P. 1
Proceso 1781

Proceso 1781

|Views: 1.120|Likes:
Publicado porelcriticonweb
Proceso Ediciòn 1781, 19 de Diciembre, 2010.
Proceso Ediciòn 1781, 19 de Diciembre, 2010.

More info:

Published by: elcriticonweb on Dec 22, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/12/2013

pdf

text

original

CISA / Co

mu

ni

ca

ción e In for ma ción, SA de CV
CON SE JO DE AD MI NIS TRA CIÓN: Pre si den te, Ju lio Sche rer Gar cía; Vi ce pre si den te, Vi cen te Le ñe ro;
Te so re ro, En ri que Ma za


DI REC TOR: Ra fael Ro drí guez Cas ta ñe da
SUB DI REC TOR DE IN FOR MA CIÓN: Salvador Corro
SUB DI REC TORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra
SUB DI REC TOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero
SUB DI REC TOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera
ASIS TEN TE DE LA DI REC CIÓN: Ma ría de los Án ge les Mo ra les; ayudante, Marlon Mejía
ASIS TEN TE DE LA SUBDI REC CIÓN DE INFORMACIÓN: Gra cie la Ze pe da
COORDINADORA DE FINANZAS DE RE DAC CIÓN: Be a triz Gon zá lez
EDI CIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez,
Ser gio Lo ya, Enrique de Jesús Martínez
REPORTEROS: Carlos Acosta, Mi guel Ca bil do, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Patricia Dávila,
Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Ale jan dro Gu tié rrez, Santiago Igartúa, Ra úl Mon ge,
Ricardo Ravelo, Ro dri go Ve ra, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CO RRES PON SA LES: Campeche, Rosa Santana; Co li ma: Pe dro Za mo ra; Chiapas, Isaín Mandujano;
Gua na jua to: Ve ró ni ca Es pi nosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Fe li pe Co bián;
Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos, Arturo Rodríguez; Tabasco: Ar-
man do Guz mán; Tamaulipas, Ma. Gabriela Hernández; Veracruz, Regina Martínez
IN TER NA CIO NAL: Ho me ro Cam pa, coordinador; Corres pon sa les: Madrid: Alejandro Gutiérrez;
Pa rís: An ne Ma rie Mer gier; Washington: J. Jesús Esquivel
CULTU RA: Ar man do Pon ce, edi tor; Ju dith Ama dor Tello, Ja vier Be tan court, Blan ca Gon zá lez Ro sas,
Estela Leñero Franco, Isa bel Le ñe ro, Ro sa rio Man za nos, Samuel Máynez Champion, Jor ge Mun guía
Es pi tia, Jo sé Emi lio Pa che co, Al ber to Pa re des, Eduardo Soto Millán, Ra quel Ti bol, Flo ren ce Tous saint,
Rafael Vargas, Co lum ba Vér tiz de la Fuente; asistente, Niza Rivera Medina; cultura@proceso.com.mx
ES PECTÁCU LOS: Ro ber to Pon ce, co or di na dor. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Alejandro Caballero, Coordinador; Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra
FO TO GRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Ger mán Can se co, Miguel Dimayuga,
Ben ja mín Flo res, Oc ta vio Gó mez, Eduardo Miranda; ; asistente, Au ro ra Tre jo; auxiliar, Violeta Melo
AU XI LIAR DE RE DAC CIÓN: Á ngel Sán chez
AYU DAN TE DE RE DAC CIÓN: Da mián Ve ga
ANÁLI SIS: Co la bo ra do res: John Ackerman, Ariel Dorf man, Sabina Berman, Jesús Cantú,De ni se
Dres ser, Miguel Ángel Granados Chapa, Marta Lamas,Pa blo La ta pí Sa rre, Car los Mon si váis, Car los
Mon te ma yor, Rafael Segovia, Ja vier Si ci lia, En ri que Se mo, Er nes to Vi lla nue va, Jorge Volpi; car to nis tas:
Gallut, Helguera, Hernández, Na ran jo, Ro cha
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Ro ge lio Flo res, co or di na dor; Juan Car los Bal ta zar, Li dia Gar cía,
Leoncio Rosales
CO RREC CIÓN TIPOGRÁFICA: Jor ge Gon zá lez Ra mí rez, co or di na dor; Se ra fín Dí az, Ser gio Da niel
Gon zá lez, Pa tri cia Po sa das
DI SE ÑO: Ale jan dro Val dés Ku ri, co or di na dor;Fer nan do Cis ne ros Larios, An to nio Foui lloux Dá vi la,
Ma nuel Foui lloux Ana ya, Ernesto García Parra
COMERCIALIZACIÓN
PU BLI CI DAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ánge les, Ru bén Báez eje cu ti vos de
cuen ta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062
VEN TAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma
se ma na rio de in for ma ción y aná li sis
19 de diciembre de 2010 • No. 1781
NARCOTRÁFICO
6 GUERRERO: La joya ensangrentada
/Gloria Leticia Díaz y Ezequiel Flores
10 CHIHUAHUA: Tristeza, rabia,
impotencia... /Marcela Turati
13 Médicos bajo terror /Patricia Dávila
16 MICHOACÁN: Sombras sobre Leonel Godoy...
/Jorge Carrasco Araizaga y Francisco Castellanos J.
POLÍTICA / PRI
20 Moreira: Un minicapo para la misma mafia
/Arturo Rodríguez García
25 ...Y en marcha, la aplanadora /Jenaro Villamil
28 Tercera justificación, ningún mea culpa
/Álvaro Delgado
JUSTICIA
34 Cárceles para rellenar /Santiago Igartúa
INTERNACIONAL
38 CHILE: Un “suicidio” en duda /Francisco Marín
42 ARGENTINA: El controlado fuego de Cristina
/Josefina Licitra
44 CAMBIO CLIMÁTICO: Los “toma y daca”
de Cancún /Homero Campa
46 Éxito externo y pesimismo interno /Olga Pellicer
ANÁLISIS
48 Condenado por la opinión pública /Jesús Cantú
49 Cacería /Naranjo
50 Educando para la mediocridad /Denise Dresser
51 Interés Público /Miguel Ángel Granados Chapa
52 Transparencia traicionada /John M. Ackerman
54 Discrecionalidad con recursos públicos
/Ernesto Villanueva
55 Incoherencias educativas /Axel Didriksson
16
Narcoejecución a las afueras de Acapulco
Foto portada: Bernandino Hernández
Índice
20
Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Gisela Mares. Tel. 5636-2064. Pascual Acuña, Fernando
Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080. Delfina Cervantes, Luis
Coletor, Ulises de León.
ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García.
ADMINISTRACIÓN. RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora
SIS TE MAS: Jor ge Suá rez, gerente; Eduardo Alfaro, Betzabé Estrada, Javier Venegas
AL MA CÉN y PRO VE E DURÍA: Mer ce des Gue rra, co or di na do ra; Ro ge lio Val di via
MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez
FINANZAS. CON TA BI LI DAD: Ma ría Con cep ción Al va ra do, Christian Arcos, Rosa Ma. García, Edgar
Hernández, Fe li pe Suá rez, Ra quel Tre jo Ta pia
COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz
OFI CI NAS GE NE RA LES: Re dac ción: Fre sas 13; Ad mi nis tra ción: Fre sas 7, Co l. del Va lle, 03100 Mé xi co, DF
CON MU TA DOR GE NE RAL: Ka ri na Ure ña; 5636-2000
FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción.
AÑO 34, No. 1781, 19 DE DICIEMBRE DE 2010
IM PRE SIÓN: Impresora Transcontinental de México; Durazno 1, Col. San José de las Peritas 16010
México DF.
DIS TRI BU CIÓN: Voceadores DF y Zona Metropolitana: Comunicación Telefónica en Línea, SA de CV. Tel.
5535-0732. Voceadores Puebla, Pue.: Jorge López Morán; Tel. 467-4880. Resto de la República y Locales
Cerrados: Publicaciones Citem, SA de CV. Tel. 5366-0000.
EDI TO R EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Jorge Pérez, Manuel Robles, Concep-
ción Villaverde; asis ten te: Ma ría Ele na Ahe do; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006
EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx
Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Juan Pablo Proal,
coeditor; Alejandro Saldívar, asistente de contenidos; Tel. 5636-2010
Soporte técnico: Jorge Suárez; Tel. 5636-2106
COORDINADOR: Alejandro Caballero; procesoradio@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010
Cer ti fi ca do de li ci tud de tí tu lo No. 1885 y li ci tud de con te ni do No. 1132, ex pe di dos por la Co mi sión
Ca li fi ca do ra de Pu bli ca cio nes de Re vis tas Ilus tra das el 8 de sep tiem bre de 1976. Proceso es una
Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de
Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102.
Re gis tro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / Número ISSN: 1665-9309
Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios
Registro No. 105 / 20
Sus crip cio nes DF y zona Metropolitana: Un año, $1,100.
00
; 6 me ses, $660.
00
; Guadalajara, Monterrey
y Puebla: Un año, $1,200.
00
; 6 meses, $720.
00
. Ejem pla res atra sa dos: $40.
00
. Ser vi cios in for ma ti vos y
fo to grá fi cos: AP, No ti mex, Reu ters.
Pro hi bi da la re pro duc ción par cial o to tal de cual quier ca pí tu lo, fo to gra fía o in for ma ción pu bli ca dos sin au to ri za-
ción ex pre sa de Co mu ni ca ción e In for ma ción, S.A. de C.V., ti tu lar de to dos los de re chos.
agen cia pro ce so de in for ma ción
agen cia de fotografía
LIBROS
56 Una victoria moral... /Rodrigo Vera
CULTURA
60 Bellas Artes: Fallas acústicas e inseguridad
/Alberto Pérez-Amador Adam
INVENTARIO
62 Su nombre era Adriana /José Emilio Pacheco
64 Páginas de crítica
Arte: Cultivemos nuestro jardín
/Blanca González Rosas
Música I: Motecuhzoma II, ópera de Vivaldi
/Mauricio Rábago Palafox
Música II: Roger Waters, The Wall
/Ricardo Jacob
Teatro: Macbeth en Hidalgo
/Estela Leñero Franco
Cine: Red social /Javier Betancourt
Televisión: TV duopólica
/Alma Rosa Alva de la Selva
Libros: Correr en libertad
/Jorge Munguía Espitia
ESPECTÁCULOS
71 Cuba: Ante la crisis, cine alternativo
/Columba Vértiz de la Fuente
DEPORTES
74 De fraude en fraude /Beatriz Pereyra
79 Palabra de Lector
82 Mono Sapiens /Calendario de caricatura para
un año de guerra y tortura /Helguera y Hernández
44
71
34 74
56
El último año ha sido devastador para Acapulco, joya del
turismo mexicano: luego de la muerte de Arturo Beltrán
Leyva, tres grupos criminales buscan el control de la
ciudad y dispararon la violencia a niveles inconcebibles.
La vida nocturna del puerto –básica para su viabilidad
económica– prácticamente ya no existe y la población
está aterrorizada por los macabros descubrimientos de
cada día: cabezas cercenadas y despellejadas, cuerpos
descuartizados, narcomensajes, tiroteos constantes y
una nueva plaga: los sicarios adolescentes.
GLORIA LETICIA DÍAZ Y EZEQUIEL FLORES
A
CAPULCO, GRO.- La violenta
disputa de la plaza por parte
de grupos del crimen organi-
zado cambió el rostro de es-
ta ciudad: su tradicional vi-
da nocturna cedió el paso a
las calles vacías; sus habitan-
tes atraviesan episodios de psicosis colec-
tiva y ya se ha generalizado la extorsión a
negocios con el conocido pago del “dere-
cho de piso”.
Entrevistado por Proceso el miérco-
les 15, el presidente municipal interino de
Acapulco, José Luis Ávila, atribuye los crí-
menes a “rencillas entre grupos”; de las
ensangrentada
La joya
6

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010
víctimas dice que “en 99% de los casos son
gente desconocida” que no está vinculada
al sector turístico, del que, puntualiza, “de-
pende 75% de los ingresos estatales”.
Desde diciembre de 2009, tras la muer-
te de Arturo Beltrán Leyva, tres grupos se
pelean por el puerto y las zonas que lo ro-
dean, las cuales abarcan prácticamente to-
da la bahía de Acapulco, alguna vez consi-
derada la joya del Pacífico mexicano.
Uno es el de Héctor Beltrán Leyva,
El H, cabeza del cártel del Pacífico Sur;
otro lo forman los restos del de Édgar Val-
dez Villarreal, La Barbie –detenido el 30
de agosto–, cuyo sucesor y suegro Car-
los Montemayor, El Charro, El Compadre
o El Norteño, fue capturado el 24 de no-
viembre; el tercero es una escisión de este
último que se hace llamar “cártel Indepen-
diente de Acapulco”, integrado por opera-
dores y sicarios guerrerenses.
Aún se recuerda el secuestro de 20 tu-
ristas michoacanos en el fraccionamiento
Costa Azul, el pasado 30 de septiembre, y
el posterior descubrimiento de los cadáve-
res de 18 de ellos en la comunidad de Tun-
zingo, el 3 de noviembre.
Hasta ahora no han sido castigados los
presuntos responsables, entre ellos man-
dos policiales de este ayuntamiento pre-
sumiblemente ligados a La Barbie y El
Charro y que son mencionados en videos
recuperados por la Procuraduría General
de la República.
Ahora en Acapulco no hay día en el que
no aparezcan cadáveres con huellas de tor-
tura. Las zonas suburbana y rural del mu-
nicipio se han convertido en un tiradero de
cadáveres. En dos de las siete agencias del
Ministerio Público, Coloso y Renacimien-
to, sólo el mes pasado hubo 40 y 35 levanta-
mientos de cuerpos, respectivamente.
Al acabar la segunda semana de di-
ciembre ya eran más de 400 los asesina-
tos de este tipo en Acapulco (el año ante-
rior se cerró con poco más de 300), revela
a Proceso un funcionario de la Procuradu-
ría General de Justicia (PGJ) de Guerrero
que pidió el anonimato. “Hay casos que no
se registran. Es frecuente que después de
los enfrentamientos entre los grupos de-
lincuenciales o entre éstos y la policía o
el Ejército, aquéllos recojan a sus muertos
para que no sean identificados”, detalla.
Psicosis
Los autores de este reportaje recorrieron
Acapulco entre el lunes 13 y el viernes 17.
El miedo y la paranoia de la gente se per-
ciben fácilmente. Pese a ello abundan los
testimonios de quienes han visto o pade-
cido algún hecho violento. La población
ha sido víctima de la psicosis generalizada
producida por rumores de boca en boca o
difundidos en las redes sociales o por co-
rreo electrónico.
El pasado 10 de noviembre, por ejem-
plo, padres de familia corrieron a las es-
cuelas –desde primarias hasta prepas– pa-
ra llevarse a sus hijos por el rumor de que
habría atentados contra los estudiantes.
Los servicios de emergencia recibie-
ron decenas de llamadas por “supuestas
amenazas en contra de alumnos de dife-
rentes niveles educativos” de Acapulco,
dice la tarjeta informativa 2057 enviada
por el secretario de Seguridad Pública de
Guerrero, Heriberto Salinas Altés, al go-
bernador Zeferino Torreblanca el mismo
día en que se esparció el rumor.
Correos electrónicos firmados por el
cártel del Pacífico Sur pedían a la pobla-
ción no salir de sus casas los días 19, 20, 26
y 27 de noviembre porque, decían, Acapul-
co se convertiría “en escenario de guerra”.
“Vamos a llegar con todo nuestro poder
y armamento les decimos de nuevo no sal-
gan por favor, este ves si va enserio no quere-
mos matas y mutilar a gente inocente” (sic),
alertaba el mensaje también impreso en vo-
lantes y repartido en las calles.
Hubo un antecedente: el pasado 25 de
octubre, hombres armados recorrieron las
calles de la unidad habitacional El Colo-
so para pedir a los vecinos que se refugia-
ran en sus casas y a los comerciantes que
cerraran sus negocios, porque iba a produ-
cirse un enfrentamiento.
Y ese aviso anticipó dos horas y me-
dia de persecuciones y disparos con saldo
oficial de cuatro muertos, aunque vecinos
de El Coloso aseguran que hubo muchos
más caídos que fueron recogidos por los
delincuentes.
Nuevas técnicas del horror
El miedo no es gratuito. Lo que ha visto
la sociedad acapulqueña es estremecedor.
Apenas el lunes 13, el puerto amane-
ció conmocionado por una escena maca-
bra: sobre un puente que conduce a Tunzin-
go fueron tiradas tres cabezas humanas sin
piel ni cuero cabelludo; también estaban las
manos de las víctimas a las que les amarra-
ron cartulinas con narcomensajes dirigidos,
entre otros, a “la suegra de La Barbie” y fir-
mados por “mi APA”. Los restos de dos de
las víctimas estaban amarrados de los pies
y colgados bajo el mismo puente; uno más
quedó en el lecho del río.
Ocho días antes habían localizado los
restos de dos personas en el mismo lu-
gar, mutiladas de la misma forma y con un
mensaje dirigido a Carlos Montemayor.
Un criminalista de la PGJ, quien pidió
mantener su nombre en reserva, cuenta que
al perito que levantó los cuerpos y las cabe-
zas desolladas le desconcertó no encontrar
en los manuales y protocolos oficiales las
palabras para describir el hallazgo.
Tras recordar que las primeras decapi-
taciones con intención de transmitir men-
sajes a grupos criminales ocurrieron en
Acapulco en 2005, el especialista consi-
dera que “la violencia del crimen organi-
zado ha evolucionado de una forma muy
drástica y refleja que los ejecutores tienen
una personalidad psicótica y sádica”.
“Los primeros ejecutados tenían sig-
nos de tortura: lesiones punzantes, que-
maduras, golpes. Después los criminales
empezaron a decapitar y a quemar con llan-
tas; siguieron con las amputaciones de pe-
nes, luego aparecieron cuerpos cortados en
pedazos; más tarde sólo eran cercenados
miembros superiores e inferiores; cortaban
dedos, luego la lengua y ahora la modalidad
es quitar la piel del rostro de la víctima.”
Recuerda que cuando Arturo Bel-
trán controlaba la plaza, muchos de esos
B
e
r
n
a
n
d
i
n
o

H
e
r
n
á
n
d
e
z
NARCOTRÁFI CO / GUERRERO

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 7
cuerpos mutilados o quemados aparecían
acompañados de mensajes que hacían su-
poner que la víctima era un asaltante, vio-
lador o secuestrador:
“Favorecieron la disminución de de-
litos como el robo o la violación; de 10
peritajes diarios que teníamos que hacer
para la investigación de algunos de esos
delitos, pasamos a uno diario e incluso
cero; a partir de diciembre del año pasa-
do, cuando fue asesinado Beltrán, regre-
samos a los niveles de 10 peritajes diarios
por esos delitos.”
Semana ajetreada
Del lunes 13 a la tarde del viernes 17 apa-
recieron ocho ejecutados en las afueras del
puerto, mientras que los cuerpos ya des-
compuestos de tres personas –dos mujeres
y un hombre– fueron exhumados de una
fosa clandestina a 20 metros del camino
que va al poblado de La Testaruda.
La mañana del miércoles 15, la Policía
Municipal recibió reportes de que hombres
armados con fusiles AK-47 que viajaban en
ocho camionetas irrumpieron en las colo-
nias Emiliano Zapata y Unidos por Guerre-
ro. El saldo: un taller mecánico incendiado,
dos casas baleadas, dos autos quemados y
presuntamente cinco levantados.
La noche del jueves 16, de acuerdo
con una tarjeta informativa de la Secre-
taría de Seguridad Pública (SSP), se reci-
bió una llamada anónima a las 22:15 ho-
ras en la que se denunciaba que “sujetos
fuertemente armados y cubiertos del ros-
tro” sometieron a clientes y trabajadores
del Canta Bar Secrets, en el bulevar Vicen-
te Guerrero.
El documento de la SSP destaca que
los encapuchados obligaron a la gente a ti-
rarse al piso “amenazándola y apuntándo-
le con armas de fuego” y después se lleva-
ron a 11 trabajadores.
La psicosis de los acapulqueños fue
alimentada además por versiones de bala-
ceras en el centro de Acapulco.
Isaac, un taxista con 22 años en el ofi-
cio, asegura que esas versiones son dise-
minadas por gente de su gremio implicada
con la maña (así llaman a los grupos de la
delincuencia organizada).
“Quieren asustar a la gente para que no
salga y obligarnos a los que no estamos
con ellos a ponernos a su servicio. Te ofre-
cen 500 pesos diarios y un teléfono celular
pero les pagas mil 800 al mes por el per-
miso de circular. A cambio les tienes que
llamar cuando veas un operativo del Ejér-
cito o la Marina. Hace tres años más o me-
nos eran 26 los compañeros que se fueron
con la maña, ahora ya son 486. Los distin-
gues porque ya no traen placas, nomás el
número del taxi.”
Rodolfo, otro trabajador del volante,
añade que además el crimen organizado co-
bra 20 pesos diarios a los taxis y 10 a los co-
lectivos para dejarlos circular. El cobro del
“derecho de piso” lo padecen también los
vendedores ambulantes y hasta las prosti-
tutas, a quienes les exigen entre 100 y 200
pesos diarios.
Los comerciantes y empresarios no se
salvan. José Cedano, presidente del Co-
legio de Licenciados en Turismo, dice a
Proceso:
“Desde hace un año se dan extorsio-
nes telefónicas para pedir cuotas men-
suales; yo he recibido amenazas, pero
cuelgo el teléfono y ya. Según el sapo es
la pedrada: amigos me han dicho que les
piden 50 mil, 35 mil o 5 mil pesos. Co-
nozco a 10 amigos pequeños empresa-
rios que por las extorsiones tuvieron que
irse de Acapulco.”
“Leyendas urbanas”… pero de sangre
El jueves 16 este semanario constató que
a partir de las ocho de la noche la gente
que transitaba por la zona costera y cén-
trica de Acapulco caminaba con prisa,
desesperada por llegar a sus domicilios.
Dos horas más tarde las calles, los res-
taurantes y los centros de entretenimien-
to estaban vacíos.
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
B
e
r
n
a
n
d
i
n
o

H
e
r
n
á
n
d
e
z
Psicosis generalizada
“La gente tiene miedo”
8

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

“La gente tiene miedo de que los paren
los encapuchados”, confía un taxista que
prefiere no dar su nombre. “Todo el día se
ven, pero en la noche da más miedo. Los
encapuchados andan en camionetas de lu-
jo y con las armas de fuera; si tienes la mala
suerte de que te paren, te sacan del vehícu-
lo, te hincan, te apuntan con sus armas y te
preguntan quién eres y a dónde vas.
“Un compa taxista tuvo la mala suer-
te de pasarse el alto de la Vía Rápida a la
Costera; aquéllos lo alcanzaron, lo baja-
ron a golpes y le gritaban ‘¿Tienes mucha
prisa o qué?’ El amigo está en la casa, se le
subió (bajó) el azúcar.”
Es frecuente escuchar testimonios co-
mo el anterior. Hay ciudadanos que han
visto no sólo interrogatorios sino que a
plena luz del día los encapuchados levan-
tan a transeúntes o automovilistas.
Hay quienes afirman que policías muni-
cipales han presenciado esos abusos y no in-
tervienen, como asegura un prestador de ser-
vicios turísticos que no quiso identificarse.
Un fin de semana de noviembre, so-
bre la Costera Miguel Alemán, frente a
plaza Bahía, un par de Hummer impidie-
ron el paso de una familia de turistas, un
hombre de unos 50 años, su esposa y tres
adolescentes.
“El señor y uno de los chamacos le
mentaron la madre a los de las Hummer
porque casi los atropellan cuando iban a
atravesar la calle. De una de las camione-
tas se bajaron tres armados, dos encañona-
ron a la señora y a los muchachos, y otro
golpeó con la cacha de la pistola al señor;
lo hincó y le puso la pistola en la cabeza
y le gritaba ‘¿Te quieres morir? ¿No que
muy cabrón?’ Otros turistas que andaban
por ahí le gritaban y hacían señas a una
patrulla que estaba estacionada afuera de
plaza Bahía, pero los policías hicieron co-
mo que no veían nada y se fueron.”
Para saber cómo actúan los policías
basta describir los hechos posteriores a
un enfrentamiento entre criminales el pa-
sado 16 de octubre, reconstruidos por va-
rios testigos.
Tras el combate, poco antes de las cua-
tro de la tarde en el libramiento Paso Texca,
quedaron cuatro cadáveres, dos en una ca-
mioneta y los otros tirados en el asfalto. Uno
de ellos estaba encapuchado y tenía un fu-
sil AR-15. Llegaron dos policías federales,
cuatro estatales y 18 municipales. También
acudieron periodistas y algunos curiosos.
Simultáneamente arribaron tres Hum-
mer a las que les abría paso un taxi del que
bajó un hombre de unos 30 años, robusto
y armado. Sin voltear a ver a nadie le qui-
tó la capucha al cadáver, le tomó una foto
con el celular y se llevó el arma.
“Cuando agarró el arma la metió al
taxi y en eso los policías federales reac-
cionaron y le gritaron que no se la lleva-
ra; se la quitaron; el tipo sacó un pistolón,
encañonó al policía y de una de las Hum-
mer se bajó otro chavo que traía un cuer-
no de chivo.
“Los que andábamos por ahí y los mu-
nicipales corrimos, nomás se quedaron los
cuatro estatales y el federal; todos saca-
ron sus armas. De repente el primer sica-
rio empezó a hablar en clave con los fede-
rales, les decía a gritos quiénes eran sus
jefes. Los dejaron ir.”
A algunos como Viridiana, una joven
veinteañera, y a Jesús, un automovilista,
que se han topado con caravanas de sica-
rios lo que les ha sorprendido es la edad de
algunos de ellos.
El 10 de diciembre, Viridiana y su ma-
má circulaban por una calle del puerto y
a plena luz del día vieron cómo jóvenes
menores de edad con cuernos de chivo te-
nían hincados a otros dos adolescentes a
los que les apuntaban. La mamá de la mu-
chacha aceleró y por el retrovisor vieron
cómo los adolescentes eran levantados.
Jesús circulaba la noche de un viernes
y se encontró con una caravana de ocho
camionetas de lujo por cuyas ventanillas
asomaban los cañones de los fusiles. Uno
de los vehículos se le emparejó.
“Bajaron el vidrio y que veo a un cha-
vo de unos 18 años que me saludó con la
mirada. Al otro día me acordé que fue mi
compañero en una clínica de Alcohólicos
Anónimos; ya entonces me decían que era
sicario y yo no lo creía, pensaba que era
un chamaco pendejo. Salió de la clínica el
chavo y no lo volví a ver hasta esa noche.”
Personal de la PGJ reconoce que a par-
tir de octubre de este año la mayoría de los
cadáveres tirados en las calles después de
los enfrentamientos son de jóvenes de en-
tre 14 y 18 años.
“Hay indicios de que en Acapulco está
operando un grupo de entre siete y ocho me-
nores de edad a los que se identifica como si-
carios. No sabemos si son ellos los responsa-
bles de las últimas decapitaciones que tanto
han impactado, pero por lo menos coincide
su aparición con esas situaciones.”
El funcionario de la PGJ lamenta no
poder ubicar a qué cártel sirven esos jó-
venes: “Desgraciadamente en la procura-
duría no podemos hacer mucho, porque si
te esfuerzas por investigar un caso, cuan-
do se lo presentas a los jefes, éstos van y
lo archivan”.
El alcalde Ávila niega saber de carava-
nas de gente armada que patrulla las calles
de Acapulco, que agreden a la población y
mucho menos dice tener quejas de que po-
licías municipales no atiendan a la pobla-
ción agredida. “Sin desmentir a nadie, eso
son leyendas urbanas”.
Tras sostener que los niveles de ocupa-
ción hotelera los fines de semana están a
70% u 80%, asegura que el puerto se man-
tiene vigente como centro turístico y que
lo único que puede dañar su imagen son
“las notas periodísticas”.
José Cedano, director también de la
Asociación de Promotores de Clubes Va-
cacionales del Estado de Guerrero (Aspro-
club), difiere: “Los niveles de ocupación al-
tos se dan sólo cuando se organizan eventos
culturales o turísticos, como los festivales
de la Nao o de Cine Francés; pero cuando
no ocurre eso el promedio es de 40%”.
B
e
r
n
a
n
d
i
n
o

H
e
r
n
á
n
d
e
z
Acapulco. Plaza en disputa
NARCOTRÁFI CO / GUERRERO

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 9
10

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

Tristeza, rabia,
Solidarias, enardecidas, muchas activistas sociales
acudieron en la capital de Chihuahua al funeral de la
madre que durante dos años señaló al asesino de su
hija, la adolescente Rubí Marisol, sin que nadie escu-
chara su clamor de justicia. La tardía destitución de
tres jueces negligentes que habían puesto en libertad
al homicida no calma la indignación generalizada, toda
vez que ahora Marisela Escobedo, la madre asesinada
frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua, se convirtió
en una víctima más de la indolencia y el cinismo...
impotencia...
Ricardo Ruiz
Sepelio de Marisela Escobedo

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 11
MARCELA TURATI
C
HIHUAHUA, CHIH.- Las coro-
nas de flores llegaron al Pala-
cio de Gobierno del estado el
viernes 17 y fueron colocadas
en la fachada. Una veladora en-
cendida en la banqueta, frente a
la puerta donde entra el gobernador, daba
cuenta del asesinato ocurrido ahí en la vís-
pera. Decenas de ciudadanos indignados
lloraban su rabia y su tristeza. Un grupo
de mujeres vestidas de negro hacían guar-
dia de honor en la plaza ubicada frente al
palacio; justo en la Cruz de Clavos donde
se suma y se llora cada nuevo feminicidio.
Esta vez no agregaron a la lista a una de
sus hijas desaparecida sin rastro, o una cuyos
restos fueron encontrados en un terreno bal-
dío después de haber sido violada y mutilada.
Ésta llevaba el nombre de Marisela Escobedo
Ortiz, una mamá valiente que se dedicó dos
años a exigir castigo al asesino de la más pe-
queña de sus hijos, Rubí Marisol, de 16 años,
y cuya última decisión fue plantarse en las
narices del gobierno hasta que detuvieran al
homicida que ella ya tenía ubicado.
“No me voy de aquí hasta que no deten-
gan al asesino”, advirtió Marisela cuando
tendió su campamento en la Plaza Hidal-
go de Chihuahua, frente al despacho de
gobierno y la Procuraduría Estatal de Jus-
ticia, y que tapizó el parque con las fotos
del homicida: Sergio Rafael Barraza, y con
mantas que cuestionaban por qué la justicia
nada más sirve a los poderosos (¿por qué
encontraron en cuatro meses al asesino del
gobernador y en 15 días a los del hermano
de la exprocuradora?, se preguntaba).
Marisela también colgó tendederos con
mensajes de amor hacia la joya preciosa
que le arrebataron, como el que incluye
fragmentos de su biografía: Era una bebé
hermosa y saludable, juguetona y alegre,
tierna y dulce como una muñequita con
su vestidito de terciopelo azul (…) bella y
radiante como capullito en flor (…) a los
14 años con sus ilusiones y sueños de ado-
lescente conoció un hombre y le entregó su
corazón de niña (…) Rubí Marisol procreó
una bebé con él, tenía sólo 15 años y el
amor por su hijita era algo que todos po-
dían ver (…) la vida que vivió con ese hom-
bre acabó el amor que ella le tenía, quiso
dejarlo, alejarse, ¡salvarse! Por unos días
se escapó de él. ¡Lo intentó!
El jueves 16 llegó al campamento don-
de estaba Marisela un sicario y la persiguió
hasta las puertas del palacio, donde le dis-
paró a quemarropa. La difunta fue velada
simbólicamente el viernes 17. “No se puede
descartar ninguna línea de investigación,
incluida la de un crimen de Estado, pues
Marisela no iba a parar”, decía la circular
firmada por el Centro de Derechos Huma-
nos de las Mujeres y Justicia para Nuestras
NARCOTRÁFI CO / CHI HUAHUA
Hijas, las organizaciones que coadyuvaban
en el caso de Rubí. La gente congregada co-
reaba a gritos “¡Ni una más, ni una más!”.
Repudiaban así la muerte de la señora
Escobedo, el equivalente a la famosa se-
ñora Wallace, sólo que esta madre justi-
ciera norteña no tenía dinero ni el respaldo
de autoridad alguna.
De enfermera a detective
Marisela Escobedo era un alma serena,
una enfermera jubilada y alegre que dis-
frutaba la compañía de sus cinco hijos y
de sus nietos, hasta que se percató de que
Rubí Marisol, su hija quinceañera, que se
había obstinado en casarse con su novio y
se estrenaba como mamá, tenía problemas
en su matrimonio.
“El hombre la tenía controlada, escon-
dida, no quería que me le acercara, le decía
que yo le metía ideas de que ella estudiara.
Cuando yo la buscaba, él comenzaba a con-
tradecirse, hasta que un día me dijo que ella
lo dejó. Yo sospechaba que algo estaba mal
y puse el reporte a la Unidad de Personas
Extraviadas”, narró a Proceso en junio pa-
sado la propia señora Escobedo.
Ese mes la señora expuso su caso al en-
viado de la oficina de la ONU para los Dere-
chos Humanos, Alberto Brunori: “Me tuve
que ir a vivir al Departamento de Personas
Ausentes para que la procuraduría me hicie-
ra caso. Hice la investigación, recabé datos.
Contra lo que siempre ocurre, logré com-
probar quién es el asesino, pero los jueces
lo dejaron en libertad y nos devastaron, nos
aniquilaron. Ahora vivimos con miedo”.
El diplomático italiano se conmovió
con su testimonio.
De ama de casa, Marisela se convirtió
en investigadora. Rastreó los escondrijos
del asesino: la primera vez que lo encon-
tró lo llevó a juicio, logró que confesara
su crimen y dónde dejó los restos de Rubí,
pero eso no le valió para que los tres jue-
ces del nuevo Sistema de Justicia Penal lo
consideraran culpable. Lo absolvieron por
“falta de pruebas”. La segunda vez
que la señora lo ubicó, en Fresnillo,
Zacatecas, la policía local lo dejó
escapar y la procuraduría de Chi-
huahua tampoco mandó a tiempo
la orden de aprehensión; la tercera,
hace unas semanas, ya nadie –ni si-
quiera el nuevo gobernador, César
Duarte– la quiso escuchar.
“Mi madre siempre buscó por
lo legal, por lo bueno, porque mu-
cha gente nos ofreció sus servicios
para hacernos ‘trabajitos’ contra el
hombre que mató a mi hermana,
pero mi mamá siempre tenía con-
fianza en que la justicia lo iba a re-
solver”, relató, dolido, Juan Frayre
Escobedo, el hijo mayor de Marise-
la, mientras esperaba con sus tres
hermanos y sus tíos el cadáver de su mamá
para enterrarla en Juárez.
Enseguida de él desayunaba su sobrina
de dos años, la hija de Rubí, la chiquita a la
que Marisela trató como si fuera su sexta
hija, quien era su compañera inseparable,
que estuvo presente en la plaza al momento
de su asesinato. La niña se ve tranquila.
“Mi mamá no pudo guardarle luto
a mi hermana, siempre andaba de arriba
pa’bajo, de un lugar a otro. En junio, en
la caminata que hicimos, llegamos a Fres-
nillo, Zacatecas, y nos enteramos de que
ahí andaba el asesino, pero cuando con-
vencimos a los policías de que lo captu-
raran, diciéndoles que la recompensa era
de 250 mil pesos, ya cuando llegaron lo
vimos correr por la azotea. Y todavía la
procuradora (Patricia González) dijo que
mi mamá lo había inventado.
“Y una tercera vez lo volvimos a ubi-
car, la semana pasada mi mamá ingresó
a un evento del gobernador (Duarte) y se
presentó. Expuso en público por qué estaba
ahí, y él se molestó, le dijo que no traía da-
tos consistentes. Ella decidió entonces que-
darse a dormir afuera del palacio el tiempo
que fuera necesario hasta que la tomaran en
cuenta”, comenta el hijo, y comienza a llo-
rar al ver en la televisión las imágenes que
los noticiarios muestran sobre su madre.
Entre las imágenes que repitieron los
noticiarios están las que captó la cámara
de seguridad en las que se ve cuando el
asesino se baja de un auto blanco compac-
to y se dirige a ella y la encañona, pero se
le encasquilla la pistola. Ella trata de de-
fenderse, cruza la calle y corre a las puer-
tas del palacio de gobierno, él la persigue
y le dispara en la cabeza. Ella muere a las
puertas de la casa de gobierno; a unos me-
tros de la procuraduría. Nadie interviene.
En el lugar queda el tendido de mantas
de amor hacia su hija y en las que exigía la
destitución del trío de jueces que exonera-
ron al asesino.
El hijo de Marisela, acompañado por
sus hermanos, cada tanto hace pausas en
F
o
t
o
:

E
s
p
e
c
i
a
l
Solidaridad
12

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

la entrevista. Sobre todo cuando en los
noticiarios aparece el gobernador Duarte,
quien anuncia que –ahora sí– pedirá la des-
titución de los jueces corruptos y –ahora
sí– atrapará al asesino.
La destitución se concreta el viernes 17,
y aunque “el gobernador dice que habrá un
proceso de desafuero para los jueces que
propiciaron la impunidad, faltan los otros
culpables: los ministeriales que no llevaron
a cabo las pesquisas; la unidad para perso-
nas desaparecidas también falló, y también
la comisión interinstitucional que se creó
para ver su caso”, señala Lucha Castro, di-
rectora del Cedhem y abogada coadyuvan-
te en el caso de la adolescente.
Añade: “Se debe sancionar a los mi-
nisterios públicos y a los policías que no
hicieron las indagatorias o que no llevaron
a cabo las órdenes de aprehensión, o a los
que no habían mandado los oficios a Fres-
nillo para que allá lo atraparan (al asesino
de Rubí Marisol); además de la responsa-
bilidad del gobierno actual, que conocía el
caso y no hizo nada”.
La familia de Rubí Marisol considera
que el sicario que mató a Marisela no fue en-
viado por Sergio Barraza, el asesino confeso
de Rubí, sino que viene de altas esferas.
“Ese tipo qué se iba a arrimar acá, si
lo que quería era esconderse. Mi mamá ya
estaba presionando mucho al gobierno, evi-
denciando que no hacen nada, evidenciando
que las tres veces que ubicamos su paradero
no quieren detenerlo. Por eso le hicieron es-
to: sabían que ella no se iba a ir de ahí y que
sólo iba a dejar de buscar si la mataban”, ex-
presa Juan, el hijo mayor de Marisela.
La lucha contra la impunidad
La gente congregada el viernes 17 en la
plaza de armas de Chihuahua para la ce-
remonia fúnebre tenía algún recuerdo
de Marisela: para unos era la mujer que
todos los días marchaba de la Subprocu-
raduría de Justicia a la Ciudad Judicial,
empujando la carriola de su nieta, en una
protesta silenciosa en busca de justicia;
la que recorrió el país a pie, y que en su
viaje de Ciudad Juárez al Distrito Federal
iba entregando pósters del yerno homici-
da, dando conferencias de prensa sobre
el caso y preguntando en cada delegación
de la PGR y de las procuradurías si hasta
ahí había llegado alguna notificación de
captura al homicida; la que exigía al Mi-
nisterio Público que le pagaran los gas-
tos por hacer el trabajo que correspondía
a ellos; la que acampó con otras mamás
en el Hemiciclo a Juárez, de la Ciudad de
México, y pidió audiencia con el presi-
dente Felipe Calderón y con el procurador
Arturo Chávez Chávez, quienes nunca la
recibieron; la que aguó la despedida del
gobernador Reyes Baeza y cuya presencia
disgustaba a su sucesor, César Duarte.
Entre los discursos del viernes 17 sor-
prendió el de un muchacho que se presen-
tó como Eduardo Frayre, hijo de Marisela.
Él dijo: “Quiero decir al señor Duarte que
se dice gobernador que no sirven para na-
da, que aquí no hay gobierno; sólo veo
muros y piedras… Ahí está la sangre de
mi mamá, la acabo de tocar. Y mi mamá,
gracias a Dios, ya está bien: con mi her-
mana. ¡Quiero que recuerden este 16 de
diciembre como el día de la señora que
luchó por la justicia; será recordado (tam-
bién) como el día del gobierno inepto!”.
Entre los aplausos se escucharon gritos
pidiendo que el gobernador saliera de sus ofi-
cinas. “¡Que dé la cara Duarte, que salga!”.
Muchos de los presentes lloraron, en
especial unas mujeres vestidas de luto que
minutos después hicieron guardia de ho-
nor alrededor de la Cruz de los Clavos y
que agregaron el nombre de Marisela jun-
to al de Rubí y al de centenas de nombres
de mujeres asesinadas.
Vestidas de oscuro, las mujeres se de-
cían familiares de la difunta. Su parentesco
no era biológico, las hermanaba la trage-
dia; ellas son otras madres que buscan a
sus hijas, unas asesinadas, otras desapare-
cidas; todas en la sala de espera de la justi-
cia que nunca llega.
“Los asesinos de todas nuestras hijas
siguen libres. Como nos matan y no pasa
nada, siguen asesinando sin temor. Y estoy
segura que no los agarran porque gozan de
la protección de la autoridad”, dijo entre
llantos Norma Ledezma, mamá de Paloma
Escobar, la joven de 16 años asesinada hace
ocho años en esta ciudad y fundadora de la
organización Justicia para Nuestras Hijas.
Sus acompañantes se dijeron igual de
devastadas. La mamá de Julieta Marleng,
otra joven de 16 años desaparecida en
2001, lloraba cuando decía que a Marisela
la mataron sólo por exigir lo menos que
puede pedir una madre: justicia.
“¿Con esto qué nos esperamos las
demás madres que estamos pidiendo
justicia? Ya su hija va para 10 años que
desapareció y no han hecho nada, no hay
respuesta. De perdida las demás compa-
ñeras ya encontraron a sus hijas, aunque
sean sus huesitos, ¿verdá? Pero yo todavía
pienso todos los días: ‘M’ija, ¿dónde es-
tás?, ¿te mataron?, ¿qué te hicieron?, ¿te
golpearon mucho?...”. No pudo continuar
la frase sin llorar de angustia.
“A Marisela la mataron por el amor a su
hija, por exigir que se esclarezca su crimen y
no se vale. ¡Ahora tendremos que cuidarnos
de un golpe o un balazo porque nos quieren
quitar del camino!”, señala a su lado la ma-
má de Neyra Azucena Cervantes, otra ado-
lescente de 19 años asesinada en 2003.
“Marisela es de nuestra familia, de es-
ta familia que no es de sangre, es de lucha
y de dolor, esta familia de padres que han
perdido a sus hijas”, comenta otra.
“Esto no nos va a silenciar, nos da
motor. Si vienen por más mamás y nos
quieren acabar, aquí estamos, No traemos
escoltas ni seguridad, sólo venimos con el
deseo, la necesidad de buscar justicia para
nuestras hijas”, agrega Ledezma.
Con la vista clavada en la casa de go-
bierno, como hablando sola, la señora
Lourdes Hernández, mamá de Pamela
Leticia Portillo, de 23 años, desaparecida
en julio pasado, expresa con rabia: “¡Es-
tán equivocados si creen que nos van a
detener por miedo; aquí vamos a seguir!
Yo pregunto: ¿Cuál mamá sigue? ¿Por qué
nos hacen esto y enfrente del Palacio de
Gobierno? ¡No puede ser! ¿Es una burla
para los del gobierno o ellos se burlan de
nosotros? Les agradecemos este ‘regalito’
de Navidad que nos dieron”. O
NARCOTRÁFI CO / CHI HUAHUA
E
d
u
a
r
d
o

M
I
r
a
n
d
a
Protesta frente a la Secretaría de Gobernación
E
l pasado 31 de julio, el médico
pediatra Alfonso Rocha salía de
su consultorio cuando un grupo de
hombres armados lo subió a golpes
y empujones en un vehículo y lo
trasladó a una casa de seguridad.
De inmediato los plagiarios se comunica-
ron por teléfono con la familia y, después
de cinco días, acordaron la entrega de un
rescate de 70 mil dólares. El dinero fue
entregado, pero el médico no recobró su
libertad.
Al día siguiente de que pagó, la familia
recibió otra llamada telefónica. Alfonso Ro-
cha informó que fue “vendido” a otro grupo
de secuestradores, quienes exigen otro mon-
to por su rescate. En esta ocasión la familia
permitió que interviniera un negociador ads-
crito a la Procuraduría General de la Repú-
blica (PGR). Tras un par de días se hizo un
pacto y la familia entregó el dinero, pero el
pediatra no volvió a casa. Los criminales no
volvieron a comunicarse.
Catorce días después se encontró el
cuerpo de Rocha, hinchado y “con alto
grado de edematización”, según el per-
sonal del Servicio Médico Forense (Se-
mefo). Incluso sus familiares tuvieron
dificultades para reconocerlo.
PATRICIA DÁVILA
Médicos bajo el
En la urbe más violenta del mundo, Ciudad Juárez, se co-
metieron más de 3 mil asesinatos relacionados con la delin-
cuencia organizada en el año que termina. El colmo es que
con cientos de heridos, esta ciudad enferma se está que-
dando sin médicos, ya que los sicarios los secuestran, extor-
sionan y asesinan, aprovechando su exposición al público.
Al igual que la gente pobre de Salvárcar, estos profesionistas
siguen esperando las soluciones que el presidente Calderón
les prometió desde febrero.
Otro caso es el del doctor Alberto Be-
tancourt. El pasado jueves 2, como a las
22:30 horas, salió de la clínica del Segu-
ro Social y se dirigió al estacionamiento.
No pudo abordar su vehículo: fue inter-
ceptado por un comando. Le dijeron que
se trataba de un secuestro y lo subieron a
un coche. Desde su teléfono celular, los
secuestradores se comunicaron con la fa-
milia del doctor para notificar el rapto y
pedir el rescate de 2 millones de pesos.
Para tratar con los plagiarios, la esposa
contrató a un negociador de la PGR que
ella eligió, al parecer porque es amigo de
la familia. La negociación iba bajando, iba
ya como en medio millón.
Algo falló. Poco antes de las 48 horas
del secuestro fue localizado el cuerpo de
Betancourt. Tenía dos disparos y evidencia
de que estaba hincado cuando lo ejecuta-
ron. De acuerdo con personas cercanas a la
familia, quienes piden omitir sus nombres,
el negociador no formalizó ante la PGR su
intervención y, por lo tanto, nunca consultó
Ricardo Ruiz
Juárez. Ciudad enferma
14

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

a la dependencia. Incluso está bajo investi-
gación porque no siguió el protocolo.
La zozobra de los médicos juarenses
comenzó en marzo de 2008, igual que el
Operativo Conjunto Chihuahua, dentro
del cual el presidente Felipe Calderón
enmarcó su guerra contra los cárteles en
esta ciudad. Para diciembre de ese año, el
gremio ya registraba ocho plagios, por lo
que llevó a cabo una marcha de protesta y
llamó a sus integrantes a constituir el Co-
mité Médico Ciudadano (CMC).
De marzo de 2008 al pasado viernes 17
se tenía registro de 24 médicos secuestrados,
entre ellos los dos asesinados por sus rap-
tores. Otro más, Guillermo Ortiz Collazo,
murió el 16 de julio porque auxiliaba a un
herido cuando estalló el coche-bomba. Asi-
mismo, 30% de los médicos que trabajan en
el sector privado de Juárez es víctima de la
modalidad de extorsión llamada “derecho de
piso”; 80 de estos profesionistas abandona-
ron sus consultorios particulares y algunos
de los 22 se han ido a vivir a El Paso, Texas.
La inseguridad provocó que los médi-
cos organizaran un paro de labores el lu-
nes 13. El servicio privado se paralizó en
100% y el público en 95%. Se adhirió a
la protesta el personal de las tres clínicas
del Instituto Mexicano del Seguro Social
(IMSS) y el del Hospital General, por lo
que se tuvo que enviar gente de la ciudad
de Chihuahua. En los hospitales de la ciu-
dad sólo se dieron servicios de urgencia y
se realizaron cirugías de emergencia.
El martes 21, a las 16:00 horas, está
programada una misa por la paz oficiada
por el obispo Renato Ascencio León en
el cruce de Bolivia y 16 de Septiembre,
colonia Ex Hipódromo, donde estalló el
coche-bomba.
Labor sin garantías
Por tercer año consecutivo, Ciudad Juárez
encabeza la lista de las urbes más violen-
tas del mundo. Este año se cometieron
aquí 3 mil asesinatos relacionados con la
delincuencia organizada. En gran medida
esa ola delictiva comenzó en 2008, cuan-
do el cártel de Sinaloa, comandado por
Joaquín El Chapo Guzmán, entró a dispu-
tarle la plaza al cártel de Juárez, dirigido
por Vicente Carrillo Fuentes, El Viceroy.
Tal grado de violencia hace eficaces
las amenazas de los criminales, que des-
cubrieron cómo utilizar el terror al exigir
el “pago por derecho de piso” a las clíni-
cas particulares.
–¿Qué tan grave es el problema de las
extorsiones? –se le pregunta vía telefónica al
doctor Miguel García, presidente de la Aso-
ciación de Clínicas y Hospitales de Juárez.
–Calculamos que alrededor de 30% de
los mil 100 médicos generales y 640 espe-
cialistas del sector privado están pagando
“derecho de piso”.
Describe cómo cometen la extorsión:
“El primer contacto, para intimidar,
son hombres que llegan en comandos de
tres o cuatro a fin de imponer su presencia.
Están armados. Entregan un número de
teléfono celular y dan la orden de que el
propietario de la clínica se comunique de
inmediato con ellos.
“Si no realizan la llamada, como pri-
mera advertencia rafaguean el negocio para
intimidar. No ha habido heridos ni muertos
(en esta fase); su único objetivo es aterro-
rizar para lograr el pago. En estas circuns-
tancias tenemos cuatro clínicas registradas;
los dueños de otras no han querido hacerlo
público porque tienen miedo.”
A decir de víctimas de este delito,
el pago se realiza en las propias instala-
ciones o a veces en otro lugar, como una
tienda. Generalmente reciben el dinero
mujeres o menores de edad, distintos en
cada ocasión. A una clínica pequeña los
delincuentes le exigen entre 2 mil 500 y 3
mil pesos por semana.
Afirman que los extorsionadores
trabajan en equipos. Cuando la policía
captura a un menor de edad cobrando la
extorsión, éste argumenta que una señora
le pidió recoger un sobre, mientras que el
otro dice que lo contrataron como chofer.
Así los dos salen libres.
También relatan casos de ginecólogos
que coinciden en algunos detalles: reciben
a una pareja, examinan a la mujer y sólo
después de la consulta el supuesto esposo
amaga al médico mientras le dice que se
trata de un secuestro. En tanto, la mujer
anima a su compinche para que golpee a
la víctima.
–¿Hay quienes han abandonado la
profesión? –se retoma la entrevista con el
doctor García.
–Hay barrios, sobre todo de la peri-
feria, como la carretera a Casas Grandes,
Boulevard Zaragoza, zona de Zaragoza,
colonia Hidalgo y la zona Centro, en don-
de los consultorios parecen una especie
en extinción. Cerraron 80 especialistas en
pediatría, ginecología, internistas y ciru-
janos, que decidieron establecerse en los
grandes hospitales como medida de pro-
tección. Además, hay 22 médicos privados
que abandonaron la ciudad, se llevaron a
la familia, pero dejaron casas, dejaron to-
do… Algunos fueron extorsionados, otros
rafagueados y otros secuestrados.
Pone énfasis en este delito: “De los 24
secuestrados sólo una es mujer; el resto,
hombres. De esta clínica fue secuestrado
un ginecólogo, por su rescate se pagaron
25 mil dólares. Aunque el monto que pi-
den por su liberación empieza con canti-
dades estratosféricas, de 2.5 millones de
pesos, se tiene que negociar”.
Detalla el secuestro de un colega, cu-
yo nombre se omite: “Se lo llevaron del
estacionamiento de la clínica. Eran las
8:50 de la mañana, tenía su coche encen-
dido. En eso se le empareja un auto con
cuatro encapuchados que tienen armas
largas. Lo bajan de su vehículo y lo suben
al de ellos”.
Antes de hacer contacto con la familia,
los delincuentes lo golpearon y humilla-
ron para “ablandarlo”. El objetivo, dice
García, es que decaiga su estado de ánimo
y se lo transmita a los familiares. Después
de 50 minutos lo obligaron a que hablara
por su celular y les informara que el grupo
pedía 200 mil dólares por liberarlo.
Lo ocultaron en el segundo piso de una
casa de seguridad en la que escuchaba a
una mujer y unos niños. Afortunadamen-
te, la familia negoció su liberación el mis-
mo día por 25 mil dólares. Lo soltaron a
las 19:30 horas. Los plagiarios le dieron
200 pesos para un taxi.
–¿En este caso entró algún negociador
oficial?
–No. Siempre se respeta la decisión
de la familia. Cuando hay un mediador se
tarda más la negociación, porque se piden
pruebas de vida. El problema es que no se
sabe a quién llamar, porque hay un grupo
de negociadores de la Policía Federal y
otro de la Policía Estatal, y muchas veces
la familia duda de la confiabilidad de am-
bas corporaciones.
Diagnóstico reservado
Actualmente están destacados en Ciudad
Juárez 5 mil policías de corporaciones fe-
derales, 2 mil 200 militares, 800 agentes
municipales y 100 del estado, pero la vio-
lencia está imparable. Leticia Chavarría,
integrante del Comité Médico Ciudadano,
coincide con el doctor Miguel García:
“Los atentados en contra de integrantes
del gremio son continuos, a pesar de que
desde 2008 empezamos a poner medidas
de seguridad en los consultorios. De mane-
ra gradual, algunos han puesto botones de
pánico, rejas en la entrada, se quitaron los
letreros de anuncios, el nombre del médico,
los horarios de consulta, números de teléfo-
nos... todos los datos que antes era normal
exhibir fuera de cualquier consultorio o clí-
nica. Hoy, tener estos datos a la luz pública
es sumamente riesgoso.”
Añade que ya no se atiende a cualquier
persona, sólo se da consulta con cita, y és-
ta sólo puede ser telefónica si puede co-
rroborarse de dónde proviene la llamada.
Cuando un paciente llama al consultorio o
la clínica, no se abre la puerta hasta com-
probar que es la persona que tiene la cita.
Cuando entra, se cierra con candado.
Por culpa de esta situación las clínicas
del IMSS tienen un déficit de 250 médicos
tan sólo en el área de especialidades, ya que
nadie acepta una plaza en esta ciudad.
“Desempeñar la profesión médica en
Juárez se ha convertido en una práctica

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 15
riesgosa –expone Chavarría–. En noviem-
bre de 2009, un comando entró a la Clínica
35 del IMSS a rematar a un paciente que
había sido llevado en ambulancia. Tenemos
dos años pidiendo que se cuente con segu-
ridad las 24 horas del día en los hospitales,
para garantizar no sólo nuestra integridad
física, sino la de pacientes y sus familiares.
Pero no se nos ha escuchado”, lamenta.
Desde febrero de este año, cuando se
inició la estrategia Todos Somos Juárez a
raíz del asesinato de 15 jóvenes en Villas de
Salvárcar, el presidente Felipe Calderón y
su secretario de Seguridad Pública, Genaro
García Luna, se comprometieron a atender
las peticiones del gremio, pero ya está ter-
minando el año y no les han dado respuesta.
No se trata de peticiones exageradas:
“Si no nos proporcionan las garantías para
trabajar, entonces solicitamos que abran
un hospital militar que atienda exclusiva-
mente a los heridos en los enfrentamien-
tos. También pedimos que detengan los
secuestros y que se esclarezca el asesinato
del doctor Betancourt y el de Rocha”, dice
la integrante del CMC.
Entre tanto, el comité puso en su sitio de
internet una guía dirigida a todo el personal
médico para prevenir secuestros, otra sobre
qué hacer en caso de ser raptado y números
telefónicos para denunciar este delito.
Un médico que corrió con suerte y fue
liberado después de cuatro días, narra que
una mujer le habló por teléfono para pe-
dirle que examinara a su hijo, cuyo llanto
se alcanzaba a oír. El doctor no pensaba
dar consulta al día siguiente, pero la seño-
ra le dijo que el niño estaba muy mal.
“Me convenció –recuerda el entrevis-
tado–. La esperé en mi consultorio, pero
en lugar de llegar ella, al abrir me encontré
con un hombre. Me dijo que era el esposo
de la señora y lo dejé pasar. En cuanto abrí
me aventó y entraron otros cinco hombres
empistolados.
“Les pregunté de qué se trataba. En
respuesta, me pegaron con una pistola. A
la fuerza me subieron a la parte trasera de
uno de sus dos vehículos. Me sujetaron las
manos y me vendaron los ojos. Hasta ese
momento entendí que se trataba de un se-
cuestro. A partir de ahí, me golpearon para
que les diera el número telefónico de mi
casa y los datos personales de mi esposa.”
Cuando los secuestradores se comuni-
caron a la casa, la persona que contestó no
les creyó y colgó; enojados, sus raptores lo
golpearon. Después volvieron a llamar, pe-
ro esta vez pusieron a su víctima en la línea
para que confirmara que lo tenían cautivo.
Durante los cuatro días de las negocia-
ciones él permaneció amarrado a una silla
o en el piso. Diariamente era golpeado dos
o tres veces. Le vendaban los ojos y le po-
nían una cuerda al cuello mientras otro le
pegaba, sobre todo cuando después de una
llamada no se llegaba a un acuerdo sobre
el monto del rescate.
“El primer día me sentí desorientado,
desalentado, piensas tantas cosas… Al si-
guiente me pasaban ideas por la cabeza: veía
por donde podía escaparme –confía el mé-
dico–. Al tercero, llegaba a la conclusión de
que me matarían, pensaba que mi vida corría
peligro, igual la vida de mi familia. Creía que
podían quitarles el dinero y luego matarnos a
todos. No comes. Nunca duermes.”
–¿Dormía en una cama?
–Donde me lo permitían en ese mo-
mento. Dormía sentado en la silla, en el
piso de una casa habitación donde escu-
chaba la voz de la mujer que me llamó.
Había niños. Uno lloraba, era un bebé.
–¿Su familia cómo estaba mientras
negociaban?
–Estresados. Llegó el momento en que
no resistían más. Llegaron a pensar que
me iban a matar. Sabían que a la víctima
los secuestradores le hacen lo que quieren.
Dice que ahora vive con temor y teme
que les esté impidiendo vivir libremente
a sus hijos: “Dejé el cautiverio, pero sigo
secuestrado”.
NARCOTRÁFI CO / CHI HUAHUA
16

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

L
as acusaciones de la Procura-
duría General de la República
(PGR) contra el diputado desafo-
rado Julio César Godoy Toscano
ya alcanzaron a su medio herma-
no, el gobernador de Michoacán,
Leonel Godoy Rangel.
Aunque la PGR afirma que no hay nin-
guna acción legal contra el mandatario perre-
dista, desde junio del año pasado le hizo saber
a los tribunales que, antes de ser legislador,
como supuesto integrante de La Familia
Michoacana Godoy Toscano se valió de su
parentesco para facilitar las actividades de-
lictivas de “su compadre” Servando Gómez
Martínez, La Tuta, uno de los jefes del cártel.
El pliego de consignación entregado
por la PGR a los tribunales el 17 de junio
de 2009 fue elaborado a partir de declara-
ciones del hijo de La Tuta, testigos prote-
gidos, investigaciones policiales, nóminas
y grabaciones, entre otros materiales ase-
gurados a La Familia.
La alusión de la PGR a Leonel Godoy,
quien tras el desafuero se deslindó públi-
camente de su medio hermano, señala:
“De constancias que integran la inda-
gatoria se advierte que el comportamiento
desplegado por Julio César Godoy Tosca-
no se traduce en pertenecer a la organiza-
ción delictiva conocida como La Familia
o La Familia Michoacana, grupo delictivo
que realiza actividades de narcotráfico,
siendo que el indiciado tiene relación con
los líderes de esa empresa criminal, al gra-
do tal que tiene relación de compadrazgo
con Servando Gómez Martínez, La Tuta, y
es la persona que por tener relación de pa-
rentesco con el gobernador de Michoacán,
utilizando tal vínculo se encarga de resol-
ver todos los problemas que el citado líder
tenga en cuanto a su actividad delictiva.”
Aparte de ese señalamiento, no hay otra
referencia directa del Ministerio Público
federal contra el gobernador; sin embargo,
en la averiguación previa contra el exdipu-
tado –PGR/SIEDO/UEIDCS/206/2009– se
incluyó la declaración de un testigo protegi-
do –Emilio–, quien el 24 de marzo de 2009
dijo a la PGR que La Familia apoyó la can-
didatura de Leonel Godoy:
“Respecto de Leonel Godoy Rangel,
quien es actualmente el gobernador (…)
quiero manifestar que cuando se iban a
realizar las elecciones (…) hubo órdenes
expresas de Jesús Méndez, El Chango
Méndez, de que todos los miembros de La
Familia Michoacana teníamos que votar
por Leonel Godoy (…) y que al que no
lo hiciera le dieran tablazos, motivo por
el cual todos los miembros de La Familia
Michoacana votaron por ese candidato.
“También escuché en juntas de al-
JORGE CARRASCO ARAIZAGA
Y FRANCISCO CASTELLANOS J.
tos mandos de La Familia Michoacana
–como Dionisio Loya Plancarte, El Tío;
Nazario Moreno González, El Chayo, El
Dulce o El Doctor; Jesús Méndez Vargas,
El Chango Méndez y La Tuta o El Profe–
que se había apoyado económicamente
por parte de La Familia Michoacana la
campaña de Leonel Godoy, sin que me
conste la entrega de dinero.”
La PGR consignó a Godoy Toscano
junto a otros 15 indiciados por delincuencia
organizada y delitos contra la salud. La en-
trega de la averiguación previa a la justicia
ocurrió tres semanas antes de que, prófugo,
Godoy Toscano fuera electo diputado fede-
ral por el distrito de Lázaro Cárdenas, donde
fue presidente municipal interino en 2004 y
director de enlace municipal en la época en
que la PGR lo vincula con La Familia.
Informador de “La Familia”
De acuerdo con la PGR, “quedó legalmente
comprobado” que Godoy y los coacusados
“dolosamente decidieron incorporarse a la
organización delictiva denominada La Fa-
milia o La Familia Michoacana para realizar
en forma permanente o reiterada conductas
que por sí o unidas a otras tenían como fin
o resultado cometer delitos contra la salud,
concretamente el tráfico de narcóticos, entre
ellos mariguana, cocaína y ice o hielo; sien-
do ésta la principal actividad desarrollada
por el mencionado grupo”.
Junto con Godoy fueron indiciados
Efraín Farías Loaiza, Rafael Puga More-
no, Jaime Ramón Silva Bedolla, Salvador
Flores Gutiérrez, Jaime Alvarado Orozco,
Mariano Ortega Sánchez, Gustavo Torres
Camacho, José Manuel Luna Ávalos, Ma-
rio Manuel Romero Tinoco, Israel Tentory
García, Ignacio Berber García, Arturo o
César Alejandro Ortiz Platas, Marcelo
Rodríguez Miranda, Saúl Solís Solís y Lo-
renzo Rosales Mendoza.
En la mayoría de los casos se trata de fun-
cionarios federales, estatales y municipales
que están prófugos. Sólo Lorenzo Rosales
está preso. Era agente del Ministerio Público
federal en Lázaro Cárdenas y hermano del
también detenido Carlos Rosales, El Tísico,
jefe del cártel del Milenio en Michoacán an-
tes del surgimiento de La Familia.
En el caso de Mariano Ortega Sánchez
e Israel Tentory García la PGR no pudo
comprobar las acusaciones en su contra
en el proceso penal iniciado en 2008, por
lo que fueron liberados. Ortega Sánchez
regresó a la alcaldía de Lázaro Cárdenas
mientras Tentory, exdiputado federal por
el PRD, decidió no volver a la Secretaría
de Desarrollo Rural de Michoacán, donde
era jefe de asesores cuando fue detenido
en junio de 2009.
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 17
La acusación contra Godoy Toscano, a
quien el jueves 16 la PGR dijo que ubi-
caría con apoyo de la Interpol, lo define
como informante y protector del cártel
surgido en 2006 pero que se incubó en la
relación que tuvieron Los Zetas y el cártel
del Golfo.
De acuerdo con la averiguación pre-
via, La Familia operaba a mediados de
2009, además de Michoacán, en el Distri-
to Federal y el Estado de México, aunque
sus actividades se extendían también a Es-
tados Unidos y Sudamérica.
“Es evidente que a efecto de alertar a
sus miembros (los indiciados) proporcio-
naban información referente a los operati-
vos que en contra de ese grupo delictivo se
realizarían, amén de brindarles protección
para que desarrollaran libremente sus ac-
tividades ilícitas en Michoacán, principal-
mente en los municipios de Apatzingán,
Aquila, Arteaga, Buena Vista, Ciudad
Hidalgo, La Huacana, Lázaro Cárdenas,
La Piedad, Tepalcatepec, Tumbiscatío,
Uruapan, Zitácuaro y Coahuayutla, en el
estado de Guerrero.”
Por esas actividades, dijo la PGR a los
tribunales, “los acusados recibían sumas
considerables de dinero en moneda nacio-
nal y dólares, que se les entregaban en for-
ma mensual”. En su carácter de servidores
públicos, “proporcionaban información so-
sobre Leonel Godoy...
Las pruebas contra Julio César Godoy Toscano se acumulan, de
acuerdo con el pliego de consignación de la PGR, a una copia
del cual tuvo acceso esta revista: grabaciones, investigaciones
policiales y numerosos testimonios dejan al descubierto las
aparentes actividades ilícitas del exlegislador perredista ahora
prófugo. Lo grave es que entre ese cúmulo de datos que ha
reunido la PGR surge el nombre del gobernador de Michoacán
y medio hermano del indiciado, Leonel Godoy Rangel.
Sombras
bre los operativos en los que pudieran estar
relacionados miembros de La Familia”.
Dos años de pesquisas
Las imputaciones contra Godoy Toscano
surgieron en 2008: el 22 de octubre de ese
año la PGR cateó una casa de seguridad de
La Familia en la calle Cali 755, en la co-
lonia Lindavista de la Ciudad de México.
En esa operación la PGR aseguró equipo
de cómputo.
Ese día también fue cateado el domici-
lio de Arequipa 673, en la misma colonia,
en la que igualmente se aseguró equipo
de cómputo. Según la PGR en una de las
computadoras se encontró una carpeta con
35 archivos de audio etiquetados con nú-
meros telefónicos, de los que destaca el
17230808 y en los que “se escuchan con-
versaciones en las que hacen mención a
una persona identificada como ‘Godoy’”.
De acuerdo con la PGR también se encon-
traron archivos con las nóminas de pago
de la policía y otras autoridades, además
de la ubicación de algunos delincuentes.
Las acusaciones contra Godoy Tos-
cano surgen de declaraciones del testigo
protegido Emilio, pero también, dice la
PGR, de “diligencias de inspección mi-
nisterial, documentales públicas, informes
de investigación y materiales incautados
y procesados por el Centro Nacional de
Planeación, Análisis e Información para
el combate a la delincuencia de la PGR”.
Una de las declaraciones ministeriales
contra el legislador fue la de Luis Servando
Gómez Patiño, El Pelón, hijo de La Tuta,
quien fue detenido el 27 de enero de 2009.
De 23 años y originario de Arteaga, donde
nació La Tuta, dijo que él también estudió
la carrera magisterial, que en su familia to-
dos saben que su padre se dedica al narco-
tráfico y que los carros que tiene en su casa
a nombre de su madre los compró su padre
con dinero de la venta de drogas.
“Toda mi familia está de acuerdo con
las actividades que mi padre lleva a cabo; él
es profesor y desde hace varios años ya no
se dedica a esa profesión. Todos en mi casa
saben que mi padre coordina la operación
de los encargados de las ciudades de Artea-
ga, La Mira, Lázaro Cárdenas, Guacamayas
y Las Cañas, que pertenecen al estado de
Michoacán, así como las ciudades de Ixta-
pa, Zihuatanejo, Coyuquilla y Tecpan, entre
otras poblaciones de Guerrero, y que envía
la droga hasta Nogales y Mexicali.”
Dice que su padre ha podido influir
en las decisiones de los presidentes
municipales para instalar gente en los
puestos de delegados municipales y de
dirección de Seguridad Pública.
“Por lo que hace a sus enemigos, El
Pelón comenta que su padre principalmen-
te tiene enfrentamientos con Los Zetas,
derivado de la expansión de La Familia,
pero últimamente tiene conocimiento que
en Lázaro Cárdenas hay gente de Joaquín
Guzmán Loera, El Chapo Guzmán, sin
saber si hayan tenido hasta el momento
algún conflicto relevante.
NARCOTRÁFI CO / MI CHOACÁN
18

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

“De igual manera señala que en los
vínculos con autoridades locales hasta ha-
ce poco llevaba buenas relaciones con Ju-
lio César Godoy Toscano, que trabaja en
la presidencia municipal de Lázaro Cárde-
nas, y que es medio hermano del goberna-
dor del estado y desconoce cuál haya sido
el motivo de la ruptura en esa relación.”
El 13 de abril de ese mismo año, Emilio
relató el supuesto vínculo de Godoy Tosca-
no con La Tuta: “Santiago Perdomo, quien
es federal de caminos adscrito a Zitácuaro,
quien es yerno de La Tuta (…) se transpor-
ta en la patrulla Charger para llevar el dine-
ro que se cobra de las rentas y secuestros
a La Tuta o gente de éste; de igual forma
transporta armas para La Familia, escolta
cargamentos de droga, entre otras cosas.
“De él no sé qué cantidad de dinero re-
ciba ni tampoco en qué domicilio pueda ser
ubicado. Santiago también tiene un herma-
no que es policía, pero que yo sepa no está
metido con La Familia. La razón (por la)
que sé que es yerno de La Tuta, es porque
en una borrachera su hermano me lo plati-
có, en una fiesta que hizo Santiago en una
casa que se ubica detrás de la casa de éste.
“También quiero manifestar que la
compañía de taxis Tornado, que está en
la ciudad de Zitácuaro, es de La Familia;
aproximadamente 70% de ella, ocupan-
do a los taxistas de halcones para vigilar
cualquier movimiento del gobierno o ca-
rro que ande con gente armada y lo repor-
tan con La Maña”.
El 9 de junio de 2009 Emilio identificó
ante la PGR a Julio César Godoy en una
fotografía:
“Lo reconozco plenamente y sin temor
a equivocarme como Julio Godoy, quien
es medio hermano del gobernador de Mi-
choacán, Leonel Godoy (…) Sé que es
compadre de La Tuta (…) Me consta (…)
que estando con el yerno de La Tuta, de
nombre Santiago Perdomo (…) en varias
ocasiones me presumió que La Tuta era su
suegro, y de los compadres tan importantes
que tenía. Y hasta un día en que yo entré
a la casa de Santiago fue que miré una fo-
to de La Tuta, su hija y de Santiago, junto
con Julio Godoy, que fue cuando me dijo
el mismo Santiago: ‘ya ves, y no me creías
que mi suegro se codea con los políticos
chingones, tiene muy buen paro con Julio
Godoy, él le resuelve a mi suegro cualquier
problema que tenga’.”
Las grabaciones
En la consignación la PGR cita el oficio
PFP/EM/SIII/DG/430/2009, del 2 de mar-
zo de 2009, en el que seis policías federa-
les informaron que en seguimiento de las
actividades de La Familia Michoacana,
el 22 de enero de ese año identificaron a
Julio César Godoy como el conductor de
una camioneta Escape marca Ford color
verde oscuro, con placas de circulación
PLP8982 de Michoacán.
“Esa camioneta arribó al domicilio ubica-
do en calle Francisco I. Madero No. 481 colo-
nia Centro en Lázaro Cárdenas, Michoacán.
De ésta descendieron dos personas de sexo
masculino. Más tarde (…) llegó una camio-
neta Jeep Compass color arena con placas de
circulación 327VES de la cual descendió una
persona de sexo masculino de aproximada-
mente 50 años de edad, tez morena, cabello
corto, bigote y piocha entrecana, al parecer
era la persona identificada como Servando
Gómez Martínez, La Tuta. Junto con él llega-
ron dos personas que portaban armas cortas,
fajadas a la cintura. A ese mismo domicilio
llegó a pie José Manuel Luna Ávalos”, dice el
reporte policial.
Otras pruebas que asegura tener la
PGR contra Godoy Toscano y que integró
en la averiguación previa tienen que ver
con la copia certificada de grabaciones y
documentos asegurados en el rancho La
Palma, ubicado en la carretera Huetamo-
Tuzantla en Zitácuaro.
NARCOTRÁFI CO
Una veintena de grabaciones de conver-
saciones telefónicas, que supuestamente
fueron sostenidas entre noviembre de 2008
y abril de 2009, lo relacionan con La Tuta,
Carlos Delgado Cendejas, Don Carlos, El
Coca Colo o El Gallero y El Chamuco, en
las que hablan sobre secuestros, asesinatos,
política y la organización de palenques.
Una grabación –que en la consignación
aparece como “Don Carlos y Julio César
Godoy. El muertito que se chingó la gente
de Godoy y lo tiraron en Las Codornices”–
tuvo lugar según la PGR a las 13:14 horas
del 3 de abril de 2009. Otra conversación,
del 17 de enero de ese mismo año, regis-
trada a las 14:58, se titula “Don Carlos, El
Coca Colo y Julio César Godoy se chinga-
ron a El Picas por desobediente, y querían
hacerle el paro, pero Godoy no quiso y dijo
que se lo hecharan (sic)”.
Entre los materiales incautados estu-
vieron la nómina de los halcones y la de
los funcionarios que de acuerdo con la
procuraduría colaboraron con La Fami-
lia. Según la PGR estaban contenidos los
nombres, dirección, situación, grupo y en-
cargo dentro de la organización.
En la consignación se menciona a
varios de los funcionarios municipales y
del gobierno de Leonel Godoy que fue-
ron detenidos en el operativo federal de
mayo de 2009, pero que un año después
fueron liberados porque la PGR fue inca-
paz de acreditar su presunta relación con
La Familia.
En el pago a las autoridades mencio-
nadas en la averiguación previa se iden-
tifica a Mariano Ortega Sánchez, actual
presidente municipal de Lázaro Cárdenas
por el PRD, a José Lino Zamora Hernán-
dez y José Manuel Luna Ávalos, expresi-
dente y exdirector de Seguridad Pública
de ese municipio, respectivamente. En los
pagos en Lázaro Cárdenas, además de las
nóminas, se habla de gastos en vehículos,
renta de casas y varios.
Otro testigo protegido con clave Ricar-
do, quien aseguró haber sido integrante de
La Familia Michoacana desde 2001, cuan-
do la organización aún estaba ligada al cártel
del Golfo y a Los Zetas, agregó a Antonio
Cruz Lucatero, exdiputado federal perredis-
ta y expresidente municipal de Apatzingán:
“Prestaba protección e informaba de
operativos y demás circunstancias que
afectaran a La Familia Michoacana, reci-
biendo un pago o retribución por tales fun-
ciones que directamente le daba una mujer
de apodo La Borrega, según Ricardo, (que)
al parecer era mujer de El Chayo.”
Según el oficio PFP/EM/SIII/0577/2009
del 9 de marzo de 2009, Israel Tentory
García, liberado en agosto pasado tras per-
manecer preso más de un año acusado en
la averiguación previa PGR/SIEDO/UEI-
DCS/2008, aparece indiciado junto a Godoy
Toscano.
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
Godoy Toscano. Prófugo
S
ALTILLO, COAH.- La cita fue
el 4 de noviembre en el Coli-
seo Centenario, construido re-
cientemente en Torreón e ins-
pirado en la monumental obra
de Roma. Ese día la clase po-
lítica priista y otros persona-
jes acudieron al quinto informe de gobier-
no de Humberto Moreira Valdés.
Y aun cuando no se presentó ahí nin-
gún gladiador, el acto fue una apoteósica
cargada, como en los tiempos en los que
el PRI era el partido hegemónico. Ahí es-
taban los sectores de ese partido, sus or-
ganizaciones, así como empresarios y
ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA miembros de la farándula. Los militantes
llegaban en oleadas y poco a poco llena-
ron las gradas.
Según los cálculos, acudieron al lla-
mado alrededor de 7 mil personas. Aguan-
taron todo: el espectáculo político, empe-
zando por el discurso del anfitrión, para
después relajarse con las canciones ver-
náculas interpretadas por Joan Sebastian.
El gobernador mexiquense Enrique
Peña Nieto compartió el espacio con el se-
nador Manlio Fabio Beltrones; la dirigen-
te de su partido, Beatriz Paredes, y los aún
gobernadores Mario Marín, de Puebla, y
Ulises Ruiz, de Oaxaca.
También estuvieron el dirigente de la
CNOP, Emilio Gamboa Patrón, y el tabas-
queño Roberto Madrazo… En fin, fueron
23 los gobernadores, así como 140 dipu-
tados federales y senadores los que acom-
pañaron a su correligionario Humberto
Moreira. Junto a ellos se vio a directivos
de medios, como Juan Francisco Ealy Or-
tiz, de El Universal, y a magnates, como
Ramón Iriarte, fundador de Grupo Lala.
El acto político-musical fue el marco
propicio para que la cúpula priista comen-
zara a hablar del relevo en el partido; algu-
nos comentaron incluso que el mandata-
rio coahuilense dejará el cargo la primera
semana de enero. Además, el veracruza-
no Fidel Herrera y el hidalguense Miguel
Osorio Chong, quienes habían manifesta-
do su interés por suceder a Beatriz Pare-
des, declinaron, con lo que le allanaron el
camino a Moreira.
Un
minicapo
para la misma mafia
20

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010
Los Moreira Valdés
Un mes después, el sábado 4, Humberto
Moreira dejó entrever que anticipará su re-
nuncia al gobierno de Coahuila, la cual le-
galmente concluye el 30 de noviembre de
2011; dio a entender que lo hará entre el 4
y el 6 de enero.
La convocatoria para la elección del
nuevo presidente del PRI, prevista para el
miércoles 22, se adelantó para el viernes
17. Hasta ahora todo parece indicar que
Moreira, ungido entre otros por el mexi-
quense Peña Nieto y amigo de la dirigen-
te magisterial Elba Esther Gordillo desde
hace muchos años, será el sustituto de Pa-
redes. De ser así, recibirá su constancia de
mayoría el 14 de enero y el 4 de marzo
asumiría como dirigente nacional del PRI,
precisamente el día en que el partido cum-
ple 81 años.
En el gobierno estatal algunos emplea-
dos aseguran al corresponsal que Jorge
Torres López, quien hoy dirige la Secre-
taría de Desarrollo Social, será el susti-
tuto de Moreira. Según los priistas con-
sultados, Rubén Moreira, hermano del
actual gobernador y presidente del PRI en
Coahuila, aprovechará para postularse co-
mo candidato a la gubernatura en las elec-
ciones de septiembre de 2011.
De ganar la contienda, Rubén recibiría
el gobierno estatal de manos de Torres Ló-
pez, no de su hermano Humberto, como el
mes pasado observó Miguel Ángel Grana-
dos Chapa (Proceso 1775). De hecho, el
jueves 2 Rubén Moreira pidió licencia co-
mo diputado ante la LXI Legislatura fede-
ral, en la que se desempeña como presiden-
te de la Comisión de Derechos Humanos
desde septiembre de 2009.
Hasta el momento los estudios de opi-
nión le otorgan a Rubén Moreira un am-
plio margen de ventaja entre los aspiran-
tes de su propio partido y frente a los de las
otras organizaciones políticas.
En marzo pasado Rubén atrajo los re-
flectores, luego del pacto entre el PRI y
el PAN para subir impuestos a cambio de
que este último partido no se aliara con el
PRD en las elecciones de 2011 en el Esta-
do de México. En esa ocasión Rubén su-
bió a la tribuna y calificó de espurio a Fe-
lipe Calderón porque, dijo, no ganó los
comicios presidenciales de 2006, por lo
que su gestión no era legítima.
Uno de los pocos que cuestionan a
Rubén Moreira por sus afanes de conver-
tirse en gobernador de Coahuila es Andrés
Manuel López Obrador, quien el pasa-
do 24 de noviembre dijo durante su visi-
ta a Saltillo: “La gente está harta del PRI
y del PAN, y ya ven ustedes lo que suce-
de aquí en Coahuila, donde el gobernador
que se va quiere dejar a su hermano, al-
go que nunca ha pasado en la historia de
nuestro país”.
Otro de los Moreira Valdés, Carlos, es
un activo líder magisterial. De 2004 al 17
de diciembre, por ejemplo, estuvo al fren-
te de la Sección 5 del SNTE. Al día si-
guiente tomó protesta como dirigente de
la Sección 38 del SNTE. Y Álvaro, otro de
los hermanos de Humberto, se desempeña
como director de Desarrollo Social en el
ayuntamiento de Saltillo.
Familia magisterial
En los ochenta, Humberto Moreira co-
menzó a destacar en la política como di-
rigente estudiantil en la Normal de Sal-
tillo, donde cursó la carrera magisterial.
Hijo de una familia de maestros, sus pa-
dres, Rubén Moreira Flores y Evangelina
Valdés, también fueron normalistas; ella
es una de las precursoras de la educación
preescolar en Coahuila.
En 1988 ocurrió uno de los conflictos
más famosos en la historia de la Sección
38 del SNTE. Humberto jugó un papel re-
levante en el llamado Movimiento Reivin-
dicador, que abogaba por una elección de-
mocrática dentro del gremio magisterial.
Surgido tras el deceso de su dirigen-
te Eliseo Lorea, los integrantes de ese mo-
vimiento debían nombrar al sucesor me-
diante el procedimiento estatutario, pero
El gobernador de Coahuila, Humberto Moreira, sabe com-
binar sus habilidades de bailarín con la política y concitar
el apoyo de la cúpula del PRI; ahora se perfila para sus-
tituir a Beatriz Paredes en la presidencia de ese partido.
Lo dejó entrever incluso cuando rindió su quinto informe,
a principios de noviembre; desde entonces ha estado en
todos los actos de sus pares y aun en la toma de pose-
sión de sus correligionarios en otras entidades. Además,
varios aspirantes le allanaron el camino recientemente al
anunciar que no competirían por ese cargo.
POLÍ TI CA / PRI

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 21
C
uatro años y medio después de ser
expulsada del PRI, Elba Esther Gordi-
llo está preparando una nueva ofen-
siva política. No se trata de su retorno
como militante de su antiguo partido, sino
de su transformación en pieza clave en la lu-
cha por la dirigencia priista y en la elección
presidencial de 2012, para lo cual apoya a
dos de sus principales socios políticos: los
gobernadores Humberto Moreira y Enrique
Peña Nieto.
La expresidenta nacional del PRI Dul-
ce María Sauri Riancho precisa que Gordillo
nunca ha dejado de estar presente en el par-
tido y, ahora que vuelve a tener fuerza el PRI
y probabilidades de ganar en 2012, será un
factor en la toma de decisiones, aunque su-
pone que no buscará recuperar su militancia.
“Es una mujer de poder y si algo sabe es
otear, sabe oler en el ambiente político ha-
cia dónde van las corrientes de poder. Tuve
ocasión de observarla en 2000 y en 2006 y
ahora no me parece equivocada la observa-
ción de que estará nuevamente presente en
el PRI a través de las alianzas que, por cier-
to, nunca se rompieron”, sostiene la exgo-
bernadora de Yucatán.
Dirigente nacional priista en 2000, cuan-
do su partido perdió la Presidencia de la Re-
pública y Gordillo participaba en la campa-
ña a través de su hija Maricruz Montelongo
en la Red de Mujeres por Francisco Labas-
tida, Sauri precisa que con la líder vitalicia
del Sindicato Nacional de Trabajadores de la
Educación (SNTE) tuvo un trato político “de
respeto mutuo”.
“La reconozco como una mujer que
cumple sus compromisos y eso en la políti-
ca es muy valioso –comenta Sauri–. Lo que
está pasando es absolutamente explicable:
es una mujer con un enorme instinto de po-
der y el hecho de que haya abandonado al
partido no significa que hayan terminado las
relaciones establecidas a partir de su larga
estancia partidista. Las rupturas nunca se
dan del todo: muchos militantes priistas se
han ido a otros partidos y esas relaciones
nunca se rompen por el cambio de militan-
cia partidista. Y menos cuando las relacio-
nes están basadas en el poder.”
Para el senador potosino Carlos Jimé-
nez Macías es muy difícil que Gordillo pueda
retornar al partido en el que hizo su carrera
política, porque ya tiene muchos enemigos
ahí. No obstante, considera que tratará de
La socia
JOSÉ GIL OLMOS
hacer sentir su presencia mediante dirigen-
tes con quienes mantiene buena relación
política y amistosa, como Humberto Morei-
ra, que salió de las filas del SNTE y aspira a
dirigir el PRI, y con Peña Nieto, a quien con-
sidera el candidato presidencial.
“Lo que ella está buscando es ser un
factor de negociación en el futuro”, precisa
Jiménez Macías, uno de los diputados que
actuaron contra Elba Esther cuando coordi-
naba la fracción parlamentaria del PRI hasta
lograr que fuera relevada en 2004.
De acuerdo con varios integrantes de
la dirigencia priista, Gordillo ya empezó a
construir puentes con distintos políticos
priistas a los que se había enfrentado, en-
tre ellos Manlio Fabio Beltrones, a quien en
2005 declaró públicamente como su “ene-
migo número uno” cuando se inició su pro-
ceso de expulsión del partido por apoyar a
Felipe Calderón.
Las fuentes consultadas afirman que
Gordillo tomó distancia del gobierno calde-
ronista y principalmente del secretario de
Educación, Alonso Lujambio, a quien el 3 de
septiembre acusó de estar más preocupa-
do por la candidatura presidencial que por la
educación. Atribuyen este deslinde a que le
ve pocas posibilidades al PAN de conservar
la Presidencia.
Igualmente, señalan los priistas con-
sultados, ella se dio cuenta de que el jefe
de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo
Ebrard, tiene escasas oportunidades de ser
el candidato presidencial de la izquierda an-
te Andrés Manuel López Obrador.
Rafael Olvera, profesor normalista desde
hace 36 años, miembro de la disidencia del
SNTE en Baja California y uno de los críticos
más agudos de la iniciativa de reformar la ley
del ISSSTE, dice que en el proyecto político
de Gordillo es importante con-
vertirse en un factor principal
en la disputa de la dirigencia
nacional del PRI y la candidatu-
ra presidencial de 2012.
“Ahora está sacando toda
su experiencia para mover sus
piezas políticas clave. En los
hechos, con el gobernador (de
Coahuila) Humberto Moreira la
maestra Gordillo regresa al PRI
porque es su alumno; lo hi-
zo dentro del SNTE, lo mismo
que a su hermano Carlos Mo-
reira, que se quedará a cargo
del sindicato de maestros en
la entidad, y a su otro hermano
Rubén, quien es el aspirante
más fuerte a la candidatura a
gobernador de la entidad”, se-
ñala Olvera.
Recalca que Moreira es
parte del proyecto político de
Elba Esther Gordillo y del ex-
presidente Carlos Salinas de Gortari, quie-
nes están detrás de la campaña permanente
de Enrique Peña Nieto.
La amistad con Moreira
La relación entre Moreira y Gordillo es vieja.
Desde que estaba en el SNTE el gobernador
de Coahuila siempre tuvo afinidad con la di-
rigente del sindicato y a través de ella esca-
ló en el Congreso de la Unión hasta llegar al
Ejecutivo estatal.
En su quinto informe de gobierno, que
se llevó a cabo el pasado 4 de noviembre en
Torreón, Moreira rechazó que la maestra es-
té detrás de su aspiración de dirigir el PRI,
pero adelantó que si consigue su objetivo
buscará una alianza con el Panal.
“Yo no sé si algún gobernador no es
amigo de Elba Esther. Es amiga del presi-
dente, (de) gobernadores… Es cierto, so-
mos maestros, nos conocemos, somos
amigos, como es amiga del resto de los
gobernadores y de muchos miembros del
gabinete federal, y de Marcelo Ebrard tam-
bién”, dijo en entrevista.
Como su relación es inocultable, el
mandatario coahuilense intentó delimitar
su territorio: “No tendría por qué consultar-
le a ella; cuando platicamos lo hacemos de
otras cosas: yo no me meto en las cosas
del SNTE y ella no se mete en cuestiones
de mi gobierno; ni yo me meto a hablar del
Panal ni ella del PRI”.
En esa ocasión Moreira lució poder de
convocatoria: asistieron a su informe 21 go-
bernadores electos o en funciones y exgo-
bernadores priistas. Acudieron también
Beatriz Paredes, Manlio Fabio Beltrones,
Francisco Rojas y Emilio Gamboa.
L
o
r
e
n
z
o

C
á
r
d
e
n
a
s
22

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010
Al más viejo estilo, Moreira reunió en
el Coliseo a más de 6 mil priistas y, en me-
dio de la algarabía, Enrique Peña Nieto y
Roberto Madrazo le manifestaron su apo-
yo para que sustituya a la diputada Bea-
triz Paredes como presidente nacional de
su partido.
Red de alianzas
El 13 de julio de 2006 la Comisión Nacio-
nal de Justicia Partidaria del PRI notificó
que Elba Esther Gordillo quedaba expulsa-
da por apoyar a Felipe Calderón y crear al
Partido Nueva Alianza (Panal) como un ins-
tituto antagónico al priismo.
La comunicación le fue entregada a la
maestra a las 17 horas y en su casa por el
secretario de acuerdos de dicha comisión,
José Antonio Pérez Parra, pero la recibió el
portero del edificio.
Sin embargo, técnicamente la maestra
no fue expulsada del partido porque no se
cumplió el procedimiento reglamentario,
que consiste en una especie de juicio en el
cual ella se defendería. Antes que eso, de-
cidió renunciar y a partir de entonces co-
menzó a jugar por su cuenta. Como lo hizo
en el gobierno foxista, colocó a sus princi-
pales colaboradores en la administración
de Felipe Calderón, a quien le levantó la
mano como presidente electo.
Algunas de sus piezas siguen actuan-
do en el gobierno calderonista, como Ale-
jandro Poiré, quien fue el responsable de
la Dirección Ejecutiva de Prerrogativas
y Partidos en el Instituto Federal Electo-
ral (IFE) de 2003 a 2005 y ahora es
el secretario técnico del Consejo
de Seguridad Nacional (CSN), que
antes ocupó otro elbista, Roberto
Campa.
Asimismo, su yerno Fernando
González es subsecretario de Edu-
cación Pública; Benjamín González
Roaro sigue a la cabeza de la Lote-
ría Nacional, y hasta hace unos me-
ses Miguel Ángel Yunes Linares era
director general del ISSSTE.
Al mismo tiempo, la dirigente
magisterial comenzó a preparar el
terreno para las alianzas con el PRI
desde mediados de 2008, cuando
tuvo encuentros con la presidenta
del partido, Beatriz Paredes. Con
ella acordó mantener dentro del
priismo la fuerza del magisterio.
Noé Rivera, exoperador político
de Gordillo y fundador de la Asocia-
ción Ciudadana del Magisterio, re-
veló en entrevista que Paredes y la
maestra negociaron también algu-
nas candidaturas a diputaciones fe-
derales y decidieron colaborar para
frenar las aspiraciones presidenciales de
Manlio Fabio Beltrones (Proceso 1644).
Dos años más tarde, en el ocaso del
gobierno calderonista, la maestra vuelve a
colocar sus piezas, en esta ocasión den-
tro del PRI. Se espera que la dirigencia de
éste se renueve en marzo próximo y has-
ta hace poco los más claros aspirantes
al cargo eran Emilio Gamboa y Humberto
Moreira. Sin embargo, Gamboa, dirigen-
te de la Confederación Nacional de Or-
ganizaciones Populares (CNOP), recha-
zó pelear por la dirigencia, previendo que
la lucha interna desgaste a los grupos de
poder.
Ante esta circunstancia, Gordillo ma-
nifestó su apoyo irrestricto a Moreira para
que encabece el PRI, pero también pro-
mueve para la secretaría general a su pai-
sana, la senadora chiapaneca María Elena
Orantes.
Al mismo tiempo fortaleció sus rela-
ciones con los gobernadores priistas de
Nayarit, Ney González; de Hidalgo, Miguel
Osorio Chong; de Aguascalientes, Car-
los Lozano de la Torre; de Veracruz, Ja-
vier Duarte; igual que con los de la alianza
PAN-PRD en Oaxaca, Gabino Cué, y en
Puebla, Rafael Moreno Valle.
En el caso de Nayarit, la maestra tie-
ne a su hija Maricruz Montelongo en la re-
presentación de ese estado en el Distrito
Federal; y en Oaxaca logró colocar en la
Secretaría General de Gobierno a Irma Pi-
ñeiro, quien fue candidata a gobernado-
ra por el Panal y que al final de la campaña
declinó a favor de Gabino Cué. O
las reglas no se respetaron. Finalmente
se impuso a Antonio Chaires Costilla, tu-
tor político de Humberto Moreira, falleci-
do en diciembre de 1989 en un accidente
automovilístico aún no aclarado.
Tras la muerte de Chaires el movi-
miento se disolvió y sus simpatizantes
fueron expulsados del SNTE. Humber-
to Moreira decidió trasladarse a la Ciudad
de México, donde ocupó diversos cargos
en el sector educativo hasta convertirse en
secretario particular de Gilberto Guevara
Niebla, subsecretario de Educación duran-
te la administración de Ernesto Zedillo.
Moreira regresó a Coahuila 10 años
después como delegado del Consejo Na-
cional de Fomento Educativo (Conafe), de
donde saltó al Instituto Nacional de Edu-
cación para Adultos (INEA).
En esa dependencia Moreira diseñó una
estructura electoral a partir de los círculos
de estudios en barrios populares. En 1999
apoyó la postulación de Enrique Martínez
y Martínez, quien ganó la gubernatura de
Coahuila. En reciprocidad, el mandatario
lo designó secretario de Educación.
En 2002 Moreira declinó competir por
la alcaldía de Saltillo. Tres años después
se postuló para la gubernatura y derrotó
con amplio margen a su rival más cercano,
el panista Jorge Zermeño Infante, actual
embajador en España. Desde entonces el
grupo de Zermeño mantiene una abierta
confrontación con el mandatario.
Los panistas conocen los devaneos de
Moreira. Uno de ellos es su simpatía ha-
cia el sandinismo. Según ellos, cuando
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
Peña Nieto, Osorio Chong y Moreira. Cierre de filas
POLÍ TI CA / PRI

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 23
Daniel Ortega llegó al poder en Nicaragua
en 2006, el mandatario publicó un des-
plegado en varios periódicos de ese país
centroa mericano para felicitarlo.
Además, Moreira tiene en sus oficinas
de gobierno fotos en las que aparece con
el líder cubano Fidel Castro y suele jactar-
se del intercambio de programas de edu-
cación y salud con la isla caribeña; su cas-
trofilia da pie a sus rivales para comparar
a Humberto y Rubén con los hermanos Fi-
del y Raúl Castro.
Los amigos del gobernador
A lo largo de la gestión de Humberto Mo-
reira en Coahuila, Proceso ha documenta-
do la forma en que el mandatario ha bene-
ficiado al sector empresarial de la entidad.
La mayor parte del acero para la construc-
ción de puentes y obras viales, por ejem-
plo, proviene de Altos Hornos de México,
que preside Alonso Ancira Elizondo. Hoy,
el empresario es uno de hombres de nego-
cios más prósperos y también uno de los
amigos más cercanos del mandatario.
Al sector automotriz, en plena crisis
económica en 2008, Moreira le regaló re-
cursos para el pago de nómina durante los
paros técnicos; además, el 5 de febrero de
2009 anunció que su gobierno aportaría 1
millón y medio de dólares a la empresa
General Motors y que reclamaría al jefe
del Ejecutivo federal un apoyo semejan-
te para las tres plantas de esa firma tras-
nacional instaladas en la zona (Proceso
1684).
La administración de Moreira también
le otorgó 80 millones de pesos al Grupo
Modelo para que instalara una planta en
Nava. Además aportó 140 millones de pe-
sos para el estadio Territorio Santos Mo-
delo en Torreón, de los cuales 100 fueron
para la construcción y 40 para obra com-
plementaria (Proceso 1665 y 1723).
Sin embargo, aun cuando sus detracto-
res del PAN acusan a Moreira por el des-
pilfarro y califican su política social de po-
pulista, clientelar y electorera, militantes
panistas de prosapia en La Laguna, como
Luis Gurza, han respaldado al gobernador.
A principios de noviembre el Comi-
té Directivo Estatal del PAN, encabeza-
do por Carlos Ulises Orta Canales, denun-
ció que la administración de Moreira tiene
una deuda de 7 mil 700 millones de pesos.
El mandatario respondió que en realidad
es de 3 mil 500 millones de pesos; el resto,
3 mil 700 millones de pesos más, dijo, son
avales para los municipios.
Dichos programas van desde la intro-
ducción de servicios básicos hasta la Tar-
jeta de la Gente –donde se deposita di-
nero a familias de escasos recursos–, la
instauración de seguro de gastos médicos
a todos los estudiantes o, más reciente-
mente, el anuncio, aún no cumplido, de
regalar computadoras portátiles a 30 mil
universitarios.
La oposición a los Moreira –que ape-
nas tiene siete diputados del PAN y uno del
PRD, frente a 21 del PRI, que además go-
bierna en 33 de 38 ayuntamientos– se ha
mostrado ineficaz para frenar los desplan-
tes del mandatario. Y él se ha esmerado por
enquistar a sus incondicionales en la admi-
nistración coahuilense.
En febrero de 2010, por ejemplo, el
Congreso estatal aprobó la desaparición de
la Secretaría de Finanzas para crear la Teso-
rería del estado y el Sistema de Administra-
ción Tributaria del Estado de Coahuila (SA-
TEC), este último es el responsable de las
tareas fiscales en la entidad.
El mandatario pretendía que el titular
del SATEC durara 12 años, pero en junio
los panistas protestaron y lograron que el
periodo se redujera a seis, aun cuando lo
consideran demasiado largo. El titular de
la dependencia es Javier Villarreal, quien
dejó la Secretaría de Finanzas para asu-
mir su nueva encomienda, que terminará
en 2016.
Otro caso es el de los magistrados del
Tribunal Superior de Justicia que asumie-
ron en noviembre de 2008. Su cargo se-
rá de 15 años, luego de una reforma legal
aprobada sin demasiada oposición.
Por esas fechas también se aprobaron
varias reformas, entre ellas las que per-
mitieron la fusión de la Secretaría de Se-
guridad Pública estatal y la Procuraduría
General de Justicia para crear la Fiscalía
General del Estado (FGE). El entonces
procurador, Jesús Torres Charles, se con-
virtió en fiscal general en marzo de 2009
y, conforme a las reformas, durará en el
cargo hasta 2017.
La diputada panista Esther Quintana,
quien se opuso a la creación de la FGE,
asegura que la dependencia es ineficaz a
pesar de todas las facultades que tiene.
Pero el mandatario se defiende. Res-
ponsabiliza al gobierno federal de la vio-
lencia desatada en el país, en especial la de
la comarca lagunera. Dice que el presiden-
te Felipe Calderón lanzó “su guerra” sin
convocar a los gobernadores y luego los
dejó solos (Proceso 1757).
Desde 2006 la inseguridad en esta re-
gión lagunera se caracteriza por dos facto-
res: los vínculos de policías municipales
con los cárteles y la impunidad en cientos
de homicidios, secuestros y extorsiones.
Hoy, funcionarios cercanos a Jesús Torres
Charles, como el exdelegado de la fisca-
lía Carlos Centeno, son sospechosos por
los presuntos nexos con las organizacio-
nes criminales.
A los coahuilenses les pesa que las au-
toridades no capturen a los delincuentes.
Y enumeran los que consideran los he-
chos de mayor impacto en la entidad du-
rante la administración de Moreira: los
ataques a bares de Torreón, la desapari-
ción del jefe antisecuestros, Enrique Ruiz
Arévalo, en 2007; del estadunidense Félix
Batista, negociador de secuestros, ocurri-
da en diciembre de 2008; del periodista
Rafael Ortiz, en julio de 2006, y el ase-
sinato del periodista Valentín Valdez en
enero pasado.
En contraste, la Coparmex difundió el
martes 7 un estudio en el que expone que
Coahuila es el estado fronterizo más segu-
ro. Y Moreira ha sabido sacar ventaja de
la situación.
A principios de 2006 cobró relevancia
nacional tras la tragedia en la mina Pasta
de Conchos, al mostrarse solidario con los
deudos de los mineros. Sin embargo, su fi-
gura se opacó en junio pasado cuando la
policía estatal se lanzó contra deudos y ac-
tivistas en la mina.
Pese a las descalificaciones, Moreira
ve hacia delante. Sus críticas a los presi-
dentes panistas Vicente Fox y Felipe Cal-
derón, así como su estilo desenfadado y
frontal, lo han posicionado en el PRI, a cu-
ya presidencia aspira.
También sabe explotar su amistad con
los cubanos Fidel y Raúl Castro; con el ex-
presidente Carlos Salinas de Gortari, de
quien ha sido anfitrión, y de recibir en fastos
magisteriales a Elba Esther Gordillo, quien
suele elogiarlo a la menor provocación.
El 4 de noviembre Moreira fue el cam-
peón del Coliseo Centenario, pues en su
afán por convertirse en dirigente nacional
de unidad reunió a los priistas más influ-
yentes del país.
Y aun desde antes de que se emitiera la
convocatoria, Moreira había asumido un
papel protagónico. En las últimas sema-
nas ha asistido a todos los informes de go-
bierno en las entidades priistas.
El nuevo dirigente nacional del PAN,
Gustavo Madero, al referirse al gobernador
coahuilense por su conocido estilo de baile
cholo-colombiano, dijo que aun cuando a
Moreira le guste bailar, “tendrá que hacerlo
también con la más fea”.
Y el mandatario le contestó, el jueves
9, en el sexto informe de su correligiona-
rio Eugenio Hernández Flores, de Tamau-
lipas (a quien Moreira intentará colocar en
el Comité Ejecutivo Nacional del PRI):
“Sí, me gusta bailar… y me lo voy a bailar
a él y a su partido”. O
24

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010
...Y en marcha,
la aplanadora
El mandatario mexiquense puso a funcionar la ma-
quinaria electoral priista para asegurarse de dos co-
sas: que su partido conserve el gobierno del Esta-
do de México y que él mismo sea el candidato a la
Presidencia en 2012. Enrique Peña Nieto conoce la
importancia electoral de la entidad que controla y no
quiere dejar cabos sueltos: usará el presupuesto de
los programas sociales para asegurar votos, decidi-
rá quién lo va a suceder en el gobierno, incidirá en
la elección nacional del próximo dirigente del PRI y
se alía con la líder del sindicato magisterial, el más
poderoso de Latinoamérica.
JENARO VILLAMIL
C
on el presupuesto de egresos
más elevado de toda su histo-
ria –148 mil 343 millones de
pesos, 10.5% mayor que el de
2010–, el gobierno de Enrique
Peña Nieto y la cúpula nacio-
nal del PRI se preparan para la
“madre de todas las elecciones”, la del Es-
tado de México en julio de 2011.
Para ello se ha puesto en marcha una
multimillonaria operación de compra de
votos, empadronamiento y uso de progra-
mas sociales para comprometer el sufragio
de la mayoría de los 7 millones de electo-
res mexiquenses, especialmente a través de
la Secretaría de Salud y de la estructura del
Sindicato Nacional de Trabajadores de la
Educación (SNTE), que se convertirán en
los dos pilares de coacción del voto.
La operación incluye la alianza entre
el gobernador Peña Nieto y Elba Esther
Gordillo, presidenta vitalicia del SNTE,
h
t
t
p
:
/
/
w
w
w
.
i
n
f
o
v
e
r
a
c
r
u
z
.
c
o
m
/
Peña Nieto y Gordillo. Alianza
POLÍ TI CA / PRI

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 25
así como la cargada de los gobernadores
priistas a favor del mandatario de Coahui-
la, Humberto Moreira, para que sea el
próximo dirigente nacional priista en sus-
titución de Beatriz Paredes.
El viernes 17 el PRI lanzó la convo-
catoria para la elección de su Comité Eje-
cutivo Nacional; la duda es quién será la
compañera de fórmula del candidato Mo-
reira para la Secretaría General del PRI:
se manejan dos nombres: el de la senado-
ra por Chiapas, María Elena Orantes (alia-
da de Peña Nieto y de Gordillo) y el de la
mandataria de Yucatán, Ivonne Ortega Pa-
checo, quien ha reproducido en su entidad
el modelo de gobierno mediático de Peña
Nieto, con apoyo de Televisa.
En tanto se resuelve el relevo en la cú-
pula del PRI, todos sus grupos internos
se han volcado hacia el proceso electo-
ral mexiquense. La clave estará en la ope-
ración de las poco más de 7 mil secciones
electorales en las que se divide la entidad,
revelaron a Proceso militantes del tricolor.
El PRI estatal le ha ofrecido a cada uno
de los coordinadores de sección –mujeres
en su mayoría– 40 mil pesos y hasta un au-
tomóvil a quienes garanticen el triunfo en
su demarcación. Se ha echado a andar el
llamado Plan 20-20 –es decir, 20 secciones
electorales más 20 colonias– para tener una
base de datos lo más exacta posible y saber
cuáles ciudadanos votaron por el PRI, quié-
nes son opositores y quiénes se abstuvieron
en la contienda federal de 2009.
El PRI además otorga salarios que van
de 20 mil pesos mensuales para sus coordi-
nadores municipales a 50 mil pesos mensua-
les para los regionales. Los primeros son los
encargados de operar la entrega de despen-
sas que el gobierno ha contratado con la em-
presa Multidespensas Empresariales.
Presupuesto para la compra de votos
El gobierno de Peña Nieto destinará buena
parte del presupuesto estatal para conver-
tir a las secretarías de Salud y de Desarro-
llo Social en los órganos operativos para
comprometer el voto a partir de los recur-
sos públicos.
Cada mes la Secretaría de Salud levan-
ta encuestas en todos los municipios y ac-
tualiza su padrón de beneficiarios. Esta
dependencia tendrá un presupuesto de 27
mil 716 millones de pesos en 2011.
La clave de la dependencia encabeza-
da por Gabriel J. O’Shea es el manejo del
padrón de beneficiarios del Seguro Popu-
lar, que a diciembre de 2010 era de 5 mi-
llones 326 mil mexiquenses, de acuerdo
con las cifras oficiales.
La Secretaría de Desarrollo Social, en-
cabezada por Alejandro Ozuna Rivero,
tendrá un presupuesto de 3 mil 617 millo-
nes de pesos y es una de las principales
responsables del reparto de despensas y
levantamiento del padrón de beneficiarios.
La Secretaría de Educación, en tanto,
tendrá recursos por 50 mil 811 millones
de pesos para el ejercicio de 2011, que en
su mayoría se operarán junto con el sindi-
cato magisterial liderado por Elba Esther
Gordillo.
Por ejemplo en el municipio de Huix-
quilucan –gobernado por Alfredo del Ma-
zo Maza– se han realizado 96 mil consultas
médicas y odontológicas, y en los últimos
meses se han destinado 600 millones de pe-
sos para el Programa Integral de Vialidades.
En los 125 municipios de
la entidad se crearon los Co-
mités Pro Obra para gestionar
el drenaje, el servicio eléctri-
co y la pavimentación. Todos
estos comités coinciden terri-
torialmente con las secciones
electorales. El objetivo es el
mismo que en el caso de las
secretarías de Salud y de De-
sarrollo Social: armar padro-
nes de beneficiarios.
“Se trata de construir una
auténtica estructura paralela,
dependiente de los recursos del
gobierno del estado, para com-
prometer el voto”, advierte el
diputado local Ricardo More-
no, excoordinador de la banca-
da del PRD.
La operación político-elec-
toral incluye recursos de las
tres grandes “cajas chicas” del
gobierno de Peña Nieto, denuncian el PRD
y el PAN: la Agencia de Seguridad Estatal
(ASE), los Cuerpos de Seguridad Auxilia-
res del Estado de México (Cusaem, la poli-
cía auxiliar del Estado de México, que tiene
más de 3 mil clientes privados y cuyos re-
cursos no son fiscalizados), así como otros
grupos privados, como el Cuerpo de Guar-
dias de Seguridad Industrial, Bancaria y
Comercial del Valle de Toluca y su similar
del Valle Cuautitlán-Texcoco.
En agosto pasado el diputado panista
Carlos Madrazo denunció públicamente
que sólo en el caso de los servicios priva-
dos que cubren los Cusaem “hay ingresos
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
Metepec. Compra de votos
Gamboa Patrón. Operador de Beltrones
26

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010
por 2 mil millones de pesos, de los que no
rinden cuentas ni pagan impuestos”.
Los amarres políticos
Dos reuniones han sido clave en las últimas
semanas para garantizar los amarres de Pe-
ña Nieto con miras a garantizar la victoria
del PRI en su entidad el próximo año, cons-
ciente de que ésta será la contienda defini-
toria para garantizar su nominación como
aspirante presidencial para 2012.
El 19 de noviembre, Peña Nieto y Gor-
dillo inauguraron las oficinas de la sec-
ción 36 del SNTE en Ecatepec, el muni-
cipio más poblado del país y gobernado
por Eruviel Ávila, uno de los precandida-
tos del PRI mexiquense.
Ahí Gordillo le dio todo su apoyo a Pe-
ña Nieto y se deslindó de la administra-
ción de Felipe Calderón, a quien ayudó a
llegar a la Presidencia en 2006: “Nuestro
reconocimiento y gratitud a su gobierno y
nuestro deseo de que los sueños seamos
capaces de hacerlos realidad”, afirmó Elba
Esther Gordillo ante Peña Nieto.
En ese acto la dirigente del sindicato
más poderoso de América Latina anun-
ció la creación de un Sistema Universal
de Evaluación del Magisterio y exhortó al
gobierno federal a apoyar la iniciativa pa-
ra otorgar becas a los mil niños más desta-
cados del país, incluyendo a los del Esta-
do de México.
La exsecretaria general del PRI y ar-
tífice del Partido Nueva Alianza (Panal)
aseguró que el SNTE dispondrá de 50 mi-
llones de pesos de las cuotas sindicales pa-
ra becas y los empresarios participarán en
la iniciativa.
La alianza entre Peña Nieto y Gordi-
llo ha sido mutuamente beneficiosa. Gra-
cias a la coalición PRI-Panal para los co-
micios estatales del 5 de julio de 2010, el
partido de Elba Esther se volvió la cuarta
fuerza política en la entidad, por sobre el
Partido Verde, a pesar de haber tenido só-
lo 12 mil 601 sufragios; también ganó cin-
co dipu taciones locales (básicas para que
el peñismo tenga el control de 65% de los
votos en el Congreso local).
La segunda reunión clave tuvo lugar en
la Casa del Estado de México el pasado
domingo 12. Peña Nieto convocó a todos
los gobernadores priistas, a los coordina-
dores de las bancadas de las dos cámaras
federales –el diputado Francisco Rojas y
el senador Manlio Fabio Beltrones–, así
como a la dirigente nacional del PRI, Bea-
triz Paredes, y a su relevo, el gobernador
coahuilense Humberto Moreira.
Al convivio acudieron los mandatarios
de Zacatecas, Miguel Alonso; de Queréta-
ro, José Calzada; de San Luis Potosí, Fer-
nando Toranzo; de Nuevo León, Rodrigo
Medina; de Campeche, Fernando Ortega;
de Veracruz, Javier Duarte; de Chihuahua,
César Duarte; el entrante de Tamaulipas,
Elpidio Torre; de Durango, Jorge Herrera;
de Aguascalientes, Carlos Lozano; de Hi-
dalgo, Miguel Ángel Osorio; y de Quinta-
na Roo, Félix González Cantú, así como
los salientes de Puebla y Sinaloa, Mario
Marín y Jesús Aguilar Padilla. Sólo faltó
la yucateca Ivonne Ortega Pacheco.
Durante esa comida se pactó una can-
didatura de unidad para elegir al próxi-
mo presidente nacional del PRI y el apo-
yo de Peña Nieto para Humberto Moreira
fue clave para garantizar el respaldo de los
otros mandatarios estatales. En el cami-
POLÍ TI CA / PRI

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 27
Tercera justificación,
ningún
mea culpa
En menos de 10 años, el expresidente Carlos Salinas de
Gortari ha publicado más de 3 mil páginas de recuerdos,
alegatos, advertencias, propuestas para mejorar la demo-
cracia –que no aplicó desde el poder– y muchas acusa-
ciones. En la promoción de su más reciente libro, Demo-
cracia republicana. Ni Estado ni mercado: una alternativa
ciudadana, adelantó sus juicios contra un grupo hetero-
géneo de intelectuales. Dos de ellos, Sergio Aguayo y Lo-
renzo Meyer, opinan en entrevista sobre el nuevo intento
de Salinas para volver a la política activa.
no quedaron las aspiraciones del exse-
nador y actual dirigente del sector po-
pular priista Emilio Gamboa Patrón,
quien la semana pasada declinó por
Moreira.
Gamboa Patrón es un aliado clave
del coordinador de la bancada del PRI en
el Senado, Manlio Fabio Beltrones. Sin
embargo, Beltrones también ya operó un
pacto con Peña Nieto: éste apoya ahora
la campaña de Manuel Añorve, candi-
dato priista a la gubernatura de Guerre-
ro, impulsado por Beltrones, y ha toma-
do distancia del exsenador priista Ángel
Heladio Aguirre, quien había operado en
2009 a favor del peñismo.
Para tener el control de la cúpula
nacional priista a Peña Nieto sólo le
falta garantizar que la compañera de
fórmula de Moreira sea una aliada su-
ya. Según los estatutos del PRI la Se-
cretaría General debe ser para alguien
del sexo opuesto al del presidente o
presidenta nacional.
Los precandidatos mexiquenses
El 9 de diciembre, tres días antes de
la reunión convocada por Peña Nieto,
se reunieron los principales precan-
didatos del tricolor para el Estado de
México. El anfitrión fue el exgober-
nador de Coahuila Enrique Martínez
Martínez, delegado del CEN priista en
el Estado de México y padrino políti-
co de Humberto Moreira.
A ese convivio asistieron el secreta-
rio de Gobierno, Luis Enrique Miranda
Nava; Ricardo Aguilar, dirigente esta-
tal del PRI; Ernesto Némer, coordina-
dor de la bancada priista en el Congre-
so local; Luis Videgaray, exsecretario
de Finanzas de Peña Nieto y actual pre-
sidente de la Comisión de Presupues-
to en la Cámara de Diputados; Eruviel
Ávila, alcalde de Ecatepec, y Alfredo
del Mazo Maza, hijo de un exgoberna-
dor y nieto de otro, así como primo de
Peña Nieto.
La reunión tuvo la finalidad de acor-
dar que ninguno de los contendientes in-
ternos se saliera del PRI para ir como
candidato de una posible alianza PRD-
PAN, así como dejar claro que el dedazo
correspondería darlo a Peña Nieto.
Los observadores políticos advier-
ten que en la recta final son dos los pre-
candidatos fuertes: Eruviel Ávila, apo-
yado por Elba Esther Gordillo y con el
presupuesto municipal más elevado, y
Alfredo del Mazo, considerado delfín
de la dinastía que ya ha dado dos man-
datarios a la entidad. O
Miguel Dimayuga
28

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010
ÁLVARO DELGADO
A
tres lustros de haber conclui-
do su sexenio, y ante la posibi-
lidad de que el Partido Revo-
lucionario Institucional (PRI)
reconquiste el poder presiden-
cial en 2012, Carlos Salinas
de Gortari irrumpe (una vez
más) en el escenario nacional con un nue-
vo libro en el que advierte que “México
está en peligro” y cuya salvación él se pro-
pone en su doble condición: como comba-
tiente de los “intelectuales orgánicos” que
solapan las causas de la crisis y como acti-
vista de la participación cívica.
Pero detrás de Democracia republica-
na. Ni Estado ni mercado: una alternati-
va ciudadana, un volumen de 975 páginas
–el tercero que publica en una década–,
se encuentra la “obsesión” de Salinas por
justificar su mal gobierno, lucrar política-
mente con la crisis del régimen político y,
“narcisista” como es, rescribir su protago-
nismo en la historia de México.
Sólo que su influencia política en
México, incluido el PRI, es muy relativa,
aseguran Lorenzo Meyer y Sergio Agua-
yo, investigadores de El Colegio de Méxi-
co, dos de los intelectuales a los que Sali-
nas descalifica en su libro junto a Enrique
Krauze y Jorge Castañeda, así como a
los periodistas Carmen Aristegui, Denise
Dresser y Miguel Ángel Granados Chapa.
“Salinas tiene influencia entre núcleos
de interés”, reconoce Aguayo, pero la rea-
lidad es que no goza ni siquiera de la leal-
tad de personajes como el gobernador Enri-
que Peña Nieto, la dirigente priista Beatriz
Paredes y su inminente sucesor, Humber-
to Moreira, ni de la profesora Elba Esther
Gordillo o del magnate Carlos Slim.
“Con ellos puede grillar, pero no pue-
de tener el protagonismo de la historia que
él busca”, subraya Aguayo, quien resume
el drama de Salinas: “Es un broker del po-
der, un corredor que ve pasar por sus ma-
nos miles de millones de dólares y, al final
del día, se queda sin nada de ese poder”.
Y como activista de la participación
ciudadana –“nadie hará por el pueblo lo
que el pueblo no haga por sí mismo”, pos-
tula–, Salinas está fuera de tiempo, acla-
ra: “Es un profeta iluminado con una nue-
va doctrina que no ha practicado nunca”.
Meyer, por su parte, cree también que
se ha sobredimensionado la influencia de
Salinas y prueba de ello es que a su sucesor,
Ernesto Zedillo, le fue muy fácil deshacer-
se de él una vez investido del poder insti-
tucional. Si Peña Nieto es presidente, dice,
puede hacer lo mismo, como lo hizo antes
Lázaro Cárdenas con Plutarco Elías Calles.
“En ese sentido, a Peña Nieto le con-
vendría ser un Cárdenas. Se vería no sola-
mente guapo, sino valiente”, aventura Me-
yer, quien juzga que la presencia de Salinas
y su protagonismo sólo se explican por la
degradación de la vida política mexicana:
“Salinas y el salinismo son
un indicador de qué tan mal
estamos en México, de cómo
fracasó el gran proyecto de-
mocrático que se vislumbró al
cambiar el siglo y que ahora
está hecho trizas.”
Y sobre los agravios del
salinismo, como el colapso
de la economía mexicana al
dejar el poder en diciembre
de 1994, advierte: “Si a esta
sociedad, vía el manejo de la
televisión, del dinero y de las
relaciones clientelares, se le
olvida, en realidad es porque
habrá olvidado el sentido de
la dignidad”.
Se duele el historiador:
“Yo confiaba más en mis conciudadanos y
estaba seguro de que Salinas era cosa del
pasado, que con esa enorme carga negativa
de su biografía política no podría represen-
tar nada para el futuro. Pero se abre la posi-
bilidad de que el futuro de México sea una
variante de su pasado. Es una desgracia”.
Aguayo: “No se resigna”
Luego de publicar en 2000 México, un
paso difícil a la modernidad –de mil 392
páginas– y en 2008 La década perdida,
1995-2006. Neoliberalismo y populismo
en México –de 959 páginas–, Salinas lan-
zó Democracia republicana. Ni Estado ni
mercado: una alternativa ciudadana, que
define como “el último de una trilogía que
representa, entre otras cosas, un intenso
ejercicio de rendición de cuentas”.
El título que pensó inicialmente era Ni
Estado ni mercado: una alternativa ciu-
dadana, pero debió cambiarlo porque la
editorial Random House Mondadori le ad-
virtió que se prestaría al escarnio de ser
identificado como el expresidente “ni-ni”,
como se llama a los jóvenes que ni estu-
dian ni trabajan.
El libro plantea desde el prólogo:
“México está en peligro. La soberanía de
la nación, la libertad y la justicia se ven se-
riamente amenazadas, incluso en riesgo de
desaparecer. De ese tamaño es el trance por
el que atraviesa el país”.
Lo curioso es que, pese a tal “peligro”
que enfrenta México, el gobierno de Felipe
Calderón no existe en su libro, pero sí sus
enemigos: Zedillo es mencionado 35 oca-
siones y Andrés Manuel López Obrador 21
veces, una proporción que cambió respecto
a su libro anterior, cuando al primero le de-
dicó 50 alusiones y al segundo 17.
A ambos personajes les imputa ser re-
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
Salinas. Expresidente “ni-ni”
Aguayo. Crítico del protagonismo
POLÍ TI CA / PRI

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 29
presentantes puros, respectivamente, del
“neoliberalismo” y del “neopopulismo
autoritario”, que han llevado al país a la
actual crisis, cuya solución –plantea– es
la movilización ciudadana para construir
“una nueva etapa del liberalismo social: la
democracia republicana”.
Pero en su nuevo libro Salinas la em-
prende también contra Krauze y Castañe-
da, “intelectuales orgánicos” del neolibe-
ralismo, y contra Meyer y Aguayo, a los
que tilda de “intelectuales orgánicos” del
“neopopulismo autoritario”.
A Krauze le cuestiona que “sus traba-
jos suelen estar al servicio del poder en
turno” y de buscar compensaciones –co-
mo cuando se autopropuso para recibir del
Senado la medalla Belisario Domínguez–,
y a Castañeda lo acusa de haber compro-
metido la soberanía de México como can-
ciller de Vicente Fox.
Sobre Sergio Aguayo, Salinas retoma la
acusación de estar “vinculado con agencias
extranjeras (de Estados Unidos) especiali-
zadas en operaciones de espionaje e inter-
vención”, cuya fuente, Primitivo Rodríguez
Oceguera, fue sentenciado por la justicia
federal por difamación en agosto de 2007,
aunque el afectado recurrió ante la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos.
Salinas atribuye a Meyer ser “uno de
los más activos intelectuales orgánicos
del neopopulismo” por defender a López
Obrador y le cuestiona que realice esa de-
fensa desde la “pretendida neutralidad del
intelectual”.
Al respecto, Sergio Aguayo afirma en
entrevista –la mañana del miércoles 15,
antes de partir a España– que Salinas no se
resigna a ser un espectador: “Es un hom-
bre obsesionado por reescribir su papel en
la historia, pero también está obsesiona-
do por seguir siendo parte de la historia”.
Y ve a los intelectuales como respon-
sables de su desgracia: “Se considera in-
justamente tratado, difamado, vilipendia-
do, y para alguien tan narcisista como él,
tan poco proclive a hacer una autocrítica
seria de lo que ha sido su gestión pública,
es muy fácil trasladar a los otros, y en este
caso a los que nos dedicamos a investigar
el poder, la responsabilidad de sus tribula-
ciones y de sus tropiezos”.
Cuando Aguayo supo que era citado
por Salinas en el libro pensó que era un ar-
did mercadotécnico. “Pero no: creo que él
necesita, su personalidad requiere de tener
enemigos, sean o no enemigos de él, por-
que es una forma de justificarse, lo que ha
hecho desde el error de diciembre. Esa es
su obsesión”.
El académico cree que Salinas añora
los años en que controlaba México y aho-
O
lvidando que en la política mexica-
na todo puede pasar, la familia priista
siente que ha superado la pesadilla
de 2000 y 2006: se retrata en alegres
convivios alrededor de su visible precandi-
dato, goza su predominio parlamentario y
se dispone a renovar su dirigencia con una
nueva generación. Pero algo falta en el cua-
dro, un elemento fundamental de legitimi-
dad: un soporte ideológico. ¿Qué es el PRI?
Ni ellos mismos saben. Beatriz Paredes
confesó en una asamblea: “Nuestra indefi-
nición nos coloca como un partido gelatina,
porque nos amoldamos al poder en turno”
(La Jornada, 2 de marzo de 2007).
En sus orígenes remotos, el PRI fue un
partido “Nacional Revolucionario”, y esa
ideología tuvo el consenso de varias gene-
raciones. El consenso se rompió en 1968
y empezó a formarse otro contra el PRI y a
favor de la democracia. Ser un intelectual
del PRI se volvió embarazoso. Ahora el PRI
se siente (se sabe) huérfano de intelectua-
les. Para llenar ese vacío, Carlos Salinas
de Gortari se presenta con un kilo de ideas
en un libro que confirma su conocido peso
intelectual.
Quiere salir en la foto, y se compren-
de. Debe ser muy difícil ser rico e inteligen-
te, seguir siendo relativamente joven y re-
signarse a la penumbra después de haber
sido tan poderoso. Peor aún, resignarse al
tenaz descrédito nacional. Sumándose a la
cargada triunfalista de la posible vuelta al
viejo régimen, ofreciéndose como ideólogo
del PRI y presentándose como autor, pien-
sa reivindicar su posición en la historia,
vengarse de todos los que en su momen-
to lo criticaron, revertir la condena pública
y hacerla caer sobre su Némesis, Ernesto
Zedillo. Tras haber publicado ya dos grue-
sos volúmenes que penosamente (quizá
por la incomprensión de los lectores) no
alcanzaron una segunda edición, este ter-
cero recicla el “liberalismo social” con una
portada tricolor y un título extraño: Demo-
cracia republicana. Ni Estado ni mercado:
una alternativa ciudadana.
Salinas sabe que los intelectuales
contribuyeron al derrumbe del viejo siste-
ma autoritario que él representó. Por eso
los ataca. (Insidiosamente, por ejemplo,
se refiere a mí como “ingeniero” y “empre-
sario”. Soy ambas cosas, a mucha honra.
Desde 1977 he estado en la iniciativa pri-
vada haciendo una obra cultural.) Salinas
se hace las ilusiones de ser el intelectual
que contribuya al derrumbe de la transi-
ción. Hasta se ha puesto a leer a Gramsci,
de quien toma la definición de los “inte-
lectuales orgánicos”: “son aquellos cuya
labor central consiste en abonar argu-
mentos a favor de ciertas ideas y ciertos
proyectos para convertirlos en dominan-
tes...”. Esa cita define sus aspiraciones.
Se apunta como aspirante a “intelectual
orgánico” del PRI.
Por años, Salinas ha insistido en que su
gobierno convirtió a México en una poten-
cia económica, en que gracias a él nuestro
país transitó a la democracia, en que su her-
mano era un hombre honesto. Millones de
personas se han negado a creerle. ¿Puede
presentarse como un “demócrata republi-
cano” el hombre por quien “se cayó el sis-
tema”, el que gestionó la quema de las bo-
letas de la elección de 1988, el que “no veía
ni oía” (pero sí reprimía) a la oposición de iz-
quierda, el que presumía de haber hecho “la
perestroika sin la glasnost”, el que sondeó
seriamente la posibilidad de reelegirse, el
que abandonó a Colosio? Con ese pasado
a cuestas, está por verse si ahora le creen
y lo leen. Y, lo más importante para él, está
por verse si la familia del PRI, piadosa como
es, se suicida convidándolo a la foto. O
Nuevo intelectual orgánico del PRI
ENRIQUE KRAUZE
A
r
c
h
i
v
o

P
r
o
c
e
s
o
Salinas. “Un kilo de ideas”
30

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010
ra propone la participación ciudadana sólo
como proclama política. “Es el drama de
alguien que se siente arquitecto de la his-
toria, pero no tiene seguidores que lo lle-
ven a ocupar un lugar”.
–¿Su poder es inventado?
–Sí y no. Estamos hablando de la his-
toria. Y la historia, como él mismo lo re-
conoce, se hace con la participación de
grupos sociales o de coaliciones de indivi-
duos y de grupos. Él tiene influencia entre
núcleos de interés, que es muy diferente,
porque la lealtad de Peña Nieto, de Car-
los Slim, de Elba Esther, está antes que na-
da con ellos mismos, no con Carlos Sali-
nas. Él podrá convencerlos de que hagan
algo siempre y cuando haya una comunión
de intereses coyunturales. Es más bien un
broker del poder.
Su influencia es, por ejemplo, concertar
con Diego Fernández de Cevallos la com-
pra y difusión de los videos que grabó el
empresario Carlos Ahumada para exhibir
a perredistas recibiendo dinero, para afec-
tar a López Obrador, o hacer que Miguel
de la Madrid se declare demente, pero ca-
rece de respaldo popular: “¿Dónde está la
masa ciudadana que lo está esperando, co-
mo los clubes liberales de Francisco I. Ma-
dero? ¿Dónde están los comités de base de
Chalco o de todos los lugares donde derra-
mó bienes e inversiones en su gobierno?”
–¿Cree que ya amainó el repudio po-
pular en su contra?
–Mi impresión es que sí. No hay el mis-
mo nivel de rechazo a Salinas en las calles
(que en 1995), pero tampoco hay un gran
entusiasmo popular por su figura. Él quiere
llenar el Zócalo, pero ¿con quiénes podría
medio llenarlo, con qué líderes políticos?
Porque él no habla de los partidos ni de su
partido. Entonces no provoca rechazo, pe-
ro tampoco provoca entusiasmo. Es una si-
tuación muy fregada para alguien que quie-
re seguir siendo protagonista social.
–Pero hay salinistas muy posicionados
en el PRI.
–Sí, pero insisto, con ellos puede gri-
llar, no puede tener el protagonismo de la
historia que él busca. Son dos cosas dife-
rentes. ¿Cuál de ellos le va a dar su lealtad
incondicional como cuando era presiden-
te? Ninguno. Cada uno va a buscar sus in-
tereses y a Salinas alguna vez le harán al-
gún favor. Si pide que le presten un avión
para ir a algún lado, seguramente se lo van
a prestar. Puede grillar, no hacer política y
mucho menos construir historia.
–¿Su papel es, entonces, menos rele-
vante de lo que él quisiera?
–Este libro nos dice que no está tenien-
do la relevancia que él quisiera. Y como no
está teniendo relevancia sale a buscarla a su
Pondera: “Si esa persona pretende des-
calificarme diciéndome intelectual orgá-
nico del neopopulismo autoritario, puedo
pensar que es hasta un halago. Porque vi-
niendo de él, que es la falta de honestidad
pura, es entonces, visto a contraluz, un ha-
lago. Y lo tomo como tal”.
–La suya, ¿no es una conducta arrogante?
–Que se me permita esta humilde arro-
gancia frente a un personaje que ahora, des-
pués de toda su biografía, se nos presenta co-
mo el que tiene las ideas que a nosotros no se
nos habían ocurrido. ¡Esa sí es arrogancia!
“Tenía que ser a él al que se le ocurrie-
ran, y además se presenta, él en persona,
como el que puede ser no sólo el hombre de
las ideas, sino el hombre de la acción. El fé-
nix que resurge de sus cenizas para llevar la
buena nueva y llevar a la tierra prometida al
pueblo mexicano. Es un cínico.
“Por eso no lo considero mi igual, no
porque yo me considere superior, sino
simplemente porque tenemos dos biogra-
fías distintas. Creo que debo haber come-
tido muchos errores, pero no tengo mucho
de qué avergonzarme y puedo decir que ni
lo veo ni lo oigo ni lo leo.”
Sin embargo, Meyer evalúa, como his-
toriador, el papel de su acusador, y es im-
placable: “Salinas y el salinismo son una
enfermedad terrible, y hay que examinar-
los en la medida en que fueron responsa-
bles durante seis años de conducir mal al
país. Salinas es su biografía, no lo que pre-
tenda hacer ahora ni hacia el futuro. Y esa
biografía, a mi juicio y sospecho que a jui-
cio de un buen número de mis conciudada-
nos, no lo avala”.
Revela que, “por una casualidad”, su-
po de una investigación del doctor Ma-
nuel Guerrero, de la Universidad Ibe-
roamericana, en la que se acredita que,
durante el gobierno de Salinas, la Di-
rección de Radio, Televisión y Cinema-
manera, con un tabicón de 975
páginas y organizándose en-
trevistas en medios donde sa-
be que no lo van a cuestionar.
Como se “evade de la reali-
dad” y transfiere la responsabi-
lidad de sus errores a otros, no
aceptó la invitación que le hizo
Carmen Aristegui a su progra-
ma de radio para debatir sobre
el libro y sus acusaciones. “En
eso sigue siendo muy priista,
muy tradicional y muy autori-
tario”, dice Aguayo.
E insiste: “Lo más patético
de este libro y de esta aspira-
ción a activista es que Salinas
llega muy tarde. Los lideraz-
gos no se construyen, requie-
ren, como todo en la vida, un periodo de
incubación, gestación, consolidación, que
lleva muchos años. Y para ser dirigente de
la ciudadanía movilizada se necesitan atri-
butos y humildad que él no demuestra. Es
un profeta iluminado con una doctrina que
no ha practicado nunca y que al día de hoy
no está demostrando practicar”.
Sarcástico, Aguayo rubrica: “Pero a lo
mejor se nos aparece vestido de francisca-
no y haciendo labor social en Chalco. Po-
dría ser. Tiene 63 años, le quedan unos 20
años para reinventarse”.
Meyer: “Ni lo veo ni lo oigo”
El historiador Lorenzo Meyer no vacila en
manifestar su desprecio a Salinas, a quien
no le da categoría de igual: “A él no lo veo
ni lo oigo ni lo leo.”
Explica: “Hay que responderle a Sa-
linas en sus mismos términos. Eso es lo
que él dijo en relación a la oposición. El
sí tenía obligación como presidente, aun-
que no le guste, de oír, ver y responder a
la oposición. Yo no tengo ninguna obliga-
ción de hacerlo”.
En entrevista, la tarde del miércoles
15, Meyer dice que Salinas no es su igual:
“Podrá tener mucho dinero, mucha in-
fluencia política, una biografía muy rica,
pero él no es hombre de ideas, no es inte-
lectual, no es académico, entonces yo me
meto con los de mi clase”.
Enterado de lo que Salinas escribió so-
bre él en su libro sólo por “resúmenes” de
prensa, dice no importarle. “Me importa lo
que digan mis iguales o aquellos para los
que yo escribo. Si ellos consideran que mis
juicios son sesgados, entonces como yo
no tengo poder, más que mi credibilidad,
si pierdo mi credibilidad, pierdo todo. Pe-
ro este individuo no tiene, para mí, ningu-
na credibilidad”.
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
Meyer. Pesimismo
POLÍ TI CA / PRI

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 31
tografía (RTC) de la Secretaría de Go-
bernación tenía la orden de “silenciar a
varias personas, entre las que tengo el ho-
nor de contarme”.
Dice Meyer: “Entonces, cuando él
ejerció el poder intentó, hasta donde pu-
do, silenciarme. A la larga no tuvo ningún
éxito, pero lo importante es que lo haya in-
tentado. En la corta lista están Castañeda,
Adolfo Aguilar Zinser, René Delgado, En-
rique Quintana y Granados Chapa.”
Y añade: “Es decir, la misma persona
que en ese libro se propone que se discutan
las ideas y que él es portador de unas ideas,
cuando estuvo en el poder hizo exactamen-
te lo contrario de lo que dice ahora”.
Y ahora pretende, como en la época
posterior a la crisis de 1982, ponerse al
frente del país ante la decadencia del siste-
ma político que no resolvió la alternancia,
porque PRI y PAN actúan como “herma-
nos” y por el fracaso de la izquierda.
“Salinas vuelve a decir como en los
ochenta: ‘Yo tengo una posibilidad de sal-
vación y el mismo proyecto’. Por eso Sali-
nas no tiene la culpa, sino quien lo está ha-
ciendo compadre: el viejo PRI, el rotundo
fracaso del PAN y la división increíble de
la izquierda, junto con la corrupción que
atañe a todos.”
–En ese sentido, ¿qué tanta influencia
tiene hoy Salinas?
–Está en función de la degradación de
la vida pública mexicana. Es un mal que se
nutre de la descomposición. Si el cuerpo
social mexicano estuviera saludable, Sali-
nas tendría que ser absolutamente del pa-
sado, como el PRI. Tendría que ser un mal
recuerdo. Pero no lo es.
“En parte ellos hicieron todo lo posible
para que no se curara, pero hay otras fuer-
zas, la izquierda también tiene que ver en
eso y una cultura cívica mexicana. No hay
posibilidad de decir que la sociedad mexi-
cana es simplemente la víctima de ellos.”
–¿Ha sido tolerante?
–Exactamente. El mal está en todos
nosotros, todos.
Por eso califica de absurda la proclama
de Salinas de invocar al pueblo para sal-
varse: “El pueblo en 1988 intentó, y Sali-
nas, con todo el aparato de lo que quedaba
del sistema autoritario, detuvo esa volun-
tad popular con el fraude. Entonces el pue-
blo habló y Salinas lo desvirtuó”.
Se duele: “Salinas y el salinismo son
ahora un indicador de qué tan mal esta-
mos en México, de cómo fracasó el gran
proyecto democrático que se vislumbró al
cambiar el siglo, pero que ahorita está he-
cho trizas”.
–¿Es usted muy pesimista?
–Sí, lo cual deberá darle gusto a Salinas.
P
aradojas de una añeja rivalidad: dos
semanas antes de que el expresi-
dente Carlos Salinas de Gortari die-
ra una extensa entrevista a W Radio
para promover su nuevo libro, Ernesto Ze-
dillo Ponce de León, su sucesor y adversa-
rio al interior del PRI, se integró al Consejo
de Administración del Grupo Prisa, el con-
sorcio mediático español más grande del
mundo, con presencia en 22 países y ac-
cionista de 50% de la radiodifusora mexi-
cana, junto con Televisa.
La batalla soterrada que libran Zedillo
y Salinas desde que este último respon-
sabilizó a su sucesor de la crisis económi-
ca de 1995 y lo acusó de “traición” al PRI
por haberle entregado la Presidencia de la
República al PAN en 2000, adquiere aho-
ra nuevas dimensiones por el protagonis-
mo de Zedillo y sus aliados en los medios
de comunicación, especialmente en Prisa
y en la encuestadora Grupo de Comunica-
ción Estratégica (GCE), vinculada a Televi-
sa y a Grupo Milenio.
Mientras Salinas se ha concentrado en
la “normalización” de su figura pública en
eventos sociales y políticos, dando confe-
rencias para participar en el “debate de las
ideas”, Zedillo avanza como figura de los
centros económicos internacionales.
El exmandatario que le entregó el po-
der al PAN en 2000 es consejero también
de las trasnacionales Procter and Gam-
ble, Alcoa, Union Pacific y recientemente
se integró a Citigroup. Es director del Cen-
tro para el Estudio de la Globalización y
fue nombrado consejero para el Programa
de Desarrollo Global de la Fundación Bill y
Melinda Gates.
A través de su fondo de inversiones
Cascade Investments, Gates posee po-
co más de 5% de las acciones de Grupo
Televisa.
El nuevo consejero
El 27 de noviembre último, Zedillo se in-
corporó como uno de los siete nuevos
consejeros independientes del Grupo Pri-
sa, junto con Nicolas Berggruen y Mar-
tin E. Franklin, los socios mayoritarios del
fondo de inversiones de capital de riesgo
Liberty Holdings, y el francés Alain Minc,
quien fue el intermediario para la sociedad
entre el grupo mediático español y el pe-
riódico francés Le Monde.
La incorporación de Zedillo y de Liber-
ty Holdings en el consejo del Grupo Prisa
forma parte de la reestructuración del con-
sorcio multimediático, editor de libros de
texto y literatura (Santillana-Aguilar-Alfa-
guara), del periódico El País, de la cadena
de televisión de paga Digital Plus, del ca-
nal 4 de televisión abierta, propietario de la
cadena radiofónica SER, y socio de Televi-
sa en W Radio.
Grupo Prisa resintió los efectos de la
crisis económica de 2008 con una deuda
superior a los 5 mil millones de euros. En
mayo de ese año se divulgaron las nego-
ciaciones para que el magnate mexicano
Carlos Slim, propietario de Telmex y Amé-
rica Móvil, adquiriera hasta 20% del capi-
tal del grupo y, en especial, se convirtiera
en el accionista mayoritario del canal de
televisión de paga Digital.
En junio de ese año se acabaron las
negociaciones. El expresidente español
Felipe González, amigo personal de Juan
Luis Cebrián, consejero delegado de Pri-
sa y de Slim, fue el intermediario en esta
operación.
“Yo me siento a negociar, pero sólo si
están dispuestos a venderme Prisa entero”,
habría dicho Slim, quien finalmente optó
por adquirir 6.4% de las acciones del cor-
porativo New York Times Company, editora
del célebre diario The New York Times.
La incorporación de Zedillo coincide
con una serie de medidas adoptadas por
Grupo Prisa para enfrentar su crisis finan-
ciera. Según José Luis Cebrián, las opera-
ciones realizadas durante este año le per-
mitirán al grupo obtener ingresos por mil
900 millones de euros.
Entre esas medidas está la incorpora-
ción del fondo DIJ South American Part-
ners como socio (tiene 25% de las ac-
ciones) de Editorial Santillana, la más
importante rama del grupo hispano y la
única que registró un crecimiento positivo,
de casi 3%, en el primer semestre de 2010
con respecto al periodo correspondien-
te a 2009. Según los informes financieros,
Santillana es el grupo líder en libros de tex-
to en el continente. En México registró un
crecimiento de 17% en ventas, especial-
mente con la Secretaría de Educación Pú-
blica, mientras que en Brasil incrementó
sus ventas 37%.
En paralelo, la cadena televisiva Tele-
cinco y el gigante de telecomunicaciones
Zedillo opaca a Salinas
JENARO VILLAMIL
32

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010
POLÍ TI CA / PRI
Telefónica, adversario de Telmex y América
Móvil en México, adquirieron cada una 22%
del capital del canal de televisión Digital. Gru-
po Prisa se quedó con el 56% restante.
El área audiovisual del conglomerado
es la que registró mayores pérdidas. Tuvo
un decrecimiento de 11%, mientras que el
área de prensa –que controla los periódicos
El País, Cinco Días y As– tuvo un déficit de
2.7% entre el primer semestre de 2009 y el
periodo correspondiente a 2010.
La tercera medida importante fue la am-
pliación de capital por 650 millones de euros
para que el grupo adquiriera acciones de
Liberty Holding, a cambio de que sus accio-
nistas se incorporen también al Consejo de
Administración de Grupo Prisa.
Ignacio Polanco, heredero del emporio
mediático español fundado por su padre,
Jesús Polanco Gutiérrez, subrayó que con
la incorporación del expresidente Zedillo y
otros seis nuevos consejeros se “configu-
ra el nuevo modelo de gobierno corporativo
que la compañía necesita para continuar su
camino hacia la globalidad y comenzar su
nueva etapa de crecimiento”.
Las redes del expresidente y adversario
público de Salinas se extienden también a la
empresa encuestadora Grupo de Comuni-
cación Estratégica (GCE), dirigida por Liéba-
no Saénz, exsecretario particular de Zedillo,
y Federico Berrueto.
De acuerdo con un análisis interno ela-
borado por el PRI, GCE “es parte del esque-
ma de mercadotecnia electoral que maneja
Alejandro Quintero”, vicepresidente de Co-
mercialización de Televisa y uno de los prin-
cipales artífices de la campaña de mercado-
tecnia del gobernador mexiquense Enrique
Peña Nieto.
“Quintero ofrece la pantalla de Televisa
para que sus clientes se promocionen, así
como encuestas que serán difundidas en
Milenio TV y en los periódicos del grupo”,
advierte el análisis. Desde 2007, Televisa
adquirió la mayoría de las acciones de TVI,
controladora de Grupo Multimedios y de las
franquicias de las ediciones regionales de
Milenio Diario.
GCE desplazó a María de las Heras co-
mo empresa encuestadora de cabecera de
Milenio Diario y, de acuerdo con el análisis
del PRI, al cual tuvo acceso este semana-
rio, “incurre en un conflicto de intereses al
vender a Milenio encuestas que le son pa-
gadas por los partidos. El periódico mencio-
nado las reproduce como si fueran suyas y
de GCE, aunque son pagadas –al menos en
parte– por un partido o un gobierno, y for-
man parte del paquete de mercadotecnia
electoral que ofrece otra empresa, que es
Televisa.
Columnista de Milenio Diario, Federico
Berrueto ha comparado favorablemente a
Zedillo con Felipe Calderón. En su columna
del 1 de febrero de 2009 destacó:
“Zedillo y Calderón comparten un esti-
lo político frío, muy lejos del carisma, pero lo
del primero es biografía, no anatomía; (es) un
auténtico profesional de la economía que lle-
gó a la Presidencia por la vía de la tragedia y
el accidente. Calderón es político, por fami-
lia y trayectoria. En el balance de lo realizado
por Zedillo y Calderón, es paradójico que los
mejores logros del académico tecnócrata se
dieron en la política, y los peores resultados
del político, también en la política.”
Por si fuera poco, Berrueto es muy cer-
cano a la actual dirigente nacional del PRI,
Beatriz Paredes. Ella lo designó como su
suplente en el “cuarto de guerra” del Co-
mité Ejecutivo Nacional del partido durante
las elecciones estatales de este año. El PRI
perdió en Oaxaca, Puebla y Sinaloa frente a
la coalición opositora del PAN-PRD. Y GCE
fue una de las empresas encuestadoras que
acreditó la victoria en la pantalla de Milenio
TV, a través de sus encuestas de salida.
Para un sector importante del PRI, GCE
opera a favor de los intereses mercadológi-
cos, no sólo de Televisa, sino del principal
adversario de Salinas: Ernesto Zedillo. O
A
r
c
h
i
v
o

P
r
o
c
e
s
o
Los expresidentes. Viejas rencillas

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 33
34

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

M
éxico vive una de las peo-
res crisis de su historia en
materia de seguridad. Así
lo señala la Oficina en Was-
hington para Asuntos Lati-
noamericanos (WOLA por
sus siglas en inglés), organización de dere-
chos humanos, y la red mundial de investi-
gadores y analistas Instituto Transnacional
(TNI), de acuerdo con el estudio Sistemas
sobrecargados: leyes de drogas y cárceles
en América Latina, que ambas agrupacio-
nes dieron a conocer el pasado jueves 9.
Según el documento, la estrategia del
gobierno de Felipe Calderón en el “com-
bate” al narcotráfico ha resultado falli-
da desde las leyes. Los altos niveles de
violencia no son el único costo de ello:
también lo son la cantidad y el perfil de
Cárceles
SANTIAGO IGARTÚA
para rellenar
la gente encarcelada como resultado de la
legislación vigente.
Aunque el número de detenidos y re-
cluidos ha sido un indicador utilizado por
el gobierno para tratar de demostrar que
el combate a la delincuencia organizada
funciona, el estudio sostiene que “cientos
de miles” de detenciones no resultan en
consignaciones, menos aún en condenas.
La “detención fácil” que ejercen las
autoridades es muestra de abuso y autori-
tarismo. “Muchas personas inocentes es-
tán siendo detenidas”, señala el reporte y
remarca la “ineficiencia” o “ausencia” de
investigación por parte de los agentes del
Ministerio Público.
De los 226 mil 667 detenidos por de-
litos contra la salud entre 2006 y 2009
–cifras oficiales que obtuvieron WOLA y
TNI), sólo 33 mil 500 –menos de 15%–
fueron sentenciados.
Esa ha sido una crítica constante y
creciente a la “ineficacia” del gobierno de
Calderón en su “lógica de guerra” contra
el crimen organizado, dice en entrevista
Ana Paula Hernández, responsable del ca-
pítulo sobre México en el reporte Sistemas
sobrecargados.
El documento señala que pese al discur-
so gubernamental, la legislación antidrogas
en México ha servido principalmente para
detener y encarcelar a personas cuya peli-
grosidad y papel en el tráfico de drogas es
“mínimo”, así como para criminalizar a los
consumidores.
Basado en una muestra “representativa”
obtenida en Chihuahua, Jalisco y el Distrito
Federal, el estudio revela que la posesión
de mariguana genera el mayor número de
sentencias por delitos contra la salud. Le
siguen la posesión de cocaína, posesión de
cocaína con fines de venta y posesión de
mariguana con fines de comercio. En tér-
minos de consumo el principal narcótico
G
e
r
a
r
d
o

G
o
n
z
á
l
e
z
de comercio. En términos de consumo el
principal narcótico es la mariguana. No fi-
guran las sentencias por delitos como trá-
fico, suministro, transporte, introducción
o extracción de narcóticos del país.
“Vimos que no se detienen operadores
significativos para el negocio, sino consu-
midores y pequeños narcomenudistas que
son fácilmente sustituibles: el último esla-
bón de la gran cadena que es el narcotráfi-
co”, afirma Hernández.
El estudio de la WOLA y el TNI revela
que en 2009, 75% de los consignados por
tráfico de drogas fueron detenidos con me-
nos de 100 dólares en mercancía. En 25%
de los casos no se llegaba a 18 dólares.
Situación carcelaria en México
México se ha dedicado a llenar cárceles
con delincuentes menores, aseguran la
WOLA y el TNI. Una investigación del
King’s College de Londres realizada en
2009 ubicó al país en el sexto lugar mun-
dial en total de población carcelaria: 227
mil 21 presos ese año. Se excedió en 33%
la capacidad de los 433 centros peniten-
ciarios de la República.
El estudio Sistemas sobrecargados
denuncia que en México se han incremen-
tado las penas y se han concedido más fa-
cultades discrecionales a policías, jueces y
agentes del Ministerio Público a costa del
derecho fundamental al debido proceso.
“Desafortunadamente, la visión que se
ha tenido, en particular en los cuatro años
de guerra del gobierno de Calderón, es
pensar que entre mayor represión, mayo-
res penas y mayor uso de la fuerza, va a te-
nerse como resultado una reducción de la
violencia. Estamos viendo que no es así”,
dice Hernández a Proceso.
El sistema de impartición de justicia cap-
tura fundamentalmente a pobres y margina-
dos. El Centro de Investigación y Docencia
Económica (CIDE) aportó el siguiente dato
al trabajo que coordinó Ana Paula Hernán-
dez: 21% de los internos nunca fue a la es-
cuela o no completó la primaria.
“Dejaron una sobrepoblación inmensa,
principalmente de gente de bajos recursos,
personas que no han tenido acceso a un abo-
gado, que han incurrido en delitos meno-
res”, declara la socióloga a este semanario.
El estudio advierte el uso “excesivo”
de la prisión preventiva en México: de su
población carcelaria en 2009, 93 mil 128
reclusos no habían recibido sentencia. El
problema radica en la falta de criterios,
explica Hernández. Cualquier acusado
por delitos de drogas deberá pasar el pro-
ceso en la cárcel “aunque sea inocente”.
El artículo 194 del Código Federal de
Procedimientos Penales indica que todos
los delitos relacionados con drogas son
graves, excepto la siembra, el cultivo o
cosecha de plantas “enervantes” que no
tenga por objetivo la producción, suminis-
tro, comercio, tráfico, introducción o ex-
tracción de narcóticos del país. “Sumado a
la burocracia, esto retiene a los infractores
menores. Hay personas que sólo deberían
cumplir un año de prisión preventiva y ter-
minan cumpliendo cinco o más”.
La situación se agrava por la corrup-
ción. Explica la especialista: “Los policías
reciben bonos por un mayor número de
detenciones o cuotas de consignación que
llegan a imponer las procuradurías a los
agentes del Ministerio Público”.
De los internos del país, casi 40% lo
están por robos menores o narcomenudeo.
El costo de mantener a “presuntos” delin-
cuentes de baja peligrosidad e infractores
menores en prisión también es material.
Las sanciones “cuestan más” a la sociedad
que el daño perpetrado por los acusados.
“En ningún momento se dice que esas per-
sonas no deben ser llevadas ante la justicia
por cometer un ilícito, pero debe asegurar-
se que las penas sean equivalentes al papel
que juegan esas personas en el cáncer del
narcotráfico”.
Incluidas en el reporte, investigaciones
realizadas en 2007 por Guillermo Zepeda,
analista del sistema penal mexicano, reve-
lan que en ese año el costo promedio por
recluso en México era de 10 dólares dia-
rios. Teniendo en cuenta que en 2007 ha-
bía 212 mil internos, el costo anual fue de
más de 770 millones de dólares. El estudio
sugiere que sería “mucho mejor” aplicar
ese monto en combatir la corrupción, la
ineficacia y la debilidad de las institucio-
nes de administración y procuración de
justicia y de seguridad pública en el país,
así como en la prevención y la educación.
La WOLA y el TNI hablan también de
una preocupante alza en la proporción de
reincidentes en el sistema penitenciario en
México. Entre 2005 y 2009, según el CI-
DE, el índice de reincidencia creció 17%.
“El estudio denota que (el gobierno) pien-
sa que la prisión va a resolver todos los
problemas de seguridad y de violencia de
un país, y estamos viendo que no es así. El
costo de meter a esa gente (los infractores
de delitos menores) a la cárcel es mucho
mayor que los beneficios”
Si bien el gobierno federal se ufana del elevado número
de detenciones y condenas en su lucha contra el narco-
tráfico, un estudio elaborado por dos instancias interna-
cionales evidencia la falacia: sólo 15% de los detenidos
entre 2006 y 2009 ha recibido sentencia, y de ese grupo la
mayoría son inocentes, son consumidores o pertenecen
al eslabón más bajo de la delincuencia organizada. Son
las “detenciones fáciles”, los nuevos “miserables”.
JUSTI CI A
G
e
r
a
r
d
o

G
o
n
z
á
l
e
z
36

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

El informe dice que los centros peniten-
ciarios del país, en la práctica, son escuelas
del crimen. “Algunos entran como peque-
ños delincuentes, aprenden y se convierten
en grandes delincuentes en la cárcel”.
La readaptación en prisión es utópica.
Los presos son marcados. “Por una con-
dena mínima cargan con un antecedente
penal toda su vida. Difícilmente serán con-
tratados en algún trabajo y no revertirán el
círculo vicioso”, sostiene Hernández.
Se documentó un incremento en la
participación de las mujeres en los delitos
relacionados con drogas. En la última dé-
cada ese fue el principal motivo de encar-
celamiento femenino: 48% de las presas
están en esa categoría. 5% de las reclusas
son indígenas y 43% de ellas lo está por
delitos relacionados con drogas. Muchas
purgan penas “desproporcionadas”.
El reporte indica que la mayoría de las
presas por asuntos de drogas son jóvenes,
pobres, analfabetas o con bajo nivel de es-
colaridad y casi siempre son madres solte-
ras. “Terminan como mulas, trasportando
droga porque es la manera en que pueden
alimentar a sus hijos, darles una vida dig-
na que no les brinda el Estado. No estamos
hablando de las grandes narcotraficantes,
de gente que representa un gran peligro
para la sociedad”, asegura Hernández.
Vacíos y arraigos
La falta de procesos legales y averiguacio-
nes en torno a los 30 mil asesinatos que ha
dejado la guerra contra el crimen organi-
zado, incluidos los de civiles por parte del
Estado –los “daños colaterales”–, es otra
de las grandes críticas de las organizacio-
nes que elaboraron el estudio.
Ana Paula Hernández reclama:
“Hay una situación de impunidad ab-
soluta. Es muy sencillo para el gobierno
decir que cualquier asesinato, ejecución
o desaparición forzada está ligada con los
narcotraficantes; que tiene que ver con el
fuego cruzado, con la lucha por las plazas.
Pero no tienen manera de afirmar eso por-
que no hay ninguna investigación detrás.
“Hay una clara responsabilidad del
Estado y tiene la obligación de asegurar
que esos asesinatos, como las desaparicio-
nes y las extorsiones, serán investigados y
que las personas responsables serán lleva-
das ante la justicia.”
La autora del estudio sobre México la-
menta además que perdure la jurisdicción
militar en el sistema de leyes del país:
“Cuando un militar viola los derechos
de un civil, es juzgado por cortes castrenses.
La reciente iniciativa de Felipe Calderón al
respecto no cambia nada, sólo dice que la
jurisdicción militar no será aplicable en tres
delitos: tortura, desapariciones forzadas y
violaciones sexuales. Sigue dejándole a los
militares la determinación de cuáles serán los
casos que serán llevados a la justicia civil.”
Otra anomalía que señala Ana Paula
Hernández es la ofensiva de las autorida-
des contra periodistas y activistas de los
derechos humanos:
“Se ha vuelto muy fácil para el gobierno
decir que los periodistas están siendo ame-
nazados, hostigados, asesinados por los
narcotraficantes. Pero también vemos que
muchas de las amenazas, del hostigamiento
que están recibiendo los periodistas o los
defensores de derechos humanos vienen de
las mismas autoridades, de las fuerzas de
seguridad, de los presidentes municipales.
Es una práctica muy sencilla porque tam-
poco hay investigaciones detrás”, dice la
portavoz de la WOLA y el TNI.
En su estudio las dos instancias ponen
la lupa además sobre la Ley Federal contra
la Delincuencia Organizada, vigente des-
de 1996, en la que se estableció la figura
del arraigo, que en 2008 fue incorporada a
la Constitución.
El arraigo, dicen, permite la deten-
ción y privación de la libertad de una per-
sona hasta por 80 días simplemente por
ser sospechosa, sin acusación, orden de
aprehensión o sin haber sido detenida en
flagrancia.
La responsable de la investigación en-
fatiza: “El arraigo es el claro ejemplo de
que en esta guerra se viola y se pasan por
alto los derechos humanos. Es una figura
que va contra múltiples tratados interna-
cionales que México ha firmado y que a
pesar de ello fue incorporada a la Consti-
tución y ahora es parte fundamental de la
estrategia de Calderón”.
A Hernández le sorprende el gran va-
cío legal en el combate al lavado de dinero.
Según la especialista, no se están atacando
los problemas estructurales. El nivel de co-
rrupción e infiltración de los cárteles, dice,
ha alcanzado todos los niveles de la política
y los negocios. “Estamos viendo que hay
sectores de la sociedad intocables. Políti-
cos y empresarios que han tenido un evi-
dente involucramiento con el narcotráfico
no son llevados ante la justicia”.
Pugnas entre instituciones
Mención aparte en el documento merecen
las cuatro instancias federales en las que
recae la estrategia de seguridad y defensa
en el combate a las drogas: la Secretaría
de Seguridad Pública (SSP), la Secretaría
de Marina (Semar), la Secretaría de la De-
fensa (Sedena) y la Procuraduría General
de la República (PGR).
“La coordinación está siendo muy ne-
gativa. La problemática en sí misma no
es la distribución de las funciones, sino la
gente que está ocupando sus puestos. Lo
que hemos visto a lo largo de estos cuatro
años es que no hay una estrategia conjun-
ta, no hay una buena relación de trabajo
entre las cuatro dependencias”, dice Ana
Paula Hernández.
Denuncia que a lo largo de su investi-
gación encontró “riñas, competencia, falta
de coordinación y peleas” entre esas ins-
tancias, lo que califica de fuerte falla en el
sistema de control de drogas.
Con las actuales leyes antidrogas el fu-
turo que la WOLA y el TNI ven para Méxi-
co sigue siendo negro. Si no se aplica “la
reforma de justicia que se obtuvo en 2008,
vamos a seguir viviendo la situación actual.
No vamos a ver una reducción de la violen-
cia. Vamos a seguir con esta tendencia de
que quienes están terminando en la cárcel
son los que juegan un papel insignificante
en el crimen organizado”.
JUSTI CI A
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
Reclusorios. Hacinamiento

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 37
V
ALPARAÍSO, CHILE.- Perita-
jes forenses realizados a partir
de una nueva autopsia podrían
aportar antes de que conclu-
ya el año las pruebas definiti-
vas de que José Tohá Gonzá-
lez, brazo derecho del presidente Salvador
Allende, fue asesinado.
De ser así se desmentiría la versión del
“suicidio” sostenida en todo momento por
la junta militar que encabezó el general
Augusto Pinochet.
Tohá fue ministro del Interior y de De-
fensa en el gobierno de la Unidad Popu-
lar (1970-1973). Murió el 15 de marzo de
1974, a los 44 años, en la habitación 303
del Hospital Militar de Santiago.
FRANCISCO MARÍN
Un
“suicidio”
en duda
Nuevas investigaciones sobre la sospechosa muerte
de José Tohá González, cercano colaborador de Salva-
dor Allende durante el gobierno de la Unidad Popular
–derrocado por un golpe de Estado en 1973–, apor-
tan elementos tan reveladores como inquietantes. De
acuerdo con expertos en medicina forense, la tesis de
que el abogado socialista se “suicidó” ahorcándose en
un armario de poco más de metro y medio de altura es
insostenible. Los peritajes apuntan a su homicidio por
estrangulamiento, lo que permitiría fincar cargos a los
verdugos de la dictadura de Augusto Pinochet.
José Tohá, uno de los mártires de la Unidad Popular
38

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010
Fue detenido el 11 de septiembre de
1973, día del golpe militar, en el palacio
de La Moneda. Aunque entonces ya no era
ministro, permaneció junto al mandatario.
Algunos amigos y biógrafos de Allende,
como el periodista Carlos Jorquera, asegu-
ran que el malogrado gobernante socialis-
ta había decidido que en caso de ausencia
forzosa Tohá debía ocupar su puesto.
Tras pasar algunos días detenido en la
Escuela Militar de Santiago, el 15 de sep-
tiembre de 1973 Tohá fue trasladado, en
calidad de “prisionero de guerra”, al cam-
po de concentración de Isla Dawson, en el
extremo sur de Chile. Ahí se encontraban
recluidos algunos de los máximos jerarcas
de la Unidad Popular.
Debido a los malos tratos y vejaciones
a los que fue sometido por el personal mi-
litar a cargo de ese centro de reclusión, su
salud se deterioró, por lo que fue llevado
a varios hospitales de Punta Arenas y San-
tiago. Perdió 27 kilos y cayó en una pro-
funda depresión.
“Asediado por psiquiatras que hurga-
ban en su depresión y juzgado por corone-
les que entrenaban perros para las fuerzas
armadas, las acusaciones caían: ladrón,
asesino, traidor. El golpe final sobre el
moribundo descendió como una acusa-
ción más”, refiere Julio Scherer García en
su libro Pinochet: Vivir matando.
En el informe de autopsia número 576,
realizado la tarde del día en que falleció, en
la Unidad de Otorrinolaringología del Hos-
pital Militar, se asienta que murió “de asfixia
por ahorcamiento de tipo suicida”, luego de
colgarse en el clóset de su habitación.
El documento sólo fue firmado por Al-
fredo Vargas, entonces director del Servi-
cio Médico Legal (SML), a pesar de que
en el procedimiento participaron otros dos
médicos y un auxiliar, cuyas identidades
permanecen desconocidas. En el informe
no se menciona que el cadáver de Tohá
presentaba quemaduras de cigarrillo.
Peor aún: se indica que el hematoma
en el cuello del occiso es continuo, pero
en medicina legal se sabe que en el cuello
de los que se suicidan por ahorcamiento
queda un surco incompleto, puesto que el
peso de la persona se concentra en la par-
te delantera. Por el contrario, el verdugón
continuo es característico de los estrangu-
lamientos homicidas.
Sin pruebas
Las primeras indagaciones judiciales por
la muerte de Tohá fueron realizadas en
1974 por el titular de la Segunda Fiscalía
Militar de Santiago, Rolando Melo.
Debido al difícil contexto histórico
que vivía Chile, fue imposible para los fa-
miliares de Tohá, encabezados por su viu-
da Moy, conocer la verdad y menos lograr
que se hiciera justicia.
Refiere Scherer en su libro: “Victoria
Morales había luchado por su marido de
cara a Pinochet”.
Moy le contó al fundador de Proceso
la anécdota de su encuentro con el gene-
ral golpista:
“Me dijo: ‘Señora ¿qué se le ofrece?’
(…)
‘Vengo a pedirte que me devuelvas a mi
marido inmediatamente. Quiero que me lo
devuelvas porque está mal, porque ha habi-
do problemas, porque ha sido sacado de su
recinto hospitalario sin autorización médi-
ca. Cualquier cosa que le pase en este mo-
mento puede ser gravísima (…).
“Me dijo: ‘No me puedes pedir esto.
Esto no lo puedo hacer yo. Seguramente la
FACH (Fuerza Aérea de Chile) tendrá al-
gún cargo contra tu marido’ (…).”
En 1998, y tras la apertura de los tri-
bunales chilenos para juzgar los críme-
nes cometidos por la dictadura –incluidos
aquellos amparados por la ley de amnis-
tía de 1978–, la familia Tohá presentó una
querella contra Pinochet. El 14 de octu-
bre de 1998 la Corte Suprema designó al
ministro Jorge Zepeda a cargo de la causa
2182/98 “homicidio de José Tohá”.
Cuando Zepeda pidió a la Segunda
Fiscalía Militar de Santiago los archivos
del caso, esta instancia le informó que se
había extraviado la carpeta de anteceden-
tes recopilada tras la muerte del abogado
socialista. Todas las fotografías tomadas
por la Brigada de Homicidios de la Poli-
cía de Investigaciones en el sitio del suce-
so desaparecieron. También se esfumaron
las descripciones originales hechas por los
especialistas de la fiscalía, así como las
declaraciones de los testigos.
No fue sino hasta 2005 cuando Zepeda
procesó, por “aplicación de tormentos rei-
terados” contra Tohá, a los coroneles reti-
rados de la Fuerza Aérea Ramón Cáceres
Jorquera y Sergio Contreras Mejías. Sin
embargo, el caso se estancó.
A comienzos de 2010 el abogado de
la familia Tohá, Nelson Caucoto, soli-
citó al médico legista Luis Ravanal que
hiciera un análisis del informe de la au-
topsia. La principal conclusión del pe-
ritaje, dada a conocer el 12 de marzo
pasado, fue que “Tohá murió producto
de asfixia por estrangulación de natura-
leza homicida”.
El informe de Ravanal fue determi-
nante para que la Corte de Apelaciones de
Santiago decidiera, el pasado 30 de agos-
to, reabrir la investigación acerca de la
muerte del militante socialista. Ese tribu-
nal designó como instructor de la causa al
ministro Zepeda, quien la había cerrado
dos meses atrás.
Para tomar su decisión la Corte de
Apelaciones tomó en cuenta las declara-
ciones del médico criminalista Domingo
Chelén, quien como forense de la Brigada
de Homicidios de la Policía de Investiga-
ciones efectuó los primeros análisis post
mortem en el cuerpo de Tohá.
“Algo que no voy a olvidar –indicó el
especialista– es el estado extremo de ca-
quexia en que se encontraba el señor To-
ha; un estado de desnutricion irrecupera-
ble. por tal razón considero imposible
que él se hubiera suicidado ahorcándose
por sus propios medios”. El forense seña-
ló que era muy extraño que un hombre que
medía 1.92 metros se colgara en un arma-
rio cuya altura era de 1.54 metros.
Cuando Chelén vio que el informe de
autopsia no consideraba sus reportes y
sostenía la tesis del suicidio, se negó a fir-
marlo. Asegura que dos meses después fue
h
t
t
p
:
/
/
w
w
w
.
e
s
a
c
a
d
e
m
i
c
.
c
o
m
/
d
i
c
.
n
s
f
/
e
s
w
i
k
i
Tohá en su calidad de ministro del Interior y de Defensa
I NTERNACI ONAL / CHI LE

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 39
separado de la Brigada de Homicidios por
orden directa de la junta militar.
Más pruebas
Como parte de la nueva investigación, la
Corte ordenó que se realizaran las diligen-
cias solicitadas por el abogado Caucoto.
Una de las más importantes fue disponer
la reconstrucción de escena, que se reali-
zó el pasado 24 de noviembre en la habi-
tación donde ocurrió la muerte. Pero esta
medida adoleció de graves omisiones: no
se invitó a importantes testigos clave, co-
mo el doctor Chelén, y le negaron el acce-
so al abogado querellante.
Tanto o más relevante que la recreación
de hechos es la exhumación de los restos, rea-
lizada el viernes 10 en el cementerio gene-
ral de Santiago. Se trata del paso previo para
efectuar una nueva autopsia en los próximos
días. Actualmente el cadáver se encuentra en
la morgue del SML, donde se le practican
exámenes de ADN que buscan comprobar
que los restos corresponden a Tohá.
El juez Zepeda prohibió que participa-
ra en la necropsia el perito Ravanal, cuyo
informe forense fue clave para la reapertu-
ra del caso. Esto motivó una solicitud de
reconsideración por parte de Caucoto.
De acuerdo con informes provenien-
tes del SML, filtrados por el diario elec-
trónico El Mostrador el 26 de noviembre,
la nueva autopsia permitirá a Zepeda ana-
lizar el estado del cuello, “ya que la forma
en que se descoyuntan las vértebras de un
ahorcado es inconfundible”.
En entrevista con Proceso, Ravanal
plantea que esas observaciones hechas por
el SML al ministro Zepeda constituyen “un
grueso error y prueban que el juez Zepeda ha
sido mal asesorado respecto a lo que se pue-
de hacer con un cadáver en las condiciones
en que, se presume, se encuentra actualmen-
te el de Tohá, esto es, esqueletizado”.
Y añade: “Dada la poca altura que te-
nía ese clóset, no existe ninguna posibili-
dad de un daño en la columna cervical fru-
to de una fuerte tracción, como ocurre en
los ahorcamientos realizados desde altu-
ras mayores, como es el caso de quienes
se lanzan de un puente”.
En una versión recogida por el periodis-
ta Jorge Escalante, que aparece en un repor-
taje publicado en La Nación el pasado 15
de noviembre, se dice: “Todo apunta a que
en los días previos a la muerte de Tohá se
habría realizado una reunión de algunos ge-
nerales del ejército en la que se habría de-
cidido asesinarle (…) El homicidio se ha-
bría encargado a dos conocidos oficiales de
la DINA que actualmente cumplen conde-
na por otros crímenes. Uno de ellos lo ha-
bría estrangulado y luego habrían levantado
el cadáver de la cama para colgarlo de la ba-
rra de un armario con un cinturón”.
En vista de las pruebas existentes y el
impacto público de este caso, el vicemi-
nistro del Interior, Rodrigo Ubilla, anun-
ció el pasado 25 de noviembre que el go-
bierno del presidente Sebastián Piñera
interpondrá una querella contra quienes
resulten responsables por la muerte del ex-
ministro de Allende.
En entrevista con Proceso, Caucoto
considera positiva la disposición mostrada
por el gobierno para ahondar en las inves-
tigaciones del caso. También dio a cono-
cer los elementos que fortalecen su con-
vicción de que Tohá fue asesinado:
“Su incapacidad para tener la
fuerza de atarse a un cinturón y,
por lo tanto, colgarse; la falta de
mención –en el informe de au-
topsia– de los tratamientos médi-
cos a los que fue sometido; el he-
cho de que, a pesar de que nunca
tuvo doctor tratante, como lo con-
firman los enfermeros que han de-
clarado, de pronto aparecieron
cuatro doctores que se adjudica-
ban dicha calidad.”
Uno de los elementos que
más llama la atención de este ju-
rista es que la autopsia no se ha-
ya realizado en las instalaciones
del SML: “¿Por qué hacerlo en la
Unidad de Otorrinolaringología
del Hospital Militar, a escondi-
das de todos, contando Santiago
con estupendas instalaciones pa-
ra realizar ese procedimiento?”.
Al presidente Salvador
Allende le hicieron la necrop-
sia en esa misma unidad, que no
contaba con los elementos ne-
cesarios para ello. Tampoco hu-
bo registro de fotos y no se permitió el in-
greso de médicos independientes.
El 8 de septiembre de 2008 Ravanal pu-
blicó un informe pericial sobre la autop-
sia de Allende que levantó revuelo. En éste
concluyó que el presidente socialista murió
“fruto de un impacto de un proyectil, prove-
niente de un arma de bajo calibre, que entró
por la cara en la zona próxima al globo ocu-
lar derecho y salió por la zona parietal pos-
terior. Y a los pocos momentos de muerto,
para simular un suicidio, se le dio un dispa-
ro bajo el mentón” (Proceso 1664).
Ravanal dice a este semanario que en
el caso de la muerte de Tohá resulta “a to-
da vista irregular que las estructuras que
forman el cuello no aparecen suficiente-
mente descritas, y cuando aparecen des-
critas lesiones en esa zona no son coinci-
dentes con la localización, la forma y la
distribución que hubiese provocado el sur-
co del ahorcamiento”.
En su libro Pinochet. Vivir matando,
Julio Scherer García refiere: “A juicio del
doctor Joan Garcés, la Junta Militar in-
tentó la destrucción psicológica y física
de José Tohá. Que de Tohá nada queda-
ra. Otro tanto pretendió con Orlando Le-
telier (…)”.
Carolina Tohá, hija del dirigente de iz-
quierda y actual presidenta del Partido por
la Democracia (PPD, de centroizquierda),
dijo a EFE el 15 de noviembre: “Hay mu-
chos elementos contundentes que demues-
tran que la versión oficial del suicidio es
falsa y que fue un homicidio. Pero como fa-
milia también necesitamos saber quiénes
son los responsables. Esperamos ahora te-
ner acceso a nuevos testigos que nos ayu-
den a esclarecer la verdad”. O
F
o
t
o
:

A
P
La represión pinochetista
40

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

I NTERNACI ONAL / CHI LE
B
UENOS AIRES.- Días después
de la muerte de Néstor Kirch-
ner –ocurrida el 27 de octu-
bre–, la capital argentina apa-
reció llena de carteles con el
rostro del exmandatario y la
leyenda “Imposible apagar
tanto fuego”. Se aludía al modo tempera-
mental con el que Kirchner había ejercido
la militancia política y daba a entender que
esa efervescencia seguiría viva en la ges-
tión de Cristina Fernández.
Pero las decisiones tomadas por la pre-
sidenta durante los casi dos meses de go-
bierno “en solitario” dejan ver que en rea-
lidad el de Kirchner se ha vuelto un fuego
controlado.
Cristina Fernández ha mostrado un
modo de ejercer la presidencia tan mode-
El controlado
fuego
de Cristina
A dos meses de la muerte de Néstor Kirchner, la
presidenta Cristina Fernández sorprende con un
tono conciliador, impensable hasta hace poco.
Dejó de mencionar al Grupo Clarín en sus dis-
cursos, retomó el diálogo con el FMI y el Club de
París, abrió las exportaciones de maíz y admitió
la poca credibilidad de las estadísticas oficiales
sobre inflación y pobreza. Puede tratarse de un
giro estratégico pero que ya le dio resultados:
la mandataria duplicó su intención de voto para
las elecciones de 2011.
JOSEFINA LICITRA rado y dialoguista que tiene asombrada a
la opinión pública. Tanto que ya está em-
pezando a hablarse de “descrispación”, en
alusión al alejamiento del estilo “crispa-
do” que tuvo Kirchner hasta su muerte.
“Para la presidenta, la muerte de su ma-
rido implicó un relanzamiento, un segun-
do periodo de su gestión en el que se siente
más cómoda. Es probable que tome los me-
ses que le quedan como el aperitivo de un
segundo mandato. Políticamente hablan-
do, ella es la candidata más indicada pa-
ra el kirchnerismo”, dice a Proceso Analía
del Franco, directora de la consultora Ana-
logías. Se refiere a un dato verificable: tras
la muerte de Kirchner la intención de voto
para Cristina Fernández se duplicó.
Antes, Fernández y Kirchner aparecían
al frente de las encuestas con un promedio
de 34%, pero en los días inmediatamente
posteriores al fallecimiento del exmandata-
rio tres de las principales encuestadoras ar-
gentinas –el Centro de Opinión Pública,
Ibarómetro y Ricardo Rouvier y Asociados–
daban una media de 70%. “Si las elecciones
fueran hoy, Cristina Fernández ganaría en
primera vuelta”, sostiene Del Franco.
“Veo a Cristina Fernández menos con-
frontativa y más orientada al diálogo”,
afirma en charla con Proceso Manuel Mo-
ra y Araujo, analista político y rector de
la Universidad Torcuato di Tella. “Muchas
veces se analizó el precio, que a mi juicio
es alto, que pagaba el gobierno por el esti-
lo excesivamente confrontativo de Néstor.
Es posible que Cristina pensase lo mismo;
de hecho otras personas del gobierno lo
pensaban. Creo que el cambio es una deci-
sión estratégica”.
Cómo perder enemigos
Tras la muerte de Kirchner el gobierno hi-
zo cambios que un par de meses antes ha-
42

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

brían sido impensables. El más significa-
tivo fue a finales de noviembre, cuando la
mandataria admitió que el Instituto Na-
cional de Estadísticas y Censos (Indec,
organismo oficial encargado de medir
la inflación y la pobreza, uno de los más
cuestionados de la “era Kirchner”) había
perdido credibilidad.
El Indec ha sido acusado –hasta por
quienes trabajan en él– de falsear las ci-
fras a favor del gobierno.
Ahora la presidenta permitió que un
consejo asesor de la Universidad de Bue-
nos Aires revisara la calidad técnica de los
índices oficiales. Eso no fue todo. Para
transparentar el Indec, Fernández convocó
al Fondo Monetario Internacional (FMI)
para que brindara “asistencia técnica” en
el diseño de un índice nacional de precios.
En octubre de este año, con Néstor
Kirchner vivo, el FMI había puesto en du-
da la veracidad de los indicadores del In-
dec. Sin embargo nadie en el gobierno
mencionó entonces la posibilidad de abrir
el diálogo con el fondo. Dos meses des-
pués, ese diálogo es un hecho.
Para Sergio Berensztein, director de la
consultora Poliarquía, es importante ver
esta apertura con un ojo crítico:
“No sabemos en qué consistirá la ayu-
da del FMI, no va a haber noticias hasta
dentro de un año. Este gobierno tiene pre-
tensiones de relevancia internacional, lo
cual es bueno, pero los esfuerzos no son
suficientes ni contundentes. Se trata de ac-
ciones preventivas para evitar sanciones
y reincorporar Argentina a la circulación
mundial, más que de una voluntad de de-
jar de mentir”, dice a Proceso.
Berensztein también ve con escepticis-
mo la nueva actitud del gobierno ante el
Grupo Clarín. Desde hace dos meses, Fer-
nández no lo menciona en sus discursos,
algo curioso si se considera que antes era
nombrado casi a diario.
“El gobierno ya no se refiere directa-
mente a Clarín ni se nota en sus discursos
un ataque tan claro como antes, pero el ase-
dio no se ha detenido y siguen la confronta-
ción y las agresiones a los medios indepen-
dientes”, asegura Berensztein. “Algunos
cambios llaman la atención, pero son mar-
ginales. Es demasiado pronto para saber si
son sustantivos”.
Otra decisión que genera duda y sor-
presa se relaciona con el Club de París: a
mediados de noviembre, el gobierno ar-
gentino llegó a un acuerdo para saldar una
deuda de 6 mil 700 millones de dólares. El
convenio consiste en renegociar la deuda.
pero sin la intervencion del FMI como au-
ditor de las cuentas locales (un requisito
establecido por los estatutos de los acree-
dores europeos). El Club de Paris acepto.
Algunos cambios generan estupor, co-
mo en el caso de la relación entre el go-
bierno y el campo. Hace algunas semanas,
Cristina Fernández atendió los reclamos
de los agroproductores y aprobó la reaper-
tura de la exportación de maíz a partir del
próximo 15 de febrero. Aunque las ges-
tiones habían comenzado en septiembre,
antes de la muerte de Kirchner, la medi-
da tuvo luz verde apenas el pasado 15 de
noviembre.
“Evidentemente el estilo de Cristina
Fernández es más moderado”, admite el so-
ciólogo Artemio López, director de la con-
sultora Equis que trabaja para el gobierno.
“Creo que deberíamos replantearnos si
el estilo de Néstor Kirchner era realmen-
te confrontativo. Una sociedad como la ar-
gentina, que creció en la pobreza y con
una masa de conflictos inevitables, es pu-
ramente conflictiva. Hay que preguntarse
hasta qué punto Néstor fue conflictivo: ¿lo
fue porque era su estilo o porque la socie-
dad lo es?”, añade.
Poskirchnerismo
En los primeros tres meses de su gestión,
Cristina Fernández –quien asumió la pre-
sidencia el 10 de diciembre de 2007– tuvo
dos pruebas de fuego.
La primera fue el 11 de diciembre de
ese año con el escándalo de las valijas de
Guido Antonini Wilson, el venezolano
que meses antes llegó a Argentina en un
avión oficial con casi 800 mil dólares en
una maleta. Se presume que el dinero pro-
venía del presidente de Venezuela, Hugo
Chávez, quien habría querido “reforzar”
su apoyo a Cristina Fernández.
Tres meses después del llamado vali-
jagate llegó el conflicto del campo, que
tuvo al país paralizado con cortes de ca-
rreteras y problemas con el suministro de
alimentos.
Si bien ambos problemas fueron re-
sueltos, obligaron a Fernández a ponerse
en pie de guerra demasiado pronto, opina
Fernando Starface, director ejecutivo del
Centro de Implementación de Políticas
Públicas para la Equidad y el Crecimiento.
“El episodio de la valija y los conflic-
tos con el campo mancharon la posibili-
dad de que la presidenta mostrara aquello
por lo que había sido fuerte en la elección:
su capacidad de negociación”, explica a
Proceso.
“Ahora, por primera vez puede ejer-
cer la fortaleza de la que había expecta-
tivas cuando asumió. De ella se esperaba
un estilo más deliberativo y previsible
que el de Kirchner. Y ahora lo está mos-
trando, lo que ayudará a consolidar su
gobierno.”
Esta aparente solidez se traduce en ci-
fras. Según Artemio López, la presidenta
tiene 47% de intención de voto y 55% de
imagen positiva. Analía del Franco sube
esta marca y advierte que cuenta con 60%
de imagen positiva.
“Han aumentado sus oportunidades
de ganar. Desde la muerte de su esposo la
gente muestra mucha solidaridad y com-
prensión por su pérdida –advierte Beren-
sztein–. Pero el que gane no será el kirch-
nerismo, sino el poskirchnerismo liberado
de la presidencia unilateral de Néstor.”
Hay quienes piensan que la muerte de
Kirchner sólo permitió acelerar un cam-
bio de estrategia que todo el kirchnerismo
consideraba necesario.
“Ante todo, Kirchner era pragmático
y a pesar de sus apariencias no era necio.
Las decisiones tomadas habrían sido las
mismas o similares, la diferencia está en
el relato, en cómo se toman y comunican
las decisiones”, opina Del Franco.
El año próximo, frente a la elección
presidencial, el oficialismo sabrá si el cam-
bio de discurso valió la pena y si el fuego
kirchnerista sigue ardiendo. O
AP photo / Natacha Pisarenko
I NTERNACI ONAL / ARGENTI NA

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 43
C
ANCÚN, QR.- El delegado ni-
pón fue contundente: “Por
ninguna circunstancia Japón
tomará parte en una prórroga
del Protocolo de Kioto”.
Akira Yamada, jefe de
Asuntos Globales de la canci-
llería japonesa, fijó así la posición de su
país ante los delegados a la XVI Confe-
rencia de las Partes sobre Cambio Climá-
tico (Cop-16), que tuvo lugar del 30 de no-
viembre al 11 de diciembre en esta ciudad.
Esa postura –que entrampó las nego-
ciaciones más de una semana– no era gra-
tuita: la cúpula empresarial japonesa pre-
sionaba a su primer ministro Naoto Kan
para que no aceptara un segundo periodo
de compromiso del Protocolo de Kioto.
Los
“toma y daca”
de Cancún
HOMERO CAMPA “Presentamos por este conducto una
propuesta apremiante para que el gobier-
no (japonés) demuestre su liderazgo y pa-
ra que de ninguna manera se acepte la pró-
rroga del Protocolo de Kioto”, dice una
carta firmada, entre otros, por los presi-
dentes de las asociaciones niponas del pe-
tróleo, del cemento y de las industrias quí-
mica y automotriz.
Pero no hay que perder de vista que
detrás de esas asociaciones japonesas hay
empresas estadunidenses. La Asociación
de Petróleo de Japón, por ejemplo, tiene
entre sus miembros a Shell y Exxon Mo-
bil, según la lista de socios que aparece en
su sitio en internet.
La carta del empresariado japonés –
copia de la cual Greenpeace entregó a
Proceso– está fechada el 9 de diciembre,
cuando las negociaciones en la conferen-
cia de Cancún estaban en la recta final.
“La prórroga del Protocolo de Kioto ha
sido, durante mucho tiempo, la continuidad
de un marco sumamente parcial, injusto y
carente de efectividad. Esto sólo causará
alargamiento de una situación en la que la
industria de nuestro país no logre el mismo
trato de igualdad a nivel internacional y que
esa situación afecte la vida del pueblo japo-
nés, principalmente en los aspectos econó-
mico y de empleo”, señalan los empresa-
rios nipones en el documento.
Los duros
El 9 de diciembre, los gobiernos negocia-
ban en dos grupos: el de Cooperación a
Largo Plazo (LCA, por sus siglas en in-
glés) y el del Protocolo de Kioto (PK).
Ambos elaborarían documentos que se
pondrían a consideración de la asamblea,
pero la negociación implicaba que no se
44

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010
Llegar a acuerdos en la cumbre sobre cambio climáti-
co de Cancún ya era una tarea complicada, y Japón y
Bolivia se encargaron de ponerle más obstáculos a la
pista. Los nipones insisten en desacreditar el Protocolo
de Kioto –lo consideran inútil para evitar realmente el
calentamiento global– y los bolivianos querían que su
propuesta fuera aprobada a toda costa, aun contra el
sentir mayoritario.
podía avanzar en uno si no se destrababa
el otro. Ambos estaban mutuamente con-
dicionados, según dijeron a este semana-
rio delegados que participaron en la Cop-
16 y que pidieron el anonimato.
Los países en desarrollo planteaban
que podían destrabar temas del documen-
to del LCA si las naciones industrializa-
das cedían al menos en un punto del texto
del PK: poner por escrito que se manten-
drá la discusión sobre un segundo perio-
do de compromiso del Protocolo de Kio-
to con vistas a tomar una definición en la
próxima Conferencia de las Partes (Cop-
17) que se celebrará dentro de un año en
Durban, Sudáfrica.
Esto era vital para los países en desa-
rrollo: el Protocolo de Kioto –cuyo pri-
mer periodo de compromiso se vence el
31 de diciembre de 2012– es el único ins-
trumento que impone obligaciones de re-
ducción de emisiones de gases de efecto
invernadero (GEI) a los países del Anexo
1 (todos los industrializados salvo Esta-
dos Unidos, cuyo Congreso no ratificó
aquel protocolo).
El mismo 9 de diciembre, la presiden-
ta del Consejo Europeo del Medio Ambien-
te, Joke Schauvliege, declaró que la Unión
Europea (cuyos países toman decisiones en
bloque) “está dispuesta a considerar un se-
gundo periodo de compromiso”. Otros paí-
ses renuentes, como Australia y Nueva Ze-
landa, también aceptaron. Rusia y Canadá
no fijaban su posición y Japón no cedía.
–¿Japón va a cargar con la responsabi-
lidad de que no se acepte un segundo pe-
riodo de compromiso? –preguntó a Yama-
da un periodista chino.
–Sabemos que los países en desarrollo
insisten en ese tema. Pero consideramos
que el Protocolo de Kioto no es justo ni
es la mejor manera de atacar el problema,
pues apenas cubre 27% de las emisiones
de gases de efecto invernadero –contestó.
Yamada reiteró la posición de su país:
ya ha hecho todo para bajar sus emisiones
y asumió la meta de reducirlas 50% para
2050, algo a lo que otras naciones no se han
comprometido. En cambio, dijo, China, In-
dia o Brasil, por ejemplo –que no están en
el Anexo 1, el de los compromisos obliga-
torios–, no tienen reducciones equivalentes.
Japón esperaba que se destrabara otro
tema de la negociación: la incorporación
de los compromisos de mitigación en los
documentos; es decir, la formalización y
ampliación de las metas de reducción de
emisiones plasmadas en Copenhague.
En el texto del LCA se incluyeron dos
listas: una con las metas de reducción de
emisiones de países desarrollados en la
que –a diferencia del Anexo 1 del Protoco-
lo de Kioto– también aparece el objetivo
de Estados Unidos: 17% de disminución
con base en 2005. La otra lista se refiere a
las metas voluntarias de los países en de-
sarrollo. En ésta aparece China, el mayor
emisor actual de GEI.
Sólo después de ello Japón cedió, pe-
ro parcialmente.
En el documento del PK –aprobado
posteriormente– se asienta que las partes
reunidas en el Protocolo de Kioto aceptan
que seguirán las negociaciones para “com-
pletar su trabajo” y, “tan pronto sea posi-
ble, asegurar que no hay brecha entre el pri-
mer y el segundo periodo de compromiso”.
De acuerdo con los delegados consul-
tados por Proceso, con este párrafo se ga-
rantizó lo que pedían los países en desarro-
llo: que se mantuviera vivo el Protocolo de
Kioto. Al mismo tiempo, países desarro-
llados, como Japón, Rusia y Canadá, no se
comprometieron a nada más que a seguir
negociando el tema.
En el documento del LCA, por otra par-
te, se apunta la meta de estabilización del
calentamiento global por debajo de dos
grados centígrados, pero se reconoce que,
“en el contexto de una primera revisión y
con base en el conocimiento científico dis-
ponible”, podría considerarse un ajuste in-
cluyendo el límite de 1.5 grados en el incre-
mento de la temperatura del planeta.
“Transparencia”
Había otros temas atorados y dos de ellos
eran clave: financiamiento y transparencia,
este último, contenido en los mecanismos
de medición, reporte y verificación (MRV).
Estados Unidos condicionaba su apo-
yo al tema de financiamiento de largo pla-
zo –el llamado Fondo Verde: 100 mil mi-
llones de dólares a países en desarrollo a
partir de 2020– a cambio de que naciones
como China fueran “transparentes” en sus
reportes de reducción de emisiones.
Por su parte, el Grupo de los 77 y Chi-
na exigían transparencia a los desarrolla-
dos en la aportación de recursos. Pedían
que éstos fueran nuevos y suficientes y no
producto de la desviación de fondos com-
prometidos en otros programas asistencia-
les de la ONU.
China no aceptaba los MRV. Los con-
sideraba violatorios de su soberanía. Y Es-
tados Unidos no “soltaba prenda en el te-
ma de financiamiento –el mayor incentivo
de los países en desarrollo– si no tenía
J
o
r
g
e

S
i
l
v
a

/

R
e
u
t
e
r
s
I NTERNACI ONAL / CAMBI O CLI MÁTI CO

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 45
amarrado el tema de los MRV”, comentó
uno de los negociadores a este semanario.
La salida fue la propuesta de India: Aná-
lisis y Consultas Internacionales (ICA, por
sus siglas en inglés), la cual propone que
cada país emita por cuenta propia reportes
tanto en reducción de emisiones como so-
bre uso de recursos. Se trata de un meca-
nismo “cooperativo, no intrusivo y respe-
tuoso de la soberanía”, apuntó uno de los
negociadores.
Finalmente China aceptó este meca-
nismo, pero Estados Unidos se demoró
pues no quería aprobar los párrafos sobre
financiamiento si no había garantías su-
ficientes de que el Banco Mundial (BM)
manejaría los recursos del Fondo Verde.
Los países en desarrollo aceptaron la
participación del BM pero como “fideico-
misario interino” sujeto a una revisión tres
años después de que entrara en operación
el fondo.
Solo contra el mundo
Una segunda reunión informal plenaria –la
primera se pospuso varias veces a lo largo
del día– empezó pasadas las nueve de la no-
che del 10 de diciembre. Y arrancó mal...
Pedro Solón, embajador de Bolivia an-
te la ONU y jefe de la delegación de su
país, impugnó los documentos del PK y
del LCA; dijo que ninguno garantizaba un
segundo periodo de compromiso del Pro-
tocolo de Kioto y en cambio mantenían
la vigencia de los mecanismos de merca-
do (bonos de carbono y el Mecanismo de
Desarrollo Limpio) que beneficiaban a los
países ricos. Rechazó por “insuficiente” la
meta de estabilizar la temperatura en dos
grados y afirmó que en los hechos se abría
la puerta a un aumento de la temperatura
de más de cuatro grados.
Aseguró además que no se garantiza-
ban los recursos del Fondo Verde –“mo-
vilizar recursos, como consigna el docu-
mento, no es proveer”, señaló–, fustigó la
participación del Banco Mundial en este
fondo pues “está dominado por los países
donantes” y se quejó de que las propues-
tas de su país no fueron incluidas, entre
ellas la de estabilizar el calentamiento en
un grado y establecer una Corte Interna-
cional de Justicia Climática para sancio-
nar a los responsables de “ecocidios”.
Incluso dijo que las propuestas de su
país –resultado de la reunión sobre Cam-
A
P

p
h
o
t
o

/

E
d
u
a
r
d
o

V
e
r
d
u
g
o
La Conferencia de Cancún, conoci-
da como Cop-16, tenía retos difíciles. El
más importante era devolver credibilidad al
marco de las Naciones Unidas como foro
pertinente para negociar acuerdos relacio-
nados con el combate al cambio climático.
Hace un año, la Conferencia de Copenha-
gue terminó en medio de pesimismo e irri-
tación. El documento final, claramente li-
mitado en sus alcances, fue decidido por
un pequeño grupo de países; semejante
procedimiento indignó a buen número de
participantes que se negaron a aprobarlo
formalmente
Después de dos semanas de trabajo, la
Conferencia de Cancún tenía malos pre-
sagios. El panorama parecía muy inquie-
tante. Un segundo fracaso hubiese cance-
lado las esperanzas en los procedimientos
de Naciones Unidas, en los esfuerzos pa-
ra que, tomando en cuenta las voces e inte-
reses de todos los miembros de la comuni-
dad internacional, se continúe la búsqueda
de acciones para enfrentar las consecuen-
cias del calentamiento de la Tierra.
La sorpresa se produjo el último día de
la Conferencia. Poco antes de que ésta lle-
gara a su fin, la canciller Patricia Espinosa
distribuyó la versión final de lo que se co-
nocería como los “Acuerdos de Cancún”.
Al tomar su lugar para presidir la reunión,
la sala estalló en aplausos que se prolonga-
ron casi cinco minutos. El hecho no pudo
ser más elocuente: los textos serían apro-
bados, se había recuperado la confianza en
el proceso auspiciado por la ONU, se ren-
día un homenaje al magnífico trabajo di-
plomático de la presidenta de la Cop-16
y su equipo, quienes tuvieron la habilidad
para fabricar esa sorpresa final.
¿Qué se logró en realidad? ¿En dónde
residieron los aciertos diplomáticos? Los
analistas coinciden en calificar de modes-
tos los acuerdos alcanzados. Aceptan, sin
embargo, que tienen un alto valor simbó-
lico, contienen compromisos sustantivos
y trazan la ruta para seguir trabajando los
próximos años, dentro del proceso abier-
to por Naciones Unidas. Los acuerdos se
refieren a una gran cantidad de temas, en-
tre los que se pueden distinguir los relati-
vos al flujo de financiamientos de Norte a
Sur, los que implican compromisos en ma-
teria de reducción de emisiones y los que
amarran la continuidad del trabajo para te-
ner un acuerdo que sustituya al Protocolo
de Kioto, que expira en 2012.
Éxito externo y pesimismo interno
O L G A P E L L I C E R
Activistas. Repudio
46

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010
bio Climático de Cochabamba en abril pa-
sado– reflejaban el sentir de los pueblos
pobres del mundo. “Por esas razones Boli-
via rechaza estos documentos”, dijo.
Hablaron los jefes de unas 30 delega-
ciones. Todos –incluidos los de Estados
Unidos, China, Japón y Brasil– apoyaron
los documentos y muchos de ellos propu-
sieron que la sesión informal diera paso a
una formal para aprobarlos de inmediato.
Los argumentos coincidieron: los do-
cumentos no eran perfectos pero su con-
tenido reflejaba un “cuidadoso equilibrio”
entre las propuestas de los países, de tal
suerte que todos ganaban algo. Subraya-
ron que los “acuerdos de Cancún” no eran
una meta, sino un punto de partida para
seguir negociando de aquí a la Cop-17 de
Durban y para lograr un gran acuerdo vin-
culante, al que nadie ha renunciado.
Cerca de las dos de la madrugada del
11 de diciembre los delegados regresa-
ron a los grupos de trabajo. John Ash, je-
fe de la delegación de Antigua y Barbuda
y presidente del grupo de trabajo del PK,
y Margaret Mukahanana, representante de
la delegación de Zimbabue y presidenta
del grupo de trabajo del LCA, aprobaron
los documentos pese a la oposición boli-
viana. Pero a nadie escapó un hecho: Cu-
ba y Venezuela no se opusieron y dejaron
sola a Bolivia.
Para todos era evidente que Solón se
aprestaba a vetar los acuerdos y con ello
reventar la Cop-16. El argumento: si un
país se opone a los documentos, no hay
consenso.
A las tres de la mañana los delegados
iniciaron las últimas sesiones plenarias de
las dos Conferencias de las Partes: la del
Protocolo de Kioto y la de la Convención
Marco para el Cambio Climático, ambas
presididas por la canciller Espinosa.
Solón insistió en sus argumentos. Afir-
mó que el documento del PK significaba
“un paso atrás”, se quejó que no se le per-
mitiera a su país hacer enmienda alguna y
señaló: “Somos un país pequeño que tie-
ne principios y no vende su soberanía (…)
Bolivia no apoya ese documento y por tan-
to no hay consenso para aprobarlo”.
Ryu Matsumoto, ministro de Medio
Ambiente de Japón, y Todd Stern, enviado
especial para el Cambio Climático del De-
partamento de Estado de Estados Unidos,
miraban sorprendidos a Solón: Bolivia le
estaba haciendo el trabajo sucio a los go-
biernos de Washington y Tokio, los menos
interesados en un acuerdo que mantuviera
vivo el Protocolo de Kioto.
Espinosa se dirigió a Solón. Le expli-
có que durante el proceso de negociación
“hubo espacio para debatir todos los te-
mas” y que el documento del PK refleja-
ba las propuestas de todas las partes. Por
tanto, añadió, “tomo nota de su posición,
que quedará reflejada en actas, y si no
hay otra intervención, queda aprobado”.
Y golpeó con el pequeño martillo que
tenía a su derecha.
Solón retomó la palabra con voz tem-
blorosa: “La regla para adoptar un docu-
mento es el consenso. Y éste quiere de-
cir que no debe haber exposición explícita
de rechazo a una decisión. El precedente
es funesto. Hoy es Bolivia, mañana pue-
de ser otro país. Lo que está ocurriendo es
un atentado en el marco de la Convención
(de la ONU sobre Cambio Climático). Se
está violando una norma de Naciones Uni-
das. Ni siquiera en Copenhague se tuvo la
osadía de hacer esto. Le pido que revierta
su posición”.
En medio de una sala enmudecida, Es-
pinosa dijo a Solón: “La regla del consen-
so no significa unanimidad ni mucho me-
nos significa que una delegación quiera
imponer un derecho de veto a un acuer-
do que las partes hemos venido trabajan-
do con enormes sacrificios. Mi obligación
ha sido escuchar a todos y a cada una de
los países, incluyendo a los hermanos bo-
livianos. (…) usted entenderá que no pue-
do ignorar la visión y las solicitudes (…)
de los 193 Estados parte para aprobar es-
te documento”.
Sonaron los aplausos de los delegados
y Solón salió de la sala con el rostro des-
encajado. La canciller mexicana inició de
inmediato la segunda Conferencia de las
Partes, ahora para aprobar el documento
del grupo de trabajo del LCA.
Entre los primeros destaca el compro-
miso de países ricos para proporcionar
ayuda a las naciones en desarrollo con el
objetivo de detener la deforestación y de-
gradación de los bosques; la creación de
un Fondo Verde para ayudar a los países
en desarrollo a combatir los efectos del
cambio climático, el cual será adminis-
trado por el Banco Mundial pero super-
visado por un comité independiente; la
decisión de proporcionar, de inmediato,
30 mil millones de dólares a los países en
desarrollo para adaptarse al cambio cli-
mático y reducir emisiones. De aquí al
2020 la cifra subirá a 100 mil millones
de dólares.
Entre los segundos se encuentra el re-
conocimiento de que la elevación de la
temperatura de la Tierra debe mantenerse
por debajo de los dos grados centígrados,
y el compromiso de las economías emer-
gentes (Brasil, China, India) de rebajar el
ritmo de aumento de sus emisiones de ga-
ses contaminantes para 2020.
Lo último –y uno de los temas más di-
fíciles de resolver debido, entre otros mo-
tivos, a la firme oposición de Japón– fue
la referencia a los trabajos dirigidos a pro-
rrogar el Protocolo de Kioto “lo antes posi-
ble”, para que no haya brecha entre el pri-
mer y el segundo periodo de cumplimiento.
El acuerdo deja abierta la cuestión de
si lo pactado debe convertirse en tratado
vinculante jurídicamente; en este sentido,
las opciones legales se dejan para ser deci-
didas el próximo año en Durban.
Los grandes aciertos de la conduc-
ción diplomática fueron varios: el prime-
ro, haber mantenido un proceso transpa-
rente y muy incluyente que permitió a las
194 delegaciones presentes, incluidas las
ONG, sentirse escuchadas, con sus intere-
ses reflejados en los textos finales, y con-
sultadas cuando aparecieron dificultades;
la única excepción fue Bolivia que, sin el
apoyo de otros países del grupo Alba, que-
dó totalmente aislada. El segundo, haber
redactado con enorme destreza los docu-
mentos finales, de manera que pudieran
registrarse con un lenguaje lo suficiente-
mente ambiguo en los puntos difíciles, y
con otro lo suficientemente contundente
en los puntos en que había consenso. Fi-
nalmente, una vez que se sintió el apo-
yo de 193 delegaciones, se tuvo el acierto
de declarar que el “consenso no significa
unanimidad”, superando así el obstáculo
representado por Bolivia y aprobando los
documentos con el aplauso generalizado
de los demás presentes.
La prensa internacional dedicó largos
análisis y alabanzas a la estrategia segui-
da por los diplomáticos mexicanos (ver por
ejemplo Le Monde (12/XII/2010). Sin em-
bargo, tal reconocimiento no se hizo explí-
cito en los medios de comunicación nacio-
nales. Para la opinión pública mexicana, el
éxito diplomático en Cancún no tiene ma-
yor significado. No contrarresta el ánimo
nacional, pleno de pesimismo, asustado por
el rumbo que siguen los acontecimientos,
renuente, de manera comprensible, a otor-
gar un papel de liderazgo a Felipe Calderón
en la lucha contra el cambio climático. Bas-
ta tomar en cuenta la incompetencia de su
política energética destinada a la reorienta-
ción hacia fuentes de energía renovables,
para poner en duda los éxitos que se pue-
dan obtener en el ámbito interno.
Así, el éxito diplomático no es suficien-
te para aminorar el desánimo que impera en
la vida del país No obstante, sería un error
ignorar que México tiene en sus diplomáti-
cos conocedores de cuestiones multilatera-
les un valioso capital de profesionistas. Pa-
ra ellos, por el reconocimiento internacional
que han ganado, ¡felicidades! O

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 47
I NTERNACI ONAL / CAMBI O CLI MÁTI CO
48

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

ANÁLI SI S
En este caso no fueron videos; fue-
ron solamente grabaciones de audio, pero
su difusión fue igual de contundente: La
transmisión de la conversación telefónica
entre Julio César Godoy Toscano y Ser-
vando Gómez Martínez, alias La Tuta, en
radio, televisión e internet, construyó una
opinión pública adversa al exdiputado fe-
deral. El audio evidenciaba la familiaridad
entre uno de los capos de La Familia Mi-
choacana y el entonces candidato a legisla-
dor. Al respecto, Godoy Toscano interpuso
argumentos formales o tecnicismo jurídi-
cos, pero jamás pudo sostener frontalmente
que no fuera su voz. Y la opinión pública
no entiende de formalismos legales.
Por si esto fuera poco, unos días des-
pués se divulgó que el entonces diputado
había hecho depósitos en un par de cuen-
tas de cheques por casi 25 millones de pe-
sos en un lapso de tres años y medio, sin
que en ese mismo periodo hubiese siquie-
ra rendido una declaración de impuestos.
Los alegatos del entonces diputado apenas
pudieron acreditar ingresos por menos de
una tercera parte de dicho monto y, desde
luego, nunca justificar la ausencia de de-
claraciones ante Hacienda.
El vínculo estaba ya sembrado en la
opinión pública nacional: estos ingresos
únicamente podían explicarse en función
de la relación de Godoy Toscano con el
crimen organizado. Éste y su defensa
mantienen la línea argumentativa que les
puede resultar favorable en los tribuna-
les, pero que no demuestra su inocencia
y menos puede resultar exitosa ante la
ciudadanía. En este escenario el desafue-
ro concretado el pasado martes 14 de di-
ciembre fue un mero formalismo.
Es la segunda ocasión en poco más
de 73 meses que la Cámara de Diputados
desafuera a legisladores perredistas, y en
ambas ocasiones la mayoría de la bancada
del partido del sol azteca votó favorable-
mente al sentido el dictamen.
El 4 de noviembre de 2004, el Pleno
de Diputados, erigido en Jurado de Proce-
dencia, aprobó el dictamen para desaforar
a René Bejarano con únicamente siete vo-
tos en contra y 15 abstenciones. En el caso
de Godoy Toscano fueron sólo dos votos
en contra, aunque hubo 21 abstenciones.
Al hablar en nombre de su grupo parla-
mentario, Alejandro Encinas dejó claro su
posicionamiento: “Será la autoridad com-
petente quien lo resuelva, pero queremos
dejar claro ante la sociedad, ante todas las
mexicanas y los mexicanos, que de ninguna
manera nuestro grupo parlamentario, nues-
tro partido, incurrirá en acciones que pro-
voquen sospecha sobre nuestro desempeño
legislativo, sobre nuestra honorabilidad y
sobre nuestras responsabilidades políticas.
Por ello, quiero dejar claramente estable-
cido nuestro deslinde tajante de cualquier
relación con acciones delictivas y con la
delincuencia organizada. El país requiere
de transparencia y congruencia entre quie-
nes desempeñamos funciones públicas”.
Más que la definición frente a los legis-
ladores y la fundamentación del sentido de
su voto, era una respuesta a la opinión públi-
ca, a los ciudadanos, sobre todo a los electo-
res, que deben expresar su veredicto en las
urnas. Era el partido rendido frente a la so-
beranía popular: los medios habían exhibido
las evidencias en contra de Godoy Toscano
y éste ni siquiera había intentado desvirtuar-
las; frente al hecho, más valía dejar la vía
libre a la acción judicial para intentar recu-
perar credibilidad ante la opinión pública.
Sin embargo, la actitud asumida por el
PRD no es compartida por el resto de los
partidos políticos; al contrario, particular-
mente el PRI se atrinchera en su peso le-
gislativo y político para defender a ultranza
a sus militantes. En los últimos 75 años se
han resuelto cuatro solicitudes de proce-
dencia contra cuatro legisladores: el 30 de
julio de 1983, desaforaron a Jorge Díaz Se-
rrano, por haber defraudado a Pemex con
5 mil millones de pesos (Díaz Serrano fue
el símbolo de la llamada “renovación mo-
ral” del gobierno de Miguel de la Madrid,
y su desafuero fue un mero acto protoco-
lario, pues en ese entonces el Legislativo
simplemente formalizaba las decisiones
presidenciales); en 1994, 11 años después,
una solicitud de licencia fantasma del desa-
parecido diputado federal tricolor Manuel
Muñoz Rocha, acusado de ser el autor
intelectual del crimen de José Francisco
Ruiz Massieu, permitió evadir la votación
en el Pleno, pues se interpretó que con di-
cha licencia se suprimía el fuero y, por lo
tanto, era innecesario el desafuero. Y los
dos desafueros ya comentados: el de René
Bejarano, en 2004, y el de Godoy Toscano,
apenas el martes pasado.
Pero no hay que olvidar la defensa que
realizó el grupo parlamentario tricolor en
septiembre de 2003 para evitar incluso la
discusión en el Pleno del desafuero del en-
tonces senador Luis Ricardo Aldana, tam-
bién líder del sindicato petrolero, por el
desvío de recursos de Pemex a la campaña
electoral del candidato presidencial priis-
ta en 2000, Francisco Labastida, es decir,
como presunto responsable del conocido
Pemexgate. La PGR solicitó iniciar el Pro-
cedimiento de Declaración de Procedencia
en octubre de 2002; la Sección Instructo-
ra dictaminó a favor de la procedencia en
junio de 2003, turnó el dictamen a la Co-
misión Permanente con el fin de que ésta
convocara a un periodo extraordinario de la
Cámara de Diputados para erigirse en Ju-
rado de Procedencia, pero el 25 de agosto
se denegó dicha solicitud porque no logró
reunir los votos de las dos terceras partes de
los miembros de la comisión.
Al cambio de Legislatura, el presiden-
te de la mesa directiva de la Cámara, Juan
de Dios Castro Lozano, convocó a erigirse
en Jurado de Procedencia para el miérco-
les 17 de septiembre; pero nuevamente la
bancada tricolor, mediante argucias for-
males –los dictámenes que no se votaron
en el Pleno al concluir una Legislatura tie-
nen que regresar a comisiones en la nueva
antes de llevarse al Pleno–, logró echar
abajo dicha convocatoria en apretada vo-
tación, con únicamente siete votos de di-
ferencia, el 9 de septiembre.
Pero no sólo los legisladores tienen
el denominado fuero constitucional; hay
Condenado por la opinión pública
J E S Ú S C A N T Ú

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 49
otros funcionarios que también disponen
de él, como los gobernadores y el jefe de
Gobierno del DF, y aquí también hay ca-
sos y comportamientos interesantes. En
el caso del entonces jefe de Gobierno del
Distrito Federal Andrés Manuel López
Obrador, la Cámara de Diputados lo desa-
foró el 7 de abril de 2005, con el voto en
contra de toda la bancada perredista y de
algunos diputados priistas.
En contraste, a pesar de que el Pleno de
la Suprema Corte de Justicia de la Nación
dictaminó, el 14 de octubre de 2009, que
el entonces gobernador de Oaxaca, Ulises
Ruiz, era presuntamente responsable de las
graves violaciones a los derechos humanos
durante los hechos violentos ocurridos en
aquella entidad en 2006 y 2007, nunca se
inició ningún procedimiento ni en la Cáma-
ra de Dipu tados –cuya decisión únicamente
hubiese sido declarativa, pues es el Congre-
so estatal el que debe resolver en definitiva–
ni en el Congreso del estado; nuevamente
funcionó la protección a ultranza de los le-
gisladores tricolores a sus militantes.
En el caso de los panistas, quizá el epi-
sodio más significativo es el correspon-
diente al exgobernador de Morelos Sergio
Estrada Cajigal, a quien el Congreso es-
tatal destituyó, el 24 de octubre de 2004,
con el voto en contra de los 10 legislado-
res blanquiazules, acusado de proteger
en su cargo al coordinador estatal de la
Policía Ministerial, José Agustín López,
acusado de narcotráfico; el asunto final-
mente lo resolvió favorablemente para el
gobernador el Pleno de la Suprema Corte
de Justicia de la Nación.
Así, los únicos tres desafueros que han
procedido en México, desde que el Ejecu-
tivo federal perdió el control del Legislati-
vo, han sido contra perredistas. En los dos
primeros casos –Bejarano y AMLO– final-
mente fueron absueltos por el Poder Judi-
cial, aunque López Obrador finalmente ni
siquiera fue llevado ante el mismo, porque
la PGR envió el expediente a la reserva;
probablemente suceda otro tanto en el ca-
so de Godoy Toscano, pues lo que fue muy
efectivo para impactar en la opinión pública
no necesariamente lo es para demostrar la
llamada verdad jurídica; pero en cualquier
caso, en las democracias consolidadas, an-
te la existencia de una duda razonable en la
soberanía popular (la ciudadanía que emite
su veredicto en las urnas), los partidos po-
líticos normalmente prefieren plegarse ante
la misma y respaldar las solicitudes de que
sus militantes sean sometidos a juicio en las
instancias judiciales. Esto es lo que ha suce-
dido en dos casos con el PRD, pero en Méxi-
co la práctica todavía no se generaliza. Otra
muestra de que en nuestro país todavía falta
mucho camino por recorrer en la construc-
ción de la democracia. O
Cacería
N A R A N J O
50

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

50 1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010
A principios de mes se hicieron pú-
blicos los resultados de la prueba educa-
tiva internacional –PISA– y nuevamente
México volvió a quedar en un mal lugar.
Quizás en la Secretaría de Educación Pú-
blica hay quienes se congratulen porque
“por lo menos” estamos arriba de Albania,
Argentina, Azerbayán, Brasil, Indonesia,
Jordania, Kazajastán, Panamá, Perú y Qa-
tar. Pero será un pobre consuelo. A pesar
de algunos pequeños avances documen-
tados por la OCDE, las mediciones mos-
tradas en matemáticas, ciencias y lectura
resaltan un sistema educativo en crisis. En
lugar de educar para la prosperidad, las
escuelas públicas del país están educando
para la mediocridad. Para la parálisis. Pa-
ra el rezago. Para que el país, en términos
comparativos, pierda cada vez más terre-
no en la competencia internacional en lu-
gar de irlo ganando.
La verdadera sorpresa para muchos fue la
posición de Shanghai-China. En su primera
medición, la ciudad ocupó el primer lugar a
nivel global en las tres áreas evaluadas. Y más
impresionante aún: las escuelas chinas con
las peores evaluaciones quedaron a la mitad
de la tabla de todos los países que participa-
ron, incluyendo los miembros de la OCDE.
China, en una generación, ha logrado tran-
sitar del atraso a la excelencia, demostrando
así que es posible hacerlo. Pero en México
insistimos en negar la realidad o cerrar los
ojos frente a ella. En muchos otros lugares del
mundo, el avance chino ha producido seña-
les de alarma en los pasillos del poder, entre
los maestros, y más aún entre los padres de
familia, preocupados por escuelas que no sa-
tisfacen las necesidades educativas más bási-
cas. En Estados Unidos, por ejemplo, Barack
Obama se ha referido a los resultados chinos
como un “momento Sputnik”, recordando
cuando la antigua Unión Soviética lanzó un
satélite al espacio, demostrando que estaba a
la par con su adversario en cuanto a avances
tecnológicos. China ahora le demuestra al
mundo que también se está convirtiendo en
una potencia educativa.
En México, sin embargo, los resultados
de la prueba PISA ocuparon las primeras pla-
nas de algunos diarios durante un par de días
y después el tema regresó al cajón. Al archive-
ro. Al último lugar de las prioridades naciona-
les, desplazado por la boda de Enrique Peña
Nieto, la elección interna del PAN y la última
ronda de encuestas políticas. La pasión por
mejorar la educación parece estar confinada a
grupos pequeños de ciudadanos preocupados
y algunas ONG como Mexicanos Primero.
Como ha sugerido David Calderón, estamos
tan mal educados que ni siquiera sabemos
cuán importante es la educación. Pero China
lo entiende y en los últimos diez años ha re-
formado sus escuelas y entrenado a sus maes-
tros con el objetivo de producir alumnos de
clase global. Pero en nuestro país la escuela
pública se ha convertido en una fábrica para
pobres; un lugar que condena a los mexica-
nos a quedarse en el mismo lugar en el cual
nacieron, sin acceso a la movilidad social y
poco preparados para la competencia global.
La mejor manera de reaccionar sería a
través de una apreciación crítica y honesta
de cómo llegamos a la pésima situación en
la que estamos parados. Con altos índices de
abandono educativo. Con un nivel de desem-
pleo alto y con una informalidad aún mayor.
Con resultados que colocan a los jóvenes en
una ruta de colisión con el futuro. La eco-
nomía global que surgirá de esta recesión
será muy diferente: la competencia entre los
mercados emergentes será mayor y sólo los
países que cuenten con una fuerza de traba-
jo competente y capaz podrán salir del hoyo.
Va a ser necesario un esfuerzo educativo na-
cional que enseñe no sólo lo básico. Va a ser
indispensable producir mexicanos creativos,
críticos, pensantes, capaces de entender pro-
blemas complejos y cómo resolverlos. Y ello
requeriría comprender la urgencia de trans-
formar nuestro sistema educativo para susti-
tuir la mediocridad por la excelencia.
Muchos piensan que eso no será viable
mientras Elba Esther Gordillo siga al fren-
te del SNTE. Mientras los maestros puedan
vender, heredar o intercambiar sus plazas por
favores sexuales. Mientras los gobernadores
puedan ofrecer plazas al mejor postor y ha-
gan de ello un gran negocio. Mientras la clase
política conciba a la educación como un coto
político en vez de un trampolín social. Hoy
el debate incipiente en torno a la educación
está imbuido de un gran pesimismo frente a
obstácu los que parecen insuperables. Pero co-
mo lo revela un reporte reciente de McKinsey
sobre la evolución de veinte sistemas educati-
vos en los últimos años, el cambio es posible
y no habrá que esperara hasta que La Maestra
se muera para instrumentarlo. En sitios donde
ha habido mejoras sustanciales, el cambio ha
ocurrido en periodos relativamente cortos, en
países con culturas muy distintas, con nive-
les de ingreso muy diferentes, con divisiones
étnicas muy marcadas, en sistemas federales
y en sistemas descentralizados. A cada paso
del viaje hacia la excelencia educativa hay
estrategias comunes: México necesita dejar
de mirarse el ombligo y estudiar lo que están
haciendo otros países en el mundo.
Al país le urge mejorar la calidad de
sus maestros, enfatizar la excelencia por
encima de la cobertura, reclutar a sus me-
jores graduados y canalizarlos hacia la
profesión educativa, otorgarle al maestro
la autonomía y la dignidad perdidas. Todo
ello requerirá un liderazgo para la trans-
formación profunda que ha estado ausente
hasta el momento en la SEP. El progreso
modesto de los últimos años simplemente
no es suficiente a pesar de la retórica ofi-
cial al respecto. México necesita un secre-
tario de Educación Pública cuya ambición
sea ascender a los primeros lugares de la
prueba PISA en menos de una generación,
y no personas que calientan la silla detrás
del escritorio de José Vasconcelos en es-
pera de un dedazo presidencial. La SEP
ya no puede seguir perdiendo el tiempo,
conformándose con avances milimétricos,
congratulándose con cambios microscó-
picos, manteniendo a los mexicanos re-
henes de una educación que los condena
a la mediocridad. La ruta internacional a
la excelencia es clara y con buena señali-
zación; sólo falta la voluntad política para
tomarla. En un mundo globalizado, el éxi-
to estará definido por individuos y socie-
dades que logran adaptarse con velocidad
y cambiar sin oponer tanta resistencia. Si
no somos capaces de entender este “mo-
mento Sputnik” y los retos que implica,
seguiremos atados a la tierra mientras los
chinos ascienden a la estratósfera. O
Educando para la mediocridad
D E N I S E D R E S S E R
ANÁLI SI S

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 51
MI G U E L Á N G E L G R A N A D O S C H A PA
El mejor alcalde del mundo
I
n
t
e
r
é
s

P
ú
b
l
i
c
o
Las fuerzas vivas de la Ciudad de
México (y, hay que decirlo, especial-
mente los proveedores del gobierno
capitalino, como el consorcio Línea 12
del Metro, integrado por ICA, Alstom
y Carso) se emocionaron con la desig-
nación del jefe de Gobierno del DF,
Marcelo Ebrard, como “el mejor al-
calde del mundo”, según la City Ma-
yor Foundation, un organismo no de
gobernantes municipales que juzgan a
sus iguales, sino de expertos que exa-
minan el desempeño de quienes tienen
que lidiar con los problemas urbanos.
A pesar de que se notificó que
Ebrard salió avante en competencia
con los alcaldes de las no muy im-
presionantes ciudades de Oklahoma,
en Estados Unidos; Riace, en Italia;
Surrey, en la Columbia Británica de
Canadá, y Brisbane, en Australia (que
ocuparon los lugares del dos al cinco),
la noticia fue recibida con algarabía
sobre todo en el sector empresarial,
lo que se mostró en abundancia de
felicitaciones en espacio pagado en la
prensa capitalina, a partir del 6 de di-
ciembre en que se difundió la elección
del jefe de Gobierno de la Ciudad de
México como el mejor.
La cascada de congratulaciones al
jefe de Gobierno y aspirante presiden-
cial llegó a un punto culminante el jue-
ves pasado, cuando un nutrido grupo de
organizaciones del sector privado ex-
presó su orgullo de contar con un Eje-
cutivo local de clase mundial, el mejor
de todos por lo menos en 2010 (pues el
cetro cambia de manos cada año).
“Las cámaras, asociaciones, el
sindicato patronal y organizaciones
empresariales abajo firmantes se con-
gratulan por el reconocimiento inter-
nacional otorgado al jefe de Gobierno
del Distrito Federal, Lic. Marcelo Ebrard
Casaubon, como ‘El Mejor Alcalde del
Mundo 2010’, por parte de la asociación
internacional de alcaldes denominada
Fundación City Mayors, con sede en
Londres.
“Quienes vivimos y trabajamos en la
Ciudad de México estamos conscientes
de que las acciones desarrolladas por el
jefe de Gobierno del Distrito Federal con-
tribuyen a lograr que nuestra ciudad se
convierta, día con día, en una de las mejo-
res metrópolis del mundo.
“El galardón referido representa una
enorme responsabilidad que, estamos se-
guros, será correspondida por el Lic. Mar-
celo Ebrard Casaubon.”
Calzan ese mensaje los emblemas
o los nombres de 56 cámaras, asocia-
ciones y “el sindicato patronal”, que tal
es el carácter jurídico de la Coparmex.
Sin poder enumerarlos por completo,
enuncio que entre los sellos firmantes
figuran Concamin, Canadevi (por parti-
da doble), Canacintra, Cámara Nacional
de la Industria Editorial Mexicana; Cá-
mara de Comercio, Servicios y Turis-
mo de la Ciudad de México; ANIERM,
CIRT, Consejo Ejecutivo de Empresas
Globales, Asociación de Industriales Li-
tógrafos de México, Aschoco, Ammje,
Canacope, Servitur, Canaintex, Cáma-
ra Nacional de la Industria del Vestido,
Asociación Nacional de Tiendas de Au-
toservicio y Departamentales (ANTAD),
Canirac, Canaibal, CMIC, etcétera.
Por su lado, ese mismo día pudo
leerse en amplios espacios que “Ro-
berto Gómez Barrera, presidente de los
consejos de administración de Gruma
y de Grupo financiero Banorte, felici-
ta cordialmente al Lic. Marcelo Ebrard
Causabon, jefe de Gobierno del Distrito
Federal, por haber sido designado Me-
jor Alcalde del Mundo por la Fundación
City Mayors”.
Mejor informado que sus compañeros
empresarios, González Barrera cita exac-
tamente a City Mayors, que solamente es
una fundación y no la “asociación inter-
nacional de alcaldes”, como afirmaron
los “abajo firmantes” que, por otro parte,
expresan un optimismo poco frecuente en-
tre los habitantes de la capital, pues están
ciertos de que Ebrard logrará “que nuestra
ciudad se convierta día con día en una de
las mejores metrópolis del mundo”. En
medio del refunfuño generalizado, estas
voces que expresan un pensamiento posi-
tivo son de agradecer, pues dejan de lado la
crítica repetitiva, seguramente auspiciada
por los adversarios políticos de Ebrard, so-
bre la multitud de problemas que aquejan
a la capital, entre los que sobresale, para
los sectores medios, el que la circulación
rodada esté sujeta cada día a mayores di-
ficultades, una de las cuales no menor es
la multitud de obras callejeras en curso,
que se prolongan y alargan más allá de lo
comprensible. Como entre los ingleses el
clima, no hay conversación entre capitali-
nos que no comience o verse por completo
sobre el infierno que es para muchos pasar
de una porción a otra de la ciudad o entrar
y salir de rumbos muy poblados, especial-
mente de automóviles.
La fundación premiadora informó
que la defensa de Ebrard de los derechos
de las mujeres y de las minorías era una
de las razones para galardonarlo. Otra
causa es que “se ha convertido en defen-
sor de asuntos en materia ambiental, in-
ternacionalmente reconocido”.
De seguro los premiadores se refirie-
ron al papel desempeñado por Ebrard en
la cumbre de autoridades municipales a
que convocó él mismo y tuvo lugar en la
capital, en noviembre, reunión que comi-
52

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

Transparencia traicionada
sionó al “mejor alcalde del mundo” para
que entregara en Cancún, ante las cú-
pulas preocupadas por el calentamiento
global, el proyecto de las ciudades más
grandes del orbe para disminuir cada una
en su ámbito la emisión de gases con
efecto invernadero.
Seguramente la fama internacional
de Ebrard crecerá y se consolidará si
escucha de viva voz las objeciones a su
proyecto carretero conocido como Su-
pervía Poniente, denunciado por exper-
tos y grupos vecinales como atentatorio
contra la sustentabilidad de la capital de
la República, más allá del daño ecológi-
co que su sola construcción generaría.
En los mismos días en que medio
mundo festejaba al mejor alcalde del
mundo, un grupo de 34 diputados fede-
rales pertenecientes no sólo a la opo-
sición (PRI y PAN), sino también a los
partidos que lo llevaron al lugar donde se
encuentra (PRD, Convergencia y PT), le
dirigieron una carta que hasta ahora no
ha tenido respuesta. Los legisladores pi-
dieron al jefe de Gobierno que se abra al
diálogo con los objetores del proyecto.
Le recuerdan que con los auspicios de
la Comisión de Derechos Humanos del
Distrito Federal se realizaron en torno a
este asunto “interesantes debates” en que
“especialistas de alto nivel en materia
legal, ambiental y de movilidad y pla-
neación urbana presentaron opiniones
fundadas sobre los impactos que podría
acarrear la Supervía en relación con la
sustentabilidad de la ciudad, en especial
en materia de agua, de nuevos problemas
de movilidad por falta de apoyos técni-
cos suficientes, del riesgo para las finan-
zas del DF, pues en el título de concesión
se pactó el rescate carretero, así como
numerosas violaciones a los derechos
humanos, entre los que destacan derecho
a la información, a la participación, a la
seguridad jurídica, a una vivienda digna,
a un medio ambiente sano y al agua”.
Si Ebrard accede a recibir a la Co-
misión Civil de Acompañamiento del
Frente Amplio contra la Supervía, y a
los propios representantes de esa agru-
pación, es seguro que él mismo ampliará
la información sobre la que han descan-
sado los proyectos para esa carretera de
cuota en el interior de la capital, y acaso
opte por conocer las alternativas que los
impugnadores han preparado. Si proce-
diera de esa guisa, es seguro que no sólo
un despacho de relaciones públicas de
Londres lo galardone, sino que los ca-
pitalinos lo reconozcan como el mejor
alcalde del mundo O
La semana pasada todos fuimos tes-
tigos de un ejercicio paradigmático de
apología de la opacidad por parte de la
principal institución federal de defensa de
la transparencia: el Instituto Federal de Ac-
ceso a la Información Pública y Protección
de Datos (IFAI). En una sesión histórica rea-
lizada el martes 14 de diciembre, las comi-
sionadas Sigrid Arzt y Jacqueline Peschard
cerraron el paso a una solicitud de acceso a
los nombres de los cargos de los más de mil
funcionarios que reciben el famoso “bono
de riesgo” por participar en labores relacio-
nadas con la seguridad nacional y la segu-
ridad pública. Sus argumentos mostraron
una total falta de compromiso con el interés
ciudadano, pero sobre todo un profundo
desconocimiento del marco jurídico en ma-
teria del derecho a la información.
El artículo 12 de la Ley Federal de Trans-
parencia y Acceso a la Información Pública
es contundente: “Los sujetos obligados de-
berán hacer pública toda aquella informa-
ción relativa a los montos y las personas a
quienes entreguen, por cualquier motivo,
recursos públicos”. Los bonos en cuestión
se financian con recursos públicos y se en-
tregan a servidores públicos en función de
sus labores dentro del gobierno. Por la pren-
sa nacional nos hemos enterado de que estos
pagos suman hasta 1 millón de pesos por
cada funcionario durante un periodo de tres
años. Asimismo, es importante notar que ja-
más se solicitó acceso a los nombres de los
funcionarios, sino exclusivamente a los car-
gos que ocupan. Resulta evidente la necesi-
dad de transparentar estos sobresueldos con
el fin de evitar desviaciones o abusos.
Hace apenas seis meses, la misma co-
misionada presidenta del IFAI ya se había
pronunciado positivamente al respecto. El
9 de junio, Peschard remitió un oficio a la
Secretaría de la Función Pública solicitan-
do explícitamente que el gobierno federal
divulgara toda la información sobre los bo-
nos de riesgo. Y el pasado 1 de diciembre,
cuando por vez primera se abordó el tema
en el pleno del IFAI, no expresó ninguna
objeción sobre la posibilidad de divulgar la
información solicitada.
Pero súbitamente Peschard modificó su
posición y, utilizando su voto de “calidad”
como comisionada presidenta del IFAI, em-
pujó la balanza a favor de la opacidad. Exis-
ten elementos suficientes para sospechar
que este repentino cambio pudiera haber si-
do resultado de una presión directa por parte
del gobierno de Felipe Calderón, sobre todo
a la luz del importante aumento presupues-
tal recientemente autorizado para el instituto
y por el que la comisionada Peschard pugna-
ra tan fuerte.
Por principios éticos, Arzt se hubiera
excusado de la discusión y la resolución
de este polémico caso. Antes de iniciar sus
labores en el IFAI, ella fungía como se-
cretaria técnica del Consejo de Seguridad
Nacional de Calderón, labor para la cual
recibió más de 400 mil pesos de sobre-
sueldo entre 2007 y 2009 precisamente por
concepto de “bono de riesgo”. El evidente
conflicto de intereses, al fungir como juez
y parte, necesariamente afectaba su capaci-
dad para evaluar objetivamente el caso.
Así que no debe sorprender que en su par-
ticipación en la sesión pública del martes Arzt
hiciera gala de su total desapego de los prin-
cipios básicos en materia de transparencia.
Pidió a sus homólogos confiar ciegamente en
el gobierno federal: “Me preocupa que par-
tamos del sospechosismo con relación a que
se entreguen a discrecionalidad recursos pú-
blicos”. La exempleada de Calderón afirmó
que los criterios generales para la asignación
de los bonos son tan “sistemáticos y metodo-
lógicos” que simplemente no podrían existir
“ámbitos de discrecionalidad”. Así que en
lugar de abrir la información para que los ciu-
dadanos puedan confirmar que efectivamente
se apliquen criterios prudentes, la comisio-
nada propone que simplemente otorguemos
el beneficio de la duda a un presidente de la
República que no ha destacado precisamente
en materia de rendición de cuentas.
J O H N M. A C K E R MA N
ANÁLI SI S
Arzt también comete la pifia de invertir
el sentido del “principio de máxima publi-
cidad” plasmado en el artículo sexto de la
Constitución. Este principio indica que to-
da la información poseída por el gobierno
es pública, a menos que, de manera estricta
y limitativa, se encuentre cubierta por al-
guna de las causales de reserva en la ley.
Asimismo, el daño potencial de la apertura
de la información tiene que ser “probable”
y “presente”, además de ser claramente
mayor al efecto negativo que ocasionaría
el hecho de que la información no fuera
divulgada, ya que la opacidad también ge-
nera costos al obstaculizar la rendición de
cuentas. En pocas palabras, la carga de la
prueba siempre se encuentra del lado de
quien busque defender la opacidad.
Pero en estas cuestiones la comisionada
Arzt vive en el mundo al revés. Ella parte de
su muy personal presunción de que la divul-
gación de la información pone en riesgo la
vida de los funcionarios implicados y exige
a sus homólogos demostrar lo contrario. “No
encuentro elementos para que tengamos su-
ficiente evidencia de que al resolver entregar
determinados puestos (...) no pongamos en
riesgo la vida de las personas que están ha-
ciendo estas tareas”.
El problema es que Arzt no ofrece eviden-
cia alguna de que vidas humanas realmente
estuvieran en peligro. Como bien lo señaló
la comisionada María Elena Pérez-Jaén en la
sesión, una gran cantidad de información so-
bre estos bonos ya ha sido pública desde hace
años y no ha pasado absolutamente nada a
los funcionarios. En todo caso, remató Pérez-
Jaén, conocer esta información no les implica
mayor riesgo que las propias atribuciones que
de por sí ejercen ya estos servidores públicos.
Aún peor, el colmo de este asunto es que
en realidad muchas de las personas que reci-
ben el bono de riesgo ocupan cargos que sim-
plemente “no tienen nada que ver con alguna
función que pudiera poner en riesgo su vi-
da”, como lo confesó la propia Peschard. De
acuerdo con la comisionada, estas personas
recibirían el pago extraordinario no por su ac-
tividad actual, sino por la información sensi-
ble que manejan en función de los cargos que
ocuparon en el pasado. Aunque en muchos
casos ni siquiera existe esta justificación, ya
que la lista de los “premiados” incluye cargos
como el de coordinador de Opinión Pública
y el de coordinador de Comunicación Social,
ambos de la Presidencia de la República.
Resulta entonces que en muchos casos
los “bonos de riesgo” no son justificables, y
funcionan más como becas para los amigos
o como jubilaciones para aquellos servidores
públicos que si bien antes arriesgaban la vida
hoy ya se encuentran en una suerte de retiro.
Se abre de par en par el margen para el uso
discrecional de estos pagos y se desmiente la
idea de Arzt de que los criterios de distribu-
ción son tan “sistemáticos y metodológicos”
que no existe la posibilidad de abuso.
El comisionado Ángel Trinidad Zaldí-
var, quien de manera congruente cuestio-
nó duramente la decisión de la mayoría,
puso el dedo en la llaga: “Los ciudadanos
tienen el derecho de desconfiar (...) ya
que, por desgracia (...) no hay pocos ejem-
plos en los cuales esta desconfianza se ha
traducido en ciertas realidades”.
La transparencia existe precisamente
como un contrapeso al peligro siempre
presente de abuso de la autoridad guber-
namental. Y el IFAI existe para defen-
der a los ciudadanos, no para proteger
al gobierno en turno. Con decisiones
como la del martes pasado, el instituto
de la transparencia traiciona su espíritu
ciudadano original y abona precisamen-
te al sospechosismo que supuestamente
busca conjurar. O
www.johnackerman.blogspot.com /
Twitter: @JohnMAckerman

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 53
En entregas anteriores me he referido a
este tema y he criticado y propuesto refor-
mas respecto a los donativos gubernamen-
tales (edición 1758) y los fideicomisos con
recursos públicos (1767). La situación, sin
embargo, sigue empeorando trimestre tras
trimestre. Veamos.
Primero. Es importante recordar que,
por la propia naturaleza jurídica del fidei-
comiso, se necesita un esfuerzo mayor para
ejercer escrutinio social y exigir rendición de
cuentas sobre el gasto público que ejercen di-
rectamente los poderes del Estado y sus orga-
nismos autónomos. Este asunto no es menor.
Hasta el 30 de septiembre pasado existían
367 fideicomisos o análogos en el ámbito
federal con fondos que ascendían a 384 mil
129 millones de pesos. El destino de esa cifra
multimillonaria no requiere de mucha expli-
cación: 121 mil millones 240 millones de pe-
sos eran para el pago de pensiones, distintas a
las otorgadas por el IMSS, el ISSSTE y otros
sistemas de seguridad social; 22 mil 551 mi-
llones correspondían a “prestaciones labora-
les” de los servidores públicos, adicionales
a los sueldos previstos en el Presupuesto de
Egresos; 28 mil 808 millones se hallaban re-
servados para “subsidios y apoyos” (rubro en
el que todo cabe) y 70 mil 293 millones de
pesos eran para “apoyos financieros”.
De la misma manera, se han generado
mecanismos para evitar el cumplimiento
de la Ley de Adquisiciones en Materia de
Seguridad. El Fideicomiso para la Plata-
forma de Infraestructura, Mantenimiento y
Equipamiento de Seguridad Pública y Ae-
ronaves tiene fondos que llegan a 4 mil mi-
llones de pesos. ¿Usted creería como acto
de fe que el secretario Genaro García Luna
invertirá esos recursos con toda pulcritud
pensando en el bienestar de México? ¿No
será razonable pensar que haya alguna po-
sibilidad –así sea muy remota– de que la
opacidad puede permitir corrupción e im-
punidad al amparo de la “seguridad”?
Segundo. En materia de donativos que
se otorgan con recursos públicos, la discre-
cionalidad prevista en la ley permite asig-
nar parte del erario sin ningún mecanismo
de evaluación, pertinencia y oportunidad.
Esta circunstancia coadyuva a desnaturali-
zar la función del Estado. Un análisis del
tercer informe trimestral del gasto público
de 2010 permite, de entrada, observar que
organizaciones sociales y grupos de interés
reciben donativos y ayudas millonarias.
Así, por ejemplo, el Instituto Mexica-
no del Seguro Social subsidia a la Asocia-
ción de Apoyo a Jubilados y Pensionados
del MUNJP, A.C., a la cual le donó en el
tercer trimestre de este año 5 millones
210 mil pesos para “apoyar las funciones
propias de la asociación”; en tanto que el
ISSSTE sigue manteniendo relaciones
inadecuadas con su sindicato, al cual le
donó durante el mismo periodo 4 millo-
nes de pesos para “apoyar actividades de
seguridad social”, además de otorgar un
donativo de 3 millones 500 mil pesos a la
Asociación Nacional de Servicio Volunta-
rio, A.C., que preside la esposa del direc-
tor general del propio ISSSTE. ¿No existe
aquí en principio un conflicto de interés?
Por su parte, el Consejo Nacional para la
Cultura y las Artes (Conaculta) mantiene su
política de apoyar a quienes tienen muchas
otras formas de financiar sus actividades.
En 2009 asignó un donativo de 24 millones
de pesos a Radiodifusoras y Televisoras de
Occidente, A.C. (agrupación que organiza a
los industriales de la radio y televisión de Ja-
lisco), y en este 2010 dicho apoyo ascendió
a 35 millones de pesos. Asimismo, Conacul-
ta ha donado este año 10 millones de pesos a
Sumando Amor, A.C., con el aparente fin de
emplearlos en la remodelación de la antigua
Basílica de Guadalupe.
“Sumando Amor es una asociación ci-
vil legal y transparente que busca recaudar
fondos en dinero,  ayuda en especie y es-
fuerzo por parte de la sociedad mexicana”,
expresó en un boletín fechado el 12 de oc-
tubre de 2007 el Sistema Informativo de
la Arquidiócesis de México. ¿Por qué debe
Conaculta regalar dinero que no es suyo a
empresarios y a la Iglesia católica? ¿Dón-
de quedó la separación de la Iglesia y el
Estado consagrada en la Constitución?
Tercero. La falta de un adecuado con-
trol de donativos y fideicomisos propicia
tráfico de influencias, conflictos de interés
y muchas otras formas de corrupción. De
ahí, por tanto, la urgencia de que se reforme
la ley para que en materia de donativos se
establezcan comisiones dictaminadoras y
criterios de asignación, seguimiento y eva-
luación de proyectos. Además, en materia
de fideicomisos con recursos públicos debe
eliminarse el secreto fiduciario, de tal suer-
te que más temprano que tarde esta figura
legal pierda su sentido cuando estén en
juego recursos de la sociedad. Sólo así se
podrían dar, en este campo, pasos efectivos
en materia de transparencia que ahora no
existen. O
evillanueva99@yahoo.com
A Juanita De Jesus. con mi solidaridad
Discrecionalidad con recursos públicos
E R N E S T O V I L L A N U E V A
54

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010


1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 55
ANÁLI SI S
A X E L D I D R I K S S O N
Incoherencias educativas
Cuentan los reporteros que duran-
te la reciente cumbre sobre el medio
ambiente, que dejó muy poco para el
país, para el mundo y las nuevas ge-
neraciones, Felipe Calderón envió un
mensaje de felicitación al secretario
de Educación, Alonso Lujambio, por
los resultados alcanzados en la prue-
ba PISA 2009 que se aplica en el sis-
tema educativo mexicano. El mismo
titular de la SEP ha expresado igual
optimismo al respecto en los medios
de comunicación.
El problema es que no hay nada de
qué congraciarse en los resultados de esa
prueba de diagnóstico y medición nacio-
nal, a menos que las derivaciones o des-
prendimientos del informe (www.pisa.
oecd.org) sean transmutados en ficción,
como ocurre con frecuencia en los dis-
cursos de los políticos.
La prueba PISA 2009 se aplicó al
grupo de edad de 15 años, esto es, a
quienes han egresado de la secundaria
o están ya incorporados en el bachi-
llerato, y se reporta, efectivamente,
un ligero avance en su desempeño
en matemáticas. Sin embargo, com-
parado con el periodo de aplicación
de la prueba, la variación positiva en
este rubro no resulta estadísticamente
significativa (página 13), porque en
tendencia se verifica que lo impartido
a los jóvenes y lo que éstos aprenden
sigue igual que hace 10 años y que el
país continúa en los más bajos niveles
mundiales de desempeño en lectura, ma-
temáticas y ciencia.
Lo que da a conocer la OCDE no es
extraño, pero sí resulta asombroso consta-
tar que los responsables de la conducción
del sistema educativo lo consideran como
logros y avances. Se insiste en continuar
con pruebas y más pruebas para medir las
deficiencias del sistema escolar, cuando
de lo que se trata es de conocerlo para
transformarlo.
El reporte de la OCDE, que cubre un
universo de 65 países, da cuenta también
del desperdicio de recursos que se ha he-
cho durante décadas. De acuerdo con sus
cifras, de no mejorarse las condiciones
de desempeño escolar en el país, en los
próximos 15 años la pérdida será de unos
5 trillones de dólares, lo cual equivaldría a
lo perdido en los últimos 20 años por las
mismas razones.
Lo peor es el desperdicio de genera-
ciones enteras sumidas en la mediocridad
de su aprendizaje. Según los indicadores
y estándares de desempeño, menos de 1%
de los alumnos sometidos a la evaluación
alcanzan un nivel comparado con el de
los países de más alto nivel educativo. In-
cluso, debido a la proliferación de las es-
cuelas patito y a la baja calidad con la que
operan, el factor de ingresos socioeco-
nómicos de los alumnos no tiene, para el
caso, una causalidad positiva para obtener
calificaciones satisfactorias, dado que se
observan resultados parecidos tanto en
escuelas privadas como en públicas.
En lo general, dentro de la medi-
ción de las habilidades que se realiza
(conforme a la clasificación de la OC-
DE de 6 niveles estándar), en México
no pasamos del nivel 2, lo cual signi-
fica que nos encontramos con gene-
raciones de estudiantes que apenas
pueden comprender lo que leen o es-
cribir un párrafo de forma coherente, y
que en ciencias y matemáticas no pue-
den definir diversos significados y co-
nexiones significativas. En lectura sólo
0.4% de los estudiantes alcanza el ni-
vel 6; en ciencias, 0.2%, y en matemá-
ticas, sólo 0.7% de ellos. En los hechos
no tenemos estudiantes, como lo dice
el informe (página 35), con competen-
cias similares a los de países de punta.
En la Cámara de Diputados se aca-
ba de aprobar la obligatoriedad del ni-
vel de bachillerato para dar justamente
cobertura al grupo de edad de 15 años.
Magnífica iniciativa. Sin embargo, a la
luz de los datos anteriores, lo que po-
drá ocurrir es que todos los jóvenes de
15 años tendrán el derecho a estudiar
en este nivel, pero llegarán al mismo
arrastrando deficiencias severas en sus
aprendizajes. Entonces, felicidades
señor secretario de Educación y subal-
ternos del SNTE: los resultados de sus
pruebas son para dar cuenta del trabajo
extenuante que realizan. O
LI BROS
moral...
RODRIGO VERA
L
a “victoria moral” que logra-
ron las víctimas del sacerdote
Marcial Maciel, cuyos abusos
sexuales fueron finalmente
reconocidos este año por el
Vaticano, llevó a la periodista
Carmen Aristegui a escribir el
libro Marcial Maciel, historia
de un criminal, que ya empieza a circular
bajo el sello de la editorial Grijalbo.
Cuenta Aristegui:
“La victoria moral de este puñado
de personas que sufrieron por decir la
verdad, y que lograron que su Iglesia re-
conociera este año que tenían la razón,
hacía necesario que yo también contri-
buyera con un libro. Para mí era muy
importante recoger sus testimonios bajo
esta nueva perspectiva.”
La conductora del programa radio-
fónico matutino Noticias MVS se refiere
al grupo de ocho personas que, siendo
menores de edad, fueron objeto de abu-
so sexual por parte del fundador de los
Legionarios de Cristo: José Barba, Ale-
jandro Espinosa, Félix Alarcón, Saúl
Barrales, Arturo Jurado, Fernando Pé-
rez Olvera, José Antonio Pérez Olvera y
Juan José Vaca.
Desde hace años, lucharon ellos para
que el Vaticano admitiera que Maciel in-
currió en actos de pederastia y se le lleva-
ra a juicio. Maciel murió en 2008 sin que
se le enjuiciara. Pero finalmente, a través
de un comunicado emitido el pasado 1 de
mayo, el Papa Benedicto XVI reconoció
que “los comportamientos gravísimos y
objetivamente inmorales del padre Ma-
ciel, confirmados por testimonios incon-
testables, representan a veces auténticos
delitos y revelan una vida carente de es-
crúpulos y de un verdadero sentimiento
religioso”.
Cuenta Aristegui que este comunicado
papal fue decisivo para escribir su libro:
“Después de que el Vaticano jamás se
pronunció con claridad sobre el tema, pe-
se a las muchas denuncias y testimonios,
acepta por fin con todas sus letras: ‘Sí fue
cierto, Marcial tuvo una conducta crimi-
nal’. Por eso, este 2010 es un año clave en
Una victoria
El libro de Carmen Aristegui, Marcial Maciel, historia de un
criminal, que ha empezado a circular bajo el sello de Grijalbo,
contiene testimonios de cinco de sus víctimas, entrevistas,
análisis y grabaciones clandestinas sobre el sacerdote que,
tiempo atrás, había recibido protección de Joseph Ratzinger.
Motivada por la “victoria moral” de quienes denunciaron sus
casos, así como por las entrevistas que hizo a la familia de
Maciel, Aristegui proporciona un retrato minucioso de ese
personaje corrupto y adicto a las drogas que durante déca-
das se mantuvo cobijado por las cúpulas del poder…
56

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

esta larga historia de Marcial Maciel que
ya lleva décadas.”
Y refiere que el segundo hecho que
la motivó fue la entrevista que, también
este año, ella le hizo a la familia que tuvo
Maciel en México, integrada por su espo-
sa Blanca Estela y sus hijos Omar, Raúl y
Christian González Lara.
“Fueron esas dos cosas: el reconoci-
miento del Vaticano y el impacto que tuvo
esa entrevista con la familia de Maciel las
que me motivaron a escribir el libro”, recal-
ca Aristegui.
De 295 páginas, Marcial Maciel, histo-
ria de un criminal recoge los testimonios de
cinco exlegionarios que fueron sometidos a
los abusos del sacerdote michoacano: José
Barba, Saúl Barrales, José Antonio Pérez
Olvera, Arturo Jurado y Juan José Vaca.
Aparte, contiene las conversaciones
que Aristegui sostuvo con los más destaca-
dos analistas sobre el tema, y con persona-
jes que, directa o indirectamente, tuvieron
que ver con el caso Maciel. En total, el libro
reúne 16 entrevistas, además de un anexo
en el que se reproducen documentos rela-
cionados con el caso.
–¿Cuál fue tu criterio para seleccionar
a los entrevistados? –se le pregunta a Car-
men Aristegui.
–Mira, el tema Maciel se puede abordar
desde diferentes ángulos, que es lo que tra-
té de hacer en el libro. El ángulo más direc-
to es el de las víctimas, que quedó incluido.
Pero también se requería del análisis, pues
el caso Maciel es emblemático y se da en
un entorno de crisis dentro de la Iglesia ca-
tólica. Por eso entrevisté a especialistas de
primer orden, como Bernardo Barranco,
Roberto Blancarte y Fernando González.
Ellos hacen una revisión de ese entorno
mucho más amplio.
“El libro incluye el ángulo judicial, que
quedó expuesto con la entrevista a Jeff An-
derson, quien es el abogado de las causas
más importantes en Estados Unidos sobre
pederastia clerical. Durante 25 años, An-
derson ha emprendido este tipo de accio-
nes legales. Ahora representa allá al hijo
biológico de Maciel, Raúl González Lara,
quien demandó a los Legionarios de Cris-
to. Ya veremos cómo se procesa ese caso.
Anderson explica cómo, gracias a sus ca-
sos, ha evolucionado el sistema judicial
estadunidense, que hoy tiene tipificaciones
más claras sobre pederastia clerical. En mi
libro, el ángulo legal lo agota muy bien Jeff
Anderson.”
Menciona Aristegui que “el ángulo
teológico” lo abordó con la entrevista a la
teóloga Lucila Servitje, hija del empresa-
rio Lorenzo Servitje, dueño de la panifi-
cadora Bimbo y quien llegó a encabezar
un boicot publicitario contra los medios
de comunicación que hace tiempo de-
nunciaron la pederastia de Maciel.
“Incluí a Lucila no sólo por ser hija de
don Lorenzo, sino por su importante apor-
tación desde la reflexión teológica. Hace
una revisión de lo que llama ‘la teología
del poder’, a la que contrasta con lo que,
según ella, debe ser el ejercicio del Evan-
gelio, que es la teología para la libertad”,
explica Aristegui.
Y señala que, por último, registra “la
vivencia interna que en este momento tie-
nen los Legionarios de Cristo”, a través de
las “grabaciones clandestinas” que consi-
guió de Luis Garza Medina, vicario de la
Legión.
“Son una joya esas grabaciones que re-
produzco en el libro, porque nos muestran
cómo actualmente la cúpula legionaria
tiene que ir con sus sacerdotes, seminaris-
tas y comunidades a explicarles el proce-
der de Maciel. Tiene que hacer verdaderos
malabares verbales y hablar, por ejemplo,
de la ‘sexualidad desestructurada de nues-
tro padre’ y otras cosas por el estilo.
“Esas grabaciones aportan información
sobre cómo murió Maciel. Hablan de un
helado que se comió y le provocó un shock
que lo mató. ¿Cómo le dieron eso cuando
estaba recién operado de un cáncer de pán-
creas? Dejan dudas esas grabaciones.”
–Mencionas en el libro que Garza Me-
dina, al igual que Álvaro Corcuera, director
general de la Legión, y el cardenal Norber-
to Rivera, se negaron a ser entrevistados.

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 57
Eduardo Miranda
LI BROS
–Sí, para mí era muy importante oír a
los legionarios y a la cúpula eclesiástica.
Hice todas las gestiones necesarias para
entrevistarlos, pero no obtuve respuesta
positiva. En el caso del cardenal Rivera la
negativa a ser entrevistado fue muy clara.
Garza Medina también rechazó mi solici-
tud. En cambio, con el padre Corcuera lle-
gué a pensar en algún momento que sí me
daría la entrevista; incluso llegué a hablar
telefónicamente con él. Pero luego de que
divulgué por radio las grabaciones de Gar-
za Medina se me cerraron las puertas. Hu-
biera sido importante que Corcuera, como
sucesor de Maciel, diera su testimonio.
Marcial Maciel, historia de un crimi-
nal prácticamente aborda todos los temas
relacionados con la vida y obra de Maciel:
su deficiente formación sacerdotal, la fun-
dación y el crecimiento económico de la
Legión, los sobornos que daba Maciel a
jerarcas vaticanos, su pederastia y adicción
a las drogas, la investigación que se le reali-
zó en 1956, su cercanía con las cúpulas del
poder, la protección que tuvo de Joseph
Ratzinger y del Papa Juan Pablo II, el cas-
tigo que finalmente Ratzinger –ya siendo
Papa– le impuso, la reciente visita apos-
tólica a los Legionarios de
Cristo, entre otros aspectos.
–¿Faltó algo que hu-
bieras querido incluir en
el libro? –se le pregunta a
Aristegui.
–En términos temáti-
cos, me hubiera gustado dar
mayor amplitud al tema de
‘las consagradas’, algo que
apenas está aludido en el li-
bro. No tuve la posibilidad
de explorar ese tema. Es
inconcebible que todavía
se mantenga esa estructu-
ra opresiva diseñada por
Maciel que cancela las li-
bertades de esas mujeres,
a quienes ni siquiera se permite ver a sus
familias. Es algo demencial, que merece
incluso la intervención de las autoridades
civiles.
–Es fuerte y directo el título de tu libro,
por la palabra ‘criminal’. ¿Lo tenías claro
desde el principio?
–No, me llegó al final. Y sí, es un tí-
tulo rudo. La palabra ‘criminal’ puede ser
controvertida porque nunca se enjuició
formalmente a Maciel,
nunca hubo un tribunal
que lo declarara criminal.
Sin embargo, en términos
periodísticos y sociales, y
por su estructura psicoló-
gica y su siniestra biogra-
fía, fue efectivamente eso:
un criminal.
–Apenas el Vaticano
ordenó quitar sus foto-
grafías en las casas de la
Legión, prohibió rendirle
culto público…
–Esa es una apuesta
por la desmemoria, por
borrar la figura de Ma-
ciel. Cuando debería ser
al revés: debemos recordar su figura co-
mo emblema de lo que no debe ser, de
algo que no se debe repetir. Del Holo-
causto, por ejemplo, hay museos, libros,
películas; se dicen en voz alta sus horro-
res como un mecanismo para no repetir
esa experiencia. Bajo esa lógica, yo creo
en el valor del escándalo, del impacto pú-
blico del caso Maciel, precisamente para
que no vuelva a repetirse.

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 59
60

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

L
as denuncias por la afectación
del patrimonio nacional ocu-
rridas en la sala de Bellas Ar-
tes se manejan en dos órde-
nes de ideas: por una parte, el
agravio al decorado Art-decó
de la sala; y por otra, el de la acústica.
En 2008 se anunció que las obras es-
tarían a cargo del arquitecto Juan Urquia-
ga, quien vigilaría todo el proyecto, con-
centrado en innovar la mecánica teatral y
los sistemas de seguridad. Cuando se pu-
blicó y aprobó aquel proyecto se hizo par-
ticular énfasis en que la arquitectura de
la sala no sería tocada. Ello fue presenta-
do y autorizado por un consejo. A media-
dos de 2009, la dirección de Bellas Artes,
ya dependiente en ese momento de Tere-
sa Vicencio, retiró a Urquiaga y designó
a Claudio Gantous, del despacho Gan Ar-
quitectos. En ese momento, en forma arbi-
traria y sin ponerse a discusión pública y
mucho menos darse a conocer la decisión,
se determinó intervenir la sala.
Esta acción es en doble forma un deli-
to. Por una parte, se contravino la política
de transparencia gubernamental; por otra,
sin autorizarse tras una discusión pública,
se intervino la sala, cuando antes enfáti-
Las obras de remodelación en la Sala de Espectácu-
los del Palacio de Bellas Artes alteraron un recinto
que forma parte del patrimonio cultural de México.
La semana pasada en estas páginas el autor de este
texto criticó los trabajos. En una nueva entrega el
especialista refuta los argumentos de la directora
del INBA, Teresa Vicencio, e insiste: los cambios re-
presentan un riesgo para la seguridad del público
y afectan la excelente acústica del mayor inmueble
cultural del país.
camente se había eximido de ella para no
contravenir las regulaciones internaciona-
les de conservación de monumentos patri-
moniales artísticos dictados por ICOMOS
y por la UNESCO.
El trabajo afectó el patrimonio nacio-
nal. Se destruyó la platea, quitando el sue-
lo inclinado y poniendo escalones. Esto no
sólo elimina la acústica, sino que dificul-
ta la salida del público en caso de sinies-
tro. Se deshicieron los palcos. Con barata
chapa de madera que simula nogal, se re-
vistieron paredes y hasta mármol. Se qui-
taron las butacas y se pusieron sillas de ci-
ne. Se eliminó la arquitectura interior de
los palcos y los balcones, a los que les pu-
sieron en la parte delantera enchufes pa-
ra conectar un enjambre de reflectores que
cancelan la visibilidad de la hermosa he-
rrería. Ahora hay tubos de metal atornilla-
dos a los palcos donde se encuentran esos
reflectores, que tampoco fueron diseñados
en Art-decó. Sus cables cuelgan por todas
partes, como sucede en los postes eléctri-
ALBERTO PÉREZ-AMADOR ADAM*
I
N
B
A
Bellas Artes:
Fallas acústicas
e inseguridad

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 61
CULTURA CULTURA
cos de las calles. Esto es altamente peli-
groso dentro de un teatro, pues los mu-
chos materiales combustibles dentro de la
sala pueden reaccionar con gran facilidad
a la menor falla. Un incendio provocado
por un corto circuito puede costar la vida a
cientos de espectadores.
Se cambió la disposición de las buta-
cas. Con ello se suprimió un pasillo cen-
tral y los pasillos laterales perfectamente
planeados para permitir un rápido desalo-
jo en caso de siniestro. Con la nueva dispo-
sición, tanto por unos peligrosos escalones
que construyeron alterando la arquitectura
original como también por la falta de pasi-
llos, el primer piso fue convertido en una
promesa de muerte…
La misma situación se observa en el
foso de orquesta. Ahí donde se construyó
una pared de separación en un horrendo
estilo moderno y no se respetó el Art-decó,
no se previó construir una segunda puer-
ta de salida para los músicos, que podrían
morir aprisionados en caso de emergen-
cia. Se debe recordar que el 31 de marzo
de 1931 se quemó en la Ciudad de Méxi-
co el Teatro Principal durante una función
de ópera, con saldo trágico, ya que la ma-
yoría del público y los músicos perecie-
ron calcinados. Por fallas eléctricas tam-
bién se quemaron el Teatro de la Ciudad
de México, el Teatro (de ópera) La Feni-
ce de Venecia y el teatro de ópera Liceo de
Barcelona. A toda esta gravísima situación
se suma la destrucción de una obra de ar-
te, es decir la Sala de Espectáculos Art-de-
có de Bellas Artes.
Teresa Vicencio argumenta que la nue-
va decoración tipo cine que dispuso para
la sala es una cuestión de gustos. Si ella
construyese por su cuenta un teatro en su
jardín, podría hacer lo que se le pegue la
gana. Pero el Palacio de Bellas Artes no
es propiedad privada. Al hacer esa decla-
ración está afirmando que realizaron un
gusto personal, pero que no respetaron
las severas convenciones internacionales
suscritas por México en acuerdos con la
UNESCO y con ICOMOS para la conser-
vación de obras de arte.
Por otra parte, Teresa Vicencio y su
equipo ensayan infructuosamente conven-
cer a la opinión pública de que la interven-
ción era necesaria para mejorar la acústica
que, según ella, era muy mala. La obsesi-
va repetición de tal mentira recuerda que
Goebbels sostenía que tan sólo hay que re-
petir una mentira suficientes veces para
que los tontos la crean.
La antigua acústica que tenía la sala de
Bellas Artes, según publicó el especialista
en acústica Rolando Cepeda hace algunos
años (Revista de ciencia jurídica, cultura
y entretenimiento. Año. II, No.20, octubre
de 2002. Poder Judicial de la Federación,
México. Pág.50.), dice:
“La estructura de este recinto es im-
presionante por su grandeza y por los ma-
teriales con que fue construido. En su to-
talidad es mármol, ya que este material
permite la reflexión de los sonidos. Sus pi-
sos dentro del teatro son de duela, las bu-
tacas tapizadas de un material parecido al
terciopelo, las paredes de concreto; con-
diciones éstas que permiten que el recin-
to cuente con una excelente acústica. El
lugar ideal para comprobarla es la galería,
ubicada en el tercer piso. En el escenario
se encuentra el arco megáfono original-
mente diseñado por Amado Boari y termi-
nado por Brandt. Este arco cuenta con 150
flautas, lo que permite que todo sonido en-
tre en resonancia con cada una de las flau-
tas y que, al entrar en fase, la transmisión
del sonido sea mayor sin ayuda de algún
otro implemento electrónico o de otro ti-
po. Así también el plafón en forma de cú-
pula, en lo más alto del recinto, tiene un
efecto acústico que cualquier persona que
se encuentre en la butaca más alta del ter-
cer piso, podría escuchar.”
En su estudio, Cepeda explica clara-
mente que la sala contaba con un complejo
sistema acústico natural, el cual concedía a
la sala una acústica excelente que permitía
realizar a los cantantes determinados efec-
tos. El más conocido era el aumento del vo-
lumen de una nota caminando desde cual-
quier punto del escenario a la parte central.
Éste es tan sólo uno de los efectos que se
lograban y que demostraba la sutil y rica
acústica que poseía la Sala de Bellas Ar-
tes, y que fue motivo de alabanza de María
Callas, Mario del Mónaco, Erich Kleiber y
otros grandes intérpretes que actuaron ahí.
Por supuesto que la acústica no era perfec-
ta. Cualquier persona medianamente infor-
mada al respecto sabe que eso no es posible
y que depende en gran medida del lugar que
ocupa el espectador en una sala: la percep-
ción del sonido será diferente por la simple
razón de que la proyección, reverberación y
difusión de aquel es diferente en cada parte.
No obstante, la sala de Bellas Artes, gracias
a la arquitectura que tenía y al sistema natu-
ral de amplificación de sonido ideado por el
italiano Boari y perfeccionado y construi-
do por el alemán Brandt, poseía una acús-
tica excelente.
Ahora Teresa Vicencio repite con pue-
ril necedad que la acústica era mala y que
por ello se necesitaba la intervención y
destrucción de la sala. Para lograrlo, con-
trató a una compañía mexicana, Teltec,
que estuvo a cargo de la intervención. Esa
compañía declara en su página que:
“El reforzamiento acústico incluye
500 bocinas alimentadas por 40 micrófo-
nos ubicados en forma estratégica. Permi-
te sonorizar con una acústica natural in-
tencionada” (http://www.telenet.com.mx/
telemundo/informes/?id_hoja=945).
¿Qué significa una “acústica natu-
ral intencionada”? Esto de nuevo es una
fórmula para impresionar a ingenuos. Y,
lo más grave: ¿Por qué se metieron 500
bocinas en una sala de ópera que no ne-
cesitaba de una sola? Si la capacidad de
la sala se redujo en 360 butacas, resul-
tando que ahora sólo caben poco más de
mil 600 personas, existe una bocina por
aproximadamente cada tres espectado-
res. Eso no sucede en ninguna discoteca
del mundo. La famosa Berghain en Ber-
lín, de moda en toda Europa, a pesar de
que tiene capacidad para un número cin-
co veces mayor que el aforo de Bellas
Artes, no cuenta con tantas bocinas. Es
decir: se desmanteló el sofisticado dise-
ño de Boari desarrollado por Brandt, se-
gún la tradición de teatros de ópera euro-
peos, para en su lugar meter 500 bocinas
y 40 micrófonos, y convertirlo en una
mega-discoteca.
¿Cuánto cuesta una de esas bocinas
y cuánto pagó Bellas Artes por ellas? La
pregunta es justificada, pues Teresa Vicen-
cio ya declaró que no será hasta dentro de
tres meses cuando se tengan todas las fac-
turas; consecuentemente, el costo de la in-
tervención de Bellas Artes fue mayor que
los 700 millones de pesos anunciados por
el presidente Felipe Calderón la noche de
la inauguración. Lo que nadie ha declara-
do es a cuánto asciende la renovación de
esas 500 bocinas y esos 40 micrófonos
(cada tres a cuatro años). ¿La compañía
mexicana Teltec recibirá regularmente ese
jugoso negocio?
Cualquier persona que sepa un poco
de música y que haya ido a Bellas Artes
antes, y que recuerde su cálida acústica,
preferirá esa natural a una sopa salida de
500 bocinas. Francisco Araiza, el más
importante tenor mexicano, declaró (La
Jornada, 29 de noviembre): “El sonido
al que estábamos acostumbrados, cáli-
do, que teníamos de la acústica en Be-
llas Artes, ya no existe. Ahora es un so-
nido digital”.
El resultado no sólo fue la devastación
de una obra maestra del Art-decó, sino
también de su excelente acústica. Se trata
de un crimen contra el patrimonio nacio-
nal que supera por mucho lo que se intentó
hacer en Teotihuacán. Lo sucedido con la
Sala de Espectáculos de Bellas Artes es el
mayor desastre cultural del país en los úl-
timos 50 años.

* Doctor en letras, investigador y miembro del Siste-
ma Nacional de Investigadores.
62

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

L
ian Ios jóvenes de 191O,
Ia geneiación deI Cenle-
naiio. Iaia eIIos eI sigIo
XX eslala poi deIanle
cono una innensa página
en lIanco en que ilan a
esciilii sus vidas v sus hisloiias. LIena
Aiiznendi (1884-1949) peilenecía aI
nisno giupo de edad que Iiida KahIo,
Cainen Mondiagón (Nahui OIin) v
Anloniela Rivas Meicado.
Su alueIo, eI geneiaI Ignacio Mejía,
heioe de Ia Iucha conlia Ia inleiven-
ción fiancesa, secielaiio de Cueiia con
Iuáiez v Leido, fue de Ios geneiaIes
conhnados poi Díaz. Vivió en su ha-
cienda oaxaqueña donde LIena apien-
dió a nonlai, una haliIidad que ila a
seiIe esenciaI en 1915 cuando aliavesó
nedio país en una veiliginosa huida
con VasconceIos.
Olia hacienda, esla vez piopiedad
de su padie, San Maleo AlzaIco, cei-
ca deI Iopo, veiía lianscuiiii eI ieslo
de su infancia. Se casó o Ia casaion a
Ios 15 años con un niIilai goIpeadoi.
Ieidió a su hijo v quedó incapacilada
paia concelii. AI paiecei luvo olio
naliinonio, ahoia con un noileane-
iicano, v enviudó de eI.
Lsludió enfeineiía en San Anlo-
nio Texas v aIIí conoció a Ios espo-
sos Madeio. Iue paile de su cíicuIo
ínlino. AI eslaIIai Ia RevoIución, Ia
Ciuz Roja, foinada apenas en 19O8,
no lenía capacidad paia alendei a Ios
heiidos deI ejeicilo ieleIde. Caiecían
de alención nedica v hasla de agua
paia lelei.
/DVOODPDVGHOLQFHQGLR
LIena Aiiznendi oiganizó Ia Ciuz
ßIanca. AI ¨ángeI deI hogai¨, piololipo
de Ia nujei poihiiana, se agiegala eI
ángeI de Ias lalaIIas. Iue exaIlada poi
Ia piensa. LI idiIio duió poco. Lnpeza-
ion Ias inliigas v Ios alaques en Ia nue-
va oiganización. LIena fue eI lIanco de
Ias iias v Ias envidias. Madeio conhó su
defensa a Iose VasconceIos (1882-1959).
LI nedio sigIo oaxaqueño de Iuáiez v
Díaz dejala eI canpo alieilo a Ios noile-
ños que doninaiían aI país. VasconceIos
ocupala un Iugai inleinedio. Oaxaque-
ño, halía ciecido en Ia fionleia noile v
ganado eI doninio deI ingIes v eI guslo
poi Ia lilIioleca púlIica.
19O9 Io enconlió cono aclivo anli-
iieIeccionisla v hguia cenliaI deI Ale-
neo de Ia Iuvenlud. Lia, v Io fue hasla
eI hnaI, liiIIanlísino. Cono alogado,
nienlio de un despacho noileaneii-
cano, ganala lien v en dóIaies.
Madeio Io IIanala ¨eI supeinu-
chacho¨, iefeiencia anligua Io nisno
a Ia inleIigencia v vivacidad que a Ia
innaduiez: eI joven a quien Ie faIlala
lienpo paia sei, cono eI pensala, eI
Supeihonlie de Nielszche.
Lnlie LIena Aiiznendi v Vasconce-
Ios eslaIIó (eI veilo es deIileiado) no
eI sinpIe anoi sino Ia pasión. SexuaI,
senlinenlaI, inleIecluaI, Ia pasión se
piovecló solie Ia hogueia de Mexico
enlie 1911 v 1919. Todos conlia Made-
io: Ios poihiianos que veían desno-
ionaise eI Mexico inpeiiaI de Díaz v
iegiesai eI eleino caos v Ia nalanza
incesanle: Ios ievoIucionaiios con
hanlie v sed de juslicia v lanlien de
lieiias v de podei.
/RVWRUPHQWRVGHODWRUPHQWD
Ioi lieve lienpo Iogiaion vivii Ia ulopía
o poinolopía de Ia sexuaIidad sin iesliic-
ciones en eI haien paia dos de una quinla
en Conlieias. LIena eia Ia ananle peifec-
la. ßeIIa, inleIigenle v esleiiI, dispuesla a
lodo poi VasconceIos. Ln piinei leini-
no, a desahai eI escándaIo. VasconceIos
eslala casado v lenía dos hijos a Ios que
nunca desanpaió.
Delen de halei halido, Ias hav en
cada epoca, nuchas hisloiias senejan-
les. Sí, peio ninguna engendió un fiulo
Iileiaiio de esla nagnilud: Ios piineios
v giandes Iilios auloliogiáhcos (no
nada nás nenoiiaIíslicos) de Vascon-
ceIos: 8OLVHVFULROOR v /DWRUPHQWD (1935
v 1936).
La hisloiia pueden esciiliiIa Ios
vencedoies, Ia hcción Ia hacen sienpie
Ios vencidos. Deiiolado una v olia vez
en Ia poIílica, VasconceIos fue, con su
heinano-enenigo Mailín Luis Cuznán,
eI vencedoi indisculilIe en Ia naiialiva.
No hav vicloiia sin víclinas v Ia peide-
doia en esla olia gueiia de papeI iesuIló
LIena Aiiznendi. La nujei ieaI desapa-
Su nonlie eia
Adiiana

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 63
I NVENTARI O
ieció, v no podía sei de olia naneia, lajo
eI peisonaje exliaoidinaiio de ¨Adiiana¨.
Iasaion nuchos años v nuchos Iilios
anles de que CaliieIa Cano Ie hicieia aI
hn juslicia en 6HOODPDED(OHQD$UL]PHQGL
(Tusquels Ldiloies, 2O1O).Mienlias lanlo
eIIa no se quedó en siIencio. Lsciilió 9LGD
LQFRPSOHWD/LJHURVDSXQWHVVREUHPXMHUHV
HQODYLGDUHDO, Iilio pulIicado en Nueva
Yoik en 1927, peio aI que sóIo han lenido
acceso Iohn Skiiius v CaliieIa Cano.
/DHUUDQFLDVLQÀQ
LI cuaileIazo de Ia CiudadeIa soipien-
de a Ios ananles en Tanpico. VueIven a
Ia capilaI (VasconceIos a su casa ¨ceica
deI Hipódiono¨: poi Io vislo va exislía
La Condesa en loino de Ia pIaza de lo-
ios: eIIa a su apailanenlo en Ia coIonia
Iuáiez), peio nada pueden hacei paia
inpedii eI deiiocanienlo v asesinalo
de Madeio.
Caiianza Io envía a IngIaleiia paia
evilai que Vicloiiano Hueila consiga
un enpieslilo. VasconceIos v Adiiana
viajan lanlien a Madiid v a Iaiís. De
iegieso eI Iiinei Iefe Io nonlia diiec-
loi de Ia Iiepaialoiia, no gian pienio
paia quien se consideiala IIanado a
enoines deslinos.
LI v su nás ínlino anigo, Cuznán,
oplan poi ViIIa. Conspiian. Los encie-
iian en Lecunleiii. VasconceIos esca-
pa. Ln Ia Convención de AguascaIien-
les se nonlia piesidenle piovisionaI a
LuIaIio Culieiiez en un vano inlenlo de
evilai Ia gueiia civiI enlie Ios geneiaIes
liiunfanles.
Culieiiez Io designa secielaiio de
Lducación aunque en un nes no puede
hacei nada. Ln eneio de 1915 Vasconce-
Ios v su fiágiI piesidenle delen escapai
poique han iolo con ViIIa v Zapala v Ios
peisigue Caiianza. Adiiana se une a eI
en Iachuca v enpienden Ia Iaiga naicha
ecueslie poi eI Mexico lionco, inhóspilo v
peIigiosísino paia eIIos.
De nuevo eI país deI noile, olia vez
Ios caliIdeos paia que Washinglon no
ieconozca a ninguno de Ios caudiIIos
v se ceIelien eIecciones. Una deiiola
nás: Ios Lslados Unidos dan su avaI
a Caiianza, Culieiiez ienuncia, Ia
Convención va no exisle, v solie lodo,
Oliegón deslioza aI ejeicilo de ViIIa en
Ias sucesivas lalaIIas deI ßajío.
Se iepile Io que ocuiiió un sigIo
aliás: HidaIgo v Madeio desalan no-
vinienlos poIílicos que se liansfoinan
de nodo inevilalIe en gueiias sociaIes.
LI puelIo ciea a sus soIdados (MoieIos,
ViIIa). Un niIilai ciioIIo (Iluilide en Ias
Ionas fienle a MoieIia, Oliegón en Ce-
Iava) deslioza a Ios ejeicilos popuIaies v
años nás laide, en 1821 v en 1921, olio
goIpe de fueiza deja sin consunai Io
que se halía iniciado en 181O v en 191O.
(OLPSHULRGHORVFHORV
VasconceIos v Adiiana se eslalIecen en
Nueva Yoik. Innensas dihcuIlades paia
ganaise Ia vida. Suige Ia posiliIidad de
diiigii unas escueIas noileaneiicanas
(laI vez de enseñanza poi coiiesponden-
cia, nuv a Ia naneia de ese lienpo) en
Lina. Van a Ieiú. La nás fueile pasión
deI gian esciiloi a pesai suvo no fue Ia
hIosofía, ni Ia Iileialuia, ni Ia Iujuiia v
ni siquieia eI podei: Io que doninó su
vida fueion, cono si eI nonlie IIevaia
inpIícilo un deslino, Ios ceIos.
LI innenso aliaclivo sexuaI de
Adiiana (no hav ni siquieia un ießejo
en Ias folos de LIena, peio esle es un
leiieno deI que nadie sale nada) hace
que Ios honlies Ia iodeen v Ia coilejen.
Una v olia vez eslaIIan Ia iiacundia v
Ia posesividad saIvaje de VasconceIos.
Adiiana Io alandona v vueIve a Man-
hallan. Cuando se ieúnen, va lodo se
acaló paia eIIos dos v Adiiana eslá en
liazos deI anigo ínlino.
VasconceIos se niega a nonliaiIo: Io
IIana RigoIello v LslieIIa
de Oiienle, eI exliaño
apodo que Ie dio eI leicei
anigo ínlino, AIfonso
Reves, se dice que poi Ia
coslunlie de apaiecei
poi Ia nañana v des-
apaiecei aI ciepúscuIo.
Lsle hálilo de Cuznán
Io alesliguaion ViIIa en
1915, AdoIfo de Ia Huei-
la en 1924 v ManueI
Azaña en 1936.
LIena se casa con
olio noileaneiicano.
VasconceIos Ie envía cailas lan olscenas
que leininan en Ios liilunaIes. No voIve-
ián a uniise janás, aunque en 1929 LIena
Io enlievisle paia apovai su canpaña
piesidenciaI. La iupluia no Ia desliuve.
Ln años posleiioies oiganiza una Liga de
Ias Mujeies de Ia Raza, hace ievislas v eI
Iilio auloliogiáhco. VueIve a Mexico en
1938. ¡Se haliá enconliado aIguna vez a
VasconceIos anles de su nueile`
¡Y a Cuznán`
$GULDQDHQODKRJXHUD
La ninuciosa invesligación de CaliieIa
Cano que ha ieconsliuido Ia pedaceiía
de un ionpecalezas dispeiso en nu-
chas pulIicaciones v en nuchos países
no enconlió iespuesla a eslas piegunlas.
Tanpoco salienos que sinlió LIena aI
veise conveilida en Adiiana, quizá una
nezcIa indehnilIe de doIoi v de oiguIIo.
VasconceIos se ieheie a eIIa con lanlo
anoi cono vehenencia insuIlanle, a un
punlo de que no puede iepioduciise en
una ievisla cono3URFHVRv que supeia
Ias nonsliuosidades nachislas enilidas
esle año poi MeI Cilson.
Iaia Ia edición de 1958 Vasconce-
Ios encaigó a un cóncIave de cIeiigos
que loiiaian loda Ia vioIencia sexuaI
v sexisla de sus dos Iilios. Ieio Lios
ianpanle es un dios invencilIe v nada
pudo expuIsaiIo ni aiiojai a Adiiana de
esla auloliogiafía.
Lnlie Io nucho que ahoia salenos
giacias a CaliieIa Cano eslá eI leslino-
nio de que LIena Aiiznendi no fiacasó
ni se quedó cono deposilaiia ineile de
Ias paIalias de VasconceIos. A liaves de
Lspeianza ßiilo de Mailí,
a quien conoció de niña,
su lialajo IIegó hasla Ia
ievisla )HPv poi lanlo a Ia
Iucha poi Ias nujeies en eI
Mexico deI sigIo XXI que Ia
ieconoce o dele ieconoceiIa
cono una de sus piecuiso-
ias. Adiiana, poi su paile,
peinanece aIIí, en Ios dos
Iilios que son Ia hogueia de
una pasión a Ia cuaI no ha
podido exlinguii Ia nueile
nisna deI nundo que Ia
hizo posilIe. -(3
Arte
Cultivemos nuestro
jardín
BLANCA GONZÁLEZ ROSAS
D
iciembre es un mes
interesante para el
sistema de las artes
visuales. En lo que respecta a la
administración gubernamental,
se defnen contratos, se cierran
transacciones y se informa
sobre cambios burocráticos
mantenidos en silencio –como
el retiro de Magdalena Zavala
de la Coordinación Nacional de
Artes Plásticas–. En el contexto
de la circulación comercial,
desde noviembre se organizan
exposiciones independientes
y galerísticas que permiten
evaluar no sólo el estado de
la creación sino, también, los
intereses y tipos de promoción
que se realiza en México.
En este segundo rubro so-
bresale la muestra que se pre-
senta en la galería Le Labora-
toire de la Ciudad de México.
Concebida y curada por su
propietario –Julien Cuisset– co-
mo una narrativa que busca
dar sentido tanto al proyecto
galerístico como a los lengua-
jes artísticos que lo integran, la
exposición plantea un atracti-
vo y controvertido
diálogo visual con el
irracional optimismo
de la novela flosófca
Cándido, de Voltaire.
Confgurada co-
mo una serie de hi-
tos autorales que a
manera de metáforas
visuales remiten a su-
cesos, consecuencias
y refexiones vincula-
das con el viaje que
realizara Cándido des-
de “la iniciación hasta
la felicidad”, la muestra
narra su expulsión del
castillo-paraíso –con
una espléndida fotogra-
fía en la que Tomás Ca-
S
e asevera que el poder de la per-
cepción sensorial pertenece al fe-
nómeno de lo que se experimenta,
como un componente no explícito
que debe descubrirse sin que intervenga
la razón, aunque tendría que intentar refor-
mularlo: hay cosas que se manifestan con
tanta vehemencia que lo ordinario interrum-
pe su fuir homogéneo para situarse en el
cauce de lo sobrenatural. ¿Resulta clara mi
tentativa de presentación?... Entiendo que
no lo sea, pero a pesar de que la pregunta
enturbie las bóvedas de mi memoria, llegó
el momento de recurrir a otra vía de expre-
sión para que mis vivencias no se releguen
al silencio, sobre todo ahora cuando un
despertar inesperado me ha devuelto la voz
y se me concede espacio para contarlas.
Nací en París en 1835 y mi supuesto
padre fue un forjador de ilusiones llamado
Claude Laurent. Maestro por derecho pro-
pio, Laurent repetía durante sus insomnios
que la misión de su vida era capturar el so-
nido del cristal para que oídos incrédulos
captaran la vibración del bien y la belleza.
Sólo así podía tener sentido su existencia,
soplando el vidrio para que el infujo de sus
criaturas le aportara sosiego a una huma-
nidad en zozobra continua. Mas no quiero
extenderme demasiado en su persona; he
de completar su retrato mencionando sus
manías de coleccionista y, desde luego, su
hazaña suprema. Recuerdo bien los espe-
címenes que atiborraban el atelier familiar.
Había varias syrinx, como las que utilizaba
el dios Pan, tibias romanas hechas con los
huesos del mismo nombre que producían
sonidos espectrales, además de incontables
modelos tubulares de barro y carrizo prove-
nientes de remotos rincones del orbe. Un ar-
senal que revelaba sus misterios al ponerse
en movimiento por el soplido humano.
Como ya lo adelanté, la mayor proeza
de mi hacedor consistió en fabricar un ti-
po de fauta cristalina que resonara con la
elocuencia del tornado y la tersura de las
nubes. Nuestro interior translúcido debía al-
bergar el aliento de la roca y, sobra decirlo,
aquellos que nos arrancaran sonoridades
amalgamarían su espíritu con el soplo divi-
no del universo hasta el fn de las eras.
Fue así que la leyenda de Laurent tor-
nose realidad y las burbujas de aire de
nuestra piel volviéronse una materia codi-
SAMUEL MÁYNEZ CHAMPION
Insufaciones
anímicas
Para Martín Clavé, amigo de cepa.
ciada por príncipes, duquesas y advene-
dizos a granel. Uno de éstos, un hombre
inepto carente de talento artístico apodado
Napoleón III, intentó poseerme, pero los
únicos sonidos que expulsó de mis pulidas
entrañas fueron remedos que nada más
consiguieron ridiculizarlo frente a sí mismo.
Dada la infructuosidad de sus afanes se
me regaló a una pareja de aristócratas a quie-
nes se les había engatusado prometiéndoles
un reino en ultramar. Me envolvieron en seda
y con un moño bermejo fui depositada en las
manos de la elegante señora. La dama de
inmediato se declaró cautivada por mi trans-
parencia y el resplandor de la plata que en-
samblaba mis miembros. Su marido se limitó
a sonreír y a proponer que su consorte tocara
una melodía; había de agradecerse la gentile-
za del monarca que se deshacía de un objeto
tan preciado. De los labios de la desposada
brotó un torrente vital y sus dedos obturaron
mis orifcios para que manara de mi cuer-
po una música jubilosa. Madame Charlotte
conocía los secretos de la ciencia musical y
pude concebir un futuro promisorio. Con su
destreza y mis recursos tímbricos podríamos
allanar los ámbitos del sueño. Lejos estaba
yo de imaginar que nuestros coloquios iban a
nutrirse de sobresaltos y que un pronunciado
bamboleo daría inicio al viaje sin retorno.
Imposible describir lo que sentí al ser
desempacada: ante mí se desplegó un ho-
rizonte celeste del que se desprendía una
voluptuosa brisa marina. Ante la visión, re-
creamos otra música que hacía eco de las
ensoñaciones de mi dueña y de la soledad
que la invadía. Era una mujer cuyo corazón
no latía en concordancia con el de su mari-
do y, tanto menos, con sus desafortunados
ataques de optimismo.
Fueron pocos nuestros encuentros en
los aposentos del Castello Miramare por-
Estro armónico*
De Ensor, grabados
64

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

CULTURA
que se empacaron baúles con algarabía y,
de nueva cuenta, se me colocó dentro del
menaje más delicado que habría de embar-
carse. Ulteriores sacudidas perturbaron la
serenidad de mi entorno, mientras que en
cubierta se hacían planes para llevarle un
buen gobierno a pobladores de linaje espu-
rio que no sabían convivir en paz.
El panorama que percibí después del
prolongado encierro fue portentoso. Una
luminosidad intensa se incrustó en mi es-
tructura refejando las nieves que corona-
ban dos majestuosos volcanes; reaccio-
né entonces con particular brillantez en el
concierto íntimo que tuvo lugar en el nuevo
castillo. Para ahondar la sorpresa, mi soni-
do adquirió tonos inéditos debido a la fnu-
ra del aire y al buen ánimo de la famante
emperatriz. Parecía curioso que después
de surcar la mar océano su nombre se hu-
biera trocado por el de Carlota, y que a su
cónyuge le preocupara más desquitarse de
la insidia de su parentela antes que acallar
las voces disidentes que fsuraban el vacío.
Atrás de lisonjas desmedidas se celaba el
resentimiento de una servidumbre ances-
tral. Convites y festines pretendían enmu-
decer los atisbos de revuelta.
Una última imagen se impregnó en mi
superfcie antes de que la claustrofobia me
atenazara dentro de un tiempo inacabable:
Carlota me sostenía con altivez para que un
pintor la retratara de cuerpo entero. Cuan-
do trató de insufar una nota, se coló por la
embocadura el sabor de una lágrima. El so-
nido que emitimos fue tan ríspido como su
partida hacia Europa en busca de auxilio. Al
parejo que el cuadro, nuestros deleites mu-
sicales terminaban en un compás inacaba-
do. Los espejos de Chapultepec habrían de
empañarse con el vaho de la ausencia y el
estertor de una monarquía maldecida...
El 27 de noviembre
de 2010 la Biblioteca
Claveriana de la Ciu-
dad de México con-
vocó a un restringido
grupo de invitados
a una velada musi-
cal amorosamente
concebida. Por vez
primera abrió sus
puertas la casona de
la colonia Condesa,
sede del recinto, para
un convivio que ante-
cede la presentación
oficial de uno de los
tesoros resguar-
dado a lo largo
de cinco genera-
ciones. En medio
de joyas biblio-
gráficas, de exquisi-
tas obras de arte y de la adusta galería de
retratos, Proceso logró infiltrarse para dar
fe de lo estipulado en el programa de ma-
no. Partituras de J. S. Bach,
1
F. Couperin,
W. A. Mozart y F. J. Haydn sirvieron de ve-
hículo para la exhumación de una flauta de
cristal construida en 1835 por el parisino
C. Laurent que, en el decir de sus actuales
poseedores, fue obsequiada por el enton-
ces emperador de México, Maximiliano de
Habsburgo (1832-1867) al otrora director de
la Academia de San Carlos Pelegrín Clavé
y Roqué (1811-1880) hacia el año de 1866
y que, al parecer, ha estado en silencio por
1
Se recomienda la audición de la Siciliana en Mi
bemol mayor para fauta y clavecín obligado de la
Sonata BWV 1031 del Kantor de Eisenach. La obra
está disponible en el sitio proceso.com.mx y, efecti-
vamente, la ejecución corresponde al ejemplar citado
en el presente texto.
más de 14 décadas. Congruente con sus
políticas, Proceso refutó el anacronismo de
las obras escogidas y sugirió la inclusión de
un repertorio con mayor atinencia al perio-
do, por ejemplo, los conciertos para flauta
de Saverio Mercadante (1795-1870), quien
aleccionó a Jaime Nunó Roca (1824-1908).
Algunos de los asistentes afirmaron que en-
tremezclado con las volutas que despedía
el instrumento, se materializó el espectro de
una mujer con crinolinas que soplaba con
tristeza infinita. Otros aseguraron que cier-
tos acordes disminuidos que flotaron en el
aire se confundían con los tronidos de las
piedras que aún permanecen en el cerro de
las campanas… O
* A partir de esta entrega, la colaboración de Samuel
Máynez se titulará Estro armónico (inspiración armo-
niosa), nombre de una serie de 12 conciertos para
violín de Antonio Vilvaldi, compuesta en 1711.
sademunt convierte el fnal de
un pasillo en una ráfaga de luz.
Además, la llegada al labe-
rinto azaroso de la vida –abs-
tracción geométrica sobre amate
de Mario Núñez–; la utopía de
la irracionalidad –cromatis-
mo expresionista de Corneille
(1948-1951), Grupo CoBrA–; la
caída al inferno dantesco –di-
bujos de círculos concéntricos
de Jorge Robelo–; la vivencia
del inferno –una interesante y
potente pintura abstracta de
Mauricio Sandoval–; el cons-
tante nacer, morir y renacer
entre la violencia y la paz –
una extraordinaria instalación
pictórico-conceptual de 124
óleos en pequeño formato de
Boris Viskin, en la que el ar-
tista, en una especie de auto-
biografía simbólica, relaciona
lugares y vivencias personales
que remiten al México pre-
hispánico, a Israel, a Europa,
a pensamientos científcos,
a misticismos pictóricos y a
imaginarios prehistóricos–; la
confrontación religiosa –una
serie de grabados de James
Ensor (Bélgica, 1860-1949)
frente a dos interesantes grá-
fcas de Roberto Turnbull y
Germán Venegas–; y, por úl-
timo, un pequeño collage de
José González Veites que, en
tonos azules y texturas que
remiten al paisajismo metafísi-
co, intenta concluir que, ante
la poca perfección que existe
en la epopeya de la vida, lo
único “sabio” es cultivar, entre
todos, el propio jardín.
Interesante por el equili-
brio que logra entre discursos
visuales de artistas de gene-
raciones tan diferentes como
James Ensor y los mexica-
nos mencionados, el conjunto
materializa un proyecto ga-
lerístico que destaca por su
independencia y originalidad.
Museografada como una ex-
posición de cámara, en la que
una sola obra es capaz de ex-
presar una idea, la propuesta
confrma las ventajas que tie-
ne el sistema artístico durante
el mes de diciembre. O
Música I
“Motecuhzoma II”,
ópera de Vivaldi
MAURICIO RÁBAGO PALAFOX
L
a cita es en el Cerro de
la Estrella, delegación
Iztapalapa, Ciudad de
México, a las siete de la noche
del viernes 10: Al aire libre hace
un frío de miedo y el público
espera que inicie la ópera Mo-
tecuhzoma (1733) de Antonio
Vivaldi (1678-1741), cantada en
náhuatl, maya y español.
El libreto que era una

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 65
bazofa, declaró para Proce-
so el 13 de diciembre de 2009
Samuel Máynez; éste hubo de
reelaborarlo, para lo cual contó
con la colaboración de Librado
Silva y Rafael Terán (para la tra-
ducción al náhuatl) y de Jorge
Cocom Pech (al maya). Se tra-
bajó en la reconstrucción de la
ópera apoyándose en los histo-
riadores Alfredo López Austin y
Miguel León Portilla.
La orquesta Alauda Ensam-
ble es dirigida por el propio
Samuel Máynez a la manera an-
tigua; él es un excelente violi-
nista y dirige tocando su violín.
El director escénico es Fran-
cisco Athié. Toma la palabra
el Narrador (Jerónimo de Oca,
séptimo conde de Moctezu-
ma) y lo que vemos a continua-
ción nos entusiasma, provoca
y llena de asombro y de gusto:
Una breve obertura o sinfonía
de Vivaldi, diálogos en náhuatl
hermosamente pronunciados
por los actores cantantes, y
arias, dúos, coros concertantes
con la estimulante música de “il
prete rosso” (el cura rojo), pues
Vivaldi era sacerdote católico y
pelirrojo, además de un compo-
sitor genial.
Cuando los personajes de
Hernán Cortés, Pedro de Alva-
rado y demás españoles inter-
vienen, ellos hablan natural-
mente en castellano del siglo
XVI. La festa de música, ac-
tuación y lingüística se comple-
menta con la actuación del Co-
lectivo Tlaltikpak, danza ritual
de Tláhuac, y El Circo Aztlán
con sus boleadoras de fuego y
sus cocos encendidos.
Según la historia, Vivaldi
compuso esta obra en 1733 y
por alguna razón el libreto y la
partitura llegaron a Berlín, de
ahí fue saqueado junto con mu-
chas otras obras artísticas por
los rusos durante el fnal de la
Segunda Guerra Mundial, así, la
partitura emigra a Kiev. Steffen
Voss descubrió la música de
esta obra, pero el principio del
primer acto y un fragmento del
tercero desaparecieron. Y ya
en nuestras tierras, el maestro
Samuel Máynez toma la obra
en sus manos, mejora el libre-
to, introduce personajes que
no aparecían (como Pedro de
Alvarado) y nos presenta una
obra muy mejorada donde la
música no se afecta un ápice,
todo lo contrario: la orquesta se
enriquece con toques muy dis-
cretos de instrumentos autóc-
tonos como son el teponaztli,
sonajas, huéhuetl y diversos sil-
batos, lo que le da un pequeño
color interesantísimo y mucho
más auténtico.
En el artículo de Niza Rive-
ra aparecido en Proceso el 13
de diciembre de 2009, se cita al
maestro León Portilla: “Es una
obra plurilingüística y pluricultu-
ral que el Seminario de Cultura
Náhuatl de la UNAM se regocija
de haber acogido en su seno”.
El personaje central de
esta obra es Moctezuma Xo-
coyotzin, cuyo nombre signifi-
ca “hombre grave, serio, que
se hace temer y respetar”.
Esta maravillosa ópera es
todo un hallazgo y su nueva
forma producto de la restau-
ración atinadísima de Samuel
Máynez Champion, debe co-
nocerse y difundirse por todo
el mundo, y a eso debemos
abocarnos.
Le auguramos un futuro
muy brillante, y extendemos
una muy calurosa y entusiasta
felicitación a la producción del
Teatro Blanquito (del Sistema
de Teatros de la Secretaría de
Cultura del D.F.) y al maestro
Máynez. O
Música II
Roger Waters:
“The Wall”
RICARDO JACOB
E
n 1979, el grupo de rock
británico Pink Floyd lanzó
el álbum conceptual The
Wall (La pared), basado en la
idea que Roger Waters tuvo dos
años atrás, acerca de construir
una pared gigantesca entre los
músicos y el público, luego de
que en un concierto en Montreal
escupió a un fan, descargando
la frustración y hastío que sentía
de tocar únicamente en estadios
colmados por personas que
idolatraban al grupo y gritaban
durante todo el show.
En abril de ese año el grupo
comenzó a trabajar con el pro-
ductor Bob Ezrin, quien al ser
contratado comenzó a escribir
el guión de The Wall para dar
coherencia a la idea de Waters
que a lo largo de 81 minutos
cuenta la historia y traumas de
Pink, un esquizofrénico estrella
de rock cuyo padre murió en la
Segunda Guerra Mundial.
Roger Waters habló con Ez-
rin desde un principio dejándole
claro quién era el jefe: “Puedes
escribir todo lo que tú quieras
pero no esperes ningún tipo de
crédito.” Aún así fue una idea de
Ezrin la que dio a Pink Floyd su
mayor éxito comercial en la can-
ción Another Brick in the Wall,
Part 2 (Otro ladrillo en la pared,
parte dos). Waters contaba:
“Los miembros de Pink
Floyd y Ezrin creen por alguna
razón que el disco fue una co-
laboración, pero en realidad fue
una cooperativa, no un proceso
democrático de ninguna forma.
Si alguien tenía una idea yo la es-
cuchaba, y si era buena la acep-
taba, muy parecido a como un di-
rector de cine escucha a un actor.
Como en Rebelión en la granja
(del escritor George Orwell), cu-
ando los cerdos pelean con los
otros animales sobre quiénes son
más iguales a los otros.”
The Wall ha vendido 23 mil-
lones de copias a nivel mundial,
es uno de los discos más exito-
sos y famosos en la historia del
rock, y dos años después de
su lanzamiento se convirtió en
película dirigida por el inglés Al-
an Parker y protagonizada por
el activista y estrella de rock
Bob Geldof, con guión escrito
por el mismo Waters.
Las tensiones dentro del
grupo durante los seis me-
ses de grabación llegaron a tal
grado que Roger Waters tomó
la decisión de despedir al tecla-
dista Richard Wright, quien se
rehusó a grabar una semana
antes de lo planeado, arruinan-
do sus vacaciones.
Para 1980 Waters y el cari-
caturista Gerald Scarfe concibi-
eron el espectáculo en vivo de
The Wall que sólo se presentó
en 30 ocasiones, en estadios
repletos, y en el que los miem-
bros restantes de Pink Floyd (el
guitarrista David Gilmour y el
baterista Nick Mason) eran sólo
unos músicos más al servicio
de Waters e incluso el tecladis-
ta Wright fue contratado como
músico externo, para aparentar
que el grupo seguía unido.
“Los otros miembros del
grupo no tuvieron nada que
ver con el espectáculo en vivo.
Si leen el programa de la gira
verán: ‘The Wall, escrito por
Roger Waters e interpretado por
Pink Floyd’, y así fue. Ya no es-
taba interesado en ningún tipo
de trabajo en grupo con nadie.
“Después de que grabamoa
Dark Side of the Moon (El lado
oscuro de la luna de 1973, su
álbum más exitoso) habíamos
conseguido lo que nos había-
mos propuesto. Seguimos jun-
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
Buenos augurios
Waters y “La pared”
66

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

CULTURA CULTURA
J
aime Chabaud, director de la revista
Paso de Gato, evidencia su alegría an-
te los múltiples reconocimientos obte-
nidos por la revista fundada por él en
2001, y bromea:
“Hacerla es el hobbie más caro del
mundo.”
Creada en México y distribuida además
en Argentina, Colombia, Chile, España y Ve-
nezuela con tiraje de cinco mil ejemplares,
la publicación trimestral se hizo acreedora a
una medalla especial del Centro Latinoame-
ricano de Creación e Investigación Teatral
(Celcit) 2010, de España, como un reconoci-
miento al esfuerzo por difundir el Teatro Ibe-
roamericano; y el premio a la mejor revista
de Teatro del Mundo 2009-2010 por la Uni-
versidad de Buenos Aires, Argentina. Para-
lelamente, al también dramaturgo se le otor-
gó apenas hace unos días el nombramiento
como creador artístico del Fondo Nacional
para la Cultura y las Artes (Fonca) para es-
cribir tres obras de teatro.
En entrevista con Proceso, Jaime Cha-
baud, de 44 años, muestra entusiasmo por
su proyecto:
“En noviembre del 2001 nació el em-
blemático proyecto de labor ininterrumpida
Paso de Gato: Revista Mexicana de Tea-
tro. Yo sentía que hacía falta una revista de
teatro además de Tramoya, de Emilio Car-
ballido, un medio que vinculara realmente
a la república teatral. Hasta ahora llevamos
43 números y se han publicado a autores
jóvenes, al teatro latino, al quehacer cultu-
ral de otros países y una obra dramática de
autor contemporáneo.”
Desde su inicio, Chabaud optó por un
perfl no periodístico –dada la periodicidad
de la revista era imposible cubrir la inme-
diatez–, y en su lugar divulgó el análisis de
fondo y la publicación de textos.
“Es una revista coleccionable, vendemos
el cincuenta por ciento y lo demás lo dona-
mos en grandes cantidades al interior del
país y a otros países con la idea de que se
mantenga su vocación social. Esto porque
llegó el momento en que tuvimos que deci-
dir que, o formábamos una microempresa o
el proyecto se extinguiría. Así empezamos
a crecer. Creamos un boletín mensual con
pautas comerciales, con la claridad de que ni
la revista ni el boletín que sacamos después
ROSARIO MANZANOS
“Paso de Gato”
se abre camino
nos iban a salvar de la debacle
económica que se está viviendo
en México.”
Él y su socio, José Sefami,
defnieron un proyecto cultural
mucho más amplio que inclu-
ye, además de la revista, Pa-
so de Gato, Boletín Mensual de Artes Es-
cénicas y Toma, Revista Mexicana de Cine
–bimensual–. La primera dirigida al medio
teatral, la segunda como puente entre ar-
tistas y los públicos del Distrito Federal con
un tiraje de 60 mil ejemplares, y la tercera
con la pretensión de ser tanto la tribuna de
los creadores cinematográfcos mexicanos
como de los iberoamericanos.
También se lanzaron a publicar libros:
“La aventura editorial incluye cuatro co-
lecciones de cuadernos: Dramaturgia para
Joven Público, Dramaturgia Internacional y
Dramaturgia Mexicana, así como Cuader-
nos de Ensayo Teatral y Va de Cuento Tea-
tral. Hasta el momento llevamos 85 títulos
que implican alrededor de 250 mil ejempla-
res con un costo de 20 pesos. Se dice fácil,
pero ningún proyecto del gobierno en los
últimos 40 años ha llevado tal tarea a sus
espaldas. De alguna manera, las empresas
culturales hacemos el trabajo del Estado
promoviendo el derecho de acceso a la cul-
tura de la sociedad mexicana sin el recono-
cimiento que ello debería de tener.
“Si las industrias culturales produci-
mos cerca del siete por ciento del Producto
Interno Bruto y se le otorga al ‘subsector’
menos de un punto porcentual de retorno
en los presupuestos anuales, ¿no signifca
que hay algo podrido en la Dinamarca de
nuestros gobernantes?”
Distribución y futuro
Las revistas, boletines, textos y cuadernos
que dirige Jaime Chabaud se distribuyen a
nivel nacional e internacional; sin embargo,
apunta que “la distribución aniquila cual-
quier proyecto editorial como Paso de Gato:
“Conviene más regalar las revistas, bo-
letines y libros que pagar los envíos. Nos
distribuye Educal, pero lo que más nos
funciona son las estrategias rudimentarias
y locas, como la de que cada vez que via-
jamos a cualquier lado cargamos con nues-
tro material. Pagamos miles de pesos de
sobrepeso de maletas con tal de llevar los
libros a otras partes del mundo. Obligamos
a nuestros pobres amigos, es más los ator-
mentamos, para que se lleven los libros y
las revistas en sus viajes.”
Afrma que, como consecuencia de este
esfuerzo, más de una veintena de escritores
mexicanos han estrenado obra en varios paí-
ses, y sus publicaciones han empujado tam-
bién la traducción de muchos otros textos.
“Es decir, la internacionalización del
teatro escrito en México también ha sido,
junto con los esfuerzos de otras organiza-
ciones y personas, obra nuestra. Han sido
muchísimos años de funambulismo, vamos,
de un equilibrio precario. E insisto en que
el tema de la distribución simplemente nos
pone en riesgo permanentemente. Y me
pregunto: ¿A quién le benefcia que des-
aparezcamos? No podemos vivir de la pau-
ta publicitaria. Lo único que está pasando
en la actualidad es que se pone en riesgo a
los proyectos independientes de este país.”
Para Chabaud es crucial que las autori-
dades “valoren más un proyecto ciudadano
como el de nosotros. Es preciso que nece-
sitamos el apoyo de las autoridades cultura-
les, sin ellos realmente no podríamos existir y
fnalmente hacemos lo que ellos no hacen”.
Mientras tanto, sus nuevos proyectos
incluyen incursionar de nuevo con varios
programas en el canal 22, abrirse un es-
pacio en la radio, vender libros en línea y
seguir dándole fuerza a su sitio de internet
www.pasodegato.com
Y se refere entonces al puente que
atraviesa la tramoya, llamado efectivamente
paso de gato:
“No paro nunca, siempre me hacen
bromas con el título de la revista, antes me
decían que era ‘Me la paso de gato’, pero
ahora creo que más bien ‘me paso de ga-
to’. Es mi mayor satisfacción. Hay que ha-
cer algo por México. No podemos darnos
por vencidos.” O
Chabaud. Proyecto editorial

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 67
tos por miedo y por avaricia.”
En julio de 1990, Waters
presentó The Wall celebrando la
caída del Muro de Berlín, y pa-
ra 2010 comenzó una gira que
concluirá en 2011 presentado el
espectáculo como fue concebido
por él y Scarfe, con algunos aña-
didos que aumentan su atractivo
gracias a las nuevas tecnologías.
La parte fnal de la gira de
Roger Waters The Wall en la Ciu-
dad de México será los días 19 y
21 de diciembre en el Palacio de
los Deportes (más información
en www.ticketmaster.com.mx). O
Teatro
“Macbeth” en Hidalgo
ESTELA LEÑERO FRANCO
R
EAL DEL MONTE,
HGO.- En la caja negra
del Instituto de las Artes
de Real del Monte, los estu-
diantes de teatro que cursan o
concluyeron la licenciatura de arte
dramático develaron placa por
50 representaciones de la obra
Macbeth, de William Shakespea-
re, bajo la dirección de Armando
García y la escenografía e ilumi-
nación de Arturo Nava. Es alen-
tador ver teatro y su proceso de
profesionalización en este pueblo
mágico; pequeña comunidad de
no más de 14 mil habitantes de-
dicados mayoritariamente al
comercio y al turismo.
El Instituto de las Artes de
la Universidad Autónoma del
Estado de Hidalgo, desde el
2002, ha acondicionado la ex-
hacienda de San Cayetano para
albergar a 500 estudiantes de
danza, música, arte dramático,
artes visuales y diseño gráfco.
Para una obra como Macbeth,
de más de cincuenta persona-
jes, Armando García realizó una
adaptación donde participaran
diez actores de alrededor de los
veinte años. Para la caracteriza-
ción se apoyó en el uso de más-
caras y trabajo vocal, aunque en
ocasiones las voces se volvían
demasiado impostadas. Los ac-
tores más sobresalientes fue-
ron los que se graduaban como
séptima generación, después de
cursar cuatro años en el Institu-
to: Yara Sofía que interpretaba
a la esposa de Macbeth, Marco
Celis a Macbeth, y Diana Rivero
que hacía a diferentes persona-
jes masculinos de mayor edad.
El resto mostraba un gran ímpe-
tu vital en proceso de formación.
Armando García utilizó di-
versos recursos escénicos que
enriquecieron la propuesta, po-
niendo énfasis en la presencia de
las brujas. Ellas realizan una bella
obertura con una danza donde
sus manos manipulan ramas,
hacen hechicerías y atormen-
tan la mente de los personajes.
Lady Macbeth tiene a su lado a
otra mujer que danza para ella y
le habla al oído. Es su mala con-
ciencia, su espíritu maligno lleno
de poder lo que lleva a que su
esposo cometa un asesinato.
En esta puesta en escena,
las máscaras y la expresión
corporal estilizada son ele-
mentos importantes para la
construcción del personaje,
pues apoyan la verosimilitud
en cuanto a edades y compor-
tamientos. Con pocos recur-
sos se crea una atmósfera, un
vestuario y una utilería propicia
para adentrarse en la historia.
Varios de los actores tuvieron
padrinos, padres o parientes
que los apoyaron a vestir la
obra.
Armando García, maestro
de teatro en el instituto y en
particular de este elenco, consi-
gue un ágil movimiento escéni-
co y un concepto de grupo  en
el que integra a los participan-
tes: bailes, ritos y murmullos.
El foro teatral de esta es-
cuela, donde se llevaron a ca-
bo las representaciones de
Macbeth, es un espacio muy
interesante que puede usarse
de múltiples maneras: una caja
negra, bien acondicionada, en
forma de cubo, en cuyo interior
hay cuatro pasillos adosados a
las paredes. En esta ocasión,
sólo uno de ellos se aisló con
una mampara y fue destinado
a los espectadores. No más de
15 personas observábamos,
como espías, a través de una
ranura horizontal de metro y
medio de alto. La intimidad
creada aumentaba el disfrute
del espectáculo.
En la función donde conme-
moraron 50 representaciones,
develaron la placa las actrices
Blanca Guerra y Rosa María
Bianchi, compañeras del direc-
tor cuando estudiaban teatro
en el Centro Cultural Universi-
tario; además de estar presen-
te Lourdes Parga, directora del
Consejo Estatal para la Cultura
y las Artes de Hidalgo. Espera-
mos que esta sugerente puesta
en escena de Macbeth pueda
verse posteriormente en algún
teatro de la Ciudad de México y
otras partes de la República. O
Cine
“Red social”
JAVIER BETANCOURT
E
n sí, Millonarios acci-
dentales, bestseller del
periodista Ben Mezrich en
que está basada Red social (The
Social Network; E.U. 2010), no
aporta mucho a la historia del
nacimiento y explosión del ubi-
cuo Facebook; la mayoría de los
documentos relacionados con
las demandas y juicios contra
Mark Zuckerberg, fundador del
sitio, fueron publicados en inter-
net. Fuera del contacto directo
con Eduardo Saverin, cofun-
dador y luego contendiente,
gran parte de la infomación es
de segunda mano; Zuckerberg
nunca confrmó los hechos.
A partir de esta telaraña de
acusaciones y supuestas revela-
ciones de “fulano le dijo a fulano”
del libro reportaje de Mezrich, el
director David Fincher, apoya-
do en el guión de Aaron Sorkin,
construye una fábula moral sobre
lo que podría llamarse el amane-
cer del siglo XXI y su comunidad
global en internet; nueva modali-
dad social que tampoco escapa
a los viejos temas de siempre,
fama, sexo y dinero. Un arranque
de misoginia habría abierto la ca-
ja de Pandora del facebook. La
falta de certeza biográfca le per-
mite a Fincher inventar un perso-
naje verosímil, modelo del nuevo
empresario de la era virtual.
Mark Zuckerberg (Jesse Ei-
senberg), un nerd de Harvard,
discute con su novia, en un diá-
logo de antología que funciona
como esgrima donde cada pala-
bra punza, el pedante joven reci-
be la estocada fnal que lo corta
y lo marca para siempre como el
eterno imbécil (asshole); el des-
pechado hacker improvisa una
nueva página de internet dentro
de la comunidad universitaria,
una base de datos donde se ex-
pone y califca a la población fe-
menina del campus. Un poco de
algoritmos por aquí, proporciona-
dos por el mejor amigo, Saverin
(Andrew Garfeld), ideas medio
inspiradas, o quizá robadas por
allá, a un grupo grupito de aris-
tócratas americanos de Harvard,
comandados por los gemelos
Winklevoss (ambos actuados por
Armie Hammer), y ya nada detie-
ne el tsunami del facebook.
Posteriormente, atacado
a dos fancos, Zuckerberg se
defende del mejor examigo,
Savarin, y de los caballerescos
gemelos. El relato se organiza
bajo el clásico esquema de cine
de juicio (trial film) con un desa-
rrollo paralelo de los anteceden-
tes; Fincher innova la técnica de
lo que sería un típico flashback
creando una simultaneidad entre
pasado y presente, como si el
internauta pudiera saltar de un
Concepto de grupo
68

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

CULTURA
punto a otro de la historia; tam-
bién, en el mundo de las gran-
des corporaciones los debates
entre abogados, acusados y
testigos, se juegan a lo largo de
elegantes mesas de negocios; el
material de las pruebas de cargo
consiste en mensajes de celu-
lares, correo de internet, pura
arqueología cibernética.
La atmósfera del dulce olor
del éxito se muestra hostil a
sentimientos auténticos; entre
fama y aduladores, amistad y
amor escapan del entorno del
nuevo multimillonario; David
Fincher evita deliberadamen-
te el sentimentalismo, apenas
mantiene a Severin, el persona-
je menos antipático, como con-
ciencia moral del impenetrable
Mark. El ciudadano Kane, una
de las películas favoritas del di-
rector, es claramente el modelo
para el protagonista, la sole-
dad del rey Midas; nada más
que a diferencia de Kane, Mark
Zuckerberg no tiene nada que
recuperar, sólo ser aceptado y
querido, por lo mismo se jue-
ga todo, incluso el alma, cosa
que el Mefstófeles Sean Parker
(Justin Timberlake), cofundador
de Napster, entiende. O
Televisión
TV duopólica
ALMA ROSA ALVA DE LA SELVA
E
n los últimos días de ac-
tividad del Congreso (el
miércoles 15 se cerró el
periodo de sesiones) se tocaron
temas de implicaciones sustan-
tivas para la televisión del país.
Uno de ellos fue el de la
llamada Ley Antimonopolios. Si
bien el miércoles 8 el pleno del
Senado había dado “luz verde”
en lo general a varias modifca-
ciones a la Ley de Competen-
cia Económica –que entre otras
cosas, pretendía dotar de auto-
nomía con respecto al Ejecutivo
al órgano ofcialmente respon-
sable de combatir la concentra-
ción de sectores productivos o
del rubro de servicios en sólo
algunas empresas–, dos días
después, en medio de múlti-
ples discusiones partidistas, el
acuerdo al que se había llegado
se vino abajo, y con él las re-
formas.
Entre los cambios que que-
daron fuera, además del más
importante: el de una necesa-
ria independencia de la entidad
encargada de frenar a los mo-
nopolios y oligopolios, se en-
contraba el de imponer la rati-
fcación del Senado a los con-
sejeros de la Comisión Federal
de Competencia (CFC), hasta
ahora nombrados por el Presi-
dente, así como el de dotar a
ésta de “dientes”, es decir, de
facultades para sancionar a los
poderosos transgresores.
Aunque a estas alturas de
la implantación de un modelo
donde la actividad económica
está consolidada en medio del
dominio de grandes consorcios
en diversas ramas, como resul-
tado de más de dos décadas
de una “libre competencia”
(término que suena bien para
el discurso, pero en medio del
cual el poder público ha venido
favoreciendo a aquéllos de ma-
nera consistente), hubiese sido
por demás útil que se diese un
paso adelante en la materia, al
menos para frenar en alguna
medida la voracidad de empre-
sas de determinados rubros.
Uno de ellos, el televisivo.
Frente a la estructura de
concentración imperante en la
televisión abierta, donde co-
mo se sabe campean dos em-
presas –Televisa y TV Azteca,
D
el 6 al 10 de diciembre se llevó
a cabo en la Ciudad de México
el Congreso Iberoamericano de
Productores Escénicos, organi-
zado por Marisa de León y Silvia Peláez.
“El año pasado tuvimos 400 asistentes
en el Foro sobre la Producción Escénica en
Iberoamérica –dice De León, productora,
gestora cultural y manager–. Este año espe-
rábamos 600 personas y llegaron cerca de
mil, la cifra casi se triplicó. Si el tema de la
producción escénica no fuese fundamental,
nadie hubiera llegado.”
Y si bien contaron con todo tipo de
apoyos de la Secretaría de Cultura del Dis-
trito Federal, la suya, apuntan, “es una ini-
ciativa ciudadana de gran éxito”.
Para Marisa de León la conclusión del
evento es que hay que continuarlo:
“El reconocimiento a la fgura del produc-
tor es una labor que se está abriendo cami-
no, que está dejando huella. La demanda es
clara en todos los países participantes: el te-
ma es fundamental y también una necesidad
de los grupos de la comunidad artística.”
–Los directores de escena y los coreó-
grafos suelen creer que ellos solos pueden
ROSARIO MANZANOS
a la producción teatral
Fuerza
hacer toda la producción de sus obras...
–Sí. Han crecido. Se han desarrollado y
desenvuelto como todólogos que necesitan
de un buen productor que les cambiaría la
vida. La profesión de productor ha sido me-
nospreciada e ignorada sistemáticamente.
Es una profesión desatendida, no hay dón-
de formarse, hay una enorme falta de op-
ciones, y después de este congreso quedó
claro que no todo mundo quiere estar arri-
ba del escenario.
“Hasta ahora un productor se hace en
el escenario y depende de con quién le to-
que trabajar. Si hubiese toda una línea de
formación redundaría en benefcios, por
ejemplo en tener interlocutores reales en
lugar de que el mismo artista se desgaste
negociando las condiciones de sus obras.”
–¿Existen escuelas profesionales de
producción en el resto del mundo?
–Por supuesto. En Inglaterra, Estados
Unidos, Francia, se estudia toda una carre-
ra profesional para ser productor. Aquí en
México intentamos crear algo similar en el
Claustro de Sor Juana, pero lo desvirtua-
ron, les interesa que haya muchos alumnos
y no ponen cuidado en lo fundamental.
–¿Qué sigue ahora?
–El Segundo Foro sobre la Producción
se llevará a cabo en Buenos Aires en el
2011 y el Segundo Congreso Iberoameri-
cano de Productores Escénicos en el 2012
en España. Es un gran paso que otros
países hayan tomado la estafeta. Aquí en
México buscaremos seguir adelante con el
apoyo que nos han dado. Esto es una su-
ma de esfuerzos y no importa que haya que
seguir picando piedra. O
El amanecer del siglo XXI

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 69
dueñas del 94% de la cuota de
pantalla–, así como ante cues-
tionables decisiones recientes
de la propia CFC (recuérde-
se que en febrero pasado, sin
más, ese organismo de limita-
do alcance aprobó la sociedad
entre Televisa y Nextel para que
concursaran en la Licitación
21, con el cuestionable
argumento de que no
afectarían el proceso
de competencia y libre
concurrencia debido a
que “cada empresa se
dedica a mercados di-
ferentes”), hubiese si-
do importante, a través
de las reformas legales
mencionadas, avanzar
al menos un tanto hacia
un escenario de mayor
equilibrio. Pero no hu-
bo tal.
Tampoco hubo avances en
cuanto al interés de los con-
sumidores; el resultado de esa
infructuosa discusión legislati-
va redunda en dejarlos de nue-
vo expuestos a las tarifas y
condiciones que impongan las
empresas dominantes. Cierta-
mente el interés público fue el
gran ausente de una discusión
partidista cuyo centro es el de
contar con infuencia sobre ese
órgano regulador, y que en lo
que toca a la industria televisi-
va, al parecer no avizora siquie-
ra la importancia estratégica de
acotar esos intereses duopóli-
cos en el marco de su proyec-
to de tránsito hacia los nuevos
escenarios digitales. Y para
esos consorcios el año no pudo
haber cerrado mejor. O
Libros
Correr en libertad
JORGE MUNGUÍA ESPITIA
U
no de los grandes co-
rredores de todos los
tiempos ha sido el che-
co Emil Zátopek (1922-2000). En
1948, durante los Juegos Olím-
picos realizados en Londres,
obtuvo dos medallas, una de
oro en los 10 mil metros y otra
de plata en 5 mil. Sin embargo,
fue en Helsinki donde alcanzó
su mayor gloria al llevarse tres
de oro durante la misma sema-
na, incluido el maratón. También
ganó varias veces las compe-
tencias de su país y europeas.
Sobre este personaje escribe
Jean Echenoz la novela Correr
(Anagrama. Col. Panorama de
Narrativas, No. 759; Barcelona,
2010. 140 p.).
En este relato Echenoz rea-
liza una recreación libre sobre
algunos de los sucesos relevan-
tes en la vida del atleta, conoci-
do como La locomotora checa.
Inicia con la entrada de los nazis
a Checoslovaquia y los trabajos
iniciales de Emil. Posteriormen-
te trata de cómo se inició en el
atletismo y las primeras com-
petencias. Después aborda los
grandes triunfos que alcanzó y
caracteriza el peculiar estilo que
utilizaba. Luego refere los pos-
treros momentos de su carrera y
simpatías con el movimiento re-
belde encabezado por Dubcek.
Por último, expone cómo fue
proscrito y condenado a trabajar
en una mina de uranio.
Echenoz muestra en es-
ta novela el ardiente deseo de
correr que impulsaba a Záto-
pek. En el acto se sentía libre y
la tensión del día escapaba por
sus piernas y brazos. La fuga
producía un estilo desgarbado
y sincopado que le resultaba
placentero y doloroso. En mu-
chas de las fotografías y pelícu-
las de sus competencias apa-
rece con un rictus en el rostro
y las extremidades tensas.
Aparentemente había un sufri-
miento pero esa era su forma
de gozar. Al fnalizar las com-
petencias sonreía y se relajaba.
La realización de ese antojo lo
llevó a entender que nada de-
bía contenerlo: ni autoridades,
ni leyes, ni métodos, ni instruc-
tores, por eso corría sin estilo,
técnica, sistema, asesoría.
La actitud libre que practi-
caba en el mundo del deporte
lo llevó a apoyar la revuelta de
la Primavera de Praga. Para
él nadie debía ser oprimido y
obligado a hacer las cosas por
encima de sus anhelos. La po-
sición irritó a los jefes comunis-
tas, quienes pretendieron humi-
llarlo degradándolo como ba-
rrendero. No obstante, la gente
salía a las calles para aplaudirlo
todos los días, como una ma-
nera de reconocer su posición
libre e independiente. Con el
tiempo esa solidaridad se volvió
un acto subversivo y a Záto-
peck se le asignó otro trabajo.
La novela Correr está es-
crita con una prosa cortante
que provoca vértigo en el lec-
tor. Además, las anécdotas se
suceden de manera trepidante
para constituirse en una alego-
ría sobre la libertad, el antojo y
la velocidad. O
El espíritu de Zátopek
70

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010


1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 71
ESPECTÁCULOS
E
l cubano Juan Carlos Crema-
ta Malberti, famoso a nivel
internacional por su película
Viva Cuba (2005), en todos
sus relatos cinematográficos
representa a la sociedad de la
isla caribeña, sus raíces y vida cotidiana.
De visita en México para proyectar por
primera vez su tercer largometraje El premio
flaco (2009), donde rinde homenaje a las ci-
nematografías mexicana y argentina de los
años cincuenta, Cremata concede entrevista
a este semanario, en la cual acentúa:
“A pesar de las crisis, bloqueos eco-
nómicos y limitaciones, la voluntad de un
pueblo, en este caso el cubano –pero tam-
bién el mexicano, el latinoamericano y el
mal llamado tercermundista–, es expresar-
se en sus pantallas, sus bailes, su artesanía,
su cultura en general.”
Su cuarto filme, Chamaco, se encuen-
tra en posproducción y aún sin terminar-
lo, ya participó en Latinoamérica primera
copia del Festival Internacional del Nue-
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
Cuba: Ante la crisis,
Nacido hace 49 años en La Habana, Cuba,
el cineasta Juan Carlos Cremata Malber-
ti alcanzó el reconocimiento de la crítica
mundial en 2005, cuando su película Viva
Cuba ganó más de 30 premios,
entre ellos el Gran Prix Ecrans
Juniors en Cannes. El tam-
bién actor, escritor y direc-
tor televisivo explica la llave
del éxito para su reciente
cinta, El premio flaco, pe-
se a carecer de grandes
apoyos monetarios.
cine alternativo
vo Cine Latinoamericano en La Habana,
efectuado del 2 al 12 de diciembre. Allí
obtuvo el premio Alba:
“Significa la posibilidad de terminar
con 60 mil dólares los trabajos de pospro-
ducción digital y una empresa brasileña se
encargará de su conversión a 35 milímetros.”
Su otro largometraje es Nada (2001).
Y su corto experimental Oscuros rinoce-
rontes enjaulados (1999) dio la vuelta al
mundo en varios festivales.
El premio flaco, filme basado en la glo-
riosa obra teatral homónima de su compa-
triota Héctor Quintero que significó un hito
en 1964 y se convirtió en un clásico de la es-
cena, lo proyectó en el pasado Festival Inter-
nacional de Cine de Aguascalientes, coordi-
nado por Daniel Amézquita. Fue su primer
contacto con el público mexicano.
El realizador expresa con gozo que es
un melodrama (aquí contó con la colabo-
ración de su mamá, Iraida, en la dirección)
en el que rescata el espíritu humano:
“Ese rescate es muy necesario para
los tiempos que estamos viviendo. Hemos
avanzado mucho tecnológicamente, pe-
ro hemos retrocedido mucho sentimental-
mente. Hay gente que cree que teniendo
posesiones materiales es mejor ser huma-
no y no hace falta tanta posesión material
para ser un buen ser humano. Las nuevas
generaciones han caído en una tremen-
da crisis de valores. No creen en nada. Lo
más triste es que existe muy poca ayuda
al prójimo.
“Además, el filme dice que se puede
no tener dinero, pero no se puede ser mise-
rable del alma. A pesar de la pobreza eco-
nómica hay que conservar una riqueza es-
piritual y creer en los seres humanos.”
Así, El premio flaco es “una justifica-
ción para adentrarse en el comportamien-
to de los seres humanos”, y “reflexiona ha-
cia dónde va nuestro comportamiento, hacia
dónde van los seres humanos”.
La historia se centra en un barrio pobre
de Cuba en 1958, donde Iluminada Pache-
co, una mujer que trabajó de payasa en un
circo ambulante de mala muerte, se gana
una casa en la lotería del jabón Rina y re-
gala casi todas sus pertenencias.
Meses después, su vida se convierte en
una tragedia, sin que por ello renuncie a
seguir teniendo fe en la gente. El premio
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
72

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

72

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

flaco sólo se ha estrenado en Bélgica, Es-
tados Unidos y Guatemala.
Cremata Malberti nació el 18 de no-
viembre de 1961 en La Habana. Estudió
teatrología y dramaturgia en el Instituto Su-
perior de Arte (ISA) de la capital cubana. El
también actor, escritor y director de televi-
sión se graduó en la primera generación de
la Escuela Internacional de Cine y Televi-
sión (EICTV) de San Antonio de los Baños,
obteniendo la beca Guggenheim, por lo que
vivió un año en Nueva York.
Influencia de los años cincuenta
A través de otro personaje (la hermana de
Iluminada, quien desea ser actriz y cantan-
te), Cremata hace un reconocimiento al ci-
ne mexicano y argentino de los años cin-
cuenta. La trama del filme muestra fotos
de Arturo de Córdova y de Yolanda Mon-
tes Tongolele, entre otros.
–¿Por qué un homenaje al cine mexi-
cano y argentino de esos años?
–En Cuba todavía se ve mucho ese cine,
lo pasan en la televisión los sábados o los
domingos por la mañana. En mi infancia y
adolescencia se veía aún más el melodrama
que me ayudaría a conformar no solamente
mi espíritu, mi alma como artista, sino tam-
bién nuestra identidad como continente.
Convencido de que el melodrama for-
jó “nuestra manera de ser”, se pregunta:
“Por qué negar al melodrama, por qué
denostarlo, ¿por qué criticarlo? Dentro del
cine mexicano y el argentino de los años
cincuenta hay grandes historias y a veces
puede uno reírse por la forma de actuar de
esa época, pero hace sentir a mucha gen-
te. Soy el primero que critica las telenove-
las; pero este género cuenta con un públi-
co que necesita para seguir viviendo.
“De repente pensé en hacer una obra
convencional donde no hubiese ninguna
traba para la comunicación con el especta-
dor, con ese espectador primario como el
ama de casa que recibe la telenovela. Es el
público más popular quien necesitaba co-
nocer esta historia y, sobre todo, guardar la
fe de que el ser humano será mejor.”
–Al abordar el melodrama, ¿no le
preo cuparon las críticas?
–Yo no vivo mucho de las críticas, el
crítico hace su trabajo en la medida en que
hacemos el nuestro. Si viviera pendiente
de lo que dice la crítica, tal vez no haría
nada.
Ejemplifica:
“Es como el cuento del niño, el viejo y el
burro. Si el niño se monta en el burro, la gen-
te critica por qué el niño va montado y el vie-
jo no; después monta el viejo y la gente cri-
tica por qué el niño no va montado; después
se montan los dos y la gente comenta que el
pobre animal carga dos personas, y cuando
no monta ninguno de los dos, ¡la gente criti-
ca que si para eso tienen un burro!
“Las personas siempre hablarán, y
además la obra de arte es muy relativa. A
veces una película tiene que ver con el es-
tado de ánimo, con el nivel cultural, y en-
tonces nunca baso mi trabajo en la crítica.”
S
educida por la personalidad y cuatro
décadas de trayectoria del cineasta
superochero Sergio García, su ami-
ga estadunidense Jennifer Boles le
propuso filmar su vida y visión artística en una
película documental, cuando la muerte lo sor-
prendió el pasado 19 de septiembre.
Nacido el 28 de julio de 1945 en la Ciudad
de México, Sergio Arturo García Michel dirigió
desde los años sesenta múltiples talleres de ci-
ne independiente, y estuvo fuertemente ligado
al movimiento del rock rupestre y alternativo de
México, a través de trabajos fílmicos en forma-
to de súper 8 mm como Avándaro y Una larga
experiencia con Three Souls in My Mind (1982),
Un tokke de rock (1986), Rockdrigo González,
¿porqué no me las prestas? (1992) y El cantar
de los cantores (2010).
Oriunda de Wyoming, Jennifer Boles ra-
dica desde enero de este año en la Ciudad de
México, gracias a los apoyos de la Fulbright-
García Robles y del Social Science Research
Council (Consejo de Investigaciones en Cien-
cias Sociales) de Estados Unidos.
Candidata al doctorado del Departa-
mento de Historia en la Universidad de In-
ROBERTO PONCE
Filme sobre Sergio
García (1945-2010)
diana, campus Bloomington, ella se presen-
ta a Proceso así:
“Soy una historiadora trabajando mi tesis
de doctorado en historia de Latinoamérica, es-
pecíficamente en la historia cultural de Méxi-
co entre los años sesenta y ochenta: Historia
de la juventud y las identidades revolucionarias
después de 1968 desde las perspectivas del
cine experimental en formato Súper 8, docu-
mental y documentales de rock.”
–¿Cómo conoció a Sergio García?
–En el verano de 2008. Todo mundo me
decía que él era “clave” para el éxito de mi
proyecto de tesis, ya que él poseía un archi-
vo personal muy amplio y continuaba filmando
películas de manera independiente, pero me
daba terror llamarle, por lo que podría pensar
acerca de mí: una joven gringa, naïve y sin ex-
periencia, en pos del acceso a su vida y a sus
recuerdos.
“Lo que me sorprendió, sin embargo, tras
mi primer encuentro, fue que prometió permi-
tirme acceso absoluto a sus archivos una vez
que yo volviera, dos años más tarde.
“Confió en mí inmediatamente y hasta la
fecha no tengo idea del porqué. Regresé a
México un par de ocasiones en el verano pa-
sado sólo para charlar e intentar conocernos
mutuamente.”
Luego de breves encuentros, surgió su
amistad.
–Hubo química.
–Desde luego, al igual que la mayoría de
las personas que han conocido a Sergio o lo
conocen quedé intrigada, y en cierta forma fui
seducida por su sentido del humor, su ingenio
y su inteligencia.
“Pero más que cualquier otra cosa, me
Boles. Documental
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 73
ESPECTÁCULOS
emocionó la apasionada determinación de rea-
lizar películas independientes a lo largo de su
vida y, como aprendería yo a través del tiempo,
de documentar y atestiguar la historia, una his-
toria alternativa consistente en protestas polí-
ticas, revoluciones, urbanización, destrucción
ambiental, avance tecnológico y, claro, la sub-
cultura de la música del rock mexicano.”
“Me di cuenta de que su argumentación
no era únicamente ‘suya’, ni tampoco acer-
ca de México nada más. No obstante, lo que
distinguía a Sergio era que él nunca hizo con-
cesiones a su convicción de hacer cine inde-
pendientemente del sistema establecido y
continuó con la esperanza de lucha por un fu-
turo mejor.”
A la vez, ella descubrió que “lo frustraban
la tecnología, la política, el capitalismo, y sobre
todo la falta de compromiso político y de vive-
za cultural entre la juventud actual”, refiere:
“Una tesis tradicionalmente redactada no
me alcanzaría para hacerle justicia a su carác-
ter, a su trabajo, a su archivo. Así que durante
el verano anterior a mi estancia en México de
2010 tomé un taller intensivo de una semana
en dirección cinematográfica en Oaxaca y de-
cidí que haría todo lo posible por juntar dinero
para mi equipo fotográfico, con el cual filmaría
una película acerca de Sergio y sus archivos,
independientemente de los fondos destinados
a mi tesis.”
Principio del fin
Jennifer Boles asegura no haber tenido “ni idea
de lo que hacía”, pero sintió la necesidad de
contar “esa historia”. Cita palabras que García
pronunció en la entrevista que le grabó en vi-
deo, el 5 de junio de 2010:
“A mi última película le iba a poner El prin-
cipio. Pero como no sé cuándo va a ser la úl-
tima, pues me adelanto de una vez a ponerle
El principio del fin, porque creo que ya voy pa-
ra allá... Tengo 64 (años) y siento que ya voy de
salida... La vida se va así.”
–¿Cuál fue la opinión de él acerca de que
usted filmara su vida?
–A Sergio, por supuesto, le encantó la
idea...
“Aunque pienso que lo puso nervioso el
que yo realmente no lo comprendiera a él o su
oficio, un temor que ambos compartíamos. Pa-
ra nadie fue sorpresa, entonces, que su última
película El principio del fin sea autobiográfica y
retrate la vida de una estudiante interesada en
su existencia y en su trabajo. Decidimos que la
realización de esta cinta suya debería formar
parte central de mi propio filme.
“Es decir, yo iba a documentar no sólo los
proceso de obtención de fondos y de mi cinta,
sino que sería un medio para entretejer su in-
terpretación con la mía en torno a sus 40 años
como cineasta. Mi cámara DSRL llegó en mayo
y apenas tuve tiempo para tres entrevistas con
él y acompañar a su equipo fílmico por Chia-
pas en agosto, antes de su fallecimiento el 19
de septiembre.”
No hace falta decir, apunta Jennifer, que el
deceso de García cambió su esquema de prio-
ridades “tanto del filme como de mi tesis y que,
desde luego, me forzaría a reinventar el pro-
yecto para tratar de entender a este personaje
complicado y a su trabajo, por medio de testi-
monios de sus amigos, estudiantes, familiares,
colegas, etcétera”. Es el trabajo que ella conti-
núa elaborando a la fecha. Asimismo, “intenta-
ría comprender las cosas que filmaba y por las
cuales se sentía apasionado”.
La urgencia por obtener testimonios y de
digitalizar archivos mientras los iba viendo “ha
desaparecido lentamente y adquiere nueva vi-
da en manos nuevas”, en tanto que “llenar los
huecos dejados por su muerte ha llegado a ser
más importante que la historia actual que de-
bo narrar”.
Tal vez, coincide, la misma que cuenta
ahora a Proceso:
“Sergio siempre me impulsaba a enfrentar
mis temores y a que simplemente me lanzara a
dirigir cine, algo que me daba miedo, y en oca-
siones pensaba que no podría sola. Luché con
mi papel de investigadora y mis deseos de ser
creativa, y creo que esto lo frustraba a él tan-
to como a mí. Decía que yo era demasiado pro-
fesional y que necesitaba abrirme para tomar
riesgos y hallar aquella faceta que como aca-
démica reprimía.
“Constantemente me señaló que creía en
mí, y que tenía confianza absoluta en mi tra-
bajo y en mi visión artística. De todos modos,
como mujer y como becaria me vi forzada a
guardar cierta distancia que ocasionalmen-
te provocaba fricción entre ambos. Aun así,
aquella fricción me ha estimulado y dado valor
para convertirme en una mejor persona y espe-
ro que en mejor cineasta.”
A punto de subir al avión que la lleva a su
país para celebrar las fiestas de fin de año,
Jennifer Boles lamenta:
“Lo único que resiento es que ya él jamás
comentará mi trabajo o vigilará mi crecimien-
to ni confrontará mi interpretación. Planeo re-
tornar a Estados Unidos durante la primavera
de 2011 para trabajar mi tesis y solicitar fondos
para continuar el proyecto fílmico sobre Sergio
García en el otoño del año entrante.”
Una vez concluidas “la conceptualización e
investigación” de su tesis, el filme sobre el su-
perochero de la historiadora podría estrenarse
en dos años. O
El proyecto se filmó con “muy pocos
recursos”, sin que participara en su guión
el dramaturgo Héctor Quintero:
“No quise porque hubiera sido más una
película de Héctor, aunque fuimos muy
respetuosos de su obra. Él hubiera querido
que nosotros ‘voláramos’ un poco más…
También fui respetuoso con aquella impre-
sión que me causó la obra teatral cuando
era adolescente, tremendamente humana, y
quise de alguna manera reproducir eso en el
filme. La escenografía es casi una copia de
lo que vi en el teatro y todavía se monta la
obra bastante en todo el mundo.”
Conoció aquella pieza cuando te-
nía 11 años. Era la segunda vez que se
presentaba, bajo la dirección de Héctor
Quintero. Agrega que contar con pocos
recursos no fue obstáculo en la creación
de la película:
“Siempre pensé que era una buena his-
toria para llevarla a la pantalla grande, yo
desde que era estudiante se los repetía a mis
amigos cineastas y me argumentaban que
el tema ya estaba viejo, y les contestaba que
no, que me parecía todo lo contrario.
“Básicamente tiene una sola locación.
Y cuando surgió la idea de realizarla, pro-
puse que como no había mucho dinero la
hiciéramos con material gastado, con ves-
tuario usado, escenografía vieja, dese-
chos… Después, nos dimos cuenta que nos
estábamos metiendo en camisa de 11 varas,
pues no era precisamente una cinta fácil y
rápida de hacer, porque nunca había hecho
una historia de época. Tal carencia mone-
taria impuso la filosofía del largometraje.”
Otra obra teatral
Después de terminar El premio flaco, Cre-
mata Malberti buscaba algún texto para
desarrollar en un taller de la Escuela Inter-
nacional de Cine y Televisión de San An-
tonio de los Baños.
Encontró la obra teatral Chamaco, escri-
ta en 2004 por su compatriota Abel Gonzá-
lez Melo; pero el taller no se llevó a cabo y él
se quedó con las ganas de rodarlo, decidien-
do “contra viento y marea” llevarlo al cine.
“En El premio flaco queda algún alien-
to para la esperanza y en Chamaco no hay
ninguna. Los personajes están sumidos en
una tragedia de la contemporaneidad cu-
bana: la prostitución masculina. Aparte,
es un largometraje que se realizó fuera de
la industria e incluso con menos recursos
que El premio flaco.”
–¿Qué tan difícil es hacer cine alterna-
tivo en Cuba?
–Cada vez se hace más gracias a la di-
gitalización de los medios y a la democra-
tización que ha traído consigo, si bien es
más difícil también la distribución. En Cu-
ba se hace mucho más cine fuera de la in-
dustria que dentro.
E invita a dar la batalla: “Tenemos el
derecho de expresarnos. Es importante,
para el cine cubano, para el cine mexicano
y para toda la gente joven que hace cine,
defender nuestra autenticidad. Creo que
en la cultura está nuestra salvación”.
Las tropelías de la representante de futbo-
listas Thelma Herrera se van sabiendo y acu-
mulando. Primero fueron los abogados del
exjugador del club América Carlos Sánchez
quienes se encargaron de revelar sus abusos.
Ahora el excementero Emilio Mora reclama
casi 1 millón de pesos, presuntamente bir-
lados por su exapoderada legal. Pero Mora
no se queda ahí, sino que también ventila las
complicidades de Herrera en el seno de la Fe-
deración Mexicana de Futbol.
fraude
De
en fraude
74

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

BEATRIZ PEREYRA
C
asi 10 años después de que
fungió como su represen-
tante legal, Thelma Herre-
ra aún le adeuda al exfut-
bolista Emilio Mora casi 1
millón de pesos que obtu-
vo mediante préstamos y engaños. El ma-
yor de éstos fue prometerle que recupe-
raría su carta de jugador para contratarse
con el equipo de su elección.
Al exjugador le resulta extraño que a
pesar de haberla denunciado ante la Co-
misión de Conciliación y Controversias
de la Federación Mexicana de Futbol (Fe-
mexfut) por la estafa de la que fue vícti-
ma, Herrera todavía tenga acceso a los
jugadores para “representarlos”, pues ase-
gura que su único objetivo es timarlos.
“Lo que a mí me hizo es parecido a
lo que ocurrió con Carlos (Sánchez, del
América) y su familia. No pude hablar
con él ni con nadie del club para advertirle
que tuviera cuidado porque ella siempre
busca a jugadores que están en problemas
para sacar provecho de ellos. Conmigo
pasó igual; aprovechó que yo estaba pe-
leando mi transferencia de Morelia a Cruz
Azul y se me metió. Yo no la conocía, pe-
ro se me acercó y me empezó a echar un
choro de que defendió a (Adolfo) Ríos, y
al final me envolvió. Yo acepté pensando
que tal vez era cierto, pero resultó que no.
M
e
x
S
p
o
r
t

/
D
a
v
i
d


L
e
a
h
Emilio Mora. Revelaciones

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 75
DEPORTES
Siempre dice que soy su hijo, que me ayu-
dó, pero no sé en qué”, afirma Mora.
Este semanario publicó que los abo-
gados de Sánchez –en agosto de 2008 su-
frió un infarto cerebral que lo dejó fuera
de las canchas– señalaron que su clien-
te fue engañado por Herrera y lo despojó
de 1 millón 500 mil pesos. También anun-
ciaron que emprenderán acciones lega-
les “para reclamarle a esta señora todo lo
que les fue sacando al jugador y a su fami-
lia”. Además, apuntaron que podrían con-
figurarse los delitos de fraude, extorsión,
usurpación de profesión, daño moral y da-
ños y perjuicios (Proceso 1779).
Tras conocer el asunto, Mora comen-
ta a este semanario: “Lo que da más cora-
je no es tanto mi caso, pues ya lo superé,
sino lo que le hizo a la familia de Carlos
porque esta mujer no puede ser tan lacra
para aprovecharse de esa situación. Todo
tiene un límite. No sé por qué sigue co-
mo si nada. También a Chava Carmona le
quedó a deber dinero. Por este medio les
pido a los jugadores que no crean en ella.
“No sé si todavía la dejan entrar a la
federación. Ignoro qué movimientos o in-
tereses tengan algunas personas de ahí
con ella. Me enteré que en Ensenada les
robó a algunos con el cuento de que lleva-
ría el futbol de Segunda División, pero só-
lo fue a quitarles dinero. Así se ha mane-
jado, y qué mal que se siga creyendo que
es buena gente y que ayuda”, lamenta el
exjugador de Cruz Azul.
Los litigantes señalaron que Herrera le
prometió a Sánchez que lo ayudaría para
que América le pagara una pensión y aten-
ción médica vitalicia. Para lograrlo –le ex-
plicó al exfutbolista– tenía que darle dinero
a Juan Francisco Rocha Bandala, presiden-
te de la Comisión de Conciliación y Con-
troversias de la Federación Mexicana de
Futbol (Femexfut). También le pagaría a
un grupo de empleados para que apaga-
ran las cámaras de circuito cerrado de la
federación. Sólo así, dijo, podrían sustraer
de las instalaciones sus “contratos y expe-
dientes médicos”.
Emilio asegura que en varias ocasio-
nes Herrera le pidió que depositara dine-
ro a su cuenta bancaria porque lo necesita-
ba para recuperar su carta en la Femexfut:
“Me dijo que el dinero lo repartiría en-
tre la gente de la federación que la estaba
ayudando. Yo lo depositaba a nombre de
Thelma Herrera Tapia. Me envolvió con el
cuento de que recuperaría mi carta y que
debía pagarles a esas personas. Así logró
quitarme casi 1 millón de pesos.”
Sostiene que aún conserva las fichas
de los depósitos que hizo a la cuenta de
Herrera. También guarda un documento
firmado que comprueba que su represen-
C
on recursos públicos del municipio
de Cajeme, Sonora, y tolerado por
la Segunda División afliada a la
Federación Mexicana de Futbol
(Femexfut), Alfonso Hill Herrera, quien se
ostenta como dueño y presidente del club
Obregón FC, opera con irregularidades.
Adeuda a los jugadores cuatro meses de
salario, no paga a proveedores y pretende
resolver sus problemas económicos con la
venta del equipo en 6 millones de pesos.
Varios jugadores comentan a Proceso
las precarias condiciones que padecieron
mientras formaban parte del plantel. Aseguran
que comían sólo una vez al día y que para los
partidos que disputaban como visitantes via-
jaban hacinados en una camioneta que ellos
mismos debían manejar. Por si fuera poco,
apuntan, no se les ha entregado su fniquito,
documento que avala su liberación de cual-
quier compromiso con el club y que les permi-
te contratarse con un nuevo conjunto.
Los futbolistas pidieron que se omitan
sus nombres, pues temen que si los identi-
fcan nunca recibirán sus cartas de fniquito.
Además, Hill –hijo de la representante de
futbolistas Thelma Herrera– les advirtió que
si se quejan, cuenta con el poder sufciente
para desafliarlos de la Femexfut.
Uno de los jugadores que se desempe-
ñaba como defensa dice a la reportera que
varios de sus compañeros se espantaron y
creyeron que Hill podría cumplir sus ame-
nazas de desafliarlos de la federación. Por
ese motivo, explica, no se quejaron ante la
Comisión de Controversias. “No queremos
meternos en broncas y más bien nos urge
salir de esto lo más pronto posible”, expone.
Mientras estuvieron en Ciudad Obregón,
al menos 14 jugadores vivieron en la casa
club donde no había camas sufcientes, por
lo que dormían amontonados. Otros se hos-
pedaron en un hotel propiedad de Guillermo
Kuraica, director del Instituto Municipal del
Deporte, a quien también Hill le debe dinero
por ese servicio.
En ocasiones la directiva del equipo les
llevaba despensa para que prepararan sus
alimentos. Otras veces, los jugadores co-
mían en el restaurante Café Café, gracias a
la buena voluntad del dueño, Julio Aldama
Solís, a quien Alfonso Hill no le ha pagado
170 mil pesos.
BEATRIZ PEREYRA
Tras los pasos
de la madre
“El presidente del club –dice Aldama–
hizo un convenio con el restaurant que se
alargó hasta un mes con 15 días. Argumentó
que no conseguía patrocinios, que no le
pagaba la Corona, y así nos tuvo. Se acabó
la temporada y no nos han liquidado 170 mil
pesos que nos quedaron a deber.
“Prometió que pagará con la lana que
espera recabar del juego contra Irapuato
porque viene Cuauhtémoc Blanco. Estamos
esperanzados a eso, pero lo que se me hace
extraño es que no hay jugadores de Obregón.
Se está anunciando el juego para el viernes
17, pero no sé con qué equipo van a jugar”.
Los jugadores comentan que Hill argu-
mentó que no les pagó porque le fue impo-
sible conseguir patrocinadores. Al fnal de
la temporada, cuando a los futbolistas les
urgía regresar a sus casas, el presidente
del equipo sólo les dio una carta en la que
consta que el equipo no les debe nada y
que los jugadores no tienen ningún compro-
miso con el club.
Como los muchachos insistieron en que
debía entregarles el fniquito, Hill les prome-
tió que se los haría llegar. Incluso a varios
de ellos les pidió el número de sus cuentas
bancarias para, a más tardar en una se-
mana, depositarles sus salarios. Hasta el
cierre de esta edición todos seguían a la
espera del dinero y el documento.
Los futbolistas dicen que ya están resig-
nados a que no recibirán los salarios que
les adeuda el equipo; sin embargo, insisten
en que Hill debe entregarles sus fniquitos.
Desorganización
Los problemas del club Obregón comenza-
ron desde que Hill adquirió esta franquicia
de Segunda División y pretendió instalarse
en Ensenada, Baja California.
Los primeros días de agosto pasado, los
medios locales informaron de la llegada del
equipo Atuneros. A mediados del mes, Hill ni
siquiera había llegado a un acuerdo con el
patronato que administra el estadio de Valle
Dorado para hacer uso de sus instalaciones.
A pesar de ello y aunque tampoco tenía el
uniforme ofcial, el conjunto fue presentado a
la afción en un acto público realizado en la
macroplaza del Mar.
Finalmente, el 25 de agosto –10 días
antes del arranque del torneo Independencia
en la Zona Norte de la Liga Premier de As-
censo– se informó que por no haber llegado
76

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

a un acuerdo, el equipo Atuneros se iría a
Ciudad Obregón. El propietario de la escua-
dra responsabilizó del fracaso al alcalde,
Pablo Alejo López Núñez, así como al titular
del patronato, Rubén Reyes Moreno.
“Nos dijeron lo mismo de siempre: que
faltaban detalles y que eso impedía la fr-
ma del contrato. Aceptamos los términos
que nos puso el patronato aunque fueran
excesivos, pero pasó el tiempo y se venció
el plazo; nos decían que estaban de acuer-
do, pero ponían más condiciones. El club
peleó, luchó, propuso, y nunca hubo res-
puesta del patronato; entonces, al no contar
en tiempo y forma con el contrato que nos
diera la certeza para encarar el torneo en
el estadio, la federación nos informó que se
venció el término”, declaró Hill a la prensa
de Ensenada.
Por su parte, Reyes Moreno aclaró que
el contrato no se frmó porque Hill “nunca
presentó la documentación ofcial que
acreditara su personalidad”. A pesar de que
no cumplió con ese trámite, el patronato
le dio una carta de intención dirigida a la
Femexfut, mediante la cual podían usar el
estadio durante un año deportivo sin nece-
sidad de frmar.
“Me extraña que se vayan porque el
presidente municipal les preguntó qué tan
cierto era el rumor de que se iban a Ciudad
Obregón y ellos aseguraron que se queda-
rían en Ensenada.”
Los “excesivos” requisitos que el Pa-
tronato pidió a Hill fueron: 30 mil pesos de
renta; 30% del consumo de cerveza en el
estadio; 10% por refrescos; 10% por alimen-
tos; 5% de los contratos de publicidad, y 1
millón de pesos de fanza.
Antes de partir rumbo a Sonora, Hill
reconoció que no podía garantizar que el
equipo se estableciera en Ciudad Obregón,
“ya que desconocemos hasta la infraestruc-
tura que hay allá”. Agregó que debían irse
“para buscar oportunidades y salvaguardar
que los jugadores y todo el personal del
equipo no quede desamparado (sic)”.
Apoyos públicos
El municipio de Cajeme no tuvo reparos
en abrirle sus arcas a Hill y darle el espal-
darazo. Durante la conferencia de prensa
en que se anunció la llegada del equipo
de futbol estuvieron presentes el alcalde
panista Manuel Barro Borgaro; el secretario
del ayuntamiento, Luis Alberto Plascencia,
y hasta un representante del gobierno del
estado de Sonora, Carlos Plascencia.
“Le dieron muchas facilidades para que se
quedara. El ayuntamiento no le cobra impues-
tos, la renta del inmueble ni la luz; le ayudaron
con alimentación, hospedaje y transportación.
Hill también la pasa feo, no crea que está muy
bien, anda igual que los futbolistas.
“A veces venía a hacer una sola comida,
pero cuando se le aumentó mucho la cuenta
dejó de venir. De hecho yo les dije a los del
ayuntamiento que le hiciéramos un ofreci-
miento para quedarnos con la franquicia del
equipo, pero Hill nos pidió entre 5 y 6 millo-
nes de pesos, entonces ya mejor nos que-
damos como estamos”, comenta Aldama.
Para poder saldar su deuda, Hill le
pidió a Aldama que lo ayudara a conseguir
publicidad. Como no pudo obtener un solo
patrocinio, el novel directivo pensó que con
el prestigio de que goza el empresario so-
norense sería más fácil conseguirlos.
“Los empresarios de aquí no creen
en él porque no vieron bien el manejo del
equipo. Quiso vender publicidad, pero la
cotizaba muy alto y no daba facilidades. No
vendió nada. Yo dije: ‘con tal de recuperar
el dinero, le entro’ , pero tampoco nunca me
mandó los contratos de publicidad, y yo no
puedo vender sin contratos”, aclara Aldama.
–¿Usted podría solicitar ayuda del
ayuntamiento para obligar a Hill a que le
pague?
–Hablé con el secretario del ayunta-
miento y le expuse el problema. Le dije que
nos debía a nosotros y a los jugadores.
Entonces el ayuntamiento con buena fe y
disposición le dio una feria para que orga-
nizara el partido de Irapuato con Cuauh-
témoc Blanco para que tuviera fondos y
liquidara sus cuentas. El ayuntamiento lo ha
apoyado muchísimo, pero este muchacho
tiene muy mala organización.
El viernes 10, Alfonso Hill anunció en
conferencia de prensa que el viernes 17
el club Freseros de Irapuato en que milita
Cuauhtémoc Blanco jugaría un partido
amistoso contra el Obregón FC.
“Vendrá con plantel completo, pero el
gran atractivo es Cuauhtémoc Blanco, que
jugará poco más de medio tiempo; es el
compromiso con la directiva”, aseguró Hill.
El jueves 16 cuando la directiva del Irapuato
confrmó la realización del encuentro.
La noche de ese día, en un escueto
comunicado frmado por el presidente del
equipo Obregón FC, se informó que el
partido amistoso contra el Irapuato “fue
pospuesto por algunos contratiempos con
la compañía aérea, que causaron que los
freseros no pudieran realizar el viaje a esta
ciudad en tiempo y forma”.
Según se lee en el boletín, el encuentro
se desarrollará el próximo martes 28 a la
misma hora y en el mismo lugar. Hill tam-
bién dio a conocer que los afcionados que
ya compraron boletos podrán usarlos para
la nueva fecha.
El empresario rechazó una entrevista
con esta reportera, mientras que al alcalde
Manuel Barro se le dejó un mensaje de voz
en su teléfono celular y otro más con su se-
cretario particular, Ricardo Castro. No hubo
respuesta en ninguno de los casos. Este
funcionario hubiera tenido la oportunidad
de aclarar en qué medida el municipio a su
cargo ha destinado recursos públicos para
apoyar al equipo de Hill. O
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
Alfonso Hill. Discípulo
Club Obregón FC. Puros adeudos
DEPORTES
tante recogió un cheque por más de 260
mil pesos expedido por el club Cruz Azul
y que ella nunca le entregó.
Sólo amenazas
El 21 de enero de 2004, el diario depor-
tivo Récord publicó que Mora demanda-
ría a Herrera por haberse quedado con ese
cheque. De inmediato, la representante re-
viró. Le dijo al reportero de Proceso Héc-
tor Huerta que se vería en los tribunales
con el jugador y que ahí “demostraría el
destino” de esa suma.
Asimismo, anunció que su abogado se-
ría el exfiscal de la PGR Pablo Chapa Be-
zanilla y que incluso demandaría al perió-
dico por “daño moral”, así como a otros
dos exfutbolistas y a un promotor –cuyos
nombres se reservó–, “porque han estado
filtrando información en los medios”.
También llamó por teléfono al repor-
tero René Tovar para anunciarle que lo
demandaría por haber redactado esa nota.
Hasta ahora no ha hecho nada.
Los engaños de Herrera no pararon
ahí. En otra ocasión, le pidió a Mora 300
mil pesos para “ayudar” al jugador de ori-
gen brasileño Julio César Pinheiro, quien
tenía un problema. El exjugador de Mo-
relia, Chivas y Veracruz afirma que cuen-
ta con copia del cheque de Banamex por
ese monto.
“Como creí que no había malicia le di
el dinero. Ella me comentó que Pinheiro
tenía un problema y que se le iba a pasar
el tiempo para resolverlo. Cuando le pre-
gunté a Pinheiro cómo iba todo, me dijo
que no sabía de qué le hablaba. Todo era
mentira”, apunta el exdelantero.
–¿Alguna vez la encaró para decirle
que habló con Pinheiro y que él nunca re-
cibió ese dinero?
–Sí, pero se hizo guaje. No me lo de-
volvió, y me insistió que Pinheiro me lo
pagaría. Le dije: ‘Tú me lo pediste para él
y tú me lo tienes que pagar’. Fue una de
las primeras veces que empezamos a dis-
cutir. Después dejé que pasara el tiempo y
no le hablé para nada. Cuando me volví a
comunicar con ella dijo que yo no podía
hacer nada legalmente y que no me reinte-
graría los 300 mil pesos.
“Me dio coraje cuando vi que estaba
como representante de Sánchez porque yo
había ido a la federación para decir todo lo
que me había hecho.”
–¿Usted se presentó a la Federación
Mexicana de Futbol para acusar que Thel-
ma se quedó con su dinero?
–Sí, en cuanto me enteré de todo lo
que me hizo. Acudí a la federación para
revocar el poder que le di como represen-
tante. También les comenté que a pesar
de mis acusaciones ella seguía entrando a
esas oficinas. Fue inútil, no hicieron nada.
–¿A quién se lo dijo?
–A Rocha Bandala. Fui directo a su
oficina. Le dije que esa persona me hizo
víctima de un fraude, pero no me dio nin-
guna respuesta.
A finales de 2003, cuando Mora juga-
ba en el Veracruz, confirmó sus sospechas
de que Herrera lo estaba engañando. El
primer hecho que motivó su desconfianza
ocurrió en 2001 cuando ella fue a recoger-
lo al Aeropuerto Internacional de la Ciu-
dad de México, a bordo de un BMW de
modelo reciente.
“Me llamaron a la Selección y ella fue
por mí al aeropuerto. Llegó en un BMW
nuevo y me dijo que se lo había compra-
do a su hijo. Pensé: ‘¿De dónde sacó el di-
nero?’ Ahí fue donde empecé a investigar,
y sí, al final confirmé que era mentira que
iba a recuperar mi carta y lo de la bronca
de Pinheiro.”
Hace casi tres meses, Mora hizo un
nuevo intento para que Herrera le pague.
Consiguió la clave de su radio y le llamó
a su Nextel. La representante le comen-
tó que se encontraba “con unas personas
muy importantes” y que lo estaban escu-
chando. Se molestó y no resolvió nada.
“Le comenté que tenía problemas fa-
miliares y que necesitaba mi dinero. Creí
que se conmovería un poco, pero no lo-
gré nada. Alegamos y le pregunté cómo
íbamos a arreglarnos. Me respondió que
estaba con unas personas muy importan-
tes, que yo la estaba amenazando y que
esas personas se molestaron. Le dije que
sólo quería mi dinero, pero daba vueltas y
vueltas y luego ya no me contestó.”
–¿Le dijo que devolvería el dinero o
qué argumentos dio?
–No me da argumentos. Insistí en que
ese dinero me pertenecía y que lo quería
de regreso. Prometió que hablaría con las
personas con quienes reparte el dinero a
ver cuánto me podía juntar. Después ya no
hablé más con ella porque no me contes-
ta el radio.
"Amor ñlial"
Durante casi dos años que duró su rela-
ción con Thelma Herrera, Emilio Mora
escuchó las mismas historias que la repre-
sentante contó a Carlos Sánchez y a su fa-
milia: que estudió fuera de México, pe-
ro que sí es abogada. También afirma que
tiene amigos militares y abogados recono-
cidos, como “los Zinser”. Presume de sus
relaciones en la Procuraduría General de
la República y de que demanda a todos los
que se meten con ella.
En una entrevista con el reportero
Héctor Huerta, en abril de 2003, Herre-
ra confesó que llegó por accidente al fut-
bol cuando en 1997 representó al portero
Adolfo Ríos cuando éste salió del Vera-
cruz para irse al Necaxa.
Aunque en múltiples ocasiones Herre-
ra ha señalado que nunca les ha cobrado
a los jugadores que representa, en esa en-
trevista exhibió a Ríos: “Adolfo jamás me
pagó, me dijo que me iba a pagar y no lo
hizo”, enfatizó.
Sobre Emilio Mora dijo: “Es mi niño
adorado. Me ha dado muchos regalos. Se-
ría incapaz de cobrarle, lo quiero como a
un hijo. Él no tiene mamá ni papá. A mí
me ve como mamá y no le aceptaría un
pago. Emilio tiene detalles conmigo, en
fechas especiales, igual que Omar Rodrí-
guez, Gandhi Vega, Pinheiro. No se vale
que les cobre. Son mis niños. No los veo
como clientes, sino como parte de mi fa-
milia” (Proceso 1381).
Y agregó: “Aparte de sus problemas
legales, también me consultan para cosas
personales. Me tienen mucho cariño y con-
fianza. Mi teléfono no para de sonar. Aun-
que en la federación quisieran echarme pa-
ra afuera, yo voy a seguir en el futbol hasta
que Dios me lo permita. Con los poderes
(notariales) de mis niños, voy a seguir revi-
sando sus contratos, sus cosas, aunque no
me quieran”.
–¿Ha tenido problemas con la Co-
misión de Controversias? –le preguntó
Huerta.
–No. Si dejo de ir unos días me dicen
que ya me extrañan. Como yo no desa-
yuno, por ahí del mediodía llego a la fe-
deración con mis pastelitos para que me
inviten un café. Así soy. No tengo que pre-
sentarme con otra cara. Soy como soy. Por
las buenas, soy alegre. Pero por las malas
soy tremenda.
Después de que este semanario publi-
có el texto Historia de una extorsión, en el
que los abogados de Carlos Sánchez, Ro-
gelio Ruiz Irigoyen, Guillermo González
Bravo y Sara Cabrera refieren cómo en-
gañó Herrera al americanista, la represen-
tante se comunicó con esta reportera para
solicitar su derecho de réplica. Se com-
prometió a presentar los documentos que
comprueban cómo se gastó el dinero que
recibió y a demostrar que son falsos los
argumentos presentados por los litigantes.
A pesar de que la cita se acordó para la
tarde del martes 7, Thelma no se presentó.
No contestó las llamadas de esta reportera
y tampoco volvió a comunicarse.
Tampoco Rocha Bandala quiso aten-
der la solicitud de entrevista para fijar su
posición en torno a los señalamientos de
que Herrera ha solicitado dinero en su
nombre.
78

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

DEPORTES

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 79 1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 79
El reto, democratización
de la TV: Flor y Canto
Señor director:
Pareciera que en 34 años las cosas en México
siguen igual, que el tiempo se detuvo. Cuando ob-
servamos la embestida mediática de Televisa, re-
cordamos las palabras del editorial del primer nú-
mero de Proceso, de aquel 1976 del siglo pasado:
“Golpeados por la inquina política en términos
que causaron asombro dentro y fuera de México,
por la impudicia de la agresión y la relevancia de
quienes la concibieron, sus miembros no harán de
Proceso un semanario del despecho y el resenti-
miento. Primero, porque comprenden la naturaleza
política de los hechos en que se les ha involucrado.
Y en segundo lugar, y sobre todo, porque los con-
forta y obliga la solidaria generosidad de un vasto
número de mexicanos decididos a que el silencio
no cubra por completo a esta nación.” (Proceso 1.)
Sabemos que por la memoria, historia e inte-
gridad de los colaboradores de Proceso, el se-
manario saldrá avante ante esta nueva ofensiva
del poder, como ocurrió en 1976, e incluso como
sucedió desde la gestación del proyecto en los
tiempos del autoritarismo priista. Y también sa-
bemos que el silencio no cubrirá por completo
a la nación, porque: en defensa del periodismo
crítico hoy les decimos a los comunicadores
de Proceso –y en especial al reportero Ricardo
Ravelo– que no están solos.
Quizá no haya sexenio desde la fundación de
Proceso sin que la revista enfrente la ominosa in-
tención de silenciarla. Así fue también con Carlos
Salinas, y con el presidente del supuesto cambio,
Vicente Fox.
No lo decimos en tono de resignación, y tam-
poco minimizamos esa mala costumbre de los po-
derosos de hostigar a los periodistas críticos, sino
porque en esta ocasión la embestida es más so-
fisticada, tiene un toque distintivo, se origina en un
poder que ya no es el quinto poder, sino el primero
en este país, el poder de la televisión, el poder
del monopolio de la desinformación. Supra-poder
fáctico por encima de los poderes de la nación. En
este sexenio, con mayor claridad, los medios han
dejado de ser concesiones del Estado, y ahora el
Estado es una concesión a políticos cómplices de
las arbitrariedades de los dueños de la televisión.
Pero es la televisión la que realmente gobierna y
manda en México.
Desde el púlpito mediático en horario Triple
A, Televisa tiene el poder sin límites, puede aco-
modar realidades a su antojo; ya no es sólo cen-
surar, ahora se trata de aniquilar a quien nunca
tendrá derecho de réplica ni la mínima posibilidad
de defenderse ante la sentencia de la pantalla
chica. Sentencia que no se basa en otra ley más
que en la ley del poderoso duopolio de los me-
dios de comunicación masiva y sus intereses y
confabulaciones con la oligarquía.
La democratización de los medios de comu-
nicación, y principalmente de la televisión, es uno
de los grandes pendientes en nuestra sociedad;
quizá sea la lucha más importante del siglo XXI,
pues mientras la televisión y los gobiernos en turno
mantengan su asociación delictuosa,
se explican ambos como aparatos
de control, dominación y manipula-
ción social. En otros países, como
Argentina, 33.3% de los medios son
públicos, 33.3% son privados y 33.3%
son comunitarios. En México, 99% son privados, y
entre ellos el duopolio televisivo ocupa el porcenta-
je mayoritario de los canales y frecuencias.
El derecho a la información veraz es uno de
los derechos fundamentales que no está previsto
en los ordenamientos jurídicos, y ello nos coloca
en situación de indefensión a los ciudadanos,
que no podemos exigir un alto a las campañas
amarillistas, los linchamientos mediáticos, las ca-
lumnias y la manipulación que cotidianamente se
presentan en los noticiarios de televisión.
No es casual que esta campaña de lincha-
miento de Televisa sea contra uno de los con-
tados medios que han desnudado el carácter
absurdo de la guerra fallida de Calderón contra
el narcotráfico, guerra que ha costado más de 30
mil vidas, que tiene a la sociedad civil entre dos
fuegos (el del crimen organizado y el de la policía
corrompida), y que ha convertido a México en un
infierno, sobre todo un infierno para los jóvenes.
Hoy reivindicamos nuestro derecho a la in-
formación veraz, nos solidarizamos totalmente
con la revista Proceso, gracias a la cual desde
su fundación por la incansable labor de don Julio
Scherer ha sido la vitrina de lo que precisamente
nunca se verá en la televisión.
Hemos iniciado una campaña en medios al-
ternativos y redes sociales en defensa del perio-
dismo crítico. Asimismo, continuaremos acciones
por la democratización de la televisión.
Finalmente, recordamos las palabras del escri-
tor Albert Camus que nos remiten a los conducto-
res de noticias por televisión en México: “Una pren-
sa libre puede ser buena o mala, pero sin libertad
no puede sino ser mala”.
Atentamente
Frente Social por la Igualdad, Jóvenes de
Izquierda Social, Flor y Canto.
De la Federación Estatal de
Periodistas de Baja California
Señor director:
El más amplio sector de periodistas de Baja
California expresa su solidaridad con reporteros,
directivos y personal administrativo y operativo
de la revista Proceso en su labor de informar con
profesionalismo y oportunidad a la sociedad mexi-
cana, y ante las prácticas autoritarias que laceran el
derecho a la información y la amenaza que enfrenta
actualmente la libertad de prensa en nuestro país.
Durante más de 30 años hemos dado se-
guimiento puntual al desempeño informativo de
Proceso, apoyándonos en dicho medio como un
referente fundamental del devenir político y social
de México, confirmando siempre la veracidad de
sus contenidos y el apego a la ética profesional
de sus colaboradores.
No nos es ajeno que el perio-
dista Ricardo Ravelo es uno de los
investigadores más experimentados
en temas sobre narcotráfico y segu-
ridad pública en Hispanoamérica,
en publicaciones que han generado
un fuerte impacto en nuestra socie-
dad y han afectado intereses tanto
de autoridades como de organiza-
ciones criminales.
Recientemente, el cole-
ga Ricardo Ravelo y la revista
Proceso han sido sometidos a una cam-
paña de desprestigio por gente de sospechosos
patrocinios. Calificamos estas acciones como un
ataque a todos los que ejercemos el periodismo
dentro del territorio nacional.
Asimismo, demandamos que el gobierno
federal, en estricto apego a las garantías deriva-
das del ejercicio de las libertades de expresión y
prensa que consagra la Constitución General de la
República, proporcione inmediatamente protección
al periodista Ricardo Ravelo, así como a las ins-
talaciones y al personal de la revista Proceso, en
especial considerando los ataques recientes a otros
comunicadores del país.
Atentamente
Licenciado Enrique Méndez Álvarez
presidente de la Federación Estatal de
Periodistas de Baja California;
licenciada María de la A. Gutiérrez, vicepre-
sidenta Tijuana; licenciado Claudio F. Orenday,
vicepresidente Tecate; licenciado Antonio Heras,
vicepresidente Mexicali; ingeniero Alfredo
Calva, vicepresidente Playas de Rosarito, y licen-
ciado Enrique Gómez, vicepresidente Ensenada.
De Joaquín Pastrana Chávez
Señor director:
Le pido de manera atenta y respetuosa publicar
en la sección Palabra de Lector mi enérgica pro-
testa e indignación por la actitud prepotente y au-
toritaria que asume el gobierno federal, en contu-
bernio con el grupo de presión Televisa, contra los
derechos fundamentales de libertad de expresión
que ejercen Proceso y su equipo de reporteros
para mantener informada a la sociedad.
Es del dominio público que los gobiernos
panistas en turno han pretendido intimidar a sus
reporteros, e inclusive terminar con el propio
semanario si de ellos dependiera, tratando de
desacreditarlo ante la opinión pública a través de
calumnias, demandas, reducción de publicidad
y utilizando a algunos medios de comunicación
que están a su disposición de manera incondi-
cional, como Televisa y el conductor del Canal de
las estrellas, Joaquín López Dóriga.
La sociedad se caracteriza por su compleji-
dad, pero también es cierto que ahora está más
informada y ello le permite distinguir con meridia-
na claridad el poder de la autoridad y sus grupos
de presión que pueden afectar los derechos fun-
damentales de otros grupos sociales en situación
de vulnerabilidad, como es el caso de Proceso,
que evidentemente no tiene el respaldo económi-
co ni político del gobierno del que gozan Televisa
y su conductor estrella.
No debe olvidarse que, en un estado de de-
recho, el gobierno debe preservar la pluralidad, la
tolerancia y la diversidad, valores necesarios para la
construcción de consensos, y no intimidar, reprimir
Más apoyos contra
la agresión a Proceso
PALABRA DE LECTOR
80

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010

80 1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010
o desaparecer a quienes tienen una opinión diferen-
te de cómo debe actuar el gobierno.
Por lo anterior, pido públicamente al gobierno
federal y a los grupos de presión que se conduzcan
con estricto apego a derecho, priorizando el diálogo
y, sobre todo, respetando el derecho que tiene todo
individuo de exteriorizar sus ideas por cualquier me-
dio, como lo ha expresado el mismo Poder Judicial
de la Federación.
Atentamente
Joaquín Pastrana Chávez
Propone eliminar de la ley
la figura del testigo protegido
Señor director:
No es mi propósito entrar aquí a realizar un
análisis jurídico de las reformas a las leyes pe-
nales que fueron aprobadas en 2008, las cuales
dieron amplias facultades a las autoridades para
atropellar las garantías constitucionales a través
de instrumentos como el arraigo, el cateo, las
intervenciones telefónicas, la Ley de Extinción de
Dominio y la protección de testigos, atropellos
que no se justifican ni aun bajo la embestida tan
brutal del “crimen organizado”, como la que pa-
decemos hoy.
Por razones de espacio, únicamente me
referiré a la inmoralidad de la “figura” del “testigo
protegido”, de la cual el gobierno se aprovecha
para golpear a los ciudadanos.
Quiero entender que cuando un testigo hones-
to corre peligro por parte de aquél al que perjudica
su dicho, es conveniente que el Estado lo proteja.
Pero no cuando se trata de un presunto delincuen-
te, con quien la autoridad negocie un beneficio a
cambio de una delación. Aun cuando esta práctica
se dé en otros países, no deja de ser inmoral, por-
que la justicia no es un bien negociable.
Sabemos que la ley prevé diversas circuns-
tancias en las que tiene lugar un delito y que
el juzgador debe tomarlas en consideración al
determinar la responsabilidad o inocencia del pro-
cesado y la individualización de la pena para cada
caso; pero es inmoral ofrecer, por ejemplo, una
disminución de la pena a un presunto delincuente
a cambio de un testimonio (convenido o no con la
autoridad, que en esta era de corrupción todo se
puede), porque en tal caso se le está dando trato
especial, violando así el principio de igualdad de
todos los gobernados ante la aplicación de la ley.
Además, no se le puede conferir credibilidad
alguna al dicho de un presunto delincuente, toda
vez que, si en el proceso que se le sigue por el de-
lito que se le imputa resulta responsable del mis-
mo, quedará de manifiesto que si su baja calidad
moral le permitió delinquir, también le permitirá
mentir, o bien se verá obligado a ello por medio de
amenazas o torturas, razones por las cuales no se
debe conceder crédito a sus aseveraciones.
Así pues, es necesario derogar de plano la
figura del “testigo protegido” de la ley penal, y no
como propone el senador Beltrones, instrumentar
una sanción para los delincuentes que como
testigos protegidos negocien la reducción de su
pena a través de una mentira, porque eso nos
llevaría a otro procedimiento para probarla y sería
el cuento de nunca acabar.
Atentamente
Consuelo Durán Acosta
Mérida, Yucatán
De Efraín Barrera Medrano, sobre
Cuatro años a sangre y fuego
Señor director:
Valga la presente para saludarlo y, al mismo
tiempo, felicitarlo por su ardua labor periodística
para bien de la prensa libre. Confieso que des-
de hace varios años he sido un lector cautivo de
Proceso. Sin embargo, con preocupación me per-
caté de que en la edición número 1780, del 12 de
diciembre de 2010, en la página 10 se me señala
como hermano de El Nica, un presunto jefe de
cártel, al parecer por tener los mismos apellidos.
Resulta hasta irracional sacar deducciones
bajo esa lógica. Es como si todos los delincuen-
tes que se apellidan Calderón fueran consan-
guíneos del presidente, o que los ciudadanos
de apellido Guzmán fueran hermanos o medios
hermanos del Chapo.
Debo aclarar, también, que si bien es cierto
que he ostentado el cargo de subdirector de Trán-
sito y director de Seguridad Pública en el gobierno
de Leonel Godoy, lo hice a mucha honra, ponien-
do mi mejor esfuerzo y en un marco de absoluta
transparencia. No es cierto, por tanto, que sea
hermano del personaje referido ni tengo hermanas
o hermanos que se dediquen o practiquen activi-
dad ilícita alguna.
Por otro lado, señor director, le reconozco su
esfuerzo y convicción de seguir conservando ob-
jetividad y credibilidad en su prestigiado sema-
nario, por lo cual estará de acuerdo conmigo en
que no es mediante el escarnio público ni llevan-
do a personas físicas o morales a juicios suma-
rios como se contribuye a la verdad, sobre todo
si no hay certeza de lo dicho; más grave aún si
no se repara en el daño que se puede ocasionar.
Por todo lo anterior, le agradecería infinita-
mente publicar la presente carta, toda vez que
tal afirmación daña mi imagen pública y pone en
riesgo mi integridad física y moral, al igual que la
de mi familia.
Atentamente
Efraín Barrera Medrano
Respuesta de los reporteros
Señor director:
En efecto, dentro del reportaje Cuatro años a
sangre y fuego, publicado en Proceso 1780, se
afirmó por error que Efraín Barrera Medrano es
hermano de uno de los líderes de La Familia,
Nicandro Barrera Medrano, El Nica, cuando en
realidad son primos hermanos.
Dicho parentesco se desprende de las actas
de nacimiento de ambos personajes, copias de
las cuales fueron obtenidas por estos reporte-
ros. De acuerdo con las partidas 120 y 245 del
Registro Civil, los dos nacieron en Santa Cruz de
Morelos, municipio de Turicato, Michoacán.
Los padres de Nicandro fueron Roberto Ba-
rrera Coria y María Medrano Carlón, en tanto que
los progenitores de Efraín fueron Salvador Barrera
Coria y Celia Medrano Carlón. Además de que,
conforme a dichas actas, los abuelos paternos y
maternos de ambos son los mismos.
Atentamente
Jorge Carrasco Araizaga y
Francisco Castellanos J.

De Carlos González M.,
sobre Huerta, el “ilustre”
Señor director:
Por ser Proceso la revista de análisis de mayor
prestigio en México, la cual he leído por años,
deseo felicitar a todos los que la hacen posible y
solicitarle la publicación de algunos comentarios
sobre la entrevista titulada Huerta, el “ilustre”, fir-
mada por el reportero Pedro Zamora Briseño en
la edición número 1777.
Dicho trabajo periodístico, incluido en el encar-
te Proceso Centenario, recoge la opinión de Ser-
vando Ortoll, quien dice: “… si (a Victoriano Huerta)
se le tiene castigado, es el momento de perdonarlo
(…) se merece un lugar en la historia de México y
en el panteón de los hombres ilustres”.
De los grandes protagonistas de la historia
mexicana, los historiadores nos han aportado datos
contradictorios y visiones distintas, dependiendo
de su ideología, sentido social e interpretaciones.
Por ejemplo, el sociólogo e historiador José
Antonio Crespo en su libro Contra la historia oficial
señala: “Al decir de Krauze, los restos de Díaz (Por-
firio) se encuentran proscritos –de la patria cruel
que contribuyó a salvar, edificar y consolidar–”.
A su vez, el historiador Lorenzo Meyer escri-
bió acerca de los restos del dictador: “Ya podrían
traerlos, pues aquí están enterradas gentes con
A LOS LECTORES
1. Toda carta dirigida al semanario Proceso
deberá contener nombre y frma de su autor,
una identifcación fotocopiada o escaneada
(de preferencia credencial de elector, por
ambos lados), dirección y, en su caso, telé-
fono o correo electrónico. Si el remitente
sólo desea publicar su nombre, lo indicará;
de lo contrario, el resto de sus datos tam-
bién podrían ser difundidos.
2. Ninguna carta tendrá una extensión
mayor de dos cuartillas, es decir, no más de
56 líneas de 65 caracteres cada una.
3. La correspondencia no incluirá docu-
mentos probatorios de lo denunciado; se
publicará conforme a su turno de llegada,
y podrá ser enviada por correo, entregada
personalmente, transmitida por fax (56-36-
20-55) o dirigida a sloya@proceso.com.mx
4. La sección Palabra de Lector cierra los
miércoles de cada semana.

1781 / 19 DE DICIEMBRE DE 2010 81
PALABRA DE LECTOR
muchos menos méritos
y más fallas que el gene-
ral Díaz”.
Y en otra parte ex-
presa: “Don Victoriano
Huerta, en una de sus
habituales borrache-
ras, había confesado
su deseo de derrocar
a Madero…”, para
después señalar: “… En secreto, don Vic-
toriano había fraguado la caída de Madero con
el embajador norteamericano, el tristemente
célebre Henry Lane Wilson”.
En el reportaje Divide “Discutamos México”, el
escritor Paco Ignacio Taibo II comenta a la repor-
tera Columba Vértiz de la Fuente que, si los perso-
najes del gobierno hicieran “lo que en el fondo de
sus corazones les apetece, le harían un homenaje
a Agustín de Iturbide y otro a Porfirio Díaz. Y harían
un homenaje a escondidas en una cantina a Victo-
riano Huerta, presidente (espurio) famoso por asesi-
no y por borracho (Proceso 1734, página 59).
En un análisis que realiza Miguel Ángel Gra-
nados Chapa, titulado Victoriano Huerta, el trai-
dor sobreviviente (Proceso 1777), comenta que
en la página oficial del Centenario de la Revolu-
ción “el sitio del gobierno de la República pre-
senta la ficha biográfica de Huerta.
“Afirma que participó ‘en la pacificación de
Yucatán en 1901’. Ese es el modo porfirista de
referirse a la gran matanza de indios mayas orde-
nada desde el centro y ejecutada con gran bruta-
lidad por Huerta.”
Además, relata brevemente la forma en que
Madero y Pino Suárez fueron asesinados por or-
den directa de Aureliano Blanquet, quien a su vez
acató instrucciones de Huerta.
Ante esos agobiantes hechos, cabría preguntar
si el señor Servando Ortoll tiene razón y debiéra-
mos perdonar al asesino, borracho y traidor que fue
Huerta. A mí no me queda duda sobre las interpre-
taciones que, con su seriedad y profesionalismo,
hacen del personaje Miguel Ángel Granados Cha-
pa, José Antonio Crespo, Lorenzo Meyer y Paco Ig-
nacio Taibo II, entre muchos otros. (Carta resumida.)
Atentamente
Carlos González M.
Advierte que en Iztapalapa
no quieren más de lo mismo
Señor director:
Varios vecinos, entre ellos representantes
elegidos de la colonia Citlali, solicitaron mi in-
tervención para buscar que la administración
de Iztapalapa atienda temas urgentes, como los
abusos cometidos por las hermanas Rosalinda
y Reyna Gutiérrez Román –al igual que por el
esposo de esta última– en relación con el centro
comunitario.
Para empezar, han hecho negocio con la ren-
ta del mencionado local durante más de 10 años,
en una instalación que la comunidad contribuyó
a construir en terrenos donados para beneficio
colectivo; luego, han amenazado a quienes recla-
man su proceder, y tanto a grupos de la tercera
edad como a maestros que imparten alguna
actividad se les cobra el acceso, independien-
temente de los pagos que, cada fin de semana,
realizan los vecinos para organizar convivencias
particulares.
Esto se ha hecho con el beneplácito, la
complicidad y la omisión de la anterior y la actual
administraciones de Iztapalapa, al punto de que
el gobierno delegacional ha provocado conflictos
en la comunidad de Citlali al entregar el control
del local a personas incondicionales, preten-
diendo fortalecer al grupo de la Unión Popular
Revolucionaria Emiliano Zapata (UPREZ), facción
al servicio de la jefa delegacional.
Es preciso señalar que la actual administra-
ción de Clara Brugada ha persistido en prácticas
como la compra de votos, la corrupción, el ma-
nipuleo y la simulación que se hizo para imponer
grupos afines al gobierno delegacional en la
aprobación de los “presupuestos participativos”.
La actual jefa delegacional en Iztapalapa
gobierna con prácticas priistas, promueve la di-
visión y el enfrentamiento en la comunidad a tra-
vés de las empleadas Chantal Crespy Serrato y
Martha López López, así como por medio de las
hermanas Reyna y Rosalinda Gutiérrez Román.
Es urgente poner orden y actuar con serie-
dad, congruencia y sin demagogia, de cara a la
población. La opinión pública está atenta a lo que
pasa en nuestra maltratada Iztapalapa, pues ya
no se quiere más de lo mismo. (Carta resumida.)
Atentamente
J. Javier Reyes A.
Secretario de Enlace Legislativo PRD-
Iztapalapa
Teléfono: 5686-5527
Iztapalapa, Distrito Federal
Posdata: Aprovecho la ocasión para solidarizar-
me con este semanario en contra de la infamia
que desde el poder presidencial y de Televisa
pretende dar una “lección de comportamiento” a
Proceso. Además, es cierto: el poder central de
esta revista lo constituyen la veracidad y el profe-
sionalismo, que sus lectores sabemos apreciar.
Denuncia discapacitado que el
IMSS le escamotea su pensión
Señor director:
En 1996 sufrí un accidente de trabajo que ame-
ritó la colocación de una prótesis en mi cadera
izquierda. Aunque logré reincorporarme a mis la-
bores, en el año 2000, al trasladarme del lugar de
mi empleo a mi domicilio, el microbús donde via-
jaba frenó bruscamente, a raíz de lo cual se me
rompió un tornillo y se me aflojó la prótesis, por
lo que tuve que ser intervenido en abril de 2001.
Después de la segunda cirugía, mi pierna
sufrió mayor afectación, por lo que, a la fecha, he
tenido una inestabilidad protésica, diagnóstico
por el que, a partir del 23 de febrero del 2002, ini-
ció mi pensión provisional de acuerdo con la Ley
del IMSS y el Reglamento de Servicios Médicos
de la misma ley. El 3 de marzo de 2003 fui reva-
lorado y se emitió el Dictamen de Invalidez ST-4,
con carácter de permanente.
No obstante, atropellando mi derecho, ese
dictamen fue cancelado con el argumento de
que un oficio de la Dirección de Prestaciones
Médicas, Económicas y Sociales ordenaba que
esa condición no se le atribuyera a ninguna
persona pensionada por la Ley 97, pues sus
recursos “pasarían a las Afores”. Con este ar-
gumento, emitieron un oficio que sería revisable
en el 2005.
En efecto, en 2005 fui revalorado cinco
veces con la finalidad de adquirir el carácter de
Invalidez Permanente: la primera, el 3 de marzo en
Medicina del Trabajo de la clínica 160; la segunda,
en el Hospital General de Zona 47; la tercera, en
la misma clínica 160; la cuarta, en el Hospital de
Traumatología y Ortopedia Lomas Verdes (en todas
ellas el diagnóstico fue “malo para la función”).
Luego enviaron mi dictamen para su
aprobación a la Coordinación de Medicina
del Trabajo del Hospital de Zona 47 Vicente
Guerrero, pero entonces, por quinta vez, se
solicitó una valoración que se realizó en el
Hospital General de Zona 30 “Coyuya”, don-
de el diagnóstico fue el mismo. No obstante,
señalaron que ese diagnóstico era revisable
en 2007, donde luego de practicarme diversas
revaloraciones, determinaron que mi pensión
sería un asunto igualmente revisable dos años
más tarde, en 2009.
El caso es que, luego de otra serie de re-
valoraciones e intervenciones, a ocho años de
habérseme otorgado la pensión, aún no se le
ha dado el carácter de permanente y, peor aún,
me la retiran, argumentando que el hecho de
que mi prótesis ya presente un aflojamiento y
esté próximo a una tercera intervención quirúr-
gica, no me encuentro limitado para presentar-
me a trabajar.
El hecho es que, después de ocho años de
estar pensionado, ya no cuento con un espacio
laboral en la empresa donde trabajaba, debido
a que, tras haber estado pensionado por ocho
años, la empresa me dio de baja. El caso es que,
desde el 24 de febrero de 2009, fecha en que la
doctora Argelia Escutia Macedo inició la revalora-
ción, se me suspendió el pago de mi pensión y a
la fecha no me ha sido cubierta.
Por lo anterior, exhorto a las autoridades del
IMSS y al gobierno federal para que cumplan ca-
balmente con la ley y se me expida la resolución
de mi pensión permanente y el pago que corres-
ponde. (Carta resumida.)
Atentamente
Francisco Fernando Palacios Rueda
Número de Seguridad Social: 6888650840
calle Bilbao 621, edificio “D”,
departamento 165,
colonia Granjas Estrella,
Código Postal 09850,
delegación Iztapalapa,
México, DF
(Teléfono: 27-33-13-98)

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->