P. 1
Rosario Guadalupano

Rosario Guadalupano

|Views: 795|Likes:
Publicado porCarlos Carvajal

More info:

Categories:Types, Resumes & CVs
Published by: Carlos Carvajal on Dec 11, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/17/2013

pdf

text

original

Rosario Guadalupano

Está basado en los siete grandes acontecimientos de los primeros días de la gran revelación Guadalupana. Cada una de las consideraciones corresponde a cada uno de esos hechos y se reza como cada misterio del Rosario clásico; tiene algunas jaculatorias apropiadas. Podría ser utilizado cada día 12 de cada mes aunque no se leyera todo el texto del NicanMopohua cuya numeración, apropiada para cada consideración, está señalada en el enunciado de cada acontecimiento. Canto. Guía: Ave María de Guadalupe1purísima. Silencio: Meditación. Todos: Sin pecado concebida, ora por nosotros que recurrimos a ti.2 Silencio: Meditación. Todos: Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Todos: Señor abre mis labios, para alabar tu nombre y el de Tu Santa Madre María de Guadalupe. Todos: Señor mío, Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador y redentor mío, por ser tú quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido. Quiero y propongo firmemente confesarme a su tiempo.
1

Ofrezco mi vida, obras y trabajos en satisfacción de mis pecados. Y confío en que en tu bondad y misericordia infinita, me los perdonarás y me darás tus gracias para no volverte a ofender. Amén. Intenciones especiales de oración por México: Guía: Oh María de Guadalupe1, sin pecado concebida, ora por nosotros que recurrimos a ti.2 Por esto, te ofrecemos estos misterios suplicándote: 1. Por la conversión de México. 2. Por la paz en México. 3. Para que todos vivamos las enseñanzas de nuestra Iglesia Católica. 4. Para que las familias recuperen los valores de nuestra fe católica Oraciones. (De día: a continuación. De tarde: pág. 3 y de noche: pág. 4) Si es de día. Todos: Buenosdías Padre, Padre de toda la humanidad; te amo Santísimo Padre mío con todo mi corazón, mi alma y mi mente. Gracias por la vida que me has dado y la de la familia que me has dado, te doy gracias Padre por todo lo que has hecho por nosotros. Gracias Padre por nuestra salud, gracias por tu amor y protección. Padre, te ofrezco en este día mi libre voluntad, por favor reemplázala con tu Divina Voluntad. Muéstrame lo que quieres que haga el día de hoy y ayúdame por favor, Padre amado, a llevarlo a cabo.

2

Buenos días Madre, Madre de toda la humanidad; te amo Santísima Madre, gracias por tu amor y protección. Renuevo mi consagración en este día a tu Doloroso e Inmaculado Corazón y al Sagrado Corazón de tu amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo. Por favor Madre, pídele a San José su protección e intercesión por mí y por la familia que Dios me ha dado en este día. Le doy gracias a Dios por mi amado Ángel Guardián y por los Ángeles Custodios de cada uno de los miembros de la familia que Él me dio; les pido su intercesión y protección para cada uno de nosotros el día de hoy. Amén, Amén, Amén. Continuar con Acto de Adoración: página 5. Si es de tarde. Todos:Buenas tardes Padre, Padre de toda la humanidad; te amo Santísimo Padre mío con todo mi corazón, mi alma y mi mente. Te suplico que valides esta (mi o nuestra) alabanza, pues hasta ahora (pude. o nos pudimos congregar). Gracias por la vida que me has dado y la de la familia que me has dado, te doy gracias Padre por todo lo que has hecho por nosotros. Gracias Padre por nuestra salud, gracias por tu amor y protección. Padre, te ofrezco en este día mi libre voluntad, por favor reemplázala con tu Divina Voluntad. Muéstrame lo que quieres que haga el día de hoy y ayúdame por favor, Padre amado, a llevarlo a cabo. Buenas tardes Madre, Madre de toda la humanidad; te amo Santísima Madre, gracias por tu amor y protección. Renuevo mi consagración en este día a tu Doloroso e Inmaculado Corazón y al
3

Sagrado Corazón de tu amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo. Por favor Madre, pídele a San José su protección e intercesión por mí y por la familia que Dios me ha dado en este día. Le doy gracias a Dios por mi amado Ángel Guardián y por los Ángeles Custodios de cada uno de los miembros de la familia que Él me dio; les pido su intercesión y protección para cada uno de nosotros el día de hoy. Amén, Amén, Amén. Continuar con Acto de Adoración: página 5. Si es de noche. Todos:Buenas noches Padre, Padre de toda la humanidad; te amo Santísimo Padre mío con todo mi corazón, mi alma y mi mente. Te suplico que valides esta (mi o nuestra) alabanza, pues hasta ahora (pude o nos pudimos congregar). Gracias por la vida que me has dado y la de la familia que me has dado, te doy gracias Padre por todo lo que has hecho por nosotros. Gracias Padre por nuestra salud, gracias por tu amor y protección. Padre, te ofrezco en este día mi libre voluntad, por favor reemplázala con tu Divina Voluntad. Muéstrame lo que quieres que haga el día de hoy y ayúdame por favor, Padre amado, a llevarlo a cabo. Buenas noches Madre, Madre de toda la humanidad; te amo Santísima Madre, gracias por tu amor y protección. Renuevo mi consagración en este día a tu Doloroso e Inmaculado Corazón y al Sagrado Corazón de tu amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo. Por favor Madre, pídele a San José su protección e intercesión por mí y por la familia que Dios me ha dado en este día. Le doy gracias a Dios por mi amado Ángel Guardián y por
4

los Ángeles Custodios de cada uno de los miembros de la familia que Él me dio; les pido su intercesión y protección para cada uno de nosotros el día de hoy. Amén, Amén, Amén. Acto de adoración Todos: Que el Nombre Sacratísimo, digno de toda adoración, incomprensible e inefable de Dios, sea por siempre alabado, bendecido, amado, adorado y glorificado en el Cielo, en la tierra y bajo la tierra, por todas las criaturas de Dios y por el Sagrado Corazón de Nuestro Señor Jesucristo en el Santísimo Sacramento del Altar. Amén (*). Guía: Pongamos en nuestra mente la Santa Faz de Jesús.... Nuestro Señor dijo: ³Al ofrecerle Mi Faz a Mi Padre Eterno, nada será rechazado y se obtendrá la conversión demuchos pecadores´ (**): Todos: Oh Señor Dios Padre Eterno, te ofrezco la Adorable Faz de tu Amado Hijo, para honra y gloria de tu Nombre, por la conversión de los pecadores, y la salvación de los moribundos, especialmente en esta (Ciudad o Población)de«, y en todas las ciudades de este mundo. Amén.

5

El Credo De los apóstoles(Cuaresma y Pascua) al final de esta página. Niceno-constantinopolitano (Adviento, Navidad y Ordinario) Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, creador de Cielo y Tierra, de todo lo visible e invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho;que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre;y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, yresucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre;y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su Reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe en una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén De los apóstoles(Cuaresma y Pascua) Todos: Creo en Dios, Padre todopoderoso, creador del Cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo su único
6

Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo; nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos; fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos y está a la diestra de Dios Padre; desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia Católica, la Comunión de los Santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna. Amén. Terminación de oraciones iniciales Todos: Padre Nuestro«, Dios te salve María,« (3) y Gloria al Padre. (***) Primera consideración. La Santísima Virgen María se aparece a Juan DiegoEn el Tepeyac por primera vez (NM 1-39). Guía: El centro de la narración de este primer encuentro de María Santísima con Juan Diego está en la manifestación cariñosa que hace de Dios y de sí misma. Viene a presentársenos como Madre cariñosa que quiere atendernos. Para esto pide una casita sagrada, un templo, en donde podamos acercarnos a Ella para así poder atendernos en nuestras aflicciones, penas y necesidades, pues nos dice que es Nuestra Piadosa Madre. Pero su manifestación más clara es darnos a conocer y a amar al verdaderísimo Dios por quien se vive, al Creador de los rostros y corazones, al Dador de la vida. Ella, pues, es la primera que anunciará
7

eficazmente a Dios en toda América, y será el modelo de toda evangelización. En esta primera consideración, trataremos de descubrir el amor de Dios por nosotros que se nos quiere entregar, que nos quiere dar a María como Madre y a los demás como hermanos. Un Padre Nuestro y diez Ave Marías. Guía: Mi corazón en amarte eternamente se ocupe, Todos: Y mi lengua en alabarte,Madre mía de Guadalupe. Todos:Señor Jesús, yo te creo, te espero, te adoro y te amo, y te pido perdón por los no te creen, ni te esperan, ni te adoran ni te aman. Todos: Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados y líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas y socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén. Canto.

Segunda consideración. Primera entrevista de Juan Diego conel obispo y segunda aparición (NM 40-67). Guía:En esta consideración vamos a contemplar cómo Juan Diego va con el Señor obispo a llevarle el mensaje de la Virgen, él lo oye con atención pero no le cree; le dice que vuelva otro día. Regresa Juan Diego con la Virgen, muy desalentado y triste, y ya no quiere hacer el servicio. Le pide a Ella que mande a otro más cualificado que él. La Virgen le
8

dice que es muy importante que sea él quien haga el servicio y lo vuelve a enviar. Juan Diego se siente confortado para cumplir el encargo de la Virgen y se va a cuidar a su tío Juan Bernardino. Un Padre Nuestro y diez Ave Marías. Guía: Con María, Nuestra Madre, conocemos, amamos y seguimos a Jesús. Todos: Con Ella aprendemos a ser hermanos de todos. Todos:Señor Jesús, yo te creo, te espero, te adoro y te amo, y te pido perdón por los no te creen, ni te esperan, ni te adoran ni te aman. Todos: Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados y líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas y socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén. Canto.

Tercera consideración. Segundo encuentro de Juan Diegocon el obispo y tercera aparición (NM 68-93. Guía: Juan Diego, confortado por la Virgen el sábado en la tarde va a atender a su tío, y en la mañana del Domingo 10 de Diciembre, acude a Misa a Tlatelolco y de allí se va con el obispo. Se comunica con él con dificultad y le ruega que quiera aceptar el mensaje de la Virgen. El obispo pide una señal para confirmar que María lo envía. Para vigilar con quién habla, el obispo manda a unos de sus empleados a seguir a Juan Diego, pero no logran
9

seguirlo hasta el final. Juan Diego se encuentra con la Virgen hacia el atardecer y le dice el recado del obispo. Ella lo cita el lunes para darle la señal que pide aquél. Un Padre Nuestro y diez Ave Marías. Guía: Mi corazón en amarte,eternamente se ocupe, Todos: Y mi lengua en alabarte, Madremía de Guadalupe. Todos:Señor Jesús, yo te creo, te espero, te adoro y te amo, y te pido perdón por los no te creen, ni te esperan, ni te adoran ni te aman. Todos: Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados y líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas y socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén. Canto.

Cuarta consideración. Cuarta aparición y entrega de las rosasa Juan Diego (NM 94-142). Guía: Después de que Juan Diego dejó a la Señora del cielo, el domingo 10 en la tarde se fue adonde vivía con su tío Juan Bernardino. Lo encontró tan grave que el lunes 11 se quedó con él para atenderlo y buscarle algún remedio; por eso no pudo ir a la cita con la Virgen. El martes 12 salió antes del amanecer hacia Tlatelolco para ir por un sacerdote

10

que atendiera a su tío con los Sacramentos. Dio un rodeo para no pasar por el lugar donde la Virgen se le había aparecido, pues pensaba que tal vez lo estaría aguardando y él tenía prisa para ir a México. Sin embargo, la Madre de Dios le sale al paso, le pregunta qué le pasa y se le manifiesta como Madre cariñosísima. Le dice las palabras más bellas: "Escucha, ponlo en tu corazón hijo mío, el menor, que es nada lo que te asusta y aflige; no se turbe tu corazón; no temas esta enfermedad ni otra alguna enfermedad y angustia. ¿ No estoy yo aquí, que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra? ¿No soy yo tu salud? ¿No estás por ventura en mi regazo? ¿Qué más necesitas?" (NM 118-119). Con estas palabras lo consuela, y le da las rosas como señal para el obispo y lo manda feliz con éste. Un Padre Nuestro y diez Aves Marías. Guía: Con María, Nuestra Madre,conocemos, amamos y seguimosa Jesús. Todos: Con Ella aprendemos a serhermanos de todos. Todos:Señor Jesús, yo te creo, te espero, te adoro y te amo, y te pido perdón por los no te creen, ni te esperan, ni te adoran ni te aman. Todos: Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados y líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas y socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.Canto.
11

Quinta consideración. Juan Diego ante el obispo portercera vez; la señal de las rosasy la impresión de santa Maríade Guadalupe en el ayate de Juan Diego (NM 144-191). Guía: Después de haberse encontrado con la Virgen y de que Ella le dio las rosas como señal de que quería una casita sagrada ±un templo- para atendernos allí, Juan Diego se va muy contento por la calzada del norte hacia México. Llega a ver al obispo, pero siguen las dificultades. Los empleados no quieren anunciar su presencia. Por curiosidad, se dan cuenta de que Juan Diego trae algo importante y se lo dicen al obispo quien lo recibe. Juan Diego le narra todo lo acontecido y le dice que le trae la señal para comprobar que es cierto que lo envía la Señora del Cielo. Al desenrollar el ayate caen las rosas y, en ese momento, se hace la estampación de María en el ayate. El obispo se convierte, llora y hay gran alegría entre todos, quienes admiran a la Virgen y oran ante Ella. El señor obispo la pone respetuosamente en su oratorio. Todo el día y la noche se queda Juan Diego en la casa del obispo. Un Padre Nuestro y diez Aves Marías. Guía: Mi corazón en amarteeternamente se ocupe, Todos: Y mi lengua en alabarte,Madre Mía de Guadalupe. Todos:Señor Jesús, yo te creo, te espero, te adoro y te amo, y te pido perdón por los no te creen, ni te esperan, ni te adoran ni te aman. Todos: Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados y líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas

12

las almas y socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén. Canto. Sexta consideración. Encuentro de Juan Diego Y JuanBernardino. Testimonio de su curaciónante el obispo.El nombre de Guadalupe (NM 192-211. Guía: Al día siguiente de la estampación de la imagen en el ayate y de la entrega de las rosas, Juan Diego, el señor obispo y la comitiva van a ver el lugar en donde la Virgen quiso que le hicieran su casita. Una vez decidido el sitio, Juan Diego pide permiso para ir a ver a su tío. Va una comitiva con él. Juan Bernardino se asombra de que honren tanto a Juan Diego y le cuenta cómo la Virgen lo sanó y cómo Ella le dijo que lo había mandado con el obispo para que le diera la señal. Después le dice que la Virgen quiere que la nombren Santa María de Guadalupe. Le contó cómo Ella le dijo que fuera a dar testimonio al señor obispo de lo ocurrido. Así, van, tío y sobrino con el señor obispo quien recibió el testimonio y los hospedó unos días en tanto fue construida la primera casita de María en el Tepeyac. Un Padre Nuestro y diez Aves Marías. Guía: Con María, nuestra Madre,conocemos, amamos y seguimosa Jesús. Todos: Con Ella aprendemos a serhermanos de todos.

13

Todos:Señor Jesús, yo te creo, te espero, te adoro y te amo, y te pido perdón por los no te creen, ni te esperan, ni te adoran ni te aman. Todos: Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados y líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas y socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén. Canto.

Séptima consideración. El traslado de la imagen deNuestra Señora de Guadalupedesde México-Tenochtitlán alTepeyac (NM 212-218. Guía: Después de que pasaron los primeros días de las apariciones, el obispo Zumárraga, ante la cantidad de gente que quería ver a María, tuvo que trasladar la imagen de su oratorio particular a la iglesia mayor. Después de terminar la ermita y pasar la fiesta de Navidad, el 26 de diciembre de ese mismo año, Juan Diego, el obispo, Juan Bernardino y todo el pueblo de Dios-vencedores, vencidos, clero, diferentes razas y etnias- hacen un traslado apoteótico de la imagen. Van miles y miles por la calzada del norte que va desde la isla mayor, Tenochtitlán, hasta el Tepeyac. Imaginémonos ese traslado grandioso entre cantos, alegrías y la primera manifestación tumultuosa y de regocijo que se da en México después de la conquista. Los indígenas salen ataviados con sus vestiduras de fiesta para vivir la alegría desbordante de encontrarse juntos con el verdaderísimo Dios por
14

quien se vive, el Hijo de María que los ha venido a visitar por medio de su Madre. Todo tipo de instrumentos musicales, de adornos, de cantos, danzas y hasta arcos, flechas y lanzas relucen en este glorioso traslado. Dejémonos transportar por la imaginación y el amor a ese momento, y acompañemos a los indígenas, criollos, algunos negros y los primeros mestizos que tuvieron la dicha de vivir estos acontecimientos. Ese día, además, hubo un gran milagro público pues un indígena fue muerto accidentalmente por un compañero en una escaramuza festiva. Cuando pasó María en andas muchísimos hicieron oración junto con Juan Diego y el obispo, y resucitó el muerto. Esto ayudó a que todo el Acontecimiento Guadalupano se difundiera más rápidamente por todas partes y que muchísimos se convirtieran y pidieran el bautismo. Un Padre Nuestro y diez Ave Marías. Guía: Mi corazón en amarteeternamente se ocupe, Todos: Y mi lengua en alabarte,Madre mía de Guadalupe. Todos:Señor Jesús, yo te creo, te espero, te adoro y te amo, y te pido perdón por los no te creen, ni te esperan, ni te adoran ni te aman. Todos: Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados y líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas y socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén. Canto.

15

Guía:Mamita María, te ofrecemos este Padre nuestro y esta Ave maría, por las santas intenciones del santo Papa. Todos:Padre Nuestro«, Dios te salve María«. Guía: Dios te salve María Santísima, Hija de Dios Padre, virgen purísima antes del parto, en tus manos encomendamos nuestra fe, para que la ilumines, llena eres de gracia«. Todos: Santa María, Madre de Dios«. Guía: Dios te salve María Santísima, Madre de Dios Hijo, virgen purísima en el parto, en tus manos encomendamos nuestra esperanza, para que la alientes, llena eres de gracia«. Todos: Santa María, Madre de Dios«. Guía: Dios te salve María Santísima, Esposa de Dios Espíritu Santo, virgen purísima después del parto, en tus manos encomendamos nuestra caridad para que la inflames, llena eres de gracia«. Todos: Santa María, Madre de Dios«. Guía: Dios te salve, María Santísima, templo y sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa del pecado Original. Guía:Dios te Salve, Todos:Reina y Madre, Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve, a ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas, ¡Ea! Pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y
16

después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre, ¡Oh Clemente! ¡Oh Piadosa! ¡Oh dulce Virgen María! Todos: ³Jesús, María y José, los amo, salven almas´ (10). Letanía Lauretana Guía: Señor, ten piedad de nosotros, Señor, ten piedad de nosotros. Cristo, ten piedad de nosotros, Cristo, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros, Señor, ten piedad de nosotros Cristo óyenos, Cristo óyenos Cristo escúchanos, Cristo escúchanos Dios Padre celestial, ten piedad de nosotros. Dios Hijo redentor del mundo, ten piedad de nosotros. Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros. Santísima Trinidad, que eres un solo Dios, ten piedad de nosotros. Santa María, Ruega por nosotros. Santa Madre de Dios, Ruega por nosotros. Santa Virgen de las vírgenes, Ruega por nosotros. Madre de Cristo, Madre de la Iglesia, Madre de la divina gracia, Madre purísima, Madre castísima, Madre virginal,
17

Madre inmaculada, Madre amable, Madre admirable, Madre del buen consejo, Madre del Creador, Madre del Salvador, Virgen prudentísima, Virgen digna de veneración, Virgen digna de alabanza, Virgen poderosa, Virgen clemente, Virgen fiel, Espejo de justicia, Trono de la sabiduría, Causa de nuestra alegría, Vaso espiritual, Vaso digno de honor, Vaso insigne de devoción, Rosa mística, Torre de David, Torre de marfil, Casa de oro, Arca de la alianza, Puerta del cielo, Estrella de la mañana, Salud de los enfermos, Refugio de los pecadores, Consuelo de los afligidos, Auxilio de los cristianos, Reina de los ángeles, Reina de los patriarcas, Reina de los profetas, Reina de los apóstoles, Reina de los mártires, Reina de los confesores,

R U E G A P O R N O S O T R O S

18

Reina de las vírgenes, Reina de todos los santos, Reina concebida sin pecado original, Reina elevada al cielo, Reina del santísimo rosario, Reina de las familias, Reina de América. Reina de México Reina de la paz. Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, perdónanos, Señor. Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, escúchanos, Señor. Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, ten piedad y misericordia de nosotros. Guía: Ohmamita María Guadalupe, sin pecado concebida, ora por nosotros que recurrimos a ti.1 Por esto, te ofrecemos este Padre nuestro, esta Avemaría y este Gloria, por nuestros hermanos del purgatorio. Todos:Padre Nuestro«, Dios te salve María«, Gloria al Padre«. Oración a la Virgen de Guadalupe 3 ¡Oh Virgen Inmaculada, Madre del verdadero Dios y Madre de la Iglesia! Tú, que desde este lugar manifiestas tu clemencia y tu compasión a todos los que solicitan tu amparo;
19

escucha la oración que con filial confianza te dirigimos, y preséntala ante tu Hijo Jesús, único Redentor nuestro. Madre de misericordia, Maestra del sacrificio escondido y silencioso, a Ti, que sales al encuentro de nosotros, los pecadores, te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos, nuestras alegrías, nuestras enfermedades y nuestros dolores. Da la paz, la justicia y la prosperidad a nuestros pueblos; ya que todo lo que tenemos y somos lo ponemos bajo tu cuidado, Señora y Madre nuestra. Queremos ser totalmente tuyos y recorrer contigo el camino De una plena fidelidad a Jesucristo a su Iglesia: No nos sueltes de tu mano amorosa. Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas, te pedimos por todos Los Obispos, para que conduzcan a los fieles por senderos de intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios y a las almas. Contempla esta inmensa mies, e intercede para que el Señor infunda hambre de santidad en todo el Pueblo de Dios, y otorgue abundantes vocaciones
20

de sacerdotes y religiosos, fuertes en la fe y celosos dispensadores de los misterios de Dios. Concede a nuestros hogares la gracia de amar y de respetar la vida que comienza con el mismo amor con el que concebiste en tu seno la vida del Hijo de Dios. Virgen Santa María, Madre del Amor Hermoso, protege a nuestras familias, Para que estén muy unidas, y bendice a la educación de nuestros hijos. Esperanza nuestra, míranos con compasión, Enséñanos a ir continuamente a Jesús y, si caemos, ayúdanos a levantarnos, a volver a Él, mediante la confesión de nuestra culpas y pecados en el sacramento de la Penitencia, que trae sosiego al alma. Te suplicamos que nos concedas un amor muy grande a todos los santos sacramentos, Que son como las huellas que tu Hijo nos dejó en la tierra. Así, Madre Santísima, con la paz de Dios en la conciencia, Con nuestros corazones libres de mal y de odios, Podremos llevar a todos la verdadera alegría y la verdadera paz, que vienen de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que con Dios Padre y con el Espíritu Santo, vive y reina por los siglos de los siglos. Amén

21

Guía: Ave María de Guadalupe1purísima. Silencio: Meditación. Todos: Sin pecado concebida, ora por nosotros que recurrimos a ti.2 Silencio: Meditación. Todos: Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Oración a San José Todos:A ti, bienaventurado San José, acudimos en nuestra tribulación, y después de implorar auxilio de tu Santísima Esposa, solicitamos también confiadamente tu patrocinio. Por aquella caridad que con la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, te tuvo unido y por el paterno amor con que abrazaste al Niño Jesús, humildemente te suplicamos que vuelvas benigno los ojos a la herencia que, con su sangre, adquirió Jesucristo, y con tu poder y auxilio socorras nuestras necesidades. Protege, oh providentísimo Custodio de la Divina Familia, la escogida descendencia de Jesucristo; aparta de nosotros toda mancha de error y de corrupción; asístenos propicio desde el cielo, fortísimo libertador nuestro, en esta lucha con el poder de las tinieblas; y como en otro tiempo libraste al Niño Jesús de inminente peligro de la vida, así ahora defiende la Iglesia santa de Dios de las asechanzas de sus enemigos y de toda adversidad, y a cada uno de nosotros protégenos con perpetuo patrocinio para que a ejemplo tuyo y sostenidos por
22

tu auxilio, podamos santamente vivir, piadosamente morir, y alcanzar en los cielos la eterna bienaventuranza. Amén. Oración a San Miguel Arcángel Todos:San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha; se nuestro amparo contra la perversidad y las acechanzas de las fuerzas del mal. Que Dios manifieste sobre ellas su poder; es nuestra humilde súplica. Y tú, Príncipe de la milicia celestial, con la fuerza que Dios te ha confiado, arroja al infierno a Satanás y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para perdición de las almas. Amén. NOTA: En el NicanMopohua está el relato solamente del primer breve traslado de la Imagen; hay otros relatos complementarios indígenas del siglo XVI, Como el NicanMotecpana, que nos permiten ubicar mejor lo que pasó en esos días tan especiales.
1

Revelación dada de Ntra. Sra. de Guadalupe a San Juan Diego Cuatlatoatzin. 2 Revelación dada de Ntra. Sra. a Santa Catalina Labouré. (*) Dado por Nuestro Señor a Sor Marie de San Pedro. (**) Dado por Nuestro Señor a Sor Marie de San Pedro. (***)Dado a John Rick Miller. (****) Revelado a San Bernardo de Claraval. http://www.porelamordediosentodoelmundo.org/rosario 3 México, enero de 1979. Juan Pablo II.

23

Novena a la Santísima Virgen de Guadalupe
Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. ACTO DE CONTRICIÓN ¡Oh Jesús y Señor mío! Cuan grande es mi ceguedad pues después de revelarme que hay un infierno eterno, no he temido de tu justicia. Cual monstruosa es mi locura, pues sabiendo que con pecar te tengo a ti por enemigo, me he atrevido a cometer mil veces el pecado, a vivir años enteros sin darle cuidado alguno a tu infinito amor. Merecía, Oh Señor mío, merecía justamente que ejecutases tu sentencia que con tanta paciencia haz diferido: lo merecía, es verdad, mas vos has querido vencer mi malicia con tu bondad; tu misericordia, ha superado mi iniquidad: ya me doy por vencido de tu amor pues me has buscado cuando huía de Ti. Como he de temer que ahora me arrojes de tus pies, ahora que te busco arrepentido. ¡Oh dulcísimo Jesús, con toda el alma detesto, abomino y aborrezco el pecado, sólo porque lo aborreces Tú a quien amo con todo mi corazón, a quien deseo agradecer y acompañar por toda la eternidad! Amén.

24

Luego se dirá la oración siguiente, la cual se ha de repetir todos los días de la novena.

ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA (INICIAL) ¡Oh Santísima Señora Reina del Cielo y la Tierra! Cuando yo levanto los ojos al trono de tu grandeza te contemplo, la mayor de todas las criaturas y sólo menor que Nuestro Creador ¿Cómo es posible que me atreva a llamarte Madre? Pero así es Señora, tú que eres Madre de Dios, me has dicho que también eres Madre Mía. Así se lo dijiste que desde tu templo del Tepeyac te mostrarías Madre amorosa y tierna de cuantos buscasen y solicitasen tu amparo. Pero no sólo esto es lo más; lo más que es, que en esto no hiciste otra cosa que conformarte gustosa con la voluntad de tu divino Hijo, Jesús, quien olvidado de las penas atrocísimas que estaba padeciendo en la cruz y entre sus mortales agonías, te encargó que me mirases como hijo. No lo merezco Señora, no merezco ser hijo tuyo, pero tú has querido ser Madre Mía. No he sabido desempeñar el título de hijo; pero no por eso dejas Tú de desempeñar el título de Madre, nuestra que eres Madre, nuestra Madre, no atendiendo mis maldades, sino a las entrañas de piedad y misericordia de que te dotó el Altísimo, cuando te hizo abogada de los pecadores. Deseo portarme como hijo tuyo pero no podré poner en práctica mis deseos si no me alcanzas de Dios un aborrecimiento firme al pecado mortal que es lo
25

que me hace indigno de tu Amor, Amén. En memoria de las cuatro apariciones: Dios te salve, reina y madre de misericordia«. Dios te salve, reina y madre de misericordia«. Dios te salve, reina y madre de misericordia«. Dios te salve, reina y madre de misericordia«. Luego se reza la oración del día. PRIMER DÍA ¡Oh Santísima Virgen de Guadalupe! Esa corona con que ciñes tus sagradas sienes, pública que eres Reina del Universo. Lo eres, Señora, pues como hija, como Madre y como Esposa del Altísimo tienes un poder y un justísimo derecho sobre todas las criaturas. Siendo esto así, yo también soy tuyo, yo también pertenezco a Ti por mil títulos; pero no me contento con ser tuyo sólo de esta manera, quiero ser tuyo por otro título más; esto es, por la elección de mi voluntad Veme aquí pues, postrado delante de tu trono te elijo por mi Reina y mi Señora, y por éste motivo quiero someterme al señorío y dominio amoroso que tienes sobre mí; quiero depender de Ti, y quiero que los designios que tiene de mi Providencia Divina pasen por tus manos. Dispón de mí como mejor te agrade; los sucesos, logros, fracasos y demás pruebas de mi vida, quiero que todos corran por tu cuenta. Confío de tu benignidad,
26

que todos se enderezarán al bien de mi alma y honra, Gloria de Nuestro Señor que tanto se complace en que todo el mundo te reconozca por su Reina. Amén.

SEGUNDO DÍA ¡Oh Santísima Virgen de Guadalupe! Que bien se conoce que eres abogada nuestra en el tribunal de Dios, pues esas hermosísimas manos que jamás dejan de bendecirnos, las juntas ahora en el pecho en ademán de quien suplica y ruega, dándonos con esto a entender, que desde el trono de la gloria en donde asistes como Reina de los ángeles y hombres, haces también el oficio de abogada, rogando e intercediendo a favor nuestro. ¿Con qué afecto de reconocimiento y gratitud podré pagar tanta fineza? Pero no habiendo en todo mi corazón suficiente caudal para pagarlo, a Ti recurro para que me enriquezcas con los dones preciosos de una caridad ardiente y fervorosa, y de una humildad profunda, y de una obediencia pronta al Señor. Aumenta tus súplicas, multiplica tus riesgos y no ceses de pedir al Todo Poderoso me haga suyo, y me conceda ir a darte las gracias por el feliz éxito de tu amorosa meditación en la gloria. Amén. TERCER DÍA ¡Oh Santísima Virgen de Guadalupe! ¡Qué puedo creer al verte cercada por los rayos del Sol, sino que
27

estas tan íntimamente unida al sol de la divinidad, que no hay en Ti cosa alguna que no sea luz, que no sea gracia, que no sea Santidad! ¡Que puedo creer si no que estás sumergida en el piélago de las divinas perfecciones y atributos y que Dios te tiene siempre en su corazón. Sea para bien, Señora, tan alta felicidad. Yo, entre tanto, arrebatado del gozo que ella me causa, me presento delante de tu trono y te suplico te dignes a enviar uno de tus ardientes rayos hacia mi corazón; ilumina con su luz mi entendimiento; enciende con su luz mi voluntad; haz que acabe yo de persuadirme de que vivo engañado todo el tiempo! Sino no lo empleo en amar a Dios sobre todas las cosas, amarte a Ti mi querida Madre y a tus hijos mis hermanos; haz que acabe de persuadirme de que me engaño miserablemente cuando amo a las criaturas más que a mi Dios y cuando no demuestro con mis obras ese amor, amándote a Ti y a mis prójimos. Amén. CUARTO DÍA ¡Oh Santísima Virgen de Guadalupe! Si un ángel del cielo tiene por honra tan grande suya estar a tus pies que en prueba de su gozo abre los brazos y extiende las alas para formar con ellas un escaño a tu trono. ¿Qué deberé yo hacer para manifestar mi veneración a Ti Madre Mía sino ofrecerte, no ya la cabeza, ni los brazos sino el corazón, y mi alma para que santificándola con tus delicadas plantas se haga trono digno de tu reinado? Dígnate, Señora, admitir este obsequio no tiene mérito pues grande es mi miseria y mi pobreza, pero me atengo a tu amor y bondad. Te abro mi corazón
28

y verás que no lo mueve otra cosa sino el deseo de ser tuyo y el temor de ofrecer tu Divino Hijo. Forma un tronco en mi corazón y ya no envilecerá dándole entrada a la culpa y haciéndose esclavo del demonio. Haz que no vivan en el sino en Jesús y María. Amén.

QUINTO DÍA ¡Oh Santísima Virgen de Guadalupe! ¿Qué otro vestido le correspondía a quien en un cielo por hermosura, sino un toldo de estrellas? ¿Con qué podría adornarse una belleza tan celestial sino con los brillos de unas virtudes tan lúcidas y tan resplandecientes como las tuyas? Bendita mil veces la mano de aquel Dios, que supo unir en Ti hermosura tan peregrina, con pureza tan realzada, y gala tan brillante y rica, con humildad tan apacible. Yo quedo, Señora, absorto de tu hermosura tan amable y quisiera que mis ojos se fijaran siempre en Ti para que mi corazón no se dejara arrastrar de otro afecto que no fuera tu maternal amor. No podré logara este deseo, si esos resplandecientes astros de que estás adornada, no infunden en mí una ardiente y fervorosa caridad, con que ame con todo mi corazón y con todas mis fuerzas a Dios, y después de Dios a Ti mi Madre, mi Reina, mi Señora, a quien todos queremos amar filialmente. Amén.

29

SEXTO DÍA ¡Oh Santísima Virgen de Guadalupe! ¡Qué bien dice a tu realeza ese tapete que la luna forma a tus sagradas plantas! ¡Hallaste con tu vida invicta planta las vanidades del mundo! Y quedando superior a todo lo creado, jamás padeciste el menguante de la más ligera imperfección. Desde el primer instante de tu concepción estuviste llena de gracias. Miserable de mí, Señora, que no sabiéndose mantener en los propósitos que hago, no tengo estabilidad en la virtud, y sólo soy constante en mis viciosas costumbres. Duélete de mí, Madre amorosa y Tierna, ya que soy muy inconstante en el bien y la virtud, sea como la luna que está a tus pies; esto es, firme siempre en tu devoción y amor para no padecer los menguantes del pecado. Haz que yo esté siempre a tus plantas por el amor y devoción, y ya que no temeré los menguantes del pecado, sino que procuraré darme de lleno a mis obligaciones detestando de corazón todo lo que es ofensa a Dios. Amén.

SÉPTIMO DÍA ¡Oh Santísima Virgen de Guadalupe! Nada veo en éste hermosísimo retrato, que no me lleve a conocer las altas perfecciones de que dotó el Señor a tu alma, Inocentísima. Este lienzo grosero y despreciable; ese pobre, pero feliz ayate en que se ve estampada tu singular belleza, dan claro a conocer la profundísima humildad que manifiesta tu

30

fino y delicado Santidad.

rostro

espejo

de

asombrosa

No te desdeñaste de tomar la tilma pobre de Juan Diego, para que el Señor estampase en ella tu rostro que es canto de los ángeles, hechizo de los hombres y admiración de todo el universo. Pues ¿Cómo no he de esperar yo de tu benignidad que la pobreza y la miseria de mi alma no sea obstáculo para que estampes en ella tu imagen graciosísima? Yo te lo pido, Señora, y para esto te ofrezco mi corazón como si fuera un ayate. Tómalo Señora en tus manos y no dejes jamás, pues mi deseo es que no se emplee en otra cosa que en amarte y amar a Dios. Amén.

OCTAVO DÍA ¡Oh Santísima Virgen de Guadalupe! ¡Que misteriosa y que acertada anduvo la mano del Artífice Supremo, bordando tu vestido con esa orla de oro finísimo que le sirve de guarnición aludió sin duda a aquel finísimo oro de caridad y del amor de Dios con que fueron enriquecidas tus apariciones! ¿Y quién duda, Señora, que sea tu encendida caridad y amor? A Dios estuvo siempre acompañada del amor al prójimo, pues aunque eres nuestra Emperatriz y Reina no te haz olvidado de nosotros. Are tu inmaculado corazón lleno de amor a quien es tan miserable, dale la mano a quien caído te invoca para levantarse. Permíteme, Señora, recordar lo que tú misma dijiste a Juan Diego ¿Qué no estas en mi regazo y corres por mi cuenta? Por eso acudo a tu compasión y misericordia maternal. Amén.
31

NOVENO DÍA ¡Oh Santísima Virgen de Guadalupe! ¡Qué cosa no podrá tu poder de intercesión, cuando tu divino Hijo multiplica por tu medio prodigios admirables! Ni la tosquedad ni lo burdo del ayate fueron obstáculos para estampar en él milagrosamente tu bendita imagen. Ni la voracidad del tiempo, en más de cuatro siglos, ha podido dejar en ella su huella, ni ha podido desalentar tan poco la fe de tus hijos y por eso, una vez más queremos suplicarte que abras tu corazón maternal y acordándote del amplio poder de intercesión que te dio el Señor para favorecer a los mortales, te dignes pedirle que estampes en nuestros corazones su divina imagen que nuestras culpas han borrado. Que tu piedad y misericordia supera la maldad de nuestras perversas costumbres, dígnate mirarnos, y con esto alentaremos nuestra miseria, nuestra única esperanza, después de Jesús, eres Tú Bendita Madre. Amén. Todo el material Guadalupano fue tomado de: http://www.virgendeguadalupe.org.mx/Oraciones.htm

32

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->