Está en la página 1de 4

Ice Age: Dawn of the Dinosaurs. Terceras buenas? Sí se puede!

Luego de haber visto dos primeras partes muy divertidas


de la Era del Hielo, nos enfrentamos ante una indiscutible
sensacional tercera. Es muy raro que una tercera entrega
llegue a ser tan fuerte como las demás, sobre todo en el
mundo de la animación familiar. Ya tenemos nefastas
experiencias como Shrek Tercero.

Con un contenido fresco, Carlos Saldanha logra como


resultado hora y media de hilarantes emociones. Es una
película llena de sorpresas, sin las típicas representaciones
de personajes clichés, dirigida a un público infantil, con
algún guiño adulto.

La calidad de las animaciones y el sonido, mejoran considerablemente


haciendo del sitio de proyección un festín de colores música y risas. Los
reflejos, aunque mejor logrados, se abordan en menor medida que la anterior.
Vale la pena verla en formato 3D, pues, a diferencia de UP, fue hecha para este
formato y no adaptada.

El show definitivamente se lo roba Buck, la Marmota, con una representación


inmejorable, semejante a la de Jack Sparrow en los Piratas del Caribe. Scrat
como siempre, haciendo alarde de su mal genio, se enfrenta a una decisión
trascendental en su vida. Y es que el éxito de ésta película es que
definitivamente plasma situaciones cotidianas reales, en un marco animado y
muy cómico.

Como ya lo he dicho, no puedo ser muy crítico en este tipo de películas, así que
sólo por el hecho de no trabajar un poco más el tema de Diego, no le doy el 5.

Calificación: 4.5 (En escala de 1 a 5).

RASOFF

Harry Potter and the Half-Blood Prince. La oveja rosa de la familia.

Aunque siempre me ha resultado un poco difícil (¿O debería


decir muy?) manejar con bajo perfil el hecho de ser fanático
asiduo de Harry Potter, debo confesar que una vez más he
claudicado en el intento. Los quince primeros días del mes de
Julio estuve mirando cada hora los portales de cine para salir
corriendo apenas abrieran boleterías. Creo que en ninguna
entrega estuve expectante con tanta pasión como en ésta. Este
comportamiento se debió a dos razones: la primera es que el
libro me dejo con el pulso acelerado, y en lo que va de la saga,
ha sido el más emocionante y oscuro; la segunda es que David Yates me
convenció con su trabajo en The Order of The Phoenix.

Cuando apareció la noticia de que el estreno se retrasaría quince días para


Imax por temas contractuales con Transformers 2, casi me da un soponcio,
entonces mi novia me dijo: “vamos a cine convencional, yo me encargo de
comprar las boletas”. Sin embargo, algunos días después: “amor, no hice la
vuelta de comprar las boletas, como te dije, pero podemos ir hoy (un día antes
del estreno) a ver si hay lugares”; en ese momento se produjo algo como un
hongo nuclear visto desde el cielo. Y es que con el megacombo Terminator-
Transformers-EradeHielo-HarryPotter, no hay quien consiga buenos sitios en un
multiplex (qué desgracia tan infinita!!). Luego del berrinche respectivo y de
agotar todos los recursos, por alguna intervención divina, pudimos conseguir
lugar en último momento.

Allí estaba, luego de atravesar media ciudad llena de trancones, con el pulso
acelerado, vena en la frente y ojos rojos, viendo en pantalla el logo de la
Warner Brothers: Empieza la función.

David Yates repite dirección en la tan afamada y sobretodo lucrativa saga


Harry Potter. Y parece que ha sido congraciado por los directivos, puesto que lo
tendremos también en la próxima entrega que además se dividirá en dos
partes (una decisión muy inteligente).
Cuando uno ve los trailers de HP:HBP y además se ha leído el libro, se le vienen
a la mente un sinnúmero de visiones con efectos fastuosos, de luchas entre
magos y acción a la lata. Sin embargo, a más de media película la pregunta
obvia es: ¿Será que me equivoqué de película? Y es que HP:HBP es más drama
que cualquier otra cosa. Y no es que quiera decir que la producción estuvo
mala, pero ¿Dónde diantres está la acción que caracteriza el final de este
volumen de la historia? David Yates se lo tragó vilmente sin dejarle ese gusto a
los fanáticos y amantes de blockbusters.

No sabría decidir si a Yates se le perdona esta falta, lo que sí es seguro es que


el resto del trabajo, tuvo un excelente acabado. Aún cuando el mayor acierto
en la producción anterior de Yates fue suprimir detalles innecesarios y resaltar
puntos precisos del libro, esta vez se le fue un poco la mano. Tal vez si
disminuyera un poco la relevancia de las relaciones sentimentales entre los
personajes (especialmente la de Ron) y le transmitiera ese peso a la historia de
Voldemort, el resultado hubiera mejorado bastante.

La fotografía estuvo excelente, haciéndole honor a la mayoría de las entregas,


y la calidad de los efectos ni se diga. Lo que contrasta de forma particular con
una banda sonora más bien pícara en medio de tanto drama.

Además del drama excesivo hay algo en esta película que realmente marca la
diferencia con respecto a las demás: podemos ver que Daniel Radcliffe
realmente actúa. También vemos a un Dumbledore más cercano al público y
con mayor expresión en su rostro (cosa que siempre había sido difícil, sobre
todo por la abundante barba). Helena Bonham Carter repite su magistral
intervención como Bellatrix Lestrange (aunque sin aportar al personaje ni a la
historia). Debo decir que me declaré admirador desde su actuación en
Frankenstein de Kenneth Branagh. Jim Broadbent encarna a un profesor
Slughorn exacto al de la letra de J.K. Rowling. El casting, guiado por un libreto
bastante bien logrado, le dan vida a la sexta entrega de Harry Potter.
No quiero dejar de mencionar que me causó gracia ver que por fin Radcliffe
pudo respirar tranquilo sin pensar que si lo hacía, se le vería la barba. Esta vez,
por su edad en el libreto, ya puede hacer gala de pelo en pecho y remolino en
el…. dejémoslo ahí.

Harry Potter and the Half-Blood Prince, con un título peculiar puesto que la
trama está lejos de centrarse en el Príncipe Mestizo, se enmarca en una
producción de excelente calidad en forma y fondo, pero falta del toque de
acción que caracteriza la serie. A continuación Spoiler: *** Al final, quede con
ese vacío de no haber visto la lucha de los mortífagos VS maestros y alumnos
de Hogwards, lo que habría sido el toque definitivo para incluirla en mi favorita
de la saga. *** Por este motivo, mi favorita sigue siendo Harry Potter and the
Prisioner of Azkaban, de Cuaron, quién logro un balance perfecto. En cuanto a
esta entrega, podríamos decir que es la oveja rosa de la familia.

… Termina la función.

Calificación: 3.5 (En escala de 1 a 5).

RASOFF

También podría gustarte