El impuesto de la contribución personal

en el Perú del siglo XIX
carlos contreras
Pontificia Universidad Católica del Perú
Este artículo muestra que el impuesto de la contribución personal tiene una
historia mucho más compleja que la que hoy prima en la historiografía, la cual
lo considera un tributo indígena heredado de la época colonial, que fue abolido
en 1854. En el texto, se muestra que la abolición del impuesto ocurrió en varias
etapas, que no terminaron hasta la revolución de Piérola en 1895, y que se dio
en medio de una interesante polémica acerca de las perniciosas consecuencias
que traería tanto en el aspecto económico como en el político.
This article aims to show that the personal tax has a much more complex history
then that which prevails in current historiography, where it is often presented as
an Indian tax inherited from colonial days, and abolished in 1854. In fact, the
tax was abolished in stages and did not really end until the revolution of Piérola
in 1895 in the midst of a polemic over the pernicious consequences which the
abolition would have for both the economy and for politics.
historica XXIX.2 (2005): 67-106
68 historica XXIX.2
La contribución personal fue probablemente el impuesto más contro-
vertido en la historia fiscal del Perú republicano. A lo largo de varias
décadas, subsistió con distintos nombres —contribución de indígenas
y castas, contribución del jornal, contribución de escuelas y contribución
personal— hasta su abolición definitiva por obra de la revolución de
Piérola en 1895. Pero en todos los casos, se trató del tipo de impuesto
conocido por la historia de la fiscalidad como capitación, es decir,
un tributo por cabeza. En este artículo, quiero rastrear las distintas
mutaciones por las que atravesó el impuesto a lo largo del siglo XIX,
reseñando los debates que generó en la elite política. La búsqueda de
apoyo político entre la población campesina, de mayores rentas para
el Estado, de una mayor consciencia ciudadana y una mejor relación
entre el Estado y la sociedad, y de una mayor equidad económica y
social entre los peruanos fueron los vectores que se enfrentaron en
dichos debates y se reflejaron en los tremendos vaivenes que sufrió
el impuesto.
Este estuvo limitado a las cabezas de familia, las que solían ser defini-
das como los varones en edad económicamente activa que no sufrieran
de algún impedimento físico o mental que les impidiese el trabajo. Se
encontraban exentos del impuesto, entonces, las mujeres, los menores
y los ancianos, los tullidos y los dementes. La lista de exentos solió
ampliarse, sin embargo, a pobladores que tenían una ocupación que
el Estado quería alentar o, en cualquier caso, proteger: sacerdotes,
sacristanes o cantores para el culto religioso; soldados para el ejército;
o autoridades locales. El mayor número de exenciones ampliaba desde
luego las posibilidades de evasión fiscal de los pobladores.
También fue frecuente la exención de la contribución personal
por razones de estatus social o actividad económica. Ya fuese por la
ley o por los hechos, la contribución personal estuvo casi siempre
restringida a la población rural, y dentro de ella, se excluyó a los
grandes propietarios. En otras palabras, quedaba restringida a la po-
blación campesina, lo que ulteriormente buscaba ser justificado con
contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 69
argumentos fiscales. Así, la condición de tributario adquiría el tinte
de una marca social y, en el caso peruano, también de una marca
étnica, lo que, como veremos, generó diversos problemas para la
universalización de la contribución —cuando esto fue intentado—.
Dicha discriminación tenía, no obstante, su propia lógica, o al menos
un origen histórico que la explicaba.
El impuesto de capitación ha tenido en la historia de la fiscalidad
dos objetivos: 1) enseñar el modo de tributar y 2) brindar recursos al
Estado. El primer objetivo se practicaba con las poblaciones nuevas,
recién conquistadas o asimiladas a la comunidad política, a las que
se quería domesticar haciéndoles practicar una suerte de ritual de va-
sallaje. Esta función la cumplió el pago del tributo, aunque fuese en
montos simbólicos.
1
La entrega del tributo funcionaba así como el
equivalente de un pacto con el señor o con el poder: se entregaba una
prenda —o se establecía una alianza— mediante la cual la población
hacía un reconocimiento de su sometimiento al poder, pero a la vez
compraba su protección. Es este sentido el que ha sido rescatado en
los trabajos de Tristan Platt en torno al tributo indígena en Bolivia en
el siglo XIX, y lo que explicaría por qué los campesinos llegaron allí a
oponerse a su abolición.
2
Para ellos, la desaparición del tributo signi-
ficaba el fin de la alianza que les dispensaba la protección del Estado,
por más simbólica y no real que esta hubiese sido en los hechos.
El segundo objetivo implicaba procurar mayores ingresos económi-
cos para el tesoro público. En países donde una parte mayoritaria de
la población estaba compuesta por campesinos que no participaban
1
El cronista Pedro Cieza de León escribió que cuando los Incas conquistaron la región
de los indios pastuzos, al norte de Quito, los generales del ejército informaron al Inca
que dichos naturales eran tan pobres que no tendrían nada para tributar. Lo único que
les sobraba eran los piojos de sus cabellos. Sabiamente (de acuerdo con Cieza de León),
el Inca ordenó entonces que cada año los pastuzos entregaran al Estado un número de
canutos llenos de piojos, para así acostumbrarlos a la práctica del tributo. El señorío de
los Incas. Ed. de Carlos Araníbar. Lima: IEP, 1976, p. 229.
2
Platt, Tristan. Estado republicano y ayllu andino. Tierra y tributo en el norte de Potosí.
Lima: IEP, 1982. La idea ha sido discutida también para el Perú: ver Bonilla, Heraclio.
Estado y tributo campesino. La experiencia de Ayacucho. Lima: IEP, 1989.
70 historica XXIX.2
del mercado, o que lo hacían de forma solamente esporádica o muy
limitada, los gravámenes impuestos al tráfico o compraventa de bie-
nes, fuesen de origen local o importado, rendían flujos muy pobres
de dinero. Esto tenía dos soluciones, que no eran necesariamente
excluyentes entre sí: desarrollar un sector exportador, de modo que,
a falta de mercado interno, fuese el comercio con el exterior el que
brindase los recursos económicos al Estado, y/o cobrar un tributo
a los autárquicos campesinos por los ingresos o recursos que les
permitían sobrevivir. En este caso, se fijaba una suma plana (igual)
para cada individuo, la que eventualmente podía variar hacia arriba
o hacia abajo de acuerdo con las posibilidades económicas de cada
región o provincia. Desde luego, se trataba de un impuesto mucho
más complicado de cobrar que los aplicados al tráfico de bienes o a su
compraventa, por lo que tendió a ser abandonado durante las fases de
bonanza de la economía de exportación, o una vez que se conseguía
la suficiente extensión de la actividad comercial.
lacontribucióndeindígenasycastas
La contribución personal se originó en el Perú durante el periodo
de dominio español. Los gobernantes virreinales la restringieron ini-
cialmente a la población indígena conquistada, imponiéndola sobre
los varones de 18 a 50 años, o sobre los ya casados, aunque fuesen
menores de 18. Desde las reformas tributarias del duque de La Palata
a finales del siglo XVII, se trató, sin embargo, de ampliar el tributo
hacia toda la clase campesina, que ya para entonces se componía no
solamente de población indígena, sino también de algunos mestizos,
que en las décadas siguientes fueron creciendo en número.
3

Suprimido el tributo indígena por las Cortes de Cádiz, el virrey
Abascal intentó reemplazarlo de manera inmediata en el Perú por una
contribución provisional voluntaria, «dándosele este nombre, por estar
en su voluntad [de los indígenas] elegir el peso de esta liviana carga,
3
Sobre este proceso, ver Sánchez Albornoz, Nicolás. Indios y tributos en el Alto Perú.
Lima: IEP, 1978; y Glave, Luis Miguel. Vida, símbolos y batallas. Lima: FCE, 1993.
contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 71
o la más pesada que han llevado siempre los españoles y otras castas
en el virreynato».
4
Sin embargo, la fuerte campaña que los ministros
opusieron a su proyecto hizo que el virrey abandonase la idea: «[...]
cuyos votos [de los ministros u oidores de la Audiencia] difundidos
en el público y trasmutados a las provincias hicieron fracasar en su
nacimiento el proyecto malogrando las más bien fundadas esperan-
zas de conseguirlo».
5
Abascal optó entonces por crear un impuesto
llamado donativo ordinario, que funcionó del mismo modo que el
plan atacado por la Audiencia. En 1812, este impuesto logró recaudar
754.792 pesos, cifra cercana a la suma habitual del tributo indígena
por esa época.
6
En 1815, ya restaurado el absolutismo en España y
dentro de un plan más integral de reforma fiscal que el virrey Abascal
lanzó en el Perú, se reorganizó el tributo indígena, extendiéndolo a
las denominadas castas, bajo el nombre de contribución de indígenas y
castas. Durante el periodo borbónico, la recaudación del tributo sufrió
transformaciones que alteraron las complejas coaliciones políticas y
sociales tejidas en torno a la delicada tarea de la recolección.
7
La decisión de extender el tributo a las castas procuraba incorporar
a la población rural que se encontraba desafiliada de aquel gracias a
4
Abascal, José Fernando de. Memoria de gobierno. Ed. de Vicente Rodríguez Casado
y José Antonio Calderón Quijano. Sevilla: Editorial Católica Española, 1944, v. I, p.
315.
5
Ib., p. 316. Con este conficto, se inauguró un prolongado patrón en la historia fscal
del Perú consistente en el enfrentamiento entre los poderes Ejecutivo y Legislativo en
materia de imposición fscal: el primero intentando siempre aumentar los impuestos, y
el segundo, disminuirlos. Este modelo se pondría especialmente en acción con ocasión
de la búsqueda de alternativas a la contribución personal.
6
Archivo General de Indias (en adelante: AGI), José Fernando de Abascal, Memoria,
«Estado general de valores, gastos y sobrantes de todos los ramos de Real Hacienda,
particulares y ajenos que se administran y demás fscos del virreinato del Perú por lo
correspondiente al año de 1812 y restos de los anteriores, con el balance de los créditos
activos y pasivos que tenía la Real Hacienda en dicho año; deducido todo de las cuentas
presentadas a este Tribunal Mayor y Audiencia Real de ellas».
7
Sobre ello, ver Sala i Vila, Núria. Y se armó el tole, tole. Tributo indígena y movimientos
sociales en el virreinato del Perú, 1784-1814. Ayacucho: IER José M. Arguedas, 1996,
pp. 74 y ss.
72 historica XXIX.2
varias estrategias de evasión, como la emigración de una comunidad
rural a otra, el mestizaje, o alegar la carencia de tierras.
8
La denomi-
nación de castas no tenía, en cualquier caso, un significado propia-
mente étnico. Aludía, como luego veremos, a la parte de la población
campesina que no estaba inscrita como tributario indígena, ya fuera
por cuestión de raza o por cualquier otra.
La medida de Abascal fue acompañada, además, de la introducción
del género fiscal de las contribuciones, como a lo largo de todo el
siglo XIX fueron llamados los impuestos de tipo directo en el Perú.
Con las contribuciones, la propiedad territorial, tanto urbana como
rural, fue gravada con un 5% de su renta líquida. Como esta renta
fue usualmente estimada en un 10% del valor de compraventa del
predio, la contribución predial, como posteriormente fue conocido
este impuesto, también recibió denominaciones como la del cinco
por mil. El gran propietario rural pagaría por la posesión de sus ha-
ciendas un monto proporcional a su valor, mientras que el pequeño
propietario, cuya propiedad no estaba registrada legalmente —o al
ser de tipo corporativo, resultaba difícil de individualizar (el caso de
la comunidad indígena, por ejemplo)—, pagaría una suma fija como
tributo (el mal afamado tributo indígena). Esta obligación se extendía
incluso al que alegaba no tener ninguna tierra y que vivía solamente
de su trabajo como jornalero.
Proclamada la independencia en Lima, el general San Martín declaró
abolido el tributo (para indígenas y castas) en agosto de 1821, eventual-
mente guiado por la idea de captar la adhesión de la población rural al
proyecto libertario. Consolidada militarmente la separación de España
con la victoria de Ayacucho y la capitulación del fuerte del Callao, en
el año de 1826 fue restaurada la contribución de indígenas y castas
como parte de un proyecto más vasto de reforma fiscal emprendido
por los sucesivos ministros de Hacienda José de Larrea y Loredo y
8
El recurso a alegar la carencia de tierras hace evidente la vinculación entre el tributo y
el acceso a la tierra como mecanismo legitimador de la imposición fscal. Así, en cierta
forma, el tributo campesino funcionaba como un impuesto a la propiedad agraria.
contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 73
José Morales y Ugalde. Inicialmente, Morales y Ugalde rebautizó el
impuesto con el nombre de contribución personal, con la intención
de hacerlo efectivo a todas las clases sociales y no solamente a los
campesinos. Asimismo, rebajó en un peso el monto del tributo que
pagaban los indígenas hasta 1820 y en dos pesos el que pagaban las
castas, con la idea de facilitar la restauración de un impuesto que la
proclama de San Martín de seis años atrás había asociado a la época
colonial.
9
Larrea y Loredo estableció que las personas debían tributar
hasta los 55 años, pero, aparentemente, Morales y Ugalde ordenó que
solo se tributara hasta los 50, como había sido por tradición.
En la práctica, sin embargo, la extensión del impuesto a otros sec-
tores demográficos y a las ciudades se topó con «obstáculos insupe-
rables», según relató Morales. Los pobladores urbanos y, en general,
todos quienes habían estado exentos durante la época colonial se
opusieron al pago y consiguieron que el flamante Estado republicano
retrocediese en su afán de generalizar la contribución.
10
En el depar-
tamento de Puno, la situación fue en cambio más curiosa, ya que sus
habitantes llegaron a rechazar la rebaja de un peso, probablemente
persuadidos de que la disminución traía alguna trampa.
11
La resistencia de los habitantes urbanos y de la clase propietaria antes
exenta (terratenientes y poderosos rurales) obligó a la aplicación del im-
puesto de patentes, el que gravaba las utilidades de los establecimientos
industriales con un 4% y que era aplicado solamente en las ciudades,
ya que en el campo se cobraba la contribución de predios rústicos.
Esta sería la primera de las muchas derrotas del Estado peruano en el
siglo XIX en sus afanes de imponer una contribución personal general
9
Asimismo, se rebajaron en un punto las contribuciones predial e industrial: del 5 al
4 %.
10
«Memoria del señor ministro de Hacienda, don José de Morales y Ugalde». En Dan-
cuart, Pedro y José Rodríguez. Anales de la hacienda pública del Perú: historia y legislación
fscal de la República. Lima: Librería e Imprenta Gil, 1905, t. I, p. 122.
11
«Memoria de Hacienda por el ministro doctor don José María de Pando». En Dancuart
y Rodríguez, Anales, t. II, pp. 157-174.
74 historica XXIX.2
que enrolase como contribuyentes tanto a los campesinos indígenas
como a los demás grupos económicos y raciales.
Sintomáticamente, los términos en los cuales los ministros de
Hacienda aludieron al tributo colonial variaron notoriamente en
unos pocos años. Mientras Morales y Ugalde se refirió al mismo con
palabras como «dureza», «arbitraria», «pasos tan monstruosos»,
12

José María de Pando, en 1830, usó términos como «prudencia» y
«perspicacia» e incidió sobre el hecho de la otredad del indígena y del
rol clave de la tradición en materia fiscal:
La experiencia de siglos había demostrado que la tasa de la de indígenas fue
determinada con prudencia y perspicacia y que arraigada profundamente
por la costumbre, tan poderosa, en el ánimo de estos contribuyentes, toda
minoración era peligrosa.
13
Como una forma de ayudar a la actividad minera, carente de mano
de obra tras la abolición de la mita en 1812, la restauración de 1826
exoneró de la contribución a los operarios mineros, pero, en 1828,
esta medida fue anulada debido a los abusos que se cometieron en su
nombre (los empresarios mineros pretendieron exonerar también a
los arrieros que los auxiliaban y a los compadres de los operarios).
14

12
Rememorando el tributo indígena colonial, Morales y Ugalde señaló que «el gobierno
español había adoptado el tributo, haciéndolo gravar con exclusión en la persona de los
miserables indígenas y su constancia y dureza llegó a darle algún grado de perfección,
según los conocimientos económicos de aquellos días; mas la experiencia demostró, sin
equívoco, que las recaudaciones se hacían mal, suscitaban dudas que no se resolvían en
muchos días, y tenían una ejecución tan irregular que pasaba por ser arbitraria. Como
el gobierno del Perú no se ha propuesto jamás seguir pasos tan monstruosos; como entre
sus hijos no distingue clases, y como solo ocurre a sus fortunas, cuando la necesidad
o el orden le compele, el ministerio fjó la contribución en lo general de habitantes,
haciéndola tan extensiva, como la denominación de castas e indígenas con la que la dio
a conocer. Su objeto fue hacerla más llevadera gravando a la generalidad; sus ideas, las
de economía y justicia en el reparto; y su aplicación, el bien de la misma nación [...]».
Morales y Ugalde, «Memoria», pp. 121-122.
13
Pando, «Memoria», pp. 157-158.
14
Ib., p. 159. El retiro de esta exoneración nos señala que era muy difícil defnir quién
contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 75
Una vez asentada la reintroducción de la contribución de indíge-
nas y castas en el campo, se ordenó la confección de matrículas de
contribuyentes cada cinco años, cuya elaboración estaría a cargo de
apoderados fiscales nombrados para el efecto. En la práctica, no se
pudo mantener este ritmo de actualización, de modo que las ma-
trículas permanecieron vigentes por periodos a veces mayores a los
diez años.
15
Las matrículas ayudaban a individualizar la obligación
tributaria, despojándola del carácter corporativo que las marcara
durante los siglos XVI y XVII.
La cobranza fue uno de los aspectos más delicados de este impuesto.
El régimen republicano retomó la práctica de las autoridades españolas
del periodo colonial de unir en una sola persona la intendencia política
con la de hacienda en cada circunscripción. De este modo, encargó a
los subprefectos (herederos de los subdelegados del periodo borbóni-
co) la recaudación del impuesto. Ellos percibían una comisión del 6%
de lo recaudado, lo que, con frecuencia, era su única remuneración.
Para el cobro, se valían del apoyo de los gobernadores (autoridades
políticas de los distritos), de los tenientes gobernadores (auxiliares
de los gobernadores en los poblados menores) y de las propias au-
toridades étnicas sobrevivientes a la ola liberal de la independencia,
que desconoció todos los cargos y privilegios que no figuraban en la
Constitución.
16
De acuerdo con la matrícula de 1826, la única entre las conocidas
que comprendió el conjunto del país, la contribución de indígenas
era un operario minero, puesto que se trataba de una población muy inestable. Véase
sobre este tema nuestro trabajo Mineros y campesinos en los Andes. Lima: IEP, 1988.
15
En el departamento de Junín, por ejemplo, luego de la matrícula de 1826, se hizo otra
en 1835 y otra más recién en 1846. Es decir que en un lapso de veinte años, en el cual
debieron realizarse cinco matrículas, únicamente se efectuaron tres. Ello a pesar de que
las penas contra los apoderados que no cumplían con las matrículas incluían sanciones
tan drásticas como el destierro por diez años. Sin embargo, como lo indicara José María
de Pando, esta sanción, como otras que recaían sobre estos funcionarios, nunca llegaron
a aplicarse. Véase su «Memoria», p. 162.
16
Acerca de la cobranza de tributos en la región del Cuzco, véase Peralta, Víctor. En pos
del tributo. Cuzco: Centro Bartolomé de las Casas, 1991.
76 historica XXIX.2
y castas debía rendir un total de 1.471.190 pesos, divididos entre
1.039.402 provenientes de los indígenas y 431.788 de las castas.
17

Los tributarios indígenas eran unos 200 mil, mientras los de las castas
sumaban unos 100 mil.
18
El impuesto pagado por el sector indígena
era algo mayor que el de las castas, lo que tenía dos explicaciones:
la primera, el deseo de incentivar a las castas a inscribirse. Ya que se
trataba de una población flotante, sin una pertenencia clara a una
institución social, como una comunidad agraria tradicional, resultaba
más difícil su control, por lo que se les brindaba un trato fiscal más
benigno. La segunda, que no quedaban exoneradas, como sí lo eran
los indígenas, de otras obligaciones frente al Estado, como el servicio
militar o la contribución de patentes e industrias.
Los subprefectos fueron provistos de amplias facultades (ley del 2
de octubre de 1827) para poder cobrar la contribución de indígenas
y castas. Estas incluían «reconvenir, apremiar con guardias o cárcel,
sacar prenda, embargar bienes, rematarlos, y hacer efectiva en áreas la
deuda, sin admitir excepción, aunque sea la clase de contenciosa».
19

En 1828 (decreto del 21 de mayo), se volvió a proclamar que tenían
capacidad de «ejecución coactiva» para el recaudo. Sin embargo, las
demás autoridades, según Pando, titubeaban a la hora de respaldar a
los subprefectos y admitían «la vía contenciosa», con lo que la acción
fiscal resultaba «desnudada» de su «autoridad exclusiva».
20
Antes de su abolición por las Cortes de Cádiz, el tributo indígena
rendía unos 800 mil pesos anuales.
21
La reforma del virrey Abascal
(1815) debió elevar la recaudación por encima del millón de pesos,
pero no existe información sobre ello. En la década de 1830, la re-
17
Dancuart y Rodríguez, Anales, t. II, p. 47.
18
Paul Gootenberg da las cifras de 204.634 tributarios indígenas y 107.946 de castas
para el periodo 1826-1830. Ver su trabajo Población y etnicidad en el Perú republicano:
siglo XIX, algunas revisiones. Lima: IEP, 1995, p. 32.
19
Pando, «Memoria», pp. 161-162.
20
Ib., p. 162. También señalaba Pando que algunos subprefectos «abusan de la [autoridad]
que tienen para vejar indebidamente a los deudores, dando lugar a quejas y acusaciones
de violencia arbitraria» (ib. loc. cit.).
21
AGI, Abascal, Memoria, cap. sobre Real Hacienda.
contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 77
caudación de la contribución de indígenas y castas llegó a superar
dicha cifra. Entre 1791 y 1850, la población peruana casi se duplicó,
al pasar de 1,2 a 2 millones de personas, lo que nutrió al tesoro de
más contribuyentes indígenas, dada la vitalidad demográfica que esta
población mostró durante el siglo XIX.
22
Cuando fue abolida por la
revolución de Castilla (1854-1855), la contribución de indígenas
y castas rendía ingresos al fisco por aproximadamente 1,2 millones
de pesos (véase cuadro 1). De ellos, dos tercios correspondían a los
indígenas y un tercio a las castas.
23
En cualquier caso, en el lapso de
unas cuatro décadas (de 1812 a 1854), la capitación campesina se
había incrementado, pero a un ritmo no mayor al del crecimiento
demográfico, e incluso más modestamente si consideramos la am-
pliación de la base tributaria a las castas iniciada durante el gobierno
de Abascal.
24
Cuadro1
Recaudación(enpesos)delacontribucióndeindígenas
ycastasenelPerúdelapostindependencia
Años Presupuesto Recaudado
1830 ------- 818.323
1846 1.326.931 830.827
1848 1.326.931 1.264.340
1849 1.438.393 1.264.340
1850 1.438.393 1.237.796
Fuente: Dancuart y Rodríguez, Anales, ts. II a V.
22
Véase sobre este punto Gootenberg, Población y etnicidad.
23
Dancuart y Rodríguez (Anales, t. II) dan la cifra de 1.471.190 pesos. Como ya se ha
señalado, de ellos, 1.039.402 correspondían a los indígenas y el resto (431.788 pesos) a
las castas, que pagaban una tasa menor. Estas cifras han sido repetidas en muchos trabajos
sobre el periodo, sin aclarar que correspondían a la matrícula de 1826 (probablemente
basada a su vez en recuentos de fechas anteriores a la independencia) y no a una recau-
dación efectiva, sino a lo que, de acuerdo con dicha matrícula, debía cobrarse.
24
La contribución de castas fue suprimida, sin embargo, después del primer semestre de
1846, por el gobierno de Ramón Castilla. Dancuart y Rodríguez, Anales, t. IV, p. 49.
78 historica XXIX.2
El monto de la recaudación efectiva resulta, no obstante, complicado
de reconstruir, por el hecho de que eran las propias administraciones
departamentales quienes hacían la cobranza del impuesto y solían
remitir a Lima informes incompletos y con atrasos. Como quiera que
el superávit fiscal de los tesoros departamentales debía ser asimismo
remitido a Lima, las propias autoridades encargadas de la cobranza
tenían un incentivo para declarar sumas menores a las efectivamente
recaudadas.
25
La categoría de las castas mostró mayor crecimiento que la de
indígenas, al menos en la región de la sierra central durante la postin-
dependencia, tema que pude investigar personalmente.
26
Ello se
debió no a un aumento del mestizaje —que, al contrario, siguiendo
los cálculos de Kubler y Gootenberg, se vio frenado en dicha coyun-
tura— como por un traslado de indígenas a la nueva categoría de
castas, que gozaba de un régimen fiscal más favorable.
27

La proporción de mestizos en el país en vísperas de la independen-
cia había alcanzado a situarse entre un cuarto y un quinto del total
de la población. Se trataba así del segundo bloque demográfico en
importancia, por encima del de los blancos. Cuando estaban en el
campo, en términos económicos los mestizos podían ser grandes o
pequeños propietarios de tierras, o incluso no tener ninguna y des-
envolverse como buhoneros, jornaleros o artesanos. La expulsión de
los funcionarios españoles con la independencia y su reemplazo por
personal nacional abrió el campo al ingreso de mestizos, quienes se
convirtieron en autoridades militares o políticas.
28
Si los mestizos
vivían dentro de una economía campesina de autosubsistencia, debían
25
Víctor Peralta intuye que en la región del Cuzco se cobró más de lo que luego se registró
en los tesoros departamentales, quedándose las autoridades locales con la diferencia. Ver
su libro En pos del tributo, p. 72.
26
Véase mi artículo «Estado republicano y tributo indígena en la sierra central peruana
en la post independencia». Revista de Indias. 182-183 (1988), pp. 517-550.
27
Véanse Kubler, George. Véanse Kubler, George. Te Indian Caste of Peru, 1795-1940. A Population Study
Based Upon Tax Records and Census Reports. Washington: Smithsonian Institution, 1952
y Gootenberg, Población y etnicidad.
28
Véase Favre, Henri. «El mundo andino en tiempos de Bolívar: los Asto entre 1780
contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 79
tributar como indígenas, pero muchos de ellos (y muchos indígenas
también) comercializaban parte de sus cosechas o ejercían alguna
industria artesanal orientada al mercado. De allí que se optara por
enrolar a este tipo de población rural bajo las nuevas contribuciones
directas: de predios y patentes. No obstante, como las sumas a tribu-
tar por estos conceptos serían seguramente exiguas, se probó añadir
una cantidad específica al modo de una capitación, pero inferior a la
pagada por los indígenas. Durante las décadas que mediaron entre
la independencia y la abolición del tributo a las castas en 1846, esta
suma varió entre los tres y cinco pesos anuales.
Así, las castas estaban sujetas, por un lado, al pago de una contribu-
ción fija, como los indígenas, pero, por otro, debían pagar también el
cuatro por ciento de las utilidades presuntamente devengadas por sus
predios o industrias, como los blancos. Se trataba de un régimen fiscal
que, al combinar la imposición a los indígenas con la de los blancos,
resultaba auténticamente mestizo. Las utilidades antes mencionadas
eran estimadas por peritos nombrados para el caso.
29
Cuando tales
utilidades no alcanzaban los 150 pesos anuales, la suma a pagar por
el casta por concepto de contribuciones resultaba inferior al tributo
y 1830». Revista del Museo Nacional. 47 (1983-1985), pp. 259-272. Para el caso del
Cuzco, véase Peralta, En pos del tributo, pp. 104-111.
29
La Junta de Matrícula debía designar dos peritos de entre la población lugareña por cada
ramo de industria de los establecidos en el lugar, quienes, además, tenían la obligación
de hacer el avalúo de los fundos rústicos y urbanos. Hallar en medio de asentamientos
donde apenas había penetrado la escritura las personas indicadas era, sin embargo, una
tarea que desalentaba al funcionario más abnegado. Ilario Lira, apoderado fscal de la
provincia de Jauja en la matrícula de 1846, decía lo siguiente: «Al tiempo de poner
en práctica estas disposiciones, ha tocado esta comisión con la difcultad de no poder
encontrar en la mayor parte de los pueblos de esta provincia, esos peritos adornados
de las calidades que justamente quiere el artículo 6.°, para llenar con exactitud el literal
contenido de esos artículos, ni capaces de formar las relaciones conforme a los modelos
que se les franqueó, a más de habérseles explicado con la voz viva el modo y forma de
ejecutarlos. Por esto es que ha sido preciso que todo se hiciera a presencia de la junta
por los escrivientes de esta comisión, sujetándose a los informes que solo verbalmente
daban dichos evaluadores, supliéndose en lo posible lo demás, a fn de que no quede sin
efecto el objeto de esta operación». Archivo General de la Nación [en adelante AGN],
Hacienda [en adelante H]-4-1908, f. 227v.
80 historica XXIX.2
del indígena. En la región de la sierra central, salvo el caso de algunos
hacendados (más bien escasos en el lugar) y comerciantes prósperos,
los contribuyentes de castas tuvieron un promedio de presuntas
utilidades al año de 140 pesos, que equivalían al sueldo anual de
un empleado estatal de baja categoría.
30
Es presumible que ante la
dificultad de estimar las utilidades obtenidas por cada individuo de
las castas —provenientes de sus tierras, negocios o industrias— los
peritos tendiesen a generalizar la información, con lo que, en la
práctica, las castas venían a pagar una suma estándar, generalmente
fijada un poco por debajo del monto del tributo indígena.
31
No cabe
duda de que frente a semejantes resultados, muchos prefiriesen ser
castas antes que indígenas. El apoderado fiscal de las provincias de la
sierra central indicaba en su informe de la matrícula de 1846 «que
muchos que han pertenecido a indígenas, han sido convertidos en
castas desde las actuaciones de las matrículas anteriores».
32
Las castas,
sin embargo, no estaban exoneradas del servicio militar, como sí los
indígenas, ni podían reclamar graciosamente tierras del Estado, por
lo cual la determinación de a qué categoría pertenecía un campesino
—si es que tal determinación quedaba en manos de él mismo— debió
ser compleja y riesgosa.
En 1833, se ordenó que la contribución personal (nombre oficial
de la popularmente conocida como contribución de castas) recayese
únicamente sobre las personas que, en edad de tributar, no pagasen
contribuciones de predios, patentes o industrias. Si un individuo
pagaba por concepto de estas contribuciones sumas «iguales o ma-
yores a las que deben entregar por esta [la contribución de castas]»,
sería eximido de la misma. La contribución de castas quedó fijada,
30
AGN, H-4-1879, f. 6v-7.
31
Ello se deduce del hecho de que, en las matrículas, los montos a pagar por las castas
aparecen frecuentemente igualados para todo un pueblo o distrito. Diríamos que, en
este caso, calcular el monto específco a pagar por cada uno resultaba más costoso que
aplicar una suma plana, aunque fuese sesgada hacia abajo.
32
AGN, H-4-1908, f. 227.
contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 81
en ese mismo año, en tres pesos anuales.
33
De lo que se colige que
quienes tributaban menos de tres pesos al año por concepto de las
contribuciones de predios, patentes e industrias debían ser inscritos
como castas.
Las castas venían a estar compuestas, entonces, por la población
masculina adulta (entre 18 y 50 años) que no estaba inscrita como
indígena ni pagaba sumas importantes por concepto de contribuciones
predial, de patentes o industrias. Se trataba de pequeños agricultores
o ganaderos, artesanos, pequeños comerciantes, y jornaleros o peones
que vendían su trabajo. Frecuentemente, se dedicaban a varios de
estos trabajos a la vez. Podía tratarse de mestizos o blancos, o incluso
de indígenas que se hubiesen desafiliado de una comunidad étnica
(la comunidad indígena) que mediara sus relaciones con el resto de la
sociedad. Tras la independencia y a lo largo del siglo XIX, la comu-
nidad indígena no fue protegida y ni siquiera reconocida legalmente
por el Estado republicano. Lejos de ello, fue relativamente perseguida,
sobre todo en los años iniciales.
34
Ello explicaría por qué muchos
campesinos optaron por retirarse de una institución que parecía con-
denada al debilitamiento y matricularse ante el Estado como personas
independientes. De esta manera, sintonizaban además con las ideas
liberales. Es presumible, también, que en la preferencia por el régimen
de castas existiesen razones de prestigio social: el tributo indígena
resultaba adscrito a una condición étnica tenida como inferior.
Según el siguiente cuadro (2), si bien en todos los departamentos
(salvo Lima) lo recaudado por concepto de indígenas era mayor que
por el de castas, tomando en cuenta que estas pagaban una suma menor
(aproximadamente un tercio o un cuarto menos que los indígenas),
se deduce que en departamentos como Junín —y tal vez también
33
Pando, «Memoria», p. 158.
34
En 1825, se dictaron decretos encaminados a disolver las comunidades, disponiendo
que sus tierras fuesen repartidas entre los miembros que las componían. Pero los decretos,
dictados por el gobierno de Simón Bolívar, fueron suspendidos ocho meses después.
82 historica XXIX.2
Trujillo, y Lima, desde luego— las castas igualaban o superaban en
población a los indígenas.
35
Cuadro2
TributoindígenaydecastasarecaudarenelPerú,1826*
Departamentos Indígenas % Castas % Total
Lima 73.495 46 86,104 54 160.050
Ayacucho 128.278 75 41.861 25 170.139
Cuzco 264.805 85 47.032 15 311.838
Arequipa 93.420 63 54.364 37 147.784
Junín 130.271 56 104.384 44 234.654
Trujillo 129.796 61 84.638 39 214.434
Puno 218.885 97 13.404 3 226.290
Total Perú 1.039.402 71 431.788 29 1.471.190
* Las cantidades están dadas en pesos de ocho reales (se han redondeado los reales).
Fuente: Dancuart y Rodríguez, Anales, t. II, p. 47.
Hasta 1845, fueron incluidos dentro de la categoría de las castas
los jornaleros, a quienes, en la región de la sierra central, se sujetaba a
un impuesto de tres pesos y medio anuales (los indígenas en la región
pagaban más o menos seis pesos), pero en 1846 fueron separados de
tal categoría mediante un decreto supremo. Los jornaleros eran las
personas de la sociedad rural que carecían de tierras e industrias (en-
tiéndase por estas producciones artesanales), por lo que se entendía
que se ganaban la vida vendiendo su trabajo como peones sujetos a
un jornal. Esta medida constituyó el inicio del proceso de abolición
de la contribución personal en el Perú.
Aun cuando no se conoce información similar para el resto del país,
la situación general podría mostrar la misma tendencia: aumento
de las castas a costa de la disminución de los indígenas. Es decir, la
población se trasladaba del régimen fiscal indígena al régimen español
o criollo ante la expectativa de una menor contribución.
35
Sobre Junín, véase mi artículo «Estado republicano y tributo indígena».
contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 83
De cualquier manera, el naciente Estado republicano pudo recons-
truir con relativa eficacia la red de recaudación del tributo indígena
tras los desórdenes de las guerras de independencia.
36
Ayudó a ello la
autonomía de facto de los tesoros departamentales.
37
Para las autori-
dades locales (prefecto y subprefectos), era claro que su capacidad de
gasto, empezando por el pago de sus propios haberes, dependía direc-
tamente de lo que ellos mismos recaudasen. Ninguno, o poco auxilio,
podían esperar del gobierno de Lima. Gobernar era cobrar.
38
De otra
parte, para poder reconstruir la recaudación del tributo campesino,
el Estado republicano debió renovar las exenciones y privilegios que
el gobierno colonial había concedido a los contribuyentes de dicha
carga: exoneración de otros impuestos (cierto que la alcabala, que
podía ser la exención principal, fue abolida en 1826 para la mayor
parte de operaciones), del servicio militar, y la concesión del derecho
«a pedir porción de tierras que necesite de las que pertenescan [sic]
al Estado».
39
El siguiente cuadro muestra la clasificación de las contribuciones
fiscales directas en el Perú —y lo recaudado por ellas— de acuerdo
con el documento conocido como el primer presupuesto de la Repú-
blica.
40
36
Tuvo incluso que aprender de experiencias duras, como la rebelión de los indios iqui-
chanos en defensa de Fernando VII en el periodo 1825-1828, que signifcó renegociar
pactos y privilegios con los poderes étnicos. Véase Méndez, Cecilia. «Pacto sin tributo:
caudillos y campesinos en el nacimiento de la República: Ayacucho, 1828-1850». En
Barragán, Rossana, Dora Cajías y Seemin Qayum (comps.). El Siglo XIX. Bolivia y América
Latina. La Paz: IFEA, Embajada de Francia, Coordinadora de Historia, 1997.
37
Emilio Romero señaló que hubo una «descentralización de facto» entre la indepen-
dencia y la era del guano, puesto que Lima era pobre y las provincias, ricas, gracias al
tributo indígena, del que ellas mismas disponían. Véase su libro Historia económica del
Perú. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Universidad Alas Peruanas,
2006, pp. 351-354.
38
De cualquier manera, el ministro de Hacienda, José María de Pando, se quejaba en
1830 de que virtualmente no había forma de castigar el incumplimiento en el pago de
la contribución. Véase su «Memoria».
39
AGN, H-4-2198. Actuaciones para la matrícula de 1852. Reglamento.
40
Hasta 1847, subsistió el impuesto de media anata, legado de la época colonial, que
84 historica XXIX.2
Cuadro3
ContribucionesdirectasanualesenelPerú
segúnelpresupuestode1846-1847
Monto en pesos Porcentaje
Indígenas 1.039.402 57,3
Castas 431.788 23,8
Predios rústicos 114.000 6,3
Predios urbanos 46.000 2,5
Patentes 86.000 4,7
Industrial 96.000 5,3
Total 1.813.190 99,9
Fuente: Dancuart y Rodríguez, Anales, t. II, p. 47; Tantaleán,
Política económico financiera, cuadro 4 del anexo.
Aun cuando la ley no lo planteaba de esa manera, existía un evidente
carácter étnico y social en la clasificación de las contribuciones directas:
las de predios, patentes e industrias venían a gravar a la población no
indígena, es decir, a los blancos y mestizos, quienes formaban la clase
propietaria. Un personaje algo ambiguo fue el mestizo rural, ya fuese
su mestizaje un hecho biológico, o más bien cultural y económico. Fue
para él que se creó la ya referida contribución de castas, que funcionaba
como una suerte de combinación de la de indígenas y las de predios,
patentes e industrias. De la primera, tenía el carácter de tributo plano
dentro del contexto de una localidad, puesto que todos los contribu-
yentes que no formaban parte de la categoría de los notables, o por lo
menos de los vecinos, eran refundidos en un grupo para el que se su-
ponían ingresos mínimos y, en consecuencia, el mínimo impuesto. De
las segundas, tomaba la idea de que a los mestizos rurales se les gravaba
de acuerdo con su grado de riqueza y no por su condición racial.
imponía el pago al Estado de la mitad del sueldo de los empleados públicos durante el
primer año de su nombramiento. Propiamente venía a ser también un tributo directo,
pero sus montos recaudados fueron insignifcantes durante los años republicanos. Véase
Tantaleán, Javier. Política económico fnanciera y formación del Estado en el Perú, siglo XIX.
Lima: CEDEP, 1983, cuadro 4 del anexo.
contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 85
Alrededor de 1830, vale decir, en los años iniciales de la República,
las contribuciones directas (sumando las de indígenas, castas y las
de los blancos) representaban más o menos un 40% del total de los
ingresos fiscales. Otro 40% era aportado por las aduanas, entonces
dominadas por un esquema arancelario de tipo proteccionista, de-
jando un 20% para otros tipos de ingresos (entre los que figuraban
bienes patrimoniales del Estado y varias de las imposiciones heredadas
de la época colonial: derechos de acuñación monetaria, papel sellado,
coliseos de gallos, los estancos, etc.). Dentro de las contribuciones
directas, el peso predominante era cargado por el sector rural campesi-
no (contribuciones de indígenas y de castas). Mientras este entregaba
anualmente al Estado una suma de alrededor de un millón de pesos,
los pobladores urbanos y, en general, no campesinos a duras penas
aportaban unos trescientos mil al año.
Parte de esta desigualdad se explica por el desbalance demográfico:
la población indígena —incluyendo en ella a los mestizos rurales asi-
milados a la condición campesina— constituía cerca de tres cuartos
de la población, de modo que su relación con el número de los no
indígenas era de tres a uno. En este sentido, resulta impresionante
la coincidencia de los porcentajes del cuadro 2 con la desagregación
racial del Perú de acuerdo con el censo de 1876, en el que la población
indígena, mestiza y blanca del Perú representó el 58, 25 y 14%, res-
pectivamente. De cualquier manera, las cifras del cuadro 3 demuestran
la incapacidad del sistema fiscal para poder extraer contribuciones
directas del sector propietario. De un lado, ello se explicaría por la
carencia de catastros de propiedades rurales y urbanas que permitieran
una mejor valorización de las haciendas y los talleres y residencias de
las ciudades, así como por el hecho de que las transacciones de estas
unidades (ventas de sus productos o arrendamientos de las tierras e
instalaciones) debían de ser tan escasas que resultaba virtualmente
imposible deducir cuál era la renta ficta.
41
Pero sin duda fue sobre
todo la falta de voluntad política la que hizo que las contribuciones
41
En uno de los casos de la matrícula de Jauja, el apoderado fscal señalaba que había
86 historica XXIX.2
directas de la clase propietaria fuesen apenas simbólicas. En cambio,
era por medio de las aduanas que la cuarta parte de la población
—criollos y mestizos urbanos— tributaba.
La política de ingresos fiscales del Perú tras la independencia
mantuvo así cierta dualidad étnica o rural/urbana: los indígenas,
descendientes de la raza conquistada, que vivían predominantemen-
te en el campo, pagaban los tributos directos; mientras los criollos,
descendientes de la raza conquistadora y habitantes sobre todo de
las ciudades, pagaban los indirectos, por medio del mecanismo de
los impuestos de aduana. La presencia de los impuestos liberales de
predios, industrias y patentes era apenas simbólica. Igual que el orden
republicano que se perseguía.
lacontribucióndeljornalylacontribucióndeescuelas
Gracias al auge fiscal que trajeron las exportaciones de guano
desde 1850, las contribuciones directas —y, dentro de ellas, la de
indígenas— representaron un peso cada vez más liviano dentro
de los ingresos del Estado. Para 1850, eran de 22%, de los que 18
correspondían a indígenas y solamente 4 al resto de contribuciones
directas. Para 1854, eran de 12% (11 de indígenas y solamente 1 del
resto de contribuciones directas). En ese momento, las perspectivas
de crecimiento del ingreso guanero eran optimistas, por lo que en la
guerra civil de 1854-1855 entre Echenique y Castilla, ninguno de
ambos caudillos vaciló en emplear el cebo de la abolición tributaria
para ganarse la adhesión de las mayorías rurales. En diciembre de
1854, Ramón Castilla declaró abolida la contribución de indígenas
y castas «por estar bañado [el tributo] en la sangre y las lágrimas de
quienes lo pagan».
La abolición de 1854 era la tercera en lo que iba del siglo. Cada
gran convulsión política, como fueron la instauración del orden
constitucional en Cádiz y, luego, la independencia del Perú, cobró
poblaciones donde no existía un mercado de arriendo de casas que permitiera deducir
cuál podría ser la «renta anual» de alguna de ellas. Véase AGN, H-4-1908.
contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 87
entre sus víctimas el discutido tributo, lo que comprueba su naturaleza
polémica y las enormes implicancias que tenía para la legitimidad del
poder. Triunfante la revolución de Castilla, y ya instalada en el poder,
instauró la contribución personal —el 26 de junio de 1855— como una
capitación que debían pagar todos los varones mayores de 21 años, y
también los casados, aunque tuviesen menos de esa edad. La diferencia
con la abolida contribución de indígenas era que el nuevo impuesto
debía ser pagado por todos los sectores raciales y territoriales, a razón
de 12 reales (un peso y medio) en la sierra y 24 reales (tres pesos)
en la costa. La obligación fue extendida incluso para los extranjeros
residentes, aunque se exceptuó a los agricultores inmigrantes durante
los primeros cuatro años contados a partir de su llegada.
42
Tanto la
recaudación como el destino del impuesto corresponderían a cada
tesorería departamental, con lo que la medida buscaba mantener la
relativa descentralización fiscal con la que hasta el momento se había
manejado la República.
La revolución de 1854 repitió de esta manera la idea de Morales y
Ugalde de 1826 de universalizar el impuesto de capitación. Pero con
dos diferencias: disminuyó significativamente la cantidad a pagar e
introdujo montos diferenciados para el impuesto. Mientras Morales
y Ugalde rebajó solamente en un peso el impuesto de los indígenas y
en dos pesos el de las castas, lo que equivalía a rebajas de un 15 y 40%
respectivamente, el decreto supremo de 1855 redujo el impuesto, en
el caso de la sierra, prácticamente a la cuarta o quinta parte, y en el
de la costa, más o menos a la mitad.
43
La diferenciación costa/sierra
para fijar los montos de la contribución fue retomada en otros pro-
yectos fiscales en la segunda mitad del siglo XIX. Dicha segmentación
venía a actualizar la diferenciación económica regional hecha por la
administración virreinal en los siglos XVI y XVII, según la cual los
42
Dávalos y Lissón, Pedro. La primera centuria. Causas geográfcas, políticas y económicas
que han detenido el progreso moral y material del Perú en el primer siglo de su vida inde-
pendiente. Lima: Imprenta Gil, 1926, t. IV, pp. 102-104.
43
Los montos vigentes en 1854 variaban de los cinco a los nueve pesos para los indígenas
y de tres a cinco pesos para las castas.
88 historica XXIX.2
indígenas de la sierra sur eran más ricos que los de la sierra central,
y estos más que los del norte.
44
Pero a mediados del siglo XIX, era
evidente que la geografía de la riqueza campesina había cambiado.
La contribución personal de 1855 no llegó, sin embargo, a im-
plantarse, puesto que la Asamblea Nacional elegida para redactar una
nueva carta constitucional derogó el decreto supremo de su creación
el 17 de enero de 1856.
45
En su memoria anual, el ministro de Ha-
cienda Pedro Gálvez se quejó de que los intentos de reemplazar con
un nuevo impuesto, más justo y proporcionado, el vacío dejado en
los ingresos fiscales por la cancelación del tributo indígena fue una y
otra vez saboteado en el Congreso:
El Perú, en materia de impuestos, es una nación excepcional. Todos los
pueblos cultos contribuyen a los gastos públicos con una parte de su renta,
porque esta parte es la indispensable recompensa de los beneficios que
reciben bajo la protección del Estado y el único medio de lograr que sean
duraderos y fecundos. Abolido en 54 el odioso tributo que pesaba sobre
la raza indígena, como legado de otra época, se depuró nuestro Código
fiscal de una mancha que contrastaba en alto grado con la bella índole de
nuestro país. Mas después de devueltos sus fueros a la humanidad y a la
ciencia, ofendidos con ese feudal anacronismo, nada se hizo para llenar el
vacío que tan grata conquista dejó en pos. La reforma borró con su mano
poderosa de la lista de ingresos la fuerte suma de cuatro millones al bienio;
pero al tratar de reemplazarlos, acudiendo a fuentes más puras que las que
se habían condenado, se halló impotente y sin apoyo.
46
En los años siguientes, se desató un debate acerca de los efectos
que, en el largo plazo, podría tener la medida abolicionista. En una
economía predominantemente de autoconsumo, como era la indígena
del siglo XIX, la abolición o disminución de un impuesto no con-
44
Véanse las tasas coloniales en Moreno-Cebrián, Alfredo. El corregidor de indios y la
economía peruana del siglo XVIII. Madrid: CSIC, 1977; y Golte, Jürgen. Repartos y
rebeliones. Túpac Amaru y las contradicciones de la economía colonial. Lima: IEP, 1980, p.
71 y mapa 12.
45
Basadre, Jorge. Historia de la república del Perú. Lima: Editorial Universitaria, 1961,
t. III, p. 1261.
46
Cit. en Dávalos y Lissón, La primera centuria, t. IV, pp. 186-187.
contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 89
llevaba el aumento del consumo, sino la disminución de la actividad
económica de los favorecidos con la abolición. Esto es lo que a fin de
cuentas señalaban los críticos de la medida, quienes observaron que
la disminución en la oferta laboral de los campesinos en los centros
mineros, su menor concurrencia a los mercados locales agropecuarios
y el agobiante centralismo fiscal eran precisas consecuencias de la
desaparición del mal afamado tributo indígena.
47
Véase, por ejemplo,
este pasaje de la memoria del ministro de Hacienda Juan Ignacio
Elguera en 1867:
La abolición de las contribuciones personales pudo tener su razón en la
desigualdad de la repartición del tributo y en la necesidad de establecer otros
sistemas más análogos al estado actual del país, puesto que subsistía aún el
implantado durante el gobierno español. La extinción absoluta y sempiterna
—sin embargo—, lejos de ser un bien para el Perú, y especialmente para los
indios, a quienes se pretendiera beneficiar, ha producido efectos contrarios,
desde que quitado el estímulo del trabajo, se fomentaron los hábitos de
ocio, y con ellos la inmoralidad, que es su precisa consecuencia. Entre otros
estados de gravedad se observa que libres los indios de todo gravamen fiscal,
no ocurren como antes, en ciertas épocas del año, a trabajar en los fundos
rústicos de la costa, con sensible daño de nuestra agricultura. Pero, además
esa abolición absoluta [atenta] contra el principio de justicia que obliga a
todos los miembros de una asociación política a contribuir, con proporcional
igualdad, al sostén del Estado; y produce el fenómeno económico de que
el mayor número de pueblos dejen de ser laboriosos y productores y vivan
a expensas de la capital.
48
Tanto Pedro Gálvez como Juan Ignacio Elguera eran connotados
intelectuales liberales de la época, y podría parecer una contradic-
ción que sustentaran un proyecto que fuese denominado como la
restauración del tributo indígena. Pero el principio liberal de la época
asociaba ciudadanía con contribución fiscal. El buen ciudadano era el
buen contribuyente a los gastos públicos. Los liberales entendían que
47
Hay pruebas más o menos abundantes de la disminución de los trabajadores en el
sector minero y del centralismo fscal. La retracción de los campesinos de los mercados
locales tendría, sin embargo, que ser investigada.
48
Cit. en Dávalos y Lissón, La primera centuria, t. IV, pp. 232-233.
90 historica XXIX.2
la condición de contribuyente alimentaba la conciencia ciudadana y
viceversa. Pensaban que un país con una organización fiscal sólida era
aquel que se apoyaba en las entradas naturales de la nación, que no eran
(no debían ser) los estancos o monopolios estatales ni los impuestos
indirectos, sino los impuestos directos pagados por sus ciudadanos.
La revolución de Mariano Ignacio Prado contra el gobierno de Pezet
—y especialmente contra el tratado Vivanco-Pareja, que pretendió
resolver la cuestión española— llevó a otro hombre de ideas liberales,
Manuel Pardo, al ministerio de Hacienda. El 20 de enero de 1866, y
valiéndose de que esta vez no había un Congreso que lo impidiera (por
tratarse de una dictadura), Pardo introdujo la contribución del jornal.
Mediante ella, cada varón de 20 a 60 años debía pagar 12 jornales al
Estado cada año de acuerdo con el nivel del jornal prevaleciente en cada
provincia. Esta medida era indispensable, según Pardo, puesto que
la singularidad del Perú llevábale a que las tres cuartas partes de sus habitantes
no tenían propiedad fácil de valorizar, ni consumían artículos extranjeros,
ni realizaban nutridas transacciones mercantiles [...].
49
En consecuencia, la posibilidad de agenciar ingresos para el Estado
mediante la masificación de impuestos a la propiedad mueble o in-
mueble, el cobro de óptimos derechos de aduana o de algún impuesto
a las transacciones internas, aunque pudiera tener éxito en otros países,
quedaba vedada para el Perú.
Para efectos de la aplicación del impuesto al jornal, las aproximada-
mente ochenta provincias del país fueron clasificadas en seis niveles
de jornal, como indica el cuadro 4.
49
Cit. en Basadre, Historia, t. IV, p. 1632.
contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 91
Cuadro4
ContribucióndeljornalenelPerú,1866
Clase Jornal promedio Tributo a pagar % de la población
1ra 0,80 soles 9,60 soles 5,3
2da 0,60 soles 7,20 soles 0,7
3ra 0,50 soles 6,00 soles 1,6
4ta 0,40 soles 4,80 soles 11,6
5ta 0,30 soles 3,60 soles 24,4
6ta 0,20 soles 2,40 soles 56,4
Fuente: Rodríguez, Estudios económico fnancieros, pp. 259-260.
50
Los datos de la pobla-
ción corresponden al censo de 1876 y han sido tomados de Maletta y Bardales, Perú, las
provincias en cifras.
51
Elaboración propia.
Solo el 8% de la población peruana quedó ubicado en las tres pri-
meras categorías (de 50 centavos o más de jornal promedio), mientras
que el 80% quedó ubicado en las dos últimas. De acuerdo con el
presupuesto de Pardo, la nueva contribución debía rendir 1,8 millo-
nes de soles al año, lo que, considerando el incremento demográfico
desde la independencia, significaba aproximadamente la actualización
de lo recaudado por el gobierno colonial en los últimos años del
virreinato. Claro que la geografía de la recaudación había variado
radicalmente, puesto que la contribución más alta correspondía ahora
a las cuatro provincias de la costa central (Santa, Chancay, Lima y
Cañete), mientras que toda la sierra sur había sido comprendida en
las dos últimas categorías, y en general toda la sierra, con la salvedad
de la ciudad minera de Cerro de Pasco y la provincia de Huarochirí
(también con varios asientos mineros), que quedaron ubicados en la
cuarta categoría.
En suma, la reforma de Pardo —al igual que los intentos de los
anteriores ministros de Hacienda Morales y Ugalde y Gálvez— se
50
Rodríguez, José. Estudios económico fnancieros y ojeada sobre la hacienda pública del
Perú y la necesidad de su reforma. Lima, 1895, pp. 259-260.
51
Maletta, Héctor y Alejandro Bardales. Perú, las provincias en cifras. Lima: CIUP, 1983,
3 vols.
92 historica XXIX.2
propuso universalizar la contribución, aplicando un monto mayor
sobre los habitantes de la costa, el que aproximadamente igualaba
las cuotas más altas que había tenido el tributo indígena hasta 1854.
Los contribuyentes serranos pagarían en cambio sumas por debajo
de la mitad de los montos vigentes hasta ese año.
No hay cifras detalladas de lo recaudado por la contribución del
jornal. Todo el rubro de contribuciones directas (además de la del jornal,
las de predios, patentes e industrias) produjo, en 1866, la cifra de
631.277 soles. Como ellas habían producido, en 1864, 313 mil soles,
puede deducirse que la nueva contribución recaudó poco más del
doble en su primer año de vigencia.
52
La revolución de Diez Canseco
derribó al régimen de Prado, debilitado en parte precisamente por
el costo político de la reforma fiscal de su ministro de Hacienda, a
fines de 1866. A inicios del año siguiente, el nuevo Congreso estrenó
sus sesiones aboliendo la contribución del jornal, y aunque el nuevo
ministro de Hacienda, Juan Ignacio Elguera, propuso ese mismo año
la restauración de la contribución personal, «se halló impotente y sin
apoyo», como lo manifestara Gálvez una década atrás.
Cuando Manuel Pardo asumió la presidencia de la República en
1872, no reinstauró la contribución personal (conocida como del
jornal), como podría haberse esperado, quizá por el temor a las con-
secuencias que podía ocasionar un impuesto que cargaba con tantos
muertos y heridos de su pasado reciente. En vez de ello, procedió a
iniciar un programa de descentralización, el que dejaba en manos de
las autoridades locales importantes rubros de gobierno y servicios,
al paso que les cedía la recaudación de las contribuciones directas:
predios, patentes e industrias.
Tal como lo insinuó Juan Ignacio Elguera en 1867 —y lo resaltó
Emilio Romero en su pionera Historia económica del Perú de 1949—,
52
Datos tomados de Dávalos y Lissón, La primera centuria, t. IV, p. 227. Pardo también
había elevado la contribución de predios urbanos, del 3 al 4%. Dávalos también men-
ciona que Pardo introdujo el aliciente de unos sorteos de dinero, mediante los cuales
los contribuyentes puntuales y cumplidos podían obtener una jugosa recompensa (ib.,
pp. 229-230).
contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 93
la contribución personal conllevaba una cualidad descentralizadora.
Esto era así debido a la asociación que dicho impuesto creaba entre
la cantidad de población y los recursos fiscales. En el cuadro 5, puede
apreciarse que, hasta mediados del siglo, eran los departamentos
serranos los que consignaban las mayores sumas por contribuciones
directas. La decadencia económica de la sierra peruana a lo largo del
siglo XIX, incapaz de modernizar su tecnología minera y agropecuaria,
había venido creando un divorcio en el país entre el desarrollo econó-
mico y el estado de la demografía. La sierra contenía las tres cuartas
partes de la población, pero, en términos económicos, producía muy
poca riqueza. En consecuencia, sus posibilidades como fuente de
recursos fiscales también se habían erosionado: una vez abolido el
tributo indígena, no aportaba sino un nimio porcentaje de alrededor
de un 10%.
Cuadro5
LascontribucionesdirectasenelPerú
segúnlamatrículade1850
Departamentos Pesos
Arequipa 94.171
Ayacucho 141.501
Amazonas 15.092
Ancash 78.793
Cuzco 350.488
Lima-Callao 168.163
Huancavelica 81.715
Junín 153.370
La Libertad 122.785
Moquegua 49.579
Puno 306.735
Piura 41.164
Total 1.603.737
Fuente: Dancuart y Rodríguez, Anales, t. V, p. 215.
94 historica XXIX.2
La reforma de descentralización fiscal y administrativa de Manuel
Pardo de 1873 entregó a los consejos departamentales y provinciales
(formados sobre la base de la organización municipal) dos tercios
de la recaudación de las contribuciones directas, más un fondo de
compensación distribuido por el gobierno central que resultaba de un
incremento de dos puntos porcentuales en los derechos de aduana.
Entre los ámbitos de acción pública transferidos a dichos consejos,
figuraba el de la educación, recién constituido con el gobierno
de Pardo. Como un mecanismo de financiamiento de los centros
educativos que las municipalidades deberían abrir, el gobierno de
Mariano Ignacio Prado, que había sucedido al de Pardo, facultó a los
consejos para cobrar una contribución de escuelas a todos lo varones
en edad económicamente activa. Esta no podía exceder de dos soles
anuales en la costa y un sol en la sierra.
53
Dicho pago venía a ser la
reintroducción de la contribución personal, disimulada ahora con la
envoltura de un impuesto dirigido a favor de la educación de la niñez,
un destino loable que supuestamente ayudaría a vencer la resistencia
de los contribuyentes. No se conocen, empero, los resultados de
dicho impuesto.
54
laúltimabatallaporlacontribuciónpersonal
En el contexto de la economía de guerra que vivió el Perú a partir de
1879 (ese año estalló el conflicto con Chile por los territorios salitreros
del sur), la dictadura de Nicolás de Piérola restauró la contribución
personal en 1880. La derrota militar provocó el desmoronamiento
del Estado peruano (enero de 1881), a lo que siguió la ocupación
chilena del país. Se desconoce si la contribución logró recaudarse en
53
La contribución se creó el 1 de febrero de 1877. Dancuart y Rodríguez, Anales, t. X,
p. 99. Basadre señaló en cambio la fecha de 1875, previéndose para 1876, primer año
de la cobranza, una recaudación de un millón de soles. Historia de la República, t. IV,
p. 1997.
54
Aparentemente, no llegó a ser cobrado en la mayor parte de los casos. En cuanto a
los cobros que sí se hicieron efectivos, es difícil estudiarlos, ya que la documentación
no sobrevivió a la guerra con Chile.
contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 95
algún lugar.
55
Firmada la paz e instalado el gobierno restaurador de
Andrés A. Cáceres en junio de 1886, su régimen retomó el programa
de Manuel Pardo de reorganización de la República en torno a un plan
de descentralización, que consideró al impuesto de la contribución
personal como uno de sus fundamentos principales.
La ley de descentralización fiscal de Cáceres (13 de noviembre de
1886) dio autonomía en la recaudación y en el gasto fiscal a los veinte
departamentos en que estaba dividido territorialmente el Perú, para
lo cual se crearon tesoros y juntas departamentales en cada uno de
ellos. El aparato del Estado fue reducido al mínimo indispensable,
puesto que de un presupuesto de gasto ordinario de 17 millones
de soles (antes de la guerra con Chile), se había pasado a uno de
solamente la mitad. A pesar de ello, había departamentos cuya eco-
nomía agrícola y pastoril era tan poco productiva, con tan escasos
intercambios comerciales y con una circulación monetaria tan exigua
que los impuestos que de ellos podían recaudarse sobre la propiedad
territorial, las ganancias de la industria y la compraventa, más lo que
podía rendir el arrendamiento de los bienes públicos, no llegaban
a cubrir el mero gasto administrativo del departamento.
56
En estas
economías (y sociedades) de antiguo régimen, se recurrió entonces a
un impuesto de antiguo régimen, como podía considerarse el de la
contribución personal.
Bajo los montos de dos soles anuales para la sierra y cuatro para la
costa, la contribución personal comenzó a cobrarse en 1887 a todos
los varones de entre 21 y 60 años en dos semestralidades, las de San
Juan y Navidad, manteniendo con ello la nomenclatura y la norma
originada en los tiempos coloniales. Este impuesto, al igual que
la contribución del jornal de Pardo, debía ser pagado por todos los
55
Años después, abundaron las historias acerca de cómo, durante la guerra y la ocupa-
ción, algunos hombres audaces y sin escrúpulos habían recaudado este y otros tributos
en nombre del Estado, dándose luego a la fuga.
56
Durante los rutilantes años del guano (1840-1880), se crearon muchos departamentos
nuevos (entre la independencia y la guerra con Chile el número subió a más del doble)
sin respetar el principio de sufciencia fscal.
96 historica XXIX.2
sectores raciales. El periodo de la contribución había sido extendido
a cuarenta años (antes había sido de 33 años). Cáceres había previsto
la recaudación de aproximadamente un millón de soles como fruto.
Como el conjunto de presupuestos departamentales alcanzaba los
dos millones de soles, resultaba evidente que el éxito del programa
descentralizador de Cáceres estaba atado al éxito de la contribución
personal. El cuadro 6 nos demuestra el magro resultado que tuvo,
sin embargo, la recaudación.
Cuadro6
Recaudacióndelacontribuciónpersonal,1887-1893
(ensoles)
Años Recaudado % de lo previsto
1887 144.901 13,2
1888 421.810 42,9
1889 170.858 17,0
1890 292.707 31,7
1893 97.103 -----
Elaboración propia sobre la base de Dancuart y Rodríguez,
Anales, ts. XVI-XIX y memorias de los ministros de Ha-
cienda.
57
En ninguno de los cinco años para los que he podido recopilar
información, la recaudación logró alcanzar siquiera la mitad de lo
previsto. Las autoridades fiscales llegaron a quejarse de que era real-
mente el colmo que ni siquiera los empleados públicos, a quienes
se hubiera podido simplemente descontar la contribución de sus
haberes, pagasen el impuesto.
58
La contribución personal de Cáceres
se mantuvo vigente hasta 1895, es decir, por nueve años efectivos, lo
que la convierte en la más duradera después de la de 1855. Cuando
57
Para 1887: Dancuart y Rodríguez, Anales, t. XIX, p. 49-a; para 1888: ib., p. 99; para
1889: AGN, H-6-1166; para 1890: AGN, H-6-0955 y H-6-1166; y para 1893: AGN,
H-6-1169.
58
AGN, H-6-1247. Memoria de Ántero Aspíllaga, ministro de Hacienda en 1888.
contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 97
fue abolida por el gobierno de Piérola, en la Navidad de 1895, se
declaró nula incluso para los años adeudados, lo que sin duda era una
burla para quienes la habían pagado. Un suceso típico de la política
fiscal del siglo XIX.
¿Por qué fracasó la contribución personal de la postguerra? A dife-
rencia de los anteriores esfuerzos, esta vez el impuesto tenía un fuerte
respaldo presidencial, al punto de que el presidente Cáceres, con toda
el aura que le daba su gloria militar (era el héroe de Tarapacá, de la
resistencia de la Breña y sobreviviente de la gesta de Huamachuco, en
la guerra contra Chile) y civil (había triunfado arrolladoramente en
las elecciones de 1886), dirigió varios manifiestos a la nación, en los
que, en tono personal y paternal, trataba de persuadir a la población
de cumplir con su obligación fiscal. A su favor, el impuesto tenía esta
vez la ventaja de que el destino del mismo no sería un lejano fondo
común, sino las propias arcas departamentales. Ello se convirtió,
no obstante, en un boomerang, porque en vez de estimular que el
tributo se pagase, creaba el efecto contrario. De otro lado, la suma a
pagar era relativamente moderada, por lo menos bastante inferior a la
establecida por el anterior intento de Pardo y por el abolido tributo
vigente hasta 1854.
¿Por qué aquello que tiempo atrás se pagó con una suma mayor
para unas autoridades coloniales y para un destino incierto y quizá
extranjero se negaba ahora cuando las características eran todas las
contrarias? Una primera explicación estaría dada por la desorgani-
zación reinante en el país en 1886, tras cinco años de guerra inter-
nacional y ocupación extranjera (1879-1884) y dos de guerra civil
(1884-1885). Como consecuencia, la población estaba empobrecida;
los gobiernos locales, acéfalos; y la documentación fiscal, destruida.
Las elites locales, que debían haber conducido los gobiernos locales,
habían perdido prestigio ante sus bases sociales por la derrota militar
y por su actitud a veces colaboracionista con los invasores. Otras ra-
zones estarían relacionadas con la labor de zapa del pierolismo, cuyos
propagandistas atacaron el programa cacerista y, concretamente, el
pago de la contribución personal a fin de hacer fracasar el proyecto y
98 historica XXIX.2
preparar el retorno al poder de su líder. Se acusó también la falta de
moneda en el interior: durante los años de ocupación, las acuñacio-
nes fueron escasas y el ejército chileno se tomó el trabajo de recoger
todas las monedas de plata que pudo, dejando a la economía peruana
casi sin circulante. Únicamente abundaban los envilecidos billetes
fiscales, que se habían devaluado aceleradamente en los últimos años
y a los que el propio gobierno cacerista había limitado su entrada a
las arcas fiscales.
Pero otras razones, menos coyunturales, tendrían que ver con la
desaparición, tras más de treinta años de inexistencia del impuesto, de
la red social que garantizó, mal que bien, su pago.
59
Como señalamos
antes, hasta 1854 la cobranza estuvo en manos de la red de autori-
dades políticas locales representantes del poder central (subprefectos
y gobernadores nombrados por el ministerio de Gobierno), quienes,
valiéndose de alianzas con los comerciantes y las autoridades étnicas
aún en pie, y seguramente de extorsiones y todo tipo de medidas
coactivas, lograron completar cerca de un 90% de la recaudación
prevista (ver cuadro 1). Al restaurarse la contribución en 1886, se
recurrió inicialmente a la misma vía de las autoridades políticas loca-
les. Pero ello resultó esta vez ineficaz. De un lado, porque se trataba
ahora de cobrar el impuesto no solamente a los indígenas, sino al
conjunto de la población, en la que figuraba un apreciable número
de mestizos y un número menor de blancos. Los métodos que an-
taño fueron efectivos para con los indígenas, como la amenaza de la
requisa de tierras (al tratarse casi siempre de posesiones precarias, sin
título de propiedad o registro notarial), el castigo físico o la cárcel, la
requisa de animales, o la imposición de trabajos de República o faenas
públicas, no podían utilizarse para el resto de contribuyentes, ya fuese
porque no se trataba de campesinos, o porque se trataba de población
alfabeta, más conciente de sus derechos ciudadanos y portadora de
una jerarquía social que imposibilitaba los métodos utilizados para
59
No tomo en cuenta la contribución del jornal de Pardo establecida en 1866, ya que
solo duró un año y en algunos lugares ni se cobró.
contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 99
los indios. Así, al no poder emplearse con aquellos, el veto pasó a
extenderse también a estos.
Al lado de los manifiestos en pro del pago de la contribución
personal, el presidente Cáceres emitió, a lo largo del periodo 1886-
1888, otros decretos y bandos por los que se prohibían los trabajos de
República y se ordenaba a las autoridades locales no imponer trabajos
gratuitos a los indígenas (ni a nadie en general) bajo ningún pretexto ni
castigos físicos de ninguna naturaleza.
60
Para las autoridades de Lima,
no existía contradicción entre unas disposiciones y las otras, pero ella sí
fue advertida rápidamente por quienes eran los responsables de cobrar
las contribuciones. Reclamaron que si se les desautorizaba a ejercer
medidas coactivas físicas sobre los contribuyentes, no habría forma
de cobrar las contribuciones y aun de ejercer su autoridad, ya que la
labor auxiliar de los alguaciles, alcaldes varas y otros cargos concejiles
(es decir, sin remuneración) que se daban a los indígenas resultaba
indispensable para la marcha administrativa del gobierno local.
Las medidas gubernamentales de prohibir los trabajos gratui-
tos y el castigo físico estaban relacionadas con el nuevo orden de
ideas reinante en los círculos intelectuales y políticos de la capital,
empeñados en una tarea de regeneración de la República. Como
parte de este proyecto, se pretendió separar la intendencia política
de la intendencia fiscal en el gobierno interior, de modo que las
autoridades de gobierno no tendrían incumbencia en los asuntos de
hacienda (resolución del 18 de octubre de 1890). Estos pasarían a
depender de un personal especializado, formado sobre la base de los
antiguos apoderados fiscales. Se pensaba que la fusión en una misma
persona de la facultad de gobernar y la de cobrar desembocaba en el
abuso contra el contribuyente, el que quedaba inerme frente a unas
autoridades entre las que no había equilibrios ni contrapesos. Todas
estas eran hermosas ideas y sonaban muy gratas en los salones de
60
Ver sobre este tema mi trabajo Ideales democráticos, realidades autoritarias. Autoridades
políticas locales y descentralización en el Perú a fnales del siglo XIX. Lima: IEP, JCAS,
2001.
100 historica XXIX.2
Lima, pero, en el Perú profundo, terminaron por volver imposible o,
cuando menos, muy difícil la cobranza de la contribución personal.
La recaudación de un impuesto de antiguo régimen, como lo era esta
capitación, era posible siempre que pudieran emplearse métodos,
también, de antiguo régimen.
Hubo un departamento donde la contribución personal fue recau-
dada, sin embargo, con relativa facilidad: Puno. Hasta ahí acudió
Pedro Emilio Dancuart en su visita fiscal de 1888. Su testimonio
ratifica nuestra tesis de que ahí donde subsistió el orden antiguo, el
impuesto pudo ser cobrado con eficacia. En Puno, predominaban
los grandes latifundios, al punto de que los terratenientes fungían de
interlocutores con los que el Estado podía entenderse, y las comu-
nidades campesinas mantenían un control solamente precario sobre
sus tierras, ya que estas eran públicas o realengas:
La facilidad en el cobro de la contribución personal [en Puno] se explica,
pues, por estas dos razones esenciales: 1ra porque el hacendado paga por
todos sus colonos, cargando a estos el valor de su contribución; 2da porque
conservando la mayor parte de los terrenos que forman haciendas, el título
de tierras del Estado, influye en el indígena que los posee el temor que se
les quite si no pagan el impuesto.
61

De otro lado, en la sierra peruana, las antiguas autoridades étnicas
parecían haber desaparecido. Tras sesenta años de un régimen repu-
blicano que las había desconocido y hasta combatido, su lugar era
ocupado ahora por nuevos personajes del mundo rural: tinterillos,
premunidos muchas veces de ideales indigenistas, que recorrían las
comunidades campesinas resolviendo y promoviendo litigios, ya fuera
con otras comunidades, o, principalmente, contra las autoridades y
hacendados; y militares mestizos, que durante la mayor parte del siglo
XIX monopolizaron los cargos de prefectos y subprefectos, bajo el
pretexto de ahorrar sueldos al presupuesto nacional.
62
61
El informe de la visita está reproducido en Dancuart y Rodríguez, Anales, t. XVIII,
p. 400-A.
62
Acerca de los tinterillos, véase Mallon, Florencia. Peasant and Nation. Te Making of
contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 101
La crisis económica que se desató en el Perú a partir de 1892 (pro-
vocada por la disminución de los precios de las exportaciones y por
los problemas fiscales del propio gobierno, y que se prolongó hasta
1896, aproximadamente) terminó por sepultar las esperanzas de
consolidar la contribución personal. Los pierolistas sacaron partido
del desgaste del régimen cacerista, causado, entre otras cosas, por el
impopular tributo, y tras concertar alianzas con otros grupos polí-
ticos (como el civilismo y el de los cívicos
63
), encabezó la revolución
de 1895, que terminó con la historia de la contribución personal
en el Perú republicano. La supresión del tributo fue posible gracias
a la introducción de los impuestos al consumo (que gravaron los
licores, el tabaco y la sal, entre otros bienes de consumo masivo) y al
mejoramiento de los precios de nuestras principales exportaciones.
El costo de dicha supresión fue, sin embargo, debilitar el promisorio
programa descentralizador de Cáceres.
Hasta 1895, los tesoros departamentales debían hacerse cargo de
los salarios de los prefectos, subprefectos y el cuerpo policial de cada
circunscripción, además del mantenimiento de la corte judicial, los
gastos en educación y salud en la parte que no pudieran atenderla los
concejos municipales o las sociedades de beneficencia, y el manteni-
miento de los puentes y caminos de carácter departamental. Tras la
abolición de la contribución personal, fueron retirados de la partida
de gastos de los tesoros departamentales los relacionados con las pre-
fecturas y subprefecturas, las cortes judiciales y el cuerpo policial.
Postcolonial Mexico and Peru. Berkeley: University of California Press, 1995. Un buen
ejemplo de los militares mestizos sería el mayor del ejército Teodomiro Gutiérrez Cuevas,
quien, en 1915, terminó a la cabeza de un movimiento neoinca en Puno.
63
Se llamó así a los miembros del grupo parlamentario liderado por Mariano Nicolás
Valcárcel.
102 historica XXIX.2
rEFLEXIÓN FINAL
¿Fue la contribución personal en la historia de la República un feudal
anacronismo, como fue denunciada por sus enemigos de la época —e
incluso por la historiografía actual—, o se trataba por el contrario de
una imposición liberal? En la medida de que el impuesto recordaba
inevitablemente al tributo indígena colonial, su talón de Aquiles fue
siempre verse asociado a la infamante herencia del coloniaje. La his-
toriografía moderna lo ha tachado además de regresivo, en el sentido
de que cobraba más a quienes menos tenían, alejándose así de un
principio de justicia social.
64
De otro lado, hemos visto, empero, a
personajes príncipes del liberalismo peruano, como Pedro Gálvez,
Manuel Pardo y Juan Ignacio Elguera, defender ardorosamente el
impuesto, siguiendo la idea de que en la medida de que los ingresos
públicos proviniesen de las contribuciones directas de los ciudada-
nos, el contrato social de la República tendría un mejor asidero. ¿De
qué lado de la historia estaba entonces la contribución personal: del
pasado o del presente moderno del siglo XIX?
Frente a las críticas sociales al impuesto es necesario señalar que
mientras la contribución personal funcionó solamente como tributo
indígena, era pagada a título de única contribución, esto es, no se
pagaba ningún otro impuesto al que los no indígenas sí quedaban
afectos (por ejemplo, la alcabala, las contribuciones de tipo territorial o
comercial, los impuestos sobre el producto). En este sentido, el sistema
fiscal del Perú se ajustaba a las características de la fiscalidad de tipo
antiguo, en la que los impuestos se adaptan al tipo de contribuyente,
pudiendo existir distintos impuestos según tantas clases existan de
contribuyentes. No se pretende que un solo mecanismo impositivo
rija para una masa demográfica demasiado disímil.
De acuerdo con ello, no resulta cierta la creencia común que sos-
tiene que siendo los indígenas los más pobres, eran quienes pagaban
impuestos más altos. Incluso en los momentos de mayor peso del
64
Para un caso reciente, véase Tantaleán, Javier. Poder y servidumbre. Lima: Kavia Cobaya
editores, 2001.
contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 103
tributo indígena dentro de los ingresos de la República peruana (la
década de 1830), este representaba solamente un cuarto, aproximada-
mente, del total de los ingresos fiscales, siendo los indígenas el 60%
de la población. Esto quiere decir que el 75% restante de los ingresos
públicos era cubierto por el 40% restante de la población, compuesto
sobre todo de blancos y mestizos. Estos realizaban su aporte fiscal
por medio, fundamentalmente, de los derechos de aduana pagados
por las importaciones que consumían, esto es, impuestos indirectos.
65

Era cierto, sin embargo, que los distintos montos del tributo indí-
gena subsistentes hasta 1854, que castigaban sobre todo a los de la
región sur, no se correspondían con la capacidad económica de los
contribuyentes, dándose en ello una dosis de inequidad dentro del
propio tributo indígena.
66
Las nuevas versiones de la contribución personal, de 1855 en
adelante, no vacilaron por ello en cambiar la asignación de las tasas
tributarias, inclinándose por una de tipo regional o territorial: en
regiones de mayor salario, se pagaba un mayor tributo. Así, los pobla-
dores de la costa quedaron más gravados que los de la sierra, con lo
que se cumplía con un principio de equidad, ya que desde finales de
la época colonial, pero sobre todo a lo largo del siglo XIX, los salarios
en la costa se fueron distanciando de los de la sierra, salvo los de los
centros mineros de esta.
67
Cierto es, sin embargo, que las diferencias
de ingresos entre los peruanos del siglo XIX eran seguramente mayores
65
En la medida de que hubiese indígenas que también consumiesen bienes importados,
la contribución de aquellos al fsco aumentaría, desde luego. Pero el consumo de bienes
importados parecía restringido básicamente a la población blanca y mestiza. Los viajeros
del siglo XIX únicamente mencionan el añil y el ferro como productos importados
que alcanzaban a ser consumidos por la población campesina. Véase por ejemplo Von
Tschudi, Juan Jacobo. El Perú. Esbozos de viaje realizados entre 1838 y 1842. Edición y
traducción de Peter Kaulicke. Lima: PUCP, 2003, pp. 305-306.
66
Sobre los montos del tributo según las provincias, véase Kubler, Indian Caste.
67
Para inicios del siglo XX, Alberto Ulloa registró una diferencia de 70 a 1 entre los
jornales de la mano de obra no califcada, usando para ello el jornal de un estibador en
el Callao (6 a 7 soles) y el de un peón en una hacienda del Cuzco (diez centavos). Ulloa,
Alberto. La organización social y legal del trabajo en el Perú. Lima, 1916.
104 historica XXIX.2
que las que había entre las tasas de la contribución del jornal de Pardo
(donde la diferencia entre la mayor y la menor era de cuatro a uno) o
de la contribución personal de Cáceres (con una diferencia de tasa de
dos a uno), pero un mecanismo fiscal de tipo capitación nunca podrá
captar toda la diferencia de riqueza dentro de una población.
La clase propietaria —vale decir, la elite terrateniente y los grandes
comerciantes— pagaba contribuciones de tipo territorial bastante
exiguas (véanse cuadros 3 y 5), y la falta de voluntad política para
su aumento fue otra de las críticas realizadas por los ministros de
Hacienda de la época. Quienes resultaban en cambio bien librados
eran los mestizos y, en general, la población desindianizada (en el
sentido de desinscrita de su comunidad indígena originaria, ya sea
por emigración o por mestizaje matrimonial), quienes podían seguir
siendo campesinos y, en ese sentido, poseedores de tierras y animales,
pero con un valor de mercado tan pequeño (inferior a los cincuenta
pesos), o tan difícil de controlar (hasta 1888 no hubo un registro de
la propiedad inmobiliaria en el Perú, y hasta la década de 1920 no
hubo un catastro de la propiedad rural), que no alcanzaban a ingresar
en la masa de bienes sujetos a tributo. Como su consumo de bienes
importados solía ser pequeño o casi nulo, quedaban virtualmente fuera
de la República fiscal. Cuando la contribución indígena fue abolida
en 1854, cuatro quintas partes de la población pasaron a componer
esta clase. Ello explica la desesperación de hombres como Pardo,
quienes, guiados por la convicción de que la ciudadanía implicaba
contribuir con los gastos comunes de la nación, para, a cambio de
ello, obtener derechos cívicos, se propusieron ampliar socialmente
la base fiscal de la nación.
La contribución personal podría así calificarse como una solución
de compromiso entre la fiscalidad tradicional y la moderna. En
cierto modo, resulta la adaptación de un impuesto liberal, como el
impuesto a la renta, a la realidad de una economía y sociedad de an-
tiguo régimen. También es posible sostener la visión más común en
la historiografía, es decir, la contribución personal entendida como
una persistencia de la fiscalidad tradicional en una sociedad postco-
contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 105
lonial, aunque considero que esta segunda posibilidad no capta la
conciliación entre liberalismo fiscal y predominio de una economía
campesina tradicional que quisieron establecer los hacendistas liberales
del siglo XIX. El impuesto a la renta fue defendido por los econo-
mistas liberales de dicho siglo como la única contribución que debía
existir en una nación, por cumplir mejor que ninguno los principios
de neutralidad, equidad, sencillez y economía en la recaudación dic-
tados por Adam Smith. En un país donde las personas perciben sus
ingresos por la vía del salario monetario, por las ganancias dejadas
por las empresas industriales o comerciales formales, o por las rentas
derivadas del arriendo de propiedades inscritas en los registros pú-
blicos, resulta relativamente fácil aplicar el impuesto a la renta. Pero
en una economía como la del Perú del siglo XIX, donde la porción
más grande de la población vivía en el autoconsumo, percibiendo, en
consecuencia, sus ingresos de una forma no monetaria a partir de la
explotación de bienes no registrados legalmente, o de transacciones
sin registro escrito, el impuesto a la renta resultaba ilusorio, o debía
transformarse en una suerte de capitación.
Por último, en la medida de que ya desde mediados del siglo XIX
se hizo evidente la desigualdad en los desarrollos económicos regio-
nales, el recurso a la contribución personal apareció como un medio
de permitir la autonomía fiscal de los gobiernos locales. En tal sen-
tido, era un impuesto descentralizador. Al desembarazarse de él en
1895, sin pensar en algún mecanismo sustituto que permitiera a los
tesoros departamentales contar con ingresos que no dependieran de
la voluntad del gobierno central, el país ingresó en el siglo XX con
un agobiante modelo de centralismo fiscal.

68

historica XXIX.2

La contribución personal fue probablemente el impuesto más controvertido en la historia fiscal del Perú republicano. A lo largo de varias décadas, subsistió con distintos nombres —contribución de indígenas y castas, contribución del jornal, contribución de escuelas y contribución personal— hasta su abolición definitiva por obra de la revolución de Piérola en 1895. Pero en todos los casos, se trató del tipo de impuesto conocido por la historia de la fiscalidad como capitación, es decir, un tributo por cabeza. En este artículo, quiero rastrear las distintas mutaciones por las que atravesó el impuesto a lo largo del siglo XIX, reseñando los debates que generó en la elite política. La búsqueda de apoyo político entre la población campesina, de mayores rentas para el Estado, de una mayor consciencia ciudadana y una mejor relación entre el Estado y la sociedad, y de una mayor equidad económica y social entre los peruanos fueron los vectores que se enfrentaron en dichos debates y se reflejaron en los tremendos vaivenes que sufrió el impuesto. Este estuvo limitado a las cabezas de familia, las que solían ser definidas como los varones en edad económicamente activa que no sufrieran de algún impedimento físico o mental que les impidiese el trabajo. Se encontraban exentos del impuesto, entonces, las mujeres, los menores y los ancianos, los tullidos y los dementes. La lista de exentos solió ampliarse, sin embargo, a pobladores que tenían una ocupación que el Estado quería alentar o, en cualquier caso, proteger: sacerdotes, sacristanes o cantores para el culto religioso; soldados para el ejército; o autoridades locales. El mayor número de exenciones ampliaba desde luego las posibilidades de evasión fiscal de los pobladores. También fue frecuente la exención de la contribución personal por razones de estatus social o actividad económica. Ya fuese por la ley o por los hechos, la contribución personal estuvo casi siempre restringida a la población rural, y dentro de ella, se excluyó a los grandes propietarios. En otras palabras, quedaba restringida a la población campesina, lo que ulteriormente buscaba ser justificado con

contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX

69

argumentos fiscales. Así, la condición de tributario adquiría el tinte de una marca social y, en el caso peruano, también de una marca étnica, lo que, como veremos, generó diversos problemas para la universalización de la contribución —cuando esto fue intentado—. Dicha discriminación tenía, no obstante, su propia lógica, o al menos un origen histórico que la explicaba. El impuesto de capitación ha tenido en la historia de la fiscalidad dos objetivos: 1) enseñar el modo de tributar y 2) brindar recursos al Estado. El primer objetivo se practicaba con las poblaciones nuevas, recién conquistadas o asimiladas a la comunidad política, a las que se quería domesticar haciéndoles practicar una suerte de ritual de vasallaje. Esta función la cumplió el pago del tributo, aunque fuese en montos simbólicos.1 La entrega del tributo funcionaba así como el equivalente de un pacto con el señor o con el poder: se entregaba una prenda —o se establecía una alianza— mediante la cual la población hacía un reconocimiento de su sometimiento al poder, pero a la vez compraba su protección. Es este sentido el que ha sido rescatado en los trabajos de Tristan Platt en torno al tributo indígena en Bolivia en el siglo XIX, y lo que explicaría por qué los campesinos llegaron allí a oponerse a su abolición.2 Para ellos, la desaparición del tributo significaba el fin de la alianza que les dispensaba la protección del Estado, por más simbólica y no real que esta hubiese sido en los hechos. El segundo objetivo implicaba procurar mayores ingresos económicos para el tesoro público. En países donde una parte mayoritaria de la población estaba compuesta por campesinos que no participaban
El cronista Pedro Cieza de León escribió que cuando los Incas conquistaron la región de los indios pastuzos, al norte de Quito, los generales del ejército informaron al Inca que dichos naturales eran tan pobres que no tendrían nada para tributar. Lo único que les sobraba eran los piojos de sus cabellos. Sabiamente (de acuerdo con Cieza de León), el Inca ordenó entonces que cada año los pastuzos entregaran al Estado un número de canutos llenos de piojos, para así acostumbrarlos a la práctica del tributo. El señorío de los Incas. Ed. de Carlos Araníbar. Lima: IEP, 1976, p. 229. 2 Platt, Tristan. Estado republicano y ayllu andino. Tierra y tributo en el norte de Potosí. Lima: IEP, 1982. La idea ha sido discutida también para el Perú: ver Bonilla, Heraclio. Estado y tributo campesino. La experiencia de Ayacucho. Lima: IEP, 1989.
1

símbolos y batallas. la contribución de indígenas y castas La contribución personal se originó en el Perú durante el periodo de dominio español. 3 . Sobre este proceso. Esto tenía dos soluciones. fuesen de origen local o importado. por estar en su voluntad [de los indígenas] elegir el peso de esta liviana carga. a falta de mercado interno. de modo que. 1978. sin embargo.2 del mercado. sino también de algunos mestizos. por lo que tendió a ser abandonado durante las fases de bonanza de la economía de exportación. Vida. de ampliar el tributo hacia toda la clase campesina. que en las décadas siguientes fueron creciendo en número. fuese el comercio con el exterior el que brindase los recursos económicos al Estado. Luis Miguel. que ya para entonces se componía no solamente de población indígena. Lima: FCE. o sobre los ya casados. y/o cobrar un tributo a los autárquicos campesinos por los ingresos o recursos que les permitían sobrevivir. Indios y tributos en el Alto Perú. o que lo hacían de forma solamente esporádica o muy limitada. o una vez que se conseguía la suficiente extensión de la actividad comercial. Nicolás. se trataba de un impuesto mucho más complicado de cobrar que los aplicados al tráfico de bienes o a su compraventa. Desde luego. aunque fuesen menores de 18. que no eran necesariamente excluyentes entre sí: desarrollar un sector exportador. los gravámenes impuestos al tráfico o compraventa de bienes. y Glave. se fijaba una suma plana (igual) para cada individuo. Desde las reformas tributarias del duque de La Palata a finales del siglo XVII.3 Suprimido el tributo indígena por las Cortes de Cádiz. ver Sánchez Albornoz. 1993. imponiéndola sobre los varones de 18 a 50 años. Lima: IEP. «dándosele este nombre. se trató. Los gobernantes virreinales la restringieron inicialmente a la población indígena conquistada. rendían flujos muy pobres de dinero.70 historica XXIX. el virrey Abascal intentó reemplazarlo de manera inmediata en el Perú por una contribución provisional voluntaria. la que eventualmente podía variar hacia arriba o hacia abajo de acuerdo con las posibilidades económicas de cada región o provincia. En este caso.

7 La decisión de extender el tributo a las castas procuraba incorporar a la población rural que se encontraba desafiliada de aquel gracias a Abascal.contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 71 o la más pesada que han llevado siempre los españoles y otras castas en el virreynato». 315. ya restaurado el absolutismo en España y dentro de un plan más integral de reforma fiscal que el virrey Abascal lanzó en el Perú.. que funcionó del mismo modo que el plan atacado por la Audiencia. Núria. 1784-1814.5 Abascal optó entonces por crear un impuesto llamado donativo ordinario. cifra cercana a la suma habitual del tributo indígena por esa época. Y se armó el tole. deducido todo de las cuentas presentadas a este Tribunal Mayor y Audiencia Real de ellas». la fuerte campaña que los ministros opusieron a su proyecto hizo que el virrey abandonase la idea: «[. la recaudación del tributo sufrió transformaciones que alteraron las complejas coaliciones políticas y sociales tejidas en torno a la delicada tarea de la recolección. 1996. gastos y sobrantes de todos los ramos de Real Hacienda.4 Sin embargo. extendiéndolo a las denominadas castas. Tributo indígena y movimientos sociales en el virreinato del Perú. En 1812. «Estado general de valores. ver Sala i Vila. con el balance de los créditos activos y pasivos que tenía la Real Hacienda en dicho año. Ayacucho: IER José M. v. Con este conflicto.] cuyos votos [de los ministros u oidores de la Audiencia] difundidos en el público y trasmutados a las provincias hicieron fracasar en su nacimiento el proyecto malogrando las más bien fundadas esperanzas de conseguirlo». este impuesto logró recaudar 754. José Fernando de Abascal. 316. Memoria.6 En 1815. 5 Ib. y el segundo. pp. 6 Archivo General de Indias (en adelante: AGI). p. bajo el nombre de contribución de indígenas y castas. tole. I. 74 y ss. particulares y ajenos que se administran y demás fiscos del virreinato del Perú por lo correspondiente al año de 1812 y restos de los anteriores. 4 .. disminuirlos. Durante el periodo borbónico.. José Fernando de. p. 1944. se reorganizó el tributo indígena. Este modelo se pondría especialmente en acción con ocasión de la búsqueda de alternativas a la contribución personal. Ed.792 pesos. de Vicente Rodríguez Casado y José Antonio Calderón Quijano. Sevilla: Editorial Católica Española. se inauguró un prolongado patrón en la historia fiscal del Perú consistente en el enfrentamiento entre los poderes Ejecutivo y Legislativo en materia de imposición fiscal: el primero intentando siempre aumentar los impuestos. Memoria de gobierno. 7 Sobre ello. Arguedas.

o alegar la carencia de tierras. ya fuera por cuestión de raza o por cualquier otra. por ejemplo)—.72 historica XXIX. fue gravada con un 5% de su renta líquida. Consolidada militarmente la separación de España con la victoria de Ayacucho y la capitulación del fuerte del Callao. en cualquier caso. a la parte de la población campesina que no estaba inscrita como tributario indígena. Como esta renta fue usualmente estimada en un 10% del valor de compraventa del predio. como a lo largo de todo el siglo XIX fueron llamados los impuestos de tipo directo en el Perú.2 varias estrategias de evasión. la contribución predial. resultaba difícil de individualizar (el caso de la comunidad indígena. el tributo campesino funcionaba como un impuesto a la propiedad agraria. en el año de 1826 fue restaurada la contribución de indígenas y castas como parte de un proyecto más vasto de reforma fiscal emprendido por los sucesivos ministros de Hacienda José de Larrea y Loredo y El recurso a alegar la carencia de tierras hace evidente la vinculación entre el tributo y el acceso a la tierra como mecanismo legitimador de la imposición fiscal. el general San Martín declaró abolido el tributo (para indígenas y castas) en agosto de 1821. Aludía. como la emigración de una comunidad rural a otra. El gran propietario rural pagaría por la posesión de sus haciendas un monto proporcional a su valor. 8 .8 La denominación de castas no tenía. Así. el mestizaje. Esta obligación se extendía incluso al que alegaba no tener ninguna tierra y que vivía solamente de su trabajo como jornalero. la propiedad territorial. un significado propiamente étnico. Proclamada la independencia en Lima. eventualmente guiado por la idea de captar la adhesión de la población rural al proyecto libertario. tanto urbana como rural. además. pagaría una suma fija como tributo (el mal afamado tributo indígena). como posteriormente fue conocido este impuesto. Con las contribuciones. también recibió denominaciones como la del cinco por mil. La medida de Abascal fue acompañada. cuya propiedad no estaba registrada legalmente —o al ser de tipo corporativo. en cierta forma. como luego veremos. mientras que el pequeño propietario. de la introducción del género fiscal de las contribuciones.

Pedro y José Rodríguez.contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 73 José Morales y Ugalde. con la idea de facilitar la restauración de un impuesto que la proclama de San Martín de seis años atrás había asociado a la época colonial. con la intención de hacerlo efectivo a todas las clases sociales y no solamente a los campesinos. aparentemente. la situación fue en cambio más curiosa. sin embargo. rebajó en un peso el monto del tributo que pagaban los indígenas hasta 1820 y en dos pesos el que pagaban las castas. en general. t. ya que sus habitantes llegaron a rechazar la rebaja de un peso. probablemente persuadidos de que la disminución traía alguna trampa. Los pobladores urbanos y.11 La resistencia de los habitantes urbanos y de la clase propietaria antes exenta (terratenientes y poderosos rurales) obligó a la aplicación del impuesto de patentes. ya que en el campo se cobraba la contribución de predios rústicos. como había sido por tradición. 11 «Memoria de Hacienda por el ministro doctor don José María de Pando». Asimismo.10 En el departamento de Puno. I. 1905. En Dancuart. Morales y Ugalde rebautizó el impuesto con el nombre de contribución personal. t. Lima: Librería e Imprenta Gil. todos quienes habían estado exentos durante la época colonial se opusieron al pago y consiguieron que el flamante Estado republicano retrocediese en su afán de generalizar la contribución.9 Larrea y Loredo estableció que las personas debían tributar hasta los 55 años. se rebajaron en un punto las contribuciones predial e industrial: del 5 al 4 %. don José de Morales y Ugalde». Inicialmente. Anales de la hacienda pública del Perú: historia y legislación fiscal de la República. 10 «Memoria del señor ministro de Hacienda. pero. p. según relató Morales. la extensión del impuesto a otros sectores demográficos y a las ciudades se topó con «obstáculos insuperables». II. Morales y Ugalde ordenó que solo se tributara hasta los 50. En la práctica. Anales. pp. el que gravaba las utilidades de los establecimientos industriales con un 4% y que era aplicado solamente en las ciudades. Esta sería la primera de las muchas derrotas del Estado peruano en el siglo XIX en sus afanes de imponer una contribución personal general Asimismo. 9 . En Dancuart y Rodríguez. 157-174. 122.

159. en 1828.. «Memoria». el ministerio fijó la contribución en lo general de habitantes. como la denominación de castas e indígenas con la que la dio a conocer. sin equívoco..12 José María de Pando. según los conocimientos económicos de aquellos días. como entre sus hijos no distingue clases.13 Como una forma de ayudar a la actividad minera. suscitaban dudas que no se resolvían en muchos días. Morales y Ugalde señaló que «el gobierno español había adoptado el tributo. en el ánimo de estos contribuyentes. pp. y su aplicación. y tenían una ejecución tan irregular que pasaba por ser arbitraria. haciéndola tan extensiva.. Su objeto fue hacerla más llevadera gravando a la generalidad. las de economía y justicia en el reparto. mas la experiencia demostró. «pasos tan monstruosos». cuando la necesidad o el orden le compele. Morales y Ugalde. pero. 13 Pando. «Memoria». 157-158. Sintomáticamente.74 historica XXIX. Como el gobierno del Perú no se ha propuesto jamás seguir pasos tan monstruosos. tan poderosa.2 que enrolase como contribuyentes tanto a los campesinos indígenas como a los demás grupos económicos y raciales. El retiro de esta exoneración nos señala que era muy difícil definir quién 12 . Mientras Morales y Ugalde se refirió al mismo con palabras como «dureza». carente de mano de obra tras la abolición de la mita en 1812. p.14 Rememorando el tributo indígena colonial.]». los términos en los cuales los ministros de Hacienda aludieron al tributo colonial variaron notoriamente en unos pocos años. esta medida fue anulada debido a los abusos que se cometieron en su nombre (los empresarios mineros pretendieron exonerar también a los arrieros que los auxiliaban y a los compadres de los operarios). la restauración de 1826 exoneró de la contribución a los operarios mineros. y como solo ocurre a sus fortunas. que las recaudaciones se hacían mal. usó términos como «prudencia» y «perspicacia» e incidió sobre el hecho de la otredad del indígena y del rol clave de la tradición en materia fiscal: La experiencia de siglos había demostrado que la tasa de la de indígenas fue determinada con prudencia y perspicacia y que arraigada profundamente por la costumbre. 121-122. sus ideas. en 1830. toda minoración era peligrosa. «arbitraria». 14 Ib. haciéndolo gravar con exclusión en la persona de los miserables indígenas y su constancia y dureza llegó a darle algún grado de perfección. pp. el bien de la misma nación [.

Ellos percibían una comisión del 6% de lo recaudado. En pos del tributo. . En la práctica. Lima: IEP. se valían del apoyo de los gobernadores (autoridades políticas de los distritos). que desconoció todos los cargos y privilegios que no figuraban en la Constitución. Véase su «Memoria». como lo indicara José María de Pando. Es decir que en un lapso de veinte años. era su única remuneración. no se pudo mantener este ritmo de actualización. por ejemplo. la contribución de indígenas era un operario minero. se ordenó la confección de matrículas de contribuyentes cada cinco años. nunca llegaron a aplicarse. p. Cuzco: Centro Bartolomé de las Casas. puesto que se trataba de una población muy inestable. 162. de los tenientes gobernadores (auxiliares de los gobernadores en los poblados menores) y de las propias autoridades étnicas sobrevivientes a la ola liberal de la independencia. despojándola del carácter corporativo que las marcara durante los siglos XVI y XVII. La cobranza fue uno de los aspectos más delicados de este impuesto. cuya elaboración estaría a cargo de apoderados fiscales nombrados para el efecto. Sin embargo. únicamente se efectuaron tres. El régimen republicano retomó la práctica de las autoridades españolas del periodo colonial de unir en una sola persona la intendencia política con la de hacienda en cada circunscripción. Víctor. Para el cobro. De este modo.contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 75 Una vez asentada la reintroducción de la contribución de indígenas y castas en el campo. 16 Acerca de la cobranza de tributos en la región del Cuzco. como otras que recaían sobre estos funcionarios. 1988. lo que. esta sanción. luego de la matrícula de 1826. encargó a los subprefectos (herederos de los subdelegados del periodo borbónico) la recaudación del impuesto. en el cual debieron realizarse cinco matrículas. 15 En el departamento de Junín. Véase sobre este tema nuestro trabajo Mineros y campesinos en los Andes. 1991. se hizo otra en 1835 y otra más recién en 1846. véase Peralta. con frecuencia. de modo que las matrículas permanecieron vigentes por periodos a veces mayores a los diez años. la única entre las conocidas que comprendió el conjunto del país.16 De acuerdo con la matrícula de 1826.15 Las matrículas ayudaban a individualizar la obligación tributaria. Ello a pesar de que las penas contra los apoderados que no cumplían con las matrículas incluían sanciones tan drásticas como el destierro por diez años.

como sí lo eran los indígenas. sobre Real Hacienda. como una comunidad agraria tradicional.402 provenientes de los indígenas y 431.. Ya que se trataba de una población flotante. cit. loc.76 historica XXIX. p. con lo que la acción fiscal resultaba «desnudada» de su «autoridad exclusiva».21 La reforma del virrey Abascal (1815) debió elevar la recaudación por encima del millón de pesos. aunque sea la clase de contenciosa».20 Antes de su abolición por las Cortes de Cádiz. 19 Pando. pp. La segunda. y hacer efectiva en áreas la deuda. como el servicio militar o la contribución de patentes e industrias. el deseo de incentivar a las castas a inscribirse. 1995. Lima: IEP. 20 Ib. p. las demás autoridades. algunas revisiones.19 En 1828 (decreto del 21 de mayo). sin admitir excepción. II.190 pesos. t. según Pando. También señalaba Pando que algunos subprefectos «abusan de la [autoridad] que tienen para vejar indebidamente a los deudores. Abascal.946 de castas para el periodo 1826-1830.18 El impuesto pagado por el sector indígena era algo mayor que el de las castas. Memoria. dando lugar a quejas y acusaciones de violencia arbitraria» (ib. rematarlos.471. pero no existe información sobre ello. Anales. 47. «Memoria».039. lo que tenía dos explicaciones: la primera. Estas incluían «reconvenir. cap. 162. p. 161-162. sin una pertenencia clara a una institución social.). la reDancuart y Rodríguez. En la década de 1830. Sin embargo. 17 18 . divididos entre 1.634 tributarios indígenas y 107.788 de las castas. titubeaban a la hora de respaldar a los subprefectos y admitían «la vía contenciosa». de otras obligaciones frente al Estado. 32. mientras los de las castas sumaban unos 100 mil. el tributo indígena rendía unos 800 mil pesos anuales. resultaba más difícil su control. sacar prenda. que no quedaban exoneradas.2 y castas debía rendir un total de 1.17 Los tributarios indígenas eran unos 200 mil. Ver su trabajo Población y etnicidad en el Perú republicano: siglo XIX. embargar bienes. 21 AGI. Paul Gootenberg da las cifras de 204. Los subprefectos fueron provistos de amplias facultades (ley del 2 de octubre de 1827) para poder cobrar la contribución de indígenas y castas. se volvió a proclamar que tenían capacidad de «ejecución coactiva» para el recaudo. por lo que se les brindaba un trato fiscal más benigno. apremiar con guardias o cárcel.

264. la capitación campesina se había incrementado.788 pesos) a las castas. pero a un ritmo no mayor al del crecimiento demográfico. II) dan la cifra de 1. dada la vitalidad demográfica que esta población mostró durante el siglo XIX. de ellos. De ellos.827 1.23 En cualquier caso. dos tercios correspondían a los indígenas y un tercio a las castas.039.326.264. Anales.340 1.326. al pasar de 1. sino a lo que. después del primer semestre de 1846. Estas cifras han sido repetidas en muchos trabajos sobre el periodo. la población peruana casi se duplicó. Dancuart y Rodríguez. 24 La contribución de castas fue suprimida.22 Cuando fue abolida por la revolución de Castilla (1854-1855). sin aclarar que correspondían a la matrícula de 1826 (probablemente basada a su vez en recuentos de fechas anteriores a la independencia) y no a una recaudación efectiva.contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 77 caudación de la contribución de indígenas y castas llegó a superar dicha cifra.438.931 1.2 a 2 millones de personas. debía cobrarse.24 Cuadro 1 Recaudación (en pesos) de la contribución de indígenas y castas en el Perú de la postindependencia Años 1830 1846 1848 1849 1850 Presupuesto ------1. IV. t. que pagaban una tasa menor.796 Fuente: Dancuart y Rodríguez. Anales. ts. de acuerdo con dicha matrícula. t.931 1.393 Recaudado 818. Dancuart y Rodríguez (Anales.393 1. Como ya se ha señalado. sin embargo. en el lapso de unas cuatro décadas (de 1812 a 1854).323 830. Véase sobre este punto Gootenberg. por el gobierno de Ramón Castilla. 1. Entre 1791 y 1850. la contribución de indígenas y castas rendía ingresos al fisco por aproximadamente 1.402 correspondían a los indígenas y el resto (431. 22 23 .190 pesos. II a V. lo que nutrió al tesoro de más contribuyentes indígenas. Población y etnicidad. p.2 millones de pesos (véase cuadro 1).237.471.438. 49. e incluso más modestamente si consideramos la ampliación de la base tributaria a las castas iniciada durante el gobierno de Abascal.340 1.

quienes se convirtieron en autoridades militares o políticas. Como quiera que el superávit fiscal de los tesoros departamentales debía ser asimismo remitido a Lima. Washington: Smithsonian Institution. 1952 y Gootenberg. siguiendo los cálculos de Kubler y Gootenberg.78 historica XXIX. o incluso no tener ninguna y desenvolverse como buhoneros. Henri. al menos en la región de la sierra central durante la postindependencia. «El mundo andino en tiempos de Bolívar: los Asto entre 1780 25 . jornaleros o artesanos. p.26 Ello se debió no a un aumento del mestizaje —que. The Indian Caste of Peru. Cuando estaban en el campo. 28 Véase Favre. en términos económicos los mestizos podían ser grandes o pequeños propietarios de tierras. 517-550.25 La categoría de las castas mostró mayor crecimiento que la de indígenas. 72.27 La proporción de mestizos en el país en vísperas de la independencia había alcanzado a situarse entre un cuarto y un quinto del total de la población. se vio frenado en dicha coyuntura— como por un traslado de indígenas a la nueva categoría de castas. George. quedándose las autoridades locales con la diferencia. complicado de reconstruir. 1795-1940. debían Víctor Peralta intuye que en la región del Cuzco se cobró más de lo que luego se registró en los tesoros departamentales. tema que pude investigar personalmente. A Population Study Based Upon Tax Records and Census Reports.2 El monto de la recaudación efectiva resulta. que gozaba de un régimen fiscal más favorable. 182-183 (1988). Población y etnicidad. no obstante. al contrario. 27 Véanse Kubler. las propias autoridades encargadas de la cobranza tenían un incentivo para declarar sumas menores a las efectivamente recaudadas. por encima del de los blancos. 26 Véase mi artículo «Estado republicano y tributo indígena en la sierra central peruana en la post independencia». Se trataba así del segundo bloque demográfico en importancia. La expulsión de los funcionarios españoles con la independencia y su reemplazo por personal nacional abrió el campo al ingreso de mestizos. por el hecho de que eran las propias administraciones departamentales quienes hacían la cobranza del impuesto y solían remitir a Lima informes incompletos y con atrasos. pp. Ver su libro En pos del tributo. Revista de Indias.28 Si los mestizos vivían dentro de una economía campesina de autosubsistencia.

se probó añadir una cantidad específica al modo de una capitación. En pos del tributo. por otro. a fin de que no quede sin efecto el objeto de esta operación». por un lado. debían pagar también el cuatro por ciento de las utilidades presuntamente devengadas por sus predios o industrias.contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 79 tributar como indígenas. De allí que se optara por enrolar a este tipo de población rural bajo las nuevas contribuciones directas: de predios y patentes. pp. ni capaces de formar las relaciones conforme a los modelos que se les franqueó. al combinar la imposición a los indígenas con la de los blancos. como las sumas a tributar por estos conceptos serían seguramente exiguas. Revista del Museo Nacional. esta suma varió entre los tres y cinco pesos anuales. esos peritos adornados de las calidades que justamente quiere el artículo 6. Hallar en medio de asentamientos donde apenas había penetrado la escritura las personas indicadas era. 227v. a más de habérseles explicado con la voz viva el modo y forma de ejecutarlos. Las utilidades antes mencionadas eran estimadas por peritos nombrados para el caso. Así. véase Peralta. . quienes. pero inferior a la pagada por los indígenas. pero muchos de ellos (y muchos indígenas también) comercializaban parte de sus cosechas o ejercían alguna industria artesanal orientada al mercado. 47 (1983-1985). 104-111. además. resultaba auténticamente mestizo. Durante las décadas que mediaron entre la independencia y la abolición del tributo a las castas en 1846. Archivo General de la Nación [en adelante AGN]. al pago de una contribución fija. sujetándose a los informes que solo verbalmente daban dichos evaluadores. Se trataba de un régimen fiscal que. para llenar con exactitud el literal contenido de esos artículos.°. Ilario Lira. ha tocado esta comisión con la dificultad de no poder encontrar en la mayor parte de los pueblos de esta provincia. 259-272. Hacienda [en adelante H]-4-1908. decía lo siguiente: «Al tiempo de poner en práctica estas disposiciones. pero. como los blancos. No obstante. una tarea que desalentaba al funcionario más abnegado.29 Cuando tales utilidades no alcanzaban los 150 pesos anuales. 29 La Junta de Matrícula debía designar dos peritos de entre la población lugareña por cada ramo de industria de los establecidos en el lugar. como los indígenas. f. sin embargo. las castas estaban sujetas. pp. supliéndose en lo posible lo demás. Para el caso del Cuzco. Por esto es que ha sido preciso que todo se hiciera a presencia de la junta por los escrivientes de esta comisión. la suma a pagar por el casta por concepto de contribuciones resultaba inferior al tributo y 1830». apoderado fiscal de la provincia de Jauja en la matrícula de 1846. tenían la obligación de hacer el avalúo de los fundos rústicos y urbanos.

32 AGN. muchos prefiriesen ser castas antes que indígenas. La contribución de castas quedó fijada. Si un individuo pagaba por concepto de estas contribuciones sumas «iguales o mayores a las que deben entregar por esta [la contribución de castas]». AGN. 30 31 . en edad de tributar. aunque fuese sesgada hacia abajo. con lo que. negocios o industrias— los peritos tendiesen a generalizar la información. sin embargo. patentes o industrias. en las matrículas. en este caso. En la región de la sierra central. En 1833. Ello se deduce del hecho de que. no estaban exoneradas del servicio militar. ff.2 del indígena. por lo cual la determinación de a qué categoría pertenecía un campesino —si es que tal determinación quedaba en manos de él mismo— debió ser compleja y riesgosa. ni podían reclamar graciosamente tierras del Estado. en la práctica. se ordenó que la contribución personal (nombre oficial de la popularmente conocida como contribución de castas) recayese únicamente sobre las personas que. H-4-1908. calcular el monto específico a pagar por cada uno resultaba más costoso que aplicar una suma plana. no pagasen contribuciones de predios. generalmente fijada un poco por debajo del monto del tributo indígena. sería eximido de la misma.31 No cabe duda de que frente a semejantes resultados. las castas venían a pagar una suma estándar.80 historica XXIX. salvo el caso de algunos hacendados (más bien escasos en el lugar) y comerciantes prósperos. Diríamos que.30 Es presumible que ante la dificultad de estimar las utilidades obtenidas por cada individuo de las castas —provenientes de sus tierras. H-4-1879.32 Las castas. El apoderado fiscal de las provincias de la sierra central indicaba en su informe de la matrícula de 1846 «que muchos que han pertenecido a indígenas. 227. que equivalían al sueldo anual de un empleado estatal de baja categoría. han sido convertidos en castas desde las actuaciones de las matrículas anteriores». 6v-7. los contribuyentes de castas tuvieron un promedio de presuntas utilidades al año de 140 pesos. los montos a pagar por las castas aparecen frecuentemente igualados para todo un pueblo o distrito. como sí los indígenas. f.

si bien en todos los departamentos (salvo Lima) lo recaudado por concepto de indígenas era mayor que por el de castas. dictados por el gobierno de Simón Bolívar. Según el siguiente cuadro (2).contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 81 en ese mismo año. Las castas venían a estar compuestas. 158. patentes e industrias debían ser inscritos como castas.33 De lo que se colige que quienes tributaban menos de tres pesos al año por concepto de las contribuciones de predios. se dedicaban a varios de estos trabajos a la vez. en tres pesos anuales. De esta manera. artesanos.34 Ello explicaría por qué muchos campesinos optaron por retirarse de una institución que parecía condenada al debilitamiento y matricularse ante el Estado como personas independientes. y jornaleros o peones que vendían su trabajo. de patentes o industrias. «Memoria». también. sobre todo en los años iniciales. que en la preferencia por el régimen de castas existiesen razones de prestigio social: el tributo indígena resultaba adscrito a una condición étnica tenida como inferior. tomando en cuenta que estas pagaban una suma menor (aproximadamente un tercio o un cuarto menos que los indígenas). Frecuentemente. Podía tratarse de mestizos o blancos. fueron suspendidos ocho meses después. En 1825. entonces. por la población masculina adulta (entre 18 y 50 años) que no estaba inscrita como indígena ni pagaba sumas importantes por concepto de contribuciones predial. 33 34 . la comunidad indígena no fue protegida y ni siquiera reconocida legalmente por el Estado republicano. p. Pero los decretos. se dictaron decretos encaminados a disolver las comunidades. disponiendo que sus tierras fuesen repartidas entre los miembros que las componían. se deduce que en departamentos como Junín —y tal vez también Pando. Se trataba de pequeños agricultores o ganaderos. Tras la independencia y a lo largo del siglo XIX. o incluso de indígenas que se hubiesen desafiliado de una comunidad étnica (la comunidad indígena) que mediara sus relaciones con el resto de la sociedad. sintonizaban además con las ideas liberales. fue relativamente perseguida. pequeños comerciantes. Lejos de ello. Es presumible.

032 54. fueron incluidos dentro de la categoría de las castas los jornaleros.420 130.404 431.434 226.364 104.271 129. Es decir. por lo que se entendía que se ganaban la vida vendiendo su trabajo como peones sujetos a un jornal.278 264.471. desde luego— las castas igualaban o superaban en población a los indígenas.654 214. Anales. p.495 128.384 84.885 1.039.104 41. II.050 170. y Lima.784 234. se sujetaba a un impuesto de tres pesos y medio anuales (los indígenas en la región pagaban más o menos seis pesos). Aun cuando no se conoce información similar para el resto del país.139 311. pero en 1846 fueron separados de tal categoría mediante un decreto supremo.402 % 46 75 85 63 56 61 97 71 Castas 86. 47. 1826* Departamentos Lima Ayacucho Cuzco Arequipa Junín Trujillo Puno Total Perú Indígenas 73. la situación general podría mostrar la misma tendencia: aumento de las castas a costa de la disminución de los indígenas. Esta medida constituyó el inicio del proceso de abolición de la contribución personal en el Perú.861 47. Hasta 1845. a quienes. 35 Sobre Junín.805 93.638 13. véase mi artículo «Estado republicano y tributo indígena».290 1.2 Trujillo.35 Cuadro 2 Tributo indígena y de castas a recaudar en el Perú.190 * Las cantidades están dadas en pesos de ocho reales (se han redondeado los reales).788 % 54 25 15 37 44 39 3 29 Total 160. . t.838 147. en la región de la sierra central. la población se trasladaba del régimen fiscal indígena al régimen español o criollo ante la expectativa de una menor contribución.82 historica XXIX.796 218. Los jornaleros eran las personas de la sociedad rural que carecían de tierras e industrias (entiéndase por estas producciones artesanales). Fuente: Dancuart y Rodríguez.

Véase Méndez. Actuaciones para la matrícula de 1852. que podía ser la exención principal. 38 De cualquier manera.). Rossana. Cecilia. 351-354. Ninguno. era claro que su capacidad de gasto. empezando por el pago de sus propios haberes. El Siglo XIX. Dora Cajías y Seemin Qayum (comps. Universidad Alas Peruanas.38 De otra parte. «Pacto sin tributo: caudillos y campesinos en el nacimiento de la República: Ayacucho. del servicio militar. Véase su libro Historia económica del Perú. pp. Véase su «Memoria». para poder reconstruir la recaudación del tributo campesino.39 El siguiente cuadro muestra la clasificación de las contribuciones fiscales directas en el Perú —y lo recaudado por ellas— de acuerdo con el documento conocido como el primer presupuesto de la República. subsistió el impuesto de media anata. 2006. y la concesión del derecho «a pedir porción de tierras que necesite de las que pertenescan [sic] al Estado». gracias al tributo indígena. o poco auxilio. 40 Hasta 1847. En Barragán. La Paz: IFEA. Reglamento. H-4-2198. Embajada de Francia. 37 Emilio Romero señaló que hubo una «descentralización de facto» entre la independencia y la era del guano. Coordinadora de Historia.40 Tuvo incluso que aprender de experiencias duras. como la rebelión de los indios iquichanos en defensa de Fernando VII en el periodo 1825-1828. del que ellas mismas disponían.37 Para las autoridades locales (prefecto y subprefectos). puesto que Lima era pobre y las provincias. el ministro de Hacienda. Gobernar era cobrar.contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 83 De cualquier manera. 1828-1850». Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos. el Estado republicano debió renovar las exenciones y privilegios que el gobierno colonial había concedido a los contribuyentes de dicha carga: exoneración de otros impuestos (cierto que la alcabala. el naciente Estado republicano pudo reconstruir con relativa eficacia la red de recaudación del tributo indígena tras los desórdenes de las guerras de independencia. ricas. 39 AGN. que 36 . se quejaba en 1830 de que virtualmente no había forma de castigar el incumplimiento en el pago de la contribución. fue abolida en 1826 para la mayor parte de operaciones). José María de Pando. Bolivia y América Latina. 1997.36 Ayudó a ello la autonomía de facto de los tesoros departamentales. podían esperar del gobierno de Lima. que significó renegociar pactos y privilegios con los poderes étnicos. dependía directamente de lo que ellos mismos recaudasen. legado de la época colonial.

a los blancos y mestizos. o más bien cultural y económico.8 6. De la primera. 1983. cuadro 4 del anexo. eran refundidos en un grupo para el que se suponían ingresos mínimos y.2 Cuadro 3 Contribuciones directas anuales en el Perú según el presupuesto de 1846-1847 Indígenas Castas Predios rústicos Predios urbanos Patentes Industrial Total Monto en pesos 1.813.3 99. siglo XIX. tomaba la idea de que a los mestizos rurales se les gravaba de acuerdo con su grado de riqueza y no por su condición racial.5 4.000 46. Aun cuando la ley no lo planteaba de esa manera. ya fuese su mestizaje un hecho biológico.190 Porcentaje 57. t.3 2.7 5. Propiamente venía a ser también un tributo directo.402 431. Lima: CEDEP.9 Fuente: Dancuart y Rodríguez. Política económico financiera y formación del Estado en el Perú. Tantaleán.788 114. el mínimo impuesto. tenía el carácter de tributo plano dentro del contexto de una localidad. 47. imponía el pago al Estado de la mitad del sueldo de los empleados públicos durante el primer año de su nombramiento.3 23. puesto que todos los contribuyentes que no formaban parte de la categoría de los notables. Fue para él que se creó la ya referida contribución de castas. en consecuencia.000 86. pero sus montos recaudados fueron insignificantes durante los años republicanos. o por lo menos de los vecinos. II. Javier. p.000 96. cuadro 4 del anexo. Anales. existía un evidente carácter étnico y social en la clasificación de las contribuciones directas: las de predios. Véase Tantaleán. Un personaje algo ambiguo fue el mestizo rural. es decir.84 historica XXIX.000 1. Política económico financiera.039. patentes e industrias. . que funcionaba como una suerte de combinación de la de indígenas y las de predios. quienes formaban la clase propietaria. patentes e industrias venían a gravar a la población no indígena. De las segundas.

De un lado.41 Pero sin duda fue sobre todo la falta de voluntad política la que hizo que las contribuciones 41 En uno de los casos de la matrícula de Jauja. los estancos. castas y las de los blancos) representaban más o menos un 40% del total de los ingresos fiscales. en el que la población indígena. el peso predominante era cargado por el sector rural campesino (contribuciones de indígenas y de castas). así como por el hecho de que las transacciones de estas unidades (ventas de sus productos o arrendamientos de las tierras e instalaciones) debían de ser tan escasas que resultaba virtualmente imposible deducir cuál era la renta ficta. el apoderado fiscal señalaba que había . en los años iniciales de la República. no campesinos a duras penas aportaban unos trescientos mil al año. etc. Otro 40% era aportado por las aduanas. coliseos de gallos. mestiza y blanca del Perú representó el 58. las cifras del cuadro 3 demuestran la incapacidad del sistema fiscal para poder extraer contribuciones directas del sector propietario. vale decir. respectivamente.contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 85 Alrededor de 1830. De cualquier manera. las contribuciones directas (sumando las de indígenas. de modo que su relación con el número de los no indígenas era de tres a uno. papel sellado. Parte de esta desigualdad se explica por el desbalance demográfico: la población indígena —incluyendo en ella a los mestizos rurales asimilados a la condición campesina— constituía cerca de tres cuartos de la población. dejando un 20% para otros tipos de ingresos (entre los que figuraban bienes patrimoniales del Estado y varias de las imposiciones heredadas de la época colonial: derechos de acuñación monetaria. En este sentido. en general. Dentro de las contribuciones directas. los pobladores urbanos y. Mientras este entregaba anualmente al Estado una suma de alrededor de un millón de pesos. resulta impresionante la coincidencia de los porcentajes del cuadro 2 con la desagregación racial del Perú de acuerdo con el censo de 1876. entonces dominadas por un esquema arancelario de tipo proteccionista.). ello se explicaría por la carencia de catastros de propiedades rurales y urbanas que permitieran una mejor valorización de las haciendas y los talleres y residencias de las ciudades. 25 y 14%.

La presencia de los impuestos liberales de predios. cobró poblaciones donde no existía un mercado de arriendo de casas que permitiera deducir cuál podría ser la «renta anual» de alguna de ellas. Ramón Castilla declaró abolida la contribución de indígenas y castas «por estar bañado [el tributo] en la sangre y las lágrimas de quienes lo pagan». descendientes de la raza conquistadora y habitantes sobre todo de las ciudades. En cambio. por lo que en la guerra civil de 1854-1855 entre Echenique y Castilla. la independencia del Perú. Para 1854. Para 1850. luego. como fueron la instauración del orden constitucional en Cádiz y. Véase AGN. descendientes de la raza conquistada. . pagaban los tributos directos. por medio del mecanismo de los impuestos de aduana. mientras los criollos. H-4-1908. eran de 22%. pagaban los indirectos. era por medio de las aduanas que la cuarta parte de la población —criollos y mestizos urbanos— tributaba. ninguno de ambos caudillos vaciló en emplear el cebo de la abolición tributaria para ganarse la adhesión de las mayorías rurales. La abolición de 1854 era la tercera en lo que iba del siglo. las contribuciones directas —y. la contribución del jornal y la contribución de escuelas Gracias al auge fiscal que trajeron las exportaciones de guano desde 1850. En ese momento. dentro de ellas. La política de ingresos fiscales del Perú tras la independencia mantuvo así cierta dualidad étnica o rural/urbana: los indígenas.2 directas de la clase propietaria fuesen apenas simbólicas. industrias y patentes era apenas simbólica. En diciembre de 1854. eran de 12% (11 de indígenas y solamente 1 del resto de contribuciones directas). de los que 18 correspondían a indígenas y solamente 4 al resto de contribuciones directas.86 historica XXIX. que vivían predominantemente en el campo. Cada gran convulsión política. la de indígenas— representaron un peso cada vez más liviano dentro de los ingresos del Estado. Igual que el orden republicano que se perseguía. las perspectivas de crecimiento del ingreso guanero eran optimistas.

según la cual los Dávalos y Lissón. Triunfante la revolución de Castilla. La revolución de 1854 repitió de esta manera la idea de Morales y Ugalde de 1826 de universalizar el impuesto de capitación.42 Tanto la recaudación como el destino del impuesto corresponderían a cada tesorería departamental. Pedro. prácticamente a la cuarta o quinta parte. en el caso de la sierra. La diferencia con la abolida contribución de indígenas era que el nuevo impuesto debía ser pagado por todos los sectores raciales y territoriales. t. Dicha segmentación venía a actualizar la diferenciación económica regional hecha por la administración virreinal en los siglos XVI y XVII. a razón de 12 reales (un peso y medio) en la sierra y 24 reales (tres pesos) en la costa. 102-104. aunque tuviesen menos de esa edad. más o menos a la mitad. políticas y económicas que han detenido el progreso moral y material del Perú en el primer siglo de su vida independiente. y también los casados. con lo que la medida buscaba mantener la relativa descentralización fiscal con la que hasta el momento se había manejado la República. La primera centuria. instauró la contribución personal —el 26 de junio de 1855— como una capitación que debían pagar todos los varones mayores de 21 años. 42 . el decreto supremo de 1855 redujo el impuesto. 1926. lo que equivalía a rebajas de un 15 y 40% respectivamente.contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 87 entre sus víctimas el discutido tributo. Causas geográficas. IV.43 La diferenciación costa/sierra para fijar los montos de la contribución fue retomada en otros proyectos fiscales en la segunda mitad del siglo XIX. 43 Los montos vigentes en 1854 variaban de los cinco a los nueve pesos para los indígenas y de tres a cinco pesos para las castas. y en el de la costa. Mientras Morales y Ugalde rebajó solamente en un peso el impuesto de los indígenas y en dos pesos el de las castas. La obligación fue extendida incluso para los extranjeros residentes. lo que comprueba su naturaleza polémica y las enormes implicancias que tenía para la legitimidad del poder. Lima: Imprenta Gil. y ya instalada en el poder. pp. Pero con dos diferencias: disminuyó significativamente la cantidad a pagar e introdujo montos diferenciados para el impuesto. aunque se exceptuó a los agricultores inmigrantes durante los primeros cuatro años contados a partir de su llegada.

71 y mapa 12. porque esta parte es la indispensable recompensa de los beneficios que reciben bajo la protección del Estado y el único medio de lograr que sean duraderos y fecundos. a implantarse. Alfredo. pp. como legado de otra época. 1261.46 En los años siguientes. p. La reforma borró con su mano poderosa de la lista de ingresos la fuerte suma de cuatro millones al bienio. como era la indígena del siglo XIX. podría tener la medida abolicionista. III. Lima: Editorial Universitaria. t. 1961. IV. 1977. Lima: IEP. y estos más que los del norte. nada se hizo para llenar el vacío que tan grata conquista dejó en pos. en materia de impuestos. puesto que la Asamblea Nacional elegida para redactar una nueva carta constitucional derogó el decreto supremo de su creación el 17 de enero de 1856.2 indígenas de la sierra sur eran más ricos que los de la sierra central. la abolición o disminución de un impuesto no conVéanse las tasas coloniales en Moreno-Cebrián. La primera centuria. ofendidos con ese feudal anacronismo. 1980. acudiendo a fuentes más puras que las que se habían condenado. La contribución personal de 1855 no llegó. Jorge. Repartos y rebeliones. se depuró nuestro Código fiscal de una mancha que contrastaba en alto grado con la bella índole de nuestro país. y Golte. Jürgen. Historia de la república del Perú. es una nación excepcional. en el largo plazo. p. sin embargo. en Dávalos y Lissón. Todos los pueblos cultos contribuyen a los gastos públicos con una parte de su renta. pero al tratar de reemplazarlos. se desató un debate acerca de los efectos que. En una economía predominantemente de autoconsumo. era evidente que la geografía de la riqueza campesina había cambiado. 44 . más justo y proporcionado. 186-187. Madrid: CSIC. Abolido en 54 el odioso tributo que pesaba sobre la raza indígena. 45 Basadre.44 Pero a mediados del siglo XIX. Túpac Amaru y las contradicciones de la economía colonial. 46 Cit. se halló impotente y sin apoyo. El corregidor de indios y la economía peruana del siglo XVIII. el ministro de Hacienda Pedro Gálvez se quejó de que los intentos de reemplazar con un nuevo impuesto. t.45 En su memoria anual. el vacío dejado en los ingresos fiscales por la cancelación del tributo indígena fue una y otra vez saboteado en el Congreso: El Perú.88 historica XXIX. Mas después de devueltos sus fueros a la humanidad y a la ciencia.

La primera centuria. Entre otros estados de gravedad se observa que libres los indios de todo gravamen fiscal. quienes observaron que la disminución en la oferta laboral de los campesinos en los centros mineros. ha producido efectos contrarios. IV. su menor concurrencia a los mercados locales agropecuarios y el agobiante centralismo fiscal eran precisas consecuencias de la desaparición del mal afamado tributo indígena.48 Tanto Pedro Gálvez como Juan Ignacio Elguera eran connotados intelectuales liberales de la época. en Dávalos y Lissón. El buen ciudadano era el buen contribuyente a los gastos públicos. por ejemplo. al sostén del Estado. que es su precisa consecuencia. se fomentaron los hábitos de ocio. t. Pero. y con ellos la inmoralidad. sino la disminución de la actividad económica de los favorecidos con la abolición. 48 Cit. La retracción de los campesinos de los mercados locales tendría. Los liberales entendían que Hay pruebas más o menos abundantes de la disminución de los trabajadores en el sector minero y del centralismo fiscal. con sensible daño de nuestra agricultura. con proporcional igualdad. La extinción absoluta y sempiterna —sin embargo—. a quienes se pretendiera beneficiar. sin embargo. 232-233. que ser investigada.contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 89 llevaba el aumento del consumo. pp. 47 . y produce el fenómeno económico de que el mayor número de pueblos dejen de ser laboriosos y productores y vivan a expensas de la capital. y especialmente para los indios. desde que quitado el estímulo del trabajo. a trabajar en los fundos rústicos de la costa. Pero el principio liberal de la época asociaba ciudadanía con contribución fiscal. Esto es lo que a fin de cuentas señalaban los críticos de la medida. no ocurren como antes. este pasaje de la memoria del ministro de Hacienda Juan Ignacio Elguera en 1867: La abolición de las contribuciones personales pudo tener su razón en la desigualdad de la repartición del tributo y en la necesidad de establecer otros sistemas más análogos al estado actual del país. lejos de ser un bien para el Perú. en ciertas épocas del año. y podría parecer una contradicción que sustentaran un proyecto que fuese denominado como la restauración del tributo indígena. además esa abolición absoluta [atenta] contra el principio de justicia que obliga a todos los miembros de una asociación política a contribuir. puesto que subsistía aún el implantado durante el gobierno español.47 Véase.

Para efectos de la aplicación del impuesto al jornal.2 la condición de contribuyente alimentaba la conciencia ciudadana y viceversa.90 historica XXIX. p. Historia. según Pardo. sino los impuestos directos pagados por sus ciudadanos. como indica el cuadro 4. puesto que la singularidad del Perú llevábale a que las tres cuartas partes de sus habitantes no tenían propiedad fácil de valorizar. las aproximadamente ochenta provincias del país fueron clasificadas en seis niveles de jornal.. cada varón de 20 a 60 años debía pagar 12 jornales al Estado cada año de acuerdo con el nivel del jornal prevaleciente en cada provincia. La revolución de Mariano Ignacio Prado contra el gobierno de Pezet —y especialmente contra el tratado Vivanco-Pareja. Pardo introdujo la contribución del jornal. la posibilidad de agenciar ingresos para el Estado mediante la masificación de impuestos a la propiedad mueble o inmueble.. Mediante ella. al ministerio de Hacienda. el cobro de óptimos derechos de aduana o de algún impuesto a las transacciones internas. en Basadre. 1632. Pensaban que un país con una organización fiscal sólida era aquel que se apoyaba en las entradas naturales de la nación. que pretendió resolver la cuestión española— llevó a otro hombre de ideas liberales. ni realizaban nutridas transacciones mercantiles [. . quedaba vedada para el Perú. Esta medida era indispensable. 49 Cit.49 En consecuencia. IV.]. y valiéndose de que esta vez no había un Congreso que lo impidiera (por tratarse de una dictadura). El 20 de enero de 1866. ni consumían artículos extranjeros. t. que no eran (no debían ser) los estancos o monopolios estatales ni los impuestos indirectos. Manuel Pardo. aunque pudiera tener éxito en otros países.

contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 91 Cuadro 4 Contribución del jornal en el Perú.80 soles 0.80 soles 3. Perú. considerando el incremento demográfico desde la independencia. pp.00 soles 4. mientras que el 80% quedó ubicado en las dos últimas.60 soles 2.60 soles 0. De acuerdo con el presupuesto de Pardo. Claro que la geografía de la recaudación había variado radicalmente. Perú.51 Elaboración propia.20 soles 6.6 24.50 Los datos de la población corresponden al censo de 1876 y han sido tomados de Maletta y Bardales.4 Fuente: Rodríguez.3 0. 259-260. 259-260.40 soles 0. las provincias en cifras. que quedaron ubicados en la cuarta categoría. Estudios económico financieros y ojeada sobre la hacienda pública del Perú y la necesidad de su reforma. En suma. José. significaba aproximadamente la actualización de lo recaudado por el gobierno colonial en los últimos años del virreinato. Lima: CIUP.40 soles % de la población 5. 3 vols.30 soles 0. y en general toda la sierra. 50 . pp.8 millones de soles al año. puesto que la contribución más alta correspondía ahora a las cuatro provincias de la costa central (Santa. Héctor y Alejandro Bardales. 51 Maletta. Lima y Cañete). 1983. la nueva contribución debía rendir 1. las provincias en cifras. Chancay.50 soles 0. lo que. mientras que toda la sierra sur había sido comprendida en las dos últimas categorías. 1895. Estudios económico financieros.7 1.4 56.20 soles Tributo a pagar 9.60 soles 7. 1866 Clase 1ra 2da 3ra 4ta 5ta 6ta Jornal promedio 0.6 11. Lima. con la salvedad de la ciudad minera de Cerro de Pasco y la provincia de Huarochirí (también con varios asientos mineros). la reforma de Pardo —al igual que los intentos de los anteriores ministros de Hacienda Morales y Ugalde y Gálvez— se Rodríguez. Solo el 8% de la población peruana quedó ubicado en las tres primeras categorías (de 50 centavos o más de jornal promedio).

Datos tomados de Dávalos y Lissón. t. no reinstauró la contribución personal (conocida como del jornal). procedió a iniciar un programa de descentralización. como podría haberse esperado. 52 . Pardo también había elevado la contribución de predios urbanos. No hay cifras detalladas de lo recaudado por la contribución del jornal. 227. En vez de ello. mediante los cuales los contribuyentes puntuales y cumplidos podían obtener una jugosa recompensa (ib. Cuando Manuel Pardo asumió la presidencia de la República en 1872. Juan Ignacio Elguera. IV. como lo manifestara Gálvez una década atrás. Dávalos también menciona que Pardo introdujo el aliciente de unos sorteos de dinero. patentes e industrias. a fines de 1866. el nuevo Congreso estrenó sus sesiones aboliendo la contribución del jornal. debilitado en parte precisamente por el costo político de la reforma fiscal de su ministro de Hacienda.. A inicios del año siguiente. aplicando un monto mayor sobre los habitantes de la costa. las de predios. en 1866. «se halló impotente y sin apoyo».277 soles. pp. 229-230).92 historica XXIX. el que dejaba en manos de las autoridades locales importantes rubros de gobierno y servicios. del 3 al 4%. al paso que les cedía la recaudación de las contribuciones directas: predios. quizá por el temor a las consecuencias que podía ocasionar un impuesto que cargaba con tantos muertos y heridos de su pasado reciente. La primera centuria. 313 mil soles. Tal como lo insinuó Juan Ignacio Elguera en 1867 —y lo resaltó Emilio Romero en su pionera Historia económica del Perú de 1949—. en 1864.2 propuso universalizar la contribución.52 La revolución de Diez Canseco derribó al régimen de Prado. y aunque el nuevo ministro de Hacienda. patentes e industrias) produjo. la cifra de 631. propuso ese mismo año la restauración de la contribución personal. Como ellas habían producido. Todo el rubro de contribuciones directas (además de la del jornal. el que aproximadamente igualaba las cuotas más altas que había tenido el tributo indígena hasta 1854. puede deducirse que la nueva contribución recaudó poco más del doble en su primer año de vigencia. Los contribuyentes serranos pagarían en cambio sumas por debajo de la mitad de los montos vigentes hasta ese año. p.

793 350. p. pero. en términos económicos.501 15.737 Fuente: Dancuart y Rodríguez. puede apreciarse que.092 78.contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 93 la contribución personal conllevaba una cualidad descentralizadora. t.163 81. producía muy poca riqueza. La sierra contenía las tres cuartas partes de la población.603. En el cuadro 5. sus posibilidades como fuente de recursos fiscales también se habían erosionado: una vez abolido el tributo indígena. .715 153. 215.488 168. hasta mediados del siglo. incapaz de modernizar su tecnología minera y agropecuaria. no aportaba sino un nimio porcentaje de alrededor de un 10%.735 41. En consecuencia. había venido creando un divorcio en el país entre el desarrollo económico y el estado de la demografía.171 141. V.164 1.785 49. eran los departamentos serranos los que consignaban las mayores sumas por contribuciones directas. Esto era así debido a la asociación que dicho impuesto creaba entre la cantidad de población y los recursos fiscales.370 122. La decadencia económica de la sierra peruana a lo largo del siglo XIX. Anales.579 306. Cuadro 5 Las contribuciones directas en el Perú según la matrícula de 1850 Departamentos Arequipa Ayacucho Amazonas Ancash Cuzco Lima-Callao Huancavelica Junín La Libertad Moquegua Puno Piura Total Pesos 94.

t. facultó a los consejos para cobrar una contribución de escuelas a todos lo varones en edad económicamente activa. que había sucedido al de Pardo. disimulada ahora con la envoltura de un impuesto dirigido a favor de la educación de la niñez. La derrota militar provocó el desmoronamiento del Estado peruano (enero de 1881). Como un mecanismo de financiamiento de los centros educativos que las municipalidades deberían abrir. Basadre señaló en cambio la fecha de 1875. 1997. recién constituido con el gobierno de Pardo. los resultados de dicho impuesto. Historia de la República. figuraba el de la educación. es difícil estudiarlos. ya que la documentación no sobrevivió a la guerra con Chile.54 la última batalla por la contribución personal En el contexto de la economía de guerra que vivió el Perú a partir de 1879 (ese año estalló el conflicto con Chile por los territorios salitreros del sur). Se desconoce si la contribución logró recaudarse en La contribución se creó el 1 de febrero de 1877. Entre los ámbitos de acción pública transferidos a dichos consejos.53 Dicho pago venía a ser la reintroducción de la contribución personal. a lo que siguió la ocupación chilena del país. primer año de la cobranza. Anales. t.94 historica XXIX. p. empero. Dancuart y Rodríguez. 53 . 54 Aparentemente. Esta no podía exceder de dos soles anuales en la costa y un sol en la sierra. una recaudación de un millón de soles. No se conocen. p. un destino loable que supuestamente ayudaría a vencer la resistencia de los contribuyentes. IV. previéndose para 1876.2 La reforma de descentralización fiscal y administrativa de Manuel Pardo de 1873 entregó a los consejos departamentales y provinciales (formados sobre la base de la organización municipal) dos tercios de la recaudación de las contribuciones directas. En cuanto a los cobros que sí se hicieron efectivos. el gobierno de Mariano Ignacio Prado. X. más un fondo de compensación distribuido por el gobierno central que resultaba de un incremento de dos puntos porcentuales en los derechos de aduana. no llegó a ser cobrado en la mayor parte de los casos. 99. la dictadura de Nicolás de Piérola restauró la contribución personal en 1880.

Este impuesto. debía ser pagado por todos los Años después. que consideró al impuesto de la contribución personal como uno de sus fundamentos principales. las de San Juan y Navidad. más lo que podía rendir el arrendamiento de los bienes públicos. 56 Durante los rutilantes años del guano (1840-1880). Bajo los montos de dos soles anuales para la sierra y cuatro para la costa. se crearon muchos departamentos nuevos (entre la independencia y la guerra con Chile el número subió a más del doble) sin respetar el principio de suficiencia fiscal. manteniendo con ello la nomenclatura y la norma originada en los tiempos coloniales. no llegaban a cubrir el mero gasto administrativo del departamento. puesto que de un presupuesto de gasto ordinario de 17 millones de soles (antes de la guerra con Chile). El aparato del Estado fue reducido al mínimo indispensable. 55 . abundaron las historias acerca de cómo. Cáceres en junio de 1886. como podía considerarse el de la contribución personal. algunos hombres audaces y sin escrúpulos habían recaudado este y otros tributos en nombre del Estado.55 Firmada la paz e instalado el gobierno restaurador de Andrés A. las ganancias de la industria y la compraventa. la contribución personal comenzó a cobrarse en 1887 a todos los varones de entre 21 y 60 años en dos semestralidades. había departamentos cuya economía agrícola y pastoril era tan poco productiva. dándose luego a la fuga. durante la guerra y la ocupación. A pesar de ello. se había pasado a uno de solamente la mitad. La ley de descentralización fiscal de Cáceres (13 de noviembre de 1886) dio autonomía en la recaudación y en el gasto fiscal a los veinte departamentos en que estaba dividido territorialmente el Perú.contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 95 algún lugar. al igual que la contribución del jornal de Pardo. para lo cual se crearon tesoros y juntas departamentales en cada uno de ellos.56 En estas economías (y sociedades) de antiguo régimen. se recurrió entonces a un impuesto de antiguo régimen. con tan escasos intercambios comerciales y con una circulación monetaria tan exigua que los impuestos que de ellos podían recaudarse sobre la propiedad territorial. su régimen retomó el programa de Manuel Pardo de reorganización de la República en torno a un plan de descentralización.

707 97. H-6-0955 y H-6-1166. El cuadro 6 nos demuestra el magro resultado que tuvo. Cuando Para 1887: Dancuart y Rodríguez. Anales.810 170.7 ----- Elaboración propia sobre la base de Dancuart y Rodríguez.96 historica XXIX. 99. para 1888: ib. H-6-1247.858 292.2 42. Anales. ministro de Hacienda en 1888.58 La contribución personal de Cáceres se mantuvo vigente hasta 1895. a quienes se hubiera podido simplemente descontar la contribución de sus haberes. t.0 31.103 % de lo previsto 13. 58 AGN. p. Memoria de Ántero Aspíllaga. es decir.57 En ninguno de los cinco años para los que he podido recopilar información.901 421.. 49-a. pagasen el impuesto. 57 . El periodo de la contribución había sido extendido a cuarenta años (antes había sido de 33 años). 1887-1893 (en soles) Años 1887 1888 1889 1890 1893 Recaudado 144. Como el conjunto de presupuestos departamentales alcanzaba los dos millones de soles. para 1889: AGN. por nueve años efectivos. lo que la convierte en la más duradera después de la de 1855. Las autoridades fiscales llegaron a quejarse de que era realmente el colmo que ni siquiera los empleados públicos. sin embargo. ts. la recaudación logró alcanzar siquiera la mitad de lo previsto. XVI-XIX y memorias de los ministros de Hacienda. H-6-1166. p. Cáceres había previsto la recaudación de aproximadamente un millón de soles como fruto.9 17. la recaudación. XIX. para 1890: AGN. H-6-1169. Cuadro 6 Recaudación de la contribución personal. y para 1893: AGN.2 sectores raciales. resultaba evidente que el éxito del programa descentralizador de Cáceres estaba atado al éxito de la contribución personal.

destruida. los gobiernos locales. el impuesto tenía esta vez la ventaja de que el destino del mismo no sería un lejano fondo común. por lo menos bastante inferior a la establecida por el anterior intento de Pardo y por el abolido tributo vigente hasta 1854. A su favor. esta vez el impuesto tenía un fuerte respaldo presidencial. se declaró nula incluso para los años adeudados. el pago de la contribución personal a fin de hacer fracasar el proyecto y . ¿Por qué fracasó la contribución personal de la postguerra? A diferencia de los anteriores esfuerzos. y la documentación fiscal. porque en vez de estimular que el tributo se pagase. De otro lado. habían perdido prestigio ante sus bases sociales por la derrota militar y por su actitud a veces colaboracionista con los invasores. acéfalos. en la Navidad de 1895. en un boomerang. trataba de persuadir a la población de cumplir con su obligación fiscal. que debían haber conducido los gobiernos locales. la suma a pagar era relativamente moderada. no obstante. Como consecuencia. con toda el aura que le daba su gloria militar (era el héroe de Tarapacá. en la guerra contra Chile) y civil (había triunfado arrolladoramente en las elecciones de 1886). sino las propias arcas departamentales. Ello se convirtió. Un suceso típico de la política fiscal del siglo XIX. Las elites locales.contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 97 fue abolida por el gobierno de Piérola. Otras razones estarían relacionadas con la labor de zapa del pierolismo. cuyos propagandistas atacaron el programa cacerista y. al punto de que el presidente Cáceres. de la resistencia de la Breña y sobreviviente de la gesta de Huamachuco. en tono personal y paternal. en los que. dirigió varios manifiestos a la nación. concretamente. ¿Por qué aquello que tiempo atrás se pagó con una suma mayor para unas autoridades coloniales y para un destino incierto y quizá extranjero se negaba ahora cuando las características eran todas las contrarias? Una primera explicación estaría dada por la desorganización reinante en el país en 1886. lo que sin duda era una burla para quienes la habían pagado. la población estaba empobrecida. creaba el efecto contrario. tras cinco años de guerra internacional y ocupación extranjera (1879-1884) y dos de guerra civil (1884-1885).

Al restaurarse la contribución en 1886. hasta 1854 la cobranza estuvo en manos de la red de autoridades políticas locales representantes del poder central (subprefectos y gobernadores nombrados por el ministerio de Gobierno). su pago. ya que solo duró un año y en algunos lugares ni se cobró. que se habían devaluado aceleradamente en los últimos años y a los que el propio gobierno cacerista había limitado su entrada a las arcas fiscales. Se acusó también la falta de moneda en el interior: durante los años de ocupación. menos coyunturales. sino al conjunto de la población. mal que bien. valiéndose de alianzas con los comerciantes y las autoridades étnicas aún en pie.98 historica XXIX. y seguramente de extorsiones y todo tipo de medidas coactivas. dejando a la economía peruana casi sin circulante.2 preparar el retorno al poder de su líder. porque se trataba ahora de cobrar el impuesto no solamente a los indígenas. en la que figuraba un apreciable número de mestizos y un número menor de blancos.59 Como señalamos antes. tendrían que ver con la desaparición. o la imposición de trabajos de República o faenas públicas. Los métodos que antaño fueron efectivos para con los indígenas. ya fuese porque no se trataba de campesinos. la requisa de animales. no podían utilizarse para el resto de contribuyentes. De un lado. quienes. o porque se trataba de población alfabeta. más conciente de sus derechos ciudadanos y portadora de una jerarquía social que imposibilitaba los métodos utilizados para No tomo en cuenta la contribución del jornal de Pardo establecida en 1866. Pero otras razones. Pero ello resultó esta vez ineficaz. lograron completar cerca de un 90% de la recaudación prevista (ver cuadro 1). se recurrió inicialmente a la misma vía de las autoridades políticas locales. Únicamente abundaban los envilecidos billetes fiscales. las acuñaciones fueron escasas y el ejército chileno se tomó el trabajo de recoger todas las monedas de plata que pudo. sin título de propiedad o registro notarial). 59 . el castigo físico o la cárcel. como la amenaza de la requisa de tierras (al tratarse casi siempre de posesiones precarias. tras más de treinta años de inexistencia del impuesto. de la red social que garantizó.

al no poder emplearse con aquellos. Se pensaba que la fusión en una misma persona de la facultad de gobernar y la de cobrar desembocaba en el abuso contra el contribuyente.60 Para las autoridades de Lima. no existía contradicción entre unas disposiciones y las otras. Las medidas gubernamentales de prohibir los trabajos gratuitos y el castigo físico estaban relacionadas con el nuevo orden de ideas reinante en los círculos intelectuales y políticos de la capital. Autoridades políticas locales y descentralización en el Perú a finales del siglo XIX. el veto pasó a extenderse también a estos. Reclamaron que si se les desautorizaba a ejercer medidas coactivas físicas sobre los contribuyentes. el que quedaba inerme frente a unas autoridades entre las que no había equilibrios ni contrapesos. de modo que las autoridades de gobierno no tendrían incumbencia en los asuntos de hacienda (resolución del 18 de octubre de 1890). Estos pasarían a depender de un personal especializado. 2001. Lima: IEP. Todas estas eran hermosas ideas y sonaban muy gratas en los salones de Ver sobre este tema mi trabajo Ideales democráticos. 60 . ya que la labor auxiliar de los alguaciles. Como parte de este proyecto. formado sobre la base de los antiguos apoderados fiscales. se pretendió separar la intendencia política de la intendencia fiscal en el gobierno interior. a lo largo del periodo 18861888. empeñados en una tarea de regeneración de la República. no habría forma de cobrar las contribuciones y aun de ejercer su autoridad. Así. Al lado de los manifiestos en pro del pago de la contribución personal. sin remuneración) que se daban a los indígenas resultaba indispensable para la marcha administrativa del gobierno local.contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 99 los indios. pero ella sí fue advertida rápidamente por quienes eran los responsables de cobrar las contribuciones. JCAS. alcaldes varas y otros cargos concejiles (es decir. el presidente Cáceres emitió. realidades autoritarias. otros decretos y bandos por los que se prohibían los trabajos de República y se ordenaba a las autoridades locales no imponer trabajos gratuitos a los indígenas (ni a nadie en general) bajo ningún pretexto ni castigos físicos de ninguna naturaleza.

muy difícil la cobranza de la contribución personal. con relativa facilidad: Puno. contra las autoridades y hacendados. o. pues. era posible siempre que pudieran emplearse métodos. las antiguas autoridades étnicas parecían haber desaparecido. ya fuera con otras comunidades. y militares mestizos. principalmente. premunidos muchas veces de ideales indigenistas. 62 Acerca de los tinterillos.100 historica XXIX. al punto de que los terratenientes fungían de interlocutores con los que el Estado podía entenderse. En Puno. terminaron por volver imposible o. 400-A. 2da porque conservando la mayor parte de los terrenos que forman haciendas. Peasant and Nation. Hubo un departamento donde la contribución personal fue recaudada. XVIII. también. Tras sesenta años de un régimen republicano que las había desconocido y hasta combatido. La recaudación de un impuesto de antiguo régimen. pero. The Making of 61 . que durante la mayor parte del siglo XIX monopolizaron los cargos de prefectos y subprefectos.62 El informe de la visita está reproducido en Dancuart y Rodríguez. p. Florencia. cargando a estos el valor de su contribución. por estas dos razones esenciales: 1ra porque el hacendado paga por todos sus colonos. véase Mallon. que recorrían las comunidades campesinas resolviendo y promoviendo litigios. y las comunidades campesinas mantenían un control solamente precario sobre sus tierras. en la sierra peruana.61 De otro lado. bajo el pretexto de ahorrar sueldos al presupuesto nacional. Anales. cuando menos. el impuesto pudo ser cobrado con eficacia. t. Hasta ahí acudió Pedro Emilio Dancuart en su visita fiscal de 1888. ya que estas eran públicas o realengas: La facilidad en el cobro de la contribución personal [en Puno] se explica. de antiguo régimen. su lugar era ocupado ahora por nuevos personajes del mundo rural: tinterillos. el título de tierras del Estado. influye en el indígena que los posee el temor que se les quite si no pagan el impuesto. predominaban los grandes latifundios. como lo era esta capitación. Su testimonio ratifica nuestra tesis de que ahí donde subsistió el orden antiguo. sin embargo. en el Perú profundo.2 Lima.

sin embargo. 63 Se llamó así a los miembros del grupo parlamentario liderado por Mariano Nicolás Valcárcel. en 1915. además del mantenimiento de la corte judicial. entre otras cosas. quien. . y que se prolongó hasta 1896. por el impopular tributo. Tras la abolición de la contribución personal. La supresión del tributo fue posible gracias a la introducción de los impuestos al consumo (que gravaron los licores. el tabaco y la sal. los tesoros departamentales debían hacerse cargo de los salarios de los prefectos. que terminó con la historia de la contribución personal en el Perú republicano. los gastos en educación y salud en la parte que no pudieran atenderla los concejos municipales o las sociedades de beneficencia. terminó a la cabeza de un movimiento neoinca en Puno. las cortes judiciales y el cuerpo policial. 1995. causado. y tras concertar alianzas con otros grupos políticos (como el civilismo y el de los cívicos63).contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 101 La crisis económica que se desató en el Perú a partir de 1892 (provocada por la disminución de los precios de las exportaciones y por los problemas fiscales del propio gobierno. y el mantenimiento de los puentes y caminos de carácter departamental. aproximadamente) terminó por sepultar las esperanzas de consolidar la contribución personal. subprefectos y el cuerpo policial de cada circunscripción. El costo de dicha supresión fue. Postcolonial Mexico and Peru. Los pierolistas sacaron partido del desgaste del régimen cacerista. entre otros bienes de consumo masivo) y al mejoramiento de los precios de nuestras principales exportaciones. Un buen ejemplo de los militares mestizos sería el mayor del ejército Teodomiro Gutiérrez Cuevas. fueron retirados de la partida de gastos de los tesoros departamentales los relacionados con las prefecturas y subprefecturas. encabezó la revolución de 1895. Berkeley: University of California Press. debilitar el promisorio programa descentralizador de Cáceres. Hasta 1895.

Manuel Pardo y Juan Ignacio Elguera. esto es. Poder y servidumbre.64 De otro lado. Javier. los impuestos sobre el producto). Lima: Kavia Cobaya editores. defender ardorosamente el impuesto. el contrato social de la República tendría un mejor asidero. 64 . ¿De qué lado de la historia estaba entonces la contribución personal: del pasado o del presente moderno del siglo XIX? Frente a las críticas sociales al impuesto es necesario señalar que mientras la contribución personal funcionó solamente como tributo indígena. alejándose así de un principio de justicia social. eran quienes pagaban impuestos más altos. Incluso en los momentos de mayor peso del Para un caso reciente. De acuerdo con ello. era pagada a título de única contribución. su talón de Aquiles fue siempre verse asociado a la infamante herencia del coloniaje. o se trataba por el contrario de una imposición liberal? En la medida de que el impuesto recordaba inevitablemente al tributo indígena colonial.102 historica XXIX. hemos visto. siguiendo la idea de que en la medida de que los ingresos públicos proviniesen de las contribuciones directas de los ciudadanos. como fue denunciada por sus enemigos de la época —e incluso por la historiografía actual—. En este sentido. las contribuciones de tipo territorial o comercial.2 reflexión final ¿Fue la contribución personal en la historia de la República un feudal anacronismo. no resulta cierta la creencia común que sostiene que siendo los indígenas los más pobres. el sistema fiscal del Perú se ajustaba a las características de la fiscalidad de tipo antiguo. véase Tantaleán. en el sentido de que cobraba más a quienes menos tenían. la alcabala. 2001. como Pedro Gálvez. a personajes príncipes del liberalismo peruano. pudiendo existir distintos impuestos según tantas clases existan de contribuyentes. empero. en la que los impuestos se adaptan al tipo de contribuyente. No se pretende que un solo mecanismo impositivo rija para una masa demográfica demasiado disímil. no se pagaba ningún otro impuesto al que los no indígenas sí quedaban afectos (por ejemplo. La historiografía moderna lo ha tachado además de regresivo.

que castigaban sobre todo a los de la región sur. inclinándose por una de tipo regional o territorial: en regiones de mayor salario. no vacilaron por ello en cambiar la asignación de las tasas tributarias. 66 Sobre los montos del tributo según las provincias. véase Kubler. pero sobre todo a lo largo del siglo XIX. Lima. La organización social y legal del trabajo en el Perú. ya que desde finales de la época colonial. 2003. los pobladores de la costa quedaron más gravados que los de la sierra. 65 . desde luego. El Perú. impuestos indirectos. Alberto Ulloa registró una diferencia de 70 a 1 entre los jornales de la mano de obra no calificada. con lo que se cumplía con un principio de equidad. fundamentalmente. usando para ello el jornal de un estibador en el Callao (6 a 7 soles) y el de un peón en una hacienda del Cuzco (diez centavos). Los viajeros del siglo XIX únicamente mencionan el añil y el fierro como productos importados que alcanzaban a ser consumidos por la población campesina. no se correspondían con la capacidad económica de los contribuyentes. Véase por ejemplo Von Tschudi.contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 103 tributo indígena dentro de los ingresos de la República peruana (la década de 1830).67 Cierto es. salvo los de los centros mineros de esta. que los distintos montos del tributo indígena subsistentes hasta 1854. que las diferencias de ingresos entre los peruanos del siglo XIX eran seguramente mayores En la medida de que hubiese indígenas que también consumiesen bienes importados. compuesto sobre todo de blancos y mestizos. aproximadamente. Estos realizaban su aporte fiscal por medio. siendo los indígenas el 60% de la población. del total de los ingresos fiscales. se pagaba un mayor tributo. de 1855 en adelante. la contribución de aquellos al fisco aumentaría. esto es. sin embargo. Esbozos de viaje realizados entre 1838 y 1842. pp. de los derechos de aduana pagados por las importaciones que consumían. Pero el consumo de bienes importados parecía restringido básicamente a la población blanca y mestiza. Lima: PUCP. Juan Jacobo. 67 Para inicios del siglo XX. este representaba solamente un cuarto. Así. los salarios en la costa se fueron distanciando de los de la sierra. 305-306. dándose en ello una dosis de inequidad dentro del propio tributo indígena. Esto quiere decir que el 75% restante de los ingresos públicos era cubierto por el 40% restante de la población.66 Las nuevas versiones de la contribución personal. Ulloa. Edición y traducción de Peter Kaulicke. Indian Caste. sin embargo. Alberto. 1916.65 Era cierto.

poseedores de tierras y animales. en ese sentido. También es posible sostener la visión más común en la historiografía. resulta la adaptación de un impuesto liberal.2 que las que había entre las tasas de la contribución del jornal de Pardo (donde la diferencia entre la mayor y la menor era de cuatro a uno) o de la contribución personal de Cáceres (con una diferencia de tasa de dos a uno). y la falta de voluntad política para su aumento fue otra de las críticas realizadas por los ministros de Hacienda de la época. a cambio de ello. En cierto modo. la población desindianizada (en el sentido de desinscrita de su comunidad indígena originaria. Como su consumo de bienes importados solía ser pequeño o casi nulo. la elite terrateniente y los grandes comerciantes— pagaba contribuciones de tipo territorial bastante exiguas (véanse cuadros 3 y 5). a la realidad de una economía y sociedad de antiguo régimen. guiados por la convicción de que la ciudadanía implicaba contribuir con los gastos comunes de la nación. como el impuesto a la renta. obtener derechos cívicos. Cuando la contribución indígena fue abolida en 1854. es decir. quedaban virtualmente fuera de la República fiscal. Quienes resultaban en cambio bien librados eran los mestizos y.104 historica XXIX. y hasta la década de 1920 no hubo un catastro de la propiedad rural). para. ya sea por emigración o por mestizaje matrimonial). La contribución personal podría así calificarse como una solución de compromiso entre la fiscalidad tradicional y la moderna. cuatro quintas partes de la población pasaron a componer esta clase. la contribución personal entendida como una persistencia de la fiscalidad tradicional en una sociedad postco- . en general. o tan difícil de controlar (hasta 1888 no hubo un registro de la propiedad inmobiliaria en el Perú. quienes podían seguir siendo campesinos y. Ello explica la desesperación de hombres como Pardo. que no alcanzaban a ingresar en la masa de bienes sujetos a tributo. pero un mecanismo fiscal de tipo capitación nunca podrá captar toda la diferencia de riqueza dentro de una población. pero con un valor de mercado tan pequeño (inferior a los cincuenta pesos). La clase propietaria —vale decir. quienes. se propusieron ampliar socialmente la base fiscal de la nación.

el país ingresó en el siglo XX con un agobiante modelo de centralismo fiscal. resulta relativamente fácil aplicar el impuesto a la renta. sus ingresos de una forma no monetaria a partir de la explotación de bienes no registrados legalmente. o de transacciones sin registro escrito. era un impuesto descentralizador. equidad. percibiendo. Al desembarazarse de él en 1895. . aunque considero que esta segunda posibilidad no capta la conciliación entre liberalismo fiscal y predominio de una economía campesina tradicional que quisieron establecer los hacendistas liberales del siglo XIX. o debía transformarse en una suerte de capitación. En tal sentido. el impuesto a la renta resultaba ilusorio. o por las rentas derivadas del arriendo de propiedades inscritas en los registros públicos. donde la porción más grande de la población vivía en el autoconsumo. Por último. En un país donde las personas perciben sus ingresos por la vía del salario monetario. Pero en una economía como la del Perú del siglo XIX.contreras El impuesto de la contribución personal en el Perú del siglo XIX 105 lonial. en la medida de que ya desde mediados del siglo XIX se hizo evidente la desigualdad en los desarrollos económicos regionales. en consecuencia. el recurso a la contribución personal apareció como un medio de permitir la autonomía fiscal de los gobiernos locales. sin pensar en algún mecanismo sustituto que permitiera a los tesoros departamentales contar con ingresos que no dependieran de la voluntad del gobierno central. por las ganancias dejadas por las empresas industriales o comerciales formales. por cumplir mejor que ninguno los principios de neutralidad. El impuesto a la renta fue defendido por los economistas liberales de dicho siglo como la única contribución que debía existir en una nación. sencillez y economía en la recaudación dictados por Adam Smith.