Está en la página 1de 1

18. El Dominical.

Lima, domingo 12 de diciembre del 2010

ESPECIAL

RICHARD HIRANO
Por la ruta
de la
selva
En la Amazonía. El interés de Mario Vargas Llosa por
encontrar respuestas sobre la realidad amazónica es
muy antiguo. Hay una fijación que se erige sobre los
terrenos del misterio, lo coloquial y el exotismo, pero
bajo la impronta de un narrador realista.

Francisco La Amazonía 1. 2.
Bardales* peruana ha
sido testigo –
no siempre
mudo– de las
investigacio-
nes, el interés
obsesivo de Mario Vargas Llosa
por encontrar respuestas a sus
más variadas interrogantes.
Sin duda, hay una gran fijación
que se erige sobre los terrenos
del misterio, lo coloquial y el
exotismo, pero bajo la impron-
ta de un narrador realista.

El Iquitos literario 1. Tarapoto, 2004. Junto a niños de mostrar los horrores de la


Considerada como farsa y apó- de esta ciudad. Su literatura codicia y el poder absoluto en
logo, “Pantaleón y las visitado- expone, afronta y denuncia los medio de la profunda Amazo-
ras” (1973), trasciende el humor problemas de la Amazonía. nía. El hecho de que la novela
y la anécdota y explica, a través de de nuestro premio Nobel ex-
un oficial del Ejército que por cir- 2. Amazonas, 1964. Con Javier ponga estos momentos es, en
cunstancias de la vida se convier- Pulgar Vidal en misión de Santa el fondo, también una forma
te en el más grande proxeneta de María de Nieva, Condorcanqui. de recordar no solo con ira,
los ríos selváticos, los variados sino también con serenidad y
mecanismos de una sociedad El hablador Aquella suerte de tótem ha gas Llosa con el contexto. Por- “La primera novela justicia el pasado.
aún en ese entonces apacible y La primera novela que leí de sido lo único real y permanen- que rastrear la vida de Roger que leí fue ‘El En ese sentido, la literatu-
pacata. La novela hace una de Vargas Llosa fue “El hablador” te que he tenido entre tanta Casement es también referir- ra en Mario Vargas Llosa ha
hablador’, historia
las mejores descripciones urba- (1987), historia de Saúl Zura- inestabilidad vital. Creo que es se a uno de los protagonistas sido y es fuego, es decir incon-
nas de la ciudad de Iquitos que tas, personaje citadino que de- una de las novelas mayores de de una de las denuncias más de Saúl Zuratas, formismo y rebelión. La insu-
se haya escrito en la literatura cide convertirse en relator de la literatura vargasllosiana y un brutales contra todo un siste- alias ‘Mascarita’, rrección contra la injusticia es
contemporánea. En sus pági- historias sobre el origen del fresco notable del deseo de au- ma de explotación y crimen, personaje el caldo de cultivo para la crea-
nas, reconocemos estampas de cosmos machiguenga, perdi- tor por acercarse a la idea mis- rayano con el genocidio, que citadino que ción. He ahí una de las más
una época, maliciosa e ingenua do en las selvas de Madre de ma de la mitología amazónica. se cometieron contra miles decide convertirse grandes coincidencias de Var-
al mismo tiempo, potenciadas Dios. Desde entonces, llevo de indígenas en la cuenca del gas Llosa con la Amazonía: la
por el humor y caricaturizadas como amuleto una reproduc- El fuego rebelde Putumayo a principios del si- en relator de insumisión.
para expresar el carácter lúdico ción de un poema machiguen- Finalmente, “El sueño del cel- glo XX. La historia parece ha- historias”.
de una dinámica que se ha ex- ga, fotocopiado de la primera ta” (2010) es uno de los libros ber reivindicado la figura de [*] Escritor. Ex director INC
tendido desde tiempos remotos. edición, en la billetera. más comprometidos de Var- Casement y su gran trabajo Loreto