Está en la página 1de 2

c    


    

 

›   
 ›   
    

¿Buena suerte? No; ¡Es pensamiento positivo! Porque el pensamiento positivo atrae lo que piensas y cuando le añades

el poder de la palabra y lo acompañas con el sentimiento, le das el     

c  
   

Pensar es la función que la naturaleza nos ha entregado. La mente nos hace humanos, es el poder más grande que

tenemos. El estado de nuestros pensamientos determina nuestra vida y la vida cambia cuando cambian nuestros

pensamientos. No es necesario saber que la mente es un poder, de todas maneras funciona, ya sea para bien o para

mal. Si la vida que vives no te gusta, cambia tu forma de pensar. c  


    . Revisa tus

creencias, tus ideas. Si sales a buscar trabajo pensando que no lo vas a conseguir, y dices: No consigo trabajo,   

   , la vida te complace y no lo consigues porque la palabra tiene el poder de hacer que el pensamiento se

manifieste. ¿Buena suerte? No; es pensamiento positivo. Porque el pensamiento positivo atrae lo que piensas y cuando

le añades el poder de la palabra y lo acompañas con el sentimiento, le das el ejecútese.

c   

Con la palabra creas los ambientes en donde habitas y habitan los tuyos. Por no reconocer este poder muchos arrojan

palabras a diestra y siniestra como fósforos encendidos provocando incendios en el hogar, en el trabajo, entre los

amigos. ¡Cuántas tragedias, rupturas, crisis provocadas por palabras negativas dichas en el momento inapropiado! Vigila

tus pensamientos, escucha tu palabra. La palabra positiva te retroalimenta y hace que te reconozcas. Un pensamiento en

bien de los demás se convierte en una fuerza de luz que te guía por la vida. Nunca maldigas porque la energía negativa

que generas llena tu ambiente de códigos energéticos negativos que atraen a tu vida y circunstancias desgracias,

tragedias, y sí; mala suerte. Bendice, porque la bendición une lo bendecido con las esferas superiores de la conciencia y

atraes a tu vida todo lo bello, lo bueno y lo verdadero.

          

Los pensamientos son como rayos que parten del pensador y van a otras zonas e influyen en otras personas. Somos

responsables por el bien o por el mal que ocasionan. Todos los días observa el estado de tus pensamientos y tus

sentimientos. No salgas a la calle sin antes revisarte. Aparta los pensamientos negativos, atrae los pensamientos
positivos, piensa en hacer el bien y da gracias por la vida. ½              

   

Intereses relacionados