Está en la página 1de 8

A la sombra de un Guarango: La ironía y el

humor como recurso narrativo

En A la sombra de un Guarango,(1) José Luís


Morón Moquillaza (Ica, 1955- ), plasma con
su obra el siguiente postulado de la creación
literaria: el autor a través de sus personajes,
emplea el humor y la ironía en sus discursos
narrativos ya sea para establecer sus espacios de
juego y la atmósfera ficcional; o ya sea para
plantear su posición, evadir la realidad, y/o
protestar de manera sutil por su condición
existencial. Este postulado es irrefutable, y
emerge luego del análisis de una obra literaria.
Observemos cómo se produce esta estructuración
en la obra en comento.

1
El estilo narrativo de Morón Moquillaza es
insular, en la actual narrativa iqueña. La dosis de
humor y suspicacia que emergen de sus textos, lo
hacen singular. Tal vez resulta siendo una
expresión solitaria del humor valdelomariano,
apreciado en textos como: El perro que robo una
idea; o en sus famosas Neuronas.
Un referente más cercano de la obra de Morón
Moquillaza, es el humor de Gregorio Martinez,
en obras como: Canto de Sirena, La Gloria del
piturrin o El libro de los espejos.
Este acercamiento quizá resulte impropio porque
a decir de Bufón, el estilo es el hombre. Esto
explica por qué el humor de Morón Moquillaza,
es algunas veces suave; otras, delirante. En otras
ocasiones, es fronterizo con la tragedia
campesina de cada día.
Diferencias, hay. Veamos: el ámbito narrativo de
Morón Moquillaza emerge de la campiña
ocucajina a diferencia de Valdelomar cuyo
ámbito es urbano; y lejos del humor de Gregorio
Martinez, cuyos predios están ubicados en
Coyungo (Nasca)
La diferencia establecida no quita que haya una
raíz en el estilo humorístico de Morón
Moquillaza, que provenga de sus antecesores en
la labor escritural.
La sutileza del humor expresado en la obra de
Morón Moquillaza parte, a mi modo de ver, de la
sabiduría popular del campesino iqueño y de su
afán desmedido por crearse un mundo conceptual
y valorativo acorde con su idiosincrasia,
orientada a celebrar –léase a reírse – de cada

3
momento de su existencia, aún cuando ésta linde
con la tristeza.
Citamos algunas situaciones narrativas que
contienen ese hálito humorístico de Morón
Moquillaza.
a) En, La otra chacra, principalísimo cuento
del libro A la sombra de… desde el título
notamos la manera ingeniosa y humorística
como el campesino de Ocucaje aborda el
problema de la sequía en las chacras de
tierra firme. Esta dificultad es superada por
los personajes, de ese cuento, con agudeza
y chispa, cuando deciden ir hacia el mar (la
otra chacra) a extraer alegremente la
riqueza marina no sólo para alimentarse,
sino también para comercializarla, con el
fin de agenciarse de fondos económicos
para vivir. Esta alegría (visión de vida) se
torna en picardía, si tomamos en cuenta los
decires de esos personajes, cuando reparan
en que utilizando “la otra chacra”, están
burlando, igualmente la avaricia del dueño
de las chacras, que inhumanamente les
seguía cobrando el alquiler, a pesar de la
sequía y la consecuente falta de
producción.
b) En, Por qué cantan las zorras en octubre,
cuento que forma parte del libro La
Chacra y los perros, el humor se deduce
del mensaje de planificación que las
zorras, le alcanzan a los humanos.
Recordemos que las zorras, por intuición,
en el cuento y en la vida real, se anticipan
a los hechos y solamente después de

5
convencerse por los anuncios climáticos
que el año va a resultar bueno, con
bastante agua, deciden formar pareja y
procrear. A esta incursión de Morón en el
mundo de la fábula, podría muy bien
titulársele, las zorras planificadoras.
c) En, A la sombra de un guarango, su
cuento más logrado, Morón Moquillaza,
plantea las tribulaciones de Antonio, el
postulante, que lejos de verse derrotado
por las diferentes situaciones negativas que
le impidieron ingresar a la universidad, en
su primer intento, con una persistencia a
toda prueba, luego de varios intentos, logra
su objetivo. Esta lucha, la asume el
personaje ficticio, con objetividad, con una
alta dosis de humor, y esencialmente con el
apoyo incondicional e indesmayable de sus
padres, que deciden exonerar a Antonio de
las cotidianas faenas campesinas para darle
mayor tiempo para que estudie. Se trata del
triunfo de la serenidad, el humor y la
persistencia, versus la marginación irónica
ejercida por quienes tienen dinero y se
valen de él para ingresar a la universidad
con facilidad. Todas estas peripecias, son
superadas con el apoyo tutelar del
guarango, planta símbolo de la campiña
iqueña: Apréciase, en la trama de este
cuento, cómo el impulso telúrico de la
campiña iqueña, sirve para redoblar la
tenacidad del personaje en aras de lograr el
éxito.

7
Un análisis literario mayor de la obra de
Morón Moquillaza, revelaría - lanzo una
hipótesis – que el hilo conductor de toda la
obra narrativa de Morón Moquillaza es la
ironía y el humor, concebidos como filosofía
habitual de los habitantes reales de la
misteriosa campiña de Ocucaje; filosofía que
nutre y genera en los personajes ficticios una
profunda convicción de exitoso futuro.

(1) Morón Moquillaza, José Luís. A la Sombra de un Guarango.


Editorial Universitaria de la UNICA, Ica, 1987. pp.150.

También podría gustarte