P. 1
Bases Psicosociales Tema 6 - Aprendizaje Social

Bases Psicosociales Tema 6 - Aprendizaje Social

|Views: 1.915|Likes:
Publicado porpcortes_15

More info:

Published by: pcortes_15 on Dec 12, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/06/2013

pdf

text

original

Tema 6. Aprendizaje social Esquema 1. Introducción. 2. Definición de Aprendizaje social. 3. La Teoría del Aprendizaje social- cognitivo de Bandura. 3.1.

Factores implicados en el aprendizaje. - Factores vicarios. - Factores simbólicos - Factores autorreguladores 4. Tipos de Aprendizaje según Bandura. 4.1. Aprendizaje por las consecuencias de la respuesta. 4.2. Aprendizaje por medio de modelos. a) Procesos de atención b) Procesos de retención c) Procesos de reproducción motora d) Procesos motivacionales 5. Reforzamiento y castigo vicario. 1. Introducción. En los temas anteriores dedicados al aprendizaje hemos estudiado sus distintos procedimientos. Sin embargo, parece difícil explicar la totalidad de la conducta aprendida en tales términos, especialmente la humana. Si observamos la conducta cotidiana de las personas que nos rodean, o incluso nuestra propia conducta, nos damos cuenta que no todas las conductas las aprendemos según las leyes del aprendizaje basado en el condicionamiento clásico o el operante. Por ejemplo, la conducta de contestar al teléfono es difícil de imaginar que su adquisición se haya producido a través del ensayo y el error, o por mero azar, y también fallaría la explicación de su mantenimiento por el deseo que supone hablar con otra persona ya que no podemos saber de antemano quién está al otro lado del teléfono. Esto sugiere que en la conducta humana intervienen otros procesos de aprendizaje diferentes a los hasta ahora estudiados. Estos procesos rompen con los supuestos más básicos como que el aprendizaje es debido a la experiencia (asociación entre estímulos, condicionamiento clásico) o que la conducta se mantiene por las características reforzantes de sus

consecuencias (asociación entre una conducta consecuencias, condicionamiento operante).

y

sus

Uno de estos procesos de aprendizaje es el conocido como “aprendizaje social”, y permite aprender nuevas conductas sin que sea necesario que los individuos pasen directamente por la experiencia. El aprendizaje social fue estudiado inicialmente por dos psicólogos norteamericanos, Bandura y Walters, y desde entonces ha recibido diferentes denominaciones como modelamiento, aprendizaje vicario, aprendizaje por imitación, aprendizaje sin ensayo, aprendizaje por identificación y aprendizaje observacional. 2. Definición de Aprendizaje Social. El Aprendizaje Social es el proceso por el cual adquirimos nueva información, nuevas formas de comportamiento o nuevas actitudes observando lo que hacen los demás y las consecuencias que para ellos tiene la conducta. Se considera que el aprendizaje no se reduce a condicionamientos y refuerzos producidos por un investigador o inductor, sino que muchos de nuestros aprendizajes se producen por el contacto con el entorno a través de la observación. 3. La Teoría del Aprendizaje Social- Cognitivo de Bandura Bandura plantea la “Teoría del Aprendizaje social”, que explica la conducta humana en términos de una interacción recíproca y continua entre los determinantes cognitivos, comportamentales y ambientales. Después de criticar tanto las teorías que basan el desarrollo y funcionamiento de la personalidad en los impulsos internos (teorías psicodinámicas) como aquellas que ponen el acento solamente en la conducta influida desde el exterior de la persona, Bandura señala que las personas no son impulsadas solamente por fuerzas internas ni por los estímulos del medio, sino que el funcionamiento psicológico proviene de una interacción recíproca y continua entre los determinantes personales y los ambientales, de tal forma que tanto los procesos internos y ambientales como la propia conducta interaccionan mutuamente. No es únicamente una interacción entre los aspectos internos y los sociales, sino

de los tres elementos: la conducta, los procesos internos y los ambientales. 3.1. Factores implicados en el Aprendizaje. En esta forma de concebir el aprendizaje Bandura considera que son importantes los tres factores siguientes: • Factores vicarios: observación de las conductas de otras personas y de sus consecuencias, observación que permite adquirir conductas amplias e integradas, en lugar de proceder por el método de ensayo y error. Si solamente aprendiéramos por ensayo y error, las consecuencias de la conducta podrían ser fatales. Pensemos por ejemplo en lo que sucedería si conductas tan complejas como una operación quirúrgica se tuviesen que aprender por ensayo y error. Pero también las cosas sencillas de la vida de cada día el niño las aprende observando la conducta de sus hermanos mayores, de sus compañeros y de sus propios padres. • Factores simbólicos: las personas se distinguen de los animales por la capacidad de simbolizar (capacidad de evocar objetos ausentes, no percibidos o no visibles mediante la utilización de una representación mental). Mediante los símbolos, tanto verbales como icónicos (aquellos que mantienen una relación de semejanza con el objeto representado, como la señales de curva en carretera, iconos en publicidad, etc.), la persona procesa sus experiencias y las puede utilizar posteriormente en su conducta, reteniéndolas como representaciones que servirán de guía a su conducta. • Factores Autorreguladores: las personas pueden autorregular sus conductas, es decir, ejercer un control sobre su propia conducta basándose en apoyos externos (pidiendo ayuda u opinión a otras personas), generando apoyos cognitivos (elaborando nuevas representaciones mentales más ajustadas a la conducta objetivo) y produciendo determinadas consecuencias de sus propias acciones

(autorrefuerzo, es decir, aplicarse uno mismo consecuencias positivas por realizar una conducta). Ejemplo: Actividad nueva “montar en bicicleta”

-

El aprendizaje va más allá, por tanto, que un simple proceso de ensayo y error o de un reforzamiento o recompensa; el sujeto interviene activamente utilizando los símbolos y la autorregulación frente a los estímulos que recibe del entorno. Por tanto, además del aprendizaje por asociación entre estímulos (mediante el condicionamiento clásico) y del aprendizaje por reforzamiento (mediante el condicionamiento operante), se da el aprendizaje social, que como hemos definido anteriormente, supone el aprendizaje a partir de la observación de los demás y de las consecuencias que para ellos tiene la conducta. Las nuevas pautas de conducta pueden aprenderse por dos medios: mediante la experiencia directa y mediante la observación. Al primer medio Bandura lo llama“aprendizaje por las consecuencias de la respuesta” y al segundo “aprendizaje por medio de modelos”. 4. Tipos de Aprendizaje Según Bandura. 4.1. Aprendizaje por las consecuencias de la respuesta. Es el aprendizaje más rudimentario, se basa en la experiencia directa y se funda en los efectos positivos o negativos que producen las acciones. Así, se eligen las conductas que tuvieron éxito y se descartan las ineficaces. Estas consecuencias de la respuesta tienen tres funciones: a) Función informativa, es decir, observar las consecuencias o efectos de las respuestas permite desarrollar hipótesis sobre cuáles son las respuestas más adecuadas en determinados ambientes. De esta forma se adquiere información que luego sirve de guía para acciones posteriores. Función motivacional: la capacidad de representar simbólicamente las consecuencias previsibles de una acción o respuesta –de acuerdo con las experiencias

b)

c)

pasadas- puede convertirlas en motivaciones reales de la conducta. Es decir, que la anticipación de las consecuencias de una conducta o acción se puede convertir en un incentivo para su realización. Función reforzante: las consecuencias de la conducta tienen capacidad para fortalecer dicha conducta.

4.2. Aprendizaje por medio de modelos: Si se realizara solamente por las consecuencias de la respuesta, el aprendizaje sería muy laborioso y en ocasiones, peligroso. La observación de los otros, ver como hacen las cosas, cómo se organizan y la codificación de todo esto mediante la simbolización y la autorregulación, son la fuente más importante de aprendizaje y guía de la acción. El aprendizaje por observación está dirigido por cuatro procesos: a) Procesos de atención. Las personas no pueden aprender por observación si no atienden a los rasgos significativos de la conducta que les sirve de modelo , o si no la perciben adecuadamente. Los procesos de atención determinan cuáles se seleccionan entre los muchos modelos posibles y qué aspectos se extraen de sus ejemplos. Esta selección depende de muchos factores, como los estímulos que provienen del modelo y las características del observador. Entre los primeros podemos encontrar por ejemplo la atracción del modelo, su prestigio o el grado en que se parece al observador (cuanto más atractivo sea el modelo, más prestigio tenga o más se parezca al observador, más atención le prestaremos), así como el valor funcional de la conducta que efectúan los distintos modelos. Entre las características del observador esenciales en el proceso de atención podemos citar sus capacidades sensoriales, el nivel de excitación que tenga, su disposición perceptiva y el reforzamiento pasado.

La interacción entre las estimulaciones que provienen del modelo y como las recibe el observador según sus características hace que seleccione, y por tanto preste atención, a una determinada forma de conducta u otra. b) Procesos de retención. Son los procesos de memoria: conservar aquello que hemos aprendido del modelo. Es en este momento donde tiene lugar la simbolización. El sujeto simboliza y organiza, y después actúa. Si las personas no recordasen la conducta que les sirve de modelo, ésta no podría influirlas. El segundo proceso fundamental que interviene en el aprendizaje por observación consiste en la retención de las actividades que han servido de modelos en un determinado momento. Para que los observadores puedan beneficiarse de la conducta de sus modelos, cuando éstos ya no están presentes para guiarles, las pautas de respuesta tienen que representarse en la memoria de forma simbólica. Los humanos tienen muy desarrollada su capacidad de simbolización, lo que les permite aprender gran parte de su conducta a través de la observación. El aprendizaje por observación se basa, principalmente, en dos sistemas de representación: la representación mediante imágenes y la verbal. Algunas conductas se retienen en forma de imágenes. Cuando los estímulos que sirven de modelo se exponen repetidamente, producen imágenes duraderas y recuperables de las actuaciones efectuadas por los modelos. En ocasiones posteriores, podrán evocarse imágenes de fenómenos que no están físicamente presentes. La simple referencia de una actividad que se ha observado muchas veces suele suscitar la imagen correspondiente. Las imágenes visuales juegan un papel especialmente importante en el aprendizaje por observación en los primeros momentos del desarrollo.

El segundo sistema de representación implica la codificación verbal de los fenómenos que sirven de modelo. Este sistema explica la notable rapidez con que se da el aprendizaje por observación y la retención en los humanos. Por ejemplo, la forma más precisa de adquirir, retener y reproducir el camino recorrido por un modelo consiste en convertir la información visual en un código verbal que describa una serie de giros a derecha e izquierda (por ejemplo, DIDDI), en vez de basarse en las imágenes visuales del camino. Estos códigos simbólicos facilitan el aprendizaje por observación y la retención porque facilitan el almacenamiento de una gran cantidad de información. c) Procesos de reproducción motora. El tercer componente del modelado consiste en la conversión de las representaciones simbólicas en las acciones apropiadas. Para poder analizar el proceso de realización comportamental, éste puede dividirse en varias partes: primero, se organizan cognoscitivamente las respuestas, luego se inician, se comprueban y perfeccionan sirviéndose de una retroalimentación de carácter informativo. En la fase inicial de la realización de una conducta, se seleccionan las respuestas y se organizan a nivel cognoscitivo. En la conducta se manifestará más o menos el aprendizaje por observación y ello depende, en parte, de que el sujeto tenga, en mayor o menor grado, las habilidades que se requieren. Cuando existen deficiencias, hay que empezar por desarrollar a través del modelado y de la práctica, las destrezas básicas que se requieren para llevar a acabo la ejecución compleja. Hay otros factores que impiden efectuar, a nivel de comportamiento, las cosas que se aprenden por observación. Rara vez se transforman las ideas en acciones correctas en los primeros intentos, sino que suelen cometerse errores. Generalmente, las imitaciones

adecuadas se consiguen después de efectuar ajustes que permiten corregir los defectos de los esfuerzos preliminares (retroalimentación). Las discrepancias entre la representación simbólica y la ejecución sirven de pista para corregir la acción. d) Procesos motivacionales. En la teoría del aprendizaje social distinguimos entre la adquisición de una conducta y su ejecución, porque las personas no hacen todo lo que aprenden. Su propensión a adoptar las conductas que aprenden por imitación dependerá de las consecuencias de éstas; será mayor cuando las consecuencias son valiosas y menor cuando tienen efectos punitivos o poco gratificantes. Los procesos motivacionales para la teoría del aprendizaje social coinciden con el refuerzo (solo se repetirá la conducta reforzada). Pero existen distintos tipos de reforzamiento: el reforzamiento externo clásico (del condicionamiento operante), el reforzamiento vicario (el observador extrae información sobre las consecuencias que tiene para el modelo su conducta) y el autorreforzamiento. Este se refiere a que las personas también reaccionan ante su propia conducta evaluándola; la misma ejecución de la conducta puede suponer una fuente de satisfacción para el sujeto. Se efectúan las conductas que se encuentran satisfactorias y se rechazan las que desaprueban personalmente. Debido a la gran cantidad de factores que rigen el aprendizaje por observación, la mera provisión de modelos no basta para originar automáticamente una conducta similar. Si en una determinada situación un observador no llega a simular la conducta del modelo, ello puede deberse a uno de estos factores: que no ha observado las actividades pertinentes, que ha codificado inadecuadamente los eventos que le servían de modelo al representarlos en la memoria, que no ha retenido lo que observó, que es físicamente incapaz de hacerlo o que no se siente suficientemente incitado a ello. 5. Reforzamiento Vicario y Castigo. Los individuos copian pautas de conducta no para asemejarse al modelo sino para obtener recompensas. Los estudios

aseguran que una persona realizará muchas acciones que antes evitaba si ve que se elogian a los modelos por realizar estas conductas y no las realizará si ve que los modelos no reciben ningún reconocimiento. El reforzamiento vicario tiene cuatro funciones: Función informativa: las consecuencias de la conducta de los demás aportan al observador información sobre las consecuencias probables de su propia conducta. El observador tenderá a hacer aquello que es positivo y a evitar lo que es negativo. La información se referirá a los factores personales que influirán en la recompensa del comportamiento (ésta puede depender de la edad, el sexo o la posición social). También puede darnos información acerca de los factores situacionales que pueden conducir al éxito o fracaso de dicha conducta. Función motivacional: las consecuencias que para otras personas tiene su conducta pueden ejercer sobre el observador determinados efectos motivacionales, determinados por la expectativa de que él también obtendrá los mismos resultados si ejecuta una conducta semejante. En esta motivación influirán la magnitud de la recompensa obtenida por el sujeto y la frecuencia con que resulta recompensada su conducta. Función emocional: los observadores resultan afectados por las reacciones emocionales que manifiesta un modelo como consecuencia de su conducta. Esto permite al observador aprender lo que resulta agradable o desagradable, sin tener que experimentarlo directamente. Los efectos emocionales del aprendizaje vicario pueden evitar en muchos casos experiencias desagradables al observador. Función valorativa: los observadores son capaces de cambiar su valoración personal sobre algo que no le gustaba solamente por que los modelos lo valoran positivamente. Por otra parte, el castigo vicario consiste en la observación de un comportamiento con consecuencias negativas, el cual reduce la tendencia a comportarse de forma parecida. Se ha estudiado,

por ejemplo, la influencia del castigo vicario en la transgresión de normas. Las personas que observan que otras son castigadas por este motivo muestran una tendencia menor a transgredirlas ellas mismas.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->