P. 1
Toscano, La Libertad en Hegel

Toscano, La Libertad en Hegel

|Views: 1.829|Likes:
Publicado portoscano_filos

More info:

Published by: toscano_filos on Dec 08, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/28/2014

pdf

text

original

La libertad en Hegel

Contenido
I Introducción .......................................................................................................2 i El problema de la Libertad ..............................................................................2 ii La relación entre Libertad y Razón .................................................................2 1 El concepto de Razón .........................................................................................3 2 Las diferentes acepciones del concepto libertad ................................................5 La libertad objetiva y la libertad subjetiva............................................................5 Libertad natural y libertad reflexiva .....................................................................6 La libertad especulativa .......................................................................................6 Libertad del espíritu.............................................................................................7 3 La filosofía del derecho ......................................................................................8 La voluntad ..........................................................................................................8 La relación entre la razón, la libertad y la voluntad ..............................................8 4 La historia Historicismo ...................................................................................9 El Estado ............................................................................................................10 La libertad individual .........................................................................................10 La libertad general .............................................................................................11 La libertad individual como conciencia individual ..............................................11 El espíritu objetivo .............................................................................................12 La historia universal ...........................................................................................12 Principios de la formación de la conciencia ....................................................12 Dominios de la historia universal ...................................................................13

Bibliografía ............................................................................................................14

I Introducción
³Cuando la filosofía pinta gris sobre gris, muestra una forma de vida que se vuelve vieja, y mientras mantenga este gris sobre gris no puede rejuvenecer, solamente mantiene los saberes adquiridos; la Lechuza de Minerva toma nuevo vuelo cuando el crepúsculo está cerrándose." Hegel

i El problema de la Libertad
El problema de la libertad ha sido planteado desde siempre, incluso ahora mismo hay problemas para identificarla. En este apartado trataré de plantear el problema de la libertad en Hegel. Éste nos dice que la razón no puede ser libre si no se libera e independiza(de la libertad especulativa)y advierte que la falta de libertad del espíritu puede terminar con la muerte de la propia razón. La verdad es la que libera al espíritu, pero la libertad es la que lo hace verdadero (al espíritu). La libertad en el pensamiento tiene solamente como su verdad al pensamiento puro, pero sin contenido de vida (voluntad) será solamente el concepto de libertad y no ella misma.

ii La relación entre Libertad y Razón
Se puede ver claramente como la relación entre la razón y la libertad es muy compleja pues,además de que ésta última tiene diferentes acepciones y cualidades, ésta relación está estrechamente vinculada al problema central que en Alemania se vivía desde 1789, éste problema central era el de reconciliar la autonomía individual con los intereses políticos, problema que Hegel abordaría en 1796 en el Primer programa de un sistema del idealismo alemán .

En Hegel estos conceptosseguramente caracterizan toda su filosofía política. Para 1806 Hegel parece completamente convencido de que es imposible una restauración inmediata del individuo a la comunidad siguiendo el modelo de la polis griega. Hegel propone entonces un Estado ético altamente intelectual sin rastros estéticos, donde sean rechazadas las ilusiones de restaurar las formas inmediatas de integración clásica y considera a la integración mediada de la subjetividad como el principio superior de la era moderna. Para Hegel la solución estará fundamentada en la implicación reciproca de la razón y la libertad. La libertad exige un contenido concreto, y es por ello que Hegel llega a considerar las relaciones entre razón y libertaden contextos concretos, así como lasposibles proyecciones de esasrelaciones en el conocimiento y en la historia.La libertad presupone la realidad de la razón. La verdadera libertad implica un desarrollo de todas sus potencialidades y para esto requiere que el mundo entero del sujeto esté dominado por el conocimiento y por una voluntad racional integradora.

1 El concepto de Razón
Para este apartado inicio con una cita "El concepto de razón es central para la filosofía de Hegel. Éste sostenía que el pensamiento filosófico no presupone nada más allá de él, que la historia trata con la razón y sólo con la razón y que el Estado es la realización de la razón" (Marcuse, 1972). Hegel mismo define a la razón como; la certeza de la conciencia de ser toda realidad (Hegel, Fenomenología del espíritu, 2010) y una de sus propiedades es la de invocar la autoconciencia de cada conciencia: yo soy yo, mi objeto y esencia es yo, y ninguna de aquellas conciencias negará ésta verdad ante aquélla (Hegel, Fenomenología del espíritu, 2010). Además la razón sanciona la verdad de que hoy otro sujeto para el sujeto, que es para él un objeto y esencia. Sólo cuando la razónaparece como reflexión desde esta certeza contrapuesta aparece su afirmación de sí, no sólo como certezay aseveración, sino como verdad, y no solamente junto a otras verdades, sino como la verdad única (Hegel,

Fenomenología del espíritu, 2010). Ésteconcepto de razón precisa del de libertad para poder ser comprendido pues la libertad es la categoría más importante de la razón (Gil Villegas, 1988). La relación comentada en la introducción (de este ensayo) implica que el sujeto, como creador de conceptos universales, es necesariamente libre, y su libertad es la esencia misma de su subjetividad. El signo de esta libertad esencial es el hecho de que el sujeto pensante no se haya atado a las formas inmediatamente dadas del ser, y sea capaz de trascenderlas y cambiarlas de acuerdo con sus conceptos. Ésta libertad implicaa suvezsu libertad moral y práctica (Marcuse, 1972). A partir lo referido por Marcusese deduce la función liberadora de la razón como el disolvente de estructuras anquilosadas dadas positivamente (Gil Villegas, 1988) y el íntimo nexo entre el conocimiento y la ética en Hegel, donde no existe separación absoluta entre el sein (ser, estar, haber, existencia) y el sollen (deber, haber de ). La autoconciencia en tanto que es razón, toma en un primer momento una actitud negativaque solo está preocupada por su independencia y libertad, pero en un segundo momento adquiere una actitud positiva, una actitud de razón segura de sí misma que se pone en paz con el mundo.Ya en la introducción se habló de este paso necesario de la razón al segundo momento (la independencia de la libertad especulativa). La razón requiere de la libertad porque es el poder de actuar de acuerdo con el conocimiento de la verdad, poder de conformar a la realidad de acuerdo con sus potencialidades. En conclusión Marcuse define la razón en Hegel como: ... la verdadera forma de la realidad en la que todos los antagonismos de sujeto y objeto se integran para formar una unidad y una universalidad genuinas. La filosofía de Hegel es, Por lo tanto, necesariamente, un sistema que clasifica todos los dominios del ser bajo la omnicomprensiva idea de razón. Tanto el mundo orgánico como el inorgánico, tanto la naturaleza como la sociedad, son puestos aquí bajo el imperio del espíritu (Marcuse, 1972)

2 Las diferentes acepciones del concepto libertad
En este apartado se hará la separación conceptual del término libertad dentro de la filosofía hegeliana. No se pretende agotarlas pues posiblemente en el resto del texto guía habrán más acepciones, pero al menos se cubrirán, superficialmente, las más importantes, éstas son; La verdadera libertad o del espíritu, la libertad objetiva, la libertad subjetiva, la libertad reflexiva, la libertad especulativa, la libertad natural o elemental y por último; la libertad individual y la libertad general (colectiva) que se abordarán hasta el capítulo del Estado.

La libertad objetiva y la libertad subjetiva
Para Hegel, hay una libertadconcreta con dos dimensiones: la objetiva y lasubjetiva. Se es verdaderamente libre cuandotanto objetiva (trabajo) como subjetivamente (independiente del objeto) se es libre. La libertad objetiva es elderecho del hombre a encontrar su satisfacciónen la acción, pero también le permite reflexionar sobre susituación y sus determinaciones, en lugar deseguir lo convencional. Exige un contenidoconcreto, pues ésta es la libertad conrespecto a actividades o relacionesdeterminadas. Requisito importantepara dotar de contenido a la libertad, para queno sea solamente un postulado indeterminado. Garantiza además que lalibertad será proyectada en acciones cotidianas. Pero esta libertad choca con la idea de que la libertad es predeterminada, independientemente de losfines para los que se ejerza. Además de otro problema que serefiere a si es el propio sujeto quiendecide libremente el contenido de su libertad o sison otros quienes determinan tal contenido (¿voluntad individual o grupal?). La libertad subjetiva serefiere al contenido de la determinación, a suracionalidad. El sujeto es libre cuando sus determinacionesson suyas, en ambas dimensiones;subjetivamente en tanto que están fundadas en sureflexión y en las evaluaciones que estaproporciona y, objetivamente en tanto queestán fundadas en unos fines y objetivosracionales.

Libertad natural y libertad reflexiva
El que para Hegel la razón intervenga en lalibertadno es impedimento para hablar también de una libertad elemental, dentro de ésta se mueve la existenciaempírica. La libertad natural es la que le permite actuar al sujeto según las inclinaciones y losimpulsos que no están determinados porél, sino por su naturaleza (condición natural) y en general por las influencias quele provienen del exterior. Es unactuar espontáneo, marcado por las necesidadesnaturales.La libertadnatural es insuficientey por ello considera Hegel la libertad reflexiva enla cual media la deliberación y la reflexión,ya sea para elegir la inclinación que el sujeto seguirá,o para deliberar sobre cuál será la mejor manerade articular susdeseos einclinaciones con la intencióndeque consigauna vidafeliz. Sin duda la idea más generalizadade libertad, propia de los seres que piensan y quieren, que aspiran a la felicidad. En las dos libertades anteriores laautodeterminación no es racionalplenamente, en tanto que el contenido desu libertad depende lo externo. En estesentido se puede decir que hay situaciones enlas que la felicidad es opuesta a la libertad, cuandola felicidad significa estar encerrado en uncírculo de dependencia, en una situación decondicionamiento, o en un cambio externo. En tales casos se ve como lalibertad supera a la felicidad y aveces la contradice.

La libertad especulativa
Hegel reconstruye ésta libertad que era sólo histórica, en la verdad completa y en la consistencia de su no-divinidad, desde la cual puede y debe resucitar la totalidad más alta en su seriedad completa y desde su fundamento más profundo hacia la libertad más cálida de su forma (Hegel, Fe y saber, 2001) Para Hegel la filosofía entraña emprender el esfuerzo del concepto (Hegel, Fenomenología del espíritu, 2010), es decir, la concentración de la atención en el concepto en cuanto tal, en sus determinaciones simples, por ejemplo en el ser en sí, en el ser para sí, en la igualdad consigo mismo, etc., pues ésas son automovimientos puros a los

que podría darse el nombre de almas,si su concepto no designase algo superior a esto (Hegel, Fenomenología del espíritu, 2010). El hábito del pensamiento especulativo es el razonar, es la libertad acerca del contenido, la vanidad en torno a él (Hegel, Fenomenología del espíritu, 2010). Para profundizar en el conocimiento de las cosas, la razón debe esforzarse por abandonar esta libertad (especulativa) y que, en vez de ser el principio arbitrariamente motor del contenido, hunda en él esta libertad, deje que el contenido se mueva con arreglo a su propia naturaleza, es decir, con arreglo al sí mismo, como lo suyo del contenido, imitándose a considerar este movimiento. (Hegel, Fenomenología del espíritu, 2010)

Libertad del espíritu
La libertad condiciona al conocimiento, ytambién a laautoconciencia, ya que el saber y el actuar son aspectos de una existenciaúnica. La conciencia no puedeexplicarse desde sí misma, sino desde laconciencia que se descubre a sí misma (Hegel no precisa si esto puede darse en dos momentos, pero me parece que en algunos sujetos este descubrirse a sí puede ocurrir en el momento de la conciencia y generalmente en el momento de la autoconciencia), en sucapacidad de pensar y de actuar, comoconciencia de sí. Ésta autoconcienciapresupone su interacción con los otros, es decir, presupone una relación con el contexto social, lo que lelleva a sostener que la sociedad es en últimotérmino el lugar para la realización de lalibertad humana (del espíritu). Más aún, como la libertadno es un don original, se alcanza y seconsolida dentro de la lucha social,intersubjetiva, que asimismo es condición dela autoconciencia (Paredes Martín, 2004). No es posible suponer que lalibertad es la misma en todo tiempo y lugar y, obviamente, no ha sidoentendida siempre de la misma manera.La conciencia libreadopta distintas figuras dentro de lacultura humana, al igual que las formas delpensamiento, que se relacionan también con elmomento histórico y sus circunstancias. Elgrado de libertad es limitado,incluso mínimo, ya que cada sujetoes libre sólo hasta el punto en que se niega así mismo o a lo que le rodea (Paredes Martín, 2004).

3 La filosofía del derecho
La libertad no puede serabstracta, y tampoco lamoralidad; loético está ligado a su contexto, y lo mismopasa con la libertad objetiva. El filósofo deberá proporcionar una comprensión general de lalibertad, que pueda interrelacionarse con la libertadobjetiva particular.

La voluntad
Para Hegel la voluntad sólo comointeligencia pensante es voluntad verdadera ylibre (Hegel, Filosofía del derecho, 1968), es decir, la voluntadverdaderamente libre requiere alpensar. Ya se ha hablado de la relación entre la razón y la independencia, ahora el concepto de libertad se relaciona con el de voluntad y el de razón con el de pensar. ¿Estamos hablando de lo mismo? Para Hegel pensamiento y razón son lo mismo. Pero la voluntad y la libertad no lo son. La libertad es la autoconciencia que se determina a obrar y moldear el contenido de su voluntad. Además el concepto de voluntad se vincula directamente con el de propiedad. La voluntad es libre y por ello es el punto de partida del derecho. La voluntad es libre en tanto que cada sujete posee la capacidad de abstraer todo lo que es y determina así el contenido de su voluntad, y tiene en su propia conciencia un ejemplo para todas las determinaciones. La voluntad tiene en sí el elemento de la pura indeterminación o de la pura reflexión del yo sobre sí. La voluntad se determina a sí misma, y al reflexionar su contenido reflexiona sobre sí (al igual que ocurre con la conciencia). Posee y contiene toda la ilimitada infinitud de la absoluta abstracción, el puro pensamiento de sí mismo y con esto pasamos, una vez más, a la relación pensamiento-libertad pero agregamos ahora voluntad .

La relación entre la razón, la libertad y la voluntad
Recordemos que la razón es la raízde la libertad, puesto que la razón lepermite al sujeto superar la alteridad y encontrarse a sí mismo en esteejercicio de pensar, de razonar. La libertad que es alcanzadaasí potencía las posibilidadesdel pensamiento, que tiende a realizar nuevosproyectos sobre la realidad dada.

Ensíntesis, esta concepción establece unaecuación entre una determinada concepcióndel hombre y su libertad. ¿Qué significa afirmar que la humanidad se alcanza con lalibertad autoconsciente?Estaafirmación encierra la intervención del pensamiento en el proceso de llegar a la humanidad y de llegar a ser (libertad objetiva) y a saberse libre (libertad subjetiva).

4 La historia Historicismo
Hegel es sin duda el que eleva al historicismo hasta su cenit. Para él, lo que constituye el fondo de las cosas no es solamente la idea, sino también el progreso histórico de la producción de las formas que la realizan y objetivan. Si se desea abordar el estudio de la ciencia de la sociedad deberá entonces abordarse desde el estudio de la historia, ya que ella revelará tendencias ocultas del desarrollo histórico. La libertad es el principio que fundamenta a la historia. Partiendo de quetanto la sustancia del individuo como el espíritu del mundo han, pacientemente, recorrido el camino formativo a través del tiempo y asumido la inmensa labor de la historia del mundo . En ésta (historia del mundo), el espíritu del mundo ha ido desentrañando y manifestando el contenido total de sí mismo del que era capaz, pero no ha podido adquirir la conciencia de sí mismo, y por ello el individuono puede, por exigencia de lapropia cosa, captar su sustancia de manera inmediata; pero esto ha sido logrado; el contenido es ya la realidad cancelada enla posibilidad o la inmediatez sojuzgada, la configuración ya reducida a su abreviatura, a la simpledeterminación del pensamiento (Hegel, Fenomenología del espíritu, 2010). Sólo con la conciencia de la libertad puede ser alcanzada la libertad racional (subjetiva). Pero no basta con ello, es necesario además hacerla realidad, objetivarla (libertad objetiva). Para que la libertad se objetive es necesario el Estado.

El Estado
El estado es para Hegel un ente racional. Solamente ahí el sujeto tiene una existencia racional. Es la voluntad realizada que tiene autoconsciencia particular elevada a autoconciencia universal. Es el fin último donde es desarrollada y realizada la libertad y el contenido de ella existe en sí y por sí. El Estado no debe coartar la libertad del individuo, ya que sólo él garantiza la libertad, solo en él los individuos viven libremente. La libertad individual no puede elevarse al rango de verdadera libertad.

La libertad individual
Hegel identifica a la libertad (dentro del Estado) con la conducta autónoma e independiente.Reconoce la importancia del ser autónomo para ser libre pero para él este concepto no es suficiente, porque la verdadera libertad no puede ser un individualismo.Lo universal y racional le pertenecen a todos los sujetos y son sus motivosmás genuinos.El sujeto no puede ser libre como un todo, porque sólo puede ser libre si se reconoce en el todo, en el Estado, las leyes y las instituciones. El Estado deberá proporcionar los medio para que el sujeto que se piensa y se sabe libre pueda, mediante su trabajo, realizar su libertad, libertad que deberá tener, dentro de éste Estado, dos límites; la libertad del otro y la libertad misma del sujeto, es decir, la libertad del sujeto no puede imponerse sobre la libertad de otro sujeto y además no puede autodestruir su libertad, un hombre que se sabe y piensa libre no puede esclavizarse a otro. El problema de que la libertad individual sea absoluta reside en que de este modo sería independiente del todo e indiferente de la realidad y los efectos de su conducta sobre las partes del todo. Actuaría egoístamente en función de las propias pasiones excluyendo a las circunstancias exteriores perdiendo todo vínculo (Mayos Solsona, 2008).Sólo Dios es totalmente libre, el ser humanoen tanto que finito y limitado no puede serlo sin referencia al todo. La libertad autónoma es una necesidad subjetiva de los individuos que ha causado estragos en la época moderna (Mayos Solsona, 2008). Volveremos a este tema después de revisar la libertad general.

La libertad general
La libertad del individuo no puede separarse de la ética colectiva o de la razón universal, por la necesidad vital y política de coincidir la voluntad particular con las voluntades generales. De no conciliar estas voluntades y estas libertades, el sujeto caerá en el solipsismo, en el libertinaje y en la anarquía moral pues cada sujeto se atendría a su conciencia personal y a su subjetividad.Sin compartir nada, ni genérico, ni universal, ni sagrado y toda institución política será inestable y amenazada. La libertad debe ir más allá de la subjetividad para tomar en cuenta a las circunstancias objetivas y a las consecuencias de su acto.Hegel la ética es la presencia viva del Estado con sus leyes e instituciones; y la relación de los individuos con el Estado es de identificación y de subordinación.Porque así como ningún ser humano puede elegir a su familia, tampoco puede escoger al Estado y el momento en que va a vivir (Mayos Solsona, 2008). La subjetividad debe reconciliarse con la realidad objetiva y la libertad subjetiva debe tener en cuenta el elemento constitucional sin despreciarlo. Ésta libertad colectiva (general) se encarna en el espíritu colectivo y se hace objetivo mediante las instituciones políticas o sociales, y va más allá del individuo,del sujeto individual, no amenaza a la sociedad,por el contrario la fundamenta. El sujeto y el otro sujeto son partes del todo (en diferentes niveles, un todo social, un todo universal, etc.)

La libertad individual como conciencia individual
La conciencia individual y separada es trágica, irracional y esclava de sí misma, no reconoce de lo otro de sí, de la historia, de la naturaleza y del mundo.El individuo no es libre cuando actúa caótica e irracionalmente dominado por sus pasiones.

El espíritu objetivo
El espíritu subjetivo concluye en la conciencia de libertad, pero, como se mencionó anteriormente, hace falta que el Estado provea las condiciones objetivas que hagan posible el ejercicio de la libertad. Estas condiciones son el derecho, la moralidad y la eticidad, y estas condiciones constituyen el espíritu objetivo. El Estado es la expresión perfecta de la razón y de la libertad, y, por lo tanto, representa la forma más alta del espíritu objetivo. El Estado representa a la única realidad capaz de lograr y realizar la libertad plenamente.En el Estado hegeliano se insertarían plenamente lo individual y lo universal. Dejando fuera al capricho individual o libertad individual que no es libertad sino libertinaje.

La historia universal
Retomando el tema de la historia, para Hegel ésta es el proceso de desarrollo de la libertad. Proceso que es el mismo que el desenvolvimiento de la verdad parcial hacia la totalidad, hasta la verdad total. La historia universal es un conjunto de épocas históricas que se suceden dialécticamente en un progresivo avance de la realización (subjetiva y objetivamente) de la libertad a través del Estado, que es la única forma de que los individuos vivan en libertad. "La historia es el progreso de la conciencia de la libertad." Para Hegel hay cuatro principiosy, según éstos, los dominios de la historia universal son cuatroen este progreso que constituye la trama de la historia (Hegel, Filosofía del derecho, 1968). Me permito incluir textualmente los cuatro principios por su brevedad. Principios de la formación de la conciencia El primero, como revelación inmediata, tiene por fundamentoa la forma del espíritu sustancial, como identidad,en la cual la individualidad permanece sumergida en su esenciay por sí indecisa.El segundo principio es el saber del Espíritu sustancial,de suerte que él constituye el contenido y el cumplimientoefectivo, el ser por sí, y en cuanto forma viviente del mismo,la hermosa individualidad moral.El tercero es el abandonamiento en sí

mismo del ser porsí, que es consciente, a la universalidad abstracta y antítesisinfinita, frente a la objetividad, igualmente abandonada porel Espíritu.El cuarto principio es la mutación de esa antítesis delEspíritu, para acoger en su interioridad a su verdad y esenciaconcreta y ser íntimo y reconciliado en la objetividad; ypuesto que este Espíritu vuelto a la primera sustancialidades aquel que ha retomado desde la antítesis infinita, estoes, de producir y de saber ésta su verdad como pensamientoy como mundo de la realidad legal. (Hegel, Filosofía del derecho, 1968) Dominios de la historia universal El mundo oriental. Es el primer período, la intuición universal, deriva de la totlidad natural patriarcal, la infancia de la humanidad, que se caracteriza por la ausencia de libertad, el gobierno es teócrata. Los orientales no saben que el hombre como tal es libre, y, como no lo saben, no lo son. Solamente un hombre era libre: el déspota. Es la época de despotismo en la que el poder del Estado se concentra en un solo individuo. El individuo está absorbido por el Estado. Éste Estado y su legislación son a la vez religión. En la relación individuo colectividad prevalece el elemento comunidad. Pertenecen a este perio-

do China, India, Persia, Asia Menor y Egipto. El mundo griego y el romano. El griego es el segundo periodo y el romano el tercero pero ambos comparten características. Su base es la unidad sustancial de lo finito y lo infinito, pero solamente como fundamento misterioso, reprimido en el recuerdo embotado, en los antros e imaginaciones de la tradición que ( ) se transfigura en belleza y en ética libre y serena (Hegel, Filosofía del derecho, 1968). Es la etapa de la adolescencia. Se inicia la conciencia de la libertad, se lucha por ella. Entre griegos y romanos sólo se sabía que algunos eran libres, pero no que todos. Por ello hubo esclavitud. Prevalece aún el elemento de comunidad sobre el individual. El mundo germánico. Representa la vejez de la humanidad. Periodo prolongado desde el Cristianismo hasta la época de Hegel. La libertad no llegó a tener expresión inmediata en las leyes y las instituciones porque con el triunfo cristiano perduró la esclavitud.

Se ha necesitado un largo desarrollo de los pueblos antes de reconocer explícitamente a la libertad. Se reconcilian la escisión sujeto objeto = individuo colectividad. El mundo germánico ha llegado a la conciencia de que el hombre es libre en tanto que es hombre. Es la madurez de la Historia: todos somos libres. Todos se sienten y actúan libremente (abolición de la esclavitud), y realizan su libertad a través del Estado.

Bibliografía
Gil Villegas, F. (1988). Razón y libertad. ITAM. Hegel, G. W. (1968). Filosofía del derecho. Buenos Aires: Claridad. Hegel, G. W. (2001). Fe y saber. México DF: Colofon. Hegel, G. W. (2010). Fenomenología del espíritu. (W. Roces, Trad.) México DF: Fondo de Cultura Económica. Marcuse, H. (1972). Razón y Revolución. Hegel y el surgimiento de la teoría social. Madrid: Alianza Editorial. Mayos Solsona, G. (2008). Hegel. Vida, obra y pensamiento. Barcelona: Planeta DeAgostini. Paredes Martín, M. d. (2004). Perspectivas sobre la libertad. Cuenta y Razón del Pensamiento Actual, 149-156.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->