Está en la página 1de 1

“Cuentos desde Gotiasan” – Vol.

II
Todos los Derechos Reservados
Oiga la narración del cuento en: http://www.cuentosdesdegotiasan.blogspot.com

“El niño que se convirtió en tío”


Cuento navideño
Alfredo Milano
Santiago, 12 de Diciembre, 2010

Un día, el niño dejó de creer en el otro Niño, ése que le traía regalos todos los años para el
24 de Diciembre, y desde ese día se acabaron los regalos.

Luego, el niño se convirtió en hombre, y tuvo niños, y como padre se convirtió en El Niño
que le llevaba regalos a sus niños, hasta que descubrían que El Niño era su padre.

Y ese niño, que luego fue padre y que se hizo pasar por Niño, se volvió viejo.

Y ese viejo se volvió abuelo, pero ya no podía ser El Niño que le regalaba a los pequeños,
aunque fueran los niños de los que una vez fueron sus niños.

Pero, quería otra vez sentir la alegría de los niños al recibir regalos y buscó una manera
ingeniosa de volver a hacer lo mismo.

Con sus manos laboriosas creó carritos, trenes, muñecas, aviones, caramelos, dulces, y
todas esas cosas que son alegría para los niños; colocó todo dentro de un gran saco sin-fín;
después se vió en un espejo y pensó:

“Ya no soy El Niño, no puedo serlo.


Estoy viejo, con barba y cabello blanco.
También estoy barrigón, me gusta echarme mis traguitos y soy muy reilón.
De ahora en adelante voy a ser un tío, pero no solterón;
pues casado soy y mi vieja me ayuda un montón.

De aquí en adelante me llamare El Tío.


Déjame ver, déjame ver…. ¿Qué tal Nicolás?
Me gusta ese nombre: Nicolás.

Y desde ese día, San Nicolás o el Tío Nicolás, comparte con el Niño Jesús y Papá Noel el
reparto de alegría a los niños del mundo.