum» en la
nstancia de apelación. Las discusiones en la Comisión condujeron
A una suavización de las ideas radicales del proyecto del Gobierno.
Las más importantes innovaciones del Proyecto son la supresión de
la influencia de las partes sobre los términos (art. 227), el estableci-
miento del principio de concentración, para cuya efectividad introdujo
el procedimiento ante el magistrado delegado (§§ 348-350), mientras
(pie la facultad de «resolución según el estado de los autos» (§§ 251 a,
ÍI31 a), por su parte, se estableció tanto para que sirviera para la supre-
sión de la influencia de las partes sobre los términos como para dar
efectividad a aquel principio; finalmente, la introducción del procedi-
miento conciliatorio (§ 495 a) y la obligación de motivar la apelación
(§§ 519, 522 a). El nuevo texto de la ZPO. se publicó en 13 de mayo
de 1924 juntamente con el Decreto sobre desgravación de Tribunales,
el primero sin modificaciones en la numeración de los parágrafos.
Las variaciones hechas desde entontes se refieren al procedi-
miento arbitral (Ley de 25 de julio de 1930), a la elevación del límite
de la competencia de los Juzgados municipales a 800 marcos (Decreto

(B) I.» última, por la derogación del D e c r e t o ; la p r i m e r a , e n 3 0 de junio


ile 11)20.
32 J A M E S G O L D S C H M I D T

de 1." de diciembre de 1930), y después a 1000 marcos (Decreto de


6 de octubre de 1931); la elevación de la suma del recurso para la
apelación, a 100 marcos, y del de la queja contra el auto sobre las
costas, a 50 marcos (§§ 104, III, 5 ; 567, I I ) ; la elevación también de
la cuantía de los negocios susceptibles de ser sometidos al arbitraje,
a 100 marcos, y la restricción del beneficio de justicia gratuita (Decre-
tos de 6 de octubre de 1931 y 14 de junio de 1932).
7. A fines del otoño de 1931 publicó el Ministerio de Justicia
6
del Reich el proyecto de un nuevo Código procesal civil ( ) . Es un
proyecto informativo, que se basa, sin embargo, en las deliberaciones
de una Comisión del Ministerio de Justicia. Por el momento sólo debe
tomarse como un principio de discusión, susceptible de posteriores
desenvolvimientos. E n el procedimiento de cognición se ha limitado
a dar unidad a los preceptos de la Novela de 1924 y a las del antiguo
Código y desarrollarlas en la medida necesaria.
Es en él una novedad la sustitución del juramento de las partes
por el interrogatorio (audiencia) de las mismas, importada del Derecho
austríaco. El procedimiento ejecutivo, por el contrario, está m u y
modificado ; se convierte en el Proyecto en un procedimiento oficial,
y se consideran partes de él las demandas de oposición del deudor, las
de tercería y hasta las revocatorias. En el curso de esta obra se aludirá
a este Proyecto cuando sea del caso, y lo señalaremos abreviadamente
como P .
8. La Ley sobre modificación del procedimiento civil, de 27 de
octubre de 1933, ha llevado a la práctica una serie de las proposi-
ciones del P., en particular lo que atañe al deber de veracidad de las
partes (§ 138, I, nuevo texto) y a la audiencia de las partes en sus-
titución del juramento (§§ 445-455, n. t . ) ; ha puesto en vigor también
una multitud de medidas para la concentración del material de reso-
lución (§§ 279, I I ; 519, III, y 529, n. t.). El nuevo texto fué pro-
mulgado por Decreto de 8 de noviembre de 1933, sin alteración de la
numeración de los parágrafos (rectificación del texto en e* Bol. Ieg.
I, n.° 1020, de 1933).

IV. Fuentes del Derecho procesal civil (vigencia,


interpretación y bibliografía)
§ io
Bibliografía. BÜLOW, D i s p o s i t i v e s Z i v i l p r o z e s s r e c h t , e n A r c h z i v P r . , 64, 1
y s s . ; GOLDSCHMIDT, P r o z e s s a i s R e c h t s l a g e , 3 0 1 y s s . ; 3 0 7 y s s .

1. Son fuentes del Derecho procesal civil:


a) E l Código procesal, en s u redacción d e 27 d e o c t u b r e de 1933, publicado

(6) Cfs. s o b r e ello, J W . , 1 9 3 1 ,2 4 3 3 y ss., 2537 y ss., 3 5 0 1 y s s . ; 1 9 3 2 , 85


y ss., 145 y ss., 626 y ss., 1110 y ss., 1 1 8 8 y s s . ; D J Z . , 1931, 1226, 1469 ; 1932,
45, 1 3 2 , 1 9 9 , 3 2 7 , 3 9 0 ; I u d i c , 3 , 2 3 5 ; 4, 1 y ss., 6 5 , 87, 99, 167 ; I.Z., 1931, 1 3 5 3;
Deutsche RichterZtg., 1931, 378.
D E R E C H O ,P R O C E S A I / C I V I L 33

c u S DE n o v i e m b r e d e 1 9 3 3 c o n l a s m o d i f i c a c i o n e s i n t r o d u c i d a s p o r ! a L e y d e a q u e l l a
ferlin [ v . u n í n d i c e d e l a s N o v e l a s p o s t e r i o r e s a é l , d e s d e s u p r i m e r a r e d a c c i ó n , e n
i iiii.nsciiMiDT, « D i e n e u e Z P O » ( 1 9 2 4 ) , p á g s . 1 7 y s s . ; d e s d e e n t o n c e s a c á d e b e n
Hvr c i t a d o s , e l D e c r e t o d e 3 0 d e n o v i e m b r e d e 1 9 2 7 , s o b r e m o d i f i c a c i ó n d e v a r i a s
leyes, c o n s e c u e n c i a d e l a s u p r e s i ó n d e l a s d e n o m i n a c i o n e s « e s c r i b a n í a s » y « e s c r i -
Iiiiikis j u d i c i a l e s » ; el a r t . I I d e l a l e y s o b r e e m b a r g o d e s u e l d o s y j o r n a l e s , d e
'i7 i l e f e b r e r o d e 1 9 2 8 ; e l § 2 7 , I V , d e l a L e y d e 2 7 d e m a r z o d e 1 9 3 0 ; l a L e y d e
'itt d e j u l i o d e 1 9 3 0 s o b r e m o d i f i c a c i ó n d e a l g u n a s d i s p o s i c i o n e s r e l a t i v a s a l p r o -
ei'dlmiento a r b i t r a l ; el D e c r e t o d e l . " d e d i c i e m b r e d e 1 9 3 0 ; l a p a r t e I X , § 5
del D e c r e t o d e 1 . " d e d i c i e m b r e d e 1 9 3 0 ( s o b r e e l § 1 2 7 ) ; e l D e c r e t o d e 6 d e o c -
liihre d e 1 9 3 1 . p a r t e V I , c a p . 1 , § 1 0 - 1 2 (sobre los §§ 1 1 4 y ss., 3 7 9 , 4 0 2 , 5 1 1 a
y r><!7); e l D e c r e t o d e 1 4 d e j u n i o d e 1 9 3 2 , I , 3 , a r t . 1 ( s o b r e e l § 1 0 4 , I I I , y e l
Hi'l. 2 s o b r e e l § 8 5 0 ) ] y l a L e y o r g á n i c a d e l o s T r i b u n a l e s , c u y o t e x t o m o d i f i c a d o
i m p e r i a l m e n t e p o r el D e c r e t o s o b r e o r g a n i z a c i ó n d e T r i b u n a l e s y j u s t i c i a p e n a l , d e
«I d e e n e r o d e 1 9 2 4 , f u é p r o m u l g a d o c o n t a l e s m o d i f i c a c i o n e s e n 2 2 d e m a r z o
lie 1 9 2 4 , c o n l o s n ú m e r o s d e l o s § § m o d i f i c a d o s ( d e s d e e s t a f e c h a s e p u b l i c a r o n
en m a t e r i a d e o r g a n i z a c i ó n d e T r i b u n a l e s e l D e c r e t o d e 3 0 d e n o v i e m b r e d e 1 9 2 7 ;
el ile 1 . " d e d i c i e m b r e d e 1 9 3 0 , I X , § § 1 - 4 ; e l d e 6 d e o c t u b r e d e 1 9 3 1 , V I , 1 , 9 ,
y el d e 1 4 d e j u n i o d e 1 9 3 2 , I , a r t . 1 , § 1 , y a r t . 8 ) .
Otras modificaciones de la Z P O (además de la fundamental de la L e y de
M7 d e o c t u b r e d e 1 9 3 2 , c o n e l n u e v o t e x t o d e l a m i s m a d e 8 d e n o v i e m b r e d e 1 9 3 3 )
»ii DEBEN a l D e c r e t o d e 1 7 d e j u n i o d e 1 9 3 3 s o b r e l a s i m p l i f i c a c i ó n d e l a s n o t i -
flenclones y al a r t . 3 d e l a L e y d e m o d i f i c a c i ó n d e a l g u n o s a r t í c u l o s d e l R e g . d e
In A b o g a c í a , d e l a Z P O . , e t c . ; o t r a s m o d i f i c a c i o n e s d e l a L . O . s e d e b e n a l a r t . V
(leí D e c r e t o d e 1 7 d e j u n i o d e 1 9 3 3 , a l a L e y d e r e f o r m a d e l a s d i s p o s i c i o n e s d e
Id I . , O . s o b r e l a s p r e s i d e n c i a s d e l o s T r i b u n a l e s , d e 4 d e j u l i o d e 1 9 3 3 , y a l a r t . 3
$p In L e y d e 2 7 d e o c t u b r e d e 1 9 3 3 , n u e v a m e n t e p u b l i c a d o c o n l a s m o d i f i c a -
llmies d e q u e h a s i d o o b j e t o ( e s p e c i a l m e n t e p o r e l D e c r e t o s o b r e o r g a n i z a c i ó n d e
'TPllHin&les y a d m i n i s t r a c i ó n d e l a J u s t i c i a p e n a l , d e 4 d e e n e r o d e 1 9 2 4 ) p o r l a
Ol'ili'II d e 2 2 d e m a r z o d e Í 9 2 4 , c o n l a c o r r e s p o n d i e n t e v a r i a c i ó n e n l a n u m e -
NH'Ii'hi d e s u s a r t í c u l o s . D e s d e e n t o n c e s d e b e n c i t a r s e a d e m á s :
b) L a O r d e n a n z a s o b r e d e s g r a v a c i ó n d e l o s T r i b u n a l e s , e n s u r e d a c c i ó n
4* l.'t d e m a y o d e 1 9 2 4 ( m o d i f i c a d a p o r l o s D e c r e t o s d e 1 9 d e j u n i o d e 1 9 2 5 y
1 (le o c t u b r e d e 1 9 3 1 , V I c a p . 1 § 1 0 , I I ) y l a s L e y e s d e d e s g r a v a c i ó n d e l T r i b u n a l
|ll)>ITINO, d e 2 1 d e d i c i e m b r e d e 1 9 2 5 , 1 7 d e d i c i e m b r e d e 1 9 2 6 , 2 8 d e m a r z o
ftli 1 1 1 2 8 , 8 d e f e b r e r o d e 1 9 2 9 ( l a ú l t i m a d e v i g e n c i a l i m i t a d a h a s t a e l 3 1 d e d i -
llíinlire d e 1 9 3 2 ) . A d e m á s , el D e c r e t o d e 1 4 d e j u n i o d e 1 9 3 2 , I, 2 a r t . 1 .
t) L a L e y (Reg.) de organización de la Abogacía, d e 1 . ° de julio de 1 8 7 8
IIKiilirienda p o r L e y d e 2 2 d e m a y o d e 1 9 2 0 , D e c r e t o d e 1 . ° d e j u n i o d e 1 9 2 0 ;
,|iyrH DE 1 1 d e j u l i o d e 1 9 2 2 y 1 9 d e j u l i o d e 1 9 2 3 , D e c r e t o d e 6 d e f e b r e r o d e
D'J I : í.EY d e 7 d e m a r z o d e 1 9 2 7 , c a p . X I I I d e l D e c r e t o d e 1 8 d e m a r z o d e 1 9 3 3 ;
,# V KIIBRE e l i n g r e s o e n l a A b o g a c í a , d e 7 d e a b r i l d e 1 9 3 3 , e l a r t . 1 y e l 2 d e l a
(

4»iy KIIHRC m o d i f i c a c i ó n d e a l g u n o s p r e c e p t o s d e l R . A . , d e 2 0 d e j u l i o d e 1 9 3 3 ) .
(/) L a L e y sobre la ejecución p o r subasta y administración forzosas, de 2 4 d e
ftnnu DE 1 8 9 7 , e n s u r e d a c c i ó n d e 2 0 d e m a y o d e 1 8 9 8 y l a O r d e n a n z a s o b r e
Í I jiiiNliira m í n i m a e n l a s s u b a s t a s , d e 8 d e o c t u b r e d e 1 9 1 4 ; l a L e y r e l a t i v a al
IHlliiugo d e salarios y sueldos, d e 2 1 d e j u n i o d e 1 8 6 9 , t e x t o d e 2 9 d e m a r z o
rifi I H 9 7 y 1 7 d e m a y o d e 1 8 9 8 ; e l D e c r e t o s o b r e e l e m b a r g o d e s a l a r i o s , d e 2 5 d e
Jlllll" DE 1 9 1 9 , t e x t o d e l a s L e y e s d e 1 0 d e a g o s t o d e 1 9 2 0 , d e 2 3 d e d i c i e m b r e
llp 1 9 2 1 , d e 1 3 d e d i c i e m b r e d e 1 9 2 7 ; d e l D e c r e t o d e 7 d e e n e r o d e 1 9 2 4 , d e l a
j , * y lie 2 7 d e f e b r e r o d e 1 9 2 8 y d e l D e c r e t o d e 1 4 d e j u n i o d e 1 9 3 2 , I I I a r t . 1 ( l i m i -
Iftilu |>()i" é s t a e n s u v i g e n c i a h a s t a e l 3 1 d e d i c i e m b r e d í 1 9 3 4 ) ; y l a L e y s o b r e r e -
Vm'nrlon d e a c t o s j u r í d i c o s e n s u r e d a c c i ó n d e 5 d e j u l i o d e 1 9 2 7 .
f) Las Leyes de costas: L e y de costas judiciales, en su redacción de 5
ti» J u l i o d e 1 9 2 7 , m o d i f i c a d a p o r l a L e y d e 2 0 d e d i c i e m b r e d e 1 9 2 8 , D e c r e t o d e
1," i l e d i c i e m b r e d e 1 9 3 0 y e l d e 6 d e o c t u b r e d e 1 9 3 1 , V I , 2 , § 1 3 ; l a O r d e n a n z a
llllire e m o l u m e n t o s d e t e s t i g o s y p e r i t o s , e n s u r e d a c c i ó n d e 2 1 d e d i c i e m b r e d e 1 9 2 5 ,
llimllfleiidn p o r l a O r d e n a n z a d e l 6 d e o c t u b r e d e 1 9 3 1 , V I , 2 , 1 5 ; l a O r d e n a n z a

¡I, (ioMiNciiMtiiT : Derecho procesal civil.


31 J A M ¡i S G O L D S C H M I D T

sobro aranceles de ejecutores judiciales, texto d e Í 4 d e diciembre de 1922, m o d i -


f i c a d a p o r el D e c r e t o d e 1 3 d e d i c i e m b r e d e 1 9 2 3 , l a L e y d e 1 4 d e j u l i o d e 1 9 2 8
y el D e c r e t o d e 6 d e o c t u b r e d e 1 9 3 1 , V I , 2, § 14 ; l o s A r a n c e l e s d e a b o g a d o s , t e x t o
d e 5 d e julio d e 1927 ; L e y d e 6 d e febrero d e 1923 s o b r e h o n o r a r i o s d e los a b o -
gados en los casos de justicia gratuita, r e p e t i d a m e n t e modificada, ú l t i m a m e n t e
por la L e y de 14 de julio de 1928 y sustituida por la de 20 de diciembre de 1928,
y m o d i f i c a d a p o r l a s O r d e n a n z a s d e 1.° d e d i c i e m b r e d e 1 9 3 0 , I X , 7 , y 6 d e o c t u b r e
d e 1 9 3 1 . V I , c a p . I, § 17 ; p a r a las c o s t a s j u d i c i a l e s d e l a e j e c u c i ó n f o r z o s a e n
i n m u e b l e s , rige la L e y p r u s i a n a sobre costas judiciales, en su redacción d e 28 de
o c t u b r e d e 1 9 2 2 . P o s t e r i o r m e n t e l a L e y d e c o s t a s j u d i c i a l e s ha s i d o m o d i f i c a d a
p o r e l a r t . I I I d e l D e c r e t o d e 1 7 d e j u n i o d e 1 9 3 3 , el 2 d e l a L e y s o b r e a m p l i a -
ción y modificación d e los p r e c e p t o s sobre inquilinato y a r r e n d a m i e n t o s rústicos,
d e 2 0 d e j u l i o d e 1 9 3 3 , y el a r t . 7 d e l a L e y d e 2 7 d e o c t u b r e d e 1 9 3 3 . L o s A r a n c e -
les d e e j e c u t o r e s j u d i c i a l e s f u e r o n m o d i f i c a d o s p o r el a r t . 7 d e l a L e y ú l t i m a m e n t e
citada.
/) L a L e y s o b r e p r o t e c c i ó n d e inquilinos, en la r e d a c c i ó n de 17 de f e b r e r o
d e 1928, m o d i f i c a d a p o r O r d e n a n z a d e 1." d e d i c i e m b r e d e 1930, V I I , c a p . 4,
artículo IV, y O r d e n a n z a de 8 de diciembre de 1931, p a r t e II, cap. 4, art. II, con
modificaciones del texto de 27 de marzo de 1932 ; la Ley de inquilinos t u v o limi-
t a d a s u v i g e n c i a h a s t a e l 1." d e a b r i l d e 1 9 3 3 ; p e r o e n 2 7 d e l m i s m o m e s y a ñ o
se p u b l i c ó n u e v a m e n t e ; d e s p u é s d e e s t a fecha h a sufrido o t r a s m o d i f i c a c i o n e s
p o r la L e y d e 27 de o c t u b r e de 1933, art. 5. T a m b i é n h a sido r e f o r m a d a la L e y
s o b r e c u e s t i o n e s d e i n q u i l i n a t o y a r r e n d a m i e n t o s r ú s t i c o s , y al m i s m o t i e m p o
ampliada, por la de 20 de julio de 1933.
g) E l D e c r e t o s o b r e d e c l a r a c i ó n d e m u e r t e d e los d e s a p a r e c i d o s d u r a n t e
la guerra, de 18 de abril de 1926, en la redacción de la O r d e n de 9 de agosto
de 1917 y de la L e y de 20 de febrero de 1921.
h) La l e y d e T r i b u n a l e s d e t r a b a j o , d e 2 3 d e d i c i e m b r e d e 1 9 2 6 , m o d i f i c a d a
p o r el a r t . I I d e l D e c r e t o d e 17 d e j u n i o d e 1 9 3 3 ; p o r el a r t . 4 d e l a L e y d e m o d i -
ficación d e algunos p r e c e p t o s del R . A . de la Z P O . y d e la L. T. T., de 20 d e julio
d e 1 9 3 3 , y p o r e l a r t . 4 d e la L e y d e 2 7 d e o c t u b r e d e 1 9 3 3 .
i) E l C o n v e n i o p r o c e s a l d e L a H a y a , d e 17 d e julio d e 1905, c o n su L e y d e
ejecución, d e 5 de abril d e 1909 (cfs. protocolo d e L a H a y a d e 4 d e julio d e 1924
y L e y d e 16 d e s e p t i e m b r e d e 1 9 2 4 ) : el C o n v e n i o s o b r e a u x i l i o j u d i c i a l e n t r e
A l e m a n i a y Austria, de 24 de junio de 1923 (Ley de 6 de m a r z o de 1924 y Decreto
de ejecución de 26 de abril de 1924).
k) L a L e y sobre jurisdicción consular, en su redacción de 7 de abril de 1900
:
y l a L e y y el D e c r e t o s o b r e c o m p e t e n c i a d e T r b u n a l e s c o n s u l a r e s en E g i p t o ,
de 24 y 31 de junio de 1925.

2. El Derecho procesal civil es, como se ha visto, en su mayor


parte, derecho general del Reich) (§ 14 L.I. ZPO.).
El derecho de los Estados particulares subsiste solamente :
1
á) En el procedimiento de asuntos civiles para los que las leyes
del Estado hayan introducido Tribunales especiales (§ 3 id.) ; así,
por ejemplo, eí de los Tribunales fluviales del Rhin y el Elba (*).
b) Siempre que el derecho del Reich lo invoque expresamente
2 3
como subsidiario ( ) o muestre una laguna y expresa ( ) o tácita-
4
mente ( ) remita para llenarla al derecho de los Estados particulares.

(1) Cfs. iufra, § 1 8 , n.° 6 , b) a).


(2) P o r ej., § 4 1 8 , I I ; §§ 11 y 1 5 , L . I. Z P O . ; §§ 8 y 1 1 , L . I. L . O. ; §§ 1 3
y 17, L. O.
(3) Por ej., § § 4 1 8 , III, y 801.
(¿) P o r e j . , §§ 2 2 2 , I I , y 484 ; t a m b i é n la L. O. ; p a r a P r u s i a , L. E . L . O.,
de 24 de abril de 1878.
D 1¡ l i l i C II O P R O C E S A L C I V I L 35

3 . La estera temporal de aplicación de una norma jurídica


pK^Cesal se extiende a todos los debates procesales iniciados du-
rante el tiempo en que estuviera vigente («tempus regit actum»).
Por'•consiguiente, la ley procesal nueva se aplica a los litigios pen-
dientes al tiempo de su entrada en vigor. Sin embargo, esta conse-
cuencia suele ser frecuentemente excluida (por ejemplo, § 18 de la
L. I. ZPO.) o limitada por disposiciones transitorias ( s ) . En caso de
duda, ha de suponerse que la impugnabilidad de una sentencia publi-
cada antes de entrar en vigor una novela procesal, ha de regirse por
6
el Derecho que estaba vigente hasta entonces ( ) .
4. En cuanto al espacio, todas las actuaciones procesales han
de ser sentenciadas conforme a la «lex fori», es decir, conforme al
derecho del listado por o ante cuyos órganos judiciales hayan sido
7
promovidas ( ). Se designa este principio con el nombre de «principio
territorial» («locus regit actum»), y tiene aplicación asimismo para
las actuaciones de auxilio judicial que hayan de realizarse con ocasión
de un litigio pendiente ante los Tribunales de otro Estado (s). Sin
embargo, es suficiente para la eficacia de un acto realizado por un
Tribunal extranjero en cumplimiento del auxilio judicial, el que el
mismo haya tenido lugar según los preceptos de nuestras Leyes (§ 369).
En este caso, podría hablarse de un «principio del mayor favor».
L a disposición del derecho extranjero, según la cual debe excluirse la p r u e b a
(¡c t e s t i g o s t r a t á n d o s e d e n e g o c i o s j u r í d i c o s q u e r e b a s e n c i e r t a c a n t i d a d , e s « d e -
recho d e justiclii material» y , p o r consiguiente, obligatorio p a r a los T r i b u n a l e s
a l e m a n e s , si el n e g o c i o j u r í d i c o h a d e s e n t e n c i a r s e p o r el d e r e c h o e x t r a n j e r o ( 9 ) .

5. Para la interpretación de la Ordenanza procesal civil es inte-


resante el concepto del derecho imperativo o preceptivo. Puede ha-
blarse de derecho procesal imperativo en una doble acepción:
a) En oposición a derecho facultativo o dispositivo, «ius dispo-
sitivum», que permite a las partes actuar en el proceso separándose
de lo ordenado en la Ley (*»), o bien renunciar ( n ) a los efectos de
una disposición legal o a que sea tenida en cuenta la infracción de la
12
misma ( ) o a la que hace depender el cumplimiento de la misma de la
13
denuncia de la parte afectada ( ) . La determinación de cuándo una
norma procesal es facultativa en uno o en otro sentido, se decidirá
14
Interpretativamente en cada caso ( ) . La exactitud de la nuda afir-
mación de la ilicitud e inadmisibilidad de los procesos convencionales
ha sido puesta en duda por los §§ 18 y 19 del D. D.

(5) P o r ej., art. V I I Decreto de 13 de febrero de 1924.


(6) E n e s t e s e n t i d o A p e l . O l d e n b u r g . , J \ V . , 1 9 3 1 , 1 8 4 2 ; R . T . S., 1 3 5 , 1 2 3 .
(?) T . I. F r e i b u r g , J W . , 1 9 3 2 , 6 0 4 . t

(8) A r t . 14 del C o n v e n i o p r o c e s a ! d e L a H a v a ; R . T . S., 2, 3 7 3 .


(») T . C , en J W . , 1 9 2 9 , 4 4 8 .
(io) P o r e j . , §§ 3 8 , 1 0 8 , I, 2 ; 2 2 4 , I, 1 0 2 5 ; §§ 1 8 y 1 9 D . D .
(») P o r e j . , §§ 1 3 7 , I I I ; 3 4 9 , I I I ; 3 6 0 , 2 ; 3 7 7 , I V ; 3 9 1 , I I y 4 5 0 ; § 7 D . D .
(12) A s í , p o r e j . , §§ 2 6 4 y 2 9 5 .
(13) A s i , p o r e j . , §§ 3 9 , 2 6 9 y 2 9 5 .
(H) f.fs. iiifrn, § 5 3 , n . " 1, b ) .
36 J A M E S G O L D S C H M I D T

b) E n oposición a aquella clase de normas que otorgan al


15
juez un margen de libre arbitrio ( ) o le permiten adoptar alguna dis-
16
posición que discrepe de la ley ( ) , y en oposición también a aquellas
prescripciones de carácter preceptivo, orgánico o de instrucción, cuya
vulneración no puede originar el recurso de casación. La nota carac-
terística de una prescripción preceptiva no es necesariamente un
«debe» (como, por ejemplo, en el § 481, II); ni el hecho de encontrar
en un precepto legal un «ha de» (por ejemplo, en el § 480) o un «es»
(por ejemplo, §§ 315, II, 1 y 498, II) nos debe inducir a creer que
no se trata de una disposición de carácter instruccional, igualmente
que, no obstante el simple «debe» de un precepto, puede tratarse de
un precepto imperativo (así en el § 217). Fuera y por cima de todo esto
no hay que olvidar una cosa, y es que la ZPO. es una Ley con normas
de oportunidad, y por ello hay que someter siempre a la interpre-
tación libre tanto sus preceptos imperativos como los simplemente
formales (").
6. Bibliografía, a) E d i c i o n e s d e l a Z P O : d e PAGENSTECHER, SCHIEDER-
3
MAIR** ; d e SCHULTZ21 : d e VOLKMAR ; e n VOLKMAR-HEINSHEIMEK, Z i v i l p r o z e s s -
g e s e t z e ? ; d e ROSENBERG, Z i v i l p r o z e s s g e s e t z g e b u n g ; y d e JAEGER, R e i c h s z v i l -
g e s e t z e 8 ; L e y d e e j e c u c i ó n forzosa, edif. p o r H o e n i g e r - S c h u l t z * .
b) Ediciones de la L e y con explicaciones de las disposiciones introducidas
e n 1 9 2 4 , d e GOLDSCHMIDT y K A N N ; s ó l o c o n e x p l i c a c i o n e s d e l D e c r e t o d e 1 9 2 4 ,
d e LUCAS, SONNEN y VOLKMAR.
c) E d i c i ó n d e l a L e y c o n n o t a s d e SELLNER : í d e m d e l a L e y d e e j e c u c i ó n
i n m o b i l i a r i a , d e KRECH-FISCHERIO.
d) C o m e n t a r i o s m a n u a l e s d e BAUMBACH6, FREUDENTHAL-SAUERLAENDERI,
S
SYDOW-BUSCH-KRANTZ O y WARNEYER6 : y a a n t i c u a d o NEUKAMP8 y NEUMIL-
3
LER , *.
e) C o m e n t a r i o s e x t e n s o s d e (GAUPP-)STEIN-JON'ASIÍ ( c o n u n a p é n d i c e c o n
3
l a s N o v e l a s s o b r e p r o c e d i m i e n t o a r b i t r a l ) , FOERSTER-KANN , SEUFFERT-WALS-
MANNIS ; a n t i c u a d o : PETERSEN-REMELÉ-ANGER5, REINCKE-WIENSTEINS, SKO-
NIETZKY-GELPCKE ( i n c o m p l e t o ) y STRUCKMANN-KOCIIS.
3
/) T r a t a d o s b r e v e s y « P r i n c i p i o s » , d e KLEINFELLER , KISCH4 ( t r a d . a l e s p a -
ñ o l ) , OERTMANN*, 5 , SIMEÓN-DAVID, L e h r b u c h d e r f r e i w i l l i g e n u n d s t r e i t . G e r i c h t s -
3
b a r k e i t i s , n ; STEIN-JUNKER ; a n t i c u a d o s : d e BAR ( e n l a E n c i c l o p e d i a d e HOLTZ-
ENDORFF), BUNSEN, ENGELMANN, FISCHER ( 1 9 1 8 ) , FITTING, KOHLER ( t a m b i é n
e n l a E n c i c l o p e d i a d e . HOI.TZENDORFF-KOHLER ( 1 9 1 3 ) , STEIN e n BIRKMEVER,
Enciclopedia, 1 9 1 2 .
3
g) T r a t a d o s g r a n d e s y m a n u a l e s , d e L . ROSENBERG ; m u y i n t e r e s a n t e a ú n
h o y e l d e HELLWIG, 1 9 0 3 - 0 9 ( i n c o m p l e t o ) y s u S y s t e m ( 1 9 1 2 - 1 9 ) ( c o m p l e t a d o
p o r OERTMANN) ; PLANCK ( 1 8 8 7 - 9 6 ) , R . SCHMIDT2 ( 1 9 0 6 1 , WACH, H a n d b , I ( 1 8 8 5 ,
i n c o m p l e t o ) y WEISMANN ( 1 9 0 3 - 1 9 0 5 ) .
h) O b r a s d e i n t e r é s g e n e r a l , GOLDSCHMIDT, P r o z e s s a i s R e c h t s l a g e 1 9 2 5
( e n é l e s t á i n s p i r a d o e l p r e s e n t e l i b r o ) , KOHLER, P r o z e s s a i s R e c h t s v e r h a l t n i s ,
1 8 8 8 , SAUER, G r u n d l a g e u d e s P r o z e s s r e c h t s 2 1 9 2 9 , WACH, V o r t r a g e ü b e r d i e
RZPOS. 1 8 9 6 .
i) E l e m e n t o s d i d á c t i c o s : p a r a l a p r u e b a , STOELZEL SCHWISTERS ; DAUBEN-
3
SPECK-SATTELMACHER, R e f e r a t , V o t u m , U r t e i U ; SATTELMACHER, D i e j u r . g r o s s e

P o r ej., § 2 S 6 : § 2 0 D . D.
(15)
P o r e j . , §§ 1 3 7 , I I I ; 3 4 8 , 2 : 3 4 9 , I I I ; 3 6 0 , 2 ; 3 7 7 , I I I , IV, y
(16) 4 0 0 ;
§ 7 D . D . ; L e y de 8 de febrero de 1 9 2 9 .
(«) R . T . S., 1 0 2 , 2 7 8 .
* L a cifra j u n t o al n o m b r e i n d i c a el n ú m e r o d e l a edición.
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 37

M m i l s p r ü f u n g i n P r e u s s e n 1 9 3 1 ; STOELZEL-STEUBER, S c h u l u n g f ü r d i c z i v ü .
I ' n i x . , 1 . 1 0 ; JACOBI, A n l e i t u n g z u r A n f e r t i g u n g v o n Z i v i l u r t e i l e n 2 1 9 3 0 ; MAR-
w n / . y LORENZ, U r t e i l i n b ü r g e r l . R e c h t s t r e i t . 2 1 9 2 9 ; LOEWENSTEIN, A k t e n f a i l e
1112(1 ; STEIN, A k t e n s t ü c k e i o ( d e R . SCHMIDT) ; R e c h t s f á l l e d e HEINSHEIMER
( T y p i s c h e P r o z e s s e ) 8 ( d e GROH) ; HELLWIG ( Z i v i l p r o z e s s p r a k t i k u m ) 4 ; KISCH
3
( l ' i i i k t i k u m ) ; KOHLER ( R e c h t s a u f g a b e n ) * ; OERTMANN ( A u f g a b e n s a m m l u n g ) ;
:
IIAVID, P r a k t . Falle a u s d e m Zivil- u . Ziv lprozessR., m i t L ó s u n g e n S .
/i) REVISTAS : Z e i t s c h r i f t f ü r d e u t s c h e n Z i v i l p r o z e s s ( s e c i t a a b r e v i a d a = Z . ) ;
Hlielnische Zeitschrift f ü r Zivilrecht u n d Prozess ( s u s p e n d i d a ) ; I u d i c i u m , desde
llt'JH ; A r c h i v f ü r d i e z i v i l i s t i c h e P r a x i s ; G r u c h o t ' s B e i t r a g e ; R e c h t s g a n g ( s u s -
iwmlldu); Juristische Wochenschrift; Deutsche Juristen Zeitung; Juristische
Hinídschau ; R e c h t ; Leipziger Zeitschrift; Richter-Zeitung ; Zeitschrift für a u s -
lAndisches u n d i n t e r n a t i o n a l e s P r i v a t r e c h t . D e i m p o r t a n c i a g e n e r a l t a m b i é n la
Hlvlsta di D i r i t t o processále civile.
/) COLECCIONES DE JURISPRUDENCIA : E n t s c h . d e s R G . i n Z i v i l s . ; E n t s c h .
lie* K A r b G . ; S e u f f e r t ' s A r c h i v (f. E n t s c h . d . O b e r s t e n G e r i c h t e ) ; R e c h t s p r e c h u n g
d e r O b e r l a n d e s g e r i c h t e ( p u b l i c a d o p o r MUGDA y FALKMANN) ( e n s u l u g a r s e p u -
hllea h o y l a H o c h s t r i c h t e r l i c h e R e c h t s p r e c h u n g , c o m o a n e x o a l a J u r i s t i s c h e
h i n í d s c h a u ) ; WARNEYER, R e c h t s p r . d e s R G . a u f d e m G e b i e t e d e s Z i v R . ; B l á t t c r
flir R c c h t s p f l e g e i m B e z i r k d e s K a m m e r g e r i c h t s , y a p é n d i c e s d e j u r i s p r u d e n c i a
lie l a s R e v i s t a s .
m) C o n t r i b u c i o n e s a l e s t u d i o d e l p r o c e s o c i v i l , e d i t . p o r KISCH, MENDELS-
NIHIN-BARTHOLDY, PAGENSTECHER ; P r o z e s s r e c h t l . A b h d l . , e d . p o r GOLDSCHMIDT
IMII GERLAND, HEGLER, KOHLRAUSCH y NAGLER.
n) B i b l i o g r a f í a s o b r e l a r e f o r m a d e l p r o c e s o : ADICKES, G r u n d z ü g e e i n e r
i l i i i e l i g r e i f e n d e n J u s t í z r e f o r m , 1 9 0 6 ; WACH, G r u n d f r a g e n u . R e f o r m d e s Z P r .
I I I M ; STEIN, R e f o r m d e s Z P r . 1 9 2 2 ; SCHIFFER, D e u t s c h e J u s t i z 1 9 2 8 y E n t w .
cines G e s . z. N e u O . d e s d t s c h . R e c h t s w e s e n s , 1 9 2 8 .

V. Legislación procesal extranjera


a) Esquema del proceso civil austríaco
(l'lstudio d e b i d o a la colaboración del profesor privado D r . H A N S SCHIMA, d e
Viena.)

§ 10a
F u e n t e s . N o r m a s d e j u r i s d i c c i ó n (JV. J.), O r d e n a n z a p r o c e s a l c i v i l , O r d e -
J
i i n n z u e j e c u t i v a ( O . E.), c o n s u s c o r r e s p o n d i e n t e s L e y e s d e i n t r o d u c c ó n ; L e y
o r g á n i c a d e T r i b u n a l e s (L. 0 . 1 , q u e e n t r ó e n v i g o r e n 1.° d e e n e r o d e 1 8 9 8 ; y
niele N o v e l a s d e d e s g r a v a c i ó n d e T r i b u n a l e s ( i ) .
a
E d i c i o n e s d e l e v e s : N . J . y Z P O . , d e DUBOWY, SESSER, POLLAK, 2 . e d .
a a
11 ! I 2 8 ) ; N . J . y Z P O ^ H e r m a n n , 8 . e d . ( 1 9 3 0 ) ; O . E., d e HERMANN, 7 . e d . ( 1 9 3 0 )
y O. E. ( e d . o f i c i a l , 1 9 3 2 ) ; L. O., d e L e o n h a r d ( 1 9 3 2 ) ; G e s c h á f t s o r d n u n g f ü r d i e
l i e i i c h t e d e p r i m e r a y s e g u n d a i n s t a n c i a ( 1 9 3 0 ) ; WEISER, R e c h t s a u w a l t s o r d -
iiimg (1927).

Bibliografía. SPERL, L e h r b u c h d e r b ü r g e r l i c h e n R e c h t s p f l e g e , I ( q u e t r a t a
d e l a j u r i s d i c c i ó n , l a c o m p e t e n c i a y e l p r o c e d i m i e n t o 6$ c o g n i c i ó n ) , 1 9 2 5 - 1 9 3 0 ;
I'OI.LAK, S y s t e m d e s O e s t e r r . Z i v i l p r o z e s s r e c h t e s e i n s c h l i e s s l i c h E x e k u t i o n s r e c h t ,
2.» e d . ( 1 9 3 0 - 3 2 ) ; KLEIN-ENGEL, D e r Z i v i l p r o z e s s O e s t e r r e i c h s , 1 9 2 7 ( e n « Z i v i l -
a
| i r « / c s s r c c h t d e r K u l t u r s t a a t e n » ) ; WALKER-JAITNER, E x e k u t i o n s r e c h t , 3 . e d .
( 1 9 2 5 ) ; POLLAK, Z i v i l p r o z e s s r e c h t i n O e s t e r r e i c h , e n LESKE-LÓWENFELD, D i e

(l) § § s i n [«(lición s e r e f i e r e n ¡i l a Z P O . a u s t r í a c a .
38 J A M E S G O L D S C H M I D T

R e c h t s v e r f o l g u n g , I ( 1 9 3 0 ) : PETSCHEK, O s t e i r . Z i v i l p r o z e s s r e e h t , e n H W R W . ,
t o m o a p é n d i c e , p . 3 5 4 s s . ; SPERL, N a c h r u f f ü r F r a n z K l e i n , e n Z Z P r . , 5 1 , 1 0 7 s s .
y J h e r . J . B . , 7 8 , V ss. ; Materialien zu d e n osterr. Justizgesetzen, 2 t o m o s ( 1 8 9 7 ) ;
NEUMANN, K o m m e n t a r a N . J . y Z P O . , 4 . e d . ( 1 9 2 7 - 2 8 ) ; NEUMANN - LICHT-
A

BLAU, K o m m e n t a r a l a O . E . . 3 . e d i c i ó n ( 1 9 2 8 - 2 9 ) .
A

L a Ordenanza general de Tribunales de 1 7 8 1( O í d . de Trib. de Galitzia Occi-


d e n t a l ) e s t a b a i n s p i r a d a f u n d a m e n t a l m e n t e e n el d e r e c h o c o m ú n c o n c i e r t a s
p e c u l i a r i d a d e s a u s t r í a c a s q u e d e b e n e x p l i c a r s e h i s t ó r i c a m e n t e ; el p r o c e d i m i e n t o
e r a m e d i a t o , escrito, p r i v a d o , d o m i n a d o p o r el principio d e c o n t r o v e r s i a , inte-
grado p o r u n a serie d e debates procesales e n sucesión p r e d e t e r m i n a d a p o r la L e y
( d e m a n d a , excepción, réplica, duplica, escrito de conclusiones, duplica del mis-
mo, resolución r e c i b i e n d o el pleito a p r u e b a , recepción d e l a p r u e b a , escritos d e
prueba, sentencia) con su correspondiente apreciación n o libre de la prueba,
juramento formal de las partes, acomodación de las peticiones de prueba con
las alegaciones, y plazos perentorios ; algunas leyes especiales posteriores p r e p a -
r a r o n l a i n t r o d u c c i ó n d e u n p r o c e d i m i e n t o m o d e r n o , c o m o , p o r e j . , el D e c r e t o
de 1 8 4 5sobre procedimiento sumario, la L e y de Tribunales industriales, de 1 8 6 9 ,
y l a L e y d e 1 8 7 3 , s o b r e e l p r o c e d i m i e n t o d e m e n o r c u a n t í a (JULIUS GLASER),
L a O r d e n a n z a o Código p r o c e s a l civil a u s t r í a c o , c o n c e b i d o e n p r i m e r t é r m i n o
como u n a «institución de beneficencia» y con la idea directriz, p o r esta causa,
de la sencillez, la r a p i d e z y la f r a n c a l u c h a c o n t r a la p r e m i o s i d a d procesal, está
a s e n t a d o sobre u n a b a s e social-política y es, en lo esencial, u n a original creación
d e FRANZ K L E I N , q u e n o d e j ó p o r e l l o d e t e n e r e n c u e n t a i n s t i t u c i o n e s j u r í d i c a s
de la antigua Austria, ni de inspirarse frecuentemente en disposiciones de la
ZPO. alemana. Los preceptos sobre los Tribunales y la competencia, como igual-
mente la regulación del procedimiento, dejan h o y m u c h o q u e desear en algunos
e x t r e m o s e n o r d e n a la congruencia y la claridad de! sistema, a causa d e la su-
presión casi t o t a l d e la jurisdicción colegiada, llevada a c a b o p o r las Novelas sobre
desgravación de los Tribunales.
A
O r g a n i z a c i ó n de Tribunales. F u n c i o n a n c o m o T r ' b u n a l e s ordinarios : 1 . , los
T r i b u n a l e s c a n t o n a l e s o d e d i s t r i t o ( T . I).), y , e n V i e n a , e l T r i b u n a l c a n t o n a l
p a r a asuntos comerciales (unipersonales); 2 . ° , los Tribunales d e p r i m e r a ins-
tancia, q u e e n las principales capitales d e la nación son Tribunales provinciales,
y en las demás. Tribunales de partido ; en Viena h a y , además, u n Tribunal de
comercio e s p e c i a l ; están constituidos p o r u n solo j u e z p a r a las cuestiones p a t r i -
moniales d e valor inferior a 5 0 . 0 0 0 chelines; t a m b i é n s o n unipersonales los T r i b u -
nales provinciales y d e partido cuando intervienen en negocios de legitimidad de
prole y en procesos matrimoniales, incluyendo las cuestiones derivadas de accio-
n e s p a t r i m o n i a l e s c o n s e c u e n c i a d e ellos ; e n t o d o s l o s d e m á s c a s o s , el T r i b u n a l
a c t ú a c o m o c o l e g i a d o , c o n t r e s j u e c e s p r o f e s i o n a l e s , e n el c u a l es s u s t i t u i d o
u n o d e ellos p o r u n j u e z lego p e r i t o e n c u e s t i o n e s d e c o m e r c i o y m i n a s , p a r a
f o r m a r la Sala especial d e Comercio y Minería ; 3 . ° , los Tribunales de apelación
con residencia en Viena, Graz e Innsbruck (con Salas de tres magistrados), y 4 . ° ,
el T r i b u n a l S u p r e m o , c o n S a l a s d e c i n c o m a g i s t r a d o s .
L a j e r a r q u í a , e n o r d e n a s c e n d e n t e , v a del T r i b u n a l c a n t o n a l al d e p a r t i d o o
provincial, y del Tribunal cantonal de asuntos comerciales, en Viena, al Tri-
b u n a l d e comercio d e V i e n a ; del T r i b u m d d e p r i m e r a i n s t a n c i a al T r i b u n a l d é
a p e l a c i ó n ; el T r i b u n a l S u p r e m o r e p r e s e n t a s i e m p r e u n a t e r c e r a i n s t a n c i a . C u a n -
d o el T r i b u n a l c a n t o n a l i n t e r v i e n e e n cuestiones d e c o m e r c i o o m i n a s , y a m b a s
p a r t e s e s t á n d e a c u e r d o s o b r e ello, o b i e n lo p r o p o n e u n a d e l a s p a r t e s , y el T r i -
b u n a l lo c o n s i d e r a a d m i s i b l e , p u e d e i n c l u i r s e e n l a s e n t e n c i a u n a p a r t a d o , p o r el
c u a l el c o n o c i m i e n t o d e l a s u n t o e n u n a n u e v a i n s t a n c i a s e r e m i t e a l a s S a l a s d e
C o m e r c i o y Minería (caso, p o r lo d e m á s , m u y p o c o f r e c u e n t e , p u e s t a l p r o p u e s t a
n u n c a es a d m i t i d a d e oficio, y l a d e n e g a c i ó n n o es i m p u g n a b l e ) . C o m o T r i b u -
nales especiales d e b e n citarse, e n t r e otros, los T r i b u n a l e s arbitrales d e Bolsa
(compuestos d e profanos bajo la orientación d e u n secretario q u e goce de capa-
cidad para la función judicial, con voto consultivo) con competencia en
parte d e t e r m i n a d a p o r la L e y y en parte prorrogada. E n diversos lugares
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 39

t'SlsliMi T r i b u n a l e s industriales con competencia para determinadas cues-


tiones de trabajo (están constituidos por u n juez profesional como presi-
dente, y de u n a g r e g a d o elegido p o r c a d a u n o d e los g r u p o s d e trabajadores
y e m p r e s a r i o s ) . Se a d m i t e a p e l a f i ó n del T r i b u n a l i n d u s t r i a l al T r i b u n a l o r d i -
liiirlo d e p r i m e r a i n s t a n c i a ( c o n s t i t u i d o c o n S a l a s d e t r e s j u e c e s p r o f e s i o n a l e s , r e f o r -
mólo p o r d o s a g r e g a d o s p r o f a n o s ) ; p e r o n o se c o n c e d e la c a s a c i ó n , a u n q u e se p u e d e
i i h l e n c r , si s e t r a t a d e p u n t o s f u n d a m e n t a l e s , q u e e l T r i b u n a l S u p r e m o conozca
tle In c u e s t i ó n d e d e r e c h o , a p r o p u e s t a d e l m i n i s t r o f e d e r a l d e J u s t i c i a ( s i n e f e c t o s
| m n \ el c a s o c o n c r e t o ) . T a m b i é n l o s C o m i t é s d e c o n c i l i a c i ó n a c t ú a n j u d i c i a l m e n t e ,
milire t o d o c o m o c o n s e c u e n c i a d e l o o r d e n a d o e n l a L e y d e c o n s e j o s d e f á b r i c a .

Competencia. Los Tribunales cantonales son competentes de hecho (según


| 19 N . J.): en cuestiones patrimoniales de cuantia no superior a 1500 chelines ;
IMI u s u n t o s r e l a t i v o s a p a t e r n i d a d d e h i j o s i l e g í t i m o s y o b l i g a c i o n e s q u e a f e c t a n
II MIS p a d r e s , a p e r t u r b a c i ó n d e p o s e s i ó n y e s t a d o y c o n t r a t o s d e s e r v i c i o s , e n l o s
f i m o s e n q u e n o e x - ' s t a e n el d i s t r i t o T r i b u n a l i n d u s t r i a l ; a l o s T r i b u n a l e s d e p r i -
Hiera i n s t a n c i a , el c o n o c e r d e l a s c u e s t i o n e s c i v i l e s q u e n o e s t é n a s i g n a d a s a l o s
T r i b u n a l e s c a n t o n a l e s (§ 50 N . J . ) , e n esencia, las d e c a r á c t e r p a t r i m o n i a l d e
cminlía superior a 1500 chelines, y cuestiones matrimoniales. P a r a la determi-
lliielóu d e l v a l o r d e l a c o s a l i t i g i o s a s e e s t a r á , e n t a n t o l a L e y n o d i s p o n g a o t r a
PIIMI, a l o q u e i n d i q u e e l a c t o r e n s u d e m a n d a , i n d i c a c i ó n q u e o b l i g a a l T r i b u n a l
V til a d v e r s a r i o ; s o l a m e n t e e n c a s o s d e u n a v a l o r a c i ó n e x a g e r a d a , p u e d e e l T r i -
|iIIMn I r e d u c i r d e o f i c i o l a c u a n t i a y a u n s u s t r a e r s e a l c o n o c i m i e n t o d e l a s u n t o ,
Imperialmente cuando en caso de u n a valoración estricta y j u s t a habría de en-
twiilcr e n la c u e s t i ó n , e n l u g a r d e u n T r i b u n a l de p r i m e r a i n s t a n c i a , u n T r i b u n a l
l'Mlilonal, y e n l u g a r d e u n a S a l a , u n j u e z ú n i c o . E l T r i b u n a l n u n c a p u e d e e l e v a r
|H v a l o r a c i ó n d e l a c u a n t i a f o r m u l a d a e n l a d e m a n d a ( § § 5 6 y 6 0 N . J . ) .
A n t e el T r i b u n a l d e c o m e r c i o , d e V i e n a , se v e n t i l a n c o m o c u e s t i o n e s d e c a -
fneler comercial, e n t r e o t r a s , las d e m a n d a s p r o m o v i d a s c o n t r a comerciantes
l l u e r l t o s ( s o c i e d a d e s m e r c a n t i l e s ) d e c u a n t í a s u p e r i o r a 1 5 0 0 c h e l i n e s ; c u a n d o el
Hfgoelo es d e c a r á c t e r c o m e r c i a l p o r r a z ó n d e l d e m a n d a d o , l a s c u e s t i o n e s e n t r e
ineliis d e u n a c o m p a ñ í a , l a s s u r g i d a s p o r u s o i n d e b i d o d e f i r m a , l a s c u e s t i o n e s
Hf p r o c u r a , e t c . ( c u a n d o l a c u a n t í a n o e s s u p e r i o r a 1 5 0 0 c h e l i n e s , s e v e n t i l a n
• l i l e el T r i b u n a l m e r c a n t i l d e d i s t r i t o , d e V i e n a ) ; a d e m á s , s e p r o m u e v e n a n t e é l ,
lili c o n s i d e r a c i ó n a l a c u a n t í a d e l a s u n t o , t o d a s l a s c u e s t i o n e s r e l a t i v a s a n e g o c i o s
| | > leí r a s d e c a m b i o y c h e q u e s , l a s d e m a n d a s d e s u s p e n s i ó n p o r v i o l a c i ó n d e p a -
lílile, procesos p o r responsabilidad de c o m p a ñ í a s de ferrocarriles, m a r c a s de
fnlirleii y c o m p e t e n c i a i l e g a l e n a s u n t o s c o m e r c i a l e s . C u a n d o l a c u a n t í a e x c e d e
d e fid 0 0 0 c h e l i n e s , s e e j e r c e u n a j u r i s d i c c i ó n e s p e c i a l p o r l a s S a l a s m e r c a n t i l e s
III los T r i b u n a l e s d e p r i m e r a i n s t a n c i a y d e p a r t i d o ( § § 5 1 , 5 2 N . J . ) . P a r a l a
Competencia territorial existe u n gran n ú m e r o de fueros especiales, en parte
Pimío l u c r o s d e e l e c c i ó n d e T r i b u n a l (al l a d o d e l f u e r o g e n e r a l ) y e n p a r t e c o m o
fileros d e e x c l u s i ó n , q u e a u n c u a n d o e x c l u y e n el f u e r o g e n e r a l , n o i m p i d e n , sin e m -
hiii'M". e n l a m a y o r í a d e l o s c a s o s , l a p r o r r o g a c i ó n d e l a c o m p e t e n c i a . L a p r o r r o g a -
ron del fuero h a d e p o n e r s e e n c o n o c i m i e n t o del T r i b u n a l , h a c i é n d o l a constar
tu e l e s c r i t o d e d e m a n d a , s i e n d o n u l o e l p a c t o d e s o m e t e r s e a l T r i b u n a l de
l l U l r l l o , e n l u g a r d e h a c e r l o a l T r i b u n a l d e p r i m e r a i n s t a n c i a ( § 10-1 N . J . ) .

Abogacía. Se llamaba antes «advocatur» (Ordenanza de la abogacía de 1868,


|tf». N o v e l a s ) . E l d e r e c h o d e r e p r e s e n t a c i ó n d e l a b o g a d o s e e x t i e n d e a t o d o s l o s T r i -
llllmiles y a u t o r i d a d e s d e A u s t r i a , y c o m p r e n d e la f a c u l t a d d e r e p r e s e n t a r p r o f e -
lliiiinlinente a las p a r t e s en t o d a clase d e actos judiciales o extrajudiciales, públi-
rni o p r i v a d o s . P a r a p o d e r s o l i c i t a r l a i n s c r i p c i ó n en* l a l i s t a d e a b o g a d o s e s
l l i i l l x p e n s n b l e g o z a r d e c i u d a d a n í a f e d e r a l a u s t r í a c a , p o s e e r el g r a d o d e d o c t o r e n
Derecho y Ciencias políticas, siete años de práctica en los Tribunales y en bufetes
til* a b o g a d o s , y a p r o b a r u n e x a m e n e s p e c i a l ; p e r o n o s e r e q u i e r e p e r m i s o n i
l l i i i i i l i r i u n l e n t o e s p e c i a l p a r a el e j e r c i c i o d e l a p r o f e s i ó n ( p r i n c i p i o d e l a « a b o g a c í a
Mire»), l.u F e d e r a c i ó n e s t á r e p r e s e n t a d a p o r u n a i n s t i t u c i ó n especial ( P r o c u r a d o r
Hueñi e n V i e n a ) . H a y i m p r e s c i n d i b l e n e c e s i d a d d e u t i l i z a r a b o g a d o a n t e el T r i -
10 J A M E S G O I. r> S C II M I D T

bunal de primera instancia (con excepción de la primera comparecencia, cuestio-


n e s m a t r i m o n i a l e s , etc.) y T r i b u n a l e s d e i n s t a n c i a s s u p e r i o r e s (§ 2 7 ) , y s o l a -
m e n t e p u e d e n o m b r a r s e a p o d e r a d o a p e r s o n a q u e sea a b o g a d o , en c u a n t o la c u a n -
t í a del a s u n t o n o e x c e d a d e 1500 chelines, e n c u y o caso la r e p r e s e n t a c i ó n del
a b o g a d o es i m p e r a t i v a (§ 2 9 ) . E n los T r i b u n a l e s i n d u s t r i a l e s se e x c l u y e l a r e p r e -
s e n t a c i ó n p o r l e t r a d o e n las c u e s t i o n e s d e c u a n t í a inferior a 5 0 chelines, y e n el
p r o c e d i m i e n t o de a p e l a c i ó n , t a m p o c o se exige. E l p o d e r g e n e r a l h a d e ser c o n -
s i g n a d o p o r e s c r i t o a n t e el T r i b u n a l (§ 3 0 ) , y l a f a l t a d e l m i s m o h a d e t e n e r s e
e n c u e n t a d e oficio e n c u a l q u i e r e s t a d o d e l p r o c e d i m i e n t o (§ 3 7 ) . L o s p r á c t i c o s q u e
n o sean letrados no p u e d e n ser n o m b r a d o s apoderados generales. L a concesión
del beneficio de pobreza tiene lugar en virtud de u n testimonio de indigencia
e m i t i d o p o r l a s a u t o r i d a d e s a d m i n i s t r a t i v a s y q u e t i e n e e f e c t o s p a r a t o d o el p r o -
c e s o , n o s ó l o p a r a c a d a i n s t a n c i a e n p a r t i c u l a r (§ 6 5 ) ; el n o m b r a m i e n t o d e a b o •
gado p a r a este caso se realiza p o r elección del Colegio d e A b o g a d o s .

Principios f u n d a m e n t a l e s del proceso. Las citaciones y notificaciones tienen


l u g a r d e oficio ( i n i c i a t i v a o f i c i a l ) ; los s e ñ a l a m i e n t o s d e los d e b a t e s c o r r e s p o n d e n
al T r i b u n a l , y s i e m p r e se l l e v a n a efecto d e oficio (§ 130). L o s l i t i g a n t e s a c t ú a n
a n t e el T r i b u n a l d e m o d o o r a l y p ú b l i c o (§ 1 7 6 , § 1 7 1 ) , y l a s a l e g a c i o n e s d e a m b a s
p a r t e s q u e s e r e f i e r a n a l a c u e s t i ó n e n d e b a t e s e r e c o g e n c o n c i s a m e n t e e n el a c t a
d e los d e b a t e s (§ 2 0 9 ) ( c o s a m u y i m p o r t a n t e , y a q u e e s t á p r o h i b i d o t o d o g é -
n e r o d e modificaciones e n i n s t a n c i a s posteriores). L a r e u n i ó n d e los e l e m e n t o s
d e j u i c i o se o b t i e n e p o r l a c o l a b o r a c i ó n del j u e z c o n las p a r t e s , g r a c i a s a u n a feliz
f u s i ó n d e l p r i n c i p i o d i s p o s i t i v o y el o f i c i a l o i n q u i s i t i v o . C a d a u n a d e l a s p a r t e s
tiene la obligación de determinar total y e x a c t a m e n t e en sus alegaciones, conforme
a la v e r d a d , las m á s significadas c i r c u n s t a n c i a s d e h e c h o , ofreciendo al p r o p i o
tiempo las pruebas necesarias p a r a la comprobación de sus datos (imperativo de
totalidad y obligación de veracidad, § 178). L a alegación falsa h e c h a p o r u n a
p a r t e n o l l e v a c o n s i g o s a n c i ó n p e n a l , c o m o si se t r a t a r a d e l a e m i s i ó n d e u n
j u r a m e n t o falso (§ 3 7 7 , a p . 3 ) , p e r o c o n a r r e g l o a l o d e t e r m i n a d o e n l a L e y p u e d e
ser castigada e n calidad d e e n g a ñ o . E l T r i b u n a l h a de p r o c u r a r q u e las a l e g a -
ciones d e h e c h o q u e p u e d a n s e r i m p o r t a n t e s p a r a el fallo s e a n f o r m u l a d a s o c o m p l e -
t a d a s p o r las p a r t e s , y q u e se p r o p o n g a n los m e d i o s d e p r u e b a necesarios (§ 182),
y a requiriendo a la p a r t e p a r a u n a comparecencia personal (la cual, excepto en
c a s o s d e n u l i d a d o d i s o l u c i ó n d e m a t r i m o n i o , n o es o b l i g a t o r i a ) , y a a p o r t a n d o
él m i s m o p r u e b a s d e oficio, e x c e p t o c u a n d o se t r a t e d e d o c u m e n t o s , e n c u y o
c a s o s o l a m e n t e p o d r á a p o r t a r l o s el T r i b u n a l si a l g u n a d e l a s p a r t e s s e a p o y a r e e n
ellos. T a n t o l a a p o r t a c i ó n d e d o c u m e n t o s c o m o la citación d e testigos n o se lleva
a e f e c t o c u a n d o e n e s t e s e n t i d o s e m a n i f i e s t e l a o p i n i ó n d e a m b a s p a r t e s (§ 1 8 3 ) . L a
i n s p e c c i ó n o c u l a r , el d i c t a m e n d e p e r i t o s y l a i n t e r r o g a c i ó n d e l a s p a r t e s s o n m e d i o s
d e p r u e b a q u e p u e d e n ser d e c r e t a d o s d e oficio, sin p e t i c i ó n d e p a r t e . E n el p r o c e d i -
m i e n t o a n t e l o s T r i b u n a l e s d e d i s t r i t o , s i el c a s o l o r e q u i e r e , e l T r i b u n a l e s t á o b l i g a -
do a orientar y a auxiliar a las partes n o peritas en Derecho y n o representadas p o r
a b o g a d o . L a L e y concede especial i m p o r t a n c i a a la i n m e d i a c i ó n : la recepción
d e p r u e b a s ó l o p u e d e h a c e r s e p o r el T r i b u n a l q u e c o n o z c a d e l n e g o c i o (§ 2 7 6 ) ,
y se p r o h i b e q u e las c o n t e s t a c i o n e s d e los t e s t i g o s se f o r m u l e n p o r escrito. Sola-
m e n t e es a d m i s i b l e el r e c i b i m i e n t o d e p r u e b a r e a l i z a d o i n d i r e c t a m e n t e p o r u n
j u e z r e q u e r i d o p a r a ello ( y e n o t r o c a s o se i n c u r r e e n u n a f a l t a p r o c e s a l ) o a q u i e n
la S a l a , e n c a s o e x c e p c i o n a l , lo e n c o m i e n d a e x p r e s a m e n t e , c u a n d o l a r e c e p c i ó n
d e l a p r u e b a « a n t e el T r i b u n a l c o m p e t e n t e h u b i e r e d e e n c o n t r a r i n s u p e r a b l e s
d i f i c u l t a d e s o d e o c a s i o n a r g a s t o s d e s m e s u r a d a m e n t e e l e v a d o s » (§§ 3 0 0 , 3 2 8 , 3 5 2 ,
3 6 8 ) ; e n el ú l t i m o c a s o , p u e d e n c i t a r s e t a m b i é n a n t e el T r i b u n a l c o m p e t e n t e
los testigos s o b r e los q u e u n a p a r t e h a y a m a n i f e s t a d o y a su p r o p ó s i t o d e sufragar
el m a y o r g a s t o q u e ello p r o d u z c a . C o n s t i t u y e o t r a e x c e p c i ó n l a ' p o s i b i l i d a d d e
d a r p o r f i n a l i z a d o s l o s d e b a t e s a n t e s d e c o n o c e r s e el r e s u l t a d o d e l a s p r u e b a s
e n c a r g a d a s p o r e x h o r t o , si n o f u e r a n e c e s a r i o q u e l a s p a r t e s d e b a t a n s o b r e el m i s -
m o : en tal caso, la sentencia se p u e d e dictar, sin n u e v a vista, t a n p r o n t o se reci-
b a n l a s d i l i g e n c i a s d e l j u e z c o m i s a r i o (§ 1 9 3 , 3 ) . S o l a m e n t e p u e d e n v o t a r l a s e n -
t e n c i a los j u e c e s q u e h a y a n p a r t i c i p a d o en los d e b a t e s orales q u e le s i r v a n d e
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 41

Intuí' ; cu el c a s o d e c a m b i o d e j u e z , h a n d e r e p r o d u c i r s e l o s d e b a t e s , aunque
u t i l i z a n d o l a d e m a n d a , el a c t a y l o s e s c r i t o s d e l r e c i b i m i e n t o a p r u e b a (§ 4 1 2 ) .
Ilepresenta u n q u e b r a n t a m i e n t o del principio de inmediación, con vistas a la
n t i i e e n l r a c i ó n del p r o c e d i m i e n t o , el p r o c e d i m i e n t o p r e p a r a t o r i o , q u e p u e d e ser
d e c r e t a d o p o r el T r i b u n a l c o l e g i a d o y e n c o m e n d a d o a u n m a g i s t r a d o d e l m i s m o
(§§ 2 1 5 y ss., 4 4 0 ) e n l o s p r o c e s o s e n q u e l o s h e c h o s o l a s p r u e b a s o f r e z c a n c o m -
plicaciones. N o se d e c r e t a m u y f r e c u e n t e m e n t e , y sus r e s u l t a d o s , a s a b e r , acla-
ración de la cuestión de h e c h o y recibimiento de las p r u e b a s i n a d e c u a d a s p a r a
«>r r e c i b i d a s e n e l d e b a t e o r a l , s o n f o r m u l a d o s p o r u n m a g i s t r a d o d e l a Sala
a l c o n o c e r e l T r i b u n a l d e l a s u n t o ( § 2 6 2 ) . E s t e p r o c e d i m i e n t o no s e a p l i c a e n
Ion p r o c e s o s p r o m o v i d o s a n t e u n j u e z ú n i c o ( c f s . , s i n e m b a r g o , e l § 4 4 0 ) . E l
(índigo c o n t i e n e u n a serie d e disposiciones e n c a m i n a d a s a c o n s e g u i r c o n c e n t r a c i ó n
y r a p i d e z : las p a r t e s n o p u e d e n , p o r m u t u o a c u e r d o , a m p l i a r los t é r m i n o s ni
diferir los s e ñ a l a m i e n t o s , s i e n d o n e c e s a r i o p a r a c o n s e g u i r e s t o l a e x i s t e n c i a d e
•rnnsa g r a v e » (§§ 1 2 8 , 1 3 4 ) . C u a n d o n i n g u n a d e a m b a s p a r t e s c o m p a r e c e e n el
t é r m i n o s e ñ a l a d o , el p r o c e d i m i e n t o se s u s p e n d e , en c u y o c a s o , i g u a l q u e c u a n d o
Ir Kiispensión h u b i e s e s i d o d e c r e t a d a p o r e l T r i b u n a l e n v i s t a d e a c u e r d o d e l a s
nui'Lcs, n o s e p u e d e l l e v a r el n e g o c i o a n u e v a v i s t a a n t e s d e t r e s m e s e s , c o n l o q u e s e
iMtii d e i m p e d i r el f r a u d e d e l p r e c e p t o p r o h i b i t i v o d e a p l a z a m i e n t o s c o n v e n i d o s .
I,ns p a r t e s p u e d e n t r a e r a l j u i c i o d a t o s n u e v o s , h a s t a e l m o m e n t o d e l a t e r m i n a c i ó n
ilel d e b a t e o r a l , p e r o e l T r i b u n a l p u e d e d e c l a r a r i m p r o c e d e n t e l a a p o r t a c i ó n d e
lluevas alegaciones y m e d i o s d e p r u e b a , y a de oficio, y a a i n s t a n c i a de p a r t e ,
m u n d o esta a p o r t a c i ó n se realizase con propósitos de r e t a r d a r la solución del a s u n -
t o , y s u a d m i s i ó n e n t o r p e c i e r a n o t a b l e m e n t e l á r e s o l u c i ó n d e l p r o c e s o (§§ 1 7 9 , 1 8 1 ,
\l7fi, 2 7 8 ) . L o s m a y o r e s g a s t o s q u e l a s a l e g a c i o n e s t a r d í a m e n t e h e c h a s o c a s i o n e n ,
tn I m p o n e n , d e oficio o a i n s t a n c i a d e p a r t e , a la c u l p a b l e , i n d e p e n d i e n t e m e n t e
llcl f a l l o f i n a l ( § 4 8 ) . C u a n d o s e o p o n e n o b s t á c u l o s a l a r e c e p c i ó n d e p r u e b a s , s e
l i f l a l a u n p l a z o e n e l a u t o d e r e c i b i m i e n t o , a i n s t a n c i a d e parte, p a s a d o e l
(lililí, si u n a d e l a s p a r t e s l o s o l i c i t a , s e c o n t i n ú a e l p r o c e d i m i e n t o s i n t e n e r
•I) c o n s i d e r a c i ó n l a p r u e b a n o r e c i b i d a (§§ 2 7 9 , 3 3 5 , 5 3 1 ) . E l p r i n c i p i o d e e v e n t u a -
lidad sólo r i g e e n c i r c u n s t a n c i a s e x c e p c i o n a l e s , p o r e j e m p l o e n el p r o c e d i m i e n t o m o -
n i t o r i o , en l o s d e e m b a r g o y e n e l c a m b i a r l o ( c o n t r o v e r t i d o e n a l g u n o d e e l l o s )
y mi el p r o c e d i m i e n t o e j e c u t i v o p a r a l a s e x c e p c i o n e s c o n t r a el t í t u l o e j e c u t i v o y
punirá la concesión de la ejecución.

I.a apelación l i m i t a d a representa la m á s fuerte coacción en favor de la con-


fpiilrución del p r o c e d i m i e n t o en la p r i m e r a instancia.

Procedimiento. E l T r i b u n a l e x a m i n a p r e v i a m e n t e la d e m a n d a p r e s e n t a d a
(J¡§ 2 3 0 Z P O . ; 4 1 , 4 3 N . J . ) , e x a m e n q u e , e n c i e r t a s c i r c u n s t a n c i a s ( p r i n c i p a l m e n t e
ll ile l a s a l e g a c i o n e s d e l a m i s m a s e i n d u c e l a i n c o m p e t e n c i a d e l T r i b u n a l ) p u e d e
IMmiliieir a l a n o a d m i s i ó n d e a q u é l l a ( « a l i m i n e » ) s i n m á s p r o c e d i m i e n t o u l t e r i o r ,
(llnipie si se t r a t a d e f a l t a s s u b s a n a n t e s , se p u e d e d e v o l v e r a la p a r t e p a r a q u e
In v u e l v a a p r e s e n t a r c o r r e g i d a ( § 8 4 ) . L a s c i t a c i o n e s s e r e a l i z a n p o r c o r r e o . L a
l l m i u m d a h a d e e n t r e g a r s e al d e m a n d a d o «en s u s p r o p i a s m a n o s » (§ 1 0 6 ) ; si e s t o
(Id d i e r a p o s i b l e , í a p a r t e e s r e q u e r i d a , m e d i a n t e a n u n c i o f i j a d o e n l a p u e r t a d e s u
f»*l<leucia, p a r a q u e s e h a l l e e n e l l a e n d e t e r m i n a d o m o m e n t o , y si a s í t a m p o c o
flieNe p o s i b l e l a e n t r e g a , el p l i e g o s e d e p o s i t a e n C o r r e o s y s e c o m u n i c a a l a p a r t e
ron n u e v a n o t a fijada en la p u e r t a d e e n t r a d a d e su casa. C u a n d o se d e s c o n o z c a la
ftmlilcncia d e q u i e n d e b a s e r c ' t a d o , so l e n o m b r a u n c u r a d o r q u e l e r e p r e s e n t e
II mi c u e n t a y r i e s g o , p u b l i c á n d o s e e l n o m b r a m i e n t o p o r e d i c t o (§ 1 1 6 ) . No
I'kInIC e l p r o c e d i m i e n t o d e c o n c i l i a c i ó n o b l i g a t o r i o , p e r o e l T r i b u n a l p u e d e i n t e n t a r
•mi l a s d e l i b e r a c i o n e s o r a l e s , y e n c u a l q u i e r e s t a d o d e l a s u r i t o , y a d e o f i c i o , y a
II I n s t a n c i a d e p a r t e , l a r e s o l u c i ó n a m i g a b l e d e l l i t i g i o , o l a c o n c l u s i ó n d e u n
Ni'ilerdo t r a n s a c c i o n a l o a v e n e n c i a , e n l o s p u n t o s e n q u e s e a p o s i b l e (§ 2 0 4 ) .
t a p r i m e r a c o m p a r e c e n c i a o sesión (§ 239) — o b l i g a t o r i a e n a l g u n o s T r i b u n a l e s
y facultativa en o t r o s — tiene p o r objeto separar de las d e m á s las cuestiones
i|tie h a n d e c o n s i d e r a r s e l i t i g i o s a s ; d i c h a s e s i ó n n o se d e s t i n a a t r a t a r del f o n d o ,
»hin n c o n c i l i a r a l a s p a r t e s y a q u e e l d e m a n d a d o p r o p o n g a s u s e x c e p c i o n e s ; e n
H e r i o s ensos puede, r e c a e r en ella s e n t e n c i a d e a l l a n a m i e n t o y d e r e b e l d í a , o d e
42 .1 A M i. N (i o i. ii s <: it M t ii r

r e n u n c i a . T a m b i é n se t r a t a e n e s t a p r i m e r a c o m p a r e c e n c i a de la falta d e c a p a -
cidad procesal, de la de representación legal y de la de competencia, q u e las par-
t e s n o p u e d a n s u b s a n a r p o r m u t u o a c u e r d o . S i s e c o n s i d e r a n e c e s a r i o i n c o a r el
procedimiento contencioso, entonces en la p r i m e r a c o m p a r e c e n c i a del procedi-
m i e n t o a n t e los T r i b u n a l e s d e p r i m e r a i n s t a n c i a se le h a c e s a b e r al d e m a n d a d o
q u e h a d e p r e s e n t a r el e s c r i t o d e c o n t e s t a c i ó n a l a d e m a n d a e n u n p l a z o m á x i m o
d e c i n c o s e m a n a s , q u e s o l a m e n t e p u e d e p r o r r o g a r s e p o r m o t i v o s j u s t i f i c a d o s (§ 2 4 ) .
E l p r o c e d i m i e n t o c o n t e n c i o s o (el d e b a t e ) p u e d e p r e p a r a r s e a ú n p o r c a m b i o d e
e s c r i t o s e n t r e l a s p a r t e s (§ 2 5 8 ) ; n o es a d m i s i b l e e s t o e n el l a p s o d e t i e m p o e n t r e
sesiones, s e g ú n i n t e r p r e t a c i ó n e x c e s i v a m e n t e a m p l i a del T . S. (cfs. § 399), a u n
c u a n d o se tolere a l g u n a v e z e n la p r á c t i c a . E l p r o c e d i m i e n t o p r o b a t o r i o e s t á
d o m i n a d o p o r el p r i n c i p i o d e la l i b r e a p r e c i a c i ó n ; l a p r u e b a p o r i n t e r r o g a t o r i o
de las p a r t e s sólo p u e d e ser d e c r e t a d a s u b s i d i a r i a m e n t e y n o c o m o c o n t r a p r u e b a
(§ 3 7 9 ) ; el T r i b u n a l f o r m u l a p r i m e r a m e n t e a l a s p a r t e s , sin j u r a m e n t o , l a s p r e -
g u n t a s a d e c u a d a s s o b r e los h e c h o s c u y a p r u e b a h a d e l l e v a r s e a c a b o p o r i n t e -
rrogatorio ; a m b a s p a r t e s h a n d e ser p r e g u n t a d a s sobre c a d a h e c h o a p r o b a r ; sola-
m e n t e e n el c a s o d e q u e n o b a s t e el r e s u l t a d o o b t e n i d o m e d i a n t e el i n t e r r o g a t o r i o
s i n j u r a m e n t o , p a r a q u e el T r i b u n a l se c o n v e n z a d e l a v e r a c i d a d o f a l s e d a d
d e l o s h e c h o s s u j e t o s a p r u e b a , p u e d e d e c r e t a r s e el i n t e r r o g a t o r i o j u r a d o , q u e
si es s o b r e l o s m i s m o s h e c h o s a n t e r i o r e s sólo p u e d e h a c e r s e a u n a d e l a s d o s
p a r t e s (§ 3 7 7 ) . E l T r i b u n a l p u e d e a p r e c i a r s e g ú n s u l i b r e c o n v e n c i m i e n t o el r e -
s u l t a d o del interrogatorio j u r a d o o n o j u r a d o , la n e g a t i v a a declarar, t o t a l m e n t e
o e n p a r t e , sin c a u s a legal justificativa, así c o m o la n o c o m p a r e c e n c i a d e las
partes.

N o e x i s t e n reglas legales e n las q u e se d i s p o n g a c u á l d e las p a i t e s h a d e ser


i n t e r r o g a d a b a j o j u r a m e n t o , s i n o q u e m á s . b i e n se d e t e r m i n a p o r el T r i b u n a l ,
después de u n a apreciación cuidadosa de t o d a s las circunstancias, en q u é caso
l a p a r t e i n t e r r o g a d a y a sin j u r a m e n t o h a d e ser s o m e t i d a a él (§ 3 7 8 ) . S e g ú n los
u s o s j u d i c i a l e s , s e a c o s t u m b r a a e x i g i r el j u r a m e n t o a l a p a r t e q u e s e e s t i m e
m á s fidedigna, sin p a r a r s e a e x a m i n a r cuál de ellas está g r a v a d a con la p r u e b a .
Si u n a de las p a r t e s h a sido i n t e r r o g a d a con j u r a m e n t o , en p r i m e r a instancia,
n o p u e d e s e r d e c r e t a d a p o r el T r i b u n a l d e a p e l a c i ó n l a a u d i e n c i a d e l a p a r t e
c o n t r a r i a , s o b r e el m i s m o h e c h o (§ 4 8 9 ) . S e e x c l u y e l a p r u e b a p o r i n t e r r o g a t o r i o
d e l a s p a r t e s e n el p r o c e d i m i e n t o a s e g u r a t o r i o d e p r u e b a ; t a m p o c o s e p u e d e
e m p l e a r el i n t e r r o g a t o r i o c o n f i n e s d e a c r e d i t a m i e n t o (§ 2 7 4 ) , n i e n el p r o c e d i -
m i e n t o p r e p a r a t o r i o ; n i en los procesos p o r p e r t u r b a c i ó n d e posesión, n i e n los
d e n u l i d a d d e m a t r i m o n i o , r e s p e c t o a los i m p e d i m e n t o s del m i s m o . S o l a m e n t e
a d o p t a n l a f o r m a d e s e n t e n c i a l a s r e s o l u c i o n e s s o b r e el f o n d o ; t o d a s l a s d e m á s ,
a u n q u e v e n g a n precedidas de d e b a t e oral, como, p o r ejemplo, la que pronuncie la no
admisión de la d e m a n d a por falta de algún presupuesto de fondo de la sentencia,
s e d i c t a n e n f o r m a d e a u t o y e s t á n s o m e t i d a s , p o r c o n s i g u i e n t e , a l Rekurs, p e r o n o
a la a p e l a c i ó n (ni a la c a s a c i ó n ) . E n las s e n t e n c i a s , o en los a u t o s q u e r e s u e l v e n
cuestiones litigiosas t e r m i n a n d o la instancia, h a de decidirse t a m b i é n sobre la
o b l i g a c i ó n d e l p a g o d e c o s t a s (§ 5 2 ) , l a c u a n t í a d e l a s c u a l e s h a d e h a c e r s e c o n s -
t a r n u m é r i c a y e x p r e s a m e n t e e n l a e j e c u t o r i a (§ 5 3 ) . L a s s e n t e n c i a s se p r o n u n -
cian en n o m b r e de la R e p ú b l i c a , y en la copia ejecutoria h a n de separarse los
f u n d a m e n t o s del fallo, n o siendo h o y necesarias o t r a s distinciones formales de
r e d a c c i ó n . E n l a s s e n t e n c i a s c o n d e n a t o r i a s h a d e d e t e r m i n a r s e el p l a z o d e n t r o
d e l c u a l h a d e r e a l i z a r s e l a p r e s t a c i ó n (§ 409) ; é s t e es o r d i n a r i a m e n t e 14 d í a s
d e s p u é s d e l a n o t i f i c a c i ó n d e l a s e n t e n c i a , o, e x c e p c i o n a l m e n t e , d e su p u b l i c a c i ó n ,
y en caso de q u e sea recurrida, después de ser firme. L a s sentencias de allanamiento,
de renuncia y contumaciales pueden formularse en forma abreviada a instan-
c i a d e p a r t e ( s u p r i m i é n d o s e el n o m b r e d e l j u e z y los f u n d a m e n t o s d e l fallo, y
a u t o r i z á n d o s e con e s t a m p i l l a ) (§§ 4 1 7 y ss.).

Contumacia (rebeldía). E s d e g r a n i m p o r t a n c i a el m o m e n t o e n que. c a e e n


contumacia una parte.
1. E n c a s o d e c o n t u m a c i a e n e l p r i m e r t é r m i n o , «so t i e n e n p o r v e r d a d »
las alegaciones de h e c h o f o r m u l a d a s p o r la p a r t e q u e c o m p a r e z c a , respecto al -
ii u 11 <: 11 o r 11 o t: i ¡ s A L C I V I L 43

dli|ntn del litigio, s i e m p r e q u e n o s e a n c o n t r a d i c h a s p o r las «pruebas disponibles»


<(¡ 3 9 0 ) ; c ! a c t o r c o n t u m a z n o e s t á e x p u e s t o , p u e s , a q u e s e r e c h a c e d e p l a n o s u
líeiiinnda, sino e n l a m e d i d a d e l a s alegaciones d e l d e m a n d a d o q u e c o m p a r e c i ó .
I.ii p r o c e d e n c i a d e l a d e c l a r a c i ó n e n r e b e l d í a n o d e p e n d e d e q u e l a s n u e v a s a f i r -
iniieloncs e i n s t a n c i a s d e l a p a r t e p r e s e n t e h u b i e r a n sido p r e v i a m e n t e c o m u -
nicadas al contumaz.
2. Si n o es p r e s e n t a d a e n t i e m p o o p o r t u n o la contestación a la d e m a n d a
e n el p r o c e d i m i e n t o a n t e e l T r i b u n a l d e p r i m e r a i n s t a n c i a , a r e q u e r i m i e n t o d e l a c t o r
puede recaer declaración de contumacia sin necesidad de debate oral, fundándose
••ti q u e l a s p r u e b a s e x i s t e n t e s n o c o n t r a d i c e n l a s a l e g a c i o n e s d e h e c h o d e l d e -
m a n d a n t e . Si e n la p r i m e r a c o m p a r e c e n c i a se h u b i e r e n p r o p u e s t o excepciones
procesales, h a d e t r a t a r s e p r e v i a m e n t e d e é s t a s e n v i s t a o r a l ; si l a s excepciones
«mi d e s e c h a d a s , r e c a e d e c l a r a c i ó n d e r e b e l d í a s o b r e l a c u e s t i ó n p r i n c i p a l ( § 3 9 8 ) .
3. C u a n d o l a c o n t u m a c i a o c u r r a u n a v e z c o m e n z a d o s los d e b a t e s (algo raro)
y In p a r t e p r e s e n t e r e c l a m e q u e s e d i c t e s e n t e n c i a , l o s r e s u l t a d o s d e l o s d e b a t e s
im t e n o r e s c o n s e r v a n s u f u e r z a y l a s d e c l a r a c i o n e s y d a t o s d e h e c h o p r e s e n t a d o s
ciin a n t e r i o r i d a d p o r l a p a r t e a u s e n t e ( a u n l o s c o n t e n i d o s e n l o s e s c r i t o s p r e p a r a -
torios) se h a n d e c o n s i d e r a r a h o r a c o m o e n t o n c e s , e n t a n t o h a y a n sido registrados
(Ineumentalmente, y de igual m o d o los resultados d e las p r u e b a s (sistema ere-
iitiulicial). L a p a r t e p r e s e n t e p u e d e c o m p l e t a r s u s a l e g a c i o n e s y ofrecer n u e v o s
medios probatorios ; pero t a m b i é n serán apreciadas las p r u e b a s de importancia
p r e s e n t a d a s h a s t a el m o m e n t o p o r el l i t i g a n t e c o n t u m a z . L a s a l e g a c i o n e s h e c h a s e n
contradicción con las declaraciones anteriores y datos anteriores de la parte presen-
I e, s ó l o s e t o m a r á n e n c o n s i d e r a c i ó n e n el p r o c e d i m i e n t o a n t e e l T r i b u n a l d e p r i m e r a
Instancia, e n t a n t o hubiesen sido notificadas al litigante incurso en rebeldía,
mil es d e l d e b a t e , m e d i a n t e e s c r i t o p r e p a r a t o r i o ( § 3 9 9 ) : e n e l p r o c e d i m i e n t o
a n t e el T r i b u n a l c a n t o n a l , s e r e c o g e n e n el a c t a l a s n u e v a s a l e g a c i o n e s , y s e c i t a
al c o n t u m a z p a r a n u e v o d e b a t e , c o n t r a s l a d o d e u n a c o p i a d e l a c t a , e n c u y o c a s o
las a l e g a c i o n e s r e g i s t r a d a s e n é s t a p u e d e n s e r t o m a d a s e n c o n s i d e r a c i ó n e n
el c a s o e n q u e l a c o n t u m a c i a p e r s i s t a ( § 4 4 2 ) . S e g ú n l a o p i n i ó n d o m i n a n t e , e n el
easo d e c o n t u m a c i a e n el d e b a t e o r a l , l a s n u e v a s a l e g a c i o n e s a d m i s i b l e s d e l a
p a r t e p r e s e n t e n o n e c e s i t a n p r u e b a . E n el c a s o d e q u e s e e n t i e n d a s e r n e c e s a r i o
un a p l a z a m i e n t o , t a m b i é n s e r á c i t a d o el l i t i g a n t e c o n t u m a z p a r a el p r ó x i m o
debate.
E n Austria, donde n o existe la oposición contra las sentencias contumaciales,
nc a c u d e a l s i s t e m a d e r e p o s i c i ó n . E s t a ( r e p o s i c i ó n a l e s t a d o a n t e r i o r ) s ó l o s e
concede c o n t r a l a s e n t e n c i a c o n t u m a c i a ] e n el caso d e q u e u n a d e l a s p a r t e s
haya caído en contumacia a causa d e u n acontecimiento «imprevisible o inevi-
lable» (§§ 1 4 6 y s s . Z P O . ) , si l a p i d e d e n t r o d e l o s 1 4 d í a s s i g u i e n t e s a a q u e l e n q u e
c e s ó el o b s t á c u l o ; l a s c i r c u n s t a n c i a s q u e s e i n v o q u e n e n e s t e r e c u r s o e s t á n s u j e -
Ins a p r u e b a ( d e b a t e o r a l , p e r o n o i n t e r r o g a c i ó n d e l a s p a r t e s ; y n o l i g a a l T r i -
b u n a l l a c o n f e s i ó n ; a d e m á s , el r e c u r s o n o e s t á s u j e t o a u n l í m i t e a b s o l u t o d e
Ilempo y carece d e efectos devolutivo y dilatorio). Si se concede la reposición,
ipieda s i n efecto la s e n t e n c i a c o n t u m a c i a l , y el litigio r e t r o c e d e a l e s t a d o e n q u e
se e n c o n t r a r a a n t e s d e h a b e r t e n i d o l u g a r l a r e b e l d í a . E l l i t i g a n t e c o n t u m a z h a
ile i n d e m n i z a r a l a p a r t e c o n t r a r i a l a s c o s t a s o r i g i n a d a s p o r l a r e b e l d í a y l a r e -
posición. E s c o n t r o v e r t i d a la n a t u r a l e z a d e l f u n d a m e n t o d e este recurso ; s e g ú n
la t e o r í a s u b j e t i v a , l a d o m i n a n t e , d e s c a n s a e n l a s c i r c u n s t a n c i a s p a r t i c u l a r e s
ile l a p a r t e c o n t u m a z , e n c a d a c a s o e s p e c i a l (SPERL), y s e g ú n l a t e o r í a o b j e t i v a ,
más r i g u r o s a , e n q u e el l i t i g a n t e , a u n p r o c e d i e n d o c o n l a diligencia d e u n liti-
g a n t e n o r m a l , n o h a p o d i d o p r e v e r n i p r e v e n i r s u a u s e n c i a (POLLAK). L a a p e l a -
ción c o n t r a l a s e n t e n c i a c o n t u m a c i a l es i l i m i t a d a ; p e r o el c o n t u m a z n o p u e d e
r e c o b r a r l a o p o r t u n i d a d p e r d i d a , p o r e s t a r p r o h i b i d o el h a c e r n u e v a s a l e g a c i o n e s
en e s a i n s t a n c i a .

Modalidades del procedimiento. E n e l procedimiento monitorio (Ley de 1875)


para reclamar la entrega d e dinero o d e otras cosas fungibles d e valor n o superior
a 1 5 0 0 c h e l i n e s , p u e d e i m p e t r a r el a c r e e d o r e n el T r i b u n a l d e d i s t r i t o el o t o r g a -
m i e n t o d e u n m a n d a t o d e p a g o c o n d i c i o n a d o , c o n t e n i e n d o u n r e q u e r i m i e n t o al
I I .1 A M i: N o ii i. i ) s <; 11 M i ii T

d e u d o r p a r a q u e satisfaga la reclamación dentro d e los 11 días siguientes a la


p r e s e n t a c i ó n d e l m a n d a t o d e p a g o , o, e n el c a s o d e q u e o p o n g a e x c e p c i o n e s a
é s t e , q u e e l e v e l a c o r r e s p o n d i e n t e o p o s i c i ó n ( q u e e s u n a s i m p l e d e c l a r a c i ó n ) e n el
c i t a d o p l a z o . Si el d e u d o r f o r m u l a s u o p o s i c i ó n e n t i e m p o a d e c u a d o , el m a n d a t o
p i e r d e t o d a s u f u e r z a ; si i n c u r r e e n m o r o s i d a d e n c u a n t o a la oposición, p u e d e
p r o m o v e r e n l a s c o n d i c i o n e s c i t a d a s u n r e c u r s o d e r e p o s i c i ó n e n el e s t a d o a n t e -
r i o r . E s c o s t u m b r e i n c l u i r l a i n s t a n c i a p a r a el o t o r g a m i e n t o d e l m a n d a t o d e p a g o e n
l a d e m a n d a q u e se i n t e r p o n e c o n o b j e t o d e a c t i v a r el c u m p l i m i e n t o d e l a p r e s t a c i ó n
( d e m a n d a m o n i t o r i a ) , y q u e , e n c a s o d e oposición, s i r v e c o m o t a l p a r a el p r o c e d i -
miento contencioso ordinario. L o s mandatos de pago concedidos en proceso
monitorio c o n t r a los q u e n o q u e p a oposición, se consideran títulos ejecutivos.
P a r a h a c e r v a l e r d e u d a s d e d i n e r o o d e c o s a s f u n g i b l e s , el a c r e e d o r p u e d e
e n t a b l a r u n procedimiento de mandato, q u e representa u n a fusión del procedi-
m i e n t o m o n i t o r i o y el p r o c e d i m i e n t o d o c u m e n t a l (§ 5 4 8 ) , c o n el fin d e o b t e n e r
u n m a n d a t o d e p a g o sin necesidad de d e b a t e oral, c u a n d o los hechos q u e funda-
m e n t a n la reclamación puedan ser probados mediante documentos públicos nacio-
nales, o c o n documentos privados conla firma del otorgante debidamente legalizada.
E n el m a n d a t o d e p a g o s e h a c e c o n s t a r q u e e l d e m a n d a d o d e b e p a g a r d e n t r o
de los 14 días siguientes a l a presentación del m a n d a t o , o elevar excepciones
c o n t r a él, so p e n a d e ejecución. Si se propusieren excepciones e n t i e m p o opor-
t u n o , se e m p l a z a p a r a u n d e b a t e oral, dictándose sentencia, e n la cual se h a
d e e x p r e s a r si s e m a n t i e n e , e l m a n d a t o e n v i g o r o s e r e v o c a , y e n q u é m e d i d a .
E l d e m a n d a d o n o e s t á l i m i t a d o e n s u d e f e n s a p o r n i n g ú n c o n c e p t o , y p o r ello l a
sentencia q u e se dicta n o es u n a simple sentencia c o n reserva.
F u n d a d a e n el m a n d a t o d e p a g o , l a p a r t e q u e lo h a y a c o n s e g u i d o p u e d e o b t e -
n e r u n a e j e c u c i ó n p r e v e n t i v a , a u n e n el caso d e q u e el d e u d o r h a y a e l e v a d o s u
oposición.
E n m a t e r i a c a m b i a r í a , el a c r e e d o r q u e lo s e a p o r l e t r a d e c a m b i o s i n t a c h a ,
q u e l a p r e s e n t e e n o r i g i n a l j u n t o c o n el p r o t e s t o y l a c u e n t a d e r e s a c a , p u e d e p e d i r
en s u d e m a n d a l a e x p e d i c i ó n d e u n m a n d a m i e n t o d e p a g o (o d e a s e g u r a m i e n t o )
en el q u e s e r e q u i e r e a l d e m a n d a d o p a r a q u e p a g u e (o a s e g u r e ) e n el p l a z o d e
t r e s días l a d e u d a d e la l e t r a o p r o p o n g a s u s excepciones (§ 5 5 7 ) . E l plazo p a r a
recurrir e n este procedimiento es de ocho días.
E n lo d e m á s r i g e n Jas d i s p o s i c i o n e s s o b r e el p r o c e d i m i e n t o d e m a n d a t o .
E n los juicios sobre p r e n d a c o n t r a c t u a l , se solicita del T r i b u n a l q u e se condene
a l a p a r t e c o n t r a r i a a d e v o l v e r ¡a cosa en u n t i e m p o d e t e r m i n a d o (o a recibirla)
o a eievar objeciones e n el plazo d e ocho días c o n t r a la reclamación, bajo a p r e m i o
d e e j e c u c i ó n (§ 5 6 2 ) . E n l a s e n t e n c i a h a d e e x p r e s a r s e h a s t a q u é p u n t o s e m a n -
t i e n e el m a n d a m i e n t o d e d e s a h u c i o e n s u e f e c t i v i d a d , a s í c o m o si s e obliga, y
c u á n d o , a l d e m a n d a d o a t r a n s m i t i r o d e t e n e r el o b j e t o d e q u e se t r a t a f § 5 7 2 ) .

P r o c e d i m i e n t o arbitral. E l compromiso arbitral h a d e concertarse p o r es-


c r i t o (§ 5 7 7 ) . L o s j u e c e s e n a c t i v o n o p u e d e n a c t u a r d e a r b i t r o s (§ 5 7 8 ) . E l fallo
d e é s t o s t i e n e e n t r e l a s p a r t e s l a f u e r z a j u r í d i c a d e u n a s e n t e n c i a (§ 5 9 4 ) . P u e d e
r e c l a m a r s e l a n u l i d a d d e l f a l l o a r b i t r a l a n t e el T r i b u n a l o r d i n a r i o c o m p e t e n t e , c u a n -
d o el m i s m o d e b a q u e d a r d e h e c h o s i n e f e c t o , p o r m o t i v o s l e g a l e s q u e s e h a n d e
expresar concretamente (por ejemplo falta de compromiso o de su redacción p o res-
crito, o violación de disposiciones jurídicas preceptivas, o desviación de poder del
T r i b u n a l arbitral (§J 5 9 5 y ss.).

Sistema de recursos. E n A u s t r i a sólo existe u n a i n s t a n c i a e n l a cual se c o -


nozca de las cuestiones de hecho. L o s plazos para recurrir son ordinariamente
de 14 días, contados desde la notificación de la sentencia, y e n casos excepcionales,
de ocho días (en ju'cios ejecutivos y cambiarios). L o s recursos t i e n e n efecto d e v o -
l u t i v o y r e f o r m a t o r i o ( n o sólo c a s a t o r i o ) ; los d e apelación y casación ( c o n t r a
s e n t e n c i a s ) s o n b i l a t e r a l e s e n s u s efectos ; el d e r e p o s i c i ó n ( c o n t r a a u t o s ) , u n i l a -
teral. L o s de apelación y casación tienen, respecto a la cosa juzgada y a la
e j e c u t a b i l i d a d , e f e c t o d i l a t o r i o ; el d e r e p o s i c i ó n , n o ; p e r o e l T r i b u n a l puede
d e c r e t a r l a s u s p e n s i ó n p r o v i s i o n a l d e l a e j e c u c i ó n d e l a u t o si e l l a n o h a d e p r o -
M i: II l i C. II O I" H (I C K S A L C I V I L 45

d i n Ir n a p e r j u i c i o g r a v e a l a p a r t e c o n t r a r i a y f u e r e n e c e s a r i a p a r a n o h a c e r i l u -
mirln el r e c u r s o . L o s e s c r i t o s d e i n t e r p o s i c i ó n d e l o s r e c u r s o s s e p r e s e n t a n a n t e el
Ti lliiiiml q u e h u b i e r e e n t e n d i d o d e l n e g o c i o e n p r i m e r a i n s t a n c i a .
l-'.l r e c u r s o d e apelación tiene c o m o finalidad u n n u e v o e x a m e n de la sen-
tencia e m i t i d a e n l a p r i m e r a instancia, pero n o del derecho q u e se h a c e valer,
y l l e n e , s e g ú n KLEIN, u n a v i r t u a l i d a d « d e c o n t r o l n o c r e a d o r a » . E s t á n e x c l u i d a s
(tii In a p e l a c i ó n t o d a s l a s m o d i f i c a c i o n e s q u e s e r e f i e r a n a l a s c u e s t i o n e s d e h e c h o
|llmi(eadas e n el litigio (§ 4 8 2 ) . E l escrito p o r v ' r t u d d e l c u a l se e n t a b l e , d e b e
eiiiilrner l a declaración sobre l a m e d i d a e n q u e se i m p u g n a l a sentencia, m o t i v o s
tlt> l a a p e l a c i ó n y e l « p e t i t u m » d e l a m i s m a , m a n i f e s t a c i o n e s t o d a s q u e d e t e r m i n a n
t\ c u r s o q u e h a d e s e g u i r d e s p u é s e l p r o c e d i m i e n t o . N o s e e x i g e , s i n e m b a r -
una m o t i v a c i ó n especial del recurso. L o s m o t i v o s d e apelación s o n faltas
Pll el p r o c e d i m i e n t o o e n e l f a l l o ( n o l a s c o m e t i d a s p o r l a s p a r t e s ) q u e h a y a n s i d o
p r o d u c i d a s e n el c u r s o d e l a p r i m e r a i n s t a n c i a . L o s c a s o s c o n c r e t o s n o e s t á n
•humorados e n l a L e y , pero se desprenden del análisis d e la actividad del juez,
iritím la n a t u r a l e z a del a s u n t o , y s o n : .
1.° Falsa apreciación d e los hechos y d e la prueba.
2.° F a l t a s e s e n c i a l e s e n el p r o c e d i m i e n t o , y , e n e s p e c i a l , investigación
Incompleta d e los hechos (defectuoso desarrollo del proceso).
3.° E n t r e las infracciones d e procedimiento tienen interés especial los
miiilivos d e nulidad» (§ 4 7 7 ) , q u e t a m b i é n e n la i n s t a n c i a d e recurso d e b e n s e r
apreciados d e oficio, y q u e p r o d u c e n efectos absolutos, es decir, s i n consideración
n il l i a n p o d i d o i n f l u i r e n e l c a s o c o n c r e t o e n l a j u s t i c i a d e l f a l l o , p e r o n o « i p s o
Iure», e s d e c i r , q u e n o a n u l a n d e s d e l u e g o l a s e n t e n c i a ; l a s u b s a n a c i ó n d e l a
nulidad tiene efectos retroactivos, y la cosa j u z g a d a cura la nulidad.
1." C o n t r a d i c c i ó n c o n lo e x i s t e n t e e n los a u t o s .
5.° L a resolución injusta del litigio. E n los juicios de m e n o r cuantía (de
im m á s d e 1 5 0 c h e l i n e s ) , s o l a m e n t e s e a d m i t e a p e l a c i ó n f u n d a d a e n m o t i v o s
lie n u l i d a d , a d e m á s d e p o r d e f e c t u o s a c o n c e p c i ó n d e l a s e n t e n c i a . C o n l o s m o t i v o s
parí ¡ciliares d e l a a p e l a c i ó n s e c o r r e s p o n d e n , e n s u c a s o , l a s f a l t a s c o m e t i d a s
p o r el T r i b u n a l , y c o n l a p o s i b i l i d a d d e s u r e m o c i ó n , l a s p e t i c i o n e s q u e p u e d e n
h a c e r s e e n l a a p e l a c i ó n ( a s a b e r : a n u l a c i ó n o m o d i f i c a c i ó n d e l a s e n t e n c i a ) y el
fallo d e l T r i b u n a l d e a p e l a c i ó n . D e l e s c r i t o d e a p e l a c i ó n s e d a t r a s l a d o a l a p a r t e
contraria, a la cual se le p e r m i t e q u e manifieste lo q u e t e n g a p o r c o n v e n i e n t e
d e n t r o d e l p l a z o d e 1 4 d í a s ( o c h o e n el p r o c e d i m i e n t o c a m b i a r i o ) y e s t é e n r e l a -
ción c o n el r e c u r s o (§ 4 6 8 . a p . 2 ) . E n c i e r t o s c a s o s p u e d e v e n t i l a r s e e s t e r e c u r s o
cu s e s i ó n p r i v a d a , p e r o o r d i n a r i a m e n t e s e h a c e e n l a « v i s t a o r a l » ; v i s t a q u e n o
llene l u g a r c u a n d o n i n g u n a d e l a s p a r t e s h a y a s o l i c i t a d o s u s e ñ a l a m i e n t o y el
Tribunal n o decreta su necesidad (§ 492).
N o s e a d m i t e r e c u r s o d e casación a n t e e l T r i b u n a l S u p r e m o ( § 5 0 2 ) c o n t r a
fallos d e l T r i b u n a l d e a p e l a c i ó n e n j u i c i o s d e m e n o r c u a n t í a , n i c o n t r a l a f i j a c i ó n
ilc a l i m e n t o s l e g a l e s , n i c o n t r a s e n t e n c i a s c o n f i r m a t o r i a s e m i t i d a s p o r e l T r i b u n a l
ilc. a p e l a c i ó n , c u a n d o e l l i t i g i o s o b r e e l c u a l h a f a l l a d o e s t e T r i b u n a l n o s o b r e -
pasa la s u m a d e 3000 chelines (unión del principio de la disconformidad de las sen-
tencias r o n el d e l a c u a n t í a d e l g r a v a m e n ) ; e n casos d u d o s o s , es al T r i b u n a l d e
apelación a q u i e n i n c u m b e d e c i d i r si el v a l o r d e l lHigio s o b r e p a s a o n o e s t a s u m a
(§ 5 0 0 , a p . 2 ) . E n l o s j u i c i o s d e d e s a h u c i o s o m e t i d o s a l a L e y d e i n q u i l i n o s , s o l a -
m e n t e s e a d m i t e el r e c u r s o d e c a s a c i ó n c o n t r a u n a s e n t e n c i a c o n f i r m a t o r i a d e l
Tribunal de apelación, c u a n d o éste lo h a declarado así e x p r e s a m e n t e e n la sen-
tencia. L o s m o t i v o s del recurso d e casación están e x p r e s a m e n t e e n u m e r a d o s en
la L e y ( § 5 0 3 ) ; s o n é s t o s : n u l i d a d , f a l t a s e s e n c i a l e s e n e l p r o c e d i m i e n t o d e l a
apelación, oposición c o n los a u t o s y fallo jurídico e q u i v o c a d o d e ¡a cuestión (este
último solamente e n los juicios d e desahucio citados). E l Tribunal de casación
p u e d e d e c r e t a r e n c a s o n e c e s a r i o l a c e l e b r a c i ó n d e una^v i s t a o r a l ; p e r o e s t o n o
sucede casi n u n c a (§ 5 0 9 , a p . 7).
E l r e c u r s o d e reposición, e n s e n t i d o estricto, es el r e s o r t e jurídico a utilizar
contra los autos, y a u n contra las disposiciones relativas a las costas del juicio
i|iie s e c o n t e n g a n e n l a s e n t e n c i a , s i e m p r e q u e n o s e i m p u g n e a l p r o p i o t i e m p o
'10 .! A M H S II O 1. I) S C II M 1 1) T

ln c u e s t i ó n f u n d a m e n t a l q u e e n l a s e n t e n c i a se f a l l e (§ 5 5 ) . T a m b i é n el r e c u r s o e s t á
sometido a la prohibición de alegar nuevos hechos, y necesita la indicación de
m o t i v o y u n « p e t i t u n n . E l fallo se p r o n u n c i a sin a u d i e n c i a d e ¡a p a r t e c o n t r a r i a
y sin d e b a t e o r a l ; p u e d e declarar o la no a d m i s i ó n del recurso y la confirmación
de la r e s o l u c i ó n i m p u g n a d a , o su a n u l a c i ó n o m o d i f i c a c i ó n . E n los casos e n q u e
la L e y n o concede recurso contra d e t e r m i n a d o auto, las partes p u e d e n i m p u g n a r l o
al recurrir c o n t r a la resolución q u e p o s t e r i o r m e n t e recaiga y goce d e recurso
(§ 5 1 5 ) . N o se a d m i t e e s t e r e c u r s o c o n t r a las d e c i s i o n e s d e l T r i b u n a l d e s e g u n d a
i n s t a n c i a , c o n f i r m a t o r i a s d e a u t o s d e p r i m e r a i n s t a n c i a i m p u g n a d o s , n i c o n t r a las.
decisiones del T r i b u n a l de s e g u n d a instancia relativas a costas procesales ni las
h a b i d a s e n j u i c i o s p o s e s o r i o s , n i c u a n d o el g r a v a m e n n o a l c a n c e el v a l o r de.
1 5 0 c h e l i n e s (§ 5 2 8 ) . E l r e c u r s o d e q u e j a (§§ 7 8 , 5 0 5 ) , p r o m o v i d o p o r l o s l i t i g a n t e s
a causa de h a b e r sido denegada, o no convenientemente otorgada la protección
jurídica, no está ligado a término alguno, y no constituye propiamente un recurso,
e n s e n t i d o t é c n i c o . C o m o r e m e d i o s j u r í d i c o s e x t r a o r d i n a r i o s se d i s p o n e d e las
d e m a n d a s d e n u l i d a d (§ 5 2 9 ) y d e n u e v a i n s t r u c c i ó n (§ 530) ( r e c u r s o d e r e v i s i ó n
en estricto sentido). E x i s t e f u n d a m e n t o p a r a éste c u a n d o las partes h a n cobrado
conocimiento de nuevos hechos, o h a n hallado otros medios de prueba, o están en
condiciones de utilizar los q u e no hubiesen podido e m p l e a r antes, siempre q u e ,
en todos estos casos, no h u b i e r a n podido hacerlos valer (hechos o pruebas) sin
culpa s u y a en la p r i m e r a instancia, antes de finalizar la vista, y con c u y a aporta-
ción e n el p r o c e d i m i e n t o a n t e r i o r la p a r t e h u b i e r a p o d i d o c o n s e g u i r u n a s e n t e n c i a
m á s favorable. A d e m á s , este m e d i o de i m p u g n a c i ó n p u e d e ser concedido a la
p a r t e p a r a q u e aporte las p r u e b a s q u e no hubiere p o d i d o alegar en la instancia
p o r h a b e r d e j a d o p a s a r el p l a z o l e g a l (§§ 2 7 9 y 5 3 1 ) .

Ejecución forzosa (2). L a ejecución forzosa judicial no solamente p u e d e


utilizarse p a r a los títulos ejecutivos judiciales, sino t a m b i é n p a r a hacer efectivas
responsabilidades de carácter administrativo (por ejemplo m a n d a m i e n t o s de pago
de las a u t o r i d a d e s financieras, y titulares de seguros sociales). P a r a actuarla
s e n e c e s i t a u n m a n d a m i e n t o e j e c u t i v o c o n c e d i d o p o r el T r i b u n a l a i n s t a n c i a d e l
a c r e e d o r e j e c u t a n t e , el c u a l s e e m i t e e n l o f u n d a m e n t a l , s i n a u d i e n c i a d e l a p a r t e
c o n t r a r i a , y q u e p u n t u a l i z a r á el d e r e c h o a e j e c u t a r , el m e d i o e j e c u t i v o q u e h a
d e u t i l i z a r s e , así c o m o c u a n d o s e t r a t e d e e j e c u c i ó n s o b r e el p a t r i m o n i o , l a s p a r t e s
d e é s t e q u e h a n d e q u e d a r s u j e t a s a a q u é l l a (§§ 54, 63). E l m a n d a m i e n t o ejecu-
t i v o h a d e solicitarse del T r i b u n a l d o n d e t u v o s u o r i g e n el t í t u l o e j e c u t i v o o del
T r i b u n a l ( g e n e r a l m e n t e el d e d i s t r i t o ) a q u i e n se e n c o m i e n d a e x p r e s a m e n t e l a
e j e c u c i ó n , p r e v i a p r e s e n t a c i ó n d e u n d e s p a c h o e m i t i d o p o r el T r i b u n a l q u e c o n -
c e d i ó el t í t u l o ( a u t o r i d a d e s a d m i n i s t r a t i v a s ) , y c u y o d e s p a c h o d e b e i r p r o v i s t o
de u n a cláusula ejecutiva. El m a n d a m i e n t o ejecutivo vale únicamente para un
solo p r o c e d i m i e n t o , es decir, q u e n o p u e d e f u n d a r s e e n él n i n g u n a o t r a e j e c u c i ó n
q u e se i n t e n t e p o r v i r t u d del m i s m o titulo. S o b r e la solicitud de concesión del
m a n d a m i e n t o se decide sin d e b a t e o r a l ni a u d i e n c i a d e l a p a r t e c o n t r a r i a . El
c u m p l i m i e n t o d e la e j e c u c i ó n c o n c e d i d a t i e n e l u g a r d e oficio (§ 5 5 ) , c o m o s u c e d e
c a s i s i e m p r e e n l a e j e c u c i ó n f o r z o s a (§ 55) y es s u s t r a í d a a l a s p a r t e s t o d a i n i -
c i a t i v a y d i r e c c i ó n s o b r e el c u r s o d e l a m i s m a ; s i n e m b a r g o , p a r a l a v e n t a d e
cosas e m b a r g a d a s y p a r a la a d j u d i c a c i ó n e n p a g o d e créditos e m b a r g a d o s es
n e c e s a r i o u n a i n s t a n c i a e s p e c i a l d e l a c r e e d o r e j e c u t a n t e (§§ 2 6 4 , 3 0 3 ) , la c u a l ,
n o o b s t a n t e , p u e d e ir u n i d a a l a p e t i c i ó n del e m b a r g o .
L a ejecución corre a cargo d e órganos ejecutivos, los cuales (en contra de
l o q u e s u c e d e c o n l o s e j e c u t o r e s j u d i c i a l e s e n A l e m a n i a ) a c t ú a n b a j o el m a n d o
y dirección del T r i b u n a l ( o r d i n a r i a m e n t e , de u n j u e z comisario de éste, o de u n
funcionario especial de la secretaría destinado a esta función). E s digna de notarse
l a c o n f i g u r a c i ó n p o l í t i c o - s o c i a l d e l D e r e c h o e j e c u t i v o a u s t r í a c o ; e n él se a p l i c a n
los principios de p r i o r i d a d y d e u n i d a d del p r o c e d i m i e n t o d e s u b a s t a .
R e s p e c t o a sus p a r t i c u l a r i d a d e s , d e b e d e s t a c a r s e : c u a n d o se t r a t e d e eje-
c u t a r t í t u l o s e x t r a n j e r o s n o es n e c e s a r i o en A u s t r i a s e n t e n c i a a l g u n a de ejecución.

£ s i n
( ) §§ adición se refieren a la O. E.
i> K n n c 11 o i' n o e. v. S A I . C I V I L 47

Kstn p u e d e s ó l o t e n e r l u g a r c u a n d o se p i d a p o r c i u d a d a n o s d e u n l i s t a d o q u e
o b s e r v e el r é g i m e n d e r e c i p r o c i d a d p o r t r a t a d o o d e c l a r a c i ó n d e s u G o b i e r n o
(§ 7 9 ) . S i é s t o s n o e s t a b l e c i e r e n o t r a c o s a , r i g e l o s i g u i e n t e : s o l a m e n t e a c c e d e el
Tribunal de primera instancia c o m p e t e n t e en estos casos a u n a instancia ejecutiva
f u n d a d a e n t í t u l o s e x t r a n j e r o s , si s e c u m p l e n c i e r t o s r e q u i s i t o s m í n i m o s (§ 8 0 )
y n o e x i s t e c a u s a d e d e n e g a c i ó n (§ 8 1 ) . Si s e a c c e d e a l a p e t i c i ó n d e l a c r e e d o r ,
la p a r t e c o n t r a r i a p u e d e i n t e r p o n e r r e c u r s o d e r e p o s i c i ó n c o n t r a e l l a , u o p o n e r s e
(sin efecto d e v o l u t i v o ) a l a c o n c e s i ó n a n t e el T r i b u n a l q u e la e m i t i ó , e n el c a s o
de q u e n o se h a y a n c u m p l i d o las c o n d i c i o n e s legales. S o b r e la oposición se deci-
d i r á p o r s e n t e n c i a , d e s p u é s d e u n d e b a t e o r a l (§ 8 3 ) . S e p e r m i t e el e m b a r g o d e i n -
muebles p a r a h a c e r posible la ejecución p o r d e u d a s en m e t á l i c o , cualquiera q u e sea
su c u a n t í a (§ 8 7 ) . E l d e r e c h o d e g a r a n t í a p i g n o r a t i c i a d e l e m b a r g o d e c o s a s m u e b l e s
se e x t i n g u e si n o s e p i d i e r e l a v e n t a d e l o b j e t o e m b a r g a d o d e n t r o d e l p l a z o d e
u n a ñ o d e s d e q u e h u b i e r e t e n i d o l u g a r el e m b a r g o y el p r o c e d i m i e n t o n o s e c o n -
t i n u a r e c o m o e s d e b i d o ( § 2 5 6 ) . S i e l a c r e e d o r e j e c u t a n t e n o c u i d a r e d e q u e el
p r o c e d i m i e n t o d e v e n t a t e n g a l u g a r c o m o es p r e c e p t i v o , n o p o d r á p r o m o v e r l o d e
n u e v o a n t e s d e t r a n s c u r r i d o m e d i o a ñ o (§ 2 8 2 ; 2 0 0 , 3 ) . L a s e m p r e s a s e c o n ó m i c a s ,
como tales p u e d e n t a m b i é n ser sometidas a ejecución, m e d i a n t e administración
n a r r e n d a m i e n t o f o r z o s o (§ 3 4 2 ) . L a s m e d i d a s c a u t e l a r e s p r o v i s i o n a l e s y l a e j e -
cución de g a r a n t í a sólo admisibles en d e u d a s de dinero, sirven a fines asegura-
l i v o s ; p e r o l a O. E. c o n c e d e l a e j e c u c i ó n p r o v i s i o n a l .

b) Fuentes extranjeras del Derecho procesal civil


§ 10b
Generalidades. LESKE-LOEWENFELD, Die Rechtsverfolgung im intern. Ver-
kehr, I ( D e r Zivilprozess in d e n e u r o p á i s c h e n S t a a t e n u n d ihren Kolonien) ;
a a
nueva edición, revisada ; 1. entrega, 1930 ; 2. entrega, 1931. M A G N U S , Tabellen
2
zum intern. Recht, I (Zivilprozessreciit) 1931. Zivilprozessrecht der K u l t u r -
staaten : h a s t a ahora H E U S L E R . Suiza, 1923 ; v. W R E D E , Suecia y Finlandia,
1924 ; K Í E I N - E N G E L , A u s t r i a , 1927 ; M U N C H - P E T E R S E N , D i n a m a r c a , 1932. P a r a
c a d a p a í s e n p a r t i c u l a r , cfs. los a r t í c u l o s del S C H L E G E L B E R G E R , Rechtsverglei-
chendes H a n d w o r t e r b u c h für das Zivil- u n d H a n d e l s r e c h t des In- u n d A u s l a n d e s ,
t o m o I (Lánderberichte), 1929. P a r a la organización de Tribunales en c a d a u n o
de los p a í s e s , cfs. las a p o r t a c i o n e s d e M A G N U S , D i e h o c h s t e n G e r i c h t e d e r W e l t
1929. P r e s e n t a u n a r á p i d a o j e a d a s o b r e l a o r g a n i z a c i ó n d e T r i b u n a l e s y D e r e c h o
procesal civil, la o b r a de M O L L E R y W O L F F , H a n d b u c h d e r i n t e r n a t i o n a l e n R e c h t s -
verfolgung 1929 (sólo p a r a E u r o p a ) ; a d e m á s S A L A B A N , H a n d b u c h des i n t e r n a -
tionalen R e c h t s , edición 1928-1929 (se refiere t a m b i é n a a l g u n o s países d e fuera
d e E u r o p a ) . L a vie j u r i d i q u e des peuples, edif. p o r L É V Y - U L L M A N N y M I R K I N E -
GUETZÉVICH, h a s t a ahora Bélgica (1931), Checoslovaquia (1932), Francia, R u m a -
n i a y E s p a ñ a ( 1 9 3 4 ) . S o b r e l a j u r i s d i c c i ó n d e l o s T r i b u n a l e s d e t r a b a j o e n el e x -
t r a n j e r o , cfs. K A S K E L , D i e A r b e i t s g e r i c h t s b a r k e i t (1929), p á g s . 3 2 0 y ss.
T a m b i é n se e n c u e n t r a m a t e r i a l d e i n t e r é s en : F o n t e s iuris v i g e n t i s , edit. p o r
E . BALOGH. Publicados h a s t a ahora : vol. I (Oriente), 1929 ; vol. II (Imperio
Británico), 1931.
Z e i t s c h r i f t f ü r a u s l á n d i s c h e s u n d i n t e r n a t i o n a l e s P r i v a t r e c h t , e d i t a d a p o r el
I n s t i t u í f. a u s l . u . i n t e r n . P r i v a t r . , b a j o l a d i r e c c i ó n d e R A B E L ( = Z . f. a u s l . u .
intern. P R . ) . A n n u a i r e de législation é t r a n g é r e , París, 1872 y ss. ( = A n n u a i r e , cita-
d o p o r el a ñ o d e a p a r i c i ó n ) . A n u a r i o di d i r i t t o c o m p a r a t o e d i s t u d i l e g i s l a t i v i . A u s -
landrecht, Blatterfür Industrie und Handel, editadas porTiTZE y WOLFF (continua-
d a e n l a Z . f. a u s l . u . i n t e r n . P R . ) . G e s e t z g e b u n g u n d R e j d i t s p r a x i s d e s A u s l a n d e s ,
editada p o r R O S T ( = Ges. u. Rechtspr. H a dejado de publicarse). Rheinische
Zeitschrift für Zivil- u. Prozessrecht des In- u n d Auslandes ( = R h e i n Z . C o n t i n u a d a
e n l a Z . f. a u s l . u . i n t e r n . P R . ) , B u l l e t i n d e l a S o c i é t é d e L é g i s l a t i o n C o m p a r é e
= Bulletin). N i e m e y e r s Zeitschrift f ü r Internationales R e c h t ( = N i e m e y e r s Z.).
48 J A M F. S G O L D S C H M I D T

I. Europa

Albania. L e y d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l d e 2 8 d e e n e r o d e 1 9 2 3 . P a r a el
p r o c e d i m i e n t o civil r i g e el R e g l a m e n t o p r o c e s a l civil t u r c o d e 1 8 7 9 , f u e r t e m e n t e
influido p o r el D e r e c h o francés, y la O r d e n a n z a procesal t u r c a d e comercio, d e
1 8 6 1 . P a r a la ejecución forzosa, la Ordenanza t u r c a sobre procedimiento ejecutivo,
d e 1 8 d e j u n i o d e 1 8 6 9 . — B i b l i o g r a f í a . RANZI, D a s " V e r f a h r e n v o r d e n Z i v i l r
g e r í c h t e n d e s T ü r k i s c h e n R e i c h e s , 1 9 0 0 ; SALEM, T ü r k e i , e n LESKE-LOEWENFELD,
A
Die Rechtsverfolgung i m internationalen Verkehr, 1 . ed., vol. I I (1897), pági-
n a s 3 4 9 y s s . T e x t o s e n AHISTARCHI B E Y y DEMETRIUS NIKOLAIDES, L é g i s l a t i o n
O t t o m a n e ; GEORGE YOUNG, C o r p s d e D r o i t O t t o m a n .
Bélgica. R e s p e c t o a l a organización d e T r i b u n a l e s , q u e sigue el m o d e l o
francés, cfs. las leyes orgánicas d e Tribunales d e 1 8 3 1 , 1 8 3 2 y 1 8 6 9 ; pero en p a r t e
h a y q u e r e c u r r i r t a m b i é n a l a L e y d e 1 9 1 0 . R e s p e c t o a l p r o c e d i m i e n t o , el C o d e
d e p r o c é d u r e civile d e 1 8 0 6 ( f r a n c é s ) ; modificado e s p e c i a l m e n t e p o r L e y d e
2 5 d e m a r z o d e 1 8 7 6 , y m á s t a r d e p o r L e y e s d e 1 9 2 5 ( i m p r e s a e n el A n n u a i r e
1 9 2 6 , p á g s . 3 5 1 y ss.) y 1 9 2 8 . P a r a la ejecución forzosa en i n m u e b l e s , L e y de
1 8 d e agosto d e 1 8 5 4 . P a r a los Conseils de p r u d ' h o m m e s ( u n a especie d e T r i b u n a l
d e t r a b a j o ) , L e y d e 9 d e j u l i o d e 1 9 2 6 . — B i b l i o g r a f í a . BRAAS, P r é c i s d e p r o c é d u r e
c i v i l e , 1 9 3 0 ; BELTJENS. C o d e d e p r o c é d u r e c i v i l e s , d o s t o m o s ( 1 9 2 8 ) ; NORDEN,
H a n d b u c h d e r R e c h t s v e r f o l g u n g i n B e l g i e n ( 1 9 1 6 ) . P a r a l a Colonia del Congo:
L a O r d e n a n z a d e T r i b u n a l e s e s t á c o n t e n i d a e n el D e c r e t o d e 1 9 2 3 ( A n n u a i r e 1 9 2 4 ,
p á g i n a s 6 2 6 y ss.). P a r a el p r o c e d i m i e n t o , O r d o n n a n c e d e 1 8 8 6 . P a r a l a e j e c u c i ó n
forzosa e n i n m u e b l e s , O r d o n n a n c e d e 1 8 8 6 . P o r D e c r e t o d e 1 9 2 6 se h a r e g u l a d o
de nuevo la competencia y procedimiento indígena.

Imperio Británico. 1 . INGLATERRA, ESCOCIA y NORTE DE IRLANDA. L o s p r i n -


cipios f u n d a m e n t a l e s sobre organización de Tribunales y procedimiento están reco-
g i d o s e n l a S u p r e m e C o u r t of J u d i c a t u r e C o n s o l i d a t i o n A c t , 1 9 2 5 ( m o d i f i c a d a y c o m -
p l e t a d a p o r l a A d m i n i s t r a t i o n of J u s t i c e A c t d e 1 9 2 8 ) ; s i n e m b a r g o , s o l a m e n t e
puede lograrse u n a ojeada general completa sobre su sistema, mediante los
- R u l e s » d e l o s T r i b u n a l e s d e J u s t i c i a , q u e s e r e d a c t a n c o n el c o n s e n t i m i e n t o t á c i t o
del P a r l a m e n t o p o r las Comisiones d e Justicia ( m u y i m p o r t a n t e s h o y los Rules
of t h e S u p r e m e C o u r t , 1 9 3 2 ) . P a r a l a d e l i m i t a c i ó n d e l a c o m p e t e n c i a d e l a H o u s e
of L o r d s , q u e e s el m á s a l t o T r i b u n a l c o m ú n d e a p e l a c i ó n , c f s . A p p e l l a t e C o u r t s
A c t s d e 1 8 7 6 y 1 8 8 7; cfs., a d e m á s , C o u n t r y C o u r t s A c t s d e 1 8 8 8 y los c o m p l e -
mentos de 1 9 0 3 , 1 9 1 9 y 1 9 2 4 . P a r a Escocia, q u e tiene u n procedimiento especial,
cfs. C o u r t of S e s s i o n A c t d e 1 8 6 8 y Sheriff C o u r t s A c t d e 1 9 0 7 y 1 9 1 3 . — B i b l i o -
g r a f í a . STEPHEN, C o m m e n t a i r e s o n t h e L a w s o f E n g l a n d i 9 , t o m o I ( 1 9 2 8 ) ; O d -
3
gers on t h e c o m m o n L a w , t o m o I I ( 1 9 2 7 ) . Obras destinadas a la e n s e ñ a n z a :
WILSHERE, O u t l i n e s o f P r o c é d u r e a n d E v i d e n c e í , 1 9 3 0 ; HIBBERT, T h e l a w o f
3
p r o c é d u r e . 1 9 2 7 . P a r a l a p r á c t i c a : GIBSON'S, P r a c t i c e o f t h e C o u r t s W 1 9 3 0 ;
INDERMAUR'S, M a n u a l o í t h e p r a c t i c e o f t h e S u p r e m e C o u r t of J u d i c a t u r e i n t h e
King's Bench División a n d Chancery Divisionio, 1 9 1 9 . E n materia de pruebas :
TAYLOR, A t r e a t i s e o n t h e l a w of e v i d e n c e l 2 , 2 t o m o s ( 1 9 3 1 ) ; PHIPSON, T h e
l a w of e v i d e n c e ? , 1 9 3 0 . U n a c o l e c c i ó n d e l a s l e y e s y R u l e s r e l a t i v a s a l a S u p r e m e
C o u r t e n BALL y WATMOUGH, T h e A n n u a l P r a c t i c e ( t a m b i é n j u r i s p r u d e n c i a ) ,
SIMMER y o t r o s . T h e Y e a r l y S u p r e m e C o u r t P r a c t i c e ; p a r a l o s C o u n t y C o u r t s
T h e C o u n t y C o u r t P r a c t i c e , e d i t . p o r DALE y o t r o s ( a n u a l m e n t e d o s t o m o s ) .
E s p e c i a l m e n t e a d e c u a d o p a r a el m a n e j o p o r el e x t r a n j e r o , A n n u a l S u r v e y of
E n g l a n d L a w , e d i t a d o p o r l a L o n d o n S c h o o l of E c o n o m i c s a n d ' P o l i t i c a l S c i e n c e
( U n i v e r s i t y of L o n d o n l , D e p a r t m e n t of L a w , q u e a p a r e c i ó p o r p r i m e r a v e z el
a ñ o 1 9 2 8 . JENKS f a c i l i t a u n r e s u m e n s o b r e l a s f u e n t e s y l a o r g a n i z a c i ó n d e T r i -
b u n a l e s , y HEWITT u n a b i b l i o g r a f í a p a r a e l I m p e r i o B r i t á n i c o ; s o b r e a m b a s
c o s a s , c f s . BALOGH, o b . c i t . , 2 . ° t o m o ( 1 9 3 1 ) . R e s p e c t o a l a b i b l i o g r a f í a e n l e n g u a
a l e m a n a , p u e d e n s e r v i r d e o r i e n t a c i ó n , HEYMANN, e n HOLTZENDORFF-KOHLER,
1) i ; H 13 Ü II O P R O C E S A L C I V I L 49

Knzyklopádic, 2 . " t o m o ( 1 9 1 4 ) , págs. 2 8 1 y ss., y H E Y M A N N , A r t . Englisches


I t c c h t , e n e l W o i t c r b u c h d e r R e c h t s w i s s e n s c h a f t , 2." t o m o ( 1 9 2 7 ^ , p á g s . 2 4 9 y s s .
Imperialmente dedicados a la organización judicial y al p r o c e s o : SCHUSTER,
Die b ü r g e r l i c h e R e c h t s p f l e g e in E n g l a n d 1 8 8 7 ( e n p a r t e a n t i c u a d o ) ; C A M P B E L L ,
A
en L E S K E - L O E W E N F E L D , D i e R e c h t s v e r f . i m I n t e r n a t i o n a l e n V e r k e h r , 1 . e d .
r
I.« l o m o ( 1 8 9 5 ) , p á g s . 2 6 6 y ss. ; G E R L A N D , D i e englische Gerichtsverf., 2 t o m o s
( 1 9 1 0 ) ; CURTÍ, Englands Zivilprozess ( 1 9 2 8 ) . Acerca de las County Courts (Tri-
b u n a l e s d e C o n d a d o ) v . S C H O C H e n Z . f. a u s l . u . i n t e r n . P R . , I V ( c u a d e r n o I I I
de las P r o z e s s r . A b h a n d l . , 1 9 3 0 ) . P a r a E s c o c i a : D U N C A N y D Y K E S , T h e P r i n -
c i p i e s of c i v i l j u r i s d i c t i o n a s a p p l i e d i n t h e l a w of S e o t l a n d ( 1 9 1 1 ) ; L E W I S , S h e r i f f
C o u r t P r a c t i c e ? 1 9 2 3 ; M A C L A R E N , C o u r t of S e s s i o n P r a c t i c e ( 1 9 1 6 ) . STEEI.E,
A
e n L E S K E - L O E W E N F E L D , D i e R e c h t s v . i. i n t e r n . V e r k e h r , 1 . e d . , t o m o 1 . " ( 1 8 9 5 ) ,
páginas 3 2 2y s s . ; a d e m á s W I L K E , D i e Zivilgerielitsveríassung Schottlands, H a n s -
MZ. J g . 9 ( 1 9 2 6 ) , p á g s . 1 y s s . P a r a I r l a n d a d e l N o r t e : L A R K I N , H a n d b o o k o n
I b e p r a c t i c e of t h e H i g h C o u r t a n d S u p r e m e C o u r t of S a o r s t a t E i r e a n n ( 1 9 3 0 ) .
2. L o s DOMINIOS. Sobre t o d o s los Tribunales d e éstos y d e las colonias está
el d e p a r t a m e n t o d e J u s t i c i a d e l C o n s e j o S e c r e t o d e E s t a d o ( J u d i c i a l C o m m i t t e e
of t h e P r i v y C o u n c i l ) c o m o S u p r e m o T r i b u n a l d e a p e l a c i ó n ; c f s . s o b r e e l l o , W A L -
I.ACE, e n M A G N U S , D i e h o c h s t e n G e r i c h t e d e r W e l t ( 1 9 2 9 ) , p á g s . 1 2 7 y s s . S o b r e l a
admisión d e l a apelación cfs. indicaciones e n B U R G E , C o m m e n t a r i e s o n colonial
und foreign l a w s , 5 t o m o s ( 1 9 0 7 ) ; R E N T O N y P H I L L I M O R E o n Colonial Law (1907).
(lín a m b o s t a m b i é n indicaciones sobre organización de Tribunales, aunque en
parte anticuadas.)

AUSTRALIA. C a d a u n o d e l o s seis E s t a d o s d e l a liga a u s t r a l i a n a r e g u l a i n -


dependientemente su organización d e Tribunales y su procedimiento. Todos lo
lina h e c h o s i g u i e n d o el m o d e l o i n g l é s . L o s T r i b u n a l e s d e l o s E s t a d o s p a r t i c u l a r e s
están s o m e t i d o s a l a H i g h C o u r t of A u s t r a l i a , q u e t i e n e c o m p e t e n c i a s o b r e t o d a
la U n i ó n , a) La Unión. C f s . s o b r e l a H i g h C o u r t l o s § § 7 1 y s s . d e l a C o n s t i t u c i ó n
de la U n i ó n , d e 1 9 0 0 ; a d e m á s , l a J u d i c a t u r e A c t d e 1 9 0 3 , ú l t i m a m e n t e c o m p l e -
t a d a e n 1 9 2 7 . L í n e a s f u n d a m e n t a l e s s o b r e el p r o c e d i m i e n t o : H i g h C o u r t P r o -
cédure A c t d e 1 9 0 3 - 1 9 2 5 ; y los Rules. P a r a la ejecución, Service a n d E x e c u t i o n
oí P r o c e s s A c t , 1 9 0 1 , ú l t i m a m e n t e c o m p l e t a d a e n 1 9 2 8 . — B i b l i o g r a f í a . Q U I C K
y G R O O M , C o n s t i t u t i o n - J u d i c i a l P o w e r of t h e C o m m o n w e a l t h , w i t h P r a c t i c e a n d
l ' r o c e d u r e of t h e H i g h C o u r t ( 1 9 0 4 ) ; F U H R M A N N , T h e H i g h C o u r t Procédure
A c t 1 9 0 3 - 1 9 1 5 a n d R u l e s ( 1 9 2 1 ) . b) Los Estados particulares. Nueva Gales del
Sur. E s f u n d a m e n t a l p a r a l a o r g a n i z a c i ó n d e T r i b u n a l e s l a C h a r t e r o f J u s t i c e
ile 1 8 2 3 , y l a A u s t r a l i a n s C o u r t A c t , d e 1 8 2 8 ; a d e m á s , S u p r e m e C o u r t a n d C i r -
cuit C o u r t s A c t 1 9 0 0 ,D i s t r i c t C o u r t s A c t 1 9 1 2 . P a r a el p r o c e d i m i e n t o , S u p r e m e
Court Procédure A c t 1 9 0 0 , C o m m o n L a w Procédure A c t 1 8 9 9 ; además, Rules,
l i i b l i o g r a f í a . B E T T S y L O U A T , T h e P r a c t i c e of t h e S u p r e m e C o u r t of t h e N e w
2
S o u t h "Wales a t C o m m o n L a w 1 9 2 8 ; BETTS y BOUTHORNE, District Court Prac-
llc.eS 1 9 2 7 . — Victoria. E n 1 8 5 2 f u é i n s t i t u i d o el T r i b u n a l S u p r e m o . P a r a el p r o -
ceso, J u d i c a t u r e A c t 1 8 8 3 . H o y r e c o p i l a d o e n el S u p r e m e C o u r t A c t 1 9 1 5 , decisivo
para competencia y procedimiento. County Courts A c t 1 9 1 5 , Bibliografía:
J A C O B S , C o u n t y C o u r t s P r a c t i c e ( 1 9 2 3 ) . — Queensland. Supreme Court Act 1 8 6 7 ,
últimamente completada en 1 9 2 8 ; Magistrates Court A c t 1 9 2 1 , Magistrates
C m i r t , e n g e n e r a l c o m p e t e n t e s p a r a litigios h a s t a el v a l o r d e 2 0 0 l i b r a s . B i b l i o -
grafía. W I L S O N y G R A H A M , S u p r e m e C o u r t P r a c t i c e ( 1 9 0 2 ) , c o n ello s u p l e m e n t o
p o r G R A H A M ( 1 9 2 1 ) . — Australia del Sur. R e s p e c t o a c o n s t i t u c i ó n , c o m p e t e n c i a
y p r o c e d i m i e n t o d e l a S u p r e m e C o u r t , l a s disposiciones d e 1 8 5 3 ,1 8 5 5 - 5 6 (el S u -
p r e m o C o u r t e s t a m b i é n C o u r t of E q u i t y d e s d e 1 8 5 5 ) , 1 8 5 8 ( d e s d e 1 8 5 8 t a m b i é n
Circuit C o u r t s ) , 1 8 6 2 , 1 8 6 5 - 6 6 , 1 8 6 7 , 1 8 6 8 - 6 9 , 1 8 7 8 , 1 8 9 1; a d e m á s , R u l e s . L a s
disposiciones sobre organización, competencia y procedimiento d e las Local Courts
l i a n s i d o r e c o p i l a d a s e n 1 9 2 6 ; j u n t o a e l l o , R u l e s . — Australia del Oeste. L a s
disposiciones sobre organización d e Tribunales y procedimiento están esparcidas
cu l a s e x t r a o r d i n a r i a m e n t e n u m e r o s a s A c t s ; l a s m á s i m p o r t a n t e s d a t a n d e 1 8 3 6
( A d m i n i s t r a t i o n of . J u s t i c e ) , 1 8 6 1 ( S u p r e m e C o u r t ) , 1 8 8 0 , 1 9 0 3 , 1 8 8 6 ( C o u r t of
Appenl), 1 8 9 2 , 1 9 1 2 . E n preparación está actualmente u n a A c t recopilatoria.—

4. Goi.nsciiMioT : Derecho procesal civil.


50 J A M E S G O L D S C H M I D T

Tasmania. P a r a organización d e Tribunales rige ahora T h e S u p r e m e Court A c t


1 9 1 7 , basada sobre Acts de 1 8 2 8 , 1 8 5 2 , 1 8 5 6 ; además, T h e Local Court A c t 1 8 9 6 ,
c o m p l e t a d a e n 1 9 1 8 . P a r a el p r o c e d i m i e n t o , T h e E q u i t y P r o c é d u r e . A c t s 1 8 5 8 ,
1863, 1 8 6 5 , 1893 ; T h e common L a w Procédure Acts 1 8 5 4 , 1 8 5 5 , 1 8 6 2 , 1 9 0 0 ;
The Legal Procédure A c t 1 9 0 3 . — CANADÁ, a) E s fundamental para la
organización de Tribunales T h e British N o r t h America A c t 1 8 6 7 . Según ésta,
la organización d e T r i b u n a l e s y el p r o c e d i m i e n t o civil c o m p e t e n a c a d a u n a
de las Provincias, cada u n a de las cuales tiene su Tribunal Supremo. P o r
e n c i m a d e e l l o s s e h a i n s t i t u i d o p a r a t o d o e l C a n a d á T h e S u p r e m e C o u r t of C a -
n a d á , e n 1 8 7 5 . L a L e y d e 1 9 0 6 es f u n d a m e n t a l p a r a este Tribunal, y h a sido
modificada p r o f u n d a m e n t e e n 1 9 2 0 ( A n n u a i r e 1 9 2 0 , p á g . 3 9 4 ) ; cfs. a h o r a Revised
S t a t u t e s 1 9 2 7 , c h a p t e r 3 5 . P a r a el p r o c e d i m i e n t o , L e y d e 1 8 7 5 , c o n variaciones
3
p o s t e r i o r e s . B i b l i o g r a f í a . CAMERON, P r a c t i c e a n d R u l e s o f t h e S u p r e m e C o u r t
1 9 2 4 , c o n s u p l e m e n t o d e 1 9 3 1 . b) Las Provincias. E n ellas h a y q u e distinguir
el t e r r i t o r i o d e r é g i m e n j u r í d i c o f r a n c é s ( Q u e b e c ) y el d e r é g i m e n j u r í d i c o inglés
( l a s p r o v i n c i a s r e s t a n t e s b a j o l a d i r e c c i ó n d e O n t a r i o ) . — Quebec. C o d e o f C i v i l P r o -
cédure, d e 1 8 6 7 , e n l a redacción d e 1 8 9 7 (inspirado e n el D e r e c h o francés). Courts
of J u s t i c e A c t 1 9 2 5 . R e v i s e d S t a t u t e s of Q u e b e c 1 9 2 5 , c h a p t e r 1 4 5 , b a s a d o sobrf
l a s r e c o p i l a c i o n e s d e 1 8 6 3 , 1 8 8 8 y 1 9 0 9 . B i b l i o g r a f í a . LEIR, C o d e o f C i v i l e P r o
c e d u r e o f p r o v i n c e o f Q u e b e c ( 1 9 0 0 ) ; C o m e n t a r i o d e BEAUCHAMPS.— Ontario
L a J u d i c a t u r e A c t 1 8 8 1 , s e g ú n el m o d e l o d e l a r e f o r m a p r o c e s a l inglesa d e 1 8 7 5
m u y a m e n u d o c o m p l e t a d a y a d a p t a d a , ahora en la redacción d e 1 9 2 7 (Revisee
Statutes 1 9 2 7 , c a p . 8 8 ) . Contiene principios sobre organización de Tribunales
y p r o c e d i m i e n t o ; j u n t o a ella, R u l e s . C o u n t y C o u r t s A c t 1 9 1 4 , c o n variaciones.
B i b l i o g r a f í a . HOLMSTED, T h e J u d i c a t u r e A c t o f O n t a r i o ; RIDDELL, T h e B a r a n d
t h e C o u r t s o f t h e p r o v i n c e o f U p p e r C a n a d á o r O n t a r i o ( 1 9 2 8 ) . — Manitoba. The
C o u n t y C o u r t s A c t , c h a p t e r 4 4 of t h e R e v i s e d S t a t u t e s of M a n i t o b a ( 1 9 1 3 ) , c o n
d i f e r e n t e s s u p l e m e n t o s y v a r i a c i o n e s , p o s t e r i o r m e n t e e n 1 9 2 9 . T h e C o u r t of A p p e a l
A c t , c h a p t e r 4 3 , of t h e R e v i s e d S t a t u t e s of M a n i t o b a ( 1 9 1 3 ) , a m e n u d o c o m p l e -
t a d o y v a r i a d o , l a ú l t i m a v e z e n 1 9 3 0 (Bill n.° 3 1 ) . T h e K i n g ' s B e n c h A c t 1 9 3 1 . —
Territorios del Noroeste. Organización y proceso son regulados p o r los Nordwest
T e r r i t o r i e s A c t 1 9 2 7 ( R e v . S t a t u t e s 1 9 2 7 , c h a p . 6 2 , p á g . 1 1 ) . — Nueva Escocia.
Organización judicial y procedimiento en T h e Judicature A c t 1 9 1 9 . A d e m á s ,
T h e C o u n t y C o u r t A c t 1 9 2 3 ( c h a p t e r 2 1 5 R e v . S t a t u t e s 1 9 2 3 ) . — Isla del Príncipe
Eduardo. T h e J u d i c a t u r e A c t 1 9 2 9 y T h e R u l e s of t h e S u p r e m e C o u r t 1 9 2 9 .
B i b l i o g r a f í a . S o n u t i l i z a d a s l a s o b r a s i n g l e s a s d e BULLEN y LEAKE, P r e c e d e n t s
of P l e a d i n g ; CHITTY, K i n g ' s B e n c h F o r m s ; SASCATCHEWAN : O r g a n i z a c i ó n d e
T r i b u n a l e s r e g u l a d a p o r c h a p t e r s 4 9 - 5 1 , R e v i s e d S t a t u t e s of S a s c a t c h e w a n 1 9 3 0
( C o u r t of A p p e a l A c t , C o u r t of K i n g ' s B e n c h A c t , D i s t r i c t C o u r t s A c t , S u r r o g a t e
C o u r t s A c t ) . P a r a el p r o c e d i m i e n t o , c f s . R u l e s p r i n c i p a l m e n t e ; a l g u n a s d i s p o -
siciones legales se e n c u e n t r a n e n c h a p t e r s 5 5 - 7 5 , R e v . S t a t u t e s 1 9 3 0 . — Territorio
de Yukon. J u d i c a t u r e O r d i n a n c e , c o n t e n i d a e n C o n s o l i d a t e d O r d i n a n c e s of t h e
Y u k o n T e r r i t o r i e s , 1 9 1 4 . — IRLANDA. O r g a n i z a c i ó n d e T r i b u n a l e s r e g u l a d a p o r
T h e C o u r t s of J u s t i c e A c t 1 9 2 4 . E l p r o c e d i m i e n t o , a p a r t e d e a l g u n a s e x c e p c i o n e s ,
no está regulado p o r él, sino q u e d e p e n d e e n especial d e los Rules, q u e son
d e c r e t a d o s p o r el M i n i s t e r i o d e J u s t i c i a a b a s e d e c o n c l u s i o n e s d e l o s R u l e s - M a k i n g -
C o m m i t t e e s . L e y d e e j e c u c i ó n f o r z o s a d e 1 9 2 6 . B i b l i o g r a f í a . BURNE, R u l e s
a n d t h e P r a c t i c e of t h e D i s t r i c t C o u r t ( 1 9 2 6 ) ; HORAN, C i r c u i t C o u r t P r a c t i c e
(1932); W I L K E , e n A u s l a n d s r e c h t , J g . 6 ( 1 9 2 5 ) , p á g s . 2 8 7 y 2 8 8 ; RHEIN-
STEIN, Z . f. a u s ! . u . i n t e r n . P R . , I I I ( 1 9 2 9 ) , p á g . 9 8 8 ; HUGH KENNEDY, e n B u l -
l e t i n 5 3 ( 1 9 2 3 - 2 4 ) , p á g s . 1 9 8 y s s . , 4 4 5 y s s . — Nueva Finlandia (Dominio cen-
tralizado). Sobre organización d e Tribunales, Judicature A c t 1 9 1 6 , completada
especialmente en 1 9 2 5 . Para la competencia rigen en parte todavía las dispo-
siciones d e 1 8 2 4 y 1 8 2 5 . L o s R u l e s q u e s e a p l i c a n p a r a el p r o c e d i m i e n t o d e l a
Supreme Court, constituyen u n a parte de esta Act. L a Judicature A c t autoriza
a los jueces d e la S u p r e m e C o u r t , c o n el c o n s e n t i m i e n t o d e los g o b e r n a d o r e s ,
p a r a aplicar t a m b i é n partes d e la J u d i c a t u r e A c t , a los District Courts. S u b -
s i d i a r i a m e n t e r i g e el D e r e c h o p r o c e s a l i n g l é s , s e g ú n l a J u d i c a t u r e A c t . — Nueva
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 51

/.llanda ( D o m i n i o c e n t r a l i z a d o ) . P a r a l a S u p r e m e C o u r t a n d C o u r t of A p p e a l ,
The Judicature A c t 1908, a u m e n t a d a especialmente en 1913, y q u e contiene
a s i m i s m o r e g l a s s o b r e el p r o c e s o . P a r a l o s M a g i s t r a t e s ' C o u r t s ( c o m p e t e n t e s , e n
general, e n litigios h a s t a el v a l o r d e 3 0 0 l i b r a s ) , l a M a g i s t r a t e s ' C o u r t A c t 1 9 2 8 .
Además, Distress a n d Replevin A c t 1908 (Restricciones al embargo). Bibliografía.
SIOUT y SIM, T h e P r a c t i c e o f t h e S u p r e m e C o u r t a n d C o u r t o f A p p e a l o f N e w
/ . c a l a ñ a , 6 . » e d . ; W I L Y , T h e M a g i s t r a t e s ' C o u r t P r a c t i c e ( 1 9 2 8 ) . — Unión del
A ¡rica del Sur. U n s o l o T r i b u n a l S u p e r i o r p a r a t o d o e l t e r r i t o r i o d e l a U n i ó n .
Se c o m p o n e d e u n a S e c c i ó n d e a p e l a c i ó n , d e u n a S a l a e s p e c i a l y d e a l g u n a s s e c -
ciones locales p a r a c a d a u n a d e l a s provincias. L a s secciones provinciales y las
locales ( e s t a s ú l t i m a s l i m i t a d a m e n t e ) , se c o n s t i t u y e n t a m b i é n e n T r i b u n a l e s d e
apelación d e las decisiones de los Magistrates' Courts. C a d a provincia y distritos
llene leyes p r o p i a s . L e y sobre l a S u p r e m e C o u r t d e 1909 ; j u n t o c o n ella l a L e y
de 1 9 1 1 q u e l a c o m p l e t a , p o r l o q u e a f e c t a a l a c o m p e t e n c i a y p r o c e d i m i e n t o d e
la S e c c i ó n d e a p e l a c i ó n . P a r a l a S a l a d e l a C o l o n i a d e l C a b o , O r d i n a n c e d e 1 8 2 9 ,
Privilegio sobre jurisdicción d e 1 8 3 2 . L e y d e 1 8 9 6 , p a r a l a Sala d e N a t a l . Dis-
posiciones d e 1 8 9 3 , 1902, 1 9 0 3 p a r a la Sala del T r a n s v a a l . O r d i n a n c e d e 1902
para la Sala del E s t a d o Libre d e Orange. P a r a los E a s t e r n Districts, la L e y Local
l)ivision, d e 1 8 9 6 . P a r a la G r i q u e l a n d , l a L e y W e s t L o c a l División, d e 1 8 7 7 .
Además, R u l e s , según m o d e l o inglés. V i g e n t e e n t o d o el territorio d e l a U n i ó n ,
el M a g i s t r a t e s ' C o u r t s A c t 1 9 1 7 . A s u l a d o , l a S p e c i a l J u s t i c e o f t h e P e a c e A c t ,
11)18, q u e d o t a d e j u r i s d i c c i ó n p a r a c o n o c e r e n l i t i g i o s c i v i l e s a l o s C o u r t s o f
Special Justice of t h e P e a c e e n c a s o s d e t e r m i n a d o s ( v a l o r l i t i g i o s o q u e n o
e x c e d a d e 2 5 l i b r a s ) , c u a n d o m e d i a c i e r t a d i s t a n c i a h a s t a el l u g a r d e l T r i b u n a l
(pie d e b i e r a e n t e n d e r e n e l a s u n t o . A d e m á s , e n l i t i g i o s e n t r e i n d í g e n a s , C o u r t s
(>r N a t i v e C o m m i s s i o n e r s ( A c t d e 1 9 2 7 ) . B i b l i o g r a f í a . V A N Z Y L , T h e T e o r y o f t h e
J a d i c a l P r a c t i c e o f S o u t h Á f r i c a * , 1 9 3 1 ; NATHAN y BOWKER, R u l e s a n d P r a c -
l l c e of t h e S u p r e m e C o u r t o f S o u t h Á f r i c a ; BUCKLE y JONES, T h e C i v i l P r a c t i c e
of t h e M a g i s t r a t e s ' C o u r t s e n S o u t h A f r i c a 2 ( 1 9 2 4 ) ; NATHAN, P r a c t i c e a n d P r o -
c é d u r e i n M a g i s t r a t e s ' C o u r t s ; L E E a n d STUART, e n BORCHARDT, H a n d e l s g e s . d e s
lírdballs,» t o m o I I , 2 , 3 , p á g s . 1 1 y s s .

3. INDIA Y COLONIAS. India. P a r a la organización d e Tribunales, en espe-


cial l a s H i g h C o u r t s A c t s 1 8 6 1 , 1 8 6 5 , 1 9 1 1 . C ó d i g o d e p r o c e d i m i e n t o c i v i l d e 2 1 d e
m a y o d e 1 9 0 8 (cfs. A n n u a i r e 1909, p á g s . 9 3 3 y ss.), m u y s e m e j a n t e a l a s J u d i c a t u r e
Acts i n g l e s a s d e 1 8 7 3 y 1 8 7 5 . L e y d e 1 8 8 2 p a r a el p r o c e d i m i e n t o a n t e los T r i b u -
nales d e m í n i m a c u a n t í a , e n l a s c i u d a d e s d e C a l c u t a , M a d r a s y B o m b a y ; p a r a
l a s P r o v i n c i a s r i g e l a L e y d e 1 8 8 7 . B i b l i o g r a f í a . MULLA, T h e C o d e o f C i v i l P r o -
c c ( l u r e 9 ( 1 9 3 0 ) ; SARKAR, T h e C o d e o f C i v i l P r o c e d u r e 6 ( 1 9 2 5 ) ; WOODROFF a n d
MMIIEW, C i v i l P r o c é d u r e i n B r i t i s l i I n d i a s ( 1 9 1 6 ) ; TREVELYAN, T h e c o n s t i t u t i o n
u n d j u r i s d i c t i o n o f c o u r t s o f c i v i l j u s t i c e i n B r i t i s h I n d i a ( 1 9 2 3 ) ; KINNEY s u m i -
nistra u n a r á p i d a i n t r o d u c c i ó n e n S t u d e n t s G u i d c t o t h e Civil P r o c é d u r e C o d e
(11113).

Ceilán. T h e C o u r t s O r d i n a n c e , N o . 1 of 1 8 8 9 . T h e C i v i l P r o c é d u r e C o d e ,
O r d i n a n c e N o . 2 o f 1 8 8 9 . — Chipre. T h e C y p r u s C o u r t s o f J u s t i c e O r d e r i n C o u n -
cll, 1 9 2 7 . T h e C i v i l P r o c é d u r e L a w , 1 8 8 5 ; a d e m á s , T h e R u l e s of C o u r t s , 1 9 2 7 .
llongkong. S u p r e m e C o u r t O r d i n a n c e N o . 3 of 1 8 7 3 , ú l t i m a m e n t e c o m p l e t a d a
en 1 9 2 9 . M a g i s t r a t e s O r d i n a n c e N o . 3 of 1 8 9 0 , p o r ú l t i m a v e z c o m p l e t a d o e n 1 9 2 8 .
Tlie C o d e o f C i v i l P r o c é d u r e , N o . 3 o f 1 9 0 3 , c o n c o m p l e m e n t o s d i v e r s o s . — Ja-
maica. T h e J u d i c a t u r e L a w 1 8 7 9 ( l a w 2 4 o f 1 8 7 9 ) , v a r i a s v e c e s a d i c i o n a d a , l a
í i l l l m n v e z e n 1 9 2 1 . T h e C i v i l P r o c é d u r e C o d e 1 8 8 8 ( l a w 4 0 of 1 8 8 8 ) . — Malta.
C í a l e of O r g a n i s a t i o n a n d C i v i l P r o c é d u r e ( O r d i n a n c e N o . I V of 1 8 5 4 , c o n d i v e r -
KIIÍI s u p l e m e n t o s ) ; c o m o m o d e l o , D e r e c h o i t a l i a n o y D e r e c h o f r a n c é s . — Mauricio.
Higo a q u í el D e r e c h o p r o c e s a l f r a n c é s : C o d e d e p r o c é d u r e civil d e 1 8 0 8 , q u e q u e d ó
en v i g o r d e s p u é s d e l a a d q u i s i c i ó n p o r I n g l a t e r r a . L a s disposiciones s o b r e eje-
c u c i ó n f o r z o s a f u e r o n e s p e c i a l m e n t e m o d i f i c a d a s e l a ñ o 1 8 6 9 . — Rodesia. Para
organización d e Tribunales y procedimientos rige la H i g h Court Proclamation
1013. A d e m á s , la N o r t h e r n R h o d e s i a M a g i s t r a t e s ' C o u r t P r o c l a m a t i o n , 1 9 1 3 ,p o r
última vez completada en 1930. P a r a los Tribunales de los indígenas, T h e N a t i v e
52 .1 A M K S ü O I. ] ) S V. 11 M 1 1) T

C o m m i s s i o n e r s ' C o u r t s O r d i n a n c e , 1 9 2 9 . — Islas Seychelles, Supreme Court, J u -


d i c i a l O r d e r s i n C o u n c i l , a g o s t o 1 9 0 3 y 1 9 1 5 . C o d e of Civil P r o c é d u r e O r d m a n c e
3 4 - 1 9 1 9 . — Straits-Seltlements. L a organización d e Tribunales es regulada p o r
R e v i s e d O r d i n a n c e N o . 1 0 1 ( C o u r t s ) , el p r o c e d i m i e n t o p o r l a R e v i s e d O r d i n a u c á
N . ° 1 0 2 ( C i v i l P r o c é d u r e C o d e ) . — Windward Group, a) Granade. S u p r e m e C o u r t
O r d i n a n c e 1 8 9 8 , c o m p l e t a d a p o r ú l t i m a v e z e n 1 9 2 7 . Civil P r o c é d u r e C o d e 1 8 8 2 ; '
y l o s S u p r e m e C o u r t R u l e s , b) Santa Lucía. D i s p o s i c i o n e s s o b r e o r g a n i z a c i ó n d e ¡
T r i b u n a l e s s e e n c u e n t r a n e n l o s n ú m s . 1 a 9 of 1 9 1 6 R e v i s i ó n , v o l . I , y e n T h í j
C r i m i n a l C o d e of S t . L u c i a , d e 1 9 2 0 . C o d e of C i v i l P r o c é d u r e , d e 1 8 7 9 , s e g ú n m o í
d é l o f r a n c é s ( c f s . A n n u a i r e 1 8 8 2 , p á g s . 8 3 5 y s s . ) . c) San Vicente. Suprema
Court Ordinance 1880, p o r última vez completado en 1926.

Bulgaria. L e y de Organización judicial d e 1880 y 1898, en la redacción»


de 1 9 2 6 . L a s «reglas p r o v i s i o n a l e s c o n s t i t u t i v a s d e l a O r d e n a n z a procesal» h a o ¡
sido modificadas y a m p l i a d a s c o n fuerte t e n d e n c i a d e a c e r c a m i e n t o al D e r e c h o !
ruso, p o r L e y d e 8-20 d e febrero d e 1893. Modificaciones según modelo alemán!
y a u s t r í a c o e n 1 9 0 7 y 1 9 2 2 . A p a r t i r d e l 1 . ° d e a b r i l d e 1 9 3 0 e n t r ó en v i g o r unal
n u e v a r e d a c c i ó n ( c f s . t a m b i é n GORANAW, I n t e r n a t i o n a l e s A n w a l t s b l a t t 1929,1
p á g i n a s 7 8 y s s . ) . L e y s o b r e e l p r o c e d i m i e n t o m o n i t o r i o , d e 1 8 9 7 . B i b l i o g r a f í a (en''
b ú l g a r o ) . ABRASEV, M a n u a l d e l p r o c e s o c i v i l , 3 t o m o s ( 1 9 1 0 y s s ) ; i d e m , L e c -
c i o n e s s o b r e e l C ó d i g o p r o c e s a l c i v i l , 3 t o m o s ( 1 9 1 4 - 1 9 1 8 ) ; i d e m , T r a t a d o elé-I
m e n t a l d e l p r o c e s o c i v i l , 3 t o m o s ( 1 9 2 0 - 2 1 ) . E n l e n g u a a l e m a n a : GANEFF, D a s ]
a
Z i v i l p r . i n B u l g a r i e n , e n : LESKE-LOEWENFELD, o b . c i t . , 2 . e n t r e g a ( 1 9 3 1 ) , ¡
p á g s . 5 6 9 y s s . ; SCHONDORF, B u l g a r i e n ( t o m o I d e l a E i n f ü h r u n g i n d a s g e l t e n d e :
s l a w i s c h e R e c h t i n r e c h t s v . D a r s t . ) ( 1 9 2 2 ) , p á g s . 2 2 1 y s s . , s o b r e p r o c e s o civil!
y o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l . T r a d u c c i ó n a l e m a n a d e l C o d . p r o c . c i v i l d e RECHT, 1 9 2 1 . 1
S o b r e l a s m o d i f i c a c i o n e s d e l C o d . p r o c . C i v . , BAZANOFF, Z . f. o s t e u r o p . R e c h t I I I !
(1927), págs. 168 y ss. Dinamarca. E l Código judicial d e 1 9 1 6 , en vigor desde
1 9 1 9 , c o m p r e n d e l a o r g a n i z a c i ó n d e T r i b u n a l e s y l o s p r o c e d i m i e n t o s c i v i l y p e n a l ;i
h a sido m o d i f i c a d o p r i n c i p a l m e n t e e n 1 9 2 2 y 1 9 2 7 . E l p r o c e s o civil e s t á e s p e c i a P
m e n t e i n f l u i d o p o r el D e r e c h o a l e m á n , i n g l é s y a u s t r í a c o . P o r L e y d e 2 8 d e j u n i o '
d e 1 9 2 0 h a s i d o i n t r o d u c i d o e n S c h l e s w i g d e l N o r t e el C ó d i g o j u d i c i a l . B i b l i o -
g r a f í a . MUNCH-PETERSEN, D a s Z i v i l p r . i n D á n e m a r k , e n LESKE-LOEWENFELD,
a
ob. cit., 2 , entrega (1931), págs. 4 5 5 y s s . ; ídem, D i e H a u p t e i g e n t ü m l i c h k e i t e n
d e r P r o z e s s o r d . , i n Z . f. a u s l . u . i n t e r n . P R . , I ( 1 9 2 7 ) , p á g s . 2 2 1 y s s . ; í d e m ,
D e r Z P r . D á n e m a r k s 1932 ( t o m o I V d e la serie D a s Zivilprozessrecht d e r K u l t u r -
staaten). Danzlg. L e y orgánica alemana y Z P O . alemana. El Decreto alemán
de 1924 h a sido modificado p o r Decreto de 1927.L e y sobre retención d e sueldos
y e m b a r g o de salarios, d e 25 d e septiembre d e 1928. L e y de Tribunales d e
t r a b a j o , d e 2 8 d e d i c i e m b r e d e 1 9 2 8 . B i b l i o g r a f í a . VOIGT, D a n z i g e r G e r i c h t s v .
( 1 9 2 7 ) ; METHNER, D a n z i g e r Z i v i l p r . ( 1 9 2 7 ) ; í d e m , D i e A b w e i c h u n g e n d e s D a n z i g e r
Z i v i l p r . v o n d e m d e u t s c h e n , Z . f. O s t r e c h t , I ( 1 9 2 7 ) , p á g s . 5 2 4 y s s . ; REISS, D a s
i n t e r n . Z i v i l p r . d e r F r e i e n S t a d t D a n z i g , e n LESKE-LOEWENFELD, o b . c i t . ,
a
1. entrega (1930), págs. 3 0 9 y ss. Estonia. Rigen t o d a v í a la L e y r u s a d e orga-
nización judicial, la O r d e n a n z a r u s a del proceso c'vil y l a del proceso comercial
d e 1864, r e f o r m a d a e n 1 8 8 9 (los §§ 1799-2097 c o n t i e n e n u n a s c u a n t a s disposiciones
especiales referentes a las provincias bálticas). A d e m á s , algunas leyes propias,
la m á s i m p o r t a n t e d e ellas es l a del T r i b u n a l S u p r e m o , d e 1 9 1 9 (trad. francesa e n
A n n u a i r e (1925), p á g . 9 5 ) . Bibliografía en i d i o m a e s t o n i a n o , sólo u n a o b r a p e -
q u e ñ a d e MIKFEI.D, P r o c . c i v i l e s t o n i a n o ( 1 9 2 4 ) . ERDMANN h a c e b r e v e s i n d i c a -
c i o n e s s o b r e el p r o c e s o civil d e E s t o n i a e n : 1 0 J a h r e G e s e t z g e b u n g E s t l . u n d
L e t t l . R e f e r a t e d e r I. B a l t i s c h e n J u r i s t e n k o n f e r e n z e n D o r p a t (1928), R e v a l 1 9 2 9 ,
p á g s . 9 4 y s s . A c e r c a d e l a s m o d i f i c a c i o n e s f r e n t e a l D e r e c h o r u s o , c f s . KOCH, e n
a
LESKE-LOEWENFELD, o b . c i t . , 2 . e n t r e g a ( 1 9 3 1 ) , p á g s . 4 1 6 y s s . ; Z . 1. a u s l . u n d
intern. P R . , I I (1928), págs. 929 y ss. (951-954). L a Zeitschrift für Rechtswissen-
schaft de Riga comunica continuamente las modificaciones operadas (editada p o r
e l D e u t s c h e r J u r i s t e n - V e r e i n d e R i g a ) . D e e n t r e l a l i t e r a t u r a r u s a e n c u a n t o a,
las leyes d e 1864, se utilizan a ú n ( t a m b i é n e n Letonia, L i t u a n i a y P o l o n i a ) : tru-
t a d o s c o n f i n e s p e d a g ó g i c o s d e TIUTRIUMOFF ( 1 9 2 5 ) , ENGELMANN ( 1 9 1 2 ) , WASr
i) K 11 K i : i i o i> li ( i c. i : s \ L i: i v i i. 5 3

IhnWNKV ( 1 0 1 4 ) y HOLMSTEN ( 1 9 1 3 ) . C o m e n t a r i o a m p l i o d e ISATSCIIENKO. C o -


mputarlo con j u r i s p r u d e n c i a y l i t e r a t u r a d e TIUTRIUMOFF, 2 t o m o s ( 1 9 2 3 ) : a d e -
HlAk, roincntnrio d e GORDON. T e x t o l e g a l c o n j u r i s p r u d e n c i a d e BOROWIKOWSKY,
U M I I I I . O I I ' y NOLKEN ( i n c o m p l e t o ) . E x p o s i c i ó n d e l p r o c e d i m i e n t o s e g ú n l a s l e y e s
a
ttp 1 8 ( 1 1 , e n a l e m á n , p o r ENGELMANN, e n LESKE-LOEWENFELD, o b . c i t . , 2 . e n -
Ifpyu ( I U 3 1 ) , p á g s . 3 7 5 y s s . A d e m á s , BUNGE, D e r b a l t i s c h e Z i v i l p r o z e s s n a c h d e r
llllil Urcform v o m J a h r e 1 8 8 9 , 2 t o m o s ( 1 8 9 0 - 1 8 9 1 ) . T r a d u c c i ó n a l e m a n a d e l a s
Í»yi'N de 1 8 6 4 , d e HACKEL, S a n P e t e r s b u r g o 1 8 6 8 . T r a d u c c i ó n a l e m a n a , e s p e c i a l -

t imite de l o s § § 1 7 9 9 - 2 0 9 7 q u e r i g e n e n l a s p r o v i n c i a s b á l t i c a s , e n KLIBANSKI,
innitli. d e s g e s a m t . r u s s . Z i v i l r . , t o m o I I , § § 3 9 0 y s s . ( 1 9 1 7 ) . Finlandia. F u n d a -
lllinili) e s e l C ó d i g o s u e c o d e 1 7 3 4 ( S v e r i g e s B i k e s l a g ) , é l C ó d i g o g e n e r a l , e n e l
fililí en e l l l a m a d o R a e t t e g a n g s b a l k s e t r a t a t a m b i é n d e l p r o c e s o c i v i l . P o r L e y

C U U 2 ile julio d e 1 9 1 8 h a sido i n s t i t u i d o u n T r i b u n a l S u p r e m o e n F i n l a n d i a .


#y « o b r e e j e c u c i ó n f o r z o s a d e 3 d e d i c i e m b r e d e 1 8 9 5 . E x i s t e n p r o y e c t o s s o b r e
Jtllrvas l e y e s p r o c e s a l e s . B i b l i o g r a f í a , v . W R E D E , F i n n l a n d s g a e l l e n d e C i v i l -
( t s s r á t t a , 3 t o m o s ( 1 9 2 2 - 1 9 2 9 ) ; GRANFELT, F i n n l a n d s C i v i l p r o c e s s r a t t ( 1 9 2 7 ) ;
i NVIIEDE, G r u n d l a g e n a f F i n l a n d s p r o c e s s r a t t ( 1 9 1 9 ) ; í d e m , D a s Z i v i l p r . S c h w e -
¿ P I H II. F i n n l a n d s ( 1 9 2 4 ) ( t o m o I I d e D a s Z i v i l p r o z r . d e r K u l t u r s t a a t e n ) ; SJO-
a
I t n Ü M , D a s Z i v i l p r . i n F i n n l a n d , e n LESKE-LOEWENFELD, o b . c i t . , 2 . e n t r e g a
I I U I I I ) , p á g s . 5 1 3 y s s . C f s . t a m b i é n CASELIUS e n l a Z . f. o s t e u r o p . R e c h t , J g . 1
iltlli!»). p á g s . 2 8 5 y s s . y 2 8 7 y s s . Francia. C f s . s u p r a , § 8 . — Colonias francesas.
introducida e n casi t o d a s p a r t e s l a L e y d e organización judicial francesa y el C o d e
flp j i r . c . f r a n c é s ; c f s . , p o r l o d e m á s , l o s d i f e r e n t e s d a t o s r e f e r e n t e s a l a i n t r o d u c -
f l ó u h e c h o s p o r COLÍN, C o d e s e t l o i s p o u r l a F r a n c e 2 0 , t o m o I ( 1 9 2 4 ) , C o d e
(te p r . c , p á g . 1 . A p a r t e , r e s p e t a m u c h a s v e c e s l o s T r i b u n a l e s i n d í g e n a s ; c f s . a e s t e
f p u p c c t o e s p e c i a l m e n t e SOLUS, e n SCHLEGELBERGER, o b . c i t . , p á g s . 5 3 5 y s s . H a n
di) d e s t a c a r s e Túnez. L e y d e 1 8 8 3 s o b r e l o s T r i b u n a l e s p a r a f r a n c e s e s y e x t r a n -
Jpi'ns. E n 1 9 1 0 , y p o r D e c r e t o , h a e n t r a d o e n v i g o r u n C o d . p r o v . c i v i l t u n e c i n o ,
Iflie e s t á f u e r t e m e n t e i n f l u i d o p o r e l p r o c e s o a u s t r í a c o y a l e m á n ; e n 1 9 1 1 e n t r ó
,|ll v i g o r t a m b i é n p a r a l o s i n d í g e n a s . B i b l i o g r a f í a . BISMUT, E s s a i s u r l a d u a l i t é
líjllxlative e t j u d i c i a i r e e n T u n i s i e ( 1 9 2 2 ) . T e x t o d e l C o d . p r o c . civil t u n e c i n o
'III I.AGRANGE y FONTANA, C o d e s e t l o i s d e l a T u n i s i e ( 1 9 1 2 ) . Marruecos. Ley de
OfKnnización j u d i c i a l p a r a f r a n c e s e s y e x t r a n j e r o s , d e 1 9 1 3 . C o d . p r o c . c i v . m a -
frii(|tií, d e 1 2 d e a g o s t o d e 1 9 1 3 . E l C ó d . p r o c . c i v i l s e a p a r t a a s a b i e n d a s d e l
p r o c e s o civil f r a n c é s y e s t á m u y i n f l u i d o p o r el p r o c e s o a d m i n i s t r a t i v o f r a n c é s
y p o r el C ó d . p r o c . c i v i l t u n e c i n o . A p a r t e d e e s o , e x i s t e n T r i b u n a l e s i n d í g e n a s
( D i s p o s i c i o n e s s o b r e e l l o s , d e 1 9 1 4 , 1 9 1 8 ) . B i b l i o g r a f í a . GENTIL, L a p r o c é d u r e
i'lvllc a u M a r o c ( 1 9 1 6 ) : COTTEZ, T r a i t e d e l a c o m p é t e n c e e t d e l a p r o c é d u r e
elvlle d e s t r i b u n a u x d e p a i x a u M a r o c ( 1 9 2 7 ) . T e x t o d e i C ó d . p r o c . civil, e n R i -
vlére, T r a i t e s , C o d e s e t lois d u M a r o c , t o m o I I I ( 1 9 2 5 ) , p á g s . 1 6 9 y s s . G r e c i a ,
ley d e 2 d e febrero d e 1834sobre organización d e Tribunales. L e y sobre e l
procedimiento civil, d e 2 d e abril d e 1 8 3 4 , m o d i f i c a d a v a r i a s veces (influida p o r
el D e r e c h o p r o c e s a l f r a n c é s y b á v a r o ) . B i b l i o g r a f í a . E n g r i e g o : OIKOXOMIDES-
I,MIADAS, T r a t a d o d e D e r e c h o p r o c e s a l c i v i l ' , 2 t o m o s ( 1 9 2 5 ) ; EUKLEIDES, D e -
r e c h o p r o c e s a l c i v i l , 2 t o m o s ( 1 9 0 8 ) ; LIBADAS, T r a t a d o d e D e r e c h o p r o c e s a l c i v i l
( | ü 2 7 ) . E n a l e m á n : VON STREIT, e n LESKE-LOEWENFELD, D i e R e c h t s v e r f . i m
a
Inlcrn. V e r k e h r , 1 . e d . ,t o m o I I (1897), p á g s . 1 y s s . T e x t o a l e m á n d e l aL e y
«le o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l e n v . MAURER, D a s g r i e c h i s c h e V o l k , t o m o I I I ( 1 8 3 5 ) ,
p á g s . 3 0 4 y s s . ; d e l C ó d . p r o c . c i v i l , e n l a m i s m a o b r a , p á g s . 6 3 2 y s s . Islandia.
I.cy r e f e r e n t e a l T r i b u n a l S u p r e m o , d e 6 d e o c t u b r e d e 1 9 1 9 . B a s e f u n d m e n t a l
ilc! p r o c e s o e s l a L e y n o r u e g a d e C r i s t i a n V , d e 1 6 8 7 , i n t r o d u c i d a e n I s l a n d i a
en 1 7 1 8 ; a d e m á s , a l g u n a s l e y e s c o m p l e m e n t a r i a s ; L e y d e e j e c u c i ó n f o r z o s a , d e
INK7. B i b l i o g r a f í a . ARNORSSON, D ó m s t ó l a r o g r j e t t a r f a r ( 1 9 1 1 - 1 9 1 3 ) ; í d e m , D a s
a
Z l v i l p r o z e s s r . i n I s l a n d , e n LESKE-LOEWENFELD, o b . c i t * , 2 . e n t r e g a ( 1 9 3 1 ) , p á g i -
n a s 1 7 1 y s s . Italia. L e y d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l , d e 3 0 d e d i c i e m b r e d e 1 9 2 3 .
Código d e p r o c e d i m i e n t o civil, d e 2 6 d e j u n i o d e 1 8 6 5 ( p r o n u n c i a d o influjo fran-
cés) : a p a r t i r d e l 1 . " d e j u l i o d e 1 9 2 9 r i g e n t a m b i é n e n l o s t e r r i t o r i o s a n t i g u a -
m e n t e p e r t e n e c i e n t e s a A u s t r i a ( Z . f. a u s l . u . i n t e r n . P R . , I V ( 1 9 2 9 ) , p á g s . 5 6 2
54 .1 A M l< H II II I. II N i : II M I !> T

y 5 6 3 ) . E x i s t e u u p r o y e c t o d e u u n u e v o Cwl, p r o c . c i v . ( P r o g e t t o d e CAIINELUTTI
(2 p a r t e s ) 1 9 2 6 ; P r o g e t t o d e la Soitocommissione, 1926). Bibliografía. M O R T A R A ,
C o m m e n t a r i o d e l C ó d i c e e t delle leggi di p r o c e d u r a civiles ( 1 9 2 3 ) : del m i s m o ,
M a n u a l e d e l l a p r o c e d u r a c i v i l e s ( 1 9 2 1 ) ; CHIOVENDA, P n n c i p ü d i d i r . p r o c . c i -
v i l e * ( 1 9 2 8 ) ; CARNELUTTI, L e z i o n i d i d i r . p r o c . c i v i l e ( 1 9 2 5 - 2 8 ) ; d e l m i s m o , S t u d i
( 1 9 2 5 - 1 9 2 8 ) ; d e l m i s m o , P r o c e s s o d i e s e c u z i o n e ( 1 9 2 9 - 3 1 ) ; CALAMANDREI, S t u d i
s u l p r o c e s s o c i v i l e ( 1 9 3 0 ) ; MATTIROLO, T r a t t a t o d i d i r i t t o g i u d i z i a r i o c i v i l e i t a -
l i a n o s ( 1 9 3 1 ) ; BETTI, D i r . p r o c . c i v . (1932). P a r a l a r e f o r m a : CALAMANDREI,
R h e i n . Z t s c h r . , J g . 1 1 (1921-22), p á g s . 252y ss., J g . 1 2 (1923), p á g s . 9 5 y s s . ; d e l
m i s m o , Z . f. a u s l . u . i n t e r n . P R . , I I (1928), p á g s . 5 6 y s s . ; CARNELUTTI,'
Z . f. a u s l . u . i n t e r n . P R . , I I I ( 1 9 2 9 ) , p á g s . 1 y s s . ; W.USMANN, Z . f. a u s l . u . i n t e r n .
P R . , I I ( 1 9 2 8 ) , p á g s . 3 7 0 y s s . A c e r c a d e l a I.ey d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l , c f s . H U E S -
SY, A r c h z i v p r . 1 2 4 ( 1 9 2 5 ) , p á g s . 8 8 y s s . ; cfs., a d e m á s , CASABIANCA, e n B u l l e t i n , 5 6
( 1 9 2 6 - 1 9 2 7 ) . Colonias italianas. Eritrea. Ordenanza d e Tribunales, d e 7 d e fe-
b r e r o d e 1 9 2 6 . Somalia. O r d e n a n z a de Tribunales, d e 8 d e j u n i o d e 1 9 1 1 , m o d i -
f i c a d a e n 2 0 d e d i c i e m b r e d e 1 9 2 3 . Trípoli y Cirenaica. Para organización de
T r i b u n a l e s , D e c r e t o d e 2 5 d e o c t u b r e d e 1928, p a r a e l p r o c e d i m i e n t o e l C ó d . p r o c .
c i v . i t a l i a n o ; c f s . D e c r e t o d e 2 5 d e o c t u b r e de 1 9 2 8 [ a d e m á s , Z . f. a u s l . u . i n t e r n .
P R . , I V (1929), 9 9 7 ] . Yugoeslavia. L e y de o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l , d e 1 8 d e e n e r o
d e 1 9 2 9 , p a r a t o d o el r e i n o , e n l o e s e n c i a ! s e g ú n el m o d e l o a u s t r í a c o . H a s t a l a
e n t r a d a e n v i g o r d e l C ó d . p r o c . c i v . , o s e a h a s t a e l 1.° d e e n e r o d e 1 9 3 3 , s ó l o r e g í a
e n a l g u n o s p u n t o s ; a p a r t i r d e e s a f e c h a ha l l e g a d o a t e n e r v i g e n c i a e n t o d a s
sus p a r t e s . S i g u e t o t a l m e n t e el m o d e l o austríaco el C ó d . p r o c . c i v . , d e 1 3 d e j u l i o
d e 1 9 2 9 , q u e r i g e d e s d e 1.° d e e n e r o d e 1 9 3 2 ; e n d e t e r m i n a d a s e s f e r a s , c o m o e n l a
r e l a t i v a al T r i b u n a l d e a p e l a c i ó n d e Belgrado, n o e n t r ó e n v i g o r el C ó d . p r o c .
c i v . h a s t a 1 . " d e e n e r o d e 1 9 3 3 . L a L e y sobre p r o c e d i m i e n t o d e e j e c u c i ó n y a c -
c i o n e s a s e g u r a t i v a s , d e 9 d e j u l i o d e 1930, n o t i e n e a ú n v i g e n c i a . A c t u a l m e n t e
• r i g e n , e n p a r t e , t o d a v í a l a s s i g u i e n t e s leyes p r o c e s a l e s . 1 ) P a r a Servia el C ó d .
p r o c . c i v . d e 1 8 6 5 . 2 ) P a r a Montenegro, Ordenanza procesal de 1906, q u e se
b a s a e n l a d e B o s n i a y H e r z e g o v i n a . 3 ) P a r a Croacia y Eslavonia, Ordenanza de
T r i b u n a l e s d e l a G a l i t z i a o c c i d e n t a l , d e 1797, s e g ú n l a r e d a c c i ó n d e 1 8 5 2 e m -
p r e s a e n GELLER, O e s t e r r e i c h i s c h e J u s t i z g e z e t z e , t o m o I V ( 1 8 8 1 ) . 4 ) P a r a Dal-
macia y Eslovenia r i g e n l a s l e y e s p r o c e s a l e s a u s t r í a c a s . 5 ) P a r a Vojvodina, el C ó d .
p r o c . c i v . h ú n g a r o d e 1 9 1 1 . 6 ) Bosnia y Herzegovina s e r i g e n p o r e l C ó d . p r o c . c i v . , d e
1 8 8 3 . B i b l i o g r a f í a . S o b r e l a s l e y e s procesales e n v i g e n c i a , c f s . LESKE-LOE-
a
-WENFELD, o b . c i t . , 2 . e n t r e g a ( 1 9 3 1 ) , p á g s . 5 8 8 y s s . S o b r e l a n u e v a L e y d e o r g a -
n i z a c i ó n j u d i c i a l y e l n u e v o C ó d . p r o v . civ. P e r i t c h , e n LESKE-LOEWENFELD.
a
o b . c i t . , 2 . e n t r e g a ( 1 9 3 1 ) , p á g s . 6 1 9 y s s . ; s o b r e l a n u e v a Z P O . , SPILLER, e n
G e s . u . R e c h t s p r . 6 ( 1 9 3 0 , p á g s . 1 5 y ss. D e l a B i b l i o g r a f í a y u g o s l a v a a c e r c a
d e l n u e v o C ó d . p r o c . c i v . h a n d e m e n c i o n a r s e l a s o b r a s d e VERONA y ZUGLIJA,
AGASTONOVIC, MATIJEVIC y JURICIC y PAHOENKOV. S o b r e el C ó d . p r o c . c i v i l s e r v i o ,
c f s . , a d e m á s d e l a s o b r a s d e DORDEVIC y PERITCH y AHANDJEBOWITSCH, l a d e
LEITMEIER, D e r s e r b . Z i v i l p r . , V i e n a , 1 8 8 5 ; PERITCH, e n LESKE-LOEWENFELD,
a
o b . c i t . , 2 . e n t r e g a ( 1 9 3 1 ) , p á g s . 5 9 9 y s s . El c o m e n t a r i o d e l a s l e y e s p r o c e s a l e s
a
c i v i l e s a u s t r í a c a s d e NEUMANN h a s i d o a c o p l a d o e n l a 4 . e d i c i ó n p a r a Y u g o s l a v i a
p o r K R E K y SKERLJ. C f s . , a d e m á s , SCHONDORF, A r t . J u g o s l a v i e n , e n H a n d w ó r -
t e r b u c h d e r R e c h t s w . , t o m o I I I ( 1 9 2 8 ) , p á g s . 4 0 2 y s s . ; t a m b i é n EISNER, A U S -
l a n d s r e c l i t , J g . 5 ( 1 9 2 4 ) , p á g . 1 1 5 . Letonia. Base f u n d a m e n t a l es la Orde-
n a n z a r u s a d e T r i b u n a l e s , d e 1 8 6 4 ( L e y org. j u d . , C ó d . p r o c . c i v . , O r d e n a n z a
p r o c e s a l m e r c a n t i l ) . A s u l a d o , modificaciones l e t o n a s , d e l a s cuales las m á s
i m p o r t a n t e s p a r a l a o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l son l a s c o n t e n i d a s e n l o s p r e c e p t o s
p r o v i s i o n a l e s d e 6 d e d i c i e m b r e d e 1 9 1 8 , sobre T r i b u n a l e s y p r o c e d i m i e n t o j u d i -
c i a l . M o d i f i c a c i o n e s d e f o n d o r e s p e c t o a l Cód. p r o c . c i v . n o f i g u r a n e n l a L e y
d e 1 . " d e j u l i o d e 1 9 3 0 s o b r e « R e f o r m a s y adiciones a l C ó d . p r o c . civ.», e n v i g o r
d e s d e e l 1.° d e a g o s t o d e 1 9 3 0 . B i b l i o g r a f í a . La r u s a p a r a l a s L e y e s d e 1 8 6 4 ; c f s . l o
d i c h o a l t r a t a r d e E s t o n i a . FREYMANN d a u n a o j e a d a d e l p r o c e s o c i v i l l e t ó n e n
10 J a h r e G e s e t z g e b u n g E s t l a n d s u . Lettlands, R e f e r a t e d e r I. B a l t . J u r i s t e n -
k o n f e r e n z i n D o r p a t ( 1 9 2 8 ) , R e v a l 1 9 2 9 , págs. 5 9 y s s . A c e r c a d e l o s p r e c e p t o s
i) r. n K <: ii o !• ii o o IÍ s ,\ i. <: i v i L 55

MIIIMIHICII r e l a t i v o s u l p r o c e s o c i v i l d e L c t o n i a , c f s . BERENT, e n LESKE-LOEWEN-


Pl I.II, o b . c i t . , 2 . e n t r e g a ( 1 9 3 1 ) , p á g s . 4 2 9 y s s . ; BÜKOVSKY, D i e F o r t e n t w i c k -
A

lllllli d e s r u s s . Z i v i l p r . i n L e t t l a n d , Z . f. O s t r e c h t , V ( 1 9 3 1 ) , p á g s . 5 9 6 y s s . A d e m á s
i . i i i a i u u , e n Z . f. o s t e u r o p . R e c h t , I ( 1 9 2 5 ) , p á g s . 8 4 y 8 5 , y PACHE, N i e m e y e r s Z .
MH ( 1 9 2 4 - 2 5 ) , p á g s . 1 7 y ss. ( 2 1 - 2 4 ; 3 3 - 3 5 ) . Cfs. s o b r e l a L e y d e r e f o r m a d e 1 9 3 0 ,
HfcliicNT, q u e l a t r a t a d e t e n i d a m e n t e , y R i g a i s c h e Z c i t s c h r . f ü r R e c h t s w i s s e n s c h a f t
(filllndii p o r l a A s o c i a c i ó n d e J u r i s t a s a l e m a n e s d e R i g a ) , a ñ o 4 . ° ( 1 9 3 0 ) , p á g s . 1 6 2
y hn. L i c c h t e n s t e i n . Ley sobre organización de Tribunales, de 1 9 2 2 . El Cód.
|iliic. c i v . d e 1 0 d e d i c i e m b r e d e 1 9 1 2 , m u y l i g a d o al D e r e c h o a u s t r í a c o y c o n
Hinchas m o d i f i c a c i o n e s . E n c u a n t o a e j e c u c i ó n f o r z o s a , r i g e a ú n la a n t i g u a O r d e -
n a n z a s o b r e T r i b u n a l e s , d e 1 8 7 1 . B i b l i o g r a f í a . LINDL, G e r i c h t s o r g a n i s a t i o n i n
i . l e c l i t e n s t e i n , FtheinZ. a ñ o 1 2 ( 1 9 2 3 ) , p á g s . 1 0 1 y s s . Lituania. E n lo f u n d a -
mental rigen las leyes rusas de 1 8 6 4 (Ley de organización judicial, Codo proc.
civil, O r d e n a n z a d e l p r o c e s o m e r c a n t i l ) . J u n t o a e l l a s , L e y p r o v i s i o n a l s o b r e l a
o r g a n i z a c i ó n d e T r i b u n a l e s d e 1 9 1 9 [ t r a d u c i d a e n Z . f. o s t e u r o p . R e c h t , I I ( 1 9 2 6 ) ,
p á g i n a s 3 6 9 y s s . ; c f s . , a e s t e r e s p e c t o , t a m b i é n POLESSKIJ, e n O s t r e c h t , I ( 1 9 2 5 ) ,
página 8 5 ] . U n n u e v o p r o y e c t o de L e y de organización judicial h a sido a c e p t a d o
nir el G o b i e r n o . T a m b i é n e x i s t e n u e v o p r o y e c t o d e C ó d . p r o c . c i v . B i b l i o g r a f í a .
í n l i t u a n o : s ó l o MACYS, L e c c i o n e s s o b r e e l p r o c e s o c i v i l ( 1 9 2 4 ) . E s u t i l i z a d a l a
l i t e r a t u r a r u s a ; cfs. E s t o n i a . R e s p e c t o a las d i s p o s ' c i o n e s especiales del p r o c e s o
c i v i l l i t u a n o , c f s . ROBINSON, e n LESKE-LOEWENFELD, o b . c i t . , 2 . e n t r e g a ( 1 9 3 1 ) , A

Í
iágs. 4 4 1 y s s . ; c f s . , a d e m á s , VON BUCHLER, N i e m e y e r s Z . 3 4 ( 1 9 2 5 ) , p á g . 2 3 2 ,
2 4 4 y s s . ] . C f s . , r e s p e c t o a l p r o c e s o c a m b i a r i o , ROBINSON, A u s l a n d r e c h t ( 1 9 2 5 ) ,
páginas 3 4 7 y ss. L u x e m b u r g o . L e y de organización judicial, de 1 8 de febrero
ile 1 8 8 5 , a d a p t a d a a l m o d e l o f r a n c é s ; n u e v a d e l i m i t a c i ó n d e c o m p e t e n c i a p o r
l.ey d e 2 7 d e n o v i e m b r e d e 1 9 2 6 ( i m p r e s a e n A n n u a i r e 1 9 2 7 , p á g s . 9 9 y s s . t .
Code de p r o c . civ. francés, con modificaciones de 1 8 8 9 , sobre e m b a r g o de in-
m u e b l e s , y d e 1 9 2 6 s o b r e el p r o c e d i m i e n t o s u m a r i o . Memel. Derecho alemán
con m u c h a s m o d i f i c a c i o n e s . H a d e d e s t a c a r s e el D e c r e t o d e 2 2 d e a g o s t o d e 1 9 2 4
p a r a s i m p l i f i c a r el e j e r c i c i o d e l a f u n c i ó n j u d i c i a l . L a N o v e l a p r o c e s a l c i v i l d e 1 9 2 9
lia r e c o g i d o m u c h a s n o v e d a d e s d e l a N o v e l a a l e m a n a d e 1 9 2 4 . Bibliografía.
PLÜMICKE, H E S S E , JACOBSOHN, D e r Z i v i l p r o z e s s d e s M e m e l g e b i e t s , e n L E S K E -
I.OEWENFELD, o b . c i t . , 2 . e n t r e g a ( 1 9 3 1 ) , p á g s . 4 4 3 y s s . : H E S S E , O s t r e c h t , I I I
A

( 1 9 2 7 ) , ' p á g s . 2 6 9 y s s . ; d e l m i s m o Z . f. O s t r e c h t , I ( 1 9 2 7 ) , p á g s . 7 3 4 y s s .
Monaco. Code de p r o c é d u r e civile, d e 3 de d i c i e m b r e d e 1 8 9 4 ( m u y influido
por el f r a n c é s ) . E d i c i ó n p u b l i c a d a , e n 1 8 9 6 , en M o n a c o . Países Bajos. Ley
de o r g a n i z a c i ó n judicial d e 1 8 2 7 , s e g ú n m o d e l o francés, en v i g o r d e s d e 1 8 3 8 ;
m o d i f i c a c i o n e s p r i n c i p a l e s e n 1 8 8 4 y 1 8 9 3 . M u y i n f l u i d o p o r el D e r e c h o f r a n -
c é s , el C ó d . p r o c . c i v . d e 1 8 3 8 , e n s u n u e v a r e d a c c i ó n d e 7 d e j u l i o d e 1 8 9 6 .
B i b l i o g r a f í a . V A N BONEVAL F A U R E , H e t n e d e r l a n d s c h e b u r g e r l i j k p r o c e s r e c h t . 5
tomos ( 1 8 9 3 - 1 9 0 0 ) , en diversas ediciones ( m u y detallado; en parte anticuado);
3
V A N ROSSEM, H e t n e d e r l a n d s c h wetboek van burgerlijke rechtsvordering
(1924 y s s . ) ; STAR BUSMANN, H o f d s t u k k e n v a n b u r g e r l i j k e r e c h t s v o r d e r i n g ^
( 1 9 2 5 - 1 9 3 0 ) ; COOPS, G r o n d s t r e k k e n v a n h e t n e d e r l a n d s c h b u r g e r l i j k p r o c e s -
r e c h t ( 1 9 2 7 ) . E n l e n g u a a l e m a n a , VAN SLOOTEN, e n LESKE-LOEWENFELD, o b .
citada, 1 . e n t r e g a ( 1 9 3 0 ) , p á g s . 2 9 3 y ss. T r a d u c c i ó n francesa del Cód. p r o c . civ.
A

p o r TRIPELS, e n l o s C o d e s n é e r l a n d a i s , t o m o I ( 1 8 8 6 ) . R e s p e c t o a l a s m o d i f i c a -
c i o n e s d e 1 8 9 6 , c f s . A n n u a i r e 1 8 9 7 , p á g s . 5 2 1 y s s . India holandesa. India oriental
h o l a n d e s a . E l D e r e c h o p r o c e s a l p a r a e u r o p e o s se b a s a e n la L e y s o b r e p r o c e d i -
miento judicial de 1 8 4 7 , y p a r a indígenas, en la de 1 8 4 8 . E l Reglamento de 1 8 6 8
s o b r e e l p r o c e s o c i v i l r i g e e n l a I n d i a o c c i d e n t a l h o l a n d e s a . B i b l i o g r a f í a . HESLINGA,
H e t n e d e r l a n d s c h - i n d i s c h e u r o p e e s c h b u r g e r l i j k p r o c e s r e c h t ( 1 9 2 4 ) ; ENGELBRECH,
De nederlandsch-indische Wetboeken ( 1 9 3 0 ) . Noruega. Ley de organización de
T r i b u n a l e s , Cód. p r o c . civil y L e y sobre ejecución forzosa, d e 1 3 d e a g o s t o
d e 1 9 1 5 ; ú l t i m a s m o d i f i c a c i o n e s e n 1 9 3 1 . S i r v i e r o n d é b a s e al C ó d . p r o c . civ., el
Derecho austríaco y alemán. E n virtud de la Ley de 1 9 1 5 (modificada en 1 9 3 1 ) ,
s e c o n s t i t u y ó u n T r i b u n a l d e t r a b a j o e n O s l o . B i b l i o g r a f í a . SKEIE, D e n n o r s k e
C i v i l p r o c e s s , 2 t o m o s ( 1 9 2 9 - 1 9 3 1 ) ; HAGERUP, F o r e l a e s n i n g e r o v e r d e n N o r s k e
5(1 ,1 A M 1< S (I I» 1. 1) S (! 11 M I I) T

C i v l l p r o c c s s " , 1 9 2 7 , o d i t . p o r P . J . PAULSIÍN ( 1 9 1 8 - 1 9 1 9 ) ; GJERDRUM, U t s l k t


o v e r d e n n y c C i v i l p r o c e s s ( 1 9 2 7 ) . C o m e n t a r i o s d e ALTEN, 1 9 2 4 , 1 9 2 6 , 1 9 2 7 y 1 9 2 8 .
L a p r i n c i p a l o b r a d e SCHWEIQARD, D e n n o r s k e p r o c e s s , 2 t o m o s (1891-1893),
e s t á a n t i c u a d a c o m o c o n s e c u e n c i a d e l a r e f o r m a . E n l e n g u a a l e m a n a : ALTEN, D a s
Z i v i l p r . i n N o r w e g e n , e n LESKE-LOEWENFELD, o b . c i t . , 2 . e n t r e g a ( 1 9 3 1 ) , p á g i -
A

n a s 4 8 3 y s s . T r a d u c c i ó n f r a n c e s a d e l a L e y s o b r e e j e c u c i ó n forzosa, e n el A n -
nuaire international d e législation agricole ( 1 9 1 5 ) , p á g . 1 2 2 7 . Polonia. El D e *
creto d e 6 d e febrero d e 1 9 2 8 r e g u l a d e m a n e r a u n i f o r m e p a r a t o d o el territorio
del pais l a organización d e T r i b u n a l e s . J u n t o a él, l a N o v e l a d e 1 9 3 0 . P a r a los
efectos d e l D e r e c h o p r o c e s a l civil e s t á d i v i d i d o e n t r e s p a r t e s el t e r r i t o r i o , a
s a b e r : 1 ) P a r a Galitzia y T e s c h e n ( A l t a Silesia) rigen leyes a u s t r í a c a s c o n N o -
velas polacas d e 1 9 1 9 ,1 9 2 0 ,1 9 2 2 ,1 9 2 3 .2 ) P a r a P o l o n i a del Congreso y las p r o -
vincias orientales están en vigor las leyes rusas d e 1 8 6 4 , con modificaciones p o -
lacas, e n especial d e 1 9 2 8 . 3 ) P a r a los territorios a n t i g u a m e n t e prusianos rige
la Z P O . alemana, con modificaciones polacas, especialmente p o r virtud de la
Ley de 8 de marzo de 1 9 2 1 (traducida en Rundbrief des Archivs Deutscher Berufs-
vormünder, de 1 5 de agosto de 1 9 2 8 ; año 4 , n.° 7-8). P o r Decreto de 2 2 de marzo
de 1 9 2 8 se constituyeron T r i b u n a l e s de t r a b a j o ; pero n o p a r a los territorios
a n t i g u a m e n t e p r u s i a n o s [ c f s . s o b r e e l l o BRZESKI WENGEROW, Z . f. O s t r e c h t , I I
( 1 9 2 8 ) , p á g s . 9 2 8 y s s . ] . P a r a l o s e f e c t o s d e l a e j e c u c i ó n f o r z o s a r i g e n a ú n las**
O r d e n a n z a s d e los territorios divididos ; sólo e n c u a n t o al e m b a r g o d e sueldos a
funcionarios, rige p a r a Polonia entera la L e y de 1 7 d e febrero de 1 9 2 2 . U n
Código proc. civ. unificado h a sido publicado en 3 de diciembre d e 1 9 3 0y e n t r a d o
en vigor en 1.° de enero de 1 9 3 3 (traducido en J W . , 1 9 3 2 ,p á g . 2 2 6 4 ) . Biblio-
A
g r a f í a . E l c o m e n t a r i o d e NEUMANN a l a s l e y e s p r o c e s a l e s c i v i l e s a u s t r í a c a s ( 4 . e d i -
c i ó n ) h a s i d o a c o p l a d o a P o l o n i a p o r TAMMER ; a s i m i s m o e l c o m e n t a r i o a l a L e y
A
d e e j e c u c i ó n f o r z o s a , d e NEUMANN ( 3 . e d i c i ó n ) . A d e m á s , l a s o b r a s e n p o l a c o
p a r a e l s e c t o r a u s t r í a c o , p o r WINDAKIEWICZ. P a r a P o l o n i a d e l C o n g r e s o , a p a r t e
d e l a l i t e r a t u r a r u s a ( c f s . l o d i c h o a l t r a t a r d e E s t o n i a ) , STOMINSKI, L a P r á c t i c a
j u r í d i c a civil e n los territorios d e l a a n t i g u a P o l o n i a del Congreso, 2 t o m o s (en
p o l a c o ) . P a r a el t e r r i t o r i o a n t i g u a m e n t e p r u s i a n o , a p a r t e d e l a bibliografía ale-
m a n a , STELMACHEWSKY, C o m p e n d i o d e P r o c e d i m i e n t o c i v i l , 3 t o m o s , 1 9 2 3 - 1 9 2 7
( e n p o l a c o ) ; GOLAB, D a s Z i v i l g e r i c h t s w e s e n i n P o l e n , Z . f. p o l n . R e c h t , a ñ o 1 ,
1 9 2 3 , p á g s . 8 2 y s s . A c e r c a d e l a n u e v a o r g a n i z a c i ó n d e T r i b u n a l e s , BLUMENFELD,
L e i p z . Z t s c h r . , 1 9 2 8 , B . I n t e r n . P r . , 3 1 0 ; BIEBER, L e i p z . Z t s c h r . , 1 9 2 9 , B l . I n t e r n .
P r . , 1 6 7 ; DBALOWSKI, R e v i e w o f P o l i s h L a w a n d E c o n o m i c s , a ñ o I ( 1 9 2 8 ) , p á g i n a s
2 6 2 y ss. S o b r e los principios f u n d a m e n t a l e s del P r o y e c t o d e Cód. proc. civ.
p o l a c o , DBALOWSKI, Z . f. O s t r e c h t ( 1 9 3 0 ) , p á g s . 6 9 1 y s s . S o b r e e l n u e v o C ó d .
p r o c . c i v . , STEINBERG, Z . f. a u s l . u . i n t e r n . P R . , V ( 1 9 3 1 ) , p á g s . 5 1 5 y s s . ; M E R -
WIN, I n t e r n a t i o n a l e s A n w a l t s b l a t t ( 1 9 3 1 ) , p á g s . 1 8 3 y s s . R e s p e c t o a o r g a n i z a c i ó n
d e T r i b u n a l e s d e t r a b a j o e n P o l o n i a , c f s . , a d e m á s , SIEGEL, Z t s c h r . f. v e r g l e i c h e n d e
R e c h t s w i s s e n s c h a f t , 4 4 , 4 0 7 y s s . ; SIMÓN, R e v i e w o f P o l i s h L a w a n d E c o n o m i c s ,
año I ( 1 9 2 8 ) , págs. 1 4 0y ss. Portugal. L e y de 2 2 de junio de 1 9 2 7 sobre la
organización judicial en general. E l Cód. proc. civ. de 8 de noviembre de 1 8 7 6
(cfs. A n n u a i r e , 1 8 7 7 , p á g s . 4 3 4 y s s . ) . C ó d i g o d e l p r o c e s o c o m e r c i a l d e 1 8 9 5 , e n
su n u e v a redacción de 1 9 0 5 . Decretos reformadores de 1 9 2 6 ; reforma fundamental
en el Código del proceso comercial p o r D e c r e t o d e 1 . ° d e j u n i o d e 1 9 2 9 . L e y sobre
los Tribunales d e Arbitros y Aviadores (Tribunales industriales) de 1 4 d e agosto
d e 1 8 8 9 ; p o r el R e g l a m e n t o d e 9 d e m a r z o d e 1 8 9 1 h a sido r e g u l a d o el p r o c e -
d i m i e n t o a n t e e s t o s T r i b u n a l e s . B i b l i o g r a f í a . LONZEIRO, C ó d i g o d e p r o c e s s o c i v i l
nos Tribunales, 3 tomos y suplemento ( 1 9 2 6 ) . Edición con comentarios del Cód.
p r o c . c i v . p o r UTRA MACHADO ( 1 9 1 7 ) , d e l C ó d . p r o c . c o m e r c i a l p o r MAGALHAES
A
( 3 t o m o s , 3 . e d i c i ó n , 1 9 1 2 ) . C f s . ROST s o b r e l a r e f o r m a , Z . f. a u s l . u . i n t e r n . P R . ,
I I I ( 1 9 2 9 ) , p á g s . 6 7 8 y s s . S o b r e e l p r o c e s o m e r c a n t i l , BORCHARDT, H a n d e l s g .
d . E r d b a l l s , t o m o 7 , 2 , p á g s . 1 6 y s s . Colonias portuguesas. L e y de organización
judicial de 1 9 2 7 .Cód. proc. civ. d e la m e t r ó p o l i ; con algunas modificaciones p o r
D e c r e t o d e 1 9 2 7 . E x i s t e n disposiciones especiales p a r a el p r o c e d i m i e n t o a n t e
los T r i b u n a l e s indígenas. Rumania. L e y de organización judicial de 1 8 6 5 .
ii u n i¡ c u (i i" n o a v. S A I . C I V I L . 57

Modificada vnrlns veces, siendo especialmente i m p o r t a n t e s las variaciones de 1 9 2 5 .


Ley d e 1 9 2 5 s o b r e el T r i b u n a l d e c a s a c i ó n ( t r a d u c c i ó n e n A n n u a i r e , 1 9 2 6 , p á g i -
IIIIH 2 8 3 y s s . ) . C ó d . p r o c . c i v . d e 1 8 6 5 , e n s u n u e v a r e d a c c i ó n d e 1 5 d e m a r z o
lie 1 9 0 0 ; m o d i f i c a c i o n e s i m p o r t a n t e s i n t r o d u c i d a s p o r L e y d e 1 9 2 5 [ t r a d u c c i ó n
Pll A n n u a i r e , 1 9 2 6 , p á g s . 2 7 1 y s s . ; u n a o j e a d a s o b r e l a l e y e n AVRAM, A u s l a n d s -
rwhl, u n o 6 ( 1 9 2 5 ) , p á g . 4 1 7 ; MANDY, G e s . u . R e c h s p r . ( 1 9 2 5 ) , p á g . 1 1 0 ] ; a d e m á s ,
D e c r e t o d e 1 9 2 9 [ s o b r e é s t e . c f s . VELESCU, B u l l e t i n , 5 8 ( 1 9 2 9 ) , p á g s . 6 5 9 y s s . ] .
ICn l o e s e n c i a l , t a n t o l a o r g a n i z a c i ó n d e T r i b u n a l e s c o m o e l p r o c e d i m i e n t o s e
milnn p o r el m o d e l o f r a n c é s . R i g e a ú n el D e r e c h o a u s t r í a c o e n B u c o v i n a . y el
húngaro en las regiones de Transilvania y Hungría del Sudeste. P o r L e y de 1 9 2 8
h u n i d o i n t r o d u c i d o e n B e s a r a b i a e l C ó d . p r o c . c i v . r u m a n o [ c f s . NEGREA, Z . f.
i n t e u r o p . R e c h t , a ñ o 1 ( 1 9 2 5 ) , p á g s . 3 0 7 y s s . ] . L a c o m p e t e n c i a y el p r o c e d i m i e n t o
lio l o s T r i b u n a l e s m e r c a n t i l e s s e h a l l a n r e g u l a d o s p o r e l C ó d i g o d e C o m e r c i o d e
1NK7 ( i n s p i r a d o e n el D e r e c h o i t a l i a n o y e n e l a l e m á n ) , h a b i e n d o s i d o m o d i -
( l e n i l i i s e n 1 9 0 2 l a s d i s p o s i c i o n e s q u e a q u í n o s i n t e r e s a n . B i b l i o g r a f í a . CADERE,
T l ' a l u t d e p r o c e d u r a c i v i l a ( 1 9 2 8 ) ; COSTIN, P r o c e d u r a c i v i l a , 2 t o m o s ( 1 9 2 6 ) .
Jín e s p e c i a l p a r a l a r e f o r m a d e 1 9 2 5 : DAN, P r o c e d u r a A c c e l e r a t a d i n 1 9 d e m a y o
lie 1 9 2 5 ( 1 9 2 5 ) . E n l e n g u a a l e m a n a (COHEN-)ASCH, D a s r u m . Z i v i l p r . , e n LESKE-
I,I H:\VENFELD, o b . c i t . , 2 . e n t r e g a ( 1 9 3 1 ) , p á g s . 5 4 1 y s s . A d e m á s , VELESCU, L a
A

procédure civile r o u m a i n e , e n Bulletin, 5 8 ( 1 9 2 9 ) , págs. 6 4 2 y ss. T r a d u c c i ó n


a l e m a n a d e l C ó d . p r o c . c i v . d e v . BOROSCHNAY, B u c a r e s t 1 8 8 7 ; h a y u n a t r a d u c -
ción f r a n c e s a e d i t a d a e n 1 9 0 0 e n B u c a r e s t . Rusia. L a organización de Tri-
bunales y p r o c e d i m i e n t o civil d e p e n d e d e l a s R e p ú b l i c a s d e la U n i ó n . P e r o la
Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas puede decretar principios generales.
|)e esta f a c u l t a d sólo h a h e c h o u s o u n a v e z h a s t a a h o r a e n 1 9 2 4 p a r a la L . O .
(tu 1 9 3 0 m o d i f i c a d a p o r ú l t i m a v e z ) . R i g e n , a d e m á s , el R e g l a m e n t o r e f e r e n t e
ul T r i b u n a l S u p r e m o d e l a U . R . S . S . , e t c . , d e 2 4 d e j u l i o d e 1 9 2 9 , y e l D e c r e t o
de 1 2 d e m a y o d e 1 9 3 0 . L a L e y d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l d e l a F e d e r a c i ó n r u s a d e
Repúblicas Socialistas Soviéticas, de 1 9 de noviembre de 1 9 2 6 (última modi-
ficación e n 1 9 3 0 ) . C ó d . p r o c . c i v . d e l a F . R . R . S. S. d e 7 d e j u l i o d e 1 9 2 3 ; m o -
I d l f l e a c i o n e s m á s i m p o r t a n t e s d e 1 9 2 4 y 1 9 2 7 . M u y c a r a c t e r í s t i c o e n el C ó d . p r o c .
Civil e s s u « c r i m i n a l i z a c i ó n » t a n p r o n u n c i a d a ; l a s m á x i m a s d e l p r o c e s o p e n a l a p a -
recen e n él e n p r i m e r p l a n o . L a s d e m á s R e p ú b l i c a s d e l a F e d e r a c i ó n h a n a d o p t a d o
pule C ó d . p r o c . c i v . c o n m o d i f i c a c i o n e s s i n i m p o r t a n c i a . S ó l o e l C ó d . p r o c . c i v .
lie l a R . S . S . d e U c r a n i a s e m u e s t r a m á s i n d e p e n d i e n t e . E n c u a n t o a T r i b u n a l e s d e
t r a b a j o , c f s . THAL, e n KASKEL, o b . c i t . B i b l i o g r a f í a . E n r u s o : RYNDZIUNSKI,
Técnica d e l p r o c e s o civiis ( 1 9 2 9 ) ; del m i s m o , E j e c u c i ó n d é l a s resoluciones j u d i c i a -
ICN- ( 1 9 2 7 ) ; FISCHMANN, L a m a r c h a d e l p r o c e s o c i v i l ( 1 9 2 6 ) ; HOICHBARG, C u r s o
llel p r o c e s o c i v i l ( 1 9 2 8 ) . C o m e n t a r i o s p a r a l a F . R . R . S . S . y U c r a n i a , d e M A -
I,ITZKI2 ( 1 9 2 9 ) ; p a r a l a F . R . R . S . S . , d e ALEXANDROWSKI-LEBEDOW* ( 1 9 2 9 ) ;
i n t e r n a s , d e DADJANZ ; SCHECHTER ; SCHOSTIA. E n a l e m á n : FREUND, D e r Z i v i l p r .
i t e r U d S S R . e n LESKE-LOEWENFELD, o b . c i t . , 2 . e n t r e g a ( 1 9 3 1 ) , p á g s . 3 1 7 y s s . ;
A

KAUI'MANN, D e r Z i v i l p r . , e n D a s R e c h t S o w j e t r . , e d i t a d o p o r MAKLEZOW y o t r o s
( 1 1 1 2 5 ) , p á g s . 4 3 5 y s s . A d e m á s POPOV, Z . f. O s t r e c h t , I ( 1 9 2 7 ) , p á g s . 8 9 7 y s s . ;
MAIIKACH, Z . f. O s t r e c h t , I I ( 1 9 2 8 ) , p á g s . 7 2 1 y s s . ; FREUND, J W . 1 9 2 6 , p á g i -
n a s 1 9 0 3 y s s . ; ZAITZEFF, A r c h i v P r . N . F . , 4 ( 1 9 2 5 ) , p á g s . 2 2 3 y s s . [ 2 3 0 y s s . ] .
I .a t r a d u c c i ó n d e FREUND d e l a L e y d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l ( 1 9 2 5 ) p u e d e s e r u t i l i -
Kiula t o d a v í a , p u e s t o q u e l a s m o d i f i c a c i o n e s i n t r o d u c i d a s p o r l a n u e v a r e d a c c i ó n
ile 1 9 2 6 , n a d a f u n d a m e n t a l h a n v a r i a d o . Suecia. L a organización de Tribu-
nales y el p r o c e d i m i e n t o civil se h a l l a n r e g u l a d o s p o r el C ó d i g o g e n e r a l , d e 1 7 3 4 ,
ciin a l g u n a s v a r i a c i o n e s . L e y d e e j e c u c i ó n f o r z o s a , d e 1 0 d e a g o s t o d e 1 8 7 7 . L e y
«ubre T r i b u n a l e s d e t r a b a j o , d e 2 2 d e j u n i o d e 1 9 2 8 . E x i s t e u n p r o y e c t o d e n u e v o
C ó d i g o p r o c . c i v . B i b l i o g r a f í a . KALLENBERG, Z v e n k s c i v i l p r o c e s s r a t t , 4 t o m o s
( 1 1 ) 1 7 - 1 9 2 8 ) . O b r a s m á s a n t i g u a s d e AFZELIUS ( 2 . e d . ¿ 8 8 6 ) y BROMEE ( 2 . e d .
A A

I K 9 0 ) . WREDE, D a s Z i v i l p r o z e s s r . S c h w e d e n s u n d F i n n l a n d s , 1 9 2 4 ( v o l . I I d e
la s e r i e : D a s Z i v i l p r . d e r K u l t u r s t a a t e n ) . MATZ, D a s Z i v i l p r . i n S c h w e d e n , e n
A
I.I:SKE-LOEWENFELD, o b . c i t . , 2 . e n t r e g a ( 1 9 3 1 ) , p á g s . 4 9 3 y s s . ENGSTRSMER,
D e r S c h w e d i s c h e E n t w u r f e i n e r P r o z e s s o r d n u n g , Z . f. a u s l . u . i n t e r n . P R . , I I I
58 J A M E S G O L D S C H M I D T

(1929), págs. 32 y ss. Suiza. 1 ) L a Federación t i e n e jurisdicción civil sólo e n u n


campo limitado. L e y d e 1874 en su redacción de 1893,últimamente modificada
en 1 9 2 8 , sobre l a organización d e l a jurisdicción federal. P a r a el p r o c e d i m i e n t o
r i g e el C ó d . p r o c . c i v . f e d e r a l , d e 2 2 d e n o v i e m b r e d e 1 8 5 0 . A d e m á s , L e y federal
sobre ejecución p o r deudas y concursos, d e 11 de abril d e 1889, con m u c h a s ,
modificaciones. L e y de 1914 sobre fábricas: contiene determinadas reglas, de
aplicación p o r los Cantones, relativas al p r o c e d i m i e n t o e n conflictos d e t r a b a j o .
B i b l i o g r a f í a . SCHURTER-FRITSCHE, D a s Z i v i l p r . d e s B l i n d e s ( 1 9 2 4 ) ; JAEGER,
3
S c h u l d b e t r e i b u n g u . K o n k u r s . , 2 t o m o s c o n a p é n d i c e , p á g s . 1 9 1 1 y s s . 2 ) Can-
tones. Argovia. C ó d . p r o c . c i v . , d e 1 2 d e m a r z o d e 1 9 0 0 . C o m e n t a r i o p o r KELLER2,
1 9 1 3 . Appenzell, S u b c a n t ó n del R ó d a n o Superior. Cód. proc. civ. d e 26 d e abril
d e 1914. S u b c a n t ó n del R ó d a n o Inferior. C ó d . proc. civ. de 10 d e m a r z o d e 1892.
Basilea. S u b c a n t ó n d e Basilea-Ciudad. L e y relativa a la elección y organización
de los Tribunales y d e las dependencias judiciales, d e 27 de junio d e 1895. Cód.
p r o c . c i v . d e 8 d e f e b r e r o d e 1 8 7 5 , r e v i s a d o e n 7 d e o c t u b r e d e 1 9 2 4 . Berna. L e y
de organización judicial de 31 de enero de 1909. Cód. proc. civ. de 7 d e julio de
1 9 1 8 . C o m e n t a r i o d e LEUCH, 1 9 2 2 . Friburgo. Cód. proc. civ. de 12 de octubre
d e 1 8 4 9 ( a c t u a l m e n t e e n r e v i s i ó n ) . Ginebra. L e y d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l d e 1 3 d e
o c t u b r e d e 1 9 2 0 . C ó d . p r o c . c i v . d e l a m i s m a f e c h a y , j u n t o a él, D e c r e t o d e 19
d e e n e r o d e 1 9 2 9 . Glaris. C ó d . p r o c . c i v . , d e 4 d e m a y o d e 1 9 3 0 . Grisones. Ley
s o b r e el p r o c e d i m i e n t o e n a s u n t o s c i v i l e s , d e 3 d e n o v i e m b r e d e 1 9 0 7 ( a c t u a l -
m e n t e s o m e t i d a a r e v i s i ó n ) . Lucerna. L e y sobre la organización d e Tribunales
y C ó d . p r o c . c i v . d e 2 8 d e e n e r o d e 1 9 1 3 . C o m e n t a r i o d e SCHNYDER, 1 9 1 3 . Neu-
chátel. L e y d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l , d e 2 2 d e m a r z o d e 1 9 1 0 , r e v i s a d a e n 7 d e
abril de 1925. Cód. proc. civ., t a m b i é n de 7 d e abril de 1925 ( m u y i m p o r t a n t e
c o m o m o d e l o d e l n u e v o C ó d . p r o c . c i v i l t u r c o d e 1 9 2 7 ) . Schajjhausen. Para la
organización de Tribunales, L e y de 10 de julio de 1928. Ordenanza procesal de
2 5 d e j u n i o d e 1 8 6 9 ( a c t u a l m e n t e s o m e t i d a a r e v i s i ó n ) . Schwyz. Código judicial
d e 2 3 d e d i c i e m b r e d e 1 9 1 5 . San-Gall. L e y sobre l a jurisdicción civil, d e 3 d e
m a y o d e 1 9 3 0 . C o m e n t a r i o p o r SCHERRER-FÜLLEMANN, 1 9 0 2 . Soleura. Código
p r o c . c i v . , d e 5 d e j u l i o d e 1 8 9 1 ( r e v i s a d o e n 2 d e m a y o d e 1 9 2 6 ) Turgovia. Cód.
p r o c . c i v . , d e 1 9 d e o c t u b r e d e 1 9 2 6 y 2 9 d e a b r i l d e 1 9 2 8 . BOECKLI, C ó d . p r o c . c i v .
d e l c a n t ó n d e T u r g o v i a , 1 9 3 0 . Unterwalden. S u b c a n t ó n Obwalden. Cód. proc. civ.,
d e 2 d e abril d e 1 9 0 1 . S u b c a n t ó n d e N i d w a l d e n . L e y s o b r e la jurisdicción civil, d e
9 d e a b r i l d e 1 8 9 0 . Uri. C ó d . p r o c . c i v . , d e 2 9 d e m a r z o d e 1 9 2 8 . Vaud. L e y
de organización judicial, de 15 de m a y o d e 1 9 1 1 .Cód. proc. civ., de 20 de n o -
v i e m b r e d e 1 9 1 1 . Vatais. Cód. proc. civ., de 22 de noviembre de 1919. A d e m á s ,
L e y d e 22 d e n o v i e m b r e d e 1927 q u e altera varias disposiciones sobre procedi-
m i e n t o s e s p e c i a l e s . Zurich. L e y s o b r e l a f u n c i ó n j u d i c i a l , d e 2 9 d e e n e r o d e 1 9 1 1 .
L e y s o b r e e l p r o c e s o c i v i l , d e 1 3 d e a b r i l d e 1 9 1 3 . C o m e n t a r i o d e STRAEULI y
HAUSER, 1 9 1 3 , 1 9 1 5 . Zug. C ó d . p r o c . c i v . , d e 1 5 d e o c t u b r e d e 1 8 6 3 ( p e n d i e n t e
d e r e v i s i ó n ) . B i b l i o g r a f í a . HEUSSLER, D e r Z i v i l p r . d e r S c h w e i z , 1 9 2 3 ( v o l . I d e l a
s e r i e D e r Z i v i l p r . d . K u l t u r s t a a t e n ) ; SCHURTER-FRITSCHE, D i e g e s c h i c h t l i c h e n
G r u n d l a g e n d e r k a n t o n a l e n R e c h t e ( 1 9 3 1 ) ; FRITSCHE, D a s Z i v i l p r . d e r S c h w e i z ,
a
e n LESKE-LOEWENFELD, o b . c i t . , 1 . e n t r e g a ( 1 9 3 0 ) , p á g s . 2 1 1 y ss. A d e m á s ,
l o s i n f o r m e s d e FRITSCHE, e n Z . f. a u s l . u . i n t e r n . P R . e s p e c i a l m e n t e I ( 1 9 2 7 ) ,
p á g s . 3 7 9 y s s . , I I I ( 1 9 2 9 ) , p á g s . 6 1 3 y s s . , V ( 1 9 3 1 ) , p á g s . 7 1 4 y ss. España.
[ N o se r e c o g e n a q u í m á s i n d i c a c i o n e s q u e l a s q u e f i g u r a n e n el original a l e m á n . M á s
d a t o s p u e d e n v e r s e e n l a s Adiciones al presente § ] . L e y provisional sobre orga-
nización del P o d e r judicial, de 15 d e s e p t i e m b r e d e 1870, c o m p l e t a d a especial-
mente, e n 1 8 8 2 . L e y d e e n j u i c i a m i e n t o civil, d e 3 d e febrero d e 1 8 8 1 . P a r a los
T r i b u n a l e s i n d u s t r i a l e s r i g e el l i b r o I V d e l C ó d i g o d e T r a b a j o , d e 2 3 d e a g o s t o
d e 1 9 2 6 . B i b l i o g r a f í a . MANRESA Y NAVARRO, C o m e n t a r i o s a l a L e y d e e n j u i c i a -
m i e n t o civil5, 6 t o m o s (1928-1929) (se c o n s i d e r a l a o b r a p r i n c i p a l ) , c o m e n t a r i o
a a
e x t e n s o , e d i t . p o r REUS, t o m o s 1-4, 2 . e d i c . 1 9 0 7 - 1 9 1 0 , t o m o s 5 - 6 , 3 . e d i c . 1 9 2 2 ;
MIGUEL Y ROMERO, C o m e n t a r i o s a l a L e y d e e n j u i c i a m i e n t o c i v i l ( 1 9 1 7 ) ; FABREOA
3
Y CORTÉS, L e c c i o n e s d e p r o c e d i m i e n t o s j u d i c i a l e s ( 1 9 2 8 ) ; RIVES Y MARTÍ y O i m z
Y ARCE, O r g a n i z a c i ó n d e T r i b u n a l e s y l e y e s d e p r o c c d i n r e n t o " ' ( 1 9 2 2 ) ; PAZ Y
ii i: i i H c II o p n o r. i : S A L r. i v i i. r.o

l l i v i c s Y MAUTÍ, i'A d e r e c h o j u d i c i a l e s p a ñ o l , 2 t o m o s , 1 9 2 0 - 2 3 . Cfs. s o b r e el


C ó d i g o d e T r a b a j o , ROST, Z . f. a u s l . u . i n t e r n . P R . , I I ( 1 9 2 8 ) , p á g s . 2 8 3 y s s .
Ohoooslovaqula. E n B o h e m i a , M o r a v i a y Silesia rigen l a s leyes procesales a u s t r í a -
ca* ; a d e m á s , l e y e s c h e c o s l o v a c a s d e 1 9 2 1 , 1 9 2 3 y 1 9 2 8 . E n E s l o v a q u i a e s t á e n
v i g o r el C ó d . p r o c . c i v . h ú n g a r o d e 1 9 1 1 y l a O r d e n a n z a h ú n g a r a s o b r e p r o c e d i -
miento ejecutivo, d e 1 8 8 1 ; esta ú l t i m a e s p e c i a l m e n t e m o d i f i c a d a e n 1928 (cfs. Z .
f. O s t r e c h t , I I ( 1 9 2 8 ) , p á g s . 1 4 9 9 y s s . ) . E n t o d o e l t e r r i t o r i o d e l E s t a d o r i g e l a
ley s o b r e r e t e n c i ó n d e s a l a r i o s , d e 1 9 2 0 , c o m p l e t a d a e n 1 9 2 4 , y l a l e y d e T r i b u -
n a l e s d e t r a b a j o , d e 4 d e j u l i o d e 1 9 3 1 . C f s . s o b r e e l p r o y e c t o n u e v o , PETSCHEK,
l'rager J u r Z t s c h r . , 1 9 3 2 , p á g s . 2 8 3 y 3 2 7 . Bibliografía. E l p r o c e s o civil d e l a s d o s
z o n a s l o e x a m i n a s i s t e m á t i c a m e n t e HORA, E l D e r e c h o p r o c e s a l c i v i l c h e c o ( e n
e l i e c o ) , 3 t o m o s ( 1 9 2 9 y s s . ) ; HARTMANN, L a s o r d e n a n z a s s o b r e e j e c u c i ó n , 1 9 2 5
( e n c h e c o ) ; W E I S S , V e r f a h r e n s r e c h t , h a s t a l a f e c h a 5 t o m o s ( 1 9 2 8 - 3 1 ) ; GUNZEL,
System des tschech. Zivilprozessrechts in B o h m e n , M a h r e n u n d Schlesien (1932) ;
(¡ANS-KAFKA, Z i v i l p r o z e s s u . J u r i s d i k t i o n s n o r m , 1 9 3 0 ( c o m e n t a n l a s l e y e s a u s -
t r í a c a s y l a s m o d i f i c a c i o n e s c h e c a s ) . E l c o m e n t a r i o d e NEUMANN a l a s l e y e s p r o -
a
c e s a l e s c i v i l e s a u s t r í a c a s ( 4 . e d . ) h a s i d o a d a p t a d o a C h e c o s l o v a q u i a p o r HORA.
101 a c o p l a m i e n t o d e l c o m e n t a r i o a l a O r d e n a n z a s o b r e e j e c u c i ó n d e NEUMANN
a
( 3 . e d . ) s e h a h e c h o p o r W E I S S . E l l i b r o d e WALKER, O e s t e r . E x e k u t i o n s r e c h t ,
h a s i d o a r r e g l a d o a l D e r e c h o c h e c o p o r PROCHASKA ( 1 9 2 6 ) . W E I S S , D a s t s c h e c h .
a
Z i v i l p r . , e n LESKE-LOEWENFELD, o b . c i t . , 1 . e n t r e g a ( 1 9 3 0 ) , p á g s . 2 5 1 y s s . ;
cfs. t a m b i é n WEISS, R h e i n Z . , a ñ o 1 1 ( 1 9 2 1 - 2 2 ) , p á g s . 1 7 1 y s s . ; a ñ o 1 2 ( 1 9 2 3 ) ,
p á g i n a s 1 0 3 y s s . , y l o s i n f o r m e s q u e d a e n l a Z . f. a u s l . u . i n t e r n . P R . , ú l t i m a m e n t e
VI (1932), p á g s . 154 y ss. T u r q u í a . L e y d e o r g a n i z a c i ó n judicial, d e 19 d e
junio de 1879,modificada especialmente p o r la L e y de 9 d e abril de 1924 y ar-
tículos 2 5 y ss. d e la L e y d e i n t r o d u c c i ó n al Código p e n a l d e 1926, C ó d . p r o c .
c i v i l d e 1 9 2 7 , e n v i g o r d e s d e 4 d e o c t u b r e d e 1 9 2 7 ; s e i n s p i r a e n el D e r e c h o p r o c e s a l
ile N e u c h á t e l , y , e n p a r t e , e n e l a l e m á n y e n e l f r a n c é s ; a d i c i o n a d o p o r L e y d e
22 d e abril d e 1 9 2 8 . L e y s o b r e e j e c u c i ó n forzosa, d e 1 8 d e abril d e 1 9 2 9 , e n v i g o r
desde 25 d e a g o s t o d e 1929 (casi r e p r o d u c c i ó n literal d e l a L e y federal suiza s o b r e
ejecución y concursos, con algunas adiciones t o m a d a s de las leyes cantonales
suizas). Bibliografía. E n t u r c o : O b r a s s i s t e m á t i c a s s o b r e el C ó d . p r o c . civ. d e
DJEWAD, WASTI y RESCHID. C o m e n t a r i o s : a l C ó d . p r o c . c i v . , d e MUSTAFA R E S -
CHID ; a l a L e y d e e j e c u c i ó n f o r z o s a , d e AHMED REFIK y MUSTAFA RESCHID.
a
E n l e n g u a a l e m a n a : FERID, e n LESKE-LOEWENFELD, o b . c i t . , 2 . e n t r e g a ( 1 9 3 1 ) ,
p á g i n a s 5 5 9 y s s . E d i c i ó n a l e m a n a d e l C ó d . p r o c . c i v . , p o r FEIRD, e n p r e p a r a c i ó n .
En las ediciones Rizzo está la traducción francesa del Cód. proc. civ. (Constan-
tinopla, 1928). Hungría. L e y de organización judicial, de 1871, adicionada
en 1 8 9 1 , 1 9 1 2 , 1 9 2 5 . C ó d . p r o c . c i v . d e 1 9 1 1 ( o b r a d e P l ó z s , b a s a d a e n el D e r e c h o
a u s t r í a c o y e n el a l e m á n , p e r o d e s a r r o l l a d a c o n c a r a c t e r e s p r o p i o s ) . M o d i f i c a c i o n e s
e n el C ó d . p r o c . c i v . , e n e s p e c i a l e n 1 9 2 5 ( s o b i e e l l o , R i v i s t a d i d i r i t t o p r o c e s s u a l e
civile, 1 9 2 6 , p á g s . 2 1 3 y s s . ; t r a d u c c i ó n a u t é n t i c a a l e m a n a e n l a R e i c h s g e s S .
h ú n g a r a , 1925, p á g s . 46 y ss.), y t a m b i é n p o r L e y d e 1930, sobre la simplificación
de la j u s t i c i a , q u e está e n v i g o r d e s d e 1 . ' d e e n e r o d e 1 9 3 1 (cfs., sobre e s t a L e y ,
DEUTSCH, I n t e r n a t i o n a l e s A n w a l t s b l a t t ( 1 9 3 0 ) , p á g s . 1 6 1 y s s . ) . O r d e n a n z a s o b r e
ejecución, de 1881 ; y la Novela del p r o c ejecutivo, de 1908, ú l t i m a m e n t e adi-
cionada en 1929. L a L e y de 1918 instaura la jurisdicción d e los Tribunales d e
trabajo, de nuevo regulada por Decreto de 1920 y modificada y completada
e n 1 9 2 5 y 1 9 2 6 . B i b l i o g r a f í a . E n h ú n g a r o : JANGSÓ-MOSLENY, M a n u a l s i s t e m á t i c o
d e l C ó d . p r o c . c i v . h ú n g a r o , 2 t o m o s ( 1 9 1 2 - 1 9 1 5 ) ; MAGYARY, P r o c e s o c i v i l h ú n -
g a r o ( T r a t a d o ) , 1 9 2 4 . C o m e n t a r i o s d e K o v á c s S , 2 t o m o s ( 1 9 2 8 ) ; ANTALFI ( 1 9 1 5 )
y TÉRFY, 2 t o m o s ( 1 9 2 7 ) ; BASCO, T r a t a d o d e d e r e c h o d e e j e c u c i ó n ( 1 9 1 7 ) . E n
a
a l e m á n : FABINY'I, D a s u n g . P r o z e s s r . , e n LESKE-LOEWENFELD, o b . c i t . , 1 . e n -
t r e g a ( 1 9 3 0 ) , p á g s . 2 6 5 y s s . ; SCHMIDT, N i e m e y e r s Z . , 2 2 ( 1 9 1 2 ) , p á g s . 1 4 2 y s s . ;
PLÓSZ, Z w e i V o r t r á g e a u s d e m u n g . Z i v i l p r o z e s s r e c h t { 1 9 1 7 ) . T r a d u c c i o n e s a l e -
m a n a s : d e l C ó d . p r o c . c i v . p o r GOTTL, 1 9 1 1 y A L E X . SCHMIDT, 1 9 1 1 .
.1 A M I', » II l> 1, I) H i; II M I I) T

II. África
Abisinia. Jurisdicción consular m u y extensa para extranjeros. N o existo
O r d e n a n z a p r o c e s a l p a r a l o s i n d í g e n a s . B i b l i o g r a f í a . ABBADIE, P r o c é d u r e e t i
E t h i o p i e ( 1 8 8 8 ) : POLLERA, L ' o r d i n a m e n t o d e l l a g i u s t i z i a . . . e n E t i o p i a ( 1 9 1 3 ) 2
Egipto. Rige u n a organización judicial q u e prevé diferentes Tribunales, seguís
la n a c i o n a l i d a d y religión d e l j u s t i c i a b l e . A n t e s regía e s t e s i s t e m a e n t o d o el
I m p e r i o o t o m a n o , p e r o e n l a a c t u a l i d a d se h a s u p r i m i d o e n T u r q u í a . A p a r t e dt*
Egipto, se e n c u e n t r a este s i s t e m a t o d a v í a en Siria, Palestina, Irak y , modifica^
do. e n C h i p r e . E n l i t i g i o s e n t r e e x t r a n j e r o s d é u n a m i s m a n a c i o n a l i d a d r i g e l a
jurisdicción c o n s u l a r ; p a r a s u b d i t o s a l e m a n e s está e n vigor la L e y sobre jurisi
d i c c i ó n c o n s u l a r , d e 7 d e a b r i l d e 1 9 0 0 , m o d i f i c a d a p o r e l D e c r e t o d e l Minis-»
t e r i o N a c i o n a l d e J u s t i c i a , s o b r e j u r i s d i c c i ó n c o n s u l a r d e 3 1 d e j u l i o d e 1925J
(Bol. l e g . , I I , p á g . 7 3 5 ) . E x i s t e n T r i b u n a l e s m i x t o s p a r a c o n o c e r d e l o s l i t i g i o s
e n t r e e x t r a n j e r o s d e d i f e r e n t e s n a c i o n e s o e n t r e e x t r a n j e r o s e i n d í g e n a s . L e y deS
o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l p a r a e s t o s T r i b u n a l e s , d e l a ñ o 1 8 7 5 , C ó d i g o p r o c . civ.j¡
de 1875 ( m u y influido p o r el D e r e c h o francés). L e y d e o r g a n i z a c i ó n judicial paral
los T r i b u n a l e s g e n e r a l e s d e l o s i n d í g e n a s , d e 1 8 8 3 ; C ó d i g o p r o c . c i v . d e 1883?
(pronunciadamente francés). Existen, además, Tribunales indígenas p a r a asun-
tos e s p e c i a l e s ( p o r e j . , p a r a l a s t u t e l a s ) . É s t o s , l l a m a d o s «Maglis H a s b y s » , t e n í a n
antiguamente carácter religioso. S o n d e 13 de octubre de 1925 la L e y d e orga-'
nización j u d i c i a l y el R e g l a m e n t o p r o c . d e d i c h o s T r i b u n a l e s . A p a r t e h a y T r i -
bunales d e c a r á c t e r religioso; los m á s i m p o r t a n t e s son los M e h k e m e h s p a r a los
musulmanes egipcios. S u organización descansa e n las Leyes de 10 d e diciem-
bre d e 1 9 0 9 , 3 d e j u l i o d e 1 9 1 0 y j u n i o d e 1 9 2 7 ; p a r a el p r o c e d i m i e n t o , L e y
d e 1 9 1 0 . B i b l i o g r a f í a . L a s l e y e s s e e n c u e n t r a n e n WATHELET y BRUNTON, L o i s
u s u e l l e s ( B r u s e l a s ) . WALTON s u m i n i s t r a u n r e s u m e n d e l a s f u e n t e s y o r g a n i z a -
ción d e T r i b u n a l e s , e n BALOGH, o b . c i t . , t o m o I ( 1 9 2 9 ) , p á g s . 1 0 y s s . ; A B D
EL-FATTAH E L SAYED B E Y y DESSERTAUX, T r a i t e t h é o r i q u e e t p r a t i q u e d e p r o -
c é d u r e c i v i l e e t c o m m e r c i a l e E g y p t i e n n e ( 1 9 2 6 ) ; LTJSANA B E Y , E l é m e n t s d e
procédure civile e t c o m m e r c i a l e d ' a p r é s le C o d e i n d i g é n e c o m p a r é a u C o d e M i x t e
( 1 9 1 1 ) ; PALAOI, L a L o i m i x t e s u r l a p r o c é d u r e c i v i l e e t c o m m e r c i a l e , 2 t o m o s
( 1 9 2 5 - 2 6 ) ; BRINTON, T h e m i x t e d C o u r t s o f E g y p t ( 1 9 3 0 ) . E n á r a b e : A B E L -
FATTAH EL-SAYED B E Y y CAMBA B E Y , A d m i n i s t r a c i ó n y o r g a n i z a c i ó n d e T r i -
3
bunales e n E g i p t o , 1925 ; del p r i m e r o d e los a u t o r e s c i t a d o s : E l D e r e c h o p r o -
cesal e g i p c i o ^ ( 1 9 2 3 ) ; AHEMD CAMHA B E Y y A B D EL-FATTAH EL-SAYED B E Y , ;
Comentario a la L e y d e o r g a n i z a c i ó n judicial y al Código procesal civil d e los
MehkemehsS (1925). Liberla. R i g e el D e r e c h o c o n s u e t u d i n a r i o . Bibliografía.
RONNEPELDT, D a s Z i v ü p r o z e s s v e r f a h r e n der Eingeborenen von Westliberia,
Z t s c h r . f. v e r g l e i c h e n d e R e c h t s w i s s e n s c h a f t , t o m o 4 6 ( 1 9 3 1 ) , p á g s . 2 2 7 y s s .
Sudán. P a r a los T r i b u n a l e s o r d i n a r i o s , D e c r e t o d e 1 9 0 0 s o b r e l a j u r i s d i c c i ó n c i v i l
y de 1 9 1 5 s o b r e o r g a n i z a c i ó n d e T r i b u n a l e s . L o s T r i b u n a l e s m a h o m e t a n o s s e
rigen p o r l a O r d e n a n z a d e T r i b u n a l e s d e 1 9 0 2 .

III. América
Argentina. L a organización d e los Tribunales y los procedimientos perte-
necen a l a c o m p e t e n c i a d e l a s P r o v i n c i a s . J u s t i c i a f e d e r a l , s ó l o e n r e d u c i d a
e s c a l a . 1 ) FEDERACIÓN. L e y d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l , d e 1 3 d e o c t u b r e d e 1 8 6 2 ;
además, Constitución d e 1 8 6 2 y L e y e s d e 25 d e agosto d e 1863 y 8 d e e n e r o
d e 1 9 0 2 . C ó d . p r o c . c i v . f e d e r a l , d e 2 5 d e a g o s t o d e 1 8 6 3 . 2 ) CAPITAL DE LA F E -
DERACIÓN. L e y d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l , d e 1 8 8 1 y 1 8 8 6 . C ó d . p r o c . c i v . d e 1 8 8 0 .
E x i s t e u n p r o y e c t o d e n u e v o C ó d . p r o c . c i v . 3 ) PROVINCIAS. Buenos Aires. C ó d .
p r o c . c i v . , d e 1 . " d e f e b r e r o d e 1 9 0 6 . Catamarca. R i g e el C ó d . p r o c . c i v . d e l a
C a p i t a l f e d e r a l , d e 1 8 8 0 . Córdoba. L e y d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l , d e 1.° d e e n e r o
d e 1897, c o n la r e f o r m a d e 2 9 d e e n e r o d e 1 9 2 5 ; C ó d . p r o c . c i v . , d e L ° d e e n e r o d e
I) li 11 11 C II O P 11 ü C H S A L C I V IL Cl

IHII7. Corrientes. L e y de organización judicial, de 21 de enero de 1 8 9 0 ; C ó d .


p r o c . c i v . d e 2 8 d e m a y o d e 1 8 8 9 . Entre Ríos. L e y de organización judicial
de d e e n e r o d e 1 9 0 4 ; C ó d . p r o c . e i v . , d e 3 1 d e o c t u b r e d e 1 9 1 8 . Jujuy. Ley de
organización judicial, d e 26 de octubre de 1894 ; Cód. proc. civ. d e igual fecha.
I.a Moja. L e y d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l , d e 2 d e j u l i o d e 1 9 0 0 ; C ó d . p r o c . c i v . , d e
17 d e n o v i e m b r e d e 1 8 7 7 . Mendoza. L e y d e organización judicial, de 1." d e di-
c i e m b r e d e 1 9 1 0 ; C ó d . p r o c . c i v . , d e 3 0 d e n o v i e m b r e d e 1 8 9 5 . Salla. L e y d e o r g a -
n i z a c i ó n j u d i c i a l , d e 2 3 d e f e b r e r o d e 1 8 9 3 ; C ó d . p r o c . c i v . , d e 1.° d e e n e r o d e
1X1)3. San Juan. L e y d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l , d e a g o s t o d e 1 9 1 1 ; C ó d . p r o c . c i v . ,
d e I g u a l f e c h a . San Luis. L e y d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l , d e 1.° d e f e b r e r o d e
1 1 ) 0 7 ; C ó d . p r o c . c i v . , d e i g u a l f e c h a . Santa Fe. L e y d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l ,
(le 2 0 d e j u n i o d e 1 9 0 0 ; C ó d . p r o c . c i v . , d e 1 0 d e s e p t i e m b r e d e 1 9 0 0 . Santiago
del Estero. L e y d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l , d e 2 0 d e s e p t i e m b r e d e 1 9 0 0 y e l C ó d .
p r o c . c i v . d e i g u a l f e c h a . Tucumán. L e y de organización judicial, de 27 de jebrero
ríe 1 8 9 3 ; C ó d . p r o c . c i v . , d e 2 3 d e a b r i l d e 1 8 8 9 . B i b l i o g r a f í a . AIXINA, L a J u s t i c i a
f e d e r a l ( 1 9 3 1 ) ; D E LA COLINA, D e r e c h o y L e g i s l a c i ó n p r o c e s a l ; m a t e r i a l c i v i l
y c o m e r c i á i s , 2 t o m o s ( 1 9 1 5 - 1 6 ) ( c o n s i d e r a d a c o m o o b r a f u n d a m e n t a l ) ; CASTRO,
C u r s o d e p r o c e d i m i e n t o s c i v i l e s , 3 t o m o s ( 1 9 2 6 - 2 7 ) ; JOFRE, M a n u a l d e p r o c e d i -
m i e n t o , 4 t o m o s ( 1 9 2 3 - 2 6 ) . E l c o m e n t a r i o m á s i m p o r t a n t e e s e l d e RODRÍGUEZ,
Comentarios al Código d e p r o c e d i m i e n t o e n m a t e r i a civil y comercial d e l a Ca-
p i t a l d e l a R e p ú b l i c a A r g e n t i n a s , 3 t o m o s . C f s . t a m b i é n e l c o m e n t a r i o d e HALL
II d i c h o C ó d . d e p r o c e d . , 3 t o m o s ( 1 9 0 4 ) . H a y q u e d e s t a c a r , a d e m á s , e l c o m e n -
t a r i o a l C ó d i g o p r o c e s a l c i v i l , d e S a n t a F e , p o r BARODY, 3 t o m o s ( 1 9 1 2 - 1 4 ) .
Bolivia. L e y d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l , d e 1 8 7 8 ; C ó d . p r o c . c i v . , d e 2 0 d e f e b r e r o
d e 1 8 7 8 , a m b o s m u y i n f l u i d o s p o r el D e r e c h o e s p a ñ o l . P a r a e l p r o c e s o c o m e r c i a l
H i t s . 7 2 3 - 8 2 0 d e l C ó d . m e r c a n t i l d e 1 8 3 4 . B i b l i o g r a f í a . SILES. L e y d e o r g a n i z a c i ó n
judicial y p r o c e d i m i e n t o civil, c o m p i l a d o c o n la j u r i s p r u d e n c i a d e la C o r t e S u -
p r e m a ; OROPEZA, L e y d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l y p r o c . c i v . c o m p i l a d o c o n a n o -
taciones d e jurisprudencia. A l g u n a s observaciones sobre la L e y d e organización
J u d i c i a l y C ó d . p r o c . c i v . c o n t i e n e t a m b i é n l a e d i c i ó n d e C o s í o Y ROCHA ( 1 9 2 3 ) .
Brasil. J u s t i c i a federal; sólo e n á m b i t o l i m i t a d o . E l D e c r e t o d e 1 1 d e o c t u b r e
de 1 8 9 0 i n s t i t u y ó l a d o b l e o r g a n i z a c i ó n d e T r i b u n a l e s ; a d e m á s , L e y d e 2 0 d e
n o v i e m b r e d e 1 8 9 4 y D e c r e t o d e 5 d e n o v i e m b r e d e 1 8 9 8 . 1 ) Federación. El
D e c r e t o d e 2 5 d e n o v i e m b r e d e 1 8 5 0 s o b r e el p r o c e d i m i e n t o c o m e r c i a l h a sido
a m p l i a d o p o r D e c r e t o d e 1 9 d e s e p t i e m b r e d e 1 8 9 0 al c a m p o d e l p r o c e d i m i e n t o
civil; a d e m á s , el D e c r e t o d e 1 8 9 8 . L o s E s t a d o s d e l a F e d e r a c i ó n h a n f o r m a d o
su D e r e c h o p r o c e s a l a b a s e d e e s t e m o d e l o , d e t a l m o d o q u e d e h e c h o s e h a l l e -
gado a u n a coincidencia m u y estrecha entre todos. L a ejecución forzosa se rige
por la L e y d e 5 d e octubre de 1885 y R e g l a m e n t o d e 2 3 d e enero d e 1886. E l
Código proc. civ. del distrito federal s e m i a u t ó n o m o d e R í o d e J a n e i r o , es d e 31 d e
d i c i e m b r e d e 1 9 2 4 . 2 ) Estados de la Federación m á s i m p o r t a n t e s : Bahía. L e y
de organización judicial, de 1915 ( r e f o r m a d a ) ; Cód. proc. civ., 1915 (reformado).
I'crnambuco. L e y de 1928 sobre organización de Tribunales ; Ordenanza procesal
c i v i l y c o m e r c i a l d e 1 9 2 5 . Río de Janeiro. L a L e y de organización judicial y R e -
g l a m e n t o p r o c . c i v . e s t á n c o n t e n i d o s e n e l C ó d . j u d i c i a r i o d e 1 9 1 9 . Santa Catalina.
I.a L e y d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l y R e g l a m e n t o p r o c . c i v . , e n el C o d . j u d i c i a r i o
d e 1 9 2 5 ; m o d i f i c a c i o n e s d e 1 9 2 6 y 1 9 2 7 . San Pablo. L e y d e o r g a n i z a c i ó n d e T r i -
b u n a l e s d e 1 9 2 7 ( r e f o r m a d a ) . B i b l i o g r a f í a . MONTEIRO, P r o g r a m a d o c u r s o d e
2
p r o c e s s o c i v i l * , 3 t o m o s ( 1 9 2 5 ) ; GUSMAO, P r o c e s s o c i v i l e c o m m e r c i a l , 2 t o m o s
(4924-26); C o m e n t a r i o al Código proc. civ. d e l distrito federal s e m i a u t ó n o m o d e
R í o d e J a n e i r o , p o r ODILÓN DE ANDBADE ( 1 9 2 7 ) ; C o m e n t a r i o a l a L e y d e o r g a -
n i z a c i ó n j u d i c i a l y C ó d . p r o c . c i v . d e B a h í a , p o r ESPINÓLA, 2 t o m o s ( 1 9 1 6 ) . A c e r c a
d e l a o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l , c f s . t a m b i é n SELTGMANN, Z . f. D e u t s c h . Z i v i l p r . , 5 2 ,
p á g i n a s 4 6 9 y s s . Chile, L e y d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l , d $ 15 d e o c t u b r e d e 1 8 7 5 ;
Código proc. civ., de 28 d e agosto de 1902, ambos varias veces modificados.
El C ó d . p r o c . civ. se inspira e n el D e r e c h o español, p e r o lo f u n d e c o n la a n t i g u a le-
gislación chilena. L e y sobre T r i b u n a l d e t r a b a j o d e 3 1 d e o c t u b r e d e 1927. A c t u a l
mente se está elaborando u n n u e v o Cód. proc. civ. Bibliografía. Obras funda-
62 ,1 A M K K (I (I I, 1) S C II M I I) T

m e n t a l e s (le LAZO y MIGUEL L U I S VAIDÉS ( e s t e ú l t i m o a u t o r d e l C ó d . p r o c . c i v . )


OTERO, C ó d i g o d e p r o c e d i m i e n t o c i v i l . Colombia. L a L e y de organización
judicial y R e g l a m e n t o p r o c . civil, d e 17 d e o c t u b r e d e 1 9 3 1 , e n v i g o r d e s d e el
e l 1.° d e e n e r o d e 1 9 3 2 . B i b l i o g r a f í a . PIÑERES, C ó d i g o J u d i c i a l C o l o m b i a n o ^ ( 1 9 2 2 ) ^
E d i c i ó n c o m e n t a d a d e l a L e y , p o r JOSÉ ARCHILA y ALCIBÍADES ARGUELLO ( 1 9 2 4 ) j
MARTÍNEZ SILVA, T r a t a d o d e p r u e b a s j u d i c i a l e s 5 ( 1 9 2 8 ) ; CONCHA, E l e m e n t o s d($
p r u e b a s judiciales! (1925). Costa Rica. L a L e y de organización jud'cial de 1881
( A n n u a i r e , 1 8 8 8 , p á g . 9 4 2 ) ; C ó d . p r o c . c i v . ( e n s u m a y o r p a r t e b a s a d o e n el
D e r e c h o español) d e 1 8 8 7 , modificado especialmente e n 1896 (cfs. A n n u a i r e , 1 8 8 8 |
p á g . 9 4 4 ; 1 8 9 7 , p á g . 7 9 3 ) . B i b l i o g r a f í a . E s u t i l i z a d a t a n t o l a f r a n c e s a c o m o laj
e s p a ñ o l a . E d i c i ó n oficial d e l t e x t o , S a n J o s é ( 1 9 2 4 ) ; E x p o s i c i ó n c o m p e n d i a d a
p o r ZELAYA, e n BORCHARDT, H a n d e l s g . d . E r d d a l l s , t o m o 2 y 5 . Cuba. Leyí
d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l d e 1 9 0 9 , a m o l d a d a al D e r e c h o e s p a ñ o l ; L e y d e enjui-;
e i a m i e n t o c i v i l d e 1 8 8 5 - 8 6 ( e s l a e s p a ñ o l a , r e t o c a d a ) . B i b l i o g r a f í a . BETANCOURTJ
L e y d e e n j u i c i a m i e n t o c i v i l , 1 9 2 2 ( c o m e n t a r i o e x t e n s o ) ; RICARDO, C o m e n t a r i o s ]
a los títulos I X y X V del libro I I d e la L e y de enjuiciamiento (1912); t r a d u c c i ó n
i n g l e s a d e l a L e y d e e n j u i c i a m i e n t o c i v i l p o r JOAMINI-BEALL ( W a s h i n g t o n , 1 9 0 1 ) .
República Dominicana. L e y de organización judicial, de 21 de noviembre de 1927;
con Novela de 28 de m a y o de 1928. Cód. proc. civ. de 3 de julio de 1882 (repro-
ducción del Code de proc. civ. francés). A d e m á s , algunos preceptos del Código
de Comercio d e 1882. A c t u a l m e n t e se está e l a b o r a n d o u n p r o y e c t o de L e y sobre
T r i b u n a l e s d e t r a b a j o . Bibliografía. Se utiliza la francesa. Cfs. acerca del proceso
c i v i l , KÜCK-UERPMANN, e n BORCHARDT, H a n d e l s g . d e s E r d d a l l s , t o m o s 2 y 7 ,
págs. 79 y ss. Ecuador. L e y de organización judicial, de 1903, en la edición
actualmente en vigor, de 1922, y Constitución de 26 de marzo de 1929. Cód. proc.
civ. d e 23 d e octubre de 1 9 0 5 , redacción d e 24 d e junio de 1918. Bibliografía.
BORJA, M a n u a l d e p r o c e d i m i e n t o s j u d i c i a l e s , C ó d i g o d e e n j u i c i a m i e n t o civil
( 1 9 1 7 ) ; ESCUDERO, C ó d i g o d e e n j u i c i a m i e n t o c i v i l , 2 t o m o s ( 1 9 2 8 - 1 9 3 1 ) . Gua-
temala. L e y de organización judicial, de 28 de m a y o de 1889. Cód. proc. civ.
en su redacción de 8 d e m a r z o de 1877-20 d e febrero d e 1882 ; O r d e n a n z a p r o -
cesal m e r c a n t i l de 1877, q u e es u n apéndice del Código de Comercio ; t o d o s estos
c u e r p o s legales s i g u e n a l D e r e c h o e s p a ñ o l o al c h i l e n o . S e t r a b a j a e n l a r e v i s i ó n
d e l C ó d . p r o c . c i v . B i b l i o g r a f í a . ASPURU y MENCOS, e n BORCHARDT, H a n d e l s g .
des E r d d a l l s , t o m o 2, 1, p á g s . 7 y ss. Haití. L e y de organización judicial,
de 9 de junio de 1835,modificada especialmente en 1896 y 1898 ; Cód. proc. civ.,
de 18 d e julio d e 1834, modificado e n especial e n 1877 y 1899 ; e n fecha reciente,
las L e y e s d e 16 y 2 5 d e m a r z o d e 1928 alteran la L e y d e organización judicial
y el C ó d . p r o c . c i v . d e m o d o s e n s i b l e ; l a j u r i s d i c c i ó n c o m e r c i a l se rige p o r el
Código de Comercio de 1827 : las leyes citadas, m u y influidas p o r las francesas.
B i b l i o g r a f í a . E x p o s i c i ó n d e t a l l a d a d e l a o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l y el p r o c e d i m i e n t o ,
POUJOL, e n BORCHARDT, H a n d e l s g . d . E r d d a l l s , t o m o 2 , 6 , p á g s . 1 3 y s s . ; JUSTIN,
D e l ' o r g a n i s a t i o n j u d i c i a i r e e n H a i t í ( 1 9 1 0 ) ; C o m e n t a r i o al C ó d . p r o c . c i v . p o r
LEGER ( P a r í s , 1 9 0 2 ) ; í d e m d e PRADINE, E d i c i ó n d e l t e x t o c o n l a s m o d i f i c a c i o n e s
d e HEROUX, C o d e d e p r o c é d . c i v . ( 1 9 2 4 ) . H o n d u r a s . L e y de organización
judicial d e 1897 en la redacción d e 1906 ; Cód. proc. civ., de 1881 reformado
1 ( i : )

en 1899 y actualmente en la redacción de 1906. A m b a s leyes son reproducción


d e l a s c o r r e s p o n d i e n t e s e s p a ñ o l a s . B i b l i o g r a f í a . MEMBRENO. E l e m e n t o s d e P r á c -
t i c a f o r e n s e e n m a t e r i a c i v i l , s e g ú n l a l e g i s l a c i ó n h o n d u r e n a ( 1 8 9 3 ) ; BUSTII.LO,
e n BORCHARDT, H a n d e l s g . d . E r d d a l l s , t o m o 2 , 2 , p á g s . 8 y s s . M é x i c o . Los
Tribunales federales (Tribunal S u p r e m o , de Distrito y d e Partido) son compe-
t e n t e s e n litigios q u e se b a s e n e n leyes federales o e n Convenios internacionales
(aparte alguno q u e otro caso m á s ) . E n los d e m á s casos, son competentes los
Tribunales d e los distintos E s t a d o s o del Distrito federal, cuya organización
está regulada, respectivamente, p o r leyes de los diferentes E s t a d o s y p o r leyes
e s p e c i a l e s d e l a F e d e r a c i ó n . 1 ) Federación. L e y d e organización judicial, de
diciembre de 1928. Cód. proc. civ., de 28 de diciembre d e 1908 (Annuaire, 1910,
p á g . 6 3 9 ) . P a r a el p r o c e s o c o m e r c i a l , C ó d i g o d e C o m e r c i o , d e 1 5 d e s e p t i e m b r e
d e 1 8 8 9 ; l o s p r e c e p t o s p r o c e s a l e s m e r c a n t i l e s s o n l o s m i s m o s p a r a t o d o el t e r r i -
I> K 11 l i C 11 O i» n O C li S A L C I V l L (13

l i n i o de. I n F e d e r a c i ó n , y a q u e a é s t a p e r t e n e c e c o n c a r á c t e r e x c l u s i v o l a l e g i s -
jiielóii c o m e r c i a l . L o s T r i b u n a l e s d e D i s t r i t o y T e r r i t o r i o s f e d e r a l e s s e r i g e n p o r
Id l,cy d e 3 1 d e d i c i e m b r e d e 1 9 2 8 ; e l C ó d . p r o c . c i v . p a r a l a s e x p r e s a d a s c o m a r c a s
un do 3 1 d e d i c i e m b r e d e 1 9 3 1 ; e l d e 1 5 d e m a y o d e 1 8 8 4 f u é t o m a d o c o m o m o d e l o
O por las O r d e n a n z a s p r o c e s a l e s d e l a m a y o r í a d e l o s E s t a d o s p a r t i c u l a r e s . 2 ) Está-
don particulares. Aguascalientes. Cód.proc. civ., de 2 4 de m a r z o de 1 9 0 3 . Campeche.
I!ó<l. p r o c . c i v , d e 5 d e m a y o d e 1 8 7 4 . Chiapas. C ó d . p r o c . c i v . d e 2 7 d e n o v i e m b r e d e
1 0 ( 1 3 . Chihuahua. C ó d . p r o c . c i v . , d e 2 d e j u l i o d e 1 9 8 9 . Coahuila. C ó d . p r o c . civ.,
lili I I d e j u l i o d e 1 8 9 8 . Colima. C ó d . p r o c . c i v . , d e 2 6 d e j u n i o d e 1 9 0 6 . Durango.
Cióil. p r o c . c i v . , d e 1 0 d e e n e r o d e 1 9 0 3 . Guanajuato. Cód. proc. civ., d e 2 7 d e abril
lie 1 8 9 5 . Guerrero. C ó d . p r o c . c i v . , d e 2 d e j u n i o d e 1 9 0 2 . Hidalgo. Cód. proc.
t'lvll, d e 1 0 d e m a y o d e 1 8 9 2 . Jalisco. C ó d . p r o c . c i v . , d e 1 9 0 3 . Méjico. A d o p t ó e n 2 9
lie i i g o s t o d e 1 8 8 4 e l C ó d . p r o c . c i v . d e l D i s t r i t o f e d e r a l . Michoacán. Cód. proc.
civil, d e 1 0 d e a b r i l d e 1 9 1 1 . Morelos, C ó d . p r o c . c i v . , d e 3 0 d e s e p t i e m b r e d e 1 8 8 4 .
Niic.no León. C ó d . p r o c . c i v . , d e 3 1 d e e n e r o d e 1 9 2 6 . Puebla. Cód. proc. civ., de
1(1 d e f e b r e r o d e 1 9 2 0 . Querétaro. Cód. proc. civ., de 2 5 d e noviembre d e 1 8 9 8 .
San Luis de Potosí. C ó d . p r o c . c i v . , d e 2 8 d e d i c i e m b r e d e 1 9 2 2 . Sinaloa. Cód. proc.
civil, d e 1 0 d e e n e r o d e 1 8 7 4 . Sonora. C ó d . p r o c . c i v . , d e 1 4 d e d i c i e m b r e d e 1 9 0 0 .
Tnmaulipas. C ó d . p r o c . c i v . , d e 2 8 d e f e b r e r o d e 1 9 2 7 . Tlaxcala. Cód. proc. civ.,
lie 1 5 d e d i c i e m b r e d e 1 8 8 4 . Veracruz. Cód. proc. civ., de 1 1 de m a r z o de1 8 6 8 .
Yucatán. C ó d . p r o c . c i v . , d e 2 3 d e e n e r o d e 1 9 1 8 . Zacatecas. Cód. proc. civ., de
IK d e m a r z o d e 1 8 7 3 . B i b l i o g r a f í a . PELICER, C ó d i g o d e p r o c e d i m i e n t o s c i v i l e s ;
Nonr, P r o c e s o civil m e x i c a n o ( 1 9 2 1 ) ; d e l m i s m o , P r o c e d i m i e n t o s j u d i c i a l e s d e la
federación (1912). Nicaragua. L e y de organización judicial, d e 1 9 de julio
lie 1 8 9 4 ; C ó d . p r o c . c i v . , d e 7 d e n o v i e m b r e d e 1 9 0 5 ( s i g u e a l D e r e c h o e s p a ñ o l ) .
I l l l i l i o g r a f í a . ZELAYA, e n BORCHARDT, H a n d e l s g . d . E r d d a l l s , t o m o 2 , 4 , p á g s . 9
y ss. Panamá. L a organización d e T r i b u n a l e s y el p r o c e d i m i e n t o figuran e n
el C ó d i g o j u d i c i a l d e 2 2 d e a g o s t o d e 1 9 1 6 . L a s m o d i f i c a c i o n e s m á s i m p o r t a n t e s
linn s i d o i n t r o d u c i d a s p o r l a L e y d e 2 8 d e m a r z o d e 1 9 2 5 . N u e v a e d i c i ó n o f i c i a l
ron t o d a s l a s m o d i f i c a c i o n e s , e n 1 9 2 6 . P a r a g u a y . L e y de organización judicial,
de 23 d e n o v i e m b r e d e 1 9 1 8 ( n u e v a r e d a c c i ó n d e l a d e 1 8 9 8 ; c f s . a e s t e r e s p e c t o
Annuaire, 1 9 0 0 ,págs. 7 6 3 y ss.). Cód. proc. civ., d e 1 8 8 3 (influido fuertemente
por el D e r e c h o e s p a ñ o l ; a d e m á s , L e y d e 1 8 9 8 ) (cfs. A n n u a i r e , 1 8 9 9 , p á g . 9 4 4 ) .
Se h a p r e s e n t a d o a l P a r l a m e n t o u n p r o y e c t o d e n u e v o C ó d . p r o c . c i v . B i b l i o g r a f í a .
Se u t i l i z a n l a e s p a ñ o l a y l a a r g e n t i n a . SCHULER, e n BORCHARDT, H a n d e l s g . d .
K r d d a l l s , t o m o 4 , 3 . Perú. L e y sobre la organización del Poder judicial, de
15 d e d i c i e m b r e d e 1 9 1 8 y a r t s . 1 4 6 y s s . d e l a C o n s t i t u c i ó n d e 1 8 d e e n e r o d e 1 9 2 0 .
Código p r o c . civ., d e d i c i e m b r e d e 1 9 1 1 . L e y d e 2 8 d e s e p t i e m b r e d e 1 8 9 6 s o b r e el
p r o c e d i m i e n t o d e e j e c u c i ó n ( t r a d u c c i ó n a l e m a n a e n BORCHARDT, H a n d e l s g . d .
I'.rddalls, t o m o 5 , 2 , p á g s . 2 5 1 y s s . ) . B i b l i o g r a f í a . F u n d a m e n t a ] p a r a el p r o c e s o
c i v i l , a u n q u e a l g o a n t i c u a d a , l a o b r a d e PACHECO. A d e m á s , CAMINO, P r o g r a m a
de D e r e c h o p r o c e s a l ( 1 9 1 9 ) ; ROMERO, E s t u d i o s d e l e g i s l a c i ó n p r o c e s a l ( 1 9 1 4 ) ;
CORNEJO, C ó d i g o d e p r o c e d i m i e n t o s c i v i l e s , t o m o I , 1 9 1 2 ( e d i c i ó n a n o t a d a ) .
E l Salvador. L e y d e organización judicial, d e 1 8 9 8 (cfs. A n n u a i r e , 1 8 9 9 , pági-
nas 9 0 0 y ss.). C ó d . p r o c . civ. d e 1 8 8 1 i n s p i r a d o e n l a L e y d e e n j u i c i a m i e n t o civil
española d e 1 8 5 5 ; n u e v a redacción d e 7 d e enero d e 1 9 0 2 (cfs. A n n u a i r e , 1 9 0 7 ,
p á g i n a 7 1 1 ) . B i b l i o g r a f í a . PALACIO y CASTRO, C ó d i g o d e p r o c e d i m i e n t o s c i v i l e s d e
la R e p ú b l i c a d e E l S a l v a d o r ( 1 9 0 4 ) . A c e r c a d e l a o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l y e l
p r o c e d i m i e n t o , ARRIETA R o s s i , e n BORCHARDT, H a n d e l s g . d . E r d d a l l s , t o m o 2 , 3 ,
p á g s . 9 y s s . Uruguay. Sobre organización d e Tribunales, cfs. la Constitución
de 1." d e m a r z o d e 1 9 1 9 . L a L e y d e 2 8 d e o c t u b r e d e 1 9 0 7 t r a t a d e ! a o r g a n i z a c i ó n
del T r i b u n a l S u p r e m o . C ó d . p r o c . c i v . d e 1 7 d e e n e r o d e 1 8 7 8 , e s p e c i a l m e n t e m o d i f i -
c a d o e n 1 8 8 3 . B i b l i o g r a f í a . FREITAS, L e c c i o n e s d e D e r e c h o p r o c e s a l c i v i l , 2 t o m o s
( 1 9 2 3 - 1 9 2 4 ) ; GALLINAL, E s t u d i o s s o b r e e l C ó d i g o d e p r o c e d i m i e n t o c i v i l d e U r u -
g u a y , 9 t o m o s ( 1 9 1 5 - 1 9 2 8 ) ; d e l m i s m o , M a n u a l d e D e r e c h o procesal civil, 2
l o m o s ( 1 9 2 9 - 1 9 3 0 ) ; LAGARMILLA, C o m e n t a r i o s a l C ó d i g o d e p r o c e d i m i e n t o c i v i l ,
( 1 9 3 0 ) . A d e m á s , o b r a s d e D E MARÍA, REQUESENS y DÍAZ. V e n e z u e l a . Carece
de o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l y d e C ó d . p r o c . c i v . c o m u n e s a t o d o e l t e r r i t o r i o d e l a
64 J A M E S G O L D S C H M I D T

Federación, puesto q u e la organización y procedimiento d e los Tribunales de-


penden d e los diferentes Estados. L a jurisdicción federal tiene escasa compe-
t e n c i a ; está r e g u l a d o s u ejercicio p o r L e y d e 4 d e julio d e 1 9 2 8 r e l a t i v a al T r i -
bunal Federal y d e Casación y a los restantes Tribunales federales ; téngase,
a d e m á s , en c u e n t a e n este p u n t o los arts. 116-122 de la Constitución federal
de 29 de m a y o d e 1929. Cód. proc. civ. d e la Federación, de 19 d e diciembre d e
1 9 1 6 . L a c o m p e t e n c i a y el p r o c e d i m i e n t o d e l o s T r i b u n a l e s m e r c a n t i l e s v i e n e n
d e t e r m i n a d o s p o r el l i b r o I V d e l Código d e C o m e r c i o d e 1 8 7 3 e n s u r e d a c c i ó n d e
1919. Bibliografía. B o n j A s , C o m e n t a r i o s al Código d e p r o c e d i m i e n t o civil v e n e -
z o l a n o , 6 t o m o s ( 1 9 2 4 ) ; FEO, E s t u d i o s s o b r e e l C ó d i g o d e p r o c e d i m i e n t o c i v i l
venezolano. Estados Unidos. 1 ) FEDERACIÓN. LONGSDORF, G . E . , C y c l o p a e d i a
o f f e d e r a l p r o c é d u r e , c i v i l a n d c r i m i n a l , 7 v o l . 1 9 2 8 y 1 9 2 9 . C a l l a g h a n . DOBIE,
F e d e r a l P r o c é d u r e , 1 v o l . , 1 9 2 8 , W e s t . P u b . C o . M a s o n ' s U . S. C o d e a n n o t e d ,
1 9 2 6 , 2 v o l . , a n d s u p p . , 1 9 2 5 t o 1 9 2 9 , C i t e r - D i g e s h C o . 2 ) Obras generales sobre
el proceso civil. C o d e p l e a d i n g i n t h e w e s t e r n s t a t e , 5 v o l . , 1 9 2 6 ; BANCROFT-
WHITNEY. A t r e a t i s e o n t h e l a w o f p l e a d i n g a n d p r a c t i c e u n d e r t h e p r o c e d u r a l
codes a d a p t e d t o u s e in Alaska, Arizona, California, Colorado, H a w a i i , I d a h o ,
Kansas, Montana, Nebrasca, Nevada, Nuevo México, North Dakota, Oklahoma,
Oregón, South Dakota, Utah, Washington a n d W y o m i n g ; Bender-Moss Co.,
1919. Bancroft's Code Pleading a n d F o r m s . , 5 vol., 1926. B a n c r o f t - W h i t n e y .
T
BANCROFT'S, C o d e P r a c t i c e a n d r e m e d i e s , 9 v o l s . , 1 9 2 9 , B a n c r o f t - W h i t n e y ( a b a r c a
los E s t a d o s d e California, Colorado, I d a h o , K a n s a s , M o n t a n a , N e b r a s c a , N e v a d a ,
N u e v o Méjico, N o r t h D a k o t a , O k l a h o m a , Oregón, South D a k o t a , U t a h . W a s -
h i n g t o n , W y o m i n g y A r i z o n a ) . 3 ) ESTADOS PARTICULARES. Alabama. Alabama
C o d e o f 1 9 1 8 , a n n o t a t e d , M i c h i e C o . , C h a r l o t t e s v i l l e , V a . , 1 9 2 9 . Arizona. Revised
C o d e of A r i z o n a , 1 9 2 8 , p u b l . b y S t a t e A n n o t . a n d I n d e x e s b y B a n c r o f t - W h i t n e y ,
d i s t r i b u t o r s . P u b . b y M a n í - S t a t i o n e r s , P h o e n i x , A r i z . Arkansas. A d i g e s t of
t h e S t a t u t e s of A r k a n s a s , 1 v o l . , p u b . b y t h e S t a t e , 1 9 1 9 , e d i t . b y C r a w f o r d
a n d M o s e s a n d s u p p . 1 9 2 7 , e d . b y J. T . C a s t l e , p u b . b y T h o m a s L a w B k . C o . ,
1 9 2 7 . California. Calif. L a w s , S t a t u t e s e t c . Civil Code," a n n o t . . 1 9 2 3 e d . , 1 9 2 4 ,
K e r r C o . C a l i t . C o d e of Civil P r o c . e d . b y B e e r i n g , 1 v o l . B a n c r o f t - W h i t n e y , 1 9 2 3 .
Colorado. C o m p - L a w s of C o l ó . , 1 9 2 1 . P u b . b y S t a t e . C o u r t r i g h t M i l l s , A n n o t .
S t a t u t e s , 4 v o l . , C o u r t r i g h t P u b . C o . , D e n v e r , C o l ó . , 1 9 2 7 . Connecticat. Conn.
P r a c t i c e B o o k o f 1 9 2 2 . 1 9 2 2 S e c . o f . S t a t e , H a r t f o r d , 1 v o l . Delaware. L a w s of
Delaware, p u b . yearly b y the State, Wilmington, Del. J. Laurance Banks, Inc.
1 v o l . r e v i s i ó n i n 1 9 1 5 . Florida. CRANDALL, C . W . T r e a t i s e o n t h e P r a c t i c e a n d
a c t i o n s a t l a w i n t h e C i r c u i t C o u r t s a n d S u p r e m e C o u r t s of F l o r i d a , 1 9 2 8 . B o b b s .
C o m p i l e d L a w s of F l o r i d a , 1 9 2 7 . H a r r i s o n C o . , A t l a n t a , G a . C a r s o n ' s F l o r i d a
r
C o m . L a w P l e a d i n g . 1 v o l . A n d e r s o n C o . , 1 9 2 8 o r 1 9 2 9 . Georgia. COZART, A . W . :
G e o r g i a P r a c t i c e R u l e s a s l a i d d o w n b y t h e S u p r e m e C o u r t a n d t h e C o u r t of A p -
p e a l s of G a . 2 n d . e d . , 1 9 2 4 . 1 v o l . H a r r i s o n . G e o r g i a P l e a d i n g a n d P r a c t i c e , 1 v o l . ,
e d . b y I n g r a m , M i c h i e C o . , 1 9 2 4 . C o d e of P r a c t i c e , r u l e s o f c t . a n d C o n s t . of G a .
1 9 2 4 M i c h i e C o . 1 v o l . Idaho. C o m p . S t a t u t e s o f I d a h o 1 9 1 9 P u b . b y S t a t e . B o i s e ,
I d a h o . Illinois. GHEENE, J . K . : G r e e n e ' s P r a c t i c e : P r o c e d u r a l L a w o f I l l i -
n o i s , e t c . , 1 9 2 6 . F l o o d , T . H . 1 v o l . CAHILL'S, 111. R e v . S t a t u t e s k e y e d t o a n n o t .
s t a t u t e s , 1 v o l . C a l l a g h a n 1 9 2 7 . Indiana. BURN'S, A n n o t . I n d . S t a t u t e t o 1 9 2 6 ,
e d . b y H . B u r n s , 3 v o l . , B o b b s - M e r r i l l , I n d i a n a p o l i s . Iowa. DEEMER, H . E . :
I o w a P l e a d i n g a n d P r a c t i c e . 2 n d . r e v . 2 v o l . , 1 9 2 7 C a l l a g h a n . Kansas. Revised
S t a t u t e s of K a n s a s , a n n o t . 1 9 2 3 . P u b . b y S t a t e . Kentucky. Kentucky Laws, Sta-
t u t e s e t c . CARROLL'S, C i v i l a n d C r i m . C o d e o f P r a c t i c e o f K y . 1 v o l . , 7 t h e d . 1 9 2 7 .
B a l d w i n L a w P u b . C o . A l s o r e v i s e d t o 1 9 3 0 . L u í s í a n a . MARR'S C o d e o f L o u i s i a n a ,
C o m p . a n d a n n o t . b y ROBT. H . MARR, 1 9 2 7 . H a n d s e l l . 5 t h e d . 1 v o l . ( i n c l . c o d e
o f P r a c ) . Maine. R e v i s e d S t a t u t e s of M a i n e , 1 9 1 6 . P u b . b y S t a t e a u t h o r i t y ,
K e n n e b e c J o u r n a l P r i n t , A u g u s t a . Maryland. A n n o t a t e d C o d e of t h e P u b l i c
G e n e r a l L a w s of M a r y l a n d , 1 9 2 4 . E d . b y B a g b y , G . P . 2 v o l . a n d 1 9 2 9 S u p p .
L o r d B a l t i m o r e P r e s s , B a l t i m o r e , M d . Massachusetts. Notes on Mass. Practice
w i t h f o r m s E . W . H i l d r e t h , B o s t o n , 1 9 2 6 . TUCKER, G . F . P r a c t i c e a n d P l e a d i n g
i n t h e C o u r t s o f M a s s . 2 v o l . . 1 9 2 4 . L i t t l e . Michigan. CUMMINS, A . M . a n d F . A ,
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 65

IREECHER, S u p p l e m e n t t o a l l p r a c t i c e A c t s i n t h e M i c h . C o m p . L a w s o í 1 9 1 5 .

E
> 2 n d . e d . , 1 9 2 8 . F . S . D r a k e . Minnesota. MASON'S M i n n . S t a t u t e s , 2 v o l . , 1 9 2 7 .
D i g e s t C o . S t . P a u l . ELI.IOTT, C B . P r a c t i c e a n d p r o c é d u r e i n M i n n . 2 v o l . ,
. L a v e l l e L a w B k . C o . Mississippí. HEMINGSWAYS, A n n o t . M i s s . C o d e , 1 9 2 7 ,
I. B o b b s - M e r r i l l . Missouri. R e v i s e d S t a t u t e s of M i s s o u r i , 1 9 1 9 a n d s u p p .
1927. P u b . b y t h e S t a t e . BACON, F . H . , P r a c t i c e i n t h e C o u r t s o f M i s s o u r i . 2 v o l . ,
1913. T h o m a s L a w B k . C o . Montana. R e v i s e d C o d e s of M o n t a n a of 1 9 2 1 a n d
Snpp. o f 1 9 2 7 . E d . b y I . W . C h o a t e , B a n c r o f t - W h i t n e y . Nebrasca. DAME, A . K . ,
p r a c t i c e a n d p r o c é d u r e i n Civil a n d C r i m . c a s e s i n t h e i n f e r i o r C o u r t s of N e b r a s k a ,
1918. T h o m a s L a w B k . C o . C o m p . S t a t u t e s o f N e b r a s k a , 1 9 2 2 , p u b . b y S t a t e
I t n t h o r i t y b y B . W . S t e p h e n s P u b . C o . , C o l u m b i a , M o . 1 v o l . Nevada. Revised
L a w s o f N e v a d a 1 9 1 9 . 3 v o l . P u b . b y S t a t e a t C a r s o n C i t y , N e v . New Hampshire.
t P n b l i c L a w s o f N . H . , 1 9 2 6 . 2 v o l . C l a r k P r e s s , M a n c h e s t e r , V t . Nueva Jersey.
HARRIS, G . S . , P l e a d i n g a n d P r a c t i c e i n N . J . N . J . L a w S c h o o l P r e s s , N e w a r k ,
N. J . 1 v o l . , 1 9 2 6 . C o m p . S t a t u t e s o f N . J . 1 9 1 1 , 5 v o l . a n d 2 v o l . s u p p . t o 1 9 2 4 .
W e s t P u b . C o . Nuevo México. N e w M é x . S t a t u t e s 1 9 2 9 C o m p i l a t i o n . C o u r t r i g h t
P u b . C o . , D e n v e r , C o l ó . Nueva York. BAYLIES, E d w i n , P l e a d i n g u n d e r t h e N . Y .
C i v i l P r a c t i c e A c t . , 3 r d . e d . M . B e n d e r C o . , N . Y . 1 v o l . CAHILL'S C o n s o l . L a w s
!of N . Y . , 1 9 2 3 , a n n o t . e d . b y B a s i l J o n e s w i t h 1 9 2 8 a n d 1 9 2 9 s u p p . C a l l a g h a n ,
CLEVENGER'S P r a c t i c e M a n u a l o f N . Y . , 1 9 2 9 , 7 t h e d . B a k e r , V o o r h i s ; B e n d e r .
Carolina del Norte. JEROME, E . C , N . C . C i v i l P r o c é d u r e , 1 9 2 8 , M i c h i e C o . BAULEY,
P . E . , E . C. C o m p e n d i u m of t r i a l l a w , 1 9 2 7 , t h e a u t h o r , R a l e i g h , N . C. 1 v o l .
N . C . C o d e o f 1 9 2 7 , a n n o t a t e d , 1 v o l . a n d s u p p . M i c h i e C o . Dakota del Norte.
C f s . s u p r a n . ° 2 . Ohio. P a g e ' s A n n o t a t e d O h i o G e n , C o d e , 3 v o l . , 1 9 2 6 . A n d e r -
s o n C o . A n n o t a t e d O h i o C o d e of C i v i l P r o c é d u r e . 8 t h r e v . e d . , 1 9 2 1 . A n d e r s o n C o .
BALDWIN, W . E . , C i v i l P r a c t i c e M a n u a l o f O h i o , e t c . , 1 9 2 4 . B a l d w i n L a w P u b . C o .
Oklahoma. HONNOLD, A . B . , T r e a t i s e o f P l e a d i n g a n d P r a c t i c e i n c o u r t s o f r e c o r d
i n c i v i l c a s e s i n t h e S t a t e of O k l a h o m a . 3 v o l . , 1 9 2 2 . V e r n o n . C o m p . O k l a . S t a t u -
tes, a n n o t . 1921, 2 vol. a n d 1 9 2 6 .s u p p . 1 9 2 1 b y B u n n P u b . Co., A r d m o r e , Okla.
a n d s u p p . b y B o b b s - M e r r i l l . Oregón. O r e g o n L a w s , 1 9 2 0 , 1 v o l . a n d s u p p . e d . b y
O l s e n . B a n c r o f t - W h i t n e y . Pensilvania. PURDON'S D i g . o f S t a t u t e L a w o f P a .
w h i t s u p p s . t o 1 9 2 1 , 8 v o l . , 1 3 t h . e d . G . T . B i s e l C o . , P h i l a . 1 9 2 3 . AMRAM, D . W . ,
P e n n . P r a c t i c e A c t o f 1 9 1 5 , 3 d e d . p u b . b y t h e a u t h o r , 1 v o L , P h i l a . , 1 9 2 5 . SMITH,
G . V . , P e n n . P r a c . A c t . o f 1 9 1 5 . 2 d e d . , 1 9 2 6 . B o a r d m a n . Hhode Island. General
L a w s of R . I . r e v . of 1 9 2 3 . E . T . D i o n , p r i n t e r , P a w t u c k e t . 1 v o l . a n n o t a t e d .
Carolina del Sur. C o d e o f L a w s o f S . C , 1 9 2 2 . W e s t . P u b . C o . , 1 9 2 7 ( i n d . l a w s
Co 1927), 1 vol. Dakota del Sur. C f s . s u p r a n." 2. Tennessee. THOMPSON'S SHANNONS
Code o í T e n n . 1 9 1 8 . E d . 1 v o l . a n d 1 9 2 6 S u p p . 1 v o l . p u b . b y Bobbs-Merrill.
Treatise o n Civil P r o c é d u r e in T e n n . e d . b y N . S m i t h 1 6 5 3 p . B a l d w i n L a w P u b .
C o . , 1 9 2 4 . Tejas. VERNON'S a n n o t a t e d c i v i l a n d C r i m . s t a t u t e s o f t h e S t a t e o f
T e x a s . R e v i s i ó n of 1 9 2 5 . 1 9 2 7 . V e r n o n . 2 2 v o l . , e d i t i o n w i t h a b o u t 8 of t h e v o -
l u m e s e n p r o c é d u r e , e t c . Utah. C o m p . L a w s o f S t a t e o f U t a h , 2 v o l . , 1 9 1 7 , p u b .
b y a u t h o r i t y b y C e n t u r y P r i n t C o . , S a l t , L a k e C i t y , U t a h . Vermont. Gen Laws
of V e r m o n t , 1 9 1 7 . P u b . b y a u t h o r i t y b y t h e F r e e P r e s s P r i n t C o . B u r l i n g t o n ,
V t . 1 v o l . Virginia. C o d e of V i r g i n i a , a n n o t . 1 9 1 9 , 2 v o l . a n d s u p p . e d . b y P o l l a r d ,
1 9 2 3 . P u b . E v e r i t t W a d d y C o . , R i c h m o n d , V a . Washifigton. REMINGTON'S C o m p .
S t a t u t e s of W a s h i n t . , 1 9 2 2 , 2 v o l . a n d S u p p . 1 9 2 3 / 1 v o l . B a n c r o f t - W h i t n e y .
Virginia Occidental. BARNES, W . , V a . C o d e 1 9 2 3 l v ¿ t B « * e r a l P u b . C o . a n d 1 v o l .
1

S u p p . b y M i c h i e C o . Wisconsin. Wisc. StatuÜÍS, 1 vol., 1929, p u b . b y State.


Wyoming. Wyoming Comp. Statutes annot. 1920, 1 vol.

IV. A s i a

Afganistán. R e s p e c t o a l a o r g a n i z a c i ó n d e T r i b u n a l e s , cfs. el D e c r e t o d e
21 de m a y o d e 1923 sobre la organización fundamental. N o h a y Cód. proc. civ.
propiamente dicho. China. L e y de organización judicial de 1910, en vigor desde
1912, n n e v a redacción e n 1915; además, l a O r d e n a n z a provisional d e 25 d e octu-
b r e d e 1 9 2 7 , s o b r e el T r i b u n a l S u p r e m o . C ó d . p r o c . c i v . d e 2 2 d e j u l i o d e 1 9 2 1

5. GOLDSCHMIDT : D e r e c h o p r o c e s a l civil.
06 .1 A M i¡ s o o M i I o li M l n T

(inspirado e n el alemán), modificado e n 1 9 2 7 . L e y sobre ejecución forzosa, de 3 d e


a g o s t o d e 1 9 2 0 . B i b l i o g r a f í a . S o b r e f u e n t e s y l i t e r a t u r a , c f s . ESCARRA, e n BALOGH,
o b . c i t . , t o m o I ( 1 9 2 9 ) . pág. 5 3 ; S I N TSCHE PINO, L ' o r g a n i s a t i o n J u d i c i a i r e d e l a
C h i n e ( L y o n , 1 9 2 7 ) . S o b r e l a o r g a n i z a c i ó n d e T r i b u n a l e s , ESCARRA, o b . c i t . ;
BEETZ, B l á t t e r f. v e r g l e i c h e n d e R e c h t s w i s s e n s c h a f t , 6 , c o l . 1 9 3 y s s . T r a d u c c i ó n
i n g l e s a d e l C ó d . p r o c . civ. d e 1 9 2 1 y d e l a O r d e n a n z a s o b r e e j e c u c i ó n f o r z o s a ,
P e k í n , 1 9 2 3 ; t r a d u c c i ó n francesa, P e k í n , 1 9 2 4 ; a m b a s e d i t a d a s p o r l a Comisiórij
Extranjera. Irak. L a organización d e Tribunales se rige p o r la Constitución
d e l I r a k d e 1 9 2 5 . E l proceso, p o r el a n t i g u o C ó d . p r o c . c i v . t u r c o d e 1 8 7 9 y p o r e l
p r o c e d i m i e n t o c o m e r c i a l turco d e 1 8 6 1 ; a d e m á s : L e y t u r c a d e 1 9 1 4 s o b r e ejecu-i
c i ó n f o r z o s a ( t r a d u c i d a al a l e m á n e n B l á t t e r f. v e r g í e i c h e n d e R e c h s w . u . V o l k s J
wirtschaft, 1 4 , col. 4 0 y s . ) . F u n c i o n a n t a m b i é n T r i b u n a l e s religiosos p o r el
S

1
e s t i l o d e l o s d e E g i p t o . B i b l i o g r a f í a . C f s . l o d i c h o a l h a b l a r d e A l b a n i a . HOOPER,
T h e l a w s of civil p r o c é d u r e of I r a c a n d P a l e s t i n e , 1 9 3 0 . J a p ó n . L e y d e orga-i
n i z a c i ó n j u d i c i a l d e 1 8 8 0 , C ó d . p r o c . c i v . d e 1 8 9 0 ( s e g ú n el m o d e l o alemán),
modificado esencialmente p o r L e y d e 2 4 de abril d e 1 9 2 6 , e n vigor desde 1.° de
o c t u b r e d e 1 9 2 9 . L e y especial d e 2 1 d e j u n i o d e 1 8 9 8 , m o d i f i c a d a p o r l a d e 2 4
d e a b r i l d e 1 9 2 6 , q u e regula l a m a t e r i a d e l 6 . ° l i b r o d e l a Z P O . P a r a l a e j e c u c i ó n
f o r z o s a , a d e m á s d e l Cód. p r o c . c i v . , l a L e y d e 1 8 9 8 s o b r e s u b a s t a s . B i b l i o g r a f í a .
S o b r e l a s f u e n t e s , c f s . ODA, e n BALOGH, o b . c i t . , t o m o I ( 1 9 2 9 ) , p á g s . 1 2 5 y s s . ;
KYOZO YUASA, O n t h e r e v i s e d C o d e o f c i v i l e p r o c é d u r e o f J a p a n ( O s a k a , 1 9 2 9 ) ;
MOTOSI K U N O , D i e N o v e l e d e r j a p a n . Z P O . v o m 2 4 . A p r i l 1 9 2 6 , e n Z . f. a u s l . u .
i n t e r n . P R . , I I I ( 1 9 2 9 ) , págs. 4 0 9 y s s . T r a d u c c i o n e s inglesas del C ó d . p r o c . civ.
s e g ú n l a r e d a c c i ó n d e l a N o v e l a d e 1 9 2 6 , p o r BECKER ( T o k i o , 1 9 2 8 ) ; KOMATSU;
(Tokio, 1 9 2 8 ) . Traducción a l e m a n a d e la L e y d e organización judicial y d e l
C ó d i g o p r o c . c i v . e n s u a n t i g u a r e d a c c i ó n , p o r VOGT ( B e r l í n , 1 9 2 7 ) ; d e l a L e y d e
o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l ú n i c a m e n t e , p o r YAMAOKA-KERRY, e n e l t o m o 3 6 d e l a
S a m m l g . ausserdeutscher S t r a f g e s e t z b ü c h e r (Colección d e Códigos penales e x -
t r a n j e r o s ) , 1 9 1 2 . Palestina. Los principios de la organización de Tribunales
se e n c u e n t r a n e n la parte 5. d e l a P a l o s t i n e O r d e r i n Council, 1 9 2 2 - 2 3 . L a C o u r t
a

O r d i n a n c e d e 1 9 2 4rige para el T r i b u n a l S u p r e m o , y p a r a las M a g i s t r a t e C o u r t s ,


la Magistrate Court's Jurisdiction O r d i n a n c e d e 1 9 2 4 . E l procedimiento se ajusta
a lo p r e s c r i t o p o r el antiguo C ó d . p r o c . c i v . t u r c o , p e r o a c t u a l m e n t e h a n d e
o b s e r v a r s e , a d e m á s , las « R u l e s o f C o u r t » , d e c r e t a d a s p o r e l « C h i e f J u s t i c e »
d e P a l e s t i n a . A d e m á s , la L e y t u r c a d e 1 9 1 4 s o b r e e j e c u c i ó n f o r z o s a ( t r a d u c i d a e n
B l a t t e r n f. v e r g l e i c h . R e c h s w . u . V o l k s w i r t s c h . c o l . 1 4 , p á g s . 4 0 y s s . ) . P o r ú l -
t i m o , T r i b u n a l e s religiosos a n á l o g o s a l o s d e E g i p t o . B i b l i o g r a f í a . O j e a d a s o b r e
l a s f u e n t e s y l a o r g a n i z a c i ó n d e T r i b u n a l e s p o r GOADBY, e n BALOGH, o b . c i t . ,
t o m o I ( 1 9 2 9 ) , p á g s . 3 8 y s s . HOOPER, T h e l a w o f c i v i l p r o c é d u r e o f I r a k a n d
P a l e s t i n e ( 1 9 3 0 ) ; HILB, G e s e t z g . , R e c h t s p r . u . S c h r i f t t u m i n P a l a e s t i n a , Z . f. a u s l .
u. intern. P R . , I I I (1929), p á g s . 6 4 3y ss. ( 6 6 1 y ss.). Persla. L e y provisional,
de 2 6 d e julio de 1 9 1 1 , sobre la o r g a n i z a c i ó n d e Tribunales. C ó d . proc. civ. p r o -
visional, de 1 1 de noviembre de 1 9 1 1 .L e y provisional sobre Tribunales comer-
c i a l e s , d e 6 d e j u l i o d e I915. T o d a s e s e n c i a l m e n t e a m o l d a d a s a l D e r e c h o f r a n c é s .
B i b l i o g r a f í a . MOSSADEGH, P r o c é d u r e c i v i l e . Siam. L e y de organización judicial
d e 1 9 0 9 ; C ó d . p r o c . civ. d e 1 8 9 6 y 1 9 0 8 (cfs. e n A n n u a i r e 1 9 0 9 , p á g s . 8 3 8 y ss.).
B i b l i o g r a f í a . E x p o s i c i ó n a b r e v i a d a p o r L'EVESQUE, e n BORCHARDT, H a n d e l s g . d .
E r d b a l l s , t o m o 6 , 5, p á g s . 6 y s s . T r a d u c c i ó n o f i c i a l : O r g a n i s a t i o n a n d C i v i l
P r o c é d u r e of t h e C o u r t of J u s t i c e , 1 9 0 8 . S i r i a y L í b a n o . Rigen las antiguas
leyes t u r c a s . Cfs. l o dicho s o b r e A l b a n i a . A d e m á s , f u n c i o n a n T r i b u n a l e s religiosos
c o m o l o s q u e a c t ú a n en E g i p t o .

1f I . A s o c i a m o s las n o t a s r e l a t i v a s a l o s p a r á g r a f o s a n t e s i n d i c a d o s , a f i n
de lograr u n a exposición m e n o s f r a g m e n t a d a q u e la q u e resultarla d e seguir p a s o
a p a s o a GOLDSCHMIDT, e n q u i e n , a d e m á s , c o m o e s l ó g i c o , e l D e r e c h o e s p a ñ o l
ocupa u n lugar m u y secundario, mientras q u e para nosotros, con todos sus
innumerables defectos, ha d e a s c e n d e r a primer plano.
Se h a dicho q u e l a historia d e n u e s t r o D e r e c h o procesal está p o r hacer, y l a
afirmación es p o r completo e x a c t a e n c u a n t o n o d i s p o n e m o s e n E s p a ñ a de t r a b a j o s
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 67

independientes s o b r e l a m a t e r i a , c o m o l o s d e BETHMANN-HOLLWEG, Der Civil-


prozess des gemeinen Rechts in geschichtlicher Entwicklung ( 6 vols., Bonn, 1 8 6 4 - 7 4 ) ;
ESMEIN, Histoire de la procédure criminelle en France ( P a r í s , 1 8 8 2 ) ; ENOELMANN,
Geschichte des Civilprozesses ( B r e s l a u , 1 8 9 0 ) ; W Y N E S S MILLAR, A History of
continental civil Procédure ( B o s t o n , 1 9 2 7 ) , o SALVIOLI, Storia de la procedura
civile e crimínale (Milán, 1927). E s m á s : aceptando p o r u n m o m e n t o la distinción
que durante muchos años dominara nuestros planes de enseñanza, entre Historia
del Derecho e Historia de la Literatura jurídica, l a p r i m e r a se h a reducido, p o r l o
q u e a la disciplina procesal se refiere, a la. indicación d e los preceptos f u n d a m e n -
tales d e t a l clase, a t r a v é s d e los m á s i m p o r t a n t e s Cuerpos legales q u e e n l a Pen-
í n s u l a s e c o m p u s i e r o n , c o m o si a v e c e s n o h u b i e s e a b i s m o s d e d i s t a n c i a e n t r e el
Derecho legislado y el D e r e c h o vivido, y c o m o si n o fuese l a esfera judicial, e n
q u e se agita el proceso, d e l a s m á s p r o p e n s a s a a d m i t i r prácticas y opiniones q u e
d e f o r m e n el m a n d a t o l e g a l ; y p o r l o q u e c o n c i e r n e a l a s e g u n d a , si, e n g e n e r a l ,
h a p r o g r e s a d o p o c o e n E s p a ñ a ( D E DIEGO h a p o d i d o d e c i r e n f e c h a r e c i e n t e q u e
la historia de la Ciencia jurídica española n o se h a escrito a ú n .— «Boletín del
I l u s t r e C o l e g i o d e A b o g a d o s d e M a d r i d », Nota necrológica: D. Tomás Montejo.
N.° 2 0 , j u n i o d e 1 9 3 3 , p á g . 7 — ) , el d e s c o n o c i m i e n t o e s p o c o m e n o s q u e a b s o l u t o
respecto de quienes entre nosotros se ocuparon de temas procesales, a pesar de
q u e e n t r e ellos figuran n o p o c o s a u t o r e s q u e ofrecen p o s i t i v o interés.
E n tales condiciones, y con la complicación q u e para trazar u n cuadro com-
pleto de la evolución jurídica española en cualquier orden suponen las fuentes e
i n s t i t u c i o n e s á r a b e s y h e b r e a s ( d e difícil m a n e j o y p o c o d i v u l g a d a s ) , el i n t e n t o
d e b o s q u e j a r u n r e s u m e n histórico d e l D e r e c h o p r o c e s a l civil e n n u e s t r a p a t r i a
tropieza c o n serios obstáculos, q u e n o s o n p a r a salvarlos a l a ligera e n el curso d e
unas Adiciones. P o r otra parte, l a falta de elaboración suficiente q u e en los es-
t u d i o s s o b r e h i s t o r i a d e n u e s t r o P r o c e s o civil se o b s e r v a , e n t o r p e c e u n t r a b a j o d e
síntesis, y u n e x a m e n m á s meticuloso, q u e a u n lleno de defectos conseguimos
l l e v a r a t é r m i n o , d e s b o r d a b a c o n m u c h o el e s p a c i o p a r a A d i c i o n e s r e s e r v a d o y
r o m p í a p o r c o m p l e t o e n este p u n t o l a proporción d e b i d a c o n el original a l e m á n .
T o d a s e s t a s r a z o n e s n o s h a n d e c i d i d o a r e d u c i r el análisis h i s t ó r i c o d e l P r o c e s o
civil e n E s p a ñ a a s u e v o l u c i ó n d e s d e q u e el r é g i m e n c o n s t i t u c i o n a l se i n s t a u r ó
e n t r e n o s o t r o s , p o r s e r é s t e el p e r í o d o d e i n t e r é s m á s d i r e c t o , y a q u e e n él se
c o m p o n e la legislación orgánica y procesal q u e e n la actualidad rige y se r e d a c t a n
asimismo numerosas disposiciones q u e , a u n c u a n d o derogadas en diferentes años,
s o n l a e x p l i c a c i ó n y el a n t e c e d e n t e i n m e d i a t o d e p r e c e p t o s t o d a v í a v i g e n t e s .
[ N o o b s t a n t e lo a n t e s dicho, y al solo objeto d e indicar u n libro q u e b r i n d e
u n a visión d e c o n j u n t o acerca d e l a s instituciones procesales civiles e s p a ñ o l a s
en su desenvolvimiento histórico, p u e d e consultarse el t o m o I, páginas 5 0 - 1 1 4
( n ú m s . 1 3 9 - 3 0 4 ) , d e l Tratado d e CARAVANTES, a u n q u e e n l o s d a t o s q u e r e c o g e
h a y a d e realizar l a crítica u n a intensa labor depuradora.]

II. De ta Constitución de 1812 a la Ley de Enjuiciamiento civil de 1881.—


L a instauración del régimen constitucional p o r las Cortes d e Cádiz (prescindimos
d e l a Constitución de Bayona d e 1 8 0 8 , p o r n o h a b e r llegado a aplicarse. Cfs., sin
e m b a r g o , e n e l l a el T í t u l o X I , « D e l o r d e n j u d i c i a l » , a r t s . 9 6 - 1 1 4 ) m a r c a el
comienzo de u n a época d e intensa actividad legislativa, q u e trasciende t a m b i é n
a l a esfera p r o c e s a l . C o m o d i s p o s i c i ó n q u e a b r e el p e r í o d o p u e d e c o n s i d e r a r s e e n
c i e r t o m o d o l a d e 1 8 1 1 s o b r e abolición de los señoríos jurisdiccionales, de cual-
quier clase y condición q u e fueren. Al a ñ o siguiente se p r o m u l g a la Constitución
doceañista, y s u T í t u l o V (« D e l o s T r i b u n a l e s y d e l a A d m i n i s t r a c i ó n d e J u s t i c i a
en l o Civil y C r i m i n a l » , a r t s . 2 4 2 - 3 0 8 ) c o n t i e n e i m p o r t a n t e s n o r m a s y p r e c e p t o s
sobre la función judicial. E n consecuencia, se confiere a los Tribunales la p o -
t e s t a d exclusiva d e aplicar las leyes ( a r t . 2 4 2 ) ,o sea, según precisa luego el ar-
tículo 2 4 5 , l a d e j u z g a r y h a c e r q u e se ejecute lo j u z g a d o , sin q u e e n el ejercicio
d e t a l f a c u l t a d p r i v a t i v a p u d i e r a n ingerirse n i l a s C o r t e s n i el m o n a r c a ( a r t . 2 4 3 ) ,
a lo q u e n o obsta q u e la justicia se administre e n n o m b r e del r e y (art. 2 5 7 ) ;se
d i s p o t a a u ^ i ñ i g ñ n e s p a ñ o l p u e d a s e r j u z g a d o p o r n i n g u n a C o m i s i ó n , sino p o r el
T r i b u n a l c o m ^ P # t e n t e , d e t e r m i n a d o c o n a n t e r i o r i d a d p o r l a l e y ( a r t . 2 4 7 ) ; se
68 .1 A M li N (I II I , l> S ('. II M I 1) T

p r o c l a m a l a i n d e p e n d e n c i a e I n a m o v i l i d a d d e l o s jueces (arls. 252-3) y se fijan


los supuestos d e t e r m i n a n t e s d e s u responsabilidad (arts. 2 5 4 - 5 ) ; se establecen,
en todos los pueblos, alcaldes d e elección popular, c o n atribuciones jurisdiccionales
y e c o n ó m i c a s , a d e m á s d e l a s g u b e r n a t i v a s (cfs. arts. 2 7 5 y 3 0 9 y 3 1 2 ) , y jueces
d e l e t r a s e n l a s c a b e z a s d e p a r t i d o p a r a e j e r c e r l a j u r i s d i c c i ó n o r d i n a r i a e n pri«
m e r a instancia (arts. 2 7 3 - 4 ) ; se erigieron Audiencias p a r a e n t e n d e r e n l a segunda]
y t e r c e r a instancia d e los pleitos provenientes d e los J u z g a d o s d e su demarca-t
c i ó n ( a r t s . 2 6 2 - 3 y ss.) y s e c r e ó el S u p r e m o T r i b u n a l d e J u s t i c i a ( a r t . 2 5 9 ) , q u ^
e n t r e s u s v a r i a s a t r i b u c i o n e s ( c f s . a r t . 2 6 1 ) t e n í a l a d e e n t e n d e r e n l o s q u e eníj
t o n c e s se l l a m a r o n recursos d e n u l i d a d , a n t e c e d e n t e el m á s directo y p r ó x i m a
e n E s p a ñ a d e l o s a c t u a l e s d e c a s a c i ó n (los d e n u l i d a d d e l o s territorios d e Ultra-j
m a r , a s i g n a d o s a l a s r e s p e c t i v a s A u d i e n c i a s : a r t . 2 6 8 ) ; y s e p r e v i e n e q u e el
orden y formalidades del proceso serán uniformes en todos los Tribunales, sbj|
q u e n i l a s Cortes n i el R e y p u e d a n dispensarlas ( a r t . 2 4 4 ) . A estas disposiciones
d e c a r á c t e r o r g á n i c o o g e n e r a l d e b e m o s a g r e g a r o t r a s d e í n d o l e p r o c e s a l civij
(artículos 280-5), prescindiendo, p o r n o ser este lugar a d e c u a d o , d e las d e naturaleza
procesal penal (arts. 286-308). Como m á s importantes entre aquéllas, mencionad
remos : l a introducción con carácter obligatorio de la conciliación (arts. 282-4) i
la a u t o r i d a d q u e se r e c o n o c e a l a s s e n t e n c i a s arbitrales, q u e se e j e c u t a r í a n , si l a s
p a r t e s a l s u s c r i b i r el c o m p r o m i s o n o se h a b í a n r e s e r v a d o el d e r e c h o d e apelalf
(artículo 281),y la limitación del n ú m e r o de instancias y d e sentencias definitivas^
q u e s e f i j a e n t r e s , c u a l q u i e r a q u e f u e s e l a c u a n t í a d e l a s u n t o ( a r t . 2 8 5 ) . S i nosi
h e m o s d e t e n i d o e n el análisis d e l a C o n s t i t u c i ó n d e 1 8 1 2 , es p o r l a i m p o r t a n c i a !
e x t r a o r d i n a r i a q u e ofrece c o m o p u n t o d e a r r a n q u e d e l a a c t u a l o r g a n i z a c i ó n
j u r í d i c a española, y p o r q u e e n lo judicial, b u e n n ú m e r o d e sus artículos fueron'
declarados vigentes o incorporados a textos legales posteriores.

E l Reglamento de las Audiencias y Juzgados de primera instancia (Decreto d e


í) d e o c t u b r e d e 1 8 1 2 ) v i n o a d e s a r r o l l a r l o d i s p u e s t o p o r l a C o n s t i t u c i ó n e n s u s a r -
tículos 2 7 1 y 2 7 3 : fija l a c o m p e t e n c i a d e l o s alcaldes e n l o s juicios d e p a z , v e r b a l e s
y demás asuntos q u e les estaban atribuidos ; regula la intervención de los jueces
de primera instancia en los juicios verbales y escritos, y les d a competencia p a r a
e n t e n d e r e n el j u i c i o d e d e s p o j o (o s e a el i n t e r d i c t o d e r e c o b r a r ) ; s e ñ a l a l a s a t r i -
buciones de las Audiencias, y prohibe a la jurisdicción ordinaria inmiscuirse e n
l o s n e g o c i o s a d m i n i s t r a t i v o s . Sirvió, a d e m á s , d e b a s e p a r a r e d a c t a r el R e g l a m e n t ó
provisional de 1835. L a s Leyes d e 9 d e octubre d e 1812 y 17 d e julio d e 1 8 1 3
r e g u l a n los recursos d e n u l i d a d e n a s u n t o s civiles. U n D e c r e t o d e 2 4 d e m a r z o
de 1 8 1 3 estableció las reglas p a r a hacer efectiva la responsabilidad d e jueces,
magistrados y d e m á s funcionarios, y otro d e 19 d e abril de igual a ñ o contiene
la instrucción para dirimir las competencias entre los Tribunales ordinarios y
e s p e c i a l e s . D e 1 3 d e m a r z o d e 1 8 1 4 e s e l p r i m e r Reglamento del Tribunal Supremo
de Justicia, q u e sirvió l u e g o d e m o d e l o p a r a el d e 17 d e o c t u b r e d e 1 8 3 5 . T a l e s s o n
las p r i n c i p a l e s disposiciones a n t e r i o r e s a 1 8 1 4 , e n q u e q u e d a a b o l i d o el r é g i m e n
constitucional y sin fuerza las expresadas leyes y decretos, q u e vuelven a entrar
en vigor de 1820-23, para de nuevo quedar arrumbadas, hasta que la m u e r t e de
F e r n a n d o V I I en 1833 abre otra vez paso a las reformas legislativas. D u r a n t e
las aludidas etapas de absolutismo fernandino recuperaron su valor las dispo-
siciones vigentes e n l a é p o c a preconstitucional. U n a excepción l a c o n s t i t u y e el
primer intento de u n a sistematización legislativa procesal de q u e en E s p a ñ a cabe
hablar y q u e se compone y promulga en pleno régimen absoluto : nos referimos
a l a Ley de enjuiciamiento sobre negocios y causas de comercio, de 24 de junio
d e 1 8 3 0 , o b r a d e l i n s i g n e D . PEDRO SÁINZ DE ANDINO, a u t o r t a m b i é n d e l Código
de Comercio d e 3 0 d e m a y o d e 1 8 2 9 , q u e p r e s e n t a a s i m i s m o i n t e r é s p r o c e s a l
por estar dedicado su Libro Quinto a la « administración d e Justicia en los negocios
de comercio » (arts. 1178-1219) (la L e y d e Enjuiciamiento mercantil es conse-
cuencia obligada d e dicho libro ; cfs. a r t . 1219 del Código d e Comercio), y sobré
t o d o , p o r s u L i b r o C u a r t o , « D e l a s Q u i e b r a s » (arts. 1001-1177) (cfs. sobre él, D E
BENITO, La Quiebra en el Código de Comercio de 1829,- e n « R e v . g e n . d e l e g . y j u r . » ,
enero de 1930) q u e contiene b u e n n ú m e r o de disposiciones procesales, y al
li i: ii K r. II o i> ii o <; i: S A I . r, t v i i. 69

nuil adema» están hochas las oportunas remisiones de l a vigente L e y de Enjui-


llilliilciito civil d o 1 8 8 1 , p o r l o q u e r e s u l t a t o d a v í a o b l i g a d a s u c o n s u l t a .
Muerto -Fernando V I I , y a n t e s d e q u e l a R e i n a G o b e r n a d o r a otorgase el
M u í u t o R e a l d o 10 d e abril d e 1 8 3 4 , q u e n i n g ú n interés ofrece p a r a el D e r e c h o
(lincmuil, u n R e a l d e c r e t o d e 2 6 d e e n e r o d e 1 8 3 4 c r e a n u e v a s A u d i e n c i a s , h a s t a
Completar l a cifra d e 1 5 , q u e s o n l a s q u e a h o r a t e n e m o s , y en l a s m i s m a s p o b l a -
Hliini'K, s i b i e n a l a d e P a m p l o n a s e l e c o n s e r v a b a e l n o m b r e d e Consejo Real de
Naniirra q u e h a s t a e n t o n c e s t u v o . E n i g u a l a ñ o s e d a n r e g l a s p a r a a s e g u r a r l a
llnlcpondcncia d e los Tribunales y la mejor administración de Justicia, cortando
llrácllcns a b u s i v a s (Decreto d e 2 1 d e m a r z o ) ; se i n s t i t u y e el T r i b u n a l S u p r e m o
rtn E s p a ñ a e I n d i a s ( D e c r e t o d e 2 4 d e m a r z o ) , q u e v e n í a a s e r e l s u c e s o r d e l q u e
írciirun l a s Constituyentes d e 1 8 1 2 ,y se establece l a división d e l a s provincias e n
piulidos judiciales, e n c o m e n d a n d o a los jueces letrados d e las cabezas d e partido
di c o n o c i m i e n t o d e l o s a s u n t o s d e q u e h a b í a n v e n i d o ' e n t e n d i e n d o l o s a l c a l d e s
(Decreto de 21 de abril).
De este m o d o llegamos al a ñ o 1 8 3 5 , en q u e se publica p o r Decreto de 26 de
i n p l l c m b r e e l Reglamento provisional para la administración de Justicia en lo
rupeetivo a la real jurisdicción ordinaria. E l Reglamento provisional, q u e cons-
tnlm d e 107 artículos, e r a a la p a r L e y de organización d e tribunales y de E n -
juiciamiento civil y criminal, y r e p r o d u j o preceptos d e l a C o n s t i t u c i ó n d e 1 8 1 2
y del R e g l a m e n t o d e Audiencias y J u z g a d o s d e igual a ñ o , así c o m o restauró l a
observancia d e las Leyes Recopiladas, bien q u e eliminando al mismo tiempo leyes
V prácticas q u e n o se ajustaban a la situación de la época. F u é en p a r t e modifi-
cado p o r R e a l decreto d e 4 d e n o v i e m b r e d e 1838. Como n o es posible d e t e n e r n o s
li e x a m i n a r e l c o n t e n i d o d e e s t e R e g l a m e n t o , d i r e m o s s ó l o q u e n o o b s t a n t e a l g u n a s
disposiciones acertadas, n o logró corregir d e m a n e r a satisfactoria los gravísimos
Míales d e q u e a d o l e c í a e l e n j u i c i a m i e n t o e s p a ñ o l .

Otros dos Decretos de importancia merecen reseñarse entre los aparecidos


e n 1 8 3 5 : e l d e 1 7 d e o c t u b r e , q u e c o n t i e n e e l Reglamento del Supremo Tribunal
de España e Indias, y e l d e 1 9 d e d i c i e m b r e , q u e a p r u e b a l a s Ordenanzas para todas
las Audiencias de la Península e Islas adyacentes, ambos d e excesiva extensión
(ol p r i m e r o c o n s t a d e 1 0 5 a r t í c u l o s , y e l s e g u n d o , d e 2 2 8 ) , q u e m u e s t r a e l f a r r a -
goso d e t a l l i s m o c o n q u e s i e m p r e h a sido e n t e n d i d a l a m a t e r i a p r o c e s a l p o r G o -
biernos y P a r l a m e n t o s españoles.
E n 1 8 3 6 se restablece l a C o n s t i t u c i ó n d e 1 8 1 2 y c o n ella los Decretos d a d o s
de 1 8 1 2 - 1 4 y d e 1 8 2 0 - 2 3 , s a l v o l a L e y d e 9 d e o c t u b r e d e 1 8 1 2 s o b r e r e c u r s o s d e
n u l i d a d ; y p u b l i c a d a l a Constitución de 1837 ( c f s . e n e l l a l o s a r t s . 6 3 - 6 8 ) , l a L e y
de 1 7 d e s e p t i e m b r e d e l m i s m o a ñ o d e c l a r ó s u b s i s t e n t e s l o s p r e c e p t o s d e l T í -
tulo V d e l a d e 1 8 1 2 q u e n o se o p u s i e r a n al n u e v o Código f u n d a m e n t a l . P a s a n d o
por alto u n a serie d e R e a l e s d e c r e t o s y R e a l e s ó r d e n e s d e los a ñ o s 1 8 3 6 , 1 8 3 7
y siguientes, q u e satisfacían necesidades de m o m e n t o o tenían carácter aclara-
t o r i o r e s p e c t o a n o r m a s d e m a y o r j e r a r q u í a , m e n c i o n a r e m o s l a Ley de notifica-
ciones d e 4 d e j u n i o d e 1 8 3 7 , i n s p i r a d a e n l a d e E n j u i c i a m i e n t o m e r c a n t i l ; l a
de 10 de enero de 1838 sobre p r o c e d i m i e n t o e n los pleitos d e m e n o r c u a n t í a ; la d e
9 de julio, de autorización al Gobierno p a r a reformar los procedimientos judiciales,
y c o m o r e s u l t a d o d e e l l a , el D e c r e t o d e 4 d e n o v i e m b r e d e i g u a l a ñ o ; e l R e a l d e -
creto d e 29 d e diciembre d e 1 8 3 8 q u e fijaba los requisitos p a r a el n o m b r a m i e n t o
y s e p a r a c i ó n d e funcionarios judiciales y fiscales ; el d e 1 6 d e o c t u b r e d e 1 8 4 0 ,
q u e c o n s a g r a l a i n a m o v i l i d a d d e l a m a g i s t r a t u r a ; el d e 5 d e e n e r o d e 1 8 4 4 , rela-
tivo a las « J u n t a s g u b e r n a t i v a s » ( h o y diríamos Salas de Gobierno) de los Tri-
b u n a l e s , c o n el c a r á c t e r d e « a d i c i o n a l » a l R e g l a m e n t o d e l T r i b u n a l S u p r e m o y
a l a s O r d e n a n z a s d e l a s A u d i e n c i a s ; el d e 2 6 d e e n e r o d e 1 8 4 4 , q u e s e refiere
a l a o r g a n i z a c i ó n d e l M i n i s t e r i o f i s c a l , y s o b r e t o d o , e n 1.° d e m a y o d e 1 8 4 4 e l
Reglamento de los Juzgados de primera instancia de la Península e Islas adya-
centes q u e , c o n s u s 1 1 0 a r t í c u l o s , v i e n e a s e r c o m o l a c o n t i n u a c i ó n d e l R e g l a -
m e n t o del Supremo y de las Ordenanzas d e las Audiencias, y los tres juntos com-
ponen u n a especie de L e y de organización judicial.
70 J A M E S G O L D S C H M I D T

O t r a t a n d a d e d i s p o s i c i o n e s menores, de 1 8 4 4a 1 8 5 3(archivos, procuradores,


sueldos, t r a s l a d o s , edificios judiciales, t o m a s d e posesión, honores, a n t i g ü e d a d , etc.),
que n o hacen sino m o s t r a r la insuficiencia de los preceptos anteriores y a u m e n t a r
la d i s p e r s i ó n d e l a s n o r m a s v i g e n t e s . E n t r e t a n t o , l a s L e y e s d e 1 8 4 5 q u e o r g a n i -
z a r a n l a jurisdicción administrativa ( L e y d e 2 d e abril, sobre Consejos provin-
ciales, y L e y d e 6 d e julio, sobre el Consejo R e a l ) h a b í a n s e p a r a d o p o r c o m p l e t o
ésta d e l a esfera judicial, e n c o m e n d á n d o l a a los o r g a n i s m o s citados e n el p a r é n -
t e s i s . Y e n 3 0 d e s e p t i e m b r e d e 1 8 5 3 , D . JOSÉ DE CASTRO Y OROZCO, MARQUÉS DE
GERONA, d i c t ó c o m o m i n i s t r o d e J u s t i c i a l a Instrucción del procedimiento civil
con respecto a la Real jurisdicción ordinaria. L a « I n s t r u c c i ó n », q u e s e p r o p u s o
abreviar l a d u r a c i ó n d e los pleitos, hacerlos m e n o s costosos y e n c a u z a r el p l a n t e a -
m i e n t o del recurso d e n u l i d a d a n t e el T r i b u n a l S u p r e m o , es, e n n u e s t r a opinión,
el t e x t o p r o c e s a l m á s p r o g r e s i v o q u e v i e r a l a l u z e n E s p a ñ a e n t o d o l o q u e i b a d e
siglo ; p e r o el t o n o d e c e n s u r a v e h e m e n t e c o n q u e e n a l g u n o s p a s a j e s s e e x p r e s a r a
el a u t o r y el t r a b a j o i n t e n s o a q u e f o r z a b a a l o s p r o f e s i o n a l e s d e l F o r o , l e a t r a j o
la enemiga de éstos y fué la causa principal d e su derogación, acordada p o r D e -
creto de 1 8 de agosto de 1 8 5 4 .( L a protesta de los abogados de Madrid h a sido
i n c l u i d a p o r e l s e ñ o r SOLÍS Y MONTORO e n s u s Apuntes para la historia del Ilustre
Colegio de Abogados de Madrid; n . ° 2 7 del « Boletín » del Colegio, m a r z o d e
1 9 3 4 — , p á g s . 1 6 1 - 5 . ) M a s e l e s t a d o d e c o s a s a q u e l a « I n s t r u c c i ó n », c o n u n e s p í -
ritu innovador q u e sus contemporáneos n o supieron apreciar, quiso poner término
n o p o d í a prolongarse ; y, e n efecto, después d e q u e p o r Decreto d e 2 8 d e diciem-
b r e d e 1 8 5 3 s e d i c t a r a e l Reglamento de las Secretarías de Gobierno y Archivos
de las Audiencias (con 5 5 artículos), l a L e y d e 1 3 de m a y o de 1 8 5 5 sienta las
bases p a r a «ordenar y compilar las leyes y reglas del enjuiciamiento civil». Así
l l e g a m o s a l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil d e 5 d e o c t u b r e d e 1 8 5 5 , q u e c o m e n z ó
a regir el 1 . ° d e e n e r o d e 1 8 5 6 ,y q u e es a c r e e d o r a a c o n s i d e r a c i ó n e s p e c i a l .

«Sería ridículo — hemos dicho e n otra o c a s i ó n — , p o r u n prurito d e crítica


n e g a t i v a , d e s c o n o c e r l a i m p o r t a n c i a d e l a Ley de Enjuiciamiento civil de 5 de
octubre de 18SS, n o s ó l o c o m o t e x t o e n s u m a y o r p a r t e r e p r o d u c i d o p o r l a v i g e n t e
de 3 de febrero de 1 8 8 1 , sino p o r haber puesto fin al desbarajuste procesal anterior
y p o r h a b e r t r a t a d o d e fundir e n u n solo c u e r p o legal los p r e c e p t o s dispersos e n
multitud de disposiciones de distinto carácter. Pero al m i s m o tiempo, fuerza es
reconocer q u e e n 1 8 5 5 se debió y se p u d o a v a n z a r m u c h í s i m o m á s de lo q u e se
h i z o , e n e l c a m i n o d e l a c o d i f i c a c i ó n p r o c e s a l » . (Notas para la reforma de la Ley
de Enjuiciamiento civil, e n « R e v . g e n . d e l e g . y j u r . » , j u n i o d e 1 9 3 3 , p á g s . 7 1 4 - 5 . )
¿ Causas determinantes del escaso acierto d e l a L e y ? Como principales, estas dos :
a) e l t i e m p o i n s u f i c i e n t e a t o d a s l u c e s ( d e 1 3 d e m a y o a 5 d e o c t u b r e ) q u e s e i n -
A
v i r t i ó e n l a r e d a c c i ó n d e u n t e x t o d e 1 4 1 5 a r t í c u l o s , y b) l a b a s e 1 . d e l a s 8 d e q u e
se c o m p o n í a l a L e y d e 1 3 d e m a y o , y q u e o r d e n a b a t o m a r c o m o p u n t o d e p a r -
t i d a « el r e s t a b l e c i m i e n t o e n t o d a s u f u e r z a d e l a s r e g l a s c a r d i n a l e s d e l o s j u i c i o s ,
c o n s i g n a d a s e n n u e s t r a s a n t i g u a s l e y e s , i n t r o d u c i e n d o l a s r e f o r m a s q u e la c i e n c i a
y la experiencia aconsejasen, y desterrando todos los abusos cometidos en la
p r á c t i c a » (Cfs. n u e s t r o s t r a b a j o s , el a n t e s c i t a d o , p á g s . 6 9 9 - 7 0 1 , y s o b r e t o d o ,
Algunas observaciones acerca de la reforma procesal, e n « R e v . d e T r i b u n a l e s »,
n.° de 7 de enero de 1 9 3 3 , págs. 1 - 6y 11-13.)
Con tal base como pie forzado, q u e a d e m á s los vocales d e la Comisión general
d e C o d i f i c a c i ó n ( e n t r e l o s q u e h a b í a h o m b r e s c o m o PEDRO GÓMEZ DE L A SERNA
y MANUEL ORTIZ DE ZÚÑIGA, d e q u i e n e s h u b i e r a s i d o d e e s p e r a r l a b o r m á s p r o -
vechosa) se e n c a r g a r o n d e c u m p l i m e n t a r c o n celo e x a g e r a d o p o r lo q u e a l a pri-
m e r a p a r t e d e l a m i s m a a t a ñ e (es decir, a l a restauración d e l a s a n t i g u a s reglas
de procedimiento), p e r o d e l a q u e casi se olvidaron p o r lo q u e afecta a l a s e g u n d a
(o s e a a l a f a c u l t a d d e i n n o v a r e n aquello q u e l a «ciencia y l a e x p e r i e n c i a » r e -
comendasen), n o p o d í a salir n a d a b u e n o , y, e n efecto, n o surgió o t r a cosa q u e u n
cuerpo legal d e trazos medievales t a n acusados q u e a través d e l a versión de
1 8 8 1 es ú n i c o e n s u g é n e r o e n t r e los d e los diferentes E s t a d o s d e E u r o p a . (Acerca
de las dificultades q u e la expresada Base constituyó en m á s de u n a ocasión p a r a
l o s r e d a c t o r e s , y d e la f i d e l i d a d c o n q u e f u é o b s e r v a d a p o r é s t o s , c f s . e l t r a b a j o
D E R E C H O - P R O C E S A L C I V I L 71

d e GÓMEZ DE LA SERNA, Motivos de las variaciones principales que ha introducido


en los procedimientos la Ley de Enjuiciamiento civil — M a d r i d , 1 8 5 7 — , q u e s e
c o m p u s o p a r a ser la exposición de motivos q u e a c o m p a ñ a r a al texto legal — de
lo q u e luego se d e s i s t i ó — , e n especial las páginas V I I , I X , X V , 1 1 , 90, 101,1 9 1 ,
entre otras. U n a crítica del desarrollo d a d o a las bases de 13 de m a y o puede verse
e n CARAVANTES, Tratado, v o l . I, p á g s . 90-112.) I n d i c a r e m o s y a sólo q u e l a L e y
de Enjuiciamiento de 1855 iba dividida en dos partes, la primera dedicada a la
Jurisdicción contenciosa ( a u n q u e e n g l o b a b a t a m b i é n u n título I, d e « disposiciones
g e n e r a l e s ») y c o m p r e n s i v a d e 2 5 t í t u l o s , y l a s e g u n d a d e s t i n a d a a l a J u r i s d i c c i ó n
voluntaria, con 13 títulos, y u n total entre a m b a s de 1415 artículos, como se h a
dicho.
D e las disposiciones dictadas entre 1855y 1868, fecha del Decreto4ey d e uni-
ficación d e fueros, m e n c i o n a r e m o s sólo los Decretos d e 2 2 d e o c t u b r e d e 1 8 5 5 ,
28 d e n o v i e m b r e d e 1856 y 22 d e octubre d e 1 8 5 8 ,q u e se o c u p a n d e los J u z g a d o s
de p a z , q u e se organizaron e n todos los pueblos c o n A y u n t a m i e n t o (son, p o r lo
t a n t o , el a n t e c e d e n t e d e l o s J u z g a d o s m u n i c i p a l e s ) ; el d e 1 8 d e a b r i l d e 1 8 5 7
sobre a p e o y p r o r r a t e o d e foros ; el d e 9 d e abril d e 1 8 5 8sobre organización y atri-
b u c i o n e s d e l Ministerio fiscal, r e f o r m a d o p o r D e c r e t o d e 9 d e n o v i e m b r e d e 1 8 6 0 ;
el d e 1 3 d e d i c i e m b r e d e 1 8 6 7 s o b r e j e r a r q u í a j u d i c i a l y f i s c a l ; l a L e y d e b a s e s
de 11 d e abril d e 1868 p a r a proceder a redactar u n a «ley completa y definitiva
d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l y c o m p e t e n c i a d e l o s T r i b u n a l e s d e l f u e r o c o m ú n ••, a s í
c o m o u n a d e e n j u i c i a m i e n t o c r i m i n a l ; y el D e c r e t o d e 1 3 d e o c t u b r e d e 1 8 6 8 ,
obra y a del Gobierno Provisional, q u e suprimió la jurisdicción contencioso-ad-
m i n i s t r a t i v a e j e r c i d a p o r el Consejo d e E s t a d o y l o s Consejos p r o v i n c i a l e s , p a s a n d o
su conocimiento al Tribunal Supremo y a las Audiencias respectivamente. E l
Decreto-ley de 6 de diciembre de 1868 (unificación de fueros) suprime por com-
pleto las jurisdicciones de Hacienda y de Comercio y restringe considerable-
m e n t e l a m i l i t a r y l a e c l e s i á s t i c a . C o m o c o n s e c u e n c i a d e ello d e s a p a r e c i e r o n los^
Tribunales de Comercio, a quienes reemplazaron los jueces de primera instancia,
y asimismo quedaron derogadas las disposiciones procesales mercantiles, a e x -
cepción del Libro I V del Código d e Comercio 1829 (Quiebras), d e los libros V
(Quiebras) y V I I I (Apremio e n negocios d e comercio) y d e algunos artículos
aislados (Jurisdicción voluntaria) de l a L e y d e Enjuiciamiento mercantil d e 1830,
q u e se i n c o r p o r a r o n c o m o adicionales a l a d e E n j u i c i a m i e n t o civil.

E n t r e 1868 y 1881, los preceptos m á s i m p o r t a n t e s s o n : los artículos 16 y si-


guientes del Decreto-ley d e 5 d e febrero d e 1869(modificado p o r ley d e 2 de diciem-
bre de 1872), p o r lo q u e respecta al procedimiento ejecutivo instaurado a favor
de l a s sociedades d e crédito territorial ( d e c o n f o r m i d a d c o n él el a r t . 9 1 d e los
E s t a t u t o s del B a n c o Hipotecario d e E s p a ñ a d e 12 d e o c t u b r e d e 1875; cfs. t a m -
bién a r t . 1560 de la L e y d e Enjuiciamiento v i g e n t e ) ; la L e y d e 2 d e n o v i e m b r e d e
1869 sobre procedimientos ejecutivos y d e quiebra c o n t r a c o m p a ñ í a s d e ferro-
carriles y concesionarias d e canales y d e m á s o b r a s públicas, declarada vigente p o r
los a r t s . 1 3 2 0 y 1 4 4 8 d e l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil d e 1 8 8 1 y c o n l a q u e
concordaban en lo fundamental los arts. 930-941 del Código de Comercio d e1 8 8 5 ;
dos leyes sobre casación civil: l a p r i m e r a , d e 1 8 d e junio d e 1870, fué d e r o g a d a y
m e j o r a d a p o r l a s e g u n d a , d e 2 2 d e a b r i l d e 1 8 7 8 ; y , s o b r e t o d o , l a Ley provisio-
nal sobre organización del Poder Judicial, aprobada por L e y de 23 de junio de 1870
y m a n d a d a observar p o r otra d e 15 d e septiembre d e igual a ñ o . L a L e y orgánica
constaba d e 932 artículos y X V I I I disposiciones transitorias, q u e en b u e n a p a r t e
carecen h o y de aplicación p o r haber sido modificados o incorporados a leyes pos-
teriores, o derogados p o r ellas, p r i n c i p a l m e n t e p o r l a s leyes d e enjuiciamiento
actuales (la insuficiencia d e l a L e y d e 1855 hizo q u e l a orgánica t u v i e r a q u e ocu-
parse de t e m a s procesales en estricto sentido), p o r l a d e Justicia municipal y p o r
e l E s t a t u t o d e l M i n i s t e r i o f i s c a l . ( L a Ley adicional a la orgánica, de 14 de octubre
de 1 8 8 2 , n o ofrece t a n t o i n t e r é s d e s d e el p u n t o d e v i s t a p r o c e s a l civil c o m o d e s d e
el p r o c e s a l p e n a l ) , A l a o r g á n i c a s i g u e n , d u r a n t e l o s a ñ o s 1 8 7 0 y 1 8 7 1 , u n b u e n
n ú m e r o d e p r e c e p t o s c o m p l e m e n t a r i o s , d e l o s c u a l e s e l m á s i m p o r t a n t e e s e l Regla-
mento de secretarios y vicesecretarios judiciales d e 10 d e abril d e 1871. E n lo procesal
72 J A M E S G O L D S C H M I D T

se d i c t a n e n t r e t a n t o varias leyes q u e h a b í a n d e incorporarse luego a l a de E n j u i -


ciamiento de 1881 ; nos referimos a l a s Leyes de 18 de junio y 2 de julio de 1877
s o b r e el j u i c i o d e d e s a h u c i o ( m a t e r i a q u e c o n p o s t e r i o r i d a d a l a L e y d e 1 8 5 5 h a b í a
sido de n u e v o r e g l a m e n t a d a p o r L e y d e 25 d e junio d e 1867); a l a de 9 de julio d e
igual a ñ o sobre ejecución d e sentencias; a la d e 17 d e julio t a m b i é n de 1877 sobre
declaración de herederos abintestato, a m é n de la y a citada de 1878 sobre casación.
Asi llegamos a l a L e y de 21 de junio de 1880 (antes — Decreto de 20 de enero de
1873 — se h a b í a i n t e n t a d o la empresa, con la creación de u n a Comisión q u e c o m p u -
s i e r a u n a n u e v a L e y ) q u e a u t o r i z a a l G o b i e r n o p a r a reformar l a L e y d e E n j u i c i a -
miento con sujeción a las 19 bases q u e figuran e n su art. 1 y q u e c u m p l i m e n t a d a s
p o r l a S e c c i ó n p r i m e r a d e l a C o m i s i ó n g e n e r a l d e . C o d i f i c a c i ó n ( l a p r e s i d í a ALONSO
MARTÍNEZ y t o m a r o n p a r t e e n l o s t r a b a j o s l o s v o c a l e s GONZÁLEZ ACEVEDO, D . B E -
A
NITO GUTIÉRREZ, ROMERO ORTIZ, ALBACETE, RUIZ CAÑÁBATE, IGÓN y D . JOSÉ M .
MANRESA, e l c é l e b r e c o m e n t a r i s t a y a u t o r p r i n c i p a l d e l a r e f o r m a , a d e m á s d e c o n -
s u l t a r s e a l o s s e ñ o r e s LÓPEZ LAGO — C o r u ñ a — , DURAN Y B A S — B a r c e l o n a — y
LECANDA — B i l b a o — , e l p r i m e r o s o b r e a p e o s y p r o r r a t e o s d e f o r o s , y l o s o t r o s
d o s s o b r e a c t o s d e j u r i s d i c c i ó n v o l u n t a r i a m e r c a n t i l e s . = MANRESA, Comentarios,
a
5 . e d . , M a d r i d , 1 9 2 8 , t o m o I , p á g s . 7 - 8 y 2 5 ) d a n l u g a r a l a v i g e n t e Ley de En-
juiciamiento civil de 3 de febrero de 1881, q u e c o m e n z ó a a p l i c a r s e e l 1 . " d e a b r i l
de igual a ñ o . N o v a m o s a d e t e n e r n o s n i e n el e x a m e n d e s u e s t r u c t u r a , q u e al
alcance de cualquiera está, ni e n u n a crítica de su contenido, q u e ocasión h a b r á
de hacerla e n c a d a caso en las Adiciones sucesivas, a u n q u e como juicio d e con-
j u n t o n o es a v e n t u r a d o s o s t e n e r q u e es la m á s d e f e c t u o s a d e c u a n t a s leyes d e
m e d i a n a extensión e importancia rigen en E s p a ñ a y u n o d e los Códigos procesales
c i v i l e s m á s a t r a s a d o s d e l a T i e r r a , a u n c u a n d o MANRESA, c o n a m o r p a t e r n a l , s e :
empeñe en ponderarnos sus avances.

L o s m a t e r i a l e s i n t e g r a n t e s d e l a L e y d e 1 8 8 1 f u e r o n : a) E n p r i m e r l u g a r ,
la L e y d e 1 8 5 5 (téngase e n c u e n t a q u e l a a c t u a l t i e n e respecto a ella el c a r á c t e r
de u n a reforma), cuyos artículos, a u n q u e modificados en parte y cambiados d e
l u g a r c o n m á s f r e c u e n c i a , p a s a n e n s u c a s i t o t a l i d a d a l a n u e v a , b) N u m e r o s o s ?
p r e c e p t o s d e l a L e y o r g á n i c a , s o b r e r e s p o n s a b i l i d a d j u d i c i a l , c o m p e t e n c i a , «compe-<
t e n c i a s » p r o m o v i d a s p o r l a A d m i n i s t r a c i ó n , r e c u r s o s d e fuerza, r e c u s a c i o n e s , au-í
diencia y policía de estrados, f o r m a d e las resoluciones judiciales, m o d o de dirimiri
las discordias, correcciones disciplinarias, abogados y procuradores, y vacaciones^
c) L o s p r e c e p t o s p r o c e s a l e s m e r c a n t i l e s q u e d e j ó s u b s i s t e n t e s el D e c r e t o - l e y d e ¡
u n i f i c a c i ó n d e f u e r o s , d) L a L e y d e c a s a c i ó n d e 2 2 d e a b r i l d e 1 8 7 8 . e ) L a d e c o n -
sentimiento para contraer matrimonio, de 20 de junio de 1862, y las Realeo
órdenes complementarias. /) E l art. 21 de la L e y hipotecaria reformada p o r la
d e 1 7 d e j u l i o d e 1 8 7 7 . g) P o r ú l t i m o , p r e c e p t o s n u e v o s , y a e s t e g r u p o p e r t e n e c e n ,
a d e m á s de artículos sueltos, los relativos a las siguientes m a t e r i a s : acumulación
d e a c c i o n e s , c a d u c i d a d d e l a i n s t a n c i a , a d j u d i c a c i ó n d e b i e n e s a q u e e s t á n lla-<
m a d a s v a r i a s p e r s o n a s s i n d e s i g n a c i ó n d e n o m b r e s , a s e g u r a m i e n t o d e b i e n e s liti-i
giosos, recurso d e revisión, adopción y arrogación, administración de bienes d e
a u s e n t e s e n i g n o r a d o p a r a d e r o , p o s e s i ó n j u d i c i a l c u a n d o n o p r o c e d e el i n t e r i
dicto d e adquirir, apeos y p r o r r a t e o s d e foros, y los títulos I I - V I I I de l a juris-
dicción voluntaria mercantil.

III. Principales reformas introducidas en la Ley vigente. L e y de 11 de


m a y o d e 1 8 8 8 , q u e modificó l o s a r t s . 483-4 y 7 1 0 (los d o s p r i m e r o s , a s u v e z , y el
486, a d e m á s , h a n sido a l t e r a d o s p o r el a r t . 18 d e l a L e y d e 5 d e agosto d e 1 9 0 7
y p o r los Decretos de 12 de febrero d e 1924 — d e c l a r a d o subsistente p o r D e c r e t o
d e 3 1 d e m a y o d e 1 9 3 1 —• y d e 2 d e m a y o d e 1 9 3 1 — e l e v a d o a L e y p o r l a d e 301
de diciembre de 1931— , q u e son los q u e en la actualidad determinan los límites'
de la competencia por c u a n t í a ) ; L e y de 21 de agosto de 1896, q u e adiciona uní
párrafo al art. 1 5 6 7 ; L e y de 12 de julio de 1906 relativa a los arts. 1449, 1451¡
y 1452, los dos primeros reformados de nuevo por Decretos de 18 de octubre
de 1924 y 16 de junio de 1 9 3 1 ; L e y de 24 de noviembre de 1910 (sustitución del
j u r a m e n t o p o r la promesa), q u e afecta a los arts. 497, 506 n.° 2, 579, 580, 604,
627, 647, 1429 n.° 2 y 1 4 3 2 ; dos Decretos de 2 de abril de 1924 — subsistentes
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 73

por Decreto d e 31 de m a y o de 1931 — q u e se refieren, v a r i a n d o unos y dero-


gando otros, a los arts. 74 y 1691 n.° 3, p o r u n lado, y a los 308-9, 311-2 y 5 2 1 ,
con repercusión sobre los arts. 10, n . ° 4, 529, 6 8 5 y 1 4 6 2 , p o r o t r o ; D e c r e t o
de 10 d e n o v i e m b r e d e 1924 — subsistente p o r Decreto citado — concerniente a
los a r t s . 1 3 3 3 y 1 3 4 6 ; D e c r e t o d e 2 5 d e f e b r e r o d e 1 9 2 5 — s u b s i s t e n t e p o r D e -
creto citado — , q u e varía los arts. 15, 17, 18,32 y 36; O r d e n d e 16 de abril de 1931,
q u e a t a ñ e al a r t . 3 6 9 , y el y a i n d i c a d o D e c r e t o d e 2 d e m a y o d e 1 9 3 1 q u e , c o n
la r e f o r m a d e q u e h a s i d o o b j e t o p o r L e y d e 6 d e j u l i o d e 1 9 3 4 , t r a s c i e n d e n o
sólo a l a r t . 4 8 4 , s i n o t a m b i é n a l o s 7 1 0 , p á r r . 3 , 1 6 9 4 , n . ° 1, 1 7 8 2 y 1 7 9 6 . A d e m á s ,
a u n q u e sin el c a r á c t e r d e r e f o r m a expresa, diversos cuerpos legales h a n v e n i d o
a operar cambios profundos en numerosos preceptos de la L e y de Enjuiciamiento,
q u e d i v i d i r e m o s e n t r e s g r u p o s : a ) V a r i a c i o n e s m o t i v a d a s p o r el Código civil
en los artículos siguientes d e l a L e y p r o c e s a l : 6 3 , reglas 1 7 - 9 y 2 3 ; 660,1 0 0 8 ,
1045, 1 0 4 9 , 1 0 5 7 , 1 2 6 8 , 1 5 6 2 , 1 6 1 8 - 2 0 , 1 8 3 3 y s s . , 1 8 4 7 - 5 1 , 1 8 5 2 , 1 8 7 5 , 1 8 7 9 ,
1 8 8 0 , n . ° 3 , 1 9 1 9 , 2 0 3 1 - 4 7 . b) í d e m p o r l a L e y d e J u s t i c i a m u n i c i p a l : a r t s . 8 4 , n . ° 2 ,
218 y ss., 2 4 1 , 4 3 6 , 4 6 3 ,476, 4 8 4 , 4 8 6 , 7 1 5 , 9 1 9 , 1397-8, 1 4 1 1 , 1 4 3 5 , 1562, 1569-70,
1 5 7 9 , 1 5 8 1 , 1 5 8 4 , 1 5 8 7 - 8 , 1 6 8 9 , n . ° 2 . c) í d e m p o r o t r a s l e y e s : a r t s . 2 , 1 0 , 3 3 , 5 2 ,
325, 4 6 0 , 715-6, 7 2 0 , 9 1 9 , 974-9, 1 3 2 0 , 1 3 2 3 , 1 3 2 5 , 1 4 4 9 , 1451-2, 1516-7, 1 5 3 2 .
1534, 1 6 8 8 - 9 . P o r ú l t i m o , h a y q u e t e n e r e n c u e n t a q u e e n t o d a l a p a r t e p r o c e s a l
mercantil (apremio en negocios d e comercio, quiebras y jurisdicción voluntaria
de dicho o r d e n ) l a s referencias e s t á n h e c h a s al a r t i c u l a d o d e l Código d e C o m e r c i o
de 1928, l o q u e obliga a u n a l a b o r d e c o n c o r d a n c i a c o n l a s disposiciones del d e 1885,
ni s i e m p r e p l e n a n i fácil d e l l e v a r a c a b o e n m u c h o s p u n t o s .

IV. Disposiciones complementarias de la Ley de Enjuiciamiento civil. Li-


m i t a r e m o s l a referencia a l a s c o n t e n i d a s e n l o s Códigos civil y d e C o m e r c i o ,
por s e r l a s m á s n u m e r o s a s y f u n d a m e n t a l e s , s i n perjuicio d e c o m p l e t a r l a s i n d i -
caciones q u e a h o r a h a g a m o s , e n l a s Adiciones sucesivas q u e lo exijan. A n t e t o d o ,
lian d e t e n e r s e e n c u e n t a , e n r e l a c i ó n c o n el a r t . 2 d e l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil,
los p r e c e p t o s d e u n o y o t r o C ó d i g o s u s t a n t i v o s o b r e c a p a c i d a d j u r í d i c a y c a p a c i d a d
de o b r a r , t a n t o d e p e r s o n a s n a t u r a l e s c o m o d e p e r s o n a s jurídicas, así c o m o d e l a s
que fijan l a representación e n proceso d e las uniones sin p e r s o n a l i d a d y d e los
p a t r i m o n i o s s i n t i t u l a r o c o n t i t u l a r s i n « l e g i t i m a t i o a d c a u s a m ». ( E n l a s A d i -
ciones a l o s §§ 3 2 y 4 0 s e s e ñ a l a r á n c o n e x a c t i t u d los a r t i c u l o s p e r t i n e n t e s . ) D e s -
pués, p o r deficiencias e n l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil, o p o r n o h a b e r t e n i d o
el l e g i s l a d o r e s p a ñ o l u n c o n c e p t o m u y c l a r o d e l o s l í m i t e s e n t r e e l D e r e c h o s u s -
tantivo y el procesal, los Códigos civil y d e Comercio c o m p l e t a n al d e P r o c e d i -
m i e n t o s e n m a t e r i a s t a n i m p o r t a n t e s c o m o l a s s i g u i e n t e s : Prueba ( a r t s . 1 2 1 4 - 5 3 C ó -
digo civil, e n g e n e r a l ; 53-55 C ó d i g o civil, p r u e b a d e l m a t r i m o n i o ; 1 1 5 - 8 y 1 3 5 - 6
Código civil, p r u e b a d e l a filiación ; 33-49 Código C o m e r c i o e s p . 45-49, e m p l e o
d e l o s l i b r o s d e l o s c o m e r c i a n t e s c o m o m e d i o d e p r u e b a ) ; Prescripción de acciones
(artículos 1961-75 Código civil y 942-54 Código d e C o m e r c i o , m á s a l g u n o s o t r o s
« r f ( c u l o s s u e l t o s ) ; Retractos ( C ó d i g o c i v i l : a r t s . 1 0 6 7 , R . d e c o h e r e d e r o s ; 1 5 0 7 - 2 0 ,
It. c o n v e n c i o n a l ; 1 5 2 1 - 5 , R . d e c o m u n e r o s y d e c o l i n d a n t e s ; 1 5 3 5 - 6 , R . d e c r é -
dito litigioso ; 1 6 3 6 - 4 2 , R . e n f i t é u t i c o ; 1 6 5 6 , n . ° 6, R . e n el c o n t r a t o d e p l a n t a c i ó n
de v i ñ a s p o r el t i e m p o q u e v i v i e r e n l a s p r i m e r a s c e p a s ; a r t . 76 d e l A p é n d i c e
foral a r a g o n é s , R . d e a b o l o r i o ; el r e t r a c t o gentilicio s u b s i s t e e n el V a l l e d e A r a n ;
m i b r c r e t r a c t o d e b u q u e s , a r t s . 5 7 5 y 5 9 2 C ó d i g o d e C o m e r c i o ) ; Prestación de
tillmcnlos ( a r t s . 1 4 2 - 5 3 C ó d i g o c i v i l ) ; Secuestro o depósito judicial (arts. 1785-9
C ó d i g o c i v i l ) ; Transacciones y compromisos (arts. 1809-21 Código civil); Fianza
judicial ( a r t s . 1 8 5 4 - 6 C ó d i g o c i v i l ) ; Concurrencia y prelación de créditos ( a r t s . 1 9 1 1 -
1112» C ó d i g o c i v i l y 8 7 0 - 9 4 2 C ó d i g o d e C o m e r c i o — s m s p e n s i ó n d e p a g o s y q u i e -
bra» - ; e n este ú l t i m o p u n t o es a s i m i s m o o b l i g a d a l a c o n s u l t a d e l L i b r o I V
ilel C ó d i g o d e C o m e r c i o 1 8 2 9 , p o r l a s r a z o n e s y a e x p u e s t a s ) . F i n a l m e n t e , d e b e n
leuerse m u y p r e s e n t e s l o s p r e c e p t o s c o n t e n i d o s e n el Código civil a c e r c a d e l a
esllnrlón do lus obligaciones (arts. 1156-1213).

V. Legislación procesal civil especial. Cfs. el A p é n d i c e d e D e r e c h o español


ni f l m i ] del Libro VIII.
74 J A M E S G O L D S C H M I D T

VI. Conflictos (competencias) de atribución o jurisdiccionales entre los Tri-


bunales civiles y otros organismos y jurisdicciones del Estado : Preceptos principales
que tos regulan, a) E n t r e l o s T r i b u n a l e s c i v i l e s y l a A d m i n i s t r a c i ó n : 1 . ° , a r t í c u -
los 116-24 d e l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil (recursos d e q u e j a ) ; 2.°, a r t s . 2 7 y 2 9
de la L e y Provincial de 29 d e agosto d e 1882 (subsistente a tenor del Decreto d e 16 d e
junio y L e y d e 15 de septiembre d e 1 9 3 1 ) ; 3.°, Real decreto d e 8 d e septiembre
de 1887 (fundamental) sobre resolución de las competencias de atribuciones y de
jurisdicción entre las autoridades administrativas y los Tribunales ordinarios y
especiales ; 4.°, arts. 17 y 19 /) del E s t a t u t o de l a Dirección general de lo Con-
tencioso y 54-5 y 65 del R e g l a m e n t o ; 5.°, Decreto d e 16 d e diciembre d e 1932
acordando q u e sean los gobernadores y no los alcaldes los únicos q u e p u e d a n
suscitar o p r o m o v e r contiendas jurisdiccionales en asuntos de índole municipal.
b) E n t r e l o s T r i b u n a l e s c i v i l e s y l o s d e l o C o n t e n c i o s o - a d m i n i s t r a t i v o : a r t s . 1 0 1 - 2
de l a L e y d e 22 d e junio de 1894 y arts. 507-16 del R e g l a m e n t o d e igual fecha.
c) C o n l o s d e l e g a d o s d e H a c i e n d a : a r t . 6 0 d e l R e g l a m e n t o d e p r o c e d i m i e n t o e n
las reclamaciones económico-administrativas (Real decreto-ley d e 29 d e julio
d e 1 9 2 4 ) . d) C o n l o s T r i b u n a l e s t u t e l a r e s p a r a n i ñ o s : R e a l o r d e n d e 8 d e m a y o
d e 1 9 2 6 ( c o m p e t e n c i a p a r a el d e p ó s i t o d e m e n o r e s ) , y s o b r e t o d o , a r t . 3 0 d e l
R e g l a m e n t o d e 3 de febrero d e 1 9 2 9 (subsistente p o r Decreto d e 16 de junio y
L e y d e 1 5 d e s e p t i e m b r e d e 1 9 3 1 ) . e) C o n l o s T r i b u n a l e s m i l i t a r e s o d e M a r i n a :
articulo 2 3 del Código de Justicia militar y art. 24 de la L e y orgánica de los Tribuna-
les d e M a r i n a . / ) C o n el T r i b u n a l d e C u e n t a s : a r t . 6 8 d e l a L e y d e l T r i b u n a l d e G a r a n -
t í a s , g) C o n e l T r i b u n a l d e G a r a n t í a s : e l p r o b l e m a n o h a s i d o p r e v i s t o p o r e l l e g i s -
l a d o r e n p a r t e a l g u n a , y c u a n d o p o r p r i m e r a v e z s u r j a el conflicto, e n t e n d e m o s q u e
h a b r á d e s e r r e s u e l t o p o r e l P a r l a m e n t o m e d i a n t e u n a l e y e s p e c i a l , h) L o s c o n -
flictos e n t r e los T r i b u n a l e s d e C a t a l u ñ a (única región a u t ó n o m a h a s t a a h o r a )
y l o s d e m á s d e E s p a ñ a l o s r e s u e l v e el T r i b u n a l S u p r e m o ( a r t . 1 1 d e l E s t a t u t o
d e 1 5 d e s e p t i e m b r e d e 1 9 3 2 ) ; i) L a s c o m p e t e n c i a s y l o s conflictos d e j u r i s d i c c i ó n
e n t r e t r i b u n a l e s c a t a l a n e s l o s d e c i d e el d e C a s a c i ó n d e C a t a l u ñ a ( a r t . 11 d e l E s t a -
tuto). /) S e p a r a d a la Iglesia del E s t a d o , y sin q u e a las resoluciones judiciales d é
aquélla se les reconozca eficacia a l g u n a e n l a esfera del segundo, h a n perdido su
r a z ó n d e s e r los a r t s . 125-52 d e l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil, q u e se o c u p a b a n
d e l o s r e c u r s o s d e f u e r z a e n c o n o c e r , k) C f s . , p o r ú l t i m o , l o s a r t s . 3 - 7 d e l a L e y d e
Enjuiciamiento criminal y 362, 514, 1091 y 1804 de la L e y de Enjuiciamiento
civil s o b r e cuestiones prejudiciales.

VII. Timbre y Aranceles. E n c u a n t o al p r o c e d i m i e n t o civil, d e b e t e n e r s e


en c u e n t a lo ordenado p o r l a L e y del T i m b r e del E s t a d o d e 18 de abril d e 1 9 3 2
e n s u s a r t s . 108-21 ( « a c t u a c i o n e s d e l a jurisdicción civil c o n t e n c i o s a » ) y 1 2 2 - 3
( « í d e m d e l a j u r i s d i c c i ó n v o l u n t a r i a »). E n m a t e r i a d e a r a n c e l e s j u d i c i a l e s s e h a n ,
sucedido desde 1837los siguientes : 29 d e n o v i e m b r e d e 1 8 3 7 ; 2 de m a y o d e1 8 4 5 ,
reformados e n 22 d e m a y o d e 1846 ; 28 de abril d e 1860; 19 de julio d e 1871
(sólo p a r a los J u z g a d o s m u n i c i p a l e s ) ; 31 d e m a r z o de 1 8 7 3 (para lo c r i m i n a l ) ;
4 d e d i c i e m b r e d e 1 8 8 3 ( p a r a a s u n t o s civiles) c o n 3 6 3 artículos, m o d i f i c a d o s p o r
Reales decretos de 15 de agosto de 1902 (aranceles p a r a los desahucios en pobla-
ciones d e m á s d e 20 000 h a b i t a n t e s ) y 26 d e diciembre d e 1 9 0 7 (acoplamiento
arancelario a la L e y de Justicia municipal); 13 de noviembre de 1916 (arancel de
honorarios e n a s u n t o s civiles p a r a los secretarios judiciales e n p r i m e r a instancia,
aclarado p o r Reales órdenes d e 27 d e julio d e 1923y 15 d e abril de 1 9 2 4 ; deroga
al d e 1 5 d e j u l i o d e 1 9 1 1 , q u e s u s c i t ó m u c h a s p r o t e s t a s ) ; o t r o D e c r e t o d e i g u a l
f e c h a c o n t i e n e el a r a n c e l d e l o s p r o c u r a d o r e s e n l o s J u z g a d o s m u n i c i p a l e s y d e
p r i m e r a instancia (antes rigió el d e 6 d e n o v i e m b r e d e 1 9 1 1 ) ; 2 2 d e s e p t i e m b r e
de 1917 (arancel p a r a a s u n t o s civiles e n los J u z g a d o s municipales, r e f o r m a d o
en 13 d e agosto d e 1920, 29 d e m a y o d e 1922, 6 de m a r z o d e 1924, 12 de febrero
de 1927 y 7 d e enero d e 1 9 2 9; este ú l t i m o D e c r e t o d e r o g a al p r i m e r o d e l o s
c i t a d o s e n el p a r é n t e s i s , y h a sido d e c l a r a d o s u b s i s t e n t e e n 3 1 d e m a y o d e 1 9 3 1 ) ;
9 d e febrero d e 1 9 2 0 (aranceles p a r a los negocios civiles e n l a s Audiencias terri-
toriales y e n el T r i b u n a l S u p r e m o ; h a s t a entonces se aplicaron los arts.157-297
d e l o s a r a n c e l e s d e 1 8 8 3 ; a l D e c r e t o d e 1 9 2 0 l e a f e c t a a s i m i s m o el y a m e n c i o n a d o
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 75

<lc 7 d e e n e r o d e 1 9 2 9 ) ; 1 9 d e a b r i l d e 1 9 2 0 ( f i a n z a d e l o s p r o c u r a d o r e s , y a r a n c e l
«le l o s m i s m o s a n t e l o s T r i b u n a l e s i n d u s t r i a l e s . C f s . R e a l o r d e n a c l a r a t o r i a d e 6 d e
Julio d e 1 9 2 7 y a r t . 4 5 1 C ó d i g o d e T r a b a j o ) . U n R e a l d e c r e t o - l e y d e 1 7 d e d i c i e m -
bre d e 1 9 2 6 c o n t i e n e u n p r o y e c t o p a r a s u s t i t u i r l o s a r a n c e l e s p o r h a b e r e s fijos,
y c o n el m i s m o o b j e t o h a r e d a c t a d o e n 1 9 3 3 l a C o m i s i ó n J u r í d i c a A s e s o r a u n
Anteproyecto sobre Tributo judicial.
VIII. Preceptos de carácter orgánico posteriores a la Ley de Enjuiciamiento
civil. E s v e r d a d e r a m e n t e a b r u m a d o r el n ú m e r o d e d e c r e t o s , ó r d e n e s y c i r c u -
lares r e f e r e n t e s a o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l q u e a p a r e c e n d e s p u é s d e 1 8 8 1 . C o m o ,
por o t r a p a r t e , m u c h o s d e ellos h a n p e r d i d o y a s u eficacia, p o r r e s p o n d e r a cir-
cunstancias transitorias o p o r h a b e r sido derogados o refundidos e n disposiciones
m a s m o d e r n a s , r e d u c i r e m o s l a m e n c i ó n a sólo l o s m á s s a l i e n t e s d e s d e el p u n t o d e
v i s t a p r o c e s a l c i v i l , a) Reformas en la Ley orgánica o en la Adicional, y disposi-
ciones complementarias de una y otra : 1 ) L e y d e 1 5 d e m a r z o d e 1 9 0 6 , q u e v a r í a
el a r t . 4 0 d e l a - L e y o r g á n i c a , a f i n d e e q u i p a r a r l a A u d i e n c i a y J u z g a d o s d e B a r -
celona c o n los d e M a d r i d ; L e y d e 11 d e j u n i o d e 1 9 1 2 ,q u e crea u n a A u d i e n c i a e n
Santa Cruz de Tenerife, y los Decretos de 21 de septiembre y 1."d e octubre de 1927
regulan el e s t a b l e c i m i e n t o d e u n a Sección d e lo Civil e n l a m i s m a , c o n lo q u e se
modifica a s i m i s m o el a r t . 4 1 d e l a L e y o r g á n i c a ; L e y d e 3 d e a g o s t o d e 1 9 2 2 ,
que r e f o r m a el a r t . 5 2 d e l a A d i c i o n a l ; D e c r e t o d e 1 9 d e m a y o d e 1 9 3 1 disol-
viendo el C o n s e j o J u d i c i a l ( c r e a d o p o r R e a l d e c r e t o - l e y d e 2 1 d e j u n i o d e 1 9 2 6 )
y restableciendo en todo su vigor los títulos X I V y X V I I I de la L e y orgánica;
Orden de 16 d e abril d e 1931 (declarada c o n fuerza de l e y p o r l a d e 3 0 d e diciem-
b r e d e 1 9 3 1 ) , q u e a l t e r a e l a r t . 1 d e l a L e y o r g á n i c a ; D e c r e t o d e 1.° d e e n e r o d e
•1H32, q u e m u d a l a r e d a c c i ó n d e l o s a r t s . 1 8 8 , 4 7 8 , 7 9 8 y 8 7 0 d e l a L e y o r g á n i c a

S IIIN r e l a t i v o s a l a p r o m e s a , q u e y a a n t e s l o f u e r o n p o r D e c r e t o d e 8 d e m a y o d e
1)31). 2 ) I n a m o v i l i d a d . D e c r e t o s d e 2 3 d e e n e r o d e 1 8 7 5 , 2 4 d e s e p t i e m b r e d e 1 8 9 9 ,
tü de enero d e 1910, 3 0 d e m a r z o d e 1915; además, art. 98 Const. R e p . 3) O r -
dwuición d e l a Carrera judicial e n s u aspecto a d m i n i s t r a t i v o : c o m o f u n d a m e n t a l ,
bocrcto de 2 de junio de 1933 (modificado p o r Decreto d e 21 de junio d e 1934),
4110 r e f u n d e l a s d i s p o s i c i o n e s r e l a t i v a s a l o s f u n c i o n a r i o s j u d i c i a l e s e n l o r e f e r e n t e
il c n l e g o r í a s , a s c e n s o s , i n c o m p a t i b i l i d a d e s , n o m b r a m i e n t o s , t r a s l a d o s , c o n c u r s o s ,
Jxcodcncias, suspensiones, cesantías, residencia, licencias y prórroga del plazo

J nnesorio. 4 ) I n c o m p a t i b i l i d a d e s . Cfs. A d i c i o n e s al § 2 2 , n . ° 1. 5 ) R é g i m e n d e l a s
ilKllencias. D e c r e t o d e 1 5 d e d i c i e m b r e d e 1 8 7 0 s o b r e o r g a n i z a c i ó n d e l a s S a l a s

I II l a s T e r r i t o r i a l e s , y D e c r e t o d e 1 4 d e j u n i o d e 1 9 2 6 — s u b s i s t e n t e a t e n o r d e l
)nrreto d e 3 1 d e m a y o d e 1931 — sobre a u m e n t o d e plantillas e n d e t e r m i n a d a s
'Miilleucias. 6) Creación d e n u e v o s J u z g a d o s . D e c r e t o s d e 3 y 11 d e m a y o d e 1 9 3 2
IMwlrid y B a r c e l o n a ) y 4 d e m a r z o d e 1 9 3 3 ( V a l e n c i a , Sevilla, Z a r a g o z a , B i l b a o ,
Inii S e b a s t i á n , V i g o ) . 7 ) B i b l i o t e c a s e n l a s A u d i e n c i a s : R e a l d e c r e t o d e 6 d e o c -
ÍUIil'u d e 1 8 8 5 y R e a l o r d e n d e 3 0 d e n o v i e m b r e d e 1 9 1 8 . 8 ) A r c h i v o s d e p l e i t o s ,
mimas y e x p e d i e n t e s f e n e c i d o s : R e a l d e c r e t o d e 2 9 d e m a y o d e 1 9 1 1 y D e c r e t o
| l 12 d o n o v i e m b r e d e 1 9 3 1 . b) Organización del Tribunal Supremo. Con poste-
Ifil'lilud a l a L e y o r g á n i c a , l a s p r i n c i p a l e s d i s p o s i c i o n e s q u e a é l s e h a n r e f e r i d o

S
1011 ¡ R e a l e s d e c r e t o s d e 2 0 d e e n e r o d e 1 8 7 5 y 1 6 d e j u l i o d e 1 8 9 2 , L e y d e P r e -
llilleslos d e 5 d e a g o s t o y R e a l d e c r e t o d e 2 9 d e a g o s t o d e 1 8 9 3 ( s u p r i m e n l a
lili ¡l.», q u e i n t e r v e n í a e n l a s m a t e r i a s e s p e c i f i c a d a s e n e l a r t . 1 6 8 8 d e l a L e y d e
hjulclninicnto civil, q u e h a y q u e e n t e n d e r m o d i f i c a d o , p o r l o t a n t o , y , a d e -
lAli e n l a s c u e s t i o n e s d e c o m p e t e n c i a y e n l o s j u i c i o s d e r e s i d e n c i a d e l o s f u n -
ftlmilos do U l t r a m a r ) ; L e y de 5 d e abril de 1904 (crea l a Sala de lo Contencioso-
a
(tlllliilnlrntivo e n el T r i b u n a l S u p r e m o , q u e es l a q u j r e c i b e el n o m b r e d e 3 . ,

Í
ljue n o t i e n e q u e v e r n a d a c o n l a d e i g u a l n ú m e r o e x t i n g u i d a e n 1 8 9 3 ) , R e a l e s
( M o a do 27 de septiembre dé 1920,30 de junio de 1924 y 15 de agosto de1927,
III In n c t u a l i d a d , c o m o p r e c e p t o s f u n d a m e n t a l e s , d o s D e c r e t o s d e 6 d e m a y o
11)31 ( q u e r e c i b e n f u e r z a d e L e y p o r l a d e 3 0 d e d i c i e m b r e d e 1 9 3 1 ) , u n o s o b r e
H»lll»,Hclón y el o t r o s o b r e n o m b r a m i e n t o d e s u s m a g i s t r a d o s ( m a t e r i a é s t a e n
I IJIIn v i n o u r e p e r c u t i r l a t a n d i s c u t i d a L e y d e 8 d e s e p t i e m b r e d e 1 9 3 2 , d e
P t l C M c l ó n t r a n s i t o r i a — h a s t a 1.° d e e n e r o d e 1 9 3 3 — ) y o t r o d e l 1 1 d e i g u a l e s m e s
76 J A M E S G O L D S C H M I D T

y a ñ o ( S a l a d e J u s t i c i a m i l i t a r . S o b r e e s t e e x t r e m o , c f s . t a m b i é n el D e c r e t o d e
3 y la Orden d e 17 de julio d e 1931 y Leyes d e 30 de diciembre d e 1931 y 2 0 d e di-
c i e m b r e d e 1932), c o m o c o n s e c u e n c i a d e l o s cuales el D e c r e t o d e 3 1 d e m a y o
de 1931 d e r o g a el d e 14 d e m a y o d e 1 9 2 4 q u e dictó reglas p a r a l a provisión d e
v a c a n t e s en el T r i b u n a l S u p r e m o y e n l a s Audiencias. P o r ú l t i m o , L e y d e 8 d e
o c t u b r e d e 1932 r e g u l a d o r a del p r o c e d i m i e n t o p a r a elegir al presidente del Tri-
b u n a l S u p r e m o ( e n v i r t u d d e l o d i s p u e s t o p o r e l a r t . 9 7 d e l a C o n s t i t u c i ó n , c) In-
greso en la Judicatura. E n l a a c t u a l i d a d rige el « R e g l a m e n t o del Cuerpo d e
Aspirantes a la J u d i c a t u r a » de 22 de enero de 1935, completado p o r la
O r d e n d e 2 4 d e j u n i o d e i g u a l a ñ o . d) Justicia municipal. L e y de 5 de agosto
de 1907, reformada p o r Reales decretos de 30 de octubre de 1923 (supresión d e
los adjuntos), 24 de febrero d e 1930 (renovación d e jueces y fiscales)—-rati-
ficado p o r Decreto de 31 d e m a y o d e 1931-— y p o r l a L e y d e 27 d e junio
de 1934 (nombramiento para los cargos d e Justicia municipal), derogatoria del
Decreto d e 8 d e m a y o d e 1931, q u e i m p l a n t ó , c o n deplorables resultados, la elec-
ción popular p a r a la provisión d e dichos puestos en las poblaciones menores d e
1 2 0 0 0 h a b i t a n t e s y q u e n o f u e s e n c a b e z a d e p a r t i d o j u d i c i a l , e) Secretariado ju-
dicial. C f s . A d i c i o n e s a l § 2 3 . / ) Ministerio fiscal. « E s t a t u t o d e l M i n i s t e r i o f i s c a l »
de 21 d e junio de 1926 (con49 artículos) reformado en su art. 10 p o r Real decreto d e
16 d e diciembre d e 1930 (subsistentes el E s t a t u t o y l a reforma, a t e n o r del Decreto
de 31 d e m a y o d e 1931), y q u e entre otras cosas implica la separación de las
C a r r e r a s j u d i c i a l y fiscal, q u e c o n d e s c o n o c i m i e n t o p l e n o d e s u diferente función
t u v o la ocurrencia d e unificar l a L e y d e 19 d e agosto d e 1885. Sus precep-
tos están desenvueltos p o r el « R e g l a m e n t o orgánico del E s t a t u t o del Mi-
nisterio fiscal » d e 2 8 d e febrero d e 1 9 2 7 ( c o n 1 9 1 artículos) a c l a r a d o p o r R e a l
orden de 6 de m a y o de 1927, en cuanto a sus arts. 14 y 24, y derogado p o r lo
q u e afecta a s u s arts. 26-7 p o r el citado D e c r e t o d e 16 d e diciembre d e 1 9 3 0 .
Completan las anteriores disposiciones los Reales decretos d e 1." de febrero d e1924
( I n c o m p a t i b i l i d a d e s ) , 2 4 d e m a r z o d e 1 9 3 0 ( t r a t a m i e n t o ) —- a m b o s r a t i f i c a d o s
por Decreto d e 31 d e m a y o d e 1931 — , Decretos d e 23 d e agosto de 1932 (Regla-
m e n t o d e l C u e r p o d e A s p i r a n t e s a l a C a r r e r a fiscal, q u e es u n a r e f o r m a del d e 4 d e
noviembre d e 1926)y 19 de enero d e 1933 (dos Decretos sobre ascensos). Téngase
asimismo en cuenta la Real orden de 11 de m a y o de 1904 (intervención del Mi-
nisterio fiscal e n l a s cuestiones d e c o m p e t e n c i a ) y l a s Circulares d e l o s Fiscales
del T r i b u n a l S u p r e m o r e l a c i o n a d a s c o n el e n j u i c i a m i e n t o civil ( v . g r „ l a d e 8 d e
m a y o d e 1 8 8 9 s o b r e a c t u a c i ó n del M i n i s t e r i o fiscal e n l o s n e g o c i o s d e í n d o l e civil,
o l a d e 7 d e m a r z o d e 1 8 9 8 —• c o m p l e t a d a p o r o t r a s d o s d e l o s d í a s 8 y 9 s i g u i e n t e s —
acerca d e l a s m a t e r i a s d e o r d e n civil e n q u e e s t á n l l a m a d o s a i n t e r v e n i r los f u n -
cionarios del Ministerio público, o las de 29 d e n o v i e m b r e d e 1898 y 13 d e m a y o
de 1 9 3 0 relativas a a b i n t e s t a t o s , o l a d e 11 d e abril d e 1 9 3 0 referente al ejercicio
d e l a a c c i ó n t u t e l a r ) , g) Abogados del Estado. E n c u a n t o t o m e n p a r t e e n litigios
civiles, s o n d e r e c o r d a r los a r t s . 47-66 d e l « R e g l a m e n t o o r g á n i c o d e l a Dirección
general d e lo Contencioso y del Cuerpo d e Abogados del E s t a d o » d e 18 d e junio
de 1925, reformado por Real decreto de 8 de enero de 1929. (Véanse también
Decretos de 4 de marzo y 8 de noviembre de 1933 y Ordenes de 13 de enero de 1934
s o b r e o p o s i c i o n e s a l C u e r p o . ) h) Abogados de Beneficencia. Creados por Real
decreto de 6 de junio de 1853(completado por Real orden de 20 de junio de 1853:
c o n d i c i o n e s p a r a el d e s e m p e ñ o d e l c a r g o ) , s u a c t u a c i ó n h a d e a c o m o d a r s e a l o
d i s p u e s t o p o r l a « I n s t r u c c i ó n p a r a el ejercicio d e l P r o t e c t o r a d o d e l G o b i e r n o
en l a Beneficencia particular» d e 14 de m a r z o de 1889,e n sus arts. 25-32. Segre-
gada p o r Real decreto de 27 de septiembre de 1912 la Beneficencia docente par-
ticular d e la restante, y sometida al Ministerio d e Instrucción pública, se dicta
en 24 d e julio de 1913 u n a « Instrucción » p a r a la m i s m a , calco d e l a antes m e n -
c i o n a d a , y q u e s e o c u p a d e l o s « a b o g a d o s d e l a B e n e f i c e n c i a d o c e n t e », e n s u s
artículos 24-30. (Cfs. sobre costas y percepción d e honorarios, Reales órdenes
de 21 d e agosto d e 1888, 14 d e diciembre d e 1923 y 24 d e m a r z o d e 1928, y e n
r e l a c i ó n c o n ésta, el D e c r e t o d e 1 6 d e j u n i o d e 1 9 3 1 . C o m o a n t e c e d e n t e d e l a s
« I n s t r u c c i o n e s » c i t a d a s , l a d e 2 7 d e a b r i l d e 1 8 7 5 , e n s u s a r t s . 2 4 - 9 . ) i) Abogados,
y j) Procuradores. Cfs. A d i c i o n e s a l o s §§ 4 0 , 41 y 41 a.
D E R E C H O P R O C E S A L C I V I L 77

A los anteriores grupos de preceptos, todavía podríamos agregar multitud


de decretos y órdenes acerca de diversas materias — v. gr., demarcación e inspec-
ción judiciales ; trajes, honores y precedencias : personal auxiliar y subalterno ;
sueldos, ascensos y traslados ; n o m b r a m i e n t o s y t o m a s de posesión; oposiciones
y concursos, etc. — ; m a s c o m o ello h a r í a i n t e r m i n a b l e esta Adición, n o s d a m o s
p o r satisfechos c o n haber consignado reunidas las m á s i m p o r t a n t e s disposiciones
españolas sobre organización judicial.
IX. Constitución. Régimen judicial de las regiones autónomas. Para com-
p l e t a r el c u a d r o d e los p r e c e p t o s orgánicos o procesales q u e d e b e n ser tenidos e n
c u e n t a e n E s p a ñ a , c i t a r e m o s el t í t u l o V I I ( a r t s . 94-106) d e l a C o n s t i t u c i ó n v i g e n t e ,
q u e introduce notables cambios respecto de lo q u e e n materia de Justicia pro-
c l a m a b a n n u e s t r a s Constituciones del siglo x i x . (Cfs. e n ellas — d e l a s d e B a y o n a
y Cádiz y a se h a b l ó — arts. 63-8 de l a d e 1837 ; 66-71 d e l a d e 1 8 4 5 ; 67-73 de l a
de 1 8 5 6 ; 9 1 - 8 d e l a d e 1869; 73-80 del P r o y e c t o d e 1 8 7 3; 74-81 d e la d e 1876.)
Del r é g i m e n judicial d e las regiones a u t ó n o m a s n o s o c u p a m o s e n l a Adición al
§ 17, n.° 3.
X. Legislación procesal civil colonial española a) Marruecos. 1) C e u t a y
Melilla ( P l a z a s d e s o b e r a n í a ) . A c e r c a d e l ejercicio d e l a jurisdicción civil e n
ellas, L e y de 3 de m a r z o y Real decreto d e 14 d e m a y o d e 1917, q u e d e r o g a n
las Leyes d e 21 d e julio y 16 d e diciembre de 1914. (Véase t a m b i é n Orden d e 21
de enero d e 1932 aclaratoria del Decreto d e 21 de m a y o d e 1931.) Respecto del
régimen judicial a q u e están sujetas Chafarinas, Alhucemas y Peñón de la Go-
m e r a , cfs. l a L e y d e 3 d e m a r z o d e 1 9 1 7 . 2) Z o n a d e P r o t e c t o r a d o español. A r -
ticulo X X I V del Convenio hispano-francés de 27 de noviembre de 1912, Dahir
d e 1." d e j u n i o y R e a l d e c r e t o d e 9 d e j u l i o d e 1 9 1 4 , p o r l o q u e a l a o r g a n i z a c i ó n
judicial d e l a z o n a y cese e n ella d e l a jurisdicción consular se refiere; R e a l d e -
creto d e 14 d e diciembre d e 1 9 1 4 , modificado en 15 d e diciembre d e 1919,18 d e
s e p t i e m b r e d e 1 9 2 4 y 2 5 d e d i c i e m b r e d e 1 9 2 5 , relativo a la J u n t a d e A s u n t o s
judiciales d e Marruecos; Real decreto d e 23 de febrero de 1916, reformado en
31 d e octubre d e 1927, acerca d e los conflictos de jurisdicción y d e atribuciones
e n e l P r o t e c t o r a d o ; A c u e r d o d e 2 9 d e d i c i e m b r e d e 1 9 1 6 r a t i f i c a d o el 3 d e f e b r e r o
de 1917, q u e regula las relaciones judiciales entre las zonas francesa y española,
y sobre t o d o , el «Código d e P r o c e d i m i e n t o civil» d e 1 d e j u n i o d e 1 9 1 4 , m u y
s u p e r i o r a l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil e s p a ñ o l a . 3) T á n g e r . « Código d e P r o c e -
dimiento civil». (Consta d e 589 artículos m á s dos a n e x o s : u n o sobre «costas
judiciales» — c o n 57 a r t í c u l o s — y otro sobre.« asistencia judicial» — c o n 14 a r -
tículos—) dictado en cumplimiento de los arts. 48 y 5 1 del Convenio hispano-
franco-británico d e 18 d e diciembre d e 1923 y 7 d e febrero d e 1924.( L a edición
o f i c i a l e s p a ñ o l a d e l C ó d i g o e s d e 1 . " d e s e p t i e m b r e d e 1 9 2 5 . ) b) Posesiones españolas
del África occidental. Real orden de 23 d e julio d e 1902 relativa a la administra-
ción d e Justicia, Registro d e la propiedad y Notaría, reformada p o r lo q u e al
e n j u i c i a m i e n t o civil afecta p o r R e a l o r d e n d e 3 1 d e m a y o d e 1 9 2 8 (los litigios
se s u s t a n c i a r á n p o r los t r á m i t e s del juicio verbal, c u a n d o sean inferiores a 3000
pesetas, y p o r los del d e m e n o r cuantia, c u a n d o sobrepasen dicha cifra; deter-
mina, además, l a procedencia del recurso d e casación e n los pleitos procedentes
de estos territorios); Real decreto d e 11 d e julio d e 1904 sobre gobierno y a d -
ministración d e las colonias españolas d e Guinea, q u e en su a r t . 23 se ocupa d e
l a f u n c i ó n j u d i c i a l , y q u e d e r o g a el R e a l d e c r e t o d e 17 d e f e b r e r o d e 1 8 8 8 ; R e a l
orden d e 28 d e julio d e 1905 acerca del ejercicio d e facultades jurisdiccionales
p o r los delegados del Gobierno e n los distritos d e S a n Carlos, la Concepción y
Asobla, los cuales t e n d r á n las atribuciones d e jueces municipales ; Real decreto-
ley d e 8 d e agosto d e 1 9 2 6 ,q u e deroga el R e a l decreto d e 3 0 d e julio d e 1902 y
t r a n s f i e r e el c o m e t i d o d e l a « J u n t a C o n s u l t i v a d e l a s P o s e s i o n e s e s p a ñ o l a s d e l
África occidental» q u e p o r éste se creara, a la de « A s u n t o s judiciales d e M a -
rruecos y Colonias» ; Decreto d e 22 de julio d e 1931: « Bases a q u e h a d e ajus-
t a r s e el g o b i e r n o y a d m i n i s t r a c i ó n d e los t e r r i t o r i o s d e G u i n e a » . A m p l í a el c o n -
a
tenido del R e a l decreto d e 11 de julio d e 1904, y e n su base 6 . se o c u p a de la
« A d m i n i s t r a c i ó n d e J u s t i c i a ». ( E n s í n t e s i s , é s t a s e a c o m o d a a l a s l e y e s v i g e n t e s
78 J A M I', N II II L D II i : I I M 1 II T

en E s p a ñ a , con las modificaciones I m p u e s t a s p o r l a s circunstancias d e las P o s e -


siones, o, c o m o dice el D e c r e t o ú l t i m a m e n t e c i t a d o , p o r « l a s leyes especiales q u e
s e d i c t e n p a r a l o s e x p r e s a d o s t e r r i t o r i o s », q u e d e p e n d e n e n l o j u d i c i a l d e . l a A u -
diencia d e L a s P a l m a s . ) A c e r c a d e l a J u s t i c i a e n Ifni, v é a n s e l o s D e c r e t o s d e 1 3
d e a b r i l y 1.° d e o c t u b r e d e 1 9 3 4 .
XI. Derecho procesal civil internacional. Cfs. l a s indicaciones que hacemos
en la Adición al § 19.
XII. Proyectos y tentativas de reforma de ta legislación procesal civil española.
L a s d e f i c i e n c i a s d e l a L e y d e 1 8 8 1 , b i e n p r o n t o s e h i c i e r o n n o t a r , y , e n efecto*,
p o r R e a l d e c r e t o d e 1 4 d e e n e r o d e 1 8 8 4 s e a u t o r i z ó l a p r e s e n t a c i ó n d e uri>
p r o y e c t o d e l e y c o n l a s « b a s e s » a q u e h a b r í a d e a j u s t a r s e l a r e f o r m a (entren
1
ellas f i g u r a b a n l a s u p r e s i ó n d e l o s escritos d e r é p l i c a y d u p l i c a y el establecí- ,
miento d e reglas generales p a r a la imposición de la condena e n costas). E l pro-
y e c t o n o p a s ó a d e l a n t e , y lo m i s m o s u c e d i ó c o n el R e a l d e c r e t o d e 6 d e febrero-'
de 1 8 8 8 ,q u e designó u n a J u n t a e n c a r g a d a d e f o r m u l a r u n p r o y e c t o d e L e y orgá-
nica del Poder Judicial.
L a p r o m u l g a c i ó n e n 1 8 8 5 del Código d e Comercio y e n 1 8 8 8 del Código civil
hizo necesaria u n a labor de acoplamiento y concordancias con la L e y de E n j u L
ciamiento, q u e todavía n o h a plasmado en u n texto vigente, pero q u e se pensó
e n e j e c u t a r d e s d e el p r i m e r i n s t a n t e . E n t r e l a s disposiciones q u e a e s t e fin se e n -
c a m i n a r o n d e s t a c a n : el R e a l d e c r e t o d e 17 d e o c t u b r e d e 1 8 9 4 , q u e r e m i t i ó a
informe de las Audiencias, Facultades de Derecho, Academias de Jurisprudencia
y Colegios d e A b o g a d o s , d e P r o c u r a d o r e s y d e E s c r i b a n o s v e i n t i c u a t r o bases p a r a
la reforma de la L e y orgánica y t r e i n t a y siete p a r a l a de la L e y de Enjuiciamiento
c i v i l ; u n a serie d e R e a l e s ó r d e n e s — 2 0 d e n o v i e m b r e d e 1 8 9 5 , 3 d e e n e r o y 7 d e fe^
brero de 1896 y 23 de junio de 1897 — encargando a la Comisión general de
Codificación q u e propusiera las modificaciones q u e estimase necesario introducir
e n el p r o c e d i m i e n t o civil y m e r c a n t i l a fin d e a c o m o d a r l o a l o s C ó d i g o s s u s t a n t i v o s ;
la L e y d e 10 de junio d e 1897, q u e reformó los arts. 870-3 del Código de Comer-
cio, i m p u s o al m i n i s t r o d e G r a c i a y J u s t i c i a l a obligación d e p r o c e d e r a r e n o v a r
la L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil, p a r a eliminar c u a n t o l a p r á c t i c a hubiese d e n u n -
ciado como rutinario y perjudicial a la pronta terminación de los asuntos ; la
Ley de Presupuestos de 31 de marzo de 1900 fué acompañada de unas bases
p a r a r e f o r m a r l a s L e y e s o r g á n i c a y adicional y d e E n j u i c i a m i e n t o civil y cri-
minal, y consecuencia de la m i s m a fueron los «Proyectos de ley de organización
y atribuciones d e los J u z g a d o s y Tribunales del fuero c o m ú n de E s p a ñ a y del
E n j u i c i a m i e n t o civil y c r i m i n a l , p u b l i c a d o s e n c u m p l i m i e n t o d e lo d i s p u e s t o e n
l a s l e y e s d e P r e s u p u e s t o s d e 3 1 d e m a r z o d e 1 9 0 0 y d e 2 1 d e e n e r o d e 1 9 0 1 ».
( N o s e h a n i m p r e s o e n l a Gaceta, p e r o s i e n l a Colección Legislativa, con fecha
1 4 d e j u l i o d e 1 9 0 4 , y h a n s i d o , a d e m á s , e d i t a d o s p o r « R e u s », M a d r i d , 1 9 0 6 ) ;
en 9 de junio d e 1903 se d a a conocer u n « Proyecto sobre organización de los
J u z g a d o s m u n i c i p a l e s », y e n c o n t r a m o s , p o r ú l t i m o , u n « P r o y e c t o d e L e y d e
E n j u i c i a m i e n t o civil» o b r a d e l a Comisión general d e Codificación, aparecido
en marzo d e 1918,q u e realiza l a apetecida labor d e concordancia con los Códigos
civil y d e C o m e r c i o y r e d u c e l a cifra d e a r t í c u l o s a 7 5 0 , si b i e n p o r el i n g e n u o
truco d e a u m e n t a r de u n m o d o desaforado su extensión, y q u e , salvo lo ex-
p u e s t o , m u y escasos a v a n c e s i m p l i c a frente a l a L e y v i g e n t e (cfs. n u e s t r a s Notas
para la reforma de la Ley de Enjuiciamiento civil; r e v . c i t . , p á g s . 7 1 7 - 8 ) , s i e n d o ,
desde luego, m u y inferior al Código Procesal d e Marruecos.

U n Real decreto-ley de 17 de diciembre de 1926 estableció las bases para


u n a n u e v a demarcación judicial, bien q u e limitada a los Juzgados de primera
instancia (derogado p o r Decreto d e 31 d e m a y o de 1931), y e n diciembre de 1928
dos disposiciones ( u n a Real o r d e n del 21 y u n Real decreto-ley del 22) sé o c u p a n
de u n a «Comisión reorganizadora d e la administración de Justicia», a la q u e se
confiaba la misión d e redactar proyectos d e bases p a r a u n a n u e v a organización
de los Tribunales ordinarios y de los de lo contencioso-administrativo.
Instaurada la República, y e n funciones la Comisión Jurídica Asesora, ésta
ha redactado, para d a r cumplimiento a preceptos constitucionales o p o r propia
i) it n i! c ít o p r o c e s a l <: 1 v i i. 70

Iniciativa, l o s s i g u i e n t e s a n t e p r o y e c t o s d e l e y r e l a c i o n a d o s c o n el e n j u i c i a m i e n t o
civil o l a o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l : E l e c c i ó n d e l p r e s i d e n t e d e l T r i b u n a l S u p r e m o
(volumen I I I d e los trabajos d e l a Comisión, Madrid, 1932, págs. 53-8), Divorcio
( v o l u m e n I V , Madrid., 1 9 3 3 , p á g s . 17-26), M a t r i m o n i o ( v o l . I V , p á g s . 27-49),
Investigación d e l a paternidad (vol. I V , págs. 65-90) y Ascensos y traslados
en l a J u d i c a t u r a y Ministerio fiscal (vol. I V , p á g s . 149-172). A d e m á s , inéditos
y, a l p a r e c e r , a m b o s a b a n d o n a d o s h a c o m p u e s t o d o s A n t e p r o y e c t o s d e B a s e s
sobre organización judicial: u n o e n julio de 1931 y otro e n m a y o de 1933 ( « A n t e -
proyecto de L e y orgánica de la administración de Justicia»), este último n a d a
m e n o s q u e c o n 9 2 b a s e s , e s d e c i r , p o c o m e n o s d é l o s a r t í c u l o s q u e debe t e n e r l a l e y
una vezredactada. Finalmente, la Comisión h a informado acerca de unos proyectos
de C o n v e n i o (sobre ejecución d e s e n t e n c i a s c o n F r a n c i a y d e p r o c e d i m i e n t o civil
con el U r u g u a y ) , h a f o r m u l a d o u n o s a n t e p r o y e c t o s s o b r e t r i b u t o j u d i c i a l y a u x i -
liares d e l a f u n c i ó n j u d i c i a l , y t r a b a j a e n l a « r e v i s i ó n » d e l a s « a c t u a l e s L e y e s
ile E n j u i c i a m i e n t o » y e n l a « p r e p a r a c i ó n » d e l o s « f u t u r o s C ó d i g o s p r o c e s a l e s » ,
y en redactar las restantes leyes complementarias d e la Constitución, d e índole
Judicial. P o r O r d e n d e 2 5 d e abril d e 1 9 3 4 se creó e n el Ministerio d e T r a b a j o
una comisión encargada d e estudiar la reforma d e los Tribunales Industriales
y de los J u r a d o s Mixtos (cfs. Adiciones al § 77 b ) .
X I I I . Bibliografía española del Derecho procesal civil. L a indicación q u e
acerca de l a m i s m a v a m o s a efectuar se detiene a n t e estos d o s límites : p o r
un lado, n o s referiremos sólo a obras d e carácter general, d e j a n d o p a r a las Adi-
ciones p e r t i n e n t e s l a m e n c i ó n d e l a s m o n o g r a f í a s o p o r t u n a s , c u a n d o m e r e z c a n
ser c i t a d a s ; p o r o t r o , a n o t a r e m o s ú n i c a m e n t e l o s l i b r o s a p a r e c i d o s c o n p o s t e r i o -
ridad a n u e s t r a p r i m e r a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil, l a d e 1 8 5 5 . E l s e g u n d o
tope se d e b e a q u e l a s o b r a s a n t e r i o r e s a l a fecha s e ñ a l a d a , si b i e n ofrecen interés
p a r a m o s t r a r l a l e n t a e v o l u c i ó n d e n u e s t r o m e c a n i s m o p r o c e s a l y el f a r r a g o s o
s i s t e m a d e e n j u i c i a r q u e e s t a b l e c e , n o s o n , e n c a m b i o , a p r o v e c h a b l e s p a r a el fácil
estudio d e las instituciones judiciales vigentes, q u e están «ordenadas » y «re-
dactadas » de manera distinta a como figuraban en nuestras Recopilaciones,
a u n c u a n d o e n el f o n d o r e c o j a n c o n f r e c u e n c i a p r i n c i p i o s y directrices i d é n t i c o s
o m u y s e m e j a n t e s . ( M á s d a t o s s o b r e l a m a t e r i a , e n n u e s t r o e n s a y o El Derecho
procesal; Su enseñanza y su estudio, q u e llevará u n apéndice, lo m á s completo
posible, d e l i t e r a t u r a procesal española.)
O b r a s d e d i c a d a s d e m a n e r a e x c l u s i v a al e s t u d i o d e l p r o c e s o civil, escasean
en n u e s t r a l i t e r a t u r a j u r í d i c a . L o c o r r i e n t e s o n l o s l i b r o s e n q u e se e x a m i n a n
unidos el p r o c e d i m i e n t o civil y el p e n a l y c o n f r e c u e n c i a t a m b i é n el c o n t e n c i o s o -
administrativo, y ni q u é decir tiene q u e la organización judicial, q u e ocupa parte
m u y i m p o r t a n t e de las m i s m a s . D e n t r o de esas características, lo mejor de n u e s t r a
producción procesal surge con m o t i v o d e publicarse la L e y de 1855. A ese m o -
m e n t o c o r r e s p o n d e l a o b r a , m u y e x t e n s a , d e JOSÉ DE VICENTE Y CARAVANTES
(Tratado histórico, crítico-filosófico de los procedimientos judiciales en materia civil,
según la nueva Ley de Enjuiciamiento, con sus correspondientes formularios, Madrid,
4 tomos, 1856-8, m á s dos apéndices, e n 1867 y e n 1879), q u e , a p a r t e de ser u n a
de l a s p o c a s q u e se o c u p a n sólo d e l p r o c e s o civil, es t o d a v í a h o y l a m á s c o m p l e t a
e x p o s i c i ó n d e D e r e c h o p r o c e s a l — o p r o c e d i m e n t a l , si s e q u i e r e — c o n q u e c o n -
t a m o s e n E s p a ñ a . I n f e r i o r e s a l l i b r o d e CARAVANTES, p e r o t a m b i é n a c r e e d o r e s
a m e n c i ó n e s p e c i a l , s o n e l Tratado académico-forense de los procedimientos judi-
ciales ( 3 t o m o s ) , d e b i d o a l a c o l a b o r a c i ó n d e PEDRO GÓMEZ DE LA SERNA y d e
JUAN MANUEL MONTALBAN, y q u e , a u n q u e a p a r e c i d o e n 1 8 4 8 , f i g u r a a d a p t a d o
a
a la L e y d e 1855a partir d e la 2 . edición, o sea l a de Madrid, 1855-6, y otro t a n t o
p o d e m o s d e c i r d e l a Práctica general forense, d e MANUEL ORTIZ DE ZÚÑIGA, a
a a
c o n t a r d e s u 4 . e d i c i ó n ( M a d r i d , 1 8 6 1 , 2 t o m o s ; l a 1 . e d i c i ó n , c o n el t í t u l o d e
a
Elementos, v e l a l u z e n G r a n a d a , 1 8 4 1 ,y l a 8 . es d e 1878). D e mérito m u c h o
menor q u e las tres mencionadas son en esta etapa de 1855-1881, que venimos 4

r e s e ñ a n d o , e l Manual de práctica forense, d e EUGENIO DE TAPIA ( M a d r i d , 1 8 6 1 ) ;


l a s Instituciones prácticas, o curso elemental completo de práctica forense, d e l d o c -
a
t o r JUAN MARÍA RODRÍGUEZ ( 4 . e d . , 2 t o m o s , S e v i l l a , 1 8 5 5 - 6 ) ; e l Tratado de
8 0 .1 A M li H (I O 1, I ) H C II M I I) T

práctica forense novísima, d e M A R I A N O NOUQUIÍS S E C A L L ( M a d r i d , 1 8 5 6 , 3 t o m o » ) ¡


a
e l Manual de práctica forense civil y criminal, d e S A N T O S H I D A L G O (1. e d . , M a -
d r i d , 1 8 6 0 ) ; l a Filosofía del Derecho procesal, de NICOLÁS D E PASO Y DELGADO.
( G r a n a d a , 1 8 8 0 ) , y e l Manual de Jurisprudencia popular. Organización de Tri-
bunales y procedimientos civiles, d e FERNANDO LEÓN Y OLARIETA ( G e r o n a , 1 8 6 2 ) .
A l a s a n t e r i o r e s o b r a s d o c t r i n a l e s a ñ a d i r e m o s , p a r a c e r r a r el c u a d r o d e l a litera-i
t u r a f u n d a m e n t a l e n t o r n o a l a L e y d e 1 8 5 5 , l o s Comentarios a la Ley de Enjui-
ciamiento civil, d e VICENTE HERNÁNDEZ DE LA R Ú A ( 5 t o m o s , M a d r i d , 1 8 5 6 ) , '
y l o s e s c r i t o s p o r MANRESA, MIQUEL y R E U S ( 5 t o m o s , M a d r i d , 1 8 5 6 , m á s u r i ¡
a p é n d i c e d e 1 8 6 9 ) b a j o e l t í t u l o Ley de Enjuiciamiento civil, comentada y explicadd
para su mejor inteligencia y fácil aplicación.
E n c u a n t o a la literatura procesal española aparecida después d e promul-¡
g a d a l a v i g e n t e L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil, a p e n a s si s u p o n e o t r a variación]
r e s p e c t o d e l a d e l p e r í o d o p r e c e d e n t e q u e l a d e l o s o b l i g a d o s c a m b i o s e n l a s rew
ferencias al Derecho positivo. U n t r a t a d o o siquiera u n m a n u a l verdaderamente!
c i e n t í f i c o d e l a d i s c i p l i n a , f a l t a p o r c o m p l e t o e n E s p a ñ a ; c o n e s e c a r á c t e r sólol
p o d r e m o s e n c o n t r a r u n a s c u a n t a s monografías y artículos d e revista, q u e no]
r e m o n t a n m á s allá d e los ú l t i m o s q u i n c e años. E s , p o r desgracia, el Derecho!
p r o c e s a l l a r a m a j u r í d i c a q u e y a c e e n E s p a ñ a — c u l p é m o n o s d e ello los u n i v e r s i ^
1
tarios m á s q u e nadie — en m a y o r atraso y t a m b i é n aquella q u e exige u n a reforma
m á s p r o f u n d a e n su legislación. C o n las salvedades a p u n t a d a s , indicaremos re-í
u n i d a s p o r grupos las o b r a s d e m á s útil consulta p a r a el estudio d e n u e s t r o p r o -
c e d i m i e n t o civil, y t a m b i é n aquellas otras q u e , pese a s u s visibles defectos, han?
o b t e n i d o m a y o r difusión e n t r e e s t u d i a n t e s y profesionales d e l F o r o .
a) Exposiciones sistemáticas: FRANCISCO LASTRES, Procedimientos civiles,
criminales, canónicos y contencioso-administrativos, etc., 2 tomos (desde 1 8 7 1 a
A
1 9 0 2 son objeto de 1 1ediciones, y a partir de l a 7. , de Madrid 1 8 8 1 , se a c o m o d a n
a l a L e y v i g e n t e ) ; JOSÉ LÓPEZ ROMERO y JOSÉ LÓPEZ DE RUEDA, Derecho pro-
cesal civil, penal, canónico y administrativo, 3 t o m o s ( S e v i l l a , 1 8 8 5 - 7 ) ; JOSÉ R O B L E S
POZO, Derecho procesal de España (Primera parte). La ley y la jurisprudencia
vigentes del Enjuiciamiento civil, e t c . , 1 t o m o ( M a d r i d , 1 8 8 8 ; l a o b r a s e c o m p l e t a
con otros dos volúmenes — f e c h a d o s en 1 8 9 0 y 1 8 9 1 — , relativos al enjuiciamiento
c r i m i n a ] y a l c o n t e n c i o s o - a d m i n i s t r a t i v o ) ; F . S . PARRA IBÁÑEZ, Curso elemental
del Derecho procesal español civil, penal, administrativo y canónico, compuesto con
arreglo a la legislación vigente y con vista de los tratadistas principales (Madrid,
1 8 8 9 ) ; MARCO TULIO, Procedimientos judiciales ( M a d r i d , 1 8 9 5 ) ; SANTIAGO LÓPEZ
MORENO, Principios fundamentales del procedimiento civil y criminal, 2 tomos
( M a d r i d , 1 9 0 1 ) ; MAGÍN FÁBREGA CORTÉS, Apuntes de procedimientos judiciales
( 1 9 0 7 ) y d e Práctica forense ( 1 9 0 8 ) q u e m á s t a r d e s e t r a n s f o r m a n e n Lecciones
A
de Procedimientos judiciales ( 3 . e d . , p o s t u m a , B a r c e l o n a , 1 9 2 8 ) y e n Lecciones de
A
Práctica forense (Segundo curso de procedimientos judiciales) ( 2 . ed., Barcelona,
1 9 2 1 ) ; MAURO MIGUEL Y ROMERO, Tratado de procedimientos judiciales ( 1 . ed.,
A

A
V a l l a d o l i d 1 9 1 6 ; e n l a 2 . e d . , 1 9 2 5 , c o l a b o r ó QUINTÍN PALACIOS HERRANZ), q u e e n
l a e d i c i ó n m á s r e c i e n t e ( 2 t o m o s , V a l l a d o l i d , 1 9 3 4 ) a p a r e c e c o m o Derecho procesal
teórico; c o m p l e m e n t o s u y o s o n l a s Lecciones y modelos de práctica forense arregladas
a la legislación vigente ( 4 . e d . , 3 t o m o s , M a d r i d , V a l l a d o l i d , 1 9 2 4 — I y I I — y 1 9 2 6
A

A
•—el I I I — ; 5 . e d . , M a d r i d , 1 9 3 4 ) c o m p u e s t a s p o r el p r o p i o a u t o r , q u e r e d a c t a
t a m b i é n u n o s Principios del moderno Derecho procesal civil ( V a l l a d o l i d , 1 9 3 1 ) , q u e s e
limitan a e x a m i n a r unos cuantos t e m a s procesales (acción, excepción, p o r ejemplo) y
s e r e n b u e n a p a r t e u n a r e c e n s i ó n d e i d e a s s u s t e n t a d a s p o r CHIOVENDA e n I t a l i a ;
ENRIQUE AGUILERA DE PAZ y FRANCISCO DE P . RIVES MARTÍ, El Derecho judicial
español, 2 t o m o s ( M a d r i d , 1 9 2 0 y 1 9 2 3 ) . E n l a c a t e g o r í a d e t e x t o s p a r a o p o s i c i o n e s
j u r í d i c a s , r e s e ñ a r e m o s l o s s i g u i e n t e s : MATÍAS DOMÍNGUEZ y RAFAEL DE PINA,
Procedimientos judiciales ( M a d r i d , 1 9 3 2 , p a r a A b o g a d o s d e l E s t a d o ) ; FRANCISCO
DE PAULA RIVES Y MARTÍ y DAVID ORTIZ ARCE, Organización de Tribunales y
A
Leyes de Procedimiento ( 4 . ed., Madrid, 1 9 3 2 , para Judicatura ; u n Apéndice
a e s t a o b r a l o c o n s t i t u y e e l Derecho procesal civil, criminal y organización judicial
e s c r i t o p o r SANTIAGO SENTÍS MELENDO, c o n f e c h a M a d r i d , 1 9 3 4 ) ; d e l o s m i s m o s
D II II K C I I O V 1» O C E S A L C I V I L 81

l i l i IIITIN, l'rovcdimientos judiciales ( M a d r i d , 1 9 2 5 , p a r a R e g i s t r o s ) . FAUSTINO MENÉN-


Itlix I'IDAL, Derecho procesal civil ( M a d r i d , 1 9 3 5 , p a r a J u d i c a t u r a ) . A l a c a t e g o r í a ,
(ill d o r i o m o d o , d e Introducciones a l D e r e c h o p r o c e s a l p e r t e n e c e n e l Plan o pro-
0dl/li<i razonado de Derecho procesal, civil, penal, canónico y administrativo, y teoría
y práctica de la redacción de instrumentos públicos ( M a d r i d , 1 8 8 9 ) , d e b i d o a l a
| l l l i i u a d e SALVADOR TORRES AGUILAR-AMAT, y e n f e c h a m á s r e c i e n t e , l a Guía
mira un curso de procedimientos judiciales ( M a d r i d , 1 9 2 9 ) , e s c r i t a p o r FRANCISCO
MARCOS PELAYO. U n r e s u m e n d e l o q u e e l e n j u i c i a m i e n t o c i v i l e s p a ñ o l a b a r c a l o
t l t r n n t r a m o s e n BECEÑA, Les procés entre particuliers ( p á g s . 2 8 9 - 3 2 6 d e l v o l u m e n
ftupagne e n l a s e r i e « L a v i e j u r i d i q u e d e s p e u p l e s », P a r í s , 1 9 3 4 ) , y u n a r e c o p i l a -
ilion d e t r a b a j o s s o b r e d i f e r e n t e s t e m a s , e n ALCALÁ-ZAMORA Y CASTILLO, Estudios
4» Derecho procesal ( M a d r i d , E d i t . G ó n g o r a , 1 9 3 4 ) . — D e t r a t a d o s y m a n u a l e s
i x l r n n j e r o s s e h a n t r a d u c i d o l o s s i g u i e n t e s : l o s Principios de Derecho procesal
ttull, d e CHIOVENDA, p o r JOSÉ CASÁIS Y SANTALÓ ( 2 t o m o s , M a d r i d , 1 9 2 2 y 1 9 2 5 ) ;
ION Elementos de Derecho procesal civil, d e KISCH, p o r LEONARDO PRIETO CASTRO
( M a d r i d , 1 9 3 2 ) y e l Tratado de Derecho judicial civil, d e MATTIROLO ( p u b l i c a d o s l o s
dos p r i m e r o s t o m o s — M a d r i d , 1 9 3 0 y 1 9 3 3 — y e n p r e p a r a c i ó n los t r e s r e s t a n t e s ) ,
l í l p r o f e s o r GÓMEZ ORBANEJA e s t á e n c a r g a d o d e t r a d u c i r l a s Istituzioni di Dir,
Proc. Civ. d e CHIOVENDA.
b) Comentarios : L o s m á s u t i l i z a d o s s o n l o s d e JOSÉ MARÍA MANRESA Y
a
NAVARRO (Comentarios a la ley de Enjuiciamiento civil reformada, e t c . ; 1 . e d . ,
fi l o m o s , M a d r i d , 1 8 8 8 - 9 4 ; l a s ú l t i m a s e d i c i o n e s h a n s i d o r e v i s a d a s y p u e s t a s a l
a
illa p o r RIVES MARTÍ ; l a 5 . e d . , 6 t o m o s , M a d r i d , 1 9 2 8 - 2 9 ) . J u n t o a e l l o s , l o s q u e
d i r i g i d o s p o r EMILIO R E U S Y BAHAMONDE c o m p u s i e r o n l o s r e d a c t o r e s d e l a « R e -
v i s t a g e n e r a l d e L e g i s l a c i ó n y J u r i s p r u d e n c i a » , c o n e l t í t u l o d e Ley de Enjui-
ciamiento civil de 3 de febrero de 1881, concordada y anotada con gran extensión
a
tr.gún la doctrina de los autores y la jurisprudencia del Tribunal Supremo ( 1 . e d . ,
a a
II l o m o s , M a d r i d , 1 8 8 1 - 8 3 ; 2 . e d . , t o m o s 1 - 4 , M a d r i d , 1 9 0 7 - 1 0 ; 3 . e d . , t o m o s 5
y 6 — f o r m u l a r i o s — . M a d r i d , 1 9 2 2 ) . A d e m á s , VICENTE AMAT, Ley de Enjuicia-
miento civil comentada y anotada con la jurisprudencia del Tribunal Supremo
( 2 v o l s . , 1 9 0 3 ) ; RIVES Y MARTÍ, Ley de Enjuiciamiento civil de 3 de febrero de 1881,
acomodada a los últimos textos y disposiciones legales..., ilustrada, además, con
¡iotas y la jurisprudencia del Tribunal Supremo ( 2 t o m o s , M a d r i d , 1 9 1 2 ) ; MIGUEL
Y ROMERO, Comentarios a la Ley de Enjuiciamiento civil: concordada con los Có-
digos civil y mercantil, e t c . ( V a l l a d o l i d , 1 9 1 7 ) .
c) Formularios : JULIO MELGARES MARÍN y SEVERO ARRIBAS DE LA CAN-
TERA, Formularios ajustados a la novísima Ley de Enjuiciamiento civil ( M a d r i d
1 8 8 1 ) ; FERMÍN ABELLA, Manual de formularios para todos los Juicios civiles,
ajustados a la novísima Ley de Enjuiciamiento de 3 de febrero de 1881 ( M a d r i d ,
1 8 8 2 ; 6 . e d . , í d e m , 1 9 2 9 ) ; GUILLERMO MARÍA DE BROCA,
a
Manual de formularios
a a
ajustados a la Ley de Enjuiciamiento civil ( 5 . e d . , B a r c e l o n a , 1 8 8 3 ; 1 2 . e d . ,
2 t o m o s , a d i c i o n a d a p o r MARIANO RUBIO Y TUDURÍ, B a r c e l o n a , 1 9 3 4 ) ; Formu-
larios civiles por la redacción de la Revista general de Legislación y Jurisprudencia
(2 t o m o s , M a d r i d , 1 9 2 2 ) . L a s d o s c o l e c c i o n e s ú l t i m a s s o n l a s m á s c o m p l e t a s , y ,
a d e m á s d e l a s a h o r a i n d i c a d a s , c o n t i e n e n f o r m u l a r i o s , l o s Comentarios d e MANRESA
y l o s d e REUS, e i n c l u s o a l g u n a s e d i c i o n e s d e l e y e s p r o c e s a l e s .
d) Textos legales. Jurisprudencia : L a s m e j o r e s e d i c i o n e s d e l a L e y d e E n -
j u c i a m i e n t o civil, acaso s e a n l a s i n m e d i a t a s a s u aparición. Asi, p o r e j e m p l o ,
y a p a r t e d e l a e d i c i ó n o f i c i a l ( M a d r i d , 1 8 8 1 ) , l a s p r e p a r a d a s p o r DÍEZ DE SALCEDO
( V a l l a d o l i d , 1 8 8 1 ) ; p o r l a « R e v i s t a d e l o s T r i b u n a l e s » y SÁNCHEZ DE OCAÑA
( 5 e d s . d e 1 8 8 1 a 1 8 9 6 ; M a d r i d ) ; p o r RÓMULO MORAGAS Y DROZ y JULIÁN MARÍA
PARDO ( M a d r i d , 1 8 8 1 ) , e t c . E n l a a c t u a l i d a d , l a s d e REUS, CÁTALA, CALLEJA, e t c . ,
y , s o b r e t o d o , l a s d e l a « R e v i s t a d e l o s T r i b u n a l e s » (GÓNGORA). L a l e g i s l a c i ó n p r o -
c e s a l c i v i l , j u n t a m e n t e c o n l a d e c a r á c t e r s u s t a n t i v o , f i g u r a r e u n i d a e n l a s Leyes
civiles de España d e MEDINA y MARAÑÓN, n u e v a m e n t e p u b l i c a d a s e n 1 9 3 5 ,
y t a m b i é n s e r e c o g e e n e l Diccionario d e ALCUBILLA y e n l a Enciclopedia d e
SEIX. E n c u a n t o a l a J u r i s p r u d e n c i a p r o c e s a l , s e p u b l i c a , p o r l o c o m ú n , e n
r e p e r t o r i o s d e c a r á c t e r g e n e r a l ; v . gr., secciones d e J u r i s p r u d e n c i a d e l a « R e v i s t a

6. GOLDSCHMIDT : D e r e c h o p r o c e s a l civil.
,1 A M I! K (I O I. I) K (', II M I II T

de L e g i s l a c i ó n » o d u l a dolos « T r i b u n a l e s » , A I I A N Z A D I , e t c . , a d e m á s d e l a q u e
figura e n ediciones anotadas, c o m e n t a r i o s , l i b r o s d o c t r i n a l e s , e t c .
e) Revistas: D e d i c a d a s e x c l u s i v a m e n t e a l e s t u d i o d e l p r o c e s o c i v i l o d e l
D e r e c h o p r o c e s a l e n conjunto, no e x i s t e n i n g u n a e n E s p a ñ a , a u n q u e e l p r o f e s o r
P R I E T O , d e Z a r a g o z a , tiene el p r o p ó s i t o d e f u n d a r u n a . L a « R e v i s t a d e l o s
T r i b u n a l e s » d e s t i n a espacio preferente a l o s p r o b l e m a s d e o r g a n i z a c i ó n j u d i c i a l
y d e l p r o c e d i m i e n t o ; p e r o los t r a b a j o s q u e s o b r e t a l e s c u e s t i o n e s a p a r e c e n e n
e l l a s u e l e n r e f l e j a r , m á s que p r e o c u p a c i o n e s c i e n t í f i c a s , a s p i r a c i o n e s y t e n d e n c i a s
de l a s p r o f e s i o n e s judiciales. Las d e m á s r e v i s t a s j u r í d i c a s e s p a ñ o l a s — d e s o b r a
c o n o c i d o s s u s t í t u l o s — reservan de c u a n d o e n c u a n d o s u s c o l u m n a s a l o s e s t u d i o s
de D e r e c h o procesal.
/) Colecciones de casos y cuestiones prácticas: C o n m u y diferente significado,,
é s t a s d o s : Cuestiones prácticas de procedimiento civil ( r e s u e l t a s p o r l a r e d a c c i ó n
d e l a « R e v i s t a d e l o s T r i b u n a l e s » , b a j o l a d i r e c c i ó n d e LASTRES ( M a d r i d , 1 9 1 5 ) ,
y l o s Casos de Derecho procesal civil, para uso de tos estudiantes, d e FRANCISCO
BECEÑA ( M a d r i d , 1 9 2 5 ) .

VI. Principios fundamentales del procedimiento


§ li
Bibliografía. HEGLER, M ü n d l i c h k e i t u n d U n m i t t e l b a r k e i t i m P r o z e s s , e n
Rechtsgang, I y II.

1. El principio procesal civil dominante y de más interés en el


proceso es el principio dispositivo (*), que supone que en Derecho pro-
cesal civil pesa sobre las partes la carga de proporcionar los funda-
mentos de la sentencia mediante sus actos de postulación (peticiones,
alegaciones, aportación de pruebas : «quod non est in actis (partium),
non est in mundo». Simple consecuencia de ello es que el juez
debe tener por verdad lo no controvertido (principio de la verdad for-
mal). El principio contrario al dispositivo lo forma el de investiga-
ción, que domina el procedimiento penal, y que recibe también los
nombres de principio inquisitivo, de instrucción, o principio del cono-
cimiento de oficio (principio de la verdad material).
En Derecho vigente rige el principio dispositivo, de controversia
o contradicción en los puntos siguientes :
a) Las peticiones de las partes condicionan la protección jurí-
dica («ne iudex procedat ex officio», donde no hay demandante, no
hay juez) y determinan su amplitud y contenido («ne iudex eat ultra
2
petita partium») (§§ 308,1; 536, 559) ( ). Solamente existe sobre ello la
excepción de que la obligación de abonar las costas debe ser declarada
de oficio (§ 308, II), a no ser que el fallo sobre las costas se dicte sin
decidirse sobre la cuestión principal. Por el contrario, no constituye
excepción al principio el hecho de que toda petición impertinente o in-
fundada debe ser rechazada de oficio (§§ 331, II, 2 ; 519b, 554a, 597).
b) Las afirmaciones y pruebas aportadas por la parte constitu-
yen los únicos fundamentos de la sentencia («iudex secundum allegata

(1) A s í l l a m a d o d e s d e tiempos d e G S N N E R , 1 8 0 1 .
(2) C f s . u n e j e m p l o e n T. S „ W a r n . , 1 9 3 1 , n . ° 1 0 5 .
li l i II l i ('. II O I> 1< O C F. S A L C I V I L 83

ct probata a partibus iudicare debet»), o, con otras palabras, las


partes están gravadas con la carga de la afirmación y de la prueba
(§§ 282, 286, 313, I, n. 3). Pero esta máxima ha sido quebrantada
recientemente por el hecho de que el juez puede promover de oficio
inspecciones oculares y pruebas periciales (§§ 144, 272b, n.° 5 ; 287
I, 2), pedir informes oficiales (§ 272b, II, n.° 2), y, dentro de ciertos
3
límites, exigir la exhibición de documentos ( ) e imponer de oficio
la prestación de un juramento judicial (§ 475). FA principio no rige
tampoco, excepto —en parte— en el § 287, en los procesos relativos
al matrimonio y estado de familia, cuando en los mismos se plantee
la cuestión de la conservación del matrimonio, de la legitimidad o
de la nulidad del mismo, y en los que se ventile la existencia o in-
existencia de un matrimonio, de una relación paterno-filial o se cues-
tione sobre patria potestad (§§ 622, 640-1); tampoco tiene aplicación
4 5
en los procedimientos sobre interdicción ( ) y declaración de muerte ( ).
c) La alegación incontrovertida de un hecho se convierte en
fundamento de la sentencia (§§ 138, II, 288, 331), con excepción,
en la medida indicada, de los procesos relativos al matrimonio y estado
familiar (§§ 617, 618, V ; 640-1), de los que se refieren a interdicción y
declaración de muerte ( 6 ) (con respecto a los requisitos indispensables
para que pueda recaer sentencia de fondo, de carácter irrenunciable), de
los hechos que puedan afectar a los presupuestos de la admisibilidad
de un recurso, a todas aquellas exigencias procesales a las que las
partes no pueden renunciar, así como a los supuestos para la rescisión
de una resolución en la revisión del procedimiento, o cuando se trate de
hechos cuyos contrarios sean notorios en el Tribunal.
d) El reconocimiento y la renuncia de la acción vinculan al juez
(§§ 307, 306). También aquí son excepción, en los términos expues-
tos, los procesos matrimoniales y de estado civil (§§ 617 I, 635, 640-1),
los de interdicción y los de declaración de muerte (§§ 670, 975).
D e t o d o ello r e s u l t a , p o r lo t a n t o : Q u e el p r i n c i p i o d e i n v e s t i g a c i ó n p u r o
rige e n el p r o c e d i m i e n t o s o b r e i n t e r d i c c i ó n y d e c l a r a c i ó n d e m u e r t e , así c o m o ,
en l a e x t e n s i ó n i n d i c a d a , en litigios referentes al m a t r i m o n i o y e s t a d o familiar,
a p e s a r d e lo c u a l , p o r lo q u e a t a ñ e a l a d e t e r m i n a c i ó n d e los p r e s u p u e s t o s irre-
n u n c i a b l e s d e l a s e n t e n c i a d e f o n d o , a u n e s t a n d o d o m i n a d a p o r el p r i n c i p i o d e
la v e r d a d m a t e r i a l , n o es posible i n v e s t i g a c i ó n n i n g u n a d e oficio, es decir, n o rige
e l p r i n c i p i o q u e s e s u e l e l l a m a r « d e i n s t r u c c i ó n ». E n e l ú l t i m o c a s o , s i l a p a r t e
i n t e r e s a d a e n q u e s e p r o n u n c i e u n a s e n t e n c i a ( o r d i n a r i a m e n t e , el a c t o r ) n o p r e -
s e n t a las p r u e b a s c o n c u y a c a r g a e s t á g r a v a d o , se p r o n u n c i a la a b s o l u c i ó n e n la
i n s t a n c i a . L a Z P O . c o m p r e n d e , b a j o l a s f r a s e s « c o n s i d e r a c i ó n d e oficio», « t e n e r
e n c u e n t a d e oficio», t a n t o l a v i g e n c i a d e l p r i n c i p i o d e l a v e r d a d m a t e r i a l ( p o r
e j e m p l o , § 3 3 5 , I , 1 ) c o m o s o l a m e n t e el q u e se a t i e n d a a la e x i s t e n c i a d e las
aportaciones necesarias p a r a la admisibilidad y validez de u n a petición (por
e j e m p l o , d e l a d e m a n d a ) ( a s í e n el § 1 3 9 , I I ) ( ? ) .

(3) § §1 4 2 - 3 y 2 7 2 b , n.° 1 , 2 ; a d e m á s , §§ 4 5 , 4 7 * y 1 0 2 G. M.
(4) § § 6 5 3 , 6 7 0 , 6 7 6 , I I I ; 6 7 9 , I V ; 6 8 0 , I I I y 684, I V .

( 5 ) § § 9 6 8 , 9 7 0 y 975.
(6) Cfs. los p a r á g r a f o s i n d i c a d o s en las n o t a s 4 v 5 .
(?) S o b r e ello cfs. WEBER, Z . , 5 7 , 9 1 .
8 4 ,i A M ít i u o i, n (t t; ti M i ii r

En todos los casos, el juez está obligado (según el § 139) a procurar;


mediante adecuadas interpelaciones, que las partes formulen las peticio*
8
nes necesarias ( ), encaminadas a la consecución del fin procesal, así
como a completar las declaraciones que lo requieran (no a aportar otras
9
nuevas) ( ), y a señalar los medios de prueba para ellas (lo que consti*
tuve el llamado deber judicial de interrogación o aclaración). El juez
ha de examinar también el estado del asunto que le ha sido sometido;
10
desde todos los puntos de vista jurídicos que se puedan presentar ( ) ;
2. El segundo principio del proceso, emparentado con el «dis-i
positivo», es el llamado principio de impulsión del proceso por las
partes. Tiene su origen en el Derecho francés, y significa que las
partes pueden y tienen que promover por sí la citación para los tér-*
minos, así como la notificación de la misma y de todos los demás'
actos y providencias de las partes y judiciales, especialmente la de'
manda y la sentencia. Tal principio rige hoy, en realidad, sólo en los
procesos de abogados (§§ 214, 261, I I I ; 317, I ) ; y aun en ellos, fre-
cuentemente queda sin aplicación. En caso de aplazamiento del
debate (§§ 136, III, 2, 218), después de terminada la prueba (§ 370,
II, 2), y de resuelta una oposición contumacia] § 340 a) o de visto
cualquier otro recurso (§§ 520, 555) y, finalmente, cuando es preciso un
debate oral para tratar de la concesión de ejecutabilidad a un laudo
o de la oposición a la misma (§§ 1042b, II y 1042d, II), el término se
señala y se da a conocer de oficio. Además, a partir del Decreto de
1924, exclusivamente el Tribunal está autorizado para anular los
señalamientos y hacerlos nuevamente, para aplazar los debates (§ 227),
disponer la paralización del proceso (§§ 251, 251a, III) y prorrogar
plazos (§ 224, II), siempre que no hayan sido fijados por acuerdo entre
1X
las partes ( ) . Gracias a la facultad de decidir que corresponde al Tri-
bunal según el estado de los autos, en caso de no comparecencia de las
partes'(§§ 251 a, 331 a), la necesidad de decretar la paralización del pro-
cedimiento se ha hecho en realidad evitable, y se está a cubierto de los
inconvenientes de la contumacia en los términos. En el procedimiento
de los Juzgados de primera instancia domina ya, desde la Novela de
1909, la incoación de oficio, por lo que tienen este carácter las cita-
ciones (§ 497, I, 1, 3) y las notificaciones (§ 496, I, 1). Asimismo,
la fijación de términos se hace de oficio, y solamente las sentencias
2
son notificadas por impulso de parte (§ 496 I, p. 1) (* ).

(8) Algo e x p u e s t a , p o r lo t a n t o , la sentencia del T . C , en J W . , 1 9 3 1 , 1104,


que ve en la invitación a proponer la apelación adhesiva un motivo de recusación
del p r e s i d e n t e .
(9) R . T . S., 9 1 , 2 6 8 ; T . S., S e u f f A r c h . , 8 5 , n . ° 9 5 ; T . C , e n J W . , 1 9 3 1 , 8 8 .
(10) R . T . S., 1 2 6 , 2 9 . E s p o s i b l e q u e u n a d e l a s p a r t e s d e s e e u n a l i m i t a c i ó n
e n l a a p r e c i a c i ó n j u r í d i c a d e los h e c h o s a p o r t a d o s ( p o r e j . , R . T . S., 1 2 3 , 2 7 3 ) .
P e r o c o m o esto es la excepción, la v o l u n t a d tiene q u e poderse reconocer clara-
m e n t e ( R . T . S., J W . , 1 9 3 1 , 3322).
(11) T . C , e n J W . , 1 9 3 1 , 2 8 0 1 .
(12) E l P . r e e m p l a z a t o t a l m e n t e el i m p u l s o d e p a r t e s p o r el i m p u l s o d e
oficio (§ 1 3 4 ) . T a m b i é n l a s s e n t e n c i a s d e b e n n o t i f i c a r s e d e o f i c i o . S o l a m e n t e e n
I) LI 11 1S C I I O 1" )L O C LI S 4 L C I V I L 8 5

3 . El Decreto de 1924 ha establecido el llamado principio de


riinc.entración, cuyo objeto es procurar que el litigio pueda ser re-
diielto en un solo debate (§§ 272b, I ; 349, II). A tal fin, sirven la
facultad del Tribunal para dictar providencias aclaratorias aun antes
de la vista (272 b) y el procedimiento ante el magistrado delegado
o ponente (§§ 348-350), una especie de «ponente» prusiano (i») (cfs.
§ 7) y un afín del juez instructor en materia penal.
Aun va más allá el principio de eventualidad, que fuerza a las
partes a aportar de una sola vez todos los medios de ataque y defensa
como medida de previsión —«in eventum»— para el caso de que el
primeramente interpuesto sea desestimado.
«En primer término, no me has dado
dinero alguno,
eso n o es v e r d a d ;
En segundo término, te ha sido devuelto
hace ya un año.
En tercer término, tú me aseguraste que
m e lo regalabas.
Y, por último, h a prescrito ya, y está
p e n d i e n t e el j u r a m e n t o . »

El principio de eventualidad se ha desenvuelto en el proceso


común (cfs. § 6) a través del Derecho italiano, donde tiene su origen.
Es rechazado en el Derecho vigente por los §§ 278, I; 283, I, y 529, 1;
pero son vestigios del mismo :
a) La fundamental inadmisibilidad de toda modificación en la
demanda (§§ 264, 527).
b) La necesidad de que las excepciones dilatorias hayan de ser
presentadas simultáneamente y antes del debate sobre la cuestión
de fondo (§ 274).
c) La exclusión de nuevos hechos y medios de prueba en los
incidentes sobre el derecho a ser eximido de la obligación de tes-
tificar (según § 589, III, 2, 2.a).
d) La exclusión de nuevos fundamentos de casación después de
transcurrido el plazo de motivación de la misma (§ 554 VI).
e) La necesidad en que se encuentra el oponente, en los pro-
cesos de ejecución, de hacer constar en la demanda todas aquellas
excepciones que hubiera podido hacer valer al tiempo de la inter-
posición de demanda principal por el actor (§ 767 III, además,
/) La facultad del Tribunal de desestimar las alegaciones pre-
sentadas tardíamente con la intención de alargar la causa o por
negligencia grave (pero no cuando ello obedezca a una táctica procesal
lícita) (is) (§§ 279, 283, I I ; 529, II, I I I ; cfs. también § 529, V), así

los p r o c e s o s c o n a b o g a d o es m a n t e n i d a la posibilidad de u n a notificación de es-


critos de a b o g a d o a abogado, siempre q u e n o se n o t i f i q u e c o n ellos u n a dispo-
sición judicial (por ej., u n a citación) (§ 1 7 0 , I I ) .
(13) as. supra, § 7.
(W) E n distinto sentido la R . T. S., 55, 101 y ss.
(15) T . S . , e n J W . , 1 9 3 0 , 5 4 9 .
80 J A M IC S (I O I. II N (', II M I II I

como la de no tomar en consideración las aclaraciones indebidamente


diferidas, con arreglo a los §§ 279 a 2 y 273 II. A la concesión de
estas facultades ha dejado reducido el Gobierno del Reich su primi-
tivo propósito de introducir nuevamente (is) l principio de even- e

tualidad (").
La Ley de 27 de octubre de 1933 ha acogido dos de las propuestas
del P. mencionadas en la última nota : las alegaciones no hechas a
tiempo en escrito preparatorio pueden ser rechazadas (§ 279, II, n. t.);
en la apelación, tal repulsa es preceptiva (§ 529, II, n. t-.).
4. El principio de oralidad significa que solamente las alega-
ciones expresadas oralmente pueden llegar a constituir fundamentos,
del fallo. Se aplica en los debates de las partes ante el Tribunal de la
causa (§ 128). Antes existían únicamente algunas excepciones a este
principio, determinadas por la Ley y sólo para los casos de resoluciones,
incidentales de contenido esencialmente procesal, en las que la ley
dejaba al arbitrio del juez la celebración de debate (debate oral
18
facultativo) ( ) o lo suprimía en algún caso (cfs. especialmente el
§ 136, III L. O.). Actualmente, y sobre todo en virtud del Decreto
de 1924, el principio ha sufrido un gran quebranto. Antes del debate
oral pueden publicarse órdenes con objeto de aclarar o facilitar el
proceso o la aportación de las pruebas, y hasta ser ejecutadas en parte
(272b); y los litigantes, a su vez, pueden presentar declaraciones-
escritas (§ 272 a) o completar sus comunicaciones formuladas por
escrito (§ 272b n.° 1). En el debate oral puede admitirse una refe-
rencia a piezas escritas (§ 137, III, 1, y también § 297, IV), modi-
ficarse un auto sobre la prueba sin nuevo debate oral (§ 360), y cabe
también disponer que se preste testimonio por escrito (§ 377 III, IV)
o se emita dictamen pericial de la misma forma. En caso de incom-
parecencia de las partes, puede fallarse «según el estado de los autos»;
pero sólo puede pronunciarse sentencia cuando se haya celebrado
anteriormente un debate oral (251a, 331a). Asimismo, con aquies-
cencia de las partes, puede fallarse sin debate oral alguno (§ 7 del
Decreto desgravador de Tribunales, de 8 de febrero de 1929) y en la
casación (hasta el 31 de diciembre de 1932) aun sin esa aquiescencia.
En aquello en que rige el principio de oralidad, todo y sólo lo
oralmente expuesto constituye el fundamento de la sentencia (cfs.
sobre ello § 285, II, 526) ( * 9 ) . El último debate oral es el que regula

(16) Cís. s u p r a , § 9, n . ° 6.
(i?) E l P . e x t i e n d e la f a c u l t a d de desestimación en los procesos con a b o -
g a d o al caso de c o n t e s t a c i ó n n o p r e s e n t a d a a su d e b i d o t i e m p o y al d e alega-
c i o n e s h e c h a s p o r m e d i o d e e s c r i t o d e d u c i d o c o n r e t r a s o (§ 4 6 2 ) , y d a c a r á c t e r
i m p e r a t i v o al p r e c e p t o q u e o r d e n a l a d e s e s t i m a c i ó n d e las a l e g a c i o n e s t a r d í a s
e n a p e l a c i ó n (§ 4 9 4 ) .
(18) A s í , p o r e j . , e n los §§ 3 7 , 4 6 , 1 0 4 , I I I ; 1 0 9 , I I I ; 1 2 6 , 174, 1 7 7 , 2 0 4 ,
etcétera.
(19) Si se h a c e referencia a p i e z a s d e escritos d e o t r o s a u t o s , h a d e c o n s t a r
en l a s e n t e n c i a c u á l e s d e ellos h a n sido o b j e t o d e l a d i s c u s i ó n e n la v i s t a ( T . S.,
en J W . , 1923, 945).
I) l( II U C II (I 1' II (l <: l< S A I, C I V I I. 87

20
lo que ha de tenerse por válido de lo aportado oralmente ( ) . Esto
Minifica que los acontecimientos del último debate oral pueden privar
ilc valor (por ej. contumacia) a los anteriormente conocidos en el pro-
ceso, pero de ningún modo que éstos pierdan su eficacia por no ser
nuevamente aportados (sólo existe una excepción, en caso de cambio
de magistrados del Tribunal, o traslación del litigio del ponente al
Tribunal). Cuando no tiene vigencia el principio de oralidad, falla el
Tribunal a tenor de los autos, lo cual no significa que tenga aquí
aplicación el principio de derecho común, de origen italiano, de la
adaptabilidad a los autos («quod non est in actis, non est in mun-
do»), sino solamente, que junto al debate oral previo que haya po-
dido tener lugar ha de tenerse también en cuenta el contenido que
adquieran los autos.
E l i d i o m a u t i l i z a d o e n l o s T r i b u n a l e s es el a l e m á n (§ 1 8 4 d e l a L . O . ) . Si
en u n l i t i g i o p a r t i c i p a n p e r s o n a s q u e n o p o s e a n e s t e i d i o m a , d e b e u t i l i z a r s e u n
I n t é r p r e t e , a m e n o s q u e t o d o s l o s l i t i g a n t e s d o m i n e n el i d i o m a e x t r a n j e r o (§ 1 8 5
I d e m ) . L o m i s m o r i g e e n c a s o d e i n t e r v e n c i ó n d e p e r s o n a s s o r d a s , si n o se l o g r a
c o m u n i c a r s e c o n ellas p o r escrito (§ 186 L . O.). N o es n e c e s a r i a u n a v e r s i ó n del
J u r a m e n t o p r e s t a d o e n i d i o m a e x t r a n j e r o (§ 1 8 8 i d . ) .

5. El principio de inmediación, emparentado con el de oralidad,


rige especialmente para la recepción de la prueba, y significa que el
juez ha de sujetarse en ella a estos dos postulados: a) utilización
inmediata de los medios probatorios (principio de inmediación en
sentido subjetivo o formal); b) y que ha de utilizar los medios de
prueba inmediatos (principio de inmediación en sentido objetivo o
material). En el primer sentido, el principio de inmediación prescribe
al juez cómo ha de utilizar los medios probatorios, y se refiere a la
relación del juez con los medios de prueba; en el segundo, determina
al juez qué medios probatorios ha de utilizar, y se refiere a la rela-
ción de los medios de prueba con la cuestión a probar.
Respecto al apartado a), debe notarse lo siguiente. El hecho de
que el principio de inmediación, en su sentido subjetivo o formal,
esté reconocido en el Derecho vigente, se desprende del § 355, I, según
el cual el recibimiento a prueba ha de verificarse ante el Tribunal
que conozca en el proceso. Sin embargo, el principio sólo es formu-
lado con todo rigor en los §§ 58 y 64, III, L.T.T., con arreglo a los
cuales todas las pruebas que puedan asumirse en el lugar donde ra-
dica el Tribunal de trabajo (incluso la de inspección ocular) han de
realizarse necesariamente ante el mismo. En el procedimiento ordi-
nario está frecuentemente vulnerado el principio de inmediación:
y así, el magistrado delegado puede, por sí mismo, recibir las pruebas

(20) N o se t o m a en c u e n t a el e s c r i t o , p r e s e n t a d a d e s p u é s d e e s t e d e b a t e
( T . S., e n L Z . , 1 9 2 6 , 2 8 2 ) , p e r o sí p u e d e llegar a t o m a r s e en consideración eficaz-
mente en la instancia superior, a u n cuando esto suceda con la indicación in-
oportuna de que forma parte de las alegaciones de primera instancia (R. T. S.,
132, 333).
Bl J Á M K » 11 O I, II II « II 11 I II T

(§ 349, II, 5-2) (»')• Este precepto, sin embargo, acaba de ser refor-
mado en la nueva redacción del § 349 por la Ley de 27 de octubre
de 1933, según la cual el magistrado delegado sólo puede asumir
pruebas si ello sirviere después para simplificar la labor del Tribunal,
y siempre que pueda presumirse, por el carácter de las pruebas que
trate de practicar, que el Tribunal podrá después apreciarlas aunque
no haya presenciado su ejecución. En cuanto a cada prueba en par-
ticular, rige lo siguiente:
a ) El reconocimiento judicial ha de realizarse por el Tribunal
que conoce en el proceso. No obstante, puede encomendarse su rea-
lización a un magistrado delegado o a un juez requerido al efecto
(§ 372, I I ) ; y en el caso de que no sea posible la verificación del
reconocimiento a causa de la defectuosa pericia del juez, o por re-
comendarlo la moral o el decoro, puede encomendarse la misma a una
persona intermediaria perita, o no perita (en cuyo caso ha de prestar
juramento como si fuera un testigo). Naturalmente que el inter-
mediario no tiene tal cualidad, como lo muestra el hecho de que es
independiente de la proposición de prueba por las partes, pues no
22
es requerido por ellas ( ) .
|3) Los documentos que hayan de presentarse al Tribunal deben
ir en su redacción original, aunque también puede permitirse la
presentación de copia legalizada (§ 435). También puede ser decre-
tada la presentación del documento ante un juez especialmente encar-
gado o requerido al efecto (§ 434).
y) Los testigos y peritos han de ser oídos por el Tribunal. Según
el § 375 (en su nueva redacción, de la Ley de 23 de octubre de 1933),
la existencia de dificultades para que el Tribunal pueda interrogar
directamente a los testigos no autoriza a encargar tal comisión a un
magistrado delegado o juez requerido por exhorto, más que cuando
para la investigación de la verdad se estimase conveniente el interro-
gatorio sobre el terreno, o si por disposición de la Ley el testigo hubiera
23
de ser oído fuera del Tribunal ( ) . Junto a esto existe la posibilidad
mencionada (supra, n.° 4) de decretar que los testigos declaren y los
peritos informen por escrito. El Presidente de la República y los de
los Estados particulares gozan del privilegio de poder declarar en su
residencia, ante un juez especialmente requerido al efecto (§ 375, II);
los miembros del Gobierno del Reich o de los Estados, en el lugar
donde desempeñen sus funciones, o en el de su residencia, en tanto

(21) E l m a g i s t r a d o d e l e g a d o s ó l o p u e d e a s u m i r p o r sí p r u e b a s c o n a r r e g l o
a l o s §§ 4 7 0 , I I y 4 9 0 P . , c u a n d o ello s e a c o n v e n i e n t e p a r a l a s i m p l i f i c a c i ó n d e l a
v i s t a a n t e el c o l e g i o , y l a s m i s m a s s e a n d e t a l n a t u r a l e z a q u e el T r i b u n a l p u e d a
apreciarlas con e x a c t i t u d , sin n e c e s i d a d d e t e n e r u n a i m p r e s i ó n d i r e c t a del reci-
bimiento.
(22) Cfs., a e s t e r e s p e c t o , m i o b r a D e r P r o z e s s ais R e c h t s l a g e , 4 3 4 , n t . 2 2 8 8 .
D e a c u e r d o ROSENBERG, L e h r t > 3 , 4 0 0 / 1 .
(23) S e g ú n l o s §§ 4 6 7 y 4 9 0 P . , el T r i b u n a l c o l e g i a l s ó l o p u e d e t r a n s f e r i r
a un juez delegado la aportación de pruebas, cuando ésta h a y a de verificarse
f u e r a d e l l u g a r d o n d e t i e n e s u a s i e n t o el T r i b u n a l .
II li R £ C II O r H O C li S A L C I V I L 89

su Gobierno respectivo no disponga otra cosa; los de las asambleas


legislativas (Reichstag, Landtag, Reichsrat, Staatsrat, Reichswirt-
schaftsrat), si es que éstas no se pronuncian en otro sentido, cuando
hayan de deponer durante el período en que éstas funcionen, o
mientras residan en el lugar en que tengan su asiento, prestarán
testimonio en estos mismos lugares (§§ 382, 402).
3) El juramento ha de prestarse ante el Tribunal que entiende
en el proceso, o ante un juez especialmente encargado o requerido
al efecto ; pero si se trata del Presidente del Reich, o de un presidente
de Estado particular, se prestará en el domicilio de los mismos ante
un juez especialmente encargado o requerido para este caso (§ 479).
Si el recibimiento a prueba ha tenido lugar ante un juez especial-
mente encargado o requerido al efecto, las partes han de aportar
al proceso (§ 165) el resultado de aquélla, mediante lectura del acta
(§ 165) o referencia a ella (§ 137, III, 1).
Respecto al apartado b), ha de advertirse que es extraordinaria-
mente controvertido que el principio de inmediación en su aspecto
objetivo o material sea reconocido en el Derecho vigente. En el caso
de una solución afirmativa, tendrán valor los siguientes corolarios :
a ) Si la cuestión a probar es susceptible de comprobación me-
diante inspección ocular o documentos dispositivos, no bastará em-
plear para su determinación prueba testifical o pericial.
p) Si la cuestión a probar puede ser determinada por medio de tes-
tigos o peritos, no será suficiente el empleo de documentos probatorios.
y) Si la cuestión que trata de probarse es susceptible de escla-
recimiento por testigos presenciales, no bastarán los de referencia.
S) Si el tema pudiese probarse por medios de prueba, no hasta
el indicio.
De todos estos corolarios, el enunciado en el párrafo a ) pudiera
estimarse como reconocido en el § 414, en cuanto, según él, es un
signo característico de la prueba testifical el que se trate de «hechos
o circunstancias ya pasadas». Ha de tenerse también en cuenta la
posibilidad citada anteriormente en el apartado <*), de encomendar
el reconocimiento judicial a un intermediario. Quizá también el coro-
lario p) es reconocido en el Derecho vigente, en tanto que el interro-
gatorio de un testigo, en cuanto sea posible, no se puede sustituir por
la presentación de un documento en que conste una declaración
2
extrajudicial de ese testigo ( ¿), ni tampoco puede ser rechazada
la proposición de una prueba testifical, con el argumento de que
existe y a un acta sobre el interrogatorio de ese testigo en un proceso
25
anterior ( ) . Por otra parte, puede ser reemplazado, con arreglo
(24) R . T . S . , 4 6 , 4 1 3 ; 1 0 5 , 2 2 1 ; e n J W . , 1 9 3 0 , 2 0 5 2 . E n e s t e c a s o el a d -
v e r s a r i o n o n e c e s i t a s o l i c i t a r el i n t e r r o g a t o r i o d e l t e s t i g o . B a s t a q u e d e n u n c i e
l a i n f r a c c i ó n ' d e l a s d i s p o s i c i o n e s s o b r e p r u e b a testifical ( T . S., i b í d e m ) .
(25) R . T . S., 4 6 , 4 1 3 ; 1 0 5 , 2 2 1 ; e n J W . , 1 9 3 0 , 2 0 5 2 . S i n e m b a r g o , l a s i m p l e
contradicción del adversario n o d e b e i m p e d i r la ejecución de la p r u e b a docu-
m e n t a l m e d i a n t e l e c t u r a d e las a c t a s de interrogatorio de testigos en procesos
a n t e r i o r e s ( T . S., e n L.Z., 1 9 3 0 , 6 6 1 ; J W . , 1 9 3 2 , 1 7 0 ) .
00 J A M K N (I O I, I) H (1 II M l 11 I

al § 256 C. P., el testimonio de las Autoridades por una «información


oficial» (§ 272b, II, n.° 2) (*o) y, aun, según el T. S. ( 2 7 ) , la prueba
de peritos por la prueba documental (lo que se llama «dictamen ex-
traído de autos precedentes»). En todo caso, el principio de inme-
diación en sentido objetivo o material tiene vigencia solamente
respecto a la prueba de hechos relevantes en el aspecto sustantivo, y,
por lo mismo, no para la casación.
6. El § 286 establece el principio de la libre apreciación judicial
de la prueba. Se ha prescindido, por consiguiente, de aquel principio
de la teoría probatoria formal o legal, del derecho común, originario
del Derecho italiano, que ligaba al juez a reglas fijas sobre la prueba,
prescritas por la Ley. La libertad que se concede para la apreciación
de la prueba no es un mero arbitrio, sino un margen de actuación
ajustado a deberes profesionales. El Tribunal debe limitarse en la
apreciación de la prueba a las aportadas según los principios de orali-
dad e inmediación, y debe dejarse guiar por las normas de la expe-
2
riencia en la valoración de la fuerza probatoria del medio de prueba ( 8 ) .
El Derecho vigente conoce, no obstante, algunas reglas sobre la prueba,
que obligan al juez a conceder a determinados medios probatorios
cierto valor probatorio positivo o negativo (§ 286, II). Por ejemplo
rigen reglas de prueba legal de carácter positivo en el juramento
(§§ 463, I ; 464, II), en la prueba documental (§ 415-418, §§ 437 y ss.)
muy especialmente también, respecto a los fundamentos de hecho de la
sentencia (§ 314). Con referencia a la fuerza probatoria de las actas
o protocolos, el § 164, I, contiene una regla de carácter negativo,
y el § 164, 2, otra de carácter positivo.
C o n a r r e g l o a l a R . T . S. 8 6 , 3 3 2 , e n L Z . , 1 9 2 5 , 7 7 2 , y J . S., 1 9 3 0 , n . ° 1 7 2 , el
Tribunal puede considerar como probada determinada afirmación aun cuando
no se h a y a p r e s e n t a d o p r u e b a sobre ella, f u n d á n d o s e e n la línea de c o n d u c t a
s e g u i d a p o r las p a r t e s . P e r o d e ello sólo es e x a c t o q u e el T r i b u n a l , e n v i r t u d del
§ 138, II, I I I , p u e d e apreciar la n e g a t i v a a hacer u n a declaración o la alega-
c i ó n d e i g n o r a n c i a en el s e n t i d o d e n o d i s c u t i r s e l o s h e c h o s p o r p a r t e d e l q u e
p r o c e d a a s í ; y q u e , c o n a r r e g l o a l § 5 0 , n . ° 2 , a . f., e l T r i b u n a l p u e d e c o n s i d e r a r
c o m o y a e x a m i n a d a la p r u e b a c u a n d o se h a y a f r u s t r a d o d o l o s a m e n t e el reci-
b i m i e n t o y a p r e c i a c i ó n d e l a m i s m a . P o r el c o n t r a r i o , el § 2 8 7 p e r m i t e ( 2 9 ) e n t o d o
c a s o al T r i b u n a l p r e s c i n d i r d e l a s u b s t a n c i a c i ó n y d e l a p r u e b a n e c e s a r i a d e
los h e c h o s e n caso de r e c l a m a c i ó n p o r d a ñ o s , p a r a p r o b a r el o r i g e n , c a u s a y
c u a n t í a del m i s m o o p a r a la d e t e r m i n a c i ó n d e la c u a n t í a d e u n c r é d i t o s o b r e
dinero u otras cosas fungibles, c u a n d o esta determinación n o p u e d a lograrse
s i n o v e n c i e n d o d i f i c u l t a d e s i n s u p e r a b l e s ( T . S., e n J W . , 1 9 3 2 , 1 1 3 7 ) . Si se c a r e c e
en absoluto de t o d a base, n o sería posible n a t u r a l m e n t e realizar apreciación al-
g u n a , con a r r e g l o al § m e n c i o n a d o (T. S., en J W . , 1 9 3 1 , 2 6 4 0 ) .

7. En general, con la misma extensión que se admite el prin-


cipio de oralidad, es decir, en las deliberaciones ante el Tribunal que

(26) Cfs. i n f r a , § 4 6 , n . ° 4 .
(27) J W . , 1931, 1477.
(28) E n la sentencia h a n de indicarse t a m b i é n los m o t i v o s fundamentales
d e l c o n v e n c i m i e n t o del j u e z ( T . S., W a r n . , 1 9 3 1 , n . ° 2 0 0 ) .
(29) Y o r d e n a ( T . S., J W . , 1 9 3 2 , 1 1 3 7 ) .
li i: u i! c. ii o i' n o c K s A i. C I V I L 01

conoce en el asunto, y en la publicación de autos y sentencias, se


admite asimismo el llamado principio de publicidad (§ 169 L. O.).
Sin e m b a r g o , la e n t r a d a a las sesiones públicas p u e d e ser p r o h i b i d a a los
menores, a las personas sujetas a interdicción y a todas aquellas cuya presencia
no se c o n s i d e r e c o m p a t i b l e c o n l a d i g n i d a d del T r i b u n a l (§ 1 7 5 , I, L . O.). A e s t a
misma prohibición están sujetas las personas q u e desobedezcan las órdenes d a d a s
p u r a el m a n t e n i m i e n t o d e l o r d e n (§ 1 7 7 i d . ) , a u n c u a n d o t o m e n p a r t e e n l a d e l i b e r a -
ción, a n o ser q u e sean a b o g a d o s . É s t o s n o p u e d e n ser e x p u l s a d o s , ni siquiera e n
virtud del R e g l a m e n t o interior, n o p u d i e n d o h a c e r s e o t r a cosa q u e a p l a z a r la sesión,
lin el c a s o d e q u e u n a p e r s o n a q u e t o m a r a p a r t e e n l a d e l i b e r a c i ó n h a y a s i d o e x p u l -
s a d a p a r a p r o c u r a r el m a n t e n i e n t o d e l o r d e n , p u e d e p r o c e d e r s e c o n t r a ella a i n s t a n -
c i a d e p a r t e , e n i g u a l f o r m a q u e si s e h u b i e r a r e t i r a d o v o l u n t a r i a m e n t e ( § 1 5 8 , 1 ) .

El carácter público de una sesión puede ser suspendido para


toda o para sólo una parte de ella, cuando pueda temerse que en
otro caso peligraría el orden público, o la seguridad del Estado (la
Ley dice imprecisamente «en especial)) o se atentara contra las
buenas costumbres, o el secreto industrial o de invención (§ 172
L. O.) (so). También puede ser suprimida la publicidad de los debates
a instancia de parte, cuando se trate de un procedimiento entablado
por demanda en la que se solicite la declaración de interdicción de una
persona, o su rehabilitación, por causa de enfermedad o debilidad
mentales (§§ 664, 679 ; § 171, I, L. O.). El interrogatorio a que haya
de someterse el incapaz en este procedimiento, no es público (§ 171,
I, id.), como tampoco lo son los procesos de interdicción y revocación
de la misma (§§ 645-663, 677-678, § 171, II, L. O.). En asuntos matri-
moniales, basta la petición de una de las partes para excluir la publi-
cidad de la vista (§ 170 L. O.).
Para suprimir la publicidad es necesario celebrar previamente
una vista, no pública, que se convoca a instancia de parte o cuando
el Tribunal lo estima conveniente (§ 174, I, 1, L. O.). La exclusión
de la publicidad se ordena mediante auto, que en todo caso ha de ser
publicado (§ 174, I, 2, L. O.) expresando sus motivos determinantes
30
(§ 174, I, p. 3, L. O) ( ) . Nunca puede excluirse la publicidad cuando
so trate de la publicación del fallo (§ 173, I, L. O.); pero sí puede
serlo, por resolución del Tribunal, para la publicación de los funda-
mentos o de una parte de los mismos (§ 173, II, L. O. (so); no obs-
tante la publicación o no publicación de los fundamentos de la sen-
tencia en los procesos civiles, corresponde al arbitrio del presidente
(§ 311, I I ; diversamente § 60, II, L. T. T.). La supresión del carácter
público del debate no excluye el que, por acuerdo del Tribunal,
se permita la entrada a algunas personas, ni se opone a que puedan
estar presentes los funcionarios encargados de mantener el orden
(§ 175, II, III, L. O.).
En el acta ha de hacerse constar si el procedimiento se des-
arrolla públicamente o si se ha excluido la publicidad, y en este
caso, por qué causa (§ 159, n.° 5) (si). Cuando no se realiza con publici-

(30) T e x t o del Decreto presid. de 9 de m a r z o de 1932, II parte, arts. II v III.


(31) R. T. S., 128, 210.
09 J A II IFL N 0 0 1, 1) I I: II M ! II F

dad, las personas presentes tienen obligación de guardar el secreto.


Si la publicidad ha sido suprimida por no originar un peligro para la
seguridad del Estado o para impedir la revelación de secretos indus-
triales, entonces existe aquella obligación con carácter legal y absoluto
para la Prensa (artículo III, Ley de 5 de abril de 1888 y con carác-
ter general en el caso de que haya sido impuesta por un Decreto
del Tribunal (§ 174, II, L. O. art. II, Ley de 5 de abril de 1888).
Si la publicidad ha sido excluida atendiendo a razones de moral
pública, existe una obligación de sigilo, en parte de carácter legal,
por cuanto se prohibe dar noticias que puedan causar molestias con
su publicación (§ 184b, L. P.).
En el procedimiento ante el delegado del Tribunal (§§ 348-350),
se aplican los mismos principios que rigen sobre los debates ante
el Pleno. Por el contrario, en el que se sigue, para la recepción de
la prueba ante el delegado o el juez requerido al efecto, solamente
encuentra aplicación el principio de la publicidad para las partes
(§ 357). El procedimiento conciliatorio (499 c) tampoco es público.
En las discusiones y votaciones del Tribunal rige el llamado prin-
32
cipio del secreto ( ) (§ 193 L. O.), que produce el efecto de crear una
obligación de sigilo fundada en el deber profesional, que significa
38
realmente un impedimento para la prueba ( ) , pero que está
limitada por la obligación de hacer público todo procedimiento
contrario a la Ley que se haya utilizado en las discusiones o en la
3
votación de los fundamentos de la sentencia ( *), y por el deber de
facilitar los informes que fueren precisos para la prueba ante el
35 3e
Tribunal de casación ( ) o en procesos de regresión ( ) o criminales,
37
si así lo exigieran ( ) los intereses superiores de la persecución o de la
defensa del Derecho (ss).
La transgresión de estas disposiciones sobre el carácter público
de los debates, constituye un motivo de casación de carácter absoluto
(§ 551, n.° 6), y la violación de las disposiciones sobre la publicidad
3
de las partes ( ^) o del secreto, un motivo de casación de carácter rela-
tivo (§ 549, I) cuando menos.
El derecho de examinar los autos pertenece exclusivamente a las
partes, y han de actuarlo personalmente (§§ 299, I ; 760). Sin em-
bargo, puede también ser concedido a otras personas que justifiquen
un interés jurídico en dicho examen (§ 299, I I ) ; solamente es libre
éste cuando se trata de la llamada «Lista negra» de los que han pres-

(82) R e s p e c t o a ello, KÁCKELL, D e r S c h w e i g e b e f e h l ( 1 9 2 0 ) .


(33) T . S. P . , 6 1 , 2 1 8 .
(34) T . S. P . , 60, 296.
(36) R . T . S . , e n LZ., 1 9 1 9 , 6 4 9 .
(36) R . T . S., 89, 16.
3
( ?) T . S. P . , 2 6 , 2 0 5 .
(88) C f s . COELLN, B e r a t u n g s g e h e i m n i s ( P r o z e s s r . A b h d l . , 6 , 1 9 3 1 ) .
(39) S e g ú n R . T . S., e n J W . , 1 9 2 8 , 1 0 8 , s ó l o c o m o i n f r a c c i ó n d e l § 2 8 6 .
I> li H K C II O l» H <l ('. ]•'. 8 A 1, C I V I L 93

tado juramento de manifestación (§ 915, III). El derecho a examinar


4 0
los autos comprende asimismo el de las piezas anexas ( ) .
1[ B i b l i o g r a f í a . BECEÑA, Caratteri generali del processo civile in Ispagna ( e n
« S t u d i i n o n o r e d i C h i o v e n d a » , P a d u a , 1 9 2 7 ) ; XIRAU, Le condizioni attuali del
processo civile in Ispagna ( e n « R i v . D i r . P r o c . C i v . » , a ñ o 1 9 2 5 ) .
1) L a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil está a ú n m á s f u e r t e m e n t e influida q u e
l a Z P O . a l e m a n a p o r e l principio dispositivo.
E l p o d e r d e disposición d e l a s p a r t e s se m u e s t r a e n m u l t i t u d d e actos, d e
los q u e m e n c i o n a r e m o s l o s m á s salientes : d e t e r m i n a c i ó n d e l a c o m p e t e n c i a , d e n -
t r o d e los l í m i t e s m a r c a d o s p o r los a r t s . 5 6 - 8 d e l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil, así
c o m o el p l a n t e a m i e n t o d e l a s «cuestiones » a ella r e l a t i v a s (arts. 7 3 - 4 ) ; sumisión
de u n litigio a l a resolución d e jueces p r i v a d o s ( a r t . 4 8 7 ; cfs. Adiciones al § 7 7 ) ;
transacción (cfs. Adiciones al § 6 1 , n . ° 3 ) ; r e n u n c i a a l a acción, a l l a n a m i e n t o y d e -
s i s t i m i e n t o (cfs. A d i c i o n e s al § 3 4 ) ; m e d i a n t e a c u e r d o u n á n i m e , d e c i d i r s o b r e si
el p l e i t o s e h a d e r e c i b i r o n o a p r u e b a ( a r t s . 5 4 9 , 5 5 0 , 5 5 2 , 6 9 6 , 7 5 2 , n . ° 1 , 8 0 8 ,
8 6 0 , 8 6 5 , 1 4 6 9 ) , y concretar, además, los hechos sobre q u e ésta h a y a d e recaer
(artículo 5 6 5 ) ; fijación d e los h e c h o s del pleito ( p o r e j . , arts. 6 9 1 , 1 6 2 4 - 5 ) ; sus-
titución del i n f o r m e oral p o r el escrito (arts. 6 7 5 y 8 7 6 - 7 ); designación del n ú m e r o
de peritos q u e h a y a n d e a c t u a r ( a r t . 6 1 3 ) ; elección del juicio pertinente, a u n q u e
con las salvedades y recursos marcados p o r los arts. 4 9 1 - 6 ; suspensión del pro-
c e d i m i e n t o c u a n d o se solicite l a defensa p o r p o b r e c o n arreglo al a r t . 2 3; pedir
el d e m a n d a d o q u e s e s u s t a n c i e a p a r t e l a e x c e p c i ó n d e c o s a j u z g a d a , c u a n d o s e a
la única q u e se objete a la d e m a n d a (art. 5 4 4 , a p . 2.° ) ; diligenciar las partes los
exhortos y demás despachos judiciales (art. 2 9 1 ) ; subsanar, dándose p o r ente-
r a d a s d e s u c o n t e n i d o , l o s defectos c o n q u e se h u b i e s e n l l e v a d o a c a b o l a s n o t i -
ficaciones ( a r t . 2 7 9 ) ,etc.
P o r l o m i s m o q u e e l « p r i n c i p i o d i s p o s i t i v o » d o m i n a c o n t a n t a i n t e n s i d a d el
p r o c e d i m i e n t o e s p a ñ o l , l a s c o n c e s i o n e s h e c h a s a l inquisitivo o de oficialidad son
escasas. E n t r e las m á s características encontramos : l a declaración de incompe-
t e n c i a « e x officio» e n l o s c a s o s d e l o s a r t s . 7 4 , 4 9 1 y 7 1 7 d e l a L e y d e E n j u i c i a -
m i e n t o civil y 4 2 d e l a L e y del D i v o r c i o ; l a i n a d m i s i ó n d e l a d e m a n d a r e c o n -
vencional q u e p o r su cuantía n o p u e d a sustanciarse e n el m i s m o juicio q u e la
A
d e m a n d a originaria (arts. 6 3 , regla 4 . , 6 8 9 y 7 3 1 ) ; la abstención del funcionario
judicial e n q u i e n c o n c u r r a a l g u n a c a u s a d e recusación ( a r t . 1 9 0 ) ; el e m p l e o d e
providencias para mejor proveer (arts. 340-2), q u e son u n a consecuencia obligada
del deficientísimo sistema p r o b a t o r i o español, y a q u e confiado éste d e m a n e r a
p r e f e r e n t e a l a s p a r t e s ( c o m o si n o fuese l a convicción del j u z g a d o r l a q u e i n t e -
resase conseguir), d e no dejar abierto este portillo a l a iniciativa judicial, habría
c a s o s e n q u e el j u e z n o p o d r í a c e r c i o r a r s e d e l a v e r a c i d a d d e l o s h e c h o s a l e g a d o s .
P e r o l a s providencias referidas p r e s e n t a n el g r a v e i n c o n v e n i e n t e d e q u e a veces
se u t i l i z a n al sólo o b j e t o d e p r o l o n g a r el p l a z o p a r a d i c t a r s e n t e n c i a (cfs. a r t í c u -
los 3 4 2 , 8 1 4 , 8 7 4 , 1 6 6 7 - 8 , 1 6 8 4 y 1 7 4 6 - 7 ) , y tienen, desde luego, el defecto d e q u e
su utilización se efectúa e n u n m o m e n t o procesal poco adecuado. Otros precep-
t o s i n s p i r a d o s en el principio de la oficialidad: arts. 4 6 2 (inadmisión déla demanda
n o precedida d e acto de conciliación o de tentativa p a r a efectuarlo); 5 6 5 (facultad
d e repelar las p r u e b a s i m p e r t i n e n t e s , inútiles o n o a c o m o d a d a s al a r t . 5 6 4 ) ; 5 8 1 ,
5 8 4 - 5 y 5 8 8 (iniciativa judicial en la prueba medíante confesión); 1 5 0 2 , ap. 2 . °
( a c u e r d o d e q u e se efectúe doble y s i m u l t á n e a s u b a s t a e n los ejecutivos sobre
inmuebles), etc.
2) E l p r o c e d i m i e n t o civil español se m u e v e , p o r regla general, a instancia
de parte. S i n e m b a r g o , el R e a l d e c r e t o d e 2 d e a b r i l d e 1 9 2 4 , i n s p i r a d o e n el
loable deseo de evitar inútiles pérdidas de tiempo, derogó los arts. 3 0 8 , 3 0 9 , 3 1 1 ,
3 1 2 y 5 2 1 d e l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil y corrigió d e e s a m a n e r a los incon-
venientes q u e de la rígida y desmesurada aplicación del «principio » q u e ahora

(40) Equivocadamente T. C , en J W . , 1 9 3 1 , 87.


,1 A M K N II II I , I) I i: II M I n r

nos ocupa se ilcrivubnn. L o m á s importiuiLc del citado Decreto son estas dos
a
a f i r m a c i o n e s : 1. , l a d e q u e n o s e r á n e c e s a r i o q u e l o s l i t i g a n t e s I n s t e n e l c u r s o
del p r o c e d i m i e n t o , u n a v e z iniciado éste, p a r a q u e l a s a u t o r i d a d e s judiciales
observen y « h a g a n observar», sin excusa alguna, los t é r m i n o s procesales seña-
a
lados al efecto, y 2 . , l a d e q u e transcurrido u n t é r m i n o improrrogable o p r o -
rrogable, y en su caso la prórroga de este último, quedará d e derecho caducado
y p e r d i d o el t r á m i t e o r e c u r s o q u e h u b i e r e d e j a d o d e utilizarse, s i n n e c e s i d a d d e
escritos de apremio ni acuse d e rebeldía, q u e n u n c a serán admitidos. (Véase ar-
tículo 3 1 0 d e l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil — t é r m i n o s i m p r o r r o g a b l e s — y l a s
d i s p o s i c i o n e s a c e r c a d e l a « c a d u c i d a d d e l a i n s t a n c i a », t a n r e l a c i o n a d a c o n l a
materia de que tratamos.)

E l impulso procesal de oficio r i g e , e n c a m b i o , c u a n d o s e t r a t a d e l a n o t i f i c a -


ción d e l a s providencias, autos y sentencias (art. 2 6 0 de l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o
civil) y d e l a c i t a c i ó n d e p e r s o n a s q u e n o s e a n p a r t e e n el p l e i t o ( a r t . 2 7 3 ) , y t i e n e
a l g u n a s o t r a s aplicaciones d e n t r o d e l a L e y procesal civil, p o r e j e m p l o e n l a s u s -
tanciación de los juicios d e m e n o r cuantía (arts. 691-2, 695, 7 0 1 , 711) y verba-
les (arts. 7 2 1 , 7 3 3 , 7 3 5 , 737), e t c .
3) E l procedimiento español, c o m o reminiscencia q u e es del proceso c o m ú n
medieval, s u p e d i t a casi siempre l a eficacia d e los actos procesales a q u e se lleven
a c a b o e n el p e r í o d o d e t i e m p o t a x a t i v a m e n t e m a r c a d o p a r a c a d a u n o d e ellos p o r
l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil. D e e s e m o d o , el j u i c i o d e c l a r a t i v o d e m a y o r
cuantía, es decir, nuestro procedimiento-tipo, semeja ser l a yuxtaposición de u n a
serie d e c o m p a r t i m i e n t o s estancos, c a d a u n o c o n u n a finalidad específica y t o d o s
— o , p o r l o m e n o s , l a i n m e n s a m a y o r í a — s u r t i e n d o e f e c t o preclusivo (cfs., v . gr.
artículos 766-7). T a l ocurre, p o r ejemplo, c o n la comparecencia (arts. 525-7) y c o n
la contestación a la d e m a n d a (arts. 529-30) p o r parte del d e m a n d a d o ; con la
p r o p o s i c i ó n d e e x c e p c i o n e s d i l a t o r i a s p a r a q u e s u s p e n d a n el c u r s o d e l a d e m a n -
da (art. 5 3 5 ) ; con la presentación de documentos, tanto en primera como en
s e g u n d a instancia (cfs. arts. 503-9 y 8 6 3 ,n . ° 2 ) ; c o n los escritos d e réplica y d u -
plica (arts. 546-7); con los plazos para proposición y práctica de pruebas (ar-
tículos 5 5 3 y 5 6 8 ) ; c o n l a alegación de las excepciones perentorias, d e las dila-
torias n o propuestas conforme al art. 535, y de la reconvención (arts. 542-3);
con los escritos d e conclusión (art. 670), etc. Algunas salvedades cabe señalar,
sin e m b a r g o ; v . gr., l o s a r t s . 5 0 2 y 5 4 5 ( p r á c t i c a a n t i c i p a d a d e diligencias p r o -
batorias), 563, 707, 862 y 863 n.° 1 (práctica de pruebas n o solicitadas o pro-
p u e s t a s e n el m o m e n t o o p o r t u n o ) , 6 7 0 , p á r r a f o p e n ú l t i m o ( a l e g a c i ó n d e leyes y
doctrinas legales distintas de las utilizadas e n la d e m a n d a , contestación, réplica
y duplica), 859 y 1695 (posibilidad d e reproducir las peticiones encaminadas a
s u b s a n a r l a s infracciones c o m e t i d a s e n el procedimiento), e t c .

Cfs., s u p r a , R e a l d e c r e t o d e 2 d e a b r i l d e 1 9 2 4 y , a d e m á s , l a s A d i c i o n e s a l o s
§§ 6 5 ( a p e l a c i ó n ) y 6 6 ( c a s a c i ó n ) , d e m o s t r a t i v a s d e q u e e n l a t r a m i t a c i ó n d e l o s
m i s m o s r i g e t a m b i é n e l principio de la eventualidad.
P o r l o q u e a t a ñ e a l principio de la concentración, nuestro juicio de m a y o r
c u a n t í a , diluido, c o m o a c a b a m o s d e v e r , e n u n a serie d e fases o e t a p a s , y d e
u n a duración d e s m e s u r a d a casi siempre, es l a negación p l e n a del m i s m o . E n cam-
bio, los juicios verbales (véanse arts. 719, 730-1 y 735-6) c u m p l e n d e lleno los
fines q u e l a c o n c e n t r a c i ó n procesal persigue. Y o t r o t a n t o ocurre c o n l a celebra-
ción del «juicio» a n t e los Tribunales industriales (art. 4 6 5 Código de Trabajo),
q u e es el e j e m p l o m á s t í p i c o d e p r o c e s o « c o n c e n t r a d o » q u e n u e s t r a legislación
ofrece.
4) D a d a l a í n t i m a r e l a c i ó n q u e e n t r e concentración y oralidad existe, p o -
d e m o s e x t e n d e r a l a s e g u n d a lo q u e d e l a p r i m e r a a c a b a m o s d e decir. E l juicio
d e m a y o r c u a n t í a r e p r e s e n t a u n m o d e l o a c u s a d o d e p r o c e d i m i e n t o « e s c r i t o »,
sin q u e esta característica se d e s t r u y a p o r el h e c h o d e q u e algunos d e l o s actos
q u e e n él t i e n e n l u g a r s e d e s a r r o l l e n d e p a l a b r a , p u e s t o q u e i n c l u s o t r a t á n d o s e
del m á s i m p o r t a n t e d e l o s q u e i n t e g r a n e s t e g r u p o — el d e b a t e final e n c a d a ins-
t a n c i a o r e c u r s o — , 1 a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil p e r m i t e s u s t i t u i r el i n f o r m e
oral p o r u n a alegación escrita (cfs. arts. 6 6 8 y 876) y a u n esto suele ser l o m á s
1> l i II K C. I I O P R O C E S A L C I V I L 05

f r e c u e n t e c u n n d o s e t r a t a d e l a p r i m e r a i n s t a n c i a . P o r el c o n t r a r i o , el j u i c i o v e r -
Iml, l o s d e s a h u c i o s (cfs. a r t s . 1 5 7 0 y 1 5 8 9 y A d i c i o n e s al § 7 7 a ) , el j u i c i o d e ali-
mentos provisionales (art. 1611), y los interdictos de adquirir (arts. 1643-4), retener
(articulo 1654), obra n u e v a (art. 1663) y o b r a ruinosa ( a r t . 1682) se inspiran
i'laramente en la oralidad y en la concentración. Fuera de la L e y de Enjuiciamiento
civil, s o n b u e n o s e j e m p l o s d e p r o c e d i m i e n t o oral, a p a r t e el a n t e r i o r m e n t e c i t a d o
del C ó d i g o d e T r a b a j o , t o d o s a q u e l l o s q u e e n m a y o r o m e n o r e s c a l a s e b a s a n e n
el J u i c i o v e r b a l .
5) E l principio de la inmediación en c u a n t o se refiere a l a asunción in-
m e d i a t a d e l a s p r u e b a s p o r el j u e z , se e n c u e n t r a d e s c o n o c i d o c o n h a r t a f r e c u e n c i a
en E s p a ñ a . E n v i r t u d d e u n a p r á c t i c a f u e r t e m e n t e a r r a i g a d a , y t a n viciosa c o m o
Intensa, los auxiliares y a u n los subalternos judiciales tienen en l a recepción y
desarrollo d e l a p r u e b a u n a i n t e r v e n c i ó n q u e n i es l a q u e r i d a p o r el l e g i s l a d o r
(cfs. a r t s . 2 5 4 , 5 7 3 , 5 8 3 - 6 , 6 0 4 , 6 0 9 , 6 2 7 , 6 3 3 - 4 y 6 4 7 - 5 2 ) n i m u c h o m e n o s l a q u e
conviene a l a d e b i d a valoración del m a t e r i a l del pleito p o r el juez. D e a q u í q u e
la s i m p l e l e c t u r a d e l o s p r e c e p t o s l e g a l e s s o b r e p r u e b a p u e d a i n d u c i r e n e s t e
liiinto a e r r o r , p o r n o c o i n c i d i r el t e x t o d e l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil c o n
l a a p l i c a c i ó n d e q u e e s o b j e t o : c o m o q u e , legalmente, l a i n m e d i a c i ó n n o sufre
m á s restricciones q u e l a s i m p u e s t a s p o r el a u x i l i o j u d i c i a l (v. gr., a r t s . 2 5 4 , a p . 2 . ° ,
574 y 5 9 2 ) y l a s q u e sin j u s t i f i c a c i ó n d e n i n g ú n g é n e r o s e ñ a l a n , p o r u n l a d o , el
artículo 5 9 9 d e l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o y p o r o t r o el 1 2 4 1 d e l C ó d i g o civil, y
aun estas dos con carácter facultativo. E n los Tribunales colegiados (Audiencias
y T r i b u n a l S u p r e m o ) , l a i n m e d i a c i ó n sufre u n parcial eclipse, y el m a g i s t r a d o -
ponente (cfs. arts. 335-7, 866, 8 7 1 , 894-5, 1 7 2 4 , 1 7 3 7 , 1763) v i e n e a servir d e ele-
mento de enlace entre los litigantes y l a Sala q u e h a y a e n definitiva d e fallar.
La conculcación m á s abierta del principio de la inmediación la encontramos
en l a L e y d e l D i v o r c i o ( a r t s . 52-55) (cfs. A d i c i o n e s a l § 7 3 ) .
L a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil consagra, e n c a m b i o , e n sus a r t s . 3 2 9 y 3 4 7 ,
el p r i n c i p i o d e q u e s ó l o p o d r á n t o m a r p a r t e e n l a v o t a c i ó n d e l a s e n t e n c i a l o s
magistrados q u e h a y a n asistido a la vista, teniendo en este aspecto pleno reco-
n o c i m i e n t o el p r i n c i p i o d e l a i n m e d i a c i ó n .
6) E l principio de la libre apreciación de la prueba p o r el j u e z e s t á c o n -
signado e x p r e s a m e n t e e n l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil e n l o q u e c o n c i e r n e al
cotejo d e letras (art. 609), a los informes periciales (art. 632) y a las declaraciones
de t e s t i g o s ( a r t . 6 5 9 , p á r r a f o 1.°). S i n e m b a r g o , r e s p e c t o d e l a p r u e b a t e s t i f i c a l
aun q u e d a n en las leyes españolas vestigios del sistema basado en la valoración
legal o tasada d e l o s e l e m e n t o s p r o b a t o r i o s . ( P a r a m á s d e t a l l e s , y p o r l o q u e
respecta a l a apreciación de los d e m á s medios de prueba, nos remitimos a l a s
A d i c i o n e s a l o s §§ 4 4 - 4 9 y t a m b i é n a l a c o p i o s a j u r i s p r u d e n c i a r e c a í d a e n l a i n t e r -
pretación del n.° 7." del a r t . 1692.)
7) Publicidad y secreto. S e g ú n e l a r t . 3 1 3 , l a s d i l i g e n c i a s d e p r u e b a s ( v é a s e
también art. 570) y las vistas de los pleitos y demás negocios judiciales se prac-
ticarán e n audiencia pública, a m e n o s q u e l a m o r a l o el decoro (arts. 3 1 4 y 5 7 2
de l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil), o l a n a t u r a l e z a d e l a c a u s a d e divorcio ( a r t . 5 6
de la L e y del Divorcio) exijan q u e se celebren a p u e r t a cerrada. P o r otra parte,
los d e s ó r d e n e s d u r a n t e l a s a u d i e n c i a s r e p e r c u t e n a s i m i s m o e n l o s e f e c t o s d e r e s -
tringir l a publicidad (cfs. arts. 438-9). P e r o e n cualquiera d é l o s casos, l a exclusión
de la publicidad deja a salvo la concurrencia de las partes y de sus defensores,
menos en las hipótesis de los arts. 591 y 655, q u e son preceptos de m u y escaso uso.
E l secreto judicial se extiende, a d e m á s , a l a deliberación y votación de las
resoluciones e n los T r i b u n a l e s ( a r t . 343) y al contenido d e los v o t o s reservados, so
pena de q u e , en este supuesto, contra la sentencia d a d a p o r la mayoría de la
Sala se utilice el recurso d e casación (arts. 367-8 y 1708).
P o r último, a tenor del art. 519, los autos originales se conservarán en la
Secretaría judicial, donde p o d r á n examinarlos las partes o sus defensores d u r a n t e
l a s h o r a s d e d e s p a c h o . Y el p r o p i o a r t i c u l o a d m i t e l a p o s i b i l i d a d d e q u e l a s a c -
tuaciones se e n t r e g u e n a los litigantes p a r a s u estudio. (Véase a r t . 18, n . ° 5, del
R e a l d e c r e t o d e 1.° d e j u n i o d e 1 9 1 1 . )
LIBRO II

Bases del proceso de derecho justiciario


material: Teoría de la acción procesal
I. La acción procesal en general
§ 12
Bibliografía. A d e m á s d e l a s o b r a s c i t a d a s e n e l § 1 : STEIN, V o r a u s s e t z u n g e n
des R e c h t s s c h u t z e s ( 1 9 0 3 ) ; REICHEL, U n k l a g b a r e A n s p r ü c h e ( 1 9 1 1 ) ; GOLD-
SCHMIDT, Z w e i B e i t r a g e z u m m a t e r . Z i v i l j u s t i z r e c h t ( B e r l . F e s t s c h r i f t f ü r BRUN-
NER, 1914), II.

1. La acción o derecho de obrar procesal (con su contenido de


1
pretensión de sentencia) i ) es un derecho público subjetivo dirigido
contra el Estado para obtener la tutela jurídica del mismo mediante
sentencia favorable. Separamos, pues, hoy la acción procesal que se
dirige contra el Estado, de la acción o pretensión de derecho privado
que se actúa frente al individuo obligado, mientras que en Derecho
romano la «actio» designaba ambas clases de acciones.
2. La acción procesal se dirige sólo contra el Estado, no con-
2
tra el demandado. W A C H ( ) enseñaba que existe un deber del deman-
dado de soportar los actos de tutela jurídica del Estado ; pero este
2
deber no es tal deber frente al demandante, sino frente al Estado ( ),
y en verdad, al menos a primera vista, no supone sino la situeción
ordinaria de sumisión al Estado, aunque delimitada jurídicamente.
En suma : el derecho a la acción, por la relación en que se encuentra
con el estado de sumisión a la soberanía estatal, será un derecho con-
tra el Estado, cuya carga recae sobre el demandado.
3. La acción procesal, como objeto concreto del proceso (el
«meritum causae»), es un derecho justiciario de carácter material,
no de carácter procesal. No es una «pretensión» (acción o derecho)
preprocesal o supraprocesal más que desde el punto de vista de la

(1) C f s . s u p r a , § 1 , n . ° 1 , b) a).
2
( ) § § 7 3 7 , 7 3 9 , 7 4 3 , 7 4 8: «Condena a t o l e r a r la ejecución forzosa», infra,
§ 1 3 .
t> l í II lí C H O V 11 O C 1C S A L C I V I L 97

('(•acepción civilística corriente, que supone la existencia de sus pre-


supuestos. Para la concepción procesalista, según la cual el fin del
proceso es hacer evidente el derecho discutido, es, antes y durante
el proceso, la posibilidad de obtener una sentencia favorable, y,
3
después de terminados los debates, la expectativa de la misma ( ) .
4
Reconociendo esto, queda terminada la controversia entre W A C H ( )
y O. Büi.ow (5) respecto a la «pretensión de tutela jurídica».
4. Los presupuestos de la acción procesal son los siguientes
(requisitos de la tutela jurídica) :
a) U n determinado estado de hecho, en general, el corres-
6
pondiente a la pretensión de derecho privado de que se trate ( ), o a
una relación jurídica cualquiera, u otro hecho diferente de éstos (por
ejemplo, autenticidad de un documento (§ 256).
b) Tal estado de hecho ha de ser susceptible de protección jurí-
dica, porque existen algunos que no lo son, por ei., los esponsales
(§ 1297 BGB.) o los créditos demorados de un expendedor de aguar-
diente contra un deudor y a obligado anteriormente por otras deudas
por consumición de bebidas (Ley de tabernas, de 28 de abril de 1930),
o las reclamaciones de la mujer contra el marido respecto a la admi-
nistración y disfrute de los bienes de aquélla, mientras dure tal
régimen conyugal de bienes (§ 1394 BGB.). Debe advertirse, por otra
parte, que la susceptibilidad de entablar una acción para la exi-
7
gencia de un derecho, no puede ser excluida por medio de contrato ( ) .
c) Ha de existir, además, una verdadera necesidad o interés
tic látela judicial. Así, por e j . , en la acción declarativa debe existir
un interés en obtener una rápida declaración (§ 2 5 6 ) ; en la acción
constitutiva, el de conseguir la constitución judicial de un derecho («).
I'alta esta necesidad cuando se acusa de un modo claro que el actor
posee otro camino más económico y más corto para hacer cumplir
uu derecho (por ej., el que señala el § 766) (9. io). No ha de confun-
dirse, sin embargo, con esta necesidad (objetiva) de tutela judicial
lu inducción,(subjetiva) a la presentación de la demanda. La au-
sencia de motivación no conduce a la repulsa de la demanda, sino
simplemente a la condena en costas del actor, cuando el deman-

(3) Cfs. infra, § 2, n.° 3 .


(4) Z., 3 2 , I y ss.
(5) Z . , '31,191 y ss.
(6) C f s . s u p r a , § 1 , 1 b), -().
(?) D i v . , T . S., e n J W . , 1 9 3 0 , 1 0 6 2 .
(8) P u e d e existir en algunos casos necesidad de protección jurídica, porque
el a c t o r q u i e r a a d e l a n t a r s e a u n a d e m a n d a d e l a p a r t e c o n t r a r i a ( T . S . , e n J W . ,
1932, 1 7 3 ) .
(9) R . T . S., 3 4 , 3 8 0 ; 8 1 , 1 9 1 ; J W . , 1 9 3 1 , 2 1 0 5 ; p o r lo t a n t o , d u d o s a s l a s
II. T . S», 5 5 , 2 1 0 ; 6 3 , 3 7 3 ; 6 9 , 9 3 .
1 0
( ) Cfs. t a m b i é n l a R . T . S., 1 3 5 , 3 3 , s e g ú n l a ¿mal, u n a v e z q u e se h a
determinado con fuerza material d e cosa juzgada la existencia del derecho d e
relroventa, la d e m a n d a q u e solicite la resolución de este derecho n o se o p o n e
a la fuerza m a t e r i a l d e cosa j u z g a d a , sino q u e lo q u e le s u c e d e es q u e le falta la
necesidad de protección jurídica (interés).

7. GOLDSCHMIDT : D e r e c h o procesal civil.


os ,i A M y. k n o i. D Na n M I I> r

dado se ullana inmediatamente a la pretensión del demandante


(§ 93) ( n ) . (Tal ausencia de causa, se da, por ej., cuando se trata
de deudas que no hayan sido exigibles (vencidas) hasta el momento de
la presentación de la demanda, o cuando el actor esté en mora
de acreedor, o cuando el heredero demandado no tiene conocimiento
alguno de la mora en que se encontraba el causante, o el cesionario
que actúa como demandante no hubiera notificado la cesión al «de-
bitor cessus».)
L o s p r e s u p u e s t o s o requisitos d e t u t e l a judicial p e r t e n e c e n al d e r e c h o m a -
t e r i a l d e j u s t i c i a , es d e c i r , al d e r e c h o p r i v a d o , m o d e l a d o a l a m a n e r a d e u n
d e r e c h o p ú b l i c o , y c o m p l e t a d o e s p e c i a l m e n t e p o r lo q u e se refiere en ciertos casos
a l o s s u p u e s t o s b) y c ) . E s t o q u e d a p r o b a d o s o b r e t o d o . p o r e l h e c h o d e q u e l o s
s u p u e s t o s d e l a t u t e l a j u d i c i a l s o n t r a t a d o s e n el p r o c e s o d e u n m o d o a b s o l u t a -
m e n t e distinto q u e los s u p u e s t o s (procesales) d e la s e n t e n c i a d e f o n d o . Así, a q u e -
llos s u p u e s t o s p e r t e n e c e n a los f u n d a m e n t o s d e é s t a (12), y l a v a r i a c i ó n d e los c o n t e -
n i d o s e n l o s a p a r t a d o s 6 ) y c) p u e d e c o n s t i t u i r u n a m o d i f i c a c i ó n d e l a d e m a n d a ;
el d e b a t e y l a d e c i s i ó n q u e s o b r e ellos r e c a i g a — i n c l u s o l a r e l a t i v a a l o s g r u p o s
c s e
b) Y ) — e n t i e n d e q u e r e c a e n s o b r e la c u e s t i ó n litigiosa m i s m a , es decir, s o b r e
los p r o p i o s f u n d a m e n t o s d e la d e m a n d a ; a d e m á s , dichos s u p u e s t o s h a n de d a r s e
a l t i e m p o d e f i n a l i z a r el ú l t i m o d e b a t e s o b r e l a c u e s t i ó n d e h e c h o ; el e x a m e n d e
s u e x i s t e n c i a h a d e h a c e r s e d e oficio, y d e t a l m o d o q u e el d e los s u p u e s t o s m e n -
c i o n a d o s e n l o s a p a r t a d o s d) y c ) n o t e n g a l u g a r a n t e s q u e e l d e l e x p l i c a d o e n
el a p a r t a d o a ) . E s t e e x a m e n s e r e a l i z a c o n a r r e g l o a l p r i n c i p i o d i s p o s i t i v o ,
s e g ú n l o s c o r o l a r i o s f o r m u l a d o s e n e l § 1 1 , n . ° 1 , b) y c ) , y a l d e i n m e d i a c i ó n . L a s
r e g l a s j u r í d i c a s q u e a e s t o s s u p u e s t o s se r e f i e r e n , n o s o n p r o p i a m e n t e «leyes r e l a -
t i v a s a l p r o c e d i m i e n t o » e n el s e n t i d o d e l § 5 5 9 ( 1 3 ) . L a s n o r m a s d e c o l i s i ó n p r o p i a s
del d e r e c h o d e j u s t i c i a m a t e r i a l ( e s p e c i a l m e n t e e n lo c o n c e r n i e n t e a las r e l a c i o n e s
d e l D e r e c h o d e l R e i c h c o n el d e los E s t a d o s p a r t i c u l a r e s , r e s p e c t o a s u v i g e n c i a
t e m p o r a l y espacial) n o h a n sido desarrolladas a ú n científicamente ; según la
opinión d o m i n a n t e , respecto a la susceptibilidad de ser exigibles o n o m e d i a n t e
u n a a c c i ó n , h a n d e a p l i c a r s e l a s n o r m a s d e c o l i s i ó n q u e c o n t i e n e el C ó d i g o
civil ( " , 1 5 ) .
No. d e b e n confundirse t a m p o c o con los requisitos de la t u t e l a jurídica los
«presupuestos procesales (de carácter general) de la acción procesal» formulados p o r
H E L L W I G (16) (por ejemplo s o m e t i m i e n t o a la jurisdicción nacional, admisibilidad
d e la v í a p r o c e s a ! civil) ( i ' ) , p o r q u e estos p r e s u p u e s t o s f o r m a n p a r t e d e las c o n -
diciones d e a d m i s i b i l i d a d d e la d e m a n d a , es decir, de los p r e s u p u e s t o s p r o c e s a l e s
o de la sentencia d e fondo, con respecto a los cuales a d q u i e r e n u n a cualificación
p a r t i c u l a r e n c u a n t o q u e e n d e t e r m i n a d o s c a s o s es i n e v i t a b l e s u f a l t a , y ello l l e v a
t r a s sí l a i n a d m i s i b i l i d a d t e m p o r a l o p e r m a n e n t e d e l a d e m a n d a .

(11) I n f r a , § 3 8 , n . ° 1,
(12) I n f r a , § 5 4 , n . ° 1 , c ) , a . f.
(13) T . S. e n J W . , 1 9 3 0 , 7 5 6 .
(14) C f s . , p o r e j . , s u p r a , § 1 0 , n . ° 4 , a . f.
(15) R O S E N B E R G , L e h r b S , 2 9 1 y ss., c o n s i d e r a los p r e s u p u e s t o s de p r o t e c c i ó n
j u r í d i c a c o m o p r e s u p u e s t o s d e l a s e n t e n c i a d e f o n d o (infra, § 4 2 , n . ° 2) y e s t i m a ,
p o r lo t a n t o , « i n e x a c t a s » t o d a s l a s c o n c l u s i o n e s d e s a r r o l l a d a s e n el t e x t o .
C o i n c i d e c o n e s t o e n c u a n t o al «interés e n l a d e c l a r a c i ó n » , R . T . S., 4 1 ,
3 7 1 ; 7 3 , 8 6 ( c o n f u s o , 7 1 , 7 1 ) . E n c a m b i o , l o s Mot. del § 294 P . coinciden con
nosotros.
(16) S y s t e m , I, § 9 9 .
(!') El que H E L L W I G incurra en tal confusión no autoriza a R O S E N B E R G
a s a c a r d e e l l o u n a r m a c o n t r a el c o n c e p t o d e l o s p r e s u p u e s t o s d e l a t u t e l a
jurídica.
ii i: II i: <: n o v n o c y. s A L c i v i i. 99

5, Se extingue la acción cuando desaparecen sus supuestos o


requisitos de existencia, y muy especialmente cuando la necesidad
ilo ser protegido jurídicamente ha sido satisfecha por sentencia favo-
rable. Gracias a esta consideración, puede ser resuelta en sentido
negativo la discusión entablada sobre si puede ser nuevamente inter-
puesta una demanda que ha obtenido un resultado favorable (is).
Bibliografía. MIGUEL Y ROMERO, Antiguo y moderno concepto de ta acción
procesal ( e n « R e v . G e n . d e L e g . y J u r i s p . », j u l i o d e 1 9 2 8 ; i n c l u i d o d e s p u é s e n
l o s Principios del moderno Derecho procesal civil, d e l p r o p i o a u t o r ) ; PRIETO, La
Xcción en el Derecho español ( G r a n a d a , 1 9 3 1 ) .
N o puede hablarse de u n a doctrina española, mejor o peor construida, pero
ion materiales propios, acerca de la acción. Nuestros autores de Procedimientos,
n I se p r e o c u p a r o n d e s e g u i r y e x p o n e r l a s t r a n s f o r m a c i o n e s q u e d u r a n t e t o d o el
«Iglo x i x y l o q u e h a t r a n s c u r r i d o d e l x x e x p e r i m e n t a e l c o n c e p t o d e l a a c c i ó n
( d e s d e SAVIGNY y WETZELL a l o s t r a b a j o s d e BINDER, CARNELUTTI, BETTI, e t c . ,
en l o s ú l t i m o s a ñ o s , p a s a n d o p o r KIERULFF y H A S S E , p o r l a c é l e b r e p o l é m i c a e n t r e
WINDSCHEID y MUTHER, p o r BÜLOW, W A C H , DEGENKOLB, MORTARA, HELLWIG,
LANGHEINEKEN, STEIN, CHIOVENDA, WEISMANN, R o c c o , e t c . ) , n i s u p i e r o n h a c e r
otra cosa q u e seguir las huellas del procedimentalismo francés de la p r i m e r a m i t a d
ile l a p a s a d a c e n t u r i a , y l i m i t a r , p o r l o t a n t o , s u e s f u e r z o a i n t e r p r e t a c i o n e s ,
Klosas, a c l a r a c i o n e s o a ñ a d i d u r a s a l r e d e d o r d e l a q u e d u r a n t e m u c h í s i m o t i e m p o
na v i n o c o n s i d e r a n d o c o m o n o c i ó n r o m a n a , ú n i c a y g e n e r a l , d e l a « a c t i o », a u n q u e
en r e a l i d a d n o e s s i n o u n a d e l a s v a r i a s q u e a q u e l D e r e c h o c o n o c i ó , y q u e t u v o
la f o r t u n a d e s e r s e l e c c i o n a d a c o m o d e f i n i c i ó n - t i p o p o r l o s j u r i s t a s b i z a n t i n o s a l
r e f u n d i r l o s m a t e r i a l e s p a r a l a c o d i f i c a c i ó n j u s t i n i a n e a . L a d e f i n i c i ó n d e CELSO
(« N i h i l a l i u d e s t a c t i o q u a m j u s q u o d s i b i d e b e a t u r i u d i c i o p e r s e q u e n d i » ) p a s a
«si a s e r el n ú c l e o d e l a d o c t r i n a f r a n c e s a a c e r c a d e l a a c c i ó n , y p o r r e f l e j o d e
ella r e p e r c u t e e n l a n u e s t r a . A l a b a n d o n o e n q u e l o s p r o c e d i m e n t a l i s t a s e s p a ñ o l e s
t u v i e r o n el e s t u d i o d e l a a c c i ó n c o n t r i b u y ó t a m b i é n , d e m a n e r a decisiva, o t r a
c a u s a : el q u e e n t r e n o s o t r o s s u e x a m e n , c o m o c o n s e c u e n c i a del m e z q u i n o c o n -
cepto q u e del D e r e c h o p r o c e s a l ( l i m i t a d o al c o n o c i m i e n t o d e los t r á m i t e s ) se t u v o
cu E s p a ñ a h a s t a h a c e p o c o s a ñ o s , se h i c i e r a c o n p r e f e r e n c i a p o r los civilistas
( c o m o el d e l a a c c i ó n p e n a l p o r los p e n a l i s t a s ) , q u e p o r r e g l a g e n e r a l lo e f e c t u a b a n
d e n t r o d e u n c a p í t u l o r e s e r v a d o a l « e j e r c i c i o y t u t e l a d e l o s d e r e c h o s ». Y e s a
contemplación civilista d e la acción arraiga en n u e s t r o suelo con tal fuerza, q u e
c u a n d o e n o b r a s p r o c e s a l e s r e c i e n t e s ( p o r e j . , l a s Lecciones, d e FÁBREGA CORTÉS,
páginas 339-357) se t r a z a u n a clasificación de las acciones, n o se verifica d e s d e
el p u n t o d e v i s t a p r o c e s a l ( o s e a p o r l a n a t u r a l e z a d e l a r e s o l u c i ó n j u d i c i a l a c u y a
p r o d u c c i ó n se dirigen ; v. gr., a c c i o n e s d e c l a r a t i v a s , c o n s t i t u t i v a s , d e c o n d e n a ) ,
sino d e s d e el p u n t o d e v i s t a s u s t a n t i v o y c o n a r r e g l o a l a t r a d i c i ó n r o m a n i s t a (es
decir, p o r la n a t u r a l e z a de los b i e n e s g a r a n t i z a d o s p o r las n o r m a s q u e h a y a n de
actuar ; se h a b l a , pues, de acciones reales, personales y m i x t a s , mobiliarias e in-
mobiliarias, etc.).
C o m o h e m o s d i c h o , l a d o c t r i n a f r a n c e s a r e p e r c u t e e n E s p a ñ a , y a s í CARA-
VANTES, t r a s d e r e c o g e r l a o p i n i ó n d e BLONDEAU, a g r e g a q u e « y a s e c o n s i d e r e
la a c c i ó n c o m o u n m e d i o d e r e c l a m a r e n j u i c i o , o c o m o u n d e r e c h o d e p e d i r e n
justicia, es s i e m p r e d i s t i n t a del d e r e c h o d e q u e p r o v i e n e y d é l a d e m a n d a judicial
p o r l a q u e é s t e s e p o n e e n e j e r c i c i o » (Tratado, v o l . I I , p á g i n a 6, n o t a 1). L o s a u -
l o r c s q u e l e s u c e d e n ( v . g r . , ABRAZÓLA, LASTRES, LÓPEZ MORENO) s e m u e s t r a n
m e n o s o r i g i n a l e s , si c a b e (MANRESA, p o r e j . , s e l i m i t a a r e p r o d u c i r e n c a s t e l l a n o
l a d e f i n i c i ó n r o m a n a — Comentarios, t o m o I, p á g . 2 4 3 , al o c u p a r s e d e l a r t . 6 2 d e
la L e y p r o c e s a l — • y FÁBREGA s e c o n t e n t a c o n a f i r m a r q u e « l a a c c i ó n e s e l d e r e -
c h o d e h a c e r e f e c t i v o o t r o d e r e c h o » y q u e es m a t e r i a q u e « p e r t e n e c e p o r i g u a l
al D e r e c h o civil y a l D e r e c h o p r o c e s a l , s i e n d o l a a c c i ó n e l e m e n t o e s e n c i a l i s i m o

(if) Además, cfs. a este r e s p e c t o infra, § 63, n." 2.


100 ,1 M I l( S II O I. I) H C II M I I) I

dol j u i c i o , q u e d e t e r m i n a m u c h a s v o c e s l a c o m p e t e n c i a » — L e c c i o n e s , p á g . 3 3 9 — ) ,
y los e s t u d i o s sobre la acción p e r m a n e c e n e s t a n c a d o s en E s p a ñ a , hasta que con
g r a n r e t r a s o — n o al d a r s e a l a i m p r e n t a e n 1 9 0 3 , s i n o m u c h o s a ñ o s d e s p u é s —
s e d i f u n d e l a m a g i s t r a l m o n o g r a f í a d e CHIOVENDA, L'azione nel sistema dei
dirilti. E l l a c o n s t i t u y e l a b a s e d e l o s t r a b a j o s d e GALLARDO y d e MIGUEL Y R O -
MERO, c i t a d o s a l c o m i e n z o d e e s t a s l í n e a s , l o s c u á l e s e n b u e n a p a r t e n o s o n m á s
q u e u n e x t r a c t o d e l p e n s a m i e n t o c h i o v e n d i a n o , y h a e j e r c i d o u n p o s i t i v o influjo
a t r a y e n d o h a c i a el e s t u d i o d e l a a c c i ó n l a s m i r a d a s d e n u e s t r o s p r o c e s a l i s t a s , y
d e e n t r e e l l o s s o n BECEÑA y , e n e s p e c i a l , PRIETO l o s q u e m á s h a n d e s t a c a d o e n
su a n á l i s i s .

II. Clases de acciones


a) Acción de condena
§ 13
Bibliografía. H E I N , Duldung der Zwangsvollstreckung C 1 9 1 1 ) .

1. La acción de prestación o, más exactamente, la acción de


condena persigue la obtención de una sentencia que condene al
demandado a realizar determinada prestación en favor del demandan-
te, y, en algunos casos, exclusivamente a permitir la ejecución forzosa.
2. Constituyen los requisitos de existencia de esta acción los
siguientes :
a) El hecho que la determina es generalmente una pretensión,
o acción de Derecho civil, en el sentido del § 194 del BGB.; y en cuanto
sea susceptible de ejercicio en el proceso civil, puede también ser
dicha pretensión de carácter público, por ej., la de reclamación del
sueldo de un funcionario (art. 129, I, 4, Constitución). Puede darse
el caso, sin embargo, de que el hecho no sea una acción o pretensión,
sino una relación de responsabilidad, por ej., un derecho a promo-
ver la ejecución (es la llamada «pretensión ejecutiva» o «acción eje-
cutiva»).
Así sucede, p o r ej., en las acciones de g a r a n t í a real, especialmente la hipo-
t e c a r i a , e n el d e r e c h o d e r e t e n c i ó n c o n l a f a c u l t a d d e e n a j e n a c i ó n (§§ 1 0 0 3 B G B . ,
3 7 1 C . M . ) , e n l o s c a s o s d e l o s §§ 7 2 7 , 7 3 9 , 7 4 3 , 7 4 5 , II, y 7 4 8 ( 2 2 1 3 , III, B G B . ) ,
e n el f r a u d e c o n t r a l o s a c r e e d o r e s ( « a c t i o P a u l i a n a » ) , e n el c a s o d e d e m a n d a d e
un acreedor de la herencia excluido en virtud de procedimiento edictal o q u e
hubiera reclamado la efectividad d e su crédito después d e cinco años de la aper-
t u r a d e l a s u c e s i ó n , c o n t r a el h e r e d e r o r e s p o n s a b l e l i m i t a d a m e n t e q u e a l e g u e
el a g o t a m i e n t o d e l c a u d a l h e r e d i t a r i o ; c o m o i g u a l m e n t e e n el d e d e m a n d a d e u n
a c r e e d o r d e l a h e r e n c i a c o n t r a u n h e r e d e r o e n l a s m i s m a s c o n d i c i o n e s q u e el
a n t e r i o r , e n el s u p u e s t o d e i m p o s i b i l i d a d d e e n t r e g a r l a h e r e n c i a e n a d m i n i s t r a c i ó n
o de declararla en concurso p o r falta de m a s a de bienes (i).

1
En todos estos casos, el derecho a la acción no se dirige a c o n
seguir una sentencia para exigir la prestación, sino solamente un
fallo por el que se haya de soportar la ejecución forzosa.

(l) §§ 1 9 7 3 , II, 1 ; 1 9 7 4 , I, 1 ; 1 9 9 0 , I, 2 B G B .
1> li II ]( C. II O ]• 11 ü C li S A L C 1 V 1 L, 101

b) Solamente el derecho ya vencido es susceptible de protección


¡uridica y de ser objeto de la demanda por la que se exija una pres-
Ilición. Pero en ciertos casos puede ejercitarse también un derecho
no vencido, o, mejor dicho, puede pedirse un fallo respecto a una
prestación futura ; así sucede :
a) En las deudas de dinero que no dependan de otra contra-
prestación (incluso la responsabilidad anexa a ellas (§ 739), para
conseguir una sentencia que obligue a soportar una futura ejecución
forzosa), y en las demandas de desahucio, cuando su realización haya
ile tener lugar un día determinado del calendario '(§ 257).
P) En las reclamaciones de prestaciones periódicas, con tal
que al tiempo en que se exigen las que ya han vencido se pidan los
plazos posteriores a la feeha de la sentencia (§ 258). Pero para que
esto pueda realizarse se requiere que la pretensión no dependa más
que del transcurso del tiempo, y no, como en el apartado a), de otra
eontraprestación (2). Se incluyen, pues, también en el § 258, las
demandas de alimentos, de contratos de rentas vitalicias, de rentas
derivadas de responsabilidades por actos ilícitos y de las llamadas
«cargas reales» ; y no se consideran dentro de él las demandas rela-
tivas a alquileres futuros, a intereses de capital, pagos de sueldos, o
premios de seguro.
Y ) En todos aquellos casos en que las circunstancias justifi-
quen el temor de que el deudor se sustraerá al cumplimiento de la
prestación a su debido tiempo (§ 259), es decir, cuando existe un
interés particular de tutela jurídica (por ej., cuando el deudor ha
declarado expresamente que no quiere pagar, o cuando procura des-
hacerse de objetos de su patrimonio, o cuando de buena fe se opone
francamente a la exigencia, o hace valer contra ella excepciones ( 3 ) .
lín este caso, la necesidad de protección jurídica es el supuesto de su
otorgamiento. Y así el § 259 concede la posibilidad de obrar en jus-
ticia con el fin :
a a ) De obtener la entrega de objetos patrimoniales después de
conseguido otro efecto jurídico, acumulando la demanda de entrega
con la que persigue el otro efecto.
Así, p o r ejemplo, la m u j e r , con arreglo al § 1418 del B G B . , p u e d e d e m a n d a r
al m a r i d o p a r a l o g r a r d e é s t e q u e d é f i n a l a a d m i n i s t r a c i ó n y d i s f r u t e d e l o s b i e -
nes, u n i e n d o a e s t a d e m a n d a l a q u e i n t e r p o n g a p a r a p e d i r la d e v o l u c i ó n d e sus
a p o r t a c i o n e s (§ 1 4 2 2 B G B . ) ; o b i e n l a d e m a n d a d e r e v o c a c i ó n i n t e r p u e s t a p o r
i n d i g n i d a d d e l h e r e d e r o (§ 2 3 4 2 B G B . ) c u a n d o se u n e c o n l a d e p e t i c i ó n d e h e -
r e n c i a (§ 2 0 1 8 B G B . ) . L a a c c i ó n p o r l a q u e se i n t e n t a l a p r o d u c c i ó n d e d e t e r -
minados efectos jurídicos, es, en, r e a l i d a d u n a acción c o n s t i t u t i v a ; p e r o t a m b i é n
puede ser u n a acción e n c a m i n a d a a conseguir u n a prestación, por ejemplo, c u a n d o
se i n t e n t a o b t e n e r u n a s e n t e n c i a q u e o b l i g u e a e m i t i r u n a d e t e r m i n a d a d e c l a r a c i ó n
de v o l u n t a d ; así, c u a n d o , siguiendo la teoría del c o n t r a t o , con respecto a la
r e s c i s i ó n , e n c a s o d e f a l t a s d e l a c o s a s e e s t i m a n e c e s a r i o a n t e p o n e r al « p e t i t u m »

(2) R. T. S., 6 1 , 3 3 3 .
(3) R. T. S., 1 3 2 , 3 3 8 .
LOA .1 A M I'. S ti O I. I) H (¡ II M I I) T

d e c o n d e n a a la d e v o l u c i ó n d e lo r e c i b i d o , o t r o d e c o n d e n a a a c c e d e r a la res-
cisión del c o n t r a t o (§ 4 6 5 B G B . ) (lo c u a l n o se h a c e , p o r c i e r t o , e n R . T . S. 5 8 ,
423), y a d e m á s , d a d o q u e la acción e n c a m i n a d a a o b t e n e r la devolución de u n a
cosa n o existe en realidad, sino c u a n d o se h a c e firme la sentencia p o r la q u e se
p r o d u c e n los efectos j u r í d i c o s q u e se p r e t e n d í a n , p u e d e decirse q u e d i c h a d e m a n d a
d e e n t r e g a es s i e m p r e u n a d e m a n d a d e p r e s t a c i ó n f u t u r a (§§ 1 4 1 8 I I , 2 3 4 2 I I
B G B . ; § 8 9 4 ) . A t e n d i e n d o al § 5, I I I , d e l a L e y p r o t e c t o r a del i n q u i l i n o , h a d e
d e t e r m i n a r s e e n el f a l l o d e l a s e n t e n c i a q u e el a r r e n d a t a r i o h a d e e n t r e g a r l a c o s a
o b j e t o d e l c o n t r a t o e n el m o m e n t o e n q u e l a r e l a c i ó n c o n t r a c t u a l s e a r e s c i n d i d a
p o r v i r t u d del fallo, a u n c u a n d o n o se h a y a solicitado así e n l a d e m a n d a .

¡3¡3) También, con arreglo al § 259, puede demandarse el cum-


plimiento de una prestación eventual, o accesoria, más concreta-
mente, una indemnización de perjuicios, aun cuando todavía esté
pendiente la prestación principal, siempre que las demandas para
exigir una y otra se interpongan conjuntamente (*). En los casos en
los que la prestación eventual dependa del transcurso de un plazo,
el actor puede pedir, con arreglo al § 255, que en la sentencia se
determine igualmente la amplitud de dicho plazo. Por consiguiente,
5
se reúnen aquí tres reclamaciones ( ). En el procedimiento de oficio
y en el que se sigue ante los Tribunales de trabajo, puede alcanzarse
ese fin cuando la pretensión principal tiene por objeto obtener la
realización de un acto, incluso mediante una simple petición inci-
dental que se cursa hasta sin los supuestos del § 259, pero que está
sometida a la libre apreciación del juez, y que exige en el que la inter-
pone la previa renuncia a la ejecución de la pretensión principal
( § S 510b, 8 8 8 a ; S 61, IV, L. T. T.).
c) Se entiende que existe una necesidad de protección jurídica
cuando el deudor se ha sustraído al cumplimiento de la prestación venci-
da, o es de temer que quiera sustraerse al de la futura. Generalmente,
se considera existente esta necesidad cuando se dan los presupuestos
necesarios (susceptibilidad) para que se pueda otorgar dicha protec-
ción, según lo indicado en el apartado b); sólo ha de tenerse en cuenta
a este respecto que en el caso del S 259 (cfs. antes b) y ) se hace de-
pender aquella protección de la necesidad o interés en la misma.
Esta necesidad de protección jurídica tiene una significación inde-
pendiente al lado de la susceptibilidad de su otorgamiento en las
acciones para reclamar una prestación ; y ello en cuanto que, por
ejemplo en el caso de compra de cosa específica ( S 375 C. M.), su
falta impide al vendedor facultado para realizar por sí la especifica-
ción en caso de mora del comprador, demandar a éste para que realice
la elección ; y aun más, en cuanto que su falta impide también al

(i) A s í , p o r e j . , e n los §§ 2 5 0 , 2 8 3 , 3 2 5 , I I , y 3 2 6 B G B . E x p r e s a m e n t e en
el s e n t i d o d e l t e x t o el § 2 1 1 P .
(5) A s í el § 2 1 2 , I I I , P . E n el c a s o d e l § 1 0 0 3 B G B . p u e d e d e m a n d a r e l
p o s e e d o r : a) l a d e c l a r a c i ó n d e s u d e r e c h o a l a s i m p e n s a s ; b) q u e s e s e ñ a l e u n
p l a z o d e d e c l a r a c i ó n ; c) l a c o n d e n a a t o l e r a r l a e j e c u c i ó n f o r z o s a u n a v e z
e x t i n g u i d o el p l a z o i n f r u c t u o s a m e n t e .
li IÍ ii IÍ i: II o i' II ii <; IÍ s x i, c, i \' i t. 103

acreedor lu interposición de la demanda para reclamar el cumpli-


miento de una prestación, cuando dispone de un título ejecutivo y
lio lienc por qué esperar excepciones contra su exigencia, o, dicho
«le ol.ro modo, cuando no tiene por qué temer una oposición frente
6
a MI demanda ejecutiva ( ) . Por otra parte, subsiste la necesidad de
protección jurídica cuando el título ejecutivo es contractual y la
prestación a cuyo cumplimiento se fuerza consiste en emitir una decla-
riieión de voluntad, puesto que en este caso el § 894 no dice nada
a este respecto, y el acreedor tendría que sujetarse a una ejecución
7
coa arreglo al § 887 ( ). Tampoco existe esta necesidad de protec-
ción jurídica en la ejecución de las sentencias provisionalmente
ejecutivas, ni siquiera en el caso del § 717, si el demandado renuncia
a lu reposición de las cosas en su estado anterior ( 8 ) . En las acciones
por las que se reclama una omisión es donde principalmente se ma-
nifiesta el interés como premisa independiente de la acción de
condena. Esta acción nace con susceptibilidad de ser protegida jurí-
dicamente cuando se ha realizado el acto que debió omitirse; pero
como no hay necesidad alguna de proteger frente a una contra-
vención consumada y que no ha de reproducirse, el BGB. ha hecho
depender el ejercicio de la acción de omisión del temor de suce-
sivas perturbaciones (§§ 12, 862, 1004, 1027, 1029, 1065, 1090, 1227
BGB.) o de la persistencia de un uso contrario al estipulado, a
pesar de haber mediado requerimiento (§§ 550, 1053 BGB.), o del
temor de que pueda deteriorarse el objeto dado en prenda (§§ 1134,
1192 BGB.). Estas disposiciones se aplican igualmente en todos los
demás casos en los que se reclame la abstención de determinada
conducta, por ej., en cuestiones de protección industrial. La punibi-
lidad del acto que debió omitirse no priva de interés a la acción per-
secutoria de la omisión ( 9 ) .
3. El contenido de la acción de condena es siempre la obtención
de un fallo condenatorio ; pero no siempre se insta la condena a una
prestación, sino a veces solamente a permitir la ejecución forzosa.
Todo fallo de condena contiene:
a) La declaración de existencia de la pretensión que trata de
hacerse valer, y, en caso de condena a permitir la ejecución, la
de existencia de la pretensión o de la acción ejecutiva.
b) El origen de un título de ejecución, esto es, de una orden
de ejecución, dirigido al órgano ejecutivo; esta finalidad es esencial
10
y característica de la acción de condena ( ) , y resalta en primer

(6) T . S., en J W . . 1 9 3 0 , 1 4 8 .
(') Cfs. infra, § 1 1 0 , n . ° 6, c). A e s t e r e s p e c t o , T . S., e n Z . , 5 6 , 2 0 2 .
(8) R . T . S., 6 3 , 3 3 2 ; 8 5 , 2 1 9 ; 9 8 , 3 2 9 ; 1 3 0 , 3 9 5 .
(9) R . T . S., 116, 1 5 1 , q u e a b a n d o n a la a n t i g u a , o p u e s t a , j u r i s p r u d e n c i a
del T. S.
(1°) PLANCK, L e h r b . , I I , 1 0 , y HELLWIO, L e h r b . , I , 4 6 , p r o p o n e n p o r e s t o
llamarla acción ejecutiva.
104 .1 A M lí K II U I , II H C II M 1 II T

término en los procedimientos sumarios; en las acciones por las que


se persigue la obtención de una sentencia, es la única (§§ 722 y
725). La sentencia condenatoria no contiene ningún mandato im-
n
perativo contra el demandado para que cumpla la prestación ( ) .
Los efectos de los §§ 283 y 325, II, del BGB. son efectos jurídico-
12
privados de carácter accesorio de la sentencia firme de condena ( ) ,
Y sólo excepcionalmente se priva de ejecución a las sentencias de
esta clase (así, especialmente, en los §§ 888, II, y 888a).
lf L a única categoría d e acciones q u eh a sido tenida presente p o r nuestra L e y
d e E n j u i c i a m i e n t o civil es el g r u p o d e l a s d e c o n d e n a o p r e s t a c i ó n . C o n m á s o
m e n o s e x a c t i t u d , el sentido d e l a acción d e c o n d e n a se manifiesta e n a l g u n o s d e
s u s a r t í c u l o s : p o r e j . , e n el 3 5 9 ( « L a s s e n t e n c i a s d e b e n s e r c l a r a s , ... condenando
o absolviendo a l d e m a n d a d o . . . ) , e n e l 5 2 4 (« E l j u i c i o o r d i n a r i o p r i n c i p i a r á p o r
d e m a n d a , e n l a c u a l , . . . s e f i j a r á . . . lo que se pida, y l a p e r s o n a contra q u i e n s e
p r o p o n g a l a d e m a n d a » ) y e n a n á l o g a f o r m a e l 5 2 5 , e n e l 7 8 9 ( « l i t i g a n t e s conde-
nados e n r e b e l d í a » ) , e n e l 8 3 8 ( a l r e f e r i r s e a l condenado e n s e n t e n c i a d i c t a d a p o r
amigables componedores), y sobre t o d o , e n los 9 2 3 a 927 (al ocuparse de l a eje-
c u c i ó n d e l a s d i v e r s a s c l a s e s d e s e n t e n c i a s d e condena). Claro está q u e , como
veremos en las Adiciones inmediatas, en nuestro Derecho y a u n en la propia
L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil e n c o n t r a m o s n o pocos ejemplos d e acciones d e los
o t r o s t i p o s q u e GOLDSCHMIDT a n a l i z a ; p e r o e n t o d o s e l l o s e s e v i d e n t e q u e e l
legislador español n o h a percibido s u v e r d a d e r a naturaleza y n o h a sabido, p o r lo
t a n t o , aislarlos respecto d e las acciones d e condena. L o ocurrido n o debe, sin e m -
bargo, extrañarnos, porque, dada la fecha en q u e se compone nuestra L e y d e
E n j u i c i a m i e n t o civil, e n 1 8 8 1 — m u c h o m e n o s si n o s r e m o n t a m o s a l a r e d a c c i ó n
originaria, d e 1 8 5 5 — , e r a de t o d o p u n t o imposible q u e recogiera los resultados
de u n a elaboración doctrinal q u e p o r entonces se iniciaba e n l a doctrina a l e m a n a ,
respecto de las acciones declarativas y de las constitutivas.

b) Acción declarativa
§ 14

Bibliografía. WACH, F e s t s t e l l u n g s a n s p r u c h (1899).

La acción declarativa tiene por objeto obtener la declaración de


la existencia o inexistencia de una relación jurídica o de la auten-
ticidad o falsedad de un documento (§ 256).
1. E l Derecho r o m a n o conocía y a las acciones declarativas («praeiudicia» ;
cfs. a n t e r i o r m e n t e § 3 n . ° 1). E l d e r e c h o c o m ú n (cfs. t a m b i é n a e s t e r e s p e c t o
el p á r r . I , 3 2 , d e l a L . O . p r u s i a n a ) l a s refiere a l a « p r o v o c a t i o e x l e g e D i f f a m a r i »
(Cod. 7, 1 4 , 5 ) , m e d i a n t e l a c u a l el p r o v o c a n t e e x i g e d e a q u e l q u e se h a j a c t a d o
d e poseer u n d e r e c h o c o n t r a él, q u e le d e m a n d e , e n evitación d e la «poena p e r -
p e t u i silentii» ( e s decir, d e l a p é r d i d a d e l a acción), lo q u e c o n s t i t u y e y a u n a
acción declarativa n e g a t i v a • t a m b i é n se acoge a l a «provocatio e x lege si conten-
d á i s ( D i g . 4 6 , 1, 2 8 ) , m e d i a n t e l a c u a l el c o f i a d o r r e q u i e r e a l a c r e e d o r a q u e dirija
c o n t r a él l a d e m a n d a , l o m á s p r o n t o p o s i b l e , a fin d e p o d e r a s e g u r a r s e l a c a p a -
c i d a d d e p a g o d e los d e m á s cofiadores, y , c o n ello, la «exceptio divisionis».

(li) D i s c u t i d o , c f s . GOLDSCHMIDT, U n g e r e c h t f e r t . Vollstr. Betr. (1910,


45 y ss.).
(18) C f s . i n f r a , § 6 3 , n . ° 7 , d).
II 14 11 H ('. II o 1> 11 (1 C K S A I. C I V I I . 105

1*11 § 256 reconoce la acción declarativa como un modo inde-


pendiente y general, de accionar del que puede hacerse uso en todo
CUNO. Huelga advertir, por lo demás, que junto a toda acción diri-
gida al cumplimiento de una prestación, o junto a toda acción cons-
titutiva, o junto a las que tienden a la obtención de un mandamien-
to o decreto judicial, existe también una acción declarativa (}).
2. Los presupuestos de esta acción son los siguientes :
«) Se considera como hecho susceptible de protección jurídica
cualquier relación jurídica, es decir, todo derecho subjetivo, y aun
lina parte de este derecho ( 2 ) , o un crédito ya prescrito (siempre que
exista un interés en la declaración, como, por ej., sucede en el § 890,
npart. 2, BGB.) y aun un derecho a oponer excepciones (s), o un
4
derecho de carácter constitutivo ( ) ; por el contrario, no gozan de
esta protección las propiedades o cualidades jurídicas, como, por
ejemplo, la capacidad de obrar, la cualidad de un bien como perte-
nencia, ni tampoco las relaciones de derecho en un sentido amplio,
como la residencia, la posibilidad de hacer una compensación, etc.,
ni los elementos de una relación jurídica, como las partidas de una
cuenta corriente, ni las simples cuestiones de derecho (por ej., si el
5
arrendamiento es urbano o rústico), ( ) pero sí las derivaciones concre
e
las de una relación jurídica compleja ( ), y de un modo excepcional las
Hlluaciones jurídicas procesales, por ej., la eficiencia y validez de un
huido arbitral. La relación de derecho ha de pertenecer al Derecho
privado o al derecho material de justicia. Sin embargo, también
puede constituir motivo de acción declarativa una relación jurídica
de Derecho público, en cuanto pueda servir de fundamento a conse-
7
cuencias jurídicas para ias que sea accesible la vía del proceso civil ( ).
Si existe la posibilidad de que la pretensión que haya de declararse
desaparezca en un instante determinado a consecuencia de una ex-
cepción (por ej., la que emana del § 254, II, BGB.), entonces no se
considera el litigio apto para su resolución mientras la excepción no
8
haya sido dilucidada ( ). No es necesario que la relación jurídica que
9
se ventile exista precisamente entre las partes litigantes ( ) (por
ejemplo, acción declarativa del acreedor ejecutante contra el pro-
pietario inscrito en el Registro), para que se declare que el deudor
contra quien se ejecuta es o no el «verus dominus», o en la acción
del cesionario contra el cedente, para que se declare que el crédito

(l*) CIs. s u p r a , § 1 3 , n . ° 3 , a) e infra, § 15, n.° 3, a).


(2) T. S., e n L Z . , 1 9 2 8 , 2 5 8 ; W a r n . , n.° 19.
(3) R. T. S., 7 4 , 292.
(4) R. T. S., 9 2 , 7.
(5) T. S., e n JW., 1930, 756.
(tí) R. T. S., 9 2 , 7.
(?) R. T. S., 108, 118.
(8) T. S., e n J W . , 1931, 3356.
(9) R. T. S., 128, 94.
100 ,1 \ M 14 H (I O I. f) S C 11 M I I) I

10 u
le pertenece) ( - ) . Puede interponerse demanda declarativa para
lograr una declaración sobre relaciones jurídicas sujetas a condición
(por ej., el derecho al ajuar que corresponde a la hija contra su padre
antes del matrimonio) (§ 1620) (12), pero no para obtener declaraciones
futuras, es decir, respecto a la «existencia venidera» de una relación
jurídica (por ej., declaración de un derecho hereditario basado en el
13
testamento de una persona no fallecida) ( ) . Tampoco puede inter-
ponerse demanda para obtener una declaración respecto a si ha
existido o no efectivamente una relación jurídica (por ej., una obli-
gación), aunque sí se admite para declarar la existencia o no
existencia de una relación jurídica que derive de aquélla (por ej., de
una «condictio indebiti»).
S e g ú n l a s T . R . S., 27, 2 0 5 ; 107, 305, en W a r n . , 1930, n.° 66, y Apel. Augs-
burg, J W . 1931, 3145, puede interponerse d e m a n d a declarativa p a r a obtener la
declaración sobre una r e l a c i ó n j u r í d i c a y a n o e x i s t e n t e , c u a n d o el h e c h o «de
h a b e r existido» p u e d e constituir el f u n d a m e n t o d e u n a p r e t e n s i ó n a c t u a l (1 ). 4

En la acción para obtener la declaración de la no existencia


de una relación jurídica (llamada acción declarativa negativa), esta
relación jurídica constituye una característica negativa de la cuestión
de hecho. La demanda declarativa negativa es denegada en parte,
sólo en el caso en que. subsista en parte también la pretensión cuya
15
no existencia se afirma ( ) .
En casos excepcionales, un simple hecho puede ser objeto de
esta acción, a saber : la autenticidad (o no falsificación) o la falsedad

(10) P o r esto n o p u e d e negarse, b a s á n d o s e en ese m o t i v o , q u e esté f u n d a d a


la acción declarativa q u e formule u n a de las p a r t e s c o n t r a t a n t e s en u n c o n t r a t o
colectivo sobre las disposiciones normativas de este contrato, frente a acogidos
al c o n t r a t o , i n d i v i d u a l m e n t e ; en c a m b i o , f a l t a r á casi s i e m p r e e n t a l c a s o el i n t e r é s
en la declaración, a m e n o s q u e la cuestión surja de la relación jurídica individual
d e c a d a m i e m b r o . L o m i s m o r i g e e n el c a s o d e d e m a n d a f o r m u l a d a p o r u n a a s o -
ciación parte de u n contrato colectivo contra quien esté fuera del mismo, para
q u e se declare la obligatoriedad del c o n t r a t o frente a tal p e r s o n a , en v i r t u d de
h a b e r s e f o r m u l a d o la obligatoriedad con carácter g e n e r a l ; e i n v e r s a m e n t e , en
e l c a s o d e q u e l a d e m a n d a l a f o r m u l e el n o a s o c i a d o ( T . S. T . ) , e n J W . , 1 9 3 0 ,
459 ; 462, 2089 ; y, en último término, t a m b i é n J W . , 1929, 1814).
(11) S e g ú n A p e l . A u g s b u r g , e n J W . , 1 9 3 1 , 3 1 4 5 , t a m b i é n es p o s i b l e u n a
a c c i ó n d e c l a r a t i v a e n t r e u n a s o c i e d a d y u n n o - s o c i o , el c u a l h a y a s i d o e x c l u i d o
del uso de u n a institución de la sociedad (Bolsa d e p r o d u c c i ó n ) p o r a c u e r d o de
la sociedad.
(12) R . T . S . , 4 9 , 3 7 0 .
(13) R . T . S . , 4 9 , 3 7 2 ; A p e l . C o l o n i a , e n J W . , 1 9 3 0 , 2 0 6 4 . P e r o sí s o b r e
l a d e c l a r a c i ó n del d e r e c h o p a r a p r i v a r d e l a l e g í t i m a ( R . T . S., 9 2 , 1). Sin e m -
b a r g o , es s u f i c i e n t e l a p o s i b i l i d a d d e l a e x i s t e n c i a d e u n a r e l a c i ó n j u r í d i c a ( T . S.,
e n J . S., 1 9 3 1 , n . ° 8 7 4 ) .
(14) P o r consiguiente, también, por ej., p a r a la declaración de q u e h a
existido u n derecho de rescisión no s o m e t i d a a t é r m i n o , de u n c o n t r a t o de tra-
b a j o a n u l a d o e n t r e t a n t o d e o t r a f o r m a , si d e ello d e p e n d e u n d e r e c h o d e
d e s a h u c i o d e l p a t r o n o (VOLKMAR, I u d i c i u m , 1 , 3 6 y s s . , y J W . , 1 9 2 9 , 1 8 1 3 ,
contra T. S. T., 2, 22, y J W „ 1929, 1813.
(1 )
5
L a j u r i s p r u d e n c i a del T . S. es v a c i l a n t e ; u n r e s u m e n en J W . , 1 9 3 1 ,
1 5 5 6 ; W a r n . , 1 9 3 1 , n . ° 3 2 ; cfs. t a m b i é n A p e l . K i e l , J . S., 1 9 3 1 , n . ° 1 1 8 7 .
1) 14 II 14 C, II O 1" II 11 (' 14 S A L <: 1 V I I. 107

(u hilMificación) de un documento, ya sea éste de. carácter probatorio,


romo, por cj., un reconocimiento de deuda, un recibo, o de carácter
eotlNlilutivo, como, por ej., una letra de cambio ( t » ) .
El p a p e l q u e d e s e m p e ñ e n las p a r t e s e n la a c c i ó n d e c l a r a t i v a n e g a t i v a , o e n
lll i i i i c i i i i i i n a d a a l a d e c l a r a c i ó n d e f a l s e d a d d e u n d o c u m e n t o , n o m o d i f i c a e n n a d a
fl l'd|inrlo d e l a p r u e b a : c o n a r r e g l o a l § 4 4 0 , i n c u m b e a l d e m a n d a d o p r o b a r l a
Miileiitli'ldad d e l m i s m o . E n lo r e l a t i v o a l a p r e s e n t a c i ó n d e l d o c u m e n t o , l a s
lllupimlelones c o n t e n i d a s e n el § 4 4 1 , I I I , I V , a u n q u e s e t r a t a d e u n a p r u e b a d e
limpecelón judicial, h a n de aplicarse — a m i j u i c i o — e n estos casos.
1','u c a s o d e d u d a , s e d e t e r m i n a l a s u s c e p t i b i l i d a d d e u n a r e l a c i ó n j u r í d i c a
imni poder ser objeto de protección judicial m e d i a n t e acción declarativa, aten-
d i e n d o a si l a p e t i c i ó n t i e n e s u f u n d a m e n t o j u r í d i c o e n el i n t e r é s d e l a c r e e d o r
*• 11 i i l i l c n e r u n a p r o n t a d e c l a r a c i ó n j u d i c i a l ( c f s . e l a p . 7 b) ( T . S . e n S e u f f . A r c h . ,
«n. n.° 71).

b) El § 256 exige expresamente la existencia de una necesidad


Üt. prolección jurídica, cuando habla de un «interés jurídico de ob-
17
tener una rápida declaración» ( ) . Existe tal interés cuando el actor
de halla ante una inseguridad jurídica y la declaración formulada
18
ru un fallo judicial constituye el único medio legal para evitarla ( ) .
Knln inseguridad obedece las más de las veces a que la parte con-
traria se opone al derecho del acreedor, o se jacta de poseer otro
derecho. Desaparece el interés en la declaración si el demandado
19
declara no proponerse discutir en lo futuro el derecho del actor ( ) ,
20
o renunciar al derecho de que se jactó ( ) . Además, sin necesidad
tle acto alguno de la parte contraria, el interés por la declaración puede
i encontrar fundamento, por ej., en las dudas en que una autoridad
21
nc encuentra (§ 1 965, II, BGB) ( ) . Es un caso especial, a este res-
pecto, la posibilidad de que en el curso de un proceso (por ej., rela-
tivo a una demanda de devolución de una cosa, o abono de intereses)
22
o aun antes de él ( ) , se haga contenciosa una relación jurídica pre-
judicial (por ej., la propiedad o el crédito principal, cuyos intereses
He reclaman) y en tal supuesto, pueden ambas partes solicitar por el
minino más sencillo (el actor mediante ampliación de la demanda,
y el demandado elevando una reconvención) que se declare la exis-
iencía o inexistencia de dicha relación jurídica (§ 2 8 0 ; es la llamada

(!6) C o n r a z ó n h a s i d o s u p r i m i d o e s t e c a s o e n el § 2 9 4 P .
?
(i ) L a e x i s t e n c i a d e e s t e i n t e r é s h a d e c o m p r o b a r s e d e oficio y t a m b i é n
en la c a s a c i ó n . T a l i n t e r é s n o p u e d e s e r s u s t i t u i d o p o r l a c o n f o r m i d a d d e l d e m a n -
d a d o h t p o r l a deficiente o p o s i c i ó n q u e f o r m u l a r a ( R . T . S., 100, 126 ; J W . , 1 9 3 1 ,
3264). Sin e m b a r g o , ello n o significa q u e p a r a los p r e s u p u e s t o s reales del i n t e r é s
ile l a d e c l a r a c i ó n r i j a el p r i n c i p i o d e l a v e r d a d m a t e r i a l [ c f s . s u p r a , § 1 1 , n . ° 1,
detrás de d)].
(18) F a l t a esta inseguridad cuando la d e m a n d a deba procurar no la aclara-
ción de relaciones jurídicas c o n t r o v e r t i d a s concretas y d e t e r m i n a d a s , sino la
declaración de relaciones a ú n incontrovertidas. •
(19) T . S., 9 5 , 3 0 6 ; d i v . A p e l . Colonia, J W . , 1929, 3 2 5 9 .
(30) R . T . S., 9 5 , 2 6 0 .
(-'i) R . T . S., 1 2 1 , 1 5 8 . T a m b i é n c r é d i t o s d e t e r c e r o s ( R . T . S.. 1 3 5 , 3 6 9 ) .
(*2) R . T . S., 7 3 , 2 7 3 - 4 ; 1 1 3 , 4 1 3 .
108 .1 A M H H (I O L D S C II M I I) T

acción declarativa incidental) También debe situarse en este


lugar la reconvención elevada para obtener la declaración de in-
existencia de la totalidad de uu crédito solidario, contra la demanda
24
de una parte del crédito ( ) . Mirando a la economía del proceso,
suele negarse que exista interés para interponer una acción decla-
rativa relativa a una determinada pretensión, cuando basándose en
ésta puede ser interpuesta una demanda enderezada a obtener una
25 2 6
condena a la prestación inmediata o futura (§§ 257, 258) ( , ).
Y se estima qué existe el interés para la acción declarativa negativa
en cuanto la parte contraria haya ejercitado la de condena y se haya
27
debatido en el juicio sobre la misma ( ) . Por esto se habla del ca-
rácter subsidiario de la acción declarativa. Otra cosa sucede cuando
la pretensión pueda difícilmente traducirse en cifras (por ej., la que
se endereza a la indemnización de perjuicios) o no es exigible al tiempo
28 2 9
de la interposición de la demanda, o solamente existe en parte ( , ) .
En cambio, puede unirse a la demanda de condena, o, independiente-
mente de ésta, interponerse sola y exclusivamente una demanda
declarativa, refiriéndola a la relación jurídica de carácter absoluto
que sirve de base a la pretensión [por ej., propiedad, paternidad ile-
30
gítima ( ) ] o a la relación jurídica obligatoria de trato sucesivo (por
ejemplo, arrendamiento, sociedad, contrato de servicio, seguros, etc.)
que la fundamenta.
3. El fin de la acción declarativa, es decir, de la declaración
judicial en forma de sentencia, implica el que las partes se conforman

(23) E l i n t e r é s e n l a d e c l a r a c i ó n e x i s t e e n e s t e c a s o s i e m p r e ( R . T . S., 7 3 ,
274 : 113, 4 1 3 ) . N a t u r a l m e n t e , se d a p o r s u p u e s t o q u e la relación j u r í d i c a c o n t r o -
v e r t i d a es d e c a r á c t e r prejudicial r e s p e c t o a la p e t i c i ó n f o r m u l a d a e n la d e m a n d a
y n o i d é n t i c a a e l l a ( T . S . , e n J W . , 1 9 3 2 , 6 5 1 ) . E n o t r o s e n t i d o s e s i t ú a el T . S . ,
e n J W . , 1 9 3 2 , 166, s e g ú n la cual, f r e n t e a la d e m a n d a q u e se i n t e r p o n e p a r a la
declaración de eficacia de u n a transferencia de g a r a n t í a y u n a cesión de créditos,
d e b e a s i s t i r i n t e r é s a l a r e c o n v e n c i ó n d e c l a r a t i v a n e g a t i v a i n t e r p u e s t a p o r el a d -
m i n i s t r a d o r d e l c o n c u r s o , p u e s t o q u e sólo p o r ella se r e a l i z a la i m p u g n a c i ó n d e la
validez d e aquellos actos (revocación). E l ejercicio de los derechos de revocación
d e los a c r e e d o r e s p u e d e t e n e r l u g a r t a m b i é n así.
(24) T . S., en J W . , 1 8 9 3 , 3 0 6 ; W a r n . , 1 9 1 8 , n . ° 1 9 3 ; R . T . S., 9, 3 4 3 ;
126, 238.
(25) E n cambio, la posibilidad de d e m a n d a de condena a prestación futura
d e l § 2 5 9 , n o e x c l u y e l a d e m a n d a d e d e c l a r a c i ó n ( R . T . S., 1 1 3 , 4 1 0 ) .
(26) T . S., e n J W . , 1 9 3 0 , 5 4 7 ; R . T . S., 1 2 8 , 3 6 4 . L a p o s i b i l i d a d d e h a c e r
valer u n a pretensión por medio de reconvención o d e m a n d a incidental declarativa,
n o e x c l u y e l a a c c i ó n i n d e p e n d i e n t e d e e s t a ú l t i m a clase (T. S., en J W . , 1 9 3 0 ,
1059).
(27) R . T . S., 7 1 , 6 8 y s s . E s d i s t i n t o el c a s o c u a n d o la a c c i ó n d e c l a r a t i v a
negativa t e n g a efectos m á s amplios que la petición de desestimación de la de-
m a n d a d e c o n d e n a ( T . S., S e u f f A r c h . , 8 5 , n . ° 184).
(28) R . T . S., 7 1 , 68 ; 108, 2 0 2 ; 1 1 3 , 4 1 2 ; 124, 3 7 8 .
(29) S e g ú n el T . S., t a m b i é n e n el c a s o d e q u e e x i s t a p r o b a b i l i d a d d e q u e
el d e m a n d a d o se s o m e t e r á a l a s e n t e n c i a d e c l a r a t i v a , s i n a m e n a z a d e e j e c u c i ó n ,
l ó q u e s u p o n e R ! T . S., 9 2 , 3 7 8 , J W . , 1 9 3 1 , 2 4 8 3 y 3 2 6 4 , e n el c a s o d e l a s H a -
ciendas Central, d e los E s t a d o s y c o m a r c a l e s .
(30) Apel. Frankfurt, en J W . , 1930, 1016.
II U II li O II O P II O C. K S A L V. 1 V I L 101»

CON MÍO, con el efecto típico de la sentencia, a saber, con su fuerza


mitleriul de cosa juzgada.
*]| Bibliografía. PRIETO, La acción declarativa (separado de la «Rev. Gen.
d o L c g . y J u r i s p . », M a d r i d , 1 9 3 2 ) , e n d o n d e s e e s t u d i a n a s i m i s m o l o s a n t e c e -
d e n t e s q u e e n t r a t a d i s t a s e s p a ñ o l e s (ANTONIO GÓMEZ, DÍEZ DE MONTALVO, R O -
I I I I I I I O SUAREZ, VILLADIEGO, COVARRUBIAS, MOLINA, FEBRERO, ORTIZDE ZÚÑIGA)
t>» p o s i b l e e n c o n t r a r .

S i g u i e n d o el t r a b a j o c i t a d o , s e ñ a l a r e m o s a l g u n o s e j e m p l o s d e a c c i o n e s d e -
clarativas e n el D e r e c h o español. E n p r i m e r l u g a r e n c o n t r a m o s « p r e c e p t o s d e
ilrrlnración especial, g e n e r a l m e n t e d e carácter procesal y casi siempre e n c a m i n a d o s
II o b t e n e r u n a s e n t e n c i a q u e h a d e s e r v i r e n u n p r o c e s o p o s t e r i o r » . A e s t e g r u p o
pertenecen : l a declaración incidental (arts. 742 y 744), la sentencia para la
ejecución de la p r o n u n c i a d a p o r amigables componedores (arts. 8 3 8 y 837), las
renoluciones a p r o b a t o r i a s d e las liquidaciones e n p e r í o d o d e ejecución d e s e n t e n -
ilas (arts. 9 4 2 y 9 3 6 , e n relación c o n el 932), l a e v a l u a t o r i a d e los d a ñ o s (arts. 9 2 8
y 930),y l a providencia sobre reducción de frutos a metálico (art. 948),a m b a s en
In f a s e e j e c u t i v a d e l f a l l o . « P a r e c e n t a m b i é n s e n t e n c i a s d e c l a r a t i v a s l a s a p r o b a -
I ocias d e l a q u i t a y e s p e r a ( a r t s . 1 1 5 1 y 1312), l a s q u e d e c l a r a n el d e r e c h o a p a r -
lleipar c o m o a c r e e d o r e n el c o n c u r s o (1263, e n r e l a c i ó n c o n 1 2 6 6 ) y e n l a q u i e b r a
(1381), l a s r e l a t i v a s a l a a d m i s i ó n d e los r e c u r s o s d e c a s a c i ó n ( 1 7 1 6 y ss.,1 7 2 8 ,
1753, 1 7 5 4 , 1 7 7 0 , 2 0 5 6 y . s s . ) , l a s d e l o s a r t s . 1 1 1 0 , 1 1 2 0 , n ú m s . 1 y 2 , y 1 1 2 7 ( q u e
son casos d e litigio e n t r e p r e t e n d i e n t e s y d e i n t e r v e n c i ó n p r i n c i p a l ) ; l a s refe-
rentes a tercería ( a r t . 1532), interdictos (1637y 1647 ; 1652,q u e en su n . ° 2 alude
II l a s i m p l e « t u r b a t i o v e r b i s » ; 1 6 7 1 ; 1 6 7 6 y s s . , e n e s p e c i a l 1 6 7 8 ) y r e t r a c t o s
(1618 y ss., e n p a r t i c u l a r 1628)». D e c l a r a c i ó n d e h e c h o s existe e n los arts. 5 1 3 ,
cu r e l a c i ó n c o n el 5 0 6 ; 6 0 6 ; 1 4 0 1 , e n r e l a c i ó n c o n 1 4 1 4 : 1 4 3 0 , e n r e l a c i ó n c o n 1 4 2 9 ,
n.° 2, y 1 4 3 2 , e n r e l a c i ó n c o n 1 4 2 9 , n . ° 3 . A c c i o n e s d e c l a r a t i v a s e n s u f o r m a d e
p r o v o c a t o r i a s , e n los a r t s . 1 1 0 6 , 1 1 0 8 , 1 1 1 1 y 9 8 4 . D e n t r o d e l Código civil halla-
mos algunas otras acciones declarativas : arts. 1 1 1 , 113, 118, 137, 184 y ss., 1124,
1299, 1301-2 y 1 9 4 6 . •
A l a l i s t a d e l p r o f e s o r PRIETO, a u n c a b e a ñ a d i r a l g u n o s c a s o s . S e g ú n MIGUEL
Y ROMERO (Principios modernos del Derecho procesal), t i e n e n el c a r á c t e r d e r e s o -
luciones declarativas las q u e p o n e n t é r m i n o a los actos d e jurisdicción voluntaria
(afirmación q u e r e p u t a m o s demasiado absoluta, pues m u c h a s son constitutivas),
las d e n a t u r a l e z a p r e v i a ( c o m o l a s diligencias d e l o s a r t s . 497-501 d e l a L e y d e
E n j u i c i a m i e n t o civil) y l a s q u e t i e n d e n a c o n v e r t i r e n e j e c u t i v o u n t í t u l o q u e n o
l o e s ( a r t s . 1 4 3 0 - 3 3 ) . LUNA GARCÍA, e n u n a r t í c u l o s o b r e La acción declarativa
( a p a r e c i d o d u r a n t e el a ñ o 1 9 3 1 e n l a ' « R e v i s t a d e T r i b u n a l e s » ) , m e n c i o n a c o m o
t a l l a q u e a t e n o r d e l a r t . 1 1 2 1 d e l C ó d i g o civil p u e d e u t i l i z a r el a c r e e d o r p a r a
la conservación de su derecho. P o r n u e s t r a p a r t e , a g r e g a r e m o s q u e t a m b i é n e n
el C ó d i g o d e C o m e r c i o ( c o m o m u e s t r a , a r t s . 5 4 8 y 5 6 2 ) y e n l a L e y H i p o t e c a r i a
(v. gr., arts. 2, 4 3 , 84 y, e n especial, 99 y 372) h a l l a m o s manifestaciones m á s o
menos definidas de acción declarativa.
Nuestro Tribunal Supremo (sentencias de 4 de m a y o de 1861 y 5 de octu-
bre de 1866, entre las dictadas durante la vigencia de la L e y de 1855,y de 5 de
julio de 1882 y 27 d e septiembre de 1912,entre las posteriores a la promulgación
de l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil a c t u a l ) t u v o l a o c u r r e n c i a d e a c u d i r n a d a m e n o s
q u e a l a s Partidas p a r a desenterrar algo t a n l l a m a d o a desaparecer, como la
a c c i ó n d e j a c t a n c i a , e s d e c i r , el a n t e c e d e n t e m á s t o s c o y p r i m i t i v o d e l a m o d e r n a a c -
c i ó n d e c l a r a t i v a . [ A c e r c a d e l a a l u d i d a c u e s t i ó n , a d e m á s d e PRIETO, o b . c i t . ,
BECEÑA, Magistratura y Justicia ( M a d r i d , 1 9 2 8 , p á g s . 3 4 8 - 3 5 9 ) , y ALCALÁ-ZAMORA
v CASTILLO, Notas para la reforma de la Ley de Enjuiciamiento civil, e n « R e v .
G e n . d e L e g . y J u r i S p . », j u n i o 1 9 3 3 , p á g s . 6 9 4 - 6 . ]
1 10 (i (i i, II s r. II M i ii r

c) Acción constitutiva
§ 15

Bibliografía. LANGHEINEKEN, Urteilsanspruch ( 1 8 9 9 ) ; KISCH, Beitr. zur


Urteilslehre ( 1 9 0 3 ) ; S E C K E L , G e s t a l t u n g s r e c h t e d e s b ü r g e r l i c h e n R e c h t s ( F e s t -
g a b e d . B e r l . J u r . G e s . f. K o c h , 1 9 0 3 ) ; B A L O G H , G r ü n h Z . , 3 4 , 1 2 3 ; G O L D S C H M I D ' T ,
ArchivPrax., 1 1 7 , 1 y ss.

La acción constitutiva tiene por objeto obtener la constitución,


modificación o extinción de una relación de derecho por sentencia
judicial.
1. El D e r e c h o r o m a n o c o n o c i ó e s t e t i p o d e a c c i ó n , a t r a v é s p r i n c i p a l m e n t e
d e l a s acciones d i v i s o r i a s (cfs. s u p r a , § 3 , n . ° 1 ) y d e l a « q u e r e l a inofficiosí t e s t a -
menti», persecutoria d e l a nulidad d e l t e s t a m e n t o .

La acción constitutiva no fué reconocida en su independencia


sistemática hasta después de la publicación de la ZPO. Actualmente
el § 295 del P. la reconoce expresamente.
2. Los presupuestos de esta acción son los siguientes :
a) El supuesto de hecho es una relación jurídica de carácter
privado (por ej., arrendamiento, sociedad mercantil, matrimonio,
determinado régimen matrimonial de bienes, derecho hereditario), a
veces, excepcionalmente, una relación jurídica de carácter público
(por ej.,1a autorización de emitir billetes) y aun la existencia de una
persona jurídica y su estatuto (por ej., una sociedad por acciones).
L a s acciones p a r a e j e c u t a r el d e r e c h o a c i e r t o s r e c u r s o s , q u e m u c h a s v e c e s
se conciben como «acciones c o n s t i t u t i v a s d e c a r á c t e r procesal» ( p o r e j e m p l o , §§ 5 7 8
y ss., 6 6 4 ,9 5 7 , 1041), n o son m á s q u e simples recursos c o n forma d e acciones.
Claro está que t o d o recurso q u e prospera p r o d u c e u n efecto procesal constitu-
t i v o ; p e r o esto s u c e d e i g u a l m e n t e c o n c u a l q u i e r s e n t e n c i a e n r e l a c i ó n a l o s e f e c t o s
de s u declaración, y e s p e c i a l m e n t e e n l a s s e n t e n c i a s c o n d e n a t o r i a s , c o n r e s p e c t o
a s u s efectos e j e c u t i v o s , l o c u a l p r o d u c i r í a e l r e s u l t a d o d e a f i r m a r q u e t o d a s l a s
acciones tienen c a r á c t e r c o n s t i t u t i v o , c o n l o q u e s e d e s v a l o r i z a el c o n c e p t o .

b) El supuesto de hecho indicado es capaz de producir una


acción constitutiva cuando existe un adecuado fundamento para la
constitución que se pretende (por ej., un motivo de extinción del
arrendamiento, para la disolución de una sociedad mercantil, para
un divorcio, o para la disolución o restablecimiento de un régimen
de bienes entre cónyuges ; una circunstancia que motive la indig-
nidad para suceder o que pueda dar lugar a la declaración de in-
existencia de una sociedad por acciones o a la nulidad de un acuerdo
adoptado en una junta general o a privar a un Banco del privilegio
de emisión).
c) Se entiende que existe necesidad de tutela jurídica a otorgar
por virtud de la acción constitutiva, cuando la constitución que se
pretende no puede lograrse más que por sentencia judicial. No existe,
por consiguiente, cuando el interesado puede lograrla por sí mismo,
II I! II 1-, ('. II (1 I' II (1 r. 14 S A 1, <: I V 1 L 111

es decir, cuando posee un derecho constitutivo de carácter privado.


De aquí se deduce la inexactitud de la teoría (*) que pretende que el
hecho que da origen a la acción constitutiva es un derecho cons-
I ilativo de carácter privado (-). Ambos términos se excluyen mutua-
mente ; y no influye en nada la circunstancia de que demasiado
frecuentemente existan muy cerca unos de otros los fundamentos de
hecho del derecho constitutivo, y los de la acción constitutiva.
Asi, p o r e j e m p l o , e x i s t e u n d e r e c h o a p r i v a r d e l a f a c u l t a d d e a d m i n i s t r a r u n
negocio, o del poder de representación ; e igualmente, de p r o c u r a r la separación
de u n socio, o la d i s o l u c i ó n d e u n a s o c i e d a d , e n l a s d e c a r á c t e r civil (§§ 7 1 2 , 7 1 5 ,
72.'), 7 3 7 B G B . ) , m i e n t r a s q u e e n l a s s o c i e d a d e s c o l e c t i v a s m e r c a n t i l e s s o l a m e n t e
existe u n derecho a obtener la correspondiente sentencia judicial en los m i s m o s
I I I S O S (§§ 1 1 7 , 1 2 7 , 1 3 3 , 1 4 0 C. M . ) . L a c o m u n i d a d c o n y u g a l d e b i e n e s p r o r r o g a d a
p u e d e s e r d i s u e l t a p o r el c ó n y u g e s u p e r v i v i e n t e e n c u a l q u i e r t i e m p o , m e d i a n t e
d e c l a r a c i ó n a n t e el T r i b u n a l q u e e n t i e n d e e n l a s u c e s i ó n (§ 1 4 9 2 B G B . ) ; pero
NÓIO p u e d e ser disuelta p o r sentencia judicial en ciertos casos d e t e r m i n a d o s y
II p e t i c i ó n d e u n d e s c e n d i e n t e q u e p a r t i c i p e e n e l l a ( § 1 4 9 5 B G B . ) . E l d e r e c h o a
exigir u n legado, sólo p u e d e i m p u g n a r s e p o r r a z o n e s d e i n d i g n i d a d , mediante
r e c l a m a c i ó n d e l p e r j u d i c a d o (§ 2 3 4 5 B G B . ) , m i e n t r a s q u e l a a d q u i s i c i ó n d e l a
h e r e n c i a sólo p u e d e i m p u g n a r s e m e d i a n t e i n t e r p o s i c i ó n d e u n a d e m a n d a (§ 2 3 4 2
I I G B . ) . E l c o n t r a t o d e ' a r r e n d a m i e n t o p u e d e s e r r e s c i n d i d o p o r el a r r e n d a d o r
(fuera d e l o d e t e r m i n a d o e n l a L e y d e p r o t e c c i ó n d e l i n q u i l i n a t o ) (§ 5 6 5 B G B . ) ;
p e r o si s e i n v o c a e s t a L e y y el a r r e n d a t a r i o s e o p o n e a l a d i s o l u c i ó n , s o l a m e n t e
p u e d e l o g r a r s e p o r el a r r e n d a d o r e n v i r t u d d e s e n t e n c i a j u d i c i a l , d e s p u é s d e h a b e r
i n t e r p u e s t o l a d e m a n d a p e r t i n e n t e (§ 1 L . p r o t . i n q . ) .

Los motivos que determinan el debilitamiento del derecho cons-


titutivo hasta provocar una acción constitutiva, son ya considera-
ciones de seguridad jurídica, ya el carácter limitado del derecho, ya
la escasez de viviendas. Sólo en los casos del § 255, el interesado
liene la posibilidad de elegir entre fijar el plazo por sí mismo, o exigir
que se determine mediante sentencia judicial.
3. El contenido de la acción constitutiva es obtener una sentencia
de la misma clase. Tal sentencia contiene :
a) Una declaración de existir el derecho a la acción consti-
tutiva (derecho a exigir la constitución judicial de una situación
jurídica).
b) Un acto constitutivo de carácter judicial, vinculado en sus
efectos a los de fuerza de cosa juzgada formal de la sentencia, es
decir, un acto por el que se constituye (por ej., § 1 547 BGB), modi-
fica (por ej., § 140 HGB.) o extingue (por ej., §§'l33, 309 HGB.) una
relación de derecho.
Quien considere como f u n d a m e n t o de hecho de la acción constitutiva un
d e r e c h o c o n s t i t u t i v o d e c a r á c t e r p r i v a d o (cfs. lo a n t e s d i c h o , e n 2, c), n o p u e d e
ver en esta sentencia otra cosa q u e u n acto de ejecución ( H E L L W I G ) o u n «segundo»
a c t o c o n s t i t u t i v o s i t u a d o j u n t o al p r i m e r o , y q u e e n c u e n t r a su b a s e e n la d e m a n d a
(a esto se l l a m a c o n s t i t u c i ó n p o r «doble h e c h o » ; e n e s t e s e n t i d o , S E C K E L ) . A b o n a
e s t e s e g u n d o p u n t o d e v i s t a l a c o n s i d e r a c i ó n d e q u e , s e g ú n el § 1 3 4 3 , I I B G B . ,
se a t r i b u y e eficacia c o n s t i t u t i v a a l a d e m a n d a d e i m p u g n a c i ó n de la v a l i d e z del

(1) Que defienden HELLWIG y SECKEL entre otros.


2
( ) Como hacen LANGHEINEKEN, KISCH y STEIN.
112 .1 A M K S O O L D S C II M I I) 1'

n i u t r l i n o n i o , c u a n d o é s t e se d i s u e l v e d u r a n t e el p r o c e s o d e i m p u g n a c i ó n ; s ó l o
q u e este efecto n o le c o r r e s p o n d e a la d e m a n d a de i m p u g n a c i ó n del m a t r i m o n i o
c o m o t a l d e m a n d a , es d e c i r , e n r e l a c i ó n c o n la s e n t e n c i a , s i n o c o m o u n n e g o c i o j u -
r í d i c o - p r i v a d o e v e n t u a l , a u t ó n o m o , i n v o l u c r a d o e n e l l a p a r a el c a s o d e q u e s e
d i s u e l v a e l m a t r i m o n i o . C o n t r a l a t e o r í a d e l a c o n s t i t u c i ó n p o r « d o b l e f u n d a m e n t o de
hecho», a b o n a l a c o n s i d e r a c i ó n d e q u e , s e g ú n ella, la s e n t e n c i a c o n s t i t u t i v a d e j a
d e s u r t i r e f e c t o s si el d e m a n d a n t e , e n el t i e m p o c o m p r e n d i d o e n t r e el ú l t i m o
d e b a t e o r a l y la f e c h a e n q u e la s e n t e n c i a se h a c e firme, se o p o n e a l a s u p u e s t a
declaración de constitución contenida siempre en la d e m a n d a . Pero esta consecuen-
c i a n o s e c o m p a g i n a c o n l o s f i n e s q u e p e r s i g u e el l e g i s l a d o r (cfs. s u p r a , 2 , c) c u a n d o
p r i v a al i n t e r e s a d o d e la f a c u l t a d d e realizar la constitución y l a confiere al j u e z .

El acto constitutivo del juez puede tener efectos «ex nunc» (por
ejemplo, divorcio) o «ex tune» (por ej., nulidad del matrimonio). Por
esto no existe razón alguna para que se reconozcan como verdaderas
sentencias constitutivas solamente las que producen efecto «ex nunc»
(como hace, por ej., KISCH).
4. Si caduca la acción constitutiva en el tiempo intermedio
entre el último debate en que se conoció de los hechos y el momento
de ser firme la sentencia, ya por causas relativas a sus fundamen-
tos de hecho, es decir, por desaparición de la relación jurídica que ha
de experimentar el cambio (por ej., disolución del matrimonio por
el que se pida el divorcio, por muerte de uno de los cónyuges), o
bien porque se haya satisfecho ya la necesidad de tutela judicial
(por ej., consecución del fin constitutivo, donde sea posible, incluso por
conclusión de un contrato, como en la extinción contractual del
arrendamiento), entonces la sentencia constitutiva, desprovista de
objeto, es como «un golpe en el agua» (cfs., por ej., § 628). En cam-
bio, la desaparición del motivo de constitución, acaecida en ese
intervalo de tiempo (por ej., desaparición de la causa de divorcio
por perdón) no hace ineficaz la sentencia constitutiva (así opina
SECKEL) — lo cual se opondría al fin que se propuso el legislador
de traspasar la facultad constitutiva al juez (a) — ni puede hacerse
valer en la instancia de revisión más que por medio de una renuncia
a la demanda (*), como tampoco puede alegarse en demanda de
oposición a la ejecución ( 5 ) .
*¡¡ Bibliografía. S I L V A M E L E R O , Las sentencias constitutivas ( e n « R e v . G e n . d e
Leg. y Jurisp.», 1931, págs. 413-8).
A l g u n o s e j e m p l o s d e a c c i o n e s c o n s t i t u t i v a s e n el D e r e c h o e s p a ñ o l : a r t s . 6 9 - 7 2
y 102 C ó d i g o civil ( n u l i d a d d e m a t r i m o n i o , a u n q u e se d i s c u t e si e s t a s a c c i o n e s
s o n e n v e r d a d c o n s t i t u t i v a s , o, p o r el c o n t r a r i o , m e r a m e n t e d e c l a r a t i v a s ) ; a r t s . 1,
11-13, 2 3 y 3 8 L e y del D i v o r c i o ; 221 y ss. C ó d i g o civil ( d e c l a r a c i ó n d e p r o d i g a -
l i d a d y efectos j u r í d i c o s q u e p r o d u c e ) ; 2 2 8 y ss. ( e s t a d o j u r í d i c o p r o d u c i d o p o r
la s e n t e n c i a q u e i m p o n e l a p e n a d e i n t e r d i c c i ó n ; cfs. t a m b i é n a r t . 1 4 3 6 ) ; 3 8 4
(deslinde de p r o p i e d a d e s ) ; 400 (división de la cosa c o m ú n ) ; 557-8 (constitución
d e l a s e r v i d u m b r e d e p a s o d e a g u a s ); 1 0 5 2 ( p a r t i c i ó n d e h e r e n c i a a i n s t a n c i a d e
cualquier h e r e d e r o ) ; 1290-9 (rescisión) y 1300-14 (nulidad de los c o n t r a t o s ) ; 1417
(disolución de la s o c i e d a d de gananciales) ; 1556 (rescisión del a r r e n d a m i e n t o p o r

(3) C f s . s u p r a , 2 , c).
(4) T . S . , e n J W . , 1 9 1 5 , 1 4 9 ; 1 9 1 7 , 4 5 ; cfs. t a m b i é n R . T . S . , 4 4 , 3 5 5 .
( 5 ) L o cual a f i r m a H E L L W I G , D J Z . , 1 9 0 3 , 2 8 4 : en c o n t r a la R . T . S . , 1 0 0 , 1 0 0 .
ii IÍ n li <: II (i i' II <i <: i i s A i. c i v i L 113

llitrlngir a l g u n o de los c o n t r a t a n t e s las obligaciones m a r c a d a s p o r los a r t s . 1554-5);


lllllH ( r e d e n c i ó n d e c e n s o s ) ; 1 7 0 0 , n . ° 4 ( d i s o l u c i ó n d e l a s o c i e d a d ; e s d e a d v e r t i r
i|lie c u a n d o l a d i s o l u c i ó n se p r o d u c e c o n a r r e g l o al 1 7 0 5 , si c o n t a l m o t i v o s u r g e
u n p l e i t o , l a s e n t e n c i a q u e l e p o n g a t é r m i n o s e r á « d e c l a r a t i v a », e n t a n t o q u e
ni l a N o e i e d a d s e d i s u e l v e d e a c u e r d o c o n e l 1 7 0 7 , l a s e n t e n c i a s e r á « c o n s t i t u t i v a ».
H n i í r e e s t e p u n t o , C H I O V E N D A , Principios, I, p á g . 213). U n p a r d e casos a h o r a
t'll el C ó d i g o d e C o m e r c i o : 2 1 8 ( r e s c i s i ó n p a r c i a l d e l c o n t r a t o d e c o m p a ñ í a m e r -
i'iinlM c o l e c t i v a o e n c o m a n d i t a ) , 2 2 4 ( d i s o l u c i ó n d e l a s c o m p a ñ í a s c o l e c t i v a s o
comanditarias por tiempo indefinido), etc. Por último, siguiendo a CHIOVENDA
(nlii'ii c i t a d a , p á g . 2 1 0 ) , p o d e m o s p r e s e n t a r c o m o d e n a t u r a l e z a c o n s t i t u t i v a e s t o s
I i'i'N c a s o s : a) e l d e l a « a c c i ó n » y l a « e x c e p c i ó n » d e r i v a d a s d e l a s e n t e n c i a ( a c e r c a
ilcl a l c a n c e d e u n a y o t r a , cfs. a r t s . 1 2 5 1 - 2 del C ó d i g o civil, y 5 4 4 , 9 1 9 y 1 6 9 2 ,
l i , " 5 , d e l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o ) ; b) e l d e l a h i p o t e c a j u d i c i a l ( o a n o t a c i o n e s
preventivas, q u e dice la vigente L e y H i p o t e c a r i a : Título I I I , arts. 42-76) p r o -
c e d e n t e d e u n a s e n t e n c i a d e c o n d e n a , y c) el d e r e c h o e m a n a d o d e l a c o n d e n a e n
cuntas (cfs. a r t s . 3 1 , 108, 2 1 1 , 3 9 6 , 8 4 2 , 916, 1154, 1 4 4 5 , 1 4 7 4 - 5 , 1 5 5 7 , 1582, 1 7 4 8 ,
1767, 1 7 8 4 y 1 8 0 9 d e l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil, q u e r e c o g e n l o s s u p u e s t o s
cu q u e p o r m i n i s t e r i o de l a L e y se i m p o n e l a c o n d e n a al v e n c i d o . Cfs. A d i c i o n e s
al § 3 8 ) .

d) Acción de mandamiento
§ 15 a
Bibliografía. K U T T N E R , Urteilswirkungen ausserhalb des ZPr. (1914), pági-
nas 21 y ss., 38 y ss.

La acción de mandamiento se encamina a obtener un mandato


dirigido a otro órgano del Estado, por medio de la sentencia judicial.
1. L a a c c i ó n d e c o n d e n a es y a u n a a c c i ó n d e m a n d a m i e n t o , p u e s t o q u e e n
c n a n t o t í t u l o e j e c u t i v o c o n t i e n e e n sí t a m b i é n u n m a n d a t o d i r i g i d o al ó r g a n o
«le e j e c u c i ó n , p a r a q u e l l e v e é s t a a e f e c t o ( c f s . t a m b i é n l a a c c i ó n d e r i v a d a d e l § 7 3 1 ) .
I'ero e s t a c i r c u n s t a n c i a se e x p l i c a s ó l o p o r el h e c h o d e q u e l a « c o n d e n a » d e l p r o -
ceso m o d e r n o h a s o b r e p a s a d o los efectos p r i v a d o s d e la « c o n d e m n a t i o » del p r o c e s o
r o m a n o , b a j o el i n f l u j o d e l a s c o n c e p c i o n e s j u r í d i c a s a l e m a n a s . A u n c u a n d o n o
e n l a m e d i d a d e l D e r e c h o p r o c e s a l f r a n c é s o d e l a n g l o a m e r i c a n o , el D e r e c h o p r o -
cesal a l e m á n conoce, a d e m á s , o t r a s acciones d e m a n d a m i e n t o . E s t a c u a r t a clase
<le a c c i ó n , a s í c a l i f i c a d a p o r K U T T N E R , e s t á a ú n p e n d i e n t e d e i n v e s t i g a c i ó n c i e n -
I ífica.

2. Sus presupuestos son los siguientes :


a) Se considera casi siempre como materia susceptible de tutela
por esta acción un derecho privado. Así, por ej., un derecho sobre
objetos de la ejecución forzosa que impida la enajenación de los
mismos (§ 771), un derecho de garantía por embargo (§ 878), un cré-
dito de la quiebra (§ 146 L. C ) , un derecho a exigir la concesión o
extinción de un derecho sobre un fundo, o sobre un derecho que
grave a éste, o la modificación del contenido o rango del mismo
(§§ 883-5 BGB ), o un derecho a exigir una modificación de asientos
del Registro inmobiliario (§§ 894, 899 BGB.), »un derecho de firma
o de sociedades (§ 16, II, C. M.), y los casos de las llamadas «acciones
de caducidad»), como igualmente el derecho a exigir indemnización y
l a obligación de contribuir en las averías gruesas (§ 156 L. J. V.),
8. G O L D S C H M I D T : Derecho procesal civil.
i
114 I A M lí II II O I. II N ('. II M I II T

También puede estimarse como supuesto de hecho digno de tutela me-


diante esta acción el derecho generador de la acción constitutiva, como,
por ej., el derecho a la declaración de nulidad de un acuerdo adoptado,
en junta general (§§ 271-3 y 16, II, C. M.). Finalmente, ciertos hechos
pueden dar origen de un modo exclusivo e inmediato a la acción por),
mandamiento ; así sucede en el derecho a obtener un mandamiento que!
cancele un uso de modelos o muestras (§ 6 de la Ley de protección!
de modelos de invención) o la inscripción o cancelación de una marca
de fábrica (§§ 6 y 9 de la Ley de marcas de fábrica). El derecho que;
constituye el objeto de la demanda de mandamiento, puede ser tam-«
b i e n un índice de hecho de carácter negativo del derecho a la acción:

por mandamiento (asi, por ej., en el § 767).


í>) Existe necesidad de que se otorgue protección jurídica por
medio de la acción de mandamiento, cuando pueda temerse de la
actuación de una autoridad un riesgo o una violación del supuesto
de hecho constitutivo de tal acción, o del derecho fundamentado por
él o cuando se pueda esperar una tutela o satisfacción del derecho.
3. Constituye el contenido de la acción de mandamiento la sen-
tencia en que éste se pronuncie. Dicha sentencia contiene :
a) Una declaración de existencia del derecho que constituye el
requisito de hecho de esta acción (por ej., §§ 767, 771, 878) (*) o simple-
mente de la misma acción o del derecho a que se constituya el estado
que corresponda al mandamiento (por ej., en el § 6 de la L. protec.
mod. y §§ 6 y 9 de la L. marc. de fáb.). Cuando la acción de manda-
miento sólo procura el derecho a exigir que se pronuncie una resolución
precautoria provisional (así, por ej., en los §§ 885 y 899 BGB.), la
2
sentencia de mandamiento carece de efecto declarativo ( ).
b) Una orden o mandamiento dirigido a una autoridad, ya sea
2
a los órganos de la ejecución ( ), con un carácter distinto de como
resulta en el título ejecutivo que va implícito en la sentencia de con-
dena (así, por ej., en los §§ 767, 761, 880 y en el § 146 L. C ) , ya a
otras autoridades, por ej. a los funcionarios del Registro inmobiliario
(§§ 885 y 899 BGB.) (a), al juez del Registro mercantil (así en el
§ 16, II, C. M. y en los casos de «acciones de caducidad») (*), o al
Juzgado competente para la confirmación del escrito de protesta en
caso de averías marítimas (§ 156 L. J. V.), al Registro de patentes y
marcas (§ 6 L. m o d . ; §§ 6 y 9 M. marc. de fáb.) o a las oficinas donde
se realizan los depósitos (§ 75). Excepcionalmente puede también
dirigirse el mandamiento a un juez arbitro privado, como cuando

(1) Cfs. infra, §§ 9 3 , n.° 5 ; 8 8 , n.° 6 ; 9 7 , n.° 3.


2
( ) C f s . i n f r a , § 1 1 3 , n . ° 2 , a . f.
(3) T a m b i é n m e d i a n t e m e d i d a provisional (en otro sentido T. C , en J W . ,
1932, 192 ; 1931, 2992.
(í) C u a n d o el T . S. e n J W . , 1 9 2 7 , 2 2 0 5 y E Z . , 1 2 0 , 1 1 9 , d i s c u t e q u e p u e d a
ser i m p u e s t a al R e g i s t r o u n a obligación m e d i a n t e decreto provisional, acierta
e n q u e el d e c r e t o d e l T r i b u n a l p r o c e s a l s ó l o s i r v e p a r a r e e m p l a z a r l a a u t o r i z a c i ó n
d e inscripción del i n t e r e s a d o .
n K n i: c. 11 o i' n o c. K S A I- C I V I I. 115

NrH'in los §§ 1037 y 1046, se falla la improcedencia del procedi-


5
miento arbitral ( ) .
4. E l c o n t e n i d o t í p i c o d e l a a c c i ó n d e m a n d a m i e n t o , es decir, el m a n d a -
miento q u e se p r o n u n c i a e n l a sentencia, se diferencia d e todos los d e m á s con-
tenidos posibles de sentencias :
a) E l m a n d a m i e n t o n o es u n a m e r a declaración, p u e s es susceptible d e
ejecución.
I>) E l m a n d a m i e n t o n o t i e n e t a m p o c o u n a v i r t u a l i d a d c o n s t i t u t i v a , s i n o
q u e exige e j e c u c i ó n , q u e p u e d e o b t e n e r i n c l u s o e n c a l i d a d d e e j e c u c i ó n p r o v i s i o n a l
(§ 7 7 5 , n . ° 1 ; § 1 6 , I I , C . M . ) . L a e j e c u c i ó n s e l l e v a a c a b o a i n s t a n c i a d e l l i t i -
g a n t e v e n c e d o r , m e d i a n t e a c t o oficial d e l a a u t o r i d a d c o m p e t e n t e , c o n c u y a rea-
lización se e s t i m a conseguido el r e s u l t a d o m a t e r i a l o jurídico a c u y a obtención
tundía la sentencia d e m a n d a m i e n t o . Si se concibiera la acción d e m a n d a m i e n t o
c o m o u n a «acción procesal constitutiva», e n t o n c e s sería u n a r e d u n d a n c i a esta
concepción, p o r cuanto q u e t o d a sentencia contiene u n a disposición constitutiva
6
procesal ( ) , o se t r a t a r í a de u n a concepción errónea, según lo q u e q u e d a dicho.
c) E l m a n d a m i e n t o n o es t a m p o c o u n m e r o título ejecutivo, como la senten-
cia c o n d e n a t o r i a , y c u a n d o s e d e s i g n a n l o s «efectos reales» d e l a s e n t e n c i a d e
7
m a n d a m i e n t o c o n el n o m b r e g e n é r i c o d e « e j e c u t o r i e d a d e n s e n t i d o a m p l i o » ( ) ,
se d e s c o n o c e n c o n ello s u s c a r a c t e r e s p e c u l i a r e s y s u s v e r d a d e r o s e f e c t o s .
*¡ L a c a t e g o r í a d e a c c i o n e s q u e G O L D S C H M I D T e s t u d i a e n e s t e p a r á g r a f o n o h a
tenido, n i m u c h o menos, en la doctrina u n a aceptación t a n difundida como las
otras tres y n o h a logrado t a m p o c o u n grado de m a d u r e z e n su elaboración seme-
j a n t e al d e aquéllas. C o n estas salvedades, señalaremos algunos preceptos legales
españoles q u e g u a r d a n relación c o n el t e m a : arts. 288-9, 1 1 7 5 , n . ° 3 ; 1409, 1 4 5 3 ,
1517-8 y 1628-30 d e l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o c i v i l ; 4 2 , 4 3 , 4 9 , 5 5 - 8 , 66 y 7 3
(sobre anotaciones preventivas) y 82-4 (sobre cancelaciones) d e la L e y H i p o -
tecaria), y s u s concordantes del R glamento ; 13 y, e n especial, 270 del « E s t a t u t o
s o b r e p r o p i e d a d i n d u s t r i a l » . Mandamientos judiciales a funcionarios d e distintos
órdenes, pero c o n carácter distinto al d e los ejemplos q u e a c a b a m o s d e citar,
encontramos e n otras disposiciones de l a L e y d e Enjuiciamiento civil; v. gr., ar-
tículos 6 0 1 , 1176, 1 3 3 5 , 1 3 3 8 , 1 4 8 2 .

III. Derecho de gestión procesal y carga de la misma


§ 16
Bibliografía. H E L L W I G , L e h r b . , I, 3 1 6 y ss. ; id., S y s t e m , I, 160 y ss. ;
Prozess ais Rechtslage, 267, 298, 326, 335, 343, 3 6 1 .
G O L D S C H M I D T ,

Se entiende por derecho de gestión procesal la facultad de hacer


valer un derecho en juicio, y por carga de gestionar el proceso o de
actuar en él, la ineludible necesidad de defenderse judicialmente con-
tra una demanda (*). Se habla en estos casos de legitimación en el
fondo, distinguiendo una legitimación activa y otra pasiva. El dere-
cho de gestión procesal nace generalmente de la titularidad del derecho
litigioso o de la acción discutida, y la carga de gestionar el proceso

(5) C f s . i n f r a , § 7 7 , n . ° 1 , c). L a R . T . S . 1 3 3 , 1 3 1 s u p o n e aquí la exis-


tencia d e u n a acción declarativa.
(6) C f s . s u p r a , § 1 5 , n . ° 2 , a).
(?) Infra, § 7 9 , sobre el n . ° 1 ; S T E I N - J O Ñ A S , III, ante § 704.

(i) «Necessitas defensionis», Dig. 4 9 ,1 7 , 1 8 , 4.


J I M ,1 A M K N (I (I I, II N (', II M I II T

es genernlnienlc anexa a la titularidad de la obligación litigiosa; pero


puede suceder que, la legitimación se funde en un derecho de ad^
8
ministrar un patrimonio ajeno, o que esté independizada ( ) de tal
suerte que en tal caso la parte lleva el proceso en nombre propio,
3
pero sobre derechos ( ) u obligaciones (*) ajenos. En este caso se
habla (desde KOHLER) de una sustitución en la legitimación, que
descansa fundamentalmente en la Ley. También puede apoyarse
en la autorización que preste la persona legitimada en la causa, auto^
5
rización que sólo es válida si existe un interés que la justifique ( ),
por ej., cuando el cesionario autoriza al cedente a hacer valer el cré-
dito a nombre propio, o el adquirente de un fundo autoriza al ven-
dedor para que ejecute en su propio nombre el derecho a exigir la
fi
rectificación de asientos en el Registro ( ) (§ 894 BGB). En los casos
de sustitución, el derecho de gestionar el proceso es siempre un
derecho en la acción perteneciente a otra persona, aun en aquellos
casos, como sucede en el § 2 6 1 , I I , 1 , en que el mismo no descansa
en el derecho de administrar el patrimonio ajeno. En el caso del
§ 2 6 5 , no podrá existir sustitución en la legitimación con respecto
al sucesor ni con respecto a la parte contraria si ambos están de
7
acuerdo en que el primero asuma el proceso ( ).
La legitimación en la causa no constituye un presupuesto de
8
la sentencia de fondo, ni aun en Jos casos de sustitución procesal ( ),
sino simplemente una parte del fundamento de la acción, es decir, de
los requisitos de hecho que fundamentan la acción (procesal). Tén-
gase aquí por reproducido lo dicho en el § 1 2 , n.° 4, respecto a los
«presupuestos de la tutela jurídica». En caso de que falte la legitima-
ción en la causa, la demanda se considera como «no fundada», pero no
como «inadmisible»; esto, por no ser el actor o el demandado las
partes verdaderas.
*f N i l a d o c t r i n a ni m u c h o m e n o s la j u r i s p r u d e n c i a e s p a ñ o l a s h a n s a b i d o per-
f i l a r e l c o n c e p t o d e « l e g i t i m a t i o a d c a u s a m ». A t i s b o s d e l o q u e l a l e g i t i m a c i ó n
p r o c e s a l es, e n c o n t r a m o s e n los a r t s . 2 7 1 ( « l o s q u e s e a n o d e b a n ser p a r t e • ) ,
5 0 3 , n . ° 2 , c a s o s e g u n d o ; 5 3 3 , n ú m s . 2 y 4 (al h a b l a r — l o m i s m o q u e el 5 0 3 —
d e l « c a r á c t e r », c o n q u e s e d e m a n d a o s e e s d e m a n d a d o : a s p e c t o s a c t i v o y p a s i v o
d e l a i n s t i t u c i ó n ) y e n r e l a c i ó n c o n estos d o s s u p u e s t o s del a r t . 5 3 3 , el 1 6 9 3 , n . ° 2,
t o d o s de la L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil. A d v e r t i r e m o s , n o o b s t a n t e , q u e la m u y
copiosa jurisprudencia recaída en torno a este m o t i v o de casación por q u e b r a n t á -

is) A s í e n §§ 7 6 , I I I , 2, y 2 6 5 . I I , 1.
(3) A s í , p o r e j . , § § 1 3 8 0 , 1 4 4 3 , 1 9 5 8 - 6 1 , 1 9 8 4 , 1, 2 , y 2 2 1 2 B G B . , § 6
L . C. ; § 2 6 5 . I I , 1.
(4) A s í , p o r e j . . e n §§ 1 4 4 3 , 1 9 8 4 , I. 3 v 2 2 1 3 B G B . ; §§ 7 5 5 , I I . v 7 6 1 , I I
•C. M . ; § 1 2 L . C . ; § § 7 6 , I I I , 2 y 2 6 5 , I I , 1 .
(5) R . T . S., 7 3 , 3 0 8 ; 9 1 , 3 9 5 ; e n J W . , 1 9 1 6 , 9 5 9 ; 1 9 2 9 , 1 3 7 3 v 1 7 4 8 ; Z.,
55, 248.
(6) L a a u t o r i z a c i ó n se r e f e r i r á , p o r r e g l a g e n e r a l , sólo a p r e t e n s i o n e s for-
m u l a d a s en la d e m a n d a , pero n o a las d e m á s reclamaciones sobre i n d e m n i z a c i ó n ,
r e s e r v a d a s e n l a m i s m a ( T . S., e n J W . , 1 9 3 1 , 3 5 4 6 ) .
(7) Cfs. infra, § 5 5 , n.° 2.
(8) E n distinto sentido H E I I . W I G y R O S E N B E R G .
li i; li M c li o i' it i) i: li s A L i: I v I i. 117

i n l i ' i i l n ilc f u r n i a , n o p a r e c e h a b e r s e n t i d o o t r a p r e o c u p a c i ó n q u e l a d e d e s l i n d a r
IM 111111111 d e p e r s o n a l i d a d » d e l a « f a l t a d e a c c i ó n » ( q u e d a l u g a r a r e c u r s o p o r
Infracción d e ley), p e r o sin h a b e r s e c u i d a d o lo m á s m í n i m o d e diferenciar, d e n t r o
tic l o q u e l a p r i m e r a — d e c o n t o r n o s d e m a s i a d o a m b i g u o s — s i g n i f i c a e n n u e s t r o
C ó d i g o p r o c e s a l , f a l t a d e « l e g i t i m a t i o a d c a u s a m », y d e f e c t o o c a r e n c i a d e r e -
p r e s e n t a c i ó n p r o c e s a l . [ A l g u n o s o t r o s e j e m p l o s d e « l e g i t i m a t i o a d c a u s a m », e n
relación con p r o c e d i m i e n t o s especiales de la L e y de E n j u i c i a m i e n t o civil: ar-
l l c i i l o !>73 — p r e v e n c i ó n d e l a b i n t e s t a t o : I e g i t . a c t i v a — ; 1 0 3 8 —• l e g i t . a c t i v a
p u r a p r o m o v e r el j u i c i o v o l u n t a r i o d e t e s t a m e n t a r í a — ; 1 1 5 8 - 9 — d e c l a r a c i ó n d e l
concurso n e c e s a r i o : legit. a c t i v a — ; 1325 — d e c l a r a c i ó n de q u i e b r a a i n s t a n c i a
del a c r e e d o r — ; 1 5 6 5 — d e s a h u c i o : legit. p a s i v a — ; 1 6 0 9 — a l i m e n t o s p r o v i s i o -
nales : legit. a c t i v a — ; 1677 — i n t e r d i c t o de o b r a r u i n o s a : legit. a c t i v a — , etc.]
L a f i g u r a d e l a « s u s t i t u c i ó n p r o c e s a l » se d a t a m b i é n , c o m o es l ó g i c o , e n el D e -
recho e s p a ñ o l , a u n c u a n d o el c o n c e p t o n o se h a y a i n c o r p o r a d o t o d a v í a a n u e s t r a
léenica legislativa ni sea fácil h a l l a r l e en las o b r a s d e n u e s t r o s p r o c e d i m e n t a l i s t a s .
1
Indicaremos p o r via de ejemplo unos cuantos casos de aquellos en que en E s -
p a ñ a se a d m i t e q u e u n a p a r t e a c t ú e e n n o m b r e p r o p i o , p e r o r e s p e c t o d e u n d e -
r e c h o a j e n o : el d e l m a r i d o q u e c o m p a r e c e p o r sí e n l o s l i t i g i o s r e l a t i v o s a l o s
b i e n e s d ó t a l e s , c o m o c o n s e c u e n c i a del a r t . 1 3 5 7 d e l C ó d i g o c i v i l ; el d e l o s a c r e e -
dores q u e a t e n o r del a r t . 1111 del Código civil ejercitan los d e r e c h o s y acciones
d e l d e u d o r ; el d e l o s s í n d i c o s d e l o s c o n c u r s o s y d e l a s q u i e b r a s ( a r t s . 1 2 1 8 y
1366 d e l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o c i v i l ; v é a s e r e s p e c t o d e l p r i m e r a r t í c u l o l a
s e n t e n c i a d e 2 8 d e j u n i o d e 1 8 9 8 ) ; el del a d m i n i s t r a d o r d e l a b i n t e s t a t o (art. 1 0 0 8 ;
pero t é n g a n s e presentes las limitaciones que acerca de su alcance señala la sen-
t e n c i a d e 2-1 d e o c t u b r e d e 1 9 0 3 ) , ' e t c .
LIBRO III

Bases de derecho político del proceso:


Organización de Tribunales
I. La jurisdicción civil
a) Concepto, titular, órganos
§ 17 (*)
Bibliografía. D O R R , e n R h e i n Z . , 3, 425 y ss. ; H E I N S H E I M E R , Unabhángig-
keit der Gerichte (1929); GÜLLAND, Die Dienstaufsicht über Richter u n d die
U n a b h a n g i g k e i t der Gerichte ( 1 9 3 2 ) ; v . STAFF y Graf zu D O H N A , R i c h t e r u.
A u s n a h m e g e r i c h t e , en los G r u n d r e c h t e , d e N I P P E R D E Y , I ( 1 9 2 9 ) ; E . K A D F M A N N ,
Untersuchungsausschuss u. Staatsgerichtshof (1920); KERN, Der gesetzliche
a
R i c h t e r ( 1 9 2 7 ) ; L I E B E R , J u s t i z v e r w a l t u n g , 2 . ed. (1928).

1. Se entiende por jurisdicción civil la facultad (y deber) de


administrar justicia en los litigios de este carácter. Comprende :
a) La institución y establecimiento de Tribunales civiles, y la
regulación e inspección de su funcionamiento (manifestación de sobe-
ranía y gobierno de los Tribunales).
b) Comprende, además, la determinación, en el caso concreto,
de la existencia de los presupuestos de la «pretensión (acción) de
tutela jurídica» contra el Estado, y en caso afirmativo, el otorga-
miento de esa tutela (*). (A esto se llama propiamente «jurisdicción
civil» en sentido estricto, o justicia civil, equivalente, en el proceso
civil, a «Poder judicial» en el sentido del § 1.)
2. La jurisdicción civil corresponde al Estado (§ 15, I). La an-
tigua jurisdicción privada en materia civil que existía en considera-
ción a determinadas circunstancias de carácter señorial o patrimonial,
ha sido suprimida, e igualmente ha quedado sin efecto en cuestiones
seculares la jurisdicción eclesiástica que todavía existía en muchas

[(*) L o s §§ s e g u i d o s d e u n a cifra, sin otra adición, h a s t a nueva nota, son


de la L. O. alemana.]

(i) Cfs. s u p r a , § 1.
I) I! II K C I I (I P n O ('. H S A L C I V I L 119

|)Hll('N de Alemania al tiempo de entrar en vigor la L. O., especial-


(HMllle t'n causas de matrimonio y esponsales (§ 15 II, III).
I , n ( ¡ ( i n s t i t u c i ó n p r u s i a n a d e 3 0 d e n o v i e m b r e d e 1 9 2 0 , e n s u a r t . 8 , n.° 2 ,
illllli'il < | n e l n s e n t e n c i a s e p u b l i c a y e j e c u t a « e n n o m b r e d e l p u e b l o » . P e r o c o n
l l l n no h a c e s i n o s u b r a y a r e l p r i n c i p i o p o l í t i c o d e q u e t o d a s o b e r a n í a e m a n a
lili íl ( n r t . 2 C o n s t . p r u s . , a r t . 1 C o n s t . a l e m a n a ) . E l i n d i c a d o a r t í c u l o e s t á
HIMIccIildo e n o p o s i c i ó n c o n s c i e n t e c o n e l a r t . 8 6 d e l a C o n s t i t u c i ó n p r u s i a n a , d e 3 1
1
dl e n e r o d e 1 8 5 0 , s e g ú n e l c u a l e l P o d e r j u d i c i a l s e e j e r c í a e n « n o m b r e d e l R e y » . E l
Vnliir d e e s t e p r e c e p t o n o e r a s i m p l e m e n t e t e ó r i c o ; t e n i a g r a n s i g n i f i c a c i ó n , p o r
l'lliinlo el r e c o n o c i m i e n t o q u e i m p l i c a b a s e r el R e y el « d e p o s i t a r i o d e l P o d e r d e l E s -
III111>•, t r a í a c o n s i g o l a c o n s e c u e n c i a d e a d m i t i r u n p r i n c i p i o d e i n t e r p r e t a c i ó n , s e g ú n
rl CIIHI, e n l a s m o n a r q u í a s c o n s t i t u c i o n a l e s a l e m a n a s , l o s d e r e c h o s p o l í t i c o s d e
liilieriinia, e n c a s o d e d u d a , c o r r e s p o n d í a n a l m o n a r c a .

3. La forma federativa de organización del Reich produce,


luiluralmente, una distribución de la jurisdicción civil entre el Reich
y los Estados particulares (art. 103 Const.).
a) Pertenece al Reich la jurisdicción civil cuando en primera
Instancia es competente un Tribunal del Reich (el Tribunal económico
del Reich, o un Tribunal consular). Pero también le corresponde esa
Jurisdicción cuando sea competente un Tribunal del Reich en la
instancia superior, especialmente con el carácter de Tribunal de ca-
H i i c i ó n . Por esto no se produce un conflicto de competencia negativa,
ruya resolución se atribuye a la legislación de los Estados particulares
(§ 17, II) cuando el Tribunal Supremo del Reich ha negado la admisi-
2
bilidad de la vía del proceso civil ( ) , y tampoco es atendible el
conflicto de competencia negativa, cuya resolución se atribuye tam-
bién a la legislacion.de los Estados, cuando por haberse interpuesto
el recurso de casación ante el Tribunal Supremo del Reich, éste se
3
ocupe y a del asunto ( ) . Los Tribunales del Reich ejercen la juris-
dicción «en nombre del Reich».
b) Por lo demás, pertenece a los Estados la jurisdicción civil,
correspondiendo ésta en cada caso al Estado cuyos Tribunales de
primera instancia sean competentes en primera instancia, o lo serían en
caso de tener Tribunales de esa clase. Es, sin embargo, posible, mediante
4
«convenciones judiciales» ( ) traspasar en todo o en parte la jurisdicción
civil que corresponda a un Estado a otro distinto (por ej., se tras-
pasaron las de Birkenfeld, Anhalt y Lippe a Prusia), o bien acordar
el ejercicio en común de esa jurisdicción (por ej., Prusia y Turingia,
las ciudades hanseáticas y Oldenburgo, Mecklenburgo-Schwerin y
Mecklenburgo-Strelitz, Oldenburgo* y Schaumburgo-Lippe).
c) E n tanto pertenece a los Estados la jurisdicción civil, ejer-
cen éstos dicha facultad como cuerpos administrativos independien-
tes, y como un deber constitucional, frente al Reich. Esto se mani-

(2) R . T . S., 4 4 , 4 , 3 7 7 . „
(3) R . T . S . , 4 8 , 1 9 5 ; cfs. t a m b i é n §§ 8 7 y 1 1 7; e n p a r t e e n contradicción
con T . S. P., 3 3 , 2 1 2 .
4
( ) Copiados en P F A F F E R O T H , Jahrb,. d. deutsch. Gerichtsverf. (1880),
páginas 265-328.
12(1 .i A ni i: M II o i. i) s i: u M I I> T

fiesta, ]>or una parle, en una limitación de su autoridad, y, por otra,


en una ampliación de la misma.
a) En efecto, por una parte, los Estados están sometidos a
la inspección del Reich, en el ejercicio de su jurisdicción (art. 7, n.° 3,
art. 15 Const.). Este derecho de inspección comprende en sí el derecho
de amparo en caso de negación de justicia, o de demora u obsta»*
5
culización de la misma ( ). El medio por el que se realiza el amparo]
por el Gobierno del Reich, ante el que puede presentarse la queja;
por cualquier capacitado para ello, luego de haber apurado la vía,
de recursos y la disciplinar, puede consistir en un requerimiento a |
Gobierno del Estado, en una demanda ante el Tribunal constitucional
(art. 15, III, y 19 Const.) o en promover en último término la eje-S
cución del Reich, conforme al § 48, I, Const. El derecho de inteivf;
vención inmediata que corresponde al Reich cuando el Tribunal^
Supremo actúa como Tribunal de casación (§§ 133, 159, I, párr. 3):
o como «Tribunal inmediato superior jerarquice» (§§ 36, 45, I), sub~;
siste independientemente de esto.
1
P) El Reich constituye un territorio unitario para los efectos
judiciales, dentro del cual no existen fronteras para la ejecución;
de actos judiciales de oficio ni en cuanto a la obligación de atender,
notificar y ejecutar las manifestaciones de voluntad de los Tribu-
nales civiles alemanes atañe (§ 160).
4. Debe distinguirse respecto al ejercicio de la jurisdicción
civil :
a) La potestad suprema jurisdiccional civil (s), ejercida por los
más altos órganos políticos (Presidentes de los Estados y del Reich,
Gobierno del Reich, Ministerios) y por las autoridades administrativas
judiciales del Reich y los Estados (especialmente los Ministerios de
Justicia), en tanto que no esté transferida a los Tribunales ordinarios
(cfs. en especial los §§ 6 2 - 6 7 , 117 y 131).
b) El Poder judicial (?), que se ejerce por Tribunales indepen-
dientes, sólo sometidos a la ley (incluyendo en ellos las secretarías
y los ejecutores judiciales) (§ 1 ; art. 102 Const., art. 8, n.° 1, Const.
de Prusia). De este modo se determina la posición jurídica y política
de los Tribunales positiva y negativamente.
a) La determinación negativa, es decir, la garantía de su in-
dependencia, significa que los Tribunales ordinarios tienen el derecho
y el deber de desoir en el ejercicio de su potestad judicial las indi-
caciones que les hagan los órganos gubernativos de la suprema potes-
tad jurisdiccional (lo cual supone la prohibición de la llamada justicia
ministerial o de Gabinete). Esto no afecta, sin embargo, a la facultad
asignada a los órganos de gobierno de advertir a los Tribunales, sin

(5) P o r e j . , m e d i a n t e el p l a n t e a m i e n t o d e u n c o n f l i c t o q u e r e s u l t a i n a d m i s i b l e
p o r e l a r t . 1 3 1 , I , n . ° 3 , C o n s t . , s e g ú n el § 1 1 L . I. L . O . ; a d e m á s , R . T . S . , 1 0 6 ,
34 y ss.
( )6
C f s . s u p r a , n . ° 1 , n).
(?) C f s . s u p r a , n . ° 1 , b).
l|ili< E L L O les obligue ni lo "más mínimo, por faltas o defectos ostensibles
li p o r usurpación. Para asegurar la libertad de los Tribunales frente
H IHK sugestiones de carácter político o del Gobierno, se procura evitar
("li l o posible motivos de sujeción administrativa de los mismos.
A ente F I N sirve la prohibición existente de transferir a los Tribunales
lil'illnariíis, como objeto propio de sus atribuciones, asuntos que
|li»rlcuecen a la esfera administrativa (§ 4, ap. 2) y las garantías otor-
H I I I I S ¡i la situación personal del juez (§§ 6 - 9 ; art. 104, 129 Const.).

Í ,li prohibición de ejercer influjos de carácter administrativo sobre


i>l Juez, únicamente sometido a la Ley, se completa en el § 16 de la
| „ O. y en el 105 de la Const., según los cuales nadie puede ser sus-
8
I Pitido a su juez legal ( ) y se prohiben los «Tribunales de excepción»,
l í l N E N L I D O de esta disposición es que se prohibe excluir al juez legalmen-
te competente del conocimiento del asunto que le compete, o instituir,
Mediante un A C T O administrativo o una ley arbitraria, un Tribunal
8 a
l'npecial para los casos que puedan surgir en lo futuro ( ) . Se entiende,
e n electo, Tribunal de excepción, el instituido por un acto administra-
t i v o o por una ley arbitraria.
Uu s u m a , q u e d a p r o h i b i d o s u s t r a e r u u a s u n t o al c o n o c i m i e n t o d e l j u e z l e g a l ,
n e s t a b l e c e r u n T r i b u n a l d e e x c e p c i ó n p a r a q u e e n t i e n d a del m i s m o , y l a p r o -
hibición a l c a n z a :
««) A la A d m i n i s t r a c i ó n , e n t o d o caso.
fifi) A l legislador, c u a n d o lo h a c e a r b i t r a r i a m e n t e . Y se e n t i e n d e q u e e s
llililtraria l a e x c l u s i ó n , o el e s t a b l e c i m i e n t o d e u u T r i b u n a l p a r a u n c a s o y p e r -
mitía d e t e r m i n a d o s , c u a n d o l a s p e c u l i a r i d a d e s d e a q u é l o é s t a n o l o j u s t i f i c a n
9
realmente ( ).

P) La determinación positiva de~la posición jurídica y política


de los Tribunales se manifiesta en el sometimiento de los mismos
ti la Ley en "el ejercicio de la jurisdicción, entendiéndose por Ley
cualquiera clase de norma jurídica (§ 12 L. I. Z.PO) aun de carácter
10
consuetudinario ( ) . Por otra parte, los Tribunales sólo están some-
tidos a las leyes que se reconocen como válidas ; es decir, que ha de
n
comprobarse en todo caso la constitucionalidad de las mismas ( ) ,
y cuando sea de algún Estado particular, su compatibilidad con el
ilerecho del Reich (art 13, I, Const. ( 1 2 ) .

(8) T a m b i é n s e e s t i m a T r i b u n a l l e g a l el a r b i t r a l c o n s t i t u i d o c o n a r r e g l o
11 la L e y .
(8») S e g ú n T . S . P . , 9, 3 1 , el a r t . - 1 0 5 se r e f i e r e t a m b i é n a l a L e y f u e r a d e
vigencia.
(9) L a simple exclusión d e la v í a del p r o c e s o civil (cfs. infra, § 1 8 , n . ° 3 )
no q u e b r a n t a el a r t . 1 0 5 C o n s t . n i el § 16 L . O ( R . T . S., 1 0 7 , 3 2 5 ; 1 3 2 , 2 4 7 - 8 ) .
(10) L o s p r i n c i p i o s d e D e r e c h o f o r m u l a d o s p o r el T r i b u n a l S u p r e m o n o s o n
n o r m a s jurídicas (en o t r o sentido sólo Apel. M u n i c h , J W . , 1 9 3 1 , 3570).
(11) R . T . S., 1 1 1 , 3 2 2 : s e g ú n el T . S., p e r o n o s u c o n f o r m i d a d c o n l a s e x i -
g e n c i a s d e l a s b u e n a s c o s t u m b r e s ( T . S . , e n J W . , 193.1, 2 4 6 9 y 2 7 0 2 ) . E l j u e z ,
según el T . S. ( J W . 1 9 3 1 , 2738) n o p u e d e d e j a r d e aplicar u n a L e y d e b i d a m e n t e
dictada, a u n cuando suponga q u e está en desuso.
(12) Cfs., sin e m b a r g o , l a L e y del 8 d e abril d e 1920 c o n relación al a r t . 1 3 ,
II, Const.
J A M lí * a o L n * C. II M I II T

Bibliografía. A l n ú n i . 3 : S A N T I A G O S K N T I S M A L E N U O , El Tribunul de Casa-


ción de Cataluña (en « Rev. gen. de Lcg. y Jurisp.», págs. 2 7 4 - 9 0 .
2. Abolidos entre nosotros los señoríos jurisdiccionales en 1 8 1 1 , quedó
subsistente en E s p a ñ a como jurisdicción n o estatal l a eclesiástica. E l Decreto-
ley d e unificación de fueros de 6 de diciembre de 1868 restringió e n p a r t e s u radio
de a c c i ó n ; p e r o h a s t a el a d v e n i m i e n t o d e l a R e p ú b l i c a e n 1 9 3 1 , a l s e p a r a r s e la
Iglesia del E s t a d o , l a jurisdicción eclesiástica h a venido d i c t a n d o (excepto d u r a n t e
el p e r í o d o e n q u e r i g i ó p l e n a m e n t e l a L e y d e M a t r i m o n i o d e 1 8 d e j u n i o d e 1 8 7 0 ,
o s e a d e s d e e s t a f e c h a h a s t a el R e a l d e c r e t o d e 9 d e f e b r e r o d e 1 8 7 5 ) s e n t e n c i a s
p r o d u c t o r a s d e efectos civiles, e n pleitos sobre n u l i d a d y divorcio d e los m a t r i -
m o n i o s c a n ó n i c o s . (Cfs. a r t s . 80-82 d e l Código civil, q u e , c o m o l o s a n t e r i o r e s ,
del 75-79, h a n d e e n t e n d e r s e d e r o g a d o s . ) E n l a a c t u a l i d a d , es l a j u r i s d i c c i ó n civil
la única c o m p e t e n t e p a r a conocer de las causas matrimoniales, y a las sentencias-
que sobre la m a t e r i a d e n los Tribunales eclesiásticos ( q u e , claro está, n o h a n
sido suprimidos) n o se les reconoce eficacia en l a esfera 'del E s t a d o . (Cfs. a r t s . 2 6
y 4 3 d e l a C o n s t i t u c i ó n , y m á s e s p e c i a l m e n t e , a r t s . 1 , 4 1 y r e g l a t r a n s i t o r i a 4.»
de l a L e y sobre el Divorcio, d e 2 d e m a r z o d e 1932.Véase t a m b i é n , c o m o a n t e
c e d e n t e , el D e c r e t o d e 4 d e n o v i e m b r e d e 1931.)

O t r a d e l a s c o n s e c u e n c i a s q u e l a n e g a t i v a d e v i r t u a l i d a d civil a l a j u r i s -
dicción eclesiástica motiva, es q u e los arts. 125-152 de la L e y de E n j u i c i a m i e n t o
civil, relativos a los «recursos d e fuerza e n c o n o c e r » , h a y a n p a s a d o a s e r l e t r a
m u e r t a , p u e s t o q u e , d e s d e el p u n t o d e v i s t a del E s t a d o , h o y e n d í a l o s T r i b u -
nales eclesiásticos n o p u e d e n suscitarle u n conflicto jurisdiccional ( q u e a esto se
r e d u c e n l o s e x p r e s a d o s recursos), y a q u e l a ú n i c a j u r i s d i c c i ó n q u e él c o n s i e n t e
es l a s u y a p r o p i a . C o m o es s a b i d o , t r e s f u e r o n los r e c u r s o s d e f u e r z a q u e n u e s t r o
D e r e c h o h i s t ó r i c o a d m i t i ó : d e f u e r z a e n el m o d o d e p r o c e d e r , d e f u e r z a e n n o
otorgar (apelaciones) y de fuerza e n conocer; los tres llegan h a s t a la L e y de E n -
j u i c i a m i e n t o d e 1 8 5 5 i n c l u s i v e ; p e r o al q u i t a r el D e c r e t o - l e y d e u n i f i c a c i ó n
d e fueros a l a Iglesia el privilegio d e l f u e r o ( e n v i r t u d d e l c u a l l o s T r i b u n a l e s d e
ella c o n o c í a n d e l o s negocios s e c u l a r e s , t a n t o civiles c o m o p e n a l e s , d e l o s clérigos),
la r a z ó n de ser d e l a s dos primeras clases d e recursos d e fuerza c a y ó p o r su base,
y a l a L e y d e 1 8 8 1 p a s a t a n sólo l a categoría d e los d e fuerza e n conocer. [ L o s
recursos de fuerza fueron objeto d e atención preferente p o r parte d e n o pocos
escritores españoles, e n su m a y o r í a regalistas. C o m o trabajos m á s interesantes
s o b r e e l t e m a , r e c o r d a r e m o s l a Carta a S. M. sobre la Vía de Fuerza, escrita p o r
J O S É S E S S É Y P I N O L , y q u e f i g u r a e n e l t o m o I I d e l a s Decisionum sacri senatus
regii regni Aragonum, e t c . ( Z a r a g o z a , 1 6 1 5 ) , y , e n e s p e c i a l , l a s Máximas sobre
recursos de fuerza y protección con el método de introducirlos en los Tribunales,
a
del L i c . D . J O S É D E C O V A R R U B I A S , 1. ed. (Madrid, 1785); nuevas ediciones
en 1786, 1788, 1 8 2 9 y 1830.]
3. S e g ú n el n . ° 11 del a r t . 14 d e l a C o n s t i t u c i ó n , « c o r r e s p o n d e d e m a n e r a
e x c l u s i v a al E s t a d o e s p a ñ o l l a legislación y l a ejecución d i r e c t a » e n lo q u e se
refiere a l a «jurisdicción del T r i b u n a l S u p r e m o , s a l v o las a t r i b u c i o n e s q u e se
r e c o n o z c a n a l o s P o d e r e s R e g i o n a l e s », y , p o r s u p a r t e , e l n . ° 1 d e l a r t . 1 5 p r e s -
cribe q u e p e r t e n e c e al E s t a d o español legislar, y p o d r á asignarse a las regiones
autónomas la ejecución, en materia procesal. Tales son los límites — véanse t a m -
bién los arts. 16 y 1 8 — q u e la C o n s t i t u c i ó n s e ñ a l a p a r a d e s l i n d a r l a esfera d e
a c t u a c i ó n del E s t a d o frente a l a s r e g i o n e s a u t ó n o m a s e n el t e r r e n o j u d i c i a l . E s t a s
disposiciones h e m o s d e completarlas c o n las d e los E s t a t u t o s regionales y con l a s
leyes y decretos e m a n a d o s d e las p r o p i a s regiones a u t ó n o m a s .
E n e l Estatuto de Cataluña d e 1 5 d e s e p t i e m b r e d e 1 9 3 2 d e s t a c a n d e s d e el
p u n t o d e v i s t a j u d i c i a l d o s p r e c e p t o s : el a r t . 2.° ( u s o d e i d i o m a : c o m p l e t a n este
e x t r e m o el D e c r e t o d e l a G e n e r a l i d a d d e 3 d e n o v i e m b r e d e 1 9 3 3 y la O r d e n d e
28 d e j u l i o d e 1 9 3 4 ) y , s o b r e t o d o , e l 1 1 , d e l c u a l l o m á s i n t e r e s a n t e e s l o r e l a t i v o a l
Tribunal de Casación de Cataluña, c o n j u r i s d i c c i ó n e n l a s m a t e r i a s c i v i l e s y a d m i n i s -
t r a t i v a s c u y a legislación exclusiva c o m p e t a a l a G e n e r a l i d a d , así c o m o e n l a califica-
ción d e los d o c u m e n t o s referentes a l D e r e c h o c a t a l á n q u e h a y a n d e inscribirse e n l o s
Registros d e la Propiedad, correspondiéndole, además, decidir las competencias y
1) lí 11 K C 11 o r 11 «1 <'. V. » A 1. C. 1 V 1 I. 123

ln« conflictos de j u r i s d i c c i ó n c u t r e T r i b u n a l e s c a t a l a n e s . L o s m a g i s t r a d o s d e d i c h o
'l'l'llninnl lo son p o r n o m b r a m i e n t o de la G e n e r a l i d a d . A p a r t e d e l o s p r e c e p t o s e x p u e s -
lim, «1 régimen j u d i c i a l d e C a t a l u ñ a v i e n e d e t e r m i n a d o p o r d o s c l a s e s d e n o r m a s :
0 ) disposiciones del G o b i e r n o e s p a ñ o l c o n o c a s i ó n d e l t r a s p a s o d e l o s s e r v i c i o s d e
Jllftllela ; 6 ) leyes, d e c r e t o s y ó r d e n e s d e l a R e g i ó n a u t ó n o m a c a t a l a n a . E n t r e
In* del p r i m e r g r u p o c i t a r e m o s : D e c r e t o d e 4 d e e n e r o d e 1 9 3 4 ( s u p r e s i ó n d e l o s

f
a
l n l i e r n n d o r e s c i v i l e s e n C a t a l u ñ a ) , q u e e n l a l e t r a b) d e s u r e g l a 2 . e s t a b l e c e q u e
M* c o m p e t e n c i a s e n t r e a u t o r i d a d e s j u d i c i a l e s y a d m i n i s t r a t i v a s l a s p r o m o v e r á n
In» Jefes d e l o s s e r v i c i o s r e s p e c t i v o s , p r e v i o i n f o r m e f a v o r a b l e d e l a A b o g a c í a
llcl J Í B l n d o ; D e c r e t o d e 1 3 d e m a r z o d e 1 9 3 4 s o b r e t r a s p a s o d e l o s T r i b u n a l e s
llit m e n o r e s ; D e c r e t o d e 5 d e m a y o d e 1 9 3 4 : v a l o r a c i ó n d e l o s s e r v i c i o s d e j u s t i c i a
IrmiNicrldos ; D e c r e t o de 11 d e m a y o d e 1 9 3 4 : n o m b r a m i e n t o y c a t e g o r í a d e l
presidente de la Audiencia Territorial de Barcelona ; Decreto de 10 de marzo
l1i< 1 9 3 4 : s i t u a c i ó n d e l o s j u e c e s , m a g i s t r a d o s , s e c r e t a r i o s j u d i c i a l e s y m é d i c o s
forenses al servicio d e l a G e n e r a l i d a d ; O r d e n d e 2 8 d e n o v i e m b r e d e 1 9 3 4 ; i n -
t e r v e n c i ó n d e l o s a b o g a d o s d e l E s t a d o e n el T r i b u n a l d e C a s a c i ó n ; D e c r e t o d e
US d e f e b r e r o d e 1 9 3 5 : r e n o v a c i ó n d e l o s f i s c a l e s m u n i c i p a l e s . Al s e g u n d o s e c -
t o r c o r r e s p o n d e n , a d e m á s d e l o s a r t s . 6 2 - 9 d e l Estatuto interior de Cataluña (o sea
In Ley d e 2 6 d e m a y o d e 1 9 3 3 ) ; D e c r e t o d e . 2 7 d e m a r z o d e 1 9 3 3 y L e y d e 5 d e
Julio d e 1 9 3 4 , s o b r e r e p r e s e n t a c i ó n y d e f e n s a d e l a G e n e r a l i d a d a n t e l o s T r i b u -
nales ; L e y d e 1 0 d e m a r z o d e 1 9 3 4 ( m o d i f i c a d a p o r l a d e 2 3 d e m a r z o ) , q u e
organiza el T r i b u n a l de Casación d e C a t a l u ñ a ; L e y d e 2 2 d e m a r z o y D e c r e t o s
lie 10 d e a b r i l d e 1 9 3 4 , 6 y 3 0 d e a b r i l d e 1 9 3 5 : n o m b r a m i e n t o d e j u e c e s y
fluíales m u n i c i p a l e s ; O r d e n d e 9 " d e e n e r o d e 1 9 3 4 s o b r e s e c r e t a r i o s d e J u z g a d o s
municipales ; Decreto de 5 de m a r z o de 1934, q u e instituye u n comisario ins-
pector de J u z g a d o s y Tribunales ; Decreto de 16 d e m a r z o d e 1934, sobre T r i -
liiinales d e m e n o r e s , y D e c r e t o s d e 1 5 d e m a y o d e 1 9 3 4 , a c e r c a d e l p r e s i d e n t e d e
lu A u d i e n c i a T e r r i t o r i a l , y d e 1 7 d e a b r i l d e 1 9 3 5 , s o b r e i n c o m p a t i b i l i d a d d e l o s
miembros del Tribunal de Casación.

Por lo q u e afecta a otras regiones q u e aspiran a la a u t o n o m í a , v é a n s e los a r -


tículos 1 1 y 1 9 ( i n c o n s t i t u c i o n a l e n v a r i o s p u n t o s ) del « P r o y e c t o d e E s t a t u t o del
l'als Vasco » a p r o b a d o s e n p l e b i s c i t o e l 5 d e n o v i e m b r e d e 1 9 3 3 , y l o s a r t s . 4
y 13 d e l « P r o y e c t o d e E s t a t u t o d e G a l i c i a » ( l a c e l e b r a c i ó n d e s u p l e b i s c i t o s e
encuentra hace tiempo aplazada).
4 a) Contemplada en su aspecto administrativo, la J u d i c a t u r a española está
f u n d a m e n t a l m e n t e v i n c u l a d a al Ministerio d e Justicia, y d e n t r o d e l a región a u t ó -
n o m a c a t a l a n a t i e n e i m p o r t a n t e s a t r i b u c i o n e s d e e s e o r d e n el c o n s e j e r o d e J u s t i c i a
e n el G o b i e r n o d e l a G e n e r a l i d a d . A l g u n a s o t r a s f a c u l t a d e s a d m i n i s t r a t i v a s ( d a n d o
este palificativo a c u a n t a s n o sean judiciales e n estricto sentido) s o n ejercidas
por los p r e s i d e n t e s y Salas d e gobierno del T r i b u n a l S u p r e m o y d e las A u d i e n c i a s
y a u n p o r los p r o p i o s j u e c e s . E n v a r i a s ocasiones se h a h a b l a d o e n t r e n o s o t r o s ,
como m e d i o , s e g ú n a l g u n o s , d e r e a l i z a r e n t o d a s u e x t e n s i ó n e l p r i n c i p i o d e l a
s e p a r a c i ó n d e p o d e r e s , d e s u p r i m i r el D e p a r t a m e n t o d e J u s t i c i a y c o n c e n t r a r e n
el T r i b u n a l S u p r e m o l a s p r e r r o g a t i v a s q u e e l M i n i s t e r i o t i e n e e n l a a c t u a l i d a d .
4 b ) : a. E l a r t . 94 de la Constitución, en su párrafo 2.°, establece q u e «los
J u e c e s s o n i n d e p e n d i e n t e s e n s u f u n c i ó n » y q u e « s ó l o e s t á n s o m e t i d o s a l a L e y ».
El c i t a d o p a s a j e , q u e p r o c e d e , a l a l e t r a , d e u n v o t o p a r t i c u l a r f o r m u l a d o p o r el
a u t o r d e e s t a s l í n e a s a l o p o r t u n o a r t í c u l o d e l Anteproyecto de Constitución de la
liepública española que eleva al Gobierno la Comisión Jurídica Asesora (Madrid,
I 9 3 Í , p á g . 1 3 1 ) , e s t á , a s u v e z , t o m a d o d e l p a r á g r a f o l . ° d e l a Ley de organización,
de Tribunales a l e m a n a , y ello e x p l i c a l a coincidencia p l e n a q u e e n este e x t r e m o
ofrecen el t e x t o d e G O L D S C H M I D T y l a Adición n u e s t r a . L a i n d e p e n d e n c i a d e la
función judicial, incluso frente a los superiores jerárquicos, se e n c u e n t r a asi-
mismo consagrada, bien q u e con u n a redacción m á s expensa q u e la del precepto
c o n s t i t u c i o n a l , e n el a r t . 4 . ° , a p a r t a d o 2 . ° , d e l a L e y o r g á n i c a ( t é n g a s e e n c u e n t a
respecto d e s u alcance, l a s a l v e d a d m a r c a d a p o r el artículo q u e le sigue). A s í
c o m o l a i n d e p e n d e n c i a d e l a función l a p r o c l a m a e l a r t . 9 4 d e l a L e y f u n d a m e n t a l ,
l a i n d e p e n d e n c i a e i n a m o v i l i d a d d e l o s funcionarios judiciales vienen reconocidas
.1 A M H N (I I) 1. II H C II M I II T

p o r el a r l , OS d o l a C o n s t i t u c i ó n . [ I . a I n a m o v i l i d a d j u d i c i a l s o d e f i n e p o r e l ar«
l í e n l o 2 2 2 d e l a L e y o r g á n i c a , q u e d e d i c a t o d o el t i t u l o I V — a r t s . 2 2 1 - 2 4 4 - r -
a la m a t e r i a . V é a s e t a m b i é n el a r t . 9 d e l a L e y o r g á n i c a , y e n l a s A d i c i o n e s a
l o s §§ 3 - 1 0 b , a p . V I I I , a ) , 2 . ] P e r o a l m i s m o t i e m p o q u e se g a r a n t i z a el l i b r e ejerciv
c i ó d e l a f u n c i ó n p o r e l f u n c i o n a r i o i n d e p e n d i e n t e , h a y q u e p r e c a v e r s e c o n t r a sus
p o s i b l e s e x t r a l i m i t a c i o n e s , y a e s t e f i n t i e n d e n d o s c l a s e s d e m e d i d a s : u n a s , lai
q u e a c o t a n el á m b i t o a q u e l o s j u e c e s y T r i b u n a l e s e x t i e n d e n s u a c t u a c i ó n y dellij
m i t á n su c o m e t i d o f r e n t e al p r i v a t i v o de l a A d m i n i s t r a c i ó n ( p o r e j . , a r t s . 2, 3
y 4 , a p a r t a d o 1.°, de la Ley orgánica), y otras las q u e tienden a sancionar lal
i n f r a c c i o n e s e j e c u t a d a s p o r l o s j u e c e s e n el e j e r c i c i o d e s u s c a r g o s ( m e d i d a s disety
plinarias — t í t u l o X I X de la L e y o r g á n i c a — . r e s p o n s a b i l i d a d civil — a r t s . 9 9 d «
la Constitución, 8 y 2 6 0 - 0 de la L e y orgánica y 9 0 3 - 1 8 de la L e y de E n j u i c i a m i e n t o '
c i v i l — , í d e m p e n a l — a r t s . 9 9 y 1 2 1 ¡) d e l a C o n s t i t u c i ó n , t í t u l o V I I I d e l a L e y
del T r i b u n a l de G a r a n t í a s , arts. 2 4 5 - 5 9 de l a L e y orgánica y 7 5 7 - 7 8 de la L e y de
E n j u i c i a m i e n t o c r i m i n a l ) . P o r ú l t i m o , el j u s t i c i a b l e ha- d e e s t a r a m p a r a d o frente;
a e v e n t u a l e s a r b i t r a r i e d a d e s q u e c o n t r a él se i n t e n t e n , y d e a q u í q u e el a r t . 28;
d e la C o n s t i t u c i ó n se cuide de decir q u e « n a d i e será j u z g a d o sino p o r j u e z c o m *
p é t e n t e y c o n f o r m e a l o s t r á m i t e s l e g a l e s », y e l 9 6 p r o h i b e e s t a b l e c e r f u e r o a l *
g u n o p o r r a z ó n d e l a s p e r s o n a s n i d e l o s l u g a r e s . V é a s e t a m b i é n el a r t . 1 0 6 d e l á
Constitución.
4 b ) : f¡. T a m b i é n e n E s p a ñ a h e m o s d e e n t e n d e r q u e l a p a l a b r a «ley»
e m p l e a d a e n el p á r r a f o 2 . ° d e l a r t . 9 4 d e l a C o n s t i t u c i ó n c o m p r e n d e c u a l q u i e r
n o r m a j u r í d i c a q u e el j u z g a d o r h a y a d e a p l i c a r a u n l i t i g i o . T e n d r á n , p u e s , e s e
c a r á c t e r en la esfera d e los procesos civiles las fuentes del D e r e c h o especificadas
p o r el a r t . 6 . ° d e l C ó d i g o civil ( l e y , c o s t u m b r e d e l l u g a r , p r i n c i p i o s g e n e r a l e s del.
D e r e c h o ) , y p o r el a r t . 2 . ° d e l C ó d i g o d e C o m e r c i o ( l e y , u s o s m e r c a n t i l e s d e c a d a :
plaza, D e r e c h o c o m ú n ) ; y en la jurisdicción del Trabajo, la ley, las bases y acuer-
dos de los J u r a d o s m i x t o s , los p a c t o s colectivos, y los usos y c o s t u m b r e s locales.,
( a r t s . 9 - 1 3 d e l a L e y s o b r e el C o n t r a t o d e T r a b a j o , d e 2 1 d e n o v i e m b r e d e 1 9 3 1 ,
y art. 2 . ° del Código de Trabajo). D e hecho, sin e m b a r g o , c o n t i n ú a siendo fuente
i m p o r t a n t í s i m a la doctrina legal o de jurisprudencia, pese a q u e los arts. 1 6 9 1 - 2
de la L e y de E n j u i c i a m i e n t o civil, q u e la a d m i t e n , debieron e n t e n d e r s e modifi-
c a d o s e n e s e p u n t o p o r el a r t . 6 d e l C ó d i g o c i v i l , q u e l a e x c l u y e e n a b s o l u t o .

b) Extensión objetiva de la jurisdicción civil


§ 18 0)
Bibliografía. O. S T Ó L Z E L , R e c h t s w e g u n d K o m p e t e n z k o n f l i k t in Preussen
(1901) ; S T E I N , Grenzen u. Beziehungen zwischen Justiz u. Verwaltung (1912);
L A S S A R , Der Erstattungsanspruch (1921) ; H O F A C K E R , en ArchzivPr., 1 1 8 , 2 8 1
y ss. ; E . K A U F M A N N , W o r t B S t . u. V e r w R . , 2 . ed., 3 , 7 0 1 y ss. ; S C H Á T Z E L , en
A

F e s t s c h r . f. P a p p e n h e i m ( 1 9 3 1 ) , 2 5 1 y s s . ; p a r a el n . ° 6 , b), -¡: H E G L E R , e n A r c h -
z i v P r . , 1 0 6 , 5 2 y ss.

La jurisdicción civil (ordinaria) se extiende al conocimiento de


todos los negocios asignados a la vía judicial (vía del proceso civil)
por las leyes generales o de los Estados (negocios procesales civiles
en sentido formal, por disposición legal) y de todas las cuestiones
civiles (negocios procesales civiles en sentido material), para las que
no se haya establecido por Ley general o de Estado particular la
competencia de autoridades o Tribunales administrativos, o para
los que las leyes generales no establezcan o permitan la competencia

[(i) Véase llamada del § anterior.]


1) ii II lí (', II (1 I' U II C li S A I . C 1 V 1 1 . 125

de Tribunales criminales, autoridades de la jurisdicción voluntaria


o de algún Tribunal especial (§ 13).
1. -El concepto de la jurisdicción civil, enunciado anteriormente
en el § 17, n.° 1, es un concepto de carácter material. Y como
i|iiiera que es susceptible de tomar carácter «judicial» según el signi-
l'iriulo de la palabra todo lo que en la Ley se considera expresa-
mente incHúdo en la esfera de atribución de los Tribunales, la de los
Tribunales ordinarios, es decir, la llamada vía judicial ha de ser deli-
mitada (y lo está en efecto) por el Derecho positivo.
Este cometido desempeña el § 13 de la L. O., cuyo concepto de
«litigio» o «causa civil» es, en principio, formal, resultado de la asig-
nación de cada negocio a la vía del proceso civil por las leyes gene-
rules o particulares, concepto que la historia de la formación del
J
mencionado § 13 muestra claramente ( ). El § 14 de la L. I. ZPO.
•ID se opone a que las legislaciones de los Estados hagan esta asig-
inción, pero partiendo del supuesto de que el asunto haya de consi-
lerarse como cuestión civil, con arreglo al § 3 L. I. ZPO., aunque
i'sle punto lo decide el § 13 de la L. O.
En consecuencia, se someten a la vía judicial (vía del proceso civil):
a) Las cuestiones de Derecho público, ya estén determinadas
|ior la legislación del Reich (por ej., acciones de los funcionarios,
2
mi. 129, I, ap. 4, Const. ( ), excepto el derecho de los ministros a
i'xigir las rentas de retiro, § 18, III, Ley de 27 de marzo de 1930,
y las cuestiones que surjan cuando trate de retirarse la autorización
concedida para emitir billetes), ya lo estén por la legislación de los
listados (por ej., devolución de impuestos, timbres, o tasas balnearias).
No siempre tiene lugar la asignación por disposición expresa de la Ley,
sino que a veces se desprende de «la concepción jurídica vigente al
liempo de la publicación de la L. O., o de la que informe el contenido
3
de la ley de que se trate» ( ). En este caso puede hablarse, con LASSAR,
de «asuntos procesales civiles por virtud de la tradición». Gracias a
csta'asignación legal, las causas de derecho público citadas han dejado
de considerarse como cuestiones administrativas y pasado a ser cues-

(1) - M o t i v o s , 3 2 ; P r o t . , 4 7 2 , 4 7 3 y 4 7 7 y ss. ; N . ° 2 4 0 D r u c k s . d e l R e i c h s t a g ,
!). L e g . - P e r . 5 . S e s s . 1 8 9 7 - 8 , V , 5 y s s .
(2) S o n de esta clase las acciones q u e persiguen c o m p u t a c i ó n especial de
a ñ o s d e s e r v i c i o s p a r a l a d e t e r m i n a c i ó n del s u e l d o ( T . S., e n J W . , 1 9 3 2 , 4 6 3 ) .
T a m b i é n es a d m i s i b l e a n t e los T r i b u n a l e s o r d i n a r i o s u n a d e m a n d a e n q u e se
solicite la d e c l a r a c i ó n d e q u e al a c t o r d e b e p a g a r s e u n s u e l d o c o m o funcionario
(K. T. S., 122, 118 ; T . c o m p . , de P r u s i a , en J W . , 1931, 3592). I g u a l m e n t e p u e d e
p e d i r s e q u e el T r i b u n a l a p r e c i e si u n a p e r s o n a e s t á o n o e n c o n d i c i o n e s d e g o z a r
los b e n e f i c i o s d e l a j u b i l a c i ó n ( R . T . S . , 1 3 4 , 3 3 0 ) . L a v i a d e l p r o c e s o c i v i l e s
inadmisible p a r a conocer de u n a d e m a n d a sobre determinación de la cualidad de
funcionario (Apel. Colonia, J W . , 1932, 525).
(») R . T . S., 9, 3 1 4 ; 9 3 , 79 y 2 0 3 ; 1 3 0 , 3 1 7 ; A p « l . Kiel, J W . , 1932, 523 ;
por ej., respecto a litigios p r o d u c i d o s a consecuencia del contrato de adhesión
s e g ú n el § 6 d e l a L e y d e f. c . s e c u n d a r i o s p r u s i a n a , d e 2 8 de julio de 1892 ; res-
pecto a pretensiones jurídicas sobre prestaciones de valor p a t r i m o n i a l p a r a fines
religiosos ( R . T . S., 1 1 1 , 2 1 4 ; J W . , 1 9 3 2 , 2 4 1 ) .
,1 \ M I. M (I O I. I> S I'. II M I 1) T

J
tiones civiles ( , •"•). Las legislaciones de los Estados no están pop
tanto limitadas a poder hacer asignaciones respecto a sus propiosTribu-¡
nales, conforme al § 4 L. I. L. O., sino que con ello se someten, con*
forme al § 3, I, I, de la L. I. a la ZPO., a las disposiciones de la ZPO.,
y su infracción es denunciable en casación ante el Tribunal Supremo,
L a s c u e s t i o n e s d e D e r e c h o p ú b l i c o n o s e c o n s i d e r a n c o m o p r o p i a s d e l a vía
c i v i l p o r e l m e r o h e c h o d e f a l t a r u n p r o c e d i m i e n t o c o n t e n c i o s o a d m i n i s t r a t i v o de
la República ( T . S., en J W . , 1 9 3 2 , 7 9 7 ) .

b) En asuntos relativos a la jurisdicción voluntaria se encomien-i


dan especialmente a la vía procesal por la legislación del Reich lo»
procedimientos de interdicción y por edictos públicos.
2. También pertenecen al ámbito de la jurisdicción civil, junto
a los «asuntos procesales por especial asignación», las cuestiones
civiles en sentido estricto, es decir, las controversias sobre relaciones
jurídico-privadas (art. 19 Const.). .
Se decidirá sobre si u n a relación jurídica es o n o d e D e r e c h o p r i v a d o , a t e n ^
diendo, e n primer término, a las alegaciones formuladas e n la d e m a n d a ( R . T .S„í
1 0 3 , 1 8; 1 2 5 , 3 9 9 ; J W . , 1 9 3 2 , 7 9 6 ) . E l « p e t i t u m » n o e s p o r si solo determinante;'_
d e l a n a t u r a l e z a d e la c a u s a , p o r lo q u e d e b e a t e n d e r s e al c o n j u n t o d e l a d e m a n d a .
(T. S., e n J . S., 1 9 3 1 , n ,° 9 7 1 ) .

Para poder actuar por la vía del proceso civil debe, por con-
siguiente, tratarse :
a) D e un verdadero litigio. Según su concepto material, la ju-'
risdicción civil es una «jurisdictio contentiosa», en oposición a la
«jurisdictio voluntaria», ya aludida en el Dig. 1,16, 2 pr. Debe notarse,
sin embargo, que no es necesario al concepto de litigio que exista
una lucha de opiniones (piénsese en la sentencia de allanamiento
o en la contumacial), pero sí que exista un conflicto o disputa entre-
dós esferas jurídicas individuales, una de las cuales exige algo &
costa de la otra, y que en caso preciso ha de resolverse por la
6
fuerza. Por el contrario, la jurisdicción voluntaria ( ) supone una
acción jurídica meramente preventiva (aun cuando puede concurrir
en ella la fuerza con carácter auxiliar) como es la intervención en el
comercio jurídico (legalizaciones, teneduría de libros públicos y R e -
gistros) y la tutela de los intereses civiles de las personas necesitadas
de la nrsma (tutela, sucesiones) con objeto de evitar futuros litigios.
Se podría, pues, quizá, resumir la oposición real existente entre
jurisdicción contenciosa y voluntaria (sin perjuicio de disposiciones
del Derecho positivo, que la desvirtúen) mediante la expresión de «re-
presión» o justicia compensativa y prevención o justicia preventiva
(policía jurídica).

(i) E n el s e n t i d o d e l o s §§ 3 , 8 y 1 0 L . I . L . O . ; 2 3 . 7 1 , 7 2 , 9 5 , 1 1 9 , 1 3 3 ,
155 y 156 L. O.
(5) Conforme al p u n t o d e vista p r e d o m i n a n t e , cfs. especialmente STEIN ;
y en contra, FLEINER, HARTMANN y O. MAYER.
(6) Bibl. : Lehrbuch, de NUSSBAUM (1900) y JOSEF (1902); Exposición
2
sistemática, de SIEHR2, 1 9 3 0 ;Nociones d e L e n t , 1 9 2 8 y Comentario, de SCHLE-
GELBERGERS, 1 9 2 7 .
II K II K C II o p n O C H B A L «: 1 V 1 i. 127

I.a jurisdicción voluntaria está igualmente regulada en primer


término por leyes generales del Reich. Importan especialmente a su
WWpeclo la Ley relativa a cuestiones de J. V., de 17 de mayo de
IHVÍ8 (completada para Prusia por la Ley de 21 de septiembre de 1899),
l i Ley del Registro inmobiliario, de 24 de marzo de 1897, en su re-
ducción de 20 de mayo de 1898, y la Ley relativa al estado de las
p«Tnoiias, de 6 de febrero de 1875.
b) Además, para que se pueda actuar por jurisdicción conten-
OIOMII, la controversia ha de referirse a relaciones de Derecho privado.
Rutas relaciones se diferencian de las de Derecho público en que los
Uljeios de aquéllas se enfrentan como personas individuales coordi-
nudus, mientras que en las relaciones de Derecho público se encuen-
tni u na persona total, situada en ún plano superior, y otra persona,
•llbordinada, en calidad de miembro de la primera, o bien se esta-
blece entre dos de estos miembros coordinados (por ej., litigios entre
7
imtiiblecimientos de caridad) ( ). El hecho de que el Estado parti-
cipe, en una relación jurídica, no convierte a ésta en una relación
de Derecho público, siempre que aquél no intervenga como titular de
lu soberanía, sino como una persona privada que interviene en las re-
Ineiones civiles. Por el contrario, tampoco es exacta, y hoy carece de

I mrlidarios, la llamada «teoría del Fisco», según la cual toda relación


nrídica en la que el Estado participe es desde luego de carácter pri-
vado, si tiene carácter patrimonial ( ). Por esto debe incluirse en 8

el campo del Derecho público todo lo relativo a derecho fiscal y a


asistencia y seguros sociales. Por ello no es procedente la vía judicial
9
cuando se reclama para obtener la realización o cesación ( ) de un
10
acto político u otro cualquiera de soberanía ( ) aun cuando la acción
1
e apoye en una exención de Derecho privado de una obligación
jurídico-pública. En cambio, no se excluye ¡a vía judicial para una
pretensión juridico-privada, porque se oponga a ella, a modo de
excepción, algún derecho de carácter público ( u ) , a menos que en
realidad sea éste el verdadero objeto del litigio y se haya excluido
12
expresamente esta vía ( ) . El juez civil puede fallar sobre cuestiones
previas de carácter público, aunque su resolución no tiene el efecto
de cosa- juzgada (por ej., fallo sobre una deuda de impuestos, en
13
cuanto ella sea la causa de una hipoteca) ( ) . Tampoco se permite
llevar ante el juez relaciones de Derecho público mediante el ejercicio
de la acción de gestión de negocios I } * ) , de la «condictio» o de la acción

(7) T . S., e n J W „ 1 9 3 2 , 796 y referencias.


(8) R . T . S., 104, 2 5 1 ; 1 0 6 , 4 0 9 ; R . T . S., 1 0 8 , 2 8 7 ( d i s c u t i b l e en la argu-
mentación) ; Trib. Superior a d m i n i s t r a t i v o d e Prusia, 70, 61.
(9) A p e l . H a m b u r g o , J . S., 1 9 3 2 , n . ° 1 4 6 .
(W) R . T . S., 130, 2 9 1 .
(11) R . T . S., 77, 4 1 1 ; 8 0 , 3 7 2 ; 106, 1 5 0 .
(12) R . T . S., 1 1 7 , 2 3 6 ; t e n i e n d o e n c u e n t a l a l i m i t a c i ó n del t e x t o últimamente
m e n c i o n a d a , c o m p a t i b l e R . T . S., 1 2 3 , 1 8 3 .
(13) R . T . S., 129, 9 5 .
(14) R . T . S., 1 3 3 , 2 4 6 .
128 ,| A M li S II II I. U N <¡ II M 1 I) T

do daños, y como si fueran cuestiones previas de una pretensión


juridico-privada (IG> 1 0 ) . Distinto es el caso (por lo dispuesto en el
art. 131, I, 3 Const.) de las demandas de daños ocasionados por
17
incumplimiento de deberes oficiales ( ) , y el de las acciones civiles
i8
por actos no justificables legalmente ( ) .
3. Pueden ser sustraídos a la jurisdicción civil aquellos litigios que,
aun participando de este carácter, en sentido material, hayan sido
sometidos, sin embargo, a competencia de las autoridades o Tribu-
nales administrativos por la legislación del Reich o los Estados (el
reverso de lo aducido en el 1, a). Entre las disposiciones del
Reich (es decir, de carácter general) que han ordenado la sumisión
de cuestiones civiles a las autoridades o Tribunales administrativos,
citaremos la Ordenanza de 31 de julio de 1919, sobre pequeñas pro-
piedades rústicas, el Decreto de desvalorización de 2 i de octubre
de 1923 y el § 12 de la Ley de 25 de marzo de 1931 (20) sobre
honorarios de los agentes de colocaciones; en cuanto a los centros
de conciliación entre inquilinos y propietarios y a las oficinas de
22
patentes ( ) , las cuestiones atribuidas a su competencia se conside-
ran de carácter administrativo. Entre las disposiciones dictadas por
los Estados particulares encontramos establecida la sumisión indicada
en la Ordenanza prusiana (§§ 55 y ss.) relativa al derecho a exigir
indemnización de daños causados por la caza mayor, y en la Or-
denanza prusiana para la protección de arrendamientos rústicos, en su
redacción de 19 de septiembre de 1927. Sin embargo, la legislación de
un Estado particular no puede excluir la vía judicial fundándose en
que una de las partes que intervienen en el litigio es el Estado u otra
83
corporación pública (§ 4 L. I. ZPO. ( ) . En la medida en que es posi-
ble excluir totalmente la vía judicial, puede hacerse depender su com-
petencia de la previa decisión de una autoridad administrativa, ya

(15) R . T . S., 70. 3 9 8 , 1 0 1 , 132, 129, 180, 130, 2 7 0 .


(16) U n a o b l i g a c i ó n de D e r e c h o p ú b l i c o t a m p o c o se t r a n s f o r m a e n obliga-
c i ó n d e D e r e c h o p r i v a d o m e d i a n t e s u r e c o n o c i m i e n t o , e n t a n t o q u e el d e m a n d a d o
n o h a y a q u e r i d o o c a s i o n a r c o n ello u n m o t i v o i n d e p e n d i e n t e d e d e u d a ( R . T . S.,
1 3 3 , 3 0 7 ) . Si a l g u i e n se h a c o m p r o m e t i d o al p a g o d e u n a d e u d a d e c o n t r i b u c i ó n
d e u n t e r c e r o , e n t o n c e s la p r e t e n s i ó n c r e a d a p o r e s t a c i r c u n s t a n c i a es d e D e r e c h o
p r i v a d o ( R . T . S., 1 3 5 , 3 1 5 ) .
(1 )
7
R . T . S., 106, 42. E n c i r c u n s t a n c i a s especiales, t a m b i é n p u e d e n c o n o c e r
l o s T r i b u n a l e s o r d i n a r i o s e n c a s o d e e j e r c i c i o d e a c c i ó n d e p e r j u i c i o s , si h a h a b i d o
e x c e s o e n el a r b i t r i o a l d e c r e t a r s e l a j u b i l a c i ó n d e u n f u n c i o n a r i o ( T . S., e n J W . ,
1932, 485 ; Apel. Konigsberg, J W . , 1932, 528).
(W) R . T . S. 9 7 , 1 7 9 ; 1 0 0 , 2 1 9 ; 1 0 2 , 2 5 1 ; 130, 2 9 2 .
(19) C u y a v a l i d e z h a a f i r m a d o l a R . T . S., 1 0 7 , 3 2 0 .
(20) § 1, D e c r e t o e j e c u t i v o d e l a m i s m a f e c h a .
(21) Si se l a s c o n s i d e r a , c o n R . T . S., 107, 286, c o m o a u t o r i d a d e s a d m i n i s -
trativas.
(22) Si se l a s c o n s i d e r a c ó m o T r i b u n a l e s a d m i n i s t r a t i v o s .
(23) L a legislación p a r t i c u l a r sólo p u e d e transferir u n litigio a u n a a u t o r i d a d
administrativa o a un Tribunal administrativo, y no a una institución privada,
p o r e j . , a la d i r e c c i ó n d e u n a S o c i e d a d d e s e g u r o s ( R . T . S., 3 7 , 2 1 9 ) .
i) i< II v. c. 11 o i" H (i c. K S A L c i v i i. 12!)

2 i
MUÍ del simple hecho de la necesidad de la misma ( ) —en lo que, en
25
puridad, no cabe ver una exclusión ( ) — , ya exigiendo que dicha
decisión tenga un contenido determinado ; también puede declararse
obligatoria (vinculante) la decisión previa (como ocurre, por ej., en
Ion §§ 150, 155 de la Ley de funcionarios, en los §§ 358, 705 de la
Ordenanza de seguros); también en los §§ 901, 3042, 1219, 1543,
tic la misma Ordenanza, se expresa la necesidad de obtener una
decisión previa y la obligación de someterse a ella; deben citarse,
Hilemás, a este respecto, el art. 115, ap. 3, del Reglamento de eje-
26
cución de la Ley de revalorización, de 29 de noviembre de 1925 ( ) ,
el § 2 de la Ley de empresas privadas de seguros, en su redacción
a
de (i de junio de 1931, y la parte 2 . del art. 1, § 2, II, de la Orde-
nanza de inspección bancada, de 19 de septiembre de 1931).
H a n s i d o d e r o g a d o s el § 6 d e i a L e y p r u s i a n a d e 11 d e m a y o d e 1 8 4 2 y el
| .'i d e l a d e r e s p o n s a b i l i d a d d e l E s t a d o , d e 1 . " d e a g o s t o d e 1 9 0 9 , q u e h a c í a n d e -
p e n d e r l a p o s i b i l i d a d d e a c c i o n a r c o n t r a el E s t a d o p o r i n d e m n i z a c i ó n d e p e r -
juicios sufridos a c a u s a de ilegalidad d e u n a o r d e n a n z a d e policía, d e q u e é s t a
fuera d e r o g a d a e n la i n s t a n c i a d e q u e j a . E s t a d e r o g a c i ó n se h a l l e v a d o a efecto
p o r el a r t . 1 3 1 , I , a p . 3 , C o n s t . ( R . T . S . , 1 0 2 , 3 9 3 ; 1 0 4 , 2 4 3 y 2 9 1 ; 1 0 6 , 3 4 y s s . :
mil o d e 2 0 d e f e b r e r o d e 1 9 2 3 , f u n d a d o e n el a r t . 1 3 , I I , C o n s t . y L e y d e 8 d e
«liril d e 1 9 2 0 ) . L a f a c u l t a d r e c o n o c i d a a l a s a u t o r i d a d e s d e l a p o l i c í a l o c a l p o r el

Í 75, a p . 3 , O. I. d e r e s o l v e r p r o v i s i o n a l m e n t e s o b r e las q u e j a s f o r m u l a d a s p o r
ns v i a j e r o s p o r i n f r a c c i ó n d e l a s t a s a s d e p r e c i o s , n o c o n t i e n e e n s í e x c l u s i ó n
alguna de la v í a procesal civil.
2
A pesar del § 274, n.° 2, referente a las «excepciones» ( ' ) , la
admisibilidad de la vía procesal constituye un presupuesto, de ca-
ra ('ter irrenunciable, de la sentencia de fondo, y cuya existencia ha
28
de ser examinada en cualquier estado del procedimiento ( ) . A los
Tribunales corresponde fallar sobre esta admisibilidad, de tal ma-
nera que puede decirse tienen «competencia sobre la competencia»
(§ 17, I, L. O.). Sin embargo, con arreglo a las normas fijadas en
el § 17, II, de la misma, la legislación de un Estado puede traspasar
a una autoridad especial la resolución de los conflictos de competencia
(pie se promuevan entre los Tribunales ordinarios y las autoridades
o Tribunales administrativos. Tal ha sucedido en Prusia por virtud
del Decreto de 1.° de agosto de 1879, modificado por la Ley de 22
29
de mayo de 1902 ( ) , que instituyó un Tribunal para la resolución de
conflictos-de competencia, integrado por 11 miembros, de los cuales
(i pertenecen al Tribunal cameral^ y los restantes deben desempeñar

(21) A s í , p o r e j . , el § 5 d e l a L e y d e i n d e m n i z a c i o n e s , d e 2 0 d e m a y o d e 1 8 9 8 ,
5 6, I I I , d e la m i s m a e n s u r e d a c c i ó n d e 1 5 d e j u l i o d e 1 9 0 4 , § 1 5 0 d e l a L e y d e
funcionarios de la República.
(25) R . T . S., 9 9 , 2 6 2 , 102, 170, 1 0 6 , 40.
(26) R . T . S., 127, 3 6 0 .
(27) T . S. C. R . , 7 0 , 1 8 5 . Cfs. a esíe r e s p e c t o e l § 2 5 8 , I I , P .
(28) R . T . S., 1 2 2 , 1 0 1 .
(29) E n la resolución d e u n litigio de c o m p e t e n c i a entre u n a a u t o r i d a d del
Heich y los T r i b u n a l e s , n o h a d e e m p l e a r s e este D e c r e t o (T. c o m p . d e Prusia,
1932, 142).

9. GOLDSCHMIDT : Derecho procesal civil.


130 J A M 11 I (I O L II I I! II » 1 II T

alguna función en la alta esfera administrativa o reunir las condi-


ciones para el ejercicio de funciones judiciales. Son nombrados por
el mismo tiempo que dure su cargo principal, y en caso de que no
ostenten ninguno, vitaliciamente. Los conflictos de competencia posi-
tiva son promovidos por las autoridades de la administración pro-
vincial o central, y el proceso se interrumpe por virtud del plantea-
miento en forma (so) del conflicto (§ 15, n.° 1, L. I. ZPO). Cuando
se trata de conflictos de competencia negativa, resuelve el Tribunal
especial de competencias, a instancia de parte.
N a t u r a l m e n t e , c o m o q u i e r a q u e este T r i b u n a l , c o m o T r i b u n a l local, sólo
entiende en los conflictos e n t r e Tribunales y a u t o r i d a d e s de c a d a E s t a d o , n o
c a b e el c o n f l i c t o n e g a t i v o c u a n d o el T r i b u n a l S u p r e m o d e l R e i c h h a d e n e g a d o
l a a d m i s i b i l i d a d d e l a v í a j u d i c i a l (§ 2 1 , V , d e l D e c r e t o c i t a d o , e n s u r e d a c c i ó n
d e 2 2 d e m a y o d e 1 9 0 2 ; R . T . S., 44, 3 7 8 y s s . ) ; e i g u a l m e n t e se e x c l u y e n los
c o n f l i c t o s p o s i t i v o s c u a n d o el T r i b u n a l S u p r e m o e n t i e n d e y a e n el a s u n t o , a
c a u s a d e u n r e c u r s o d e c a s a c i ó n ( T . S. C. R . , 4 8 , 195 y s s . ; y s e g ú n el § 4, I I , del
Decreto ú l t i m a m e n t e citado, sucede t a m b i é n esto hasta cuando h a recaído y a u n a
sentencia impugnable mediante casación).

4. Conforme se indicó, también pueden ser sustraídos a la


jurisdicción civil los litigios que, aun gozando de este carácter, en
sentido material, se han designado por la legislación del Reich, como
sometidos a la vía procesal penal. Así, ocurre, por ej., con las cues-
31
tiones que versan sobre el derecho a exigir una multa ( ) , sobre la
exigencia de indemnización de perjuicios sufridos por el que ha sido
condenado y ha cumplido condena siendo inocente, o sobre la acción
32
de los que tuviesen derecho a alimentos por aquella causa ( ) , y tam-
bién, a elección del perjudicado, sobre el derecho a exigir la confisca-
ción, destrucción o incautación de obras con arreglo a las leyes que
regulan el derecho de autor ( 3 3 ) . En los proyectos de Código penal
se deja siempre al libre arbitrio del perjudicado hacer valer en el
procedimiento penal la acción de daños que le corresponde por de-
recho civil (a esto se llama proceso de adhesión). También se admite
que la legislación de un Estado pueda asignar a la vía penal asun-
tos de carácter civil, si no fundándose en el § 13 L. O., sí tratándose
de acciones concedidas en leyes de derecho material de los Estados ( 3 ^ ) .
5. Con mayor frecuencia remite la legislación del Reich cues-
tiones de carácter civil en sentido material a conocimiento de las
autoridades encargadas de la jurisdicción voluntaria (el reverso
de lo indicado en 1, b), por ej., cuestiones de derecho familiar (ss)

(30) Trib. comp., en Z., 55, 295.


(31) §§ 1 8 8 y 2 3 1 C. P . y l e y e s c o m p l e m e n t a r i a s .
(32) L e y d e 20 de m a y o d e 1898 y 14 d e abril d e 1904.
(33) § 14, L e y d e l 1 1 d e e n e r o d e 1 8 7 6 ; § 2 6 , L e y d e 1 1 d e j u n i o d e 1 8 7 0 ;
§ 4 6 , L e y d e 19 d e j u n i o d e 1901 : § 4 2 , L e y de 9 de e n e r o d e 1907.
(34) A s í , p o r e j . , l a a c c i ó n d e l p e r j u d i c a d o p a r a el r e s a r c i m i e n t o d e l v a l o r
d e lo s u s t r a í d o , a b a s e d e los §§ 9 d e la L . p r u s i a n a d e r o b o s e n b o s q u e s , d e 15 d e
abril de 1878 v 64 L. p r u s . de policía de c a m p o s y bosques, de 21 de enero de 1926.
(35) §§ 1 3 0 8 , 1 3 5 7 , 1 6 2 9 y 1 6 3 5 B G B .
i) li u i: i: II o r 11 o c n s \ \. <: i v i i. 131

6
i» mieesorio (» ), o. las que surjan sobre ventas de cosas pigno-
rttcttiH realizadas de modo distinto al prescrito en la Ley ( 3 ' ) , o las
tjUtt se promuevan respecto a la cuantía de una reclamación sobre
38
revaloración ( ) . A veces concurren ambas jurisdicciones, como
l u e e d c en la declaración de inexistencia de sociedades por acciones,
89
picotera ( ) , o bien se borran los límites entre ellas (4o). Solamente
mi admite, por otra parte, que la legislación de un Estado pueda
hacer designación de las cuestiones de carácter civil que pasan a la
t'ninpetencia de la jurisdicción voluntaria, cuando se trata de cues-
tiones que correspondan al derecho material del Estado, ya que el
| 135 no dice nada a este respecto.
La delimitación de la extensión objetiva de la jurisdicción civil
fren le a la voluntaria, cae también, bajo el concepto de «admisibilidad
de la vía procesal» (cfs. supra, 3). Sin embargo, no existe aquí la
rCNcrva que se formula en el § 17, II, relativa a la posibilidad de que
In legislación de un Estado instituya un Tribunal especial de com-
petencias.
6. Por último, pueden sustraerse a la jurisdicción ordinaria
civil, con arreglo al § 13, aquellas cuestiones que teniendo este ca-
rácter, en sentido material, son, sin embargo, remitidas por la legis-
lación del Reich al conocimiento de Tribunales especiales instituidos
o permitidos por ella.
a) Son Tribunales especiales creados por la legislación del
Ueich :
a ) Los Tribunales de trabajo, derivados de los antiguos Tri-
bunales industriales y de comercio (L. T. T. de 23 de diciembre
de 1926) ( « ) .
P) El Tribunal económico del Reich ( 4 2 ) , competente en litigios
relativos a intervenciones públicas por motivo de guerra o de so-
cialización, entre un particular y el Estado, o entre dos perjudi-
cados entre si, y que funciona, en parte, como Tribunal de primera
instancia y, en parte, como Tribunal de apelación; incorporado a éste
3
se halla el Tribunal de los cártels (* ), que tiene facultades para decla-
rar, a instancia del ministro de Economía del Reich, la nulidad de
contratos o acuerdos de cártels, y para denunciar aquéllos; funciona
también un «Tribunal arbitral para la elevación de los precios», que

(36) § 2227 B G B .
(37) § 1246 B G B . , § 166 L. J. V .
(38) §§ 6 9 y ss. L . d e r e v a l o r i z a c i ó n , d e 1 6 d e j u l i o d e 1 9 2 5 , D . d e 2 1 d e j u l i o
d e 1 9 2 5 . S e g ú n T. S . , e n J W . , 1 9 3 2 , 3 4 3 , l a s p a r t e s d e b e n d i r i g i r s e t a m b i é n , r e s -
p e c t o a ellov al T r i b a n a l o r d i n a r i o .
(39) § 3 0 9 C. M., § 144 L . J . V .
(10) Asi en § 485 Z P O . , § 164 L. J . V.
(41) Cfs. infra, § 77 b .
(42) § 1 D e c r e t o d e 2 1 d e m a y o d e 1 9 2 0 ; R . T . S., 1 0 3 , 1 0 3 . E n d i s t i n t o
s e n t i d o l a R . T . S . , 1 0 6 , 4 0 9 , l a c u a l c o n s i d e r a el T r i b u n a l e c o n ó m i c o d e l R e i c h
como Tribunal administrativo.
(43) Decreto de 2 de noviembre de 1923.
MU .1 A M lí H 0 O I. I) S I! II M 1 II T

conoce on cuestiones relativas al suministro de. energía eléctrica, gas


y agua ( " ) . •
•() RI T r i b u n a l m i x t o d e a r b i t r a j e , c r e a d o e n v i r t u d d e l a r t . 3 0 4 d e l T r a t a d o
de P a z d e Versalles (cfs. la L e y d e 10 d e agosto d e 1920). '
o) E l Tribunal de ferrocarriles del Reich, q u e entiende en las cuestiones
q u e se p r o m u e v e n entre éste y l a C o m p a ñ í a de los Ferrocarriles alemanes ( J 4 4
de la L e y d e F . C , d e 30 d e agosto d e 1924). '
s) L O S Tribunales a quienes se encomienda la decisión d e las cuestiones
que se deriven de la L e y de 16 de diciembre de 1929, q u e regula las antiguas
r e n t a s d e l E s t a d o . A t e n d i e n d o a s u § 14, es c o m p e t e n t e el T r i b u n a l S u p r e m o
en aquellas rentas c u y a cuantía, en 31 de diciembre de 1917, fuera superior a
10 0 0 0 m a r c o s , y en las d e m á s , el T r i b u n a l d e apelación : en Prusia, c o n arreglo
a l a L e y p r u s i a n a d e 31 d e m a y o d e 1 9 3 0 , es c o m p e t e n t e el T r i b u n a l c a m e r a l .
O Existe t a m b i é n u n a Sala del Tribunal Supretno n o m b r a d a en cada caso
por ei p r e s i d e n t e d e este T r i b u n a l , p a r a conocer en las controversias e n t r e el
R e i c h y l a SBenska Tándsiicks Aktiebolaget, o e l N. V. Financieele Maatschappij
Kreuger u. Toll ( § 5 2 d e . l a L e y d e l m o n o p o l i o d e f ó s f o r o s , d e 2 9 d e e n e r o d e 1 9 3 0 ) .
Los Tribunales consulares son, en cambio, considerados como Tribunales
o r d i n a r i o s e n el t e r r i t o r i o d o n d e a c t ú a n ( c f s . s u p r a , § 1 0 n . ° 1 , k ) , e n e l c u a l l a
Z P O . ( a p e s a r d e l § 1 d e s u L . 1.) s o l a m e n t e s e a p l i c a c o n a r r e g l o a l a s d i s p o s i -
ciones c o n t e n i d a s e n l a s n o r m a s legales e s p e c i a l m e n t e d i c t a d a s p a r a ellos. E x i s t e n
Tribunales consulares en Abisinia, Egipto, Persia y Marruecos español.

b) Los Tribunales especiales que la legislación del Reich permite


establecer son (§ 1 4 ) :
a) Los Tribunales fluviales del Rhin y el Elba.
Su origen reside e n T r a t a d o s celebrados entre los E s t a d o s ribereños. L o s
T r i b u n a l e s fluviales d e l R h i n se rigen p o r el a c t a d e 17 d e o c t u b r e d e 1 8 6 8 (cfs. a
e s t e r e s p e c t o l a L e y p r u s i a n a d e 8 d e m a r z o d e 1879), r a t i f i c a d a p o r el T r a t a d o
de Versalles, art. 354.S o n competentes en las d e m a n d a s relativas a tasas de nave-
g a c i ó n , i m p e d i m e n t o s e n el c a m i n o d e sirga, d e t e r i o r o s e n l a s orillas, e t c . E n los
E s t a d o s a l e m a n e s , c o n f o r m e al § 3 , I , L . I. L . O.) y a l § 3 , I I , L . I, Z P O . , e n t i e n -
d e n e n estas cuestiones los J u z g a d o s , e n p r i m e r a instancia, y en Prusia, e n s e g u n d a
instancia, el T r i b u n a l d e apelación d e C o l o n i a ; p e r o a elección d e las partes, se
admite la posibilidad de apelar a la Comisión Centra! de Estrasburgo (art. 355
del T r a t a d o d e Versalles). P o r lo q u e r e s p e c t a a los T r i b u n a l e s fluviales del E l b a ,
se r i g e n p o r el a c t a . d e 2 2 d e f e b r e r o d e 1 9 2 2 , m á s u n c o n v e n i o c o m p l e m e n t a r i o
d e 14 d e d i c i e m b r e d e 1 9 2 3 (cfs. a este r e s p e c t o l a L e y p r u s i a n a d e 4 d e j u n i o d e
1924). S o n c o m p e t e n t e s p a r a conocer en demandas promovidas por daños
causados p o r la navegación, indemnización en caso de accidentes, impuestos d e
navegación y controversias surgidas entre navegantes. E n Prusia, entienden en
estas cuestiones (igualmente, conforme a los preceptos antes citados) los Juzga-
dos y Tribunales d e p r i m e r a instancia. A elección d e las partes, se a d m i t e t a m -
bién apelación ante la Comisión internacional del Elba, asentada en Dresde.
¡5) L o s T r i b u n a l e s a g r a r i o s p a r a c u e s t i o n e s c i v i l e s q u e s e p r o m u e v a n a
propósito d e los asuntos del cultivo y d e l a oposición e n t r e t e r r a t e n i e n t e s y colo-
nos. E n P r u s i a existen los J u z g a d o s agrícolas, los J u z g a d o s provinciales agrícolas
y los J u z g a d o s agrícolas de apelación ; sin e m b a r g o , estos dos últimos, después
de h a b e r sido limitada su competencia en cuestiones de Derecho público p o r
el § 1, V , d e l a L e y d e 3 d e j u n i o d e 1 9 1 9 ( R G Z . 1 2 1 , 1 9 4 - 5 ; 1 2 3 , 3 3 ) , h a n sido
s u p r i m i d o s m á s t a r d e , e n 1." d e a b r i l d e 1 9 3 3 (§ 1 2 , D e c r e t o d e 2 3 d e d i c i e m b r e
de 1 9 3 1 , § 4, Decreto de 1." de septiembre d e 1932),

y) Solamente en Würtemberg y en Badén existen Juzt/ados


municipales, que entienden en cuestiones patrimoniales suscitadas
(U) Decretos de 1." de febrero-5 d e m a r z o d e 1919 y del 18 d e m a r z o d e 1920.
i) n ii IÍ t; 11 o i' n o c IÍ S A I . <; i v i i. 133

iMill'e vecinos, por cuantía no superior a 100 marcos, reservándose


«Itmiprc la posibilidad de apelación por vía ordinaria.
La dclirnitación necesaria entre la jurisdicción ordinaria civil
y el círculo de las cuestiones que se someten a los Tribunales espe-
cules no puede lograrse por los principios que informan la admisi-
bilidad o no admisibilidad de la vía judicial, sino por aquellos que
4
explican la competencia material ( &). La competencia de los Tri-
bunales especiales es, en efecto, unas veces de carácter exclusivo
16
(asi, en el § 2 L; T. T.) y otras no ( ) . Las disposiciones sobré la
fuerza obligatoria de la declaración de incompetencia ( § 1 1 ZPO.),
IIHf como la facultad que corresponde al Tribunal incompetente de
remitir la causa al Tribunal competente (§ 276 ZPO.) con fuerza
vinculante para éste (y cuya facultad el § 48, I, de la L. T. T. con-
hidcra expresamente aplicable a las relaciones reciprocas entre los
Tribunales ordinarios y los de trabajo) rigen en las relaciones entre
47
los Tribunales ordinarios y los restantes Tribunales especiales ( - *»).
La litispendencia ante Tribunal especial es motivo de excepción con
respecto a los ordinarios, y la sentencia de aquél es cosa juzgada
49
para éstos, e inversamente ( ) . Es inadmisible la opinión, frecuente-
mente sustentada, de que es nula la sentencia pronunciada por un
Tribunal especial que ha sobrepasado su competencia (so). En cam-
bio, se limita el carácter, exclusivo de la competencia de un Tribunal
especial instituido para determinado Estado, al Estado para el que ha
sido creado. Y ha de advertirse, también, que los fallos de las
Comisiones arbitrales mixtas son obligatorios para los Tribunales
51
alemanes ( ) , pero no inversamente ( 5 2 ) .
% 1. L a L e y orgánica (art. 267), luego reproducida en este p u n t o por la
de E n j u i c i a m i e n t o civil (art. 51); señala q u e «la jurisdicción o r d i n a r i a será l a
c o m p e t e n t e p a r a conocer d e los negocios civiles q u e se susciten e n territorio espa-
ñ o l , e n t r e e s p a ñ o l e s ^ e n t r e e x t r a n j e r o s y e n t r e e s p a ñ o l e s y e x t r a n j e r o s », s a l v o
c u a n d o se t r a t e d e l a « p r e v e n c i ó n » d e a b i n t e s t a t o s y t e s t a m e n t a r í a s d e los
militares y m a r i n o s m u e r t o s en cairípaña o en n a v e g a c i ó n , p a r a lo cual inter-
vendrán las autoridades respectivas (arts. 268 de la Ley orgánica y 52 de la
L e y d e E n j u i c i a m i e n t o ) . N o define, sin e m b a r g o , la L e y o r g á n i c a lo q u e se

(«) R . T . S., 7 6 , 1 7 6 ; 1 0 3 , 1 0 2 ; 1 0 7 , 7 7 ; t a m b i é n § 5 2 8 , 2. q u e s e refiere


a h o r a a l o s T r i b u n a l e s d é t r a b a j o , y q u e , g r a c i a s al § 6 4 L . T . T . , t a m b i é n es a p l i -
c a b l e e n el p r o c e d i m i e n t o d e l o s T r i b u n a l e s d e t r a b a j o ( T . S . T . , e n J W . , 1 9 3 0 ,
4 7 1 ; e n d i s t i n t o s e n t i d o T . I. P L A U E N , J W . , 1 9 3 1 , 2 3 9 3 ) ; a d e m á s , el § 4 8 , I, L .
T. T.
(16) N o así l a d e los T r i b u n a l e s m i x t o s a r b i t r a l e s ( R . T . S., 108, 50) n i l a d e
los T r i b u n a l e s fluviales d e l R h i n y del E l b a ( R T . S., 8 7 , 2 5 1 ; A p e l . Celle e n
J . Apel., 15, 255).
(i') A h o r a b i e n , l a a p l i c a c i ó n d e l § 3 6 , n ú m s . 5 3' 6 , f r a c a s a e n p r i n c i p i o
por falta de u n Tribunal común superior.
(18) E n el c a s o d e a ) , s) h a d e r e q u e r i r s e l a d e c i s i ó n d e l T r i b u n a l e s p e c i a l ,
s b b r e si q u i e r e a t r a e r s e el a s u n t o ( § 2 0 , L e y d e l 1 6 d e d i c i e m b r e d e 1 9 2 9 ) .
:
(18) A r g . § 19 L . A . J . del 21 d e j u n i o d e 1 8 6 9 .
( 5 0 ) R . T . S. T . , - 4 , 57 : J O Ñ A S , J W . , 1 9 2 8 , 2 6 5 ( c o n Bibl.).
(51) A r t . 304 g T r a t . de Versalles, § 3, L e y de 10 de agosto de 1920.
( 5 2 ) A r t . 305 Trat. de Versalles.
134 .1 \ M I'. S (1 I) I, I) S ('. II M I l> T

e n t i e n d a p o r t n e g o c i o c i v i l » d e s d e el p u n t o d e v i s t a j u r i s d i c c i o n a l , n i a u n s i q u i c .
ra al m o d o c ó m o se h a c e e n el a r t . 2.° del Código d e Comercio p o r lo q u e afecta
a los actos q u e se r e p u t a n mercantiles, sino q u e se c o n t e n t a c o n fijar luego c u á -
les s e a n l a s a t r i b u c i o n e s d e los J u z g a d o s y T r i b u n a l e s e n a t e n c i ó n a l o s juicios
y p r o c e d i m i e n t o s q u e a n t e ellos s e d e s a r r o l l a n (cfs., e n efecto, l o s a r t s . 2 7 0 ,
272-3, 2 7 5 y 278). P e r o n i estos preceptos ni los q u e h a n venido a completarlos
o a m o d i f i c a r l o s e n g r a n p a r t e ( c f s . A d i c i o n e s a l o s § § 3 - 1 0 b y e l Apéndice de
Derecho español q u e f i g u r a a f i n a l d e l L i b r o V I I I ) , n i l a s d i s p o s i c i o n e s g e n e r a l e s
s o b r e c o m p e t e n c i a d e l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil (artículos 5 1 - 6 ) r e s u e l v e n
p o r s i s o l a s l a s e r i e d e c u e s t i o n e s q u e s u s c i t a e l e m p l e o d e l a via jurídica
(o j u d i c i a l ) civil e n c o n t r a s t e c o n c u a l q u i e r o t r a r a m a d e l a j u r i s d i c c i ó n o
con otros poderes o actividades del Estado. Tenemos, pues, q u e tener e n cuenta
otras v a r i a s n o r m a s , e n c u y o estudio n o seguiremos s i e m p r e el o r d e n expositivo
t r a z a d o p o r G O L D S C H M I D T , p o r e x i s t i r d i v e r g e n c i a s e n t r e el D e r e c h o - e s p a ñ o l
y e l a l e m á n q u e h a c e n m á s r e c o m e n d a b l e p a r a el* e x a m e n d e l p r i m e r o otra
pauta de agrupación.
1 a, 2 i , 3 . S e g ú n el n . ° 2 d e l a r t . 4 d e l a L e y d e lo C o n t e n c i o s o - a d m i n i s -
t r a t i v o , no c o r r e s p o n d e n a l c o n o c i m i e n t o d e l o s T r i b u n a l e s d e e s t e o r d e n l a s
c u e s t i o n e s d e í n d o l e civil, e n t e n d i e n d o p o r t a l e s a q u e l l a s e n q u e el d e r e c h o v u l -
n e r a d o s e a d e c a r á c t e r civil, y t a m b i é n l a s q u e e m a n e n d e actos e n q u e l a
Administración obre como persona jurídica, o sea como sujeto de derechos y
obligaciones, todas las cuales competerán a los Tribunales ordinarios. Sin e m -
bargo, l a jurisdicción contencioso-administrativa es la encargada d e i n t e r v e n i r
en los litigios referentes al c u m p l i m i e n t o , inteligencia, rescisión y efectos d e los
contratos celebrados p o r l a A d m i n i s t r a c i ó n p a r a obras y servicios públicos (ar-
tículo 6 d e l a L e y citada). Así, pues, l a circunstancia de ser l a Administración
u n a d e l a s p a r t e s d e l p r o c e s o n o sirve p o r si sola p a r a excluir e n E s p a ñ a el u s o
d e l a v í a j u d i c i a l civil, sino q u e h a d e a t e n d e r s e a l a índole d e l a r e c l a m a c i ó n
j u r í d i c a e n c a d a caso d i s c u t i d a . E n c o n f i r m a c i ó n d e ello, cfs., e n t r e o t r o s v a r i o s ,
los a r t s . 4 6 0 , n . ° 3 ; 4 8 7 , n . ° 2, y 5 3 3 , n . ° 7, d e l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o c i v i l ;
l o s 2 5 2 , 2 5 7 , 2 5 8 ( e n r e l a c i ó n c o n e l a r t . 1.° d e l a L e y d e r e s p o n s a b i l i d a d c i v i l
de 1904), 2 5 9 (prohibición d e interdictos), 2 6 1 , 2 6 5 A y E , y 268 del Estatuto
municipal de 8 de marzo de 1924 —-subsistentes a tenor del Decreto de 16 de
j u n i o d e 1 9 3 1 y L e y d e 1 5 d e s e p t i e m b r e d e 1 9 3 1 — , a s í c o m o l o s a r t s . 2 6 - 8 (; R e -
cursos d e carácter civil») del « R e g l a m e n t o d e procedimiento e n m a t e r i a m u n i -
cipal d e 2 3 d e agosto d e 1924» — r e d u c i d o al r a n g o d e precepto «meramente
r e g l a m e n t a r i o » : Decreto y L e y cits.-—y sobre todo en la L e y de 10 d e julio
d e 1935 c o n las Bases p a r a l a futura « L e y municipal», las disposiciones X X V I
y X X V I I ; l o s 1 6 7 - 8 y 1 7 1 d e l Estatuto provincial de 20 de marzo de 1925 —
subsistentes en virtud del Decreto y L e y cits.—. Además, en las demandas del
E s t a d o o c o n t r a el E s t a d o d e b e n t e n e r s e p r e s e n t e s c o m o disposiciones m á s i m -
p o r t a n t e s el R e a l d e c r e t o d e 2 3 d e m a r z o d e 1 8 8 6 ( p r o c e d i m i e n t o p a r a s u s -
tanciar en la via gubernativa las reclamaciones de los particulares como trámite
previo a la judicial en asuntos d e interés del Estado) y los arts. 5-13 del Real
decreto-ley d e 21 d e enero de 1925 ( E s t a t u t o de la Dirección general de lo Con-
tencioso) y 47-66 del correspondiente Reglamento, d e 18 d e junio d e igual a ñ o ,
sobre defensa del E s t a d o e n a s u n t o s civiles.

Acerca d e las cuestiones d e c o m p e t e n c i a q u e se planteen entre la jurisdicción


civil y l a s a u t o r i d a d e s o T r i b u n a l e s a d m i n i s t r a t i v o s , n o s r e m i t i m o s a l a A d i c i ó n
q u e a b a r c a l o s § § 3 - 1 0 b ( a p a r t a d o V I , l e t r a s a, b y c ) .
4. L a jurisdicción penal e n t i e n d e a v e c e s e n m a t e r i a civil. A s í o c u r r e ,
por regla general, c u a n d o s e t r a t a d e c u e s t i o n e s p r e j u d i c i a l e s c i v i l e s q u e s e m a - . .
nifiesten con m o t i v o de u n proceso p e n a l ( a r t . 3 d e la L e y d e Enjuiciamiento
criminal), si b i e n t a l principio t i e n e d o s r e s t r i c c i o n e s : p o r u n a p a r t e , el p r o -
n u n c i a m i e n t o del juez penal se extiende al solo efecto d e la represión, y, p o r otra,
h a y casos e n l o s q u e el T r i b u n a l d e l o C r i m i n a l h a d e s u s p e n d e r el p r o c e d i m i e n t o
y a g u a r d a r el fallo q u e a c e r c a d e l a c u e s t i ó n p r e j u d i c i a l d i c t e el T r i b u n a l d e l o
civil ( v é a n s e a r t s . 4-7 d e l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o criminal). E n o t r o s e n t i d o , l o s
1
i) IÍ II i: c. II o i n o c i: s \ i. <: t v i i, 135

T r i b u n a l e s d e l o c r i m i n a l e n t i e n d e n e n l a e x i g e n c i a d e l a responsabilidad civil
proveniente d e delito (cís. arts. 100 y 106-17 de la L e y d e Enjuiciamiento cri-
m i n a l y 1 8 1 3 del Código civil), p e r o a u n c u a n d o ello s e a l o h a b i t u a l e n l a p r á c -
t i c a , l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o c r i m i n a l c o n s i e n t e t a m b i é n q u e l a acción civil q u e
regula se ejercite a n t e los Tribunales d e este orden (cfs. arts. 110-2,114-16 y 843).
1 b, 2 a y 5 . T a n t o l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o c i v i l v i g e n t e c o m o s u a n t e -
c e s o r a l a d e 1 8 5 5 c o m e t i e r o n el e r r o r d e a s o c i a r e n u n m i s m o t e x t o l a j u r i s d i c c i ó n
contenciosa y la voluntaria, en lugar de hacer objeto a la segunda de u n a regu-
l a c i ó n a p a r t e . C o n s e r ello g r a v e , a u n m á s l o es q u e el l e g i s l a d o r n i e n 1 8 5 5 n i
en 1881 h a y a t e n i d o u n a visión clara o, p o r lo m e n o s , c o n s e c u e n t e c o n s u p r o p i o
criterio, a c e r c a d e los fines q u e u n a y o t r a jurisdicción persiguen. D e a q u i q u e
p u e d a n o b s e r v a r s e a n o m a l í a s c o m o l a s siguientes : el p r o c e d i m i e n t o sobre ali-
m e n t o s p r o v i s i o n a l e s q u e a h o r a f i g u r a c o m o contencioso, en la Ley de 1855
a p a r e c í a c o m o voluntario; el ejercicio d e l a acción p a r a adquirir l a posesión
reviste d o s f o r m a s : u n a p a r a c u a n d o se funde e n títulos « m o r t i s c a u s a » y q u e
da lugar al interdicto oportuno, dentro de la jurisdicción contenciosa ( a u n q u e
en b u e n a p a r t e — arts. 1633-41 — n o pertenece a ella), y o t r a p a r a c u a n d o los
t í t u l o s s o n inter vivos, q u e o r i g i n a u n a c t o d e j u r i s d i c c i ó n v o l u n t a r i a ( a r t s . 2 0 5 6 -
2 0 6 0 ) ; el a b i n t e s t a t o , l a t e s t a m e n t a r i a y l a adjudicación d e bienes a p e r s o n a s
i n n o m i n a d a s (en especial estas dos), n o son, incluso d e n t r o del criterio legal
(cfs. a r t . 1 0 0 1 e n r e l a c i ó n c o n l o s 1 0 8 7 - 8 , y a p a r t e , l o s 1 1 1 4 y 1 1 1 8 ,y t o d o s ellos
a s u v e z c o m p á r e n s e c o n el a r t . 1 8 1 1 ; v é a n s e , a d e m á s , los arts. 1046-8), m á s q u e
actos áe j u r i s d i c c i ó n v o l u n t a r i a , y , s i n e m b a r g o , l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o c i v i l l o s
c a t a l o g a c o m o juicios, e n e l á m b i t o d e l a c o n t e n c i o s a ; p o r e l c o n t r a r i o , e l d e p ó -
sito d e p e r s o n a s (cfs. arts. 1 8 8 4 , 1886, 1899 y 1906-7) y l a s habilitaciones p a r a
comparecer e n juicio (véanse arts. 1999-2000) ofrecen trazos m u y acusados d e
procedimientos contenciosos. D o s últimas indicaciones p o r lo q u e a la jurisdicción
a
v o l u n t a r i a se refiere : 1 . , q u e n o t o d a ella se encierra e n l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o
civil ( u n solo e j e m p l o : l a c e l e b r a c i ó n d e l m a t r i m o n i o a n t e los j u e c e s m u n i c i -
pales) ; 2.°, q u e n o s o n los funcionarios judiciales los únicos q u e entienden e n ella
(piénsese e n el Consejo d e familia, e n los notarios, e n los registradores, etc.), a u n -
que, desde luego, en E s p a ñ a tienen reservada la m a y o r parte.

6. C o m o T r i b u n a l e s civiles especiales p o d e m o s c o n s i d e r a r e n t r e n o s o t r o s l o s
siguientes :
a') L o s q u e e j e r c e n l a jurisdicción del Trabajo (cfs. Adiciones al § 77 b).
6') L o s Jurados de riegos ( c f s . a r t s . 2 4 2 - 7 d e l a L e y d e A g u a s , d e 1 3 d e j u n i o
de 1879,y arts. 37-42 de los modelos de Ordenanzas aprobados p o r Real orden de
25 de junio d e 1884; respecto al famoso Tribunal de Valencia, véase Decreto
d e 5 d e a b r i l d e 1 9 3 2 ) y l o s de las comunidades de labradores (arts. 8-11 d e l a
L e y de 8 d e julio de 1898).
c') A u n q u e a p a r t i r d e l D e c r e t o - l e y d e u n i f i c a c i ó n d e f u e r o s d e j a r o n d e
e x i s t i r l o s Tribunales mercantiles e n n u e s t r o p a í s , ello n o h a s i d o o b s t á c u l o p a r a
a
que en virtud de la L e y de 29 de junio de 1911 (en su Base 3. ) y del Reglamento
d e 2 6 d e j u l i o d e 1 9 2 9 ( a r t . 9 , n . ° 3 ) s e c o n f i e r a n a l a s Cámaras de Comercio, In-
dustria y Navegación f a c u l t a d e s p a r a e j e r c e r l a a m i g a b l e c o m p o s i c i ó n y el p e r i t a j e .
E l Consulado de la Lonja de Valencia, creado por Orden de 21 de junio de
1934, p u e d e , entre otras cosas, establecer Tribunales d e amigable composición
y d e arbitraje p a r a solventar los conflictos jurídicos q u e surjan entre los comer-
ciantes y agentes comerciales q u e operen e n aquel centro.
Bibliografía. J O S É M A R Í A P O L O N I O C Á L V E N T E . La jurisdicción en materia de
comercio ( M a d r i d , 1 9 3 4 ) . E l r é g i m e n d é l o s T r i b u n a l e s m e r c a n t i l e s a n t e s d e q u e d e s -
a p a r e c i e r a n e n 1 8 6 8 , p u e d e e s t u d i a r s e e n C A H A B A N T E S , Tratado elemental de los pro-
a a
cedimientos sobre negocios y causas de comercio ( 1 . e d . , M a d r i d , 1 8 4 7 ; 2 . e d . , 1 8 5 0 ) .
1.

á") L o s Tribunales para la redención de foros y subforos, creados p o r el a r -


tículo 1 0 del R e a l decreto-ley d e 2 5 d e j u n i o d e 1 9 2 6 y c o m p u e s t o s p o r el juez
d e p r i m e r a i n s t a n c i a , el n o t a r i o y el r e g i s t r a d o r d e l p a r t i d o d o n d e se p a g u e n l a s
pensiones, m á s dos vocales designados p o r cada u n a de las partes.
.1 A M lí S II l> I. I ) S li II Al I I) T

e') L n s Juntan de detasas ferroviarias, q u e tienen como cometido principal


e n t e n d e r e n l a conciliación, c o m o t r á m i t e previo al ejercicio d e l a s acciones p r o -
v e n i e n t e s d e l t r a n s p o r t e p o r ferrocarril, e s t á n i n t e g r a d a s p o r el i n t e r v e n t o r d e l
Estado, u n representante de las Compañías explotadoras y otro de la Cámara
de Comercio d e l a localidad e n q u e funcionen (véase l a L e y d e 1 8d e julio d e 1 9 3 2
y Reglamento d e 2 de febrero d e 1 9 3 3 ) .
/') E l tribunal arbitral del seguro obligatorio ferroviario de viajeros (véanselos
arts. 3 3 - 4 6 del Real decreto d e 2 6 d e julio de 1 9 2 9 y la Orden de 2 4d e marzo
de 1934).
g') E l Tribunal arbitral de seguros contra riesgos agropecuarios y forestales,
al cual d e b e n a c u d i r l o s i n t e r e s a d o s e n el servicio, a r e s e r v a d e l a acción posterior
A
ante la jurisdicción ordinaria (art. 4 , regla 5 . , Decreto d e 1 1 de enero d e 1 9 3 4
y arts. 5 5 - 6 del R e g l a m e n t o p a r a s u aplicación, de 1 9 de febrero d e 1 9 3 4 ) .
Más datos, e n las Adiciones a los §§ 3 - 1 0 b , e n l a s relativas al Libro V I I I
y e n el A p é n d i c e d e D e r e c h o español q u e al m i s m o a c o m p a ñ a .

c) Extensión territorial de la jurisdicción civil


§ 19 (*)
Bibliografía. LBHMANN y KRAUSS, D a s internat. ZPrR. Deutschlands, en
Rechtsverf. i m internat. Verkehr, 1 ( 1 9 3 0 ) , 3 y ss., d e L E S K E - L Ó W E N F E L D ;
A
M A G N U S , Tabellen z. internat. R e c h t , Cuad. 1 , Z P r R . , 2 . ed. ( 1 9 3 1 ) ; N U S S B A U M ,
Internat. Privatr. ( 1 9 3 2 ) , págs. 3 7 6y s s . ; HONIG, Rechtshilfe des Deutschen
A
Reichs ( 1 9 3 2 ) ; NETTESHEIM, Auslandsverkehr der dtsch. Justizbehórden, 2 . ed.
(1929); NEUNER, Internat. Zustándigkeit (1929), y el t r a b a j o de PAGENSTECHER
s o b r e e l m i s m o , e n Z t s c h r . f. a u s l . u . i n t e r n a t . P r i v R . , 4 ( 1 9 3 0 1 , 7 1 3 y s s .

Considerada en cuanto al espacio, la jurisdicción nacional alcanza


a todas las cuestiones civiles para las que sean competentes territoi
rialmente los Tribunales alemanes. Por lo demás, los Tribunales na-
cionales sólo pueden actuar oficialmente dentro de la nación, de
donde resulta :
1. La necesidad del auxilio judicial internacional, cuando haya
de realizarse en el extranjero una actuación oficial de interés tras-
cendente para un asunto que se ventile en la nación (!). La «Orde-
nanza prusiana de auxilio judicial para cuestiones civiles», de 6 de
septiembre de 1931, contiene una exposición sumaria de la regula-
ción a que se somete este servicio de ayuda jurídica entre Prusia
y el extranjero, según el último estado legislativo. No existe una
codificación análoga para el auxilio judicial del Reich con el ex-
tranjero.
Los requerimientos alemanes que se cursan al extranjero en este
sentido son despachados o bien por los Consulados alemanes, en uso
de su propia competencia, o bien por las autoridades extranjeras
(Sobre las clases de estos requerimientos, cfs. el § 4 O. A. J.)

[(*) L a f o r m a d e c i t a r l o s c u e r p o s legales v u e l v e a s e r l a c o r r i e n t e . ]
(t) P e r o sólo se p u e d e r e q u e r i r l a ejecución d e actos q u e p u d i e r a p o r si
realizar el T r i b u n a l a l e m á n a b a s e d e s u s leyes p r o c e s a l e s (Apel. K Ó n i g s b e r g ,
JW., 1 9 3 1 , 2519).
(2) § 1 1O. A . J., §§ 1 9 9 , 3 6 3 Z P O . ,a r t . 1 5del convenio d e L a H a y a sobre
el p r o c e s o c i v i l , d e l 1 7 d e j u l i o d e 1 9 0 5 , a s í c o m o l a L e y d e 5 d e a b r i l d e 1 9 0 9
II IÍ II K e. n o c n o c ii S A I . c. i v i i. 137

II) Auxilio Judicial prestado p o r Consulados alemanes.


.Imito n l a sautoridades extranjeras competentes en c a d a caso, los Tribunales
Hilimiliii'cs e s t á n f a c u l t a d o s ( e x c e p t o c u a n d o e x i s t a r e l a c i ó n d i r e c t a c o n l a n a c i ó n
tml m u j e r i l , s e g ú n s e v e r á m á s a d e l a n t e ) , p o r v i r t u d d e s u p r o p i a c o m p e t e n c i a ,
Jiltl'rt p r e s t a r a y u d a e n l o s c a s o s e n q u e s e p i d a q u e s e r e a l i c e u n a c i t a c i ó n o q u e
ir- e f e c t ú o d e t e r m i n a d a a c t u a c i ó n j u d i c i a l , e s p e c i a l m e n t e e n l o r e l a t i v o a p r u e b a s
|i I n s t r u c c i ó n (actes d'instruclion). E s a lo q u e se llama «requerimiento d e auxilio
j l l l l l c l n l e n s e n t i d o e s t r i c t o », e n o p o s i c i ó n a s u c o n c e p t o a m p l i o . E l p r e s u p u e s t o
¡iPTPMirlo p a r a ello e s q u e e s t a a y u d a p u e d a s e r p r e s t a d a s i n el e m p l e o d e c o e r -
ción a l g u n a . A d e m á s , el c ó n s u l d e b e e s t a r e s p e c i a l o g e n e r a l m e n t e f a c u l t a d o p o r
el c o r r e s p o n d i e n t e M i n i s t e r i o d e E s t a d o , e n v i r t u d d e l § 2 0 d e l a L e y d e T r i b u -
Hiili'N c o n s u l a r e s , p a r a d e s p a c h a r l o s r e q u e r i m i e n t o s q u e s e r e f i e r a n a p r e s t a c i ó n
lie J u r a m e n t o .
L a f a c u l t a d p a r a p r e s t a r el a u x i l i o j u d i c i a l s e h a c e d e p e n d e r , a d e m á s , d e l o s
presupuestos siguientes :
«) Q u e l a p e r s o n a q u e h a y a d e a t e n d e r el r e q u e r i m i e n t o s e a d e n a c i o n a l i d a d
iilrniiuia.
/i) E n el c a s o d e q u e h a y a d e r e a l i z a r s e u n i n t e r r o g a t o r i o o h a y a d e p r e s t a r s e
Juramento, q u e la persona q u e d e b a ser oída esté domiciliada en las proximidades
3
llel C o n s u l a d o y q u e c o m p a r e z c a v o l u n t a r i a m e n t e a n t e é l ( ) .
b) Auxilio judicial prestado p o r autoridades extranjeras.
Se verifica, s e g ú n l a O . A . J . , d e t r e s f o r m a s d i s t i n t a s (cfs. § 6 id.), a saber:
ii) D i r e c t a m e n t e . E n e s t e c a s o , s e r e m i t e el r e q u e r i m i e n t o a las autoridades
Judiciales c o m p e t e n t e s p a r a l a realización d e l a s a c t u a c i o n e s q u e se soliciten,
ilu n e c e s i d a d d e r e c u r r i r a l a i n t e r v e n c i ó n d e l a s r e p r e s e n t a c i o n e s diplomáticas o
consulares, o d e las autoridades centrales.
lista relación inmediata solamente tiene lugar a base d e convenios espe-
ciales, q u e a c t u a l m e n t e e x i s t e n c o n D i n a m a r c a , D a n z i g , L i t u a n i a ( i n c l u y e n d o l a
reglón d e M e m e l ) , L u x e m b u r g o , H o l a n d a , A u s t r i a , P o l o n i a , S u i z a y G h e c o s l o v a -
ipiln ( c f s . e n l a O . A . J . l o s E s t a d o s , y e n M A G N U S , T a b l a s , I , c o l u m n a V I I , y
pina D i n a m a r c a la Orden del 15 d e enero d e 1932).
¡3) P o r v í a consular, es decir, p o r m e d i a c i ó n d e l C o n s u l a d o d e l E s t a d o
willcitante. E s t á reco*nocida e s t a v í a p o r l a C o n v e n c i ó n d e L a H a y a s o b r e el p r o -
ceso civil, s a l v o a l g u n o s a c u e r d o s e n c o n t r a a d o p t a d o s p o r v a r i o s d e l o s E s t a d o s
c o n t r a t a n t e s . Se e m p l e a e s p e c i a l m e n t e e n l a s relaciones c o n Bélgica (sólo para
requerimientos de notificaciones), Estonia, Italia (con la m i s m a limitación),
Yugoslavia, Letonia, Noruega, Suecia, E s p a ñ a y H u n g r í a . Y sobre la base de
I ral a d o s e s p e c i a l e s c o n c e r t a d o s a e s t e e f e c t o , r i g e t a m b i é n e s t a v í a e n l a s r e l a c i o n e s
can Bulgaria, F r a n c i a , l a R e p ú b l i c a d e los Soviets (sólo p a r a notificaciones) y
Turquía.
y) P o r v í a diplomática, es decir, p o r mediación d e las representaciones
diplomáticas ( m á s detalles e n el § 6 O. A . J . ) . S e aplica e n las relaciones c o n l o s
listados c o n los q u e n o existe o t r a clase d e convenios. Tales s o n : Afganistán,
Albania, A n d o r r a , A r g e n t i n a , Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile,
China, R e p ú b l i c a Dominicana, E l E c u a d o r , Grecia, G u a t e m a l a , Haití, H o n d u r a s ,
. l u p ó n , L i b e r t a , L i c c h t e n s t e i n , l a r e g i ó n d e S i r i a s u j e t a a m a n d a t o , M é j i c o , Mo-
naco, Nicaragua, P a n a m á , P a r a g u a y , Persia, Perú, Portugal, E l Salvador, Siam
,v V e n e z u e l a .
L a v í a diplomática se sigue, a d e m á s , e n relación c o n algunos de los E s t a d o s
c o n t r a t a n t e s e n el c o n v e n i o d e L a H a y a , e n v i r t u d d e l a s r e s e r v a s del a r t . 9 y a
citado, a s i , p o r ej., r e s p e c t o d e B é l g i c a (sólo p a r a r e q u e r i m i e n t o s d e auxilio j u d i c i a l
en s e n t i d o e s t r i c t o ) , F i n l a n d i a , I s l a n d i a , I t a l i a ( c o m o B é l g i c a ) , P o r t u g a l y R u m a n i a .

( B o l . L e g . 1 9 0 9 , 4 0 9 ) , a r t . 2 8 7 T r a t . d e V e r s a l l e s , § § 19-, 2 0 L . C o n s u l a r d e 8 d e
noviembre d e 1867, § 18 L . Trib. Consulares.
(3) Sobre las importantes excepciones q u e existen contra las reglas expues-
tas, e n c u a n t o n o s e a n esenciales, cfs. § 1 3 O . A . J . , y p a r a c a d a E s t a d o p a r t i c u -
lar. M A G N U S , T a b l a s , I , col. V I L
138 .1 A M li S (I O I, l> S (' II M I I) I

P o r v i r t u d de convenio especial, rige t a m b i é n p a r a las Repúblicas soviéticas,


a u n q u e sólo en lo relativo a r e q u e r i m i e n t o s d e auxilio judicial en s e n t i d o estricto.
c) E n l a s r e l a c i o n e s c o n el I m p e r i o B r i t á n i c o , y l a m a y o r p a r t e d e las r e -
giones sujetas a m a n d a t o , así c o m o con U r u g u a y y los E s t a d o s U n i d o s d e A m é -
rica, e x i s t e n a l g u n a s p a r t i c u l a r i d a d e s q u e n o son d e e s t e l u g a r . Cfs. s o b r e t o d o
ello las referencias a las n a c i o n e s q u e h a c e la O. A. J., y e s p e c i a l m e n t e las T a b l a s
de MAGNUS, I, col. VII.

Por lo general, por la vía del auxilio judicial no puede lograrse


la ejecución en el extranjero de un fallo pronunciado por un Tribunal
alemán (conforme al § 791, salvo en Hungría), sino que para ello
se requiere ordinariamente que el Tribunal extranjero, a instancia
del acreedor ejecutante, haya declarado expresamente esta ejecuto-
riedad. Cfs. a este respecto infra, § 80, n.° 5, dónde se tratan asimismo
los casos en que esta ejecución se facilita especialmente en los fallos
referentes a costas procesales, en virtud del Convenio de La Haya.
2. Al no ser competentes los Tribunales nacionales para conocer
de todas las cuestiones, se impone la necesidad de que al menos «re-
conozcan» las sentencias emitidas por Tribunales extranjeros (*) (•§ 328).
Este reconocimiento lo es sólo de sus efectos, es decir, de su fuerza
de cosa juzgada, en sentido material, de su eficacia constitutiva o
sustancial; para que se ejecute, necesita de una especial declaración
de ejecutoriedad, que se verifica generalmente por medio de una sen-
3
tencia de ejecución, § 722 ( ).
El § 328, I, n.° 1, sobrepasa la medida de lo necesario al esta-
blecer que la sentencia extranjera será reconocida en Alemania
6
cuando, con arreglo al Derecho alemán ( ), sea competente el Tribunal
extranjero ('). Y ni siquiera es necesario que el Tribunal que pro-
nunció el fallo sea el competente, sino que basta que lo sea «un»
8
Tribunal cualquiera del Estado extranjero de que se trata ( ).
Aparte de esta exigencia (a), el § 328, I, a pesar de que a tenor de su
sentido literal parece representar una excepción el no reconocimiento,
requiere, para que éste se lleve a cabo, las circunstancias siguientes :
b) El demandado alemán condenado ha de haberse mostrado
parte en el proceso (no es necesario que haya intervenido en el fondo)
y ha de habérsele notificado la citación o disposición por la que
se inició el litigio en el Estado en que actúa el Tribunal ante quien
se siga el proceso, ya en persona, ya uti^zando la vía del auxilio
judicial prestado por el Estado alemán (§ 328, I, n.° 2).
c) Debe estar concedida la reciprocidad (§ 328, n.° 5), es decir,
el extranjero debe reconocer jurídica y efectivamente las sentencias
alemanas bajo las mismas condiciones, en lo esencial, que se exigen
en Alemania (lo que no existe en los países donde, como en Francia,

(4) C o m o t a l e s c o n s i d e r a l a R . T . S., 1 2 1 , 2 5 , t a m b i é n s e g ú n el D e r e c h o
ruso los a u t o s s o m e t i d o s al r e c u r s o d e casación.
(5) Cfs. infra, § 80, n.° 5.
(6) R . T . S., 7 5 , 149 ; en G r u c h o t , 45, 1126.
(?) P o r e s o r e c h a z a s u r e c o n o c i m i e n t o el T . S., J W . , 1 9 3 1 , 2 7 8 6 .
(«) R . T . S.. 5 1 , 1 3 5 .
II i. II i; c. II o i< II o c. K s A i. <: i v i i. 13!»

tn\ veril'icu una revisión au fond). Esta reciprocidad debe estar conce-
dida precisamente al tiempo de pronunciarse la sentencia en la causa
9
pn que. se trate del reconocimiento de la sentencia extranjera ( ).
10
I.ii reciprocidad se concede poco frecuentemente ( ) , y no es nece-
Mti'lo que exista cuando, en reclamaciones no patrimoniales, no se
pudiera aducir competencia de los Tribunales nacionales (por ej., en
rmwliones de derecho matrimonial o familiar) (§ 328, II).
A u n sin el r e q u i s i t o ú l t i m a m e n t e m e n c i o n a d o , h a d e r e c o n o c e r s e la s e n -
tencia c o n s t i t u t i v a e x t r a n j e r a (por ej., u n a sentencia d e divorcio) c u a n d o , con
K i T c u l o al D e r e c h o a l e m á n , h u b i e r a d e a p l i c a r s e a l a r e l a c i ó n j u r í d i c a o b j e t o d e l
fnlln e l d e r e c h o d e l T r i b u n a l e x t r a n j e r o . A s í l o e s t a b l e c e e l § 3 5 5 d e l P .

A éstos deben añadirse todavía dos requisitos de carácter negativo:


d) La sentencia sobre cuestiones matrimoniales y familiares
lio ha de colocar en situación desfavorable a la parte de naciona-
lidad alemana, por no aplicar nuestro Derecho, en contradicción con
lo dispuesto en los arts. 13, 17, 18, 22, 27, L. I. BGB. (§ 328, I,
n.° 3 ) ; sin embargo, el Convenio de La Haya de 1902 relativo al divor-
cio continúa en vigor en este punto.
é) La sentencia no debe ir en ningún caso contra el «fin perse-
guido por una ley alemana» ni atentar contra las buenas costumbres
(§ 328, I, n.° 4 ; cfs. art. 30 L. I. BGB.) ("). Se entiende lo primero
cuando vulnera los fundamentos de la vida política y económica
12
de Alemania ( ) , y especialmente cuando atente contra el Derecho
13
público, la soberanía, o los intereses del Estado C ). Si no se dan

(9) T . S., e n J W i , 1 9 2 8 , 3 0 4 4 .
(1°) Existe respecto de Dinamarca, Danzig, Egipto, Islandia, región de
Memel, A u s t r i a ( p e r o cfs. t a m b i é n el a r t . 2 5 del T r a t a d o d e p r o t e c c i ó n y a u x i l i o
Judicial, del 21 d e j u n i o de 1 9 2 3 ) ; S u i z a ( C o n v e n i o de ejecución, del 2 de n o v i e m -
bre d e 1 9 2 9 ) , E s p a ñ a , C h e c o s l o v a q u i a ( c o n e x c e p c i ó n d e s e n t e n c i a s e n a s u n t o s
relativos al e s t a d o de las p e r s o n a s r e s p e c t o a n a t u r a l e s del país y d e sentencias
con r e s e r v a s s e g ú n § 3 0 2 ) . S ó l o e n d e t e r m i n a d a s m a t e r i a s s i g u e l a r e c i p r o c i d a d
respecto de E s t o n i a ( T r a t a d o consular de 13 de m a r z o de 1925), de las R e p ú -
lillcas s o v i é t i c a s ( C o n v e n i o s o b r e s u c e s i o n e s , d e l 1 2 d e o c t u b r e d e 1 9 2 5 ) , d e
T u r q u í a (Convenio sobre sucesiones, del 28 d e m a y o d e 1929), los Países Bajos
(sentencias relativas a auxilios en peligro m a r í t i m o y a averías gruesas), Polonia
y Bélgica ( p a r a E u p e n - M a l m e d y ) . L a reciprocidad con los E s t a d o s U n i d o s n o
existe, R . T . S „ 70, 4 3 4 ; d e o t r a o p i n i ó n , F E L E E R , J W . , 1 9 3 1 , 112 ; cfs. a e s t e
respecto M A G N U S , T a b l a s , I, c o l u m n a V I .
(11) A p a r t e d e l § 3 0 L . I. B G B . , n o e x i s t e n o r m a a l g u n a d e l D e r e c h o a l e -
mán, según la cual las sentencias de autoridades extranjeras no sean vinculantes
p a r a los T r i b u n a l e s a l e m a n e s ( T . S., e n J W . , 1 9 3 2 , 5 9 0 ) .
(12) R . T . S . , 6 0 , 2 9 6 ( p a r a a r t . 3 0 L. I . B G B ) ) ; 1 3 2 , 1 9 5 ; S e u f f A r c h . , 8 5 ,
n.° 105 ( a p l i c a c i ó n d e l D e r e c h o h o l a n d é s sin c o n s i d e r a c i ó n a l a s l e y e s a l e m a n a s
referentes a las o p e r a c i o n e s a p l a z o s , c o m o infracción del fin p e r s e g u i d o p o r u n a l e y
a l e m a n a e n el s e n t i d o d e l a r t . 3 0 L . I. B G B . ) .
3
fi ) L a R . T . S., 8 2 , 3 1 , y la 1 1 4 , 1 7 2 , n i e g a el r e c o n o c i m i e n t o a u n a s e n -
lencia de D i n a m a r c a , la cual r e c h a z a la valorización de u n crédito hipotecario
c o n s t i t u i d o a n t e s d e la G u e r r a e n m o n e d a del R e i c h , p o r v i o l a r las b u e n a s cos-
l u m b r e s y el fin d e u n a l e y a l e m a n a , e n el s e n t i d o d e l a r t . 3 0 L . I. B G B . S i n
e m b a r g o , y s e g ú n la R . T . S., 1 3 2 , 1 9 3 , el r e c o n o c i m i e n t o d e u n a s e n t e n c i a d e
Danzig, que, en aplicación del D e r e c h o de este país, deniega la valorización retro-
.) A M K S (I 'I I. 1) S C II M 1 I) T

los presupuestos del § 328, I, la sentencia extranjera no produce


efecto alguno en Alemania, aun cuando las partes hayan acordado
expresamente que ha de gozar en ella de autoridad de cosa juzgada
(R. T. S., 36, 3 8 4 ; Apel. Munich, en SeuffArch., 85, n.° 186).
3. S e excluye t a m b i é n el r e c o n o c i m i e n t o del divorcio d e u n m a t r i m o n i o
a l e m á n , p r o n u n c i a d o p o r u n T r i b u n a l e x t r a n j e r o , c u a n d o el m i s m o s e f u n d e e n u n
m o t i v o i n e x i s t e n t e e n el D e r e c h o a l e m á n ( p o r e j . , e n E s t o n i a ) o c u a n d o e s t a
separación h a sido lograda, e n v e z d e p o r sentencia, p o r u n m e r o acto adminis-
trativo (como, p o r ej., e n Dinamarca, Noruega) o p o r simple inscripción (Repú-
blica d e los Soviets) (14). E n c a m b i o , n o se p l a n t e a n a t u r a l m e n t e la cuestión del
reconocimiento d e sentencias extranjeras en aquellos Estados q u e n o reconocen
el d i v o r c i o , y , p o r c o n s i g u i e n t e , n o p r o n u n c i a n s e n t e n c i a s s o b r e é l ( t a l s u c e d e e n
Bolivia, Brasil, E s t a d o libre d e I r l a n d a , diversas P r o v i n c i a s del C a n a d á , Chile,
C o l o m b i a , Italia, L i c c h t e n s t e i n (sólo p a r a los católicos), P o l o n i a (sólo r e s p e c t o
a católicos y pertenecientes a la Iglesia griega unitaria, e x c e p t o e n algunas re-
giones q u e eran a n t e r i o r m e n t e prusianas) (15). T a m p o c o e n A l e m a n i a se pronun^
c'an divorcios e n t r e p e r s o n a s s u b d i t o s d e estos países ( a r t . 17 L . I. B G B . ) . E n el
r e c o n o c i m i e n t o d e l a s s e n t e n c i a s d e divorcio, es p r á c t i c a c o r r i e n t e e n t r e E s t a d o s
distinguir según l a diferente nacionalidad d e los interesados, lo cual es d e gran
interés p a r a A l e m a n i a wor la cuestión d e reciprocidad.
Por lo general, s o n siempre reconocidas las sentencias d e divorcio q u e recaen
sobre cónyuges q u e pertenecen a la nacionalidad del E s t a d o q u e pronunció la
sentencia. S i n e m b a r g o , sin consideración alguna a la nacionalidad, se reconoce
en t o d o caso a u t o r i d a d a l a s s e n t e n c i a s d e divorcios e x t r a n j e r o s , e n los siguientes
E s t a d o s : Costa Rica, Checoslovaquia, China, Danzig, Dinamarca, República
Dominicana, Ecuador, Estados Unidos de América, Estonia, Finlandia,
Guatemala, Haití, Inglaterra, Islandia, Letonia, Memel, Méjico, Noruega, Países
Bajos, P a r a g u a y (en matrimonios celebrados fuera del país), Polonia (con ciertas
excepciones), Portugal, R u m a n i a (antigua R u m a n i a y Besarabia, excepto para
los m a h o m e t a n o s ) , R u s i a , E l S a l v a d o r , Suecia, Suiza, U r u g u a y y Venezuela.
E n l o s E s t a d o s n o m e n c i o n a d o s n o se r e c o n o c e el d i v o r c i o q u e se refiere a m a t r i -
monios entre personas de su misma nacionalidad.
C o n f r ó n t e s e d e t e n i d a m e n t e p a r a t o d o ello : M A G N U S , T a b l a s , I, col. V I , 2 .

*¡\ E l a r t . 5 1 d e l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil, q u e r e p r o d u j i m o s al c o -
mienzo d e la Adición anterior, señala los límites d e la jurisdicción ordinaria en
relación con la nacionalidad de los justiciables.

1. A c e r c a d e l a asistencia jurídica internacional, recogeremos los preceptos


y acuerdos m á s importantes que en España deben tenerse en cuenta.
a) Jurisdicción consular en el extranjero. D e c r e t o sobre l a m a t e r i a , de 29 de
septiembre d e 1848, q u e l a sentencia de 16 d e junio d e 1 9 0 8 r e p u t a en vigor ;
a r t s . 2 7 - 3 0 d e l « R e g l a m e n t o d e l a c a r r e r a c o n s u l a r », d e 2 7 d e a b r i l d e 1 9 0 0 ; a c e r c a
de la intervención de los cónsules españoles e n los actos de jurisdicción voluntaria,
cfs. R . O . d e 2 0 d e a g o s t o d e 1 8 9 5 ( n i el D e c r e t o d e 2 9 d e s e p t i e m b r e , d e 1 9 2 8 , n i e l
R e g l a m e n t o d e 10 de enero de 1929 —unificadores de las carreras diplomática y con-
sular—, n i l a serie d e modificaciones q u e a u n o y a otro siguen, afectan a lo dispuesto
p o r e l R e g l a m e n t o d e 1 9 0 0 e n l o s a r t í c u l o s m e n c i o n a d o s ) ; b ) Jurisdicción en la
• isla de los Faisanes. C o n v e n i o c o n F r a n c i a , d e 2 7 d e m a r z o d e 1 9 0 1 ; c ) Convenio
de Procedimiento civil firmado en La Haya e l 1 7 d e j u l i o d e 1 9 0 5 ( r e e m p l a z a a l d e
14 d e n o v i e m b r e d e 1896) y r a t i f i c a d o e n 2 4 d e abril d e 1 9 0 9 , e n t r e E s p a ñ a , A l e -

a c t i v a d e u n crédito p e r s o n a l c o n s t i t u i d o a n t e s d e la G u e r r a e n m o n e d a ale-
m a n a , n o v u l n e r a el f i n p e r s e g u i d o p o r l a s L e v e s d e l R e i c h .
(i*) R . T . S., 1 3 6 , 1 4 7 . Cfs. M A G N U S , T a b l a s , I, col. V I , 2.
' ( 1 5 ) M A G N U S , T a b l a s , I, col. V I , 2 , d o n d e r e c o g e t a m b i é n l a regulación
e s p e c i a l d e l a A r g e n t i n a . E n E s p a ñ a h a s i d o i n t r o d u c i d o r e c i e n t e m e n t e el d i v o r c i o .
i> u II n c; II o p n o o i: s \ i. c i v i i. 141

iiiiiiiln, A u s l r l u - H u n g r í a , H é l g i c a , D i n a m a r c a , F r a n c i a , I t a l i a , N o r u e g a , P a í s e s
Ilujos, P o r t u g a l , R u m a n i a , R u s i a , S u e e i a y S u i z a ( C h e c o s l o v a q u i a , F i n l a n d i a ,
l'oloniu y D a n z i g , y Y u g o s l a v i a se h a n a d h e r i d o en 17 d e enero d e 1923), r e -
lativo a las siguientes materias : notificación de actos judiciales y extrajudiciales ;
emulsiones rogatorias ; « cautio i u d i c a t u m solvi»; defensa gratuita, y prisión p o r
d e u d a s ; d ) Protocolo sobre cláusulas de arbitraje a u t o r i z a d o e n G i n e b r a el 2 4 d e
Septiembre d e 1923, ratificado p o r E s p a ñ a — R R . D D . de 9 de junio d e 1924
y (i d e m a y o d e 1 9 2 6 — c o n l a r e s e r v a d e a p l i c a r l o s ó l o a l o s c o n t r a t o s c o m e r -
ciales, y c o m p l e t a d o p o r el C o n v e n i o — t a m b i é n f i r m a d o e n G i n e b r a . — d e 2 6 d e
s e p t i e m b r e d e 1 9 2 7 ( r e f r e n d a d o p o r E s p a ñ a el 1 5 dé" e n e r o d e 1 9 3 0 ) , q u e c o n t i e n e
r e g l a s p a r a e l reconocimiento y ejecución de las sentencias arbitrales. U n o y otro
IIIID sido objeto d e ratificación o de adhesión p o r p a r t e de n u m e r o s o s países ;
e) Convenio para la unificación de ciertas reglas relativas al embargo preventivo
<lc las aeronaves ( f i r m a d o e n R o m a e l 2 9 d e m a y o d e 1 9 3 3 ; r a t i f i c a d o p o r E s p a ñ a
mediante L e y d e 21 d e m a y o de 1934). (Recuérdese t a m b i é n , entre las conven-
c l o n e s d e t i p o g e n e r a l , l a d e La Haya, de 12 de junio de 1902, sobre divorcio,
(pie n o f u é r a t i f i c a d a e n t o n c e s p o r E s p a ñ a , p o r m o t i v o s d e í n d o l e c o n f e s i o n a l q u e
h o y n o s u b s i s t e n ) ; f) Convenios con determinados Estados. Indicaremos los m á s
c a r a c t e r í s t i c o s s u s c r i t o s p o r E s p a ñ a e n el á m b i t o d e l p r o c e d i m i e n t o civil, n o
NIH a d v e r t i r a n t e s ( p o r q u e e n a l g u n a e d i c i ó n d e p r e c e p t o s p r o c e s a l e s c i v i l e s l o s
liemos visto figurar c o m o tales) q u e l o s T r a t a d o s d e « conciliación, arreglo judicial
y a r b i t r a j e » — y lo m i s m o el r é g i m e n d e l T r i b u n a l P e r m a n e n t e d e L a H a y a —
nada tienen q u e v e r con la m a t e r i a q u e n o s ocupa, sino c o n l a referente a la so-
lución d e los conflictos e n t r e los E s t a d o s , c o n la J u s t i c i a i n t e r n a c i o n a l e n estricto
sentido. A p a r t e d e algunas disposiciones aisladas en tal cual T r a t a d o de Comercio
y N a v e g a c i ó n ( v . g r . , e l a r t . 1.° d e l h i s p a n ó - i t a l i a n o d e 1 5 d e m a r z o d e 1 9 3 2 , a p r o -
b a d o p o r L e y d e 2 8 d e m a r z o d e 1 9 3 3 , o í o s a r t s . 1.° y 3 . ° d e l c e l e b r a d o e n t r e E s p a ñ a y
l'olonia el 14 d e d i c i e m b r e d e 1934, s a n c i o n a d o p o r L e y d e 1 5 d e m a y o d e 1935), se-
ñ a l a r e m o s c o m o m á s i m p o r t a n t e s l o s s i g u i e n t e s : a') Los relativos a ejecución
ilc. sentencias a c o r d a d o s p o r n u e s t r o p a í s c o n Cerdeña e n 3 0 d e j u n i o d e 1 8 5 1
( l a s e n t e n c i a d e 2 d e o c t u b r e d e 1 8 8 0 l o c o n s i d e r a e x t e n s i v o a t o d a Italia), con
l'erú e n 1 6 d e j u l i o d e 1 8 9 7 , c o n Suiza e n 6 d e j u l i o d e 1 8 9 8 y c o n Colombia e n
3 0 d e m a y o d e 1 9 0 8 ' ( r a t i f i c a d o e l 1 6 d e a b r i l d e 1 9 0 9 ) ; b') E l " d e 2 6 d e n o v i e m -
bre d e 1 9 2 7 ( r a t i f i c a d o el 14 d e m a r z o d e 1 9 3 0 ) e n t r e E s p a ñ a y Checoslovaquia,
s o b r e reconocimiento y ejecución de decisiones judiciales, civiles y m e r c a n t i l e s ,
m á s c o m p l e t o q u e l o s a n t e s c i t a d o s ; el « A c u e r d o > ( f i r m a d o e l 2 6 d e n o v i e m b r e
d e 1 9 2 8 ; r a t i f i c a d o e l 1 4 d e m a r z o d e 1 9 3 0 ) c o n c e r n i e n t e a l a asistencia judicial
recíproca en materia civil y comercial entre los expresados países, q u e t o m a como
b a s e e l d e L a H a y a , a l q u e a m p l í a e n c i e r t o s e x t r e m o s ; c') E l « C o n v e n i o r e l a t i v o
a l a mutua asistencia en los procedimientos civiles y comerciales entre España
y l a Gran Bretaña», d e 2 7 d e j u n i o d e 1 9 2 9 ( r a t i f i c a d o el 9 d e a b r i l d e 1 9 3 0 )
al q u e s e v a n a d h i r i e n d o c o l o n i a s y d o m i n i o s d e l a ú l t i m a n a c i ó n , y q u e a t a ñ e
a notificación y entrega de d o c u m e n t o s judiciales y extrajudiciales; diligencias
p r o b a t o r i a s ; b e n e f i c i o de, p o b r e z a ; p r i s i ó n p o r d e u d a s , y g a r a n t í a d e c o s t a s ,
(lil D e c r e t o d e 4 d e n o v i e m b r e d e 1 9 3 4 e x t i e n d e s u a p l i c a c i ó n a l a s P o s e s i o n e s
españolas del África occidental.)

L a Comisión Jurídica Asesora h a dictaminado acerca de u n « Convenio sobre


I>erecho p r o c e s a l » c o n el L ' r u g u a y , y t i e n e e n e s t u d i o o t r o s d o s : c o n F r a n c i a y
con Italia.
2. L a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o c i v i l s e o c u p a d e l reconocimiento de las sen-
a
lencias extranjeras, en la Sección 2 . del título q u e t r a t a d e la ejecución d e sen-
tencias. L a fuerza d e l a s s e n t e n c i a s e x t r a n j e r a s se d e t e r m i n a e n p r i m e r l u g a r p o r
lo e s t a b l e c i d o e n l o s T r a t a d o s i n t e r n a c i o n a l e s s u s c r i t o s p o r E s p a ñ a ( a r t . 9 5 1 ;
c f s . l a i n d i c a c i ó n q u e d e l o s C o n v e n i o s h a c e m o s s u p r a » 1 , / , a' y b'); e n s e g u n d o
lugar, p o r el p r i n c i p i o d e l a r e c i p r o c i d a d ( a r t s . 952-3), y e n defecto d e a m b o s
criterios, l a s e j e c u t o r i a s h a b r á n d e l l e n a r l o s r e q u i s i t o s q u e e n el a r t . 9 5 4 se m e n -
cionan (haberse dictado en virtud de u n a acción personal; n o haberse pronun-
ciado en r e b e l d í a ; ser lícita e n E s p a ñ a l a obligación c u y o c u m p l i m i e n t o se p i d a ;
.1 A M i: H (1 (I 1. I) M ('. II M I II I

q u e ofrezca caracteres de a u t e n t i c i d a d con arreglo a la L e y d e origen, y q u e soa


f i d e d i g n a c o n s u j e c i ó n a l D e r e c h o e s p a ñ o l ) . D e b e m o s a g r e g a r q u e , s e g ú n el a r -
ticulo 1 1 , a p . 3.° del Código civil, las leyes p r o h i b i t i v a s c o n c e r n i e n t e s a las p e r s o n a s ,
sus a c t o s o s u s b i e n e s , y las q u e t i e n e n p o r o b j e t o el o r d e n p ú b l i c o y l a s b u e n a s
c o s t u m b r e s , n o q u e d a r á n sin efecto p o r sentencias d i c t a d a s en p a i s e x t r a n j e r o .
E l j u i c i o d e r e c o n o c i m i e n t o lo e f e c t ú a el T r i b u n a l S u p r e m o , a m e n o s q u e e n
virtud de T r a t a d o s corresponda a otros Tribunales (por ej., en v i r t u d del Convenio
con Cerdeña, a las Audiencias). L a ejecución de las sentencias dictadas en Francia
se h a n e g a d o , p o r q u e allí se e x i g e l a r e v i s i ó n e n el f o n d o ( a u t o d e 15 d e a b r i l d e 1899),'
M á s d a t o s , e n A d i c i o n e s al § 8 0 , n ú m s . 5 y 6.
3. Cfs. s u p r a , 1 , e, y , a d e m á s , A d i c i o n e s a l § 7 3 .

d) Extensión de la jurisdicción por razón de las personas


§ 20
Bibliografía. E. LONING, Gerichtsbarkeit über fremde Staaten und Sou-
verane (1903); GOLDSCHMIDT, R e c h t u n d Wirtschaft (1915), pág. 240 (donde se
encontrarán otras citas bibliográficas); E R N S T H E Y M A N N , en ArchzivPr., 121,
149 y s s . ; K A N N , A u s l á n d e r ais Prozessparteien, t r a b a j o s de la R e c h t s a n w . del
T . C , e n l a F e s t c h r i f t f. H E I N I T Z ( 1 9 2 6 ) , 3 1 3 y s s . ; S P R U T H , G e r i c h t s b a r k e i t ü b e r
fremde Staaten (1929); PAGENSTECHER, Prozesse Exterritorialer, en la Festschr.
d e los H a n s e a t . J u r i s t e n z. 2 4 . A n w a l t s t a g ( 1 9 2 9 ) , 4 1 2 y s s . ; J u r R d s c h . ( 1 9 2 9 ) ,
216; s o b r e el c a s o H e l l f e l d , cfs. D J Z . , ( 1 9 1 0 ) , 1 0 5 , 1 2 7 y 1 6 1 ; J W . , 1 9 1 0 , 1 7 6 .

1. Están exentas de la jurisdicción civil nacional las personas


llamadas « extraterritoriales ». Pero la expresión es incorrecta, en dos
sentidos. Porque, por una parte, el sometimiento a la jurisdicción
civil nacional no está condicionado a la residencia en el país (cfs.,
por ej., § 23), y, por otra, porque las personas «extraterritoriales»
quedan también generalmente liberadas de la jurisdicción civil indí-
gena cuando residen en el extranjero. No se trata, pues, de una
«extraterritorialidad» (ficticia), sino más bien de una inmunidad
personal. Gozan de ella:
en Los jefes y miembros de las misiones acreditadas en Ale-
mania, sus familias y personal burocrático (con tal de que no sean
alemanes, o de que, siéndolo, el Estado alemán a que pertenecen
haya renunciado a ejercer su jurisdicción sobre ellos) y, por último,
sus sirvientes, no alemanes (§§ 18, I, 19 L. O.).
E l m i s m o principio rige p a r a los m i e m b r o s de las Comisiones internacionales
creadas a consecuencia del T r a t a d o de P a z de Versalles (Comisiones del D a n u b i o
y E l b a , Comisión M i x t a , T r i b u n a l d e A r b i t r a j e y C o m i t é Superior d e los F e r r o -
c a r r i l e s d e A l t a Silesia) [ c f s . s u p r a , § 1 8 , n . ° 6, a ) , -j)], a s í c o m o p a r a l o s r e p r e -
s e n t a n t e s en los m i s m o s , d e los E s t a d o s aliados y asociados, y su c o r r e s p o n d i e n t e
p e r s o n a l ( a r t . 1, § 1, a p . 1, L e y d e 10 d e a g o s t o d e 1 9 2 0 ) .

También se aplica el principio de inmunidad a los miembros


y personal de las misiones acreditadas cerca de un Estado alemán,
pero sólo en lo que se refiere a la jurisdicción de ese Estado. Lo
mismo se entiende respecto a la jurisdicción prusiana, en lo relativo
a los miembros no prusianos del Reichsrat (§§ 18, II, 19 L. O.).
A m b o s derechos de i n m u n i d a d e s t á n anticuados, p u e s los E s t a d o s a l e m a n e s
no tienen h o y facultad p a r a recibir misiones extranjeras (art. 78 de la Const.)
li i', ii i: i: n o i' n o r. H S A I . I: I V I I. 143

II I l a s r e l a c i o n e s r e c í p r o c a s e n t r e e l l o s s o n d e c a r á c t e r i n t e r n a c i o n a l , c o m o s e
manifiesta p o r la ausencia de u n a disposición en este sentido, q u e se correspon-
d i e r a c o n el a r t . 1 0 d e l a C o n s t . d e 1 6 d e a b r i l d e 1 8 7 1 . E l p r o y e c t o d e N o v e l a
II In I . . O . , d e 1 9 1 9 , n . ° 4 , p r e t e n d í a , c o n r a z ó n , h a c e r d e s a p a r e c e r e l § 1 8 , I I , L . O .

b) Los Cónsules que ejercen sus funciones en Alemania es-


tán sujetos a la jurisdicción alemana en tanto no se determine
lo contrario en los Tratados consulares (§ 21 L. O.), lo cual ha suce-
dido con frecuencia, especialmente en beneficio de los cónsules de
nacionalidad no alemana, en lo referente a su detención por cues-
tiones civiles y a la obligación de comparecer como testigos.
c) Están también excluidos de la jurisdicción civil alemana
los empleados aduaneros, los portadores de las valijas diplomáticas
y las unidades de tropas extranjeras que debidamente autorizadas
atraviesen el territorio nacional.
d) Quedan asimismo libres de la jurisdicción civil alemana en
tiempo de paz, los Estados extranjeros y sus Jefes, así como las fa-
milias de éstos, séquito y servidores no alemanes, mientras perma-
nezcan en el territorio como acompañantes de dichos Jefes de Estado.
La exención existe también respecto a las demandas entabladas con-
tra un Estado extranjero por acciones de carácter privado (*), aun
cuando las mismas fueren motivadas por una actividad industrial de
2
dicho Estado ( ). Respecto a los negocios jurídicos celebrados por las
representaciones comerciales rusas y sus empresas políticas, rigen
otros principios ( 3 ) .
La inmunidad de las personas llamadas «extraterritoriales»
se extiende también a los lugares donde tienen sus viviendas y
oficinas (§ 203, I I I ; respecto a los cónsules, hay que atenerse a los
Tratados consulares). Por estimarse que no puede imponerse a los
exentos el que se defiendan de las infracciones que se cometan contra
su inmunidad recurriendo a los medios procesales ordinarios, el Tri-
bunal de competencias de Prusia ha dicho, siguiendo una práctica
de interpretación del «conflicto de competencia» en un sentido muy
lato, que la infracción judicial de la extraterritorialidad faculta al
ministro del Exterior para plantear el conflicto de competencia (pu-
diendo encargarse el Staatsministerium de Prusia de la defensa civil
del derecho del mismo) (*). E n cambio, ha de advertirse que no
constituye una cuestión de admisibilidad o no admisibilidad de la
5
via procesal, en el sentido del § 547, n.° 1 ( ), la que se suscite a
propósito de la sumisión de un extraterritorial a la jurisdicción
alemana.

(1) R . T . S., 6 2 , 1 6 5 .
(2) R . T . S . , 1 0 3 , 274, la c u a l n o se c o n t r a p o n e d e u n m o d o especial al a r t . 2 8 1
d e l T r a t a d o d e V e r s a l l e s , q u e d e t e r m i n a e n el ú l t i m o a s p e c t o lo c o n t r a r i o r e s -
pecto de Alemania. »
(3) A r t . 7 y 9 del Convenio e c o n ó m i c o r u s o - a l e m á n , del 12 de o c t u b r e de
1925, Bol. Leg. 1926, II, 13 y ss.
(i) T. c o m p . , de 10 de m a r z o de 1928 (Z. 54, 317).
(5) T . S., e n J W . , 1 9 3 1 , 1 5 0 .
M I .1 A M li N ( 1 0 I, II H C II M I n T

No obstante, los « extraterritoriales » están sometidos a la juris-


dicción nacional (§ 20 L. O.) en aquellas cuestiones que caigan exclu-
sivamente dentro del llamado «fuero real» (§ 24). Además, el exentó
puede someterse libremente a la jurisdicción nacional, lo cual se
entiende realizado al actuar ante un Tribunal alemán, para reclamar
contra la validez de una sentencia desestimatoria de su demanda («),
En cambio, el hecho de la interposición por el exento de una demanda
ante un Tribunal nacional no significa la sumisión al mismo para la
7
reconvención ( ) , a menos que ésta no pretenda más que recuperar
lo que antes hubiese entregado en virtud de una medida provisional
revocada por no estar justificada: en otros términos, cuando sólo
8
se intente hacer efectiva la acción contenida en el § 945 ( ) . Menos
aún supone el hecho de someterse a un fallo de un Tribunal nacional
que el extraterritorial quede sometido también a la ejecución forzosa
(caso planteado por HELLFELD).
2. N o se permiten limitaciones de libertad que puedan inten-
tarse contra los miembros del Reichstag o del Landtag durante el
tiempo en que estos cuerpos celebren sus sesiones, por las cuales se res-
trinja el libre ejercicio de las funciones de diputado (art. 37 de la
Const.), y lo mismo se aplica en los períodos intermedios entre una y
otra legislatura, o en los períodos electorales, respecto de los presiden-
tes de estas asambleas, y sus vicepresidentes, así como respecto a sus
miembros representativos, que actúan en las comisiones permanentes
interparlamentarias, organizadas con arreglo a la Constitución (ar-
tículo 4 0 a de la Const.). El concepto de «limitaciones de libertad »
comprende dentro de sí no solamente la prisión en el procedimiento
ejecutivo (§§ 904, 905), y el uso de la coacción para que se preste
testimonio (§ 390, II, ap. 2), sino también la prisión por haber in-
cumplido las obligaciones que incumben a los testigos y el obligarles
por la fuerza a comparecer en calidad de tales (§§ 380, 390, I).
3. H a q u e d a d o sin vigor p o r v i r t u d d e l a r t . 1 3 1 ,I, a p . 3 , d e l a Constitución,
después de q u e había perdido y a t o d a su importancia para los funcionarios del
Reich, luego del § 13 de la L e y d e funcionarios, en su redacción d e 18 de m a y o d e
1907, la r e s e r v a c o n t e n i d a e n el § 11 L . I. L . O . relativa a los obstáculos opuestos
p o r l a s legislaciones d e l o s E s t a d o s al ejercicio d e l a s a c c i o n e s q u e se q u i s i e r a n '
h a c e r v a l e r c o n t r a f u n c i o n a r i o s o c o n t r a el E s t a d o p o r i n c u m p l i m i e n t o d e l o s d e -
beres q u e incumbían a éstos (9). L a institución vigente en Prusia p o r virtud d e la
L e y d e 1 3 d e f e b r e r o d e 1 8 5 4 , s e g ú n l a c u a l p o d í a p r o m o v e r s e el l l a m a d o « c o n -
flicto s i m p l e » , e n los casos e n q u e se r e c l a m a r a c o n t r a a c t o s oficiales o d e ser-
vicio, h a sido d e r o g a d a d e u n m o d o c o m p l e t o v f o r m a l p o r L e v d e 16 d e n o v i e m -
bre de 1920.
1. P o r l o q u e s e r e f i e r e a l a extaterrilorialidad, o, c o n m á s exactitud, a
l a inmunidad d e ciertas p e r s o n a s , el a r t . 3 3 4 d e l a L e y o r g á n i c a d e t e r m i n a q u e
cuando delincan e n territorio español «los Príncipes d e las familias reinantes,
los Presidentes o Jefes de otros E s t a d o s , los Ministros plenipotenciarios y los

(6) E n o t r o caso n o existe s u m i s i ó n a l g u n a ( T . c o m p . d e P r u s i a d e 10 d e


marzo de 1928. en Z. 54,317).
(7) T. comp. Pr., en J W . , 1930, 213.
(8) R . T . S., 1 1 1 , 149.
(9) R . T . S., 102, 166 ; 104, 2 4 3 ; 106, 34 y ss. B o l . L e g . 1 9 2 3 , I, 292.
i' i. II u i : II o r i; I I <: i : s A I, I: I V I I. 14:.

MIIIIMI'OH ftwidout.es, los E n c a r g a d o s de Negocios y los extranjeros empleados d e


pliiiitu c u l a s l e g a c i o n e s . . . , s e r á n p u e s t o s a d i s p o s i c i ó n d e s u s G o b i e r n o s r e s p e c t i v o s » .
2. I . o s d i p u t a d o s d e l P a r l a m e n t o e s p a ñ o l g o z a n d e inviolabilidad por los
Viilns y o p i n i o n e s q u e e m i t a n e n e l e j e r c i c i o d e s u s c a r g o s ( a r t . 5 5 d e l a C o n s t i -
t u c i ó n ) , y d e inmunidad respecto d e los delitos q u e c o m e t a n , e n t a n t o n o conceda
In C á m a r a e l o p o r t u n o s u p l i c a t o r i o ; p e r o c o m o , s a l v o c a s o s e x c e p c i o n a l e s , l o d e -
lllrgu s i s t e m á t i c a m e n t e , d e a h í q u e l a « i n m u n i d a d » s e a , d e h e c h o , l a impuni-
dad «lo l o s p a r l a m e n t a r i o s . . . . E l E s t a t u t o interior d e C a t a l u ñ a r a t i f i c ó e n s u a r t . 2 1
til c o n c u s i ó n d e i n v i o l a b i l i d a d a c o r d a d a a l o s d i p u t a d o s d e l P a r l a m e n t o c a t a l á n p o r
el m i . .14 d e l E s t a t u t o exterior y , a d e m á s , l e s c o n f i r i ó i n m u n i d a d , e n s u a r t . 2 2 ;
p e n i el T r i b u n a l d e G a r a n t í a s h a c o n s i d e r a d o i n c o n s t i t u c i o n a l e l ú l t i m o d e l o s
preceptos citados. (Sentencia de 5 d e n o v i e m b r e d e 1934.)
Con arreglo a la Constitución d e 1876, disfrutaba d e inviolabilidad, n o res-
tringida c o m o l o s d i p u t a d o s , sino p l e n a , el M o n a r c a . E n Ja a c t u a l i d a d [ a r t s . 8 5
V I 2 1 e) d e l a C o n s t i t u c i ó n ] , e l P r e s i d e n t e d e l a R e p ú b l i c a e s r e s p o n s a b l e a n t e
el T r i b u n a l d e G a r a n t í a s , y el p r o c e d i m i e n t o c o n t r a él s e a j u s t a r á a l o e s t a b l e c i d o
por la L e y c o n s t i t u c i o n a l d e 1 . " d e a b r i l d e 1 9 3 3 .
De u n último límite jurisdiccional en atención a las personas, q u e , como los
d e m á s d e l p á r r a f o q u e a d i c i o n a m o s , d o n d e t i e n e r a z ó n d e s e r es e n el enjuicia-
miento criminal, v a m o s a hacernos eco. N o s referimos a « l a falta de autorización
Hilmlnistrativa p a r a procesar, e n los casos e n q u e fuese necesaria c o n arreglo
ll In C o n s t i t u c i ó n y a l a s l e y e s e s p e c i a l e s ». D i c h o n . ° 5 d e l a r t . 6 6 6 d e l a L e y d e
enjuiciamiento criminal era u n a consecuencia de la Constitución de 1876,q u e ,
en su a r t . 7 7 , h a b l a b a d e q u e « u n a l e y especial d e t e r m i n a r í a l o s c a s o s e n q u e
hubiera d e exigirse autorización previa p a r a procesar»; pero como n i la Constitu-
ción c i t a d a r i g e , n i d u r a n t e s u v i g e n c i a s e p r o m u l g ó l a l e y e s p e c i a l a n u n c i a d a ,
lil l a C o n s t i t u c i ó n d e 1 9 3 1 d i c e u n a p a l a b r a d e l a s u n t o , d e b e m o s e n t e n d e r q u e
el p r e c e p t o e n c u e s t i ó n e s h o y d í a l e t r a m u e r t a . [ Ú n i c a m e n t e e l R . D . d e 2 6 d e
noviembre d e 1920 llegó a exigir la autorización del Ministerio del T r a b a j o p a r a
proceder judicialmente contra los vocales de los Comités paritarios, pero dicha
disposición n o fué recogida e n l a L e v d e J u r a d o s m i x t o s d e 27 d e n o v i e m b r e
(le 1 9 3 1 . ]

II. jerarquía y composición de los organismos


judiciales
a) Los Tribunales
§ 21

Bibliografía. M A G N U S , D i e h o c h s t e n G e r i c h t e d e r W c l t ( 1 9 2 9 ) , p a r a el
II." 1, b) ; S A U E R L Á N D E R , e n I u d i c i u m , 1 , 8 8 y s s . ; L E N T Z , e n Z . , 5 4 , 4 8 0 y s s . ;
SATTELMACHER-LENTZ, Gerichtsvollzieherwesen in Preussen (1930) ; ALTSTOTTER,
a
(ieriehtsvollzieherwesen in B a y e r n , 2 . ed. (1928).

1 a) Se ejerce la jurisdicción civil ordinaria dentro del Reich


por medio de los Juzgados de primera instancia (Amtsgerichte), los
'Tribunales de primera instancia (Landgerichte), los de Apelación
( Oberlandesgerichte) y el Tribunal Supremo del Reich (Reichsgericht)
(§ 12 L. O.). Las legislaciones particulares pueden, sin embargo, ins-
tituir Tribunales Superiores (Oberste Landgerichte). Para ello se re-
(|uicre que el Estado que intente establecer alguno no sea el de
residencia del Tribunal Supremo, y que dentro del mismo haya
establecidos varios Tribunales de apelación. A tal Tribunal se
le puede encomendar el conocimiento de los recursos de casa^
10. G O L D S C H M I D T : Derecho procesal civil.
.1 A M i: S ii O I. I) S C II Al I 1) T

ción que, en otro caso, serían de la competencia del Tribunal


Supremo. Sin embargo, quedan fuera de sus atribuciones las cues-
tiones encomendadas al antiguo Tribunal Superior de Comercio o que
correspondan, por disposiciones particulares, a la especial competen-
cia del Tribunal Supremo (por ej., art. 6 L. I. BGB.), a menos que
para la resolución hayan-de aplicarse fundamentalmente leyes del
Estado en que esté establecido el Tribunal (§ 8 L. I. L. O.; § 1 de
la Ley sobre la residencia del Tribunal Supremo, de 11 de abril de 1877).
De esta facultad sólo ha hecho uso hasta ahora Baviera.
E l l u g a r d o n d e h a d e a s e n t a r s e el T r i b u n a l S u p r e m o d e l R e i c h e s t á d e t e r -
m i n a d o p o r L e y (§ 1 2 3 L . O . ; § 2, L e y d e 11 d e a b r i l d e 1 8 7 7 : e s t e l u g a r es
Leipzig); lo m i s m o sucede en Prusia con la residencia y división territorial de
los T r i b u n a l e s d e p r i m e r a i n s t a n c i a y d e a p e l a c i ó n (§§ 3 7 , 47 L . E . L . O . p r u -
siana ; L e y d e 4 d e m a r z o d e 1878), m i e n t r a s q u e la residencia de los J u z g a d o s
s e d e t e r m i n a p o r d e c r e t o (§ 2 1 , I , L . E . L . O . ; D e c r e t o d e 2 6 d e j u l i o d e 1 8 7 8 ) ,
s i b i e n d e s d e 1." d e o c t u b r e d e 1 8 8 2 , e l c a m b i o d e s e d e n o p u e d e t e n e r l u g a r
s i n o p o r l e y (§ 2 1 , I I , L e y p r u s i a n a d e 19 d e julio d e 1 9 1 9 ) .

b) Como órganos independientes de la jurisdicción civil existen,


junto a los Tribunales, los «ejecutores judiciales», instituidos a
semejanza de los huissiers franceses (i). A ellos incumbe realizar las
notificaciones a las partes (§ 166), así como efectuar la ejecución for-
zosa (§ 753), mientras el Tribunal no disponga lo contrario. Tienen
carácter de funcionarios y no están de ningún modo, respecto de la
parte por quien verifique la notificación o la ejecución, en una relación
2
contractual privada de servicios ( ). El « mandato » para realizar la
notificación («encomienda» o «apoderamiento» según los §§ 167,
168) es, en realidad, una petición, como lo es el « mandato » de eje-
cución (§§ 753-755, 766, II). Y no se opone a ello el que el ejecutor
judicial goce en cierto aspecto de un poder de representación legal
frente a las partes (cfs. en especial los §§ 754-757), puesto que este
poder de representación no necesita basarse en una relación contrac-
tual. El carácter de funcionario que distingue a los ejecutores judi-
ciales se pone especialmente de manifiesto en los lugares donde con
arreglo al derecho del correspondiente Estado se han formado secre-
tarías de ejecutores judiciales (por ej., Hamburgo, así como en algunas
partes de Baviera y Sajonia) o donde por la institución de distritos
fijos se han constituido para los ejecutores oficinas judiciales de
repartimiento de negocios (Prusia, Reg. de ejec. jud., de 23 de marzo
de 1914) a las que debe o puede otorgarse el mandato de que s e
trate, correspondiendo entonces, en su caso, la acción para reclamar
los derechos arancelarios al Estado, aunque con intervención del eje-
cutor interesado. La consecuencia que se deriva de esta posición
especial de los ejecutores como funcionarios es que quedan sometidos

(1) S o b r e l a p o s i c i ó n d e l e j e c u t o r j u d i c i a l , e n el P . , cfs. i n f r a , § 9 3 , n . ° 4 .
(2) L a l l a m a d a « t e o r í a oficial» s u s t e n t a d a p o r l a R . T . S., 8 2 , 8 5 , a u n c u a n d o
c o n la limitación expresa de aplicarse sólo a la posición del alguacil ejecutor e n
la ejecución forzosa, en c o n t r a d e la « t e o r í a del m a n d a t o » r e p r e s e n t a d a a n t e r i o r -
m e n t e p o r l a R . T . S., 1 6 , 3 9 6 .
I) JC Jl i: C II o I' I! O C E S A !, C I V I L 147

(•KrliiNivumcntc en su responsabilidad a las disposiciones reguladoras


3
di' lu responsabilidad por infracción de deberes como funcionarios ( ).
V, c o m o l o s d e m á s f u n c i o n a r i o s , los e j e c u t o r e s j u d i c i a l e s s o n r e s p o n s a b l e s
lili I ' H I H t r a n s g r e s i ó n , n o s ó l o f r e n t e a l o s q u e p a r t i c i p a n d i r e c t a m e n t e e n e l l i t i -
| | l i i , "tino f r e n t e a t e r c e r a s p e r s o n a s , c u v o s i n t e r e s e s h a y a n s i d o a f e c t a d o s p o r
mi iict n a c i ó n ( T . S . , e n J W . , 1 9 3 1 , 2 4 2 7 ) .

2. En los Juzgados, la jurisdicción se ejerce por el juez, en


Tribunal unipersonal (§§ 22, IV, y 23, L. O.). E n los Tribunales de
primera instancia, por las Salas de lo civil (§§ 60, 71 id.) y por las de
lo mercantil (§§ 93, 94 id.), en el caso de que los organismos judí-
e n l e s gubernativos correspondientes hayan reconocido la necesidad
lie organizarías ; pueden tener su asiento, tanto dentro como fuera del
illnfrito en que resida el Tribunal de primera instancia (§ 93, II L. O.),
t.IIS Salas de lo civil se constituyen con tres magistrados incluyendo
III presidente; las de lo mercantil están integradas por un miembro
del Tribunal de primera instancia (o un juez de primera instancia
cu el caso de que la Sala se haya desplazado del lugar en que reside
el Tribunal de primera instancia, § 106 L. O.) en concepto de pré-
ndente, y dos jueces mercantiles, menos en los casos en que resuelva
un juez delegado, en lugar de la Sala (§§ 75, 105, I, id.). Puede fallar
nolo el presidente en litigios emanados de relaciones jurídicas entre
el armador (no propietario de un vapor de navegación fluvial) o capi-
tán de un buque marítimo, y su tripulación (f) (§ 105, III, id.).
Tanto los Tribunales de apelación (§§ 116, 119, 122 L. O.) como
el Tribunal Supremo del Reich (§§ 130, 133, 139 L. O.) y, en su caso,
los Tribunales Superiores (Baviera) (§§ 8, 10 L. I. L. O.) ejercen
MI jurisdicción constituidos en Salas de lo civil. Los Tribunales de
apelación funcionan integrados por tres miembros, incluyendo el pre-
nidente, siempre que en lugar de la Sala no intervenga un magistrado
delegado de ella (§ 122 id.). El Tribunal Supremo del Reich (§ 139 id.)
y los Tribunales Superiores (§ 10 L. I. L. O.) funcionan constituidos
por cinco miembros, incluyendo el presidente. También son órganos
de jurisdicción civil en el Tribunal Supremo y en los Tribunales
Superiores, para la resolución de cuestiones jurídicas en controversia,
lodas las Salas de lo civil reunidas en sesión plena (§ 138, II, L. O.);
en el Tribunal Supremo del Reich, es también órgano jurisdic-
cional el Plenum (§ 136, II, L. O.). Para la adopción de resoluciones
judiciales en todos estos organismos es necesario que participen en
ella al menos las dos terceras partes de sus miembros, incluyendo
al presidente; pero el número de votos para que haya sentencia
lia de ser siempre impar (§ 138 L. O.).

(3) O s e a e n ¡caso d e n e g l i g e n c i a sólo les será e x i g i b l e r e s p o n s a b i l i d a d s u b -


s i d i a r i a — § 8 3 9 , I, 2 , B G B . , a d m i t i e n d o el p r i n c i p i o d e l a r e s p o n s a b i l i d a d d e l
l i s t a d o — ; a s í a r t . 1 3 1 C o n s t . y L e y p r u s . d e 1.° d e a g o s t o d e 1 9 0 9 .
(i) S o b r e e s t a c u e s t i ó n , e x c l u i d a d e l a j u r i s d i c c i ó n d e t r a b a j o (cfs. infra,
§ 7 7 b ) d e c i d e s e g ú n el § 1 3 0 d e l R e g . M a r i n a , d e 2 d e j u n i o d e 1 9 0 2 , el T r i b u n a l m a -
rítimo, d e j a n d o a salvo la vía ordinaria.
.1 A M i: S II II i. n s <: I I M 1 II r

Prescindiendo del caso últimamente señalado, sólo puede inter-


venir en una resolución el número de jueces determinado por la
5
Ley (§ 192, I, L. O. ( ) . Sin embargo, cuando se celebren sesiones
de larga duración, el presidente puede ordenar la intervención de
«jueces complementarios» que asistan a las sesiones oficialmente
y con todas las facultades que ello implica, para el caso de que
hubiese que sustituirla algún magistrado impedido ( § 1 9 2 , II, id.)..
Las personas que hayan de intervenir en calidad de magistrados'
suplentes no necesitan ser determinadas con arreglo a los §§ 63 y
64 L. O.
Ií 1 a) L a jurisdicción civil o r d i n a r i a l a ejepcen e n K s p a ñ a , d e a r r i b a abajo; 1

la Sala p r i m e r a , o d e lo Civil, d e l T r i b u n a l S u p r e m o , l a s A u d i e n c i a s territoriales;


los J u z g a d o s d e p r i m e r a instancia y los J u z g a d o s municipales. E n la Audiencia^
provincial de S a n t a Cruz d e Tenerife funciona (Decretos de 21 de septiembre»
y 1.° d e o c t u b r e d e 1 9 2 7 ) u n a S e c c i ó n d e l o C i v i l , y t a n t o e l l a c o m o l a s r e s t a n t e s
Audiencias provinciales entienden h o y día en la resolución de los pleitos de di-
vorcio (art. 55 de la correspondiente L e y ) , y asimismo la L e y de arrendamientos
r ú s t i c o s d e 1 5 d e m a r z o d e 1 9 3 5 l e s r e c o n o c e a t r i b u c i o n e s e n el c o n o c i m i e n t o d e e s t a
clase d e litigios. E n C a t a l u ñ a existe, a d e m á s (cfs. § 17, n . ° 3 ) , u n T r i b u n a l d e Casa-
c i ó n r e g i o n a l . L a j u r i s d i c c i ó n c i v i l o r d i n a r i a p u e d e s e r t a m b i é n d e s e m p e ñ a d a p o r ar-
bitros y amigables componedores, con las restricciones q u e m a r c a n los arts. 487'
y 1 6 9 1 ,n . ° 3 , d e l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil. E n c u a n t o a los ó r g a n o s d e l a
jurisdicción del t r a b a j o , v é a n s e l a s Adiciones al § 77 b .
1 b) N o existe e n la legislación española, c o m o e n la a l e m a n a o francesa,
un órgano jurisdiccional independiente o autónomo a quien competa llevar a
cabo las notificaciones y la ejecución procesal. E l único órgano jurisdiccional,
e n t r e , n o s o t r o s , e s e l j u e z , y l o s d e m á s , c o m e n z a n d o p o r e l s e c r e t a r i o ( c f s . a r t . 2."
d e l R e a l d e c r e t o d e 1." d e j u n i o d e 1911), s o n m e r o s a u x i l i a r e s , y p o r lo q u e r e s -
p e c t a al alguacil, a u n c u a n d o en algunas ocasiones (por e j . , arts. 2 7 3 , 1442) la
L e y d e E n j u i c i a m i e n t o c i v i l s e r e f i e r e a él c o m o e n c a r g a d o d e a c t o s d e c i t a c i ó n
o d e ejecución, s u v e r d a d e r o c a r á c t e r es el d e s u b a l t e r n o , c o m o lo r e v e l a el tí--
fulo X d e la L e y orgánica. A d e m á s , de m o d o expreso — a r t . 919 d e la L e y d e E n -
j u i c i a m i e n t o c i v i l — , el j u e z e s e n n u e s t r o D e r e c h o el ó r g a n o d e l a e j e c u c i ó n .
E n realidad, a pesar de q u e ocupan u n a situación intermedia entre los auxiliares
y l o s s u b a l t e r n o s , l o s f u n c i o n a r i o s m á s a f i n e s e n E s p a ñ a a l huissier f r a n c é s y a l
Gerichtsvollzieher ( e j e c u t o r judicial) a l e m á n s o n los oficiales d e S a l a (cfs. a r t . 5 4 3
L e y orgánica) v los d e Secretaría (cfs. a r t . 31 del R e a l decreto d e 5 d e febrero
d e 1903).
2. E n España, los Juzgados, tanto municipales como de primera instancia,
s o n u n i p e r s o n a l e s , y l a s A u d i e n c i a s y el T r i b u n a l S u p r e m o , colegiados. D e s a p a r e -
cidos los Tribunales d e Comercio c o m o consecuencia del Decreto-ley de unifica-
ción d e fueros d e 1 8 6 8 , las clases mercantiles h a n p r o p u g n a d o c o n insistencia s u
r e s t a b l e c i m i e n t o , a u n q u e n o s o n m u y c o n v i n c e n t e s l a s r a z o n e s q u e p a r a ello a d u -
cen. R e s p e c t o a l a cifra d e m a g i s t r a d o s q u e h a n d e c o n s t i t u i r S a l a e n Jos T r i b u -
nales colegiados, v é a n s e l o s arts. 3 1 7 ,3 2 5 y 348-9 d é l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o civil,
y L e y d e 6 d e julio de 1934 (bastan 3 magistrados p a r a las apelaciones de los
m e n o r cuantía). Acerca d e la celebración y cometido d e los Plenos en las Au-'
Ciencias y T r i b u n a l S u p r e m o , cfs. título X I I d e la L e y orgánica, p e r o t e n i e n d o
« n c u e n t a q u e del a r t . 284 a q u e se r e m i t e el 597 sólo q u e d a e n p i e la p a r t e d e l
n ú m e r o 5 r e l a t i v a a l o s m a g i s t r a d o s d e A u d i e n c i a . V é a s e t a m b i é n el a r t . 9 9 d e l a
Constitución.

(*) A p a r t e , d e e s t o , n o i n f r i n g e l a L e y ( R . T . S., 1 3 3 , 3 2 ) l a i n t e r v e n c i ó n de.


un n ú m e r o m á s elevado de magistrados en las Salas d e Justicia.
II i: II i¡ <: II o i' u o o n s A i, i: i v i i. 149

b) Personal de los Tribunales


y) Juez

§ 22
Bibliografía. A. N. Z A C I I A U I A S , Ueber Persónlichkeit, Aufgaben u. Ausbil-
lIlliiM d e s R i c h t e r s (1911).

I. Jueces de oficio o jueces profesionales.


a) Requisitos de capacidad para ser juez:
«) Gozar de perfecta salud mental y física. Son incapaces los
2
l'lrgo.s, sordos (!), mudos, enfermos mentales ( ) e inconscientes (incluí-
IIIIN los propensos al sueño) ( 3 ) .
¡1) Estar en el pleno goce de los derechos civiles. Son, pues,
Incapaces los que han sido condenados a prisión, los que no se hallan
Vil posesión de sus derechos civiles, o son incapaces para desem-
peñar cargos públicos (§§ 31, 32, 34, 35, 358 C. P.).
Y) Ser ciudadano alemán (arg. e. fort. § 109 L. O.); por el
nombramiento de una persona como juez se adquirirá ipso facto la
nacionalidad, con arreglo a los §§ 14, 15 de la Ley de nacionalidad
Mlemana y de los Estados particulares, de 23 de julio de 1913, sin que
He pueda hacer en contra reserva alguna en la credencial.
5) La formación científica adecuada, que se comprueba por la
celebración de dos exámenes (§ 2, I, L. O.), y que se supone a los
profesores de Derecho funcionarios del Estado que ejerzan la do-
cencia en alguna Universidad alemana (§ 4 id.).
l.os e x a m e n e s p o r l o s q u e p u e d e o b t e n e r s e el r e c o n o c i m i e n t o d e c a p a c i d a d
|mi'ii l a c a r r e r a j u d i c i a l , a s í c o m o l a m a t e r i a r e l a t i v a a l a d u r a c i ó n d e l o s
n l u d i o s p r e c e d e n t e s y al s e r v i c i o p r á c t i c o p r e p a r a t o r i o , s e r i g e n p o r el § 2 , I I ,
I V , 1,. O . ; r e s p e c t o a P r u s i a , p o r e l § 1 L . E . L . O . , l a L e y d e 6 d e m a y o d e 1 8 6 9 ,
y la d e 6 d e m a y o d e 1 9 2 0 , a s í c o m o p o r el D e c r e t o m i n i s t e r i a l d e 1 1 d e a g o s t o
d e 1923 ( O r d e n a n z a s o b r e l o s p l a n e s d e e s t u d i o s ) m o d i f i c a d o p o r el d e 3 - 6 d e
muyo d e 1924 : p a r a los q u e t o m a r o n p a r t e e n la G u e r r a rige, a d e m á s , la L e y
d e 19 d e a b r i l d e 1 9 1 9 , y l a d e 1 2 d e a b r i l d e 1 9 2 2 ; y p a r a l o s c i u d a d a n o s d e l o s
lerritorios s e p a r a d o s de A l e m a n i a , la L e y de 10 de agosto de 1920 ; p a r a las m u -
jeres, la d e 11 d e julio d e 1 9 2 2 , a r t . V I I I . Q u i e n h a y a a p r o b a d o el p r i m e r e x a -
men en u n E s t a d o particular, puede realizar en otro las prácticas de carácter
p r e p a r a t o r i o , y u n a v e z f i n a l i z a d a s é s t a s , p r e s e n t a r s e allí p a r a el s e g u n d o e x a -
men í§ 3 L . O.). E n v i r t u d d e l a orientación fijada en las N o r m a s d e 20 de sep-
tiembre d e 1930, q u e h a n sido a d o p t a d a s p o r t o d o s los E s t a d o s (excepto B r u n -
Kchwig), e l e x a m e n s u f r i d o e n u n E s t a d o p a r a l o g r a r l a a d m i s i ó n c o m o a s p i -
r a n t e , so d e c l a r a v á l i d o e n l o s d e m á s . D e l m i s m o m o d o , el q u e h a o b t e n i d o
el t í t u l o p a r a e j e r c e r l a c a r r e r a j u d i c i a l e n u n E s t a d o , l e e s r e c o n o c i d a e n t o d o s
los d e m á s d e l a n a c i ó n (§ 5 L . O . ) . Q u e d a n e n v i g o r l a s d i s p o s i c i o n e s d e l a l e g i s -
l a c i ó n d e los E s t a d o s q u e p e r m i t e n f a c u l t a r p a r a el e j e r c i c i o t e m p o r a l d e f u n -

(1)
T. S . P . , 6 0 , 6 4 • e n d i s t i n t o s e n t i d o l a R . 'J*. S . , 1 2 1 , 1 5 3 .
T. S., e n D J Z . , 1 9 2 8 , 5 2 2 .
(2)
(3) C o m o r e c i e n t e m e n t e a f i r m a la T . S. P . , 6 0 , 6 4 , a b a n d o n a n d o la j u r i s p r u -
dencia anterior.
ISO J A M i<: S (I O I. 1) S ('. 11 M I I) V

c l o n e s j u d i c i a l e s ( § 1 0 L . 0 . ) < c o m o e s e l c a s o , e n P r u s i a , - d e l § 2 d e l a L . 10. L . O .
L o s a s p i r a n t e s l l a m a d o s « r e f e r e n d a r e » e s t á n c a p a c i t a d o s p a r a el c o n o c i m i e n t o
d e asuntos judiciales, a u n q u e no p a r a fallar.

E) Por lo que al Tribunal Supremo atañe, para ser magistrado-


del mismo se requiere la edad de 35 años (§ 125, II, L. O.).
Además, todos los funcionarios judiciales, igual que los demás,
deben ofrecer la garantía de que se ponen sin reservas al servicio del
«Estado nacional», debiendo ser ellos y sus cónyuges de estirpe aria.
Para la mujer se exige, además, antes del nombramiento para el
desempeño de funciones judiciales con carácter vitalicio, el haber cum-
plido los 35 años de edad (§ la, I, II y III, de la Ley de funcionarios,
texto de la Ley de 30 de junio de 1933, § 6, I).
b) Nombramiento de los jueces.
El de los miembros del Tribunal Supremo tiene lugar por el
Presidente del Reich, a propuesta del Reichsrat (§ 125, I, L. O.).
En Prusia se nombran por el Consejo de Ministros (§ 7 L. E. L. O.);
art. 52 y 82, n.° 1, de la Const. de Prusia). La prestación de jura-
mento sobre el desempeño del cargo, que prescribe el § 3 de la Ley
de funcionarios y el 78 de la Const. de Prusia, debería ser esencial
para conseguir la consideración de juez (cfs. también a este res-
pecto el § 111 L. O.); mientras que el que haya de prestarse de
acuerdo con la Constitución no constituye requisito alguno para el
4
ejercicio de la carrera judicial ( ), aun cuando la negativa a prestarlo
puede anular con efectos retroactivos el nombramiento (§ 3, II, ap. 2,
Ley de f u n c ) .
Éste se hace por vida (§ 6 L. O., art. 104, I, ap. 1, de la Const.).
B
No obstante, la legislación ( ) (incluso la de los Estados) (s) puede
fijar límites determinados de edad, llegados los cuales el juez ha de
ser jubilado (§ 8, I, ap. 2, L. O. ; art. 104, I, 3, de la Const.);
estas disposiciones se aplican también, a pesar del art. 129, I, ap. 3,
de la Constitución, a los jueces que se hallaran en servicio (?) al entrar
en vigor la Constitución. El nombramiento se hace con sueldo fijo
(§ 7 L. O.) y en un destino inamovible. Sin embargo, el juez puede
ser suspendido temporal o permanentemente en sus funciones, o tras-
ladado de uno a otro lugar, o jubilado, mediante sentencia judicial,
fundada en los motivos que expresa la Ley y en la forma que ésta
determina (§ 8, I, ap. 1, L. O. y art. 104, I, ap. 2, de la Const.). Res-
pecto a los miembros del Tribunal Supremo, se aplican los §§ 126
a 129 L. O. (que se refieren a los juicios disciplinarios ante e l « P l e n o »
del Tribunal Supremo); a los miembros de los Tribunales de primera
instancia, las leyes respectivas de los Estados, en Prusia, la de 7 de

(4) T. s. P., 55, 56.


B
( ) A s í , el § 6 0 a, L e y d e f u n c , t e x t o del a r t . I, n.° 5 , d e l D e c r e t o d e r e d u c .
de personal, de 2 7 de octubre de 1 9 2 3 ; L e y prus., de 1 5 de diciembre de 1 9 2 0 ,
t e x t o del D e c r e t o de reducción de personal prus., de 8 de febrero de 1 9 2 4 ( § 8 4 )
(6) T. S. P., 104, 66.
(7) Fí. T. S., 1 0 4 , 58.
I) B II 14 ('. II o r 11 O O K S A I. C I V I I. 151

mayo de 1851, refundida con modificaciones por la de 11 de enero


de 1932, con el nombre de « Ordenanza penal de los funcionarios
judiciales », en nueva redacción de 27 de enero de 1932 (instituye
como Tribunal disciplinario de primera instancia una Sala del Tri-
bunal de apelación, integrada por cinco miembros, y como instancia
de apelación, otra Sala del Tribunal cameral, integrada por siete
miembros).
L o s o r g a n i s m o s de lo g u b e r n a t i v o judicial d e los E s t a d o s p u e d e n d i s p o n e r
t r a s l a d o s o s u s p e n s i o n e s f o r z o s a s , c o n t o d o el s u e l d o (§ 8, I I I , L . O . , a r t . 1 0 4 , I I I ,
de la Const.), en caso d e modificación de los T r i b u n a l e s o d e sus distritos, h a s t a
t a n t o n o se p o n g a e n vigor, caso d e faltar, u n a disposición s o b r e ello, c o n f o r m e
al § 2 1 L . I . L . O . N o se h a n a p l i c a d o a los f u n c i o n a r i o s j u d i c i a l e s l a s n o r m a s
respecto al t r a s p a s o d e los funcionarios i n a m o v i b l e s a la consideración i n t e r i n a
d e j u b i l a d o s , m o t i v a d o p o r l a r e d u c c i ó n d e p e r s o n a l ( a r t . 3 , § 1, I, L e y d e r e d . d e
p e r s o n a l , d e 2 7 d e o c t u b r e d e 1 9 2 3 , § 19, I, i d . d e P r u s i a , d e 8 d e f e b r e r o
de 1924).
E n lo referente al d e s e m p e ñ o interino d e funciones judiciales, rigen dispo-
s i c i o n e s d e l a l e g i s l a c i ó n d e l o s E s t a d o s {§ 1 0 L . O . ) ; a s í , p o r e j . , e n P r u s i a , § § 2
y ss. L . E . L . O . [(cfs. lo d i c h o a n t e s e n el a p a r t a d o a ) , 8)] ; l o s a s e s o r e s ( a s p i r a n t e s )
s o l a m e n t e e s t á n c a p a c i t a d o s p a r a a c t u a r j u d i c i a l m e n t e en los T r i b u n a l e s d e pri-
mera instancia, cuando son n o m b r a d o s magistrados auxiliares ; con arreglo a
la N o v e l a d e 2 3 d e m a r z o d e 1 9 2 6 y 4 d e j u l i o d e 1 9 2 7 , s o b r e l a L . E . L . O . ( d e
v i g e n c i a l i m i t a d a h a s t a e l 1.° d e o c t u b r e d e 1 9 2 8 ) — c f s . T . S . P . , 5 6 , 8 2 — , , e n
las m i s m a s c o n d i c i o n e s q u e d a b a n l o s m a g i s t r a d o s j u b i l a d o s .

c) Por lo que al destino de los magistrados en cada Tribunal


se refiere, hay que hacer notar lo siguiente :
a) Antes del comienzo del año judicial, el presidente del Tri-
bunal determina la Sala a la cual se adscribe él mismo (en Prusia el año
judicial coincide con el natural). Para la distribución de las presidencias
de las restantes Salas resuelve el « Prásidium » por mayoría de votos ;
en caso de empate, decide el presidente del Tribunal (§§ 64, I ; 64 a,
III, y 117 L. O., texto de 4 de agosto de 1933). Los dos magistrados
del Tribunal de primera instancia, a excepción del caso del apar-
lado 3 del nuevo § 62 de la L. O., no intervienen en este punto (§ 64 a,
IV, L. O., n. t.). En caso de incapacidad del magistrado encargado
de la presidencia, según el § 66, I, de la L. O., reformado por la Ley
<le 27 de octubre de 1933, se hace cargo de la misma el magistrado
([iie el « Prásidium » designe para esta eventualidad al comenzar el
uño judicial; y, en el caso de que no se hubiere hecho esta designación,
o de que el designado se imposibilitare a su vez, la dirección de la
Sala es asumida por el magistrado"más antiguo o, en caso de igualdad,
por el de mayor edad.
4
f ) Los magistrados de la dotación de cada Sala y sus suplentes
son determinados para todo el año judicial por el «Prásidium».
L a o r g a n i z a c i ó n d a d a a l a s S a l a s n o p u e d e m o d i f i c a r s e d u r a n t e el a ñ o j u d i -
cial m á s q u e e n el c a s o d e a c u m u l a c i ó n d e a s u n t o s e n a l g u n a s e c c i ó n o p o r c a m b i o
o i m p e d i m e n t o d u r a d e r o d e a l g u n o d e sus m i e m b r o s (§§ 6 3 , 64, 117, 131 L . O.).
E l « P r á s i d i u m » ( S a l a d e G o b i e r n o ) e s t á i n t e g r a d o p o r el p r e s i d e n t e y los
p r e s i d e n t e s d e S a l a ; e n el T r i b u n a l d e p r i m e r a i n s t a n c i a , p o r el p r e s i d e n t e y
los d o s m i e m b r o s m á s a n t i g u o s , e n el c a s o d e q u e n o se h u b i e r e n n o m b r a d o a ú n
152 .1 A M i: N (I II I. I) H i: II M I l> I'

l o s p r e s i d e n t e s d e Sulu ; e n el T r i b u n a l d e a p e l a c i ó n , p o r los d o s m a g i s t r a d o s m a s
a n t i g u o s y p o r l o s c u a t r o q u e g o c e n d e m á s a n t i g ü e d a d e n el T r i b u n a l S u p r e m o ,
j u n t o c o n los p r e s i d e n t e s . L a a n t i g ü e d a d es la de los a ñ o s d e servicio, y e n casos
i g u a l e s , l a d e e d a d (§§ 6 1 , 1 1 7 , 1 3 1 L . O.). E n c a s o d e i m p e d i m e n t o d e los s u s t i -
t u t o s fijos d e l o s m a g i s t r a d o s , el p r e s i d e n t e d e s i g n a i n t e r i n o s d e e n t r e l o s d e m á s
m a g i s t r a d o s d e l T r i b u n a l (§§ 6 7 , 1 1 7 , 1 3 1 L . O . ) , i n c l u i d o s l o s p r e s i d e n t e s ( 8 ) , y si
e s t o n o f u e r a posible ( 9 ) , c o n a r r e g l o a las leyes de c a d a E s t a d o , se p u e d e r e c u r r i r
p a r a l a s s u p l e n c i a s en los T r i b u n a l e s de p r i m e r a i n s t a n c i a y d e a p e l a c i ó n a los d e m á s
j u e c e s y m a g i s t r a d o s d e q u e s e p u e d a d i s p o n e r (§§ 7 0 , I I I , y 1 1 8 L . O.) ( 1 0 ) . E n
P r u s i a se h a c e e s t a designación d e e n t r e los jueces con d e s t i n o p e r m a n e n t e , p a r a
c u e s t i o n e s o a s u n t o s d e t e r m i n a d o s , s i g u i e n d o u n t u r n o q u e s e ñ a l a a n u a l m e n t e el
« P r á s i d i u m » a n t e s d e l c o m i e n z o del a ñ o j u d i c i a l (§§ 3 8 , 4 8 L . E . L . O.). Si n o
fuere posible c u b r i r las faltas ni a u n d e esta m a n e r a , los ó r g a n o s g u b e r n a t i v o s j u d i -
ciales d e c a d a E s t a d o p u e d e n r e c u r r i r , a p e t i c i ó n d e las Salas d e G o b i e r n o , al n o m -
b r a m i e n t o d e m a g i s t r a d o s t e m p o r a l e s , n o m b r a m i e n t o q u e , si se h a h e c h o p a r a
t i e m p o d e t e r m i n a d o , n o p u e d e s e r r e v o c a d o a n t e s d e t r a n s c u r r i d o é s t e , y si se h a
hecho sin determinación de t i e m p o , n o p u e d e revocarse h a s t a q u e cesen las causas
q u e l o d e t e r m i n a r o n (§ 7 0 , I, I I , L . O . ) ( X i ) .
L o s casos en q u e los m a g i s t r a d o s t e m p o r a l e s h a n d e i n t e r v e n i r serán deter-
m i n a d o s p o r el « P r á s i d i u m » ( 1 2 ) . E l n o m b r a m i e n t o d e m a g i s t r a d o s en e s t a s
condiciones puede t a m b i é n obedecer a causas distintas de la suplencia, como,
p o r e j . , e l e x c e s o d e t r a b a j o q u e p e s e s o b r e el T r i b u n a l ( 1 3 ) . S i n e m b a r g o , e n e l
T r i b u n a l S u p r e m o e s , p o r l o g e n e r a l , i n a d m i s i b l e e s t a a g r e g a c i ó n (§ 1 3 2 L . O . ) ,
s a l v o l a e x c e p c i ó n e s t a b l e c i d a p o r L e y d e 1." d e m a r z o d e 1 9 3 0 , e n v i g o r h a s t a
í.° de abril de 1933. E n los T r i b u n a l e s de apelación sólo p u e d e n ser designados
m a g i s t r a d o s auxiliares o t e m p o r a l e s los q u e f o r m e n p a r t e del p e r s o n a l d e la Magis-
t r a t u r a ( § 1 1 8 L . O . ) , y e n P r u s i a ( X 4 ) l o s Assessoren ( a s p i r a n t e s ) s ó l o p u e d e n d e s e m -
p e ñ a r f u n c i o n e s j u d i c i a l e s e n el c a s o d e e s t a r n o m b r a d o s m a g i s t r a d o s t e m p o r a l e s o
a u x i l i a r e s (§ 5 L E . L . O.) L a L e y d e 4 d e j u l i o d e 1 9 3 3 , s o b r e m o d i f i c a c i ó n d e los
p r e c e p t o s d e l a L . O . r e f e r e n t e s a l o s « P r a s i d i a », h a t r a n s f o r m a d o f u n d a m e n t a l -
m e n t e l o s § § 6 2 a 6 4 d e l a m i s m a ( q u e a c t u a l m e n t e s o n l o s 6 2 - 6 4 a). E l « P r á s i -
d i u m » (Sala de Gobierno) se c o m p o n e del presidente, d e los presidentes de Sala
y d e l o s d o s m a g i s t r a d o s ( e n el T . S-, d e l o s c u a t r o ) m á s a n t i g u o s , r i g i e n d o e n
e s t e p u n t o el c r i t e r i o d e l o s a ñ o s d e s e r v i c i o , y a i g u a l d a d d e é s t o s , l a m a y o r í a d e
e d a d ( § § 6 4 a, I, 1 1 7 , I I I , y 1 3 1 L . O . , n u e v o t e x t o ) . Si e n a l g ú n T r i b u n a l h u b i e r e
m á s d e seis p r e s i d e n t e s d e S a l a ( s a l v o e n el T . S.), l a S a l a d e G o b i e r n o se c o m p o n e
e n t o n c e s del p r e s i d e n t e , su s u s t i t u t o fijo, d e cinco p r e s i d e n t e s d e Sala elegidos
p o r t o d o s y d e d o s m a g i s t r a d o s t a m b i é n e l e g i d o s p o r t o d o s l o s d e m á s (§§ 6 4 a,
II, y 117 L . O., n. t.).
L a posibilidad de n o m b r a m i e n t o de magistrados temporales o auxiliares
del T r i b u n a l S u p r e m o , p e r m i t i d a p o r l a L e y d e 1." d e m a r z o d e 1 9 3 0 , h a sido p r o -
l o n g a d a h a s t a 1.° d e a b r i l de. 1 9 3 6 ( c a p . X I I d e l D e c r e t o d e 1 8 d e m a r z o d e 1 9 3 3 ) .
Y) E n P r u s i a , d e n t r o d e l t u r n o d e t e r m i n a d o p r e v i a m e n t e p o r e l « P r á s i d i u m »
del T r i b u n a l d e p r i m e r a i n s t a n c i a , los j u e c e s del m i s m o J u z g a d o se s u s t i t u y e n
r e c i p r o c a m e n t e . L o s o r g a n i s m o s g u b e r n a t i v o s judiciales d e los E s t a d o s p u e d e n
o r d e n a r con a n t e l a c i ó n q u e los jueces d e p r i m e r a i n s t a n c i a p u e d a n ser sustituidos
p o r jueces d e los J u z g a d o s p r ó x i m o s , y p a r a los J u z g a d o s d o n d e sólo h a y a u n juez,
e s t a p r e v i s i ó n es p r e c e p t i v a ; sin e m b a r g o , n o se e x t i e n d e e s t a s u s t i t u c i ó n a los
casos en q u e exista un i m p e d i m e n t o de carácter legal, por ej., a consecuencia de

(8) T. S. P., 36, 379.


(9) T. S., ibídem.
(10) T. S. P., 26, 94.
(11) T. S. P., 22, 169.
(X2) T. S. P., 23, 120 ; 37, 301.
(13) T. S. P.. 23, 120.
(14) T. S. P., 22, 168.
II lí II I'. I'. II II I' II o 0 !•: S A I . C 1 V 1 I . 153

exclusión o recusación) en los cuales casos se aplica la disposición d e l § 3 6 , n.° 1,


Z P O . (§ 2 4 L . 12. L . O.).

d) Las disposiciones relativas a capacidad, nombramiento y


distribución de los jueces son de carácter preceptivo, y en el caso
de que hayan sido vulneradas en relación a la constitución del Tribu-
nal en funciones juzgadoras, se produce un motivo de casación de
carácter absoluto (§ 551, n.° 1) ( i 5 ) . La comprobación de la exis-
tencia o inexistencia de un impedimento efectivo por parte del
presidente o de los magistrados ordinarios de un Tribunal, o de sus
suplentes fijos, así como de la necesidad de designar un magistrado
1 6
auxiliar, no incumbe al Tribunal de casación ( ) , a no ser que el
1 7
supuesto se base en un ostensible error jurídico ( ) .
2. Jueces mercantiles.
Tiene capacidad para actuar como juez mercantil cualquier
persona de 30 años de edad que esté o hubiere estado inscrita en el
Registro mercantil como comerciante o presidente de una persona
jurídica (o como marino, en las ciudades marítimas, § 110 L. O.),
siempre que no esté limitado en el uso de sus derechos de disposición
sobre su patrimonio, a consecuencia de una resolución judicial (inter-
dicto, quebrado) (§ 109, I, III, L. O.). Por lo demás, h a y que estar
a los requisitos exigidos antes en el n.° 1, a) a - y). N o es absoluta-
mente imperativa la exigencia de que deba residir o tener su negocio
en el distrito en que tenga su asiento la Sala de los asuntos mer-
cantiles (§ 109, II, L. O.). El nombramiento, que dura tres años, se
verifica, a propuesta de la Sala de lo mercantil, por el Gobierno,
en Prusia (§ 7 L. E, L. O.; arts. 52, 82, n.° 1, de la Const. prus.), y se
admite la posibilidad de que recaiga dos veces consecutivas sobre
la misma persona (§ 108 L. O.). Las personas nombradas deben pres-
tar juramento (§ 111 L. O.). El cargo es honorífico (§ 107 L. O.) y,
sin embargo, mientras s e desempeñe, estos jueces están equiparados
a los funcionarios judiciales, en cuanto a sus derechos y obligaciones
(§ 112 L. .O ; cfs., sin embargo, también el § 11 L. O.). En caso de
pérdida de alguno de los requisitos que determinaron su capacidad,
el juez mercantil será relevado de su cargo por la Sala primera de lo
civil del Tribunal de apelación superior (§ 135 L. O., sin necesidad
de ulterior procedimiento, aun cuando oyendo al interesado).
A los órganos de lo gubernativo judicial les está encomendado
el realizar la distribución de los jueces mercantiles entre las distintas
salas (§ 68 L. O.).
Bibliografía. SANCHO DE LLAMAS, Sobre las obligaciones de los Jueces ( V a -
lencia, 1 7 9 7 ) ; F R A N C I S C O BECEÑA, Magistratura y Justicia (Madrid, 1928).

U la) L a s c i r c u n s t a n c i a s p a r a el d e s e m p e ñ o d e l a f u n c i ó n j u d i c i a l se especi-
llcnn e n el a r t . 1 0 9 d e l a L e y o r g á n i c a ( e s p a ñ o l d e e s t a d o seglar, m a y o r d e 2 5 a ñ o s ,

(15) R . T. S., 1 3 2 , 3 0 1 .
(16) T. S. P., 3, 2 3 2 ; 40, 2 6 8 .
(17) T. S. P., 36, 3 7 9 .
154 ,1 A M 1'. S O O I. I) * C II M I D T

q u e n o se h a l l e i u c u r s o e n i n c a p a c i d a d o i n c o m p a t i b i l i d a d d e l a s e s t a b l e c i d a s p o r
la L e y y q u e e s t é d e n t r o d e las c o n d i c i o n e s q u e p a r a c a d a c l a s e d e c a r g o s s e e x i -
jan). A ellas h a y q u e a g r e g a r , t r a t á n d o s e d e j u e c e s p r o f e s i o n a l e s y m a g i s t r a d o s ,
la de ser licenciado e n D e r e c h o ( a r t . 116 d e la L e y o r g á n i c a ) . U n a O r d e n d e 16 d e
n o v i e m b r e d e 1 9 3 4 p r o h i b e a l a s m u j e r e s el a c c e s o a l a J u d i c a t u r a , M i n i s t e r i o f i s -
cal y S e c r e t a r i a d o j u d i c i a l ( e x c e p t o l u s S e c r e t a r i a s d e l o s J u z g a d o s m u n i c i p a l e s :
efs. D e c r e t o d e 1 3 d e m a y o d e 1 9 3 2 ) . L a s i n c a p a c i d a d e s s e e n u m e r a n e n e l a r t . 1 1 0
a
de l a L e y o r g á n i c a , y d e l a s d i e z c a u s a s q u e m e n c i o n a , l a 5 . c a r e c e h o y d í a d e
aplicación, p o r n o c o n o c e r s e en l a L e y d e E n j u i c i a m i e n t o c r i m i n a l l a a b s o l u c i ó n
de la instancia. L a m a t e r i a d e i n c o m p a t i b i l i d a d e s v i e n e d e t e r m i n a d a , e n t r e o t r o s ,
por los arts. 1 1 1 - 1 1 5 , 117-8 d e l a L e y o r g á n i c a ( v é a s e t a m b i é n a r t . 29 L e y a d i -
c i o n a l ) , 8 d e l a d e J u s t i c i a m u n i c i p a l y , a d e m á s , p o r e l R . D . d e 1.° d e f e b r e r o d e
1924 ( a c l a r a d o p o r R . O . d e 2 0 d e f e b r e r o d e 1 9 2 5 ; s u b s i s t e n t e p o r D e c r e t o d e 3 1
de m a y o y L e y d e 3 0 d e d i c i e m b r e d e 1 9 3 1 ; m o d i f i c a d o p o r L e y d e 1 3 d e j u n i o d e
1924). P o r o t r a p a r t e , h a y u n a s e r i e d e a c t i v i d a d e s q u e e s t á n p r o h i b i d a s a l o s
jueces, y c u y o ejercicio p o r los c o n t r a v e n t o r e s se c o n s i d e r a c o m o r e n u n c i a al
cargo judicial ( a r t s . 119 y 120 d e l a L e y orgánica).

b) P a r a e n t r a r e n el C u e r p o d e A s p i r a n t e s a la J u d i c a t u r a b a s t a n l o s 2 3 a ñ o s ,
y e n l a a c t u a l i d a d ( a r t . 1.° d e l o p o r t u n o R e g l a m e n t o d e 2 2 d e e n e r o d e 1 9 3 5 ) , « e l
ingreso en la c a r r e r a j u d i c i a l se v e r i f i c a r á e x c l u s i v a m e n t e p o r o p o s i c i ó n y p o r l a
categoría de j u e z d e p r i m e r a i n s t a n c i a e i n s t r u c c i ó n » . P a r a t o m a r p a r t e e n l a s
oposiciones se r e q u i e r e ser l i c e n c i a d o en D e r e c h o p o r U n i v e r s i d a d oficial y n o
estar c o m p r e n d i d o en n i n g u n a d e las i n c a p a c i d a d e s del a r t . 110 d e l a L e y o r g á n i c a
(artículos 83 de l a L e y o r g á n i c a y 3 y 4 R e g l a m e n t o c i t . ) . ( E n los d e t a l l e s d e l a
oposición no e n t r a m o s , p o r q u e c a m b i a n los ejercicios d e R e g l a m e n t o a R e g l a -
m e n t o , y éstos se r e n u e v a n c o n b a s t a n t e f r e c u e n c i a . E n el v i g e n t e , v é a n s e l o s
artículos 13-26.)
N o todos los jueces españoles p r o c e d e n de la oposición y del C u e r p o de A s -
pirantes. Tres excepciones c a b e señalar en este p u n t o : a) L o s jueces m u n i c i p a l e s :
después del d e p l o r a b l e e x p e r i m e n t o d e l a elección p o p u l a r p a r a d e s i g n a r l o s e n
poblaciones no cabezas de p a r t i d o judicial, con m e n o s de 12 000 h a b i t a n t e s ( D e -
creto de 8 de m a y o d e 1931), su n o m b r a m i e n t o se a c o m o d a a l a L e y d e 27 d e
junio d e 1934 ( d e r o g a t o r i a d e l D e c r e t o a n t e r i o r ) , e n r e l a c i ó n c o n los p r e c e p t o s
d e l a L e y d e J u s t i c i a m u n i c i p a l ( p r i n c i p a l m e n t e , a r t . 5 . ° ) . b) E l p r e s i d e n t e d e l
Tribunal S u p r e m o , q u e a t e n o r del a r t . 96 de la Constitución y L e y d e 8 de o c t u b r e
de 1 9 3 2 p a r a s u c u m p l i m i e n t o , s e n o m b r a p o r el J e f e d e l E s t a d o a p r o p u e s t a e n
t e r n a ( a r t . 6.° L e y c i t . ) d e u n a A s a m b l e a c o n v o c a d a al e f e c t o ( l a i n t e g r a n l a s p e r -
sonas e n u m e r a d a s e n el a r t . 1." L e y c i t . ) , y q u e h a de elegir e n t r e e s p a ñ o l e s m a y o -
res de 4 0 años y l i c e n c i a d o s e n D e r e c h o , q u e n o se h a l l e n a f e c t o s p o r i n c a p a c i d a d e s
o i n c o m p a t i b i l i d a d e s p a r a e j e r c e r f u n c i o n e s j u d i c i a l e s , c) E l l l a m a d o « c u a r t o
turno » (véanse arts. 133 y 144 d e la L e y orgánica y, sobre t o d o , 40-7 y 50 d e la
Ley adicional) — a u n q u e en ocasiones era « t e r c e r o » y a u n « s e g u n d o » (por e j . , ar-
tículo 4 0 d e l a L e y a d i c i o n a l ) — , v i g e n t e h a s t a el R . D . d e 2 2 d e e n e r o d e 1 9 0 2 ,
q u e lo c e r r ó e n v i s t a d e l p é s i m o u s o q u e d e él se h a b í a h e c h o y q u e r e s u r g i ó p o r
poco t i e m p o ( R . O . d e 2 1 d e n o v i e m b r e d e 1904 a R . O . d e 2 4 d e e n e r o d e
1905 ; e l R . D . d e 3 0 d e m a r z o d e 1 9 1 5 c o n f i r m a i m p l í c i t a m e n t e s u d e s u s o ) , p e r -
mitía al Gobierno p r e s c i n d i r d e l a r í g i d a a n t i g ü e d a d d e n t r o d e l a C a r r e r a j u d i -
cial p a r a l a p r o v i s i ó n d e v a c a n t e s e n l a s d i s t i n t a s c a t e g o r í a s e i n c o r p o r a r , a d e m á s ,
a la J u d i c a t u r a p e r s o n a s d e o t r a s p r o f e s i o n e s j u r í d i c a s ( a b o g a d o s e n ejercicio,
secretarios judiciales, c a t e d r á t i c o s d e D e r e c h o ) . (El R . D . d e 14 d e m a r z o d e 1907
mandó suspender los expedientes p r o m o v i d o s por a b o g a d o s en solicitud de ingreso
e n l a C a r r e r a j u d i c i a l . ) C o m o r e c u e r d o d e e s e « c u a r t o t u r n o », q u e e n e l T r i b u n a l
Supremo, bien q u e en c o n t a d o s casos, persistió p o r m á s t i e m p o , y c o m o m e d i o
a la v e z de r e n o v a r u n o r g a n i s m o s a t u r a d o d e figuras y m é t o d o s c o n t r a r i o s a lo
q u e e l r é g i m e n r e p u b l i c a n o s i g n i f i c a b a , el D e c r e t o d e 6 d e m a y o d e 1 9 3 1 a t r i -
buyó al Gobierno p r o v i s i o n a l la f a c u l t a d d e cubrir l a s v a c a n t e s e n t o n c e s exis-
tentes, e n t r e p e r s o n a l i d a d e s r e l e v a n t e s e n el c u l t i v o d e l D e r e c h o , y r e s e r v ó p a r a
lo s u c e s i v o a l a S a l a d e G o b i e r n o p r o p o n e r a l M i n i s t e r i o l i b r e m e n t e l o s f u n c i o -
r
I> 14 I I 1 4 C I I O 1> I I O C 1 4 S A L C I V I I , 1.>!S

mirlos q u e dobicrau ser elevados al S u p r e m o . C o n objeto d e e v i t a r los peligros


(|ii<! t a n t o l a i n g e r e n c i a m i n i s t e r i a l c o m o l a p r o p u e s t a p o r l a S a l a d e G o b i e r n o
(el r i e s g o d(* q u e e n e l l a s e i n f i l t r e n e l f a v o r i t i s m o y l a a m i s t a d ) o f r e c e n , e l
iirl. 9 7 , a p a r t a d o b , d e l a C o n s t i t u c i ó n a t r i b u y e a l p r e s i d e n t e d e l T r i b u n a l S u -
premo la facultad d e «proponer al Ministro, d e acuerdo c o n la Sala d e Gobierno» y
los asesores jurídicos que la Ley designe, « e n t r e e l e m e n t o s q u e n o e j e r z a n l a a b o g a -
c í a , l o s a s c e n s o s y t r a s l a d o s d e j u e c e s , m a g i s t r a d o s y f u n c i o n a r i o s f i s c a l e s ». ( E n
ejecución d e este precepto, la Comisión Jurídica compuso e n junio d e 1 9 3 2 u n
Anteproyecto de ascensos y traslados en la Judicatura y Minisíerio fiscal; y en di-
c i e m b r e d e 1 9 3 4 p r e s e n t ó el G o b i e r n o a las C o r t e s u n P r o y e c t o d e l e y c o m p l e -
mentario de los arts. 9 7 - 9 9 y 1 0 6 d e la Constitución, distinto en absoluto del
A n t e p r o y e c t o c i t a d o y m u y p o c o a c o r d e c o n el e s p i r i t t u d e la L e y f u n d a m e n t a l . )
E n Cataluña, l a Generalidad designa los jueces y magistrados c o n juris-
dicción e n s u territorio, m e d i a n t e concurso entre los c o m p r e n d i d o s en el escalafón
general del E s t a d o . E l n o m b r a m i e n t o d e los magistrados del Tribunal d e Casación
catalán y d e los funcionarios d e la Justicia municipal, incumbe a la Generalidad,
de acuerdo c o n lo q u e s u P a r l a m e n t o establezca ( a r t . 1 1 d e l E s t a t u t o ; cfs. Adi-
ciones al § 1 7 , n . ° 3 ) .
E l m o d o p r e v i s t o c o m o n o r m a l p o r el legislador d e e x t i n g u i r s e l a a c t i v i d a d
de los funcionarios judiciales es l a jubilación p o r r a z ó n d e e d a d , a los 7 2 a ñ o s
(Ley de 2 7 de diciembre de 1 9 3 4 ) , pero pueden también ser jubilados p o r en-
contrarse físicamente imposibilitados o a instancia propia (cuando lleven m á s d e
10 a ñ o s d e servicios). L o s j u e c e s m u n i c i p a l e s n o e s t á n s u j e t o s a j u b i l a c i ó n p o r
causa d e e d a d (ésta influye ú n i c a m e n t e c o m o e x c u s a p a r a n o a c e p t a r el n o m -
bramiento cuando haya recaído en persona mayor de 6 5 años : art. 9.°, n.° 1 . ° ,
Ley J u s t . m u n . ) , y o t r o t a n t o c a b e decir d e l p r e s i d e n t e d e l T r i b u n a l S u p r e m o ,
cuya magistratura durará 1 0 años (artículo 9 6 d e la Constitución), siendo re-
elegible a l t é r m i n o d e s u m a n d a t o (el silencio q u e r e s p e c t o a j u b i l a c i ó n y reelección
guarda l a L e y relativa a su n o m b r a m i e n t o , h a d e interpretarse e n el sentido d e
excluir l a p r i m e r a y consentir l a segunda).
L a inamovilidad judicial se consagra t a n t o en la Constitución (art. 9 8 ) como en
la L e y o r g á n i c a ( a r t . 9 . ° y t í t u l o I V , e s p e c i a l m e n t e a r t . 2 2 2 , q u e l a d e f i n e ) . E n c u a n t o
el r é g i m e n d e a s c e n s o s y t r a s l a d o s g u a r d a r e l a c i ó n c o n l a i n a m o v i l i d a d , t é n g a s e
en c u e n t a l o q u e h a c e p o c o h e m o s dicho acerca d e l a r t . 9 7 d e l a Constitución y
Ley c o m p l e m e n t a r i a q u e r e c l a m a .
c) Respecto a la distribución d e los magistrados entre las diferentes Salas
ile l o s T r i b u n a l e s c o l e g i a d o s , n o s r e m i t i m o s a l o s a r t s . 6 4 0 - 7 d e l a L e y o r g á n i c a
y a l a s A d i c i o n e s a l o s § § 3 - 1 0 b , a p a r t a d o V I I I , l e t r a a, n . ° 5 , y l e t r a í>.
2. Como a partir del Decreto-ley de unificación de fueros, la jurisdicción
mercantil dejó d e funcionar en E s p a ñ a , carece h o y día d e concordancias la materia
o b j e t o d e e s t e n ú m e r o e n el l i b r o d e G O L D S C H M I D T .

f¡) Personal auxiliar de los Tribunales

§ 23
A
Bibliografía. SARKAMM, D e r Rechtspfleger in der Justizverwaltung, 2 . ed.
(1927); Die gesetzlichen Grundlagen der Rechtspflegertátigkeit (1928); GILLEN-
JÍTETZ-THIESING, Geschaftsgang bei den preussischen Justizbehorden (1930).

Constituyen el personal auxiliar de los Tribunales:


1. « Los funcionarios encargados de la documentación en las
secretarías» (secretarios), así llamados desde la Ley de 9 de julio
de 1927. Antes se conocían con el nombre de escribanos judiciales.
Forman parte de los funcionarios judiciales, desde que se introdu-
jo el principio de escritura en nuestro procedimiento. A ellos incumbe:
16(1 ,1 A M I! S U <l I. II N C, II M I II r

a) La redacción de las actas de los debates orales (§§ 159 y ss.)


y de las actuaciones judiciales realizadas fuera de los mismos (§ 165);
sin embargo, con arreglo al § 163, III, se puede prescindir de su inter-
vención. Estos funcionarios sólo pueden acreditar lo que hayan
presenciado (i).
b) También están encargados de escribir las declaraciones que
se hagan oralmente ante ellos en la Secretaría (por ej., §§ 118 y
496, II).
c) Cursar de oficio las citaciones (por ej., § 497, I, ap. 3) y
notificaciones (§ 209), así como servir de intermediarios para las
notificaciones realizadas a impulso de parte (§ 166, II).
d) Facilitar a las partes certificados, resúmenes y copias
(§ 299, I), especialmente las ejecutorias (cláusulas ejecutivas, § 774),
testimonios de sentencias firmes y atestados de plazos perentorios
(§ 706), así como legalizar las copias de escritos que hayan de ser
notificados.
e) Registrar, ordenar y presentar los documentos que reciban.
/) En caso necesario, hacerse cargo de la labor del intérprete
que intervenga en la causa (§ 190 L. O.).
g) Recientemente ha sido transferido a estos funcionarios el
conocimiento de un número considerable de asuntos de carácter
judicial; así, por ej., la tasación de costas, y la expedición de man-
damientos de ejecución, ya conferida por virtud de los §§ 104, 699,
y con arreglo a la Ley de desgravación de Tribunales, de 11 de marzo
de 1921, art. VI, § 1, les han sido encomendados por los Ministerios
de Justicia de los Estados la expedición de mandamientos de pago,
la facultad de denegar la concesión de mandamientos de ejecución,
el examen de los requisitos necesarios para la expedición de copias
ejecutorias complementarias o de transmisión del título ejecutivo
(§ 730, I) y para la entrega de ulteriores copias ejecutorias (§ 733),
la resolución acerca de la cancelación de garantías, la ejecución for-
zosa en créditos y otros derechos patrimoniales y la adopción de
medidas por sí estrictamente judiciales, en particular en el procedi-
miento de embargo.
Estos funcionarios encargados de la documentación, a los que
se ha encomendado funciones judiciales, reciben en la mayoría de los
Estados el nombre de Rechtspfleger.
E l P r o y e c t o i n t e n t a d a r existencia legal a estos funcionarios, con carácter
g e n e r a l , c o n s u a m p l i o c í r c u l o d e a t r i b u c i o n e s , p a r t i c u l a r m e n t e e n el p r o c e d i m i e n t o
ejecutivo.

En cada Tribunal hay una « secretaría» (antes llamada «escri-


banía ») (§ 153, ap. I, L. O.). Su organización se determina por el
Ministro de Justicia del Reich, en lo que se refiere al Tribunal Su-
premo, y por los organismos competentes de los Estados para los
Tribunales de primera instancia (§ 153, ap. 2, L. O.).

(l) T. S. P., Ki, 118-9.


ii !•: ii 14 i: II o i- II <i <: 14 s A i. <: i v i i.

U n l ' r u s i a , In p o s i c i ó n d e e s t o s f u n c i o n a r i o s e s t á d e t e r m i n a d a p o r l e y , d e
l í m e n l o c o n el § 6 8 d e l a L . E . L . O. ( L e y d e 3 d e m a r z o d e 1 8 7 9 en l a redacción
ilel n r l , 1 3 1 d e l a L e y d e 2 1 d e s e p t i e m b r e d e 1 8 9 9 y d e l D e c r e t o d e 6 d e j u l i o
ile 1 9 2 1 , d i c t a d o e n e j e c u c i ó n d e l § 3 1 d e l a L e y d e 1 7 d e d i c i e m b r e d e 1 9 2 0 , y
l,ey d e 1 8 d e d i c i e m b r e d e 1 9 2 7 ; a d e m á s , L e y e s d e 1 9 d e j u l i o d e 1 9 1 9 ( a r t . 3 )
y i l e 16 d e d i c i e m b r e d e 1 9 2 6 ; c f s . t a m b i é n l a O r d e n a n z a d e e s c r i b a n o s , d e 5 d e j u n i o
ile 1 9 1 3 , r e f o r m a d a y c o m p l e t a d a v a r i a s v e c e s ( c f s . S C H A E F E H - H A R T U N G , S t r a f p r o -
mens, 1 9 2 4 , n . " 2 , e x p l i c a c i ó n d e l § 6 8 d e l a L . E . L . O . ) ; e l á m b i t o d e s u c o m p e t e n c i a
2
In d e t e r m i n a e n P r u s i a e l m i n i s t r o d e J u s t i c i a ( ) . E n c a s o s u r g e n t e s , l o s s e c r e t a -
rlos | ) n e d e n s e r s u s t i t u i d o s e n s u s a u s e n c i a s i n e v i t a b l e s p o r c u a l q u i e r a p e r s o n a
i|iie el j u e z d e s i g n e , d e s p u é s d e p r e s t a r j u r a m e n t o d e f i e l c u m p l i m i e n t o d e l a s
obligaciones i n h e r e n t e s a los secretarios (§ 9, I I , I I I , d e P r n s i a , L e y d e 3 d e m a r z o
de IK79).

2. Los ejecutores judiciales. Respecto a sus funciones y posición


jurídica, cfs. lo dicho antes en el § 21, n.° 1, b). La posición del eje-
cutor en sus funciones se determina por el Ministro de Justicia del
lU'ich, en lo que se refiere al Tribunal Supremo, y por los organis-
mos gubernativos judiciales de los Estados, para los Tribunales de
primera instancia (§ 154 L. O.).
R e s p e c t o a P r u s i a , cfs. el § 7 3 L . E . L . O . y l a O r d e n a n z a d e e j e c u t o r e s j u d i -
ciales, d e 2 3 d e m a r z o d e 1 9 1 4 , así c o m o la I n s t r u c c i ó n d e l 2 4 del m i s m o m e s
\ a ñ o ,varias veces modificadas y c o m p l e t a d a s (cfs. SATTELMACHER-LENTZ, o b . cit.
en el § 2 1 ) . S o b r e l a r e g l a m e n t a c i ó n e n l o s d i s t i n t o s E s t a d o s , c f s . l a s í n t e s i s c o n t e -
nida e n J W . 1 9 2 3 , 9 7 8 y s s . , y l a R e v . d e E j . j u d . ; 1 9 2 4 , 1 0 0 y s s . S o b r e el a r a n -
cel d e e j e c u t o r e s , c f s . s u p r a , § 1 0 , n . ° 1 , e).
T¡ Bibliografía. S A N C H O D E L L A M A S . Sobre las obligaciones de los Relatores
( V a l e n c i a , 1 7 9 9 ) ; C A R L O S J . T O R R E S V I L A R , Funciones y deberes de los Secretarios
judiciales ( M a d r i d , 1 9 2 1 ) ; F É L I X Á L V A R E Z V A L D É S , Función del Secretariado judi-
cial, según la vigente legalidad ( e n « R e v . g e n . legis.», n o v i e m b r e d e 1930).
1. Indicaremos primero las diferentes n o r m a s a q u e están sometidas las
diversas categorías del Secretariado judicial, y enunciaremos después las prin-
cipales funciones q u e le e s t á n e n c o m e n d a d a s .
a) De los Juzgados municipales. D e r o g a d o en su t o t a l i d a d p o r el D e c r e t o
d e 3 1 d e e n e r o d e 1 9 3 4 el d e 9 d e n o v i e m b r e d e 1 9 3 3 ( s o b r e o r g a n i z a c i ó n d e l C u e r p o
«le S e c r e t a r i o s d e J u z g a d o m u n i c i p a l ) , h o y d e b e m o s c o n s i d e r a r c o m o d i s p o s i c i ó n
f u n d a m e n t a l e s en la m a t e r i a , a d e m á s del D e c r e t o m e n c i o n a d o (lo rectifica l a
O r d e n d e 6 d e febrero d e 1934), y d e l o s p r e c e p t o s d e l a L e y o r g á n i c a , el R e g l a -
mento de 7 d e diciembre d e 1908 (para la provisión, p o r oposición, de las Secre-
tarías d e Juzgados municipales en las capitales d e provincia y poblaciones d e
m á s d e 3 0 0 0 0 h a b i t a n t e s . C f s . a r t . 4 . ° d e l D e c r e t o d e 3 1 d e e n e r o d e 1 9 3 4 ) y el
Decreto d e 1 3 d e m a y o d e 1932 (admisión d e l a m u j e r al d e s e m p e ñ o del cargo) ;
(cfs. t a m b i é n O r d e n d e 2 0 d e f e b r e r o d e 1 9 3 4 ) .
b) De los Juzgados de primera instancia. R e a l decreto orgánico d e 1." d e
junio de 1911 (con anterioridad, R . B . de 5 de febrero de 1903, reorgani-
z a n d o e l C u e r p o ) , q u e c a m b i a e l n o m b r e d e escribanos de actuaciones p o r el
d e secretarios judiciales, reformado en