Está en la página 1de 13

MOBILIARIO

EN

BIZANCIO

Y LA

EDAD MEDIA

Alberto Espinal Rodríguez.


Historia del mueble.
3º de Escenografía
BIZANCIO
El mobiliario bizantino tiene su origen en el mobiliario paleocristiano. Las
iglesias paleocristianas se caracterizan por no estar al aire libre, sino que se
encuentran sobre todo en catacumbas, estas catacumbas daban acceso a
grandes cámaras llamadas cubícula con nichos en las paredes y una chimenea
de aireación llamada lucernari. El mobiliario paleocristiano es de inspiración
romana y puramente utilitario, ya que los primeros cristianos se encontraban
entre las clases mas desfavorecidas. Será a partir del edicto de Milán en el año
313 cuando la iglesia salga de la catacumba adoptando el modelo de la basílica
romana.

En la construcción de los muebles, el material mas usado era la madera,


aunque también había muebles totalmente realizados en metal o cubiertos con
ricas tapicerías.

Las sillas o cátedras eran rígidas, adornadas con numerosas tallas, arquerías
y tablaje tallado. Un ejemplo es la “silla o cátedra de San Pedro”, de estructura
cúbica, con un respaldo de arquerías coronadas por un frontón y con anillas
laterales para su traslado. La zona frontal del trono está recubierta con 18
tablillas de marfil con tallas inspiradas en temas paganos.

En muchos casos, los tronos llevaban un escabel a juego.

También se conservan las llamadas pyxis, unas cajita totalmente talladas con
escenas de muebles, sillas de tijera, camas de reposo…

Las mesas eran muy simples, eran unos tableros colocados sobre caballetes.

Los muebles cerrados, como armarios, arcones y escritorios, suelen aparecer


en las pinturas y mosaicos. Destaca una mesa en forma de arcón que es usada
por un escritor y que por lo tanto es conocida como “scriptorum”. Estos
muebles eran muy usados por los monjes.

Los armarios tenían una silueta arquitectónica y estaban coronados por un


frontón.

Las camas, usadas únicamente para dormir, tenían un cabecero alto y


decorado, se cubría e telas y cortinajes, a partir de esta época comienzan a
crearse las camas con baldaquino. Ya ha dejado de usarse el triclino.

Al trasladarse la capital del imperio romano a Bizancio se producen diversos


cambios, esto se debe a la influencia de las culturas orientales y helénica.
Gana así en lujo y colorido. El mobiliario bizantino tenía como principal material
de construcción el marfil. También se usan chapas de metales preciosos,
esmaltes, recubrimiento de mosaicos y se usan motivos como arquerías de
medio punto y columnas estriadas.

El mobiliario que ha llegado a nuestra época de Bizancio, tanto en oriente


como en occidente, a nuestros días es muy escaso, por no decir que
prácticamente inexistente, pese a que sí nos ha llegado una gran cantidad de
elementos en otros campos como son en el arte y en la arquitectura.

Gracias a los ejemplos de las iglesias imperiales de Estambul en Turquía y


Rabean en Italia podemos intuir que se trataba de piezas muy lujosas y que
dicho lujo se dio también en los palacios de las familias poderosas. Por los
mosaicos podemos saber que aunque la ornamentación clásica se había
estilizado, aún se continuaba usando desde los siglos V al XI.

Un ejemplo del esplendor del mobiliario bizantino lo tenemos en el trono del


obispo Maximiliano del museo episcopal de Ravena tiene una estructura
cóncava de madera que está totalmente recubierta con placas de marfil tallado.
Está diseñado para uso eclesiástico, pero da un indicio de la rica y estilizada
ornamentación del periodo bizantino.

Trono de Maximiliano

Otro ejemplo es el llamado Trono de Dagoberto I (Biblioteca nacional, París) Se


trata de un taburete plegable de bronce con patas de animales, se asemeja al
diseño de muchos taburetes romanos y de periodos anteriores, pero mas
estilizado.

Se desprende de la lectura de algunos manuscritos y mosaicos fechados entre


el siglo V y IX que aunque se sigue manteniendo un estilo similar al romano,
este se ha ido volviendo mas abstractos y sencillos. Algo que se denota por
ejemplo en el paso del altorrelieve a las figuras planas. El conservadurismo
presente en todo lo que se refiere al imperio bizantino también se refleja en su
mobiliario. Con el paso de los siglos, el mobiliario bizantino se va volviendo
más mullido y cómodo.
LA EDAD MEDIA

La casa
La casa en la edad media tenía varios modelos diferentes dependiendo sobre
todo de la situación geográfica.

En las ciudades y en le interior de los castillos las casas estaban hechas de


madera, es por esto que no ha llegado ninguna hasta nuestros días.

Un ejemplo clásico de vivienda de madera de origen medieval era la casa de


labranza, construida con troncos de abeto dispuestos de manera horizontal y
sellados con mortero. Será en zonas donde la madera escasee donde se
empezarán a ver viviendas construidas con albañilería.

Además fueron algunos conflictos los que hicieron que entrara en declive el
uso de la casa de madera. La tala indiscriminada de madera fue una de las
razones, ya que ésta comenzó a escasear. El otro problema, pero no menos
grave, era el hacinamiento al que paulatinamente fueron sometidas las casas
de la ciudad, lo que provocaba que un pequeño incendio acabara con una gran
cantidad de casas.

Había dos modelos fundamentales de casas:

Las de techo a dos aguas, era una vivienda modesta, con sótano, una
planta y un ático-almacén resuelto con el caballete de la cubierta. Entre
las vigas de la estructura se colocaba argamasa a base de arena, arcilla
y una trama de tallos entretejidos, si había mucho espacio entre cada
viga, también se colocaban tablones.

Otro tipo de casa era la vivienda-torre, diseñada para protegerse de


manera individual de las constantes agresiones. Tenía cuatro o cinco
plantas, las primeras eran de piedra y las plantas superiores de madera.

Además de estos dos modelos de casas existen muchos más, por ejemplo, en
el este de Europa los campesinos vivían en la isba, una vivienda simple de
troncos de maderas y de una sola altura.

Las casas que han resistido de esta época, sobre todo a partir del siglo XI, lo
han hecho de manera aislada y usando siempre la piedra.
El mobiliario en la edad media
Durante la edad media disminuye mucho el uso de muebles en las casas,
aún así, se mantuvieron algunas técnicas del trabajo de la madera. De4 la alta
edad media se conservan arcones que servían como armarios, bancos e
incluso como camas. También se conservan algunas camas de gran sencillez y
mesas situadas sobre caballetes. Con la disminución en el uso de muebles,
aumentó el uso de tapices y telas. Será gracias a la aparición de las ciudades
como las familias adineradas comenzarán a tener una cantidad de mobiliario
considerable.

El mobiliario románico
El mobiliario románico deriva de la mezcla de las tradiciones romanas,
germánicas, bizantinas e islámicas. Desde el final de Roma Europa se
convierte en un mundo eminentemente rural y el mobiliario se adapta a esta
nueva situación. Así el mueble cumple en época romana una misión
eminentemente práctica, son muebles creados con una visión utilitaria. Son
muebles fuertes y pesados hechos de maderas como el nogal, el castaño, el
pino y el fresno.

Del mobiliario de época románica, comprendido entre los siglos XI y XII, se


conservan muy pocos datos del mobiliario, la mayoría de lo que conocemos,
proviene de las iglesias, que proliferaron en esta época. Existen ejemplos
gracias sobre todo a las miniaturas de los códices y a las pinturas. Gran
número de las imágenes sobre el mobiliario de la época han sido extraídas de
las de representaciones de mobiliario en la escultura francesa del siglo XII, de
las que se deriva que los muebles de la edad media se basan en
esquematizaciones simples del mobiliario puramente grecorromano.

La decoración de los muebles era sobre todo talla y pintura Tienen decoración
de flora y fauna, de figuras fantásticas; aparecen las escenas religiosas con la
aparición de la figura humana y a partir del siglo XII aparece la decoración
arquitectónica, con aplicaciones nuevas de hierro forjado, marfil…. Las tallas se
realizan sobre gruesos tablones y en altorrelieve. De origen islámico es el uso
de la marquetería con dibujos geométricos y la taracea. También islámico es el
uso de telas y tapices para ocultar los diseños toscos de los muebles.

La construcción del mueble era similar en toda Europa, se ensambla a


escuadra, con clavos y reforzados en hierro, dándole así valor artístico. A partir
del siglo XII, con los avances en la ebanistería, se consigue reducir el uso del
hierro y además se empiezan a usar materiales y maderas de mayor calidad
(bronce, cobre, nácar y marfil) En el campo de la ebanistería los mejores
trabajos son los mudéjares, españoles y sicilianos.

Eran piezas esenciales el arca o cofre y el banco de piedra o madera. Otros


muebles, como la silla, eran de menor importancia.
Sillas:

Las sillas son escasas, las mas habituales son las torneadas, con respaldos
que se entrelazan con arquerías de medio punto, tallados y policromados.

Sitiales y faldistorios: son asientos de honor para la nobleza y la iglesia, tienen


forma de tijera y están decorados con influencia morisca, usando los tallados y
la policromía, se construyen generalmente en pino y en nogal. U ejemplo puede
ser la silla de San Ramón en la antigua catedral de Roda.

Se conservan de la primera época medieval algunas sillas torneadas


escandinavas del siglo XII, de inspiración románica. También se conservan
algunos arcones posteriores, también de inspiración románica.

Mesas:

Las mesas no tienen el menor valor artístico en la edad media, se trata de


tablones soportados sobre caballetes reforzados con herrajes, se adornan
gracias a las telas y los tapices. Existen mesas octogonales y circulares, que
están soportadas por un pie o columna.

Camas:

Las camas tienen las cuatro patas torneadas y los cabezales muy altos,
terminados ligeramente en curva y a veces policromado, siempre estaban
cubiertos con tela y tapicerías. Para acceder a la cama con mayor comodidad
se colocaba en un extremo unos escalones.

Armarios:

El arca:

El arca se sigue manteniendo en la Edad Media como un mueble


fundamental, puede ser un mueble tanto para la nobleza como para los más
desfavorecidos, era el mueble fundamental de la edad media. El arca puede
servir de banco, de mesa o de armario, en muchas casas podía haber más de
treinta arcas.

El arca de la edad media comenzó inspirándose en los sarcófagos griegos y


romanos, al principio eran muy toscas aunque con el tiempo fueron mejorando.
Una de las características principales del arca en estas fechas es que tiene la
tapa casi siempre plana, aunque a veces acaban en forma de tejado. Están
elevadas del suelo con zapatas horizontales, pies torneados o faldón. Las
patas no formaban parte de la propia estructura del arca, sino que eran piezas
añadidas. Las uniones entre los tableros se realizan en forma de colas de
milano. Estaban realizadas en madera y podían estar cubiertas de tela o de
cuero.

La decoración de las arcas cambian entre las clases populares y las clases
altas, en muebles con decoraciones similares entre diferentes clases siempre
habrá que catalogar en una fecha posterior el diseño popular, ya que surge
como inspiración de los motivos de las clases altas, en caso opuesto, el diseño
será bastante tosco.

El tamaño de las arcas pueden variar desde las pequeñas arquetas, con faldón
o patas, hasta grandes arcones usados para guardar cereales, más altos que
una persona.

El ejemplar rey dentro de las arcas era la llamada “arca nupcial”, no siempre
de novia como se afirma en el nombre. Se conservan algunos ejemplares,
siempre de clases altas. Estas arcas estaban decoradas con tallas o pinturas
que representaban motivos florales o geométricos. La máxima expresión de las
arcas nupciales se encuentra en las arcas de la sierra de Francia en
Salamanca, están realizadas en nogal o castaño, tienen elevadas patas como
las de un cuadrúpedo y están talladas con ramos florales, árboles, pájaros,
leones, perros y otros animales del repertorio popular característicos de esta
zona. A menudo las tallas estaban pintadas con diversos colores.

Arca de tapadera plana y patas cuadrangulares

El baúl era un arca más pequeña, no tiene un carácter rural.

El bargueño:

El bargueño es un mueble de carácter noble y oscila entre lo culto y lo


campesino, ya por su tosca y sencilla elaboración y por la decoración que lo
enriquece. El bargueño es un mueble prismático con una puerta abatible en el
frente y numerosos cajoncillos y gavetas. La decoración del bargueño puede
ser tallada o dorada, tiene policromías o incrustaciones de hueso y madera
(taracea) de origen puramente mudéjar. La decoración suele tener un carácter
arquitectónico, con frontones y columnillas. También se le suelen añadir
elementos realizados con forjados de hierro, como son una gran cerradura
frontal, esquineras y pasadores, asas laterales, plaquitas caladas
sobrepuestas…

El bargueño se colocaba siempre sobre otro mueble a modo de mesa on


fijadores de hierro y llamado pie de puente. Otro soporte que en realidad forma
parte del bargueño será el taquillón cerrado con puertas, sobre el que se coloca
el bargueño propiamente dicho, ambos muebles tendrán la misma decoración.
Bargueño sobre una mesa

Plateros y alacenas:

Otros muebles para guardar son los que están conformados por estantes o
baldas de forma escalonada. Pueden ser abiertos, como los plateros o vasares,
o cerrados, con puertas y cajones, como las alacenas.

Los vasares, plateros o coperos, servían para guardar en ellos la villa del
hogar. También en las casas pudientes se guardaban en estos muebles
diversas cerámicas en grandes cantidades. La construcción de estos muebles
era extremadamente sencilla y se componía de dos tablas verticales unidas a
un número diverso de baldas horizontales y unidas por pasadores de madera.
También podía cerrarse la parte trasera con tablones. Estaban sostenidas
sobre zapatas para estabilizarlas. Pese a la simplicidad inicial de este mueble,
se pueden encontrar numerosas diferencias, ya sea en su construcción como
en su decoración, muy recurrente en estos muebles sencillos. Existen
ejemplares que tienen un tejadillo a dos aguas rematados por una cruz y con
formas circulares en las partes superiores de las tablas laterales. También se
pueden encontrar ejemplares con repetición de formas geométricas,
dependiendo de la decoración del mueble se puede identificar como
procedente de una comarca concreta.

Dos ejemplos de plateros


Decoración de los plateros

Las alacenas eran armarios que se usaban para guardar ropas y objetos
litúrgicos y se comenzaron usando siempre en las iglesias, nunca en las casas
seglares. Se usaba también para albergar la vajilla y la comida, de ahí que
muchos de estos muebles tengan una rejilla de ventilación. Las vajillas tenían
puertas con bisagras de hierro y uno o dos cajones. Se elevaban del suelo
mediante patas cuadradas o de sección torneada. No eran infrecuentes las
alacenas empotradas en la pared. En cuanto a la decoración podía estar en la
rejilla, que podía ser una rejilla propiamente dicha, de origen mudéjar, como
también podía estar hecha de barrotes torneados o abalaustrados, o incluso
podía ser un calado de formas recortadas y simétricas. Las puertas opacas, sin
rejilla, podían ser lisas o tener decoración de forma rectilínea y geométrica.
También podía tener tallas, pinturas y aditamentos, sobre todo en la parte
superior.

Dos ejemplos de alacenas. La primera tiene rejilla, la segunda es mucho mas simple, con solo
dos puertas

Existen también un sinnúmero de muebles mixtos, como pueden ser alacenas


con estantes abiertos, o plateros con puertecillas.
Mueble mixto

Muebles para colgar:

Había también muebles para colgar, como eran la cantarera, para soportar
cántaros, generalmente dos o tres de ellos; o los cuchareros que servían para
colocar cubiertos sobre una o varias ranuras horizontales, decorados
habitualmente con recortes o tallas simétricas en los bordes. Otro mueble de
colgar eran las esteperas, que tenían numerosos ganchos de hierro y que
servían para guardar los más múltiples objetos. Aunque la estepera era un
mueble muy simple, únicamente una madera con varios ganchos clavados,
sirvió para expresión de la decoración popular, con tallas, incisiones o pinturas.

El mobiliario gótico
En el periodo gótico el mueble se diferencia entre dos tipos, el funcional, que
carece de interés estético y el de aparato y ostentación, cuya decoración deriva
de la de la arquitectura gótica. En los muebles de calidad pueden aparecer
tallas con representaciones religiosas, temas vegetales o representaciones
heráldicas. De influencia musulmana es el uso de las formas abstractas y
geométricas. Los muebles de esta época son macizos y pesados, pero tienen
acabados interesantes aunque generalmente poco cuidados.

Los materiales mas usados son las maderas de nogal, roble y pino, además se
usa el hierro en herrajes y guarniciones. Normalmente los muebles están
exentos de añadidos, sino que mantienen la pátina natural, solo en los casos
mas lujosos se pueden dorar o platear o incluso se pueden recubrir con tela
(mueble ensayolado) o con cuero (mueble encorado). Además se pueden
reforzar con barras de hierro.

El mueble en esta época es escaso debido a la movilidad de la nobleza, el


mueble debe ser por tanto ligero, transportable y desmontable, o por el
contrario muy pesado para que nadie pueda robarlo. Así el castillo quedaba en
ausencia del señor parcialmente vacío.
Las arcas, cofres y baúles continúan siendo los muebles mas importantes en
esta época.

Un tipo de mueble característico de esta época es el cassoné, un tipo de arca


de origen italiano fácilmente transportable.

Cofre

Las sillas eran escasas, ya que o se sentaban sobre el suelo o sobre cojines, o
incluso se sentaban sobre las arcas. Las sillas mas habituales son las llamadas
“de caderas”, tenían incrustaciones con motivos geométricos y estaban
revestidas de tela y cuero.

Silla de caderas

En cuanto a las mesas, se continuaba manteniendo la tradición de las mesas


desmontables.

El mobiliario gótico por países

Francia:

En Francia el mobiliario tiene influencias del Islam y de los pueblos


germánicos, en la decoración imitan a los edificios religiosos. Así, predomina la
verticalidad, con arcos conopiales, vitraux, tracerías. Las alacenas tienen las
puertas perforadas, hay bancos largos, las camas tienen dosel.

Los muebles característicos para sentarse son la silla de tijera, el escabel y el


taburete de tres patas.

Surgen los dressoirs, un modelo de arcón. La ropa aún se sigue guardando en


arcas.

Trono gótico francés

Inglaterra:

El estilo gótico inglés está diferenciado de los demás, es tosco y tiene un


carácter muy nacional. Éste estilo se prolongará hasta ya entrado el siglo XVI
con los Tudor.

La decoración se basa en tallas naturalistas de flora y fauna, que sustituyen a


los animales fabulosos. Se usan elementos arquitectónicos góticos como son
las ojivas, los arcos apuntados; se usan también arcos flamígeros y
pergaminos plegados. También aparece la rosa Tudor, situada dentro de un
círculo.

Los muebles más populares son los cupboars. Son arcas para guardar víveres
y tiene el frente calado.

Un mueble muy conocido es el llamado trono de la coronación de la abadía de


Westminister, que conserva bajo el asiento una gran piedra llamada “la piedra
de la coronación”.
Trono de la coronación

España:

En España es importante la influencia musulmana, que da lugar al estilo


mudéjar, de gran belleza.

Italia:

Tiene influencias del gótico francés, pero ciertas diferencias hacen ver la
llegada del renacimiento.

Alemania:

En el norte de Alemania se usaba para la construcción de muebles el roble,


mientras que en el sur se usaban maderas blandas. Los muebles son en
general muy robustos y tienen influencia de la tradición germánica y romana.

Aparecen armarios surgidos de la superposición de al menos dos arcas, se


diferencian también el norte del sur en estos armarios. Mientras que en el norte
solo hay dos puertas en la parte superior de dicho armario, en el sur se colocan
cuatro puertas, dos arriba y dos abajo.